Universidad Nacional Autónoma de México

Facultad de Filosofía y Letras

Identidad y Constitución. Una Defensa del Principio de un Objeto en un Lugar

T

E

S
PRESENTA:

I

S

QUE PARA OBTENER EL TÍTULO DE: LIC. EN FILOSOFIA

Ricardo Yadel Murillo Pérez

DIRECTORA DE TESIS: Mtra. Viorica Ramírez de Santiago Mercado

México D.F. Ciudad Universitaria 2013.

Murillo Pérez Ricardo Yadel

Identidad y Constitución. Una defensa del Principio de un Objeto en un Lugar

Figura 1: Discobolus

A mis padres

Índice general
Agradecimientos Introducción 1. El Problema de la Constitución Material 1.1. Un principio en el que todos creemos . . . . . . . . . . . . . . . . 1.2. El Problema de la Constitución Material . . . . . . . . . . . . . . 1.2.1. Historia de la Estatua y la Arcilla . . . . . . . . . . . . . 1.2.2. Análisis de la Historia de la Estatua y la Arcilla . . . . . 1.2.3. Consecuencias de la existencia de los objetos coincidentes ix xi 1 1 4 4 6 9

2. Principales argumentos para rechazar CII 13 2.1. Argumento contra CII vía Ley de Leibniz . . . . . . . . . . . . . 13 2.1.1. Condiciones de Persistencia de Objetos Materiales . . . . 14 2.1.2. Condiciones de Persistencia de la pieza de arcilla . . . . . 15 2.1.3. Condiciones de Persistencia de la estatua de Venus . . . . 16 2.1.4. Un argumento contra CII . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 2.2. Argumento contra CII vía Composición Material . . . . . . . . . 20 2.2.1. El Problema de Composición Material y el Problema de la Constitución Material . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 2.2.2. El Dilema de la Nube . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 2.2.3. Análisis del Dilema de la Nube . . . . . . . . . . . . . . . 23 2.2.4. El Problema de la Composición Material en los Objetos Materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 2.2.5. Composición no es Identidad . . . . . . . . . . . . . . . . 25 2.2.6. Constitución no es Identidad . . . . . . . . . . . . . . . . 27 2.2.7. Crítica al argumento de Johnston . . . . . . . . . . . . . . 27 2.3. Conclusiones del Capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 3. Soluciones 3.1. Soluciones Eliminativistas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2. Nihilismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2.1. El Nihilismo y los Objetos Materiales . . . . . . . 3.2.2. Inconvenientes y Problemas de la Postura Nihilista v 31 31 32 32 34

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

vi

ÍNDICE GENERAL 3.3. Esencialismo Mereológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3.1. El Principio del Esencialismo Mereológico . . . . . . . . . 3.3.2. El Esencialismo Mereológico y el Problema de la Composición Material . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3.3. Críticas al Esencialismo Mereológico . . . . . . . . . . . . 3.4. Clases Dominantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.1. Relación entre Objetos, Sortales y Condiciones de Persistencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4.2. Inconvenientes de la solución de Clases Dominantes . . . 3.5. Soluciones Modales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.1. Teoría de Contrapartes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.2. Aplicación de la Teoría de Contrapartes al Problema de la Constitución Material . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.3. Teoría Temporal de las Contrapartes . . . . . . . . . . . . 3.5.4. Partes Temporales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.5. Soluciones Tetra-Dimensionalistas al Problema de la Constitución Material . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5.6. Solución al Problema de la Composición Material . . . . . 3.5.7. Inconvenientes de la solución de la Teoría de Contrapartes 3.6. Conclusiones del Capítulo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 37 38 40 42 42 45 49 51 52 54 54 56 58 59 62 65 67 70

Conclusiones Generales Bibliografía Indice Alfabético

Índice de figuras
1. 2. 3. 4. 1.1. 1.2. 1.3. 1.4. 1.5. 1.6. 2.1. 2.2. 2.3. 2.4. 2.5. 2.6. 2.7. 2.8. Discobolus . . Lata y Pedazo lata . . . . . Lata y Pedazo . . . . . . . . . . . . . de Lámina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . de Lámina comparten . . . . . . las . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . i . . . . . . . . . . . . . . xi . . . . . . . . . . . . . . xii mismas partes materialesxiii . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 5 5 6 10 12 15 16 17 22 22 23 24 25 34 38

región de espacio . . . . . . . . . . . Venus . . . . . . . . . . . . . . . . . arcilla . . . . . . . . . . . . . . . . . porción de arcilla dividida en colores la casa es algo diferente de sus partes objetos frágiles . . . . . . . . . . . . unión de porciones de arcilla . . . persistencia de piezas de arcila . . Venus . . . . . . . . . . . . . . . . nube en el cielo . . . . . . . . . . . frontera de una nube . . . . . . . . hay miles de candidatos para ser la tubo oxidado . . . . . . . . . . . . 1001 gatos. . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . frontera de la . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . nube . . . . . .

3.1. castillo de arena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.2. taza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.3. los barcos son diferentes, pero mantienen una conexión de entia successiva. La conexión de entia successiva se adecúa al sentido común . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.4. Pieza de Bronce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.5. Pieza Metálica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.6. criterio de dominancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.7. “gato” domina sobre “cuerpo sin cola” . . . . . . . . . . . . . . . 3.8. “pieza de arte” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.9. casos problemáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.10. pilar-estatua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.11. pieza de ajedréz humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.12. partes espaciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . vii

39 41 41 45 46 47 47 48 48 55

viii

ÍNDICE DE FIGURAS 55 56 62

3.13. partes temporales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.14. Estatua de Venus es una parte temporal de Pieza de Arcilla . . . 3.15. casa de Pedro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Agradecimientos
El trabajo aquí presente es fruto del esfuerzo de muchas personas que con su apoyo contribuyeron a su desarrollo y conclusión. Sin ellos, este trabajo no hubiera sido posible. Los aciertos que pueda haber en él son el resultado de sus comentarios y aportaciones. Sin embargo, los errores que pudiera haber son sólo míos En primer lugar, agradezco a mis padres, Alma Rosa Pérez Pérez y Rubén Murillo Loza; a mis hermanos Rubén Pavel Murillo Pérez y Brenda Iveth Murillo Pérez por su incondicional apoyo. Asímismo, agradezco a la Dra. Lourdes Validivia por su dedicación y esfuerzo que sentaron en mí las bases y la manera de trabajar en filosofía. Agradezco también al Mtro. Hugo Enrique Sánchez por su amistad y apoyo. De manera muy especial agradezco la Mtra. Viorica Ramírez de Santiago Mercado por su gran paciencia y apoyo en todo momento. Asi tambien, agradezco a los compañeros del Seminario de Metafísica del Significado por padecer los diversos borradores de este trabajo y haberlo enriquecido con sus sugerencias y comentarios. Por orden alfabético, agradezco a Aide Pamatz, Aliosha Barranco, Alvaro Espejel, Anaíd Ochoa, Carlos Romero, Diego Vázquez, Emiliano Castro, Erick Llamas, Felipe Hernández, Lorena Vázquez, Patricia Díaz, Rodrígo Campos, Rosario Silva y Víctor Cantero. Agradezco a mis compañeros y amigos que me dieron su apoyo y palabras de aliento. Agradezco a Citlalli Jasso por el diseño de la portada de la tesis. Agradezco también a mi institución, a la Facultad de Filosofia y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a quién le debo mi formación personal y académica; al proyecto de investigación CB-57331 titulado “Metafísica del Significado” apoyado por CONACyT, que me brindó apoyo para la conclusión de mis estudios; y al proyecto PAPIIT-IN403311 que me otorgó la beca para concluir mi tesis.

ix

x

Introducción
Es común que se afirme que dos objetos diferentes no pueden ocupar el mismo lugar al mismo tiempo. Sin embargo, hay quien piensa que esto no es así, pues puede haber más de un objeto en un mismo lugar, ¿cómo es esto posible? Afirmar que en un mismo lugar y en un mismo tiempo hay dos objetos diferentes cuando creíamos que había uno sólo no es algo completamente absurdo. La lata que está en mi mano proviene de una fábrica. Antes de que fuera creada la lata, había sólo una lámina de metal, la cual era ya un objeto, llamémoslo Pedazo de Lámina. Posteriormente, Pedazo de Lámina fue deformada de tal manera que adquirió una forma tal que dio origen a un nuevo objeto, llamemos a dicho objeto simplemente Lata. Pedazo de Lámina sólo cambió de forma, de manera que no fue destruida, pero ahora está también un nuevo objeto que llamamos Lata. Pedazo de Lámina y Lata son objetos diferentes y ocupan el mismo espacio al mismo tiempo, pero ¿en verdad son dos objetos diferentes? Al analizar de manera detallada a la lata de nuestro ejemplo, podemos darnos cuenta de que después de todo hay cosas que pueden ocurrirle a Lata, pero que no pueden ocurrirle a Pedazo de Lámina. Por ejemplo, si alguien aplastara la lata, habría destruido a Lata, pero no así a Pedazo de Lámina. Pedazo de Lámina puede sobrevivir a las deformaciones que se le apliquen, sin embargo, Lata surgió a partir de una determinada forma, si Lata pierde está forma, necesariamente habrá de quedar destruida (Véase figura 2). El hecho de que haya cosas que le puedan ocurrir a Lata y no a Pedazo de Lámina es un poderoso motivo para pensar que son objetos diferentes.

(a)

(b)

Figura 2: Lata y Pedazo de Lámina xi

xii

INTRODUCCION

Sin embargo, la afirmación de que puede haber dos objetos en un lugar al mismo tiempo suena extraña y no puede ser aceptada “a la ligera”. La lata frente mí (Véase Figura 3), tiene un cierto brillo, color metálico; al tocarla puedo darme cuenta que está fría, que tiene una cierta textura, etc., es decir, hay una serie de propiedades cuyo poseedor no es otro que la lata que está frente a mí. Si hay dos objetos en mi mano, dichos objetos comparten también una gran cantidad de propiedades. Las propiedades que comparten son propiedades que se relacionan con la naturaleza misma de los objetos materiales (color, peso, etc.).

Figura 3: lata Más aún, suponer que dos objetos comparten el mismo lugar al mismo tiempo es altamente problemático y conduce a absurdos. En nuestro ejemplo Lata y Pedazo de Lámina ocupan el mismo lugar al mismo tiempo, pero son objetos numéricamente distintos. Así pues, podemos hablar de sus propiedades de manera independiente. Por ejemplo, podemos tomar una báscula y poner sobre ella a la lata. Después de observar el número que registra la báscula, alguien podría afirmar lo siguiente sobre Lata: 1. Lata pesa 9 gramos pero, puesto que Lata y Pedazo de Lámina son objetos numéricamente distintos, también pudimos haber tomado nuestra báscula y afirmar lo siguiente: 2. Pedazo de Lámina pesa 9 gramos Ahora bien, Lata y Pedazo de Lámina son objetos numéricamente diferentes pero están en el mismo lugar al mismo tiempo. Si tomo la lata entre mis manos, estoy cargando no sólo a Lata sino a Pedazo de Lámina. Estoy cargando dos objetos, cada uno de los cuales pesa 9 gramos. Por lo tanto, puedo inferir que estoy cargando 18 gramos, ¡pero esto es obviamente absurdo! La co-localización de objetos no es algo completamente imposible. Bajo leyes de la naturaleza distintas a las de nuestro mundo, se puede pensar en objetos materiales distintos ocupando el mismo lugar al mismo tiempo. Podemos imaginar objetos que pueden pasar a través de otros, así como una esponja puede retener el agua, podemos imaginar objetos con la misma forma compartiendo el mismo lugar al mismo tiempo. Sin embargo, el caso expuesto es problemático porque se está suponiendo que tanto Lata como Pedazo de Lámina comparten las mismas partes materiales.

INTRODUCCION

xiii

(a) Pedazo de Lámina

(b) Lata

Figura 4: Lata y Pedazo de Lámina comparten las mismas partes materiales Así pues, cuando se tienen objetos con las mismas partes materiales, lo más natural es identificarlos y reconocerlos como el mismo objeto. Considerar que hay más de un objeto con las mismas partes materiales parece algo superfluo e innecesario o como algunos autores lo han llamado, “un caso de doble visión” 1 . Los casos en los que parece que hay dos o más objetos compartiendo la misma localización espacial y las mismas partes en un tiempo se suelen llamar Problemas de Coincidencia. El caso que se acaba de presentar con el ejemplo de la lata ilustra uno de los Problemas más famosos de Coincidencia que recibe el nombre de Problema de la Constitución Material 2 . Los objetos materiales que pertenecen a clases diferentes y comparten las mismas partes materiales se dice que están relacionados bajo la relación de constitución. El Problema de la Constitución Material es relevante en el sentido de que enfrenta nuestras intuiciones acerca de la identidad y la constitución. Por una parte, intuitivamente resulta natural pensar que la relación de constitución entre objetos implica la identidad; pero por otra parte se tienen argumentos para sostener que los objetos bajo la relación de constitución son objetos diferentes. El presente trabajo pretende ser fiel a nuestras intuiciones y defender el Principio de que sólo puede haber un objeto en un lugar y en un tiempo, y por ende, la tesis de que los objetos involucrados que caen bajo la relación de constitución son idénticos. Para lograr dicho propósito, en el primer capítulo se presentará de manera explícita el Problema de la Constitución Material como una paradoja que mantiene entre sus supuestos la idea de que los objetos materiales bajo la relación de constitución son idénticos. Una paradoja surge cuando tenemos supuestos igualmente evidentes que juntos nos conducen a resultados “a todas luces” contradictorios. Una paradoja es racionalmente intolerable e insta a dar una solución satisfactoria. La presentación que se da del Problema de la Constitución Material en forma de paradoja nos permite mostrar de manera explícita las soluciones más relevantes que se han dado. La paradoja que se presenta consta de cinco supuestos, de los cuales basta rechazar al menos uno para bloquear la contradicción. El
1 Lewis(1986: 2 Para

252)[19] ver otros problemas de Coincidencia, véase Sider (2001: 142)[33]

xiv

INTRODUCCION

rechazo de cada uno de los supuestos genera una solución diferente. Rechazar el supuesto de que los objetos materiales bajo la relación de constitución son idénticos también bloquea la contradicción, pero acepta la existencia de objetos coincidentes, es decir, objetos que pueden ocupar el mismo lugar y comparten las mismas partes al mismo tiempo. Esta “solución” genera problemas e inconvenientes que se presentan al final del capítulo uno. En el capítulo dos se presentarán los argumentos que se han dado en contra de la tesis de que los objetos materiales bajo la relación de constitución son idénticos. Se presentan básicamente dos argumentos, el primero es el argumento que ha sido llamado argumento vía Ley de Leibniz. El argumento vía Ley de Leibniz se basa en la idea de que los objetos involucrados bajo la relación de constitución tienen diferentes propiedades, y los objetos con propiedades diferentes no pueden ser idénticos. El segundo argumento ha sido llamado argumento vía Composición Material. El segundo argumento se construye sobre la solución al Problema de la Composición Material o Problema de los Muchos. El Problema de la Composición Material se basa en una de las características básicas de los objetos materiales, a saber, que admiten cambios mínimos en su composición. Al aceptar cambios mínimos en la composición de un objeto material se puede construir un argumento para sostener que donde creíamos que había un solo objeto de una clase, hay millones de objetos de la misma clase que se traslapan unos con otros. Esta consecuencia es absurda y requiere de elucidación. Para construir el argumento vía Composición Material, primero se muestra cómo se relacionan el Problema de la Constitución Material con el Problema de la Composición Material y posteriormente se muestra cómo se soluciona el Problema de la Composición Material si se acepta que los objetos materiales son algo diferente de la materia que los compone. Sin embargo, si se acepta que los objetos materiales son algo diferente de la materia que los compone, se tiene como consecuencia que los objetos bajo la relación de constitución no son idénticos. El desarrollo de ambos argumentos nos permite ver de manera clara el reto que debe enfrentar toda teoría de los objetos materiales que rechace la existencia de objetos coincidentes y de una solución completa al Problema de la Constitución Material. Se debe explicar, por una parte cómo es que los objetos bajo la relación de constitución son el mismo objeto a pesar de diferir en propiedades y se debe ofrecer una solución satisfactoria al Problema de la Composición Material. Finalmente en el capítulo tres se consideran las diferentes soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material. En los últimos años3 se ha desarrollado una amplia discusión en torno al Problema de la Constitución Material, desarrollando interesantes propuestas y diferentes teorías acerca de los objetos materiales y nuestra manera de entenderlos. Cada teoría provee una ontología del mundo material diferente, es decir, describe la clase de cosas que contiene el mundo material y la manera en que se relacionan. Las teorías acerca de los objetos materiales que resuelven el Problema de la
3A

partir de 1975 con la publicación del artículo “Contingent Identity” de Allan Gibbard

[12]

INTRODUCCION Constitución Material consideradas en el capítulo tres son las siguientes: Nihilismo Esencialismo Mereológico Clases Dominantes Teoría de Contrapartes

xv

Cada una de las teorías acerca de los objetos materiales resuelve en cierta manera el Problema de la Constitución Material. Sin embargo, no puede ser el caso que todas las teorías que se presentan sean verdaderas. Las teorías Metafísicas en general son teorías acerca de cómo es el mundo y de “lo que hay”, es decir, de las cosas que existen. Las teorías acerca de los objetos materiales y en general todas las teorías metafísicas son altamente especulativas. Los argumentos metafísicos son argumentos a priori y no son, en modo alguno decisivos, sin que eso implique que sean erróneos. Sin embargo, se puede tener una creencia razonable y proponer una metodología legítima. Una teoría sostenida con argumentos débiles será más débil que una teoría con argumentos que son más fuertes. Las teorías acerca de los objetos materiales que resuelven el Problema de la Constitución Material presentan una serie de ventajas y desventajas. Puesto que se carece de una teoría sistemática para balancear estas consideraciones, se recurre a un inventario exhaustivo, es decir, se presentan todas las soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material junto con las críticas que han recibido hasta ahora. De esta manera, se podrá hacer una correcta evaluación. Así también, se ha señalado4 que se puede resolver el Problema de la Constitución Material modificando la noción de identidad. Sin embargo, no se tomarán en cuenta dichas teorías ya que se considera que la noción de identidad es una noción básica y ampliamente extendida. Asimismo, el abandono de la noción de Identidad trae consigo repercusiones indeseables, pues permea en varias ramas y teorías no sólo filosóficas sino también científicas que han tenido éxito con la noción de identidad absoluta. Al presentar cada solución, se hace particular énfasis en la manera en que bloquean los argumentos vía Ley de Leibniz y el argumento vía Composición Material. Finalmente se evalúa a una solución como mejor que otra a aquellas que al compararlas tienen mayores ventajas y las menores desventajas. Bajo las restricciones establecidas, se concluye que la mejor solución al Problema de la Constitución Material es la Teoría de Contrapartes. Las soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material se han enfocado en el primer reto que es el argumento vía Ley de Leibniz, pero han dejado de lado el segundo reto que es el argumento vía Composición Material. Muchas soluciones que eran plausibles, pues no enfrentaban serias críticas, quedan automáticamente descartadas a la luz del Problema de la Composición Material.
4 Geach

(1962)[11], Parsons (1987)[24]

xvi

INTRODUCCION

Capítulo 1

El Problema de la Constitución Material
En este capítulo se presentará de manera explícita el Problema de la Constitución Material, así como la mayoría de los términos técnicos que se utilizarán a lo largo de todo el trabajo. A continuación se presentará la motivación del Principio de un Objeto en un Lugar y posteriormente el desarrollo del Problema de la Constitución Material a manera de paradoja, así como los supuestos que le subyacen. Finalmente se presentan los problemas e inconvenientes que puede haber si se rechaza el Principio de un Objeto en un Lugar.

1.1.

Un principio en el que todos creemos

Todo el tiempo estoy rodeado de objetos que puedo sentir, oler, tocar e incluso probar. Para contar dichos objetos, parece suficiente señalar con mi dedo y repetir un número por cada objeto señalado: uno, dos, tres,. . . Por ejemplo, frente a mí hay un escritorio con una computadora, una taza y una lámpara. A la pregunta acerca de cuántos objetos hay en el escritorio, sin dudarlo un momento se respondería: Hay tres objetos en el escritorio, a saber, una computadora, una taza y una lámpara. Si alguien preguntara: ¿pero cómo lo sabes? Obtendría una respuesta del tipo de que simplemente son vistos, se los puede tocar, sentir, etc. tienen propiedades físicas que se hacen evidentes a mis sentidos. Las propiedades físicas de las que damos cuenta se relacionan con el concepto de materia y en cierto sentido dependen de ella. De manera muy intuitiva y conforme a los propósitos que interesan, se puede proponer una definición de materia1 como la siguiente:
1 La definición 1 es una definición estipulativa, es decir, la definición de materia de la que se hace uso en este trabajo no pretende ser una definición exhaustiva en modo alguno de lo que se entiende por materia bajo acepciones que se utilizan en disciplinas afines a la física contemporánea. El Problema de la Constitución Material es un problema de índole filosófica que no se presenta en todos los objetos, sino en objetos de una clase muy particular. La

1

2

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

Definición 1. Decimos que la materia es una sustancia que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio. La computadora, la taza y la lámpara y demás objetos de los cuales damos cuenta de propiedades físicas, caen dentro de una categoría especial de objetos, que llamamos objetos materiales. Los objetos materiales se pueden definir de la siguiente manera: Definición 2. Decimos que un objeto O es un objeto material si y sólo si O está compuesto de materia. Al reconocer objetos como poseedores de propiedades físicas, se reconoce su carácter de objetos materiales. Los objetos materiales al estar compuestos de materia, tienen un cierto volumen y se puede decir que ocupan una cierta región en el espacio. La materia que ocupan los objetos materiales nos define regiones espaciales. Definimos regiones espaciales de un objeto material de la siguiente manera: Definición 3. Decimos que un objeto material O ocupa una región espacial D si y sólo si D es una región conexa definida por el espacio o la porción de espacio que ocupa la materia de la que está compuesto O.

Figura 1.1: región de espacio

Ahora bien, dadas nuestras definiciones, podemos afirmar la siguiente proposición: Proposición 1 (Principio de un Objeto en un Lugar). a cada objeto material le corresponde una y sólo una región en el espacio. Demostración. Supongamos que no. Supongamos que hay dos objetos materiales O y O’ distintos que ocupan la misma región del espacio D. Por la definición
intención de la definición 1 es dar el primer paso para delimitar la clase de objetos para los cuales surge el Problema de la Constitución Material.

1.1. UN PRINCIPIO EN EL QUE TODOS CREEMOS

3

2, tanto O como O’ están compuestos de materia. Llamemos M a la materia de O y M’ a la materia de O’. Por la definición 1 y 3, M y M’ ocupan regiones en el espacio, digamos D1 y D2 . Pero como habiamos supuesto, D1 = D = D2 . Esto implica que M = M’. Por lo tanto, O = O’. Una de las consecuencias de la Proposición 1 es que podemos individuar a los objetos materiales simplemente fijándonos en las regiones del espacio ocupadas, es decir, parece ser un buen criterio para afirmar identidad entre los objetos materiales. Si dos cosas A y B ocupan la misma región del espacio en un tiempo t, podemos concluir que son el mismo objeto. Por ejemplo, recordando la taza y la lámpara mencionadas al inicio de la sección, puedo reconocerlas como objetos diferentes simplemente fijándome que ocupan regiones espaciales diferentes. La siguiente proposición se puede ver como un corolario de la Proposición 1 y se conoce como la tesis Constitución es Identidad (En breve CII ) y se enuncia de la siguiente manera: Proposición 2 (Constitución es Identidad CII). Sean A y B objetos materiales. Si B es la pieza de materia que constituye a A, A = B. Demostración. Por hipótesis, A y B son objetos materiales, por la definición 2 sabemos que están compuestos de materia y por la definición 1 y 3, sabemos que ocupan regiones espaciales D y D’ respectivamente. Ahora bien, también por hipótesis tenemos que B es la pieza de materia que constituye a A, es decir, A y B ocupan la misma región del espacio D, pues es una pieza de materia. Por lo tanto, por la proposición 1, concluimos que A = B. La Proposición 2 podría parecer una trivialidad una vez que se ha considerado como verdadera la Proposición 1. Sin embargo, la Proposición 2 hace una afirmación particular sobre un tipo especial de objetos materiales que son las piezas de materia. Por ejemplo, si consideramos una lata y la pieza de aluminio que la constituye, por la Proposición 2, diríamos que la lata no es otra cosa que la pieza de aluminio, es decir, son idénticos. Sin embargo, como se mostrará a continuación, la identidad entre un objeto material y la pieza de materia que lo constituye es precisamente lo que se pone en cuestión. La tesis CII es asunto de controversia, pues hay fuertes argumentos en su contra. El rechazo de CII no sólo nos priva de tener un criterio de identidad para objetos materiales, sino que nos compromete con la existencia de objetos coincidentes, es decir, la tesis de que dos o más objetos materiales pueden compartir la misma materia y la misma región espacial. Como se acaba de mostrar, la Proposición 2 se deriva directamente de la Proposición 1, la cual afirma que a cada objeto material le corresponde una y sólo una región del espacio. El rechazo de la Proposición 2 trae consigo el rechazo de la Proposición 1, que es el Principio de un Objeto en un Lugar. La controversia en torno a CII es la parte central del Problema de la Constitución Material. A continuación se presentará el Problema de la Constitución Material utilizando la formulación tradicional que se ha utilizado en la literatura

4

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

filosófica para ilustrarlo. Se presentará lo que se conoce como la historia de la Estatua y la Arcilla y posteriormente el análisis de dicha historia mostrando la manera en que se genera una paradoja.

1.2.

El Problema de la Constitución Material

Entre los muchos problemas que existen en la filosofía hay una serie de problemas que reciben el nombre de Paradojas de Constitución Material. Las Paradojas de Constitución Material se presentan de manera exclusiva en los objetos materiales. La mayoría de las Paradojas de Constitución Material tienen un origen muy antiguo, y han sido ampliamente discutidas a lo largo de la historia de la filosofía. Las paradojas más famosas sobre constitución material 2 son las siguientes: 1. El Problema de las Partes Mutiladas 2. El Barco de Teseo 3. La Estatua y la Arcilla La relación entre las distintas Paradojas de Constitución Material es muy estrecha. Rea (1995)[28] sostiene la interesante tesis de que las tres paradojas de Constitución Material son diferentes versiones del mismo problema. Las tres paradojas tienen los mismos elementos en conflicto. Una solución a una de las paradojas también se puede aplicar a las demás. Este trabajo se enfocará en el desarrollo únicamente de la tercera de las paradojas enunciadas, la paradoja de la Estatua y la Arcilla . La paradoja de la Estatua y la Arcilla recibe su nombre debido a que ha sido frecuentemente ilustrada con una historia que utiliza como ejemplo una estatua y la pieza de arcilla que la constituye. A continuación se presentará la historia de la estatua y la arcilla y posteriormente se hará el análisis de la misma.

1.2.1.

Historia de la Estatua y la Arcilla

La historia de la estatua y la arcilla es la siguiente: En una lejana provincia, un bello día de verano, un inteligente y afamado escultor se levantó muy temprano de su cama. Bajo los influjos aún latentes que dejan los destellos de los bellos sueños, nuestro escultor se dirige inmediatamente a su lugar de trabajo, a su humilde taller en el sótano de su casa. Atrapado entre las fantasías de las fábulas y épicas griegas, vino a su mente la majestuosa e increíble belleza de Venus. Sin esperar un instante más, con la mano en sus instrumentos para moldear la arcilla, se entregó con energía y afanoso trabajo a crear una magnífica estatua de Venus de considerable tamaño. La estatua era tan impresionante que cautivaba a todo aquel que osara posar su mirada en la obra. El escultor estaba orgulloso de su obra.
2 Wasserman

(2012)[42]

1.2. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

5

(a)

(b)

Figura 1.2: Venus

Una noche, sedientos de codicia y ambición, entraron un par ladrones a la casa del escultor, se deslizaron sigilosamente evitando provocar el menor ruido, con la intención de sustraer la famosa estatua que permanecía inmóvil en el taller de trabajo. La estatua era enorme y terriblemente pesada. Al subir por las escaleras, debido al gran peso, no pudieron evitar mitigar el temblor de sus piernas. Sin intención, provocaron un ruido tal que despertó a los habitantes de la casa. Los ladrones, presas del temor, dejaron caer la estatua por las escaleras y emprendieron la huída. El escultor que bajó corriendo al escuchar los ruidos, sólo encontró pedazos de lo que fue alguna vez una magnífica estatua. El escultor, bajo sollozos, recogió los restos de arcilla que posteriormente humedeció para reunir de nuevo un bloque de arcilla en espera de una nueva inspiración.

Figura 1.3: arcilla

En la historia, el escultor comienza con una pieza de arcilla, la cual indiscutiblemente es un objeto, después la moldea de tal manera que crea con ella una estatua, la cual también es un objeto. Así, tenemos dos objetos que están en el mismo lugar: una pieza de arcilla y una estatua. ¿Pero en verdad son dos objetos?, después de todo, la estatua y la pieza de arcilla están en el mismo lugar, es decir, están localizados en el mismo sitio. Más aún, podemos decir que comparten muchas propiedades que son inherentes a los objetos materiales como son su tamaño, peso, forma, etc., son tan similares que difícilmente aceptaríamos que ahí hay dos objetos.

6

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

1.2.2.

Análisis de la Historia de la Estatua y la Arcilla

La estatua y la pieza de arcilla son objetos materiales en el sentido en que se definieron en la sección 1.1. Antes de presentar el análisis de la historia de la Estatua y la Arcilla, se presentarán algunas definiciones de términos técnicos que se ocuparán a lo largo de este trabajo. Para referirnos a la materia que tiene un objeto material O, utilizaremos un nombre especial, la llamaremos la porción de materia3 de O. Definición 4. Decimos que P es la porción de materia de un objeto material O si y sólo si P es la materia de O. A partir de la definición 4 podemos hacer la observación de que la porción de arcilla de un objeto material se puede dispersar y seguir existiendo, es decir, seguir siendo la misma porción de materia. La porción de materia P de un objeto material O no es otra cosa que materia, es decir, tiene una cierta masa M y un volumen V. Supongamos que la dividimos en n partes, cada una con una cierta masa mi y volumen vi para todo i entre 1 y n. Si después de dividir la porción de materia P ocurre que m1 + · · · + mn = M y también que v1 + · · · + vn = V , podemos seguir hablando de la misma porción de materia P a pesar de que sus partes estén dispersas, como se ilustra en la figura 1.4. La figura 1.4 a) muestra una porción de materia dividida en colores. La figura 1.4 b) es el resultado de dividir y separar las secciones de colores de la figura 1.4 a). Por la definición 4, podemos afirmar que en ambas imágenes se muestra la misma porción de materia.

(a)

(b)

Figura 1.4: porción de arcilla dividida en colores
3 Las porciones de materia cuentan como agregados de materia. Hay una amplia discusión acerca de si todo agregado es un objeto. Este trabajo se mantiene neutral con respecto a dicha discusión, sin pronunciarse de manera definitiva en cuanto a si es un objeto o no simplemente llamándolo porción de materia. Adentrarse en la discusión acerca de si los agregados de materia son objetos o no lo son, excede y se desvía de la discusión del problema que nos atañe, que es el Problema de la Constitución Material. Más aún, podemos afirmar que no lo afecta. Si aceptamos que las porciones de materia son objetos, la coincidencia se da pues entre tres objetos y no sólo entre dos, es decir, se mantiene una violación del principio de un objeto en un lugar. Si no hay coincidencia, luego pues, la porción de materia es idéntica a la Pieza de Arcilla y a la Estatua de Venus. Ahora bien, si no es un objeto y hay coincidencia, la porción de arcilla sería algo diferente de la Pieza de Arcilla y de la Estatua de Venus. Si no hay coincidencia, la porción de arcilla sería algo diferente de la Pieza de Arcilla que sería idéntica a la Estatua de Venus.

1.2. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

7

En particular, en la historia de la estatua y la arcilla, la porción de arcilla que es la materia de la estatua, se puede dispersar y seguir existiendo. Por ejemplo, cuando se cayó la estatua, se partió en muchos cachitos. La estatua fue destruida pero no así su porción de arcilla. Con base en la definición 4, tendríamos que decir que en el suelo se ha conservado la misma porción de arcilla que existía ya antes de la caída de la estatua por las escaleras. Así también, a la relación que tiene un objeto material con su porción de materia recibe un nombre especial, a saber, composición y se define de la siguiente manera: Definición 5. Sea P una porción de materia y A un objeto material. Decimos que P compone a A si y sólo si P es la porción de materia de A. A partir de la relación de composición, definimos la relación de constitución así: Definición 6. Sea P una porción de materia y sean A y B objetos materiales. Decimos que A constituye a B si y sólo si P compone a A y P compone a B. Por ejemplo, en la historia de la estatua y la arcilla, tenemos que la pieza de arcilla está compuesta por una porción de arcilla P, pero también la estatua está compuesta por la misma porción de arcilla P. Por la definición 6, la pieza de arcilla constituye a la estatua 4 . La paradoja de la Estatua y la Arcilla surge porque en la historia se están suponiendo una serie de afirmaciones que son plausibles pero que al tomarlas todas juntas nos llevan a una contradicción. Los siguientes supuestos para analizar la historia de la estatua y la arcilla son análogos a los propuestos por Rea (1995). 1. Supuesto de Existencia: La historia supone que existe algo que es una estatua y la porción de arcilla P que la compone. 2. Supuesto Esencialista: La historia supone que la porción de arcilla P compone a un objeto que llamamos Estatua de Venus. La principal característica de la Estatua de Venus es que la porción de materia P que la compone tiene que estar acomodada en una determinada forma (Véase figura 1.2). Esto quiere decir que lo esencial de la Estatua de Venus es su forma. Se podrían haber sustituido los brazos de la Estatua de Venus por otros brazos diferentes y seguir teniendo a la Estatua de Venus, siempre y cuando se conserve la misma forma.
4 Por la manera en que se definió la relación de constitución, también tiene sentido decir que la estatua constituye a la pieza de arcilla. Sin embargo, en el resto de este trabajo se hará mención sólo del caso en que la pieza de arcilla constituye a la estatua. Se podría objetar que la relación de constitución es asimétrica, es decir, que la pieza de arcilla constituye a la estatua, pero que la estatua no constituye a la pieza de arcilla. Sin embargo, la manera en que se definió la relación de constitución tiene como propósito explicar el problema de coincidencia, por lo que la asimetría entre constituyente y constituido es irrelevante.

8

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL 3. Supuesto de Composiciones Alternativas: La historia supone que la porción de arcilla P que compone a la Estatua de Venus, también compone a un objeto que llamaremos Pieza de Arcilla. Para la Pieza de Arcilla, P puede estar acomodada de diferentes maneras sin que eso implique la destrucción de la Pieza de Arcilla. Este supuesto quiere decir que la forma no es importante para la Pieza de Arcilla. Por ejemplo, podemos tomar a la Pieza de Arcilla y aplastarla o modificarla radicalmente sin que esto implique su destrucción. 4. Supuesto de Identidad (Constitución es Identidad CII ): Se supone que si un objeto material A constituye a un objeto material B, entonces A es idéntico a B. En la historia, la Pieza de Arcilla constituye a la Estatua de Venus, entonces por el supuesto de Identidad, la Pieza de Arcilla es idéntica a la Estatua de Venus. 5. Supuesto de Necesidad (Necesidad de la Identidad): Se supone que si un objeto A es idéntico a un objeto B, entonces A es necesariamente idéntico a B. Se supone que si la Estatua de Venus es idéntica con la Pieza de Arcilla, entonces la Estatua de Venus es necesariamente idéntica con la Pieza de Arcilla.

Los cinco supuestos que se acaban de enunciar son cada uno plausibles en sí mismos. Sin embargo, al tomarlos todos juntos, se llega a una contradicción de la siguiente manera: Por el Supuesto de Existencia, tenemos que existe algo que es una estatua y la porción de arcilla P que la compone. Por 2, el Supuesto Esencialista, tenemos que P compone a un objeto material que llamamos Estatua de Venus cuya principal característica es que necesariamente P tiene que estar acomodada en una forma determinada. Por 3, el Supuesto de Composiciones Alternativas, tenemos que la misma porción de arcilla P que compone a la Estatua de Venus, compone a un objeto que llamamos Pieza de Arcilla. Para la Pieza de Arcilla, P puede estar acomodada de diferentes maneras sin que eso implique la destrucción de la Pieza de Arcilla. Ahora bien, puesto que tanto la Pieza de Arcilla como la Estatua de Venus están compuestas por la misma porción de arcilla, por la definición 6, la Pieza de Arcilla Constituye a la Estatua de Venus. Por 4, el Supuesto de Identidad, tenemos que son idénticos. Finalmente, por 5, el Supuesto de Necesidad, la Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus son necesariamente idénticas, es decir, no es posible que la Pieza de Arcilla sea distinta que la Estatua de Venus. Sin embargo, Estatua de Venus tiene su forma de manera necesaria mientras que la Pieza de Arcilla no, es decir, uno y el mismo objeto puede cambiar de forma y a la vez no puede cambiar de forma. ¡Lo cual es una contradicción!!! Ahora bien, para disolver la paradoja y bloquear la contradicción, basta con negar al menos una de las afirmaciones que subyacen a la historia de la estatua y la arcilla. Muchos autores se han sentido fuertemente inclinados a rechazar el Supuesto 4. El Supuesto de Identidad5 (Constitución es Identidad CII ).
5 Doepke(1982)[8], Johnston(1992)[15], Kripke(1972)[16], Simons (1987)[35], Wiggins (1968)[44], entre otros.

1.2. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

9

Rechazar CII nos permite disolver la paradoja de la estatua y la arcilla y evitar la contradicción. Sin embargo, como se mostró en la sección 1.1, el rechazo de CII implica el rechazo de la Proposición 1, que es el Principio de un Objeto en un Lugar. Sin embargo, por una parte, el Principio de un objeto en un lugar tiene utilidad teórica, pues nos permite individuar objetos materiales apelando únicamente a la región espacial que ocupan; y por otra parte, el rechazo de dicho principio presenta serios problemas e inconvenientes tales que hacen del rechazo de CII una solución insatisfactoria. A continuación, se presentarán las principales objeciones y problemas que enfrenta el defensor de los objetos coincidentes, objetos que comparten la misma porción de materia y la misma región espacial.

1.2.3.

Consecuencias de la existencia de los objetos coincidentes

En esta sección se presentarán las principales objeciones y problemas que se derivan para una ontología que acepte la coincidencia de objetos, es decir, que pueda haber dos o más objetos compartiendo la misma porción de materia y la misma región espacial. La primera objeción que se puede hacer, es una objeción de sentido común. Al presentar como objetos diferentes a la estatua y a la pieza de arcilla, tenemos que aceptar que existen más objetos de los que inicialmente pesábamos que existían. Lewis (1986: 252)[19] señala que se propone un aumento innecesario de la cantidad de objetos que existen en un tiempo dado, pues considera que dicho aumento parece más bien “un caso de doble visión”, es decir, parece que sólo estamos contando doblemente a los objetos. Por ejemplo, si frente a mi hay un escritorio con una computadora, una taza y una lámpara, y alguien pregunta ¿Cuántos objetos hay sobre el escritorio? De manera natural, se respondería que hay tres objetos, a saber, una computadora, una taza y una lámpara. Sin embargo, si se acepta la existencia de los objetos coincidentes, la respuesta correcta sería afirmar que hay seis objetos sobre el escritorio, pues además de la computadora, la taza y la lámpara, están la pieza de materia de la computadora, la pieza de materia de la taza y la pieza de materia de la lámpara. Donde comúnmente aceptamos que hay n objetos, en realidad hay 2n objetos. La siguiente objeción contra la existencia de los objetos coincidentes es que son incompatibles con nuestra noción intuitiva de objetos materiales. Bajo la definición 2 que se presentó en la sección 1.1, se mostró que no es posible aceptar la coincidencia de los objetos materiales. Más aún, los objetos materiales “compiten” por el espacio todo el tiempo, pues se definen en función a su materia. Si aceptamos que puede haber objetos materiales distintos compartiendo el mismo lugar al mismo tiempo y las mismas partes materiales, se puede llegar a evidentes absurdos, como se mostró en la introducción al presentar el ejemplo de la lata y la báscula. El concepto mismo de parte es uno de los problemas más graves para la existencia de objetos coincidentes. La idea de que las mismas partes pueden componer a dos objetos materiales es problemática. Dice Sider (2007:147)[7]

10

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL Si un ‘todo’ no es nada más que sus partes, entonces las mismas partes no pueden componer ‘dos todos’; de lo contrario uno (o ambos) de ‘los todos’ tendría que ser diferentes de sus partes” 6

En el caso de la estatua y la arcilla, tanto Estatua de Venus como Pieza de Arcilla son objetos materiales que pareciera que tienen las mismas partes materiales, pues ambos están compuestos por la misma porción de arcilla. Pero las mismas partes no pueden componer a dos objetos materiales. Así pues, Estatua de Venus o Pieza de Arcilla son objetos materiales diferentes de sus partes. Para poder aceptar la existencia de los objetos coincidentes, se debe reformular la noción de objetos materiales, de manera que los objetos materiales no dependan de su materia o partes materiales. Sin embargo, Sider (2007)[7] sostiene que la idea de que un objeto material pueda ser algo diferente de sus partes es altamente contraintuitiva. Para ilustrar el punto se propone la siguiente historia. Supongamos que los objetos materiales son “algo” diferente de sus partes, en particular la casa de una cierta mujer. Supongamos que un buen día, la mujer decidió hacer un cambio en su casa y pintar todas las partes de color naranja (figura 1.5 b)). Pero aunque sus partes hubieron cambiado de color, la casa misma no cambió de color en absoluto (figura 1.5 a)). La casa es algo diferente de sus partes, de manera que se mantuvo exactamente como antes. Esta conclusión es extraña, cuando se pintan las partes de la casa se piensa que se pinta a la casa misma. La historia es absurda porque supone que la casa es algo por encima de sus partes. Como un objeto material, una casa no es más que sus partes tomadas juntas.

(a) casa

(b) partes de la casa

Figura 1.5: la casa es algo diferente de sus partes Finalmente, la tercera objeción surge al considerar a las llamadas propiedades intrínsecas o categoriales de los objetos materiales. Las propiedades intrínsecas son aquellas que están ligadas de una manera más directa, o bien son inherentes al objeto que las satisface. La manera exacta de definir a las propiedades intrínsecas ha sido objeto de un arduo debate en los últimos años sin llegar aún a una definición definitiva. Sin embargo, para los propósitos del argumento que se presentará aquí, nos basta con que el lector entienda la idea general que se esboza a continuación.
6 “[ ]. . . If a whole is nothing more than its parts, then the same parts cannot form two wholes; otherwise one (or both) of the wholes would have to be different from its parts.

1.2. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

11

La idea general que subyace a la noción de propiedades intrínsecas es la de delimitar las propiedades que son inherentes al objeto mismo y que tiene de manera independiente de todos los demás objetos. Imagínese un objeto material cualquiera, digamos un vaso de plástico de textura lisa. El vaso de plástico tiene muchas propiedades, tiene una forma, un peso, una textura y también propiedades del tipo “estar sobre la mesa”, “pertenecer a una colección”, “Ser usado en una fiesta de niños”, etc. Ahora bien, imagine usted que podemos aislar dicho vaso de todos los objetos que lo rodean, es más, de todo objeto en absoluto. Supongamos que en el universo entero no hay nada más que un vaso de plástico verde. Es de suponerse que habrá propiedades que ya no cumpla ni pueda cumplir. Por ejemplo, la propiedad “estar sobre la mesa” ya no la cumple ni la podrá cumplir jamás por el simple hecho de que no hay mesas en ese mundo. Sin embargo, hay propiedades que seguirá teniendo a pesar de eso. Tendrá la misma textura lisa, el mismo peso, etc. Todas aquellas propiedades sobrevivientes son las que son inherentes al objeto, tales propiedades serán a las que llamemos propiedades intrínsecas. La tercera objeción contra la coincidencia se deriva del principio de que la persistencia de los objetos materiales superviene a las propiedades intrínsecas. Entre las propiedades intrínsecas se encuentran las propiedades físicas. Las propiedades físicas son propiedades de la materia de la que están compuestos los objetos materiales, por ejemplo, la fragilidad, la dureza, etc. Así pues, las propiedades físicas influyen en la persistencia de los objetos que las poseen. Por ejemplo, si se eleva la temperatura de una silla de cobre a más de 1050 ◦ C, la silla de cobre quedará destruida, pues el punto de fusión del cobre se da a 1050 ◦ C. Más aún, todo objeto de cobre sufrirá igual suerte que la silla de nuestro ejemplo si su temperatura es elevada a 1050 ◦ C. Si bajo alguna circunstancia se destruye un objeto material, debido a que posee una cierta propiedad intrínseca, entonces todo objeto que posea la misma propiedad intrínseca será destruido bajo la misma circunstancia. Por ejemplo, consideremos dos objetos como los de la imagen 1.6 a)y b), ambos objetos son objetos diferentes, pero comparten una propiedad intrínseca que es la propiedad “ser frágil”. Si tomamos al objeto de la figura 1.6 a) o bien al objeto de la imagen 1.6 b) y lo arrojamos desde un quinto piso de un edificio, al llegar al suelo se romperá en muchos pedazos. Puesto que ambos objetos son “frágiles”, la misma circunstancia que destruiría a uno de ellos (dada su fragilidad) es la misma que destruiría al otro. Ahora bien, es evidente que la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla tienen exactamente las mismas propiedades intrínsecas, pues comparten la misma materia al mismo tiempo. Si la porción de arcilla que compone a Pieza de Arcilla y Estatua de Venus esta húmeda, entonces podemos decir que tanto Pieza de Arcilla como Estatua de Venus tienen la propiedad intrínseca “ser maleable”, dadas las características mismas de la arcilla en esas situaciones. Sin embargo, si aplastamos la estatua, solamente se destruye Estatua de Venus mientras que Pieza de Arcilla continua existiendo. Las circunstancias que destruirían a uno de los objetos no destruyen al otro a pesar de tener exactamente las mismas propiedades intrínsecas. Al asumir la coincidencia se viola el principio de que la

12

CAPÍTULO 1. EL PROBLEMA DE LA CONSTITUCIÓN MATERIAL

(a) vaso

(b) jarrón

Figura 1.6: objetos frágiles persistencia de los objetos superviene a las propiedades intrínsecas. En la siguiente sección, se presentarán los argumentos que se han dado para rechazar CII. El primer argumento se basa en la diferencia de condiciones de persistencia. El segundo muestra un vínculo con lo que llamaremos el Problema de la Composición Material o también conocido como Problema de los Muchos. El desarrollo de estos argumentos nos dará las condiciones que debe cumplir una solución completa al Problema de la Constitución Material que evite un compromiso con la existencia de objetos coincidentes. En la última sección se presentarán las soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material, así como la manera en que evitan o bloquean los argumentos contra CII.

Capítulo 2

Principales argumentos para rechazar CII
2.1. Argumento contra CII vía Ley de Leibniz

El primer argumento para rechazar CII está basado en la llamada “Ley de Leibniz” (LL). LL funciona como criterio para garantizar la identidad de dos objetos. LL comúnmente se enuncia de la siguiente manera: LL) Para todo objeto x e y, x es idéntico con y si y sólo si, para cualquier propiedad P , x tiene P en el caso en que y la tenga. O en lenguaje formal, quedaría expresado de la siguiente manera: ∀P ∀x∀y((x = y) ↔ (P y ↔ P x)) El hecho de que dos objetos sean idénticos, es una condición necesaria y suficiente para garantizar que dichos objetos comparten las mismas propiedades. Por ejemplo, en el caso de la estatua y la arcilla, si sabemos que la Estatua de Venus es idéntica a la Pieza de arcilla, entonces deben compartir todas sus propiedades. Más aún, si esto no es el caso, por la conversa de Ley de Leibniz (Con LL): Con LL) ∀P ∀x∀y(¬(P y ↔ P x) ↔ (x = y)) Podemos afirmar que son diferentes. Es decir, (LL) nos da no sólo un criterio para afirmar identidad entre dos objetos cualesquiera, sino que también tenemos gracias a ella un criterio para afirmar su diferencia. En el caso de que uno de los objetos tenga una propiedad P que no tenga el otro, por Con LL, tenemos que los dos objetos son diferentes. Así pues, para afirmar que dos objetos son diferentes, basta señalar al menos una propiedad que tenga uno de los objetos tal que el otro objeto carezca de tal 13

14 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII propiedad. Por ejemplo, supongamos que hay dos esferas sobre la mesa, una de las esferas es de madera, pero la otra es de acero. Ambas comparten propiedades como tener una forma esférica, etc. Sin embargo, tienen propiedades en las que difieren, como la propiedad tener una textura rasposa o ser completamente lisa. En este ejemplo, a pesar de que ambas son esferas, no son idénticas. No comparten las mismas propiedades y así, por nuestro criterio de identidad o en este caso, de diferencia, podemos afirmar que las dos esferas son diferentes. El primer argumento para rechazar CII está basado en la ley de Leibniz y en lo que llamaremos las condiciones de persistencia de los objetos, es decir, las condiciones bajo las cuales los objetos empiezan a existir y dejan de existir. A continuación se presentarán las condiciones de persistencia de la Estatua de Venus y después las de la Pieza de Arcilla. La diferencia entre sus condiciones de persistencia se traduce en una diferencia entre propiedades. Así pues, utilizando la ley de Leibniz, se concluirá que la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla son objetos diferentes.

2.1.1.

Condiciones de Persistencia de Objetos Materiales

De manera intuitiva, sabemos que hay cosas que pueden ocurrirle a los objetos materiales y cosas que no. De manera general, podemos enunciar una definición de las condiciones de persistencia para los objetos materiales de la siguiente manera: Definición 7. Llamamos condiciones de persistencia de un objeto material O a las condiciones que determinan los cambios que O puede sufrir o no puede sufrir mientras continúe existiendo. Más aún, podemos reconocer las mismas condiciones de persistencia de los objetos materiales que pertenecen a una misma clase o sortal. Una expresión es sortal si y sólo si toma modificadores numéricos. Por ejemplo, cubo de hielo es sortal porque los adjetivos asociados con él son numéricos, es decir, podemos decir cosas como “dos cubos de hielo”. Un ejemplo de una expresión que no es sortal es la expresión “agua”. Los sortales son una categoría importante y muy socorrida en filosofía. En el contexto que nos atañe, los objetos en disputa son expresiones sortales. Estatua y Pieza de arcilla admiten modificadores numéricos. Podemos decir cosas como “dos estatuas” o bien “cinco piezas de arcilla”. A cada sortal le podemos asociar un conjunto de condiciones de persistencia. Los objetos en disputa en la paradoja de la estatua y la arcilla son la Estatua de Venus, el cual se hizo notar que es un objeto que depende de una determinada forma (supuesto 2), y la Pieza de Arcilla, que es un objeto que no depende de una determinada forma (supuesto 3). La Estatua de Venus cae bajo el sortal “estatua”, mientras que la Pieza de Arcilla cae bajo el sortal “pieza de arcilla”. A continuación se presentarán las condiciones de persistencia asociadas a las piezas de arcilla y posteriormente las condiciones de persistencia asociadas a las estatuas 1 .
1 Obsérvese

que en ocasiones se escribe “Estatua de Venus” y “Pieza de Arcilla” con mayús-

2.1. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA LEY DE LEIBNIZ

15

2.1.2.

Condiciones de Persistencia de la pieza de arcilla

En la historia de la estatua y la arcilla, al ser arrojada la estatua por las escaleras se destruyó tanto la Pieza de Arcilla como la Estatua de Venus, a pesar de que se haya conservado la misma porción de arcilla después de la caída. Una condición importante para que una pieza de arcilla, y para que toda pieza de materia en general continúe existiendo es que sus partes estén unidas unas con otras, ya sea de manera directa o a través de otras partes (véase figura 2.1), y ninguna parte de la pieza de arcilla está unida a alguna porción de arcilla que no es parte de la pieza o bloque de arcilla. La naturaleza de la relación por medio de la cual están unidas las piezas de arcilla no es importante aquí. Esta relación es la misma que se mantiene entre las partes de todo objeto sólido.

A

B

A

C

B

(a) A y B están unidas directamente

(b) A y B están unidas por medio de C

Figura 2.1: unión de porciones de arcilla Ahora bien, dada la observación anterior de lo que es para dos porciones de arcilla ser partes del mismo bloque de arcilla en el tiempo t, podemos dar una primera aproximación para enunciar los criterios de persistencia de una pieza de arcilla: 1. Una pieza de arcilla comienza a existir cuando diferentes porciones de arcilla se unen unas con otras, o bien se separa de una pieza de arcilla. Supongamos, por una parte, que P y Q son dos porciones de arcilla. Si unimos P y Q habremos hecho surgir una nueva pieza de arcilla que se compone de la porción P y de la porción Q, la unión de P y Q es la porción de arcilla de la que se compone la pieza de arcilla (Figura 2.2 a)). 2. Una pieza de arcilla deja de existir cuando sus partes dejan de estar unidas unas con otras, o bien, las unimos a alguna otra pieza de arcilla. Por otra parte, supongamos que tenemos una pieza de arcilla que se compone de la porción M . Una pieza deja arcilla deja de existir cuando todas sus partes dejan de estar unidas unas con otras o bien se les añade una nueva porción de arcilla. Si partiéramos a la mitad a la pieza de arcilla, formaríamos dos piezas de arcilla diferentes, cada una con un medio de la M original (Figura 2.2 b)). Sin embargo, podría objetarse que las condiciones de persistencia dadas para una pieza de arcilla son demasiado estrictas, por ejemplo, alguien podría imaginarse el siguiente caso. Supongamos que el escultor de nuestra historia coloca
culas y en ocasiones con minúsculas. Cuando se escribe con mayúsculas es el nombre propio de un objeto. Cuando se escribe con minúsculas es el nombre del término sortal o de clase

16 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII

P P

Q

Q

(a) unión de piezas de arcilla

(b) separación de piezas de arcilla

Figura 2.2: persistencia de piezas de arcila una pieza de arcilla aún húmeda en el patio de su casa, por azares de destino, un mosca que andaba revoloteando por ahí se para en la pieza de arcilla, de manera que sus patas quedan impregnadas con una muy pequeña cantidad de arcilla ¿Diríamos que la pieza de arcilla ha desaparecido sólo por el hecho de haber perdido la cantidad de arcilla que se quedó pegada a las patas de la mosca? Evidentemente no2 . Así pues, parece sensato tomar en cuenta entre las condiciones de persistencia de la pieza de arcilla la posibilidad de que la porción de arcilla que compone a la pieza de arcilla no experimente cambios radicales. Así pues, añadimos una cláusula ulterior para hablar de las condiciones de persistencia de una pieza de arcilla, una pieza de arcilla sigue siendo la misma pieza de arcilla siempre y cuando la porción de arcilla que la compone no tenga cambios radicales, es decir, una pieza de arcilla puede sobrevivir a cambios mínimos en su composición. Así pues, en resumen, las condiciones de persistencia de una pieza de arcilla son las siguientes: 1. Una pieza de arcilla comienza a existir cuando sus partes están unidas unas con otras, o bien es separada de laa pieza de arcilla original. 2. Una pieza de arcilla deja de existir cuando sus partes dejan de estar unidas unas con otras, o bien, las unimos a alguna otra pieza de arcilla. 3. Una pieza de arcilla sigue siendo la misma pieza de arcilla que es, siempre y cuando experimente cambios mínimos en su composición.

2.1.3.

Condiciones de Persistencia de la estatua de Venus

Antes de comenzar a hablar de las condiciones de persistencia de una estatua, valdría la pena hacer una aclaración para evitar malentendidos. Se podría pensar que cuando hablamos de la estatua de Venus, podríamos referirnos a cualquier
2 Agradezco

la idea de este ejemplo a Melahuac Felipe Hernández Vázquez

2.1. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA LEY DE LEIBNIZ

17

estatua que poseyera una forma en particular, a saber, la forma de la siguiente imagen:

Figura 2.3: Venus Por ejemplo, podríamos haber tenido un molde a partir del cual obtenemos muchas estatuas con idéntica forma y así, por estatua de Venus nos estamos refiriendo a cualquier estatua que mantuviera esa forma. Ahora bien, la aclaración es la siguiente. Por estatua de Venus no se quiere decir la forma en abstracto que podría instanciarse en muchos objetos, sino una cosa concreta en particular, una estatua de arcilla consiste de una porción de arcilla con una forma específica. La estatua dura tanto como la porción de arcilla mantenga esa forma. Así pues, podemos decir que una estatua aparece cuando la porción de arcilla exista y tenga esa forma, y desaparece tan pronto como la porción de arcilla deje de tener esa forma. Es decir, sus condiciones de persistencia son las siguientes: 1. Una estatua empieza a existir cuando una cierta porción de materia adquiere una determinada forma. 2. Una estatua deja de existir cuando una cierta porción de materia pierde una determinada forma. Por ejemplo, supongamos que Estatua de Venus fue hecha de Bronce u algún otro metal maleable, pero un desafortunado día, un hombre tomó un martillo y le dio unos cuantos golpes modificando así su forma. En este caso, diríamos que la Estatua de Venus fue destruida. Sin embargo, al igual como con la pieza de arcilla, este criterio podría parecer demasiado estricto, pues queremos permitir cambios graduales en la forma, ya sea por el desgaste, al agregar partes o bien deformaciones ligeras. Así pues, al igual que con la pieza de arcilla, diremos que la estatua de Venus puede sobrevivir a cambios mínimos en su forma. Así pues, en resumen, las condiciones de persistencia de la estatua de Venus son las siguientes: 1. Una estatua de Venus empieza a existir al adquirir una determinada forma.

18 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII 2. Una estatua de Venus deja de existir al perder la forma que tiene. 3. Una estatua de Venus sigue siendo la misma estatua de Venus al experimentar cambios mínimos en su forma.

2.1.4.

Un argumento contra CII

Ahora bien, en la historia de la estatua y la arcilla ¿Estatua de Venus es idéntica a la Pieza de Arcilla o son diferentes? Si son iguales, por LL, podemos suponer que Estatua de Venus y Pieza de Arcilla tienen las mismas propiedades. Ahora, si son diferentes, por Con LL bastaría encontrar al menos una propiedad que tenga la Pieza de arcilla y que no tenga la Estatua de Venus o viceversa. La línea de argumento para rechazar CII utiliza Con LL. La Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus, comparten muchas propiedades, como se mencionó en la sección 1.2.3, en particular comparten sus propiedades intrínsecas y sus propiedades físicas, es decir, tienen el mismo peso, la misma textura, la misma forma, etc. Sin embargo, es fácil dar propiedades que satisface uno pero que no satisface el otro. Por ejemplo, supongamos que la arcilla a partir de la cual hemos formado una estatua está aún húmeda, sabemos que si aplastamos la Estatua de Venus, por la condición 2 de persistencia de la estatua de Venus, indudablemente habremos destruido la Estatua de Venus. Así también, como en la historia de la estatua y la arcilla, cuando los ladrones dejan caer la estatua por las escaleras provocaron su destrucción, como bien lo confirman las lágrimas del dedicado escultor. Sin embargo, a pesar de que la Estatua de Venus ha sido destruida al aplastarla, no podemos decir lo mismo de la Pieza de Arcilla. Por la condición 1 de las condiciones de persistencia de la pieza de arcilla, la Pieza de Arcilla sigue ahí, después de todo, la Pieza de Arcilla es sólo arcilla, a pesar de haber sufrido el aplastamiento sigue siendo arcilla, sus partes se han mantenido unidas unas con otras. La Pieza de Arcilla no ha sido destruida, como ocurrió con la Estatua de Venus. En la historia, cuando el escultor sumergió los trozos de arcilla en agua recuperó la Pieza de Arcilla, pues de esta manera logró que recobrara su maleabilidad y más importante aún, que sus partes volvieran a estar unidas unas con otras. Ahora bien, la Pieza de Arcilla sobrevivió al aplastamiento mientras que la Estatua de Venus no. Se puede afirmar que la Pieza de Arcilla tiene una propiedad de la cual carece la Estatua de Venus. La propiedad que posee la Pieza de Arcilla y de la cual carece la Estatua de Venus, puede ser enunciada como sigue: R) Poder sobrevivir al ser aplastado. La Pieza de Arcilla tiene la propiedad R, no obstante, la Estatua de Venus carece de R. Al inicio de la sección 2.1 se dijo que dos objetos son idénticos si y sólo si tienen las mismas propiedades (LL). Sin embargo, como acabamos de ver, la Estatua de Venus tiene la propiedad R, pero la Pieza de Arcilla no. Por Con LL, la Pieza de Arcilla es diferente de la Estatua de Venus. El hecho de

2.1. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA LEY DE LEIBNIZ

19

que uno de los objetos en disputa tenga R mientras que el otro carezca de R, nos garantiza que son diferentes. Hasta aquí, se ha mostrado que dadas las condiciones de persistencia de la Estatua de Venus y de la Pieza de Arcilla que la constituye, presentadas en las sección 2.1.2 y 2.1.3, se puede encontrar al menos una propiedad que posee la Pieza de Arcilla que no posee la Estatua de Venus. Este hecho también se puede ver en sentido contrario, es decir, la Estatua de Venus también posee propiedades que no tiene la Pieza de Arcilla. Por ejemplo, en la historia, si el escultor hubiera decido que era mejor, por razones estéticas, reemplazar los brazos de arcilla de Venus por unos de bronce, por la condición 3 de las condiciones de persistencia de la estatua de Venus, tendríamos que mientras que la Estatua de Venus sigue existiendo, por la condición 2 de persistencia de la pieza de arcilla, la Pieza de Arcilla ya no es la misma. La propiedad que en este caso posee la Estatua de Venus y que no posee la Pieza de Arcilla se puede enunciar como sigue: Q) Poder sobrevivir a la pérdida de sus partes. Podemos afirmar que la Estatua de Venus tiene la propiedad Q, mientras que la Pieza de Arcilla carece de Q. Las propiedades R y Q se derivan de las condiciones de persistencia, de la estatua de Venus y la pieza de arcilla. Pieza de Arcilla y Estatua de Venus difieren en sus condiciones de persistencia, difieren también en sus propiedades. De manera general se ha presentado el argumento contra CII. Se finaliza esta sección mostrando de manera explícita las premisas del argumento vía Ley de Leibniz El argumento para rechazar CII, es el siguiente: 1. (LL) Sean a y b objetos, a y b son idénticos si y sólo si comparten todas sus propiedades. 2. La Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus difieren en sus condiciones de persistencia y por ende en sus propiedades. Conclusión C) La Pieza de Arcilla es diferente de la Estatua de Venus. En esta primera sección del capítulo dos se presentó el primer argumento contra CII. Se desarrollaron los supuestos y la manera en que se sustentan sus premisas de manera detallada. Una defensa a CII y al Principio de un Objeto en un Lugar debe tomar en cuenta la manera en que se construye el argumento. En el capítulo tres se presentarán las principales soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material. Se mostrarán diferentes estrategias que se han adoptado para bloquear el argumento vía Ley de Leibniz. A continuación se presentará un ulterior argumento contra CII llamado argumento vía Problema de la Composición Material. Con la presentación de dicho argumento se ofrecen conclusiones y finaliza el capítulo dos.

20 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII

2.2.

Argumento contra CII vía el Problema de la Composición Material

Un hecho interesante de señalar, ha sido expuesto por Mark Johnston en su artículo Constitution is not Identity [15]. Entre otras cosas, el mérito de Johnston está en haber notado un vínculo estrecho entre el Problema de la Constitución Material, que es el problema en el que nos estamos ocupando, y otro problema que también concierne a los objetos materiales, que recibe el nombre de Problema de la Composición Material o también conocido como el Problema de los Muchos 3 . El Problema de la Composición Material es un problema que atañe a los objetos materiales y a la porción de materia que lo compone 4 . A continuación se mostrará cómo es que están ligados ambos problemas. Primero se mostrará cómo es que surge el problema de la composición material para el defensor de la tesis de que la Constitución es Identidad (CII ) y después se mostrará que para dar una solución completa al Problema de la Constitución Material se requiere que la respuesta que se dé al argumento vía Ley de Leibniz induzca una solución al Problema de la Composición Material, y viceversa.

2.2.1.

El Problema de Composición Material y el Problema de la Constitución Material

En la sección 1.2.3 se hizo notar que la Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus compartían las mismas propiedades intrínsecas. Más aún, se hizo hincapié en que entre las propiedades intrínsecas se encontraban las propiedades físicas, de manera que resultaría extraño que un evento que involucre causas físicas sólo pueda afectar a la Estatua de Venus o a la Pieza de Arcilla. Más aún, el hecho de que la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla tengan las mismas propiedades intrínsecas nos da una buena razón para creer que son el mismo objeto, es decir, que la Estatua de Venus es idéntica a la Pieza de Arcilla. A continuación se presentará un argumento a favor de CII basado en las propiedades intrínsecas. Sin embargo, Johnston (1992)[15] muestra que dicho argumento acarrea el Problema de los Muchos o Problema de la Composición Material. Si aceptamos que objetos como la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla que la constituye son idénticos en virtud de sus propiedades intrínsecas, debemos aceptar que está operando en nuestro razonamiento un principio que llamaremos N y se puede enunciar como sigue: Sea F un término sortal5 , x e y variables para objetos materiales.
(1980)[40]. la sección 1.2.2 se definieron las relaciones de composición y constitución. Una porción de materia P compone a un objeto A en el caso en que P sea la porción de materia de A. Un objeto A constituye a un objeto B en el caso de que A comparta la misma porción de materia que B. 5 Una expresión es sortal si y sólo si toma modificadores numéricos. Por ejemplo, cubo de hielo es sortal porque los adjetivos asociados con él son numéricos, es decir, podemos decir cosas como “dos cubos de hielo”. Un ejemplo de una expresión que no es sortal es la
4 En 3 Unger

2.2. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA COMPOSICIÓN MATERIAL N ) Si y es un F y x es intrínsecamente como y, entonces x es un F .

21

Veamos que la Pieza de Arcilla es idéntica a la Estatua de Venus. Por reducción al absurdo, supongamos que la Pieza de Arcilla es diferente a la Estatua de Venus, también supongamos que F quiere decir “Ser estatua de Venus”. En la historia del escultor, tenemos un objeto x que satisface el predicado F , pero también tenemos un objeto y que satisface el predicado G: “Ser pieza de arcilla”. Sin embargo, tanto x como y tienen las mismas propiedades intrínsecas. Sin pérdida de generalidad, por N tenemos que y también satisface F . Esto implica que y satisface tanto F como G. Sin embargo, como se dijo en 2.1.2 y 2.1.3, algo que es una pieza de arcilla tiene diferentes condiciones de persistencia que algo que es una estatua. Esto implica que y qua pieza de arcilla tiene la propiedad R: “Poder sobrevivir a ser aplastado”, pero también y qua estatua de Venus carece de la propiedad R. Así pues, tenemos Ry y no Ry, lo cual es una contradicción. La contradicción surge porque estamos suponiendo que x e y son objetos distintos. Por lo tanto, x e y son idénticos. EL Principio N nos da una buena razón para creer que la Estatua de Venus es idéntica con la Pieza de Arcilla. Sin embargo, no es difícil ver que el Principio N implica el principio que Unger (1980) [40] llama el Principio de Diferencias Mínimas (PDM). El Principio PDM se puede enunciar de la siguiente manera: P DM ) Si y es un F y x es una entidad que difiere de y en algún aspecto relevante para ser una F aunque mínimamente, entonces x es una F . Ahora bien, al haber involucrado el PDM podemos generar el Problema de la Composición Material también conocido como el Problema de los Muchos propuesto por primera vez por Peter Unger (1980). El Problema de la Composición Material empieza con la siguiente observación: M ) Si y es un F , entonces una vecindad cercana a algún paradigma F , involucra a millones de otros objetos que difieren en algún aspecto relevante del paradigma F , al menos mínimamente. El Problema de la Composición Material nos enfrenta a un dilema, donde ambas partes pueden ser controvertidas e incluso indeseables para el sentido común. El dilema es el siguiente: donde pensábamos que había sólo un objeto de un cierto tipo, tenemos que considerar que en realidad lo que hay son miles, incluso quizás un infinito número de objetos de ese mismo tipo, o bien, en realidad no hay ningún objeto en absoluto. Las premisas que se han presentado son suficientes para generar dicho dilema, sin embargo, es conveniente decir unas cuantas palabras más para hacer más clara la idea de lo que pone en juego el Problema de la Composición Material, así como para convencer al lector de que el problema es un problema genuino que se presenta en todos los objetos materiales.
expresión “agua”. Los sortales son una categoría importante y muy socorrida en filosofía. En el contexto que nos atañe, los objetos en disputa son expresiones sortales. Estatua y Pieza de arcilla admiten modificadores numéricos. Podemos decir cosas como “dos estatuas” o bien “cinco piezas de arcilla”

22 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII

2.2.2.

El Dilema de la Nube

La idea clave para entender el Problema de la Composición Material está en fijarse en situaciones en donde no sea clara la frontera de algún objeto material. Por esta razón, a manera de heurística, se utilizará como ejemplo a una nube. Cuando miramos el cielo y fijamos nuestra mirada en alguna nube que surca el cielo, nos parece ver un objeto con límites claramente demarcados (Figura 2.4). Sin embargo, si pudiéramos acercarnos de alguna manera, por ejemplo, por medio de una plataforma lo suficientemente alta que llegara hasta la nube, nos daríamos cuenta de una gradual separación entre los elementos que componen a la nube (gotas de agua o si se prefiere moléculas de H2 O, por átomos, partículas elementales, etc.)

(a)

(b)

Figura 2.4: nube en el cielo Entre cada una de las partículas de agua, podemos ver que hay materia que no es ella misma agua, espacio vacío o bien por una mezcla de ambos. En el centro de la nube las partículas de agua están muy juntas, pero conforme movemos nuestra mirada a la frontera de la nube, vemos que la densidad de las nubes disminuye gradualmente, de manera que no hay realmente un límite natural o frontera (Imagen 2.8).

Figura 2.5: frontera de una nube Dado que la transición es gradual, podemos decir que no existe realmente un único candidato para delimitar a la nube. En realidad hay muchos candidatos que son igualmente buenos candidatos para ser la frontera de la nube. Así pues, una gran cantidad de agregados de partículas de agua son igualmente buenos candidatos para componer a la nube. Si todos ellos cuentan como nubes, entonces

2.2. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA COMPOSICIÓN MATERIAL

23

tenemos millones de nubes en lugar de una sola, pero por otro lado, si decimos que ninguno de ellos puede ser una nube, entonces no tenemos nubes en absoluto. ¿Cómo es pues que decimos que hay una nube en el cielo?

Figura 2.6: hay miles de candidatos para ser la frontera de la nube

2.2.3.

Análisis del Dilema de la Nube

Habíamos dicho que en la frontera de una nube podemos encontrar millones de candidatos para componer a la nube, pues bien, tomemos un candidato cualquiera de entre esos millones. Llamaremos a dicho candidato la frontera de la nube paradigma. Ahora bien, llamemos al agregado de partículas de agua de la nube paradigma k0 . A partir de k0 , consideramos a los agregados k1 , k2 , . . . , kn , que difieren de k0 sólo mínimamente, digamos en una partícula de agua cada uno. Ahora bien, cada unos de los agregados ki en cuestión difieren de la nube paradigma en un aspecto mínimo. Por el Principio de diferencias Mínimas, podemos concluir que cada uno de esos agregados componen una nube diferente. Podemos formular el argumento de la siguiente manera: 1. Si y es una nube paradigma, entonces hay millones de otros objetos complejos, cada uno de los cuales difiere de y en algún aspecto relevante para ser una nube, al menos mínimamente. 2. Si y es una nube paradigma y x, es una entidad que difiere de y en algún aspecto relevante para ser una nube aunque mínimamente, entonces x es una nube. Conclusión C) Si y es una nube, entonces hay millones de otros objetos complejos, cada uno de los cuales son una nube también. Finalmente, a partir de esta conclusión, podemos enunciar en forma de dilema el Problema de la Composición material de la siguiente manera:

24 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII P CM ) O bien no hay nubes en absoluto o bien hay situaciones en las que hay millones de nubes.

2.2.4.

El Problema de la Composición Material en los Objetos Materiales

El recurso de haber utilizado a una nube como ejemplo es solamente un recurso heurístico. El ejemplo de la nube ilustra de una manera clara cómo se genera del Problema de la Composición Material. Las nubes presentan de una manera amplificada los elementos que se requieren para generar dicho problema. Sin embargo, en todos los objetos materiales podemos encontrar en la frontera partículas o partes de las cuales no está definido si forman parte o no del objeto en cuestión. Podemos encontrar muchos agregados; que difieren en un aspecto mínimo unos de otros, los cuales son igualmente buenos candidatos para componer el objeto. Así pues, o bien tenemos muchos objetos o bien no tenemos ninguno, pero no uno sólo como creíamos que teníamos. A continuación se presentarán dos ejemplos de objetos sólidos en los cuales se muestra cómo surge el Problema de la Composición Material. Los ejemplos presentados a continuación volverán a ser retomados en el desarrollo subsecuente de este trabajo. El primer ejemplo que se presentará es el del caso de un tubo de hierro oxidado. En un tubo de hierro oxidado, podemos ver claramente que hay una transición gradual entre lo que es el hierro y las partículas de óxido. Dado que el óxido está adherido al tubo, no podemos trazar una clara frontera en cuanto a dónde termina el hierro y comienza el óxido; entre muchas de las partículas de hierro en el tubo, no está bien definido si son parte del tubo o no lo son. Así pues, podemos encontrar muchos candidatos de agregados de hierro para componer el tubo. Así pues, tenemos muchos tubos de hierro o no tenemos ninguno en absoluto. Ejemplos análogos se pueden ver en los casos de erosión o abrasión; o incluso en nuestro propio cuerpo, donde hay una gran cantidad de células que nuestro organismo pierde de manera gradual.

(a)

(b)

Figura 2.7: tubo oxidado El segundo ejemplo es uno de los más famosos que se han utilizado como instancia del Problema de la Composición Material. El ejemplo fue propuesto

2.2. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA COMPOSICIÓN MATERIAL

25

por primera vez por Geach (1962) [11] y utiliza un gato que se llama Tibbles, razón por la cual también al Problema de la Composición Material se suele llamar la Paradoja de los 1001 Gatos 6 . Cualquier persona que haya tenido un gato alguna vez, sabrá que los gatos sueltan pelo todo el tiempo en todas partes. Sin embargo, hay temporadas en particular en que sueltan más pelo, a saber, la primavera y el verano que es cuando hace más calor. Así pues, en dichas temporadas, no es claro cuáles pelos son partes de Tibbles y cuáles no, de manera que podriamos tomar igualmente a Tibbles como el gato compuesto ya sea por cierto grupo de pelos o bien compuesto por otro grupo de pelos diferente. Al llegar la primavera y Tibbles muda de pelo, hay un momento en el que hay exactamente 1000 pelos de los cuales no es claro que sean o no partes de Tibbles, llamémoslos h1 , h2 , · · · , h1000 . Supongamos que c es el agregado de células que incluye todos los 1000 pelos, c1 es el agregado de células que incluye todos esos pelos menos h1 , c2 es el agregado de células que incluye todos esos pelos menos h2 ; y de manera similar c3 , · · · , c1000 . Ahora bien, supongamos que Tibbles es el gato compuesto por el agregado ci . Como no es claro cuáles pelos son realmente sus partes, se podría igualmente haber tomado a Tibbles como el gato compuesto por al agregado ci−1 , el agregado ci−2 , etc. Es decir, en lugar de un gato hay 1001 gatos7 .

Figura 2.8: 1001 gatos.

Ejemplos análogos nos permiten ver que en todos los casos de objetos materiales, podemos encontrar partes cuyo estatus es cuestionable, y así generar el problema de la composición material.

2.2.5.

Composición no es Identidad

El Problema de la Composición Material nos presenta el reto de explicar cómo es posible de que a pesar de los múltiples candidatos para componer un objeto material, haya un sólo objeto. Por ejemplo, una manera de solucionar el Problema del la Composición Material podría ser aceptando la existencia
(1993) realidad tenemos 21000 − 1 gatos pues puede haber agregados que incluyan todos los pelos menos el h723 o el h86 , pero por motivos expositivos se manejará como tradicionalmente se ha hecho utilizando únicamente 1001 gatos.
7 En 6 Lewis

26 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII de objetos composicionalmente vagos, es decir, que todos los agregados a la vez componen al objeto, pues su composición no es en absoluto definida. Cada candidato es una manera de hacer una precisión de la composición del objeto pero no es de manera definitiva dicha composición. Sin embargo, aceptar la existencia de objetos composicionalmente vagos es inaceptable para la mayoría de los filósofos, pues hay fuertes argumentos en su contra8 . Otra manera de solucionar el Problema de la Composición Material sería aceptar que efectivamente hay millones de candidatos para componer un objeto, pero que ninguno de esos millones de candidatos lo compone de manera definitiva. Podemos suponer que el objeto es una cosa distinta de los agregados que lo componen. Johnston (1992) [15] propone aceptar esta solución, es decir, que el objeto es una cosa distinta de los agregados que la componen9 . Ninguno de esos candidatos es el objeto, es decir, el objeto es algo más que sus componentes. Por ejemplo, en el caso de la nube, podemos suponer que los agregados k0 , k1 , · · · , kn son los diferentes candidatos para componer a la nube. Sin embargo, los distintos agregados no se deben tomar como nubes, a pesar de que podrían componer nubes. Solamente hay una nube y dicha nube es algo diferente de los agregados. Así pues el principio P DM es falso y debe ser reformulado de la siguiente manera: P DM ) Si y es un F y x es una entidad que difiere de y en algún aspecto relevante para ser F aunque mínimamente y x es de la categoría correcta, es decir, no es una mera cantidad o porción de materia, entonces x es una F. Al reformular el P DM por P DM , tenemos como consecuencia que ninguno de los agregados k0 , k1 , k2 , · · · , kn compondría a alguna nube c, es más, ninguno de estos agregados cuentan como una nube porque son meras cantidades de materia y entonces meros constituyentes de nubes. Esta solución el Problema de la Composición Material tiene como consecuencia que la nube que vemos en el cielo no es idéntica con alguno de los agregados k0 , k1 , k2 , · · · , kn y dado que no está compuesta de manera definitiva por alguno de estos agregados, la nube está compuesta de manera legítima algunas veces por alguna de las ks y en otra de las ks . Ninguna forma legítima de la nube es idéntica con alguna de las ks . Así pues, de esta manera se ha bloqueado el Problema. Así pues, en resumen, para resolver el Problema de la Composición Material, se ha reconocido que la composición no es identidad. Debemos reconocer una distinción de categoría entre un objeto material y la materia que lo constituye. Sin embargo, aceptar esta solución para el Problema de la Composición Material repercute directamente en la solución al Problema de la Constitución Material como se mostrará a continuación.
Dummett(1975)[9], Evans(1978)[10] aún, en la sección 1.2.3, se señaló que el defensor de la coincidencia de objetos necesita reformular la noción de objetos materiales, de manera que los objetos materiales no dependan de su materia o partes materiales.
9 Más 8 Russell(1923)[31],

2.2. ARGUMENTO CONTRA CII VÍA COMPOSICIÓN MATERIAL

27

2.2.6.

Constitución no es Identidad

Al inicio de esta sección se dio un argumento a favor de la tesis de que la Constitución es Identidad (CII ) que se basaba en el hecho de que los supuestos dos objetos materiales que comparten el mismo espacio tienen las mismas propiedades intrínsecas. El argumento se construyó apelando a un principio que llamamos el principio N (Si y es un F y x es intrínsecamente como y entonces x es un F ). Sin embargo, el principio N implica el Principio de Diferencias Mínimas (P DM ), pues dado un objeto material, cualquier entidad que difiere mínimamente a dicho objeto, claramente tiene las mismas propiedades intrínsecas. Asimismo, puesto que podemos encontrar miles de objetos materiales que difieren entre sí mínimamente se genera el Problema de la Composición Material. Johnston (1992) [15] resolvió el Problema de la Composición Material afirmando que la Composición no es identidad, es decir, que en realidad ninguno de los agregados que son candidatos para componer un objeto lo compone de manera definitiva. La solución de Johnston (1992) tiene como consecuencia el rechazo del P DM . Como P DM es implicado por el principio N que nos permitía construir un argumento a favor de CII, el rechazo de P DM implica un rechazo del principio N . Así pues, queda rechazada una de las intuiciones más importantes que se tenían para afirmar CII. Más aún, así como se reformuló el P DM como P DM , podemos decir que el principio N también se debe reformular también. Así pues, la reducción al absurdo que se presento al principio al mostrar el argumento a favor de CII, sólo sirve para mostrar que en lugar de N , necesitamos N : N ) Si y es un F y x es intrínsecamente como y y x es de la categoría correcta, entonces x es un F . El principio N nos dice que al contar las cosas que son F , no estamos pensando en contar los cúmulos de materia que pueden constituir aquella cosa que es F .

2.2.7.

Crítica al argumento de Johnston

Johnston en su artículo presenta una crítica del principio N , que se deriva de la consideración del Problema de la Composición Material, se aplica igualmente bien a alguna versión revisada N que podría reemplazar a N en el argumento para CII. Pero N no da una base para afirmar que la Pieza de Arcilla es idéntica a la Estatua de Venus. Noonan (1993) [23] hace notar que algo que resulta esencial a la posición de Johnston (1992) es que esta solución al problema de los muchos sea la única manera de resolverlo. Sin embargo, es claro que hay otras soluciones al Problema de la Composición Material. La solución presentada únicamente es una solución entre muchas, una solución posible. La solución de Johnston se basa en distinguir entre un objeto y sus componentes. Sin embargo, como Lewis (1993) [20] hace notar, ya no tenemos el problema de que haya millones de nubes donde creíamos que había una sola,

28 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII pero ahora tenemos el problema de que hay millones de agregados que pueden componer una nube. En el ejemplo de la nube, tenemos una sola nube, pero millones de agregados que componen a la nube. Cada uno de estos agregados comparte de nueva cuenta las mismas propiedades intrínsecas que la nube misma y nos genera los mismos problemas que al distinguir un objeto del objeto que lo constituye, es decir, las consecuencias de negar CII y aceptar objetos coincidentes. La solución de Johnston no es la única que existe para resolver el Problema de la Composición Material. Para evitar el dilema, debemos explicar que hay sólo una nube en la situación planteada. Al garantizar este dato, no se sigue, sin asunciones posteriores, que haya sólo una nube que cuenta por identidad. Este dato es garantizado por Johnston pero puede ser garantizado de diferentes maneras, como se expondrá en el siguiente capítulo.

2.3.

Conclusiones del Capítulo

El Problema de la Constitución Material se puede presentar como una Paradoja, a saber, la paradoja de la estatua y la arcilla. Uno de los supuestos que subyacen en La historia de la estatua y la arcilla es el supuesto que hemos llamado CII (Constitución es Identidad). Si se rechaza el supuesto CII, se resuelve la paradoja. Sin embargo, el rechazo de CII tiene como consecuencia un compromiso con los llamados objetos coincidentes. Los objetos coincidentes acarrean los siguientes inconvenientes: 1. Multiplicación innecesaria de los objetos materiales 2. Conflictos con el concepto de parte 3. Conflictos con la noción de propiedades intrínsecas Si la idea de los objetos coincidentes trae consigo graves inconvenientes ¿porqué pues hemos de afirmar tal cosa? Hay básicamente dos buenos argumentos que nos inclinan a aceptar dicha conclusión. A dichos argumentos se les dio el nombre de argumento vía Ley de Leibniz y argumento vía Problema de la Composición Material. La presentación de dichos argumentos es importante porque nos da las condiciones que debe cumplir una solución al Problema de la Constitución Material que rechace los objetos coincidentes. Para evitar la conclusión de los objetos coincidentes, las soluciones al problema deben bloquear ambos argumentos. El argumento vía Ley de Leibniz se basa en la idea de que las piezas de materia tienen diferentes condiciones de persistencia que los objetos que constituyen y por ende diferentes propiedades. Así pues, se pueden formular diferentes estrategias para bloquear este argumento (como se mostrará a más detalle en el siguiente capítulo), se puede mostrar que dicho conflicto con las condiciones de persistencia es un conflicto aparente, o bien, se puede rechazar la existencia de alguna de las partes en disputa, es decir, rechazar que existan las piezas de materia, los objetos constituidos por las piezas de materia o bien ambos.

2.3. CONCLUSIONES DEL CAPÍTULO

29

El argumento vía el Problema de la Composición Material se basa en una particular solución al Problema de la Composición Material o Problema de los Muchos que resulta incompatible con la tesis CII. Si no se acepta la solución de Johnston, aún queda abierta la pregunta acerca de la solución que se le debe dar al Problema de Composición Material. Una solución al Problema de la Constitución Material se compromete también con una solución al Problema de la Composición Material o al menos debe ofrecer una solución a dicho problema para dar una solución completa y satisfactoria. Un par de comentarios adicionales para finalizar el capítulo. Los argumentos presentados en esta sección nos permiten señalar características de la coincidencia que habían pasado por alto hasta ahora. En la sección 1.2.3 se presentaron dos graves problemas que debe enfrentar el defensor de la coincidencia. Sin embargo, el argumento de Johnston (1992) [15] muestra la manera de solucionar dichos problemas y hacer plausible la coincidencia como solución al problema de la Constitución Material. Por una parte, muestra que la exigencia de reformular la noción de objetos materiales de manera que no dependan de su materia, a pesar de ser contraintuitiva, permite solucionar de manera satisfactoria el Problema de la Composición Material. Ahora bien, a pesar de que el argumento de Johnston (1992) muestra que el defensor de la coincidencia puede resolver los problemas planteados en la sección 1.2.3, el argumento vía Ley de Leibniz presenta serias críticas tales que hacen que la coincidencia deje de ser una solución convincente. En la sección 2.1.1 se mostró que los sortales determinan las condiciones de persistencia de los objetos que los satisfacen. Sin embargo, las condiciones de persistencia que se mostraron en las secciones 2.1.2 y 2.1.3 fueron estipuladas en virtud de la manera “intuitiva” en que son entendidas comúnmente por la mayoría de las personas. Así pues, se puede presentar una objeción de arbitrariedad, pues es absurdo pensar que la realidad se adecúe a nuestro esquema conceptual de esta manera. Así como se estipularon los sortales con las condiciones de persistencia mostradas en las secciones 2.1.2 y 2.1.3, podemos formular más sortales con las condiciones de persistencia que queramos. Por ejemplo, podemos estipular el sortal que llamaremos “objeto de adentro”, con las siguientes condiciones de persistencia: 1. Un “objeto de adentro” comienza a existir cuando entra a la casa 2. Un “objeto de adentro” desaparece cuando sale de la casa Dado el sortal que se acaba de definir y sus condiciones de persistencia, si tomamos a la estatua de la historia de la estatua y la arcilla y la metemos a la casa, ya no sólo tenemos dos objetos coincidiendo, sino tres. Las condiciones de persistencia para un “objeto de adentro” son diferentes a las de una pieza de arcilla o a las de una estatua. Así pues, Estatua de Venus coincide con Pieza de Arcilla y con un objeto que es un “objeto de adentro”. Ahora bien, así como definimos el sortal “objeto de adentro”, podemos definir una infinidad de sortales con condiciones de persistencia diferentes (“objeto en la mesa” que

30 CAPÍTULO 2. PRINCIPALES ARGUMENTOS PARA RECHAZAR CII comienza a existir cuando esta sobre la mesa, etc.). Sosa (1987) [36] llama a esta multiplicación de objetos una “explosión de la realidad”. El sortal “objeto de adentro” que se definió no es una palabra que exista en nuestro lenguaje. Sin embargo, es claro que nuestro lenguaje podría haber sido diferente y haber tenido términos sortales diferentes con condiciones de persistencia diferentes. Lo que se busca enfatizar es que el argumento vía Ley de Leibniz hace que los objetos que existen sean relativos al esquema conceptual que se tenga. Cabe hacer notar que no todos los sortales son arbitrarios. La objeción de arbitrariedad no surgiría para el defensor de la coincidencia si los términos sortales en disputa fueran lo que se suele llamar clases naturales. Las clases naturales son sortales que corresponden a la naturaleza, se considera que su existencia es real e independiente de las demás cosas y se sostienen para justificar las inferencias y prácticas científicas, de manera que no dependen de los humanos 10 . Sin embargo, claramente los sortales en disputa en la coincidencia, como las estatuas y los demás sortales que podamos formular, no son clases naturales. Por lo tanto, no se puede evitar la objeción de arbitrariedad. El siguiente capítulo está dedicado a presentar y evaluar las diferentes soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material. El Problema de la Constitución Material enfrenta dos retos, si se quiere sostener que la Pieza de Arcilla es lo mismo que la Estatua de Venus, se tiene que explicar por una parte el problema de la diferencia en sus propiedades y por otra, se tiene que presentar una solución al Problema de la Composición Material acorde o compatible con la solución que se le haya dado al Problema de la Constitución Material. En el siguiente capítulo se presentarán las diferentes soluciones que se le han dado al Problema de la Constitución Material poniendo particular énfasis en la manera en que enfrentan los dos retos presentados en este capítulo, así como críticas y objeciones a los mismos.

10 Bird

(2008) [1]

Capítulo 3

Soluciones al Problema de la Constitución Material
En la sección 1.2.2, se presentó el Problema de la Constitución Material como una Paradoja, a saber, la paradoja de la estatua y la arcilla. Al hacer el análisis de la historia de la Estatua y la Arcilla se hizo notar que se tienen una serie de supuestos tales que cada uno de ellos es plausible en sí mismo, pero que tomados en conjunto nos llevan a una contradicción. Para bloquear la contradicción basta rechazar uno de los supuestos. Si se propone rechazar el cuarto supuesto, el supuesto de que la constitución es identidad o bien la tesis que hemos llamado CII, tenemos un compromiso con los objetos coincidentes. Ahora bien, en esta sección se explorarán las diferentes soluciones que se han dado al Problema de la Constitución Material rechazando los otros supuestos que subyacen en la historia de la Estatua y la Arcilla. Primero se presentarán las soluciones Eliminativistas, posteriormente la solución de la Teoría de Contrapartes.

3.1.

Soluciones Eliminativistas

Las soluciones Eliminativistas son aquellas que para resolver el Problema de la Constitución Material buscan eliminar alguna de las partes en disputa. En el caso de la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla, se propone eliminar o rechazar la existencia ya sea de la Estatua de Venus, de la Pieza de Arcilla, o bien de ambos. Básicamente hay tres posturas que recurren a esta estrategia para resolver el Problema de la Constitución Material, que son el Nihilismo, el Esencialismo Mereológico y la solución de Clases Dominantes. El Nihilismo niega que existan tanto las estatuas como las piezas de arcilla. El Esencialismo Mereológico niega que pueda existir un objeto tal como la Estatua de Venus, pues sólo puede existir la Pieza de Arcilla. Finalmente la solución de Clases Dominantes rechaza la existencia de la Pieza de Arcilla y afirma que sólo existe la Estatua de Venus. A continuación se presentaran las propuestas Nihilista, Esencialismo Mereológico y Clases dominantes en ese orden. Se presentarán 31

32

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

los argumentos principales así como las críticas que se han recibido, donde se mostrará que dichas soluciones quedan inhabilitadas como soluciones viables.

3.2.

Nihilismo

El Nihilismo rechaza el primer supuesto de la paradoja de la Estatua y la Arcilla. El primer supuesto recibe el nombre del supuesto de existencia y asegura que existe algo que es una estatua y la porción de arcilla P que la compone. El Nihilismo sostiene la tesis de que no hay objetos materiales en absoluto, no hay sillas, ni mesas, ni estatuas, ni piezas de arcilla, etc. El Nihilismo da una solución completa al Problema de la Constitución Material. Por una parte, el Nihilista bloquea el argumento vía ley de Leibniz disolviendo las partes en disputa, pues al no haber objetos materiales, menos hay objetos materiales coincidentes. Por otra parte, el Nihilista bloquea el argumento vía composición material al dar una solución al Problema de la Composición Material. En la sección 2.2.2 se planteo como el dilema ‘o bien no hay objetos en absoluto, o bien hay millones de objetos que son F (dónde F es un término sortal )’. El Nihilista se inclina por la primera parte del dilema, que es el que nos dice que no hay objetos que son F o bien, que no hay objetos materiales.

3.2.1.

El Nihilismo y los Objetos Materiales

Una tesis que rechace la existencia de los objetos materiales es una tesis controversial y va directamente contra el sentido común. Después de todo, puedo ver y tocar cosas en el mundo, las cuales difícilmente creería que no existen. En este momento estoy escribiendo en una computadora. Puedo tocar y sentir las teclas de la computadora bajo mis dedos y ver claramente cómo aparecen las letras en la pantalla ¿porqué creería que la computadora no existe? Una solución al Problema de la Constitución Material no puede contradecir de manera tan tajante dicha evidencia. Negar la existencia de los objetos materiales no es algo completamente absurdo. El nihilismo sostiene que las cosas que vemos son en realidad ficciones a consecuencia de depender de un cierto acomodo de la materia y sus partes. Los objetos materiales no existen, sólo vemos las diferentes maneras en que se acomoda la materia. Los argumentos a favor del nihilismo son argumentos del tipo sorites, es decir, argumentos que empiezan con un cambio insignificante y continúan de manera progresiva avanzando a través de pequeños cambios. Unger (1976) [39] propone el siguiente argumento contra la existencia de los objetos materiales. El argumento de Unger es una reducción al absurdo, pues suponemos la existencia de los objetos materiales y llegamos a una contradicción. Unger (1976) parte de las siguientes asunciones: 1. Existen los objetos materiales

3.2. NIHILISMO

33

2. Los objetos materiales están compuestos de una gran cantidad de partículas simples 3. Principio de Diferencias Mínimas (P DM )1 Si quitamos una de las partículas simples de un objeto material, el objeto material en cuestión continúa existiendo El argumento es el siguiente: Por la asunción 1, existen los objetos materiales, por ejemplo, supongamos que existe un objeto material que es una mesa, llamémoslo M esa. Por la asunción 2, M esa está compuesta de n partículas simples. Finalmente, por la asunción 3 (P DM ), M esa es idéntica a M esa1 , donde M esa1 es M esa menos una partícula simple; así también, M esa1 es idéntica a M esa2 , donde M esa2 es M esa1 menos una partícula simple; repitiendo este proceso, se llega a que M esan−1 es idéntica a M esan , pero M esan carece de partículas simples, pues ya se han removido todas las partículas simples que componían originalmente a M esa. M esa M esa1 M esan−1 M esan = = . . . = = M esa1 M esa2 M esan Ausecia de particulas

Así pues, por la transitividad de la identidad, M esa = Ausencia de particulas, lo cual es una contradicción, pues por la definición 22 , no puede haber objetos materiales sin materia o sin partes materiales. La contradicción surge al haber supuesto que existen los objetos materiales, por lo tanto, los objetos materiales no existen. Ahora bien, si la mesa no existe, entonces ¿qué es aquello que toco, miro, siento, etc.? Evidentemente un nihilista aceptaría que la materia existe, pero no un objeto tal que esté compuesto de dicha materia. La mesa no es otra cosa que una ficción, es decir, no es un objeto genuino. La tesis nihilista consiste en decir que la materia no puede componer objetos, pues dada la naturaleza de la materia, los cambios graduales pueden disolver a los objetos. No hay objetos materiales que satisfagan sortales, si suponemos que lo hacen, podemos hacer un argumento sorites como el que se acaba de presentar. Para ilustrar la idea, imaginemos a alguien que pasea por la playa, se sienta tranquilamente a la orilla del mar para esculpir un pequeño castillo de arena. La persona que realizó el castillo no hizo otra cosa que acomodar los granos de arena que se encontraban a su alrededor. No hizo un castillo en sentido estricto, el castillo es un objeto virtual, una ficción, pues con la misma facilidad, así como se pueden agrupar los granos de arena, se pueden separar. Desde el inicio y al final del proceso sólo hubo arena.
1 Este 2 un

principio se presentó por vez primera en la sección 2.2.1. objeto es un objeto material si y sólo si esta compuesto de materia, véase sección 1.1

34

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

(a)

(b)

Figura 3.1: castillo de arena Al haber aceptado el Principio de Diferencias Mínimas, se puede disolver cualquier composición, o cualquier agregado de materia. Aquello que era tomado como objeto, se debe tomar como una mera ficción. Así pues, si no hay objetos materiales, tanto el Problema de la Constitución Material como el Problema de la Composición Material quedan disueltos. Por una parte, en cuanto al Problema de la Constitución Material, se rechaza que exista tanto la Pieza de Arcilla como la Estatua de Venus. Si no existe ni la Estatua de Venus ni la Pieza de Arcilla, se ha resuelto la paradoja de la estatua y la arcilla, pues se evita la contradicción que surgía de aceptar al mismo tiempo los cinco supuestos presentados en la sección 1.2.2. El problema de tener objetos coincidentes ha desparecido. Si no hay objetos en absoluto, menos puede haber dos objetos en el mismo lugar. Por otra parte, el Problema de la Composición Material también queda disuelto pues si no hay objetos en absoluto, ya no existe la dificultad de determinar cuál de los agregados de materia lo componen. Se asume la primera parte del dilema al que nos enfrenta el Problema de la Composición Material.

3.2.2.

Inconvenientes y Problemas de la Postura Nihilista

El Nihilismo da una solución al Problema de la Constitución Material. Sin embargo, enfrenta serios problemas. El nihilismo sostiene que los objetos materiales no existen. Las cosas que vemos, tocamos, sentimos, etc. son meras ficciones, son diferentes maneras en que se acomoda la materia. Las ficciones no satisfacen sortales, si lo hicieran, serían “presa” de un argumento sorites. Ahora bien, como las ficciones no satisfacen sortales, entran en claro conflicto con “nuestra manera de hablar”. Por ejemplo, consideremos el enunciado: E) ‘todas las mesas son verdes’ El enunciado E siempre sería verdaderos, y en general, todos los enunciados universales serían verdaderos por vacuidad, pues se rechaza la existencia de los objetos materiales. Asimismo, enunciados como: F) ‘hay una mesa roja’ Siempre serian falsos. El enunciado F y en general, todo enunciado existencial resulta falso. Dicha cosecuencia dificilmente sería aceptada. Una manera en

3.2. NIHILISMO

35

que el Nihilista podría evitar dicha consecuencia es proponiendo una paráfrasis adecuada. Sin embargo, cualquier paráfrasis propuesta parece ser vulnerable a un argumento sorites, pues requiere que la parafrasis se haga en función de objetos que sí existen. Por ejemplo, se habia dicho que no existen los objetos, sino diferentes maneras en que se acomoda la materia. Una manera de proponer una paráfrasis es diciendo que en realidad a lo que llamamos objetos materiales son objetos ficticios, es decir, son ficciones pero pueden hacer las veces de objetos. Ahora bien, si un objeto ficticio puede satisfacer un sortal F , entonces persistiría si fuera removida una partícula, pero también persistiría si fuera removida otra partícula. La remoción gradual de partículas nos conduciría a la conclusión de que el objeto ficticio podría satisfacer F aún cuando sólo no hubiera particulas que lo conformaran. Así pues, se puede generar un argumento análogo al de la sección anterior para concluir que los objetos ficticios tampoco existen. Así pues, el argumento del Nihilista es vulnerable a una crítica Mooreana, es decir, cualquier argumento a favor del nihilismo tiene que apelar a premisas menos plausibles que aceptar que existen los objetos materiales. El argumento corre a partir de un caso en el cual se ha removido una sola partícula simple, entonces tiene también que ser verdad en los casos en los que se hayan removido otras partículas simples, alcanzando la absurda conclusión de que es verdad en un caso en el cual no haya partículas simples. Así pues, tenemos un argumento de la siguiente manera: 1. Si podemos remover cualquier cantidad de partículas, entonces los objetos materiales no existen 2. Podemos remover cualquier cantidad de partículas Por lo tanto C) los objetos materiales no existen Ahora bien, dadas las consecuencias que repercuten sobre la verdad de nuestros enunciados universales y existenciales, se puede declarar en siguiente hecho Mooreano: HM) Es mas razonable creer qeu existen los objetos materiales a creer que se puede remover cualquier cantidad de particulas Al haber declarado en hecho Mooreano HM, se opera lo que se llama el giro Mooreano. Así pues, se tiene el siguiente argumento: 1. Si podemos remover cualquier cantidad de partículas, entonces los objetos materiales no existen 2. Los objetos materiales existen Por lo tanto C) no podemos remover cualquier cantidad de partículas

36

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

Así pues, lo que muestra el argumento del Nihilista no es que los objetos no existan, sino más bien que lo que hace falta es una adecuada teoría de la vaguedad que nos permita bloquear este tipo de inferencias. Sider (2001:188) [33]: Actualmente, la teoría de la vaguedad está desarrollándose, ninguna de las teorías prominentes es perfectamente aceptable. Si surgen conclusiones paradójicas en el área, es difícil atribuirlas justamente a la postulación de objetos ordinarios, como Unger lo hizo, más que a un inadecuado entendimiento de la vaguedad. De manera similar, la moraleja que se traza de las paradojas de Zenon no es que el movimiento es imposible sino que es necesaria una teoría filosófica del movimiento; la moraleja que se traza de la paradoja del mentiroso no es que la verdad y la falsedad sean categorías incoherentes, sino que necesitamos una teoría filosófica adecuada de la verdad3 . A continuación se presentará la segunda solución eliminativista, la cual recibe el nombre de Esencialismo Mereológico. Se presentarán los aspectos más importantes, la manera en que resuelve el Problema de la Composición Material y el Problema de la Constitución Material. finalmente se mostrarán las críticas que se han hecho al Esencialismo Mereológico.

3.3.

Esencialismo Mereológico

El Esencialismo Mereológico soluciona el Problema de la Constitución Material al rechazar el segundo supuesto. El segundo supuesto es el llamado supuesto esencialista. El supuesto esencialista afirma que la porción de arcilla P compone a un objeto que llamamos Estatua de Venus. La Estatua de Venus tiene su forma de manera esencial, es decir, necesita mantener la forma que tiene para seguir existiendo. El supuesto esencialista nos permite afirmar que aunque cambiemos partes, como sus brazos o cabeza, por otros, podemos seguir teniendo a la Estatua de Venus siempre y cuando se conserve su forma. En la historia de la estatua y la arcilla, el artesano toma una pieza de arcilla de su bodega, el cual es un objeto y recibe el nombre de Pieza de Arcilla. Posteriormente el artesano moldea la arcilla para darle la forma de Venus, pero no creó otro objeto. La Estatua de Venus no es otra cosa que la Pieza de Arcilla, es un objeto con las condiciones de persistencia de las piezas de materia.
3 “At present, the theory of vagueness is in flux, with none of the prominent theories being perfectly acceptable. If paradoxical conclusions emerge in the area, it is hard to justify attributing them to the postulation of ordinary objects, as Unger did, rather than to an inadequate understanding of vagueness. Similarly, the right moral to draw from Zeno’s paradoxes in not that motion in impossible but rather that an adequate philosophical theory of motion is needed; the right moral to draw from the paradox of the liar is not that truth and falsity are incoherent categories, but rather that we need an adequate philosophical theory of truth”.

3.3. ESENCIALISMO MEREOLÓGICO

37

3.3.1.

El Principio del Esencialismo Mereológico

El punto de partida del Esencialismo Mereológico está en aceptar como evidente el siguiente principio (EM ), pues preserva nuestras convicciones más sensibles acerca de la identidad a través del tiempo: EM ) Para todo objeto material x, x tiene y como una de sus partes, si y sólo si y es una parte de x en todo mundo posible en el que x exista. El principio EM nos dice que todo objeto material tiene sus partes de manera necesaria. De este modo, los objetos materiales no pueden perder o intercambiar sus partes. La remoción de alguna de las partes de un objeto material cualquiera trae consigo su destrucción. En la sección 1.2.2 se vio que la paradoja de la estatua y la arcilla surge al considerar que una porción de arcilla P puede componer a un objeto que llamamos Estatua de Venus, tal que puede seguir existiendo siempre y cuando se mantenga su forma, es decir, a pesar de que fuesen removidas o cambiadas sus partes. Sin embargo, si se acepta EM , un objeto material como Estatua de Venus no puede existir, pues todo objeto material aunque mantenga su forma, si pierde alguna de sus partes, quedará destruido. El principio EM establece las condiciones de persistencia de cualquier objeto material. Puesto que los objetos materiales tienen sus partes de manera necesaria, las condiciones de persistencia que se establecen son las mismas que las que se establecieron en la sección 2.1.2 para las piezas de arcilla o piezas de materia en general. Las condiciones de persistencia son las siguientes: 1. Un objeto material empieza a existir cuando diferentes porciones de materia se unen unas con otras, o bien es separada de una porción de materia más grande. 2. Un objeto material deja de existir cuando sus partes son separadas, o bien, son unidas a una porción de materia más grande. Así pues, siguiendo el principio EM , se puede afirmar que todos los objetos materiales tienen las condiciones de persistencia de las piezas de materia. En la historia de la estatua y la arcilla, la porción de arcilla sólo puede componer a la Pieza de Arcilla, es decir, un objeto cuya principal característica es tener las partes que tiene. La historia comienza con un objeto material que es la Pieza de Arcilla que posteriormente moldea para darle forma de estatua de Venus. El trabajo del artista no crea un nuevo objeto, pero hace que Pieza de Arcilla tenga la propiedad “ser una estatua”. Las alteraciones en la forma de la Pieza de Arcilla no hacen que aparezca un nuevo objeto. En todo momento del proceso se tiene un sólo objeto material, evitando así la coincidencia de objetos materiales. Pieza de Arcilla puede experimentar diversos cambios en sus propiedades sin que esto afecte en modo alguno su identidad. La propiedad “ser estatua”, que obtiene después de haber sido moldeada por el artista, no es importante para la identidad de Pieza de Arcilla, así como la ganó, la puede perder sin dejar de

38

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

ser la misma Pieza de Arcilla. Así como un primer ministro continúa siendo la misma persona después de dejar de ser un primer ministro. El principio EM se compromete también con una teoría de las propiedades esenciales de un objeto material. Las propiedades esenciales de un objeto en general, son aquellas que tiene un objeto en todo mundo posible en el que exista. La pérdida de alguna de las propiedades esenciales trae consigo la destrucción del objeto que las poseía. Según EM , las propiedades esenciales de un objeto material serán aquellas que involucren la posesión de alguna de sus partes. Por ejemplo, una taza (Figura 3.2) tiene la propiedad esencial de tener el asa que tiene. En el caso de la estatua y la arcilla, la propiedad estatua no involucra la posesión de alguna de sus partes, sino sólo de su forma. Así pues, no es una propiedad relevante para la identidad de la Pieza de Arcilla.

Figura 3.2: taza

Una objeción inmediata al esencialismo mereológico es que parece ir contra el sentido común en cuanto a la persistencia. Se suele creer que los objetos materiales pueden sobrevivir a la pérdida de sus partes, por ejemplo, si una persona pierde una pierna, nadie diría que es una persona nueva. Hay varias maneras en que se puede reconciliar al esencialismo mereológico con la creencia ordinaria, pero la más popular es la que utiliza Chisholm (1976) [5]. Chisholm (1976) propone parafrasear la persistencia de los objetos materiales en términos que lo que llama entia successiva. Por ejemplo, un barco no puede, en sentido estricto, sobrevivir a la pérdida de sus partes, pero en un sentido libre y popular se puede hablar de un barco futuro distinto como si fuera el barco original, siempre y cuando, dicho barco sea suficientemente similar al barco original, o si está conectado al barco original por una serie de barcos que son suficientemente similares. En la figura 3.3 se muestran tres barcos distintos, ya que difieren en al menos una de sus partes. En un sentido libre y popular se podría decir que los barcos de la figura 3.3 son el mismo barco, ya que el reemplazo de partes se ha hecho de manera gradual. Los barcos que son distintos del barco original, pero que mantienen una cierta conexión, se les llama entia successiva y representan la persistencia como es entendida en el sentido común.

3.3.2.

El Esencialismo Mereológico y el Problema de la Composición Material

En la sección anterior, se vio cómo al aceptar el principio EM, se puede bloquear el argumento vía Ley de Leibniz presentado en la sección 2.1. Sin embargo,

3.3. ESENCIALISMO MEREOLÓGICO

39

(a)

(b)

(c)

Figura 3.3: los barcos son diferentes, pero mantienen una conexión de entia successiva. La conexión de entia successiva se adecúa al sentido común para dar una solución completa al Problema de la Constitución Material se necesita además presentar una solución al Problema de la Composición Material presentado en la sección 2.2. En esta sección se verá que el principio EM , además de bloquear el argumento vía Ley de Leibniz, induce también una solución al Problema de la Composición Material. El Problema de la Composición Material surge a partir de la observación de que en la frontera de un objeto material se pueden encontrar millones de candidatos para componerlo. Por ejemplo, en la sección 2.2.4 se presentó como instancia del Problema de la Composición Material el Problema de los 1001 gatos. El problema se planteó de la siguiente manera: Tibbles es un gato que está mudando de pelo. Puesto que muda de pelo, hay pelos de Tibbles de los cuales no es del todo claro si le pertenecen o no. Supongamos que hay exactamente 1000 pelos en esta situación. Supongamos que Tibbles es el gato que tiene k pelos. Ahora bien, como no es claro cuáles pelos son realmente sus partes, se podria haber tomado de igual manera a Tibbles como el gato con k − 1 pelos, o como el gato con k − 2 pelos, etc. Así pues, tenemos 1001 candidatos para componer a Tibbles. Una manera de resolver el Problema de la Composición Material sería encontrar una manera de asegurar que uno de los candidatos para componer a Tibbles es el candidato “bueno”, es decir, el candidato que lo componga de manera definitiva. El Esencialismo Mereológico se inclina por esta alternativa como se mostrará a continuación. El principio EM afirma que los objetos no pueden perder o ganar partes, pues ello implica su destrucción. Si Tibbles sufriera un accidente y perdiera su cola, por EM , Tibbles literalmente no seguiría siendo el mismo. Si se tomara a unos de entre los 1001 candidatos como el candidato “bueno” para componer a Tibbles, automáticamente quedarían descartados los demás candidatos, disolviendo así el Problema de la Composición Material. Ahora bien, los candidatos para componer a Tibbles difieren mínimamente entre ellos, de manera que son casi idénticos. Así pues, se puede elegir entre cualquiera de los candidatos para componer a Tibbles para establecerlo como el candidato “bueno”. Como una observación final, en la sección 2.2.1 se presentaron las premisas

40

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

para generar el Problema de la Composición Material. Con base en la solución que nos sugiere el principio EM , Noonan (1993) [23] propone reformular las premisas, es decir, el Principio N y el principio de Diferencias Mínimas (P DM ), de la siguiente manera: N”) Si y es un F y x es intrínsecamente como y y además, x no traslapa parcialmente 4 alguna F entonces x es una F Al reformular N como N , obtenemos la siguiente reformulación del P DM : PDM’ ) Si y es un F y x es una entidad que difiere de y en algún aspecto relevante para ser una F sólo mínimamente y x no traslapa parcialmente alguna F , entonces x es una F . Por ejemplo, supongamos que c83 es el candidato “bueno” que compone a Tibbles. Sabemos que hay otro candidato, digamos el candidato c84 , que es intrínsecamente como c83 (Tienen las mismas propiedades intrínsecas) y que difiere mínimamente de c83 . Sin embargo c84 traslapa parcialmente a c83 , de manera que no se sigue que c84 sea Tibbles. El argumento que permitía afirmar la existencia de 1001 gatos donde se creía que había uno sólo queda bloqueado. Más aún, la solución derivada a partir de EM nos asegura que hay un sólo gato. El Problema queda disuelto. Por lo tanto, el Esencialismo Mereológico da una solución completa al Problema de la Constitución Material.

3.3.3.

Críticas al Esencialismo Mereológico

En la sección anterior se presentó la solución del Esencialismo Mereológico al Problema de la Composición Material. Sin embargo, se puede hacer una notable y grave crítica. Una vez teniendo al candidato “bueno”, es decir, el candidato que compone al gato Tibbles, EM da una base para asegurar que hay un sólo gato y no 1001. Sin embargo, ni EM , ni algún otro aspecto del Esencialismo Mereológico ofrece una manera de decidir entre todos los candidatos a componer a Tibbles. La decisión en cuanto al candidato “bueno” es una decisión completamente arbitraria. Para solucionar el Problema de la Composición Material, se pide hacer una elección de entre los candidatos a componer un objeto, pero no se tiene algún mecanismo que nos permita decidir la elección. Dicha elección dependería de nosotros, sería arbitraria. Las Críticas ulteriores al Esencialismo Mereológico provienen del sentido común al considerar trabajos de arte, objetos funcionales y objetos vivientes. Al aceptar el principio EM , tendríamos que aceptar que un trabajo de arte, sigue siendo lo mismo que era antes de haber cambiado de forma. De manera intuitiva, los trabajos de arte tienen características estéticas que no necesariamente poseen las piezas de materia, además de que dichas características parecen ser suficientes para convertirlas en algo diferente. Por ejemplo, supongamos que un afamado museo exhibe la escultura “El beso” de Rodín, pero por motivos de espacio,
4 Comparten

algunas de sus partes pero no todas

3.3. ESENCIALISMO MEREOLÓGICO

41

el director del museo decide fundir la estatua de bronce y seguir exhibiéndola. Seguramente críticos de arte y el público en general se resistiría a creer que el objeto que se exhibe actualmente es el mismo que se exhibía antes.

(a) el beso

(b) el beso fundido

Figura 3.4: Pieza de Bronce El caso de los objetos funcionales es aún más drástico. Por EM , un objeto funcional es el mismo después de haber cambiado de forma. Por ejemplo, supongamos que alguien tiene un automóvil. El automóvil está hecho de una determinada pieza de materia que llamaremos Pieza Metálica. Según esta solución, la persona que conduce el automóvil, no está sino dentro de una Pieza Metálica. Ahora bien, supongamos que por azares del destino y junto con una muy mala suerte, el carro al estar estacionado, le cae un piano desde un quinto piso de un edificio. El automóvil queda completamente destruido bajo el pesado piano. Al ver el auto bajo el pesado piano, el dueño del automóvil difícilmente pensaría que puede considerar de igual manera la pieza metálica que tiene ahora con la que tenía antes, aún cuando tengan las mismas partes como sugiere el esencialista mereológico. El pedazo de metal que tenía antes era susceptible de ser conducido, no así el que tiene ahora.

Figura 3.5: Pieza Metálica

Otra crítica a la solución que ofrece el Esencialismo Mereológico surge al considerar objetos vivientes. El Esencialismo Mereológico disuelve la paradoja de la estatua y la arcilla y evita la existencia de objetos coincidentes, pero tiene dificultades para explicar situaciones en que se involucren seres vivos.

42

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

Por ejemplo, si suponemos que una cierta planta está compuesta de una pieza de materia llamada Pieza de Planta. Si alguien toma la planta y la machaca, difícilmente se puede considerar que la solución que queda después de machacar a la planta es el mismo objeto que era antes de ser machacada. El Esencialismo Mereológico parte del principio EM . A partir del Principio EM se puede dar una solución completa al Problema de la Constitución Material, es decir, se bloquea tanto el argumento vía Ley de Leibniz, como el argumento vía Problema de la Composición Material. Sin embargo, se pueden presentar una serie de fuertes e importantes críticas que la convierten en una solución insatisfactoria. A continuación se revisará la última de las soluciones eliminativistas.

3.4.

Clases Dominantes

La solución de Clases Dominantes resuelve el Problema de la Constitución Material rechazando el tercer supuesto, que es el supuesto de Composiciones Alternativas. El supuesto de Composiciones Alternativas afirma que la porción de arcilla P que compone a la Estatua de Venus, también compone a un objeto que fue llamado “Pieza de Arcilla”, tal que puede cambiar su forma y seguir existiendo. En la historia de la estatua y la arcilla, el artesano toma una pieza de arcilla de su bodega, el cual es un objeto y recibe el nombre de Pieza de Arcilla. Posteriormente el artesano moldea la arcilla para dar lugar a un nuevo objeto llamado Estatua de Venus. Sin embargo, al aparecer el nuevo objeto que es la Estatua de Venus, queda destruida la Pieza de Arcilla. De esta manera, se evita la coincidencia, pues en cada tiempo sólo hay un objeto.

3.4.1.

Relación entre Objetos, Sortales y Condiciones de Persistencia

La solución de Clases Dominantes fue propuesta por primera vez por Burke en 1994 [2]. Burke ofrece un diagnóstico del Problema de la Constitución Material y con base en dicho diagnóstico propone su solución. El diagnóstico de Burke se centra en dos supuestos implícitos en nuestra manera de entender los sortales. A continuación, se mostrarán los dos supuestos, mismos que nos conducen a aceptar la existencia de los objetos coincidentes. Para evitar la coincidencia, Burke propone una nueva noción que llama Clase Dominante. Con base en la noción de Clase Dominante se propone una nueva manera de entender la relación entre los objetos y los sortales. La propuesta de Burke es que no puede haber objetos coincidentes porque en las situaciones problemáticas, como en la historia de la estatua y la arcilla, siempre hay un sortal que domina. El sortal dominante es el que da las condiciones de persistencia al objeto. En la historia de la estatua y la arcilla, “estatua” domina sobre “pieza de arcilla”. Cuando Pieza de Arcilla es moldeada

3.4. CLASES DOMINANTES

43

en forma de Venus, satisface el sortal “estatua” y deja de tener las condiciones de persistencia que tenía para tener las de “estatua”. Teoría estándar de la Relación entre Objetos, Sortales y Condiciones de Persistencia Los sortales están estrechamente ligados con la noción de condiciones de persistencia. En la sección 2.1.1 se definieron a las condiciones de persistencia para un objeto material como las condiciones que determinan los cambios que el objeto puede o no experimentar mientras continúe existiendo. En las secciones 2.1.2 y 2.1.3 se mostraron las condiciones de persistencia asociadas con los sortales “estatua” y “pieza de arcilla”. Para definir un sortal, se deben definir un conjunto de condiciones de persistencia. Así pues, se puede enunciar el primer supuesto en nuestra manera de entender la relación entre objetos y sortales. El primer supuesto es el siguiente: 1. Todo sortal tiene asociado un conjunto de condiciones de persistencia Asimismo, se hizo notar que las condiciones de persistencia de un objeto material son las mismas para todos los objetos materiales que satisfacen o caen bajo el mismo sortal. Por ejemplo, un objeto como la Estatua de Venus tiene la condición de persistencia “dejar de existir al perder una forma determinada” (Véase sección 2.1.3) como consecuencia de satisfacer el sortal “estatua”. Así pues, podemos formular el segundo supuesto implícito en la manera de entender la relación entre los objetos y los sortales. 2. Los objetos que satisfacen un sortal F tienen necesariamente las condiciones de persistencia de F Los supuestos 1 y 2 en nuestra manera de entender los sortales nos permiten concluir la existencia de los objetos coincidentes, pues no puede haber objetos que satisfagan dos sortales con condiciones de persistencia diferentes. Las condiciones de persistencia se traducen en propiedades. En el caso de la estatua y la arcilla, Estatua de Venus y Pieza de Arcilla tienen condiciones de persistencia diferentes, y así propiedades diferentes. Por lo tanto, Pieza de Arcilla es un objeto distinto a Estatua de Venus. Para evitar la coincidencia, Burke (1994) [2] acepta el primero de los supuestos implícitos en nuestra manera de entender los sortales, pero rechaza el segundo. Se afirma que puede haber un objeto que satisfaga un sortal pero que no tengan las condiciones de persistencia asociadas a dicho sortal. En la siguiente sección se presentará la propuesta de Burke. Nueva Propuesta de la Relación entre Objetos, Sortales y Condiciones de Persistencia En la sección anterior se hicieron explícitos los supuestos que se tienen en la manera de entender los sortales. Burke (1994)[2] acepta el primer supuesto,

44

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

es decir, acepta que todo sortal tiene asociado un conjunto de condiciones de persistencia. Sin embargo, rechaza el segundo, es decir, rechaza que todo objeto que satisfaga un determinado sortal tenga necesariamente las condiciones de persistencia asociadas a dicho sortal, es decir, podría haber objetos que satisfagan un determinado sortal pero con condiciones de persistencia diferentes a las asociadas con dicho sortal. La razón para rechazar el segundo supuesto es que entre los sortales hay una relación de dominancia, es decir, hay sortales que dominan a otros. Un objeto puede satisfacer sortales con condiciones de persistencia incompatibles al “heredar” las condiciones de persistencia de sólo uno de los sortales, a saber, el sortal dominante. Un objeto puede satisfacer diferentes sortales y sólo tener las condiciones de persistencia asociadas a uno de ellos. Así pues, al entender los sortales de esta manera, se bloquea el primer argumento, el argumento vía Ley de Leibniz, pues ya no hay propiedades que satisfaga la Estatua de Venus que sí satisfaga la Pieza de Arcilla. Estatua de Venus es idéntica con Pieza de Arcilla. Ahora bien, para discernir dado un conjunto de sortales, cuál es el sortal dominante, se recurre a un criterio que llamaremos criterio de dominancia . Burke (1994) propone establecer como criterio de dominancia lo que llama la posesión más amplia de propiedades. Cuando un objeto satisface un determinado sortal, viene implícito que dicho objeto satisface ciertas propiedades. Por ejemplo, cuando Sócrates satisface el sortal “humano”, viene implícito que satisface propiedades como “respirar”, “tener un corazón que late”, “tener una personalidad”, “tener sentimientos”. Las primeras dos son propiedades biológicas y las últimas dos son propiedades psicológicas. En el caso de la estatua y la arcilla, basta observar que si un objeto satisface el sortal “pieza de arcilla”, viene implícito que dicho objeto satisface ciertas de propiedades, a saber, propiedades físicas como “tener una determinada textura”, etc. Sin embargo, si un objeto satisface el sortal “estatua”, viene implícito que dicho objeto satisface, no sólo propiedades físicas, sino también otro tipo de propiedades, como son las propiedades estéticas. Ejemplos de propiedades estéticas pueden ser “ser bello”, “ser de un estilo artístico X”, etc5 . Así pues, un objeto que satisface el sortal “estatua” satisface propiedades físicas y propiedades estéticas, mientras que un objeto que satisface el sortal “pieza de arcilla” sólo satisface propiedades físicas. Por el criterio de dominancia, “estatua” dominaría sobre el sortal “pieza de arcilla”. Cuando se forma una estatua a partir de la Pieza de Arcilla, la estatua y la pieza de arcilla tienen diferentes propiedades debido a que tienen condiciones de persistencia asociadas diferentes, por lo tanto, Pieza de Arcilla y Estatua de Venus son objetos diferentes. Sin embargo, Burke (1994) afirma que al crearse la estatua, ya no sobrevive Pieza de Arcilla. Después que se crea Estatua de Venus
5 Obsérvese que un objeto que únicamente satisface el sortal “pieza de arcilla” puede satisfacer predicados “estéticos” como “ser bello”. Sin embargo, dichos predicados no vienen implicados por el sortal “pieza de arcilla”. No es necesario que los objetos que únicamente satisfacen el sortal “pieza de arcilla” tengan propiedades estéticas, como si lo es que tengan propiedades físicas.

3.4. CLASES DOMINANTES estatua P. estéticas P. físicas

45

pieza de arcilla

Figura 3.6: criterio de dominancia

existe una pieza de arcilla. Dicha pieza de arcilla, llamémosla X, es también una estatua, de hecho tiene a “estatua” como su sortal dominante. Las condiciones de persistencia de las estatuas excluyen de la existencia a Pieza de Arcilla, entonces X y Pieza de Arcilla son objetos diferentes. El trabajo del artista hace que la pieza de arcilla original sea reemplazada por una pieza de arcilla distinta.

3.4.2.

Inconvenientes de la solución de Clases Dominantes

La solución de clases dominantes es sumamente atractiva. Sin embargo, no puede responder a la segunda condición para dar una solución completa al Problema de la Constitución Material, a saber, la de dar una solución al Problema de la Composición Material. La solución de clases dominantes no puede evitar la consecuencia de la sobrepoblación de entidades. En el caso de la Estatua y la Arcilla, se evita la coincidencia de la Estatua de Venus con la Pieza de Arcilla, pero al costo de tener que aceptar la coincidencia de miles de estatuas que se traslapan unas con otras. A continuación se explicará cómo es que la solución de Clases Dominantes se compromete con la sobrepoblación de entidades. En la sección 2.2.4 se planteo el problema de la Composición Material utilizando como ejemplo un gato llamado Tibbles. Sabemos que las partes de Tibbles, como su cola, orejas, etc. son objetos. Así pues, podemos considerar un objeto que consiste en el cuerpo de Tibbles menos su cola. Llamemos Tib a dicho objeto (Figura 3.7). Supongamos ahora que Tibbles sufrió un desafortunado accidente, producto del cual, perdió su cola. En este caso parece que tenemos una coincidencia de Tibbles con Tib. Sin embargo, esta coincidencia sólo es aparente, si aceptamos la solución de Clases Dominantes, Tibbles satisface el sortal “gato”, mientras que Tib satisface el sortal “cuerpo sin cola”. Ambos sortales tienen asociadas diferentes condiciones de persistencia, para decidir cuál de los dos es el sortal dominante, basta fijarnos, por el criterio de dominancia enunciado lineas arriba, en el hecho de que tanto el sortal “gato” como el sortal “cuerpo sin cola” traen consigo propiedades físicas y químicas, pero sólo el sortal gato trae consigo propiedades que tiene que ver con el comportamiento, como cazar, ronronear, etc. Por lo tanto, tenemos que después del accidente de Tibbles, “gato”

46 es el sortal dominante.

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

(a) Tibbles

(b) Tib

Figura 3.7: “gato” domina sobre “cuerpo sin cola” Ahora bien, cuando llega la primavera y Tibbles empieza a mudar de pelo, hay un momento en el que hay exactamente 1000 pelos de los cuales no es claro que sean o no partes de Tibbles. Ahora bien, supongamos que Tibbles es el gato que tiene k pelos. Como no es claro cuáles pelos son realmente sus partes, se podría igualmente haber tomado a Tibbles como el gato con k − 1 pelos, el gato con k − 2 pelos, o bien, en general el gato con k − j pelos. Es decir, hay 1001 gatos. La solución de las clases no puede evitar la sobrepoblación, pues para cada candidato su sortal dominante es el sortal “gato”. La solución de las clases dominantes al Problema de la Composición Material es aceptar la “sobrepoblación”, es decir, aceptar que hay de miles de gatos traslapados y en general de miles de objetos de una determinada clase. La solución de Clases Dominantes no sólo no puede responder al segundo reto para resolver el Problema de la Constitución Material de manera completa, sino que presenta una serie de problemas insuperables como se verá a continuación. La primera objeción a las Clases Dominantes recibe el nombre de Objeción de Sentido Común. La Objeción de Sentido Común es la siguiente: La solución de clases dominantes afirma que la Pieza de Arcilla se destruye cuando la clase estatua “surge” a partir de la Pieza de Arcilla. Se puede destruir una Pieza de Arcilla simplemente dándole una forma de estatua. Esto es algo completamente inverosímil para una gran cantidad de personas. En el caso de la estatua, no se habla de una transformación, sino de un reacomodo de sus partes con intenciones artísticas. Wasserman (2012) [42] afirma que hay incluso casos de objetos artísticos donde el artista no hace absolutamente nada para que su trabajo sea considerado un trabajo de arte. Por ejemplo la lata de sopa Campbell de Warhol o el mingitorio de Duchamp donde los artistas simplemente tomaron objetos cotidianos y los colocaron en una exposición de arte (véase figura 3.8). Al haber colocado un mingitorio en una exposición de arte, el Mingitorio de Duchamp se convierte en un objeto de arte y deja de ser un simple mingitorio. El sortal dominante del Mingitorio de Duchamp es “mingitorio”, mientras que al final, al ser puesto en la exposición tiene como sortal dominante el de “pieza de arte”. Los mingitorios del inicio y del final son mingitorios distintos. Esto es absurdo. La segunda objeción a las clases dominantes tiene que ver con el criterio de

3.4. CLASES DOMINANTES

47

(a) mingitorio

(b) sopa Campbell

Figura 3.8: “pieza de arte” Dominancia que da Burke (1994). En la sección anterior se presentó el criterio de dominancia de Burke. El criterio de dominancia de Burke nos dice que la clase dominante de un objeto será aquella que implique el rango más amplio de propiedades. En el caso de la estatua y la arcilla, los sortales “estatua” y “pieza de arcilla” implican la posesión de propiedades físicas, pero sólo la estatua implica la posesión de propiedades estéticas. Por lo tanto, el sortal “estatua” domina sobre el sortal “pieza de arcilla” Sin embargo, Rea (2000) [30] afirma que hay al menos dos problemas con el criterio de dominancia. El primer problema con el criterio de dominancia de Burke es que hay una gran cantidad de casos comunes para los cuales el criterio no nos ofrece una decisión clara. Los casos de Rea (2000) [30] son objetos que satisfacen más de un sortal que no es una simple pieza de materia. Por ejemplo, algunas estatuas que también son pilares, algunas hachas son martillos y algunas redes son hamacas (Figura 3.9), etc. En todos los casos mencionados, no es claro cuál de las clases que satisface implica un rango más amplio de propiedades, es decir, no es claro si “estatua” domina sobre “pilar”, “hacha” sobre “martillo” o bien, “red” sobre “hamaca”. Veamos por qué.

(a) estatua

pilar-

(b) martillo-hacha

(c) red-hamaca

Figura 3.9: casos problemáticos Tomemos el caso del pilar-estatua. En el caso del pilar-estatua, tenemos que el sortal “pilar” implica propiedades funcionales, mientras que el sortal “estatua”

48

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

implica propiedades estéticas. En este caso, no es claro cuál es el rango más amplio de propiedades. No es claro si las propiedades estéticas deban ser más amplias que las propiedades funcionales. Así pues, el criterio de Burke falla en elegir una u otra clase como clase dominante.

Figura 3.10: pilar-estatua

El segundo problema con el criterio de dominancia surge en aquellos casos donde un objeto pertenece a una clase natural y a una clase propia de los artefactos. Por ejemplo, una pieza de ajedrez humana, pues pertenece tanto a la clase “humano” como a la clase “pieza de ajedrez humana”. Ordinariamente se diría que la clase natural, como la clase “humano” siempre domina, ya que la membrecía en una clase natural siempre implica la posesión de propiedades biológicas e incluso la posesión de propiedades mentales. Sin embargo, si se sigue el criterio de dominancia de Burke (1994)[2], se tendría que no siempre ocurre así. Por ejemplo, en el caso de la clase pieza de ajedrez humana, la clase “humano” implica propiedades biológicas y mentales, pero el sortal “pieza de ajedrez humana” implica propiedades biológicas, mentales y también propiedades funcionales. Así pues, la clase “pieza de ajedrez humana” implica un rango de propiedades más amplio que “humano”. Por lo tanto, “pieza de ajedrez humana” domina sobre “humano”.

Figura 3.11: pieza de ajedréz humana

La tercera objeción recibe el nombre de Objeción Antropológica. La tercera objeción se basa en la observación de que la propuesta de clases dominantes no ofrece una regla clara en cuanto a los sortales o clases dominantes de los objetos materiales que existen en cada caso. Por ejemplo, una teoría que sí nos da una regla clara en cuanto a la clase de objetos materiales es la propuesta del Esencialismo Mereológico (que se presentó en la sección 3.3). El Esencialismo

3.5. SOLUCIONES MODALES

49

Mereológico sí nos da una regla clara en cuanto a la clase de objetos que existen en cada caso, pues todos los objetos materiales son fundamentalmente “piezas de materia”. Sider (2007) [7] ilustra la objeción antropológica de la siguiente manera: En la paradoja de la estatua y la arcilla las clases relevantes en el problema son “estatua” y “pieza de arcilla”, pero bien se podrían haber definido otro tipo de clases en función de otros intereses. Por ejemplo, supongamos que en lugar de haber definido “estatua” y “pieza de arcilla”, se definieron clases como “pieza de afuera” y “pieza de adentro” de la siguiente manera: Pieza de Afuera: pieza de arcilla que esta fuera de la casa, sin importar su forma. Pieza de Adentro: pieza de arcilla que está adentro de la casa, sin importar su forma. En la formulación de la paradoja de la estatua y la arcilla, cuando una pieza de arcilla se convierte en una estatua, deja de existir y una estatua toma su lugar, pues estatua domina sobre pieza de arcilla. Es, irrelevante si la pieza de arcilla está dentro o fuera de la casa para saber qué objeto existe. Sin embargo, se hubiera bien podido tomar como las clases relevantes a “pieza de afuera” y “pieza de adentro”, en lugar de “estatua” y “pieza de arcilla”. Si una pieza de afuera se mete a la casa, la clase que domina es pieza de adentro, la pieza de afuera deja de existir y un nuevo objeto que es una pieza de adentro aparece. Pieza de adentro existe tanto como la pieza de arcilla esté adentro de la casa. Así pues, es irrelevante la forma que tenga el objeto.

3.5.

Soluciones Modales

En esta sección se examinará un último tipo de solución que se le ha dado al Problema de la Constitución Material, dichas soluciones reciben el nombre de soluciones modales. Las soluciones modales rechazan el quinto supuesto de la paradoja de la estatua y la arcilla. El quinto supuesto es el llamado supuesto de necesidad. El supuesto de necesidad nos dice que si dos objetos a y b son idénticos, entonces son necesariamente idénticos en todo mundo posible en el que existan. En el caso de la estatua y la arcilla, se afirma que si la Estatua de Venus es idéntica a la Pieza de Arcilla, entonces la Estatua de Venus es necesariamente idéntica a la Pieza de Arcilla en todo mundo posible en el que existan. El supuesto de necesidad es un principio modal, es decir, alude a nociones que llamamos modales (necesidad y posibilidad ). Bajo en nombre de soluciones modales se engloban aquellas soluciones que están basadas en teorías acerca de la modalidad y que rechazan la necesidad de la identidad. Las soluciones modales parten de una observación interesante que concierne a las propiedades de los objetos materiales. Las propiedades en las que difieren los objetos materiales involucrados en la coincidencia, como son la Pieza de

50

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

Arcilla y la Estatua de Venus, se pueden agrupar de manera más general como propiedades no-categoriales, es decir, en propiedades modales o propiedades que nos indican la manera en que un objeto podría ser. En la sección 2.1.1 se hizo notar que la Pieza de Arcilla tenía diferentes condiciones de persistencia que la Estatua de Venus. Más aún, las condiciones de persistencia se pueden traducir en propiedades modales. Por ejemplo, la propiedad: R) Poder sobrevivir al ser aplastado y la propiedad: Q) Poder sobrevivir a la pérdida de sus partes Las propiedades R y Q son propiedades que nos hablan de la manera en que los objetos podrían haber sido y no de la forma en que de hecho, o actualmente son. De manera general, todas las propiedades que podemos extraer de las condiciones de persistencia, tanto de la Pieza de Arcilla como de la Estatua de Venus, caen dentro de esta categoría de propiedades. Así pues, la estrategia de este tipo de soluciones para bloquear el argumento vía Ley de Leibniz trata de mostrar que el conflicto con la Ley de Leibniz es meramente aparente. Se afirma que los predicados modales son del tipo de predicados que se han llamado Predicados Abelardianos. Noonan (1993: 134) [23]: . . . Un predicado Abelardiano es un predicado cuya referencia (i.e. la propiedad o concepto (Fregeano) denotado por ella) puede ser afectada por el término del sujeto al cual es atribuido.6 La idea central de los predicados Abelardianos es que la propiedad a la que se refieren puede cambiar al ser predicados de uno u otro sujeto. Tomemos el siguiente ejemplo análogo al de Quine (1953b) [27] para ilustrar la idea de los predicados Abelardianos. La propiedad F : Ser Llamado así debido a su tamaño es diferente si se predica de Jorge o si se predica de Jorgito. Decir ‘Jorge es F ’ no es lo mismo que decir que ‘Jorgito es F ’. En el primer caso, al predicarla de ‘Jorge’, la propiedad F es la propiedad Ser llamado ‘Jorge’ debido a su tamaño; pero en el segundo caso, al predicarla de ‘Jorgito’, la propiedad F es la propiedad Ser llamado ‘Jorgito’ debido a su tamaño. Así pues, si se puede sostener que los predicados en los cuales difieren la Estatua de Venus y la Pieza de Arcilla son en realidad predicados Abelardianos, desaparece el conflicto con LL. Las propiedades de las cuales pensabamos que diferían, en realidad son propiedades diferentes. Se pensaba que el mismo predicado que se le aplicaba a la Pieza de Arcilla y a la Estatua de Venus refería a una misma propiedad, de manera que uno de los objetos la satisfacía y el otro no. Sin embargo, si los predicados son Abelardianos, el mismo predicado
6 [ ]. . . an Abelardian predicate is a predicate whose reference (i.e. the property or (Fregean) concept denoted by it) can be affected by the subject term to which it is attatched.

3.5. SOLUCIONES MODALES

51

nos indica propiedades diferentes cuando se lo aplicamos a la Pieza de Arcilla o a la Estatua de Venus. En un caso se tendría una proposición verdadera y en otra una falsa. Por ejemplo, cuando le aplicábamos el predicado R a la Pieza de Arcilla, se refería a una propiedad diferente de aquella que refiere cuando el predicado R es aplicado a la Estatua de Venus. A continuación se presentará la solución modal más importante que “echa mano” del recurso de los predicados Abelardianos para resolver el Problema de la Constitución Material. La solución a la que se alude es la llamada Teoría de Contrapartes. A continuación se hará una breve presentación de la Teoría de Contrapartes y posteriormente la manera en que se aplica al Problema de la Constitución Material.

3.5.1.

Teoría de Contrapartes

La teoría de contrapartes se basa en la tesis que recibe el nombre de Realismo Modal Genuino. El Realismo Modal Genuino es la tesis de que hay otros mundos e individuos que habitan esos mundos. Los mundos son objetos concretos que están relacionados espacio-temporalmente con todas y sólo con sus partes. Cada uno de los mundos está aislado uno de otro. No hay relaciones espacio temporales entre las cosas que pertenecen a diferentes mundos. Nada de lo que ocurra en un mundo puede causar o afectar lo que ocurra en otro. Cada manera en que un mundo podría ser es una manera en que un mundo es. Los mundos son posibilidades no actualizadas. Lewis (1986) [19] afirma que decir que los mundos son posibilidades no actualizadas no es negar que dichos mundos existan, sino simplemente negar que sean actuales, es decir, que sean parte de nuestro mundo, que es el mundo en el que vivimos. Ahora bien, para hablar de las posibilidades de un individuo, se utiliza lo que se suele llamar la representación de re. Al aceptar la existencia de mundos genuinos, la representación de re de un individuo en un mundo tiene que hacerse tomando a dicho individuo como parte de ese mundo. Por ejemplo, si se quiere hablar de la representación de re de Michael Phelps, se tiene que tener a Michael Phelps mismo como parte del mundo en cuestión. Esa es la manera en que nuestro propio mundo representa a Michael Phelps. Para representar a Michael Phelps en otros mundos, tendríamos que considerarlo como parte común de dichos mundos, es decir, de mundos que se traslapan unos con otros. Sin embago, Lewis D. (1986)[19] ofrece fuertes y decisivos argumentos para mostrar que esa no es una buena manera de hacerlo. En lugar de aceptar como la representación de re de los individuos de un mundo como partes traslapadas a los diferentes mundos, se propone representar a los individuos in absentia. La representación de re de un individuo en otro mundo posible no se da con el individuo mismo, sino con algún individuo que se le “asemeje” mucho, dicho individuo recibe el nombre de contraparte. Por ejemplo, la representación de re de Michael Phelps en otro mundo posible ocurre con un individuo que es parte de dicho mundo posible y que se asemeja en gran medida al Michael Phelps de nuestro mundo. La posibilidad de que Michael Phelps hubiera podido ganar nueve medallas olímpicas en lugar de ocho en los

52

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

juegos olímpicos de Pekín en el 2008 se representa por medio de un individuo en un mundo posible que se asemeja al Michael Phelps de nuestro mundo en una gran cantidad de aspectos, sólo que ese individuo ganó nueve medallas de oro. La Teoría de Contrapartes pretende explicar la predicación modal apelando a lo que llama la relación de contraparte. Decir que un individuo aquí en nuestro mundo es tal que podría haber sido de tal y tal manera no es decir que hay un mundo posible en el cual el individuo mismo hace “tal y cuál cosa”, sino que hay un mundo en el cual una contraparte de ese individuo hace “tal y cuál cosa”. Por ejemplo, un enunciado del tipo ‘Yo soy tal que podría haber sido dentista’ quiere decir que tengo una contraparte en un mundo posible tal que es dentista. La relación de contraparte es una relación de similaridad. Las contrapartes de x en otros mundos son todas aquellas cosas que se parecen a x lo suficiente en aspectos importantes, y más cercanamente de lo que lo hacen otros individuos en sus mundos. La relación de contraparte sirve como un “sustituto de identidad” entre individuos en diferentes mundos. Hay características que tiene la relación de identidad tales que no tiene la relación de contraparte. La relación de contraparte no es transitiva ni simétrica, como la identidad. La relación de contraparte depende de la importancia relativa que se le atribuya a diferentes aspectos de similaridad o disimilaridad, la identidad no. La representación de re de los individuos, en la teoría de Contrapartes, no es constante, diferentes nombres del mismo individuo evocan diferentes maneras de representar un objeto al crear un contexto. No hay una respuesta correcta y definitiva para determinar la representación de re. La respuesta correcta a una pregunta acerca de la modalidad de re es sensible al contexto, pues selecciona las características relevantes. Por ejemplo, si nos preguntamos si Michael Phelps hubiera podido haber nacido de diferentes padres necesitamos un contexto que nos indique si se establece la esencialidad del origen o no. Diferentes respuestas son algunas veces correctas en contextos diferentes. En el caso de la estatua y la arcilla, tenemos que ‘Estatua de Venus’ y ‘Pieza de Arcilla’ son dos nombres diferentes de la misma cosa, sólo que evocan un contexto diferente. Bajo el nombre ‘Estatua de Venus’ se determina una representación de re acorde a las condiciones de persistencia que se establecieron para las estatuas. Bajo el nombre ‘Pieza de Arcilla’ se determina una representación de re diferente a la de la ‘Estatua de Venus’ y acorde con las condiciones de persistencia de la ‘Pieza de Arcilla’.

3.5.2.

Aplicación de la Teoría de Contrapartes al Problema de la Constitución Material

Ahora bien, para ver cómo se aplica la teoría de contrapartes al Problema de la Constitución Material, supongamos que la Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus son idénticas simpliciter, es decir, son idénticas sin más. En la sección 2.1 se vio que una de las razones para rechazar CII era que Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus tenían propiedades diferentes como consecuencia de tener condiciones de persistencia diferentes. Por ejemplo, una de

3.5. SOLUCIONES MODALES

53

las propiedades en las que diferían era la propiedad R: ‘Poder sobrevivir a ser aplastado’. La situación es la siguiente: 1. Pieza de Arcilla = Estatua de Venus 2. La Estatua de Venus no podría haber sido aplastada y sobrevivir, mientras la Pieza de Arcilla sí podría. Sustituyendo Pieza de Arcilla por Estatua de Venus en 2, tenemos lo siguiente: C) La Estatua de Venus no podría haber sido aplastada y sobrevivir mientras la Estatua de Venus sí podría. Pero C es una contradicción. Sin embargo, si se acepta la teoría de Contrapartes, se debe notar que el uso de Pieza de Arcilla en 2 es de re, de manera que no es referencialmente transparente. Que un contexto sea no sea referencialmente trasparente, o mejor dicho que sea referencialmente opaco, quiere decir que no se pueden realizar sustituciones salva veritate. No podemos hacer la sustitución de Pieza de Arcilla por Estatua de Venus en el enunciado 2. ‘Pieza de Arcilla’ realiza más de una función referencial en 2. ‘Pieza de Arcilla’ no sólo se refiere a una pieza de arcilla, sino que con la cooperación del contexto, indica una relación particular de contraparte o un conjunto de condiciones necesarias y suficientes cualitativas para trazar a la Pieza de Arcilla a través de los mundos, a saber, la relación de contraparte de Pieza de Arcilla. La relación de Contraparte va a determinar para la Pieza de arcilla un conjunto de individuos de otros mundos, relevantemente similares que representan las posibilidades de la Pieza de Arcilla. Así como también tenemos un conjunto de contrapartes determinadas si empleamos la relación de contraparte de la Estatua de Venus indicada por el nombre ‘Estatua de Venus’. Lo que le podría haber pasado a un objeto es lo que le ocurre al menos a una de sus contrapartes. El valor de verdad de un enunciado modal es sensible a qué relación de contraparte se invoque por los nombre usados. Esta es la razón por la cual 2 es verdad y C es falsa. La sustitución de nombres co-designativos altera los principios que trazan en términos de los cuales las predicaciones modales relevantes son evaluadas. Más aún, la teoría de contrapartes nos indica que 2 se debe leer de la siguiente manera: 2∗) No hay un mundo posible W tal que Estatua de Venus tenga una contraparte bajo la relación contraparte de Estatua de Venus que sea aplastada y continúe existiendo, mientras que sí hay un mundo W tal que la Pieza de Arcilla tiene una contraparte bajo la relación de contraparte de Pieza de Arcilla que es aplastada y continúe existiendo. La relación de contraparte de la Estatua de Venus y la relación de contraparte de la Pieza de Arcilla incorporan diferentes aspectos de similaridad. Al aplicarle

54

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

el predicado R a la Pieza de Arcilla es una propiedad diferente que al aplicarlo a la Estatua de Venus. La interpretación de la predicación modal bajo la Teoría de Contrapartes es una manera de completar la idea de que los predicados modales son Abelardianos.

3.5.3.

Teoría Temporal de las Contrapartes

La Teoría de Contrapartes resuelve el Problema de la Constitución Material en su versión más fuerte, que es su versión modal. La Teoría de Contrapartes supone la existencia de mundos posibles concretos espacial y temporalmente aislados unos de otros. Asimismo, la relación de contraparte, que se establece entre individuos de diferentes mundos posibles, nos permite dar una explicación de las propiedades modales. Sin embargo, la versión que se presentó de la Teoría de Contrapartes no resuelve lo que se podría llamar una “versión temporal” del Problema de la Constitución Material, es decir, una versión formulada en términos de “propiedades históricas” o propiedades que tengan que ver con el pasado o el futuro, como “haber tenido 10 años” o “Haber vivido en una ciudad lejana”, etc. Dicha versión del Problema de la Constitución Material no involucra a individuos de diferentes mundos posibles, sino a “diferentes momentos” de un individuo que habita un mundo. Así pues, se propone una Teoría Temporal de Contrapartes. La Teoría Temporal de las Contrapartes fue desarrollada por Lewis (1976)[18] y posteriormente recibió algunas aportaciones de Sider (2001)[33]. La Teoría Temporal de la Contrapartes asume una ontología tetra dimensionalista, es decir, una ontología según la cual los objetos materiales tienen tanto partes temporales como espaciales. A continuación se desarrollará dicha idea.

3.5.4.

Partes Temporales

La idea de las partes temporales es la de tratar al tiempo de manera análoga a como se trata el espacio. Cuando se considera un objeto material en el espacio, suponemos que tiene una cierta extensión espacial y por ende decimos que tiene partes espaciales. Por ejemplo, en un árbol podemos identificar diferentes partes espaciales como sus ramas, su tronco, frutas, etc. Ahora bien, si nos fijamos en la historia del árbol desde sus primeros brotes a partir de una semilla, podemos distinguir una parte de su historia que concierne a su juventud, otra a su madurez y finalmente a su vejez. Asimismo, partes que conciernen a días, minutos, segundos, etc. Dichas partes, las llamamos partes temporales de un árbol. Las partes temporales de un objeto material son partes en el mismo sentido que lo son las partes espaciales. En lugar de pensar a los objetos materiales de manera que llenan regiones espaciales, se piensa a los objetos materiales llenando regiones del espacio-tiempo. Los objetos materiales se extienden a lo largo de una dimensión extra.

3.5. SOLUCIONES MODALES

55

Figura 3.12: partes espaciales

Figura 3.13: partes temporales

Bajo una concepción tradicional, se asume que los objetos existen de manera completa en diferentes tiempos. Al asumir que los objetos materiales tienen también partes temporales, se afirma que los objetos materiales tienen su frontera a lo largo de una dimensión adicional. Así pues, los objetos materiales no existen en un tiempo particular, sino a lo largo de toda una región de espacio-tiempo. Ahora bien, cuando tomamos todas las partes temporales de un objeto, desde su nacimiento hasta su muerte, lo llamamos gusano espaciotemporal. Cuando tomamos sólo un subintervalo de partes temporales, lo llamamos estadío. Una ontología tetra-dimensionalista podría tomar como continuantes, es decir, los objetos susceptibles de predicación temporal, a los gusanos espacioteomporales o a los estadíos. Ambas concepciones resuelven el Problema de la Constitución Material. Sin embargo, al tomar a los continuantes como estadíos se tiene una solución más apegada a nuestras intuiciones. En las siguientes secciones se presentarán las soluciones al Problema de la Constitución Material al tomar a los continuantes como gusanos espaciotemporales o bien como estadíos. Primero se presentará la solución al Problema de la

56

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

Constitución Material tomando como continuantes a los gusanos espaciotemporales y después tomando como continuantes a los estadíos. De esta manera se puede ver con más claridad las ventajas de la segunda solución.

3.5.5.

Soluciones Tetra-Dimensionalistas al Problema de la Constitución Material

En la historia de la estatua y la arcilla, el escultor extrae una masa de arcilla de su bodega. Al extraer la masa de arcilla de una pieza de arcilla más grande, da origen a un objeto que llamamos Pieza de Arcilla. Pieza de Arcilla es posteriormente moldeada en forma de estatua de Venus, así pues, da origen a un nuevo objeto que llamamos Estatua de Venus. Ahora bien, al asumir la existencia de las partes temporales, se disuelve automáticamente el Problema de la Constitución Material, pues en este caso Estatua de Venus no es más que una parte temporal de la Pieza de Arcilla. Estatua de Venus

Pieza de Arcilla Figura 3.14: Estatua de Venus es una parte temporal de Pieza de Arcilla Ahora bien, Estatua de Venus es una parte de la Pieza de Arcilla. Sin embargo, para un cierto tiempo t se puede entender como coincidencia entre la Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus, pues ambos objetos están presentes en el tiempo t. Ahora bien, a pesar de que ahora la coincidencia se puede explicar como si fueran caminos que se traslapan, nos gustaría una teoría que nos permitiera afirmar que en un cierto tiempo t hay un sólo objeto y no dos. Lewis (1976)[18], para solucionar dicha deficiencia, propone una teoría de contar, es decir, da una explicación según la cual podemos decir que hay un solo objeto en un tiempo y no dos. Lewis (1983) propone la relación identidad-en-t. Si en un gusano temporal hay secciones compartidas debemos contarlas como una sola. Así pues, decimos que dos objetos son idénticos-en-t si y sólo si sus estadíos en t son idénticos. Sin embargo, Sider (2001)[33] propone tomar a los segmentos de gusanos temporales o estadíos como continuantes. De esta manera, se puede evitar la coincidencia en un tiempo t y se evita recurrir a la relación identidad-en-t. Al tomar a los estadíos como continuantes se nombra al estadío compartido más que a los distintos gusanos espaciotemporales. Ahora bien, pensemos en la propiedad temporal “ser tal que se sobrevivirá a ser aplastado”. Pieza de Arcilla evoca representaciones temporales de re acordes

3.5. SOLUCIONES MODALES

57

con las condiciones de persistencia de la Pieza de arcilla. Podemos hacer un argumento análogo al que se presentó en la sección 3.5.2. Así pues, en el caso temporal, tenemos lo siguiente: 1. Pieza de Arcilla = Estatua de Venus 2. La Estatua de Venus no sobrevivirá al aplastamiento, mientras la Pieza de Arcilla sí Sustituyendo Pieza de Arcilla por Estatua de Venus en 2, tenemos lo siguiente: C) La Estatua de Venus no sobrevivirá al aplastamiento, mientras que la Estatua de Venus sí. Claramente C es una contradicción. Para el caso temporal, se debe explicar cómo 1 y 2 son verdaderos pero que evitan la inferencia de C. Una manera de hacer esto es entendiendo la predicación temporal de manera análoga a la Teoría de la Contrapartes. Tanto Pieza de Arcilla como Estatua de Venus denotan el mismo estadío que existe en el periodo durante el cual 1 a 3 son pronunciados. Como se ha señalado, según la Teoría de Contrapartes, los nombres hacen más que denotar (sección 3.5.1). En este caso temporal, la relación de contraparte temporal trae consigo un criterio que permite unir los estadíos en un gusano espaciotemporal. Dicho criterio recibe el nombre de criterio de Gen-Identidad 7 . Las condiciones necesarias y suficientes para ser un estadio de la misma pieza de arcilla como Pieza de Arcilla es un estadio que está de alguna manera asociado con el nombre Pieza de Arcilla, y las condiciones necesarias y suficientes para ser un estadio de la misma estatua persistente del cual Estatua de Venus es un estadio están de alguna manera asociadas con el nombre “Estatua de Venus”. Puesto que un estadio sobrevivirá a algún cambio sólo si está conectado con su criterio con un estadio que existe después del cambio. Lo que pasó o le pasará a un estadío es lo que le ocurre al menos a una de sus contrapartes temporales. Al igual que en el caso modal, el valor de verdad de un enunciado temporal es sensible a qué relación de contraparte temporal se invoque por los nombre usados. Así pues, 2 es verdad y C es falsa. La sustitución de Pieza de Arcilla por Estatua de Venus es inválida. Así pues, 2 se debe leer de la siguiente manera: 2∗) No hay un estadío de la Estatua de Venus que tenga una contraparte bajo la relación de contraparte de Estatua de Venus que sea aplastada y continúe existiendo, mientras que sí hay un estadío tal que la Pieza de Arcilla tiene una contraparte temporal bajo la relación de contraparte de Pieza de Arcilla que es aplastada y continúa existiendo. Al igual que en el caso modal, al aplicarle el predicado “ser tal que se sobrevivirá a ser aplastado” a la Estatua de Venus, será una propiedad diferente que cuando es aplicada a Pieza de Arcilla.
7 El nombre de “Gen-Identidad” se debe a Perry (1975)[25]. Otros nombres que ha recibido la relación son “I-relación” o la “relación que unifica”

58

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

3.5.6.

Solución al Problema de la Composición Material

En el capítulo 2 se presentó el argumento vía Ley de Leibniz y el argumento vía Problema de la Composición Material. Toda solución completa al Problema de la Constitución Material debe responder a ambos argumentos. Hasta ahora, en las secciones 3.5.2 y 3.5.5 se ha mostrado cómo es que la Teoría de Contrapartes bloquea el argumento vía Ley de Leibniz, dejando de lado por un momento el argumento vía Problema de la Composición Material. En la sección 2.2.7 se dijo que la manera de bloquear al argumento vía Problema de la Composición Material era dando una solución al Problema de la Composición Material consistente con la respuesta al argumento vía Ley de Leibniz. Ahora bien, a partir de las teorías sobre los objetos materiales presentadas hasta ahora, Nihilismo, Esencialismo Mereológico y Clases Dominantes, se puede deducir una solución al Problema de la Composición Material. Sin embargo, la Teoría de Contrapartes difiere en este sentido, pues aunque responde al argumento vía Ley de Leibniz, no trae consigo una solución al Problema de la Composición Material. Ahora bien, un par de comentarios respecto a esta observación. La solución modal se aplica cuando se tiene claro cómo son los objetos sobre los cuales se cuantifica. Posteriormente se vio que dichos objetos son los continuantes y pueden ser de dos tipos, gusanos temporales o a los estadíos. En la sección anterior, se mostró que es más conveniente tomar a los estadíos como continuantes por el hecho de que responden de mejor manera a nuestras intuiciones. Sin embargo, “a la luz” del Problema de la Composición Material, los gusanos temporales parecen ser una mejor elección que los estadíos. En el caso de la estatua y la arcilla, en sentido estricto, Estatua de Venus no es idéntica con la Pieza de Arcilla, sino que es una parte de ésta. Al no ser idénticos Estatua de Venus y Pieza de Arcilla, el argumento vía Problema de la Composición Material no lo afecta y puede ser ignorado8 . Tomar a los estadíos como continuantes es una buena opción siempre que podamos dar una respuesta adecuada al Problema de la Composición Material. Lewis (1993)[20] ofrece una solución al Problema de la composición Material que llama Identidad Parcial. La idea general es que frente al Problema de la Composición Material no contamos por la relación de identidad, sino por una relación más débil que llama casi-identidad. Lewis(1993)[20] afirma que en los objetos materiales, en sentido estricto, lo opuesto a la identidad es realmente el no traslape, es decir, que dos cosas no tengan ninguna parte en común. Sin embargo, existe una gama de casos intermedios que son los pasos de traslape parcial, es decir, los casos en los que dos objetos comparten una gran cantidad de sus partes, pero no todas, pues mantienen partes que no son comunes. En dichos casos no podemos decir que
8 Recuérdese que el argumento vía Problema de la Composición Material era relevante porque queríamos mantener el principio N . El Principio N responde a la manera más natural de entender las propiedades intrínsecas y su relación con los objetos materiales. Asimismo, a partir del principio N se puede afirmar la identidad entre la Pieza de Arcilla y la Estatua de Venus (Véase la sección 2.2).

3.5. SOLUCIONES MODALES

59

los objetos sean completamente idénticos, pero tampoco podemos decir que sean completamente distintos. Este tipo de casos son precisamente los que son ilustrados por las diferentes instancias que se pueden formular del Problema de la Composición Material. Lewis (1993) propone que los casos de traslape parcial sean llamados casos de identidad parcial. Al tratar el Problema de la Composición Material, se debe recordar que se recurrió al ejemplo de un gato que estaba mudando de pelo. Si se suponía que el gato tenía 1000 pelos para los cuales era indeterminado que compusieran a Tibbles de manera definitiva, se tenía que había al menos 1001 candidatos para componer a Tibbles. Ahora bien, cada uno de estos candidatos son gatos genuinos. Estrictamente hablando, los gatos son muchos, pero ningún par de ellos son completamente idénticos, pero son “casi” completamente idénticos salvo por una diferencia mínima en composición. Tenemos muchos gatos, cada uno de ellos “casi” idéntico a los demás. Cada gato se “aproxima” a la identidad completa. Así pues, podemos decir que los gatos son muchos, y que hay “casi” uno sólo. Sin embargo, haciendo una aproximación, se puede simplemente decir que hay un solo gato ¿pero qué es lo que autoriza hacer semejante aproximación? Lo que nos permite hacer semejante aproximación es lo que se suele llamar el contexto. El caso propuesto por la paradoja de los 1001 gatos y de todas las instancias del Problema de la Composición Material en general nos permiten omitir estándares demasiado estrictos. La idea de la identidad parcial como una identidad aproximada nos permite ofrecer una solución más al problema de la Composición Material. La relación de casi-identidad es cercana a la de identidad completa o identidad simpliciter. Sin embargo, se deben hacer notar los aspectos que los diferencian: • La relación de casi-identidad no es una relación de indiscernibilidad parcial. Dos objetos casi-idénticos comparten la mayoría de sus propiedades. Sin embargo, estas no pueden garantizar la indiscernibilidad de los dos objetos. • La relación de casi-identidad no es una relación de equivalencia. Aunque en general se esperaría que la relación de casi-identidad fuera una relación de equivalencia, cabe mencionar que no siempre se puede garantizar del todo, pues depende de qué tan diferentes sean los gatos. Después de muchos pasos, la casi-identidad nos puede llevar de una cosa a otra que es totalmente distinta de la que se partió.

3.5.7.

Inconvenientes de la solución de la Teoría de Contrapartes

Bajo el título de solución de la teoría de Contrapartes hemos considerado tres teorías complementarias y relacionadas para dar una solución completa al

60

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

Problema de la Constitución Material. Primero se presentó la Teoría de Contrapartes como solución a versiones modales del Problema de la Constitución Material, posteriormente se presentó una Teoría Temporal de Contrapartes análoga a la modal que nos permitía resolver las versiones temporales del Problema de la Constitución Material. Finalmente se presentó una solución al Problema de la Composición Material basado en lo que ha sido llamado Identidad Parcial. A continuación se presentarán las principales objeciones a dichas teorías. La Teoría de Contrapartes ha sido objeto de múltiples críticas desde su postulación, a pesar de ello, dichas críticas no han sido lo suficientemente fuertes como para refutar la teoría de Contrapartes. Una de las principales razones por la cuale la mayoría de los filósofos se niegan a aceptarla es que la Teoría de Contrapartes tiene su formulación más natural en la postulación de mundos concretos como el nuestro, con la característica de que son mundos causal y espacio-temporalmente aislados. La postulación de los mundos concretos es considerada como una opción no natural y una opción anti-intuitiva, pues parece no haber razón alguna para creer en la existencia de los mundos concretos. Sin embargo, el hecho de que la postulación de mundos concretos no resulte en modo alguno intuitivo no es una objeción real a la teoría. Más aún, sí trae consigo beneficios teóricos. Lewis (1986: 3)[19] “¿Porqué creer en una pluralidad de los mundos? – Porque la hipótesis es útil, y esa es una razón para pensar que es verdad” 9 . Creer en una pluralidad de los mundos nos permite resolver de manera satisfactoria una gran cantidad de problemas, entre ellos el Problema de la Constitución Material. Una segunda objeción a la Teoría de Contrapartes es formulada por Kripke (1972)[16] es que parece que los enunciados modales de un individuo x son realmente enunciados sobre lo que le pasa a alguien más. Por ejemplo, decir que a alguien podría haberle pasado tales y tales cosas quiere decir que a alguien más, a una contraparte de x, de hecho le pasan tales y tales cosas. Sin embargo, no es el caso que la Teoría de Contrapartes hable de lo que le podría haber pasado a alguien más. La Teoría de Contrapartes dice que alguien más, la contraparte de un individuo x sirve para explicar la posesión de una cierta propiedad modal de x. Gracias a las contrapartes de x, se puede afirmar verdad o falsedad de la posesión de una propiedad misma de x. Otra objeción a la Teoría de Contrapartes es que, según dicha teoría, parece que los individuos no tienen realmente propiedades modales. Se tiene la intuición de que el análisis de la posesión de una cierta propiedad debe hacerse únicamente sobre el individuo que la posee. Sin embargo, la Teoría de Contrapartes propone un análisis de lo que significa poseer una propiedad modal. El hecho de que dicho análisis no responda a ciertas intuiciones no significa que sea erróneo. Los beneficios teóricos de la Teoría de Contrapartes son tales que es razonable rechazar dichas intuiciones. En el caso de la Teoría Temporal de Contrapartes, se puede presentar la objeción de que enunciados del tipo: “Menos de un trillón de personas han pasado
9 “Why believe in a plurality of worlds? – Because the hypothesis is serviceable, and that is a reason to think that it is true.”

3.5. SOLUCIONES MODALES

61

por la Ciudad de México a través de su historia”. En este caso, si “persona” refiere a estadíos de personas, el enunciado es falso. Más de un trillón de estadíos de personas han pasado por la Ciudad de México a través de su historia. En este caso parece más adecuado hablar de gusanos espaciotemporales que de estadíos. Ahora bien, los estadíos son segmentos de gusanos espaciotemporales, pero la elección de la extensión de dichos gusanos depende del contexto. La objeción queda resuelta si se acepta que en estos casos el contexto exige estadíos de la extensión del gusano espaciotemporal completo. Otra objeción a la Teoría Temporal de Contrapartes es que los estadíos no existen lo suficiente como para tener muchas de las propiedades que se le suelen atribuir a los continuantes. Por ejemplo, las propiedades que involucran creencia en un tiempo. En el enunciado “S cree que la teoría X es verdadera”, si se acepta que los continuantes son los estadíos, la creencia acerca de la teoría X se le debe atribuir al estadío actual de S. Sin embargo, llegar a tener una creencia requiere todo un proceso y haber tenido ciertas características en el pasado. Sin embargo, al tomar a los estadíos como los continuantes, se interpretan las características relevantes del pasado al atribuir dichas características a las contrapartes temporales. Para hablar de la creencia de un estadío de S, se debe hablar de una red de estadíos relacionados por una relación de contraparte que tienen las características apropiadas. Las propiedades que involucran la creencia en un tiempo se pueden instanciar en diferentes estadíos. En cuanto a la solución al Problema de la Composición Material en términos de Identidad Parcial, se han presentado principalmente dos objeciones. La primera objeción afirma que aún si normalmente contamos por casi-identidad, también sabemos cómo contar por identidad y aún así, contamos una nube en el cielo y no millones. La respuesta que se ha dado a esta objeción asegura que la única razón por la que parece intuitivo que contamos una única nube en el cielo contando por identidad es que es normalmente intuitivo decir que hay sólo una nube en el cielo. Cuando hacemos metafísica, nos damos cuenta que cuando contamos por identidad obtenemos el resultado de que hay millones de nubes donde creíamos que había una sola. En el argumento hay también una fuerza intuitiva que nos lleva a creer que en realidad hay millones de nubes donde creíamos que había una sola. La segunda objeción a la solución al Problema de la Composición Material en términos de Identidad Parcial es que el Problema de la Composición Material puede surgir aún cuando los objetos no sean casi-idénticos. Por ejemplo, podemos hacer surgir el Problema de la Composición Material para el caso de una casa con garaje. Supongamos que Pedro es un hombre simpático que tiene una casa con garaje. Podemos tomar a la casa de Pedro junto con el garaje o bien, podemos tomarla sin incluir el garaje. En ambos casos podemos decir que es la casa de Pedro. Así pues, o bien Pedro tiene dos casas o bien no tiene ninguna. Sin embargo, la casa de Pedro es muy diferente de la fusión de la casa con el garaje. En este caso, la casa y la casa con garaje no son casi-idénticas. A pesar de que los dos candidatos se traslapan de manera sustancial al tener todas sus partes excepto el garaje en común, las casas no se traslapan de manera tan cercana como ocurre en el caso de los 1001 gatos o en el caso de las nubes

62

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

(a) casa sin garaje

(b) casa con garaje

Figura 3.15: casa de Pedro descritos en la sección 2.2.4, de manera que no podemos decir que sean casiidénticas. En este caso, las casas no son casi una casa. En respuesta a esta objeción, Lewis (1993)[20] propone resolver estos casos apelando al método de supervaluaciones, pues de esta manera, basta tomar en cuenta los enunciados problemáticos de identidad de los cuales no es determinado su valor de verdad y aplicarles una interpretación de casi-identidad. Al interpretarlos de esta manera deja de ser indeterminado su valor de verdad.

3.6.

Conclusiones del Capítulo

En el capítulo 3 se presentaron las soluciones más representativas que se han dado al Problema de la Constitución Material. Las soluciones que se revisaron fueron: Nihilismo, Esencialismo Mereológico, Clases Dominantes y Teoría de Contrapartes. Cada solución presenta diversas ventajas y desventajas. A continuación se hará un balance y comparación de dichas soluciones. Finalmente se mostrará que la mejor solución que se ha dado al Problema de la Constitución Material es la solución de Contrapartes. La primera solución que se examinó fue el Nihilismo. El Nihilismo afirma que no existen los objetos materiales en absoluto. Así pues, puede solucionar el Problema de la Composición Material de una manera completa, pues bloquea el argumento vía Ley de Leibniz y resuelve el Problema de la Composición Material de manera satisfactoria. Sin embargo, los argumentos que se ofrecen para rechazar la existencia de los objetos materiales son argumentos del tipo sorites. Lo cual trae consigo serios inconvenientes, como se verá a continuación. El problema con la postura Nihilista está en que no se puede dar una paráfrasis adecuada de nuestro esquema conceptual, es decir, aunque se sostiene que no existen los objetos materiales, no se puede explicar cómo es que se suele pensar la realidad en términos de objetos. Cualquier paráfrasis que se intente hacer, ya sea en términos de los objetos ficticios u otros, es susceptible también de un argumento sorites que nos conduciría a la afirmación de su no existencia. Así pues, el argumento sorites se convierte en un hecho Mooreano, pues resulta una tesis implausible y sólo muestra que hace falta una adecuada teoría de la vaguedad que bloqueé dichos argumentos.

3.6. CONCLUSIONES DEL CAPÍTULO

63

La segunda solución que se examinó fue el Esencialismo Mereológico. El Esencialismo Mereológico parte del principio EM como evidente, pues pretende rescatar nuestras intuiciones acerca de la identidad a través del tiempo (véase sección 3.3.1). A partir del principio EM se puede bloquear el argumento vía Ley de Leibniz sacrificando algunas de nuestras intuiciones acerca de la persistencia de los objetos materiales. Asimismo, a partir del principio EM se puede dar una respuesta al Problema de la Composición Material. Sin embargo, después de un examen más detallado de dicha solución revela una objeción de arbitrariedad de la cual no puede escapar. La solución al Problema de la Constitución Material a partir del principio EM promete ser una buena solución pues lo único que se le suele objetar es que arrastra consecuencias contraintuitvas. Sin embargo, dichas objeciones no son objeciones decisivas, pues a partir del principio EM se puede proponer una explicación acerca de cómo es en verdad la realidad. El Esencialismo Mereológico parece ser una buena solución, pero a la luz del Problema de la Composición Material deja de ser una solución atractiva. La tercera solución que se examinó fue la solución de las Clases Dominantes. La solución de las Clases Dominantes bloquea el argumento vía Ley de Leibniz al mostrar que desaparece el conflicto entre condiciones de persistencia incompatibles asociadas a sortales como “pieza de arcilla” y “estatua”. En la sección 3.4.1 se muestra que al asumir que en los casos de conflicto que involucran a uno o más sortales, como en el caso de la estatua y la arcilla, uno de los sortales en disputa “domina” a los demás. El objeto material que satisface dichos sortales tiene las condiciones de persistencia del sortal dominante. La solución de Clases Dominantes es una solución muy interesante. Sin embargo, enfrenta serios problemas para ser considerada una solución viable al Problema de la Constitución Material. El primer problema que salta a la vista es que la propuesta de las Clases Dominantes implica la segunda parte del dilema que ofrece el Problema de la Composición Material, a saber, aceptar la sobrepoblación. La solución de Clases Dominantes evita la coincidencia de objetos materiales que pertenecen a clases distintas con el costo de tener que aceptar la existencia de miles de objetos de la misma clase que se traslapan unos con otros. Así también, se presentaron tres problemas adicionales. Primero, una objeción de sentido común, pues el sortal dominante de un objeto puede cambiar aún cuando el objeto que lo satisface no haya experimentado algún cambio en absoluto. Segundo, hace falta un criterio de dominancia adecuado, pues el que propone Burke (1994)[2] no resuelve casos que involucran artefactos y seres biológicos. Tercero y más importante, las Clases Dominantes son afectadas por una objeción de arbitrariedad u objeción antropológica, pues no es claro qué clase de objetos existen en cada caso. Los sortales “estatua” y “pieza de arcilla” son palabras que existen en nuestro lenguaje. Sin embargo, también se pudieron haber definido otros en virtud de diversos intereses con condiciones de persistencia distintas. La solución de Clases Dominantes es una solución atractiva. Sin embargo, enfrenta dificultades insuperables que la convierten en una mala solución. La

64

CAPÍTULO 3. SOLUCIONES

objeción de sentido común y la de una carencia de un criterio de dominancia adecuado son objeciones menores. La objeción de sentido común no es una objeción fuerte, pues aunque es más deseable una teoría que responda a nuestras intuiciones a una que no, claramente podría ser el caso que nuestras intuiciones estuvieran equivocadas y la realidad fuera de una manera diferente. La carencia de un criterio de dominancia es un problema grave para la teoría, pero no del todo insuperable. Dicho problema queda abierto para el defensor de las Clases Dominantes. Sin embargo, la objeción antropológica es la misma objeción que se le hace al defensor de la coincidencia. En la sección 2.3 se mostró que basarse en los sortales no siempre es una buena idea. Los sortales son términos en nuestro lenguaje y hubiera podido ser el caso que nuestro lenguaje fuera diferente y tuviera diferentes términos con condiciones de persistencia asociadas diferentes. Es absurdo pensar que la realidad se adecue a nuestro lenguaje de esa manera. Más grave aún, la solución de Clases Dominantes no puede ser una solución satisfactoria, pues no puede resolver el Problema de la Composición Material en absoluto. Las Clases Dominantes nos hacen aceptar la sobrepoblación. Donde se creía que había un solo objeto, hay en realidad miles. La conclusión es absurda y por lo tanto inaceptable. Finalmente, la última solución analizada fue la solución de la Teoría de Contrapartes. La Teoría de Contrapartes bloquea el argumento vía Ley de Leibniz al mostrar que los predicados modales son predicados Abelardianos, es decir, cambian dependiendo del objeto al cual le sean atribuidos. Por otra parte, la Teoría de Contrapartes no se compromete con una solución al Problema de la Composición Material, de manera que es más o menos libre la solución que se le pueda dar. En la sección 3.5.6 se presentó la solución que propuso Lewis (1993)[20]. La solución no está exenta del todo de fallas, pero pese a todo se puede considerar una buena solución. La principal objeción que se hace a la Teoría de Contrapartes es que es contraintuitiva la postulación de mundos concretos. Sin embargo, como Lewis (1986)[19] afirma, es una hipótesis útil. Así pues, concluyo este capítulo afirmando que la Teoría de Contrapartes es la solución más satisfactoria al Problema de la Constitución Material, pues es la solución que presenta mayores ventajas y menores desventajas.

Conclusiones Generales
El Problema de la Constitución Material enfrenta nuestras intuiciones acerca de la identidad y la constitución. Es natural pensar que en el caso de los objetos materiales, los objetos materiales no son otra cosa que su materia, es decir, la relación de constitución es identidad. Sin embargo, los argumentos llamados “argumento vía Ley de Leibniz” y “argumento vía Problema de la composición Material” parecen afirmar lo contrario. El primero afirma la coincidencia directamente basándose en que los objetos involucrados en la coincidencia tienen propiedades diferentes. El segundo mete en juego al Problema de la Composición Material o Problema de los Muchos, así también muestra que un requisito para la coincidencia nos permite entender la “superveniencia” que se basa en las propiedades intrínsecas. Los objetos materiales con las mismas propiedades intrínsecas no necesariamente son afectados de la misma manera por un mismo evento. Una defensa del Principio de un Objeto en un Lugar necesita sostener que los objetos con las mismas propiedades intrínsecas son afectados de igual manera por los mismos eventos. En la sección 2.2.1 se llamó a esta condición el principio N . Una defensa del principio N sólo se hace al dar una respuesta satisfactoria al Problema de la Composición Material, dicho requisito es el defecto que adolecen la mayoría de las teorías que pretenden resolver el Problema de la Constitución Material. Así pues, se tienen dos condiciones para resolver el Problema de la Constitución Material, bloquear el argumento vía Ley de Leibniz y dar una solución al Problema de la Composición Material. Las teorías acerca de los objetos materiales que pretenden resolver el Problema de la Constitución Material son cuatro, Nihilismo, Esencialismo Mereológico, Clases Dominantes y Teoría de Contrapartes. Las cuatro teorías presentan ventajas y desventajas. Sin embargo, al hacer una evaluación de dichas teorías, se puede concluir que la Teoría de Contrapartes da una mejor solución al Problema de la Constitución Material. La solución de la Teoría de Contrapartes resuelve de una manera satisfactoria el Problema de la constitución Material. Sin embargo, ¿es la solución definitiva? responder dicha pregunta no es fácil. El compromiso con la existencia de mundos concretos es un compromiso fuerte del que sería deseable librarse. La Teoría de Contrapartes resuelve una gran parte de los problemas metafísicos. Sin embargo, sería más deseable tener una teoría más cercana a nuestras intuiciones que una que no. Creer en una pluralidad de los mundos es una hipótesis útil, pero 65

66

CONCLUSIONES GENERALES

altamente contraintuitiva. Aún así, la Teoría de Contrapartes es la mejor solución que se ha dado hasta ahora al Problema de la Constitución Material. Hasta que no se dé una teoría de la modalidad libre del compromiso con los mundos concretos, se puede considerar una “creencia razonable” la hipótesis de la pluralidad de los mundos.

Bibliografía
[1] Bird, A., “Natural Kinds”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2012 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL=http://plato.stanford. edu/entries/natural-kinds/ 10 [2] Burke, M., 1994, “Preserving the Principle of One Object to a Place: A Novel Account of the Relations among Objects, Sorts, Sortals and Persistence Conditions,” in Material Constitution, Rea M (Ed), Lanham MD: Rowman and Littlefield. 3.4.1, 3.4.1, 3.4.1, 3.4.2, 3.6 [3] Burke, M., 1996, “Tibbles the cat: a modern sophisma,” Philosophical Studies, 84: 63-74. [4] Chisholm, Roderick M., 1973, “Parts as Essential to their Wholes,” Review of Metaphysics, 26: 581–603. [5] Chisholm, Roderick M. , 1976, Person and Object, London: Allen and Unwin. 3.3.1 [6] Chisholm, Roberick M., 1976 “Identity through Time” in Material Constitution, Rea M (Ed), Lanham MD: Rowman and Littlefield [7] Conne, E. & Sider, T. 2007: Riddles of Existence. A Guided Tour on Metaphysics, Clarendon Press: Oxford. 1.2.3, 3.4.2 [8] Doepke, F., 1982, “Spatially Coinciding Objects” in Material Constitution, Rea M (Ed), Lanham MD: Rowman and Littlefield. 5 [9] Dummett, Michael, 1975, “Wang’s Paradox”, Synthese, 30:301-24. 8 [10] Evans, G, 1978, “Can there be Vague Objects?”, Analysis, 38:208. 8 [11] Geach, P., 1962, Reference and Generality, Ithaca: Cornell University Press. 4, 2.2.4 [12] Gibbard, A., 1975, “Contingent Identity,” in Material Constitution, Rea M (Ed), Lanham MD: Rowman and Littlefield. 3 [13] Hawthorne, J., 2004, “Identity”, in Oxford Companion to Metaphysics, Oxford University Press. 67

68

BIBLIOGRAFÍA

[14] Heller, Mark, 1984, “Temporal Parts of Four Dimensional Objects”, in Material Constitution, Rea M (Ed), Lanham MD: Rowman and Littlefield. [15] Johnston, M., 1992, “Constitution is not Identity”, Mind, 101: 89–105. 5, 2.2, 2.2.1, 2.2.5, 2.2.6, 2.3 [16] Kripke, S., 1972, Naming and Necessity, Cambridge, Mass: Harvard University Press 5, 3.5.7 [17] Lewis, D., 1971, “Counterparts of Persons and their Bodies”, Journal of Philosophy, 68: 203–211. [18] Lewis, D., 1976, “Survival and Identity”, in Lewi’s Philosophical Papers, Volume I, Oxford: Oxford University Press. 3.5.3, 3.5.5 [19] Lewis, D., 1986, On the Plurality of Worlds, Oxford: Blackwell. 1, 1.2.3, 3.5.1, 3.5.7, 3.6 [20] Lewis, David (1993) “Many, but Almost One” in Ontology, Causality and Mind: Essays in Honour of D M Armstrong, Bacon, John (ed) New York: Cambridge University Press. 2.2.7, 3.5.6, 3.5.7, 3.6 [21] Mackie, Penelope (2006), How Things Might Have Been: Individuals, Kinds, and Essential Properties, Oxford: Clarendon. [22] Noonan, H., 1991, “Indeterminate Identity, Contingent Identity and Abelardian Predicates”, The Philosophical Quarterly, 163: 183-193. [23] Noonan, H., 1993, “Constitution is Identity”, Mind, 102: 133–146. 2.2.7, 3.3.2, 3.5 [24] Parsons, T., 1987, “Entities Without Identity”, in Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield. 4 [25] Perry, J., 1975, Personal Identity, Berkeley: University of California Press. 7 [26] Quine, W.V.O., 1953a, “Identity, Ostension and Hypostasis”, in his From a Logical Point of View (second edition), Cambridge MA: Harvard University Press, 65–79. [27] Quine, W.V.O. , 1953b, “Reference and Modality”, in his From a Logical Point of View (second edition), Cambridge MA: Harvard University Press, 139–159. 3.5 [28] Rea, M, 1995, “The Problem of Material Constitution”, The Philosophical Review, 104: 525-552. 1.2 [29] Rea, M. (ed.), 1997, Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield.

BIBLIOGRAFÍA

69

[30] Rea, M, 2000, “Constitution and Kind Membership”, Philosophical Studies, 97: 169–93. 3.4.2 [31] Russell, B, 1923, “Vagueness”, in Russell on Metaphysics. Selections from the writings of Bertrand Russell, New York: Routledge. 8 [32] Sider, T., 1999, “Global Supervenience and Identity across Times and Worlds”, Philosophical and Phenomenological Research, 54: 913-937. [33] Sider, T, 2001, Four Dimensionalism: An Ontology of Persistence and Time, Clarendon Press: Oxford. 2, 3.2.2, 3.5.3, 3.5.5 [34] Sider, T, 2013, “Against Parthood”, próxima publicación en Karen Bennett and Dean W. Zimmerman, eds. Oxford Studies in Metaphysics, volume 8 (Oxford: OUP, 2013). [35] Simons, P., 1987, Parts: A Study in Ontology, Oxford: Clarendon. 5 [36] Sosa, S., 1987, “Subjects Among Other Things”, in Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield. 2.3 [37] Van Inwagen, P., 1981, “The Doctrine of Arbitrary Undetached Parts”, in Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield. [38] Van Inwagen, P. , 1990, Material Beings, Ithaca: Cornell University Press. [39] Unger, Peter. 1976, “I Do Not Exist”, in Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield. 3.2.1 [40] Unger, Peter. 1980, “The Problem of the Many”, Midwest Studies in Philosophy 5: 411 67. 3, 2.2.1 [41] Unger, Peter. 2006, Philosophical Papers. V2., Oxford University Press. [42] Wasserman, Ryan, “Material Constitution”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2012 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL=http://plato.stanford.edu/archives/sum2012/entries/ material-constitution/ 2, 3.4.2 [43] Wasserman, Ryan, “The Problem of the Many”, The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2012 Edition), Edward N. Zalta (ed.), URL=http: //plato.stanford.edu/entries/problem-of-many/ [44] Wiggins, David, 1968, “On Being in the Same Place at the Same Time”, in Material Constitution, Lanham MD: Rowman and Littlefield. 5

Índice alfabético
entia successiva, 38 agregados, 6 argumento sorites, 32 vía composición material, 20 vía Ley de Leibniz, 13 barco de Teseo, 4 casi-identidad, 58 clases naturales, 30 co-designativo, 53 composición, 7 cambios mínimos, 16 constitución, 7 constitución es identidad, 3 continuantes, 55 contraparte, 51 temporal, 57 crítica Mooreana, 35 criterio dominancia, 44 genidentidad, 57 definición estipulativa, 1 diema composición material, 21 doble visión, 9 eliminativistas, 31 enunciado existencial, 34 enunciados universales, 34 esencialismo mereológico, 36 70 estadío, 55 explosión de la realidad, 30 ficción, 33 función referencial, 53 giro Mooreano, 35 gusano espaciotemporal, 55 hecho Mooreano, 35 historia la estatua y la arcilla, 4 identidad parcial, 58 simpliciter, 52 individuos in absentia, 51 Ley de Leibniz, 13 materia, 2 mundos actuales, 51 concretos, 51 traslapados, 51 nihilismo, 32 objeción arbitrariedad, 29 objeto coincidente, 3 ficticio, 35 material, 2 vago, 26 paradoja constitución material, 4

ÍNDICE ALFABÉTICO la estatua y la arcilla, 4 parte, 9 partes temporales, 54 persistencia, 11 condiciones, 14 criterios, 15 porción de materia, 6 predicados Abelardianos, 50 principio diferencias mínimas, 21, 33 EM, 37 M, 21 modal, 49 N, 20 N’, 27 N”, 40 objeto en un lugar, 2 problema coincidencia de objetos, 9 composición material, 21 constitución material, 3 partes mutiladas, 4 propiedades biológicas, 44 categoriales, 10 esenciales, 38 estéticas, 44 físicas, 1, 11, 44 funcionales, 47 históricas, 54 intrínsecas, 10 mentales, 48 modales, 50 no-categoriales, 50 psicológicas, 44 realísmo modal genuino, 51 referencialmente opaco, 53 referencilmente transparente, 53 region espacial, 2 relación identidad-en-t, 56 relación de similaridad, 52 representación de re, 51 temporal, 56 soluciones modales, 49 sortal, 14 dominante, 42 superveniencia, 11 supuesto composiciones alternativas, 8 constitución es identidad, 8 esencialista, 7 existencia, 7 necesidad de la identidad, 8 sustitución salva veritate, 53 teoría de contrapartes, 51 temporal, 54 de contar, 56 teoria de la vaguedad, 36 tetradimensionalismo, 54 traslape, 58

71

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times

Cancel anytime.