You are on page 1of 27

Manuel Alvar

La palabra trascendida de San Juan de la Cruz
In: Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale, volume 7, 1988. Hommage à Bernard Pottier. pp. 41-66.

Citer ce document / Cite this document : Alvar Manuel. La palabra trascendida de San Juan de la Cruz. In: Annexes des Cahiers de linguistique hispanique médiévale, volume 7, 1988. Hommage à Bernard Pottier. pp. 41-66. http://www.persee.fr/web/revues/home/prescript/article/cehm_0180-9997_1988_sup_7_1_2110

LA PALABRA TRASCENDIDA DE SAN JUAN DE LA CRUZ

No es descubrir nada decir que en San Juan de la Cruz la palabra trasciende sus valores trivializados (1). Lo sabemos. Pero resulta menos trivial conocer los caminos que llevan hasta ese asentadero donde el desvío queda definitivamente instaurado. Porque la poesía es un enriquecimiento de los valores denotativos de las palabras para hacerlas signos connotativos, pero en San Juan esto no es bastante. Tenemos su mundo poético en el que la creación se logra al dotar al signo lingüístico de una dimensión que no tiene en el uso trivializado ; si esto fuera sólo así bastaría con pensar en la archisabida duali dad de significante + significado y ese índice x, operativo únicamente en la realización poética. Hasta aquí podríamos decir Garcilaso, Lope de Vega o Quevedo. Son los poemas a los que llamamos Subida del Monte Carmelo, Noche oscura, Cántico espiritual o Llama de amor viva. Pero estos textos no son sólo los bellísimos poemas que cono cemos, sino un mundo trascendido que poco tiene que ver con la realidad que comunican ; son la transmisión de un mundo inefable que se nos entrega con palabras porque no hay otro modo de hacerlo. Y las palabras no son ese signo poético tridimensional del que he hablado, sino la proyección del plano contingente a un mundo que está más allá de la percepción ordinaria. Podríamos reducir todo a un fácil esquema : el significante es la cadena lineal que se manifiesta en la articulación (digamos los elementos materiales que integran la palabra : t-ó-r-t-o-l-a) ; el significado es la idea que tenemos de esos integrantes organizados tal y como acabo de enunciar (ave de unas características, trivializadas en nuestro conocimiento) ; ahora bien, este significante y este significado, en el lenguaje poético, pueden convertirse en un símbolo : la palabra tórtola es ' paz ', ' amor ' o cualquier otro valor con que la ha dotado la tradición de nuestra cultura. Hasta aquí los dos vectores convertidos ya en un plano, pero, abrimos la declaración del santo y tórtola es el ' alma ', algo que no estaba ni en el lenguaje funcional ni en el poético. La palabra ha

1) Vid., por Cruz («Revista de de la obra clásica rience mystique (2"

ejemplo, Francisco YndurXin, Mística y poesía en San Juan de la Literatura», DI, 1953, páginas 9-15) y, por supuesto, el capítulo II de Jean Baruzi, Saint Jean de la Croix et le problème de l'expé edic), Paris, 1931.

19. El Santo cita.42 MANUEL ALVAR trascendido a un plano diferente y. Aalen. en lo que es la palabra en Taulero. pero nos basta con lo que tan brevemente hemos transcrito. 1962. según la edición del P. ni el x -> b. que aun hasta sus mismos discípulos. que con él habían andado. cap. antes bien quiere ser fiel a la doctrina revelada : Jeremías había visto cómo las palabras de Dios tienen un sentido distinto del que le dan los hombres (2). que crea los símbolos líricos. estas líneas en los comentarios a la Subida del Monte Carmelo. ergone decepisti populum istum et Ierusalem. 1960. sino de desentrañar los ocultos misterios que enriquecen las líneas b > c dotando a la palabra de inusitadas profundidades. estaban engañados » (3). . « y a tanto llegaba esta dificultad de entender los dichos de Dios como convenía. San Juan no pretende inventar nada. Domine Deus. Para explicar estos conceptos San Juan procede a comentarios y ejemplificaciones. Habría que pensar. que sería el enunciado fonético . Citaré siempre por la Vida y Obras de San Juan de la Cruz. páginas 225-232. A or tra¿- Sîq nî r í e¿Lclo Ove) C«3L nt t-ó-r-t-o-l-a No se trata de seguir el vector x -> a. 10). Por supuesto. 509. § 7. porque todas las palabras han modificado su valor. Madrid. Sí nos interesa tomar buena cuenta de otro principio que acabará constituyendo un impor2) « Heu. dicens : Pax erit vobis et "ecce pervenit gladius usque ad animam ? » (4. véase la exposición de Wilhelm Preger en Geschichte der deutschen Mystik in Mittelalter [1874-1893]. también. 3) Ibidem. heu. l ibro III. p. las dos líneas y la superficie han generado el volumen que cada elemento tiene en la poesía del santo. heu. y comenta. p. § 9. ni el a ¦> b. y su relación con los místicos españoles. que sería el valor semántico . Lucinio del Santísimo Sacramento. 508.

§ 1. 30. 28. ha tratado Víctor García de la Concha en Mística. Salamanca. cap. sino que nos da la clave para situarlos en el registro apropriado : el espíritu de Dios ha hablado por medio de la criatura. en la teoría religiosa. no la palabra humana. § 1.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 43 tante cuerpo doctrinal . enriquecido con unos valores que no están en la trivialidad cotidiana. es decir. pues el medium no hace otra cosa que transmitir el mensaje del dios. valen también ahora las consideraciones del santo carmelita. sólo son 4) Ibidem. 29. En la experiencia con mística. Madrid. el espíritu va razonando y descubriendo (5). El propio santo — una vez más — nos sirve de ejemplo : la palabra se presenta en sus textos como resultado de un dictado formal de Dios y él transmite el mensaje. y es lo que en el lenguaje humano sería el enriquecimiento analógico de los conceptos como resultado déla razón. formales y sustanciales (4). Del angustioso problema que San Juan. La connotaciónCampo semánticosignificado. Beatriz Garza Fernández-Leborans. que necesita explicarse para que se entienda el cabal sentido de lo que dice. Son palabras sucesivas las que. 31. No son poemas de amor mundano. estética y arte literario en Teresa de Jesús («Actas del Congreso Internacional Teresiano ». 1978. Por último. México. Quitemos la transcendencia reli giosa. en la puramente poética. por más que como tales pudieran entenderse. 8) Subida. cap. el signo lingüístico. se convierte en signo poético. : problemas del y connotación. de bien o de mal. libro II. 6) María Jesús Cuarón. la separación del valor simplemente funcional lleva a ese signo que « sobrenaturalmente puede acceder al espíritu » . cap. Por tanto. En lenguaje trivial son las que la inspiración dicta al poeta o las que el dios hace salir por la boca de la sibila . . me refiero a las que. cap. páginas 551-552. pero necesita glosarlo para que nosotros situemos el texto en un plano transcendido. § 2. los que escribe. Las palabras formales son las que « se hacen al espíritu por vía sobrenatural sin medio de algún sentido» (7). §§ 1-2. 1977 . pero no menos verdadero es que clava un dardo en la diana que nos interesa ahora : hay una lumbre natural que procede del propio entendimiento. cumpliendo mandatos del Señor (8). 1982. sentían por comunicar (o por guardar) sus experiencias místicas. de donde se preocupa por la inspiración divina o demonía ca de esos alumbramientos. libro II. 545. que lógicamente inspira a San Juan de la Cruz. y nos quedará la acción del creador que ya enriqueciendo unos postulados enunciati voslos desvíos propios de la palabra poética. y Santa Teresa. 549. Claro que en la doctrina sanjuanista hay una preocupación didáctica para guiar a la razón por la noche activa del espíritu. S44. son palabras sustanciales las que obran directamente en el alma. p. 5) Ibidem. p. sino la que Dios quiere significarle. y el mensaje puede ser tanto de amor como de odio. 7) Subida. en una connotación cuya complejidad puede revestir muy heterogéneos valores (6). p. llama palabras sucesivas. en el recogimiento. Tampoco creo que sea difícil la trasposición del plano sobrenatural al de la contin gencia. del Señor o de Satanás.

San Juan es — o va a ser — un espléndido testimonio con que ejemplificar su propia doctrina. Véase. Ill. edit. Entonces la palabra trivial. ¿ cómo nacen en el alma las palabras de vida eterna ? Y su respuesta venía a coincidir con la formulación de San Juan cuando habla de las palabras sustanciales : Ich wil sprechen ein gróz wort. E. Estos breves enunciados nos sirven para plantear numerosos problemas de' la creación poética de San Juan (11). sin asociaciones. de la estructura del verso y de la forma y el orden de las estrofas. signo e imagen para examinar con exactitud las palabras cruz y. también. Mucho antes que San Juan. Chicago. de la rima. son las palabras sucesivas. 1970. el hablar cotidiano no podría constituirse en sistema ni el lenguaje poético generaría constelaciones en torno a elementos fundamentales. sô enmac der vater sînen sun in sî niht gebern ùf daz hoehste nâch inn nutz (10). 1972. tal vez no era el mejor camino : hubieran debido santificar a los prosélitos. trad. p. y en ese mismo acto. 1924. p. 59). se enriquece con una experiencia que facilitan las mil connotaciones que el espíritu asocia a la denota ción simple . S VIII. 1960. (Vid. por el mismo acto de la creación. die wîle mac der vator sîn wort niht in sí gesprechen . Franz Pfeiffer [4m edic. Madrid. 469). considerada en sí misma. Gôttingen. Los comentarios en prosa nos aclaran muchas cosas que no entenderíamos de habernos atenido sólo a la letra de su mundo poético. páginas 371-408). la palabra poética es una palabra enriquecida por la asociación de unos valores que acceden al espíritu del creador . por ello.44 MANUEL ALVAR válidas en una doctrina religiosa o mística. p. A Study of St. Allison Peeks. H. . 9) Edith Stein puntualizó lo% valores de Símbolo. 478. porque la palabra humana le es necesaria para transcenderse y crear sus teorías místicas . Studies of the Spanish Mystics. 11) Vid. Ahora podemos proseguir con la segura guía que es su propia_exposición : la palabra funcional no es suficiente cuando se pretende transmitir un mensaje poético. The Science of the Cross. páginas 25-28). 10) Meister Eckhart. 12) Porque la palabra. 1960. daz ist daz eldeste were der verstentnisse. p. daz wenig liute verstànt : die wîle diu sele sprichet ir eigen wort und ir edelz wort. llamadas por el entendimiento humano en una serie de recursos analógicos. John of the Cross. quedan fuera de mi propósito (9). que poco tiene que ver con la creación literaria. la apostilla de Camón. que ilustra lo que digo en el texto (Arte y pensamiento en San Juan de la Cruz. parecía recóndita y los discí pulos del santo trataron de obviar las dificultades humanándolas . t. noche en nuestro poeta (vid. 37). no se olvide. Difícil situación que San Juan trató de resolver comentando sus canciones. Conciencia estética y voluntad de estilo en San Juan de la Cruz («Boletín Biblioteca Menéndez Pelayo ». 1857]. cuya función es sustancial en la lengua funcional o en la lengua poética . porque. y. Graef. Londres. y pensemos que la analogía determina la existencia de las metáforas. unde die wîle diu sèle gebirt iren sun. XLVI. Víctor García de la Concha. por más que hubiéramos desentrañado en qué consiste la palabra poética del santo (12). el maestro Eckhart se había planteado las mismas cuestiones.

y que su testimonio nos sirva de contrapunto : Unamuno publica su* Poesías en 1907 . Unamuno había ocultado el signo. cuando se publica el Diario íntimo. es decir : signo lingüístico = significante + significado signo poético = emoción + significante + significado signo doctrinal =* connotación religiosa (emoción + signi ficante + significado). doctrinal . 15) Unamuno en sí mismo : « Para después de mi muerte ». Las canciones son poesía . no Harto paralelo todo a lo que hemos aprendido en San Juan. La ilustración huma na es iluminación religiosa. Tenemos fijado unos hitos a los que referir mis análisis. Saussure habló de signo bidimensional . las palabras formales le han venido por vía sobrenatural. sino signo trascendido. se ha esta blecido una nueva teoría de valores. 1977. Herencia e intuiciones. ahora. en la interpretación de unos textos sagrados. su meta-física. en la sacrali- 13) Manuel Alvar. los comentarios. a lo menos. ese signo poético formado por significante + significado + emoción. pero ¿ cómo identifi carlas? Entonces procede a sus comentarios en prosa . los idealistas. Madrid. tenemos la clave para entender el sentido del texto más allá de su propia contingencia lírica. Descen deré ejemplicar con diversos motivos de la obra poética del santo a carmelita y trataré de comprobar su viabilidad en motivos de doctrina filosófica.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 45 escribe un lenguaje poético con todos los recursos que en su tiempo se exigía a la poesía. esto es. doctrina. San Juan no es un poeta munda no : busca la comunicación de misterios inefables o. la manifiesta como poesía y la transciende en un lenguaje exotérico . . 1975. dicen : pensemos en Para después de mi muerte. pero no creamos que es única o limitada a ciertos aspectos de la mística o de la vieja literatura. producido por una crisis religiosa resuelta con una ruptura (15). páginas 240-270. ni signo poético. Creo que. al profun dizar los nuevos significados. de signo tridimensional (13) . es la profundidad meta-física con que se enriquecen los hechos estrictamente físicos . 1973. no signo lin güístico. Castalia. la palabra es más que un desvío enriquecido . Pero. aparece este signo doctrinal de San en Juan de la Cruz en el que se sitúa la idea de volumen sobre la de plano . Barcelona. Desde los versos desentrañamos un sentido . Salamanca.primera en nuestra historia literaria. la ilustración de otras almas. pero enriquece nuestro conocimiento. buena parte del libro es una literatura de clave (14). pero el poema no es sólo aquello que acabamos de leer . en él. n° 32. mi prólogo a la edición de « Textos Hispánicos Moderaos ». Recibe la llamada de Dios. 14) Vid. por vez . La estilística de Dámaso Alonso. ciertos poemas. añadamos. Desentrañarla por procedimientos puramente internos puede hacer que no entendamos lo que los poemas. Podríamos ejemplificar con un autor moderno. en El comentario de textos.

otra nos sitúa en esa profundidad de valores que transciende cualquier saber humano : en la lira 4a de las Canciones entre el alma y el esposo se lee : ¡ Oh bosques y espesuras plaatadas por la mano del Amado ! ¡ oh prado de verduras de flores esmaltado . a las cuales aquí llama espesuras por el gran número y muchas ¿diferencias que hay de ellas en cada elemento» (19). de los grandes clásicos y de los alquimistas medievales : Heráclito. aire y fuego. tendríamos que el sentido trascendido de la lira viene a ser algo como esto.46 MANUEL ALVAR zación de motivos profanos y en el reajuste de motivos tradicionales.. Estos son el prado de verduras ' cielo ' y las flores ' ángeles ' . libro II. Veámoslo. . 18) Cántico A. [. logre ese entendimiento en unas abstrusas formulaciones (la oscuridad del espíritu es para comprender todas las cosas en la luz) (17). donde « llama bosques a los elementos que son : tierra. También San Juan recurre a unos enunciados que estaban en el saber de su tiempo. aire . y no por acumulación sino por tran smutación y unión ». A estas palabras de Enrique Cornelio Agripa (16) llegan ecos de los filósofos presocrátecos. Para los tratadistas de « occulta philosophia » en quienes conver gen doctrinas filosóficas de la antigüedad y de la edad media. p. 17) Noche oscura. « En esta canción se contiene la consideración de los elementos y las demás cosas criaturas inferiores. pero esto afecta a lo que ahora buscamos . Una vez será para que. los bosques y espesuras. Canción 5\ § 2. agua. Tales de Mileto. 19) Ibidem. 685. « el alma está dispuesta a abandonar los deleites para andar en el conocimiento del Amado ya que las cosas invisibles son conocidas por las visibles ». que el santo acepta la existencia 16) Su obra es anterior a 1531.. decid si por vosotros ha pasado! Cambiando el registro de las « palabras sucesivas » al de las « formales ». 752. LOS CUATRO ELEMENTOS.] y también la consideración de los espíritus celestiales» (18). por más que su doctrina sólo use lo que sirve para comunicación. por medio de la comparac ión. pues. según consta por la dedicatoria y las cartas de esa primera edición. aquéllos. agua. las « cuatro son los elementos y los fundamentos primarios de las cosas corporales : fuego. porque ansí como amenísimos bosques están poblados de espesas criaturas. a partir de ellos se forman todos los elementos de este mundo. Anaxímenes y Anaxímando o Platón y Lucrecio o Arnaldo de Villanova y Pedro Apono. capítulo 9. tierra. Tenemos. p. § 1.

el principio activo que da la vida (20) y que. s. aparece explicada con precisión : « Christo nuestro Señor. por fray Luis de San José O. cap. («Cuad ernos Hispanoamericanos». Sin embargo. etc. 9 2. centro de regeneración. « por las aguas se entienden las afeciones del dolor que afligen al alma. en el mismo poema. § 6. que acabo de citar. Burgos. San Juan utiliza la palabra tierra como principio genesíaco que recibe la semilla y produce frutos (21). en el poema. 25) Cántico A. Como siempre. libro I. hay más todavía : tierra. a explicar « los provechos que causa en el alma esta noche ». agua tenebrosa. fuente de vida. 23) Ibidem. ' contemplación ' (22) y la tierra seca y desierta « los desarrimos de la -parte sensitiva [del alma] » que. y aquí sí necesitamos formulaciones que completan lo que ya sabemos : noche. por su carácter femenino.). 7. a su vez. llamó fuente a la fe. agua. 24) Aduzco este y otros textos en mi estudio sobre Los cuatro elementos en la poesía de García Lorca. no obstante. p. 14). decía Cornelio Agripa. 648. hablando con la Samaritana. Así en el Cántico espiritual la lira 11a empieza ¡ Oh cristalina fuente ! y el verso merece comentos en los que el agua como tal. 11. pero. p. Y esta agua era el espíritu que habían de recebir en su fe los creyentes» (lo. como herencia. Sus palabras no están simplemente connotadas {agua viva. « Todas las cosas*. sino que han superado lo que entendemos por procedimientos retóricos para enriquecerse en un mundo donde ni la denotación ni la connotación resultan válidas. es la. en los comentarios de la Noche oscura. de hacer crecer» (24). 8. peces. 21) Véase la voz en las muy útiles Concordancias dé las obras y escritos del doctor de la Iglesia San Juan de la Cruz. ausente del poema. . diciendo que « en los que creyesen en él se haría una fuente cuya agua saltaría hasta la vida eterna » (lo. sangre). como mundo perceptible. aire y fuego. Los juicios se van encadenando : el lenguaje en que se formulan las exclamaciones es un lenguaje enriquecido por las connotaciones de la lírica . 1980. dedica el capítulo 12 del libro II. pues posee la fuerza de engendrar. 660. existen a partir del poder [del agua]. tierra. agua turbia. § 1. de alimentar. pero la enriquece.C. es decir. aves. cap. 22) Noche oscura. medio de purificación. páginas 69-88). p. 39). 4.v. mi articulo Los cuatro elementos en la obra de Garda Lorca. El agua.. porque así como agua se entran en el alma » 20) Vid. son « disposición y medio para conocer la gloria de Dios » (23). etc. lluvia. 12. esta formulación se alhaja con las explicaciones doctrinales que trascienden la función enunciativa y la poética.D. Más adelante. en muchas filosofías. 433-436. (25).LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 47 de cada uno de esos elementos para instaurar en ellos los elementos de la cración : animales y plantas. San Juan acepta la herencia. y el fuego « concurre con todos para la animación y conservación de ellos ». 762. . de acuerdo con una tradición cultural que recibe elaborada. se aparea con el sol y recibe principios fecundadores (luz. ¿ qué pueden ser en este nuevo mundo que acaba de crearse ? La tierra es.

el santo carmelita hace que Dios hable « desde el aire tenebroso ». indómito y desconocido. la soledad sonora. dicen los comentarios. Canción B. las montañas. los valles solitarios. móvil y renovador. los ríos sonorosos. Cántico Cántico B. Dios es « cada una de estas grandezas ». sino de un texto nuevo. 21. según los alquimistas. cuya voz no se conforma con el punteado del aristón. pues nos bastan para explicar por qué. la música callada. Canción p. Aceptemos como suficientes estas palabras. « se entienden aquí las virtudes y gracias de el Amado. o una y otra vez sitúe el elemento bajo el sol y sobre la tierra. el silbo de los aires amorosos. 13. . El aire. para que el poema mude su registro y suene con la voz inédita que el santo le hace tener. pero — y es lo que interesa ahora — en las liras 13 y 14 del Cántico espiritual están los más bellos e intensos versos de la lírica española : Mi Amado. p. tal vez mejor. mientras que la Esposa identifica al Amado con todas las cosas . las cuales mediante la dicha unión de el Esposo embisten en el alma y amorosísimamente se comunican y tocan en la substancia de ella» (28). 9*05. como purga 26) 27) 28) 29) Cántico Ibidem. Nuestro santo considera el fuego como principio purificador y luminoso. El alma acaba de unirse con Dios que le acuerda muchísimos dones. la cena que recrea y enamora. de acuerdo con el saber occidental. 771. Otras veces. apasionado y masculino. las ínsulas extrañan. autosuficiente y activo. § 9. «por los aires entiende las afecciones de la esperanza.48 MANUEL ALVAR (26) o. está entre el cielo y la tierra . 20. al explicar « y la caballería a vista de las aguas descendía ». y por los « aires amorosos ». luminoso y ocplto. § 5. 905. p. Reiterados testimonios de unos empleos de la palabra en que es necesaria la exegesis para que el poema cobre su cabal sentido o. A. es el elemento activo y masculino que proporciona la vida y existencia de todos los seres. mejor. porque así como aire vuelan a desear lo ausente que se espera » (29). $ 9. nemorosos. No se trata de un poema que podamos parafrasear con acierto mayor o menor. el fuego que llega de un modo diáfano a todas las cosas. hace que caballería sean « los sentidos corporales de la parte sensiti va « por las aguas se entienden aquí los bienes y deleites espirituales » y que en este estado goza el alma en su interior con Dios » (27). etc. la noche sosegada en par de los levantes de la aurora. 971. p. § 13. Por último. sino que exige un nuevo ingenio para interpretar la música desusada. 40.

El tratado doctrinal ha aclarado un mundo lleno de misterios. sabía. no sólo la cristiana sino la del paganismo. arde en ella y echa llama [. Entonces se sienta y comienza a aclarar sus poemas. la que exige un mundo que es inefable. No pretendo que lo conociera. será él quien los colme de sustancia. pero los contenidos no. Y conviene no olvidar que el libro de Cornelio Agripa se imprimió en el año 1531. San Juan también pertenece a esa antropología que no ha roto con la tradición histórica. Los significados viejos no cuentan y el santo vacía los cascarones para quedarse sólo con el leño que da forma a los contenidos. hace que las formas sean identificables. 31) Párrafo 3. sino todo el conjunto de sus poemas es abrazado y en apretado haz conducido a un plano supe rior : las palabras no son palabras. San Juan de la Cruz conocía la filosofía de su tiempo . p. San Juan lo . es comunica.. 30) Párrafo 3.. el signo doctrinal no se habría manifestado . pero con los significados que sólo él sabe y que sólo a él le es lícito explicar. sino motivos para que Dios se comunique. como conservador y animador de todos los elementos. Echó mano de ellas cuando la ocasión parecía propicia. simplemente. Pero si aquí acabara todo. No es tal o cual atrevimiento. lógicamente. . Más allá del signo lingüístico. Los testimonios son claros. 982. además de eso. pero. y aceptó sus enunciados para aclarar lo que pecaba de abstruso . al cual siente ya el alma en sí. ha hecho que la palabra vuelva a nacer otra vez virginal. que la llama es efecto del fuego por allí está» (31). sino. y la lengua queda trascen dida. el santo que acredita sus saberes. Pero las explicaciones en prosa enriquecen sobre manera cuanta teoría pudiéramos formular .] y la diferencia que hay entre el hábito y el acto hay entre la transformación en amor y la llama de amor. ¡ Cuanta minuciosidad en los comentarios ! Sin prisas y sin trivialidades. con las palabras de todos. San Juan de la Cruz ha creado el signo doctrinal. las doctrinas profanas que en su tiempo estaban prestigiadas. la usa y la acomoda. que es la que hay entre el madero inflamado y la llama de él . etc. y lo demostró en sus comentarios.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 49 espiritual y cauterio. vuelve a utilizarla. que es el Espíritu Santo. Aquí entran nuestros análisis culturales . sino como fuego que. en el Prólogo de la Llama de amor viva (30) se explica así el exaltado comienzo del poema : « esta llama de amor es el espíritu de su Esposo. tomó esos cuatro elementos y los consideró aislados. y alcanza una doctrina más alta. no sólo como fuego que la tiene consumida y transformada en suave amor. pero los contenidos no existen. después. y la sustancia no será la que exigiría el referente lingüísti co otra. los olvida para tras cenderse. páginas 982-983. además.

habla misterios de extrañas figuras y semejanzas » (33). habiéndome herido . En los comentarios. la primera referencia que San Juan hace al texto latino es a propósito de la estrofa 1* . suyo también. p.. VII. (Borrador). Anna Hatcher. tras el Ecclesiastes y ante el Libro sapientiae. Sebastián Mariner. a pesar de su título. canto al amor carnal entre las criaturas. el libro de José L. edit. pero cualquier lector profano ve en él un prodigioso. Huellas de la Vulgata en la poesía de San Juan de la Cruz («Miscelánea de Estudios Arabes y Hebraicos». páginas 29-44). pero no olvidemos algo que ya consta en el manuscrito de Sanlúcar de Barramedar : « Las cuales semejanzas [entre los sentimientos divinos y su expresión con palabras humanas]. 32) Vid. Three Poems on Ecstasy. el mundo que organiza para convertir en amor divino todas aquellas apariencias de amor humano. según es de ver en los divinos Cantares de Salomón y en otros libros de la Escriptura divina. pági nas 139-179). ni en nada que menoscabara su propia libertad. p. y me dexaste con gemido? Como el ciervo huíste. donde. El santo usó la versión vulgata del Cantar de los Cantares (34). y eras ido. Princeton. San Juan de la Cruz procede siguiendo las dos vías : vierte. y único. 35) No aprovecha a mis fines. Ningún libro manifiesta lecturas tan opuestas como el Canticum Canticorum. antes parescen dislates que dichos puestos en razón. 736. pero no en su estructura. el testimonio de la palabra en las dimensiones que vengo cons iderando no es una invención suya. que primero las pondré (la sentencia de su latín) y luego las declararé al propósito de lo que se trajere » (ib. El cántico espiritual de San Juan de la Cruz: su relación con el Cantar de los Cant ares y otras fuentes escriturísticas y literarias. 1971. cit. pero deja estas liras sin parangón posible y se adentra en los caminos de la exegesis bíblica. De este modo. y deja el testimonio de su capacidad de vibrar con los sentidos. no leídas con la sencillez de el espíritu de amor et inteligencia que ellas llevan. 33) Cántico espiritual. pero sí es suyo el modo de adaptar el léxico de la Vulgata (32) a sus necesidades expresivas y. Amado. Lógicamente. ni en una traducción literal. allí volvió a establecer correspondencias del santo carmelita con el texto sagrado (vid. Los escoliastas del Antiguo Testamento lo incluyen entre los libros didácticos. edic. salí tras ti clamando. Voy a tentar unas cuantas calas . 1962..50 MANUEL ALVAR El Cantar de los Cantares. 34) « Llevaré este estilo. Leo Spitzer estudió a nuestro poeta en relación con el poema The Extasie (1633) de John Donne (y añadió la cauda de Wagner). Madrid. Morales. la capacidad de crear con otro instr umento lingüístico (35). 1958. . el arranque del poema es : ¿Adonde te escondiste. no pudiendo el Espíritu Santo dar a entender la abundancia de su sentido por términos vulgares y usados. en el libro Essays on English and American Literature. 737). sino que viene desde muy lejos en la tradición de la Iglesia.

páginas 48-55. las aclaraciones son más justas. p. páginas 837-838. Salomón da mas circunstancias de realidad precisa . mea.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 51 El texto latino (1. § 3.. pero adonde te escondiste es mucho más denso y enérgico que el indica mihi. Por eso. querellándose a él de la ausencia » y. . de valores absolutos que no pueden limitarse a lugar y tiempo. Al comentar el pasaje. ubi pascas. la Esposa dirá. ubi cubes in meridie. Cántico A. 745. 18). reemplazándolos por el ciervo. y los elimina. reelabora el texto con un inmenso caudal de lecturas religiosas en las que no falta el propio Cantar. » (37). no temiendo su corazón en otra cosa alguna fuera de El » (36). « en los Cantares compara la esposa al Esposo al ciervo y a la cabra montesa » (39). por ser más escuetas : « el alma. p. más allá de la realidad : « Le pide manifestación de su divina esencia. / Ubi cubes in meridie. su Esposo. amplía. § 5. § 13. todo se ha mudado. quem diligit anima. deseando unirse con él por clara y esencial visión. en la explanación. el seno del Padre (1. porque el lugar donde está escondido el Hijo de Dios es. Poética y realidad en el cancionero peninsular de la edad edic). cuando al comentar la estrofa 3a aduce las palabras latinas. Vid. 842. San Juan no traduce. 744. / Ne vagari incipiam post greges sodalium tuorum ». De nuevo la intensificación : capra e hinnulo son sustituidos por el más preciso ciervo . Cántico B. 9) : « Similis est dilectus meus capreae. La comparación que en la lira se hace del Amado con el ciervo (« como el ciervo huiste ») procede del mismo Cantar de los Cantares (2. Hinnuloque cervorum ». Más aún. ya. interpreta . sino el conocimiento de las posibilidades de la propia lengua. 841. § 15. con gran facilidad oye los ruegos de sus amantes . entonces entra en liza la interoretación doctrinal y expone : « allende de las otras diferencias de visitas que Dios hace al alma con que la 36) 37) 38) 39) 40) media (2* Cántico A. no ha sido una pura técnica retórica. ubi pascas. también. En la segunda redacción del Cántico. y entonces se puede de verdad llamar Amado cuando el alma está entera con El. propone su ansias de amor. como dice San Juan. Madrid. y la explicación nos vale en la teoría que vengo expo niendo : « Llámale Amado para más moverle a inclinarle a su ruego. abrevia. etc. p. p. lleva a cabo una paráfrasis que recrea el original. Cántico B. que es la esencia divina. cuando la amada emplea pronombres personales {te) o usa tratamientos magnificativos (rex). porque cuando Dios es amado de veras. aunque nuestro poeta es fiel a la intención del original . de tan grandes resonancias (40) . ena morada del Verbo Hijo de Dios. traduce el santo : « Semejante es mi Amado a la cabra y al hijo de los ciervos » (38) y. San Juan. 1970. más aún. § 7. Amado. en la versión B. Ni cabra ni cabra montesa son términos de nuestra tradición literaria. es decir. Eugenio Asensio. simple mente. Cada paso es una pisada segura.6) reza mucho más discursivo : « Indica mihi.

pues levantar en español es ir * de lo bajo a lo alto '. ir en pos de ella es cuanto puede hacer el cazador : « y es de saber que este salir se entiende de dos maneras : la una sabiendo de todas las cosas. No salgamos de esta lira. 43) 44) Cántico B. 20.. 7) ha llegado a la canción 2a : Pastores. tabernáculo. el refugio del ganado. y Cántico B. los que fuéredes alia por las majadas al otero. pero «pastor quiere decir apacentador » (43) y.. transilliens colles ». otero en Dios « porque. 845.52 MANUEL ALVAR llaga y levanta en amor. Podríamos seguir estas sendas y los comentarios serian infinitos. gracias a ellos. pero el sentido es muy otro en ambas lenguas : entonces lo que estaba próximo en una teoría de significantes. La misma explicación en Cántico B. p. 5. p. y Cántico B. así como el otero es alto. El santo ha po dido ser ganado por la homofonía que salir(e) tiene en latín y en español. porque da motivo a largos comentarios. Se trata de un recuerdo bucólico : los hombres. la otra saliendo de sí misma por olvido y descuido de sí. 845. páginas 842-843. No merece la pena seguir : significante y significado puede tener correspondencia con los latinos. Se trata de un problema de evo lución histórica que puede afectar al significante o al significado. 2 . se encontraba muy distante en la de los significados y son estos quienes dan la idea de unos contenidos ya diversos y. Pastor. pero la equivalencia no es válida. § 2. 7). El texto latino dice levantar (« Saliens in montibus. 747. páginas Cántico A. porque esas dos son menestar. o pueden distar de ellos en cuanto a la forma. § 17. § 11. y la expresividad de la traducción romance dice más : todo el texto es de una actividad venatoria en la que la pieza huye tras su fugaz presencia . p. « surrexi ut aperirem dilecto meo ». todo queda traspuesto en los niveles interpretativos : pastores serán los « afectos y deseos porque ellos apacientan al alma de bienes espirituales ». Un eco de las tabernacula pastorum (1. 746. lo cual se hace por desprecio y aborrecimiento de ellas . lo cual se hace por aborrecimiento sancto de sí mismo en amor de Dios [.] y esas dos maneras de salir entiende aquí el alma cuando dice : salí. §§ 2-3. . hieren y traspasan el alma y la dejan toda cauterizada con fuego de amor » (41). Cántico A. a manera de saeta de fuego. nada improvisa y nada es fruto del azar. desde allí. § 2. §§ 2-3. y no menos para ir tras Dios y entrer en El » (42). p. San Juan procede por muy sabidos pasos . estaríamos dispuestos a pensar en una correspondencia cuasi literal. 41) 42) 843-844. Cántico A. se tiende el puente hacia el valor doctrinal donde salir y levantar quedan con unos valores trascendidos. así Dios es la suma alteza » (44). 3. página 747. suele hacer unos encendidos toques de amor que. majadas son « los choros de los ángeles* por los cuales de choro en choro van nuestros gemidos y oraciones a Dios ».

Pero la lengua se usa con unos registros que nosotros no poseemos por muchas palabras que sepamos . Luego viene ese otro paso. pero la estrofa es más compleja de lo que da a entender el santo.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 53 según se trate de fonética histórica o de semántica histórica : el valor del signo lingüístico puede cambiar. Las citas de fray Juan de Luna. Esta queda al margen de las realidades concretas para asentarse en un mundo de abstracciones que el santo nos comunica por medio de la lengua.. Basten los testimonios aduci dos. sin embargo. por aquellos mismos parajes. sabiendo lo que la historia lingüística de nos enseña. / Llorando mi fortuna. etc. Acaso la forma o el contenido sugieren otras realidades. San Juan sigue la nomenclatura de su tiempo : Boscán es el nombre genérico que cubre a la obra conjunta 45) La ejemplificación podría hacerse inagotable. Hornedo. etc. 46) En las concordancias del P. El signo sigue ahí. 47) Vid. en latín o en español con su dualidad de significante + significado y la carga emocional que el poeta pone para preferir o desestimar. 48) Obras. y el sexto con el tercero » (48). no podríamos comprender la realidad doctrinal. Ana de la Encarnación. los medios materiales son esos pastores. que dicen : La soledad siguiendo. 128. Boscán y la célebre estrofa XI del « Cántico espiritual» («Razón y Fe». pero no se destruye. páginas 270286). conocía al menos la que había cambiado los destinos de nuestra lírica (46). otero. ¿ pero cómo saber que los efectos del alma llegan a los coros angélicos que los transmiten al Creador ? (45). Antonio de Jesús. hay otros muchos nombres propios : Agustín (San). Aldonza. 1943. pero lo que resulta insólito es el conjunto : sabiendo latín y español. y el quinto con el segundo. 975. de San Juan de la Cruz. que se transcriben en las páginas 384-385 de la obra que cito en la nota siguiente. Medio siglo atrás. cuando menos. Son versos de la Canción 11. nota de fray Lucinio del SS. suficientemente claros. de acuerdo con la realidad histórica de su lengua en el momento que la utiliza. A esta cuestión dedicó un artículo el P. Luis de San José no se cita ni a Boscán ni a Garcilaso . Hasta aquí lo sabido o. BOSCAN Y GARCILASO A LO DIVINO. p. pues en 1584-85 escribe en Los Mártires de Granada las liras de la Llama de amor viva (47). es la experiencia de lo inefable que San Juan nos comunica. lo previsible. Por otra parte. Andrea Navagiero había tenido con Boscán una conversación de inusitada transcendencia. / me voy por los caminos que se ofrecen. pero como ha probado Dámaso Alonso lo que San Juan utiliza es la versión a lo divino de Sebastián de Córdoba (1577). del signo poético al signo doctrinal. Vid. San Juan conocía también la literatura profana. en los cuales hay seis pies. majadas. . Sacramento en las Obras que manejo. El santo nos habla de sus antecedentes. p. 980. sabiendo la evolu ción una lengua hacia la otra. «La composición de estas liras son como aquellas que en Boscán están vueltas a lo divino. el cuarto suena con el primero.

1. Saber cómo se fragua la personalidad literaria del altísimo poeta es algo fundament al para entenderlo « desde esta ladera » . 1975). enhiesto. 1958. o Sebastián de Córdoba aparecen adunados porque lo que cuenta es la unidad que han alcanzado en el espíritu del poeta carmelitano. Hay una moderna edición del Garcilaso a lo divino. . entonces ya no cuentan los hontanares en los que bebió su quehacer. proceden el soneto XXIII y de la Égloga II (w. y la elaboración ulterior a que los somete para convertirlos en expresión personalísima de un mundo inefable. Wardropper. en el XVII. páginas 381-403. 27. Historia de la poesía lírica a lo divino en la Cristiandad occidental. el viento espira. esparze y desordena (51). y hubo censuras o cristianizaciones (50). Allí se recogen ideas anteriores de Baruzi. *El cobre convertido en oro». páginas 24-77. 71) la influencia de Garcilaso en dos trechos de la poesía del místico . Es el segundo cuarteto del celebradísimo En tanto que de rosa y d'açucena. 2. y utilizó reiterada mente.54 MANUEL ALVAR de Boscán y Garcilaso desde que en 1543 doña Geronima Palova de Almogávar editó juntos a los dos amigos (49). Madrid. 1974. 49) Cfr. recogido por Elias Rivers (editor). 146-7) : Y en tanto que'l cabello. Pero lo que rastreo en mi trabajo es ver cómo instituye una nueva dimensión en su signo doctrinal . de María Rosa Lida. Gale (Madrid. de Sebastián de Córdoba. 51) Edic. « Rifacimentos » cristianos de la poesía de Garcilaso en los siglos XVI y XVII. que'n la vena del oro s'escogió. Crisógono. Es éste en un capítulo minuciosamente estudiado y que me interesa con unos fines muy concretos. esto nos sitúa y nos detiene en ese carácter tridimensional de su signo poético. con buelo presto por el hermoso cuello blanco. Filomena sospira en dulce canto y en amoroso llanto s'amanzilla (52). los moralistas temieron por el influjo negativo que pudieran tener los poetas profanos. como ha hecho con la filosofía natural y con los textos bíblicos. Voy a fijarme en unos brevísimos ejemplos. 117. Madrid. San Juan conoció directamente a Garcilaso y lo conoció. poniendo en primer lugar a su esposo : Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega (Barcelona. por Carlos Amorós). Entonces Garcilaso. p. San Juan de la Cruz recibe estas influencias y las transforma en materia propia. el viento mueve. citada de Rivers. p. 50) Es importantísimo el capítulo Garcilaso que Dámaso Alonso incluye en su libro La poesía de San Juan de la Cruz. 1958. Esplugues de Llobregat. del P. bien distintos de los que han merecido el quehacer de los maestros citados. En el siglo XVI. hecha por Glen R. Edward Glasés. como veremos luego con otros recursos. Dámaso Alonso considera cierta (p. 52) Ibidem. su versión divinizada por Sebastian de Córdoba. páginas 280-290. Bruce W. en La poesía de Garcilaso. sino el gran lago al que todos llegaron y que es el santo. Nuestro ganado pace.

que. L v. 57) El tema procede de la poesía trovadoresca. A Francisco Salinas. Los pasajes y comentarios están en las páginas 824-827 (versión A) y 965-970 (versión B). Estos versos nos hablan de lo que se entendía por poesía en el siglo XVI : ante todo hay una elaboración cultural que nos instaura al poeta dentro de la erudición clásica. 8). XXVI. . soplar'). no. no difieren los textos salvo en algún rasgo gráfico. de las Obras de San Juan que vengo citando. apiadados los dioses. 55) Cfr. 1-2) y los stilnovisti («Amor celato fa si come'l foco.m feisa focs de fora» (Bernart de Ventadorn. dulce.m gardei. 53) En la versión A lleva el número 38 y el 39 en la B . y el poeta selecciona un vocabulario cuidado (aspirar del aire(55). serena. verdaderamente insignificante. Si lo redujéramos a unas líneas muy escuetas diriamos que cada uno de estos signos funcionales (aspirar. Hasta aquí claramente una idea ya sabida : signo poético = signo lingüístico (o sea. una terminología que hace pensar en la serenidad de los platóni cos percibir la armonía de las estrellas (noche serena) (56) . 4 b. lo qual procede senza alcun riparo. Giacomo da Lentini. la conviertiron en ruiseñor. el canto de la dulce filomena. con llama que consume y no da pena. Aspirar es un latisnismo (aspirare 'respirar. ni permanece impávido ante la grandeza de la noche. También es muy frecuente en la poesía siciliana (baste un ejemplo : « vivo in foco amoroso ». significante + significado) + carga emotiva. llama) se han con vertido en connotativos gracias a unos elementos (del aire. tan arraigado en la poesía de los cancioneros (57) y la antífrasis de la llama que abrasa pero no mortifica (58). en la sículo-toscana («Tal e la fiamma e'l foco / la 'nd'eo incendo e coco. v. Bonagiunta Orbicciani da Lucca. «C'anc no. 58) No sé si la génesis de este motivo podrá estar en la zarza ardiendo de Moisés. IX. 9-12). IX. consume y no da pena) que los apartan de las simples denota cionespara convertirlos en algo que es más y menos que los enunciados de la lengua trivializada : el espíritu sensible no escucha indiferente el trino del ruiseñor. 30). -o dolze meo sire». w. / arde e consuma ció che trova in loco». 1147). Égloga segunda. 1Í46). etc. 54) «Filomena sospira en dulce canto» (Égloga segunda. Ciña da Pistoia.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 55 Estos dos fragmentos son así interpretados en una lira del Cántico espiritual (53) : El aspirar del aire. Filomena evoca el cruel mito de Teseo y la desastrada historia de las hermanas Progne y Filomela : ante el hijo devorado por el padre. 11-12) y en otros muchos autores. la pobre mujer emitió tan lastimeros llantos. el para fuego del amor. / que m'art plus fort. el soto y su donaire en la noche serena. I. noche. Pero hay más. tro fui en mei la flama. donde era tópico: «D'amor mi pren penssan lo fuocs» (Arnaut Daniel. sublimación de las doctrinas pitagóricas entre nosotros. 56) Recuérdese la oda de fray Luis de León. Todo nos hace pensar que es ésta una criatura elaborada con arte. XIII. filomena. v. : « el viento espira » (Garcilaso. filomela es dulce porque dulce llamó a su canto Garcilaso (54) .

Pero 59) Versión A.] porque amparada ya la esposa y libre de todas las turbaciones y variedades temporales [. y doy sólo unas equivalencias definidoras para no entrar en dominios que ignoro : el canto de la dulce filomena es « lo que nasce en el alma de aquel aspirar de el aire [. 68) Obras.. sino la que hacen entre sí en la respondentia sabia y ordenada de unas a otras » (61) .] siente nueva primavera en su espíritu. Trayectoria histórica del texto. los del Cántico espiritual fueron más prolijos. páginas 74-77. Boscán y Garcilaso podían cristianizarse . p. especialmente. 15841585. 64) Dámaso Alonso. páginas 825-826. Y no olvidemos que los Comentarios de la « Subida del Monte Carmelo » son de 1578-1585 (66) . .. Madrid. 65) Vid. 60) Ibidem. en el cual siente la dulce voz de el Esposo. 66) Fr. y sigue una complejísima teoría acerca del alma unida y transformada en Dios. Y no se olvide que en 1578 fray Juan se estableció en Andalucía. en Ubeda precisamente. soto « entiende aquí a Dios con todas las criaturas que en él están » y el donaire es el deseo del alma para ver « la gracia y sabiduría y donaire que de Dios tiene no sólo cada una de las criaturas.] de afectos y apetitos» (62). fray Eulogio de la Virgen del Carmen. que pide aquí el alma para amar perfectamente a Dios » (59). como hacía antes por el alma llegase a la capacidad de este perfecto amor » (63). 61) Ibidem. Eulogio de la Virgen del Carmen. p. p. 732. 827. Ese ahora es 1575 (65).56 MANUEL ALVAR Sin embargo. Lucinio del SS. fr.. hay que cuidar mucho la inseguridad que da hablar del poema y de sus glosas.. se había hecho ya. 63) Ibidem. 1969. en 1591 (68). noche « es la contemplación ». San Juan de la Cruz y sus escritos. p. San Juan conoció a Boscán y Garcilaso antes que a Sebastián de Córdoba (64). el santo nos dice que el aspirar del aire « es una habilidad de el Espíritu Santo.. aunque probablemente estas sean de por 1584 (67). 826. 827. el camino hacia el nacimiento del valor doctrinal del signo lingüístico estaba en las versiones a lo divino que se hicieron de los poeta profanos. . cit. llama es « el amor de Dios ya perfecto en el alma [ . afectan a la doctrina mística.. Sacramento. serena porque « así esta noche de contempla ción está para la vista de el entendimiento rasa y ajena de todas nubes de formas y fantasías [. como es lógico. no da pena de variedad de más o menos. 405. 1967. que es teología. Pero los comentos del santo prosiguen. en las Obras. del Santo. 824.] por tanto. Acaso los versos de Sebastián de Córdoba le insinuaron un camino que el santo siguió en las prosas. Roma. 62) Ibidem. p. op. p. lo mismo que las de la Llama de amor. 67) Ibidem. Lógicamente. El « Cántico espiritual». que es su dulce philomena » (60) .. 975. Cfr. Prescindo de ellas. Si como parece lógico y cierto. . pues trato de ejemplificar y con lo transcrito basta. p. ahora la cristiana musa del vecino de Ubeda muestra otra senda de la poesía. La versión B en ocasiones presenta variantes que. tierras que no abandonaría hasta 1588 y a las que volvería a morir.

y. Hay una bellísima anécdota que conviene traer a colación : la monjita Magdalena del Espíritu Santo copia un cuadernillo con las poesías de fray Juan del Cruz. por más que esté actualizada y enriquecida con mil datos en la edición que manejo. si quieres . Sí. creo que ayuda a entender qué pasos sigue la elaboración lingüística del santo. página 979. y el varón andariego le dice : « Hija. Las poesías son un prodigio singular. . carmelita coetáneo del Santo (Nueva York. 71) Tomo el ejemplo de Dámaso Alonso (páginas 66-67) porque. más aún. es lo consabido . que sólo viven muriendo. La historia nos sirve : ahí están los versos profanos y sus divinizaciones . en el prodigio poético y en la transcendencia doctrinal eran las que Dios le daba. Acaso se escandalizó y lo convirtió en esto : El fuego de amor vivo. vino a morir por mí. 1641). 1873). Es curiosa The Life of Saint John of the Cross of the Order of Our Lady of Mount Carmel que escribió Davil Lewis con los datos de fray José de Jesús y María. pero las que estaban en su mundo interior. pues ya no eres esquiva. 3ue tiernamente hieres e mi alma en el más profundo centro ! . eran las palabras que el santo buscaba en los libros ajenos. Obras de San Juan. por increíble que parezca . mi dulce Dios y hombre Jesucristo.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 57 aquella versión se quedaba en una experiencia piadosa. el que en el cielo tiene su morada. y en vivo fuego es siempre mi morada (71). la devoción empalagosa se hace una violenta explosión que aún podría ser de pasión humana . Y Sebastián de Córdoba al considerar la Canc ión primera de Boscán leería : De sola muerte vivo. unas veces me las daba Dios y otras las buscaba yo » (70). sin rúbrica ni comentarios admitirían una lectura profana. el fuego de los enamorados. 72) Obras. acaba ya. 70) Citado por fray Crisógono de Jesús. utilizándolo con fines muy distintos que los suyos. el ánima abrasada. pero si poseyéramos sólo esas canciones pensaríamos en obra humana. rompe la tela de este dulce encuentro (72) ! 69) Para la vida del santo hay que recurrir siempre a la espléndida biografía que le dedicó fray Jerónimo de San José (Historia del venerable padre fray Juan de la Cruz. la divinización de los versos está en el intento de aclararlos con la transmisión de misterios personales (69). San Juan transforma lo que es demasiado simple y directo . sorprendida por sus bellezas. Lo que sólo el fraile carmelita podía contar es lo que dicen los comentos. Madrid. pregunta al confesor si Dios le inspiraba esas palabras. ¿ Nos atreveríamos a decir ambigüedades de la poesía ? : ¡ Oh llama de amor viva. páginas 185-186.

. coloquialismo y rusticidad en el lenguaje literario teresiano («Monte Carmelo».] que la derrite en amor» (74). A las dos amó. que tiernamente tocas = «hiere al alma con ternura de vida de Dios [. 92 (1984). Y va desgranando el valor de los signos : los ponderativos.. porque montiña no creo que pueda verse como simple diminutivo. Alvar. Otra vez.] en declarar estas cuatro canciones que Vuestra Merced me ha pedido. su total transposición : llama de amor = ' Espíritu Santo '. Algo sin embargo vamos a obtener de estos datos para completar la visión de cómo el diminutivo sirve para que San Juan cree otros signos doc trinales (76). porque. 32). pero se excusa : « alguna repugnancia he tenido [. 1971. p. el estudio de Víctor García de la Concha. Carillo (estr. porque también se habla mal en las entrañas del espíritu si no es con entrañable espíritu .58 MANUEL ALVAR No bastaba con esto. pero. y. como por lo que discute. para las cuales comúnmente falta lenguaje (porque lo espiritual excede al sentido). 76) Es importante para nuestro objetivo. México. que de ningún modo son diminutivos. a petición de doña Ana de Peñalosa. LOS DIMINUTIVOS. páginas 19-23. las valoraciones afectuosas. y el padre fray Juan de la Cruz.. si quisiéramos fijarnos en lo que de este uso podemos inferir en el lenguaje de fray Juan. 146. por el poco que hay en mí. páginas 251-286). pero él buscaba otros caminos. «Sermo humilis». M. Y Santa Teresa ha disfrutado el de las más diversas caracterizaciones.. decide glosar el poema. con dificultad se dice algo de la sustancia. La rima con viña fácilmente ha exigido la correlación con 73) Ibidem. un resumen en La lengua como libertad. el signo doctrinal se ha desviado de cuanto la poesía colocaba al alcance del santo : la profana y la religiosa. . 74) Páginas 982-986. Recordemos el romance de la Infantina (77) y formaciones como campiña. página 977. la suasion y. palomica y tortolica (ambas en la 33) tiene valores harto diferentes . Montiña (estrofa 25). lo he diferido hasta ahora que el Señor parece que ha abierto un poco la noticia y dado algún calor » (73). quedaríamos muy sorprendidos : sólo seis diminutivos hay en su obra poética : cuatro en el Cántico espiritual y dos en el resto de sus poemas. por ser de cosas tan inte riores y espirituales. Después la más profunda filosofía a lo largo de otras veintiuna páginas para explicar cuatro versos.. tanto por lo que aporta. Hoy se suele estar de vuelta de muchas cosas (75). Muchas vueltas se ha dado al uso de los diminutivos para caracte rizar estilo de ciertos escritores. viva porque le hace saber « la vida eterna ». 75) Vid. ya.77) Vid. n* 138. Madrid. El romancero viejo y tradicional.. 1983.

] Y no sólo pide esto la esposa [. decíanlo también (82)... cit. a su edic. las montañas. 81) del Quijote (Madrid. 1927.] Llama aquí raposas [. -aña establece un «Mi Amado. p.. p. notas 82) Loe.] Esta viña del alma esta florida cuando según la voluntad está unida con el Esposo [.la 181). / con más mesura. Y ha traducido : Cogednos las raposas. t.. nota anterior.. pero no tiene correspondencia en el original. por montaña.. las ínsulas Cfr.. la montiña se ve obligada por vinea viña.. páginas 798-799. Decididamente. 80) Poesías. Y nuestros escritores de los siglos XVI y XVII.. y no parezca nadie en la montiña. ahora de parte de la porción inferior que es la sensitiva del hombre. Capite nobis vulpes párvulas Quae demoliuntur vineas . El santo ha tomado la idea del Cantar de los Cantares (2. Hasta el extremo que Rodríguez Marín escribió : Montiña.. volvere mos luego.] mas también quiere lo que se sigue en el verso siguiente. 1955. Dejemos la cuestión en este punto .. / [.. las cuales dos porciones son en que se encierra toda la armonía de potencias y sentidos de todo el hombre.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 59 esa forma de monte (78). ¿ Qué significa en el lenguaje trascendido ? « La viña es el plantel que está en el alma de todas las virtudes [. Nam vinea nostra floruit. No sin aclarar definitivamente el carácter popular de montiña : « La tórtola ya arrulla en la montiña ». apud Rodríguez Marín.] Llama pina a esta junta de virtudes [. es a saber : v no parezca nadie en la montiña. 79) Obras.] que hace el alma para su Amado [. ahora de la parte superior que es la razonal .] a los astutos demonios [.. « Fabla amigo. a la cual armonía llama aquí montiña » (79).. Los hijos I. 128.. en la estrofa 13.] 78) extrañas». Vélez de Guevara. . que está ya florecida nuestra viña. y mejor aún por bosque o monte alto. pero que es comparable a la alternancia campaña campiña (y de ahí montaña montiña).. / ¡ Harre allá ! ¿ No vía / que es montiña vedada ? » (81) y llegaría a Cervantes.. se encuentra algunas veces en los romances viejos.. dirá fray Luis de León (80). Porque para este divino exercicio interior es también necesaria soledad y ajenación de todas las cosas que se podrían ofrescer al alma. Madrid. cuando querían contrahacer el habla antigua. 15). en tanto que de rosas hacemos una pina. de Barbuda.

85) Página 814. § 3. II. y acaso desde los cantos vulgares accedió esa tortolica. Querido en la estrofa 34. página 950. La tortolica de *Fontefría» y del Cántico espiri tual». pero tortolica es variante de tortolilla y una y otra se usan indiscriminadamente (86). y nada más se nos aclara (84). / la sangre que sale de ellas / me ha salpicado el trial» (Obras. de § 1). en el libro Varia lección de clásicos españoles. p. el Santo 83) Página 813. 87) El diminutivo en un romance de Guillen de Castro. 33. t. páginas 291-306. términos que alguna vez utiliza como sinónimos (88). aunque no estén bien valoradas. 84) Para carillo me remito ál Diccionario Histórico de 1936. amica mea. §§ 4-5. En los comentarios sobre esta estrofa se habla de « la paloma de el arca de Noé » (85). / criadas y por criar. que arrastró el diminutivo de palomica (87). 2. Hecho bien sabido. Carillo es término de la poesía pastoril y de las poesías cancioner iles. edic. Ni más ni menos. Por lo que respecta a tórtola tortolica (91). 86) En las páginas 814-815. mas también tiene los ojos claros y amorosos » (90). 1964. Nada de cuanto hemos considerado en este capítulo ha venido a enriquecer nuestros planteamientos. 90) Canción 34. formosa mea. que deja otros ecos en la poesía de San Juan.60 MANUEL ALVAR Dejemos las acepciones de montiña. et veni ». de « la palomica ». . Trascendiendo de los denotadores paloma y tórtola se ha alcanzado el valor de ' alma ' por más que el morfema -ico pueda cumplir los mismos empleos. Porque la paloma no sólo es sencilla y mansa sin hiél. que se inspiran en el Canticum Canticorum (« Surge. que tiene marca tradi cional: «Mátame mis palomicas. 91) Cfr. que no hacen al caso. y quedémonos con el subrayado con que he marcado el texto. Basta recordar los comentarios a las Canciones 13 y 34 del Cántico espiritual (89). 195 b). s. En los comentarios. Academia. el Esposo llama al alma «blanca paloma. estr. que denota « la sencillez y mansedumbre de condición y amorosa contemplación que tiene. Madrid.v. Pienso que tortolica responde a una tradición popular : recuérdese el famosís imo romance de Fontefrida. alabán dola las buenas propiedades que tiene como paloma y tórtola» (p. « como si dixera : Querido Esposo mió » (83). San Juan ha glosado el valor de paloma y tórtola. También ahora pienso que hay una rima motivada. La Biblia dice siempre « dilectus meus » que no tiene la emoción directa de este Carillo. propera. una vez. 89) Páginas 874-875. dos. / Columba mea. de trotolllla y ninguno de tórtola. pero que no afectan a la formación del signo doctrinal desde el diminutivo. 10) y el trasunto paloma> alma se explica « por la blancura y limpieza que ha recibido [el alma] de la gracia que ha hallado en Dios ». hay tres casos de tortolica . §§ 2-3. § 3. de « la paloma que salió » y. 88) En Cántico B (no en A). Pero el diminutivo está lexicalizado : caro no figura sino en la poesía culta y no en la que reproduce las formas y los sentidos populares. Marcel Bataillon. válganos. Palomica y tortolica están en una misma estrofa. 950.

p. Y se descubre un velo que deja pasar un raudal de luz : Cristo es el pastorcico y la pastora. BAAEE. 536. Pastorcico y pastora están en el mismo plano de connotación poética. los diminutivos denuncian un origen tradicional (carillo. fundamental para la transmisión de la poesía sanjuanista : Otras canciones a lo divino de Cristo y el alma.. Leamos la primera estrofa : Un pastorcico. o. 1551. y en su pastora puesto el pensamiento. do abrió sus brazos bellos . 93) «Las avecicas del cielo / Heridas. Volverá a repetir la forma con diminutivo (pastorcico siempre) y la no marcada (pastora siempre). se ha aclarado el mundo de los conceptos y el pastorcico es Cristo martirizado : Y a cabo de un gran rato se ha encumbrado sobre un árbol. está penado. tortolica. 1112. f.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 61 ha procedido como en todos los casos precedentes : el signo doctrinal significa un enriquecimiento del signo poético. 141 a). p. que no puede apartar de su recuerdo a la pastora cruel. bien. sienten amores» (Poesías. t. es ese minúsculo -ico. El que puedan haber sido arrastrados por exigencias de la rima (montiña.] mas avecicas que quieren paresçer a tórtola» (Historia Natural de las Indias. y el pecho del amor muy lastimado (96). la literatura culta y y popular repetida de mil formas parecidas . el alma. pero sí una rúbrica del códice de Sanlúcar. 95) Páginas 43-48 y 148-149. 96) Obras. 61).. Y aquí sí que el sufijo cobra un valor singular. Pero la estrofa última da el salto del signo poético al signo doctrinal . . II.. que siente la soledad del olvido.. pero ahora debo desentenderme de ella porque mi objetivo es otro. que lo viene a caracterizar dentro de estos recursos que llevan hacia el signo doctrinal. Fernández de Oviedo alternará avecica y tórtola: «no hay [. que evoca la esqui vez el olvido. No poseemos comentarios. pero sin transcendencia para mi objeto. 94) Valladolid. 92) Cancionero de Castillo. la crueldad de la hermosa sin piedad. El poema es de una descarnada emoción. avecica). ¿ Por qué la discrepancia morf ológica ? La emoción no está en el neutro pastora. 183 v. lo que transciende el significado de las palabras. Diríamos que todo se entiende : el diminutivo es la emoción del dolor frente a la indiferencia de la denotación. ajeno de placer y de contento. p. y arrastra el sentido de todo el texto. 1855.] sm [. que también me afecta. palomica) tampoco dicen nada a mis pretensiones. Sin embargo. que nos hace sentir piedad por el zagal que sufre mal de amores. p. sin establecer una vinculación posible (montiña es la armonía de potencias y sentidos). puede verse comentada en el tratado de Dámaso Alonso (95). en torno & pastorcico la bibliografía se ha desgranado en abundancia . Madrid. I. que sufre en tierra ajena el dolor de su corazón. solo.

y agora soy señor de guante » (Correas. donde tanto se cantaba. Víctor García de la Concha. ni lo que silenciaron los otros d iminutivos. 289. páginas 151-204. Vocab.62 MANUEL ALVAR y muerto se ha quedado asido dellos el pecho de el amor muy lastimado. 1958. vid. 461 b). 98) Habría que tener en cuenta el influjo de la lírica tradicional en los convent os carmelitas. han sosteni do. Louis Combet. Pero San Juan es un valor aparte. Barcelona. arcaizante por tanto. . ha cobrado ahora un sentido diáfano con esa emoción en la que pastorcico lleva el poema a un resgistro trascendido (97) donde el simple pastor no hubiera tenido un contenido doctrinal (98). Sobre este motivo vid. Farsas y Églog as. fray Luis. de pastorcico. Conclusiones. Y no Es hemos de pensar que ello sea un modo de hacer retórica. / ¿ Viste. si dijéramos lo que los críticos. El arte literario de Santa Teresa. con toda licitud. Si leyéramos esas poquísimas páginas que constituyen toda su creación en verso. Bruce W. Wardropper. pero comprensible desde 97) Cfr. Madrid. Madrid. Más am pliamente trató del tema Emilio Orozco en numerosos sitios de su Poesía y mística. Quijote. E. / un caballero pasar ? » Lucas Fernández. 1978. si recordamos a Lope de Vega : Que tenéis que hacer. edic. Historia de la poesía Úrica a lo divino en la Cristiandad occidental. Para el uso rural. pastorcico santo. p.v. pastorcico). «Haziendose pastorcillo tu que vienes pastorcico tu que vas » (Cejador. 52). y ese valor seguiría siendo inasequible. Lo que no nos dijo montiña. Sancha. Garcilaso. Vocabulario de refranes. páginas 115-172. Wilson. en su libro Entre las jarchas y Cernada. Academia. 99) Obras no dramáticas. Ambigüedades y otras cuestiones en los poemas de San Juan de la Cruz. pero hitos elevadísimos de un quehacer artístico. páginas 360-367. edic. XVI.M. cierto cuando el crítico juzga con los ojos del intelecto. con la inconfundible personalidad de cada uno de ellos. p. Y aun habría que pensar en la duración de esta igualdad (pastorcico = Cristo). 1967. Barcelona. pero aquí se me plantea el primer problema : ¿ esa poesía sin par lo es por ser poesía o más bien consigue sus logros porque no es sólo poesía ? Es decir. madrugando tanto lo dais a entender (99). San Juan serían cimas comparables. Introducción a la lírica de San Juan de la Cruz. con cuantas diferencias queramos. 1959. Pero esta poesía está hecha con palabras y es lícito que estudiemos esa armadura que sostiene el gran edificio de la teoría mística. s. 1977. sino de intentar entender lo que como prodigio es difícilmente inteligible. tendríamos un valor. véanse unos cuantos ejemplos : « j Oh pastorcico serranol. « Pastorcico era yo antes. hermano. p. edic. En relación con la cuestión. Burdeos. Raro es el crítico que al hablar de la poesía de San Juan de la Cruz no se ampare en valoraciones que superan la contingencia human a.

p. Málaga. de] San Juan de la Cruz [c. En este momento nos podemos preguntar : ¿ la poesía sirve a San Juan como fin de su experiencia mística o es un instrumento para escribir los relatos en prosa ? Dicho con otras palabras : ¿ existieron antes los poemas o los comentarios ? Porque no basta con aducir una cronología más o menos conocida.. en la edic. Barce lona. los testimonios de Ortega. de la nota anterior p. Desmenuzan aquella creación como San Juan la suya. si los juzgamos sólo como poesía.. Nueva York. aunque me parece que lo entiendo y que digo verdad. se ha quedado en esos límites que son los de la razón. tras « algu na altísima contemplación [ . además. 1972. válidos por su inigualado valor lírico. y la emoción. Son importantes las obser vaciones de Cristóbal Cuevas en su prólogo a las Poesías completas del Santo. San Juan no es una sibila tocada en el oráculo. del hombre. The Marks of God. sino el espíritu sacudido por la gracia de Dios que posee toda la ciencia por saber comunicado y. que sufría.] y quedaban todavía en el entendimiento unas como vislumbres de los pasados resplandores » (102). que es sólo suyo porque sólo él posee la experiencia que ha de transmitir. 356 a. voy con este lenguaje de que me parece* {Moradas quintas. Digo que perturben porque no aclaran humanamente lo que aquellas canciones nos dicen. ¿ creó como poeta y comentó ? ¿ O tuvo las experiencias y las redujo a poesía ? Prefiero la segunda explicación. Tamayo de Vargas. ! i . cit. que creo fundamentada. A mi modo de ver esto no pugna con algo que sabemos de la biografía del santo : cuenta fray José de Jesús María que las canciones fueron escritas. 102) Hechos heroycos de la portentosa vida [. 1625]. 1982. luego. sino que hacen intervenir un elemento de desequilibrio. válido sólo desde el mundo de la fe y de la experiencia mística (100). que arroja palabras a las que hay que buscar sentido. y el conocimiento de los sabios. Era el cuerpo doctrinal que sustentaba todo su 100) Santa Teresa lo había dicho con palabras que nos llenan de emoción: «En cosas dificultosas. lo que no deja de resultar consolador. 1942). inmenso sin duda. Este es el abismo que separa los versos del carmelita de los de Garcilaso : el Brócense. Madrid. XLVII. . pero que. Sin embargo. Creative Mythology. I. pero se ha abierto una inmensa sima : los comentaristas han aclarado todo con ojos humanos y ahí han plantado un jalón difícilmente alcanzable . . Luis Santullano. San Juan ha explicado algunas cosas humanas. donde se ocupa de la lengua simbólica y aduce. cap. Azara. la reduce a unos poemas. y. cito por la 4* edición. lo tenía aisimilado. | 101) Podría explicar todo esto con el capítulo 3o (The Word behind Words) de la obra de Joseph Campbell. edic. 1717. nunca lograremos entenderlos (101). Herrera. páginas XXXIH-XLIV. que amaba. prenden los versos del gran poeta toledano y los explican. El místico tenía un saber acumulado tras muchos años de lecturas. que poco aclara : el fraile que luchaba. muy pocas y sólo las que servían para sus fines trascendidos.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 63 nuestro conocimiento. Con lenguaje de nuestro oficio diríamos que Garcilaso ha sido objeto de la filología. lo que no tienen Garcilaso ni fray Luis son unos comentarios en prosa que perturben la lectura de esos poemas. Con San Juan nos enfrentamos a un mundo que no nos pertenece.

sino la disposición conceptual a que quedan sometidos y la formula ción una doctrina mística que en ellos no se encuentra estructu de rada. O. por último. levantada esa capa formal de las palabras. seguido por Roger Duvivier en La genèse du «. Entonces recurre a palabras que son sustanciales. Y constituye esa teoría de significados que unas veces gracias a valores metafóricos.Cantique spiritual* de Saint Jean de la Croix. el mejor de sus libros. pero lo más importante no es esto. que ahora nos es útil.A. p. 105) Vid. un crucifijo (104). 107) Eugène A. son esos elementos en los que el significante y el significado se enriquecen con el mundo de la afectividad (107). De otra parte. 284). 104) Vid. Fray Luis de León y San Juan de la Cruz. Maio se acercó al estudio de San Juan desde una dialéctica del amor. Juan posee el don de crear su propia doctrina . pero él debe transmitir : son las palabras con los valores trascendidos que el Santo nos va explicando a lo largo de páginas y páginas para que entendamos lo que sus versos quieren decir (105). Bastaba con formularlo. p. es decir. Bakuzi. que es donde trabajaba. se la dan San esos tomos que consulta en la biblioteca del convento. otras sin correspondencia sensible.S. 105. Desde esa experiencia de conoci miento de Dios escribe una poesía que no es literatura. páginas 298-367. desviadas del uso funcional. Madrid. Saint Jean de la Croix et le problème de l'expérience mystique [1924]. como dijo Jorge Guillen : « San Juan de la Cruz acierta con el equilibrio supremo entre la poesía inspirada y la poesía construida» (103). páginas 178-223. pero en su celda. las que él conoce porque han obrado directamente sobre su alma . Paris. quedarían las palabras sucesivas. 1963. 1977. El cuerpo doctrinario del santo eran esos miles de citas que pun tualmente aduce y que son todos los libros sagrados y muchos autores cristianos. pero no podemos creer que ese fuego era las exigencias de una creación carente de sentido . pero que trata de divinizar a las criaturas. Paris. Manuel Ballestero ha estudiado desde una concepción materialista « La incertidumbre del símbolo » {Juan de la Cruz : de la angustia al olvido. O.. Algunos casos españoles. que utilizó unos textos líricos para manifestarse elaborado. Sin embargo.64 MANUEL ALVAR quehacer. al contrario. las que Dios comunica. existió el saber. y. todo lo escribió « de ciencia experi mental » . los poemas nacían por la proclividad del hombre y la inspiración de Dios. sino un tratado de amor divino. que en El se encontraron y. el breviario y. por eso se bastaba con la Biblia. Vega. P. de apariencia humana. siguiendo las huellas de Plotino (St. ! . vino a ser el resultado de unos caminos emprendidos hacia Dios. antes del poema. 1962. que es simple filología. John of the Cross: ¡ i . Cumbres místicas. Hasta aquí un 103) Lenguaje y poesía. Barcelona. convierten a sus escritos en criatura de arte (106). que. páginas 127-141. 106) Aquí debo hacer mención del célebre tratado de J. eran su expe riencia reducida a poesía. es la visión trascendida de un quehacer. páginas 171-175). 1931. Desde nuestra condición de filólogos nos detenemos en la belleza con que el empleo desusado hace brillar a los signos utilizados por el santo . Madrid. volvieron al místico que los convertía en poesía. testimonios de quienes lo conocieron en la biografía de fray Crisógono (Obras. 1971. Ángel C. después.

texte établi et traduit d'après le manuscrit autographe d'Andújar et précédé d'une introduction par Jean Baruzi. Washingt on.W. páginas 337 y siguientes. no podrá dejar de errar mu cho [. $ 6. Juan de la Cruz. y Cristóbal Cuevas. C. 111) Página 983. y no sólo en lo que concierne a la propia experiencia mística (vid. 1981. Madrid.. Al comentar la canción primera de la Llama de amor viva. § 5. Western Mysticism. en La literatura como signo (edit. XVIII). son 19S7. libro II. clara y bellamente. topas encendidas [. 110) Me parece muy precisa la observación de Baruzi — que siempre habrá que tomar en consideración — ante unos textos de carácter doctrinal como son los Aforismos: «Rien. Madrid. Ellison. también. 1950.. pero no como Un milagro (109).. 507.. Y por si no bastara : Dios «habla de dentro» (112). Pero no era poesía. p. el libro de María Rosa Igaza. Romera Castillo). p.LA PALABRA TRASCENDIDA DE JUAN DE LA CRUZ 65 camino. 1924. Franz Pfeiffer. sino en la doctrina. o locución o forma o figura aprehendible de la visión. A Study of the Mysticism of St. qui ressemble à un travail didactique. Nueva York. 19. signo genérico. 63). 1963. Mi querido amigo Emilio Orozco señaló muchas cosas con justeza . las cuales sienten las almas <jue tienen oídos para * oirías que (como digo) son las almas limpias y enamoradas . 984. J. Evans). Vid. son espíritu y vida . p. el que se atare a la letra. 109) Creo que acierta Camón cuando dice que «la poesía y la prosa están en San Juan de la Cruz entrañablemente unidas» (op. He querido entender una poesía desde mi propia limitación y pienso que también las limitaciones pueden dar luz. 1 12) Ibidem. Y es que la palabra en los tratados tenía que decir con justeza y sin economía de medios lo que la voz de Dios le había dictado. si se quieren aceptar las ponderaciones con que los críticos evocan a los milagros.. lo redujo a lenguaje poético (110). John of the Cross. páginas 97-107. XI. t. 1956. sentido» {Subida del Monte Carmelo. cap. por tomar la inteligencia de ellas a la letra y certeza [. 55.. E. cit. Eulalia Galvarriato). pero conviene leer su Poesía y mística. . no pueden gustar el espíritu y vida de ellas (111).. que los que no tienen el paladar sano. La literatura. p. .] Y así.]. Meister Eckhart (trad. sino que gustan otras cosas. páginas 343 y siguientes). I. 1924. Cfr. 1973). San Juan de la Cruz. distintas de las que yo trato. Londres. : « De esta manera y de otras muchas acaece engañarse las almas acerca de las locuciones y revelaciones de parte de Dios. $ 5). Nueva York. Trueman. p.] por haber guiádose según el sentido en ellas y no dado lugar al espíritu en desnudez del. San Juan lo dijo sin ambigüedad : Y éste es el lenguaje y palabras que trata Dios en las almas purgadas y limpias. como El mismo dice por San Juan. pero si esos signos son más es porque se enriquecen con unos contenidos que trascienden y los hacen signos doctrínales (108). ici. Burdeos. Don Cuthebekt Butlek. Que nos quede The Imagery of Eros. 108) Queda fuera de mi propósito saber cómo recibía el santo las comunicac iones sobrenaturales. páginas 118-123. Madrid. espíritu de llama (trad. La progression est lyr ique » (Aphorismes de Saint Jean de la Croix. Y se había formulado al hacer que un signo enr iquecido volviera a enriquecerse con unos valores que ya no cabían en las preceptivas de los escoliastas.. The Stylistic Relationship between Poetry and Prose in the « Cántico espiritual » of San Juan de la Cruz. Las cuales palabras. La doctrina se expuso en prosa. Bien es verdad que et filósofo griego suele ser aducido cuando se habla de la naturaleza del éxtasis. Cuando el saber estuvo organizado y tenía un cabal sentido. Teresa of Jesus and St. En otras cosas ya no comparto su criterio. de B. The Crucible of Love. vid. el milagro no estaba en la poesía. O. p. Véase. también E.

paginas 287-293. El raja yoga de San Juan de la Cruz.66 MANUEL ALVAR ese signo doctrinal enriquecedor de un signo previamente enriquecido y la certeza de que una poesía humana ha alcanzado todo su tra scendencia porque antes existió una fuerza espiritual que rebasó las limitaciones de ser hombre (113). vid. Contenido e Historia. Real Academia Española. hay motivos que pueden establecer vinculaciones con nuestro tema. Se trata de un estudio comparativo de nuestro místico con el yoga de las ocho ramificaciones. o Ashtamga-yoga. 1972. Madrid. 1974. que es lo que aquí interesa. páginas 126-147. con trasvase de cierta terminología. Cristóbal Cuevas. . Manuel ALVAR. Influencia en h Mística española. 113) Hay un librito sugestivp que merece la pena que lo citemos aquí: Swami Siddheswarananda. Otros datos de posibles comparaciones en Zen de Joseph Campbell. El pensamiento del Islam. En cuanto a las vinculaciones con la mística musulmana. de Pantajali.1974. Aunque limitado a problemas místicos. México. . precisamente para fijar el carácter inspirado de los contenidos semánticos. Nueva York. estudio de 1969 que se incluye en el libro Myths to Uve By.