You are on page 1of 6

TEMA 8:MEAD

0. INTRODUCCIÓN
El filósofo y psicólogo social estadounidense George Herbert Mead (1863-1931), estudió filosofía y su aplicación a la psicología social, aunque nunca obtuvo un título universitario. Además, no destacó por sus escritos (“estoy enormemente deprimido por mi incapacidad para escribir lo que quiero decir”), sino por su conversación y su gran capacidad de oratoria, al punto que, aunque nunca hacía exámenes (sólo solicitaba un trabajo), “Los estudiantes siempre asistían a sus clases. No se cansaban de escucharle” (Cottrell, 1980). Sus teorías psicosociológicas de la mente, la persona y la sociedad ejercieron una poderosa influencia en los estudiantes de sociología, psicología y pedagogía. En 1900 inició un curso de psicología social, que en 1916 se convirtió en curso avanzado, y cuyas notas de los estudiantes fueron la base para sus obras póstumas: “Filosofía del presente” (1932), “Espíritu, persona y sociedad” (1934) y “Filosofía del acto” (1938). Las teorías de Mead estuvieron fuertemente influidas por tres raíces intelectuales: el conductismo, el pragmatismo y la dialéctica. a) El conductismo estudia la conducta externa de los seres vivos como respuesta a los estímulos del entorno, rechazando la influencia de la vida interior. Su fundador, J. B. Watson, se inspiraba en la psicología animal, donde las teorías conductistas respondían bien, y dado que consideraba a las personas como poco más que “máquinas orgánicas”, aplicó los principios de la conducta animal a la conducta humana, obviando el estudio de la experiencia interior y la conciencia. En base a ello, Mead postuló un conductismo psicológico, o “estudio de la experiencia del individuo desde el punto de vista de su conducta”, y se autodefinió como conductista social, pues pensaba que sí era posible estudiar las experiencias internas desde el punto de vista conductista, aunque descartando también la introspección. Así, se propuso estudiar la mente partiendo de la conducta, y para ello se centró en el acto y en el acto social, ya que los actos son conductas que pueden definirse con las nociones conductistas de estímulo-respuesta (estímulos externos causan que las personas respondan con un acto), pero sin ignorar la experiencia interior del individuo, porque, en su opinión, la experiencia interior forma parte del acto. Por tanto, Mead definió la mente en términos funcionales y no idealistas, es decir, en términos de lo que hace y el papel que desempeña en el acto (como parte de un proceso objetivo) y no como un fenómeno subjetivo trascendente. b) El pragmatismo defiende el estudio del mundo real y la superioridad de los datos científicos sobre los dogmas filosóficos, rechaza la existencia de verdades absolutas y da preferencia a la acción y a la orientación práctica frente a la reflexión especulativa; además, las decisiones de las personas son juzgadas por la utilidad resultante de sus acciones, y la verdad de un conocimiento por la eficiencia de su aplicación práctica. Por tanto, para los pragmatistas verdad y realidad no existen “fuera” del mundo real, y la gente recuerda el pasado y basa su conocimiento del mundo en lo que se le ha revelado útil. En base a ello, Mead era un pragmático, y defendió que la ciencia constituye el medio óptimo para analizar y solucionar los problemas sociales. Lewis y Smith (1980) distinguieron dos corrientes: (a) el pragmatismo nominalista (J. Dewey, W. James), según el cual los fenómenos societales no existen al margen de las personas y no tienen una influencia decisiva en la conciencia y la conducta individual, concibiendo a los individuos como esencialmente libres, así como creadores, correctores y definidores de las normas sociales; y (b), el realismo filosófico (Durkheim, ≈ Mead), que pone el énfasis en la sociedad y el modo en que crea y controla los procesos mentales individuales, concibiendo a los individuos como controlados por el conjunto de la comunidad. Aunque Mead se enmarca mejor en el realismo filosófico por la prioridad que da a lo social, en su pensamiento encontramos tanto elementos nominalistas como realistas, pues su obra se caracteriza por una dialéctica entre realismo y nominalismo. c) La dialéctica. Mead era un pensador dialéctico, e incluso se ha afirmado que su obra representa una “teoría dialéctica entre la sociedad y el individuo” (Berger y Lukmann, 1967), lo que hace casi imposible separar muchas de sus ideas teóricas debido a la interrelación dialéctica entre conceptos. Así, Mead adopta los principales elementos del pensador dialéctico: (1) rehúsa analizar el mundo en términos causales unidireccionales, sino a través de las relaciones recíprocas; (2) se niega a separar hecho y valor; (3) no encuentra líneas divisorias rígidas entre los fenómenos sociales; (4) adopta una perspectiva relacional del mundo; (5) se preocupa no sólo del presente, sino también de su relación con el pasado y con el futuro; (6) nunca adopta una perspectiva determinista del futuro; y (7) muestra gran preocupación por el conflicto y la contradicción.

1. LA PRIORIDAD DE LO SOCIAL
Si bien la psicología social tradicional partía de la psicología del individuo para explicar la experiencia social, Mead dio

Manipulación. Implica la acción que la persona emprende con respecto al objeto (coger una seta). es probable que el hombre se detenga a considerar la respuesta adecuada en razón de la situación presente. esgrima). Así. mientras que no vemos nuestros gestos físicos (salvo frente a un espejo). Mead también distinguió entre gestos “no significantes” (inconscientes) y gestos “significantes” (conscientes). Así. y el actor. sino interrelacionadas dialécticamente como un todo orgánico. la percepción y el objeto están dialécticamente relacionados. Pero las personas no responden simple e inmediatamente a los estímulos. siempre responde inmediata e irreflexivamente al impulso. en lugar de explicar la conducta organizada del grupo social en términos de la conducta de los distintos individuos”. incluyendo la necesidad de hacer algo como respuesta (comer). En base a ello. Es la acción que satisface el impulso original (comer la seta. por lo que no pueden separarse el uno del otro. pues el individuo consciente pensante es lógicamente imposible sin un grupo social que le preceda. incluso las últimas fases (manipulación o cata de alimentos) pueden provocar la emergencia de las primeras (percepción de apetitoso. pues se enfrentan a un gran abanico de ellos. comerla o no comerla). Así. impulso de hambre). Entraña un “estímulo sensorial inmediato” (ver comida) y la reacción del actor al mismo (apetito). Consumación. 2. Símbolos significantes . mientras los animales actúan movidos por el método de prueba y error. de modo que “intentamos explicar la conducta del individuo en términos de la conducta organizada del grupo social. Puesto que el gesto vocal cumple la importante función de medio para la organización de la sociedad humana. EL ACTO En el análisis del acto es cuando Mead se aproxima más al conductismo. Para Mead. afirmó que “Para la psicología social. humano o no humano. en general en función de las experiencias pasadas (me gustó. Impulso. guardarla o fotografiarla para la colección de setas…). el todo (la sociedad) es anterior a la parte (el individuo). por lo que son más susceptibles de control. En el impulso están implicados tanto el actor como el entorno. que. y no como un mandato que provoque respuestas automáticas e irreflexivas en el actor. oír. su capacidad de control se revela fundamental. el ser humano posee la capacidad de manipular el objeto y reflexionar sobre las consecuencias de las distintas alternativas. actúan como estímulos del primero. mientras los animales sólo realizan conversaciones de gestos sin proceso mental alguno. las experiencias pasadas y las consecuencias probables del acto. a su vez. no la parte al todo”. 4. ya que la manipulación del objeto permite decidir entre las posibles respuestas (tirarla. Por tanto. guardarla. para Mead el todo social precede a la mente individual lógica y temporalmente. Fases del acto Mead distinguió en el acto cuatro fases. pues es el acto de percibir lo que hace que el objeto sea un objeto para la persona. 1986). el gesto vocal es particularmente importante. ya que es éste el que da lugar a estados mentales autoconscientes.prioridad al mundo social frente a la experiencia individual. configurando auténticas “conversaciones de gestos”. así. 2. de manera que cada fase afecta a las demás” (Baldwin. como en conversaciones de gestos conscientes que requieren la reflexión del actor para que se produzca la acción. el gesto es el mecanismo básico del acto social en particular y del proceso social en general. aunque concibiendo el estímulo como una ocasión u oportunidad para actuar. enfermé). cada uno de los cuales puede tener varias dimensiones. Además. aunque no aisladas o secuenciales. definiéndolo como los movimientos de un actor que actúan como estímulos específicos de respuestas socialmente apropiadas en un interlocutor. 3. aunque supone una pausa temporal en el proceso. Percepción. Gestos Según Mead. La percepción implica tanto los estímulos entrantes a través de los sentidos (ver. pues “los aspectos de cada fase están presentes en todo momento desde el principio del acto hasta el final. de modo que se seleccionan unos estímulos y se descartar otros. Para Mead. sin embargo. oler…) como las imágenes mentales que genera. los gestos vocales son oídos tanto por los demás como por nosotros mismos. 1. pues quizás el lenguaje haya sido el factor más influyente en el desarrollo distintivo de la vida humana. donde las acciones del actor provocan automática e irreflexivamente la reacción de su interlocutor. los seres humanos tanto pueden participar en conversaciones de gestos “instintivas” (boxeo.

la cualidad más importante de la inteligencia reflexiva es que permite a los humanos inhibir temporalmente la acción. Mead afirmó que los símbolos significantes hacen posible la interacción simbólica. Mead expone la mente en términos funcionales más que sustantivos. demorar sus reacciones ante los estímulos. sin embargo. algo de lo que carecen los animales. primordialmente. dado que la función del gesto es posibilitar la adaptación entre los individuos involucrados en un acto social. por tanto. es decir. como afirma Mead. por lo que se le ha llamado el “filósofo de los procesos”. y (3). no dudó en afirmar que el pensamiento sólo es posible a través de los símbolos significantes. como la elaboración de una contrarréplica por el emisor. son capaces de organizar en sus mentes un abanico de posibles respuestas. es decir. gracias a su capacidad para retrasar sus reacciones. Mead las que define como imágenes mnémicas que no residen en el cerebro. Así. señalando que es un proceso y no una cosa. a) Inteligencia. entonces adquiere significado para éste. Respecto al significado de un gesto. Es decir. mientras los animales se adaptan unos a otros mediante simples conversaciones de gestos (inteligencia “irracional”).Según Mead. que también se escucha a sí mismo. haciéndose consciente para él sólo cuando se asocia a símbolos. Respecto a las imágenes mentales. sino algo que reside en el acto social antes de la aparición de la conciencia del actor. que es totalmente subjetivo (modo de experimentar un dolor o un placer). Mead definió el pensamiento humano como “una conversación implícita o interna del individuo consigo mismo”. especialmente el lenguaje. de lo que concluyó que “pensar es lo mismo que hablar con otras personas”. de modo que el emisor aguarda el mismo tipo de respuesta de su interlocutor. no sustantiva”. Además. en su análisis de los procesos mentales emplea una serie de conceptos similares que conviene distinguir. lo define como “la capacidad de predecir la conducta probable”. PROCESOS MENTALES Y PENSAMIENTO Mead solía pensar en términos de procesos más que de estructuras o contenidos. b) Conciencia. aunque se puede interactuar con gestos. especialmente el conjunto de gestos vocales que constituye el lenguaje. Para Mead. . son capaces de elegir uno entre un conjunto de estímulos. antes que en el cerebro. negando que sea un fenómeno psíquico o una “idea”. por tanto. entendida como el mantenimiento de conversaciones consigo mismos (inteligencia “reflexiva”). que sólo logramos la comunicación cuando los empleamos. que es un fenómeno social que surge y se desarrolla dentro del proceso social. que sólo cuentan con la respuesta inmediata. 3. Así. los símbolos significantes hacen posible el desarrollo de pautas y formas de interacción mucho más complejas. “un símbolo que responde a un significado en la experiencia del primer individuo y que también evoca ese significado en el segundo”. pertenece al medio en que nos encontramos. la capacidad de elegir entre una serie de acciones hace probable que las elecciones de los humanos se adapten mejor a las situaciones y al medio. el símbolo significante (expresión verbal de disgusto) permite una mejor comunicación que el no significante (gesto de disgusto). c) Pensamiento. ello permite que un actor se conduzca de un modo significativo (para los demás) incluso sin ser consciente del significado de su conducta. ya que permite tanto una respuesta más idónea de los interlocutores. Entre las características de los símbolos significantes está que son exclusivamente humanos. (2) pueden elegir mentalmente. la conciencia tiene dos significados: (a) aquello a lo que sólo el actor tiene acceso. Desde una perspectiva conductista. Precisamente. varios cursos de acción (los animales se basan exclusivamente en la prueba de ensayo y error). tanto los hombres como los animales poseen inteligencia. por ello. pues implica la transmisión tanto de gestos como de sus significados. dado que. o es característica de él”. por lo cual “debe ser ubicada en el mundo objetivo. explicada como un proceso social. sino que son fenómenos sociales y “pertenecen al medio”. “la inteligencia es. los hombres se adaptan entre sí empleando símbolos significantes y la razón. y que los vocales estimulan tanto al receptor como al propio emisor. los símbolos significantes más estandarizados y difundidos son los gestos vocales. En resumen: (1) los hombres. que si el gesto de un actor sirve para indicar a un interlocutor su conducta subsiguiente. En base a ello. una cuestión de selectividad”. mediante una conversación interna consigo mismos (razonando). en lugar de reaccionar al primero de los estímulos más fuertes. y (b) la inteligencia reflexiva. Para Mead. aunque los gestos físicos pueden serlo bajo ciertas circunstancias. “La conciencia es funcional. los símbolos significantes son gestos que evoca el mismo significado tanto en el emisor como en el receptor. en el cerebro sólo se realiza “el proceso fisiológico por el cual perdemos y recuperamos la conciencia”. En todo caso. Por último. Mead la define como la adaptación mutua de los actos de los organismos.

lo que resulta funcional para una mayor eficacia y coordinación del conjunto de la sociedad. Así. Por otra parte. en una conversación nos permite “escuchar” nuestras palabras. como dijo Mead. un grupo requiere que los individuos dirijan sus actividades en consonancia con las actitudes del otro generalizado. puesto que las personas suelen intentar responder a las expectativas del grupo. sin embargo. todo ello no implica que en su afán por responder al otro generalizado las personas carezcan de individualidad. sólo los seres humanos “juegan a ser otro”. pues el niño aún carece de un significado de sí mismo más general y organizado. hablan y replican como si se tratase de otra persona. las personas no se experimentan directamente a sí mismas. es decir que. Por ello. cuyos papeles tienen una relación definida entre sí. las personas tienen una pluralidad de otros generalizados. Sin embargo. Mead rechaza que ello implique que esté ubicada en la conciencia o en el cerebro. SELF Mead define el self como la capacidad de considerarse a uno mismo como objeto. Si bien los animales también juegan. como un indio o un vaquero. es decir. pudiendo intentar . siendo imposible separarlos porque el self es un proceso mental. Precisamente. Además. para ellas no existe un único y gran otro generalizado. en tanto proceso social. de modo que los niños empiezan a ser capaces de funcionar en grupos organizados. y por tanto una pluralidad de selfs. el self alcanza su pleno desarrollo cuando el individuo consigue. y. El mecanismo general para el desarrollo del self es la reflexión. tiene lo que llamamos “mente”. paradójicamente. el grupo influye sobre la conducta de los individuos a través del otro generalizado. por ejemplo. Así. Sin embargo. una vez desarrollado sigue existiendo aún en ausencia de contacto social. implicada en los procesos orientados hacia la resolución de problemas. no sólo asumir el papel de otros determinados. y que se puede definir como una conversación interna con nosotros mismos. así como a determinar su papel dentro de cada grupo. 4. b) Etapa del deporte. al punto que se escuchan. sino muchos otros generalizados debido a la pluralidad de grupos a los que pertenecen. de modo que sólo es capaz de adoptar el papel de otros determinados y particulares. Ni los animales ni los niños al nacer tienen self. En esta etapa el niño aprende a adoptar el papel de todos los que están involucrados en la interacción. soliendo hacer lo que se espera de ellas en cada situación. aún es un self limitado. definida como la capacidad de ponernos inconscientemente en el lugar de otros y de actuar como lo harían ellos. sin embargo. en durante esta etapa el niño aprende a adoptar la actitud de otros. así. sino que. sino también de evaluarse desde el punto de vista del otro generalizado. Así. “sólo asumiendo el papel de otros somos capaces de volver a nosotros mismos”. al participar en un partido de béisbol el niño debe aprender a adoptar el papel de todos sus compañeros para poder participar del juego y planificar la estrategia. La génesis del “self” Mead señala que la génesis del self se encuentra en dos etapas del desarrollo infantil: a) Etapa del juego. los selfs comparten una estructura común pero cada self es diferente de los demás. las personas no tienen porqué mostrarse pasivas y aceptar la comunidad tal cual es. el self está dialécticamente relacionado con la mente. de examinarnos a nosotros mismos como lo harían otros. El “otro generalizado” Mead define el otro generalizado como la actitud del conjunto de la comunidad. la condición del self es la capacidad de los individuos de salir “fuera de sí” para evaluarse a sí mismos como lo harían los demás. por tanto. si un actor tiene en sí tal reacción. en términos conductistas. es una “conducta en que los individuos se convierten en objetos para sí mismos”. En realidad. sino que supone la capacidad para provocar la reacción de la comunidad como un todo y de poner en marcha una respuesta organizada. Sin embargo. pues en virtud del self la gente se conduce según las actitudes comunes de la comunidad. el self está ubicado en la experiencia social y en los procesos sociales. aprendiendo a convertirse tanto en sujeto como en objeto.que no está ubicada en el cerebro. Así. de tal modo que el conjunto particular de selfs de cada persona la hace diferente de las demás. en esta etapa empieza a manifestarse la organización y a perfilarse la personalidad. Ello resulta esencial para el desarrollo de las actividades grupales organizadas. Por tanto. sino que. pues “posee cierta serie de estímulos que provocan en él las reacciones que provocarían en otros y que responden a un indio”. permitiéndonos controlarlas y anticiparnos a la opinión de los demás. de poder ser tanto sujeto como objeto. se distingue de la conciencia en que no sólo provoca una mera reacción de otro actor. pues supone un proceso social que surge y se desarrolla mediante la actividad social. Como Mead señala.

y afirmó que “la evolución es el . imprevisible y creativo del self. a) El “yo” es la respuesta inmediata de un individuo a otro. es a través del “mí” que la sociedad controla al individuo. el control social se ejerce íntima y extensamente sobre la conducta individual. y (4). Por tanto. dado que “la emergencia involucra una reorganización. sirven para controlar nuestras acciones. (3) constituye la realización del self. Por otra parte. representando el aspecto incalculable. al punto que los conformistas están dominados por el “mí”. por ello. sólo podemos reaccionar contra la desaprobación de la comunidad estableciendo una clase superior de comunidad. mientras que las sociedades modernas lo estaban dominadas por el “yo”. la educación es el proceso mediante el cual los hábitos comunes de la comunidad (instituciones) se internalizan en el actor. cuando está presente en la memoria. 5. echándose en falta un auténtico análisis de la sociedad en general y de las instituciones en particular. las personas no llegan a ser miembros genuinos de la comunidad hasta que no internalizan sus actitudes comunes (instituciones). Sin embargo. por ello. constituye. de hecho. que representa la adopción del “otro generalizado”. Las personas sí son conscientes del “mí”. Mead definió el control social como la dominación de la expresión del “mí” sobre la expresión del “yo”. es decir. por el contrario. el “mí” permite al individuo vivir cómodamente en el mundo social. representando el conjunto organizado de respuestas que adopta el individuo en la forma del “mí”. En general. los individuos llevan en torno a ellos la sociedad. EVOLUCIÓN En línea con los bioevolucionistas (Darwin. que para oponerse al otro generalizado. lejos de tender a aplastar al individuo o a aniquilar su individualidad consciente. lo que les permite controlarse a través de la autocrítica. es decir. 6. En base a lo anterior. dicha individualidad”. Aunque existen instituciones opresivas y ultraconservadoras. Mead afirmó que las sociedades primitivas estaban dominadas por el “mí”. en el sentido de que el todo es considerado como algo más que la suma de las partes. el self es un proceso social que atraviesa dos fases: el “yo” y el “mí”. en los grandes personajes de la historia suele predominar el “yo”. Lamarck). Mead definió una institución como la “respuesta común de una comunidad” o como los “hábitos vitales de la comunidad”. H + O = H2O. de hecho. Mead se refería a la sociedad como al proceso social que precede tanto a la mente como al self. Así. Mead creía en un proceso evolutivo en la historia por el que en las sociedades primitivas las personas estaban más dominadas por el “mí”. permitiéndonos desarrollar una “personalidad definida”. es decir. pues ésta es la única forma de que el self logre una voz mayor que la voz de la comunidad. b) El “mí” es el “conjunto organizado de actitudes de los demás que uno asume”.. Las personas no son totalmente conscientes del “yo”. De ahí que el control social. e. Mead sostuvo la noción de emergencia. (2) contiene nuestros valores más importantes. siendo sólo conscientes de él cuando ha realizado el acto. por lo que desconocen cómo será su acción. y dejar que la individualidad y la creatividad se desarrollen libremente. principalmente a través del “mí”. el individuo debe construir un otro generalizado aún mayor. existe una articulación biográfica del “yo” y del “mí” en cada individuo. SOCIEDAD En realidad. En ese sentido. de hecho. Precisamente. el “mí” es un individuo corriente y convencional. pero el agua no estaba ni en H ni en O). pero “la autocrítica es esencialmente crítica social. mientras en las modernas prevalecía más el “yo”. En términos de autocrítica. las instituciones deberían definir lo que las personas han de hacer sólo en un sentido amplio y general. Mead habría suscrito que las instituciones constriñen a los individuos a la vez que les capacitan para ser creativos. Además. De hecho. llevamos en torno nuestro ese conjunto organizado de actitudes que. En todo caso. El “yo” y el “mí” Según Mead. pues las exigencias específicas de la vida de cada persona le proporcionan una combinación distintiva de su “yo” y su “mí”. pero la reorganización introduce algo que no existía antes” (p. no son inevitables. Mead destaca del “yo” que: (1) es una importante fuente de innovación en el proceso social. el cual implica responsabilidad consciente. y la conducta controlada por la autocrítica es en esencia conducta controlada socialmente. Mead creía que los organismos evolucionan hacia una mayor adaptación a su medio ambiente y hacia una mayor capacidad de controlarlo. los componentes macro de la teoría de Mead no están tan desarrollados como los micro. y.cambiarla mediante su capacidad de pensar y su creatividad individual. por tanto. mientras el “yo” hace posible el cambio de la sociedad.

reglas y leyes que jamás constituyen dogmas. sino que están siempre en proceso de evolución. cuya evolución está vinculada a la evolución general de la especie humana. según Mead. Además. hace más rápida y eficazmente lo que los seres humanos han hecho durante su proceso evolutivo precisando para ello larguísimos periodos de tiempo: detectar problemas. basada en el desarrollo de hipótesis. Además. recabar datos. sino que deben ocuparse de resolver los problemas del sistema presente. introducir cambios sociales progresivos en su mundo social y desarrollar sus personalidades al ritmo de los cambios introducidos en la sociedad. pues se sirve del “tipo de inteligencia que se ha desarrollado durante el proceso total de la evolución”. los científicos no deben plantearse metas vagas y lejanas. por ello. desarrollo y mejora. que adopta diferentes formas según las condiciones locales. la cual les ha dado la capacidad de modificar su entorno inorgánico. considera que la evolución es un proceso multilineal. Por último. plantear hipótesis.proceso de encontrar y resolver problemas” (pragmatismo). Mead señala que la ciencia también representa un método que permite a la sociedad cambiar de una manera ordenada. Según Mead. la ciencia. . los humanos poseen autoconciencia. acelerando el proceso evolutivo al tiempo que alivia los problemas de la sociedad. Así. y en línea con su reformismo social. la ciencia es un producto crucial del proceso evolutivo. verificación experimental de las posibles soluciones… Por tanto. pues no sólo es el tipo más seguro de conocimiento. sino que además implica una actividad de resolución de problemas y una actitud de búsqueda. la ciencia constituye una expresión formal de las capacidades característicamente humanas. el empleo de métodos de observación y la búsqueda de uniformidades.