You are on page 1of 3

Página 1 de 3

EL NAVÍO RAYO

FOTO: www.andaluciainvestiga.com

“EL RAYO” SIGUE HUNDIDO EN ARENAS GORDAS El 'Rayo', uno de los navíos españoles que lucharon en la batalla de Trafalgar, en octubre de 1805, continúa hundido en la playa de Arenas Gordas. El Rayo fue construido en La Habana en 1749, y varó en la orilla en la zona de Arenas Gordas el 21 de octubre de 1805, a causa de un temporal de Levante. Los restos del buque fueron descubiertos en 2003, por un equipo de la Universidad de Huelva en el que participaron historiadores, arqueólogos, buzos e informáticos, y posteriormente se realizó una prospección cuyos resultados fueron entregados a la Junta de Andalucía en 2004.

El buque se encuentra hundido a seis metros de profundidad, y a tan sólo trescientos metros de la costa. Según Claudio Lozano, jefe del equipo de investigación, la posibilidad de reflotar el buque es impensable, debido a que se trata de un barco de 3.500 toneladas de peso, mientras que la zona a estudiar tiene un kilómetro cuadrado. El Rayo es diferente a otros barcos hundidos, ya que no está íntegro y tiene restos muy dispersos. 'El Rayo', era un navío de primera línea construido en 1749 en los astilleros de La Habana, capaz de desplazar 1.750 toneladas, con 53 metros de eslora y 14,5 metros de manga. Este barco, que en principio fue un navío de línea de dos puentes con 80

Página 2 de 3 cañones y que luego fue reformado para la batalla y se le añadieron otros 20 más, estuvo al servicio de la Real Armada en el Mediterráneo al mando del comandante Barceló en la campaña contra la República Corsaria de Argel hasta los prolegómenos a la batalla de Trafalgar. Tras batirse en combate contra los ingleses en esta batalla formando parte de la flota franco-española, fue desarbolado y embarrancó en la Playa de Castilla dentro de la zona conocida como Arenas Gordas en el entorno del Parque Nacional de Doñana. Aunque no todos los barcos españoles y franceses se hundieron el mismo día de la batalla, un gran temporal que se levantó en la zona al día siguiente provocó que los barcos que estaban dañados o desarbolados como 'El Rayo' se hundieran. Según Claudio Lozano, la importancia de este hallazgo es que es "el primer barco español que aparece de la batalla de Trafalgar ya que de esta batalla han aparecido otros franceses e ingleses, pero nunca ninguno español" además de ser uno de los barcos mayores de la flota franco-española tras el "Santísima Trinidad".

Lo que queda del navío español es un enorme casco que se corresponde a su gran estructura, con piezas de artillería, el balasto, que era la piedra que llevaba el barco para ser compensado, y mucho material militar. El estado de conservación del barco, según el arqueólogo, es medio, "la dinámica litoral es lo que más le ha afectado al estar en una zona donde el mar bate mucho y el barco se ha ido rompiendo y fragmentando lentamente, sin embargo todas las piezas que se conservan bajo el lecho marino presentan un magnífico estado de conservación".

Claudio Lozano ha denunciado el expolio al que se está viendo sometido el Rayo, ya que veinte de los cien cañones del barco han desaparecido, mientras que el resto se encuentra diseminado por el lecho marino. Lo mismo ha ocurrido con algunos clavos del barco, de bronce y 160 centímetros de longitud, que han sido robados. En 2005 un temporal dejó parte del barco a la vista, e incluso provocó que algunos restos del buque llegaran a la playa, aunque después la propia marea se encargó de cubrir el buque de nuevo. Precisamente, este mismo año, El SEPRONA recuperaba un cañón en un

Página 3 de 3 domicilio particular, que presumiblemente había pertenecido a la artillería del Rayo o el Monarca, otro barco de la batalla de Trafalgar hundido por esta zona. El cañón se encontraba en una vivienda de Mazagón donde el poseedor lo tenía como adorno en su jardín, sin conocer con exactitud la procedencia del mismo.

FOTO: HUELVA INFORMACIÓN

Una vez que los agentes de la Guardia Civil informaron al poseedor del cañón, sobre las circunstancias que rodeaban al hecho, éste accedió voluntariamente a la entrega de la pieza, por lo que se confeccionó un acta, quedando a disposición de la Delegación Provincial de la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía en Huelva, en aplicación de las Leyes de protección del Patrimonio Histórico. Fuentes consultadas: www.andaluciainvestiga.com www.informativoscanalsur.com Agencia EFE Huelva Información www.elmundo.es www.mazagonbeach.com