You are on page 1of 49

¡Buenas Noticias del Mundo!

"Podemos irradiar buena voluntad poderosa y sistemáticamente por medio del poder del pensamiento. También podemos irradiarla manteniendo actitudes correctas y basando nuestras decisiones en el principio del mayor bien para el mayor número. Además podemos asegurarnos de que todas nuestras relaciones funcionen sobre una base recta y apropiada para el bien de todos los que en ella participan." [ Extractado de Técnicas de Buena Voluntad ]

Buenas Noticias del Mundo enviadas y comentadas por Juan Manuel desde España

Nota Clave: "... el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo: son los que comienzan a formar un nuevo orden social en el mundo. Políticamente no pertenecen a partido o gobierno alguno. Reconocen a todos los partidos, credos, organizaciones sociales y económicas y a todos los gobiernos. Se hallan en todas las naciones y organizaciones religiosas, y se ocupan de formular el nuevo orden social. Desde el ángulo estrictamente físico, no luchan por lo mejor que existe en el viejo orden, ni por mejorar las condiciones del mundo. Consideran que los antiguos métodos de lucha, partidismo y agresión, y las antiguas técnicas de luchas partidarias han fracasado totalmente, y que los medios empleados hasta ahora, en todas partes y por todos los partidos y grupos (luchas, violentos partidismos por el líder o una causa, ataques a los individuos cuyas ideas o modos de vida se consideran perniciosos para el género humano), están fuera de época y son considerados inútiles e inapropiados para obtener las deseadas condiciones de paz, plenitud económica y comprensión. Están ocupados en la tarea de inaugurar el nuevo orden mundial, formando en todo el mundo - en cada nación, ciudad o pueblo - una agrupación de personas que no pertenece a partido alguno ni apoya a un bando, pero postula una tribuna clara y definida y un programa tan práctico como el de cualquier partido. Se apoyan en la esencial divinidad del hombre; su programa se basa en la buena voluntad, característica básica de la humanidad. Por lo tanto, están organizando actualmente a las personas de buena voluntad de todo el mundo, explicándoles un programa definido y postulando una tribuna en la que tienen cabida todos los hombres y mujeres

de buena voluntad." Cuaderno del NGSM - pág. 2 Fortaleciendo al NGSM – http://espanol.groups.yahoo.com/group/fortaleciendo-al-NGSM/ Para suscribirte enviar un e-mail a: fortaleciendo-al-NGSM-subscribe@gruposyahoo.com

"Ningún crecimiento puede ser sostenible"
El economista y premio Nobel Alternativo Manfred Max-Neef critica que, según la economía actual, un gigantesco accidente sería "estupendo" para el crecimiento económico de España y propone medir el desarrollo con una escala humana. Olga Berrios / Redacción (22/01/2007) Manfred Max-Neef es un chileno alemán, Premio Nobel Alternativo (Livelihood Award), que se confiesa “un economista profundamente decepcionado por el modo en que se enseña la Economía y más aún de cómo se practica”, ya que ésta “se ha convertido en cómplice de un mundo al que la mayoría de la gente no le gusta”. Es miembro del Club de Roma, de la Academia Leopold Kohr de Salzburgo, de la Academia Europea de Ciencias y Artes, de la Schumacher Society de Inglaterra, de la New York Academy of Sciences y Doctor honoris causa de la Universidad de Jordania. Esta semana, en el quinto aniversario del Foro Diálogos para el Desarrollo, ha impartido en Madrid la conferencia “Nuevas perspectivas del concepto de Desarrollo a Escala Humana”. Además de la teoría de desarrollo a escala humana, Max-Neef ha desarrollado también los principios de la economía “descalza”, la hipótesis del umbral y los fundamentos de la transdisciplinariedad. Economía para las personas Max-Neef piensa que la economía debería sustentarse en postulados tales como servir a las personas y crear métodos e índices que se refieran a los individuos y no a los objetos. Además, ha de tener en cuenta las limitaciones del ecosistema y que “el crecimiento no es lo mismo que el desarrollo y el desarrollo no precisa necesariamente de crecimiento”.

Este economista critica también herramientas de la economía que se utilizan diariamente como el índice del Producto Interior Bruto (PIB), ya que no incluyen factores como la amortización del patrimonio natural o el valor de las actividades no remuneradas. “Si ustedes lo piensan, es un indicador bastante absurdo –bromea-. Da la impresión de que quienes diseñaron el indicador no sabían que hay cuatro operaciones aritméticas, porque en el PIB todo se suma”. Así, en su opinión, una gran epidemia que enferme a la tercera parte de los madrileños o un gigantesco accidente de 50 automóviles destruidos serían estupendos para el crecimiento económico de España, ya que aumentarían el consumo en transporte, servicios hospitalarios y servicios mecánicos. Este indicador “no nos dice la historia que hay detrás”, es decir, no tiene en cuenta si para alcanzar ese crecimiento económico ha habido un impacto ecológico negativo, explotación laboral o si se ha distribuido la riqueza equitativamente. Sostiene que el mejor proceso de desarrollo es el que mejora la calidad de vida de las personas y que ésta depende de las posibilidades que tienen éstas de satisfacer adecuadamente sus necesidades humanas fundamentales. Ahora bien, a pesar de que se suele pensar que las necesidades humanas son infinitas y cambian, el planteamiento de este profesor es que son “pocas, clasificables e invariables” y que lo que cambia de persona a persona y de sociedad a sociedad no son las necesidades, sino las formas de satisfacerlas. Matriz de necesidades Para conocer mejor la necesidades y darles respuesta, el profesor ha desarrollado la tesis sobre el desarrollo a escala humana, que parte de que el desarrollo no debe ser impuesto, sino que debe nacer desde la base. Él traza una matriz en la que se reflejan las nueve necesidades que se consideran fundamentales (subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, creación, identidad y libertad) y se cruzan matricialmente con cuatro categorías de satisfacción de estas necesidades (ser, tener, hacer y estar). Así, se obtiene una matriz con 36 campos que se trabaja y rellena en un taller en el que los participantes primero buscan las respuestas negativas a esa matriz para luego buscar las positivas.

Estudiando las necesidades de personas de 19 países diferentes, se descubrieron perfiles de pobrezas de afecto, de identidad o de entendimiento en países “ricos”, mientras que en países considerados como pobres se daba mucha riqueza de creación, de participación o de afecto. La hipótesis del umbral Max-Neef desarrolló entonces su hipótesis del umbral: “En toda sociedad parece haber un periodo en el cual el crecimiento económico, convencionalmente entendido, genera un mejoramiento de la calidad de vida. Ello sólo hasta un punto umbral, cruzado el cual el crecimiento económico genera un deterioro en la calidad de vida”. Y es que, a su juicio, no existe el crecimiento sostenible: “En la naturaleza, todo sistema vivo crece hasta un cierto punto en el que detiene su crecimiento, pero no detiene su desarrollo. El desarrollo puede seguir infinito, pero el crecimiento no”. Como respuesta, este profesor considera que tanto economistas como políticos deben comenzar a redefinir lo que consideran crecimiento, desarrollo y riqueza y adoptar otras formas de medirlo como el Índice de Bienestar Económico Sostenible, el Indicador de Progreso Genuino (en inglés), el ecoson o la huella ecológica. Por otro lado, Max-Neef confía en la sensibilización y el trabajo ciudadano: “La fuerza radica en lo que cada uno de nosotros puede hacer a partir de su propia conciencia y de tratar de convencer a los demás”. Más información: Foro Diálogos para el Desarrollo Fuente: http://www.canalsolidario.org/web/noticias/noticia/?id_noticia=8424

Estimados compañeros: La noticia enviada va en la dirección correcta general promovida por el NGSM, es decir aquella que pone el interés de las personas por encima del de las cosas. El modelo que plantea es interesante, aunque sólo expone las líneas generales, aunque claro está que no es el único para posibles mejoras, sólo un modelo más, que puede considerarse junto a otros posibles para la mejora de la economía y la humanidad.

Ciertamente que en dicho modelo, y otros posibles, se traspasa la noción actual de economía como generación y distribución de riqueza y cosas materiales, ya que tiene en cuenta otros factores no materiales pero necesarios para el desarrollo humano, como el afecto, el entendimiento, etc. Y es importante la distinción que establece entre desarrollo y crecimiento, en el sentido de que el crecimiento no puede ser indefinido, al menos el material, pero del desarrollo si porque abarca otros factores psíquicos y espirituales. También es adecuado el concepto de umbral que establece que a partir de cierto punto el crecimiento de cosas materiales no mejora sino que empeora la calidad de vida. Y ello, a mi entender, simplemente porque tiende a agotar los recursos disponibles y ha producir demasiado apego a las cosas materiales y restar tiempo para otros aspectos del desarrollo como el psíquico y espiritual. Claro está que para aplicar alguno de los posibles modelos alternativos, hay que definir y aplicar otro tipo de índices que simplemente el PIB tradicional, índices que miden el bienestar y desarrollo humano general y no sólo las cosas materiales que se tengan. Por tanto, como he dicho, es un modelo a considerar, junto a otros posibles, para crear una economía y sociedad más justa y adecuada para el bien de la humanidad. En alegría y buena voluntad colaboradora,, Juan Manuel desde España, por Unidad de Servicio - E-mail: co_ele@teleline.es

Los Diez Grupos Simientes
Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul He dicho que estos grupos constituyen un experimento que tiene un cuádruple carácter, y sería conveniente una aclaración concisa: A. Los grupos son un experimento para fundar o iniciar puntos focales de energía en la familia humana, por donde pueden afluir ciertas energías a la raza de los hombres. B. Constituyen un experimento para inaugurar ciertas técnicas nuevas de trabajo y de métodos de comunicación.

Señalaré que estas tres últimas palabras resumen todo el asunto. Tales grupos tiene por objeto facilitar la mutua interrelación o comunicación: 1. Existe un grupo denominado Comunicadores Telepáticos. 2. Otro grupo es el de los Observadores Entrenados. 3. El tercer grupo es el de los Curadores Magnéticos. 4. Aparecerán después los Educadores de la Nueva Era... 5. El quinto grupo será el de los Organizadores Políticos... 6. Los Trabajadores en el Campo de la Religión... 7. El séptimo es el de los Servidores Científicos... 8. Los Psicólogos formarán el octavo grupo... 9. El noveno grupo estará compuesto por Financistas y Economistas, que trabajarán con las energías y fuerzas que se expresan por medio del intercambio y los valores comerciales; se ocuparán de la Ley de la Oferta y la Demanda y del gran principio de compartir, que siempre rige al propósito divino. Serán los grandes trabajadores sicometristas, pues sicometrista es aquel cuya alma es sensible al alma de los demás y a la de todas las formas de vida. El principio de compartir, que debe regir en el futuro todas las relaciones económicas, es una cualidad o energía del alma, de allí su trabajo de relacionar un alma con otra. Estos trabajadores evocan también el alma del pasado, la vinculan con el presente y descubren además lo que señala el futuro. 10. El décimo es el grupo de los Trabajadores Creadores. C. Estos grupos son también la exteriorización de una condición interna existente. Constituyen un efecto y no una causa. Sin duda ellos mismos producirán un efecto iniciático a medida que lleguen a la manifestación en el plano físico, pero son el producto de una actividad interna y de un conjunto subjetivo de fuerzas que forzosamente deben llegar a ser objetivas. El trabajo de los discípulos que tiene cabida en estos distintos grupos, consiste en

mantenerse en íntima armonía con los diez grupos internos que forman, no obstante, un solo gran grupo activo. Extractado de El Discipulado en la Nueva Era, Tomo I , pág. 48-54 - Leer artículo completo AQUI

La "casa del pan" y la "casa de la abundancia"
Por el Maestro Tibetano Djwhal Khul En relación con el individuo y la primera iniciación, el séptimo rayo se halla siempre activo y el hombre está capacitado para registrar conscientemente la realidad de la iniciación, porque el cerebro o la mente (y frecuentemente ambos), están controlados por el séptimo rayo. Este hecho es de importancia actualmente en relación con la humanidad, pues permitirá al género humano atravesar el portal que le dará entrada al primer proceso iniciático. Evidentemente el período actual, en el cual los seres humanos (en grandes grupos) pueden recibir la primera iniciación, corresponde a esa situación en que el pan es el principal interés de los hombres de todas partes. La humanidad pasará por esta iniciación del "nacimiento" y manifestará la vida crística en gran escala, por primera vez, durante un período de reajuste económico, del cual la palabra "pan" no es más que un símbolo. Este período empezó en el año 1825 y continuará hasta el fin de este siglo (XX). El desenvolvimiento de la vida crística –como resultado de la presencia y actividades del segundo aspecto divino del amor– traerá como resultado el fin del temor económico, y "la casa del pan" se convertirá en "la casa de la abundancia". El pan –como símbolo de la necesidad material humana– será eventualmente controlado por un vasto grupo de iniciados de la primera iniciación –aquellos cuyas vidas comiencen a ser controladas por la conciencia crística, conciencia de la responsabilidad y del servicio. Hay miles de estos iniciados en la actualidad, y cuando llegue el año 2025 habrá millones. Toda esta reorientación y desenvolvimiento será el resultado de la actividad del séptimo rayo y el impacto de su radiación sobre la humanidad. Los Rayos y las Iniciaciones, Alice A. Bailey, pág. 468-469

Descarga aquí y ahora:
Técnicas de Buena Voluntad La Energía de la Buena Voluntad Grupo de Meditación sobre la Buena Voluntad Buena Voluntad Mundial Reflexiones sobre la Inofensividad La Educación en la Nueva Era

Animamos a todos a enviar Buenas Noticias del Mundo con sus propios comentarios a bvr@sabiduriarcana.org, para su eventual publicación. Sabiduría Arcana dispone de un DVD con los 7 Programas de Voces contra la Globalización.
Entrar en contacto por e-mail: bvr@ciudad.com.ar – Asunto: DVD Voces contra la Globalización.

Descarga video de La Gran Invocación por E-mule Solicitud de Tarjetas color gratis de La Gran Invocación en: www.lagraninvocacion.org

Compartir es la solución
Sabiduría Arcana - www.sabiduriarcana.org - http://espanol.groups.yahoo.com/group/sabiduria-arcana/
Para suscribirte a Sabiduría Arcana sólo tienes que enviar un mail a: sabiduria-arcana-subscribe@gruposyahoo.com

INSTRUCTORES Y DISCÍPULOS Dr. Rudolf Steiner
El estudiante de la Ciencia Espiritual que desdeñe el dictado de su razón, para aceptar la enseñanza que le impartan otros, por más elevados que sean o parezcan ser, jamás logrará dar un paso cierto en la senda del Ocultismo. Vais, o queréis ir, hacia una región desconocida, en la cual tenéis que entrar solo. Los guías pueden acompañaros hasta cierto punto, pero no más allá. El gran salto del abismo tendrá que darlo solo. El guía puede dar su opinión, basada en la experiencia; indicar los pasos que deban darse, lo que ocurrirá probablemente a consecuencia de cada uno de vuestros pasos; lo que os será dable percibir en el camino; lo que encontraréis al llegar ante la Gran Puerta. No pide fe ciega ni estúpida. Lo único que pide es que se aplique la más estricta lógica a sus enseñanzas, que se examine cada cosa con el mayor cuidado, pero que nunca jamás se salte a conclusiones apresuradas, sino que se admita que todo es posible y que se está dispuesto a examinarlo con toda imparcialidad y a recibir un sí con la misma ecuanimidad que un no. El guía pide que se aplique el máximo criterio científico de que se sea capaz y que se eche a un lado todo fanatismo y toda idea preconcebida, así como la idea inflexible del precedente y del antecedente, porque el hecho de que el Sol haya salido todos los días hasta ahora, si bien señala una probabilidad de que lo siga haciendo mañana y pasado, no es una prueba absoluta de que lo haga siempre. Si se encara la ciencia espiritual con ese criterio o actitud totalmente desapasionada, pero alerta y vigilante, se está en el verdadero camino y se puede poner el pie en él con absoluta certeza. El estudiante que se deja arrastrar por su Instructor y se apoya. totalmente en, él, se encontrará, con muchísimas sorpresas, entre otras, con que el instructor un buen día le fallará totalmente, hasta el punto de hacerle perder toda la confianza que tenía depositada en él. Y no se dará cuenta que esto ha sido hecho adrede, para quitarle las muletas y obligarlo a caminar con sus propias piernas. Este incidente ocurre muchísimas veces en la vida de los estudiantes y el instructor o gurú está obligado a hacerlo cada vez que comprueba que el individuo se está volviendo idólatra y adorando la efímera e insignificante personalidad del instructor. El camino es interior, no exterior, y toda idolatría personal objetiva, anula las posibilidades de que el estudiante encuentre la verdadera senda. Las obras del Dr. Steiner parecen haber sido escritas para explicar todos estos puntos.

Con respecto al Karma... se llega a una etapa en que todas las ficciones teosóficas no servirán de nada absolutamente, por más bien intencionadas que estén. Sin embargo, han llevado su misión; han atraído la atención de millares y millares de personas hacia hechos transcendentales, arrancándolas de la mezquindad del mundillo de intereses personales en que vivían y abriendo ante su mirada panoramas más amplios y permanentes. Pero la Verdad en este asunto no puede ser comunicada fuera de ciertos círculos: es necesario que cada hombre haya llegado a cierta madurez espiritual para comprender ciertas cosas, para vivir ciertos conocimientos, pues de lo contrario no comprendería la situación debidamente y el resultado sería un fatalismo espantoso que abrumaría su vida y aniquilaría su inteligencia y su voluntad. Lo que constituye el yo conocido es en realidad la memoria. Habiendo perdido la memoria de los yoes pasados, es como si se naciera de nuevo y los otros hubieran quedado definitivamente muertos. Y si es así, ¿por que tenéis que, pagar las culpas de aquellos muertos o recoger quizá las recompensas por sus buenas obras? ¿No es esto la suprema injusticia? Desde el punto de vista del hombre ciertamente lo es y nada hay que objetar. La verdad es otra. El hombre tiene que adquirir determinada experiencia y desarrollar ciertas facultades y pode-res. Todo esto fue decidido en el Principio y forma parte del Plan del Gran Arquitecto del Universo. Todas las entidades espirituales aceptaron el plan — hablamos en sentido muy relativo, porque es imposible explicar con palabras ordinarias cosas que escapan a los conceptos que dichas palabras implican — y una vez aceptado, digamos, se comenzó a ponerlo en práctica. Entre las cosas juzgadas indispensables, estaba la de perder la memoria de los Mundos Internos, y, por consiguiente, del sentido de síntesis que en ellos se tiene. La mayoría de los autores teosóficos se han esforzado en explicar el Karma como una ley restrictiva, que castiga al hombre por sus malas obras y lo recompensa por las buenas, y como casi todos se sienten irresistiblemente arrastrados por la tendencia antropomórfica, creen con toda buena fe, que si queman a otro con un hierro ardiente, tendrán que ser quemados por el otro a su vez en esta vida o en otra próxima, o que si han socorrido con dinero a un necesitado en esta vida, deberán por lo menos ganarse la lotería en ésta o en la próxima, porque tal es la insensatez de algunos, que hasta llegan a plantearse a sí mismos semejantes alternativas. Son muchísimos los estudiantes que todavía creen con infantil candidez, que si uno es bueno, el Karma tiene la obligación de darles dinero, fortuna y bienestar, y que si es malo debería darles enfermedades, desgracias y miserias. Esto ocurre debido a que consideramos las realidades cósmicas, de acuerdo con nuestros intereses y

nuestras conveniencias personales, cuando no de acuerdo con nuestras aspiraciones y deseos. Pero tal cosa nada tiene que ver con la realidad universal. Lo lógico es que quien busca dinero, encuentre dinero: quien aspira a la virtud se vuelva un santo y que quien ande tras la Sabiduría dé con ella. ¿Por qué quien anda tras la virtud debería encontrar dinero y posesiones? Ahora bien, el interrogante que roe el corazón, es el de saber por qué hay que pagar deudas que se ignoran, a ciegas, cuando lo lógico sería que se pagaran a sabiendas. Hasta la misma justicia humana da la razón. Si un loco comete un delito, no se lo castiga por él, porque no comprendería el castigo a causa de su insania. Y un individuo que no recuerda su pasado se encuentra aproximadamente en el mismo caso. En realidad de verdad, la recompensa y el castigo las recibe la personalidad efímera del hombre inmediatamente después de la muerte. En cuanto el individuo que acaba de morir, naturalmente pasa al estado que conocemos como Mundo - Astral, toda su vida comienza a desenvolverse hacia atrás, -en sentido- inverso, desde el momento de lanzar su último aliento retrogresivamente hasta el instante en que aspiró su primer aliento. Esto se puede leer con mayores detalles en cualquier obra escrita por modernos instructores rosacruces, pero especialmente en la obra "Teosofía" del Dr. Steiner, y también en su "tratado de Ciencia Oculta". Pero es menester que comprendamos que no se trata de una recompensa ni de un castigo en el mismo sentido en que el, hombre utiliza estas palabras, como bien pronto veréis por algunos artículos que aparecerán sobre este asunto. Las acciones del hombre crean ciertas afinidades y estas afinidades internas, al reflejarse objetivamente, crean las situaciones y experiencias que el hombre afrontará en cada una de sus existencias. Su plan de vida, esto es, la parte que el Gran Arquitecto del Universo le ha asignado en Su Creación, está trazado desde el principio en líneas generales, en la misma forma en que una carrera liberal cualquiera, Medicina, Derecho, Ingeniería, Agronomía, Veterinaria, Arquitectura, etc., etc. presenta un plan metódico y general para todos los alumnos que la sigan. Las experiencias de estos alumnos, su crecimiento, su aprendizaje, están trazados desde el mismo principio en líneas generales, pero cada uno lo realizará en cuanto a los detalles individualmente, y ni dos estudiantes al terminar la carrera serán exactamente iguales en lo que atañe a su nueva profesión. Si herimos a otro, esto significa que en nosotros existe una impulsividad agresiva que debe corregirse. No es indispensable que ese otro nos hiera a su vez, en esta o en otra vida, pera sí es indispensable que ese impulso sea aniquilado, o transmutado, según el punto de vista que se adopte. Por eso, alguna experiencia hará que seamos heridos y experimentemos en carne propia el dolor, y, como posiblemente quien tiene más afinidad para actuar

como heridor es aquel que otrora fuera herido y sintió deseos de venganza, quizás sea él mismo quien actúe en esta emergencia. Pero si el individuo por crecimiento moral, comprende la -situación de las cosas, se torna inofensivo y bondadoso, aprendida la lección y realizado el crecimiento, no será herido por nadie, puesto que el objeto de la vida es aprender cierta experiencia y no recibir recompensas ni castigos. Por otro lado, ¿por qué no agrada generalmente ver un drama cinematográfico dos veces? La segunda vez carece de interés: sabiendo lo que va a ocurrir y el desenlace, no puede ni emocionar ni hacer reaccionar de ninguna forma: es aburrido y estéril. Otro tanto pasa con la vida. Sólo cuando se llega a una etapa de completa impersonalidad será dable contemplar el pasado y el futuro. Si se conociera el futuro de antemano ni la lección de la vida que hay que aprender, ni la infinidad de reacciones que los acontecimientos externos están destinados a provocar paralelamente con el desenvolvimiento de las facultades, percepciones, poderes, etc. producirían ese efecto, y el objetivo de la vida quedaría frustrado. Los acontecimientos externos, lo que llamamos nuestro Destino, lo que los teosofistas han descrito como Karma, constituyen el plan indispensable para provocar el crecimiento anímico y realizar los objetivos vitales. Esta Evolución tiene que realizarla cada individuo, voluntariamente o a la fuerza, en la misma forma que un individuo cualquiera está en libertad de enrolarse o no enrolarse en el ejército. Una vez tomada la decisión libremente de enrolarse, los demás acontecimientos son la consecuencia lógica de ese desenvolvimiento. Quizás haya guerra; vida en las trincheras, heridas, muerte. 0 bien gloria, heroísmo, engrandecimiento personal. ¿ Sería esto Karma? ¿Sería justo? ¿Seria injusto? El estudiante de ingeniería tiene que estudiar muchas materias: algunas gratas, otras ingratas, pero todas necesarias. El estudiante de la Ciencia Espiritual, la Biosofía propiamente dicha, debe abandonar completamente sus prejuicios acerca de la justicia — la justicia moderna es la más monstruosa injusticia de que se pueda soñar, aunque no es este el lugar de hablar de ello — y contemplar las cosas bajo su aspecto estrictamente lógico, abarcando todos los factores que el instructor personal o los libros ocultistas irán poniendo ante él para que los tome en cuenta. No es injusto que un estudiante a quien no le agraden las matemáticas tenga que estudiarlas, porque ellas completan la suma de conocimientos indispensables para el logro de su profesión, libremente elegida. Por otro lado, hay que recordar siempre que la palabra "Deber" es el pretexto que el hombre utiliza para justificar aquellos actos para los cuales no encuentra una explicación valedera o razonable.

El individuo material es masculino o femenino, según la naturaleza de su cuerpo. Pero en todos loe casos están siempre, potencialmente presentes, los órganos masculinos y femeninos. El feto mismo en sus primeros meses de desenvolvimiento tiene ambos órganos y es imposible decidir cuál será su sexo definitivo. Tiempo más tarde el desenvolvimiento de un órgano queda detenido y el otro sigue desarrollándose, convirtiendo así al individuo en masculino o femenino. El cuerpo etérico o vital tiene el sexo opuesto, de tal manera que el cuerpo etérico de un hombre es femenino, presentando los órganos femeninos completamente desarrollados, incluso los senos, puntos glandulares, etc., etc. y viceversa en la mujer. Cuando el hombre (o la mujer) encuentran en la vida material a una mujer o un hambre cuyo cuerpo físico es lo más parecido o similar a su propio cuerpo etérico, entonces se produce el amor: un impulso irresistible, que exalta a toda la personalidad y que la empuja a complementarse, cuerpo físico con cuerpo físico y etérico con etérico. Toda la fuerza vital empuja a ambos seres en esa dirección: se produce el amor. Mientras hay mucho desequilibrio en un sentido sexual, esto es, mientras la preponderancia de las fuerzas masculinas es muy grande, en comparación con las fuerzas femeninas, en el mismo individuo. O en otras palabras, si las fuerzas eléctricas sobrepasan en mucho a las magnéticas, la pasión sexual es grande. Si el individuo comienza a olvidarse de sí miento y se despreocupa de sus propios impulsos y conveniencias, interesándose en objetivos universales, comienza a desarrollarse las energías complementarias dentro de sí mismo. Las fuerzas sexuales se tornan endógenas, comienza la creación individual, sea en el campo artístico, religioso, filosófico, científico, social, etc., etc. Las fuerzas sexuales fecundan entonces a la mente y se inicia el genio, tanto en el hombre como en la mujer, aunque el proceso es inverso en ambos. El polo femenino en el hombre, físicamente, es el cerebro, siendo masculinos los órganos generadores; mientras que en la mujer el cerebro es positivo y los órganos sexuales negativos. Pero simultáneamente el cuerpo etérico presenta los caracteres opuestos. De aquí parte el cubo perfecto (dos y dos) rodado por las serpientes místicas. Siendo casados, existen inmensas posibilidades de creación. El objetivo de las fuerzas sexuales no es meramente el de crear nuevos cuerpos. Este es quizás el objetivo que tiene menos importancia. Se pueden crear infinidad de cosas: en realidad todo el Universo es el resultado de esas creaciones. Por esto, este misterio se guarda celosamente. Por eso los Elohim o Yodjevá (Jehová) colocaron un Querubín con una espada flamígera a la entrada del Edén, a fin de que Adán y Eva no pudieran regresar y comer del árbol de la Vida, volviéndose así inmortales como los Dioses. De vez en cuando conviene leer el Génesis con atención, porque grandes misterios y secretos están allí ocultos.

No es posible dar otra cosa que material para pensar. El resto se logrará cumpliendo los preceptos místicos: Callar, Saber, Querer y Osar. Las fuerzas sexuales ascienden de la región inferior al cerebro, pasando por el corazón. Cuidad que no se pierdan hablando. Técnica os hemos dado suficiente para un buen rato. El resto tendréis que ponerlo vosotros. No hay gigantes ni pigmeos. Si el instructor sabe algo, no puede saberlo más que por haberlo experimentado él mismo. Si lo ha experimentado él mismo es tan pigmeo como el discípulo o el discípulo tan gigante como él. Todos pasamos por el mismo camino, no exactamente igual, pero sí similar. Cada individuo es un camino diferente. No decimos sigue un camino diferente, sino que decimos que es un camino distinto. La cuestión está en que lo que no es posible simultáneamente lo es sucesivamente. Este es el Misterio de la Escala de Jacob. Finalmente, si se tuviera ciega fe, al menor asomo de ella, el instructor desaparecería de la vida del discípulo para siempre o cometería actos tales que aniquilarán totalmente la fe puesta en él. La Vida desea convertiros en hombres, no en muñecos.

La Ley de las Octavas
Mientras tengamos la sensación del propio albedrío, y de que nos movemos en forma relativamente libre dentro de las reglas que gobiernan el Universo, no se hace carne en nosotros el considerarlas seriamente. Las estudiamos, si, pero con la misma displicencia con que el liceal se aplica al aprendizaje de sus asignaturas: como si fueran algo externo, algo que no nos toca de cerca, algo que no tiene importancia vital. Lo que pasa es que, aunque muchas veces entendemos intelectualmente la relación de dependencia mecánica que tienen nuestras acciones, sentimientos y pensamientos, a los estímulos externos del ambiente y prójimo, los que a su Vez son también el resultado de su reacción a causas ya en movimiento, no hemos sentido en forma dramática e íntima las limitaciones de la condición en que nos encontramos. De lo contrario, encararíamos el estudio de lo cósmico con la misma intensidad y dedicación que hoy ponemos en la comprensión de nuestros problemas psicológicos. En una palabra, apenas nos demos cuenta cabal de que los así llamados "problemas psicológicos" no son más que procesos mecánicos sujetos a las mismas leyes universales que lo gobiernan todo, desde el crecimiento de una mata de pasto, hasta el movimiento de los planetas en sus órbitas, comenzaremos a realizar la urgencia con que debemos interesarnos en comprenderlas.

¿Acaso no advertimos, por ejemplo, que la predicción astrológica es posible únicamente a causa de que el comportamiento del hombre es mecánico y no libre? Es cierto que, en general, nos damos cuenta de nuestras limitaciones, pero no las asociamos con las Leyes de la Naturaleza; no les damos trascendencia universal. Así, aunque sentimos que nos dominan ciertos hábitos, y comprobamos que no podemos gobernar a voluntad nuestra mente y mandar en nuestros sentimientos, no atribuimos esto a la mecánica de la creación, sino que más bien sostenemos que, en ese sentido al menos, somos libres por completo y todo depende de nosotros y de nada más que de nosotros mismos. Ingenuamente creemos que, tan pronto como se nos ocurra, podremos poner en orden nuestra casa, y coordinar y controlar las reacciones de nuestro carácter, y librarnos "por un esfuerzo de voluntad" de las contradicciones a que estamos sometidos. Pero como esto no es así de ninguna manera, todos asistimos al inexorable y trágico transcurrir del tiempo, sin que se produzca en nuestro interior una modificación sustancial respecto a nuestra condición de esclavos. Es sólo cuando sentimos dolorosa, profunda e íntimamente, la condición completamente mecánica de nuestro ser, que comprendemos la necesidad imperiosa e impostergable de estudiar las leyes que rigen el universo, las mismas que nos gobiernan y encierran en estrecho y fatal "círculo del que no se pasa". Y comprendemos la necesidad de estudiarlas porque, aunque no es posible contradecir una Ley de la Naturaleza, como no contradice la Gravedad quien, por ejemplo, se eleva sobre la tierra en una máquina de volar, sí es viable "trascenderlas dentro de la Ley". Se advierte pues que, en la búsqueda de nuestra libertad, es altamente conveniente que el estudio del Hombre y el del Universo se haga en forma simultánea y paralela, no desdeñando jamás el uno en beneficio del otro, so pena de privarnos de la luz que de la comparación resulta. Porque es evidente que, si las reglas que gobiernan a ambos son las mismas, es muy probable que algunas sean más fáciles de advertir en uno, y otras en otro; que unas sean más accesibles al entendimiento en el Hombre, y otras en el mundo. Además, el estudio simultáneo de ambos extremos nos ayudará no sólo a comprender mejor la unidad fundamental de todo, sino que a la vez nos facilitará, por el descubrimiento de las respectivas analogías, el conocimiento del funcionamiento de ambos. Es más: no es posible pensar que se ha entendido la psico-fisiología humana si se carece del entendimiento de las leyes mecánicas cósmicas; y viceversa: la indicación de que se ha comprendido el funcionamiento universal, consiste en poder aplicar prácticamente las leyes cósmicas a los vitales problemas del hombre individual. Una de las leyes universales de aplicación tanto cósmica como humana, tanto física como psicológica, es la de las

Octavas: y su debido entendimiento facilitará no sólo la comprensión del por qué de muchas de nuestras contradicciones, sino que también nos ayudará a "trascenderlas dentro de la Ley". Siete planos en el Universo, siete Jerarquías Creadoras, siete Centros de Fuerza en la Naturaleza, siete planetas en el sistema solar, siete chakras en el cuerpo etérico humano, siete colores en el espectro, siete estados de conciencia superior, siete "talas" infernales, siete centros de percepción y siete órganos de acción, siete vocales en la garganta, siete etapas siempre entre dos unidades absolutas o relativas. Decía al respecto H.P.B.: "En la Naturaleza hay siete fuerzas o siete centros de fuerza, como hay siete sonidos y siete "colores, pues todo parece responder, en nuestro sistema, al número Siete. Y si bien en los anteriores volúmenes de esta obra no apuramos la nomenclatura y pruebas de los septenarios, expusimos no obstante lo suficiente, para indicar a los pensadores, que los hechos aducidos no eran coincidencia, sino valiosos testimonios de mucho peso". (D. S. VI, Significado y Correlación de los Tattvas). Tattva [Tattva o Tatwa] (Sánscrito).- "Aquello" eternamente existente, y también los diferentes principios de la Naturaleza, en su significado oculto. Porque, ora sea que los Tattvas signifiquen “fuerzas de la Naturaleza”, como enseña el Ocultismo, o que, como explica Râma Prasâd, dicha palabra signifique “la substancia de la cual está formado el universo” y “el poder mediante el cual está sostenido”, todo es uno; ellos son Fuerza, Purucha, y Materia, Prakriti. Y si las formas o más bien planos de la última son siete, sus fuerzas deben ser siete también. –Para más detalles, véase: Râma Prasâd, Las Fuerzas sutiles de la Naturaleza y Doctrina Secreta, III, 497 y siguientes.] (G.T. H.P.B.) Esta Ley del Septenario que regula toda manifestación, es la razón por la que para toda interpretación se posean siete claves esotéricas que proporcionan siete significados exotéricos; es el motivo por el cual los creadores de los sistemas simbólicos produjeron los alfabetos con tres, cuatro o siete septenarios, 121, 28 o 49 letras), pusieron siete días en la semana, siete gradas en el Templo, siete oficiales en la Logia, tres septenarios de Arcanos Mayores en el Tarot, y siete notas en la escala musical, formando un todo armónico en que cada letra, por ejemplo, se corresponde con un color, un número, un sólido, un día lunar, un planeta, un centro de fuerza humano, planetario o cósmico, un tattva, un estado de conciencia, un sentido, una acción, etcétera. Considerad ahora atentamente lo que hemos dicho acerca de que existen siempre siete etapas entre dos unidades absolutas o relativas. Así, por ejemplo, en el Universo encontramos, de Absoluto a Absoluto, siete Rondas, y de Ronda a Ronda siete Sub-rondas; en el hombre, considerado en conjunto hallamos, de Absoluto a Absoluto, siete Razas, y de raza a raza siete sub-razas.

También en el individuo, entre dos extremos absolutos de no-conciencia, se extiende toda una gama de estadios intermedios cuyas grandes divisiones llamamos Vigilia, Ensueño, Sueño profundo, Trance, Psiquismo, Psiquismo superior, y Conciencia Espiritual. En la progresión de las "vibraciones pares" se extiende una gama de siete clases de vibraciones: Infrasonoras, Sonoras, Supersónicas, Eléctricas, Calóricas, Luminosas, Ultravioletas o Químicas, después de las cuales comienzan las ondas de la no-materia; y dentro de este septenario, los respectivos secundarios de los cuales conocemos la octava musical, y los siete colores.. Pero la comprensión acabada de lo que significan los septenarios que observamos por doquiera, recién comienza cuando advertimos que cada uno, no es otra cosa que las etapas que percibimos en la manifestación o desarrollo de una fuerza u conjunto de fuerzas cualquiera. Porque en el universo manifestado todo es vibración. Al respecto cabe citar una vez más el Sivagama que dice: "El Universo nace del Tattva, se sostiene por los tattvas, y desaparece en el Tattva. Es por los Tattvas que se conoce la naturaleza del Universo". Todo es vibración: tanto en mundo como la percepción del mismo. Pero contrariamente a lo que podríamos pensar, las vibraciones no proceden en el desarrollo de su progresión ascendente o descendente, en forma continua o pareja, sino que el tránsito de toda vibración de unidad a unidad, se realiza en siete etapas desiguales Este hecho fue hábilmente incorporado por los iniciados de la antigüedad, a la escala musical. Desde entonces, esta se ha convertido en un símbolo de las proporciones en que se produce toda creación o desarrollo descendente, o en que se eleva a su origen todo proceso ascendente de evolución. En efecto, la escala musical entre dos vibraciones sonoras, una de las cuales es el doble de la otra, se compone de siete notas que no se ajustan a la uniforme progresión de las vibraciones, sino a la psíquica ley del "gusto musical", que sitúa la segunda nota de una escala ascendente una frecuencia 1 /8 más rápida que la anterior, la tercera 1/9 más rápida que la segunda, la cuarta 1/15 más que la tercera, la quinta nuevamente 1/8 más que la cuarta, la sexta 1/9 más que la quinta, la séptima 1/8 más que la sexta, y la octava a una frecuencia 1/15 mayor que la séptima, y coincidentemente doble de la frecuencia vibratoria de la nota primera u "tónica". (En cualquier tratado de física podrá encontrarse más información respecto a la teoría física de la Música). Como se observa, el aumento del régimen vibratorio entre nota y nota, es más o menos el mismo entre la primera, segunda y tercera; y entre la cuarta, quinta, sexta y séptima. (Respectivamente 1/8, 1/9; 1/8, 1/9 y 1/8). Pero entre las notas tercera y cuarta, y entre la séptima y octava, el intervalo es de sólo 1/15. En otras palabras: en el aumento progresivo y relativamente uniforme de las vibraciones sonoras, se produce una

retardación entre las notas tercera y cuarta, y entre la séptima y octava. Esto que el simbolista iniciado que construyó originalmente la escala, incorporó en la octava musical, es lo que sucede en todas las octavas de todos los órdenes, incluyendo el mundo de lo psíquico. Debido a que esta ley de retardación periódica impide, por ejemplo, a la materia, continuar aumentado su régimen vibratorio a partir de determinado momento, es que no basta con seguir calentando el hornillo para que los cuerpos pasen del tercer al cuarto estado físico. Por la misma razón, mientras la conciencia pasa sin mayor tropiezo de la vigilia al ensueño y de este al sueño profundo, el tránsito no se continúa naturalmente al estado de trance; y de igual manera, aunque los estados de trance, psiquismo y psiquismo superior son, una vez alcanzado primero, fácilmente transformables unos en otros, no ocurre lo propio cuando se desea hacer pasar la conciencia de los estados subjetivos psíquicos al de "vigilia espiritual", octava perfecta de la vigilia física. Igualmente, la mencionada desviación en el aumento del régimen vibratorio entre la tercer y cuarta etapa impide alcanzar en forma automática la cuarta iniciación (primer Iniciación Mayor) a partir de la tercera (última iniciación menor), y aún los iniciados simbólicos saben que existe un curioso "intervalo" entre sus grados tercero y cuarto, intervalo que, aunque puramente simbólico, no pueden cumplir la mayoría de ellos. Y para terminar con esta serie de ejemplos que, a no dudarlo podrá continuar el lector si ha comprendido el punto, es por la misma razón de la "retardación" que impide continuar la línea original en forma recta después de las etapas tercera y séptima de todo desarrollo, que mientras a partir del nacimiento del cuerpo denso, la conciencia se expande en forma relativamente fácil abarcando los tres planos inferiores del mundo material (objetivo, sentimental e intelectual concreto), el tránsito del pensamiento a las cumbres de lo abstracto no se produce sin un acontecimiento especial que anule la natural retardación del correspondiente intervalo. De ahí las artimañas de que se vale el pensador (alegorías, símbolos, parábolas y lenguaje filosófico, etc.), para hacer accesible su pensamiento a quien no alcanza el nivel de lo abstracto; artimañas por otra parte perfectamente inútiles porque su concreto interlocutor tomará la alegoría, parábola o lenguaje, y lo degradará inevitablemente a su propio nivel. Todo movimiento ascendente, toda empresa de cualquier tipo, se ve, por Ley de la Naturaleza, retardado al alcanzar su tercera tapa de expresión, y, a partir de ese momento, no sigue su línea original, sino que se continúa en otra dirección, desviada con respecto a la primera.

'Dice Oupensky: "Esta Ley demuestra cómo y por qué en nuestra vida nunca ocurre nada en línea recta; por qué cuando hemos empezado a hacer una cosa terminamos haciendo otra completamente diferente, y a menudo opuesta a la primera, aún cuando no nos damos cuenta de ello y sigamos pensando que estamos haciendo justamente lo que habíamos comenzado. Semejante curso de los hechos, semejantes cambios en la dirección original, podemos hallarlos y observarlos prácticamente en todas las cosas. En la literatura, en la ciencia, en el arte, en la filosofía, en la religión, en la vida individual, y, sobre todo, en la vida social y política, podemos observar que el desarrollo de la fuerza se desvía de su dirección original, y marcha, después de cierto tiempo, en una dirección diametralmente opuesta". Pero la Ley de las Octavas no se aplica únicamente a los movimientos evolutivos o ascendentes, sino también a los descendentes, sean involutivos o creadores. (En este sentido necesitamos comprender que si bien "descenso" es sinónimo de regresión en lo moral, también toda creación implica un "descenso" de algo inmaterial a planos de manifestación más densos). Al considerar todo "descenso de vibraciones", ya se trate de la materialización de una idea, como la simple regresión moral, observaremos que, de acuerdo con la ecuación general de las octavas, los intervalos ocurren no entre la tercer y cuarta etapa, y entre la séptima y la primera de la octava subsiguiente, sino al comienzo mismo y entre las etapas cuarta y quinta. (Do, si, la, sol, fa, mi, re, do). Además, mientras para lo ascendente, los intervalos representan retardaciones, en la progresión descendente equivalen a una aceleración. En efecto, según nos lo muestra la escala musical, la primer nota de una escala descendente no se produce a una frecuencia 1/8 o 1/9 inferior a la última de la anterior, sino a una sólo 1/15 menor, y lo mismo ocurre entre las etapas cuarta y quinta (esto es, entre Do y Si, y entre Fa y Mi). Pero no obstante ello, tanto para lo ascendente como para lo descendente el intervalo representa siempre un obstáculo, puesto que no otra cosa es una retardación para una progresión creciente; o una aceleración para una descendente. Se explica entonces por qué es difícil iniciar la creación de una obra cualquiera, pero que, luego de dado el primer paso, los sucesivos sean más fáciles hasta tropezar con el siguiente intervalo entre las etapas cuarta y quinta, que en general corresponden al tránsito de la Obra de las etapas de planificación a las de la materialización. Y lo mismo en los movimientos regresivos, puesto que siempre es necesario vencer una resistencia inicial, moral o

de cualquier otro orden, antes de que pueda darse el primer paso; pero luego los sucesivos hasta alcanzar el siguiente intervalo entre la cuarta y quinta etapa (generalmente correspondiente al tránsito entre la panificación y la ejecución material del crimen), se dan ¡ay! con relativa facilidad... Los Servidores que estén actualmente ocupados en la labor mágica de creación, podrán sacar muy jugosas deducciones del estudio de los accidentes de toda escala descendente. Porque su labor encontrará dos obstáculos: el primero al comienzo de su labor, consistente en la dificultad para captar cabalmente la Idea a materializar. Una vez logrado esto, será cosa relativamente fácil hacerla descender por las etapas intermedias siguientes, de acuerdo con el arte que les ha sido enseñado, hasta llegar a los niveles de la conciencia concreta profana. Nuevamente aquí, el rayo descendente tropezará con un obstáculo: el correspondiente al segundo intervalo: el que inedia entre las operaciones mágicas propiamente dichas, y las etapas profanas de la materialización externa. Si este estudio ha de tener resultados prácticos —aparte del de aumentar nuestra comprensión de las dificultades inherentes al perfeccionamiento del hombre —necesitamos considerar atentamente la forma como pueden salvarse los citados intervalos naturales, causa de la frustración de tantos esfuerzos tan llenos de nobles intenciones, como carentes de inteligente dirección. Pero ello será objeto de una próxima Instrucción.

Revista Kosmos nº 2 http://www.kosmosjournal.org
El Surgimiento de la Civilización Mundial La Mente Integral - Sensibilidad Infinita Nancy Roof “Un espíritu viviente crece y hasta supera sus anteriores formas de expresión. Este espíritu viviente se renueva eternamente y persigue su meta de múltiples e inconcebibles maneras, a través de la historia de la humanidad. Los nombres y las formas que los hombres le han asignado significan muy poco; ellas son la hojas y flores que mudan en el tallo de la eternidad”. Carl Jung ¿Qué Clase de Civilización Planetaria? Todo comenzó con la explosión de una supernova hace billones de años en el vasto espacio del Cosmos. Un planeta girante, lleno de riquezas abundantes, se encumbró a través del espacio, llevando consigo las simientes de los fulgurantes zafiros azules y los brillantes y rojos rubíes, las delicadas semillas de las orquídeas blancas, la fragancia de las rosas rosadas, el coraje de la pantera y la tibieza de la sonrisa humana. La ciencia revela un Cosmos altamente ordenado, pleno de energía e información, siendo la interdependencia y conexión la clave de sus rasgos. Nuestras tradiciones revelan una vasta fuerza creativa de amor, inteligencia y

poder que guía el universo en evolución y conecta todas las cosas. Ahora sabemos que estamos intrincadamente conectados con todos y con la misma vida y la salud de la tierra. A medida que se desarrolla nuestra comprensión, también se expande nuestro sentido de la proporción. Desde las comunidades locales, a las naciones, al planeta y hasta el cosmos. Los avances en la investigación de la conciencia y las prácticas espirituales amplían nuestro interior hasta abrazar toda la vida. Sin embargo, los esperanzados sueños del grupo parecen estar más distantes porque sufrimos una falta de alineamiento global, cada vez más intensificado. Esperábamos que, cuando la ‘Guerra Fría’ terminara, viviríamos en un mundo apacible. En lugar de esto, estamos descubriendo un mundo de valores en contraposición; un mundo dividido política, social y culturalmente entre la elite y los empobrecidos; esto ocurre en un momento en que la magnitud de los problemas globales requiere de la colaboración y las alianzas. Enfrentamos la complejidad de las perspectivas múltiples de las diversas culturas, en un mundo recién globalizado. ¿Cómo abrazar las actitudes egocéntricas y etnocéntricas dentro de una conciencia mundo-céntrica que esté alineada con la naturaleza y el cosmos?

La moderna visión occidental del mundo, de materialismo científico y racionalidad, al tiempo que ofrece incontables beneficios, también nos deja carentes de sentimiento, alienados los unos de los otros, existiendo en un mundo sin significado ni propósito. Nos deja esperando regresar a la intuición moral básica de lo bueno, lo verdadero y lo bello en un abrazo holístico. La visión, del mundo, post-moderna, igualitarista y de consenso, sosiega frecuentemente en lugar de afrontar la amenaza de la creciente violencia y visiones de un mundo en oposición. La necesidad de equilibrar las anteriores limitaciones de visión del mundo, tratar la magnitud de los cambios en las condiciones de vida y encontrar una salida a través de este periodo de transición en la historia humana, nos está conduciendo al surgimiento de una visión del mundo post-moderna con una visión transformadora. Ha llegado el momento de ver que las soluciones parciales del pasado encajen dentro de la totalidad evolucionante que está surgiendo. Somos llamados a las totalidades. A eso lo definimos como ‘Integral’. El frente político no luce promisorio. Un creciente número de naciones, fallidas como estados pre-modernos, como los del África Subsahariana, están regresando al tribalismo y a la criminalidad. Sociedades modernas como

Estados Unidos, China, Rusia y la India todavía creen poder resolver los conflictos por medios militares. Las sociedades post-modernas, de Europa occidental, están funcionando desde el principio de la interdependencia, mientras que los inmigrantes, con diferentes valores, amenazan sus sociedades amantes de la paz. Mikhail Gorbachev nos ha advertido de que debemos entender, claramente, la fase histórica de desarrollo y la mentalidad de cada nación. Ninguna nación puede imponer un sistema de valores sobre otra sociedad que se encuentra en una etapa de desarrollo diferente y que, por esa razón, presenta diferentes necesidades. Los miembros del Instituto de Ciencia Integral describen ‘Integral’ de esta manera: “La consideración de la naturaleza ecológica de toda la vida, significa la necesidad de salvaguardar, viviendo de tal manera que sostenga la familia, la comunidad, la civilización y el medio ambiente. Socialmente, la era integral, procede hacia una cultura de redes de contacto que vinculan una nueva civilización global. Económicamente, incluye Internet y la era de información y, con ella, un tremendo salto en la inteligencia colectiva planetaria”. ¿Por qué un Acercamiento Integral? “En unos momentos, tan desprotegidos e inciertos, clamamos por un orden y una coherencia que lleve, las formas que se están combinando en nuestro crecimiento, a un ritmo con el orden oculto en la creación” John O’Donohue Los bien reconocidos filósofos integrales Ken Wilber, Ervin Lazlo y, más recientemente, Yasuhiko Kimura, aunque con diferentes acercamientos, todos coinciden en que integral significa totalidad. Ellos concuerdan en que las perspectivas parciales ya no son suficientes. Todos han abogado por sistemas integrales de pensamiento y como requisito para tratar con los complejos retos que, ahora, alcanzan una escala global. Para la revista ‘Kosmos’, un acercamiento integral a la nueva civilización incluye la necesidad de alguna forma de práctica que desarrolle la percepción interna y el dominio de la mente y las emociones. Importa cómo vivimos nuestra vida. Podemos hacer una diferencia positiva. Nuestro comportamiento es impulsado, inconscientemente, por las diversas culturas y sociedades en las cuales estamos imbuidos, creando posibles choques en nuestra visión del mundo. De esto se deriva que necesitemos estructuras políticas, económicas y sociales que fortalezcan nuestro desarrollo,

más allá de las perspectivas étnicas y que permitan el florecimiento de los valores mundiales. Partiendo de la investigación, en los diversos campos de estudio, está claro que es un error pensar que se puede imponer nuestra propia perspectiva sobre otra cultura o individuo y, sin embargo, es un error que frecuentemente cometen muchos individuos y países. La imposición de valores a través de las culturas ha creado problemas enormes en la actual crisis global, no solo a través de la acción gubernamental y los programas de desarrollo, sino también a través de las perspectivas religiosas que asumen la universalidad de la visión del mundo particular. La perspectiva integral ofrece una alternativa, el encuentro con las personas en el punto donde estas se hallen, permitiendo el desarrollo natural y orgánico. Las personas están en diferentes etapas de desarrollo. Para algunos el mundo gira a “mi” alrededor, para otros alrededor “nuestro” y para otros, alrededor de “todos nosotros”. Y unos pocos se identifican con ‘Kosmos’: “toda la vida”.Necesitamos líderes con visión global, que puedan diseñar ambientes facilitadores que fomenten un proceso natural de cambio. El acercamiento integral se ha demostrado exitoso. Algunos gobiernos lo están examinando más de cerca. Bill Clinton se refirió al trabajo de Ken Wilber en el Foro Económico Mundial de Davos. El PNUD, actualmente, está utilizando el trabajo de Wilber en una variedad de programas. El pensamiento integral se ha convertido en la base de los nuevos negocios y del entrenamiento en liderazgo. Don Beck ha estado aplicando la ‘Espiral Dinámica Integral’ en asuntos globales. Ken Wilber abrirá la Universidad Integral este año y Ervin Laszlo y sus asociados están planeando una Universidad Mundial de Sabiduría gratuita y por Internet, en un futuro cercano. Kosmos promueve la reflexión interna y el compromiso externo, así como las diferentes perspectivas que deriven de una comprensión del desarrollo y la evolución orgánica. Creemos que un entendimiento de cómo funciona el mundo y de las realidades políticas y globales presentes, es esencial para la transformación global. Animamos el encuentro con el ‘Yo Esencial’ o lugar de sabiduría en nuestro interior como una guía para vivir nuestra vida. La pregunta más importante en estos tiempos puede ser: ¿Cómo nos preparamos para alinearnos con el Cosmos y para construir las formas que expresen la próxima etapa de surgimiento global? Cada transición mayor, en la evolución cultural, desde la era agraria hasta la industrial e informática, o de la perspectiva egocéntrica, a la socio-céntrica y mundo-céntrica, nos despierta y sensibiliza para un mayor cuidado y preocupación. Tú y yo seremos co-creadores de la civilización planetaria emergente. Encontraremos la forma de acceder a habilidades y capacidades latentes que ni sospechábamos que teníamos. Responderemos al llamado de los tiempos porque nos importa. Si nos enfocamos más allá del caos de la avalancha de la crisis global, encontramos que la humanidad ha realizado

un gran progreso. Por ejemplo, en la mayoría de los lugares ya no se acepta la esclavitud; la preocupación ambiental y el activismo civil va en aumento; los derechos de las mujeres y los niños han avanzado a grandes saltos; las protestas en contra de la guerra, por primera vez, son de alcance internacional y están diseñadas para prevenir la guerra en lugar de parar una que ya está en proceso y los matrimonios interculturales son comunes. Actualmente los niños están naciendo con una conciencia global. Muchos han pasado numerosas horas practicando disciplinas para superar los hábitos mentales destructivos aprendidos y el correcto manejo de las emociones y el conflicto. Una trayectoria moral está siendo claramente forjada. Este es un alineamiento con la necesidad innata que tiene la humanidad de crear una nueva civilización basada en la ‘Unidad Interna con la Diversidad Exterior’.

Actualmente, las naciones se debaten, no sin cierta tensión, entre la autonomía de su propia soberanía y el bien común del planeta, así como los individuos forcejean entre los valores egoístas de la personalidad y la generosidad de Yo Esencial. Actualmente, todos estamos siendo retados, como preparación para el nacimiento de una nueva civilización global. Históricamente, todos los avances en la conciencia, han sido precedidos por una lucha de proporciones Hercúleas, una Noche Oscura de desesperación, abandono y confusión. En nuestras propias vidas y en las de las culturas y naciones, mueren los antiguos valores, a menudo dolorosamente, antes de que se revele la llama viviente de una nueva perspectiva. Necesitamos desarrollar amplitud de visión, fuertes recursos internos y habilidades efectivas en acción para encontrar seguridad en un mundo incierto. Se necesita un acercamiento de múltiples niveles y dimensiones para tratar con las complejidades de la globalización. Esto significa que lo que es correcto para mí, no necesariamente lo es para ti. Las soluciones simplistas que emanan de arriba hacia abajo están siendo remplazadas por redes de contacto y por el diálogo. Estamos adquiriendo un entendimiento profundo de la singularidad de las circunstancias de la vida de las personas y, como consecuencia de esas circunstancias, de toda la gama de las diversas necesidades, de los individuos y culturas, que residen en el corazón de la vida misma. Las súplicas idealistas por “la Humanidad Una” no serán un método efectivo para tratar con el gran reto que enfrentamos. ¿Cómo armonizaremos las diversas necesidades humanas en una totalidad integrada, sin imponer una visión dogmática del mundo?

No podemos aceptar en silencio un mundo donde las quinientas personas más ricas tienen más de los recursos del mundo que mil millones de los más pobres; donde mil doscientos millones viven con un dólar al día y donde los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, cuyo objetivo es la paz y la seguridad internacional, venden el 80% de la exportación global de armas. Comencemos con una visión que brinde un segundo esclarecimiento, un renacimiento de los valores donde se escuchen las risas de los niños que juegan en lugar de sus gritos de terror, donde se acoja a cada extraño con el calor de una sonrisa humana en lugar de la sospecha, donde las familias se protejan entre sí y a sus hogares en lugar de ser separados por guerras sin sentido, donde se elimine la polución y donde cada flor retenga su dulce perfume. Contactemos nuestra humanidad. Sintamos el dolor del mundo y transformémoslo en canciones de júbilo. ¿Deberemos soportar otra catástrofe antes de aprender la unión? Sensibilidad Infinita “En gran parte del mundo, existen sociedades cuya riqueza reside en su alma y no en su suelo… cuya imaginación es más valiosa que su tecnología… Es impensable que se pudieran desarrollar sin la literatura, el canto, la danza y las historias”. Sashi Tharoor, Naciones Unidas “No podremos encontrar el corazón de una cultura a menos que atendamos a su impulso creativo interior, cuya visión e intención, finalmente, es lo Bello” John O’Donohue Las mentes integrales y los diseños planetarios naturales nos hacen avanzar, en nuestra trayectoria evolutiva, hacia una civilización global. La belleza y el amor abren el corazón hacia la comunidad global. Un mundo, en paz consigo mismo, no se podrá alcanzar firmando, simplemente, tratados, pasando leyes o desarrollando códigos éticos. La comunidad mundial surge cuando se forjan vínculos de confianza y sensibilidad hacia las necesidades de las personas, en sus niveles más profundos de la existencia. La sensibilidad desarrollada a través de la belleza es un elemento decisivo pero sub-valorado, dentro del proceso de la apertura del corazón de la nueva civilización global que todos añoramos. El corazón produce coherencia y alineamiento con el ritmo natural del universo. Como una suave brisa, introduce su mensaje universal a través del espacio y el tiempo, dentro de las divisiones de nuestras, algunas veces, inquietas mentes. En nuestro

encantamiento con la mente racional, tendimos a olvidar que el corazón es el que derriba las barreras que separan. El arte puede servir como una diversión de entretenimiento o como un transformador poderoso. Tiene el poder de separar y polarizar o de unir. Nos puede conducir a la indulgencia, la avaricia y el egoísmo o puede elevarnos hasta nuestro estadio más sabio y compasivo. Hemos sido inundados con toda clase de horrores en el nombre del “arte”. Sólo tenemos que conectar la televisión para ver la violencia, la ira y la polarización instalada en la intimidad de nuestros hogares. “En su más profundo centro, la creatividad está destinada a servir y a evocar a la Belleza. Cuando este deseo y capacidad cobra vida, brotan nuevos pozos en el terreno agostado; la dificultad se convierte en una invitación y en lugar de luchar contra la disposición de nuestra naturaleza, nos acogemos al ritmo de su urgencia y su pasión más profunda”. John O’Donohue El arte transformativo sigue los principios de la rotación del Cosmos, desde los átomos hasta los planetas, directo hasta las estrellas. Se alinea con un lugar universal interior, donde se puede capturar y expresar toda la condición humana en un trabajo creativo. La estética no sigue las reglas sociales. Toma sus propias decisiones, su propio camino hacia lo verdadero, lo bueno y lo bello. El verdadero arte es una fuerza en movimiento. Nos elevamos en su presencia, dejamos atrás los hábitos negativos de pensamiento y acción, la agonía y la fealdad de las vidas no vividas. Su majestuosidad nos mueve hacia el poder magnético de la Unidad y liberación con una simplicidad natural. Recordamos nuestro origen común en esos momentos gloriosos de contacto. Nos sentimos alimentados y, por fin, reconocemos que estamos en casa. Cuando estamos llenos de deleite estético y de la emoción y la gracia de la belleza, nos abrimos para fluir con la vida en lugar de irnos contra ella. Nuestros temores se desvanecen y permanecemos en el Campo de la Primavera, libres, frescos, vivos y abiertos para hollar el terreno sagrado con mayor levedad. “Nuestro deleite en lo Bello es tan natural, para nosotros, como la respiración, un acto lírico donde nos rendimos pero para despertar”. John O’Donohue

La máxima finalidad de las artes es llevarnos a un estado exquisito de ser, donde cada acción se convierte en un gesto de amor; donde cada encuentro se convierte en un intercambio de dignidad y de gracia; donde una visión Cósmica nos atrae hacia un mayor bien; donde la belleza del ser desborda en la belleza de las naciones, de los planetas y del Cosmos. Y es, en este estado, que nos enamoramos de la Vida y encontramos la Humanidad Una. Nuestras almas están sedientas de belleza. Dostoievsky, una vez, dijo: “Tal vez sea la belleza la que finalmente nos salve.” Y Rumi: “Que la belleza que amamos sea lo que hacemos”. “Existen cientos de formas de arrodillarse y besar la tierra”. La belleza mora en los suaves susurros que abren nuestros corazones, ampliamente, con amor. Una visión Cósmica está surgiendo al margen de la sociedad actual, más allá de las dicotomías de lo masculino y lo femenino, del yin y el yang, de lo suave y de lo duro. Esta profunda visión descansa en el corazón de la verdadera creatividad, una visión que abraza la unidad de toda la vida y de toda la creación. Otro mundo surge de este espacio, invadiendo sutilmente nuestra vida diaria sin que siquiera lo notemos. Es desde este punto, sin espacio y sin tiempo, donde ocurren los cambios mentales y nuevos diseños planetarios entran en nuestro campo de conciencia. Ahora sabemos porque un sentido de lo correcto resuena en nuestro interior. El canon para una nueva civilización reside en las profundidades de nuestro ser, esperando pacientemente a que reconozcamos su gentil llamado. ¡Despertad! ¡Despertad ahora! ¿Sabías que el mundo espera por ti? Gracias a buenos amigos de Sabiduría Arcana ( bvr@sabiduriarcana.org ) continuas recibiendo artículos traducidos al español de la Revista Kosmos de "los líderes actuales más sabios del planeta", para que puedas incluirte en la conversación mundial que se está desarrollando en este momento, tratando de encontrar las soluciones de los problemas mundiales más importantes, para que podamos introducir la Nueva Civilización y Cultura. Agradecemos tu presencia siempre atenta y dispuesta a participar en la construcción del Gran Cambio. FUENTE: Revista Kosmos nº 2 http://www.kosmosjournal.org

El Destino de las Naciones De A. A. Bailey, (año 1937)
La Significación de ciertas Ciudades. Las energías que hemos considerado son liberadas sobre nuestra vida planetaria por medio de ciertas grandes entradas. Actualmente cinco de ellas están diseminadas por el mundo. Donde quiera que se encuentre una de esas entradas para la fuerza espiritual, siempre habrá una ciudad de importancia espiritual en la misma localidad. Estos cinco puntos de afluencia espiritual son: 1. Londres 2. Nueva York 3. Ginebra 4. Tokio 5. Darjeeling para el Imperio Británico. para el Hemisferio Occidental. para Europa, incluyendo la U.R.S.S. para el Lejano Oriente. para la India y la mayor parte de Asia

Más adelante se agregarán dos puntos más, pero aún no ha llegado el momento. Por medio de esos cinco lugares y las zonas circundantes, afluye la energía de cinco rayos, condicionando al mundo de los hombres, dando lugar a resultados de profunda significación y determinando la tendencia de los acontecimientos. Estos cinco puntos de energía condicionadora (a pesar de que la energía que afluye a través de Darjeeling no ha llegado aún a la plenitud de su fuerza) forman dos triángulos de fuerza en sus interrelaciones: 1. Londres 2. Tokio Nueva York Nueva York Darjeeling. Ginebra.

Ginebra y Darjeeling son dos centros por los cuales puede ser dirigida la energía espiritual pura, con mayor facilidad que por los otros tres; en consecuencia, constituyen los puntos más elevados de sus respectivos triángulos. Son más subjetivos en su influencia, que Londres, Nueva York o Tokio. Juntos forman los cinco centros de la "energía impelente" de hoy.

Quizás interese también conocer los rayos regentes y los signos astrológicos de estos cinco centros, pero no debe olvidarse que los rayos de la personalidad cambian de un período a otro, en lo referente a países y ciudades, del mismo modo que los seres humanos individuales: Ciudad Londres Nueva York Tokio Ginebra Darjeeling Alma 5to. Rayo 2do. Rayo 6to. Rayo 1er. Rayo 2do. Rayo Personalidad 7mo. Rayo 3er. Rayo 4to. Rayo 2do. Rayo 5to. Rayo Signo Géminis Cáncer Cáncer Leo Escorpio

Si los estudiantes analizan esta información en conexión con lo dado en otras partes, respecto a las naciones y otras ciudades, podrán ver las interrelaciones que van surgiendo en los asuntos mundiales, como resultado de la acción de esas fuerzas y energías que son, por lo tanto y hasta cierto punto, inevitables. Quizás el uso de la energía puede hacerse en líneas erróneas, produciendo separación y dificultad, o en líneas correctas, que conducirán eventualmente a la armonía y a la comprensión, pero la energía está allí y debe hacer sentir sus efectos. Como ocurre en la vida del individuo y como resultado de la acción de la energía egoica sobre el aspecto forma, dominará uno u otro de los rayos. Si la persona o nación está espiritualmente orientada, el resultado del impacto de la energía será bueno y llevará a la realización del plan divino, y así será totalmente constructivo. Donde domina la fuerza de la personalidad los efectos serán destructores, y pueden obstaculizar temporariamente el Propósito divino. Sin embargo, hasta la fuerza que está dirigida hacia fines destructivos puede trabajar y finalmente trabaja, para el bien, porque la tendencia de la fuerza evolutiva es inalterable, pues está basada en la Voluntad al bien de la Divinidad misma. La afluyente energía del alma puede ser retardada o acelerada, de acuerdo al propósito, aspiración y orientación de la entidad (humana o nacional), puede expresar el propósito del alma o el egoísmo de la personalidad, pero triunfará inevitablemente el anhelo de mejoramiento. Toda la cuestión de los centros planetarios y de la energía que liberan, es lógicamente de gran interés, y si sólo lo comprendieran, de suprema importancia. Una gran verdad subyace velada detrás de la tendencia de todos los pueblos, a considerar sagrados ciertas ciudades y lugares consagrados por su valor espiritual, convirtiéndolos en la

meta de sus peregrinaciones; en conexión con el ser humano rige la misma analogía, y es por alguna razón que el corazón es considerado en su expresión, más sagrado y deseable que la cabeza. Todo esto indica el reconocimiento innato de la humanidad de que detrás de la forma externa siempre se encuentra lo intangible, real y sagrado. Quisiera ampliar algo más el tema de los centros, por los cuales hoy fluye la energía espiritual, pero debe recordarse que el tema de que nos ocupamos es de interés general y no de importancia individual. Al argumentar, como debemos hacerlo siempre, de lo universal a lo particular, es esencial que la humanidad relacione su propio mecanismo con el mecanismo mayor (nuestra entera vida planetaria) y ver lo que denominamos "la propia alma", como parte infinitesimal del alma mundial. Es necesario que el hombre relacione su alma con su personalidad, considerando a ambos como aspectos y partes integrantes de la familia humana. Esto será en forma acrecentada. Tal proceso comienza a manifestarse en la constante expansión de la conciencia grupal, racial y nacional, demostrada hoy por la humanidad conciencia que se demuestra como inclusividad espiritual o como tentativa perversa y anormal (desde el punto de vista del alma) de fusionar y mezclar todas las naciones en un orden mundial, basado en cuestiones materialistas y dominado por una visión también material. Nada de espiritual existió en la visión de los dirigentes de las denominadas potencias del Eje; tampoco la visión de las masas ha sido hasta ahora adecuada para detener la materialización de esta visión. La intención espiritual del género humano crece paulatinamente, y la gran Ley de Contrastes traerá oportunamente la iluminación. El Señor del Mundo, el "Anciano de los Días", está liberando nuevas energías sobre la humanidad, trasmutadas en la fragua del dolor y en la ardiente agonía actual. Dicha transmutación traerá un nuevo poder para el sacrificio, de claudicación incluyente, una clara visión del Todo y un espíritu cooperativo, desconocido hasta ahora, que será la primera expresión de ese gran principio de compartir, tan urgentemente necesario hoy. No hablo aquí en forma idealista ni mística; señalo una meta inmediata y posible; proporciono la clave para un proceso científico que se está llevando a cabo ante nuestros ojos y que en la actualidad se halla en un punto de crisis. Debido a que la actual es la raza aria (el término no está empleado en el sentido alemán o materialista), los cinco centros a que se ha hecho referencia, cinco puntos focales de energía espiritual, son estimulados y vitalizados en forma anormal y deliberada. La energía que afluye de ellos está afectando profundamente al mundo y a las Naciones Unidas, lo cual encierra una gran esperanza para el futuro. Por esta razón Nueva York constituye uno de

estos cinco centros y por eso la organización de las Naciones Unidas debe trabajar allí. Existen dos centros en nuestro planeta que están aún relativamente pasivos, en lo que concierne a cualquier efecto mundial. No les asigno ningún otro punto focal, excepto insinuar que eventualmente uno de ellos se encontrará en el continente africano y, más tarde aún, muchos millones de años después, se descubrirá otro en la región de Australia. Lo que nos conciernen son los cinco centros de esta quinta raza raíz. La fuerza que expresa el centro de Ginebra (hoy sin mayor eficacia, aunque más tarde se operará un cambio), corresponde a la de segundo Rayo de Amor Sabiduría, con el énfasis puesto en esta época principalmente, sobre la cualidad de la inclusividad. Concierne a la "unión de amor fraternal" y a la expresión de la naturaleza del servicio. Este centro planetario que condiciona al pequeño país suizo, ha producido un poderoso efecto sobre esa nación, y el estudio de esos efectos demostrará las futuras posibilidades para el mundo, cuando la afluencia de su energía se halle menos obstaculizada. Ha producido la fusión de tres poderosos tipos raciales en formación grupal, pero no por la mezcla de razas como sucede en Estados Unidos, ha permitido que dos sectores relativamente antagónicos del credo cristiano actúen juntos con un mínimo de fricción; ha hecho de Ginebra la sede mundial de la Cruz Roja, actividad mundial que trabaja con verdadera imparcialidad con y por los ciudadanos de todos los países y por los prisioneros de todas las naciones; albergó ese experimento penoso, aunque bien intencionado, que se denominó la Liga de las Naciones, y nuevamente albergará una liga más real que satisfará la necesidad mundial, la cual protegió al pequeño país del atropello agresivo de las potencias del Eje. El lema o nota de este centro es: "Trato de fusionar, mezclar y servir". La fuerza centrada en Londres es de primer Rayo de Voluntad o Poder, en su aspecto constructivo, no en el destructivo. Trata de prestar servicio a la totalidad y a gran costo, y realiza el esfuerzo de expresar la Ley de Síntesis que constituye el nuevo énfasis que afluye desde Shamballa, por eso los gobiernos de muchas naciones hallaron asilo en Gran Bretaña durante la guerra. Además, si las Fuerzas de la Luz triunfan mediante la cooperación del género humano, la energía que se expresa a través de este poderoso imperio, tendrá la suficiente potencia para establecer un orden mundial, de justicia inteligente y de equitativa distribución económica. La nota clave de esta fuerza es: "Sirvo". Mediante el centro de Nueva York se expresa la fuerza de sexto Rayo de Devoción o Idealismo. De allí los conflictos producidos entre las diversas ideologías, y el conflicto principal, entre quienes proclaman el gran ideal de la unidad mundial, lograda mediante el esfuerzo conjunto de las Fuerzas de la Luz, respaldadas por el esfuerzo cooperativo de todas las naciones democráticas, y quienes tratan de impedir con sus actitudes separatistas y materialistas, que Estados Unidos asuma sus responsabilidades y ocupe el lugar que le corresponde en los asuntos mundiales.

Si este último grupo tiene éxito en su esfuerzo, privará a Estados Unidos de la parte que le corresponde de "los dones de los Dioses en la futura era de paz que seguirá al actual período crítico de incertidumbre", según se dice en El Antiguo Comentario. El sexto rayo es militante y activo, místico, pacífico y fútil, y ambos aspectos en la actualidad condicionan a Estados Unidos. La nota clave de este centro mundial es: "Ilumino el CAMINO"; éste es un privilegio de Estados Unidos, si su pueblo así lo quiere y permite que un humanismo mundial, el propio sacrificio (autoiniciado) y una firme decisión de apoyo a la rectitud, gobiernen sus actitudes y política actuales. Esto se está llevando a cabo con lentitud, y las voces egoístas de los ciegos idealistas, de los temerosos y separatistas, se están desvaneciendo. Todo sucede inspirado por el servicio motivado en el amor. De esta manera las dos democracias principales pueden eventualmente restablecer el orden mundial, rechazar el antiguo orden de egoísmo y agresión, e introducir el nuevo orden de comprensión, participación y paz mundiales. La paz será el resultado y no el origen de la comprensión y la participación, como insinúan frecuentemente los pacifistas. La fuerza que afluye de Darjeeling en estos tiempos, es la de primer Rayo de Voluntad o Poder. El rayo del alma de la India es el primero, de allí que el efecto inmediato de la fuerza que afluye de Shamballa es estimular la voluntad al poder de todos los dictadores, ya sea los seudo dictadores mundiales, como Hitler y su grupo de hombres malignos, los dictadores eclesiásticos de cualquier religión, los dictadores en el campo de los negocios, de cualquier parte del mundo, o los dictadores menores: los tiranos del hogar. Es interesante observar que la nota clave de la India es: "Oculto la luz", lo cual se ha interpretado como que la luz afluye desde Oriente y que el don de la India al mundo es la luz de la Sabiduría Eterna. Ello es verdad en un sentido, pero en otro más amplio y profundo se comprobará la verdad. Cuando se lleven a cabo la intención y el propósito de la gran Vida que actúa a través de Shamballa y estén en proceso de expresarse, se revelará una luz hasta ahora nunca vista ni conocida. Una frase de las Escrituras cristianas dice: "En esa luz veremos la luz", lo cual significa que por medio de la luz de la sabiduría, difundida en nuestros corazones a través de la Sabiduría Eterna, veremos eventualmente la Luz de la Vida misma algo sin significado e inexplicable hoy para la humanidad, pero que se revelará más adelante cuando el actual punto de crisis sea superado. Acerca de su naturaleza y efecto, nada tengo que decir por ahora. Quisiera intercalar aquí algunas observaciones. Es de gran importancia saber que Gran Bretaña y Estados Unidos están estrechamente relacionados y que dicha relación hará inevitables ciertas actividades y realidades, cuando el alma de cada una de estas naciones funcione potentemente.

La India y Gran Bretaña están vinculadas por medio de la personalidad de primer rayo de Gran Bretaña y del rayo egoico de la India. Las implicaciones son claras e interesantes y también alentadoras. El aspecto conciencia del pueblo británico se va trasladando constantemente a la expresión de su alma de segundo rayo, de allí que se aferre hoy a la oportunidad de servir a la humanidad a enorme costo. Lo mismo le ocurre al pueblo norteamericano. Como he dicho, el problema de trasladar el idealismo es grande, y siente la tentación de ocultarse detrás del espejismo de la lucha por un ideal, en vez de reaccionar ante la necesidad mundial y no al rayo del alma, el segundo rayo de amor. Las fuerzas que fluyen por intermedio de Tokio son de primer rayo, en su aspecto materialista inferior. Japón está regido por el rayo egoico, en la conciencia de sus conductores. Su personalidad de sexto rayo responde al llamado de la energía de primer rayo, por eso las presentes desdichadas actitudes y actividades y también su vínculo con Alemania a través del rayo del alma de ambas naciones, y con Italia por el rayo de la personalidad. De allí, por lo tanto, la alianza del Eje. Quisiera puntualizar aquí que en estas interrelaciones no existe un sino inevitable o destino ineludible. El objetivo del discípulo individual es manejar las fuerzas que actúan a través de él, en tal forma, que únicamente de por resultado el bien constructivo. El discípulo puede abusar de esa energía o bien emplearla para los fines del alma. Lo mismo ocurre con las naciones y las razas. El destino de una nación está generalmente en manos de sus conductores; dirigen las fuerzas nacionales, enfocan las intenciones nacionales (si son suficientemente intuitivos) y desarrollan las características del pueblo, dejando en realidad tras de sí, la memoria de los símbolos de la intención, de los ideales o de la corrupción nacionales. Esto puede verse en desarrollo, en forma notable, en los dos grandes grupos rectores de dirigentes mundiales durante la guerra. Los tres grupos de dirigentes del Eje, dominados por el maligno grupo germano, e Italia y Japón luchando en ciertos momentos contra la influencia maligna (pocas veces conscientemente, pero con frecuencia inconscientemente), y el segundo grupo los conductores de la causa Aliada. No importa lo que la historia pasada pueda decir respecto a muchas de las naciones aliadas (agresiones, antiguas crueldades y actos equívocos), todas trataban y tratan aún hoy de cooperar con las Fuerzas de la Luz y se esfuerzan por salvar la libertad humana política, religiosa y económica. Quisiera señalar de paso que las dos grandes divisiones del mundo, Occidente y Oriente, están también regidas por ciertas energías de rayo, y son:

Occidente Oriente

Rayo del Alma Rayo del Alma

2do.Rayo 4to. Rayo

Rayo de la Personalidad Rayo de la Personalidad

4to. Rayo. 3er. Rayo.

Les recordaré que estamos en un período de rayos que cambian, tanto para los individuos y naciones como para los hemisferios y planetas. Si el destino lo dispone, cada uno de éstos podrá evadirse de un rayo menor y penetrar en uno mayor. El estudio de la clasificación anterior arrojará mucha luz sobre la relación interhumana. Tres grandes países tienen hoy el destino de la humanidad en sus manos: Estados Unidos de América, Gran Bretaña y Rusia. Una gran fusión y experimentos raciales se están llevando a cabo en dichos países; el gobierno del pueblo se está desarrollando en todos ellos, aunque todavía en estado embrionario. Rusia es demorada por una dictadura que terminará muy pronto; Estados Unidos por la política corrupta y Gran Bretaña por antiguas tendencias imperialistas. Pero los principios democráticos, aunque no controlan, están siendo desarrollados; la unidad religiosa se está estableciendo, aunque todavía no funciona, y los tres países están aprendiendo muy rápidamente, pero Estados Unidos actualmente lo hace con mucha lentitud. Occidente y Oriente se hallan vinculados por el rayo de la personalidad de Occidente y el rayo del alma de Oriente; esto indica que habrá de producirse con el tiempo un entendimiento, lo cual sucederá cuando el alma occidental de segundo rayo sea el factor dominante. Cuando estas variadas relaciones sean parcialmente captadas por los pueblos del mundo, se tendrá la clave de muchos de los acontecimientos que tienen lugar hoy y se comprenderá con mayor claridad la meta, y el método para su realización. Todavía hay que realizar un grande y profundo trabajo de investigación, porque la ciencia de las relaciones de la energía está en su infancia. En los próximos años veremos sus beneficios. Lo que en realidad ocurre es un traslado de la conciencia humana, desde su enfoque sobre las energías individuales que actúan mediante algún específico "circulo no se pasa" (individual, nacional, continental o racial); hasta una captación de su interrelación y efectos recíprocos. Esta ciencia puede ser estudiada de varias maneras y desde el ángulo de: 1. Los antagonismos que parecen inevitables y pueden justificarse por las energías de rayo, pudiendo ser neutralizados por las energías del alma, correctamente empleadas. 2. Las fuerzas idénticas, que inevitablemente conducen a intereses y actividades idénticos. 3. La fusión, la unidad de visión y los objetivos. 4. La humanidad como un todo. Si se recuerda que la humanidad está regida principalmente por dos rayos (el

segundo y el cuarto), se descubrirá que esas naciones y países cuyos rayos regentes son también el segundo y el cuarto, deben desempeñar y desempeñarán, una parte importante para determinar el destino humano. Por lo tanto, a través de la energía espiritual que fluye por intermedio de los cinco centros principales del planeta y de acuerdo al vehículo de expresión que recibe su impacto, así será la reacción, la actividad y el tipo de conciencia que lo interpenetre y emplee. El antiguo aforismo ocultista sigue siendo válido: "La conciencia depende de su vehículo de expresión, y ambos, de la vida y de la energía, para existir". Esto constituye una ley inmutable. Las cinco ciudades que son la expresión exotérica del centro esotérico de fuerza, y a través del cual la Jerarquía y Shamballa tratan de actuar, son la analogía, en el cuerpo planetario, de los cuatro centros ubicados en la columna vertebral y del centro ajna, en el cuerpo de la humanidad y del individuo. En los tres casos, constituyen "focales, vitales y vivientes puntos de fuerza dinámica", en mayor o menor grado. Algunos expresan predominantemente la energía del alma; otros la fuerza de la personalidad; aún otros son influidos por Shamballa y también otros por la Jerarquía. El centro coronario de Occidente está empezando a reaccionar a la energía de segundo rayo, y el centro ajna a la energía del cuarto, y en esto estriba la esperanza de la raza de los hombres. Tenemos aquí un vasto campo de investigación. Ésta será de diversas categorías: 1. Investigación de la realidad de la naturaleza espiritual del hombre y de los centros, la naturaleza e influencia de sus planetas regentes, su interrelación desde el ángulo de la energía y la cualidad de las fuerzas de rayo que tratan de expresarse, más un conocimiento de los rayos de la personalidad y del alma. De esto surgirá una comprensible captación de la constitución humana, que revelará todas las relaciones y producirá dos básicos "acontecimientos en el tiempo": a. La fusión en la conciencia vigílica de la vida subjetiva y objetiva del individuo. b. Una nueva relación entre los hombres, basada en la fusión antedicha. 2. Investigación de los diversos centros nacionales y sus energías esotéricas regentes, revelando en forma más universal y con un horizonte más amplio, el destino de la humanidad, en relación con sus unidades grupales, grandes y pequeñas. Se estudiarán las cualidades del alma y de la personalidad de las naciones; se observarán los centros que enfocan ciertas energías de rayo dentro de cada nación y se investigarán las emanaciones cualitativas de sus cinco o seis ciudades principales. Permítanme dar un ejemplo de lo que quiero significar: las influencias de Nueva York, Washington, Chicago, Kansas

y Los Ángeles, serán objeto de investigación científica; se estudiará la atmósfera síquica y las inquietudes intelectuales; se harán esfuerzos para descubrir la cualidad del alma y la naturaleza de la personalidad (tendencias espirituales y materialistas) de esos grandes conglomerados de seres humanos que han venido a la manifestación en ciertas y determinadas localidades, por ser la expresión de los centros de fuerza del cuerpo vital de la nación. Se hará análogamente un estudio, en conexión con el Imperio Británico, de las ciudades de Londres, Sydney, Johannesburg, Toronto y Vancouver, con estudios subsidiarios sobre Calcuta, Delhi, Singapur, Jamaica y Madrás, vinculadas todas subjetivamente por los estudiantes, en forma imprevista en la actualidad. De acuerdo a lo planificado y dependiente de las energías que afluyen por los cinco centros planetarios, existen hoy tres grandes energías fusionadoras o centros vitales en nuestro planeta: a. Rusia, que produce la fusión y mezcla de Europa oriental, y el oeste y norte de Asia. b. Estados Unidos (y más tarde América del Sur) que producen la fusión y mezcla de Europa central y occidental y todo el hemisferio occidental. c. El Imperio Británico, que produce la fusión y mezcla de razas y hombres por todo el mundo. Estas naciones tienen el destino del planeta en sus manos. Constituyen los tres principales bloques mundiales, desde el ángulo de la conciencia y de la síntesis mundial. Otras naciones menos importantes participarán en este proceso con toda independencia y en completa cooperación, voluntariamente y por medio del perfeccionamiento de su vida nacional, en bien de toda la humanidad, y por el deseo de expresar y conservar la integridad de su alma y su propósito nacional depurado (depuración que se realiza actualmente). Sin embargo, la nota clave del vivir humano será emitida por Rusia, Gran Bretaña y los Estados Unidos, no por su poder, su pasado histórico y sus recursos materiales o extensión territorial, sino porque están en condiciones de fusionar y mezclar los diversos tipos, pues poseen una visión del futuro en su propósito mundial y no tienen intenciones básicamente egoístas; el gobierno de los pueblos llega hasta las profundidades de cada nación y es fundamentalmente para el pueblo. Su básica Constitución, Carta Magna y Declaración de Derechos, son humanas. Otras naciones entrarán gradualmente en línea con estos espirituales requisitos fundamentales, o si ya están basadas en estos principios humanos y no en la autoridad de una poderosa minoría, que explota a una desventurada mayoría cooperarán libremente, con esas naciones principales, en una federación de propósitos y de intereses, hasta el momento en que todas las naciones del mundo vean con claridad la visión, renuncien a sus objetivos egoístas y estén de

acuerdo con la unidad del trabajo que debe realizarse para la totalidad. La humanidad surgirá entonces a la luz de la libertad y le será revelada una belleza y propósito espirituales, hasta ahora desconocidos. Comenzando como de costumbre por el estudio del microcosmo, como clave para el macrocosmo, y al mismo tiempo tratando de imaginarse al macrocosmo a fin de comprender el microcosmo, el hombre establecerá algún día una inteligente relación con el todo del cual es parte, y lo hará cooperando conscientemente. De este modo la mente superior y la mente inferior, lo abstracto y lo concreto, lo subjetivo y lo objetivo, llegarán a ser una unidad funcionante y el hombre será íntegro. No puedo dar aquí la relación de los centros planetarios con el ser humano. Se daría mucho conocimiento con demasiada anticipación, antes de que haya suficiente amor en la naturaleza humana para neutralizar el posible mal uso de la energía, con sus consecuencias frecuentemente desastrosas. Los colores, la velocidad matemática de las vibraciones más elevadas que emanan de los centros individuales y planetarios y la cualidad (esotéricamente comprendida) de las energías, deben ser tema de investigación humana y de autocomprobación. Todas las sugerencias e insinuaciones se han dado en la Sabiduría Eterna. El método más lento de investigación es el más seguro actualmente. A principios del próximo siglo, aparecerá un iniciado y llevará a cabo esta enseñanza. Lo que resta de este siglo debe ser dedicado a la reconstrucción del santuario de la vida del hombre y de la forma de vida de la humanidad, a la reconstitución de la nueva civilización sobre los cimientos de la antigua y a la reorganización de la estructura del pensamiento, de la política mundiales, más la redistribución de los recursos mundiales, de acuerdo con el propósito divino. Sólo entonces será posible llevar la revelación más adelante. No se desanimen, porque en realidad no hay una verdadera derrota del espíritu humano ni existe una extinción final de lo divino en el hombre, porque la divinidad siempre surge triunfante del abismo más profundo del infierno. Sin embargo es necesario que el individuo y las naciones que no están absorbidas por las cosas esenciales de la situación, venzan la inercia de la naturaleza material en respuesta a la necesidad humana. Hay señales de que ya está sucediendo. Ningún poder en la Tierra puede evitar el avance del hombre hacia su meta destinada y ninguna combinación de poderes podrá detenerlo. Hoy esa combinación está activa, combinación del antiguo mal y del agresivo egoísmo moderno, trasmitido por medio de un grupo de hombres inescrupulosos y ambiciosos de todos los países. Pero finalmente no triunfarán.

Podrán detener y obstaculizar el surgimiento de la libertad. Los cargos contra ellos se acumulan de acuerdo a los Señores del Destino, pero la Divinidad triunfará.

Cura y Regeneración a través de la Música
Por Corinne Heline

Las notas claves de los Músicos Maestros
Hace algunos años The Beacon publicó un trato intitulado "Música, la Medicina del Hombre Etérico. Este artículo creó tales perspectivas, fascinantes e iluminadoras, para la ulterior investigación esotérica en conexión con el trabajo de los tres más grandes inmortales del mundo musical, que posteriormente citaremos. Estos tres maestros, Beethoven, Bach y Wagner, cada uno de ellos proporcionó conductos musicales a través de los éteres, por los cuales los poderes curativos del tono podrían llegar hasta el principio vitalizante o etérico del hombre, pero antes que semejante reacción sea posible en el cuerpo físico, primero deben quedar establecidos su salud y armonía. Con esto citamos extractos del artículo arriba mencionado: Bach era Mercuriano y la vibración curativa de su música

es etérica; pero la música etérica por si sola no puede satisfacer la necesidad del hombre, así Bach, de MercurioVenus, se apartó preparando el camino para el gran Marciano, Beethoven. A diferencia de Bach, las partituras de Beethoven penetran en el cuerpo material de la humanidad, llevando sus sustancias a la vida nuevamente. Cada una de sus nueve poderosas sinfonías está diseñada para estimular los centros etéricos y físicos de la familia humana. Debe observarse que Beethoven, curando desde el punto de vista etérico, no volvió a hacer el complemento, sino la preparación para el décimo camino. En cada gran triunfo musical, Beethoven, el Marciano, descendió hasta la conciencia humana, y entonces por turnos y en secuencias estimuló cada uno de los centros en los cuales habla logrado inducir a fondo su propia inspiración, ascendiendo por medio de cada centro hasta el plano más elevado de la Realidad que el mismo, había obtenido del plano terrestre. El Marciano pudo alinearse con el Espíritu de la Nueva Era, y toda la voz del pasado con el entendimiento Venusiano y con la fuerza Marciana - pero no fue capaz de a linear al mismo espíritu con todo el Cosmos dentro de sí, ni a la voz en su trabajo. Sin embargo, en los sonidos de las sinfonías inmortales de Beethoven, está todo lo concerniente a la curación planetaria superior del Sol, Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno y Neptuno. Cualquier estudiante de ciencias celestiales superiores puede determinar con facilidad los tipos de curación así traídos para la prosperidad universal. Un Maestro altamente sensibilizado puede determinar fácilmente los pasajes que podrían prescribirse para remediar los males humanos, pues es característico del Maestro, pensar que cada centro, tanto físico corno etérico, debiera tener su lugar, y cada uno estar en su sitio, musical, científica y místicamente interpretado. Urano, curador y despertador de almas, llegó en Wagner no sólo para despertar, sino para limpiar al hombre, cuerpo, alma y espíritu en la Conciencia Cósmica. . . estimulando, los centros etéricos, físicos y del alma por igual. Los Temas de Wagner son tomados desde lo etérico por un Maestro sabedor, éstos se adhieren a los sonidos y colores que están adaptados para la curación de los tres planos simultáneamente, y, con la cooperación y asistencia física del Maestro terrestre, son suavizados para permitirle al hombre físico entrar en el espíritu, el cual por siempre ha permanecido en estrecha armonía con lo Real. Bach, Beethoven y Wagner son los precursores de la divina música del futuro. Esto, en sonido, color y fragancia, curará instantáneamente cualquier desarmonía. En el hombre armonizará con sus propios ritmos sistemáticos,

irradiando y reflejando perfectamente la Realidad Cósmica, a su prototipo. Continuará.

¿Cómo educar sin matar el alma de las nuevas generaciones? El educador del siglo XXI: fuego y alma para la transformación. Por María Teresa Pozzoli

Hablar de Educación es hablar de nuestra preocupación por este mundo roto, adolorido, en el cual despertamos cada mañana con la clara sensación de no estar haciendo la tarea con la fidelidad con que alguna vez dibujamos nuestros sueños. El objetivo de la tarea educativa es: crear personas saludables, ajustadas y sociables, entrenadas en las destrezas y habilidades básicas para convivir en sociedad. Sin embargo, ciertos datos de la sociedad chilena, ponen en duda el cumplimiento de tales fines: en ¼ de los hogares no hay libros, y sólo el 31 % de la población los lee; Chile ocupó el último lugar en el ranking de los países evaluados según la encuesta OCDE (Corporación para el Desarrollo Económico) sobre alfabetización del 2000, develando que el 53 % de la población nacional es técnicamente analfabeta, es decir, sabe juntar las letras, pero no comprende la información siendo incapaz de utilizarla. Y algo más alarmante: el gremio de los profesores es uno de los gremios que menos lee, lo que implica un contrasentido respecto del rol modelar que la sociedad le encomienda. Si bien el objetivo de la tarea educativa es reproducir generacionalmente las pautas reguladoras del autosostenimiento humano, en la práctica, la educación actúa como el brazo socializador del mercado económico, reproduciendo un individualismo desolador de almas atrapadas en las fronteras de una sobrevivencia egoísta poco expansiva de la humanidad. Gestamos embriones de abogados, de técnicos en refrigeración, de empleados que en más de una ocasión no le encontrarán sentido a tanta postergación de anhelos incumplidos y se hallarán en una profunda soledad psicosocial. Ciegos de sus potencialidades, activos negadores de su mundo interior, aprenderán a auto-observarse como ajenos a las expresiones interconectadas de la naturaleza. Por lo mismo, los adultos no solemos recordar la experiencia educativa como una oportunidad de expansión de nuestra humanidad, ni como una experiencia invocadora de la pasión por el saber del universo. Y lo que es menos

promisorio aún para el conjunto social, educamos a personas que habiendo sido victimizadas por la autoridad, se ajustarán con facilidad a los modelos de control autoritario, lejanos a las expresiones más solidarias y tolerantes de la diversidad. A la luz de estos resultados, los educadores sin quererlo, estamos ejecutando un 'almicidio' que viola el espíritu transformador y romántico que es dable a las nuevas generaciones. Muchos jóvenes, alojarán inútil y silenciosamente en su ser, una vocación preciosa por ser actores fundadores de una nueva ética… que se desvanecerá irremediablemente en la niebla de un sistema que no los acoge en la complejidad de su existencia y que los objetalizará, sucumbiendo en la desesperanza de nuevos tipos de marginalización. En resumen, es la falta de pasión de educadores y educandos, lo que en gran medida habla del deterioro de la calidad de la enseñanza, y de la inaplicabilidad del espíritu de la Reforma, dada la incapacidad actitudinal y epistemológica de una mayoría de los educadores para dar vida a los cambios conceptuales y valóricos anunciados por ella para adecuarse a las exigencias del nuevo siglo. El cambio requerido es de paradigma, dado que la crisis que vivimos traspasa la cultura completa y afecta todos los sistemas de la vida, lo que nos obliga a reconocer que todo lo que los educadores hemos aprendido sobre el mundo debe ser revisado. Sin embargo, navegando entre la soberbia, la ignorancia y la negligencia seguimos enarbolando ideas dinosaurias que son mantenidas con el fin de auto confirmarnos, en un contexto cultural en el que todas las viejas estructuras, incluso la educativa, se resquebrajan frente a las particularidades del sujeto social complejo que forma parte de las nuevas generaciones. Los jóvenes, a modo de respuestas dominantes expresan: indiferencia, desinterés, desconfianza frente al poder, y no encuentran en sus educadores - al ejercer una pedagogía flemática, distante, negadora de emociones, de cuerpos y de hormonas - un 'ejemplo' a imitar; niños y jóvenes son objeto de una influencia marcada por una sofocante homogeneidad valórica que entrampa la expresión de la diversidad. Ciertos rasgos epistemológicos obsoletos y de 'desarrollo moral' primarios de los educadores, hacen necesario recurrir a los mitos del 'alma' y del 'fuego', para atender la resignificación del sentido de la tarea educativa en el contexto cultural globalizado del Tercer Milenio. El 'alma' y el 'fuego' o los educadores como analistas clínicos del alma El fuego es el dominio de la primera expresión revolucionaria de los logros de nuestra especie. Por algo aquello del robo del fuego que le hizo Prometeo a los dioses para beneficio de todos los hombres; el fuego oficia como uno de

los 4 elementos básicos que dan sustancia al Cosmos. La imagen del infierno, es uno de los mitos más inductores de la transformación, por ello Psyche, hubo de penetrar en sus propios infiernos para recuperar de allí algo, antes de alcanzar la apoteosis. Desde el Fuego de la Pasión deberíamos Educar para acompañar el desarrollo integral de las personas. Por otra parte, Freud hablaba del alma, de su naturaleza y atributos, de cómo el alma se revela en todo lo que hacemos y soñamos; hablar del Alma nos obliga a recordar que de Psyche (del latín- soplo, aliento) se desprende el uso actual de lo "psíquico" que remite a lo anímico, lo espiritual, a las materias del alma. Ser educador haría referencia a la tarea educativa como la acción de desatar, de soltar las funciones del alma. En estos tiempos, el acercamiento de los educadores al alma de los jóvenes, debería estar alimentado por una profunda motivación: la propia pasión por el sujeto social complejo que nos acerca al mito del fuego. Ello implicaría entrenar una nueva racionalidad, acompañada del despliegue de la espiritualidad y de la emoción que surge mientras se exploran los saberes interconectados. Pero… ¿por qué lo estamos haciendo mal? a) Analfabetismo simbólico: La sociedad post simbólica hacia la que vamos, requiere de un nuevo tipo de inteligencia en la que las generaciones de educadores que están en ejercicio no se han formado; y que los hace ser analfabetos simbólicos, una especie de inhábil social para pensar en red, la realidad compleja del s. XXI que exige esquemas cognitivos en los que priman la intangibilidad, la desterritorialización y la realidad virtual, la continua reacomodación de los saberes, la ambigüedad. b) Sedentarismo simbólico en los educadores en una sociedad del conocimiento nómade: en el siglo XXI la volatilidad de los requerimientos educativos hace que el cúmulo de conocimientos disponibles en la sociedad digital, la definan como nómade, ellos se duplican cada cuatro años, aparecen nuevas y gravitantes disciplinas, lo que muestra el estándar de exigencia que la sociedad del conocimiento le impone a la tarea educativa. Por otra parte, todos los grandes problemas de hoy son transversales, multidimensionales, transdisciplinarios, de mundialización, son planetarios, como lo muestra el fenómeno de la desocupación, el efecto invernadero, el agotamiento de recursos naturales, las amenazas de guerras y las consecuencias de las crisis económicas. Al mismo tiempo, los jóvenes rechazan nuestros modelos, porque hablamos de cosas que no son creíbles para ellos; se aburren, se sienten excluidos de la ética dominante; los problemas de su existencia también son transversales y globales, tales como la sobrevivencia del planeta, la crisis del modelo económico, el amor, la vida, el

sentido de la existencia, temáticas en las que los Educadores no poseen respuestas. c) Autoritarismo y bajo desarrollo moral de los educadores: Hablar de educación en el modelo tradicional es hablar muchas veces de maltrato psicológico y corporal, cuyo objetivo principal es quebrantar la voluntad del niño o del joven con el fin de convertirlo en un ser dócil y obediente. "Que el cuerpo es algo sucio y repugnante" o que "la severidad y la frialdad constituyen una buena preparación para la vida", son preconceptos presentes en los educadores y siguen instalándose penosamente en la conciencia de niños, jóvenes, incluso hoy en el s. XXI. Sin haber tomado conciencia de sus propias victimizaciones, los educadores actúan en esta sociedad autoritaria como agentes represores que contaminan el imaginario social de quienes son objeto de su influencia. Sabido es que, el sistema educativo tradicional tiende a absorber con facilidad las psicologías más serviles, mediocres y asimilables, mientras expulsa o agobia hasta el hartazgo a los educadores más creativos y cuestionadores del sistema. Se confirma así, en términos de Köhlberg, que el sistema educativo se nutre predominantemente de profesionales con un bajo desarrollo moral caracterizado por la presencia de pensamiento categorizador, trato discriminatorio, búsqueda servil de aprobación social, narcisismo y egocentrismo, omnipotencia y endiosamiento del rol. La pregunta que surge es: ¿cómo podrían estas personas objetalizadas ser un modelo para las almas de los jóvenes? El tema está en que este Desarrollo Moral primario, -propio de las personalidades con personalidad autoritaria es acompañado de un tipo de pensamiento concreto que hace inaplicable la implementación del nuevo paradigma surge la pregunta lógica de ¿ qué tipo de educadores haría falta formar en las nuevas generaciones, según un nuevo sentido de la tarea educativa ?: La respuesta es: personas capaces de captar las problemáticas transversales y complejas a través de una mirada interconectada de la realidad, portadores de esquemas cognitivos complejos afines a niveles superiores de desarrollo moral, lo que a su vez podría promover un desarrollo moral superior de los educandos promoviendo la autonomía y el reconocimiento libre de las potencialidades alojadas en su alma. Pero… ¿cómo hacerlo?: nuevo paradigma - transdisciplinariedad y capacidades nuevas de los educadores. El paradigma no controla solo el modo de definir el mundo externo, sino que también incide en el contenido de nuestros sentimientos y actitudes respecto de la manera de pensar la propia vida. El nuevo paradigma implica una

conexión con el Universo que nos contiene y da pertenencia, dotándonos de sentido, porque estamos integrados en 'red'; una visión ecosistémica en la que todas las coordenadas de los sistemas vivos convergen y son respetados en su diversidad. Para ello, el educador requerirá ser un investigador permanente, un nómade transdisciplinario de conocimientos, dado que el sujeto social complejo del s. XXI no podrá contenerse en un solo orden disciplinario, -cada vez más se exigirá una formación transdisciplinaria de todo profesional, que le permita articular los saberes en dinámicas interactivas que tengan por consecuencia una transformación recíproca de las disciplinas-; una visión de mundo en la que los docentes no han sido formados. Para Nicolescu, mirar la realidad en red implica, "…un cambio espiritual equivalente a una conversión del alma", dado que conlleva una ruptura del lenguaje estereotipado, repetitivo, de las perspectivas disciplinarias limitadas que hoy forman de nuestras mallas curriculares; y no será posible la reforma de la Educación sin una Reforma del Pensamiento, que tampoco será posible sin el surgimiento de una Nueva Sensibilidad (Motta, 2002). Las nuevas capacidades personales de los educadores hablan de la necesidad de asumir la tarea de modo dialógico, 'interactivo', rompiendo con el modelo de transmisión cultural tradicional en la que el alumno es un 'sujeto pasivo' como condición irrenunciable de su controlabilidad. Capacidades que se circunscriben a una epistemología constructivista, interpretativa, crítica y compleja, que requiere de: una actitud de interpretación abierta por parte del educador, basada en habilidades simbólicas complejas (desarrollo moral superior en Köhlberg). Todo ello requiere, refundar la idea de poder y de autoridad educativa, a partir de una práctica relacional abierta, como la sostenida por Paulo Freire. Hablamos de una pasión por la tarea educativa asociada al fuego sagrado de los altares, al que se aviva en los umbrales de las almas, a ese fuego interior que nos impulsa a desplegarnos en nuestros recursos y a avanzar en un tipo de conocimiento liberador que contribuye a la destrucción de las envolturas; a un tipo de conocimiento responsable de la mutabilidad de los significados. De tal forma, cabe preguntarse… ¿qué otra utilidad debería tener legítimamente la tarea educativa sino asumir una tarea apasionada que genera transformación? Porque todas las cosas nacen del fuego y vuelven a él, también el alma de las nuevas generaciones, porque el fuego motivacional y apasionado debe estar en el derrotero del educador dado que es el que enciende el alma de los descubridores del Universo. En cuanto a nuestra existencia de fuegos, traigo un breve párrafo final escrito con sabiduría por Eduardo Galeano : "Un hombre de la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó que había contemplado, desde allá

arriba, la vida humana. Y dijo…somos un mar de fueguitos un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales, hay fuegos grandes, fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman, pero otros arden con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende". FUENTE: *Ponencia presentada al 1er. Congreso Cultura Educación, realizado los días 9 y 10 de Enero de 2003, en el Edificio Diego Portales, Santiago de Chile. María Teresa Pozzoli es docente e investigadora en Psicología Social. Académica de la escuela de Psicología Social de la Academia de Humanismo Cristiano. Pertenece al Grupo Multiversidad