You are on page 1of 46

LA PRESENCIA Y AUSENCIA DEL COLOR

Del libro COLOR Y MÚSICA EN LA NUEVA ERA Por CORINNE HELINE Goethe fue, quizá, el científico del color más profundo del mundo, pensaba que los colores eran el resultado de una mezcla de oscuridad y luz, de negro y blanco. Para demostrar esto sugería un experimento en el cual se coloca un trozo de papel blanco sobre un fondo negro, entonces se mira a través de un prisma. Visto así, los colores aparecen, no en el papel blanco, sino en los bordes en que el negro y el blanco se encuentran. El esquema del color de la Nueva Era será algo más que el espectro Newtoniano tradicional. La flor de durazno de Goethe ya ha entrado en escena. Como la flor de durazno, el púrpura no se encuentra en el espectro de Newton, sin embargo los artistas y otros que son sensibles al color reconocen que las sombras y obscuridades vibran con colores del rango más alto de la escala del arco iris desde el azul, pasando por el violeta, y de ahí al púrpura que se ve en la oscuridad. El blanco y el negro tipifican, en verdad, el epítome o compendio de la actividad creativa. El blanco representa al Padre o principio masculino que se manifiesta como la esencia de la vida divina. El negro representa o tipifica lo femenino o el aspecto forma de la vida. La esencia de la vida debe tomar una forma a través de la cual manifestarse a fin de hacerse visible en el plano físico. Este principio femenino lo describe San Juan como el Verbo o la Palabra. En el primer capítulo de este evangelio se da lo que es probablemente la fórmula más perfecta de creación que el mundo haya recibido jamás. "En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba en Dios y el Verbo era Dios. Lo mismo estaba en el principio con Dios. Todo fue hecho por EL: y sin EL no se ha hecho cosa alguna de cuanto fue hecho". En el sendero dé la Sabiduría fue descrito en los Misterios Egipcios por una serie de cuadros simbólicos. La iluminación espiritual involucrada en estos símbolos es tan profundo en su significado que pertenece, no ya a un período, raza o religión, sino a todo estudiante serio de la verdad de todos los tiempos y lugares. Uno de estos antiguos cuadros simbólicos representa un alto sacerdote vestido de blanco, símbolo de la pureza. Alrededor de su cabeza de radiación dorada que demuestra sus altos logros. En una mano sostiene un cetro apuntando hacia el cielo; su otra mano se extiende hacia abajo a la tierra. Este símbolo dice que a medida que el

hombre se esfuerza por ascender a los cielos, debe al mismo tiempo esforzarse por conquistar el mundo material de abajo. La cintura de la figura está rodeada por un cinturón formado por una serpiente mordiendo su cola, símbolo de eternidad, porque el alto sacerdote representa el principio de creación masculino o el Padre. Otra clave muestra una sacerdotisa sentada en un trono coloca-do entre dos pirámides, una blanca y la otra negra. Su cara está semi oculta por un velo oscuro, tipificando el trabajo misterioso y secreto siempre asociado con la fase femenina de la creación. Sobre su pecho aparece una cruz solar, que representa la generación universal. En sus rodillas descansa un papiro abierto, parcialmente oculto por su manto. Esto indica el hecho que las enseñanzas espirituales más profundas son rehusadas a los que no merecen recibirlas. Otro de estos cuadros simbólicos es el de un hombre ciego caminando hacia el precipicio donde un enorme cocodrilo con sus mandíbulas abiertas espera para devorarlo. El ciego está cargado con un pesado bulto que lleva sobre sus hombros, denotando las deudas kármicas con las que se ha agobiado durante vidas pasadas en la tierra. Sobre él se muestra el Sol en eclipse parcial, la mitad iluminada y otra mitad en oscuridad. Este cuadro muestra a la humanidad de hoy cargando su bulto de dolor, pobreza, sufriendo y acongojado mientras vaga a ciegas y sin saberlo hacia la posible destrucción. Sin embargo la humanidad no necesariamente debe llegar a este fin. Cuando el hombre se vuelve suficientemente sabio corno para establecer dentro de sí una interacción armónica entre los principios masculino y femenino tipificados como negro y blanco, él será guiado a una vida más abundante. Es la relación inarmónica de hoy entre estos dos principios que ha hundido al mundo en este estado confuso y discordante. El equilibrio perfecto entre estos dos poderes es conocido como "Polaridad". La famosa escritora feminista L. Adams Beck que empuñó esa mágica pluma, expresa o le da forma a esta profunda convicción: "Y cuando me dormí, soñé esta historia en claro esquema que desde entonces he colmado hasta que, al menos en mi mente, ha llegado a ser un cuadro del hombre y la mujer como son ahora. Esto no tiene fin. ¿Cómo podría tenerlo? Jamás puede existir un fin hasta que en algún cielo borroso de los cielos, el sexo cesa de existir y la dualidad da término a la larga carrera en unidad". Posiblemente el más hermoso y significativo de estos cuadros es el de una doncella con un pie descansando sobre una extensión de agua y el otro pie sobre la esfera de la tierra, que está velada en la oscuridad. En cada mano ella sostiene una copa, símbolo del amor y bendiciones que ella está derramando sobre el mundo. Sobre su cabeza destella una estrella de ocho puntas, y dentro de esta estrella hay dos pirámides, una blanca y otra negra.

Esta última está vuelta al revés, indicativo de desintegración y el traspaso de su fuerza a la pirámide blanca, luminosa con luz eterna. Esta doncella representa al espíritu de la Nueva Edad que anunciará tal maravilla como se ha soñado hoy día.

LA BÚSQUEDA DEL ESPÍRITU DETRÁS DE LAS FORMAS
Por Omraam Mikael Aïvanhov

Mientras estáis en la tierra, os veis obligados a vivir en el mundo de las formas. Así, por ejemplo, debéis conservar la forma de vuestro cuerpo, y hasta cuidarlo: es preciso mantenerlo saludable, estético, expresivo... Pero, ¿hasta cuándo? Hasta el momento en que os vayáis al otro mundo. En todos los ámbitos, y hasta en el de la religión, llega fatalmente el momento en que se debe abandonar una forma como un vestido usado. Se puede, pues, conservar una forma mientras sea útil, necesaria, indispensable, pero cuando está caduca, comienza otra fase y es preciso reemplazarla, o por lo menos ir más lejos en la comprensión de esta forma. Porque está claro que ritos como el bautismo, el matrimonio, la misa, la comunión, están basados en grandes leyes, en conocimientos mágicos. Y esto es cierto sobre todo en lo que concierne a la misa, que es pura magia blanca. Incluso puede decirse que si la Iglesia se ha mantenido hasta hoy, se debe a la misa. Lástima que muchos sacerdotes desconozcan el alcance de lo que hacen. Si lo conociesen, la misa habría ejercido una mayor influencia. La mayoría de los cristianos no han comprendido todavía la verdadera religión de Cristo. Van a la iglesia, encienden velas, se santiguan con agua bendita, comulgan, pero no han comprendido que mientras estas prácticas no se correspondan con el estado interior apropiado, son gestos vacíos y huecos. Todo esto no es más que superstición: se cuenta con esto, se cree en aquello; pero la creencia y la fe son dos cosas diferentes, e imaginándose tener fe, la mayoría se contenta con creencias. Sí, porque se apegan demasiado a la forma, sin ser conscientes de que incluso las oraciones pueden ser más que formas. Si leéis el Antiguo Testamento veréis, por ejemplo, que el profeta Eliseo había ordenado a Naaman sumergirse siete veces en el Jordán para curarse de la lepra. También en el Jordán Jesús fue bautizado por san Juan Bautista. El bautismo, las abluciones son de una gran eficacia, ciertamente, pero esta eficacia depende también de la elevación espiritual del que os bautiza o del que os pide que os sumerjáis en el agua. Lo mismo ocurre con los talismanes. El poder de un talismán depende de la persona que lo ha preparado. Si ésta es una persona débil e ignorante este talismán no actuará, porque no ha podido recibir una gran energía. Un objeto sólo

se convierte en un talismán si ha sido penetrado por la energía «Telesma ». Gracias a esta energía Telesma, «la fuerza fuerte de todas las fuerzas », como la llama Hermes Trismegisto en la Tabla de Esmeralda, el talismán tiene poderes. De lo contrario, el objeto está ahí, pero al estar la energía Telesma ausente, no se trata de un verdadero talismán. El agua es un elemento muy propicio para la purificación porque en ella habitan y trabajan determinados seres invisibles, y cuando el hombre se sumerge en ella, estos seres son capaces de desembarazarle de ciertas capas fluidas impuras. Está bien sumergirse en el agua, pero lo esencial es ser consciente de su poder; si el agua está bendecida, magnetizada, si un Iniciado la ha consagrado pronunciando fórmulas, entonces sí que es eficaz. Pero aún en este caso, su poder no dura por toda la eternidad. La purificación sólo es verdaderamente duradera cuando la persona que ha sido purificada, exorcizada, logra mantener este estado con sus pensamientos, sus sentimientos y sus actos. Entonces sí, la purificación puede ser definitiva; pero sólo con esta condición. En la vida espiritual, ningún medio externo puede obrar de forma duradera si el hombre no vive una vida pura y sensata. Sin embargo, como no se explican estas verdades a los humanos, éstos se ilusionan inútilmente. Hay que conectarse con el principio que está detrás de la forma, como por ejemplo el de una cruz, que para poder comprender su sentido y tratar de ponerlo en práctica es necesario intuir. Para mí, la cruz es un símbolo fantástico... Sí, sobre todo la cruz de tres dimensiones, formada por cinco cubos, cuyas veintidós superficies corresponden a las veintidós letras de la Cábala con las cuales Dios creó el mundo.

Trabajo 7 La Captura del Jabalí de Erimanto (Libra. 22 Septiembre 21 Octubre)
El Mito El Gran Presidente, dentro de la Cámara del Concilio del Señor, consideraba la naturaleza del hijo del hombre que es asimismo un hijo de Dios. Él pensaba en lo que se necesitaba para hacerlo aun más parecido a su Padre. “Otro trabajo debe ser llevado a cabo. Él necesita equilibrio, y juicio sano, y preparación para una prueba mayor y para futuro servicio a la raza de los hombres. Por esto, que se prepare con cuidado”. Y el Maestro, anotando en sus tablas el propósito de la próxima prueba, salió y habló a Hércules. “Sal, hijo mío, y captura al jabalí; salva una región asolada, pero toma el tiempo de alimentarte”. Y Hércules salió. Y Hércules, que es un hijo de hombre y no obstante un hijo de Dios, pasó a través del séptimo Portal. El poder del séptimo signo pasó a través de él. No sabía que se enfrentaba a una prueba dual, la prueba de la rara amistad y la prueba del coraje sin temor. El Maestro lo había instruido para buscar un jabalí, y Apolo le dio un arco flamante para usar. Dijo Hércules: “No lo llevaré conmigo en el camino, por temor a matar. En mi último trabajo, en las riberas del gran

mar, maté y destruí. Esta vez no mataré. Dejó el arco”. Y así, desarmado, excepto por su fuerte clava, trepó el acantilado de la montaña, buscando al jabalí, y viendo, a cada lado, visiones de miedo y terror. Subió aún más y más alto. Y entonces se encontró con un amigo. En el camino se encontró con Folos, uno de un grupo de centauros, conocido de los dioses. Se detuvieron y hablaron, y por un momento Hércules olvidó el objeto de su búsqueda. Y Folos llamó a Hércules, invitándolo a abrir un tonel de vino, que no era suyo, ni tampoco pertenecía a Folos. Este gran barril, pertenecía al grupo de centauros; y de los dioses, que los habían beneficiado con el tonel, había venido la orden de que nunca debía ser abierto, salvo cuando los centauros se encontraran y estuvieran todos presentes. El tonel pertenecía al grupo. Pero Hércules y Folo lo abrieron en ausencia de sus hermanos, llamando a Quirón, otro centauro sabio, para que fuera y compartiera su jarana. Este así lo hizo y los tres bebieron juntos, y se deleitaron y embriagaron e hicieron mucho bullicio. Esta gritería fue oída por los otros centauros desde lugares distantes. Ellos acudieron encolerizados, y una feroz batalla tuvo entonces lugar y a pesar de las sabias resoluciones, nuevamente el hijo del hombre, que era un hijo de Dios, se transformó en el mensajero de la muerte y mató a sus amigos, los dos centauros con los cuales antes había bebido. Y, mientras los otros centauros se afligían con fuertes lamentaciones, Hércules escapó otra vez a las altas montañas, y nuevamente reanudó su búsqueda. Llegó hasta los límites de la nieve, siguiendo las huellas del feroz jabalí; lo siguió hasta las alturas y el áspero frío, y sin embargo no lo vio. La noche se fue acercando, una a una las estrellas salieron, y aún el jabalí se le distanciaba, y buscó dentro de sí mismo alguna maña sutil. Colocó una trampa con habilidad, y sabiamente oculta. Entonces esperó en una sombra oscura la llegada del jabalí. Las horas pasaron, y él aún esperó hasta que se acercó el alba. El jabalí salió de su guarida, buscando comida, impulsado por un hambre de días. En las sombras, cerca de la trampa, esperaba el hijo del hombre. El jabalí cayó dentro de la trampa y a su debido tiempo Hércules soltó a la bestia salvaje, haciéndola prisionera de su habilidad. Luchó con el jabalí y lo dominó y obligó a hacer lo que él decía, o ir por el camino que él deseaba. Desde la cima nevada de la alta montaña bajó Hércules, gozoso en el camino, conduciendo por la senda que bajaba, al feroz pero domesticado jabalí. Por las patas traseras, conducía al jabalí, y todos en la montaña reían al ver la escena. Y los que encontraban al hijo del hombre, que es el hijo de Dios, cantando y bailando en el camino, reían también al ver la marcha de los dos. Y todos en la ciudad reían al ver la misma escena; al tambaleante, cansado jabalí

y al hombre que reía y cantaba. Así ejecutó Hércules su séptimo trabajo y regresó hacia el Maestro de su vida. Y el Gran Presidente dentro de la Cámara del Concilió del Señor observó: “La lección del verdadero equilibrio ha sido aprendida. Aún falta una lección. De nuevo en el noveno Portal el centauro debe ser encontrado y conocido y rectamente comprendido”. Y el Maestro dijo: “El séptimo trabajo está completado, el séptimo Portal ha sido pasado. Considera las lecciones del pasado; reflexiona sobre las pruebas, hijo mío. Dos veces has matado lo que deberías amar. Aprende el por qué”. Y Hércules permaneció dentro de las puertas de la ciudad y allí se preparó para lo que luego sucedería, la prueba suprema. El Tibetano Prólogo “El mito es el velado pensamiento del alma “. (Isis sin velo) Libra nos presenta muchas paradojas, y marcados extremos, dependiendo de si uno está en la vuelta del zodíaco en sentido de las agujas del reloj, o en la trayectoria inversa, la del discípulo que ha vuelto conscientemente, al sendero evolutivo, al camino de regreso al hogar. Se dice que es uno de los signos más difíciles de comprender. Es el primer signo que no tiene ni símbolo humano ni símbolo animal, excepto que sosteniendo la balanza está la figura de la justicia –una mujer cegada— cegada tal vez para la objetiva visión exterior, que la visión intuitiva interior debe adivinar dónde está la justicia. Es un intervalo, se nos dice, comparable al silencioso escuchar en la meditación: un tiempo de imposición del pasado. De nuevo, extrañamente, el hombre medio se acerca a Libra a través de la drástica prueba de Escorpio, mientras que el hombre más evolucionado entra a la prueba de Libra desde el signo de Virgo, con la conciencia de Cristo agitándose en su corazón y su mente. Piensa cuán diferentes serán las experiencias de estos dos hombres en Libra. En un caso la balanza oscilará salvajemente arriba y abajo; en el otro se aproximará al equilibrio o éste será logrado, entre la materia y el espíritu, y entre los más pequeños pares de opuestos.

En este punto empezamos a ver por qué, en este tranquilo signo, nos encontramos con los problemas del sexo y el dinero, ambos buenos servidores y malos maestros, según el uso que se haga de ellos. El sexo es un sacramento, una compensación del hombre y la mujer, para la producción de las formas, para la continuación de la vida evolutiva. El dinero es un medio de trueque, de compartir a distancia. Si es amado y retenido sólo por sí mismo, es el oro del avaro, y si no, el oro del amante, entregado corazón. El equilibrio de los pares de opuestos está agudamente definido. La balanza puede oscilar desde la parcialidad y el prejuicio a la justicia o el discernimiento; desde la insensible estupidez a la sabiduría entusiasta. Cuán inusual y deliciosa combinación de palabras es esa. En el lenguaje común nosotros simbolizamos la sabiduría con la estúpida, parpadeante lechuza, y aquéllos que piensan que son sabios están demasiado, a menudo, llenos de solemnidad y son algo pesados. Sin embargo, la sabiduría debe ser “entusiasta”. Esto es algo para reflexionar. Y puede haber intriga, los tortuosos caminos de las leyes hechas por el hombre la invitan; o hay una conducta recta y el nativo de Libra puede estar caracterizado por actitudes materialistas o espirituales. Nuevamente una y otra vez en este viaje circular, las constelaciones son todas armoniosas, buenas, y para un propósito; es nuestra receptividad y el uso que hagamos de ellas, que determina lo que manifestamos. Esto se relaciona con penosa exactitud con las impresiones logradas por el turista ocasional, y por el hombre que vive por algún tiempo en un país, y realmente conoce a su gente. A veces uno piensa que una prueba de inteligencia debería ser tomada antes de otorgar una visa. Tales extravagantes ideas, por ejemplo, nos surgen al ver y oír a las gentes que han pasado unos pocos días en París y piensan que conocen Francia. Y en este imponente signo de equilibrio, justicia y ley, encontramos que la prueba termina en un estallido de risa, el único trabajo que la provoca. Desde la montaña venía Hércules, haciendo rodar al jabalí como si fuera una carretilla, cantando y riendo, y todos los espectadores reían con él. ¡Cuán encantador!; y esto a pesar del hecho de que nuevamente Hércules cometió un lamentable error. El Maestro le había dicho que “tomara tiempo para alimentarse”, pero Hércules tomó tiempo para una orgía de borrachos con dos sabios, viejos amigos, centauros. Y tomen nota de que ellos abrieron el tonel de vino que debía ser abierto sólo por y para el grupo. Todo un sermón podría ser predicado sobre este punto y también sobre el hecho de que, mientras Hércules tomaba precaución para no matar al jabalí, terminó matando a dos amigos. Así aparece la tentación detrás, cuando pensamos que hemos despejado de trampas el sendero delante de nosotros.

Pero entonces el sabio Maestro, cuando evaluaba el trabajo, pasó ligeramente sobre el alboroto al que todos habían contribuido, diciendo tan sólo, “Reflexiona sobre las lecciones del pasado” (contribución de Libra). “Dos veces has matado lo que deberías amar. Aprende el por qué”. Esto es todo; y se nos recuerda que la personalidad permanece fuera del ashrama, (nuestros maestros sólo ven cualquier luz que llevemos). No hay ningún elogio especial, Hércules simplemente pasó, no con honores, pero al séptimo trabajo se lo proclamó como completado y al séptimo Portal como atravesado. Justicia como misericordia. “Sí, Tú, Oh Dios, quieres ser tan severo para señalar todo lo que está mal hecho, Oh Señor, ¿quién puede soportarlo?” Reflexiones de un Nativo de Libra} Antes que Hércules capturara al jabalí de Erimanto, se sentó a la mesa de Folo y bebió vino fuerte. En este momento él era el alma de la jovialidad, buscando y encontrando placer. Para Hércules, como para todos los que asumen el trabajo que debe ser realizado en Libra, los vapores del placer se deben disipar antes que la tarea mayor del autodominio, es decir, la captura del jabalí, sea emprendida. Es de señalar que el beber vino en abundancia conduce a Hércules a la tragedia, la muerte de Folo. Esta repentina intervención de la catástrofe dentro de la existencia buscadora de placer de un libriano; por desagradable que la experiencia pueda ser, es una necesidad para el desarrollo del alma. Sin tales tragedias, las potencialidades de Libra permanecen latentes. El libriano emprende su camino en invierno, una época de desolación, cuando la vida de la personalidad ha perdido su atractivo. Hércules no usa la fuerza bruta para capturar al jabalí. Coloca una trampa, espera y permite que la bestia caiga por sí sola en la trampa. Cuando el jabalí tropieza y cae en los ventisqueros, Hércules aprovecha su oportunidad. Es curiosamente libriano el evitar un encuentro directo, y no gastar más fuerza que la necesaria. Él busca lograr sus fines suavemente, no forzadamente. Se nos dice que Hércules toma las patas traseras del jabalí, y obliga a la bestia a bajar por la ladera de la montaña en sus patas delanteras, y que este espectáculo provoca la risa de todos los que observan eso. En este incidente observamos la habilidad del libriano para encontrar soluciones inusitadas, y para percibir el valor de lo incongruente. Situaciones de gran consecuencia en la historia de la humanidad son determinadas por inusitados acercamientos a problemas comunes. Por ejemplo, un jefe tártaro, inició un gran fuego detrás de sus propias tropas, forzándolas así a arremeter con un vigor tan desesperado que ningún enemigo podía resistirlos.

Otra vez, cuando Aníbal mandó sus elefantes contra Escipión, éste ordenó a los soldados soplar las trompetas en las orejas de los animales; confundidos y aterrorizados por el ruido, los elefantes huyeron en desorden, y mataron a muchos de los hombres de Aníbal. La percepción de las incongruencias es una de las más grandes armas dadas a la humanidad en su perpetua lucha contra el espejismo. Es la fuente de la risa la que desbarata la ostentación y destruye las instituciones anticuadas. Este es el único trabajo que termina en una explosión de risa. Hércules no sólo realizó la tarea asignada, sino que hizo del feroz jabalí un objeto del ridículo. Por una perspectiva ligeramente alterada muchas de las aterrorizantes experiencias de la vida pueden ser trasformadas por un benéfico sentido del humor. Mucho de lo que la gente mira con grave y seria formalidad tiene decididamente ridículas implicancias. La descripción gráfica de Hércules conduciendo al jabalí por sus patas traseras, es una representación simbólica del alma dirigiendo un cuerpo torpe. Esta relación en la cual cada aspecto logra su debida importancia es característica de los librianos más altamente organizados. Así es el principio de equilibrio observado. El libriano se maneja pesando y equilibrando todas las cosas. Esta actitud lo hace aparecer frecuentemente fluctuante e indeciso. Sabiendo que hay innumerables gradaciones entre el negro y el blanco, él es raramente propenso a ser un extremista. Sabe que aquellos que son mirados como pilares de la sociedad pueden ser fariseos; y los modestos y humildes, la sal de la tierra; que aquéllos que declaran su excelencia más vehementemente pueden ser los menos meritorios; que el sabio de palabra puede actuar como los necios; los necios pueden encontrarse con tesoros; que los juicios del mundo pueden ser revocados por una corte superior; que la verdad puede manifestarse sobre la tierra de muchas inverosímiles maneras. La búsqueda de la verdad, entonces, se cambia en el desarrollo de la discriminación. En un sentido, la verdad no existe para los seres humanos, pues todas las verdades no son sino parte fraccionarias de mayores conjuntos. La búsqueda de estos conceptos más inclusivos es de más importancia que la insistencia sobre un fragmento aislado de un limitado segmento separativo. Como una laboriosa araña, el libriano está perpetuamente hilando hilos de relaciones, creando una sensitiva red de significados. El resultado de tal actividad es la síntesis. Permanece entre lo concreto y lo abstracto, tratando de relacionarlos a los dos. Siempre hay una discrepancia, siempre la brecha entre el fin previsto y la meta lograda; y no obstante, la tela brilla luminosamente y asume un modelo de intrincada belleza. A medio camino entre el cielo y la tierra, el libriano espera. Mirando arriba, ve la visión, el amanecer dorado

iluminando la cima de la montaña cubierta de nieve; contemplando hacia abajo mira los lodazales y el cieno a través del cual pasan los hijos de los hombres. Por un lado, reconoce altos ideales; por el otro, los ve repudiados. Si él se eleva hacia el mundo del ideal, pierde contacto con las cosas comunes; si desciende al nivel de la actividad materialista, pierde las preciadas percepciones que son la causa principal de su ser. Se mantiene suspendido en equilibrio entre estos dos mundos para poder lograr comprensión, una comprensión que incluye lo superior y lo inferior, lo bueno y lo malo, lo excelso y lo insignificante. Esto es la compasión. El conocimiento logrado causa desilusión. Escudriñando dentro de los corazones humanos, percibe las sombras oscuras, y el sedimento de extrañas pasiones. Descubre los métodos básicos por medio de los cuales personas de importancia establecen sus éxitos, los puntos oscuros en la vida de hombres respetables, los hábiles caminos por los que ellos eluden las sugerencias de la conciencia. Observa las ideas en capullo que son mordidas por la escarcha a la primera tentación. Contempla la larga marcha hacia adelante de la raza humana, con sus esporádicos logros y sus multiplicados fracasos. ¿Cuál es el resultado de tales reflexiones? En primer lugar, se debilitan sustancialmente los espejismos que tan a menudo encadenan al hombre a la tierra. Se entera que el hombre vive en una arremolinada bruma de ilusión, asiéndose a la vida como si fuera un fin en sí misma, huyendo a menudo de la verdad como de una catástrofe. Esta descripción de defectos no significa que la bondad humana es pasada por alto; sin una suficiente cantidad de ella, el mundo no se podría soportar. El libriano no está seguro en absoluto de querer tomar parte en la lucha agresiva para lograr un modo de vivir, y avanzar belicosamente hacia un sitio de poder y prestigio en el mundo. Si sólo tuviera que preocuparse de sí mismo, probablemente se retiraría a una biblioteca, y pasaría sus días allí. Sin embargo, también existen otros seres humanos que le hacen reclamos. El motivo del servicio se arraiga así en su vida, un sentido de servicio basado en una evaluación realista de la naturaleza humana. Realmente es muy difícil servir a la especie increíble llamada hombre. Informa a un hombre de una verdad que, si la aceptara alteraría su estereotipado modo de vida, y él te condenará como si fueras un radical; razona con él, y él tercamente insistirá en la supremacía de sus instintos; por otra parte, muéstrale indiferencia hacia su condición, y te denunciará por ser insensible a sus sufrimientos. Quien quiera que sirva a la raza humana debe estar preparado para la incomprensión, la mala interpretación, y la perversidad que apoya lo opuesto de lo que se dice.

El libriano no es inclinado a ser fanático ni tirano. Buscando más bien persuadir que forzar, él entiende el arte del compromiso espiritual; esto implica una complacencia de que el cielo se alcanza con una serie de pasos separados más bien que con un simple salto salvador. Servir a otros requiere una justa apreciación de sus capacidades; esperar de ellos lo que son incapaces de dar es a la vez insensato y frustrante. La ayuda dada a una persona debe encontrar expresión dentro del marco de sus limitaciones. Si esto no se hace, la ayuda puede resultar un impedimento. Se debe hacer una cuidadosa distinción entre demasiada ayuda y demasiado poca; si se da demasiado, el individuo, no será estimulado a usar sus propios recursos, mientras que demasiado poca puede causarle el hundirse en un mar de desesperación. En otras palabras, la ayuda dada debe ser cuidadosamente adecuada a las necesidades del individuo involucrado. En muchos casos, la ayuda será solamente un estorbo; por lo tanto, es a menudo mejor permitir a una persona formar sus propias certidumbres espirituales, de sus propios amargos conflictos. El constante pesar y medir tan característico de Libra, tiene una finalidad; el establecimiento del equilibrio. El mundo está sostenido por el equilibrio, y a esto lo comprende el libriano. De hecho, las leyes del karma pueden ser consideradas como actividades equilibrantes que impiden la continuación de una condición desequilibrada. Las catástrofes que le sobrevienen a un hombre están destinadas, no a castigarlo, sino a restaurar el equilibrio en su naturaleza. El que establece el equilibrio en su propia vida no estará obligado a que se lo impongan por medio de desagradables, intimidantes circunstancias. Los platillos de la balanza de Libra son fácilmente inclinados a un lado u otro, pero el punto medio en el cual descansa la balanza, permanece inalterado. Este es el punto del equilibrio, el refugio seguro que las sombras fluctuantes de los cataclismos terrenales y las catástrofes nunca pueden amenazar. Se debe señalar que el equilibrio, como es aquí concebido, es una condición más bien dinámica que estática. Un sistema equilibrado de energía sería una definición más adecuada; expresado de otra forma, podría ser llamado una distribución ordenada, de las energías dirigidas y controladas por una muy inclinada voluntad al bien. El hombre completamente desarrollado, o iniciado, podría tal vez ser descrito también en tales términos. En medio de la disonancia, el libriano acaricia el sueño de la armonía; en un país lejano, él recuerda la casa de su Padre. En recuerdo de esto, busca ser un punto de paz en un mar de fuerzas en pugna. Esa es la meta, pero no siempre el logro. Sin embargo, este anhelo de armonía fortalece en él el deseo de ser un hacedor de paz. Puede comprender hábilmente ambos lados de un problema’ y esta habilidad le sirve bien para ser mediador y árbitro. Las energías que emplea son la persuasión, la cortesía, y la cooperación; cuando éstas fracasan, desdeña métodos

más rigurosos. Se siente naturalmente inclinado hacia el trabajo de grupo, y es atraído por los programas de acción que promueven la hermandad y la unidad. Hay un elemento fuertemente femenino en el libriano, y esto es natural ya que Venus gobierna este signo zodiacal. El duro, impetuoso empuje de la vida moderna es demasiado agresivamente masculino; la gracia y la belleza artística del componente femenino deberían actuar como una influencia complementaria. El libriano comprende esto instintivamente. Sabe que el dogmatismo masculino debe ser modificado por el sabor más sutil de la dulzura femenina; que la dúctil agua durará más que la piedra implacable y el rígido acero. Cuando el libriano ha asimilado las suaves armonías de Venus, empieza a responder a otra vibración, la de Urano. La afirmación en la Biblia que describe este impulso está expresada en estas palabras, “Mira, Yo hago todas las cosas nuevas”. Se entiende a las viejas formas como siendo cadenas y trabas. Ellas deben ser descartadas. La escoba de Dios debe arrastrar con todos los escombros de las edades para que los altos ideales de la hermandad y la unidad, puedan ser incorporados dentro de la misma estructura de nuestras instituciones, para que las vidas que los hombres conducen puedan reflejar la divina imagen que está indeleblemente marcada en su ser esencial. Sin embargo, este cambio revolucionario no se debe cumplir cambiando el arreglo de nuestro aspecto exterior, formas o instituciones; debe originarse dentro de la mente humana en el silencio del corazón del hombre, cuando él se vuelve hacia la luz que brilla sobre él y que viene del resto de inmortalidad que en él mora. El libriano se equipa para rehacerse, sabiendo que éste es el primer paso hacia el reordenamiento del mundo. Los Regentes de Libra y su Signo Opuesto El signo opuesto de Libra, con el cual debe ser hecha la compensación, es Aries, cuyo regente exotérico es Marte, mientras que el gobernante de Libra es Venus. Exotéricamente, por lo tanto, debe haber una compensación entre la Voluntad y la mente superior, expresándose a través del deseo o el amor, según el estado de evolución. El regente esotérico de Libra es Urano, y Saturno en este signo es el gobernante de esa “estupenda Jerarquía creadora” que forma parte del tercer aspecto de la divinidad. Es por esta razón que Libra está estrechamente conectada con la Jerarquía, y explica el tercer aspecto de la Divinidad y de ahí que es un signo gobernante y un mayor factor determinante donde la ley, el sexo y el dinero están comprometidos. El Tibetano expresa más adelante que, “Si los estudiantes hicieran un estudio cuidadoso de estas tres cosas: la ley, primer aspecto; la relación entre los pares de opuestos (el sexo), segundo aspecto; y la energía condensada, llamada dinero, tercer aspecto; tal como ellos se expresan hoy en día y como ellos pueden expresarse en el futuro, tendrían un

cuadro de la realización física humana y de la futura expresión espiritual que sería instructiva y tendría mayor valor. Todo el proceso es explicado por la actividad de los tres regentes de Libra: Venus, Urano y Saturno”. (Condensación, Astrología Esotérica). Una belleza singular emerge cuando consideramos los principios fundamentales de Aries y Libra como fueron dados por Dane Rudhyar en “Dones del Espíritu”. El distintivo para Libra es, “tranquilidad”, pero está lejos de la tranquilidad del confort lujoso. El autor lo define como “una expresión de relación totalmente aceptada, sea ésta con un objeto, una situación o una persona... Los hombres sólo pueden estar libres de la naturaleza cumpliendo con la naturaleza; cumpliendo con ella con tranquilidad, con elegancia. “Por elegancia queremos decir esa cualidad que el matemático tiene en la mente cuando habla de ‘la elegante solución de un problema matemático’, una solución que avanza con extrema facilidad, con la mayor simplicidad de medios, con un mínimo de pasos intermedios, con lógica inherente. Un pino gigantesco de California es asimismo la elegante solución del problema contenido en la semilla; un perfectamente fácil y lógico desarrollo de las potencialidades inherentes a esta semilla. “El natural crecimiento de las potencialidades inherentes, la facilidad y la lógica de la evolución, la elegancia del desarrollo; éstas son joyas del arte de vivir; éstas son las pruebas del dominio”. Que tu mente descanse en la contemplación de estas hermosas palabras. Es difícil imaginar un concepto más alentador del crecimiento, un crecimiento que se desarrolla desde adentro como se abre una flor, sin esfuerzo y ansiosa tensión. Aquí podríamos advertir que Libra representa al reino vegetal, al sexo y a la afinidad natural. En ese reino se dice que tres rayos vibran al unísono. Esto da por resultado servicio, color y fragancia. Las palabras de Rudhyar no son poesía mística; ellas tienen sus raíces en hechos biológicos, donde también la energía creadora, el Dios inmanente, está trabajando. Volviendo a Aries, encontramos que el principio fundamental es “adaptabilidad” que indica un método por el cual la tranquilidad de libra puede ser obtenida. Todos nosotros sabemos de hombres y mujeres en la historia y en torno nuestro ahora, que se mueven con serenidad y poder en medio de trágicos acontecimientos. Y ¡qué espectáculo terrible e inspirador es ese! También encontramos adaptabilidad en el camuflaje del reino animal, en el colorido de los pájaros y bestias que les

ayuda a proteger sus vidas. El hombre en circunstancias peligrosas tiene una necesidad igual de disfraz, en su caso, para aumentar la adaptabilidad. Esto inmediatamente hace surgir una duda en cuanto a los peligros del compromiso, del abandono de los principios por la seguridad. Pero lo mismo que El Tibetano nos ha dicho que “el compromiso espiritual” puede ser un reconocimiento del tiempo y la evolución, no implicando ninguna traición a la meta, así leemos lo siguiente escrito por Rudhyar: Este tipo de adaptación social no deberá ser tal como para desviar o enturbiar la corriente de la liberación del poder. No deberá alterar la cualidad de las imágenes proyectadas, u oscurecer la visión que ellas trasmiten... Es ésta una difícil tarea de discriminación. Ser adaptable, pero retener la pureza y la total integridad de nuestra visión y de nuestro ideal; aceptar rodeos, pero no perder el rumbo de la meta; ser comprensible y aceptable para aquellos que necesitan el despertar espiritual, pero no distorsionar o rebajar el carácter del mensaje; usar los valores nacidos del pasado, pero no desestimar el futuro a cambio del incierto presente; ser amable con los hombres, pero inflexiblemente verdadero para con el espíritu, tales son los problemas con los que la persona de Aries se encontrará constantemente, en una forma u otra. El individuo que está consagrado verdaderamente al espíritu, actúa como el espíritu en términos de necesidades humanas”. (Tranquilidad y adaptabilidad; Libra se compensa con su signo opuesto, Aries). Las Constelaciones y las Estrellas Hay tres constelaciones en Libra, todas de especial interés. Primero está la Cruz del Sur que nunca ha sido vista en el hemisferio norte desde los tiempos de la Crucifixión, cuando fue vista en Jerusalén. Ahora la Cruz que aún se divisa en el hemisferio sur se está alejando. Tratemos de entender la presentación dramática de este gran símbolo. Cuatro estrellas brillantes forman esta cruz; cuatro, el número del aspecto material del hombre, el cuaternario. Cruz del Sur, el cuaternario, se está alejando. El mismo simbolismo se ve en Géminis, con Cástor y Pólux. Cástor, simbolizando la inmortalidad, se está volviendo más brillante y Pólux, la mortalidad, se está oscureciendo. La cruz se está retirando, y esta promesa está en Libra, llamada la puerta abierta a Shamballa, el signo en el cual se encuentra “el sendero angosto, como el filo de la navaja” que conduce al hombre al reino del alma. La segunda constelación es la de Lupus, el lobo. A través de las edades, la cabeza del lobo ha sido el símbolo del iniciado. Pero es un lobo moribundo, y la naturaleza del lobo que ha devorado la naturaleza del alma hasta ahora, es

simbolizada como desapareciendo, pues a medida que el hombre logra el equilibrio, la actividad y el poder del lobo desaparecen. La tercera es la Corona, la corona sostenida delante del hombre trabajando en Libra. El símbolo está basado en la historia de Ariadna, el aspecto madre, a quien Baco le dio una corona de siete estrellas, símbolo del segundo aspecto de la divinidad que glorifica la materia haciéndola la expresión de la mente divina. (Según A.A.B..) Como con todo lo de Libra, las interpretaciones y comprensión de las constelaciones son difíciles, pero estimulantes de la reflexión. Si los datos parecen escasos y vagos, es tal vez nuevamente representativo del interludio del Libriano, al que uno de los Maestros de Sabiduría ha llamado “el maestro de la tierra de nadie”. Así sólo podemos reflexionar, recordando cómo el lobo aparece como el animal que amamantaba a Rómulo y Remo; y fue el feroz animal al que San Francisco de Asís amansó por el amor que sentía por él, y el sentimiento de unidad con él. Algunos detalles sobresalientes de la disertación de A.A.B. En Libra tenemos al hombre que no habla, simbólico del intervalo de silencio en la vida de Jesús. Entre los 12 y los 30 años no tenemos noticias de él. Esos fueron años de silencio, ya que los pasaba entre los esenios en Egipto o en el taller de carpintero en el cual, ese gran hijo de Dios, equilibraba el espíritu y la materia y se preparaba para su ministerio como un hijo del hombre que era también un hijo de Dios –demostrablemente—. La gran revelación, a mi parecer, no es que nosotros seamos espíritu sino que todo es Dios en manifestación; todo es energía de diferentes categorías. Cristo fue la perfecta expresión de la divinidad en la forma. Él equilibraba perfectamente el espíritu y la materia. Ese es el trabajo que todos nosotros tenemos que hacer... Los dos centauros buenos que Hércules mató, son conocidos como Quirón (pensamiento bueno) y Folo (fuerza física). Esta prueba fue para mostrar el control de la naturaleza emocional, astral o del deseo, en cualquier forma que ella pueda tomar. Tú no puedes controlar o guiar la naturaleza del deseo por medio de la fuerza física o sólo por el pensamiento, pueden tener éxito por un tiempo y después vuelve a surgir nuevamente en ti. La única solución es apresar al jabalí del deseo en las altas montañas. Es en la cima de las montañas que ocurren todas las grandes revelaciones, donde la niebla del valle desaparece y llega la iluminación... “Libra es un signo de aire y está en la cruz cardinal que gobernará al próximo sistema solar, y en este sistema gobierna el sendero de la iniciación, que es hollado por la flor de la raza”. Otra vez el misterio cubre con un velo para que nosotros encontremos al signo difícil de comprender. Pero los principios fundamentales del signo son claros,

y sencillos: hablan derecho al corazón y sin oscuridad. Para el hombre medio, con no desarrollado conocimiento espiritual la palabra acude una y otra vez a través de los eones: “Y el Verbo dijo: que se haga la elección.” La respuesta eventualmente vuelve como un resultado del proceso evolutivo y desde el alma. “Yo elijo el camino que conduce entre las dos grandes líneas de fuerza”. (Astrología Esotérica, pág. 175). El grupo de estudio de la Unidad de Servicio, opina que: El 7º trabajo de Hércules, se le ordena para que adquiera las cualidades de equilibrio y juicio sano, como un paso más en el sedero probatorio y preparatorio de pruebas aún mayores, para adquirir la fuerza o energía necesarias para futuros servicios a la raza humana. Hércules pasó pues por el séptimo portal, y el poder del 7º signo LIBRA, pasó a través de él. LIBRA es un signo representativo de lo paradojal y de los marcados extremos de la dualidad de la búsqueda del equilibrio entre los pares de opuestos. En este aparentemente tranquilo signo, se manifiestan los problemas del sexo y el dinero, o los pensamientos materiales en general. Problemas en los que se demuestra la capacidad de discernimiento del aspirante. El sexo es una función sagrada, una capacidad otorgada al hombre y a la mujer, para la producción de formas que se encarguen de la continuación del proceso evolutivo de la vida. El dinero, es una energía que debe circular, es como la sangre en el cuerpo humano, si por retención no llega a algún punto del organismo, causa la muerte (necrosis) de esa zona privada de la energía de vida. Si llega en exceso a otro punto, causa la rotura de vasos, (apoplejía), lo que igualmente, pero por razones contrarias, puede llevar a la muerte de esa zona irrigada en demasía, y tal vez a la forma misma, o sea al cuerpo físico. En Libra el aspirante se debe manejar sopesando y equilibrando todas las cosas. El constante pesar y medir característico de este signo, tiene por finalidad, la conservación del equilibrio. Puede decirse en cierto sentido, que Libra es un símbolo que representa las leyes de Karma, pues éstas, son actividades equilibrantes, que impiden la continuación de una condición desequilibrada.

Los sucesos desagradables, las situaciones de catástrofes (para los seres humanos), le sobrevienen al aspirante, no como castigo, sino como restaurador del equilibrio en su naturaleza. Venus es el regente de Libra, en los nativos de este signo, hay un fuerte componente femenino, lo que Jung denominaba el ánima en contraposición del ánimus, componente masculino de toda personalidad, lamentablemente demasiado preponderante en estos tiempos, en que la vida moderna nos permite ver con desagrado, las continuas agresiones de este aspecto de la humanidad, en contra del mal llamado sexo débil. En consecuencia, la gracia, la belleza, la cortesía, la cooperación de la mujer, está debilitándose, viéndosela en estos tiempos, competitiva, sin intención de servir, y sin amor, solamente movida por el deseo de obtener dinero, seguridad, posición, es decir: Maya – Ilusión. El signo opuesto, Aries, cuyo regente es Marte, es con el que debe ser hecha la compensación o complementación, expresada a través del deseo o el amor, como “una expresión de una relación totalmente aceptada”. En lo mundano, el individuo de Libra aprende a relacionarse con la realidad y el status social que impera en su medio. Es el signo donde la persona se trata de adaptar a otra en una relación; además es un signo de fuerte atracción hacia la belleza y la armonía. El Libriano suele ser hábil para tratar con los demás, y es capaz de lograr imponerse en una relación, mientras da la impresión de estar cediendo posiciones. El Yo de Libra, evoluciona solamente en contacto con otro Yo, necesita de alguien con quien mantener un diálogo. Pero no por ello suele ser una persona sometida, al revés, puede incluso ser dominante, pero de una manera especial, tanto así, que la otra persona puede ni siquiera darse cuenta. En Libra, el individuo se enfrenta a otro como un igual, la clave es la interdependencia, la igualdad y no la sumisión. Venus es el regente de Libra, cuya influencia ejerce a través del interés que despierta en estos nativos, el arte y el gusto por las cosas bellas, la música, los artículos lujosos etc. En lo personal los nativos del signo, se sienten inclinados a las relaciones de intimidad, (no confundir con promiscuidad), tan pronto como una termina, otra empieza. Como todo signo de Aire, tiene dificultad para enfrentarse con los sentimientos intensos de un Escorpio, por ejemplo. Los Aprendices Masones sienten una especial atracción por los portales de Aries, y Libra, “llamada la puerta

abierta a Shamballa, el signo en el cual se encuentra “el sendero angosto, como el filo de la navaja” que conduce al hombre al reino del alma.” “Libra nos presenta muchas paradojas, y marcados extremos, dependiendo de si uno está en la vuelta del zodíaco en sentido de las agujas del reloj, o en la trayectoria inversa, la del discípulo que ha vuelto conscientemente, al sendero evolutivo, al camino de regreso al hogar.” En Libra tenemos al hombre que no habla, simbólico del intervalo de silencio en la vida de Jesús. Entre los 12 y los 30 años no tenemos noticias de él. Esos fueron años de silencio “Libra es un signo de aire y está en la cruz cardinal que gobernará al próximo sistema solar, y en este sistema gobierna el sendero de la iniciación, que es hollado por la flor de la raza” Los Regentes de Libra y su Signo Opuesto El signo opuesto de Libra, con el cual debe ser hecha la compensación, es Aries, cuyo regente exotérico es Marte, mientras que el gobernante de Libra es Venus Marte y Venus. Este "intervalo", se encuentra situado exactamente en el punto equinoccial,- o sea "al Mediodía", "cuando el Sol está en el meridiano", lugar donde toma asiento el Hno.·. 2º Vigilante, y que señala el Primer Portal (el de Aries), lugar por donde comenzó sus trabajos Hércules.

EL NUEVO GRUPO DE SERVIDORES DEL MUNDO (N. G. S. M.) 2º PARTE

Características del N.G.S.M. 1. Hoy el mundo ha llegado a otro momento de crisis. No me refiero a las actuales condiciones mundiales, sino al estado de la conciencia humana. La mente ha alcanzado un poder funcionante y las personalidades están coordinadas. Los tres aspectos del hombre se están mezclando; ha sido posible otra formación o precipitación de la Jerarquía de Adeptos. En el plano físico se está integrando --silenciosa, constante y poderosamente— sin organización esotérica alguna, ceremonial o forma externa, un grupo de hombres y mujeres, que, finalmente, reemplazará al esfuerzo jerárquico anterior. Sustituirá a todas las iglesias, a todos los grupos y a todas las organizaciones, y con el tiempo llegará a constituir esa oligarquía de almas selectas que gobernará y guiará al mundo. Están siendo extraídos de todas las naciones, pero no son elegidos o reunidos por la alerta Jerarquía, ni por algún Maestro, sino por el poder de responder a la oportunidad, a la oleada y a la nota espiritual. Surgen de todos los grupos, iglesias y partidos y, en consecuencia, serán verdaderamente representativos. No lo hacen por el impulso de la propia ambición y ardid de orgullo, sino mediante el altruismo mismo de su servicio. Encuentran su camino hacia la cumbre en todos los campos del saber humano, no por la vociferación de sus propias ideas, descubrimientos y teorías, sino por ser tan incluyentes en sus perspectivas y tan amplios en su interpretación de la verdad, que ven la mano de Dios en todos los acontecimientos. Ven su impronta en todas las formas y Su nota resuena por todos los canales de comunicación entre la realidad subjetiva y la forma externa objetiva. Pertenecen a todas las razas, hablan todos los idiomas, abrazan todas las religiones, todas las ciencias y todas las filosofías. Sus características son: síntesis, inclusividad, intelectualidad y un excelente desarrollo mental. No profesan ningún

credo, salvo el de la Hermandad, basado en la Vida una. No reconocen autoridad alguna, excepto la de sus propias almas, ningún Maestro, excepto al grupo que tratan de servir, y a la humanidad a la cual aman profundamente. No erigen barreras a su alrededor, pero los rige una amplia tolerancia, una mentalidad sana y un sentido de proporción. Contemplan el mundo de los hombres con ojos bien abiertos y reconocen a quienes pueden elevar y, como lo hacen los Grandes Seres, elevan, enseñan y ayudan. Reconocen también a sus superiores y a sus iguales, y se reconocen entre sí cuando se encuentran y trabajan juntos en la tarea de salvar a la humanidad. No importa si difiere su terminología, si varía la interpretación de los símbolos y escrituras o hablan mucho o poco. Ven a los miembros de su grupo en todos los campos - político, científico, religioso y económico -, les dan la señal de su reconocimiento, tendiéndoles la mano de hermano. Reconocen también a quienes se hallan más avanzados que ellos en la etapa de la evolución y los denominan Instructores, tratando de aprender de Ellos lo que desean impartir ansiosamente. 2. Los miembros del nuevo grupo de servidores del mundo --aunque actúan mentalmente sin darse cuenta-- trabajan no obstante “por la impresión”, según se dice. Su deber principal y el deber que sus almas le imponen, es preservar la sensibilidad interna. Esto lo hacen en la mayoría de los casos y su intenso interés en el trabajo hace que se centralicen y se dediquen a su tarea. En consecuencia, todas las reacciones de la personalidad quedan subordinadas al trabajo entre manos, y el hombre inferior no presenta obstáculos a esa impresión. 3. El nuevo grupo de servidores del mundo (está) formado hoy por dos grupos de personas: 1. Los que son conscientes del Plan, están sometidos a la impresión jerárquica y son sensibles a ella; se hallan dedicados a la tarea de lograr la fusión o unificación grupal deseada. Son los servidores consagrados del mundo, libres de todo matiz de separatividad, plenos de amor hacia todos los que ansían la difusión de la buena voluntad comprensiva. Son la analogía del “corazón amoroso consagrado”. 2. Una pequeña minoría surgida del nuevo grupo de servidores del mundo y que (en cada país) puede actuar en forma grupal si lo decide, y lograr la fusión, para la cual trabaja el nuevo grupo de servidores del mundo; el punto de tensión en la humanidad y en la Jerarquía ha predispuesto y ha preparado a los corazones de los hombres. Su oportunidad y responsabilidad son grandes, porque conocen el Plan, están en contacto con los guías instructores en el aspecto interno y son sensibles a la impresión superior, siendo la analogía de los puntos de iluminación y también de las “mentes iluminadas”.

4. El nuevo grupo de servidores del mundo no es una nueva organización que se está formando en el mundo. Es simplemente un conjunto de hombres de objetivos constructivos, pacíficos y de buena voluntad, vinculados libremente, que ponen el énfasis sobre la previa necesidad de establecer rectas relaciones humanas, antes de cualquier paz duradera. Este grupo no responderá a la fidelidad y lealtad de ningún hombre. Es la agrupación de todos los que tratan de expresar el espíritu crístico y están libres de todo espíritu de odio y venganza. Este grupo desafía al mundo a abandonar todos los antagonismos y antipatías, odios y diferencias raciales, y trata de vivir en términos de una familia, una vida y una humanidad. El nuevo grupo de servidores del mundo cree que (por intermedio de la buena voluntad) el nuevo orden mundial puede ser firmemente establecido en la Tierra. 5. La fuerza del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo radica en tres factores: 1. Ocupan una posición intermedia entre las masas humanas y el subjetivo e interno gobierno mundial.

2 Extraen sus miembros (si puede emplearse una palabra tan inadecuada) de todas las clases - la aristócrata, la intelectual, la burguesa, la clase alta y la baja, y también de los estratos superiores del proletariado. 3. Están estrechamente interrelacionados y en constante contacto y armonía entre sí, debido a la unidad de objetivo, métodos definidos, uniformidad de técnicas y buena voluntad. 6. El partidismo, la lucha a favor o en contra, y el espíritu partidista, caracteriza al mundo moderno de los hombres. El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo no tiene tiempo ni se interesa en esas actividades que conducen a la separación, división y lucha. Apoya todas esas tendencias que llevarán oportunamente a la formación de un tercer partido, libre de odios políticos y religiosos y no es conocido ni comprendido, siendo relativamente impotente para impresionar definidamente el pensamiento del mundo. Sin embargo si hay habilidad en la acción y adhesión a los principios de colaboración armónica, puede, en pocos años, demostrar verdadero poder o influencia. Sólo así el trabajo podrá entrar en un segundo ciclo de influencia destacada y definida y únicamente será posible si quienes tienen visión no escatiman esfuerzos y sacrifican su tiempo y dinero para llevarlo a cabo. Este grupo se ubicará entre explotados y explotadores, antagonistas y pacifistas, pueblos y gobernantes, sin apoyar a nadie ni demostrar parcialidad, sin fomentar desórdenes políticos ni religiosos y tampoco nutrir odios individuales, nacionales o raciales.

Será el intérprete de las correctas relaciones humanas, de la unicidad básica de la humanidad, la hermandad práctica, la inofensividad positiva en la palabra hablada o escrita, y apoyarán esa síntesis interna de los objetivos que reconocen el valor del individuo y, al mismo tiempo, la significación del trabajo grupal. La difusión de estas ideas y de los principios de buena voluntad traerá la formación de este tercer grupo en los asuntos mundiales. En el curso de pocos años, si el trabajo se lleva a cabo sobre estos conceptos, la opinión pública se verá forzada a reconocer la potencia de este movimiento orientado hacia la paz, la comprensión internacional y la mutua buena voluntad. Requisitos para los Miembros 1. El personal de grupo es conocido sólo por los Hermanos Mayores de la raza, y no se guarda registro de los nombres. Sólo deben existir tres requisitos principales: i. Es esencial cierto grado de unificación entre el alma y su mecanismo, y debe estar alineada y activa la triplicidad interna alma-mente-cerebro, que en la mayoría está generalmente aletargada. ii. El cerebro debe ser telepáticamente sensible a voluntad, en dos direcciones. Debe ser consciente del mundo de las almas y también del mundo de los hombres. iii. Debe haber capacidad para pensar en forma abstracta o sintética, lo cual permitirá al hombre salvar las barreras raciales y religiosas. Cuando se posee tal capacidad, hay también una firme creencia en la continuidad y correlación de la vida después de la muerte. En resumen, debe observarse que los grupos del pasado han representado ciertos aspectos de la verdad y demostrado ciertas características de rayo. El nuevo grupo expresará todos los aspectos e integrará a miembros de todos los rayos. La mayoría de los trabajadores de los numerosos grupos llevaron adelante ciertos detalles del plan, agregando su parte de energía al impulso progresivo de la humanidad; pero exceptuando algunos místicos destacados como Meister Eckhart, la mayoría lo ha efectuado sin comprender verdaderamente lo que estaba realizando, y sin captar la relación de cuerpo-alma, que conduce al trabajo realmente inteligente. Han sido esencialmente grupos de personalidades, con ese toque de genio que indica cierto contacto con el alma. El grupo ahora en formación, está compuesto por aquellos que son conscientes de la realidad del alma y ha establecido un verdadero y perdurable intercambio egoico; consideran la mente, las emociones y la naturaleza corpórea,

simplemente como un mecanismo, por el cual pueden establecerse los contactos humanos; deben realizar su trabajo tal como lo conciben, por medio de este mecanismo, actuando bajo la dirección del alma. Por lo tanto, son almas vivientes que trabajan a través de personalidades, pero no a través de personalidades activadas por ocasionales impulsos egoicos. Los miembros de los distintos grupos fueron todos más o menos unilaterales, y sus talentos estuvieron encauzados en alguna línea específica. Demostraron la capacidad de escribir como un Shakespeare, pintar como un da Vinci, producir obras maestras como un Beethoven, o lograr cambios mundiales como Napoleón. Pero el nuevo tipo de trabajador grupal es un individuo completo, con capacidad para hacer casi todo lo que se propone, con el impulso fundamental de trabajar preferentemente en niveles mentales más que en el plano físico, Por consiguiente es de utilidad para la Jerarquía, porque puede ser utilizado de distintas maneras, y su flexibilidad y experiencia y su contacto estable pueden subordinarse a los requisitos del grupo. El verdadero exponente de este nuevo tipo grupal no aparecerá, por supuesto, antes de muchas décadas. Será un verdadero acuariano con un toque universal e intensa sensibilidad; tendrá un mecanismo mental bien organizado, un equipo astral que responda principalmente a las vibraciones espirituales superiores, un cuerpo de energía poderosa y controlada y un cuerpo físico sano, aunque no robusto, como comúnmente se dice. 2. Quizás me pregunte: ¿qué impide a un hombre ser miembro de tal grupo? Digo con énfasis que sólo cuatro cosas impiden su afiliación: Primero, una personalidad no coordinada. Esto implica necesariamente una mente sin entrenamiento y un intelecto débil. Segundo, el sentido de separatividad, de diferenciación y de superioridad, respecto a sus semejantes. Tercero, la posesión de un credo. No importa cuán bueno sea, inevitablemente produce exclusividad. Siempre excluye a alguien. Cuarto, el orgullo y la ambición. También preguntarán, ¿cómo cualificarse uno mismo? Las reglas son tres y sencillas. Primero, aprendan a practicar la inofensividad; segundo, no deseen nada para el yo separado, y tercero, busquen el

signo de la divinidad en todo. Tres reglas sencillas, pero muy difíciles de realizar. Detrás de ese grupo de místicos, que incluye a los pensadores (repito la palabra pensadores) de todos los sectores del pensamiento y del conocimiento humanos, se encuentra la Jerarquía de Maestros, y entre estos dos grupos también existe un conjunto de instructores, del cual formo parte. Ellos actúan como intermediarios y transmisores de energía. Repito y pido nuevamente que presten atención, pues este grupo que se va formando lentamente y es extraído de todos los grupos imaginables de pensadores y hombres inteligentes, sin embargo, y esto sorprenderá a algunos, no hay entre ellos muchos de los así llamados ocultistas. Esto se debe a que los ocultistas son numéricamente pocos en relación con las masas, y también a su tendencia al sectarismo, exclusividad y auto estimación. Los trabajadores humanitarios y altruistas se encuentran entre ellos; los dirigentes políticos, los economistas y los científicos de los laboratorios del mundo también están allí, y los eclesiásticos y adherentes de todas las religiones del mundo, como también los místicos prácticos y unos cuantos ocultistas. El verdadero ocultista es raro de encontrar. 3. Este grande y espiritual agrupamiento de servidores está superficialmente vinculado en el plano físico; en el plano astral el vínculo es más fuerte y se basa en el amor a la humanidad, y en el plano mental se establece un vínculo mayor desde el punto de vista de los tres mundos, como un todo. Por lo tanto, es evidente que en el individuo deben efectuarse ciertos desarrollos antes de que pueda llegar a ser, conscientemente, un miembro activo del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, grupo principal que, en la actualidad, trabaja definidamente bajo la Ley del Progreso Grupal: i. El individuo tienen que haber despertado el centro cardíaco y exteriorizar su conducta en tal forma, que el corazón se vincule rápidamente con los centros cardíacos de por lo menos ocho personas. Entonces el centro cardíaco del Logos planetario podrá ocultamente absorber los grupos formados por nueve aspirantes conscientes. A través del centro cardíaco, Su vida afluirá y los miembros del grupo contribuirán con su cuota de energía a las influencias de la vida que circulan a través de Su cuerpo. La información que antecede es sólo de interés para quienes han despertado espiritualmente, y significará poco o nada para quienes aún duermen. ii. El centro coronario debe estar también en proceso de despertar, y la capacidad para “mantener la mente firme en la luz” debe estar algo desarrollada. iii. Tiene también que emprender alguna actividad creadora, y el servidor debe estar activo en algunos de los movimientos humanitarios, artísticos, literarios, filosóficos o científicos.

Todo esto implica la integración y el alineamiento de la personalidad y esa simpatía atractiva y magnética que de un modo u otro caracteriza a los discípulos. Así, desde el punto de vista esotérico, existen en el individuo ciertos grandes triángulos de energía y, en consecuencia, en mayor grado en la humanidad. 4. Las afiliaciones políticas y religiosas a que pertenece un individuo pueden ser fuertemente sustentadas e inspirarle su verdadera lealtad, y sin embargo no le impedirán tomar parte activa en el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Tampoco le imposibilitarán actuar activamente en pro de la buena voluntad mundial, ni serán una barrera para la sensibilidad espiritual que hace al hombre susceptible a la impresión espiritual superior interna. Los servidores de la Jerarquía espiritual y los discípulos del mundo existen en todas las naciones; son leales a la ideología de esa nación o a las tendencias políticas de un pensamiento o gobierno; los miembros del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo pertenecen a todo credo político y reconocen la autoridad de cualquier religión imaginable. Las personas de buena voluntad actúan en todos los grupos, no importa cual sea su ideología, credo o creencia. La Jerarquía no busca colaboradores en una determinada escuela de pensamiento, credo político o gobierno. Extrae sus miembros de todos ellos y colabora con todos. Esto lo he dicho frecuentemente, sin embargo, les cuesta creerlo, pues la mayoría de ustedes están plenamente convencidos de que su creencia y aceptación peculiares de la verdad son las mejores y verdaderas. Lo serán para ustedes, pero no para quienes tienen otra creencia, nacionalidad o religión. CONTINUARÁ

ALFRED NOBEL Aquel que enfrenta la luz y permanece dentro de su radiación, está ciego a los asuntos del mundo de los hombres; pasa del camino iluminado al gran Centro de Absorción. Pero aquel que siente el impulso de pasar por ese camino y, sin embargo, ama a su hermano en el sendero oscuro, gira sobre el pedestal de luz y enfrenta el lado opuesto. El Maestro Tibetano en El Discipulado en la Nueva Era, Tomo II, pág. 25, por Alice A. Bailey Estimados Amigos: El 10 de diciembre del año pasado, al aceptar el Premio Nóbel en Oslo, Noruega, el Director General de la Agencia Internacional de Energía Atómica, cuerpo interno de las Naciones Unidas, Mohamed El Baradei, presentó un programa de tres puntos para salvar al mundo de la autodestrucción, para asegurar que las armas atómicas no tengan un lugar en la conciencia colectiva ni ningún rol en la seguridad.

http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=16893&Cr=Nobel&Cr1=prize Haciendo la misma pregunta ya presentada en el campo de la pobreza mundial, el Dr. El Baradei propuso la consideración conmovedora de "¿Cómo crear un medioambiente en el que las armas nucleares, al igual que la esclavitud o el genocidio, sean consideradas un tabú y una anomalía histórica?" Según lo relatado en el Centro de Noticias de la ONU, citado arriba, desafió al mundo a abrazar el estado mental de hermandad, de tolerancia y de santidad de vida." A continuación invitó a la audiencia a imaginar un mundo más sano y de correctas relaciones humanas: Imagínense lo que podría suceder si todas las naciones del mundo gastaran en el desarrollo lo mismo que se gasta en la producción de maquinarias para la guerra. Imagínense un mundo donde cada ser humano pudiera vivir con libertad y dignidad. Imagínense un mundo en donde derramáramos las mismas lágrimas por un niño que muere en Darfur, que por otro que lo hace en Vancouver. Imagínense un mundo donde las diferencias se resuelvan a través de la diplomacia en lugar de las bombas o las balas. Imagínense que las únicas armas nucleares fueran reliquias en nuestros museos. Imagínense el patrimonio que dejaríamos a nuestros hijos. Imagínense que tal mundo está a nuestro alcance. En la noticia de prensa anunciando el premio, compartido en partes iguales por la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) y su Director General Mohamed El Baradei, el Comité Nóbel Noruego buscó

reconocer a la AIEA y al Dr. El Baradei por sus esfuerzos para prevenir el uso de la energía nuclear con propósitos militares y asegurar que la energía nuclear sea usada sólo con propósitos pacíficos de la manera más segura posible. El Comité Nóbel siguió describiendo la aumento de la preocupación de muchos seres humanos de nuestro planeta: Nuestro tiempo está viendo que la amenaza de las armas nucleares está aumentando de nuevo; es un tiempo en el que los esfuerzos para desarmarse parecen detenidos, un tiempo en el que existe el peligro de que las armas nucleares se difundan tanto a los pueblos como a grupos terroristas, y donde el poder nuclear otra vez está volviendo a tener un rol de creciente significación. http://nobelprize.org/peace/laureates/2005/press.html Este reconocimiento del aumento de la amenaza mortal que las armas nucleares plantean a toda vida sobre el planeta en contraste con las inspiradoras y conmocionantes declaraciones del Dr. El Baradei, pone bien de relieve la complicada dualidad humana, referida con frecuencia en esta carta mensual. Estas expresiones conflictivas llaman la atención sobre la naturaleza dual del ser humano y de la misma humanidad. Los extremos representados son también una parte inherente de las energías de Capricornio con las cuales estamos trabajando este mes. "Este signo nos da un cuadro completo del hombre, con sus pies en la tierra, corriendo libremente y ascendiendo las cumbres de la ambición mundana o de la aspiración espiritual, en busca de lo que él comprende (en un momento dado) que es su mayor necesidad." Astrología Esotérica - http://www.lucistrust.org/lucispub/24books/esoast.shtml Cuando, a través de la meditación y el enfocado esfuerzo por lograr el Bien Común, el individuo y la humanidad aprenden a sintonizar la Luz Celeste del Alma y de la Jerarquía Planetaria de Amor y Sabiduría, las energías de este signo hacen posibles entonces, que la humanidad pueda triunfar sobre su naturaleza dual; el egoísmo en sus muchas y descaradas formas sutiles se trasformará en la enfocada experiencia de la conciencia mundial, desinterés e iluminación.

Por favor, participen en la meditación "El Trabajo Espiritual de las Naciones Unidas y la Liberación de la Humanidad" cada viernes, al igual que este sábado 14 de enero.. Estamos a sus órdenes para enviarle una copia del delineamiento, disponible en español, polaco, portugués e inglés. Les estaremos escribiendo en breve sobre el foro en internet donde podrán compartir sus ideas y actividades planeadas que surjan de sus meditaciones reflexivas sobre el trabajo espiritual de las Naciones Unidas. Agradecemos las hermosas tarjetas, deseos cariñosos y contribuciones financieras enviadas para Navidad. Agradecemos profundamente. Está Ud. invitado/a a visitar la cita del mes y la fotografía que le acompaña con la espectacular nebulosa: NGC 2440 - http://www.aquaac.org/qotm/qotm.html El último ejemplar de "Diamond Light" (La Luz Diamantina) ya está disponible en nuestro sitio de Internet: http://www.aquaac.org/dl/05nl4art1.html (únicamente en inglés) Que este año, todos nos esforcemos para fortalecer y aumentar la corriente de Luz, Amor y Voluntad al Bien ya existente. En amoroso servicio, Aquarian Age Community, A 501 (c) (3) not for-profit NGO in association with UN/DPI UN@aquaac.org - http://www.aquaac.org Un evento y un recurso que le pueden interesar: El 25 y 26 de febrero venideros, el Centro para el Estudio de la Ciencia y la Religión en la Universidad de

Columbia, presentará "La Mente y la Realidad: Un Simposio Multidisciplinario". Patrocinado por el Instituto John F. Fetzer, este evento es el primero en una serie que explorará la conciencia humana desde una variedad de enfoques científicos, filosóficos y religiosos. Planeado para tener lugar en la rotonda histórica de la Biblioteca Low, este evento inaugural se enfocará en las tradiciones religiosas del budismo e hinduismo y su diálogo actual sobre los estudios contemporáneos de la conciencia. http://www.mindandreality.org/ La Valoración del Ecosistema del Milenio: Ofrece una descripción del reporte "Los Ecosistemas y el Bien Humano" por la Organización Mundial de la Salud, editado en diciembre de 2005. El reporte describe la relación entre la salud planetaria y la humana. El web site da acceso a una síntesis del reporte así como al reporte completo, los que están disponibles en pdf en varios idiomas. http://www.millenniumassessment.org/en/index.aspx FUENTE: Sabiduría Arcana - www.sabiduriarcana.org - http://espanol.groups.yahoo.com/group/sabiduriaarcana/ Para suscribirte a Sabiduría Arcana sólo tienes que enviar un mail a: sabiduria-arcana-subscribe@gruposyahoo.com

LOS SÍMBOLOS BÍBLICOS A LA LUZ DE LA FILOSOFÍA ROSACRUZ Traducido de la Revista Correio Rosacruz del Centro Fraternal Rosacruz de Río de Janeiro La purificación del templo La pregunta es de muchos. Cómo se explica que el SEÑOR haya azotado a los mercaderes para expulsarlos del Templo? Muchas de las parábolas enseñadas por el Señor son repetidas en los cuatro Evangelios, mas este profundo mensaje esotérico sólo está dado en el Evangelio de San Juan, el Evangelio que contiene las profundas verdades filosóficas establecidas en la Religión del Padre. Esta parábola indica una clave total de los misterios astrológicos, la transformación del hombre que se integra al Cristianismo Esotérico y la transformación de su vida como clave de los misterios de la regeneración espiritual que se verifica en el cuerpo humano, enseñanza constantemente repetida en las Sagradas Escrituras. EL dice: "Sacad esto de aquí y no hagáis de la casa de mi PADRE una casa de comercio" El "TEMPLO", como lo mencionan muchas veces, el Señor y los apóstoles, indica simbólicamente el cuerpo humano. Cada uno de nosotros es una chispa divina de la llama de DIOS, y, como tal, mora en un templo o cuerpo triple. En este vehículo triple, conectado con el triple espíritu, por intermedio de la mente, se verifica el proceso de regeneración espiritual del hombre, la sublimación o transmutación de su naturaleza inferior en su contraparte superior. Ese cuerpo de pecado pasional está demasiado adherido a la materia, debido a las corrientes de influencia de los Espíritus marcianos. Si bien esos espíritus Luciferes son hijos de la Luz, son, a pesar de eso, rebeldes a

las órdenes del Espíritu Santo, Jehová. Era a esto que el Señor se refirió. Un azote de pequeñas cuerdas con el cual expulsó del templo a los "cambiadores de dinero "y un cordón espinal tripartito, que los antiguos alquimistas consideraban el crisol de la conciencia. De esta base de la espina dorsal, deben elevarse las fuerzas divinas Creadoras- por medio de la renuncia al "espíritu de mercado ", de una dedicación mayor al Servicio amoroso y desinteresado, de la pureza de corazón y del intelecto, - a fin de ser usadas en un plano superior de la Creación. El misterio de la transmutación como está indicado en esta parábola, nos muestra que los alquimistas sabían que, en el segmento simpático del cordón espinal que gobierna las funciones relacionadas particularmente con la preservación y el bienestar del cuerpo, los Ángeles Lunares estaban especialmente activos. Por consiguiente, este segmento fue designado por ellos como el elemento sal. Los alquimistas vieron claramente que el segmento que gobierna los nervios motores, que consumen la fuerza dinámica almacenada en el cuerpo por medio de nuestro alimento, se encontraba bajo el dominio de los espíritus Luciféricos de Marte. Por esto, denominaron a este segmento como "azufre". El segmento remanente, que marca y registra las sensaciones llevadas por los nervios, fue llamado mercurio, porque se dice que estaba bajo el dominio de los Señores de Mercurio. El canal espinal, al contrario de lo que piensan los anatomistas, no está lleno de fluido, sino un gas en estado de vapor, el cual se condensa cuando entra en contacto con la atmósfera exterior. Pero puede también calentarse en demasía por la actividad vibratoria del Espíritu, a un grado tal que se convierte en un fuego brillante y luminoso: el Fuego de la Purificación y la Regeneración. Este es el campo de acción de las grandes Jerarquías espirituales de Neptuno. Los alquimistas lo designaron con el nombre de fuego espiritual. Este fuego espiritual no es igual en todos los hombres ni tan brillante y luminoso. Su estado depende, naturalmente, de la evolución espiritual de cada uno. Max Heindel, en el "Concepto Rosacruz del Cosmos"; da una descripción amplísima de la transmutación y

cómo fue difícil establecer sus primeros principios, como sea la transmutación de la astucia en razón. A pesar de todos los esfuerzos, la astucia aún está actuando a través del egoísmo. Con todo, al final, la razón será reemplazada, en el hombre, por el AMOR. Ciertamente, así será.

UNA ESPERANZA PARA EL CRISTIANISMO Por Gerald Tranter A pesar de la poca inclinación que los eclesiásticos cristianos tienen a considerar la idea de reunirse en pié de igualdad con líderes de otras Fes, recientes declaraciones de clérigos modernos, muestran que ya no son tan estrechos y cerrados cono en siglos pasados, a este respecto. Esto se nota más entre los teólogos mejor informados que entre los clérigos comunes y corrientes, y todavía más que entre muchos seglares devotos, que se aferran tenazmente a ideas pasadas de moda. Existen otras consideraciones que parecen indicar que ha llegado la hora para una reconstrucción importante de la actitud Cristiana global. La más importante de estas consideraciones, es la urgente necesidad de fomentar el espíritu de fraternidad entre los hombres. Por todas partes se nota ahora un crecimiento del deseo

de fraternidad, que hay que cultivar por todos los medios posibles. El afecto fraterno puede florecer entre personas de muy diversas capacidades, conocimientos, cultura y religión, con tal de que lo que los ligue entre sí tenga raíces suficientemente hondas. La posesión en común de una aspiración religiosa sincera, constituye el mejor de todos los estímulos para unir a personas que difieren en todos los demás aspectos. Esta sola razón debe ser suficiente para que las clerecías discordantes no sigan fomentando alejamientos. La única alternativa a una genuina Fraternidad Humana es la destrucción del hombre. Aunque generalmente las reformas son provocadas desde abajo, siempre deben ser llevadas a cabo desde arriba. Para muchos seres, la religión es todavía la fuerza operativa más potente en las relaciones, humanas. Los líderes religiosos en todas las naciones son los que debieran estar tratando de acercarse unos a otros, si realmente piensan en el bien de todos los pueblos. Hasta ahora, su actitud en tales cuestiones ha sido negativa en extremo. Por ejemplo, se permite la fabricación comercial de imágenes que se supone representan al Buddha, y su venta como adorno típico, sin reflexionar jamás que alguna nación oriental pensaría en cometer semejante vulgaridad a expensas de las gentes Cristianas. La primera reacción de las autoridades Cristianas, a una sugestión de que desciendan de sus torres de marfil, parece ser la de que no pueden hacer concesiones sobre lo que creen que es el único camino de salvación. Alegarán que cientos de millones de cristianos devotos no pueden haberse equivocado durante cerca de dos mil años. Pero los sacerdotes brahmanes podrían responder que miles de millones de hinduistas tampoco pueden haberse equivocado por un período de más del doble de dos mil años. Y un observador imparcial podría indicarles que cientos de millones de personas han vivido y han muerto sosteniendo la creencia de que la tierra era plana y de que quien navegara sobre ella suficientemente lejos se precipitaría por el borde del infierno.

Desde hace varios siglos se sabe que no es plana; ¿por qué?, pues, muchos creyeron que lo era, porque así se lo dijeron sus autoridades. Esas autoridades estaban equivocadas, y por lo tanto la gente también se equivocó. Un error no se convierte en verdad porque se le repita muchísimas veces. En nuestros días, los representantes oficiales del Cristianismo no están siempre en disposición de ofender el sentido común, al exponer su actitud hacia otras religiones, como sí lo estuvieron, tan rotundamente en tiempos pasados. El Obispo de Bradford, en su libro “Lo que la Iglesia Enseña”, reconoce que las religiones paganas, no son enemigas del cristianismo, sino sus competidoras, solamente. El objeto de unas y otras es el mismo: poner al hombre en contacto con Dios. Siendo así, ¿por qué no fomentar la cooperación, en vez de la rivalidad? El mismo Obispo agrega: "Cuanto tengan de verdad las filosofías “paganas”, lo deben a la inspiración de Dios." Y luego añade: "El Cristianismo, como se ha dicho con verdad, no es una religión, sino Religión; no es una especie más dentro del género 'religión', sino la suma de toda la verdad acerca de Dios y el hombre y la relación entre los dos, verdad que ha sido captada parcialmente por toda religión que ha conquistado el homenaje humano." La pretensión de los cristianos de que los postulados de su fe, aunque tan vagos, son los únicos verdaderos, debe ser abandonada. El progreso a tientas hacia una unidad de pensamiento y motivación, está siendo constantemente frustrado por la pretensión de un solo grupo de religiones de poseer todo el conocimiento del propósito y sabiduría divinos. La arqueología, la lingüística y todas las demás ramas de la educación; el industrialismo y el adelanto en los medios de comunicación, todos estos factores y otros más, han borrado para siempre toda posibilidad de que el mundo entero se convierta al Cristianismo. Hace apenas un poco más de cien años, como nos lo recuerda el Prof. Max Muller en sus “Conferencias

sobre los Vedas”: ''ningún erudito occidental podría traducir ni una sola línea de los Vedas." En tales circunstancias era disculpable que el clero Cristiano creyera que las demás religiones no eran más que idolatrías. Pero hoy no hay excusa para semejante parroquianismo, pues todas las antiguas escrituras, están traducidas a idiomas occidentales. Infortunadamente muchos de los clérigos y laicos Cristianos no sienten interés alguno en conocer ideas religiosas que no sean las suyas, y en consecuencia no saben nada o muy poco acerca de ellas. ¿Qué arriesga la iglesia Cristiana con moverse abiertamente hacia considerar ideas nuevas? Su posición actual está deteriorándose de un modo firme y rápido, especialmente entre la gente culta. Ya ha dejado hasta de pretender que la religión Cristiana conserve la posición que tuvo. Y acepta que gran cantidad de personas de buena voluntad y altos ideales que viven fuera de la iglesia, también sean cristianos aunque no reconocidos. Las autoridades de la decadente iglesia, pretenden que tales personas son influidas indirectamente por la propaganda. La clerecía proclama frecuentemente que la Biblia es el libro que más se vende. Sea ello así o no, los resultados no son alentadores. Lo cual se debe a que la Biblia no es apreciada como lo que es, un tratado oculto, y por tanto no es entendida plenamente, ni siquiera por los que la estudian y la exponen. En todo caso, la gente necesita religión. Las multitudes que atraen la ciencia cristiana, y el espiritualismo y varias sectas nuevas, los apretujamientos para ver películas sobre temas religiosos, la veneración que se rinde a templos antiguos, los incontables actos de bondad y desinterés, todo esto muestra claramente que le falta algo a una religión que no puede reconocer y organizar semejante tendencia. Generalmente no se espera que los libros sobre filosofía religiosa se vendan mucho, y se piensa que mucho depende de su contenido y presentación. Hacia finales del siglo pasado, en lo más candente de la controversia Evolución-Creación, el Prof. Henry Drumond, naturalista bien conocido, escribió varios libros apoyando la

posición de la religión contra el materialismo. Los dos más conocidos son: La Ley Natural en el Mundo Espiritual, y El Ascenso del Hombre. La abrumadora popularidad de estos libros sugiere que la Iglesia se beneficiaría, reimprimiendo estos libros para la nueva generación. Entre las ovejas que no quieren entrar al rebaño eclesial se encuentran algunos de los individuos más intelectuales en cada región. La pérdida que su defección causa a la Iglesia, no puede compensarse con apelaciones al emocionalismo y con retiros escapistas de la realidad. Sin el apoyo real, activo y generoso de los líderes laicos de la comunidad, la iglesia cristiana no puede obtener buen éxito seguro. La gente culta y pensante sabe, por formación y experiencia, que las pretensiones de los fanáticos se anulan mutuamente. Y cuanto más vehementemente presionan tales pretensiones, el evangelismo con sus campañas de revivificación, etc., menos responsiva será esa gente. Por otro lado, puede calcularse que ideas tales como la de la universalidad, la unidad y el origen común del hombre, pueden lograr un impacto fuerte e inmediato en su favor. Conceptos de este orden parecen poseer una calidad garantizante, para personas cultas, pensantes y eficientes. Estas ideas, cuando se las presenta de une manera razonablemente consistente y práctica, es seguro que reciben cuidadosa consideración. Los ministros Cristianos podrían preguntarse a sí mismos: El hecho de que cuando jóvenes nos uniéramos a nuestra Iglesia en vez de a cualquier otra, fue el resultado de un estudio comparativo, atento e imparcial, sobre los méritos de cada una de ellas. No se debió a nuestras asociaciones familiares, o conveniencias sociales, o alguna otra razón igualmente fortuita. Puede asegurarse sin ninguna duda, que la causa de la conclusión a que llegaron la inmensa mayoría de los jóvenes, no fue el fruto de un examen cuidadoso de los méritos de los grupos Cristianos rivales, y que su decisión no estuvo basada en un juicio bien informado y libre de prejuicios. Lo cual significa que casi todos los clérigos podrían haber terminado en los brazos de una u otra de las sectas

Cristianas, por el más simple capricho de la suerte. No hay gran diferencia esencial entre las muchas denominaciones Cristianas. Este es un hecho frecuentemente admitido. Un joven de buena vocación clerical, se afilia a la secta que tenga mas a mano, del mismo modo que juega los mismos juegos, lee los mismos libros, come las mismas comidas, que los que le rodean. Si resulta siendo sacerdote Cristiano o Lama Tibetano es cuestión más que todo de geografía. En su libro religión Comparada, el Dr. A.G. Bouquet, D.D. señala que: El hecho de que las grandes religiones han crecido en naciones entre las cuales la comunicación no era fácil, en la época en que maduraron, ha hecho que cada una de ellas haya quedado incrustada en el complejo de una vida cultural distinta. En consecuencia, el pasarse de un grupo religioso a otro, ha llegado a significar para el que lo hace, cortar toda conexión con su ambiente y con la totalidad de la manera de vivir desde que nació y a la cual estaba acostumbrado, en tales circunstancias, la religión es mucho más que una creencia o una teoría; es en realidad un sistema social. Y cambiar de religión viene a ser como desterrarse uno mismo lejos de todos los demás miembros de su propio grupo cultural. El Dr. Bouquet sigue insistiendo, a pesar de este reconocimiento, en que la religión en la que él nació, el Cristianismo, es una revelación única y para siempre. Si las iglesias Cristianas tomaran una actitud menos prejuiciada, quedarían más a tono con las leyes Divinas, las cuales parecen llevar todo hacia una unificación de alcances universales. Si tomaran esa actitud, seguramente recibirían un influjo de poder divino y atraerían enormes multitudes que ahora se mantienen alejadas. Sugerir la formación de un Consejo Mundial de Religiones no es, por tanto, entregarse a un idealismo impráctico Si el Cristianismo encabezara este movimiento, aprendería muchas cosas que ahora ignora, entre ellas la técnica de enseñar religión a cada hombre según su capacidad individual. Esta práctica ha fortalecido siempre a las religiones no-Cristianas.

Gracias a sus cualidades especiales, las iglesias Cristianas podrían ayudar a otras organizaciones religiosas, además de ser ayudadas por ellas. Pues las iglesias Cristianas no son las únicas en dificultades. El Oriente conserva la Sabiduría Antigua, legado ininterrumpido de su pasado, pero Occidente no entraría con las manos vacías a un concilio con el Oriente, pues posee el don de su juventud etnológica. Occidente es el producto de una ola evolutiva posterior. Oriente no está haciendo ahora estricta justicia al tesoro que guarda. En cambio, Occidente está pujante de energía que no sabe cómo dirigir rectamente. Queda por ver, sin embargo, qué efectos introduciría en este consorcio, la inevitable ecuación humana. El Cristianismo, que ahora está marchitándose como rama desgajada de un árbol, no tiene nada que perder y sí mucho que ganar, de un avance atrevido hacia un ideal más grande, cuyo resultado lógico sería el restablecimiento de la “ Sabiduría Divina”,para lo cual habría que buscar instructores idóneos capaces de encauzar rectamente a aspirantes también idóneos. El primer objetivo de tales aspirantes, debería ser su propio desenvolvimiento espiritual personal. Así los teólogos formados plenamente en este nuevo estilo, serían siempre personas mejores que aquellos a quienes tendrían que formar. Pues la misión propia de un buen ministro religioso, es la de instruir a los laicos en cuestiones espirituales y luego estimularlos a actuar en labor social de un tipo que contribuya al desenvolvimiento de la comunidad. Desde los comienzos de su formación, se enseñarían a los aspirantes, y se les recomendarían, ciertas reglas de salud física, de eficiencia y autodisciplina, conducentes al perfecto funcionamiento de sus fuerzas vitales. Aprenderían mucho acerca de las leyes de la vida. Recibirían también entrenamiento mental dirigido especialmente a la adquisición de la facultad de contemplación, de modo tal que se hiciera sentir su intuición desarrollada y se facilitara la experiencia mística. Todo lo cual requiere una disciplina física, emocional y mental, de un orden muy elevado. Debiera alentárseles para que en vez de vivir implorando que la Gracia de lo alto descienda sobre ellos, laboraran por su crecimiento espiritual, como fruto de una meditación sistemática a la manera tradicional, que elevara su conciencia a niveles cada vez más altos.

Se les explicaría que "un adepto no es hecho por otro, sino que se hace él mismo." Aprenderían aquello de "Quédate quieto y sabe que yo soy Dios." Hombres formados de esta manera podrían salvar esta civilización. Porque solamente el poder espiritual concentrado como estaría en ellos, puede influir en las motivaciones de hombres poderosos pero egoístas y codiciosos. Las masas humanas pueden estar bien intencionadas, pero seguirán a sus líderes naturales, como lo han hecho siempre. Solamente una combinación de material humano de primera clase del Occidente desentrenado, con el del Oriente más maduro y poseedor de la Sabiduría Antigua, podría producir hombres del calibre que se está necesitando. Y es el Occidente el que debe extender su mano primero en esta dirección. Durante la Segunda Guerra el trasatlántico Dorchester fue torpedeado y hundido, con gran pérdida de vidas. Cuatro hombres entre sus numerosos pasajeros encararon su muerte con sus brazos entrelazados, cantando himnos. ¿Por qué se propaló por todo el mundo este relato, entre tantos otros similares? Los cuatro hombres eran capellanes; pero no fue esto lo que le dio valor excepcional a la noticia. Lo que hizo que este incidente cobrara relieve especial fue que uno de los cuatro capellanes era Católico Romano, otro judío, y dos protestantes. Si hechos de este orden pudieran ser más frecuentes y numerosos, tendríamos algo más relevante aún como noticia, pues revolucionaría la actitud hacia la religión, de parte de los que ahora no encuentran ningún interés en ella. Las dificultades no resultarían tan grandes como muchos anticipan, para este acercamiento. La más obvia provendría de que los cristianos creen, en un Dios personal, mientras los Orientales creen en un Poder impersonal. Pero si los Cristianos aceptaran que la Causa Primera de todo, el Uno, no puede ser una persona porque el término persona connota cualidades distintivas y por tanto algo que no puede ser el Uno, entonces

los pundits Orientales podrían admitir que se puede dar el nombre de "Persona" al Logos del sistema, al Poder Creador y Ejecutor de todo, si se le quiere dar algún nombre ante la imposibilidad de describirlo. Otro ejemplo de dificultad sería éste: Los Cristianos insisten en que el hombre no puede perfeccionarse por sí mismo sino solamente por la Gracia divina. Pero no hay nada de caprichoso en el otorgamiento de la Gracia. "Ni una sola golondrina cae....", ni un solo hombre pide y no recibe. El privilegio de la Gracia debe operar con perfecta justicia para todos, sin favoritismos ni prejuicios. Entonces, ¿por qué pelear tan amargamente con el Oriental que en todo ve la operación de una Ley de Justicia Perfecta, o Karma? Incluso la misericordia divina, con la cual se enseña a los mortales a confortarse, debe estar disponible para todos en igual medida. Y ¿no es esto una Ley, también? El Islam reconoce a Jesús como un "profeta" a la par con cualquier otro. Y en el Corán se esfuerza Mahoma por racionalizar su temprana muerte. Aunque este reconocimiento está muy lejos de lo que los cristianos consideran que es la verdad, provee por lo menos un punto de contacto para establecer mutua amistad y respeto. Y nadie podría decir hasta qué grado podría ampliarse este punto, mientras no se haga algún intento en esa dirección. Es desafortunado que el Cristianismo esté declinando mientras otras religiones logran conservar sus adherentes. Pero es el Cristianismo mismo el que ha producido esta situación. Seria difícil determinar en qué proporción las desavenencias eclesiales se deben nada más que al uso inexacto de las palabras, o confusión en el significado de los términos usados. Sobretodo teniendo en cuenta que palabras y términos que tienen un significado claro en un ambiente social, pueden tener significados igualmente claros pero muy diferentes en otro ambiente. Este es un punto al que habría que prestarle atención adecuada, desde los primeros pasos en un posible acercamiento. Todavía existe una oportunidad para que el Cristianismo se justifique, a la hora nona. Si no la aprovecha pronto y con resolución, una tercera guerra podría acabar con él. Los actos humanos no cambiarán a menos que cambien las motivaciones. Y solamente una Iglesia instruida e iluminada por la Sabiduría Divina, podría suministrar la dinámica para este cambio. Ninguna otra cosa podría situarla al alto nivel necesario. Y el nivel de la dinámica es incluso más importante que su energía.

Si quiere hacerse algo para darle al hombre moderno una religión que él pueda aceptar con plena confianza, parece que es necesario darle un impulso nuevo. Quizá pudiera hacerse esto por medio de la UNESCO. No parece conveniente para ello, establecer una organización en oposición a los grupos religiosos existentes, pues esto no haría sino precipitar más problemas. Se necesitaría crear un instrumento que no despertara severas tempestades eclesiales, y al cual le otorgaran suficiente apoyo los que reconocieran sus posibilidades, hasta que encontrara su propio nivel en todo el mundo. Un plan de esa categoría podría ser una esperanza para unir fundamentalmente a los hombres. Pues solamente a esos niveles más profundos puede vivir imperturbada la paz amistosa. La rápida declinación actual del Cristianismo no se detendrá a menos que se hagan algunos cambios radicales de política. Poner "más esplendor y brillo" en los Servicios, por diferentes modos, lo único que ha conseguido es aliviar un poco su pesadez. Las campañas evangélicas espasmódicas no han servido sino para acentuar más las debilidades que quieren remediar. El Obispo de Bradford citado antes, asegura que "El Cristianismo es la suma total de toda la verdad acerca de Dios, el hombre y la relación entre los dos." ¿Cómo podemos creer esto? Si tratamos de verificar esta declaración ¿qué otra cosa encontramos en el Cristianismo excepto una confusión total? La naturaleza de Días; la naturaleza del alma humana; el origen de la vida; el significado de la muerte; el destino post-mortem del hombre; todos estos problemas y otros más de tipo fundamental, permanecen inexplicados por los expositores Cristianos. Y el mundo occidental moderno, está impacientándose. Para llegar a la comprensión del propósito para el cual ha sido creado el hombre, el único postulado necesario es el de que existen iguales oportunidades para todos, Admitido éste postulado, tendremos que considerar que medios han estado disponibles siempre para todos los seres humanos para investigar acerca de

sí mismo y del sentido de su vida. Y entonces veremos que no puede haber sino un solo medio para hacer esta investigación: nuestra propia percepción directa como hombres. Y ésta percepción no puede ser, en última instancia, sino la percepción directa de nosotros mismos, de nuestra propia alma. No nos pongamos a esperar una revelación única, extramundana, la cual no podría venir sino cuando hayamos recorrido un trecho larguísimo de nuestra evolución espiritual. Pero no existe razón alguna para rechazar la posibilidad de que periódicamente florezcan aquí y allá Instructores religiosos excepcionales, dignos de que su sabiduría sea acertada y preservada con gratitud. Conforme se mide el tiempo en estas cuestiones, las iglesias Cristianas no están caducas. Pero la ciega intolerancia de su actitud ignorante hacia el mundo no-Cristiano, demuestra una mentalidad tan extremadamente inmadura que se hace tediosa. Y sus efectos sobre las mentes más cultas, han sido los de llevarlas a su actual aislamiento. Zoroastro escribió: ¿No tienen algún cimiento común las religiones de la humanidad? ¿No poseen todas ellas la misma belleza que fulgura desde sus diversos lugares? Amplia en verdad es la alfombra que Dios ha extendido, y con muchos colores la ha adornado. En la Casa de Dios no hay sino una Lámpara, y a lo largo de cualquiera de sus rayos que miremos, contemplamos una sola y brillante asamblea." Así hablaban los pobres paganos hace 4000 años.