Al son del eléctrico cuerpo*: Apuntes sobre la noción de cuerpo en la antología de poesía gay “La palabra en boca de eros”

**

Por: John Alexander Castañeda (Jacko) Texto publicado en Revista KnotEd. No. 5 Estudios serios sobre poesía gay en Colombia, o incluso debates coherentes sobre lo que podría denominarse o no poesía gay aún faltan por escribirse. Nos podemos remitir a algunas antologías, como la rareza mexicanaAntología de la poesía homosexual, tatánica y cósmica de Porfirio Barba-Jacob (edición de Frente de Afirmación Hispanista); o a la biografía de aquel autor, escrita por Fernando Vallejo, El mensajero; También a publicaciones más sobresalientes como Maricones Eminentes del aún no del todo profeta en su tierra Jaime Manrique;Todas mis cosas en tus bolsillos, antología poética de Fernando Molano; o Serpentario de amores (de Edén Morán Marín), entre otros trabajos, todos referentes a figuras singulares. No obstante, la poesía, vista como ese artefacto cultural en el que Michel Foucault viera -dentro del contexto de lo gay-histórico- el primer atisbo por pasar del “acto” homosexual a la “identidad” homosexual, no se había planteado, de modo significativo al interior del colectivo gay colombiano, o mejor, del colectivo LGBT colombiano, constructo estratégico y político sobre el que se han definido las últimas reivindicaciones sociales desde la diferencia sexual en nuestro país, hasta ahora. Este ensayo busca trazar algunos apuntes pertinentes sobre el tema en aras de socializar experiencias significativas del activismo LGBT y su relación con dinámicas culturales, y por otro lado indagar acerca del modo en que la noción de cuerpo se encuentra inserta en dicha estrategia dicotómica de ejercicio de visibilización/creación íntima que trae consigo el ejercicio de la escritura, en particular de la poesía.

no fueron pocas las personas que enviaron sus poemas para ser leídos por otr@s. familiares. ansiosa de unidad. sudoraciones. no hay que olvidar que es el desdoblamiento. esencialmente corpórea. somos uno clandestino. un cuerpo que se define como cuerpo sólo en comunión con otro. (Laurar) …desertados silentes por ríos de deseo. de nuestras masculinas carnes libertadas. Memorias Recitales de Poesía Erótica 2001-2007”. no se trata de un miedo irreal. Nos encontramos con una “Laurar”. la de dejar grabado para siempre el instante fugaz de la experiencia íntima. y con una intención. . /fui yo. su sexo y mi sexo. (J. llega a ser explícitamente singular para la descripción de la unión homosexual. rasgos con los cuales construir una idea de cuerpo. puede ser un lugar común hasta para cualquier adolescente que haya buscado en una librería un poema de amor. puede catalogarse la del colectivo Junio por el Respeto a la Unicidad. Quédate en mis piernas…/tibieza de tu piel/ vienen ellos…/olores. con el apoyo de la Gobernación del Valle. y a la vez deseosos de proyectarse. pululan los seudónimos. en el sentido de completud clásico griego. como por su interacción dentro de políticas públicas de inclusión social. sino una. de la ciudad de Cali.Como experiencia sui generis. Nos quedan en todo caso. fuente y base del presente ensayo. voces femeninas que hablan sobre todo desde la experiencia de la intimidad con otro cuerpo.M. ya sea para su “supervivencia” en contextos laborales. Colombia. y sus recitales de Poesía Homoerótica (luego Erótica) desde el 2001 hasta el 2008. titulada “La palabra en boca de eros. es esta antología. con la silueta apenas dibujada./ al mismo tiempo…bajo mi piel y su piel. particularmente histórica (en el sentido de la Historia como hija de la Escritura). lo que ha signado las vidas de muchos hombres y mujeres homosexuales. una “Dola”. no dos. una “Osifi”. emanaciones/Quédate otra vez (Osifi) …quise retener tu cuerpo junto a mí/ahogando el grito desgarrador de mis entrañas (Gracia Casablanca) Si tenemos en cuenta que uno de los objetivos de los recitales era el de “reconocer la validez del ejercicio literario en y para el sector (LGBT)”. la “actuación” bajo otro ropaje. Sobre el amor que no se atreve a decir su nombre Muchos de los poemas recogidos durante el primer periodo de esta experiencia (2001-2002) parecieran coincidir en el miedo de sus autores por decir su nombre. puede parecer tímida la máscara linguae. Entonces fui ella. Nieto) Si bien esta idea platónica del amor. ó incluso su supervivencia en el sentido menos metafórico. año en que se edita. tanto por su doble carácter lúdico y militante. una antología con material recogido durante tal periodo.

cual palíndromo sexual. y a la vez cuerpos que se afirman en la escena pública. totalmente dispuesto. (otro será el espacio para categorizar esta poesía como “buena” ó “mala”). encuentra en la expresión poética una doble justificación. porque son formas que nacen y mueren de modo perpetuo y alzan sus contornos sobre un presente exacto”. De vergas. acalladas. del poeta gay argentino Esteban García. juegan con cinismo sobre lo que resulta una verdad en muchos casos.Toto) Ese re-descubrimiento del cuerpo del que hablo. no es la excepción: “¿Sabías que el culo es un insaciable?/Es bien conocido entre cirujanos. Felipe Beltrán Mejía) . y en la poesía hablada. Y cuando esto no era posible. Voces desconocidas. convocando a los autores a expresar de su propia voz su propio material. eyaculaciones y orgasmos “…ningún poeta gay puede resistirse a incluir en sus poemas /las palabras que más disfruta /golosinas para las bocas de todos los poetas gay/ hablar de la pija su pija que me rompe el orto su enorme verga/ su impresionante banana o sus litros de leche caliente etc…”**** Estas palabras. redescubrimiento en la experiencia literaria. descubrimiento de la experiencia homosexual individual y redescubrimiento en la experiencia íntima con otro igual. y descubrimiento en la escena poética. en su más puro signo de existencia: la que brota de la garganta de un cuerpo vivo. parecieran redescubrirse. y el femenino frente al femenino. se constituyen en una eficaz estrategia de visibilización. tú dentro de mí/No hay diferencias/No hay tiempo al juntarnos… (Héctor Fabio Gómez . así mismo como el tuyo. Poesía como performancia del cuerpo: Duende lorquiano en escena No es casualidad la enunciación de la poesía como esencialmente corporal. enardecido… No importa si consumamos. fuera del canon.*** Es en este punto en donde el proyecto de los recitales de poesía mencionado fue encontrando su norte. “La palabra en boca de eros”. (Antonio Acevedo Linares) Mi cuerpo. más que descubrirse. Amo tu deseo cuando deseas mi cuerpo. /sodomitas y perversos incurables/que no hay órgano tan goloso como el ano” (Larga vida a tu culo. en la danza. ya Lorca (¿ya permitirán sus herederos decir que era gay?) acudía a esta noción cuando entendía que “el duende” (una contraparte de la musa y esencialmente activo) “encuentra más campo como es natural….Se administra el eros por partida doble. ya que éstas necesitan un cuerpo vivo que interprete. como amas mi deseo cuando deseo tu cuerpo. en la música. y así el cuerpo masculino frente al cuerpo masculino. otros cuerpos hermanados en la experiencia servían de voz. yo dentro de ti.

me gustan tus brazos./ una mancha que se enseña. y de todas las formas posibles… incluso la de un poema. intentan reproducir hacia el infinito tales acciones corporales. nos arriesgaríamos a suponer que tales frases descriptivas de funciones corporales. se hace necesario validarlo. desde figuras que pretenden divinizarlo: “Esta noche he vuelto a sentir la necesidad de magnificarte. Si tenemos en cuenta que para cierta visión heterocentrista el sexo homosexual nunca es el sexo “real” (pedestal al que se encumbra sólo el coíto vaginal). como mamar. sudar./ una cicatriz pequeña/ y un lunar inesperado. enunciarlo. y que mucho de ella se encuentre en las voces más beligerantes de antologías de poesía gay. cagar. y cago negro y a veces rojo” (Jacko) Si hay algo que perturbe más a un homófobo (o incluso a algunos que dicen “respetar” a los homosexuales”) es el imaginarse (¡o ver!) el coíto homosexual. ingles tersas por un apretado calzoncillo” (Jero) “Grito porque sangro blanco. Baste decir que pasando por el símil más grotesco a la figura retórica mejor formulada (ya se ha dicho que lo bueno o malo según el canon poético sería cuestión de otro espacio de discusión) el cuerpo es el objeto a describir. (Jaidrés) Y la metáfora. Estamos ante una poética del cuerpo. Buena parte del material analizado consiste en descripciones corporales: Sus senos dormidos se irguieron soberbios/su abdomen de seda se contrajo bajo mis besos (Laurar) “me gusta tu pecho… pero no por su ancho o por su tamaño./ perfectamente imperfecta…/ Con exceso en el costado. en medio de este sosiego inconcluso. haya hecho su aparición subversiva lo que se ha dado por llamar poesía objetivista. también hace falta describir el cuerpo del amado o amada en detalle. No es de extrañar que en el terreno de la poesía. pero no por lo duros y fuertes. Describir al cuerpo es aprehender el cuerpo No basta con que la experiencia corporal del sexo sea descrita.. / Ni por lo grande o por su dureza…. Si acudimos a Roman Jakobson. de la que la más observada regla formal espera acuda a la metáfora y a la opacidad del signo.” (Alegna) . coger por el culo./ ángel de ternura…/ Sayayín de mi desacertada idolatría…” (Toto) Ó que pretenden dejarlo aún más encarnado: “Que me veneres como hoy. cuando afirma que “la función poética es la relación del mensaje consigo mismo” (una especie de homo-significación). describirlo.“Mi nariz ahora busca el olor… huele el sabor de culos sudorosos.

Chaves) Con todo. Fuera de toda discusión acerca de las características que reviste éste -un ejercicio de visibilización. dónde yacerá su cuerpo amoroso reviviendo viejos soñadores que van quemando sus últimos rayos de juventud” (Guillermo Pulecio) Pero a diferencia de antaño. muchos de esos cuerpos se exponen ahora para ser leídos. han dejado huella. del sexo. por ejemplo. aunque le cabría un análisis semiológico a la luz de Hjelmslev. la concepción cartesiana que entiende cuerpo y mente como entidades separadas prevalece como parte de un discurso que encuentra fértil terreno en lenguaje poético. más que una sesuda propuesta literaria. Concluyo reiterando la singularidad de este ejercicio poético. lo cual se entiende como una apropiación de referentes de consumo de lo que se ha dado por llamar subcultura gay.” (Pablito Morán) El cuerpo como campo para CSI Un último apunte: el cuerpo continúa siendo un campo en el que las batallas del amor. a Cernuda. disertaciones guetizantes alrededor de la experiencia gay. y a cuyas expresiones locales habrá que seguir de cerca en el tiempo venidero. -y si nos atenemos a algunas legislaciones del globo vigentes. a Whitman. ni en el material explorado. uno de sus reservorios más fecundos y universales. reminiscencias a Kavafis. a Verlaine. “El olor de tu partida sólo quedó dibujado en mi barba” (Jesús Vaca Cortés) “Su cuerpo no es más que un baúl de mil mundos… ¿qué de los fragmentos de la conquista que enredan fácilmente cuatro brazos…? (José Rodrigo Valencia) “…dónde andará. a Ginsberg. . de la pasión. “Su cuerpo estaba ahí/ muy cerca del mío/ relajado y quieto/ mientras su alma yacía/ entre el cielo y la tierra/ flotando tranquila/ cabalgando entre sueños…” (Laurar) “Escucho ruidos/ sospecho un solsticio/ abandono mi cuerpo.Ó que pretenden divinizarlo mediante la paradoja de la experiencia carnal: “Mujer mía que estás en la tierra/ santificado sea tu cuerpo/ venga hacia mí tu entrega total…” (J. que por anacrónicas deberían sorprendernos más. dejando que el duende lorquiano se exprese en ellos. No caben aquí. huella de lo prohibido. compilados de poesía gay amateur publicados a la fecha en el país. y que por lo visto está más viva que nunca en ciudades no sólo capitales sino de provincia./ y espero a que el silencio de la noche/ me consuma en su último susurro. que es quizá uno de los pocos (si no el único). escrutados.no es difícil adivinar en él ciertas influencias de poetas catalogados como gay.

de “La Palabra en boca de eros”. y otros poemas. F.htm **** Todos putos (una bendición).As y La Habana (1933). . 2008. ** Este ensayo hace parte de una investigación en desarrollo sobre poesía gay colombiana. 1999).*Referencia a Canto al eléctrico cuerpo.G. Bs As. *** Teoría y juego del duende.http://www. Cali. de Walt Whitman. Lorca en conferencia dictada en Bs.org/2001/octubre/cul_068.lainsignia. Ediciones Belleza y Felicidad. Nota: Todos los fragmentos. Imprenta Departamental del Valle.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful