Poder Judicial de la Nación

//Plata, 6 de febrero de 2013.Y VISTO: este incidente Nº3389/30/12 caratulado:

“HIDALGO GARZÓN, Carlos del Señor s/ Arresto Domiciliario”, originario de este Tribunal Oral CONSIDERANDO: I.Que llegan los autos a

conocimiento de este Tribunal, a fin de resolver acerca de la revocación de la detención domiciliaria que viene gozando Carlos del Señor Hidalgo Garzón, solicitada por presentación de fecha 17 de enero pasado, por el Dr. Emmanuel Lovelli, apoderado legal de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, querellantes en autos (fs. 140). Los presunta violación por motivos de esgrimidos Garzón en de esa las de oportunidad por el Dr. Lovelli, fueron en lo esencial, la parte el Hidalgo condiciones impuestas para usufructo del beneficio

detención domiciliaria. En ese sentido, denunció que el día miércoles 16 de enero pasado el encausado fue visto por Catalina Ovando De Sanctis, siendo alrededor de las 17:30 horas circulando en bicicleta por la intersección de las calles Ortega y Gasset y Avenida del Libertador, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Remarcó que la señora Ovando De Sanctis es víctima en el hecho que, en otra causa penal, se sigue contra Hidalgo Garzón, por la apropiación ilegal de la nombrada, luego de su nacimiento en cautiverio de su madre, en el Centro Clandestino de Detención que funcionó en Campo de Mayo. Así, resaltó también que el lugar donde fue visto está a 20 cuadras del Geriátrico Belgrano, establecimiento en el que se encuentra cumpliendo detención domiciliaria, lo que claramente implica una infracción al instituto en cuestión. Finalmente, y frente a lo sucedido requirió la comparecencia del Director del Geriátrico y la inmediata revocación de la detención domiciliaria, adjuntando también el correo electrónico de la señora Ovando De Sanctis con el relato indicado. A fin de continuar con el trámite, el

día 18 de enero pasado se habilitó la feria judicial y se corrió vista al Ministerio Público Fiscal (fs. 143). II.En esa oportunidad el

representante de la vindicta pública, solicitó que en primer término este Tribunal arbitre todas las medidas necesarias para descartar la posibilidad de que Hidalgo Garzón se haya profugado, y en su caso se refuercen las medidas de seguridad del establecimiento (fs. 144). Mencionó también, que con fecha 17 de mayo de 2012 el Juzgado Federal n°3 de esta ciudad notificó a dicha Unidad Fiscal, que por medio de la resolución 51/12 de fecha 14 de mayo de 2012, se dispuso la implementación de consignas de guardia a cargo de Gendarmería Nacional respecto de 13 imputados, entre los que se encontraba Hidalgo Garzón. Por último, solicitó que se cite al Director del Geriátrico a fin de que informe al Tribunal las condiciones de seguridad con que cuenta ese establecimiento y específicamente el encartado, y que una vez obtenida la información necesaria se corra nueva vista. III.- Frente a lo actuado, se dispuso en autos la certificación telefónica, por parte del Actuario del Tribunal, de la presencia de Hidalgo Garzón en el Geriátrico Belgrano, la que fue confirmada por el Director del establecimiento Lic. José Nosera. Que a fojas 146, obra nueva denuncia del Dr. Lovelli, comunicando que el día domingo 20 del corriente a las 13:20 horas la señora Catalina Ovando De Sanctis lo volvió a ver a Hidalgo Garzón en el mismo lugar que la oportunidad anterior, en bicicleta y esta vez sin casco. Ante los hechos denunciados, el letrado solicitó con carácter de urgencia, que se constate si el imputado se encuentra en el Geriátrico y se le revoque la detención domiciliaria. Corrida la vista legal al Ministerio Público Fiscal, el Dr. Gerardo Fernández solicitó que el Tribunal se constituya en la sede del Hogar Geriátrico Belgrano a fin de certificar los extremos alegados por el Dr. Lovelli. Ante dicho pedido, el 23 de enero pasado se ordenó la constitución en ese lugar del presidente del Tribunal junto al Actuario y a representante del Ministerio

Poder Judicial de la Nación
Público Fiscal. Ese mismo día a las 17:30 horas, los nombrados se hicieron presentes en la Residencia Geriátrica Belgrano, ubicada en la calle Aguilar N°2440 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, labrándose el acta de fojas 154. Previa vista de la actuación referida el Dr. Lovelli efectuó una presentación en la cual, luego de remarcar irregularidades tanto en la concesión del beneficio como en las condiciones de alojamiento que da cuenta el acta señalada, solicitó que se revoque el arresto domiciliario del procesado Carlos del Señor Hidalgo Garzón y su traslado a una dependencia del Servicio Penitenciario Federal (fs. 155/57). Corrida la vista al Ministerio Público Fiscal, el Dr. Fernández, luego de un análisis de los antecedentes y del resultado de la visita efectuada en la cual participó, concluyó en que no existen razones para que el imputado de continúe Garzón gozando en un del beneficio de prisión no domiciliaria, considerando fundamentalmente que el alojamiento Hidalgo establecimiento carcelario implicaría una alteración en el tratamiento del cuadro de salud, toda vez que según sostiene el fiscal, podría seguir siendo trasladado al Hospital Militar desde ese lugar (fs. 159/60). Agregó el Dr. Fernández que la medida solicitada – cese de la prisión domiciliaria- contribuye a garantizar, tanto la seguridad del imputado como la de las terceras personas que actualmente comparten el alojamiento en la residencia geriátrica. Recordó al efecto las se severas libre falencias observadas en la visita. Finalmente solicitó que oficio al Servicio Penitenciario Federal al fin de que se informe el establecimiento carcelario que resulta adecuado para tratar los padecimientos de Hidalgo Garzón. El Dr. Carlos Rozanski dijo: De presente ha quedado de lo sintetizado a lo largo del manifiesto no sólo una importante

negligencia de parte del Juzgado de Instrucción actuante, sino además una serie de irregularidades que no es posible pasar por alto y que dan firme basamento a las conclusiones a las que se

arribará en este voto. Carlos del Señor Hidalgo Garzón es un detenido que se encuentra en la actualidad imputado en autos, y con prisión preventiva por 127 hechos de privación ilegal de la libertad agravada y 127 hechos de tormentos. La causa se encuentra en sede de este Tribunal de Juicio y en etapa previa a la fijación de audiencia de debate. Si bien la forma en que el imputado llegó a estar alojado en el lugar donde se encuentra actualmente, es un tema que merecerá luego algunas reflexiones, lo importante es decidir con la urgencia del caso los pasos a seguir. Como surge del dictamen fiscal, al constituirnos en el lugar de residencia de Hidalgo Garzón, fue posible constatar una serie de irregularidades y deficiencias que ponen en evidencia tanto la negligencia con que se manejó el señor Juez de instrucción, como la necesidad de una rápida respuesta. En ese sentido quedó comprobado que, ni en la parte externa ni en la interna de la casona donde funciona la “Residencia Geriátrica Belgrano”, había personal alguno de seguridad, ni de la que presuntamente fuera ordenada por el Juez de Primera Instancia ni de ninguna otra especie. Se volverá sobre esta cuestión más adelante. En todo el establecimiento sólo se encontraba una joven que se presentó como “colaboradora” y ningún otro personal ni administrativo, ni de enfermería, ni médico. Que Garzón, convocado al hall el procesado del lugar en por autos Hidalgo la aludida

“colaboradora”, se apersonó vestido de sport con bermudas, un reproductor de sonido y auriculares. En todo momento cuando se mantuvo la conversación con el procesado, deambulaban en el lugar personas de avanzada edad, las que según observamos, eran todas mujeres. De la síntesis enunciada queda claramente reflejado no sólo la legítima preocupación de la querella en su pedido de revocación del régimen de detención de Hidalgo Garzón, sino también las razones invocadas por el

Poder Judicial de la Nación
Ministerio Público Fiscal para acompañar y hacer suyo ese pedido. Es evidente, que un detenido acusado de graves crímenes y con diagnóstico psiquiátrico no puede de modo alguno estar alojado en un lugar como el descrito. Es obvio también que se encuentran en juego tanto la seguridad de terceros, en este caso las ancianas que deambulan por la casona, y la propia colaboradora, portadora aparentemente de la única llave de acceso o egreso del edificio. Esto se agrava si se tiene en cuenta la totalidad como de los estudios que está médicos en psicológicos de y ser psiquiátricos que le fueron realizados a Hidalgo Garzón que arrojaron juzgado. Si se advierte además, que algunos de esos estudios dio cuenta de rasgos psicopáticos y de simulación que fueron detectados en el procesado, la imagen del geriátrico visitado y antes descripta, resulta verdaderamente bizarra. Se dijo más arriba que se había actuado con negligencia en la etapa instructoria y con sólo repasar lo actuado en el presente incidente a fojas 75, 76 y 77, queda evidenciada la misma. Así, mientras que en un breve escrito el letrado defensor del imputado, sin dar razón alguna, resultado condiciones

solicita, el día 28 de diciembre de 2010 a las 11:30 horas, el traslado actuante, de con Hidalgo Garzón a la “Residencia y sin Geriátrica ni Belgrano”, el Dr. Manuel Humberto Blanco como juez federal inusitada velocidad verificación constatación de ninguna especie, autoriza, en la misma mañana de ese día, el nuevo alojamiento del procesado. Observadas las citadas actuaciones, los tiempos de las mismas y finalmente verificadas en la propia residencia las inadmisibles irregularidades que presentaba el lugar, la medida a tomar aparece de toda lógica. Si lesa humanidad –aunque bien, y por de el 127 inclaudicable privaciones respeto del debido proceso legal, un detenido por delitos de esté acusado ilegítimas de libertad y 127 Tormentos- no puede recibir un

distrato en relación a los detenidos por delitos comunes, tampoco puede, jamás, ser beneficiado de una manera tan grotesca y riesgosa por un juez de la Nación. Ha sostenido el Dr. Gerardo Fernández, representante del Ministerio Público Fiscal en este caso, que no existe razón legal alguna para que Hidalgo Garzón esté gozando del beneficio otorgado. Es de agregar que la situación real detectada ni siquiera es la de una prisión domiciliaria. Con lo observado, si bien no puede afirmarse que se comprobó fehacientemente lo denunciado por el Dr. Lovelli, en cuanto a los paseos en bicicleta por la zona del domicilio de quien aparece como víctima del encausado en otros actuados, tampoco pueden descartarse. Es que la escena de un procesado con prisión ancianas preventiva, alojadas en deambulando un y conviviendo junto con geriátrico, sin ninguna clase de

seguridad, resulta tan grave como inaceptable y además en modo alguno es contradictoria con la posibilidad señalada por el Dr. Lovelli en su presentación. Estamos ante un caso, verdaderamente paradigmático de doble estándar. No tengo duda alguna que resulta impensable en causas por delitos comunes, que un magistrado ordene el traslado de un procesado con prisión preventiva imputado de más de doscientos delitos y con informes psiquiátricos, que a esa fecha constaban en la causa, a un geriátrico con ancianas y sin limitaciones ni restricciones de movilidad o circulación, ni seguridad o contención. Igualmente irritante resulta que dicho traslado haya sido ordenado sin verificación de ninguna especie ya que la medida, como se dijo, fue dispuesta minutos u horas después de la solicitud y sin que conste diligencia previa alguna ni intervención del Ministerio Público. Finalmente, cabe recordar lo señalado por nuestro máximo tribunal en cuanto a las obligaciones de los jueces sobre el particular. Ha dicho la Corte Suprema “pesa sobre los magistrados un especial deber de cuidado para

neutralizar toda responsabilidad de fuga o entorpecimiento de la investigación en estos hechos” (Fallos 333:2218). Por lo expuesto y teniendo en cuenta la argumentación del señor Fiscal que hago mía así como la presentación del Dr. Lovelli, considero que no existe razón

Poder Judicial de la Nación
jurídica alguna que justifique la permanencia de Carlos del Señor Hidalgo Garzón en la Residencia Geriátrica Belgrano. No se puede pasar por alto que el nombrado ni siquiera ha alcanzado la edad prevista en la legislación aplicable como una de las hipótesis para estudiar la viabilidad del beneficio. Tampoco presenta un cuadro de salud de magnitud alguna que habilite dicho análisis, siendo que no sólo la junta médica realizada lo declaró apto para su juzgamiento, sino que además, el tratamiento psiquiátrico que realiza es sin internación y se efectúa dos veces por semana. Corresponde en consecuencia, revocar el beneficio oportunamente otorgado. Asimismo y en consonancia con lo dicho, se traslade al nombrado a la dependencia respectiva del Servicio Penitenciario Federal a los efectos de que se disponga su alojamiento en una sede de ese organismo adecuada a su situación y se mantenga su traslado dos veces por semana para la continuidad del tratamiento médico que viene realizando en Hospital Militar Central. Así lo voto El Dr. Pablo Jantus, dijo: Coincido, en lo sustancial, con los argumentos desarrollados por mi distinguido colega, Dr. Carlos Rozanski. En efecto, el imputado Hidalgo Garzón se encuentra procesado por una importante cantidad de hechos ilícitos de lesa humanidad y se ha dictado a su respecto prisión preventiva que se encuentra firme. No obstante ello, cumple detención domiciliaria en un establecimiento que, de acuerdo a la visita que realizó el Presidente del Tribunal, de ninguna manera cumple con condiciones mínimas para alojar a una persona imputada de semejantes delitos. Si a ello se añade que no ha cumplido la edad que exige la ley 24.660 para permitir el arresto domiciliario y que, como bien lo señala el Dr. Rozanski, su estado de salud no le impide permanecer en un establecimiento carcelario, desde donde se podrán cumplir con las prescripciones médicas que resulten necesarias, entiendo que no se encuentra base normativa alguna que autorice la permanencia del citado Hidalgo Garzón en el lugar donde se encuentra actualmente. Si a ello se añaden los hechos denunciados por el Dr. Lovelli, considero que, como lo postula

el Presidente del Tribunal, corresponde dejar sin efecto la detención domiciliaria oportunamente decidida en este incidente y ordenar la inmediata remisión del nombrado a la unidad carcelaria que resulte adecuada a su estado de salud. El Dr. Pablo Vega, dijo: Que por compartir sus fundamentos, adhiere al voto del Dr. Jantus y se expide en el mismo sentido. Por todo lo expuesto, el Tribunal, RESUELVE: 1° - REVOCAR LA PRISIÓN DOMICILIARIA A CARLOS DEL SEÑOR HIDALGO GARZÓN, a partir del día de la fecha. 2° - Ordenar el traslado del nombrado para el día de la fecha, al Hospital del Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza, a fin de que permanezca alojamiento en ese establecimiento penitenciario, el que deberá efectuarse a través del Servicio Penitenciario Federal y tomando todas las medidas de seguridad que el caso exija. . médico a Hidalgo hágase 3° Requerir al Director deberán del ser el mencionado complejo, la realización de un amplio examen Garzón, saber cuyas que en constancias caso de remitidas a este Tribunal a la mayor brevedad posible. Finalmente disponerse realojamiento del encausado, deberá dar inmediato aviso a esta judicatura. . 4° - Comunicar la presente resolución al Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°1 de San Martín a los efectos que estime corresponder. A los fines mencionados, líbrense los oficios correspondientes, regístrese y notifíquese.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful