Año 7, N°26, Febrero de 2013, Registro de Marca N°814828 / www.mtb-chile.cl / comunicaciones@mtb-chile.

cl

LA SITUACIÓN DEL AGUA EN CHILE
Por: Movimiento de Trabajadores por la Base - MTB

financiar inversiones que modernicen la operatividad del proceso. Con certeza podríamos señalar que el nivel de sedimentos y contaminantes acumulados por décadas en las piscinas decantadoras, sumado a ello el bajo nivel de inversión en infraestructura y personal, son los elementos responsables de no garantizar el servicio de agua potable las 24 horas del día. En menos de un mes, y en dos oportunidades, millones de personas han estado expuestas a condiciones de riesgo sanitario por la ausencia de este vital elemento, ha paralizado miles de fuentes productivas y laborales y ha interrumpido o limitado los servicios más esenciales. El Gobierno y el Parlamento (Comisión de Medioambiente) deben asumir su cuota de responsabilidad por el relajo de las autoridades sanitarias frente al estado de las plantas y la no fiscalización del proceder inescrupuloso de la empresa. Frente a una empresa que cobra tarifas usureras por un pésimo servicio, las autoridades políticas que así se lo han permitido, deben ahora exigir a la empresa una compensación por daños y perjuicios de, a lo menos, tres meses de costo cero por el servicio y procesar judicialmente a los dueños y directivos de la empresa, por atentar contra la vida de millones de personas. Mientras tanto, cada uno de los afectados debe meditar seriamente si el agua potable debe permanecer en manos de privados y seguir siendo un negocio usurero más.

Sin duda alguna, la reflexión que surge como consecuencia del segundo corte masivo del suministro de agua potable en menos de un mes y a más de cuatro millones de personas, es el debate sobre la propiedad del recurso, el rol del Estado, la inversión en infraestructura y mantenimiento, y el abandono al que están expuestas las personas frente a los grupos económicos. La concertación privatizo las sanitarias argumentando la "necesidad de financiamiento para planes de inversión" y "disponer de recursos para educación, salud o vivienda". Ambos argumentos nada más falsos, pues, en el primer caso, está a la vista la no inversión en el tratamiento de las aguas, y en el segundo caso, los ingresos que obtuvo el Estado por las privatizaciones fueron usados para "capitalizar" a la propia empresa. En la actualidad CORFO es propietaria de más de 300 millones de acciones en Aguas Andinas, y las AFP son dueñas de más de 230 millones de acciones en la misma empresa. Aguas Andinas señala que el corte del suministro se debió a la turbiedad que presentaban las aguas de los ríos alimentadores y que por ello debió cerrar 16 de sus plantas. Sabemos que esta respuesta no satisface ni al más neófito en temas hídricos, pues durante más de cuatro meses en el año, es decir, durante la estación de invierno, las aguas de los ríos Maipo y Mapocho presentan el mismo caudal y el mismo nivel de sedimento, y sin que estemos expuestos al corte del suministro. Lo que corresponde plantear frente a este grave hecho, es investigar el real estado en que se encuentran las plantas y las distintas etapas de generación del agua potable, como lo es, la captación, almacenamiento, tratamiento y distribución. Con seguridad se concluirá, que desde el momento de la privatización de la empresa (en los años 90’), las utilidades obtenidas no han tenido como destino

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful