You are on page 1of 17

HACIA UNA ESCUELA QUE CONOZCA Y RE-CONOZCA LA DIVERSIDAD

Lilia Consuelo Bello Arriaga Unidad 094 Centro

Suele ocurrir que los conceptos enunciados y utilizados en el discurso académico e incluso en las conversaciones cotidianas tales como educación, diversidad o inclusión no garantizan por sí mismos la comprensión de su significado y de su alcance en los ámbitos de la actividad humana, incluida la educación. Con base en las reflexiones y declaraciones de Miguel López Melero (2001), se presenta un primer acercamiento a la cultura de la diversidad y se pretende comentar el sentido del valor de ser, de existir, de vivir la diferencia; frente a modelos que califican al ser humano como “capaz” o “incapaz”, retomando un paradigma o modelo explicativo centrado en el déficit. La transformación necesaria para observar y aceptar la diferencia como un rasgo propio de los seres humanos, con la intención clara de aprovechar esta riqueza en beneficio de todas y todos, nos conduce a realizar un alto en el camino y valorar cuál ha sido nuestra contribución individual y comunitaria al mantenimiento y fortalecimiento del orden establecido, donde el ejercicio del poder y la deshumanización, así como el atentado hacia el equilibrio natural y social es un signo de nuestra época. Ante este panorama, los espacios educativos -con sus colegiados docentes y demás integrantes- tienen responsabilidades y posibilidades que los sitúan como diseñadores y realizadores de proyectos compartidos que buscan re-encontrar y re-significar el sentido humano a la existencia de quienes asisten a sus espacios y aulas, en un ejercicio honesto de observación y valoración de la diferencia.

I. Escuela y diversidad La diferencia es un rasgo que define a los seres humanos en tanto su existencia en el plano biológico, físico, social, histórico y cultural. Pero de esto al reconocimiento de tal diferencia y más aún, a su valoración como un abanico de posibilidades que permite la recuperación de la esencia como persona –capaz de establecer relaciones con el otro-, queda mucho camino por recorrer. Y sin embargo, es necesario resignificar lo que comúnmente se llama cultura de la diversidad, término que parece estar de moda entre los integrantes del ámbito educativo, tanto a nivel internacional como nacional. Y muestra de ello lo constituye el actual Plan de Estudios 2011. Educación Básica, editado por la Secretaría de Educación Pública, que presenta como una de las condiciones esenciales para

1

mejorar la calidad educativa. que justifique las decisiones de quienes ejercen el poder. sino durante todo el trayecto de vida (López Melero. de apreciación y no de segregación. que señala la carencia.implementar el currículo. con la capacidad de dar y recibir en un interjuego de iguales. La cultura de la diversidad es abarcativa en su definición y en sus alcances. en su intención y en la responsabilidad que confiere a cada quien.2011:30). el principio pedagógico referido al favorecimiento de la inclusión para atender la diversidad (SEP. sin caer en el diagnóstico que etiqueta. de exclusión. Docentes que acompañen a sus alumnos El docente que se permite conocer y re-conocer la diversidad existente en sus alumnos necesariamente establece la necesidad de romper aquello que mantiene la homogeneización y segregación en el aula. aspiraciones y fracasos. al respeto hacia el ser y el estar del otro y con ello. transformar la práctica docente y en suma. vivir y comprender las diferencias como fuente de riqueza. lograr los aprendizajes. “corta amarras” para poder así esforzarse por conocer y comprender a cada niña y a cada niño que forma parte de su grupo. a la belleza. Pero también le implica descentrarse de su ejercicio de poder y reconocerse como compañero de viaje en la construcción de aprendizajes para la vida y en la vida real. tan centradas en la producción y el consumismo. la falta. el encuentro de seres humanos con sus historias de vida. no únicamente los destinados a la primera infancia. luchas y conformismos. A la manera de López Melero (2001:31). puesto que como afirma López Melero (2001). a la solidaridad. De ser un “fruto de la modernidad” pensada para desarrollar valores e ilustrar conocimientos encaminados a la verdad. el docente requiere profesionalizarse con miras a saber organizar y dotar de actividad vital a los espacios educativos. remite a los derechos humanos. 2001:37). hace volver la mirada y la reflexión hacia la humanización de las sociedades. Estos reposicionamientos docentes son fruto de una intensa actividad de reflexión y transformación de su actividad profesional. A la institución escolar se le reconocen aciertos y errores. con sus temores y expectativas. II. 2 . ha derivado en un pragmatismo que la convierte en reproductora de verdades impuestas por la cultura dominante y es por ello que se necesita construir un proyecto que realmente permita a las nuevas generaciones -y también a los docentes-. a la justicia. como establece López Melero (2001:28). la diferencia como aspecto incómodo. en la clasificación y la exclusión. Para romper amarras. y donde la escuela es otro más de los ejemplos de inercia ante la ética del tener . misma que trasciende la reproducción de modelos imperantes para retomar la construcción de proyectos compartidos.

Cortando las amarras de la escuela homogeneizante y segregadora. Secretaría de Educación Pública (2011). XXI. Referencias bibliográficas López Melero. México:Autor. el reconocimiento amoroso de los demás para colocar la dimensión humana en primer orden. con la riqueza y complejidad que surge de la diversidad. Plan de Estudios 2011. Revista de Educación. Momento de asumir compromisos Ante escenarios históricos. sociales y económicos que tienden a perpetuar la hegemonía. 3 . 15-53 (Versión electrónica). la responsabilidad social que les permita situarse activamente en estos panoramas y establecer vías que privilegien el respeto. Educación Básica. la libertad de pensamiento. 3. M. (2001). autores como Miguel López Melero (2001) son contundentes y muestran vías posibles de ser llevadas al plano de la acción. enfatizando que de los profesionales de la educación se espera el compromiso personal.III.

las acciones que ésta implementa dan cuenta de las formas en que se conceptualiza a la diferencia pero más aún. la educación es para todos y de todos.EDUCACIÓN E INCLUSIÓN. culturales o económicas. las cosmovisiones que generaciones enteras han construido en su actuar cotidiano y que en conjunto permiten una vida en constante y consciente transformación. la cual está lejos de resolver el problema de origen. Entonces. las explicaciones dadas para justificar situaciones donde se ejerce el poder sobre las personas que menos recursos tienen. su propia existencia. donde las personas aportan sus experiencias de vida. los descubrimientos. cognitivas. Una de las acciones implementadas se refiere a la segregación. ofrece los adelantos técnicos. DOS CONCEPTOS SIGNIFICATIVOS PARA EL DESARROLLO HUMANO Lilia Consuelo Bello Arriaga Unidad 094 Centro La ponencia del Dr. Con la segregación se contraviene el fin último de la educación. económicos y sociales imperantes han mostrado ante una realidad que es contundente: Existen personas en situaciones de desventaja y las instituciones reaccionan ante este hecho. y sí en cambio contribuye a la permanencia de ideas que atribuyen la causa y el efecto a quienes viven en situación de desventaja. es decir. la inclusión se refiere a cambios cualitativos y de fondo. la escuela que transita hacia la inclusión tiene en el centro de sus acciones a los alumnos. sociales. Y siendo la escuela una institución del Estado. con intención de compartir en lugar de dividir. Gerardo Echeita Sarrionandia (2001) permite establecer una panorámica de la respuesta que los sistemas políticos. En este sentido. y van construyendo conjuntamente ambientes propicios para todos. de 4 . Vista así. es con todos y entre todos. que desde un punto de vista personal contribuye en el proceso de humanización de las personas. pero no por ello resta importancia a la vivencia y experiencia de los profesores. independientemente de las características físicas. emocionales.

El mismo autor establece que la transformación no queda en las aulas y en las escuelas. 2001). es necesario desarrollar o fortalecer nuestras competencias para la vida. coherencia y continuidad temporal (Marchesi. constituye una propuesta válida. adolescentes y adultos. de comprender supera el temor y el conformismo. A menudo se escuchan comentarios dentro y fuera de las escuelas que señalan la avalancha de mensajes contradictorios que se reciben en todos los ámbitos de la vida y que parecen impedir o por lo menos dificultar el proceso educativo de niños. siempre y cuando estén respaldadas en los saberes disciplinarios que la caracterizan. la formación profesional de los docentes así como el desarrollo y fortalecimiento de competencias para atender la diversidad de sus alumnos. ante la realidad que rebasa. 5 .las familias. respeto y confianza en la viabilidad de sus propuestas. no basta con señalar la importante contribución de los docentes a los procesos de transformación para conocer. Con todo y la importante contribución que cada uno realiza para la transformación de la realidad. también esta toma de consciencia debe partir de quienes actúan en otros ámbitos de la sociedad para considerar a la escuela como un aliado y no como un enemigo que se opone al desarrollo integral de los alumnos. la cual no va a recorrer un camino lineal sino que avanzará y volverá sobre sus pasos en una permanente indagación. asimismo se identifican voces que llaman la atención hacia la contribución que cada integrante de la comunidad educativa realiza para permitir u obstaculizar los aprendizajes. Es entonces cuando uno se ve en la necesidad de plantear las situaciones vividas desde perspectivas que no se habían considerado o ni siquiera se conocían. re-conocer y aceptar la diversidad como realidad humana. ya que su labor no queda limitada a sus muros sino que influye y es influida por el entorno cercano e incluso por las tendencias globales. de la comunidad donde está situada. pero es que la necesidad de actuar. no hay que olvidar que las acciones en diferentes ámbitos requieren compartir las características de convergencia. Sin embargo. Ante esta amplia gama de posibilidades para impulsar cambios en el proceso educativo. como se ha visto con el uso de las TICs o con el predominio de la técnica sobre las disciplinas humanísticas en un afán por lograr eficiencia a bajo costo. como un espacio social que requiere apoyo y reconocimiento. reflexión y acción. 2001). sino que abarca al sistema educativo y a la sociedad en general (Echeita Sarrionandia. 1999 en Echeita Sarrionandia.

El proceso hacia la inclusión en educación (versión electrónica). (2001).cl/diversidad_equidad/documentos/proceso_inclusión. G..Referencia bibliográfica Echeita S.innovemosdoc. En: http://www.pd 6 .

del amor y en suma. ACEPTACIÓN Y CREATIVIDAD DESDE LA PROPUEST DE HUMBERTO MATURANA Lilia Consuelo Bello Arriaga Unidad 094 Centro La educación como disciplina y como práctica establece relaciones con variados campos de conocimiento. amor y vida. envidia. De inicio resulta sorprendente conocer que Humberto Maturana es “…un biólogo que en su andar nos conversa acerca de emociones. incluida la escuela y la práctica educativa. aceptación y atención de la diversidad de sus integrantes. que la escuela y especialmente los docentes tendrían que dedicar tiempo para reflexionar. 1996 en Maturana.” (Nisis. En este sentido hay dos cuestiones que pueden apoyar para iniciar el acercamiento a la propuesta de Humberto Maturana y con ello vincular esta propuesta con el desarrollo y fortalecimiento de las competencias del profesional docente: La primera se refiere a la aceptación de la legitimidad del otro y sobre esa base. la sociología. A pesar de que en el discurso pedagógico e institucional se afirma que los niños desde edades tempranas poseen saberes que van construyendo en su vida y que estas construcciones son dignas de reconocimiento y atención. 1996:9). La segunda vuelve la mirada hacia conceptos que tradicionalmente la escuela coloca en un lugar secundario (amistad. Convivir con el otro en la práctica educativa El docente ha sido formado inicialmente –y proviene de una sociedad donde impera esta idea-. contrario a él que posee la verdad. por ejemplo). toman un lugar relevante. en la realidad se coloca al otro-alumno en un lugar 7 . confianza. y también con la biología. soledad.CONVIVENCIA. la antropología. I. de que su interlocutor en el aula no sabe. tales como la pedagogía. con el mismo interés y decisión que muestran para construir y vincular sus conocimientos a su experiencia de vida. aunque ésta última no aparezca entre los ejemplos presentados comúnmente. la psicología. para identificar y aceptar sus “sentires”. convivir en los diferentes ámbitos de vida. de la vida misma. sufrimiento. pero que en el re-conocimiento. lenguaje. Es precisamente de las emociones.

El aula es un espacio propicio para la convivencia siempre que uno reconozca al otro. Y si a la legitimidad se une la participación. a la unicidad de existencia. por el miedo de perder lo que se posee (Maturana. reflexionarlas y transformarlas. entre el niño y otro niño. De la educación tradicional a la educación inclusiva: Repensar conceptos en desuso El concepto amor puede referir a relaciones. Es por ello que Maturana al igual que otros autores invita a mirar las propias creencias. opuesta a la convivencia en la negación que trata de corregir a la persona. Otra aproximación es la de considerarlo como un “… dominio de las acciones que constituyen al otro como un legítimo otro en la convivencia con uno. 8 . estamos en posibilidad de trascender. retomando a Maturana). que respeta al otro en su dignidad de ser humano y que de ser necesario corrige su práctica es una convivencia en la aceptación. que se esté dispuesto a mirar y aceptar las consecuencias de mi hacer y de tu hacer. avanza hacia una convivencia de aceptación con el otro-alumno. existimos (razonamos/emocionamos. a emociones. El docente que se da cuenta de su emoción y reflexiona acerca de ello. envidia. legitimada.inferior y esta colocación no siempre es intencional. ya que está en condición de invitar al niño para que conozca y respete su propio “emocionar” (Maturana. de intervenir en su esencia y en su dignidad. consideración que se origina en la dicotomía bueno/malo. sino que permea las creencias del docente. que remite a la autenticidad. a sentimientos. Esta invitación entonces redimensiona el valor de la emoción. soledad. también podemos reconocer con mayor claridad la necesidad de responsabilizarnos por nuestras acciones. Aquí entra en juego el concepto de legitimidad. 1996). pero también advierte que la dificultad radica en estar en condición de iniciar este mirar.” (Maturana. 1996:47). La confianza matiza esta convivencia y junto con la confianza re-aparecen otros conceptos que describen el “emocionar” del que habla Maturana: amistad. evitando considerarla como una ruptura de la razón. porque yo y tú somos. II. Esta construcción conjunta. se podrán construir saberes compartidos. consciente. es decir la diferencia que hace ser yo y no tú. ya sea entre el docente y el niño o el docente y otro docente. 1996:48). ternura. Al repensar si esta dicotomía es propia de nuestra condición de ser humanos. amada-de confianza.

humor. además de que nos fuerzan a transformar nuestra realidad y desmitificar saberes como que el amor es una virtud y por ello es casi inalcanzable. enamoramiento… La reflexión de estos conceptos y su consiguiente accionar. entusiasmo. H. también los niños se benefician ya que pueden mirar más congruencia entre lo que se les dice y lo que se hace. http://www.” (Maturana. Referencia bibliográfica Maturana. y que aporta elementos para re-conocernos como docentes que pueden y deciden razonar y emocionar con intención. asombro. un acceder a convivir en un espacio de aceptación recíproca en el que se transforman el emocionar y el actuar de los que conviven según las conversaciones que constituyan ese convivir. En esta transformación de realidades. con honestidad.mediafire. 1996:73). quien ofrece una hermosa definición de lo que le significa educar. (1996). El sentido de lo humano. en la elección por un modo de vivir patriarcal (mal-falta-culpa-castigo-perdón) o por un modo de vivir matrístico (error-corrección por medio del conocimiento) como lo denomina Maturana. con amor: “…el educar es convivir y. por lo tanto. sufrimiento. contribuyen a crear armonía de mi circunstancia con tu circunstancia.com/?yet3ryzgyyg 9 . entre el amor y el amar. Chile: Dolmen Ediciones.

A CONTINUACIÓN SE PRESENTA UN TEXTO DONDE SE INTEGRAN LOS TRES DOCUMENTOS (LÓPEZ MELERO. ECHEITA. MATURANA) 10 .

diversidad o inclusión no garantizan por sí mismos la comprensión de su significado y de su alcance en los ámbitos de la actividad humana. los espacios educativos -con sus colegiados docentes y demás integrantes. además de que se requiere aclarar y profundizar nuestros saberes para comprender en todas sus repercusiones los efectos del ejercicio de poder y de la deshumanización. Es por ello que con base en las reflexiones y declaraciones de Miguel López Melero (2001). como señala Gerardo Echeita Sarrionandia (2001). con la intención clara de aprovechar esta riqueza en beneficio de todos. incluida la educación.tienen responsabilidades y posibilidades que los sitúan como diseñadores y realizadores de proyectos compartidos que buscan re-encontrar y re-significar el sentido humano a la existencia de quienes asisten a sus espacios y aulas. 11 . hacia una vinculación entre razonar-emocionaramar propuesto por Humberto Maturana (1996). retomando un paradigma o modelo explicativo centrado en el déficit. frente a modelos que califican al ser humano como capaz o incapaz. La transformación necesaria para observar y aceptar la diferencia como un rasgo propio de los seres humanos. los cuales son desgraciadamente signos de nuestra época. se presenta un primer acercamiento a la cultura de la diversidad y se pretende comentar el sentido del valor de ser. en un ejercicio honesto de observación y valoración de la diferencia. DOS CONCEPTOS SIGNIFICATIVOS PARA EL DESARROLLO HUMANO: HACIA UNA ESCUELA QUE CONOZCA Y RE-CONOZCA LA DIVERSIDAD Lilia Consuelo Bello Arriaga Unidad 094 Centro Tutor de proyecto: Mtra. de existir.EDUCACIÓN E INCLUSIÓN. Ante este panorama. de vivir la diferencia. nos conduce a realizar un alto en el camino y valorar cuál ha sido nuestra contribución individual y comunitaria al mantenimiento y fortalecimiento del orden establecido. Maricruz Guzmán Chiñas Suele ocurrir que los conceptos enunciados y utilizados en el discurso académico e incluso en las conversaciones cotidianas tales como educación. así como el atentado hacia el equilibrio natural y social.

donde las personas aportan sus experiencias de vida. es con todos y entre todos. culturales o económicas. la cual está lejos de resolver el problema de origen. 2001). independientemente de las características físicas. social. pero no por ello resta importancia a la vivencia y experiencia de los profesores. ofrece los adelantos técnicos. En este sentido. los descubrimientos. Vista así. Siendo la escuela una institución del Estado. 2001). Pero de esto al reconocimiento de tal diferencia y más aún. las cosmovisiones que generaciones enteras han construido en su actuar cotidiano y que en conjunto permiten una vida en constante y consciente transformación. diversidad e inclusión La diferencia es un rasgo que define a los seres humanos en tanto su existencia en el plano biológico. la educación es para todos y de todos. 12 . su propia existencia. Otro hecho ineludible es que existen personas que viven en situaciones de desventaja y las instituciones reaccionan ante este hecho. como se ha visto con el uso de las TICs o con el predominio de la técnica sobre las disciplinas humanísticas en un afán por lograr eficiencia a bajo costo. histórico y cultural. las acciones que ésta implementa dan cuenta de las formas en que se conceptualiza a la diferencia pero más aún. que desde el punto de vista de quien escribe este ensayo. Con la segregación se contraviene el fin último de la educación. las explicaciones dadas para justificar situaciones donde se ejerce el poder sobre las personas que menos recursos tienen (Echeita Sarrionandia. de la comunidad donde está situada. ya que su labor no queda limitada a sus muros sino que influye y es influida por el entorno cercano e incluso por las tendencias globales. la inclusión se refiere a cambios cualitativos y de fondo. la escuela que transita hacia la inclusión tiene en el centro de sus acciones a los alumnos. de las familias. y van construyendo conjuntamente ambientes propicios para todos. a su valoración como un abanico de posibilidades que permite la recuperación de la esencia como persona -capaz de establecer relaciones con el otro-. sociales. emocionales. Una de las acciones implementadas se refiere a la segregación. físico. y sí en cambio contribuye a la permanencia de ideas que atribuyen la causa y el efecto a quienes viven en situación de desventaja. queda mucho camino por recorrer. consiste en contribuir al proceso de humanización de las personas. Entonces. es decir.I. cognitivas. Escuela. con intención de compartir en lugar de dividir (Echeita Sarrionandia.

lograr los aprendizajes. en la clasificación y la exclusión. hace volver la mirada y la reflexión hacia la humanización de las sociedades. III. ha derivado en un pragmatismo que la convierte en reproductora de verdades impuestas por la cultura dominante y es por ello que se necesita construir un proyecto que realmente permita a las nuevas generaciones -y también a los docentes-. mejorar la calidad educativa. el principio pedagógico referido al favorecimiento de la inclusión para atender la diversidad (SEP.II. El docente y la cultura de la diversidad: Acompañar en lugar de dominar A menudo se escuchan comentarios dentro y fuera de las escuelas que señalan la avalancha de mensajes contradictorios que se reciben en todos los ámbitos de la vida y que parecen impedir o por lo menos dificultar el proceso educativo de niños. en su intención y en la responsabilidad que confiere a cada quien. remite a los derechos humanos. de exclusión. Y muestra de ello lo constituye el actual Plan de Estudios 2011. puesto que como afirma López Melero (2001). transformar la práctica docente y en suma. aspiraciones y fracasos. De ser un “fruto de la modernidad” pensada para desarrollar valores e ilustrar conocimientos encaminados a la verdad. de apreciación y no de segregación. pero es que la 13 . La cultura de la diversidad es abarcativa en su definición y en sus alcances. a la solidaridad. que presenta como una de las condiciones esenciales para implementar el currículo. al respeto hacia el ser y el estar del otro y con ello. a la justicia. que justifique las decisiones de quienes ejercen el poder. A la institución escolar se le reconocen aciertos y errores.2011:30). adolescentes y adultos. Escuela y cultura de la diversidad Es necesario resignificar lo que comúnmente se llama cultura de la diversidad. como establece López Melero (2001:28). luchas y conformismos. editado por la Secretaría de Educación Pública. vivir y comprender las diferencias como fuente de riqueza. Educación Básica. tan centradas en la producción y el consumismo. tanto a nivel internacional como nacional. Es entonces cuando uno se ve en la necesidad de plantear las situaciones vividas desde perspectivas que no se habían considerado o ni siquiera se conocían. asimismo se identifican voces que llaman la atención hacia la contribución que cada integrante de la comunidad educativa realiza para permitir u obstaculizar los aprendizajes. y donde la escuela es otro más de los ejemplos de inercia ante la ética del tener . a la belleza. término que parece estar de moda entre los integrantes del ámbito educativo.

por el miedo de perder lo que se posee (Maturana. pero en un tipo de convivencia que legitima. 2001:37). en la realidad se coloca al otro-alumno en un lugar inferior y esta colocación no siempre es intencional. A pesar de que en el discurso pedagógico e institucional se afirma que los niños desde edades tempranas poseen saberes que van construyendo en su vida y que estas construcciones son dignas de reconocimiento y atención. pero también hay que tener presente que la dificultad radica en estar en condición de iniciar este mirar. Estos reposicionamientos docentes son fruto de una intensa actividad de reflexión y transformación de su actividad profesional. con sus temores y expectativas. que reconoce la dignidad propia y la del otro.necesidad de actuar. que señala la carencia. la diferencia como aspecto incómodo y más aún. A la manera de López Melero (2001:31). con la capacidad de dar y recibir en un interjuego de iguales. 14 . “corta amarras” para poder así esforzarse por conocer y comprender a cada niño que forma parte de su grupo. misma que trasciende la reproducción de modelos imperantes para retomar la construcción de proyectos compartidos. consciente. convivir. es necesario desarrollar o fortalecer las propias competencias para la vida. como algo negativo. él mismo proviene de una sociedad donde impera esta idea). el docente requiere profesionalizarse con miras a saber organizar y dotar de actividad vital a los espacios educativos. sino durante todo el trayecto de vida (López Melero. Para romper amarras. de comprender supera el temor y el conformismo. 1996). sino que permea las creencias del docente. El docente que se permite conocer y re-conocer la diversidad existente en sus alumnos necesariamente establece la necesidad de romper aquello que mantiene la homogeneización y segregación en el aula. Por tal razón es necesario mirar las propias creencias. IV. no únicamente los destinados a la primera infancia. la falta. o dicho de otra manera. el encuentro de seres humanos con sus historias de vida. contrario a él que posee la verdad (de hecho. reflexionarlas y transformarlas. Convivir con el otro en la práctica educativa No hay que perder de vista que el docente ha sido formado inicialmente bajo la idea de que su interlocutor en el aula no sabe. ante la realidad que rebasa. Pero también le implica descentrarse de su ejercicio de poder y reconocerse como compañero de viaje en la construcción de aprendizajes para la vida y en la vida real. sin caer en el diagnóstico que etiqueta.

entre el niño y otro niño. entusiasmo. a emociones. Al repensar si esta dicotomía es propia de nuestra condición de ser humanos. es decir la diferencia que hace ser yo y no tú. se podrán construir saberes compartidos. ya que está en condición de invitar al niño para que conozca y respete su propio “emocionar” (Maturana. Otra aproximación es la de considerarlo como un “… dominio de las acciones que constituyen al otro como un legítimo otro en la convivencia con uno. amada-de confianza. a sentimientos. ya sea entre el docente y el niño o el docente y otro docente. porque yo y tú somos. sufrimiento. enamoramiento… La reflexión de estos conceptos y su consiguiente accionar.” (Maturana. que remite a la autenticidad. además de que nos fuerzan a transformar nuestra realidad y desmitificar saberes como que el amor es una virtud y por ello es casi inalcanzable. contribuyen a crear armonía de mi circunstancia con tu circunstancia. que se esté dispuesto a mirar y aceptar las consecuencias de mi hacer y de tu hacer. evitando considerarla como una ruptura de la razón. Y si a la legitimidad se une la participación. La confianza matiza esta convivencia y junto con la confianza re-aparecen otros conceptos que describen el “emocionar” del que habla Maturana: amistad. a la unicidad de existencia. De la educación tradicional a la educación inclusiva: Repensar conceptos en desuso El concepto amor puede referir a relaciones. también podemos reconocer con mayor claridad la necesidad de responsabilizarnos por nuestras acciones. El docente que se da cuenta de su emoción y reflexiona acerca de ello. Esta invitación entonces redimensiona el valor de la emoción. avanza hacia una convivencia de aceptación con el otro-alumno. humor. 1996:47). asombro. de intervenir en su esencia y en su dignidad. Esta construcción conjunta. existimos (razonamos/emocionamos retomando a Maturana). consideración que se origina en la dicotomía bueno/malo. ternura. legitimada. V. estamos en posibilidad de trascender. que respeta al otro en su dignidad de ser humano y que de ser necesario corrige su práctica es una convivencia en la aceptación. opuesta a la convivencia en la negación que trata de corregir a la persona. 15 . 1996:48). envidia. soledad.El aula es un espacio propicio para la convivencia siempre que uno reconozca al otro. Aquí entra en juego el concepto de legitimidad.

también esta toma de consciencia debe partir de quienes actúan en otros ámbitos de la sociedad para considerar a la escuela como un aliado y no como un enemigo que se opone al desarrollo integral de los alumnos. el reconocimiento amoroso de los demás para colocar la dimensión humana en primer orden.En esta transformación de realidades. re-conocer y aceptar la diversidad como realidad humana. No es suficiente con señalar la importante contribución de los docentes a los procesos de transformación para conocer. Momento de asumir compromisos Ante escenarios históricos. quien ofrece una hermosa definición de lo que le significa educar. con la riqueza y complejidad que surge de la diversidad. un acceder a convivir en un espacio de aceptación recíproca en el que se transforman el emocionar y el actuar de los que conviven según las conversaciones que constituyan ese convivir. En este sentido la escuela y especialmente los docentes tendrían que dedicar tiempo para reflexionar. como un espacio social que requiere apoyo y 16 . con honestidad. autores como López Melero (2001) son contundentes y muestran vías posibles de ser llevadas al plano de la acción. re-conocerse y re-conocerle al otro como existente con dignidad y con legitimidad. con el mismo interés y decisión que muestran para construir y vincular sus conocimientos a su experiencia de vida. por lo tanto. 1996:73). para identificar y aceptar sus sentires. sociales y económicos que tienden a perpetuar la hegemonía. del amor y en suma. la libertad de pensamiento. con amor: “…el educar es convivir y. enfatizando que de los profesionales de la educación se espera el compromiso personal. la responsabilidad social que les permita situarse activamente en estos panoramas y establecer vías que privilegien el respeto. entre el amor y el amar. Colocar la dimensión humana en primer orden requiere descentrarse y re-pensarse. VI. en la elección por un modo de vivir patriarcal (mal-falta-culpa-castigo-perdón) o por un modo de vivir matrístico (error-corrección por medio del conocimiento) como lo denomina Maturana. de la vida misma. repensar al otro. también los niños se benefician ya que pueden mirar más congruencia entre lo que se les dice y lo que se hace. y que aporta elementos para re-conocernos como docentes que pueden y deciden razonar y emocionar con intención. lo que implica reconocer la trascendencia de las emociones.” (Maturana.

sino que abarca al sistema educativo y a la sociedad en general (Echeita Sarrionandia 2001).cl/diversidad_equidad/documentos/proceso_inclusión. México:Autor. Chile: Dolmen Ediciones.com/?yet3ryzgyyg humano.mediafire. reflexión y acción. la formación profesional de los docentes así como el desarrollo y fortalecimiento de competencias para atender la diversidad de sus alumnos.pd López Melero. Educación Básica. Ante esta amplia gama de posibilidades para impulsar cambios en el proceso educativo.reconocimiento. Maturana. la cual no va a recorrer un camino lineal sino que avanzará y volverá sobre sus pasos en una permanente indagación. XXI. El sentido de lo http://www. La transformación no queda en las aulas y en las escuelas. respeto y confianza en la viabilidad de sus propuestas. G. Finalmente con todo y la importante contribución que cada docente realiza para la transformación de la realidad. no hay que olvidar que las acciones en diferentes ámbitos requieren compartir las características de convergencia. Revista de Educación. 15-53 (Versión electrónica). siempre y cuando estén respaldadas en los saberes disciplinarios que la caracterizan.. (1996).innovemosdoc. 2001). Plan de Estudios 2011. (2001). M. H. 1999 en Echeita Sarrionandia. 3. El proceso hacia la inclusión en educación (versión electrónica). 17 . En: http://www. constituye una propuesta válida. Secretaría de Educación Pública (2011). coherencia y continuidad temporal (Marchesi. (2001). Referencias bibliográficas Echeita S. Cortando las amarras de la escuela homogeneizante y segregadora.