González Martínez, 1

Seminario Arquidiocesano de Chihuahua Taller de lectura y redacción. José David González Martínez

Ensayo. La felicidad en lo material
En la actualidad los bienes materiales han pasado a tener un papel muy importante en nuestra sociedad. Parece que son lo más importante, ya que una persona vale por lo que tiene y muchas personas dedican su vida entera a buscarlos. Hoy la confianza puede estar puesta en un empleo, el cariño en una casa, y las esperanzas en un nuevo auto; y parece que poco a poco vamos perdiendo los valores principales en nuestra vida y hasta nosotros mismos pasamos a segundo plano comparados con las nuevas tecnologías y los productos que poco a poco se vuelven las mayores necesidades del ser humano. En nuestro mundo podemos toparnos con muchas personas que anhelan conseguir algo y cuando lo obtienen, simplemente ponen su mirada en otra cosa y pueden sacrificar sus necesidades, sus amistades, incluso a su familia por conseguir aquello que les servirá solo por un tiempo. Las necesidades del hombre van cambiando a lo largo del tiempo, en el principio solo estaba el comer, el protegerse, el tener compañía, pero la sociedad ocupará su tiempo en ir marcando las nuevas necesidades, haciendo la vida cada día un poco más difícil, y aunque las nuevas tecnologías pueden ayudarnos a resolver nuestros problemas, también pueden complicarnos un poco más la vida, y el secreto está en que hemos dejado a las cosas como fines, en vez de cómo medios, volviéndonos esclavos de lo material. Los medios de comunicación están influyendo mucho en nuestra vida, usan la mercadotecnia para convencernos de que necesitamos determinado producto, y

y es que la presión de nuestro mundo está en todas partes y cada vez más fuerte. Pocas veces se busca la verdadera satisfacción del otro. el único objetivo es tener más y más dinero.”1 Pero poder comprar lo que deseamos no nos garantiza que nos libraremos de la necesidad de cosas. más bien queremos obtener nuestra ganancia a pesar de que podamos estar dando un producto de mala calidad. mayor bienestar y. de la manera de vestir. si compramos una computadora. Sabemos que las personas que no tienen cierta clase no pueden ser completamente aceptadas. porque nuestras ansias de tener nunca se acaban. en vez de preocuparnos por nuestros semejantes. más renta y más bienes implican una realidad social con unas condiciones de vida mejores. Y es muy extraño ver como nuestros sueños de verdad pueden transformarse rápidamente en el momento que llega la prosperidad a nuestro hogar. Pero el verdadero problema es que ponemos nuestra felicidad en las cosas. y la clase se gana a través de la economía. y podremos buscar toda nuestra vida tener una y otra cosa. etc.González Martínez. con la economía y poco a poco se van perdiendo muchos valores que estamos reemplazando por la lucha de poder. Miren. Todo lo que hay está relacionado con el dinero. para así tener más y más cosas. pero ahí no vamos a encontrar nunca la felicidad. en un año queremos el nuevo. Economía y felicidad. 2 todos preferimos vender a buen precio nuestra mercancía. 1 . en unos meses ya queremos la más actualizada. 1 Maite. por la creencia de que más riqueza. en definitiva. Como dice Miren Maite en su artículo Economía y Felicidad: “Los economistas hemos estado persuadidos. nada nos llena de verdad y siempre queremos otra cosa. mayor felicidad. en general. o vendamos a un precio que excede el verdadero valor. si compramos un carro. de los estudios.

algo que en verdad nos llene. etc. porque probablemente la felicidad no se encuentre en los bienes materiales. Y darnos 2 Maite. para hacernos la vida más sencilla y para poder amar más. Miren. 6 . Y el amor podría ser eso que nos supera y que nos da la verdadera felicidad. aunque existe una tendencia a que los países ricos tengan índices de felicidad más altos. 3 Y hay una tendencia a que cada vez hayan ricos más ricos y pobres más pobres. nos olvidamos de los demás y todos nos hemos centrado únicamente en nosotros mismos. aplastarlos o discriminarlos. estar seguros.González Martínez. y no pensamos que todos somos una misma especie que busca sobrevivir y ser feliz. en donde todos podamos ser un pie de apoyo que permita el crecimiento en general. Y esas personas ricas que pueden tener todo lo que quieren. hay algunos casos de países con renta par-cápita mucho más baja que se sitúan por encima de otros con renta per-cápita mucho mayor. Lo que pasa es que la felicidad la estamos buscando en lugares equivocados. El amor no nos permitiría engañar a los otros. dejar de usar el dinero como el pretexto para dañar a otros. necesitamos algo más trascendente que lo material. siguen estando insatisfechos. Y ese algo es una cosa que cada vez está menos cotizada en la sociedad: el amor. Si cada uno de nosotros se preocupara más por amar utilizaría los nuevos avances para ayudar a los otros. tampoco han encontrado la felicidad.”2 Ellos que tienen todo. Maite nos menciona: “Es evidente que. Economía y felicidad. El amor nos permitiría ser una sociedad menos centrada en el yo y más unida. que incluso tienen millones y millones guardados por si llegara alguna otra necesidad. Por eso podemos preocuparnos más por los demás sin pensar tanto en lo material. no nos dejaría vivir en paz sabiendo que hay personas que no pueden ni satisfacer las necesidades primarias de comer.

Bilbao: XI Jornadas de economía crítica.González Martínez. tal vez el amor podría regalarnos la paz. . Miren. 2008. 4 cuenta que hay cosas que en verdad no necesitamos. Economía y felicidad. Y así como el ansia de poder nos regala guerras y destrucción. Bibliografía Maite. y podría el amor regalarnos la verdadera fraternidad para la humanidad que tanto se desea el día de hoy. Porque podríamos sacrificar no tener la ropa más cara sin sufrir ningún verdadero daño.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful