introducción

La historia la escriben los vencedores y, en este sentido, es el disfraz más adecuado para que el rey oculte su desnudez. Este libro quiere desnudar Madrid y denunciar el vacío existente en torno a la capital española, su aislamiento y su descarnada soledad en lo más profundo de la península, su carácter depredador y el coste insoportable que supone revestir este poder en el vacío. Este libro es un alegato contra Madrid y su capitalidad, pero no es una colección de afrentas ni pretende reparaciones. Su ambición es mucho mayor, pues lo que interesa no es Madrid, sino desvelar el poder que su historia esconde. Madrid es una gran ciudad. Es la mayor ciudad de España y, como ocurre en otras muchas grandes ciudades del mundo, su entramado urbano desborda sus límites municipales para extenderse y ramificarse en un enjambre de poblaciones, algunas situadas a decenas de kilómetros. Sin embargo, y a diferencia de la mayoría de las otras y muy numerosas grandes ciudades, no forma una conurbación, no surge a partir de un aglomerado de localidades ni de la urbanización de un territorio densamente poblado. Madrid se estableció sobre un páramo demográfico y su propio crecimiento ha sido parejo a la despoblación de su entorno. Desde que Felipe II eligió Madrid como sede para su corte, lo que provocó la inmediata decadencia de Toledo, cada impulso urbano de Madrid ha ampliado el vacío a su alrededor. Capital en el vacío, Madrid ha gobernado sobre un horizonte remoto. En el siglo xvii su esplendor urbano como capital imperial de los Austrias señaló el inicio de la ruina de Castilla. Convertida

001-224 Madrid es una isla.indd 11

24/01/2013 17:11:48

12

madrid es una isla

desde cero en capital imperial, los intereses de Madrid estaban en Europa o en América, conforme a una política mundial sin vinculación con su territorio inmediato. A los viajeros europeos de los siglos xvii y xviii les sorprendía el desierto que rodeaba Madrid, una capital que gobernaba el mayor imperio planetario de la época ajena a cualquier ruta comercial. Además, a diferencia de las otras grandes capitales europeas, carecía de un cinturón de pueblos y ciudades menores para su suministro inmediato. Este aislamiento de Madrid obedecía a su origen como buen retiro del rey pero, tras casi dos siglos de capitalidad, evidenciaba además una relación insana con su ámbito más próximo, al consumir enormes sumas en productos de lujo llegados de todas las partes del globo, sin llegar a constituir nunca un mercado suficiente para el resto de Castilla. En el siglo xviii la política de subsidios asignada a la capital para el abastecimiento de grano ahondó la depresión económica en torno a ella, pues el trigo subvencionado desalentó el cultivo de los campos próximos a la capital al tiempo que hacía menguar los ingresos de Castilla, cuyas zonas cerealistas estaban obligadas a servir a la corte con precios intervenidos. En ocasiones el abastecimiento de la corte requería incluso costosísimas importaciones de grano de ultramar, subvencionadas por la Corona. La capital del imperio más extenso de la tierra, la ciudad que albergaba los palacios familiares de virreyes y gobernadores de provincias —mayores que muchas naciones europeas— era en el siglo xviii una ciudad pobre, atrasada y aislada. El capricho de Felipe II, el azar histórico y la voluntad de los gobiernos militares de hacer de Madrid el centro estratégico de un país que debía modernizarse por decreto, alimentaron el monstruo de la actual hipercapital madrileña, un Estado-ciudad que si bien acoge el 13% de la población española y genera el 17% del PIB, concentra la práctica totalidad de las grandes empresas del país, los servicios estratégicos, la banca, las empresas y servicios públicos, las televisiones, las agencias de noticias, dirige el tráfico aéreo, ferroviario y marítimo, planifica la investigación científica — da igual que sea oncológica que oceanográfica—, gobierna la justicia, la policía, los servicios secretos, el ejército y los servicios exterio-

001-224 Madrid es una isla.indd 12

24/01/2013 17:11:49

introducción

13

res, alberga los órganos legislativos y ejecutivos, decide premios y honores públicos, establece normas ortográficas o de tráfico, administra el patrimonio nacional, se erige en árbitro de toda disputa o litigio jurisdiccional y, en definitiva, se arroga la representación de todos los españoles hasta sus últimas consecuencias. Entendiendo la política como el negocio y trato del poder, no cabe duda de que tal concentración de autoridad en una sola ciudad supone un riesgo extremo de arbitrariedad, corrupción, venalidad y despotismo; y sin necesidad de emitir un juicio moral, puede afirmarse que este monopolio es la causa de todo tipo de ineficiencias y desequilibrios. La hipercapitalización de Madrid tiene y ha tenido un coste enorme, que es la supremacía de lo político en España. Frente a cualquier otro criterio social, económico o cultural, y sobre todo frente a cualquier contraste o competencia de criterios, aquí ha prevalecido el criterio político, el criterio central y dominante del poder. Durante los últimos siglos el impulso liberalizador en España ha quedado sometido, una y otra vez, a la voluntad ordenadora del Estado, que ha impuesto al país su propio corporativismo y su visión jerárquica y autoritaria de lo público. El resultado ha sido la debilidad de una economía subsidiada e improductiva, de una cultura funcionarial y adocenada, y de una sociedad ramplona y apática; la debilidad de un país subordinado y dependiente del poder. Hace un par de siglos el poder se revistió con nuevas formas en toda Europa. La historiografía habla del paso de lo moderno a lo contemporáneo, del fin de las monarquías absolutas y su sustitución por las democracias liberales, que es la nueva organización de poder delegado. La potestad dejó de estar encarnada para ser interpretada, y lo providencial fue reemplazado por lo representativo. El grado y el modo de este cambio trascendental determinó el carácter del Estado y de la sociedad, y en un país tan apegado a lo icónico como España, donde el símbolo era una extensión de lo sagrado, donde seguían venerándose las reliquias y la imaginería mantenía su carácter totémico, la delegación del poder debía suponer necesariamente un grado de transustanciación. Así que la villa de Madrid, como capital, monopolizó la representación y el ejerci-

001-224 Madrid es una isla.indd 13

24/01/2013 17:11:49

14

madrid es una isla

cio del poder que antes habían personificado el rey y su corte, y así se forjó el isomorfismo entre nación y capital que todavía subsiste. Desde entonces la ciudad ya no fue sólo la sede del poder, sino que pasó a presentarse como el puntal del país, y a falta de una burguesía comercial o industrial capaz de liderar el nuevo Estado parlamentario, éste fue repartido entre los togados, herederos de la tradición académico-jurista y de la escolástica española, y los militares de carrera que ascendieron en las guerras civiles y coloniales. Unos y otros aportaron al Estado sus propios valores estamentales, tributarios directos de los del Antiguo Régimen, valores que son las herencias y querencias de un Estado corporativista y autoritario que criminaliza, por considerarla sospechosa, la libre iniciativa pública, que amanceba un funcionariado vitalicio para asegurarse su lealtad, y que funcionariza la política, el sindicalismo, las organizaciones empresariales o deportivas, en definitiva un Estado formulista en su administración y arbitrario en su mandato, un Estado burocrático, clientelar, sumamente atento a su propia dignidad, y con una visión trascendente de su propia función, como si el propio Estado bajo la dirección del gobierno fuese una nueva corte con su rey, el cuerpo y la cabeza de la nación. De esta forma, en vez de asegurar la representatividad gubernamental, economizar las instituciones y servir a la ciudadanía, se consideró primordial remediar el aislamiento de la capital y dotarla de una industria pujante, de una universidad de prestigio y de una burguesía afecta, para concentrar en ella todo el poder y convertirla en una capital comparable a París o Londres. Vertebrar Madrid fue vertebrar España. Los primeros empeños y depredaciones de Madrid en el siglo xix tuvieron un sesgo cultural. El ateneo, las academias, el conservatorio, la Universidad Central o el Teatro Real fueron los grandes proyectos de la ciudad en la primera mitad del siglo. Antes que nada se necesitaban argumentos y un nuevo lenguaje para la nueva política, y los literatos eran quienes podían crearlos. La oratoria y la escenografía teatral ocuparon los palacios del poder, y dramaturgos como Martínez de la Rosa o el Duque de Rivas alcanzaron la presidencia del Gobierno. La ciudad se aseguró entonces la capi-

001-224 Madrid es una isla.indd 14

24/01/2013 17:11:49

introducción

15

talidad cultural mediante el pensionado y empleo de una intelectualidad afecta y retribuida a cargo del Estado, una política que han seguido puntualmente todos los gobiernos hasta hoy y que ha derivado en la total concentración de los medios de comunicación en Madrid, convirtiéndolos en una industria totalmente politizada, subvencionada y dependiente. Sin embargo, pronto fue evidente que el poder del siglo residía en la industria, y en la mitad de la centuria Madrid impuso al país una estructura radial de ferrocarriles que impidió el libre desarrollo de la incipiente red surgida a partir de múltiples nodos. La especulación generada alrededor de esta red estatal provocó primero una fiebre de captación de los derechos y concesiones y, antes de terminar la década de 1860, sobrevino la crisis que mantuvo a los ferrocarriles españoles al borde del colapso financiero durante el resto del siglo. Diseñada para servir a la capital y transformarla en un centro económico-militar estratégico, la red radial fue un fracaso económico que no impulsó la industrialización del país, al consumir unos recursos financieros y humanos que podrían haber sido empleados de un modo mucho más diverso y sostenible. Y resulta estremecedor constatar que este plan radial, con su cúmulo de fracasos, incompetencias, despilfarros, fraudes y corrupciones, se ha venido reimplantando en todas y cada una de las ulteriores modificaciones y ampliaciones del sistema de transportes y comunicaciones desde hace ciento cincuenta años: en los ferrocarriles, carreteras, autovías, autopistas, aeropuertos, telégrafos, televisiones o teléfonos. La profunda huella de algunas de estas infraestructuras en el paisaje constituye una evidencia del influjo del centralismo madrileño en la historia económica y social española, pero lo cierto es que —aunque con menor impronta arqueológica— la misma lógica radial-estatal ha dirigido y condicionado la historia financiera, educativa, cultural o científica del país hasta el presente. Los tejemanejes que urdieron las tramas del poder madrileño en el siglo xix son el traje que, parcheado y remendado, conservamos hoy en día. El desarrollo capitalino de Madrid no fue jamás una consecuencia inesperada o espontánea. Fue una política expresa, desea-

001-224 Madrid es una isla.indd 15

24/01/2013 17:11:49

16

madrid es una isla

da y fomentada, y más bien sorprendió su ineficacia, sus escasos réditos tras el coste enorme de elevar y sostener Madrid en el centro y a la cabeza de España. Pero este fracaso nunca ha sido un argumento para abandonar el centralismo dado que, por el contrario, cada nuevo fracaso, bancarrota y decepción han alimentado un nuevo pulso centralizador más intenso que el anterior, pues un Madrid incomunicado, provinciano o modesto en sus alcances podría representar el aislamiento y la debilidad del gobierno. Para los gobiernos militares y aquellos otros fraguados en torno a las artificiosas componendas políticas de la Restauración, el hecho de que el gobierno tuviese su sede en la mayor ciudad de España constituía una reserva decisiva de poder político y económico. Pero a pesar del empeño político y financiero centralizador, el país continuó creciendo de un modo periférico, diverso, sobre nodos ajenos a la capital, y la imagen de Madrid y del Estado siguió siendo la del retraso, el aislamiento y la ineficiencia. Los perniciosos efectos de la hipercapitalidad de Madrid, esa «capital total» que denuncia Germà Bel en su estudio sobre la red de infraestructuras radiales, sobrepasan los elementos más visibles de las grandes obras y la aglomeración de los grandes edificios institucionales, palacios y lujosas sedes corporativas de la capital, porque afecta a aspectos cotidianos de la vida pública y privada en España y porque constituye una gigantesca carga social, económica y política para todos los españoles, y tiene unos costes cuya dimensión —equiparable al peso social, económico y político de Madrid en la historia española— se apunta en los capítulos finales de este libro. Desde el siglo xix Madrid ha favorecido y generalizado un desarrollo socioeconómico que, al entorpecer la libre iniciativa y reglamentar las formas de ascenso social, mantiene un enorme contingente de desocupados, dependientes, aspirantes, interinos, opositores y solicitantes de una plaza en propiedad, de una concesión o de una licencia pública; y su contrapartida de conseguidores, procuradores, enterados e intermediarios del poder. Son estos aspirantes desocupados y comisionistas los que menguan la productividad de una economía que premia la antigüedad y el corpo-

001-224 Madrid es una isla.indd 16

24/01/2013 17:11:49

introducción

17

rativismo sobre cualquier criterio de eficiencia, lo cual provoca un grave paro estructural. La situación se cronificó hasta el punto de que ya en el siglo xxi, cuando en el año 2007 España alcanzó su máximo histórico de empleo, combinaba una tasa de paro del 8,6%, la mayor de la OCDE, con una tasa de ocupación del 65%, ni más ni menos que la media de la UE de los 27. En el extremo más privilegiado de la escala social, las grandes oportunidades de enriquecimiento y prosperidad personal que han generado las concentraciones económicas promovidas por el centralismo constituyeron el elemento cohesivo más potente de una oligarquía de clase directamente beneficiada por los negocios del Estado. Desde los escandalosos conchabeos del Marqués de Salamanca con la familia política de Isabel II y el robo masivo de los caudales públicos para financiar el ferrocarril de Aranjuez, al desvergonzado anuncio del ex ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, de que España era el país del mundo donde uno podía hacerse rico más rápido, la confluencia de intereses políticofinancieros en la cúspide del Estado ha corrompido las bases de la economía española hasta convertirla en un sistema deficitario crónico, insostenible sin el recurso al préstamo exterior y la extorsión permanente en el interior. No resulta nada extraño si se tiene en cuenta que el fundamento histórico del progreso económico de Madrid ha sido la permanente enajenación pública de la riqueza española y su transferencia a la capital, una exacción en la que han participado las principales instituciones madrileñas, la jefatura del Estado, el Banco de España, el Tesoro Público y los sucesivos gobiernos. En cuanto a los costes políticos, la voluntariosa concentración de los poderes estatales en Madrid para generar un sistema inequívoca y absolutamente unitario y centralizado, y la corrupción que semejante concentración alimenta, ha requerido la burla permanente a los sistemas de representación y el recorte de las libertades ciudadanas, cuando no su supresión. Más allá del empeño histórico del ejército español por acomodar el Estado a su propia concepción jerárquica y centrada, el déficit democrático del bipartidismo conservador-liberal de la Restauración o del actual bipartidismo PP-

001-224 Madrid es una isla.indd 17

24/01/2013 17:11:49

18

madrid es una isla

PSOE responden a un afán por asegurar a toda costa la estabilidad y la continuidad de sus gobiernos acaparando el máximo poder en unas pocas instituciones capitalinas ajenas a los intereses y al control de la mayoría de los españoles. Y para escudar la coacción y estafa de semejante monopolio, sus apoderados y albaceas han promovido un desmedido discurso político que restringe la españolidad y la legitimidad a aquello que irradia de su gobierno fuerte en Madrid. Vigo, verano de 2009 - 25 de septiembre de 2012

001-224 Madrid es una isla.indd 18

24/01/2013 17:11:49

110

madrid es una isla

precio ha supuesto que la industria turística jamás haya sido una de las áreas temáticas de investigación del CSIC (entre las que sí figuran los movimientos poblacionales y las relaciones interétnicas o los estudios mediterráneos) ni haya figurado entre las acciones estratégicas de los planes nacionales de I+D, a pesar de lo cual es muy posible que el centro español de investigación y desarrollo más influyente y prestigiado en el resto del mundo durante la primera década del siglo xxi no fuese ninguno de los cuarenta centros del CSIC en Madrid, sino un pequeño restaurante en la costa de Gerona: el restaurante El Bulli.

el gran madrid. los costes económicos Madrid no es una ciudad con base sólida en un medio natural. Así es como el arquitecto historicista Fernando Chueca Goitia advertía cuando hablaba del carácter parasitario de la capital en un ensayo titulado «Carácter de Madrid y personalidad del madrileño». Traducido al lenguaje actual, lo que Chueca Goitia señalaba en 1954 era que la capital no era una ciudad sostenible. Chueca, como Mesonero en el siglo anterior, se lamentaba del crecimiento desordenado que amenazaba a la capital y que podía convertirla en una urbe desestructurada y distinta del Madrid que él conocía y quería, pero el arquitecto —quizá por su propia condición de «depurado» por el franquismo— observaba el desarrollo de la ciudad desde una perspectiva más amplia, y veía en sus arrabales la miseria de la que se nutría Madrid y que la ciudad misma extendía a su alrededor. En su caracterización del Madrid de la posguerra, Chueca hizo una descripción honesta y crítica del papel central que la capital desempeñaba en el desarrollo socioeconómico de aquella España que entonces abandonaba la autarquía, reprobando decisiones como la de atraer a la capital industrias que hubieran requerido emplazamientos «más adecuados y más cerca de las fuentes de energía» y, sobre todo, el empeño en «estructurar la patria como rueda», es decir, la porfía en hacer girar al país en torno a un eje capitalino creado de forma artificial mediante un «crecimiento inor-

001-224 Madrid es una isla.indd 110

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

111

gánico» que no podía conducir a «nada bueno» y que únicamente parecía satisfacer «a los que aprovechan todas suertes de agio». Las críticas de Chueca podrían ser hoy aceptadas por los defensores de la ecología y del crecimiento sostenible, lo que demuestra su carácter pionero, y sin embargo lo más destacable es que se anticipaba también a los análisis económicos de David Ringrose —y de otros historiadores— cuando se preguntaba si la capital era la «sanguijuela de Castilla» por el hecho de haber generado «un hinterland vacío entre Madrid y el litoral», un vacío que era el alimento de Madrid, pues en su estudio sobre el desarrollo urbano y la decadencia española del siglo xvii, Ringrose daría fundamento a esta intuición de Chueca que relacionaba el despoblamiento castellano con el auge de Madrid, al mutilar una economía regional para favorecer el crecimiento urbano de una sola ciudad y su función de corte imperial. En 1954, cuando Chueca escribió su artículo, Madrid se posicionaba por fin como la ciudad más poblada de España, dejando definitivamente atrás a Barcelona. Si al término de la guerra civil las dos ciudades seguían teniendo un número similar de habitantes, y ambas se situaban por encima del millón, según el censo de 1950 ese año había 1.527.894 madrileños y 1.276.675 barceloneses, una diferencia que todavía era más abultada cuando se comparaban las poblaciones de hecho. Entre 1940 y 1950 la población de Madrid había aumentado en un 40% y continuó incrementándose a ese rapidísimo ritmo hasta 1970, cuando la ciudad —que ya superaba los tres millones— desbordó el municipio y transfirió su crecimiento a la provincia. Este auge demográfico de la capital desbordó también las previsiones de los ganadores de la guerra civil que, si bien planearon muy pronto un Gran Madrid que diese expresión arquitectónica a la grandeza del Nuevo Estado, no habían contemplado la idea de acoger en la ciudad a una muchedumbre que vivía en la miseria. El Plan de Ordenación de Madrid elaborado en 1941, coincidiendo con la depuración político-social de arquitectos como el propio Chueca, y que supuso el repudio de la arquitectura moderna, proyectaba el ensanche del paseo de la Castellana con edificios

001-224 Madrid es una isla.indd 111

24/01/2013 17:11:52

112

madrid es una isla

rematados por empizarrados chapiteles herrerianos y una gran fachada de la ciudad sobre la cornisa del río Manzanares, dando forma a una silueta emblemática del nuevo Madrid imperial, en el que sobresaldrían los tres edificios evocadores de la nación: la catedral como símbolo de la religión, el palacio como símbolo de la patria y la casa del partido o edificio de FET y de las JONS como símbolo de la jerarquía. El plan también incluía varios accesos monumentales a la ciudad, propios asimismo de una escenografía imperial, entre los que destacaba la vía Victoria, que se dirigiría hacia el Valle de Los Caídos y El Escorial. Dado que el plan no fue aprobado de manera definitiva hasta 1946, el contraste entre las proporciones colosales de la retórica del primer franquismo y la miserable realidad arruinó pronto la pretensión del régimen de crear el anhelado Gran Madrid imperial, y en lugar de las grandes avenidas y los pesados edificios que soñaba el franquismo para la ciudad, los inmigrantes levantaron insalubres barriadas de chabolas que no serían definitivamente demolidas y urbanizadas hasta la década de los años ochenta. Lo cierto es que, a pesar de las ensoñaciones fascistas de construir una nueva capital imperial, en 1950 la estructura socioeconómica de Madrid mantenía aún grandes similitudes con la pobre estampa que lucía en 1900, similitudes que mostraban la estrechez de miras, de ideas y alternativas de una capital (y de un país) cuyo Estado continuaba librando una guerra económica y política contra su población.
Censo de 1950/población de hecho

Madrid

Barcelona

Hombre Mujer Hombre Mujer Total población económicamente activa 479.067 166.190 406.508 163.758 Profesionales técnicos y afines Empleados administrativos de dirección, oficinas y similares 33.930 12.397 25.541 12.997 87.467 26.888 66.113 15.266 6.184 38.931 12.652

Trabajadores dedicados a la venta 46.546

001-224 Madrid es una isla.indd 112

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

113

Censo de 1950/población de hecho Agricultores, ganaderos, pescadores, cazadores, madereros y similares Trabajadores en ocupaciones de minería y canteras Conductores de vehículos, locomotoras, barcos y aviones Artesanos y jornaleros Personal de servicios de protección (excluidas fuerzas armadas) Personal de servicios domésticos, personales y análogos Militares profesionales Profesiones no identificadas o no declaradas Población inactiva independiente por rentas Población inactiva independiente por jubilación, retiro o pensión Población económicamente dependiente

Madrid

Barcelona

Hombre Mujer Hombre Mujer

4.603 278 21.204

263 12.870 0 798

234 0 0

0 15.824

198.665 26.216 222.127 62.027 6.292 0 3.064 0

33.890 92.069 18.444 59.796 19.957 17.500 0 2.104 6.427 2.153 0 577

5.575 25.486 17.314

2.950 13.452 8.205

3.837 18.156

236.670 684.296 149.102 518.048

En 1950 la capital era el principal destino de la inmigración española, aunque mantenía una estructura laboral más propia del siglo xix, con una tasa de ocupación de unos cinco puntos inferior a la de la segunda ciudad del país y con un empleo femenino ligado al servicio doméstico. Pero ahora la capitalidad madrileña atraía a más población que la industria barcelonesa, y este sesgo respondía al cambio político y económico operado tras la guerra civil. La ventaja relativa de la capital se encontraba en las menores perspectivas

001-224 Madrid es una isla.indd 113

24/01/2013 17:11:52

114

madrid es una isla

de una industria que —ahogada por el racionamiento, la escasez y el intervencionismo estatal— ya no constituía una alternativa equiparable al entramado de dependencias, clientelismos e influencias que se negociaban alrededor de la autoridad del Estado. La ventaja de la capital estaba, por tanto, en el señorío de la política sobre una economía de guerra. La destrucción producida por la guerra civil fue enorme. Junto al medio millón de muertos —quinientos cada día, uno de cada cincuenta españoles—, y los cientos de miles de exiliados, inválidos de guerra, enfermos e impedidos de todo tipo, la contienda provocó un descalabro económico de gran magnitud. Durante esos tres años, la producción de bienes y servicios cayó en un tercio respecto del valor de preguerra, es decir, que el país sufrió una depresión económica cinco veces mayor que la crisis generada tras el crack financiero de 1929. Pero el aspecto realmente excepcional de la guerra civil española fue la ausencia de recuperación una vez que los vencedores declararon que la contienda había terminado. A pesar de la ventaja relativa que supuso no participar en la Segunda Guerra Mundial, los niveles de riqueza neta o per cápita previos a la contienda no se recuperaron hasta la década de 1950, y estos mismos niveles comparados con Europa (UE-12) no se alcanzaron hasta la década de 1960 en riqueza neta, y hasta el decenio siguiente en riqueza per cápita. El estancamiento fue tan general que afectó incluso a la natalidad, que no recobró los índices de preguerra al quedar rápidamente abortada una subida inicial en 1940, de modo que el baby boom español se retrasó —en paralelo a la recuperación económica— hasta la década de 1950. Por supuesto, conforme a la visión militarista de una ciudad entendida como el centro estratégico del país, fue una recuperación económica que era ordenada e irradiada desde Madrid, ciudad cuya capitalidad nacional suponía, según el artículo primero del Plan General de Ordenación urbanística de 1946, «la organización eficaz de la dirección política y económica de la Nación», objetivo que conforme al artículo tercero se conseguiría con «la concentración de todos los edificios que albergarían esa compleja función en un conjunto único». Por si hubiera alguna duda sobre la eficacia de semejante estrategia, el

001-224 Madrid es una isla.indd 114

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

115

artículo segundo asignaba a «la capitalidad como función suprema de la ciudad, la máxima jerarquía, y en consecuencia, todos los derechos para disponer de todo lo mejor de la misma, tanto en el orden geográfico como en el histórico-tradicional». Como en toda contienda, los ejércitos combatientes de la guerra civil española sometieron a la sociedad a una depredación generalizada mediante la requisa, multa o nacionalización de los bienes públicos y privados para sostener su lucha, un expolio que se inició con las propias vidas de los soldados obligados a servir. Ésta es la naturaleza de la guerra y el origen —más allá de la simple destrucción— de sus profundas consecuencias económicas. La característica distintiva de la posguerra española fue que la depredación se mantuvo tras el fin de los combates para convertirse en uno de los instrumentos de la total y absoluta nacionalización económica promovida por los vencedores. De esta manera, durante más de una década el Estado español siguió manteniendo una política de enajenación general de la propiedad y de los medios de producción, padecida en mayor grado por los vencidos, pero que en última instancia afectó a la totalidad de la población mientras beneficiaba a unos pocos, concretamente a una selecta oligarquía nacional con acceso directo a los órganos del Estado en Madrid. La enajenación comenzó por los medios fiduciarios, al cancelar el dinero emitido y los saldos de las cuentas corrientes del bando republicano tras el 18 de julio de 1936 —todo lo cual sumaba veinte mil millones de pesetas, unas trece veces el famoso «oro de Moscú»—, y siguió por las confiscaciones, multas, desahucios, depuraciones e inhabilitaciones profesionales, y llegó a crear batallones disciplinarios de reclutas desafectos o políticamente sospechosos que eran obligados a trabajar en las obras del régimen. Durante la posguerra esa tendencia continuó con la gigantesca transferencia de poder económico de los vencidos hacia los vencedores, y que es difícil de cuantificar con exactitud, pero cuyos innumerables rastros parciales conducen hasta Madrid, transformada en capital del Nuevo Estado y, tal y como expresaba el Plan de Ordenación, en alojamiento de la máxima jerarquía, detentadora de los derechos para disponer «de lo mejor».

001-224 Madrid es una isla.indd 115

24/01/2013 17:11:52

116

madrid es una isla

Un año después del término de la guerra, y pese a haber sido frente de batalla y haber resistido un asedio de 33 meses, la renta familiar de Madrid había recuperado ya la mitad de la caída que sufría entonces el resto de las regiones españolas. Diez años después, en 1950, era la única de las actuales comunidades autónomas que superaba los niveles de preguerra en PIB y renta familiar. De hecho, en los 36 años de gobierno del Generalísimo Franco, Madrid acaparó casi una quinta parte del crecimiento del PIB español, y al final de ese período llegó a suponer el 16,8% del total, cuando antes de la guerra producía el 8%. De esta forma, si en 1975 España había recuperado el peso económico relativo que tenía en la Europa de 1936, la distribución económica había cambiado sustancialmente, al aumentar los desequilibrios territoriales de población, la renta neta y la producción, lo que agravó y amplió el vacío en torno a Madrid a medida que la ciudad se ensanchaba. El único parámetro interterritorial que se equilibró fue la renta per cápita interprovincial, cuyas diferencias relativas disminuyeron gracias al despoblamiento de las zonas rurales interiores y a la emigración de sus habitantes hacia las provincias costeras —siguiendo una tendencia secular—, pero también hacia la isla estatal del Gran Madrid, donde se capitalizó una cuarta parte del crecimiento económico de España. Podría decirse que el franquismo llevó a sus últimas consecuencias el ordenamiento militar de una economía planificada y autárquica iniciado en la dictadura de Primo de Rivera, una centralización económica que, si bien fue interrumpida por la crisis de 1929, no llegó a ser revertida por la Segunda República y que sería, finalmente, consolidada por la guerra. Con los gobiernos militares, el Estado español se hizo con la dirección ejecutiva de la economía a través de las regulaciones legales y de la institucionalización de corporaciones que asignaban precios y controlaban el reparto oligopolístico de las cuotas de mercado. Estas intervenciones en el mercado eran justificadas por la necesidad de defender la producción nacional y sustituir la iniciativa privada en aquellos sectores donde la envergadura de los capitales necesarios o las dificultades técnicas y logísticas superaban las estrechas capacidades privadas del país. Sin embargo, una sumaria

001-224 Madrid es una isla.indd 116

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

117

revisión de los primeros monopolios de la dictadura de Primo de Rivera permite advertir que en realidad se trataba de sectores especialmente dependientes del suministro exterior y de fácil gobierno mediante el control aduanero, como era el caso de la industria petrolífera, y también la fabricación, distribución y venta de fósforos (junto a las piedras de encendido y la publicidad de las cajas de cerillas), la distribución de tabacos y la telefonía, dependiente de la importación de la tecnología de la American Telephone & Telegraph. Como es lógico, la intervención no aumentó la independencia nacional respecto de las importaciones de petróleo o fósforo, ni tampoco contribuyó al equilibrio general de la balanza de pagos, pues su objetivo (cumplido) era el de enajenar los réditos inmediatos de la explotación de estos sectores económicos aprovechando la estrechez de los canales comerciales que suministraban las materias esenciales de cada uno: el fósforo, el petróleo, el tabaco o la tecnología telefónica. Se trataba, pues, de apropiarse de los flujos de capital de estos mercados cautivos, sirviéndose de arrendadores privados como testaferros del Estado. Y el punto central de toda esta política de nacionalismo económico y autarquía fue la capitalización de la industria y la economía española en Madrid, ciudad que pudo al fin hacerse con la dirección económica del país sin necesidad de esforzarse en construir una cultura industrial propia como la vizcaína o la barcelonesa, laboriosa e incierta tarea para la que la capital se mostraba resueltamente incapaz. Durante los veinticinco años que median entre 1922, justo antes de iniciarse la dictadura de Primo de Rivera, y 1947, ya en pleno período de statu quo bancario franquista, los bancos con sede en Madrid aumentaron en un 50% su peso relativo en el sistema financiero privado del país (la banca pública fue siempre madrileña), y llegaron a controlar dos tercios de los depósitos, de los activos y del capital. Esos grandes capitales nacionales adquirían su máxima utilidad al invertirse en proyectos intensivos de la capital, como la industria básica —electricidad, construcción naval, siderurgia y la propia banca— o las obras públicas, y éstos fueron los destinos en que se emplearon los capitales de la nación. La apuesta de la dictadura de Primo de Rivera por estas industrias no obede-

001-224 Madrid es una isla.indd 117

24/01/2013 17:11:52

118

madrid es una isla

cía a un interés industrial general, sino a un interés financiero privativo. De hecho, estos sectores eran ya los principales activos de inversión industrial de los mayores bancos nacionales españoles, en especial de los madrileños, tal y como se desprende del patrimonio industrial que los hermanos Urquijo Ussía aportaron como capital en la fundación del Banco Urquijo en 1918, compuesto por acciones y obligaciones de la Unión Eléctrica Madrileña, la Compañía General Madrileña de Electricidad, la Compañía de Tranvías de Madrid, el Hotel Ritz de Madrid, la Compañía Auxiliar de Ferrocarriles, la Sociedad Española de Construcciones Metálicas, la Sociedad Española de Construcción Naval (que reconstruyó la flota de guerra española tras las derrotas de Cuba y Filipinas y es la precursora de la actual Navantia), la Compañía General Africana (que explotaba el ferrocarril de Marruecos) y la Compañía Tabacos de Marruecos. Estas participaciones industriales, que superaban los diez millones de pesetas (un quinto del capital total de este banco), resumen los intereses empresariales de una dinastía financiera comprometida con el crecimiento urbano de Madrid, la explotación y construcción de ferrocarriles y el empeño militar-colonial, es decir, unos intereses singularmente coincidentes con los del estamento militar que tomó las riendas del poder al final de la Restauración. A pesar de haberse fundado sólo cuatro años antes, el Banco Urquijo era en 1922 uno de los seis grandes bancos del país, y junto al Banco Central, el Banco Hispano Americano y el Banco Español de Crédito —Banesto— constituía el grueso del sistema financiero madrileño, formado por estas cuatro sociedades bancarias que concentraban las tres cuartas partes del capital bancario privado de Madrid y una tercera parte del de España. El Banco Urquijo nació del acuerdo de los hermanos Urquijo Ussía, la tercera generación de una saga financiera iniciada por Estanislao Urquijo, un alavés nacido en 1816 y emigrado en Madrid a los doce años. Gracias a sus contactos familiares y a su facilidad para el cálculo, Estanislao comenzó a trabajar en la banca Rothschild de Madrid, y su fortuna nació con la burbuja del ferrocarril de 1844-1848, tras la que se estableció como agente de cambio y bolsa independiente,

001-224 Madrid es una isla.indd 118

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

119

para luego convertirse en consejero nato del Banco de España desde su fundación en 1856. A lo largo de su vida, Estanislao Urquijo mostró una extraordinaria pericia en la concesión y el cobro de empréstitos, de los que obtuvo siempre grandes beneficios políticos y económicos. Así, fue el principal beneficiario de las ruinas del marqués de Salamanca, del duque de Osuna o del marqués de Alcañices, tres de los mayores propietarios inmobiliarios del país, cuyos latifundios y bienes inmuebles en la capital respaldaban los préstamos concedidos por Estanislao. Obtuvo también un marquesado en agradecimiento del rey Amadeo de Saboya por dos empréstitos concedidos a la Hacienda española en 1871, y en 1883 fue nombrado alcalde de Madrid dos años después de prestar al ayuntamiento de la capital trece millones de reales. La otra gran especialidad del marqués de Urquijo fue crear una tupida red de relaciones político-familiares que lo convirtieron en el gran cacique de Álava gracias a su absoluto control político de la Diputación, y así llegó a ser nombrado Padre de Provincia en 1867. Al no tener hijos, nombró sucesor a su sobrino Juan Manuel, concejal de Madrid en 1875, diputado a Cortes por Amurrio y Madrid en 1879, senador por Álava entre 1881 y 1899 (inmediatamente después pasó a ser senador vitalicio) y, en sucesión de su tío Estanislao, cacique absoluto de la Diputación de Álava, consejero del Banco de España, de Ferrocarriles del Mediodía y del Banco Hipotecario, así como agente de Rothschild en España. Juan Manuel dio a la fortuna de la Casa Urquijo una estructura más empresarial, pues su tío la mantenía en forma de valores fácilmente liquidables, sobre todo deuda del Estado (37 millones de renta perpetua al 4% de un total de 48 millones en 1885), mientras que la tercera generación de los Urquijo consolidó el carácter bancario y empresarial fundando el Banco Urquijo, al que asociarían sus inversiones industriales. Esta tercera generación también acabaría por consolidar el entramado familiar al emparentar con la nobleza vizcaína de los Allendesalazar y otros linajes, formando lo más granado de la nueva aristocracia política y financiera española. Precisamente en 1919 —un año después de fundarse el Banco Urquijo— Manuel Allendesalazar, alcalde de Madrid, siete veces ministro y tío políti-

001-224 Madrid es una isla.indd 119

24/01/2013 17:11:52

120

madrid es una isla

co de Estanislao Urquijo (el tercer marqués de Urquijo), fue nombrado presidente del Gobierno de España por primera vez, cargo que ostentaría de nuevo en 1921 y que tuvo que abandonar tras al desastre de Annual. También en 1919, en el mes de diciembre, los hermanos Francisco y José Luis Ussía Aldama, primos de los Urquijo Ussía, convirtieron la casa de banca Aldama en el Banco Central, con la participación de los accionistas Jiménez Arenas y López Jiménez, y de las instituciones financieras Crédito de la Unión Minera, Hijos de Rodríguez Acosta, Crédito Navarro, Banco Guipuzcoano, Banco de Santander, Banco Castellano y Banco de Crédito de Zaragoza. De esta forma, el nuevo banco ocupaba el lugar de la Casa Aldama en Madrid, y pasaba a actuar en el resto de la península a través de los socios participantes. La relación de los Ussía y los Urquijo comenzó con Estanislao, primer marqués de Urquijo y fundador de esta saga financiera, para el cual trabajaba Luis de Ussía, vecino de Llodio, en el partido electoral de Amurrio, el feudo político de la Casa Urquijo. Luis de Ussía, padre de Francisco y José Luis, defendió como diputado provincial los intereses de Estanislao y fue nombrado en 1893 primer marqués de Aldama por gracia de la regente María Cristina, antes de ser elegido senador por Álava entre 1899 y 1904, año en que rompió la sociedad con su cuñado Juan Manuel Urquijo (segundo marqués de Urquijo) para fundar la casa de banca Aldama. La rama Ussía también continuó la tradición del bien casar, mediante el enlace matrimonial de Consuelo Ussía —hermana de José Luis y Fernando— con Jaime Milans del Bosch y Núñez del Pino, hijo de Joaquín León Milans del Bosch y Carrió quien, como capitán general de Cataluña, protegió al pistolerismo patronal durante la crisis de 1919 y se insubordinó al gobierno civil de España, y padre de Jaime Milans del Bosch y Ussía, héroe del Alcázar de Toledo y de la División Azul, y capitán general de Valencia que sacó los tanques a la calle en el golpe militar del 23 de febrero de 1981. El Banco Hispano Americano fue fundado en Madrid 1901 por Antonio Basagoiti, Gervasio Zaldo y otros indianos —casi todos de origen asturiano— que se habían enriquecido en México,

001-224 Madrid es una isla.indd 120

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

121

donde participaban de negocios textiles y bancarios. Crearon el banco con objeto de favorecer el comercio hispanoamericano —según consta en su memoria anual de 1902—, y en los primeros años la entidad creció de forma notable ayudada por los importantes retornos de capitales de Cuba, así como por las transferencias de los emigrantes españoles en Cuba y México, extendiendo sus intereses hacia América del Sur. No obstante, las inversiones del banco en el mercado español ganaron peso con los años y en especial durante la Gran Guerra, de manera que llegaron a equipararse a las del resto de la banca española y se erigieron en 1922 como el banco de mayor capital de España, con 90 millones de pesetas y 634 millones en cuentas acreedoras, lo que entonces significaba una quinta parte del capital de toda la banca privada del país. Por último, el Banco Español de Crédito nació como resultado de la refundación de la Sociedad General de Crédito Mobiliario Español, institución de matriz francesa establecida en Madrid en 1856 al calor de la fiebre ferroviaria. Tras la remodelación en 1902, el 30% del capital del nuevo banco quedaría en manos del Crédito Mobiliario Español, el 40% en las del Banco de París y los Países Bajos (Banco Paribas), mientras que el 30% restante pertenecía a inversores minoritarios como Cayetano Sánchez Bustillo, ministro de Ultramar en 1880 y de Hacienda en 1906 o Raimundo Fernández Villaverde, a quien se le ofreció la presidencia del banco. Fernández Villaverde fue cinco veces ministro (dos de ellas de Hacienda), dos veces presidente del Gobierno de España (en 1903 y 1905) y el promotor en 1899 del plan de estabilización que lleva su nombre, cuyo objetivo era atajar el déficit crónico del Estado, agravado en los últimos años del siglo xix por el desastre de la guerra colonial. Al final, la presidencia de la entidad recayó en José GómezAcebo y Cortina, futuro marqués de Cortina y ministro de Fomento y de Marina en 1918 y 1922, respectivamente. Al dar entrada a ministros y políticos españoles en el consejo de administración del banco, los propietarios franceses se aseguraban su cuota de influencia política en el gobierno de turno, lo que tras medio siglo de experiencia bancaria en Madrid sin duda consideraban imprescin-

001-224 Madrid es una isla.indd 121

24/01/2013 17:11:52

122

madrid es una isla

dible para la buena marcha de la entidad. Hay que tener en cuenta también que, aparte del apoyo a las inversiones francesas en los ferrocarriles o la minería, así como algunas industrias, el grueso del negocio de esta banca lo constituía el empréstito al Estado español. Con la repatriación de capitales franceses para auxiliar el esfuerzo bélico de la Primera Guerra Mundial y su consiguiente pérdida de peso accionarial, la institución se españolizó rápidamente tras la guerra, desapareciendo la presencia francesa del gobierno de la entidad. Este sucinto repaso del origen de los cuatro mayores bancos de Madrid en 1922 nos ofrece un panorama bastante fiel de la élite financiera madrileña a finales de la Restauración: un entramado de relaciones familiares y clientelares que reproducían esquemas sociales del Antiguo Régimen, comparables a los que se pueden rastrear en los censos de población de 1900 o incluso de 1940. Estos rastros muestran en la cúspide del sistema social madrileño la fortaleza que seguían teniendo los vínculos de solidaridad heredados del mundo rural y que, más allá de la espuma de los títulos nobiliarios, la afición a la caza y los latifundios que siguen caracterizando hoy a las élites madrileñas, mantenía un sistema de especializaciones económicas regionales alimentado por un sistema de reclutamiento y empleo que consideraba la vecindad un grado de familiaridad. Como expone con claridad Francisco Javier Montón al estudiar el caso del primer marqués de Urquijo, todo el que disponía de un cierto capital social (es decir, una buena posición en la red social del Madrid de entonces) podía encontrar un buen trabajo y, si demostraba aptitudes, hacer carrera o fortuna. Era esta combinación de oportunidades y discriminación la que sustentaba en Madrid a un importante sector de la población formada por desempleados o subempleados, personas dependientes en cualquier caso de una recomendación para un trabajo, para un contrato o para un subsidio sin una contraprestación económica clara, pues sus réditos bien podían venir de un apoyo político o ser cobrados como una simple deuda social. Son los ociosos postulantes que esperan su oportunidad, los suplicantes, los concursantes, los aspirantes a oficialías, asesorías,

001-224 Madrid es una isla.indd 122

24/01/2013 17:11:52

peaje y fonda. el precio de una capital total

123

procuradurías, pasantías y ayudantías personales, los asistentes, criados, servidores, séquitos, amigos y amigas..., todos ellos tratantes en el mercado de las relaciones personales. Y los afortunados mantenidos, protegidos, colocados por familiares, empleados gracias a sus apellidos, enchufados y apadrinados, aquellos con menores aptitudes para hacer carrera o fortuna, ocupan los trabajos y empleos que otros muchos demandan —quizá con mayor aptitud— pero a los cuales no pueden acceder por carecer de ese capital social que les recomienda como apadrinado, valido, pariente o vecino. Éste es el sistema de reclutamiento laboral que se impuso en España con la capitalización de Madrid, una madrileñización de España que irradió la cultura económica de la capital y nos legó un mercado laboral absolutamente desestructurado, que genera una muchedumbre de trabajadores sobrecualificados —o más bien descualificados— para una oferta empleadora de baja calidad; que fomenta unas relaciones empresariales clientelares, en las que las vinculaciones personales entre los directivos —por vecindad, familiaridad o corporativismo— se imponen a las consideraciones económicas; y en la que los contratos y la contratación de personal —sean públicos o privados— son para los amigos, los del partido y los afines, y se mantienen así contra toda lógica económica. Las consecuencias de esta cultura económica también se aprecian en un sistema de reclutamiento que, desdeñando la eficiencia, sigue mostrando en la mediación de personas conocidas, amigas o familiares la principal vía para encontrar empleo (una vía que, según Eurostat, en España es diecisiete puntos porcentuales superior a la media europea); en un sistema laboral absolutamente discriminatorio que establece, del funcionario al eventual discontinuo, una infinita gradación de privilegios y derechos según la proximidad al Estado (comenzando por el actual presidente de Gobierno, que sigue recibiendo los emolumentos que su condición de registrador de la propiedad le reporta desde su feudo/plaza de Santa Pola, pese a que no ha desempeñado este oficio durante décadas); en un sistema económico alérgico a la competencia, y que ha acotado y funcionarizado sectores económicos como los juegos de azar, la distribución de drogas y medicamentos, el notariado o el referido registro

001-224 Madrid es una isla.indd 123

24/01/2013 17:11:53

124

madrid es una isla

de la propiedad; en un sistémico lastre de productividad derivado de este mercado laboral rígido y estrecho que, en 2007, cuando alcanzó su máximo histórico de empleo, combinaba una tasa de paro del 8,6% (la mayor de la OCDE) con una tasa de ocupación del 65%, exactamente la media de la UE de los 27. La importancia de las relaciones de vecindad y proximidad en el mercado laboral español, la subordinación de la eficiencia a la afinidad personal tan característica de la cultura económica española, o la necesidad de concretar un vínculo personal, una inclinación de amistad, origen o partido para hacer negocios, para contratar o ser contratado, o incluso para rebajar unas comisiones bancarias, no es una disfuncionalidad casual ni el simple vestigio de un pasado cultural, es una querencia que se mantiene y refuerza desde Madrid, por cuanto la proximidad a la capital es en realidad la causa y el estímulo de la centralización económica de España. No hay otro motivo por el que Madrid tenga el mayor aeropuerto de España, sea el mayor nudo ferroviario del país, concentre los recursos financieros y de investigación, los medios de comunicación, las mayores universidades, los mayores museos, sea la sede de las empresas nacionales y del sistema meteorológico: porque es la capital. La capitalidad como tautología, razón o necesidad subordina todo criterio económico al de la proximidad al centro del poder, y promueve y extiende este criterio —el de proximidad— a todo el entendimiento económico. Durante el siglo xix la creación de un mercado financiero avanzó en paralelo a la incipiente industrialización y al crecimiento comercial. Cada fase de desarrollo favoreció la apertura de nuevos bancos y casas de banca, y cada crisis precipitó la quiebra y el cierre de muchas de aquellas entidades, la mayoría de ellas pequeños bancos de actividad circunscrita a sus localidades. A largo plazo las plazas financieras fueron mudando conforme a la prosperidad económica general de sus ciudades y comarcas. Así, la ciudad de Cádiz, que a mediados de siglo xix —debido a su arraigada tradición comercial— tenía uno de los tres bancos peninsulares con privilegio de emisión fiduciaria, no volvió a crear ningún banco tras la crisis de 1866.

001-224 Madrid es una isla.indd 124

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

125

Como el resto de las plazas, Madrid sufrió los avatares de esta y otras crisis, pero la permanente demanda de crédito de la Hacienda pública aseguró la continuidad de Madrid como centro financiero. De hecho, la Hacienda española —de forma directa o por mediación del Banco de España— actuó como un colchón anticíclico para la economía de la ciudad, drenando hacia la capital los (muy escasos) caudales del país. Con independencia de si la deuda pública servía para financiar las guerras coloniales o para subsidiar el ferrocarril, mantenía en Madrid un activo mercado financiero sostenido con los recursos públicos y el endeudamiento del país. El Banco de España, que en 1874 alcanzó el ansiado monopolio de emisión de billetes e inició la apertura de sucursales (56 entre 1874 y 1892) para cumplir así el tercer objetivo de la institución, que era «venir eficazmente en ayuda del comercio», se dedicó en realidad a drenar los ahorros españoles hacia la capital. A decir del propio Departamento de Historia Económica del Banco de España, el banco usó las sucursales como meras intermediarias entre el Banco de España-Madrid [sic] y el Tesoro, para que el primero cumpliese los servicios que tenía concertados con el Estado. Más que bancos dedicados a desarrollar el crédito, las sucursales del Banco de España eran centros burocráticos que existían para cumplir su precepto legal, y fueron usadas para atraer a Madrid la mayor cantidad posible de recursos con los que cubrir las necesidades extraordinarias del Tesoro. Tanto es así que las reservas de caja de las sucursales superaron el monto de las aportaciones del Banco de España durante sus primeros cuarenta años de vida, de modo que una parte considerable de los depósitos de los cuentacorrentistas quedaba inmovilizada. Según Rafael Anes Álvarez, historiador del Servicio de Estudios del Banco de España, las sucursales no creaban dinero, sino que lo destruían. Hay que tener en cuenta además que el Banco de España era entonces —y lo fue en teoría hasta 1946— un banco privado, que no sólo repartía beneficios entre sus accionistas, sino que competía con el resto de la banca privada en la captación de fondos y depósitos. En los últimos años de la Restauración, la banca privada española comenzó a ser la principal contratante de servicios bancarios

001-224 Madrid es una isla.indd 125

24/01/2013 17:11:53

126

madrid es una isla

de los españoles en sustitución del Banco de España, que abandonaba poco a poco la banca comercial para empezar a comportarse como un banco de bancos. Y también en esos años se conformaron los principales grupos bancarios que habrían de dominar el panorama financiero español hasta las últimas décadas del siglo xx, una industria que estaría encabezada por la banca madrileña. Esta madrileñización de la banca privada española tuvo lugar en una coyuntura económica de expansión bancaria generalizada, al pasar el coeficiente de intermediación (activos bancarios sobre el PIB) de un tercio en 1900 y 1913 a dos tercios en 1929. La guerra civil no cambió esta tendencia, y la suma de los activos de la Asociación Española de la Banca en 1947 era ya semejante al PIB, un nivel de intermediación de la banca española privada que se mantuvo estable hasta el final del franquismo. Así pues, el dominio de la banca privada madrileña se produjo en el momento crítico en que la industria bancaria española alcanzó un tamaño —respecto del PIB— que por lo general se considera propio de los sistemas económicos modernos; un crecimiento que se realizó además en un ambiente político de nacionalización bancaria, por cuanto los bancos privados extranjeros —como el Banco Español de Crédito— fueron progresivamente españolizados. De modo paralelo al crecimiento bancario, a su nacionalización y madrileñización, se iniciaron dos tendencias económicas que se mantendrían también hasta hoy: el permanente crecimiento de la deuda neta del Estado y el cambio de signo de la balanza comercial española, que pasó a negativo tras mantener un saldo ligeramente positivo durante toda la Restauración. Otra característica histórica de la consolidación del actual sistema bancario español fue su estrecha relación con los conflictos bélicos del período, incluida la guerra civil. Mientras buena parte de los sectores industriales y de consumo, nacionalizados o privados, no lograban sobreponerse a la destrucción producida por la contienda civil, la banca privada —que apoyó de forma general al bando sublevado— alcanzó en la inmediata posguerra unos niveles de penetración y concentración económica nunca vistos que harían de ella el núcleo económico del país. En 1947, un año después de decretar-

001-224 Madrid es una isla.indd 126

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

127

se las leyes de nacionalización y reorganización del Banco de España y de las Bases de Ordenación del Crédito y la Banca, y en un momento en el que el PIB español a precios constantes era todavía un 7% inferior al de 1935, la banca privada española alcanzó el coeficiente de intermediación del 100% del PIB, que es uno de los indicadores estadísticos del tránsito de un sistema financiero de corte tradicional a otro moderno. Por tanto, la consolidación de la industria bancaria, que en la mayor parte de los países europeos fue una consecuencia del desarrollo económico general, sucedió en España con antelación a que tal desarrollo se produjera, y aún en ventaja respecto a él, y de este modo contribuyó a la separación entre la economía productiva e industrial y la economía bancaria y financiera. Tras la guerra civil la gran banca española obtuvo una rentabilidad financiera superior a la de las empresas industriales, y la distancia se fue ampliando hasta llegar a principios de los años sesenta, momento en que alcanzó una diferencia de nueve a diez puntos. En apariencia la banca aumentó su rentabilidad financiera al manejar un volumen cada vez mayor de recursos totales con un nivel de capitalización a la baja, para lo cual la gran banca española —ya definitivamente centrada en Madrid— se nutrió de todos los sectores productivos, incluso de los menos desarrollados, como, por ejemplo, el de la agricultura, cuyos fondos sirvieron a la banca para financiar la gran industria pesada mientras la propia agricultura sufría el lastre de un déficit de productividad debido a la insuficiencia de inversiones. El rapidísimo crecimiento de depósitos en los bancos respecto al volumen de la economía real española fue tan grande que en 1967, mientras el gobierno de Franco decidía una nueva devaluación de la peseta, el nivel de bancarización era más propio de un país refugio como Suiza que de la economía de un país en vías de desarrollo como España. Este extraordinario nivel de bancarización contrastaba no sólo con la realidad industrial, sino también con otros indicadores financieros —como la cuantía de los fondos operados por las sociedades de inversión colectiva— muy alejados de los de economías financieras más avanzadas y diversificadas como Gran Bretaña o

001-224 Madrid es una isla.indd 127

24/01/2013 17:11:53

128

madrid es una isla

Suiza. La concentración de los capitales españoles en forma de depósitos en los bancos fue pareja a la concentración y centralización de la propia banca en la capital española, pues la banca madrileña alcanzó el 70% del capital bancario total al final del período autárquico. De forma paralela a la pausada liberalización económica y política del régimen, la banca no madrileña fue ganando peso en el sector, aunque los bancos con sede en Madrid todavía mantenían en 1975 un porcentaje del 59% del capital bancario privado total (véanse anexos 7 y 8).
Nivel de bancarización 1967 (depósitos*100/PIB) España Francia Bélgica Alemania Gran Bretaña EE. UU. Suiza 56,7 34,4 47,5 29,5 33,8 25,4 80,3

El cambio de modelo económico que propició la bancarización de la economía española, iniciado a finales de la Restauración, fue consecuencia del proyecto de las élites para afrontar la inevitable regeneración del régimen mediante una revolución desde arriba que desembocaría en el fascismo de Primo de Rivera (hijo), un pastiche ideológico que debía servir para acometer la modernización manteniendo los privilegios de la élite político-económica. Se inició entonces un nacionalismo económico que pretendía encontrar la vía del desarrollo en la centralización y el control estatal de las funciones productivas, cuyos promotores impulsaron campañas políticas para poner en manos españolas los sectores de mayor interés para la oligarquía del régimen, como eran la banca, la industria pesada o la minería, lo que fue lográndose mediante disposiciones reglamentarias como la ley de Sales Potásicas, de 1918, o la

001-224 Madrid es una isla.indd 128

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

129

ley de Ordenación Bancaria (la «ley Cambó») de 1921, y en último término mediante la nacionalización de las empresas extranjeras. De forma paralela a este nacionalismo económico, el gobierno favoreció una política monetaria expansiva, iniciada en 1917 mediante la concesión automática de créditos por parte del Banco de España contra la garantía de la deuda pública. Esto constituía un gran negocio para los bancos, pues les permitía disponer de fondos a coste casi nulo para prestar a sus clientes o invertir. Durante el año de 1920, y entre 1922 y 1927, la tasa de rendimiento de la deuda perpetua fue incluso superior al tipo de descuento aplicado por el Banco de España para préstamos sobre efectos públicos, con lo que de hecho subvencionaba la compra de la deuda. La fase inicial de la bancarización coincidió con la crisis de 1920, causada por el fin de la situación extraordinaria que supuso la Primera Guerra Mundial. En España, la crisis se sintió como consecuencia de la mayor competencia internacional de los países beligerantes que, empobrecidos por la guerra, fueron recuperando la capacidad de producción y provocaron finalmente que la balanza de pagos española pasara de positiva a negativa. Para ajustar la economía a la situación de posguerra sin asumir la caída del mercado, la élite político-económica de la Restauración intensificó la protección arancelaria de los sectores empresariales cuyos intereses representaban y aumentó la concentración empresarial al disminuir la competencia y la competitividad española, eludiendo así su propio quebranto al transformarlo en déficit comercial y en déficit público (véase anexo 9). En 1923 el nivel de coacción y violencia públicas que había que aplicar para mantener esta política económica depredadora llevó a los poderes del Estado a recurrir a un gobierno militar. Poco tiempo tardó la banca nacional en solicitar al presidente del Directorio Militar su «más desinteresada y patriótica colaboración para la labor de reconstitución nacional, consistente en el fomento de obras públicas con capital español». Los bancos ofrecieron al Estado un préstamo de cinco mil millones de pesetas —un capital que de hecho no tenían, pues era similar a la totalidad de sus recursos ajenos— para el desarrollo de obras públicas, ya que en su opinión

001-224 Madrid es una isla.indd 129

24/01/2013 17:11:53

130

madrid es una isla

la débil demanda interna era insuficiente para justificar inversiones privadas, y por otra parte la tutela extranjera sobre la industria española eliminaba el incentivo para invertir. Es decir, los bancos españoles no estaban dispuestos a arriesgar su propio dinero invirtiendo en unas industrias sometidas al riesgo de la competencia, y preferían prestárselo al Estado para que éste asumiese todos los riesgos. Estas solicitudes fueron finalmente escuchadas y satisfechas en 1925, cuando el Directorio se abrió a miembros civiles y entró en él como ministro de Hacienda el entonces joven Calvo Sotelo. El nuevo ministro, que había ingresado en la política de la mano de Antonio Maura, recurrió al aumento sistemático de la deuda pública aun cuando cesaron los gastos extraordinarios de la guerra del Rif, y dio así lugar a la nueva política de guerra económica que ha sostenido el crecimiento del Estado durante el siglo xx (véase anexo 10). Resulta elocuente que en esta etapa inicial se dividieran los presupuestos deficitarios en «ordinarios» y «extraordinarios» —concepto hasta entonces ligado a la guerra— y que permitió englobar en esta partida extraordinaria aquellas nuevas inversiones del Estado en infraestructuras. Las obras públicas aseguraban los beneficios de los bancos también por partida doble: como accionistas de las compañías constructoras y suministradoras, y como compradores de la deuda que las financiaba. Además, al ser el Estado el promotor de las infraestructuras, los bancos evitaban el riesgo de que aquellas obras no fueran finalmente rentables, al tiempo que las industrias suministradoras —en manos de los bancos— podían acometer las inversiones necesarias con la seguridad que proporcionaba la existencia de una demanda permanente por parte del Estado. Aunque esta política de intervención estatal sobre la demanda económica se generalizó en estos años de entreguerras por todo el continente europeo, lo hizo conforme a las particulares condiciones de cada país, y en España el nacionalismo económico y la concentración en Madrid fueron las bases sobre las que se creó y estableció el sistema financiero moderno que aún tenemos hoy y que los últimos gobiernos españoles quieren salvar, a cualquier precio, tras la crisis financiera de 2007. En apariencia, la competencia del

001-224 Madrid es una isla.indd 130

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

131

mercado ha eliminado las entidades menos competitivas, pero en realidad casi todos los bancos desaparecidos se encuentran englobados tras los cuatro grandes grupos bancarios actuales, pues lo significativo del proceso de la historia bancaria española durante el último siglo ha sido la concentración a través de la centralización: el Urquijo forma hoy parte del Sabadell, mientras que el Central, el Hispano Americano y Banesto se han integrado en el Grupo Santander, un gigante que controla casi la mitad de la banca privada española. El segundo mayor grupo bancario tras el Santander, el BBVA, nació de la fusión de los dos grandes bancos vascos —Banco de Bilbao y Banco Vizcaya— con el holding Argentaria, que agrupaba la banca pública española heredada del franquismo. En esta última fusión de 1999, el BBVA se desligó de la histórica burguesía de Neguri que lo había dirigido desde el siglo xix y pasó a estar presidido por Francisco González Rodríguez, un habitual de los consejos de administración de las grandes empresas públicas madrileñas. Tanto en el caso del Banco de Santander como en el del BBVA, la absorción de la banca madrileña les obligó a trasladar sus sedes operativas a la capital española, aunque ambos mantienen sus sedes sociales en Santander y Bilbao. Por su parte, otro gran grupo bancario español, el madrileño Banco Popular, fue fundado en la década de 1920 con el doble patrocinio político del gobierno de Primo de Rivera y de Alfonso XIII, que fue asimismo accionista. Fue entre estos años y en los inmediatos a la guerra civil cuando, a la sombra del Ministerio de Fomento, se instaló en la capital la gran industria constructora española, cuyos viejos nombres, como Agroman Empresa Constructora, SA; Vías y Construcciones, SA; Ginés Navarro e Hijos. Construcciones, SA; Entrecanales y Távora, SA; Dragados y Construcciones, SA; Obras y Construcciones Industriales, SA; o Construcciones y Contratas, SA, también se encuentran hoy absorbidos por los grandes grupos constructores madrileños: Ferrovial, ACS, Acciona, FCC, Sacyr y OHL. En 1926 un empréstito interior de 3.540 millones de pesetas destinado en su práctica totalidad a los ministerios de Guerra y Marina y a obras públicas sirvió para poner en marcha el Circuito Nacional de Firmes Especiales, la primera red de carreteras espa-

001-224 Madrid es una isla.indd 131

24/01/2013 17:11:53

132

madrid es una isla

ñola diseñada para el tráfico de automóviles. Pero el grueso de las inversiones de obra pública en esa época continuó asignándose al ferrocarril, que por entonces alcanzó su máximo desarrollo y cuyos intereses estaban tradicionalmente entrelazados con los de la banca, como accionista que era de las compañías ferroviarias y también de la industria auxiliar y siderúrgica que suministraba raíles, máquinas, etcétera. Según el procedimiento habitual consistente en proteger los beneficios particulares aduciendo intereses generales, el transporte ferroviario se vio favorecido por medio de disposiciones legales que impedían abrir líneas regulares de transporte por carretera entre poblaciones ya comunicadas por tren, eliminando así toda competencia. Esta concepción administrativa de la carretera como vía subsidiaria del ferrocarril fue de hecho la que permitió que, por una vez, la consabida estructura radial centrada en Madrid de todas las infraestructuras del país fuese completada con un anillo de carreteras periféricas, de modo que, como curiosa excepción, era posible recorrer España en automóvil sin pasar por la capital. En la siguiente Instrucción de Carreteras, aprobada cinco meses después de finalizar la guerra civil, cuando era ya evidente que el automóvil dominaría el transporte terrestre, el gobierno de Franco eliminó en los planes de carreteras nacionales el anillo periférico y dejó únicamente la estructura radial —en estrella— de carreteras nacionales mil veces reproducida. Desde que Primo de Rivera militarizó la economía convirtiéndola en el motivo esencial de la política del Estado (una función que hasta entonces había tenido la guerra), el discurso del nacionalismo económico estatal ha entendido la unidad del mercado como una estructura jerárquica conforme a los cauces institucionales centrados en Madrid; ha hecho de la protección y promoción de las grandes empresas españolas un objetivo nacional en sí mismo, aunque éstas ofreciesen sólo mayores ventajas para una élite y un mayor coste para la generalidad de los ciudadanos; y ha hipotecado la libertad económica de los españoles al primar la consecución de objetivos económicos de prestigio internacional, aunque fuesen de dudoso provecho económico. De hecho, fue la caída de la cotización de la peseta la que —como un Annual económico— precipitó

001-224 Madrid es una isla.indd 132

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

133

en 1929 la defenestración del dictador. Para Primo de Rivera, la competencia económica era una sublimación de la competencia guerrera entre naciones, y así se entiende que un simple indicador como la cotización de la peseta frente a la libra o al franco adquiriese para él un carácter sustantivo, cuya evolución interpretaba como una prestigiosa campaña de conquista... pues, por ejemplo, se sabe que el dictador tenía preparada una nota oficiosa que decía: «La libra esterlina a 25. ¡Viva España!». Pero a pesar de este ensueño nacionalista, la economía española en 1929 era tan dependiente del exterior como lo había sido en 1922, y fue la gran crisis internacional de aquel año la que puso fin al crecimiento acelerado de una década económica alcista que en realidad había comenzado con la recuperación económica internacional de 1919, al finalizar la Primera Guerra Mundial y cuatro años antes del golpe militar.
Incremento anual del PIB c.f. a precios constantes 1874-1899 1900-1913 1914-1918 1919-1922 1923-1929 1923-1930 1931-1935 0,93 1,85 0,59 3,65 3,72 2,84 0,69 Incremento anual del PIB c.f. (per cápita) 0,47 1,19 -0,093 2,90 2,65 1,48 0,28

Por supuesto, tras la retórica de independencia económica y fomento nacional se escondía también el interés de la industria financiera por mantener la peseta fuerte, una política que suponía un lastre para el resto de los sectores productivos, en especial para los exportadores, pero que resultaba muy beneficiosa para los propietarios y arrendatarios del capital. Esta confluencia de intereses financieros y estatales fue el fundamento económico sobre el que se estableció y prosperó la banca privada madrileña. Si la banca barcelonesa estaba ligada al progreso comercial de aquella ciudad y la

001-224 Madrid es una isla.indd 133

24/01/2013 17:11:53

134

madrid es una isla

vasca se había enriquecido con el crecimiento industrial vizcaíno, la banca de Madrid se encumbró gracias a la deuda nacional y a los negocios del Estado, un modelo empresarial cuyo creciente peso económico acabó por transformar las finanzas de todo el país. Esta estrecha relación entre el sistema financiero madrileño y la deuda es tan característica que constituye un rasgo permanente de su sistema bancario, incorporado en sus balances como una carga genética. Entre 1922 y 1975 la banca privada madrileña mantuvo de forma sistemática un nivel inferior de reservas, respecto de activos y capital, que el de la banca española no madrileña. Incluso a finales de la década de 1940, cuando los bancos de Madrid alcanzaron su máximo nivel de concentración coincidiendo con el apogeo autárquico, su nivel de reservas era ligeramente menor que el del resto de la banca (véase anexo 11). Este hecho, que generaba una ventaja competitiva por cuanto ofrecía a la banca capitalina una mayor disponibilidad de recursos, a largo plazo supuso un riesgo mayor para la propia industria bancaria. Este riesgo fue trasladado al conjunto de la economía, y sólo puede explicarse por la confianza que suponía para los principales banqueros y empresarios del Gran Madrid el disponer de los avales económicos y políticos del Estado. En cualquier caso, la expansión crediticia en España alcanzó un punto de no retorno en 2007, cuando, tras la mayor fiebre especulativa de nuestra historia moderna (quizá sólo comparable a la del ferrocarril, finalizada en 1866), la banca española presentaba el segundo mayor nivel de préstamos sobre activos de los 27 países de la UE, sólo superado por el de Noruega, que es un país exportador de petróleo (véase anexo 12). La modernización económica española asentada sobre aquellas nuevas bases de endeudamiento exterior y apalancamiento bancario interno aumentó el empleo y la producción mientras la coyuntura internacional fue favorable, pero creó una insostenible carga económica en forma de elevados precios interiores, déficit comercial y agravamiento del déficit público que se padeció, desde entonces y en cada crisis internacional, en forma de quiebras, paro forzoso y devaluación, cuando el propio Estado se veía incapaz de sostener las bancarrotas particulares y los ruinosos negocios privados de este capitalismo paraestatal.

001-224 Madrid es una isla.indd 134

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

135

En 1930, después del exilio de Primo de Rivera, el general Berenguer inició un período de «dictablanda» que no fue sino el intento de recomponer los equilibrios del sistema político y económico rotos durante la anterior etapa de crecimiento y nacionalismo. Se suprimieron las diversas contabilidades con las que Calvo Sotelo había ocultado la verdadera dimensión del déficit y se redujeron los gastos para intentar alcanzar el equilibrio presupuestario. Con este nuevo giro hacia el equilibrio y la relativa vuelta a la competencia se suprimieron también algunos organismos interventores y corporativos industriales, por lo que el régimen perdió su propia razón de ser y su poder. Agotada la coyuntura alcista internacional, corregidos algunos desequilibrios y desmantelados varios organismos de intervención estatal, el crecimiento económico durante la Segunda República volvió a situarse en valores bajos, característicos de un período de crisis internacional aunque sin alcanzar los mínimos experimentados durante la Primera Guerra Mundial. Con todo, ni los monopolios ni los instrumentos estructurales del centralismo llegaron a ser desmantelados por los gobiernos republicanos, pues también para buena parte de la izquierda la centralización encajaba bien en su propio esquema ideológico. En palabras del socialista Indalecio Prieto, primer ministro de Hacienda de la República, era casi una suerte que los gobiernos burgueses precedentes hubieran monopolizado ramas de la industria y del comercio, tal y como afirmó en una intervención ante las Cortes en 1934, haciendo referencia a la ley de 1927 que dio lugar al nacimiento de la petrolera Campsa: «¿No comprendéis que para nuestra organización social habréis forjado vosotros en ese caso instrumentos insuperables de socialización? El Monopolio de Petróleos es uno de ellos». Cualesquiera que fuesen las vías de liberalización política, económica o social iniciadas durante el quinquenio republicano, la realidad es que fueron abortadas por el golpe de Estado de 1936, y que el Nuevo Estado militar recuperó y reforzó todos los instrumentos del nacionalismo y de la centralidad económica —y políticosocial— creados en la fase final de la Restauración. Conforme a esta política dirigista, el régimen de Franco estableció nuevos instrumentos de

001-224 Madrid es una isla.indd 135

24/01/2013 17:11:53

136

madrid es una isla

intervención bancaria, promovió la banca pública y nacionalizó el accionariado del Banco de España, cumpliendo así uno de los objetivos de Indalecio Prieto que más oposición había suscitado entre la oligarquía bancaria. Como contraprestación a su conformidad y apoyo financiero, el Nuevo Estado franquista compensó a los bancos privados mediante su protección frente a cualquier competencia, tanto exterior como interna, forzando un statu quo bancario durante el cual la banca se convirtió en la mayor industria de España reemplazando a la del ferrocarril, cuya decadencia sería asumida por el Estado. La feroz política de nacionalismo económico a ultranza situó a bancos y empresas eléctricas —fuertemente imbricados por medio de préstamos e inversiones— en el núcleo del capitalismo privado nacional, de modo que en 1948 cuatro bancos y seis compañías eléctricas estaban entre las veinte mayores empresas del país, un listado que completaban siete monopolios estatales y otras tres empresas industriales dedicadas a la producción de explosivos y materias químicas —bajo una fuerte fiscalización militar—, a la elaboración de acero y a la construcción de buques civiles, tras haber sido nacionalizada la construcción naval militar. De estas tres últimas, en 1975 la Unión Explosivos Río Tinto era la única empresa privada no financiera ni eléctrica de entre las veinte mayores del país. Los cambios en el listado de las veinte mayores empresas entre 1917 y 1948 muestran las consecuencias del proceso nacionalizador sobre el tejido empresarial español. En 1917 las empresas extranjeras y las participadas por extranjeros constituían el grueso del sector minero y de infraestructuras (agua, gas y electricidad), y aún mantenían grandes intereses en la red ferroviaria. La españolización de estos sectores industriales se hizo mediante la toma del capital de las empresas ya creadas, por medio de la acción legislativa o ejecutiva del gobierno o aprovechando las dificultades de las empresas por causa de las guerras, incluida la guerra civil española, que supuso un serio quebranto para muchas de ellas. La banca, también españolizada en este período, contribuyó al proceso aportando capitales privados que descargaron al Estado de la obligación de emitir una mayor deuda o de recurrir a la subida de impuestos, una política que encontraba la permanente oposición de la oligarquía.

001-224 Madrid es una isla.indd 136

24/01/2013 17:11:53

1917
FF.CC. M-Z-A FF.CC. NORTE CÍA. HISPANOAMERICANA DE ELECTRICIDAD BARCELONA TRACTION, LIGHT & POWER B. ESPAÑA IBERDUERO CAMPSA B. HISPANO RIEGOS Y FUERZAS DEL EBRO ASTURIANA DE MINAS MINERA Y METALÚRGICA SOC. ESP. CONSTRUCCIÓN PEÑARROYA NAVAL TELEFÓNICA FF.CC. TÁNGER FF.CC. ANDALUCES B. BILBAO B. VIZCAYA B. ESPAÑOL DE CRÉDITO RENFE ENSIDESA B. ESPAÑOL DE CRÉDITO B. BILBAO FECSA U. ELÉCTRICA B. HISPANO FENOSA RIEGOS Y FUERZAS DEL EBRO HIDROLA CÍA. HISPANO-AMERICANA IBERDUERO DE ELECTRICIDAD TELEFÓNICA B. CENTRAL RENFE TELEFÓNICA

1930

1948

1974

001-224 Madrid es una isla.indd 137

FF.CC. NORTE

FF.CC. M-Z-A

B. ESPAÑA

RÍO TINTO

FF.CC. ANDALUCES

AZUCARERA

CATALANA GAS

FF.CC. M-C-P

RIEGOS Y FUERZAS DEL EBRO

FF.CC. ZAFRA-HUELVA

ENERGÍA ELÉCTRICA DE CATALUÑA

MINERA Y METALÚRGICA SOC. ESP. CONSTRUCCIÓN UNIÓN ELÉCTRICA PEÑARROYA NAVAL MADRILEÑA

24/01/2013 17:11:53

1917
CATALANA GAS RÍO TINTO TABACOS ALTOS HORNOS EMPRESA NACIONAL BAZÁN U. EXPLOSIVOS EMPRESA NACIONAL CALVO SOTELO TABACALERA HIDROLA ESTATALES: 7 FERROCARRILES: 0 ELÉCTRICAS/ SUMINISTRO: 6 BANCOS PRIVADOS: 4 OTRAS: 3 B. VIZCAYA IBERIA ENDESA U. EXPLOSIVOS RÍO TINTO ASTILLEROS ESPAÑOLES ESTATALES: 7 FERROCARRILES: 0 ELÉCTRICAS/ SUMINISTRO: 6 BANCOS PRIVADOS: 6 OTRAS: 1 TRASATLÁNTICA CAMPSA B. SANTANDER B. ESPAÑA SEVILLANA SEVILLANA DE ELECTRICIDAD EMPETROL

1930

1948

1974

001-224 Madrid es una isla.indd 138

FF.CC. M-Z-O-V

THARSIS SULPHUR & COPPER

CÍA. BARCELONESA DE ELECTRICIDAD

DURO FELGUERA

TABACOS

SOC. ESP. CONSTRUCCIÓN FF.CC. OESTE NAVAL AZUCARERA B. BILBAO ESTATALES: 5 FERROCARRILES: 5 ELÉCTRICAS/ SUMINISTRO: 3 BANCOS PRIVADOS: 1 OTRAS: 6

TRANSMEDITERRÁNEA

B. HISPANO

ESTATALES: 2 FERROCARRILES: 7 ELÉCTRICAS/ SUMINISTRO: 4 BANCOS PRIVADOS: 0 OTRAS: 7

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

139

Las relaciones entre la banca y las empresas eléctricas generaron a menudo una prolongación del tipo de relaciones político-familiares que habían forjado los grandes grupos bancarios —en especial en torno al banco Urquijo— y, además, incorporaron el carácter monopolista y el sesgo político característico de un desarrollo empresarial paraestatal, en el que los hitos empresariales siempre eran consecuencia de una concesión del Estado o de una crisis diplomática, mientras que permanecían invariablemente ajenos en cambio a cualquier avance técnico o industrial que permitiera alguna ventaja sobre la competencia, como demuestra la historia de la relación entre la banca española y las que eran las seis mayores empresas eléctricas del país en 1948, básicamente las mismas que seguirían siéndolo en 1975. En 1974 siete de las veinte mayores empresas españolas eran empresas públicas, y algunas de ellas operaban en régimen de monopolio. Las trece restantes, todas ellas privadas, eran bancos o eléctricas, una extraordinaria especialización de la gran empresa española hacia las economías de escala que carecía de cualquier posibilidad de competir fuera del país, debido a la discreta dimensión de la economía española y, sobre todo, a la dificultad para exportar la protección política del Estado español. Esta apuesta por el tamaño —renovada, o más bien continuada, tras el cambio de régimen— sobre otros criterios como la rentabilidad o la innovación animaría al Estado, ya democrático, a forzar una nueva concentración que diera a estas empresas paraestatales un tamaño suficiente con el que competir en Europa. En estos sectores empresariales en los que la propiedad española se definió como una cuestión estratégica, no se permitieron quiebras ni cierres y el proceso dominante fue el de las absorciones —pastoreadas por el ministerio de turno—, manteniendo siempre la cuota dominante del capitalismo madrileño, aparentemente la única sede empresarial que asegura la españolidad sin tacha y el carácter de interés general a las empresas nacionales. Así, en el sector bancario, tanto BBVA como Banco Santander, que aglutinaron las tres cuartas partes de la antigua banca privada, tuvieron que trasladar, como ya se ha mencionado, sus sedes operativas a Ma-

001-224 Madrid es una isla.indd 139

24/01/2013 17:11:53

140

madrid es una isla

drid en el proceso de absorción de la gran banca madrileña que siguió a la crisis financiera de 1977-1985. Mientras, en el sector eléctrico, la posibilidad de que Madrid perdiera Endesa a favor de Barcelona generó una de las mayores batallas político-empresariales de la primera década del siglo xxi. Por supuesto, el coste de esta hiperconcentración se apuntó en las cuentas particulares de los españoles, que todavía en 2009 soportábamos, según un informe de la Comisión Europea, uno de los mercados bancarios con mayores comisiones y menor transparencia de la Europa de los 27. Las conclusiones de este informe fueron despachadas por Miguel Martín —presidente de la Asociación de la Banca Española— como carentes de validez. A lo que parece, Martín sigue teniendo más ascendiente sobre el gobierno español y el propio Banco de España —la entidad supervisora del mercado bancario, de la que él fue subgobernador entre 1992 y 2000— que la Comisión Europea, pues en octubre de 2011 fue aprobada la Orden EHA/2899, de transparencia y protección al cliente de servicios bancarios que, pese a su título, eliminó la obligación que tenían las entidades de elaborar un folleto de tarifas de comisiones, condiciones y gastos repercutibles en clientes y de registrarlo en el Banco de España, haciendo todavía más opaco el mercado bancario español, que de 2004 a 2012 ha multiplicado por 2,6 las comisiones aplicadas a los clientes. La opacidad en las condiciones de los productos bancarios forma parte de la tradición económica intervencionista del Estado que, en vez de defender y promover el trato abierto y transparente de los negocios y asuntos de interés general (la cosa pública), privilegia a unas minorías supuestamente informadas —cuerpos técnicos y facultativos del Estado, funcionariados diversos u organismos delegados con sede en Madrid— para decidir por boca de todos en función de su exclusivo criterio. Conforme a esta tradición, la opacidad no sólo es necesaria para ocultar el saqueo general a los consumidores españoles por parte de las compañías de servicios de banca, agua, gas, electricidad o combustible en régimen de oligopolio, sino que es el mejor parapeto de la ineptitud de aquellas minorías supuestamente informadas. Al igual que muchos inextricables recibos, fórmulas contables, contratos y procedi-

001-224 Madrid es una isla.indd 140

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

141

mientos esconden bajo una sofisticada jerga técnica que —simple y llanamente— están mal hechos, la pretendida pericia técnica con la que las minorías capitalinas paraestatales ocultan la arbitrariedad de su propio despotismo esconde además su incompetencia. En este sentido, las declaraciones públicas de la presidenta de la comunidad autónoma de Madrid exculpando de toda responsabilidad a los consejeros de Caja Madrid porque supuestamente desconocían el estado real de las cajas con las que esta entidad se fusionó para formar el Grupo Bankia —que presidió el ex ministro y compañero de gabinete de Esperanza Aguirre, Rodrigo Rato—, o las declaraciones juradas de Estanislao Rodríguez-Ponga y Salamanca —nombrado secretario de Estado de Hacienda en 2001 por el entonces ministro Rato, consejero de la Corporación Financiera de Caja Madrid durante el proceso de fusión que dio lugar a Bankia y en representación de la cual fue designado luego consejero de Bankia en 2011— afirmando que desconocía la situación financiera de la entidad no son meras coartadas exculpatorias, sino el reconocimiento por parte de una élite de gerentes públicos y altos directivos de que sus infladas cualificaciones técnicas y curriculares, sus extensas hojas de servicios, premios y honores, no obedecen a ningún conocimiento especializado ni a otra capacidad profesional que no sean las del compadreo, el servilismo, el medro personal, hacer pasillos, arrimarse al poder y excusar siempre la negligencia del compadre y camarada para ocultar así la propia insuficiencia. La opacidad llega a invalidar las cuentas públicas al desviar parte o la totalidad del adeudo mediante cargos indirectos, como los peajes en la sombra —que el ciudadano costea con sus impuestos sin ser informado de ello— o mediante la creación de obligaciones futuras como los seguros de cambio, utilizados desde 1972 hasta 1988 para asegurar los préstamos extranjeros de las compañías privadas que ejecutaron las obras públicas españolas frente a las oscilaciones de los tipos de cambio, y que en 1996 habían supuesto al Estado español cuatro euros por cada euro real de inversión. Gracias a este tipo de obligaciones, que con una oscura argumentación técnica ofrecen a las compañías paraestatales ventajas desproporcionadas, las empresas eléctricas fueron compensadas por la li-

001-224 Madrid es una isla.indd 141

24/01/2013 17:11:53

142

madrid es una isla

beralización de su servicio eléctrico a hogares, en 1997, mediante la invención de un desajuste de tarifa según el cual el Estado debe a las empresas eléctricas una cantidad imprecisa (el llamado déficit tarifario), que podría rondar los tres mil millones de euros anuales, dinero que los consumidores tendremos que pagar en un futuro indeterminado. De este modo, el gobierno pudo aparentar condiciones de competitividad del mercado tras la liberalización nominal manteniendo relativamente bajos los precios de la electricidad, mientras escondía una gigantesca subvención financiada con cargo al consumo futuro y a un coste difícilmente valorable. Pero la creación, en torno al Estado, de un poder económico financiero-industrial privado no sólo supuso el traslado a Madrid de las cúpulas y sedes centrales de las grandes empresas del país, en forma de un entramado de intereses político-empresariales oscuro y de fuerte propensión oligopolística, sino que requirió de una total transformación de la estructura económica del país entero, para acomodarla a las necesidades y capacidades de aquel entramado de poder capitalino. Así, alrededor de las grandes eléctricas se desarrolló una economía de alta intensidad energética que siguió aumentando su consumo energético incluso después de la crisis del petróleo, marcando un diferencial de desarrollo con el resto de los países de la UE que caracteriza a la economía española por un alto componente energético —el consumo de energía por unidad de PIB en España supera en un 30% a la media europea— y una baja eficiencia en la generación de productos y servicios. A este gasto contribuye también un sector de transporte que ya en 2003 movió 6,5 toneladas-kilómetros de mercancías por habitante y año, el segundo mayor volumen de la UE tras Finlandia y el primero en términos de renta per cápita. Buena parte de este excesivo gasto en transporte se debe a la configuración radial de la red de transportes diseñada para hacer de Madrid el centro estratégico de España, con indiferencia de las necesidades reales del país y de la misma posición central de Madrid, convertida hoy en un gigantesco sumidero de consumo que depende —más aún que en el siglo xviii— de unos suministros procedentes de la periferia costera, a quinientos kilómetros de distancia. El empeño en potenciar la red de ferrocarril

001-224 Madrid es una isla.indd 142

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

143

para el transporte de personas frente al de mercancías no ha hecho sino agravar este gasto energético. Entre 1986 y 2006 España invirtió alrededor de doscientos mil millones de euros en el desarrollo y modernización del sistema radial de infraestructuras, y destinó la mitad de las ayudas recibidas de la UE en ese período —unos cien mil millones de euros en total— para financiar este objetivo. Como resultado, las compañías constructoras españolas, tradicionalmente relacionadas con la banca y el poder político, obtuvieron enormes beneficios y un gigantesco flujo de caja con los que financiaron la concentración del sector —inflando de esta manera su propio valor— y participaron de los juegos de poder político-económico de la banca y las eléctricas. Tras treinta años de extraordinarios beneficios generados por un gasto en construcción no residencial del 8,8% del PIB, que entre otras cosas multiplicó por siete el stock público en infraestructuras, las seis mayores empresas del sector, presentes en el IBEX 35 de la Bolsa de Madrid, presentaban una deuda financiera superior a los cuarenta mil millones de euros. En 2012 esta deuda financiera —prácticamente la misma que en 2007, continuamente refinanciada por los bancos—, doblaba con creces la capitalización bursátil de las empresas constructoras. Pese al vuelco de la economía española provocado por la profunda crisis actual, a mediados de 2012 los siete bancos, seis eléctricas y siete empresas de construcción e infraestructuras que forman el núcleo del capitalismo español suponían todavía un 55% de la capitalización de las 34 mayores empresas cotizadas del IBEX 35 con sede en España. Si añadimos a estas empresas los antiguos monopolios de Telefónica y Repsol alcanzamos las tres cuartas partes de la capitalización del IBEX 35, un elenco empresarial de oligopolios y campeones nacionales en los que confluye una tradición centenaria de beneficios extraordinarios, nacionalismo económico y privanza política con sede en Madrid y con delegaciones minoritarias, bajo constantes acusaciones de traición política y ruptura del mercado en Bilbao y Barcelona. En realidad, en el 25% restante de las grandes empresas todavía hay sitio para más empresas paraestatales, pues entre ellas se en-

001-224 Madrid es una isla.indd 143

24/01/2013 17:11:53

144

madrid es una isla

cuentran las financieras Bolsas y Mercados Españoles o Mapfre, ligadas al Ministerio de Economía o a la banca pública; IAG y Amadeus, participadas por el antiguo monopolio Iberia; Mediaset, que explota concesiones de televisión (un sector en el que la intervención política es causa de la denuncia permanente por parte de los partidos políticos y las empresas implicadas); y el grupo de las empresas industriales, que si bien tiene cada vez menos interés para el Estado, está todavía formado por compañías privatizadas del antiguo INI, ligadas a las grandes eléctricas o a las viejas familias del régimen franquista, por lo que sólo tres empresas del IBEX 35 —DIA, Grifols e Inditex— pueden considerarse ajenas a la política o al tradicional entramado de intereses capitalinos desde su fundación.
N.º empresas N.º en Madrid empresas 1 3 5 4 1 2 2 0 1 1 1 1 0 1 7 7 6 1 2 4 1 1 1 1 1 1

Sector/empresa Alimentación/DIA Bancos Construcción e infraestructuras Energía Petróleo/Repsol Finanzas Industrial Farmacéutica/Grifols Telefonía/Telefónica Transporte aéreo/ IAG (Iberia) Turismo/Amadeus (Iberia) TV/Mediaset Textil/Inditex

Capitalización Porcentaje mill. euros del IBEX 35 2.591 96.108 26.481 51.887 15.761 6.423 6.411 4.580 46.443 3.629 7.235 1.526 50.122 0,8% 30,1% 8,3% 16,3% 4,9% 2,0% 2,0% 1,4% 14,6% 1,1% 2,3% 0,5% 15,7%

001-224 Madrid es una isla.indd 144

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

145

Sin necesidad de hacer juicios de valor sobre la independencia o el grado de intervención del Estado en los diferentes sectores, el simple examen del comportamiento bursátil de las empresas madrileñas en la última crisis pone en evidencia el diferencial del capitalismo paraestatal madrileño como razón del deprimente bucle de deuda pública y recesión económica que atenaza a la economía española. Si bien la Comunidad de Madrid produjo en 2011 el 17,6% del PIB español a precios de mercado, las empresas con sede en Madrid representaban el 48% de las cotizadas en la Bolsa española, lo que refleja la concentración de la gran empresa en la capital. Si añadimos a estas grandes compañías el Banco Santander y el BBVA, que desde que se convirtieron en los oficiosos paladines de la banca española tienen en Madrid sus sedes operativas, el porcentaje se eleva al 68%. En cualquier caso, lo que las estadísticas muestran es que, como resultado de la crisis de deuda de España, el peso de las empresas españolas con sede en Madrid no ha dejado de disminuir desde 2009 (véase anexo 13). La íntima relación entre el capitalismo madrileño y el Estado —el carácter paraestatal de las grandes empresas madrileñas— se pone de manifiesto en la correlación entre el peso relativo de la capitalización de las empresas con sede en Madrid y la prima de riesgo que mide la credibilidad crediticia del Estado español. Desde que comenzase la crisis de deuda, las empresas cotizadas con sede en Madrid han perdido, con cada punto de incremento de la prima de riesgo, en torno a un 50% más de capitalización bursátil que las radicadas en otras ciudades de España. En último término, la diferencia entre uno y otro grupo se encuentra en la capacidad de las sedes no madrileñas de desarrollar negocios sin la cobertura del Estado y, por tanto, en su independencia de la propia crisis del Estado. Son estas empresas, capaces de aumentar su capitalización a pesar de la crisis de deuda, las que hacen ganar peso al capitalismo no madrileño en el IBEX 35 o en el IGBM frente a los viejos campeones como Repsol o Telefónica, cuyo negocio y capitalización se resiente con la crisis de su Estado protector, incapaz de acudir en su socorro. Y son estas empresas que constituyen el capitalismo no madrileño independiente de la cobertura estatal, las únicas capaces

001-224 Madrid es una isla.indd 145

24/01/2013 17:11:53

146

madrid es una isla

de invertir el bucle de deuda y depresión que arrastra la economía española (véase anexo 14). Lo que sí ha invertido la actual crisis económica es la relación entre deuda y crecimiento económico establecida en el modelo centralizador de 1920. Al quebrarse el crecimiento que financiaba el aumento neto de deuda en la crisis económica de 2007, y con los instrumentos proteccionistas del nacionalismo económico transferidos a Bruselas, el Estado español se encuentra entrampado, sin posibilidad de financiar el extra de deuda que necesitan los oligopolios paraestatales capitalinos para reiniciar su crecimiento. Pero el tradicional reflejo del Estado es iniciar un nuevo proceso centralizador, tirando cada vez más fuerte de la soga que ata y ahoga la economía española.
Jun. 2012 Capitalización bursátil de las empresas con sede en Madrid sobre el total de las empresas cotizadas Capitalización bursátil de las empresas con sede en Madrid (*BBVA + B. Santander) sobre el total Capitalización bursátil a junio de 2012 Doblan su cotización de diciembre de 2008 (x > 2) Aumentan (2 > x > 1) Disminuyen (0,5 < x < 1) Dividen a la mitad o menos (x < 0,5) Dic. 2008

43%

51%

65%

73%

N.º de empresas N.º de empresas con sede con sede en Madrid no madrileña 1 7 19 23 4 12 15 21

Desde un punto de vista estadístico, la capitalización bursátil de las empresas no madrileñas está menos ligada al incremento de la prima de riesgo, y esta independencia es una manifestación de su

001-224 Madrid es una isla.indd 146

24/01/2013 17:11:53

peaje y fonda. el precio de una capital total

147

mayor diversidad. La gran diferencia entre ambos grupos no obedece tanto a la pérdida de capitalización —que es mayoritaria en los dos—, sino a la existencia de unas pocas empresas con capacidad para tener éxito en un entorno de crisis. La mayor variabilidad del grupo de empresas no madrileñas le otorga una mayor capacidad de adaptación y, en un ambiente de crisis, es esta diversidad de modelos de negocio, intereses y dependencias la que permite a algunas empresas crecer y, a la postre, convertirse en éxitos empresariales que actúan como nuevos núcleos de crecimiento. Frente a esta diversidad, el capitalismo cerrado de las grandes empresas capitalinas, centradas en los negocios del Estado y en las economías de escala, no sólo empobrecen la oferta (y de paso a los consumidores), sino que concentran la capacidad financiera del país en los sectores empresariales que monopolizan, hipotecando el desarrollo a largo plazo de la economía. Durante las últimas décadas el proceso de internacionalización de la economía española pareció dotar, al fin, a las grandes empresas capitalinas de suficiente tamaño como para convertirlas en potentes y competitivas empresas multinacionales, capaces de aplicar sus economías de escala a ámbitos continentales y exportar así su modelo de grandes negocios del Estado a los mercados de Hispanoamérica o Europa. Sin embargo, esta aparente independencia económica de la gran empresa nacional-capitalina respecto del Estado y del mercado español se ha demostrado ilusoria. Según las Estadísticas históricas de España: siglos xix y xx, libro editado por la Fundación BBVA, el valor real de las acciones de la Bolsa de Madrid en el año 2000 (con el IBEX 35 en torno a los nueve mil puntos) era el mismo que el de 1940, pues el incremento acumulado del 17.000% (sí, es correcto) apenas contrarrestó la inflación —generada en buena medida por la falta de competencia interna— y el efecto de las sucesivas crisis. Para los autores del estudio, este sorprendente hecho se explica por la falta de sintonía entre la economía real española, de la que dependen los recursos de la gran mayoría de los españoles, y la financiera, que reúne los intereses del conglomerado bancario-industrial centrado en torno a Madrid y al Estado.

001-224 Madrid es una isla.indd 147

24/01/2013 17:11:53

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful