You are on page 1of 2

EMPRENDER SIN CLIENTES

¿Cómo demonios se puede emprender sin clientes? En el mundo de los negocios hay pocos axiomas tan evidentes como aquél que afirma: una empresa necesita clientes (y rentables) para sobrevivir. No logro comprender como algo tan claro ("de cajón", como decimos en mi pueblo) pasa a un segundo plano, o incluso se olvida, en muchos proyectos emprendedores que encuentro en mi camino. Muy a menudo oigo frases como estas:

¿Te suena la cantinela? Atención, si estas afirmaciones se escuchan en las reuniones en tu Start Up, estás en grave peligro. Y te voy a explicar por qué... La secuencia que aparece en el banner es la base sobre la que se han construido los negocios en el siglo pasado. Supone entender a la empresa desde el lado de la oferta, a saber: invierto tiempo y dinero en crear un producto y después, un plan para colocarlo en el mercado. La mala (buena) noticia es que esa estrategia ya no es válida. Hoy, estás obligado a diseñar y desarrollar tu idea de negocio desde el lado de la demanda (el cliente) creando el producto que realmente necesitan tus clientes. Que quede claro! No es la oferta (la empresa) quién decide qué producto cubre las necesidades del mercado. La demanda "manda". Por eso, cada vez es más común que empresas líderes recurran a sociólogos para entender los comportamientos sociales de sus clientes y propiciar así la aparición de nuevos productos y servicios. Dicho de otro modo, la clave para crear empresas viables es conocer perfectamente el tipo de cliente en los que se basará nuestro modelo de negocio. El éxito del mismo se asienta sobre una profunda comprensión de los clientes, su entorno, sus rutinas diarias, sus preocupaciones, sus motivaciones y sus aspiraciones.

Por tanto, si un día laborable tu empresa solo recibe la llamada de tu madre para saber si vas a comer a casa, es que alguien tiene un problema. Tú no (seguro que tu madre es una cocinera fantástica), tu empresa, porque cometiste el error de crear tu propuesta de valor desde el lado de la oferta sin escuchar a tu cliente. Y debes entender que el mayor reto al que te enfrentas como emprendedor en el día a día de tu negocio es conseguir clientes.. y rentables.. y satisfechos. Un cliente satisfecho es un potente asegurador de la continuidad de tu empresa. Tu negocio será lo que sea tu cartera de clientes.PUNTO. Solución: ACCIÓN. Deja de observar lo bien que te ha quedado el cuadro de motivación que colgaste en la oficina el día que inauguraste tu StartUp y sal a la calle, HOY... No puedes seguir repitiendo la misma rutina día tras día esperando que tu suerte cambie y el cliente te caiga del cielo. Todos nosotros compramos diariamente productos y consumimos servicios, con la única intención de solucionar un problema y/o cubrir una necesidad. Por ello, al cliente hay que elegirlo, y hay que salir a buscarlo para encontrarlo, abordarlo, escucharlo, entenderlo, conectarlo, provocarlo, ayudarlo y mimarlo para ganarlo. En definitiva, si aspiras a tener éxito en el mundo de los negocios, pre-ocúpate (mejor hoy que mañana) de encontrar las respuestas correctas a estas preguntas clave sobre tus clientes: ¿Quién es y qué le rodea? ¿Quién y cómo le influye? ¿Cuál es su actitud? ¿Qué le importa y a qué aspira? ¿Qué dice y cómo lo dice? ¿A qué obstáculos se enfrenta? ¿Qué riesgos asume? ¿Qué desea o necesita en realidad? ¿Qué quiere conseguir? ¿Cómo mide su éxito?

www.emptrainer.com