You are on page 1of 13

ENTRE PALMAS Y OLIVOS.

ÉPOCA II · NÚMERO EXTRAORDINARIO

CULTOS
La Ilustre y Lasaliana Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Cristo Rey en su EntradaTriunfal en Jerusalén, Nuestra Señora de la Estrella y San Juan Bautista de la Salle,
erigida canónicamente en el Oratorio de la Escuela San José, del Instituto de Hermanos de las Escuelas Cristianas,

Consagrará en Homenaje, Honor y Gloria de su Amantísima Titular durante los días 30, 31 de mayo y 1 de junio de 2012
que comenzará todos los días a las 20.30 h. de la tarde con Santo Rosario, Ejercicio Propio del Triduo y Santa Misa, ocupando la Sagrada Cátedra los siguientes oradores sagrados

NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA SOLEMNE TRIDUO

Párroco de la de San Juan Grande y Nuestra Señora de la Candelaria de Jerez de la Frontera y Delegado de Patrimonio de la Diócesis de Asidonia-Jerez

NH. Rvdo. Sr. D. Enrique Soler Gil, Pbro.

MIÉRCOLES, DÍA 30 DE MAYO

Párroco de la de la Inmaculada Concepción de Alcalá de Guadaira (Sevilla)

Rvdo. Sr. D. Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, Pbro.

JUEVES, DÍA 31 DE MAYO

Párroco de la de San Juan Baustista de la Salle y Nuestra Señora de la Estrella de Jerez de la Frontera y Secretario General-Canciller de la Diócesis de Asidonia-Jerez LOS CULTOS SERÁN APLICADOS Día 30 de mayo: Por la Comunidad religiosa y Educativa, AMPA y Asociaciones Lasallistas del Colegio Sagrado Corazón Día 31 de mayo: Por la Comunidad Educativa, AMPA y Asociaciones Lasallistas del Colegio La Salle-Buen Pastor Día 1 de junio: Por la Comunidad Educativa, AMPA y Asociaciones Lasallistas del Colegio La Salle-San José

Rvdo. Sr. D. Miguel Ángel Montero Jordi, Pbro.

VIERNES, DÍA 1 DE JUNIO

EL SÁBADO 2 DE JUNIO DE 2012 A LAS 12.00 HORAS DE LA MAÑANA TENDRÁ LUGAR SOLEMNE PONTIFICAL
presidido por el

Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Antonio Dorado Soto
Obispo Emérito de Málaga En el transcurso del mismo intervendrá el Orfeón Portuense bajo la dirección musical de Don Severiano Alonso Álvarez, acompañados por un conjunto de músicos de cámara bajo la dirección del profesor NHD. Juan Carlos Gamino Rodríguez

El sábado 2 de junio de 2012 a partir de las 20.30 horas se organizará SOLEMNE PROCESIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS CON NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA
Por todos los beneficios espirituales concedidos durante la celebración del L Aniversario de la Bendición de la Imagen de nuestra Amantísima Titular
A.M.D.G. et B.V.M. CON LICENCIA ECLESIÁSTICA

STAFF
Edita Ilustre y Lasaliana Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén, Nuestra Señora de la Estrella y San Juan Bautista de la Salle. Oratorio del Colegio de San José. Coordinación Pedro Contreras Domínguez, Manuel Molina Rosado y Juan Infantes Sánchez. Fotografías José Ignacio Soto Pacheco, Salvador Garrido Rubio, Esteban Pérez Abión, Miguel A. Castaño Moreno y archivo de la hermandad. Diseño y realización editorial Índice Comunicación.
Jonathan Díaz Aguilar.

CONTENIDOS

CULTOS CARTA DEL OBISPO SALUDA DEL HERMANO MAYOR RAZONES PARA UNA CORONACIÓN ¿TE ACUERDAS, MADRE? RETABLO DEL RECUERDO

3 4 5 6 7 8

10 12 14 18 20 22

SOBRE LA PROCESIÓN EXTRAORDINARIA ENAMORADO DE ESA ‘MOCITA SEVILLANA’ ESTRELLA: DEVOCIÓN EN JEREZ ENTREVISTA: RAFAEL EGEA ENTREVISTA: FERNANDO BAREA SALVE

Impresión Ingrasa, S.A.
Pol. Ind. El Trocadero. Francia, s/n

La Hermandad no comparte necesariamente, ni se responsabiliza de las manifestaciones u opiniones expresadas en estas páginas. Queda prohibida la reproducción total o parcial de textos o fotografías, aun citando su procedencia, sin permiso expreso de los autores.

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

CARTA DEL OBISPO
+ JOSÉ MAZUELOS PÉREZ
OBISPO DE ASIDONIA-JEREZ

SALUDA DEL HERMANO MAYOR
MANUEL SERRANO JIMÉNEZ
HERMANO MAYOR

Es para mi un honor dirigirme a la Ilustre y Lasaliana Hermandad y Cofradía de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén, Nuestra Señora de la Estrella y San Juan Bautista de la Salle para felicitar a todos los hermanos en la celebración del «50 Aniversario de la Bendición de Nuestra Señora de la Estrella.» En primer lugar, quisiera manifestar mi reconocimiento y mi gratitud a tantos hermanos que han hecho posible a lo largo de estos años la vida de la hermandad y que han alimentado su fe en María, contemplando esta bendita imagen. Es por tanto, un acto de acción de Gracias a Dios que ha suscitado a lo largo de estos años hombres y mujeres dispuestos a construir día a día la hermandad. Y en segundo lugar, esta celebración debe ser un estímulo para que la vida de piedad que vivimos en torno a esta imagen, nos ayude a todos a ser testigos de Cristo Resucitado. Que la celebración de este aniversario nos dé la fuerza para encender, en medio de nuestra sociedad, cada día más individualista y materialista, los cirios del compartir, del amor y de la luz de Dios. Mi saludo fraterno y mi bendición, especialmente a los enfermos y a aquéllos que se encuentran solos. Pido a la Santísima Virgen, que acompañó en todo su caminar a su Hijo, os guarde en esta gran misión apostólica de ser testigos del amor de Dios en medio de este mundo.

Estamos celebrando en este año de 2012 el ‘L Aniversario de la Bendición de Nuestra Señora de la Estrella’. Es para nuestra Hermandad una gran alegría poder celebrar este magno acontecimiento que muchos de nosotros tuvimos la suerte de vivir en sus inicios, hace cincuenta años, cuando la Imagen de la Santísima Virgen llegó a nuestra Escuela de San José. Aunque yo era un niño, lo recuerdo muy bien, (incluso hay fotografías en la sacristía de nuestra capilla que nos refrescan la memoria) y fue una jornada plena de sabor cofrade y Lasaliano, ya que, por fin, nuestra Hermandad ponía cara, ¡y qué cara!, a uno de sus Titulares. Era algo muy deseado, desde la fundación de nuestra Hermandad y que, por fin en el año 1962 pudo lograrse gracias al entusiasmo, el tesón y al esfuerzo de un grupo de cofrades que voy a personalizar en el Hermano Eleuterio José, gran impulsor y animador de este grupo, que con una gran ilusión se desplazaron a Sevilla a casa del escultor e imaginero Don Sebastián Santos Rojas para adquirir una imagen de Virgen Dolorosa para la advocación de Nuestra Señora de la Estrella. Y no pudieron ir a mejor sitio ya que se trajeron la imagen más hermosa y bella que podríamos imaginar y que ha sido nuestra Madre, nuestra Corredentora, nuestra Luz y Guía, nuestro escalón hacia Dios, en definitiva nuestra Estrella, esa que nos ilumina y nos guía el caminar tras los pasos de su Hijo Jesús. Por ello sirvan estas líneas de homenaje y agradecimiento

a aquella Junta de Gobierno que nos trajo a Nuestra Señora de la Estrella. Como decía al principio estamos conmemorando esta importante efemérides con el honor y categoría que merece la Madre de Dios y por ello, como sabéis hemos realizado una serie de actos para celebrar este L Aniversario de los que nos sentimos muy orgullosos, los cuales van a culminar con un Solemne Besamanos el día 27 de Mayo, domingo de Pentecostés, día en el que se cumplen estos cincuenta años de su bendición y día de Solemnidad en la Iglesia que celebra la llegada del Espíritu Santo para darnos la fuerza que necesitamos todos los cristianos. Consagraremos en su honor y alabanza, durante los días 30, 31 de mayo y 1 de junio un Solemne Triduo, concluyendo estas jornadas de preparación espiritual el sábado día 2 de junio a partir de las 12 horas, igual que hiciéramos en el año 1962, con la celebración en el patio de nuestra querida escuela de San José, de un Solemne Pontifical. Y para dar testimonio público de nuestra filiación cristiana, lasaliana y cofrade, de nuestra condición de Hijos de la Madre de Dios Nuestra Señora de la Estrella, y seguidores de Jesucristo Rey del Universo, por la tarde y a partir de las 20.30 horas hemos organizado una Solemne Procesión Gloriosa. Que Cristo Rey, Nuestra de la Estrella y San Juan Bautista de La Salle, nos bendigan a nosotros y nuestras familias, ahora y siempre.

·4·

·5·

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

RAZONES PARA UNA CORONACIÓN
ARZOBISPO EMÉRITO DE ZARAGOZA

+ ELÍAS YANES ÁLVAREZ

¿TE ACUERDAS, MADRE?
+ ANTONIO DORADO SOTO
OBISPO EMÉRITO DE MÁLAGA

Cuando se ama a una persona, se desean hasta los más mínimos detalles de su existencia, de su carácter, para así identificarnos con ella. El viento azotas las ventanas: se oyen balidos de las ovejas cercanas; tiemblan las luces en las lámparas dibujando sombras movedizas sobre las paredes. Antes del amanecer, cuando aún brilla la estrella de la mañana, sale la partera por agua caliente; Joaquín apresta las lámparas ya mortecinas por el paso de las horas. Un corto silencio: después, el llanto del recién nacido… Joaquín espera tenso. Se abre la puerta, la comadrona le hace señas de que entre. Ana está acostada, pálida y sonriente; le muestra una hermosa niña que tiene sobre su regazo. Se llamará María, “la amada de Dios”, Dios la bendiga. Antes de los tres años llevaba a María al templo: se pone seria ante tantas gentes como entran y salen. A esa edad comienza el aprendizaje de la Sagrada Escritura. María es una niña normal, no nos hagamos una idea equivocada de ella, juega con sus amigas. Juegos sencillos de niñas humildes, alegres que no necesitan de mayores cosas para entretenerse. Juegos de pasos largos y vueltas rápidas sobre baldosas; de palmadas que se cruzan cada vez más veloces; de saltos a ritmo de cuerda; ventas y compras; ingenio de palabras para no pagar una prenda; canciones monótonas o bailes alegres. Los días que no va al Templo se queda en su casa. Le enseñan a cocinar, con humo que irrita los ojos, con abundancia y escasez. Guisos sencillos, platos sabrosos bien preparados con ese gusto especial que da el cariño que se puso en hacerlos. Había fundadas razones en su estilo de vida, en sus virtudes, en sus decisiones básicas para el plan salvífico de Dios. ¡Qué vida tan sugerente la suya! Criatura como nosotros, su ejemplo estimula y llena de esperanza a las familias cristianas. María de la Estrella pronunció un sí de corazón, de entrega sin límites y quedó invadida de gozo, radiante de alegría. ¡Cómo no iba a estarlo si después de aquel compromiso, la Segunda persona de la Santísima Trinidad, se hacía carne de sus carnes en sus entrañas virginales! Y tenéis que volver vuestra mirada a Nuestra Señora de la Estrella porque su vida desde la misma elección por Dios fue un continuo sobresalto, un encuentro con el dolor de la alegría inmensa de ser la Madre del Verbo encarnado. Y porque vive la fe, conserva la alegría en medio del dolor. Así, mirando la cara dolorosa de la Reina intuimos en sus ojos ese mirar sereno, un hábito de dulzura, de ilusionada expresión de amor. ¡Cómo no se va a premiar a la que fue buena hija, ejemplar y madre sacrificada! La alegría que sentimos en este ‘L Aniversario de su Bendición’, viene de Dios. Por eso dice el apóstol: “Alegraos siempre en el Señor” Me surge una pregunta: ¿Vivimos de verdad la alegría por este cincuenta aniversario de la bendición de Nuestra Madre de la Estrella hasta el punto de que quienes nos rodean se sientan removidos por la paz y felicidad que el alma trasmite? En este artículo quiero mostraros que Nuestra Madre y Señora de la Estrella es una mujer real, existente también hoy. Criatura hija de la Tierra, engrandecida por el Creador hasta lo inverosímil: Inmaculada, Resucitada, glorificada en cuerpo y alma y coronada por la Trinidad como reina de los cielos. A lo largo de los siglos, el culto y la piedad mariana se ha expresado de diversas formas. Esta variedad de formas de culto manifiesta la riqueza de inspiración de la Iglesia; asistida por el Espíritu Santo. Ella ha creado en cada época aquellas formas más conformes con el signo de los tiempos y con las costumbres de los hombres. Según S.S. Pablo VI, la Iglesia ha reconocido que la piedad de la Santísima Virgen, de modo subordinado a la Piedad hacia el Salvador y en conexión con ella, tiene una gran eficacia pastoral y constituye una fuerza renovada de la vida cristiana. Me consta por mi buen amigo y maestro de ceremonias litúrgicas personal que habéis solicitado la coronación canónica de Nuestra Madre la Virgen de la Estrella y él ante mi pregunta: ¿Cuándo comenzó a fraguarse el expediente de la coronación canónica de la Estrella? Sin dudarlo un instante me dio la mejor de las respuestas la cual comparto con vosotros: “Don Elías los tramites de la coronación comenzaron hace cincuenta años cuando llegó la Virgen a Jerez y el primer hermano, niño o devoto se puso de rodillas y elevó la primera oración a la Estrella”. Desde ese día sé que cientos de personas han rezado ante sus benditas plantas, niños, padres y hasta abuelos. Al terminar gozoso por el acontecimiento que celebramos podemos resumir todo en una frase breve, pero expresiva: este ‘L Aniversario de Nuestra Madre y Señora de la Estrella’ nos debe de llevar a vivir consciente y amorosamente la presencia activa maternal de María en su advocación de la Estrella en nuestras vidas. Y así contestamos la pregunta surgida anteriormente: todos percibirán la dicha y la gloria que nosotros, hermanos de Cristo Rey en su Entrada Triunfal en Jerusalén, Nuestra Madre y Señora de la Estrella y San Juan Bautista de la Salle, tenemos por la gracia de Dios.

El filósofo Miguel de Unamuno dejó escrito de su puño y letra, en una especie de cuadernillo escolar, las reflexiones íntimas que brotaban en su corazón y que no llegó a publicar. Varios años después de su muerte, estas reflexiones vieron la luz con el título de Diario íntimo. Una de sus reflexiones, cuando se había alejado de la Iglesia, dice que al abandonar la fe católica, se le había quedado grabada para siempre la imagen de la Virgen, que salía a despedirle hasta la puerta, y que seguía allí de pie, mientras que él se alejaba. ¡Todo un símbolo del impacto de María en el corazón de sus hijos! Durante mi niñez, en los pueblos de la diócesis de Toledo era frecuente escuchar a nuestras madres un canto popular dirigido a Santa María, Estrella de los Mares. Era un grito de esperanza y una profesión de confianza en Dios, muy similar al recuerdo del filósofo vasco. En él le decíamos a Santa María, Estrella de los Mares, que se acordara de nuestras plegarias y viniera a recogernos en la hora de la muerte. Decíamos: “¿Te acuerdas, Madre, a tus pies cuántas veces recé la Salve?”. Cuando ya he sido mayor, he rezado cada día, en las letanías del santo Rosario, esa luminosa invocación de “Estrella de la mañana”. Porque igual que dicha estrella es, para los hombres del campo, el preludio alegre de la llegada del día, para nosotros, los católicos, María es la Estrella matutina que anuncia la llegada de su Hijo Jesucristo. No resulta fácil saber cuándo ni dónde se le comenzó a aplicar a Nuestra Señora el título de Virgen de la Estrella. El Rey Alfonso X, el Sabio, se lo aplica en una de sus cantigas, pero sabemos que esta advocación figuraba ya en un monasterio benedictino de Normandía desde el s. XI. Y es allí donde, por diversas circunstancias de la historia que no hacen al caso, la mantienen los Hermanos de la Salle, que la han llevado consigo y la han popularizado entre sus alumnos en otros muchos lugares. Entre ellos, en Jerez de la Frontera. Quizá porque saben que, cuando el hombre se olvida de Jesucristo, hay una especie de rescoldo espiritual que sobrevive en su corazón: el amor y la ternura de la Madre, que sigue esperando nuestro regreso junto a la puerta de casa, como confesaba Miguel de Unamuno. Porque María, a cuyas plantas hemos rezado tantas veces, sigue siendo para muchos de sus hijos, La Estrella de la Mañana que anuncia a Jesús y que, como en Caná de Galilea, nos lleva hasta sus plantas.

·6·

·7·

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

1962-2012

RETABLO DEL RECUERDO

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

INFORMACIÓN DE INTERÉS

PAPELETAS DE SITIO
- Días 28, 29 y 30 de mayo en horario de 19.30 a 21.30 Limosnas: La junta de oficiales, reunida en sesión ordinaria estableció que los hermanos que desearen participar en la procesión extraordinaria contribuirían con una limosna según la siguiente distribución por edades: Hasta 14 años: 10,00 euros. De 15 años en adelante: 20,00 euros.

ORDENANZAS
1.- Asistencia al solemne pontifical a las 12:00 horas de la mañana en la Escuela de San José. 2.- El hermano deberá presentarse provisto de su papeleta de sitio, en la Escuela de San José, entre las 19:00 y 19:30 horas. Los hermanos que conformen la fila accederán a la sede canónica por la puerta de c/ Porvera, 21; por su parte, los costaleros lo harán por la puerta que comunica con el pasaje hermano Eleuterio José, situada en la antigua plaza de San Marcos. 3.- Los hermanos, vestirán necesariamente traje oscuro, camisa blanca, corbata lisa de colores oscuros (preferentemente azules marinos, grises o negros). por su parte, las hermanas vestirán igualmente traje oscuro (preferentemente negro, azul marino o gris marengo) y cuidarán el decoro necesario para el acto de culto al que concurren en relación a los escotes y largos de falda. en ambos casos, los hermanos portarán sobre su cuello la medalla corporativa. 4.- Los hermanos, guardarán en todo momento el respeto y la compostura que el acto de piedad en el que participan les impone, en silencio, sin volver la vista atrás innecesariamente. llevarán los cirios perpendicularmente suspendidos a unos 10 cms del suelo, por el interior del cortejo, y apoyándolos en las paradas. en todo momento, seguirán las indicaciones del diputado mayor de gobierno o diputado de tramo correspondiente.

SOBRE LA PROCESIÓN EXTRAORDINARIA
DIPUTADO MAYOR DE GOBIERNO

JUAN INFANTES SÁNCHEZ

Todavía con el regusto en los labios por nuestra pasada Estación Penitencial -que dicho sea de paso y sin que suene a falsa modestia, vino a confirmarme en la creencia y percepción de que somos un ejemplo de buen hacer cofrade como hermandad de capa dentro de nuestra ciudad- nos volvemos a poner en contacto contigo desde la Diputación Mayor de Gobierno para ponerte en antecedentes acerca de la organización de la ya inminente Procesión Extraordinaria con la bendita imagen de Nuestra Señora de la Estrella, que será un magnífico colofón a todos los actos de culto y formativos que hemos venido celebrando con motivo del L Aniversario de la bendición de nuestra titular. Como bien sabes, por las diversas informaciones que hemos ido difundiendo por el blog de la hermandad y medios de comunicación social, los actos de culto se iniciarán el día 30 de mayo con el Triduo de preparación a la solemne Pontifical que se celebrará el día 2 de junio en el Patio de los Naranjos, a partir de las 12 horas del mediodía y que será presidido por el Obispo Emérito de Málaga, Excmo y Rvdmo. Sr. D. Antonio Dorado Soto. Esa eucaristía es obligatoria para los hermanos que vayan a tomar parte en la procesión extraordinaria, como preparación espiritual para la misma. Por la tarde, está previsto que la procesión se ponga en marcha a las 20.30 horas, con una duración aproximada de cuatro horas y media, discurriendo por el itinerario ya aprobado oficialmente por el Obispado de Asidonia-Jerez y que consistirá en el siguiente: Oratorio de la Escuela de San José, Pasaje Hermano Eleuterio José, Plaza Nuestro Padre Jesús de la Cena, Plaza San Marcos, San Marcos, Plaza Rafael Rivero, Puerta de Sevilla, Porvera, Gaitán, Plaza del Mamelón, Monumento a San Juan

Bautista de la Salle, Sevilla, Eguiluz, Plaza Aladro, Rosario, Plaza San Andrés, Antona de Dios, Bizcocheros, Rotonda de los Casinos, Larga, Eguilaz, Tornería, Plaza Rafael Rivero, San Marcos, Plaza San Marcos, Plaza Nuestro Padre Jesús de la Cena, Pasaje Hermano Eleuterio José, Oratorio de la Escuela de San José. Cuando lleguemos a la Plaza del Mamelón, a los pies del monumento a San Juan Bautista de la Salle, el representante eclesiastico que nos acompañe, dirigirá unas preces que consistirán en el rezo de un Te Deum de acción de gracias y canto de la Salve a Nuestra Señora. Acto seguido, la comitiva procesional volverá a ponerse en marcha para continuar con el recorrido previsto por la organización de la cofradía. En relación al acompañamiento musical, hemos de comentaros que nos acompañará la Banda Municipal de Música de Rota, bajo la dirección de Don Enrique Galán, cuyos componentes está muy ilusionados de poder acompañarnos musicalmente en ese día para nosotros tan especial e histórico. Además, en el capítulo de estrenos vamos a tener la inmensa fortuna de contar con dos nuevas composiciones musicales dedicadas a nuestra titular. Una de NHD Juan Carlos Gamino Rodríguez, ‘Marcha a Nuestra Señora de la Estrella’, inspirada en motivos lasalianos, quien la compusiera en el año 1982, marcha de juventud, y que ha rescatado meses atrás y sobre la que ha venido trabajando en una nueva versión para hacerla sonar más y mejor. Y por otro lado, el Subdirector de la Banda Municipal de Música de Rota, Don Ismael Ancela Pérez ha compuesto una marcha que ha dedicado a nuestra virgen bajo el título de ‘Stella, Signum Fidei’. Dos nuevos regalo que engrandecerán sin duda el acervo

musical de nuestra corporación. En cuanto al exorno floral del paso, y aunque no podemos desvelar a ciencia cierta las flores que se emplearán finalmente, la mayordomía de la hermandad está trabajando con idea para que ese día el exorno sea muy colorido, vinculado al mes de mayo, a la particularidad de que estamos ante una procesión gloriosa, como acción de gracias por el aniversario. Puede que incluso haya oportunidad para alguna que otra sorpresa en el exorno, en forma de detalle, como lo fueron las estrellas que este año adornaban las ‘piñas’ del paso. En cualquier caso las flores serán en tonos blancos, rosáceos y amarillos tenues. En cuadro adjunto podréis consultar los días que hemos dispuesto para el reparto de papeletas de sitio extraordinaria, con el fin de organizar lo mejor posible nuestra procesión. El formato, no podía de ser de otra manera, es también un regalo que NHD Agustín Pina ha ofrendado a nuestra hermandad, en un artístico dibujo -mediante técnica de acuarela- centrándose como motivo del mismo en el bellísimo rostro de nuestra titular, y acompañándolo con el texto -latín y castellano- de la fórmula que debió usarse para la bendición de la imagen el 27 de mayo de 1962, que se contenía en el Missale Romanum preconciliar. Como os podréis imaginar con todos estos y otros ‘mimbres’ más, es nuestra intención que el 2 de junio sea un día de júbilo, de gozo y alegría para todos los hermanos y os animo muy vivamente a que forméis parte del cortejo que acompañe a María Santísima de la Estrella. La dicha que todos sentís de pertenecer a nuestra cofradía debe quedar patente en una larga fila de hermanos que precedan a Nuestra Señora. Es un momento histórico en tu vida cofrade, ¿te lo vas a perder?

· 10 ·

· 11 ·

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

ENAMORADO DE ESA ‘MOCITA SEVILLANA’
MATEO VÁZQUEZ DE LECA
ESCRITOR

Juan Alfonso mira como ausente a través de los cristales de la blanca terraza donde pasa la mayor parte de su tiempo, convertido en su más preciado espacio vital. Cristales mojados una vez más por la lluvia intermitente de una primavera extraña que se resiste a dar paso al sol y al calor tan propios de este tiempo por la baja Andalucía. A sus setenta y siete años, la vida se ve y se paladea a una velocidad distinta, necesariamente más pausada. Mientras sus diminutos ojos verdes cansados por el paso del tiempo, buscan en la distancia los infantiles juegos del jardín contiguo a su casa, su extraordinaria memoria se pasea y detiene en aquellos otros juegos pueriles que recuerda de su querida Escuela de San José. Aquella vida en blanco y negro que saboreaba cada día con la ilusión renovada entre pelotas de frontón, canicas y peonzas; corriendo de aquí para allá, haciéndose un hombre de provecho, como decían sus siempre queridos “Hermanitos de la Doctrina”. Hoy por casualidades de la vida, al leer no sin dificultad un artículo de la prensa local que habla del L Aniversario de la bendición de la Virgen de la Estrella, se le han venido en tropel a la mente los primeros años de su juventud, recién salido de la escuela cuando empezaba a trabajar en el escritorio de las bodegas Domecq. Aquellos años en los que se resistía a olvidar su inmediato pasado escolar, refugiándose en las filas y en el quehacer diario de su querida cofradía lasaliana. Leer en la prensa que en su hermandad se celebran las bodas de oro de la bendición de su Virgen de la Estrella, le ha hecho volver la vista atrás hacia un tiempo de ilusiones e inquietudes juveniles. Los años y otras cosas de la vida, le hicieron ir apartándose del día a día de la hermandad. Pero aún hoy, sus recuerdos son su gozo. Y recuerda cómo, cuando él contaba con quince o dieciséis años, la hermandad tuvo una primera imagen de la Santísima Virgen que estuvo expuesta y ofrecida para su adquisición, pero que al final no se terminó de adquirir porque no llegaron a un acuerdo en cuestión de precios. O cómo cuando se terminó de pagar el dorado del paso del Señor, a principios de los sesenta, la junta de gobierno de entonces con Lorenzo Rodríguez Rosado al frente encomendó a Pérez de Cos la búsqueda de una imagen de Nuestra Señora de la Estrella. Y no sabe por qué tan lejos, pero también recuerda que se hicieron gestiones en Madrid, seguramente con los talleres Granda donde por aquél entonces trabajaban el mismísmo Ortegra Bru y otros escultores sevillanos que luego despuntaron como imagineros. Picaronamente se ríe para sus adentros y se alegra de que todas esas gestiones salieran mal, y que al final se decidieran a buscar por Sevilla. Por aquél entonces, ya él estaba en la junta de gobierno y fue testigo de la alegría del Hermano Eleuterio José cuando les comentó que Alfonso García Rueda, el ex presidente de los Padres de Familia del Colegio San Luis, le había localizado una imagen de dolorosa excepcional. Y allá que se fueron una tarde a Sevilla el Hermano Mayor Lorenzo Rodríguez y los oficiales Paco Alcázar, Miguel Frías, Pérez de Cos y el mismísimo hermano director. Tal fue el impacto de las fotografías que trajeron entre los demás miembros de la junta que, sin dudarlo, decidieron buscar a la carrera las 60.000 pesetas que quería el escultor para al día siguiente volver a ir a Sevilla. Aquello fue la locura... Miguel Frías le encargó a él que avisara a la carrera a Don José Delgado Argudo para que tuviera dispuesta la furgoneta en la que transportar a la imagen. Porte que, lógicamente, nunca quiso cobrar. Y el dinero para el escultor, recuerda que lo consiguieron por un crédito

mediante una letra que firmó un señor llamado Don Juan Palomino negociada en el Hispano Americano, al parecer porque era amigo o conocido de Miguel Frías. Y si los que fueron a Sevilla nunca lo pudieron olvidar, los que quedaron en Jerez esperando la llegada de la Virgen, estuvieron sin parar toda la tarde con los preparativos. Recuerda como si la estuviera viendo ahora mismo a Doña Antonia Gómez Guerrero, la mujer de Paco Morales Moreno que llegó a la Escuela con su traje de novia arreglado en forma de saya para la virgen. Y recuerda cómo Rodolfo entraba y salía del recibidor de la Escuela preparando el sitio donde iba a quedar expuesta la imagen hasta su bendición. Y no se le borra de la mente la imagen de ‘Pepito Aguilar’ llegando con Pepe Gómez que venía con una bolsa llena de encajes y cíngulos para vestir la Virgen por primera vez cuando llegara de Sevilla. Qué tarde de nervios, cuántas idas y cuántas venidas, y también por qué no, cuantos paseos a la cantina para templarse... La llegada fue de impacto total. Una lágrima resbala por su mejilla cuando vienen a su mente las palabras de Egea -‘Rafalito’- que le cuenta el mal rato que habían pasado en Sevilla en casa del escultor. Ese duelo contenido en el ambiente, solo roto por los lamentos que se oían a lo lejos de la esposa del escultor, desconsolada por la marcha de una imagen que le evocaba a su hija, profesa en un convento como religiosa. Y después, el Hermano Eleuterio José convenciendo a todo el mundo de que aquello era un motivo de alegría y que se dejaran de caras largas, que a los pies de esa Virgen “siempre habría alegría porque siempre habría un niño que rezara una oración”, así que había que levantar los ánimos. Luego, al poco tiempo, llegarían los preparativos de la bendición a finales de mayo. Aquello fue una fiesta de los cuatro colegios de Jerez, porque además se aprovechó la celebración del triduo a San Juan Bautista de la Salle como preparación espiritual de la bendición de la Virgen. Fue en domingo. Lo recuerda perfectamente...Filas interminables de niños llegando en Rosario de la Aurora a la Plaza Estéve donde se congregarían alumnos de los cuatro centros de la ciudad. Allí se formó una sola procesión para llegar al monumento a San Juan Bautista de la Salle en el Mamelón. Y a eso de las ocho de la mañana el Obispo Cirarda bendecía la imagen que la habían trasladado en un pequeño paso a hombros de los hermanos. Desde allí, volvieron a San José para celebrar santa misa de comunión ante la nueva imagen, misa que recuerda que se tuvo que celebrar en el mismo patio de la escuela, porque la capilla estaba en obras de ampliación. Juan Alfonso, detiene por un instante su mente. Se levanta de su ya inseparable butaca, camina torpemente en dirección a la pequeña biblioteca de su casa y escudriña un viejo breviario que conserva con filial cariño, regalo del Hermano Tomás Bengoa. Abre una página y encuentra la estampa que como recordatorio mandaron imprimir para difundir aquella novísima devoción. Sus temblorosas manos acarician la foto, la acerca a sus labios e imprime en ella un beso indeleble y profundo que solo pueden dar aquellos que han querido de verdad a la Santísima Virgen de la Estrella. Luego lo cierra, se persigna y musita para sus adentros la jaculatoria que él mismo acuñara para la virgen en junio del 1962: “Virgen Santísima de la Estrella, sé siempre nuestra guía al cielo”. Ahora se sonríe, da gracias a Dios porque le ha permitido vivir -aún en la distancia- los primeros cincuenta años de esa ‘mocita sevillana’ que un día de primavera lo cautivara para los restos de su vida y eleva una oración para que todos los hermanos de la cofradía sigan también queriendo a su Virgen, por lo menos la mitad de lo que él siempre la ha querido...

· 12 ·

· 13 ·

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

ESTRELLA: DEVOCIÓN EN JEREZ
EUGENIO JOSÉ VEGA GEÁN
PROFESOR ESO LA SALLE

Los primeros datos descriptivos que poseemos de la jerezana y antigua puerta de Sevilla son de un documento de 1510. En él se nos describen dos torres que avanzan sobre el lienzo de la muralla (una estructura distinta al resto de las puertas jerezanas). Años más tarde, Wingaerde la representa en un dibujo de la ciudad (más bien unos apuntes) de 1567 y en un grabado. También la tenemos representada en el mapa y planta de los muros de Jerez de B. Gutiérrez, de 1757, así como en la planta de la villa de Jerez de José Ángel Dávila de 1768. Otros dibujos planimétricos son de Pedro de Cos, de 1770; de Juan Díaz de la Guerra, de 1789, y otro anónimo de 1783. Tenemos datos de informes de 1588, de 1742 y de 1776 (éste último para el derribo de una escalera interior, que estaría a la altura de la actual sede de la Fundación Teresa Rivero). La torre que protegía el arco era cuadrada y medía 9,70 m. de lado; los arcos de paso tenían una luz de 3,34 m. y el alcazarejo medía 12,50 m de largo por 6,70 m. de ancho. Sus grandes dimensiones se deben a que la puerta se desarrolla hacia el exterior (y sólo son dos torres, y no tres o cuatro de otros alcazarejos). Estas torres en etapas posteriores sirvieron de cárcel de nobles y de viviendas. La defensa se completaba con un antemuro y un foso, para éste último se aprovechaba un arroyo natural que pasaba por delante de la puerta procedente de Ancha y Porvera en dirección a Larga y Honda (que en el XVIII era conocido como “arroyo de la Victoria”). Este cauce se salvaba mediante un pequeño puente o “alcantarilla” (que los dominicos piden que se reponga en 1571 y que seguía existiendo en 1770). La decoración de dicha puerta es descrita de manera muy sucinta por E. Rallón y B. Gutiérrez (XVII-XVIII), quienes centraron su interés en la inscripción arábiga del arco de acceso. En un documento de 1785 del Archivo de la Catedral

de Sevilla, el maestro mayor de obras del cabildo catedralicio hispalense, Manuel Núñez, dibuja los motivos ornamentales de las puertas jerezanas. La decoración se limitó a la entrada exterior, cuyas dos fachadas tenían las enjutas de los arcos adornadas con figuras geométricas talladas en piedra: dos rosetas o veneras, típicas de la iconografía almohade (tomadas de la decoración califal), dos hexágonos con una estrella en su centro y un friso monumental en relieve mostrando inscripciones islámicas (en el que se conserva se puede leer: “Dios es Nuestro Señor”) en cartelas que enmarcaban una estrella de ocho puntas. Un dibujo del friso lo recoge B. Gutiérrez. La decoración es austera, algo normal entre los almohades. Tras la expansión urbanística del XIX, que acaba con los restos de la cerca y con la demolición de las puertas (entre finales del XVIII y mediados del XIX), la última demolida fue la de Sevilla (con orden de derribo en diciembre de 1864 y la demolición en la primavera de 1865). Como muy bien ha estudiado el personal de nuestro Museo Arqueológico, todas las puertas de la ciudad tienen símbolos que adquieren un carácter mágico y religioso. En el caso de nuestra ciudad, nos encontramos tanto inscripciones, como relieves geométricos y vegetales. Desde la Antigüedad las puertas tienen símbolos que adquieren un carácter mágico de protección. La puerta es la parte más vulnerable del sistema defensivo, por lo que su protección tanto poliorcética como mágico-religiosa es esencial. Al mismo tiempo, el hombre perdía la cálida protección de la ciudad cuando se aventuraba en un viaje. En cada uno de nuestros accesos hay un símbolo religioso, que tiene carácter mágico, como la estrella que dio origen a la advocación mariana de la puerta de Sevilla. Decía Agustín Muñoz y Gómez a finales del XIX: Venerábase allí la Virgen de la Estrella, pintada al óleo, bellamente, y con buen colorido. Consérvase hoy junto al cancel

· 14 ·

· 15 ·

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

de la puerta mudéjar de San Marcos, digna por cierto de una inteligente restauración. Dicha imagen mariana adquiere el título popular (creemos que la advocación “Estrella” es un título otorgado por el pueblo) y relacionado con una iconología precristiana. Sobre el carácter mariano de las puertas otra puerta similar a la jerezana es la de la Virgen de la Estrella de Cáceres (puerta de entrada a la ciudad, del siglo XV). No hay duda que al igual que ocurre con las advocaciones de la Estrella de otros lugares: es una Virgen con marcado carácter devocional que protege a los viajantes (por tierra y por mar). En el cuadro se recoge esta inscripción: Trasladado a esta Iglesia por/Derribo del Arco de la/Puerta de Sevilla en el/Día 25 de Febrero de 1865 El hecho de que una Virgen presida una puerta de la ciudad no es nuevo en la ciudad; varias puertas y boquetes tienen dedicatorias marianas. La iconografía de la Virgen de la Estrella que se conserva en San Marcos podría ser (tras un primer examen visual de carácter más arqueológico que artístico) una pintura con características manieristas (finales del XVI o principios del XVII) y de influencia italianizante: esa interacción intimista y muy maternal entre la Virgen y el Niño, y su relación con el espectador, la mirada, atraen sin duda; el cuello de la Señora, su peinado romano austero, el escorzo y la composición en S, que incide en la disposición grecolatina del ropaje, y el Niño Jesús, cual juguetón querubín, son rasgos de gran belleza. Teoría ésta que tendrá que esperar una conveniente restauración, que nos aporten una nueva visión, unos matices y unos colores, que van a aclarar el origen de esta bella Madonna jerezana. Tendría que evaluarse la incidencia que los agentes atmosféricos tuvieron en la pintura: puesto que debió ser una pequeña capilla u oratorio dentro del alcazarejo, pero con reja al exterior, al estilo de la capilla del Señor de la Puerta Real. Ya el 21 de marzo de 1967, el periodista de La Voz del Sur, Joaquín de Soto Beltrán señalaba la coincidencia de la advocación de la Patrona del Instituto de los Hermanos con esta advocación antigua. Por otro lado, no se funda ex nihilo esta hermandad, hubo muchos proyectos anteriores. Desde el principio existe una clara unión entre las tres escuelas lasalianas. La advocación Cristo Rey tiene una fuerte connotación nacional-católica de postguerra. Todas las advocaciones pasionistas lasalianas de España son de esta etapa histórica. En los primeros años la cofradía coge un rumbo cristocéntrico ya que busca un sitio preeminente en nuestra Semana Mayor; aunque la naciente hermandad no olvida su vocación mariana prefundacional: Se establece como fiesta propia de nuestra Cofradía la de la Asunción de la Santísima Virgen como la más adecuada para honrar a nuestra Madre

y, habida cuenta de que la fiesta de la Inmaculada es común a todas las Agrupaciones. Un año después de la fundación de la Cofradía de Cristo Rey, en diciembre de 1950, el Hermano Mayor, Antonio Pérez de Cos, y el Secretario, Miguel Romero López, recogen este objetivo fundacional: Dar culto al Señor en su advocación de Cristo Rey y a su Santísima Madre Nuestra señora de la Estrella, es el objetivo esencial de nuestra Cofradía… vivo reflejo de la devoción a María, que se nos ha inculcado en la Escuela y acrecentado siempre en las Congregaciones… Nuestro compañero y lasaliano Juan Parra Holguín nos ha hecho llegar un artículo de marzo de ese mismo año del secretario Miguel Romero que se recoge en la recordada revista Eco de La Salle: … la devoción mariana se emplea como uno de los principales medios educativos… una imagen de la Señora, radiante de gracia y alegría, como estaría seguramente en aquel día… Y queremos también venerarla con el título de Nuestra Señora de la Estrella, para restaurar así una advocación que tan arraigada estuvo en la feligresía de San Marcos… finalmente simbolizar este sentido profundamente mariano. Y refiriéndose al escudo dice: … será un Ave María… Creemos demostrado dos cosas, una la vocación mariana de la naciente hermandad lasaliana, la otra, que ésta tiene una motivación local. Además, es un título éste de la Estrella que no utilizan otras dos hermandades de la collación: ni la Sacramental de San Marcos ni la jesuítica del convento vecino. Con todo, como se me señaló no ha mucho el compañero, amigo y cofrade de la Estrella, Manuel Ramón Rosa Santiago; no podemos excluir la Divina Providencia cuando dos advocaciones con distinto origen geográfico, antropológico, histórico y religioso, coinciden en un enclave lasaliano: Jerez; puesto que no podemos excluir que en el ánimo de los hermanos fundadores pesó también la relación que de antiguo tenía la Estrella de Monteburgo (devoción medieval de Normandía, Francia) con los Hermanos de la Escuelas Cristianas, que crece progresivamente desde la década de los años 30 del siglo XX, y es Patrona Coronada de todo el Instituto de La Salle (de 75 países) desde finales de los años 50. Aunque ya esto es otra historia, tras la Hermandad de Cristo Rey y la Virgen de la Estrella de Jerez, se fundan otras hermandades en colegios La Salle de nuestra provincia gaditana, en los años cincuenta y sesenta, que tienen una vinculación directa con la de la Estrella xericiense de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Estas líneas son solo unos modestos apuntes, un repaso diacrónico de estos quinientos años de devoción de la Virgen de la Estrella de Jerez y los cincuenta del sagrado icono de la Virgen de la Estrella jerezana y lasaliana.

· 16 ·

· 17 ·

ENTREVISTA

RAFAEL EGEA
“EL HERMANO ELEUTERIO FUE ALMA Y VIDA”

S

us ojos fueron testigos de la grandeza de un momento incomparable. La recogida en Sevilla de la imagen de Nuestra Señora de la Estrella requería que también los del corazón tuvieran una mirada atenta a los mil detalles que, entre la satisfacción de unos cofrades encabezados en su júbilo por el recordado hermano Eleuterio José y el dolor de la esposa del escultor Sebastián Santos al ser entregada, había de reunirse en aquella estancia del hispalense Barrio de Santa Cruz. Rafael Egea Muñoz, jerezano de 72 (nació el 2-Febrero-1940), es la única de aquellas personas que trajo a la Virgen a Jerez que queda viva. Alumno en San José y posteriormente del Instituto Padre Luis Coloma en Cristina, nunca dejó de colaborar en su colegio. Y hasta su condición de hermano de la Estrella, junto a su padre y hermano, debe ser situada prácticamente en el mismo momento de ser fundada la cofradía. Fue, en cualquier caso, una persona muy cercana al hermano director de entonces.

PERIODISTA Y ANTIGUO ALUMNO
Rafael Egea, primero por la izquierda el día de la bendición de Nuestra Señora de la Estrella, el 27 de mayo de 1962.

GABRIEL ÁLVAREZ LEIVA

- ¿Cómo era, Rafael, el hermano Eleuterio José, aquel religioso lasaliano capaz de acompañar en su entusiasmo a los cofrades que buscaban titular mariana por aquellos años sesenta? - No sé si era de Segovia o madrileño. De Despeñaperros para arriba seguro. Aquí fue director y en La Salle después, cuyo primer año se dio aquí y pasó después a Cristina y luego al Buen Pastor. Aquí llegó a llevar las dos direcciones a la vez. Era un hombre muy abierto. Se podía dialogar con él. Y era una persona muy humana que ante cualquier roce era él quien pedía perdón. - ¿Cuál era su relación con la Hermandad? - Él estaba totalmente volcado con la cofradía. Era discreto. Esto era un colegio y la Hermandad era otra cosa y tampoco podía entregarse abiertamente a ella por encima de sus responsabilidades del colegio. Pero incluso la ayudó económicamente. - Recordemos aquella tarde en la que acudisteis a Sevilla a por la imagen. ¿Pérez de Cos, por ejemplo, iba en ese grupo de privilegiados? - Antonio Pérez de Cos no fue a Sevilla a por la Virgen. Paco Alcázar sí, como también Miguel Frías que era entonces el hermano mayor. Lorenzo Rodríguez Rosado no recuerdo si también venía. Y el conductor era un tal Pepe, que era chófer de don Gabriel Mateos, que tenía los graneros aquí en el colegio. Él no era hermano, ellos eran más de los Luises (Amor y Sacrificio). Vino el hermano Eleuterio José y también fui yo. Íbamos todos en una furgoneta, que tenía unos banquitos laterales y unas puertas que permitían que la Virgen se pudiera meter. Íbamos cómodamente, aquello estaba muy bien preparado. - ¿Hay algo de cierto en la posibilidad de que la imagen estuviera ya pagada y el escultor no la enviara a Jerez? ¿Fue por ello que fue necesario ir a buscarla? - No sé nada de esa posibilidad. Yo en la comisión no intervine. El hermano Eleuterio José a mí me apreciaba mucho y me decía “Rafaelito (yo tenía entonces solo 22 años), te vienes a las tres que nos vamos para Sevilla”. Yo ni le pregunté para qué. Por el camino fue cuando me enteré que íbamos a Sevilla a por la Virgen. - ¿Cómo era el lugar en el que recogisteis a la Virgen? - Sebastián Santos vivía en el Barrio de Santa Cruz, o quizás allí tenía el taller. Aquella casa era, como otras de esa zona, de habitaciones pequeñitas. Y la tenía junto a una escalera de caracol por la que se subía. Nada más entrar en aquella estancia, la de la parte baja, la imagen estaba ya tapada con

una sábana blanca. Aquello de taller no tenía color ninguno. Se supone que la Virgen la tenía en tanta estima que no se quería desprender de ella. Por eso la tenía en su propia casa. Y comprendimos pronto que la hija había sido la modelo para esa Virgen. - Háblame de ello, Rafael. - Ella se metió a monja de clausura y estuvo aquí en Jerez, en las Mínimas, un tiempo. Y la mujer de Sebastián Santos no quería desprenderse de esa imagen porque le recordaba a su hija. Ella decía que si se tenía que vender que fuera para una hermandad de Sevilla, que la tuviera cerca y pudiera ir a verla. Por eso nosotros vivimos un trauma muy grande en el momento de la recogida. Ella no bajó pero se escuchaban sus lamentos, como si nos estuviésemos llevando un ser querido para no verlo más. No nos atrevíamos a hablar y Sebastián Santos estaba más serio que serio. Después me dijeron que allí mismo le dieron las 60.000 pesetas que costó la Virgen. - Sebastián Santos aportó 1.000 pesetas para contribuir al coste de la imagen de Nuestra Señora de la Estrella. ¿Las dio allí mismo? - Creo que fue Miguel Frías el que dijo que cogió el escultor cogió un billete de 1.000 pesetas y lo devolvió diciendo que para la Virgen. En la lista de donantes, efectivamente, las primeras 1.000 pesetas aparecen a nombre de Sebastián Santos. Aquello fueron unas palabras de protocolo, entrecortadas porque el ambiente que estaba cargado de una tensión de puro sentimiento. Todo estaba más que apalabrado. Pero el ambiente era triste en casa de Sebastián. Con él había dos personas más pero no recuerdo quienes eran. Eran dos jóvenes que no sé si eran los hijos o los sobrinos. - Y, al respecto de que la hija fuera la modelo de la imagen… ¿hay confirmación de ello? - No, Sebastián no hizo ninguna referencia a que la hija hubiera sido la modelo. No trascendió entonces el motivo del sentimiento de la mujer ni porqué se expresaba de esa manera. La metimos en la ‘dkw’ y ya teníamos allí mantas. Los brazos articulados se le pusieron como si estuviera amortajada. Ni eso lo vio la mujer de Sebastián ni llegamos a ver a la señora. Solamente escuchamos los lamentos. Él nos ayudó a colocarla así para que no se rompiera las manos. - ¿Durante el trayecto de regreso a Jerez hicisteis algún comentario sobre cómo había sucedido todo durante la recogida? -Hicimos el viaje todos callados. Nadie se atrevía a decir qué es lo que había

pasado. A mí se me quedó grabado ese desgarro que parecía como los que antes se veían en los velatorios a la salida del difunto de la casa. Hasta que el hermano Eleuterio José dijo que se acababa la tristeza, que llevábamos a la Virgen de la Estrella a Jerez. Pidió a Pepe, el conductor, que parara en la primera venta y nos convidó a cerveza. De hecho, cuando Miguel Frías hizo el intento de pagar el hermano se levantó la sotana y dijo que él también tenía pantalones. Y pagó él. - Vamos a recordar los detalles de la llegada a la ciudad. - Esa tarde, cuando llegamos a la Escuela San José en la Porvera, no había mucha gente esperando porque creo que no se le dio propaganda ninguna. Solo los cuatro más allegados. Y entre ellos Pepe Gómez, de la Amargura, que trajo la ropa de la Amargura y la tenía ya preparada. La vistió, le puso una corona de la Amargura y se uso en exposición. - ¿Cómo era aquella primera vestimenta para Nuestra Señora de la Estrella? - La ropa era oscura, no eran colores vivos. No sé si era negro o algo así. Se puso al entrar y cruzar la cancela a mano izquierda, que era el recibidor. Allí estaba el portero. Aquello se decoró con algunos jarrones y allí es donde se puso. Creo que de ahí se metió para adentro, porque dejarla allí era un peligro. - ¿Y el día de la bendición, cómo fue? - El día de la bendición se llevó en unas parihuelas hasta el monumento de San Juan Bautista en el Mamelón y monseñor Cirarda fue quien la bendijo. Luego se celebró una misa aquí en el patio, de la que hay fotos. Desde el coro se veía el patio llenísimo de personas. Y la Virgen metida debajo de los arcos. - ¿Eran momentos de gran esplendor de la vida del colegio, verdad? - De hecho, los acontecimientos, tanto sábados como domingos, eran un jubileo siempre desde por la mañana hasta por la noche. Hay que recordar que no existían las barriadas que hay hoy, no había televisores ni ordenadores ni internet. Y aquí se jugaba mucho a dominó y estaba la cantina. Se reunían más de 500 personas. - ¿Algún recuerdo más? - No recuerdo nada más de aquel día porque fue una cosa tan inesperada, tan rápida y tan sentimental… Todo pasó en muy poco tiempo. La Virgen estaba de candelero y punto. No tenía nada, su bastidor que se veía la tela, sus manos, el pecho liso pintado de azul o celeste, sin nada en la cabeza, ni peluca, solo su pelo de talla con un moño atrás. Lo que sí me impresionó

ya descubierta fue de perfil, que es divino. El frente es bonito pero fíjate en el perfil. Es precioso. Sin nada, tal y como yo la vi el primer día, el perfil me pareció divino ya antes de arreglarse. - Y el papel del hermano Eleuterio José fue fundamental en el logro, ¿verdad? - Por lo que se hablaba creo que el hermano Eleuterio José fue el alma y la vida de aquello. Él era muy sevillano en el sentido de que siempre decía que aquello era la cuna del arte. Y se trataba de un hombre muy sensible al arte. De hecho el colegio lo puso precioso. Antes los niños entrábamos por San Marcos y el puso la entrada por la Porvera. La verja primera era una cristalera que él puso de cristales esmerilados. Y el zaguán grande lo puso de palmeras y macetas sevillanas. La entrada en la escuela era preciosa. Después se fueron partiendo, no las repusieron los que vinieron, pero aquella entrada era preciosa. En el centro, donde está el pozo, puso un conjunto de macetas sevillanas de palmeras y por los lados igual. - El director fue clave, por tanto, también en lo relativo a la llegada de la titular mariana a la Hermandad. - Sí, yo creo que pese a las ganas que todos pusieron, al final fue el hermano Eleuterio José el alma y la vida de la venida de la Virgen. Y creo que incluso intervino económicamente, lo que pasa es que eso no consta porque él era muy discreto y prudente. Pero estoy seguro porque su familia estaba bien y al morir su madre él heredó y se gastó en San José. Él fue también quien puso los talleres, aunque no podía dar títulos pero enseñaba una profesión. - ¿Ya no estaba en San José cuando la Virgen salió el primer año en su paso, verdad? - Cuando se bendijo la Virgen él era el director pero cuando salió en su palio en el 69 ya no sé si él estaba en La Salle. Una vez que se fue de Jerez él venía poco. Y si lo hacía era casi de incógnito. Una vez lo vi en Madrid, donde yo estuve un mes y pico en casa de mis primos, y lo encontré en Aravaca, en la carretera de Galicia. Los sábados y los domingos los dedicó a enseñarme Madrid. Yo con él, por ejemplo, vi el Palacio Real, incluso los carruajes de los sótanos que no los enseñaron porque el conserje era antiguo alumno de los Hermanos. - ¿Y sabes, Rafael, si él veía a la Virgen en el colegio cuando venía a Jerez? - No sé si cuando él venía de incógnito la veía. Pero no me extraña en absoluto. De hecho estoy casi seguro. Luego se quedó ciego y fue una pena porque era un hombre de una humanidad tremenda, trabajador, prudente y sencillo.

ENTREVISTA

FERNANDO BAREA

“VESTIR A LA ESTRELLA ES UN ACTO DE ORACIÓN EN TODA SU DIMENSIÓN”
JOSÉ VEGAZO MURES
COLABORADOR UNA TV

Fernando Barea es sinónimo de profesionalidad y amor en el arte de vestir a la Virgen María. Desde hace lustros es el vestidor de Nuestra Señora de la Estrella, la dolorosa de nuestra hermandad de ‘La Borriquita’. Mil historias, miles de horas, distintas juntas de gobierno y el apoyo unánime de su hermandad le convierten en todo un referente para hablar de la talla de Sebastián Santos ahora que se cumplen cincuenta años de su recepción en la Escuela de San José. - ¿Recuerda cómo recibió el encargo de vestir a Nuestra Señora de la Estrella? - Claro… Acogí el ofrecimiento con grandísima fe, devoción y vocación de servicio a María y a la Hermandad de la Borriquita que confió en mis conocimientos en aquel momento. - ¿Qué pensó cuando se lo ofrecieron? Me sentí sumamente afortunado de poder aportar mi pequeño granito de arena a la advocación de María reflejada en la Estrella. - ¿Que supone para alguien como usted, con su trayectoria y experiencia, vestir a la Estrella? - En primer lugar, quiero aclarar que mi percepción acerca de mí es la de un aprendiz, pues día a día me voy cultivando con la ayuda del Sagrado Corazón de Jesús. Por todo ello, vestir a la Estrella me hace sentir en la actualidad pletórico de fe, pero a la par es un sentimiento de responsabilidad frente a mis hermanos. - ¿Qué características técnicas destacaría de la dolorosa de Sebastián Santos? - Es sin duda una imagen muy particular del escultor. Entre otros aspectos, reseñaría el leve movimiento del rostro hacia la derecha, unido al semblante de sufrimiento, y a la capacidad expresiva de las manos. - ¿Qué estilo aplica a la hora de vestirla? ¿Cuáles son los cánones apropiados para vestir como viste usted a la primera dolorosa de la Semana Santa jerezana? - Bajo mi humilde criterio, entiendo que adopto las formas propias de un estilo clásico a la hora de vestir la imagen. Creo que es lo que tanto la hermandad, como la dolorosa, necesitan. - Sin duda, la hermandad de la Estrella ha cuidado históricamente el ajuar de su dolorosa. ¿Qué destacaría del patrimonio de Nuestra Señora de la Estrella? - La Virgen de la Estrella tiene un patrimonio importante, sin duda, pero si

tengo que destacar algo, me quedaría con la maravillosa saya de salida, obra de Esperanza Elena Caro. - Y eso, teniendo en cuenta que la pasada Semana Santa estrenó manto, obra del prestigioso bordador astigitano Jesús Rosado. ¿Qué le pareció esta nueva compra de la corporación? - Sinceramente, me pareció una formidable adquisición, tras muchos años de ilusiones y trabajo de los hermanos de la cofradía. Este manto representa la misericordia de una Madre hacia sus hijos, y la ofrenda de unos hijos a su Madre. - La Estrella es una dolorosa que tiene abierto un expediente en el que se solicita para la imagen la coronación canónica por parte del obispo diocesano. Sería la tercera imagen que recibiría tal distinción -tras la Esperanza de la Yedra, que vistió durante una larga temporada que se coronará el año que viene, más la Virgen del Valle, que actualmente la viste usted- que Fernando Barea haya vestido en su ya larga trayectoria. ¿Qué significaría para usted ver a la Estrella coronada canónicamente? - Una satisfacción enorme, exactamente igual que para el resto de los hermanos que rezan de manera incansable para que se conceda semejante distinción a Nuestra Señora de la Estrella. - Una curiosidad… Usted, que roza lo más íntimo de una dolorosa… ¿Qué se le pide a la Virgen de la Estrella justo antes de empezar a vestirla? Tantas cosas… Muchas. Pero por encima de todo, fe para sobrellevar las dificultades de la vida diaria. - ¿Tiene usted algún ritual, alguna manía que repita de manera constante en el cambio de vestimenta de una dolorosa? - No. Cambiar a la Estrella es un acto de oración en toda su dimensión. - ¿Cómo le gustaría que le recordaran en la hermandad una vez finalizada su época como vestidor? - Como un hombre sencillo. Mi trabajo ya lo valorarán en su momento. Quiero que se me recuerde como un hombre sencillo que se enamoró de Nuestra Señora de la Estrella. Nada más. - Podría usted quedarse con un recuerdo que tenga vistiendo la imagen, con una anécdota, con una historia… Algo que le haya impactado en sus años de vestidor de la Estrella. - No. Sería injusto si lo hiciera. Me han pasado tantas cosas vistiendo a la Estrella, y todas tan bellas, que no sabría precisar, y si lo hiciera, sería injusto con el resto de circunstancias que han rodeado mi paso por la hermandad.

A N I V E R S A R I O

D E

L A

B E N D I C I Ó N

D E

N U E S T R A

S E Ñ O R A

D E

L A

E S T R E L L A

SALVE A NUESTRA SEÑORA DE LA ESTRELLA
ANTONIO MUÑOZ MAESTRE
POETA

Salve, Estrella de Dios, De mirada que llega al horizonte y con brazos abiertos Acoge la esperanza de los hombres. Resuene en tu mirada El eco del Cordero Rey del mundo Y anuncie que tus lágrimas Regaron su simiente, y dieron fruto. Salve. De tu dolor Haz pañuelo de Dios para mis llagas Y con voz de silencio Arrulla en el amor a nuestras almas. Aliento Lasaliano, Que nace de la voz de Juan Bautista, Farol de aprendizaje En la torcida senda de la vida. Salve, luz en la noche Que en Jerez se convierte en mediodía, Y oración que transporta La voluntad de Dios hasta la brisa. Oh, Sol de mi camino. Entrégame la luz de sus promesas Y deja que contemple Tu rostro cuando mire a las estrellas. Antonio Muñoz Maestre Sevilla.

· 22 ·