Desde la Sociedad de la Información hacia la Sociedad del Conocimiento

Neila Sanz Pilar

2012

Desde la Sociedad de la Información hacia la Sociedad del Conocimiento Neila Sanz Pilar, Licenciada en Historia, Posgraduada en Archivística, estudiante Máster en Sistemas de Información Digital (USAL).

2

Desde la Sociedad de la Información hacia la Sociedad del Conocimiento

Neila Sanz Pilar Máster en Sistemas de Información Digital.

Resumen: Desde que se comenzó a plantear y concebir la expresión sociedad de la información, han sido muchos los autores que han indagado en sus características y han analizado los factores que la integran. Se pretende abarcar alguna de las teorías más influyentes, conocer los agentes de este modelo de sociedad e intentar comprender cuál será el modelo futuro. Palabras clave: Sociedad, modelos, Sociedad de la Información, Sociedad del Conocimiento.

Abstract: Since the Information Society expression was raised and conceived by researchers, several authors have explored and analyzed the characteristics and factors which make it up. It is intended to cover some of the most influential theories; toknow the agents of this model of society and try to understand what the future model will be.

Keywords: Society, models, Information Society, Knowledge Age.

archivandocumentos@hotmail.es © Neila Sanz Pilar, 2012 2012/10/03

3

ÍNDICE

1. Teorías sobre la Sociedad de la Información……………………………….…………………………. pp.5-6 2. Ámbitos de desarrollo de la Sociedad de la Información…………………………………………………………. pp.7-9 3. Conclusiones……………………………………………………….. pg.10 4. Lista de referencias…………………………………………………. pg.11

4

TEORÍAS SOBRE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

El objetivo que se pretende alcanzar con este informe es dar a conocer el concepto de Sociedad de Información, su historia y los factores que la caracterizan con dos fines, el primero de ellos, conocer el tipo de sociedad en el que vivimos y segundo, y quizás el más importante y sobre el que basaremos las conclusiones de esta disertación, hacia dónde nos dirigimos como sociedad o cuál es el ideal de sociedad que queremos implantar. El concepto y expresión Sociedad de la Información fue acuñado y concebido en 1970 cuando comenzaron a producirse cambios en el funcionamiento de la sociedad, sobre todo, en el factor económico al cobrar más relevancia el sector servicios que el industrial. Antonio Lucas Marín1 expone la historia de este modelo de sociedad basándose en los factores económicos y/o de producción, partiendo de la I Revolución Industrial iniciada en el s. XVIII ya que fue en esta época cuando se rompió con el modelo tradicional de explotación de los recursos de forma artesanal para pasar a una expansión de la producción con nuevas técnicas y métodos, a la aparición de las fábricas y a la acumulación de los bienes productivos; aunque el precedente de esta revolución fue el Renacimiento. Esta I Revolución Industrial no sólo supuso el cambio en lo económico, sino también en el ámbito social ya que la sociedad pasó de considerarse una sociedad estamental a una de clases, se rompió con la jerarquía tradicional, aumentó la importancia del hombre en el trabajo y creció la oposición entre las clases. Cuando se produjo un aumento intensivo de la producción con base a un incremento de la racionalización productiva debido al afianzamiento de la ciencia y el desarrollo de la energía eléctrica, la sociedad volvió a experimentar un cambio, lo que los profesionales han denominado, II Revolución Industrial. En el factor social, este cambio supuso la movilidad social, debido a que se adquiría el estatus profesional; la aparición de los grupos de trabajo, los sindicatos como organización de defensa de los derechos de los trabajadores y el cambio más significativo, aparece la sociedad de consumo. De esta manera alcanzamos lo que este autor define como “la Revolución Informacional”, aunque otros investigadores han preferido referirse a ella como III Revolución Industrial o Sociedad Post-Industrial, caracterizada por el aumento aún más intensivo de la producción y la industrialización, cuya novedad es la utilización de la energía atómica, aunque sin descartar otras energías posibles, como las energías renovables, lo cual podría entenderse como antítesis a un sistema energético poco sostenible. Sin embargo, en 1970 este sistema económico y social se pone en entredicho tras sufrir una profunda crisis cuyo resultado en el área que nos ocupa fue la adopción del término “Sociedad de la Información.” Esta sociedad viene definida por los procesos
5

informativos, la producción, el traslado de la información y por la valoración de la innovación, alentada por el cambio tecnológico y del conocimiento. Aunque esta teoría contribuye de manera elocuente a comprender este modelo de sociedad, sólo ahonda en dos de los cinco factores que autores como Frank Webster2 o Daniel Bell3 proponen a mayores del económico y el social. Otros agentes relacionados con el modelo son el factor tecnológico, el factor ocupacional, el factor espacio-tiempo y el factor cultural y como bien añade Daniel Bell, hay que tener en cuenta el concerniente a la toma de decisión como principio axial en el que el conocimiento es la fuente de innovación e información política. Esta última premisa es clave, por ejemplo, para entender hoy en día la Administración y el Gobierno, el e-Government. Hay que aclarar que estos factores repercuten unos en otros, como bien hemos visto en la teoría de Antonio Lucas Marín, e incluso hay factores que emanan directamente de otro factor, es el caso de un factor que incluye el teórico John Feather4, el de la comunicación. Para John Feather existen tres partes en este contexto, la parte histórica, donde se incluye la escritura, la imprenta y la comunicación; la parte económica que viene a exponer cómo el sistema de la comunicación de la información afecta a los aspectos sociales y económicos, y la última parte, en acuerdo con Daniel Bell, del factor político y el poder que conlleva obtener y gestionar la información, en palabras del propio autor “commodified information is valorized by more tha nneedly the cost of its production and distribution, for there is a real power to be derived from its possession and a loss of enpowerment cause by its abscene.” Estos autores son una pequeña muestra de la investigación interdisciplinar llevada a cabo en la comunidad científica, ya que a medida que la Sociedad de la Información se ha ido definiendo y desenvolviendo, han surgido nuevos teóricos que profundizan en esta materia desde distintas perspectivas y áreas de estudio.

6

ÁMBITOS DE DESARROLLO DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

La Sociedad de la Información, como hemos apreciado en el capítulo anterior, está compuesta por diversos factores que suscitan una serie de preguntas, ¿en qué medida se aplican? ¿Son conscientes los ciudadanos, usuarios y/o clientes de la importancia que tienen en su desarrollo como individuos? En respuesta a la primera cuestión hay que atribuir a un factor una gran importancia, el de la tecnología. Si bien hemos podido comprobar que desde el nacimiento y aplicación de ésta al sector económico, la sociedad creció y aumentó su exponencial de producción, en este modelo de sociedad en el que ahora nos encontramos, cambia en cierta manera la usabilidad de la misma. En sociedades previas era necesario un requerimiento técnico para manejar las herramientas tecnológicas, en la actualidad, se mantiene ese principio, sobre todo si hablamos de creación informática (software, hardware, sistemas de interoperabilidad…), pero el uso de estas herramientas está al alcance de todos, aunque la importancia radica en la formación y educación de la sociedad en esa tecnología, ya que sin estos preceptos, no se puede hacer un uso adecuado de la misma. Por supuesto, hay que tener en cuenta que en este sentido todavía queda mucho por hacer, la brecha digital está vigente en muchos países y en otros ni siquiera podemos hablar de sociedad de la información porque no se cumplen todos los factores aquí mencionados. Entonces, ¿cómo puede evolucionar la sociedad, concebida en su globalidad, si estos problemas persisten en pleno s. XXI? Este es uno de los dilemas que debemos resolver si queremos avanzar, quizás la crisis internacional que estamos viviendo nos permita, como en la crisis de 1970, establecer las pautas de desarrollo e innovación de la sociedad futura. Ahondando en la idea de la usabilidad de la tecnología y los usuarios que la consumen, y respondiendo a la segunda pregunta planteada al principio de este segundo apartado de la exposición; he de mencionar de nuevo al autor Antonio Lucas Marín, quien expone que “con frecuencia las personas sometidas a los procesos de cambio social no son capaces de ser demasiados conscientes de ellos, sólo en el futuro otras personas podrán ver el contexto histórico con cierta objetividad y perspectiva.” Sin embargo, y si continuamos leyendo su obra, en 1970 hubo personas que se dieron cuenta de ese cambio, quizás, no toda la mayoría lo perciba, pero si una pequeña parte, inmersa de forma directa en alguno de los factores, lo observa con claridad y realiza un análisis de la situación. No obstante, en pocos años, hemos aceptado, como ente genérico, esos cambios y nos hemos adaptado a ellos, aunque puede que inconscientemente. Por ejemplo, uno de los ámbitos de desarrollo ha sido la relación de los ciudadanos con la Administración Pública, tanto en el campo tecnológico como en el de la comunicación. Los trámites que antes se
7

realizaban acudiendo a las oficinas de cualquier institución pública, ahora se realizan telemáticamente, facilitando por un lado, la comunicación del ciudadano con la administración, y por otro, agilizar y economizar la burocracia. Creo que la importancia radica, sobre todo, en ese contacto del ciudadano con la administración, pese a no ser un contacto en la realidad física, se ha conseguido acercar la complejidad administrativa al ciudadano al simplificar el proceso. No obstante, sigue habiendo cuestiones en este ámbito que deben ser resueltas, muchos ciudadanos todavía no tienen su acreditación electrónica (eDNI, certificado digital) y les resulta complicado acceder a los trámites vía Internet o muchos de ellos lo tienen pero no están familiarizados con el proceso, de ahí la importancia de formar y educar a los ciudadanos para utilizar apropiadamente las herramientas tecnológicas. Otro de los ámbitos de desarrollo ha sido el mundo de los negocios y el comercio electrónico, por ejemplo, el comercio en el caso de los transportes públicos. Antes, el cliente se acercaba a la estación o al aeropuerto correspondiente para comprar sus billetes, ahora puede hacerlo desde su casa utilizando el sistema facilitado por las empresas sin necesidad de imprimir o de obtener su copia en papel, simplemente con acreditar su identidad es suficiente para optar a los servicios ofertados. En este campo también tenemos el comercio cultural y de ocio, venta de entradas para espectáculos, librerías virtuales, etc… que nos permiten adquirir los artículos desde cualquier espacio y en cualquier tiempo sin necesidad de desplazamiento. Otro caso en esta área, por ejemplo, es la compra de cualquier tipo de artículo por Internet, desde mobiliario, pasando por decoración hasta alimentos, textil, etc. El e-commerce permite adquirir productos de otros países e importarlos, lo que antes implicaba acudir a un establecimiento y encargarlo, lo que suponía unos costes a mayores por la intermediación, ahora se puede comprar el producto directamente, abaratando su precio al no existir terceros. Respecto al mundo de los negocios o e-business, se ha personalizado el consumo, se ha globalizado el acceso al mercado y se ha economizado los recursos. En el plano ocupacional, ha cambiado la forma de buscar y dar trabajo, por ejemplo, en el área de Recursos Humanos de una empresa, la mayoría de los curriculums que se envían son recibidos por correo electrónico o por las plataformas que habilitan otras empresas, e incluso las entrevistas a los seleccionados se llevan a cabo de forma virtual.En mi opinión, es en esta área donde la aplicación de la tecnología ha avanzado considerablemente. El tercer ámbito es el de la cultura o e-content, en el caso de las bibliotecas, de los archivos y de los centros de documentación, la digitalización ha permitido que los usuarios accedan a la documentación a través de los portales web destinados a esta labor, por citar unos ejemplos, los portales PARES o EUROPEANA. Asimismo, los trámites de préstamo en las bibliotecas se llevan a cabo a través de la Red y desde cualquier dispositivo, en los
8

archivos al subir la documentación, a la que está permitido el acceso, permite que los investigadores de cualquier parte del mundo con conexión a internet, puedan investigar sin necesidad de desplazarse hasta el archivo e igual sucede con los centros de documentación. En los museos se han creado visitas guiadas virtuales, pudiendo ver la exposición temporal o permanente del museo a cualquier hora del día. El cuarto ámbito es el de la salud o e-health, quizás en este campo, la presencia física sigue siendo relativamente necesaria para establecer las patologías del paciente, o puede que los pacientes se aferren a esta idea porque les aporta mayor confianza. No obstante, las herramientas tecnológicas han avanzado hasta tal punto que el diagnóstico se puede realizar online, se han establecido por ejemplo, el uso de Tablets para hacer las radiografías al paciente y en cirugía se han aplicado nuevas herramientas tecnológicas para llevar a cabo las operaciones. Por último, hablar del sector de la educación o e-learning. Un caso práctico es el de la Universidad de Salamanca a través de la plataforma Studium y el sistema Moodle. Desde esta plataforma, profesores y alumnos pueden interactuar a través del chat y el foro, subir sus exposiciones y trabajos, acceder directamente a los recursos bibliográficos o crear un blog de información y, aunque las clases sigan impartiéndose de forma presencial, la plataforma es un buen sistema de apoyo tanto para los profesionales como para los estudiantes. Asimismo, instituciones o empresas privadas de aprendizaje crean también sus plataformas vía online, o directamente, se crean y desarrollan de manera virtual, de tal manera que todos los contenidos del aprendizaje, la evaluación de los mismos y la comunicación del estudiante con el profesor y viceversa se establece por ese medio sin necesidad de desplazamiento o presencia física de los profesionales y los estudiantes. Podemos decir que éstos son, en relación a los factores propuestos por Frank Webster y Daniel Bell, los principales ámbitos de actuación, aunque no debemos olvidar el factor comunicación, intrínseco a todos ellos, que ha supuesto que personas de diferentes partes del mundo puedan conectar, ya sea a través del sistema chat como el de las redes sociales o foros, lo que implica también un cambio en el lenguaje (utilización de nuevas expresiones, abreviaturas, símbolos y signos) y que a su vez ha permitido que los medios de comunicación de masas (radio, televisión, prensa, revistas…) difundan y transmitan la información a un amplio espectro de población.

9

CONCLUSIONES

Desde el principio de la humanidad, la sociedad se ha ido modelando en todos sus ámbitos, tanto desde el punto de vista económico y político, como en el ocupacional, cultural, espacial y temporal, comunicación y lenguaje, y sobre todo, en el tecnológico. Parece redundante incidir en este último campo, pero sin él, no podríamos concebir de igual forma la sociedad en la que estamos inmersos porque sin estas herramientas, la transferencia y difusión de la información sería muy distinta, en verdad, considero que seguiría limitada a un grupo de individuos, aquellos que supiesen administrarla y gestionarla, lo cual significaría un paso atrás en el progreso social. Para que una sociedad evolucione en su conjunto, es necesario que esté bien formada e informada y, aunque todavía queda mucho por hacer, es posible alcanzar lo que los autores del s. XXI, como Goula, Barceló y Majó5 han denominado “Sociedad del Conocimiento”, no es suficiente estar informados, se vuelve requisito indispensable producir, obtener y alcanzar conocimiento para progresar como individuos y como sociedad. Como bien expone Paul T. Kidd6 “the knowledge age offers the prospect of creating wealth trough brain power […] Using human intelligence, circumstances have been already created where there is a stream of new ideas emerging from research laboratories […]”. Sin embargo, y como se mencionó en capítulos anteriores, existe una paradoja informacional y es la brecha digital, principal obstáculo en aquellos sectores que por muy diversas razones, permanecen al margen de los beneficios y ventajas de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Por tanto, queda mucho camino que recorrer para que la sociedad global pueda lograr ese objetivo, y más teniendo en cuenta la crisis actual originada en el sector económico, financiero y político que, por ende, afecta al resto de factores que componen la sociedad. El espíritu de la humanidad es inquebrantable, el individuo y la sociedad tienen nuevas necesidades que hay que cubrir y para ello, se requieren objetivos, retos que plantearse e innovar en la resolución de problemas existentes para avanzar hacia ese ideal que es la “Sociedad del Conocimiento” con el fin de hacerlo realidad.

10

LISTA DE REFERENCIAS

LUCAS MARÍN, Antonio (ed.). La nueva comunicación. Ed. Trotta, Madrid, 2009.
2

1

WEBSTER, Frank.Theories of the information society.Ed.International library of sociology, Routledge, London, 1995.

3

BELL, Daniel.El advenimiento de la sociedad post-industrial: un intento de prognosis social. Ed. Alianza, Madrid, 1976. FEATHER, John.The information society: a study of continuity and change. Ed. Library Association Publishing, London, 1994.

4

OSUNA ALARCÓN, M.R. Clases magistrales.[Recurso en línea] [Disponible en] https://moodle.usal.es/course/view.php?id=3157 T. KIDD, Paul (ed.). European visions for the knowledge age: a quest for new horizons in the information society. Ed. Macclesfield, Cheshire Henbury, 2007.
6

5

11

12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful