Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

ISMAEL ARTURO MONTERO GARCÍA

Códice Nutall, 14

MMIV

piso. Impreso en México / Printed in Mexico DR © 2004 . sin el previo consentimiento por escrito del editor. Jalisco. mecánico. concepto e imagen Ninguna parte de esta publicación. col. incluido el diseño de la tapa. ya sea electrónico. puede ser reproducida. esq. transmitida o utilizada en manera alguna ni por ningún medio. 5o. de grabación o electrográfico.ATLAS ARQUEOLÓGICO TA DE LA AL MONTAÑA MEXICANA DR © 2002 Ismael Arturo Montero García ISBN: 968-6021-14-0 Primera edición: Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales Comisión Nacional Forestal Carretera a Nogales s/n. San Juan de Ocotán. Periférico Poniente. Zapopan. óptico. almacenada. químico. México Cuidado de la edición: Ricardo Bonilla Diseño portada e interiores: Estirpe.

A quien siempre espera nuestro regreso de las montañas .

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ .

. . . . . .7 Subir a las montañas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10 Las peregrinaciones de ayer y hoy . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 2. . . . . . . . . . 61 ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 1. Medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . los xiuhcoatl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 2. . . . . . 9 1. .3 El culto en las cuevas de la montaña . . . . .8 Fauna . . . . . . . . . . . . . 50 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4 El calendario ritual . . . . . . . . . . . . . . . . 45 2. . . . . . . . . . . . 54 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6 Las deidades de la montaña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2 El culto en las cumbres . . . . . . . . . . . . . los tlamanalli . . . . . . . . . . .1 Montañas . . . . . . . . . . . . 41 2. . . 17 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 La montaña en la cosmovisión mesoamericana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .6 Aguas superficiales y manantiales . . . . . . . . . . 6 1. . .2 Eje Volcánico Transversal Mexicano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 Edafología . . . . . . . . . . . . . 1 1. . . . . 26 2. . . . . 28 2. . 60 2. . . . . . . . . . . .9 Los cetro rayo/serpiente. . . . . .9 Paleoambiente . . . . . . . 10 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Geología . . . . . . . . . . .7 Pisos altitudinales térmicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5 Astronomía y montaña . . . . . Sociedad y montaña . 57 2. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IX 1. . . . . . . . . 21 2. . . . . . . . . . . . . . . . . 8 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . VII Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . 6 1. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Las ofrendas en las montañas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . la permanencia de un culto campesino en la montaña .○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Índice ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .11 Graniceros. .4 Glaciología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 2. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . .2 Popocatépetl . . Citlaltepetl . . . . . . . 67 3. 179 ○ ○ ○ ○ 3. . . . . . . . . . . . . . . . Naucampatepetl . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8 Sierra de Río Frío . . . . . . . . . . . . . . . . . . .9 Ajusco . 141 ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . . . . . Matlalcueye . . . . . . . . . .4 Nevado de Toluca. . . . . . . . . . .2 Las estrategias de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 3. . . . . . . .5 Sierra Negra. . . . . . . . . . . . Montañas sagradas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4. . . . . . . . . . .6 La Malinche. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 4. . . . . . . . . . . . . . . 85 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Atlitzin . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3 Iztaccíhuatl . . . 119 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150 Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 Pico de Orizaba.1 Concepto . . . . . . . . 157 Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nro’maani Nechhútatá . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Arqueología en la alta montaña . . . . . . . . . 73 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 3. . . . . . . . . 123 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7 Cofre de Perote. . . . . . . . . . . . . . . . . 67 3. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 147 4. . . . . . . . . . . . . . . . . 165 Créditos fotográficos y de ilustraciones . . . . . 137 3. . . . . . . .

a la biodiversidad que se abriga en el laberinto de sus abismos y en la compleja y maravillosa dinámica de sus ecosistemas. en el vértigo de una cibernética existencia. Ahora vemos cuán oportuna resulta la publicación de don Ismael Arturo Montero García: Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana. Por ello.○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Presentación ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ S iempre que recorremos una montaña destacada en el paisaje mexicano. la ONU declaró al año 2002 como “Año Internacional de las Montañas” y designó a la FAO como el organismo promotor a nivel mundial de esta celebración. México es un país de montañas. lo que nos permitirá revalorizar los contenidos históricos y el patrimonio arqueológico depositados en las montañas por nuestros antepasados para asegurar nuestra identidad como uno de los pueblos con mayor riqueza histórica a escala mundial. el misterio y la vida que nace en las montañas. Teotihuacan. a sus cumbres nevadas. Aún habitan en lomas y valles escondidos comunidades indígenas y rurales que tejen la cotidiana trama de su vida alrededor de un manantial o al abrigo de un bosque amenazado.. está ligada a las montañas. a sus bosques. donde la nación ha tejido sus profundos y complejos rasgos y las páginas más ricas de su historia. ha olvidado la aventura. en el frenesí de una economía globalizada y urbana. nuestra vida y la de todos los seres que habitan el planeta.. tratando el tema con el cariño y consideración que merece. El resto es una fascinante escenografía de la naturaleza donde la biodiversidad se manifiesta con múltiples y extraordinarias facetas. No en balde las montañas representan para el ser humano un escenario de aventura y de leyendas. sus hermosos “Gigantes Olvidados”. con la cual se pretende recordarnos a todos que dependemos de las montañas. un trabajo meticuloso que redescubre para nosotros los valores ocultos en las profundidades y extensiones serranas. percibimos un halo de misterio en sus abismos y en las sombras de sus bosques. En las cimas y cañadas vivieron y murieron antiguas y brillantes civilizaciones que dejaron su imborrable huella. Monte Albán. ríos y manantiales. Aún retumban en los altos montes los cañones de Pedro Moreno y Javier Mina en la lucha por la independencia... sólo 36% del territorio es tierra llana. Pero el México moderno está ignorando sus montañas. El viento de las cumbres aún pronuncia los sonoros nombres de Cholula. La Comisión Nacional Forestal reconoce con gusto y aprecia el valor y trascendencia del esfuerzo de investigación del autor de este magnífico Atlas. El mundo entero. VII ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . obras como ésta.

tendrán más cerca de su mente y de su corazón a nuestros gigantes olvidados. lenguajes. o el bosque que nos provee de madera. y cobijo ancestral de culturas indígenas que aún hoy conser van intactas sus costumbres. sin duda alguna. aire limpio. siempre deberemos poder evocar nuestra liga indisoluble con los remotos o cercanos gigantes en cuya pacífica entraña se origina el río que nos trae agua limpia. Alberto Cárdenas Jiménez SECRETARIO DE MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ VIII ○ ○ . con la contribución del Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana. la actividad telúrica ha construido edificios colosales. escenarios de belleza incomparable y otros satisfactores que jamás podremos sustituir con artificios tecnológicos.. Sin lugar a dudas que el trabajo de don Ismael Arturo Montero García pone en relieve elementos de cultura que serán muy apreciados por todos los mexicanos y de que constituirá un factor indispensable en la construcción del acer vo de las nuevas generaciones. medicinas. Ing. el Lerma. la Malinche.nos ayudan a tener presente la necesidad y el deber de una relación más constructiva. alimentos. dialectos y tradiciones. el Tepalcatepec. sino también el nicho donde se ha incubado en gran parte el México profundo y entrañable. como el Pico de Tancítaro. Popocatépetl.. cercana y respetuosa con las montañas de México y del mundo. el México que llevamos muy dentro del corazón. con sus comunidades y ecosistemas. Aun cuando nuestra vida transcurra en el fragor de las grandes ciudades. el Ajusco. las cuales. gigantes de roca vestidos con exuberantes bosques. forjadores de ríos como el Balsas. El Eje Transversal Neovolcánico no sólo es una imponente manifestación de la dinámica planetaria. Desde el Nevado de Colima y el Volcán del Fuego hasta la cima del Pico de Orizaba.

investigaciones.○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Introducción ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ a arqueología en la alta montaña es una actividad poco conocida. No es aventurado manifestar que la arqueología en la alta montaña es una subdisciplina de frontera. Y esto sucede cuando aprecian el paisaje glaciar tan lejano de las vidas urbanas en esta latitud tropical y tan cercano en distancia. pero lo que más sorprende. técnicos. apuntes y diarios de campo propios de la docencia ejercida entre 1989 y 1995 en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. un reducido número de investigadores nos hemos dado a la tarea de explorar esas recónditas regiones de la nación por arriba de 4000 m / nm . ni equipo para el ascenso que la fuerza de su devoción. tenía al impartir el Seminario de Metodologías de Arqueología de Alta Montaña. pero con gran ahínco. el texto se presentó como base del proyecto de investigación para continuar con los trabajos arqueológicos de montaña en el doctorado en Antropología Simbólica de la Escuela Nacional de Antropología e L * m / nm abreviatura para metros sobre el nivel del mar. en un principio fue una simple recopilación de experiencias. climáticos y altitudinales que la arqueología empieza a considerar. El texto que se pone a consideración del lector. no importa ante qué público. es cuando demostramos que nuestros ancestros visitaron esos agrestes parajes. todos se sorprenden. para la materia de Arqueología en Alta Montaña. hemos realizado la prospección parcial de las más altas cimas del país. En los últimos diecinueve años. Cuando la presentamos. y que las modernas modalidades interpretativas de la antropología. La arqueología cada día se hace más especializada y supera nuevas fronteras geográficas. Posteriormente. Estamos seguros que nuevas generaciones de investigadores se sumarán a este quehacer de la ciencia. como la cosmovisión y la arqueoastronomía. Esta innovación de investigaciones en terrenos extremos la compartimos con la espeleoarqueología y la arqueología subacuática.* con escaso financiamiento. Los hallazgos –producto de esa academia– ofrecieron tal incremento en el registro de sitios de montaña que para el año 2000. y con algunas correcciones metodológicas. sin más técnica. que nos encaramos a límites físicos. Aún queda mucho por hacer y descubrir. Argentina. una actualización se hacía necesaria para un nuevo compromiso. tendrán gran relevancia en nuestro trabajo. que como profesor invitado de la Universidad Nacional de Salta. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ .

el generoso apoyo de: la Asociación Nacional de Fabricantes de Tableros de Madera. para la CONAFOR el primer paso en la estrategia de aprovechamiento del registro arqueológico es su publicación. de C. ( ANAFATA ): Duraplay de Parral. que las montañas poseen un valor de mercado: atraen visitantes. y su importancia. se ignora su ubicación. S. Año Internacional de las Montañas ( AIM ). donde los procesos que permiten el desarrollo de las comunidades forestales se desplieguen sin degradar o agotar los recursos que lo posibilitan. Justamente el año 2002. Forestal Halcón. Más del 95% de los sitios arqueológicos registrados en estas páginas están dentro de parques nacionales que son visitados por miles de personas mensualmente. ¿cuántos países pueden ostentar como México evidencias arqueológicas en sus cimas nevadas? Nuestros “Gigantes Olvidados” –como reza el lema del Comité Mexicano del AIM – contienen un patrimonio cultural y natural donde monumentos y parajes guardan un valor excepcional que va de lo estético a lo científico. sobre todo en lugares específicos tan vulnerables como las montañas. La arqueología mexicana con sus sitios monumentales.Historia iniciado en el año 2000 –actualmente en curso– gracias al soporte que significa la beca del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Es en este sentido. de que perdamos su riqueza y de que no aprovechemos los beneficios que nos puede proporcionar su conocimiento. como concepto. de C. su existencia. en la Distinción Especial de Ecoturismo. sin duda. de ser erosionados por los procesos naturales. No es excesivo entonces incorporar el patrimonio registrado en la alta montaña a programas ecoturísticos. presidido por la Comisión Nacional Forestal ( CONAFOR ).V. tiene límites para el desarrollo. Cualquiera que sea su aplicación con museos de sitio en las montañas o recorridos por los parques nacionales. me pareció una oportunidad excepcional para fortalecer la investigación con el intercambio de información y experiencias con estudiosos de disciplinas afines al medio montañés. Con este premio se abría la posibilidad de que un núcleo de información incrementado en años se viera aplicado en el beneficio económico de las comunidades forestales menos favorecidas en su desarrollo económico. Están en riesgo de desaparecer en manos de vándalos y saqueadores.L. Acertadamente. Oportunamente.V. la asistencia porque desde la plataforma del AIM .A.. por ser declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Trascendental y acorde a esas expectativas fue la agenda preparada por el Comité Mexicano del AIM . Maderas y SintétiAtlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ X ○ ○ . requiere del sustento cultural.. felizmente el fallo favorable del jurado permitió a la arqueología en alta montaña trascender más allá de la literatura propia de su gremio para incorporarse a los fines comunes del manejo sustentable de la montaña por la vía del ecoturismo. es un medio de reconocer que se poseen recursos limitados y que el turismo. publicaciones y museos se ha integrado al turismo. como otros sectores de la economía. A. S. de ser olvidados. La sostenibilidad de este turismo. En términos competitivos. bien se puede definir como un “turismo responsable”. fructífera fue. de R. Con toda la experiencia de aciertos y desaciertos se podrán armar programas sostenibles. me entusiasmé por sumarme a los objetivos y acciones del cuidado de la montaña poniendo a consideración de la CONAFOR una versión de este texto acorde a la convocatoria para concursar por el Premio Nacional al Mérito Forestal 2002. convirtiéndose en lugares privilegiados del sistema turístico nacional e internacional en las categorías de parque nacional y reser va natural.C. La moderna oferta ecoturística no puede bastarse únicamente del paisaje natural. No obstante.

se destacan las fiestas a las montañas y en las montañas. S.V..A. Triplay de Michoacán. Grupo Baja Play. la Cámara Nacional de la Industria Forestal. con el aprovechamiento de los recursos propios del premio.V.. S.A.A.. de C. Tableros y Chapas de Puerto Escondido.A. en las Conclusiones.A. S. Ponderosa Industrial de México. ese ensayo iniciado en 1989 y culminado con una exhaustiva temporada de campo en septiembre de 2002.A.V. de C. S. nunca imaginé que fuera a crecer tanto el acer vo en una temporada tan corta. S. haciendo énfasis en los dioses venerados en aquel entonces. la segunda se denomina Sociedad y montaña. de C. S.. que han desarrollado un estrecho vínculo con el paisaje montañés. S.A. encaminado a la población en vías del cuidado de las zonas forestales. apartado que intenta comunicar la vivencia teórica/metodológica de esta investigación.A.V. Consorcio Papelero Mexicano. se expone XI ○ Introducción ○ ○ .R. y del económico.. de C. pero intensiva temporada de campo con la intención de hacer en lo posible. Rexcel.. convirtiéndolo de uno meramente natural a otro complejamente ritual. de I. la presente obra se incorpora a los discursos de concientización para el Centro Nacional de Cultura Forestal.C. Presidente de la República.. de C. le sigue Arqueología en la alta montaña. localiza y analiza todos los sitios arqueológicos hallados hasta la fecha. el tercer apartado Montañas sagradas es propiamente el núcleo que registra. S.V.. se ofrece un vasto capital simbólico en vías de fortalecer la articulación identidad/nación/naturaleza. así como su desarrollo a través de los últimos años en el país. que está dirigido al amplio público que se interesa por cuestiones culturales. Así pues.V.V.L.A. por último. Productora de Triplay.V.. La obra se compone de cinco partes: la primera es Medio ambiente. S.V. Silvindustria General Emiliano Zapata. Más allá de las promesas económicas del ecoturismo.. Simplemente. que suman 73. La última temporada de campo abarcó los meses de agosto y septiembre de 2002. S. Maderas Conglomeradas. de C. de C. permiten esta impresión. Clarke Veneers and Plywood. Dynea México. de la Cámara de las Industrias de la Celulosa y del Papel (CNICP ): Kimberly Clark de México. S..cos de México. más completa esta publicación? El impulso nos venía del eminente estímulo moral que significó el haber recibido el premio de manos del C.V. de C. Teodoro Rodríguez y Compañía. cumple la función introductoria que permite al lector adentrarse en el contexto de la naturaleza de la alta montaña desde las diferentes disciplinas involucradas en el estudio ecológico. de C. y de la Cámara Nacional de la Industria Maderera. A.. de C. de R.A. de C. S. En esta suma de voluntades surgió una pregunta: ¿podríamos incrementar el acervo realizando una corta. ahora se pone a consideración del lector como el Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana. de C.A. licenciado Vicente Fox Quesada. de C. se recorrieron laderas y espacios inexplorados de cinco montañas que según nuestras hipótesis eran prominentes. considerando que antes de esta temporada nuestro acer vo era de 55. es una prospección a la esfera espiritual de las sociedades del Altiplano de ayer y hoy. S..V.. científicas. y en efecto lo fueron porque arrojaron para el registro 18 nuevos sitios. S. Corporación Durango.V. estéticas y ecológicas. el incremento en un 33% en tan corto tiempo fue sin duda algo extraordinario que se realizó gracias a la desinteresada participación de colaboradores voluntarios. según el calendario azteca.V. En esta instancia. Forestal Alfa.A. Que sea pues la memoria histórica una fortaleza en el cuidado y preser vación de los bosques. dotando a las comunidades de un prestigio histórico que les permita sobreponerse a las conductas de desbaste del patrimonio cultural y natural..A.

como toda empresa humana diversa es un trabajo colectivo. La alta montaña es un medio ambiente adverso. Dalia de la Peña. al Consejo de Arqueología del INAH . Así lo ha demostrado el Gobierno de la República. al Comité Nacional de Socorros para Casos de Desastre. también de la Cruz Roja Mexicana. destacan por su colaboración en la extenuante prospección por las altas cumbres los arqueólogos María de Lourdes López Camacho y Víctor Arribalzaga. Por lo tanto. de la misma montaña para el flanco noroeste destacan las referencias de Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ XII ○ ○ . Juan José Durán. por permitirnos contar con la frecuencia de radio en caso de algún siniestro. Erika López Rojas. a través de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la CONAFOR. el Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana. Francisco García García. Asimismo. a Globalstar de México. Con esta edición se intenta una publicación depurada que permita una aproximación interpretativa de la permanencia ritual en las altas cumbres de Mesoamérica. por su paciencia para esta impresión al lic. Es un cambio fundamental en la política cultural del país. por autorizarnos a realizar los distintos trabajos de campo. iniciativa privada y colaboradores su esfuerzo por entregar a la comunidad este texto que se suma al interés colectivo de salvaguarda. y Rodrigo Parra. No son pocos los interesados por preser var el medio ambiente.sistemáticamente las proporciones y alcances del complejo fenómeno cultural de las altas cumbres mexicanas. que en este caso se ha nutrido de la altruista participación de ciudadanos comprometidos con la intención de preser var el patrimonio cultural y natural del país. es la respuesta inmediata a la pérdida que se sufre del patrimonio cultural montañés. y Luis Soriano (qepd). pues antes de esta fecha. la opción inmediata es la publicación que salva ese patrimonio de su pérdida y olvido frente al deterioro que soportan “Nuestros Gigantes”. miembros de la Cruz Roja Mexicana pertenecientes a la Unidad Nacional de Rescate para Terrenos Agrestes. acertadamente coordinados en ese año (2002) por su director general Alberto Cárdenas Jiménez. En suma. montañistas. También nos acompañaron en otros momentos los montañistas. quien por su destacado desempeño en 2003. Mario Molina. con el apoyo a esta obra. la tradición y la arqueología. la historia. se le encomendara la política ambiental de la nación al ser designado Secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales. investigadores. por su asesoría y ser vicio en la comunicación de telefonía satelital. Rogelio Tapia. Reconozco de las autoridades. Alejandro Bravo por tenernos al tanto de las condiciones climáticas de la montaña vía radiofrecuencia. de la CNICP . Luis Palma. la exploración e investigación en el medio alpino no es un trabajo individual. por más de tres lustros pasamos desapercibidos. agradezco la contribución para esta edición de los funcionarios de la CONAFOR . y que consideramos que en unos cuantos años las evidencias serán mínimas. Sin duda hay otras propuestas para coadyuvar en la solución de la deforestación y la preser vación del patrimonio cultural de la nación. y al Cmdte. presidido por Joaquín García–Bárcena. a las aportaciones fotográficas de César Larrañaga. para ubicar dos sitios en el flanco sudeste del Pico de Orizaba. en las distintas travesías estuvimos acompañados por Oscar Vivas Coyoli. Francisco Montes de Oca. muy valiosos fueron los datos proporcionados por Rodolfo Hernández y Martín Moreno. pero según esta intención. al menos así la definimos porque no es apta para la habitación humana permanente. Silvia Villa y Esperanza del Río. Emeterio R amírez.

Popocatépetl. por compartir el hallazgo de la Estela del Nevado de Toluca. así como a TV . Finalmente. deseo agradecer las trascendentes aportaciones de especialistas. Zoquiapan. a su Rector Rodrigo Valle. igualmente se reconoce el apoyo de su comisario ejidal. Sin duda alguna. Popo. a mis compañeros de profesión por su cooperación. en glaciología a Hugo Delgado. Popo. del Instituto de Geofísica de la UNAM . también a Ignacio Corro por proporcionar dos cuatrimotos para la prospección de la Sierra Nevada. en agroecología a Víctor Abasolo. Rosendo Munive. del Instituto de Ecología de la SEMARNAT. Francisco Rivas. junio de 2004 XIII ○ Introducción ○ ○ . Sergio Suárez. a David de la Teja del club Montero 4x4. de la Asociación Mexicana para la Conservación y Estudio de los Lagomorfos ( AMCELA ). Stanislao Iwaniszewski. para las montañas La Malinche y Pico de Orizaba. Zoquiapan. Todos somos gente de montaña Ismael Arturo Montero García Naucalpan. quiero reconocer a la Universidad del Tepeyac. Manuel Hernández y Carolino Ramírez. custodio de la zona arqueológica de Teotenango. por su contribución con transportación en vehículos doble tracción al club Todo Terreno 4x4 de Puebla. Por su apoyo generoso para la excavación en la cima de la Sierra Negra.este fueron sugerentes los comentarios de José Miranda. así como a Alejandro D´Luna. en sistemas de información geográfica a José Ávila. Ivon Encinas y Martín Antonio Mondragón. donde tengo mi adscripción académica. el primero administrado por Alejandro López y el segundo por Eduardo Zenil. de mucho sir vió el consentimiento de las autoridades de los parques Iztaccíhuatl. Daniel Flores. a Polaris de México por sus unidades motorizadas para recorrer el Nevado de Toluca. jefe de proyectos del parque Izta. Zoquiapan y Nevado de Toluca. por su confianza siempre vigorizante. a mis profesores de la División de Posgrado de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. de la Mesoamerican Research Foundation. para la falda nororiental de la Iztaccíhuatl la localización de dos sitios corresponde a los vecinos del ejido de San Andrés Hueyacatitla. Evidey Castro. a Otto Schöndube. por la difusión televisiva. a Tim Tucker. a través de Gerardo Yong. de la Comisión de Recursos Naturales del Distrito Federal ( CORENA ) y Eduardo Pérez. de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM .UNAM . subdirector del parque Izta. Además. Beatriz Albores y Alicia Bazarte. y al Vicerrector Carlos Peláez. a Héctor Hernández. por sus acertados comentarios: Johanna Broda. del Instituto de Astronomía de la UNAM . A Ricardo Bonilla. en biología a Juan Pablo Ramírez–Silva. Antonieta Castrejón. Patricia Fournier. Un apoyo importante proporcionó ONCE TV . En geomorfología a Agustín Tagle. Por sus obser vaciones en el campo de la arqueoastronomía a Jesús Galindo. quien nunca ha claudicado con sus oportunos comentarios y amistad durante el proceso editorial de esta obra. Julio Glockner. de la Universidad Iberoamericana. por postularme para el Premio Nacional al Mérito Forestal.

.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ XVI ○ ○ .

como veremos más adelante. por eso. y no es simplemente porque se trate de un paisaje placentero.1 MONTAÑAS C uando apreciamos una montaña experimentamos diferentes emociones. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . y lo son hasta nuestros días. Pero ese paisaje que se traduce en complejos símbolos. este viaje arqueológico por las más altas montañas de México se inicia por el reconocimiento del medio ambiente. es también un paisaje natural y. Sucede que las montañas nos impresionan porque son los sitios privilegiados para el campo de la interacción humana con la naturaleza. las montañas comprenden un escenario estético y metafórico que marca los confines de lo mundano y lo sagrado como el linde del universo pensable. Así lo han sido desde la antigüedad.○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ MEDIO AMBIENTE ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 1. En efecto.

2). 2002). el Popocatépetl. Pocas regiones en el mundo exhiben una variedad tan prodigiosa de formas volcánicas como el EVTM . y Sierra Negra–Pico de Orizaba que no por su proximidad son contemporáneos. Estos factores en el país sólo son perceptibles en los más altos montes del Eje Volcánico Transversal Mexicano. como el vulcanismo –en nuestro caso– que genera un sistema de comportamiento vertical en un ángulo de inclinación superior a los 15º que lo delimita de una planicie. 2 1. podemos apuntar que la montaña es una geoforma. presenta sustratos consolidados y pendientes fuertes en más del 30% de su emplazamiento. 2) espacios por encima de los umbrales altitudinales de los bosques. un ejemplo son los sistemas binarios Popocatépetl–Iztaccíhuatl. 1975:14). Promueve procesos denudativos 1 y erosivos muy activos que la hace moderada en la formación de suelos (D´Luna. 1990). entonces tendremos que tomar en cuenta al menos uno de los siguientes factores: 1) áreas por arriba de la línea nival.2 EJE VOLCÁNICO TRANSVERSAL MEXICANO La alta montaña en México se establece en los más altos edificios volcánicos activos y subrecientes distribuidos a lo largo del Eje Volcánico Transversal Mexicano ( EVTM ) que cruza la República de oeste a este sobre dos fracturas primordiales que cortan la corteza terrestre: la fractura Clarión y la fractura Chapala–Acambay. y 3) terrenos sobre el límite de denudación crionival que corresponde a los procesos geomorfológicos originados por el hielo o la nieve (Gerrard. Plioceno y Pleistoceno. Por lo general. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 2 ○ ○ . ramal de la de San Andrés. constituido por rocas extrusionadas durante el Mioceno. Ajusco–Xitle. aún más. y Sierra Volcánica. Estas fracturas primordiales crearon fracturas menores de carácter tensional que coadyuvaron a la formación de un eje de elevaciones alineado en una banda de 900 Km de largo por una anchura que oscila entre 20 y 100 Km. esto ocasiona contrastes bioclimáticos y geomorfológicos con una alta diversidad en el hábitat y en la utilización potencial de sus tierras que contrastan con los espacios contiguos. una montaña muestra una altura relativa superior a 500 metros. Si específicamente nos referimos a la alta montaña. constituyendo así “islas geográficas” al interior de un continente. mostrando un recorrido zigzagueante de costa a costa a la manera de una geosutura (fig.En la literatura especializada se utilizan diferentes definiciones de montaña que se aplican regionalmente. Volcán de Fuego–Nevado de Colima. resultado de cierta dinámica interna. Un rasgo característico de este dinámico sistema volcánico es el régimen ortogonal de sus fracturas. La Malinche y el Pico de Orizaba (Departamento del Distrito Federal. Cordillera Neo-volcánica. que es el límite de las nieves perpetuas. Sistema Tarasco-Nahoa. recibe distintos nombres según diferentes propuestas: Faja Volcánica Transmexicana. No obstante la variedad del paisaje orográfico en el mundo. Para otros es un sistema y no un eje. ya que sus elementos dirigidos de poniente a oriente controlan en parte las chimeneas del Nevado de Toluca. así que en lugares tan disímiles como Holanda y el Tíbet los criterios para designar ¿qué es una montaña? son distintos. se denomina así. Destaca el Fracturamiento de los Grandes Volcanes que se desarrolla en la zona central y oriental del país. 1964:9-10). Para algunos geógrafos el EVTM marca la frontera natural entre Norteamérica y Centroamérica (Lorenzo. en ellos apreciamos distintos estados de preser vación y forma: unos son pequeños y perfectos como el joven cono del 1 2 Degradación por área específica.

no es fácil asumir que todas las montañas del Altiplano fueron volcanes. Xitle de 2400 años de edad. 1975:9-38. El EVTM surge de la corteza terrestre hace 23 millones de años. ○ 3 Medio Ambiente ○ ○ . como también alterados por la acción diluvial. Finalmente ya carentes de toda forma volcánica individual al interior de la Ciudad de México los cerros Zacatepetl y Chapultepec son un buen ejemplo. Fotografía de la República Mexicana. sucede que a través de los tiempos perdieron su cráter y su silueta cónica original característica de todo aparato eruptivo. por su antigüedad y erosión no conser van su forma original. y Mooser. Esta compleja orografía del paisaje permite conocer diferentes momentos que revelan épocas esenciales de la historia natural del país. Evidentemente. la cual asumió un ángulo más acentuado en su hundimiento sobre la Trinchera de Acapulco a partir del Mioceno. captada por un satélite. Pero aún más desgastados tenemos las montañas que delimitan la cuenca de México al poniente y oriente con las sierras de Las Cruces y de Río Frío. y por los efectos de climas precedentes de mayor precipitación. Los volcanes antiguos se han visto disminuidos en su altitud por la degradación y la devastación primeval debida a la vigorosa erosión de sus antiguos ventisqueros de forma dómica y base elíptica. • Como ya se ha apuntado. de siete fases volcánicas subsecuentes que los especialistas perciben. 1988. Se destacan los fracturamientos individuales del EVTM . 3 cfr. la primera fase volcánica se remonta a 32 millones de años. este momento geológico corresponde a la tercera. sumados a los fenómenos modificadores del relieve respecto a edificios volcánicos más jóvenes. de ésta y de la segunda fase solamente hay testigos geológicos en las excavaciones de los estratos inferiores del subsuelo. durante el Mioceno. en tanto los hay como la Iztaccíhuatl que por ser más antiguos y erosionados por el impacto de varias glaciaciones aparecen con expresiones morfológicas más complejas. como el Peñón de los Baños. resultado de este suceso apreciamos elevaciones que. 3 desde entonces y hasta la fecha una compleja dinámica se ha venido dando sobre los terrenos que hoy ocupan grandes masas de población en el Centro de México: • Antes del surgimiento del EVTM . es la tercera fase donde se inicia el desarrollo del EVTM que probablemente obedeció a un repentino cambio en la inclinación de la Placa de Cocos.Figura 2. Departamento del Distrito Federal. otros también recientes pero elevados como el Pico de Orizaba.

que cor responde a la gran masa rocosa de un antiguo cráter anterior al Popocatépetl. Al Amacuilecatl le siguen cuatro aparatos menores que se formaron probablemente en la primera mitad del Pleistoceno (800 mil años). 3).• De la cuarta fase un buen ejemplo es la Sierra de Guadalupe que. Sobre los recién escalonados Venacho y Yoloxóchitl que corresponden a la fase anterior. 4). ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 4 ○ ○ . el Ventorrillo hoy parcialmente cubierto por el Popocatépetl (fig. • La quinta etapa se inició hace cinco millones de años. La estructura de la Sierra Nevada y la Sierra de Río Frío según Schönhals y Werner (1975:50). a finales del Mioceno a partir de grandes volcanes explosivos. con 13 millones de años. 4 En publicaciones anteriores véase Mooser et al. 4 y al sur su similar. ubicando su inicio en el Terciario Medio o en el Oligoceno con unos 30 millones de años. El Popocatépetl con sus glaciares ca. Figura 3. Así. Termina la construcción de este complejo con las erupciones del Teyotl que guarda contemporaneidad con las primeras erupciones del Popocatépetl que corresponden ya a la sexta fase (fig. Figura 4. y Lorenzo (1964). se constituye el estrato volcán del Amacuilecatl o Los Pies de la Iztaccíhuatl. 1984. dos conos en las Rodillas. uno en el Pecho y otro en la Cabeza. esta última más temprana con 1. también ha olvidado su forma inicial por la vigorosa erosión. brotaron la Sierra Nevada y la Sierra de Río Frío. se daba a la Iztaccíhuatl una antigüedad mayor. (1956). a la derecha el Ventor rillo. Fries (1956).7 millones de años de antigüedad con los montes Tláloc y Telapón.

Todos ellos son las mayores elevaciones sobre las que en invierno se presentan áreas de congesta. 8 Nevado de Toluca Pico de Tancítaro Volcán de Colima Nevado de Colima Figura 5. 1975). Los volcanes activos en fase fumarólica 6 con evidencias arqueológicas en sus laderas son: el Pico de Orizaba (5610 m / nm ) y el Popocatépetl (5465 m / nm ). donde anticlinales 5 del periodo Cretácico sufren transcurrencias de hasta un kilómetro. al igual que la anterior. el Ajusco (3930 m/ nm ). en tanto. 5). ácido sulfhídrico. el Monte Tláloc (4125 m/ nm). el Nevado de Toluca (4690 m/nm). Respecto a los volcanes activos. lo mismo ocurre en el espacio entre el Nevado de Toluca y el Ajusco. Horst.• A la sexta fase se debe la multitud de conos fenobasálticos que conser van su forma cónica y cráter como los que constituyen la Sierra de Chichinautzin que cerró el drenaje del Valle de México hace 700 mil años para convertirlo en una cuenca endorreica (Mooser. el término define a zonas alargadas y elevadas respecto a terrenos adyacentes. estas transcurrencias abundan entre los volcanes Nevado de Toluca y Pico de Orizaba. anhídrido carbónico y amoniaco que se manifiestan con manchas rojas. ○ 5 ○ ○ Pico de Orizaba Cofre de Perote Ajusco Iztaccíhuatl Popocatépetl La Malinche Medio Ambiente . y más aún. donde se detectan al menos dos transcurrencias análogas de hasta 10 Km que afectan la cuenca de México. Se puede decir que las montañas de ambas fases son recientes. y el Cerro Papayo (3640 m/ nm) (fig. Los horst 7 con altura superior a 5000 m / nm presentan glaciares y los restantes al menos pudieron haber estado sometidos a fenómenos glaciares en épocas recientes hasta 3000 m/ nm . el Telapón (4065 m/ nm). 7 8 Pliege del terreno parecido a un arco. produciendo en las sierras. que es opuesto a un pliegue hundido denominado sinclinal. Perfil poniente–oriente del 5 6 EVTM . es necesario señalar que en algunas ocasiones se presentan gases venenosos de ácido clorhídrico. • La séptima fase. 5). La Malinche (4430 m/ nm ). corresponde al Cuaternario con millón y medio de años de antigüedad. alineamientos extraordinarios NNW y SSE ajenos al fracturamiento fundamental (Departamento del Distrito Federal. los grandes edificios extinguidos con restos del pasado tratados en orden decreciente son: la Iztaccíhuatl (5230m/nm). la Sierra Negra (4585m/nm). especialmente en la de Las Cruces. que algunas están activas. el Cofre de Perote (4220 m/ nm). 1975:14-15). Actualmente sobre el EVTM encontramos desplazamientos horizontales de varios kilómetros a lo largo de fallas. Congesta es la nieve amontonada en los ventisqueros o alturas de los montes más expuesta a las ventiscas. verdes y amarillas sobre las rocas. Este fenómeno es visible en las fallas al sur de La Malinche. como el Popocatépetl y el Pico de Orizaba (fig.

1. 1973:51). Finalmente para la Iztaccíhuatl y el Popocatépetl es posible agregar un quinto avance “M V” para los siglos XVIII y XIX de nuestra era (White. un tercer avance “M III ” hace 10 ó 9 mil años más cálido y húmedo que el actual. y una última glaciación “ M I V ”. Cofre de Perote ni Nevado de Colima. Las andesitas son lavas de tipo ácido que constituyen la forma de relieve más común en México. presenta tonalidades de verde sombrío a negro. Los efectos de estas glaciaciones y del clima periglacial son más evidentes en la Iztaccíhuatl que en ninguna otra montaña de México (fig. Más recientemente. En las montañas mexicanas restos de estas glaciaciones se muestran como morrenas prominentes entre las bocas de las cabeceras de los valles.3 GEOLOGÍA La masa geológica de las montañas del evtm está formada generalmente por capas de andesita de hornblenda 9 e hiperstena 10 sobre un núcleo de dacitas. sobrevivían doce glaciares (Lorenzo. 1962) como el caso del Ajusco con tres estadios mayores de glaciación entre las cotas de 3450 y 3000 m/ nm en su flanco norte y nordeste (White. por morrenas recesionales dentro de las cabeceras y delante de los pequeños glaciares actuales que aún hoy en día cuelgan de las cumbres. Sin embargo. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 6 ○ ○ . La roca de esta lava es dura y con diaclasas. Mg). en tanto el somonte está compuesto por derrames volcánicos del Cuaternario (véase la fig. posteriormente otro suceso hace 12 mil años “ M II ” el cual pudieron atestiguar las primitivas comunidades que cazaban al mamut a orillas del entonces gran Lago de Texcoco o en sus similares cuerpos de agua entre la Sierra de Río Frío y La Malinche en la región de Apán. a mediados del siglo XX . Lava de granulación muy fina. En la Iztaccíhuatl. Los episodios más jóvenes de estos enfriamientos probablemente ocurrieron después del hipsitermal (Cooper. 1962. imaginemos para ese tiempo al menos una veintena de montañas cubiertas por una sola y gran calota de hielo. durante el Cuaternario Tardío. Popocatépetl e Iztaccíhuatl. 1984:42 45). 1958). Mineral del grupo de los piroxenos Sio3 (Fe. 6). y Heine. 1964). 1978). De manera general. esto es con fisuras de contracción que permiten la infiltración que la hace bastante permeable. por cierto muy reducida en comparación con las anteriores hace 2 mil años por arriba de los 4 mil metros que no es perceptible en montañas de menor altitud como el Nevado de Toluca. su gran masa está constituida por cenizas volcánicas. en la antigüedad otros macizos volcánicos estuvieron cubiertos por glaciares desde el Pleistoceno Superior en diferentes ocasiones (White. alcanzando las andesitas un gran espesor. que corresponde a los últimos 40 mil años. los altos edificios volcánicos encuentran sobre sus cimas rocas volcánicas del Terciario. 9 10 11 Lava de componentes oscuros. se distinguen cuatro avances glaciares: el primero “ M I ” hace 39 mil años que llegó a cotas inferiores de 3000 m / nm .4 GLACIOLOGÍA En la actualidad sólo tres montañas del país mantienen glaciares por encontrarse sus cimas por arriba de 5000 m / nm : Pico de Orizaba. además de otro impresionante lago entre el Pico de Orizaba y La Malinche (Lauer. 1979). tobas y pómez. 10). Las andesitas son una transición entre las riolitas 11 y los basaltos que son rocas extrusivas básicas de variada coloración que contienen fenocristales de feldespatos de olivino y piroxena (Yarza.1.

regionales. y Würm para Europa. La época de acumulación en los glaciares mexicanos va de junio a diciembre. 7). Los glaciares son masas de hielo que poseen un régimen por medio del cual ganan o pierden masa. laborando en el Popocatépetl (Lorenzo. Datos de hace 40 años manifiestan que el Pico de Orizaba mantenía nueve glaciares con un área de 9.164. Es importante mencionar que las épocas de acumulación y ablación en glaciares intertropicales son menos fijas que las apreciadas en los glaciares de latitudes medias y altas (Delgado.550 m 2 (Lorenzo. Izquierda. 2002). Figura 6. Popocatépetl e Iztaccíhuatl casi todas las formas de glaciación alpina. Figura 7. en la cima de la Iztaccíhuatl en 1985. Aspectos del equipo humano y material del Comité Nacional de México para el Año Geofísico Internacional ca 19581960.000 m 2 . con 720. Cuando las condiciones climáticas son favorables con suficiente precipitación y baja temperatura los glaciares crecen. 1956a). 1997). y la Iztaccíhuatl 12 glaciares con 1. derecha. con excepción del tipo de circos profundos (White.000 m 2 . o locales se pueden monitorear a través del estudio de los glaciares y sus fluctuaciones de masa (Delgado.500. 1964:32) (fig. ○ 7 Medio Ambiente ○ ○ . el Popocatépetl tres. transportando suministros en el Pico de Orizaba. 1964). Existen para los volcanes Pico de Orizaba. los glaciares de todo el mundo han mostrado tendencias generalizadas a retroceder. razón por la que se estima que el clima del planeta se está modificando. Los cambios climáticos globales. Existe un traslape en la ablación de verano que coincide con la acumulación de la época de lluvias por las nevadas. Recientemente.todos ellos remanentes de un gran casquete de hielo que cubría la montaña durante la última glaciación Wisconsin para Norteamérica. mientras que la época de ablación comienza en enero y termina entre julio y agosto. Iztaccíhuatl y Popocatépetl muestran sus glaciares desde el campamento arqueológico.

otros se encuentran sometidos a la acción del congelamiento. clima. Los suelos intrazonales hidromórficos son suelos de pradera. y finalmente por los procesos eruptivos del Popocatépetl. 8). por la merma en la humedad causada por la deforestación. cit. Los suelos azonales son de menor proporción. ya que para Delgado (2002) persisten dos. según Delgado (2002). por los estragos del fenómeno de “El Niño”.5 EDAFOLOGÍA Los estudios edafológicos en los volcanes muestran grandes grupos de suelos que normalmente se desarrollan bajo las condiciones de roca madre.12 Km 2 que equivale al 22% del área inicial en el glaciar del Ventorrillo con un retroceso de ocho metros (fig. para las zonas de bosques templados calientes de alturas menores se aprecian cubiertas de podzólicos amarillentos. vegetación.Por nuestra experiencia durante los trabajos arqueológicos en la cima de la Iztaccíhuatl para 1983 (Montero. 1. en tanto Lorenzo (1964:18) cita tres para 1960. en tanto el glaciar Noroccidental perdió 28 metros (Delgado. Desde una perspectiva zonal al piedemonte se advierten en primera instancia los suelos de bosques lluviosos templados a fríos con suelos podzólicos 12 de color café grisáceo. 1988:337-339). Los suelos permanente helados son denominados pergesoles. 2001:95-97) y metodológicamente por los recientes estudios de Delgado (1997 y 2002) en el Popocatépetl. de color gris claro y café asociados a suelos de pradera de altitudes muy elevadas y pedregosas. existe una pérdida en la masa de hielo por varios factores: el aumento en la temperatura por la inversión térmica ocasionada por la contaminación de las ciudades de México y Puebla. destacan los litosoles 13 en los taludes de las laderas. Efectivamente. y 1998 (Iwaniszewski y Montero. y cantidad de tiempo necesario para su formación. un glaciar del Popocatépetl se encuentra extinto. op. así como las partes llanas de las praderas alpinas o de las laderas herbáceas húmedas. pedregosos. Figura 8. 1962). Retroceso del terminus del glaciar “El Ventor rillo” entre 1958 y 1999. y aquellos oca12 13 Suelos compuestos y poligenéticos con recubrimientos sólidos de sedimentos piroclásticos de variado origen. y los restantes en los abanicos aluviales al pie de las montañas (White. Por ejemplo. Suelos delgados. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 8 ○ ○ .). entendemos que estos datos no corresponden a la actualidad. Datos más recientes que corresponden al periodo de 1996 a 1999 muestran una pérdida de 0. diferencias debidas a la erosión.

10). 1. o que surgen en las cabeceras de valle. y por un peso específico muy bajo con buena cantidad de humus. es una consecuencia de climas fríos. ya que el nivel de las aguas subterráneas es cortado en lugares de mayor declive donde existen numerosos codos y cortes. el suelo superficial está sometido a variaciones extremas de temperatura que originan alternativas entre hielo y deshielo (Comas. el margen superior de esta área de cañones profundos puede ser identificado por un incremento repentino en la pendiente de los arroyos.6 AGUAS SUPERFICIALES Y MANANTIALES La precipitación anual y la temperatura son los factores primarios que abastecen de agua a las montañas. Como un hilo blanco entre los perfiles de la montaña. En las partes más bajas (menos de 2800 m / nm ) al somonte prosperan los fluviosoles. De manera general. pasan a través de las zonas de morrenas y se convierten en tributarios de las profundas cañadas situadas más abajo. 9). La presencia de manantiales en la montaña depende de los pronunciados declives en las laderas. de la congesta. por debajo de esta cota obser vamos andosoles. se caracterizan por un elevado contenido de substancias radioamorfas en una fracción de arcilla. donde son comunes las caídas de 200 a 300 m por kilómetro (fig. muchas de las cascadas y pequeñas caídas de agua se deben a mantos de lava resistente y mantos débiles de brecha volcánica sobrepuestos. los suelos de las altas montañas del país están constituidos en las partes altas por litosoles hasta 4500 m / nm . suelos de origen fluvial óptimos para las labores agrícolas (fig. Los anchos flancos de la montaña están cortados por cauces angostos de arroyos que nacen ya sea cerca del extremo superior. también donde se rompen las coladas de basaltos permeables e imper- Figura 9. ○ 9 Medio Ambiente ○ ○ . Los perfiles longitudinales de los arroyos se encuentran interrumpidos por muchas cascadas y caídas de agua. así como de los pequeños glaciares que están en las cabeceras de valles y extremos superiores de los flancos.sionalmente deshielados estacional o diariamente son molisoles (Lorenzo. donde se encuentran alimentadas por la fusión de la nieve. y de los glaciares de las altas cumbres. un ar royo producto de los deshielos del glaciar Sudoriental de la Iztaccíhuatl. que son suelos de origen volcánico ricos en vidrio bajo condiciones húmedas y frías. En estas porciones. 1978:39). en consecuencia. 1969:14). Estos arroyos. Las aguas super ficiales nacen en las partes superiores. Este fenómeno geodinámico se denomina solifluxión.

Estos elementos tienen su origen en la afluencia de aguas subterráneas originadas en las reservas de nieve y gracias a las condiciones geológicas de rocas volcánicas diaclasadas. térmicos y de precipitación media anual que se ven alterados por la duración de la temporada de lluvias. El alto grado de humedad característico de las montañas. 1970). Pisos altitudinales tér micos de la alta montaña mexicana. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 10 ○ ○ . las mínimas temperaturas.meables en las zonas de debilitamiento (Tagle.7 PISOS ALTITUDINALES TÉRMICOS El medio ambiente de la alta montaña mexicana se divide en cinco estrato–niveles denominados pisos altitudinales térmicos (fig. comunicación oral. Figura 10. Esta es una clasificación de capas subsecuentes de manera ascendente determinada por los distintos niveles climáticos. que a lo largo de las montañas aprecia un incremento conforme aumenta la cota altitudinal. 1. responde a la escasa evapotranspiración provocada por la gran cantidad de nubes advectivas y convectivas. 10). y por el bajo nivel de insolación (Klaus. Este fenómeno hígrido se ve fomentado por la acción de la fitomasa. 2002).

con longitudes de hasta 15 Km y profundidades de 100 metros. Los bosques nublados comprendidos entre 1800 y 3000 m / nm son bosques altos y tupidos de encinos perennes. su presencia está relacionada con nieblas frecuentes y persistentes causadas por “nortes” y por los vientos alisios. Toluca. Puebla. ZONAS GEOMORFOLÓGICAS Altitud m / nm Zona geomor flógica 5610 4500 4050 3450 2600 – – – – – 4500 4050 3450 2600 2500 Glaciación alpina Intemperismo Erosión fluvial Intensa erosión Abanicos y conos aluviales A continuación se articula la clasificación de pisos altitudinales térmicos publicados por Lauer (1973. Estos tres argumentos ambientales sir ven para ilustrar genéricamente la compleja dinámica de los contrastes bioclimáticos y geomorfológicos de la alta montaña mexicana: 1. pinos. Se estima que el gradiente térmico oscila medio grado en promedio por cada 100 metros de diferencia altitudinal. de ser vicios y una agricultura rica y variada tanto extensiva como intensiva. en estos bosques nublados de coníferas también encontramos diferentes especies tropicales de alta montaña. tienen la propiedad de formar suelos ricos en humus. sorprende que en las laderas de la Iztaccíhuatl. y robles. 1978 y 1979). profundamente cortadas que aparecen como la única configuración de valle. Estos bosques de tierra fría característicos del clima subhúmedo y semihúmedo. el Popocatépetl y La Malinche cubiertas de toba se manifiesten barrancas homogéneas. además de numerosos tipos de epifitas. 11 ○ Medio Ambiente ○ ○ . 11) que impactan sobre el medio ambiente provocando complejos e irreversibles desequilibrios ecológicos. destacan las ciudades de México. los azolves se acumulan entre los 2500 y 2600 m / nm. TABLA 1. y se suma la propuesta vegetal de Klink (1973). de 2400 a 2700 m / nm corresponde a la zona geomorfológica de abanicos y conos aluviales. Se destacan procesos industriales. en tanto que para la zonalidad horizontal la temperatura varía también en medio grado centígrado por cada grado de latitud geográfica (D´Luna. donde las aguas toman contacto con el valle. oyameles. La más alta densidad de población del país se asienta en nuestra área de estudio.Altitud m / nm Piso altitudinal térmico 5610 – 4800 Nevado 4800 – 4000 Subnevado 4000 – 3300 Helado 3300 – 2700 Frío 2700 – 2400 Semifrío Te m p e r a t u r a media anual 3°C 1°C 5°C 9°C 13°C Días con heladas al año 365 330 a 350 195 a 320 115 a 200 65 a 120 Precipitación media anual Sin datos Sin datos 1800 mm 1700 mm 1600 mm El factor fundamental para esta clasificación es la temperatura. por lo que entre las cotas de 2450 a 2600 m / nm se establece una zona de captación hidráulica. Piso semifrío. En este estrato. En este piso se alzan populosos centros poblacionales que rodean por todos sus flancos a las altas cumbres del Altiplano Central. Cuernavaca y Orizaba (fig. 2002). se añaden los criterios geomorfológicos de Robles (1944) de la Tabla 1.

no son pocos los hornos carboneros que se puede apreciar por ejemplo en las laderas meridionales de La Malinche. y Alnus firmifolia en las cotas inferiores. Aquí se desarrollan los denominados bosques mixtos de alta montaña semihúmedos y subhúmedos entre 2700 y 3200 m / nm (fig. y la propia destrucción por abrasión. estableciendo líneas de ataque a los agentes del intemperismo. La diferencia entre semihúmedo y subhúmedo se debe a los contrastes de insolación según la diversa exposición de las laderas de la montaña. y ocote Pinus ayacahuite en las barrancas más húmedas. estas prácticas debilitan los árboles haciéndolos más susceptibles a las infecciones y al fuego. consideremos la tala inmoderada para obtener madera para la construcción. La ciudad de Orizaba se alza al piedemonte de la montaña a la que le da nombre: El Pico de Orizaba. y leña para elaborar carbón. 1973). En esta porción de la montaña el volumen de aguas aumenta incrementándose el poder erosivo por las fuertes pendientes. las que presentan fisuras y fracturas. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 12 ○ ○ . precipitándose en torrentes de violento y desequilibrado impulso sobre las rocas volcánicas de no muy elevada dureza y compacidad. Los bosques subhúmedos se componen de pinos mesófilos como el pino blanco Pinus pseudostrobus y Pinus ayacahuite. En estos bosques de tierra fría se sitúa el principal nivel de la zona de niebla. además de agrupaciones casi puras de oyameles Abies religiosa. papa y avena. pino colorado Pinus teocote. Sin embargo.Figura 11. al fondo de las barrancas prosperan pinos del tipo Cupressus lindleyi (ibidem). Piso frío. estos bosques sufren una rápida transformación en campos de labor agrícola de maíz. 2. además. Las consecuencias de estas conductas son desastrosas: erosión. a la izquierda y también con nieve la Sierra Negra. impacto y desbaste. pino real Pinus montezumae. haba. 12). valles colgantes limitados por cantiles verticales. Igualmente transforman el medio la producción de ocote y resinas con el fin de obtener pedazos de madera y resina de pino. desde la cota de 2500 a 3450 m / nm. Como resultado de la diversa insolación se produce una evapotranspiración variada. El bosque de coníferas de alta montaña semihúmedo está compuesto principalmente por oyameles Abies religiosa. con robles perennes Quercus laurina. así como importantes reguladores en el balance de aguas. originada por una rápida formación nubosa de tipo convectiva durante la primera mitad del día (Klink. Se moldea así una escarpada topografía con anfiteatros ampliamente erosionados. Es importante resaltar que los bosques de oyameles Abies religiosa constituyen un filtro de aire para la generación de oxígeno. por lo cual cada día son más valiosos. saltos de agua y cañones de muy fuerte pendiente. entre 2700 y 3300 m/ nm en este nivel se inicia la zona geomorfológica de intensa erosión.

Bosque de Pinus hartwegii a 3750 m/ nm en la ladera oeste del Nevado de Toluca. desde 3300 hasta 4000 m / nm . Telapón e Iztaccíhuatl. y por lo tanto de ambientes húmedos (Ern. y dejando al descubierto suelos ricos en ácido silícico endureciéndose y formándose campos de tepetates (Miehlich. 13 ○ Medio Ambiente ○ ○ . El pino Pinus hartwegii se localiza en las cotas más altas e iluminadas junto con algunos oyameles Abies religiosa hasta los 3600 m / nm en las cañadas estrechas y sombrías. aquí se denota la zona geomorfológica de erosión fluvial entre 3450 y 4050 m/ nm caracterizada por una cubierta de coníferas y abundantes pastos bajos que protegen los suelos y proporcionan humedad. Piso helado. Aquí también se desarrolla el bosque Pinus hartwegii entre 3200 y 4100 m/ nm . y el descenso en el nivel del agua subterránea en los pozos y galerías filtrantes del piedemonte. Desde el siglo pasado en el Monte Tláloc. 3. 1979). Campos de cultivo y bosques mixtos de alta montaña que corresponden al piso frío en la ladera nororiental de la Iztaccíhuatl. la agricultura sin medidas pertinentes provocó la erosión de suelos. La influencia de la orientación y la vegetación por ejemplo en el Cerro Papayo permite apreciar que la cara sur Figura 13. éste es el pino mexicano que mejor puede adaptarse a las heladas nocturnas del clima de la alta montaña tropical. sobre todo en terrenos escarpados con la acumulación de arenas y piedras. pudiendo llegar en 100 años a medir más de treinta metros (fig. ocasionando el deslave en ciertas áreas de más de 80 cm del suelo superior.Figura 12. 1973). 13).

Miehlich. que por su abandono sobreviven en un estado natural que los torna en un peligro. 1973:11).es más seca. éste no es el único caso. Pinus rudys y Pinus oaxacana. A más altura este piso no se salva de la expoliación. Pinus hartwegii. y una Mahonia siempre verde que suben a alturas más elevadas creciendo normalmente en suelos rocosos (Klink. Pinus montezumae. Sin duda. grandes extensiones de bosques nublados y bosques mesofíticos se convierten en pastos. Estas formaciones se encuentran sujetas a un fuerte intemperismo. Más aún. sobre todo de Pinus hartwegii. formándose suelos de poco espesor en las salientes. abarca de 4000 a 4500 m / nm . Piso subnevado. forma orizabensis y forma compacta. también se apropian de Abies religiosa para la producción de papel y el tableteo. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 14 ○ ○ . o por bosques seriales o secundarios de pinos relativamente resistentes al fuego como el Pinus leiophylla. donde autoridades y patrocinadores de la iniciativa privada dan solución. prosperan las “brechas de saca” utilizadas por leñadores para abastecerse de Pinus hartwegii. juntándose aguas abajo con los diversos drenes superficiales de este piso altitudinal. los perennes alimentados por los deshielos y los temporales por las lluvias. 1973). El límite forestal está marcado en el paisaje a 4000 +/-100 m / nm . En esta zona los arroyos principales tienen su origen desde los vértices de glaciar. y en todas las altas montañas del altiplano se aprecian ya trabajos de reforestación significativos. No obstante estos inconvenientes. es así como se matan los brotes de pinos recién germinados y se sustituyen bosques por zacatonales. Pinus ayacahuite y Abies religiosa. alterando así los flujos naturales. 4. este cambio ecológico delimita el mesomonte de la alta montaña. Dentro de esta franja altitudinal se contempla una zona geomor fológica de intemperismo comprendida entre 4050 y 4500 m / nm . algunas de estas brechas se transforman en caminos de terracería que soportan la rodada de pesados camiones que extraen la madera con fines industriales. en tanto la cara norte está cubierta con una masa vegetal más espesa (Kneib. sumados. ya se apuntan éxitos con programas integrales de reforestación como en Paso de Cortés. Un factor que agravia a este estrato ecológico es la alteración del bosque por el pastoreo 14 con rebaños de reses y ovejas que. En suma. 1984:261-263. los productores en invierno inducen la quema para obtener renuevos en primavera. 1973). Algunos manantiales hacen su aparición en este nivel. y Zoetti. y la fauna soporta fenómenos sorprendentes como la original presencia de manadas de perros salvajes y ganado bronco. ○ X X. apreciada madera por su constitución dura y densa. Para alimentarlos. Por otra parte. El límite arbóreo es la respuesta a las bajas temperaturas de primavera por la isoterma de 5º Celsius que disminuye la po- 14 Para datos específicos sobre el impacto de esta actividad en el medio forestal a finales del siglo véase Ceballos y Galindo. Pinus teocote. Ahí se presentan restos de glaciares fósiles. y así poder tirarlo justificadamente. El paisaje se ve perturbado. furtivamente queman la base del árbol para que se seque. se cuentan por cientos de cabezas devorando los pastos o zacatonales (gramíneas). El proceso ha sido tan satisfactorio que la fauna original de venado Odocoileus virginianus y conejo teporingo Romerolagus diazi se empieza a recuperar. las comunidades del piedemonte cada día constr uyen a mayor altura obras hidráulicas con ductos de hasta 8 pulgadas y represas para abastecerse de agua. Como únicas plantas leñosas el cedro Juniperus monticola. y en el mejor de los casos en bosques secundarios (Ern.

1978). por debajo los pisos helado y frío con bosques mixtos de alta montaña semihúmedos y subhúmedos. 1973). 1975). 15) con líquenes y saxicolen. el límite del bosque es producto del frío. En primer plano pastos de altura que cor responden al piso subnevado. es decir. Por arriba de 4800 m/ nm en el clima nevado la cubierta vegetal no puede prosperar debido a la solifluxión periglacial del suelo (Lauer. Para estudios sobre el límite del bosque para la segunda mitad del siglo XX pueden referirse los trabajos de Lauer y Dieter Klaus de 1975 para el Pico de Orizaba y los de Beaman de 1972 para la Iztaccíhuatl y el Popocatépetl. Corresponde al piso subnevado la región vegetal de los zacatonales. y no de la altura en términos del enrarecimiento del aire (fig. comprendida entre 4000 y 4800 m/ nm . 15 ○ Medio Ambiente ○ ○ . y como mínimo hace 12 mil años 2600 m/ nm (Ohngemach y Straka. plantas acolchonadas arenicolen. Por lo tanto.sibilidad de difusión de agua a través de las membranas celulares (Lauer y Klaus. Por debajo de la región de las nieves eternas se inicia la vida vegetal (fig. Límite forestal. Iztaccíhuatl. 14) como lo demuestra el hecho de que hace 6 mil años el linde del bosque tenía como máximo 4300 m / nm . Figura 14. cañada de Alcalica en verano. Solamente a partir de 4500 m/ nm hacia abajo se llega a formaciones con extensiones cerradas de pastos horts o zacatonales con hojas de color gris verdoso.

5. valles colgantes. volcán Popocatépetl. 1983. verificándose la superposición de capas anuales. donde los hielos y la nieve se acumulan por la congelación de la precipitación de nevadas y granizo que no se funden inmediatamente. En verano prosperan las flores en la alta montaña. Se trata de un cardo de hojas y ramas espinosas que crece hasta 4100m/nm en la ladera norte del Nevado de Toluca. También se le denomina “Flor del Iztaccíhuatl”y en esa montaña florece por arriba de 3000 m/ nm . circos glaciares. que con el peso de la nieve permite la formación del hielo y glaciares (fig. 15 16 Se trata de una umbelífera a la que los alpinistas denominan “Rosa de la montaña” (Montero. asociado a la zona geomorfológica de glaciación alpina desde 4800 m / nm hasta las más altas cimas. de Yarza (1984:145) he tomado el nombre científico. Piso nevado. 1992 b:101) crece hasta 4400m/nm. Piso nevado. Se presentan además áreas de disipación.Er yngium proteaeflorum delarf 15 Cirsium nivalis 16 Figura 15. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 16 ○ ○ . Figura 16. 16). Para Martínez (1985:435) el nombre vulgar en la cuenca de México a una planta parecida es “Hierba de sapo”. glaciar de Teopixcalco. morrenas laterales y terminales.

se alteran porque prosperan mejor en las laderas norte y sur por la menor irradiación. y al espesor de la masas de aire y su presión (Klaus. Hasta la fecha 42 especies mexicanas del género Pinus son conocidas. sucede que los valores de energía incidente determinados por el tiempo de iluminación solar son menores. las especies han seguido como vía principal la Sierra Madre Occidental. robles y pinos. también se distinguen oleadas de especies de vertebrados neotropicales que llegan a la región por la cuenca del Río Balsas. • La distribución altitudinal de algunas especies vegetales. ○ 17 Medio Ambiente ○ ○ . la inclinación del terreno en algunos casos. Picea y Pseudotsuga (Ern. además de la elevación sobre el horizonte. Líquenes y musgos. epifitas. Mientras que el género de plantas boreal-holárticas penetra desde el Terciario siguiendo las montañas Rocallosas hacia la meseta de México. Por otra parte. Antes de concluir con los apuntes sobre la fitomasa de los pisos altitudinales térmicos (tabla 2) es necesario apuntar un par de criterios: • La variedad vegetal obedece a la superposición de dos grandes reinos florales: el holoártico y el neotrópico. los géneros tropicales avanzan por el sur poblando las partes más bajas de los valles y cuencas. pues para algu- Altitud m / nm 4000 – 4800 3200 – 4100 2700 – 3200 TABLA 2. Plantas leñosas con hojas verdes todo el año. Las laderas al este son más secas y las del oeste más húmedas. es difícil encontrar otro país con tal variedad de encinos. FITOMASA Tipo de bosque No hay bosque Bosque de Pinus hartwegii Bosques mixtos de alta montaña semihúmedos y subhúmedos Bosques nublados Ve g e t a c i ó n Zacatonales. con ellas se asocian diversas especies de Abies. Gimnospermas. 1. como los bosques de Abies mesófilos. Cupressus.Actualmente se considera como el límite de la nieve perenne la cota de 4900 m/ nm pero se aceptan variaciones por la acción de la irradiación solar sobre los flancos norte y sur donde los campos de nieve prosperan a menor altitud. zacatonales y epifitas. Juniperus. Resulta característico del centro de México la oposición entre altiplanicies semihúmedas y / o semiáridas con respecto a las vertientes de las altas montañas nororientales y orientales completamente húmedas. 1973). 1800 – 3000 17 18 19 Vegetales con flores y semillas. Angiospermas. Angiospermas. 18 y epifitas 19 y xerófitas. El resultado no es un simple apéndice neártico o neotropical. 1972).8 FAUNA La fauna de montaña corresponde a lo que Halffter (1964) ha denominado Patrón de dispersión neártico. Esta superposición y mezcla de dos elementos fitogeográficos produce en México una significativa riqueza de distintas especies de plantas (Klink. (Ern y Miehlich. 1973). gimnospermas y epifitas. 17 gimnospermas. 1970). tanto para vertebrados como para insectos. caracterizado por grupos de afinidades y origen septentrional.

Es una especie endémica que habita en las sierras de Río Frío. etimología probablemente del náhuatl. 20 21 22 23 Sin emabargo. ocasionando que las poblaciones quedaran aisladas en las regiones alpinas hace aproximadamente dos millones de años. ardilla abert y ardilla rojiza. además de la ausencia de murciélagos 20 en sus laderas. 23 Durante la prospección arqueológica de la Iztaccíhuatl en la década de 1980 apreciamos sobre la nieve huellas de gato montés Lynx rufus (fig.nos investigadores no cabe duda de que el Altiplano se convierte en un importante centro de evolución del continente americano independientemente de los elementos faunísticos que llegaron a él. No se tenían noticias de esta especie para el Nevado de Toluca. y la zorra gris Urocyon cinereoargentus en situaciones realmente escasas y esporádicas. pero recientementemente se ha publicado un nuevo registro en la Revista Mexicana de Mastozología. Respecto a los lemúridos sobresalen la liebre torda. Ningún animal es tan distintivo de la alta montaña mexicana como el conejo teporingo 21 Romerolagus diazi. los murciélagos eran muy comunes en la cuenca de México. el lobo Canis lupus. para toda la región boscosa. Un estudio detallado de los registros de colecta muestran que la ocupación del zacatuche actualmente se encuentra fragmentada en cinco zonas núcleo: 1) volcán Pelado. Conejo teporingo. “Conejo de cerro” según la Academia de la Lengua Mexicana. Herrera (1890) reporta que para finales del siglo XIX su abundancia era tal que la explotación de su guano “bastaba para cubrir los gastos de la iglesia de Culhuacan”. 22 Se piensa que su distribución pudo haberse derivado como consecuencia de los cambios climáticos del Pleistoceno. muy variada es la composición de la familia Sciuridae con las especies de ardilla gris. El ratón Neotomodon y la rata Neotoma alcanzan su máxima altitud a 4000 m / nm . Lamentablemente las especies de mayor tamaño han desaparecido o están en vías de extinción como el puma Felis concolor. quienes encuentran un medio ideal de subsistencia en los desechos alimenticios dejados por los ascencionistas en las veredas y albergues de alta montaña. 4) volcán Popocatépetl. el conejo mexicano y el conejo del este. Por otra parte. 17) alrededor de los 5000 m / nm . al grado que en el Cerro de la Estrella en Iztapalapa. el tejón. Una característica notable de la fauna de alta montaña es la falta de peces en los arroyos y riachuelos. de apenas 30 cm de longitud (Leopold. Es llamativo que gran cantidad de los mamíferos de montaña son de hábitos nocturnos. Chichinautzin. café oscuro en el lomo y café grisáseo abajo. Es totalmente distinto a cualquier otro miembro de los lepóridos. 1965). Es de piel uniforme. 2) Monte Tláloc. la comadreja y el tlacoyote habitan en los bosques de pino-encino. Agradezco las precisiones sobre el tema ofrecidas por Juan Pablo R amírez-Silva. del cual hace 40 años aún se reportaba un espécimen en la Sierra de Chichinautzin. al sur de la Ciudad de México. como consecuencia de perseguir a los ratones. por Gerardo Ceballos. también denominado conejo zacatuche o conejo de los volcanes (fig. moverse o menearse. al menos así lo suponemos. de orejas cortas y redondeadas. 3) Nevado de Toluca. vicepresidente de la Asociación Mexicana para la Conser vación y Estudio de los Lagomor fos ( AMCELA ). Las principales asociaciones faunísticas de los pisos altitudinales semifrío y frío eran los grandes mamíferos como el puma. 17). piernas y patas cortas y sin cola visible. y 5) volcán lztaccíhuatl. así como en los volcanes Ajusco y Nevado de Toluca. parcialmente extintos. tepetl. y Nevada (Popocatépetl e lztaccíhuatl). estas extraordinarias incursiones fuera de su ambiente original obedecen. cerro y olini. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 18 ○ ○ . Pequeños mamíferos como los pertenecientes a la familia Procynoidae como el cacomixtle. y el venado cola blanca Odocoileus virginianus. sobreviven aún: el coyote Canis latrans.

Figura 17. Fauna de montaña. Izquierda, conejo teporingo, Romerolagus diazi; derecha, lince o gato montés, Lynx r ufus.

1.9 PALEOAMBIENTE
El desarrollo del clima en los últimos cuatro mil años se puede dividir en cuatro fases climáticas según Lauer (1979:40), que han sido corroboradas por medio de hallazgos morfológicos y de análisis polínicos. Entre 4000 y 3000 aap 24 es decir, en las primeras fases de ocupación del Preclásico, el clima fue más frío y seco que en la actualidad. Alrededor de 3000 aap la temperatura disminuyó cerca de 4° C en relación al presente. Paralelamente la sequía reinante dio lugar nuevamente a características del tipo glacial tardío. Sin embargo, con el aumento de la humedad se produjo una acentuada formación de glaciares de manera que entre los años 3000 y 1500 aap el clima debió de haber sido más frío y húmedo. Este periodo alcanzó su máximo con el avance glaciar de la morrena “ M IV ”, poco antes del cambio frío y húmedo de hace 2000 años. Las cuencas de Apán y Oriental estuvieron de nuevo cubiertas de lagunas. También los ríos Atoyac y Zahuapán inundaron las llanuras en la cuenca de Puebla. De acuerdo a los análisis polínicos, en el valle de Puebla debió crecer un bosque de Pinus, Quercus y Abies. Ello constituye el testimonio de una mayor humedad durante el periodo del avance glaciar. Hace 1800 años el clima se volvió paulatinamente más seco y cálido, alcanzando su óptimo entre 1100 y 800 aap con valores de temperatura fluctuantes entre 1º y 2° C más altos a los actuales. Las precipitaciones fueron en general algo mayores que las de hoy en día, pero debido a una evaporación mayor, el carácter general del clima debió de haber sido semihúmedo–semiárido, con cambios bruscos entre húmedo y cálido. Por consiguiente, debemos suponer un alto nivel en las aguas de los lagos de las cuencas de Apán y Oriental, que es concordante con el alto nivel determinado también para el Lago de Texcoco hace 1000 años. Por otro lado, hubo fases secas que se insertaban con las fases húmedas que alrededor de 1300 aap según algunos investigadores provocaron en parte la decadencia y la desaparición de la cultura teotihuacana. La vegetación de la altiplanicie estaba compuesta por Quercus y Pinus. Hace 800 años empezó a descender nuevamente la temperatura originando un pequeño avance de las morrenas “ M V ” alcanzando su máximo entre 300 y 200 aap, una vez transpuesta la fase fría. Destaca por los estudios recientes de glaciología de
24

Abreviatura para “años antes del presente”, considerado el presente como el año 2000.

19

Medio Ambiente

Delgado (2002) que la lengua glacial del Ventorrillo llegó a principios del siglo XVI a 4100 m / nm , muy cerca del actual albergue de Tlamacas, en la actualidad dicha lengua en recesión se alcanza hasta los 4800 m / nm . En suma, durante todo el Preclásico, que comenzó hace 4 mil años, aumentó rápidamente el número de sitios habitacionales a pesar de ser una fase climática relativamente fría. Si bien es cierto que el aumento de la humedad originó la morrena “ M IV ” y ésta dio lugar en la altiplanicie a condiciones favorables para el cultivo. Del Clásico (1900-1300 aap) se aprecian sitios dispersos por alturas mayores a los 2700 m / nm , es un momento de cambios climáticos extremos. La segunda gran fase de actividad con expansión de sitios habitacionales corresponde al Posclásico Temprano y Medio, en un periodo en el que el clima fue óptimo.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana

20

SOCIEDAD Y MONTAÑA
○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

2.1 LA MONTAÑA EN LA COSMOVISIÓN MESOAMERICANA
a montaña marcó el horizonte límite de la vida cotidiana, fue el contorno de ciudades y poblados del México Prehispánico. Conformó un paisaje de fuerte resonancia psicológica y social estableciendo un marco de referencia que generó por su altura el paso de lo profano a lo sagrado. En el medio agrícola antiguo, los habitantes promedio pasaban su vida en un ambiente geográfico limitado, los rasgos orográficos dominantes del paisaje adoptaron con facilidad relaciones absolutas asociadas al pensamiento religioso. La geografía adquirió una calidad absolutamente espiritual, en una estructura de asociaciones concretas y simbólicas donde los montes eran deificados. La vida diaria quedaba atada en una interacción física con el ambiente donde la secuencia de acontecimientos y actividades eran tan estáticas como las montañas en las cuales los hombres apreciaban los ciclos de la vida orgánica con analogías y parecidos que proporcionaban evidencias idílicas de la estabilidad de la sociedad y de la naturaleza (fig. 18).

L

Figura 18. Amacuilecatl, Iztaccíhuatl.

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

Una cordillera en el Códice Vindobonense.La montaña fue sagrada. el espacio geográfico era advertido en un aspecto puramente perceptivo. Figura 19. porque guarda una relación con lo divino. objetos y sucesos que no por estar ausentes en lo físico dejaban de ser una apropiada imitación del ambiente percibido (fig. la orientación se hacía sencilla a partir de señales perceptivas no carentes sin embargo de extraordinaria agudeza de apreciación de las condiciones naturales. alto– bajo. eso la hizo venerable. su flora y su fauna. ejemplo de la imagen como símbolo para cada montaña. la montaña fue el foco de cierto número de categorías cosmológicas y sociales adquiriendo tal importancia que ella misma tenía su propia representación con un glifo característico como lo apreciamos en códices y petroglifos. que algunas elevaciones alcanzaron la categoría de epónimos 2 como lo demuestran tantas poblaciones de México y 1 2 La topología se ocupa de propiedades como la posición relativa y la forma general. donde cada actor mantenía un acceso particular al conocimiento religioso que dependía de su ubicación social en un ritual claramente diversificado y manifiesto en múltiples expresiones materiales en los sitios arqueológicos de alta montaña que hemos registrado en los últimos años. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 22 ○ ○ . El culto a la montaña es un relato coherente que nos viene de la antigüedad. al menos así lo demuestran los hallazgos de ofrendas y reliquias depositadas en sus laderas y cimas. De esta afirmación entendemos que las cumbres pudieron utilizarse como puntos de referencia fijos. lejos de ejes cartográficos coordinados por un espacio euclidiano y proyectivo como lo hacemos en la actualidad. y aún lo es para muchos. una plástica de configuraciones perceptivas y cualitativas. Que da nombre a un lugar. Para esas comunidades con caminos a su disposición. Además del aspecto religioso. Podría suponerse que el espacio era asimilado de acuerdo a criterios simbólicos y elementales de orden topológico 1 que al final de cuentas son más fáciles de asimilar : centro–periferia. El pictograma era una representación estilizada. 19). etc. Entendemos que algunos elementos significativos del paisaje marcaron puntos de localización. Algunas elevaciones por su situación y trascendencia ritual tuvieron un papel circunstancial predominante en el sistema de representaciones espaciales como es evidente en la mayoría de los códices prehispánicos y coloniales. Esto parece pertinente sobre todo para sociedades sedentarias que no requerían de coordenadas genuinas para coordinar sus travesías. algo así como guías para los viajeros. hoja 9 y 10. Con la imagen se evocaban realidades etéreas. La importancia de los montes fue tal. Así pues. un ideograma que evocaba las propiedades sensibles de la montaña como su forma.

así por ejemplo. El volcán Iztaccíhuatl guarda gran parecido a una mujer yaciente. es la silueta de la montaña lo que define el género y el estatus en una oposición simbólica definida por su dominio. acaso es posible delinear rangos. mujer: Mujer blanca. 1979:15). Las comunidades que visitaban los montes imponían un orden conceptual a aspectos de la experiencia práctica que eran ritualmente importantes. tepetl. y naturales como el caso de Popocatépetl que significa Monte que humea: popoca. El nombre nos ayuda a definir el género. tepetl. La Iztaccíhuatl. como se aprecia en la figura 21. es la gran metáfora cuasicorporal femenina (fig. por sus valores de oposición y por su nivel de reducción. El análisis simbólico de los nombres dados a los montes permite delimitar estatus y género. Estaban ausentes de elaborar sistemas de clasificación exhaustivos al estilo de nuestras taxonomías. monte. estrella. Citlaltepetl. y de esta forma. pero como apunta Iwaniszewski (2001:113-148) no es la altura ni el nombre. en tanto los femeninos presentan las formas extendidas. ○ 23 Sociedad y Montaña ○ ○ . Figura 20. monte. 3 Entiéndase como el conjunto de nombres de lugar. La toponimia 3 orográfica se valió de medios lingüísticos que asociaban componentes morfológicos. las imágenes de los códices destacan las más altas cumbres sólo por sus cimas nevadas y en el caso de actividad volcánica por columnas eruptivas del tipo pliniano en una identificación basada en relaciones prácticas. cosa blanca. Opino que los feligreses de esos tiempos se encontraban vinculados a las propiedades fenomenológicas de cada montaña más que a un prototipo de clasificación. espaciales. Monte de la estrella: citlali. que humea. y cihuatl. 20).Centroamérica que se componen en la terminación del fonema náhuatl tepec que encontraremos en los jeroglíficos como un ícono adoptado por los tlacuilos en virtud de su muy peculiar adaptación del grafismo a la voz en las preposiciones y posposiciones locativas (Macazaga. físicas y funcionales que cor responden a las imágenes del paisaje. los cerros masculinos tienen una forma cónica o trapezoidal. La Iztaccíhuatl es un buen ejemplo de tecnónimo. sino por un principio de clasificación y orden del espacio que responde a una preocupación de contemplación dirigida a un inventario sistemático de exigencias intelectuales. de ahí su nombre: iztac. Los nominativos demuestran el interés por las montañas no tanto por su utilidad o uso. alargadas y redondeadas. amanecer en el flanco oriental. El aparato conceptual del paisaje geográfico se basa en una concepción corporal. climáticos. En este sentido.

No obstante. aunque no era el único motivo por el que ascendían litúrgicamente. En esa religión la verdad quedaAtlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 24 ○ ○ . Es necesario advertir al lector que en nuestra cultura resulta relevante la altura para determinar la jerarquía de una montaña. sí era al menos el más importante. En sí. no eran necesarios los detalles altimétricos para desarrollar una conducta ritual relevante. es así como nos expresamos del Pico de Orizaba como la montaña más alta del país. definiendo tácitamente los límites de lo pensable y lo impensable. Un volcán nevado en fase eruptiva según el Códice Vindobonense.Figura 21. cualesquiera que fueran sus fines. de tal suerte que los cambios climáticos se presentaban a la manera de un azar. la naturaleza se encontraba atada a imágenes concretas. En esa estructura del mundo físico. para los indígenas de antaño la jerarquía no dependía de la altura sino de la manipulación que hacía la colectividad de ciertas clases de recursos rituales y de consumo que producían estímulos para ellos. ya que no tenemos conocimiento de alguna unidad de medición culturalmente normalizada para sus cúspides. Entendemos arqueológicamente que desde hace más de 2000 años se llegó al punto en que un grupo mediante la profesión pública del sacerdocio legitimó e impuso el culto al agua en las montañas. Es probable que represente al Popocatépetl. lo era porque representaba un esfuerzo y un riesgo al superar los límites climáticos extremos de la alta montaña. tan substancial podría ser el cerro del Sacromonte de 2600 m / nm como el Popocatépetl de 5465 m / nm . Esto no quiere decir que la altura no fuera significativa litúrgicamente. coincidencia o casualidad resultado de causas ocultas y lejanas de toda certeza humana. a propiedades y asociaciones fenoménicas definidas por valores morales y cualidades afectivas.2 EL CULTO EN LAS CUMBRES El culto en las cumbres habitualmente estaba destinado para propiciar la lluvia. La lluvia y otros fenómenos atmosféricos se percibieron entonces como un modo global de asociaciones y circunstancias particulares. 39. Simplemente quiero enfatizar que desconocemos los criterios de comparación dimensional. Ser vía para estimular el clima introduciendo una estrategia donde el ritual de propiciación climática era un modelo generador de agua que se aplicaba cíclicamente para beneficio de los campos de cultivo. 2.

predomina en sociedades donde la experiencia es más o menos la misma para todos. que se remonta hasta el presente. las montañas mantuvieran relevancia ritual por la postura tradicional de las comunidades asentadas al piedemonte. ○ 25 Sociedad y Montaña ○ ○ . o durante fases climáticas adversas. los equinoccios. Esta estabilidad milenaria del culto a la montaña. y las fechas rituales en referencia a la 4 5 6 Entre paréntesis la designación de cada sitio arqueológico de alta montaña por su número de registro. junto con las nubes. y del trueno. por lo que proponen su uso ritual al menos desde el siglo I d. soportando la intromisión católica. con una antigüedad de 1500 años antes del presente. sino como la parte de lo ideal. la cerámica hallada está relacionada con la cultura Zacatenco. 200 a. en 1500 años antes del presente.1200 d. con formas circulares y cónicas. Guzmán Peredo (1972) en un artículo sobre la arqueología subacuática en el Nevado de Toluca. No es de sorprender nos que aún para el siglo X V I . con sus bosques de pinos verdes. del rayo. pero no son necesariamente todos ellos similares entre sí. Se creaba así una opacidad porque los fenómenos de la lluvia no eran tratados como fenómenos puramente naturales. 5 Es probable que para el periodo Clásico se intensificara el culto a las montañas al verse la comunidad urgida a rendir actos propiciatorios más intensos para incrementar la producción. Del Posclásico Tardío.C.C. casa verde. el dios de la lluvia. El análisis a que fueron sometidas las piezas para su fechamiento se calcula. Para los aztecas. Towsend y Solís (1991) destacan la presencia de cerámica también del Preclásico Tardío. de sus representaciones y de sus deseos. La evidencia arqueológica más antigua corresponde al sitio Cueva Caluca ( IZ -8) 4 a 3550 m/ nm en la Iztaccíhuatl. según investigación del Instituto de Geología de la UNAM . (Navarrete.) con los toltecas que construyeron adoratorios en las altas cumbres. posteriormente del Clásico tenemos las ofrendas de copal extraídas de la Laguna del Sol a 4200 m/ nm del Nevado de Toluca. y los más. como receptores de sencillas ofrendas por parte de campesinos locales en la búsqueda de un clima benigno para sus campos de labor. tenemos evidencias en las más altas e inaccesibles cimas de la celebración de rituales ascéticos. Se encontraban confinados en el mundo de su voluntad.ba verificada en los mitos y comprobada en los ritos. afirma haber descubierto en el fondo de las lagunas gran cantidad de piezas de copal con diferentes dimensiones que van de cinco a 70 cm. consideramos en la actualidad como los más interesantes aquellos que con sus muros señalan con precisión una astronomía solar que marca sobre el horizonte los solsticios. De todos los sitios. y axoyacalco la casa de pinos. entre otras advocaciones. simbolizaron para los agricultores la frescura y la fertilidad. para el Preclásico Tardío. 1957: 14-18). Las altas montañas. algunos de estos emplazamientos mantuvieron su función y fueron exaltados por los aztecas en el epílogo de las antiguas culturas indígenas. sino la continuidad de los modos primeros de mirar el mundo. En la mitología azteca. coronados por la blancura de nevadas y glaciares. eran un sinónimo del Tlalocan. del mismo periodo pero más tardío tenemos el Monte Tláloc ( SRF -1) de 4125 m/ nm. los pasos cenitales. siendo precisados a trasladar los ser vicios religiosos cada vez a cimas más altas como es evidente para el Posclásico Temprano (900 . otros más fueron destinados para rituales de la nobleza. y donde la conducta se encuentra dominada mayoritariamente por la costumbre. las cuales no exigían el perfeccionamiento. la casa de Tláloc 6 . en otros emplazamientos se conjugaron elementos acuáticos buscando una analogía con la abundancia hidráulica. las expresiones xiuhcalco. Los sitios arqueológicos en la alta montaña fueron dedicados al culto. C..

sino que han trascendido hasta nuestros días con el culto campesino expresado por los “trabajadores del temporal” o “graniceros” que como tema específico es tratado más adelante. ambos son el punto de unión entre lo celeste y lo terrestre. los dioses y el hombre eran una y la misma cosa en su vínculo con el orden del universo a través del calendario. y el templo en la pirámide. Cueva de Texcalco ( MA -9) a 4185 m / nm . permiten la presencia de manantiales (fig. Los volcanes con su forma cónica se unen de manera geométrica a la pirámide. del frío y del calor. Este conocimiento era indispensable para sincronizar los ciclos agrícolas con las temporadas de lluvia. Por debajo de la cima de La Malinche. y los manantiales que fluyen de sus cuevas son los “brazos del mar ” que irrigan los campos agrícolas (fig. de los vientos. 2. una cueva con manantial y evidencia ritual. En este sentido se propone obser var a la pirámide como el arquetipo de la montaña al interior del espacio urbano. Así. 23). las altas cumbres son consideradas como depósitos de agua. por la presencia de rocas diaclasadas. y que no sólo corresponden al periodo prehispánico. El vulcanismo promueve una espeleogénesis específica de reducidos desarrollos subterráneos que en algunas ocasiones. 22). Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 26 ○ ○ . Tanto la montaña como la pirámide en la parte superior están rematadas por instrumentos litúrgicos: el adoratorio en la montaña. los elementos astronómicos se articularon con múltiples deidades formando una compleja asociación ritual y mítica en la cual la montaña entera. Para los feligreses de las cuevas.3 EL CULTO EN LAS CUEVAS DE LA MONTAÑA En las laderas de las altas cimas son múltiples los abrigos rocosos y las cuevas.salida del sol por tal o cual pico de la montaña. en su ladera poniente. Figura 22. Son estos manantiales los que promovieron una sobreposición simbólica de elementos religiosos que determinaron el uso ritual de las cuevas.

Adoratorio al interior de la Cueva de Huehuexotla ( IZ -10) en 1993. El templo mismo era considerado como un cerro sagrado que cubría las aguas subterráneas manifiestas a través de los manantiales y cuerpos de agua de las cuevas. se dice que era el señor de los animales relacionado con Tezcatlipoca. aparece sentado sobre un monte que es su trono. una de las Figura 24.Figura 23. La montaña y la cueva son un factor hidráulico relevante en la cosmovisión mesoamericana. el corazón del cerro (fig. 24). tierra y selva tropical. puesto que el jaguar está asociado con la noche. símbolo de la oscuridad. La relación que articula a Tláloc con las cuevas y los cerros está personificada por Tepeyollotl. en el Códice Borgia. pero en realidad era Tezcatlipoca mismo. Tepeyollotl. La relación cueva–montaña dentro del culto a Tláloc es una y la misma cosa. su doble. ○ 27 Sociedad y Montaña ○ ○ . Era una deidad misteriosa. En la espalda tiene los ojos estelares. deidad personificada como un jaguar que resume los aspectos preclásicos de cueva. es decir su nagual. De su nariz salen las llamas del fuego.

actualmente 12 de febrero. pero considerando la corrección gregoriana del calendario occidental en 1582. 2000:28). en cierto modo un concepto del espacio debajo de la Tierra lleno de agua. el cual comunicaba a los cerros y a las cuevas con el mar. El 20% de los sitios arqueológicos de alta montaña están en cuevas. los códices indígenas. El calendario expresa la erudición de los sabios del pasado. sino también para describir y caracterizar fórmulas de diferenciación social. Asentados en el Altiplano. pues el tiempo que tarda el sol en su aparente recorrido sobre el horizonte desde su punto de salida en la fecha referida hasta su posición distal para el solsticio de verano y su regreso al mismo punto corresponde a 260 días.formas en que este gran hechicero podía manifestarse (Libura. Broda. intelectual y religiosa. Más aún. los aztecas estaban rodeados de un paisaje de altas montañas y sierras. el periodo que transcurre entre el solsticio de invierno y ese mismo punto del 12 de febrero es de 52 días. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 28 ○ ○ . No para decirles específicamente qué día era.4 EL CALENDARIO RITUAL El calendario dividía el tiempo en unidades circunscritas. El objetivo de la cuenta del tiempo ser vía para distinguir y separar las partículas independientes del tiempo que son los días. y los trabajos arqueológicos y antropológicos contemporáneos podemos intentar una interpretación de ese calendario y su vinculación con el culto a las montañas. lo cual hace referencia al calendario ritual denominado Tonalpohualli. pero no sólo para hacer una cuenta de los días y totalizar. esta fecha corresponde al actual 12 de febrero. a la cual se llamaba Cemanahuac (lugar rodeado por agua). Utilizando esas fuentes del pasado. 2. las fiestas en los montes y las fiestas dedicadas a los montes estaban determinadas por un estricto calendario que se iniciaba en el mes de Atlcahualo 7 o Cuauitleua. El paraíso del Tlalocan era. sino qué clase de momento se vivía. Se pensaba que existía una conexión subterránea entre las grandes cuevas –la entrada del Tlalocan– y el mar (cfr. en Malinalco. Completa este esquema la idea que se tenía de la Tierra. Estas apreciaciones fueron demostradas por Johanna Broda y Jesús Galindo. lo que hace referencia a un siglo indígena. Entre ellos. 1991). 8 a 52 días del solsticio de 7 8 No son pocas las discusiones entre los especialistas para precisar el inicio del año azteca con referencia a la cuenta calendárica contemporánea. Los aztecas asimilaron el conocimiento de pueblos precedentes y al momento del contacto con Europa constituían el Estado más importante en Mesoamérica. y se concebía como un disco flotando sobre el agua. Sahagún (1985:77) inicia la cuenta de los días el 2 de febrero. de tal suerte que no son pocas las crónicas del siglo XVI que nos refieren su forma de vida. Me inclino por adoptar el 12 de febrero.

A los niños que mataban componíanlos con ricos atavíos para llevarlos a matar y llevábanlos en una litera sobre los hombros. y una bolsita de copal o copalxiquipilli.250r. y las literas iban adornadas con plumajes y con flores: iban tañendo. ○ 29 Sociedad y Montaña ○ ○ . En el Códice Matritence f. cuchillo para el sacrificio y su copalxiquipilli. La fiesta del mes de Atlcahualo según el Códice Matritence f. en cuya cima se aprecia un adoratorio. 25). sic. 11 le sigue otro que porta un tecpal. aprecia- Figura 25. Dentro del adoratorio. que es un encierro de piedra (Durán.. El año se iniciaba en la última mitad del invierno. 9 10 11 12 En el empleo de estas tablas se han utilizado algunos criterios de Eduardo Corona (1987). porque tomaban pronóstico de que habían de tener muchas aguas ese año.250r. lleva en la cabeza adornos de papel 12 goteados de hule. por ellos denominado tetzacualco. niños que se denominaban tlacateteuhme: 10 En este mes mataban muchos niños: sacrificábanlos en muchos lugares y en las cumbres de los montes. 1984. Tiras de papel amate.invierno. cantando y bailando delante de ellos. se representa esta dramática ceremonia (fig. Deidades menores de la lluvia que representan a los cerros y que son ser vidores de Tláloc. Cuando llevaban a los niños a matar si lloraban y echaban muchas lágrimas. que es la insignia de los tlaloque. el niño está teñido de color oscuro como los sacerdotes. La procesión sale de un centro urbano y se dirige a una montaña. en una clara referencia a la unidad del xiuhmolpilli. 1974:20) Tiras-ofrendas humanas. De un templo parte una comitiva encabezada por tres sacerdotes de color oscuro y vestidos de azul. el último de ellos carga al niño a sacrificar envuelto en una manta. El principal de ellos lleva un chicahuaztli o palo de sonajas. En la tabla anterior 9 se ha considerado como punto de partida el solsticio de invierno (22 de diciembre).. amateteuitl. según traducción de Jiménez Moreno (Sahagún. al sumarle 52 días nos ubicamos en Atlcahualo con el inicio del año. atadura de los años. dos asistentes les siguen portando banderas de papel e instrumentos musicales. Ficus petiolaris. Tlacateteuhme. Sahagún (1985:77-93) menciona que en este mes se sacrificaban niños en las montañas. sacándoles los corazones a honra de los dioses del agua para que les diesen agua o lluvia. alegrábanse los que los llevaban. tomo I :83) o un patio delimitado por muros.

y en la lengua. en el centro una alusión del sacrificio humano (Sahagún. Prácticamente no son percepAtlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 30 ○ ○ . Figura 26. los muslos. 1974:19-22). IZ-5). que son las figurillas modeladas a imagen de los cerros. Restos de púas de maguey las hemos encontrado en la cima de la Iztaccíhuatl ( IZ -1). Popocatépetl (PO-2). El sangrado se lograba haciendo incisiones con navajillas de obsidiana e insertando púas de maguey y otros objetos en el lóbulo de la oreja. durante este mes la gente del pueblo pagaba sus deudas litúrgicas con los dioses de la lluvia sacándose sangre en las cumbres de los cerros. aunque podían utilizar cualquier parte del cuerpo (fig. El tetzacualco es similar a las estructuras rectangulares localizadas arqueológicamente en la Iztaccíhuatl ( IZ 2.mos a los tepictoton. Sabemos que todos estos sacrificios cesaban con la presencia de lluvias abundantes. Estas espinas e instr umentos eran posteriormente ofrendados. y Monte Tlaloc ( SRF-1) que trataremos más adelante. IZ-4. 26). Según los Primeros Memoriales de Sahagún (1974:19). “Este era el modo como se sacrficaban la lengua. A esta costumbre se le llamaba neutzmanaliztli (León–Portilla. las orejas. Como apreciamos en el esquema anterior. los sacrificios de niños en los montes a los dioses de la lluvia se prolongan hasta la primavera. 1992:54). las pier nas y las partes vergonzosas” se lee al pie de la lámina LXXV del Códice Ríos (Vaticano 3738).

al inicio del mes Toxcatl. 13. sólo se advierten dos: la temporada de secas y la de lluvias. al cual lugar llamaban tetzacualco. luego en amaneciendo. y tomaban un niño de seis o siete años y metíanlo en una litera. no menos galano que la manta. a las espaldas y salíase. que nadie no le viese. poníanle ricas ajorcas de oro y piedras y a las gargantas de los pies. 31 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . De suerte que acudían al cerro Tlalocan toda la nobleza de la tierra. para el mes de Uey Tozoztontli. Por lo general. las precipitaciones formales comienzan a principios de mayo. de muchas labores de plumas y figuras de culebras. Después de muerto (el niño). Acudían a celebrarla –como dije– el gran rey Motecuhzoma. La relación de Durán nos permite conocer detalladamente lo que fue esa ceremonia: 10. en ella poníanle un ancho y grande braguero ceñudo. con toda la nobleza de su tier ra y reino. De donde el día. y todos a la redonda de aquel gran patio que dije había en lo alto. y toda la nobleza de él venía. iban como en procesión hasta el lugar del patio. con toda la demás gente. y vestía al ídolo muy costosamente y a los demás idolillos. se aventajaba.. al mesmo efecto. al son de muchas bocinas y caracoles y flautillas. Y llegados allí. Era una celebración afamada en toda la cuenca de México. Mataban este niño los mesmos sacerdotes de este ídolo. salían todos estos reyes y señores.. de tan poderosos reyes y señores y tan temidos y reverenciados. acompañado con todos los demás. Nezahualpiltzintli. con sus retretes y apartados. con todos sus grandes señores. a causa de que ya el maíz que habían sembrado estaba todo nacido. 11. él mesmo con su propia mano le ponía en la cabeza una corona de plumas ricas y luego le cubría con una manta. porque a ella asistía la clase gobernante. 14. casas pajizas. a la postre. de la parte de Tlaxcala y Huexotzinco. y juntamente vestía a todos los idolillos que estaban junto a él. y poníanlo en los hombros de los principales y. entraba luego el rey de Tezcoco Nezahualpilli. Acabado Motecuhzoma de vestir al ídolo y de ofrecer delante de él muchas y muy ricas cosas. así de esta parte de la Sierra Nevada. echándole al cuello piedras de mucho valor y joyeles de oro. venía el rey de Xochimilco y el de Tlacopan. y sacaban un aderezo y rico vestido para el ídolo y. que nadie no le veía. Para los cuales señores se hacían grandes y vistosas chozas y ramadas. 15. y juntamente. el de Xochimilco. conforme a la calidad de las personas pertenecían. con todos los grandes de México. como cosa que hubiera de ser durable. delante la imagen del ídolo Tláloc mataban aquel niño. dentro en la litera. tomo I : 83ss) detalla el sacrificio de niños en la cima del Monte Tláloc ( SRF -1) a 4125 m/ nm . E1 rey de Acolhuacan. 12. Luego. entrando donde el ídolo estaba. por todas partes cubierto. en distintos lugares del monte. como de la otra. Fray Diego Durán (1984. empero colgábasela al cuello. así de príncipes y reyes como de grandes señores. de caballeros y señores. excepto que la corona no se la ponía en la cabeza. haciendo para cada rey y parcialidad. al monte referido. Entraba luego el rey de Tlacopan con su vestido y ofrenda y. llegaba el rey Motecuhzoma con todos sus grandes y gente principal. la más costosa que podía haber y galana. puestos todos en ordenanza. no menos cercado y acompañado de grandes y señores y llevaba otro vestido a la mesma manera y aun si en algo se podía aventajar. con otro vestido muy rico.tibles cuatro estaciones al año en las latitudes de Mesoamérica. Enderezábase esta fiesta para pedir buen año.

19. 27. Cuando alguno de los reyes estaba impedido por alguna urgente necesidad. 20. 2001:22).18. para que ellos en su nombre lo ofreciesen e hiciesen todas las demás cerimonias que hemos contado. Acabado de poner la comida venían los sacerdotes que habían degollado aquel niño. ya en los montes mismos. Todo lo demás. constituían una compañía de cien soldados. la cual remudaban cada seis días. Lo cual todo concluido. sólo la guardia dicha. con todo el aparato dicho y ofrenda. según cada fuente histórica. 1985:98). se coincide en que ésta era la única ceremonia a los dioses de la lluvia donde participaba la nobleza en las montañas. 1967:63).8 de este volumen. con un capitán. porque en aquel lugar no asistían sacerdotes ni ministros. y fig. de los más valientes y valerosos que hallaban. como hemos dicho. a causa de que los enemigos. 1941:17) y por último. pero Pomar (1941:17) y Motolinia (1967:63) refieren que eran degollados y envueltos en mantas para ser depositados en una cueva que había junto al adoratorio que. Y así. volviéndose cada uno a su ciudad. y por ende de Tláloc. para que proveyesen de soldados para hacer esta guardia todo el tiempo que duraba el temor de que los enemigos habían de saltear al ídolo y la ofrenda. conforme a reyes y príncipes y grandes señores. enviaba su lugarteniente o delegado. 127). con un hisopo en la mano. 13 Paso y Troncoso dice que era un nombre genérico aplicado a los adoratorios hechos a honra de los montes. se trataba de hijos de la nobleza (Motolinia. acá en los pueblos cercanos tenían muy bien aderezada la comida. Los niños pasaban la noche antes del sacrificio en vela en un ayauhcalli. y si alguna sangre sobraba. y dejábanlos en guarda de toda aquella rica ofrenda y abundante comida que allí se había ofrecido. teniendo en ello superstición y agüero. 22. siguiendo el mito de la niña Quetzalxochtzin. u otros dos para que se cumpliese la cerimonia y se supliese la falta. con la sangre en un lebrillejo y el principal de ellos. De este sacrificio. tenían diferente procedencia: unos eran comprados (Sahagún. Los niños preferidos en ofrenda eran los que tenían dos remolinos en la cabeza y que hubieran nacido en buen signo. el cual lo remojaba en aquella sangre inocente y rociaba al ídolo y a toda la ofrenda y toda la comida. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 32 ○ ○ . Esta guardia duraba hasta que toda aquella comida y cestillos y jícaras se podrían y las plumas se podrían con la humedad. con mucha abundancia y suntuosidad. lo enterraban allí y tapiaban la ermita hasta otro año. como Juan Bautista Pomar. más detalles en el apartado 3. y en las orillas de las lagunas (Robelo. para lo cual había señalados pueblos de los más cercanos. en las planicies. denominaban en su lengua tetzacualco (fig. que no podía ir en persona. porque no podían comer allí en aquel lugar. Sahagún (1985:98 99) explica que los niños eran posteriormente cocinados y comidos. otros eran esclavos (Pomar. 13 mientras los sacerdotes cantaban himnos a los dioses. Y dicen que si aquella sangre de aquel niño no alcanzaba que mataban otro. que eran los de Huexotzinco y Tlaxcala no la viniesen a robar y saltear. éstos. Fray Bernardino de Sahagún y Fray Toribio de Benavente Motolinia. En las descripciones de otros escritores del siglo XVI . Acabadas todas estas cerimonias bajábanse todos al poblado a comer. íbase al ídolo Tláloc y lavábale la cara con ella y el cuerpo y todos aquellos idolillos sus compañeros y el suelo.

Con referencia a los adoratorios de montaña. el Tlalocan). cuando el maíz ya estaba maduro.Figura 27. Sin embargo. cuezillos como estructura piramidal. El Monte Tláloc no fue el único lugar donde se sacrificaron niños. el sacrificio de niños presenta a seres tan indefensos como lo es el hombre ante esos dioses dominantes de la naturaleza. para Broda (2001a:299) estos niños eran el maíz por germinar : Al ser sacrificados en los cerros. Durante los sacrificios. en los trabajos arqueológicos realizados hasta al momento (2004) no hemos detectado restos óseos para ningún tetzacualco de alta montaña. interpretado por Charnay (1973) como un cementerio. Los niños. y cu. Parece interesante el hecho de que fueran enterrados. y desde los cerros (es decir. Estos sacrificios de sangre ofrecidos a Tláloc fueron el dispositivo ideal. también como teteli. como una semilla que se sembrara en espera de su germinación. adoratorio dedicado a Tláloc. y su sacrificio no fuera más que un letargo. De ser cierto que los restos eran depositados en los alrededores de los lugares del sacrificio. Los niños muertos jugaban un papel activo en el proceso de la maduración de las mazorcas. sería un depósito de los sacrificados. por lo que el lector sabrá guardar las precauciones pertinentes. otras montañas del Altiplano fueron punto de inmolación. los niños se incorporaban al Tlalocan. Calzada que conduce al tetzacualco ( SRF -1) del Monte Tláloc a 4125 m/ nm . al término de la estación de lluvias. posiblemente el sitio de Tenenepanco en el Popocatépetl ( PO -3). regresaban a la tierra en el momento de la cosecha. pero sus dioses no eran más que sus dobles imaginarios a los cuales se aferraban. Los infantes sacrificados se identificaban no sólo con los tlaloque sino también con el maíz. cúes. porque pareciera que continuaran vivos. Así. tetzacualco como cerco de piedras. en cierta manera. En ocasiones los términos son utilizados indiferentemente por los cronistas ante la carencia en esos tiempos de criterios de clasificación específicos para las estructuras ceremoniales. por las fuentes virreinales entendemos ciertas diferencias según se nombran: ayauhcalli casa de la niebla. los hombres dirigían sus 33 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . eran el maíz. social y material que mantenía la esperanza ilusoria de que podían ser escuchados por sus dioses. el espacio al interior de la tierra donde en la estación de lluvias germinaba el maíz.

señal de aguacero”. En la figura 28 se representa la fiesta del mes Tozoztontli. Para Broda (1971:276) los sacrificios de niños se concebían como un contrato entre los dioses de la lluvia y los hombres: por medio de él. Por eso a los rituales de sangre les llamaban nextlahualli. según Broda (1997:49) la montaña era el Tlalocan. Ofrecer la vida equivale a realizar un don susceptible en mayor medida que una plegaria. en todo caso. Pero el sacrificio nunca es verdaderamente una transacción o una venta a plazos sino. que al igual que la de Uey Tozoztontli estaban dedicadas a las montañas. Tláloc. “la deuda pagada”. ya por la lluvia o por los manantiales y ríos que de ahí surgen. como símbolo del mes Tozoztontli. Figura 28. que por definición eran las receptoras de los dones y que eran sin duda superiores a los donantes. una conciliación.plegarias y ofrendas a las fuerzas de lo invisible. Los aztecas suponían que de la montaña provenía el agua. se intenta que los dioses reciban un don mayor para que asuman una mejor disposición al distribuir los bienes. por eso era símbolo de fertilidad. la representación de un templo a Tláloc en la cima de una montaña evoca este concepto. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 34 ○ ○ . el paraíso del dios de la lluvia. los aztecas obtenían la lluvia necesaria para el crecimiento del maíz. Un viejo refrán indígena dice “nube en el cerro. Tláloc en su templo en la montaña. Códice Borbónico. 24. En el Códice Borbónico.

un mes tiene el nombre de los cerros y está dedicado a ellos. Se obser va en la parte superior el glifo de montaña. cuando las lluvias son más abundantes y las intenciones de los agricultores estaban satisfechas.Las fiestas relacionadas con los montes tenían un intermedio durante el verano. ○ 35 Sociedad y Montaña ○ ○ . ídolos de los cerros como se describe en la fiesta del mes Tepeilhuitl. Los tepictoton. se aprecian a los ídolos de los montes del mes Tepeilhuitl según el Códice Matritense (250r 254r). 1996:fig. f. En el otoño. Las festividades relacionadas con los montes se reactivaban hasta el otoño. es el mes Tepeilhuitl (fiesta de los montes). En la figura 29. a la entrada de cada una de Figura 29. abajo cuatro casas. Broda. Códice Matritence.3). 250r-254r (J.

largos. la segunda llamaban Matlalcue. hasta donde las habían de matar. Sahagún (1985:88 89) en su Historia general de las cosas de la Nueva España describe esta festividad: Al décimo tercero mes llamaban tepéilhuitl. el Popocatépetl y la Iztaccíhuatl. era elaborado con masa y papel pintado con hule. Después que las hubieron muerto y sacado los corazones. no logra reconocer los dos restantes. la montaña podía ser agarrada. colgabanlos en el calpul. supone que al menos se representan las dos principales cimas de la cuenca de México. donde se arman nublados. Los papeles con que aderezaban las imágenes de los montes. y los cuerpos llevabanlos a las casas que llamaban calpul. y también les decían cantares de sus loores y bebían vino por su honra. y ofrecían delante de estas imágenes en respeto de estos mismos montes. Por medio del tepictoton la montaña se trueca en persona. a través del tepictoton. esta transposición cuantitativa acrecienta y diversifica el poder sobre un homólogo de la montaña. Por el hecho de haber sido reducida cuantitativamente la montaña a una figurilla de masa y papel sucede que también se ha simplificado cualitativamente. sopesada en la mano. así a estos como a las culebras los investían con aquella masa que llamaban tzoal: a estos trozos los investían a manera de montes. de la masa que se llama tzoalli. En este mes hacían fiesta a honra de los montes eminentes que están por todas estas comarcas de esta Nueva España. rodando por las gradas abajo. A pesar de ello. Los cuatro tepictoton están vestidos de papel amatlaquemitl. y portan sobre la cabeza un penacho. después de haberlas desbaratado para comer. Llegada la fiesta. hacían también unos trozos de palo gruezos como la muñeca. o habían muerto de tal muerte que no los quemaban sino que los enter raban. La reducción de escala permite apropiarse de la totalidad de un objeto mucho mayor. donde los repartían para comer. aprehendida de una sola mirada. la tercera llamaban Xochilnauatl. A la inversa de lo que ocurre en la ciencia cuando tratamos de conocer objetivamente y no por medio de una ilusión. y labranles la cabeza como culebra. en donde para conocer al objeto se hace necesaria su reducción. como cabeza de persona. hacían también estas imágenes en memoria de aquellos que se habían ahogado en el agua. llamabalos ecatotontli. a honra de los montes mataban cuatro mujeres y un hombre: la una de ellas llamaban Tepexoch. En la interpretación que Jiménez Moreno (1974:52) hace de los Primeros Memoriales de Sahagún. Aderezaban a estas mujeres y al hombre con muchos papeles llenos de ulli. arriba les ponían su cabeza. que por ser hecha Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 36 ○ ○ . Considero que los tepictoton son una inversión en el proceso de conocimiento de la naturaleza. Hacían a honra de los montes unas culebras de palo o de raíces de árboles. llegadas abajo cortabanles las cabezas y espetabanlas en un palo. llevabanlas pasito. ofrecianles también tamales y otras comidas. la cuarta llamaban Mayahuel. O para decirlo con otras palabras. hacían imágenes en figura humana a cada uno de ellos. Después que con muchas ceremonias habían puesto sus altares a las imágenes dichas.ellas la figura de un dios o tepictoton que corresponde a un ídolo pequeño del monte que los aztecas veneraban. y llevabanlas en unas literas en hombros de mujeres muy ataviadas. y al hombre llamaban Milnauatl.

Códice Florentino. la imaginación estética permitió la elaboración de sistemas clasificatorios. lo esencial no es que fueran verdaderamente los montes eminentes. y por último la polarización de sentido.a mano no es una simple proyección objetiva del homólogo sino que es una verdadera experiencia del objeto hecho sujeto. La colocación de estas imágenes de masa durante el ritual ser vía para organizar el espacio permitiendo obser var la extensión territorial y geográfica. donde su función y símbolo están al ser vicio de la ideología. todo lo que se esperaba de ellos era que la comunidad creye37 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . la condensación. La virtud intrínseca del modelo reducido es la que compensa la renuncia a las dimensiones sensibles con la adquisición de dimensiones inteligibles frente a la grandeza simbólica de la montaña. ejecución y destinación los convierte en una parte de lo significante de la religión mesoamericana. libro I . Al final de cuentas. Aquí. Esta prescripción alimenticia se manifiesta como un medio equivalente para “significar la significación” en un sistema en el que los alimentos constituyen una parte de los elementos simbólicos de la montaña. Bien parecería una topografía totémica. ya que en ellos se incluye una multitud de elementos que son representados en una sola formación que bien puede tener sus raíces en el inconsciente. Es interesante apuntar que según el Códice Florentino a los sacerdotes que elaboraban las imágenes de los tepictoton relacionados con la lluvia se les ofrecían tamales (fig. f. Las propiedades más importantes de los tepictoton son en primer término. En esa clasificación cada tepictoton tenía un nombre designado. 30). Tenemos en este ritual una metonimia. A los sacerdotes que elaboraban los tepictoton o imágenes de los montes altos relacionados con la lluvia les ofrecían tamales. un espacio con puntos de referencia. su exteriorización. lugares e individuos. 22v. Figura 30. como la sustitución temporal de un elemento de la naturaleza por un objeto ritual al nivel de la metáfora. por lo que respecta a los tepictoton. la significata. Los tepictoton como obra plástica tienden a representar seres sobrenaturales que tienen una realidad independiente. posteriormente tenemos la unificación de significados dispares o sea una interconexión de cualidades.

Códice Tudela. también sacrificaban algunas aves. deidad de la cacería. Entre los indígenas contemporáneos. durante este mes de Tepeilhuitl los hombres se expiaban sangrándose en honor a las deidades de la lluvia. durante el mes de Quecholli. 30 del Códice Magliabecchiano. 31). 1974:51). los montes se visitaban realizando ascensos ascéticos por la noche semidesnudos en honor de Huitzilopochtli (fig. hemos localizado en las laderas de la Iztaccíhuatl restos de inmolaciones de aves en la cima del cerro el Venacho y también en el Nevado de Toluca en la cueva de Cerro Prieto ( NT-10). Huitzilopochtli como numen del mes de Panquetzaliztli. p.25 (detalle de Graulich. Al mes siguiente. lám. por ejemplo. Figura 31. 32). primordialmente decapitaban codornices (Jiménez Moreno. Mixcoatl. 1996:31). Panquetzaliztli. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 38 ○ ○ . Al igual que en Atlcahualo. A mediados del otoño. que es una eminencia de menor altura al sur de la cuenca de México. la ofrenda de aves en las montañas es vigente. lo aztecas visitaban el Cerro de Zacatepetl.ra que en efecto eran la edificación de las montañas conceptualmente sumergidas en imágenes. para realizar una cacería ritual a honras de Mixcoalt (fig. Figura 32.

Esta conducta reiterativa en los antiguos mexicanos 39 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . quemábanlos en los patios de sus casas. según León– Portilla (1992:153). En el Códice Matritense (Fol. los sátrapas de los Tlaloques con gran diligencia ofrecían copal y otros perfumes a sus dioses. se les celebra a los dioses de los montes desde los asentamientos habitacionales con la elaboración de más tepictoton. con un adorno de papel en la nuca con espiga de quetzal. y luego les ofrecían sus ofrendas de comida y los adoraban. hacia su figura. embadurnados. por haberlo prometido. abríanlos por los pechos con un tzotzopaztli. f. Después de haberlos velado y tañido y cantado. 1996:fig. y los populares hacían votos de hacer imágenes de los montes que se llaman tepictli. 250r-254r (J. cortaban tiras de papel y atábanlas a unos varales. que es un instrumento con que tejen las mujeres. Así como si reprodujera los seres que ahuman. Figura 33. y a regicijarse. y atadas las estatuas de ellos. y luego comenzaban a beber y a comer. porque son dedicadas a aquellos dioses del agua. Por los Primeros Memoriales sabemos que también durante esta fiesta se expiaban los aztecas sacándose sangre. con su bastón de viajero en una mano. Los ídolos de los cerros o tepictoton como se describe en la fiesta del mes Tepeilhuitl. hacíanles los dientes de pepitas de calabaza y los ojos de unos frijoles que se llaman ayocotli. De igual modo el dios del monte blanco. los sacaba en figura de Tláloc. desde abajo hasta ar riba. Sin embargo. Con su vestido de papel. formaba las imágenes de los montes. e hincábanlos en los patios de sus casas y hacían las imágenes de los montes de tzoal. 33). Texto original de los informantes de Sahagún que explica la lámina del Fol. y absteníanse los hombres de las mujeres y las mujeres de los hombres. y después repartían todo el cuerpo entre sí y comíanselo. Llegados a la fiesta. 267 r. Hecho esto llevaba todas las cenizas y los aparejos con que los habían servido a los adoratorios que llamaban ayauhcalco. para ofrecer a Tláloc. en esta conmemoración no se asciende a la montaña. que la celebraban el último día de este mes. 267r) se ilustra esta festividad (fig. es el último mes de este calendario que tiene relación con los montes. y a estos cuatro días hacían penitencia. y sacábanles el corazón y cortábanles las cabezas. Si alguien hacía figuras. otros ornamentos con que los tenían aparejados. Códice Matritence. sus atavíos:el traje de ambos está pintado de hule. Broda. con su gorro de papel. En la Historia general de las cosas de la Nueva España se reseña la conmemoración del mes Atemoztli (Sahagún. Los hacía con masa de bledos.2). casi a manera de machete.Atemoztli. decían que entonces venían para dar agua. 37. Y a los diez y seis días de este mes todos los populares aparejaban ofrendas. 1985:91 92): Cuando comenzaba a tronar. y así concluía la fiesta. Atavíos de las figuritas de los dioses. de todos los que quería.

Figura 34. Sacrificio de niños.se ilustra en la figura 34. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 40 ○ ○ . Se dice que por doquiera en las cumbres de los cerros hacían sus votos al amanecer. pero para su contorno superior dentado sugiere también un ornamento de plumas: dicho tocado es de color azul. 23. con esta representación se indica la penitencia que ejecutaban los sacerdotes de los tlaloque. empleando púas de m a g u e y. al igual que durante el tlacateteuhme o sacrificio de niños (fig. y abajo de él aparece una correa roja ciñendo los cabellos (tzoncuetlaxtli). El neutzmanaliztli se demuestra arqueológicamente. el sacrificio durante el mes Tlacaxipehualiztli en el mismo códice. o que sus deseos podrían no ser satisfechos. 35) los hombres se imponían el mayor rigor posible en la realización de sus ritos porque presumían que sus voces podrían no ser escuchadas. El sacerdote lleva teñido su cuerpo de color rojizo anaranjado. Figura 35. Sacerdote portando su calabazo a la espalda y llevando en una mano una espina de maguey (uitztli) y en la otra una bolsa de copal (copalxiquipilli). como ya lo hemos apuntado. según el Códice Borbónico. por las púas de maguey para sangrado recuperadas de la cima de la Iztaccíhuatl ( IZ -1) (Iwaniszewski y Montero. que las heridas sufridas durante el sangrado con espinas o neutzmanaliztli creaban una sensación simbólica de la muerte de la que surgirá la sensación también simbólica del renacimiento. p. Comprendo a la manera de Henderson (1997:132). consistente en sacarse sangre para expiar sus culpas. a la derecha. p. Detalle de la lámina 4-17 del Códice Matritence que ilustra la solemnidad del mes de Atemoztli. su tocado es semejante a un xinitzolli. en la izquierda festividad del mes Tozotontli en honor a los montes. así lo hacían para conmemorar a los tepictoton que habían “nacido” durante la noche. 2001:106) e históricamente por las referencias del ritual en la montaña de Francisco Xavier Clavijero (1987:176-177) para la Malinche ( MA -1). 22.

El tetzacualco como hemos visto (fig. 1980:40) “las religiones se afirman en la realidad y la expresan. Fue este movimiento lo que permitió establecer una relación temporal y espacial entre los contornos prominentes del horizonte montañoso. si la tensión ecológica era mayor. un obser vatorio donde se desarrollara una astronomía de horizonte empírica. si tomamos en cuenta lo arduo de un ascenso. no hay pisos ni estucos que cubran las paredes. cuando el acceso a la montaña era más fácil. La religión ayudaba a soportar la tensión mental como no lo hacía ningún otro medio empírico. la astronomía y la montaña. y las referencias que de él se hacen en las fuentes históricas. Entendemos que uno de esos emplazamientos fue el tetzacualco. a partir de éstos y otros rituales. Para realizar esta lectura del aparente movimiento del sol era indispensable un punto fijo de obser vación. sino también un poderoso coercitivo del “deber ser ”. solamente toscos muros de piedra que tal vez en su momento de esplendor sobrepasaron un metro de altura. Sabemos que todos estos sacrificios cesaban con la presencia de lluvias abundantes. estos rituales se celebraban hasta que el clima fuera óptimo.. A través del calendario hemos repasado los principales cortejos rituales relacionados con las montañas. Ninguna religión es falsa: todas responden. aunque de diferentes maneras a las condiciones dadas de la existencia humana”. el más importante fue el del Monte Tláloc 41 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . Bien nos viene una cita de Durkheim (en Turner.. 25) es una construcción rectangular. podríamos afirmar que la simple comparecencia a los sitios de alta montaña también significaba un sacrificio para los devotos. por eso. y las fiestas con sus actos religiosos efectuados en la temporada de secas. El sol parece moverse cada día. a los cuales el sol retornaba de manera cíclica.5 ASTRONOMÍA Y MONTAÑA El sistema calendárico prehispánico utilizó los movimientos celestes para regular los espacios de tiempo. así también la periodicidad de los ritos. Se realizaba así una lectura espacio-temporal sobre puntos bien definidos. El mundo de los tlaloque y sus sacrificios no era sino otra esfera pública que trascendía y que estaba animada por un ethos que en la medida en que eran capaces de hacerlo. logró satisfacer las exigencias tanto cognitivas como afectivas de un mundo poco estable permitiendo conser var una seguridad interior frente a las contingencias naturales. una fuente de vitalidad moral y de calidad de vida: el ethos. y varias fechas de gran importancia astronómica y religiosa. Por último. Fue así como la religión azteca. en efecto. pero las montañas a su vez imponían un calendario económico que permitía la explotación de maderas. trataban de adquirir otras esferas sociales más trascendentes. Por su tamaño. desde un mismo recinto. plantas medicinales y la extracción de minerales y obsidiana en varios nichos ecológicos en una secuencia establecida por la regularidad de los cambios climáticos como la caza en otoño. 2. vegetales. A través del año. es posible durante el amanecer o el ocaso percibir cómo el disco solar cambia de posición con referencia al horizonte. burda por la ausencia de mortero. carece de un trabajo detallado. Esta es la articulación del calendario. superando terrenos agrestes y los extremos climáticos.Por las fuentes entendemos que un notable número de personas practicaba el neutzmanaliztli posiblemente porque su religión no era únicamente metafísica.

tres en la Iztaccíhuatl. ambos obser vadores. y otro en el Popocatépetl (fig. 37). Es admirable que los sitios de Nahualac ( IZ -5) y El Caracol ( IZ -2) separados por más de 2 Km y con una diferencia altitudinal de 560 m coincidan (fig. como ya se ha dicho. Las estructuras de Nahualac (IZ-5) y El Caracol (IZ-2) nos siguen pareciendo rústicos recintos. 1957). 1991). El Solitario (IZ -4). porque ambos sitios están alineados a la salida del sol durante el equinoccio con la cima sur de la Iztaccíhuatl. Planta de tres tetzacualco: a la izquierda Nexpayanttla ( PO -2) en el Popocatépetl. que a su vez contiene al eje del altar. no es el único en la alta montaña. se cuentan cuatro más. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 42 ○ ○ . pues estando el obser vador dirigiendo su visual contenida en un plano vertical. 36). Figura 36. justamente donde hemos registrado el sitio arqueológico de El Pecho ( IZ -1). los dos restantes para la Iztaccíhuatl (José Luis Lorenzo. ven aparecer el sol sobre el mismo corte de la montaña para el mismo día equinoccial (Ponce de León. Los tetzacualco de la Iztaccíhuatl en orden altimétrico son: El Caracol ( IZ -2). Sin embargo. y Nahualac (IZ-5).( SRF -1). pero analizando detenidamente su emplazamiento se hace indiscutible la complejidad intelectual lograda por los sacerdotesastrónomos toltecas en su capacidad de obser vación del cosmos.

El Caracol (IZ-2) y Nahualac (IZ-4). Figura 38. sorprende la desviación de 11º en la calzada que conduce al adoratorio. 38). pero de mayores dimensiones es el tetzacualco de la cima del Monte Tláloc ( SRF -1). 43 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . Tan impresionante como los anteriores. Esta desviación de la calzada corresponde a la salida solar por el centro del adoratorio para el día de equinoccio. justamente en dirección al cerro del Tepeyac.Figura 37. Para Morante (1997:123ss) representa un sitio construido con una precisa orientación. Análisis arqueastronómico de Rubén Morante (1997) para La Malinche y el Pico de Orizaba vistos desde el Monte Tláloc. con La Malinche y el Pico de Orizaba al oriente con referencia a la salida del sol para el día en que se iniciaban los nomotemi. Análisis arqueastronómico de Arturo Ponce de León (1991) para los sitios de El Pecho (IZ-1). Destaca además la formación de un eje visual desde el Monte Tláloc. y en que terminaba el año azteca (fig.

y la montaña como linde de la vida cotidiana. Este fenómeno se registra los días 17 de mayo y 26 de julio para Xochicalco. 14 la sequía y la humedad se enfrentaron. en el alcance que el imaginario se hace del espacio geográfico Así el tiempo. también del día y la noche por ser el marco para la salida y puesta del sol. que correspondía a las diversas funciones de la célula ritual. Los adoratorios y los puntos del calendario de horizonte dispuestos en los per files de las montañas fueron umbrales liminares.De la quinta estructura en Nexpayantla ( PO -2) en el volcán Popocatépetl no queda ya evidencia. pero no sólo de las estaciones. funcionaron como puntos límite de la visual ordenadora del mundo. Estas prominencias eran los marcadores utilizados por el calendario ritual de los centros de culto de antaño. 39). Rubén Morante para La Malinche ( MA -1). se encuentran en estos adoratorios. Apreciamos una búsqueda síquica que otorga propiedades geométricas significativas con respecto al horizonte. como lo apreciamos en las referencias del siglo XVI para el Monte Tláloc ( SRF -1). límites del espacio donde los principios antagónicos de las dos estaciones del trópico: xopan y tonalco. así tenemos que desde el sitio El Mirador ( NT -3) en el Nevado de Toluca el sol sale entre los picos Heilprin Norte y Sur para los días de paso cenital. las cimas de las montañas se utilizaron como referencia según lo demuestran los trabajos de Jesús Galindo para el monte Teyotl ( IZ -15). era el axis mundi que aseguraba a partir de la obser vación astronómica una cronología del ritual destacando el manejo ortogonal al orto solar del este-oeste en relación con la senda del sol. en una sistemidad que se consumó con el registro calendárico. 14 15 Como las denominaban los aztecas. Más del allá del tetzacualco. que es el aspecto más enigmático de la experiencia humana. Se dice que el sol en los días cenitales o de ascio está más alto. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 44 ○ ○ . El tetzacualco substituye la arquitectura sobrenatural y primigenia por una arquitectura cultural astronómica en una demarcación del espacio que por medio de sus muros marcaba un límite con un destino estricto. Se logran alineamientos que permiten a los sujetos definirse en el espacio existencial del cual son plenamente conscientes. Desde estos emplazamientos arquitectónicos se marcaba un eje. y Carmen Aguilera. Las altas montañas por sí solas funcionaron como marcadores de eventos solares. sólo su descripción en los trabajos de Charnay (1973) y Lorenzo (1957). Esta obser vación podría haber ser vido para ajustar el calendario indígena respecto a los años bisiestos (Morante. también es posible obser var la salida del sol sobre la cima del Popocatépetl desde la zona arqueológica de Xochicalco para los mismos días de paso cenital (fig. pero varía la fecha según la latitud de cada punto de obser vación. pues no proyecta sombra lateral al medio día. Jesús Galindo y Arturo Montero (1997) para el Papayo ( SRF -3). Véase la investigación de alineamientos entre el Sacromonte de Amecameca y la Sierra Nevada. según Broda (1983). Los muros marcaban una diferenciación social al definir un espacio íntimo en el que no todos los individuos accedían. 15 Las montañas y otros elementos relevantes del paisaje se utilizaron como ha quedado asentado como referente. 1998. en López y Mondragón. Las montañas marcaban así el límite. 1990).

Es relevante el hecho de que estos emplazamientos presentan estructura arquitectónica. estos dioses no eran idénticos. comunicación oral 1999). montañas. Aunque se adoraban bajo el mismo nombre en lugares distintos. El monolito cuenta con diferentes fechas calendáricas que representan a Xipe Totec con referencia a fenómenos celestes (Séjourné. Es probable que existiera una constante en la alineación de sitios prominentes de alta montaña con referencia a la salida del sol para los días de paso cenital. 16 Gran roca esculpida al somonte de la Iztaccíhuatl a 2590 m/ nm . en el Popocatépetl el sitio PO-02 con la cima de La Malinche. 2. 89) y discusión páginas más adelante en el apartado sobre la Iztaccíhuatl. al hombre. de tal manera que el ritual era una protección contra la arbitrariedad del destino que alteraba las formas de la vida cotidiana (Broda. El mes indígena de Tlacaxipehualiztli (marzo) estaba dedicado a la gran fiesta de la deidad Xipe Totec. así lo fue Tláloc a través de la lluvia y los cuerpos de agua. Así también el “Monolito de Amecameca” 16 sir ve como obser vatorio astronómico para contemplar la salida del sol sobre el Cerro Venacho para el equinoccio (Iwaniszewski. No sería arriesgado afirmar que todos los sitios de montaña tienen una relación con el paisaje. y solamente eran visibles por sus actos. 1971:219 320). Su fotografía (fig. El sol aparece sobre el Popocatépetl desde Xochicalco para el día de paso cenital. 1981). Todos eran una y la misma cosa en su vínculo con el orden del universo a través del calendario.Figura 39. sino que ellos habían sido creados. con lugares concretos o con un fenómeno natural.6 LAS DEIDADES DE LA MONTAÑA Los dioses en el México antiguo eran concebidos como seres concretos de una realidad física. ○ 45 Sociedad y Montaña ○ ○ . tenían un carácter ambiguo y dependían de las leyes del cosmos. conformando así una cosmovisión que articulaba todo: a la naturaleza. En el Ajusco el sitio AJ-01 con la cima del Cerro Telapón. Las deidades no eran seres omnipotentes fuera de la creación. a los dioses y a los cuerpos de la bóveda celeste. En estas fechas eran realizadas fiestas en los santuarios de las montañas y cuevas en donde se ofrecía copal a los tepictoton. A los dioses se les identificaba con cuevas. determinando alineaciones entre el horizonte y los asentamientos humanos. y desde La Malinche el sitio MA-01 con la cima del Cofre de Perote.

el rayo. escultóricas. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 46 ○ ○ . arquitectónicas. y rituales representadas desde el periodo olmeca en las grutas de Juxtlahuaca y Oztotitlan por lo menos 1000 años a. A él se le atribuía la lluvia. En Mesoamérica. f.. en ocasiones también se les toma por divinidades menores (Sahagún. presenta múltiples y complejas asociaciones que lo ligan a montañas. Tláloc con la lluvia y una planta de maíz en la mano según el Códice Vaticano A.50r. son múltiples las advocaciones del dios pluvial. Este simbolismo es complementado en subsecuentes fases culturales por elementos jaguar–serpiente que determinarán la máscara típica de Tláloc obser vada durante el Clásico Teotihuacano. similar al Tláloc del Altiplano central está Chaac para el área maya. al segundo los chaac. Iztaccíhuatl y Pico de Orizaba. comprende un lenguaje simbólico con representaciones cerámicas.El dios del agua. cavernas y cuerpos de agua. tiene tantos nombres como culturas contiene Mesoamérica (fig. C. un paraíso. el granizo. El dominio del dios era el Tlalocan –el lugar de Tláloc–.. o sea. al primero le corresponden los tlaloque. Ahí se obser va la presencia de un dios con rasgos de jaguar que posteriormente contará con elementos antropomorfos. Todos ellos eran los ser vidores o ministros pequeños de la deidad dominante. 1985:49). los famosos frescos de San Francisco Mazapa en Teotihuacan así lo demuestran (Caso. Figura 40. Esta imagen del paraíso del dios de la lluvia era muy antigua en el México Central. denominado Tláloc para el Posclásico. Tláloc en la cultura azteca continúa como el rector de las aguas. la hierba y el maíz (fig. y data por lo menos del periodo Clásico. dioses de la montaña como el caso de los volcanes Popocatépetl. Tláloc se llama tlamacazqui –el proveedor divino–. frescura y verano. él hace florecer y crecer los árboles. 1942:130 133). un lugar de abundancia. Estos tlaloque eran considerados como los principales cerros del paisaje en el Altiplano central. en ambos casos las geoformas estaban deificadas y en el Altiplano eran denominados Tepeme. así también los chaac eran reconocidos como las cuevas importantes del área maya. 40). artísticas. 41).

Figura 41. y que estaba asociado al grupo de los tlaloque. 47 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . el del este Tlalocayotl –la cosa de Tláloc– y el del oeste. Ciuatlampa Ehecatl. Al paralelo de los tlaloque y los chaac están los ecatotontin. Tláloc tenía poder sobre cuatro diferentes tipos de lluvia al igual que Ehecatl sobre cuatro tipos de viento. Ehecatl según el Códice Borgia. pues barría los caminos para que llegase la lluvia. 1996:12). Figura 42. 42). eran benéficos para la agricultura (Broda. eran los ser vidores del dios del viento. a la izquierda pieza procedente del Golfo perteneciente al Posclásico. dos de los cuales. al igual que los tlaloque y los chaac. Un par de representaciones de Tláloc. todos ellos eran asistentes de un dios principal denominado Ehecatl por los aztecas (fig. tenían su morada en las montañas y / o cuevas. a la derecha también del Posclásico pero originaria de la Mixteca (López Austin. 1971:255).

Serpiente de Plumas Verdes” era la representación de Quetzalcoatl en su advocación de dios del viento. también era quien anunciaba las lluvias. la de la falda de jade verde. op. la cara del dios va cubierta con una máscara que semeja un pico. Nappatecutli y algunos que estaban relacionados con los dioses del pulque. así como una serie de dioses como Opochtli. y en otras ocasiones en la mano derecha un rayo de palo color morado y ondeado.Ehecatl. Rescató los huesos de los humanos que estaban en el inframundo y con ellos formó la presente humanidad. Para algunas fuentes Tláloc era el dios de las aguas pluviales. “Dios del Viento” o “Viento. En algunas representaciones más realistas se revela que los cercos alrededor de los ojos y labios estaban realmente hechos del cuerpo de dos serpientes enlazadas. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 48 ○ ○ . 264). creó la Tierra y el Cielo. de las fuentes. también llamado Xiuhtecutli o Ixcozauhqui. En las manos sujetaba un bastón de junco florido. dios de la cacería en Huejotzingo y venerado al igual que Tláloc en los bosques de la ladera oriental del volcán Iztaccíhuatl (García Granados. que quiere decir “cariamarillo” y se le relaciona con una “llama de fuego” denotando así un volcán en actividad (Sahagún. y otros cerros deificados. Todos estos eran atributos típicos de los dioses relacionados con la lluvia. 1971:320). Junto con Tezcatlipoca. Ehecatl soplaba el viento que limpiaba el camino para los tlaloque. Todas estas deidades eran la personificación de fenómenos concretos y muchas veces eran también patronos de gremios profesionales o calpullis (Broda. y el collar de jade. Matlalcueye. 1934:34 36). en tanto Chalchiuhtlicue de los cuerpos de agua estancada. el agua. 43). los montes y la fertilidad (ibídem). que era la diosa del agua. y en el caso de Tláloc. cit. el chalequillo del rocío. además de Camaxtli. Los tlaloque en la religión azteca también estaban asociados a un grupo grande de dioses que representan fenómenos similares como Chalchiuhtlicue. Huehueteotl. también de los rayos (Broda. A Tláloc se le representaba sobre todo por su máscara que consistía en una especie de anteojos y una fila de dientes con colmillos. El cuerpo y el rostro eran pintados de negro. Las serpientes eran el antiguo símbolo del agua. la máscara estaba representada en forma estilizada. diosa de las aguas saladas y la sal. de la fertilidad. con un tocado de plumas blancas de garza que representaba las nubes. en la cabeza llevaba además del aztatzantli una joya que remataba en dos plumas de quetzal que simboliza la espiga de maíz. en la mano izquierda una bolsa de copal. pág. 1985:39). el color típico de los dioses de la lluvia y del agua (fig. los ríos y los lagos y especialmente del Lago de México. Uixtociuatl. Otros atributos eran una especie de abanico de papel pegado a la nuca. La máscara del dios es azul.

Las anteojeras anulares del Posclásico representan la oscuridad y la Tierra en un significado originado en Teotihuacan. blancos y rojos–. así como los frijoles. y en algunas ocasiones se encuentra articulado con otras deidades. es abierto a golpes por Nanahuatl (Quetzalcoatl) para entregar los alimentos a los hombres: Nanahuatl robó el maíz blanco. Nanahuatl partió el Tonancatepetl –el cerro de los mantenimientos– en cuyo interior estaban encerrados todos los alimentos. tierra y muerte. es el Tonancatepetl que en la Leyenda de los Soles. Por medio de un rayo. amarillos. Para Iwaniszewski (comunicación oral. Tláloc según se ilustra en el Códice Vaticano. XVI ). la montaña. también provee de piezas de caza. De esta manera fueron “robadas” todas las plantas cultivadas y hechos accesibles a los hombres (Broda. La unión de elementos iconográficos e ideológicos de muerte-tierra-agua se obser va en mascarones de ojos circulares y enormes dientes puntiagudos (López Austin. de leña. y rojo de los Tlaloque –los Tlaloque azules. 1985:257 273). de las riquezas naturales. amarillo. 2002). XXV ). terrestre y de muerte. a la manera de un lugar de origen. la chía y el michihuatli. XVI ) y en el Tonalamatl de Aubin (lám. de plantas medicinales. es decir. morado. acuático. ya sin vida. así por ejemplo el Dios Enmascarado del Fuego hallado durante las excavaciones del Templo Mayor en la Ciudad de México en 1981 –en las proximidades del Templo Rojo– presenta campos simbólicos de fuego. estaba arraigada al culto de los ancestros. Tláloc es un dios subterráneo. 1971:256 258). El complejo de símbolos que parece comprender la imagen de Tláloc es difícil de interpretar. los bledos. porque la montaña es la personificación del “Señor del monte” que no sólo da agua. aparece el culto acuático y a la fertilidad. 49 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . Posteriormente. antes de ser deificada como una deidad pluvial. agua. Esther Pasztor y basada en la interpretación de Tozzer (cit. todos los alimentos importantes.Figura 43. según aparece en el Códice Telleriano–Remensis (lám. en el Códice Borbónico (lám. Los símbolos acuáticos de Tláloc lo son también de tierra y muerte. en López Austin. 1985:273) considera que no siempre las anteojeras circulares identifican a Tláloc. La máscara de Tláloc como máscara de muerte es la misma que porta el sol cuando desciende.

que asta en esto ymito el demonio lo espiritual. indio cacique viejo y el mas antiguo de todo mi beneficio. sacrificio y plegarias. a la cueva. y es el que hazian en las cumbres de los cerros y lomas altas… que suben derechos hazia lo alto. principalmente para el Altiplano central. disponemos de una substancial narración que ilustra un ascenso ritual: Este genero de ydolatria. que suena entre nosotros sacerdotes. editado por Broda y Albores (1997). Auia en cada pueblo siertos ansianos dedicados para el ministerio de los sacrificios de penitentes. en esas sociedades estaba integrado por la religión. y el modo que he sabido agora muy por estenso de don Baltasar de Aquino.. luego el dicho viejo le mandaua que fuesse bolando como orando a pedir mercedes. Vale apuntar que al momento obser vamos rituales efectuados por chamanes denominados graniceros en las montañas asociados a la lluvia. y que se vinculan con el culto moderno de los graniceros.. vsaban y en algunas partes se a visto aora. 2. porque en la mente del campesinado estos ritos parecen eficaces. 1997:175-211) con tres conjuntos de ofrendas posclásicas que pueden alcanzar los primeros momentos del Virreinato. he aueriguado ser tan general. Por complicado que nos parezca. que llaman Tlamaceuhque. sacrificio de si mesmos.. estos llamauan al que se les antojaua del pueblo para embiallo como a peregrinar. y los tales viejos se llamauan Tlamacazque. 17 Estos graniceros tienen dominio sobre la lluvia y el granizo. existen diferentes manifestaciones que son detalladas más adelante. que era en las cumbres de los montes o en las lomas altas. con su ciencia. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 50 ○ ○ . absorbiéndolo todo. pues todo. con su forma de vida. y teniendo delante de si en aquel patio al T1amaceuhqui que auia de yr a la peregrinación. destaca la exposición de la Cueva de Chimalacatepec. y en llegando en presencia del tal viejo el llamado. 17 En el volumen Graniceros. el tal viejo.. Sentado. que lo refirio assi.Esta compleja relación del culto al agua ha perdurado hasta nuestros días. pues.7 SUBIR A LAS MONTAÑAS En el Tratado de las supersticiones y costumbres gentilicias que oy viuen entre los indios naturales desta Nueua España. que en español quiere decir tabaco con cal. al campo agrícola y al templo. que tengo por cierto que ninguna generacion de indios se escapa del. donde estauan los cercos o montones de piedra donde tenian los ydolos de diferentes hechuras y nombres. uniendo a la montaña. y era el casso que tenían fe que allí donde yvan. teniendo en las manos vn gran tecomate de la yerua que confissionada con cal la llaman Tenex yheti. existía un orden entre tantas advocaciones y diferentes representaciones de los dioses. Morelos (Broda y Maldonado. en vn asiento de piedra en tal modo que estaua como dezimos en cuclillas. en especial en los pueblos que estan remotos y apartados de los ministros de doctrina y de justicia… Otro modo de ydolatria. le hazia su platica y le mandaua que fuesse al lugar que le señalaua de la adoracion de los idolos. y van a parar en algun monton de piedras o cerro dellas donde ellos hazian su adorazion. con su cultura y con sus formas de producción. escrito en el siglo XVI por Hernando Ruiz de Alarcón (1987:138-140).

al modo del que se haze el pauillo. los que ellos dizen Nacaztecocoyacpol. En acabando de sangrarse. y a esta rama dizen Tlapoztec acxoyatl nezcayotl. de que quedarían muy vfanos y como siguros de que se les otorgaua lo que pedian.Esto postrero dezia. o se les antojauan voces de su ydolo que les hablaua. o portillos y encrucijadas de los caminos. que es vna manera de papel blanco como lienço que se haze en Tepoztlan de una corteza de arbol blanda. o ya buelto en si del extassi. quedaua muy contento diziendo qué ya auia recebido merced y conseguido lo que pretendia. para lo qual llebaua un punçon hecho de vna rajita de caña agudo. desgajaua vna rama del arbol que era mas propio y conozido de aquel lugar. donde quedaua esperando al peregrino sentado junto al fuego. este papel yva envuelta la ofrenda y seruia con e1 algodón como para que se vistiesse el dios o ydolo a quien se ofrecía. que de ordinario era hijos. copal que es incienso desta tierra. y con el se picaua las orejas en las partes donde las mugenes se ponen los sarzillos. sino se adormecia. por ser arboles que alli auia conocidos. Tambien se picaua debaxo del labio sobre la barba. y hechauala e unos vasitos que hazian en las piedras a modo de saleros. o al monton de piedras. o oyan. (el peregrino) que si moria en la demanda yva muy bien empleado. como lo refiero en su lugar.. prostrauase donde auia de poner su ofrenda. y el viejo tambien tomaba en el patio. y puesta. y assi he hallado yo en los montones de piedras. y si en ella se le auia mostrado o hablado aquel dios a quien auia hecho la ofrenda de su sangre. La cita no hace referencia a cuál montaña subió el peregrino. pero entendemos que corresponde a alguna cúspide del Altiplano. para que el penitente fuese tomando por el camino. porque el viejo daba al penitente alguna parte del Tenex yetl que tenia en el tecomate. familia o salud. con que le satisfacía de auer cumplido y obedecido su mandato. En llegandó al lugar del ydolo. y hecho aquel modo de peregrinacion. Presentauala pues al viejo. y en este extasi. y porque la rama se podia cotejar despues de donde se aula quitado. y dizen que algunos llegauan a desmayarse a adormecerse. y algunos tambien la lengua en la parte superior. larga vida. como Angel de guarda para el camino. Esta rama que le pedia (el viejo al peregrino) era la señal de auer llegado al lugar donde era embiado. atribuyendole diuinidad. Ciertamente la narración no ilustra un 51 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . quiere dezir poco torcido que a trechos descubre el algodon. hasta aguxerarselo como ventana. como granes anillos. y acompañauan la ofrenda con el que llaman Quauhamatl. o se le auia antojado. Muy satisfecho. y se boluia por la posta hasta ponerla delante del que auia despachado. porque siempre esta estacion se hazia de noche. y assi se rompían las orejas de manera que venian a quedar ya viejos.. o algun pañuelo texido de aquel genero de hilo. y es de advertir que el viejo tambien daba del Tenex yetl al peregrino. Con esto salia a su viaje. que es para que se vistan los Angeles que andan en las nuues. hazienda. y vnas madejas de hilo grueso de algodon mal hilado. hasta derramar mucha sangre. se sacrificaua el derramando su sangre. y assi responden oy los que lo ofrecen. quiere decir “desgajada rama del testimonio” en señal de auer llegado a aquel lugar. lleuando para su primera ofrenda. todo esto hazian por sacrificio. de manera que la llebaua el peregrino como Angel de guarda. que por esto llaman Poton. porque tambien tienen abusion en esta yerua. como si fuesse ofrecido al martirio. y dizen asia esto por no dormirse con la larga espera del peregrino.

Se abría así una dimensión de excelencia iniciática de elegidos. Subir significaba romper con la escala humana asignada. que comentaremos más adelante. Un xicalli o pocito horadado en la roca. La complejidad del ascenso era la mecánica indispensable de esa metamorfosis. y en base de la diferenciación vegetal la demostración del ascenso por medio de la rama del testimonio la tlapoztec acxoyatl nezcayotl. pues se superaban los constreñimientos orgánicos de la existencia y de las limitaciones sociales. hazaña recordada por siglos como el ascenso de Chalchiuhtzin al Popocatépetl en el año de 1289 d. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 52 ○ ○ . que se traducía en una hazaña dentro de la colectividad. pero sir ve eficientemente para comprobar lo hallado arqueológicamente con referencia a las pocitas en las rocas y su relación con el neutzmanaliztli o sangrado con espinas “se sacrificaua el derramando su sangre. señal de haber llegado a cierta altura o piso altitudinal térmico. C. El poder de sobreponerse a la distancia y la altura añadía una dimensión de poderío al sujeto que le permitía llegar a un diálogo más claro con los seres sobrenaturales. y hechauala e unos vasitos que hazian en las piedras a modo de saleros” estos pocitos o xicalli se perciben en algunos sitios de alta montaña (fig 44). Lograr un ascenso a la alta montaña era una demostración de la trascendencia biológica que ciertos iniciados lograban por medio del fer vor religioso. El sentido de subir a espacios yermos y agrestes permitía trascender la escala orgánica. al milagro. Tenex yheti que es tabaco preparado con cal. el desplazamiento a las alturas llevaba a lo imaginario. subir a la montaña permitiera abrir un paréntesis a la cotidianidad. También creo que es importante subrayar el uso de estimulantes para sobreponerse a la fatiga del ascenso. Se adquiría así una dimensión distinguida. Figura 44. y con el se picaua las orejas… hasta derramar mucha sangre.ascenso a una cumbre nevada. sitio Torrecillas Rojas ( OR-13) en el Pico de Orizaba a 4140 m/ nm. para lo qual llebaua un punçon hecho de vna rajita de caña agudo. Desde esta perspectiva es posible que para los creyentes del ayer. Al realizar travesías por las altas cimas se ponía de manifiesto la condición y preparación física y mental excepcional que hacía del sujeto un individuo original que se distinguía del estándar colectivo. llegar más allá de lo cotidiano y de lo mundano. Era un logro personal.

reverente y devota. que ocasionalmente presenta hielo. que en este caso eran el dominio del paisaje. no las tenemos bien definidas. Una táctica similar podría suponerse para Teopixcalco. la audacia. Pero esas montañas no tenían existencia propia. la nieve. se hacía evidente el concepto de la montaña como un espacio sagrado donde residía lo sobrenatural. integrar el espacio y el tiempo en un recinto que por no ser habitado por los hombres. todo el sistema de resistencias para consigo mismo era reducido por el brío. Para el primero suponemos una ruta sobre una morrena que conforma un canalón o corredor sobre el flanco occidental.Porque alcanzar una cima nevada proviniendo de un clima templado no era acaso un hecho extraordinario en la vida que bien podía conducir a la euforia. y que favorecían consecuentemente a una seducción sensual y de poder. Para este tipo de sitios muy altos suponemos un ascenso escalonado. los vientos y otros tantos elementos la huella de los dioses. después de haber ascendido a lo sumo en dos días hasta 4200 m / nm . Los feligreses al lograr su ascenso podrían haber alcanzado estados de ánimo diversos. que hallaban en la altura. La alta montaña capturó el imaginario de las sociedades del pasado. El ataque a la cumbre bien podría realizarse en ocho horas. se les daba un sentido en los términos de la actividad humana que se inscribía en ellas adquiriendo significaciones que se reducían a conceptos. Estos estados eran cualidades vectoriales que variaban solamente en su intensidad y que surgían bajo ciertas circunstancias. Euforia y esoterismo se confundían en el ritual de las alturas. porque desde la cima el dominio del paisaje era un signo abstracto del mundo real que por un momento se lograba poseer al igual que lo hacían las deidades con la naturaleza. Partiendo muy temprano es posible alcanzar la cima para después de medio día. existían a través de su función simbólica. 2001). Complejo sin duda parece ser el sentido de subir a las montañas. Se concebía a la montaña como una estructura significante. en la configuración de lo ideal que se transformaba en lo material (Iwaniszewski. y apuntaron a una dirección específica del discurso religioso. La estimulación necesaria para realizar esos largos y difíciles ascensos rituales dependía de la capacidad de los creyentes para caer en motivaciones específicas que seguían una conducta solemne. Porque en efecto. Se alcanzaba así una proyección narcisista con determinaciones que hoy nos parecerían psicosexuales según el discurso de la psicología moderna. Respecto a las rutas de ascenso indígenas. Acaso esto no resultaba como una excentricidad encantadora. cota que guarda condiciones favorables para pernoctar disponiendo de una fogata. el verdadero problema de ascenso sería para los sitios sobre glaciares como el caso de la cima de la Iztaccíhuatl ( IZ -1) y Teopixcalco en el Popocatépetl ( PO -1). esas motivaciones son como las cualidades escalares aprendidas en Geertz (2000:94). la fuerza. dejando el ataque final a la cima para un solo día. una neurosis individual que permitía la elisión del tiempo en una presunción de trascendencia que se sobreponía a la muerte y que conducía por lo tanto ficticiamente a la eternidad. Esos motivos trascendieron durante espacios de tiempo. la temperatura. un par de horas para el ritual y se iniciaría el 53 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . apoyado en diferentes puntos altitudinales que podrían ser otros sitios de culto dentro del recorrido. en el extremo sur de la cima. Las expresiones culturales en las alturas iban más allá de un simple juego de imágenes. la superación del cansancio y el paroxismo del ascenso. y sólo en ocasiones se encuentra parcialmente cubierto por nieve. y la valentía. era divino. pero es de suponer que se trataba de los caminos más cortos y menos agrestes entre la cima y los poblados al somonte ante las carencias técnicas obvias.

de las lagunas del Nevado de Toluca se han extraído esferas y conos de copal que en su interior guardaban púas de maguey. y panes en forma de xonecuilli. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 54 ○ ○ . por ejemplo. En el Códice Magliabenchi XIII . continuamente. 47). 45). Nevado de Toluca en 1968 (Altamira. 1972:43). parece que se les buscó un refugio que permitiera su perpetuidad. una super vivencia. silbatos. 2. carrizos atados con hilos. Las fechas estarían relacionadas con los fenómenos astronómicos y el inicio y final de la temporada de lluvia alrededor del 3 de mayo y 3 de noviembre. así también concuerda con la constelación Citlalxonecuilli. de la cima de la Iztaccíhuatl se han recuperado piezas de obsidiana. en un juego complejo porque. a la derecha el oztopilin o paja de juncos. Los materiales son diversos. malacates. Figura 45. astillas y objetos de madera en forma de xiuhcoatl (fig. puntas de maguey. 1988. estando al anochecer de regreso. los xonecuillazcali (Seler. fragmentos de vasijas Tláloc. u olla de pulque. Esfera y cono de copal. y en la parte inferior el octecomatl. trozos de figurillas.descenso. fragmentos de arco y un astil de carrizo. rebasando así simbólicamente su existencia real. Los objetos preser vados aseguran la continuidad de la vida y de la cultura (fig. como afirma Baudrillard (1999:110). algunos xiuhcoatl (detallados en el próximo apartado). cera. junto a un rayo de madera o xiuhcoatl extraídos por Yáñez y Reiminitz de la Laguna de la Luna. tomo I: 197). 46) con la representación de una “S” recostada que es un xonecuilli relacionado con el relámpago y los objetos que caen del cielo. 3 (Códice de la Biblioteca de Florencia) aparecen las tlamanalli u ofrendas hechas a los dioses de las montañas compuestas de papeles de sacrificio o tetehuitl (fig. Con referencia a las ofrendas que hemos encontrado enterradas en Nahualac ( IZ -5).8 LAS OFRENDAS EN LAS MONTAÑAS. el hombre en sus objetos encuentra la seguridad de vivir en lo sucesivo. cuentas de jadeita. LOS TLAMANALLI En las montañas se han hallado una constelación de accesorios y artículos simbólicos que bien evocan la mística de sus fieles.

Resaltan por su color blanco las orejeras.Figura 46.3 x 8cm (Montero. 3. pero cor responde a un periodo posterior. 12 de la ofrenda 5 de Nahualac (IZ-5). Pieza núm. la decoración comprende dos aros azules a la manera de las anteojeras típicas de la deidad. Figura 47. Jar ro con efigie de Tláloc. 1988). en su interior los ojos en color blanco. Las tlamanalli u ofrendas hechas a los dioses de las montañas. Dimensiones: 9. ○ 55 Sociedad y Montaña ○ ○ . en tanto las orejas y la nariz se realizaron en pastillaje sin color. Códice Magliabecchiano XIII . La pieza por su forma recuerda a Teotihuacan. El entor no bucal es azul y contrasta con los dientes y colmillos.

○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 56 ○ ○ . y el Ajusco ( AJ -3). pero que al hacerlo sagrado se trasviste y se vuelve opaco. En las ofrendas vemos atributos simbólicos capaces de hacer visibles los contrastes y manifestar los rangos. su sentido tiene su origen más allá del mundo de los hombres. y en el Nevado de Toluca. donde concurría Moctezuma y su corte. Por lo tanto. es porque ciertos poderes sobrenaturales viven en relación con ellos. lo social se oculta a sí mismo. citando a Godelier (ibídem: 247) “los fantasmas del origen no se hallan en el origen de los fantasmas”. IZ -5 y PO -02) conforma una frontera intelectual entre el campesinado y la nobleza teocrática en lo que parece un culto de Estado. Todo sucede como si los hombres no fueran los que dan un sentido a las cosas. contienen dones. son otros elementos a considerar en esta estratificación. La presencia de ídolos en el Monte Tláloc ( SRF -1). se vuelve opaco y así se sacraliza. suponemos que para la comunidad que ofrendaba. Decididamente. En su contraparte. un contenido social. 1998:155 y ss). algo esencial de la sociedad que es preciso mostrar. Esta diferenciación también es perceptible en la cima del Ajusco ( AJ -3). ni ídolos de importancia. muestran material ricamente decorado y algunos fragmentos con aparente altorrelieve. Las ofrendas son la materialización de lo simbólico.A toda esta variedad de artículos y ofrendas se les ha transferido lo sagrado colectivo. ésta es la síntesis de lo decible y de lo indecible. y de una estela en el Nevado de Toluca (NT-3). Su objetivo era evidente: lugares para depo- 18 Desconocemos de propiedades astronómicas para estos sitios. incorporado en una determinada materia. las piezas depositadas contenían algo más que su esencia material. Así también el conocimiento astronómico para el uso de los adoratorios con estructura ( IZ -2. y orientación astronómica. de la clase dominante. Estos sitios se caracterizan por la ausencia de elementos arquitectónicos. No se encuentran sobre las principales cimas. se altera la naturaleza en apariencia y sentido. Las ofrendas son parte del capital simbólico. 1991:233) como es evidente en el Monte Tláloc ( SRF -1). son una miscelánea de realidades sensibles e inteligibles de lo ideal y de lo cultural. en el sitio La Estructura ( NT -11). y no se detecta cerámica decorada. tenemos que el mayor porcentaje de los sitios registrados corresponden a lugares destinados a ofrendas campesinas. su ubicación corresponde a parteaguas (inter fluvios) sobre los afluentes que riegan los campos. Este capital es una forma de redistribución legítima capaz de asegurar una renta por los bienes obtenidos de la montaña. La ofrenda define la jerarquía (Bourdieu. Estos objetos sagrados por lo tanto son símbolos (Godelier. En palabras de Godelier (ibídem: 197). Se hace necesario mencionar que lo sagrado de estas ofrendas oculta una conciencia colectiva. pertenecían al espíritu sobrenatural de la montaña. Estos elementos constituyen la conciencia de sí. de lo representable y de lo irrepresentable en un objeto. Porque los objetos sagrados producen la síntesis de lo real y de lo imaginario. donde basamentos bien construidos 18 –ambos saqueados y destruidos en la actualidad–. si los materiales mantienen una esencia esotérica. pintura rupestre. IZ -4. No son citados por las fuentes históricas. Al sacralizar los objetos con un espíritu o deidad se amplifica y magnifica el universo. En este sentido. Los materiales con que han sido fabricados poseen poderes. es decir. En algunas ocasiones se aprovechan plataformas naturales con dominio del paisaje que no sobrepasan los 4400 m / nm . los signos distintivos de la diferenciación social.

Es así como la ofrenda trasciende en el tiempo y la cultura (fig. Para este tipo de ritual no se requiere iniciación especial. Cetro rayo/serpiente. 48). 19 Estos cetros son objetos de madera laminar. esos instrumentos sagrados entregados a la montaña son su presencia ante la ausencia presente. Figura 48. catalogado como IZ -1. 49). bebidas y copal. 1972. 2. La evidencia arqueológica lo confirma presentando material cerámico bastante burdo de uso doméstico a los que pudieron sumarse oblaciones de alimentos. alargados y ondulados asociados al culto acuático y empleados al menos durante el Posclásico para el Altiplano (fig. Vestigio recuperado de la cima de la Iztaccíhuatl en 1998. y 1983). Para 1968.S -11. Las ofrendas son la presencia perenne de aquellos hombres y su sociedad. 2001. LOS XIUHCOATL De las ofrendas recuperadas en fechas recientes.9 LOS CETRO RAYO/SERPIENTE. de Ivon Encinas. los cetro rayo/serpiente que para algunos se denominan xiuhcoatl. ○ ENAH . Los primeros cetros hallados en montañas prominentes fueron obtenidos en 1963 por buzos deportivos del fondo de las lagunas del Sol y de la Luna en el Nevado de Toluca a 4210 m/ nm (Guzmán Peredo. 57 Sociedad y Montaña ○ ○ . Figura 49. Efigie de Tláloc procedente de Nahualac ( IZ -5).sitar ofrendas cerámicas y líticas a los dioses de la lluvia. han despertado un interés especial. Erk Reimnitz y Amado Yánez tras una incursión subacuática en la Laguna de la Luna obtuvieron más ejem19 Destaca la tesis Los cetros rayo/serpiente recuperados del volcán Iztaccíhuatl. Colección Charnay pieza 6039. o un ascenso espectacular.

plares a los que Altamira (1972:43) describe como ofrendas a las lagunas con atributos serpentiformes con dimensiones oscilantes entre 80 y 90 cm. A la fecha desconocemos la cantidad de elementos extraídos o hurtados de estos embalses. Para 1983, un casual hallazgo en la cima de la Iztaccíhuatl por miembros del Club Alpino Mexicano permitió la recuperación de materiales arqueológicos entre los que destacaron varios cetros, no se hizo un reporte de la cantidad de piezas obtenidas, pero al menos por las fotografías publicadas percibimos tres. Quince años después, en mayo de 1998, Iwaniszewski y el que suscribe tuvimos la oportunidad de realizar el trabajo de rescate arqueológico en ese mismo lugar, al que ya habíamos catalogado como E1 Pecho ( IZ -1). Durante nuestra inter vención recuperamos diez fragmentos de cetros, además de cerámica y puntas de maguey (Iwaniszewski y Montero, 2001). Según el examen exterior de los instrumentos obtenidos en 1988, apreciamos que se encuentran en excelente estado, parecen recientes. La raíz original no se encuentra gastada. La buena conser vación obedece a que la madera no ha sido degrada por microorganismos. Ha contribuido a la conser vación la temperatura y humedad constantes, características de las condiciones glaciares de la cima, esto nos hace suponer, que desde su deposición hasta el momento de su descubrimiento los objetos estuvieron cubiertos por una capa de hielo en condiciones climáticas constantes. 20 Por la revisión externa de los canales de resina conspicuos se deduce que se trata de una especie de coníferas, de la familia pinaceae, del género pinus sp. la especie no ha sido identificada ya que las piezas carecen de corteza. Sin embargo, para el biólogo Héctor Hernández (comunicación oral 2002) por la característica de su manufactura y por las propiedades de la madera corresponde a oyamel, Abies religiosa. La elaboración de estas “serpientes de madera laminada” es burda, sin pintura, ni decoración, los cortes son rústicos y las formas similares más no idénticas. Sólo contamos con fragmentos. Siguiendo el grano de la madera, esto es, la orientación de los elementos longitudinales suponemos una fabricación de corte radial longitudinal sobre el tronco del árbol, logrando así piezas laminares rectas. A la vista destacan hilos rectos suaves 21 y la textura áspera de su superficie, característica común en todos los cetros recuperados. Los hallazgos en El Pecho ( IZ -1), nos llevan de manera preliminar a confirmar que esta área fue un espacio ritual dedicado al culto acuático para la consecución de fines colectivos en prácticas propiciatorias que utilizaron a los cetros como instrumentos simbólicos asociados a poderosas emociones y deseos concientes e inconscientes de los participantes. Los cetros son instr umentos evocatorios, artículos sagrados, son reliquias de las deidades como lo apreciamos en códices prehispánicos y coloniales (fig. 50).

20

21

En contraste con el material arqueológico obtenido a menor altura en las praderas alpinas que se aprecia muy erosionado y desgastado por las condiciones climáticas variables, que en periodos de 24 horas exponen a los objetos en condiciones de congelación a descongelación, y el cambio del ambiente de húmedo a seco. Esto significa sin vetas aparentes.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana

58

Figura 50. Tláloc porta un cetro: izquierda en el Códice Borbónico, pág. 25; derecha en el Códice Durán, lámina 15, figura 22.

Hoy pareciera que estos fragmentos de madera tan sólo fueran residuos de antaño, un tanto “fríos” como diría Sperber (1988:100) porque no sabemos gran cosa de ellos. Así que bien valdría preguntarnos cómo estos instrumentos simbólicos funcionaron y no tanto qué significaron, porque tal vez estemos muy lejos de poder interpretar ese mensaje, pudiéndonos hundir en una adicción criptológica en donde los símbolos no tuvieran otra razón más que la de ser descifrados por los sabios en teología, en donde lo sagrado debería, en última instancia, permanecer siempre secreto e indescifrable, dejándose adivinar más allá de lo decible y lo representable (Godelier, 1998:176). Cuando recuperamos los cetros de la cima de la Iztaccíhuatl y cuando los analizamos en laboratorio, hubo momentos en que me parecía que estos objetos carecían de valor. Sin duda, era un sentimiento emanado de mi subjetividad, porque no me parecían “bellos” eran tan simples, tan ausentes de color y decoración, tan parecidos al “triplay ” de las construcciones modernas que en momentos dudé de su autenticidad histórica. Sin embargo, leyendo a Godelier (1998:198) superé ese sentimiento al juzgar que los objetos sagrados no tienen la necesidad de ser “bellos”, ni tampoco requieren de un embellecimiento para suscitar la emoción que provoca en este caso la representación de Tláloc. Como símbolos son capaces de asociar en esa simplicidad un gran número de referentes, de resonancias emotivas que tienen un carácter polisémico, un abanico de posibilidades que estamos por interpretar. Pensándolo mejor, tal vez el lector comparta conmigo que estos objetos en su singularidad guardan la “belleza” en la fuente de la emoción que suscita el saberlos hallados a tal altura, lo que contribuye a un sentimiento de admiración por quienes los subieron y los dejaron allá, se crea una intimidad entre nosotros y los otros a través del tiempo. Más aún, como lo señala Turner (1980:114) para otras culturas en que la simplicidad de la forma exterior de los objetos no es la determinación de su abstracción simbólica. Por último, imaginemos su presencia en un sitio tan desolado como un glaciar, parecen insulsos en ese paisaje (fig. 51). ¿Para qué sir ven allá arriba? No corresponden a las actividades productivas, no son herramientas. Efectivamente, eso demues59

Sociedad y Montaña

tra que por su ubicación e inutilidad en ese medio son preciosos, porque guardan una abstracción, que incorpora a los actores religiosos bajo una forma material. En esa “inutilidad” de su valor de uso desaparece lo humano y aparece lo sagrado.

Figura 51. La cima sur de la Iztaccíhuatl, en primer plano un campo glaciar, al centro el filo cumbrero donde fueron localizados los materiales arqueológicos.

2.10 LAS PEREGRINACIONES DE AYER Y HOY
La vista a la montaña, y no necesariamente a su cima, la cual supongo estaba destinada a individuos teológicamente diferenciados, supone un considerable desplazamiento en el espacio geográfico. Los destinos de toda peregrinación son los ejes de la tradición. En algunos casos estos destinos rebasaron las funciones religiosas locales, debido a sus características especiales de ubicación y a las atribuciones especiales que los asociaban con determinadas deidades; así los lugares dedicados a su culto se convirtieron en santuarios. Estos sitios no tuvieron objeto para la petición personal en pos de auxilios particulares, ni para el cumplimiento de mandas que agradecerían favores recibidos individualmente, se trataba de sitios de reverencia a los dioses en procura de los bienes colectivos, sobre todo para el establecimiento de la colaboración humana con las deidades. La concurrencia a estos lugares debió ser una obligación religiosa, regida estrictamente por el orden cíclico calendárico, de tal manera, que la visita a estos sitios era temporal y no presentaba asentamientos permanentes. A estos adoratorios concurrían, y aún asisten (fig. 52) peregrinaciones de localidades y provincias próximas y lejanas, en celebraciones que rebasaron los cultos locales y las fronteras étnicas, dejando a un lado las diferencias, incluso las enemistades políticas (Martínez, 1972:162).

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana

60

es oportuno remitirnos a fuentes históricas. Hoy en día a los que trabajan con las nubes. 2000:57. La montaña es un espacio ritual compartido por distintos grupos. una transición entre distintos estados y momentos concretos. probablemente descen22 Para estudios recientes sobre los graniceros en la Sierra Nevada. 2001. Pedro Ponce. 1569. un ingreso al espacio sacralizado. Para comprender lo que hoy genéricamente denominamos graniceros. al sur del Estado de México. son dispositivos con los que se intenta controlar la conducta de los individuos. El ritual de la peregrinación es una conducta consagrada que contempla un mecanismo que periódicamente convierte lo obligatorio en algo deseable. tiene sus propios fines explicativos (Geertz. Cada ritual tiene su propia teología. aurero. La peregrinación a la montaña es un viaje al estado liminar. un tránsito de lo profano a lo sagrado. ○ 61 Sociedad y Montaña ○ ○ . Así la participación en los rituales como el caso de la peregrinación refuerza el sistema de valores. 2. 1992. y “misioneros del temporal” en Morelos. 81 y 107). los grupos humanos se movilizan en torno a ellos. etcétera. es como una peregrinación al Tepeyac.Figura 52. 22 “tiemperos” en Puebla. Los símbolos de las montañas generan acción y de éstos los más dominantes tienden a convertirse en focos de interacción. que es clima. Nadie tiene propiedad del cerro. véase Glockner. LA PERMANENCIA DE UN CULTO CAMPESINO EN LA MONTAÑA También a las nubes reverencian. porque reúne periódicamente a la comunidad en circunstancias que permiten afirmar públicamente la adhesión a los valores de grupo. es un espacio común. Los destinos de toda peregrinación son los ejes de la tradición. las montañas como símbolos llevan a los hombres hasta sus laderas y cimas. y media docena más de nombres como quiaclasque. Entre las más tempranas tenemos la Breve relación de los dioses y ritos de la gentilidad escrita en 1569 por Pedro Ponce (1987). Peregrinos a 4660 m/ nm en la ladera sur del Pico de Orizaba. y las llaman ahuaque y al dios que las rige tlaloque y a los montes donde se engendran las nubes dicen tlaloque tlamacazque. cuitlama. se convierten en imágenes públicas utilizadas para orientar el espíritu de la comunidad. en donde confluyen individuos de distintos rumbos. se les denomina diferencialmente de acuerdo a su región: “graniceros” en el Estado de México. quien fuera cura de Zumpahuacan.11 GRANICEROS.

diente de la nobleza indígena de Tlaxcala. y que Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 62 ○ ○ . y llegados alla haçen fuego al pie del cuesillo o en medio en onrra del Dios Xiuhteuctii y el mas savio toma en un tiesto deste fuego y echale copal y ynciencia todo el lugar del sacrifiçio. que ni él. él tuvo la preocupación de recoger los ritos. pulque. con tamales la lleban adonde esta la candela en el medio y alla la ofrecen a la Diosa Chicomecoati. Diosa de los panes que dizen auita en la Sierra de Tlaxcala y le hazen su oraçion y petiçion. y en estos Pueblos auia hasta numero de dies de estos conjuradores. porque se auia descuidado tanto en auyentar el granizo. que le auia echado á perder toda su sementera. y riñó con vn indio. le dixo malas palabras. y luego queman copal. y extirpación de ellas. y abiendo estado alli un rato la ofrenda la quitan y la comen con lo demas. ó reales. y hechizerias. Xalatlaco. y sospecha era deste officio. Jacinto de la Serna (1987:289-290) contemporáneo de Pedro Ponce. Sr. que entonces lo era el Illmo. costumbres y recuerdos de los indios: Estando ya el maiz para el primer desyerbo buelben a lleuar vna candela de sera y vna gallina para sacrificar al bordo de la sementera poniendo la candela enzendida en el medio de la sementera. á quienes pagaban los indios medios reales. y auia indios deputados para que recogiessen las derramas para estos tales conjuradores: y sucedió… que auia caido vn granizo tan grande. y mas se aueriguó las supersticiones. recopila rituales campesinos en su Manual de ministros de indios para el conocimiento de sus idolatrías. luego adereçan el aue sacrificada. se quienes temian daño de granizo á las mieses. de quien tenia noticia. y luego ençiende la candela de sera y la pone en medio del cuezillo y hecho esto toma la ofrenda que es el uli copal pulque y las camisillas y xicaras papel y los ofreze ante el cuezillo y fuego… Luego toma la gallina que se llevo para el sacrifiçio y la deguellan ante el fuego y cuezillo mandan aderesar esta aue y con tamales la ofresen ante el fuego y cu y las camisillas las uisten algunas piedras que alli ponen lo qual acabado comen los elotes y lo demas ofrezido bebiendose el pulque. Tenango y sus sujetos. yn tixolotl ximohuicatiuh maxicmonahuatiliti in iztacçihuatl ca in mochihua motequipanoa in. que tenian en auyetar los nublados. Don Fray Garcia Guerra de gloriosa memoria. Toman los primeros elotes y vanse a los serrillos adonde tienen sus cuezillos que llaman teteli que son como altares es mandato que a estos serrillos no uayan los niños porque no descubran lo que se haze. y tempestades. á que le respondió. éstas son algunas selecciones: Todas estas cosas se aueriguaron de muchos indios de aquellos Pueblos de San Matheo. y el tal Español con el sentimiento de lo sucedido en su sementera. ni otros deste officio se atreuian á vssarlo. auia castigado los tales conjuradores en Tenango. ó otras cosas. para que con sus conjuros estorbassen los daños de los temporales. porque el Señor Arçobispo. y desta manera pagan las primiçias de los nuebos fructos. diosa de los panes haziendo un razonamiento y enviando enuajada con las masorcas. diziendo. Ya que el mayz esta para coger en la sementera… se uan fuera del poblado algun lugar donde se diuidan dos caminos vno para vna parte y otro para otra y alli el maestro ofrese los dos generos de tamales y la caña con las dos masorcas puestas las puntas de las masorcas hazia la sierra de tlaxcala al oriente que es donde auita la Diosa chicomecoati.

asegura Don Timo. a la que se agregan unos algodones que representan las nubes. para que con la violencia del soplo. pero otras de plano inunda todo el pueblo. un granicero de 44 años que garantiza su labor: No se aceptan reclamaciones. Otro espantaba. en cuya virtud esto se hazia. Graniceros de ayer y hoy devengan un salario por su oficio. y haziendo bueltas con la cabeza de Norte á Sur. que se perderan las obras. y palabras. que tiene para estos effectos. y a veces cae en el lugar indicado. Otro conjuraba los nublados. y otras partes.. que nunca se podian entender. y ceremonias de la Iglesia con sus supersticiones. para que con aquellas acciones se apartassen los nublados.» y luego decia: «Sanctiago el moço. y auyentaba las nubes. porque si no. 2002). y daba á Dios gracias de auerlas auyentado. varon fuerte. Según el movimiento de su mano aleja o atrae los nubarrones. y hechuras de Dios todopoderoso. y tempestades diciendo las palabras. sale al patio a continuar el ritual. se esparciessen. y otros á otra. no hacen caso”. llueve. Amen» y soplando a vn cabo. porque ay muchas cosas. ayudadme. Sancta Maria ayudadme. y el miedo que tenian todos. Amada Madre mia. y á otro se ivan las nubes. y las nubes. ni se pudo aueriguar mas de que lo vian en lo exterior de las acciones. y acciones de cabeza. y del Hijo. y hombre valeroso. el teciuhtlazqui que arroja el granizo.» Y esto decia santiguandose. estos conjuros. con lo qual se dañaran las mieses. Desta manera vssaban. Pero de que llueve. que daba. vencedor. porque con prisa. sed mi intercessora. y soplos á vnas partes. lo que se dice precisión. y ceras benditas. y tempestades u vnas. que se siguen: «Señor. que acostumbraban…Y aunque auia muchos de este officio no todos tenian vn mismo modo de conjurar. y apresuradamente viene el agua. que son criadas por nuestra ordenacion. Después. y vssan oy. valedme. con palmas benditas y un cirio pascual “para que obedezcan las nubes. y tempestades con las mismas acciones. porque precisión. 63 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . que se pierden. que son hechuras vuestras. que parecian locos con toda fuerça. y haze el dia de oy. y otras. Reyna y Madre de Dios. no se atreuian á hazer los conjuros. Al mismo tiempo reza una serie de oraciones para que caiga “una lloviznita o un aguacero” (Rivera. y lo que decia eran estas palabras: «A vosotros los Señores Ahuaque y Tlaloque. si ay algunos deste officio. sino muy distintos: si bien el pacto con el Demonio. Su liturgia no es igual a la de antaño. cap. Otro conjuraba con vna culebra viva rebuelta en vn palo. Con un sahumerio lleno de copal hace la cruz. ayudadme. es igual en todos: porque vnos conjuraban con las mismas palabras del Manual Romano.» que quiere decir: «Truenos y Relampagos: ya comienço á dester raros. hoy un buen aguacero cuesta mil quinientos pesos. en el siglo XVI por arriba de medio real. para que os aparteis vnos á vna parte.por esta causa. y soplandolos con la voca. y mouimientos de cabeza. y ayudadme. y del Spiritu Sancto. utiliza una jícara llena de agua de Gloria (agua bendecida el Sábado de Gloria). VI): el mixtlazqui que arroja el viento y las nubes. y esgremia con ella asia la parte de los nublados. y otras partes. y Dios mio. y concluian su conjuro con soplos vnas.. Don Timo persiste en la idea de “empujar las nubes” al igual que sus predecesores del Códice Florentino (L. y tempestades con soplos. El agua puede llegar días antes o días después.» Y santiguandose decia: «En el nombre del Padre. mezclando las cosas diuinas. y violencia. y el teciuhpeuhqui que vence al granizo. VII. pues no.

Para ser uno de ellos se requiere ser llamado desde “Arriba”. 1980:303). Además. podía penetrar en las regiones sagradas como las cavernas y las montañas. De la Garza (1990:35) define al granicero de antaño como el tlaciuhque o “semejante a su dios” que es Tláloc. para que no sea muerta por el granizo la mata de maíz. se presenta como una simbiosis de símbolos y entidades católicas con otras de origen prehispánico. es su fuerza y su vínculo con la Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 64 ○ ○ . decían. e incluso. Así apreciamos como una misma costumbre ritual que proviene de la antigüedad puede sufrir modificaciones y distorsionarse de la “pauta ideal” a través de los tiempos (fig. 53). los que sobreviven tienen un destino al que no pueden renunciar : “trabajar con el tiempo” (Bonfil. los arrojadores de la lluvia (López Austin. para que no sea granizada. La mayor parte mueren y se “van a trabajar ” desde lo alto. era conocedor de la región de los muertos. Figura 53. Esa llamada es determinada por quienes son tocados por el rayo. así. La danza como parte del ritual propiciatorio realizado en el Popocatépetl. Entre las obligaciones de los graniceros está la de actuar como intérpretes de los designios “Superiores”. entonces empujan [las nubes]. Los graniceros de hoy son una selecta corporación de escogidos que regulan el clima. cuándo debían ir a la guerra. desaparecía cuatro veces del seno de su madre y volvía. además. las ahuyentan los arrojadores de granizo. esto implicaba la capacidad de extremar parte de su espíritu. porque sabía lo que él determinaba. si hubiese hambre. tienen la capacidad de ser curanderos y de hacer limpias.Y para que no granice. Allí donde existen desviaciones entre la pauta real y la ideal nos preguntamos si existe un alto grado de libertad en el ritual o nos enfrentamos a cambios sociales radicales (Turner. 1968). 1967:87 118). La cruz es su principal instrumento ritual. Este chamán para nacer. El individuo llamado está sujeto a prestar ser vicio en la tierra a los poderes sobrenaturales que gobiernan el clima. era adivino que pronosticaba si lloviese. conocedor del cielo.

como es evidente por su desaparición en poblaciones con gran tradición de graniceros como Tenango. El Ombligo por debajo de Las Cruces en la cara NE del Popocatépetl. al pie del Nevado de Toluca. A más de 4500 m / nm en la ladera norte del Popocatépetl sobreponiéndose a la altura. Pero los graniceros. 65 ○ Sociedad y Montaña ○ ○ . más que un culto nigromántico son un intento por explicar lo que es inexplicable y de controlar lo incontrolable en una sociedad que no dispone de capacidad tecnológica suficiente para enfrentarse al entorno natural. pág. y la nieve subsiste la memoria ancestral del culto a los montes para la petición de lluvia. y el Rostro Divino. simplemente sigue la huella de la memoria ancestral que orienta su conducta (fig. En todos estos sitios se instaura una lucha. 54). El acto de curar reside en que el paciente acepte su dolor en un aspecto de sumisión y que solicite a Dios su salud por medio de limpias compuestas de danzas. los más importantes son la Cueva de los Brujos o Cueva de Alcalica en la Iztaccíhuatl ( I Z 11). y en la pérdida de la tradición que debilita sus vínculos sociales. La decadencia cultural se traduce en una fragmentación social. de tal manera que se les designa con frecuencia “brujos”. lo cual termina fortaleciendo su integridad social. Los graniceros son gente respetada y hasta cierto punto temida por la comunidad. el frío. La Casa de Rosita. Se les atribuyen artes maléficas y pactos demoniacos. Figura 54.divinidad (ídem. Su rutina por el peso de la modernidad cada día se ve menos favorecida. se enfrenta a la desesperación. una cascada por abajo del Valle de Mirapuebla en el flanco S E de la Iztaccíhuatl. rezos y hierbas mágicas que no son más que medicamentos homeopáticos. Su liturgia al proceder de la tradición no alcanza la forma reflexiva de los fenómenos teológicos. el Cempoaltepetl al sur del Popocatépetl en el Estado de Morelos. Persisten a la fecha una docena de emplazamientos en la alta montaña. 113). también se les confunde con nahuales. en el flanco SW . El grupo campesino se entrega con toda honestidad a la oración en la montaña para que caigan las lluvias.

vitales y urgentes (fig. 55). Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 66 ○ ○ . Sus rituales son de extraordinaria ambigüedad. ésta es una garantía de subsistencia que como culturas subalternas presentan para resistirse. se engendran en el deseo de sobreponerse al desamparo y la desgracia. Fines prácticos promueven los adoratorios en las montañas. El campesinado experimenta la zozobra del proceso de proletarización que lleva al despojo. Emplazamiento dedicado al Sagrado Corazón de Jesús en la cima de la Sierra Negra a 4585 m/ nm en 1999.La super vivencia de estos trabajadores del temporal está orientada a fines dramáticamente prácticos. su ficción colectiva. la institución de los graniceros les permite aún mantenerse unidos y definidos dentro de una percepción que les parece eficaz de la naturaleza. No obstante. Sus súplicas a la montaña emanan del aislamiento económico que es la pobreza. Para ellos. Figura 55. La angustia se agudiza cuando son obligados a pasar de lo colectivo a lo individual en las modernas sociedades industrializadas. Pierden así su seguridad ontológica.

○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ MONTAÑAS SAGRADAS ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 3. Tan sólo hace 100 mil años cambió su composición por dacitas y tefras originadas de una erupción pliniana y por el derr umbamiento de su domo extrusivo. está compuesto geológicamente en su mayoría por lavas de andesita de horblenda y augitas (Lorenzo. estos flujos se encauzaron a menudo en los valles de los ríos hacia centros habitacionales. CITLALTEPETL Figura 56. de erupciones con flujos de lava. Más recientemente presentó siete fases eruptivas de flujos piroclásticos con episodios fechados hace 12 900. 10 600. 1964). l Pico de Orizaba es la montaña más alta de México con 5610 m / nm y tercera en América del Norte. 9 400. 7 020. Pico de Orizaba. E ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . ladera sudoeste. aún en actividad. y 3 400 años antes del presente. y finalmente para 1687 otro suceso expeliendo un reducido volumen de ceniza gris (Cantagrel. siendo posiblemente el último evento el más catastrófico para la población del piedemonte por la gran movilidad de sus materiales.1 PICO DE ORIZABA.C. Se alza sobre un viejo basamento volcánico de enormes dimensiones con más de un millón y medio de años de antigüedad. et al. 6 200. Este estrato volcán. 4 060. 1984 y Hoskuldsson 1993). De fechas históricas tenemos datos para 1537 y 1613 d.

Se argumenta este criterio con una cita del siglo XIX de Joaquín Arróniz: “…fueron llevados al punto más alto de la montaña ardiente ó Volcán de Orizaba… [donde]. también como Poyauhcan o Poyauhtlan. se llamó Citlaltepetl. estrella.1. monte. lugar de nieblas. pero como estrella de la mañana en un culto que para el Epiclásico (600-900 d. Mapa de Cuauhtinchan II .. 57b).” 1 Con referencia al monte del ratón puede ser traducido al náhuatl como Quimichtépetl o también como Quimichtépec que es el topónimo de otro lugar mostrado en el Códice Mendoza. Desde entonces el Poyauhtecatl. Al ascender. En lengua española ha recibido otros nombres: Nuestra Señora de las Nieves. espía o centinela. por su proximidad a San Andrés Chalchicomula. página 39. “El que habita entre nieblas”.. esto es. Es más conocido en lengua náhuatl como Citlaltepetl: citlali. hoy Ciudad Serdán y con los nombres de Sierra de Maltrata y Sierra de Tecamachalco. El Cerro Nevado del Ratón en el Códice Vindobonensis. Jansen y Reyes (1992:107). también se le conoció como Volcán de San Andrés. el sol se nubló y por espacio de cuatro días densas tinieblas cubrieron la tierra… mas no tardó en aparecer una estrella que la volvió a la luz. 57a). Monte de la Estrella. como el Cerro Nevado del R atón 1 (fig. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 68 ○ ○ . al divisarlo los marinos europeos en 1518. guardían.vestido de sus ropas más valiosas. colocado en una pira.) adquiere importancia en la región de Orizaba. tepetl. trasformado en Quetzal (pavo real) triunfalmente se remontó al cielo. Figura 57b. Considérese que este roedor estaba asociado en actitud de vigilante. y en la Historia Tolteca Chichimeca.C. sitio mítico de habitación de Tláloc. al menos así lo identifican Anders. dando sentido al nombre de Cerro de la Estrella.3. Crauzas (1993:43) y Morante (2001:54-55) entre otros resaltan la relación de la montaña con el mito de Quetzalcoatl y por ende con Venus. en códices del periodo virreinal lo hallamos en los mapas de Cuauhtinchan I y II (fig. en cuya blanca cima descansaba aquel astro. Figura 57a. Pasquel (1965). fue consumido por el fuego… El espíritu de Quetzalcoatl. En Sahagún se le denomina Poyauhtecatl.1 Antecedentes Como montaña prominente se encuentra representada en la página 39 del Códice Vindobonensis. y lugar terrestre en que se verifica lo dicho por el sentido etimológico.

1981.3. Animados por la proximidad con las minas ( OR -8) de la ladera norte se realizó una exhaustiva prospección con el descubrimiento de siete sitios ( OR -1 al OR -7). 58). Esta propuesta se sustenta en los hallazgos recientes de material arqueológico a 4530 m / nm 69 ○ Montañas sagradas ○ ○ . Figura 58. sobre todo porque el ascenso a la cima por el flanco sur no tiene mayor complicación técnica. 1988. En 1994 se prospectaron la cima y las laderas norte y poniente.2 Registro de sitios El registro del Pico de Orizaba comprende 13 sitios arqueológicos (fig. los únicos antecedentes en la literatura arqueológica para la región que teníamos eran los registros de las minas de obsidiana (Pastrana y Gómez. Con referencia a la cumbre no se hallaron materiales. y Pastrana. 1993) aunque estrictamente éstas no son parte del edifico volcánico.1. pues en repetidos momentos climáticos la pendiente está ausente de campos de hielo y nieve. Se han realizado dos temporadas de prospección: la primera en 1994 con alumnos de la Escuela Nacional de Antropología e Historia y personal de la Cruz Roja Mexicana como apoyo logístico. Sin embargo. evidentemente la erosión y la actividad volcánica ha borrado todo rastro del pasado. Los sitios arqueológicos del Pico de Orizaba. no se descarta la posibilidad de su uso ritual. y la segunda en 2002 como parte de la actualización de este Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ( AAAMM ).

59). a 4180 m / nm en una terraza del flanco poniente por encima de una pequeña cueva constituida por derrumbes producto de un talud detrítico. Posiblemente el sitio era afín a un culto de los mineros prehispánicos aún no precisado. no sería sorprendente Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 70 ○ ○ . Desde este lugar se domina un paisaje extenso del flanco poniente. Tres sitios más se encontraron en la ladera norte próximos al albergue alpino de Piedra Grande. Se cataloga como un sencillo sitio de ofrenda campesina prehispánica. apreciamos material cerámico muy fragmentado y erosionado que hace imposible en campo su fechamiento e identificación. El sitio fue descubierto durante el amanecer del equinoccio de primavera de 1994. a 3970 m / nm un impresionante drenaje se abre por debajo de este sitio por el que corren las aguas provenientes del glaciar de Jamapa. al igual que en los anteriores sólo se encontraron restos de navajillas de obsidiana y fragmentos de cerámica muy desgastada. a 3870 m / nm al borde de la barranca homónima se encontraron fragmentos de obsidiana que sin duda están relacionados con la producción minera del sitio OR -8 distante a un kilómetro y medio al norte. Desde la cima del Pico de Orizaba se aprecia sin hielo y con poca nieve la ruta de ascenso por el flanco sur. OR -4 La Obsidiana. a 3890 m / nm justamente en la intersección de modernos caminos de terracería encontramos gran cantidad de cerámica y lítica. En el lugar solamente se encontraron fragmentos de navajillas prismáticas de obsidiana. pero ciertamente no guarda relación astronómica alguna. OR -2 “Z”. En total se registraron siete sitios durante esa temporada de 1994 (fig. OR -5 Barranca Piedra Pintada.en el sitio OR -9 y en las peregrinaciones de campesinos que asisten por la misma ruta hasta 4660 m/ nm con la participación de mujeres y ancianos sin mayor complicación (véase la figura 52. En suma. un ascenso a la cima desde estos puntos puede realizarse en un rango menor de siete horas (fig. OR -6 El Cruce. 60): OR -1 Luz de Equinoccio. Figura 59. en este volumen). OR -3 Piedra Grande. a 4130 m / nm denominado así por su vecindad al albergue alpino homónimo (500 m al nordeste). Revelaciones de montañistas describen que en la ladera sudeste al interior de pequeños abrigos rocosos a más de 4700 m / nm han encontrado vasijas muy deterioradas pero completas. a 4310 m / nm sobre una arista rocosa del flanco poniente de la montaña próxima a una cima secundaria con un óptimo dominio del paisaje. Pero no obstante su ubicación privilegiada no tenemos una abundancia significativa de material arqueológico. Se registró la presencia de un núcleo de roca medianamente trabajada y restos cerámicos muy erosionados sobre una planicie.

Después de ocho años regresamos al Pico de Orizaba con la intención de recorrer el flanco sur. al fondo en azul el sitio de la Sierra Negra y en amarillo el albergue alpino de Piedra Grande. Los hallazgos de esta ladera mostraron ser diferentes a los del flanco opuesto: la cerámica es más abundante. OR -9 El Helipuerto. Se encuentra por debajo del albergue Fausto González Gomar. 61). 71 ○ Montañas sagradas ○ ○ . al igual que los sitios OR -4 Y OR -5. por lo que su acceso es sencillo. OR -7 El Arenal. La ubicación es significativa porque este lugar es el parteaguas de los drenajes este y oeste de la sierra. Obviamente las minas determinaron un impacto significativo en la porción norte. destacando fragmentos de mangos de sahumador y restos de ollas. El material se encuentra circunscrito específicamente por debajo de una gran roca errática en el extremo de una morrena sobre la que se depositan detritos y clastos. y sumada la experiencia de la arqueóloga Lourdes López descubrimos tres sitios más (fig. registramos los sitios OR -9 y OR -13. OR -8 Las Minas. a 3760 m / nm únicamente un fragmento de obsidiana sir vió para determinar que este punto se designara como un sitio arqueológico. a 3820 m / nm descubiertas en 1974 por Robert Cobean. y se destaca la ausencia de obsidiana. Figura 60. algunas con restos arquitectónicos y habitacionales. y como hemos visto posiblemente el eje de los anteriores sitios. En rojo los sitios de la ladera noroeste descubiertos en 1994. Las variantes son cerámica negra y naranja. La especialización del sitio era la manufactura de núcleos prismáticos e instrumentos bifaciales (véase Pastrana y Gómez. es el emplazamiento arqueológico más importante del área. Gracias a los datos proporcionados por los guías de montaña Rodolfo Hernández y Martín Moreno. a 4530 m / nm sin duda es un denominativo excéntrico. y creemos que sus implicaciones sociales y políticas aún no están completamente definidas. este proceso estaba controlado directamente por el Estado. para localizarlo los informantes partían de la ubicación del helipuerto construido para la evacuación de lesionados sobre la ruta sur de la montaña. La minería fue la actividad económica más importante desarrollada en los límites inferiores de la alta montaña en Mesoamérica. al igual que los demás registros del área lo suponemos relacionado a la producción minera. En la actualidad se localizan siete bocaminas.que la traza de estas modernas vías corresponda a las rutas comerciales del pasado que extraían la obsidiana. se puede llegar por brecha. destaca su ubicación en la cabecera de un río. 1988:7-28). mejor conser vada.

OR -11 Vuelta de Tecamachalco. y los xicalli que son perforaciones en la roca con fines rituales (véase la figura 44). OR -12 Cueva del Muerto. en un amplio páramo desolado dominado por tres promontorios naturales se distribuye gran cantidad de cerámica compuesta de sahumadores tubulares con mango y engobe rojo. en este espacio se congrega la diversidad de las formas y los tipos cerámicos. cajetes. El sitio parece peculiar porque la cerámica no está adyacente. Vecinos de Atzitzintla refieren que durante el epílogo de la inter vención francesa. OR -10 Figura 61. además de cerámica contemporánea vidriada con manchas en color negro. a los manantiales de las cuevas y abrigos rocosos desplegados en el amplio cantil que enmarca el lugar. A diferencia de toda la arqueología del Pico de Orizaba. y soportes entre otros fragmentos muy erosionados localizados en partes muy especificas del área. por eso corrigen el nombre del lugar como la Cueva de los Muertos. militares extranjeros fueron ejecutados por tropas de la República. entre la basura y el deterioro encontramos algunos fragmentos de cerámica prehispánica compuesta de bordes y cuerpos de ollas con engobe blanco y otros tantos fragmentos muy burdos y erosionados. Aunque próximos. Al parecer hay restos de una estructura pero la densa capa de nieve que cubría el lugar durante la prospección que realizó el arqueólogo Víctor Arribalzaga no permitió esclarecer la posibilidad. a 4100 m / nm célebre entre los alpinistas es esta cueva que ha funcionado como refugio y como punto de referencia desde el siglo pasado. esta cerámica es diferente a los emplazamientos anteriores. Ahí. Desde este lugar es muy sugerente el paisaje de las Torrecillas. a 4140 m / nm alejado de las rutas de ascenso.Torrecillas. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 72 ○ ○ . Todo esto nos hace ver que hasta la fecha éste es el principal sitio arqueológico de toda montaña en su circunspección. a 4450 m / nm este sitio es similar a OR -9 en la circunscripción del material cerámico por debajo de una gran roca errática. ambos sitios están separados visual y orográficamente por un talud detrítico. En rojo cuatro de los cinco sitios de la ladera sur registrados en 2002. a 4270 m / nm aquí el material cerámico está compuesto por fragmentos que tienen por base un baño blanco con una aplicación posterior de engobe rojo. En superficie se apreciaron fragmentos de ollas con baño en colores blanco y naranja. al parecer son restos de cajetes porque están pulidos por ambos lados. así también restos de naranja delgado y otros segmentos ahumados. como lo suponíamos. OR -13 Torrecillas Rojas. una formación rocosa muy escénica y de gran altura. la presencia de lítica con navajillas de obsidiana.

en la Matrícula de Tributos. y en el segundo un estallido de carácter explosivo intenso sustituyó a su antecesor 23 mil años antes del presente. Posteriormente hace 14 mil años presentó una gran erupción pliniana. a la que siguieron cuatro eventos más en un periodo que abarca hasta el año 3 000 a. 63). A lo largo de los últimos 1 200 años se han presentado más de veinte episodios de actividad similar a la actual con explosiones esporádicas a moderadas que emiten ceniza y pómez. Telleriano-Remensis. Popocatéptel en erupción. Salazar y Stefanón. El Popocatépetl es un gran estratovolcán andesítico–dacítico de 5465 m / nm . pues conserva su estado fumarólico variando cíclicamente los volúmenes de humo arrojados. con pictografías indígenas tradicionales y numerosas ilustraciones que narran la vida cotidiana de los barrios de indios de la ciudad de Puebla. en los Mapas de Cuauhtinchan I y II . ladera norte. en día de San Sebastián por la noche. 2000): En este año (1665) aconteció una cosa espantosa.C. Responde geomorfológicamente a dos periodos genéticos: en el primero se formó el volcán base llamado Nexpayantla.3. Las erupciones están documentadas históricamente en el códice prehispánico Vindobonense (véase la figura 21). “Arenales que se levantan” con la erupción de ese momento la denominación cambió a como hoy lo conocemos. y en los códices coloniales: Florentino. por ejemplo los Anales del Barrio de San Juan del Río 2 (Gómez. De ahí el nombre de la montaña que etimológicamente significa Monte que humea: popoca. al comenzar a amanecer del día miércoles. Huamantla. tepetl. En relatos virreinales también tenemos referencias. ○ 73 Montañas sagradas ○ ○ . Antes de la erupción de 1345 (año 5 Conejo) el volcán era llamado el Xalliquehuac. monte.2 POPOCATÉPETL Figura 62. a las tres reventó el volcán llamado Popocatl 2 Anales del siglo XVII escritos en náhuatl. y en el Lienzo de Tlaxcala entre los más importantes (fig. Vaticano A-Ríos. que humea. geológicamente se le considera como un volcán joven aún en actividad.

Matrícula de Tributos. examinemos la referencia que del volcán se hace en la obra de Fray Diego Durán (1984:164 ss): 7. Figura 63. con ser sus faldas tan ásperas de quebradas y cerros Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 74 ○ ○ . foja 15. A este cer ro reverenciaban los indios antiguamente por el más principal cerro de todos los cerros. la tierra toda se movió y él despidió grandes globos de lumbre de su corona de que todos los hombres se abismaron de temor.1 Antecedentes Para estimar la reverencia que se le hacía al Popocatépetl. Figura 64. Este suceso fue la erupción más relevante de todo el siglo XVII . 3. Acompaña al relato una ilustración (fig.2. la cual tierra. así en temple. es la mejor de la tierra. Códice Telleriano-Remensis y Códice Florentino. al menos desde finales del siglo XV y principios del XVI . Cuatro representaciones en códices vir reinales del Popocatépetl en erupción. 64) donde destacan las oleadas de piroclastos. de izquierda a derecha: Códice de Huamantla.cuando reventó se cubrió todo de fuego. cierto. como de todo lo que se puede desear. y así. especialmente todos los que vivían alrededor de él y en sus faldas. La erupción del Popocatépetl de 1665 según los Anales del Barrio de San Juan del Río.

con la mesma solemnidad que mataban y sacrificaban indios. y alrededor de él. y de aquella masa hacer un cerro. no olvidando el hermoso y abundante trigo que en sus altos y laderas se coge. están los cerros y quebradas pobladísimos de gente. Donde el segundo día les ponían unas mitras de papel y unos sambenitos de papel pintados. ponían otros muchos cerrillos de la mesma masa de tzoalli 4 (fig. que quiere decir “fiesta de cerros”. que llegado el día solemne de la veneración de este cer ro. y el otro. más tempranas y sabrosas se dan. La cual fiesta era a la manera que aquí relataré: 8. y frutas de Castilla. Por lo cual los indios le tenían más devoción y le hacían más honra. Todos estos cerros ponían este día alrededor del volcán. y a Cihuacóatl. por las ricas aguas que de este volcán salen y por la fertilidad grande que de maíz alrededor de él se coge. con sus ojos y su boca. todos hechos de masa. toda la multitud de la gente que en la tierra había. Muy similar a las actuales alegrías de masa de amaranto y miel para Alejandro López. y lo estuvieron siempre. El Popocatépetl al centro de otras montañas muestra una fumarola en el Códice Durán. mientras más llegadas a él. después de vestida aquella masa.y tierra asperísima. con sus caras. dos días arreo les ofrecían ofrendas y hacían algunas cerimonias. 65). Chicomecóatl. 9. se ocupaba en moler semillas de bledos 3 y maíz. sin la fiesta particular que cada año le hacían. que. que era la diosa de los ríos y fuentes que de este volcán salían. haciéndole muy ordinarios y continuos sacrificios y ofrendas. Conviene a saber. cronista de Amecameca (1998:19). Al cual ponían sus ojos y su boca y le ponían en un prominente lugar de la casa. ○ 75 Montañas sagradas ○ ○ . Los cuales así puestos en orden. Figura 65. Donde. los cuales todos tenían sus nombres. que 3 4 Semilla de amaranto. la cual fiesta se llamaba Tepeilhuitl. que eran el uno Tláloc. que representaba el volcán. e Iztac Tepetl y Amatlalcueye y juntamente a Chalchiuhtlicuye.

muchas mazorcas de maíz fresco y comida y copal. que quiere decir “cosa retuerta”. que eran enanos y corvados. Y este Chalchiuhtzin fue el que trepo arriba del Popocatépetl buscando propiciar la lluvia. el paraíso terrenal donde Quetzalcoatl se sangró según el mito del Quinto Sol. a manera de culebra. se hace la reseña del primer ascenso al Popocatépetl. También sacrificaban algunos niños este día y algunos esclavos y ofrecían en los templos y en presencia de la masa en que fingían la imagen de este cerro y de los demás. C. Según lo refieren los ancianos. etc. se la comían con mucha reverencia. el dicho Quetzalcoatl sintió mucho lo que les había acaecido de la muerte de sus pajes. donde después de hecha la cerimonia. 12. de la mesma manera sacrificaban esta masa que había representado los cerros. las repartían a los cojos y a los mancos y contrahechos. y a los que tenían dolores de bubas. y llorando muy tristemente y cantando con lloro y suspirando. 10. después que fingían que las mataban. Este día los sacerdotes buscaban en el monte las más tuertas y corcovadas ramas que hallaban y las llevaban al templo y cubríanlas con esta masa y poníanles por nombre Coatzintli. Según la crónica. El mesmo día que se hacía la fiesta de este volcán en México y en toda la tierra y la de todos los cerros. Y Sahagún en su Lib. Es el lugar donde los embajadores de Moctezuma II alcanzaron a Cortés y le obsequiaron joyas y alhajas de oro con valor de 3000 pesos para detener su paso a México según lo relata Clavijero (1987:330 y). y entraban a las cumbres de los cerros a encender lumbres y a incensar y quemar de aquel copal y a hacer algunas cerimonias que ordinariamente hacían. 11. Los cuales quedaban obligados de dar la semilla para hacer la masa para la representación de otro año de los cerros. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 76 ○ ○ . Ithualco 5 o Pantla fue un importante puerto comercial prehispánico emplazado en lo que hoy denominamos Paso de Cortés entre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Para Rueda (1992:5) es el mismo lugar al que se refiere Chimalpain (1961:29) cuando hace referencia a la ubicación de Tamoanchan. porque por entonces sol y sequía habían cobrado fuerza y había hambre y necesidad. que corresponde al año de 1287 d. que quiere decir “Cómo a Dios”. de las que atrás quedan dichas. III . llegó bien hasta la mera cabeza. hasta arriba del 5 Del nahua ithualli. y hacían sobre ellas las mesmas cerimonias y ofrendas. patio. Cap XIV menciona este paso durante la huída de Quetzalcoatl a Tlapallan después de la caída de Tula: A la pasada entre las dos sierras del volcán y la Sierra Nevada todos los pajes de dicho Quetzalcoatl. éste se efectuó en el año 3 Caña. Llamaban a esta comida Nitocua. según el saber de los ancianos. miró la otra sierra nevada que se le nombró Poyautecatl (Pico de Orizaba) que está en Tecamachalco En Las Relaciones Originales de Chalco–Amecameca escritas en 1607 por Chimalpain Cuauhtlehuanitzin (1961:147). Allá arriba se flageló el Chalchiuhtzin. Donde. que le iban acompañando. se le murieron de frío dentro de dicha pasada de las dichas sierras. poniéndoles ojos y boca. o tullimiento.representaban los dioses.

67) quien primero intentó la aproximación a la cumbre. durante su gobierno entre los años de 1502 a 1520 d. Este es según los anales históricos. en el Códice Vaticano 3778. de Tecuanipan– Amecamecan. a Galindo Villa). 21. donde se reúnen los graniceros y los nanaualli (nahuales). Absurdamente durante los primeros momentos del Virreinato. Códice Vaticano 3778. En la relación de Bernal Díaz del Castillo (1986:136) se dice: 77 ○ Montañas sagradas ○ ○ .. 66). fue el capitán Diego de Ordaz (fig. Él fue el único que pudo llegar de aquí. A-Ríos.. Según las crónicas españolas del siglo XVI de Hernán Cortés y de Bernal Díaz del Castillo. esa proclama obedecía a una legitimación del poder europeo sobre el indígena. Figura 66. quiso saber de donde procedía y al efecto mandó a 10 de sus hombres subir a la cumbre. el primer ascenso al Popocatépetl del que tenemos noticia. Posteriormente Moctezuma II . envió para saciar su curiosidad a varios de sus hombres a que investigaran el porqué salía humo de aquella montaña: Queremos decir que Moctezuma. murieron ocho en la subida y los dos que retornaron refirieron al emperador que por donde aquel humo salía no era boca grande.C. El ascenso de Cuauhtlehuanitzin señala al Popocatépetl como una de las residencias de Tláloc. sino como reja de grandes hendiduras con duros peñascos… (Casanova. Sin duda. El dios de la lluvia en el volcán que humea (Popocatépetl ).Popocatépetl y allí se flagelo. pág. viendo salir humo del volcán. también apreciamos a Tláloc con su atuendo característico relacionado con el volcán (fig. que gracias a los modernos descubrimientos arqueológicos hoy carece de fundamento. los españoles se atribuyeron el mérito de ser los primeros en conquistar la cima de ésta y otras altas cumbres. 1987:61 cit.

Cortés encargó a Francisco Montaño otro ascenso para extraer el azufre necesario para la elaboración de pólvora a utilizarse en la conquista de Méxi6 Posiblemente se hace referencia al sitio de Tenenepanco ○ PO -3. En uno de sus campos se destaca la montaña en erupción. que era muy redonda y ancha y que habría en el anchor un cuarto de legua (1047 m) y que desde allí se parecía !a gran Ciudad de México y toda la laguna y todos los pueblos que están en el poblados. echaba en aquella sazón que estábamos en Tlaxcala mucho fuego. 6 Y todavía Diego de Ordaz con sus dos compañeros fue en su compañía se le quedaron en lo bajo. y demandó licencia a nuestro general para subir en él. nos admiramos de ello. según dijo después Ordaz y los dos soldados. y parece ser. y que ellos no se atreverían a subir más de donde tienen unos cúes (santuarios) de ídolos que llaman los teules del Popocatepeque. muy gozoso Ordaz y admirado de haber visto México y sus ciudades. y que temblaba toda aquella sierra y montaña adonde está el volcán. Y después de bien visto. que al subir que comenzó el volcán a echar grandes llamaradas de fuego y piedras medio quemadas y livianas. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 78 ○ ○ .. de lo cual nuestro Capitán Cortés y todos nosotros. Posteriormente. como no habíamos visto tal. volvió a Tlaxcala con sus compañeros y los indios de Huejotzingo y los de Tlaxcala se lo tuvieron a mucho atrevimiento… Figura 67. y que subieron hasta la boca. más que otras veces solía echar.. Y llevó consigo dos de nuestros soldados y ciertos indios principales de Huejotzingo y los (indios) principales que consigo llevaba poníanle temor con decirle que luego que estuviese a medio camino del Popocatépetl. y un capitán de los nuestros que se decía Diego de Ordaz tómole codicia de ir y ver qué cosa era. y mucha ceniza. y que estuvieron quedos sin dar un paso adelante hasta de ahí a una hora que sintieron que había pasado aquella llamarada y no echaba tanta ceniza ni humo. que no se atrevieron a subir.. es que el volcán está cabe Huejotzingo. que así llaman aquel volcán. no podría sufrir el temblor de la tierra y llamas y piedras y ceniza que de él sale. la cual licencia le dio y aún de hecho se lo mandó. El ascenso que efectuó Diego de Ordaz al Popocatépetl le hizo valer en la corte española de un escudo de armas otrogado por el Rey.

No se han realizado trabajos recientes de Figura 68. varias ediciones) y otros consideran que Ordaz nunca llegó ni siquiera al labio inferior. 1957:48). Casanova (1987:72-73) afirma que también Fray Bernardino de Sahagún realizó el ascenso hasta el labio inferior del cráter. que se llama Popocatepetl.2 Registro de sitios En esta montaña se han localizado cuatro sitios arqueológicos (fig.2. todos ellos nos vienen de referencias de la literatura especializada de los siglos XIX y XX que sitúan su ocupación ritual desde el Clásico Medio (500 d. que está cerca de la provincia de Chalco.C. ○ 79 Montañas sagradas ○ ○ . Así que estos serían los tres primeros ascensos de los nuevos residentes en México. y que tal mérito lo merece Montaño. es monstruoso y digno de ver. tomo I. y yo estuve encima de él (Sahagún 1985:703).co. pero la mayoría de la cerámica es de filiación tolteca y corresponde al Posclásico Temprano (900-1200 d. 3. Los sitios arqueológicos del Popocatépetl .).) por el análisis de la lítica (Lorenzo. Algunos como el mismo Hernán Cortés (véase en las Cartas de Relación.C. 68). Hay uno cerro muy alto que humea. que quiere decir “monte que humea”.

quien fue guiado por indígenas. 1957:35). 70) en 7 Tlamacas. abreviación de tlamacazcalco. Material proveniente de Tenenepanco ( PO -3) de la colección de Charnay. 69).prospección debido a la incidencia en la actividad volcánica. lítica. algunos con la efigie de Tláloc (Lorenzo. izquierda per rito con ruedas. este sitio fue trabajado por Howart (1897). vasos con la efigie de Tláloc (fig. es el sitio de menor altura de este conjunto a 4020 m/ nm ahí sólo se encuentran escasos restos cerámicos muy erosionados y esparcidos por toda la arista. por debajo del anterior a 4320 m / nm sobre la misma arista norte del viejo macizo de Nexpayantla se encontró un tetzacualco (véase la figura 36). PO -1 Teopixcalco. y Mazapa (Lorenzo. en la casa de los sacerdotes. a su alrededor se registraron restos de jadeita. ya había sido saqueado ampliamente. en el collado que une al Popocatépetl con el Ventorrillo a 4970 m / nm en las cercanías del albergue alpino homónimo. PO -2 Nexpayantla. más abajo y sobre la misma ruta a 4100 m / nm fue descubierto casualmente también por Charnay al colocar su cámara fotográfica. falso plumbate. se reafir ma lo dicho por Bernal Díaz del Castillo (1986:136) más de donde tienen unos cúes de ídolos que llaman los teules del Popocatepeque. derecha objetos diversos. Figura 69. Para Broda (2001b:179 y ss) esta ladera es relevante pues marca el punto por donde sale el sol para el solsticio de invierno visto desde Cuicuilco y el cerro Zacatepetl en el Distrito Federal. obsidiana. y demás objetos de cerámica que sumaron un total de 370 piezas de las que destacan la cerámica negra br uñida con dibujo esgrafiado. P O -3 Tenenepanco. cerámica y unos xicalli. Casanova (1987:60) y Altamira (1972) reportan el hallazgo de fragmentos de obsidiana. El sitio fue estudiado en 1857 por Charnay (1973). PO -4 Propongo que los sitios PO -3 y PO -2 marcaban un camino procesional desde el puerto de Tlamacas 7 de 3900 m/ nm hasta al collado de Teopixcalco a 4970 m / nm (fig. cascabeles de cobre y per ritos con ruedas de filiación con la Costa del Golfo. Cholulteca. ceniza y vapor en cantidades considerables. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 80 ○ ○ . Tenenepanco. Lomas de Nexpayantla. Posteriormente. para cuando regresó en 1880. cuando uno de sus conductos se abrió y comenzó a emitir gases. pizarra. Cuando realizó la excavación de una pequeña plataforma encontró un cementerio indígena. Chalco. desde el 21 de diciembre de 1994. Entre las ofrendas destacan: piedras verdes. 1957:13). con algunas tumbas ya saqueadas.

Piho y Hernández. donde actualmente se celebran rituales de propiciación climática por los graniceros. Para Altamira (comunicación oral 2002) este sitio corresponde al cerro del Cempoaltepetl 5Km al norte del poblado de Tetela del Volcán a 2940 m / nm . 279 y ss) entiendo que el nombre a un elemento del paisaje es una cuestión diacrónica y no arbitraria que depende del momento histórico en que cada sociedad declara una definición de su entorno. Para el Popocatépetl. 1986:259). Este ídolo desapareció durante la Conquista y fue escondido en el mismo cerro por los naturales en una cueva.donde es posible que existiera un ayauhcalli (Montero. Chalchiuhtlicue y Xipe Totec relacionadas con el culto a la montaña (Iwaniszewski. Figura 70. quien menciona la existencia de un ídolo de Tláloc en color verde y del tamaño de un niño de ocho años. Sin embargo. 3. Aunque no corresponde a la alta montaña. 1963. Ehecatl. al interior de un ayauhcalli “la casa de descanso y la sombra de los dioses”. Me parece un anacronismo para una eminencia que fue sagrada en la antigüedad. al sur del Popocatépetl en las cercanías de Yecapixtla. destaca la Barranca Grande. Quetzalcoatl. citada por Durán (1984:166). Varios autores (Espejo. Ensayando con la propuesta de Levi-Satruss (1999: pp. 1988:209-210) y no sería muy aventurado decir que posiblemente Nexpayantla y el sitio de Teopixcalco tengan relación con la leyenda del Teocuicani “El Cantor Divino”. este ajuste nominativo es una modalidad reciente de quienes desde el somonte contemplan a este magnífico edificio volcánico de nuevo en fase eruptiva. 1972) describen un abrigo rocoso a unos 2000 m/ nm con pinturas rupestres donde aún se pueden obser var representaciones de Tláloc.3 Don Goyo Definitivamente Don Goyo no es el nombre que prefiero para evocar al volcán Popocatépetl. un sobrenombre tan común como Gregorio disminui81 ○ Montañas sagradas ○ ○ .2. Escalonados los sitios arqueológicos de la ladera norte.

Al amanecer salió y se perdió de pronto». Aseguró que «en una ocasión Don Goyo le pidió posada. Esta es la respuesta espontánea con la que se organiza el paisaje eruptivo sometiéndolo a fuerzas naturales humanizadas. y cuando regresaba encontró a un hombre con las ropas rasgadas. 71) es un hombre como de 50 años vestido “a la antigua”. Se intenta.do a Goyo y luego exaltado con el “don” es la pretensión humana de ensamblar la vida cotidiana a un suceso extraordinario. también le compró un jugo. Y ya ve. que la incertidumbre se impulsa a la certidumbre familiarizando el hecho. les pidió una. como de 50 años. con “ropa indígena”. porque todas esas poblaciones tienen algo en común: son las más cercanas al Popocatépetl. así nada más. 2000). En el trabajo periodístico de Castillo (ibídem) realizado con vecinos del Popocatépetl afectados por la erupción de diciembre de 2000. pero no grave. porque se puede ejercer un diálogo con él. acudió a su casa a dar de comer a sus animales. Puebla. que no se preocupara por lo que pasaba. «Otra vez llegó hasta donde estaban unos vecinos tomando cerveza. se trata de una naturaleza abordada por cualidades sensibles. Juan Hernández Flores. el volcán parece más seguro.. Figura 71. de 65 años. que en este caso es la reciente fase eruptiva. es un semejante. Don Goyo (fig. Le gusta caminar en Xalitzintla. de edad mediana. Don Goyo. Que hasta el año 2000 haría algo. San Nicolás de los Ranchos». leemos los sentimientos de aquellos que quieren ver al volcán más como un hombre que como un gran aparato eruptivo poligenético: Rodrigo fue a San Nicolás. Le dijo que era Don Goyo. luego de permanecer en un albergue en Cholula contó que Don Goyo «es un hombre fuerte. dedicado a la agricultura. y que de vez en cuando deja la piedra (el volcán) y baja convertido en hombre y camina entre la milpa preocupado cuando las cosechas no se dan (Castillo.. a lo concreto de una emoción humana de un “Don Goyo” irritado que se sacude. a través de un nombre común pasar de lo ininteligible que es un tremor armónico que anuncia una erupción. ceniza y hielo. Así. Venía vestido con ropas antiguas. Ya no se trata de un objeto inerte compuesto de piedra. Ozolco. le dijeron que sí. El hombre y la naturaleza se convierten así en un espejo el uno del otro. pero Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 82 ○ ○ . le pidió un pan y que no sólo eso le dio. Al sentirlo más humano. Permaneció en la casa que le dio cobijo una noche. Para los vecinos del Popocatépetl en Xalitzintla.

Pero no para todos la existencia de Don Goyo. Es un hombre grandote. Sólo nosotros sabemos que existe». como de 50 años de edad». No conocemos su cara pero es como nosotros. Eso es algo de nuestro pueblo. y una leyenda que nos contaban los más viejos». el único municipio cercano al Popocatépetl donde existe una escuela preparatoria. sobre todo si son del Distrito Federal. 83 ○ Montañas sagradas ○ ○ . A los fuereños no les contamos nada. la leyenda. el hombre. poblador de San Nicolás de los Ranchos. Don Goyo. Miguel Meneses. el hombre. es una realidad. afirmó: «Son meras invenciones de los tiemperos (personas que le rinden culto al volcán).cuando voltearon a dársela ya estaba en el otro extremo de la calle». no es un tema que se trate abiertamente con extraños. relata convencido. contestaron que «eso es algo muy de nosotros. a los que se pretendió entrevistar al respecto. y ya no aceptaron más preguntas. Un hombre y una mujer de la tercera edad. Tomás Juárez asegura que «hace como dos años se apareció por el mes de septiembre.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 84 ○ ○ .

Es posible que la altitud de la Iztaccíhuatl en su momento de mayor actividad alcanzara 6300 m / nm . y un reventón en la parte más elevada hacia el Este. los que al rodar hacia la falda arrancaron grandes árboles que encontraron en su tránsito acompañado de aguas azufrosas de color oscuro. A pesar de ello. que de todo el edificio es la formación más reciente.3. arriba de la tor recilla. para el siglo XIX un evento esporádico llama la atención (Guzmán Peredo 1968. a Galindo y Villa. El volcán la Iztaccíhuatl es un edificio volcánico poligenético tan antiguo que podemos remontar su origen al Terciario Medio. Es contemporáneo al surgimiento del mismo Eje Volcánico Transversal hace más de 30 millones de años. Iztaccíhuatl está situada 64 Km al sudeste de la Ciudad de México. como a las diez de la mañana. ladera oeste. en un punto denominado el Caballete. Etapas más recientes se distinguen con 1. El Pecho 5230m/ nm. El parecido de su perfil desde la cuenca de México con una mujer recostada ha facilitado la designación de sus cúspides más altas: La Cabeza. Hay siete picos más bajos a lo largo de la sierra dentada entre El Pecho y Los Pies. 5090m/ nm al norte. y Los Pies 4665 m/ nm al sur. por dicho reventón salió inmediatamente mucho aire y muy fuerte. uno en El Pecho y el restante en La Cabeza. en el extremo sur de la Sierra Nevada. Entendemos que Iztaccíhuatl no es un volcán activo. La erosión a través de los años ha borrado la forma cónica de cada aparto eruptivo. e inclinado al Sur de la misma. Consiste en un complejo volcánico alargado de 15Km de longitud.7 millones de años de antigüedad que corresponden a la formación del Amacuilecatl o Los Pies. estas crestas son 85 ○ Montañas sagradas ○ ○ . se oyó un fuerte ruido en la montaña Iztaccíhuatl. es la sexta elevación en Norteamérica por lo que a altitud se refiere. Iztaccíhuatl. A éste le siguen cuatro aparatos eruptivos cónicos a la mitad del Pleistoceno con 800 mil años: dos en las Rodillas.3 IZTACCÍHUATL Figura 72. y tercera cumbre de México con 5230 m / nm . 1926): … el 20 de julio de 1868. comenzando enseguida a arrojar peñascos. cit. El Ciudadano Alcalde del pueblo Nepopoalco. que a pocos momentos notó que se cimbraba.

Códice Vindobonense. 3. Etimológicamente Iztaccíhuatl. muy adornadas y reverenciadas. de la cual salían unas plumas blancas y negras. pero en una cueva que en la mesma Sierra había. la mesma puntualmente se hacía acá en la Sierra Nevada. que quiere decir la “Mujer Blanca” 1. pintado de negro (fig. 73). iztac. y en la cabeza. o simplemente como monte blanco: Iztactépetl. al menos así se representa en el Códice Vindobonense y se menciona en algunas citas españolas del siglo XVI (fig. que le caían a Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 86 ○ ○ . en otras crónicas también aparece como Iztaccihuatltépetl. Representación de una cima nevada de color blanco: el Iztactépetl. a la cual demás de tenerla por diosa y adorarla por tal. teníanle en las ciudades sus templos y ermitas. con no menos reverencia que en la ciudad. donde tenían la estatua de esta diosa. Salvo.1 Antecedentes En el capítulo XVII. y cihuatl. teniendo junto a sí. donde acudían con ofrendas y sacrificios muy de ordinario. que eran los que representaban los nombres de los cerros que la Sierra tenía a la redonda. vestida de azul. de Fray Diego Durán (1984:159-162) nos encontramos con una puntual descripción que se hace de la Iztaccíhuatl como montaña sagrada de los antiguos mexicanos: Capítulo XVII En que se cuenta la relación de la diosa Iztac Cihuatl. La fiesta de la diosa que esta ciega gente celebraba en nombre de Iztac Cihuatl. mucha cantidad de idolillos. 2. una tiara de papel blanco. a la cual fiesta basta remitirnos. Estaba muy adornada y reverenciada.3. Figura 73. a causa de que la mesma solemnidad. 74). diré que en la ciudad de México tenían a esta diosa de palo. era la Sierra Nevada. mujer: Mujer blanca. de esta medalla salían muchas tiras de papel. 3. pintadas de negro. que quiere decir “Mujer Blanca”. tomo I. con su poca capacidad y mucha rudeza y ceguedad y brutal ignorancia. cosa blanca. Tenía atrás una medalla de plata. hoja 39. como contamos del ídolo llamado Tláloc. que se hacía al cerro que allí dijimos.denominadas con los nombres de eminentes científicos que exploraron la montaña en la última mitad del siglo XIX . de la Historia de las Indias de la Nueva España. Y no solamente en los templos. en aquella cueva. a la letra.

sin hacer diferencia de lo que del cerro Tláloc dejo dicho. que a finales de ese siglo pasaban de 20 mil. Estaba puesta encima de un altar. Estaban en lo áspero de esta Sierra dos días metidos haciendo las cerimonias a esta diosa con grandes plegarias y sacrificios. y a la Sierra Nevada llevaban dos niños pequeños y dos niñas. los derechos que percibía el rey de España de la nieve que se consumía en la capital. que es la Sierra Nevada. poniéndoles las guardas al presente que acullá ponían. según el Códice Durán. que no había dispensación. como a los más principales dioses. como los demás. lám. aderezada de mantas galanas y otros ricos aderezos. toda de verde. Es cosa de notar qué (cantidad) de ayunos tenía esta gente en su ley vieja. con las cerimonias acostumbradas de día y de noche.las espaldas. con una corona o tiara en la cabeza. es de saber que el mesmo día de la fiesta de esta diosa vestían una india. Juntamente llevaban todos los señores y principales otro presente de coronas de pluma y camisas de mujer y enaguas y joyas y piedras ricas y de mucha comida. ni aun con los enfermos ni niños.. con una cabellera de hombre. derecha. no todos de interés religioso. a causa de que no les hurtasen toda aquella riqueza. a los cuales sacrificaban en la mesma Sierra. A esta india mataban en México delante de la imagen del ídolo. Figura 74. con tanto cuidado y orden. Izquierda. Con lo cual doy fin a la fiesta de Iztac Cihuatl. 7. todos de precepto y tan rigurosos. cercenada por la frente y por junto a los hombros.. A la cual servían las dignidades del templo. Esta estatua tenía un rostro de moza. en el segundo lugar donde la tenían. con las arboledas y la coronilla y cumbre. con unas pintas negras. que durante el Virreinato los ascensos continuaron. muy vestidos y galanos. ayunando todos aquel día principal un ayuno muy guardado y riguroso. blanca. 26. toda blanca de nieve. ya que a mediados del siglo XVIII . a ellos. esclava y purificada en nombre de este ídolo. fragmento de una escultura de torso femenino recuperado por el Club Alpino Mexicanao de la cima de la Iztaccíhuatl en 1983. hasta que sin provecho las dejaban podridas con las aguas y humedad. para denotar que la Sier ra Nevada está toda verde. los había de motivos económicos como lo apunta Clavijero (1987:9). remitiéndome a la de Tláloc en la celebración. 6. Tenía siempre puesta su color en los carrillos. metidos en unos pabellones hechos de mantas ricas y. 87 ○ Montañas sagradas ○ ○ . creo que es importante mencionar. la diosa Iztaccíhuatl. ascendían a 15 mil 520 fuertes. Por último. Pero tratando de esta en particular de que voy tratando. 10. dentro en una pieza pequeña. 5.

y el 7 de mayo de 1983 Víctor García Arellano y demás miembros del Club Alpino Mexicano obtuvieron diversos materiales.2 Registro de sitios Los testimonios de Durán (op. Bien dice Sahagún (1985:703) en su Historia General… LIB. es monstruoso de ver lo alto de ella. cit. XI. XII. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 88 ○ ○ . 75). La primera excavación arqueológica del sitio se realizó en de abril de 1985. Figura 75. pero no se lograron recuperar materiales hasta el 10 de mayo de 1998 también por Iwaniszeski y Montero. Cap. Yo lo vi y estuve sobre ella. Armando Altamira (1972:34 y 52 con fotografía) encontró un fragmento de punta de proyectil. es de todos los sitios arqueológicos el más alto de la América Septentrional hasta la fecha (fig. que es la sierra nevada y llamase Iztactépetl quiere decir sierra blanca. donde solía haber mucha idolatría. 76). Su ubicación cuestiona la capacidad de 8 En 1960. Los sitios arqueológicos de la Iztaccíhuatl. El Pecho 8 a 5220 m / nm . IZ -1.) se confirman con la localización que hemos hecho a la fecha de quince sitios arqueológicos (fig.3.44 Hay otra sierra junto a ésta.3.

Así. Cima de la Iztaccíhuatl. no se hallaron más restos pues densas capas de hielo pertenecientes a los glaciares de la cima cubrían parcialmente la zona. Los objetos fueron recuperados 20 m por debajo de la cima sur. Recientemente en mayo de 1998. Figura 77. fragmentos de obsidiana.S -01. carrizos atados con hilos y huesos. (Agradezco a José María Aguayo las facilidades para estudiar este material). Vestigio recuperado de la cima de la Iztaccíhuatl en 1998. y después las ensangrentaban. De toda la cerámica recuperada de la cumbre destacan dos grupos cerámicos predominantes. 57 y ss). Todos los materiales corresponden al periodo Posclásico (siglos XIV al XVI ). diez segmentos de rayos de Tláloc o cetros ceremoniales de madera o xiuhcoatl (figuras 49 y 77.respuesta de una arqueología especializada en alta montaña. topografía y excavación bajo extremos climáticos del rango de -25°C y físicos por parte de los investigadores que les permita trabajar en tal altitud por periodos prolongados. según les dictaba el corazón. instrumentos musicales de madera. en un área trapezoidal de 100m 2 logramos recuperar multitud de fragmentos de cerámica. un grupo de montañistas encontraron casualmente artefactos cerámicos. Figura 76. mezclada con diminutos granos de ceniza similares a los que actualmente cubren la superficie del 89 ○ Montañas sagradas ○ ○ . púas de maguey para sangrado ceremonial característico del neutzmanaliztli. catalogado como IZ -1. realizado en madera laminar del género pinus. dejaban luego dos espinas sobre la rama de abeto. Recordemos lo escrito por Sahagún (1985) en el siglo XVI con referencia al ofrecimiento de espinas o neutzmanaliztli: Se hacía de este modo la ofrenda de espinas: tomaban ramas de abeto y cortaban puntas de maguey. el primero de pasta fina.3 x 4. dimensiones 75. véase también la pág. Cetro rayo-serpiente. y más puntas de maguey. al parecer fueron depositados en la cumbre y la acción de acarreo los depositó por debajo. carrizos. en rojo el área donde ha sido encontrado material arqueológico ( IZ -1). o aún por cinco lugares.2 cm. capaz de elaborar trabajos de prospección. Durante una permanencia deportiva en la cima. y rituales como rayos de Tláloc o xiuhcoatl. porosa y núcleo reducido. cor responde al periodo Posclásico. Por todas partes. Además de superar los niveles altitudinales con el lógico acarreo del material de investigación. bien sea en dos o tres sitios dejaban las espinas como ofrendas. varas.

79). Gran parte de los tiestos corresponden a pequeñas vasijas con siluetas compuestas y restos de aplicaciones de efigies de Tláloc con asas retorcidas (fig. cit. Figura 78.). op. 78). Menos frecuentes son otros conjuntos como los de tradición Chalco-Cholula Policromo y variedades locales de Texcoco Rojo Monocromo. Texcoco Bruñido Inciso. tipo Texcoco Compuesto. Figura 79. y Texcoco Blanco sobre Rojo muy parecidos estos últimos a los restos cerámicos encontrados en la superficie del Monte Tláloc ( SRF -1). semejante a lo que Lorenzo (1957: lám. derecha figurillas votibas eleboradas en pastillaje. VIII y XI ) consideraba de filiación tolteca. El segundo grupo es de pasta porosa y textura fina. Texcoco Negro sobre Rojo. fragmentos de aplicaciones que representan orejeras y bigotes propios de las vasijas “Efigie de Tláloc”. derecha. fragmento tubular de cerámica “Texcoco Rojo Monocromo”. Izquierda. De la pieza no descartamos su posible función como incensario. Otros fragmentos pertenecen a objetos tubulares que formaron parte de mangos de sahumadores. Según la terminología propuesta por Cer vantes y Fournier (1995: 85 y ss) este grupo corresponde a la tradición Texcoco Bruñido. De los fragmentos fue posible reconstruir la parte tubular superior de una vasija antropomorfa de Tláloc (fig. fragmentos de asas torcidas utilizadas por el mismo tipo de vasijas.Popocatépetl. Izquierda. con núcleo reducido recubierto con engobe perteneciente a la tradición Texcoco Rojo Monocromo propio de la loza Texcoco Bruñido del complejo Azteca III (Cer vantes y Fournier. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 90 ○ ○ . Cerámica poslásica temprana procedente de la cima de la Iztaccíhuatl.

lo cual implica un proceso de trabajo poco especializado. sus dimensiones oscilan en rectángulos de 6 x 10 m a 10 x 12 m. Los muros están alineados con los sitios de El Pecho en la cumbre. por orden altimétrico: El Caracol ( IZ -2) a 4380 m/ nm. pero no menos arduo considerando el acarreo alrededor de 4000 m/ nm y el desplazamiento de al menos 70 toneladas de roca por cada uno de los emplazamientos. IZ -2 El Caracol (fig. reportado por Lorenzo (1957) desde mediados del siglo pasado y documentado por varios autores (Iwaniszewski. por lo cual podemos confirmar que la cima fue utilizada regularmente durante los dos últimos siglos antes de la Conquista (1350 – 1520 d. Estas construcciones son burdas elaboraciones rectangulares con acceso por el oeste. 1988). y el poblado de Chalco al somonte. tenemos los sitios con estructura rectangular que en páginas anteriores hemos definido como tetzacualco (fig.). El Solitario ( IZ -4) a 4050 m/ nm y Nahualac ( IZ -5) a 3870 m/ nm . Nahualac. la mayoría de restos provienen del Posclásico Tardío. 81). 36 y pág. Figura 80. esto podría indicar que el sitio fue ascendido ya desde el Posclásico Temprano. con muros de altura irregular por el deterioro y la erosión. Sus muros son apenas perceptibles. ni pisos. No obstante. El material de construcción son rocas medianamente trabajadas de origen local y sin ningún mortero ni aplanados que recubran los muros. Ponce de León 1991 y Montero. 80). Durante los trabajos de campo en 1984 y 1985 realizamos la topografía y se efectuó la recolección de superficie. en un acimut promedio de 108°. Los sitios arqueológicos de la ladera poniente de la Iztaccíhualt. 1986 y 1994b). ○ 91 Montañas sagradas ○ ○ . en el momento de su apogeo durante el Posclásico. Dejando la cima y pasando a la ladera poniente (fig. pues sobre la estructura se ha depositado una morrena de formación reciente con 200 años de antigüedad (Iwaniszewski.La presencia de cerámica de filiación Chalco-Cholula Policromo corresponde al Posclásico Temprano que continúa hasta el Posclásico Tardío. Se encuentra entre las cimas de La Cabeza y El Pecho en una amplia plataforma origen de manantiales y arroyos. destacando de la colecta las puntas de proyectil de obsidiana y cerámica del Posclásico. tenemos tres. alcanzaron posiblemente un metro de altura. 1986 y 1994b. C. La Iztaccíhuatl es la montaña que posee más estructuras de este tipo. 41 y ss).

también ha sido ampliamente documentado desde el siglo pasado. 82).C. Sin duda alguna. además de gran cantidad de obsidiana. Se localiza en la ladera noreste en el límite ecológico del bosque y la zona de pastos de altura a 4050 m / nm . al fondo La Cabeza de la Iztaccíhuatl. IZ -4 El Solitario (fig. es uno de los espacios arqueológicos preferidos de la alta montaña mexicana por su excepcional paisaje y riqueza material. (Montero.Figura 81. quien extrajo más de Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 92 ○ ○ . en la misma ladera que los anteriores pero a menor altura 3870 m / nm . Figura 82. 1988:306-322). Nahualac está documentado desde el siglo XIX . Apenas perceptible el muro norte del adoratorio de El Caracol ( IZ -2). Su excavación realizada en 1986 permitió obtener restos de braceros con decoración de pastillaje correspondientes a orejeras y botones que recuerdan los anteojos de Tláloc. Posiblemente alineado al solsticio de invierno en la instersección visual sinclinal de las laderas del Teyotl y La Cabeza. en los trabajos del francés Desire Charnay. El material corresponde al Posclásico Temprano entre los años 900 y 1200 d. IZ -5 Nahualac. Tetzacualco de El Solitario ( IZ -4) en 1992.

Algunas de esas piezas actualmente se encuentran en el Museo del Hombre en París (fig. que en este caso eran las mojoneras (fig. la cual se caracteriza por la presencia de vasos antropomorfos negros con la representación de Tláloc. 83). 1986. que en la temporada de lluvia quedaba parcialmente sumergida al ser abastecida por canales que desviaban el agua de manantiales próximos. Figura 84. dos espacios son significativos: el estanque y la planicie. De las excavaciones realizadas para el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM en Nahualac en 1986. se ha obtenido la más rica colección cerámica de la 93 ○ Montañas sagradas ○ ○ . Tetzacualco al interior de un apacible estanque en se que reflejan las nubes y los pinos.C.). Alrededor de los muros obser vamos concentraciones de piedra o mojoneras. aún era claramente perceptible la estructura de 10. El material extraído por Charnay fue analizado por Noguera y Ekholm en 1923.50 x 6m. cuando José Luis Lorenzo.). Cuando realizamos los primeros trabajos en 1986. un paisaje sugestivo en miniatura. en 1957. se introduce entonces el concepto de cerámica de los volcanes. Pero posteriores excavaciones en la cuenca de México cuestionaron esa interpretación presentándola como incorrecta (Iwaniszewski. 1957:33). además de la cerámica tipo cloisonné que Noguera asocia con Teotihuacan y Chalchihuites.800 piezas de cerámica en muy buen estado. 84). Nahualac ( IZ -5). donde el adoratorio recordaba a la antigua ciudad de México Tenochtitlan en un lago rodeado por montañas. Colección Charnay de las piezas obtenidas de Nahualac (Lorenzo. De Nahualac. Figura 83. C. No hay más referencias en la literatura arqueológica sino hasta el siglo siguiente. describe detalladamente el sitio y asocia su temporalidad al periodo Tolteca (900-1350 d. Actualmente se considera que una buena parte de esa colección corresponde a la tradición Mazapa (1000-1150 d. 1986).

a 3110 m / nm es uno de los principales recintos de los graniceros en el Altiplano.5 cm. Dimensiones: 14. 86). 6. un pequeño jarro con la efigie de Tláloc que aún conser va el pigmento original azul y blanco: los colores de la lluvia. comida. es un abrigo rocoso de amplias dimensiones oculto por la masa forestal de la cañada de Alcalica. ofrenda 4 (Montero. y Huehuexotla ( IZ -10). Amalacaxo (IZ -9). asimismo se liberó un plato de superficie bruñida en color crema aplicada después de la cocción y con decoración pintada en una franja roja al borde y al interior con dibujos en forma de “S” invertida o xonecuilli (fig. XXXV. Pieza núm. Por último. etc.22). 85b) que nos hace recordar los motivos decorativos de los tlamanalli u ofrendas hechas a los dioses de las montañas según se aprecia en el Códice Magliabenchi XIII (véase la figura 46). En su extremo oriental más de treinta pequeñas cruces conforman otra galería (Montero.11) más que una cueva. en la Iztaccíhuatl hay cuatro. fig. otro plato llama la atención por su decoración de pintura en el fondo que consiste en una figura geométrica que recuerda un caracol marino y refuerza la propuesta de culto acuático. XX. XXXVIII. IZ -11 Cueva de los Brujos.alta montaña mexicana en tiempos modernos. 11. ibídem lám. XXXVI ). la pieza más significativa de esas excavaciones. flores de papel. En su base.85a). esta decoración es obser vada en la cerámica de Tlalmanalco durante el Posclásico (Séjourné. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 94 ○ ○ . (fig.23). 1988: 297-298. fig. 1988: fig. vestida con túnicas blancas. 153 y 1970. fig.8 por 3 cm. 1983: láminas: XV. Azteca III de Culhuacan y la cerámica de Tlalmanalco (véase Séjourné. véase en la figura 47. también se obtuvieron pequeñas ollas y vasijas trípodes de borde divergente y soportes mamiformes huecos con cascabel al interior (fig. Vasija pulida trípode de borde divergente con soportes mamifor mes de hendidura lateral y con cascabel de cerámica al interior. (véase el apartado 2. El recinto es presidido por una gran cruz en color azul. En otro contexto tenemos los sitios al interior de cuevas. 125). Dimensiones: 17 por 8. motivo igualmente similar a la decoración policroma de Chalco contemporánea al Azteca I . Caluca ( IZ -8). multitud de ofrendas: objetos de cerámica. Figura 85a. pieza núm. las cuevas de Alcalica o de los Brujos ( IZ -11). ofrenda 3 (Montero. Figura 85b. Plato de superficie bruñida en color crema decorado por una franja de color rojo en el borde y al interior dibujos en forma de “S” invertida. Entre los objetos destaca una vasija zoomor fa de color negro bruñido con la efigie de un tlacuache Didelphis marsupialis. 1991a).

día de la Santa Cruz. 95 ○ Montañas sagradas ○ ○ . artefactos de jadeita y obsidiana.). fragmentos de instrumentos musicales (ocarinas) y cerámica del Preclásico. pero Caluca es una cueva. para de nueva cuenta ser activada durante el Posclásico como es evidente por la cerámica Chalco y Azteca I y II . La primera descripción del sitio corresponde a Antonio Pérez Elías en 1956. C. porque asocia al sitio con la cultura Zacatenco (200 a. De cinco metros de alto la cruz de agua de la Cueva de los Brujos ( IZ -11). no presenta ritual contemporáneo. tiene un desarrollo subterráneo de más de 30m. y no un abrigo rocoso. El día más importante del calendario litúrgico del sitio es el 3 de mayo. más al norte. el de Bonfil Batalla (1968) destaca por ser el más temprano y original. pero también importante es la festividad del 2 de noviembre. IZ -8 Cueva Caluca. La Cueva de los Brujos está documentada en múltiples trabajos. pero esto no debe extrañarnos considerando la movilidad del sitio ante visitas y cultos frecuentes y permanentes. Es importante mencionar que al igual que en la Cueva de los Brujos. al terminar el periodo de lluvias. Es necesario resaltar que no se ha encontrado material prehispánico de superficie. en su momento encontró restos humanos. Carlos Navarrete en 1957 publicó La Cueva de Calucan (fig. también se intenta que granizadas o heladas estén ausentes del campo de labor. en Caluca hay un manantial al interior. y al oeste de Llano Grande el Alto en la cota de 3550 m/ nm por debajo del cerro homónimo. lo que convierte a la cueva en el sitio de alta montaña más temprano registrado hasta la fecha. 87).Figura 86. esto último es un hecho interesante. Sin importar estas fechas hay visitas permanentes durante todo el año. como si hubiera estado en desuso. ya para mejorar las conductas transitorias del clima. Del periodo Clásico no se reportan materiales. lo que permite verdaderos espacios hipogeos (confinados y oscuros). ni tan poca que represente una sequía. de los cuales. cuando se pide por una temporada eficaz: ni tanta agua que inunde. actualmente sólo encontramos restos de cerámica Azteca I y II . De menor trascendencia. ya para realizar curaciones. cuando se da gracias por el temporal recibido.

Huehuexotla. por su permanencia ritual con los graniceros. por sus ofrendas. pues son muy similares entre sí. por sus dimensiones. es como si estuviera olvidada. y en una cueva en la base de la montaña. Fragmentos de vasos “Efigie de Tláloc” provenientes de la Cueva de Caluca. Me inclino por la Cueva de los Brujos. por su proximidad. al momento no sabemos si la Cueva de los Brujos o la de Caluca sea la referida por la fuente. En la cueva de Huehuexotla ( IZ -10) y en la de Amalacaxco ( IZ -9) la presencia de cruces de agua resalta sobre el material arqueológico. nos fue reportada por el montañista Emeterio R amírez en 1993. Es probable que en cierto momento del Virreinato o del siglo XIX todas las cuevas de alta montaña conformaran un “sistema ritual”. los vecinos de Amecameca que entrevistamos desconocían su existencia. por lo que se mantiene muy activa. su ubicación en la parte media de la montaña. se llega por un camino sinuoso a través de la cañada homónima a 3390 m / nm . copas y vasijas que para el arqueólogo Antonio Urdapilleta más parecían del siglo XIX . más aún. muy cerca del área urbana de Amecameca y San Rafael. Amalacaxco ( IZ -9) es más parecida a la Cueva de los Brujos. cuando la visitamos encontramos ofrendas in situ de candelabros. oculta por la masa vegetal y al pie de un alto e impresionante cantil. El primero a 2520 m/ nm en la base del cerro La Luna. 88). además de los petroglifos aledaños en Tomacoco (véanse las figuras 88 y 89). y por las ceremonias de los graniceros. por sus manantiales. dos parajes con petroglifos son primordiales para el estudio de la montaña. E). IZ-8 (Navarrete. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 96 ○ ○ .Figura 87. 1957: fig. está ubicada en un lugar recóndito. ya por sus características geomorfológicas. que de fechas recientes. Si recordamos lo escrito por Durán (1984:159 y ss) la Iztaccíhuatl era una deidad a la que se rendía culto en un templo de la ciudad de Tenochtitlan. hoy cercadas y al cuidado de ejidatarios que desean promover su terreno al turismo (fig. por su misma cota altitudinal. reúne cinco efigies de Tláloc trabajadas en distintas piedras de gran tamaño. Sus cruces y ofrendas son recientes. y su facilidad de acceso desde Amecameca. Huehuexotla a 3340 m / nm . Al pie de la Iztaccíhuatl. que en un derrumbe reciente obstruyó parcialmente la entrada (véase en la figura 23).

12 yerba. 2 viento. El otro paraje está en los suburbios de Amecameca. Muestra las piernas entre abiertas y parece dirigirse hacia el sur. en Tomacoco a 2600 m / nm . y depositan flores del bosque por encima de la piedra (López y Mondragón.68 m de largo. 5 serpiente. de izquierda a derecha y comienza en 1 lagarto.40 m. 4 lagartija. mide 0. con su brazo derecho sujeta un objeto tubular como sahumador y con el brazo izquierdo señala el glifo 10 conejo.60 m de ancho. Petroglifo con la efigie de Tláloc al pie del cerro La Luna. posteriormente se publicó en París en el Atlas de las Antigüedades Mexicanas en 1834 y en 1887 Alfredo Chavero lo menciona en México a través de los siglos (López y Mondragón. 9 agua.) 97 ○ Montañas sagradas ○ ○ . comunicación oral 1999) esto demuestra que el sitio era un obser vatorio de astronomía solar. cit. 7 venado. El glifo 10 conejo. le conocemos como el Monolito de Tomacoco (fig.47 m de ancho y 3. 3 casa. Sobre uno de los costados se excavaron seis escalones que facilitan el acceso a la cara superior. cantan y se bañan en un temascal improvisado. se compone de un conejo de cuerpo visto de perfil: de diez círculos concéntricos colocados en dos bandas paralelas y de una vírgula de la palabra que emerge de boca del animal. Fue Dupaix quien primero hizo referencia al monolito durante su segunda expedición por tierras novohispanas en 1806. Y tres metros al oriente se encuentra una piedra con un marcador teotihuacano. 1998). 8 conejo. y 13 caña.50 m de altura con relieves esculpidos en el lado poniente. 11 mono. En la cara poniente se encuentra una banda de glifos en forma de “L” que tiene 0. divididos por los días del calendario prehispánico. de altura y 0. El detalle de los motivos lo encontramos en López Luján (1989:138-139): La composición cuenta cuatro motivos principales. 89). También se encuentra una figura antropomorfa de cuerpo completo de 1. amarran tiras de papel en las ramas de un árbol cercano. op.80 m de altura por 0. se encuentra parado en el brasero. 6 muerte.Figura 88. 10 perro. Actualmente recibe visitas por gr upos de la mexicanidad quienes realizan una ceremonia al amanecer del solsticio de invierno. es una roca andesítica de color gris rojizo de 5 m de largo por 3 m de ancho y 2. Además hay una serie de piedras con bajo relieves en la zona que circunda esta piedra de Tomacoco. Desde lo alto del monolito se contempla la salida del sol sobre el cerro Venacho para el equinoccio (Iwaniszewski.60 m de ancho máximo.

Figura 90. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 98 ○ ○ . más agreste y con escasas vías de acceso ha ocupado menos recorridos. punto de observación astronómica. Se destaca vista de perfil una figura humana y el glifo 10 conejo. Llano Grande el Alto (IZ -6) a 3650 m/ nm.Figura 89. lamentablemente no hemos localizado el sitio. encontramos un par de navajillas prismáticas de obsidiana que bastaron para registrar el sitio como Amacuilecatl ( IZ -3). Lorenzo (1957:20) reporta la pintura rupestre de un chimalli y “un recipiente como los representados en los códices” y fragmentos de cerámica roja pulida a 3800 m / nm en la cañada de Amilpulco. terminemos con el sitio de Los Yautepemes ( IZ -12). sobre una amplia plataforma monolítica que se levanta entre afluentes y manantiales a 4315 m / nm . En 1986. Para la ladera poniente tenemos tres sitios más: empecemos con Milpulco ( IZ -7). al pie de las formaciones rocosas del mismo nombre a 4270 m/ nm donde se detectaron restos muy erosionados de cerámica. A la izquierda por ar riba del bosque El Teyotl. a la derecha de altura superior La Cabeza. en el Valle de Mirapuebla al sur del macizo de Los Pies o Amacuilecatl. 90). La pendiente oriente. pasemos a Llano Grande el Alto (IZ-6) a 3650m/ nm en una amplia llanura con dispersión de material cerámico bastante burdo y doméstico según prospección realizada en 1995 (fig. El “Monolito de Amecameca”.

1994a. pero no es aventurado situarla en el Posclásico. por lo que se catalogó como STY -1. en esta cima de 4020 m/ nm nos encontramos con la concentración de material cerámico de superficie más densa de toda la arqueología de alta montaña en México (fig. El Huehuetl Mayor (IZ -13) y La Ventana ( IZ-14) no corresponden a los drenajes de la Iztaccíhuatl. en la cartografía comercial aparece como cerro Tehuistle. restos de una cuenta de jadeita. creo oportuno actualizar la clave de registro del Teyotl por IZ -15. porque una de las cimas de este promontorio de altas crestas. la gente cambió su vida a las montañas más altas. En este trabajo. no alcanza la prominencia en el paisaje que consigue el Huehuetl ( IZ -13). llegamos al pico que denominan El Huehuelt Mayor. se encontraron piedras excavadas. 1995b. La Ventana (IZ-14). lo que nos hace suponer que los objetos fueron “matados”. las formas y los tipos son propios de la cerámica doméstica con ollas y vasijas. Figura 91. apoyados y guiados por ejidatarios de San Andrés Huayacatitla. por eso están estos tepalcates por acá arriba”. También es relevante. 2000. 2001) la cima del Teyotl se consideró un sitio arqueológico aparte del conjunto Iztaccíhuatl. sin duda un marco sugerente para el culto de antaño. De estos sitios destaca la interpretación que los guías hacen de los restos de cerámica: “Cuando el diluvio. 99 ○ Montañas sagradas ○ ○ . no comparte con el Huehuetl ( IZ -13) los materiales de superficie. así se salvaron de la inundación. Un caso que merece nuestra atención para futuras investigaciones. ha sido señalado por Jesús Galindo (2000) como el marcador astronómico del solsticio de invierno para el Templo Mayor de Tenochtitlan y el solsticiode verano para Cholula al atardecer. son parte del Teyotl. aunque se trata de una cima próxima y más alta. Material de superficie en la cima de El Huehuetl Mayor ( IZ-13). 91). navajillas prismáticas de obsidiana. se rompían a propósito al momento de ofrendarse. el cerro Tehuicocone. El Teyotl se define como sitio arqueológico por denuncias de montañistas que confirman la presencia de material cerámico en su cumbre. en 2002. Continuando el ascenso se llega al cerro La Ventana de 4120 m/nm. los xicalli. Sobresale el hecho de encontrarse con tantos fragmentos y ninguna pieza completa. Por debajo de la cima. su temporalidad es difícil de demostrar en campo. lo cual es una práctica no ajena de los rituales mesoamericanos. En publicaciones anteriores (Montero. una laguna y múltiples manantiales. porque me parece que orográficamente y arqueológicamente es parte de la Iztaccíhuatl como se ha dispuesto para la Cueva Caluca ( IZ -8) y Llano Grande el Alto ( IZ -6) que están aún más distantes de la Mujer Blanca que el mismo Teyotl. cerámica burda fragmentada y desgastada en concentraciones muy pobres si lo comparamos con el sitio aledaño. y se propuso como segmento de la Sierra de Río Frío.Recientemente. es como si se tratara de dos eventos rituales diferentes no obstante su proximidad. En la Ventana.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 100 ○ ○ .

su composición geológica comprende andesitas.4 NEVADO DE TOLUCA. fue de tal violencia la explosión que sus productos cubrieron un área de 1700km 2 . Ambos embalses. según los criterios de Alcocer (1980:1) quedan ubicados dentro del término común de lagos. El Nevado de Toluca de 4690 m / nm es un estratovolcán poligenético que ha soportado gran corrosión. al que le siguieron eventos de menor magnitud con emanaciones de piedra pómez según datos obtenidos por radiocarbono. El agua de ambos cuerpos es de baja mineralización. Nro’maani Nechhútatá Figura 92. Finalmente un domo lávico de 100 m de altura conocido como El Ombligo bloqueó el respiradero del volcán presentándose así la forma en que lo conocemos actualmente. estos cuerpos de agua se formaron al quedar tapada la boca eruptiva. El cono del volcán presenta dos cuerpos de agua: la Laguna del Sol y la Laguna de la Luna. tefra-andesitas y dacitas. entendemos que se construyó de flujos y depósitos de piroclastos. producto de una gran erupción. surgió el moderno edificio con una amplia dispersión de lahares. y se consideran entre los cuerpos perennes más altos del mundo a una altitud de 4210 m/ nm (fig. Hace 11 600 años se aprecia un segundo evento del tipo pliniano surgido del centro del cráter al incrementarse la presión por el bloqueo de la chimenea. Sobre ese antiguo estratovolcán hace 25 mil años.3. 1974). la nieve en invierno y el agua de deshielo en primavera. ambos eventos sugieren que originalmente el Nevado de Toluca fue de mayores magnitudes de lo que hoy es el Popocatépetl (Bloomfield y Valastro. La Laguna del Sol es de mayores proporciones con un área de 24ha y una profundidad media de seis metros y máxima de 15m. con nutrientes escasos. Los aportes hídricos son debidos a la lluvia en verano. Al interior del cráter del Nevado de Toluca las lagunas del Sol (la mayor) y de la Luna separadas por el cer ro El Ombligo. y alcalinidad 101 ○ Montañas sagradas ○ ○ . Los productos eruptivos más recientes se fecharon con 3300 años antes del presente. De la formación original no tenemos mayor conocimiento. 92). las pérdidas son debidas exclusivamente a la evaporación. en tanto que la Laguna de la Luna de menores proporciones no sobrepasa los 10m de profundidad.

y hubo que idearle significados tan extravagantes como “Señor desnudo”. por lo que no debe sorprendernos el ascenso de Xolotl. Casi nadie entendió el toponímico. y el Cometa de mayor altura a 4250 m / nm al sudeste del cerro El Ombligo. No todo es náhuatl. el Cerro del Murciélago. “Nueve Aguas” o “Nueve Manantiales”. Al interior del cráter durante la temporada de lluvias se forman dos pequeños cuerpos de agua efímeros. La evidencia es inequívoca en cuanto que el Nevado de Toluca se identificaba como Chicnauhtécatl y esta voz. de modo que hay un referente común en ambos. e incluso la siembra de topónimos nahuas. Romero Quiroz. un anciano matlatzinca de más de 80 años de edad del pueblo de San Francisco Oxtotilpan. Lo dicho por Don Pedro en diciembre de 2001.baja. hace 1500 años. Xolotl fue a varios cerros con objeto de efectuar sus ceremonias religiosas. nombre de raíz náhuatl. a mayor abundamiento. fue una voz que nació y se difundió en una época en que empezaba a ponerse en boga el rescate. coloquialmente se les denomina como La Estrellita al nordeste de la Laguna de la Luna. que Chicnauhtécatl significa “Nueve Cerros”. topónimo náhuatl del río Lerma. C. para ellos es Nro’maani Nechhútatá. En testimonios disponibles de la época colonial temprana que se apoyan en evidencias prehispánicas sólo aparece el nombre de Chicnauhtécatl o la variante Chicnahuitécatl. I: 53). se le conoce oficialmente como Xinantecatl. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 102 ○ ○ . La toponímica del Nevado de Toluca ha generado acaloradas discusiones. Ciertamente la montaña no ofrece obstáculos. Aparece por primera vez en publicaciones de 1854. es que ilustra la importancia litúrgica de la montaña. La primera dice. se confirma por Velásquez (1973:167). concluyó que se trató de una derivación de Tzinacantecatl. La voz Chicnauhtécatl está respaldada por dos fuentes muy confiables: la Relación de Temascaltepec. gentilicio correspondiente al pueblo cercano de Zinacantepec. Las sales predominantes son los sulfatos sin llegar a ser tóxicos. 2000). que se traduce como la “Casa del dios de las aguas” así lo manifestó Don Pedro. Lo que debe llamarnos la atención de ese ascenso. los matlatzincas tienen su propio topónimo. pero Xinantecatl no es de uso tradicional como Popocatépetl. y la obra de Fernando de Alva Ixtlilxóchitl de 1625. 9 El humo aromático que se desprende al quemar el copal en el imaginario prehispánico estaba relacionado con la formación de las nubes oscuras que producen la lluvia. La luz penetra hasta la máxima profundidad de 14 m.4.1 Antecedentes Un mito prehispánico relata el ascenso de Xolotl al Nevado de Toluca a mediados del siglo XII o principios del XIII d. de 1585. aunque este último lo traduce como la “Casa de los Soles o Casa de los Dioses”. es la más próxima que conocemos a lo que probablemente fue el topónimo náhuatl prehispánico del Nevado de Toluca (García Martínez. el nombre se asocia estrechamente al de Chicnahuapan. entre ellos el Chicnauhtécatl de donde pasó a Malinalco (Ixtlilxóchitl. Por el análisis de laboratorio efectuado a ofrendas de copal 9 recuperadas de la Laguna del Sol. Cuenta el mito que para tomar posesión de la tierra de Tanayuca Oztopolco. 3. 1986:T. sabemos que estos embalses eran objeto de culto desde finales del Clásico Temprano.

alguna deidad por verla en tal sitio. A esta fiesta del Xinantecatl concurrían de todos los contornos. hasta Malinalco y Tenancingo. parecen gran cantidad de ofrendas en ella. considerando los indios de aquella comarca en su infidelidad. Esto fue en el año de 1570. por sacrificio. y en la cumbre de ella hay dos lagunas muy grandes y muy hondas. que tenian… No faltó en esta complicidad la noticia. que por ninguna parte cor ren. y hechizerias. 1965): Cerca de aquel convento (Calimaya) está una sierra muy alta. es la relación de Fray Alonso Ponce de 1585 (Colín. reciente ofrecida de papel y copal y petates de pequeñitos.Noticias de la permanencia de culto a la montaña y sus lagunas la tenemos en diferentes fuentes del siglo XVI . y extirpación de ellas. un texto del siglo pasado de Gustavo Velázquez (1973:51-53) el culto a la montaña es algo más que cándidas ofrendas de copal. Posterior. y el agua es clarísima y ninguna cosa se cría en ella. En Quiénes fueron los matlatzincas. Más testimonios del rito en el Nevado de Toluca los tenemos en el Manual de ministros de indios para el conocimiento de sus idolatrías. Caso singular y de mucho horror era la fiesta que este dios –Coltzin o Tolotzin 10 del valle de Toluca provocaba. que es en la provincia de Toluca. y sacrificios. cabe el pueblo de Calimaya. echaban dentro en el agua. como se ha apuntado ya en páginas anteriores. 10 Que es uno de los varios nombres que le daban al Sol. Tenango y sus sujetos. Diego de Mendoza. de Jacinto de la Serna (1987:289 y ss) del año de 1656: Todas estas cosas se aueriguaron de muchos indios de aquellos Pueblos de San Matheo. que había muy poco que se habían ofrecido. y mas se aueriguó las supersticiones. y supersticiones. y me contó lo que había visto. y Valle de Toluca hazian con la sierra nevada de Calimaya. Fray Bernardino de Sahagún (1985:704) reseña la idolatría que ahí prevalecía: Hay otra agua donde también solían sacrificar. un poco apartadas la una de la otra: en la una de ellas. No es de extrañarnos el sacrificio infantil. Una de estas fuentes es profundísima. el cual era al presente Guardián de México. porque es frigidísima. y aun el día de hoy dicen que se saca mucho desto … llamase la sierra nevada de Toluca o Calimaya. que es incienso de aquella tierra. es un monte alto que tiene encima dos fuentes. donde llevaban niños a sacrificar. o cerca de por allí y el uno de los que la vieron fue el P. mucho copal. que se tuvo de las idolatrías. hoy Nevado de Toluca. F. uno de ellos era el del Xinantecatl. hallaron que había ofrenda allí. que en todas las grandes cimas mesoamericanas era celebrado. solamente había seis lugares en que sacrificaban niños. desde Texcatitlan y Sultepec. y poco ha que yendo allí religiosos a ver aquellas fuentes. que todos los indios de toda aquella comarca. ○ 103 Montañas sagradas ○ ○ . Xalatlaco. que estaba dentro del agua. que después hacían en barbacoa y los comían.

con que sacaban copale entrando en la laguna. que era aquella agua para bendecirla. . y puso á vna cruz de las que alli auia. que ofrescen á la deidad. y en su remate está vna plaça. ó bueno. sino muy en su coraçon: quando estaban haziendo estas diligencias. para obrar mal en las demas cosas: ay en este llano. y por la deidad. que auia subido vno de aquellos años cercanos al de seiscientos. y segun tengo noticia de personas que an subido á esta sierra. y declaró uno de los reos desta complicidad.. ó fué de intento á traer vn idolillo de los de aquel puesto.Esta sier ra es muy encumbrada. es la casa de Dios. que oy en dia les sirven á los indios de aquella comarca de Pronosticos de sus sementeras: pues en la falta destas rosas. y le dixeron. y otros de otros pueblos: y que estos todos con trompetas. segun sus ritos antiguos. por la parte donde se hallan. Alli. y Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 104 ○ ○ . que oy en dia les sir ven á los indios de aquella comarca de Pronosticos de sus sementeras. donde los indios antiguamente idolatraban. ó plaça algunos generos de rosas . ó plaça algunos generos de rosas (fig. para hazer la mas insolente iniquidad.vn indio maestro de estas idolatrias del pueblo de Teutenango en vno de aquellos años cercanos á estas averiguaciones. 93). que acostumbraban. tiene aquella laguna. y contorno de la laguna señales de candelas. y que el auia lleuado vna candela. que tendrán. y aunque esto pudiera ser naturalmente: mas. En la orilla de la Laguna de la Luna un espécimen de Er yngium proteaeflor um delarf . y auiendolo mostrado Martes. que sin duda debia de ayer ido por el agua. que llevó encendido. y que auia visto mucha cantidad de indios de los de Toluca. y con vn poquiete. que piensan. o en la abundancia de ellas pronostican el año malo. y donde les quedó la memoria de sus idolatrias. y que assimismo vido llevar tres redes de pescar. (1610) que Domingo de Ramos de aquel año auia subido á la sier ra nevada de Calimaya. la encendió. y chirimías iban con muchos cantaros á traer agua de la laguna. posiblemente la rosa a que hace referenacia la cita de Jacinto de la Serna: ay en este llano. que siempre an dado á aquella laguna. y aunque el dia de oy ay algunas cruzes. y darla á los enfermos. que no los tenian olvidados. braseros. que de muchas leguas se diuisa. Y para que se vea. y dies. dixo. donde está vna laguna. para castigar estos delitos. y sus contornos.. y cantidad de copale. Figura 93. se hallan al rededor. se hazen sospechosos sus pronosticos. subió vna Semana Santa de aquel año á la sierra nevada. que jamas se à visto.

Miercoles Sancto, les dixo á muchos de los de el pueblo, que el Jueves Sancto lo auia de poner en el arca del Sanctissimo Sacramento, y que no lo adorassen, sino á el idolo; y auiendo tenido mafia para entrarlo con vnos rosarios, que suelen los indios dar á el Ministro, para que esten con el Sanctissimo Sacramento por su deuocion: entró pues el idolo; y assi como el sacerdote cer ró la puerta del arca, su divina Magestad, que no sufrió la insolencia de los Philisteos poniendo el arca del testamento junto al idolo Dagon; siendo solo figura de su sanctissima humanidad vnida á su diuinidad: no sufrió, que el demonio figurado en aquel idolo estuviesse en compañia de lo figurado en el arca, que es su Sanctissima humanidad, y diuinidad sacramentada como está en los cielos, y en la conmemoración de su sagrada muerte y passion y sepultura: á el mismo punto començo la Yglesia á estremecerse, y temblar tanto, que obligó á los que estaban dentro de la. Yglesia, á que saliessen algunos fuera con el temor de el temblor, porque no se cayesse algun pedazo de la Yglesia, y viendo, que fuera, y en el cimenteio no temblaba, volvieron á entrar, y se reconocía solo en la Yglesia era el temblor, y esto duró por espacio de muy gran parte de hora, y cayó vna biga del techo de manera que milagrosamente se detuvo, y suspendió para que no cayesse á plomo (porque matara mucha gente) y solo lastimó vna pierna á vn indio; y viendo esto algunos de los que sabian, que avian entrado el idolo en el arca del Sanctissimo Sacramento, se atemoriçaron de manera, que algunos de los que lo sabian, lo rebelaron; y abriendo la vrna hallaron el idolillo de piedra entre los Rosarios, y con esto cessó el temblor de la Yglesia. Y aunque yo auia oydo este caso y sucesso á diferentes personas, me lo refirió el Licenciado Fernando Ortiz de Baldivia, Beneficiado, que actualmente era de aquel Beneficio Ministro antiguo, y que lo auia sido de otros partidos, hombre muy Venerable, y gran Ministro, y de todo credito, y satisfaccion; y á quien los Ministros moços de aquel tiempo vezinos de su Beneficio venerabamos con todo respecto. Estas cosas, y otras succedieron en aquel tiempo por aquella comarca, que no las refiero porque esto basta para por ellas regular otros sucessos, y saber el estado, que tenian las Idolatrias despues de las congregaciones. Para el siglo XIX la veneración persiste según leemos en el Calendario de las Señoritas Mexicanas de Mariano Galván del año 1838 (cit. por Heredia, 1965:195): La señora Franco y otras personas que visitaron estos lagos antes que nosotros, hallaron en sus aguas y orillas señales recientes de un culto supersticioso… En esta cita de Heredia (op. cit.) se menciona la ruta de ascenso que seguían. Partían de Tenango, de ahí a la hacienda del Veladero, a cinco leguas de Toluca, continuaban por los contornos del cerro Tepehuixco, y después de cuarto horas a caballo llegaban al cráter por la arista menos agreste y alta que es la oriental. No sería aventurado el argumento de que ésta fuera la ruta de ascenso ancestral por la que peregrinaban los devotos a la montaña. Ahora deseo compartir con el lector una cita que parece disparatada, nada tiene que ver con el ritual, pero sí con las lagunas. Lo extraordinario es que fue escrita por Justo Sierra (1965:108) en un artículo aparecido en La libertad, publicado en 1882: …de considerar el cráter lacustre del Xinantecatl como un enorme “tinaco” al servicio de Toluca y de su valle; ¡y es tan sencillo!, un barreno, una cañería labra105

Montañas sagradas

da en la roca, ¡y qué riegos en las milpas, qué poca necesidad de bombas en la ciudad y qué ideal espléndido para la hidroterapia. Sin duda una aventurada idea que afortunadamente no tuvo eco. Pero ¿qué no se ha hecho con esta montaña? Se le ha convertido en gimnasio para deportistas de alto rendimiento, y en el marco de los deportes extremos, ha sido reducida a un rally automovilístico burdamente denominado “Reto de las alturas”. Qué lejos estamos del Dr. Atl, y su imagen del Nevado de Toluca: Como tumba, la enorme montaña derruida, yace silenciosa sobre los valles adormecidos de sol; y entre el aire azul abre su cráter carcomido y mudo. En el fondo de su abismo –sellando para siempre la fiera boca- dos lagos extienden sus aguas oscuras –aguas glaciales- agua sideral suspendida en el silencio de la atmósfera como llanto de la Noche.

3.4.2 Registro de sitios
El Nevado de Toluca es de todas las montañas exploradas la que más sitios ha ofrecido al registro sumando un total de 16 (fig. 94).

Figura 94. Los sitios arqueológicos del Nevado de Toluca.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana

106

Tanto en las orillas de las lagunas como en su interior, se pueden rastrear restos cerámicos y líticos, tenemos así dos sitios arqueológicos: la Laguna del Sol ( NT -8) y la Laguna de la Luna (NT-7) (fig. 95). Entre las dos lagunas, el sitio Xicotepec (NT-2), en la cima del cerro El Ombligo a 4330 m / nm donde se hallaron gran cantidad de fragmentos de obsidiana verde pertenecientes a navajillas prismáticas y restos de cerámica policroma provenientes de pozos de saqueo. En referencia a la cerámica cabe mencionar que presenta decorados de variadas técnicas, este hecho es singular pues de todo el material de superficie obser vado en el volcán no se encontró tal calidad y cantidad en los terminados y decorados.

Figura 95. Material arqueológico colectado por turistas a la orilla de la Laguna de la Luna (NT-7), ca. 1989.

Durante la temporada de lluvias aparecen dos embalses más dentro del cráter, el del extremo sur es el de más altura, se trata de la Laguna el Cometa a 4250 m/ nm en su orilla norte encontramos fragmentos muy deteriorados y pequeños, que hacen entender al menos un momento ritual para este espacio catalogado como NT -16 en septiembre de 2002. Los cuatro sitios al interior del cráter y las fuentes históricas demuestran que estas lagunas eran muy veneradas en la antigüedad, 11 y hoy también lo son porque de diferentes pueblos y en distintas fechas ascienden peregrinaciones. Joel Arellano, sacristán de San Miguel Oxtotilpan 12 nos cuenta de la peregrinación que en su pueblo realizan cuando las lluvias están retrasadas: “subimos cuando hay sequía, a mediados de mayo o principios de junio. No es una peregrinación anual con una fecha predeterminada, se hace sólo cuando es necesario. Cada pueblo de la región sube cuando lo cree conveniente, por ejemplo los de San Miguel hace seis años que no suben, pero antes se subía cada año, porque se tenía más devoción y necesidad”. “Reunidos en la iglesia –continúa Arellano– parten a La Mesa, donde se abastecen de agua, porque por el camino no hay. Ahí, el encargado los exhorta a un buen comportamiento y devoción, en ese momento se inicia la peregrinación que dura tres días, llevan una imagen de San Miguel a cuestas (fig. 96), alimentos, y canastas con flores. Ninguna mujer para que no se trastornen los hombres, tampoco niños”. Salen
11 12

Para algunos son aguas con propiedades curativas. Datos proporcionados el 17 de diciembre de 2001.

107

Montañas sagradas

pueden tomar de ella. se meten a la laguna hasta donde se dan valor “porque la laguna los jala. rezan otro rosario. Se ayudan entre ellos. y como que jala más a la gente. Al otro día. Pasan después a la laguna grande. Primero llegan a la Laguna de la Luna. “tiene como pantanos”. y de ahí se desvían al labio inferior por su ladera norte. San Miguel Arcángel. Todos suben en silencio. Terminan el recorrido justamente en el altar donde dejaron la imagen. le siguen los demás echando pétalos de flores a la laguna. 99). haciendo de cuenta que es el campo propio”. Cuando termina o empieza una jornada rezan el rosario. va por delante el encargado con un sahumador. donde pernoctan en la cueva homónima NT -10 (véase líneas más adelante la descripción y croquis en la fig. entonces. o lo que sea. luego echan arena a la manera de siembra. al llegar a la mitad el encargado les permite voltear a la laguna para “ver su suerte de milpa” es una visión de lo que Dios les da a entender. yo voy a sembrar maíz. En unos garrafones sacan el agua que han de repartir en el pueblo. Pero eso sí. e inician un recorrido por la orilla de la laguna. Ya el encargado. platican solos: “yo voy a sembrar cebada. y los que tienen suerte sacan semillas de maíz. ya sin el santo. como haciendo que trabajan el campo. Descienden de la montaña y pernoctan en el paraje Casas Viejas. les permite traer agua de la laguna para regar. Después se dirigen a la orilla este. toman por el bosque y luego por el camino de terracería hasta la caseta de los guardias forestales del parque. por donde sale el sol. salen temprano. caso diferente a la de la Luna. tienen prohibido meterse a la laguna. la del Sol. y entonces empiezan “como a jugar” como si estuvieran en el campo. pero no mucha. carbón. empiezan por el lado por el que “se mete el sol”. ése es su secreto y se lo guardan”. Se da por terminada la ceremonia e inician el ascenso para salir del cráter por el lado por el que entraron que es la vertiente norte. todos guardan un orden estricto. pero no tienen que comentar nada hasta llegar al pueblo. y al llegar al Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 108 ○ ○ . bajan en directo. lo aran con una yunta. en el camino van rezando. Es durante el ascenso que pasa otro “misterio”. “asoman al santo” lo descargan y le levantan un altar. una campana los convoca a rezar e iniciar la procesión. el santo peregrino que ascienda a las lagunas del Nevado de Toluca. copal. Levantan un altar en la orilla por donde se mete el sol. no regresan por la Cueva de Cerro Prieto. Al segundo día marchan antes del amanecer. meten sus manos al fango y encuentran espinas de maguey. entonces surge un “misterio” porque se levantan olas.con destino a Cerro Prieto. como que tiene pantano. porque ésta es más peligrosa. Figura 96.

Aún no localizada. y la Cueva de Cerro Prieto NT -10 como puntos relevantes de la ruta de ascenso. Sin embargo. para que nos diera agua. Por muy tardada antes de ocho días ya teníamos agua. cuetes y comida. Toda la noche allá arriba. Los nahuas de San Miguel Oxtotilpan comparten el culto al Nevado de Toluca con sus vecinos 13 de San Francisco Oxtotilpan. Durante el ascenso. ya los espera la comunidad. Los de San Miguel y los de San Francisco Oxtotilpan. esto promueve una buena temporada de lluvia. que no ha sido manoseada. no se guarda. Reparten el agua. También los vecinos de San Juan Tilapa. Además del área nuclear de las lagunas con los sitios NT -7. 97). 14 con sus 86 años de edad aún recuerda cómo se hacía el ritual en el volcán. velando para que nos socorra el agua. Lagunas donde se comparte el tiempo mítico con el tiempo del hombre. ni riegan con ella los campos. de ellos contamos con el testimonio de Don Pedro. poquita que es para tomar.pueblo. juntos rezan un rosario. Al otro día echábamos cuetes. Los campesinos de la vertiente oriente aledaños a Tenango consideran que las lagunas son un brazo conectado con el mar. todos Oxtotilpan. San Mateo y San Miguel. no dormíamos rezándole. ascendían. si accidentalmente el recipiente se rompe. Cuando estábamos necesitados de agua –dice Don Pedro– subíamos puros hombres a rogarle a Dios. en un principio suponíamos que se trataba de NT -14. los feligreses se mantienen suspendidos. por eso se le lleva ofrenda a su cueva 15 (Robles. Se localizan a 16 km al norponiente del Nevado de Toluca. Entrevistado en diciembre de 2001. a veces es brava”. pidiéndole el agua. pero acompañados de un sacerdote que oficiaba una misa en la Laguna del Sol en un monumento por ellos edificado para el propósito de suplicar por una temporada óptima de lluvias. NT -8. 2001). el cerro El Ombligo NT -2. todas las narraciones conducen a la metáfora de un paisaje acentuado. 13 14 15 Son tres comunidades próximas: San Francisco. en todas se culmina con la transformación de una realidad lejana que es ficticia y mítica en algo concreto al caer la lluvia. Según la tradición local descienden de tres hermanos de igual jerarquía. poblado actualmente conurbano a la ciudad de Toluca. hay una banda musical. Los árboles están adornados. Bajan el agua de las lagunas en recipientes para ser enterrados en medio de las milpas. dejan atrás su vida cotidiana para dirigirse al lugar de culto en las lagunas. hemos localizado más espacios arqueológicos en las laderas septentrional y oriental (fig. Para ellos la montaña “tiene un hoyo por donde está saliendo el granizo” quien lo regula es San Marcial. así como los de San Juan Tilapa y los de Tenango ascienden con la determinación de ver satisfechas sus súplicas. Velábamos con ceras que nos vendían los fiscales y mayordomos de la iglesia. NT 16. ○ 109 Montañas sagradas ○ ○ . pero los de San Francisco son matlatzincas. “es agua bruta. al que le llama “la velación”. es de esperar granizadas e inundaciones que maltraten el cultivo. sus ritos son diferentes aunque son contemporáneos y vecinos.

al oriente y más abajo. algunas trabajadas y otras con relieves. El sitio de más altura de este flanco es el Pico Noreste (NT -9) a 4130 m/ que se ubica por debajo del pico del mismo nombre. El Nevado de Toluca y los sitios de las laderas oriental y septentrional. la geometría de la estructura por el saqueo es ya irreconocible. destaca la posible alineación con la zona arqueológica de Teotenango. no obstante. sitio registrado gracias al aviso de los guardabosques. Calixtlahuaca y Teotenango. el sitio Arroyo Cano ( NT -12) a 3700 m/ nm con fragmentos de cerámica en un área bien delimitada de 100 m 2 . Los picos Heilprin tienen cada uno material arqueológico en superficie.Figura 97. Se detectaron fragmentos cerámicos muy erosionados y dispersos. NT -6 El Portillo a 4290 m / nm . el sitio La Estructura ( NT -11) a 3950 m/ nm (fig. Pico Sahagún. estimamos que es diferente a los tetzacualco de la Iztaccíhuatl y Monte Tláloc. en su parte media apreciamos un cono aluvial compuesto de morrenas sobre las cuales se acumula en invierno la nieve. en su fragmento inferior toma cuerpo una cañada por la que corre el arroyo Cano. ya en la zona boscosa. sin decoración y muy erosionados en un radio no mayor de 20 m. en la arista septentrional más visitada del parque por la que ascienden los paseantes que proceden de la caseta forestal para admirar las lagunas. NT -4 y NT -5 Pico Heilprin Norte y Pico Heilprin Sur. el del norte a 4350 m / nm con cerámica decorada y navajillas prismáticas de obsidiana. el del sur a 4345 m / nm es similar pero con material de menor relevancia. un kilómetro al norte del Pico Sahagún. 98). en una pequeña plataforma nm sobre drenajes primarios con escasa cerámica perteneciente a vasijas muy erosionadas y fragmentadas. en un inicio pensamos que el material provenía de un segmento más alto y que los restos habían sido acarreados por la pendiente. S prajc (2001:289) calculó que el sol visto desde Teotenango se oculta por este pico para el 27 de marzo y el 15 de septiembre. desde su cima se domina el paisaje del valle de Toluca. pero al ascender no NT -1 Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 110 ○ ○ . sobre la arista norte del cráter en el extremo oriental a 4430 m/ nm se hallaron fragmentos cerámicos burdos. En el lugar se aprecia el único elemento arquitectónico de toda la montaña. Geomor fológicamente el área es un gran abanico conformado en su porción superior por afluentes primarios que nacen en los altos picos y aristas. En el drenaje del flanco norte se descubrieron en 1989 cuatro sitios. consta de un conjunto de piedras. Por debajo.

Lo anterior se ve completado por restos de múltiples fogatas y leños que hacen suponer que el sitio es utilizado ocasionalmente para pernoctar. En 1995. detectándose dos sitios: las Cuevas de Arroyo Grande ( NT -14) y Arista Ciénega ( NT -15). lo cual significa que los materiales eran depositados en el cauce del arroyo. Es un abrigo rocoso por debajo de la cima homónima a 3990 m / nm entre cantiles de más de 60 m de altura (Montero. 99). tan comunes en todos los centros rituales modernos de montaña. ○ 111 Montañas sagradas ○ ○ . es un lugar húmedo con múltiples filtraciones asociadas a helechos. por referencias de ganaderos de la región sabemos que no es el único lugar con evidencias arqueológicas. vasijas e incensarios con forma de copa en color negro y textura vidriada. entendemos que en la amplia línea de cantiles de más de un kilómetro de largo entre los 3700 y 3500 m/ nm en su flanco oeste hay múltiples abrigos rocosos con material de superficie. restos de ofrendas florales. 1991b). además de tiestos prehispánicos con formas de cajetes y vasijas trípodes. Sus actos y técnicas son mediados por entes sobrenaturales de carácter demoníaco. cruces o representaciones de santos y vírgenes propias del catolicismo. por arriba de las oquedades en una arista a 4130 m/ nm un fragmento lítico media16 La brujería de sierra es un ritual nigromántico muy apreciado por efectuarse en montañas y cuevas donde según creyentes urbanos se adquiere más “energía”. con los alumnos del curso de arqueología de alta montaña de la ENAH se concluyó la prospección del flanco sudeste. veladoras en vasos de cristal con parafinas de color ámbar. Sobre esta cota el arroyo tiene una distancia entre sus bordes de casi 700 m denotando así un amplio valle. líquenes y otros vegetales propios de lugares húmedos y oscuros. cascarones de pollo. al interior se localizaron evidencias de ritual moderno como plumas de ave en color negro y anaranjado. La cueva tiene de frente 20 m. Resalta la ausencia de un altar. El sitio Los Cantiles (NT -13) a 3735 m/ nm es un abrigo rocoso de escasa superficie (16 m 2 ). En el flanco occidental la Cueva de Cerro Prieto. y de fondo 6 m. utilizada por los peregrinos de San Miguel Oxtotilpan como se mencionó páginas atrás. Las Cuevas de Arroyo Grande están en la base de los cantiles del arroyo del mismo nombre a 4010 m/ nm y en sus cavidades se encontraron restos cerámicos prehispánicos y elementos de culto contemporáneo. fragmentos de cerámica pertenecientes a platos. NT -10 (fig.encontramos mayores evidencias. 16 Esta ausencia de elementos católicos pone de manifiesto la diversidad de objetos y formas rituales del Altiplano. Figura 98. Material arqueológico acumulado por el saqueo en el sitio La Estructura ( NT -11). lo que orientó equivocadamente a suponer en un principio que se realizan actividades de brujería de sierra.

1994 y 1995b). Trece años después. velas. el profesor Otto Schöndube localizó en la orilla del cráter una estela del Posclásico Tardío fragmentada y ya muy deteriorada. que no se ha podido determinar a qué fecha se refieren. entendí que se trataba de la misma pieza. En las entrevistas previas para articular las estrategias de prospección. Nada extraordinario nos pareció en ese momento: un sitio de ofrenda campesina de ayer y de hoy. al visitar el museo de sitio de Teotenango me encontré con un bajorrelieve que en su ficha de registro acusaba que provenía del Nevado de Toluca. por lo que me puse en contacto con Otto Schöndube. veladoras y restos florales recientes. La esposa de Miguel Guzmán Peredo en 1989. alrededor encontramos más material cerámico disgregado. La piedra representaba a un personaje del que se aprecian las piernas y el torso cubierto por una gran “estrella”. nos mostró que por debajo de la roca había cerámica prehispánica. y en el extremo oeste mojoneras de medio metro de alto. quien amaAtlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 112 ○ ○ . publicada por Pilar Luna (2000): En una visita al Xinantecatl. así lo catalogamos y publicamos en su oportunidad. NT -3 El Mirador. La primera referencia que encontré fue la cita de Noemí Quezada de 1972. Carente de ilustración. posiblemente había mayores evidencias pero la fuerte erosión ha borrado toda huella. en el borde septentrional del cráter a 4330 m / nm se distingue una roca errática de grandes proporciones aislada en una planicie natural. La Cueva de Cerro Prieto ( NT -10). Inmediatamente me pregunte si se trataba de esa incógnita “piedra labrada”. muy erosionado y burdo. los guardabosques del parque melancólicamente expresaron el extravío de una “piedra labrada” que se llevaron del borde norte del cráter. Parecía la denuncia de otro saqueo.Figura 99. Esto sucedió durante la temporada en que iniciamos las incursiones al Nevado de Toluca con alumnos de la ENAH (Montero. namente trabajado determinó la ubicación del sitio Arista Ciénega. así como algunos numerales mexicas. pero concordante con la descripción.

101). y la otra un artículo del mismo autor del año 1983. 102) es una escultura al bajorrelieve. concordaba con la ubicación del sitio NT -3 El Mirador (fig. en ambos textos se sustentaba que correspondía a la cultura asentada en 113 ○ Montañas sagradas ○ ○ . Figura 100. bien trabajada. La pieza se denomina Estela del Nevado de Toluca (fig. Ubicación del sitio arqueológico El Mirador NT -3. La fotografía de la derecha permitió establecer con claridad el lugar de procedencia. 100). Conforme avanzó la investigación encontramos más referencias publicadas. Figura 101. Habían pasado 40 años.blemente me proporcionó las fotografías del rescate arqueológico del año de 1962 (fig. y en la última se agregaba un dibujo. y se empezaba a armar el escenario de lo que promete ser uno de los cultos más excepcionales de la alta montaña mesoamericana. La Estela del Nevado de Toluca al ser rescatada por Otto Schöndube en 1962 del borde norte del cráter a 4330 m / nm . A pesar de las breves líneas dedicadas a la escultura. y de buena ejecución y estilo. En ambas publicaciones se presentaba una fotografía. Una era la tesis de Carlos Álvarez de 1978 sobre Teotenango. lamentablemente mutilada en su parte superior.

Por los códices asumíamos haber identificado al sol. 103a). Códice Vindobonensis pág. fig. Figura 103. 17. 2 y 3).Figura 102. esto se desprende por la analogía de un par de motivos que comparte con la Lápida Trapezoidal de Teotenango. el límite entre el día y la noche con la presencia de Tláloc (fig. Iwaniszewski (comunicación oral. 101c). 101d). La Estela del Nevado de Toluca. Analogías para el análisis iconográfico. y 18cm espesor. En el Códice Borgia pág. 1983:242. sino la representación del sol como se ilustra en el Códice Borgia (fig. pero no habíamos encontrado a ningún personaje que lo portara en el abdomen. Al revisar el Tonalamatl del Códice Borbónico encontramos al regente de la decimosexta sección “el sol cercano Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 114 ○ ○ . b) el Señor-lluvia-sol en el Códice Nutall. de izquierda a derecha: a) Tonatiuh. Dimensiones: 143cm alto. Posteriormente al revisar el Códice Nuttall encontramos una analogía con el “Señor-lluvia-sol” de la página 26 (fig. con su característico disco solar a la espalda en el Códice Borgia. 103b). 27 otra imagen sugerente fue la de Tlapayahua. Pero la imagen más parecida la encontramos en el Códice Vindobonensis pp. dios del sol. del edificio 2D (Álvarez. Al iniciar el análisis iconográfico de la estela. el límite entre el día y la noche Tlapayahua. c) Códice Borgia. 40cm ancho. 2002) planteó que no era una estrella lo que vemos en la parte central. 17 y 23 que ilustra la región por donde sale el sol (fig. d) el sol sale de una montaña que marca el límite entre el día y la noche. Teotenango.

tomo I: 149 y ss). Según cálculos y obser vaciones que hemos realizado desde marzo de 2002. El ocaso es el paradigma del declive. la muerte con descendencia en los frutos. el sol se oculta justamente en el Pico del Fraile para el equinoccio medio. el mes de los montes. Figura 105. con la cosecha durante el mes Tepeihuitl. 105) fortalecen la propuesta de que es la representación de Tlalchi Tonatiuh. por ejemplo el otoño muerte. 1988. es el sol cercano a la tierra. Desde Teotenango. es ir a la oscuridad. conducen a motivos terrestres. ○ 115 Montañas sagradas ○ ○ . encarna al sol como precioso bulto mortuorio en las fauces de la tierra. la noche y la muerte. Detalle de los elementos iconográficos de la parte inferior de la Estela del Nevado de Toluca. Los elementos iconográficos de la estela en su parte inferior (fig.Figura 104. Tlalchi Tonatiuh “el sol cercano a la tierra” según el Códice Borbónico. a la tierra” el Tlalchi Tonatiuh (fig. 104) la frontera entre la luz y las tinieblas (Seler. es la puesta del sol. y ésta queda como muerta. cuando se recogen los frutos de la tierra. el Nevado de Toluca está al poniente. Tal vez el horizonte del atardecer fuera dentro del año agrario importante para una fase productiva. y que pondré a consideración del lector párrafos más adelante. las garras y la cola de felino que pasa entre las piernas. Tlalchi Tonatiuh.

Integró a la religión. Previos cálculos astronómicos señalaron el alineamiento del NT -3 con los Picos Heilprin Norte y Sur para el día de paso cenital del sol durante el amanecer. posiblemente da nombre al personaje o sacerdote. Sprajc. 17 ¿Sería posible que un evento como el de Xochicalco 18 se reprodujera en el Nevado de Toluca? En Xochicalco cuando el disco solar pasa por el cenit y no proyecta sombra al medio día. día del paso cenital del sol. 106). ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 116 ○ ○ . funcionaban como marcadores o como puntos de obser vación. 17 18 Argumentos sobre la importancia del paso cenital del sol en las culturas mesoamericanas han sido expuestos por diversos autores crf. NT -3 fue un centro intelectual y religioso. Figura 106. Así que había que retornar al sitio NT -3. 2001:79. Desde el sitio NT -3 El Mirador. los numerales. Singular es la terminación del numeral × en un elemento bifurcado que para Francisco Rivas (comunicación oral. y los adornos es probable que la pieza corresponda al Epiclásico. El 27 de julio ascendimos antes del amanecer. lo que refuerza la posibilidad iconográfica de que la Estela del Nevado de Toluca le sea contemporánea. Pasando a los adornos que cubren piernas y tobillos son similares a los que portan algunos personajes de las pinturas murales de Cacaxtla.También se considera una fecha calendárica entre las piernas “2 Casa”. para Morante (1990) la obser vación del alineamiento ser vía para ajustar el calendario indígena respecto a los años bisiestos. el sitio y la estela permanecen mirando hacia el horizonte que sabemos significativo. la verificación de los cálculos nos dejó impresionados ante el fenómeno que apreciamos al ver salir el sol sobre la cumbre noreste del Nevado de Toluca desde el sitio El Mirador ( NT -3) que hacía justicia a su nombre (fig. la ciencia. que como una información pasiva se reactivaba cuando entraban en relación con el paisaje circundante. Las estelas tenían funciones relacionadas con el calendario y la astronomía. 2002) puede tratarse de una raíz como se aprecia en los murales de Teotihuacan y en los relieves de la escalinata del Templo de las Serpientes Emplumadas de Xochicalco. el sol sale detrás de los picos Heilprin Norte y Sur (amplificación en la fotografía de la derecha) el 27 de julio de 2002. y tal vez se trate de olivas de caracol utilizadas como sonajeros. Xochicalco alcanza su esplendor durante el Epiclásico. era un obser vatorio astronómico que regía el calendario agrícola. Sin embargo. el sol sale por detrás del Popocatépetl al amanecer (véase la figura 39). la cultura y la forma de vida de antaño. y cosas más que aún no alcanzamos a imaginar pues ha sido alterado. mantenían una memoria colectiva de una estructura de larga duración. El Nevado de Toluca es un compendio de la cosmovisión indígena del pasado. Por los trazos del numeral del glifo de casa.

en las creencias del 19 Marcando el punto medio del recorrido solar entre los extremos solsticiales. lo cual. Bien es cierto que las construcciones de funciones seglares están orientadas de acuerdo a necesidades prácticas. Los resultados más importantes de este calendario de horizonte (fig. Para efectuar la lectura utilizamos como puntos de obser vación los edificios “1A” (S99 35 45. 107) apuntan a la puesta del sol para el equinoccio medio 19 en la cúspide de la montaña. Calendario de horizonte al poniente de Teotenango desde la “Estructura 1-A”. en tanto el equinoccio pudo ser calculado por la cuenta media de los días entre los solsticios que son los puntos distales como la mitad del año. las estructuras preponderantes de Teotenango miran al poniente. con el que gurada una diferencia de dos días. para esas culturas. Nevado de Toluca Cerro Putla solsticio de invierno equinoccio 27 de marzo 3 de mayo paso cenital solsticio de verano Figura 107. La preferencia por el solsticio estival está relacionada con la época de lluvias. A partir de estos resultados inferimos que la elección de la edificación de Teotenango en el sitio específico que ahora ocupa fue determinada por la orientación que permitía computar el tiempo y fijar las fechas del ciclo agrícola anual con base a la relación. parece coherente: el compañero del Nevado de Toluca. entre eventos astronómicos y determinados per files conspicuos del terreno de los que destaca el Nevado de Toluca y el cerro Putla. y para el solsticio de verano sobre la cima del cerro Putla. Pero los edificios dedicados a las actividades ceremoniales obedecían a ideas basadas en la cosmovisión.6 S 19 06 25.9) y “1B”. ○ 117 Montañas sagradas ○ ○ . En este sentido los edificios “1A” y “1B” nos parecieron el sancta sanctorum de la urbe. Los cálculos de los teotenangas pudieron ser asistidos utilizando un gnomon. al cual Basurto (1977:67) traduce como camarada o compañero. a los cuales el sol retorna de manera cíclica indagando la posibilidad de un calendario de horizonte. que utilizando a la montaña. porque al igual que la pirámide del Sol en Teotihuacan. el Pico del Fraile. para ellos comprobada. es decir. era un ejercicio relativamente fácil para determinar la duración del año trópico. había iniciado la obser vación del Nevado de Toluca desde Teotenango durante la puesta del sol. sir viera como referencia para marcar con exactitud el cómputo del tiempo.Meses antes del encuentro con la estela. y el Templo Mayor en la Ciudad de México. Realizamos la lectura espacio–temporal sobre puntos bien definidos. No es concordante con el equinoccio astronómico.

no es de extrañar que los preceptos religiosos dictaran la disposición de la traza del complejo ceremonial de Teotenango. Por lo tanto. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 118 ○ ○ . los calendarios de horizonte perdieron su razón de ser.funcionamiento del universo. Con la introducción del calendario cristiano después de la Conquista. por lo que no es de asombrar las escasas super vivencias de esta práctica. Estas ideas llegaron a ser particularmente importantes y sofisticadas en el México antiguo.

El sistema binario Pico de Orizaba – Sierra Negra. El enorme cráter se llenó de lava y ésta se enfrío allí mismo. Sobre esa capa de lava se formó un nuevo cono repitiéndose el fenómeno de enfriamiento. es un cono volcánico estratificado y apagado de 4585 m/ nm . Atlitzin Figura 108. es la quinta cumbre más alta del país. ○ 119 Montañas sagradas ○ ○ .3. Sierra Negra. En su primera fase tenía un cráter ancho. 108). Sierra Negra forma un sistema binario.5 SIERRA NEGRA. 109). hoy en día destacan en la cima un conjunto de bloques andesíticos (Yarza. se destaca el sitio arqueológico en la cima de esta última. es decir dos grandes volcanes sobre una misma falla (fig. y el edificio era de material estratificado. 1984:138-139). Junto con el Pico de Orizaba. Sierra Negra (fig. Figura 109.

y Atlitzin traducido como “Nuestra Señora de la Agüita” que me parece un nombre más apropiado para designar a esta montaña. ha sido inter venida la cima. y en efecto. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 120 ○ ○ . para abril de 1999. En la cima de Sierra Negra un sitio arqueológico. nos dimos a la tarea de excavar el sitio al que denominamos Texmalaquillas ( TX -1). por ser éste el poblado más cercano (fig. Tliltépetl. a través del Instituto Nacional de Astrofísica. Como una medida preventiva por parte de los constructores se nos convocó para examinar la cumbre. 110). Es por debajo de estas construcciones que hallamos la mayor concentración de material cerámico y 20 También como Cerro la Negra. Óptica y Electrónica y por la Universidad de Massachussets. distantes de las obras del telescopio se alzan dos sencillas estructuras contemporáneas dedicadas al culto del Sagrado Corazón de Jesús. obra financiada esencialmente por el gobierno mexicano. fue justamente ahí donde localizamos material arqueológico durante la prospección efectuada en marzo de 1998. con el permiso oficial y el financiamiento de los constructores y de la Mesoamerican Research Foundation.Con motivo de la construcción en la cumbre de Sierra Negra 20 del Gran Telescopio Milimétrico. Figura 110. Cerro Negro. En la cima.

13Km al sur. Excavaciones arqueológicas en la cima de Sierra Negra ( TX 1). que en efecto lo es. por conformar un solo basamento orográfico con el Pico de Orizaba. es de procedencia local y corresponde al Clásico Tardío y Posclásico Temprano. Figura 112. Este material. Al fondo el Pico de Orizaba. abril de 1999. 112). según consideraciones preliminares. Figura 111. 111). Dos estructuras piramidales en Santa Cruz Cuyachapa alineadas con la cima de Sier ra Negra. y que de esta forma se diera también un aforismo ritual al encontrarse la cima disminuida a la sombra del macizo volcánico más alto del país.lítico. donde las actividades agrícolas son más propicias. Este criterio parece comprobarse con la ausencia de alguna estructura o de algún otro elemento relevante. lo que hace suponer que proviene de los antiguos campesinos asentados al somonte en las laderas sur y oeste. ya que dos de sus estructuras piramidales marcan una sugestiva alineación con la montaña (fig. posiblemente procedente de la zona arqueológica de Santa Cruz Cuyachapa ubicada en la planicie. convirtiéndose así en una sima secundaria del conjunto binario. y no sólo burdos fragmentos ordinarios durante la excavación (fig. fuera considerado como parte del mismo edificio. ○ 121 Montañas sagradas ○ ○ . Es posible que Sierra Negra. la decoración de estos materiales es escasa. Si bien es cierto que encontramos cerámica ritual. a los más tres xicalli dispersos.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 122 ○ ○ .

arenal del sol. y Octlayo. Matlalcueye. Cuenta con varios conos secundarios que se encuentran situados al pie del volcán y que corresponden a periodos más recientes. o nahuas azules. originando depósitos de arenas y limos y en menor proporción arcillas proluviales. y en lo alto hace a manera de cabeza pelada o 123 ○ Montañas sagradas ○ ○ . aunque los tlaxcaltecas la llamaron Matlalcueye. su estructura volcánica se caracteriza por materiales piro–fragmentados de brecha y aglomerados volcánicos empacados por gravilla. además de coladas del tipo basáltico andesítico. En la cima sur se presentan las eminencias llamadas Xaltonalli. la Tetilla. aunque muy herboso. en el Capítulo XXIII del Libro VI . luego descubre el cuello pelado de la montaña. Matlalcueye Figura 113. 113) es un cono volcánico perfectamente aislado. hace referencia de su veneración: Esta sierra fue en el tiempo de su gentilidad de grandísima veneración. La Matlalcueye de 4430 m/ nm (fig. El agreste perfil de la ladera septentrional de la Matlalcueye. la diosa de la falda azul. la doncella o Sierra de Tlaxcala. todos son picachos secundarios. Actualmente.6 LA MALINCHE. Un evento volcánico superior cubre la antigua morfología de rocas plegadas del Mesozoico. de color de la flor de matlalin. Fray Juan de Torquemada en su obra Monarquía Indiana (1977). y en ella adoraban a la diosa Chalchihuitlycue. El fechamiento de la última actividad corresponde a depósitos piroclásticos de hace 2 millones de años a finales del Terciario. que llega hasta el corazón de la montaña y que parece ser el vestigio del verdadero cráter. arena y piedra pómez. tiene dos leguas de subida y está cercada la montaña toda de pinos y encinas. afectada por fallas normales que conforman pilares y fosas estructurales.6. tiene un avanzado deterioro por efecto de los agentes meteóricos. pero el denominativo común es La Malinche. Se considera surgió hace 25 millones de años en el periodo Oligo–Miocénico. único en el paisaje de nuestra área de interés. hasta más de la mitad.1 Antecedentes La importancia ritual de la montaña es manifiesta en diversas fuentes históricas. que quiere decir vestida o ceñida de un faldellín.3. 3. Por el rumbo oriental se encuentra la profunda cañada de Axaltzintle para otros de San Juan. marcando una diferenciación magmática en el proceso de formación. también conocida como Malintzin.

y asi la denominan de el color de ella. a la cual venía gente de sus alderredores a pedir agua. a la cual invocaban en los años estériles y secos. hoja 39. y llamase de esta manera porque la montaña que la ciñe y rodea hace vistos azules de lejos a los que la miran. ofreciendo grandes ofrendas y sacrificios. Figura 114. que quiere decir encamizada de azul. a lo alto de ella. Llamaron a esta diosa Matlacueye. Y para desarraigar y destruir esta perniciosa idolatría subió arriba. en 1977. siendo guardián en el convento de Tlaxcalla. y por la misma razón tenían aquí los indios grande adoración e idolatría. determina que la fuente del relato corresponde a fray Jerónimo de Mendieta en su obra Historia Eclesiástica Indiana. Es esta sierra redonda bojea más de quince leguas. y en Tlaxcalla. 114) que da nombre y advocación teológica a la montaña. lo entendemos por la cita anterior y por la imagen de la hoja 39 del Códice Vindobonense (fig. Representación de una cima nevada con sus laderas en color azul. No obstante. y hizo una ermita. la cual en pocas sierras de esta Nueva España se causa por ser muy templada. y los más de los años toma nieve. fray Martín de Valecia. Matlalcueye. que el mismo fray Martín de Valencia se vio obligado a actuar contra la idolatría según lo refiere el mismo Torquemada (1977) en el Capítulo XI del Libro XX . se veneraba y adoraba una diosa llamada Malalcueye. el santo varón y quemó todos los ídolos y adornos idolátricos que halló en ella y levantó la cruz de nuestro salvador Jesucristo. y la tenían por patrona y abogada de las pluvias y agua. Al cual glorioso apóstol le dio Dios poderío sobre los demonios para atarlos y desterrarlos y confundir su poder. quien hace el informe de las memorias de fray Bernardino de Sahagún: Este santo varón. cuando alguna vez les faltaba. supo cómo en la sierra grande que le cae a esta ciudad al oriente. Este culto era tan relevante entre los indios a inicios del Virreinato.peñascosa. posiblemente represente a la Matlalcueye. y a Chalchihuitlycue o Matlalcueye por diosa de ella. pero en Tetzcuco y México era muy honrado Tláloc. Es probable que desde tiempos remotos el color de sus laderas fuera significativo. por esto decían a ésta y al dios Tláloc señores del agua. por esta causa y por armarse en ella todos los aguaceros que riegan a Tlaxcalla y sus comarcas la tuvieron por lugar sagrado. en el análisis hecho por Elsa Frost. Códice Vindobonense. que llamó San Bartolomé. Puso en la ermita quien la guardase para evitar y prohibir que Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 124 ○ ○ .

Huexotzinco y Cholollan había. saliendo del pueblo de Canoa. y decía: “¿Están aquí todos? Y respondían: Sí (o faltaban uno o dos. y plumas verdes grandes. sálgase dentro de los cinco días. más esta otra que se hacía llamábanla año de dios. con ésta casó Tláloc después que Tezcatlipuca le hurtó á Xochiquetzal su mujer. 115) atribuida á las hechiceras y adivinas. una al principal demonio que ellos adoraban. y ofrecía mucho papel e incienso de la tierra. quedábanse allí todos orando. será tenido por indigno de la casa de dios. Estas diosas y dioses para eternizar sus memo21 Posiblemente se trate de San Bartolomé Cuahuixmatlac. é fué mujer de Quiahuiztecatl. Muñoz Camargo. Llegado el año levantábase el más antiguo ministro o Tlamacazque que en estas provincias de Tlaxcallan. rogando por aquella ofrenda al señor su dios y a la diosa su mujer. ○ 125 Montañas sagradas ○ ○ . tomando ruta hasta la cumbre pasando por los sitios MA -6. un poco antes de llegar a la cumbre. y de la compaña de sus servidores.nadie más de allí adelante invocase y llamase al demonio dándoles a entender a los indios cómo solo Dios da el agua y a él solo debe pedirse. Fray Toribio de Benavente o Motolinía (1967) en su Tratado I . pasando por el volcán Atitlan donde se localiza el sitio Tlalocan MA -13. y ofrecían allí unas piedras. y el viejo subía arriba. Hecha esta oración volvíase para sus compañeros y todos juntos se volvían para la ciudad. que pocas veces faltaban) Pues ahora todos de buen corazón comencemos la fiesta de nuestro señor”. y predicaba y amonestaba a todos. que les diese esfuerzo para comenzar su ayuno y acabar con salud y fuerzas para hacer penitencia. y si se saliere a los diez y dejare la penitencia. Y luego iban todos a una gran sierra que está de esta ciudad cuatro leguas. y en lo alto. cuenta de la diosa Matlalcueye: Había otra diosa que llamaban Matlacueye (fig. Y MA -8. y las dos de una trabajosa subida. Ambos casos los proponemos como caminos procesionales. que eran como género de esmeraldas. donde estaba el templo de la diosa Matlaluege. capítulo X de la Historia de los Indios describe el ritual celebrado en la cumbre: Había en esta ciudad de Tlaxcalla. Ovo otra diosa que se llamó Xochitecacihuatl. 21 A pesar de ello hemos identificado al menos dos itinerarios siguiendo evidencias arqueológicas: una por la cañada de Hueytziatl. entre otras muchas fiestas. pasando por los sitios MA -10. Insistentemente hemos buscado alguna noticia geográfica de esta ermita para poder determinar la ruta principal de ascenso a la montaña. en su Historia de Tlaxcala (1982:155-156). la cual se hacía en el principio del mes de marzo de cada año porque la que se hacía de cuatro en cuatro años. y la otra por la ladera poniente proveniente de la cañada de Cuacocoxtla. diosa de la mezquindad y avaricia. y decíales: “Hijos míos: ya es llegado el año de nuestro dios y señor. esforzaos a servir y hacer penitencia: y el que se sintiese flaco para ello. Llegado el quinto día tornábase a levantar el mismo viejo en medio de todos los otros ministros. era la fiesta solemne para toda la provincia. de que se hacen buenos plumajes. MA-11 y MA -12. saliendo de la ciudad de Tlaxcala con dirección al volcán Matlalcueye. MA -7. y será privado. sin que al momento podamos ofrecer alguna solución satisfactoria. y tomarle han todo cuanto tuviese en su casa”.

Para entender qué sucedía en el sitio de la precumbre ( MA -1). de plumas bellas y de copal. Figura 115. Penitencia célebre de los Tlaxcaltecas.rias. 116) había un santuario dedicado a la diosa del agua.. y ayunos y penitencias. Pasados los cinco días que se concedían para deliberar. Tepictoton de la Matlalcueye según el Códice Matritence. Pero la montaña no sólo fue un centro ritual. Llegando el tiempo convocaba a todos los tlamacazques o penitentes su jefe conocido entre ellos con el nombre de achcauhtli. porque si pasado ese término y comenzando una vez el ayuno flanqueba y se volvía atrás. en el cual hacían una solemnísima fiesta a su dios Camaxtle. dejaron puestos sus nombres en sierras muy conocidas llamándose de sus propios nombres. subida con todos los que se hallaban animados a la penitencia. pidiendo a su dios fuerzas y aliento para la penitencia. fol. al altísimo monte Matlacueye.. (Libro VI) Era también muy celebrado en aquella tierra el ayuno de tlaxcaltecas y la penitencia de sus sacerdotes en el teoxíhuitl o año divino. por lo menos en sus laderas durante el impacto de la Conquista. Bajaban del monte y se hacían fabricar navajas de iztli y un gran número de varillas de diferente grosura. en cuya cumbre (fig. de los cuales había antiguamente en su gentilidad muchos que los tenían para comer. y les hacía una grave exhortación a la penitencia. así lo refiere fray Juan de Torquemada (1977) en su Monarquía Indiana (Capítulo VIII del libro III ): Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 126 ○ ○ . 24. sería tenido por indigno de la compañía de los dioses. Cuando había falta de aguas y hacía grande seca y no llovía. y ansí muchos cerros y sierras hoy en día se llaman con estos nombres. y los demás quedaban a la mitad de la subida en oración. se hacían un agujero en la lengua para entrar por el las varillas que tenían preparadas. también lo fue habitacional. y los comían. avisase dentro de cinco días. es fundamental la relación que Francisco Xavier Clavijero hace en su obra Historia Antigua de México (1987:176-177). 267 r. hacían grandes procesiones. El achcauhtli subía hasta la cumbre a hacer su oblación de piedras preciosas. y sacaban en procesión gran cantidad de perros pelones que son de su naturaleza pelados sin ningún género de pelo. intimándoles al mismo tiempo que el que no se sintiese con fuerzas suficientes para practicarla. sería privado del sacerdocio y despojado de toda su hacienda. que solían ser más de 200.

et al. MA -1 Malintzin. En este cer ro y fuerte tan antiguo. de Pedro Ponce.6. Salazar.. Al parecer existía una 127 ○ Montañas sagradas ○ ○ . el culto a la Matlalcueye continuó desde lugares tan distantes como el valle de Toluca y alrededores. registramos diez sitios nuevos.Figura 116. Explanada natural donde se localiza al sitio arqueológico Malintzi ( MA -1) en marzo de 1999. pero el potencial de los espacios aún sin prospección promete un significativo incremento (fig. en 1994 se hallaron gran cantidad de tiestos. una segunda con la excavación que de este sitio ( MA -1) y del Tlalocan ( MA -13) hizo Sergio Suárez en el año 2001. y la más reciente en agosto de 2002 cuando. inexpugnable –refiriéndose a las cuevas y fortificaciones del Tepeticpac– y en la sier ra de Tlaxcallan (que llaman Matlalcueye) y en lo alto y cumbre del Tepeticpac (que es una parte de la ciudad de Tlaxcalla) se retiraron y se guarecieron las mujeres y niños cuando el capitán Fernando Cortés y sus compañeros vinieron a la conquista de esta tierra y entraron por la provincia de Tlaxcallan. Para el siglo XVII . 117). venerada Madre de Guadalupe sobre el cer ro de esta tierra de Tlaxcaltecaz: tiempo de aguas era cuando subió. acompañado por los arqueólogos Lourdes López y Víctor Arribalzaga. 3. 2000): En el mismo año subió (esto es se colocó) nuestra amada. hasta que después asegurándose con paz bajaron de estos lugares. cuando se localizó el sitio de la precumbre a 4390 m / nm al que denominamos Malintzin ( MA -1) (Montero. a pesar de los esfuerzos de los evangelizadores contra la idolatría. La primera en 1994.2 Registro de sitios Tres temporadas arqueológicas destacan en la montaña. según entendemos en la Breve relación de los dioses y ritos de la gentilidad. por debajo y al sur de la cima mayor en una amplia explanada de origen natural. A la fecha el acer vo es de 13 emplazamientos. A mediados del siglo X V I . el culto de reemplazo es fehaciente según consta en los Anales del Barrio de San Juan del Río de 1653 (Gómez. 1997).

Se Figura 117. y un 16% a restos de sahumador.estructura 22 de la cual sólo apreciamos piedras dispersas. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 128 ○ ○ . comunicación oral 1995 y Morante. un 57% corresponde a fragmentos de pequeñas vasijas monocromas de color café. En proporciones menores se tienen tiestos con decoración sellada en donde el motivo son pequeñas esferas colocadas simétricamente en el exterior del cuerpo. 22 Recientemente encontré una referencia de 1807 de Dupaix (1969:163) que sustenta este criterio: “… llegué a la cumbre… Aquí r uinas. pues se encuentra muy saqueada. Los sitios arqueológicos de La Matlalcueye. negras y rojas. Durante la excavación no se encontró ninguna unidad arquitectónica. pirámides. MA -2 Cañada de San Juan. registramos un sitio denunciado por montañistas que realizaban ejercicios de escalada. por debajo de las crestas de la cima mayor descendiendo hacia el oriente. además de vasijas de engobe negro y café decoradas con diseños geométricos como xicalcolhiuquis y por último fragmentos de silbatos. Suponemos estaba alineada con el Monte Tláloc y el Pico de Orizaba (Iwaniszewski. en lo que algunos conocen como Cañada de San Juan. murallones y otros objetos pintorescos”. que de la gran cantidad de tiestos analizados. 1997). simulando granos de maíz. Suárez (2001:10-11) reporta en los resultados preliminares de su excavación.

La cerámica y la obsidiana se distribuyen al poniente. MA -5 Tlachichihuatzi 2. se denota cerámica dispersa y fragmentos de asas. la arqueóloga Lourdes López registró material arqueológico y dos santuarios católicos entre la cima mayor y MA -1: el primero a 80 m de la cumbre. está consagrado a la Virgen de Guadalupe. Es oportuno mencionar que ni en la cueva ni alrededor de los xicalli encontramos cerámica. por debajo de un cantil. MA -3 Axaltzintle. que significa ídolos labrados y aderezados. Acaso el nombre del cerro será una corrupción de la palabra náhuatl tlachichiualtin. a 200 m al sur de la cima del prominente cerro Tlachichihuatzi a 4050 m / nm sobre la arista que divide los flancos oriente y poniente de la montaña (fig. 118). en la misma ladera y distante 150 m de MA -6 a 4090 m/ nm. al parecer los restos del tránsito por un camino procesional a la cumbre. del cual se desprenden los drenajes de un manantial casi extinto. La cerámica decorada en color azul es por demás sugestiva y única. Destaca del emplazamiento su ubicación por encima de una pequeña cueva. en la ladera poniente a 3980 m / nm dos rocas con xicalli. Un sitio con características similares al anterior. en el flanco oriente destaca la presencia de al menos cuatro xicalli. Figura 118. En marzo de 2002. descendiendo por el sur. de la que drena un manantial. a doscientos cincuenta metros de distancia de MA -4. al momento no podemos apuntar procedencia ni periodo hasta culminar su análisis. excepto por la presencia de cerámica colonial. en la amplia ladera alpina del poniente a 4045 m/ nm . otro más adelante a San Judas Tadeo. Atitlan 1. y no tanto un adoratorio. encontramos cerámica prehispánica con soportes tipo botón y cerámica naranja delgado. sobre una vereda muy marcada proveniente de las tierras bajas próximas a la hoy ciudad de Tlaxcala. MA -4 Tlachichihuatzi 1. sobre la parte alta de la cañada homónima en su borde superior del lado norte a 4030 m / nm acompañan a los escasos y erosionados tepalcates los residuos de una antena derruida y rituales contemporáneos que han elaborado una cruz en el piso de piedras amontonadas de más de 2 m. que pasando por el cráter Atitlan y la cañada de Cuacocoxtla toma altura. y así nos refiera a su importancia religiosa. y por debajo de este último a 120 m de la cima. MA -7 Atitlan 2. MA -6 129 ○ Montañas sagradas ○ ○ .trata de los restos de las ofrendas depositadas antiguamente en la cumbre y derrumbadas en este flanco. El equipo de prospección arqueológica desde la Cueva de Texcalco ( MA -9) al fondo la cima del cerro Tlachichihuatzi.

Proponemos que los sitios MA -6. cit. Por los materiales arqueológicos encontrados no dudamos que fuera muy asistida por los feligreses del pasado. La cara norte de la cima de La Matlalcueye. MA -12 Ayauhcalco significa “En la casa de la niebla”. así nos pareció por la cantidad y calidad de material arqueológico disperso en la amplia planicie (fig. al igual que en la vertiente poniente donde se propone un camino procesional. la ruta nos lleva hasta una planicie a 4000 m / nm con abundancia de material arqueológico en amplia dispersión al que hemos denominado Ayauhcalco ( MA -12). desde este lugar destaca el paisaje de la cañada Atitlanbuyero en su cabecera de valle. y lítica. Las dimensiones de la cueva son: altura máxima del techo 15m. MA -9 Cueva de Texcalco. MA -11 TT 4 X 4 P -2. El emplazamiento MA -10 lo componen restos de cerámica dispersos en un promontorio aplanado en su parte superior a 3775 m / nm que es un pequeño descanso en el trayecto. Figura 119. 119). ya en la arista donde la vereda se torna directamente a la cumbre a 4170 m / nm encontramos cerámica virreinal sellada y prehispánica. alcance máximo de la línea de goteo al fondo 20m. la denominación se desprende de nuestras emociones al encontrar el sitio en agosto de 2002 al disiparse un banco de neblina. la parte de un chimalli o rodela de cerámica decorada con chapopote. Destaca el hecho de que esta ruta proviene del pueblo de Canoa. en su interior encontramos cerámica moderna vidriada sellada en forma de círculos color naranja. Desde el lugar se domina el paisaje de la cañada de Hueytziatl. 1991:53) entendemos su relevancia histórica. en el límite del bosque a 3930 m/ nm en una planicie hallamos material cerámico disperso. Se puede decir que es un punto de confluencia considerando el paisaje. es sin duda.MA -8 Atitlan 3. cit. Se alza a 4185 m/ nm . además de ritos contemporáneos con una cruz y sencillas ofrendas de un ajuar femenino. dentro del ovalo la Cueva de Texcalco ( MA -9). Del material obser vado destaca una cuenta de jadeita. erosionado y muy doméstico. 120). y por referencias del siglo XVII (Sempat y Martínez.) y Clavijero (op. ancho 70 m (fig. cerámica prehispánica. El sitio coronó nuestro esfuerzo después de cinco días de prospección en la montaña. el sitio más importante de la ladera poniente. es perceptible desde el piedemonte. pues la de Atitlanbuyero ha quedado atrás a menor altura.) donde un grueso de la procesión quedaba a la espera? Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 130 ○ ○ . a la derecha muestras del material cerámico de super ficie. que por cierto. restos de figurillas y orejeras. ¿Será éste el sitio mencionado por Fray Toribio de Benavente (op. al sur con los sitios MA -10 y MA -11 argumentamos un caso similar. MA -10 TT 4 X 4 P -1. MA-7 y MA-8 son la evidencia de una ruta de ascenso prehispánica a la precumbre con dirección al sitio MA -1. cerámica decorada.

cae. 131 ○ Montañas sagradas ○ ○ . — y asimismo otra figura con su tilma y cara de indio con un báculo en la mano pintado asimismo en lienzo.De Fray Toribio de Benavente: …una trabajosa subida. “Agua que cae”. en cuya cumbre había un santuario… El achcauhtli subía hasta la cumbre a hacer su oblación… y los demás quedaban a la mitad de la subida en oración… Una planicie tan amplia. y el viejo subía arriba. y en lo alto. La planicie que conforma el sitio de Ayauhcalco ( MA -12) con gran dispersión de material arqueológico de super ficie. — y otros dos lienzos pintados: en el uno cuatro culebras y en el otro una culebra grande enroscada. huetzi. Durante el trabajo etnológico en esta ladera. donde estaba el templo de la diosa Matlaluege. Si atendemos una crónica de 1665 (Sempat y Martínez. con cascadas. y ofrecían allí… De Clavijero: …que solían ser más de 200. de ellas la más relevante es la del Pillo. de un permiso. La cañada es de grandes dimensiones e impresionantes riscos. un poco antes de llegar a la cumbre. que para ser traspasada por el hombre profano requería de una preparación mística. atl agua. 1991:51 y ss) deducimos que esta parte de la sierra era muy reverenciada por devotos indígenas de Huamantla e Ixtenco: … Juan Coatl… sube a la dicha sierra y monte de Tlaxcala donde dicen tiene una cueva que está a un lado del nacimiento del agua que viene por Canoa… y que hay dos cruces que sirven como de guía para ella. manantiales y cuevas. los informantes de la región aledaña al pueblo de Canoa enfatizan la importancia ritual que para ellos tiene en la petición de lluvia la cañada de Hueytziatl. pero a la vez a una distancia considerable de la cubre (sitio MA -1) es interesante. donde a la entrada de dicha cueva enciende las candelas y que en esto tiene algunos ídolos como son: — una figura de indio pintada en lienzo y a los pies de ella unas indizuelas adorándola. Figura 120. al altísimo monte Matlacueye. quedábanse allí todos orando. La propuesta es que este espacio marcaba una diferenciación teológica. una frontera.

y que para el Posclásico alcanza relevancia con restos cerámicos cholultecas. en el borde oeste del pequeño cono del volcán Atitlan. se ahorcó en prisión durante el proceso que se le siguió. diciendo era su Virgen. al poniente.. Figura 121.. que no creyesen al dios de los españoles ni en la Virgen Santísima. a la cumbre. también se denotan fragmentos de sahumador y materiales en una secuencia que continúa en el Clásico. para pernoctar posteriormente en las cuevas del cerro Chicomecanca antes de hacer cumbre (Suárez. MA -13 Tlalocan. 2001:6 y ss).] se entraban en la cueva adentro con velas encendidas. En suma. También se aprecian restos de cerámica colonial y ofrendas florales recientes. y que en las ocasiones que habían de ir. Actualmente los campesinos suben por la cañada de Hueytziatl el 25 de diciembre y el 1 de enero. De las excavaciones realizadas destaca una pequeña plaza rectangular alineada con la visual entre la cumbre y Cacaxtla–Xochitecatl. les mandaba ayunar.. ahí ponen cruces o en la cima donde tienen un San José para pedir un buen año.. considérese a La Matlalcueye como una montaña con sitios por todas sus laderas y a diferentes alturas (fig.] porque el dicho Juan Coatl les decía eran sus verdaderos dioses y los que les daban buena sementera y agua y los demás bienes que tenían. que era no llegar a sus mujeres… El relato termina en tragedia: Juan Coatl. pasando por la barranca Briones. Que después en compañía de otros dos [. 121). el sacerdote otomí. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 132 ○ ○ . La cerámica al interior del cráter corresponde a fragmentos de vasijas de silueta compuesta y engobe de finales del Preclásico. y de ahí a un manantial llamado Apach donde hacen una ceremonia.Se cogieron con otros ídolos y cantidad de ropa de Tlaxcala que es lo que se ofrecía en el santocalli de dicho Juan Coatl. según Carlson (comunicación oral. Cuando la sequía es mayor sacan en procesión por la montaña una imagen de la Virgen y otra de San Miguel del Milagro. 2001) el sol sale por la cumbre para la última semana de septiembre. Los sitios de La Matalcueye. cantidad de copal y que estaban un día y una noche en la cueva dando adoración a dichos ídolos [. ascienden en la tarde y ahí pernoctan haciendo fiesta en donde nacen los manantiales. que en ellos habían de creer y en un ídolo que les mostraba. Durante la Semana Santa se realiza una procesión desde Santa María Acxotla del Monte. en la ladera poniente a 3090 m / nm . Serra en 1998 reporta un sitio arqueológico que posteriormente fue excavado por Suárez en 2001.

Del campo inmenso de lavas surgieron numerosos conos bien formados. constituyen su pared occidental. de lavas de composición más básica. lo que determina un paisaje ritual sugerente: Laguna Tilaza 600m al sur. Naucampatepetl Figura 122. se localizó una “cruz de agua” a 4070 m/ nm con culto contemporáneo.7. El Cofre de Perote es un volcán apagado de silueta rectangular. En la base de toda la construcción hay rocas cretácicas y sobre las mismas se encuentra un grueso manto de material cinerítico y de rocas riolíticas. esta evidencia se presentó fuera de contexto. se abrieron nuevos y numerosos puntos en el flanco oriental. se cree que los precipicios al sur y sudoeste de La Peña. con un cráter pequeño que marca el fin de la emisión de lavas. pues las construcciones en telecomunicaciones que coronan la punta con más de 40 antenas no permiten reconocer la forma natural. su forma le dio nombre en el pasado. La masa principal del volcán está constituida por rocas ígneas como basaltos y tobas de naturaleza basáltica y andesítica cuya edad varía del Cenozoico Superior a fechas más recientes. Las rocas de este volcán tienen una composición mineralógica y una estructura constantes y uniformes.1 Registro de sitios CP -1 Perote 1. sobre la arista sudoeste de la montaña a 2km de la cima mayor. pizarras calcáreas y calizas del Cretácico (Narave. 1985). informantes locales confirman la existencia de material cerámico en la cúspide.3. 3. El Cofre de Perote.7 COFRE DE PEROTE. y no en la forma de erupciones explosivas sino de eyecciones relativamente tranquilas. CP -3 “E”. Aunque en la actualidad no existe un cráter. En menor proporción existen areniscas. un estanque al norte denominado El Tecajete. Otra forma alternativa del nombre sugiere una asociación con la advocación de Tlaloc como Nappatecuhtli. el Naucampatepetl. y que las restantes se perdieron a causa de las explosiones. Acentúan al sitio tres lagunas en sus alrededores. la actividad volcánica se manifestó de nuevo. en un periodo de erupciones que contemplaron un solo foco volcánico importante. en 1994 realizamos una somera prospección en la cima y en el flanco sudoeste sobre los 4000 m / nm . ya no por el antiguo canal que quizá quedó obstruido. Sin embargo. “Señor de las cuatro direcciones”. Esta montaña de 4220 m / nm se originó durante el Mioceno hace 20 millones de años. ladera oeste. Cerro que tiene cuatro lados. Después de permanecer inactivo por algún tiempo. Durante ese recorrido sólo se localizó un fragmento de obsidiana a un costado de la cima a 4220 m / nm . y la Laguna Negra 2km al ○ 133 Montañas sagradas ○ ○ .

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 134 ○ ○ . CP -2 “Y ”. en 1997 en una segunda prospección atinamos con otro sitio al pie del macizo rocoso que conforma la cumbre en su porción sudoeste a 4130 m / nm . ahí sólo se detectaron fragmentos cerámicos muy erosionados y fragmentados (fig. 2002) (fig. 124). Los sitios arqueológicos del Cofre de Perote. 123). Figura 123.sudeste en donde hay material cerámico de super ficie según referencias del biólogo Héctor Hernández (comunicación oral.

y otra con nubes –afirman algunos vecinos de Xocotepec y Xico–. 135 ○ Montañas sagradas ○ ○ . como brujos. sino a los procesos rituales de la montaña.C. como los controladores del tiempo. Ahí. Es importante anotar que en el Cofre de Perote hay yacimientos de obsidiana. Para Contreras. lo cual pudiera ser significativo en similitud con el caso de las minas del Pico de Orizaba. otra llena de relámpagos. 1997). Cerro Jorge. Medellín Zenil. excavó un sitio a 2720 m / nm al que denominó Nepatecuhtlan “Lugar del dios de los cuatro costados. Contreras (1997) en su estudio preliminar de la zona resalta el hecho de que los sitios: la Viborera.). los sitios corresponden a la clasificación de alta montaña. y a la alta montaña. otra con truenos.Figura 124. dentro de la cueva también está el respiradero de la montaña en cuatro ollas: una llena de granizo. También presenta relación con la montaña por la presencia de enterramientos infantiles asociados con vasijas efigie de Tláloc que por analogía nos conducen al sacrificio infantil en los montes prominentes de la cuenca de México. Los rituales contemporáneos de propiciación climática para el Cofre de Perote están ampliamente documentados para la ladera oriental en la investigación de Noriega (1997:527 y ss). adentro de una cueva están sus barriles. son quienes habitan en las cuevas del somonte. Se habla también en la región de los tlamatine como seres humanos. La temporalidad de todos estos sitios apunta al periodo Clásico Tardío (600-900 d. Las estructuras de los sitios recuerdan los tetzacualco del Altiplano central. Trabajos de excavación arqueológica recientes efectuados al piedemonte del Cofre de Perote en su flanco poniente apuntan con avances significativos en la conceptualización de los rituales en. en la década 1950. que son trojes de hielo conocidas también como “neverías”. El hecho es relevante porque demuestra la importancia geomántica de la montaña en el propósito de situar y orientar las construcciones al definir el plano urbano. Los sitios arqueológicos del Cofre de Perote. porque los emplazamientos no conciernen a la habitación. los hombres–trueno quienes propician la lluvia. Cerro Tepiolo y La Mano del Diablo ubicados a diferente cota altitudinal entre 2640 m/ nm y 2940 m / nm apuntan en la alineación de sus edificios a la cima del Cofre de Perote. Son los tlamatine. señor de los tejedores de palma y cesteros” (Contreras. porque la montaña es un “lugar encanto”.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 136 ○ ○ .

Clavijero. Más reciente es el cerro Papayo de 3640 m/ nm que aún conser va su forma cónica pese a estar rodeado de un flujo de andesitas. Muñoz Camargo y Torquemada entre otros. a cargo de Stanislao Iwaniszewski. y 56. terminando su formación a principios del Pleistoceno hace dos millones de años. que en el curso de su dramática actividad crearon extensos abanicos volcánicos que son las lomas al pie de esta sierra. lo que demuestra su importancia. Sin embargo. Todas estas cimas son el producto de efusiones andesíticas y dacíticas a través de estratovolcanes. diferentes temporalidades de culto o sitios de diferenciación teológica en la inteligencia de que la cima del Monte Tláloc estaba reser vada para la nobleza indígena. 23 24 Tesis de licenciatura en arqueología en proceso sobre el Monte Tláloc. Ponce de León en 1991. ENAH . 31-33. la cumbre fue investigada por Rickards. Las lavas de estos edificios son característicamente porfídicas (Departamento del Distrito Federal. conforman la Sierra de Río Frío. El Monte Tláloc de 4125 m/ nm y el cerro Telapón de 4065 m/ nm son un par de viejos volcanes (fig. lo que puede marcar caminos procesionales. Además de la figura 27. para el Monte Tláloc por los trabajos de Arribalzaga 23 se demuestra una amplia dispersión de cerámica y lítica por distintas laderas. Alrededor de 1929. 125) que se formaron hace 5 millones de años a finales del Mioceno. Broda en 1989. Ixtlixochitl. en 1934 por Martínez del Río. posteriormente en 1932 por Caso. no obstante. En la cima del Monte Tláloc SRF -1. en 1940 por Noguera. 126).8 SIERRA DE RÍO FRÍO Figura 125. en 1953 por Wicke y Horcaditas. en 1984 por el proyecto de Arqueología de Alta Montaña del IIA .3. juntos con el cerro Tlamacas al norte. es la alta montaña más documentada de México. A lo largo de esta sierra se han localizado tres sitios preponderantes cada uno en la cima de cada macizo (fig. Con referencia a la arqueoastronomía Aveni en 1988. Limitando la urbe de la Ciudad de México al oriente las elevaciones nevadas del Monte Tláloc a la izquierda y el cerro Telapón a la derecha. estancias para pernoctar. 24 El sitio está ampliamente documentado en fuentes históricas que hablan del ritual ahí celebrado en Durán. 1975: I -24). para principios de la década de 1990 por Felipe Solís y Townsend.UNAM . se encuentra un sitio arqueológico extraordinario. En este volumen véanse las referencias al Monte Tláloc en las páginas 25. que sus 4125 m/ nm por altitud no pueden impresionarnos en mucho. Sin duda. ○ 137 Montañas sagradas ○ ○ . Sahagún. e Iwaniszewski en 1994. Morante en 1997 y Sprajc también para ese mismo año. si lo es su amplia calzada y estructuras.

y está desviada a 281º30´. 127). el tema de los ídolos ha sido siempre relevante en la literatura del sitio. Primero cuando se intentó por Nezahualpilli cambiar el original de piedra pómez por otro de piedra negra. La calzada tiene un largo de 152m. Los sitios arqueológicos de la Sierra de Río Frío. posiblemente hay una referencia a los días nemotemi del calendario. a las otras cimas del Altiplano. de esos aún para 1967 había restos reportados por montañistas (Leal. pero entendemos que esto es intencional. Además de la estructura. También hay relación con otras montañas por medio de líneas visuales que corresponden a la salida y puesta del sol en ciertos días del calendario cuando se llevaban a cabo las ceremonias en los santuarios colocados en alturas relevantes. sugiere que hubo por lo menos dos fases constructivas. según Durán. 1976:149): Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 138 ○ ○ . ya que cada uno marca distintas líneas visuales a diversos puntos del horizonte (fig.Figura 126. y qué decir de los demás ídolos que acompañaban al principal y que representaban. Iwaniszewski (1994b). el tetzacualco exterior mide 50 por 60m con diferencias en la alineación de cada muro tanto interior como exterior. A simple vista parece desajustado por la discrepancia en la simetría de sus muros. los sacrificios de niños y las ricas ofrendas ahí depositadas. La investigación arqueoastronómica reciente denota posiciones del sol en el horizonte a inter valos de 20 días. memorables fueron los trastornos de ese cambio. también es relevante el hecho de que Zumárraga lo mandó destruir en 1530.

el Telapón. encontrado en el año de 2001 por Arribalzaga. en su cima a 4065 m/ nm se presenta un altar para celebrar misa y una magna estatua del Sagrado Corazón de Jesús. y para colmo caído y rodado fuera del trono. pequeño y desgarbado. Ídolo de Tláloc. y ése es el famoso Tláloc. cruces y placas conmemorativas han alterado la superficie original del sitio. de más de medio metro de alto y 25Kg de peso (fig. …esa cumbre fortificada por un muro de piedras. se aprecia el recinto y la calzada orientada al oeste con una longitud de 152 m. 128) posiblemente sea alguno de los acompañantes de la escultura original. Figura 128. Arribalzaga encontró en la ladera meridional a 4080 m/ nm un ídolo de Tláloc. Felizmente en el año 2001. toda una ciudadela improvisada por los remotos ancestros aztecas ya que en la planicie que es la cúspide de la montaña hay un ídolo.Figura 127. Fotografía aérea de la estructura del Monte Tláloc. no obstante es posible obser var material cerámico prehispánico y restos de obsidiana. procedente de la ladera meridional del monte homónimo. SRF -2 139 ○ Montañas sagradas ○ ○ .

y ollas (Aguilera. virreinal y contemporánea. Galindo manifiesta la importancia del Papayo por su combinación con la salida del sol obser vada en ciertas fechas desde: 1) el cerro Zacahuitzco próximo a la Villa de Guadalupe para el 22 de diciembre. cuando el disco solar obser vado desde el Templo Mayor señala por medio del Cerro Papayo el fin del año y el comienzo de los cinco días aciagos. A pesar de ello. esto ha permitido su utilidad como marcador de calendario de horizonte (fig. que es solsticio de invierno. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 140 ○ ○ . 25 localizando en ésta un adoratorio contemporáneo a la Santísima Virgen de Guadalupe y restos de cerámica prehispánica posclásica. los Nemontemi. 2000). cuando observamos la Sierra de Río Frío junto con la Sierra Nevada desde cualquier lugar de la cuenca de México. resalta el cerro Papayo por su forma cónica y su aparente aislamiento de otras elevaciones. Fue así como a finales de 1995 se realizó la prospección de la cima.el Papayo. destacan las formas de vasijas. SRF -3 Figura 129. y de los arqueólogos Lourdes López Camacho y Fernando Mondragón Nava. de apenas 3640 m / nm comparado con los grandes macizos de la misma sierra. Galindo y Montero. 129). 25 En compañía de Jorge Cisneros. sahumadores. Galindo y Montero. podríamos decir que es una cima modesta. y 3) el Templo Mayor para el 6 de febrero. En 1995. 2) la pirámide de Cuicuilco para el equinoccio medio los días 20 de septiembre y 23 de marzo. Además se indican sitios de obser vación y las fechas de las salidas del sol asociados a eventos astronómicos y calendáricos. 1997. Mapa esbozo de la cuenca de México mostrando la posición del cerro Papayo con relación a otras elevaciones importantes.

El Ajusco emerge hace 4 millones de años entre el Mioceno Tardío y el Plioceno. de ellos el más venenoso era el nicoaninanacatl. donde había gran cantidad de ídolos de antaño. sin embargo. Robles (1997:163 y ss) ha estudiado sistemáticamente el culto a esta montaña.) que la cueva estaba 141 ○ Montañas sagradas ○ ○ . raíces y hongos. Parte de su litología es muy semejante a la de algunos picos de la Sierra de las Cruces. Las aguas de la serranía del Ajusco se infiltran en el subsuelo y aparecen en su piedemonte. control del clima y cura del “aire” que estaban patentes aún a inicios del siglo XX . El Ajusco con sus 3930 m / nm es más antiguo que el Popocatépetl.1 Antecedentes Ajusco es una corrupción del vocablo náhuatl axochco.9 AJUSCO Figura 130. aunque en su falda suroriental se aprecian brechas andesíticas correspondientes al grupo de rocas volcánicas del Terciario Medio con más de 20 millones de años de antigüedad. como el Cerro de las Palmas. El trazo de su base es casi circular alcanzando un diámetro promedio de 9 km. y en los manantiales de agua dulce en Xochimilco o sulfurosas al pie de Xico.3. 3. Resaltan las tradiciones de petición de lluvia. aún para el siglo XX . en algunos casos. ellos instruían en la porción sur de la cuenca de México. El Ajusco es un monte aislado de 1700m de altura sobre el nivel medio de la cuenca de México (fig. y xochtli. cit. lo que comprueba su avanzada erosión. 1989:24). significa: “En el agua que brota”. 130). Por crónicas del siglo XVIII del Presbítero Cayetano Cabrera (1746) y Fray Antonio de la Rosa (1776) se tiene conocimiento de una ceremonia inicíatica conocida como el “juego del volador” que se practicaba en una cueva. brotar. atl agua. El Ajusco coronando la Ciudad de México al sur. se ha considerado al Ajusco como una unidad de litología dividida formado por derrames andesítico–dacíticos en su parte baja que se va modificando en composición hacia el oriente. Se decía que los maestros en el manejo del temporal eran los residentes del Ajusco. hasta llegar a alcanzar características dacíticas y.9. Su conocimiento se extendía también al manejo terapéutico de plantas. hasta riodacitas en cuerpos lenticulares de tipo ignimbrítico (Álvarez. 2001. En general su parte alta se compone de andesitas. refiere Robles (op. y el Monte Tláloc en la Sierra de Río Frío.

3.7. ¿Será acaso esta espelunca parte del conjunto cavernario que hoy conocemos entre el Xitle y el Ajusco? Además de la cueva. A lo largo del cresterio que conforma la dentada cima hemos hallado diseminados fragmentos de cerámica y obsidiana resultado de la prospección realizada con alumnos de la ENAH en enero de 1995 (fig. posiblemente albergó un ayauhcalli en su cima mayor como lo demuestra la evidencia arqueológica (fig. 132).activa como lugar de rito de los graniceros. la existencia de una puerta. la puerta se encontraba al interior de la dicha cueva. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 142 ○ ○ . Figura 131. o también en el monte. un espacio liminar entre el espacio secular y el espiritual. se menciona entre los informantes de Robles. Ahí pedían los campesinos riquezas. Los sitios arqueológicos del Ajusco.2 REGISTRO DE SITIOS Este macizo que corona el sur de la cuenca de México ha sido objeto de importantes ofrendas prehispánicas y contemporáneas en su cumbre. 131). muy a la tradición mesoamericana cuando los indígenas hacían peticiones al “Dueño del monte o Señor de los animales”.

Altamira (1972) en 1970 halló un ídolo de Tláloc a 130m por debajo de la cumbre mayor compuesto de basalto escoriáceo de 16. compuesto de basalto escoriáceo de 16.5 Kg de peso y dimensiones de 50 x 30 cm. Ídolo de Tláloc localizado en 1970 por Altamira (1972:31) a 130 m por debajo de la cumbre mayor del Ajusco. 134) encontramos material cerámico y lítico. 133).Figura 132. Consideramos que la opción ante un espacio tan estrecho como lo es la cima les obligó a instalarse en espacios más amplios para el ceremonial. Figura 133. AJ -2 el Collado del Águila. El Ajusco en su ladera septentrional muestra la ubicación de sus sitios arqueológicos. También por debajo de la cima en el flanco nororiental se distinguen tres cruces de agua próximas a abrigos rocosos. En esta área de acarreo. La cerámica estaba muy erosionada pero se pudieron distinguir al menos algunos fragmentos de Azteca II . con restos coloniales y prehispánicos en dos puntos: uno sobre un arenal al oeste y el otro en la arista precumbrera a 3830 m / nm . AJ -3 Ehecacalco. desde la cual el paisaje de la cuenca de México es impresionante. La cerámica de superficie es ceremonial por el detalle de ○ 143 Montañas sagradas ○ ○ . Posiblemente el material registrado sea producto del acarreo. en la cima mayor conocida como Cruz del Marqués a 3930 m / nm sobre dos promontorios con restos de una gran estructura (fig.5Kg de peso y dimensiones de 50 _ 30 cm aproximadamente (fig. entre las cimas del Pico de Águila y la Cruz del Marqués. y no corresponda necesariamente a un espacio ceremonial. si es al menos la que percibimos como la principal desde la Ciudad de México. Los vestigios arqueológicos se agrupan en tres espacios por debajo de la cumbre: una pequeña cueva y dos plataformas naturales de escasas dimensiones. sitio arqueológico ubicado en la agreste y estrecha cima norte denominada Pico de Águila a 3890 m/ nm . aunque no es la cima mayor. AJ -1Cuahutepetl.

) hace una importante contribución para este sitio. dejando Figura 135. Sitio Ehecacalco ( A J -3). destacan las representaciones de mazorcas de maíz con jilotes. El material es en su mayoría corresponde al Posclásico. de la cual la diosa del maíz hizo brotar plantas. su decoración. cit. en dimensiones sólo es superada por el Monte Tláloc ( SRF -1). De este lugar proviene el ídolo hallado por Altamira. es una piedra labrada con representaciones de mazorcas de maíz con jilotes en cada una de sus caras (fig. Actualmente en el atrio de la iglesia de Santo Tomás Ajusco. una piedra en forma de granero. 135). Apreciamos una de las instalaciones arquitectónicas prehispánicas más monumentales de la arqueología de alta montaña. Antes de ser bajado “El Cuartillo”. sahumadores. se aprecian restos de figurillas. ollas y cajetes entre los elementos más relevantes. Este monolito se encontraba por encima de “La Troje”. se encuentra una escultura a la que coloquialmente llaman “El Cuartillo”. lamentablemente el tránsito de los visitantes de cada fin de semana y las ceremonias realizadas en la actualidad como lo demuestra la gran cruz sobrepuesta. fragmentos al pastillaje. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 144 ○ ○ . Robles (op. los feligreses subían a la cumbre en los meses que antecedían a la temporada de lluvias.Figura 134. Aspecto lateral de “El Cuartillo”. L os restos de una antigua estructura o ayauhcalli en la cima sur del Ajusco a 3930 m / nm . han destruido el edificio.

el Ajusco es la representación de una mujer. 145 ○ Montañas sagradas ○ ○ . AJ -4 l Collado de Ehecatl. es un símbolo de fertilidad. en la cima y en su ladera occidental con material cerámico contemporáneo y prehispánico disperso por la pendiente. El ritual consistía en abrir la puerta de una choza en miniatura que se asentaba por arriba de “El Cuartillo”. es “un brazo de mar ” por el agua que aún fluye de la montaña. Para los habitantes del piedemonte. para mediados del siglo XX la ceremonia se redujo a una misa. Para nosotros. Las procesiones provenían del pueblo del Ajusco. y de Xochimilco. AJ -5 Santo Tomás. en la cima del mismo nombre a 3710 m / nm con dos puntos de hallazgo. el Ajusco es una montaña con un gran potencial de sitios arqueológicos que puede incrementarse a futuro. a 3700 m / nm entre las cima oriental denominada Santo Tomás y la Cruz del Marqués con material cerámico virreinal y contemporáneo.allá ofrendas de comida a la que denominaban tlacahuilli para obtener buenas cosechas. del estado de Morelos.

Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 146 ○ ○ .

la zona de inter venciones humanas para la montaña abarca desde los 2700 m/ nm y culmina en la zona meridional del bosque de tipo hartwegii a 3800 m / nm . donde los asentamientos habitacionales y productivos fueron inexistentes debido a los extremos ambientales. El nivel altitudinal en el mundo que admite el concepto de alta montaña varía según la vegetación. La arqueología en la alta montaña es una de las subdisciplinas arqueológicas iniciadas en las últimas décadas. posteriormente Schobinger. En Mesoamérica. cuando los asentamientos fueron abandonados por la planeación y fundación de nuevas colonias rurales creadas por los españoles (Kerm. el clima. la alta montaña en México está por arriba de 3900 m / nm . se toman en cuenta algunos sitios de menor altura en el somonte y mesomonte por encontrarse relacionados con los rituales de las partes altas de la montaña. Esta actividad se ha desarrollado en la América Andina de forma sistemática desde 1954. La cerámica asociada a estos lugares es cholulteca y presenta continuidad aún hasta la Conquista. la arqueología en la alta montaña es un neologismo que se distingue por la capacidad técnica de sus investigadores al desarrollarse en ambientes de altitud extrema. justamente donde ya no pueden prosperar los bosques. la altitud y la latitud geográfica. en Chile. introduce el concepto de arqueología de alta montaña para las investigaciones andinas. 136). el concepto de arqueología en alta montaña responde al estudio que se hace de restos materiales prehispánicos hallados en altas cotas de nivel altitudinal. 1 Esto lo podemos deducir por el radio o distancia recorrida por la comunidad para el abastecimiento de recursos naturales montanos (Root. 1983). ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . cuando fue descubierta una momia incaica en el cerro El Plomo. 1973:74. Schimdt. 137) en los volcanes Iztaccíhuatl y L 1 Para el volcán Iztaccíhuatl se han detectado en la ladera oriental asentamientos agrícolas dispersos del Posclásico en bosques mixtos hasta 2900 m / nm en altiplanicies de difícil acceso pero situadas en condiciones favorables para el aprovechamiento de los recursos hidráulicos. En este sentido. 1975). la actividad arqueológica en las montañas se desarrolló con las excavaciones de Charnay en 1857 y 1888 (fig.○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ARQUEOLOGÍA EN LA ALTA MONTAÑA ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 4. En México. a partir de labores de desmonte. A pesar de ello. en 1965. En México. ésta es una frontera ecológica fácilmente perceptible en el paisaje (fig.1 CONCEPTO a arqueología mantiene su unidad teórica y metodológica. Por lo tanto.

Para la década de 1930 todas las altas montañas habían sido declaradas parque nacional. de 6000 m / nm . donde retoma los tres sitios declarados por 2 A mediados del siglo XIX se proyectó la industrialización del azufre proveniente del Popocatépetl. Desde siglos atrás. se encontró el entierro de un niño de cinco años momificado con su ajuar funerario (Schobinger. Argentina.100 m / nm se aprecia sobre la ladera sudoeste de La Malinche.3. de persecución a idólatras durante el Virreinato. En tanto que los primeros hallazgos anotados en la literatura arqueológica de altura en los Andes son para 1905. las inter venciones en las altas montañas mexicanas eran frecuentes. en la provincia de Jujuy. 1965:23 24). cuando en el Nevado de Chani. y Howart 1897 por mencionar sólo algunos. el montañismo organizado surge con el Club Exploraciones de México. En 1922. 1828-1909. 138) publicara Las zonas arqueológicas de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 148 ○ ○ . o económicos durante el siglo XIX con la explotación de hielo en varias cumbres y de azufre para el Popocatépetl. Figura 137. ya por motivos religiosos. por lo tanto no es de sorprendernos que durante el siglo XIX se sucedieran los trabajos científicos como los de Aguilera y Ordóñez en 1895. 2 Todas estas actividades demuestran que las altas montañas eran accesibles. como lo ha demostrado la arqueología. o las publicaciones de Hamy 1887. En este rápido recuento lo que encontramos sorprendente son las escasas contribuciones a la arqueología de las alturas. Popocatépetl. a finales de ese siglo por lo menos una veintena de hombres trabajaban en el cráter. Desire Charnay.900 Figura 136. hasta que en 1957 José Luis Lorenzo (fig. El bosque en su límite de máxima altura a +/.

Cosmovisión y Meteorología Indígenas en Mesoamérica. el CONACULTA . Cada vez más antropólogos vuelcan su interés en los centros rituales aún en uso. los relatos de cronistas y las fuentes históricas. editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense en 1997. y 2000. publicado por la UNAM . José Luis Lorenzo. La propuesta docente fue el inicio de esa institucionalización y sistematización en la Escuela Nacional de Antropología e Historia con cuatro cursos de la especialidad en 1989. Todos estos especialistas. coordinado por Johanna Broda. los ubica cartográficamente. Los resultados ya se apuntan en publicaciones como Graniceros. y encuentra a su vez seis sitios más. donde se sumaron los esfuerzos de 21 autores en 22 artículos. prospección. recientemente en 2001 La Montaña en el Paisaje Ritual. Nuestros primeros trabajos fueron orientados al reconocimiento de los sitios descritos en la literatura arqueológica. Tenenepanco ( PO -3) y Nahualac ( IZ -5). Lourdes López y Fernando Mondragón (1998). Se prospectaron el Monte Tláloc. En ese entonces se cuestionaba la capacidad de la arqueología mexicana para realizar investigaciones en cimas nevadas. iniciamos una propuesta sistemática para los sitios arqueológicos de gran altura en México. se incrementa el acer vo. Ivón Encinas (2001) y Arribalzaga (en proceso). los informantes contemporáneos. 3 Julio Celis (1997). Se hizo entonces necesario un cuadro académico para la particularización de la subdisciplina. con Stanislaw Iwaniszewski. discute su cerámica. tratan de analizar y comprender el fenómeno cultural en la montaña apoyados en la literatura especializada. la Iztaccíhuatl y el Popocatépetl. 3 En los últimos años se ha incrementado el interés por estudiar la historia. arqueólogo. A la fecha se han titulado con temas de tesis afines cuatro alumnos de esas generaciones y uno más se encuentra en proceso. Se apuntaron avances en arqueoastronomía. el INAH . se publican trabajos sobre el Monte Tláloc. Figura 138. con el proyecto denominado: Arqueología de Alta Montaña. las fuentes históricas y las denuncias de alpinistas. cada uno con sus técnicas y metodologías. ○ 149 Arqueología en alta montaña ○ ○ . y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Para 1984. los ritos y los sistemas de creencias en torno a los grandes volcanes. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. la arqueología. 1995.Charnay: Nexpayantla ( PO -2). excavación y análisis locacional con la publicación de los resultados. auspiciado por el Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM y con la participación de alumnos de la ENAH . Se suceden entonces las publicaciones de otros autores con más hallazgos en las laderas de las montañas. coordinado por Johanna Broda y Beatriz Albores con 19 artículos de diferentes autores. 1994.

y en el año 2002. los afluentes. 4. pasando por glaciares y arenales. y por otra parte el análisis topográfico es relativo frente a la escala utilizada en la cartografía comercial. Nos valemos también de los reportes de montañistas y de los datos proporcionados por informantes locales. Buscamos –metafóricamente hablando– espacios confinados de 150 m 2 en montañas que ocupan 150km 2 . los cuerpos de agua. las planicies. se organizó la mesa La Montaña en el Paisaje Ritual. bien parece que buscamos agujas en un pajar.Recientemente los especialistas se han congregado en el Simposio Graniceros.2 LAS ESTRATEGIAS DE INVESTIGACIÓN Grandes alturas por ascender y grandes distancias por recorrer en un clima con variaciones intempestivas. pero sobre todo por los resultados de nuestra experiencia en campo que se traduce en rangos de probabilidad. primero cartográficamente y después en campo visualmente (fig. En el ámbito internacional destaca el Primer Seminario Internacional de Arqueología de Alta Montaña. Esto nos obliga a delimitar con exactitud los trayectos de búsqueda. y los espacios con dominio del paisaje. Todo esto obliga al investigador a establecer estrategias eficientes y suficientes para afrontar tales contradicciones. una exploración de dos o tres días por una ladera no ofrece resultados. hemos optado recientemente por el uso de vehículos doble tracción (fig. Y todo esto para encontrar sólo algunos fragmentos de cerámica y lítica que para la mayoría parecen insignificantes. entre otros elementos significativos. declarado Año Internacional de las Montañas. Los recorridos por la montaña son extensos e intensos: superando cañadas con desniveles de 300 m en un kilómetro. y frío. En muchos casos. En otros momentos. nevadas. República Argentina en 1999. y que en 2002 tuvo un segundo momento. herramientas de la arqueología. es una proporción de uno a mil. los manantiales. En suma. lo cual parece paradójico frente a las proporciones del área de estudio. como la fotografía aérea. soportando tormentas eléctricas. Las concentraciones de cerámica y / o lítica que definen un sitio arqueológico de alta montaña corresponden a concentraciones bien delimitadas en espacios muy reducidos y pequeños. Con el ánimo de facilitar la prospección aproximando al personal y el equipo a mayores alturas por medios mecánicos. posteriormente durante la XXV Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología en 1998. El establecer la temporada adecuada para el trabajo de campo está determinado por el clima. 139) siguiendo los criterios que asocian a estos sitios con las cuevas. parece insuficiente ante la escala tan pequeña de los emplazamientos arqueológicos. 140) aprovechando las Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 150 ○ ○ . organizado por el Centro para la Conser vación del Patrimonio de Alta Montaña en Salta. con nutrida asistencia. la precipitación que inunda las excavaciones o que complica la prospección. El trabajo se realiza entre los meses de noviembre a marzo. de 1994. la escasa visibilidad ocasionada por la neblina. y sobre todo el riesgo de ser alcanzados por una tormenta eléctrica. Los meses con lluvia no son propicios. pero que para nosotros son trascendentales. comprometen el proceso de investigación el lodo en las brechas. el interés se acrecienta. Enhorabuena. donde se discutió la importancia de las montañas con temas de cosmovisión y meteorología indígenas. fue el marco oportuno que demostró cómo la comunidad internacional se preocupa por el conocimiento y cuidado del medio montañés.

Figura 139. Trazando visualmente la ruta de prospección, ladera sur de La Matlalcueye, 2002.

Figura 140. Colaboradores voluntarios del Club Todo Terreno 4x4 de Puebla ven comprometido su vehículo durante la aproximación a la ladera sur de la Matlacueye, 2002.

brechas de los taladores hasta altas cotas de nivel. El tránsito se complica cuando estos caminos han sido abandonados y se encuentran deteriorados. Más allá de los caminos, la utilización de cuatrimotos (fig. 141) durante la última temporada permitió el abastecimiento de los campamentos de altura superando espacios de moderada inclinación en campo traviesa. La utilización ocasional de estos medios mecánicos, además de otros instrumentos y herramientas, permitió que en sólo dos meses se hallaran 18 sitios arqueológicos, en comparación a los 35 registrados en 17 años. 4 Cuando los medios mecánicos son insuficientes se recurre a los tradicionales, como las bestias de carga (fig. 142). Pero la altura, el peso, y lo accidentado del terreno en ocasiones nos obliga a dejar los animales de carga, recurriendo a transportar nosotros mismos o con la asistencia de porteadores el equipo hasta lo que denominamos el campamento base. El campamento base es el punto focal de una exploración, de él se parte cada día a realizar los diferentes recorridos por las segmentos más altos de la montaña, se regresa a éste para abastecerse y pernoctar. También es un emplazamiento logístico y de asistencia, que en caso de emergencia puede ser
4

Se hace referencia sólo a los sitios arqueológicos no mencionados con anterioridad en ninguna otra fuente especializada. Actualmente el acer vo cuenta un total de 73 sitios.

151

Arqueología en alta montaña

Figura 141. Acarreo del material de investigación en Paso de Cortés utilizando cuatrimotos 4x4. Vehículos cortesía de Ignacio Cor ro, 2002.

Figura 142. Texcalco, ladera nororiental de la Iztaccíhuatl, 2002.

utilizado. Queda instalado en lugares estratégicos y nunca se encuentra sin personal a cargo. Las exploraciones que parten del campamento base ocupan recorridos de cinco a seis horas, los investigadores realizan su trabajo transportando sólo el equipo necesario (fig. 143a). Se implementa un sistema de telecomunicaciones entre cada grupo de prospección, el campamento base, y una central de radio. Ante las deficiencias en el ser vicio de telefonía celular por la insuficiente cobertura, optamos por el uso de radio transmisores UHF FM en la banda de los 2m con el uso de una repetidora en la frecuencia que cortésmente nos permitió usar la Cruz Roja Mexicana, además del acceso a la telefonía satelital (fig. 143 b). Apreciará el lector en las páginas anteriores que en algunos casos, al hacer referencia a la cerámica de super ficie, no se ofrece un criterio específico de la temporalidad ni del tipo–variedad de los objetos. Esto sucede porque los fragmentos están muy maltratados por el intemperismo, en algunos momentos la meteorización les ha arrancado toda decoración, y en otros les ha agregado una pátina obscura que cubre sus condiciones originales. Otros tiestos presentan fracturas termales cupuliformes por los cambios de temperatura frecuentes y extremos de condiciones periglaciares y glaciares (fig. 144). Las técnicas y el equipo alpino especializado se hacen necesarios para superar travesías en terrenos agrestes (fig. 145). Bien es cierto que los feligreses de antaño
Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana

152

Figura 143a. Prospección en el Nevado de Toluca, Figura 143b. Teléfono satelital, cortesía de 2002. Recor rido de superficie Globalstar de México.

Figura 144. Prospección arqueológica de la cima de la Iztaccíhuatl, 1985.

no siguieron rutas técnicas, sin embargo no estamos obligados a seguir los caminos procesionales, y según nuestras necesidades debemos contar con la capacidad de respuesta para afrontar ciertos obstáculos del terreno.

Figura 145. Aproximación a la cima durante los trabajos arqueológicos en la Iztaccíhuatl, 1998.

153

Arqueología en alta montaña

obtiene su nombre de las siglas en inglés global positioning system. En esos recorridos no buscamos materiales arqueológicos pues no teníamos permiso para remover el fondo. Una de esas experiencias fue el buceo de la Laguna del Sol en 1989 y 1990 (fig. Prospección subacuática en alta montaña. La arqueología de montaña nos lleva por ambientes extremos y por situaciones únicas. 5 Aparato que recibe la señal de diferentes satételites pare determinar una posición. Con los programas adecuados podemos calcular la posición del disco solar para cálculos arqueoastronómicos. 1999. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 154 ○ ○ . 147). delimitación de orientaciones y para el levantamiento topográfico (fig. utilizado para mediciones arqueoastronómicas. 4200 m/ nm.Entre el equipo más voluminoso y pesado que se traslada durante el trabajo arqueológico está el teodolito. para luego transferirlo a Sistemas de Información Geográfica. visualizar nuestra posición en tiempo real utilizando cartografía digital y ortofotos con la asistencia de un GPS 5 con rangos de exactitud entre 3 y 10m según el grado de afectación de las obstrucciones locales. Nevado de Toluca. Trabajo arqueológico en la cima de la Sierra Negra. 146). oportunidad que no hemos descartado en vista de una futura temporada integral. Figura 147. 1990. Figura 146. Entre las modernas herramientas incorporadas a la arqueología están los sistemas de cómputo en campo. El objetivo fue poner en práctica nuestra capacidad de respuesta ante una eventual temporada de arqueología subacuática en alta montaña. Laguna del Sol.

un orgullo de la memoria histórica nacional. “Nuestros Gigantes Olvidados”.Es importante mencionar para los interesados en estas investigaciones. que una cédula detallada de cada uno de los sitios registrados en este AAAMM y su proyección en cartografía vectorial y ortofoto se encuentra en un banco de datos digital que ha sido entregado al Consejo de Arqueología del INAH .org. Prospección en el Nevado de Toluca. Entendemos que el presente acer vo se puede incrementar y que sin duda podremos pasar del centenar de sitios. Aún queda mucho por conocer. Esperamos poder ofrecer al amplio público futuras novedades 6 que hagan de esos. donde se publican los resultados actualizados de estas investigaciones.mx/tlalocan. se ha demostrado la capacidad de respuesta de nuestros investigadores. ○ 155 Arqueología en alta montaña ○ ○ . estamos en inmejorables condiciones técnicas y metodológicas. 6 El lector puede visitar el sitio virtual www.htm en internet. El interés se ha despertado.montero.

su latido topográfico nos recuerda su proximidad. etnohistoriadores y arqueólogos que se han sumado a la investigación. las cuevas y los manantiales para marcarnos los confines de lo mundano y lo sagrado. los símbolos de las montañas no tienen un significado particular.○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ CONCLUSIONES ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ a alta montaña es un sitio privilegiado para el campo de la interacción humana porque comprende un escenario metafórico del que brotan los glaciares. L LAS PROPORCIONES: ARQUEOLOGÍA Y MONTAÑA EN NÚMEROS Hace diecinueve años iniciamos sistemáticamente la prospección arqueológica. Los sistemas simbólicos expuestos en este trabajo no están dados en la naturaleza misma de las montañas. La lectura demuestra que la relación hombre–montaña es. En este sentido. La alta montaña es el linde del universo pensable. son socialmente mantenidos e individualmente aplicados. están construidos históricamente. como un paisaje ritual con la intención de rescatar el patrimonio natural y cultural. Al menos así lo ha sido desde hace más de 2000 años. lo que ha motivado el interés de antropólogos. Se insiste en la tarea de presentar y describir la manera en que las antiguas y actuales poblaciones han percibido la montaña incorporándola dentro de sus sistemas de cosmovisión. sin duda tendremos un aumento cuantitativo. De la montaña se forja una identidad colectiva que fortalece la existencia. En estas páginas se ha intentado presentar a la geografía como un telón de lo sagrado. Pero paralelamente a este incremento. hemos logrado el registro de 73 sitios. cada pueblo y cada generación encuentran en la misma montaña diferentes puntos de interés que organizan y determinan su modo de percibirla. muy compleja. de hecho. estamos ciertos que las nuevas generaciones de cien- ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . Regresemos a “Nuestros Gigantes Olvidados” para rescatarlos de la expoliación y el abandono. ni las montañas de Mesoamérica contienen símbolos que en su totalidad podamos presentar como universales. Se ha recurrido al trabajo arqueológico. El paisaje cultural no es una construcción fija. Aún quedan laderas por explorar. al texto lo respalda la veneración que persiste y que se resiste a ser sofocada. México es una tierra de altos volcanes. las nevadas. La literatura especializada se ha incrementado. a las crónicas y a las fuentes del pasado. El esfuerzo colectivo de esta obra apunta a la identidad. Las actuales proporciones serán rebasadas. y ha podido trascender hasta nuestros días de diversas formas como un artefacto cultural que ha demostrado un alto valor utilitario.

1 2 3 4 El lector cuidadoso encontrará diferencias entre los valores altimétricos y de proyección de las cimas y los sitios arqueológicos de esta obra con referencia a publicaciones anteriores del autor. 2. Elevaciones menores asociadas al macizo volcánico. el Volcán de Fuego fue descartado en su prospección por la actividad que mantiene. Del Nevado de Colima en su cumbre no se encontraron materiales arqueológicos. Potencial arqueológico calculado por el número de sitios de cada montaña en porcentajes redondeados: MONTAÑA Nevado de Toluca Iztaccíhuatl Pico de Orizaba La Malinche Ajusco Popocatépetl Cofre de Perote Sierra de Río Frío Sierra Negra PORCENTAJE 22 % 21 % 18 % 18 % 7% 5% 4% 4% 1% SITIOS 16 15 13 13 5 4 3 3 1 ALTITUD 4690 5230 5610 4430 3930 5465 4220 4125 4585 1. 9. 3. interior Colina de somonte 2 Talud detrítico 3 Cráter. 2. se presentan sintética y gráficamente los resultados: 1 1. 11. 2. 9. Parte inferior de una ladera escarpada en la que se produce acumulación de rocas meteorizadas. al interior Cráter. 5. Derrubios transportados y depositados por los glaciares. borde Morrena 4 Piedemonte o somonte PORCENTAJE 21 % 17 % 13 % 11 % 10 % 8% 7% 4% 4% 3% 1% 1% SITIOS 15 12 10 8 7 6 5 3 3 2 1 1 1. 7. de acuerdo a los procesos digitales de la Norma del Sistema Nacional de Información Geográfica. 6. y del Pico de Tancítaro aún no se realiza el recorrido de superficie. 4. 7. Tales cambios obedecen a la actualización cartográfica que realizó el INEGI en 1996. 5. 3. 8.tíficos que se dedican al estudio de las montañas harán aportaciones cualitativas al acer vo. Con el ánimo de que el lector evalúe los alcances del registro. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 158 ○ ○ . 12. 8. 10. 4. 6. Los sitios arqueológicos en relación a su emplazamiento según distintas categorías morfológicas de la montaña: UBICACIÓN Arista Ve r t i e n t e Planicie Cima mayor Cima secundaria Cañada.

3. Glacial (semi–permanente) PORCENTAJE 63 % 30 % 5% 2% SITIOS 46 21 4 2 ALTITUD 3900 – 4800 3400 – 3900 3090 – 3400 4800 – 5610 6. 1. 5.3.700 mm ALTITUD 4000 3300 4800 2700 – – – – 4800 4000 5610 3300 1. 2. 3. Influencia nival y glacial sobre los emplazamientos arqueológicos: INFLUENCIA NIVAL Y GLACIAL 1. Se considera a la cúspide como el eje para determinar los puntos cardinales: LADERA Norte Sur Este Oeste Cúspide PORCENTAJE 38 % 19 % 18 % 17 % 8% SITIOS 28 14 13 12 6 ARCO ACIMUTAL 315º – 045º Z 135º – 225º Z 045º – 135º Z 225º – 315º Z Eje 1. 4. 5 6 Se cubre de nieve durante la temporada de invierno. 4. Los datos climáticos corresponden a la media anual: PORCENTAJE PISO ALTITUDINAL Subnevado 61 % Helado 35 % Nevado 2% Frío 2% SITIOS TEMPERATURA DÍAS CON HELADAS PRECIPITACIÓN Sin datos 1. Severa 5 2. 44 25 2 2 1o 5o 3o 9o C C C C 330 a 350 195 a 320 365 115 a 200 5. Ocasional 6 3. Proporciones arqueológicas por cada zona geomor fológica de la montaña: ZONA GEOMORFOLÓGICA Intemperismo Erosión fluvial Intensa erosión Glaciación alpina PORCENTAJE 58 % 30 % 7% 5% SITIOS 43 21 5 4 ALTITUD 4050 – 4500 3450 – 4050 2500 – 3450 4500 – 5610 1. Nula 4. ○ 159 Conclusiones ○ ○ . Cantidad de sitios arqueológicos por piso altitudinal térmico. 3. Se cubre de nieve soló durante alguna temporada invernal extremadamente fría. 4. 2. Distribución de sitios arqueológicos por su ubicación. 2. 5.800 mm Sin datos.

20. 6. considérese lo difícil que es hallarlos por lo delimitado de las ofrendas. Así que en algunos casos. 15. 10. 2. Relativo a los terrenos o depósitos de tierra formados por la acción mecánica de las corrientes de agua. 5. Su localización también se complica cuando están bajo la cobertura vegetal o nival. 8. ○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 160 ○ ○ . Según nuestro registro. 4. 9. 18. chalchihuites Xicalli. 12. 7. Lo espectacular es encontrar evidencia a tal altitud. 14. 3. 8. 16. Y si queda alguna evidencia reflexionemos en el saqueo 9 y la erosión. 6. algunos tiestos en superficie se aprecian tan erosionados que su clasificación se hace casi imposible. 2. o porque eran enterradas sin dejar rastro. 17. Los vestigios en la alta montaña están muy lejos de ser espectaculares. basta con unos cuantos fragmentos cerámicos o líticos para catalogar un sitio. Más aún. 3. Por cierto. el 23% de los sitios sufre un saqueo ominoso. 11. Materiales arqueológicos. orificio en la roca Copal y resinas Te t z a c u a l c o Instrumentos musicales Cetros de madera. 7. xihucoatl Entier ros Púas de maguey para el neutzmanaliztli Ídolos Pintura rupestre Pizar ra Figurillas con ruedas Estela Cascabeles de cobre Pe t r o g l i f o s SITIOS 64 38 35 15 8 8 7 6 5 4 3 3 3 2 1 1 1 1 1 0 1. Los sitios arqueológicos en relación con elementos hidráulicos: FACTOR HIDRÁULICO Interfluvio 7 de arista Interfluvio de cúspide Cabecera de río Manantial en cueva Manantial de superficie Afluente Laguna Aluvión 8 Glacial PORCENTAJE 30 % 16 % 15 % 18 % 8% 6% 3% 3% 1% SITIOS 22 12 11 10 6 5 3 3 1 1. navajillas de obsidiana Montículo o alguna otra estructura Efigies cerámicas de Tlaloc Jadeita. 8. 5.7. 9. La pendiente representa otro factor en la dispersión de materiales. MATERIALES Cerámica doméstica Cerámica ritual (decorada) Lítica. 13. 7 8 9 Extensión de terreno situado entre dos cauces fluviales. 19. 4.

De los 73 sitios registrados. este: W. en un término general. 10. B. 10 La geomancia. 11. Frío. Ladera: N. 1991). Nevado. connota el arte adivinatorio y de interpretación ritual a partir de las características topográficas o geomor fológicas de un lugar. quince están asociados a una cueva. sur: E. oeste: C. Los sitios arqueológicos registrados en la alta montaña por altura 12. cerámica decorada de uso ritual. 3. 2. norte: S. Los sitios arqueológicos y su dominio visual sobre el paisaje como su posibilidad geomántica: 1 0 LÍNEA VISUAL Se aprecia por igual la zona cumbrera y el piedemonte Sin visual alguna por la cubierta forestal u orográfica Solamente se visualiza el piedemonte Solamente se visualiza la cumbre Sin datos SITIOS 32 12 15 11 3 1. Helado. cima. y 4. De esas quince cuevas. 2. cerámica burda de orden doméstico. Subnevado.Los sitios arqueológicos por catálogo y montaña según sus respectivas especificaciones: LEYENDA PARA LOS VALORES DE COLUMNA: Pisos altitudinales térmicos: 1.9. Cerámica: D. 3. ○ 161 Conclusiones ○ ○ . 4. lo que representa el 20% del total. en ocho persiste algún tipo de ritual contemporáneo. esto con el propósito de situar y orientar constr ucciones (Broda. 5.

○ Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana 162 ○ ○ . cerámica decorada de uso ritual. y 4. cima. Subnevado. B. sur: E. Frío. 2. Ladera: N. este: W. Nevado.LEYENDA PARA LOS VALORES DE COLUMNA: Pisos altitudinales térmicos: 1. norte: S. oeste: C. Cueva de Alcalica (n). Helado. 11 Para otros autores. Cerámica: D. cerámica burda de orden doméstico. 3.

3. oeste: C. Helado. y 4. cima. 2. B. Subnevado. sur: E. Frío. 163 ○ Conclusiones ○ ○ . norte: S. Nevado. cerámica burda de orden doméstico. cerámica decorada de uso ritual. Cerámica: D. Ladera: N. este: W.LEYENDA PARA LOS VALORES DE COLUMNA: Pisos altitudinales térmicos: 1.

cerámica burda de orden doméstico. Estos vestigios demuestran la capacidad del indígena por superar fronteras naturales mucho antes que las grandes civilizaciones occidentales. Frío. Cerámica: D. y ahí realizar ofrendas y sacrificios. este: W. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 164 ○ ○ . norte: S. sur: E. Nevado. Helado. es todo un elemento de relevancia religiosa que habla de la capacidad del hombre mesoamericano en su estrecha relación con la naturaleza. 3. cerámica decorada de uso ritual. llegado a la cumbre. B. y 4. Ladera: N. Subnevado. haber superado la altura y la distancia con mínimos elementos técnicos. cima. 2.LEYENDA PARA LOS VALORES DE COLUMNA: Pisos altitudinales térmicos: 1. oeste: C. Por parte de los fieles indígenas.

pp. Anders. México. Altamira G. Baudrillard.. Cuaderno de trabajo número 33. Instituto Nacional de Antropología e Historia. Armando. Ciencias Biológicas y de la Salud. 1972 «The timberlines of Iztaccihuatl and Popocatepetl. México. 1895 Expedición científica al Popocatépetl. 1977 El arzobispado de México.. Carlos. en Estudios de Cultura Náhuatl. 1997 «Cerro Papayo: An astronomical. en Ecology. UNAM. Alcocer Durand. México. 1989 La vegetación en la Sierra del Ajusco. núm. F. 165-172. Ser vicio social para la obtención del Título de Licenciado en Biología. F. Edición preparada por Mario Colín para la Biblioteca Enciclopédica del Estado de México.. D..○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ BIBLIOGRAFÍA ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Aguilera Carmen. 1983 «Las esculturas de Teotenango».A. Jesús Galindo e Ismael Arturo Montero García. en Proceedings of the IV European Society for Astronomy and Culture Meeting. 377-385.233-264. Siglo XXI Editores. F. D. 16. México. jurisdicción relativa al Estado de México. España. Aguilera y Ordóñez. F. pp. D. D. Astronomy and culture. F. núm3. Edición facsimilar del Códice Vindobonensis editada por el Fondo de Cultura Económica. Álvarez A. Basurto J. F. Jean. Mexico». Álvarez del Castillo. Beaman H. México. Editado por Jascheck y Barandela. Oficina tipográfica de la Secretaria de Fomento.L. libro explicativo del llamado Códice Vindobonensis. D. Ferdinand.L. calendrical and traditional landmark in ancient Mexico». John. México. Editorial E. Vol.A. 1999 El sistema de los objetos. 1992 Origen e historia de los reyes mixtecos. Carlos. S. Departamento de Prehistoria. Universidad de Salamanca. D. 43. 1972 Alpinismo Mexicano. Estado de México. 1980 Aportaciones limnológicas al estudio de las lagunas del Sol y la Luna. Maarten Jansen y Luis Reyes. Trinidad. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ . pp. Javier. Departamento de Zootecnia. Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa.C.

901-906. Vol. México. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica. Broda. Morelos». 1996 «Paisajes rituales del Altiplano central». Johanna y Druzo Maldonado. México.175212. 1974 «Late pleistocene eruptive histor y of Nevado de Toluca volcano. Mexico». pp. F. . CONACULTA . en Bull. 295-317. en Arqueoastronomía y etnoastronomía en Mesoamérica. México. F. Volcanol.Bloomfield. Gourgaud. en La montaña en el paisaje ritual. España. Bonfil Batalla. M. 1991 «Cosmovisión y obser vación de la naturaleza: el ejemplo del culto de los cerros en Mesoamérica». 1971 «Las fiestas de los dioses de la lluvia». 1968 «Los que trabajan con el tiempo». editores. Aveni y Gordon Brotherston.. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. Pierre. Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. Johanna Broda. 6:245-327. en La montaña en el paisaje ritual. 85. Johanna Broda y Beatriz Albores. y S. Johanna Broda. pp. y Robin. Bourdieu. 1983 «Ciclos agrícolas en el culto: Un problema de correlación del calendario mexica». D. Guillermo. D. J. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 166 ○ ○ . . F. 1991 El sentido práctico. pp. 99-131. Broda. Cantagrel. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica. F. pp. . D. Vol. UNAM . Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. en Graniceros. 2001b «Astronomía y paisaje ritual: El calendario de horizonte de CuicuilcoZacatepetl». en Geological Society of American Bulletin. C. pp. México. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Central Mexico». UNAM . coordinadores. editores. pp. 1997 Graniceros. . 20:4049. en Calendars in Mesoamerica and Peru. D. en Revista Española de Antropología Americana. A. 1997 «Culto en la cueva de Chimalacatepec. en Arqueología Mexicana. F. pp. 5. Instituto de Investigaciones Históricas. pp. Johanna. coordinadores. F. México. 1997 «El culto mexica de los cerros de la Cuenca de México: apuntes para la discusión sobre graniceros». 461-500. UNAM . INAH . pp. Madrid. México. Stanislaw Iwaniszewski y Lucrecia Maupomé. Taurus ediciones. 175-211. julio-agosto de 1996. Johanna y Beatriz Albores (editores). 145-165. Johanna Broda. .University of Oxford Press. Vol. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica. 1984 «Repetitive mixing events and Holocene pyroclastic activity at Pico de Orizaba and Popocatepetl. F. D. . 735-748. coordinadores. Broda. 173-199. Valastro Jr. en Anales de Antropología. Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. CONACULTA . INAH . en Graniceros. San Juan Tlacotenco. 47. 2001a «Ritos mexicas en los cerros de la Cuenca: los sacrificios de niños». Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. K... D.

e n L a J o r n a d a . Códice Matritense del Real Palacio. 1984 Mamíferos silvestres de la cuenca de México. Graz. Gerardo y Carlos Galindo. D. I. Gustavo. Francisco del. Graz. Francisco Xavier. Edición facsimilar. 3 (B . 167 ○ Bibliografía ○ ○ . Alfonso. Ediciones San Ángel. México. México. Códice Durán. D. Códice Borgia. XIII. deportiva e histórica. 6. aproximaciones arqueológicas. fray Diego de. Vol. Historia General de las Cosas de la Nueva España. V . CL. D. pp. Códice Magliabecchiano. José Manuel. 1964 «Códice Telleriano-Remensis». R. D. pp. 1905 Códice Matritense del Real Palacio. a s e g u r a n l u g a r e ñ o s » . Códice Ríos (Vaticano A 3738). F. Clavijero. México. 1971 Códice Magliabecchiano. 83-110. Edición facsimilar del códice con comentarios por Eduard Seler. 1979 Códice Mendoza. guía turística. Madrid. D. España. en Cuadernos Americanos. Tesis de licenciatura en arqueología de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Códice Borbónico. Sociedad Estatal Quinto Centenario (España) Akademische Druck und Verlagsanstalt. Castillo García. por fray Bernardino de Sahagún. D. Julio Jorge. Celis Polanco. 1942 «El paraíso terrenal de Teotihuacán». 1997 El mito de Coatepec. Manuscrito 218-20 de la colección palatina de la Biblioteca Medicea Laurenziana. en Antigüedades de México. 127-138. F. Editado por la UNAM . 1980 Códice Borgia. México. Fondo de Cultura Económica. F. en Presencias y encuentros. Caso. 1980 Códice Florentino. Akademische Druck und Verlagsanstalt. México. México. 1987 Popocatépetl. F. d i c i e m b r e 22 de 2000. véase Durán. INAH . D. F. México. Fondo de Cultura Económica. Cer vantes. México. México. núm. Juan y Patricia Fournier 1995 «El complejo Azteca III Temprano de Tlatelolco: consideraciones acerca de sus variantes tipologías en la cuenca de México». Vol. homenaje para el fuego nuevo. U. 3 volúmenes. F. D. Comentarios de José Corona Núñez. 1992 Códice Borbónico. Biblioteca Nacional de Firenze. Códice Telleriano-Remensis. libro explicativo del llamado Códice Borbónico. México. Códice Florentino. Editorial Porrúa. Austria. D. K. F. México Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Editado por Kingsborough. Subdirección de Salvamento Arqueológico. 2ª parte. Códice Mendoza. Paso y Troncoso. Maarten Jansen y Luis Reyes García.Casanova Becerra. F. F. D. Lord. 1900 Antiquities of México. 232). Investigaciones arqueológicas de salvamento. Cevallos G. 1987 Historia antigua de México. Editorial Limusa. 2000 « D o n G o y o s í ex i s t e . El libro del Cihuacoatl. Gobierno de la República. Lóndres. introducción y explicación de Ferdinand Anders. F.

D. 19-28. Toluca. 1997 «The glaciers of Popocatepetl volcano (Mexico): changes and causes». 2002 El ordenamiento geológico de las montañas mexicanas. pp. D. crónicas de una ciudad. Graz. Mecanuscrito. Austria. Facsímile del códice y libro explicativo del llamado Códice Vaticano B. F. F. Departamento del Distrito Federal. Juan. Códice Vindobonense. Fondo de Cultura Económica. José Antonio. en Etnoastronomías americanas. Memorias del 45 Congreso de Americanistas. Códice Vaticanus (3773) B. Ediciones de la Universidad Nacional de Colombia. introducción y explicación de Ferdinan Anders. Chimalpain Cuauhtlehuanitzin. Fondo de Cultura Económica. Charnay. Cooper. F. México. 1987 «Cosmogonía y formación del Estado en Mesoamérica». Mass. 2002 Estudio de los glaciares mexicanos: Herramientas para evaluar el impacto climático del fenómeno El Niño. 1993 Códice Vaticanus. 43. 1993 Pico de Orizaba or Citlaltepetl. Desire. México. Antología para la Biblioteca Enciclopédica del Estado de México. S. 10:152-182. 1973 «The ancient cities of New World begin voyages and explorations in Mexico and Central America from 1857-1888». W. Colombia. D. diagnóstico actual y perspectivas para su evaluación. Editado por la UNAM . José. . Eduardo. Maarten Jansen. Editado por Geopress Internacional. México. 1965 Toluca. D´ Luna Fuentes. 1929 Codex Vindobonensis. Bogotá. F. 1975 Memorias de las obras del Sistema de Drenaje Profundo del Distrito Federal. Faksimileausgabe der Mexikanischen Bilderhandschrft der Nationalbibliothek in Wien. Sociedad Estatal Quinto centenario (España) Akademische Druck und Verlagsanstalt. México. Vol. Manual del adivino. México. 1997 Un estudio simbológico de la arquitectura de sitios prehispánicos en la región de Perote. 1978 Introducción a la prehistoria general. 69:941-945. F. Delgado Granados Hugo. Mario. D. Instituto de Geofísica. UU. D. Tesis (en proceso) para optar al grado de Doctor en Geografía por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. México. 1958 «Terminology of post-valders time». véase Tudela de la Orden. Proceedings of the first International Conference on Climatic Change in Mexico. Winston. 1961 Relaciones originales de Chalco-Amaquemecan. D. Crausaz. México. México. en Geological Society of American Bulletin. Francisco de San Antón Muñón. Contreras Ramírez. Explorations in archaeology Published by AMS Presrige. UNAM. F. Viena. Corona Sánchez. en Quaternar y International. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 168 ○ ○ . pp. tomo I. Alejandro. F. Departamento del Distrito Federal.Códice Tudela. D. Comas. UU . Amherst Ohio. EE . Colín. en Antiquities of the New World. 1-8. División de Posgrado de la ENAH . EE.

1969 Expediciones acerca de los antiguos monumentos de la Nueva España. 1973 «Repartición ecológica e importancia económica de los bosques de coníferas en los Estados Mexicanos de Puebla y Tlaxcala». Encinas Hernández. Ivon Cristina. fray Diego de. Alineación solar del Templo Mayor de Tenochtitlan». S. . México. Ilustraciones a la obra de fray Diego Durán. Vol. UNAM. 7:21-23. 1963 «Algunas narraciones de origen náhuatl».A. Hartmut. F. D. D. 43. Contribución al XXVI Congreso Americanista. Fries. Barcelona. A. 1805-1808. 1986 Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España. Galindo Trejo. Hartmut y Günter Mielich. México». D. México. en Comunicaciones. 2000 «El Tepeyac: un sistema de obser vación astronómica en el México antiguo». en Arqueología Mexicana. VIII . pp. México. España. 1972 «Diferencia de vegetación y suelos dependientes del relieve en un “ Valle Cerrado” de la Sierra Nevada. 5:9-14. estudios históricos. pp. 2000 «Entre el ritual y el calendario. F. 24-27. 9:154-160. D. Bernal. VII. 43-54. Coordinado por Carmen Aguilera e Ismael Arturo Montero García. D. Dos volúmenes. D. Jr. Madrid. Editorial Mexicana del Tepeyac. en Estudios de Cultura Náhuatl. Ediciones José Porrúa Turanzas. 41. F. 169 ○ Bibliografía ○ ○ . Espejo. Durán. Clifford. 1956 «Bosquejo ecológico de las partes central y occidental del Estado de Morelos y áreas contiguas en Guerrero y México». Méx. F. México. Geertz. D. Garza. 237-250. Editado por Arrendadora Internacional. Talleres Gráficos de la Nación. Rafael. 1990 Sueño y alucinación en el mundo náhuatl y maya. Galindo Trejo. núm. México. pp. Editorial Porrúa. 26-30. C. Ern. García Granados. F. Ern. Tesis de licenciatura en arqueología. Escuela Nacional de Antropología e Historia. García Martínez. F. 2001 Los cetros rayo/serpiente recuperados del volcán Iztaccíhuatl. 2000 La interpretación de las culturas. 4. México. Editado por el Centro de Estudios Mayas. Vol.Díaz del Castillo. 1934 Huejotzingo. en Arqueología Mexicana. Jesús e Ismael Arturo Montero García. pp. España. F. International Geological Congress 20th. en Guía de la excursión. Mercedes de la. D. Editorial Gedisa. F. México. 2000 «Los nombres del Nevado de Toluca». Vol. Jesús. México.. en Tepeyac. 1984 Historia de las Indias de la Nueva España e Islas de Tierra Firme. Guillermo. en Comunicaciones. núm. Bernardo. Editorial del Valle de México. 1990 Códice Durán. D. F. Dupaix.

D. en El hombre y sus símbolos. Meabe. 1887 «Le cementiére de Tenenepanco et les sacrifices a Tlaloc». pp. en Arqueología Mexicana. julio-agosto de 1996. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Henderson. Brasil. C. en La Naturaleza. Celia Salazar Exaire y María Elena Stefanón López. en Comunicaciones. 1:299-342. Editorial B. INAH . Colección Paidós Básica. en Toluca. 20. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. en Décades Américaines. núm. Halffter. 2001 «Las puertas del Popocatépetl». D. 1993 «Late Pleistocene to Holocene eruptive activity of Pico de Orizaba. pp. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 170 ○ ○ . The MIT Press. en México Desconocido. 83-93. F. 1965 «Viaje al Nevado de Toluca». México. México. CONACULTA . 1972 «Arqueología subacuática». 1998 El enigma del don. Klaus 1973 «Variaciones más importantes del clima durante los últimos 40. Sao Pablo. A. Crónica indígena de la ciudad de Puebla. pp. F. coordinadores. en Bull. Volcanol. 2000 Anales del Barrio de San Juan del Río. Edit. . México. 83:811. 104-158. . en Artes de México. A. núm. 7:51-56. Graulich. Francia. Joseph L. núm. C Robin. José María. Heine. Barcelona España. 55. Editorial Piados. Hamy. México. Eastern Mexico». Gómez García. 152. T. 2 :11. D. 1964 «Las regiones neártica y neotropical desde el punto de vista de la entomofauna». realizado por Carl G.000 años en México». 571-587. 1997 «Los mitos antiguos y el hombre moderno». Johanna Broda.Gerrard. 1983 «Hallazgos arqueológicos en el Iztaccíhuatl». México. en La montaña en el paisaje ritual. Miguel. París. pp. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. Michel. Barcelona. 190-198. en Análisis del Segundo Congreso Latinoamericano de Zoología. 1890 «Nota acerca de los vertebrados del Valle de México». 30-39. Herrera. Hoskuldsson A. 1990 Mountain environments: an examination of the physical geography of mountains. F. Jung. Editorial Paidós. 2ª. Puebla. F. Ser. Julio. Trascripción y traducción en el siglo XVIII de J. Lidia. 1996 «Los dioses del Altiplano Central». 1968 Las montañas de México. 93. E. Costa Amic. Maurice. crónicas de una ciudad. Guzmán Peredo. Heredia. John. Great Britain. testimonio de los cronistas. Godelier. España. Glockner. D. siglo XVII . UNAM . Antología de Mario Colín para la Biblioteca Enciclopédica del Estado de México.

Iztaccíhuatl. Heinz. . UNAM . Apuntes para el análisis de los sitios rituales en la Iztaccíhuatl y el Popocatépetl». en La montaña en el paisaje ritual. México. F. CONACULTA . 1986 Obras históricas. Vol. 7:11-13. pp. . México». Wilhelm. Fernando de Alva. 1993-1994:101-112. coordinadores. México. 7:25-30. D. F. Guerrero». Kneib. . Mielich. en Latin American Antiquity. coordinadores. pp. 1994b «Archaeology and archaeoastronomy of mount Tlaloc. 1:39-46. México. 158-176.Howart. W. 1973 «Problemas climático-ecológico de la vegetación de la región montañosa oriental mexicana». Méx. 18:249-273. Horst. 1970 «La irradiación solar máxima posible en pendientes inclinadas en la zona de Puebla-Tlaxcala». 1973 «Estudios geográficos sobre residuos de poblados y campos en el valle Puebla-Tlaxcala». en La montaña en el paisaje ritual. pp. 7:37-44. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. en Estudios de Cultura Náhuatl. D. D. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. Lauer.50-72. 2001 «La sagrada cumbre de la Iztaccíhuatl». en Primer Coloquio de Antropología y Etnohistoria del Estado de Guer rero. Johanna Broda. UNAM . . Jiménez Moreno. D. Colección Científica del INAH. 113-147. 1986 «La arqueología de alta montaña y su estado actual». 1973 «La división de la vegetación natural en la región de Puebla-Tlaxcala». Stanislaw e Ismael Arturo Montero García. F. en Comunicaciones. Mexico: A reconsideration». en Comunicaciones. en Comunicaciones 7:73-75. en Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. F. en Comunicaciones. 1974 Primeros Memoriales de fray Bernardino de Sahagún. 1897 «El Popocatépetl y los volcanes de México». 1994a «La influencia de los factores ambientales en la configuración del material arqueológico de superficie: El análisis locacional en El Caracol. Iwaniszewski. 1973 «Clasificación regional de los suelos de la Sierra Nevada de México». Klink.. D. Wigberto. Stanislaw. Gunter y Zoetti. UNAM. Klaus. núm. tomo XXXII . O. 95-111. Dieter. en Acta archaeologica carpathica. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 4. Kerm. pp. Iwaniszewski. F. Johanna Broda. 171 ○ Bibliografía ○ ○ . 5. Ixtlilxóchitl. INAH . en Comunicaciones. México. 1984 «De Nahualac a Cerro Ehecatl: una tradición prehispánica más en Petlacala. INAH . Cuarta época. Hans-Jürgen. Wolfgang. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. México. 2001 «Y las montañas tienen género. CONACULTA . UNAM. 16. Chilpancingo.

Leal Sierra. en Anales de Antropología. F. México. 1998 «Los volcanes de fuego y nieve». 1999 El pensamiento salvaje. F. D. Méx. México. en Comunicaciones. en Estudios de cultura náhuatl. José Luis. . Textos de los informantes de Sahagún: 1. 315-330. 1976 Medio siglo de excursión (1920-1970). 20:6-17. F. Lourdes y Fernando Mondragón. Monografías del Instituto de Geofísica. Editorial B. XXII . México. D. Vol.. 1985 «El dios enmascarado de fuego». 252-285. F. en Zonalta. León-Portilla. Tesis de la licenciatura de arqueología. 7. sacerdotes y atavíos de los dioses. 16:29-46. F. UNAM. 1964 Los glaciares de México. Claude. México. núm. pp. . pp. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 172 ○ ○ . D. Lauer Wilhelm y Dieter Klaus. México. en Comunicaciones 15:235-245. D. Costa-AMIC. 2ª Edición. López Camacho. Editado por el INAH. 7. año 11. 4. López Austin. Leopold. F. D. pp. Libura. D. Vol. 1957 Las zonas arqueológicas de los volcanes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Vol. Escuela Nacional de Antropología e Historia. Miguel. 1967 «Cuarenta clases de magos del mundo náhuatl». aves y mamíferos de caza. México. México. López Luján. Editado por la UNAM. 2000 Los días y los dioses del Códice Borgia. 19-22. Editado por el Instituto de Investigaciones Antropológicas. 1965 Fauna silvestre de México. en Arqueología Mexicana. Lorenzo. núm. México. junio de 1998. 13. D. julio-agosto de 1996. UNAM . 1978 «Tipos ecológicos del clima de la vertiente oriental de la meseta Mexicana». M. UNAM. 1979 «Medio ambiente y desarrollo cultural en la región Puebla-Tlaxcala». Leonardo. en Artic and alpine research. Ediciones Tecolote. López López. Mexico». 26. 1998 Amecameca: un lugar mítico en medio de los volcanes. pp. D. F. Alejandro. México. en Anales de Antropología. Vol. Aldo Starker. F. Instituto Mexicano de Recursos Naturales Renovables. 1992 Ritos. D. Levi-Strauss. 87-117. Manuel. Krystina. 1989 «Los petroglifos de Amecameca: un monumento dedicado a la elección de Moctehcuzoma Xocoyotzin». Alfredo. . F. pp. F. 1996 «Los rostros de los dioses mesoamericanos». 1975 «Geological investigations on the timberline of Pico de Orizaba. . Editado por el Fondo de Cultura Económica. D. 126-132.

. tomo XXXII . Iztaccíhuatl». 1995. Luna Erreguerena. D. Pilar. 1979 Nombres geográficos de México. en Religión en Mesoamérica. D. VIII. No. F. en Draco. publicación de la Unión Mexicana de Agrupaciones Espeleológicas. Mecanuscrito ENAH. pp. 13-20. Editado por: Polska Akademia Nauk-Oddzia W Krakowie Komisja Archeologiczna. 1992a «Los Volcanes. 2. México. 1988 Iztaccíhuatl. 1991-1992:213-250. Sitio de veneración prehispánica». pp. F. Cesar. en Los volcanes símbolo de México. México. A. 1991a «La Cueva de los Brujos.. 80-93. pp. 43. Editado por el Departamento del Distrito Federal y M& Z Milenio. compiladores. D. Martínez. en Acta archaeologica carpathica. F. Mendoza. Vol. 1994a «Algunas consideraciones sobre los sitios arqueológicos de alta montaña en el volcán Iztaccíhuatl. Editado por el Departamento del Distrito Federal y M & Z Milenio. pp. Editorial Innovación. en Anales de Arqueología y Etnología. Polonia. 47-50. 161-178. 173 ○ Bibliografía ○ ○ . México. . C. Martínez Marín. F. México. en Arqueología Mexicana. en Los volcanes símbolo de México. Argentina. 1992b «El medio ambiente de la Sierra Nevada». Macazaga Ordoño. Tesis de licenciatura en arqueología. 8. México.. F. Carlos. 1991b «La Cueva de Cerro Prieto. Editado por el Fondo de Cultura Económica. 1972 «Santuarios y peregrinaciones en el México Prehispánico». en Comunicaciones. arqueología en alta montaña. Editado por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo. F. núm. D. pp. 3-6 diciembre de 1991. F. 1995a Algunas consideraciones sobre la arqueología en alta montaña en México a diez años de su sistematización. México. 1994b «Investigaciones arqueológicas en alta montaña en México Central». . Maximino. 1993-1994:89-100. pp. D. 1969 Condiciones periglaciares de las altas montañas de México. Nevado de Toluca».. A. 93-105. lugar de los Dioses». . Editado por el Departamento de Prehistoria del INAH . 1985 Catálogo de nombres vulgares y científicos de plantas mexicanas. México. D. México. México. Escuela Nacional de Antropología e Historia. Montero García. S. Jaime Litvak King y Noemí Castillo. Miehlich. . . 17:105-107. D. Ismael Arturo. Günter 1979 «Investigaciones edafológicas en el proyecto México de la Fundación Alemana para la Investigación Científica». en Mundos subterráneos. México. núm. F. F. D. Archeologiczne stanowiska wysokogórskie na zboczach wulkanu Iztaccíhuhatl w Meksyku». tomo 46 y 47. Cracovia. . 2000 «El Nevado de Toluca. D.

Edición facsímile de documentos históricos de México. 1995b «Arqueología de alta montaña». INAH . 22:21-26. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica. CONACULTA . Toribio de Benavente. D. México. 71-86. D. . 2001 «El Pico de Orizaba en la cosmovisión del México Prehispánico». 17. pp. Congreso de Geología Internacional. 97-126. 49-64. México.. Motolinia. D. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. en Revista de Arqueología Americana. . 23-47. Federico. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. pp. UNAM . D. 18 y 19. en Coloquio Cantos de Mesoamérica: Metodologías científicas en la búsqueda del conocimiento prehispánico. F. F. pp. sección I. . 2001 «Buscando a los dioses de la montaña: una propuesta de clasificación ritual». núm. D. 1985 Historia de Tlaxcala. Mooser Hawtree. 1967 Memoriales. pp. Washington. Johanna Broda. F. México. Editado por el INAH. Muñoz Camargo. . 1997 «Matlalcueye: su culto y adoratorio prehispánico». pp. F. Rubén B. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. D. en La montaña en el paisaje ritual. Diego. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 174 ○ ○ . Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. INAH. coordinadores. Tlaxcala. Federico. . México. Müller. en México Desconocido. F. Sidney White y José Luis Lorenzo. 23-26. Morante López. F. en Graniceros. 293-314. México. en Atlas de la Ciudad de México. Mooser Hawtree. C. 1975 Los ciclos de vulcanismo que formaron la cuenca de México. Ediciones del Gobierno del Estado de Tlaxcala. 28-32. 1978 «Material arqueológico de los volcanes». F. . Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. México. coordinadores. núm. D.164. Editorial Patria. México. Editado por el Departamento del Distrito Federal. en Boletín del Instituto Nacional de Antropología e Historia. México. Instituto Panamericano de Geografía e Historia. México. D. 1988 «Geología». México. pp. F. Editado por el Instituto de Astronomía de la Facultad de Ciencias de la UNAM. México. 1990 «En Xochicalco. 107-139. año XIII. 2000 «Montañas Sagradas». CONACULTA . pp. pp. en Coloquio sobre la Historia de Tlaxcala. F. D. D. 1997 «El Monte Tláloc y el calendario ritual mexica». UNAM . octubre de 1990. el Popocatépetl marca el tiempo». Johanna Broda. Consideraciones geológicas y arqueológicas. 1956 La cuenca de México. julio 1999-diciembre 2000. Florencia. en La montaña en el paisaje ritual.

México. 3. Virre y Hernández. Editado por Salvador Chávez Hayhoe. en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos. D. F. 1981 «Proyecto: Yacimientos de obsidiana en Mesoamérica primera temporada. Carlos. Blanca Rebeca. Fondo de Cultura Económica. México». Juan Bautista. 1972 «Pinturas rupestres en el Popocatépetl». 1. 1997 «Tlamatines: los controladores del tiempo en la falda del Cofre de Perote. Estado de Veracruz». México. Un sitio posclásico en el Iztaccíhuatl». núm. Dieter y Herbert Straka. 525-563. 1956 «Las cuevas del Valle de México». Distribución de obsidiana en México». Pastrana. Piho. México. núm. Robelo. 2002 «Un buen aguacero sale en 1. México. Rivera. los mexicas y el imperio». Iwaniszewski. en Arqueoastronomía y etnohistoria en Mesoamérica. Antonio. en Graniceros. Pasquel. UNAM. 175 ○ Bibliografía ○ ○ . 1993 «La obsidiana. México. en La Jornada. 1978 «La historia de la vegetación en la región Puebla-Tlaxcala. Noriega Orozco. Sociedad Mexicana de Antropología. Broda y S. F. D. 1987 «Breve relación de los dioses y ritos de la gentilidad». 58-6. Jaime Litvak K. F. Parte I. en Arqueología. D. Carlos. F. F. México. 1985 «La vegetación del Cofre de Perote. durante el Cuaternario Tardío». F. 7:28. Compilado por J. en Biótica. 1941 Relación de Texcoco. Editorial Porrúa. México. INAH. 1988 «Las minas de obsidiana del Pico de Orizaba.500 pesos». Xalapa. Sábado 25 de mayo. Pedro. Arturo. F. D. en Arqueología Mexicana. México. Héctor. pp. en Tlatoani. México D. Cecilio. D. editores. Ponce de León. Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bióticos. Méx. F. D. 27-86. pp. Ohngemach. F. 10 (1:35-64). 4. Alejandro. Alejandro y Gómez. Johanna Broda y Beatriz Albores. pp. D. en El alma encantada. en Religión en Mesoamérica. 11:14-18. Veracruz». México. María.Navare Flores. 10:34-38. Veracruz. Vol. en Comunicaciones. México. 1965 Discurso a Orizaba: Interpretación sociológica del mito QuetzalcoatlCitlaltepetl. Pomar. Navarrete. y Noemí Castillo. Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. D.17:189-194. . Segunda edición facsimilar. Leonardo. compiladores. México. D. Presentación de Fernando Benítez (facsímile del año de 1892). pp. Ponce. Pérez Elías. 2ª Época. 3-11. 1991 «Propiedades geométrico astronómicas en la arquitectura prehispánica». 1957 «El material arqueológico de la Cueva de Calucan. en Tlatoani. 2001 Diccionario de mitología nahoa.. Hernando. D. F. Editorial Citlaltepetl. pp. Pastrana. F. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica.

México. México. CONACULTA . 1995 Geografía cultural del SW de la Cuenca de México: Estudios históricos sobre el Pedregal. Vol. Méx. Editado por la UNAM y el Colegio Mexiquense. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. pp. Schönhals. D. F. 66-99. D. Academic Press. Cosmovisión y meteorología indígenas en Mesoamérica. en Boletín de la Sociedad Arqueológica de Santiago. D. S. México. . 3-20. 193-219. 1975 «El Postclásico en la región de Huejotzingo. Juan. en Comunicaciones 12:49-50. 23-34. Séjourné. Ruiz de Alarcón. D. Robles Ramos. Hernando. 1997 «Noticias históricas y actuales sobre lugares de culto en la zona del Ajusco y en el Pedregal de San Ángel». Traducción del náhuatl. Ajusco y M. Ramiro. Dolores. Root. Alejandro. Puebla». pp. F. F. J. F. facsímile del año de 1656. compiladores. Schmidt. 4. 149-160. 1974 Primeros memoriales. Schobinger. 12:41-47. en Revista de Geografía del Instituto Panamericano de Geografía e Historia. editores. en La montaña en el paisaje ritual. Sahagún. 261-480. Peter. coordinadores. 1975 « Acumulación ferrosa en los sedimentos volcánicos no compactos de Río Frío». en Comunicaciones. 16.. D. F. New York. pp. Vol. Editado por el INAH. pp. F. F. prólogo y comentarios de Wigberto Jiménez Moreno. 1970 Arqueología del valle de México. pp. Editado por el Departamento del Distrito Federal y M&Z Milenio. México. Salvador 1992 «Popocatépetl e Iztaccíhuatl el eje del mundo prehispánico». INAH . en Los volcanes símbolo de México.Robles García. Johanna Broda y Beatriz Albores. Moore y A. pp. México. ENAH . División de Estudios de Posgrado. Keene. . Contreras. D. 1983 «Information Exchange and the Spatial Configurations of Egalitarian Societies». Fray Bernardino de. 1965 «Breve historia de la arqueología de alta montaña en los Andes Meridionales». D. 4. 157-174. Culhuacan. Editorial Porrúa. Ernest y Gerd Werner. Colección Científica. . 1985 Historia general de las cosas de la Nueva España. México. Stanislaw Iwaniszewski e Ismael Arturo Montero García. 1944 «Algunas ideas sobre la glaciología y morfología del Iztaccíhuatl». Tesis de maestría en historia y etnohistoria. Presentación de Fernando Benítez. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 176 ○ ○ . 2001 «El Nevado de Toluca: “ombligo del mar y de todo el mundo». en Graniceros. D. Laurette. en El alma encantada. A. EE . 1987 «Tratado de las supersticiones y costumbres gentilicias que oy viuen entre los indios naturales desta Nueua España». F. núm. Editado por el INAH . en Archaeological Hammers and Tools. México. Rueda Smithers. Fondo de Cultura Económica. pp. Johanna Broda. UU . UNAM .

1957 «Archaeological investigations on mountain Tlaloc. D. F. México. Sergio. Mecanuscrito. D. Justo. Sierra. Niwot. D. impresiones de viaje en un tren de prueba». De Xochimilco a Amecameca. Seler. David Carrasco. Colección Científica del INAH. 1983 Arqueología e historia en el valle de México. A. Antiguo manuscrito mexicano en la Biblioteca Nacional de París. D. F. 1980 La selva de los símbolos. Sprajc. G. Siglo XXI Editores. estudio introductorio de Carmen Aguilera. F. 261-480. Madrid. Fray Juan de. University of Colorado Press. F. Towsend. editor. 1981 El Tonalámatl de la colección de Aubin. Suárez. Méx. Editado por la UNAM. D. 1965 «De México a Toluca. Editorial Cultura Hispánica. F. núm. Biblioteca Enciclopédica del Estado de México. Eduard 1988 Comentarios al Códice Borgia. Gustavo. Iván. Whicke. pp. Tonalámatl de Aubin. F. Editorial Anthropos. División de Posgrado de la ENAH. 1981 El pensamiento náhuatl cifrado en los calendarios. 5:83-96. 26-30. Tres tomos. textos de su historia. José. México. D. Velázquez. Editado por CONACULTA y el Gobierno del Estado de Tlaxcala. Barcelona. España.. México. Richard y Felipe Solis. Turner. Víctor. 1991 «The Mt. México. México. 427. Presentación de Fernando Benítez (facsímile del año de 1656). Mexico». en El alma encantada. 92-111 antologías de Mario Colín para la Biblioteca Enciclopédica del Estado de México. pp.. . 1987 «Manual de ministros de indios para el conocimiento de sus idolatrías. EE. Torquemada. Fondo de Cultura Económica. Jacinto de la. 1988 El simbolismo en general. en Toluca. editado por el Fondo de Cultura Económica. México. F. de C. Tlaxcala. 1980 Códice Tudela. S. 1973 Quienes fueron los matlatzincas. V. Charles y Fernando Horcasitas. y extirpación de ellas». Dan. Siglo XXI Editores. D. Editado por el Gobierno del estado de Tlaxcala. 177 ○ Bibliografía ○ ○ . Sempat Assadourian y Andrea Martínez Baracs. D. en Mesoamerica Notes. 2001 Orientaciones astronómicas en la arquitectura prehispánica del centro de México. 1977 Monarquía Indiana. Tlaloc Project». F. Serna. crónicas de una ciudad. 2001 El culto a los cerros y las deidades del agua en La Malinche. México. México. en To Change Place: Aztec Ceremonial Landscapes. Compilación de textos de los siglos XVII y XVIII. UU. México.. 1991 Tlaxcala. Sperber. Códices y manuscritos de Tlaxcala 2. Tudela de la Orden. Siglo XXI Editores.

D.White Sidney. pp. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 178 ○ ○ . Editado por la UNAM. F. E. Yarza de la Torre. . 1962 «El Iztaccíhuatl. Esperanza. Editado por Mooser. F. 64:3. White y Lorenzo para la Dirección de Prehistoria del INAH . F. acontecimientos volcánicos y geomorfológicos en el lado oeste durante el Pleistoceno Superior». en Investigaciones. 1956b «Geología glacial del Iztaccíhuatl». 1956a «Probable substages of glaciations in Iztaccihuatl. pp. núm. . 1984 Volcanes de México. 6. 19-27. INAH . Mexico». en La cuenca de México: consideraciones geológicas y arqueológicas. Época III. . México. 22. D. 1978 «Acontecimientos glaciales y periglaciales en el Ajusco». México. núm. D. 289-295. 51-56. México. en Boletín del INAH . en Journal of Geology.

2002. en José Luis Lorenzo. Figuras 78 y 79. Figura 127. Figura 92. Fotografías cortesía de Otto Schöndube. 1997. Figura 51. Fotografía de Víctor Arribalzaga. Figura 62. Veracruz. 2002. Fotografía de Víctor Arribalzaga. Figura 17. Fotografía de Lourdes López. 2002. Fotografía de Rubén Morante. Figura 60. 2002. Zavala. Figura 120. Trazo sobre una ilustración de la revista México Desconocido. 1984. Figura 142. Fotografía de Juan José Durán. Figura 39. Tejedores de voces. Fotografía de Ivon Encinas. Ilustración del CENAPRED. Figura 6. A Arte do México Antico. Figura 128. 1994. Fotografías de Everardo Rivera. editor. Trazado sobre una ilustración del Atlas Encarta de Microsoft. Figura 119a. 1999. 2002. 1995. Trazo sobre una fotografía de la Compañía Mexicana de Aéreofoto. Figura 102. 77 Fotografía de Stanislaw Iwaniszewski. Figura 3. Fotografías de Stanislaw Iwaniszewski. Figura 11. Fotografía de Alejandra Aguirre. 2002. Autor anónimo. Orizaba. ENAH . 2000. Figura 67. 1985. Figura 140. Figura 111. 1998. 1996. Figura 95. Fotografía de Luz Lidia García Castrejón. Los Volcanes Símbolo de México. Figuras 53 y 54. México una visión de altura. 1959. Figura 129. Imagen de National Geographic. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ 179 ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Bibliografía . Figura 47. Figura 100 a y b. Adaptación a una fotografía de Cesar Larrañaga. Ilustración del libro. M. 1990. Michael Calder wood. Dibujo de Jesús Galindo Trejo. Ilustraciones de la revista Arqueología Mexicana. Figura 97. 2002. Figura 16. Figura 44. Figura 136 y 137. 1997. 1990. Fotografía de Lourdes López. pág. Ilustración de la Enciclopedia Encarta 99 de Microsoft.○ ○ ○ ○ CRÉDITOS FOTOGRÁFICOS Y DE ILUSTRACIONES: ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ Figura 2. Postal de domino público. Fotografía de Víctor Arribalzaga. 2000. Fotografía de Islas y Dondé. Figura 71. Fotografía de José Moreno Pérez.

Universidad Nacional Autónoma de México. UU. Estados Unidos de Norteamérica. Atlas Arqueológico de la Alta Montaña Mexicana ○ 180 ○ ○ . ENAH INAH UNAM Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Instituto Nacional de Antropología e Historia.ABREVIATURAS CONACUL TA EE. Escuela Nacional de Antropología e Historia.

. concepto e imagen. en los talleres de estirpe. nación y naturaleza. situado en lucas alamán número treinta.ATLAS ARQUEOLÓGICO DE LA ALTA MONTAÑA MEXICANA. vínculo entre el hombre con su identidad. se terminó de imprimir el día del solsticio de verano (veintiuno de junio) de dos mil cuatro. con teléfono cinco cinco ocho ocho ocho cero tres tres. ciudad de méxico. y con un tiro de dos mil ejemplares. colonia obrera. segundo piso.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful