La trascendencia de e y π

Comenzamos introduciendo unos convenios ´ utiles de notaci´ on:
Definici´ on 1 Escribiremos h
r
= r!, de modo que si f(z) =
m

r=0
c
r
z
r
∈ C[z],
entonces f(h) representar´ a
f(h) =
m

r=0
c
r
h
r
=
m

r=0
c
r
r!
Igualmente, f(z + h) ser´a el polinomio que resulta de sustituir y
r
por
h
r
= r! en la expresi´ on desarrollada de f(z + y). Concretamente:
f(z+y) =
m

r=0
c
r
(z+y)
r
=
m

r=0
c
r
r

k=0
_
r
k
_
z
r−k
y
k
=
m

k=0
_
m

r=k
c
r
_
r
k
_
z
r−k
_
y
k
,
luego
f(z+h) =
m

k=0
_
m

r=k
c
r
_
r
k
_
z
r−k
_
k! =
m

k=0
_
m

r=k
r!
(r −k)!
c
r
z
r−k
_
=
m

k=0
f
k)
(z),
donde f
k)
(z) es la k-´esima derivada formal del polinomio f. Observar que
f(z + h) =
m

r=0
c
r
(z + h)
r
,
pues
m

r=0
c
r
(z + h)
r
=
m

r=0
c
r
m

k=0
(z
r
)
k)
=
m

k=0
_
m

r=0
c
r
z
r
_
k)
=
m

k=0
f
k)
(z) = f(z + h).
1
As´ı mismo,
f(0 + h) =
m

k=0
f
k)
(0) =
m

r=0
c
r
r! = f(h).
Sea
u
r
(z) = r!

n=1
z
n
(r + n)!
.
Teniendo en cuenta que
|z|
n
(r+n)!
r!
<
|z|
n
n!
,
es claro que la serie converge en todo C y que |u
r
(z)| < e
|z|
. Llamaremos

r
(z) =
u
r
(z)
e
|z|
.
As´ı, |
r
(z)| < 1.
Teorema 2 Sea φ(z) =
s

r=0
c
r
z
r
∈ C[z]. Sea ψ(z) =
s

r=0
c
r

r
(z)z
r
. Entonces
e
z
φ(h) = φ(z + h) + ψ(z)e
|z|
.
Demostraci´ on: En primer lugar
(z + h)
r
=
r

k=0
_
r
k
_
z
k
h
r−k
=
r

k=0
r!
k!
z
k
= r!
r

k=0
z
k
k!
,
y por otro lado
r!e
z
−u
r
(z)z
r
= r!

k=0
z
k
k!
−r!

n=1
z
n
(r + n)!
z
r
= r!

k=0
z
k
k!
−r!

k=r+1
z
k
k!
= r!
r

k=0
z
k
k!
,
o sea, (z + h)
r
= r!e
z
−u
r
(z)z
r
, y por lo tanto
e
z
h
r
= (z + h)
r
+ u
r
(z)z
r
= (z + h)
r
+ e
|z|

r
(z)z
r
.
Multiplicando por c
r
y sumando en r obtenemos la igualdad buscada.
2
Teorema 3 Sea m ≥ 2 y f(x) ∈ Z[x]. Definimos los polinomios F
1
y F
2
mediante:
F
1
(x) =
x
m−1
(m−1)!
f(x), F
2
(x) =
x
m
(m−1)!
f(x).
Entonces F
1
(h), F
2
(h) ∈ Z, F
1
(h) ≡ f(0) (m´ od m) y F
2
(h) ≡ 0 (m´ od m).
Demostraci´ on: Sea f(x) =
r

r=0
a
r
x
r
, con a
r
∈ Z. Entonces
F
1
(x) =
s

r=0
a
r
x
r+m−1
(m−1)!
, F
1
(h) =
s

r=0
a
r
(r + m−1)!
(m−1)!
∈ Z
y m divide a cada sumando excepto quiz´ a al primero, que es a
0
= f(0). Por
lo tanto F
1
(h) ≡ f(0) (m´ od m). Con F
2
se razona an´ alogamente.
Como ´ ultimo preliminar recordemos que p(x
1
, . . ., x
n
) ∈ A[x
1
, . . ., x
n
] es
un polinomio sim´etrico si para toda permutaci´ on σ de las variables se cumple
que p(x
1
, . . ., x
n
) = p(σ(x
1
), . . ., σ(x
n
)). Los polinomios sim´etricos elemen-
tales de n variables son los polinomios e
0
, . . ., e
n
tales que e
i
es la suma de
todos los monomios posibles formados por i variables distintas. Por ejemplo,
los polinomios sim´etricos elementales de tres variables son
e
0
= 1, e
1
= x + y + z, e
2
= xy + xz + yz, e
3
= xyz.
Vamos a usar los dos resultados siguientes sobre polinomios elementales:
Todo polinomio sim´etrico p(x
1
, . . ., x
n
) es de la forma q(e
1
, . . ., e
n
),
para cierto polinomio q(x
1
, . . ., x
n
).
Los coeficientes (x−α
1
) · · · (x−α
n
) son (−1)
i
e
i

1
, . . ., α
n
), para
i = 0, . . ., n.
Teorema 4 El n´ umero e es trascendente.
Demostraci´ on: Si e fuera algebraico ser´ıa la ra´ız de un polinomio con
coeficientes enteros. Digamos
n

t=0
c
t
e
t
= 0, con n ≥ 1, c
t
∈ Z, c
0
= 0 (si c
0
fuera 0 podr´ıamos dividir entre e y quedarnos con un polinomio menor).
Sea p un primo tal que p > n y p > |c
0
|. Sea
φ(x) =
x
p−1
(p −1)!
((x −1)(x −2) · · · (x −n))
p
.
3
Por el teorema 2:
0 =
n

t=0
c
t
e
t
φ(h) =
n

t=0
c
t
φ(t + h) +
n

t=0
c
t
ψ(t)e
t
= S
1
+ S
2
.
Tomando m = p, el teorema 3 nos da que φ(h) ∈ Z y
φ(h) ≡ (−1)
pn
(n!)
p
(m´ od p).
Si 1 ≤ t ≤ n, entonces
φ(t + x) =
(x + t)
p−1
(p −1)!
((x + t −1)(x + t −2) · · · x · · · (x + t −n))
p
,
y sacando el factor x queda
φ(t + h) =
x
p
(p −1)!
f(x),
con f(x) ∈ Z[x]. Por el teorema 3 tenemos que φ(t +h) ∈ Z y es un m´ ultiplo
de p. Ahora,
S
1
=
n

t=0
c
t
φ(t + h) ≡ c
0
φ(h) ≡ c
0
(−1)
pn
(n!)
p
≡ 0 (m´ od p),
ya que c
0
= 0 y p > n, |c
0
|. As´ı pues, S
1
∈ Z y S
1
= 0, luego |S
1
| ≥ 1. Como
S
1
+ S
2
= 0, lo mismo vale para S
2
, es decir, |S
2
| ≥ 1. Por otro lado, sea
φ(x) =
s

r=0
a
r
x
r
. Entonces
|ψ(t)| =
¸
¸
¸
¸
¸
s

r=0
a
r

r
(t)t
r
¸
¸
¸
¸
¸

s

r=0
|a
r
| |
r
(t)|t
r

s

r=0
|a
r
|t
r
.
Observemos que |a
r
| es el coeficiente de grado r del polinomio
x
p−1
(p −1)!
((x + 1) · · · (x + n))
p
.
Basta ver que si b
i
es el coeficiente de grado i de ((x − 1) · · · (x − n))
p
,
entonces |b
i
| es el coeficiente de grado i de ((x + 1) · · · (x + n))
p
, pero
|b
i
| = |(−1)
pn−i
e
np−i
(1, . . . , n, . . . , 1, . . . , n)|
= (−1)
pn−i
e
np−i
(−1, . . . , −n, . . . , −1, . . . , −n).
4
Por lo tanto podemos concluir:
|ψ(t)| ≤
s

r=0
|a
r
|t
r
=
t
p−1
(p −1)!
((t + 1)(t + 2) · · · (t + n))
p
,
y en definitiva:
|ψ(t)| ≤ (t + 1)(t + 2) · · · (t + n)
(t(t + 1) · · · (t + n))
p−1
(p −1)!
.
Pero esta expresi´ on tiende a 0 cuando p tiende a infinito (por la conver-
gencia de la serie de la funci´ on exponencial). En consecuencia, tomando p
suficientemente grande podemos exigir que S
2
=
n

t=0
c
t
ψ(t)e
t
cumpla |S
2
| < 1,
cuando hemos demostrado lo contrario para todo p. Esto prueba que e es
trascendente.
La trascendencia de π es algo m´ as complicada de probar. Adem´ as de los
teoremas 2 y 3 necesitaremos otro resultado auxiliar:
Teorema 5 Sea p(x) = dx
m
+ d
1
x
m−1
+ · · · + d
m−1
x + d
m
∈ Z[x], sean
α
1
, . . ., α
m
sus ra´ıces en C y sea q(x
1
, . . ., x
m
) ∈ Z[x
1
, . . ., x
m
] un polinomio
sim´etrico. Entonces q(dα
1
, . . ., dα
m
) ∈ Z.
Demostraci´ on: Claramente
d
m−1
p(x) = (dx)
m
+d
1
(dx)
m−1
+dd
2
(dx)
m−2
+· · · +d
m−2
d
m−1
(dx) +d
m−1
d
m
.
O sea, d
m−1
p(x) = r(dx), donde
r(x) = x
m
+ d
1
x
m−1
+ dd
2
x
m−2
+· · · + d
m−2
d
m−1
x + d
m−1
d
m
∈ Z[x]
es un polinomio m´ onico y sus ra´ıces son obviamente dα
1
, . . ., dα
m
. Conse-
cuentemente, r(x) = (x − dα
1
) · · · (x − dα
m
) y los coeficientes de r(x) son
(−1)
i
e
i
(dα
1
, . . ., dα
m
) para i = 0, . . .m. As´ı pues, e
i
(dα
1
, . . ., dα
m
) ∈ Z para
i = 1, . . ., m.
Por otro lado sabemos que q(x
1
, . . ., x
m
) = r(e
1
, . . ., e
m
) para cierto poli-
nomio r(x
1
, . . ., x
m
) ∈ Z[x
1
, . . ., x
m
], luego
q(dα
1
, . . ., dα
m
) = r(e
1
(dα
1
, . . ., dα
m
), . . ., e
m
(dα
1
, . . ., dα
m
)) ∈ Z.
5
Teorema 6 El n´ umero π es trascendente.
Demostraci´ on: Si π es algebraico tambi´en lo es iπ. Sea
dx
m
+ d
1
x
m−1
+· · · + d
m−1
x + d
m
∈ Z[x]
un polinomio tal que d = 0 y con ra´ız iπ. Sean ω
1
, . . ., ω
m
sus ra´ıces en C.
Como una de ellas es iπ y e

+1 = 0, tenemos que (1+e
ω
1
) · · · (1+e
ωm)
= 0,
o sea,
1 +
2
m
−1

t=1
e
αt
= 0,
donde α
1
, . . ., α
2
m
−1
son ω
1
, . . ., ω
m
, ω
1

2
, . . ., ω
m−1

m
, . . ., ω
1
+· · · +ω
m
.
Supongamos que c − 1 de ellos son nulos y n = 2
m
− 1 − (c − 1) no son
nulos. Orden´emoslos como α
1
, . . ., α
n
, 0, . . ., 0. As´ı c ≥ 1 y
c +
n

t=1
e
αt
= 0. (1)
Notemos lo siguiente:
e
i
(x
1
, . . ., x
n
) = e
i
(x
1
, . . ., x
n
, 0, . . ., 0),
donde e
i
es a la izquierda el polinomio sim´etrico elemental de n variables y
a la derecha el de 2
m
−1 variables. Por lo tanto
e
i
(dα
1
, . . ., dα
n
) = e
i
(dα
1
, . . ., dα
2
m
−1
)
= e
i
(dω
1
, . . ., dω
m
, dω
1
+ dω
2
, . . ., dω
m−1
+ dω
m
, . . ., dω
1
+· · · + dω
m
).
Sea q
i
(x
1
, . . ., x
m
) = e
i
(x
1
, . . ., x
m
, x
1
+x
2
, . . ., x
m−1
+x
m
, . . ., x
1
+· · ·+x
m
).
Claramente se trata de polinomios sim´etricos con coeficientes enteros y
e
i
(dα
1
, . . ., dα
n
) = q
i
(dω
1
, . . ., dω
m
),
luego el teorema anterior nos permite afirmar que e
i
(dα
1
, . . ., dα
n
) ∈ Z.
Si s(x
1
, . . ., x
n
) ∈ Z[x
1
, . . ., x
n
] es sim´etrico, entonces s depende polin´ omi-
camente de los e
i
, luego s(dα
1
, . . ., dα
n
) ∈ Z. Sea p un primo tal que p > |d|,
p > c, p > |d
n
α
1
· · · α
n
|. Sea
φ(x) =
d
np+p−1
x
p−1
(p −1)!
((x −α
1
) · · · (x −α
n
))
p
.
6
Multiplicamos (1) por φ(h) y aplicamos el teorema 2. Nos queda
cφ(h) +
n

t=1
φ(α
t
+ h) +
n

t=1
ψ(α
t
)e
|αt|
= S
0
+ S
1
+ S
2
= 0.
Ahora,
φ(x) =
x
p−1
(p −1)!
d
p−1
((dx −dα
1
) · · · (dx −dα
n
))
p
.
Los coeficientes de (y −dα
1
) · · · (y −dα
n
) son polinomios sim´etricos ele-
mentales sobre dα
1
, . . ., dα
n
, luego son enteros, seg´ un hemos visto antes. De
aqu´ı se sigue que tambi´en son enteros los coeficientes de (dx −dα
1
) · · · (dx −

n
), con lo que
φ(x) =
x
p−1
(p −1)!
np

r=0
g
r
x
r
, donde cada g
r
∈ Z.
Por el teorema 3 tenemos que φ(h) ∈ Z y φ(h) ≡ g
0
(m´ od p). Concreta-
mente, g
0
= (−1)
pn
d
p−1
(dα
1
· · · dα
n
)
p
, luego por la elecci´ on de p resulta que
p g
0
(aqu´ı es importante que dα
1
· · · dα
n
∈ Z porque es el t´ermino indepen-
diente de (y −dα
1
) · · · (y −dα
n
). Como p c, resulta que p S
0
= cφ(h).
Nos ocupamos ahora de S
1
. Tenemos que
φ(α
t
+ x) =
d
np+p−1

t
+ x)
p−1
(p −1)!
((x + α
t
−α
1
) · · · (x + α
t
−α
t−1
)
x(x + α
t
−α
t+1
) · · · (x + α
t
−α
n
))
p
=
x
p
(p −1)!
d
p
(dα
t
+ dx)
p−1
((dx + dα
t
−dα
1
) · · · (dx + dα
t
−dα
t−1
)
(dx + dα
t
−dα
t+1
) · · · (dx + dα
t
−dα
n
))
p
=
x
p
(p −1)!
np−1

r=0
f
rt
x
r
,
donde f
rt
= f
r
(dα
t
, dα
1
, . . ., dα
t−1
, dα
t+1
, . . ., dα
n
) y f
r
es un polinomio sim´e-
trico respecto a todas las variables excepto la primera, con coeficientes enteros
y que no depende de t. En efecto, consideramos el polinomio
(y −(−x
1
))
p−1
_
(y −(x
2
−x
1
)) · · · ((y −(x
n
−x
1
))
_
p
.
7
Sus coeficientes son los polinomios sim´etricos elementales actuando sobre
−x
1
(p −1 veces) y sobre x
2
−x
1
, . . ., x
n
−x
1
(p veces cada uno), luego son
polinomios sim´etricos en x
2
, . . ., x
n
. Digamos que el polinomio es
np−1

r=0
s
r
(x
1
, . . ., x
n
)y
r
.
Entonces
φ(α
t
+ x) =
x
p
(p −1)!
np−1

r=0
d
p
s
r
(dα
t
, dα
1
, . . ., dα
t−1
, dα
t+1
, . . ., dα
n
)d
r
x
r
,
es decir, f
r
= d
r+p
s
r
(x
1
, . . ., x
n
). Por lo tanto,
n

t=1
φ(α
t
+ x) =
x
p
(p −1)!
np−1

r=0
_
n

t=1
f
rt
_
x
r
,
pero
n

t=1
f
rt
=
n

t=1
f
r
(dα
t
, dα
1
, . . ., dα
t−1
, dα
t+1
, . . ., dα
n
),
y el polinomio
n

t=1
f
r
(x
t
, x
1
, . . ., x
t−1
, x
t+1
, . . .x
n
) es sim´etrico (respecto a todas
las variables), luego F
r
=
n

t=1
f
rt
depende sim´etricamente de dα
1
, . . ., dα
n
y
por lo tanto es un entero. As´ı pues,
n

t=1
φ(α
t
+ x) =
x
p
(p −1)!
np−1

r=0
F
r
x
r
,
y por el teorema 3 concluimos que S
1
=
n

t=1
φ(α
t
+h) ∈ Z y es m´ ultiplo de p
(aqu´ı hemos usado que (φ
1
+ φ
2
)(h) = φ
1
(h) + φ
2
(h), lo cual es evidente).
Esto nos da que S
0
+ S
1
∈ Z y no es un m´ ultiplo de p. En particular
|S
0
+S
1
| ≥ 1 y, por la ecuaci´ on S
0
+S
1
+S
2
= 0 resulta que tambi´en S
2
∈ Z
y |S
2
| ≥ 1. Como en el caso de e, ahora probaremos lo contrario.
Sea ψ(x) =
np+p−1

r=0
c
r

r
(x)x
r
. Entonces
|ψ(x)| =
¸
¸
¸
¸
¸
np+p−1

r=0
c
r

r
(x)x
r
¸
¸
¸
¸
¸

np+p−1

r=0
|c
r
| |x
r
|

|d|
np+p−1
|x|
p−1
(p −1)!
((|x| +|α
1
|) · · · (|x| +|α
n
|))
p
8
(por el mismo razonamiento que en la prueba de la trascendencia de e) y as´ı
|ψ(x)| ≤
M
2np+2p−2
(p −1)!
,
donde M es una cota que no depende de p.
Como M
2np+2p−2
≤ M
2np+2p
= M
(2n+2)p
= K
p
= KK
p−1
, tenemos que
|ψ(x)| ≤ K
K
p−1
(p −1)!
y la sucesi´on converge a 0 cuanto p tiende a infinito, pues la serie converge
a Ke
K
. Esto para cada x fijo. Tomando un primo p suficientemente grande
podemos exigir que |S
2
| ≤
n

t=1
|ψ(α
t
)|e
|αt|
< 1, con lo que llegamos a una
contradicci´ on.
9