CONCURSO DE ENSAYOS DE INVESTIGACION SOCIAL

“VALORACION CRÍTICA DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES DE NIÑOS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES”
TERCERA VERSION 2011

NICARAGUA Miguel Mendoza BOLIVIA Alejandro Vidangos PERU Enrique Jaramillo

INDICE

3

INDICE
PRESENTACION ............................................................................................................................. 6 DICTAMEN FINAL ........................................................................................................................... 7 Primer Puesto.................................................................................................................................. 8 “Movimientos sociales de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores de América Latina y su disfuncionalidad” ..................................................................................................... 8 I - Génesis y trayectoria de la organización de los niños y niñas trabajadores de Nicaragua....................................................................................................................................... 9 El conflicto y sus vertientes ................................................................................................... 11 II - El debate sobre la erradicación del trabajo infantil .......................................................... 17 III. Conclusiones ......................................................................................................................... 23 IV- Recomendaciones finales ................................................................................................... 26 V. Anexos..................................................................................................................................... 28 A. Entrevistas a profundidad:................................................................................................ 28 B. Bibliografía .......................................................................................................................... 29 Segundo Puesto ........................................................................................................................... 32 Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s ................................................. 32 1. Movimiento mundial de Nats ................................................................................................ 33 1.1 ¿En torno a qué factor social global se articularían los movimientos de NATs? ... 34 1.2 ¿Por qué se organizan los NATs? ................................................................................ 35 2.- Movimiento Latinoamericano .............................................................................................. 35 3.- Consideraciones importantes ............................................................................................. 38 4.- Infancia y Estado .................................................................................................................. 39 5.- La Unión de niños y adolescentes trabajadores de Bolivia UNATSBO ....................... 40 ¿Las organizaciones de NATS pueden transformar la sociedad? ................................. 41 Razones de la movilización de los niños trabajadores ..................................................... 42 Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

INDICE

4

Histórica participación de la Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (Unat‘sbo).................................................................................................................... 45 6.- Conclusiones ......................................................................................................................... 48 Los NATS minoría activa ....................................................................................................... 49 7.- Bibliografía ............................................................................................................................. 51 Tercer Puesto ................................................................................................................................ 53 Movimientos sociales de NNATs, fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia: Una mirada crítica y percepciones ................................................................. 53 Presentación ............................................................................................................................... 54 I. Insurgencia y rebeldía de los movimientos sociales de los años sesenta y setenta: fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia .......................................................... 55 II. Perú: reformas del Estado, democratización sin democracia ......................................... 57 III. La génesis de los movimientos sociales de NNATs: expresión de un malestar colectivo, voz viva de protagonismo y creatividad ................................................................ 59 IV. La organización y participación protagónica de los NNATs en los movimientos sociales: avatares y percepciones ........................................................................................... 62 V. La unidad de los NNATs de América Latina y el Caribe: movimiento social que anuncia y denuncia .................................................................................................................... 63 VI. Globalización y reformas neoliberales: ¿repliegue, apatía y resistencia de los movimientos sociales de NNATs? ........................................................................................... 66 VII. Los movimientos sociales son como los árboles, enraizados en el suelo, proporcionan fuerzas para persistir en la lucha..................................................................... 70 VIII. Décadas de miedo y violencia política: ¿pérdida de iniciativa para la lucha política de los movimientos sociales de NNATs? ............................................................................... 72 IX. La razón indolente y ciega: dos casos emblemáticos de violación de derechos del niño, niña y adolescente ............................................................................................................ 74 X. Abriendo el diafragma de los movimientos sociales de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe: una mirada crítica y autocrítica ............................................................... 76 XI. Los últimos esfuerzos de lucha política de los movimientos sociales de NNATs: percepciones, críticas y autocríticas........................................................................................ 80 Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

INDICE

5

XII. De la frustración a la esperanza: nuevos escenarios y realidades ............................. 82 XIII. Movimientos sociales de NNATs, hacia un nuevo proyecto histórico: retos y desafíos ........................................................................................................................................ 83 XIV. Bibliografía .......................................................................................................................... 85

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

PRESENTACION
Desde el año 2009 Save the Children Canadá, organiza una vez al año en la región de América Latina el Concurso Ensayos de investigación social convocando a los estudiantes de la Red Latinoamericana de Maestrías. En su tercera versión del año 2011 la convocatoria al concurso de ensayos tuvo como tema “Valoración crítica de los movimientos sociales de niños y adolescentes trabajadores”. Desde hace más de tres décadas se sabe que en América Latina los movimientos sociales de niñez trabajadora constituyen un referente simbólico en la construcción de la identidad del niño trabajador y en la consecución de sus derechos, ergo, en su reconocimiento como sujeto de derechos. La participación de los niños trabajadores, como síntesis de los derechos de asociación y opinión, adquiere especial relieve en esta época generando opinión propia sobre su modo de vida y aspiraciones para satisfacer necesidades básicas y reponer derechos fundamentales. Como en todo movimiento social innovador, la práctica social fue correspondida por los avances y logros manifestados en los resultados mensurables y esperados. Resultados referidos a la creación de una organización social de base, realización de proyectos de vida, participaciones que dan sentido a las vidas de tantos niños, adolescentes y jóvenes en el lapso transcurrido, reposición de dignidad, y tantos otros testimonios de la vida diaria que dan cuenta que los movimientos de la niñez trabajadora son socialmente útiles. Sin embargo, los movimientos sociales de la niñez trabajadora como corresponde a la dinámica social, no estuvieron exentos de limitaciones y amenazas. Algunas veces las amenazas por detener los avances organizativos, de un lado, y la insuficiente comprensión propia, del otro lado, para entender nuevas manifestaciones sociales, políticas y culturales de la niñez trabajadora, confluyen en desmovilizaciones y en otras ocasiones en paralizaciones históricas. El movimiento social de la niñez trabajadora no ha estado ajeno a esta situación y los tres ensayos ganadores expresan en distinta forma y en diferentes países este tipo de inquietudes. Save the Children publica los ensayos, aunque no necesariamente comparta el punto de vista de sus autores. Aún así, considera oportuno difundir estas visiones para enriquecer la comprensión y explicación de un fenómeno social complejo, sea coincidiendo o discrepando con lo expuesto por los ensayistas. La realización del concurso y la presente edición ha sido posible en el marco de operaciones del proyecto de Save the Children Canadá: Children Lead the Way auspiciado por la Agencia de Cooperación al Desarrollo Internacional de Canadá ACDI.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Concurso de ensayos de investigación social Tercera Versión 2011 “VALORACIÓN CRÍTICA DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES DE NIÑOS Y ADOLESCENTES TRABAJADORES” DICTAMEN FINAL El Jurado, conformado por: Lucero Zamudio, Representante de la Red Latinoamericana de Maestrías en Derechos del Niño y Políticas Sociales; Jorge García, Docente Coordinador de la Maestría Políticas Sociales Promoción de la Infancia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos; Juan Enrique Bazán, Asesor Save the Children Canadá; sesionó con el propósito de calificar los ensayos del concurso y dictaminar el orden de mérito final. Habiendo concluido del modo siguiente: PRIMER PUESTO “Movimientos sociales de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores de América Latina y su disfuncionalidad” Autor: Miguel Enrique Mendoza Bonilla Sociólogo UCA Managua Nicaragua SEGUNDO PUESTO “Valoración crítica de los movimientos sociales de NATs” Autor: Alejandro Vidangos Maestría Infancia Universidad Mayor de San Simón Cochabamba Bolivia TERCER PUESTO “Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia: Una mirada crítica y percepciones” Autor: Enrique Jaramillo Maestría políticas sociales promoción de la infancia Universidad Nacional Mayor de San Marcos Lima Perú En señal de conformidad, los miembros del Jurado ratifican y suscriben el presente dictamen. Lucero Zamudio Jorge García Juan Enrique Bazán Enero 2012. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Primer Puesto
“Movimientos sociales de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores de América Latina y su disfuncionalidad”
Miguel Enrique Mendoza Bonilla

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

9

I - Génesis y trayectoria de la organización de los niños y niñas trabajadores de Nicaragua
El presente ensayo tiene la finalidad de presentar un panorama sobre el surgimiento del movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (NATRAS) de Nicaragua durante los años noventa: sus repercusiones en la vida diaria de cada niño, su implicancia en la sociedad nicaragüense, la promoción de la defensa de los derechos de los niños, niñas y adolescentes trabajadores, su organización como núcleo de los proyectos que agrupaba y su disfuncionalidad o desestructuración del movimiento original. El movimiento de NATRAS en Nicaragua surge en 1991, período en que el país salía de la década de la revolución sandinista, -que enfatizaba el fortalecimiento de un Estado protector- y se encaminaba a la profundización de políticas neoliberales que implicaban reformas estructurales, ya generalizadas en el resto del continente. Estas reformas planteaban entre sus principios más importantes: la reducción del Estado y la disminución del gasto público, lo que afectaría las políticas llamadas revolucionarias, orientadas a amortiguar los efectos de la pobreza en las poblaciones urbanas. Como antecedente en el escenario internacional, anotamos que desde los años setenta los niños y adolescentes de algunos países del Sur comenzaban a dotarse de organizaciones que les permitieran expresar su propia voz en contextos nacionales jerarquizados y excluyentes. Desde entonces, entre las organizaciones que trabajaban en América Latina con el sector infantil, el movimiento de NATRAS en Perú tenía gran resonancia. Un hito de carácter fundador se produjo en agosto de 1991 con la conformación de una delegación de niños trabajadores y educadores que participan en el II Encuentro Regional de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de México, Centroamérica y Panamá, llevado a cabo en el mes de Septiembre del mismo año en la Ciudad de San José, Costa Rica. Durante ese periodo la ONG guatemalteca SODIFAG (Sociedad para el Desarrollo Integral de la Familia Guatemalteca) promovía la iniciativa “Movimiento de Solidaridad con los niños trabajadores, de la calle y de la comunidad”, con el propósito de incluir a aquellos que vivían en las calles y habían roto todo vínculo familiar (OIT 1995). En el III Encuentro, realizado en Nicaragua, se plantea que los movimientos debían definir su naturaleza como “de niños, niñas y adolescentes” y no “de solidaridad con”. Un sector decisivo de los adultos que animaban estos procesos de acompañamiento y organización de los niños trabajadores, provenían de los proyectos del antiguo Instituto Nicaragüense de Seguridad y Bienestar Social (INSBI), instancia gubernamental que durante la revolución se encargó de los programas de asistencia social a lo largo del país. El personal de esta institución contaba con una valiosa experiencia en metodologías de trabajo comunitario, que inclusive configuraron un perfil del “trabajador de calle”, importante eslabón del vínculo pedagógico de los proyectos con el niño “en” o “de” la calle. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

10

Considerada desde otra perspectiva, la experiencia del INSBI pudo haber marcado el acento institucional que, desde un inicio, tuvo el acompañamiento adulto a los esfuerzos de los niños por organizarse, imprimiéndole al mismo el marcado carácter tutelar que lo caracteriza hasta la fecha. Analizada en retrospectiva, esta primera época se caracterizó por varias limitaciones que impidieron que se produjera una real incidencia de las políticas sociales (educación, salud, vivienda) que afectaban a la niñez. Por un lado, las organizaciones carecían de una propuesta coherente y, por otro, prevalecía la visión de la niñez como un sector vulnerable al que se debía proteger, sin considerar a los niños y niñas trabajadoras como agentes protagonistas de un cambio que hubiese podido, partiendo de sus necesidades, generar una propuesta para mejorar sus propias condiciones. En palabras de Mario Chamorro, Director de Dos Generaciones: “Estos movimientos surgen en Nicaragua a partir de 1990, sin una guía, más bien actuando de buena voluntad (...) nuestro discurso no tenía sustento porque no había propuesta, nosotros asumiendo toda la responsabilidad, aparte del asistencialismo, en los 90 no se construyó ninguna propuesta”. (Entrevista del 2 de Febrero de 2005). En consecuencia, desde un inicio el proceso de organización está delimitado en el perímetro espacio-temporal de las Organizaciones No Gubernamentales. En vez de ser un movimiento alentado por las ONG´s, pasó a ser una estructura dirigida por ellas y en dependencia a las mismas. No por ello fue menos llamativo el surgimiento de un movimiento de amplia presencia de niños y niñas en el que estos reclamaban ser visibilizados como trabajadores, sin dejar de demandar su derecho al estudio, al juego y la protección familiar. Así, se llegó a establecer una agenda tripartita tensando las relaciones entre educadores/as, ONG`s y agencias de cooperación internacional. Incluso, los educadores, frente a los organismos, se constituyeron en actores demandantes de mejores condiciones de trabajo, argumentando que el trabajo de alto riesgo para niños y niñas lo era también para ellos/as. En 1994 no se contaba con un perfil claro de lo que sería el movimiento, el papel de los proyectos y sus educadores era aún difuso. Ileana Pérez, coordinadora del INPRHU (Instituto de Promoción Humana)1, manifestaba al respecto: “no teníamos precisado aún el norte que queríamos seguir respecto a los niños trabajadores, aunque ellos siempre fueron nuestra población objetivo…, [no comprendíamos con total claridad] lo que queríamos hacer con ellos, éramos más bien bastante asistencialistas”. (Entrevista del 12 de Noviembre de 2004).
1

Instituto de Promoción Humana (INPRHU), es un organismo estrechamente vinculado con el sector de la niñez trabajadora en Nicaragua, cuya figura relevante era Manfred Liebel, sociólogo alemán radicado en Nicaragua. Integrada por Directores de ONGs participantes del movimiento NATRAS.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

11

Interiormente el movimiento atravesó cuestionamientos provocados por la falta de participación de los NATs en la toma de decisiones, el verticalismo, autoritarismo, y la incoherencia “discurso-práctica” que dejaban relucir relaciones de poder conflictivas en el interior de las organizaciones. Como consecuencia de esto, el movimiento no pudo ampliarse, cediendo lugar a un grupo “elite de niños” para que hablarán sobre sus reivindicaciones en nombre del resto. Para que el movimiento lograra mayor representatividad no bastaba con el espacio que daban los proyectos, era necesario recoger todas las demandas del sector. Este estancamiento propicia el declive de la propuesta de movimiento. En palabras de Chamorro: “Hicimos promoción de la participación infantil desde nuestra experiencia adulta, confundiendo los intereses de los niños con los de los proyectos. A lo interno de los grupos de niños generamos un liderazgo que se va desvinculado de sus pares y asume un discurso institucional más que de grupo. Entre 1992-99 llegaron a constituir una elite. El Centro Dos Generaciones habíamos sido fundadores, pero salimos en el año 99. Salimos porque había mucha gente tratando de sacar ganancias. Adultos transmitiendo valores arcaicos a los muchachos. Nos preocupaba la ampliación de la participación hacia niños más allá de los proyectos. Cuando se acababan los financiamientos de proyectos, muchos niños quedaban en el aire, la beligerancia y participación dependía de la cooperación internacional”. (Entrevista del 2 de Febrero de 2005) Las organizaciones que trabajaban con niños y niñas trabajadoras crearon escuelas, centros de salud para los niños, como nos cuenta Ileana Pérez “Pero al mismo tiempo nos dábamos cuenta que no lográbamos transformar efectivamente la vida de los chavalos... pero entonces estábamos construyendo nuestra propia identidad organizacional...” (Entrevista del 12 de Noviembre de 2004).

El conflicto y sus vertientes
Simultáneamente, en el ámbito adulto y de un pequeño sector de niños/as, maduraba la discusión con relación a dos trascendentales temas de debate: algunas organizaciones propugnaban la necesidad de conformar un movimiento de niñez trabajadora, en tanto que otras organizaciones estaban a favor de un movimiento infantil amplio. Asimismo, se discutían posiciones en relación al trabajo infantil; por una parte, algunas organizaciones buscaban la erradicación del trabajo, mientras otra tendencia apostaba por un derecho de los niños y niñas al trabajo en mejores condiciones. En este momento se adoptaron posiciones, para algunos sectores, irreconciliables. “Estaban en juego diversas agendas, no sólo las de las ONGs, sino también las de las agencias internacionales para la infancia (como SCS), además de los intereses de los niños y de los educadores. Entre los adultos hubo un sector que asumió beligerantemente el derecho de los niños a trabajar. Otros asumimos que el derecho era a desarrollarse, porque el trabajo imposibilita el desarrollo integral pleno: educación, salud, participación, recreación. Entonces cada quien tomo y se retiró con sus niños. Así se fracciono el movimiento.” (Mario Chamorro. Director de Dos Generaciones, entrevista del 2 de Febrero de 2005). Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

12

Esta ruptura ocasiona un “impasse” que deriva en la existencia de dos bloques organizados en paralelo, con respectivos niños adeptos según la proximidad de estos a los adultos protagonistas del conflicto. El grupo adulto que propugna por un movimiento de niños autónomos se debilita, sus miembros pierden el empleo, los niños identificados con esta posición pierden sus referentes y con el tiempo este bloque desaparece. Prevalece el grupo que se reconstituye a partir de los proyectos de las ONGs ocupadas en problemáticas de los niños de la calle o niños que trabajan. Aquí la característica principal es que estos proyectos no son de Managua, sino más bien de expresión municipal y regional en algunos casos. Probablemente, las organizaciones de Managua estaban menos necesitadas de plataformas de proyección de sus intereses representados, pues contaban con espacios propios de influencia política y lobby con la cooperación internacional. No estaban dispuestas a continuar con una convergencia de organizaciones potencialmente conflictiva, dadas las muchas definiciones pendientes alrededor del tema de los roles y relaciones adultos - niños en el ámbito de los niños trabajadores. De diciembre del 96 a marzo del 98, la Junta Directiva del Movimiento NATRAS realiza una sistematización de sus primeros cinco años de vida. Participan en firme 29 proyectos que cuentan con el apoyo financiero de Save the Children Noruega. Probablemente, el principal logro de ese esfuerzo haya sido marcar un nuevo rumbo juntos basado en sus coincidencias de enfoque, así, el grupo prevaleciente se encaminó a extraer lecciones para mejorar el trabajo, reacomodar sus fuerzas alrededor de intereses compartidos y perfilar la misión de los siguientes años. Este ensayo concluye que para las y los NATRAS la mayor dificultad que enfrentaban entonces era que la mayoría de los niños, niñas y adolescentes trabajadores desconocían las actividades del Movimiento. En segundo lugar, les preocupaba la falta de claridad conceptual sobre la esencia del Movimiento que se quería construir, así como sus políticas de desarrollo. En cambio, para las/os educadoras, directores/as y coordinaciones de proyectos, el sentido de la valoración es inverso, para este sector, el desconocimiento de las actividades es resultante de esa falta de definición y de los problemas organizativos asociados a este problema. En lo que sí coincidieron, fue en el impacto de la falta de disciplina de los NATRAS participantes en la organización y la ausencia de definiciones sobre el rol que debían jugar los educadoras / es. Entre los principales temas analizados, en esa oportunidad, encontramos el del protagonismo infantil. Entonces, se consideró que la dimensión organizativa nunca había sido debatida en todo lo que implicaba y se había limitado a particularizar las características de estructuras para la representación y toma decisiones en el seno del Movimiento, sin profundizar en la organización base en el interior de los proyectos. Tampoco se había logrado establecer los ejes de desarrollo de las y los NATRAS como Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad su identidad, autoestima y participación.

13

Otro tema analizado en la sistematización, fue el de las niñas y niños rurales apoyados por ciertos proyectos, en los cuales se les planteaba un proceso de integración que replicaba la lógica de los proyectos urbanos, con las mismas instancias de representación y con los mismos ejes de articulación, lo cual no correspondía a su dinámica rural. También fue analizada la intolerancia entre las educadoras/es respecto a las propuestas que no fueran afines a sus criterios, derivando en muchas ocasiones en manipulación de NATRAS para que tomaran decisiones acordes a esas propuestas. La relación entre proyectos y movimiento seguía confusa, inclusive la figura de la principal instancia de representación y decisión, la Asamblea de Representantes de Proyectos, correspondía evidentemente a esta lógica. Estas situaciones reflejaron la falta de claridad en la propuesta organizativa para construir un movimiento social de niñez trabajadora, habiéndose considerado por momentos algunas ideas que nunca llegaron a consensuarse. Según la referida sistematización, en 1998 el reto principal era: “Poder establecer una base de coordinación legítima entre los diversos proyectos, promover el desarrollo y cumplimiento de las diversas propuestas a nivel conceptual, metodológico, organizativo y poder cumplir con el primer y fundamental requisito: la participación directa, activa y amplia de los NATRAS y que con ello propicie el apoyo de las educadoras/es y de las direcciones de los proyectos, de la Coordinadora de ONG’s que trabajan con la niñez y en su caso las Comisiones Municipales de la Niñez.” Las y los NATRAS establecieron que el objetivo del movimiento en construcción es “que se reconozca el valor de nuestro trabajo y nuestra personalidad. Para que los adultos y autoridades respeten nuestros derechos, para intercambiar nuestras experiencias y conocernos mejor y para apoyarnos mutuamente y practicar la solidaridad”. La finalidad de la sistematización del 96-98 era construir de forma colectiva el Perfil de lo que sería el Movimiento Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes trabajadores en los próximos años. Pero los problemas de fondo no estaban superados, a partir de 1998-1999 se reactiva el conflicto en el movimiento NATRAS alrededor de tres ejes: se cuestionó la intervención de los adultos (educadores, funcionarios y directores/as de ONGs), se hablaba de la necesidad que fuesen los niños “los portadores de la bandera” del movimiento y no ser sustituidos por los adultos, pues eso obstaculizaba un real trabajo político de los niños y niñas. Segundo, se debatía la legitimidad de que estas organizaciones obtuviesen ganancias del financiamiento de proyectos obtenidos a través de la cooperación. El tercer cuestionamiento estaba orientado a la ampliación, o no, del grupo de niños que abarcaba el “movimiento”. En el año 2000 las ONGs que lideraban el llamado movimiento NATRAS, que entonces aglutinaba unos 48 proyectos, hicieron un alto para resolver algunas de las carencias que les caracterizaba, y se plantean un proceso de reflexión sobre el protagonismo infantil. El hecho se concretiza en el año 2001, cuando se emprende una extensa sistematización Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad facilitada por profesionales de las Ciencias Sociales.

14

La Junta Directiva de NATRAS dispuso un proceso con acciones intensivas de reflexión con el segmento adulto del Movimiento Nacional de NATRAS, como una forma de identificar aquellos aspectos coincidentes y diferentes en la conceptualización y metodología de trabajo con los NATs, y avanzar en la construcción de un marco de referencia común. De igual manera, con este proceso de reflexión se pretendía que los adultos/as participantes del Movimiento de NATRAS, pudieran de forma dinámica, participativa, analítica, propositiva y directa elaborar un perfil renovado de la organización con vistas a ser desarrollado en los siguientes cinco años. De manera concreta, los resultados esperados al finalizar el proceso de consulta eran los siguientes: Un planteamiento que contenga una visión compartida de los distintos actores sobre el movimiento de niñez y adolescencia trabajadora a promover, objetivos de los próximos años, y el nivel de corresponsabilidad que asumen. Un conjunto de acciones estratégicas que conduzcan a redimensionar desde el punto de vista teórico, metodológico y organizativo el Movimiento, incluyendo lo relativo a la participación de los NATs. Se realizaron cuatro encuentros en los que participaron educadores/as, promotores /as, coordinadores/as de proyecto y directores/as de distintas instituciones que conformaban el llamado Movimiento de NATRAS. También se invitó a varios especialistas en los diferentes temas que fueron abordados. La siguiente cita expresan las preocupaciones latentes durante ese proceso: “Hay un espíritu y una intención básica de ser un Movimiento Social, se comparten objetivos con relación a la problemática de la niñez trabajadora, sin embargo existen algunos riesgos de institucionalización, a los que hay que prestar atención para construir un verdadero Movimiento Social y asumir las implicaciones que esto tiene, existe la necesidad de fortalecer el rol protagónico y responder más a los intereses de los/las muchacho/as. Existen también obstáculos y limitaciones a superar para constituirnos en un verdadero Movimiento Social, entre estos se pueden señalar: el limitado protagonismo de los niños/as y adolescentes y de sus familias, el rol protagónico del adulto limitando el rol de NATRAS, la falta de sistematicidad y continuidad en algunas acciones del Movimiento. El desconocimiento de qué es un verdadero Movimiento Social.” Otras conclusiones fueron las siguientes: Existe una mayor participación de NATRAS y educadores/as a través de talleres, reuniones en instancias de dirección (Asambleas de Representantes, Comisión Organizadora), reuniones con el gobierno, reuniones con la Comisión de Defensa de los Derechos del Niño y la Niña, encuentros nacionales, campamentos, campañas navideñas por el aguinaldo, consultas sobre el Código de la Niñez, celebraciones de la Semana de la Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad Niñez y exposición de fotografías.

15

El trabajo con la familia es parte del trabajo de incidencia local del Movimiento, pero a su vez es un eje transversal de trabajo. Se requiere definir lo que se entiende por protagonismo. Es necesario que el educador ceda espacios de poder en su relación con los niños/as y adolescentes, aunque no se llegó a cuestionar la capacidad de los directores de proyectos para imponer su poder protagónico. En el ámbito internacional para entonces los NATRAS habían interactuado en eventos regionales con delegaciones de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y a nivel latinoamericano con delegaciones de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Paraguay, Bolivia y Brasil. En los años transcurridos desde el proceso de reflexión del año 2001, se ha fortalecido la visión compartida entre los proyectos participantes, así como alrededor de un conjunto de acciones que le dan visibilidad al movimiento, no obstante, siguen los grandes vacíos conceptuales con relación al carácter de los movimientos infantiles de niños trabajadores, así como indefinición respecto a las estrategias y metodologías para la participación del amplio sector de niños trabajadores. Yamileth Ocampo, Secretaria Ejecutiva de NATRAS, es consciente de que no existe una declaración de principios de esta organización; “Los niños no lo han sentido necesario. Sí se han realizado consultas al respecto en distintas épocas”. (Entrevista del 14 de Octubre de 2004). La organización NATRAS sí cuenta con su misión definida, en la cual se lee “El movimiento NATRAS de Nicaragua lucha y contribuye a la demanda y al cumplimiento integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes trabajadores/as, a la erradicación de las peores formas del Trabajo Infantil, a la humanización de sus condiciones laborales y al reconocimiento del trabajo digno como elemento formador de su desarrollo humano, promoviendo el protagonismo y facilitando espacios de participación. ”Podemos concluir que en el 2005, más que un movimiento, lo que existe es una convergencia de proyectos que desarrollan con niños/as trabajadores programas de animación educativa, cultural y prevención de la violencia sexual, dando forma a una organización federada llamada NATRAS, orientada al desarrollo de una agenda reivindicativa de los derechos humanos de la infancia. “Aún somos una coordinación de proyectos, pero ambicionamos ser un movimiento amplio donde estén masivamente los NATs” (Yamileth Ocampo, entrevista del 14 de Octubre de 2004). En palabras de María Ivette Fonseca (SCN): “Hasta ahora los NATRAS sólo funcionan en la lógica de proyectos. No han tenido claridad de cómo se construye un sujeto social y de derechos, (entrevista del 19 de Noviembre de 2005). Actualmente, los NATRAS Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

16

establecen políticas de incidencia comunes para las distintas ONGs que están representadas en una Junta Directiva compuesta por membresía adulta, normalmente los Directores de las ONGs participantes. De forma paralela, como máxima instancia deliberativa de los NATs del movimiento, funciona una Coordinación Nacional (CON) integrada por niños que representan a sus pares de los respectivos proyectos. Hasta la fecha, entre los logros de la organización NATRAS, encontramos: Construcción colectiva y consensuada del perfil del movimiento nacional de NATRAS. Obtención de la personería jurídica de la organización que hoy aglutina a 15 diferentes proyectos y representantes en la asamblea de NATRAS y la Comisión de Apoyo de Adultos. Fortalecimiento del proceso de participación y organización de los proyectos locales, es decir los proyectos que se encuentran directamente en los municipios donde el movimiento está presente. Desarrollo de una visión más amplia de integración de niños, niñas y adolescentes al movimiento que apunta al involucramiento de NATRAS, ya sea que estén o no integrados en los proyectos. Incipiente horizontalidad en la relación niñez- adultos. En palabras de Yamileth Ocampo: “Antes nos sentíamos como maestros, hemos logrado romper esa visión, ellos siempre tienen algo que decirnos... ahora la relación es más de colaboración mutua.” (Entrevista del 14 de Octubre de 2004) Gestación de la visión social de los NATRAS como sujetos con capacidades que deben desarrollarse. En ese sentido Yamileth Ocampo establece: “Ahora se ven más como sujetos activos que tienen capacidades y potencialidades y que debemos fortalecer, son ellos quienes se deben convertir en gestores, es una cuestión de auto conciencia, de empoderamiento”. (Entrevista del 14 de Octubre de 2004). Construcción participativa de las Agendas Municipales de la Niñez de cara a los gobiernos locales y a la realización de consultas sobre el tema del trabajo infantil en municipios como Somoto, Estelí, Ocotal, Yalí, Jinotega, Matagalpa, León y Diriamba. Continuación del proceso de análisis y discusión sobre la concepción y el enfoque del movimiento en torno al tema de “trabajo infantil” y en torno al papel y el nivel de incidencia de la organización en el ámbito nacional. Definición de las peores formas de trabajo infantil y lucha por su erradicación progresiva. Promoción y fortalecimiento de los grupos y las redes de interés de los y las chavalas, en torno a temas como: cultura, deporte, recreación, entre otros. Como organización, se están tratando de fortalecer 3 ejes fundamentales: La identidad grupal así como de la conciencia y del sentido de la organización como movimiento social. En esa dirección, hace falta trabajar en el proceso de redefinición y reestructuración organizativa. Principalmente, hace falta trasladar el rol protagónico a los niños y niñas trabajadores de y fuera de las organizaciones. El manejo y mejoramiento de la promoción de los derechos de la infancia en general y de la infancia trabajadora en particular Una mejor conceptualización y un mejor enfoque de Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad trabajo sobre el tema del trabajo infantil.

17

En definitiva, lo que se necesita de los adultos acompañantes es promover el desarrollo y protagonismo real de los y las NATRAS. Se empieza por reconocer la dignidad, capacidades y experiencias de la niñez trabajadora para proceder entonces a facilitar procesos de cambio de actitudes, transmitiendo valores (ético, morales, culturales); propiciando el empoderamiento de los niños y las niñas, fortaleciendo los espacios de participación activa, promoviendo la comunicación fluida en todos los niveles, para lograr así un Movimiento que represente efectivamente los intereses del conjunto de los niños, niñas y adolescentes trabajadores. Sin embargo, este propósito es tan importante como ambicioso cuando lo analizamos en el papel que actualmente asumen la mayoría de los educadores. En opinión de Yamileth Ocampo: “los educadores se deben a los proyectos, a veces eso puede ser un problema, otra cosa son los promotores, entre ellos muchos ex NATRAS, a estos les interesa un movimiento con identidad.” Existe otra organización nacional llamada Movimiento Infantil Luis Alfonso Flores (MILAF) que incluye, entre otros sectores, a los niños trabajadores convocados a integrar grupos de interés deportivos y culturales, principalmente, sin enarbolar reivindicaciones laborales como tales. Tanto en NATRAS, como en MILAF, existen planteamientos de ampliación de la participación infantil, pero esa intención o vocación no tiende necesariamente a la gestación de un movimiento autónomo. En NATRAS funciona bien un Comité Nacional de NATRAS integrado por niñas/os y adolescentes, no obstante la máxima instancia de poder real es la Asociación de Apoyo al Movimiento NATRAS, cuya Junta Directiva está integrada por adultos. En el MILAF sucede cosa similar. Estas organizaciones no mantienen una coordinación permanente o articulada que les vincule con el resto de organizaciones que se definen como organizaciones de niños trabajadores. Con relación al vínculo con la Coordinadora por los Derechos de la Niñez CODENI “esta es una coordinación de adultos, en cambio NATRAS promueve la participación directa, por eso nos salimos. La coordinación CODENI – NATRAS es esporádica”. (Yamileth Ocampo, entrevista del 14 de Octubre de 2004) Existen algunas instancias con expresión nacional y bases en los territorios, en las que participan las organizaciones con proyectos NATs, entre las más importantes podemos mencionar: el Movimiento de Comisiones Municipales de Infancia (integran adultos); los Consejos Municipales Infantiles (integran niños); y la Red de Alcaldes Amigos de la Infancia (gobiernos locales).

II - El debate sobre la erradicación del trabajo infantil
En nuestro medio prevalece la visión arcaica que considera a la infancia y adolescencia como objetos propiedad de los adultos, incapaces de aportar, opinar y menos aún decidir. En consecuencia, es difícil para la niñez y adolescencia remontar la cultura dominante y Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad reconocerse como seres humanos con derechos.

18

Obviamente, las políticas que se toman en virtud de este sector social contienen la mirada de la población adulta. Dicha visión se hace latente en el tema del trabajo infantil donde encontramos dos tipos de discursos. El primero, corresponde al modelo de niñez de la modernidad occidental, está promovido por las leyes nacionales de numerosos países y por organismos internacionales que laboran para la niñez promulgando la erradicación del trabajo infantil (UNICEF, OIT-IPEC, entre otros). El segundo discurso corresponde a los movimientos consolidados de niños trabajadores en diversas latitudes del mundo. Este es respaldado por el trabajo de un grupo importante de promotores y científicos sociales e instituciones no gubernamentales que hacen un llamado a crear las condiciones para que los niños en situación de precariedad económica, puedan trabajar en un medio más seguro y combinar, en la medida de lo posible, dicha actividad con la educación, la creación artística, y los juegos, entre otras. Con referencia al primer grupo, Cussiánovich considera que: “La legislación de la OIT en relación a trabajo e infancia tiene un sesgo acentuado por modelos hoy globalizadores en los que se puede caer en el espejismo de considerar cierta uniformidad en los procesos y proyectos de desarrollo de nuestras sociedades. Esto hace aparecer dicha legislación como violentadora de la heterogeneidad de nuestros países desde el aspecto económico, pero más radicalmente desde la riqueza de su variedad cultural en cuyo marco hay derecho a considerar el trabajo de los niños desde otra racionalidad”. (Cussiánovich, 2005: 19) La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha tenido un rol preponderante en la definición y conceptualización del trabajo infantil. En palabras de la directora nacional del IPEC (Programa de la OIT para erradicar el hecho social que abordamos), "el trabajo infantil es un obstáculo para el desarrollo intelectual de la niñez y la adolescencia, pues el 49.0% de los que trabajan no asisten a la escuela y el 22.0% son analfabetas". (ENTIA 2000) Para esos efectos, ha colaborado estrechamente con el gobierno conformando una alianza para la erradicación del trabajo infantil que involucra al Ministerio del Trabajo, el Ministerio de la Familia, en gran medida UNICEF, bajo el liderazgo de la OIT- IPEC. De igual manera, la OIT realiza una intensa labor de cabildeo con los organismos no gubernamentales. En el segundo grupo, encontramos a aquellas organizaciones nacionales que opinan que el trabajo infantil no debe eliminarse sin preguntarles a los niños, niñas y adolescentes trabajadores si así lo desean. Este enfoque asume que, en condiciones favorables, el trabajo contribuye a la realización y dignificación de las personas en sus distintas edades. Es preciso señalar que muchas veces las posiciones que asumen las organizaciones con relación al trabajo infantil no son tan definidas o claras. Frecuentemente, ONGs que tienen proyectos con NATs, manejan un discurso dual para no ser castigadas por medio de exclusiones en materia de financiamiento de la cooperación internacional o para no ser cuestionadas desde las tribunas que difunden las ideas y los valores dominantes en Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad materia de enfoque a los procesos de la infancia.

19

A diferencia de otras organizaciones de NATs en el continente, en Nicaragua la organización de NATRAS no ha sido acusada de peligrosa por la OIT, precisamente por que se ha cuidado de no confrontar el discurso abolicionista de la organización internacional. Sin embargo, la posición que predominantemente ha asumido el NATRAS de Nicaragua, es la de reivindicar el trabajo como derecho, dedicándole jornadas de reflexión, definición y propuestas. En el transcurso de los últimos años se ha definido un espacio en el que convergen muchos actores, este es el de la oposición a las peores formas de trabajo infantil, con referencia al trabajo bajo condiciones de violación de los derechos humanos de los niños y/o exposición al peligro. Como ejemplo de ese proceso, el Centro “Dos Generaciones”, define su criterio: “Trabajo infantil de alto riesgo es realizado por niñas, niños y adolescentes y caracterizado por jornadas laborales inadecuadas, carencia de remuneración económica o inadecuada, ambientes insalubres, exposición prolongada a temperaturas extremas, principalmente calor y cambios climáticos drásticos, sin medidas de seguridad, protección limitada y obstaculizando su acceso y permanencia a la escuela, recreación, deterioro de su autoestima e integración social creando básicamente un ambiente violento y violatorio a sus Derechos Humanos” (Mario Chamorro, Director Dos Generaciones, entrevista del 2/2/05). En esta categoría están, entre otras actividades, el trabajo de la pesca artesanal y la minería en la cual laboran NATs sin ningún tipo de protección, vulnerables y en riesgo de contraer enfermedades respiratorias y hasta de perdida de la vida. También cabe el trabajo doméstico referido a niñas/os quedando solas/os al cuidado de la casa, de sus hermanas/os menores y de todo lo que implica las responsabilidades del hogar. Para Dos Generaciones, el problema debe ser resuelto desde la familia (desarrollando capacidades) pasando por el Estado (proporcionando los servicios educativos) y las ONGs (generando condiciones y buscando salidas). Su Director Ejecutivo Mario Chamorro señala: “No es que estudio y trabajo sean irreconciliables, el asunto es si el tipo de trabajo le permite tener éxito en sus estudios. Esto requiere nuevas propuestas pedagógicas en las que docente, estudiantado y la comunidad en general estén sintonizados con la realidad propia del niño que labora.” (Entrevista del 2 de Febrero de 2005). En el caso del Perú, el 85.0% de los NATs asisten a la escuela, lo que desarma el argumento de educación versus trabajo. En condiciones favorables estas actividades pueden ser complementarias en la vida y formación de un niño, para quien es inevitable trabajar e importante estudiar. Este trabajo puede ser de diversos tipos, no necesariamente el de 8 horas y tarjeta de entrada, apenas existente en nuestro medio. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

20

En Nicaragua, la CODENI y ONGs de relevancia como Dos Generaciones, opinan que la OIT no invierte recursos en la mejoría de la condición de los niños/as, y más bien se ha concentrado en cierto tipo de lobby político. Como plantea Mario Chamorro: “La CODENI ha sido un duro oponente a la OIT, porque esta no ha tenido consistencia, se ha enfocado en programas asistencialistas, dando dinero y mochilas, han hecho un programa de burbuja y el gobierno se siente bien porque dicen que están haciendo algo, no ha llegado a cuestionar sino a imponer” (Entrevista del 2/2/05). En el mismo sentido, Yamileth Contreras, Presienta del MILAVF señala: “... no estamos de acuerdo con ciertas políticas como subsidios o becas a las familias (...) en vez de buscar como subsidiar uniformes, porque mejor no promover dejar de usar uniforme”. (Entrevista del 4 de Noviembre de 2004) Como consecuencia de la diferencia de posiciones en la materia, entre las instancias del Gobierno – OIT y las organizaciones de la sociedad civil, existen dificultades para emprender trabajos coordinados que permitan un mejor estudio y conocimiento de tópicos relevantes como el trabajo clandestino, la utilización de NATs para el tráfico de drogas y la explotación sexual comercial. Tampoco se ha estudiado suficientemente la situación de niños trabajadores en espacios urbanos específicos, caso Managua, y menos aún sus dimensiones reales en el ámbito rural. En el plano legal, y haciendo un poco de historia en materia de trabajo infantil en Nicaragua, encontramos que en 1996 en el Código del Trabajo existía un capítulo que abordaba el trabajo infantil, y en este se reconocían responsabilidades del empleador con relación al niño trabajador. Con el Decreto 182 que recoge la Convención de la OIT sobre el trabajo infantil, este se suspende y expresa el acuerdo pactado entre empleadores, sindicatos y gobierno. La consulta (del proyecto de Código) a las organizaciones fue de poca calidad, si la evaluamos desde la perspectiva de la incidencia que tuvo la opinión declarada de los NATs en el texto final aprobado. Lo anterior, plantea la necesidad de elaborar marcos referenciales y estudiar la condición especifica de los niños/as a fin de concluir en una política Estatal de protección especial a la niñez e infancia trabajadora. Actualmente, ese es un objetivo de la CODENI. Por definición, “Política de Protección Especial es aquella dirigida a niñas, niños y adolescentes que se encuentran en situación de riesgo personal o social, ya sea por impedimentos de salud, o por problemas resultantes de la situación económica y social de sus familias, derivados de fenómenos macro-económicos y político-culturales que obstaculizan su desarrollo y les ubican en situación de exclusión y/o marginación”. (CONAPINA, 2001:11) Así, a pesar que en nuestro país existen leyes que norman el reconocimiento de los derechos de la infancia, y ha sido aprobada en 1998 una Política de Protección Especial, carecemos de políticas públicas que propicien la creación de mejores condiciones de trabajo para los niños y niñas trabajadores. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

21

Con relación a las instituciones de gobierno, Yamileth Contreras, Presidenta del Movimiento infantil Luis Alfonso Velásquez, considera que “Trabajan (más) en la presentación de una imagen ante la cooperación, que respondiendo a una genuina voluntad política” (Entrevista del 4 de Noviembre de 2004). Es un hecho que la generalidad de los fondos que se utilizan en estas coordinaciones institucionales, en la elaboración de sus planes y en el impulso de actividades, provienen de las agencias (como OIT, UNICEF y SCN), y en muy pocas ocasiones se involucra montos específicos provenientes del Presupuesto General de la República. Al margen del debate, la realidad del trabajo infantil se percibe como un fenómeno que no sólo no se reduce, sino que aumenta. La comprensión y la aceptación del trabajo infantil por parte de un sector de la sociedad nicaragüense organizada, se circunscribe a asumirlo como un hecho inevitable producto de la pobreza, mas no como un reconocimiento del derecho al trabajo y un instrumento de aprendizaje y desarrollo personal, familiar y de su comunidad. Bien señala Luis Felipe Ulloa, consultor especializado en infancia: "Los grandes problemas no parecen aminorar, ¿por qué si se ha invertido tanto en la prevención y erradicación del trabajo infantil, hay tan pocas soluciones? Los cambios en el mundo parecen dejar atrás las estrategias de intervención vigentes. Las organizaciones, se están quedando obsoletas. ¿Qué tanto podrán enfrentar los desafíos que van llegando? En otras palabras, el Estado, las organizaciones internas y externas cuyo foco de atención es la niñez, tienen graves dificultades para leer la realidad y adecuarse a ella." (Jackeline Rugama. Adolescente miembro del Proyecto CESESMA de Matagalpa. 12 de Noviembre de 2004). Conceptualmente, los organismos no tienen clara la diferencia entre derecho a trabajar y el derecho al trabajo: lo segundo refiere al derecho ciudadano a una fuente digna de ingresos, y la obligación que tiene el Estado de garantizarles esta fuente de ingresos a las personas; lo primero se refiere al derecho de la persona, niño o adulto, a dedicarse a actividades constructivas, de provecho, remuneradas o no, pero sin la enajenación de los beneficios que esta actividad implica para quien la realiza. Por ejemplo, adultos, niños y niñas tienen derecho de ayudar en las labores domésticas, que son trabajo, aunque no impliquen remuneración. En la cultura campesina e indígena nicaragüense, la cual debe ser asumida como realidad sociológica con propia vigencia, mas no como reminiscencia de un pasado intolerable, la participación de los niños en las labores productivas familiares juega un papel importante en sus procesos de socialización y formación para la vida, por mas que los modelos europeos de pretensión universal no lo califiquen de esa manera. En países como Nicaragua, principalmente agrarios, la cultura rural se manifiesta más allá del límite de las ciudades. Las ciudades no se abstraen del peso de la cultura rural, lo que explica que en las urbes, bajo situaciones de pobreza urbana, también se provea de sentido común la conveniencia del trabajo de los miembros menores de la familia. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

22

En Nicaragua no se plantean aún que el Estado promueva el acceso de los NATs a un trabajo adecuado, no sólo por la postura oficialmente erradicacionista-abolicionista del Estado frente al trabajo de los NATS, sino también por la visión asistencialista y de control de la infancia reflejada en sus políticas y programas. (Cussiánovich Alejandro,2008
Movimientos sociales de Nats en America Latina, IFEJANT.)

Los NATs no esperan que el Estado y los organismos internacionales que están detrás, les resuelvan los problemas, sino que garantice el cumplimiento de los derechos del niño asumiendo parte de su responsabilidad, así como la sociedad y ellos mismos asumen lo que les corresponda. (Cussiánovich Alejandro,2008 Movimientos sociales de Nats en America
Latina, IFEJANT.)

Las necesidades y reivindicaciones de los NATs se han ubicado más en lo simbólico y cultural, antes que en lo económico, social, personal, familiar, esto marca de alguna manera la construcción de la identidad social. Con relación a la representatividad, a pesar de que los niños trabajadores se reconozcan como tales, no se identifican con un movimiento de NATRAS a nivel nacional. Los niños/as trabajadores organizados, se identifican principalmente “con su proyecto”, aunque les gustaría reunirse con otros niños y niñas y conocen de la existencia del movimiento NATRAS. Como plantea Mario Chamorro en su entrevista: “Ellos te dicen que están organizados en este proyecto, o que pertenecen a esta organización, pero no se han logrado ver a sí mismos como un movimiento de niños, niñas y adolescentes trabajadores. Se asume que lo que hagan los niños es del interés de sus ONGs de procedencia”. (Entrevista del 2/2/05). A pesar de esa falta de identidad, de sentido de pertenencia como niños y niñas trabajadores participantes de un grupo más amplio, los NATs tienen exigencias e intereses comunes: el derecho a la educación, a expresarse y organizarse, demandan no ser explotados pero también el derecho a trabajar cuando tienen la necesidad de hacerlo. Y además algo, no menos importante, los NATs comienzan a demandar reconocimiento a su identidad como individuos, primer paso hacia una identidad colectiva no institucional. Las siguientes son expresiones de la adolescente Erica Hernández en el Seminario Internacional “Significado y Pertinencia del Protagonismo de Niñas, Niños y Adolescentes” realizado en la UCA, Managua, 28 y 29 de julio 2005: “Las organizaciones muchas veces nos hacen saber nuestros derechos y sus beneficios, pero muchas veces no nos ayudan a cumplirlos. Se nos dice de nuestro derecho a la educación, pero ¿donde están las escuelas?; derecho a la salud, pero ¿dónde está las medicinas para los hospitales?; se nos habla que tenemos derecho a un nombre, pero muchas veces son las mismas organizaciones quienes nos van poniendo un sobrenombre, o algo que no va con nuestra realidad.”

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

23

III. Conclusiones
1. La memoria histórica del proceso de organización de niños/as trabajadores/as en Nicaragua es muy fragmentada, particularizada, no institucionalizada en la perspectiva de movimiento, y es escaso el material escrito haciendo referencia a esa historia. Algunos directores de ONGs tienen recuerdos de los acontecimientos, y en sus documentos señalan la etapas que siguieron a la desestructuración del movimiento original de NATs. Principalmente en el llamado Movimiento NATRAS, un grupo de jóvenes lideres actuales tienen conciencia de la existencia de un recorrido que se remonta a los inicios de los años 90, y de alguna manera se reconocen como continuadores del mismo, sin embargo no logran identificar claramente las similitudes y diferencias de los principios sostenidos entonces y ahora. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 2. Se evidencia un descenso en la participación de proyectos en NATRAS: de los años 96-98 encontramos referencia de 29 organizaciones participantes. En 2001 se estimaban unas 48 organizaciones. Para el 2005 la personería jurídica de NATRAS recoge 15 organizaciones representadas en su Asamblea General con presencia en 13 municipios. Actualmente la organización NATRAS no está trabajando en la organización de NATs, sino que solo genera espacios de intercambio. Es claro que el potencial real de crecimiento de NATRAS está en cambiar el esquema de organización a favor del aglutinamiento de la niñez y adolescencia excluida de los proyectos. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 3. Si pudiéramos resumir la visión que tiene la niñez trabajadora organizada de sí misma, lo haríamos de la siguiente manera: se auto-perciben como sujetos interesados en inventar un mundo más digno, valiéndose de estrategias diversas. Entre estas estrategias está todo lo que innovan para la cotidiana sobrevivencia. También se saben capaces del reconocimiento de sus experiencias y saberes. Finalmente saben que si es necesario, pueden llegar al reclamo y uso, consciente y pleno de sus derechos humanos. (P. Yamileth Contreras. Presidenta MILAVF. 4 de Noviembre de 2004). 4. La experiencia de muchos niños nicaragüenses demuestra que no existe contraposición irreconciliable entre escuela y trabajo. En un contexto adecuado, pueden ser complementarios en la vida y formación de un niño, para quien es importante estudiar e inevitable trabajar. Este trabajo puede ser de diversos tipos, no necesariamente es el de ocho horas y tarjeta de entrada, cosa que apenas existe. (P. Ileana Pérez. Coordinadora de INPRHU Estelí. 12 de Noviembre de 2004). 5. Los programas asistencialistas regalan una mochila de libros, uniforme y toman la foto, priorizando una acción de corto plazo, descuidando hasta cierto punto el impacto en la retención en el mediano plazo. Pocos estudios se realizan en esta dimensión. Tampoco se realizan estudios valorativos sobre la calidad de los conocimientos que adquieren para librar su sobrevivencia cotidiana. Son escasas las experiencias de escuelas que han optado por políticas especiales para el tratamiento de la niñez trabajadora. La más notoria es la flexibilización del calendario escolar (principalmente en el área rural, donde la niñez Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

24

se incorpora en los primeros y últimos meses del año a la producción de granos básicos). SCN (Sabe Children Nicaragua) impulsa actualmente algunos ajustes curriculares para la correspondencia entre la educación y el mercado laboral. (P. Ileana Pérez. Coordinadora de INPRHU Estelí. 12 de Noviembre de 2004). 6. Existen prejuicios que pesan en la forma que la sociedad percibe los procesos de la infancia trabajadora. Se considera en términos absolutos que en la calle esta el riesgo para los niños trabajadores, sin embargo los estudios realizados en Nicaragua comprueban, como en otros países, que en materia de violencia sexual la principal agresión se da en el ámbito domestico. En cambio, no ha sido estudiado el efecto formador de algunas modalidades del trabajo infantil realizado en condiciones adecuadas de protección social. 7. En el plano legal se presentan avances y carencias. El Estado de Nicaragua ha ratificado los convenios internacionales en materia de los derechos de la niñez y en materia de derechos laborales de la población infantil. La Convención de los Derechos del Niño reconoce la protección de la niñez contra la explotación del trabajo. Importantes protagonistas del debate sobre el trabajo infantil consideran positiva la ratificación por parte del Estado al Convenio 182 de la OIT que trata de la eliminación inmediata de las peores formas de trabajo infantil, dado que ha permitido despolarizar el conflicto y permitir la reapertura del debate entre diversos actores locales. A nivel nacional, el Código de la Niñez es el instrumento jurídico que trata sobre los deberes y derechos de la población infantil, sin embargo, la implementación del mismo es débil, producto de la falta de voluntad política y el raquítico presupuesto financiero. Otra debilidad del Código es que un sector importante de NATs no considera que sus intereses básicos estén representados, en tanto el mismo deja en indefensión legal la práctica del trabajo infantil que realizan estos niños durante una etapa importante de sus vidas. (P. Carlos Emilio López. Ex Procurador Nacional de la Infancia en Nicaragua). 8. En materia de intervención, las ONGs están enfocadas en el modelo de proyectos, sin que se realicen estudios sobre las diferentes formas de explotación infantil que lleven a la formulación y propuesta de políticas públicas, en tanto el problema es esencialmente estructural. (P. Carlos Emilio López. Ex Procurador Nacional de la Infancia en Nicaragua). 9. Desde su inicio, el proceso de organización de la niñez trabajadora, está delimitado en el perímetro espacio-temporal de las Organizaciones No Gubernamentales. En vez de ser un movimiento alentado por las ONG´s, pasó a ser una estructura dirigida por ellas y en dependencia a las mismas. De ahí que en la actualidad, más que un movimiento, lo que existe es una convergencia de proyectos que desarrollan programas de animación educativa y cultural para niños trabajadores y dan lugar a una organización federada llamada NATRAS, orientada al desarrollo de una agenda reivindicativa de los derechos humanos de la infancia. Este factor puede representar un obstáculo mayor en el interés estratégico de los NATs de desarrollar un movimiento autónomo de niños trabajadores. (P. Carlos Emilio López. Ex Procurador Nacional de la Infancia en Nicaragua). Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

25

10. En Nicaragua se asume que, detrás de un proyecto de NATS, existe un comité de adultos tomando las decisiones fundamentales para los niños y en nombre de ellos. Decisiones menores y cotidianas sí son consultadas con regularidad y sin problemas. (P. José Nicolás Castillo Dávila. Adolescente miembro de APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004). 11. Los organismos que promueven la visión prevaleciente de protección a la infancia victimizada y la erradicación del trabajo infantil a ultranza, con el empleo de sus vastos recursos mediáticos pueden estar incidiendo, concientemente o no, en la contención del interés estratégico de los NATs que desean consolidar el desarrollo de un movimiento autónomo que cuestione la intolerancia de los adultos y la manipulación de su vulnerabilidad. (Ronald Mendieta. Director del proyecto APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004). 12. La organización NATRAS de Nicaragua actualmente sostiene posiciones mediadas por las campañas de la OIT (orquestadas en colaboración de un grupo de ONGs), sin embargo también toman distancia del estilo de intervención focalizadas del Programa IPEC, igualmente resisten el abolicionismo radical que manda esa institución. (P. Ronald Mendieta. Director del proyecto APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004). 13. Entre los principales logros de la organización NATRAS, reconocemos los siguientes: mayor conocimiento de los derechos de la niñez, gestación de la coordinación de diversos proyectos a nivel nacional, generación de niveles básicos de participación de los NATS, promoción de espacios comunes y diferentes para el intercambio de experiencias a nivel nacional e internacional y, la sistematización de su propia experiencia. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 14. De las principales dificultades de la organización NATRAS, podemos mencionar: falta de claridad conceptual sobre la esencia del Movimiento que se quiere construir, de sus políticas y de una propuesta de integración de la niñez trabajadora de la Costa Atlántica y de la niñez rural. Amplio desconocimiento de las actividades de la organización por los NATs, falta de claridad del papel de las/os educadoras/es, ausencia de coordinación entre proyectos y casi inexistente trabajo con las familias de los NATs. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 15. Difícilmente se puede considerar que en la actualidad los NATs estén en condiciones de establecer relaciones de horizontalidad con sus acompañantes adultos. La mayoría de los proyectos están lejos de arribar a modelos de co-gestión y menos aún de gestión desde organizaciones de NATs autónomas. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 16. Las campañas públicas de prevención del abuso sexual a niñas, niños y adolescentes trabajadores, animadas desde las ONGs y el NATRAS, han facilitado entre los y las muchachas el debate sobre la equidad en las relaciones de género, incidiendo también en la promoción de la igualdad de género en materia de organización y liderazgo. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

26

17. En los casos en que la naturaleza de los proyectos en que participan es esencialmente compensatoria, e inclusive en aquellos centrados en la promoción de derechos de la infancia, los muchachos buscan elementos de identidad y promoción de sus voces, que ciertamente se confunden frecuentemente con las voces de sus tutores institucionales, pero queda cierta resonancia, a veces cercana de un actor que quiere hacerse oír con voz propia, protagónica. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 18. Actualmente no existe, desde las mismas organizaciones de NATs, un programa de formación y capacitación para educadores y líderes infantiles-adolescentes, como son los casos de IFEJANT e INFANT del Perú, verdaderas escuelas de pensamiento social. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005). 19. Con la premisa de lograr avanzar en la conformación de un movimiento autónomo, los NATs aportarán mucho en términos de proveer a la sociedad nicaragüense de oportunidades para repensar la visión de la infancia, ampliando el concepto de ciudadanía y generando practicas de inclusión que resignifiquen la democracia como sistema valedero. En tanto, pedirles que dejen de trabajar sin brindarles alternativas, es pedirles que dejen de comer, para una niña, niño o adolescente trabajador/a de Nicaragua condescender en este aspecto es también autoatentar contra su vida. (P. Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005).

IV- Recomendaciones finales
1. La posibilidad de construir un movimiento protagónico de niños está asociada a la consolidación de un grupo de adultos que establezcan con los NATRAS relaciones horizontales, no basadas en escalas de autoridad, ni paternalismos o clientelismos; que entiendan a los NATRAS como aliados en el interés común de construir sociedades más democráticas y en ese enfoque emprender proyectos co-gestados, e incluso promover la autogestión y autonomía de los movimientos de NATs. La participación de la infancia en la solución de sus problemas es un proceso pedagógico que se debe enseñar con el ejemplo, especialmente en el caso de los facilitadores y educadores que trabajan con NATRAS, procurando no reproducir la cultura política nicaragüense anacrónica, autoritaria y clientelista que engendra el generalizado paternalismo y el compadecimiento o victimización de la infancia. Creo que en este sentido las ONGs y el Movimiento de Natras deben reestructurar su estrategia de intervención. 2. Es preciso promover el surgimiento de un equipo de especialistas que apoyen a los grupos de niños interesados en la creación de políticas y estrategias que deriven en una participación real de los NATRAS, y que anteponga los intereses del sujeto social, antes que responder a las demandas de las instituciones de adultos. Una de estas tareas es acompañar a los NATRAS en la consecución de una figura jurídica que les permita darle base a su autonomía institucional. Pienso que en este aspecto, el Estado y las organizaciones que trabajan en pro de las y los niños deben de trabajar sincronizados para trabajar con una sola iniciativa. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

27

3. Facilitar el establecimiento de mecanismos para garantizar que los adultos que acompañan de manera más sistemática a los NATRAS como equipo de apoyo interno, surjan de un proceso participativo, transparente y con criterios de común acuerdo entre todas las partes y cuyas funciones queden explícitas y sujetas a evaluaciones por las instancias que se definan desde los y por NATRAS. Además, creo las personas que trabajen con las niñas, niños y adolescentes deberían de ser sensibles ante el problema y que todas las ONGs que trabajan con niños deberían tomar en cuenta estas precisiones. 4. Promover la construcción de un modelo de representantes de base NATRAS, con la formación y características que garanticen la vida colectiva, los objetivos de las organizaciones en lo cultural, social, político y económico. Ese perfil debe partir de la propia experiencia de las organizaciones. Para que surja este modelo debe existir el propósito y la convicción de su importancia. Para el país este es un tema estratégico, porque también plantea la posibilidad del surgimiento de un relevo generacional que entienda y participe en política desde otra cultura no contaminada por el clientelismo, las prebendas y la corrupción. En esa perspectiva, los movimientos populares deberían considerar a los movimientos infantiles como aliados estratégicos de largo y profundo alcance. Pienso que esta recomendación debería ser tomada en cuenta tanto para las ONGs, Organizaciones Estatales y Agencias Financieras que apoyan las iniciativas que realizan los NATRAS en Nicaragua. 5. Fomentar el desarrollo de capacidades para que las agrupaciones de niños/as trabajadores/as aprovechen los espacios de interlocución con los actores de la sociedad y el Estado, de tal manera que les permita incidir en las políticas públicas sobre los NATRAS y la infancia en general. Esta recomendación debe ser tomada por todas las ONGs y las Organizaciones estatales de Nicaragua. Para que los Niños, Niñas y Adolescentes tengan un mejor protagonismo dentro de la sociedad. 6. Participación sistemática de los NATRAS en encuentros internacionales, de tal manera que esa participación sea la culminación de procesos anteriores y el impulso para nuevas metas en la construcción del movimiento. Siempre en el plano del intercambio internacional, me permito recomendar la participación de algunos educadores y promotores nicaragüenses como pasantes en los programas del IFEJANT. Esto facilitara un mejor trabajo para las organizaciones que trabajan con niñas, niños y adolescentes trabajadores de Nicaragua y, a su vez, una mejor representatividad social de los menores en sus organizaciones. 7. Se precisa evaluar el papel que pueden jugar las ONGs acompañantes en los contextos nacionales, en tanto es diversa y se diversifica aún más cuando lo apreciamos en el plano internacional. En algunos casos, estas han sido muy importantes para la superación de las crisis de los movimientos de NATS (es relevante la experiencia del Perú), en otros casos han inducido las crisis de identidad y continuidad organizativa de estos. En esa perspectiva, es preciso definir indicadores de eficiencia y eficacia de las ONGs en su labor de acompañamiento con los NATs. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

28

8. En las condiciones actuales, es importante considerar a la escuela urbana y rural, más que los proyectos, como sector privilegiado para llegar a los NATRAS no organizados. Y que a su vez el Ministerio de Educación y las ONGs trabajen en la inserción al sistema escolar a las Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores. 9. Es recomendable propiciar que las universidades dejen de ser espectadores críticos para pasar a asumir compromisos con la condición del niño, niña y adolescente trabajador. En el futuro, la maestría de políticas sociales e infancia que se desarrolla en la UCA Nicaragua, puede brindar un aporte acompañante desde las ciencias sociales en la producción de una conceptualización de la experiencia organizada de los NATS e incidir en la elaboración de políticas públicas.

V. Anexos A. Entrevistas a profundidad:
- Mario Chamorro. Director Dos Generaciones. 2 de Febrero de 2005 -Ileana Pérez. Coordinadora de INPRHU Estelí. 12 de Noviembre de 2004 -Yamileth Ocampo, Secretaria Ejecutiva NATRAS Nicaragua. 14 de Octubre de 2004 -Yamileth Contreras. Presidenta MILAVF. 4 de Noviembre de 2004. -Maria Ivette Fonseca. Coordinadora de Programa Niños Trabajadores, SCS. 19 de Noviembre de 2005. -Ronald Mendieta. Director del proyecto APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004. -Carlos Emilio López. Ex Procurador Nacional de la Infancia en Nicaragua. -Midence, Lidia. Secretaria Ejecutiva. CNEPTI. Ministerio del Trabajo. 4 de Noviembre de 2004. - Marcos Alemán. Adolescente miembro de APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004 -José Nicolás Castillo Dávila. Adolescente miembro de APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004 - Ridel Antonio Baltodano Solórzano. Adolescente miembro de APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004. - Bryan Wilson. Adolescente miembro de APAN Diriamba. 24 de Noviembre de 2004 - Teresa Castellón. Adolescente miembro del Proyecto Las Tías de León. 26 de Noviembre de 2004. -.Jackeline Rugama. Adolescente miembro del Proyecto CESESMA de Matagalpa. 12 de Noviembre de 2004. Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

29

- Alexis Sevilla Villagra. Adolescente miembro del Proyecto Club Infantil de Jinotega. 23 de Noviembre de 2004

B. Bibliografía
Albert Recknagel, Donald Méndez (2002). Resumen de la lectura del artículo “Déficit socio-culturales de la Convención de los derechos de los y las niñas”. Álvarez Orellana, José Elías, et. al. (2003). Sistematización de la experiencia de promoción de la participación infantil en el desarrollo rural en Santa Rosa del Peñón. Monjes Agustinos, Managua. González Álvarez, Carlos. Et.al (1998). Sistematización de la experiencia del movimiento NATRAS de Nicaragua. Castillo Ochoa, Manuel y Valencia Corominas, Jorge (2004). Protagonismo Infantil y Derechos del Niño. Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Mayor de San Marcos, Lima. Coordinadora Nicaragüense de Organismos no Gubernamentales que trabajan con la Niñez y la Adolescencia. CODENI (2002). Sistematización de estrategias metodológicas aplicadas a procesos de protección especial de niñas, niños y adolescentes trabajadores con énfasis en erradicación de las peores formas de trabajo infantil. Managua. CODENI (2001). Gráficos de participación: Promoción de la participación en niñas, niños y adolescentes trabajadores. Participación y expresividad. CODENI (2003). Sistematización de promoción de participación de niñas, niños y adolescentes trabajadores. Managua. CONAPINA (2001) Política Nacional de Atención Integral a la Niñez y la Adolescencia de la República de Nicaragua. Managua. Cussiánovich, Alejandro (2004).Tipología del trabajo infantil desde el punto de vista de los Derechos Humanos en Revista Internacional desde los niños y adolescentes trabajadores. DISKOPY S. A. C. Año VII. No. 11- 12. Lima Cussiánovich, Alejandro (2003). Historia del pensamiento social de la infancia. Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias Sociales, Lima. Chávez Mario (1995). Entre semáforos y parqueos, el trabajo de los niños, las niñas y adolescentes de Managua. Managua. Donald Méndez (2003). Ensayo ante el Seminario Internacional de Berlín. ¿Incluimos la comunidad educativa de UCA en nuestra labor la visión de los niños trabajadores sobre sí mismos cuando abordamos su realidad? Dos Generaciones (2001). “Perfil de la Política hacia el Trabajo Infantil del Centro de Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad Promoción de la Juventud y la Infancia Dos Generaciones”

30

González Álvarez, Carlos. Et.al (1998). Sistematización de la experiencia del movimiento NATRAS de Nicaragua. Pág. 4. INEC (2001). Encuesta Nacional sobre medición del Nivel de Vida 2001. Managua. Judith Ennew: Presentation for Symposium: ‘What does work mean to children?’ Berlín 1217 April 2001. Liebel, Manfred Donald Méndez (2004). Resumen de la lectura del articulo: “Niños Trabajadores Protagonistas de Nuevas Visiones de Trabajo Infantil e Infancia” Liebel, Manfred (2003). Infancia y Trabajo. IFEJANT, Lima. Liebel, Manfred (2000). La otra infancia. Niñez trabajadora y acción social. IFEJANT, Lima. Lundgren, Inger (2004). “Ningún vago. Niños trabajadores en Diriamba”. Un diagnóstico socioeconómico. Cooperación Técnica Sueca. Managua. [Es Consultor independiente, colombiano de origen, radicado en Nicaragua] NATRAS (2001) Informe Final Proceso de Reflexión y Construcción de Perfil de Movimiento de Niños, Niñas, y Adolescentes Trabajadores OIT, CNEPTI, MITRAB (2003). Análisis cualitativo de la situación del trabajo infantil en Nicaragua. La Prensa, Managua. OIT, CNEPTI, MITRAB (2003).Estudio a Profundidad del trabajo infantil y adolescente en Nicaragua. La Prensa, Managua. Palacios, Martha Cecilia y Gutiérrez, Martha (1998). Situación de los/as niños/as trabajadores/as de los puestos fronterizos (Guasaule, Las Manos, Sapoa). Managua. Prado, Iris (2001). Proceso de reflexión y construcción de perfil del Movimiento de niños/as y adolescentes trabajadores NATRAS. Revista Internacional desde los niños, niñas y adolescentes trabajadores NATs (2002). DISKOPYS. A. C. Año 5. No. 9 - Lima. Revista Internacional desde los niños y adolescentes trabajadores (2001). Niños Trabajadores y la Legislación Internacional del trabajo. Año V. No 7-8 Lima Save the Children (2002) Retrospectiva del Trabajo Infantil en Nicaragua. Sistematización de 12 años de investigaciones y estudios sectoriales. Managua. Ulloa, Luis Felipe (2001), documento citado en la página 12 UNICEF (2001). Plan Estratégico Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs de América Latina y su disfuncionalidad

31

Infantil y Protección de Adolescentes y Trabajadores 2001- 2005. La Prensa, Managua. La Prensa, publicaciones varias. El Nuevo Diario, publicaciones varias.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Segundo Puesto
Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s (Niños y Adolescentes trabajadores)
Alejandro Vidangos

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

33

1. Movimiento mundial de Nats
A partir de los años 70 surgen los movimientos y organizaciones de niños y niñas trabajadores (Nats) en diferentes partes del hemisferio. Estos movimientos evidenciaron que los niños trabajadores eran capaces de organizarse como tales. En las organizaciones de Nats predominan niños y niñas cuyas edades fluctúan entre los 12 y 16 años, aunque también existen miembros de menos edad. La mayor parte de ellos trabaja en la economía informal urbana y rural, en las calles y en espacios públicos de las ciudades, pero también lo hacen como empleados domésticos de familias con dinero. En el área rural, generalmente comparten el trabajo agrario de sus padres. Muchos de ellos inmigraron con sus progenitores, hermanos y hermanas o partieron solos desde el área rural hacia las grandes ciudades. La mayoría vive y trabaja en condiciones que violan su dignidad humana y ponen en peligro su desarrollo personal. Las organizaciones infantiles encuentran su razón de ser, sobre todo, en el natural liderazgo de los propios niños y adolescentes, en disponer de sus propias estructuras y normas, así como en desarrollar sus particulares ideas, distintas demandas y formas de acción que emergen de su misma situación de vida y trabajo. Suele suceder también que niños de determinadas gremios u oficios, como por ejemplo lustrabotas, cargadores de fruta, lavadores de autos, se unen en asociaciones o grupos con un campo de acción limitado a sus propios lugares de trabajo. Gracias a su propio esfuerzo, estas organizaciones de nats lograron convencer a distintos adultos - expertos de la infancia- y sensibilizar a la sociedad civil, en general, sobre la necesidad que se escuchen sus propuestas, sus reclamos y cuestionamientos. Pero, ¿cuál es el significado y el sentido de organizarse? ¿Cual es el punto principal en el cual los llamados movimientos de Nats encuentran su fuerza? El sentido de las distintas organizaciones es la búsqueda permanente de la dignidad, negada por la sociedad, por los sistemas economicos y culturales; el respeto por la dignidad como temática imprescindible y no negociable en su legítima aspiración al bienestar, por el respeto de la vida y de los seres humanos. Es decir, que el discurso sobre la dignidad debe responder, como punto de partida, a la interrogante relativa al modo de vida cuestionado. En otras palabras, como nos dice Cussianovich2 “Un movimiento social no es apenas una sumatoria de organizaciones, sino una realidad social de valor agregado a cada una de sus entidades constitutiva como conjunto. Un movimiento social no es un dato, se trata de un proceso dinámico,
2

Véase en Movimientos Sociales de Nats en América Latina.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

34

y no de un hecho aislado; de un proceso continuo, discontinuo, histórico y transformable en permanente búsqueda de autonomía e identidad.” (pag.12.) Denominarse movimiento social incide positivamente en la identidad de cada una de las organizaciones que lo componen. Aquí radica la posibilidad de la continuidad y permanencia de cualquier organización en su pertenencia a un movimiento social. Hablar de espacio social es plantearse una demanda sobre el poder social logrado por los movimientos de NATs. La cuestión es visualizar el espacio social que los movimientos están llamados a disputar, los cuales están ocupados por los sectores dominantes con todos los recursos económicos, mediáticos y tecnológicos a su alcance. En tal sentido, Lourdes Gaytán3 nos dice: “Que el espacio social deviene —para los movimientos de NATs en su condición de actores y ciudadanos— en un reto no solo práctico, sino de discurso conceptual. El espacio social implica el lugar o no-lugar en el que se revelan las necesidades de derechos y condiciones de vida; la confrontación de aspiraciones, de expectativas, de construcción o reconstrucción de identidades sociales, y, asimismo, la posibilidad de establecer solidaridades, como lugar de encuentro con otros excluidos o marginales.”

1.1 ¿En torno a qué factor social global se articularían los movimientos de NATs?
Los movimientos sociales de NATs, según Cussianovìch4 “reflejan un malestar en la sociedad, una especie de desajuste cultural y que condensan una manera de encarar conflictos y contradicciones relativamente significativos, no solo para la sobrevivencia de sectores sociales, sino para el logro y desarrollo de sus más legítimas aspiraciones a la existencia social, a la vigencia de sus derechos, a la equidad y a la necesidad de pertenencia activa a su contexto social y político.” (Pag: 16). Dichos movimientos estarían así, abriendo nuevas posibilidades de construir sentidos alternativos a los que hoy dominan los imaginarios en torno de la infancia. Lo primero, significa que el reconocimiento de derechos por parte del Estado concreta la ciudadanía y, como otra cara de la misma moneda, el sometimiento o control que es concomitante a los discursos de ciudadanía. El sujeto de derechos es simultáneamente objeto público de intervención. Pero ello no basta, la Convención sobre los Derechos del Niño demanda movilización y exigencia para su cumplimiento. Esta es tarea de los movimientos sociales por los derechos de la infancia. En este horizonte se inscriben los movimientos sociales de
3

El espacio social de la infancia. Movimientos Sociales de Nats en América Latina

4

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

35

NATs. Si bien reconocerlos y reconocerse por sí mismos como ciudadanos los coloca en la esfera pública, la infancia, en general, sigue siendo vista como perteneciente a la esfera privada.

1.2 ¿Por qué se organizan los NATs?
En parte, respondimos esta pregunta en el párrafo anterior, los movimientos de Nats buscan ser reconocidos y valorados. Recordemos de dónde vienen los Nats, qué tipo de trabajos desempeñan, cómo están constituidas sus familias. Si bien es cierto que con la categoría exclusión podemos identificar y abordar analíticamente el fenómeno social de gruesas masas desprovistas de los bienes materiales y no materiales de la sociedad dominante. Los movimientos sociales de nats en el fondo nos hacer ver y pensar en alternativas a los planteamientos sociales sobre infancia, discernir sobre saberes y concepciones tradicionales impuestas. Así, pues, como el mismo Durand5 recuerda, “el movimiento social es más que un grupo de intereses o un instrumento de presión política. Pone en cuestión el modo de utilización social de recursos y modelos culturales” (Pag. 34). Ciertamente, respecto a la acción colectiva de los movimientos de Nats, dicha acción apunta a un reconocimiento específico de la infancia, reivindicadora del derecho a trabajar, cuestionando el abolicionismo del trabajo infantil. Los movimientos de Nats insisten en su condición ciudadana y demandan un reconocimiento como sujetos con capacidad jurídica y derecho a exigir el respeto a sus derechos.

2.- Movimiento Latinoamericano
Entre los referentes iniciales del movimiento social de Nats, debemos mencionar al Manthoc, que nació aproximadamente casi 30 años atrás, como nos dice Cussianovich6. “El movimiento surge, entre otras, de la intuición de reconocer el papel protagónico de la infancia trabajadora como un factor de cambio en el Perú que buscaba escribir otro futuro. (Pag. 21). Continua Cussianovich en otra publicación especifica sobre los movimiento de Nats. “7Si bien en el año 2000, en Asunción —con ocasión del Encuentro Latinoamericano y del Caribe de Organizaciones de Nats— se constató, no sin preocupación, la reducción de países con movimientos nacionales con vida propia, entre ellos el nicaragüense de NATRAS (el histórico), el colombiano, el boliviano y el ecuatoriano, sin embargo, cinco años después, este panorama se ha revertido significativamente en términos de organización de Nats, con excepción de Ecuador. Actualmente, salvo
5

Idem. Ninos y ninas trabajadores Sujetos sociales. Movimentos Sociales de Nats de América Latina.

6

7

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

36

el movimiento ecuatoriano y nicaragüense, los demás no solo han dado pasos de consolidación remarcables, sino que se le han adherido el movimiento chileno, el argentino, el venezolano y de manera expectante empiezan a afirmarse el movimiento uruguayo, guatemalteco y mexicano. Esta es la realidad de aquello que llamamos movimiento social de Nats de extensión nacional e internacional.”(Pag. 20). Según Liebel existen las siguientes similitudes entre los movimientos de nats: 1. Todas las organizaciones de Nats hacen referencia al carácter obligatorio de los derechos humanos a nivel mundial, especialmente a los derechos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) de las Naciones Unidas (1989). A veces, las organizaciones de Nats reformulan con sus propias palabras estos derechos. Sujetos de derecho, se ha vuelto natural para los niños organizados, entenderse a sí mismos como «sujetos de derechos», es decir como poseedores de ciertos derechos específicos, cuyo cumplimiento ellos pueden demandar. Además, revelan que las organizaciones de niños interpretan, ponderan, concretizan y complementan, a su propia manera, los derechos establecidos para su beneficio y disponerlos, en efecto, «en defensa de sus propios intereses». 2.- Los NATs, que se unen en sus propias organizaciones, están convencidos que no solamente tienen determinados derechos, sino que también poseen la capacidad de manejar estos derechos bajo su propia responsabilidad. Como nos dice Liebel 8: “Se ven no sólo como beneficiarios o como objetos de la buena voluntad o del amparo de los adultos o de las instituciones creadas por éstos, sino como individuos independientes, que son capaces de juzgar y diseñar su propia vida y pueden aportar algo a la sociedad.” (Pag.5). El discurso del sujeto social, va más allá del discurso del sujeto de derechos, en el sentido de que el primero también acentúa la capacidad de los individuos y de las organizaciones creadas y sostenidas por ellos para desempeñar un rol independiente en la vida y la sociedad, que se basa en sus propios juicios y su capacidad de actuar. Este autoconcepto no es una particularidad de las organizaciones de NATs de América Latina, también se encuentra en las organizaciones de NATs de África y la India. 3. En las posiciones de las organizaciones de niños trabajadores, se enfatiza repetidamente que ellos merecen reconocimiento social por su desempeño. No todas lasorganizaciones de Nats reclaman el “derecho a trabajar” señalando su contribución económica a la sociedad, pero todos coinciden en que su trabajo ya no debe ser devaluado y discriminado, sino que debe ser reconocido socialmente.

8

Los movimientos de niños y niñas trabajadores. Un enfoque desde la sociología.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

37

4. Las organizaciones de Nats en todos los continentes hacen un llamado a una relación de igualdad entre niños y adultos. Ellos se oponen a que -en referencia a su corta edad- sean menospreciados, subordinados e impedidos en el momento de tomar sus propias decisiones (tratados como menores). Ellos quieren que se les tome en serio como personas, que se les escuche y se les preste atención, Insisten en que se les permita cuestionar la supremacía de los adultos y esperan que éstos expliquen y den razones para aquellas acciones y decisiones suyas, que conciernen al presente y futuro de los niños. Ser reconocidos como personas, los Nats justifican su demanda de independencia y decisiones propias con los argumentos de que niños y niñas son personas con «derechos propios» y tienen el derecho a la dignidad humana, aducen además que tienen necesidades y habilidades específicas y son quienes mejor conocen su propia situación. Finalmente, aluden a que sus reclamos coinciden con las relaciones democráticas y, que solamente así, aprenden a actuar con responsabilidad. 5. Las organizaciones de Nats no se limitan a demandar «autonomía» para actuar, también insisten en ser partícipes de las decisiones en la sociedad y en tener influencia. La demanda de participación demuestra que los niños trabajadores organizados no se ven a sí mismos al margen de la sociedad, sino que se conciben como parte legítima y equitativa de ella. Y, por otro lado, se los margina como niños, y -solamente por no haber cumplido aún una edad determinada (por los adultos)- son cuestionados en su capacidad de juicio y se les niega una participación (política) en el momento que se toman decisiones para la marcha de la sociedad. 6. Los NATs entienden sus organizaciones como un medio para tener mayor influencia en su sociedad y, al mismo tiempo, para lograr una vida mejor. Lo cual está expresado en la declaración de los niños de América Latina de la siguiente forma: «Nuestras organizaciones nos han demostrado que son la mejor manera de protegernos frente a la explotación, los malos tratos y el desprecio de la sociedad. En nuestras organizaciones nos sentimos como personas completas, dignas, capaces, orgullosas de nuestro trabajo; en ellas, nos educamos y creamos un espacio para la solidaridad y la propuesta de alternativas ante la pobreza y la violencia que el sistema vigente nos impone».9

Las organizaciones de Nats conforman un espacio social en el cual los niños pueden sentirse como sujetos sociales y complementarse mutuamente. De esta manera,
9

Extracto de la Reunión Latinoamericana de Colaboradores.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

38

niñas y niños trabajadores se convierten en un proyecto cultural que refleja la sociedad (de los adultos) y que es capaz de crear nuevas visiones y enfoques prácticos para una vida mejor.

3.- Consideraciones importantes
Para Alejandro Cussianovich, dentro de los movimientos organizados de nat‘s se han logrado redactar los siguientes planteamientos en el campo cultural: En los grupos de NATs se entrelazan y conviven diferentes culturas, por ejemplo, los NATs provenientes de las zonas rurales andinas preservan su lengua de origen en el seno de sus familias, aunque cuando migran a las ciudades la lengua materna cede el paso al castellano en la escuela y en el trabajo. Fomentar la organización de NATs en todas las regiones del país, ha sido uno de los objetivos trazados, así como conseguir una mejor articulación de las bases de la selva, costa y sierra. Los esfuerzos más notorios en los últimos cinco años provienen de Bolivia, Venezuela, Chile y en menor medida de Colombia. La valoración crítica del trabajo infantil como enfoque cultural y práctica social de los Nats, ha implicado el reconocimiento del trabajo como un derecho y un instrumento de aprendizaje y desarrollo personal, familiar y del país. Cambiar la visión que la sociedad tiene sobre infancia, especialmente la trabajadora, ha constituido un reto permanente. Como nos dice Cussianovich10 : ”Los NATs al incorporarse como nuevos actores sociales y protagonistas en el desarrollo social, están obligando a la sociedad a repensar su visión de la infancia, el concepto de ciudadanía y democratización de la sociedad con la participación de los niños, niñas y adolescentes; esto significa que hay un nuevo proceso que se está construyendo en el imaginario social y cultural que sale al encuentro de los sentidos comunes que tienden a hacer incompatible la relación entre infancia y trabajo”. (Pag:36). Pero nada de esto es espontáneo o evidente, supone una explicitación fáctica y una resignificación de lo que están viviendo. Cussianovich11 lo resume así:”Si pudiéramos resumir la visión que tiene la niñez trabajadora organizada de sí misma, lo haríamos de la siguiente manera: sujetos interesados en inventar un mundo más digno valiéndose de estrategias diversas que van desde la cotidiana supervivencia, pasando por el reconocimiento de sus experiencias y saberes hasta llegar al reclamo y uso, consciente y pleno, de sus derechos humanos.” (Pag. 49). Podemos identificar los siguientes logros del movimiento de los nats:
10

Movimientos Sociales de Nats en America Latina. Idem.

11

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

39

- Sensibilización de la comunidad sobre el respeto a los derechos del niño, niña y adolescente. - Mayor reconocimiento de la organización de los Nats. - Involucramiento de los Nats en plantear propuestas. - Reconocimiento de la sociedad de las organizaciones de los Nats. - Empleo en condiciones más favorables para los Nats. - Credibilidad de las organizaciones e instituciones que trabajan con Nats.

4.- Infancia y Estado
En periodos como los actuales, de una renovada configuración de nuevos Estados en América Latina, la política como lugar principal de gestión de nuevas alternativas y proyectos de vida, juega un papel muy importante. La población que ha sido parte de los movimientos sociales, indígenas, obreros, que ha participado en los cambios sociales activamente, tendría también que participar de manera activa en el tema de la infancia. En tiempos no muy lejanos, en la historia de la democracia de nuestros Estados latinoamericanos, la política había dejado de tener relación con la sociedad, el pueblo y el Estado, sobre todo en los temas de reducción de la pobreza, las desigualdades sociales y el desempleo. Juan Enrique Bazán12 nos dice: “Analógicamente, la infancia no está en la política, no ocupa la primera condición en el Estado, no se toma en cuenta la infancia subsumida en la pobreza y pobreza extrema, se la discrimina impunemente por razones de desigualdades económicas y sociales, no se le protege cuando tiene que trabajar, no figura en la construcción de proyectos alternativos de vida, la infancia no es punto de solidaridad.” (Pag 37). La política ha estado monopolizada y manipulada por los poderes y gobiernos de los gobiernos, el mercado internacional, actualmente en crisis, ha manejado a su gusto y placer el destino de la población, de los recursos naturales, por el solo interés de las grandes empresas. La infancia puede hacer muy poco, los movimientos sociales de la infancia son el referente ético para un Estado en soberanía y democracia que bien podría decidir proteger a la infancia de estas grandes empresas trasnacionales. La infancia como referente ético, indica J. Bazán13. “La infancia puede llenar de contenidos a la política y cambiar el desinterés del Estado. La niñez, el ciudadano, las organizaciones sociales, los movimientos sociales de infancia podrían ocupar un rol en la vida de la construcción democrática, en la gestión gubernamental, en la expresión de demandas y en el fortalecimiento del pluralismo democrático.” (Pag. 348).

12

Infancia y derechos humanos. Ídem.

13

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

40

La globalización ha promovido la democracia y restringido la actuación de los Estados, poniendo en duda la credibilidad del Estado como constructor de una sociedad promotora de ciudadanía y de políticas gubernamentales. Para Cussianovich14: “El Estado debe asumir el rol de garante en relación con el acceso a la escuela, la atención médica y otros servicios para los NATs. No se plantea, aún, que el Estado promueva el acceso de los NATs a un trabajo adecuado, no solo por la postura oficialmente erradicacionista-abolicionista frente al trabajo de los NATs, sino también por la visión asistencialista y de control de la infancia reflejada en sus políticas y programas. Los movimientos de Nats no esperan que el Estado y los organismos internacionales que están detrás, les resuelvan los problemas, ellos sólo requieren que se garantice el cumplimiento de los derechos del niño, asumiendo parte de su responsabilidad, así como la sociedad y ellos mismos asumen la que les corresponde.” (Pag 49). Sin embargo, los movimientos sociales de Nats tampoco han planteado propuestas globales como políticas públicas de mesurable aplicación, más bien se han circunscrito a señalar los puntos que requieren mayor y más pronto atención como la escuela, la salud y la recreación. Explica Bazán15: “La infancia debería estar presente en el debate de la democracia, debe participar en la politica, porque en ella se gestan diferentes alternativas, porque los planes y proyectos de la infancia deben ser incluidos en la politica y democracia.” (Pag. 350).

5.- La Unión de niños y adolescentes trabajadores de Bolivia UNATSBO
La UNATSBO fue fundada en un encuentro en la ciudad de Sucre en el año 1989 por diversos grupos organizados de nat‘s, gran parte de ellos fueron creadospor iniciativa de los propios nats y otros contaron con apoyo institucional que a su vez recibían ayuda de parte de las ong. Parte de sus objetivos son:  El trabajar por condiciones de trabajo dignas para los nat‘s.  Crear una organización digna, autónoma y fuerte que funcione como portavoz de los nats.  Promover los derechos de los nats, así como para aquellos que viven en situación de calle.  Reconocer a los nats como sujetos sociales con sus propios derechos.
14

Movimientos Sociales de Nats en America Latina. Infancia y derechos humanos.

15

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

41

 Buscar el protagonismo participativo en la sociedad y en la construcción de políticas sociales en el país sin discriminación. La Unastbo representa a una parte de los niños en condiciones difíciles. La mayoría de los nats proviene de familias social y económicamente postergadas, son familias que forman parte de los más pobres de la sociedad. El trabajo como tal no es negativo, son las condiciones de explotación lo que lo hace desaconsejable para los niños. El trabajo, dentro de la concepción de los Nats, es parte de su cultura andina, ya que muchos de ellos provienen de comunidades, pueblos y centros poblados donde la convivencia con la naturaleza y la madre tierra ha hecho de ellos valiosos productores, cuando empezaron esta actividad como una socialización recreativa. Pero para los que viven en la ciudad, su situación de trabajo ha cambiado. Algunos regresan a sus pueblos en épocas de cultivo, cosecha o en las vacaciones. Lo importante es que, si bien las condiciones de trabajo en la ciudad son muy diferentes, la mentalidad, la idiosincrasia, el sentido común instalado en las familias, reserva para sus hijos un sentido y significado muy positivo a la experiencia de trabajar. La Unatsbo en este periodo ha tenido diferentes etapas. Podríamos señalar una primera, los inicios, donde se pretendía extender el movimiento en diversas ciudades del país. Actualmente se encuentra en 7 departamentos, no diríamos que funcionen con regularidad y que representan a todos los nats de Bolivia, pero existen delegados referentes en las distintas capitales, generalmente son apoyados por ong y una red de colaboradores. En la zona andina existen grupos organizados autónomamente, que participan activamente en las reuniones de coordinación del departamento. Los trabajos que realizan los nats en el interior del movimiento son muy distintos, hay quienes trabajan unas horas en la semana, y hay quienes lo hacen por varias horas durante el día. El gran reto de la Unatsbo ha sido desarrollar la capacidad de acumular aprendizajes válidos para dinamizar los procesos organizativos y la acción transformadora. Para comprender mejor a la Unatsbo y los grandes resultados para la infancia y adolescencia es necesario seguir el respectivo análisis.

¿Las organizaciones de NATS pueden transformar la sociedad?
Sí se puede “El presidente Evo Morales celebró los resultados del referéndum constitucional el domingo 25 de enero. ―Hoy se refunda Bolivia. Es por el esfuerzo de los movimientos sociales, la lucha del movimiento campesino indígena, el más marginado, el más humillado durante la república, ahora son reconocidos como personas que tienen el mismo derecho que todos los bolivianos. Ahora tenemos la
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

42

obligación de implementar la nueva Constitución. (…) Quiero que sepan algo, aquí terminó el Estado Colonial, aquí se acabó el colonialismo interno y externo”, enfatizó el Presidente de la República. Este proceso de colonialismo cultural a través del eurocentrismo acaba también con relación a los niños trabajadores y su cosmovisión. Por primera vez, en la historia moderna, la nueva constitución política de Bolivia reconoce el trabajo infantil en condiciones dignas. La nueva Constitución Política de Bolivia especifica la prohibición del trabajo forzado y la explotación infantil y no impide que este sector pueda desempeñar voluntariamente actividades laborales remuneradas. El parágrafo del artículo 61 señala: “Se prohíbe el trabajo forzado y la explotación infantil. Las actividades que realicen las niñas, niños y adolescentes en el marco familiar y social están orientadas a su formación integral como ciudadanos y tendrán una función formativa. Sus derechos, garantías y mecanismos institucionales de protección serán objeto de regulación especial”, como reporta la Agencia Boliviana de Información ABI. Entrevistado por la agencia EFE, en La Paz, el Canciller David Choquehuanca explicó que los aymaras -pueblo del altiplano andino al que pertenecen él y Morales- no se asustan cuando los niños trabajan en la comunidad. -Los niños tienen que trabajar, tienen sus responsabilidades desde temprana edad -prosiguió-.Occidente dice que los niños no tienen que trabajar. Nosotros no, porque el trabajo era felicidad, no era explotación. Choquehuanca señaló que en la cosmovisión aymara el hombre no es el centro del universo: ―Para nosotros lo más importante no es la plata. No estamos de acuerdo con el capitalismo. Para nosotros lo más importante tampoco es el hombre. Alejandro Cussianovich, dijo que “lo de Bolivia es un acontecimiento histórico que debe llenar de alegría no sólo a los Niños/as, Adolescentes Trabajadores -NATs- de Bolivia, sino de toda nuestra Región. Increíble todo lo que hay detrás de ese aparente pequeño cambio del ART.61, toda una pelea de años y un grito de autonomía de los Nats de todas las organizaciones internacionales y locales que mantienen un criterio neo-colonizador en el derecho y normativa sobre los niños y niñas trabajadores”.

Razones de la movilización de los niños trabajadores
Mónica Espejo, CONATsSDEA El Alto-La Paz, Brandon Villalba, Deivid Pacosillo, han explicado a SELVAS este histórico proceso de incidencia política de los movimientos sociales NATs. ―Los niños, niñas y adolescentes trabajadores de Bolivia somos una población que vivimos y aportamos a nuestro país en los diferentes rubros en los cuales podemos trabajar y esto significa que nosotros podemos seguir viviendo con dignidad, es decir, compramos nuestra ropa, nos alimentamos y apoyamos a nuestras familias.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

43

Eso es algo que todos sabemos, y muchos quieren ignorarnos, o tal vez es mejor decir que muchos ya lo saben pero no quieren entenderlo, es decir somos para algunos porcentajes, números de toda clase, de todo tipo y muchas veces NO nos quieren ver como personas. Ahora que se da la posibilidad de que podamos salir a la luz y ser tomados en cuenta en la nueva Constitución Política del Estado y ser reconocidos por ser personas, ser protagonistas de nuestro propio cambio, al ver que en el primer borrador aprobado salió el artículo 61 que en el párrafo segundo decía: ―se prohíbe el trabajo infantil ,decidimos ser nosotros mismos quienes cambiemos el curso de la historia, porque somos seres humanos, actores sociales igual que muchos, y ya basta que nos ignoren, entonces es que decidimos movilizarnos ― La Unión de niños, niñas y adolescentes trabajadores de Bolivia en reunión general decidió armar una comisión que se hiciera cargo del seguimiento a la Nueva CPE, para ello se eligió a los compañeros que estuvieran en la sede de Gobierno. Se comenzó con tres personas: Brandon Villalba, Deivid Pacosillo y Mónica Espejo, conformando un equipo de trabajo: “Nos contactamos con la constituyente por la circunscripción N.8 de la ciudad de El Alto Rosalía del Villar, que logró contactarnos con la comisión redactora con la cual tuvimos dos reuniones en el mismo día (3 de diciembre), en la primera hubo un choque entre el discurso de SI o NO al trabajo infantil, nos tomaron como si fuéramos un movimiento de instituciones o guiados por adultos, porque teníamos, según ellos, mucha claridad en lo que pedíamos, lo cual causó muchas dudas; en la segunda, fuimos con representantes y bases de la Organización de niños/as y adolescentes trabajadores de El Alto y con la voz de las organizaciones de NATs de Bolivia.” Esta segunda reunión fue interesante porque fuimos los propios NATs que a la cabeza del discurso de Mónica Espejo, Secretaria General del Movimiento de NATs de El Alto CONATsDEA (12 años), quien les hizo entender a la comisión redactora que nosotros somos personas capaces y conscientes de lo que deseamos que se redacte en la nueva CPE, es decir, que nos tomen en cuenta como actores sociales, Brandon Villalba (del mismo movimiento) aportó con su explicación que nosotros tenemos la capacidad de organizarnos y al mismo tiempo movilizarnos como un movimiento social; Gustavo (lustrabotas) aportó con el marco histórico de nuestro movimiento de los años anteriores en los cuales existimos y nos movilizamos, Deivid (de El Alto) aclaró las diferencia que existe entre trabajo infantil y lo que es explotación infantil, que para nosotros son delitos, y que antes de erradicar el trabajo infantil deberían erradicar la pobreza. Otros representantes de base de la organización fueron interrogados por la comisión redactora para sondear si éramos organización y si sabíamos lo que decíamos y
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

44

hacíamos, todos los compañeros de base respondieron con tal claridad y seguridad que conmovió a los Constituyentes del porqué de nuestra presencia como organización en ese espacio. También en esta segunda reunión propusimos la nueva redacción del artículo 61 párrafo segundo, ―se prohíbe todo trabajo forzoso y la explotación infantil ―,la comisión redactora nos propuso ―se prohíbe el trabajo infantil y todo tipo de maltrato laboral, por lo cual debatimos y explicamos nuevamente por qué no pueden prohibir el trabajo infantil, llegamos a un momento en el cual preguntamos a los constituyentes si ellos de niños nunca habían trabajado, esto nos permitió un espacio de reflexión (y de saber que también trabajaron de niños), lo que dejó de lado los cuestionamientos de la mayoría de ellos, pero aún Loyola Guzmán (constituyente –seguidora del CHE en Bolivia) no se convencía y mantenía su postura de erradicación del trabajo infantil, en ese momento llegó una llamada “especial” que apoyaba nuestra posición (según ellos era el presidente), a partir de allí nos permitieron dialogar para construir juntos una redacción consensuada y ya no nos imponían. Cabe recalcar que hubo el temor por parte de los asambleístas que la nueva Constitución Política del Estado (CPE) seria cuestionada y pecaría de ilegal por el tiempo en el que se hizo la nueva redacción. Queremos aclarar que la Movilización de UNATSBO estaba propuesta para el 9 de diciembre, pero no podíamos esperar hasta la llegada de la delegación por lo cual la comisión de El Alto avanzó en las negociaciones, el jueves 8 de diciembre se dio una serie de entrevistas a los medios de comunicación en el cual los diferentes delegados nacionales hicieron conocer al pueblo de Bolivia la posición de UNATSBO, como representación de los niños, niñas y adolescentes trabajadores de Bolivia. En la noche, cuando nos preparábamos para la marcha, recibimos una llamada de una amiga comprometida con la organización nacional que nos dio la noticia que la nueva redacción fue aprobada, y para todos los compañeros delegados de la nacional fue un momento de triunfo, pese a ello al día siguiente nos movilizamos al Palacio de Gobierno y tuvimos una reunión con el Vicepresidente de la República, Álvaro García, la cual fue muy productiva porque nos dijo: “este es el comienzo del cambio”. Propuso la redacción del nuevo Código del niño, niña y adolescente, y dijo que era el momento de ser visibilizados por el Estado y la sociedad boliviana y que las propuestas salgan de nosotros y ya no de ellos para nosotros. En ese momento el logro fue redactar el nuevo artículo que ahora dice: Articulo 61: *Antes párrafo segundo” se prohíbe todo trabajo infantil”. “Ahora párrafo segundo: se prohíbe todo trabajo forzoso y la explotación infantil”. Pero ahora lo más importante es que toda Bolivia nos reconoce como niños, niñas y adolescentes trabajadores, es el primer paso para los cambios posteriores que esperamos poder hacerlos. Resaltan que nada de esto se hubiera logrado sin el apoyo de las organizaciones de niños/as y adolescentes trabajadores de Bolivia: MONAT´SCRUZ (SantaCruz),
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

45

CONNAT´SOP (Potosí), MOLDENAT´S (Llallagua), NAT´S TARIJA, NAT´S COCHABAMBA, CONASDEA (El Alto-La Paz), y agradecen a los que apoyaron para este logro tan importante e histórico para los Niños/as y Adolescentes trabajadores de Bolivia como son: La Red de Colaboradores Nacional, Departamental y Regional, a Elizabet Patiño -TDH- Alemania y su equipo, a Hernán Medrano, a los constituyentes Rosalía del Villar , Mirta Jiménez, Rosario Ricarpi, Ada Jiménez, Angélica Siles, Juan Zubieta y las distintas autoridades públicas del Estado Boliviano. (Extracto de un reporte Observatorio Selvas. Cristinano Morsolini).

Histórica participación de la Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (Unat‘sbo)
Cristóbal Mamami y los niños trabajadores organizados en Modenats-La Paz han comentado al Observatorio SELVAS que luego de la gran lucha por incorporar la temática de niñez y adolescencia trabajadora en el nuevo texto constitucional de Bolivia (Nueva Constitución Política del Estado), de acuerdo a los planteamientos de los propios NATs donde los mismos niños, niñas y adolescentes trabajadores fueron actores directos en este proceso como UNAT‘sBO a través de movilizaciones para la redacción del Artículo 61 Inciso II, se mantiene el proceso de lucha, ahora por su aprobación en el referéndum constitucional que se realizó el 25 de enero del 2009. (En el referéndum se votó de manera popular por la aprobación del nuevo texto constitucional, los resultados otorgaron un 61,43% de votos favorables a la aprobación de la nueva Constitución. Posteriormente, fue promulgada el 9 de febrero de 2009 la nueva Constitución por el presidente Evo Morales en un multitudinario evento en la ciudad de El Alto). Muchas fueron las acciones que se realizaron, como por ejemplo ante la prensa justificando este artículo (Art. 61 Inc. II), pues la sociedad aún no ha logrado comprender qué es un planteamiento desde la valoración crítica del Trabajo Infantil, constituyendo esto otro reto para los NATs, quienes hoy en día se muestran motivados para trabajar al respecto. El 20 de Octubre del 2008, el Movimiento Social Independiente Unión de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Bolivia (UNAT‘sBO) participó de la masiva marcha (la más grande de Bolivia) por la aprobación a la Convocatoria del Referéndum Constituyente, que partió desde Caracollo Oruro a La Paz, fueron los compañeros de la Organización Liberación Independiente Orureña de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (LIONAT‘s) quienes partieron desde dicho lugar, y compañeros de la Organización Independiente de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Tarija (OINAT‘s), Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de Santa Cruz (NAT‘sSCRUZ), conjuntamente con más de 100 miembros del MODENAT‘s La Paz esperaron en la ciudad de El Alto incorporándose a la gran marcha hacia la ciudad de La Paz rumbo a la Plaza Murillo.
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

46

El 27 de Octubre, el MODENAT‘s La Paz recibió la Condecoración Proced Pedro Domingo Murillo en el Grado de HONOR CÍVICO por parte del Gobierno Municipal de La Paz, fueron el Propio Presidente Evo Morales Ayma y el Concejal del Gobierno Municipal de La Paz Martín Rengel quienes otorgaron el presente a uno de los Delegados de este Movimiento Social de NAT‘s (Álvaro Serapio Saico), de esta manera el MODENAT‘s es reconocido como una Organización Social de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores, históricamente es un valor significativo que perdurará por siempre. BASTA DE TANTO MANIPULEO POLÍTICO QUE AFECTA A QUIENES VERDADERAMENTE REQUIEREN DEL CAMBIO QUE SE VIVE ACTUALMENTE, POR ESO ¡SÍ A LA NUEVA CONSTITUCION POLÍTICA DEL ESTADO BOLIVIANO QUE INCLUYE A LA INFANCIA TRABAJADORA!”, concluye Mamani – Modenats La Paz. (Extracto de un reporte Observatorio Selvas. Cristinano Morsolini). El reclamo de participación y la práctica diaria de las organizaciones de Nats no están restringidos a «asuntos de niños», sino que abarcan todos los aspectos de la vida humana: refundar un país, vivir y participar del momento histórico de cambio de su país, estar junto al pueblo para la redacción de una nueva Constitución que tienen importancia vital y existencial para el desarrollo personal y social de los nats y del país entero. Las acciones públicas de las organizaciones de Nats: participar de las movilizaciones, llevar sus propuestas, dialogar, son ejemplos de una «participación vívida» y hacen que las reivindicaciones parezcan legítimas y plausibles y abren el camino para un cambio cultural para que la infancia sea vista desde otra perspectiva. Los actores de las organizaciones de NATs afirman que son tratados con mayor respeto en su entorno y que se les toma más en serio. También informan que reciben mayor aprecio y apoyo por parte de sus padres, porque éstos se sienten orgullosos de sus hijos y quedan impresionados al ver como sus hijos e hijas han aprendido a expresarse mejor y que los adultos les prestan más atención. La influencia de las organizaciones de NATs, para la infancia trabajadora de Bolivia y el mundo, es única y digna de estudiar. Han llegado a ser un factor de poder, que ha forzado directamente a la los políticos a tomar determinadas decisiones. El rol de la organización de nats y de sus delegados fue muy importante, se supo utilizar la ocasión para transformar la vida y realidad de la infancia trabajadora, se aprovechó de las estructuras políticas del país y el clima social que han sido favorables a los procesos de participación. El gran desafío es que los movimientos de nats de Bolivia, continúen la lucha por el respeto y la puesta en práctica de los Derechos Humanos en general y de la Convención de las Naciones Unidas sobre los
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

47

Derechos del Niño, con la aprobación de la nueva Constitución y el sí al trabajo digno, venció la valoración critica del trabajo, vencieron los niños trabajadores en particular. El Gobierno, las autoridades locales y organizaciones sociales reconocen de manera explícita a las organizaciones de NATs como representantes de los niños trabajadores y como contraparte de negociación. Ya en Bolivia, la Central Obrera Boliviana había admitido a las asociaciones locales de lustrabotas, vendedores ambulantes y otros niños trabajadores como organizaciones miembro, prometiendo interceder por mejores condiciones de trabajo. En un acto trascendental, no solo para los niños y niñas trabajadores bolivianos, sino también para todos los NNATs del mundo, el Consejo Municipal de La Paz declaró a través de una Ordenanza Municipal el 09 de diciembre como ―día de la dignidad del niño trabajador-, recordando el Primer Encuentro Internacional de NNATs que se celebró en la ciudad de Kundapur, India, donde los NNATs provenientes de América Latina, África y Asia colocaron como bandera la dignidad del ser niño trabajador en contextos de pobreza y exclusión. El delegado del Movimiento Departamental de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores de y en La Calle – La Paz ― MODENAT‘s Franz Henry Apaza, agradeció por la Ordenanza, explicó que los niños trabajadores están organizados también a nivel nacional y es un movimiento social independiente. ―Gracias por la Ordenanza, dijo, porque a los niños nos discriminan en muchos casos, pero se acordó en una reunión internacional realizada en la ciudad de Siena-Italia que esta fecha 9 de diciembre –donde se recuerda la elaboración de la declaración de Kundapur-, sería el día de la dignidad del niño y adolescente trabajador a nivel mundial. Y nosotros vamos a seguir velando por los niños trabajadores, siempre estamos en pie de lucha. El reconocimiento del 9 de diciembre como día de la dignidad del niño trabajador, supone un gran paso en la generación de un cambio de percepción sobre los niños trabajadores, de mirarlos como sujetos marginales y peligrosos a concebirlos como sujetos con derechos que luchan por salir adelante junto con sus familias y no dejarse vencer por las adversidad de la pobreza y la exclusión. El 09 de diciembre como ―día de la dignidad del niño trabajador- es celebrado por decenas de organizaciones a nivel mundial de niños, niñas y adolescentes trabajadores. (Extracto del Boletín Ifejant. Junio 2011) En resumen, se puede decir que la Unatsbo ha dado nuevos impulsos al discurso sobre los derechos del niño, lograron llenarlo de vida nuevamente y —sobre todo– han hecho progresar la conciencia social de que los niños deben participar en la legislación de sus intereses y que sus organizaciones deben ser reconocidas de verdad.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

48

6.- Conclusiones
La categoría del sujeto en el interior de los movimientos sociales es Ser o convertirse en sujeto, significa no estar más a la merced de poderes ajenos, sino diseñar libremente su entorno y su vida. Las organizaciones de NATs también reclaman y practican un entendimiento de sujeto y un ser sujeto basado en la dignidad humana y el respeto por la vida humana. De esta manera, se oponen a una práctica y una forma de pensar que, en efecto, subrayan la libertad individual, pero a las que no les importa en qué condiciones económicas y sociales se da esta libertad ni lo que ocurre con la vida y la dignidad humana de aquellos que quedaron fuera del poder económico y político. Los movimientos sociales de NATs pueden entenderse como intentos colectivos para vencer las marginalizaciones y los menosprecios impuestos, para establecer relaciones igualitarias entre las generaciones. El concepto y la práctica de sujeto de las organizaciones de NATs también van más allá del entendimiento moderno occidental de infancia. De acuerdo a este último, es cierto que se les concede a los niños cierta autonomía y se les brinda protección contra ciertos riesgos, pero estas concesiones se dan a costa de un rol activo y responsable de los niños y niñas en la sociedad. Si bien con la Convención sobre los Derechos del Niño, por primera vez se confieren a los niños y niñas el derecho de expresar libremente su opinión y de organizarse para defender sus propios intereses, estos nuevos derechos no les ofrecen ninguna garantía real de poder desempeñarse en condiciones de igualdad en la sociedad. La demanda de la igualdad de derechos y la participación, tal como la elevan las organizaciones de NATs en diversas partes del Sur, es incompatible con el concepto occidental moderno de infancia y va más allá de los componentes participativos, que ya se les ha concedido. Las organizaciones de niños insisten, no solamente en ser escuchadas en todos los asuntos que les conciernen, sino en que realmente se les permita ser parte activa en la toma de decisiones. Lo que rompe radicalmente con los conceptos predominantes del rol social y del estatus de la infancia. Probablemente, la resistencia no solamente es tan grande debido a que los niños exigen mayor participación e influencia como niños, si no también porque se presentan explícitamente como niños trabajadores e insisten en que su trabajo sea reconocido por la sociedad y en que trabajar debería ser una opción para todos los niños (“derecho a un trabajo digno”). Tanto en muchas culturas indígenas de América, como en numerosas culturas africanas, es bastante usual que los niños asuman responsabilidad a muy temprana edad, haciéndose cargo de determinadas actividades que son importantes para la comunidad. Es más, estas tareas incluso pueden ser pesadas y conllevar riesgo, pero
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

49

son escogidas y dosificadas de tal manera que los niños pueden familiarizarse con ellas poco a poco y organizarlas a su manera. Las tareas asumidas por los niños y niñas no solamente son importantes para la comunidad, constituyen también la oportunidad de adquirir habilidades esenciales para la vida. Además, no están estrictamente separadas de actividades lúdicas, si no que más bien brindan a los niños la oportunidad de probar sus fuerzas, su movilidad y de vivir sus fantasías e ideas. Si bien los niños forman parte de un orden generacional ritualizado, que estipula que los mayores gozan de preferencia ante los menores, a menudo ya tienen derechos, que el entender «moderno» de los derechos del niño ni siquiera conoce. Así, en pueblos indígenas de América y África, es muy común entregar a los niños animales y tierras de cultivo para que los usen de acuerdo a su propio juicio y para que asuman la responsabilidad por ellos. O tienen derecho a parte de la leche producida y de las crías recién nacidas. Teniendo sus propios animales domésticos, a veces, los niños deben responder por los daños ocasionados por ellos. De esta manera, son tomados en serio y reciben reconocimiento por sus responsabilidades y su trabajo. En un estudio realizado en Bolivia titulado «La Niñez Campesina»16, estas y otras prácticas similares son entendidas como «una forma social específica de concretar y definir el lugar de los niños como sujetos y titulares de derechos», (pag.89). Las mencionadas costumbres tienen una enorme importancia para la autonomía y la participación de los niños y niñas en la vida social. También se fundamenta que en los barrios pobres de las ciudades, donde crecen estos niños, se conservan las tradiciones rurales, que —por su parte— influyen en las diferentes formas de economía de supervivencia. Las visiones, las formas de pensamiento y de actuación de las organizaciones de niños y niñas, constituyen una respuesta creativa a emergencias y experiencias de la vida, que en gran parte, son nuevas para los niños. Primero, porque como niños empiezan una nueva vida y, segundo, porque las sociedades en las que crecen se encuentran en medio de un proceso continuo de cambios culturales y sociales. A pesar de todas las diferencias en las formas de organización, los orígenes y contextos culturales de los niños trabajadores organizados, podemos observar algunas similitudes.

Los NATS minoría activa
Gracias a los últimos acontecimientos en favor de los nats, podemos comparar a los nats como una minoría activa. La teoría de minoría activa consiste en confrontar la
16

Niñez campesina.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

50

lógica de la teoría frente a la lógica de los derechos, y de esta forma representar una postura alternativa e incómoda para la realidad social. Cuestiona las normas políticamente correctas y los estilos de comportamiento, y así incorporara nuevos conceptos para interpretar el mundo. Para el movimiento de nats― el estilo de comportamiento, tanto instrumental como simbólico en estos movimientos sociales es un elemento clave y ligado específicamente de la influencia social que ejercen: Moscovici 17, en sus estudios de Minorías activas, apunta principalmente a lo que llamó “la influencia minoritaria” en la teoría y el poder político, para identificar la forma en que unos pocos individuosminoría- muy creativa influye sobre la opinión pública. (Moscovici: 1996, 38). Sostiene la idea de una “rebelión de las minorías” como resistencia a la masificación social y como consecuencia del aumento del nivel de instrucción de las poblaciones excluidas que facilitan el desarrollo de “escuelas del pensamiento”, y que representan una postura socialmente distinta a la visión y cultura de la infancia. La valoración critica del trabajo infantil, resulta un punto inconveniente para grupos conservadores y organismos internacionales, la visión minoritaria del trabajo infantil sigue concepciones de cultura occidental, existiendo gran diferencia entre trabajo y explotación, rompiendo con la idea tradicional de infancia, vista generalmente como incapaz y peligrosa. El movimiento en este periodo se basa principalmente en las acciones y comportamiento, antes que su representación numérica, ya que restará en la historia la propuesta nueva de infancia. Además de demostrar la coherencia y eficacia de la organización defendiendo la horizontalidad de la participación como un estilo de comportamiento que está siendo sostenible con el tiempo. Para esto, los movimientos y organizaciones de niños trabajadores tienen un significado paradigmático. Por un lado, son una prueba de que —aún bajo condiciones difíciles— los niños son capaces de encargarse de sus intereses y derechos, y por otro lado, nos demuestran cómo los niños pueden desenvolverse como sujetos sociales bajo condiciones favorables. Para su entendimiento de sujeto, esto podría significar que se combinan elementos del concepto burgués con elementos de culturas y prácticas económicas tradicionales, y que de esta forma se producen formas de pensamiento y prácticas de sujeto, que de ninguna forma coinciden con el modelo burgués occidental, lo que —por su parte— podría implicar que en los diferentes países y regiones y bajo la influencia de culturas y actitudes de vida tradicionales —aparte de los puntos en común mencionados—

17

Cit. En Política y Sociedad.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

51

pueden surgir características y formas de acción específicas en las organizaciones de NATs. El principio, es considerar que los niños tienen tanto el derecho como la capacidad de tomar parte en todas las decisiones que les conciernen y, por último, de determinar sus propias vidas.

7.- Bibliografía
CUSSIANOVICH Alejandro, Mendez Donald 2008 Movimientos Sociales de Nats en America Latina. IFEJANT. GAITAN Munos Lourdes 2006 La nueva sociología de la infancia.Aportaciones de una mirada distinta. Facultad de Ciencias Politicas y Sociologia. UCM. Vol. 43 Núm. LIEBEL Manfred 2006 Los movimientos de los niños y niñas trabajadores. Un enfoque desde la Sociología. LIEBEL Manfred, Martinez Marta 2009 Infancia y derechos humanos. IFEJANT MOLINA Barrios/Rojas Lizarazu 1995 La niñez Campesina. UNICEF NATs 2005 Revista Internacional desde los niños y adolescentes trabajadores. Nº13-14. NATs 2008 Revista Internacional desde los niños y adolescentes trabajadores. Nº 16. NATs 2009 Revista Internacional desde los niños y adolescentes trabajadores. Nº 19 VAN DEN BERGE Marte 2007 Working Children’s Movements in Bolivia
Concurso de ensayos de investigación social Tercera versión 2011

Valoración critica de los Movimientos Sociales de Nat‘s

52

IREWOC. Holanda www.manthoc.pe. www.ifejant.org www.observatorioselvas.org

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Tercer Puesto
Movimientos sociales de NNATs, fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia: Una mirada crítica y percepciones
Enrique M. Jaramillo García
ejaramillogarcia@hotmail.com

“… Estamos condenados a hacer camino caminando, no pocas veces en medio de una noche oscura, sin ver claramente la dirección y sin poder identificar los obstáculos. Y tenemos que creer y esperar que el camino nos lleve a algún lugar que sea bueno para morar y detenerse en él”. Leonardo Boff

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

54

Presentación El presente trabajo: Movimientos sociales de NNATs, fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia: Una mirada crítica y percepciones, pretende hacer memoria histórica y constituirse en una reflexión crítica del desarrollo de estos movimientos en el contexto de los acontecimientos económicos, sociales, y políticos ocurridos en el Perú, América Latina y el Caribe en las décadas de los años 70, 80, 90 y el año 2000. Analizaremos, además, cuáles han sido las prácticas sociales, modos de organizarse e ideas de los movimientos sociales en la búsqueda de una verdadera democracia que sea tolerante e incluyente. Los acontecimientos referidos (1970-2000) se caracterizaron por abismales desigualdades y desencuentros, gestados y no resueltos por gobiernos militares y civiles autoritarios, prepotentes e indolentes, que han generado desconfianza, ilegitimidad, desvergüenza e indignación en los sectores populares, que con su rebeldía como signo fundamental de dignidad humana se niegan a aceptar la humillación, y prefieren una muerte gloriosa antes que sobrevivir indignamente. Son muchos los que se ven abocados a tal grado de desesperación, del que no son ellos los responsables, sino quienes han llevado a nuestras sociedades a esta situación límite. Este es el signo más vívido de una crisis ética y moral de nuestras sociedades18. En efecto, en el Perú, después de las reformas populistas del gobierno militar que acaudilló el general Juan Velasco Alvarado, entre 1968-1975; la subsiguiente dictadura militar de Francisco Morales Bermúdez, 1975 y 1980; y los sucesivos gobiernos civiles de Fernando Belaunde Terry, -1980-1985-; Alan García Pérez, -1985-1990-; Alberto Fujimori, -1990-2000-; Alejando Toledo Manrique, 2001-2006; y Alan García Pérez, 2006-2011, caracterizados como democracias tuteladas o de baja intensidad, intentaron subordinar mediante la represión, la persecución política y la criminalización de la protesta social, la rebeldía de los movimientos sociales, -campesinos, barriales, obrero industriales, minero metalúrgicos, juveniles, NNATs- que irrumpieron protagónicamente en el escenario social y político de la sociedad para hacer escuchar su voz en defensa de la libertad de los postergados y excluidos, aquellos que nunca tuvieron peso en la sociedad. Obviamente, no podemos negar que actualmente vivimos una época de cambios tan profundos que en realidad estamos frente a un cambio de época y bifurcación histórica. Por esta razón, partiendo de las ciencias sociales y de una mirada crítica-autocrítica, trataré de encarar el reto de exponer algunas
18

Véase Boff, Leonardo. Ética y Moral. La búsqueda de los fundamentos. Pág. 100.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

55

características de los movimientos de los niños trabajadores, así como nuestras percepciones al respecto, con el fin de contribuir a comprender la situación en la que se encuentran los movimientos sociales de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe. Hoy en día, a pesar de la incertidumbre y ambivalencia en que vivimos, tenemos que seguir adelante, con alegría, esperanza y optimismo de que Otro mundo es posible. El fuego interior de nuestra rebeldía y utopía todavía arde y nos señalan la vigencia de los movimientos sociales de NNATs como fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia. Y, más aún, son espacios sociales donde los oprimidos, los pobres, los hambrientos, los excluidos, víctimas indefensas de sociedades perversas, indolentes y ciegas, tarde o temprano conquistarán la justicia social19. Estas reflexiones son el fruto de la ira, el malestar, la indignación y la crisis, que siempre llevan inherente una función de crisol, y nos ayudará a tomar la decisión de buscar el camino correcto para conquistar la liberación y emancipación de los que históricamente hemos sido humillados y oprimidos. Convencidos de recuperar el protagonismo y rebeldía de los movimientos sociales de NNATs, para atrevernos a construir una nueva sociedad donde la razón amorosa y liberadora sea el eje de nuestra práctica social y política, junto con los movimientos sociales que hoy ocupan el centro del escenario político en el Perú, América Latina y el Caribe, después del fracaso estrepitoso del neoliberalismo inculto, dogmático y fuera de contexto.

I. Insurgencia y rebeldía de los movimientos sociales de los años sesenta y setenta: fuente de vida, lucha por la dignidad y la democracia Los movimientos sociales en el Perú, América Latina y el Caribe, surgen desde “el sótano”, desde los “márgenes” mismos de nuestras sociedades20 donde hemos

19

“Aquí se revela al ser humano como un ser que siempre protesta y nunca está satisfecho. Y no hay psicología ni psicoanalista que lo cure” (Boff, Leonardo. Tiempo de Trascendencia. El ser humano como un proyecto infinito. Pág. 69).
20

“…, en América Latina, los movimientos que fueron capaces de plantear desafíos de envergadura al sistema –revueltas, levantamientos y movilizaciones desestabilizaron el dominio de las élites- nacieron en los “márgenes” de la sociedad establecida y están siendo protagonizados por los más pobres, los privados de derechos sociales y políticos. Los movimientos de los “sin” –sin techo, sin tierra, si trabajo, sin derechos…-,

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

56

aprendido a vivir dignamente a pesar del capitalismo, y la negación de nuestros derechos individuales y colectivos, que secularmente fueron olvidados, expoliados; en el caso de nuestro país, por el Estado, que nunca fue un modelo de virtudes democráticas. Todo lo contrario, fue un Estado oligárquico, autoritario y excluyente en manos de los criollos, desde su nacimiento mismo, en los albores de la independencia. El Estado oligárquico y criollo del siglo XIX surgió para servir y representar a los criollos blancos, habiendo sobrevivido hasta la década de los años 60 del siglo XX. Este Estado oligárquico y criollo, inicia su ocaso con el golpe militar del 3 de octubre de 196821, y la experiencia reformista que instaura un Estado populista, gracias a la lucha y el protagonismo de los movimientos sociales: campesinos y urbanos que buscaban hacer de nuestro país una nación, en la que todos los nacidos en esta tierra vean respetada su dignidad personal, su diversidad cultural, y sus más elementales derechos humanos. La cúpula militar en el poder, se vio obligada a realizar algunas reformas económicas y sociales como una válvula de escape ante la presión y polarización social que vivía el país; por el incumplimiento de las reformas prometidas en el primer gobierno -1963-1968- de Fernando Belaunde Terry. Ahora bien, es necesario hacer memoria y recordar que dentro de la efervescencia social, política y cultural que el Perú, América Latina y el Caribe vivían en las décadas de los años 60 y 70, -en plena época de la Guerra Fríajugaron un papel muy importante la educación popular y el proceso de concientización llevadas a cabo por la acción pedagógica de las comunidades cristianas de base, y el protagonismo de las organizaciones populares, tanto del campo, como de la ciudad, que iluminadas y animadas por la Teología de la Liberación, -movimiento sacerdotes ONIS y cristianos por el socialismo de los años 7022- y la Filosofía de la Liberación formuladas y defendidas por ilustres intelectuales orgánicos de la talla del R. P. Diocesano, Gustavo Gutiérrez23; el
han mostrado un vigor tal que se han colocado a menudo en el centro del escenario político” (Zibechi, Raúl. Autonomías y emancipaciones, América Latina en movimiento. Pág. 67).
21

Véase López Jiménez, Sinesio. La exclusión estatal y sus formas. Pág.157. En: Desde el Límite, Perú, reflexiones en el umbral de una nueva época.
22

Véase Cussiánovich Villarán, Alejandro. Historia del pensamiento social sobre infancia. Pág. 39.

23

“(…), dentro de le efervescencia cultural que se manifestó a raíz del triunfo de la Revolución Cubana, lo que se conocería como Teología de la Liberación, cuyo primer texto se debe al sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez, aunque posiblemente su figura más conocida fue el sacerdote colombiano Camilo Torres, quien murió como guerrillero. La Teología de la Liberación entra en pugna con la sujeción de las cúpulas

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

57

filósofo Augusto Salazar Bondy; y la influencia de la Revolución Cubana 24, fortalecieron y dinamizaron la acción de los movimientos sociales como instrumentos de movilización y lucha política para la liberación y la conquista de la democracia y la justicia social para los oprimidos y marginados. Es decir, para “los pobres de la tierra” al decir de José Martí. En suma, las comunidades cristianas de base y el protagonismo popular de los movimientos sociales, esparcieron y sembraron las semillas de la vida y dignidad en las mentes y corazones de los sectores más desposeídos de las sociedades de América Latina y el Caribe, víctimas históricas de una dolorosa y persistente situación de abusos e injusticia, por obra y gracia de gobiernos oligárquicos acostumbrados a ejercer un orden castrense-tutelar, autoritario y excluyente25. II. Perú: reformas del Estado, democratización sin democracia La experiencia del gobierno reformista de un Estado populista, que protagonizó el general Juan Velasco Alvarado, -1968-1975- conocido también como gobierno de la primera fase o septenato26. Como toda dictadura militar, privó a todos los
eclesiásticas, y está francamente influida por los vientos revolucionarios que soplaban en nuestra América a partir de 1960. Sin pretender simplificar su naturaleza, le escuché decir a uno de sus protagonistas que así como Aristóteles no era cristiano y, sin embrago, Santo Tomás de Aquino tuvo la audacia intelectual de incorporar el vasto pensamiento aristotélico al catolicismo, la Teología de la Liberación quiso hacer algo similar con el marxismo renovado que había hecho posible la Revolución Cubana. Se ha hablado también de una Filosofía de la Liberación, aunque sin el impacto de esta. Sus raíces hay que remitirlas a la obra de filósofos como el mejicano Leopoldo Zea, preocupado por la autenticidad del pensamiento latinoamericano, y el peruano Augusto Salazar Bondy. Habría que añadir argentinos como Arturo Andrés Roig y Enrique Dussel” (Fernández Retamar, Roberto. Pensamiento y Acción de nuestra América, Autoreflexiones y propuestas. Pág. 69).
24

“(…), a la Revolución Cubana no se le impuso un “socialismo” venido de fuera que al cabo tendría tan triste fin. El socialismo cubano nació de las propias entrañas del país, de sus problemas, de la tradición revolucionaria antiimperialista y de justicia social que había encarnado de modo superior José Martí” (Fernández Retamar, Roberto. Op. Cit. Pp. 65-66).
25

“En la mayor parte de las repúblicas latinoamericanas originadas a inicios del siglo XIX, independientemente de su grado de desarrollo económico, predomina una cultura política que puede ser caracterizada como un ordenamiento tutelar castrense-clerical. La característica esencial de esta figura es la suposición que existen sujetos sociales que no están en capacidad de representar adecuadamente a sus intereses” (Nugent, Guillermo. El Orden Tutelar. Sobre las formas de autoridad en América Latina. Pág. 32).
26

“El velasquismo fue, como la Independencia de 1821, una revolución política: una revolución desde el aparato del Estado, sin la intervención directa de las clases populares y con el propósito más de reformar que transformar la sociedad” (Flores Galindo, Alberto. La Tradición Autoritaria, Violencia y democracia en el Perú. Pág. 49).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

58

peruanos de algunos de sus derechos políticos fundamentales. Sin embargo, este gobierno populista y reformista de corte radical, impulsó un vigoroso proceso de democratización social en forma autoritaria. También estableció relaciones diplomáticas y de cooperación con los países y Estados mal llamados detrás de la cortina de hierro, de la órbita ‘comunista’; y en nuestro continente, con la Revolución Cubana. El Perú asistió entonces a un inédito proceso de democratización, sin democracia. Este proceso, fue más de carácter social que económico, ya que las reformas velasquistas sólo impulsaron la igualdad formal de los status sociales, pero no tuvieron un impacto significativo en la redistribución del ingreso. Con la reforma agraria, una de las más radicales de América Latina y el Caribe; y la consiguiente eliminación del latifundismo y el gamonalismo, el gobierno de Juan Velasco Alvarado27 impulsó la igualación de las condiciones sociales y el desarrollo de las bases materiales de la ciudadanía en el campo, claro, pero sin afectar radicalmente las desigualdades económicas y la marginación de gruesos sectores de la sociedad peruana. Reconoció y oficializó el quechua como lengua oficial, valorando de esta manera también su cultura y su identidad. Sin embargo, este reconocimiento duró muy poco tiempo. El gobierno del general Francisco Morales Bermúdez lo anuló, atendiendo a las protestas y presiones de las clases medias y altas del mundo urbano. Después del pronunciamiento militar del general Francisco Morales Bermúdez, el 29 de agosto de 1975 en la ciudad de Tacna, neutralizadas las reformas velasquistas, morigerando el radicalismo de las reformas del gobierno de la primera fase; el nuevo gobierno militar inicia la segunda fase28, agobiado por
27

El gobierno militar de Juan Velasco Alvarado, fue caracterizado como un gobierno nacionalista y de oposición limitada al imperialismo norteamericano, y pretendía construir un capitalismo de Estado. En el resto de países de América Latina, reinaban los gobiernos militares llamados gorilas, como los del cono Sur: Jorge Rafael Videla, en Argentina; Hugo Banzer, en Bolivia; Alfredo Stroesner, en el Paraguay; José María Bordaberry, en el Uruguay; Augusto Pinochet, en Chile -después de sangriento golpe Militar que derrocó al gobierno democrático de salvador Allende, el 11 de setiembre de 1973-; y posteriormente el gobierno de Francisco Morales Bermúdez, en 1975. Estas dictaduras militares organizaron una coordinadora para la represión y muerte, más conocida como el Plan Cóndor, para perseguir y ejecutar extrajudicialmente a los revolucionarios latinoamericanos. Estos gobiernos gorilas, violadores de los derechos humanos, eran protegidos por Estado Unidos, con la coartada de defender la civilización occidental y cristiana frente a la penetración del comunismo internacional, y la influencia de la Revolución Cubana.
28

“…, la crisis económica y la política de la “segunda fase” redujeron a las organizaciones sindicales y a sus dirigencias políticas a este último campo: la lucha por salarios y subsidios. En un segundo momento, ya al filo de los años ochenta, la continuación y profundización de la crisis desplazó a los sindicatos y los reemplazó por madres de familia de sectores indigentes, que organizaban los “comedores populares” con el apoyo de la Iglesia Católica. Y por multitud de micro-productores y vendedores ambulantes, a los cuales Hernando de Soto llamará “informales”, pero a quienes además caracterizaría como “empresarios”. Los rostros que

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

59

una gran crisis económica y social; y ahogado por el protagonismo popular de los movimientos sociales descontentos, que fue la expresión de un enfado colectivo, y la viva voz de la protesta popular, contra un régimen demagógico y autoritario. La fuerza contundente de los movimientos sociales y las demandas de un grueso sector de la sociedad peruana sedientas de justicia social, tanto tiempo desatendidas e ignoradas, fueron acalladas por la dictadura militar mediante la persecución y represión política. El punto culminante de la resistencia y el protagonismo de los movimientos sociales fue el histórico Paro Nacional del 19 de julio de 1977, que marca la definitiva derrota política de la dictadura. Sin embargo, este triunfo popular tuvo sus costos sociales, ya que más de 5 mil dirigentes obreros sindicales fueron despedidos de sus centros de trabajo, y los dirigentes barriales29, campesinos, mineros, metalúrgicos, pescadores, magisteriales, bancarios, militares nacionalistas y políticos de izquierda fueron hostigados, apresados y deportados arbitrariamente. Ante la insurgencia, la rebelión y el protagonismo popular de los movimientos sociales, el gobierno de Francisco Morales Bermúdez se vio obligado a abrir la transición democrática30, convocando a los diversos partidos políticos de centro y de derecha, pero buscando excluir del juego político a las movilizadas clases populares urbanas y rurales, así como a los partidos de izquierda marxista y al velasquismo que había pasado a ensanchar el campo de la izquierda31. III. La génesis de los movimientos sociales de NNATs: expresión de un malestar colectivo, voz viva de protagonismo y creatividad

simbolizaban a las clases populares iban a cambiar drásticamente”. (Rochabrún, Guillermo. Batallas por la teoría, En torno a Marx y el Perú.35).
29

En el mes de agosto del año 1977, cuando nos desempeñábamos como dirigentes del Consejo Ejecutivo Comunal de la Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador- CUAVES, que en aquel entones luchaba por el derecho de contar con los servicios de agua y desagüe, fuimos confinados en los calabozos de Seguridad del Estado por espacio de 20 días, acusados de subvertir el estado de emergencia y el orden público. Durante esta etapa, muchos dirigentes barriales y amigos como es el caso de Antonio Aragón Gallegos y Elio Portocarrero Ríos, José Antonio Fernández Salvatecci y Eloy Villacrez, tuvieron que asilarse en la Embajada de Panamá y Venezuela respectivamente.
30

El reclamo básico, el grito común de los movimientos sociales, no era sólo defender las reformas de la primera fase, y la representatividad política de ciudadanía, sino, sobre todo, su poder. Exigencia de cratos, tanto como de demos. Entonces, la indignación e insurgencia era comprensible y se justificaba.
31

Véase López Jiménez, Sinesio. Op. Cit. Pág. 158.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

60

Los movimientos sociales de NNATs tienen sus raíces en las luchas de los obreros de las fábricas en los años 1963-1976; y el año 1977 experimentaron la embestida patronal de despidos arbitrarios en base al Decreto Ley Nº 010, emitido por la dictadura, que facultaba a los empresarios dicha operación. Entre los despedidos se encontraban un inmenso número de militantes de la Juventud Obrera Cristiana-JOC, a la sazón dirigentes sindicales o pertenecientes a la comunidad industrial creada por los militares, como una forma de participación de los trabajadores en la cogestión de la empresa. Muchos de estos jóvenes tenían militancia partidaria y otros habían bebido del pozo de agua cristalina de la Teología y Filosofía de la Liberación32. Es en este contexto de turbulencia social y lucha política, bajo medidas extremas de represión, estado de emergencia, toque de queda y desmontaje de las reformas económicas y sociales del velasquismo, que emerge el primer movimiento social de NNATs desde las entrañas mismas del movimiento popular y por la feliz iniciativa de la Juventud Obrera Cristiana, también desocupados y despedidos arbitrariamente de sus centros de trabajo33. Estos jóvenes, hermanos, cuñados, tíos y primos de los NNATs, premonitoriamente privilegiaron dar respuesta a esta pregunta: ¿Qué tipo de jóvenes tendremos dentro de 10 años, si las cosas siguen como ahora, en que ser joven, obrero y, además estudiante, es objeto de persecución política en el campo laboral y social? Y ellos mismos se respondieron: “Tendremos jóvenes desmovilizados, sin experiencia sindical ni política, sin entender las luchas de sus mayores o de otros sectores, desmovilizados en lo social y en lo político. Intentar organizarlos, será muy tarde. Por ello debemos comenzar antes. Con los niños y adolescentes trabajadores. Nosotros mismos hemos empezado a trabajar desde niños en el servicio doméstico, en las plazas, en los negocios con nuestros padres o solos”34. Esta experiencia organizativa de los NNATs, intentaba responder básicamente a la problemática que afectaba a muchos NNA de los sectores populares, especialmente a aquellos que, debido la miseria en que se debatían y a
32

Véase Cussiánovich Villarán, Alejando. Historia del pensamiento social sobre infancia. Pág. 36.

33

“En 1976 un grupo de jóvenes trabajadores despedidos, con experiencia de fábrica, sentimos la urgencia de iniciar una labor con niños y adolescentes trabajadores. En este momento nos encontrábamos en un contexto social y político marcado por el retroceso de las reformas velasquistas, una creciente represión sobre el movimiento popular puesta de manifiesto en los despidos de obreros al amparo del D. S. 010, la implantación del estado de emergencia y la suspensión de garantías que duraría más de un año” (Torres, Nelly. El MANTHOC: Niños que se organizan. Pág. 49. Niños trabajadores: experiencias y reflexiones).
34

Véase Cussiánovich Villarán, Alejandro. Op. Cit. Pág. 37. Las cursivas son mías.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

61

la falta de las condiciones más elementales para vivir con dignidad, se veían obligados a trabajar desde muy temprana edad, la mayoría de veces para autofinanciarse los útiles escolares, ropa, pasajes y contribuir incluso al sustento familiar ante los abismos de desigualdad, pobreza y marginación en que vivían la mayoría de familias urbanas y rurales en esos años. El inédito nacimiento de un movimiento social de NNATs cobra trascendencia histórica porque representa y simboliza la toma de conciencia, a veces desconcertante, respecto a que el sentido común y el imaginario social de la gente no iba en la línea que inspiraban los procesos de una organización autónoma, con una clara vocación nacional e internacional. Esta organización, que desde su génesis reivindicaba el derecho a la participación protagónica de los NNATs, cuando perciben que no se les entiende como ellos se autoproclaman, no como víctimas y merecedores de compasión, sino como chicos y chicas que defienden su fuente de vida, su dignidad, sus sueños, sus aspiraciones y su trabajo; es cuando la organización social se ve confrontada con la exigencia de la formación y capacitación a través de la reflexión en la vida de cada grupo y, en eventos de mayor alcance entre los NNATs de diferentes sectores o barrios y ciudades, y así construir una masa crítica35. Sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que los Movimientos Sociales de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe son hijos de la lucha social y política de los trabajadores del campo y la ciudad; y como tal, son los herederos de la rebeldía liberadora de los movimientos sociales de los desposeídos, de los de abajo; y simbólicamente representan los ecos que emergen desde el subsuelo mismo. En suma, son hijos de la resistencia que brota desde el mismo sótano de nuestras sociedades; frente a una existencia lacerante y rota se constituyeron en fuente de vida, de lucha por la dignidad y la democracia de los oprimidos que históricamente buscan pan, libertad, igualdad, fraternidad36, ternura y belleza no sólo para sí, sino también para todos los NNATs organizados o no de América Latina, el Caribe y el mundo37.

35

Véase Cussiánovich Villarán, Alejandro y Donald Méndez Quintana. Movimientos Sociales de NATs en América Latina, Análisis histórico y balance político en los últimos treinta años. Pág. 11.
36

La trinitaria que nos ofreció el pacto de la modernidad, con el triunfo de la Revolución Francesa en 1789; y que hasta la fecha no se ha hecho realidad en la vida social de los peruanos y latinoamericanos.
37

“Benditos sois vosotros, millones de menores, carentes y abandonados, niños y niñas de la calle, víctimas de una sociedad de exclusión que el Padre abomina. (…). Felices los movimientos que buscan la liberación de todos, comenzando por los oprimidos y por los marginados. (…). Bienaventurados los que buscan nuevos caminos para sobrevivir, nuevas formas de producir, de distribuir comunitariamente, de consumir

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

62

IV. La organización y participación protagónica de los NNATs en los movimientos sociales: avatares y percepciones Todos recordamos, y aún percibimos, que en el primer lustro de la década de los años 70’ con el endurecimiento de la dictadura militar de Francisco Morales Bermúdez, que cumpliendo los dictados del FMI y el Banco Mundial inicia un proceso de ajustes económicos, más conocidos en aquella época, como los “paquetazos económicos”38, se agudizan las contradicciones entre gobernantes y gobernados. Desde aquel momento histórico el Perú fue escenario y teatro de operaciones de la insurgencia y rebeldía de los movimientos sociales donde se mezclaban trabajadores blancos, indios, mestizos, negros, jóvenes, mujeres, NNA del campo y la ciudad que movidos y animados por la defensa de sus derechos, ávidos de sed para beber el agua de la justicia social, la solidaridad, el amor y el derecho a una vida digna, irrumpieron protagónicamente en el escenario social y político de la sociedad. Ahora bien, cuando hablamos de la categoría movimiento social designamos a un segmento de la población que ha desarrollado la capacidad de indignación, oposición, rechazo, protesta, resistencia y propuesta alternativa frente al autoritarismo del Estado antidemocrático y un orden tutelar excluyente, nos referimos a sectores sociales o clases insatisfechas contra la obra de las oligarquías liberales. Decimos que es social, porque es en el ámbito de la sociedad donde el movimiento germina, crece y se desarrolla. Desde nuestra experiencia, llegamos a la conclusión que la desigualdad económica y social es la partera de los movimientos sociales y de las estrategias de lucha que buscan los sectores desposeídos para la satisfacción de sus necesidades básicas y de desarrollo. Entonces, cuando hablamos de movimientos sociales nos referimos a la capacidad de propuesta y respuesta de un grupo

compartiendo” (Boff, Leonardo. La dignidad de la tierra, ecología, mundialización, espiritualidad, La emergencia de un nuevo paradigma. Pág.16).
38

“(…). Los gobernadores del Banco (y del FMI) son habitualmente los Ministros de Finanzas o los presidentes de los Bancos Centrales de las naciones respectivas. Teóricamente los gobernadores eligen al presidente del Banco pero, en la práctica, el presidente siempre ha sido un ciudadano de EE. UU. Elegido por el gobierno de EE. UU., habitualmente por el Ministro de Finanzas (Teasure Department), en tanto que el jefe del FMI es tradicionalmente europeo. Las reuniones anuales entre el Banco y el FMI son la ocasión en que se encuentran todos los gobernadores de las dos instituciones” (Toussaint, Eric. La bolsa o la vida. Pp. 2002-203).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

63

determinado que busca el cambio39 para contribuir a la construcción de un nuevo proyecto histórico democrático40. Cuando abordamos la cuestión de los movimientos sociales de NNATs en el Perú, no podemos dejar de mencionar dos hechos sociales de gran importancia. El primero, es el nacimiento del primer movimiento social de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe; nos referimos al Movimiento de Adolescentes y Niños Trabajadores Hijos de Obreros Cristianos- MANTHOC, que es heredero y depositario de la tradición revolucionaria y rebelde de los movimientos sociales en la región; y el segundo, la fundación del Movimiento Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores Organizados del Perú-MNNATSOP. Ambos movimientos se forjaron para la lucha y participación en la vida política de nuestro país, como parte de la emergencia de un nuevo imaginario anticapitalista. Es por ello que después tuvieron la audacia de acrisolar la unidad de los NNATs de América Latina y el Caribe, culminando con la fundación del Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Niños, Niñas y Adolescentes TrabajadoresMOLACNATs. V. La unidad de los NNATs de América Latina y el Caribe: movimiento social que anuncia y denuncia El MOLACNATs representa la unidad de los NNATs de América Latina y el Caribe. Es un movimiento que anuncia la vida plena, la lucha por la dignidad y la democracia; y denuncia el abuso del poder, el autoritarismo y la injusticia social. Está integrado y dirigido por los propios NNATs que están presentes en Bolivia, Chile, Paraguay, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador y Guatemala. Su génesis data de 198941. Nació en el Perú, tierra donde se sembró la semilla liberadora del
39

“(…): la sociedad no se entiende solo como sistema de dominación; los individuos se niegan a ser puras víctimas y luchan por ser reconocidos como sujetos y actores. La acción humana, la creatividad y el conflicto están en el corazón de la vida social” (Sulmont Samain, Denis. El Sujeto en el Corazón de la Vida Social. Introducción a la Sociología de Alain Touraine. Pág. 17).
40

“Es el proyecto de sociedad en la cual todos los ciudadanos tienen una igual posibilidad efectiva de participar en la legislación, en el gobierno, en la jurisdicción y en definitiva en la institución de la sociedad. Este estado de cosas presupone cambios radicales en las instituciones actuales. Aquí es donde puede llamarse proyecto revolucionario, entendiendo que revolución no significa, matanzas, ríos de sangre, la exterminación… o la toma del palacio… Es claro que tal estado de cosas está muy lejos del sistema actual, cuyo funcionamiento es esencialmente no democrático. Llaman democráticos a nuestros regímenes falsamente, porque son oligarquías liberales” (Castoriadis, Cornelius. Una sociedad a la deriva. Pág. 20).
41

Año en que, paradójicamente, cae el Muro de Berlín y los Estados del mundo, a excepción de Estados Unidos y Somalia, aprueban la Convención sobre los Derechos del Niño.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

64

protagonismo organizado y autónomo que poco a poco fue germinando y extendiendo su accionar en esta tierra fértil que es América Latina y el Caribe; paradójicamente con sociedades marcadas por una historia de desencuentros, fracturas sociales, económicas, geográficas, políticas y culturales. El MOLACNATs se forjó como la ineludible necesidad de los propios chicos y chicas de crear espacios autónomos de organización y participación protagónica; y fundamentalmente para el intercambio de experiencias, acciones de movilización social y lucha política en contextos de exclusiones y marginaciones tempranas, que es una constante en toda nuestra historia, después del primer desembarco del capitalismo en el siglo XV, durante el cual América Latina y el Caribe fue herida, mutilada y fracturada en cuerpo y alma; y cuyas heridas aún cargamos42; y permanecen sin cicatrizar desde el establecimiento de los Estados nacionales, donde se han dado la mano permanentemente lo que podríamos llamar una suerte de “cultura política” favorecedora de la violencia y de la muerte43. Actualmente, la comunidad latinoamericana y caribeña de NNATs, aglutina a diversas organizaciones que desde la vida cotidiana luchan por construir una comunidad anhelada, donde se den la mano el desarrollo y la democracia44, una utopía por conquistar, que nos permita vivir digna y gozosamente en nuevas sociedades, donde la libertad, fraternidad e igualdad constituyan el alimento de nuestras existencias. Sólo en esa medida dejaremos atrás a las actuales sociedades indolentes, inhumanas; en las cuales ha sido recurrente el llamado a la violencia como una forma de dirimir conflictos de intereses, o de imponer visiones de país o nación; o para restaurar el orden o principio de autoridad cuando se cree que éste se halla amenazado. Este es el pensamiento de amplios sectores de las
42

Véase Freire, Paulo. Pedagogía de la Indignación. Pág. 84

43

“En el caso de sociedades como la peruana y como otras de la región –Guatemala, El Salvador, la afligida Colombia de nuestros días- será difícil pensar en un aspecto del pasado inmediato, y todavía vivo, que no esté relacionado con los procesos de violencia armada en los que se ha enfrentado, en situaciones distintas, con escalas diversas, con duraciones distintas, organizaciones no estatales –sea que las llamemos guerrilleras, subversivas o terroristas- con las organizaciones coactivas del Estado –fuerzas militares o policiales u otros cuerpos para estatales incorporados a la lucha contrasubversiva-.” (Lerner Febres, Salomón. ¿Se aprendió la lección del conflicto armado interno? Pág. 55. En: Perú ante los desafíos del siglo XXI).
44

“AFIRMAR QUE LA DEMOCRACIA es una utopía por construir tal vez no es algo nuevo en América Latina; la materia de controversia reside en qué tan cerca o lejos está un país de ella. Máxime sabiendo que no hay un modelo único, sino que hay muchos procesos democráticos (Bartra 2005: 329)”. (Archilla Neira, Mauricio. Luchas sociales y democracia en Colombia 2001-2005. Pág. 155. En: La nueva coyuntura crítica en los países andinos).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

65

clases medias, altas y de los que ejercen el patrón del poder que invocan el uso de la fuerza del Estado, como la única forma más eficaz y expeditiva de mantener la tranquilidad pública y el statu quo cebado de violencia simbólica y autoritarismo. Es preciso reiterar que los movimientos sociales de NNATs en América Latina y el Caribe surgen para tomar distancia de cierta concepción arcaica de la historia de las ideas respecto de la democracia, el desarrollo y la participación de los NNATs y NNA, ancladas todavía en la Doctrina de la Situación Irregular que considera al niño pobre y excluido como menor, incapaz y objeto de protección tutelar. Entonces, insurgen contra el aislamiento, conformismo y opresión instaurada por las tiranías oligárquicas. Es por esto que a los NNATs los reconocemos como portadores de un pensamiento nacido de la Emancipación y para la Emancipación, que no sucumbe a las modas pasajeras, y en cambio enriquece la reflexión que está en franca emergencia, a medida que el capitalismo neoliberal se revela cada vez más como insostenible para la humanidad, y que impide a los NNATs la participación política y el goce pleno de la democracia45. En consecuencia, el mérito de los Movimientos Sociales de NNATs en América Latina y el Caribe, radica en que nacen trece años antes de la vigencia de la Convención de los Derechos del Niño46, levantando las banderas democráticas de la organización, participación autónoma y protagónica, al reconocerse como actores sociales, sujetos políticos y económicos. Por tanto, se adelantaron a su época recusando el imaginario social correccionalista. Nacen, pues, desde las mismas entrañas de los movimientos populares y ante la necesidad ineludible de luchar por la forja de un nuevo imaginario social y económico. Hoy en día, en un contexto donde el foco de un debate teórico e ideológico virtualmente ha desaparecido, necesitamos recuperar el debate de la cuestión social, porque
45

“La población no participa de la vida política: no es participar el hecho de votar una vez cada cinco o siete años por una persona que no se conoce, sobre problemas que no se conocen y que el sistema hace todo para evitar que se conozcan. Pero para que haya un cambio, para que haya de verdad autogobierno, es preciso cambiar las instituciones, claro está, para que la gente pueda participar en la dirección de los asuntos comunes; pero también es preciso, sobre todo, que cambie la actitud de los individuos hacia las instituciones y hacia la cosa pública, la res publica, eso que los griegos llamaban tà koiná (los asuntos comunes). Pues hoy, dominación de una oligarquía y pasividad y privatización del pueblo no son más que las dos caras de la misma moneda” (Castoriadis. Cornelius. Op. Cit. Pp. 20-21).
46

El 20 de noviembre de 1989, todos los Estados del Mundo que forman parte de las Naciones Unidas, – menos Estados Unidos y Somalia- por primera vez en la historia de la humanidad reconocen a los NNA como sujetos de derechos, marcando así un cambio paradigmático respecto de la condición de ser niño. Los principios de la Convención, se resumen en lo siguiente: 1) Derecho a no ser discriminado; 2) Derecho a la supervivencia y el desarrollo; 3) Derecho a la participación (Artículo 12); y 4) Interés Superior del Niño.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

66

existen posibilidades de hacer de los niños –organizados o no- nuevos sujetos en lo social, en lo político y económico; como oposición a la lógica del capitalismo, cuya tendencia es reducir a los NNA y NNATs a simples sujetos económicos, productores o consumidores. Desde la lógica de los movimientos sociales de NNATs, es posible crear las oportunidades para que los NNA se desarrollen como actores sociales, sujetos políticos, económicos y protagonistas de su desarrollo. Estas dimensiones, hoy están más abiertas y vigentes para la infancia organizada47. VI. Globalización y reformas neoliberales: ¿repliegue, apatía y resistencia de los movimientos sociales de NNATs? Desde la derrota definitiva de los gobiernos militares en América Latina y el Caribe; la audaz irrupción de los Movimientos Sociales de NNATs en el escenario social y político de la sociedad peruana el año 1976, y la posterior recuperación de la democracia el año 198048 en medio de una feroz crisis económica, social y política de impredecibles consecuencias por el agotamiento del sistema de industrialización sustitutiva como modelo de desarrollo, el fracaso del populismo, el inicio de la lucha armada y la imposición del Consenso de Washington a nivel global, se crearon grandes expectativas en nuestras sociedades que, como la peruana, están intentando construir y consolidar la democracia, pero que todavía

47

Véase Cussiánovich, Alejandro. Ser pobre y niño hoy en América Latina. Pág. 24. En: Niños trabajadores: experiencias y reflexiones.
48

“En los años 80, los conflictos sociales y políticos se fueron agudizando como nunca antes y una de sus más dramáticas manifestaciones era el enfrentamiento entre dos terrorismos: el terrorismo desencadenado por el movimiento subversivo Sendero Luminoso y como respuesta el terrorismo de Estado. Al mismo tiempo, los partidos y agrupaciones de la izquierda legal en su gran mayoría, a despecho de sus ruidosas y agrias discrepancias, fueron saliendo de su crónica fragmentación y dispersión y en 1983 conformaron un amplio frente denominado Izquierda Unida (IU) el cual abiertamente disputaba con el APRA la hegemonía de la dirección política de los trabajadores y eventualmente el control del Estado. Desde entonces y durante un tiempo, éstas fueron las dos fuerzas electorales más importantes del país” (Valladares Quijano, Manuel. Huelga Policial y Paro Nacional de Trabajadores en Mayo de 1987. Detonantes de la más grave crisis política en el Perú de fines del siglo XX. Pág. 136. En: Historias: Revista de la Asociación de Historia, Sociología y Ecología. Año II, Nº 2, enero-junio 2007).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

67

tiene como telón de fondo un pasado arbitrario y violento 49, mucha agua ha corrido bajo el puente. Ahora bien, es bueno reconocer que en las décadas posteriores a la transición democrática, los sucesivos gobiernos en el Perú prepararon e implementaron la apertura neoliberal a la inversión de capitales nacionales e internacionales a costa de la desindustrialización y el debilitamiento de los movimientos sociales, para dar prioridad a un modelo de desarrollo económico basado en las industrias extractivas: minería, petróleo, gas, agroindustria, agro exportación, hidroeléctricas y la explotación forestal. Estos procesos neoliberales inmersos en los procesos generales de globalización dieron también impulso y prioridad a la concentración de tierras, concesiones mineras, petroleras, forestales y, consecuentemente, a la acumulación del acceso y derechos al agua de estos grupos económicos dominantes. Los efectos ambientales y los conflictos sociales han crecido desde el año 2000 hasta hoy. El gobierno de Alan García -2006-2011intensificó este modelo agresivamente, ajustando la legislación peruana en función del TLC, la penalización y criminalización de la protesta social, y ofreció mayor acceso al territorio de comunidades campesinas e indígenas para la inversión nacional, extranjera y la explotación industrial-empresarial mediante la tercerización laboral50, condenado a millones de peruanos a la insignificancia51. A pesar de esta ofensiva, si miramos retrospectivamente los últimos treinta años transcurridos de la historia de América Latina y el Caribe, nos sorprenderá descubrir la riqueza de ese período excepcional. Si bien es cierto que con el correr de esos años se sepultaron definitivamente a los gobiernos dictatoriales militares que dominaron la mayoría de los pueblos de la región; sin embargo, aún quedan rastros autoritarios de éstos, aunque existe la convicción de que esa fase negra y nebulosa de la historia se ha superado aparentemente. Por otra parte, no podemos olvidar el hecho que, paradójicamente, ha sido un largo período de
49

“… la crisis del Estado, el agotamiento de la industrialización sustitutiva como modelo de desarrollo, el fracaso del populismo y la aplicación del ajuste neoliberal han acentuado las políticas de exclusión estatal. El Estado ya no sólo se vio incapacitado para seguir desempeñando el papel activo que en las últimas décadas había desempeñado en el proceso económico del país sino que tuvo dificultades crecientes para organizar el orden democrático y para producir y reproducir el orden económico-social. (…). Esta coexistencia contradictoria de la democracia con la crisis económica, social y política del 80 revele,… la fragilidad de la democracia… también sus potencialidades... El ensanchamiento de la pobreza y el mantenimiento de la democracia y de la democratización elevan la tensión entre las expectativas de vastos sectores sociales y la poca capacidad de satisfacerlas a dimensiones insospechadas, lo que dificulta el rol arbitral del Estado que se ve también tensionado por la necesidad de elevar los niveles de exclusión y las amplias demandas de participación de los excluidos”. (López Jiménez, Sinesio. Op. Cit. Pp. 158 y 162)
50

Véase Bueno de Mesquita, Mourik. Agua, concentración de recursos naturales y conflictos en el Perú. Pág. 179. En: Justicia Hídrica, acumulación, conflicto y acción social.
51

Véase Castoriadis, Cornelius. Una sociedad a la deriva. Pág. 345.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

68

violaciones masivas de los derechos humanos, en especial los derechos económicos, sociales y culturales-DESC, y la privatización de las libertades fundamentales, lo que no se puede borrar tan fácilmente de la memoria y conciencia colectiva de los pueblos, que con toda firmeza dicen “nunca más” se repetirán52. Efectivamente, “nunca más”, gobiernos militares y civiles autoritarios, antidemocráticos, violadores de los derechos humanos, economías inhumanas, humillantes, esclavizadoras que nos condenan a la insignificancia. En definitiva, frente a estos males, la esperanza es lo último que nunca muere. Por más postrados y oprimidos que estemos, siempre podemos dar un salto o cuando menos recurrir al derecho a la protesta: un derecho que conservamos siempre y que nadie puede destruir; es por ello que en un mundo desbocado por la globalización neoliberal, donde los Estados no protegen socialmente a los niños y sus familias, habiéndonos convertido en sociedades sin cohesión social53, no hemos doblado la espalda delante de nadie, surgiremos desde abajo como ciudadanos de un nuevo tiempo para salvar la vida de la humanidad 54. Dicho lo anterior, subrayamos que estas reflexiones están orientadas a reconocer que la clave para comprender el reflujo y flujo de la lucha de los movimientos sociales55, a la que no escapan los NNATs; requiere que vayamos más allá de un análisis frío de la crisis económica. Debemos examinar la cuestión de la lucha política, estableciendo la relación existente entre la política electoral y la de masas que todavía no ha culminado en esta larga transición democrática 56.
52

En América Latina y el Caribe, paradójicamente, mientras los gobiernos asumían sumisamente las políticas económicas del Consenso de Washington, cumpliendo los dictados del FMI y BM, también asistíamos a transiciones democráticas después que los militares regresaron a sus cuarteles.
53

Véase Jaramillo García, Enrique. Los niños y niñas, sujetos de derechos. Pág. 83. En: Infancia en vilo. Iniciativas para la infancia y la educación nacional.
54

Véase Boff, Leonardo. Tiempo de Trascendencia. El ser humano con un proyecto infinito. Pp. 89-91.

55

“El proceso de globalización afecta las conquistas sociales y desdibuja el marco en el cual se han venido desenvolviendo los movimientos sociales. Significa que las luchas y los nuevos movimientos sociales no pueden tomar en cuenta solamente el marco nacional, sino el plano mundial, y deben incorporar en el centro del análisis social al sujeto como agente de transformación de la sociedad (Sulmont Samain, Denis. Op. Cit. Pág. 117).
56

“Durante ese período, hubo diversos intentos en los países de la región para llegar a plasmar modos de vida democráticos. Los sueños colectivos motivaron a quienes bregaron por el cambio a empecinarse en concretar sus metas; las ilusiones pretendieron alcanzar lo que años de represión (que fueron décadas en algunos casos: Brasil, Bolivia) no consiguieron arrancar de la vida de los pueblos. El empeño para forjar lo que había sido negado por la violencia y la coerción fue grande. No obstante, por diversas razones la voluntad popular no llegó a concretarse. El desencanto cundió con rapidez. Las naciones que habían pasado por la amarga noche de las dictaduras, luego de un breve período de tiempo en el que creyeron que sus

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

69

La razón es clara: todas las economías latinoamericanas están en crisis y como tal adolecen de posibilidades para erradicar las desigualdades, pero en algunos países la lucha avanza y en otros declina57. Está en curso una nueva situación y emerge el imaginario anticapitalista58, no obstante que los partidos tradicionales de derecha y de la izquierda legal desaparecieron casi completamente del escenario político59. Y en el caso de la izquierda, sus intelectuales más connotados fueron naturalizados por los defensores del pensamiento único en el poder. Desde nuestra realidad, no podemos ignorar que los viejos y jóvenes intelectuales de izquierda deambulan sin rumbo y como zombis, ajenos a proponer otras alternativas que no sean las de ofrecer el paradigma neoliberal y la economía de libre mercado. En nuestro caso y a partir de nuestra experiencia de vida, tenemos la impresión que los viejos y jóvenes colaboradores que acompañamos a los movimientos sociales de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe, hemos perdido nuestra militancia política y capacidad de lucha. Autocríticamente, debemos admitir que perdimos la capacidad de indignación frente al sufrimiento de los otros; olvidamos el compromiso y la coherencia para abordar la cuestión social, salvo muy honrosas excepciones, como es el caso de los Colaboradores y NNA de GENERACION, que han continuado con sus justos reclamos de justicia social. El abandono de nuestras utopías nos impidió seguir persistiendo por la forja de un nuevo proyecto histórico-social60. Entonces: ¿En parte, somos responsables de la debilidad de los movimientos sociales de NNATs? ¿Caímos en la apatía y el repliegue? ¿Doblamos la espalda delante de los poderosos? ¿Perdimos la utopía que abre la puerta de la esperanza?
anhelos podrían tomar forma, fueron presas de crisis y escepticismo. Además, fue el momento en el que el peso de las deudas contraídas, principalmente por los militares en el gobierno, fue un factor que contribuyó en gran medida a cercenar los deseos populares. El optimismo que prevaleció cuando se produjo la transición entre los regímenes, dio paso a la frustración”. (Santa de Ana. Julio. Haciendo camino con los pobres. Pp. 31-32. En: Libertad y Esperanza a Gustavo Gutiérrez por sus 60 años).
57

Véase Petras, James, y Henry Veltmeyer. Los intelectuales y la globalización, de la retirada a la rendición. Pág. 80).
58

“Actualmente, la resistencia se extiende a la virtual totalidad del “globo” y en especial entre las juventudes de los países centrales. En el caso de América Latina, ningún país está exceptuado de crisis políticas y económicas empujadas, en buena medida, por las masivas luchas de resistencia de los explotados, de los dominados y discriminados. Sin la manifestación y “globalización” de la resistencia contra el imperialismo globalizado, los dos Foros Sociales Mundiales en Porto Alegre, los años 2001 y 2002, habrían sido imposibles o de magnitudes y resonancias insignificantes”. (Quijano, Aníbal. El nuevo imaginario anticapitalista. Pág. 63. En: Repensar la política desde América Latina).
59

“Las ideologías tradicionales, de “derecha” o de “izquierda”, se han vuelto completamente vacías; nada esencial separa los programas de los partidos respectivos” (Castoriadis, Cornelius. Una sociedad a la deriva. Pág. 283).
60

Véase Castoriadis, Cornelius. Op. Cit. Pág. 20.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

70

Lo más doloroso y desconcertante es que los viejos y jóvenes colaboradores, otrora ‘progresistas y democráticos’, militantes, coherentes y comprometidos, hemos proscrito de nuestros discursos, prácticas sociales y políticas los fundamentos de la Teología y la Filosofía de la Liberación que en la década de los años 70 alimentaron la vitalidad de la presencia de las mujeres, de los NNATs, de los NNA, de los jóvenes comprometidos con la tarea histórica de la transformación social61. Hoy en día, nuestros discursos sociales y políticos han sido subalterizados con propuestas engañosas, como el de alivio y lucha contra la pobreza, hemos renunciado a la lucha social y política por el poder y la democracia. En resumen, dejamos en el camino la reflexión y discusión crítica junto a los NNATs, sobre las causas de la desigualdad y la pobreza, que es una vergüenza para la existencia del ser humano. Hemos abandonado las tareas pendientes que nos enseñan la Teología y Filosofía de la Liberación 62, siervas de la justicia social. VII. Los movimientos sociales son como los árboles, enraizados en el suelo, proporcionan fuerzas para persistir en la lucha.

61

“Esta corriente surge en 1968, a partir de la reflexión del sacerdote peruano Gustavo Gutiérrez sobre la orientación de la Iglesia latinoamericana post conciliar, en el marco de la Conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín. El eje de esta reflexión es “la opción preferencial por los pobres” y una perspectiva integral de liberación de todos los seres humanos, dando prioridad a los oprimidos y marginados. Este enfoque señala los límites de las políticas “desarrollistas”, que mantienen los lazos de dependencia y soslayan el carácter conflictivo del proceso liberador” (Sulmont Samain, Denis. Op. Cit. Pág. 37).
62

“Como en toda disciplina concebida ambiciosamente y con acierto inicial de enfoque, la Teología de la Liberación gestada por el compromiso y visión de Gustavo Gutiérrez tiene aún por delante tareas pendientes, si quiere recorrer prometedores caminos abiertos por el propio Gustavo hace más de treinta años. (…). Se trataría de un esfuerzo por enriquecer la mediación científico-social y filosófica de la Teología de la Liberación, con el aporte de un análisis crítico, ético y económico, de las políticas económicas. Un esfuerzo semejante permitiría una reflexión teológica que parta, no ya de visiones generales y de cierto grado de abstracción del sistema capitalista, sino del proceso cotidiano como este sistema se configura, se modifica, y se desarrolla mediante los ejercicios institucionalizados de elaboración de las políticas públicas. (…).No es suficiente hablar de la necesidad de cambio del sistema, con acentos de los años setenta, ni de ponerle un rostro humano a la globalización, o de globalizar la solidaridad, en expresiones más contemporáneas. Se trata de examinar los márgenes de factibilidad de variación de la realidad que están potencialmente contenidos en los análisis sobre los que se construyen las políticas públicas nacionales e internacionales, y de leer en ellos desde la ética y la teología lo más deseable entre lo factible. Es en esos intersticios de la realidad donde pueden ir avanzando las impostergables luchas por la liberación de una pobreza y una creciente desigualdad que padecen cada vez más instaladas en América Latina” (Chávez Ortiz, Jorge. Teología de la Liberación. Algunas tareas pendientes. Pp. 392-393. En: Libertad y esperanza, a Gustavo Gutiérrez por sus 80 años).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

71

En el devenir histórico de éstas décadas los movimientos sociales en el Perú, en la región latinoamericana y caribeña crean nuevos espacios de organización y resistencia, pese a la emergencia de lo que podríamos llamar un doble ejercicio de subalternidad: una interna, en la que las poblaciones excluidas y sus movimientos sociales, como el de los NNA y NNATs, son subordinadas por las élites de poder nacionales, y al mismo tiempo existe una externa, expresada en la subordinación de estas élites a las lógicas y dinámicas culturales de los países hegemónicos que pretenden someternos a la condición de subalternos. Este engarce de subalternidades diversas tiene como condición una socialización de las reglas de aceptación acrítica y pasiva de discursos ajenos a nuestras culturas, que precisamente no se condicen con la creatividad necesaria para continuar con la lucha política y social para la emancipación en el contexto global. Además, privilegia y refuerza el consumo cultural de productos foráneos y la subordinación a una cultura individualista, consumista, antipolítica y de resignación pasiva63. Si pensamos que los subalternos “no pueden pensar políticamente”, entonces reconocemos que sigue existiendo una racionalidad formal: la de los partidos y la academia, o sea la del Estado neoliberal; ante esta racionalidad los movimientos sociales de NNATs y los colaboradores, para no quedar como subalternos estamos llamados y obligados a repensar, redefinir y recrear nuestra militancia social y política en razón que los movimientos sociales (que por su misma naturaleza le pertenecen a los NNATs, no como un movimiento “de solidaridad con ellos”, sino como un derecho irrenunciable) tienen que renacer. Además, no debemos ignorar que en América Latina y el Caribe los NNA y NNATs tienen exigencias e intereses comunes, como el derecho a la educación, a la salud, la recreación; a expresarse y a organizarse autónomamente. Asimismo, demandan no ser explotados y exigen el derecho a trabajar dignamente, sin ningún tipo de cortapisas, cuando tienen la necesidad de hacerlo. Finalmente, mientras en nuestro continente los NNA, NNATs sigan siendo considerados sólo como productores, consumidores y subalternos, siempre estarán presentes los movimientos sociales porque son fuertes como los árboles, y están enraizados en suelo fértil, y tienen las fuerzas suficientes para afrontar las tempestades creadas por la globalización neoliberal. Al ser humano se le puede torturar y hasta matar, pero ninguna fuerza ni nadie puede quitarle su capacidad de indignarse, organizarse, oponerse, movilizarse y liberarse definitivamente. Este paradigma coloca a la persona humana en el corazón mismo de la vida social, allí donde se definen los principales debates, conflictos y apuestas comunes en la búsqueda permanente de ser reconocidos como sujetos y la importancia que tiene para el ejercicio de sus derechos y la democracia, en un mundo globalizado desgarrado y fragmentado64.
63

Véase Golte, Jurgen y Doris León Gabriel. Polifacéticos, jóvenes limeños del siglo XXI. Pág.24. Véase Sulmont Samain, Denis. Loc. Cit. Pp. 103-105.

64

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

72

VIII. Décadas de miedo y violencia política: ¿pérdida de iniciativa para la lucha política de los movimientos sociales de NNATs? Durante las dos últimas décadas del siglo XX, el Perú experimentó dos hechos sociales y procesos desconcertantes; por un lado, fuimos testigos de uno de los procesos de violencia más graves de toda su historia republicana. Se trató del conflicto armado interno iniciado por la organización conocida como Sendero Luminoso cuando declaró la guerra al Estado y a la sociedad peruanos, con las pretensiones de llevar a cabo en el país una revolución maoísta. Esa agresión, que desde el inicio Sendero Luminoso65 llevó a cabo con métodos terroristas y con un despliegue de violencia atroz, fue replicada por las fuerzas de seguridad del Estado con procedimientos tan brutales como los de la subversión que se pretendía sofocar y derrotar. Por otro lado, esta situación de violencia política alcanza su máxima expresión en un momento en que por primera vez en la historia de la humanidad se aprueba en las Naciones Unidas la Convención sobre los Derechos del Niño y, en el caso de nuestro país, cuando el Estado decide formar Parte de la Convención el año 199066. Esta es la paradoja de la época. Ahora bien, a lo largo de dos décadas de gobiernos caracterizados como democracias tuteladas o de baja intensidad, y en una vorágine de violencia política y violación de los derechos humanos por el Estado peruano -1980-2000; y con la irrupción de Alberto Fujimori en la vida política del país en 1990, la estructura organizativa política y el accionar de los movimientos sociales sufren un serio deterioro y debilitamiento a partir de la agresiva política llevada a cabo por el
65

“(…), Sendero Luminoso parecía acusar la existencia de un país “arcaico”, “primitivo”, que las élites occidentales u occidentalizadas –incluyendo a la “nueva izquierda”- habrían ignorado, desorientadas por un desarrollo capitalista aparente. El “Perú profundo” del cual hablara Jorge Basadre décadas atrás volvía a primer plano, ahora bajo un cariz exótico y siniestro, Ya no era el campesino “tradicional”, dotado de una “racionalidad” peculiar; ahora era un ser inalcanzable, ya no por ser portador de una cultura que a fin de cuentas se veía como susceptible de estudiarse, sino pasaba a ser una suerte de autómata movido por pasiones irreductibles” (Rochabrún, Guillermo. Batallas por la teoría, en torno a Marx y el Perú. Pág. 45).
66

“Cabe recalcar que la Convención es un instrumento que en lo inmediato, lejos de contribuir a que el Estado y gobierno coadyuve a disminuir la desigualdad, pobreza, exclusión de los niños en el Perú, paradójicamente ha contribuido a la visibilidad de las violaciones de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. De igual forma que el termómetro pone en evidencia la fiebre en el cuerpo humano y el satélite la quema de los bosques amazónicos, la Convención ha aumentado dramáticamente la visibilidad de la violación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes más pobres y excluidos” (Jaramillo García, Enrique. Los niños y niñas trabajadores, sujetos de derechos. Pág. 83. En: Infancia en vilo. Iniciativas para la infancia y la educación nacional).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

73

gobierno de Alberto Fujimori-Vladimiro Montesinos y el autogolpe de 199267, que significó para las organizaciones de masas muertes y desapariciones y otras pérdidas de carácter material e inmaterial, tales como la crisis agravada de nuestro sistema político, la destrucción del tejido social, el fortalecimiento de la cultura autoritaria, la erosión extrema de diversas instituciones fundamentales y, ciertamente, las profundas heridas psicológicas abiertas, aún no curadas y cicatrizadas, entre la población víctima directa o indirecta de esta situación causada por los actores de aquella época. Esta violencia política 68, aún no superada, también afectó exponencialmente a los movimientos sociales de NNATs. No podemos soslayar que a pesar de los tiempos difíciles que nos ha tocado vivir, en el constante confrontar de nuestras vidas con una historia de injusticias donde se inscribe, entre otros hechos, la secular precariedad de la vida y de los derechos ciudadanos en el Perú; el 21 de marzo de 1996 nace en Huampaní el MNNATSOP, como una de las grandes conquistas de diversas organizaciones de NNATs, que ávidos de la unidad para la acción y lucha política conforman esta organización a nivel nacional con dimensión internacional. Las organizaciones más emblemáticas que cumplieron un rol protagónico en la fundación del MNNATSOP, fueron el MANTHOC y GENERACION. Estas, y otras organizaciones, no fueron precisamente las madres de los movimientos sociales de NNATs, pero en su momento constituyeron parte de un río caudaloso
67

“… vino el autogolpe de Fujimori, el cual fue recibido por la población con una aceptación abrumadora, superior al 80%. A raíz de ello sobrevino en muchos analistas y colegas un “bandazo”, consistente en la proclamación del “carácter autoritario” de las clases populares, el cual ahora era “explicado” por enraizarse en siglos de dominación colonial, e inclusive pre-colonial”. (Ibíd. Pág. 47).
68

“(…) la historia de veinte años de violencia en un país que, de suyo, ya es variado y heterogéneo –es decir, complejo- como el Perú. En ese lapso de dos décadas se desataron no una sino muchas formas de la violencia en la sociedad peruana. (…). En ese proceso que llamamos la violencia política del Perú se produjeron cerca de setenta mil muertes de ciudadanos de toda condición, pero principalmente ciudadanos pobres y que ya desde mucho antes eran víctimas de un desprecio secular en nuestro país por su raza, por su cultura o por su precaria situación económica. En este proceso, las instituciones democráticas que deberían acudir con certeza a la defensa de la ciudadanía amenazada no atinaron a cumplir su papel de manera eficaz y responsable. En aquellos veinte años se acentuaron varios de los males que ya desde tiempo atrás aquejaban a la sociedad peruana: el autoritarismo, la inequidad, la pobreza y. como sustrato de todo ello, cierto hábito de maltrato mutuo que hoy sigue siendo el gran defecto por erradicar de nuestro país. (…). Que las violaciones de derechos humanos cometidas por las organizaciones subversivas – principalmente el PCP-SL- y por las fuerzas de seguridad del estado no fueron hachos aislados. Tales crímenes –ejecuciones extrajudiciales, reclutamiento de niños y niñas, violaciones sexuales y otras- fueron masivos y se perpetraron, en ciertos lugares y momentos, de manera sistemática y generalizada y configuraron, así, delitos de lesa humanidad”. (Lerner Febres, Salomón. Op. Cit. Pp. 58, 59 y 60).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

74

indetenible que discurrió por todo el cuerpo social del Perú, América Latina, el Caribe y el mundo, ya en plena vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño. Mucho se ha escrito y hablado sobre el mensaje que trae la Convención de los Derechos del Niño que se acerca inexorablemente a cumplir el 20 de noviembre del año en curso, 22 años de vigencia. Este tratado de derechos humanos para los niños, reconocido como la revolución copernicana y, la revolución francesa con 200 años de retraso, por el nivel de recepción y aceptación que ha tenido entre todos los Estados, ha llegado inexorablemente a su juventud. Entonces, es necesario preguntarnos: ¿Cuál ha sido el saldo del proceso de apropiación del texto por parte de los movimientos sociales de NNATs? ¿Qué impacto ha tenido en los dispositivos institucionales existentes? ¿Qué denuncias y sanciones se han aplicado a los violadores de los derechos humanos por las fuerzas de seguridad del Estado? ¿Cuál fue la actitud de los movimientos sociales de NNATs frente al las ejecuciones extrajudiciales de NNA en el conflicto armado? ¿Cuál ha sido el efecto de la construcción discursiva de los NNATs y colaboradores a partir de la Convención? ¿Cuál ha sido nuestra acción pedagógica para deconstruir de nuestras mentalidades la razón indolente y ciega, y reemplazarla con la razón amorosa y liberadora a favor del protagonismo de los movimientos sociales de NNATs para la lucha política?69 Estas son algunas interrogantes que nos han rondado y quitado el sueño todo este tiempo, en el que desde nuestras actividades y práctica social hemos permanecido cerca de los movimientos sociales de NNATs. IX. La razón indolente y ciega: dos casos emblemáticos de violación de derechos del niño, niña y adolescente Transcurridos 31 años del inicio de la violencia política en el Perú, y a 22 años de la vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño, se han desplegado algunos esfuerzos por situar en la “agenda pública” el tema de los derechos del niño. Más allá de los pálidos cambios reales experimentados, por ejemplo la promulgación del Código de los Niños y Adolescentes, Ley Nº 27337, el Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia 2002-2010, es visible que en los hechos todavía no se respetan los derechos de los NNA. Al respecto, mencionamos dos hechos que constituyen los símbolos más emblemáticos de la

69

Véase Jaramillo García, Enrique. Los Niños, Niñas y Adolescentes del Perú: ¿Prisioneros de la razón indolente y ciega? En: Infancia, Familia Educación y Sociedad, Unidad de Post Grado de la Facultad de Trabajo Social de la UNCP-Huancayo.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

75

negación de la trascendencia del ser humano como un proyecto infinito 70. Me refiero a la ejecución extrajudicial de campesinos pobres de Accomarca-Ayacucho, quienes vivían en las profundidades del Ande, secularmente olvidados; y por el sólo hecho de ser andinos fueron las víctimas fatales de la barbarie cometida contra ellos por las llamadas ‘fuerzas del orden’, que haciendo gala de la razón indolente y ciega utilizaron métodos de terrorismo de Estado; los asesinaron a sangre fría y sin piedad, crimen de lesa humanidad que hasta hoy ha sido cubierto por el manto de la impunidad. Tampoco podemos y jamás debemos olvidar el 14 de agosto de 1985, en el primer gobierno de Alan García Pérez, día en el que fueron asesinados – en Accomarca-Ayacucho- con la más absoluta crueldad y sin ninguna compasión 62 campesinos, a manos del Subteniente Telmo Hurtado, -‘carnicero de los Andes’quien dio la orden a los soldados para cometer esta barbarie. En este dantesco hecho, fueron asesinados 26 niños, un adolescente y 35 adultos, entre los que se encontraban diez mujeres sencillas y humildes. Por otra parte, las consecuencias dramáticas de esta violencia política, -que hoy se prolonga en forma de violencia social, de acuerdo con estimados de los organismos de derechos humanos y la Defensoría del Pueblo- nos dejó el saldo doloroso que ascendió a unas 40 mil personas muertas, 10 mil desaparecidas, el desarraigo y desplazamiento forzado de más de medio millón de personas y pérdidas materiales calculadas en 26 millones de dólares, aproximadamente71. Otro hecho flagrante de violación de los derechos del niño, ocurrido en plena vigencia de la Convención sobre los Derechos del Niño, donde de alguna manera todos nosotros los adultos, -menos los niños víctimas de los abusos del patrón del poder- hemos perdido una parte considerable de las agallas, la capacidad de indignación, la firmeza y la voluntad necesarias para persistir en la denuncia de estos hechos arbitrarios contra NNA en situación de calle, ‘pobres’, ‘excluidos’, pero henchidos de dignidad, lo constituye la clausura de su Casa Hogar. Nos referimos al cierre arbitrario y abusivo de la CASA HOGAR GENERACION, el mes de abril de 2005, por la acción del Alcalde de la Municipalidad Distrital de Magdalena del Mar; y de la Juez del 12º Juzgado de Familia de Lima. Aquel aciago día la CASA HOGAR GENERACION fue rodeada por más de 100 efectivos de la PNP, quienes armados con fusiles y revólveres irrumpieron en este espacio social donde los NNA tenían espacios de escucha y recibían mucho afecto, amor y ternura. Uno de los principales argumentos de
70

Véase Boff, Leonardo. Tiempo de Trascendencia. El ser humano como un proyecto infinito. Pp. 41-43. Véase Bracamonte, Jorge, Beatriz Duda y Gonzalo Portocarrero. Para no olvidar. Pp.7-9.

71

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

76

estas “autoridades” que deberían proteger a los niños en situación de calle, conforme los Artículos Nº 40 y 41 del Código de los Niños y Adolescentes, Ley Nº 27337, fue que la presencia de la CASA HOGAR GENERACION y los “pirañitas” desvalorizaba el valor de los predios urbanos de este distrito. Este hecho, a todas luces abusivo e indolente, generó la indignación y la movilización de los chicos y chicas de GENERACION72., y también de las diferentes Bases del MNNATSOP, en Lima, a nivel nacional, y también recibió la solidaridad internacional del MOLACNATs, que expresaron su solidaridad militante, llegando a denunciar esta violación de los derechos del niño ante el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas73. Transcurridos 6 años de este brutal desalojo y clausura de su casa hogar, los chicos y chicas de GENERACION siguen exigiendo y esperando que se les haga justicia. X. Abriendo el diafragma de los movimientos sociales de NNATs en el Perú, América Latina y el Caribe: una mirada crítica y autocrítica Dice Guillermo Rochabrún, al regresar en 1980 a un sistema político basado en elecciones y Parlamento, el Perú conoció –y conoce todavía- la más amplia democracia política de su historia, que en determinado momento por el accionar de los movimientos sociales, que mostraban un fuerte potencial antisistema, crearon inestabilidad política. Lo que nos demuestra que la recuperación de la democracia no significó un síntoma de una mayor estabilidad, sino que constituyó parte de una crisis profunda, que en estos últimos tiempos se ha agudizado

72

“Para Generación, los niños, niñas y adolescentes que vivieron en las calles tienen oportunidades para el desarrollo de sus capacidades, y el ejercicio y goce de sus derechos como ciudadanos y productores. Tenemos cientos de experiencias muy positivas que una metodología como la que creó el Instituto Generación logra que los niños que han vivenciado los episodios de maltrato y abuso pueden ser seres humanos felices. La metodología de trabajo que empleamos es la Pedagogía de la ternura y de la esperanza, cuyos sustentos son los principios de libertad, amorosidad, responsabilidad, autoridad, respetabilidad y esperanza” (Castamán Díaz, Desiré. Frente a la represión, la ternura. El trabajo con los niños en situación de calle. Pág. 68. En: Infancia en vilo. Iniciativas para la infancia y la educación nacional).
73

En enero del año 2006, por primera vez en la historia de los movimientos sociales de NNATs, viajaron a la ciudad de Ginebra una Delegación de Delegados del MNNATSOP, Aladino Valdivieso y Orlando Macharé, acompañados por la colaboradora de GENERACION, Lucy Borja Espinoza, presentaron una adenda alternativa al informe del Estado peruano sobre la situación de los derechos del niño, en una histórica reunión con los miembros del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas con sede en Ginebra.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

77

dramáticamente74 y como cabalmente afirma Aníbal Quijano, actualmente hay una crisis de paradigma porque: “La modernidad está en crisis, la sociedad está en crisis, la materialidad de las relaciones sociales y la intersubjetividad de esas mismas relaciones sociales están en crisis. Están en crisis los procesos de agrupamiento social. Están en crisis las relaciones sociales, y luego tenemos la crisis del capitalismo (…) por consecuencia también sus clases, todo está en crisis”75. Efectivamente, la modernidad está en crisis, están en crisis las familias y las sociedades, por ende, están también en crisis los movimientos sociales de NNATs. Esta crisis la percibimos con mayor intensidad en el mundo en el que vivimos, bajo la sombra del segundo desembarco del capitalismo en nuestro continente; y cuyo nombre es globalización76 neoliberal. Uno de sus efectos más avasalladores del capitalismo globalizado y su ideología política, el neoliberalismo, es la demolición de la noción del bien común o de bienestar social. La libertad de los ciudadanos ha sido sustituida por la libertad de las fuerzas del mercado; y la cooperación por la competitividad. De este modo ha surgido un individualismo avasallador, exacerbado, que se pone de manifiesto en el lenguaje cotidiano: mi empleo, mi salario, mi casa, mi auto, mi felicidad, mi familia77. En este contexto brutal, de la ofensiva del pensamiento único, los movimientos sociales de NNATs

74

“Junto con el tema de la democracia y la “vuelta a ella”, surgió el tema de los nuevos movimientos sociales. (…). El nuevo enfoque tenía muchos atractivos, entre los cuales estaba el que estos movimientos no eran reivindicativos y sectoriales, como los sindicatos obreros o campesinos, sino que tenían como horizonte metas o cuestionamientos orientados hacia la sociedad en su conjunto. Otros, aunque sí eran sectoriales, tenían un potencial universal, como los movimientos regionales o los movimientos étnicos. Aunque no pasaban por el desarrollo de la lucha de clases, enfrentaban a políticas de Estado y a grandes empresas multinacionales; es decir, golpeaban la reproducción del capital, o incluso a las relaciones capitalistas. Mostraban así un fuerte potencial antisistema, además que eran independientes de los partidos políticos de todas las franjas de la izquierda; de esta manera aparecían lejos de las ambiciones del poder político. Lo político parecía ser capturado y redefinido desde lo social”. (Rochabrún, Guillermo. Op. Cit. Pp. 35-36).
75

Citado por Rochabrún, Guillermo. Ibíd. Pág. 477.

76

“¿Y qué es en definitiva la globalización? Se trata de la interdependencia y la imbricación cada vez más estrecha de las economías de nuestros países, sobre todo el sector financiero, ya que la libertad de circulación de flujos financieros es total y hace que este sector domine, muy ampliamente, a la esfera económica. La globalización llega a todos los rincones del planeta, ignorando o pasando por alto tanto los derechos y las reglas de individuos y empresas como la independencia de los pueblos o la diversidad de regímenes políticos” (Ramonet, Ignacio. No al pensamiento único, Otro Mundo es Posible. Pp.7-8).
77

Véase Boff, Leonardo. Ética y Moral, La búsqueda de los fundamentos. Pp-67-68.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

78

fueron minimizados, arrinconados y desmovilizados en medio de la apatía y bonanza económica. El hecho de que en estas casi dos décadas el Perú, América Latina y el Caribe hayan crecido económicamente de una manera tan apreciable, mientras que la desigualdad y pobreza de la población no ha disminuido en una medida relevante, bien lo demuestra hoy en día el clima social y político creciente, agitado, conflictivo y preñado de violencia social, que es un claro síntoma de la crisis que nos agobia. No se trata solamente de demandas no atendidas de los asalariados, pequeños productores, o de los desposeídos, que se traducen en movilizaciones prologadas y métodos de lucha violentos, sino también de frustraciones y engaños recurrentes de los políticos criollos. Estamos viviendo atrapados por una cultura individualista, que está asociada al consumo. Entonces, somos sociedades donde la falta de cohesión social en la familia y la sociedad, han traído como consecuencia la fractura de los vínculos sociales y afectivos entre los niños y sus familias. Por otra parte, estamos asistiendo al florecimiento de una cultura anómica, donde las relaciones sociales autoritarias y antidemocráticas no ofrecen a los niños espacios de escucha, amor, afecto y ternura. Hoy en día, la violencia y las prácticas autoritarias, cada vez más, se incuban en la familia y la escuela, instituciones de socialización primaria del niño que están sumidas en una profunda crisis78. Por otra parte, las instituciones del Estado han perdido credibilidad ante las diarias denuncias por corrupción y malos manejos de la cosa pública. Existe un malestar generalizado, una “fatiga colectiva” manifestada en la agresión de la vida colectiva, en el incremento de la delincuencia común en pequeña y gran escala. Mientras los NNA, NNATs, la juventud –especialmente de las clases popularesatraviesan por una situación crítica: sin empleo digno, sin mayores posibilidades y oportunidades, incluso sin deseos de estudiar, debido al poco valor práctico del conocimiento formal, sin recursos para establecer una familia cohesionada, sin idea alguna de futuro; como en muchos otros países del mundo, asume una actitud pragmática y llega a la edad de su iniciación política en un mundo y sociedad despolitizada, desideologizada y amoral79. Refiriéndonos al MNNATSOP y MOLACNATs, como resultado de la crisis tanto los NNATs como los colaboradores hemos perdido el coprotagonismo, y abandonado la participación política que ha sido afectada por la fragmentación y la
78

Véase Jaramillo García, Enrique. Op. Cit. Pp. 83-84. Véase Rochabrún, Guillermo. Op. Cit. Pág. 399.

79

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

79

dispersión, lo que en el marco de una educación liberadora obstaculiza la formación y educación para la movilización y la lucha política. Esta crisis nos ha vendido la razón perezosa que nos impide interpelarnos y preguntarnos: ¿Por qué hemos abandonado la discusión de la cuestión social y la Teología de la Liberación en estos años? ¿Dónde quedaron las movilizaciones y lucha política de los NNATs que enfrentaban a las políticas arbitrarias del Estado indolente? ¿No será que como producto de la crisis también hemos caído en el apoliticismo, apatía, fatalismo, resignación; y la razón perezosa, indolente y ciega? Frente a la crisis de nuestras sociedades, hemos olvidado que la Teología de la Liberación sigue vigente y es sierva de la justicia social, porque desde el sur del río Grande, en México, hasta la Tierra del Fuego, en Chile; y la Patagonia, en Argentina, continúa existiendo una marcada desigualdad en el ingreso de millones de pobres. Si bien es cierto que las condiciones políticas y sociales no son las mismas de la década de los años 70, es notorio que la pobreza sigue constituyendo un escándalo y una vergüenza que hiere la dignidad humana. Hoy en día, según la CEPAL, en América Latina y el Caribe más de 200 millones de personas viven con menos de un dólar al día. Es decir, son pobres extremos. Es por eso que escribo desde la ira, el malestar, la indignación y la esperanza, para ver si reaccionamos y retomamos el camino de la lucha política. Finalmente, como colaboradores de NNATs e intelectuales de izquierda 80, autocráticamente debemos admitir que no estuvimos a la altura de las circunstancias para contribuir y continuar con la lucha política y la consolidación de un nuevo imaginario anticapitalista. En estos tiempos, no tuvimos la capacidad para aprovechar la prevalencia de la Convención sobre los Derechos del Niño como instrumento de lucha política frente a los abusos del Estado neoliberal. Lamentablemente, hemos sido engullidos por la apatía, y caído en el activismo neutral, apolítico, no interpelador. En nuestros espacios de formación y capacitación se ha abandonado la crítica y autocrítica, privilegiando el

80

“… el hecho de que los intelectuales de izquierda muevan el rabo a la burguesía en cuestiones del paradigma de la “globalización” es parte de un problema mayor, fuertemente anclado en la subordinación a la cultura burguesa; es decir, en el hecho de mirar hacia la cultura dominante como fuente de veracidad, objetividad, prestigio y reconocimiento. La subordinación de los intelectuales de izquierda a la cultura burguesa coexiste con el desarrollo de una crítica parcial a las instituciones y cultura de los burgueses. Los intelectuales de izquierda que trabajan con el paradigma burgués de globalización están en búsqueda de responsabilidad y reconocimiento que no podrían obtener si trabajaran con el concepto del paradigma imperialista”. (Petras, James y Henry Veltmeyer. Op. Cit. Pp.264-265).

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

80

pragmatismo, la perversión, la mentira, el cinismo y el utilitarismo, tan en boga hoy en nuestras prácticas sociales y políticas81. XI. Los últimos esfuerzos de lucha política de los movimientos sociales de NNATs: percepciones, críticas y autocríticas A partir de nuestra percepción y vivencia cotidiana debemos reconocer crítica y autocríticamente que el debilitamiento y el abandono de la lucha política de los movimientos sociales de NNATs, después del momento fundacional del MNNATSOP y el MOLACNATs, se debe a que hemos sido ganados por el pragmatismo y el apoliticismo. Considero que no supimos valorar lo que significaron el MNNATSOP y MOLACNATs como espacios de aprendizaje social, de organización y formación política para los NNATs y colaboradores. Sin embargo, no podemos ignorar los últimos esfuerzos de movilización de los NNATs para reclamar sus derechos frente a las honduras de la desigualdad y la pobreza82. Los NNATs organizados no perdieron la iniciativa política para enfrentar organizadamente los abusos de las autoridades. Es cierto que las últimas movilizaciones masivas de los NNATs, bajo la dirección política del MNNATSOP, ocurrieron el año 2001 como parte de la estrategia de lucha para exigir y demandar al Estado y gobierno de turno su rechazo y oposición a la suscripción del Convenio 138 de la OIT. Del mismo modo, no podemos dejar de mencionar las movilizaciones al Congreso de la República y Defensoría del Pueblo, el año 2003, protestando contra la aprobación por el Congreso de la República de la Ley Nº 28190, más conocida como Ley de Mendicidad Infantil, que viola la Convención sobre los Derechos del Niño. Esta Ley a todas luces arbitraria, sigue vigente, y cada cierto tiempo es utilizada por los funcionarios del MIMDES para realizar sus operativos de limpieza social83. Otra de las movilizaciones que no podemos dejar de mencionar, es la brutal represión de la que fueron víctimas 150 NNATs –niños en situación de calle y NNATs- en la Plaza Mayor de Lima, por parte de la policía de asalto, el 20 de noviembre de 2003, día en que paradójicamente se celebraba el 14º aniversario
81

Véase Ubilluz, Juan Carlos. Los nuevos súbditos. Pp. 64-65. Los subrayados son míos.

82

La situación y experiencia de la desigualdad social en el Perú siempre ha sido la causa de los movimientos sociales y de las estrategias de lucha política correspondientes para la satisfacción de las necesidades básicas y la defensa de los derechos humanos.
83

El Comité de los Derechos del Niño de las Naciones, en las 76 recomendaciones al Estado peruano sobre la situación de los derechos del niño en nuestro país, recomienda la derogatoria de la Ley de Mendicidad Infantil, sin embargo, ésta sigue vigente hasta la fecha.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

81

de la Convención sobre los Derechos del Niño. La mayoría de manifestantes oscilaba entre los 13 y 17 años de edad, los mismos que habían organizado un plantón frente a Palacio de Gobierno. Varios colaboradores y voluntarios presentes implicados en el trabajo de acompañamiento a los NNATs, también fueron detenidos y trasladados a las dependencias de seguridad del Estado, acusados de agitadores y de subvertir el orden público84. Esta movilización fue organizada por los NNATs con el acompañamiento de colaboradores e instituciones comprometidas con los niños que viven o trabajan en la calle (MNNATSOP, MANTHOC, GENERACION85, e Instituto de Formación para Educadores de Jóvenes Adolescentes y Niños Trabajadores de América Latina y el Caribe-IFEJANT). Los NNATs movilizados lo único que buscaban era fomentar el derecho del niño al trabajo en condiciones dignas, y la exigencia de una mejor calidad de vida. Además, de otras cuestiones, sólo requerían que la Convención diera mayor importancia a sus derechos, opiniones y necesidades (Artículo Nº 12). Como puede apreciarse, estas luchas significaron en su momento el co protagonismo militante de los NNATs organizados y de los colaboradores. Estas movilizaciones, lamentablemente, en los años posteriores se fueron diluyendo sin pena ni gloria, -a excepción de la solitaria persistencia de los chicos y chicas de GENERACION, que en esta coyuntura electoral tuvieron la capacidad de comprometer políticamente a Susana Villarán, (Alcaldesa de Lima Metropolitana); y Ollanta Humala Tasso, (Presidente Constitucional de la República), para el abordaje integral del fenómeno social de niños en situación de calle-. Lo que nos lleva a afirmar que también los movimientos sociales de NNATs atraviesan por una crisis de identidad, sentido de pertenencia y cohesión social, que les impide cuestionar la realidad.
84

El plantón se desarrollaba pacíficamente en la Plaza Mayor de Lima frente a Palacio de Gobierno, hasta que la Policía de Asalto intervino para disolverlo a la fuerza. Los policías utilizaron gases lacrimógenos, golpearon a los manifestantes con sus varas de goma y los patearon. Algunas personas perdieron el conocimiento y sufrieron contusiones a causa de esta brutal represión. Los policías también golpearon a algunos bebés recién nacidos que se encontraban entre los brazos de sus madres. Para justificar esta represión la policía alegó que la manifestación era ilegal por no respetar el decreto de Alcaldía mediante el cuál prohíbe toda manifestación pública en el centro de Lima; y además, porque según declaraciones de los mandos policiales a los medios de comunicación: “los pirañas son la lacra de la sociedad y no tienen ningún derecho”.
85

Los chicos y chicas de GENERACION como una de las bases organizadas más combativas del MNNATSOP, eran los más indignados y los que finalmente se enfrentaron a las fuerzas policiales, por la desmesurada represión de la que eran víctimas las otras organizaciones de NNATs y sus colaboradores.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

82

XII. De la frustración a la esperanza: nuevos escenarios y realidades Concordamos con Zygmunt Bauman, cuando nos dice que en este mundo impredecible, siempre sorprendente y obstinadamente desconocido, donde los NNA llegan a un mundo drásticamente distinto del que vivieron sus padres en los años de la infancia, el mundo en el que se educaron y que se acostumbraron a tomar como estándar de “normalidad”; los hijos en cambio, nunca conocerán ese mundo de la juventud de sus padres, ya desparecido. Las cosas han cambiado para peor y ya no son como antes. El sedimento de la crisis y de la última depresión económica, –el desempleo prolongado, la drástica reducción de las oportunidades vitales y el panorama cada vez más negro de las perspectivas del futuro- puede persistir a largo plazo, o acaso indefinidamente; y no es probable que vuelvan pronto los días soleados, cada vez más radiantes, si es que alguna vez lo hacen86. Dicho lo anterior, podemos afirmar que la globalización neoliberal que se impuso en América Latina y el Caribe en 1980, ha brutalizado a los pueblos, humilla a los ciudadanos, tritura tempranamente la vida y despoja el futuro de los NNA, NNATs y jóvenes, causando daños colaterales en sus modos de vida87. Y la crisis financiera y política con sus “soluciones” de austeridad contra los humildes, empeora la situación y el malestar general a nivel global hace sentir sus crujidos. Los Estados democráticos están renegando de sus propios valores, porque los gobiernos se han convertido en simples operadores de los poderes económicos, lo cual se refleja en la relación entre los gobiernos de turno y los medios de comunicación dominantes. Dicho de otro modo, la democracia se ha vuelto en una mera cuestión formal: hoy en día sólo parece ser “la forma política” del capitalismo (Zizek, 2004)88. En estas circunstancias, la sumisión y el acatamiento son absurdos; las explosiones de indignación, de protestas y movilizaciones se van multiplicando y expandiendo como una llama que incendia la pradera89.
86

Véase Bauman, Zygmunt. 44 cartas desde el mundo líquido. Pp.18-21.

87

“La lista de “enfermedades sociales” que atormentan a las así llamadas “sociedades desarrolladas y subdesarrolladas” es larga y se extiende cada vez más, a pesar de todos los esfuerzos en sentido contrario, genuinos o supuestos. Además de las aflicciones ya mencionadas, contiene ítems como el homicidio, la mortalidad infantil, el aumento de los problemas mentales y emocionales, y una pronunciada mengua en la confianza mutua, sin la cual la cohesión y la cooperación sociales son inconcebibles”. (Bauman, Zygmunt. Daños colaterales, Desigualdades sociales en la era global. Pág. 56). El agregado: y subdesarrolladas, es mío.
88

Véase García Llorens, Mariel. El discurso del perro del hortelano y las articulaciones actuales entre política y los medios de comunicación en el Perú. Pág. 128. En: Cultura política en el Perú.
89

El orden neoliberal se tambalea hoy a lo largo y ancho del mundo y la crisis de las instituciones dominantes es casi completa en el corazón mismo de la añeja Europa, mientras Estados Unidos todavía maniobra para salvar sus bancos y financieras, en medio de un mar de desempleo e indignación que se ha

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

83

Por otra parte, hoy constatamos el descrédito gigantesco que afecta en el Perú, en la región y el mundo a los partidos políticos. Sin embargo, esta crisis no tiene que ser motivo para que los ciudadanos y todos los movimientos sociales de NNATs nos alejemos de la política y la lucha. Por el contrario, hay que buscar creativamente nuevas formas de hacer política y ellas, forzosamente, pasan por la participación y organización protagónica de los ciudadanos, –NNA y NNATs- y el redescubrimiento de los movimientos sociales que contribuyan a la construcción de una sociedad más democrática que se oponga a la práctica ya normalizada del Poder Ejecutivo de generar los “estados de excepción”, para gobernar a favor de una democracia que cada vez más se convierte en el simple revestimiento de la ley del libre mercado, acción que es apoyada y legitimada desde los medios de comunicación dominantes90. Desde la frustración, el conformismo, la apatía y pasividad en la que hemos vivido en las últimas décadas, deberíamos de levantar las banderas de la esperanza, hay que impedir que los seres humanos se mueran de hambre. Tenemos que honrar a nuestro pueblo que nos formó protagonistas, porque no está muerto, ni mucho menos moribundo, sigue viviendo y luchando vigorosamente. Todos los que hemos navegado en nuestros sueños aprendiendo la congoja y el orgullo de ser peruanos, latinoamericanos y caribeños, estamos llamados y obligados a sacar de la crisis a nuestros movimientos sociales de NNATs, porque tenemos la convicción que Otro Mundo es Posible. XIII. Movimientos sociales de NNATs, hacia un nuevo proyecto histórico: retos y desafíos Cornelius Castoriadis, nos decía que hemos asistido por mucho tiempo al triunfo de un imaginario, el imaginario capitalista-“liberal”, y la casi desaparición de la gran otra significación de la modernidad, el proyecto de autonomía individual y colectiva. Superficialmente, esto se tradujo, para mal, desde el principio de los años 1980 en la victoria de la contraofensiva llamada “neo-liberal”, –simbolizada por las políticas de Thatcher-Reagan- contraofensiva que impuso cosas que antes
desbordado a Wall Street. Sin embargo, en América Latina y el Caribe el libre mercado todavía goza de buena salud. Las economías privatizadas y abiertas siguen creciendo y los gobiernos de ‘izquierda’ de la región no se meten a fondo con el modelo que cuestionan y su propuesta de hacerlo más inclusivo tiene todavía serias limitaciones. Esta situación nos obliga a trabajar junto con los movimientos sociales de NNATs para la educación y construcción de un nuevo imaginario anticapitalista.

90

Véase García Llorens, Mariel. Op. Cit. Pág. 136.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

84

parecían inconcebibles. Reducción de los salarios reales, mercantilización de derechos como la salud y educación91. Lo que nos demuestra que el neoliberalismo mantiene una relación poco feliz con la democracia 92. A pesar de ello, los países de América Latina y el Caribe se encuentran en movimiento, existe la emergencia de un nuevo imaginario anticapitalista que poco a poco va creciendo con el surgimiento de regímenes que intentan consolidar democracias de alta intensidad. Consideramos que frente al discurso cínico del neoliberalismo que cotidianamente ocupa nuestras conciencias y nos inocula con el asistencialismo, la indiferencia, el fatalismo93 y el conformismo94 valiéndose de los medios de comunicación; necesitamos ahora repensar, recrear el rol de los movimientos sociales de NNATs en América Latina y el Caribe, para recuperar su capacidad de lucha política que permita contribuir a la forja de un nuevo proyecto histórico desde las infancias que de alguna forma tenga como prioridad la educación y formación ciudadana sustentada en:  La construcción de una cultura de paz, basada en la justicia social y la plena vigencia de los derechos humanos; en especial los derechos económicos, sociales y culturales-DESC, tan desatendidos.  Una educación para la práctica de una cultura democrática participativa y protagónica, donde estén vigentes los derechos de los NNA y NNATs, conforme al mandato de la Convención sobre los Derechos del Niño, firmada y ratificada por todos los Estados de América Latina y el Caribe.  Una educación para el goce pleno de una cultura ciudadana en América Latina y el Caribe, en la que los NNA y NNATs se identifiquen como ciudadanos plenos de nuestra Patria Grande conforme fue el sueño de Túpac Amaru, Simón Bolívar, José Martí, José Carlos Mariátegui, Camilo Torres, Ernesto Che Guevara y Paulo Freire.

91

Véase Castoriadis, Cornelius. Una sociedad a la deriva. Pág. 281. Véase Ramonet, Ignacio. Op. Cit. Pág. 39.

92

93

“Lo malo del fatalismo radica en su carácter abstracto e insensible, pues no especifica qué tipo de sufrimiento y qué clase de muerte son irremediables… Además, el fatalismo arrebata la esperanza y congela la historia, como si ésta se repitiera constantemente, reduciendo al ser humano a la impasibilidad y la impotencia. Por lo general, los poderosos procuran alimentar dicho fatalismo, porque les beneficia” (Boff, Leonardo. La cruz nuestra de cada día. Fuente de vida y resurrección. Pág. 33).
94

Véase Freire, Paulo. Pedagogía de la Autonomía. Pág. 21.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

85

 Una organización para la lucha política, para decirle no a la ideología neoliberal que nos niega y humilla como seres humanos.  Una organización donde NNATs y colaboradores nos involucremos de manera militante y apasionada mediante la reflexión y la imaginación para reducir los costos de la anomia que crece cuando no existe un compromiso personal y colectivo con el cambio y la revolución social.  Una formación y reeducación del Colaborador para que actúe como pedagogo y trabajador social, con una convicción y misión eminentemente política al servicio de la niñez al lado de y en conjunto con la infancia, con la visión y afán de construir proyectos alternativos de vida y sociedad, sobre la base del protagonismo del movimiento social de la infancia como vocación y opción en la defensa de los derechos del niño95.  Finalmente, hacemos un llamado a los trabajadores sociales, colaboradores, educadores y los medios de comunicación masiva para decir la verdad y denunciar la mentira, pues, la raíz de todos los problemas que nos aquejan como sociedad son históricos y no se presentan como pretenden encasillarlos los defensores del eslogan: “No hay Ninguna Alternativa”, o “el fin de la historia”. ¿Cuál historia?  XIV. Bibliografía ARCHILA, Mauricio 2009 La luchas sociales y la democracia en Colombia, 2001-2005. En: La nueva coyuntura crítica en los países andinos. BAZAN, Juan Enrique 2009 El colaborador y el protagonismo de la niñez, cualidades y descriptores. Save the Children Canadá. Lima. BAUMAN, Zygmunt 2011 2011 44 Cartas desde el mundo líquido. Paidós. España. Daños colaterales, Desigualdades sociales en la era global. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires-Argentina. BOFF, Leonardo

95

Véase Bazán, Juan Enrique. El colaborador y el protagonismo de la niñez, cualidades y descriptores. Pp. 1315.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

86

1982 2000

San Francisco de Asís, Ternura y Vigor. Sal Terrae. Bilbao-España. La dignidad de la tierra, ecología mundialización, espiritualidad, la emergencia de un nuevo paradigma. Editorial Trotta. España. Tiempo de Trascendencia, El ser humano como un proyecto infinito. Sal Terrae. Santander-España. La cruz nuestra de cada día. Fuente de vida y resurrección. Sal Terrae. España. Ética y Moral. La búsqueda de los fundamentos. Sal Terrae. Santander-España. BUENO DE MESQUITA, Mourik

2002

2003

2003

2011

Agua, concentración de recursos naturales y conflictos en el Perú. En: Justicia Hídrica, acumulación, conflicto y acción social. IEPFondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima. BRACAMONTE, Jorge, PORTOCARRERO Beatriz DUKA y Gonzalo

2003

Para no olvidar, testimonios sobre la violencia política en el Perú. Red para el desarrollo de las Ciencias Sociales. Lima. CASTAMAN DIAZ, Desiré

2009

Frente a la represión, la ternura. El trabajo con los niños en situación de calle. En: Infancia en vilo. Iniciativas para la infancia y la educación nacional. Fondo Editorial del Congreso de la República del Perú. Lima. CASTORIADIS, Cornelius

2006

Una sociedad a la deriva. Katz. Buenos Aires. CHAVEZ ORTIZ, Jorge

2008

Teología de la Liberación. Algunas tareas pendientes. En: Libertad y Esperanza, a Gustavo Gutiérrez por sus 80 años. CEP-Instituto Bartolomé de las Casas. Lima. CUSSIANOVICH, Alejandro

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

87

1988

Se pobre y ser niño hoy en América Latina. En: Niños trabajadores: Experiencias y Reflexiones. Instituto de Publicaciones Educación y Comunicación “José Cardijn”-IPEC. Lima. Historia del pensamiento social sobre infancia. Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias Sociales, UNMSM. Lima. CUSSIANOVICH, Alejandro y Donald MENDEZ QUINTANA

2003

2005

Movimientos Sociales de NATs en América Latina, Análisis histórico y balance político en los últimos treinta años. IFEJANT. Lima. FERNANDEZ RETAMAR, Roberto

2006

Pensamiento de nuestra América. Autoreflexiones y propuestas. CLACSO. Argentina. FLORES GALIND0, Alberto

1999

La Tradición Autoritaria, Violencia y democracia en el Perú. APRODEH-SUR Casa de Estudios del Socialismo. Lima. FREIRE, Paulo

1998

Pedagogía de la Autonomía. Saberes necesarios para la práctica educativa. Siglo XXI Editores. Buenos Aires. Pedagogía de la Indignación. Morata. España. GARCIA LLORENS, Mariel

2001

2010

El discurso del perro del hortelano y las articulaciones actuales entre política y medios de comunicación en el Perú. En: Cultura política en el Perú. Red para el desarrollo de las Ciencias Sociales en el Perú. Lima. GOLTE, Jurgen y Doris LEON GABRIEL

2011

Polifacéticos. Jóvenes limeños del siglo XXI. IEP-Atoq Editores. Lima. JARAMILLO GARCIA, Enrique

2009

Niños y niñas trabajadores, sujetos de derechos. En: Infancia en vilo. Iniciativas para la infancia y la educación nacional. Fondo Editorial del Congreso de la República del Perú. Lima.
Tercera versión 2011

Concurso de ensayos de investigación social

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

88

2011

Los Niños, Niñas y Adolescentes del Perú: ¿Prisioneros de la razón indolente y ciega”. En: Infancia, Familia Educación y Sociedad. Escuela de la Unidad de Post Grado de la UNCP-Huancayo. Perú. LERNER FEBRES, Salomón

2011

¿Se aprendió la lección del conflicto armado? En: Perú ante los desafíos del siglo XXI. Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima. LIEBEL, Manfred

2007

Entre Protección y Emancipación. Derechos de la Infancia y Políticas Sociales. Facultad de Ciencias y Sociología-Universidad Complutense de Madrid. España. LOPEZ JIMENEZ, Sinesio

1992

La exclusión estatal y sus formas. En: Desde el Límite. Perú, reflexiones en el umbral de una nueva época. IDS. Lima. NUGENT, Guillermo

2010

El Orden tutelar. Sobre las formas de autoridad en América Latina. CLACSSO-DESCO. Lima. PETRAS, James y Henry VELTMEYER

2004

Los intelectuales y la globalización, de la retirada a la rendición. Abya Yala. Quito-Ecuador. QUIJANO OBREGON, Aníbal

2009

El nuevo imaginario anticapitalista. En: Repensar la política desde América Latina. Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias Sociales UNMSM-Programa Democracia y Transformación Global. Lima. ROCHABUN, Guillermo

2007

Batallas por la Teoría. En torno a Marx y el Perú. IEP. Lima. RAMONET, Ignacio

2001

No al pensamiento único. Otro Mundo es Posible. Editorial Aún Creemos en los Sueños. Santiago de Chile.
Tercera versión 2011

Concurso de ensayos de investigación social

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

89

2009

La catástrofe perfecta. Crisis del siglo y refundación del porvenir. Icaria-Antrazyt. Barcelona-España. SANTA de ANA, Julio

2008

Haciendo camino con los pobres. En: Libertad y Esperanza, a Gustavo Gutiérrez por sus 80 años. CEP-Instituto Bartolomé de las Casas. Lima. SAVE THE CHILDREN SUECIA

2006 2008

Código de los Niños y Adolescentes. Ley Nº 27337 IDEIF. Lima. Convención de los Derechos del Niño. Servicios Gráficos JMD. Lima. SILVA BALERIO, Diego y Luis PEDERNERA

2006

El protagonismo de las infancias y adolescentes. O lo que el enfoque de protección integral no reafirmó. IFEJANT. Lima. SULMONT SAMAIN, Denis

2011

El Sujeto en el Corazón de la Vida Social, Introducción a la Sociología de Alain Touraine. Fondo Editorial Pontificia Universidad Católica del Perú. Lima. TOUSSAINT, Eric

2004

La bolsa o la vida. Las finanzas contra los pueblos. CLACSO. Buenos Aires-Argentina. TORRES ALMEYDA, Nelly

1988

El MANTHOC: Niños que se organizan. En: Niños Trabajadores: experiencias y reflexiones. Instituto de Publicaciones y Comunicación “José Cardijn”-IPEC. Lima. UBILLUZ, Juan Carlos

2006

Nuevos súbditos, cinismo contemporánea. IEP. Lima.

y

perversión

en

la

sociedad

VALLADARES QUIJANO, Manuel 2007 Huelga Policial y Paro Nacional de Trabajadores en Mayo de 1987. Detonantes de la más grave crisis política en el Perú de fines del
Tercera versión 2011

Concurso de ensayos de investigación social

Movimientos sociales de NATs, fuente de vida, lucha por la dignidad

90

siglo XX. En: Historias: Revista de la Asociación de Historia, Sociología y Ecología. Año II, Nº 2, enero-junio. Lima ZIBECHI, Raúl 2007 Autonomías y emancipaciones, América Latina en movimiento. Fondo Editorial de la Facultad de Ciencias Sociales, UNMSMPrograma Democracia y Transformación Global. Lima.

Concurso de ensayos de investigación social

Tercera versión 2011

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful