Distribución gratuita

Expresión y Apreciación Artísticas I y II

Prohibida su venta 2004-2005

Programas y materiales de apoyo para el estudio

Licenciatura en Educación Preescolar

Programa para la Transformación y el Fortalecimiento Académicos de las Escuelas Normales

3o 4
y

o

semestres

Expresión y Apreciación Artísticas I
Horas/semana: 4 Créditos: 7.0

Programa

Introducción
La educación preescolar tiene como propósitos promover en los niños el desarrollo de sus potencialidades cognitivas y comunicativas; la confianza en sí mismos; la seguridad y el respeto en sus relaciones con los demás; la sensibilidad y creatividad para expresarse a través de los lenguajes artísticos y para apreciar las diversas manifestaciones del arte; así como el desarrollo de las capacidades y disposiciones para el aprendizaje permanente. Las actividades de expresión y apreciación artísticas cumplen un papel muy importante en el logro de estos propósitos educativos, porque la música, la danza, la plástica y el teatro generan en los niños sensaciones y emociones, les permiten expresar y construir ideas, desarrollar su imaginación y su capacidad creativa, conocer su cuerpo y sus posibilidades de movimiento, y estimulan el conocimiento de sí mismos y del mundo que les rodea, así como diferentes formas de relacionarse con los otros. Para aprovechar las potencialidades educativas de la apreciación y expresión artísticas, es necesario primero que las futuras educadoras1 comprendan la importancia de los lenguajes artísticos en el desarrollo de los niños y adquieran las herramientas básicas que les permitan propiciarlos de manera sistemática y oportuna, atendiendo a los intereses y las posibilidades de los niños. Estos son los principales propósitos de la asignatura Expresión y Apreciación Artísticas que establece el actual Plan de Estudios para la Licenciatura en Educación Preescolar. Para lograr tales propósitos formativos, los programas de los cursos que comprende esta asignatura tienen tres características fundamentales: a) Se otorga igual importancia tanto a la expresión o producción artística como a la capacidad para apreciar las diferentes formas en que otros se manifiestan. Los dos aspectos son inseparables en la educación artística y están íntimamente relacionados: cuando los niños cantan, dibujan o mueven su cuerpo, observan lo que ellos mismos hacen y lo que realizan sus compañeros; comentan y comparan sus trabajos. Al intercambiar puntos de vista sobre sus producciones o experiencias, los niños hacen conscientes sus gustos y motivaciones, conocen las formas en que los demás se manifiestan y con ello se favorece la adquisición de nuevos conocimientos e intereses. Si bien se reconoce que a través de las actividades de expresión se da la oportunidad a

1

La mayoría de estudiantes que cursan la Licenciatura en Educación Preescolar son mujeres, por ello, en este documento se utilizan los términos: las estudiantes normalistas o las futuras educadoras, entre otros, pero siempre haciendo referencia al conjunto de estudiantes que comprende tanto a hombres como a mujeres.

9

los niños de exteriorizar sus experiencias, lo que piensan y sienten, el descubrirse a sí mismos y a los demás, es importante reconocer que la apreciación ocupa un lugar importante en el desarrollo del niño porque constituye la capacidad que tienen para observar, escuchar, percibir, disfrutar, identificarse y externar su opinión sobre las diversas manifestaciones artísticas; sin embargo, es frecuente que en esta área se preste mayor atención a la expresión sobre las oportunidades para la apreciación. Este hecho, que aparentemente da prioridad al desarrollo de las capacidades creativas, en realidad se convierte en una limitación, puesto que reduce las posibilidades de niños, adolescentes o adultos para conocer y disfrutar, entre otras cosas, música que no suele escucharse en el ámbito familiar, observar imágenes de pintura, fotografías y esculturas difíciles de encontrar en la vida cotidiana, expresar lo que sienten ante el desarrollo de obras de danza y teatro e intercambiar ideas con sus compañeros sobre lo que representa el trabajo artístico; de ahí la relevancia de que la escuela sea un espacio en el que se impulsen las oportunidades de los niños para apreciar las manifestaciones artísticas. b) Considera la observación y la práctica como la base para promover la reflexión y el desarrollo de habilidades y actitudes para la educación artística en los jardines de niños. Mediante la observación, las estudiantes podrán conocer las formas concretas que adquiere la educación artística en los planteles de educación preescolar: qué tipo de actividades se promueven, el sentido de estas actividades, los medios y recursos que utiliza la educadora en el desarrollo de las actividades, las competencias que ponen en juego los niños al realizarlas, sus reacciones frente a diversas propuestas y tareas, entre otras cuestiones. La práctica pondrá a las futuras educadoras frente al reto de diseñar o adaptar propuestas didácticas específicas, seleccionar materiales y, especialmente, encontrar las formas para involucrar a los niños en actividades de este tipo y mantener su interés y el gusto por realizarlas, sin perder de vista los propósitos fundamentales de la educación artística: el desarrollo continuo de las capacidades expresivas, de la sensibilidad y del gusto estético de niñas y niños. De igual forma, las estudiantes podrán reconocer que las actividades de expresión y apreciación artísticas que se proponen en el jardín de niños también deberán favorecer y apoyar los procesos de desenvolvimiento cognitivo, de lenguaje, motor, y afectivo y social de los niños. Junto con estas actividades –la observación y la práctica–, el curso ofrece oportunidades para que las estudiantes normalistas se relacionen con los diferentes lenguajes artísticos, a través de actividades que les permitan experimentar sus propias posibilidades para la expresión musical, corporal, plástica y teatral, y aprecien obras artísticas a su alcance, así desarrollarán su interés y gusto por el arte. Estas actividades tienen doble intención: contribuir a la formación artística de las futuras educadoras y, al mismo tiempo, servir de base para su desempeño profesional. En la medida en que disfruten las experiencias y enfrenten retos que enriquezcan su expresión y su capacidad de apreciación artística, obtendrán elementos para reflexionar sobre los procesos que siguen los niños en el desarrollo de sus capacidades expresivas.

10

c) Promueve el análisis de situaciones y de textos que orienten la práctica docente. Los cursos fomentan la consulta permanente de diferentes fuentes de información, entre ellas los textos, que cumplen una función importante en la orientación y el sentido pedagógico de las actividades, así como en la comprensión de los procesos de desarrollo de la expresión y apreciación artísticas de los niños. Lejos de pretender que las alumnas se concentren en la formulación de definiciones y conceptos o en el desarrollo de técnicas artísticas, se busca que reflexionen sobre los planteamientos que se hacen, obtengan ideas para analizar la práctica actual, y encuentren propuestas para desarrollar sus competencias didácticas al aplicar actividades de expresión y apreciación artísticas a fin de propiciar que los niños de educación preescolar pongan en juego sus capacidades básicas. La combinación de estas actividades durante los dos cursos permitirá que las estudiantes adquieran los conocimientos y las habilidades necesarias para poner a sus alumnos frente a situaciones novedosas y atractivas que les planteen retos y les permitan desarrollar diversas formas de expresión, enriquecer su experiencia, así como diversificar y descubrir nuevos intereses a la vez que ponen en juego sus capacidades cognitivas, lingüísticas, motrices, afectivas y sociales. Por otra parte, las alumnas también desarrollarán capacidades para aprovechar los recursos del medio y crear espacios en los jardines de niños donde los pequeños tengan acceso –junto a sus propias producciones artísticas– a otras manifestaciones del arte. De este modo, estarán en condiciones de contribuir a la superación de prácticas que, bajo el título de actividades artísticas, limitan la expresión real de los alumnos, pues suelen carecer de sentido para ellos y se concretan a la copia de modelos, a veces demasiado simples, que promueven una visión estereotipada de la experiencia artística.

Propósitos generales del curso
Con el estudio de los temas y la realización de las actividades se espera que las estudiantes normalistas: • Reconozcan la importancia de la educación artística en la formación integral del individuo; en particular, la influencia que ejerce en el desarrollo de las capacidades cognoscitivas, de lenguaje, sociales y afectivas, y motrices de los niños. • Valoren la función de la educación preescolar como servicio que ofrece oportunidades de expresión y apreciación artísticas para estimular en los niños su percepción, sensibilidad e imaginación a la vez que descubran, exploren y experimenten sus posibilidades expresivas utilizando materiales, movimientos y sonidos. • Comprendan que las actividades artísticas relacionadas con la música en la educación preescolar contribuyen a que los niños reconozcan a ésta como un lenguaje propio que les sirve para expresarse libremente; asimismo, analicen cómo las actividades de expresión corporal permiten al niño conocer su cuerpo y sus

11

posibilidades de movimiento y estimulan el conocimiento de sí mismos y del mundo que les rodea. • Obtengan elementos básicos que les permitan diseñar y aplicar estrategias didácticas novedosas e interesantes para promover tanto la expresión musical y corporal como la apreciación de estos lenguajes artísticos, tomando en cuenta las características de los niños y los propósitos educativos del nivel preescolar.

Organización de los contenidos
Los contenidos se organizan en tres bloques temáticos: En el bloque I, “Los niños y sus capacidades expresivas”, se estudia la importancia del arte en el desarrollo de las personas y en particular del niño. Con base en las experiencias personales respecto al arte y en el análisis de los materiales que se proponen, las estudiantes reconocen que las actividades artísticas promueven en las personas otras formas de conocer el mundo, de advertir cualidades que cotidianamente escapan a su atención al mismo tiempo que disfrutan esas expresiones. Al analizar los juegos espontáneos de los niños se espera que las estudiantes identifiquen en ellos algunas actividades que tienen relación con las manifestaciones artísticas y comprendan que cuando los pequeños ingresan al jardín de niños han desarrollado una serie de habilidades para expresar sus ideas, sentimientos y emociones y para comprender y gozar los distintos lenguajes artísticos. En este bloque se plantea también que las estudiantes comprendan el sentido formativo de las actividades artísticas en el jardín de niños y el papel que la educación preescolar puede desempeñar en el enriquecimiento de las experiencias artísticas de los niños. Mediante el análisis de diferentes posturas y de la práctica educativa en los planteles de educación preescolar respecto a la libre expresión y el respeto a los intereses de los niños, se espera que las estudiantes adquieran herramientas para aprovechar y mantener el gusto que muestran los pequeños por estas actividades y crear nuevas oportunidades para su diversificación en formas y niveles de complejidad, como la apreciación de eventos que incluyan las diferentes manifestaciones artísticas del medio cultural en que se desenvuelven. Las alumnas también reflexionan sobre las prácticas pedagógicas que comúnmente se realizan en el jardín de niños para promover la expresión y apreciación artísticas, y su impacto en los procesos de desarrollo y aprendizaje de los niños. Es usual que se parta de la idea errónea de que la tarea central de este nivel educativo, respecto a la educación artística, consiste en la preparación de festivales donde participan sólo algunos alumnos, o en la realización de acciones como: colorear dibujos referentes al tema que se está tratando, cantar la canción alusiva a la fecha o a la actividad que se realiza como: aseo, saludo, despedida, entre otras. En este sentido, el programa promueve el análisis de las prácticas artísticas en el jardín de niños, con la intención de que las estudiantes comprendan que

12

entre dichas actividades algunas difícilmente logran fomentar el gusto de los niños por las artes o por la expresión artística, ni desarrollar su percepción, sensibilidad, imaginación y creatividad. En la última parte de este bloque se persigue que las alumnas normalistas analicen las oportunidades que brinda la escuela para la apreciación de las manifestaciones artísticas y su impacto en la expresividad infantil, reconociendo que, en la medida que los niños tengan experiencias variadas y ricas en el campo artístico, mayores serán sus posibilidades para expresar sus sentimientos, necesidades y emociones a través de los lenguajes artísticos y para desarrollar su imaginación y capacidad creativa; también se pretende que comprendan las relaciones que existen entre el desarrollo de estas formas de expresión (música, danza, plástica o teatro) y el desarrollo cognitivo, del lenguaje, social y afectivo, y motor de los niños. El bloque II, “Expresión y apreciación musicales”, tiene como propósito que las estudiantes valoren el impacto de la música y el canto en la formación de los niños desde sus primeros años de vida, en especial, en el desarrollo del lenguaje y de la sensibilidad. Al mismo tiempo, y de acuerdo con las características del programa enunciadas anteriormente, se pretende que reconozcan la disposición y la capacidad que tienen los niños para disfrutar de distintos tipos o géneros musicales más allá de lo que se conoce como “música infantil”. Si bien se sugiere que estos dos procesos –el de creación y el de apreciación– se aborden de manera paralela en la educación preescolar, se han separado en este programa con el propósito de que las alumnas normalistas puedan centrar la atención en el estudio de aspectos particulares de uno u otro proceso. Con base en sus experiencias y observaciones sobre la manera en que los niños se relacionan con la música en su vida cotidiana, las estudiantes analizan los factores que influyen en el desarrollo de las capacidades para la apreciación y la expresión musicales e identifican a la audición como una forma básica para promover en los niños el gusto por la música. El entorno sonoro es otro de los temas que se aborda en este bloque, por lo que las estudiantes analizan las posibilidades que ofrece dicho entorno en relación con la exploración musical de los niños, comprenden de qué manera influye en la disposición y capacidad de los niños para disfrutar los distintos tipos de música, o en sus preferencias musicales, además revisan las implicaciones que tiene la percepción de los sonidos en el desarrollo cognitivo de los niños. En este bloque las estudiantes valoran la importancia del canto en la expresión musical infantil y revisan las condiciones que la educadora debe tener en cuenta para promover en los niños el gusto por el canto. La revisión de textos que tratan estos temas se complementa con la indagación y el análisis de los contenidos y de las actividades en que la expresión y apreciación musicales cobran forma concreta en los jardines de niños. El estudio de las propuestas y de la realidad escolar permitirá a las estudiantes conocer y seleccionar criterios para elegir

13

canciones adecuadas para los niños, estimular en ellos la percepción de los sonidos y para aprovechar las posibilidades que ofrece el entorno sonoro en la educación musical. Los contenidos de la última parte de este bloque se dirigen al conocimiento, el análisis y la experimentación de diversas propuestas didácticas (por ejemplo: variación e improvisación de canciones, piezas musicales o secuencias sonoras) y de materiales que contribuyen a diseñar y poner en práctica actividades específicas respecto a la expresión y apreciación musicales en el jardín de niños: ejecución vocal, experimentación con los movimientos y sonidos corporales, uso creativo de los instrumentos sonoros, entre otras. Se analiza la función educativa de los recursos o materiales que se utilizan para realizar las actividades y algunas estrategias para aprovechar los recursos del entorno natural y social de la escuela, también se analizan los criterios que conviene tomar en cuenta para la organización y el desarrollo de las actividades en el jardín de niños. El bloque III, “Expresión corporal y apreciación de la danza”, está dedicado a la reflexión y al desarrollo de actividades relacionadas con la expresión corporal y la apreciación de la danza. Se parte del reconocimiento de las características del movimiento corporal como necesidad natural y como medio de expresión: las diferencias entre las características del movimiento corporal cotidiano (instintivo, pragmático o rutinario) y las de la expresión corporal como lenguaje artístico; respecto a este último punto, se promueve la revisión y el análisis de las actividades que se realizan en los jardines de niños: las que se dirigen al desarrollo de la expresión corporal y las que fomentan su apreciación y sensibilización; por ejemplo, la expresión corporal de sus pares al realizar actividades con esta finalidad y los eventos de danza a que tengan acceso. En este bloque se analizarán las ventajas, los límites y las posibilidades de la imaginación, el juego y la imitación como medios para estimular la expresión corporal de los niños. Por su importancia en el proceso educativo en su conjunto, uno de los temas se dedica a la reflexión acerca de la influencia que la expresión corporal de las educadoras (movimientos, gestos, actitudes que manifiestan durante las actividades que promueven) ejerce en la comunicación y en la relación con las niñas y los niños que atienden. Con base en las conclusiones obtenidas en el estudio de estos temas, las futuras educadoras conocerán y experimentarán medios y recursos para que los niños descubran y exploren variadas formas para expresarse a través del movimiento: su propio cuerpo, la exploración y uso del espacio, la manipulación y animación de objetos. Finalmente, las normalistas estudian las posibilidades de los estímulos sonoros, principalmente la música, y de objetos que pueden servir de apoyo para suscitar el movimiento corporal de los niños.

Orientaciones didácticas generales
Como una contribución al enriquecimiento y la diversificación de las formas de enseñanza y de aprendizaje, a continuación se presenta una serie de orientaciones que conviene tener en cuenta para el mejor desarrollo del curso. 14

Planeación de las sesiones
Para el logro de los propósitos del curso, es necesario que los profesores que imparten la asignatura organicen las actividades a realizar durante cada sesión de trabajo, con base en dos aspectos: • Los propósitos generales del curso y los contenidos de cada bloque temático, para definir los propósitos de cada sesión. • La revisión anticipada de los materiales de estudio y de las actividades que se sugieren, para definir con claridad las cuestiones o los puntos fundamentales para el análisis y la discusión, así como para diseñar las actividades prácticas adecuadas a los propósitos de la sesión. Organización de actividades. Las actividades sugeridas en los tres bloques temáticos, lejos de constituir secuencias completas o rígidas, pretenden servir como base para que maestros y estudiantes seleccionen o agreguen las que consideren convenientes, de acuerdo con los propósitos y el enfoque del curso. Lecturas, discusiones, observaciones, juegos, audiciones, cantos y ejercicios de expresión corporal y danza, son las principales actividades que se realizan durante el curso; es necesario que el maestro tenga una visión clara sobre cuáles se harán durante las sesiones y las que se llevarán a cabo en tiempos extraclase. Es necesario que todas las actividades tengan sentido para las estudiantes y relación con los temas de estudio, y que los elementos a obtener sean de utilidad, no sólo en la sesión en que se desarrollen sino como referentes para la intervención docente. Actividades prácticas. Cuando las estudiantes realicen actividades prácticas de música y expresión corporal es conveniente considerar un tiempo breve para lograr su disposición y su interés hacia la actividad, a través de situaciones que estimulen su sensibilidad, imaginación y capacidad creativa. Un aspecto importante, que no debe perderse de vista al planear las actividades prácticas que se realizarán en grupo, es su intención educativa. Este tipo de actividades tienen un valor en sí mismas, pero también tienen la función didáctica específica de ejemplificar y llevar a la práctica los elementos que se abordan en el estudio de los temas. Una actividad de expresión corporal, por ejemplo, tiene el propósito de que las estudiantes observen la relación entre el juego y la forma personal de expresarse; alguna otra se enfocará hacia la reflexión sobre cómo se manifiestan los estereotipos en las improvisaciones y la manera de trascenderlos creativamente. Así, cada experiencia musical o dancística debe llevar a las estudiantes hacia la reflexión, el análisis y la discusión en relación con los temas y materiales de estudio. Los recursos. En este curso se utilizan diferentes materiales: grabadoras, audiocintas, discos compactos, instrumentos sonoros y telas, entre otros. Es importante que las estudiantes aprovechen los recursos del medio donde se desenvuelven y comprendan que su valor radica en las posibilidades que ofrecen para la expresión y no en lo sofisticado o costoso que sean. Al planear las sesiones, el profesor preverá los materiales necesarios para disponer de ellos oportunamente. 15

Las audiocintas o discos compactos son materiales importantes para este curso, pues constituyen uno de los recursos más prácticos con que las estudiantes tendrán acceso a diferentes tipos de música; en especial, se han propuesto como base la colección Disfruta y aprende. Música para la escuela primaria y la primera cinta de Cantemos juntos, por ser materiales accesibles tanto a los jardines de niños como a las escuelas normales y porque contienen un amplio repertorio de estilos musicales. Maestros y estudiantes normalistas pueden enriquecer este repertorio con su acervo personal y con materiales que adquieran por distintas instancias. Es necesario que las estudiantes busquen la manera de contar con las audiocintas o discos compactos de forma individual con el fin de que, por un lado, puedan escucharlas con atención en el momento que consideren oportuno y durante el tiempo suficiente y, por otro, amplíen su propio acervo con recursos útiles para su práctica docente. Otro aspecto que el maestro tomará en cuenta en su planeación es el uso del espacio; en virtud de que las sesiones abarcan tanto actividades de análisis y discusión como prácticas de expresión corporal, danza y música, y de apreciación teatral y plástica, debe tener claridad sobre cómo adecuar el espacio de clase o si requerirá de espacios como el jardín, el patio, el auditorio o el salón de actos, entre otros.

Aprovechamiento de los materiales de estudio
Los textos que apoyan el estudio de los temas del curso ofrecen elementos, estrategias y recursos útiles para el ejercicio docente de las futuras educadoras; por lo tanto, es necesario revisarlos con atención, analizar sus principales planteamientos y comentar o discutir en clase sobre ellos. Aunque la mayoría de los textos son breves, claros y sencillos, al comentar su contenido puede generarse dispersión; para que esto no suceda, se buscará centrar el análisis y la discusión en los puntos o temas que se señalan en la secuencia de actividades de este programa de estudio. Asimismo, los materiales cumplen una función orientadora y propositiva respecto al enfoque del curso y brindan información básica para el desarrollo de los temas. Por lo tanto, además de propiciar y guiar la lectura de las estudiantes, el maestro retomará las ideas relevantes de los autores en relación con los temas de estudio y promoverá el análisis y la discusión sobre esas ideas durante las sesiones de clase. Es necesario no perder de vista que los elementos a obtener en cada lectura, análisis o discusión, se retomarán en otras actividades o sesiones. Para optimizar el tiempo de las sesiones de clase en el análisis, la discusión de los temas y en las actividades prácticas, se sugiere que las lecturas se realicen en tiempo extraclase. El profesor motivará a las estudiantes para que no se limiten a leer sólo los capítulos o fragmentos que se proponen de cada libro, sino que revisen todo el contenido de las obras y lean los capítulos o temas de su interés. Otra alternativa es propo-

16

nerles leer al menos dos títulos completos durante el curso como, por ejemplo: Taller de animación musical y juegos, de Luis María Pescetti, y La expresión corporal y el niño, de Patricia Stokoe.

Registro de información
En esta parte de su formación las estudiantes ya comprendieron que la redacción de textos les permite afirmar o definir mejor sus ideas, porque al escribir analizan y reflexionan sobre la información que tienen; por lo tanto, conviene recordar la necesidad de que lleven un registro de los textos que leen, de las reflexiones y los elementos que obtienen de su lectura, así como de los temas abordados en clase, las discusiones y las conclusiones obtenidas en grupo, en equipo o individualmente. También es fundamental que registren las diversas estrategias didácticas que se diseñen para aplicar con los niños, con el propósito de que integren o enriquezcan un archivo didáctico que les servirá en su futuro trabajo docente. Pueden hacer estas fichas didácticas en el mismo cuaderno de notas o estructurar un fichero independiente; lo importante es que sea útil y práctico en su manejo. Otro motivo para el registro de información lo constituyen las experiencias de apreciación artística de las estudiantes, pero no se trata de que escriban después de escuchar una obra musical o de ver una presentación de danza o de teatro: cuando no tienen la posibilidad de comentar la experiencia con otros, escribir sus impresiones generales –si les gustó o no y por qué, o los aspectos y elementos que más llamaron su atención– les ayudará en la reflexión sobre sus gustos y en la definición de sugerencias para promover actividades de apreciación artística en los jardines de niños. Las formas de registro pueden ser distintas, dependiendo del tipo de información, pero las más usuales son el resumen, la bitácora, los cuadros sinópticos, las fichas didácticas y el diario de observación y práctica. Independientemente de la forma en que se registre, es necesario que las estudiantes recopilen o concentren la información para facilitar su consulta, pues acudirán a ella con regularidad.

Trabajo individual, en equipos y en grupo
En las actividades que se sugieren para desarrollar el curso se promueve el trabajo individual, en equipos y en grupo. No está de más señalar la importancia que tiene la participación del profesor en estas tres modalidades, no sólo porque él es responsable de coordinar y orientar las actividades, sino también porque con sus conocimientos, opiniones y experiencias contribuye significativamente a la formación de las estudiantes. En la realización de actividades prácticas, el maestro mantendrá una actitud de apertura, disposición, tolerancia y respeto; sobre todo, motivará la participación de las estudiantes con interés, convicción y su propia participación.

17

Las estudiantes leen y analizan los textos básicos en forma individual, y registran sus reflexiones, puntos de vista, experiencias y propuestas; es necesario que intercambien en clase estos elementos y que participen activamente en los momentos de trabajo en grupo o en equipo.

Observación y práctica en los jardines de niños
Las estudiantes observarán las actividades artísticas que se realizan en los jardines de niños y pondrán en práctica algunas actividades didácticas sencillas, relacionadas con la música o con la expresión corporal. Estas experiencias les permitirán ejercitar sus habilidades docentes, observar el desenvolvimiento de los niños y establecer relaciones con los elementos o los temas que se aborden en clase. Es necesario que registren tanto sus observaciones como sus experiencias durante las prácticas y que las compartan, analicen y enriquezcan en las sesiones de la escuela normal con sus compañeras. La preparación de las actividades que aplicarán en el jardín de niños y el análisis de sus resultados se llevarán a cabo en el tiempo destinado a la asignatura Expresión y Apreciación Artísticas; sin embargo, es importante establecer acuerdos con el profesor de Observación y Práctica Docente I, para realizar un trabajo coordinado que permita a estudiantes y maestros contar con la información correspondiente a los tiempos que destinarán a las jornadas de observación y práctica y definir las características de las actividades que se realizarán en cada una.

Relación con la música y la danza
Un componente importante en el desarrollo de este curso son las experiencias de las estudiantes en relación con las actividades de educación artística, sobre todo con música y expresión corporal y danza. Cabe señalar que estas experiencias no se limitan a las que se realizan en el salón de clase, porque en la misma escuela normal, en la comunidad o a través de los medios de comunicación, encontrarán diversas oportunidades para participar en talleres, presentaciones y conciertos que enriquezcan su visión sobre estas formas de expresión. Es importante que el maestro promueva y aliente la participación de las estudiantes en estos espacios.

Sugerencias para la evaluación
Para evaluar el aprovechamiento de las estudiantes, es necesario considerar tanto los propósitos generales del curso como los contenidos temáticos de cada bloque, tomando en cuenta su interés y disposición por estudiar los temas propuestos y por participar en las actividades prácticas. Algunos aspectos que permiten valorar el logro de los propósitos del curso son los siguientes: 18

• Capacidad para seleccionar, comprender y utilizar la información contenida en los materiales de estudio. • Habilidad para preguntar, explicar y argumentar durante la participación en las discusiones y en la elaboración de propuestas didácticas. • Actitud que manifiestan en las actividades de expresión y apreciación artísticas. • Capacidad para registrar y analizar la información obtenida durante las actividades de observación y práctica en el jardín de niños. • Habilidad para establecer conclusiones sobre los temas estudiados y para aprovechar tales conclusiones en el diseño de propuestas didácticas. • Competencia para aplicar actividades de expresión y apreciación artísticas con los niños de educación preescolar. De la misma manera que se explica a las estudiantes los propósitos y la organización del curso antes de iniciarlo, es importante informarles sobre los procedimientos que se seguirán para evaluar su desempeño y aprovechamiento. Durante el desarrollo del curso, y con base en los aspectos señalados anteriormente, el maestro valorará la capacidad de las estudiantes para reconocer y argumentar la importancia que tienen las actividades de expresión y apreciación artísticas –sobre todo las relacionadas con la música y la expresión corporal– en el desenvolvimiento y en la educación de los niños que asisten a preescolar; la comprensión de los propósitos que se persiguen al fomentarlas en los jardines de niños; el diseño de estrategias para promoverlas, y en la aplicación de éstas, la habilidad para poner en práctica los elementos que obtienen con el estudio de los temas del curso. Es necesario recordar que, además de valorar el aprovechamiento de las estudiantes durante el curso, el proceso de evaluación permite al maestro reflexionar sobre su forma de planear o preparar las sesiones, de enseñar, de poner en práctica las actividades, el tipo de estrategias que utiliza, la relación que establece con sus alumnas y los procedimientos de evaluación que aplica.

Organización por bloques

Bloque I. Los niños y sus capacidades expresivas
Temas
1. La importancia de la educación artística en el desarrollo integral de las personas. 2. Los niños y las actividades artísticas. a) Las manifestaciones artísticas espontáneas de los niños. b) El desarrollo de la imaginación, la capacidad creativa y el gusto estético de los niños a través de las actividades artísticas. 19

3. El valor formativo de las actividades artísticas en el jardín de niños. a) Las oportunidades que puede brindar la escuela para la apreciación de las manifestaciones artísticas y su impacto en la expresividad infantil. b) Los lenguajes artísticos y la labor docente en la educación preescolar: el problema del artificio.

Bibliografía y otros materiales básicos *
SEP (1996), Aprender a mirar. Imágenes para la escuela primaria, México (portafolio con 40 imáge-

nes y libro). — (1998), Disfruta y aprende: música para la escuela primaria, México (paquete de 20 audiocintas y libro). Eisner, Elliot W. (1994), “La función de las artes en la especie humana”, en Educación, núm. 57, San Juan, Departamento Libre Asociado de Puerto Rico, pp. 210-216. —(1995), “¿Qué puede aportar el arte?”, en Educar la visión artística, Barcelona, Paidós (Paidós educador), pp. 255-257. Vigotskii, L. S. (1997), “Imaginación y realidad”, en La imaginación y el arte en la infancia. Ensayo psicológico, México, Fontamara (Fontamara, 183), pp. 15-29. Spravkin, Mariana (1998), “Acerca de dones y adquisiciones. ¿De qué se trata la libre expresión?”, “Los intereses de los chicos” y “La hora de plástica, un espacio para la apropiación cultural”, en Judith Akoschky et al., Artes y escuela. Aspectos curriculares y didácticos de la educación artística, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 102-106, 107110 y 119-126. Brandt, Ema (2000), “La revalorización de la educación artística”, en Ana Malajovich (comp.), Recorridos didácticos en la educación inicial, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 246-249.
SEP (2004), “Expresión y apreciación artísticas”, en Programa de Educación Preescolar 2004, México,

pp. 94-97.

Bibliografía y otros materiales complementarios
Beetlestone, Florence (2000), Niños creativos, enseñanza imaginativa, Madrid, La Muralla (Aula abierta). Eisner, Elliot W. (1995), “Por qué enseñar arte”, en Educar la visión artística, Barcelona, Paidós, pp. I-II.
SEP (2003), Miradas al arte desde la educación (Serie Cuadernos. Biblioteca para la actualización

del maestro). Vigotskii, L. S. (1997), “Arte e imaginación”, en La imaginación y el arte en la infancia. Ensayo psicológico, México, Fontamara (Fontamara, 183), pp. 7-13.

* En todos los bloques, la bibliografía se presenta siguiendo el orden de las actividades.

20

Actividades sugeridas

Tema 1. La importancia de la educación artística en el desarrollo integral de las personas 1. En grupo, comentar sus experiencias personales en relación con la música, las artes plásticas, la danza y el teatro. Para guiar los comentarios se proponen las siguientes cuestiones: • ¿Cuál actividad artística han practicado?, ¿cuál es de su preferencia? • ¿A qué actos artísticos y culturales acuden regularmente? • ¿Qué parte de su tiempo libre dedican a la apreciación y a la expresión artísticas y qué beneficios les aportan esas experiencias? • ¿En cuáles actividades artísticas participaron durante la infancia?, ¿cuál fue la valoración familiar y social de esas expresiones y cómo ha influido en su actual acercamiento a las artes? Establecer coincidencias y en plenaria discutir cuáles son los principales obstáculos que se les han presentado para el ejercicio y disfrute de la actividad artística, y la forma en que repercutió en su gusto por los lenguajes artísticos. 2. En equipo, participar en una experiencia relacionada con la música, la plástica, la danza o el teatro; se propone desarrollar una secuencia similar a alguna de las siguientes: a) Observar y comentar una lámina del material Aprender a mirar. Imágenes para la escuela primaria. Mencionar los diferentes elementos que observan en la pintura, argumentar sus puntos de vista, imaginar que están en ese lugar y expresar las sensaciones que les produce. Después mencionar los lugares donde vieron cuadros como ése y qué actitudes asumieron al verlos. b) Escuchar una pieza musical del material Disfruta y aprende. Música para la escuela primaria. Al terminar, comentar cuáles fueron las sensaciones o sentimientos que experimentaron al escuchar la pieza, qué imaginaron y en qué momento; les gustó o no, por qué, cuáles fueron los momentos que les gustaron más; si escuchan frecuentemente este tipo de música y en qué situaciones. c) Explorar libremente las posibilidades de movimiento apoyándose en una cinta elástica (recorte) de tres metros de largo, primero de forma individual y luego en parejas. En seguida, con su cuerpo y el resorte formar diversas figuras geométricas: triángulos, cuadrados y rectángulos. Como cierre de la actividad en equipos, crear una escultura con diferentes posturas de su cuerpo a partir del resorte. Apreciar las creaciones y comentar, ¿cómo se sintieron?, ¿qué les gustó? y ¿qué otras cosas les agradaría hacer? 3. Comentar al resto del grupo sus principales impresiones acerca de la actividad realizada y en plenaria discutir tomando en cuenta las siguientes preguntas: • ¿Por qué las actividades de expresión y apreciación artísticas se consideran importantes en la vida de las personas? 21

• ¿Qué se requiere para disfrutar de las manifestaciones artísticas y desde qué edad un individuo puede relacionarse con el arte? • ¿Cómo puede influir la escuela en el gusto de las personas por las actividades de expresión y apreciación artísticas? 4. Leer “La función de las artes en la especie humana” y “¿Qué puede aportar el arte?”, de Eisner, y en plenaria hacer un comentario breve acerca de las siguientes afirmaciones del autor: • El arte nos recuerda que el acto de observar intensamente, de abrir la sensibilidad al entorno, produce una recompensa cualitativa en la vida. • Las artes o las actividades artísticas tienen gran influencia en el desarrollo intelectual del niño. • Cada una de las artes puede considerarse como una lengua; es decir, un vehículo para expresar el pensamiento. • La gente aprende a ver estéticamente cuando se le da la oportunidad de aprender a mirarse artísticamente. • Las artes aportan fundamentos a nuestras experiencias, desarrollan nuestra perceptividad y, por lo tanto, nos permiten apreciar lo que previamente resultaba insignificante. 5. En tiempo extraclase, realizar algunas actividades como: escuchar una obra musical, observar una exposición de obra plástica, un espectáculo de danza o una representación teatral. 6. Tomando en cuenta los aprendizajes y las experiencias de las actividades anteriores, escribir un artículo donde expresen la importancia del arte en el desarrollo humano.

Tema 2. Los niños y las actividades artísticas a) Las manifestaciones artísticas espontáneas de los niños 1. Observar y registrar las acciones, los diálogos y las actitudes espontáneas de dos o tres niños al realizar actividades relacionadas con la música, la expresión gráfica o plástica, con el baile, o al jugar a representar personajes. Las situaciones que se presentan en seguida pueden orientar las observaciones; es conveniente que éstas se realicen con niños de diferentes edades (dos a seis años) y, si es posible, en su ambiente familiar: • Al interpretar canciones diversas. • Al bailar libremente cuando escucha música y al imitar los movimientos que hacen los demás. • Al representar, mediante la expresión corporal, movimientos de animales, algunos objetos y personajes de su preferencia. • Durante la interacción con sus pares en juegos y actividades artísticas. • Al presenciar un espectáculo de danza o baile, o una obra de teatro.

22

• En la manipulación y experimentación de algunas técnicas, materiales y herramientas de la plástica para su creación personal. • Al observar obras plásticas. • Durante la representación de personajes, situaciones reales o imaginarias mediante el juego y la expresión dramática utilizando o no objetos para caracterizarse. En equipo, sistematizar la información obtenida y analizarla a partir de cuestiones como las siguientes: • ¿A cuáles lenguajes artísticos recurren los niños con mayor frecuencia?, ¿a qué se debe? • ¿Qué actitudes mostraron los niños durante las actividades artísticas observadas? • ¿Cómo se manifiestan la percepción, la sensibilidad y la creatividad de los niños en la realización de las actividades artísticas? Presentar al grupo las conclusiones del equipo. En plenaria, discutir con base al siguiente planteamiento: si reconocemos que los niños al dibujar, pintar, cantar, hacer música, moverse, bailar y representar situaciones disfrutan y expresan sentimientos, emociones y percepciones que surgen de las relaciones que establecen con lo que les rodea, ¿cuál es el gran reto de la escuela para que ese potencial creativo que los niños llevan en el momento de incorporarse a la misma encuentre puertas para la expresión y apreciación artísticas?

b) El desarrollo de la imaginación, la capacidad creativa y el gusto estético de los niños a través de las actividades artísticas 1. De manera individual, leer “Imaginación y realidad”, de Vigotsky, y elaborar un cuadro sinóptico que muestre las formas en que se relacionan la imaginación y la realidad. 2. Desarrollar en grupo una de las siguientes actividades, relacionada con la expresión y la apreciación artísticas, que sirva como base para reflexiones posteriores. I. Actividad de expresión corporal: • Preparar tres o cuatro lienzos amplios (sábanas, por ejemplo) comprimidos con una cinta elástica (resorte), de manera que se puedan lanzar y atrapar como pelotas, y una pieza musical que presente distintos ritmos o velocidades. • Con el espacio despejado y mientras escuchan la pieza musical, los integrantes del grupo se desplazarán libremente moviendo distintas partes de su cuerpo o, si se prefiere, bailando. • Quienes tengan las telas las utilizarán complementando sus movimientos y, después, pueden lanzarlas para que otras personas las atrapen y sigan moviéndose. • En algún momento del ejercicio el maestro apagará la música y quienes hayan quedado con las telas retirarán el resorte y las extenderán para cubrir todo su

23

cuerpo, simulando un objeto o un ser; si se trata de un animal se moverán así unos instantes y después se quedarán como estatuas. • Al mismo tiempo, el resto del grupo se acomoda en círculo y observa qué hacen sus compañeros. Una vez que quedaron como estatuas, los demás comentan lo que creen que representó cada quien y por qué. Finalmente, quienes simularon objetos o seres explican qué hicieron. II. Escuchar atentamente una pieza musical; si es muy larga, seleccionar un fragmento para que la audición no dure más de cuatro minutos. • Mientras escuchan, centran su atención en las imágenes que les provoca la música. • Comentar en grupo sobre las imágenes que les generó la audición e identificar si hay semejanzas. Con base en esto, diseñar una escena que puede musicalizarse con la pieza escuchada y ponerla en práctica. Posteriormente, discutir por qué la música sugirió esas imágenes y no otras; o bien, qué relación encuentran entre lo que imaginaron y las experiencias que han tenido. III. Actividad de expresión plástica. Materiales para cada participante: una cartulina negra, pintura vinílica blanca, una varita de madera o lápiz sin punta y crayolas de colores. • Con la pintura blanca hacen puntos o pequeñas manchas en la cartulina negra, sin tocarla, utilizando todo el espacio. Pueden gotear o salpicar con la mano o con la varita, procurando no saturar, sino buscar una composición que les agrade. • Observan atentamente el efecto de los puntos y las manchas sobre la cartulina, y expresan qué ideas les sugiere o qué figuras imaginan al observarla. A partir de sus observaciones, delinear, uniendo puntos o manchas, una o dos figuras grandes que hayan surgido de su imaginación; colorearlas si lo desean. • Muestran y explican el trabajo a los compañeros de equipo, forman un mosaico con todos los trabajos unidos y observan el efecto que producen estando juntos. A partir de lo que imaginen, en equipo redactan una narración o poema inspirado en la producción realizada. Presentan el trabajo de cada equipo al resto del grupo. 3. A partir de la actividad realizada y de la lectura de la actividad 1 de este bloque, en plenaria comentar los siguientes puntos: • Las formas en que se manifestaron los sentimientos o emociones de los participantes en la producción artística. • Las relaciones entre realidad, imaginación y creatividad en las actividades realizadas. • La relación entre la actividad de apreciación y de producción artística, y el desarrollo de la imaginación y la creatividad de los niños. 4. De forma individual, elaborar un escrito con las consideraciones que es necesario tomar en cuenta para lograr que la expresión y apreciación artísticas estimulen el desarrollo de la imaginación, la capacidad creadora y el gusto estético en los niños.

24

Tema 3. El valor formativo de las actividades artísticas en el jardín de niños a) Las oportunidades que puede brindar la escuela para la apreciación de las manifestaciones artísticas y su impacto en la expresividad infantil 1. En grupo, realizar la siguiente actividad: • Primera fase. Desde el punto más alto de la escuela, o desde un jardín o algún lugar accesible fuera de la escuela, observar el paisaje y, en silencio, percibir los sonidos, el clima y otros elementos que lo conforman. Comentar brevemente las sensaciones que experimentan o las ideas que les provoca la observación. • Segunda fase. Organizados en equipo, cada uno elige, entre las fotografías de paisajes que se les proporcionen, la que más les agrade y luego la observan detenidamente. Para guiar la observación, el maestro puede sugerir que centren su atención en un punto del paisaje en que les gustaría estar y que imaginen lo que observarían, escucharían o sentirían desde ese lugar, la hora que es, etcétera. Si se desea, durante la observación puede haber música de fondo. En seguida, cada uno comenta con el equipo lo que encontró en la imagen, después dialogan sobre las semejanzas y diferencias que identifican entre las imágenes y sobre las relaciones que pueden establecer con el paisaje real. • Tercera fase. Observar detenidamente la reproducción de alguna pintura que presente un paisaje y reflexionar sobre los siguientes aspectos para comentarlos en grupo: a) Lo que ven. Se trata de enunciar los elementos que todos encontraron en el paisaje y algunos que identificaron de diferentes formas; argumentar por qué creen que coincidieron en algunos puntos y por qué en otros no. b) Las principales relaciones que encuentran entre la fotografía y el paisaje que rodea a la escuela, así como en las sensaciones que experimentaron al observar uno u otro. c) Si la pintura da idea de tiempo o de una época y por qué; cuál creen que era la situación del pintor al hacerla y qué recursos utilizó en el proceso; qué relaciones encuentran con el trabajo del fotógrafo. • Cuarta fase. En grupo, proponer un ejercicio para realizar algunos movimientos de expresión corporal con el fin de distensarse y luego recrear la situación en que creen que se encontraba el pintor. Pueden tomar como estímulos para los movimientos los diferentes elementos observados en la pintura. Para finalizar, comentar en grupo lo que se obtuvo de la actividad global, si resultó importante o no y por qué. En plenaria, comentar sus impresiones al realizar la actividad anterior y reflexionar sobre las siguientes cuestiones: • ¿Cómo creen que se puede lograr que los niños expresen sus sensaciones, impresiones e ideas a partir de lo que observan en las manifestaciones artísticas? 25

• Desde su punto de vista, ¿qué aporta al desarrollo cognitivo y afectivo de los niños el contacto directo con las obras de arte? 2. Leer “La hora de plástica, un espacio para la apropiación cultural”, de Spravkin, con la observación de que, aunque se trata de un texto sobre plástica, permite reflexionar en torno a los otros lenguajes artísticos y su presencia en la escuela. En parejas, realizar las siguientes actividades: a) Comentar los planteamientos críticos de la autora argumentando sus puntos de vista: • Los chicos no son espectadores de la cultura (no más que los adultos) sino que participan en ella: la reciben y consumen, la aceptan, la critican o la rechazan, la ignoran, la disfrutan o padecen. • Los chicos comprenden las producciones culturales del mundo adulto, el hecho de que lo hagan desde sus propios esquemas y asignándoles sus propios significados no quiere decir que no las comprendan. • La escuela podrá no sólo desarrollar en el niño su capacidad de producir imágenes sino, al mismo tiempo, potenciar su capacidad para significarlas. • El docente debe encargarse de mostrar a sus alumnos que en la base de sus propias producciones reside la naturaleza de la producción cultural en términos generales y no solamente en términos escolares. Tomar notas personales. b) Discutir sobre las alternativas que ofrece la autora para que la cultura, y por lo tanto el arte, se ponga al alcance de los niños desde la escuela. Tomando en cuenta que sus propuestas se enfocan hacia la plástica, ¿cuáles serían las correspondientes a música, danza y teatro?, ¿y cuáles son las posibilidades de impulsarlas en los jardines de niños? 3. Presentar al grupo las conclusiones y, en plenaria, elaborar una relación de los lugares que existen en la comunidad para la apreciación musical, plástica, dancística o teatral, sus características, servicios y posibilidades educativas para los niños. Proponer formas alternativas para fomentar el gusto de los alumnos por frecuentar estos sitios.

b) Los lenguajes artísticos y la labor docente en la educación preescolar: el problema del artificio 1. Leer los textos “Acerca de dones y adquisiciones. ¿De qué trata la libre expresión?” y “Los intereses de los chicos”, de Spravkin, y explicar cómo se puede promover la libre expresión de los niños. 2. En equipo, realizar las siguientes actividades: a) Discutir los planteamientos críticos que se presentan a continuación:

26

“Numerosas prácticas de las que tiñen la enseñanza cotidiana de las artes en las escuelas pueden ser analizadas como artefactos. La tradicional ocupación de las horas de música en la enseñanza de las canciones patrióticas, la utilización de las efemérides como justificativo para ejercitar coreografías folclóricas, la confección de carpetas donde los alumnos exhiben la correcta ejecución de dibujo y pintura, una por clase o sesión, son ejemplos un tanto tradicionales – pero no por eso sin vigencia– de los modos en que la escuela ha generado unos objetos y objetivos para el tratamiento de las artes...”.
Flavia Teregi et al. , “La descontextualización de los saberes y de las prácticas”, en Judith Akoschky et al., Artes y escuela. Aspectos curriculares y didácticos de la educación artística, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), 1998, p. 35.

“Pienso en los mosaicos de arroz o de pasta coloreada o en el punteado de contornos con el punzón. Estas actividades se desarrollan siempre sobre diseños preparados por el enseñante, pidiendo sólo al niño la repetición obsesiva de los mismo gestos, para él absolutamente insignificantes”.
Francesco Tonucci, “La verdadera reforma empieza a los tres años”, en Investigación en la escuela, núm. 33, Sevilla, Díada, 1997, p. 6.

“A los niños, empeñados en complejas investigaciones para llegar a modelos expresivos satisfactorios, se les proponen modelos de fácil realización, estereotipados y pobres: la mariposa con dos triángulos, la barca troncocónica, la casa rectangular con el techo triangular, el hombrecillo esquemático, el sol amarillo, el mar azul, los árboles marrones y verdes”.
Tonucci, op. cit.

b) Relatar experiencias que ejemplifiquen prácticas como las identificadas en los planteamientos anteriores en los planteles de educación preescolar en relación con los diferentes lenguajes artísticos. Reflexionar sobre las preguntas: • ¿De qué manera esas actividades atienden la libre expresión de los niños? • ¿Qué repercusiones tienen en el desarrollo de la imaginación, la capacidad creativa y el gusto estético de los niños? • ¿Cuándo una actividad puede constituir un artificio y cuándo responde realmente a los intereses de los niños para expresarse a través de los lenguajes artísticos? Tomar notas personales. 3. Leer “La revalorización de la educación artística”, de Brandt, y reflexionar sobre las ideas que expresa la autora respecto a las prácticas con las que se trabaja la educación artística en los jardines de niños y su intención educativa. 27

4. Entrevistar a dos o tres educadoras para obtener información acerca de: • La forma como promueven la expresión y apreciación artísticas en el aula. • La intención educativa de las actividades artísticas que llevan a cabo. • Los criterios que toman en cuenta para seleccionar las actividades artísticas. • Las expectativas que tienen de sus alumnos cuando realizan alguna actividad artística. • Las formas en que atienden a los alumnos que presentan dificultades para dibujar, cantar, bailar y expresar sus sentimientos y emociones. 5. En equipo, realizar las siguientes actividades: a) Comentar las respuestas de las educadoras y debatir acerca de las concepciones que manifiestan en cuanto a lo que pueden y deben hacer los niños en relación con las actividades artísticas. b) Leer el apartado de la descripción del campo formativo “Expresión y apreciación artísticas”, de SEP, para identificar las capacidades que poseen los niños en relación con la expresión y apreciación artísticas así como las orientaciones generales que se proponen para el trabajo con ellos en este campo. Para organizar la información se sugiere un cuadro como el siguiente:
Capacidades infantiles Orientaciones para el trabajo con los niños

c) Con base en las capacidades que registraron en el cuadro anterior, establecer coincidencias o diferencias entre lo que las educadoras promueven en los niños a través de las prácticas relacionadas con la expresión y apreciación artísticas que llevan a cabo, y los planteamientos de la lectura. Cada equipo presenta al grupo las conclusiones y con base en la información registrada en los cuadros, se elabora un cuadro del grupo. 6. A partir de las conclusiones obtenidas en las actividades anteriores, responder en plenaria a la siguiente pregunta: • ¿Qué se debe hacer en el jardín para promover competencias relacionadas con la expresión y apreciación artísticas en los niños a la vez que se promueven otras capacidades básicas? 7. Individualmente, elaborar un ensayo donde expresen sus reflexiones acerca de los principales retos que como futuras docentes enfrentarán y las posibilidades que tendrán para promover las actividades artísticas con sus alumnos, tanto en el aula como en su tiempo libre.

28

Bloque II. Expresión y apreciación musicales

Temas
1. Los niños y la música. a) La música en los primeros años de vida: el canto y el desarrollo del lenguaje. b) La expresión y la apreciación musical en el jardín de niños: el sentido de las canciones y la presencia de la música en la escuela. 2. El entorno sonoro y el gusto por la música. a) Los niños y los diferentes tipos de música. b) La exploración de los sonidos y su impacto en la audición musical. 3. La exploración musical en el aula. a) El canto en la expresión musical infantil. b) El cuerpo y los objetos en las experiencias musicales. c) La experimentación con variaciones e improvisaciones. d) La educadora y la expresión y apreciación musicales.

Bibliografía y otros materiales básicos
Hernández Moreno, Antonio (1995), “El valor formativo de la música” y “Métodos y autores para la educación musical”, en Música para niños. Aplicación del “método intuitivo de audición musical” a la educación infantil y primaria, México, Siglo XXI, pp. 9-10 y 11-16. Aquino, Francisco (1999), “La música en la infancia”, en Cantos para jugar 1, México, Trillas, pp. 21-22.
SEP (1996), Disfruta y aprende: música para la escuela primaria, México (paquete de 20 audiocintas

y libro). Gianni, Carlos (1998), “Juego, profundidad, emoción y cambio”, en 0 a 5. La educación en los primeros años, año I, núm. 6, noviembre, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 64-73. Pescetti, Luis María (1996), “Juegos de animación musical”, “Hacer un archivo sonoro musical” y “Crear espacios de audición musical”, en Taller de animación musical y juegos, México, SEP (Libros del rincón), pp. 57-83, 87-92 y 93-96. Raspo de Vanasco, Edith et al. (2000), “La apreciación musical”, en Canciones, juegos, actividades con corcheas. Organización de grupos, bandas y coros, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 4-5.
SEP (1996), “Sugerencias para el aprovechamiento de las audiocintas en clase”, en Disfruta y apren-

de: música para la escuela primaria, México (folleto). Akoschky, Judith (1996), Cotidiáfonos. Instrumentos sonoros realizados con objetos cotidianos, Buenos Aires, Ricordi Americana, pp. 5-8, 29-30, 41-42, 43-44, 51-52 y 63-64.

29

Schafer, R. Murray (1975), “El entorno sonoro”, en El rinoceronte en el aula, Ricardo de Gainza (trad.), Buenos Aires, Riordi SAEC, pp. 25-30. Raspo de Vanasco, Edith (1998), “La educación musical en el Nivel Inicial”, en 0 a 5. La educación en los primeros años, año I, núm. 6, noviembre, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 2-15. Ransom, Lynne (1998), “Los niños como creadores musicales”, en Los niños como creadores musicales, México, Trillas, pp. 9-12. Hemsy de Gainza, Violeta (1983), “Didáctica de la improvisación”, en La improvisación musical, Buenos Aires, Ricordi Americana SAEC, pp. 47-50.
SEP (2004),“Expresión y apreciación artísticas”, en Programa de Educación Preescolar 2004, Méxi-

co, p. 99.

Bibliografía y otros materiales complementarios
Akoschky, Judith (2000), “Invenciones a dos voces”, en Recorridos didácticos en la educación inicial, Barcelona, Paidós, pp. 63-89. Alsina, Pep (1997), “Evolución de las capacidades de desarrollo musical”, en El área de educación musical. Propuestas para aplicar en el aula, Barcelona, Graó (Serie Música, 110), pp. 31-39. Aquino, Francisco (1999), Cantos para jugar, 1 y 2, México, Trillas (audiocintas). Bernal, Gloria Elena, Gerardo Cirianni y María Sánchez de Tagle (1994), ¿Quién es el que anda ahí?, México, SEP (Libros del rincón).
SEP (1996), Los animales. Lírica Mexicana 1850-1950, México (videocinta de animación digital).

— (1996), Cantemos juntos, México (paquete con cuatro audiocintas y libro). Stokoe, Patricia (1967), “Corporización del ritmo de la música y de la palabra”, en La expresión corporal y el niño, Buenos Aires, Ricordi Americana SAEC, pp. 41-57.

Actividades sugeridas

Tema 1. Los niños y la música a) La música en los primeros años de vida: el canto y el desarrollo del lenguaje 1. De manera individual, conversar con dos o tres adultos que tengan hijos de entre uno y tres años de edad, para obtener información sobre las siguientes cuestiones: • ¿Considera importante que sus hijos escuchen música?, ¿por qué? • ¿Qué música escuchan los pequeños y qué tipo de canciones les cantan?, ¿en qué circunstancias se promueven estas audiciones? y ¿cuál es su intención? • ¿Qué canciones entonan los niños y en qué situaciones lo hacen?

30

2. Reflexionar sobre la función de la música y el canto durante los primeros años de vida y escribir un texto breve sobre este tema. 3. Leer “El valor formativo de la música” y “Métodos y autores para la educación musical”, de Hernández, y “La música en la infancia”, de Aquino, y enriquecer el texto escrito en la actividad anterior, especificando lo siguiente: • Los aportes de la audición musical en relación con la percepción y la afectividad del niño. • Los aportes de la interpretación de canciones, particularmente con el aprendizaje de la lengua. 4. En equipo, escuchar una cinta de lírica infantil y distinguir algunas canciones que escuchan o cantan los niños pequeños de su comunidad y aprenderse dos que les gusten. Las cintas Lírica infantil mexicana y La pájara pinta y la víbora de la mar, de la colección Disfruta y aprende. Música para la escuela primaria, de la SEP, son dos materiales útiles para esta actividad. 5. En equipo, discutir los resultados de las cuatro actividades anteriores. Seleccionar ejemplos que ilustren el tipo de música que escuchan los niños pequeños y dos o tres canciones características de los niños entre cero y tres años de edad en su comunidad. 6. Presentar al grupo algunas canciones y comentar los siguientes aspectos: • La presencia que tienen la música y el canto en los niños de su comunidad durante los primeros años de vida. • El valor formativo de la audición musical y el canto, particularmente en relación con el desarrollo de la percepción y del lenguaje hablado. • El tipo de música al que tienen acceso los pequeños. • Las canciones que escuchan o que aprenden a entonar. Ejemplificar los dos últimos puntos con experiencias.

b) La expresión y la apreciación musical en el jardín de niños, el sentido de las canciones y la presencia de la música en la escuela 1. Para realizar las siguientes actividades se requiere leer “Juego, profundidad, emoción y cambio”, de Gianni, y relacionar los planteamientos del autor con lo que han observado en los jardines de niños respecto a las actividades de expresión y apreciación musical. a) Discutir en equipo y obtener una conclusión personal acerca de las siguientes cuestiones: • ¿Por qué es importante que durante la educación preescolar los niños tengan un panorama musical amplio y variado? • ¿Qué tipo de preguntas o actividades se pueden generar en el aula sobre los diferentes tipos de música? • ¿Cuál es el reto que tienen que asumir como futuras educadoras para brindar ese panorama a los niños?

31

b) Escribir la letra de dos canciones “servilistas” que hayan escuchado en los jardines de niños (canciones para saludar, iniciar el trabajo, revisar el aseo personal, despedir a los niños, etcétera) y discutir, ¿cuáles son las limitaciones de la música infantil? Analizar particularmente la crítica que hace Gianni a la enseñanza de canciones con un propósito extra musical. c) Discutir: ¿qué criterios debe tomar en cuenta la educadora al elegir canciones para niños?, y aprender dos canciones que tengan un valor expresivo o formativo para los niños argumentando su selección. Las cintas 12 a 20 de la colección Disfruta y aprende... tienen un amplio repertorio de canciones que pueden ser útiles para esta actividad. d) Presentar al grupo las conclusiones de cada equipo y en plenaria comentar a favor o en contra de los siguientes planteamientos críticos que hace Gianni.

“La música no tendría que ser una actividad que nos ocupa los viernes de 10 a 10 y media. Las artes y los lenguajes expresivos debieran ser presencias habituales en el aula. Con conocimiento de ellos por parte del maestro, éste podrá entrar y salir sin esperar la clase de música, la canción podrá aparecer mientras se hace un trabajo de plástica o mientras se cuenta un cuento; la música no estará acotada a la hora del especialista”. “La escuela no es un espacio para formar músicos o pintores, eso debe plantearse en otro lugar. Sí debe permitir que la persona conozca otras posibilidades de expresar sus emociones, sus pensamientos, sus ideas...”. “La música no es algo que nos ‘sirve para aprender alguna cosa’. Es un lenguaje propio que en el mejor de los casos nos sirve para aprender a sentir algo”.

Tema 2. El entorno sonoro y el gusto por la música a) Los niños y los diferentes tipos de música 1. En grupo escuchar una pieza musical que les resulte novedosa y, posteriormente, comentar las sensaciones, ideas o imágenes que les generó. 2. Leer “Crear espacios de audición musical”, de Pescetti. En equipo, analizar las siguientes ideas expresadas por el autor: • Un espacio de audición musical es una oportunidad para oír música que normalmente no hubiéramos escuchado.

32

• Afortunadamente, el goce estético no necesita dejar de gustar de una cosa para pasar a otra. Puede expandirse generosamente... • El gusto por la música no es un gusto limitado por la moda o los prejuicios, sino una sensibilidad que puede disfrutar de más opciones. Pero hay que crear el espacio para que esa sensibilidad tenga la oportunidad de surgir. • Como profesores compartiremos la música que nos gusta. Dentro de ésta intentaremos llevar lo que sea más inusual para el grupo. Elaborar una conclusión sobre los retos que tienen que enfrentar como futuras educadoras para promover espacios de audición musical en el jardín de niños. 3. De manera individual, leer “La apreciación musical”, de Raspo, y “Sugerencias para el aprovechamiento de las audiocintas en clase”, del folleto Disfruta y aprende: música para la escuela primaria. Identificar los aspectos de la música hacia los que se puede dirigir la atención de los niños durante las audiciones musicales. 4. En plenaria, leer los siguientes planteamientos y discutir sobre qué estrategias se pueden impulsar para fomentar la apreciación musical en los niños.

“La apreciación es el eje que se relaciona con el desarrollo de una mirada y una escucha curiosa y atenta, integrando capacidades perceptuales y reflexivas con la sensibilidad y emotividad, brindando oportunidades para aproximarse a las producciones artísticas. Esto quiere decir que podrán apreciar distintos espectáculos teatrales, musicales, dancísticos, de diverso tipo, pero también que tendrán oportunidades para observar y analizar sus propias producciones y las de los compañeros. De esta manera, aprenderán a mirar y reflexionar cada vez más para poder interpretar diferentes tipos de obras, significándolas y valorándolas desde criterios personales. [...] En música, apreciar es desarrollar una escucha atenta y reflexiva del mayor repertorio posible para trabajar con los niños. Esto no quiere decir que el criterio de diversidad sea el único, también hay que pensar en la calidad y tener claro qué se propone en términos de enseñanza. ¿Qué se quiere enseñar a escuchar? ¿Dónde se centra la atención? ¿Es una escucha placentera? ¿Se escucha para reconocer algo en especial?...”.
Helena Alderoqui, “Educación artística y currículo”, en Miradas al arte desde la educación, México, SEP (Biblioteca para la actualización del maestro. Serie Cuadernos), 2003, p. 38.

“Pero la apreciación no sólo se logra por medio de la escucha de obras musicales, sino también a través de toda la actividad musical. Otras maneras serán por medio de intervenciones mediante el movimiento corporal, interpretaciones vocales, instrumentales, etcétera, y a partir de la audición de grabaciones de las propias producciones musicales, lo que generará espacios de análisis y autocrítica”.
Edith Raspo de Vanasco et al. “La apreciación musical”, en Canciones, juegos, actividades con corcheas. Organización de grupos, bandas y coros, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, 2000, p. 5.

33

5. En equipo, elegir una o varias piezas musicales y una estrategia para promover su audición en el aula e identificar los siguientes aspectos musicales: • Carácter de la obra (triste, alegre, tenebrosa, etcétera). • Partes de la obra (fuertes, suaves, lentas, rápidas, instrumentales, vocales). • Timbres (fuentes sonoras que conoce, voces o instrumentos musicales). Presentar al grupo las propuestas de los equipos y valorarlas en función de los siguientes rubros: • Las posibilidades para realizarlas en el jardín de niños. • Los aspectos sonoros o musicales que abordan. • Los retos que plantean para los niños. • Las capacidades básicas que favorecen. 6. De manera individual, elaborar un escrito que exprese, ¿de qué manera la educadora puede promover en los niños el reconocimiento y el gusto por los diferentes tipos de música?

b) La exploración de los sonidos y su impacto en la audición musical 1. Leer los apartados “El sonido”, “El sonido en la educación musical” y “El niño y el sonido”, que se encuentran en Cotidiáfonos. Instrumentos sonoros realizados con objetos cotidianos, de Akoschky. En equipo, responder a las siguientes preguntas: • ¿Por qué la autora considera que el sonido es un lenguaje independiente pero siempre vinculado a las necesidades expresivas del niño? • ¿Qué implicaciones tiene en el desarrollo cognitivo de los niños la percepción de los sonidos? y ¿por qué la percepción de los sonidos tiene un valor fundamental en la educación musical? • ¿Qué factores dan sentido a los sonidos que escuchamos? 2. Presentar al grupo las conclusiones y discutir en plenaria: • ¿Cómo estimular en los niños la percepción de los sonidos? • ¿De qué manera se puede promover en los niños la exploración de su entorno sonoro y, en consecuencia, del entorno musical –explorar y distinguir timbres, intensidades (fuertes y débiles), duraciones (largos y cortos) y alturas (graves y agudos)? 3. Leer “El entorno sonoro”, de Schafer, y “Hacer un archivo sonoro musical”, de Pescetti. En equipo, realizar las siguientes actividades: a) A partir de las sugerencias de Pescetti para hacer un archivo sonoro, grabar diversos sonidos del entorno; registrar la fuente productora de cada sonido en el orden en que se haya grabado. b) Clasificar los sonidos registrados por los integrantes del equipo (débiles, sorprendentes, agitados, gratos o irritantes, los que impresionan, atemorizan o tranquilizan, así como los que remiten a un lugar o situación particular, los que transmiten un estado de ánimo determinado o aquellos que sirven como señales). 34

4. Realizar con otros equipos diferentes actividades utilizando los sonidos grabados: escuchar algunos de los sonidos y adivinar la fuente que los produce, o tratar de reproducirlos con los recursos que tengan. 5. Explicar en grupo el uso didáctico que puede tener la grabación de los sonidos en el jardín de niños y proponer otras formas para promover el archivo sonoro y la exploración de los sonidos.

Tema 3. La exploración musical en el aula a) El canto en la expresión musical infantil 1. En equipo, conversar sobre el tipo de canciones que les gustan. Elegir una canción que sepan todos e interpretarla en coro. Después de la experiencia, comentar las siguientes cuestiones: • ¿En qué momentos o circunstancias les gusta cantar y por qué? • ¿Se requieren habilidades específicas para la práctica del canto? ¿Por qué? • ¿Por qué es importante el canto en la vida de las personas, particularmente en la vida de los niños? • ¿Cuáles son los aspectos que, desde su punto de vista, debe tener presentes la educadora al promover el canto en el jardín de niños? 2. Presentar al grupo las conclusiones de cada equipo, e interpretar la canción seleccionada. En plenaria, comentar la variedad de ritmos que presentan y los temas que abordan, expresar las sensaciones o imágenes que les provocó escuchar y/o interpretar las canciones y los factores que influyeron. 3. Leer los apartados “La voz en el hacer musical” y “La canción como centro de actividades musicales”, del texto “La educación musical en el Nivel Inicial”, de Raspo de Vanasco. En plenaria, comentar las siguientes cuestiones: • ¿Cuáles son las ventajas del canto coral frente al canto individual? • Condiciones que se deben considerar al promover el canto en el aula: las canciones y su interpretación, las acciones y actitudes de la educadora, y el ambiente en el grupo que permita a los niños cantar con gusto. • ¿Qué competencias (cognitivas, de lenguaje, sociales y afectivas, motrices) se favorecen en el niño al cantar? 4. Leer el apartado “Creación musical”, que forma parte del texto “Los niños como creadores musicales”, de Ransom, y elaborar una síntesis sobre cada uno de los siguientes aspectos: • El proceso de los niños en la producción musical. • El significado que tiene para el niño producir música. • Las capacidades básicas que pone en juego al producir canciones. Leer algunos productos en plenaria, y responder la siguiente pregunta:

35

• ¿Cómo se puede favorecer que los niños de educación preescolar produzcan música? 5. Durante la jornada de observación y práctica en el jardín de niños observar y registrar cuestiones como las siguientes: • ¿Qué cantan los niños?, ¿cómo y dónde lo hacen? • ¿Qué actitudes manifiestan al cantar? ¿Qué competencias cognitivas ponen en juego? • ¿Cómo se manifiestan la imaginación y la creatividad de los niños en el canto? • ¿De qué manera interviene la educadora cuando los niños cantan? 6. En equipo, sistematizar y analizar la información obtenida. Redactar una breve respuesta a las siguientes preguntas y presentarlas al grupo. • ¿En qué medida las prácticas del canto que se realizan en el jardín de niños propician o no el gusto por la expresión musical y la creatividad de los pequeños? Cuando no se logra, ¿qué modificaciones podrían tener dichas prácticas?

b) El cuerpo y los objetos en las experiencias musicales 1. En equipo, practicar algún juego de palmadas que conozcan o algún canto que, de manera natural, se acompañe de movimientos corporales. Escribir la descripción del juego o del canto en una ficha para intercambiarla con otros equipos. 2. Enseñar al grupo el juego o el canto practicado en cada equipo y, posteriormente, comentar las siguientes cuestiones: • ¿En qué consiste el valor formativo, recreativo y musical de los juegos de palmadas? • ¿Qué posibilidades tienen los niños en edad preescolar para realizar dichos juegos? • ¿Qué relaciones encuentran entre la experiencia musical y la actividad corporal? Intercambiar las fichas de juegos entre los equipos para incluirlas en el archivo didáctico, que incrementarán cada vez que realicen estancias en jardines de niños de diferentes comunidades. 3. En equipo, realizar las siguientes actividades: a) Practicar uno de los juegos de animación musical propuestos por Pescetti en “Juegos de animación musical”. Cada equipo elegirá un juego distinto. b) Comentar sobre las habilidades y los conocimientos corporales y musicales que promueve. c) Escribir una secuencia de actividades para enseñar el juego a un grupo de niños de edad preescolar. Cada equipo presenta al grupo el juego que aprendió y comenta acerca de las adecuaciones que serían necesarias para aplicarlo en el jardín de niños. 4. Leer el apartado “El cuerpo, los materiales sonoros y los instrumentos musicales”, que se encuentra en el texto “La educación musical en el nivel inicial”, de Raspo. En

36

plenaria, comentar acerca de las posibilidades sonoras que podemos encontrar en nuestro cuerpo y su relación con la educación musical de los niños. Tomar notas personales. 5. En equipo realizar las siguientes actividades: a) Analizar los apartados que se indican por número de página (pp. 6-8, 29-30, 4142, 43-44, 51-52 y 63-64), en el texto Cotidiáfonos. Instrumentos sonoros realizados con objetos cotidianos, de Akoschky, centrando la atención en las siguientes cuestiones: • ¿En qué consisten las evocaciones sonoras y qué tipo de asociaciones promueven en los niños? • ¿Cuál es el procedimiento para pasar de la evocación de una situación sonora a su reproducción y qué capacidades básicas ponen en práctica los niños en este proceso? • ¿Qué relación encuentra entre los sonidos de los instrumentos y los sonidos del ambiente? b) Con base en la lectura y en sus experiencias con materiales sonoros, elaborar instrumentos o seleccionar entre los objetos que tengan a su alcance aquellos que puedan servir para la experimentación musical en el aula. Hacer una propuesta en la que utilicen los instrumentos sonoros para crear una situación de sonorización u orquestación. 6. Presentar al grupo las propuestas de los equipos y en plenaria comentar las posibilidades que tiene cada propuesta de realizarse en el jardín de niños, así como explicar las relaciones que se encuentran entre el uso de los objetos sonoros, el conocimiento de los instrumentos musicales y el gusto por la música.

c) La experimentación con variaciones e improvisaciones 1. Analizar el apartado “Producción musical”, que se muestra en el texto “La educación musical en el nivel inicial”, de Raspo, y “Didáctica de la improvisación”, de Hemsy de Gainza, y establecer relaciones entre ambos textos. Individualmente, elaborar un escrito para explicar las siguientes cuestiones: • ¿Qué diferencia existe entre una variación y una improvisación? • ¿Qué posibilidades tienen los niños para improvisar o crear propuestas musicales? En plenaria, leer algunos escritos y comentar de qué manera se puede promover la improvisación en el aula de preescolar y las capacidades básicas que se favorecen en los niños al realizarlas. 2. En equipo, elegir una canción y jugar con el ritmo y la melodía con base en la combinación de algunas de las siguientes posibilidades: • Representar las acciones que señala la letra. • Cantar algunas partes de la melodía y silbar o tararear otras. • Seguir el ritmo con palmadas, chasquidos y otras percusiones corporales. 37

• Cambiar palabras o versos. • Practicar juegos de palmadas en parejas o cuartetos. • Seguir el ritmo con pasos y movimientos corporales diversos. En plenaria, de acuerdo con los planteamientos de Raspo de Vanasco, expresar en qué momentos de la experiencia anterior los participantes fungieron como intérpretes a partir de la imitación y en cuáles utilizaron la variación o la improvisación, comentar si la actividad resultó divertida o interesante y por qué, qué competencias pusieron en juego, así como las posibilidades para realizarla en el jardín de niños. 3. Leer el aspecto relacionado con expresión y apreciación musical en el Programa de Educación Preescolar 2004, y en equipo discutir a partir de las siguientes preguntas: • ¿Cómo explica las competencias que ahí se presentan? • ¿De qué manera orientan al trabajo docente las competencias que se señalan en este aspecto del campo formativo “Expresión y apreciación artísticas”? • ¿Qué sentido tiene la columna “Se favorece y se manifiesta cuando...” en el diseño de las actividades didácticas y en el desarrollo del trabajo docente? Posteriormente seleccionar una competencia relacionada con la expresión y apreciación musical, definir el propósito de las actividades y enseguida diseñar actividades didácticas que contribuyan al logro del propósito planteado y permitan que el niño ponga en juego la competencia seleccionada. Presentar al grupo las propuestas de cada equipo y valorar su pertinencia a partir de las siguientes cuestiones: • ¿Existe congruencia entre la competencia a favorecer, el propósito y la actividad? • ¿Resulta retadora e interesante para el niño? • ¿De qué manera se promueve o toma en cuenta la libre expresión del niño? • ¿En qué medida se favorece el desarrollo de la imaginación y el gusto por la música? • ¿Cómo se aprovechan las posibilidades que ofrece el entorno sonoro? • ¿En qué momentos permite experimentar sensaciones y emociones? • ¿Qué otras competencias básicas se favorecen? Tomar notas personales Después del análisis de las actividades es importante que, de manera individual, se hagan las modificaciones necesarias. Las actividades didácticas diseñadas pueden servir para la integración de un fichero, que sea útil en futuras prácticas, con los ajustes pertinentes según las características de los niños con quienes se trabajará. 4. En la escuela normal, después de la aplicación de las actividades de expresión y apreciación musical en el jardín de niños, analizar la experiencia con base en la información del diario de observación y práctica. Para este análisis, discutir en equipo sobre las siguientes cuestiones: a) En relación con las actividades de apreciación: • ¿Qué diferencias encontraron en las actitudes de los niños?, ¿a qué las atribuyen? 38

¿Qué comentarios o reflexiones hicieron los niños durante la audición musical y en qué momento? • ¿Cómo participó la estudiante al momento de la audición?, ¿qué aspectos se atendieron para propiciar el despliegue de la imaginación y la expresión de ideas o sentimientos de los niños? • ¿Qué dificultades se presentaron durante la actividad?, ¿de qué manera se atendieron?, ¿qué resultados obtuvieron? • ¿Qué competencias pusieron en juego los niños en el campo cognitivo, de relación social y afectivo, de lenguaje, y físico y motor? b) En relación con las actividades de expresión: • ¿De qué forma se favoreció la capacidad creativa de los niños? • ¿Qué actitudes manifestaron los niños en las actividades de expresión musical?, ¿a qué lo atribuyen? • ¿Qué oportunidades se brindaron a los niños para valorar sus producciones musicales y las de sus compañeros y qué comentarios hicieron en la valoración? c) Sobre la experiencia de las estudiantes: • ¿Qué valoración se tiene sobre la participación personal al aplicar las actividades de expresión y apreciación musicales? • ¿Qué es necesario tomar en cuenta para próximas prácticas docentes en los jardines de niños al realizar estas actividades? Elaborar un escrito individual donde expresen las reflexiones resultado del análisis de su experiencia docente en el jardín de niños.

d) La educadora y la expresión y apreciación musicales 1. A partir de los conocimientos adquiridos y de las observaciones realizadas en los jardines de niños, contestar en equipo las siguientes cuestiones: • ¿Qué competencias profesionales requiere la educadora para promover en sus alumnos el gusto por la expresión y apreciación musicales y cómo puede desarrollarlas? • ¿Qué debe tomar en cuenta la educadora al planear y realizar las actividades musicales? • ¿Qué actitudes debe asumir la docente frente a los alumnos que manifiestan resistencia para participar en actividades musicales? • ¿Cuáles expectativas de sus alumnos debe tener la educadora cuando realizan alguna actividad musical? Presentar al grupo las conclusiones de cada equipo y con base en éstas elaborar un cuadro donde se registre qué conocimientos, habilidades y actitudes deben tener como educadoras para promover la expresión y apreciación musicales en los niños.

39

Conocimientos

Habilidades

Actitudes

Bloque III. Expresión corporal y apreciación de la danza
Temas
1. Los niños y la expresión corporal. a) Los niños y el gusto por el movimiento corporal. b) La expresión corporal como lenguaje artístico. 2. La expresión corporal y la apreciación de la danza en el aula. a) La imaginación y el juego como medios para la expresión corporal. b) De la imitación a la creación en la expresión corporal infantil. c) El sentido de la apreciación de la danza. d) La educadora y la expresión corporal. 3. Los niños y los recursos para su expresión corporal. a) El conocimiento del cuerpo y de sus posibilidades expresivas. b) La exploración y el uso del espacio. c) La música y los objetos como estímulos para la expresión corporal.

Bibliografía y otros materiales básicos
Stokoe, Patricia (1967), “La expresión corporal en la edad preescolar”, en La expresión corporal y el niño, Buenos Aires, Ricordi Americana SAEC, pp. 12-13. Harf, Ruth et al. (1998), “Boceto para ampliar el concepto de expresión corporal como danza”, “Producción”, “Apreciación”, “Contextualización” y “Núcleo 1: cuerpo y movimiento”, en Judith Akoschky et al., Artes y escuela. Aspectos curriculares y didácticos de la educación artística, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 219-223, 243-245 y 248254. Malajovich, Ana (2000), “Características del juego en el nivel inicial”, en Ana Malajovich (comp.), Recorridos didácticos en la educación inicial, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 246-249. Lowell, Ruth (1998), “Juegos y proyectos para la exploración del movimiento” y “La exploración a través de las imágenes”, en Módulo Lenguajes artísticos. Artes plásticas, danza, literatura, música y teatro, México, SEP/Conaculta, pp. 144-146 y 147-149.

40

SEP (1999), “Jugando con el movimiento”, en Danza y Expresión Corporal. Serie Educación Artística,

México (videocinta). Stokoe, Patricia (1993), “Camino a la creación”, en La expresión corporal y el niño, Buenos Aires, Ricordi Americana SAEC, pp. 74-87. Penchansky, Mónica (1998), “Datos para una historia de la expresión corporal”, en 0 a 5. La educación en los primeros años, año 1, núm. 7, diciembre, Buenos Aires, Ediciones Novedades Educativas, pp. 2-15. Jaritonsky, Perla (2000), “¿Qué es la expresión corporal?” y “¿Por qué la expresión corporal en el jardín?”, en Ana Malajovich (comp.), Recorridos didácticos en la educación inicial, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 92-99.
SEP (2004), “Expresión y apreciación artísticas”, en Programa de Educación Preescolar, 2004, México,

pp. 100-101. Stokoe, Patricia y Alexander Schächter (1994), “El despertar” y “El estímulo sonoro”, en La expresión corporal, Barcelona, Paidós (Técnicas y lenguajes corporales, 6), pp. 21-77 y 109-111. Schinca, Martha (1998), “Trabajo con objetos”, en Expresión corporal (bases para una programación teórico práctica), Madrid, Escuela Española, pp. 86-90 [también se puede consultar en SEP, Educación Artística II. Programa y materiales de apoyo para el estudio. Licenciatura en Educación Primaria. 5° semestre, México, 1999, pp. 49-52].

Bibliografía complementaria
Jaritonsky, Perla (2000), “La expresión corporal en el nivel inicial”, en Ana Malajovich (comp.), Recorridos didácticos en la educación inicial, Buenos Aires, Paidós (Cuestiones de educación), pp. 91-112. Harf, Ruth et al. (1999), “La expresión corporal va a la escuela”, en Judith Akoschky et al., Artes y escuela, Buenos Aires, Paidós, pp. 209-258. Sefchovich, Galia y Gilda Waisburd (1992), Expresión corporal y creatividad, México, Trillas. Stokoe, Patricia y Ruth Harf (1996), La expresión corporal en el jardín de infantes, Barcelona, Paidós.

Actividades sugeridas

Tema 1. Los niños y la expresión corporal a) Los niños y el gusto por el movimiento corporal 1. Observar a dos o tres niños realizando actividades relacionadas con la expresión corporal. Es conveniente que la observación se realice con niños de diferentes edades (dos a seis años) y, si es posible, en diferentes contextos, se propone observarlos en diversas situaciones donde experimenten su expresión corporal; por ejemplo al:

41

• Realizar sus movimientos cotidianos. • Participar en distintos juegos. • Escuchar diferentes tipos de música. • Manipular objetos diversos. En el desarrollo de las actividades es importante tomar nota acerca de cómo utilizan los niños su cuerpo. Se pueden considerar aspectos como los siguientes: • Soltura y espontaneidad. • Movimientos con diferentes partes de su cuerpo (lo mueven globalmente sin reparar en movimientos específicos o inhiben algunas partes). • Expresiones a través del movimiento. • Utilización del espacio (al desplazarse y cuando no se desplazan; es decir, los movimientos que realizan los dirigen hacia distintos puntos de su espacio, se elevan o saltan, se agachan, gatean, tienden a juntarse o utilizan todo el espacio respetando el espacio del otro). • Movimientos que ejecutan en relación con la música, en caso de ser utilizada (responden al ritmo que presenta, a su carácter o a la letra si la hay). En equipo, sistematizar y analizar la información obtenida y discutir en torno a: • ¿Qué actitudes presentan los niños con mayor frecuencia cuando enfrentan situaciones donde experimentan su expresión corporal? 2. Individualmente, analizar “La expresión corporal en la edad preescolar”, de Stokoe, y escribir un texto que explique las siguientes cuestiones: • ¿Por qué, desde que nacen, los niños muestran un particular gusto por el movimiento corporal? • ¿En qué consiste el carácter expresivo de los movimientos corporales infantiles? • ¿Cómo interviene la madre en las experiencias que tienen los niños, relacionadas con el conocimiento de su cuerpo y de sus posibilidades motrices? • ¿Qué presencia tienen la imaginación y los intereses de los niños en su actividad motriz? Leer al grupo algunos escritos. 3. En parejas, elaborar conclusiones sobre la relevancia que tiene el movimiento corporal en la expresión del niño pequeño.

b) La expresión corporal como lenguaje artístico 1. Desarrollar una actividad que permita diferenciar la expresión corporal cotidiana de la expresión corporal como lenguaje artístico. Se puede realizar una actividad como la siguiente: • Primera fase. En grupo, reproducir los movimientos de una persona que realiza una actividad cotidiana (lavar ropa, planchar, jugar beisbol, tender la cama, etcétera), considerando todas las acciones que implica la tarea. Por ejemplo: antes

42

de lavar, las personas reúnen la ropa sucia y la buscan hasta debajo de la cama, la extienden o sacuden, la clasifican, tallan, enjuagan, exprimen, sacuden y tienden. • Segunda fase. Organizar equipos para realizar los movimientos, pero ahora tomando en cuenta ciertas circunstancias: si se está en un espacio pequeño o en uno amplio; si hay gusto, optimismo o coraje y prisa, etcétera. • Tercera fase. Hacer una última secuencia de acciones siguiendo el ritmo de una pieza musical con contrastes de intensidad y duración. Si creen conveniente, pueden cambiar el orden de los movimientos ajustándose a la dinámica de la pieza musical. Así se conformará una danza. En grupo comentar sobre las siguientes cuestiones: • ¿Qué diferencias o semejanzas percibieron entre sus movimientos y los que realizaron sus compañeros?, ¿a qué se debió? • ¿La observación de los movimientos de los compañeros tuvo alguna influencia en los movimientos de cada quien? ¿Por qué? 2. Con base en la práctica anterior, individualmente analizar “Boceto para ampliar el concepto de expresión corporal como danza”, de Harf y otros, y elaborar un esquema donde expongan las relaciones y las diferencias que hay entre la expresión corporal cotidiana, la expresión corporal como lenguaje artístico y la danza formal. Presentar uno de los esquemas al grupo y comentarlo. Discutir sobre las siguientes cuestiones: • ¿Cuál es la principal diferencia entre la expresión corporal y otros tipos de danza (regional, clásica, contemporánea...)? • ¿Por qué es importante que se promueva la expresión corporal en los jardines de niños?

Tema 2. La expresión corporal y la apreciación de la danza en el aula a) La imaginación y el juego como medios para la expresión corporal 1. Leer “Características del juego en el nivel inicial”, de Malajovich, y organizar equipos de tres participantes para realizar las siguientes actividades: a) Entre los participantes, asignarse uno de los temas que se mencionan en seguida y escribir acerca de él. • Diferencias entre el juego en la institución escolar y el juego fuera de ella. • Formas en que se puede aprovechar el juego en la expresión corporal. • Distinción entre situación lúdica, situación de aprendizaje con elementos lúdicos y situación de no juego. b) Intercambiar los escritos realizados y ampliarlos o hacer precisiones. 2. De manera individual revisar las propuestas de Lowel en “Juegos y proyectos para la exploración del movimiento” y “La exploración a través de las imágenes”, y en equipo elegir dos propuestas y practicarlas (tratando que sean distintas en cada equipo). 43

En grupo, desarrollar las opciones elegidas por los equipos y anotar las adecuaciones que se requieran para realizarlas con los niños. Reflexionar en plenaria acerca de la cuestión: ¿en qué momentos las actividades permitieron el juego entre los participantes y el uso de la imaginación? 3. En grupo, observar la videocinta “Jugando con el movimiento”; centrar la atención en los siguientes aspectos: • El carácter lúdico de las actividades. • El uso de la imaginación para propiciar el movimiento en los alumnos. • El papel del maestro en el desarrollo de las actividades. A partir de las experiencias observadas en la videocinta, en forma individual escribir un texto donde expliquen elementos que pueden tomar en cuenta para aplicar las actividades en el jardín de niños, cuáles modificarían y cómo lo harían. Presentar al grupo las conclusiones de los equipos, y en plenaria concluir por qué se dice que el juego y la imaginación son claves en las actividades de expresión corporal.

b) De la imitación a la creación en la expresión corporal infantil 1. Leer “Camino a la creación”, de Stokoe, para realizar las siguientes actividades: a) En equipo, explicar con enunciados breves y precisos las tres etapas que, de acuerdo con la autora, hay que seguir para que los niños lleguen a la creatividad corporal: • Imitación (simultánea y en eco). • Improvisación sobre estímulo propuesto. • Improvisación libre. b) Revisar “Juegos y proyectos para la exploración del movimiento”, y “Exploración a través de las imágenes”, de Lowell, y el apartado “Juegos”, del artículo “Camino a la creación”, de Stokoe, que pueden orientar para ejemplificar de forma práctica estas etapas. c) A partir de sus observaciones en los jardines de niños, discutir en torno a las siguientes cuestiones: • ¿Cómo se promueve la expresión corporal de los niños como lenguaje artístico? • ¿Qué aportan a la formación de los alumnos las actividades de expresión corporal que se realizan en el jardín de niños? • ¿En qué medida las actividades de expresión corporal en la educación preescolar se pueden considerar como actividades de “expresión corporal como lenguaje artístico” o “expresión corporal cotidiana”?, ¿por qué? d) Elaborar conclusiones acerca de: • La relación que existe entre la imitación, la improvisación y la creación de movimientos corporales. El lugar que ocupa la imaginación en este proceso.

44

Las condiciones que debe reunir un ambiente donde el niño haga uso de su cuerpo de una forma creativa. 2. Leer la primera parte del texto “Datos para una historia de la expresión corporal”, de Penchansky (pp. 2-8), y “¿Qué es la expresión corporal?” y “¿Por qué la expresión corporal en el jardín?”, de Jaritonsky, para comentar en grupo las siguientes cuestiones: • ¿Qué características deben tener las actividades de expresión corporal en el jardín de niños? • ¿De qué forma se pueden aprovechar las posibilidades y el gusto de los niños por el movimiento, para lograr creaciones corporales individuales y colectivas? • ¿Cómo se puede aprovechar el movimiento corporal natural y cotidiano de los niños en las actividades de expresión corporal? • ¿Qué criterios debe tomar en cuenta la educadora al organizar las actividades de expresión corporal? • ¿Qué aportan al desarrollo y aprendizaje de los niños las actividades de expresión corporal? 3. En equipo, leer el aspecto relacionado con la expresión corporal y apreciación de la danza en “Expresión y apreciación artísticas”, en el Programa de Educación Preescolar 2004 (pp. 100-101), para identificar las competencias a favorecer en los niños y la forma como se manifiestan; posteriormente realizar las siguientes actividades: a) Explicar cada una de las competencias relacionadas con la expresión corporal y apreciación de la danza. b) Diseñar actividades didácticas, para lo cual se recomienda la siguiente estrategia: • Seleccionar una competencia a favorecer en los niños de educación preescolar. • Definir la forma en que se tiene que manifestar la competencia y plantear el propósito a lograr con el desarrollo de actividades de expresión corporal. • Establecer qué situaciones cotidianas se pueden tomar en cuenta como referencia para realizar actividades de expresión corporal. • Seleccionar o crear las actividades que realizarán los niños. Para ello se puede considerar lo siguiente: • Las posibilidades que se brindan a los niños para experimentar su expresión corporal con base en sus movimientos cotidianos, mediante la apreciación de un cuadro u obra plástica, al sugerirles un tema o cuando escuchan una pieza musical. • La forma como se utilizará la pieza musical seleccionada, así como las estrategias pertinentes a partir de la lámina u obra plástica elegida. • La organización del grupo, los espacios y los materiales o recursos a utilizar. • No perder de vista que el propósito fundamental es promover en los niños el gusto por el movimiento corporal a través de imitaciones e improvisaciones hasta llegar a su movimiento creativo.

45

4. Presentar al grupo las actividades diseñadas y hacer observaciones y recomendaciones que permitan mejorarlas, a partir de las siguientes preguntas: • ¿Qué relación existe entre la actividad, el propósito planteado y la competencia seleccionada? • ¿De qué manera las actividades permiten que el niño ponga en juego la competencia seleccionada? • ¿Qué otras competencias básicas se favorecen con el desarrollo de estas actividades? • ¿Cómo se toman en cuenta el cuerpo y sus posibilidades de movimiento, la necesidad de comunicación y contacto con los otros y el potencial creativo inherente de los niños? • ¿En qué medida la situación planeada busca desarrollar el placer por el movimiento o, dicho de otra manera, permite la comunicación de emociones a través del uso creativo del cuerpo? • ¿Cómo se aprovechan las relaciones que establecen los niños entre ellos y el medio: espacio, objetos y naturaleza? • ¿En qué momento se favorece el proceso de autoconocimiento de los niños: de aceptación de él mismo y de los demás? Tomar notas personales para posteriormente, en caso necesario, modificar las actividades diseñadas, considerando que se aplicarán durante la segunda jornada de observación y práctica docente. 5. Después de su estancia en el jardín de niños, y tomando en cuenta la información registrada en el diario de observación y práctica, es importante analizar la experiencia de aplicar actividades para favorecer la expresión corporal. En equipo, discutir acerca de cuestiones como las siguientes: • ¿Qué actitudes manifestaron los niños en la realización de las actividades y a qué se atribuye?, ¿qué comentarios expresaron? • ¿Cómo se manifestaron las competencias que pusieron en juego los niños? • ¿De qué forma se dio oportunidad a los niños para expresarse libremente a través de su cuerpo? • ¿Cómo se sintieron en su intervención docente? • ¿Qué competencias didácticas pusieron en juego las estudiantes al desarrollar las actividades de expresión corporal? • ¿Qué es necesario considerar para siguientes prácticas docentes en los jardines de niños en relación con la expresión corporal? Elaborar un escrito donde expresen los resultados del análisis de su experiencia en el trabajo con los niños de educación preescolar al desarrollar actividades de expresión corporal, e incluir sus reflexiones personales acerca de lo que es necesario tomar en cuenta en futuras prácticas docentes.

46

c) El sentido de la apreciación de la danza 1. En plenaria, comentar sobre los eventos dancísticos en que han participado como espectadores y explicar: • ¿Qué influyó para tener o no dichas experiencias? • ¿Cuáles elementos o aspectos llamaron más su atención? • ¿Qué reflexiones o ideas les generaron? 2. En equipo, realizar las siguientes actividades: a) Indagar sobre las presentaciones de danza que se promueven en la comunidad (fiesta de la comunidad, teatro, video), y seleccionar alguna opción que sea accesible para los niños de educación preescolar. b) Presenciar la opción seleccionada y registrar los aspectos o las partes que más les agraden. c) Comentar en plenaria, ¿qué aspectos creen que debe tener presente la educadora al promover la apreciación de eventos dancísticos? 3. Leer “Producción”, “Apreciación” y “Contextualización”, de Harf, y en grupo discutir sobre los siguientes puntos: • La relación que existe entre la expresión corporal y la apreciación de la danza en el jardín de niños. • Las posibilidades de los niños para apreciar las manifestaciones dancísticas de su comunidad. 4. Indagar con algunos niños acerca de su interés por presenciar un evento dancístico (en la fiesta tradicional, video, teatro, entre otros) en función de sus preferencias, motivos por los que asistió y participación. Resulta de utilidad grabar las pláticas, opiniones y apreciaciones de los pequeños. Para orientar la charla con los niños se sugieren las siguientes preguntas: • ¿Te gusta ver bailar?, ¿por qué? • ¿Qué te gusta ver cuando bailan las personas?, ¿por qué? • ¿Qué te gusta más, ver bailar o bailar?, ¿por qué? • ¿Qué sientes cuando ves bailar a tus compañeros o a otras personas? Comentar en grupo sus experiencias y discutir acerca del interés de los niños por apreciar manifestaciones dancísticas y la influencia del entorno familiar y social donde se desenvuelven. 5. En equipo, proponer actividades relacionadas con la apreciación de la danza, dirigidas a los niños de preescolar. En las actividades es importante tener en cuenta: • Posibilidades de los niños para apreciar las manifestaciones dancísticas. • Capacidades básicas que pondrán en juego los pequeños. • Acciones previas a la actividad de apreciación de parte de la docente y de los niños. • Organización del grupo. Presentar al grupo las propuestas de actividades y hacer sugerencias para mejorarlas. 47

d) La educadora y la expresión corporal 1. Elaborar un breve escrito donde expongan sus reflexiones sobre lo que han observado en los jardines de niños en relación con la expresión corporal de los alumnos y de las docentes. Tomar en cuenta las siguientes cuestiones: • ¿Qué comunica la maestra a través de su expresión corporal durante las actividades escolares? • ¿Promueve la expresión corporal de los niños como lenguaje artístico? ¿Cómo lo hace? 2. Retomar la lectura “Datos para una historia de la expresión corporal”, de Penchansky (pp. 2-8) –revisada en el inciso a) de este tema–, identificar las ideas de la autora respecto al papel del docente en las actividades de expresión corporal y apreciación de la danza y ampliar el escrito que se inició en la actividad anterior. 3. En plenaria, discutir a favor o en contra de las siguientes afirmaciones argumentando su respuesta: • Cuando a la educadora no le gusta realizar actividades que impliquen algún movimiento corporal o teme hacer el ridículo es seguro que sus alumnos no realizarán de forma efectiva las actividades de expresión corporal dentro del aula. • Si la educadora orienta la participación de todos los integrantes del grupo en la realización de actividades de expresión corporal variadas, interesantes y retadoras logrará que los niños encuentren su estilo propio de movimiento. • El maestro debe ser un especialista en la materia de expresión corporal y en danza para poder dejar fluir su creatividad y con ello conseguir que sus alumnos sean capaces de explorar, jugar, divertirse, disfrutar con la música y el baile en sus diferentes formas. • La educadora es el modelo a seguir en todo momento y en todas las actividades de expresión corporal que se propongan a los pequeños; los movimientos que ella haga serán la base para una buena expresión de los niños con su cuerpo. 4. Individualmente, reflexionar sobre las habilidades, los conocimientos y las actitudes que debe desarrollar como futura educadora para promover la expresión corporal y la apreciación de la danza en los niños; completar el cuadro elaborado en el bloque II.

Tema 3. Los niños y los recursos para su expresión corporal a) El conocimiento del cuerpo y de sus posibilidades expresivas 1. Leer “Núcleo 1: cuerpo y movimiento”, de Harf, y realizar las siguientes actividades: a) Elaborar individualmente un esquema que contenga los elementos que intervienen en la expresión corporal: esquema corporal, espacio, calidades de movimiento, formas de locomoción y los aspectos rítmico-musicales. b) Escribir una opinión personal acerca de los siguientes puntos: 48

La expresión corporal y el enriquecimiento de la imagen que tiene el niño de su propio cuerpo. • La diferencia y relación entre el espacio total y parcial, y las experiencias corporales que permiten a los niños aprovechar los dos tipos de espacio. • El aprovechamiento de las formas básicas de locomoción en la expresión corporal. • Las calidades de movimiento. • La relación entre los aspectos rítmicos-musicales y la expresión corporal. 2. Analizar el apartado “Conocimiento del propio cuerpo”, que se encuentra en “Datos para una historia de la expresión corporal”, de Penchansky, y en plenaria reflexionar sobre la siguiente cuestión: • ¿Qué tipo de actividades se pueden promover desde la expresión corporal para favorecer el conocimiento de los niños sobre su propio cuerpo? Tomar notas personales. 3. Revisar de manera individual las sugerencias de Stokoe y Schächter, en “El despertar”, sobre cómo promover la sensibilidad y el desarrollo de la percepción corporal, valorando las posibilidades de realizar esas actividades con niños de educación preescolar.

b) La exploración y el uso del espacio 1. En grupo, desarrollar algunos ejercicios a través de los cuales se explique la manera en que la educadora puede combinar las formas básicas de locomoción y el uso del espacio total y parcial en las actividades de expresión corporal, registrar de manera individual los siguientes aspectos: • La diversidad de movimientos que se pueden realizar sin desplazarse. • Diferentes formas de desplazamiento. • Coordinación que se da entre el movimiento corporal y los desplazamientos. • Dificultades que se presentan, principalmente cuando hay desplazamientos. En plenaria, discutir las siguientes cuestiones y obtener conclusiones: • ¿Por qué es importante que, para promover la exploración y el uso del espacio, algunas sesiones de expresión corporal se realicen en sitios fuera del aula? • ¿Qué habilidades, conocimientos y actitudes desarrollan los niños cuando conocen y aprovechan el espacio parcial y total? • ¿Qué tiene que considerar la educadora al proponer actividades de expresión corporal donde se incluyan desplazamientos? 2. Individualmente, leer la propuesta que presenta Penchansky sobre el conocimiento del espacio y elaborar un escrito donde digan cómo utilizar el espacio para trabajar la expresión corporal a fin de permitir al niño explorar sus posibilidades de movimiento. En plenaria, leer algunos escritos e identificar coincidencias y discutir las diferencias.

49

c) La música y los objetos como estímulos para la expresión corporal 1. Individualmente, analizar “El estímulo sonoro”, de Stokoe y Schächter, centrando la atención en los siguientes puntos: • Los ejercicios de expresión corporal que deben realizarse en silencio y los que requieren de un estímulo sonoro externo, y por qué. • Los diferentes estímulos sonoros que se pueden utilizar en las sesiones. • La música como principal estímulo sonoro. 2. En grupo, y a través de ejemplos prácticos, explicar los puntos anteriores. Posteriormente, en equipos, realizar las siguientes actividades: a) Buscar una pieza musical con alguna de las siguientes características: tranquila o suave, enérgica, alegre o dramática. Se trata de que cada equipo trabaje con un clima musical distinto. b) Escuchar atentamente la pieza musical y hacer los movimientos corporales y los desplazamientos que les sugiera; después, definir una secuencia de movimientos y desplazamientos para crear una danza o un baile. c) Diseñar una secuencia didáctica para aplicar en el grupo, tomando en cuenta los elementos obtenidos en sesiones anteriores. 3. Presentar al grupo la secuencia de danza o baile que creó cada equipo y luego elaborar una propuesta para aplicarla con un grupo de educación preescolar. 4. Analizar individualmente el texto de Schinca, “Trabajo con objetos”, centrando la atención principalmente en dos aspectos: • Las ventajas que ofrece el trabajo con objetos para la expresión corporal. • Las fases que puede tener una sesión de trabajo con objetos. 5. En grupo, desarrollar una sesión de expresión corporal en la que el estímulo sea el uso de algún objeto (aros, palos, telas, resortes, pelotas, globos, etcétera). Analizar la sesión con base en los elementos obtenidos de la lectura. Comentar las precauciones que es necesario tener en cuanto a la organización del tiempo y del espacio, para realizar una sesión parecida con niños de educación preescolar. Después de cada presentación comentar las fortalezas y limitaciones que se advierten para su aplicación en el jardín de niños. Discutir sobre cómo guiar a los alumnos para que, con base en el procedimiento propuesto, lleguen a la creación de un baile o danza con apoyo musical. 6. Individualmente, elaborar un escrito donde expliquen las siguientes cuestiones: • ¿Qué características deben tener las actividades de expresión corporal y apreciación de la danza para lograr que los niños pongan en juego sus capacidades básicas (cognitivas, lingüísticas, motrices, afectivas y sociales). • ¿Cómo se relacionan la expresión y la apreciación musicales y la expresión corporal?

50