GRAN VIA SOCIALISTA Propuestas para la recomposición del socialismo madrileño

(Primera entrega)

El Socialismo como teoría política es dialéctico, porque acepta la necesidad de adaptación a los cambios de la realidad rechazando todo esquema dogmático del pensamiento y la organización social. Los valores y principios socialistas han mantenido su vigencia y el vigor para transformar la sociedad, porque han adaptado sus propuestas a los cambios producidos en la realidad social, en respuesta a las demandas y aspiraciones de los ciudadanos, en especial para los trabajadores, las mayorías y las minorias discriminadas, y a favor de las transformaciones económicas y sociales que han dinamizado el progreso colectivo. El Socialismo, en esta era de la Globalidad, debe luchar permanentemente por la libertad, la igualdad, la solidaridad y la sostenibilidad con los que responder a metas humanas universales para los ciudadanos, que atienden a los intereses de los trabajadores y las mayorías y a los intereses que presenta la vida cotidiana de toda la ciudadanía, un Socialismo como expresión de la alianza de clases: las clases trabajadoras, las clases medias y los emprendedores y profesionales autónomos, para conseguir sociedades democráticas, integradoras, incluyentes y respetuosas con el medio ambiente, con igualdad de hombres y mujeres y la participación de los ciudadanos en la vida pública, para que todos podamos desarrollar libremente nuestros proyectos personales de vida. A los valores clásicos del Socialismo: libertad, igualdad y solidaridad se añade la sostenibilidad. Participación e inclusión de los ciudadanos que profundizan la Democracia en alianza estratégica con los de: diversidad, competencia y cooperación nos permitirán construir “la cultura socialista” para que influya en los poderes estratégicos que actúan sobre las instituciones públicas de los Estados, sobre las empresas de los Mercados y sobre las organizaciones cívicas y sociales de las Sociedades civiles. Estamos viviendo una época brillante de la evolución humana, llena de ingenio, productividad y creatividad de muchos millones de personas; pero en estas décadas históricas en que estamos dando el gran salto adelante de la humanidad, las mayorías del mundo están en la informalidad, la pobreza y la exclusión. En el largo camino de la evolución, hemos superado muchas contradicciones con el primate homínido que llevamos dentro, con nuevos descubrimientos, creando inteligencia y aumentando los conocimientos. Hemos aprendido a conocer y a aplicar la información y las técnicas, que junto al trabajo transforma realidades y construye otras nuevas. Pero seguimos carentes de la suficiente ética, sostenibilidad y solidaridad. El Socialismo en esta era Global debe contribuir a mejorar el comportamiento humano con el que conseguir la distribución racional del conocimiento, la igualdad de acceso a los medios y la mejor utilización de los recursos naturales. Las revoluciones cultural, tecnológica-informacional y científica han cambiado el mundo y nos han conducido a la nueva era de la Globalidad, en la que el alargamiento de la vida –el doble durante el último siglo- la comunicación, la interactividad, la provisión de nuevos conocimientos, tecnologías y redes globales nos facilitan la vida y nos predisponen a mejorar el bienestar de muchos, en el proceso continuo de consolidar la civilización, a pesar de que los menos se conduzcan por la barbarie.

2 Las revoluciones de la ciencia, la tecnología y la cultura hacen que el conocimiento, los medios y la comunicación estén a disposición de las personas, con los cuales podemos aumentar la capacidad de pensamiento, la creación de riqueza y su justa distribución, y de programar las redes globales y locales. El conocimiento es un bien público global que no se gasta con el uso. La investigación, la innovación y la interactividad nos facilitan la creación de conocimientos, nos predisponen a pensar y a aumentar la inteligencia. “Pensamiento, conocimiento y comunicación son las mayores materias primas de los seres humanos”. Hoy más que nunca, las ideas son el valor supremo, con ellas las personas podemos elaborar utopías posibles como la de construir Otro Mundo mejor. En nuestro mundo globalizado, de trabajo en red, de comunicación y de participación, el Socialismo debe impulsar los procesos “desde abajo y desde adentro” en lo político, económico y social, ya que se ha demostrado que es una metodología de funcionamiento eficaz para erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y ampliar la libertad con la inclusión en las redes; la extensión de los derechos humanos, vivir la democracia participativa como complemento a la democracia representativa y el desarrollo humano y sostenible. Con la participación y la inclusión ha nacido una nueva gobernanza desde abajo y desde adentro que profundiza la democracia. Procesos que requieren valores esenciales como: la libertad de las mayorías y la igualdad de acceso a los conocimientos y a los medios para el desarrollo, tanto para crear riqueza y distribuirla con equidad como para conseguir el autogobierno. La ciencia en la creación-producción de conocimiento, la ingenieria en la utilización de la tecnología para que el mundo funcione y el Socialismo que nos provee las ideas políticas, en esta era de la Globalidad, son los pilares para la transición del Capitalismo global a un nuevo Sistema Global, para que funcionen eficazmente las redes globales y locales de las instituciones públicas de los Estados, las empresas de los mercados y las organizaciones cívicas y sociales de la Sociedad Civil que construyen voluntariamente los ciudadanos. El Estado de Bienestar fue el gran pacto entre el capitalismo y el socialismo al final de la era de la Modernidad. Al comienzo de la Globalidad, a consecuencia del modelo social y económico europeo de “competencia y solidaridad” está surgiendo en Europa el nuevo pacto entre el socialismo y el capitalismo que tiene como objetivo “la creación de conocimiento” con la apuesta por la investigación, el desarrollo y las innovaciones, y el “apoyo a los emprendedores” para aumentar la productividad y la competencia global, en entornos de libertad e igualdad de oportunidades. La gran tarea del Socialismo en la era de la Globalidad es luchar para construir sociedades de ciudadanos. La naciente sociedad global está integrada por pocos ciudadanos y por mayorías de parias pobres, humillados y dominados por un capitalismo global que ha hecho que la mayoría de personas sean individuos consumidores globalizados. Desde la solidaridad, como su valor esencial y constitutivo, el Socialismo debe de impulsar en las sociedades desarrolladas el compromiso ciudadano de compartir los bienes públicos globales con las sociedades de los países empobrecidos y en especial con las mayorías pobres, informales y excluidas. El socialismo tiene que actuar en su lógica de la libertad e igualdad, de la solidaridad, de la sostenibilidad, la lucha contra la dominación, la igualdad hombre-mujer, la igualdad de acceso a los conocimientos, las técnicas y los medios, y la ferviente lucha por la liberación de todos, formando a la Persona como centro de la acción política. La revolución del conocimiento científico, la tecnología y la mayor inteligencia nos están asegurando la reproducción y el mantenimiento de nuestra especie, la ampliación de la vida y nos predisponen a construir Otra Civilización. El gran reto del

3 Socialismo en esta naciente era global es el de contribuir a mejorar la realidad para que se den las circunstancias y condiciones para que los seres humanos tengamos “la libertad de expresar nuestros sentimientos y emociones y la libertad de ser, hacer y tener”, “ la igualdad de todos los seres humanos en espacios donde nadie es mas que nadie”,“la solidaridad que reconoce los derechos del otro, se entrega a su causa y le impulsa al compromiso de compartir” y “ la sostenibilidad de nuestras acciones y protección de la naturaleza”; y podamos caminar hacia las UTOPÍAS de: “abolir la explotación entre humanos”, “evitar la dominación” y “conseguir la felicidad durante nuestra vida”. El futuro está abierto, también para el Socialismo, corresponde a los socialistas asumir nuestras responsabilidades y mantener con vigor nuestros principios y valores para que los profundos cambios que están aconteciendo en esta era global, lo sean a favor de las personas y del progreso colectivo. Por todo lo cual, el Equipo Socialista para Madrid 2011: GRAN VIA SOCIALISTA hace las siguientes propuestas para la recomposición del socialismo madrileño: I.- ACTUALIZACIÓN IDEOLÓGICA DEL SOCIALISMO MADRILEÑO. Comenzando por el análisis de la realidad para elaborar un diagnóstico que nos permita adaptarnos a los cambios de la realidad, sin dogmatismos, para hacer posible que los principios socialistas mantengan su vigencia y el vigor suficiente para cambiar a mejor la sociedad, de manera que las propuestas para cambiar a mejor la realidad social madrileña den respuesta a las demandas y aspiraciones de los ciudadanos, a los trabajadores, a las mayorías y a las minorías discriminadas. Demócratas radicales para profundizar la libertad y la igualdad. Libertad individual y colectiva, libertad de emprender y libertad para ampliar la autonomía personal.Igualdad hombre-mujer, igualdad de acceso a los conocimientos y a los medios, igualdad de oportunidades e igualdad en el sentido profundo que entienden los madrileños “que nadie es más que nadie”. II.- FUNCIONAMIENTO MADRILEÑO INTERNO DEL PSM-PARTIDO SOCIALISTA

Trabajo en red para el funcionamiento eficáz del Partido. Las redes siempre han existido, pero antes se trabajaba desde arriba y se utilizaban para el control de los de abajo. Se propone la construcción de redes desde abajo y desde adentro para el trabajo interactivo entre la Sociedad y el Partido, retomando la función original de las Casas del Pueblo actualmente Agrupaciones Socialistas para la cercanía del Partido con la Sociedad y la ejecución de acciones políticas y sociales en el trabajo directo con los ciudadanos y vecinos. Algunos cambios en los Estatutos en el que se destacaría la elección del Secretario General por el voto directo de todos los militantes. Romper con la actual endogamia y sectarismo que nos han alejado de la ciudadanía. Elección de los dirigentes en base a los criterios de igualdad, mérito y capacidad.

4

III.- CONEXIÓN INTERACTIVA PARTIDO-PSM CON LA SOCIEDAD El Partido tiene que ser “útíl para los madrileños”, Ningún resentimiento social sino la voluntad de transformar la realidad para el beneficio de todos los ciudadanos. Lenguaje sencillo que llegue a la gente para una comunicación fluida. Poner en práctica que con la participación y la inclusión ha nacido una manera de hacer política desde abajo y desde adentro que profundiza la democracia. La conexión entre el partido y la sociedad debe basarse en el diáologo, la participación y la inclusión de todos los actores, que se enriquece con la diversidad y facilitan trabajar en cooperación sin eludir la competencia. Transparencia en el funcionamiento del Partido y atención a las demandas ciudadanas, con el trabajo continuado para ganar la confianza de los madrileños. Aumentar las inversiones y los recursos para el mejor funcionamiento de la Escuela Pública. Aumentar las inversiones y los recursos de mantenimiento del sistema público de salud. Entender que las infraestructuras tienen ideología, redistribuyen la riqueza y cumplen con la función social de los servicios públicos. En especial la red de Metro, reducir al mínimo los precios del transporte público, y hacer de Madrid un ciudad de ciudades. Construcción de las redes de infraestructuras físicas y telemáticas que materializan los valores democráticos de la libertad y la igualdad. De manera que la ubicación de las viviendas, el trabajo y los equipamientos sociales cree entornos urbanos equilibrados ambiental y socialmente para que las personas puedan tener calidad de vida en cualquier espacio urbano de Madrid, vivan donde vivan. La sostenibilidad de nuestras acciones económicas y en la construcción de las infraestructuras físicas y telemáticas. Acompañar y ser útiles a los madrileños en esta era de la globalidad, favoreciendo la inclusión y partipación en la redes globales. Apoyar a los emprendedores, favorecer en Madrid reglas económicas estables, eficiencia y aumento de la productividad. Creación del conocimiento y el mayor acceso de la ciudadanía a los conocimientos y a los medios. Para seguir haciendo de Madrid una de las regiones más importantes del mundo en lo económico y social en plena globalización económica. Hacer de Madrid una de las capitales mundiales de la cultura. Hacer de Madrid una de las primeras regiones culturales del mundo en alianza con las naciones iberoamericanas. Durante el periodo democrático, los madrileños hemos elaborado: “la cultura cívica del consenso, la cultura de la participación y la cultura del emprendimiento”. Esta nueva

5 cultura de los madrileños tiene que ser favorecida por los socialistas con el diálogo, la participación y la inclusión, ya que su puesta en práctica está sirviendo a los madrileños para ampliar los campos de la libertad, de la igualdad y de nuestro carácter emprendedor que han hecho posible que muchas de nuestras potencialidades se hayan hecho realidad y para seguir haciendo de Madrid una región y una ciudad de ciudades donde cabemos todos, también los emigrantes, de esta manera a través de la cultura manifestaremos nuestra manera de entender el mundo. Para que la conexión Partido-Sociedad sea una actividad habitual se proponen las siguientes alianzas funcionales del PSM con las organizaciones de la Sociedad Civíl: 1) Alianza con los trabajadores, manteniendo la relación especial con la UGT 2) Relaciones directas con los emprendedores y los autónomos. 3) Alianza con los movimientos cívicos con las minorías discriminadas y con las organizaciones de consumo. 4) Alianza con las ONG: a) con las de acción social; b) con las de cooperación al desarrollo; c) con las de medio ambiente y d) con las que defienden los derechos humanos. 5) Alianza con las universidades, centros de investigación y centros de excelencia universitaria para fomentar las redes de universitarios socialistas y para favorecer la producción del conocimiento científico y tecnológico. 6) Apoyo decidido a los creadores culturales, relación directa con las asociaciones del mundo de la cultura, las editoriales y las industrias de la cultura. 7) Alianza con las asociaciones de vecinos y el trabajo directo de las agrupaciones “como casas de la ciudadania” donde los vecinos pueden plantear sus demandas. El PSM tiene que ser el Partido Socialista de todos los que vivimos en Madrid, demostrando que somos útiles para mejorar día a día la calidad de vida de los madrileños. Las personas que integramos Gran Vía Socialista somos profesionales que vivimos de nuestro trabajo y que nuestro compromiso socialista nos ha motivado a participar en este proceso del próximo Congreso Estraordinario del PSM para hacer aportaciones que favorezcan la recomposición del socialismo madrileño.