You are on page 1of 16

PORTAFOLIO DE EVIDENCIAS

El Portafolio de Evidencias (PDE) posee las siguientes funciones.
1. Es un conjunto de documentos que dan evidencia de los conocimientos, habilidades y competencias adquiridas. 2. Es una colección sistemática y organizada de los trabajos escolares a los que se les denominan evidencias de aprendizaje. Ordénelos por fechas y por periodo. 3. Se contempla como una muestra de su cumplimiento, responsabilidad y compromiso por las diferentes unidades de aprendizaje. 4. Le permite identificar lo que conoce y sabe de lo que no sabe. 5. Le da la oportunidad de revisar sus estrategias, procedimientos y técnicas. 6. Sirve para medir sus metas, analizar y evaluar rendimiento, productividad y desarrollo intelectual. 7. Le permite valorar su esfuerzo personal. 8. En el PDE ha de incluir: resúmenes, ensayos, esquemas, mapas mentales y conceptuales, copias de información, bibliografía, resultados individuales y colectivos de las actividades, tareas, evaluaciones, consultas en internet, todo lo realizado durante la unidad de aprendizaje.

9. El PDE es una herramienta que al mostrar sus trabajos proporciona información sobre la calidad y características de los mismos, además muestra con evidencias físicas su participación y esfuerzo personal. 10. Es la respuesta de: ¿Qué aprendí, cómo lo aprendí, por qué no lo aprendí?

ES SU CALIFICACION.
Durante esta Unidad de Aprendizaje: Psicología Aplicada a la Optometría.

Usted archivará:

1. Documento de trabajo. Es una sección que contendrá diversas lecturas sobre los conceptos psicológicos que le servirán de antecedente para poder aplicarlos hacia sus pacientes. 2. Estudio de casos. Se reportaran situaciones que se observan en los diversos “problemas” visuales. Donde los estudiantes aprenderán a expresar a expresarse y argumentar sus ideas; escuchando y respetando los puntos de vista de los demás. 3. Dramatización. Formación de valores y desarrollo de algunas habilidades sociales, como la empatía. Lo importante para esta actividad es el desarrollo de la imaginación. 4. Investigación. Basada en la formación del hábito del auto-aprendizaje. Aplicar los conceptos que ha desarrollado la psicología a la optometría. 5. Trabajo en equipo. Favorecer la vida en sociedad, como la división del trabajo, interdependencia, cooperación, responsabilidad, comunicación y solidaridad.

6. Establecer compromisos. Se pretende que adquiera conciencia de los efectos de su conducta en su propia vida y en la de los demás, principalmente de sus pacientes, se espera que usted aprenda la autorregulación del propio comportamiento. 7. Elaboración de fichas de vocabulario. Elementos básicos para la aplicación de la psicología en la optometría.

Esta unidad de aprendizaje le permitirá conocer las grandes posibilidades que posee la Licenciatura de Optometría para realizarse como persona Profesionista de la Salud.

Temas que contiene esta Unidad:
I. II. III. Teorías de la psicología clínica. Las Leyes de la sugestión. La psicología y la práctica optométrica.

Primer Parcial. Teorías de la psicología clínica: Estructuralismo Funcionalismo Asociacionismo Gestalt Psicoanálisis Humanismo Trastornos de la personalidad Psicopatología (psicodiagnóstico y psicoterapia) Práctica 1 Lenguaje, percepción y memoria. (Ensayo) Practica 2. Aprendizaje por discriminación. Practica 3. Refuerzo en el comportamiento verbal..

Segundo Parcial: Las Leyes de la sugestión.
Teorías de la sugestión Historia de la sugestión-autosugestión

Leyes de la sugestión e hipnosis Principios de personalidad. Factores generales que influyen en la personalidad. Teoría de la motivación de la personalidad (Freud) Teorías acerca de la motivación de la personalidad. Teoría de la personalidad de tipos y rasgos. Teorías del aprendizaje de la personalidad. Teorías humanistas de la personalidad. El paciente y su diversidad personal. Pacientes normales. Neurosis y psicosis. Pacientes con capacidades especiales Placebos y su uso en la optometría y sus mecanismos de defensa. Práctica 4 Refuerzo verbal en cambio de actitudes. Practica 5. Estructura de grupos y redes de comunicación. Practica 6. Ejercicios de relajación.

Tercer Parcial: La psicología y la práctica optométrica.
Manejo del paciente Teorías de las actitudes (complejidad, desarrollo y cambio) Componentes de las actitudes (Afectivo, cognoscitivo y de comportamiento). Actitudes y aptitudes( del optometrista y del pacientes) Práctica 7. Frustración y sus consecuencias. Practica 8. Como ven los que no ven. Practica 9. Higiene mental.

Psicopatología (psicodiagnóstico y psicoterapia)

Propósito de la Unidad de Aprendizaje
Integra las principales áreas de la psicología clínica, sus métodos y sus procedimientos para transferirlos a la práctica profesional.

Evaluación de la Unidad de Aprendizaje
Elaboración de mapas conceptuales y mapas mentales 20% Reporte de prácticas 50% (Ensayo) Evaluación exploratoria de conocimientos teóricos 30% (Exposición de temas)

Bibliográfia
Allport, G.W. Psicología de la personalidad. Editorial Paidos, 1973. Barriga, Silverio. Psicología General. Ediciones CEAC, México, D. F. 1992. Chau, Chard P. El cerebro y la conciencia. Editorial Martínez Roca. Barcelona, 1998. Davidof, Linda. Introducción a la Psicología. Editorial Mc. Graw Hill,. México, D. F., 1994. Nares, Rodríguez, Daniel. Higiene Mental de la Infancia, Adolescencia y Familia. Pinillos, J.L. Principios de Psicología. Editorial Alianza, 1985. Rach, F.L. Zimbardo. Psicología y vida. Editorial Trillas, México, 1977. Lemkav, Paul V. Higiene Mental. Editorial Fondo de Cultura Económica, México, D. F., 1993.

INICIEMOS ESTA UNIDAD.

Introducción.
Las funciones mentales y la personalidad están sólidamente construidas en la estructura y función del sistema nervioso, de las glándulas de secreción interna y en general sobre la fábrica total del organismo. Por lo tanto, tenemos que asumir que están sujetas a las leyes de la herencia y del ambiente. Es claro, sin embargo, que lo que se afirma de las funciones mentales no pueden aplicarse a los contenidos. Así, la capacidad de aprender, común a todos los seres humanos, está esencialmente contenida en el plasma germinal; sus límite, es decir, el grado en que un individuo puede desarrollar esa capacidad en el curso de su vida, dependen de potencialidades genéticas individuales que le transmiten sus ancestros; pero lo que ese individuo aprende, depende de las circunstancias de su ambiente natural y sociocultural. La capacidad de represión es también una característica genética de la especie humana, pero lo que es reprimido por cada individuo, depende de sus experiencias particulares, de las normas que adquiere, de sus frustraciones, sus angustias, etc. Los individuos difieren entre sí por su dotación genética y por sus experiencias y se asemejan e igualan en cuanto a que participan de las características comunes a la especie. Es importante señalar que durante el desarrollo, la actualización de potencialidades está regulada por la maduración de las estructuras cerebrales, la cual a su vez sigue un orden preestablecido. El niño adquiere primero la capacidad de enfocar la vista, después la de tenerse de pie, etc. Ningún tipo de estimulación permitirá a un niño hablar o controlar sus esfínteres antes de que maduren los centros cerebrales involucrados en esas funciones. No existe razón para pensar que las cosas sean distintas en lo que se refiere a funciones de la personalidad. Cada función existe preformada, pero su actualización requiere estímulos adecuados y solo se desarrolla cuando las estructuras correspondientes están listas para ello. Un aspecto de interés es la demostración de que una misma dotación genética, un mismo genotipo, puede dar lugar dentro de ciertos límites a diferentes fenotipos, dependiendo del ambiente en el que ocurra el desarrollo. Son igualmente interesantes las observaciones provenientes del campo de la etiología y de la psicología animal, que muestran como la presencia o ausencia de ciertos estímulos en momentos críticos de la vida, pueden determinar cambios persistentes en la conducta de los animales. Las experiencias de Scott son muy demostrativas. Este investigador ha hecho notar, que en cuanto a la capacidad de relación, existen diferencias notables entre perros de distintas razas. Los cachorros de algunas de estas razas tienden a establecer posteriormente buenas relaciones sociales, independientemente de la forma en que hayan sido tratados. En otras razas, los cachorros muestran inicialmente una gran timidez y si no se les cuida ni se les trata con cariño, se vuelven agresivos. Sin embargo, si se les acaricia todos los días desde su nacimiento, se vuelven mansos y sociables. Estas observaciones sugieren que en los animales la conducta instintiva esta ya preparada al momento del nacimiento, pero que necesita ser terminada por la experiencia y que en ciertos momentos del desarrollo, el papel modificador de los factores externos puede ser fundamental. Es también aparente que por distintos caminos se puede llegar a un resultado semejante: unos perros son

mansos porque así nacieron y otros porque fueron acariciados. S. Escalona ha demostrado que diferentes acciones de las madres pueden conducir a consecuencias parecidas en la conducta de los niños. Lo más importante no son tanto las acciones en sí, sino la forma en que el niño experimenta a su madre. Esto depende a su vez de diferencias individuales que pueden o no ser aparentes desde el principio. Las observaciones de esta autora enfatizan el carácter crucial de la experiencia del niño, que dependen en parte de las situaciones externas, pero sobre todo de las circunstancias individuales. La teoría aceptada es que los caracteres adquiridos no se heredan, sino que solamente se trasmiten los genes normales o mutantes de los mismos. Sin embargo, existen datos que sugieren que los efectos de experiencias favorables y desfavorables pueden ser preservados y transmitirse a la descendencia como predisposiciones constitucionales. La explicación pudiera radicar en influencias que se ejercen durante la vida intrauterina. Sobre el embrión, Pablo hizo notar que la cuarta generación de una colonia de ratas, requirió sólo diez intentos para resolver un laberinto cuyo aprendizaje había tomado a sus tatarabuelos trescientos ensayos. McConnell observo que; cuando una planaria, condicionada a contraer el cuerpo en respuesta a la luz, es dividida en seis fragmentos, el animal completo que crece de cada uno de ellos “recuerda” la respuesta de la luz; también; parecen “recordarla” las seis nuevas generaciones que se desarrollan partenogenéticamente de los fragmentos de los descendientes de la primera generación (algunos investigadores le califican de “Lamarquismo”) De este modo vive armónicamente, no en el sentido de la ausencia de lucha, sino en el sentido de que su equipo heredado lo hace ser parte fija e invariable de su mundo: su alternativa existen reportes de una cierta tendencia a la úlcera gástrica en generaciones sucesivas de ratas sujetas durante un tiempo a inmovilización forzada. La historia proporciona numerosos ejemplos de cómo el ambiente es eficaz para modelar y conformar a los seres humanos. El principio general, es que el hombre no es exclusivamente producto de una dotación genética ni de un ambiente; ambos factores están en relación y si bien en cada caso particular uno de los dos predomina. El factor predominante es inevitablemente matizado por el menos ostensible.

REFERENCIAS Escalona SK. Predicción y Resultados: Un estudio sobre el desarrollo del niño. FCE. Armendares S. Citogenética humana normal y patología. Interamericana. Alonso F. Fundamentos de la psiquiatría actual. Montalvo.

Dicotomías existenciales e históricas en el hombre.

El que yo sea un hombre, Eso lo comparto con otros hombres. El que vea y oiga. El que coma y beba es lo que por igual hacen todos los animales. Pero el que yo sea yo, es mío exclusivamente, Y me pertenece, Y a nadie más; A ningún hombre, Ni a un ángel ni a Dios Excepto en cuanto Yo soy uno con Él. Maestro Eckhart.

Un individuo representa a la raza humana. Es un ejemplo específico de la especie humana. El es “Él” y es “Todos”. Es un individuo con sus peculiaridades y, en ese sentido, único y, al mismo tiempo, es representante de todas las características de la raza humana. Su personalidad individual se determina por las peculiaridades de la existencia humana comunes a todos los hombres. De aquí que el análisis de la situación humana debe preceder al de la personalidad. El primer elemento que diferencia a la existencia humana de la animal es de carácter negativo: la ausencia. Relativa en el hombre de una regulación instintiva en el proceso de adaptación al mundo exterior. El modo de adaptación del animal a su mundo permanece siempre inalterable; si su equipo instintivo no es, en un momento dado, apto para hacer frente con éxito a los cambios de ambiente, la especie se extingue. El animal puede adaptarse a condiciones cambiantes, autoplásticamente (cambio en él mismo), pero no cambiando las condiciones ambientales es adaptarse o morir. Cuanto menos acabado y estable es el equipo instintivo del animal, tanto más desarrollado está el cerebro y, por consiguiente, la capacidad de aprender. Puede considerarse que la aparición del hombre ocurre en aquella fase del proceso de la evolución en que la adaptación instintiva ha alcanzado su mínimo. El hombre surge dotado de nuevas cualidades que lo diferencian del animal; la advertencia de sí mismo como una entidad separada: su capacidad

para recordar el pasado, vislumbrar el futuro, denotar objetos y acciones por medio de símbolos; su razón para concebir y comprender al mundo, y su imaginación a través de la cual llega más allá del alcance de sus sentidos. El hombre es el más desamparado de todos los animales, pero esta misma debilidad biológica constituye la base de su fuerza, la causa primera del desarrollo de sus cualidades específicamente humanas. La advertencia de sí mismo, razón e imaginación han roto la “armonía” que caracteriza a la existencia animal. Su emergencia ha hecho del hombre una anomalía, la extravagancia del universo. El hombre es parte de la naturaleza, sujeto a sus leyes físicas e incapaces de modificarlas y sin embargo, trasciende al resto de la naturaleza. Este separado, siendo a la vez una parte; carece del hogar y al mismo tiempo está encadenado a la morada que comparte con todas las criaturas. Lanzado a este mundo en un lugar y tiempo accidentales, está obligado a salir de él, también accidentalmente. Captándose a sí mismo, se da cuenta de su importancia y de las limitaciones de su existencia. Vislumbra su propio fin: La murete. Nunca está libre de la dicotomía de su existencia: no puede librarse de su mente, aunque quisiera; no puede desembarazarse de su cuerpo mientras viva y su cuerpo le hace querer estar vivo. La razón, la bendición del hombre, es a la vez su maldición. Ella le obliga a enfrentar sempiternamente la tarea de resolver una dicotomía insoluble. La existencia humana, en este respecto, es diferente a la de todos los otros organismos: se encuentra en un estado de constante e inevitable desequilibrio. La vida del hombre no puede “ser vivida” repitiendo los patones de su especie. Él debe vivir, el hombre es el único animal que puede estar fastidiad, que puede estar disgustado, que puede sentirse fuera del medio. El hombre animal es el único animal para quien su propia existencia constituye un problema que debe resolver y del cual no puede evadirse. No puede retornar al estado pre-humano de armonía con la naturaleza; debe proceder a desarrollar su razón hasta llegar a ser el amo de su naturaleza y de sí mismo. La emergencia de la razón ha creado una dicotomía en el hombre, la cual le obliga a esforzarse permanentemente en la búsqueda de nuevas soluciones. El dinamismo de su historia es intrínseco a la existencia de la razón, la cual lo fuerza a desarrollar y crear mediante ella un mundo propio en el que pueda sentirse en su hogar, consigo mismo y con sus semejantes. Cada etapa que alcanza lo deja inconforme y perplejo, y esta misma perplejidad lo apremia a encontrar soluciones nuevas. No existe ningún “impulso de progreso” innato en el hombre; es la contradicción inherente a su existencia la que lo hace seguir adelante, está compelido a proseguir y, con esfuerzo constante, hacer a lo desconocido-conocido, llenando con respuestas las lagunas de conocimiento. Debe dar cuenta a sí mismo, de sí mismo y del significado de su existencia. Se ve empujado a superar esta división interna, atormentando por una sed de “absoluto”. Así el hombre está solo y, al mismo tiempo, en relación. Este solo en que es una entidad única, no idéntica a nadie más y consciente de su yo como una entidad separada. Tiene que estar solo cuando juzga o toma decisiones solamente por el poder de su razón. Y, sin embargo, no puede estar solo, estar desvinculado de sus semejantes, su felicidad depende de la solidaridad que siente con sus semejantes, con las generaciones pasadas y futuras.

PERSONALIDAD.
LA PALABRA PERSONALIDAD TIENE SU ORIGEN OBSCURO Y CONVIENE RECORDAR LAS MÚLTIPLES INTERPRETACIONES .

Persona es un vocablo latino que significa máscara teatral que fue usada en los inicios del drama griego con el nombre de “prospon”. Algunos filósofos consideran que persona deriva de perisoma o sea alrededor del cuerpo o también de per-sum, cabeza o rostro. Estas acepciones nos indican cómo el concepto de personalidad está ligado a la idea de la apariencia de una persona, del aspecto que le hace aparecer como característico y único. Catell define:”Personalidad es aquello que permite predecir lo que una persona hará en una situación dada”. Con esto indica que la estructura dinámica y total de un individuo funciona de modo determinado y característico, por lo que, al igual que podríamos decirlo de cualquier sistema que funciona de acuerdo a leyes determinadas, podremos predecir su conducta. Whittaker dice que la personalidad es la organización única de características que determinan la norma típica o recurrente de la conducta de un individuo. Estas dos definiciones son conductistas; o sea que tratan de comprender o definir a una persona de acuerdo a manifestaciones de su conducta. No importa que ocurra en el interior de la persona. Allport: “Personalidad es la organización dinámica dentro del individuo de aquellos sistemas psicofísicos que determinan sus ajustes únicos a su ambiente”: posteriormente, este autor modificó la ultima parte diciendo: “Sistemas psicofísicos que determinan su pensamiento y conducta característicos” esta definición contiene mejor los elementos de la personalidad, pues reúne de forma integrada y funcional el componente biológico, la organización dinámica interna, indivisible de la estructura biológica y las relaciones del individuo con el medio ambiente. La personalidad es un para tipo resultante de la integración del genotipo con el fenotipo. En esta unidad de aprendizaje nuestro interés se dirige a comprender como se estructura y cómo funciona la personalidad para lograr modificar conductas en los pacientes que acuden con el licenciado en Optometría. Pero conviene antes precisar dos conceptos estrechamente relacionados con la personalidad y los cuales se confunden frecuentemente: Temperamento y Carácter. Temperamento se refiere a las características psíquicas estrechamente relacionadas con las determinantes biológicas o fisiológicas de origen genético y que lo mismo tienden a modificarse poco a través de la vida de la persona. De este concepto nació el refrán de “genio y figura hasta la sepultura”. El concepto de temperamento se refiere fundamentalmente a las características emocionales o afectivas de una persona, tales como la susceptibilidad a los estímulos emocionales, la fuerza y rapidez de sus respuestas afectivas, la cualidad del humor prevalente y a todas las peculiaridades de la fluctuación e intensidad de los estados de ánimo. Estos fenómenos dependen en su mayor parte de la estructura constitucional del sujeto y por lo tanto se consideran como básicamente genéticos en su origen. Siendo evidente que lo que se ha entendido clásicamente por temperamento se refiere al componente constitucional y

hereditario de una persona, no hay que olvidar que en la actualidad se tiende a aflojar la rigidez de estos conceptos, tal y como ha pasado con el concepto de instinto, que considera al individuo dentro de un medio determinado que puede troquelar, estimular o inhibir determinadas pautas de conducta, de modo que a lo largo de su vida, el rasgo genético “puro” resulta una abstracción, ya que en la realidad nos encontramos siempre con los resultados de múltiples interacciones. Carácter. Conjunto de actitudes y reacciones psicológicas que una persona ha desarrollado a través de un proceso de adaptación a lo largo de su vida, principalmente las condiciones de su ambiente natural, familiar, escolar y social

El yo: que es y de donde procede. Sócrates se burlaba y conmovía a sus oyentes sobre sus preguntas torturantes cuando preguntaba a sus oyentes cuando decían: “yo” se referían a sí mismos. Francis Bacón el conocimiento del yo propio y el de los demás era el primer requisito para el éxito en la vida. Espinoza: el poder de mantener el propio yo provoca felicidad. Según del legado de Williams James la formación del “auto concepto” radica en su distinción entre dos conceptos fundamentales del sí mismo: Yo (Yo Existencial), y el Mí (t Yo Empírico). El Yo se encargaría de construir el conocimiento que cada uno tiene sobre sí mismo. Este Yo representa también nuestra conciencia de que somos sujetos independientes de los otros. Pero, ¿en qué se basa ese conocimiento? En la experiencia que el Mí le otorga.

El Mí es todo aquello que vamos conociendo de forma empírica y objetiva de nosotros mismos. Estos estarían jerarquizados según la importancia que le brindemos: ¿cómo pensamos?, ¿cuáles son nuestros juicios morales?,¿ qué normas de comportamiento y conducta tenemos?, etc. Luego, tendríamos el conocimiento nos aportan otras personas de nosotros: ¿cómo nos consideran? Y finalmente, un conjunto de rasgos físicos y materiales que conforman nuestra visión y definición sobre lo que somos. El Yo y Mí están íntimamente relacionados y se influyen mutuamente a lo largo de la vida. La persona formará su identidad al darse cuenta qué es lo que cree de sí mismo, qué realmente es y cuáles son las aspiraciones que quiere alcanzar.
Yo: todo lo que uno siente tentado a connotar con la palabra misma “yo”: 1. 2. Lo mío material: cuerpo, ropa, miembros de mi familia casa y contenido Mío social: reconocimiento que se recibe de los congéneres, existen diferentes grupos que influyen. 3. Mío espiritual: estados personales de conciencia para explicar el desarrollo.

Teorías modernas del yo y su organización. Sullivan. Cada individuo posee al nacer la potencialidad de llegar a ser humano. El infante experimenta decepciones y frustraciones en las primeras fases de la vida y el yo emerge gracias a la empatía. Empatía es un nexo emocional de relación del infante con las personas significativas. La base del concepto del yo esta en la potencialidad del bebe para llegar a ser humano. Experiencia de aprobación, premio y castigo. El yo esta hecho de apreciaciones reflejas. Imagen negativa desarrolla un yo disparejo y hostil; una imagen positiva desarrolla un yo confiado y aprobador. Allport. “hacerse” la personalidad incluye todo lo que consideramos nuestro. Existen 8 aspectos para desarrollar el yo: sentido corporal, identidad del yo, promoción del yo, extensión del yo, agente racional, imagen del yo, lucha por lo propio y el conocedor. Diamond. Búsqueda del yo y defensa del yo, dura toda la vida del individuo, se logra mediante el reconocimiento, exploración del cuerpo e identificación con las personas ideales y su imitación. Todos observamos el propio cuerpo y los cuerpos de los demás con el fin de comprar y evaluarse a sí mismos. Aprendemos acerca de nosotros mismos, no solo experimentando nuestras propias acciones, sino también experimentando las acciones de otras personas que nos sirven de espejo y de modelo para imitar. El yo es la persona. Combs y Snygg. Incluye todas las percepciones de su yo y de su no yo. Todo aquello que es atractivo de otros o de uno mismo. El yo comienza simultáneamente con el nacimiento del niño y sigue desarrollándose poco a poco, y con el desarrollo del lenguaje el proceso se acelera. Percepción del yo de aptitud e ineptitud, tienen su fuente principal en el grupo familiar. El yo se

desarrolla a través de la consistencia, estabilidad y cuando se está bien organizado. Con el tiempo el yo evoluciona con base a tres premisas. 1. El lugar del nuevo concepto actualizado del yo. 2. Relación del nuevo concepto a la necesidad básica de la persona. 3. La claridad de la experiencia de la nueva percepción. Las percepciones del yo de una persona son producto del medio, adquiridos dentro de los límites impuestos por la herencia biológica el concepto del yo se aprende. Todo lo que uno sabe de su yo viene de la experiencia social.

Postulados de la Psicología Clínica. El comportamiento se da en distintos niveles que se caracteriza por una cantidad creciente de continuos. Postulado 1: Existen niveles y continuos de conducta en el espacio que son fundamentales para el desarrollo del movimiento y de la percepción. Las razones por las cuales el espacio es el primero y el más importante de los tres postulados son estrictamente evolutivas. El niño nace en un mundo de espacio y no de tiempo. Se mueve, patea, golpea, antes de hacer otra cosa. El mundo del espacio es un mundo de acción y movimiento que en el comienzo es indiferenciado e inespecífico. Cuando el niño crece, sus movimientos en el espacio se van diferenciando gradualmente. Aprende a reconocer las figuras significativas que lo rodean y a diferenciar entre regiones y subespacios de su pequeño mundo. Aprende a ir de la cuna al corralito. Ve donde duerme él y dónde duermen sus padres. Pasa por la etapa de gateo y aprende a caminar y luego a correr. Los movimientos fundamentales para su desarrollo se hacen más finos y articulados. Cuando el movimiento es inhibido de alguna manera, su percepción se empobrece y su desarrollo total se retarda. Postulado 2: existen niveles y continuos de conducta en el tiempo, que siguen al establecimiento de la conducta en el espacio y son fundamentales para el desarrollo de controles y procesos superiores. El niño aprende a moverse, a actuar y aun a hablar antes de adquirir sentido del tiempo. Para ello vincula el tiempo con las actividades concretas que le son familiares sujetando sus movimientos al tiempo. El de espacio es un concepto más primitivo que el de tiempo. Postulado 3: Existen niveles y continuos de organización del comportamiento que están determinados por la interacción y por la interdependencia de los niveles y continuos de la conducta en el espacio y el tiempo.

La organización se encuentra tempranamente en los movimientos y las acciones. El espacio incluye la polaridad aproximación- retirada y el tiempo las dimensiones relacionadas con el control que son la descarga y la demora de los impulsos. La organización abarca dos importantes continuos: el de la inadaptación cuyos extremos son la organización deficiente y la organización excesiva, y el de la ineptitud, cuyos extremos son la mala organización y la desorganización. Niveles y continuos del espacio. Existen cinco estadios en el desarrollo de los conceptos espaciales, aun cuando toda persona puede operar a cualquier edad en los distintos niveles. Estadio 1. El espacio de acción es el sitio en que el niño cimenta sus movimientos y las regiones en las que se mueve. El espacio implica movimiento y actividad: nos movemos y actuamos en el espacio. Cuando un niño nace, aprende a acercarse a aquello que lo gratifica, y a alejarse de lo que le es doloroso. Al comienzo, la aproximación es indiferenciada y el niño se acerca a todo, sea cual fuere el estímulo. El movimiento es fundamental para el comportamiento de los organismos humanos para la supervivencia y adaptación. Cuando el niño crece, se incrementan sus movimientos y también su concepto de espacio, que se hace cada vez más diferenciado. Los movimientos en el espacio se diferencian en tres categorías. 1. Movimientos amplios e indiferenciados. Son caminar, correr, vestirse, así como tareas viso motoras simples de tipo domestico. 2. Movimientos finos y diferenciados. Implican la precisión necesaria para escribir a mano, realizar trabajos manuales, implican habilidad para utilizar los movimientos gruesos en la supervivencia. 3. Movimientos refinados y extremadamente diferenciados. Su función es satisfacer necesidades trascendentes, que van más allá de la inmediatez. Estadio 2. El espacio corporal es el conocimiento que el niño posee de las direcciones y distancias en relación con su propio cuerpo y posee dos aspectos espaciales básicos- interno y externo. La percepción externa se refiere al conocimiento de la superficie exterior del cuerpo y de su forma y son estas percepciones las que forman el núcleo básico de la identidad y la auto-identificación, y la conciencia se lleva a cabo a través de la comparación y el contraste visual y táctil, enfatizando las semejanzas básicas así como las diferencias obvias. Las percepciones del cuerpo son básicas para el establecimiento de un espacio corporal estable. El movimiento es necesario para la supervivencia y brinda mejores oportunidades de éxito. El pensamiento y la creatividad sólo son posibles por el dominio del movimiento en el espacio. Las perturbaciones del movimiento propician perturbaciones en otros campos del desarrollo: el alejamiento de la actividad y del contacto con la realidad. Estadio 3. Relación entre los objetos y el espacio corporal. Es necesario diferenciar entre el espacio visual, el mundo tal y como el niño lo ve y el mundo de objetos que están a su alrededor; a medida que el individuo crece estos mundos se fusionan con distintos grados de distorsión. El mayor grado de distorsión se produce en los primeros años de vida. Al crecer el niño acomoda sus

percepciones subjetivas de los objetos a la realidad objetiva adquiere conciencia de la distancia, profundidad, tamaño, peso y otras dimensiones físicas que poseen los objetos que lo rodean. Algunos de estos son móviles otros inmóviles, manipula algunos sin consecuencias, mientras que otros le provocan dolor y castigos. Aprende asimismo que algunos objetos son gratificantes. La estabilidad y nitidez de ciertos objetos determinara ulteriores reacciones entre otros, cuanto mayor sea la inestabilidad de los objetos que le rodean mayor será la inestabilidad que proyectará en los otros. La interacción de los procesos sensoriales innatos con los objetos determina la orientación espacial que es imprescindible para su adaptación y supervivencia. Estadio 4. Espacio mapa. Es la elaboración y unificación de las experiencias espaciales concretas en “mapas mentales” más o menos extensos dependientes de algún sistema de coordinadas o de direcciones cardinales que se pueden aplicar a habitaciones, regiones, ciudades o naciones. Estadio 5. Espacio abstracto. Es la capacidad de manejarse con conceptos espaciales, abstractos que posibilitan la resolución de problemas y la comprensión de la multidimensionalidad del espacio. El niño, está preparado para la evolución temporal, cualquier desviación o alteración que se desarrolle durante la evolución espacial, los primeros años de vida, producirá brechas en el desarrollo de los conceptos temporales. Una forma de diferenciar entre continuos del espacio consiste en considerar las modalidades o canales sensoriales a través de los cuales el espacio físico es percibido por el organismo. Espacio táctil. Es difícil separar cada subtipo de modalidad espacial, de acuerdo al desarrollo genético. Distribución sensorial del tacto dependen de los cambios posturales y quinestesicos. Psicofísica. Espacio auditivo. La depuración de la audición posibilita la supervivencia, el placer y la creatividad. Espacio visual. Es el más usado y estudiado. Se denomina percepción a la experiencia visual inmediata, discriminación e interpretación del espacio físico, el funcionamiento viso motor del individuo, percepción inmediata y su interpretación ante los estímulos que se les presentan. La percepción en sentido estricto es la única fuente del mundo consciente e inconsciente de un individuo. La percepción es de suma importancia en el estudio del comportamiento a tal punto que constituye la base de la teoría de la Inteligencia, Personalidad y Psicopatología.la percepción implica la coordinación de los procesos elementales: ver, escuchar, tocar, moverse, oler y gustar. La percepción sirve para evaluar la adaptación, adecuación y ajuste de un individuo a la realidad. Espacio visual y quinestesico. El movimiento y la percepción visual son la combinación mas estudiada y describen lo que se llama funcionamiento viso motor (rompecabezas, dibujos)

Existen suficientes pruebas para concluir que el deterioro en un nivel de funcionamiento sensorial afecta a las otras modalidades, la experiencia quinestesica es fundamental para el desarrollo y la diferenciación de otras modalidades sensoriales en especial la visual.