13 de Marzo del 2009

Observatorio del Fuego
Boletín Nº 6

Ámbito de influencia de la carretera Interoceánica Sur en Madre de Dios, Perú Focos de Calor
Entre el 09 de febrero y el 9 de marzo del 2009 no se han reportado focos de calor (fuego). Esto se debe a que estamos en época de lluvias, cuando ocurren muy pocas quemas e incendios.

Mapa de deforestación 2005 y focos de calor del 2007
En estos dos mapas, mostramos la fuerte relación que existe entre el fuego y la deforestación. Comparamos los años 2005 y 2007, que cuentan con evaluaciones de deforestación, elaboradas por el Centro de Datos para la Conservación (CDC-UNALM) y el CSA-UPCH, respectivamente. Se muestra la deforestación acumulada hasta el 2005 y hasta el 2007. El 2005 se detectaron 396 focos de calor; y 185 durante el 20071 . Además, hay 88 lugares donde se registró fuego en ambos años (probablemente, lugares que se volvieron a quemar). Del total para ambos años (669), 624 focos de fuego se encuentran a menos de 1 km de un área deforestada; es decir, el 93.27% de los focos de fuego están relacionados a un área deforestada.
Fuentes: MINEDU 2001 (basado en carta nacional del IGN); MINEDU, 2008; INEI 2007; IGN 2004; SERNANP, 2009; CDC 2005; CSA, 2008.

Usted puede encontrar este Boletín y ediciones anteriores en http://www.map-amazonia.net/forum/showthread.php?t=537

Observatorio del Fuego
Mapa de deforestación y focos de calor del 2007
Fuentes: MINEDU 2001 (basado en carta nacional del IGN); MINEDU, 2008; INEI 2007; IGN 2004; SERNANP, 2009; CDC 2005; CSA, 2008.

Para un mayor detalle en el análisis, elaboramos el siguiente cuadro:
Número de Focos de calor detectados a menos de 1 km de una zona Deforestada Número de Focos de calor detectados en Bosque Porcentaje de Focos de Porcentaje calor de Focos de detectados calor a menos de detectados 1 km de una en Bosque zona Deforestada

Año

Total

2005 2007

478 137

6 136

484 273

98.76% 50.18%

1.24% 49.82%

En este cuadro se puede observar que el año 2005 casi todas las ocurrencias de fuego se detectaron a menos de 1 km de un área deforestada. El 2007, la mitad del fuego se detectó cerca de un área deforestada, y la otra mitad se detectó sobre bosque. Estos datos sugieren que el año 2007 hubo un avance importante de la frontera agropecuaria. De acuerdo con nuestra interpretación, ese año se avanzó sobre bosque secundario (purmas) o bosque previamente degradado; el tipo de bosque que es normal encontrar contiguo a chacras y pastizales.
1

El 2005 fue un año de fuerte sequía, lo que explica la diferencia en focos de fuego entre uno y otro año. Ver Boletín del Fuego Nº5.

Observatorio del Fuego
Diagrama relación bosque – fuego – cambio climático – acciones humanas

En este número, utilizando el mismo diagrama de boletines anteriores, concluimos el análisis de las relaciones entre el fuego, los bosques y el clima. Ya vimos cómo las quemas sin manejo, demasiado intensas o demasiado extensas, contribuyen a la degradación del bosque y a la deforestación. Esta vez, nos enfocamos en los fenómenos que afectan a la atmósfera (la fina capa de aire que abriga a nuestro planeta) y al clima regional y global. Todo fuego produce humo. El humo oculta la luz solar y además dificulta la formación de nubes de lluvia. La luz solar provee la energía necesaria para la fotosíntesis, el proceso en que las plantas verdes producen --a partir del carbono del aire, el agua y los minerales del suelo-- la materia viva que nosotros conocemos como madera, frutos y productos agrarios. Sobre la fotosíntesis se sostiene la mayor parte de la vida y la biodiversidad, y toda la producción agropecuaria. Bajo la bruma del humo, la fotosíntesis se ve afectada. Con la lluvia ahuyentada por el humo, también disminuye la fotosíntesis, porque le falta agua al suelo y a las plantas (recordemos que las quemas se concentran en el momento más álgido de la estación seca). Esto se conoce como “stress” hídrico: ningún organismo sediento puede producir adecuadamente. En otras palabras, el fuego tiene un efecto negativo sobre el clima local y sobre la productividad del bosque y de las actividades agropecuarias. Pero el fuego también puede afectar el clima regional, porque el viento transporta el humo a grandes distancias. Eso lo vemos todos los años, en setiembre, cuando el viento del sur arrastra hasta nuestra región el humo de quemas que ocurren en Brasil y Bolivia. Ya que hablamos de lluvia, ¿de dónde viene el agua que llueve sobre nuestra región? Buena parte de esa agua proviene de la evapotranspiración 1 del propio bosque amazónico. Es decir, el bosque alimenta la lluvia. Pero un bosque sometido a la sequía y al fuego está seco por dentro, tiene poca agua para aportar a la atmósfera. Aquí se produce, entonces, un doble círculo vicioso: más fuego contribuye a más sequía y más sequía produce un bosque inflamable que además no aporta suficiente agua a la atmósfera, lo cual lo hace más propenso al fuego y además prolonga o intensifica las sequías. En el diagrama, este doble círculo vicioso está destacado con flechas rojas y “peludas”. Un bosque sometido a este régimen se irá transformando en una vegetación cada vez más seca y abierta, hasta dejar de ser bosque. Con el bosque, se irá la lluvia. Sin lluvia, no habrá agricultura que aguante. Al mismo tiempo, el anhidrido de carbono (el famoso CO2 ) liberado en todas las quemas e incendios se viene acumulando en la atmósfera, concentrando el calor del sol y provocando el calentamiento climático global del que todos hablan en estos días. Los habitantes de la Amazonía tenemos directa influencia sobre el clima de la tierra; no es solamente una responsabilidad de los países industrializados. Por ejemplo, en la hermana ciudad de Rio Branco (Acre, Brasil), el aporte promedio de carbono atmosférico por persona es mayor que el promedio de una persona de los Estados Unidos, si consideramos las quemas y el uso de petróleo.

1 Explicamos este término en una edición anterior. Se refiere al agua que se evapora de la superficie terrestre y al agua que todos los organismos vivos transpiramos. Esta agua contribuye a la humedad del aire, se transforma en nubes y se precipita, eventualmente, como lluvia, nieve o granizo.

Observatorio del Fuego
Con la carretera Interoceánica Sur, la nueva colonización deforestadora, la fiebre del oro y el crecimiento de ciudades como Puerto Maldonado e Iberia, pronto estaremos contribuyendo al cambio climático todavía más que nuestros amigos acreanos. Todavía nos queda muchísimo bosque. Depende de nosotros conservarlo o destruirlo. Contrariamente a lo que siempre se dice, no es responsabilidad de otros, sino de nosotros: una responsabilidad de cada persona individual que utiliza el fuego o tumba bosque. Felizmente, existen alternativas al uso agropecuario del fuego, y el propio fuego puede ser manejado para que haga el menor daño posible. También existen herramientas para gestionar el crecimiento de nuestras ciudades de manera ambientalmente amigable. El Gobierno Regional de Madre de Dios ha establecido una Comisión de Quemas y avanza hacia el establecimiento de una estrategia para mitigar los impactos negativos del fuego. Los gobiernos locales necesitan invertir en planificación urbana de vanguardia. Ofrezcamos nuestro apoyo.

Observatorio del Fuego

Anuncios y Comentarios
Debido a que la actividad de quemas es prácticamente nula en esta temporada, y al ciclo interno del Observatorio del Fuego, no produciremos reportes del fuego desde la segunda mitad de marzo hasta mayo. Sin embargo, continuaremos alerta a emergencias y publicando el pronóstico semanal del tiempo. También estaremos produciendo publicaciones especiales, sobre la base de las narraciones y los análisis que hemos ofrecido hasta el momento en el Boletín del Fuego. Nuestra querida colega Cecilia Macera dejará de acompañarnos en el Observatorio del Fuego; pero continuará apoyando el proyecto de conservación regional en la cuenca del río Tambopata. Su aporte entusiasta al Boletín y al pequeño “club de pirófilos” de la región MAP ha sido de gran valor. Ella también acaba de producir un análisis actualizado de la deforestación y de las áreas silvestres prioritarias para la conservación, en el ámbito de la Interoceánica Sur; un trabajo que esperamos compartir muy pronto con Uds. Cecilia tiene un lugar en nuestros corazones y esperamos seguir colaborando con ella en el futuro.
Ernesto Ráez Luna, Director de Ciencia y Desarrollo CSA-UPCH

quema y la tala desmedida, porque significan vida para nosotros hoy y mañana para los que vendrán, pero también hay una gran responsabilidad social que hay que asumirla y esto es la utilización de tecnologías apropiadas que eviten la quema para el mejor aprovechamiento de las tierras que el hombre necesita para su supervivencia y no podemos cerrar los ojos ante esta realidad pues el hombre necesita alimentarse y mejorar su nivel de vida en áreas pequeñas para su agricultura pero que pueda rendir y mejorar su economia, el hombre tiene que aprender a vivir en armonía con la naturaleza cuidandola, y esto significa inversión a corto, mediano y largo plazo, y también con educación en todos los niveles sobre lo que significa mantener en buen estado nuestros valiosos bosques de Madre de Dios, Capital de la Biodiversidad del Peru y del mundo.
Sara Hurtado Castañera del sector de Alegría Distrito de las Piedras - Provincia Tambopata.

Estimada Alejandra Gracias por enviar el boletín N° 5 del Observatorio del Fuego, he leído rápidamente y tengo un comentario al respecto. en el último párrafo de la página 4: "En el 2005 se produjo la peor sequía en los últimos 34 años, lo cual nos lleva a concluir que la ocurrencia de quemas en Madre de Dios depende del clima y todavía no de un factor humano..." Al respecto opino lo siguiente: A fines del 2004 ocurrió el Fenómeno del Niño y eso debe haber ocasionado la sequía del 2005 en la amazonía sur, y sobre este efecto de sequía se dan mayores condiciones para que ocurran más quemas de origen antrópico, en esa parte de la

Muchas gracias por el envío del boletín porque este gran problema se tiene que afectar desde todos los ángulos y entre todos, incluyo a las autoridades quienes tienen la obligación de hacer cumplir y sancionar con severidad a quienes infrinjan las leyes de protección a nuestros bosques y tienen que ser concientes de la gran responsabilidad que significa su cuidado de Madre de Dios por la gran importancia para Perú y el mundo el mantener en buen estado de nuestros bosques, evitando

Observatorio del Fuego

Anuncios y Comentarios

amazonía no ocurren (al menos no registrados) quemas naturales. En resumen, a mi parecer siempre es por un factor humano. Cordialmente Juan Chang Respuesta: Hola Juan: Quizás no expresamos claramente cuando decíamos que la cantidad de quemas parecía más bien influenciado por el clima , más que por un factor humano porque la población no varió mucho entre un año sino fue la influencia del clima lo que hizo que se incrementaran las quemas, conversamos, saludos, Cecilia Hola Juan: Buena observación. Lo que ocurre es lo siguiente: Si correlacionas lluvia (como variable independiente) vs. frecuencia de quemas e incendios (como variable dependiente), existe una fortísima y robusta dependencia (cuanto más seco, más fuego). En otras palabras, el comportamiento de las quemas es fuertemente estacional. Claro que todas las quemas (por definición) son provocadas, así como la mayoría de los incendios; pero la decisión y acción de quemar, así como la inflamabilidad del bosque, dependen casi exclusivamente del clima. Esta relación es muy relevante en un escenario de cambio climático. Recientemente se ha elevado la propuesta (Nepstad, Alencar y sus colegas) de un "tipping point" o punto de

inflexión cercano, a partir del cual el crecimiento demográfico y la transformación humana de los ecosistemas y del clima amazónicos, conduciría a patrones de fuego determinados por factores humanos (ejm., por los precios de la soya) antes que climáticos. Esto es muy académico, claro, por el momento. Nuestro reto (entre otros) es introducir en la cultura y la sociedad locales valores, incentivos y desincentivos que "desacoplen" hasta cierto punto el clima y la decisión de quemar; pero sobre todo que desacoplen la decisión de quemar de cualquier objetivo económico (que es lo subyacente). Lo aclararemos en el próximo boletín. Un abrazo, ERNESTO Respuesta de Juan Chang: Gracias Ernesto y Cecilia por la aclaración Aún me quedan algunas inquietudes, se trata entonces de una acción "oportunista" del agricultor de quemar cuando se dan las condiciones extremas de sequedad? o es que se pierde el control por las quemas que normalmente hubieran ocurrido (en clima no tan seco)?. En todo caso el efecto es el mismo, mayor número de quemas. Entonces una recomendación es no perder de vista el monitoreo de las condiciones climáticas y ENSO al momento de implementar estrategias de prevención, además de monitorear variables económicas que determinen los cambios de uso del suelo, pero más importante concretar acciones in situ. Un abrazo y gracias, Juan

Observatorio del Fuego

Anuncios y Comentarios
Respuesta: Hola, sí en ambos casos. Los agricultores tienden a quemar en las condiciones más secas posibles, lo cual es sub-óptimo y peligroso. Por eso, cada vez más, necesitamos incorporar un monitoreo del tiempo y de las anomalías climáticas al sistema. ERNESTO Luna (Grupo de Trabajo de la Sociedad Civil para la Interoceánica Sur y CSA-UPCH). El objetivo principal de la propuesta es “Fortalecer la gobernabilidad en torno a la implementación de un programa de prevención, mitigación y restauración de incendios forestales para el Tramo 3 de la Carretera Interoceánica Sur”. Para ello, se plantea organizar a las instituciones y a los gremios de productores en tres comités (Prevención, Mitigación y Restauración), con un comité central presidido por el GOREMAD. La propuesta puede ser revisada por todos los interesados y será vista en la próxima reunión de la Comisión de Quemas. Para mayor información, contactar directamente con la Gerencia Regional de Recursos Naturales.

Presentación del Plan de Prevención y Mitigación de Incendios Forestales
El pasado 5 de marzo se presentó en la Universidad Nacional de Madre de Dios (UNAMAD), Puerto Maldonado, la propuesta de Plan de Prevención y Mitigación de Incendios Forestales en los tramos de la carretera Interoceánica Sur; un aporte seminal para el desarrollo sostenible de la región. Conservación Internacional financió y auspició la propuesta, elaborada por Juan Chang y Verónica Gálmez. A la presentación asistieron representantes de instituciones públicas y privadas, agricultores, castañeros, bomberos y Defensa Civil, entre otros. El evento buscó socializar el documento del Plan y recoger insumos para mejorarlo, propiciando el respaldo del Gobierno Regional de Madre de Dios (GOREMAD) y de las instituciones que compartirían responsabilidades en la implementación del Plan, quienes se han comprometido a llevar el proceso de gestión del fuego a todo el Departamento de Madre de Dios. La presentación fue liderada por la Gerencia de Recursos Naturales del GOREMAD, a cargo de la Ing. Norma Revoredo. Actuaron como panelistas el líder agricultor Salomón Berrocal, el Dr. Foster Brown (Universidad Federal de Acre y Woods Hole Research Center) y Ernesto Ráez

Verónica Gálmez Consultora Conservación Internacional, Perú

Elaboración: Cecilia Macera, Ernesto Ráez, Alejandra Watanabe, Juan Carlos Ulloa. Si quiere contactarse con nosotros escríbanos a: observatoriodelfuego@csa-upch-org - Av. Armendariz 445. Miraflores. Lima. Perú. - Teléfonos: 4470317 - 4477524