qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwerty uiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzx cvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq EL PADRE PARMÉNIDES wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui Ensayo acerca de “lo que es” opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg

hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc vbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfg hjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbn mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopas
25/01/2013
JONAS BARRACHINA HUERTA

INTRODUCCIÓN

No pensaba establecer separaciones mediante apartados pero ha sido fruto espontáneo de la escritura. Entrando propiamente en el ensayo el tema que quiero tratar es la “mismidad”; en la terminología que respeta el pensamiento de Parménides lo

que es1.
Primeramente me gustaría tener y hacer presente una advertencia ya expresada por aquel en su poema2: <<No existe ni existirá tiempo alguno fuera de lo que es, puesto que la Moira lo ha encadenado para que permanezca entero e inmutable. En consecuencia serán meras expresiones todo lo que los mortales han propuesto>>. En este poema Parménides parece que quiera reafirmar una concepción unitaria de la existencia3.

1

Dado que “con absoluta propiedad, no puede predicarse del pensar de Parménides

un pensar sobre o acerca del ser. El concepto de ser está en formación en época arcaica griega.” LLANSÓ, Joaquín; Introducción a PARMÉNIDES, Poema. AKAL BÁSICA DE BOLSILLO 151, S. A., 2007; Madrid. Página 21.
2

PARMÉNIDES; Poema. Edición de LLANSÓ, Joaquín; Ídem. La revelación, p. 40,

línea 8.
3

A lo largo del texto utilizaré por falta de recursos y muy a pesar mía terminología que

no ha de hacer justicia a la época a la que me refiero, en ventaja espero que sea más accesible para los posibles y actuales lectores.

El trabajo presente intenta valorar la idea; sabiendo de antemano que cuenta a favor suya el que se tenga que dudar primeramente del hecho antes de realizar valoraciones sobre él, ya sea negándolo o reafirmándolo.

DESARROLLO

La tesis presente que expongo y he intentaré justificar a continuación es que hay dos formas o metodologías principales de comprensión ontológicas y por ello de valorar las cosas e incluso de tomárselas en la cotidianeidad. Estos métodos que subyacen a cualquier comprensión son por ella su base. Antes de entrar a valorar la tesis dando sus características y posible justificación empezaremos por razonar por qué esta investigación es propia de la metafísica. Esto viene así dado ya que enfocamos la metafísica como resultado y producto y ya por ello encargada de considerar el conocimiento sobre las cosas hasta su fundamento. Dado que parece que cualquier saber tiene uno; un principio que se justifica a sí mismo y no es hipotético. Que por ello responde como base última al preguntar por ese transcender, ir más allá, atravesando el conocimiento hasta su fondo. La metodología propia es mediante una forma inacabada e inacabable, continua búsqueda, que parece que tiene que plantearse desde el “ser” como límite de lo pensable y por ello expresable. Dado que puede resultar muy ambiguo y de amplia cabida vamos a recorrer muy sumariamente, pero por ello no tiene por qué dejar de esclarecer el tema, a diferentes pensadores que han reflexionado sobre el tema y expresado sus pensamientos y por ello acotado el tema en cierta medida. Empezaremos con una cita y después seguiremos con un pequeño “recorrido histórico” (que es de suponer por las muy pocas referencias de las

que dispongo personalmente segmentado y cabe la posibilidad parcial y también subjetivo; dado que soy un solo individuo, como no puede ser de otra manera; y en un lugar concreto, occidente, y circunstancial). <<Dios es una suposición: mas yo quiero que vuestro suponer se mantenga dentro de los límites de lo pensable>>.4 En un recorrido de carácter histórico “de lo que es en cuanto que es” podemos encontrar con anterioridad una explicación que se pregunta desde un inicio: la intención es buscar la génesis de las cosas, el principio. En este punto encontramos una Teogonía de Hesíodo que responde explicando cuasi imaginativamente que en primer lugar nace el caos como cierta apertura oscura, sin forma, aún no tiene forma u orden que lo explique haciéndolo cognoscible. Como aún no “hay” explicación para lo que “vemos” aparece de pronto, con carácter inmediato, una forma ya perceptible y definida Gea, que sirviendo por ello; es utilizable como sede siempre segura para albergar el conocimiento. Posteriormente a la reflexión de los milesios que buscan la génesis para explicar lo cognoscible la tendencia deriva hacia la dilucidación de un principio constituyente que ha dejado de lado el carácter de “inicial” para recoger el de “constitutivo”, con intención material, se puede decir. Al buscar este tipo de principio globalizador se pasa a la búsqueda de una constitución colectiva; idea de una totalidad tendente hacia una finalidad de unión dónde todo es uno5.

4

NIETZSCHE, Friedrich; Así habló Zaratustra. Introducción, traducción y notas de

SÁNHEZ PASCUAL, Andrés. Alianza Editorial, S. A.; Madrid. En las islas afortunadas, p. 135, l. 18.

Tradición, ya en formación, la cual lleva a pensar que la explicación que se busca es “algo” que no está “cambiando” en la serie de cosas consecuentes. Razonamiento que llevará durante mucho tiempo, aprovechándose de lo expuesto sobre el tema por Platón, a pensar que hay un lugar para ella (la explicación) en un mundo separado e idealizado6. Con este factor, el del cambio, Aristóteles plantea la diferenciación entre el acto y la potencia. El tiempo, o la dinámica, cambia el estado de las cosas y lo determinado es lo que está presente. Volviendo históricamente pero también a la sede del trabajo; en Parménides encontramos que en su búsqueda la cual pretende responder al preguntar por el fondo del conocimiento o mejor explicitado de las cosas y cómo pueden conocerse aquellas, resuelve que lo que aparece se puede transcender7 pero que por contra no puede ni debe irse más allá del ser8.
Manteniendo por ello una dualidad inherente, bajo mi punto de vista, no esclarecida

5

por estar limitado al ser determinado e ilimitado por no tener partes diferenciadas.
6

Por lo mismo que acabo de explicar en la nota 5 no me parece un pensamiento que

esclarezca en nada la cuestión, dado que no es lícito pensar que ese “algo” esté fuera de lo que es algo, como verdad en sí misma, fuera del tiempo y con más explicitación del espacio. Aunque pueda parecer redundante e incluso burdo el tema que pretendo abordar y explicitar en este ensayo anida exclusivamente en esta idea, (la que queda lícita después de la afirmación anterior) y en sus consecuencias.
7

Por ello la ayuda de la divinidad en el transcender “hacia la verdad de las cosas”. El

carácter de divino ayuda (o al menos lo aparenta) a encontrar el fondo de forma indiscutible e inmejorable.
8

Nótese, fácilmente en contraposición a la cita de Nietzsche, como de relativo es la

importancia del “acento” que ponen los diversos autores a la cuestión de no ir más allá del ser.

Para ello recorre un camino con sentido de verdad, ontológico, que le lleva en un sentido lingüístico a oraciones con dobles signos de afirmación y negación. El cual culmina en una de las primeras veces de determinación del no ser con carácter propio y testimoniado. La apuesta del trabajo siguiente se basa en la idea de que Parménides en este poema está poniendo sobre la mesa y planteando por ello un tablero de juego argumentativo donde quiere como anfitrión y precursor del mismo plantear unas reglas y con éste limitarlo; estableciendo unos límites viables y legítimos. Conclusión e idea extraída de observar el planteamiento expresado dónde hay caminos por recorrer. De los cuales uno es el viable. El cual casi sorprendentemente no es transitado y él tiene el privilegio y honor de mostrar. Enseñando o posibilitando como mínimo al resto la manera. Siguiendo el camino ya caminado y por ello detallado, por entre otros Parménides, vuelvo a la tesis que deje comentada anteriormente (hace cuatro páginas, necesitadas ellas para entrar en situación;) sobre los métodos que observo como posibles principalmente en la comprensión9 sobre las cosas en su sentido más laxo, y por ello de posicionamiento ante la vida.

9

No sería absolutamente justo e imparcial para la presentación de la cuestión utilizar

la expresión aceptación aunque viene “como anillo al dedo” para mostrar y defender implícitamente mi posicionamiento y por ello la tesis que quiero exponer.

Estas dos maneras que encuentro a la base son excluyentes la una de la otra en el mismo sujeto temporalmente. No se puede ser poseedor de ambas simultáneamente10. Utilizaré para referirme a estas dos formas constituyentes de la experiencia humana algunos términos que ya de “por si” dan idea en nuestro vocabulario de la noción concreta a que me refiero en ambos casos: siafirmación- apertura-aceptación-positividad-ipsidad por una parte y por otra sus contrarios11 no-negación-cerramiento-rechazo-negatividad-identidad. Aunque se puedan ver como expresiones e incluso formas constitutivas de la misma existencia, lo cual también es así dado que tal lenguaje de carácter contrario y a veces también contradictorio es entendible como poseedor de las propiedades metafóricas y aquí su funcionalidad; en el sentido que ofrece

10

Con simultáneo refiero que un único sujeto a la hora de valorar una cuestión

concreta tiene una imposibilidad de base: no puede posicionarse a la vez,

simultáneamente, en dos posiciones antagónicas. Por ejemplo en referencia a lo que
podría observar un sujeto como un color decir en una palabra, o misma afirmación, dos colores diferenciados: <es azul>, <es verde>. Podría decir, si observa eso: <es un verde azulado> o <azul verdoso> pero en este caso ya sería un único color. Debido a la diversidad de matices posibles que sirven para concretizar se pueden producir confusiones que dificultan la cuestión la cual a grosso modo es “senzilla”.
11

Como queda escrito tampoco he sido capaz de sustraerme a la utilización de ambos

métodos aún siendo consciente de ellos y estar intentando promover la aceptación por los beneficios que conlleva. Algunos de los cuales quedarán expuestos complementando la fundamentación de la elección, aunque probablemente con baja profundidad para la requerida impermeabilización de las posibles críticas escépticas que imposibilitan su aceptación por la sociedad. Por ello es requerido un ejercicio poco recomendable en una argumentación pero que puede ser de gran utilidad, el cual dista muchísimo a uno de fe pero que se acerca en gran medida a uno de introspección en la búsqueda de los efectos benéficos por la utilización de esta metodología.

la vertiente que afirma que comprendemos simbólicamente; lo cual explicitaremos a continuación desde el concepto de la funcionalidad del habla. La cual antes de contar con tantos recursos, en algunos lugares contraproducentes, se basa en la acción de una primera afirmación descriptiva y activa por ello. La fundamentación de esta afirmación es que si el lenguaje no es adjetivo o expresado de otro modo no es descriptivo entonces no diría nada del mundo siendo un lenguaje no útil el cual por economía no prosperaría. Lo cual tiene por producto establecer márgenes, limites y limitaciones a un por ello conformado como “algo”12. Que a su vez ayudará a definir otras cosas por el mero hecho de ya existir como tal. El “proceso definitorio” el cual se establece mediante afirmaciones primariamente13 es creativo por su propia forma constitutiva lo cual dota de esta facultad a la metodología de la “afirmación” y en segundo lugar o como segunda forma de entenderlo se establece mediante valoraciones las cuales pueden comprenderse con la forma de los adjetivos14.

12

En este caso, como en otros anteriores y posteriores también marcados con “ “, el

“algo” es abstracto por la intención de que sirva generalmente para “todo”. Por esto que no se pueda precisar más en su sentido.
13

Como ya he creído fundamentar durante todo el trabajo y explícitamente en esta

misma página. Por otra parte en este hecho reside la causa de sus ventajas respecto al otro método.
14

Es observable comprendiendo a las valoraciones y por extensión a los adjetivos de

esta forma la transcendencia que ostentan dentro del pensar y en consecuencia en la lengua: así se puede observar como un verbo en la acción que intenta denotar es un adjetivo en movimiento; y en una perífrasis verbal el verbo auxiliar es el adjetivo del verbo auxiliado. Un sustantivo, incluyéndose los sujetos de las acciones, un adjetivo con permanencia. Y como teniendo verbos que marcan la acción y sujetos a donde

Por ello que en este continuo heterogéneo donde nos movemos realicemos valoraciones, determinaciones que también podemos observar como separaciones. La cuestión es que por vivir en un continuo, en una mismidad la cual no está uniforme, nos entren dudas acerca de la relación que mantenemos que en el peor de los casos nos lleva a dudar de la propia relación. De la real relación de un “ser “ con otro “ser”. Lo cual vendría significado porque la unidad es unívocamente uniformidad. Cuando no es así y continuamente tenemos mostraciones de ello.

van dirigidos el lenguaje ya es posible, faltando para que se lengua solamente elementos que los complementan.