You are on page 1of 3

Aporte: Por qué las ciencias sociales y humanas en la educación formal son necesarias para un cambio real en el país

. Mucho se ha hablado de la mala calidad de la educación colombiana, con problemas graves que, comenzando por la falta de recursos, se pone en evidencia la dificultad para resolverse de una manera integral. Ahora me concentraré en específico en las cátedras dictadas en los colegios de educación secundaria, tomando como base el análisis especifico de la influencia de las ramas del saber sociales y humanas, tales como la; Filosofía, historia, sociología, antropología, economía y similares. En un país como el nuestro es importante juzgar como se construye colectivamente pensamiento, como se dispersa a través de la opinión pública y como se analiza el contexto social al que estamos inmersos independientemente de la oposición individual que se tenga. Este escrito se podrá tomar como una defensa a esas ciencias y ramas del saber olvidadas por el mercado, las empresas, los colegios, el gobierno y al final termina tristemente siendo así aceptado por el personaje promedio colombiano. Llegando a saberse de muchísimos casos donde se les da una valoración de “relleno”, o de simplemente una materia fácil, un paseo por el que hay que pasar sin pensar. Si tomamos la premisa que dependiendo de nuestra educación será nuestro análisis, ya que dependiendo de este podemos filtrar o no la información de una manera adecuada, se entenderá por conclusión que la importancia de educar adecuadamente para entender los hechos sociales es imprescindible e imposible de eludir. Las ramas del saber con enfoque a lo humano son la herramienta más eficaz para lograr la comprensión adecuada a cualquier situación (social o humana, valga la aclaración), ya que a medida que se profundicen; se adquiere la habilidad para empezar a reflexionar por sí mismo, a eliminar los prejuicios, evitar dejarse llevar por la opinión pública, eliminar los determinismos (tanto biológicos, como culturales) y una gran cantidad de utilidades dependiendo de en qué rama se dé el enfoque. Teniendo entendido la importancia de estas en un estudio adecuado de la realidad material (algunos enfoques pueden ser no-materiales), ahora la pregunta es, ¿Cuál sería la importancia de que nosotros podamos tener una relación de conocimiento adecuado de las caracterizaciones sociales?... La respuesta va más allá del contexto individual o personal que sirva para la aplicación a la vida diaria (sin desmeritar, en esta su importancia). Vivimos en un país con relaciones sociales complejas, donde en gran parte se presentan conflictos por intereses de gremios o personales, caracterizada por un individualismo egoísta basado en posesiones materiales y en el peor de los casos intelectuales, dejándolo abierto a discusión al no profundizar en el caso. Si se quiere y como desde mi punto de vista veo la real utilidad de estas ramas del saber, “tener un país mejor” (por hablar a términos generales y evitar discordias ideológicas), es de vital importancia que a nivel general se tenga la adecuada educación sobre estas ciencias y sobre todo apropiación para su uso, ya que la legitimidad y la “verdad social” siempre se caracteriza por medio de opinión pública sea cambiada a raíz del conocimiento popular de entendimiento de estas.

sería la solución al conflicto armado. para una adecuada comprensión a los análisis que comúnmente realizan este tipo de áreas académicas. de las discusiones de alguien formado que se ha puesto en la tarea de estudiar de manera científica o racional. [Es decir. pero tomo como ejemplo unas pocas con motivo de ilustración). el ciudadano común. una pequeña minoría propone que la mejor solución tiene que ir de la mano a solucionar integralmente el conflicto. un concepto que está visible en la toma de decisiones por parte de las diferentes instituciones que se supone. situación o “verdad”. por lo que se espera que un pueblo educado pueda hacer tomar las decisiones correctas para estos problemas. es porque los fenómenos que estudiamos se ven a diario y se convive con ellos. llevando a la mediocridad intelectual al evitar capacitarse y reflexionar sus posturas. ya que deja de lado los verdaderos problemas y el conflicto no dejará de existir)]. Asimismo. es un conflicto social y político también.Una de las primeras razones. y con múltiples factores que no se solucionaran militarmente. en la misma opinión pública que incurre en falacias enormes. Mientas la gran mayoría del pueblo desubicado y desorientado se limitan a la solución que a simple vista parece la mejor (solución militar) y no logran comprender al no tener un adecuado uso de estas ciencias. haciéndolos caer en el error molesto que vivimos a diario. se nos pasen por la cabeza. salida política significa acabar los problemas que originaron el conflicto por eso la solución militar sería errada. También culpo al relativismo intelectual que ha caracterizado las discusiones en la población juvenil al afirmar que “cada uno tiene su opinión o su punto de vista”. desinformada o como no. para evitar la fatiga de estar siempre justificándose como ramas del saber validas. poniendo uno de los casos más agudos. No esperemos que la situación de cultura intelectual y de las diferentes políticas aplicadas en el país tenga una mejoría. Otra de las razones importantes es donde filosóficamente se piensa. por lo que la primera formación que se hacen es una observación mediocre. ni la comprensión de que porque se necesita que se dé una salida política al conflicto. si no se da la tarea de reflexionar cuanto pensamiento. comprendemos que la sociedad legitima al gobierno nacional y sus decisiones desde la concepción intelectual que se tenga. contra algún personaje que cree tener la misma validez argumentativa al basar su opinión desde la perspectiva de experiencia personal. que no tiene ninguna base académica sobre estas. sería la facilidad de comprensión de lo que uno llamaría. Si analizamos la legitimidad social. Una de las razones por la que ocurre este comportamiento en las discusiones. en la reflexión y en la importante frase de “pensar por sí mismo”. es decir. Siendo así ramas de influencia en la esfera pública al tener la legitimidad social. . junto a la inclusión de estas en un ámbito serio del saber. que no se especializa en estas ramas. (Claro que hay muchísimas más. para ser tomadas en cuenta a la hora de los pronunciamientos sobre distintos fenómenos que desde otros puntos de vista poco académicos serían falacias argumentativas. agrupan los pensamientos de una cantidad importante de muestra poblacional. ya que es un aspecto difícil el hacer comprender a una persona un estudio racional sobre el hombre o una parte de la sociedad. ya que se acepta que “cada cual hace su verdad”. con poca dedicación al tecnicismo característico para entender determinado fenómeno. (a términos generales. no se comprende ni siquiera que el conflicto que se vive.

para hacer que ellos tengan estructurado un pensamiento lógico-racional. . es entendible la razón. Es evidente que la educación en el país va muy mal.La importancia del pensar por sí mismo radica en que se evitaría gran parte del daño social al nosotros (como dijo un profesor oportuno de filosofía) “no dejar que nos metan los dedos a la boca”. Por estos argumentos considero necesario que se tenga una formación importante en estas áreas y no enfocándolo en manera de repetición o de enseñar tradicionalmente. para evitar las situaciones mencionadas. pero de nosotros depende exigir cátedras de calidad y valorar su importancia. pero si estamos muy educados corremos el riesgo de ser dominados por pensamientos ya hechos”…. yo prefiero que corramos ese riesgo. al poder juzgar toda la información que nos llega y poder sacar una respuesta racional para ese mensaje que nos es transmitido. sino en darle a conocer a esos nuevos ciudadanos que se están formando una base para el análisis y lo más importante. Pierre Bourdieu dijo: “Si no estamos educados no podemos pensar mucho. hoy en día muy rebajada en su valoración al aporte que con estas se pueda hacer para todos. Por poco académico que sea el lenguaje. confrontando a quien quiera pasar por encima de los demás al estar expuesto a una crítica con fundamentos. Si me preguntan.