BRUCE STERLING

EL CHICOARTIFICIAL

ICARO/CIENCIA FICCIÓN

Título del original inglés: THE ARTIFICIAL KID Traducido por: JOSÉ MARÍA NEBREDA Asesor literario de la colección: ALBERTO SANTOS CASTILLO © 1980. Bruce Sterling © 1991. De la traducción, Editorial EDAF, S. A. © 1991. Editorial EDAF, S. A. Jorge Juan, 30, Madrid. Para la edición en español por acuerdo con WRITER HOUSE, INC., NEW YORK, USA. No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito de los titulares del Copyright. Depósito legal: M-7201-1991 I.S.B.N.: X4-7640-470-0 PRINTED IN SPAIN IMPRESO EN ESPAÑA Imprime Cofas, S. A. Polígono Industrial Calfersa. Fuenlabrada

INTRODUCCIÓN
Cuando Bruce Sterling publicaba su primera novela, «El Chico Artificial» (1980), se perfilaba en la década venidera una «Nueva Ola de los 80» que, como la pasada «New Wave», reiteraba la crisis de la Ciencia Ficción y la preocupación por el tiempo cercano. El «movimiento cyberpunk» surgía como una necesidad estética para encarar el pesimismo del futuro porvenir, esta vez al borde del fin de siglo. Como sus antecesores, aparecía una cierta inquietud por lo «interior», pero como conexión psicodélica utópica entre el hombre y la máquina. El ejercicio del poder, lo social y lo cultural y la manipulación del individuo serían motivos que el nuevo subgénero reciclaría para retornar a un romanticismo trágico, donde se moverían los nuevos héroes del próximo milenio. «El Chico Artificial» desarrolla fundamentalmente la faceta «punk» por esa capacidad del autor para sofisticar la violencia y degustar el placer del daño físico. Estamos en una cultura decadente, donde los personajes son más emblemáticos que reales, cuya capacidad de reconversión física permanente los hace inmortales. En una «Zona Descriminalizada», los gladiadores-urbanos se enfrentan en una mascarada mortal, saboreando nostálgicamente los despojos de un pasado remoto. Somos contagiados por una estética de los nuevos bárbaros del futuro. En cuanto a lo «cyber», la longevidad artificial y la lucha como escenificación imaginaria en fórmula de videocinta, suplantaría a ese «cyberespacio» adictivo del «Neuromante» de William Gibson. Bruce Sterling ha sido el principal representante de esta «generación nexus» —como él y sus amigos también la denominaban—. Otra de sus novelas, «Squismatrix» (1985), planteaba el enfrentamiento entre los «Mechanists» y los «Shapers», entre la clase acomodada con inmortalidad implantada y aquellos que han sido alterados genéticamente y entrenados bajo condicionamiento artificial. «Mirrorshades» (1986) pretendió ser la antología definitiva sobre el cyberpunk, donde aparecían otros autores militantes del género como Gibson, Shirley, Shiner... Nos hablaban de las «sombras especulares» que se ocultan a nuestros ojos, recubiertas por el cromo y el negro mate, colores totémicos del «movimiento». «Islas en la Red» (1988) fue, sin embargo, una novela atípica, más cercana a un «nuevo humanismo de ficción» que mantiene un hálito de esperanza por la reconstrucción pacífica del mundo a pesar de considerar que todos somos como islas en la red, y entre conexión y conexión sólo hay un gran vacío de soledad. Actualmente, Sterling ha colaborado con William Gibson para escribir «Difference Engine», una extrapolación moderna a la Inglaterra de la Revolución Industrial, donde la técnica ha pervertido el comportamiento cultural y ha hecho surgir la violencia como arma de subversión. Si algo tiene el cyberpunk es su capacidad para evocar y provocar, utilizando el gueto de la Ciencia Ficción para romper sus fronteras. Así, posee ese carácter hambriento de reciclar diferentes géneros literarios —novela negra: «Neuromante», de Gibson; «Cuando falla la gravedad», de George Alec Effinger; novela de aventuras: «El Chico Artificial»; novela psicodélica: «Mindplayers», de Pat Cardigan, y, por supuesto, la novela romántica, el sino de estas últimas décadas—. Además, esta capacidad de utilizar nuevos estilos y formas tiene en cuenta, sobre todo, a las artes visuales. El cine, por ejemplo, sería un reflejo adecuado para considerar esta nueva visión del mundo real y actual como ficción. Es el caso de filmes como «Blader Runner» (1982), de Ridley Scott, y «Desafío total» (1990), de Paul Verhoeven. ALBERTO SANTOS CASTILLO Enero 1991

mi ciudad isla.I R brilla. significa persona joven. El cielo sobre Telset. Su pelo es poco común.» La mayoría de mi audiencia eran flotantes. cuidadosamente programadas. pues. y mi característica ha sido siempre el tener un aspecto juvenil y una salvaje artificialidad. intento contarlo todo. Estas cámaras flotantes van siempre con él. El sonido proclama: «Damas y caballeros. Su cabeza parece la apropiada para un cuerpo juvenil. pero no excesivamente fuerte ni musculoso. su cara es imberbe y sin rasgos sobresalientes. a mí. el borde del planeta delimitado en una confusión luminosa producto de su atmósfera. Reveria. Muchas veces. Yo mismo los traje a la superficie del planeta y me encargué personalmente de captar su atención durante estos primeros treinta segundos de proyección. Todos los derechos reservados en C. en Reveria. una gruesa cazadora de cuero con adornos metálicos. ¿Por qué. suspendidas en el aire. de anchas mandíbulas. sus grandes continentes de coral sobresalen marrones. y mi propia imagen se infla hasta llenar por completo la pantalla. Sobre su torso. me he levantado en el ocaso y trabajado sin interrupción durante las dieciocho horas que dura la noche reveriana. Ahora. una persona. EVERIA . cada hebra de cabello está individualmente laminada en plástico. Pero dejan de hacer esas preguntas impertinentes cuando he terminado de golpearles sin piedad. vastos y poco profundos. de hecho. el Chico Artificial. de un metro y sesenta y cinco centímetros de altura. Creo en los retos directos: están en el corazón del combate artístico. pero la palabra también puede aplicarse a alguien irreverente y con poco respeto por los demás. la gente me llama el Chico Artificial? Mi respuesta es que todo artista del combate debe tener un apodo. mis pequeños ojos rasgados y delimitados por una línea negra tan fríos y malignos como los de una víbora Desafío al espectador. Y. Cualquier entrevista formal que he concedido la he terminado siempre «perdiendo los nervios» y vapuleando sonoramente al periodista. bajo una delgada capa de aceite verdoso. Más adelante explicaré y analizaré mi imagen en la película. R. «Chico». 499 por el Chico Artificial para la Compañía del Conocimiento Disonante. Pero han pasado los días en los que yo creía esto necesario de cara a crearme una reputación de furia y violencia gratuita. Resistente. curtida por el sol. Viste un pantalón metálico con elásticos en la cintura y articulaciones. Bajo. seis pequeñas y silenciosas cámaras. un rígido y pesado collar protege la parte trasera de su cuello. su piel de un marrón oscuro. centellean. lo consideran más bien original y dulce. es tan límpido como el cristal del zoom de una cámara. El efecto es hipnótico y relajante. Esta proyección ha sido posible gracias al señor Richer Money Manies y el Chico Artificial. barbilla estrecha y puntiaguda y ojos oblicuos y rasgados. negras y puntiagudas púas. cada una con dos sistemas de lentes y un equipo de sonido. La imagen que proyecta la cinta es la de un hombre muy joven. me obsesiona. Los reverianos orbitales piensan en Reveria como algo querido pero lejano. que circunvalan nuestro coralino planeta sobre plataformas orbitales del tamaño de ciudades. la cámara desciende rápidamente de arriba hacia abajo. formando una maraña de rígidas. delimitados por pintura negra. Permanezco erguido bajo la cámara descendente. antes de pasar la proyección he tenido cuidado de conectar con los satélites meteorológicos. en cambio los habitantes de la superficie. como yo mismo. Sobre él. editando y depurando mis propias cintas para el señor Manies y el mercado. y lustrosas zapatillas negras de combate. una imagen que. Generalmente me preguntan cómo me convertí en un artista del combate y por qué me llaman el Chico Artificial. verdes y blancos entre deshilachadas nubes. pasando de una vista general de la ciudad a un distrito y luego a una simple calle. sus mares. Yo rompo este efecto de distanciamiento. sujeta a los hombros por dos anchas correas. una imagen que conozco bien.

CROSSBOW: (con infinita delicadeza) ¡Muy bien! (yo sonrío radiante). su arma se agita como una cosa viva. Líneas de locura surcan su cara. estamos mirando a Rominuald Tanglin. El arte en el combate te permite tener a tus oponentes sumidos a tus pies. levanto mi mano y toco la fría humedad de mis mejillas. mi personalidad anterior. Su cabello le baja hasta los hombros y sus maneras tienen esa especie de frivolidad del viejo estilo. En los primeros momentos de la cinta. (Masco las palabras mientras muevo mi boca). El borrador de memoria ha hecho su trabajo. hay media docena de puntitos rasurados en donde los contactos metálicos tocarán su cabeza. Tanglin no dice nada todavía. Fascinado. sus ojos se mueven rápidamente de un lado a otro como dos pelotas negras al rojo vivo. mantienen la cabeza derecha. Chico?» Puedo oír a mi audiencia preguntar. en lo que más cree el Chico Artificial es en el arte del combate. (Me levanto de la silla.) Allí. resulta obvio que. he nacido y alzo mi cabeza. Los recuerdos parecen amenazantes. mi tutor durante los primeros veinte años de mi vida. La máquina se separa de la cabeza. una persona con la cual tengo una profunda deuda. Tanglin muere instantáneamente y sus ojos están cerrados. (pausa) R. Era gran habilidad de eso (el profesor Crossbow es un neutro. pero unos brazos de plástico transparente. hay una descarga. «¿Noventa y ocho años. Y es por esto por lo que soy el Chico Artificial. a pesar de su calidez.En su mano derecha. Crossbow limpia las lágrimas y quita las abrazaderas de la cabeza. insensibles y sin conocimiento. Fueron rodados por el profesor Crossbow. de los gratos paneles de madera. Arti. CROSSBOW: ¿Sabes quién eres? YO: Sí. «¿No son veinte años más de los que has estado vivo?» Exactamente. El Chico Artificial se mueve con gracia felina. obediente a sus deseos. siempre he preferido el pronombre) tomar planos de acercamiento a mi cara. aparte del hecho de que él no dice absolutamente nada. Eres mi amigo. Comienzo a pasear por la habitación con la antinatural seguridad y gracia de esos cientos de años de experiencia. el profesor Crossbow. Agarra una de sus barras por la mitad. de su mobiliario y sus tiros de aire. momentáneamente vacío de toda personalidad. pero su garganta se mueve visiblemente. A los pocos segundos vuelve la consciencia. Se trata de dos delicadas barras de cuarenta y cinco centímetros de largo cada una. Combatir actuando no es arrancarle a uno grandes pedazos de carne sangrante. La máquina que va a matarlo desciende sobre él. no en vano tiene noventa y ocho largos años de experiencia. Se forman lágrimas en los conductos abiertos de los ojos que resbalan por las mejillas sin vida. dejando la otra libre. Estamos en tu casa. La fina barbilla se desencaja y se forma un hilillo de baba en la comisura del labio inferior. Arti? . T. confiriéndole un aire peculiar de artificiosidad. voluminosos y angulares en la habitación de Crossbow. cubiertas de un plástico negro almohadillado y repelente de sangre. reposa en la silla. hay tensión en la pálida línea de sus fruncidos labios. aparece la mano de Crossbow que lo limpia con una esponja. descuidadamente. Se produce el contacto. Pero. de sus terrarios y acuarios de cristal. Soy R. sobre todo. lleva su arma. ¿quieres? Estupendo. El cuerpo. desplegando seis contactos relucientes. mientras que la suave maleabilidad del plástico proporciona mejores golpes contundentes que los actuales desgarramientos y destrozos producidos por los sólidos mangos de metal. así que me referiré a eso como «eso». Está a punto de realizar un suicidio mental. difícilmente visibles. aturdidos. «Hola». Caminemos un poco. Tiene doscientos veintiún años estándares y éstos son los que aparenta. unidas por los extremos a una reluciente cadena de metal de veinte centímetros. Arti. su personalidad ha sido arrancada. Su cara reposa con total relajación. ¿Cómo te sientes ahora. de su pantalla de proyección. CROSSBOW: ¿Y sabes quién soy yo? YO: Sí. digo mientras me restriego los ojos con los dedos. Tengo los primeros momentos de mi «nacimiento» filmados en cinta. El sólido relleno de metal bajo la cubierta de plástico asegura un contundente impacto. La mente de Tanglin se ha ido. Es perfectamente consciente en todo momento de la exacta posición de cada centímetro de su cuerpo. La cámara nos sigue. T. dice cortés Crossbow. pero mi cuerpo no ha olvidado sus reflejos. Enseguida. «Hola». en Reveria. Soy un recién nacido.

un modelo muy desarrollado de Niwlind. Aun así. Crossbow no era especialmente entusiasta de las cintas de vídeo. verdad? YO: (dejando a un lado la taza vacía) ¡No! (impaciente) Vayamos a nadar. era un fanático creyente del poder del vídeo. aunque aún poseía la gracia habitual de la edad. su temeridad. profesor. eran los degenerados supervivientes de la Cultura Antigua. en la casa del profesor Crossbow. Algunas cintas. ¿Con cuánta frecuencia me he encontrado de repente con los desvaríos del Viejo Papá mientras visionaba sin descanso las cintas de mis proezas en los combates? Docenas de veces al menos. algunos incluso antes de un solo siglo de vida. Era un constructor de imágenes. suprimiendo con el peso de tantos siglos de poder y experiencia a su hijos e hijas. así que ni tan siquiera mis más cercanos amigos conocían nuestra verdadera relación. huecas calaveras delineadas dentro de un tosco vestido de fibra negra. ¿qué más hay? Era joven. «Ellos». Y el arte en el combate es algo que todo joven persigue. Nuestros remotos antepasados. con brillantes. La cinta acaba cuando salimos por la puerta. Mi cuerpo todavía recordaba su antiguo tren de combate. emanan una intensa convicción que demuestra cómo debió haberse servido de sus habilidades para llegar a la privilegiada posición de Primer Secretario del gobierno de Niwlind. estas locas afirmaciones no tenían la más mínima prueba de realidad. Tanglin. es difícil para alguien que tiene doscientos años entender los . su holograma proyectado aparecía y desaparecía constantemente por la casa. Estas «sanguijuelas» fueron su particular obsesión durante los últimos meses. o «el Viejo Papá» como mis amigos y yo mismo habíamos llegado a llamarle. de piel gris y huesos de caucho. o me hablaba de la perfidia de su esposa Crestillomeem. él lo conocía mucho mejor de lo que yo pueda hacerlo nunca. fue especialmente diseñado para Tanglin. de hecho. y en un momento determinado. en el cual la Academia exigía una meticulosa grabación de cada paso del proceso científico. Para Tanglin debió ser muy duro destruir cientos de años de cintas grabadas en el ordenador personal que yo había heredado de él. Escondió cuidadosamente sus últimas cintas en algún sitio de la memoria. Por supuesto. ¿Por qué me he convertido en un luchador artista? Bien. cuidadosamente editados. Según fui creciendo. en los Acantilados de Tethys.YO: Me siento estupendamente. pero sentía que había heredado algo de sus destacadas habilidades en este campo. pero era consciente que esa vasta carga de recuerdos podría destruir una joven personalidad en desarrollo. excepto cuando se trataba de su trabajo científico. eran lo bastante estúpidos como para vivir en planetas de baja tecnología y morir pronto. Este tiempo moderno es duro para los jóvenes. Yo no llegaba a tanto. estuvo editándolas. No así Rominuald Tanglin. dejé de creer en ello. de tal forma que un programa virus las activaba de acuerdo a unos códigos variables. Las cintas iban personalmente dirigidas a mí. CROSSBOW: ¡Maravilloso! Ahora bebe esto (me pasa una taza de cerámica llena de un espeso líquido negro prácticamente cristalizada con inhibidores de la testosterona) y después nadaremos en el acantilado. especialmente aquellas en las que vierte detalles sobre su paranoica teoría acerca de la Cultura Antigua. uno de los más poderosos políticos del planeta Niwlind (a pesar de que aquel mundo era bien conocido por la retorcida habilidad de sus intrigas). con el legado de todos sus gestos y ademanes. Es difícil encontrar un sitio para respirar cuando eres joven. Siempre me las dirigía como «Chico» o «Hijo». Este ordenador. casi siempre precedidas por la carátula del insano rostro del Viejo Papá. Más tarde cenaremos y entonces será momento de empezar con tus lecciones. Debió haber hecho una cada día durante los dos años de descontaminación que pasó en el anillo orbital de emigración. Me instruía en técnicas de política. Había cientos de cintas. y algunos humanos contemporáneos. o de la acechante presencia de criaturas alienígenas a las que él llamaba «sanguijuelas». a sesenta millas de Telset. Durante su última semana. insistía. es necesaria la vitalidad de la juventud. me dejó las grabaciones de los dos últimos años de su vida. ¿No estarás dormido. su despreocupación. No eran capaces de vivir una y otra vez. Decía que había desarrollado sus técnicas en el manejo del arma para protegerse de «ellos».

está en el centro del acantilado este. He explorado Telset a pie y en zumbador. metal o madera se dispersan por toda la isla. Ocultas en los bosques o medio enterradas entre acantilados. yo era un devoto seguidor. y los he acariciado con mis manos. Conozco los grandes. Un día dejé una simple nota al profesor y embarqué en mi bote rumbo a la ciudad. Tardé dos semanas en establecerme y volví a por mi computadora. Pronto descubrí que amaba Telset. He visto enormes holotaurios vomitando fango. y he olido el aroma salobre de su aire oceánico. pero según fue pasando el tiempo comenzaron a sucumbir ante las especies nativas. Aquellos de entre mi audiencia que han seguido de cerca mi carrera (y sé de algunos que han formado verdaderas bibliotecas con mis cintas) saben que comencé mi carrera como . calas y valles. Las filmaciones que contenían escenas de personas golpeadas salvajemente comenzaron a tener una audiencia cada vez mayor. la mayoría traída de Niwlind. los indisciplinados matones comenzaron a desaparecer pronto.sentimientos de otro que tiene dieciocho. dejó que tomase mis propias determinaciones. Una respuesta de Revería ha sido la Zona Descriminalizada. enmarañadores. mi campo de acción. un área libre de toda limitación legal o social. Es una isla de doce millas de largo por cinco de ancho. La parte más norteña es Prospect Point. Tiene la forma de una huella de zapatilla. plantada como una joya en las brillantes aguas del Golfo de la Memoria. los conquistadores de Reveria sumieron Telset en un estado de roja y ardiente oscuridad con sus láseres orbitales. El entretenimiento principal de sus habitantes son lo vídeos: vídeos aburridos. ociosos. Comenzaron a ponerse de moda diversas formas de arte en el combate. Los orbitales pueden ver el golfo como una unidad: un lago del tamaño de un océano. he conocido a su gente. Pero ante todo. oído. el profesor lo desaprobaba. espumeantes y cormoranes. En la casa del profesor al nordeste de Telset. pesados tragabarros. atisban por encima de la hierba. poblaron los suelos estériles con su propia fauna y flora. zambulléndome después desde su cumbre hasta el mar. He visto las vastas costras cilíndricas de la Torre de Coral y las he escalado. patinadores y rayas. sobre la vida. Hace quinientos años. completamente rodeado por los arrecifes de coral del continente atolón que llamamos Aeo. más arraigadas. de arte. Vieja Telset. y el combate artístico llegó a ser una profesión. Cuando la Zona Descriminalizada fue abierta. Mi nota no estaba. Telset es como un laberinto de cables. la ciudad original. Al principio. arrastrando su gomoso cuerpo a los acantilados. He visto castores marinos. peligrosos y desafiantes delincuentes. sobre un acantilado del continente Aeo. palpado. En cierta manera. cada una ocupando su nicho dentro de un ecosistema caótico y cosmopolita. el pasado. El dinero del vidente comenzó a introducirse en la industria. y no sólo entre la masa juvenil. agazapadas en cañadas. Ahora la isla es una mezcla dispar de especies de una docena de planetas distintos. los he recorrido en mi pequeño esquife Azote de los Mares y he nadado entre ellos y explorado con zumbadores acuáticos. Conozco a la perfección los canales de los Acantilados de Telset —tal vez demasiado bien—. que eran transportadas por el viento y los pájaros. estelantes. travertina. Las especies foráneas evolucionaron bien. Es nuestra forma de vivir. Los límites de la ciudad de Telset son difusos. hace veinte años. Sus violentas actividades captaron el interés y la simpatía de otros muchos que padecían una frustración similar. pero así era el profesor. mármol. tan grandes como casas. amazacotados y desiertos edificios del Viejo Telset como la palma de mi mano. He visto Telset. Mi partida le había liberado de su última responsabilidad. Cuando la superficie se enfrío. lo cual hace de ella una ciudad poco compacta. sus modernas villas de granito. muchos ciudadanos se asombraron y escandalizaron por el repentino brote de violencia anárquica que surgió entre las pequeñas bandas de errantes. pero poco a poco. según iba creciendo. Imaginé que mi viejo tutor se había echado a la mar y que sencillamente se dejaba llevar por la superficie del Golfo de la Memoria. cada vez le veía menos neutro según iba explorando los acantilados y documentando la increíblemente intricada ecología de Reveria. matando a todos los nativos. la he tocado. la mayor parte del Viejo Telset es ahora la Zona Descriminalizada.

pero aquello fue una gran actuación. Sumo. Dudé: en aquellos días quería tener una imagen de inhumanidad. «Las estrellas están preciosas esta noche». sus ojos brillaban. el vapor se diluyó en el aire. he escalado a lo más alto de este sangriento estandarte. ¿Por qué un guardián humano cuando podía adquirir fácilmente una simple máquina que se encargase de sus desagradables tareas? Desde luego no era por sexo. una secta dirigida durante los últimos ocho años por una espectacular pareja: Agente Escalofrío y su Dama Hielo. «¿Te froto la espalda?». los rituales del combate y el Código del artista. Martillo. Tampoco era para guardar las apariencias reverianas típicas. Mosca Bill Flaco. Me ayudaron a encontrar mi primera casa.) Dos miembros de Estranguladores Perfectos habían irrumpido en su apartamento. Multimáscaras. El hecho de que a veces haya desafiado y maltratado a alguno de sus miembros (Seis Dedos. Cayó de rodillas en su increíble longitud. Yo había intentado vanamente durante dos años algo que consolase sus instintos. y yo contaba con pagarés reales. Fue maravilloso. Pero el dinero no lo es todo. mi libido estaba dormida desde que el profesor Crossbow me la dio. viendo vídeos y haciendo un poco de humo. murmuró. mientras que Quade llega casi hasta los dos metros y medio. Desafortunadamente para ellos. Estaba ruborizada. estadoconsciente y dominación-consciente. Llevaba conmigo dos años. Me enseñaron cómo vestir. Cerebro. tienen unas ganancias moderadas con respecto a la clase alta de Revería. ella cayó desmayada. unos excelentes mosaicos tridimensionales. Tenía suficiente dinero como para vivir cómodamente y sin ahogos en la Zona Descriminalizada. No pude resistir sus plegarias cuando se arrodilló ante mí entre los escombros de su mosaico en tres dimensiones. Tenía la espinilla fracturada y estaba curándome. Pero finalmente decidí que así podría hacer cintas de vídeo nuevas y me la llevé. No se puede estar luchando continuamente. ocultándose de los de Conocimiento Disonante durante una pelea. simplemente me gustaba porque era muy buena suplicando. dijo distraída. pero enseguida temí que era algo relacionado con el sexo. así que entré en escena y no paré de golpearlos hasta convertirlos en pulpa. ella no tenía ningún amante. «¿Quieres que te coloque la almohada? ¿Te doy un masaje? ¿Te traigo las pesas?» «Me mimas demasiado. Hielo y Escalofrío fueron los responsables de mi desarrollo como actor y experto en cintas de vídeo. «Pero dame una servilleta. mis cámaras lo captaban todo mientras Quade sufría un cambio en sus maneras que me cautivó. incluso los mejores en el ranking de luchadores. mi cara imberbe y mi voz suave y aguda eran prueba de ello. dije. Cojo o Párpados) no quiere decir que no sienta un sincero afecto por todos esos extraordinarios artistas y luchadores. Quade Altman. Como eran dos gamberros empedernidos. Cadenas. . los artistas de la lucha pasan gran parte de su tiempo cicatrizando sus heridas. pero los resultados habían sido relativos. y además hizo algunos de sus mejores mosaicos en mi casa. Desde entonces. Esto quiere decir que. A pesar de la tecnomedicina.joven miembro de Conocimiento Disonante. y ese peculiar tono amarillento que a veces los nublaba había desaparecido. (Yo mido un metro y sesenta y cinco. No. Nos habríamos matado unos a otros hace tiempo si no fuese por el Código. los gritos histéricos de Quade y el ruido de los mosaicos haciéndose trizas me alertaron. El Código dirige nuestras vidas. Después descubrí que esto le sucedía a menudo debido a ciertos problemas circulatorios producidos por la atmósfera de Revería. Ellos me proporcionaron mis primeras cámaras. cuando Quade entró en mi habitación con una luz de noche y algo de comida. Quade». echó sus brazos sobre mi cuello y comenzó a suplicar. literalmente me rogó que la protegiera y la llevara a un lugar seguro. una firme réplica del esmufo. Tortazo Feliz. Todavía tengo el vídeo de nuestro primer encuentro. la fama y el respeto significaban mucho más. en mi mente juvenil. y un guarda personal. Mi casa tenía un sistema computerizado de alarma. se dedicaron a destrozar sus obras de arte. Tiene ocho años corrientes de existencia. hay límites: las facturas del médico y el daño físico.» Levanté la tapa del recipiente. no me gusta tomar la comida caliente si estoy desnudo. Me contaron innumerables trucos para la correcta representación de una obra dramática. No sabía exactamente qué le sucedía.

Estaba a punto de empezar a comer cuando oí el sonido tintineante del comunicador personal.Había trocitos de raya asados con hierbas de los pantanos. Me aseguré que Manies lo veía todo a través de mi cámara. Deberías haberte dedicado al porno. ¿Por qué correr riesgos? Podrías encontrar algún luchador descerebrado poco dispuesto a besar la punta de tu nunchako. Lo comió agradecida. ¿por qué no disfrutar con sus manjares? Sería un insulto a Reveria actuar de otra manera. pero al ajado anciano le parecía correcto hacer los esfuerzos necesarios para divertirme. Chico. Apagué mi canal propio de vídeo y apareció la cara de sapo de mi genial amigo y patrón. Manies? Me he levantado a tiempo de verlo. «Encantado de verte. «No pretendo satisfacer tus depravados gustos. «Quade. «Hola. fascinante.» «Sí. cogí con los palillos un trocito crujiente de hierba y se lo ofrecí. . Producto de algún flotante. deja que yo me encargue del transporte. Tengo un gusto peculiar aunque a algunos les parece poco corriente. Hay algo que me interesa. capta cosas y las enfoca. El tiempo no significa nada para un reveriano de trescientos años. ninguna proteína importada de los anillos. así podemos apreciar los bienes que nos reserva.» Hizo un ademán con sus gruesos dedos. Algunos fanáticos pueden no estar de acuerdo pero. ¿Podemos quedar tres horas antes del amanecer? Necesito completar con urgencia un grupo de artistas del combate y tú eres el mejor de entre los mejores.» «¿Qué canal?» «Ninguno en especial. la atraje sobre mí. ya que conquistamos la isla. la superestrella? Te enviaré a cuatro de mis más apetitosas pornoestrellas para que te transporten en una litera cubierta y perfumada. dije tapándome con la almohada. querido. mostrándole la envoltura transparente y los electrodos que ayudaban a regenerar el hueso. «Es Cewaynie Wetlock. más que nada para pinchar a Manies. algunas cosas emitidas desde la zona desierta. Nos dedicamos a criticar su trabajo durante dos horas. el trabajo de ordenador es excelente.» Nunca había oído hablar de ella.» Manies resopló.» Quade volvió para recoger la bandeja. querido? ¿Visionando vídeos?» «Exacto. Escucha. no tan vieja como tú. Dentro de doce horas voy a dar otro de mis famosos desayunos. «Un maravilloso crepúsculo ¿verdad. Mr. pequeña. «Oh. dije. sus ojos azules se abrieron un poco. «¡Qué mundano! ¿Es este el Chico Artificial. dijo distraído Manies. No es una observadora pasiva. Richer Money Manies.» «Lo siento». conozco el trabajo de esa mujer». «¿Qué has estado haciendo durante tu convalecencia. fascinante».» Aparté la pierna en cuestión. Es muy reciente. la dije. dijo Manies.» «Apuesto que eso se lo dices a todos los luchadores que no puedes seducir». «De cualquier forma. acaríciame el pie». «Pero aún es posible darle un toque escarlata. «Estás intentando seducirme con tu cuerpo atrofiado e imberbe ¿verdad? No has elegido bien tu verdadera vocación. estaré allí. Es una innovadora. Chico». Supongo que es inútil que esta pierna herida te sirva de excusa.» «Igual digo. dije. querido. Manies me hizo jurarle que le haría una cinta con sus críticas (unas críticas que serían enviadas a Cewaynie Wetlock). ella trabaja con un zumbador manipulante. Mientras ella se arrodillaba al pie de la cama para acariciar adorablemente mis pies. «Caminaré. dijo Manies. No. Money Manies». Quade abandonó la habitación de tres increíbles zancadas. lamiéndose los labios.» Cortamos nuestro canal de comunicación visual y conectamos con el 85. así me mantendré en forma.

Parecía irritado. huéspedes. «¿Mi relación? ¿Mi relación?». el poeta. respirando audiblemente por unos espiráculos tan grandes como mis dedos. señor».» «¿Cuál es su relación con la Masa?». sus famosísimos desayunos eran un relajo para él. los productos híbridos y mutantes de Manies. En total éramos cinco. señor. Un grupo heterogéneo.» Rufián Jack me caía bien. «Soy un estudioso. puso un brazo protector sobre las verdosas articulaciones de su mascota.» «¿Quién ha dicho cuatrocientos años?». saltó Jack. si es a eso a lo que se refiere. jamás había visto al Profesor Angélico de la Academia ni a Santa Ana Dos Veces Nacida. después comenzaba a mordisquear. Y los insectos son los transmisores habituales de esas formas de vida. dijo Rufián Jack mientras miraba desde la terraza la suave superficie coralina del mar. el explorador. cuyas mandíbulas trabajaban incansables. dando palmadas a su animalito en el sólido caparazón transparente que cubría su enorme ojo compuesto. En mis años de flotante. «¿está seguro que ese artrópodo ha sido también convenientemente descontaminizado? ¿Puedo preguntarle su área de origen? ¿Es acaso esa zona continental que nosotros llamamos familiarmente la Masa?» «No sé. clientes. Las últimas detonaciones fundieron su corteza. sorprendido y envarado. pornoestrellas en alza y ambiciosos productores de vídeo. Quieres mofarte de nosotros con esas tonterías tuyas acerca de tu gran longevidad. en Muchas Mansiones. «Minamos esa estrella hace cuatrocientos años. le puedo asegurar que jamás he tenido curiosidad por sus gustos de la fauna bacteriana. su gusto por la vida en esos parajes agrestes. preguntó Manies interesado. una mantis verdosa de grandes patas. un pequeño monstruo que le seguía a todas partes. una variopinta muestra de terrarios y acuarios. podía haber sido un buen luchador. con una nuez de adán prominente y un pelo rojo y ensortijado. No somos tontos. Se le podía perdonar su constante manía de mentir. ven». Sin embargo. tomando un primer plano de rostro picado y sin color. «Mr. «El mar le había arrojado a los corales y se hallaba medio ahogado. La conversación era su elemento. torció su ACIA . Manies. alienígena. dijo el Profesor Angélico con su voz pedante y profunda. Tenía un aire de pacífica melancolía y sacaba frecuentemente de su bolsillo un trozo de carne roja que ofrecía a su mascota. Mr. al menos. aduladores y sicofantes.II H la tercera hora antes del amanecer me hallaba en la zona más norteña de la isla. «¿Os he hablado alguna vez de cuando estuve allí?» «Anda. Spinney era grande. una de sus tres cámaras se aproximó. ya sabes. Me fascinaba el vigor de mi amigo. grotescos hologramas vagabundos y un huésped. Se le veía tranquilo y a gusto mientras cumplía sus obligaciones de anfitrión. cortó Angélico. La mantis aceptaba el presente con la misma displicencia que su dueño. su preciosa casita a la orilla del mar estaba frecuentada por toda clase de sirvientes. eran bastante conocidos y dos de los mejores amigos de Manies. dijo Spinney diplomático. lo habitual. casi todos potencialmente hostiles al hombre. La Masa es la zona con el mayor grado de microorganismos del mundo. y Rufián Jack. Me he doctorado en microbiología y sé algo de la epidemiología bacteriana. La mantis. «La estrella de la mañana está preciosa esta noche ¿verdad?». por no mencionar esas rarezas incalificables: animales domésticos alterados. el desgarbado habitáculo de piedra de mi amigo y patrón. una refugiada política de Niwlind. A pesar de todo. Ambos habían bajado poco antes al planeta después de un largo y tedioso proceso de descontaminación en uno de los anillos orbitales. corpulento. Como siempre. Money Manies reía. de ahí su alto albedo. «Estuve allí hace cincuenta.» Spinney. Alruddin Spinney. Spinney». De cualquier modo.

» . «Eso dice mi corazón». ¿acaso detecto síntomas de nostalgia en tu preciosa cara? Has pasado dos años en un anillo y todavía recuerdas tu tierra. Mi gobierno ha completado su policía genocídica y ha exterminado mi rebaño. Dinos algo más de tu obra. Fíjate en el moteado de sus articulaciones. «No te dejas ver mucho últimamente. Si es a Revería. Mi buen amigo Nimrod ha clasificado muchos especímenes de la fauna reveriana. Es por esto por lo que he organizado conferencias para proteger su ecosistema.» Manies dijo: «¿Te consideras entonces como una bienhechora de nuestro universo?» Ella movió la cabeza afirmativamente. Es verdad. visiblemente sorprendido por sus risas. «¿Acaso posee algún título académico?» Rufián Jack frunció el ceño. permanecía frente a mí con una expresión confundida en su ancho. ¿no es cierto? Esos que se llaman a sí mismos grazna-páramos.» Las seis cámaras de Manies flotaron alrededor de Rufián Jack. Profesor». Estaba deliciosa. «Mis investigaciones particulares me han demostrado que ésta especie de mantis es oriunda del extremo más oriental de Aeo. Yo fui arrestada y condenada. Quizein. Está relacionada con especies alienígenas. El programador de comida de Manies. Santa Ana no hizo ademán de comer. Santa Dos Veces Nacida es todavía extraña en nuestras costas pero estoy seguro que es tan inteligente como bonita. dijo. Las había perdido recientemente al ser atacado por una raya mientras nadaba en los arrecifes. añoro a mis pobres compañeros. «Hola Quizein». aun a riesgo de su propia vida. Me hubiese gustado poder hacer más por ellos. barriendo los invisibles. éste recobró su buen humor inmediatamente. «Todos los aquí reunidos somos gente instruida y presiento que nos ha subestimado. ha escrito jugosos artículo sobre las armas de cadenas metálicas en la Revista de Brincología de Reveria y es uno de los mejores programadores de cámaras de nuestro planeta. tan inteligentes como los humanos. Estamos completamente a salvo. señor». Dijo suavemente: «Sigo la senda de la justicia donde quiera me lleve. Cogí una con mis palillos. Quizein no podía levantarse de su silla hasta que las piernas no le crecieran de nuevo. Manies. ¿Qué fuerza de Niwlind ha provocado tu exilio?» Santa Ana se irguió con un gesto automático.delgado cuello para enfocar con uno de sus ojos compuestos al Profesor. Se me mandó al exilio. Money Manies. dijo Manies con voz seria. Yo tenía una cámara siguiéndola. Mr. Profesor». «No causará problemas. almejas del tamaño de dedos con salsa roja.» Dejamos el mirador y nos situamos alrededor de una mesa oval de madera. pecoso rostro. Y aquí está el desayuno. dije. atravesó la puerta en su servosilla con los aperitivos. mejor. y aquí estoy. oscuros miedos que se agazapaban tras ella.» «Desde luego. sin duda alguna. Nuestro gobierno es insensible y brutal y muchos de mis seguidores se vieron obligados a emplear métodos violentos. Manies y Rufián Jack prorrumpieron en risas. ánimo ¿No es así?» Santa Ana tocó de nuevo las plumas de su pelo. que nadie tiene que trabajar y que el gobierno es una plutocracia invisible. sólo diré que soy el autor del libro Teoría de Análisis Químico de la Clase Política. Mr. Spinney es un notable explorador y un distinguido poeta. estás convencida que tienen un alma intangible. esencia.» «Es cierto. Sería impertinente por mi parte que contara mis propios méritos. unas aves gigantes incapaces de volar ¿verdad? Y tú crees que son inteligentes. dijo Angélico. «Soy un explorador». «Mr. el Chico Artificial. dijo con brusquedad. En Niwlind me dijeron que Revería es una especie de paraíso. dijo Rufián Jack.» Quizein me ignoró mientras servía las entradas. a cuyos ojos alertas y saltones no se le escapaban nada. «Hasta la Academia necesita quien les informe. Mi joven amigo. Dinos qué es lo que te ha traído aquí. incluso Santa Ana Dos Veces Nacida se permitió una breve sonrisa.» Manies dijo: «¡Fascinante! Presumo que la mayoría de tus conciudadanos de Niwlind no comulgaban con tus ideas. «Y admito libremente que son. Esa es la causa de mi melancolía. dijo: «Mi querida Santa Ana. Pero ahora creo que aquí hay mucho que hacer. pero tienen otro lugar en la esencia del universo. Manies siguió: «Siempre he encontrado muy interesantes esa clase de doctrinas. encuadrándole.

«Cierto», dijo Santa Ana. «Los grazna no tienen lenguaje, o eso dicen. No tienen manos, ni utensilios, ni historia, ni arte. Se comen a los enfermos o mutilados —a menudo se producen estampidas— y atacan por igual a animales domésticos como a presas salvajes. Son irascibles, rugosos, feos. Oh, dicen muchas cosas poco halagüeñas.» «Todas ciertas, entiendo», dijo Alruddin Spinney, haciendo una pausa para dar a su mantis una almeja. «Sí», dijo Santa Ana. «Pero nunca han vivido con ellos en los páramos. Nunca les han visto danzar.» «¿Te importaría decirme porqué esta amistad con los grazna-páramos?», preguntó Manies. «¿El porqué de esta curiosa inclinación?» «¿Todas las formas de vida son sagradas?», dijo Santa Ana. «Sentí la llamada y la hice caso.» «¿Cómo te preparaste para esa llamada? ¿Con un largo período de celibato?» Afirmó de nuevo. Los ojos de Manies brillaron. «¿Presumo que posees un aparato reproductor en perfecto estado?» Esta vez el movimiento afirmativo tardó un poco más. «Suele pasar, y así lo demuestra mi experiencia», dijo Manies con un gesto impreciso. «Sugiero, querida Santa Ana, que tu altruismo y tu falta de sexualidad están íntimamente relacionados. Te felicito por tu hábil manipulación de ti misma.» Se comió otra almeja. «Eso no es cierto», dijo Santa Ana. «Es verdad que he tratado de purificarme con la abstinencia, pero lo mejor de mí subsiste después de todo.» «¿Tú crees?», dijo Manies. «Inténtalo. Deja que veamos cuanto de ti es innato y cuanto cultural; cuanto crece en ti sano y vigoroso y cuanto es modelado por los demás como un bonsai. Déjanos borrar todo vestigio de tu antidisciplina sexual. Mis pornoestrellas son seguramente las más hábiles de toda la humanidad. Podemos destruir tus miedos sexuales con drogas, querida Santa Ana; y después podrás volar como una gata salvaje entre sus recovecos. Te puedo asegurar que te va a encantar el cambio. Muchas mujeres son capaces de hacerse esclavas sólo para probarlo, pero yo te lo ofrezco a ti, libremente, con espíritu hedonista. Después podremos averiguar cuantos de tus miedos permanecen y qué queda de tu firmeza. ¿Te atreverías a embarcarte en ese viaje de exploración?» Santa Ana dudó. Finalmente dijo: «Pienso que no pretende hacerme daño, Mr. Manies; así que controlaré mi enfado y mi repulsa. Espero que no vuelva a hacerme una oferta semejante de nuevo.» Manies dijo sorprendido: «No he querido ofenderla, mi ofrecimiento era sincero y basado en una curiosidad meramente antropológica. ¿No es así, Jack?» «Claro, claro», dijo Rufián Jack jugando indolentemente con el borde del mostacho. «Las aptitudes sexuales de Niwlind son fascinantes. Y si no, escuchad la siguiente historia que yo atestiguo personalmente», y empezó a contarnos una larga y bastante poco probable mentira que no acabó hasta que Quizein recogió los platos del aperitivo y nos dejó con unos cuencos de arroz con setas fritos con la sabrosa carne de los cangrejos de arena. Desde lejos nos llegó el brillante destello de la detonación de una isla flotante en algún lugar sobre el continente; escuchamos su profundo estallido. «Es nuestra respuesta a la decadencia que dio a nuestra iglesia sus poderes morales», dijo Santa Ana. «Siempre he luchado en contra, y creo que éste mundo también necesita una profunda limpieza.» «Necesitas un sitio donde poder llevar a cabo tu tarea», dijo Manies hospitalariamente. «¿Puedo ofrecerte mi casa? Advertiré a mis numerosos amigos y huéspedes acerca de tus hábitos; estoy seguro que harán un esfuerzo por no ofenderte.» «No, gracias», dijo la santa. «Quiero ver ese pozo inmundo de depravación: la Zona Descriminalizada. He visto cintas de lo que sucede allí durante mi período de descontaminación. Creo que seré más necesaria allí.» «¡Estás bromeando!», dije. «Porque tú, pequeña boba, vas a ser golpeada y violada antes de que des veinte pasos. La Zona es la Zona; no es un campo de juego para estúpidos y fanáticos locos.» «Ahora sé dónde te he visto antes», dijo. «Reconozco tu voz. ¡Tú eres ese pequeño sujeto con la cabeza encrespada que golpeaba a esa mujer enorme y vociferante!»

«¿Has visto mi lucha con Chillona?», dije. «Entonces me has visto ganar. Me fracturó la espinilla, pero tan sólo eso. Ya está casi curada. Mira.» Puse mi pierna encima de la mesa y me quité los vendajes plásticos. No estaba vestido con mis ropas de combate, por lo tanto, había tardado en reconocerme. «Ese artilugio alrededor de tu cuello», dijo. «Es exactamente igual que el que el Secretario Tanglin solía llevar para ejercitarse. ¡Incluso miras como él!» Me sorprendí de su referencia a Tanglin. Me puse en guardia, entorné los ojos. «Soy su hijo», dije lentamente, recurriendo a la mentira. «Vino a Reveria hace treinta años.» «¡Es horrible!», dijo tristemente. ¡Pensar que los huesos y la sangre de Rominuald han sido reducidos a esto! ¡Que lástima que haya muerto y que haya sido incapaz de elevarte, de darte algo de su excelente moral!», sacudió la cabeza. «Me das pena.» Esto hizo que me enfadara. Un pequeño escalofrío en la parte trasera de mi cuello envió una corriente de electricidad estática a las terminales plastificadas de mi cabello. Esto hizo que se me erizase de inmediato. Manies, Spinney y Rufián Jack echaron para atrás sus sillas y se prepararon para retirarse. Mis cámaras se activaron y comenzaron a flotar en posición de combate sobre mí. «¿Qué sabes de Rominuald Tanglin?», dije. «¡El Secretario Tanglin era mi ídolo!» dijo. «¡Era un gran líder, un gran hombre! Al menos, así era hasta que su esposa le destruyó deliberadamente y le volvió loco. ¡Hizo más por los grazna-páramos que cualquier otro hombre viviente!» De repente, el Profesor Angélico, que había estado plácidamente ocupado con el arroz, apareció enfadado. «¿Rominuald Tanglin?», demandó. «¿El Rominuald Tanglin? ¿Tanglin el demagogo, el enemigo de la ciencia? ¿El hombre que condujo a aquel charlatán neutro, Crossbow, a la Disputa Gestalt? ¿Está relacionado de algún modo con Tanglin, joven?» «Sí», dije. Puse ambas manos en mi nunchako y lo saqué por encima de mi cuello. «¿He oído que le llamabas charlatán neutro al Profesor Crossbow? Seguramente mis oídos me engañan.» Angélico se enrabietó. «¿Pretendes amenazarme, jovencito?» (Escuché a Jack gruñir: «Oh Dios, lo ha hecho.») «¡Soy un científico, señor! ¡Estoy aquí con el beneplácito de Cabal y te advierto que ellos castigarán severamente cualquier tipo de agresión! ¡Mis cámaras están tomando todos tus movimientos y después enviaré las cintas a la Academia y a tu propio gobierno!» No dije nada; me levanté y, utilizando mi nunchako, destrocé sus tres cámaras. Lo hice en dos segundos. Angélico estaba perplejo. Puse mi nunchako sobre mi cuello de nuevo y lo dejé colgando. Me senté. Spinney, Rufián Jack y Money Manies, que se habían apartado con celeridad tan pronto como cogí mi arma, volvieron a sus sillas. «Gracias, Chico», dijo Manies más tranquilo. «Apreciamos tu control. Profesor, modere su retórica sin sentido si no quiere que Chico le aplaste la cabeza. Chico, piensa que es un extraño a las costumbres de Revería. Perdónale en atención mía.» «De acuerdo, Manies», dije magnánimo. «En atención tuya privaré a mis fans de contemplar cómo golpeo al Profesor Angélico hasta convertirlo en pulpa.» La mención del Profesor Crossbow me había hecho enfadar. Conocía la alianza Crossbow-Tanglin en la Disputa Gestalt ya que Crossbow me había hablado de ella. En cambio, estaba en mucho mejor disposición con Santa Ana. Ella era una de las docenas, no, millares, de mujeres que habían quedado prendadas del carisma de Tanglin. Incluso me gustaba un poco. Teníamos una común aversión al sexo. Angélico estaba muy enfadado pero se refrenó como pudo no diciendo nada. Alruddin Spinney decidió de repente que había que hacer algo para romper la tensión. Cogió su mascota, la mantis, y la colocó encima de la mesa, enfrente suya, donde comenzó a mecerse alerta sobre sus finas patas. Spinney se puso un trozo de carne cruda sobre sus labios. «Besa, besa», dijo. «¡Besa!» La mantis se balanceó elegantemente y mordió el trozo de carne y también una pizca del labio inferior de Spinney. «¡Ay!», gritó Spinney dolorido. «¡Maldita seas! ¡Siempre lo ha hecho bien cuando practicamos!»

Todos reímos a costa de Spinney. Le di un poco de esmufo para quitar el dolor y parar la hemorragia. Una vez se hubo puesto un pequeño esparadrapo quedó tan bueno como antes. Mientras yo curaba a Spinney, la mantis desplegó sus alas y se posó en mi silla, donde empezó a remover mi plato con una pata, comiéndose los trozos sobrantes de almeja. Quizein entró con el tercer servicio, una gruesa, cremosa tortilla de huevos de raya con ensalada de quelpo. Sabía tan increíblemente bien que hasta Angélico pareció recobrar su apetito. «Supongo que te estás preparando para el quinto centenario que se celebra la semana que viene. Manies», dijo Spinney con un leve ceceo. La semana que viene es el quinto centenario de la fundación de la primera colonia en Revería, el Año Corporativo Reveriano 500. Es una celebración muy importante para todos los reverianos que habitan su superficie. «Efectivamente», dijo Manies. «Estaré muy ocupado: he hecho muchos planes que espero llevar a cabo. Será todo muy vivaz. Parece que la mayoría del pueblo quiere una especie de carnaval.» Había oído algo acerca del carnaval, rumores, pero ahora que Money Manies, un árbitro social de primer orden, lo confirmaba, los rumores me parecían ciertos. «Carnaval, carnaval», dije irritado. «Estoy harto de esos estúpidos carnavales. ¿Por qué no podemos tener un satiricón o una fiesta de agua? Maldita sea, firmaría por cualquiera.» «Una fiesta de agua sería insuficiente para tal ocasión», dijo Spinney sonriendo. «Incluso un carnaval sería algo burlesco y extravagante hace quinientos años.» Rufián Jack bromeó. «Moses Moses se removería inquieto en su tumba, si no estuviera reducida a átomos.» «Vaya, vaya, ¿acaso mis oídos no han captado una clara burla a la memoria de nuestro Fundador Corporativo?», preguntó Money Manies peyorativo, reprendiendo a Rufián Jack con un gesto de sus regordetes dedos. «Ay, tu patriotismo ha sido manchado. Haces que se sonrojen las mejillas de la modestia reveriana.» Jack entornó sus ojos, pero por el momento pareció aceptar de buen grado la represalia de Manies. «Moses Moses no sólo se removería en su tumba», dijo Spinney gravemente. «No es una tumba ordinaria. Moses Moses fue enterrado vivo en un ataúd gritante. Desafortunadamente, fue asesinado tres siglos después por la explosión del Día del Zorro. Su intención real era volver a la vida en el Año Corporativo 500. Políticamente hablando, su vuelta habría sido un total desastre; pero si hablo como historiador, me hubiese encantado tener una ocasión para hablar con él. En cierta manera es un enigma.» «¿Ya quién le importa?», explotó Jack cruelmente. «El pasado está muerto, Moses está muerto. ¡Murió el Día del Zorro, hace trescientos años!» Pero yo recuerdo el Día del Zorro», dijo Money Manies con voz remota. «Yo era maravillosamente joven entonces. No más que tú, Chico. No pensaba en la muerte. Fue una conmoción completa. Pensamos que, con toda seguridad, el mundo iba a sufrir un colapso. Entonces, la Cúpula de los Jefes de Revería fue totalmente borrada —el Edificio del Congreso se derrumbó— ¡el ataúd gritante de Moses Moses desapareció! ¡De pronto, no había gobierno! Fue increíble para todos nosotros. Aunque la Cúpula de Directores nunca había sido muy vigorosa desde que Moses Moses mandó que le congelaran, cuando se esfumaron no teníamos a nadie para hacerse cargo. Todos temían el terrorismo, ¡la anarquía! Pero nunca proliferó. «No lo hizo», dijo Spinney. «He estudiado los vídeos de historia. Esas tres semanas en las que no hubo gobierno fue el período mas asombroso de nuestra historia. Todas nuestras ciudades, incluso los anillos, eran un hervidero de rumores. ¿Por qué se había reunido la Cúpula en secreto después de años de indigencia? ¿Quién fue el responsable de la explosión? Entonces se autoproclamó la Cúpula Trasera, incluso más incapaz y negligente que la primera, y en los labios de todos estaba aquella palabra. Cabal. Cabal. Revería estaba gobernada por un concilio de conspiradores. Hombres y mujeres sin rostros. Todo el mundo decía que eran ricos, inmensamente poderosos; pero nada más. «Sé que poseían riquezas porque el límite Corporativo en cuanto a la riqueza personal fue el mayor cisma de aquel período, y la única causa para un golpe de estado. La facción

señor!» ¡Como puedes ver.» Mi pelo se erizó. como siempre. tengo muchos sombreros.» La hipocresía de esta referencia encubierta al Profesor Crossbow me disgustó. después de todo—. Mis cámaras lo estaban captando todo y no quería que nada se interpusiese entre nosotros. señor?». Profesor.progresiva favoreció una relajación de las estructuras. dijo de repente el Profesor Angélico. «Ya tengo los suficientes problemas manejando mis negocios como para dedicarme a cuestiones planetarias. tu propio nombre es mencionado en relación con Cabal. «Se sabe que había trece cabalistas. Algunos aseguran que Cabal para tus ambiciones políticas.» «Pero que viva en la superficie». Me importa tan poco tu lenguaje como a ti la decencia humana. destruyeron al Fundador de la Corporación Reveriana y tomaron el control. dije. sino como algo político?». «Podría decir exactamente lo mismo de algunos de mis más duros rivales. Jack y Spinney se zambulleron bajo la mesa. Verde. para su guerra interestelar de palabras con los miembros más reaccionarios de la Academia. Destruir a Moses suponía destruir su lazo con la sociedad reveriana. Oeste. Oh. Y con respecto a mi alianza con Cabal. «El agente de Cabal con el que me encontré en la órbita me aseguró que los Cabalista vivían aquí. «Pienso que ese adjetivo se te puede aplicar a ti y a tus amigos más que al gobierno de tu planeta. dijo Angélico envarándose. y su estúpida Academia son una inmensa raspa de pescado en la garganta de la inteligencia humana!» Angélico palideció. y en Sylvain. y se ponían en contacto con la Cúpula Trasera por medio de sus agentes.» «¿Yo. dijo Rufián Jack. Eros y Jucklet. ¡Nadie sabía los nombres ni las caras del enemigo!» «Mierda». Un editor. Era imposible resistir. Ese fue el propósito de Cabal. señor. las cuatro ciudades más grandes. «¡Eres libre de desplegar tu usual violencia. Otros piensan que tú mismo eres un miembro activo. como seguramente bien sabes. dijo Money Manies interesado. al escuchar el nombre de «Jucklet» ¡Jucklet! ¡Qué oído más fino tenía Moses Moses para los nombres! «¿Te has encontrado con un agente en activo de Cabal?». Están convencidos que Cabal residía en la superficie y no en los anillos. Asesinaron a la totalidad de la Cúpula de Directores. «¿Y cómo llamaría su alianza particular con Cabal. Azul. Angélico también.» «No tan raro». un Cabalista? ¡Algo prohibido!». Norte. Este. Yo no sabía mucho acerca de todos los condicionantes que habían tenido lugar con la Disputa Gestalt —había ocurrido antes de mi llegada. estoy desarmado y no puedo hacer nada! ¡No dejes que la presencia de un ser decente te pare!» Señaló a Santa Ana. Manies. dijo Angélico. Su inmensa fortuna facilitó la contratación de espías y asesinos. Anticuario. en Telset. Índigo y Violeta. Sur.» «¿Sangrienta. dijo Manies. A los hombres se les llamaba Rojo. Nadie pudo parar su tremenda eficacia. .» «Excelente». Vivían en sus propios anillos. «Es un raro privilegio. Y con respecto a mis ambiciones políticas. «En los anillos. ¡Usted. «La mayoría de los orbitantes piensan justo lo contrario. señor. pero sabía de qué lado estaban mis simpatías. puedes llamarla como quieras. «¡Hay más información en una sola partícula del DNA de Crossbow que en esa mierda disecada que tienes por cerebro!» Angélico cruzo sus brazos. A las mujeres. Dije: «Creo que la mejor forma de describir tu alianza con Cabal es que ésta es una sodomización doble de la justicia y la verdad. Un teórico social. ¡aborrezco el pensamiento! Yo soy simplemente un artista. «Con toda seguridad ha demostrado que necesita su sangrienta ayuda para probar sus propios razonamientos seniles. dijo Spinney. acabar con la disciplina puritana de los Años Mineros.» «Mr. pero la sobriedad en el vestir de los políticos nunca me ha llamado la atención. Siete hombres y seis mujeres. Spinney tiene razón». Permanecí rígido. Naranja. que inmediatamente se colocó entre nosotros. se lo aseguro. la vieja Cúpula de Directores insistía en la prioridad de las palabras de Moses Moses. Crossbow había elegido un aliado político. Cualquiera con diez años te lo puede decir. Arriba y Abajo. Amarillo. como cualquier orbitante. Tu retórica es tan cretina e hipócrita como estrecha tu mente. dijo Angélico.» Me estremecí. así que la empujé de tal forma que cayó sobre la mesa. Rominuald Tanglin.

¡Te interpusiste! Nuestro anfitrión es muy considerado y político. señores. Recogió su mantis. «Sé que tiene buen corazón. dije. me sentía a disgusto sin él. Una de las estrellas porno de Manies entró en la terraza con mi nunchako perfectamente seco. Cada uno tiene su propia sabiduría aunque sea un tanto impía. Nos dio un espasmo de risa. el oído. a veces. Disfruto con las reuniones de gentes de dispares gustos.. basándome en mi Teoría Química de la Clase Política. «Se lo había buscado». pero nunca pensé que llegarían tan lejos como para implicarte en un combate físico. su médico personal. querida Santa Ana». dijo Spinney. «¿Por qué no te relajas y disfrutas?» «¿Dónde está el Profesor?». Se cree que el esmufo estimula el apetito y el gusto. Ha sido un fallo de cálculo. Se sabe que acaba con el dolor. Soy muy viejo. donde cayó aullando. dije. menos mal que Quizein entró con el cuarto servicio. examinó a Santa Ana. ¡Tales gestos de bravuconería entrañan un cierto riesgo!» «¡Basta ya. «¡Mi nunchako favorito!» Sin hacer caso de mi pierna herida. ida. por favor. Lo tomé y le di las gracias. «Gracias por ser tan razonable. «Realmente ha hecho que me arrepintiera de no haber traído mis propios cámaras. Abrí mis ropajes y me inyecté dos dosis de tranquilizante en el conducto plástico de mi antebrazo. Este le aseguró que estaba perfectamente y que tan sólo tenía un leve golpe en la cabeza. pero el pensamiento de ser despiadadamente arrojada al mar le hizo reconsiderar la situación. dijo.» «Te enviaré una copia cuando las revele». Me limpié las manos y volví a la mesa. Mi anfitrión y sus dos amigos surgieron de debajo.» «Ya pasará». respeta mis caprichos. Restregué con un poco de esmufo sus labios. por Dios.» «Le perdono. grabando su desesperado chapoteo hasta que los sirvientes le rescataron. dijo Santa Ana. Había estado muy interesado con el mechón de plumas que pendía de ellos. «¿Qué ha pasado?». dije. Junto con Spinney sentamos a Santa Ana en su silla.» Manies sonrió como si aquello fuera el piropo más grande que jamás hubiese escuchado. querida Santa. -«Sí. Es posible que me estén engañando. que había encontrado un cómodo asiento en el cabello marrón de Santa Ana. me lancé sobre la mesa y le agarré por el pescuezo. Spinney y Rufián Jack hicieron un gesto ante su ingenuidad. dije. Chico». arrojándole sobre la barandilla al mar. dijo Manies. dijo Santa Ana. dijo. compórtate como una persona civilizada o te arrojaré por encina del balcón. ¡Recuerdo que aquel sujeto me golpeó con su arma!» «Así es». Manies». «¡Estoy seguro que eres tan inepto en el combate a cuerpo como en el lingüístico! ¡Si la falta de armamento te intimida.«Señor». le dije. investigando el golpe de su cabeza —muy pequeño— y echándole agua en la cara. dijo Manies. pero a veces me salen combinados demasiado ácidos o demasiado básicos y entonces debo cargar con la consecuente explosión. Al poco comenzó a comer. Manies!». Lo cogió. ¡pero no pienses que-el resto de nosotros va a tratarte igual! Y ahora. «Soy muy cuidadoso eligiendo los invitados a estos desayunos.» Este tratamiento sólo podía enrabietar a la severa Santa Ana. Ante la insistencia de Manies. dijo Rufián Jack. «No entiendo cómo he podido herirme la parte posterior de mi cabeza si he caído de frente. Dos de mis cámaras siguieron la escena. ofreciéndole un sedante que ella rechazó. «Una gran actuación.. grité. desorienta y que daña la coordinación y.» Arqueó las cejas. Esta explosión de violencia ha sido culpa mía. adoptó sus ademanes sociales y se sentó de nuevo. Como. te empujé. Enseguida despertó. «Nunca me he desmayado antes». coge el mío con toda libertad!» Le lancé mi nunchako. Ana. Después de mirarnos a todos y cada uno. ¡Es desconcertante pero muy divertido! Hace que me sienta joven. «Se ha ido de repente». dudando. «Cierto». pero también que aturde. dijo confundida. lo lanzó sobre la barandilla hacia el mar. «Sólo tengo . «Perdóname. Pronto me calmó el dolor. «Te has desmayado». Mr. admitió Manies. el Doctor Kokokla. «La excitación. «Me siento extraña. lo manoseó y gritó: «¡No voy a ensuciar mis manos con esta basura!» Torpemente. querida Santa Ana. Manies. «¡Patán!».

cincuenta y dos años». pero es el acoplamiento lo que cuenta. Tocó un botón en el pesado brazalete que adornaba su muñeca derecha y apareció su secretaria Chalkwhistle. Rominuald Tanglin. Manies cogió un bolígrafo y papel de la neutra y comenzó a dibujar mientras hablaba.. una especie de ecosistema con su propia flora y fauna. Jack y yo estábamos hartos. «¡Vaya fiesta! ¡Las gentes cantaban. habíamos escuchado la aburrida teoría de Manies varias veces. sus acoplamientos (perdona la expresión) de átomos separados.. y de esta forman pueden ejercen una influencia desproporcionada. De hecho. dijo Spinney entusiasmado. «Es una mezcla alucinógena y eufórica». La historia del cuerpo humano es la historia de sus macromoléculas orgánicas. la historia de la Clase Política es la historia de gran cantidad de pequeños grupos. jodían por las calles. querido Alruddin. dijo Manies. bases. tetrahidrocanabinol. chillaban. llevado constantemente a unir grupos moleculares para producir configuraciones más fuertes.. cincuenta y tres átomos de carbono. impensable!» Se puso serio. No voy tan lejos como para llegar a decir que un simple átomo es una personalidad individual. He hecho una réplica deliberada de su estructura como una Analogía Química. Quizá reconozcas esta molécula. es muy similar. En la mayoría de los casos..» Levantó su cuadernillo. hidrógeno y oxígeno. que comimos con cuchillo y tenedor. y al amanecer había un gentío desnudo bañándose en la Bahía de Telset! ¡Fue increíble. Era uno de los signos más patentes de su edad. «El efecto de un simple átomo en el cuerpo humano es imperceptible ¡pero si ese átomo está incluido en la molécula correcta. pero en el fondo no nos importaba porque así podríamos dedicarnos a atacar el cuarto plato: rabo de castor marino a la brasa. su influencia puede ser crucial! No importa qué átomo entra en la molécula. «¿No irás a decirme que tú fuiste el responsable de todo. reían. Fue hacia la mitad del Año Satiricón. al igual que hay tipos de personalidades que son raras. dijo Manies feliz. para determinar sus efectos sobre las acciones de la Clase Política. una neutra. dijo Ana. su estructura es relativamente simple. »Yo soy una encima. Sus reacciones. las personas pueden ser consideradas como pequeñas moléculas: ácidos.» «¡Seguro!». etcétera. el cuerpo humano es un sistema inmensamente complejo. «Debes haber acumulado gran cantidad de conocimientos en tanto tiempo. grupos unidos de amigos. se lanzaban al agua desde las Torres de Coral.» «En otros mundos eres lo que sabes. algunos átomos son realmente raros. De la misma forma. Lo mismo pasa con la Clase Política o nuestra sociedad humana. «Como puedes ver. lo realmente importante es que ese átomo puede ser. Yo trabajo con sus átomos por pura comodidad. al igual que las relaciones entre distintos grupos de amigos más que entre los propios amigos. «Permite que te sugiera un ejemplo. querida Santa Ana. Es la estructura lo que cuenta. gritaban. por ejemplo. el correcto para esa determinada molécula. aullando a la Estrella de la Mañana. sin nitrógeno ni silíceo como en muchas drogas. Manies?» . sales. hace cinco años. dijo Manies. delta-1. no lo que eres». «¡Correcto! Tales aseveraciones muestran un entendimiento instintivo de este principio». dijo Spinney. ¿Cual es tu Teoría del Análisis Químico?» Spinney y Jack cerraron los ojos. No era más extraña ni disparatada que otras teorías refritas por gentes de su edad. una analogía». de hecho. su estructura. «Como sabes. olvidaban sus prejuicios. aunque nunca te hayas sentido atraído por la teología. «La Teoría Química es. por sus características. Spinney. Recuérdalo.

Los sirvientes recogieron la mesa y trajeron sillas más cómodas. rompiendo la estructura en un mero cannabinoide. . Manies repartió algunas drogas para después del desayuno y Spinney nos leyó parte de su nueva entrega para su Ciclo de Telset. era hora de volver a casa. Gracias.. El desayuno había terminado. «Tú eras uno de los oxígenos! Podía haber durado indefinidamente si uno de mis carbonos no se hubiera fugado con un hidrógeno. es todo por ahora.«¿Responsable. mi querido amigo?». El cielo oriental comenzó a arrebolarse con la aurora. Las plácidas aguas del Golfo de la Memoria se tiñeron de oro por unos momentos. considero el episodio como un punto a favor de mi teoría. dijo Manies con una sonrisa críptica. «¿Alguien quiere un sorbete?» Todos queríamos. El experimento fue posible gracias a los esfuerzos de cincuenta y tres amigos que se acoplaron.» Manies borró lo escrito con un toque de su pulgar y se lo devolvió a su secretaria. Sin embargo. prorrumpimos en gritos de bienvenida. Chalkwhistle. y cuando apareció el sol amarillo sobre el horizonte. para pasar después al profundo azul zafiro de la mañana..

» «Allí estaré». y en muchos sentidos. El artilugio en sí no estaba mal. Factor Escalofrío. visto mi ropa habitual de combate camuflada bajo un traje blanco y negro y unos finos pantis negros cruzados por rayas verticales de color escarlata. Había una cosa a tener en cuenta con el palanquín. Por suerte. No me importaba mucho la proyección. Odio los carnavales. No me he disfrazado mucho.III A sólo me quedaba una semana para prepararme para el carnaval. «¿Qué tal la pierna?» «Mañana me quito la escayola». Enterprises. ensamblado y decorado. gentil y delicada esclavitud. gracias a la lucha artística y a la Zona Descriminalizada. donde la vegetación no entorpeciese la vista de los hologramas. el joven tiene al menos una posibilidad de luchar. ciertamente muy poco tiempo para una persona de mi posición. estaba el problema del traje. especialmente desde que decidí no golpear a los adeptos si ellos no lo deseaban. pero era crucial que mi palanquín estuviera en un sitio distinguido. estaba ocupado de estos menesteres. ¿qué reveriano no lo hace?. Quade y yo lo habíamos vestido. su delgado y frío rostro azul se cubrió de arrugas por encima de sus gélidas cejas. Los seis elegidos se iban a regocijar de manera insoportable. «Al lado de Rafael de los Cuatrocaminos y de Todd Regewgaws de los Pantanos. Sentía que me envejecían antes de tiempo. En este pequeño mundo. de los doce que tenía. ya que mi pelo plastificado y el de mis doce favoritos hace que sea bastante innecesario. Yo mismo diseño mis ropas. HORA . mi buen amigo y compañero artista. Tenía que encontrar un sitio apropiado para todos. yo soy un hombre respetado. éste era uno de ellos. Tortazo Feliz—. cabeza de Conocimiento Disonante y presidente de C. La mayor parte del tiempo disfrutaba de un estatus de manipulación. mi pequeño ángel de violencia!» dijo Escalofrío. iban a tener el honor de portarlo. dije. el Frente Joven Artificial. «¿Qué pasa. «¡Felicidades. los normales en estas ocasiones. pero había veces que la interminable minuciosidad y los pequeños altercados me ponían enfermo. levantándose de la silla y señalando un punto del mapa. Pero en nuestro microcosmos. Todo conjuntado con una simple máscara negra de dominó. En parte. y la competencia para entrar fue muy dura. en el conocimiento de la motivación humana. con Hielo y alguno de los demás —Párpados.D. Martillo. se extendía un mapa de la zona. netamente delimitada por una marca hexagonal. Arti. El joven puede competir con el viejo en los juegos de dominación. Yo estaré en el camino a la colina. Tuve una llamada suya un día antes del carnaval. La cuestión era qué seis acólitos. el viejo tiene mayor ventaja en su control y experiencia. Escalofrío?» Escalofrío parecía acosado. «Aquí vas a estar». en el mundo exterior. Yo mismo restringí el número a doce. tengo mi pequeño clan de adeptos. el joven tiene ahora sus propias armas y sus propias reglas de comportamiento. dijo. dije. Pero. Me agradaba mi posición. Tras él. sobre la pared. que estaba cubierto por media pulgada de blanca escarcha. este sistema ha llegado a ser un microcosmos dentro del vasto mundo exterior. Los preparativos para el carnaval duran tiempo. En primer lugar. El vapor se congelaba en sus mejillas y caía en carámbanos de su cabello. Naturalmente. En su lugar. Su estatus social le mantenía ocupado siempre. mientras que los seis restantes se quedarían muy deprimidos. te tienes que resignar a cientos de años de amigable.

de infinito pesar. se escuchó la voz de la dama de Hielo fuera del enfoque de la cámara. Evidentemente. Puede ser la causa de que se desate una ola de odio para el año nuevo. a excepción del Profesor Crossbow. de lo-que-todavía-no-es y de lo-nunca-será. de pájaros. unida por telarañas. dije. Espero que no haya más sangre. pero suponía que ésta venía de pequeñas máquinas ocultas entre su vello. «El Club Billy es el único del Detalle Cívico. sabía muy poco acerca del arte. gracias».» «Para ti. y por supuesto. lacar en vacaciones es una tontería.» «Puedo defender mi propio territorio». éste es mi ángel Arti. El misterioso caballero de Rojo». «Llámame si necesitas ayuda. la zona está ahora invadida por la gente. toda la demás fauna propia del carnaval: gentes disfrazadas de peces. en masas informes. aunque en esencia era un soborno del Consejo de Directores para mantener bajo control a las bandas callejeras. . de insectos. Despreciaba los métodos policiales. Se acarició la frente con la palma de su helada mano produciendo un agudo crujido.» «Hay algo más que quiero decirte». gente con abrigos de pieles o adornada toda ella con espejos. Escalofrío». Parecía viejo. ya sabes cómo son esos posesos del combate. La Zona Descriminalizada era generalmente un lugar solitario. corté. adoptando un estado de degradación tan. «Sí. el negro y el nebuloso amarillo de los oficiales Confederados. La segunda piel refrigerada de Escalofrío estaba perfectamente acoplada a su cara. La mayoría de los maltratados edificios estaban vacíos.Escalofrío pareció relajarse. con cuatro brazos u ocho piernas. el Frente Joven Artificial se reúne para llevarme con mucha pompa a través de la Zona. tan personal. gentes sin rostro. de crustáceos. por lo que parece. «Querido. yo habría pedido por lo menos cinco mil. Alguien de los viejos pícaros había hecho de los «Detalles Cívicos» una cosa de honor. «Ah. gente encadenada. mi ángel Arti. intuyo que ya había preguntado a alguien más antes. o de vida. los decadentes ropajes de seiscientos años de antigüedad de los Dictadores de Niwlind. húmedos seres marinos sacados del interior de Reveria o plutócratas chiflados venidos de los primeros tiempos del expansionismo. el sombrío vestido de los Ingenieros de Minas. «¿Qué bien pueden hacer? No tienen fuerzas más que para beber. Las masas me siguen disgustando a pesar de los ocho años que llevo en Telset.» Estaba disgustado.» «Me halagas. «¡Hielo! ¿Debo clasificar esa llamada como de amenaza o como de rencor?» «Pienso que como de rencor. incluida la tuya. Se acarició la frente con la parte trasera de su helada mano azul. Creo que el rencor que había se superó a sí mismo. De todas formas. la visión de esa masa tan enorme me produce una aguda sensación de miedo. Varias zonas están en lucha. «¿Estás de acuerdo entonces?» dijo. dijo Escalofrío. dije. combinados. Como siempre. pero alrededor de sus dedos se habían formado algunas arrugas perceptibles. compositores. adulterados con la más pequeña brizna de la cínica ingenuidad reveriana. había estado completamente sólo. Arti. gentes disfrazadas de muerte. artistas. científicos. Mierda. Había otros disfraces simulando figuras históricas: miembros de la Junta de Directores.» «Gracias. Estaban presentes todos los disfraces propios del carnaval. mutilados. debo haber perdido la llamada. esto puede ser serio. Durante los primeros veinte años de mi vida. La paga era alta. dijo Escalofrío. mis cintas y la visita excepcional de alguien. querido». El Día de Año Nuevo. exagerados. Es difícil de decir. Parecía totalmente decidido.» «Quinientos fracos no está mal. Sin embargo. No sabía todavía de dónde conseguía la necesaria fuerza para poder refrigerarse. haciendo que cayese el hielo que se había formado sobre sus nudillos. El estado de guerra de este año me ha llenado de pesar. «Esos lameculos». de otra forma hubiese llamado a uno de tus enemigos en vez de a mí. El hombre en cuestión me ofreció quinientos fracos por golpearte sin miramientos. muchos de ellos históricos: trajes de flotantes. Había cámaras por todos sitios. elevó la voz.» «¿Lo conocías?« «Tenía una máscara roja.

Todas estaban allí. Una masa de gente que asumía una personalidad extraña a sí mismos. Cuerpo a cuerpo. Rostros enmascarados se volvían hacia mí. una de los miembros menores del Billy Club. ganándome una gratificante ovación del público enmascarado que me rodeaba. «Muy bien». sellada firmemente a la chapa que cubría mi cráneo.Eran muy pocas las ocasiones en las que se podía ver reunida a toda la gente de Telset. unas trescientas mil. Ni trampas ni huidas. tan bien como yo. Como suponía. Para cualquier otro podía haber sido una táctica errónea. Cayó inconsciente al suelo. odio las cintas piratas. miles de conversaciones. «Mi cuello se resiente en esta postura. La multitud producía sonidos como de fritura. los trucos y los bloqueos podían suplir mi falta de altura y volumen. Me golpeó en la dentadura. «¿Por qué no saltas de ese armatoste y hablas conmigo de hombre a hombre?». dije. demandó. A eso le llamo una pelea honesta. Con el rabillo del ojo vi cómo cientos de cámaras se amontonaban sobre nosotros. que aquello era imposible. Rodó por el suelo pero se incorporó de inmediato. «¡Señor! ¡El caballero del dominó negro!» Me volví. estiré un poco el cuello y cerré la boca. el apogeo no sería hasta medianoche. «¡Muéstrale tu hombría. Chico!» «¡Bésale!» «¡Vamos!» «¡Defórmale!» Levanté la mano pidiendo silencio. chillidos de risa. aunque a eso yo no lo llamo luchar».» Arrojé mi nunchako y puse las manos a la espalda. pero muchísimo más fuerte. De sus labios decadentes surgieron proposiciones obscenas. no era de Telset. otros me pasaban. «¿Te llamas a ti mismo el Chico Artificial?». dejando caer su mano chorreante de sangre. «Tú golpeas primero. Cuando el Frente Joven Artificial entró en la multitud pude verlo todo bien. Es comedia. dijo el hombre. todo mezclándose en un ruido anónimo como el sonido de una cinta que ha terminado. «¿Qué te propones?». No tenía máscara. pregunté. Yo me puse al final de mi palanquín y permanecí en pie hasta que nos aproximamos a los extremos de la masa. preguntó con una especie de estúpida etiqueta. dijo suavemente. los regates. sonriendo bajo sus máscaras. pero mis dientes eran un legado del Viejo Papá. Debía estar algo confundido por mi disfraz. «Este extranjero te pide audiencia. «En Jucklet no pensamos bien de los que luchan con los pies. Algunos se quedaban tras de mí. Sonreí malignamente y le golpeé en el cuello con el filo de mi mano. El que primero caiga pierde. Mientras llegaba. Las literas y los palanquines eran suspendidos por encima de la multitud como bandejas llenas de comida. dije. sólo la buena defensa. Enfoqué dos cámaras sobre él. proposiciones.» «En Jucklet no piensan nada». Ríos multicolores de gente ondulaban entre la masa de la misma forma que fluye el protoplasma de una ameba. Había retrasado mi aparición hasta la mitad de tarde. Las cámaras sobrevolaban la multitud como los escupitajos de grasa que produce algo al freírse. «Te he visto luchar antes. dije tranquilamente. Usas esas armas de palos. limpiándose el polvo de sus peculiares vestimentas con sus fornidas y callosas manos. «Golpe por golpe. «Con mucho gusto». De cualquier modo. Aulló. Eran falsos. Mis cámaras se situaron en posición de combate. Nada de armas. me había avisado. cosa que me disgustó. «Eres muy bueno con tus pies». Evidentemente. . La reconocí a pesar de su máscara de pez. ¡Es farsa! ¡Soy mucho más hombre que tú y te lo puedo probar!» La multitud no perdía comba. Había sido un golpe sucio. pero el también había sido sucio. «¿Quién lo niega?». llevaba el brazalete multicolor de Detalle Cívico. el golpe buscó mi mandíbula. Bajé de un salto desde el palanquín y le di una patada en el pecho. Emery Board.» El sabía. cerámica esmaltada con una sólida cubierta de metal transparente. Los seis miembros del Frente Joven Artificial se sentaron sobre el palanquín con claros síntomas de alivio. No es un cuerpo a cuerpo. «No sufres.» Hubo un sonido de risas entre la multitud que empezaba a acumularse. dije.» Una figura vestida con ropajes de piel de muy poco gusto permanecía al lado de Emery. murmurando cuando era reconocido. ésta era una de ellas.

les protegeré de este siniestro rufián. Recogí mi nunchako y salté dentro del palanquín mientras recibía un aplauso más bien de compromiso por parte de la multitud. ni tan siquiera en vídeos.» Armitrage era mi mejor amigo y también el que me vendía mi esmufo.» «Los tuve». Armitrage. «Estos carnavales carecen de todo sentido de la moralidad. puedes llamarlos Jonquil y Coral. lo olvidaría al momento. «Disfruta conmigo». «Entiendo que los Hermanos Clon te están buscando». que había estado todo el tiempo tras de mí. todavía puedo darles otra lección. «Estos. pregunté. el conocido artista del combate. «Problemas. siempre problemas». son mis dos nuevos protegidos».» «Sí». Le invité a mi palanquín y le ofrecí una barra de caramelo de hielo. Localicé a miembros de los Cuatrocaminos. dijo Armitrage. pero yo estaba convencido que era una manía más de Manies. y sus dueños los habían dejado para dar un paseo y conversar. Se encogió de hombros. Nunca adiviné qué nombre correspondía a cada uno. Era el proveedor de droga para muchos artistas de la Zona.» El cuello del hombre todavía mostraba un hematoma negro. dijo Armitrage. «¿Dónde está tu litera. «La he dejado». «Estoy encantado de verte. dije. «He visto a Money Manies hace un rato». Me encogí de hombros. pero no quería gastar mis fuerzas para dar gusto a las cámaras de cualquiera.» «Otra vez no».» Los dos protegidos ahogaron una risita con sus manos en la boca. «Por el momento. Mi guardiana Quade. dijo. (No he dicho todavía que Armitrage iba disfrazado como un colonizador reveriano que padece una enfermedad linfática.) «¿Qué planes tienes?». dijo Armitrage tristemente. «Aunque prefiero algo más blando. problemas. No puedo recordar tanta gente agrupada. A pesar de ser ya viejo. probablemente una hemorragia arterial. vibrante voz. Asumiré los cargos. Era mi mejor amigo. dije. La bravuconería de dejarle golpear primero me había costado. «No aprenderá nunca». Toda zona estaba llena de artistas del combate y de sus respectivos portadores. pero no puedes ganarte una reputación sin correr ciertos riesgos. «Llevaba consigo al alienígena. La mayoría de los demás palanquines estaban por debajo del mío.» Afirmé. «Si no han aprendido. Armitrage rebuscó un aparato artificial que tenía en su cuello y se rascó. Era demasiado avispado como para tener estos vacíos de memoria. La mayoría de la gente pensaba que era particularmente olvidadizo. preguntó. «Mi altivo Arti. una ocupación de alto estatus social. Siguiendo las instrucciones que me había dado Escalofrío.» Se encogió de nuevo de hombros. «Y aunque así fuera. Armitrage tenía una preciosa joven negra en su brazo izquierdo y un gentil y serio joven en su derecho. Date prisa. Estábamos tan cerca el uno del otro que prácticamente jugamos con las formalidades del disfraz. «Te mantendré entretenido. Money Manies era extrañamente propenso a unos peculiares lapsus de memoria. dije. «Tal vez». «Hace tanto calor como en la Estrella de la Mañana. «Creo que tuviste problemas con ellos. Trage?». escuché una clara. el Frente Joven Artifial se abrió camino hacia el sitio que tenía reservado para la proyección del holograma. los Pantanosos y Perfectos Estranguladores. Me puse crema en los labios para parar la hemorragia. «No teman. ofreció dulces de carne a sus dos amantes.» «Deja que vaya contigo hoy. se ofreció. pero no.Le dije a Emery tranquilamente: «Llévalo al doctor. dije.» Adoptó una pose.» . ¿No sientes unas punzadas ardientes? He conseguido un Polvo Rojo realmente bueno. dijo al percatarse de mi mirada. a ti y a tus preciosos acompañantes.» Sorbió meditabundo su polo. Eché la cortinilla del palanquín mientras el Frente Joven Artificial se lo echaba de nuevo sobre los hombros. por si se presentan problemas. problemas. Estarían defraudados si habían esperado una larga lucha. querida muñeca extraña».» Se acomodó con gracia en el palanquín. dije. queridos protegidos.» «Gracias. señor.

Dimos un rodeo alrededor un palanquín rosa perteneciente a un par de amantes de Estranguladores Perfectos y. tendrás que pasar antes por encima de mí». Elegiré mi propio terreno y mis propias condiciones. dije. Nos has cogido por sorpresa y nos has golpeado.» «Es fiesta». «No voy a discutir contigo.» Se me erizó el pelo con un crujido. vociferó para que pudiera escucharlo toda la gente que se había ido agrupando durante la discusión.» «Demasiado tarde. Se volvió.» El Clon frunció los labios. te desafiamos. «No te sienta bien. entrometido Armitrage!» escupió el Clon. unas estrechas gafas rojas ocultaban sus ojos. Se plantó delante y pasó su larga y delgada palma sobre mi mejilla. Cayó como un saco.» Despedimos a nuestros sirvientes y nos perdimos entre la multitud. Jet Rosa sacudía su cabeza. Vestía un body de un color rojo brillante adornado con clavos metálicos. Parecía un uniforme. Armitrage le puso la zancadilla. La sencillez de su disfraz era extraña para el poco gusto de los Clon. Olí los perceptibles aromas de las especies de cosmética en su aliento. pero nuestro cuarteto corporativo te destrozará esta noche. Me encontrarás en la Plaza Cascajo dentro de tres días. demasiado tarde». «No puede obligarme a luchar hoy. «El Niño Mecánico. recobrando su compostura. Está desarmado. le dije. Estoy encantado de verte. dijo Armitrage indignado. «Tenemos prisa por acabar contigo. Nuestro jefe es poderoso y sus órdenes prioritarias. jugando a los dados poliédricos. y su color sólo podía significar una cosa. . Retrocedí. ¡Procura no ser su enemigo!» «¡Si atacas hoy al Chico. No. Un hombre caminaba a nuestro lado sobre unos zancos. ese cobarde de rojo que te paga. «No te molestes».» Le observé de arriba a abajo. dijo el Clon confidencialmente.» Le empujé y me abrí paso entre la multitud. Chico. Clon. «Ya sabes cuál es mi manera de decir las cosas. Su máscara era una delgada banda de plástico blanco que circundaba su cabeza. La técnica que empleemos es asunto nuestro. «¡Has atacado a un hombre desarmado!». Mecánico. hundiendo al mismo tiempo en sus intestinos los extremos de mi nunchako. «No le pegues. que iré a destrozarle nada más acabar con sus pelotilleros.«Veremos qué podemos hacer entonces.» «En ese caso ¡voy a dejar las cosas igual!» Con un grito de rabia. «De parte de mis hermanos y de otros. «Los detalles menores de la cortesía en el combate no van con nosotros. Estoy siempre disponible. graznó el Clon. «¿Pelotillero? Curiosas palabras pronuncia la muñeca de Money Manies. Nos escudamos tras los portadores de una litera. Jet. a medianoche.» «¿Sólo cuatro de vosotros pretenden eso?» «Te hemos retado de acuerdo con el Código. Chico Artificial. «¡Ten algo de clase.» «Pero oculta las salpicaduras de sangre de aquellos que me ofenden». le dije a Armitrage. de pronto. Se acercó un poco más. di un puntapié en el empeine izquierdo del Clon. «Di a tu jefe. nos tropezamos con uno de los Hermanos Clon. «No deberías ir de rojo. El mismo estaba sentado junto con Jet Rosa de los Estranguladores en el desgastado pavimento. Clon!» «¡Cuida tus propios asuntos. prometió Armitrage. muñeca Clon». pió el Clon. Cuando se doblaba de dolor le golpeé en la nunca con la palma de mi mano. Chico. Mientras administraba un poco de esmufo al inconsciente Clon. Le lancé una mirada gélida. «Bien». enviándolo sobre un grupo de danzantes del tercer contingente del Ballet de Telset.» «Piensa. te destruiremos hoy mismo. ¡Te desafiamos! ¡Pelea a golpes!» Me abofeteó. Armitrage me cogió por el hombro. asqueroso Chico. me vio y se puso de pie inmediatamente.» «De acuerdo».

Es un aviso. la noche bonita y las drogas excelentes. rodeado de sus ascéticos acólitos. ahí viene mi jefa. «Ven. «Viejo montón de trapos». que estaba disfrazado como un humano. Podría usar algo de Luz Blanca. había perdido el color.» De repente hizo una mueca. Chico. Describir nuestros vagabundeos con la droga puede ser tedioso. vibrante holografía.» «Tienes un poderoso enemigo. Cadenas. Ya has visto cómo me he desecho de él. Según pasa el día.» Armitrage inclinó la cabeza. donde miembros y admiradores de Conocimiento Disonante asaban pescado fresco sobre un fuego de leña.» Me froté las manos. él mismo no lo negaba.» Era la dama Elspeth Milvain. haciendo tambalearse a los portadores. Desde la playa podíamos vislumbrar la titánica.» Al caer la noche. hombre! Ningún patán va a arruinarme la fiesta. Riendo.) Llevaba unas gafas oscuras divididas en polígonos coloreados. «Además. gritó Armitrage galantemente. pero probablemente era mentira. le chilló a Armitrage. observó. No había planeado encontrarme con el Grupo en los acantilados. Sospechaba que la mayoría de ellos eran hologramas vagabundos. «Nunca he entendido porqué a la multitud no le gusta que la coman. musitó. o gente que se le parecía. ¿Como podrían hacerlo? Pienso estar con mis amigos. pero Armitrage se había empeñado en venir. todo fue alegría y camaradería hasta que Armitrage comenzó a hablar con Cadenas. quitó la plumífera máscara del rostro de ella y la besó en su boca semiabierta. «Ya veremos. mira si puedes encajarme de nuevo los tubos. Sin embargo. Cadenas se encogió de hombros. Nos dio un poco de Luz Blanca. eran soportables. Armitrage y yo tomamos parte en la proyección del holograma de la playa. No había hablado con nadie del Grupo desde hacía semanas. gritó: «¡Estoy curado!» Elspeth Milvain reía en un grado rayano a la histeria. sus reflejos eran casi deslumbrantes. Llevaba un disfraz diferente cada vez que le veíamos. Había uno muy particular: nos parecía ver a Money Manies por todos sitios. cosa que suponía un riesgo para él.» «Ten cuidado con las drogas hoy. Volvió a saltar y quitándose los tubos del disfraz que adornaban su cuello. «Qué bien huele la multitud». «¿Y qué?» «Era tu hombre. De cualquier forma. Saltó con agilidad sobre el palanquín.» «¡Ja! Nunca pensé que podría escuchar eso de ti. Armitrage esperó a que se fueran. «Chico. «¡Estás aquí!». en un palanquín cubierto de flores y llevado a cuestas por ocho actores porno desnudos. tan aburridas que sólo los ancianos disfrutaban con ellas. una droga que intensifica la imaginación visual. veamos al viejo Pigmento Oswald. (Había quienes decían que el alienígena había sido anteriormente humano. su cara estaba oculta por un velo blanco. Le di unas palmadas en la espalda. Necesitas toda tu capacidad.» Encontramos a nuestro amigo Pigmento Oswald. como los ojos compuestos de los insectos. Bajo los efectos de la Luz Blanca. pues tenía una pequeña desavenencia con Millón de Máscaras. Para entonces había recuperado mi buen humor. nadie va a luchar conmigo hoy.» «¡Así es el carnaval. y lo pasé bien. «¡El encantador caballero que está malito! ¿Cuándo podremos ver en vídeo ese maravilloso cuerpo en acción? ¡Te daremos un buen pago! ¡Es posible que hasta te curemos!» «Nada puede curarme excepto el fascinante beso de la Reina de la Belleza». «Hoy he conversado con Cerebro».» .Armitrage me alcanzó cuando rebasé el terreno de los palanquines. Los portadores comenzaron a arrastrar los pies mientras miraban a Armitrage furiosos. sus efectos van desapareciendo. Yo estaba lo suficientemente cerca como para escucharlos y miraba alucinado los destellos metálicos de los ropajes de Cadenas. comenzó Armitrage inocentemente. el Grupo Pigmento de pintores. Su falsa piel humana parecía húmeda y grasienta. Como era normal. Incluso las viejas proyecciones de hologramas. La comida era buena. Hizo chascar el látigo. «¿No te he dicho siempre que yo soy muchos a la vez?» Mantenía una barroca conversación con el alienígena de Money Manies. «Vaya. Trage. la mayor rival de Money Manies.

Puedes joder con cualquier cosa que se mueva.» Cerebro palmoteo con sus manos la ventanilla transparente que cubría su cráneo. Estoy diciéndote que le salves. un as en la manga. Armitrage?» Cadenas se mofaba. Cadenas comenzó a gritar y se lanzó sobre su cara como un tigre. escondiendo su llamativo atuendo.» Caminé en su dirección y le encontré tratando de apartarse del campo de visión del Grupo. Si lo tomas. Te calienta. Es demasiado orgulloso para pedírtelo él. No puede disfrutar. explosivos y otras armas letales. Me volvía loca. Desaparece. «¡Cerebro!». estiletes. Hace que la mujer que lo posee se sienta dichosa. Espiaba a través de los marojos de hierba. Lo había fabricado él mismo en Niwlind durante uno de sus períodos de paranoia. puede envenenarte. Chico.» Permanecí frente a él. amigo. De otra forma no me hubiese acercado ni a dos kilómetros de esa mujer. desembucha. Lo escuché de nuevo y esta vez miré a mi alrededor. dijo. vamos». acurrucado en la arena. «Vamos. Yo mismo había forrado los extremos del nunchako ya que era un legado especial del Viejo Papá. He visto tus vídeos. Había probado antes con pistolas en playas desiertas. mi preferida es este precioso nunchako.» Dudó antes de decir: «No puedo vivir con él.» «Palabras». Te abraza. Es una persona distante. que se dedicaban a bailar una danza ritual y no prestaban la más mínima atención. Armitrage la cogió y le golpeó en uno de sus ojos. Ella está allí mismo. «La soberbia es el mayor pecado de los reverianos. ¡Los acólitos son sagrados! ¡Quieren que corra la sangre!» . Era Cerebro. «¿Así es como me das las gracias? Tengo noticias importantes. Ha sido secuestrada por los Hermanos Clon.» Suspiró. ni consciente. «Paseemos por la playa. Incluso mis buenos amigos de Conocimiento Disonante habrían tenido el honor de golpearme sin piedad si se enterasen que yo llevaba tales tipos de armas. Es otra cosa. Armitrage se fue. Era un legado de Tanglin. El extremo de cada cilindro se adhería fácilmente a la mano. Si utilizase alguna de ellas contra mis enemigos ahora. te lo advierto.» «¿Y qué más da? Estás ridículo. Me estiré torpemente. Estábamos de acuerdo con Cadenas en que su aptitud había sido insoportable.» «Estás empezando a cansarme. produciéndole un moraron. Sumo y yo nos reímos a carcajadas de las posturas sentimentales de Armitrage. estaban prohibidas en la Zona según el Código. pero yo quería lo mejor para él. dije. Es nuestra propia esencia. Era cierto. ellos mismos encadenarían mis pies y me arrojarían desde los acantilados al mar para que sirviera de alimento a las rayas. «¡Pssst!» El murmullo me puso alerta. cuando Armitrage y sus colegas lucharían contra Cadenas y su fornido hombre-rikigosaurio. No quiero que me vean. pero entre amigos es mejor que haya un toque de misterio. cada disparo producía un agujero mayor que la palma de mi mano sobre la arena húmeda. Utilicé mi nunchako de almohada.«Nuestra ruptura no te incumbe. no podría querer su propia destrucción tan fervientemente. emplazándole para dentro de una semana.» «Es sobre tu guardiana. nos estaba llevando a la muerte. insistió Cerebro. Armitrage.» «Bien. Esa mujer tan alta con brazos largos como estacas. No le entendía.» «Eres demasiado orgullosa para admitir que lo necesitas. Me gustaba tener algo especial de reserva. Si no fuese así.» «¿Acaso he dicho que eso sea amor? Cerebro todavía te ama. «¡No tan alto!». Sin embargo. Estaba tumbado en una duna cubierta de juncos a unos cuatro pasos de mí.» Esto fue demasiado.» «¿Y tú me lo dices. revelando su utilidad como arma arrojadiza. Cadenas le retó. «¿Mi acolita? ¿Mi sirviente? Pero eso es un insulto de sangre. sólo será la causa de tu destrucción. dijo Armitrage. muñeca. Hace que el hombre que lo prueba no pueda reemplazarlo. al igual que las espadas. Me di gusto con el pescado y después me alejé un poco para tumbarme en la playa y escuchar el sonido de las olas. Sin embargo. «No quiero ser visto. No es capaz de ser feliz. Si lo rechazas. «Conozco tu promiscuidad. Luego continuó suavemente: «En el amor sobran las palabras.

Chico.» Rebusqué en mi bolsa hasta encontrar mi jeringuilla y algún estimulante. «No están aquí». el fundador de la Corporación. La rabia y la confianza me inundó. «De acuerdo.» «¡Estupendo! Los Clon nunca sabrán quién les ha golpeado. dije. cuatro! ¡Arti! ¡Tú sirviente! ¡Ha sido secuestrada!» Hubo un tiempo en el que la Plaza Cascajo había sido el centro de Telset. Los rumores decían que había sido camuflada en la mismísima y enorme cripta que albergaba el lugar de descanso y. el Edificio del Presidente —exteriormente austero y serio. El titánico Fundador parecía observar el desmadejado edificio de cinco plantas que antaño había sido la sede de la Mesa de Distribución. Lo mismo sucedió con la Mesa de Registros. Esta clase de transgresión nos concierne a todos. Durante trescientos años había sido un lugar de silencio. «He oído de qué forma te retaron hoy. ¿quieres?» Le miré con excepticismo.. el vacío corazón de la Zona Descriminalizada. Cerebro. «¡No se lo digas! No necesitas un montón de luchadores para lavar tu honor. Los viejos nunca iban allí. Estoy tratando de apañármelas solo. Nunca habían sido restaurados.» «Plaza Cascajo. Ahora que era parte de la Zona. Por lo menos a Hielo y Escalofrío.» «¿Tú?». no!» dijo cerebro ansioso. Sin embargo. Adoraba la Plaza Cascajo. dejastes fuera de combate al cuarto hoy.» Estaba radiante. Un vídeo con el Chico puede ayudar mucho. en el centro de la Plaza. .» Se sacudió. He dejado el Grupo. Me inyecté un poco en el conducto para la droga que sobresalía de mi hombro izquierdo y al poco tiempo noté como se aclaraban los pliegues de mi cerebro. donde los suelos crujían ominosamente y las puertas colgaban de las bisagras. permanecía como escenario artificial de sus artificiales bandas. produciendo enormes agujeros en las sólidas paredes sin ventanas de los edificios circundantes. El cambio se había producido en un solo día. de por sí. «Voy a reunir al Grupo. un monumento. Vamos. Unos focos que irradiaban luz blanca la iluminaban desde abajo.» «Primero tenemos que encontrarlos. Ahora.Cerebro sacudió la cabeza. Posiblemente. pero con un interior adornado con toda clase de exquisiteces— había sido levantado posteriormente. Me sentía a gusto allí. Sin embargo. Esta noche. dos. Muy pocos venían a este desolado lugar sin motivo.. El Día del Zorro. cuando se colocó una bomba en el Edificio del Presidente. Su guarida favorita. ya sabes. Ya he luchado antes con los Clon. vamos! Me aguarda una nueva carrera. «¿Estás en condiciones de luchar?» «Siempre lo estoy». Y además tengo mi tonfa. la mayoría de los edificios habían estallado como una ola destructiva. nos espera algo que hacer. dándole una siniestra apariencia metálica. Era un fanático del ejercicio físico. ¿por qué no? Siempre nos hemos compenetrado. Lo mismo con la Biblioteca Consular. dejando un montón de ruinas. «Claro. Los pedazos de los pisos superiores habían salido volando hasta la Bahía de Telset. Ahora estaba en ruinas. «¿De acuerdo? ¡Uno. muchos de ellos sujetos con gigantescas tiras metálicas para reforzar su estructura. «Bien. la onda explosiva había destrozado los tejados y los muros. tres. «¡Vamos. No sabía los nombres de los demás edificios destruidos. Por eso me gustaba. aún quedaban algunos globos de luz dejados por los noctámbulos o los últimos carnavaleros. Si es verdad lo que he oído. Plaza Cascajo era. Todavía se podían ver grandes trozos y restos por todos sitios.» «¡No. ¡Es una tarea gloriosa! El patrono ofendido al rescate y todo eso. Vamos... Están tratando de forzarte para que luches. dijo Cerebro ofendido mientras flexionaba sus brazos. dije. Vamos. se elevaba la estatua de bronce de quince metros de alto de Moses Moses. monumento viviente de Moses Moses. Estoy seguro. Te ayudaré a encontrarlos. su estado psíquico era el que le había impedido llegar hasta lo más alto del ranking. en el Día del Zorro.» Permanecí quieto. ¿Acaso no te he dado el aviso? ¿No me debes una? Dame una oportunidad. Nunca volverían a serlo. Esto está yendo demasiado lejos.» Me mostró su arma rotante. Dos de nosotros pueden vencerles. He explorado todos los edificios. al mismo tiempo. Arti. «Sólo son tres. incluso los más peligrosos.

» Cerebro no estaba de acuerdo. Chico. En su lugar tiene pezuñas. Pero no será necesario. Adopté una postura defensiva. tratando de ir por los sitios más despejados donde poder andar sin peligro. Mientras se acercaba a la luz. «¿Mr. Me gustan las chinches. Una figura luminosa apareció entre las tinieblas. una túnica sin forma que se ceñía a su cintura. Medí el claro. parecía flotar. «Esto huele». Cerebro me había ayudado demasiadas veces.» Me negué. «Esto huele a encerrona. dirigiéndome a las cámaras. «He conocido gente de esa clase antes.» «¿Qué significa nos? dije impaciente. Mr. Anduve con cuidado entre ruinas y bloques destrozados de piedra. Escuché un sonido en la oscuridad. Huele fatal. pero luchar con esta oscuridad era totalmente imposible. dijo Cerebro en tono confidencial. cuello y tobillos.» . debía ser junto a la estatua de Moses Moses bajo la luz de las lámparas. Era muy suspicaz. No crecía nada. No encontré nada.» Desapareció en la oscuridad. me estiré. de cualquier forma. No querrás que te cojan solo. las había dejado en el palanquín. ¿Qué estás haciendo aquí? La Zona vuelve a ser peligrosa después del carnaval. al igual que mis cámaras. «De eso nada. Conozco a este hombre. Sé cuidarme yo mismo. Examiné los alrededores en busca de algún escondrijo que sirviera a los Clon para su emboscada.» Reconsideré. me percaté que vestía el mismo traje virginal blanco de siempre. «Vamos a separarnos y a hacerlos salir. Sus piernas están dobladas. dijo Santa Ana tartamudeando. «¡No te preocupes! ¡Los sacaré de su escondrijo enseguida!» Esta forma de actuar era tan impropia de Cerebro que por un momento tuve la primera duda de toda la noche.» Se puso a jugar con su tonfa. Chico? ¿Eres tú?» Reconocí la voz. Era Santa Ana Dos Veces Nacida. Tontamente. He visto algunas representaciones horribles hoy.» Pero no era posible.» «Estamos escondidos». Los destrozados fragmentos de las baldosas ornadas mostraban que una vez esto había sido el suelo artístico del Edificio del Presidente. Me puse en camino entre las ruinas en busca de los Clon. Recuerda que ellos no saben que yo también les busco. «Es mejor que estemos juntos. Podía ver lo suficiente para continuar mi camino entre los cascotes. Mi pelo se erizó al tope. Cerebro me había enseñado cómo editar las cintas de vídeo. Si me encontraba con los Clon esta noche. «¡Haces que parezca horroroso! Simplemente es la pequeña Cabrita. Va desnudo y no tiene pies. ¡Es inofensiva! ¡Es tonta! Tu descripción no la hace honor. dije. dije. Mr. Tiene unas afiladas mandíbulas y una enorme nariz de cerdo. cuando era un neófito. Siempre han acabado mal. Yo haré lo mismo. Parecía que los escombros habían sido limpiados deliberadamente. Los mismos Hermanos Clon podían haber despejado esta zona sabiendo que iba a venir. El piso era sólido y estaba bien iluminado. pero había olvidado mis gafas infrarrojas. y unos gruesos brazos con zarpas. Incluso no estás armada. A veinte pasos de la estatua encontré un área relativamente limpia de cuatro pasos de ancho. Su respuesta me llegó como un eco entre las ruinas. Levanté mi máscara de dominó. ¡Es real!» Reí. más fácil. habíamos luchado espalda contra espalda. «Si. dejando marcas sobre el polvo arenoso. la gárgola de la Zona. Todos los cascajos habían sido agrupados en una esquina. limpié mis pulmones y comencé a prepararme. «Avísame si necesitas ayuda. Me sería igual de fácil auparme a su cuello como aplastar una chinche. de acuerdo a un rudimentario programa. ¿Sería posible que Cerebro me envidiase tanto que fuera capaz de traicionarme? Seguramente no si ello implicaba ayudar a los repelentes Hermanos Clon. pero esto no es ninguna representación.» «Nos ha aterrorizado. «¿Hay alguien más contigo o es que tienes gusanos?» «Es que suponía que eres de los que disfrutan abusando de los que no te hacen daño». soy yo. Whitcomb. «Puede venir.» Se volvió y llamó a alguien que se ocultaba en la oscuridad. «¡Aguarda!». «Hemos visto una criatura monstruosa que acechaba por aquí.«Seguramente están escondidos entre las ruinas esperando que vengas». «Bueno. Una luz naranja flotaba por encima de mí. Estamos a salvo. dijo la Santa.

No llevaba máscara de carnaval. pero al final se la estreché.». Whitcomb se sentó en un bloque de escombro en el borde del claro. Manies es generoso. inmediatamente simpaticé con el barbudo anciano.» «Bien. dije. Mi memoria no está bien. Sí.» «Se suponía que iba a estar solo». Dijo: «Creo que le he reconocido.» Me puse en guardia cuando Cerebro volvió de entre las ruinas. viperino y maldito Chico». «Estoy listo si tú lo estás. «Sí.» «La gente me llama el Chico Artificial. sin adornos.» «Déjales que miren».» Le miré escrupulosamente. con una elegante y rojiza barba. arrastrándose suavemente por el suelo. El estatus del anciano estaba en juego. Pero el carnaval ha terminado. dijo. Santa Ana. señor». Todo esto está muy bien cuando la ciudad tiene acceso y la Zona está en paz. Whitcomb. pesado. Era bajo. señor». Por alguna razón. «Un poco austero. dijo. Es una costumbre que no se suele ver mucho en estos días. Posiblemente bajo la influencia de alguna droga. «Una noche que no olvidarás. ¿Has visto a Quade?» «Pronto la liberarán. «Una noche maravillosa.. pero más ancho. ¿Es posible que le haya visto en vídeo antes?» «Muy posible». Su cara y ese cabello tan particular me parecen familiares. eh. de mi estatura. «Escuche.. Debía ser muy viejo. eh. «Curiosamente.. Los redondos. Whitcomb. Me lo pensé un momento.. quizá. «Es posible que sea su disfraz. Mr. saliendo de entre las sombras. «Me gustaría llevarle a mi casa. . Se parece a los que usaban los viejos pioneros del Consejo de Directores.. Me estudió durante unos momentos. me he perdido. Mr. nunca sabes cuándo una cámara está observando o escuchando.. dije.» «Le agradezco la advertencia. dije. Disculpe mi negligencia. Colocó sus cámaras en posición.. extendió un brazo explicativamente. «Lo que usted necesita es discreción. dijo cortésmente. «Ya vienen». de pronto se quedó quieto. eso creo». que usted no perece un hombre corriente. dijo Cerebro dudoso. afirmé. «¿Quiénes son éstos?» «Amigos».. ¿podría enseñarte el código de entrada? Es un poco complicado. señor.». Esta zona derruida.» Retrocedí. al estilo antiguo. «podría darles mi dirección.» Me acerqué y acaricié el tejido peculiar con el que estaba hecha la túnica. Sin cargos. Con todos mis respetos a los consejos de la dama Dos Veces Nacida. Una larga cadena colgaba de sus manos. «Esas cosas suelen ocurrirle a gentes de su edad».. «Creo que. Los Hermanos Clon habían llegado. «Le voy a decir.. Chico. No debería estar en la Zona Descriminalizada sin armas. multicolores ojos de Whitcomb parecían no perderse nada.. Mi buen amigo. «No voy a poner en duda tu capacidad para elegir el momento de tener nuevos defendidos.» «Es muy amable de su parte. Quiero obviar cualquier rango distintivo o.» «Bien.» Asentí con simpatía. creo que hay una avería en el sistema de computerización de mi memoria. gruñó. parece estar bastante confundido. Al menos. señor. Le hablé con amabilidad. Estaba vestido con un disfraz histórico. una noche que va a hacer que tiembles cada vez que escuches nuestro nombre.» Whitcomb afirmó. tambaleándose entre los cascotes.Un extraño salió caminando graciosamente de la oscuridad. «Buenas noches. «Mi nombre es Amphine Whitcomb. pero el computador no deja entrar a los intrusos. usted también me parece familiar. Mr. «¿no es el lugar donde se alzaba el Edificio Presidencial?» «Correcto». pero le sienta bien. pero de momento te sugiero que desaparezcan.» Extendió su mano. dije. dije. una soberbia capa negra rayada de tiras blancas. Money Manies —del que sin duda has oído hablar— puede ayudarle a recobrar su memoria y a recuperar su personalidad. los declaro mis defendidos.. dijo Cerebro. estoy encantado de haberle conocido». cualquier procedimiento formal. dijo uno de los Clon. Estoy seguro que está tratando de ocultar su verdadera situación de cualquier tipo de publicidad.. «Pero no combatientes. dijo otro de los Clon acusadoramente a Cerebro. De momento llámalos defendidos.. pero tengo otros asuntos que reclaman mi atención».

Subieron y me balancearon hacia atrás y hacia delante: «¡Uno!» «¡Dos!» «¡Tres!» y me lanzaron al vacío. y yo caí gritando. entonaron contentos mientras me sostenían por las axilas y las nalgas. «¡Chiquillo fuera de la estatua. Se había colocado cuidadosamente fuera de la zona de un ataque sorpresa. Los fondos de nuestro patrón son infinitos.Cerebro gruñó. Después escalaron ágilmente el pedestal de la estatua de Moses Moses. De pronto. la pérdida de nuestro más conocido oponente podría quitarnos audiencia a pesar de nuestra reputación. dijo. desinteresado Cerebro. Mi cabello plástico amortiguaba los golpes dirigidos a mi cabeza. he sido traicionado. «Espero devolverte el favor algún día. Caí desde cinco metros y me crujieron la espalda y los hombros. destrozado y semiinconsciente. de otra forma habría considerado la posibilidad de llevarlos entre los escombros y sorprenderlos. nuestro patrón. «Sin embargo.» Se fue.» Me volví hacia Santa Ana y Whitcomb. Les sugiero que corran tanto como se lo permitan sus piernas. sobre mi pecho. . Fue una suerte que el Viejo Papá me hubiese dejado en herencia un cuerpo quirúrgicamente alterado. «Y. Le golpeé en el diafragma con mi zapatilla forrada de acero.» Se cambiaron unas miradas y comenzaron a retroceder entre los escombros. espalda. Cerebro». Todos tenían gafas infrarrojas. Agarrándome por los brazos y piernas me arrastraron hasta la base de la estatua. «Tu defendida está en las manos de Rojo. Me desmayé. dijo el cuarto Clon. ¡Mientras tanto. Empezaron a golpearme sin cesar como si fuera un tambor.» Esto vino del Clon lesionado. dijo el primero bravuconamente. Me tiraron encima el nunchako. nalgas e ingles. gritando excitados en su peculiar y abreviado lenguaje que empleaban para comunicarse entre ellos: «¡Precioso!» «¡Estupendo!» «¡Golpea!» «¡Dale» Mientras yacía en el suelo. Al poco se volvieron y echaron a correr en la oscuridad. Así que serás perdonado. Llámame cuando salgas de cuidados intensivos y cárgame los gastos médicos. pero eran demasiados. Una cadena de hierro me golpeó en la rótula con un súbito impacto. desde luego. chiquillo fuera de la estatua!». pero la recompensa era demasiado grande. le grité mientras escapaba.» «Sí. ¿Sigue nuestro trato en pie?» «Recibirás el resto de tu recompensa. los cuatro Clon tuvieron un momento de duda. «Voy a grabarlo». prepárate a sentir los efectos de nuestra cólera» No esperé más. «Esos no son combatientes. Será liberada cuando le entreguemos las cintas con tu destrucción. vamos a disfrutar mucho con tu muerte». ya lo sé.» Cerebro controló sus cuatro cámaras de combate que una aburrida mirada. oh innoble y nunca bien ponderado Chico». cosa que les daba una ventaja adicional. haciéndole retorcerse de dolor. Los gustos de mis nuevas amantes son caros. «Muchas gracias. Lo hicieron a hurtadillas. cosa bastante inminente. «El haber raptado a tu espigada defendida es una afrenta de sangre. deslizaron un poco de esmufo en mi boca. pero sentía los impactos sobre mis brazos y piernas. «Chico. Con un grito ataqué al Clon más cercano. «Como pueden ver. La ligera armadura que tenía bajo las vestimentas me protegía el corazón y los riñones. mientras que enredaba otro brazo en mi nunchako. perdona. y mi tórax estaba reforzado. Yo no tengo que ver. Los Clon balanceaban sus cadenas mientras se acercaban. Mi piel estaba reforzada con finas láminas de cerámica y mis dientes falsos eran de metal cubierto por cerámica. desplomándome en el suelo. Todo esto me vino muy bien porque el golpe había sido terrible. pero incluso los tramposos Clon no eran ajenos a esta última regla de la etiqueta del combate. y yo los pagaré.

Por favor. está bien. deje de caminar. Me volví a Santa Ana. Veamos cómo estoy. «¿Me has traído aquí a propósito?» «Te encontramos herido e inconsciente». Mr.» UANDO . aunque no lo sentía así. Con los dedos entumecidos. Me había bajado los humos otra vez. Me percaté que estaba en un edificio abandonado con Santa Ana Dos Veces Nacida. pero no». Tenía un aspecto asqueroso. sangrientos harapos de mi disfraz de carnaval y me examiné. bacterias! ¡Me va a llevar una eternidad curarme!» Me agarré la cabeza. «¡No te muevas!». Lo siento. «¡Quédate acostado! Has sido horriblemente golpeado. «Bien. «¡Menuda enfermera estás hecha! ¡Tengo suerte de estar vivo contigo al lado. Examiné la posición de las estrellas. Llámame Chico o Arti. «Y deja de llamarme Mr. «No. Chico. Mr. retirando una lámina colocada sobre la piel. Santa Ana.IV C recobré el conocimiento mi cuerpo era una masa de dolor. Pero Quade estaba secuestrada.» Suspiré.» Me quité las ropas de combate y examiné las heridas que ella no había tocado.» «Vi cómo lo hacía con Mr. Abrió los ojos. Mr. «Al menos has tenido la buena idea de untar estas cosas con coagulante.» Aparté los delgados. pero ¿cómo podría saberlo?» «¿Acaso solicité vuestra intervención?». dijo indignada. lo cual me sorprendió. ¿Dónde está mi guardiana? Debería haber sido liberada ahora que los Clon han completado su traición. pero me detuve cuando vi su reacción de inocente enfado. jamás los hubiese podido quitar» «¿Pequeños gusanos negros?». Spinney hace una semana. Chico. Así está mejor. No entiendes nada de este mundo mío. maldición.» «Perdona mientras me desnudo. «¡Eran mis ácaros foliculares! ¡Estúpida fanática! ¡Esas cosas viven en las heridas! ¡Comen células muertas. ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Qué estoy haciendo yo aquí? Debería estar en mi casa cómodamente atendido y no aquí. dijo Santa Ana. Coloqué el arma en su posición inicial alrededor del cuello. Parece enfermo. Generalmente. Puse la cabeza entre mis rodillas y respiré profundamente hasta que me despejé. «Eso es evidente. «¿Qué te supones?» «¿Cuánto tiempo he estado sin sentido?» Caminé hacia el estrecho pasillo de entrada y miré al exterior. Así era. Quade me recoge y me cuida si he sido golpeado severamente. «Te he estado ocultando aquí durante horas. El combate había sido tan duro como temía. «Eres una mujer muy rara. dije retórico. ¡Sus poros están repletos de pequeños gusanos negros! ¡Se introducían por tus heridas! ¡Si no hubiese encontrado estas pinzas en sus bolsillos. Podíamos haber salido corriendo pero no lo hicimos cuando vimos que lo estabas pasando mal. «Es más de medianoche. la miré con suspicacia. El dolor desapareció y me incorporé con cuidado. ¿Has visto a mi sirviente.» Exploré mi magullado cuerpo con las yemas de mis dedos. Chico. No estaba en mi casa. Me lo tragué antes de abrir los ojos. De pronto supe lo que había hecho. ¿Sabes el perjuicio que me has causado?» «Intentaba ayudar. Reí sonoramente. «Todavía tengo mi localizador. Me puse delante. dije confuso. Quade Altman?» «Lo siento.» Rebusqué de nuevo en mi cazadora y cogí unos estimulantes de la bolsa de drogas.» Rebusqué en los bolsillos interiores de mi cazadora de combate. «Es lo peor que me podrías haber hecho! ¡Estoy conteniéndome para no partirte la cara!» agarré mi precioso nunchako. dijo Santa Ana asustada.» Encendí el localizador para ver si todavía mis seis cámaras seguían en funcionamiento. «Parece como si me hubieran roto la clavícula. Chico.» Examiné una de las heridas de mi hombro. Ya debería haberme encontrado si hubiese estado en casa. ¿Por qué permanezco en las ruinas?». rebusqué en el bolsillo de mi cazadora de combate y saqué el esmufo.

Parecía un poco desconcertado. que pudiera responderme a una pregunta: ¿son humanos la mayoría de esta gente?" Esas fueron sus palabras exactas.» «Las piernas mecánicas son muy normales en cualquier carnaval».» «Había tenido algunos problemas porque no llevaba máscara. «Bien. pero probablemente era a causa del esmufo. Money Manies adora los pequeños misterios como éste.La hice un gesto. Dijo que le daba miedo preguntar a los participantes por comida o agua. Entonces comenzó a preguntarme un montón de cosas raras: que si era yo un corporativo. Sobre el resto de las heridas abiertas puse una cinta transparente para la piel con ácaros especiales.» Embadurné todo mi cuerpo de crema. Le di un poco de zumo. pero no me hizo caso. Este aceite alimentará a los pobres ácaros que han sobrevivido a tu desaguisado.» . «En realidad. dijo Whitcomb al verme. el estimulante se haría cargo de eso. incluso mis narices. además. Creí que era una broma. «Le ha sucedido algo horrible. «No entiendo esa historia suya de la amnesia. Parecía estar hechizado. Ayúdame a ponerme en la piel un poco de crema. pero tendré que acostumbrarme si pienso quedarme en Telset.» «Es un tío muy raro».» Reí con un poco de histerismo. dejando atrás el escondite de Ana. los ácaros se multiplicaron adecuadamente en las correctas condiciones y pudieron continuar con su curativa obra. dije.» Nos escurrimos en silencio por la Plaza Cascajo. Por suerte. joven ciudadano». El estimulante me estaba haciendo efecto. estaba sentado tranquilamente sobre los muros derruidos de una pared. Le dije que era peligroso. Yo lo haré con el resto de mi cuerpo. Parecía horriblemente sediento. Incluso afectuoso. No hace falta que te lo diga para que lo veas por ti misma. dije. jovencita. están de moda. Siempre me han gustado los bailes.» «Nos intercambiamos los nombres. Me vestí de nuevo. Todavía necesita mi ayuda. Comparto tu asco por esa especie de grosero acoplamiento. Pero era muy correcto. Probablemente. Está demasiado aturdido. para mi gusto. Me sentía débil. y entonces me dijo que si tenía algo para beber. que si el Consejo de Directores estaba todavía activo en Telset. Encontramos enseguida a Whitcomb.» Ana asintió.» «Ha perdido el rumbo».» «Muy liberal por tu parte.. Me di cuenta de que tampoco llevaba máscara. haz algo útil por lo menos. Dijo que el hombre había tratado de arrancarse la cara. Mi cuerpo estaba cubierto de sangre seca. «Ven. afirmé. pero parecía muy serio. mi piel no va a quemarte las manos. dijo Santa Ana. «Vamos. así que le sonreí. Me hallaba parada tranquilamente en el borde de la multitud. había perdido mucha. Úntamelo por la espalda. Miraba la actuación del ballet de Telset. «Será mejor que lo llevemos a mi casa antes de que se recobre. el hombre pensó que Whitcomb llevaba una careta con barba postiza. No es un fallo en el ordenador. y él dijo: "Me encantaría. Whitcomb— se puso a mi lado.. Es un poco pervertido. Un hombre —Mr. «¿Dónde está tu estrambótico amigo?» «En la Plaza». «De nuevo arriba ¿no? Estás hecho de fibra resistente. Me encantaría que pudieras decirme si ésta es la famosísima estatua de. objeté. Mi pelo plástico estaba pegajoso. mirando la titánica estatua. Me inclino por una historia de drogas o un trauma de suicidio. «Volvamos a casa».» «¿Cómo le hallaste?» «La primera vez le encontré por la mañana temprano. Nada le complace más. «Ha estado caminando entre las ruinas durante horas. muñeca Santa. «Te va a costar mucho estimularme sexualmente.» Saqué mi bolsa con las cremas curativas. Señaló a un hombre cercano a nosotros que tenía ocho patas y juró que era un extraterrestre.

Después aterrizaron las vainas orbitales. Aprendimos este arte de la manera más dura. Está oculto de los demás. Sonrió y comenzó a caminar. como Muchas Mansiones. La bacteria más típica. si era destruido el edificio. dijo. Tengo generador propio. éstas nos suministrarían las vitaminas necesarias y las funciones digestivas. Las había visto en el microscopio del Profesor Crossbow. Los reverianos abandonaron gradualmente sus viejas construcciones. Su objetivo era construir una ciudad capaz de albergar a cincuenta mil reverianos. limpias o barrocas. tales como las cámaras flotantes que hacen posible mi estilo de vida. Pero yo soy un artista del combate. uno de ellos bajo tierra. Son como fortalezas. más o menos la población de un anillo. a causa de que. Las paredes eran gruesas. Cuando. Los edificios de la Zona fueron construidos por zumbadores orbitales. por ejemplo. pero he excavado pequeños agujeros en las paredes a manera de ventanas con cristales de cuarzo y pesadas contraventanas que disponen de alarmas visuales. gracias a las explotaciones mineras). lo cual me agrada. En primer lugar. Mi casa. su peculiar desolación hace que los modernos reverianos los desprecien. «Estoy a tu servicio. deshabitadas. Muchos de los pioneros reverianos se biocontaminizaron. Las operaciones estaban dirigidas con las mismas técnicas de explotación que habían enriquecido a la Corporación de Reveria. desnudas y reforzadas con vigas de hierro (de una sola pieza. Había cantidades enormes. y los ejércitos de robots computerizados cuyas granjas orbitales y factorías nos enriquecen.» Los edificios de la Zona Descriminalizada. Tenían sólidas puertas. la isla de Telset fue achicharrada con láseres orbitales hasta hacerla estéril. pero también las había en anillo. incluido el mío. el viejo Telset llegó a su fin. Prefieren las casas abiertas. esto era lo último que quedaba. Sólo posee una puerta. Los viejos edificios de la Zona fueron construidos entonces. Podían ver todo lo que querían de la superficie del planeta desde sus zumbadores. de la misma manera que mataban cualquier otra bacteria intrusa. una vez conseguido. podía tener tres formas distintas: esférica. por ejemplo. eran los más viejos de Reveria. cargadas con zumbadores y materiales brutos. hedonistas. nos dedicamos a usar nuestras habilidades en cientos de cosas útiles. pilotados a distancia. en varillas y espiral. que llevaban viviendo más de un siglo en sus anillos y los habían convertido en un lugar agradable y cómodo.«Moses Moses». los protozoos de Reveria estaban increíblemente desarrollados. decidieron simplemente permanecer en ellos. Nosotros los reverianos no tenemos competidores en el manejo de los zumbadores. en el Día del Zorro. Tiene tres pisos. extrañamente. empleando las mismas técnicas que habían estado de moda durante la larga década de la Explotación de la Estrella de la Mañana. en anillos espirales. como flores de piedra. un pozo y un reciclador. El resultado fue tan poco atrayente que la mayoría de los reverianos. La mayoría de ellos fueron abandonados sin pesar. pero. es como un castillo. explotando la minería de la hostil y carente de aire Estrella de la Mañana por control remoto. En el antiguo Telset ahora resuenan los ecos entre estructuras vacías. dije. en T. Tengo un jardín oculto entre los tejados. fue destruido el Edificio del Presidente y muchos otros. se probó que ni tomando drogas podía estropearse. Incluso he reparado el viejo sistema de ventilación y reforzado la estructura para un hipotético ataque con gas. Cuando conquistamos Revería. me lo imaginaba». «Sí. Amo estos viejos edificios hechos con zumbadores. por ejemplo. Las junturas y paredes estaban selladas increíblemente bien con láminas interiores metálicas. Un patio con pérgola donde tomo el sol. Toda esta incomunicación del exterior resultó innecesaria cuando la computadora reveló que si se introducían cuidadosamente en el cuerpo ochenta y dos especies diferentes de bacterias reverianas. en cruz. . «zumbador» significa uno cualquiera de los diferentes tipos de mecanismos autopropulsados. trabajadas con materiales no nativos. Montar todo este ecosistema bacteriano era un proceso difícil. sistemas de ventilación independientes y una ausencia total de adornos y mampostería donde pudiese amontonarse el polvo. que habían sido provistos de una unidad inteligente central y habían alcanzado un gran desarrollo durante los largos y difíciles años de la explotación minera.

y creo haber tomado todas las precauciones necesarias. «Está bien». Armitrage. Rominuald Tanglin. estás hecho papilla! ¡Pero estás vivo!» Whitcomb y Santa Ana llegaron. Eché a correr a pesar de los crujidos de mis piernas. dijo. siempre lo hace cuando salta el sistema de alarma». me puse vendas nuevas y examiné las heridas que ahora bullían de ácaros. seguro que ha sido una disputa de sangre.» «¿Cuánto hace que estás aquí?» «Más o menos una hora y media.» Armitrage levantó la mano y comenzó a contar con los dedos. esperaba encontrar a Quade aquí. Olí a gas lacrimógeno a una manzana de la casa. «Podéis conversar entre los tres mientras me limpio las heridas y me doy un baño caliente. Había sido forzada. «¡Bien!». Whitcomb. un grupo de hombres con ropajes multicolores se presentaron en la Zona e incendiaron tu palanquín. No hay más respuestas. Eso es lo que dicen los testigos. Ardió de inmediato. «Me avisaste. drogas. Ya sabes dónde está todo. entretenlos un poco ¿quieres?» Me mofé cuando vi que Santa Ana se ponía blanca y se agarraba al borde del sofá en busca de apoyo. Me siento seguro ante cualquier ataque. Se levantó del sofá inmediatamente. dije. Armitrage cerró la puerta con la punta de su barra y abrió los brazos. vídeos. Me cosí temporalmente las heridas más grandes. «¡Estamos siendo atacados.» «Lo siento. Mr. soy atacado en todos los frentes! ¡Es una crisis!». mirando a todos lados con ojos duros y relampagueantes. mostrando su camiseta bordada y sus hermosas mangas verdes. te mentí en lo de profundamente dormido. incluso algunas más en homenaje a mi paranoico Viejo Papá. Me lavé el pelo. . He estado aquí sentado. Armitrage». Trage».Tengo el lugar totalmente aislado. Después me vestí con mis ropas de combate de repuesto y me calcé unas cómodas zapatillas. bebidas. «Arti.» «Tercero. «¡Maldición.» Levanté la mano. Puse tres dedos en los botones de entrada a la casa y tecleé el código de entrada. Mierda. exclamé. Me avisaste. La mayoría del gas se había dispersado en la brisa nocturna. Papá. Estaba aburrido. Tenía restos de yeso en los bordes. En cierta manera. juro que te abrazaría si no estuvieras empapado en tu propia sangre. repliqué.» «Sí.» Me quedé quieto en el umbral mientras mi Viejo Papá paseaba alerta por la habitación. hasta ahora. no es hora de absurdas medidas!». te presento a mis amigos. Armitrage alzó su barra. aperitivos.» «Difícilmente». Whitcomb: mi padre. Dejé la habitación y subí al baño.. «¿Qué ha pasado aquí? ¿Dónde está Quade? ¿Quién ha intentado entrar en mi casa?» «Una por una. tu guardiana fue raptada por los Clon en mitad de la muchedumbre. pero mis ojos chorreaban lágrimas cuando llegué a la puerta. Ha sido una pelma. Llegué tan pronto como pude pero no conseguí ver a nadie. Santa Ana y Mr. «¡Estás vivo!». pero dejó caer su barra cuando me vio. Cerré los conductos ocultos que disparaban los botes de gas. aclaré.. bramó. convencido que tu preciosa persona descansaba en el vientre de alguna raya. dijo. Armitrage estaba todavía dentro. «De cualquier forma.. despertándome de un profundo sueño. ¿verdad? Reconozco los impactos de sus cadenas. «Santa Ana. Veo que has sido salvajemente castigado. vaciando la bañera una y otra vez hasta que el agua dejó de manar roja de sangre. ¡En lugar de eso. dudé. no pude ver nada a causa de tus malditos gases lacrimógenos. «Primero. alguien intentó entrar en tu casa. Lo reconozco. Tu Viejo Papá ha estado yendo y viniendo de aquí para allá. y mi computadora se hace cargo de las alarmas. Pero nunca han sido puestas a prueba. Volví con mis amigos.. pero las alarmas me avisaron. Así te cogieron. Segundo. Le arrojaron algún tipo de líquido. «Vienen conmigo. «Incluso durante los entrenamientos. Pronunciaron tu nombre mientras se la llevaban. que en otras circunstancias habrían sido gritos de dolor.

Desapareció.Armitrage hablaba con Santa Ana. Armitrage cerró la puerta. o algo así. viejo?» Me acerqué al holograma y puse mi mano en su torso. Whitcomb permanecía en una esquina escuchando las palabras grabadas de Tanglin y con un vaso en la mano.» Seleccioné otros canales. otro de naranja y otro de azul. «¿Qué tiene que ver con tu Viejo Papá?» «Le conoció en Niwlind.. Esto ha ido demasiado lejos. preguntó. Estoy por jurar que le he visto en algún vídeo. dije enérgicamente.» «Bueno. bastante herido como para estar un poco dramático. Voy a llamar a Money Manies y a Factor Escalofrío. «¡Alguien ha manipulado mi instalación eléctrica! ¡Es un insulto! ¡Maldición. expliqué. Y en cuanto a ese hombre.» . «Ahora mismo voy a ir a Muchas Mansiones a hablarle de tú a tú a mi patrón. Incluso un ciego envidiaría la forma en que miraba a Tanglin. dije asombrado.. Los hombres llevaban unas máscaras simples ceñidas a los ojos y vestían unos sencillos bodis. Ana parecía asombrada.. envolviendo un mazo de seis flechas. al menos está donde puede ser vigilado.» «¿El? ¿Crees que es Rojo? ¿Qué motivo puede tener? Nunca le había visto antes. «Es una rompecorazones. «Y tienen como rehén a mi sirvienta». ¿no es así. Sería como tener dos tercios ya perdidos. «Ya estoy preparado para entrar en acción». «¿Quiénes son esos dos tíos?».» Mi pelo se había erizado.. «Esos deben ser los que quemaron el palanquín». contesté. dije. pero no derrotado. Había mucha estática. Me siento mejor. dijo tranquilamente Armitrage. dijo Armitrage. pero parecía tan confundido como nosotros. eso es lo que mi Viejo Papá me dice siempre. «Vamos a tu habitación un momento para discutir una estrategia. «Estos dos pueden quedarse a salvo aquí. Había cuatro hombres y una mujer en una callejuela cercana. ¿A ti no?» «Me gusta la mujer». no tengo ni idea de dónde es. Whitcomb abrió los ojos. «Parece una carta de ajuste.» Abrió la puerta. «El estilo es un arma». Intentaré que algunos de los del Grupo se me unan para enfrentarme a Rojo. «¿Quieres decir Santa Ana y Whitcomb? Son inofensivos. «Armitrage. «Ana me ha dicho de qué forma fuiste traicionado por Cerebro». no puedo creer que ningún reveriano haya caído tan bajo!» Miré sospechosamente a Whitcomb. Intenté llamar a Manies. «Bien. «Va a ser el mayor acontecimiento artístico del año. Chico? Me parece alguien familiar. Era su ídolo.» Reí. afirmó Armitrage. De pronto me di cuenta que Whitcomb creía que Tanglin era real. Uno iba de rojo.» «¿Estás seguro.» «Déjalo de mi cuenta».. Era un arco iris circular. presiento que está detrás de todos tus problemas.. dije. Estaba amordazada. pero al final apareció una imagen. Dejamos a Santa Ana y Whitcomb y nos metimos en el cuarto de vídeos que estaba insonorizado. dijo Armitrage. miré fieramente a mis compañeros. Whitcomb. otro de amarillo.» «Algo es algo. Necesitarás mi ayuda. Ana de Niwlind y Whitcomb. ¿sabes dónde está mi rifle? Siempre has sido mejor tirador que yo.» «De acuerdo». Cerró la puerta. replicó.» Volvimos al cuarto de estar y encendí el comunicador. «¿Qué demonios es eso?». esto prende la llama». Pero me gusta. dijo Armitrage. pero puedes confiar en mí. ¿Piensas realmente que es atractiva. «Está en todas partes». La mujer era Quade Altman. Al menos. así podré enfrentarme a Rojo en idénticas condiciones. que miraba sin cesar el holograma de Tanglin.» «¿Eres barato?» «No. «No permito nunca que mis enemigos se burlen de mi estilo. Manies se encargará de darnos dinero. Dos de los hombres la sujetaban por los brazos. «Iré contigo». Trage?» «Cualquiera que lleve esas ropas y que luzca tan bien es algo más que atractiva». dijo Armitrage. «Los dos están bordeando la línea entre la locura y la realidad.

Salté el umbral de la puerta y corrí hacia ellos. «La resistencia es inútil. Mis enemigos decidieron atacar en ese momento. dijo Santa Ana. cayó al suelo gritando y los demás se dispersaron mientras pedía ayuda. naranja. dispuesto a matar a alguno de los hombres embozados. preguntó Whitcomb. no van a herirme. «Pero ¿qué demonios quiere Cabal de mí? No soy un político.» «No debes gustarles mucho». estamos dispuestos a ser magnánimos. ¿Recuerdas. ¡Espera! ¡La Academia!» Me apreté la cabeza y sentí una punzada de dolor. Volví dentro. Ni tan siquiera la había visto. con respecto a los cánones de los plutócratas. dijo la voz suave y amplificada. «Rojo. bellacos descarriados?» La figura roja se puso un megáfono en los labios. Nunca había oído tal sonido de dolor. ¡Nos conformaremos con que nos des el anciano de negro que está contigo a cambio de tu sirvienta!» «Ya me suponía que iba a pasar algo así». Nimrod nos dijo que a los miembros de Cabal se los distinguía por los colores. «Una explosión atraerá a todos los artistas de la Zona. o dime tu nombre para poder retarte de acuerdo a las normas. Armitrage disparó al hombre de azul. no a Cabal. dijo. «Sin embargo. Ni tan siquiera rico. Fue una suerte que cayese por culpa de mi rodilla herida. De repente. De pronto. dando un portazo. «¡No es legal!» «¡No he dicho eso! ¡Simplemente sube al tejado y vigila mientras yo salgo a ver qué quieren!» Armitrage asintió. Era impronunciable. dijo Whitcomb tranquilamente. mientras los ecos se perdían en la soledad de la noche como las voces de un dios. asentí. era el momento de tomar un poco más de esmufo. Salí de nuevo. Se oyó otro disparo efectuado desde el tejado e inmediatamente un segundo grito.» «No estás en posición de exigir nada». en la puerta. los calificaste como una banda de asesinos sangrientos. «No pretendas irritarnos más». «Después de todo. «Era a la Academia a la que insultaba. impensable. Quade perdió el habla y comenzó a estremecerse convulsivamente. Mr. ¡El poder de todo el planeta está tras nosotros!» Retrocedí mientras los demás miraban al exterior. . grité. «¡Eh. La mirada atormentada que revelaban sus abiertos ojos me llenó de una furia salvaje. ya que tus malos modos han sido apropiadamente castigados. Dijiste que eran como una espina en la garganta de la cultura humana. como el grito de un animal. «Deja que les hable». Chico?» «Recuerdo». protestó. el hombre de azul sacó una pistola. «¡Si tratas de entrometerte de nuevo voy a rasgarte los pechos! ¡Siéntate de nuevo y cierra el pico!» Dejé la puerta entreabierta y mandé dos de mis cámaras fuera. amarillo y azul. como venida de ningún sitio.» La miré fríamente.» «No dije nada de eso». vosotros! ¡El vejestorio impotente de colorado! ¡Te ofrezco dos posibilidades! Deja en paz a mi sirvienta y podrás irte.«No voy a dispararles». mientras gruñía lleno de rabia y furor. que sujetaba a Quade por su brazo izquierdo. «Seré tu mediador. gruñendo. ¡Ellos se encargarán de haceros trizas!» «¡Testarudo Chico! ¡Nos fuerzas a esto!» Rojo levantó la mano y arrancó de golpe la mordaza de la boca de Quade. Me arrojé por la puerta y cogí mi nunchako. La furia se apoderó de mi. «¿Cómo preferís degustar mi gas lacrimógeno. repliqué. Una vez dentro de la casa. que hizo que ésta se abriese un poco más. «¿De qué está hablando? ¿Acaso estoy tratando con un megalómano loco?» «¿Por qué están vestidos así?». ¿No son un poco feos esos colores tan brillantes?» Santa Ana dijo: «Mr. arrastrándola dentro de la casa. dijo Ana. pero ya se habían dispersado por entre los recovecos de la Zona. un callado y horrible lamento surgió de su garganta. Me puse de nuevo en pie y agarré a Quade por el brazo mientras gritaba asustada. en ese momento se escuchó una detonación tras de mí. «¡No me fío!».

«Todo esto es nuevo para mí». dije al fin. mientras acunaba la cabeza de Quade. Es una adicta a la sincofina y está bajo el síndrome de abstinencia . «¡Por Dios.. Estás frente a otra persona. «¿Asesinaron a Moses Moses?» Asentimos otra vez. Asesinaron a Moses Moses. «Esperaba un mundo diferente cuando despertase. «Dios mío.. como si hubiese estado abrazando un cuerpo vacío. He sido filmado por las cámaras de los hombres que te golpearon. Debe haber intentado .» Whitcomb preguntó: «¿Es Cabal el gobierno del planeta?» Asentimos. Mira estos pinchazos en su cuero cabelludo. ¡Era mía! ¿Cómo han podido quitármela? ¡Afrenta de sangre! ¡Eso es! ¡Declaro una afrenta de sangre! ¡Profesor Angélico. No sé por qué. Esto explicaba la senda despejada que había en la base de la estatua. dijo Moses Moses con una sonrisa. conseguimos reclinar a Quade en el sofá. «Es horrible. administrándole un poco de esmufo en la boca. Asesinaron a los miembros de Consejo de Directores. «Debe estar bajo los efectos de un shock». «Son marcas de quemaduras». «¿Eres Moses Moses?». pero te aseguro que jamás me imaginé uno como éste..» «¡Pero eso es un asesinato!» Estreché el desgarbado cuerpo de Quade con mis brazos. dije estúpidamente. asombrados de su ignorancia. Abrió los ojos. Su jefe debe haberme reconocido.» Su voz decayó. Mírala a los ojos.» Moses Moses aprovechó nuestro atónito silencio para explicarse. Chico. Tenía media docena de pinchazos en su cuero cabelludo y unas feas marcas rojas en sus brazos y piernas. Armitrage negó con la cabeza. mi preciosa amiga! Sonríe. ha sido torturada. Pronto dejó de gritar. «Siempre había imaginado que sería un poco más. «¿Quién puede ser capaz de hacerte esto. «¿No fue un buen tiro?» Se desprendió del rifle y abrazó a Quade. Al menos deben estar a su cargo. y volvió a gritar. pero sólo soy carne y sangre». No sé dónde puede conseguirla. Entonces entró en trance.. pero ahora está con el síndrome. Armitrage dijo: «¿Si no pertenece a Cabal. Las lágrimas impregnaron mis ojos. era como una tabla. grité excitado. Debe haber encontrado algún tipo de sustitutivo. la soltó de pronto. ¿Qué piensas?» «¿Te refieres al color amarillento? A veces. respondió Whitcomb. Pensaba que al menos alguien iba a recibirme. Pero el gobierno planetario. No reconozco nada. perdiendo toda coordinación. «¡Prometí protegerla! Le di un hogar. Volaron el Edificio del Presidente.» «Lo siento. grande. se había vestido por sí solo y caminado entre los escombros. Cabal está cargado de dinero. esos están un poco por encima de las peleas con palos y cadenas. ¿Me ayudas. Su adornado ataúd gritante del Edificio del Presidente contenía un doble. «Fue una suerte que no construyeran la estatua veinte pasos más allá». Armitrage?» «Claro. considérate hombre muerto!» Ana me miró. el previsor Moses había escondido su verdadero ataúd gritante en un santuario secreto bajo el edificio. había vuelto a la vida. asustada. La han quitado la memoria. dije. mostrando las pupilas blancas con un toque amarillo.. «Estoy seguro que era el que iba de rojo. de otra forma no llevarían esa librea. Precisamente en el día de hoy.» Suspiró. Y. dijo. «¡Eres libre. bailando de alegría.Armitrage bajó saltando los escalones. Sin embargo. la fecha señalada. «Yo soy Moses Moses. Ya no se vende.» «¿Por qué no le preguntamos dónde guarda la droga y le damos un poco?» «Mira. Reconocí su voz y la manera de moverse.. no llores de alegría. de dónde sacó esos sujetos que le acompañaban? Esos hombres no tienen pinta de trabajar por la cara. mi pequeña inocente?» Algo en el tono de mi voz pareció impactarla. Chico Artificial. donde quiera que esté.» La sacudí suavemente. fuertemente armado y automatizado. posiblemente yo sea reconocido. Armitrage y yo la sujetamos. o algo así. Voy a matarle.» «Yo sí. Nunca supuse que el centro de mi ciudad sería un montón de escombros. No me importaría devanarle los sesos al Profesor. «¿Profesor Angélico?» «Sí». Arti. sin embargo. mira su cabeza! ¡Mira sus brazos y sus piernas!» Con esfuerzo. Más mítico. ¿Quién es?» Después de contarle todo. No me gusta. «Me temo que no.

encontrarme por mediación tuya, incluso ha torturado a tu guardiana, tratando de sacarle información de las defensas de tu casa. Pero debe haberte sido fiel. De otra manera estaríamos muertos, estoy seguro. No tienen escrúpulos. No te quepa duda que estarán aguardándonos para liquidarnos.» «Sí», afirmé. «Cabal no puede permitir que vivas. Debes ser el fantasma que menos quisieran ver. Eres un héroe, el Fundador de la Corporación. Maldita sea, en Revería eres la cosa más parecida a un dios.» «Creo que me resultas familiar», afirmó Armitrage pensativo. «Perdona, pero... bien... ¿puedo estrecharte la mano? Siempre has sido mi ídolo.» Se estrecharon las manos con solemnidad. Armitrage se miró la palma como si esperase ver relucir una especie de aura. «Guau», gritó. «Es realmente un privilegio inesperado.» Excepto la pobre Quade, todos estrechamos su mano. El viejo ritual nos hizo sentir mejor. «Deberíamos irnos», dijo Armitrage. «Van a volver, y nos matarán, o nos lavarán el cerebro, si nos encuentran. Esos aparatos lavacerebros portátiles son horrorosos. Ya visteis lo que le han hecho a Quade. Cabal protege sus secretos.» «Sí, pero debemos dejar a Quade al cuidado de alguien», respondí. Miré a Armitrage. «Eres el único de nosotros que todavía no han visto. Lleva a Quade a Conocimiento Disonante. Factor Escalofrío se encargará de ella. Además, es el único en el que puedo confiar.» «¿Cuánto debo decirle?», preguntó Armitrage. Fruncí el ceño. «Lo dejo de tu criterio. Voy a ir con estos dos a la casa de Money Manies. Es la única persona que conozco que puede luchar contra Cabal con los mismos medios.» Miré a Santa Ana. «Es nuestra única esperanza. Ahora que hemos visto a Moses Moses, nuestras vidas están en juego, no podemos hacer más.» «Pero el Profesor Angélico insinuó que el mismo Manies era pro-Cabal.» Objetó Santa Ana. «¿Por qué no salimos a las calles y anunciamos simplemente que Moses Moses ha vuelto de nuevo? Pronto tendremos una multitud de seguidores a nuestro alrededor y entre todos resolveremos qué es lo que hay que hacer. Además, tenemos la verdad de nuestra parte. Cabal son unos usurpadores. No debemos escondernos en la oscuridad como ellos. Debemos hacernos ver.» «Tal vez, pero no en mitad de la Zona Descriminalizada», objeté. «Están armados y pueden tener explosivos. Además, debemos proclamarlo al mundo entero, y no a un pequeño grupo. De otra manera, nos matarían y afirmarían que la Segunda Venida era una patraña. Necesitamos una película de vídeo, proyectarla para seis millones de reverianos a la vez. De esta forma no podrían pararnos. Money Manies puede ayudarnos. El tiene acceso a más canales que cualquier otro reveriano de Telset. Necesitamos su ayuda, o no sobreviviremos. Armitrage, sube al desván y consíguenos infrarrojos mientras examino a Quade. Coge también todo mi esmufo. Ya sabes dónde lo guardo.» Me hubiese gustado llevarme el rifle, pero habría sido una causa más para llamar la atención. De cualquier forma, aún tenía mi nunchako. Mis brazos y piernas estaban entumecidos, de color púrpura y azul y cubiertas de ácaros. Ardían si las tocabas. El cuerpo tenía sus propios mecanismos de defensa y necesitaba que lo dejasen descansar. Pero no había tiempo. Mientras me ocupaba de Quade, Santa Ana y Armitrage ponían al corriente a Moses Moses de lo que había ocurrido durante los últimos cuatrocientos veinticinco años, una charla que, evidentemente, iba a llevarles un montón de tiempo. Gesticulaban excitados, sacudían la cabeza y las manos, y se interrumpían constantemente. Todos tenían infrarrojos. Ana y Moses Moses se habían puesto un par de mis gafas para fiestas de noche, con frívolos adornos que les sentaban realmente mal. Armitrage sujetaba a Quade por el brazo; era alto y la punta de su cabeza le llegaba casi hasta el hombro de ella. Me puse mis gafas y, de inmediato, todo se tornó blanco, negro y reluciente. «¿Listos?», dije. Nos pusimos en marcha.

V

N

separamos de Armitrage y Quade en la puerta; quedamos en encontrarnos en Muchas Mansiones tan pronto como fuera posible. Santa Ana, Moses Moses y yo nos dirigimos rápidamente hacia el este. Llegamos a la playa sin tropezarnos con nadie peligroso, después pusimos rumbo al sur, hacia los muelles donde reposaba mi barca, Azote de los Mares. Casi esperaba que estuviese vigilada, pero Cabal no debía haber tenido tiempo para ocuparse de ello. Debían de estar devanándose los sesos para resolver este problema; además, la pereza se había hecho un hábito en ellos. Es imposible actuar con rapidez y en secreto a la vez. No había navegado en el Azote de los Mares desde hacía dos meses y había una maraña de algas en su casco. Nos subimos y las tiramos. Era perezosa; la brisa nocturna que soplaba del acantilado era suave. La dirigí por el canal hacia el mar abierto, donde no corríamos riesgo de tropezar con los corales. Empecé a sentirme peor. Tomé un poco más de esmufo y comencé a escuchar los primeros zumbidos en mis oídos. Me aparté de la borda, tumbándome en la cubierta para no caer al mar; mi equilibrio era precario. También tenía hambre, pero lo único que había en el bote eran cuatro tabletas de chocolate sintético de los anillos. Las devoré. Santa Ana contaba a Moses su particular perspectiva de la historia de Reveria. Moses asentía y exclamaba de vez en cuando: «¿De verdad? ¡Es asombroso, fantástico!» Moses Moses tenía al menos trescientos años objetivos de vida, seguramente más cerca de los trescientos cincuenta, pero había perdido el hilo de la historia. Para él, su despertar debía haber sido como un renacimiento más que otra cosa. Me aseguró que era capaz de pilotar el bote y, de hecho, sabía dónde estaba Prospect Point, aunque en sus tiempos nadie había vivido allí. Me encogí y me dormí. Llegamos a Muchas Mansiones dos horas después de medianoche. Todavía se celebraba una fiesta de carnaval en el acantilado más occidental de Prospect Point, en una de las mansiones de la playa. En la punta del acantilado vi que aún salía luz de una de las ventanas de las habitaciones privadas de Money Manies, a las cuales nada más que él, y su esposa Annabella, tenían acceso. Incluso su leal secretaria Chalkwhistle tenía el paso prohibido; Manies mimaba esas tres habitaciones privadas. Suponía que quería despertarse lejos de su corriente multitud de psicópatas y parásitos. Echamos amarras en el muelle de Manies, al lado del Albatros. Observé a Moses Moses y me reí. «Nadie va a reconocerte con esas gafas», dije. «Por lo menos, no tendremos problemas por ese lado.» Dejamos el Azote de los Mares y subimos por el acantilado a una de las numerosas puertas de Muchas Mansiones. Intenté abrir pero estaba cerrada. Llamé al timbre y esperé. Chalkwhistle, eventualmente, respondió. «Hola, Chico», dijo. «¿Qué te ocurre?» «Abre, Chalkwhistle», contesté bruscamente. «Tengo que hablar con Manies.» Chalkwhistle dudó. «Lo siento», respondió. «No puede admitir a nadie más. ¿Por qué no vas al acantilado y disfrutas de la fiesta? Mr. Manies estará allí un poco antes del amanecer.» «Lo siento, Chalkwhistle», repliqué. «Emergencia.» Golpeé con mi nunchako su cabeza y se desmayó. Entré. Colocamos a Chalkwhistle lo más cómodamente posible, cerramos la puerta y echamos el cerrojo. Caminamos entre paredes cubiertas de paneles, con muebles caros y obras de arte, hacia la puerta de la habitación privada de Manies. Manies debía haber estado esperándonos, avisado por una alarma interior, ya que cuando llegamos abrió la enorme y bien engrasada puerta sin darnos tiempo a llamar. «¡Chico!» gritó. «Qué sorpresa tan agradable.» Con un inesperado movimiento de sus brazos nos indicó un rico y decorado cuarto de estar. Su esposa vino tras él, cerrando
OS

ostentosamente la puerta con un porrazo. Escuchamos los pesados cerrojos y las cerraduras magnéticas colocándose en su sitio. Annabella, esa esbelta y un poco siniestra mujer, tenía unos enormes ojos verdes y en otro tiempo había sido la principal estrella porno de Manies, aunque jamás había tenido un papel en el que tuviese que hablar. Nunca lo hacía. Tenía una gracia innata, pero poco más sabía de ella. Manies se arrellanó en un sillón tapizado. Annabella se sentó delante, en el suelo, y abrazó sus piernas con los brazos. Nos miró uno a uno en silencio. El rostro de Manies estaba arrebolado, sacudía la cabeza y golpeteaba los dedos rítmicamente. Santa Ana, Moses Moses y yo estábamos tan nerviosos que fuimos incapaces de sentarnos. «Quítate las gafas», le dije a Moses Moses. «¿Reconoce a este hombre, Mr. Manies?» Manies levantó la cabeza en dirección a Moses pero sus juguetones ojos no dejaron ver ninguna sorpresa. «Mi querido Chico», dijo laboriosamente, «si no fuera por ese maravilloso pelo tuyo, ni tan siquiera te reconocería a ti. ¿Es Santa Ana tu esposa? ¿Habéis encontrado después de todo la felicidad en el acto de hacer el amor? Me alegro. Os felicito.» Suspiré desesperado. Era obvio que Money Manies había elegido esta noche, de entre muchas otras, para tomarse un potente alucinógeno. Estaba completamente descentrado. Me dirigí a su esposa. «Annabella, preciosa», dije, «ya sé que nunca hablas, y me sorprendería que lo hicieras ahora, aunque el futuro político del planeta esté en juego. Pero este hombre es Moses Moses, el Padre de la Corporación. No está muerto, pero Cabal quiere acabar con él y con nosotros. Necesitamos desesperadamente la ayuda de tu marido.» Nos miró sin decir palabra. «¿No podrías afirmar con la cabeza, o algo así?» Nos dio por respuesta la misma que podría habernos dado un muerto. Santa Ana lo intentó. «Mr. Manies», dijo. «Somos sus amigos. Nuestras vidas corren un horrible peligro. ¿Puede ayudarnos?» Manies parpadeó. Parecía a disgusto y arrugó su nariz. «¿Mi querida Santa Ana, cómo puedo ayudarte si cambias de opinión continuamente? Ve con mis pornoestrellas. Ellas entenderán tu problema. ¡Insisto, debes disfrutar de tu cuerpo!» Moses Moses afirmó, «Este hombre está bajo los efectos de una poderosa droga. Mirad sus ojos.» Asentí, «Lo siento, señor Presidente. No puedo hacer nada. Y tampoco él. Es un desgraciado accidente. Es un buen hombre y nos habría ayudado si pudiese. Estoy seguro.» «Difícilmente podrá hacerlo», aclaró Moses. «Debemos idear un nuevo plan.» Manies afirmó y continuó así, aparentemente incapaz de parar. «¡Así que habéis entrado en mi pequeño secreto! No esperaba vuestra visita.» «Todo va bien, Mr. Manies», dije, forzando una sonrisa. «Te escribiré una nota y podrás leerla luego, cuando estés un poco más despejado.» Me acerqué a su mesa de escritorio y cogí una hoja de su lujosa agenda de piel. Como muchos de la antigua generación, Manies escribía cartas a veces en vez de comunicarse cara a cara con el visualizador. Le escribí una sencilla nota, explicándole en ese breve espacio los detalles más importantes. La doblé y se la tendí a Manies, que sólo al tercer intento logró meterla en el bolsillo delantero de su chaqueta roja. «Así que tú eres el famoso Moses Moses», dijo hospitalariamente Manies. «Ya sabes que falleciste cuando yo tenía veintitrés años, y eso fue hace mucho mucho tiempo. ¿Todavía lees a Riley?» «Sí, Mr. Manies», contestó Moses Moses. Admiré su presencia de ánimo. Si Manies se hubiese percatado plenamente de nuestra situación, podría hacerle sentir terriblemente preocupado. «Era mi autor favorito.» «Sí, yo lo sé», replicó Manies, volviendo a afirmar con la cabeza interminablemente. «Tengo todas sus obras en mi biblioteca; una edición completa de tu primera reimpresión. Le salvaste del olvido.» «Sí», afirmó Moses Moses. «Fue una suerte encontrar aquella microcinta.» Manies sonrió. «¡Como yo, eres un anticuario. De hecho, su Islas Flotantes de la Noche es su mejor obra. Recuerdas esos versos que dicen: «¡Oh, Princesa divinal ¡Princesa divinal ¡No me tientes con tu voz ambarina!

«No entiendo cómo alguien ha podido dar un nombre semejante a un inofensivo continente. la primera creación del Señor Aeo. «Puede ser importante. «Es la escena de la confrontación entre la reina Crestillomeem y su hermano Jucklet en el primer acto. Aeo. ¡Pensar lo que me inspiraron sus obras cuando la Corporación la componíamos tres hombres y yo mismo! Debo decir que estoy encantado de haberle conocido. respondió Moses Moses alegremente. ¡Odio ser molestado!» «Espera».» «Cómo me vuelven los recuerdos».» Hubo un zumbido en el pesado brazalete que Manies tenía en la muñeca. solicita el perdón envuelta en belleza y es desterrada del cielo! ¡Qué imaginación! ¡Qué aplastante escena cósmica! ¡No hay otra obra como ésta en toda la literatura. hablando subjetivamente. «Danos alguna idea para escapar. Pues haces que el polvo brille delicado.» Manies manipuló su brazalete y al instante apareció un holograma de Factor Escalofrío. Las cámaras flotantes de la habitación comenzaron a revolotear sobre Manies. Aeo. ¿No es curioso cómo retornan las cosas del pasado en momentos como éste? Como Riley dice: ''¡Todo descuido será remedado con las drogas!"» «Debo admitir que yo mismo he olvidado a Riley».» Moses Moses refunfuñó. las envió sobre mí. oh Sino. «¿Jucklet?» «Sí». Dilo unas cuantas veces seguidas. «¡Chico!» .» «No diga eso». ¡Divina Princesa. estoy seguro que habría demandado la dignidad de tener una consonante al menos.» Intercambié la mirada con Santa Ana. Más. «Chalkwhistle debería estar atendiendo mis llamadas. ¡Es perfecto!» Entrecerré los ojos. ¡Permite. a pesar de las circunstancias. «¿Puedo invitarle a desayunar la próxima semana? Mis invitados van a encontrarlo fascinante. Sólo es cuestión de tiempo que a Cabal se le ocurra buscarnos aquí.» «¿Has dicho Aeo?» pregunté. «¡Oh!». dije. Aeo. suspiró Moses Moses.» «¿Crestillomeem?» dije. mientras pueda gobernarlo No será un trago muy amargo. Moses continuó: «¿Y qué me dice de esos magistrales versos al comienzo del primer acto?» «¡Escapa de la mirada ofendida De Aeo!. dijo Manies. La expresión de su cara me sugirió que estaba a punto de tener un acceso de sentimentalismo y no sabía dónde meterse para que no la viera. «Escucha». A tus pies me doblego reverente. dijo de pronto con las mejillas al rojo.» La usual cortesía reveriana estaba en estos momentos fuera de lugar. «¿No son unos nombres maravillosos? Tan evocativos. que comience mi reino!» «Es maravilloso».Aunque reluce la corona en mi frente. Irradia una majestuosidad sobrehumana. deja que tu corazón sea raptado!» «¿Cómo voy a olvidarlo?». Enfadado. Mr. «Si yo fuese una masa de tierra de ese tamaño. yo cogeré la llamada. ellos no tienen mucho trato con la muerte. dijo Manies magnánimo. «Además quedamos en encontrarnos aquí con tu amigo Armitrage. Hace cien años que no leo a Riley. angustiosa vida Es la nuestra ¡Oh. dije. «No he leído sus obras desde hace veinte años. «¡Crestillomeem. Manies. musitó Manies. «¿Pero qué dices? Es un nombre perfecto. Escalofrío parecía ojeroso pero se iluminó un poco cuando me vio. Contesta. revolviéndose en su sillón. dijo Moses Moses golpeándose la frente. Me ha hecho encontrarme a mí mismo.» «¿Qué podemos hacer?» preguntó Santa Ana. Hermandad del Sino! Todavía comparto tu destino.

estáis arrestados. Manies parecía alucinado. «Sé quién es. replicó. Mr. Está vivo.» «Oh. Ha hablado con más franqueza que en los últimos diez años. Sígueles la corriente. No podemos protegerte de los rifles. No sería buena compañía. No pretendas desafiarlos.» «Lo he visto. querido Ciervo? Puedo enfrentarme a Muerte Instantánea pero no a Cabal. silenciosa. «Entiendo.» Una explosión sacudió la casa. Han transgredido el Código. Nos ha dado una elección. «Yo también». La cuidaremos. Escalofrío. «Tienen algunas escopetas.» Envié una cámara a Moses Moses. pero lo que intentarán será acabar con él para siempre. Manies. afirmé. El Presidente. probablemente una de las pocas armas de fuego que se habían escapado al control de Cabal. Chico.» «Me lo temía». me rindo.» . «Me retracto de lo dicho». ¿Puedes ocultar a Quade?» Escalofrío tardó en contestar. Escalofrío. Ciervo portaba una pesada maza.» «Es mejor que cortemos la comunicación antes de que alguien pueda escucharnos». dijo. Eran dos de los mejores hombres de Muerte Instantánea. Chico. que miró hacia ella y afirmó con la cabeza. «Tienes que morir. que nos unamos a ti. Annabella Manies seguía en el suelo. es verdad. «No queremos luchar. Chico! ¡Estas cosas sólo te ocurren a ti! ¡Mi pequeño ángel intrigante.» «Claro». Este último tenía un penacho rojo sobre una de las cornamentas. Agarré por la base uno de los extremos de mi nunchako. Mira. A ti en particular. me rindo». él debía ser como un oasis dentro de su vida. «Lo siento. guárdatelos y ya me los dirás más tarde. sus ojos asombrados permanecían fijos en Moses Moses. su arma habitual. Santa Ana y Moses Moses se parapetaron rápidamente detrás de una mesa. con sus brazos entre las piernas de su marido. dijo Barriobajero con su peculiar tono de voz. Nos contó una historia realmente extraña ¿Me la puedes confirmar?» «Sí. tus noticias me han golpeado como un martillo pilón!» «Dejemos los piropos. Muerte Instantánea tiene el suficiente poder como para asesinar a todos los artistas de la Zona. Chico. «¿Ocultarla?». Son demasiado poderosos. De los mismísimos Muerte Instantánea. y desapareció. Llegó con tu criada.» Ciervo y Barriobajero se intercambiaron penetrantes miradas. Barriobajero lucía un harapo rojo anudado a su brazo. dije.» «¿Y qué esperabas.» Asentí. la realidad de la situación empezaba a penetrar en su interior. «Me alegra que te lo tomes tan bien. Vestía unos harapos inmundos. ¿Esta Quade bien?» Afirmó. «Bien».» Escalofrío se acarició la cabeza. Barriobajero tenía unas piernas raquíticas y arqueadas y siempre hablaba como si tuviese cáncer de pulmón. Barriobajero tenía una pequeña pistola. Barriobajero me apuntó con su pistola. afirmé. «En el nombre de Cabal. Creo que estoy llegando al punto más álgido. Cuando entraron se encontraron con que Money Manies y yo conversábamos apaciblemente sentados. Nadie puede. Escalofrío. «Quizá deberías irte. Vete a Jucklet o Eros si quieres seguir vivo. con lo cual seremos destrozados. Escalofrío. Pero tú deberías dejar Telset. dije. nadie la verá. ¿Te ha dicho por qué soy su mayor enemigo?» Escalofrío miró con culpabilidad. Escalofrío asintió. Cabal intentará ocultar la Segunda Venida tanto como puedan.» «Pero nosotros hemos declarado una afrenta de sangre». manifestó Manies alegremente. No haban tardado mucho en encontrarnos. o que vayamos con ellos y tomemos parte en el posterior reparto del pastel de Cabal. No lo mencionaron. Eran dos: Barriobajero y Ciervo. Chico.«¿Has visto a Armitrage?» «Es por eso por lo que estoy aquí. dijo Ciervo. El Mecanismo ha sido totalmente sobrepasado. Se ha declarado afrenta de sangre a todos los enemigos de Cabal en Telset. sugerí. «Claro. «He tenido una extraña llamada. «¡Me sorprendes. «No. Bajó la voz. Tal vez podamos irnos antes de que te veas implicado. es por eso por lo que quieren matarme. Chico. «Haré correr la voz».

Chico. «Tendré que cortar esta última parte después». Un disparo restalló en el pavimento de piedra más allá de la puerta. Oímos un impacto y el sonido inconfundible de un cuerpo al caer a tierra. me asomé un poco y le di un precioso testarazo en la cabeza. «Cuando llegó corriendo a lo largo de la pared. «Creo que esto es.» «Bien». Salté por encima del sillón. gracias al maquillaje. «Estoy seguro que Cabal cambiará de opinión cuando vea que me he entregado. Annabella Manies seguía sin decir nada. «Dios». Probablemente me deje en paz lavándome parcialmente el cerebro.» Cogí la pequeña pistola de Barriobajero y me la metí en mi cinturón. Espero que Armitrage sea lo suficientemente listo como para ocultarse. si me lo preguntas. Escuchamos gritos y estampidos que venían de la casa de la playa. Manies miraba alucinado el charco de sangre de Barriobajero sobre la moqueta. Era uno de los más hábiles programadores de cámaras que jamás había visto. nos cubrimos. pero lo necesitaba. «Es Naranja. Tenía una cara anónima y hermosa. hacia el este. empujando a Moses y Ana al interior de la casa. Muerte Instantánea había ido a buscarnos allí antes. Miré a mis cámaras. Su rifle era tan complicado que ninguno sabíamos cómo . «Moriremos si permanecemos en Telset. Después. Barriobajero estaba fuera de combate. muy suavemente. dije. dijo. «Estaba en el tejado». Se nos ha ordenado que no te dejemos con vida. ordené. lanzando esquirlas y polvo sobre mi espinilla.» Sacudió su pesado garrote. Nos haremos a la mar en el Albatros. Desgarré la tela de algunos de sus harapos y le apliqué un torniquete en su pierna. Su pierna estaba seriamente dañada y teñía un aspecto muy feo. Es una jugada muy fea. respondí. Colecciono todos tus vídeos. Me eché hacia atrás. Vi cómo Armitrage examinaba el cuerpo del tirador. El impacto dejó una clara huella en la dura travertina. Cayó a la moqueta aullando de dolor. El muro particular de Muchas Mansiones miraba hacia el norte y el mar.. Esto es una afrenta de sangre. manifestó.» Ciervo miró a su alrededor con suspicacia. Recuperé el nunchako y suministré una dosis de su propio esmufo a Ciervo y Barriobajero. Atisbé con cuidado al exterior. No me gustaba hacerlo. pero empezó a dar palmadas en la rodilla de su esposo. «¿Por qué te lo iba a decir?» Barriobajero arguyó. Hice una mueca. golpeando una de sus cámaras con su cornamenta. «Lo siento». «Mira». Tiré salvajemente y escuché el crujido de su cuello al romperse. Nos pusimos nuestras gafas infrarrojas cuando salimos al exterior.» Chalkwhistle seguía inconsciente cuando nos dirigimos a la puerta de salida. «Deberías hacerlo. «¿Cómo lo hiciste?» Armitrage sonrió.» Golpeé sin piedad la pierna izquierda de Barriobajero. violé el código de los artistas una vez más: les cogí algo de su esmufo. «por una cosa he violado el código de armas de fuego. dijo. Colocamos una barricada a base de muebles. abriendo los ojos.» Hizo un movimiento casual con mi nunchaco. Se desplomó inconsciente aunque no estaba muerto. Seguramente. La muesca que había hecho el disparo en la roca probaba que el que había disparado se había tomado su tiempo para encontrar el lugar adecuado desde donde apuntar a la puerta de la casa.» Introdujo la mano en uno de los bolsillos de su chaqueta y sacó un pequeño recipiente rojo con un canuto blanco.«No». El arma estaba lista para actuar con un leve movimiento de mi mano.. contesté.» Esto le salvó la vida. esquivando el golpe mortal de la maza de Ciervo. Hice un gesto a Moses Moses y a Santa Ana para que se pusieran en pie. «¿Qué es lo que vas a hacer exactamente? No puedo imaginar que alguien como tú no haga nada para parar a Cabal. Escuchamos los rápidos pasos del sujeto mientras llegaba a la pared exterior. es demasiado fuerte para mí. y agarré una de sus cornamentas con la cadena de mi nunchako. No llegó a entrar. pero el respaldo de un sillón había protegido a la neutra. Se levantaron. había sido reducida a astillas. Inmediatamente perdió la noción de la realidad. dije. parecía proceder de la colina. Arrastramos a Naranja dentro y le quitamos su mascara. Inhaló dos pequeños montoncitos de un polvo negro. «Vamos». justo por encima de la rodilla. y no eran los ruidos propios de una fiesta. dije. «Venir con armas de fuego es tener poco estilo. «Bien».

o bien la pistola de Barriobajero era una porquería. pero de momento estábamos fuera del alcance de las armas de fuego. se mofaron. «No hay tiempo». saltaron al agua y nadaron a cubierto bajo los muelles. «Además. contesté. noté cómo un escalofrío recorría mi cuerpo. Armitrage. Desde el acantilado soplaba una punzante brisa que nos llevó mar adentro. Disparé pero erré el tiro. pero eran los mejores para esa clase de trabajo. Cabal había hecho probablemente una mala elección contratando a Muerte Instantánea. Moses Moses y Santa Ana saltaron al interior del Albatros. Hubiera sido más artístico golpearlos. puse la punta de la hoja contra el paladar y golpeé el mango con mi mano. pero dejaron de emitir sus gritos de excitación cuando nos vieron en los muelles. . tan excitado que caí al agua y perdí la pistola. Mi pelo se erizó. «¡Rojo quiere tu sangre roja! ¡Azul quiere tus venas azules! ¡Los Colores van a cortarte en trozos y las distintas direcciones se repartirán las piezas!» Me tambaleé. «¡Afrenta de sangre. pero no había tiempo. o el esmufo había socavado mi puntería. Vayámonos de aquí. No llevaba un portamemorias. el suficiente como para que los Clon se armaran de valor y comenzaran a burlarse de nosotros. También llevaba un agudo y afilado puñal en su cinto. Abrí su boca. Me pareció haber herido a uno de ellos. Hacían un ruido enorme. dije. Chiquito!». Les llevó bastante tiempo hacerlo. Mientras me aupaba a bordo. «No miréis». no tenemos los pesos. «Desabrochémosle el cinturón».» Mis manos no dejaban de temblar. A la luz de la casa de la playa podíamos ver los inocentes hedonistas que eran masacrados con las armas de fuego. Uno de ellos envió una cámara para espiarnos.manejarlo. mis codos produjeron un sonido seco. El era una de las poquísimas personas del planeta que me inspiraban auténtico miedo físico. El casco del Albatros era de plástico azul. así que pronto desaparecimos en la oscuridad. «¡Afrenta de sangre!» Uno podía pensar que los cuatro eran uno solo. Dos de los Hermanos Clon estaban allí. indicó. Corrimos colina abajo en dirección a los muelles. Mis brazos se hincharon dos veces su tamaño y pude notar cómo de algunas de las heridas comenzaba a manar sangre. Pero. Armitrage arrugó los labios. Comencé a disparar. Ante tal pensamiento. Intentaron salir fuera del bote y saltar al embarcadero. No dudaba de que los Hermanos Clon darían la alarma tan pronto como pudieran. Había sido el primer hombre que mataba en mi vida. habían encontrado el Azote de los Mares y estaban destrozándolo trabajosamente con sus cadenas. dando cumplido testimonio de que estaban en sus límites de resistencia. Permanecí alerta mientras Armitrage y Moses Moses soltaban amarras y velas. ya que sería contraproducente para él. ni tan siquiera encontramos el disparador. Se clavó tan profundamente que no pude por menos que pensar que su cráneo estaba hueco y había sido cosido con alguna clase de fibra negra. Estaba contento de no haberme encontrado con el mismo Muerte Instantánea en persona.

De esta forma serán vulnerables. No creo que Cabal quiera hacer algo tan obvio. Después de todo. dijo Armitrage. lo dices ahora por que van contra ti». ¿Cómo puede haber tanta codicia?» Armitrage había terminado de coserme la espalda. Van a crear gran cantidad de resentimiento. puede que alguien se dedique a investigar y descubra sus verdaderas identidades. es una sensación extraña. «¿Luchar?». Sentí cómo algo se estiraba mientras cosía un trozo de piel suelta. Seis canales son prácticamente suyos y tiene acceso a una docena más. dijo Santa Ana. que hacían un maravilloso trabajo. Habían pasado tres horas desde la medianoche. se volvió hacia Moses Moses y se frotó las manos. su poder verdadero es el dinero. Sólo quieren que les dejen en paz para poder dedicarse a acumular millones de fracos. Son maleantes y groseros. dije. Además. tenía una forma de tocar muy delicada.» «Creo que han cometido un error contratando a Muerte Instantánea». en el nombre de todos los demonios. Armitrage me ayudó cosiendo las heridas de mi espalda. siempre han permanecido en la sombra desde el Día del Zorro. alguien quiere tanto dinero? Una sola parte del almacenaje es suficiente para cubrir todas las necesidades de la vida. Durante un largo rato nadie dijo nada. Estaba negro por los ácaros. estábamos sumidos en nuestros propios pensamientos. Utilizaba una sutura especial. «Pero no creo que se atrevan muchos reverianos. Además. Manies?» Me encogí de hombros. Como la mayoría de los multisexuales. «¿Cómo pueden conseguirlo en su posición? La Tasa de Incorporación prohíben cualquier cantidad mayor que tres partes del almacenaje. cada vez que Cabal dé una orden. «Nunca ha habido una crisis como ésta. contesté. sé que lo haría. Cabal siempre ha conseguido guardarse en la oscuridad. Dónde vive. tampoco puedes decir que el gobierno de Cabal sea opresivo. Pero Cabal es como un fantasma. ¡Ahora hay USIMOS . tanto flotantes como pobladores de la superficie. y pronto harían bajar la inflamación.) «No sé». replicó Moses Moses atónito. Finalmente. dijo.» «Seguro. Moses Moses tomó el timón. «La Tasa de Incorporación es letra muerta». Seguramente podría atacar a Muerte Instantánea y matar a muchos de sus miembros. Manies decidiera luchar?». Por lo menos. Supongo que intentarán hacer alguna clase de trato con Money Manies. pero jamás podría hacerlo con Cabal. «No tienen clase. Santa Ana habló: «¿Qué le sucederá al pobre Mr. Puso una venda nueva. ¡Esta regla era la piedra angular de mi gobierno! ¿Por qué. Han creado la Mesa Posterior para llevar las minucias del gobierno. afectará a cientos de miles de televidentes. Si yo pudiera. Nos fuimos relajando mientras las luces de Telset se desvanecían en la distancia. Pero no tengo ni idea de las condiciones que demandará.» «¿Millones de fracos?». además de algunas otras. Es una gran tentación que pocos pueden resistir. dijo Armitrage. ¿Cómo podría prevenir un Día del Zorro en su propia casa? Sería muy fácil llenar de explosivos Muchas Mansiones y reducirla a atomos. ha producido tantas cintas que todo el mundo conoce sus hábitos. «Cabal lo sabe todo acerca de Manies. dije. «¿Y qué pasaría si Mr. La Mesa Trasera es sólo el caparazón. «Y aunque tu firma hacía de ella un documento sagrado. Cogí de uno de mis bolsillos el estuche para casos de emergencia y saqué aguja e hilo. incluso cuando no duele. cómo vive. Si su programación desaparece. lo sabía por la posición de las estrellas.VI P el botalón de foque. («¡No hagas eso!». Money Manies es una figura simpática y popular. eso es lo que siempre he pensado. Está forzado a comprometerse con ellos. Quité la venda a uno de los cortes más grandes que tenía y comencé a coserlo. Siempre se han cuidado mucho de guardarse las espaldas. los ácaros podrían comérsela después de hacer su trabajo. nadie le hizo caso.

estamos de suerte. ni las pornocintas. Tanto Armitrage como yo lo sabíamos. Pienso que los miembros de la Mesa se retiran de la misma cuando están cansados y venden su oficina al mejor postor o a un amigo. lo de votar está pasado de moda». seremos los héroes del siglo. teníamos una afrenta de sangre pendiente. Sus poderes están tan limitados que ya sólo dependen de su prestigio. Armitrage. Generalmente memorias personales. Y la Mesa de Directores es enormemente descuidada.» «¿Y no os preocupa el haber perdido vuestra libertad?». cada uno. Nos intercambiamos la mirada. Estaremos muertos y ya nos dará todo igual. Puedo borrar lo que no me interese. No sabría decirte. y de todo lo que perderíamos si sobrevivíamos. «No lo sé. «¿Libertad?». Acumular dinero ha llegado a ser un juego. Es muy fácil saber quién ha hablado en contra de Cabal. y además. estábamos atrapados. Además. dijo Santa Ana. Yo tenía que matar a Angélico para vengar el asesinato de mi sirvienta Quade.» Armitrage y yo nos sumimos en un profundo silencio mientras nos dábamos cuenta de lo mucho que habíamos perdido. Realmente. cuando se pone en peligro su existencia. dije. y su peor enemigo —Moses Moses— era nuestro mejor aliado. dije: «Míralo de esta manera. Desde entonces sólo existen los Traseros. ni el sistema actual de patronos. Si Cabal nos liquida. Me . pues se acabó. Algunos dicen que los miembros de los Traseros son elegidos directamente por Cabal. lo tendremos todo grabado en vídeo.» Gesticulé a sus cámaras. Además. como lo hacemos nosotros ahora. Y si la vieja Mesa estuviese todavía en el poder. si lo deseas. más tiempo que la Mesa de Directores. «Cualquiera que posea comunicador puede llamar a la computadora central directamente. piénsalo bien. Cabal ha gobernado Revería durante trescientos años. En una posición privilegiada. Cualquier enemigo de Cabal sería amigo nuestro. Excepto. tampoco hay muchos cambios. Está programada para responder a llamadas personales. Seremos increíblemente famosos. por millones de gentes! Naturalmente. un voto!» «Oh. y cuando tú desapareciste habían perdido mucho. De cualquier forma.» «Difícilmente puedes llamar gobierno a los Traseros». «Diablos. Para alegrarle. Bajo su alegre aspecto exterior. pero les encanta oírse hablar. Sin embargo. estamos acostumbrados a Cabal. le aseguró Armitrage. Moses Moses había vuelto y la Segunda Llegada iba a cambiar totalmente nuestro sistema de vida. entonces Cabal puede comprarlos o. dije. «Tienes razón». basura comparado con esto. admitió. Será el logro de nuestras personalidades propias. como tú dices. Una especie de cháchara sin sentido. grandes objetivos con tres lentes cada uno y micrófonos de alta fidelidad. Aunque hiciésemos prisionero a Moses Moses y se lo entregáramos a Cabal —un repugnante acto de traición—. Pero son muy tolerantes. «¡La Mesa de Directores era elegida por los accionistas! ¡Un accionista. ¿Para qué se va a molestar a la Mesa Trasera?» «¡Pero se supone que son los que se van a cuidar de vosotros! ¡Se supone que van a tratar con los accionistas! ¿Nunca se ha quejado nadie?» «Claro. si lo consideran necesario. vídeos pornográficos particulares y cosas así. claro. pero yo creo que no. ni las alteraciones quirúrgicas». y me daba la impresión que se estaba empezando a desanimar.» Armitrage continuó: «Es una posición ceremonial.» «¿Y las votaciones?». Trascenderá a cualquier otra cosa que hayamos hecho. «Los dos últimos meses han sido una mierda y tengo las cintas. «Sólo manejan materias rutinarias y la mayor parte por ordenador. y eso significaba guerra a muerte contra Cabal y Angélico. ni tan siquiera tendría un empleo. tal vez. aun así. Poseo cuatro partes del almacenaje. seríamos asesinados. Pero si vivimos. ni la servidumbre personal. He visto vídeos de las sesiones de los Traseros. puedes quejarte a la computadora». Armitrage era más débil de lo que parecía. Es como si fueran unos zapatos viejos. las computadoras tienen cintas magnéticas que se encargan de archivar todos los mensajes. esto facilita que el dinero se acumule en las manos de quien quiere. Jamás habrían consentido el combate artístico ni la Zona Descriminalizada. tenía cuatro. Sólo se reúnen una vez al año. Ni el esmufo.muchísimos más gastos particulares! ¡Mil fracos al año.» «Ni la multisexualidad. No hacen más que hablar. dije. todos morimos algún día. preguntó Moses Moses. sabíamos demasiado. «Pero de momento. aclaró Armitrage. Hay unas cuantas buenas peleas pero. tener un pequeño accidente. Es posible que no sirvan para nada. Intentaban restablecer su poder cuando estalló el Día del Zorro.

» Me agradaba que Armitrage hubiese recuperado el suficiente humor como para meterse conmigo. Chico?» Me encogí de hombros. era sólo una entrega arrisca en el combate. «He visto la crítica. «Pero parece que está roto. «Dime». «Trastos». y para protegerlo de los fondos de coral. de ojos claros color verde mar. simplemente era reacio a deshacerse de nada. Sólo tenía treinta años. dijo de pronto.» «Muestra algo de clase». «Cewaynie Wetlock es grande. Allí estaba guardado el viejo equipo de pesca de Money Manies. dos mujeres y otro multisexual. Era un buen piloto.hubiese gustado haber podido ser avisado. Aunque no lo utilizaba mucho. tranquilo y alerta. Había visto cómo el pasado desaparecía y todo decaía. Armitrage dio un brinco. labios carnosos y rostro sin barba. para uso de los invitados. preguntó Santa Ana con curiosidad. Manies era muy conocido por su notoria manía de no tirar nada. Armitrage abrió la trampilla del casco y bajó por la escalera hacia la oscuridad. Nuestro rumbo no era al norte por algún motivo especial. Aquí. «Lo último que hice fue un vídeo criticando el trabajo de Cewaynie Wetlock. largos y lujuriosos. Santa Ana se acercó al hueco para atisbar y en ese momento Armitrage le tendió un objeto increíblemente viejo. podría haberlo dejado todo en la computadora y comenzar con cintas limpias y vírgenes. que él no utilizaba. dijo. y esto hacía que se apegase más a sus cosas.» Miró con tristeza a sus cámaras. ayúdame a sacar estas antigüedades. cosa bastante normal. «Huele fatal. Pasó la uña de su pulgar y comenzó a peinarse sus cabellos negros. nos dirigíamos al norte. Lo que muchos consideraban equívocamente vanidad. También había comestibles envasados en polvorientas vasijas. piel blanca como la leche. treinta y cinco pies de largo por quince de ancho. corregida quirúrgicamente (se la habían roto muchas veces). respondió. Moses Moses seguía pilotando la nave.» Armitrage sonrió. ¿Y tú. como tratando que no ocurriera lo mismo con ellas. por sus venas corrían hormonas y estimulantes de la libido. Ambos cascos eran de cerámica blanca. cosa poco frecuente hasta para los costumbristas reverianos. «¿Qué ves abajo?». La edad te va ablandando ¿eh? La tratas bastante mejor de lo que se merece. ni mucho menos. «Hay un pequeño generador».» Empezó a echarle cosas por el hueco. Iba a hacer una cinta con un grupo pero al final no me dio tiempo. le dije. El Golfo estaba en calma. No es que Manies fuese un sujeto metódico. hechos para soportar el ataque de teredos y boracles. éste era su pasión desmedida por el sexo. pero ya había mirado dentro. . sino porque era el camino más fácil para poner distancia entre nosotros y nuestros perseguidores. nariz recta. «me gustaría saber que van a hacer con mis cintas de vídeo. el Albatros todavía era el barco predilecto de Manies.» Escuchamos sordos ecos mientras Armitrage manipulaba algún objeto. Le permitía sus bromas porque los dos sabíamos que podría golpearle cuando quisiera. Por lo menos teñía doscientos años (aunque había sido reparado tantas veces que quedaban pocas piezas originales). Había pasado un año como estrella del pomo. Si tenía algún defecto. No sabes nada de Arte con A mayúscula. Como sucedía a muchos multisexuales. Siempre tenía cinco personas a su alrededor para poder satisfacer sus necesidades. «¡Apostaría lo que fuera a que Money Manies tiene unas cuantas cintas de entretenimiento a bordo! ¡Miremos a ver qué es lo que tiene!» El Albatros era un catamarán de madera. algunos con ineludibles síntomas de haber sido sacrificados con veneno por alguien no muy dispuesto a comérselos. atento al sonar. Es difícil manipularlo. pero éstas cambiaban continuamente ya que adoraba la novedad. Tengo una con un combate maravilloso contra Máquina de Vapor que iba a ser lanzada en cuatro días. Así que decidió dedicarse a la lucha artística tan sólo para poder mantener su entorno particular: dos hombres. Santa Ana. Tenía una cabina de madera en la que podían dormir seis personas. Armitrage era una leyenda. Pero no era vanidoso en absoluto. Armitrage era asquerosamente bello. Entonces rebuscó entre los pliegues de su capa de combate y sacó un peine. Es como si no lo hubiesen limpiado desde hace siglos. pero lo dejó porque sus cientos de vídeos habían inundado el mercado.

se sirve del fuego para dar luz. Lo arrojó a la cubierta donde resbaló. ¡Qué despilfarro! Cuánto calor derrochado. dije.» Raspó la punta coloreada de uno de los palillos y lo prendió con una llama. éste era todo su atuendo. claro.Aunque Money Manies era uno de mis más viejos amigos. es un efecto de luz interesante». esto es difícil de hacer. bobo. Armitrage los arrojó despreciativo ya que no sabía leer. «Un momento».» Contentos por que de esta forma nos distraíamos de nuestras preocupaciones. «¿Qué es?» «¡Es una linterna! ¿Nunca has visto una?» La tomé y comencé a examinarla. dije. cuchillos de pesca. la fotografía bien podría tener dos siglos de existencia.» La cogió y comenzó a sacudirla al lado de su oreja. «¿Sirven para encender algo más?» Meneó la cabeza. contestó. «¡Qué estrafalario! Mira. «No entiendo. dar un respingo y cerrarlo de golpe.» Le miré. Lo arrojó a la cubierta como si le quemase las manos. Sorprendidos. 380. preguntó Armitrage. dije. ¿Dónde están los lentes? ¿Y la fuente de alimentación?» «Trae. échale una mirada a esto». Trage. No he visto una linterna como ésta desde que era pequeña. Conlleva un montón de técnica. Lo primero que encontramos fue una docena de libros maltratados por la humedad del mar. «Armitrage. Chico. sus mangas bordadas y sus elásticos coloreados que surcaban sus piernas desde la cintura a los tobillos. dijo complacido. respondiendo a su pregunta con un típico gesto de Niwlind. «Sin embargo. Era como mirar un artículo sobre la moda reveriana. pero Ana no sabía jugar. Mi tatarabuelo. «Parecen idiotas. . tanto Armitrage como yo dimos un paso atrás.» «¿Por qué?». Ana colocó encima el protector de cristal de la lámpara mientras yo oía como actuaban los lentes de las cámaras de Armitrage. lo miró con atención y comenzó a pasar las páginas ávida y críticamente. señalando una foto en la que Money Mames y dos amigas estaban suspendidos en arneses por encima del suelo. «Mira. «Todavía tiene algo de aceite. solía tener una. Al poco surgió por la escotilla con un generador cubierto de grasa seca en las manos. pero desafortunadamente le faltaban dos cuerdas. un cilindro liso y cónico de metal y cristal con una agarradera. te lo enseñaré. «Bueno.» Volvió a mirar y se estremeció un poco. una orgía a tres bandas en la que todos estaban vestidos. tan sólo conocía una fracción de su larga vida. Encontró una pequeña arpa de bolsillo. Había una bolsa llena de andrajosos restos de velas. entonces enciendes uno de los fósforos. Ana había bajado a la bodega. mira esto».R. cayendo a las aguas del Golfo con un agudo sonido metálico. Me la dejó alguna vez. «No lo sé. en el cual se veía a un increíblemente joven Money Manies. Armitrage. Su fecha databa de C. «Vayamos a la otra bodega a ver qué más hay. «Realmente. probablemente no hubiese funcionado más. Alrededor de los tobillos ceñía un par de brazaletes negros. La lámpara comenzó a arder con una sucia y desvaída luz amarillenta. «¿Lo has intentado alguna vez?» «Pues sí. acto seguido. pero tenía unos labios finos y crueles y un alto sombrero rojo adornado con hinchados bulbos. una maleta polvorienta. «¡Es un artefacto luminoso!». el Catechito. A estos pequeños palillos se les llama cerillas. Subió sonriente. una carpeta de plástico llena de viejos mapas de navegación con un sextante y una guía de las estrellas. Rompí a reír cuando vi la siguiente fotografía. Chico. Yo encontré un tablero hexagonal de ajedrez para tres personas. Pero nunca con alguien tan grande.» Cerró la boca. Money tendría por entonces tan sólo doscientos treinta años. Era un álbum de fotos pornográficas. dijo Armitrage. Mira. «¡Mirad lo que he encontrado!» Miré el curioso objeto que había encontrado. Lo abrí. Ana y yo comenzamos a rebuscar por entre los trastos de la bodega de estribor. La nariz y los ojos eran como los de ahora.» «¿Tú crees?». das vuelta a esta pequeña varilla y sacas la mecha.Y. Lo abrió y estuvo mirándolo durante cinco segundos para.» Cogió el álbum. A juzgar por sus inmensas solapas. «Te hace más guapo. Comencé a curiosear entre la pila de objetos que Ana y Armitrage habían acumulado en la cubierta. dijo.» «No lo sé». Armitrage tendió a Santa Ana un álbum negro y rectangular. dijo Armitrage. «Mierda».

«¡Pero lo llevas puesto desde hace días! Mira. un poco extravagante. Armitrage y yo nos desnudamos. Al final encontramos un pesado baúl de madera debajo de una tela sucia. no tengo ninguna necesidad de adornar mi cuerpo con esa cosa. Ya sabes.» Se lo tendió. «Sería el complemento ideal a tus preciosos ojos. le miró con curiosidad. Mira. descoloridas por el tiempo y deshilachadas. dijo. lleno de púas. «Es el uniforme de mi orden». pidió Ana. Armitrage le dio una patada desafiante con su bota. que tenía la lámpara. Nos mostró un cilindro metálico con unas anillas y un par de zapatos de plástico con lazos y unas ruedecillas en su suela. Proseguimos nuestra búsqueda por la bodega. y la despreocupada alegría de su voz había desaparecido. dijo mientras lo sujetaba.» .» Ana se puso rígida.» Acarició la parte interior de la túnica. Por fin nos desprendimos de los curiosos zapatos. tócalo.Armitrage acariciaba la suave punta de una máquina pasalobien. replicó. con pequeños adornos en rosa. Seguro que está estropeada. La miramos silenciosos. cuya función nos era desconocida. «Ya me imaginaba que el viejo Manies debía tener al menos una a bordo. Todos los vestidos eran demasiado grandes para mi talla. y adornado con docenas de relucientes y suaves púas negras. su tacto es delicioso. Promete hechos que no tengo ninguna intención de llevar a cabo. Subimos el baúl a cubierta. añadió Armitrage. estarías deliciosa con algo como esto. no sabía para qué se utilizaba aquel extraño instrumento. dispuestos a probarnos los ropajes. para eso largos viajes en solitario. La extrañeza que nos causó la visión de un objeto así hizo que comenzásemos a reír y no pudiéramos parar en cinco minutos. También se puso un ancho sombrero negro a juego. pesaba en nuestro corazón como una losa. dijo Armitrage. preguntó Ana con un tono sepulcral. «¿Puede decirme alguien qué es esto?». Una balsa salvavidas inflable. pero me aseguró que aún no estaba cansado. una tienda de campaña. «Es deplorablemente fino». «Es mejor que te asegures de su funcionamiento si es que vas a utilizarla. Me ofrecí para relevar a Moses Moses en el timón. imitando sus movimientos de combate. que habían sido alterados quirúrgicamente. un artefacto cilíndrico con agujeros y falos de distintos tamaños. yacía en un indescifrable montón de tela naranja en una esquina de la bodega. Ana. «¿Es ésta la única balsa salvavidas de a bordo?». Me di cuenta que Santa Ana se había percatado por fin de que Armitrage era un multisexual pues sus ojos se agrandaron. «¿Lo reconoces. dijo Armitrage indeciso. restos fosilizados de comida y un pañuelo cuidadosamente doblado con restos de sangre. abierto por el cuello.» Se agachó un poco y besó la punta plástica. produciendo un sordo crujido. «Ah. me apretó más y besó mi frente. ya he visto suficientes». También había una caja rectangular llena de pequeñas pestañas de metal. dije.» Le abracé. y unas botas de puntera cuadrangular. Armitrage!». «¿No es estupendo? ¿Por qué no te pones algo. Evidentemente. «Qué delicioso es ser ovacionado por una audiencia tan encantadora». «Desde luego. incluso el viejo Moses Moses se sorprendió ante los atributos sexuales de Armitrage. Imagínatelo rozándote la piel. grité. Es la más antigua que he visto. un canastillo medio desgarrado con dos botellas vacías.» Le mostró una túnica lisa y pesada que llegaba hasta los tobillos. Era imposible resistirse al encanto de su figura mientras danzaba y hacía piruetas. L a imagen de aquella balsa inservible. Con una expresión de júbilo hizo rodar las ruedecitas con la palma de la mano. Particularmente un vestido negro de una sola pieza. Estas giraron gracias a los rodamientos metálicos. Excitado y complacido. Chico?» «Claro. A Armitrage no le quedaban mal. Estaba lleno de viejas y anticuadas ropas. «¡Nos maravillas. desgarrada y sin presión. un par de caparazones de cangrejos. una botella de cristal llena de pastillas blancas. Encontramos algunas curiosidades más: unas gafas de bola para los ojos. «Creo que he visto otra en la cabina». «¡Gran dios! ¿No son ésos auténticos zapatos con ruedas?». «¡Qué majestad! Realmente me llega al corazón. como un gigante despatarrado. Ana? Debes estar harta de esa túnica blanca y desgastada. En mí se mezclaba la envidia y la admiración.» «Pues yo creo que no está tan mal».

«Pues son unos cráteres bastante grandes.» Le enseñé el mapa. Si conseguimos tener la misma apariencia y el mismo olor. Pensarán una de estas dos cosas: que estamos muertos. ¿no creéis que esto hará que se resientan?» «Claro». el Tiempo acabará con tus enemigos. «Y no solamente eso. y Telset tiene los oídos alerta. Le quedaba maravillosamente bien. Cabal pensará que vamos a tomar tierra y a empezar a predicar en su contra. me lo pondré yo. «Mi experiencia me dice que. No sabrán dónde estamos ni cuando atacaremos. He olvidado el nombre del lugar. dijo Ana. y nuestra caza se habrá enfriado un poco.» Moses Moses estaba complacido. Intentarán golpearnos con todas sus fuerzas. ellos se volverán locos de desesperación. De esta forma estaremos fuera de Aeo y podremos navegar a lo largo del acantilado. deben confundirlo. no podrán encontrarnos y quedarán como estúpidos. La población está diseminada por las montañas. pero nosotros evitaremos el desafío. Así que podríamos ir al norte y dejar el Golfo atravesando estos estrechos de aquí.» «No adelantemos acontecimientos». dijo. Si nos ocultamos un poco. hará que pasen por delante de tu puerta. pasaremos por gentes que han vuelto de los bosques. si esperas lo suficiente. los Estrechos de la Circunstancia. seremos más peligrosos. ya se habrá corrido el rumor de que estás vivo. dije. «¿Cómo las llaman? ¿Las Montañas Cráter? Es un curioso nombre. « Son artificiales. «Dios. Datan de hace tres billones de años. Si deciden que nos están ocultando. aquí. «Jucklet era sólo un pueblo cuando entré en vela. respondió Moses Moses. «Menos mal que tenemos un sonar». Los rumores corren como la pólvora. pidió Moses Moses. Pero. He estado allí. Lo malo es que no hay combate artístico. Primero. Esto es bueno para nosotros porque así no atraeremos demasiada atención cuando entremos en la ciudad. Sylvain está en la otra parte del planeta y Eros fluctúa. intensificarán su búsqueda en las grandes ciudades.» Y así lo hizo. podremos disfrazarnos. Aun así. «Cabal va a atacar a un enemigo que se esconde. Nunca se debe golpear a un enemigo cuando te está esperando. «Muy bien. Para cuando atraquemos. todavía tendremos que enfrentarnos a Cabal. podemos desembarcar en uno de esos cientos de islotes rocosos y ocultar la barca. y esto puede ser un contratiempo para ellos. «Qué autodisciplina más rigurosa». y luego al suroeste.» «Pero Jucklet está lejos. Es posible que sea más seguro para nosotros permanecer en el mar que tierra adentro. en éstas montañas».» Asentí. Mi amigo Factor Escalofrío sabe la verdad. Su moral bajará. Son producto de las bombas. Esperan que los desafiemos. Supongo que lo mejor sería ir hacia Jucklet. entonces. contesté impaciente. «¿Dónde crees que deberíamos ir.» «Es que son unas montañas muy peculiares». Volvió su atención a las viejas cartas marítimas del Albatros. «Cabal también tiene miedo de lo que podríamos decir. señor Presidente?» «Oh. dijo. «¿Qué propones. «Todos eso lagos y bosques y sierras. Chico?» Examiné los mapas a la luz de la lámpara y fruncí el ceño. aunque el mapa no lo muestra. pueden seguir nuestra lógica.» Miré el mapa. de cualquier forma. «Ya veis». ves. dejaron un maravilloso paisaje». y luego al sur. «Los arrecifes han crecido kilómetros desde que fueron hechos estos mapas. Probablemente todo Telset lo sabe. un poco de paciencia».» «Déjame ver». En este bote somos totalmente inofensivos para él. En vez de eso. dijo burlón. «Tal vez sea hora de que definamos un rumbo preciso». Es la única ciudad grande del continente. cómo ha crecido. Déjame ver. dijo Moses Moses. los matará. de tal forma que sus reacciones se tornen inapropiadas y torpes. replicó Moses Moses. Hay un pequeño asentamiento humano en el extremo de esta bahía. o que alguien nos está escondiendo. Haremos .» Armitrage se sentó con gracia el baúl de madera. Ana estaba visiblemente asombrada de la gracia y ambivalencia de Armitrage. Pero al menos en Jucklet tendremos más posibilidades. «Jucklet es una ciudad rústica. Si piensan que hemos muerto.» «De cualquier forma. hacia el oeste.» «Es que eran bombas grandes. dijo Armitrage. No debemos confiar que estaremos a salvo en el barco. dejarán de buscarnos y podremos volver a Telset con total seguridad.Armitrage se tocó el ala de su espinoso sombrero. paralelamente a la costa circular del continente.

Sólo estrategia elemental. «Sólo he sugerido soluciones. De cualquier forma. Todos somos iguales. Operamos con la escala de tiempo de Cabal. Moses Moses. era casi seguro que los de ahora también eran viejos. Sus cabezas suelen estar atestadas de sueños. «Un planeador». creo que permaneceré despierto hasta el amanecer. «No. Encontré mi cazadora de combate y tomé un poco de esmufo. «¿Qué hora es?» «Han pasado cuatro horas desde que salió el sol». «Qué será de mi casa.» «No nos dices nada nuevo». exclamó Armitrage jubiloso. incluso para mí. miré con ojos entrecerrados la cara de Armitrage y sentí una punzada de dolor por el cuerpo. Bostecé. He dormido tanto que me niego a seguir haciéndolo. «¿Y crees que vamos a conseguir todo eso desapareciendo? ¿Sin un solo golpe?» «Sí». Moses Moses sonrió indulgente. señor Presidente?» «Desde luego». dije pasmado. «Cuando tengáis mi edad. dije. señor Presidente. se le ocurrió una idea. Aunque los cabalistas originales debían haber muerto ya. En cuanto a mí. asintió Moses Moses amablemente. «Tampoco es tan malo». Estaba oscuro pero podía ver lo suficiente con mis gafas infrarrojas y no di la luz. Al intentar protegerse de todos los métodos posibles de ataque. «Creo que es lo mejor que podemos hacer para desconcertarlos. De repente. ellos estarán al aire y serán vulnerables.» Vi que la piel de Armitrage relucía con la loción antisolar que utilizaba para conservar su piel blanca como la leche. «No mucho».» Armitrage rió incrédulo. contesté. «No he dormido desde hace horas».» Regresé a la cabina y aparté las frescas sábanas de una de las dos literas de abajo. contestó Moses Moses. «Dejad que duerma un poco antes de tomar ninguna decisión. Teníamos en nuestras manos el destino de millones de personas y yo me preocupaba por mi mezquino mundo personal. La gente mayor generalmente se desorienta al levantarse. «Has estado durmiendo casi diez horas. haciendo que todo su rostro se iluminase. Puede haber problemas. es mejor que estar muerto. Ana lo vio. Un pequeño interludio. dijo Armitrage. dije. Llevaba la túnica de combate y la pequeña pistola de Martillo en una mano.» Armitrage asintió sombrío. Seremos Nueva Cabal.» «¡Cuatro años!». «Tres. ¡Puro genio!» Moses Moses sacudió su cabeza con modestia. nadie se acordará de mí! ¡Las cosas van muy deprisa en el combate artístico!» «¡Cuatro años es un buen pedazo de mí de lo que llevo vivido!». aclaró Armitrage. «¿Qué pasa?» preguntó confuso. con un aire juicioso de compromiso que no engañaba a nadie. «He pensado que sería mejor despertarte.» . mi maltratado cuerpo comenzaba a sentir los golpes.que la junta se ponga en su contra. Sólo los viejos podían elaborar un engaño tan elaborado. ¿No es así?» Intercambié una disgustada mirada con Armitrage.» Las palabras sonaban huecas. Armitrage». no pretendo ordenar nada. dijo. han olvidado como atacar primero. Tomé un poco de esmufo para dulcificar mis sueños y al poco me fui durmiendo. Al momento me sentí mejor. simulé estar más fatigado de lo que realmente me sentía. «Una vez más nos van a joder los viejos.» «¡Ya!». así que todos podemos opinar.» Empecé a vestirme. eso partiría por la mitad mi carrera! ¡Me olvidarán. afirmó Moses Moses. os daréis cuenta de lo que realmente son cuatro años. Avergonzado. Pero al poco la reprimió con ingenuidad. de mis posesiones. «Bien. Un parpadeo. ¿Puedo. Los cabalistas son viejos. Un momento. tal vez cuatro años. que debía llevar cerca de una hora durmiendo. intentó abrir los ojos en su barbudo y penoso rostro lleno de confusión. «El tiempo pasa muy rápido en compañía tan agradable. Podría ser evidente que los cabalistas eran viejos. de mis amigos. «¡Chico! ¡Señor Presidente! ¡Levantaos!» Puse los pies fuera de la cama. Sentí un dolor intolerable mientras me estiraba. dije. objetó Armitrage. Nos ocultaremos en las sombras. «¡Maldición. Yo estaba ocupado. «¡Realmente es estupendo! ¡Parece tan simple si se explica! A esto lo llamo genio.» «¿Cuánto tiempo deberíamos permanecer ocultos?». arrullado por el zumbido de mis cámaras y el golpear de las olas en el casco.

«Debajo de mi litera. del mismo color rojizo que su barba. Santa Ana dijo: «El universo es placentero para aquellos que mueren con rectitud. El rifle tenía muy poco alcance.» Le observé preocupado y miré a través de los prismáticos. Aunque no te va a gustar.» Me miró. «Viene a matarnos». sus ojos brillaban. «Mi mente está llena de ellos. Contemplé el momento en el que el planeador de largas alas se ladeaba y pude ver la blanca calavera que adornaba la parte interior de las negras alas.» «Hará una pasada para lanzarnos una bomba». Muerte Instantánea había ganado altura. entonces me quedaré contigo. medio hundida bajo su pesada carga de barro. Iré con vosotros.» «¡Mira!» indicó Armitrage. pregunté a Ana. Le necesitaremos esta noche al timón. Acaricié mi nunchako. «Quedan tres balas. me preguntó Armitrage. «No. «Es posible que se ponga a tiro de mi rifle. De pronto. Vi una pequeña mancha negra entre las nubes rompientes de la mañana. se lo conté.» «Vale. contesté. «¿Dónde está?». Sería mucho más artístico. Además yo no estoy ciego de esmufo. «Toma. «El mejor de Telset.» Empezó a vestirse. que me los pedía. dije.» Intenté que mi voz sonara convincente. Su compostura nos calmó. su barba aún estaba despeinada. perdida en la distancia. blanquecina bolsa de gas de una isla flotante. nos ahogaríamos con toda seguridad. No le darías ni a un holotaurio. «¿Dónde los has encontrado?». contestó Armitrage. con unas alas muy largas y delgadas. Estamos a cuarenta millas de la costa. pregunté. Es posible que así sea. Más elegante. «Ya te he visto disparar esto antes.» «Prefiero dispararle yo. Era un planeador acuático de color negro. que estaba al timón. «Estoy seguro que Cabal prefiere la efectividad a la estética. Me puse una mano sobre la frente para hacerme sombra. también lo he reconocido». parpadeando ante la amarillenta luz del sol. Salí a la cubierta acompañado de Armitrage.» Pasé los prismáticos a Moses Moses. Sacudió las alas unos segundos. Armitrage me miró preocupado. «Es muy buen piloto ¿verdad? «El mejor». dijo mientras me pasaba unos prismáticos de plástico. si baja lo suficiente le tiraré una ráfaga. Vosotros podéis permanecer en la cabina por si él tiene alguna escopeta. me puse los pantalones y los zapatos.» Miró hacia el planeador. dijo Moses Moses. «El planeador de Muerte Instantánea. bajando los prismáticos. dijo Moses Moses escéptico. vi que dormía con un pijama de una sola pieza. dije. «Sí.» «No». Sus piernas y brazos eran extremadamente vellosos.» «Sí. Mira. Sería lo más rápido. Moses observó el planeador brevemente y después dirigió los binoculares a la pálida. «Lo intentaré con la pistola».«Voy a decírselo al Presidente».» Con sinceridad casi morbosa. No son muchas. «¿Por qué vas a tener tú el papel principal?» «Ja». Con un toque devolví a mis cámaras su programación inicial. mientras miraba.» Armitrage examinó el rifle. Armitrage». «Preferiría una bomba. dijo Armitrage con simplicidad. pero no pude. «Nos está saludando. dijo Armitrage. ya no puedo dormir. «Es mejor que duerma. ¿no crees?» Armitrage asintió. comenzó a elevarse en una corriente de aire cálido con la misma precisión de un cuchillo. No tengo miedo. y me eché el nunchako alrededor del cuello.» . «Puedo tener suerte. inténtalo con esto». me ajusté la cazadora. dije. «Es el Milano». «Tengo un montón de cosas que nunca he expresado. Si hunde la barca.» «Supongo que ese vídeo está destinado a una audiencia muy exclusiva». Señaló un punto sin decir nada. dije. comenzó a girar en círculos y se dirigió hacia nosotros desde el sur. Proyectos que todavía no he intentado. Cosas que nunca he podido hacer. «¿Qué piensas?».

de mis refuerzos metálicos y de mi nunchako me arrastraba lentamente hacia abajo. Se los señalé a Santa Ana y abandoné la cabina para dirigirme hacia ellos. que aún emergía del agua unos centímetros. «¿Estás bien?» Tenía un aspecto muy extraño con el pelo mojado delimitando la forma oval de su cráneo. Ambos cascos estaban destrozados y llenos de agua. disfrutemos de ella.» Ninguno nos movimos. Me arrojé sobre cubierta. Miré a mí alrededor. Expulsando el agua salina de mis ojos. tres. «¡Señor Presidente! ¡Mr. dije. Había terminado con nosotros. Puede ser de alguna protección. rodeado de sucias burbujas. «¡No puedo oír nada!». aconsejó Armitrage. «Meteros en la cabina». como de cualquier otra experiencia. Aparentemente la explosión la había ensordecido un poco. más que vi. «No». La explosión la había desmantelado. Parecía que Muerte Instantánea había cogido otro remolino térmico y giraba de vuelta a Telset y al éxito. «Pero mis piernas. Difícilmente se mantenía a flote con el peso de ambos. Al poco salí para tomar una bocanada de aire fresco. A cierta distancia. «O mejor. Armitrage dobló las piernas y estiró los brazos. No dijimos nada.. las ropas del baúl de Manies se hundían produciendo grandes burbujas. gritó. La explosión fue estruendosa. «Sí». No siento demasiado. agarrándose la mano derecha con su izquierda. Seguía obnubilado por los efectos del esmufo. Nada más echarme de nuevo al agua. sentí. Contuve el aliento. de tal forma que el aire que había quedado en el interior actuaba como un flotador. murmuré para mis adentros. «Prefiero mirar. Dos de mis cámaras se habían dirigido hacia el planeador y siguieron su vuelo mortífero. Por unos momentos pensé que estaba herido. Tenía una longitud de sesenta pies. Armitrage!» No hubo respuesta. pude pronunciar apenas.. poco después descansaría en el fondo del mar. Nadé hacia los restos de la cubierta. «¡Creo que estoy sordo!» . Mientras miraba alrededor. después todo se volvió negro. «Si llega la muerte. Se echó sobre nosotros. así que me aseguré de no estar herido. escapando de un depredador. por estribor. Moses Moses tembló cuando le toqué. Escuché cómo golpeaban a mí alrededor las piezas destrozadas del Albatros. miré alrededor y localicé a Santa Ana.«Un bello gesto». Me ajusté el nunchako alrededor del cuello y me sumergí por debajo del mástil. dos. Me quité mis pantalones metálicos con rapidez. descubrí con alegría que Moses Moses y Armitrage se aupaban a un pequeño trozo de madera desgajada de la cubierta del barco. El planeador aleteó de nuevo. «¿Dónde están los otros?» Su voz era más chillona. dijo claramente. No estaba peor que antes.» «No». Me parecía como si nunca antes lo hubiese olido. Todo lo que quedaba de la cubierta del Albatros flotaba a mí alrededor. Por lo menos sería placentero morir a manos de semejante ingenio. pero a la vez rígido. el Albatros vomitó una burbuja de aire y empezó a escorarse rápidamente por la proa. «Afrenta de sangre». pero me sentía disgustado ante mi ciega bravuconería. admitió Moses Moses. Nadé hacia los restos del Albatros y me aupé al destartalado techo de la cabina. Escuché un disparo. un trozo de madera que salía disparado por el agua. inclinándose. protestó Santa Ana. Un brillante y diminuto pez saltó por encima de la acuosa superficie. El peso de mi cazadora. Nadé hacia ella. Vi un pequeño objeto flotante al lado de uno de los cascos. Es mejor que sea rápido. Me dispuse a nadar.» «Sí».» «¿Quieres un poco de esmufo?». pero de pronto vi que la vela mayor del Albatros se me echaba encima. quedándome sólo con mi ropa interior de tirantes. trazando espumosos surcos. Están cubiertas de un tapizado cerámico. Parecían bastante impresionados.. Algo me ha herido por debajo de las rodillas. contestó. El Milano era muy bello.. Su holgado hábito blanco estaba fruncido por elásticos a las muñecas y tobillos. Era muy ligero. en las bodegas. El aroma del Golfo era revitalizante.

le respondí. cogí su cabeza y la puse en la curva de mi codo y sujeté su cara por encima del agua. musitó Armitrage. «Tengo que decírtelo ahora. Tomó aire en los pulmones y puso los nudos dentro del agua. «No». Habló de nuevo. Las cuatro de Armitrage flotaban sobre él. Siempre lo he hecho. gruñó Moses. «¡Por unos momentos me robó la respiración! ¡Pero ahora estoy mejor!» Asentí y nadé hacia Armitrage. «No quiero que esto ocurra». Era difícil hacernos sitio entre la nube de cámaras. apretarle contra mí. le supliqué que no se muriera: «¡Armitrage. suspiró Moses. De alguna forma. Asentí. «Mira. Chico!» Mientras Moses flotaba exhausto de espaldas. Ana se detuvo a cierta distancia. Miré alrededor. «Pero creo que le has dado un buen susto. Estaba a punto de dejar que se hundieran cuando Ana gritó: «¡Espera. Era como si aún no lo tuviésemos todo perdido. incapaz de pronunciar palabra. Al poco escuché un estertor de muerte. Me volví a mirar. Vi cómo los brazos sin vida de Armitrage se elevaban mientras uno de los bichos le cogía del pie y tiraba de él hacia las profundidades.» «No importa». «Mis ropas». Amar no duele. Sus manos se desasieron de la cubierta destrozada y comenzó a hundirse. Es una sensación maravillosa. sentí una oleada de revulsión y pesar. yo le quité sus pesados pantalones. «Lo siento». Lleno de angustia y terror. verdad?» Miré al planeador que se retiraba. «Se suponía que había tiempo. «¿No le di. Tembloroso.» Me miró. No dijo nada. contestó.» Sacudió su cabeza tristemente. Estaba empapado. «¡Pongámosle sobre la cubierta!» Colocamos el cuerpo laxo y sin vida sobre el tablón flotante. Leyó mis labios y asintió. Transcurrió un minuto. Después de nadar doscientas yardas nos sentíamos exhaustos. gritó. Moses Moses gritó: «¡Rayas!» Comenzamos a nadar para salvar la vida. Eran tres. dijo. le grité. Trage. intentando abrazarle. «¿Está muerto?».«¿No tienes ninguna otra herida?».» «Perdí el rifle». sus verdes ojos estaban nublados por el agua de mar y las lágrimas. Chico. moviendo sus empapados rizos.» Era verdad. Cuando vi los destrozos que la explosión había causado en su hermoso cuerpo. con los ojos nublados. Otra raya saltó por encima de la superficie del mar y engulló de una sola vez una de las cámaras de Armitrage. «Apenas puedo oír. no!» Moses Moses vino a ayudarme. Miró la cara de Armitrage y vio la sangre en su boca. Sumergí mi cara dentro del agua fría y dejé de llorar.» «¿Dónde estás herido?». No te hubiese costado nada corresponderme. La explosión y el aroma de la sangre las había atraído. Tenía planes. dije. Eran grandes rayas de océano medio. Un chorro sangriento emergió a la superficie del mar. escuché cómo salía el aire por su agujero respiratorio.» Una burbuja de sangre llenó su boca. volví la cabeza al frente y nadé detrás de los otros. Después de ver aquello. con el lomo moteado y unas anchas aletas horizontales de treinta pies al menos. mi mano derecha se escurrió entre el laberinto cálido de sus intestinos. «¡Armitrage!» «Estoy bajo los efectos del esmufo». Agarré sus hombros fríos y húmedos. nadando trabajosamente con su ropaje envolvente. Es una sensación maravillosa. tomando su imagen yacente. haciendo que tosiera hasta poder escupirla. Tiempo de conquistarte. El agua bullía y se llenaba de ondas producidas por las enormes colas de los animales. Y tú deberías haberme correspondido. Entonces oí que Ana gritaba: «¡Algo ha tocado mis piernas!» Una negra silueta se deslizó suavemente cerca de nosotros por la superficie del agua. «No duele. He tomado todo el esmufo que tenía. «No pude sostenerlo. pregunté. Te amo. confirmé. grité: «¡No!». Parecía asombrada al verme gritar. Me sentí alarmado cuando vi sus ojos grises medio cerrados y su piel sin color. Armitrage. aquello me alegró. Ana se acercó a nosotros. todavía tenemos todas nuestras cámaras. Después de varias aspiraciones . «Te curaré. Ana cogió los pantalones y anudó las perneras.» Cenó los ojos. «Te estás muriendo». «¡Hacen que me hunda!» Ana le ayudó a desembarazarse de su empapada chaqueta. Era paciente. Sus duros caparazones habían resistido la explosión y ahora venían de vuelta a sus propietarios.

el melancólico viento. «¿Una personalidad muerta?» Asentí.» Moses Moses sonrió suavemente. éstos se llenaron de aire y comenzaron a flotar. ya he muerto una vez. Son como martillos que golpean en un negro metal. sus peludos puños se cerraron. «Posiblemente los otros no sienten curiosidad por conocer. Moses prosiguió: «No he visto Niwlind. Siempre hay poderes ocultos. desde hace unos seiscientos años. pero tan sólo es la herramienta de otra mujer llamada Crestillomeem Tanglin. «Pero las cámaras van a permanecer conmigo. aclaré. aunque podíamos ver. El tejido húmedo mantenía el aire dentro. Creo que sé cuántos años tienes por la forma de caminar. «Puedo oír cómo toso». Moses Moses tosía de vez en cuando para limpiar sus pulmones de agua.. señor Presidente.» Se quitó de la frente un mechón de pelo mojado. dijo claramente. Tan blanco y puro. Moses Moses cogió la indirecta. «Así que no estoy sordo. Abrió los brazos. convino Moses Moses. «Y me he raspado las manos en aquel trozo de cubierta. Pudimos mantenernos confortablemente a flote sujetándonos a los pantalones y permaneciendo de espaldas. pero tampoco sangro. Ana había convertido los pantalones de Moses Moses en una especie de flotadores. «Seguramente él no envidiaría lo que nos queda de vida. «Creo que algo me ha golpeado en las piernas.» Moses Moses asintió. Es posible que esté algo contusionada pero no sangro. Pero tiene razón. «Muramos tranquilamente.» «Mis costillas están un poco laceradas». dijo con admiración. pero ahora es un oficio ceremonial. nos sujetamos al improvisado salvavidas.» «Tal vez deberíamos intentarlo». Sobre los pantanos se tornan en penachos desgarrados por el viento. dijo finalmente. «Moralmente es mejor morir luchando. No quiero estar triste los últimos momentos de mi vida. opinó Santa Ana. Dos largas vidas.. «No la desperdicies. Duele. es muy bello. «Creo que prefiero las rayas a morir ahogado por el cansancio. sacando la bolsa impermeable de mi cazadora. contestó. Mucho más que en Niwlind. «Claro». Después de todo. «Soy nativa de Niwlind.» «La corriente nos lleva hacia el norte». El poder político real ha sido tomado por el Primer Secretario del Directorio. Siempre escuchas el viento. de todos modos. ¿Quieres. Las nubes sobre Niwlind son achaparradas y grises. «Me gustaría tener alguna forma de que mis últimos vídeos pudieran ser vistos». Después de un momento hablé: «¿Pensáis que es inútil intentar llegar a la costa?» Moses Moses se encogió de hombros. «¡Mira esas nubes!»..» Cerré cuidadosamente el paquete y lo puse en su lugar. a todas horas.» «Cierto». Un poco es suficiente. contestó. «Si hubiese permanecido en cubierta con él. Pero estoy abierto a cualquier opinión. señaló Moses Moses. acostarte con ellos o empaquetarlos. algunos malditos diablos a los que tienes que comprar. «No me sorprende. ¿Y tú qué tal. ¿Estás bien Santa Ana?» «Sí». «Ahora no.» «Yo puedo». Es diferente a esto. Ana?» En su cara se mezcló el miedo y los prejuicios. que iba perdiendo aire poco a poco. me preocupa más eso que morir. por las pequeñas burbujas que surgían. admitió. Después de todo.» «Eres el único que lo sabe». «No». Es la profundidad de la atmósfera y la longitud de los días.. Enrojecidos por el esfuerzo. Hay tanta .y soplidos dentro de los pantalones. preguntó Moses Moses. ¿quién se va a enterar?» Miré a mis seis fieles cámaras que todavía permanecían con nosotros. Chico?» «Ni un solo rasguño». «Su increíble altura no dejará de asombrarme nunca. Dime ¿sigue gobernado por el Directorado?» «No». Maldición. «El Directorado todavía existe. dije.» «¿De verdad?». pero por lo demás estoy bien. Después de todo. dije. ¿Puedes darme un poco de tu droga?» Me avergoncé de no habérsela ofrecido antes. «¿Por qué te sientes culpable. Pocos pueden imaginárselo. dijo Moses Moses.. es tu problema y no el suyo. Es difícil. «Posiblemente». asentí. Seiscientos años. El Secretariado en curso está comandado por una mujer llamada Janet Decross. Pero gracias. «Pensemos. Chico?».. Sólo un poco ensordecido. veamos. preguntó con gentileza. Ya veis. Moses sonrió. replicó Santa Ana.

¿por qué no contaros una historia? Después de todo.» Sus palabras me sonaban vagamente familiares. Justo cuando empezabas a pensar que iba a lograrse. replicó Moses.» «Yo también». un planeta nuevo. una nueva moral.» Nos miró fríamente. con franqueza. corrupción derivada de la edad y la inercia.» «Será un honor oírla». Yo asentí. ya lo sabéis. Si gustáis. contaré mi propia historia. Finalmente dijo: «Te arrastro a la muerte conmigo. Di lo mejor de mí. Al menos muero en mi propio mundo. «Comienzo pues. ¡Y la gente no lo entendía! ¡Señalabas el sol. Poseía un planeta y gobernaba a su gente. aún podemos resistir unas horas.. dijo Santa Ana con simplicidad. Ya que tengo una audiencia atenta.. Deberíamos distraernos. y la gente se tiraba años y años discutiendo acerca de tu dedo índice! ¡Durante años estuviste construyendo un monumento. que no les daba una oportunidad de encontrarse a sí mismos. dijo Ana. «De acuerdo». Comenzar de nuevo. unos nuevos puntos de vista. «Es nuestra hora. intenté acabar con ella. «¡Escucha lo que te digo! Tuve mi oportunidad.. dije. estoy feliz de no enfrentarme a ella solo. Lo siento pero.. la fundación cambió!» Durante breves momentos su cara se llenó de furia. ¿Cuántos hombres pueden decir lo mismo? No quiero recompensas..» . Reconocí los postulados del Proyecto Incorporativo de Revería. volvía a caer en desuso. pero cambió repentinamente y comenzó a reírse. Tenía una expresión en la cara que recordaba a la de una persona muy vieja: como si mirase a todos desde una gran distancia. y cuando el último ladrillo estuvo colocado. «¿Por qué no?». Si hay tiempo. una nueva sociedad. mofándose de sí mismo. Quería barrer toda esa basura que ensuciaba las vidas de la gente.corrupción en Niwlind.. No tenemos por qué ocultarnos nada. os contaré la historia de mi vida. de expresarse y descubrirse. «Pero nunca funcionó como esperabas.

Louise era mi jefa. supongo que coqueteé un poco con ella. por primera vez vi sus vidas miserables. Investigábamos los recursos naturales de los satélites. pero mis recuerdos más tempranos datan de cuando tenía diecinueve años. no lo sé. yo pasaría por encima de ellos. Realmente. Trabajaba en la Sociedad de Búsqueda y Asentamiento Orbital. pero lo he olvidado. «Jugó conmigo durante algún tiempo.. y me hizo una demostración de sus habilidades. La Confederación no hacía nada al respecto. posiblemente empleé la violencia. Viví con la pobreza a cuestas. Imaginaros después lo mismo pero once veces. Finalmente. pero también pudo ser un nacimiento normal.. Me quedé pasmado. si la sociedad me ponía trabas. Su nombre era Louise. no sé por qué. recuerdo. y sólo podríamos escapar abriendo la concha. veamos. De esta forma acabó mi romance y mi trabajo. me acordaría de algo más. «Los años que siguieron fueron muy duros. La insulté. Le juré fidelidad eterna. por su más mínimo capricho. y eso me hizo enfadarme más. Sé que crecí en una guardería infantil del gobierno. Pensaban que lo de morir de hambre —un hecho comprobado— era un vil rumor. Louise. vacías y deshumanizadas. traté de suicidarme. totalmente aturdido. que sacrificaría mi vida por su felicidad. Tenía un temperamento caliente y una gran dosis de determinación. Naturalmente. Vociferé. Cientos de puertas estaban cerradas para mí. aparentando más edad de la que tenía. Si el gobierno se ponía en mi camino. pero se quedó en la base de mi ataúd gritante. pues había gastado mucho en regalos para Louise. En aquellos días me daba rabia ser bajo. Nunca se pusieron a verificarlo ellos mismos. Algunas veces morían de hambre. hace ochocientos diez años en Niwlind. De repente. la práctica sexual en Niwlind es un asunto político. Ella no pudo evitar reírse ante esta afirmación. ¿Veis? Ya os podéis dar cuenta de lo que es tener mi edad. ¿Qué hacía realmente el Directorado? Nunca vieron la pobreza. le supliqué que sólo fuese mía. No se creía que los gobiernos planetarios dejaran morir de hambre a su gente.» Sus pobladas cejas se fruncieron mientras vagabundeaba entre los detritus de siglos de recuerdos. «Me enfurecí. la vida de los muy poderosos era tan estrecha y rígida como la de los muy pobres.. Tenía ochenta años. . especialmente cuando aspiras a un puesto de prestigio. «Treinta. le dije que la amaba desesperadamente. Estaba a su merced. Le dije que yo era un ser destinado a realizar grandes cosas y que no iba a permitir que todo esto destruyera mi felicidad. «Lentamente fui madurando la idea de que nuestra sociedad estaba mal. tal vez dos años. La vida estaba jerarquizada. «A los treinta años ya era un radical. era un trabajo bonito e interesante para una persona de diecinueve años.» Sonrió vagamente y continuó su narración. «Si tuviese mi memoria computerizada. tenía muy poco. Una chiquilla. una buena edad. Y de esta forma. Un día me llamó a su oficina. Echaba a suertes quién dormía con ella y eso me parecía perverso y excitante. me quedé sin blanca. pensativo.» Hizo una pausa. En aquellos días. Entonces yo no me llamaba Moses Moses. El dinero iba menguando.. Los demás empleados envidiaban que yo fuera su favorito oficial. Yo era un joven brillante. Imaginaros el tiempo transcurrido hasta tener treinta años. estaban demasiado ocupados acumulando ganancias y pleiteando con sus rivales. pero yo pensaba que era el summum de la sofisticación. pero yo lo odiaba. que eran bastante considerables. Nos habíamos encerrado en un caparazón. «No sé por qué atraje su atención. perdí la cabeza. Ah. dos años eran para mí una eternidad. Tengo trescientos setenta años. No tenían tiempo. lancé injurias. yo fabricaría otra a mi gusto. me dijo que debíamos dejarlo por el bien de la compañía.« VII ACÍ. Esto debió divertirla. Probablemente fui un niño probeta. tenía otro nombre. Me fue denegado cualquier puesto en el gobierno.

» Señaló hacia arriba. «Permanecí allí dos años y mi personalidad sufrió un cambio traumático. . necesitaba un proyecto basado en la riqueza. pero con un cierto encanto salvaje. Traicionaba sin dudarlo a mis compañeros para caer bien. Me costó mucho dinero construirme un refugio prefabricado y autosuficiente. pero estaba tan paranoico que no podía soportar el olor o la presencia humana. Pensé que debía empezar con una base. «Había aprendido a controlar mi temperamento y a ocultar mis sentimientos. era rico e insensato. Una parte del problema era que no se podía empezar con nuevos seres no humanos. Son lugares desolados y terribles. ya que se había ido deshinchando poco a poco. Pensé entrar en la Academia. En cuanto tuve una oportunidad. el cual me hizo su Archivador Jefe. sin dejar nada suelto. ¿La conoces. Por fin. traduciéndola yo mismo. Había cientos de ejemplo. pero decidí que no tenían ningún curso sobre revolución. «Traté de curarme. «Encontré la Estrella de la Mañana de Reveria. sin amigos ni esparcimientos. Chico. «En aquel entonces tenía cincuenta años. finalmente. «La mayoría de los fracasos de los anteriores intentos habían sido provocados por cuestiones religiosas y morales. durante los cinco años siguientes. Decidí que tenía que tener un completo autodominio si quería tener éxito. Adopté otro nombre. y decidí el corporativismo. Me encontraba mejor que nunca físicamente y era famoso. a la que chantajeé. «Estaba literalmente loco. lo hice yo mismo. «Ya que el trabajo me había vuelto loco. y se convirtió en un éxito en todo el planeta. Cuando tuve el dominio de la compañía. Fue entonces cuando descubrí la obra de Riley. Vivía en una celda espartana. en el lugar más solitario que pude encontrar. ¡y volví a la Biblioteca Consular totalmente sano pero con las mismas ideas de siempre! «Me dediqué a buscar la formula para diseñar una sociedad nueva. Oía voces. Trabajé en una serie de inmundos empleos mientras completaba mi educación autodidacta. Cada ciudadano debía ser un accionista. se la vendí a una mujer. Rechacé la seducción de la fama y todo lo que me ofrecía. Ya sabéis qué es lo que encontré. En mi tiempo libre leía libros de diseño. Moses se encogió de hombros. todavía un chiquillo. «Durante los cuarenta años siguientes preparé cuidadosamente mis planes. A los sesenta años había hecho amistad con el Cónsul General de la Confederación. adopté una aptitud modesta y llena de sentido común. que en aquel entonces se hallaba en la ciudad de Mielo. por mucho más dinero de lo que valía. Hice una reimpresión por mi cuenta. De esta forma. la Biblioteca Consular del Consulado Confederado. Pero no había olvidado lo que le dije. En Mielo. con mis dos manos y dos primitivos zumbadores de construcción. sólo había sido un catalizador.«Entonces ya había olvidado mi romance con Louise. al que odiaba apasionadamente. me coloqué como diseñador industrial. Ana?» «Nunca he estado allí». pero la rechacé. unas ganancias que pudieran soportar las necesidades de la sociedad. fui desangrándola a base de malversar fondos. la carga de sus regiones de origen. Me recluí en un remoto lugar del planeta. sentía que mis miembros se separaban del cuerpo y pensaba que mis muchos enemigos trataban de matarme. En lugar de eso. decidí suprimirlo. Posiblemente nunca hayas visto un casquete polar. «Los planetas son lugares muy grandes. Sabía que iba a necesitar una buena reputación cuando ofreciese mis propuestas al público. Conocía a la perfección la fuente de información más grande del planeta. arruiné su carrera sin dudarlo. contestó ésta. Tuve una vida disciplinada. diseñaba relojes de agujas y de lectura digital. sólo una persona se interponía entre mí y el control de la empresa. cerca del polo. Me ofrecieron una lucrativa posición en el gobierno del planeta. me dediqué en cuerpo y alma a mi trabajo. Fui subiendo escalafones. Tenía cuarenta y cinco años. Sin embargo. la mayoría fracasados. Olvidé mi obsesión y. Entonces llevé a cabo realmente mi primer acto como astuto consumado. había llegado a la madurez. de forma que todos tuviesen acceso a la empresa colectiva. Los convertidos a la nueva sociedad siempre llevarían consigo el bagaje. Después de todo. Decidí que la mía debía estar basada en el propio interés.» Paró unos momentos mientras Ana y yo soplábamos aire en el interior del salvavidas.

fui un traidor. trabajaba muy despacio. alimentando. Para ser francos hasta guardaba un cuaderno lleno de éstas perogrulladas y tópicos. Pero necesitaba toda la información que me pudieran dar.» Se encogió de hombros de nuevo. De cualquier forma. Su miseria sólo los acercaba un poco a mí.» «Sí». «Pero ha perdido mucho desde tu época. pero generalmente los confundía con largas disquisiciones sobre cosas que había ido aprendiendo en los libros. ayudando a las bibliotecas. Amaba el poder. La Academia estaba investigando a la vez su posible colonización. la Academia. Me imaginé a mi gente viviendo en esos cilindros. Le había causado tanta molestia al gobierno que estuvieron encantados de verme partir. «Los hombres darían su vida por unos ideales inentendibles y no muy claros. ya que ellos tenían el control legal del planeta que yo quería. Nunca polemicé. me cambié mi nombre por el de Moses Moses y comencé a construir la Corporación. Era una táctica que había aprendido del pasado. y el planeta requería grandes dosis de investigación. «E1 coste en sufrimientos fue terrible. «Cuando tenía cien años me casé por primera vez. «La verdadera razón por la que me negué es que me hubiera apartado de mis verdaderas razones para seguir con la Confederación. Chico. «Mi plan era la explotación minera de la Estrella de la Mañana. . por un precio. Podía introducirme en ella. De esta forma conservaba mi fama social y mi dinero. Hubiese evitado su sufrimiento si hubiera podido. dijo Moses. Continué ejerciendo mis trabajos de caridad: defendiendo a la fauna salvaje. Además. Me ayudaron a saquear Niwlind. pero no era un sádico. «Tampoco a mí me molesta. «Conseguí a los mejores ingenieros que pude encontrar y les pagué para que trajeran más. como es habitual. Despojarla de todas sus riquezas. Las dos veces me casé por dinero. Pero Niwlind estaba condenada a la ruina. ya que odiaban cualquier poder que no pudieran corromper o dirigir. El dinero se me iba de las manos. verdad?» «Claro». lo confieso. Sabía que existía un mercado del metal con el suficiente negocio. no del mío. Cuando tenía ciento treinta años. asentí. Mencioné la situación de los pobres. «Siempre supe que un día lucharía contra los postulados del Directorado.» Hizo una pausa. «¿La Confederación existe todavía. Era muy importante el estudio de la vida microscópica. ¿Hipocresía? ¿Esquizofrenia? No lo sé. pero la aportación inicial era inmensa. vistiendo y dando cobijo a los pobres. programando sus zumbadores para la total explotación del planeta. Exprimirla. Fueron indispensables. Cuando solicitaron una explicación. como en las que viven los Confederados. sin importarles el precio que tuvieran que pagar. «Tuve una visión de una serie de anillos orbitales.» Moses Moses sonrío. y yo sabía de buena tinta que ésta progresaba mucho. y a los ciento veinte me casé de nuevo. Ruinosa. Necesitaba urgentemente de la Confederación. pero siempre fue del bando de la Confederación y del Directorado. Demasiada descentralización. todos están muertos ahora. Grandes ciudades en órbitas cilíndricas. De cualquier forma. Por supuesto. Espionaje.Esto galvanizó realmente a mis contemporáneos. Conseguí los planos necesarios de la Confederación.» Una idea cruzó por su cabeza. ¿No te molestaría. saber que tu vida está basada en el dolor de la desesperanza?» Sacudí la cabeza. y muchos oficiales Confederados regresaron ricos a su hogar. Nunca habrían tenido esa oportunidad de no ser por mi genio. Desnudarla. siempre les ofrecía una oportunidad de escapar. Sí. Era como un poseso. Volverla del revés y sacar todo el metal de su corteza. Conocía dos fuentes de poder que podría poner en su contra: la Confederación y la muchedumbre. era claro que se acercaba un período de agitación popular. pero nunca expliqué claramente mis motivaciones morales. éste en el que estamos. No puedo soportar tener un inútil complejo de culpabilidad. «Se veía venir. Seguía siendo amigo de mis esposas cuando nos separamos y pasé de una moderada riqueza a una inmensa fortuna. «Eso fue hace seiscientos años. «Afortunadamente. pagándoles de la forma que ellos querían. les dije que mi rechazo era debido a motivos éticos. ellos me odiaban cada vez más. jamás levanté la voz.

los jóvenes. Miniott y muchos más. sólo de las leyes de la mecánica. Actuador. Y esto que sigue es lo que debéis creer. discusiones. Pasamos entre la llama y esto nos dio carácter. pues habría muerto antes que estar en desacuerdo con él. les daba un significado a sus vidas. Pero no lo tuve. vi cómo volaban objetos. alegatos y malversaciones Entonces. sacrificaba lo que fuese por su felicidad… «No disponía de vida privada. Mi plan era trabajar. no lejos del borde del anillo. Tengo recuerdos: hablaba. hasta que tenía doscientos veinte. ni tiempo ni mandato sobre mí mismo. escuché el terrible ruido. Estaba en órbita. así me lo habría parecido a mí si hubiese tenido el suficiente tiempo para pensarlo. Tenía cientos de seguidores que hacían el trabajo sucio. estábamos comprando un planeta. en compensación. Gracias a mi autodisciplina. Simplemente se trató de un accidente mortal. vi un simétrico agujero. Pero aquello me parece ahora remoto. Caí . consejos. pero mi única preocupación era la seguridad de mi gente. Los primeros miembros de la Mesa de Directores de Reveria. y provechoso. como un sueño. y la única cosa que quedó de mí fue el estaño brillante y puro. Todos eran gente buena. al menos. Un sistema basado en la propia subsistencia es ingrato. su gusto por el dinero era increíble. el líder. y los gritos de la multitud eran difícilmente audibles entre el rugir de la descompresión. o. no sabe nada del sufrimiento y el dolor. Y yo llegué a ser Moses Moses. ya que Reveria iba a ser nuestro hogar. ni interioridad. y reaccioné con rapidez. la Dama Hacedora. Empecé mal. Quizá parezca demasiado místico. Naturalmente mantuvimos el anillo en la fuerza de gravedad de Reveria. y no hay otro peor. los desesperados comenzaron a florecer a mi alrededor. vago. Había ardido como la escoria del estaño fundido. fui a los anillos con los primeros colonizadores. Fue con un zumbador minero de reciente construcción que todavía no se había bajado a la estrella. planeaba. Había diseñado unas reglas. que era en realidad el centro del gobierno. Quinn. Al mirar. Teníamos que aprender si queríamos vivir. Era una especie de locura. ahora era la gente la que me guiaba. sin dudarlo. La vida en los anillos era muy dura al principio. No fue un atentado como mucha gente dijo. y las reglas me habían superado. organizaba. de tal forma que mi fama moral estaba a salvo. Era lo que la gente quería. Dejé de tener una identidad propia. no más grande de diez centímetros. murió instantáneamente. expresiones y forma de vida. siempre como uno más. Pero yo estaba en desacuerdo. como si fuera otro. que tenía que soportar los sufrimientos. trabajé con los zumbadores como uno más. y siempre que lo hicimos murió alguien. no creas a nadie que te diga lo contrario. Me absorbía totalmente. Habréis visto sus nombres en los libros de historia: Bowmarshay. de publicidad. He estado allí y lo sé. Creían en mí y yo. daba órdenes. Soporté veinte años de esclavitud y ridículo. Hizo que fueses lo que realmente eres. la mejor que pude encontrar. mi máscara llegó a ser mi cara. «Para ser breve. Incluso habíamos comenzado a parar el chorreo de dinero hacia la Confederación. Mi pobre secretaria.«Pasó el tiempo. estatuas. Estaba intentando acabar con el letargo de lo viejo. pero esto es lo que más impresionó a una gente acostumbrada a la superficialidad y los caprichos. una especie de posesión. como el útero. testificados. «Seguí así durante algo más de setenta años. Pero aprendimos rápido. Nos hizo convertirnos en lo que éramos. tuvo lugar un accidente en mi anillo. dejé el planeta. Seleccioné a hombres y mujeres buenos para mis postulados. Y yo mismo debía estar dentro.. El largo purgatorio en los anillos había ido cambiando a mi gente de Niwlind por otra que ya no se consideraba de allí y que tenía sus propias costumbres. los aventureros. y habíamos conseguido el suficiente metal como para empezar a construir nuestros propios anillos y hacernos independientes de Niwlind. «Cuando tenía doscientos veintiún años. habrían pasado semanas en vaciarse todo el aire del anillo. Los anillos llevaban funcionando desde hacía veintiún años. el profeta. De hecho. exactamente así sucedió. los derechos por él. cuando su láser tuvo un defecto y envió una ráfaga de la más pura luz a través de la pared exterior del anillo. Las ayudas de Niwlind eran poco generosas y nosotros no éramos expertos: metimos muchas veces la pata. no me costaban ningún esfuerzo las privaciones a las que me veía sometido. como si estuviera en trance. «Tenían una fe total en el entramado que yo había construido. ruegos. vídeos. Me arrojé sobre el agujero y lo tapé con mi pecho. pleitos. vi que sufrían. ya lo sé. Habían hecho de mí su señor y yo. Había movido a la gente a mi alrededor..

inconsciente inmediatamente bajo el impacto. Sabía que iba a morir porque estaba dando mi vida. Pero no morí. «Las cosas habrían sido diferentes si hubiera muerto como un mártir; mi causa habría sido más duradera. Las manos de un hombre muerto pueden ser realmente poderosas. Pero no estaba muerto, porque me curaron. Les costó días reconstruir mi cuerpo, pero lo consiguieron porque me amaban. Pero cuando abrí los ojos, ya no era Moses Moses.» Suspiró. Vimos el reflejo de un relámpago entre lejanos nubarrones. El pelo de Moses estaba empapado y caía lacio. La piel de nuestras manos comenzaba a arrugarse como la fruta pasada. Era mediodía y los reflejos del sol eran deslumbrantes. «Oh, conservé el nombre», continuó Moses Moses. «Siempre conservo el nombre. Pero perdí la inspiración, esa carga posesiva. Sabía qué era lo que tenía que hacer, y lo hacía, pero ahora sólo era un actor, no un hombre. Algunos se dieron cuenta. Sé que es verdad. Nadie dijo nada, tal vez nunca tuvieron plena consciencia de ello. Nuestra vida continuó, pero decaía, como si estuviese envenenada. Había llegado al punto donde hay que dar la vuelta. Al final, la decadencia me robaba mis postulados. «Había perdido mis creencias. Ahora que lo pienso, me asombra recordar cómo lo había guardado. Pero había vuelto a ser yo, y el actor había reemplazado al santo. Me asustaba. Cuando intenté seguir con la charada me atasqué; sentía que succionaba mi vida. Intenté delegar mis poderes en aquellos en los que confiaba y retirarme. Tardé años. Dios mío, eran infinitamente reservados. ¡Oh, maravilloso Moses Moses, decían, el heroico, casi-mártir, el hombre más modesto del mundo! ¡No podemos subsistir sin nuestro corazón y nuestra alma! Me costó un tremendo esfuerzo delegar el poder en mi Claustro de Directores. Cuando los elegía, había elegido hombres buenos, no estadistas. Constantemente dejaban que yo tomase las decisiones. Así que continué con mi mandato el resto del Siglo de la Explotación, hasta que llegué a la miserable edad de trescientos años. Dios, ¿qué no di a aquella gente? «Un día desperté y me di cuenta de que éramos ricos. ¡Fantásticamente ricos! Nuestra primera acción fue comprar la Confederación; fue relativamente fácil. Entonces, con su ayuda y facilidad para sobornar, estuvimos en posición de tomar el planeta incluso antes de que la Academia acabase de estudiarlo en su totalidad. Éramos impacientes: habían estado estudiándolo durante doscientos años y no habían acabado todavía. Prometimos tener un gran cuidado con la fauna microbiana, y yo mismo les aseguré personalmente que permaneceríamos fuera de la Masa, que ellos creían era la zona más peligrosa. De cualquier manera, es un sitio bastante desagradable, todo aquel barro y fangosidad, y además ¿quién la necesitaba con todos aquellos cientos de islas tropicales? Invertimos nuestro dinero en pagar a los inversionistas de Niwlind, y, una vez hecho, nos declaramos políticamente independientes. Desde luego, a ellos no les agradó nada. Nos llamaron traidores, pero ¿qué podían hacer? Los gastos de una guerra interestelar eran ruinosos y además teníamos el apoyo de la Confederación, que controlaba a los pilotos interestelares. Estábamos fuera de su alcance. «Y aun así, el dinero seguía proliferando. Primeramente lo empleamos en reconstrucciones, en construir los grandes jardines de los anillos, de tal forma que no tuviéramos problemas con el abastecimiento de comida, cosa que yo promoví, pues habíamos vivido de desperdicios verdosos y levadura durante años. Desarrollamos una gran tecnología en el trabajo de los metales, aplicándola a la síntesis de los compuestos alimentarios y a la construcción de vastos viveros orbitales controlados por zumbadores computadoras. La tecnología del zumbador era creación nuestra, la desarrollamos más que cualquier otra inteligencia humana, no en vano, pues habíamos aprendido de la experiencia. Los zumbadores eran nuestros esclavos; necesitábamos una montaña de zumbadores para sustentar a una pequeña parte de los aristócratas humanos. Así que construimos cantidades colosales de ellos, de tal forma que, al final, había más zumbadores que personas; el número pronto subió al doble, luego se cuadruplicó, se sextuplicó, pronto eran diez, veinte veces más. Construimos anillos para guardarlos, para manufacturarlos, para energía, comida, comunicaciones, transporte. Pero mantuvimos su simplicidad todo lo que pudimos. Nunca pretendimos que nuestros computadores sustituyeran al hombre, habíamos aprendido del pasado. »Como el dinero seguía creciendo, nos sentimos capaces de embellecer nuestros anillos. En mis planes originales sólo eran campamentos, arcas orbitales. Pero después de un siglo,

uno llega a sentirse diferente; aprendes a amar las obras hechas con tus manos, a pensar que son tu hogar. Los anillos tenían sus ventajas: la falta de gravedad de sus recintos, por ejemplo. Esto daba lugar a cientos de diferentes pasatiempos, desde los deportes al sexo, cosas que sólo nosotros podíamos hacer. Cuando comenzamos a colonizar el planeta, muchos anillos cancelaron su fuerza centrífuga, de forma que eran objetos flotantes, como los de los Confederados. Seguían en órbita sobre Reveria, ya que era un planeta muy bello, pero adoptaron la decisión de permanecer en el espacio y yo no podía hacer nada, ya que me contradecía con mis ideales. Di ejemplo, bajé al planeta y viví en una de esas oscuras fortalezas que yo mismo había ayudado a construir. Eran incómodas y feas, y cada vez que soplaba el viento fresco del continente, teníamos el riesgo de pillar alguna enfermedad. Procurábamos cuidar nuestra salud, por supuesto, y no hubo muchas muertes, pero tomábamos continuas precauciones. Hacíamos una revisión médica frecuentemente, y nos vacunábamos, de tal forma que la mayoría de nosotros teníamos un nivel muy bajo de enfermedades, sólo pequeñas diarreas producidas por alimentos en mal estado, dolores de estómago, fiebres suaves, escozor dé ojos, ampollas en las manos y pies, cosas no demasiado importantes ni peligrosas, tan sólo las típicas dolencias que salpican la vida cotidiana. Después de todo, éramos pioneros, y. a pesar de nuestra poderosa tecnología, siempre nos encontraríamos con dificultades desconocidas. Pero los orbitantes no querían seguir esta forma de vida. Con un zumbador-cámara se pueden ver muchas de las bellezas de Reveria, sin estar expuesto a las enfermedades, tranquilamente en tu casa. No estás restringido a la gravedad, ni vas a tener quemaduras por el sol, ni arena en los zapatos. Con un acoplamiento cerebral directo, incluso puedes tener sensaciones táctiles y auditivas. Era demasiado tentador permanecer en órbita, ver el planeta entero con sólo mirar en vez de una triste extensión de vanos kilómetros desde una ventana. No querían vagabundear más y, después de vivir el Siglo de la Explotación, ¿quién podría reprochárselo? Los anillos eran prácticamente autosuficientes y tendían a considerarse como objetos aislados, casi como nacionalidades. Aunque afortunadamente nuestras excelentes comunicaciones evitaban la segregación; pero nunca estuvieron sometidos a un rígido control... »Según fue pasando el tiempo, las cosas comenzaron a ir mejor, cada vez más de prisa. Los colonizadores más antiguos se llegaron a inmunizar, éramos capaces de ver más, de viajar más, de desarrollar nuestras propias costumbres, de tomar las ventajas de la increíble riqueza de este planeta. Llegamos a amarlo como a una madre, no a luchar contra él como un enemigo. Es tan bello, un regalo. Una vez hubo una raza inteligente. Muchas veces me pregunto cómo eran. Fue muy considerado por su parte destruirse a sí mismos y dejárnoslo a nosotros.» Rió entre dientes. «La muerte nos va a llegar, pero no tan rápidamente como a ellos. La muerte viaja conmigo, está presente en cada nervio. Un hombre que vive trescientos años puede considerarse dichoso. Si, además, su vida está guiada por un propósito, puede llegar a los trescientos cincuenta. Pero las ganas de morir son tan fuertes como las ganas de vivir; sólo que aquéllas se manifiestan más disimuladamente. La muerte comenzó a hacerse presente cuando hube pasado los trescientos años. Al principio sutilmente, cada vez con más urgencia. El proceso degenerativo es particularmente horrible» Nos miró a ambos, tranquila, peyorativamente. «Comienza con una progresiva pérdida de memoria. Los recuerdos más viejos se borran y tienes que rebuscar en la computadora para rememorarlos. Después te das cuenta que olvidas incluso las pequeñas cosas. No te acuerdas de cosas pasadas ayer o unas horas antes. Olvidas si has comido, olvidas ideas y citas, te repites en las conversaciones. Cada vez es peor. Tenía la horrorosa pesadilla de que vivía la misma semana una y otra vez; empecé a sospechar insanamente que el tiempo se doblaba sobre sí mismo, que yo estaba atrapado en una espiral interminable, en una cinta de vídeo. «Sentía que cada vez era más pequeño, confinado a un estado intolerable y vulnerable. Comencé a padecer los clásicos síndromes degenerativos de una extrema longevidad, el estado que nosotros llamamos Panan. ¿Sabéis lo que es Panan? ¿Existe todavía?» «Sí», dije. «Sé lo que es. Es panaestesia, una especie de aletargamiento general.» «Eso no es ni la mitad», dijo Moses Moses. «También conlleva un aturdimiento físico. Puedes pillar tus dedos con una puerta, pero si estás en fase terminal, sólo te darás cuenta

cuando veas la sangre. Pero sobre todo es mental. Tanto tus más fuertes sentimientos como tus convicciones más profundas se escapan como el agua de un odre roto. La apatía te devora. Sobrecogedoras depresiones se apoderan de tu alma cuando menos lo esperas. Te sientes horriblemente distanciado de la vida, como si estuvieras confinado en un recinto de cristal y las demás personas fueran títeres. Hasta puedes ver las cuerdas.» Se estremeció. «¡Es doloroso hablar de ello! Los placeres que te ayudaban a vivir, que te ataban a la vida, se esfuman. El sexo, por ejemplo. He sido impotente desde hace décadas. Los afrodisíacos pueden llegar a restaurar esta función del cuerpo, pero es como si le ocurriese a otra persona. Te sientes fuera de onda con tu cuerpo, como si te hubieses escurrido de él. Esto es lo peor. Es la locura, una locura particular de la vejez. Empiezas a pensar que tu cuerpo es inútil, que te arrastra al fondo. Comienzas a odiar tu cuerpo y a ti mismo. Le inflinges pequeños castigos, comienzas a tener pequeños accidentes. La mayoría de los ancianos mueren accidentalmente, lo que es lo mismo que decir de suicidio indirecto. Sólo unos pocos tienen el valor de enfrentarse a la muerte. «Yo no quería morir. Conscientemente odiaba la idea de morir. Inconscientemente planeaba mi propia destrucción. Me convencí a mí mismo que una conmoción me devolvería mi gusto por la vida; hice montañismo, buceo y vuelo sin motor. Me enfrenté a la naturaleza y a otros riesgos. Nada de esto funcionó, pero me mostró la otra cara de la moneda. La llamada Hiperas. De hiperastesia, claro. »De muchas maneras, la Hiperas es peor que el Panan. En vez de sentir una gran distancia, sientes claustrofobia. En vez de sentirte aturdido, te sientes horriblemente sensitivo. Los susurros te parecen chillidos, y los gritos terremotos. Te rozan las ropas más ligeras. Las comidas más suaves te parecen picantes. Te das cuenta de todo, incluso de la más pequeña cosa en la que nunca te has fijado. No sólo ves las caras de la gente, sino los poros de su piel, el sudor de sus folículos adiposos, las terminaciones de uno de sus pelos. Te das cuenta de los más pequeños cambios de expresión; la gente te parece como clones gemelos, siempre predecibles. Puedes relatar lo que van a decir antes de que abran la boca. Actualmente esto es fácil de hacer para la mayoría de los viejos; es una cuestión de experiencia. Pero en la Hiperas, tu percepción es tan aguda que deshumaniza a la gente que te rodea. Parecen zumbadores programados. Les robas su personalidad, y pronto parece que nunca han tenido una. «Te percatas de tantos pequeños detalles que quedas desbordado por la información. Esto te pone furioso. Te obliga a dejar tus habituales hábitos y retirarte a un sitio más despejado; una habitación vacía, por ejemplo. Lo intenté, pero quedé fascinado por la textura de la pared, por los pliegues de mi capa, por las motas de polvo suspendidas en el aire, incluso por los autoinducidos pitidos en mis oídos. Durante mi peor ataque, me recluí en un tanque asensorial; agua caliente, silencio, oscuridad. Al principio funcionaba; me relajó. Pero cuando salí, el Panan me había devorado de nuevo. Desde entonces hasta ahora, los dos estados se han ido alternando, algunas veces en un sólo día. Cuando me percaté que iba camino de suicidarme, decidí posponer mi confrontación final con la muerte haciendo que me congelaran. Empecé a preparar mi ataúd gritante. Esta actividad hizo que mi salud se restaurase. Suponía que el estado en el que me iba a sumergir se acercaba al de la muerte, lo cual satisfacería mis ansias de ella y me produjo un respiro. Seleccioné la que pensaba una fecha idónea para mi renacimiento; pensaba que las maravillas del futuro harían que pudiese vivir varias décadas más de paz. Si volvía el Panan, pondría fin a mi vida, o haría que me congelaran de nuevo. De esta forma podría alargar mi vida tanto como quisiera. «Además había un matiz de vanidad. Quería saber cuánto había durado mi obra social. La curiosidad era una buena razón para vivir. Esto hizo que mi interés se despertase, rompiendo mi prisión de apatía. Así que lo hice. Nunca pude imaginar que acabaría así, aunque estaba preparado para el desastre. Ya sabéis que oculté cuidadosamente mi cripta. Pero nunca había previsto esto.» Sacudió la cabeza. «Al menos me evita el hacer esfuerzos morales a favor del suicidio. La gente siempre me ha dicho que el suicidio, deliberado, autoinducido, consciente, es la única forma de morir con dignidad. Pero nunca lo he creído. Para mí, la muerte perfecta debe ser rápida y llegar sin previo aviso, como cuando se accidentó el zumbador en mi anillo. Pero la muerte tuvo entonces su oportunidad y no la

«Seré la siguiente». El hambre era peor. alguna de las grandes nubes que progresaban en la distancia llegaba a ocultar el sol. pero sin rabia. «Ya he dicho suficiente. Miré hacia arriba. . Su cara se había sonrojado. Aunque tenía el agua por el cuello. burlándose de sí mismo. como siempre. Hasta era posible que lloviera. Desde entonces decidí vivir. el esmufo. comenzaba a tener sed. me estimulaba el apetito.» Se rió ligeramente. Procuré no pensar en ello. «De acuerdo». A lo mejor.aprovechó. ¿Quién va a ser el siguiente?» Ana y yo nos miramos. las quemaduras serían mucho peores. si vivíamos hasta la caída del sol. Una bandada de oscuras aves de largas alas volaban hacia el oeste en formación de V. ¡Cuando las rayas se acercaron. era mediodía. estaba dispuesto a luchar! Sería digno de ver. dijo. contesté. dentro de nueve horas.

«Nací en la Iglesia. «¿Esa es toda tu vida?» «Es el núcleo». respondió. Los que no tienen fe. la esencia del bien. «El resto sólo son detalles personales. Lujuria. Ni los hombres ni las mujeres han nacido para destruirles. Estaba asombrado. y he jurado preservar lo primero y luchar contra lo segundo. Intento. no tienen dónde ir.» Moses Moses se quedó pasmado. el más noble: hacer el bien. Sacudió la cabeza. El mal llega cuando un alma pura es intoxicada por el lucro material y la soberbia. dije. Este es el credo de mi Iglesia. Envidia. por lo tanto. por que Dios es alma pura. bastante asombrosa para alguien que estaba con el agua al cuello. el mío y mi propia fe. dijo Moses Moses en un tono humorístico.» NA . La disolución de la carne. Tiene quinientos años. Pereza. porque fueron creadas por Dios. Las evitan y dirigen su mirada a lo sublime. nuestra Iglesia la forman millones de hombres y mujeres.» «Eso quiere decir que tiene una memoria regenerada. sí mueren pronto. Soberbia. dijo Ana indignada. ya sabéis: es una necesidad muy profunda. Somos una fuerza a tener en cuenta por Niwlind. el catalizador de la vida. pero nunca mienten. En estos momentos. el hombre más sabio del mundo. exclamamos Moses Moses y yo a la vez.» Después de contarnos esta extraña aseveración permaneció callada durante tanto tiempo que pensé que había terminado. sombrías. «¿Cuál es la población actual en Niwlind? ¿Seis mil millones. pues era la tataranieta de la Misteriarca. Hacen el bien y evitan las más negras huellas del mal: el Odio. Creo en un alma. no reciben ninguna gratificación que no sea la de su propia vanidad. Dios insufló vida a la materia. La única forma de hallar la salvación es echar fuera el mal y atraer el bien.» «Era la evasión de las leyes de población» dijo Ana con calma. «Es la verdad. Todas las formas de vida tienen algo de buenas. La gente necesita niños. Sus vidas son anónimas.. «¿Eso es todo?». Ahora es demasiado tarde. «¿Cómo sabes que es tan viejo? ¿Qué pruebas te dio?» «Los pastores de la Iglesia nunca mienten».» «Imposible». y su padre nuestro más grande teólogo. ¡Sus vidas están vacías! ¡Huecas. vacías! ¡No tienen nada por lo que vivir! ¡No se tienen más que a sí mismos! ¿Os extraña que mueran? No. cualquier cosa viviente es sagrada y no debe ser destruida. «quizá te gustaría proseguir y contarnos algunos. probablemente más de una». Creo en el bien y en el mal. «¿Hay tanta gente? ¿Cómo puede haber crecido tanto? Sólo había tres mil millones cuando yo partí. despacio pero con seguridad. dijo.» Parecía elevarse en espíritu. y todas las almas de los seres vivos retornan a Dios cuando finaliza su existencia en su celda material. Dios no puso ninguna limitación a la vida. intenté tener hijos. la fuerza del universo. Lo realmente extraño es que vivan tanto.» Intervine. «Pero nuestro millón de personas son las mejores de todas. te resulta más fácil si comienzas contándonos la historia de tu Iglesia.» «Bien». la cual se manifiesta en la materia pero es diferente y superior a ella. porque sufren de frustración y desesperación.VIII A habló: «Creo en Dios. no?» «Seis mil doscientos millones». A lo mejor. dijo Ana con una serena dignidad femenina. «Es por esto por lo que nuestras creencias se han propagado.. este pensamiento sí es una mentira. «Sus vidas son saludables porque están dedicadas a un noble propósito. Aquellos que siguen la senda del bien pueden vivir indefinidamente.» «La historia de mi Iglesia es la historia de mi vida». Evitan todas estas cosas. ya que dedican su vida a Dios. Ella es la cabeza visible de la Iglesia. pregunté burlonamente. y el resto verá la luz con el tiempo. «Algunas veces prefieren no contestar a las preguntas. «Todo el mundo lo hacía.

ya que era una niña ilegal y los viejos hábitos mueren tarde. La misma roca es el escudo continental. Es negra. o te prendiste a los brazos de algún dulce caballero?» Ana me miró fríamente. se me permitía ir a los páramos a meditar. una hembra de sucias plumas y grandes barbas en el cuello. dijo cortante. el matrimonio transciende a los placeres carnales..» «¿Por qué una estrecha de cerebro como tú. y ella también. pero Moses Moses nos interrumpió: «Por favor. Los moas son los mejores. Desde luego. Incluso ahora. «Era una buena chica y aprendía las enseñanzas del catecismo a la primera. ventoso. y fue allí donde nací hace cincuenta y dos años. y en algunos sitios rompen en cascadas y rápidos. pero es mejor no prestarles atención. Ya tendrás tu tiempo para explicarte. crecen y echan unas flores coloreadas de pétalos tan duros que rayan el cristal. «La Meseta Árida es árida y herbosa. Durante las horas de oración. «Sólo los iniciados conocen la extensión total de Santuario. Y que no todos los túneles fueron construidos por los hombres.» «Eso tampoco me sorprende». Los visitantes sólo conocen las cúpulas y torres que se superponen sobre una de las caras de la roca. «No espero que lo entiendas. Hay cientos de saltamontes y mariposas. Era un moa viejo. Ella frunció el ceño. Pero es más suave. Nos instalamos en los cañones. gris y. Si escuchas con atención. «Continúa.» Mi rabia se evaporó. puedes llegar a oír voces. pero conozco la hipocresía cuando la veo.» Me enfadé. El encuentro entre dos almas. por supuesto. pregunté. roja oscura. miles de ancho. Claramente se escapa a tu mente. Estas son mis últimas horas. especialmente en invierno. «No pretendo entender el sexo. «El matrimonio es un sacramento. pasé la mayor parte del tiempo en el Santuario. aunque mi madre me había dicho que en los primeros días de existencia del Santuario. «dejad de discutir. Ana. Y es un lugar abierto. unos viejos moas habían . Son pequeñas y toscas. Pero fue allí donde la Misteriarca fundó nuestro Santuario..El tema me interesó. El aire es ligero y frío. Los páramos también son ventosos. Deja que Ana tenga el suyo. algunas veces. ni estratos de distintos colores. Los cañones tienen cientos de kilómetros de profundidad y. «Claro». En nuestra Iglesia.?» Empecé. era mejor de lo que ellos esperaban.» Negué escéptico. Nunca ha habido demasiada población. no hay sedimentación. por esto las plantas del valle no son más que raíces. Estaba fascinada. Son como una meseta. moas. Vi mi primer moa cuando tenía doce años. y oler las pequeñas flores y contemplar sus diminutos moradores. El viento arrasa todo lo que se encuentra a su paso. Pero al poco se me dio una identidad e hice mi Comunión y adopté un nombre adulto. a la salida y a la puesta de sol. aullando. dijo pausadamente. sus paredes excesivamente altas. es demasiado oscuro. siempre hace viento. «¿Estás a favor de la inseminación artificial. contesté. «¿De verdad?». tu dominio de la hipocresía viene de lejos. Pero no dicen que hay miles de túneles. pequeñas marmotas y conejos y cabras y. Chico. Dejad que las termine en paz. Prefería vivir en los páramos. jóvenes». profundos cañones que el agua del río había excavado durante millones de años. Ana habló: «Las tierras altas de Niwlind es una de las zonas más viejas del planeta. la mayoría de los pobladores se agrupan en campamentos mineros.» Decidí que pronto iba a conocer la verdadera relación entre Tanglin y yo. algunas veces. muy pocas. Puedes ver el sol y los nubarrones y la hierba rastrera. donde trabajaba en los viveros con mi tío y mis primos. «Cada mañana y cada atardecer. Hasta que tuve diez años. cuando el viento arreciaba. en los grandes. Los ríos son estrechos y sinuosos. «Pretendes que nos creamos que eres el hijo de Tanglin cuando realmente eres cientos de años más viejo. Siempre se oyen rumores acerca de los túneles que se hunden en el acantilado rocoso del valle. el viento se arrastra entre los cañones. El agua es oscura y muy fría. pero si germinan cuando no hay viento.» Ana levantó la mano y se tocó el penacho de plumas negras que adornaba su pelo. «Ni cuando era pequeñita me gustaba el suelo del valle. No estaba asustada. Ana. no sopla con la violencia salvaje que lo hace al anochecer y al amanecer en los cañones. «Desde entonces se me permitió ascender por la senda escalonada que iba del valle a los páramos.

Jamás habrían venido si la Emigración Reveriana no hubiese tomado tantos metales de nuestro suelo. tu tatarabuelo. objetó Moses Moses. soñando. pero cuando me estaba acercando desperté. Por la mañana volví al vivero. No pude moverme y ninguno de los animales pareció darse cuenta de mi presencia. Con sus grandes picos pueden arrancarle el brazo a un hombre. Cuando tenía quince años. Me eché la capucha sobre mi cabeza y me ajusté mi capa gris sobre los hombros. y yo debo responder a la llamada tan pronto como la oiga. En los páramos he visto cómo desgarraban en trozos a una cabra en menos de un suspiro. «Son carnívoros. ésta era una de las legalidades que nos daban. surgen de las profundidades del alma y están más cercanos al Gran Ente de lo que lo está el soñador consciente. La población ilegal tampoco tenía las ventajas de las leyes. hembras grandes de un color rojizo y pequeños moas que no me llegaban a las rodillas. Mira en tu corazón ahora. aunque temblaba. Simplemente se dio la vuelta y comenzó a correr sobre la hierba al impulso de sus finas patas escamosas. Y vi que en mitad de la depresión había una zona atestada de huellas circulares. «"Sabía que lo encontraríamos". Nos pusimos las botas para andar y comenzamos a caminar por los páramos en busca de la rueda. «E1 sol comenzó a ocultarse y cada vez hacía más frío. y la respuesta llegó a mí. todos lo hacíamos. dijo mi tío. Muchos de nuestros hermanos estaban desperdigados por Niwlind. era un adolescente cuando comenzaron las tiranteces con la explotación minera. los moas comenzaron a aparecer. lo cual me llevó todo el día. «Por la mañana le conté el sueño a mi tío. como una gran rueda. soñó el sitio donde se erguiría el Santuario mucho antes de encontrarlo. y tu abuela. aunque el Santuario era nuestra ciudad de oración y nuestro dominio. Odiábamos a los mineros. yo permaneceré aquí.» Ana afirmó: «Sí. y cuando el destello pálido de la primera estrella surgió en el cielo. Y en el sueño. Pero no había esos problemas en el Santuario. Los de la Iglesia conocíamos los sueños. Tampoco ella estaba asustada. Por la tarde. comenzaron a bailar. Algo me llama. y dime qué debemos hacer. y no podíamos acudir a la policía. Todos burlaban las leyes y. balanceando sus pesadas cabezas. "El Catecista. me puse los guantes grises y me apoyé en el bastón de madera gris. Permanecí durante largo tiempo en la rueda de seis radios. empezó a dolerme el estómago y sangré por primera vez. raptarnos. debes dejarme. cosa que muy pocos han podido ver. mi madre. Soñé que danzaba con los moas en su mismo aspecto. con ocho radios que salían del centro. incluso ese sonido desapareció. podían ser arrestados y sus prientes fuertemente multados. Pero. Nuestra familia eclesiástica estaba bien disciplinada. Pasado un tiempo.» «Pero los moas son peligrosos». soñó dónde estaban las Cavernas de Hierro antes de que se descubrieran. «Pero no estábamos desarmados. una expedición minera llegó al Santuario. trajeron el vicio y la brutalidad . La verdad estaba con nosotros. Bailaron alrededor del círculo y entre los radios. una voz me dijo que me situara en el centro del círculo. yo no participé mucho en estos acontecimientos. Era un sitio reservado a las danzas de los moas. Dimos con ella al segundo día. nos conocíamos entre nosotros y no tolerábamos el crimen. y yo me senté y puse mis rodillas sobre la cara y me cobijé con mi capa. Al Directorado no le gustaba la idea de que hubiese un potente grupo religioso con su propia ciudad y enviaron a los censores para hostigarnos. Bailaron hasta que estuvo tan oscuro que yo no podía verlos y sólo oía los sonidos de sus pies en la tierra. pues eran mudos. hasta que Rominuald Tanglin los legitimizó. La policía tenía sus propios agentes entre los mineros. extendiendo sus alas y moviéndolas en el aire.matado a un niño. Pero me preocupaba mucho por lo que sucedía. «Por supuesto. podían robarnos. Pudimos ver sus huellas trilobuladas en el suelo y las extrañas setas que crecen alrededor de los excrementos de los moas. Eran machos grandes de color azulado. golpearnos. quedándome dormida. y la población ilegal se refugió en los túneles. he visto cómo se alimentaban en los zoos. «Volví muchas veces al lugar de las danzas pero no vi más moas. «Aquella noche soñé que vagabundeaba por los páramos y que llegaba a una depresión cubierta de hierba. Pero los mineros eran terribles. Llegaron en un silencio profundo. no tenía miedo." Así que mi tío se fué. Y dije: "Tío." «Durante un rato me arrodillé sobre la hierba y oré. Apelamos a Rominuald Tanglin y pusimos en la mesa el poder real que teníamos. Entonces.

Empecé a encontrar muchos moas muertos o cruelmente cazados en trampas. pero la demanda de metal era grande y no teníamos ningún control político. llegué a ser la más grande especialista sobre estos animales. Como los únicos pobladores de las Tierras Altas eran los mineros y nuestra Iglesia. Se acostumbraron a mi presencia. «Fue la cosa más excitante que me ha ocurrido en toda mi vida. la que habéis podido ver en todas las cintas: con su pierna derecha sobre la rodilla izquierda. Los intrusos destrozaban sus lugares sagrados. lugares sagrados. es fácil descubrir de quién sacó sus rasgos. Tenía mi propio rebaño. moviéndolo de forma que enfocara todo mi rostro. Fue muy extraño. gracias a Rominuald Tanglin. Me habría sorprendido menos que el sol hubiese cambiado de color. pero era normal.'' «Yo estaba impresionada. «Puedo recordar todo lo que dijo el Secretario. ¡Ella estaba en la misma posición! Era tan extraño que carraspeé un poco. Su recta esencia se llenó de gran indignación. "¿Es ella? ¡Bien. pasó dos horas hablando con muestra Misteriarca. Nunca me había movido en esos niveles. se le llamaba el Amigo de la Gente y era de sobra conocido por su informalidad en estas cuestiones. «Mi fascinación por los moas seguía. pero aparentemente debió encontrar moralmente aceptable a Tanglin. «Tanglin. fui llamada al recinto de la conferencia. Tenía cerca de cuatrocientos años y no toleraba fácilmente las tonterías. ¿por qué iban a danzar sino por una especie de culto? «Los forasteros tenían miedo de los moas. El dijo suavemente. no tienes por qué poner esa expresión de sorpresa. Rominuald. y éste era el habitat de los moas. él con su posición normal. Les di nombres. «Podéis imaginar mi sorpresa cuando yo. Puso las manos enfrente de él e hizo un pequeño círculo con el pulgar y el índice. donde la gente de la Iglesia llegaba a dar su propia vida por la fauna nativa. nuevas gentes llegaron de todo el planeta como una oleada. Ana Dos Veces Nacida. ¡estar con el Primer Secretario en persona! ¡Y no sólo el Primer Secretario. O a lo mejor fue a causa de la famosa habilidad para la charla del Secretario. sólo tenía veinte años. no hacía gestos bruscos y. fui libre de estudiarlos sin ser molestada.consigo y trataron de forzar a los miembros de la Iglesia para sus propósitos sexuales. «La primera cosa de la que me di cuenta fue la extraña manera en la que se estaba comportando la Misteriarca. Debí pecar muchas veces de vanidad aquel día. Después me observó a través del pequeño círculo. Más de un vagabundo solitario de los páramos fue encontrado con picotazos en sus huesos. ¡Se llamaban el uno al otro por sus nombres propios! A lo mejor. ¡Pero la Misteriarca! ¡Con las piernas cruzadas bajo la túnica negra! ¡Sonriendo! ¡Respondiendo al nombre de Alicia! Ni tan siquiera yo sabía que . Alicia! ¡Eso está mejor! ¡Sería famosa!" Entonces hizo algo muy raro. «"Es maravillosa". Era muy paciente. Los mineros ansiaban exterminar a los moas. desde luego. y con razón. pero aun así fue algo singular. No tenía derecho a entrar en ese lugar. con esa voz característica que he escuchado tantas veces. Los moas no eran inocentes del todo. pero era su tierra. Ella y Tanglin estaban sentados en recios sillones. "¿Dices que es tu tataranieta? Si. les daba comida. ¡Gracias a Dios que existía Rominuald Tanglin! El deshizo sus diabólicos planes. Jamás. No había sido canonizada todavía. Se llevaron muy bien. Cuando se aprobó el Acta de Legitimación y tuve mi propia identidad. así que no sabía exactamente qué iba a ocurrir. «Pero la explotación minera se desarrolló y continuamente se buscaban nuevos filones. pues la Misteriarca no solía ser muy simpática con los extraños. cuando podía. el Secretario. para el Secretario era algo corriente. se me habría ocurrido que aquello fuera posible. después de todo. Les seguía a pie. ni en mis más remotos sueños. Sólo puedo decir que mi manada nunca mató a nadie: vivían cerca del Santuario. dijo a la Misteriarca. lo cual fue una sorpresa. ''Asintió y la Misteriarca sonrió un poco y dijo: "Gracias. cosa ya bastante rara de por sí. sino con Rominuald Tanglin! Estaba tan excitada que grité. Frecuentemente vagabundeaba durante días con ellos. e iniciaron los procesos burocráticos necesarios para poder llevar a cabo sus planes. Sí. Intentamos echarles.

supongo. voy a separarte de todo lo que amas. contesté. «Nunca he oído hablar de ella antes. "Va directa al grano con celeridad. recias mujeres.. Partiremos mañana." «E1 dijo: "Bien. . Pero tu ayuda es indispensable para su causa. Con mirarte a la cara me doy cuenta. Pero te necesito. Creo que servirá. Ana. Puedes llevar una mochila en tus pequeños hombros. Siempre había sido la Misteriarca para nosotros." «"Excelente. más alto que tú. un mundo complicado. "He filmado a los moas en su habitat natural. dijo. «"Ana". a lo mejor. «El Secretario se volvió hacia mi tatarabuela. Chico. Al principio.'' Se volvió hacia mi tatarabuela. dependerás de mis consejos y tendrás que obedecerme. Esto acabará con tu vida privada y la paz de tu mente y te cambiará para siempre. De repente asintió. y nada más. "Sí. respondí. muchacha.» Ana cortó su charla y le dijo a Moses Moses: «Peitho es la capital del planeta ahora. Estos vientos pueden agitar el corazón de un hombre congelado. dijo. estas tierras son salvajes. ¿Te gustan los moas. dijo. entonces. más tiempo. Soy Rominuald Tanglin. Era realmente guapo. ¿Seguimos de acuerdo. lleno de peligros y envidias. "Ana. unos centímetros más. Pero te harán fuerte. No puedo encontrar otro mejor. señor Secretario." «"Excelente. ¿Tú te llamas. Colocó ambas manos en mis hombros y me miró directamente a los ojos. ya que ellos no pueden hablar. señor Secretario. Serás una cara nueva. »''¡Veinte!''. Vas a encontrarte en un mundo nuevo. mi causa y la de todos nosotros. Quiero que seas la portavoz de los moas. dijo arqueando las cejas. dijo pensativo. Ana. como en los retratos. "Estoy encantado de verte. señor". "¡Es la edad que aparenta nuestro cerebro! ¡Maravilloso! Vuélvete un poco y enséñame tu perfil.. Rominuald".» «Debía llevar tacones». entonces?" «La Misteriarca asintió. y eso significa que el planeta te necesita. ¿Cuántos años llevas estudiándolos?" «"Cinco. ya lo sé. Pueden llegar a ser una carga mortificante. "¿Cuándo puede partir hacia Peitho?" «"Tan pronto como gustes. Mucha gente va a contemplarla durante los próximos meses. guiaré tus pasos. Maravilloso. No podía imaginar qué había pasado para que ella adoptase esas aptitudes. Un bonito nombre. querida. Te sentirás confusa y. te pega el nombre. señor Secretario. Tus deliciosos antepasados aquí presentes me comentan que conoces muy bien a los moas. Era alto. Sé que no me fallarás. Ana?" »"Veinte. señor Secretario. ¿Lo harás?" «Miré a la Misteriarca y ella asintió suavemente. muchacha? ¿Qué harías para salvarlos de sus perseguidores?" «"Cualquier cosa"..» Ana asintió ausente y emitió un profundo suspiro. aun así es algo respetable para una persona tan joven. En tus días era Mielo. «Entonces el Secretario empezó a hablarme. muchacha." «"Ana". "Bueno. Y sé que van a ver tanta bondad y honestidad como la que yo estoy viendo ahora.» Moses Moses asintió. aunque no entiendas el porqué. podrá hacerte mucho daño.. Me hubiese gustado que los moas fueran mejor conocidos antes. lo sé. Tres de ellos intensivamente. dije. pero cobijan bonitas. Eres la única persona del planeta que puede salvarlos. «Entonces el secretario se levantó de su sillón y se puso a mi lado.su nombre era Alicia. ¿Cuántos años tienes. Ana Dos Veces Nacida. dijo. Se construiría después de mí. ¿Has sido grabada alguna otra vez en vídeo? ¿Lo has utilizado?" «"Algunas veces". a pesar de tu temprana edad. «Habló: "Esto es algo precipitado.?" «Después de una embarazosa pausa susurré: "Ana. Ah. "¿vendrías conmigo a la capital? No puedo ofrecerte más que trabajo y sufrimiento. Tienes una piel preciosa considerando el tiempo que has pasado en el exterior.” «"¿Nada más?". igual que la que yo llevo. "Me gusta esta muchacha tuya". No vas a ver tu tierra durante meses." Se mesó los cabellos con sus manos. si no tienes cuidado. Hablé: "Si. dije. Es posible que a veces te cueste.

señor Secretario. Sólo pretendía salvar un pedazo de tierra y algunas de sus aves de una muchedumbre devoradora. Le amaba. «Tanglin partió hacia Reveria dos años después de encontrarnos. ''¡Ten cuidado con su esposa! Confía totalmente en ella. más famosa que tú. no pude contener mis lágrimas. "Me alegra que llores. lo odio y sólo lo hice por necesidad. "Haz lo que él dice". "Ah. Recuérdalo. no significaría gran cosa para usted. dije. Señora". un hombre capaz de comprar y vender un planeta entero. Es encantador. Me arrojé a los pies de mi tatarabuela y lloré en su regazo. Lloré días y días. ¿verdad? Rehúyele. Le obsesionan sus miedos y su fin esta cerca. Pero no debes tener miedo. No voy a aburriros con el lado político de mi vida. como los tuyos. dijo al fin. «Permaneció callad durante unos minutos mientras recogía las profundas aguas de su santa intuición. cuando se me sentenció al exilio. querida. muy lejano. Muchos de los enemigos de ella habían muerto convenientemente. dije. Me enseñó todo lo que sé acerca de vídeos.'' Y aparté los ojos pues su mirada era demasiado intensa. odio entregarte a él. y no hablamos más. con una reverencia profunda y recia. Dejaré que me guíe. debo confiarte a él. y eso me asusta. seis billones de personas conocían mi nombre. habríamos ganado. le seguiré". Después dejó la habitación sin decir más. Cuando se cerró la puerta tras él. sus enemigos intentaron limpiarle la memoria. un hombre con tantos pecados como pelos en su cabello. «''Bien''. Era típico de cobardes. pero más grande y brillantes. Y aun así.'' «"Oh. Significó más que cualquiera de los días que siguieron. pero está loco. Sería una especie de diversión para pasar el tiempo. . pero no te enemistes con él. dijo. Cuando se volvió loco. lo haré". Chico. fallé incluso en eso.» Ana miró tristemente. Era un demonio. «No dijo nada. Seguiré sus consejos. cuando el Secretario promulgó el Acta de Preservación del Biomedio. se quedó esperando pacientemente a que me recobrara. como remolinos negros. Pensé que habíamos ganado al principio. dijo. pero me salió un susurro ahogado pues estaba a punto de gritar. Siempre me trato con gran respeto y cariño. Y. secando mis ojos con su manto negro. Fui famosa un rato. Deben ser las últimas. mi niña". «"Es posible que trate de corromperte. todo se vino abajo. Dáselo antes que arriesgarte a levantar su ira. ruido y más gente de la que has visto en toda tu vida. Y ciertamente. me ha abierro su corazón. No podía resistirla. ''pues estas lágrimas secarán tus ojos para más adelante. Allí habrá cámaras. luces. pero se notaba que también lo había captado. «Y yo dije: "Sí. No pecarás si tu corazón permanece puro. Miré a Moses Moses. «Ese fue el día más raro de mi vida. si puedes. Ana. Chico. posiblemente. a la larga. «''Entonces ya sólo me queda decirte una cosa''. Es el único que puede ayudarnos. ¡Aléjate de ella!" «"Sí. tiene los signos de la muerte escritos en su rostro. Pero debo hacerlo. señor Presidente. su cara permanecía impasible y seria. ni me hizo ninguna proposición deshonesta. Señora. Más tarde supimos que se había suicidado. Está loco. pero algunos son fantasmas de un pasado lejano. Ni su tono de profunda convicción y dignidad podía ocultar una especie de remordimiento. alegando que había hecho cosas atroces. Nunca me hablo con palabras soeces. cientos de miles. Me abrazó durante unos momentos y después se inclinó ante la Misteriarca. He hablado con él. acosándole cuando el era incapaz de defenderse.¿Sabes a qué me estoy refiriendo?" Me miró a los ojos con su mirada vieja y sabía. ''Cuando salgamos mañana podremos mantener una larga conversación en el camino hacia la capital. dijo. testificaciones y discursos a las masas. ¿Me seguirás?" «"Sí. respondí.» Sonreí burlón ante estas palabras. en total confianza. Pero cuando su esposa empezó a minar su salud con horrible habilidad a base de drogas y. Puramente. ¿entiendes? Debes ser fuerte desde ahora. ¿qué voy a hacer?" pregunté. incluso que el último día de mi destino." «"Lo haré. Tiene muchos enemigos. La supervivencia de nuestra fe está por encima de la modestia personal de una jovencita. porque tu causa es justa y yo te ayudaré. «Si el Primer Secretario hubiese vivido más. veneno. grandes multitudes a veces.

«El sol te está quemando. Como si no supieran que la muerte de los moas era el castigo más duro que me podían infringir.» Parecía feliz porque yo no me había reído de ella. cuestión de hábito. Filmé sus danzas y aprendí retazos de su lengua nativa. Armitrage (sentía una especie de vacío. Volví a interesarme por los moas y los observé durante diez años. tal y como el Secretario me había advertido. pero nunca pudo ser probado. una especie de humor cósmico que sobrepasaba todo lo demás. así que las noticias escasean. dijo Ana. Nunca he vuelto. dolor por la muerte de mi mejor amigo. Nuestro movimiento era considerado el más radical cuando estalló la violencia. Niwlind está muerta para mí. dándonos algo de sombra.» Suspiró. Me hirieron varias veces. «Pensaba que jamás amaría otro lugar que no fuese los páramos. Cuando sentí que había derrotado a la oposición. Sentí una oleada de diferentes emociones mezcladas entre sí como los efectos combinados de una docena de drogas. Nuestros postulados habían atraído a muchos seguidores que no eran de nuestra Iglesia. Vi injusticia. Los preservacionistas nos habíamos unido en un frente común.«Han pasado treinta años desde que vi al Secretario Tanglin por última vez». «Supongo que esto es todo lo que tengo que decir. No me importa morir. «Deja que te dé mi cazadora de combate. La Confederación no le tiene ningún aprecio a Niwlind. los dos estábamos afectados por la sencilla sinceridad de la historia. Sonreí. y yo para Niwlind. «Fue entonces cuando comenzó la carnicería. Todos nos entregamos a la causa. «La cuidaré. era demasiado lista. piedad por Ana. «Me enviaron aquí. Queríamos vencer todos los obstáculos. Casi todo era a base de gestos. pero estas islas.» Moses Moses y yo no dijimos nada. aunque no puedo asegurarlo. dije. pero nosotros sobresalíamos a causa de nuestra estricta ideología y moral. me arrojé muchas veces entre los combatientes y fui golpeada como los demás. La sentencia fue muy clara. Fueron los días que me entregué a la tarea con mayor convicción. «Gracias. Los cinco primeros años estuve bastante agitada. por encima de todo. y algún otro elemento. No tenía ninguna duda de que Crestillomeem Tanglin había destruido su carrera y la había llevado al exilio. En aquel tiempo fui canonizada. regresé al Santuario. Creo que podría haber sido feliz aquí. Pero perdimos. pero me da pena no ver todo esto. Vi a gente morir. Ana». dijo.» Ana me miró ceñuda. y un dolor real. . movimientos de la cabeza. pero ya se me habían quitado las cicatrices cuando volví a la vida pública después de la revocación del Acta de Preservación. mi mejor perfil a las cámaras. le rogué. Puedes usarla como parasol. ¿Qué podría haber hecho la pobre Ana contra la maligna mujer que había destruido al mismísimo Viejo Papaíto? Es como si un muchachito de quince años pretendiera dedicarse al combate artístico. Estoy segura que la señora Tanglin tuvo algo que ver con eso. eran más que los de la Iglesia. «Fui arrestada varias veces durante las manifestaciones pacíficas. Necesitaba la confortable presencia de sus lentes mientras contaba a Moses Moses y Ana la historia de mi vida. cómo le hubiese gustado oír lo que acababa de escuchar). las alas y los pies.» Permaneció en silencio mientras una milagrosa nube se situaba sobre nosotros. Desesperación por cómo nos encontrábamos. Rebusqué en la cazadora y reprogramé el controlador de forma que las cámaras me siguieran a mí y no a la cazadora. Chico». «En ella está mi esmufo y el controlador de las cámaras.» Ajusté la cazadora de forma que el duro cuello sombrease su cara mientras la parte posterior quedaba sobre su cabeza.. si las circunstancias me lo hubiesen permitido. cuando sentía que estaba en lo cierto con más pasión. este mar tan bello. una pizca de ironía acerca de mi propia identidad y. «Mucho tiempo. Y era una violencia real. Su gratitud me aturdía.. y el Santuario me parecía un lugar muy restringido. De hecho. yo ya no era la misma. «No la pierdas». Estuve en la cárcel al menos dos años.» Me la quité salpicando y se la puse. el olor. «Mi cruzada duró dos años. Yo lo sentía por Ana. Pero. mostrando. aunque por distintas razones. odio y violencia.

Afirmaba que la humanidad estaba gobernada por alienígenas disfrazados de humanos. Supongo que es por esto por lo que elegí vivir dentro de un cuerpo como el de un chico. más o menos. condenadamente mío! Pero aunque nací psíquicamente adulto. Prefería expresar mi punto de vista contundentemente. No muy lejos de aquí. frío. por lo menos. Podéis llamarme su hijo. Oh. Aseguraba que su esposa era una de ellos. La sensación de miedo era peor porque me hallaba solo. Los discursos largos no me agradaban. No dudo que Ana pueda contar algunos más. así los llamaba. Nuestra relación es peculiar. tan rara que hay muy pocos términos para definirla. Vivía en el continente. «Sucedió hace veintiocho años. O. al este del Golfo. remoto. había perdido la habilidad de Rominuald Tanglin para los discursos largos y formales. totalmente independiente. «¡Nací viejo! He visto lo que me había pasado antes a mí. no se parece en nada al de Tanglin. Los viejos lo han nombrado por mí. e ignoran a la juventud a la cual tienen sumida en el fango y. No era orador ni político. a unas treinta millas. higiene. Fuerte. Desde que ellos privaron a la juventud de conseguir resaltar en la vida. No tengo sus vicios. en el noreste de la ciudad de Telset. Y sin embargo. y tengo las apetencias y gustos de la juventud. su sucesor o lo que prefiráis. Mis mejores palabras se producían en el intercambio de rebuscados insultos. A lo mejor pensáis que tengo miedo de que a mí me pase lo mismo. Sensibilidad. creía en las Sanguijuelas. podías haber llegado». nosotros elegimos nuestro modo de vida. Dentro de un cuerpo adulto. mejor dicho. Yo también tengo el mío propio. pero me dejó una importante colección de vídeos. cómo andar. dijo Ana. ya que las palabras son el recurso de los viejos. ancianos que odian que un joven pueda seguir sus propias determinaciones sin necesidad de ellos. su clon. Jamás le he visto. Por lo tanto.» Mi voz murió mientras sacudía la cabeza con frustración. Realmente. que me asusta la edad porque conozco sus sufrimientos. excepto en los vídeos y las emisiones televisivas. impetuosidad. ya sabéis. que es mi edad. sí le he visto. ¡Pues no! Soy independiente de él. y éstos están tan metidos en sus profundas y estúpidas reflexiones acerca de la muerte. Muy pocas veces veía gente.. y no soy paciente a las explicaciones. Como veis. algunos. y le conozco muy bien. «Nací adulto. así que. correr.« IX STOY seguro que no le sorprenderá.» «¡El Profesor Crossbow!» exclamó Ana. ¡es mío. ni su locura. que yo diga que soy Rominuald Tanglin. En cierta manera.. seguidos del grito del combate y el impacto del choque. «Se volvió loco. O mejor. ¿pueden evitarlo? Tengo vitalidad y poder. señor Presidente.» Los miré con suspicacia. Siempre le he visto como mi padre. en realidad. Había días en los que temblaba de miedo en mi cama Noches en las que creía ver rostros espeluznantes en la ventana. fervientemente. os lo aseguro. soy el más joven de los tres con mucho. Me encontraba solo con mi tutor. «Sí. Cuando vi las cintas de Tanglin me aterré. mantengo muchos puntos de contacto con la niñez. «Algún día llegarás a viejo. Soy muy impresionable. Nací con la capacidad de hablar y con los conocimientos necesarios de los modales básicos. No pienso aburriros con los detalles. que una vez fui Rominuald Tanglin. ¿es eso tan malo? Y si así es. ¿Le conoces?» . Rominuald Tanglin puso fin a su propia personalidad y ahora yo habito su cuerpo. por lo menos. nadar y manejar un teclado de ordenador. puedo deciros que estaba atormentado por el cansancio y el miedo. jamás fui niño. Poseo lo que la gente mayor llama vicios de juventud: impaciencia. crueldad. a él. o. ni sus enfermedades. Sanguijuelas. el Profesor Crossbow. Inocencia. Su locura final derivó a una manía persecutoria.

«No es sin motivo por lo que decimos que los jóvenes . Podría haberme destruido fácilmente. Lo sé bien. Era probablemente el único amigo que tenía Tanglin. succionando mis pensamientos. Lo mismo que hizo Tanglin con esta pobre muchacha. Suplantándome.» «Sí. vaca ciega! ¿Me parezco acaso a él? ¿Hablo como él? ¡No. su ingenio. Estoy seguro que este pensamiento se le ocurrió de la misma manera que se me ha ocurrido a mí. contestó Moses. utilizo sus maneras combativas.. la rehuías. frágil. «¿Lo escuchastes?». No tengo amantes. «No». Ponte en mi lugar. No tengo esposa. porque nuestros pensamientos discurren por los mismos canales.» «¡No me llames así!». Me encogí de hombros indefenso. cómo obedecía hasta tus más mínimos mandatos. le quebraría el espinazo en diez segundos. Poseo su legado. El sexo destruyó a Tanglin. mis propias decisiones. Ana apartó de mí sus ojos y sollozó calladamente. «¡No soy tu amante.» «Quade. Así que es verdad. respondí. convertirme de nuevo en Tanglin. Era leal. «Reconoces cómo te mimaba. Ana temblaba y yo me preguntaba de qué forma había descubierto su disfraz. dijo Moses Moses. me golpeé la cabeza. dijo con amabilidad. Ella también te amaba. El sexo quedó fuera. alta.. «Nunca antes le he contado esto a nadie». Y aquella mujer de tu casa. Soy su heredero. «Pero lo sé por la forma en que te miraba. pero yo también. Era viejo. la dejabas.» Puso su nudosa mano sobre Santa Ana. pero siempre que ocurre lo mismo me enfado. Tengo mis propios amigos. No estabas allí. mi propia reputación. Es posible que haya muerto.. incluso que su amistad con Tanglin. Sabías que te amaba. El recuerdo era ahora como un pinchazo en el estómago. Es como tener un fantasma pegado a tu espalda.. «El te amaba». Una jugada maestra de horrible astucia. Ana chilló indignada: «¡No! No sabes nada. Había estado debatiéndome con el agua durante horas y la fatiga comenzaba a apoderarse de mis piernas entre el aturdimiento producido por el esmufo. «Jamás me lo mencionó. Es capaz de ver muchas cosas.. Lucha gimnástica. «Sí. haciendo un ruido con sus labios. Si me encontrase cara a cara con Tanglin. grité. dije al fin.. la que asesinó Cabal. tan viejo como Tanglin. mi propia fama. Sabía que era imposible.oculto. ya lo recuerdas». «El Profesor Crossbow era el único que lo sabía. Chico?» Asintió. que parpadeó de inmediato. abrazarte. «Lo siento. Amaba a aquel viejo neutro. Es posible que por esto esté más cerca de la locura. Un ermitaño de corazón. Habías ganado su corazón pero mantenías el tuyo frío y cerrado como una concha.» «No».» Moses sonrió irónicamente. La vejez es poderosa. Hizo que se confíase de su mujer. pero él era académico. Sus estudios significaban más para él que cualquier cosa. Puse una barrera. Pero ¿qué más me dejó? ¿Qué garantía tengo de que aún está muerto? ¿Cómo sé que él no sigue aquí todavía. El peso de mi nunchako me tiraba hacia abajo. ¿cómo puedes decir semejante cosa?» Moses Moses volvió su tranquila mirada sobre ella. su cuerpo alterado. a pesar de nuestro rústico flotador.» Tartamudeé un poco cuando recordé las últimas palabras de Armitrage. Procurabas no tener afectos con ella. ¿Y tú lo sabías. Pero no le necesito. Ana nos miró asombrada. y no lo he visto desde hace años. Moses Moses miraba con una expresión de remota frialdad. no y no! ¡Tengo mi propia personalidad y ya te lo he probado!» Se hizo un pesado silencio.» Permanecí tranquilo unos momentos.. curar tus heridas?» Levanté mi cara y nos miramos directamente a los ojos. dijo suavemente. esperando su hora? Puede suceder. Sería como una de sus Sanguijuelas. nada más. Un hombre como Tanglin deja una profunda huella.«Claro que sí. Pero me dejó seguir mi camino. He podido vencer estos miedos infantiles. dije. La obra de un paranoico. No había tenido tiempo de pensar en ello.». Sus reflejos.. Oh. «Lo siento. «¿Piensas que soportó la tortura por su testarudez sólo? ¿Realmente lo crees así? ¿O sabes que te amaba? ¿Sabes cuánto deseaba tocarte. «Lo supongo». era muy famoso. No estás mintiendo. «Ah. Leal y testaruda. «. Pero no lo creo. cómo trabajaba para ti. Rominuald. Su mirada amarillenta y anciana parecía introducirse en mi mente. Quade. Sabías que ardía en deseos por tus abrazos y tú se los negabas.» Sus ojos se inundaron de lágrimas. Es como vivir en una casa cuyo constructor se volvió loco. su rapidez.

pero los jugos de este pescado si. «¡Aquí están!». la desazón y el miedo que estas palabras nos habían provocado. así que le recostamos sobre el colchón de aire y dejamos que durmiese mientras nosotros flotábamos de espaldas. «Es mejor que le dejes en paz. «los que han muerto jóvenes ni tan siquiera han podido disfrutarlo. los plácidos mares de Reveria guardan muchos secretos. Todavía no han desarrollado los sentimientos que envenenan nuestros gozos.» «Y la sangre puede atraer a las rayas». dijo Ana. pero tenía por lo menos cincuenta pies de largo. y nos volvimos para ver un gran banco de peces que nadaban tras nosotros. añadió ella. Moses y yo sacudimos la cabeza. La corriente los empujaba en esa dirección. «Ah». exclamé. Pasó un minuto hasta que fuimos capaces de hablar. dijo Ana. se quejó Moses tristemente. y su contacto nos hacía reír con una especie de repulsión. Algo se aproximaba desde el norte. Uno de ellos saltó sobre el agua. pero había cientos. Cuando se fueron acercando. «Me gustaría saber qué significa todo esto». «No digas eso». Así que los dos sois afortunados. Deben estar migrando. dijo Moses Moses. era imposible saber. te lo prometo. No hacían ningún esfuerzo especial por evitarnos. volverás la vista atrás y descubrirás todo el dolor que has causado. mirad allí!». Supongo que soy tonta. docenas de ellos surgían de entre las aguas. protestó Moses indignado. La tarde transcurrió despacio. Nadaba a unos veinte o treinta pies por debajo del agua. sugiriendo algo que me llenaba de terror y que se movía suave y pesadamente. no nos van a atacar». la sabiduría que comprende nuestros propios sufrimientos. Sentí como una especie de cariño hacia ella. manifestó Moses. nadando bajo la superficie en brillante formación.son crueles. «Seré tu amigo desde ahora hasta el fin. «Lo siento. Una boba.» «¡Dios mío. el uno en el otro. podría jurarlo. «¿Pretendes comer pescado crudo? Ni lo pienses. Venían del norte. Pasado medio minuto no quedaba ni uno. Nos ha pasado a todos.» «Me parece como si fuesen detrás de algo». Ana». «¿Qué vamos a hacer?» «No.» Me sonrió. sentimos un escalofrío producido por una corriente helada salida de las profundidades del mar.» Después de aquello quedaba poco por decir. Y cuando comiences a hacerlo. Moses Moses no había dormido mucho. porque se aman así mismos sobre todas las cosas. nos percatamos que era un gran banco. «No tenemos ningún cuchillo. «He perdido mi pescado». Me di cuenta que había vuelto a sus hábitos y esto me alegró. Nos mostró un gran lucio que había cogido con sus manos desnudas. Me había desprendido de los zapatos. dijo Ana. con el lomo amarillento y un nadar elegante. Noté cómo sus cuerpos escamosos rozaban mis piernas desnudas. Cada vez estábamos más callados.. sobre el agua. su anterior franqueza me había perturbado profundamente. Prefiero estar hambrienta. Pero era enorme. Dejamos de agitar los pies. «¿Pueden atacarnos?». Eran delgados peces de larga cola. Por primera vez me percaté que Ana era un ser humano. dijo Moses Moses amigablemente. como los árboles que para crecer se ven obligados a ahogar a sus hermanos.» «¿Cómo vamos a destriparlo?». Pero». «No es un pecado ser joven. «No tengo derecho a juzgarte. dijo Ana. pero aún . respondí. «¿Qué era eso?». Ana gritó. como un óvalo negro. pero los jóvenes son crueles por naturaleza. Intercambié la mirada con Ana y ambos pudimos ver. grité. crueles en su locura y desesperación por vivir.. Los viejos también son crueles a veces. pero podían habernos servido de alimento». Causan dolor porque no son capaces de entender.» «¿Dejarle?». sonrió. dije. tal vez miles. Cuando se fue. «Sólo son lucios. dijo Ana. Mostraban un objeto oblongo. Las cámaras se acercaron al objeto. en el límite de la visibilidad. Aún seguía agitándose. Era difícil discernir su verdadero tamaño a causa de la distancia. «¡Y hasta dos veces!» Oímos un ruido.» «Yo también lo siento». «No lo sé. Parecía transcurrir una eternidad mientras nos pasaba.» Sacudió su cabeza con fuerza. rozándome el cabello. En un momento estuvimos rodeados. «Después de todo el trabajo que me ha costado pescarlo! Estoy hambriento ¿Tú no? El agua salada no se puede beber. dije.

Habían sido diseñados para resistir toda clase de golpes y la humedad de la sangre. la carga explosiva que llevaba nos ofrecería una muerte instantánea si volvían las rayas. Nunca me había gustado dormir de espaldas y el agua no era un colchón idóneo. gruñó Moses. especialmente la cara. Y su radio de acción es limitado. ¿quién va a querer filmar nada en mitad del océano? También hay zumbadores submarinos. Una isla flotante voló sobre el continente. Tuve que escupir el agua varias veces y. desde luego. me coloqué de nuevo mi cazadora y reajuste el mando de las cámaras. pero no por la noche. «¿Cómo voy a saberlo?». Mi pelo plástico estaba cubierto de salitre. Su alcance sólo llega tan lejos como sus focos de luz. exclamó Ana.» Para nosotros no significaba nada. Mis heridas comenzaban a molestarme de nuevo y no era muy conveniente tomar esmufo con el estómago vacío. además. Escuchamos zambullidas y ruidos a nuestro alrededor como si los peces iniciasen la huida presos del pánico. Las únicas cosas que vienen por aquí son cámaras zumbadoras. «Desearía que todo acabara». Si viviese. Estábamos terriblemente sedientos. a lo mejor». Además.» Las horas fueron pasando. Ninguno hablábamos. ¿y por qué no nos encuentran las rayas?». Varias veces fuimos salpicados por grandes peces que pasaban al lado de nosotros. los controles de las cámaras seguían bien. «¿Qué puede ser?».» «Lo que no puedo entender es por qué la primera raya no nos atacó». Ana y yo nos habíamos enjuagado la boca con agua. Estaba tan cansada que ya no podía aguantar más. «A lo mejor están hartas de carne humana. perdería toda la piel del rostro. «¡El agua se está calentando!». Estaba tan oscuro que no se veía nada. respondí petulante. Cuando Moses despertó. y.» «Vale. Bioquímicamente. Un sordo estallido. así que el agua no los había estropeado. Ninguno lo sabíamos. cuando finalmente estuve en disposición de dormir. «Armitrage estaba hasta los topes de esmufo». «Peces. "El Efecto del Esmufo sobre las Rayas. Aun así. Ana era la que peor estaba. Ya sabes. nos hallábamos al límite.» Escuchamos. ¿lo veis?» . admití. pero los peces lo sabían mejor que nosotros. nuestras bocas estaban demasiado quemadas. pero van bajo el agua. como el batir de un tambor. ¿Lo oís? Meted la cabeza bajo el agua. El ruido se hizo más fuerte. pero sin tragarla. A lo mejor les sabe mal. Cuando el sol se ocultó por fin nos hallábamos en una situación desesperada. Podemos tropezamos con alguna de ellas.conservaba mi nunchako. dijo Ana contrariada. Supongo que hay una posibilidad entre un millón de que un yate de recreo pueda encontrarnos. mientras las primeras estrellas aparecían tras un magnífico crepúsculo. No era muy cómodo. pero me fue imposible a causa del agua marina. pero sería una casualidad. respondí pensativo. «Conozco bien esta zona. tal y como nos había aconsejado Moses Moses. me sentía a disgusto y miserable. Somos extraños a este planeta. y después llegó mi turno. preguntó Ana asustada. le toco dormir a Ana. El pelo de Ana era un estropajo. dijo Moses. dijo Ana al fin. Es salvaje. incluso la pluma de adorno estaba arrugada y humedecida. Los tres estábamos quemados. Salí a la superficie y hablé: «Escuchad. A mitad de la noche me tocó hinchar de nuevo el flotador. Después de la caída del sol. Incluso intenté recargar de electricidad mi pelo. dijo Moses. Metí la cabeza bajo el agua y escuché algo increíble: una profunda y resonante explosión procedente de las profundidades del mar. «A lo mejor la droga las envenenó. Por suerte. claro que no». Sus ojos estaban hinchados y tenía los labios cuarteados. «¡Mirad!». podíamos oírlo claramente incluso con los oídos fuera del agua. «Mirad el interior del mar. no podía deshacerme de él. la sed había ido en aumento. «¿Por qué continuar? ¿Es que acaso tenemos alguna posibilidad de ser rescatados? ¿Algún barco de línea? ¿Aviones que puedan encontrarnos?» «No." Suena igual que los experimentos del Profesor Crossbow. muchas veces la he navegado cuando vivía en el Acantilado de Tethys con el Profesor Crossbow. «Alguna especie de sonar.

imposible decir a qué distancia. Suavemente. era enorme. me zambullí de cabeza y comencé a bucear con fuerza. «Creo que me voy a sumergir para verlo de cerca».» Le di mi nunchako y comencé a tomar aire. «¿Qué has visto? ¿Qué era?». «No lo sé. gritó Ana. Eran como focos lóbregos o linternas colocadas sobre el lomo de algún animal enorme. «Vienen de esas manchas de luz».» Moses y yo reímos con ganas. cada vez más rápidamente. nos dimos cuenta de lo que había pasado. «Es como una especie de membrana. preguntó Ana impaciente. apagado por el agua. Vacié un poco los pulmones. Desconecté las cámaras. Las manchas fosforescentes se movían al unísono. Y a través de las aguas surgieron un montón de sucias burbujas que olían como estiércol al estallar. señor Presidente.» «¿Podría ser alguna especie de montaña submarina? ¿Un volcán o algo parecido?» «No. «¿Es así el fondo del océano?». pero conseguí salir.Todos lo vimos.» Oímos otra serie de sordas explosiones. La estructura. «¡Es demasiado grande para nosotros. Estaba más lejos de lo que pensaba. Era extrañísimo. añadí. Pude ver que las relucientes burbujas verdes eran como lunares de una vasta telaraña o de algún material delgado y plástico. y espirado unas cuantas veces y comencé a notar los efectos de exceso de oxígeno en mis miembros. dije. . Sólo vi un trozo. Me dio la impresión de que cubría muchas hectáreas. según me iba acercando. Por entonces habíamos dejado de gritar y concentrábamos nuestros esfuerzos en permanecer sujetos con manos y pies a la húmeda membrana. Junté ambas manos sobre mi frente y expulsé un poco de aire en su concavidad para formar una burbuja de oxígeno sobre mis ojos. «¡Aquí llega!» gritó Moses. Chico! Puede ser peligroso. con el viento. «Por favor. Incluso las manchas tenían cinco o seis pies de ancho. dada nuestra situación. Podíamos oír cómo estallaban las burbujas a nuestro alrededor. Pude ver una especie de corrientes que se movían sobre el objeto. y había docenas. Entonces. Emergimos sobre la cálida telaraña como las ballenas que se quedan atrapadas en la playa al bajar la marea. estaban unos doce pies por debajo. el agua se hacía más cálida. Parecía alguna clase de red monstruosa. un resplandor fosforescente bastante por debajo de nosotros. Encogimos las piernas presos del pánico. el enorme objeto había comenzado a moverse hacia el oeste. Las manchas fosforescentes salían de afilados focos. Su tamaño era increíble. dijo Ana. Entonces hubo varias detonaciones más. Cuando había inspirado. como los lamentos de un barco de vela henchido por el viento. preguntó Ana. Sacudí la cabeza. Ana interrumpió: «¡No. Tuve que llamar a Moses y Ana y guiarme por sus voces en la oscuridad. suave y horrorosa hacia nosotros. Miramos al mar. pero daba igual. Me impulsé a la superficie. Gritamos al unísono cuando el material caliente nos tocó y comenzó a elevarnos por encima de la superficie. Mis oídos se cerraron. cada vez más fuertes. ¿es eso su respiración?». Una zona increíblemente extensa. ¿Se está moviendo?» «No». «Nosotros nos movemos. nos rodea por completo!» Y era verdad. Observad cómo relucen las uniones. «¡Nadad!» «¡Alto!» grité. dije. o lo que quiera que fuese. El agua era extrañamente cálida y mis pulmones estaban exhaustos. Nos cogimos de las manos y esperamos el fin. meciéndose a un lado y al otro. «¿Acaso el agua brilla aquí de esta manera?» «Es demasiado grande para ser un animal». pero de pronto quedaron libres de lo que las sujetaba y se dirigieron con una marcha lenta. sosténgame el arma. A los veinte pies de profundidad ya no pude nadar a causa de la presión y comencé a hundirme despacio. mientras subíamos y subíamos y subíamos sobre la oscura noche reveriana. «Dios. contuve el aire en mi nariz para acompasar la presión. respondió Moses. El aire se escapó de mis manos y se me comenzaron a llenar de agua los ojos. nuestro flotador se rompió. más bien parecía una especie de piel». Creímos escuchar una especie de zumbido. Oímos los zumbidos y el sonido de engranajes que salían de la cosa bajo nosotros. «¡Huele fatal!» Las explosiones fueron aumentando. Nos habíamos elevado al menos mil pies sobre el mar cuando sentimos una suave brisa en el rostro.

.Estábamos sobre una isla flotante.

La película era muy delgada y se rompió. Deslizamos las narices por la juntura durante varios pies hasta que nos dimos por satisfechos. Podía ver el horizonte. dije. Moses Moses y Santa Ana se deslizaban sobre la juntura con la cabeza gacha y el trasero levantado. a cuatro patas. Se la mostré a una de mis cámaras y la volví a colocar en su celdilla. Era verdad. «Es una isla flotante». pero tampoco existía mucho riesgo de que resbaláramos. deslizándome a la juntura entre las membranas. Un suave calor se extendió por mí herido cuerpo. Di varios pasos hasta aproximarme a uno de los focos fosforescentes. El hidrógeno que se hallaba debajo de mí era deliciosamente cálido. Apestaba a productos químicos y producía una gelatinosa impresión cuando la tomé para examinarla. cálida piel de la burbuja bajo mis pies. Mis piernas no podían sostenerme. como si no pudiera dar crédito a lo que veía. lo tengo todo grabado en cinta. «Una isla flotante». y era difícil mantenerse agarrado. De pie. y sentí la tensa. unidas entre sí como los envoltorios de burbujas de plástico o la piel de las moras. Flotaban en sus gotas de agua tan serenamente como esta isla lo hacía en su océano de aire. Un líquido húmedo y marronáceo estaba rezumando de la juntura entre dos membranas de gas. Muerte Instantánea ODÍAMOS . Me aseguré que ambos eran tomados por mis cámaras. El nódulo central de la celdilla tenía seis pies de ancho. acunado por la delgada piel rellena del caliente y explosivo gas.X P ver perfectamente lo que nos rodeaba ya que la isla emitía una especie de fosforescencia amarillo-verdosa. Mi garganta estaba tan seca y rasposa que de ella salió un ronco estertor que me alarmó. «Estamos a salvo». «¡Estamos a salvo! ¡Estamos por el aire y a salvo!» Una gran tranquilidad se adueñó de mí. Después de varios intentos conseguí mantenerme. «volvoides». oí musitar a Moses. pude hacerme una idea del tamaño de la isla. Me recordaban poderosamente alguno de los organismos multicelulares que había visto en el microscopio de Crossbow. los llamaba. Me estiré a lo largo en una postura sibarita. es agua de verdad!» Oí la voz de Ana feliz. No nos encontrábamos en el centro del inmenso caparazón. dejando al descubierto una especie de luminosa pasta verde-amarillenta. Los tres nos hallábamos en la unión de dos grandes burbujas de gas. pero sólo trescientas yardas más allá. Los tres metimos la cabeza en el charco y succionamos y lamimos el agua con una falta total de dignidad. «Y además. «Sí». En cierta manera. o para una santa. Era maravilloso. Mi ánimo se elevó como la misma isla y comencé a reír histéricamente. no estábamos tan mal. Después de unos minutos sentí que mi destrozada garganta estaba mejor y traté de ponerme en pie. La membrana exterior era muy lisa y resbaladiza a causa del contacto con el agua. rebotando. Me quité mi cazadora de combate y comencé a dar vueltas por la cálida superficie. Toqué con el extremo de mi nunchako la mancha de luz. Había cientos y cientos de discos luminosos sobre las celdillas. No había mucha. agua rezumando!» Inmediatamente nos acercamos a la mancha con una punzada de esperanza. Bostecé a gusto. Me resultaba difícil concebir una postura semejante para el Fundador de la Corporación. La cubierta de la inmensa isla flotante estaba hecha de cientos de delgadas celdillas. La propia célula de gas era hexagonal y medía unos veinte o veinticinco pies. Cada una de las celdillas exteriores de gas tenía su propio foco. Nos sentimos mucho mejor. mirando a las estrellas. y escuché cómo apretaba con sus dedos la húmeda superficie.» Mis rodillas se doblaron y caí de espaldas. y por el momento. «¡Mirad. «¡Oh. añadí con voz ronca.

pero no ha rezumado más durante la noche. Peces estrella. Un gas caliente salía a todo vapor. «¡Huele a algo podrido! ¿Estás bien. no tiene muy buen aspecto. moriremos ahogados en el hidrógeno. Sin embargo. «Es mejor que te apartes. De repente. «Hay pasta fosforescente en esos agujeros. La esfera tiene unos doscientos pies de ancho. Moses Moses estaba sentado al lado. tal vez. o aplastados por la presión expansiva de las células cuando lleguemos al centro. expliqué. Escuché unos sonidos susurrantes mientras las membranas que nos rodeaban se iban ajustando. El hambre y la sed me habían debilitado. aseguré las piernas y golpeé la superficie con ambos extremos. Chico. Posiblemente hay algo comestible en el fango que acarrea. «¿Has intentado comerlas?» «No».» «¿Y las paredes celulares?». dijo. Chico?» No tuve tiempo de responder. Angélico había fallado. y los músculos me dolían insoportablemente. aullé.» Continuó. La cáscara se hundió un poco. Estamos prisioneros en la punta de esta cosa. Podemos romper una de las celdillas e intentar abrirnos camino desde el centro de la esfera hasta la parte baja. Me puse el nunchako en el cuello e intenté hacerme un espacio entre las membranas. Tengo miedo de que se produzca una detonación al romper alguna de las células. . Tenía sed y mucha hambre. «Deben ser como chicle. Casi prefería romperme el brazo. dijo. «Voy a intentarlo con mi nunchako». dejando mis pies en el interior de las movibles paredes. Tosí convulsivamente. «Ana está durmiendo. dijo. «¿Qué piensas?». las demás celdillas llegaron al límite de su expansión. Podríamos resbalar y hay un buen trecho hasta el mar. Pero quemó mi lengua cuando la probé. En cuanto al agua.» «Bueno. La isla se está desprendiendo de su lastre. pero la burbuja seguía caliente. «Me gustaría tener un cuchillo. qué mal huele! dije con voz quebrada». «Es un olor insano». la piel se rajó y caí a través de la grieta abierta. Me encontraba dentro de la cavidad.» Pinché la piel celular con mi nunchako.» Se encogió de hombros.» Miré las cámaras con un sentimiento de protección. Me senté. pobre chica. actuando con sumo cuidado. oí gritar a Moses. «Creo que hay una posibilidad. agarré con las dos manos el extremo del nunchako. pero sólo unos momentos. dijo. Mi venganza sería terrible. «¡Dios. Después de unos momentos. No me importa intentarlo. todavía queda una poca. «¿Y el desayuno?» Empezó a reírse profundamente y mi vacío estómago rugió. añadí. Saqué de nuevo ambas manos a la superficie de la burbuja. Pero ¿cómo podemos cogerlos? No podemos escalar por la membrana.» «¿Y entonces qué?». pero podía trepar fácilmente al exterior.había fallado. dijo. «Era sólo una sugerencia. «¡Olvídalo! ¡Antes tendrás que pasar sobre mi cuerpo abarrotado de esmufo!» Moses Moses levantó las palmas de sus manos. Subí las piernas mientras las membranas interiores dejaban de moverse. Dormí con una placentera sensación de esperanza. Las paredes de las otras celdas se abombaban para cubrir el vacío de la que había roto. No sé de nada mejor. El increíble panorama de nubes que veía por debajo de mi me distrajo. «Puedes desarmar una de tus cámaras». «He estado de exploración nocturna.» «¡Espera!». En cualquier caso. El aire era frío y poco denso. son herméticas al aire». Desperté al amanecer. dije. «¿Qué podemos hacer entonces? ¿Sentarnos y esperar la muerte?» «No hables tan alto». «¡Manda esas cámaras lejos de aquí! ¡Pueden inflamar el gas!» «No. después de ocho horas de sueños caóticos. Volví a golpear con todas mis fuerzas. si no podemos hacernos paso. pregunté. «Estoy hambriento». Admito que todavía no lo he intentado. Resbalé durante treinta pies por el interior de la célula. gritó Moses. lleno de deseos de matar.» «¿Romper mis cámaras?». Cabal había fallado. Está agotada. dejando una cavidad de diez pies de profundidad en donde se había quebrado la primera celdilla. «Posiblemente podremos utilizar algún trozo de metal afilado. La sola idea de romper alguna me ponía enfermo. si es una cuestión de vida o muerte. Me puse en posición. «Este objeto está diseñado para flotar por el aire y poder extender el barro que transportan sobre el continente.» Sacudí la cabeza impaciente.» Moses Moses observó una de mis cámaras especulativamente.

» . «¡Ana.» Me encaminé con Moses hacía la punta de la isla. más o menos». «Dormirá mejor en la cavidad.Moses se acercó con precaución al borde de la cavidad. «Es posible que llueva». aunque empalidecidas a causa de la luz del sol. no vas a obligarme a llevar nada hecho con esa cosa. dijo Moses. añadió Moses. Observó la celdilla bajo su pie. «Imagino que llegaremos allí dentro de cuatro días. Por el oeste. dije sardónicamente. puedes encender tu carga explosiva en mitad de la isla. Va a quemarte más. dije tristemente. Ana». mientras un pinchazo de dolor surgía de él. recargándose para las dieciocho horas de noche.» «¿Sí?» dijo Moses. dijo. «La sal que impregna nuestras ropas nos raspa la piel. gruñó Moses. El sol refulgía en el agua por el este. Ana se escurrió sin mirarnos. «Bonito lugar para morir de hambre». ¿Sabes cuánto tiempo ha pasado desde que comí por última vez?» «Lo último que comí fueron algunos trozos de chocolate pasado». Su cara estaba de un rojo fuerte y tenía los ojos hinchados. Podemos hacer ropas. En el interior de la isla. «¡Chico! ¡Estás desnudo!» Apartó la cara. «Tonterías». «No le pasa nada. de algo servirá». «Ya puedes ir acostumbrándote». La delicada piel tenía un tacto húmedo y elástico.» «No pienso quitarme la ropa». Pero aún no estamos lo suficientemente altos como para encontrarnos en la zona de tormentas. «Oh. surcado de olas y medio oculto por una bruma lechosa y matinal. Tal vez cinco. Estoy perfectamente bien así. resbalando varias veces hasta que llegó a la cavidad. Sombrillas. «Con la piel desprendida de la celdilla rota podemos hacer una especie de sombrilla que tape el borde de la cavidad. y seguiremos mientras el sol caliente la esfera. «He tenido un sueño horroroso».» «Lo suficiente como para morir de sed». dijo. El sol está alto. cegándonos. «Soñé que oía forcejeos y golpes a mi alrededor. dijo. Y además. «Vamos a la punta de la esfera. «Se puede ver Telset a través de las nubes. pero su modestia la martirizaba. pero permanecía blanca y opaca. observé.» «Despertemos a Ana». «Mira». despierta!» Ana abrió los ojos y parpadeó deslumbrada.» Encontramos a Ana encogida en la juntura de tres celdillas. «Aún seguimos elevándonos. pero hemos hecho una especie de tienda para ti. La vista desde la cumbre era increíble. Chico. Moses apretó los chamuscados dedos de una de sus manos.» Salí de la cavidad arrastrándome y ayudé a Moses a fabricar una especie de parasol con la piel desgajada. dije. No sentíamos brisa alguna pues nos movíamos a la misma velocidad que el viento reinante. «Estamos a una milla de altura. analizó Moses. dije.» Las arrugas y la humedad la habían cuarteado y Ana debía sentirse horriblemente mal. Se quitó su túnica de una pieza con esfuerzo y la arrojó. Por lo menos. Quiero verlo antes de que la superficie se ponga demasiado caliente. «Se me hace la boca agua sólo de pensarlo. Le terminarán saliendo ampollas. Moses la miro dubitativamente y luego dijo: «Bueno. Algún pájaro puede anidar aquí. Capuchas. Podíamos ver el Golfo en la lejanía. aún hay esperanza.» Todavía remisa a mirar nuestra desnudez. o de que pierda el resto de mis fuerzas. «De cualquier manera. a unas cien millas. Era como si absorbieran la luz durante el día. Sin ellas nos abrasaríamos fácilmente. El sol pica mucho a esta altura. «Cuando llegue lo peor. dijo Moses.» «Quieres pintar un cuadro sin pinceles». «Mirad qué tejido más delicado. «¡Oh! ¡Está muy bien!». pero por lo menos mira nuestro refugio. «No tienen agua ni sal. Siempre se producen en la troposfera. Me gusta mi bronceado. Moriremos sin dolor en un par de segundos. empujados por él. «Aquel es nuestro destino». Las manchas fosforescentes de las celdillas continuaban brillando. dijo Moses paciente. Sal fuera y ayúdame a extenderla. «Tanto para nada».» Señalé con el brazo. entreveíamos la oscura masa continental. dije. dijo Moses con calma. nos protegerá del sol.» «Deja de burlarte de ella y que se vaya a dormir». dijo con determinación. dije. Tengo mucha hambre. Desde allí tendremos mejor vista. A Ana le vendrá muy bien.

La voz del Profesor me había traído muchos recuerdos olvidados. «Su presencia es un regalo de los dioses. «¿Cómo sabes mi nombre?» «¡Profesor!». . mi tutor. verdad?» «¡Es cierto. que llevaba un vestido de una pieza de color iridiscente y un cinturón recamado con ganchos de los que colgaban instrumentos metálicos. con un audible roce. el lugar está. Iré a buscar a nuestra compañera y volveré enseguida. ¡Hace siglos que no la veo!» «Profesor. torpemente. Arti».. apoyado en las rodillas y manos. Ante nuestros ojos se abrió la celdilla superior. los años no habían pasado en balde. afirmé. dudando. dijo Moses rápidamente. en qué cosas se le ocurre pensar en estos momentos! ¿Qué hace en esta isla? ¡No puedo creer lo que ven mis ojos! ¿Cómo es que está aquí?» Crossbow se puso de pie con dificultad. «Sí. bien. dijo aspirando aire. Entendía su disgusto.» Me volví hacia Moses que se había colocado detrás de mí. «¡Soy yo. y se puso una mano palmeada sobre sus ojos color sangre. «¿Cómo habéis llegado aquí?». Aquí y allá asomaban algunas canas en su rubio y poblado cabello. Era mi más viejo amigo.. Ambos parecíamos unos mendigos zarrapastrosos al lado de Crossbow. a nosotros y a nuestra compañera. pero en su cara surgían unas líneas que me alarmaron. señor». como si no lo hubiese hecho durante muchos años. Era imposible que no reconociera aquel cuello rojizo y esos músculos lustrosos y fuertes. apareció una rubia cabeza y unos hombros estrechos. No tenía mal aspecto.» Se volvió y corrió por la superficie redonda e inflada. todo es verdad. incrédulo. como un náufrago en una playa.. mi mentor. dijo. dijo suavemente Moses. incluso en un lugar tan extraño como éste. Señor Presidente.» «¡Mira. Profesor!». dijo Moses. le reprendí.. grité. «¿Mi viejo pupilo. Sus dedos tenían membranas. Arti? ¿De verdad eres tú? ¿Y qué has hecho con tu pelo?» Me toqué mi pelo plastificado inconscientemente casi.» «¡Por favor. «Será mejor no poner todo nuestro peso en una sola celda».» Crossbow parecía confundido. ¿no estarás tratando de engañar a tu viejo Profesor. dije. estoy encantado de volver a verle. señor». «Bien». «Les llevaré a mi estación de investigación. Escuchamos un burbujeo peculiar debajo de la celda en que nos encontrábamos y nos apartamos rápidamente. «¿Por qué habéis venido a mi isla? ¿Cómo has sabido dónde estaba? Este lugar está a cientos de millas de casa. Tenía sus labios medio abierto tras la barba y pensé que su desnudez le avergonzaba. «No en nuestra situación.» «No es necesario que nos dé ninguna explicación. «¿no pretenderás continuar tu estúpida broma? Esto es muy importante para mí. Parecía viejo y desgastado. dijo. Profesor. aunque al final volví a la realidad. «¡Profesor! ¡Profesor Crossbow!» Crossbow parecía violentado y dio unos pasos más.«He oído que algunas islas han sido destruidas por las tormentas». ¡pero no le estaba buscando. Arti! ¿No me reconoce?» «¿Arti?». y después el propio poseedor de tales atributos. No esperaba visitas. Le aseguro que no tenemos ninguna intención de interferir su trabajo. «¡Por todos los muertos. se lo juro! ¡Llegamos aquí de casualidad! ¡Fuimos embarcados!» Las despobladas cejas de Crossbow se fruncieron mientras nos miraba interrogativamente. se está abriendo!». dijo. «Ahora. deliciosamente asombrado. Nos tapamos la cara con los brazos y mantuvimos las narices cerradas.. En vez de eso. «Arti. pero no hubo emanaciones de gas ni olores a putrefacción. «¿No ve que estoy totalmente desnudo ante mis cámaras? ¿No ve que estamos quemados por el sol? ¿No oye el rugido de nuestros estómagos? ¡Por Dios. «A lo mejor podemos recoger el rocío en el tejido arrancado». estamos a punto de morir de hambre y sed!» «Nos hallamos en una situación desesperada. Profesor. mi único pariente. no miento! Dígaselo. Le llamé. Rogamos que nos ayude. dijo Crossbow paciente.. estamos a su disposición. «Llevo aquí mucho tiempo». con una voz asmática. Se volvió hacia nosotros. Hay agua. algunas medicinas. dijo. No deberías haber intervenido a no ser que fuera absolutamente necesario. significa mi trabajo científico.» Se encogió de hombros. «Es posible que la burbuja esté defectuosa en algunos sitios. dejando un hueco de cinco pies.

» Le miré con curiosidad. No he sabido nada de usted desde hace ocho años. Afortunadamente procuro tener lo mejor. Ahora soy el Chico Artificial. Profesor. de verdad. temeroso de que el Profesor se negase a creer esta nueva noticia. aquel personaje desnudo que ves ahí es. dijo Crossbow. Poseo cuatro participaciones. «Y usted.» «Claro. Ni una murmuración. pero no le recuerdo. dijo Crossbow. nunca a mi satisfacción.Crossbow cruzó sus brazos y se pasó la lengua por su mejilla izquierda. «¡Increíble! ¡Pero sí! ¡Es ella!» Comenzó a caminar hacia la mujer. Preséntanos. sorprendido.. «Estoy encantado de conocer a una persona tan eminente en el campo del .» «¿La Ana Dos Veces Nacida?». En una recepción en Peitho. Al menos. La dama de blanco es Santa Ana Dos Veces Nacida. «¿De verdad? ¿Cómo voy a creerte? De cualquier forma. ¿qué estás haciendo realmente aquí? ¿Y dónde están tus ropas?» Desprecié sus dudas con un gesto impaciente de mi mano. Miles. «Bien. Me alegro por tí. será mejor que él te cuente su propia historia. Pero aquí están tus amigos." ¿Significa algo para usted?» «Me gustaría poder decir que sí». «Ahora soy muy conocido. he cambiado mucho. Dime. respondió Moses Moses con precaución. ¿Estás seguro que todo esto no tiene nada que ver con la Academia ¿Seguro?» Me miró inquisitivamente. Profesor. He madurado. Créame. filmadas con unas cámaras tan bonitas como las tuyas.» «Por supuesto. Profesor. «A lo mejor tú no. Arti. Pero he oído hablar de usted. Arti. Ni una pista. Incluso famoso.» Ana negó con la cabeza. Profesor. ahora estamos solos». «Este es el placer más inesperado de toda mi vida.» Le miré comprensivo. dijo Crossbow. «Tú eres Ana Dos Veces Nacida». Fue un gesto tan típico que me llevó a los días pasados hace ocho años.». Habría sido demasiado fuerte. Profesor. Profesor. «Le he dicho la verdad. Profesor. Me siento muy feliz de que esté aquí. ya sabes. Estábamos seguros de que íbamos a morir. Me di cuenta de que Moses Moses se había vuelto a poner su ropa. Tengo mi propio hogar. «No he visto a mucha gente en los últimos tiempos. «Sabes que enseguida me doy cuenta cuando mientes. ¿Y usted.. Arti. «No. Arti. Estoy asombrado de haberle encontrado. ¿qué hacías perdido en el mar? ¿Quién es esa gente que viene contigo? Confiesa.» «¿Entonces. «Mi situación ha cambiado recientemente.» «Gracias. Sólo para dar mis artículos a la Academia. De hecho.» «Eso está muy bien. Profesor. dijo Crossbow.» «¿De verdad?». pregunté. Ha cambiado mucho. «Pues ahora estoy en disposición de poderte ayudar políticamente. señor?» «Viajo con el nombre de Amphine Whitcomb». Ni a la de tu padre. Ya sabes que la Disputa Gestalt nunca acabó del todo. Pero es la verdad. durante seis o siete años. Tengo cientos de fans.» «Temo que mis nuevos reportajes puedan abrir viejas heridas.» Dudé otra vez. Me alegré de que de este modo se postergase la presentación del Fundador de la Corporación. Profesor. dudé. pero sí tus amigos.» Parpadeó varias veces. No he pasado-mucho tiempo en la superficie. Mis propias cintas. «Deje que beba un poco de agua y se lo contaré todo. Realmente muy poco. «¿Me recuerdas? Hace muchos años nos vimos un rato. el "Chico Artificial. claro que no. Ya no hago esa clase de cosas.» Tosí secamente. «No es una trampa. extendiendo un poco los brazos para mantenerse en el equilibrio en aquel medio tan poco familiar para él. Es difícil de creer.» «A lo mejor ha oído hablar de mí por mi otro nombre. ya no pones cangrejos en las sábanas? ¿No atas a la gente cuando está dormida? ¿No bromeas asustando a la gente con insectos hechos de pegamento?» Reí con fuerza. ¿Nunca han hablado de mí? ¿Nunca te han preguntado cómo encontrarme?» «No. «Bueno. dijo con paciencia... Tengo una reputación que guardar.» Crossbow sonrió. Estoy rodeado de gente influyente. «Lo siento. ¿no ha oído nada de mí? ¿No ha visto mis cintas grabadas en vídeos? ¿Mi combate artístico? ¿No ha leído en los periódicos acerca de mi trabajo?» «Me temo que no he tenido mucho tiempo para ver películas».

afirmé. Se lo había metido por la cabeza y ajustado a la cintura con un largo trozo de tela rasgada. cerró la abertura exterior herméticamente. necesitáis alimento y ayuda. Cuando caminaba. caminando inseguro hacia la punta de la esfera. Ana tomó una bocanada de aire. Ella continuó. «¿Por qué no? Es más fácil ser amigos que enemigos ¿no?» «Desde luego. Ambos pasaron por la estrecha abertura que había en la cima de la esfera. dije. Como alguien dijo una vez. En vez de eso. La cabeza me zumbaba. Después la cerré herméticamente tras nosotros. «Gracias. llegando a una pequeña antecámara del mismo tejido.» Rió pícaramente. respondí. Apagué las cámaras y cayeron al momento. Cuando llegó Crossbow."» Miramos a Moses impresionados. «Creo que podremos pasar de dos en dos. El Profesor Crossbow parecía agradecido y se inclinó. Encendí mis cámaras de nuevo tan pronto como comenzamos el descenso. «¡aquí están. así es». La búsqueda de la sabiduría es la única verdad prominente de la existencia humana. el dolor en mis dañados músculos era tan intenso que tuve que tomar un poco de esmufo. «Así que esto es lo que era». La escalera en sí misma estaba fuertemente trenzada. «Escuché algo parecido mientras dormía. dijo Ana soñolienta.» «Tengo que coger los controles de las cámaras». Veo que estáis fatigados. señor. Estoy intentando conservar la presión. El haberse encontrado con Santa Ana parecía haber disipado momentáneamente sus dudas.» «Pues no sabría decirte. Después de avanzar un poco. No perdamos más tiempo. «Oh». quitando el hidrógeno y reemplazándolo con aire que olía ligeramente a pescado. «Es como estar en el seno materno. Podría parecer ridículo. «No era necesario. pero ella lo llevaba con una especie de altiva dignidad que me hacía sonreír. dejaba ver sus pálidas piernas a la altura de la rodilla. de forma que la escalera se mantenía firme. dijo. Evidentemente. «Venid por aquí y nos introduciremos en la burbuja».conocimiento. dijo feliz. y usando sus manos y dientes. Ana ya no llevaba su largo hábito de santa. Otros tramos de cuerda salían cada treinta o cuarenta pies conectados a diferentes celdillas.» «Estás rizando el rizo». Whitcomb. Ana iba la primera. ¿quiere acompañarme?» «Será un privilegio». contestó Moses enseguida. dijo Crossbow. respondí alegremente. bajando por una escalerilla de cuerda. y pasé a . se había fabricado una especie de poncho con la sustancia pálida de la que estaba hecha la isla. Era totalmente respirable. «Y es más fácil complacer a la gente que herirla. «La pluma es más poderosa que la espada. rebotando en la pálida superficie. En varios lugares a lo largo de este extenso pozo central había membranas de seguridad. te los he traído!» Sacó mi cazadora de combate de entre los holgados pliegues de su poncho. como la cadena del ADN. «Se está bien aquí». Mr. Después de bajar unos peldaños más perdí pie y caí gritando. eran una medida de seguridad para no evacuar totalmente la esfera en caso de accidente. El laborioso Crossbow había ahuecado las celdillas centrales de la esfera. La parte superior de la escalera estaba pegada fuertemente a una sección del tejido de la burbuja. pues la celdilla se abombó un poco. Atisbé dentro.» Nos miró con amabilidad. Las recogimos como si fuesen fruta madura. Debía haber abierto otra bajo ellos. nunca he estado en uno de ellos». si nos apretamos. deslizándose algunos metros. así lo quería. Se los cogí. No tenía ni la más remota idea de cómo podía haberlo hecho mientras la esfera permanecía bajo el agua. Oímos unos ruidos sordos. con compuertas herméticas que bloqueaban momentáneamente nuestro paso. También eran buenos lugares para tomarse un respiro y descansar. empujando accidentalmente a Moses con su espalda. "La pluma es más poderosa que la espada. Crossbow y Moses se hallaban a cierta distancia. Abrimos la compuerta despresurizadora y nos deslizamos en la pequeña cámara. golpeé a Ana y casi la tiro de la escalera. Gracias. sorprendido. Abrí la compuerta inferior y el aire penetró entre nosotros.» Estas eran las afirmaciones y aforismos que habían hecho famosas su perfección y sabiduría en dos planetas.

Todo lo que me quedaba era un poco de esmufo. una cocina a presión. La comida fue disipando los efectos del estimulante y pronto dejé de temblar y fui capaz de ver sin que se me nublasen los ojos. así que oculté la cara entre mis brazos para dar a entender que tan sólo había sido un desmayo. un compresor. Las paredes estaban hechas de la misma sustancia pero reforzadas. Dos de los temas favoritos del Profesor colgaban de las paredes. algunos formados por cientos de bolitas. atravesando cuatro compuertas más. pero ¿no es ésta una escultura de la Cultura Antigua o. Había otras cosas alrededor. «Perdone mi pregunta. las crueles. a una marcha salvaje. Cuchillos de cocina y una tabla de cortar. Pero había descendido al menos doscientos pies. Hacía mucho más frío en la habitación que en el largo pasaje de entrada. Rebusqué en la bolsa de las drogas y me inyecté mi última dosis de estimulante. Mr. En otra de las paredes había una mesa adosada con gran cantidad de especímenes encerrados en recipientes de plástico transparente. algo de coagulador rápido. Con la ingenuidad típica del reveriano —ya que el Profesor había sido clonizado en Reveria—. una vieja pantalla de vídeo y sus decrépitas cámaras. el benigno. una destiladora con un gran tanque de agua. Después de unos cuantos rebotes más. otros por sólo cinco o seis. la muerte solicita audiencia». algunos libros y revistas. Las celdillas eran más pequeñas en el interior de la isla flotante. donde caí con el corazón latiéndome a toda velocidad y la vista nublada. Bajé. un microscopio. hasta que llegué al estudio del Profesor. una réplica?» «No. Whitcomb». un paquete de vendas y varios trozos de la poderosa nicotiana que Factor Escalofrío me había dado un año antes. «He visto antes una estructura semejante». contestó el Profesor con una sonrisa misteriosa. Pero no sé si está influenciada. La similitud se me ha ocurrido después. luego miró otros objetos hechos de cuentas que se hallaban por el suelo. rebotando por el impacto y permaneciendo unos segundos en el aire. «Pero se le parece. Ni tan siquiera me pude sentar hasta que llegó el Profesor y me dio un poco de agua. y la estancia estaba aireada por un pequeño ventilador situado en el suelo y que se abría a un conducto hacia el exterior. su arpón. Crossbow había adaptado sus aposentos a su propia personalidad. suspendido del techo. afiladas garras de los percebes. Después tomamos varias tabletas de sales y engullimos unos pescados que el Profesor había preparado en su pequeña cocina. Cuando los demás llegaron adonde yo estaba. Caí sobre la primera membrana de seguridad. las espinosas aletas de los escarabajos acuáticos. una especie de alucinógeno que suelo llevar. algo increíblemente intrincado hecho de cientos de cuentas coloreadas que relucían en la suave luz producida por unas cuantas bombillas amarillas. las zapatillas del Profesor. Moses Moses se quedó contemplando la intrincada y reluciente escultura. Las bombillas se asemejaban a vejigas de peces que resplandecían como placton fosforescente. al menos. El Profesor no esperaba visitas. Olía penetrantemente a agua salada y peces. y la diminuta celda que cobijaba los aposentos del Profesor no medía más de quince pies. Ristras de peces y trozos comestibles de quelpo se diseminaban por el recinto.» . no más de dos docenas. Afirmando incontrolablemente con la cabeza. dijo cortés. un pequeño reciclador.sólo unos centímetros de Moses y Crossbow. «Bueno. El agua del mar había mojado mi cazadora de combate y echado a perder los tranquilizantes y algo realmente bueno. Las paredes estaban adornadas con escalofriantes fotomicrografías tan grandes como puertas: las enormes fauces abiertas de las pulgas de arena. Todos bebimos sin pararnos a tomar aliento. ¿verdad? Es muy observador. Mis cámaras. que me habían seguido silenciosas durante toda la caída. les aseguré que me encontraba bien y me deslicé como un loco por la compuerta. El resto de la pequeña estancia estaba destinada a las máquinas del Profesor: un generador. estaban filmando la escena. dije con burla. su hamaca y. su ropa. una nevera. conseguí ponerme de rodillas. Lo demás era una masa pastosa. mi dentadura castañeteaba a causa del estimulante. Las máquinas estaban aseguradas por redes que evitaban el que cayesen al suelo.

como torres de coral. y es por esto por lo he sufrido tanto. dije. él no sabía que el Profesor estaba metido en una investigación semejante.» «Está de suerte.» Bebió un poco de agua del conducto de una de las vejigas. Se pasó otra vez la lengua por su mejilla izquierda. tan aceptada como la teoría de la evolución. Profesor». Presenté las pruebas y se envió un equipo de investigación para verificar mis descubrimientos. Toda la tierra firme de Reveria es producto de la actividad de diferentes organismos. que pueden ser reducidos a simples términos físicos. dijo Moses. «El Reduccionismo ha sido el evangelio de la Academia durante siglos. De una mirada. como ha quedado patente muchas veces. «Es evidente que usted no está al tanto de las discusiones académicas. «Mi campo de especialización es la microbiología taxonómica. con el deseo de cerrar la boca a Moses. con la cual todos los humanos están de acuerdo. sin embargo. Crossbow se encogió de nuevo con aparente indiferencia. vastos atolones rocosos. el viejo neutro se sentó en una especie de silla que sobresalía del suelo. castores marinos. es infinitamente más antiguo. dejando que cubrieran todas las tierras? ¿Por qué ese aparente altruismo de los seres marinos para con los continentes? ¿A qué propósito genético nos lleva todo? «He sido incapaz de contestar a estas preguntas. «Tengo verdaderos problemas para entender este extraño comportamiento. «No le aburriré con ellas. En esencia.» «Ya lo creo». pero tengo bastantes puntos de vista en común con la doctrina reduccionista». Se tomaron su tiempo. la doctrina promulga que cualquier acción mental o física. «La mayoría de los arqueólogos de la Academia no quieren especular más. dijo Moses. incluso islas flotantes. son intercambios electroquímicos entre grupos de neuronas. La vida es una serie de tropismos biológicos. «Si tiene una teoría acerca de esos misteriosos objetos. recientemente no. me encantaría escucharla. aunque en nuestro lenguaje aún quedan reminiscencias de antiguos credos. «Es un hecho aceptado que esas esculturas tienen una función religiosa». Mientras tanto me dediqué a la búsqueda de soluciones alternativas al . Había tomado fácilmente una aptitud lectiva. Creo que debe ser totalmente establecida y aceptada.» «No es necesario que sea modesto con nosotros». Tengo un punto de vista muy desapasionado. Estos continentes se han creado artificialmente. La vida ha sobrevivido incluso a la era de actividad geológica del planeta. así que solicité la ayuda de mis superiores de la Academia. La vida ha existido en este planeta desde hace al menos ocho mil millones de años. y así nos ha sido transmitido a nosotros. Esta se me ha hecho evidente en el comportamiento del ecosistema reveriano. Es una doctrina evidente. preguntó Crossbow un poco enfadado. «Mis investigaciones en Reveria han dado lugar.» Crossbow puso la pierna sobre la rodilla.» Crossbow encogió sus musculosos hombros. entonces. pero no se descubrió ninguna evidencia. Naturalmente. a una grieta en nuestra teoría. me di cuenta que se trataba de un paracaídas. Los pensamientos. «Creo que esa cuestión ha sido investigada lo suficiente como para enfermar a cualquiera.«Pienso que a lo mejor ha desentrañado el viejo problema acerca de la razón de su existencia». como ésta. Así lo creían nuestros antepasados.» «No.» Golpeó el suelo gomoso con su mano. Es una teoría bonita y elegante. ¿Por qué no se adaptó la vida simplemente a los condicionantes del océano. por ejemplo. Todos habíamos bebido de ella. Por alguna razón. nada más. tragabarros. durante siglos ha sido objeto de los estudiosos. deshaciéndose de algunas espinas de pescado que habían quedado pegadas a la suela de su zapato. Fui llamado a uno de los anillos del espacio exterior que posee la Academia para dar testimonio de todo ello. pero yo sí lo hice. Creo que eran vejigas de peces.» Con un gesto apesadumbrado. dijo Crossbow. No es como el de otros ecosistemas. pero yo estaba seguro que se sentía complacido. sea lo grandiosa que sea. «¿Qué pretende?». El océano ha erosionado hace mucho las tierras originales. «Se encuentra ante un hombre que jamás ha oído hablar de la Disputa Gestalt. aseveró el Profesor Crossbow. aclaró Crossbow. puede ser reducida a simples interacciones químicas.

un gesto típico de frustración. fueron abandonadas en los lugares más deshabitados del espacio interestelar. ¡Pero nunca me ha acabado de convencer esa doctrina. Me levanté. Esto se realizó hace varios siglos. me has preguntado por las esculturas. Es una bonita teoría. Pero viven. Una criatura que comienza su vida como un enjambre de amebas y que. No estaban hechas para ser encontradas o vistas. la relación entre las diferentes bolitas era extremadamente sinuosa y perfecta. El Profesor levantó la vista de repente. La primera vez que vi una fue en la Universidad. evidentemente. y la idea sobre el gestalt es totalmente diferente! Gestalt promulga la existencia de materia en la mente. y que a su vez esto causa un estado mental anómalo. Dice que cualquier pedazo de cualquier cosa de todas las cosas es más grande de lo que parece. Se invirtió un gran esfuerzo en la realización de las esculturas y. Su peculiar belleza me llamó la atención. El tenía sus propias ideas sobre la Cultura Antigua y estaba de acuerdo conmigo hasta cierto punto. No voy a decir que esas esculturas tienen consciencia. Que hay una fuerza mística en todo el sistema. en el espacio exterior.» Ana se estremeció suavemente. Lo que nos lleva a pensar que no conocemos totalmente la naturaleza de estos. los ángulos y curvas increíblemente exactos.» «Creo que uno de los criterios para verificar la validez de una doctrina es la investigación empírica». y fue entonces cuando descubrí las doctrinas de Gestalt. Hubo un largo silencio. «Incluso han sido capaces de demostrar que puede ser controlada alterando el cerebro. reducidas a piezas. y esa complejidad hace que sea capaz de conocer el fenómeno que llamamos consciencia. «¿Ha intentado llevarla a cabo. pero han tratado de quitarle su composición intuitiva. Esto me sorprendio de inmediato. Sólo la traje a colación. y si lo es. simples eventos. Simplemente lo siento. en la Disputa Gestalt. Una suposición razonable. Estaban hechas para durar eternamente. quería decir que era algo muy precioso. Lo más grande entre lo grande del universo. «¿Cómo podría hacerlo si Gestalt no es cuantificable ni contable? ¿Qué es lo que. sin ser tocadas por el tiempo. afirmó Moses Moses. Estoy seguro que aún conserva almas. Puedo sentirlo. cuando menos. No acepto ninguna responsabilidad por lo que respecta a sus doctrinas durante su delirio final. habían sido construidas con sumo cuidado. eso es lo que yo pienso. sin embargo. No estaban hechas para figurar en fotografías. aparentemente. Este elemento es algo que siempre ha confundido a los reduccionistas. cogí agua en una esponja marina muerta y comencé a limpiarme la sal del cuerpo. aunque todos sabemos qué ha pasado después. lleva consigo gestalt. ¡eso es el gestalt! El hombre es un ser muy complejo. las almas de los miembros de la Cultura Antigua.estricto punto de vista del reduccionismo. por lo menos ninguna localizable a nuestros aparatos. Han sido minuciosamente estudiadas. Por lo menos. que hay algo más en toda esa maraña de interacciones. mientras testificaba. teóricamente. y no había transmisión de energía entre los distintos trozos. «Oh sí. Pero sólo hasta cierto punto. poco a poco. debe ser escuchada con atención. Después. porque Rominuald Tanglin me rogó que lo hiciera. Probablemente el alma de la persona que la hizo. Han fabricado consciencias artificiales para máquinas. va adquiriendo el tamaño y el aspecto de una salamandra. Las encontraron por casualidad. «Gestalt pretende demostrar que hay una fuerza oculta en todas los sitios. Profesor?» El Profesor hizo un movimiento peculiar con sus manos. Y. con un esqueleto interior y un sistema circulatorio propios. en un estado tan perfecto de conservación que parecían haber sido hechas en ese mismo momento y no hace milenios. la . cualquiera lo sabe. la interacción de entidades físicas. en esos eslabones entrelazados. Diez años de investigaciones del hacedor de fango. acabando con la doctrina del dualismo entre el cuerpo y la mente. actualmente. Pero me reservo esta teoría para mí mismo y no doy al exterior ninguna evidencia de ella.» Se mesó sus lisos cabellos rubios con sus retorcidos dedos. la materia con la que estaban hechas. Y si había sido tan cuidadosamente protegida —había sobrevivido a la mismísima Cultura Antigua—. «Llegué a la convicción de que contenía un alma. tenían varias allí y mucha información de otras. hace que un sistema sea un sistema? Claro que he hecho varias tentativas. Una teoría que. No tengo pruebas. La escultura en su totalidad era una especie de sistema.

apenas dos segundos en los que se cruzaban sus ojos.» «He visto vídeos que grabó de la Disputa». Ana suavemente. preguntó el neutro con seriedad. Crossbow seguía siendo tan generoso como siempre. «Sí. «Es peligroso para la propia personalidad de cada uno. He escuchado a otros miembros de la Iglesia referirse a ello. Ella tembló. Ana se negó a ponerse algo que se pegase tanto al cuerpo y Crossbow la procuró aguja e hilo para que ella misma se tejiese sus propias ropas a su gusto con el material sintético de la burbuja.» «No hace falta. Intercambié una inquieta mirada con Ana. una desconfianza que se había centrado en Moses. Esas palabras no significaban absolutamente nada para Ana y para mí. «Te va a escocer un poco al principio. se oponen por norma a la Academia.salamandra se convierte en una especie de cangrejo que se despedaza de nuevo en millones de protozoos. dijo Crossbow a Ana. dijo. «Ha transcurrido mucho tiempo mientras he tratado de explicárselo a los que no entendían». sus palabras iban dirigidas a Moses. «pero debo confesar que no entendí mucho. Parecía como si el interior de nuestro habitáculo se hubiese calentado. dijo Crossbow. Jamás le había visto sonrojar antes. ¿me sigue?» «Por supuesto». Permanecieron en silencio. «Me gustaría que intentásemos ser francos.» Crossbow asintió. «Bien. Crossbow había. las iglesias. Si estuviese aquí lo entenderíais fácilmente.. me temo. «Mi amigo Tanglin estaba más capacitado para hacerlo. y comencé a alarmarme. quelpo y gelatina dulce de algas de mar. ¿Estás de acuerdo? Nos estrecharemos las manos. respondió Ana. dijo Moses con profunda simpatía. adoptado una posición un tanto suspicaz. Nunca había visto nada igual y me impresionó. Se levantó de su silla de burbujas y abrió la puerta de un pequeño armarito hecho de madera y plástico verde. Sentí que una . dijo Moses. Ambos estábamos apresados por una especie de temor supersticioso. La máscara puede llegar a ser el rostro verdadero.» Ana y Moses le miraron pensativos. Había un pequeño cajón dentro. hasta el punto de que había llegado a pensar que era imposible que lo hiciese algún día. Ana dejó de comer y yo de untar gelatina. Durante un largo rato. algo más intenso que las rudas conversaciones de la juventud. Era como si hablasen en una especie de código. gracias». Todos comimos con apetito. mirándose a los ojos. el único de nosotros tres que Crossbow no conocía. excepto Crossbow que apenas probó bocado. dos pares de trajes elásticos de una sola pieza. Después comenzó a extendérsela por las mejillas. Demasiados escalones atrás. Crossbow sacó un tubo alargado lleno de una pegajosa pasta blanca. Pero no estaba seguro.. algo que jamás habíamos visto antes. fuera las máscaras.» Moses extendió su palma y estrechó la del Profesor. El cerco de la cazuela. «Ha pasado mucho tiempo». sean del signo que sean. «¿Quieres que te ayude a extenderla?». la olió e hizo un gesto de repulsión. Crossbow balanceó su cabeza y comenzó a musitar algo que apenas entendimos. «Creo que tengo alguna crema para sus quemaduras». aunque no con mucho interés. He intentado llegar al nivel más bajo de las interconexiones —para encontrar una relación entre las amebas originales que rápidamente se convierten en una salamandra—. Me percaté de que ambos intercambiaban breves miradas. el número más bajo posible de interconexiones que pueden contribuir con su fuerza gestalt al desarrollo del sistema viviente. puré de placton. Ni Ana ni yo podíamos ayudarlos. secreto y antiguo. sólo escuchamos el monótono zumbido del generador y la pausada respiración de los dos ancianos. Los dos eran tan increíblemente viejos. Yo también estaba impresionado. Extrajo un poco de crema. Se hallaban inmersos en algo que nosotros éramos incapaces de comprender. Era como si respirasen a la vez. Lo peor sucedió antes de que yo llegara. Después encendió su cocina a presión y nos dedicamos a registrar su ambivalente despensa que estaba compuesta por filetes de pescado.» Ana no parecía muy complacida por estas palabras y fue entonces cuando me di cuenta de la comunión particular que había surgido entre Moses Moses y el Profesor. Siguen sus propios postulados tan ciegamente que no tienen interés por la búsqueda de la verdad.» «¿Crees que sería prudente?». Crossbow sacudió su cabeza. Nos dio nuevas ropas a Moses y a mí. Pero algo le había pasado al neutro porque se había sonrojado. Hacemos un pacto. Finalmente comenzó a hablar en voz baja.

No tengo nada. Yo no tengo nada. quieren sacarme de las profundidades como esta isla que surge por sí misma y flota en el aire.» «¡No! ¿Acaso ves la locura en mis ojos? No. Me pareció intolerable. «Todavía no os he dicho qué es lo que estoy haciendo en ésta isla». . para ser francos. Es horrible. Deseaba abrazarla y sentir el contacto de su cuerpo joven. Moses Moses comía estoicamente y. un poder antiguo. Tienes conocimientos. Debajo de mí no hay más que una concha.» Moses sacudió la cabeza. «¡Basta! ¡Basta. Moses. «Tú eres Moses Moses. Crossbow. Moses parecía volver del más allá y continuó comiendo.fuerza. capaz de devorarnos como la víbora a unos pajaritos. «Sí. Escapé a la muerte y corrí hacia la luz con la destrucción pisándome los talones.» Crossbow asintió.» «La Masa».» Moses asintió.» «Existe una manera. pero pude sentir cómo su interior vibraba como las cuerdas de un arpa. incluso envidio lo que tienes. Me buscan. sus razonamientos rotos a causa del grito. un vínculo. Incluso ahora me persiguen mis enemigos. Ansiaba rogarles que terminaran con aquello. Corromperse a causa de un largo lapsus de tiempo. Crossbow me dirigió su vieja y típica sonrisa tranquilizadora. y la mirada que me dirigió me mostró que a ella le pasaba igual. nos sentamos juntos en el suelo. Moses. elegí precisamente esta isla a causa de su destino.» «Estás loco.» Parecía complacido de que Moses lo hubiese adivinado. Apóyate en los jóvenes. Ana estaba inquieta y se acercó un poco a mí. En un instante se quebró el hechizo que los unía. Sentí la grata calidez de su cuerpo a través de los vestidos. «La descubrí en un vídeo mientras cartografiaba la costa cercana a mi hogar con un zumbador submarino. por favor!» Se tapó los oídos con sus manos y adoptó una postura encogida. Ellos tienen la vitalidad que necesitas. Has estudiado la vida. Dejaron de mirarse fijamente el uno al otro. «Sí. «Descubrí la isla cuando estaba en estado de formación hace tres años». dijo Crossbow alegremente. somos miembros de una misma hermandad.» Me señaló. Miré a Ana y me di cuenta que ella sentía lo mismo. pero ella lo destruyó. Por fin separaron las manos y tanto Ana como yo suspiramos relajados. pero estoy vivo. replegando los brazos contra las piernas. viejo y cálido. Piensa. y el contacto pareció calmarnos a ambos. Había sido cuestión de veinte segundos pero en este breve espacio de tiempo nos había unido fuertemente. Pero nosotros estamos corrompidos. Pero puede ser nuestro. No tengo tu seguridad. enorme. «No tengo fuerza. Moses tenía el mismo aura que ostentara cuando flotábamos a la deriva y estaba convencido de que iba a morir. tratando de hacernos reír. Puede corromperse. pero no lo hice porque Crossbow comenzó a hablar. Y vivo. El pensaba que también había encontrado uno. rozándonos con los hombros y caderas. «¡Mi presencia aquí os debe haber sorprendido tanto como a mí la vuestra!» Bromeó. como si fuera un velo. Deslicé mis dedos por la desnuda muñeca de Ana. abominable. Me encontraba muy contento de que ella me hubiese acompañado en aquel extraño momento. aparentemente. Moses y Crossbow levantaron la cabeza. La entiendes. pero sin mucha convicción. Tú has visto cómo mis viejos amigos se comprometían con la muerte. pero tenía miedo de romper esa horrible concentración. pero siempre había deseado estar en una y estudiarla sobre el terreno. frío. añadió Crossbow. La inmortalidad. Pero no lo conseguirán. Ana no pudo soportarlo más. Su cara resplandecía y la expresión de sus amarillentos ojos me aterraba. ¿Cómo vamos a vivir sino de una manera corrupta?» La terrible intensidad de su argumento nos arrasó. yo no. un poder. como todas las cosas que contienen gran poder lleva consigo un componente repulsivo. Ya había estudiado antes los movimientos de las islas flotantes con zumbadores y trazadores. Tú puedes ayudarme. Pero me parecía terriblemente artificial. «La Masa. dijo Moses. ignoraba al neutro. cambiando de aptitud con la misma facilidad que una cabra montesa. Estaba en disposición de saber la dirección que iba a llevar esta isla en base a la observación de los vientos y los caminos que habían seguido otras islas. parecían derretirse entre ellos como los sudarios de carne que se desgajan de los huesos. estaba presente. «Yo he encontrado un ancla. Crossbow asintió.

Bueno. podéis ver que al tirar de estas dos cadenas la estructura se abre como una puerta trampa. Pero sí el suficiente como para hacer un descubrimiento crucial. intentando que mi voz sonara neutra. Pero si se emplease un método totalmente químico daría lugar a múltiples mutaciones.. «Lo llamo el Cuerpo de Crossbow. pero no sabría decir el porqué de ese número concreto. pronto verás la verdad por ti mismo. La mitad de una cadena de DNA es muy volátil químicamente. por cierto. se encogió de hombros y emitió una siseante risita. dijo Crossbow. Fue esta cosa. amina. se rompió y media docena de bolitas saltaron. con voz alterada por la admiración. empleé unos recursos mecánicos para lograrlo. que estaba en tensión. cualquiera sabe.«Pero no podemos ir allí». como una ameba. de reconstrucción.» Vi en mi mente el paisaje de pesadilla de la Masa: ciénagas pantanosas cubiertas de un moho blancuzco. una tierra que no está muerta. hay un componente químico que tiene lugar en la elaboración del movimiento. dije. Si se parecía mucho más a los rompecabezas seniles de mi viejo patrón Money Manies. Es como una caja. «Os lo diré.» El neutro comenzó a dar vueltas a una sección del alambre con sus delgados pero poderosos dedos. Existen esas fusiones interminables que siempre están abiertas para captar adenina. Os podéis dar cuenta de los huecos helicoidales que se hallan dentro de la estructura. guanina. Todavía no estoy seguro de si funciona o no. Los miembros de la Academia no eran más inmunes a los daños de la edad de lo que lo era la gente corriente.. sino el atributo de una explosión de gestalt que transciende a la inteligencia tamo como la misma inteligencia transciende al instinto. Fijaos en el moldeado peculiar de estos ápices. cosas escurridizas apenas discernibles del limo y los hongos. «No pude permanecer todo el tiempo que quise. Seguramente os extrañara el hecho de que este organismo no recurra a métodos químicos y. estoy convencido de que es natural. sin embargo. que no en el contenido. ¡Es teología! ¡Su propósito supera al determinismo! ¡Esta libre de las cadenas del evolucionismo! ¡Pues la evolución necesita de la muerte! ¡Necesita que lo viejo muera para dar paso a lo joven! Pero el Cuerpo de Crossbow escapa a la muerte. aclaró Crossbow. No lo desaprobaba. Después me miró con un gesto de reproche. Creo que es el producto de una interacción del efecto Gestalt. De hecho. Se asemeja mucho mas a una construcción que a algo vivo No puedo imaginarme como se reproduce. hay veintitrés. el viejo neutro se sentó haciendo un sencillo gesto sobre su asiento burbuja.. árboles deshojados que se hunden profundamente en el lodo. El discurso de Crossbow me había sonado muy familiar. Y estoy seguro que sus supuestos tenían una motivación similar. rebotando por el suelo y en el generador. en la forma. «¡Observad cómo cubre el hueco helicoidal!». no inteligente.. aunque el esquema principal está bien logrado. o quizá sería mejor decir. Una parte del alambre.» Señaló con un retorcido dedo la complicada escultura sobre su cabeza. replicó Ana alarmada. «¡Arti. ¿veis? ¡Una pequeña caja abierta que se encarga de crear la vida por sí misma!» La cara del neutro brilló radiante mientras se inclinaba sobre el revoltijo que había quedado. Parece inmortal. no me crees! No te preocupes.. pero Crossbow no pareció darse cuenta.» Nos miró a Ana y a mí. aunque lo más seguro es que tenga un modo de reproducción. simplemente quería apuntar lo que sabía. y así poder completarse e iniciar una nueva vida. En cuanto al problema de su origen. «Esto es un modelo de su estructura molecular. «Puede capturar en su interior una cadena entera de genes.. bastante limitado.» «La Corporación prohíbe cualquier exploración humana en sus reglas de colonización». que es el nombre que le dio la Academia. pero que hierve de una vida fétida. seres aullantes. Me parecía como si Crossbow ocultase su preocupación por la muerte con . como solía decir mi amigo Tanglin. esta especie de organismo. «He estado antes allí». Ana y yo contemplábamos asombrados cómo una larga cadena de cuentas unidas se cerraba sobre los espacios vacíos como una mandíbula. «Es un lugar horrible. quietud agobiante sólo rota por los aguaceros. El Cuerpo de Crossbow destruye los motivos de la lucha por la subsistencia entre las distintas especies ¡Destruye la competencia entre lo viejo y lo nuevo!» Temblando de excitación. bien. aquí no tiene sentido la falsa modestia. ni consciente.. esto es cierto hasta determinado punto. no parece muy prometedora. «He visto vídeos de la Masa y. Hasta es posible que sea estéril..» Reí con falsedad. ya lo sabéis. bueno.

al menos para seis meses. Sus facultades habían sido distorsionadas por la bonita promesa de una personalidad inmortal Las obsesiones por algún tipo de estudio sobre las moléculas parecía ser la tónica general entre los más viejos ciudadanos de Revería. Profesor. Pasamos lo que quedaba de jornada viendo mis cintas y comentando nuestras terribles dificultades. Cuando desaparecieron los últimos efectos del estimulante que había tomado. Si vivo lo suficiente. Crossbow afirmó. Mis cámaras volvieron a la actividad en cuanto encendí los controles en mi cazadora. Jamás le habría insultado ni arrojado por la terraza de Money Manies. Mi ego se ensanchó cuando vi la gran calidad de las películas. que fue su última actuación en vídeo pero. agarrando con mi mano la hamaca de Crossbow. dijo Ana musicalmente. Me daban ganas de golpearle. así que no borré nada. y no pretendía hacernos daño. Me hizo bien trabajar de nuevo con las cintas. pero era mi mejor amigo y el último que tuvo el Viejo Papá. Armitrage no habría muerto. dije estudiándola. reafirmaba mi personalidad. Nos reímos cuando Angélico cayó al agua. Al fin y al cabo. Aunque el equipo de Crossbow era tan viejo y anticuado que me lo pensé dos veces antes de preparar las películas. «Les vi hace un rato. la mejor de toda su carrera. ¿No sentiste la ráfaga de viento?» . Las noticias acerca de Angélico habían alterado el ánimo de Crossbow. quisiera mostrarle una cosa». dije.raras teorías pseudo-científicas. era nuestro anfitrión. contesté. Ana?» «Sí. «Estabas inconsciente. ¿no es verdad. el Chico le arrojó por la terraza. surgió algo en mi corazón que me obligó a perdonar al viejo neutro. lo recuerdo». «Ana». «Sí. pregunté. Contuve el impulso. «Bien. «¡Angélico! ¡Ellos no le enviaron. y cuando me levanté a beber un poco de agua me di cuenta que tanto Moses como Crossbow habían desaparecido. Pasé varias horas de felicidad limpiando y engrasando mis cámaras. después de dieciocho agotadoras horas de vigilia. Chico?» «¿Cómo lo sabes?». se arrastraban por una rendija abierta en el suelo. Profesor?». moviendo la cabeza. dije un poco enfadado. claro. dijo soñolienta. Me acerqué a la vieja pantalla de vídeo del Profesor. Crossbow se había llevado varios de esos bulbos fosforescentes y se formaban extrañas sombras en la pequeña habitación. y Angélico no habría venido a Reveria. Di por finalizada mi comida. Se quitó su sábana hecha con el tejido orgánico y se sentó en el suelo. «Profesor. Crossbow se puso a gritar y se cogió la cabeza con ambas manos. Estaba sentado con las manos sobre la cabeza. Muerte Instantánea no habría declarado afrenta de sangre contra mí. Me la quité y la doblé cuidadosamente. desde luego!» «Desde luego que sí».» Asentí resignado. Bostezó. Después de aquello. «Le llamó neutro charlatán. sin lugar a dudas. No tenía ninguna duda de que era una plaga peculiar. Sin ellos. ¿no es así. había perdido el lustre con el uso continuado. «¿Qué pasa?» «Se han ido». Tampoco me habría atacado ni envenenado las mentes de Cabal para predisponerlas en mi contra. dejé de comer lo que me quedaba de mi plato de gelatina mientras se me escapaban oscuras miradas hacia mi antiguo tutor. «¿Ha mostrado sus descubrimientos a la Academia. Su especialidad era el estudio de la Microbiología Taxonómica.» «Sí». He jurado matarle. Tenía aún suficiente cinta virgen. Eran las mejores que había hecho nunca. nos lamentamos apenados ante la muerte de Armitrage. eso explica la presencia del Profesor Angélico. Moses Moses se había servido más pescado. Me despertaron. Caímos dormidos al atardecer. «Es un sinvergüenza asqueroso. «Sí». dije. Quade Altman no habría sido asesinada cerebralmente.» De pronto pensé que los estúpidos estudios de Crossbow eran la causa de todos los males que me estaban pasando. respondió Ana. Hace tres años. los viejos rencores de la Disputa Gestalt no habría salido a relucir de nuevo. produciendo quejumbrosos sonidos de vez en cuando. Me desperté dos horas después de medianoche. Tomé algo de esmufo. Con asco.

después de que la isla flotante se hubiese elevado sobre el Golfo. Llevaba un foco pegado a cada hombro. desapareciendo en la oscuridad. El Profesor nos había contado que las diecisiete toneladas de fango estaban sujetas a la isla por raíces y cables. una especie de cráter. En el aire mohoso se había formado una costra resquebrajada y húmeda de la que sobresalían raíces blancuzcas. La masa había ascendido de la base de la isla. pero la mayoría era una masa de fango rico y primigenio. Las pálidas raíces eran increíblemente duras. A pesar de que era delgada. silencioso y oscuro. . tenía vergüenza de realizar sus funciones naturales conmigo dentro de la habitación. cuando pasé a su lado. mi cuerpo lo pedía. gracias al trabajo de mis ácaros foliculares. algún deslizante y otros seres de enormes ojos que yacían reventados.Sacudí la cabeza. que habían resistido la fuerza del sol y continuado su quehacer bajo el agua marina. Se paró al final de la escalerilla. había sido el camino de entrada de Crossbow a la burbuja cuando ésta aún estaba sumergida. trozos de algas marinas y fragmentos de alambres retorcidos. con cuidado. examinándolo con la punta de mi nunchako. tan grande como la palma de mi mano. es el corazón de la isla!». sus minúsculas pinzas repletas de carroña. «Ve delante. del que sobresalían raíces y cables. los pliegues de su vestido flotando como una nube blanca. Una parte estaba compuesta de raíces porosas. Cavé un poco más y descubrí un diente de una raya marina. salió correteando de su interior. había dicho el Profesor. Un poco más allá. «Entremos y veamos qué hay. Siempre que estaba herido. una lluvia producida por el hidrógeno que se condensaba en la cavidad. Me asombró que aquellos pequeños carroñeros pudieran sobrevivir en aquel ecosistema. entrelazados a la esfera. Era otra compuerta de aire. Abrí las dos hojas de entrada y una ráfaga de viento se coló por el recinto. Apagué el ventilador. perezosos o estúpidos como para escapar de la isla cuando ésta comenzó a elevarse: estrellas de mar. hasta toparse con la raíz principal de la isla. demasiado soñolientos. soportaba bien mi peso. pero ya habían entrado por la compuerta una nube de espinas de pescado. A lo mejor. alcanzándomelo. la vida se adhería como una lapa. pero. Las heridas suturadas habían soldado perfectamente y los moratones producidos por los golpes empalidecían a marchas forzadas. Abajo. Miré al suelo y vi un pequeño agujero abierto en el tejido. Esta nueva abertura había sido destapada hacía muy poco tiempo. dijo Ana. y su profundidad debía rondar los dieciocho o veinte pies. aún húmeda por el agua del mar. dormía profundamente. Después comencé a bajar por la escalerilla. grité. balanceándose. Atrapadas entre cientos de toneladas de conchas. bajaré enseguida. El alma de Reveria seguía su trabajo. Cavé entre el barro. Llovía suavemente en su interior. se podía distinguir un amasijo de barro negro y putrefacto. era el núcleo de la isla que hacía de contrapeso. No tenía ni idea de qué podría haber hecho aquella guarida. escuché una especie de siseo. simplemente abandonaban la isla una vez alimentados. Incluso en aquel ecosistema. Había unos cuantos restos de animales atrapados en el fango. con toda seguridad. condenado a crecer y morir en poco tiempo. Diecisiete toneladas de carga. Vi a Ana que bajaba por la escalerilla. Una escalera descendía a una distancia visible de veinte pies. «¡Mira. Golpeé uno de ellos. y una muchedumbre de cangrejos del pálido color de las raíces. Aunque me estaba recuperando rápidamente. Una maraña de finos cables. produciendo. me tropecé con la boca de una madriguera. más escasos a los lados y hundiéndose hacia el centro.» Me coloqué el foco en la solapa de mi traje de una sola pieza. Pobre Ana. La anchura total de la masa de lodo era de unos sesenta pies. Ya no vestía su túnica de santa pues no podíamos derrochar agua en lavar la ropa. Me incliné sobre la compuerta y atisbé a través de la profunda cavidad. Estaba oscura. raspas amarillentas de pescados y limos pastosos y semilíquidos. tentando con un pie el fango resbaladizo. pues aún estaba bajo los efectos del esmufo. en una especie de cono invertido. nivelaban la inmensa masa de fango. no muy lejos de donde nos encontrábamos. sonriendo en secreto.» «Coge uno de esos focos fosforescentes». finos gusanos de colores. Bajé uno a uno los peldaños de la escalerilla. y pronto me acostumbré al olor penetrante que lo llenaba todo. desmigajado del continente por la erosión y devuelto ahora con intereses.

Pero Moses y el Profesor están actuando de una manera muy extraña. Ellos aceptan las nuestras.«Oh. «Estamos indefensos. Chico? Preferiría estar sola. que el hecho de seducirme habría sido un triunfo para cualquiera. «¿De verdad? Creía que me odiabas. para que fuese su tutor. «Es bonito». dije. le confería un aspecto irreal y fantasmagórico. Olvidas que fui famosa.» Me asombró su afirmación.. que ya es mucho más de lo que tú puedes decir. Crossbow fue su último y único amigo..» Negó con la cabeza. Chico. la verdosa luminosidad que salía de los bulbos fosforescentes de las células de la burbuja.» «En eso. el movimiento de tus manos. sólo por que no me gusta. y. Creo que eres el hombre más raro que he conocido. estamos de acuerdo». la pálida luz amarillenta que emitían nuestros focos. Eso no es verdad. Después hizo que le obedecieras ciegamente. el reflejo suave de lejanas estrellas que lucían en el horizonte. aunque mis palabras murieron poco a poco. La enmarañada verticalidad de los cables que caían por todos sitios.» «¿No lo es? Sólo fuiste un cálido cuerpo para él. Es una complicación. pero siempre he escapado de ellas.. El las elegía. ése es el motivo. Era el juego de luces el que le confería este peculiar aspecto.» La veracidad de sus afirmaciones me sorprendieron. fue traicionado por sus hombres de confianza y llevado a la locura. les bastaría con encender una llamita en mitad de todo este hidrógeno y volaríamos en pedazos. ¿verdad? Pero ¿cómo podría hacerlo? Si quieren matarnos. Chico. Pronto me percaté de algo de su particular belleza. detecto vuestras similitudes. dije. «¿Eso te parece este sitio asqueroso?». ¿Cómo podría pararlos?» Ana parecía tan desconsolada que me arrepentí de lo que acababa de decir. tenía cientos de seguidoras como tú. Deberías respetarle. hombres poderosos y fuertes. pero tu forma de andar. de otra manera. haciendo un esfuerzo por ver las cosas desde su punto de vista. Ahora que te conozco. Se las apañó para que quedaras prendada de él nada más verle. dijo Ana. tu preciosa castidad sería ahora tan sólo un recuerdo..» Ana me miró con ansiedad. Llegó a convertirlo en un arte. Destruyó a Tanglin. Tú fuiste él una vez. bueno. «Ah. Eras manejable. Pero no tuvo tiempo de seducirte. de. no olvides que vivo en Revería y Money Manies es mi amigo! No tengo apetitos sexuales. Un lastre que prefiero evitar. Confiaba en su amante y ella lo traicionó.» Ana terminó enfadándose. No te trató de esa manera por respeto. atrapados con ellos. arquear las cejas. parece un paisaje de fantasía». pero yo no lo veo así. Crossbow es una buena persona. Es extraño. He aprendido de sus errores. Son viejos. Me miró pensativa. y más allá. claro que no. Te lo prometo. Miré a mi alrededor.» «Tanglin fue un gran hombre. «Me gustas por tu franqueza. Acepta sus rarezas. «Me gustaría saber dónde están Moses y el Profesor.» «No. si no fuera por el penetrante olor que producía el barro. Ana. su padre. tampoco de Moses. «¡Yo también sé algo. mirando sorprendida a su alrededor. Tanglin. Nunca. Ana! ¡Tan llena de vanas ilusiones! ¿Cuándo dejarás de admirar a Tanglin? ¿Es que piensas que fuiste la única mujer de su vida? Por el amor de Dios. No hablas igual que él. solos. «¡No esperaba una lección de sexo por tu parte! ¿Qué sabes tú? ¿Crees que.» Me relamí ante la expresión de terror que apareció en su rostro al mencionar aquella sádica posibilidad. Chico.» Sacudí la cabeza. «¡Eres tan inocente. «¿Realmente quieres encontrarlos. Crossbow fue la persona que él eligió para que le acompañase en su muerte. no sé nada acerca del sexo? Me han intentado seducir muchas veces. No debes tener miedo de él.» «Eso dices. se hubiese dicho que nos hallábamos ante una especie de mosaico. mujeres que llegaron a ofrecerme todo lo que quisiera. Nunca me ha . y nosotros estamos aquí. lleno de cables y raíces. Chico. expertos en la materia. una superficie de barro cuarteado. «Pero no te preocupes. simplemente porque es lo más cómodo y porque el sexo acabó una vez conmigo. Crossbow fue el hombre que eligió para que estuviese con él en su resurgimiento.» Sonreí cínicamente. como Crossbow. iluminado por una verdosa fosforescencia que delimitaba las sombras de las grietas. quieres que te proteja. Cuando aquel querido héroe tuyo. Contigo. Puedes agradecerle a tu Dios que Crestillomeem Tanglin le mantuviera ocupado. Prefiero tus palabras a la sarta de tonterías de algún seductor. He tenido tentaciones. «No.» «Son crueles palabras. exclamó.

Excepto en vivir lo suficiente como para poder abrir a golpes los cerebros de Angélico y Muerte Instantánea. Siempre me ha apetecido mucho trabajar con especialistas en vídeos. Son repulsivos. Yo tengo otras. y vistas a .. «Creo en la vida. Probablemente me iría de vez en cuando de juerga con el Grupo. acumular algunas porciones más del reparto. Además. como si las acariciase. son algunos momentos de vacío placer que sólo sirven para alejarte del trabajo y la disciplina. cubierta de pieles.» «Pero. y así hasta completar una larga cadena cuyo origen es la Vida misma.» La idea pareció gustarle y sonrió. «Bueno.gustado ese tipo de gente. cualquier cantidad mayor sería ridícula. y continuar las enseñanzas del catecismo.» Miré a Ana. «Si este planeta fuera sólo mío. No se puede tomar a la ligera el hecho de crear una nueva vida. al menos de diez años. Asentí lentamente. ¿Qué reveriano estaría dispuesto a pasar su vida conmigo? Es mejor dejar a un lado estas cuestiones y dedicar todos mis esfuerzos a mis obligaciones morales. Viviendo en Revería. un sentimiento en el que se mezclaban la fascinación y el disgusto. Llevaría el control de todo y me dedicaría a trabajos más atractivos. podría ennoviarme ahora. intentando adivinar qué efecto me causaban sus palabras. Lo único que ese tipo de personas pueden ofrecer. y del padre de mi hijo. dije. El ambiente moral es demasiado corrupto. Ah. Y los miembros de la Iglesia sólo se casan una vez. «Pero ¿y tú? ¿Qué proyectos tienes para el futuro. Con su muelle y claraboya. dando de mamar con su pálido pecho a un pequeño mocoso. Aceptan las reglas del sexo en el matrimonio. y me iría de la Zona Descriminalizada y construiría mi propia casa entre los acantilados. conociéndote como te conozco ahora. lo de la cadena hereditaria que se hundía en los principios del tiempo. Lo suficiente como para conseguir la riqueza que siempre he deseado. Pero ¿cuál es tu opinión. así que continué con un poco más de entusiasmo. Y procuraría conseguir una posición lo suficientemente desahogada como para llevar una vida honesta. editar un vídeo de vez en cuando.. y dejar el combate artístico en la cima de mi carrera. el matrimonio está fuera de lugar. Amo la vida.» Hizo una pausa. ¿algún plan habrías hecho antes de que todo esto sucediese? ¿Dime cuales? Me interesa. Mi hijo debe nacer dentro de la Iglesia. en los comienzos de la vida. dije. Me quité enseguida la imagen con una sacudida de mi cabeza. Si mi causa hubiese triunfado. demasiadas. «Sí. Sólo nos casamos una vez. Ahora. Siempre he querido casarme y tener hijos. Sólo estoy aislada. dijo. Tú eres un reveriano. formaría mi propia industria.» Lo pensé. Los niños son una responsabilidad sagrada. «Nunca lo he pensado. sobre todo. con apariencia simiesca. dudo que entiendas lo que digo. Estoy atada a los lazos de mi fe. hasta convertirme en un especialista. dije. como Money Manies. «Pero.. las cosas serían diferentes. aunque tus argumentos me parecen ridículos». oculta. para recordar los viejos tiempos. «Me sorprende que aún no te hayas reído. al cual consideran parte integrante de la vida. tendría un grupo de protegidos que harían el trabajo sucio.» «Pero aún estás viva». tan primitivo. Ella continuó con su alegato. Provocan dolor y humillación.» «No. Me parecía tan terrenal. Por ello. Chico?» Me miró. No esperaría a que mi cerebro o mi espina dorsal resultasen dañados. pero nunca daré a luz a un hijo en Telset. «Nuestra Iglesia mantiene una actitud realista y sensible. Tuve una breve visión de Ana. «Después crearía mi propio canal de vídeo». suavemente. Ana me observaba con curiosidad. Parecía absorber cada palabra. ahora mismo no hay nada en qué pensar. Pero no soy el único ser de este planeta. claro que no. y disfrutan con ello. Sería una especie de mecenas. creo que no esperaba otra cosa de ti. tenemos un largo período de noviazgo. ya sabes. «todavía soy joven y puedo llegar más alto en mi profesión. «. la vida que se me otorgó a través de mi madre y la madre de mi madre. «Editaría todo lo que realmente me interesara.. hacer videos de arte. dije lentamente.». Después me haría con algunos canales más. como la vieja casa de Crossbow en la que crecí. «Bien». Podría luchar unos años más. qué ambiciones?» Me encogí de hombros. Me miró de nuevo.. esas obligaciones recaen en mis primos.. ya te lo he dicho».» Su pequeño discurso había producido en mi interior un extraño sentimiento. se tocó las plumas de su pelo.

«Nunca vi nada semejante».» Caminé pegado al hombro de Ana. Ninguno se movió lo más mínimo.» Estaba poniéndome unos langostinos a la plancha con salsa picante cuando Crossbow y Moses Moses entraron por la compuerta de aire. Cuando llegué a la base de la escalerilla. Pero si comenzamos a trabajar hoy. se dio la vuelta y echó a correr. dijo Crossbow bruscamente. Crossbow y Moses estaban sentados en una zona seca. Y no llegaría a viejo nunca. Limpieza. «Exploremos la isla e intentemos encontrar a los otros. apenas parecían respirar. dije con entusiasmo. contrastando la suavidad de las de Crossbow con la vellosidad de las de Moses. cerciorándome de que mis cámaras captaban toda la escena. Había cogido algunas conchas y estaba limpiándolas cuando Ana se detuvo de repente. y no hay ningún motivo de alarma.» «Sí». dije. respondió. encontré a Ana en el estudio de Crossbow. Jamás he visto nada igual. como dos bacterias al unirse e intercambiar sus genes. No vi ninguno de los focos fosforescentes que se habían llevado consigo. Yo permanecí un rato más.» Ana asintió lentamente. «Hay algo que no hemos hablado. Ni tan siquiera se percató de ellas. claro». Estaba pálida pero parecía haber recobrado el control. haciendo que tropezara con ella. Y también es cierto que no tenemos la menor idea de cómo hacer otro. Decidí hablar por boca de los dos. Crossbow conocía de memoria los entresijos de la isla. que sus manos estaban fuertemente pegadas y que. sugería que la carne estaba cambiando de color. como una oleada de agua estancada y sucia que se eleva de las aguas oceánicas. Un sentimiento de náusea surgió de las profundidades de mi mente mientras contemplaba la escena.» «De acuerdo». después miró ausente a su alrededor.» Se hizo un desagradable silencio. una leve depresión en sus manos. «Suena un poco vacía.» Ana me miró dudosa. mientras que. Es cierto que sólo tenemos un paracaídas. si esperamos hasta el último momento. «¿Cómo puedes comer después de todo lo que ha pasado? ¿No estás asqueado?» «Sí. exclamó Crossbow. preguntó Ana en voz baja. podemos cortar el tejido de una de las celdillas de flotación y utilizarlo para bajar a la tierra antes de que se produzca la detonación. daría cientos de fiestas y banquetes. Viviría placenteramente. Se hallaban sentados en la oscuridad. si un día me sintiese envejecido. «Hace una noche preciosa». Esta es la clase de vida que me gustaría llevar. Era fantasmagórico. Tenían las palmas de las manos unidas. porque. ya me he dado cuenta». contento de que ella fuese la que dirigía la marcha. dije paciente. pero seguramente no la suficiente para que explote prematuramente. pero el esmufo me da apetito». .» «Sí. Ana retrocedió. Estaba muy oscuro y no se veía bien. grité. pero parecía que sus brazos se mantenían erguidos con un rígido hipnotismo. yo mismo pondría fin a mi vida. estoy asqueado. mientras yo me dedicaba a observar los desechos marinos atrapados en el lodo. Seguramente. «Te refieres al problema con el paracaídas. Me fui. otro que funcione. y me obedecerían. «¡Eh!». había una especie de transmisión de caracteres. y el silencio cayó como una losa sobre nosotros. se la veía tensa. «¿Qué te parecen estos langostinos? Tienen muy buena pinta. «Moses y yo estuvimos hablando esta mañana de ello. insistió Moses.» «Oh». Miré a Ana. Todos me tratarían con respeto. repliqué. «La isla perderá algo de masa. «Mira estas conchas». apuntó Crossbow. de otra forma.» Abrí la nevera. aún se balanceaba. «Sí. «Pregúntaselo a ellos. Exacto». claro. Por otra parte. «Sí. tropezándose conmigo. Estaban sentados en silencio.la Torre de Coral. Fuerza. con un poco de suerte. rodeada de cables y raíces entrelazadas. con las piernas cruzadas. ¿Quieres algo de comer? Voy a ver si encuentro algo. A lo mejor encontramos algo para desayunar. y mucha gente famosa me llamaría patrón. «Vayamos. en el contacto de sus manos. dije alegremente. «¿Qué estaban haciendo? Me encogí de hombros. Eficiencia. como si hubiese perdido todo el interés. «¿El paracaídas?». «Vacía. lleno de curiosidad. su patrón les golpearía hasta amoratarles el rostro. sus ojos permanecían cerrados.

Limpiamos la superficie del tejido con un poco de la preciosa agua que portábamos en unas vejigas de pescado. «Espero que esto ayude». Por alguna razón. Pero no lo creo. La aurora nos sorprendió en la punta de la esfera. podremos hacer el trabajo con un riesgo mínimo. «Por suerte. pero podría deberse al frotamiento con las cuerdas de la escalera que acababan de subir. armados de arpones y cuchillos. descubrí sus siluetas recortándose contra las estrellas. preguntó Ana. Este simple hecho puede provocar una explosión. Arrugamos la nariz ante el tufo químico que salía de la pasta. Ambos parecían sinceros y francos. «Bajo mi tutela. estos huevos son muy fértiles en cuanto el cuerpo del ave es caldeado por alguna fuente de calor. y agujerean su superficie. Es una cadena compleja pero ciertamente fascinante. temblando en el frío aire de las alturas que precede al amanecer. Es posible que los fénix no se percaten de un agujero tan pequeño como una simple celda. Su agradable y sonrosada carita se estaba despellejando horriblemente. o quizá.» Y esto fue todo. y volveremos al trabajo al atardecer. «Son sólo pequeños pájaros. «Pienso que el Presidente debe ir en el paracaídas ¿no crees?» Ana asintió.» Las ataduras eran largos trozos desgarrados del tejido de la esfera. aseveró Crossbow. «Parece producir tanto calor como luz y probablemente tenga algo que ver con la explosión final. dijo Moses. atemos las cuerdas ahora. Moses la recogió en un trozo de tejido y se acerco al borde de la esfera. delgados jirones de piel. y a lo mejor. Creo que ya he podido ver varios pájaros nocturnos sobrevolando la isla. «No puedo garantizar que vaya a ser un buen aterrizaje.» Sonrió burlonamente. dijo Crossbow. Atamos los cabos sueltos a las celdillas vecinas. según los cálculos del Profesor. sugirió Crossbow. Los fénix vuelan muy bien. entrelazados por la diestra Ana para conseguir una mayor resistencia. gusanos e insectos. afirmó Crossbow. Crossbow y yo comenzamos a raspar con nuestras manos y cuchillos la costra verde amarillenta. nuestro invento hará que nos elevemos en el cielo. Las palmas de sus manos estaban rojas. hasta no hay fénix sobrevolando la Masa. «Esta parece adecuada».cuando la isla se haya secado y esté a punto de estallar. ésta se hace más quebradiza y volátil. dijo. Comenzaremos a trabajar al amanecer. Crossbow examinaba una celdilla en particular. «Tenemos que raspar esa pasta fosforescente». y tienen unos picos crueles. Muchos llevan pegadas semillas de ciertas plantas simbióticas que quedan enterradas en el barro. del tamaño de un andarríos. desde allí lo lanzó al vacío. y en su rostro vi una expresión casi masoquista. usando el pegamento con cuidado pues no teníamos mucho. pero reducirá la caída de los tres considerablemente. dijo Crossbow. Se lanzan sobre la isla. Cada pájara lleva en sus entrañas unos cuantos huevos. No se sabe mucho acerca de ellos. temblando. Y la isla llegará a la Masa dentro de cuatro días. ni Ana ni yo fuimos capaces de pronunciar una palabra de lo que habíamos visto. Y por la mañana vendrán muchos pájaros marinos en busca de cangrejos. «Y además tenemos que tener cortada la celdilla de flotación antes de que los fénix comiencen a atacarnos.» «¿De los tres?». una milla por debajo de nosotros.» «No hay tiempo que perder». Veremos muchas otras aves en los próximos días. tengo algunos arpones de pescar. tal vez por miedo a provocar algo peor. muy bonitos. de colores naranja y bermellón. sobre el lejano mar. Pero yo sabía que no era así. debería decir que nos posará suavemente en el suelo. Dormiremos durante las horas más cálidas del día. cuchillos y algo de pegamento». . Los pegamos al tejido de la celdilla que habíamos elegido. Los huevos se incuban en el barro.» «Exacto». Se cogió los codos con las manos. pero supongo que poseen algún otro método de provocar fuego. «Según se va secando y cuarteando el tejido de la esfera por los efectos del sol. «Perfecto. «Sí». dijo Ana. y de ella se desprendían sucios. quizá restregando unos garfios que tienen en las patas.» «¿Qué son los fénix?». yo preferí dejarlo pasar. con las alas extendidas.» Ana. intentaré capturar algunos especímenes durante la travesía.

podíamos oír claramente sus melancólicos graznidos. Originalmente. dijo el neutro. contemplando pensativo el problema que tenía ante él. no me ahogaré. .» Nos metimos dentro de la desgarrada piel de las células y comenzamos a cortar. pero no tengo ni idea de cómo hacer la necesaria operación quirúrgica». «Todas esas raíces están conectadas a una raíz principal. Tenemos que cortar al menos seis. con cuidado de no pinchar con mi cuchillo alguna zona peligrosa. y comenzó a pinchar una de las celdillas vecinas. «Sí. Escuchamos los sonidos susurrantes y globosos que producían las células de debajo de nosotros al volver a su posición natural. moviéndome de tal manera que mis pies no fuesen atrapados de nuevo. La célula central se expandió a causa de la pérdida de presión de las que la rodeaban. pero la presión de las demás las obligaba a adoptar una forma hexagonal. «Han venido a comer la carroña que queda en el barro». quedándose tranquilamente a un lado. «Haremos que se vacíen lentamente. Tanto Moses como Ana fueron arrojados al suelo. Crossbow. Si yo me hundo en el agua.» Todos nos volvimos.» «Pero debemos intentarlo». susurrante sonido mientras la fuerza que ejercía a causa de la presión comenzaba a separarla de la piel desgajada de las celdillas circundantes. Me liberé como pude y tuve la satisfacción de ver cómo nuestra célula central se elevaba suavemente sobre la superficie de la esfera. para que el riesgo sea menor. ayúdame a liberarla de las otras. gritando. por otra parte. dijo con autoridad. Con sus grandes alas negras y sus elegantes colas reluciendo bajo la amarillenta luz de la mañana. Pero no creo que pueda decir lo mismo de vosotros. caí en el interior de la burbuja.«Hay que hacer pequeñas rajas en las células de alrededor». Una bandada de gaviotas se estaba acercando. bajaremos al núcleo de barro de la isla e intentaremos aligerar el peso cortando cables y arrojando todo el barro que podamos. una vez más. Después. objeté. «Creo que ni tan siquiera va a hacer falta cortar para que se desgaje de las demás. Una vez más volvimos a oler el gas que se escapaba. gaviotas. aclaró Crossbow. Se acarició sus rojas.» «No va a resultar fácil». Contuve la respiración y empecé a cortar en los sitios en los que detectaba un desgarro en el tejido. plumosas agallas que sobresalían húmedas de la base de su cuello. preparado para entrar en acción. veremos qué ocurre con ésta». se arrodilló. Le miré sorprendido. Me abrí camino como pude. Nos reímos. y comenzó a elevarse lentamente. Rápido. Moses señaló al sol. respondió Crossbow con una sonrisa. La pobre Ana sabía muy poco acerca de la vida anfibia. Con suerte. Moses asintió. sujeta solamente por algunos harapos de piel desgajada y las cuatro cuerdas que nosotros habíamos atado. Escuchamos un profundo. Rescaté mis cámaras y. Cogió uno de los muchos instrumentos que colgaban de su cinturón. Sobrevolaron la isla una vez. Si colocamos bien las cuerdas. observando. Dos de mis cámaras estaban envueltas en la piel de la celdilla y mi pie quedó momentáneamente atrapado entre la juntura de dos células en expansión. sino que permanecía con las manos en la barbilla. preguntó Ana esperanzada. lo cual representa bastante esfuerzo. el tejido de las células se desprenderá sin dañar el resto de las celdillas circundantes.» «¿Tienes agallas de sobra?». «¡Excelente!». Arti. «Antes de seguir con las demás. las células eran esféricas. Sus maneras se asemejaban a las del Profesor en su tono académico. «Hay que hacerlo. Olía fatal. aclaró Moses. Si notamos que empezamos a caer muy bruscamente. uno de nosotros deberá introducirse en una de las celdillas desinfladas y cortar las uniones interiores. parte del tejido se desprenderá por sí solo cuando el resto de las celdillas comiencen a hincharse para rellenar el espacio dejado por las que están desinfladas. parecía no prestar atención a las aves. «Mirad. Se desinfló sin problemas y Crossbow se dedicó a agujerear las otras cinco celdillas vecinas. Arti. salí del agujero como pude. gritó Crossbow. Entrecerrando los ojos. La parte de tejido que yo estaba cortando se desgajó del todo y.

dijo. Pero he sido engañado por causas políticas. Probablemente. «Bien. picoteando los restos de pescado que había diseminados por el fango. «Mirad esta especie de moho». No voy a permitir que arruinen mis esperanzas como ya lo hicieron hace cincuenta años. Profesor?» Crossbow asintió bruscamente. Puedo perderme en él. con la locura pegada a mis talones día tras día. «Ah. pero no dijo nada. dijo Ana. pero la tensión puede hacer que la célula pierda mucho hidrógeno. La entonación de sus palabras era la misma de Crossbow. «Es la vida misma. dijo. aunque sólo sea por unos días.» Suspiró. Además. pero la mayoría nos ignoraron. Confiaba en la Academia. Miré a Moses sombrío. sí. dijo Crossbow alegremente. exclamó con admiración. lo suficiente para que pudiésemos distinguir las líneas de las olas que se entrecruzaban bajo su brillante superficie. ordenó Crossbow. cortaremos unos cuantos cables y esperaremos lo mejor. tan agradecido. podemos revitalizarnos el uno al otro. «Yo no podía seguir en el estado en que me hallaba.» Miré a Crossbow. No creo que se despegue. «Crossbow. sólo hay que hacerla caso. Moses asintió. «¿cambiar vuestras vidas?» «Teníamos que hacerlo». Los rayos del sol matutino se introducían bajo la inmensa cubierta de la esfera. ¿No es así. mientras estén en tratos con Cabal.» Mis oídos se taponaron. tan completamente. Su actitud era la de Moses. Viven en las junturas entre las células.» Crossbow frunció el ceño. pienso que he desperdiciado mi vida. sílaba a sílaba. «El también necesita a alguien para completar el suyo. cuando la respuesta está aquí. Confiaba en la búsqueda desinteresada de la verdad. dije. La llegada de Angélico ha hecho que me diera cuenta de sus verdaderos motivos. Comen savia. Algunas revolotearon curiosas sobre nuestras cabezas. encaramadas en los cables. unos dos mil pies. esto es todo de momento».» De nuevo realizamos el cansino descenso hacia el centro de la esfera. Los peldaños de cuerda eran nudosos y dañaron las manos de Ana e hicieron que yo cayera de nuevo.» «Yo he perdido los mejores años de mi vida trabajando en mi tesis». «Tengo la oportunidad de vivir de nuevo. «Ha sido mucho más fácil de lo que esperaba. verdosos montones de una rara especie de moho se esforzaban por crecer en las cavidades producidas por las grietas en el barro. «Está muy bien. Además.» Nos miró con lágrimas en los ojos. «Estupendo». dijo Moses. «Necesito a alguien que me ayude a completar mi trabajo». Pensaba que se alegrarían con mis descubrimientos tanto como yo.Crossbow se abrió paso por una hendidura y se unió con nosotros para contemplar nuestra obra. ése es tu cometido. «Estamos descendiendo». la esfera se hallaba a quince mil pies del mar. la célula se elevará un poco más. No quiero que zonas donde hemos puesto el pegamento soporten demasiada presión. afirmó el neutro. Había gaviotas por todos sitios. Nos reunimos ante la agrietada masa de barro. Dejaremos lo que queda de piel de momento. Creía sinceramente que ellos querían saber la verdad. la piel sobrante nos ayudará a equilibrar la tensión. llenando el aire con sus gritos. preguntó Ana. aquello parecía irreal. serán mis . Esto ya era demasiado.» «¿Así que eso es lo que habéis hecho?». y los cables se cubrieron de rocío. replicó Moses. el calor del sol infló la esfera y ésta se elevó un poco. Este moho ha elegido vivir. Es una lección que debemos aprender. «Desde allí bajaremos al núcleo de barro de la isla. Moses Moses se arrodilló y comenzó a examinar cuidadosamente el agrietado barro. Crossbow tenía que haberse dado cuenta de la imitación. Deben ser esos gusanos celulares. Entonces. Densos. hasta el tope de las cuerdas que hemos atado. «Volvamos al estudio». «Creo haber visto algo deslizándose por el fondo del agujero». si es necesario. «Cuando veo estas cosa. jamás habían visto antes un ser humano. dijo. Si intercambiamos nuestras vidas. Cuando cortemos el resto del pellejo. Nos metimos en un banco de nubes. «Pero he visto cómo se mofaban los charlatanes de la verdad que yo buscaba. Fijaros cómo acepta la vida. «Me gustaría haber cogido algún espécimen». Juzgaremos la magnitud de la caída y. Y el trabajo de Crossbow es vital. Durante años he estado buscando el secreto en cosas equívocas. «Mirad». Llevado por los vientos dominantes.

. usted puede estudiar biología. No diga esas cosas ni en broma. Además.enemigos eternos. sacudiéndose el barro de las rodillas. De cualquier manera. Sacudí la cabeza. Crossbow. ¿no es así. Y usted. y así tener una posibilidad de matarlo legalmente. seguiréis en barco por el Golfo. ¡No tiene ni idea de política. Yo trato con verdades eternas. dijo Crossbow lentamente. «¡Esto es ridículo! ¡Fijaos en lo que estáis diciendo! Tú no puedes hacer el trabajo de Crossbow. pero mi pelo plástico no quedó erecto. «Pueden decir que nosotros les matamos.. mirándoles con los ojos entrecerrados. se encuentra ante una sociedad cuyo futuro es incierto. pero tiene una responsabilidad moral. ¿Qué oportunidad podemos tener ante ellos si usted nos falla? ¿Estamos condenados a vivir bajo la tiranía de Cabal para siempre. Ninguno podemos. afirmó Moses con la frialdad de un espectador que no participa en el juego. Haré que deseen no haber nacido nunca. esperad!». aquello me intimidó más que su extraño estado de aparente tranquilidad. Si no permanecen con nosotros para probar que eso es mentira. nudosos dedos. Pero con Crossbow a la vista para que me guíe. grité. Ambos sois curtidos navegantes. Señor Presidente. «Incluso hace cincuenta años. preguntó Ana burlona. yo no sé mucho de política. La política pasa. Puede desligarse todo lo que quiera. esta persona nos lleve a la muerte. No puede ocultarse y dejar que esta.» «¿Y tú que vas a hacer?». ¿No tiene esto más sentido? ¿No era lo que había planeado?» «Francamente.» Se levantó. No juegue con nosotros. «Sean serios. Con la intuición de Moses Moses les derrotaré. sólo porque le vimos!» «Incluso pueden darle la vuelta». Cuando vuelva a Telset. «Entre en razón.» Estaba furioso. dije. Conocéis el Golfo a la perfección. Nunca has tenido una base científica. Tienen que darse cuenta. Profesor?» «Ciertamente. puede estudiar política. como ya lo son de Moses. contestó Moses. ¡Ni sabes cual es el polo positivo y cual el negativo! «Y en cuanto a ti. pero nuestras vidas están en juego. ¡jamás he escuchado semejante tontería! ¿Tú? ¿Política?» Mi voz se convirtió en un chillido. Por alguna extraña razón. «¿Qué crees que puedes hacer? ¿Qué te crees que va a pasar cuando lleguemos a Telset? ¿Piensas que la gente va a estar esperándonos para recibirnos con los brazos abiertos?» Agarré su musculoso brazo. y ahora les conozco mucho mejor.» «¿Cómo esperas tener a Crossbow a la vista si va a estar con nosotros a varias millas de distancia?». «No puedes distinguir un microscopio de un micrómetro. «¡Esperad un momento. «Os arrojaré en el borde de la costa. Os dejaré los utensilios. ¿no es así?» «Exacto.» «Ya sabía que sucedía algo extraño desde el principio». por Dios. Profesor. les puse muy difícil la lucha. Después de todo. pero cualquier chiquillo te diría lo mismo! ¡No necesito que me digas estas tonterías!» Bajé un poco la voz. ellos estarán esperando a Moses Moses.» «Este es el plan». . «Mi trabajo aquí es demasiado importante como para ser interrumpido por asuntos políticos. Ha visto la clase de sujetos que nos persiguen. no tendremos ninguna oportunidad. Iréis hacia el sur hasta llegar a la parte oeste de Telset. Profesor. huyendo siempre? ¡Sabe que nos matarán a todos. Profesor! ¡No se le ha visto en público desde hace siete años y la Disputa Gestalt está totalmente olvidada! ¿Piensa que un simple modelo en espiral va a parar a Cabal? ¡No tenemos ninguna oportunidad sin el prestigio de Moses! ¡El es el único punto a nuestro favor que podemos esgrimir! ¡Gran Dios. ¡Que la muerte se los lleve! ¡Lucharé en su contra hasta la última gota de mi sangre!» Entrelazó sus finos. Tanto a Ana como a mí es fácil minimizarnos a causa de nuestra juventud. Encontraré a Angélico y le destruiré. me introduciré como un parásito entre ellos. Moses. los iba a abandonar cuando la isla empiece a explotar. El Profesor le puede enseñar. De cualquier forma. No podrá escapar de mí ni aunque se oculte en el fondo del océano. no». seré capaz de sobrevivir. sí. dijo Ana enfadada. No me esperan a mí. que les sacamos de la isla y nos deshicimos de ustedes. Puede ayudarnos a desenmascarar a Angélico. No pueden quitarse responsabilidades en un momento como éste. Estamos asustados. «Te tirarás en paracaídas por tu cuenta. «Me subestimas». pregunté enfadado. eso es lo que había planeado en primera instancia.

«Cuando el intercambio se haya completado».» «Pero no pueden hacerlo». «adoptaré el nombre de Crossbow Moses. dijo. cercana al llanto. El Presidente tomará el de Moses Crossbow. Así.La única respuesta que obtuvimos fue una sonrisa mutua que nos heló la sangre. «es demasiado tarde para volver atrás. aclaró Crossbow paciente. insistió Ana. «Será nuestra ruina. nuestro intercambio interno tendrá su reflejo en el exterior.» . «Pero como ya debes suponer».» Moses se encogió de hombros.

estaban inmersos el uno en el otro. la vida se había desarrollado fantásticamente sobre la isla. una alfombra de musgo verdoso cubría la superficie del barro. Era una vida breve. Después de todo. es capaz de capturar cadenas de DNA. Podía ser un descenso a la locura. Estaba convencido de que este intercambio mental era mucho más que una simple cuestión de hipnotismo. comenzaban a temblar sin motivo aparente. pero también las aves transportaban en sus picos semillas. Tenían la cara sin color y parecían anémicos. Dormían poco. encontramos las huellas de tres alcaudones que se habían cubierto de una especie de sarro anaranjado en sólo unas horas. En sólo dos días. Al atardecer del segundo día. Pasaban el tiempo libre imbuidos en su extraña comunión. En los cables más finos de sujeción apareció un moho rojizo y sinuoso. orgullosos y testarudos ante la muerte. y pasábamos gran parte del tiempo discutiendo la forma de invertir el proceso. Sólo los tenebrosos espectros de su propia muerte podían haberlos llevado a semejante situación. a atarlos y arrojarlos de la isla. estaba seguro que el mecanismo de intercambio era una idea de Crossbow. OS . Pensé que su comportamiento insano era una traición a todas nuestras esperanzas. Se convertía en polvo cuando la pisábamos. Su nuevo estado les hacía ver el mundo con otros ojos. ninguno estaba en condiciones de luchar. sin billete de vuelta. Habían encontrado una razón para recuperar su vigor. Yo le echaba la culpa a Crossbow. y ésta consiste en una mezcla de personalidades. ¿Quién. No comían nada. Encaraban los peores actos de sus vidas sin meditarlos ni tener la suficiente energía para llevarlos a cabo. Si el Cuerpo. Pero Ana me disuadió. parecían tan idos como dos hombres en trance. efímera y delicada. excepto en los breves momentos en los que Ana y yo comíamos. sin desearlo. que es el núcleo básico de la memoria? Crossbow podía haber encontrado alguna forma de activar el Cuerpo. él había programado el borrador de memoria de Tanglin. Les escuchamos musitar a la vez mientras dormían: salmodias y trozos de frases que sonaban horribles en sus voces intercambiadas. Estaba dispuesto a golpearlos. hubiese quedado como un acto miserable al filmarlo en vídeo. si no había más remedio. Crossbow y Moses tomaron posesión del estudio. pero no había forma. como Crossbow dice. Nos ignoraban por completo. a veces. Tenía algo que ver con el misterioso Cuerpo de Crossbow. donde estábamos alejados de su intolerable presencia. Quizá más acusada en el musgo y los mohos. Ana y yo solíamos bajar al núcleo de la isla. alejando de momento la vacuidad de la senectud.XI L siguientes cuatro días fueron un infierno para Ana y para mí. ¿por qué no también de RNA. dando una ilusión de hierba. Optamos por dormir en diferentes sitios y turnos. Sus conocimientos acerca de los procesos químicos de la mente eran vastos. Moses y Crossbow se comportaron de una manera totalmente anormal. Tanto Ana como yo se lo explicamos de tal modo que era fácilmente comprensible para un chiquillo de tres años. Por ejemplo. Pero tanto Crossbow como Moses insistían en correr semejante riesgo. de hacer que funcionase a sus propósitos. La mayoría de la vegetación era llevada por el viento. o de sugestión mental. Se negaban a contestar los ruegos que les hacíamos y no prestaban atención a nuestras peticiones. Sin hablarlo entre nosotros. sin importarles arrastrarnos con ellos a la perdición. sino su descubridor. Pero eran duros. Ana y yo nos alejamos de ellos desde el día en que nos comunicaron sus planes. nos separamos. cuando nos veíamos obligados a estar junto a ellos. en los cuales ellos aprovechaban para dormir. Tanto Moses como Crossbow estaban viejos y extenuados. era la persona más adecuada para hacer algo por el estilo? Era un riesgo imprevisto.

aunque no pude imaginarme cómo había llegado hasta aquí con sus delgadas y diminutas alas. el título sobre la página era una frase formada por cuarenta o cincuenta letras que decía algo así como: hexadexa-cloro-silicio. el sol de la mañana disipa las nubes». preguntó. estudiando el intrincado. «Lo hecho. Nosotros estamos listos para el descenso. y debemos estar en la parte oriental de la Masa. «Estaba invertido. Crossbow Moses. Moses nunca me había llamado Chico antes. dijo Crossbow. «¿Está todo listo?» «Todo está preparado. «¿Ves?». explicó Crossbow Moses. Parece triste. Su antigua constitución había cambiado. se rompían al tocarlos. Me senté y encendí mis cámaras. que me recordó la playa de Telset. «como nieve». una vez vi una pequeña mantis.y unos pequeños hongos blancuzcos crecieron por doquier. respondí. pero el tono de su voz sonaba a una amabilidad fingida más que a un verdadero interés. cuando me di cuenta de que mi viejo tutor había muerto. brillante conglomerado formado por la maraña del Cuerpo. Oí un murmullo debajo de nosotros. Si vemos un claro entre las nubes. en la lejanía. Moses Crossbow se guío por las estrellas hace una hora. Le miré soñoliento. «Sí». como si acabase de recuperarse de una larga enfermedad. siempre se llamaba así ahora.» . una plaga de pequeños mosquitos. dijo Ana. no más grandes que las uñas de mis dedos. preguntó Ana.» «¿Y qué vamos a hacer ahora?». pero entero. También había bastantes moscas y un número similar de pequeños. la colocó distraídamente en un pequeño hueco entre la maraña del Cuerpo de Crossbow. acumulándose uno sobre otro. aún no despierto del todo. tan grandes como la palma de mi mano. día tras día. Seguimos al neutro escaleras arriba hasta llegar al estudio. «A lo mejor». No podemos saltar a ciegas. Había algunas moscas dragón. Se dirigían hacia el borde de la isla. dijo Moses Crossbow. haciéndonos picadillo contra las rocas. Durante algunas horas del tercer día. «Mira esto. pero ha surgido un nuevo contratiempo». Podríamos aterrizar sobre el coral. dijo. respondió Crossbow. ¡levo en vez de dextro! ¡Ahora encaja perfectamente! ¡La información está confirmada!» «Maravilloso». nos despertó. Chico». como el antebrazo. hecho está». y se había arreglado la barba. ya sabes dónde están. con un eco de la voz de Moses Moses. dije burlón: «¿De nuevo en la tierra de los vivos?» «No es necesario que seas socarrón. redondos e iridiscentes escarabajos. Moses Crossbow jugueteaba con un trozo de alambre retorcido. dijo. contestó el neutro amistosamente. Parecía como si un demonio lleno de energía se hubiese adueñado de la habitación. «Asegúrate de dejarlo todo en las micronotas. Ana descubrió una serie de huellas en el barro seco. La pequeña habitación había sido cuidadosamente limpiada y todo estaba colocado en orden. Me bajé de la hamaca. Incluso el mismo Moses Crossbow estaba limpio y aseado. pregunté. saltaremos. Con el único motivo de sacudir los cables en los que Ana y yo habíamos instalado nuestras hamacas. más o menos. Se había escurrido de la muerte. Jugueteando con una pequeña cadena compuesta por una docena de cuentas. Ana se incorporó. pero había pagado un precio. Moses lo había estado leyendo. parpadeando. «Bien». Uno de los libros de Crossbow permanecía abierto junto a su mano. Incluso sus ojos redondos y amarillentos tenían un brillo peculiar. rebosaban vida y energía. llegaron a llenar todos los rincones. «¿Oyes el rugido de los rompientes?» Escuché. Justo antes del amanecer del cuarto día. «¿Vamos a saltar ya?». y miraban de una manera que me enfermaba. esperemos que no haya ningún problema. como un castillo de hadas. al anochecer habían desaparecido sin dejar rastro. Al atardecer del tercer día. No retornaban. querido». «Subiremos a la punta de la esfera. Eran algo más grandes que las huellas producidas por un animal corriente. «La costa está cubierta por una densa nube. gritó Crossbow Moses. de un tamaño más grande. dijo Ana esperanzada. «Nos dejaremos llevar hacia el interior». Llevaba un cinturón del que colgaban toda clase de instrumentos.» «A lo mejor. su viejo y musculoso cuerpo estaba ahora animado por un extraño conglomerado de personalidades. Fue en ese preciso momento. «Escucha». Aparecieron millones de insectos. También eran muy delicados. su traje de una sola pieza había sido cepillado hasta relucir. Las olas nos arrastrarían.

repitió. Crossbow Moses se agarró con fuerza a la base de la escalera y comenzamos la larga y cansina ascensión a través del interior de la esfera. el ex Fundador de la Corporación nos dio la espalda. Fruncí el ceño. esto es la despedida». dijo con energía. Mis brazos se resentían horriblemente. «Estaré rodeado de vida. «Adiós». Tengo que examinar los platillos de Petri. Estarás solo. pero aguanté hasta que llegamos a la punta de la isla antes de tomar un poco de esmufo. Moses Crossbow asintió. manifestó Ana. si es que conozco a Cabal. Miré a la persona que antes había sido Moses Moses. Tanto Ana como yo nos colocamos los nuestros. estrechó mi mano. Amanecía cuando nos agrupamos en torno a las abombadas celdillas. por favor». Cámbiese de cara. «Adiós. Vosotros podéis asegurarme con una cuerda. repliqué. No deje que nadie le encuentre. Todo el planeta bulle de vida. abrazándome a continuación: pude sentir un suave estremecimiento de sus delgados brazos. haciendo una nerviosa inclinación. interrogué curioso. «Señor Presidente».» «Entonces. «Profesor. comencé. solo no. querido Chico». piensa en todo». Se colocó un pesado bulto hecho de un tejido plástico y verdoso en sus musculosos hombros de nadador. «Os volveré a ver de nuevo. Crossbow Moses fue el primero en entrar en acción. quitándose un hilillo que le colgaba de la manga. Profesor. en todo momento. «Yo lo he empaquetado todo. me sentiré encantado de recibiros. dijo. No use el nombre de Moses o de Crossbow.» De pronto. pero el tiempo apremia. Ocúltese todo el tiempo que pueda. replicó Moses Crossbow. «No te volveremos a ver. entonces. contestó el neutro con una resolución de hierro en su mentón. contestó el neutro. expuso Moses con una sonrisa de circunstancias.» Con estas últimas y crípticas palabras. No entiendo bien por qué hace esto. dijo Crossbow Moses. os deseo suerte». si está dispuesto a escucharme.» «Me gustaría que nos llevásemos todo. «¿Qué hay dentro?». No me queda mucho para hacer las anotaciones. que no dejásemos a nadie». tengo que tomar especímenes. si algún día os apetece visitar a un viejo Profesor. mis sesiones de vídeo. también he puesto hilo y aguja en el suyo. Parecía estar un poco trastornado. también. «Espero que esos paquetes que he hecho funcionen». «No pienses que he olvidado las reglas de la estrategia. Cualquiera de las dos cosas significaría su muerte. depositando un cándido beso en su frente. pero quiero hacerle una advertencia.» «No le fallaré. la abrazó. «Llámame Profesor. Arti. «He reforzado las costuras pero. hechos éstos con el blanco tejido de la isla. Se la ató fuertemente a su cintura y nosotros agarramos el otro extremo. querida». Pesaban. asintiendo suavemente. Profesor». Los rayos amarillentos del sol reveriano aparecieron en el horizonte y escuchamos claramente los chillidos de cientos de pájaros que ahora habitaban en los cables del núcleo de barro que se hallaba por debajo de nosotros. Contribuiré con mi pequeño esfuerzo a esta vasta empresa. He dejado a un lado. replicó Moses Crossbow distraído. y tengo mis registros ecológicos totalmente abandonados. Sé cuidar de mí mismo.» Rebuscó en su bolsa. «Hay que examinar el manto de nubes». dijo Moses Crossbow.» «Gracias. Cruzó los brazos y se pasó la lengua por la mejilla izquierda. Puedes estar seguro de que no soy tan estúpido como para enfrentarme cara a cara con mi enemigo. . pues se acerca el momento de tu transformación. «Me acercaré a echar un vistazo al borde de la esfera. Estaré muy ocupado. Repuestos». Piensa que tú debes seguir tus propias advertencias. deliciosamente ocupado. señor Presidente. estáis destinados a hacer algo grande. por si acaso. señor Presidente. dando por acabada la despedida.» «Eso es exactamente lo que pretendo». Cámbiese de nombre. el moho está a punto de secarse. «Provisiones. Ana se valió de las mangas de su poncho para proteger sus despellejadas manos. Adiós. y sacó un largo trozo de fibra de cerámica. «Me gustaría ver cómo bajáis. no lo dudéis.«Bien.» «Oh. irritado.

Lo hicimos. estallaríamos todos. y así. llegó arrastrándose por la superficie tan pronto como pudo hacer pie. pero al final tomó una resolución. «¡Subidme!». Ana colgaba libre. hizo un gesto con su mano. hacia que nos resbalásemos. comenzamos a descender de nuevo sobre la esfera. que era el que más pesaba. «El Presidente. cortaremos nuestros cables a la vez!» Tardamos casi un minuto a causa de la precipitación. El tejido resbaladizo de la burbuja. Sacudiéndome desesperadamente. «Me has vuelto a golpear». acusadoramente. Era una orden brusca y urgente. Cortamos los últimos hilachos de cuerda. Nuestros esfuerzos resultaban penosos y mis cámaras los captaron a la perfección. «Yo volveré a avisarle. «Es demasiado tarde para sacrificarte. Comenzó a dar botes desesperadamente con la punta de sus zapatos. dijo con firmeza. gruñó Crossbow. me dijo. Tanto Ana como yo estábamos asombrados de la velocidad con que nos movíamos. Cuando llegamos a la celdilla de aterrizaje. Ana. «Tardaríamos veinte minutos en volver. la aseguré a los cables. y.» Ana dudó. realmente. Al menos tardamos diez minutos en llegar al borde de la esfera. La curvatura era tal que tan sólo podíamos avanzar unos pasos. «Marchaos vosotros». . coge este cuchillo y corta esa cuerda de sujeción. «¡Nos hallamos dentro de tierra!». «Creo que es imposible intentarlo ahora. El debe encontrarse ahora en el núcleo de barro. con una lentitud exasperante. Crossbow Moses y yo echamos a correr detrás de ella. descendiendo lentamente. volver a avanzar otro poco.» «No hay tiempo para eso». Tenemos que saltar ahora. suspendida en el vacío como un péndulo.» Comenzó a correr hacia la punta de la esfera. Parecía que nos iba a llevar una eternidad conseguirlo. sólo unos pocos metros en total. intentando que nos desplazásemos hacía el borde de la esfera. Después corrí con ella en brazos hacia los cables de amarre. «¿Qué hacemos?».» Haciendo lo mismo que él había hecho ya. «Ahora. durante todo este tiempo. «¡Huid!». Durante unos segundos. escuchamos al fin. «Rápido. Pero aún estábamos lo suficientemente cerca de la isla como para sentir los efectos de una posible explosión. La celdilla se elevó un poco. «¡Al menos dos millas!» Aquello me sorprendió. Al movernos al empuje del viento. dijo. gritó. cortó el neutro. y comenzamos a soltar cuerda. «¡Fénix!» Ana y yo nos pusimos en pie.Nos colocamos entre dos celdillas antes de que la curvatura fuese demasiado pronunciada.» Lo hice. a pesar de las nubes. que estaba sentada junto a mí. le llamamos de nuevo. resultaba difícil saber nuestra velocidad sin mirar al terreno. No hubo respuesta. fue el primero en tocar la superficie. Pasó una hora. Nos acomodamos y soltamos un poco más de cuerda. «Tenemos que cortar los cables de sujeción de nuestra celdilla de aterrizaje. hacer pie. Chico». cortó Crossbow Moses. ¡Rápido! ¡Cuando yo lo diga. así que es mejor que nos ayudes». Ana comenzó a volver en sí al mismo tiempo que nosotros llegamos al borde circular. impidiéndonos desplazarnos con comodidad. Envié una cámara tras él. «¡Chico!» Alcancé a Ana y la golpeé en la parte posterior de su cabeza. no teníamos sensación de movimiento. A lo mejor se abren un poco tierra adentro. mi bondadoso tutor había muerto. volver a hacer pie. superamos el ecuador de la esfera y la celdilla quedó libre. De cualquier manera. «¿Cómo están las nubes?» Aullé con toda la potencia de mi voz. Al fin. seguíamos adentrándonos en el interior del continente.. «No seas tonta». respondió. «Asegúrate tú mismo. «Buen trabajo.» Hubo un largo silencio. De cualquier forma. sabrá reconocer un fénix si lo ve. Finalmente. traté de hacer lo mismo. dijo. se estremeció. pero todavía le llevó unos minutos más el recuperarse del todo.. nos hallamos varias millas tierra adentro. rápido». «¡Vamos!» gritó Crossbow Moses. El neutro comenzó a descender. insistió Ana. «¡Muy mal!». Crossbow y yo tratábamos de apartarnos del borde de la esfera todo lo que podíamos. ¡La isla puede estallar en cualquier momento!» «¡Pero no podemos abandonarle a una muerte segura!». «Asegúrala al cable con los ganchos que hay en tu bolsa. respondí con un resuello. después. Crossbow. nos elevamos en el aire. nos gritó claramente.

alejándonos cada vez más de la isla. y olían penetrantemente a canela. tintada con colores blancos. pero aquello habría incrementado la tensión sobre los otros. Tanto Crossbow como yo cortamos nuestras sujeciones. Estábamos tan sordos por el ruido que no pudimos escuchar el estruendo que provocó el barro al caer sobre la tierra. Los bosques continentales normales tienen un colorido verde oscuro. ni de claros bajo nosotros. Abrimos la boca mientras recibíamos el terrible impacto. De repente. Su corteza era suave y de color gris. Nos hundimos en un banco de nubes que nos empapó de rocío. una vasta aglomeración de fango negruzco y raíces entrelazadas. Asentí exageradamente para mostrarle que le había entendido. las hojas eran cerosas y trilobuladas. pero no hizo explosión. Bajo nuestros pies apareció una vertiginosa franja de tierra. cuando pasamos a la altura del núcleo de la isla. Toda la parte de abajo de la masa de barro se había llenado con una inmensa formación de enormes setas venenosas. Escuché un sonido apagado. Mis oídos zumbaban como si estuvieran bajo los efectos del esmufo Los otros dos eran unas figuras apenas discernibles entre la niebla. En lo demás parecían totalmente normales. tratando de avisar al ex Fundador. pero enseguida se agarró a otra rama. les grite. y no había ningún rastro del mar. Pensé en desplazarme hacia Ana. al menos. Se desinfló. Me indicaba que nos agarrásemos a las ramas de los árboles cuando bajásemos a la espesura de la selva. Se hallaban a doscientos pies por debajo de nosotros y parecían muy altos. pero deseché la idea. La burbuja pegó una sacudida y Ana quedó suelta. del tamaño de dos manos juntas. un resplandor que alumbró el velo de nubes. aunque tuve que tragar saliva varias veces para mitigar la presión de mis oídos. nunca blanco. cosa que agradecimos. Pasaron los minutos. Una especie de savia olorosa rezumaba de las ramitas que habíamos quebrado con nuestro impacto. una ráfaga de viento cálido empujó a la burbuja contra el árbol y escuchamos cómo se rasgaba el tejido. La burbuja debía haberse enfriado o se había rajado en algún sitio. Gritamos. Ana y yo miramos llenos de terror una especie de llamarazo rojo que atravesó el borde de la isla y la carenó a una velocidad asombrosa. lo sabía por la peculiar tonalidad blancuzca de algunos de los árboles. pero no vimos a nadie. Conservaba el cuchillo de Crossbow. desapareciendo entre las nubes presas de pánico. Ni tan siquiera pudimos ver la estela dejada por la isla al estallar. Todavía nada. Continuamos descendiendo lentamente. eso me parecía a mí bajo aquel vertiginoso descenso. Todavía no se había producido ninguna explosión. que habían sido desplazadas por la onda expansiva. aulló Crossbow. me volví hacia Crossbow Moses y vi que estaba gritando y señalando los árboles que crecían bajo nosotros. La tensión podía romper la cuerda que me sujetaba. Fue entonces cuando se produjo la explosión. Crossbow y yo nos aferramos a nuestras ramas como demonios. Después de unos momentos. Seguimos hasta el siguiente árbol y nos agarramos a él. Mis cámaras. El sol de la mañana lo iluminaba todo. Sólo pudimos vislumbrar la base de la masa de barro. . Cientos de aves marinas salieron del centro de la isla como una explosión de fuegos artificiales. marrones y verdes. agarrándose con los pies a la copa de un árbol que se puso en nuestro camino. El inmenso árbol al que nos habíamos agarrado parecía enteramente normal y no tenía la blanca tonalidad propia de la Masa. Se sujetó a una rama pero se desprendieron las hojas y resbaló. volvieron hacia mí. Me hizo gestos con sus largos y nudosos dedos.«¡Mirad!». Las copas de los árboles tropicales se balanceaban en la cálida brisa. Nos movíamos rápidamente a impulsos del viento. Seguimos descendiendo. Esto era una parte de la Masa. seguido por un estruendoso rugido y una ola de calor que estuvo a punto de incendiar nuestra especie de paracaídas y hacernos caer como marionetas. empezamos a bajar más rápido. Crossbow Moses se balanceó. podía haberme liberado. llevados por los vientos. No había ningún rastro de tierra libre. salimos de las profundidades de la nube. pasando rápidamente bajo nuestros pies. Enseguida cesó la tensión. pero difícilmente podía escuchar mi propia voz. Era imposible saber nuestra velocidad en el interior de la nube. De pronto. parecía como si no se moviese.

«¿Aún sigues tomando esa droga? Ya estás mejor. y por suaves. dijo. Ana y Crossbow me alcanzaron en el suelo. «Esta jungla es el producto del desarrollo de la evolución. los chillidos y graznidos de las aves. Ya antes había escuchado semejantes ruidos en vídeos hechos por zumbadores. guturales gritos de los animales arbóreos. crujidos. había una especie de monótono. Pero. También había toda una variada gama de ruidos de pasos de alimañas. más abajo. el moteado suelo selvático. no de unas condiciones tropicales. «Aún tenemos que cruzar la Masa antes de llegar a la costa. Y una jungla tiene más estabilidad ecológica que otros ambientes biológicos. los tomabas como naturales y apenas los percibías. insectos. «Pero. Mientras bajaba aplasté alguna. Las hormigas debían sentirse satisfechas de que siguiese en su querido árbol. Los ruidos no tan comunes. este ruido era interrumpido por una especie de maullido que sonaba como el golpear continuo de un tambor de hierro lleno de agua.» Ana se quitó trozos de ramas de su ropaje hecho con el material de la esfera. Mucho mejor que en aquella esfera. «¡Hormigas! ¡Bajad. una zona media. Mientras descendía me pude dar cuenta de que la jungla estaba dividida en tres niveles verticales. la soleada copa de los árboles. A causa de que acoge más calor del sol. Poco a poco pude volver a oír bien y empecé a darme cuenta de la extraña cacofonía que había en la jungla. La estabilidad de un ecosistema depende de su variedad. El proceso de fotosíntesis reveriano es muy efectivo.» «No hagas juicios precipitados». podrás ver las picaduras. Crossbow chupaba una pequeña herida en una de sus membranas. es una ley elemental. producidos por seres animados. «Pensaba que iba a encontrarme un lugar horrible. dejé pronto atrás a Ana y Crossbow. y al cabo de un rato. susurrante zumbido que no cesaba. como los rugidos y gritos de advertencia. dejándome caer al suelo los últimos metros. observó Crossbow.» «Así ocurre en otros planetas. como siempre. pero era muy diferente a estar aquí. Me asustaba la cantidad de sonidos que había por todas partes. «Comamos algo antes de iniciar nuestra excursión. Esta jungla tiene billones de años de antigüedad. pero. donde habíamos aterrizado.» Ana rió alegremente. pero también verás que no están hinchadas. repliqué. «¿Por qué no pican?» «Oh. ya que hay suficiente espacio y alimento para acoger una variada gama de animales. pues comenzaron a abandonarme en negras y densas filas. murmullos. posiblemente señales territoriales.» Crossbow Moses me miró con una expresión de reproche. «Suponía que todas las selvas eran húmedas y bochornosas. cubierta por las ramas de los árboles más bajos. estas plantas pueden soportar un mayor desarrollo que en otros planetas. argumentó Crossbow. apenas audibles. los profundos. aclaró Crossbow. Sentí cómo se me erizaba la piel. gritó Crossbow de pronto. bufidos.» . «¡Qué hormigas más extrañas! exclamó Ana. Cada animal parecía tener su propio tono melódico en toda una gama de diferentes bramidos que los diferenciaba. Gracias a mi agilidad. Si te observas cuidadosamente. El esmufo me levanta el apetito. sin ninguna duda. Había más sonidos. «Hace una temperatura muy agradable aquí abajo».«¡Hormigas!». pero eran demasiadas. de cualquier manera. Ocasionalmente. Me alarmó la ferocidad de su ataque y descendí todo lo rápido que me permitió el bulto que llevaba.» «Estoy hambriento». bajad! ¡Están por todos los sitios!» Enseguida noté un picotazo en mi cuello desnudo. «Pero su veneno no surte efecto en nuestro metabolismo. advertí.» «Eso es lo que parece». a pisar la densa capa de vegetación muerta bajo mis pies. Pero éstos eran más corrientes. claro que pican». aborrezco el dolor. sobresaliendo entre todos los sonidos. Apenas si tienes arañazos. y. Apenas pude entenderle. a sentir la cálida brisa y oler los penetrantes aromas. eran bastante más impresionantes. pero fue un error. ¡Pero esto es tan bonito como un jardín! ¡Mirad esos árboles majestuosos! Se está maravillosamente bien aquí. Aparté las que pude con mis pies. Olían terriblemente mal. Diminutas hormigas negras salían de unos pequeños nidos adosados a las ramas. quejidos como los que puede producir una puerta mal engrasada. Revería es un caso aparte».

Teníamos las cabezas y los hombros cubiertos de bichos. «Debemos comer poco. pero se pegaron a mi cuerpo como si fuera un tronco. «Pero debemos conservar nuestras provisiones tanto como sea posible. «Me sacudí el pelo. «Dios mío. De otra manera. revoloteando tenaces a nuestro alrededor. pregunté.» Poco a poco fuimos poniendo tierra de por medio entre nosotros y las mariposas. . tosiendo con fuerza. «No tenía planeado ningún viaje. Nos sentamos a descansar en las nudosas raíces de un enorme árbol. así que sólo tocamos a un trozo por cabeza». en el suave y corto pelo de Ana y en la pluma que lo adornaba. Finalmente salí como pude de la nube de insectos y me comí lo que quedaba de mi pastel. y también en las lentes de mis cámaras. «Eran mariposas. Comencé a bailotear salvajemente. «Está creciendo».» Hice una pausa. Me reí de su aspecto. El olor de la comida parecía volver loco a los insectos. pero aquí son muy corrientes. como pronto veréis. tratando de meterse en los macutos. Crossbow musitó algo que no pude entender. comenzamos a comer los compactos pasteles de algas. dijo «Está todo caído en vez de permanecer tieso como de costumbre. Chico: no lo pierdas. eso conlleva bastante riesgo. «La isla tenía provisiones para una persona. Apenas nos veíamos. Tengo que rehacerlo cada semana. Crossbow hablo: «¿No te has traído ningún tratamiento. Totalmente inofensivas». Seguían saliendo en oleadas de las profundidades de la selva.. «Su cubierta de plástico no llega a la raíz. si es necesario La tienda está guardada en tu macuto. en la Masa. no para cuatro.» De nuevo cayó un pesado silencio sobre nosotros mientras cada uno consideraba las implicaciones de lo que acababa de decir. Pero aún quedaban muchos. donde había más comida. repliqué. inquirí.» Unas cuantas mariposas se deslizaban aleteando por los lisos cabellos de Crossbow. de forma que ahora está adoptando la textura de un cabello normal. Abrió su macuto. espantando un montón de insectos. explicó Crossbow. dijo pasándonos la comida. dejándonos tan secos como las conchas marinas. así que tuve que tomar aire por la nariz. Otras se acomodaron tranquilamente. El veneno de las hormigas no nos ha afectado. Traté de espantarlas sin resultado. Hubo un profundo silencio.«Muy bien». pero hay ciertas sustancias que son peligrosas para el organismo y que nos matarían. al tomar mi tratamiento hormonal. convino Crossbow. especialmente cuando los insectos se posaban en los párpados y ojos. y. permanecían suspendidas sobre mi pastel. Pero apenas habíamos dado el primer mordisco cuando fuimos asaltados por una horda de brillantes mariposas amarillas. Crossbow se tapó la boca con ambas manos mientras mordía y tragaba. En otro tiempo sabía bastante más acerca de todo eso. este aroma las lleva a una de las isla en emersión. ya que nunca antes había visto una mariposa.» Rebuscó en su macuto y sacó tres porciones de un pastel insípido hecho a base de algas marinas y que pertenecía al acopio de provisiones que había reservado para él. dijo Crossbow tristemente. que cayó al suelo cubierto de alocados insectos. «No las verás en Telset. aunque tuve que apartar unos cuantos cuerpos de insectos y perdí un buen trozo de mi comida.. pero mi memoria ahora. «Supongo que debe ser por el aroma del mar por lo que se han sentido atraídas las mariposas». como pequeñas joyas. Corramos. «Generalmente. Y con la Masa nunca se sabe bien qué decir. Chico?» «¿Cómo iba a hacerlo?». deberemos subsistir de lo que nos dé la tierra. Chico». Una vez que hubimos terminado con los pasteles. Salí con una ristra de balas persiguiéndome. De ahora en adelante comeremos dentro de la tienda. hablando entre dientes y soplando cuando se posaban en sus labios. «Tu pelo parece otro. ¿qué son estas cosas?». Ana me miró y también comenzó a reírse. Le imite. aunque algunas se enredaron en mi cabello plástico. ya que se había metido el pastel en la boca de un sólo bocado. Tuve que quitarme una ensalivada mariposa que aparecía por la comisura de mi boca Los bichos seguían el aspirar de mi respiración.» Hambrientos. pudimos escapar de la mayoría de los insectos.

«Tu voz cambiará. ¿cómo voy a conseguir dinero para restituir todas las pérdidas? ¡Maldición. Después de todo. es demasiado costoso. acariciándome la cara. no tendremos ninguna dificultad.» Crossbow Moses se puso de pie. dejé caer mis manos y me quedé contemplándola. Hay pozas y pantanos infectados y no os aconsejaría que bebieseis. «no hay nada que hacer en cuanto a eso. Arti! Tu carrera no es tan importante. «Mira el lado bueno». y me asusta. Agarré una mariposa en el aire.. Tardaremos mucho más si nos desviamos. ¡Deberías estar agradecido!» Otra vez me había impresionado. no creo que edite éstos vídeos. musité disgustado.» «¡Santo Dios. olvidándome totalmente del asunto. parpadeé y solté a la mariposa. pero la selva no es mi medio. Vas a conocer una extraña experiencia. Se te está yendo la pintura de los ojos. sería capaz de encontrar comida fácilmente. bien». Si no fuera por tu arma y las cámaras. «¿Quién puede saber los efectos que la falta de tratamiento surtirán en mi cuerpo?» «Seguramente serán bastante significativos. advertí. Ana me miró preocupada. mi imagen se está desvaneciendo!» Mi voz se elevó al máximo. tendremos que seguir ocultándonos cuando lleguemos a Telset. dijo Crossbow al fin. exclamó Ana. nadie diría que eres el Chico Artificial. Si nos hallásemos en la costa. pero corremos el riesgo de envenenamiento.» «He estado en tratamiento desde hace treinta años». sorprendida ante mi brusco cambio de actitud. Posiblemente te crezca barba. «¡Justo como el Viejo Papá! ¡Ni mis mejores amigos me conocerán! ¡La pobre Quade gritará y huirá ante mi presencia! ¡Qué catástrofe! ¿Es éste el final del Chico Artificial?» No había pensado en la pobre Quade desde hacía mucho tiempo. Estoy seguro que podrás soportarlo. asegurándome que las cámaras cogían mi lado bueno. caminaremos por la ribera hasta desembocar en el mar. «Vamos. «Debemos afrontar un problema». admití burlón. quemado mi casa. una barba!» grité. se ha oscurecido. Tú has tenido una adolescencia prolongada artificialmente.«Bien». ya no tiene la tonalidad verdosa que solía tener a causa de esa crema verdosa que usabas. «Si fuésemos por la ruta del bosque. esto hizo que una lágrima resbalara por mi mejilla.. «¡Estoy acabado! ¡Perdido! Cabal seguramente habrá revocado mi salario.» Le miré con los ojos entrecerrados. Además. «¿Hay peligro de enfermedades?» «Es cierto que la Masa es rica en todo tipo de microbios. es imposible ver nada con todas estas mariposas revoloteando por ahí. ¿No sentí acaso un rastro de pelo que nacía en la piel al pasar mis dedos? «¡Buen Dios. Crossbow asintió. «¡No la mates!». repliqué. Profesor. tal vez semanas. «Pero todos los varones pasan por semejante estado.» «¿Y qué ocurre con las bacterias y microbios?». preguntó Ana. El color de tu piel ya ha cambiado. me eché hacia atrás. «Nos está ocultando algo. Quiere que atravesemos la Masa. pero también hay bastantes arroyos y un río mayor.» «No creo que sea el fin del mundo». ¡cada vez me parezco más a Tanglin!» Agarrándome la cabeza. Pero la Masa está llena de agua. De cualquier forma. opinó Crossbow. sugirió. «Bien. Si llegamos al río. el bosque está lleno de bacterias. pero si vamos rápido. Podemos vivir de lo que nos dé la selva. Asombrado de sus palabras. hay que moverse. Y cuando te cortes esa cubierta plástica de tu pelo. observándola sin interés mientras aleteaba. Me miró inocentemente. Hay más posibilidades de contagiarse por una exposición prolongada debida a un camino más largo. el agua sería nuestro principal problema.» Me callé. Deberás cargar con el inconveniente hasta que regresemos a la civilización. y sin la madurez necesaria para ayudarles en el cambio. Ella parecía avergonzada. «¡No te lo tomes así. Podrás dejar de luchar. estarás irreconocible. más caro que el esmufo! Y lo que es aún peor. Sorprendido. Pronto se nos acabarán las provisiones. «Hay que decidirse entre bordear la Masa o atravesarla. la exposición será muy breve». «Confiemos en que aguante nuestro sistema de defensas. ¿Por qué?» . no tengo la menor duda». Quiero decir. aclaró Crossbow.» «Vayamos hacia la costa tan deprisa como sea posible». Presidente. «Dejemos mis problemas de lado. dijo.

¿por qué ha estado inexplorada todos estos años? ¿Por qué tiene una reputación tan siniestra? La gente la llama las "mil millas cuadradas de enfermedades".Crossbow simuló inocencia. Créeme. Dudaste de mis teorías. me gustaría que vieses el Cuerpo de Crossbow en acción. Me volví hacia Ana. Eso es todo. expuso Crossbow confidencialmente.» «Propaganda de la Academia». admití. sino una bendición. «La Masa sólo tiene una enfermedad: el Cuerpo de Crossbow. «¿Qué piensas?» Ana quitó la vista de una mariposa amarilla que estaba posada tranquilamente en sus dedos. Y ni tan siquiera es una enfermedad. «Creo que es mejor hacerle caso. ¿Qué mejor prueba te puedo ofrecer?» Sacudí la cabeza.» Y así lo hicimos. Además. «Conozco mejor la Masa que el bosque. Arti. . ¿Te he engañado alguna vez?» «No». replicó. «No tenemos nadie más que nos guíe». «Si la Masa es tan inofensiva.

levantando el resguardo de un agreste montículo. tuve que romper las telas de unas grandes arañas que habían atrapado a mis cámaras en su tejido pegajoso y enmarañado. aclaró. Cuando cayó la noche. El claro dejado en la cúpula selvática se llenaba rápidamente de bambúes. unidos a la tierra por gruesas raíces. de vez en cuando. Dormíamos al mediodía. resbaladizos y mojados pululaban por su superficie. Una especie de crujidos y chirridos metálicos. Nos encontramos con grandes bancales de piedras calizas. Continuamos andando hasta el crepúsculo. En su superficie había incrustados restos de conchas y huesos fosilizados. que sobresalían redondeadas entre el humus del bosque. Cuando despertamos. y estaban festoneados por plantas trepadoras. Había enormes moscas dragón que pasaban zumbando a nuestro alrededor y mosquitos zumbadores que Crossbow no intentaba espantar. tan grandes como ojos. empezaron a llegar potentes aullidos de alegría y. captando reflejos de luz. arrastrándose. Unos globos fosforescentes. mientras que los gusanos y babosas. «No son portadores de enfermedades». su mayor preocupación es que sigamos saludables para así seguir alimentándose de nuestra sangre. Pasadas tres horas. que hasta entonces no acarreaba dificultad. Sentimos la humedad que se pegaba a nuestros cuerpos mientras vagabundeábamos entre los grandes y sombríos troncos. Una neblina plateada se extendió a nuestro alrededor. helechos de ramas entrelazadas como de fibra cerámica y pedos de lobo que estallaban en cuanto los tocabas. sujetando nuestras ligeras hamacas a las ramas inferiores de los árboles. caían caparazones de insectos muertos y excrementos. cargamos la tienda en un largo palo de madera que Ana y yo portábamos en los hombros. de los ojos de los animales arbóreos. alertados por el ruido que produjo Crossbow al caer en el suelo del bosque. Los troncos caídos de los árboles era nuestro principal obstáculo. azules y verdes. el bosque se tornó increíblemente ruidoso. comenzó a hacerse más agreste. también crecían densas láminas de musgo. Nos veíamos obligados a desviarnos cada vez que nos tropezábamos con uno de los gigantes caídos. luciendo con colores rojos. pero era difícil. vagabundeaban entre las ramas. como dos puntitos. sintiéndonos mojados y miserables. El proceso de descomposición era rápido. como setas gigantescas. Hasta nuestro pequeño campamento. bastante más largo. El moho devoraba poco a poco nuestros macutos y hamacas. Un par de veces. El terreno. Algunas veces dejábamos el suelo y nos encaramábamos a resistentes lianas que crecían entrelazadas en confusa profusión. sus raíces se introducían profundamente en la tierra.» Sus picaduras no dejaban marca. de cuerpos coloreados. helechos y algún arbusto cubierto de rocío y flores. La vegetación baja no era excesivamente tupida y estaba compuesta por hierbajos. añadían un extraño contrapunto. llenando el aire de unas semillas fétidas. y la ropa de Ana. y los troncos pronto se llenaban de una especie de hongos anaranjados. helechos. Las densas nubes que habían estado todo el día sobre nosotros comenzaron a descender por las ramas más altas de la cúpula forestal. Montamos la tienda de tejido sintético y dormimos como pudimos.XII N colocamos los macutos. OS . «Sólo transmiten vacunas. en el regazo del bosque. Ana y yo despertamos. que no parecían venir de ningún sitio en concreto. Crossbow le dio un vestido de una sola pieza. Después de todo. Comimos sendas tajadas de pastel de algas que ya empezaban a tener un regustillo a rancios. musgos y pequeños árboles de duras raíces que rasgaban la piedra como cuchillos.

También descubrimos que nuestros pasteles de algas marinas estaban cubiertos por una especie de diminutos gorgojos. replicó. nos percatamos que la mayoría de los objetos brillantes. «¿Son todos iguales?» Crossbow frunció el ceño. pero con una especie de aburrimiento que daba a entender que. el último de la noche. Sacamos las provisiones fuera de la tienda y nos las llevamos a la punta de la roca. dije.» Después de una búsqueda con más éxito. hojas mojadas y troncos humedecidos por la neblina. ataqué al arbusto. más que otra cosa. Crossbow no dijo nada. Mientras las hojas secas se prendían con un brillante resplandor. decidí que ya era suficiente. Ana y yo conseguimos encender una pequeña llamita.» Con un gesto. «El mimetismo está muy desarrollado aquí. «¡No las rompas!». se deslizó algo muy pesado y grande. se sentó sobre una capa de musgo y colocó las piernas sobre una roca que sobresalía. cogí un largo palo y empecé a remover el fuego. Según se iba haciendo más profunda la noche. Se retiró con cautela. hojas verdosas y susurrantes. veíamos pequeños y escurridizos animales que asomaban los ojos entre las ramas para espiarnos. Desafortunadamente. aunque el caudal era menor. más proteínas». Durante mi turno de guardia. desapareciendo bajo su superficie durante más de media hora. los árboles se hacían más bajos y comenzábamos a ver los signos característicos de la Masa. Me dirigí a un arbusto cercano. Crossbow estaba en cuclillas. Continuamos la marcha. no teníamos con qué encender el fuego —Crossbow no tenía necesidad de él en su anterior vida acuática—. El terreno seguía descendiendo y cada vez eran más frecuentes los manantiales. . Nos despertamos bastante antes del amanecer y nos sentamos en la oscuridad. pero me tendió una linterna de su macuto.Cuando. y algunos árboles tenían al descubierto las raíces que soportaban su peso en el húmedo terreno. dijo Crossbow impasible. grité tras él. Crossbow se metió en las aguas de una ancha laguna. el fuego comenzó a apagarse. y este estalló en sus componentes elementales: largas. perdiéndose en la espesura del bosque. habían desaparecido durante la noche. temblando un poco. que Crossbow llamaba «ardillas». Unas masas putrefactas de moho blanco se adherían a los troncos de los árboles. podríamos llamarlo camuflaje y no mimetismo propiamente dicho. Empezamos a chapotear entre charcos y lagunillas. Comenzó a darse masajes en las piernas con sus manos. pero una horda de hormigas tan grandes como grillos salieron de él. Las hojas verdes de los árboles estaban cubiertas de manchas blancuzcas. doloridos por las piedras que sobresalían por debajo del suelo de la tienda. pero Ana nos explicó los principios del encendido en seco. dijo. y pequeñas. incluyendo los cuchillos y hachas. Para intentar avivarlo. «Cada cosa está conectada entre sí. Ana primero. «Aunque. eran unos pilotos experimentados. maltrechos. Las grandes hormigas guerreras tenían largas antenas en sus cabezas y nos atacaron emitiendo chorros de una sustancia pegajosa y ácido fórmico. A veces. delicadas flores. en este caso. «Voy a hacer fuego». «Bueno. Con alegría. me avisó Crossbow. aunque no se acercaban mucho. «Podría tener un resultado imprevisible». Dormimos mal. nos estaban haciendo un favor. escuchamos un claro gruñido a unos seis pasos. escuchamos crujidos en las ramas superiores y. Retrocedía hacia nuestro refugio bajo el saliente rocoso. volví con un manojo de ramitas. Había más rocas y farallones. echando más troncos al fuego. «Algunos». Los insectos eran atraídos por la luz del fuego. el largo camino había sido muy duro para sus piernas. Hicimos turnos de guardia. Ana asintió rápidamente. marronáceas ramitas entrelazadas. El terreno se hizo mucho más fangoso bajo nuestros pies. «¡Llévate tus miserables árboles contigo!». Un pequeño y encorvado animal de apariencia osuna huyó impulsado por sus retorcidas piernas. Con un grito de terror. cerca de nosotros. así que nos vimos obligados a retroceder a la roca colgante que nos había servido de refugio.» Miré con cautela otros arbustos. Después de frotar un trozo de madera seca con un palito hasta que nuestros dedos se agarrotaron. Ana y yo nos vimos obligados a seguir su ejemplo. Cuando amaneció del todo. Tenían un sabor ligeramente más ácido y fuerte. con una melancólica expresión en su rostro. y se los comió. estos animales. de vez en cuando. cogían algún resto de comida y comenzaban a masticarlo.

como islas que se habían formado entre las raíces de enormes árboles acuáticos. a rodear sucios charcos y extensas zonas pantanosas medio ocultas por grandes hojas de la vegetación acuática. Dormimos las siguientes tres horas mientras Crossbow chapoteaba alegremente en la ribera herbosa de la laguna. Por suerte. terminó por desaparecer en muchos sitios. caminábamos entre matojos de vegetación decadente y muerta. y aplasté uno que tenía unas delgadas patas asquerosamente peludas. y sólo se escuchaban los rugidos de los cocodrilos peludos. nos aupábamos a una de las islas. En lugar de eso. parte de ella sujeta al fondo fangoso. chapoteando. ya que no estábamos acostumbrados a vivir durante el día. La cúpula boscosa sobre nuestras cabezas se fue haciendo cada vez menos densas.Empezó a escupir el agua que se había introducido en sus pulmones cuando salió de nuevo a tierra. y no así unos peces de apariencia inofensiva cuyo veneno era mortal. Encontramos varios árboles que estaban medio devorados por los hongos. impulsándose con sus dedos largos y ágiles. Crossbow se puso a nadar por la laguna. Unas burbujas de gas flotaban sobre las aguas del pantano. pero parecían estar en buen estado. continuamos andando a trompicones como si estuviésemos bajo el efecto de inmunodepresores. el único objeto cortante que nos quedaba. Tomé un poco de esmufo para combatir el cansancio de mis piernas. y los activos ácaros foliculares estaban devorando los puntos de sutura que aún quedaban en la carne rosada y fresca. nos aseguró que las tortugas eran comestibles. y cada vez nos encontrábamos con zonas más pantanosas en las que se hundían nuestros cansinos pies. Crossbow no tenía ninguna dificultad para progresar en el agua. No estaba sucia realmente. al final. acampamos en la isla más grande que encontramos. simplemente se sumergía y nadaba. Encendimos el fuego en una concavidad natural en una roca y cocinamos tortuga marina y pescado con ensalada de algas. dejando que nos abriésemos camino por nuestra cuenta. La mayoría de las plantas eran blancas. entrelazando las ramas de unos matojos para sentarnos sobre los húmedos juncales. Permanecimos en silencio hasta que se alejó entre los árboles. Cuando cayó la noche. El bosque iba dejando paso al pantano. «Mañana. Sobre las ramas de los árboles crecían excrecencias blancuzcas y húmedas. produciendo enceguedores destellos.» . hasta que. aún había muchos trozos de tierra firme. propia de un verdadero pantano. Algunas veces nos hundíamos hasta el cuello y braceábamos tras el neutro. mientras nuestros zapatos llenos de agua producían un sonido de succión. Crossbow había atrapado una inmensa tortuga. El día en el pantano era un barullo de gritos y chillidos de aves. Tuvimos que esforzarnos para levantarnos de nuevo. que tenía burbujas de aire. pero también la había que flotaba en libertad. y su corteza más rugosa. pero por la noche dormían. cada vez con más frecuencia. A unos metros de nuestro campamento escuchamos cómo algo bastante grande emergía de las aguas. Nos veíamos obligados. seguiremos tranquilamente su curso hacia el mar. Finalmente nos dimos cuenta que el terreno había degenerado hasta convertirse en una «tierra temblorosa». agarrándonos a la tienda. Los mosquitos no nos dejaron en paz. Sabía maravillosamente bien después de las últimas comidas. En cuanto podíamos. comiendo las escasas bayas que crecían en unas parras de la marisma. dijo Crossbow alegremente. para flotar. y había zonas en las que se aglomeraban multitud de diferentes especies pegadas entre sí por una capa semisólida característica de la Masa. Mientras subíamos a un árbol en busca de ramas para encender fuego. Cambiando nuestros hábitos naturales. e incluso construían sus nidos con restos de musgos. «La Masa se va vaciando en un gran río a unas cuantas millas de aquí». Las grullas y garcetas de los pantanos anidaban en ellos sin problemas. y de la que emanaban fétidos gases de descomposición. Su larga inmersión en el agua había hecho maravillas con su estado de ánimo. permitiendo que los rayos del sol de atardecer se reflejasen en las aguas de los pantanos. Quitamos varias sanguijuelas rosadas de la espalda de Crossbow mientras limpiaba la tortuga con un pequeño escalpelo quirúrgico. Los árboles eran más bajos y gruesos en la base. al final del día. Las heridas de mi espalda y brazos estaban casi curadas. Maté tres culebras con mi nunchako mientras buscaba ramas secas para el fuego.

con este corte de pelo—. Nada más amanecer. Cada vez veíamos más árboles secos que crecían en tierra firme. Quiero decir. podría hacer que yo apareciese como un payaso. vi algo que me anonadó. avisándonos y dando los consejos que un buen conocedor del medio en que se mueve da a los neófitos. Nos dedicamos a pasar el tiempo comiendo las sobras de la tortuga. y me tranquilicé. Habíamos andado casi una milla a través de un pequeño bosquecillo («de edad intermedia». unos cilindros lisos con micrófonos y unos soportes para su manipulación. Pueden significar un problema para nosotros. Ana me cortó el pelo con el cuchillo. Cientos de sanguijuelas se pegaban a nuestras piernas. cuando nuestras piernas apenas nos sostenían y nuestro pelo y ropajes estaban cubiertos de barro y vegetación. Las ranas trepaban por nuestras cabezas. El grupo de . cubiertos de fungosidades de la Masa.Devoramos la tortuga y caímos en una especie de sopor. temiendo que pudieran ser descubiertas con algún teleobjetivo. respondí. «Por Dios. «Pero estos zumbadores son la única forma legal de ver la Masa. preguntó Crossbow. Presidente. sucio hasta debajo de la uñas. Engullimos el resto de la tortuga y comenzamos a arrastrarnos de nuevo por el pantano. pero pueden seguirnos e informar de nuestra posición. Mientras mis ojos seguían una bandada de garcetas. Profesor». Avanzábamos lentamente. Visto desde arriba. ¿verdad? Nos dirigimos al mar. Después de un rato. Ana estaba interesada. entrecruzado y moteado de canales y charcas escondidas. dijo Crossbow.» Dudé. «no ha alcanzado su total desarrollo. Una especie de saetas plateadas nos herían y los pájaros de las marismas sobrevolaban nuestras cabezas. Era imposible confundir sus siluetas. sacudiéndose el agua de encima. No debe tener más de doscientos años de edad») cuando escuchamos el sonido del viento y vimos el balanceo de las ramas superiores de los árboles. ¡Eso dañaría mucho mi imagen profesional! Cualquier editor con un poco de ingenio podría presentar esta aventura como una especie de fiasco burlón» Miré a mi alrededor pensativo. dejándome sólo unos pequeños cabos de la cubierta de plástico. pidió Ana. «Es maravilloso volver a pisar tierra firme. Dormimos casi doce horas seguidas y nos despertamos unas seis horas antes del amanecer. Estamos en la dirección correcta. «El terreno debería descender. Yo puedo editar mis propias cintas de vídeo. trepé al árbol más alto de la isla. El agua no puede fluir colina arriba. alimentando de vez en cuando el fuego para evitar la presencia de depredadores. chillando enloquecidos cuando pasábamos cerca de su nidos. Profesor. De la misma manera alguien que me filmase ahora —todo cubierto de barro. Los zumbadores se alejaron silenciosamente hacia el oeste. Es mejor que nos ocultemos si volvemos a verlos de nuevo. moviéndose con algún propósito determinado. nos percatamos de que la tierra comenzaba a elevarse. Los juncos nos arañaban. Bajé del árbol y conté lo ocurrido a Crossbow y Ana. Ana y yo procuramos abrirnos camino entre las zonas de tierra firme. musitó Crossbow. Crossbow nos animaba. de al menos diez pies de largo. volviendo la cabeza sobre el agua. el lodo pudo soportar nuestro peso. el pantano era una especie de mosaico de vegetación verdosa. Me gustaría saber quién los dirige. ¿no es así?» «Supongo». ¿qué pasaría si me filman con un peinado así?» «¿Qué vas a hacer con tus cámaras?». Los charcos eran menos profundos y podíamos atravesarlos sin dificultad. «pero es muy raro. Mientras que Crossbow atravesaba sin problemas el agua salobre. mi sorpresa y temor se tomó en curiosidad. Se adosaban a nuestra piel y vestiduras con fuerza.» Comenzamos a andar tierra adentro. Por fin.» «Déjenos descansar. Era el reflejo de la cubierta metálica de dos grandes cámaras zumbadoras. Las algas nos taponaban la nariz. «¿Son corrientes aquí?» «No mucho». «No entiende. no subir. Los zumbadores son inofensivos en sí mismos. «Debemos habernos equivocado». Oculté mis cámaras. Finalmente. sombrías aguas y una mezcla de materiales propios de la Masa. Se hallaban a una milla de distancia. Se supone que el pantano se vacía aquí. fortalecidos ahora que el pantano había desaparecido. Eran grandes. fijándome en que las lentes de mis cámaras estuviesen limpias. un antipático editor. dijo Crossbow. con la esperanza de ver algo que nos permitiese evitar el tramo peor de la marisma.

«Y sabe que el zumbador es de gran ayuda. convulsionado. cuestión de dos o tres siglos. incluso captadores oloríficos. dijo Crossbow Moses. pero tómate. Salimos con precaución de nuestro escondite. No intentaría romperlo a golpes. pero no pudimos descubrir el arroyo del pantano que desembocaba en el río principal. vimos el destello del mar. y después descendió hacía una de las ondulaciones irregulares que sobresalían aquí y allá.» «¡Espera!». los micrófonos. al llegar a la cumbre. musitó. En la llanura que se extendía ante nosotros destacaba el centro de la Masa. La neblina tapaba la base de la cascada. dijo Crossbow «Bastante recientes. el tiempo necesario para darnos una explicación. «¡Sólo tienes que mirar! ¡Es siniestro! ¡Maligno! ¡Es como un negro pozo de muerte! ¿No hay ningún otro camino que podamos tomar?» Crossbow me miró pacientemente.árboles terminaba en un caótico amontonamiento de rocas calizas. y estara equipado con todo tipo de instrumentos. enseguida. pero que ahora estaban cubiertos por grandes cantidades de fibras y colgajos del gomoso material de la Masa. «¿Es realmente necesario todo este melodrama. podemos bajar por las cascadas. Otras estaban tan arrugadas como la superficie del cerebro. y los dos resortes para sujetar. también. Hizo que se formasen esa especie de hendiduras. «Estos cortados son la línea divisoria».» Crossbow se pasó la lengua por el interior de sus mejillas y cruzó los brazos.» «No os preocupéis». tan anchas como carreteras. «¿No pretenderás que vayamos por ahí?» inquirí. de donde salían espirales cubiertas de vegetación fofa y densa en un extenso radio. preguntó Ana «El Profesor Angélico está interesado en la Masa». «Y mira aquella especie de cuevas que se abren en la pared. Y el que hemos visto es realmente grande. que escalamos. «Una vez que estemos dentro de la Masa. Son controlados por ordenador. Tenía la misma forma cilíndrica. dije. nos escondimos detrás de un saliente rocoso. como células en proceso de mitosis. grité.» Se asomó en equilibrio precario para examinar el farallón rocoso. señalando con el dedo. Ya has . y luego seguir el río con facilidad. dije. «Ya veo que estás decidido a que nos metamos en la Masa. formando una pequeña cascada. y. que nos encontrábamos en la cresta de un gran acantilado. Arti? Tu valentía está fuera de toda duda. Esto explica la peculiar morfología del pantano. Infrarrojos. nudoso. «Espero que no nos descubra». será imposible que nos encuentre. cubriendo de esa asquerosa excrecencia blanca nuestros cuerpos. Desciende desde los acantilados hasta el mar. varias millas más hacia el este. dándonos cuenta. Te aseguro que no pienso meterme en esa asquerosa región a no ser que haya una buena razón. Era de un fuerte colorido blancuzco y no parecía contener nada vivo. La piedra caliza se disuelve muy fácilmente.» «Escucha. Creo que sé lo que ha sucedido aquí. Se mueven con rapidez y no cometen errores. «Mira esos bordes afilados». Deja de tratarnos como a chiquillos.» «¿Y cómo vamos a estar seguros de que no moriremos? ¿Qué pasa si nos hundimos. repliqué sombrío. pastoso y denso. si perdemos pie? ¿Qué pasa si somos devorados por alguna especie de hongo voraz? ¿Qué pasa si devora nuestra piel. con su típica curvatura como las patas de una mantis. Crossbow aparentó no haberme escuchado. Algunas partes eran difícilmente discernibles. Era una cámara zumbadora. Contemplábamos un lugar de pesadilla. «¿Quieres volver a los pantanos? Mira. conexión al satélite. al menos. Emergían una especie de torretas que alguna vez habían sido árboles. el pantano se escurría a través de una hendidura en la pared rocosa. Ya sabes que todo el continente está lleno de cuevas.. Permaneció suspendida unos momentos sobre la Masa..?» «¡Mirad!» gritó Ana. no pienso caminar por ese revoltijo de piedras a no ser que sea totalmente necesario».» «¿Es posible que nos esté buscando?». Una media milla hacia el este. Fue producido por el inmenso peso de la Masa. seguramente una de las dos que yo había visto en el pantano. Miramos y. «Esos grandes zumbadores poseen unos teleobjetivos que siguen el movimiento automáticamente.

«Sé que no te .. devoradora fungosidad!» «¿Estúpida? Recuerda que las bases del pensamiento y la memoria son moléculas. «¿A eso le llamas vida? ¿Pequeños trozos de células atrapados en musgo blanco? ¿Sin bosques? ¿Sin animales? ¿Sin predadores ni presas? ¿Sin complejidad? ¿Sin sensaciones? ¿Sin inteligencia?». porque sus componentes genéticos subsisten. Una garantía permanente contra la extinción. Los genes son el corazón de la vida. «Toda la Masa está hecha en base al Cuerpo de Crossbow. la Masa ha acabado con el Determinismo! ¡Ha roto las rígidas cadenas de la evolución! ¡Ha llegado a ser una teología! ¡Es la quintaesencia de la vida. dijo.» Con un gesto estudiado.. nos aseguró Crossbow. La única razón de tu miedo es la ignorancia. que se alimenta de los nutrientes de los musgos y levaduras. ¡una función muy trabajosa para un sistema tan pequeño! ¡Pero la complejidad que aquí se desarrolla en la producción de una fuerza gestalt sobrepasa con mucho a la inteligencia! ¡Piensa. Y una vez que la Masa se haya extendido a todo el planeta. se produce un organismo más complejo. «No veo muchos "organismos llenos de vida'' ahí abajo. el enemigo de la entropía!» Crossbow nos miró atentamente a la cara. Es como un gigantesco plato de Petri. Deja que yo lo desmitifique. adoptó un comportamiento más académico. Desde aquí arriba parece impresionante. «Un acontecimiento que tendrá lugar en un lejano futuro». esta es la creación más compleja de todo el universo conocido!» «¡Pero sólo es una estúpida. dando lugar a nuevos Cuerpos. «La Masa no tiene prisa.visto el material de la Masa antes. Cuando la acumulación de genes de una especie simple llega a un punto crítico. y sirve de distribuidor del mismo Cuerpo.» Dudó ante la expresión de escepticismo que se dibujó en mi cara. «Vamos. las células se separan. Estos microorganismos son unas especies muy avanzadas de musgos y levaduras. Este organismo engendra no sólo simples formaciones de musgo. lo de los organismos complejos es una especie de anacronismo. deberá producir una forma acuática antes de que se pueda extender por el mar. «Bueno. de que no te enfermará. «¿Cómo te van a convencer las palabras?». La transferencia de material genético entre las unidades del Cuerpo de Crossbow es increíblemente compleja. su tejido está lleno del Cuerpo de Crossbow. que se extiende millas y millas cuadradas.» «¡Tomar todo el planeta!». No se necesitan organismos adultos cuando la reproducción es llevada a cabo por la Masa. hasta que se separan del Cuerpo de Crossbow. «¡Puedo decirte que la Masa trasciende a la inteligencia! ¿Piensas que no hay complejidad porque tus grandes y ciegos ojos no pueden verla? ¡A nivel molecular. Es el último avance en la lucha contra la muerte. admitió Crossbow. Es como un banco de genes. pregunté incrédulo. El Cuerpo de Crossbow atrapa genes. ¿Te ha herido? ¿Te ha hecho mal? ¿De qué tienes miedo? Ya he estado antes en la Masa.» «¡Pero eso es horrible!». Arti. festoneada extensión de tierra. admito que aún se producen. Te he dado mi palabra de microbiólogo y de académico. Su único propósito es la propagación de la Masa. Cuando los genes son reconvertidos. Pero el número de genes cautivos se incrementa enormemente cada vez que ocurre. de sus propios microorganismos y de los elementos característicos de las ciénagas reverianas. Y.» Crossbow bufó. los preserva y los reconvierte. El tejido es una simple expresión de los genes. El RNA en hermano del DNA. «La mayoría se desarrollan en pequeñas bolsas de un tejido indistinguible. o que han sido árboles alguna. grité. no habrá necesidad de ellos. si muere. hay accidentes. todavía. mamíferos. ¡Piensa en la cantidad de fuerza gestalt empleada en semejante proceso! ¡Piensa en la poderosa armonía que conlleva en contra de las fuerzas del desorden! No digo que sea una función perfecta. forman un nuevo organismo. sino especies de todo tipo: insectos. aves. Pero la inteligencia es una función del gestalt. más o menos». Escapa a la muerte. Por una razón. ya lo sé. Hay una especie de cosas que parecen árboles. exclamamos Ana y yo a la vez. De hecho.» Observé la blanca. «¿Los animales también? ¿Sin útero que los sustente? ¿Sin esperma.» «¿Me estás diciendo que las aves pueden crecer de eso?». sin huevos? ¿Y cuando crecen son totalmente maduros?» «Bueno. y son una fuente increíble de reservas alimenticias.

o. simplemente abrió sus secas agallas con satisfacción y dejó que el agua resbalara por ellas. Si el proceso no nos ataca mientras estamos vivos. Nacer de nuevo. Nos detuvimos en la ondulante. ¿No es así. Había áreas cubiertas enteramente de un liquen blancuzco. irás a parar al crematorio. «No puedo seguir». pero no era sólido. pero no paró. dije. pregunté. Comenzó a sacudirlos y palmetearlos. El camino era estrecho y resbaladizo.» «Aquí no». Después de un momento. ¿Nos hemos disuelto?» «¿Quieres decir que. y la masa se rompió. Pero eso no significa la muerte. serás devorado por los escarabajos y los saltamontes. pero sus ramas eran una especie de cables vegetales que caían hasta el suelo. no hay peligro. Moses también. «Vamos. estos caparazones corporales ya no serán de importancia. que si somos contaminados por el Cuerpo de Crossbow mientras caminamos por la Masa y morimos. con excrecencias de blancos hongos emergiendo de la superficie. como esa pasta?» «El Cuerpo separará mis células. Parecía estar compuesto de algo así como cristales blancos de leche. Crossbow introdujo sus nudosos dedos dentro de una de las masas de blancos hongos. demandó Crossbow. ya hemos gastado demasiado tiempo parloteando.» «Es decir. demasiado cansado para discutir. «Demasiado expuesto. «¿Qué importancia puede tener lo que nos ocurra si tenemos la desgracia de morir? Nuestras almas serán absorbidas por el infinito. empapándonos por completo. «Esto no me gusta». . como un delicado plato de mica. De cualquier forma. Pero todos los neutros ya son clones. sí. nos convertiremos en esa excrecencia blanca. Mejor. Hay que encontrar un camino para descender por la escarpada pared. muy juntos entre sí. en el pleno sentido de la palabra. Nos ocultamos bajo las sombras de las ramas. Puedo ser un clon.» Crossbow comenzó a andar por la cresta del cortado. le grité a sus espaldas. «Yo soy un componente del Cuerpo de Crossbow. lateralmente. «Deberíamos montar el campamento y dormir unas horas antes de meternos en esa asquerosidad. Si mueres en Telset. Con toda seguridad que el agua de la cascada ha escavado un canal practicable. Tenía una cualidad granulosa —estaba relativamente seco—. Y es por esto. El rocío que se formaba al romper la catarata nos empapaba como una explosión de gotitas. El cortado se hacía más pronunciado por el canal producido por la cascada. Es un paisaje típico para ser rodado. Realmente. No tenía ninguna elección: o seguía a Crossbow Moses. a cubierto de aquel árbol. «Mirad». depende de tu propio punto de vista con respecto a la identidad. Hasta el mismo suelo era extraño. o retornaba al pantano solo. replicó Ana vehemente. Mi contenido genético subsistirá. Así estábamos protegidos de miradas indiscretas. Profesor? Quiero decir. Ana y yo montamos la tienda. indicó Crossbow. Diluvió mientras nos dirigíamos a la cascada.convencerás hasta que no lo veas con tus propios ojos. Crossbow no pareció disgustarse. como colgajos de enredaderas. seré rehecho. colgaban de las paredes escarpadas de la piedra caliza.» «¿Cómo sabemos que no va a crecer sobre nosotros y a terminar por disolvernos?». ¿cómo lo llaman? ¿Arrojado desde el acantilado? ¿Comido por los tiburones y las rayas? ¿Es mejor eso?» «Claro que no». por lo que debemos atravesarla. como unas suaves pinceladas de pintura blanca. La cosa en cuestión era alta. «Si mueres en el bosque. estrepitosa laguna que se formaba en la base de la cascada. cuando mueras. con una columna central que podría ser el tronco. no había nada que decidir. replicó Crossbow. Largas desgarraduras de la blanca fibra de la Masa. te convertirás en una especie de fluido blanco. aseveró Crossbow.» «¿A eso le llamas árbol?» manifesté. Ana siguió tras sus pasos. ¿Presidente?» «Exacto». Hay que intentarlo. blanco contra blanco. ¿Eso es lo que quieres decirnos?» «¿Y por qué te parece tan horrible?».

Me producían una sensación extraña. «Aquí no hay nada para alimentarse. El tranquilo. encontraremos algún animal en proceso de desintegración. comenzamos a caminar río abajo. el Cuerpo de Crossbow. Ana miró a las hojas y luego a Crossbow. moteada ocasionalmente de la sustancia de la Masa. al menos. desperezándose pero permaneciendo quieto. y no despertamos hasta la tercera hora antes del amanecer. que era llevada por los afluentes. no necesitan clorofila ni luz». que se arrastraba débilmente en una bolsita en el interior de la blanca masa hongosa. pero en su entonación se notaba un pequeño cambio. La mayoría de las hojas eran de helecho. sólo me atrevía a tocarlo cuando era absolutamente necesario. eso pienso yo. «Los nutrientes de los hongos les aportan todo el alimento que necesitan. «No pueden ver la luz. Si no. eran suaves. «¿Qué bien puede hacerlas el crecer en el interior de esa especie de pasta?». Estaban perfectamente formadas. más exactamente. algo más que placentera. O. El roce del Cuerpo de Crossbow en mi piel parecía volver locos de hambre a mis ácaros foliculares No eran unos organismos propios del sistema reveriano: estaban genéticamente alterados.. como nos demostró Crossbow rompiendo una de ellas. Mantis. eso es lo que yo creía La textura de este material era. Otros estaban desgarrados desde dentro al salir algún animal. Miré las hojas. de algún pececillo y crustáceos. De vez en cuando veíamos unos puentes de musgo arqueándose sobre el río. o son genéticamente desmantelados y reabsorbidos dentro del Cuerpo de Crossbow. por ejemplo. Crossbow se puso a nadar. Hicimos los macutos y volvimos a la cascada.» «No puedo esperar». dije. totalmente exhaustos. Se limpio las antenas con sus mandíbulas. En cuanto podíamos. Incluso depredadores.» «Pero. aclaró Crossbow. mientras el huésped más viejo se libera. pregunté. ¿qué ocurre cuando son liberados?». mostraba una intrincada disposición si se le observaba de cerca: una especie de figuras con forma de hojas y ramas la silueta de animales Aun así. Seguimos andando por las márgenes del río. Retrocedimos hacia una zona sombreada por las . terminó en los bancos blanquecinos de un río mayor. Incluso. a veces. se alimentan de la misma sustancia de la Masa.» «Bueno. donde la Masa había establecido colonias de musgo. secas y lisas. Fijaros qué perfectas son. Las cúpulas de hongos que emergían en la ribera del río estaban literalmente ahogados de musgo y de la blancuzca excrecencia de la Masa. Devoraban el material de la Masa en cuanto me rozaba. Es algo fascinante de ver. no más grandes que piedras de paso. Anochecía. Parecían fósiles. creados sin la necesidad de matar sus presas. No es nada asqueroso. prefiriendo las rocas llenas de musgo de sus alrededores que el insípido material de la Masa. tan típico de la Masa.Estaba rellena de hojas. y sus ácidos digestivos podían abrirse camino a través de la sustancia de la Masa. si nacen en los bordes de la Masa. Mirad que pálidas son » «Oh. Si tenemos suerte. plantas que habían estado presas entre las hojas de un libro desde hace mucho tiempo. «Pueden encontrarse otro tipo de insectos. otras especies espontáneas toman forma dentro de sus tejidos y también quedan libres. pero Crossbow era totalmente indiferente a ella. repliqué en tono áspero. Las puntas de las montañitas de hongos. sombras que se escurrían por el agua y pequeñas islas de grava. La muerte es innecesaria. Dormimos. Incluso el vello blancuzco. como la piel de un reptil.. o. Permanecen así hasta que emergen como especímenes completos. Aquí hay un insecto. sin errores ni enfermedades. Al menos. Entonces se desintegran. estrecho arroyo. Ciempiés. dijo. El fluir del agua parecía actuar de protección ante la sustancia. diseñados especialmente para proteger mi cuerpo de las infecciones. lleva la semilla de otras formas de vida. Eran unas criaturas feroces. «Es maravilloso.» Era un bichejo marrón. dejando que Ana y yo nos abriésemos camino. nos parábamos a limpiarnos las esporas granulosas. Ana imitaba mi precaución. «Mirad. pero los charcos que quedaban en las márgenes estaban completamente cubiertos de un velo blanco. La Masa produce vida sin necesidad de la muerte.» El neutro se abrió camino entre la masa de hongos. generalmente. que se halla en su interior. Si cavamos un poco mas. moteado de pintas blancas. entran en el ecosistema circundante. así que decidimos acampar. El agua estaba llena de verdes masas de musgo. excepto por su tono blancuzco y el tacto peloso. sorprendentemente. Muchas veces. está llena de hojas».

Era un zumbador. lo olvidarían. Pero consiguió elevarse y puso rumbo hacia el este. gracias a sus infrarrojos. Aullé de rabia y la asesté un golpe en uno de sus bordes. y no habían sido capaces de apreciarlo. Se deslizó a gran velocidad y cogió una de mis cámaras. abriéndome camino en la noche entre montículos. Agarré mi nunchako pero. «No podemos encender fuego. Habían desaparecido todas. Apareció un agujero tan grande como mi puño en el fino metal de su panza. «¿Montamos turnos de guardia?». Escuchaba claramente el sonido que producían mis cámaras mientras intentaban volver a su dueño. «¡Al menos déjame una!». Además. de pronto. El cuerpo estaba oculto bajo las aguas opacas. grité. En lugar de eso. intentando darme la vuelta. sino que también se encontraba lleno del asqueroso fluido blanco que ahora comenzaba a resbalar sobre mis párpados y orejas. «¡Asqueroso ladrón! ¡Devuélvemelas!». por primera vez en siete años. comenzó a elevarse. el plástico del que estaban hechos salió disparado en todas direcciones. Eran tan grandes como mi puño. Una burbuja estalló sobre mi mano y me cegó momentáneamente con sus esporas. mi pie fue atrapado por una maraña de enredaderas verdosas y caí de bruces. no conocen los mecanismos de los depredadores ya que no hay presas y no han sido enseñados por sus progenitores. Crossbow dormía siempre profundamente. los brazos de sujeción en posición de alerta. pero el zumbador no trató de huir. ya nos había descubierto. con la esperanza de que su maquinaria fallase. por lo general. paredes y colgajos de la sustancia de la Masa. Miré en la oscuridad de la tienda a Crossbow y Ana. Me eché la mano al cabello. estremeciéndose visiblemente y produciendo. Seguramente que. pero permaneció entero. Se balanceó. había poco espacio en la tienda y me arrastré al exterior para no despertarlos. Estaba condenado a la efímera existencia de los sin-cámaras. Ana se estiró. Cogí mi nunchako y me preparé. buscando algo que poder matar. «Los animales más grandes se desintegran.» «No creo que haya nada que pueda molestarnos». Me desperté un poco antes de medianoche con una sensación de desasosiego. pero al final cambio de idea. Si se acerca algo. desesperanzado. Todas . y mi cabeza se estrelló en el suelo. unos pasos después. Di un salto en el aire y golpeé uno de sus micrófonos de sonido. además. me retorcí. Unos instantes antes de que tocase el suelo. Grité enrabietado y la golpeé con todas mis fuerzas en el codo de uno de sus brazos. al principio. espesa pasta química llenó mis narices. el zumbador se escoró por momentos. y me ayudaron a levantarme. dije mientras nos acomodábamos en el interior de la tienda. me había dado cuenta de una cosa: ¿por qué molestarme? El gesto se perdió para siempre. como si recolectase bayas. lo dejé en el aire hasta que cayó al suelo. y miré a mi alrededor medio loco. unos ojos amarillentos de alguna especie de anfibio. entre dos montículos blancuzcos. introduciendo mi última cámara en una cavidad que se había abierto en su espalda. Me sujetaron mientras suspiraba incontrolablemente. Crossbow intentó dormir sobre el río. Una densa. pero no sólo estaba demasiado corto. mi voz se quebró de nuevo. Miré a las estrellas y descubrí una inmensa sombra que las tapaba. no sentía la familiar presencia de mis cámaras. cegado por las lágrimas. pero sus brazos se movían con la velocidad de la luz. Sólo lo habían visto Ana y Crossbow. Corrí tras el zumbador. Unos ojos saltones sobresalían de las marrones aguas.» Y sin más. intentando hacer el menor ruido posible para no revelar nuestra presencia. explicó Crossbow. No hay nada con qué hacerlo. sacándome de entre la maraña de enredaderas y hongos rotos. Encendí mis cámaras y me senté. abriéndose paso entre la blanca vegetación y cayendo en una especie de charca llena del viscoso fluido. Atrapó todas mis cámaras con sus zarpas metálicas. lo oiremos y despertaremos. inclinándose hacia un lado. Grité lleno de rabia. de tal forma que su tamaño era imposible de determinar. nos dormimos. su mente plagada de sueños.excrecencias de la sustancia de la Masa. Ana y Crossbow me encontraron. Se habían ido. supliqué. Mi cuero cabelludo hormigueó allí donde estaba impregnado del fluido. era nuestra única forma de ocultarnos. un extraño sonido. muy rápidamente. y por unos momentos escuché mis propios gritos que rozaban sus más altos registros. El zumbador descendió silenciosamente. una tras otra. Miré a mi alrededor. Su respiración era normal y reposada.

El operador de zumbador sabe que en tus cámaras hay informaciones de Moses Moses. de su verdadero significado. inmerso en la desesperación. Mis supresivos habían desaparecido. Corrimos hacía él y largamos el palo que usábamos para llevar la tienda. Se sujetó con ambas manos en el borde de . levántate y síguenos. hizo que dudara y que. sollozando apático. Removimos con el palo hasta que. «Marchad sin mí. Al amanecer se acercaron al río para recogerme. tu cabeza está magullada». Mis supresores han desaparecido. y una masa cambiante y carnavalesca de células masculinas se abría paso por mis venas. Lo peor ya ha pasado. pero Ana me acompañó al río y empezó a lavarme el moho que se había adherido a mi cabeza. Tal vez alguien que conoces. «¿Por qué no nos movemos? ¡Estamos en el borde del río! Sólo queda un día de camino hasta la costa. la rapidez es esencial. Me escocía el cuero cabelludo y. había estado diez horas sin dormir. sentí las náuseas del cambio de hormonas. No tengas ninguna duda de que está buscando noticias del hombre que cree es el Presidente. Caí al suelo. Ignoré los quejumbrosos intentos por consolarme de Ana y Crossbow. «No debes ir conmigo. «Arti. Ana y Crossbow se habían levantado hacía unas horas. Simplemente. consideré muy seriamente la idea de tirarme al río para morir ahogado. atacando mi cuero cabelludo. gruñendo. Soy un lastre. me hallaba agotado y enfermo. al principio. dijo Ana. y cayó sobre una charca llena del blanco líquido. Además. Me estremecí. Mi cara se amorató con la sangre congestionada.» «No entiendes nada». dijo Ana. al final. mis mandíbulas. «Nunca se te exigirá algo que no puedas hacer. podrás conseguir más cámaras. y mi furia fue tornándose desconsuelo. burbujeando como aceite hirviendo en las puntas de mis huesos. lo que significa que perderé mi fama y mi reputación. Arti. mis sobacos. Crossbow se volvió a dormir. Deja de lamentarte. somos tres. ansiamos la vida. Sólo el hecho de pensar que el intento podría ser vano. Ana. Pasaron los minutos. sus voces me sonaban vacías y huecas. gruñó Crossbow. Ni quiero saberlo. sólo se llevó tus cámaras. incluso confiriendo a mi pituitaria un atávico estado de alerta. No había dado más de diez zancadas. sacamos a Crossbow del espeso fluido. El mal humor empezó a apoderarse de mí.» «Estoy enfermo». notamos un débil movimiento hacia el final de la laguna. Sonándome la nariz. Noté cómo se ponían rígidos los músculos de mi cara. no es propio de ti. Cuando nos hallábamos cercanos a la desesperación. introduciéndose en mis cuerdas vocales. No dije nada. «Ahora que el zumbador nos ha localizado. Parte del fluido parecía haber empapado la cubierta plástica de mi cabello. Nadie me reconocerá. Oculté mi cara entre las manos. «Ninguno de nosotros tiene cámaras y. dijo Crossbow. nos habría atacado sin dudarlo. Lavé mi magullada cara en las sucias aguas y dejé de llorar. En lugar de eso. dije. Estoy perdiendo mi identidad.» Crossbow cruzó los brazos. cuando volvamos a Telset. Me hallaba demasiado enfermo para notar los efectos eróticos.» Sacudí la cabeza.» «Una actitud ridícula». Piensa que las cosas podrían haber sido mucho peores. No hay más que hablar. finalmente. buscando a Crossbow. Estaba fuertemente pegado. No sé que es lo que va a sucederme. mis ingles. «Mis cámara han desaparecido.» Ana me ayudó mientras Crossbow se escurría río abajo. lanzando al aire con sus pies nubes de esporas que salían del tejido velloso de la Masa que bordeaba la ribera. Alguno de tus amigos productores de vídeos.» Mi voz se quebró. No una ventaja. Permanecí despierto hasta el amanecer. Es como si estuviese ciego. y se fue corriendo a la tienda. Si sus intenciones hubiesen sido hostiles. Las hormonas me están convirtiendo en un animal. abandonara la idea. Además.» Ana sacudió la cabeza. «Debemos continuar». respondí. He perdido mis cámaras. Me volví hacia ella.mis acciones habían sido desposeídas de su verdadero contenido. sin embargo. «No pasa nada». El zumbador podría habernos aplastado mientras dormíamos en la tienda. «Necesitas atención médica. mis labios. Cuando los primeros rayos de sol se abrieron paso entre la maraña. de momento. al menos. cuando tropezó con un arbusto que se rompió bajo su peso. Creo que el zumbador está controlado por un amigo.

Crossbow nadaba en cuanto podía. Pueden ser peligrosos. Ana insistió en que ella abriese camino. Finalmente le atamos a una cuerda y dejamos que el agua lo arrastrase como un leño. nos encontrábamos vadeando entre gruesas raíces. esperando a que el neutro emergiera. examinando el terreno con el palo que nos servía para llevar las provisiones. aunque la piel se había puesto roja e hinchada y estaba llena de ácaros foliculares. Parecía tener una expresión de resignación en su rostro. Ana se quedó quieta. El olor que salía del blanco fluido de la Masa hizo que la cabeza me empezase a escocer de nuevo. He ingerido una gran cantidad del Cuerpo de Crossbow. Cosas como: «Ella ama el poder. no a ti. «No me toquéis ninguno de los dos. Muertos desde hace siglos». Finalmente se aupó. dijo Ana preocupada. Sorprendentemente. No conozco los subsiguientes efectos. «No me ha dañado. No. no debes decir eso». hierbajos. replicó. dejando al descubierto una tira de piel cuya endodermis estaba completamente blanca. Cada vez había arbustos más altos. «Lo único que me hace un poco de daño son estas astillas que se me han clavado en las manos. Crossbow deliraba. Ana nos ayudó a seguir vivos. Debes decir lo mismo de ella». el paisaje de la Masa comenzó a cambiar. Su piel estaba llena de ampollas. Cuando llegó el crepúsculo. Montamos la tienda y descansamos. tan comunes en las costas continentales. y el agua marronácea del río rezumaba de las ampollas.» «¡Estás muriéndote!». Una mancha blanca quedó flotando tras él. como una corona. «Mira cómo se desgaja. y «Pero todos están muertos. «Estoy bien». Me senté en un amontonamiento de fibra de la Masa. y el agua parecía aliviarle. helechos. densos. Estoy bien. Después se puso a mi lado. Durante varios minutos. pequeños fragmentos dispersos que me traían cosas a la memoria. observando el lugar por donde Crossbow se había sumergido. dijo Crossbow.» «¿Hay algo que podamos hacer?».la laguna. Una especie de pequeñas ampollas me habían crecido en la cabeza y alrededor de mis cejas. Decía cosas sin sentido. croó. La mayor parte de la piel marronácea se había ido desgajando. documentaciones legales y monografías científicas. Se metió en las sucias aguas y desapareció bajo la superficie. Seguirme». todo ello mezclado con trozos de poemas. y «Luisa. sus ojos estaban medio cerrados a causa del musgo y apenas veía nada. El hecho de que tuviese clavadas las astillas disimulaba su verdadero estado de ánimo. Finalmente se produjo un burbujeo cerca de la orilla y el neutro emergió de nuevo.» Tomó aire. ayudándose con las manos y rodillas. Avanzarnos lentamente.» Se cogió una de las ampollas con sus nudosos dedos y tiró de ella. llenos de raíces. que se había introducido en su estómago. Podíamos oler el aroma del mar. Comimos lo que nos quedaba de provisiones y de nuevo sentí la náusea producida por mis nuevas hormonas. Escupió todo el fluido que pudo. Yo estaba rendido de cansancio y enfermo ante mi cambio hormonal y la visión de la piel de Crossbow. Nos hallábamos en los típicos manglares. no me escocían. Transcurrió media hora. que había lavado previamente. cubierta de las bolsitas del Cuerpo de Crossbow. aullé. cubierto totalmente de un velo espeso y deslizante. Yo portaba los bultos en mi espalda mientras ella examinaba el terreno. «¡Es como si tuvieras una quemadura de tercer grado!» «Es sólo una costra». Crossbow tosió compulsivamente. escupiendo un pequeño pedacito de musgo. Ana. y empezó a arrastrarse por el borde del río. El velo que cubría el cuerpo de Crossbow era tan espeso que apenas podía caminar. la piel que había soportado las ampollas comenzó a llenarse de unas blancas colonias de la vellosidad de la Masa. pero. al anochecer. La piel del pobre neutro estaba visiblemente mojada. tosiendo sin parar. pero no dijo nada. Dormimos y seguimos caminando penosamente. «Claro. haciendo desaparecer las ampollas. Vomité dos veces. y comenzó a caminar. Limpió mi cabeza llena de ampollas y no dijo nada cuando descubrió una mata de hierba que había arraigado en mi cabeza bajo una de las bolsitas. Llevó a Crossbow al agua. pulmones y agallas. luego árboles pequeños. Matas de hierba habían arraigado en la piel de mi cabeza en una docena de sitios. aves y más y más manglares. por las que se escurrían las aves acuáticas y una especie de . no me toques. Al caer la tarde.

«Era un distintivo. cuando estuvieron totalmente desarrolladas. las arrugas que rodeaban su boca. simplemente. Por primera vez en toda mi vida me descubrí tropezando con mis pies y tirando cosas sin querer. una corteza emergió de sus pantorrillas. No era el simple hecho de que le había crecido el pelo. Mi carrera estaba arruinada.» «No era un adorno». quedaron confinados a las zonas en las que el fluido de la Masa había estado en contacto con mi cabeza. sino amontonar algo de lodo sobre los bultos marronáceos que antaño habían sido sus tobillos y asegurarnos que no le faltaba el agua. suavemente.» «¿Lo perdiste?» «No. nadie que pudiese ofrecer resistencia a Cabal. Manteníamos un fuego siempre encendido. Adelgazamos y nos hicimos más resistentes. Después. cangrejos. tampoco tenía ningún testimonio a nuestro favor. No se había quitado las astillas de las manos. Yo nunca llevo adornos. estaba más asentada. llevarlo para siempre. mirando el cielo nocturno. cubriendo ambas piernas a la vez. Me lo quité. Incluso llegué a cortarme un día que traté de usar el escalpelo de Crossbow. Nunca me has dicho qué fue de él. Especialmente cuando me filmasen. y fue reemplazado por la torpeza del adolescente. Un elemento de tensión en la expresión de su cara. Su boca y sus ojos permanecían cerrados y su cuerpo tan tieso como un leño. Ana exploró los alrededores durante dos días. Duró varios meses. Fue un proceso lento. No podíamos hacer nada por Crossbow. Ese fue el sitio que Crossbow eligió para descansar. su cráneo se disolvió mientras de su boca. Una noche del tercer mes de estancia en la playa. Tampoco teníamos ninguna garantía de que no fuésemos descubiertos al llegar a Telset. hasta que descubrió una pequeña playa blanca que se abría entre los manglares que se extendían cientos de millas por todos lados. construimos un pequeño refugio con la madera de los manglares y vegetación. y nos guiamos por su sonido. «Tienes un aspecto diferente desde que perdiste la pluma». Había esperado que Ana comenzase a hablar acerca de nuestra obligación moral de volver a Telset. y los bancos de la ensenada estaban repletos de un espeso lodo negro. No había ninguna razón para volver a Telset. las palabras comenzaron a aflorar a su boca. «Rominuald Tanglin me dio ese broche. Ana los cortó cuando empezaron a colgar sobre mis ojos. Hasta los hierbajos que crecían en mi cuero cabelludo parecían prosperar bien. No había ninguna razón para arriesgarnos a volver a Telset en una barca hecha a base de troncos. lleno de desgarrones y desteñidos. y confeccionamos unas trampas para los peces que colocamos entre los acantilados. Había cambiado. Escuchamos el rugir de las olas. tan lento como la formación de hierba sobre mi cabeza. lo cual arruinó trescientos años enteros de arraigados reflejos. También yo estaba creciendo. Perdí mi gracejo ágil y juvenil. Como mis cámaras habían desaparecido. almejas y algas. dije. ojos y oídos salían unas ramas fuertes y vigorosas. Pero Ana había cambiado tanto como yo. Tres pulgadas al mes. y por ahí fue por donde empezó su transformación. todo eso había desaparecido. Me preguntó si quería llevarlo. cayendo en rizos sobre sus orejas y la base de su cuello. replicó Ana. Cuando se rompió la tienda. «El pequeño broche que adornaba tu cabello. Las hojas comenzaron a crecer en los espacios libres dejados por las astillas que Crossbow tenía clavadas en las manos. Sería una especie de distintivo para identificarme a la gente. Ni la explosión de pecas bajo su piel bronceada. Acampamos en espera de que Crossbow muriese. No teníamos ningún jefe. Recolectamos bayas de las enredaderas y arbustos. Llegamos justo a tiempo de ver el último rayo de sol sobre la superficie del Golfo de la Memoria. No tenía sentido ni pensar en volver a ella. Estaba hecho de . y nuestra piel se bronceó. Había algo más. dejando que mi cazadora de cuero hiciese de puerta. aunque adoptaban una tonalidad rojiza si Ana los recortaba demasiado. No me hacían daño. Había una pequeña fuente de agua fresca. la miré con curiosidad a través del fuego de la hoguera. ni su ajustado vestido. El mero hecho de sobrevivir ocupaba nuestras existencias. No lo pasamos mal. Ana y yo nos alimentamos de pescado. Sus dedos estallaron en una multitud de ramitas.sapos con armadura.» Dudó un largo rato. se extendieron por la piel. Parecía haber perdido la tensión. Mis ácaros foliculares impedían un desarrollo mayor hacia otras partes del cuerpo.

esa Otra cosa de la que Armitrage había hablado. como el pelaje de un animal. No necesito ninguna iglesia. miraba el rostro de Ana. Ni tan siquiera necesito a Tanglin. Eres mi oyente. Los meses pasados con Ana habían provocado un cambio en la manera de expresar mis sentimientos. sino algo vivo que. ahora veía gracia. goteando. sólo yo.. Ana. pero Arti. «¡Nadie nos puede ver!». veía sólo sus rasgos. señalando con un dedo acusador a una estrella.» «Eso está muy bien». mis aves favoritas. Estaba la sensación de seguir vivo. Sin ti. al principio. Mis aves no morirán nunca. húmeda. fuerte y verdosa. Tuve sueños en los que volaba. las células de las aves en las que crecían esas plumas. o. «Pero ahora ya no es necesario. Sólo se trataba de plumas. Era una risa aguda. la hierba húmeda y verdosa que cubría mi cabeza y llenaba mis sueños. o en los que ardía. Antes veía proporciones. Se levantó y corrió playa abajo. el viento. Yo lo he hecho. Eres la única persona que conozco realmente. ahora contemplaba una mujer. «He vuelto a nacer». y los genes son el corazón de la vida. pero no me dejé llevar por la apatía. y creció en mi interior. Al principio. Ana era la única mujer. El vello crecía por todo mi cuerpo.» . Nadie podrá destruirlas..» «Yo si estoy preocupado. «¿Pero cómo voy a sentir deshonra si estamos los dos solos? Estamos abandonados en este paraje desierto. si les fallo. como hierba. sino otros mucho más adultos. que no eran una cosa estática. Lo he llevado durante treinta años. El impacto con el agua fría pareció calmarla. Cuando. Esta playa es nuestro mundo y nosotros somos las únicas personas que vivimos en él. incluso soñé con el cuerpo de Tanglin. pero comenzaba a despertar. se mueve. «Me habría gustado que hubiese sido tan fácil y limpio. repliqué. ¡y ahora me despido de ti! Tengo mi propio mundo. además. No tienes que tener en cuenta lo que hice en el pasado. así que le contaba mis cosas.. me parecía absurdo poder sentir nada sin una audiencia que me atendiese. había estado prisionero dentro de mi carne mucho tiempo. «He muerto para ti. No podía ocultarle a Ana los efectos de mi pubertad. ¿me oyes? He hecho todo lo que has querido. La arena se levantaba con cada zancada. asentí. ¡Mi propia gente! ¡He vuelto a nacer! ¡Me declaro una persona nueva! ¡Nadie más puede hacerlo por mí!» Chapoteó por la neblinosa rompiente de las olas y se zambulló en el mar. Se descompondrán y serán preservadas en el Cuerpo de Crossbow para siempre. Tanglin puso ese distintivo sobre mi cabeza. pero también algo más. Las he salvado. no habrá nada por lo que luchar. acariciado por los dedos fantasmales de una mujer del pasado. No fallaré a mi rebaño mientras viva. y se quitó la ropa mojada. unos ojos enfebrecidos que parpadeaban ante la contemplación de su piel. extendiéndose irresistible. Reveria es muy grande. Salió del agua. También crecía Otra cosa. dijo Ana. y las células tienen genes. no los ojos insensibles del Chico Artificial. el sol. Arti. moriría. ni de mí ni de Tanglin. ni una simple cubierta de piel sobre los músculos y tendones. sonaba como cadenas que chirriaban. dijo tranquilamente... estaba sin defensas frente a ella. Algunos de los genes aún pueden servir. ¡Las arrojé! Las arrojé a la laguna en la que había caído Crossbow. con una pequeña entonación histérica. pero nosotros solo necesitamos un trocito. «¿Entiendes el ritual?» «Ya he pasado antes por él». La miré con verdadera admiración. Nunca me había dado cuenta que la figura de una mujer está delimitada por curvas. Ana era esa mujer. Ana. La veía con otros ojos.plumas de moa. incluso cuando apenas podía soportar su carga. ¡pesaban demasiado! Luché demasiado para soportar su peso. «Ni la iglesia podía haberme ayudado.» Me miró intensamente. No debes preocuparte ni de mí ni de la Iglesia.. ¿verdad? Y nosotros somos todo el mundo que existe aquí. para las viejas cosas!» Se detuvo de repente. Estaba hecho de células. a pesar de que lo intentaba. Eso es lo que he aprendido de ti. «Lo hice sola». Una sola persona puede ser todo un mundo. tres veces. quedándose totalmente desnuda con los tobillos dentro del agua. había muchas otras cosas que hacer.» «¡Sí. Se echó agua sobre su cabeza. He aprendido a no preocuparme demasiado. así es!» Ana comenzó a reír. con el cuenco formado entre sus manos. gritó «¡Nadie se cuidará de nosotros! ¡He muerto para el viejo mundo. Ella era la única persona que tenía. poderosamente.

dejando a Ana. Aquello fue el comienzo del largo poema épico de Spinney. Miré sus lentes. «Los machos se colocan en ese lado. Alruddin. «Rominuald». querido Arti. «¿Qué sabes acerca de Tanglin?». Quiero decir. Jack miró. Mártir de la Causa. pregunté. eran preciosos! ¡Eres un héroe! ¡Ana es una heroína! ¡Un ídolo! ¿Qué ha sido de Crossbow? ¿Qué ha pasado con su increíble descubrimiento? ¿Dónde está nuestro sabio asexuado? ¡Es mil veces más hombre que ninguno de nosotros!» Señalé el árbol. recibimos una fuerte ovación y una salva de vítores de Jack. «¡Pues que hemos ganado! ¡El Viejo Cabal ha sido aniquilado! El Nuevo Cabal y la Mesa Reformada han tomado el control. Spinney y su mantis abrazaron a Ana. cerré los ojos. por lo menos una docena. Jack y Spinney corrieron hacia nosotros. Incluso la tripulación saltó a tierra. «Nosotros lo plantamos allí. resoplando. Temblando. fuimos con precaución. con lágrimas en los ojos. Me quité mis harapientos ropajes y los arrojé en la arena. hay realmente cuatro: tú y tu vieja personalidad.» «Fue un mártir de la Causa». Aunque parezca que sólo somos dos. señor Tanglin?» Un montón de cámaras nos rodeaban. Así lo quería él. Tanglin. Chico? ¿O debería llamarte. excavando en la arena con su pie desnudo. inquirió Spinney.» Me puse en pie. dijo ella. Ya podemos empezar. asintió tristemente Spinney. «¿Realmente eres tú. ¡hemos visto todos tus vídeos! ¡Mira.» «¿Quieres decir que ha muerto?». Jack me abrazó. Las cámaras lo enfocaron. Habíamos pescado una raya con un garfio de hueso y estábamos asándola en el fuego. Más tarde nos dijeron que la columna de humo negro había llamado su atención. dijo pensativa. y yo me estremecí bajo sus brazos porque el nombre sonaba demasiado adecuado. hijo. Angélico ha muerto. «No es nativo de esta zona. «De acuerdo. No nos descubrimos hasta que vimos a Rufián Jack y a Alruddin Spinney vadeando la costa. Fue gracias a tus vídeos. «Me gusta el nombre de Ana. causando una verdadera Revolución! ¡Ha sido la mejor filmación de toda la historia!» Rufián Jack agitó sus brazos.» «No». Oímos un bote que se acercaba y nos ocultamos en los manglares. Pronto llegó el día en el que se cumplía el quinto mes de estancia en la playa. dije con seriedad. «¡Volvamos a bordo! ¡Hay que volver a Telset para la bienvenida de los héroes!» . narrando el histórico momento con transmisores vía satélite. hicimos el amor en la arena. y yo y la mía. «Fue un accidente».» «Es la tumba de Crossbow». Chico. Jack comenzó a reír. dijo Ana. Aun así. entonces?». Primero hay que dibujar ocho anillos sobre la arena. dijo Jack ausente. como éste. rezongó Jack. mientras me agarraba de los brazos. las hembras en este otro. Mi boca estaba seca y mi corazón golpeaba en mis costillas como un loco golpea la puerta de su celda. La larga caminata fue demasiado para él.«Supongo que debo conservar el nombre de Ana». Jamás nos hubiesen encontrado si yo no hubiese reconocido el bote en la hidroala exploradora de Rufián Jack. «Pinnatus sylvaticum». «¿Qué ha sucedido en Telset durante todos estos días?». ¿Qué hace tan cerca de la costa? Es un bonito ejemplar.» «¿Y qué es lo que quieres hacer. Spinney y sus cinco tripulantes. «¡Barba! No puedo creerlo». No quería mirar. pregunté. En lugar de eso.» Se paró y comenzó a trazar un círculo ancho sobre la arena húmeda. Cuando salimos de entre la vegetación. ¿Por qué no conservarlo? De ahora en adelante haré lo que me dé la gana. «Por Dios. pregunté cauteloso. como dioses. Te enseñaré. tenía miedo a lo que iba a suceder después. dijo ella. Algo horrible estaba a punto de sucederme. «En la Masa. era el Delicias de Jack.» El baile no duró mucho tiempo. «Yo te enseñaré a ti. «Quiero bailar. ¡Muerte Instantánea se ha desmembrado! ¡Tus vídeos hicieron que las masas se sublevasen. con más cámaras. rodeados por una nube de cámaras. no lo sabe! ¡Chico. Una terrible enfermedad.

donde nos esperaban los marineros. gritando. Llegamos a Telset en una hora y media. Ana y yo fuimos a rastras. Jack encendió los motores. y su estela casi destrozó la pequeña cabaña que Ana y yo habíamos construido.Empujados casi. arrancándonos jirones de ropa para quedárselos de recuerdo y pidiéndonos autógrafos y pruebas para mostrar a la población. . guiados por la tripulación a bordo del barco.

«Sí. Después ocurrieron todas aquellas fatalidades en la Zona Descriminalizada. Una de ellas golpeó a Ana. Imagínate. Tang-lin. ya lo sabes. Ha sido bastante fácil llevarlo a cabo en Telset estos últimos meses. un levantamiento abortado en favor de Moses Moses. cada clon de la ciudad gritaba a pleno pulmón y lanzaba peligrosos fuegos de artificio que después caían sobre las cabezas y cuellos de la multitud.» Jack sonrió. ¿de quién si no?».» «¡Buen Dios.» «¿Y mi casa?» «Destrozada. ha sido barrida!».XIII L bienvenida fue mitad irreal. La inquieta. mitad barroca pesadilla. Factor Escalofrío. Angélico les atrajo a la Zona Descriminalizada y los hizo volar por los aires. En cuestión de segundos nos encontramos en mitad de un maremágnum de cámaras. La extensión de coral pasaba bajo el hidroala mientras Jack conducía el Delicias hacia el mar. ¡durante todo este tiempo yo no sabía que tú eras realmente Tanglin! Pero ya lo sabe todo Telset. «Es el guardián del orden. Los miembros de Conocimiento Disonante y los Cuatrocaminos intentaban mantener el orden. se A . Pero el computador central quedó hecho añicos. La totalidad de la población de Telset nos esperaba en los muelles. «¡Mira. todos ellos propiedad de Money Manies. lo que queda de la Zona. aulló Ana. Rescatamos algunas de tus cintas. mira a Martillo dando un susto de muerte a esos civiles!» Estaba asombrado. Había tantas que no podíamos ver a la multitud y apenas nos distinguíamos nosotros mismos. no lo sientas por él. Sin armas de fuego. Pobre Viejo Papá. no los brazaletes con los colores del arco iris de Detalle Cívico. dijo. «De Money Manies. Jack reaccionó con prontitud. Lo siento. Ocho personas fueron ejecutadas. «Oh. Pronto perdimos contacto con la isla y nos quedamos esperando que llegase la oscuridad para entrar sin ser vistos. Angélico fue depurado. cada mujer. aullante multitud se hallaba al borde de la histeria colectiva. rompiéndose sus objetivos. ignorando las vías marítimas normales. «¿De quién ha sido esta idea?». con tal rapidez que casi caí por la borda mientras que Ana tuvo que agarrarse a la estructura metálica del estrado. que se entorpecían entre ellas. tu viejo amigo. Entonaban al unísono: «¡Tang-lin. había tanta que muchos ciudadanos se veían obligados a caer al mar presionados por la muchedumbre. Después descubrimos que había estado produciendo explosivos en un anillo orbital durante dos años. puedes verlo en el monitor. forma parte ahora de Nuevo Cabal». «¡Sube. Sucedió dos semanas después de que te fuiste. La multitud estaba fuera de sí. mira. sino gruesos brazaletes entrelazados de cuentas y abalorios. nunca había visto nada igual desde Peitho». Me di cuenta de que llevaban unos brazaletes nuevos. me aseguró Jack. totalmente fuera de control ante tamaña cantidad de longitudes de onda distintas. Cada hombre. grité en el oído de Jack. cosa que me hizo sacar el nunchako y esperarla para hacerla añicos. Mira. dando vueltas en círculos. Su reputación es grande. la Dama Hielo está azotando a ese hombre medio muerto! ¡Conocimiento Disonante está acabando con la mierda de entre la población civil desarmada! ¿Qué diablos está sucediendo aquí?» «Bueno. o destrozarán en pedazos la ciudad!» Ana y yo caminamos hacía el estrado. Rápidamente empezó a correrse el rumor de la Segunda Venida. estrechando manos y saludando. «Sube al estrado y salúdalos». Eran imágenes de la primera batalla entre el Viejo Cabal y las fuerzas revolucionarias. Tang-lin!» «Dios misericordioso. encendió los motores y nos sacó de los muelles. Conectamos con cuatro canales.» «Yo también. grité. La playa estaba negra de toda la gente que la abarrotaba. «¡Mil demonios. aulló Jack.

» «Mi sagaz Arti. «¡Cuantos días y noches he pasado consumido por la preocupación! ¡Pero entrad. el señor Richer Money Manies. «Debo hacer mención a ese maravilloso tocado que llevas en el pelo. Bien. «La recuerdo. Con su propia y característica personalidad. «Recordatorios». Manies parecía interesado. supongo que ése es tu nuevo nombre. sonrió Manies. gritó mientras me abrazaba y me daba un húmedo beso de cortesía en la frente. sacándome del cuero cabelludo un mechón de negro pelo y un trozo de hierba. con la compañía de algunos buenos amigos y aliados». veamos. Aunque no se sabe nada de Crossbow Moses.» Con un gesto. «¡Querido Chico! ¡No sabes cuánta alegría se acumula en este viejo corazón el verte de nuevo!».» Tosió.está construyendo una nueva estatua de Moses Moses. gracias a Dios. «¡Gracias!». Me hubiese encantado estrechar su mano. si es que puede apartarse por unos momentos de su mesa de trabajo. Rufián Jack Nimrod.» «Gracias..» «Claro». Lo peor ya ha pasado. dije. Nos intercambiamos miradas tranquilizadoras. Fiestas nocturnas. «He adelgazado más de cuarenta kilos y parezco ocho años más joven. Mira. Aún había marcas de balas en la pared que miraba al mar.» Me encogí de hombros. Está escribiendo una historia de la Revolución. Una gran pérdida para la ciencia. «Pronto oscurecerá. «Profesor Crossbow. así que no está aquí. sacó un rollo de papel de uno de los bolsillos de su barroca chaqueta de color crema. después te daré las cintas. al comedor. Money Manies nos concedió el gran honor de recibirnos en sus habitaciones privadas. Las cámaras instaladas en casa están filmando nuestro desayuno. dijo Manies alegre. dije. «Veamos. Nos ayudó a sentarnos en unas elegantes sillas de madera forradas de terciopelo rojo. ya los veo. dijo Manies con una sonrisa. Mi buena amiga Cewaynie Wetlock. creo que debemos dejar el sitio vacío en memoria suya. señor Manies».. el de la barba. Felicitaros.» Nos llevó. «Es sólo un pequeño desayuno. Alruddin Spinney.. O de Moses Crossbow. Es como un eco lejano de las viejas espigas plásticas.» . por casualidad?» «He nacido tres veces. Está impaciente por tener una charla con vosotros dos. pero encuentro el cambio refrescante. Te llevaré ante Money Manies. Chico. Desapareció dentro. dije.. «Me he ido acostumbrando a él. «De cualquier modo. «Santa Ana Dos Veces Nacida. como vosotros le llamabais.» Ana y yo nos sentíamos a disgusto. o la de su sucesor. A lo mejor necesita algo más de movimiento. el verdadero. «No soy capaz de entender cómo se ha sabido. dije de nuevo. «Veamos la lista de invitados. Debo decirte que has elegido el momento adecuado para cambiar de imagen. «Tiene muy buen aspecto. el original Moses está realmente muerto ahora. Le pongo bien en mi libro. que ha bajado de la estación orbital. ya están dominando a la multitud que se agrupaba en los muelles. Cuánto lamento no poder verle de nuevo. aún están enseñándole los modales básicos. «Me gustaba mucho aquel vejete. ya lo sabéis. dije. Ya sabes. Hacer celebraciones. Ya sabes.» «Cierto». Obviamente. Tu sirviente Quade está bien. «Arthur Tanglin. pero así es. ¿Están ya puestos los identificativos en la mesa? Sí.» Me di un tirón a mi cabello. Factor Escalofrío y su Dama Hielo.» Jack se carcajeó. así que lo podemos endiosar como a un héroe. ¿no habrás renunciado a tu título. no creo que vuelva a ser el Chico Artificial nunca más. señor Manies.» Desconectó el monitor de la unidad central. lo corriente en él..» Manies volvió a la lista. a través de una pesada puerta. Está mi querida esposa Annabella Manies. pero sobrevive bien. Hice una crítica de uno de sus vídeos justo antes de verme obligado a abandonar Telset. Fíjate qué bien lo hacen.» «Gracias». haciéndonos pasar al salón. entrad! Justamente estoy desayunando ahora!» Manies manipuló su brazalete y se abrió la puerta de su mansión. Permite que te proporcione nuevas cámaras antes de que te vayas. comoquiera que llames al sujeto que iba en la burbuja.» «¿Cewaynie Wetlock?». y mi alienígena. iluminado por una araña movible.

Aunque tú no estés muy de acuerdo.» «¿Quién es el huésped sorpresa?». Hemos pasado la mayor parte de nuestras vidas en ellas. «Hemos sido tres desde hace por lo menos ocho años. mi memoria es excelente. aunque con breves apariciones. Como en el último carnaval.» Hizo pasar el vídeo. A veces. «La primera de las cintas no tiene sonido.» Manies adoptó un aire afligido. dijimos. habría protestado violentamente. de otra forma. pronto estará aquí. Angélico metió el cañón de la escopeta en la boca de Manies y accionó el disparador. Incluso contando la silla vacía de Crossbow. No era otro que Richer Money Manies. os lo puedo asegurar. Actualmente. Afortunadamente. «Sí. «Muy pronto lo verás. ¿Queréis que lo pase de nuevo?» «¡No. dijo Manies. pero. «El último Profesor Angélico. «¿Qué dices. siendo yo el más viejo. Manipuló su brazalete de nuevo. dulce y de gran talento. La cabeza de Manies se separó del cuerpo mientras salían disparados por el aire multitud de trocitos de masa encefálica. Conoces mi reputación de olvidadizo. Ahora. hermano?» «¿No estoy siempre de acuerdo contigo?». y está ansiosa de conoceros. señor Tanglin.» Manies apretó uno de los botones de su pesado brazalete. por Dios!». este tipo de mesa era uno de los gestos afectados de Manies. Un segundo Money Manies penetró en la habitación. Mis cuerdas vocales estaban paralizadas por el miedo. Fijaros en esa expresión de pánico en mi cara. Se desarrolla justo después de la masacre del primer alzamiento. ¡ahora!» Angélico quitó el saco negro de la cabeza de su víctima. «Bien». Un episodio triste y cruel de nuestra historia. preguntó Ana. Manies se divirtió ante nuestra sorpresa. Suyo era el gran zumbador que descubrió tus cámaras. ¿verdad?». «Eramos tres».» «¿Quién es ese pobre hombre atado a la silla con un saco sobre la cabeza?». justo después de que consiguieseis escapar..» Transcurrieron unos momentos. era francamente malo. ¿por qué no pasamos el tiempo viendo algunos vídeos? Quiero que veas algunos de estos.» . Ella editó las cintas. es difícil conocer la vida los tres en todo momento. no importa. dije.» «Oh. en cuanto termine su arenga. «¡Me habéis arruinado la sorpresa! Bueno. oculta tras un cuadro en la pared opuesta. El primer Manies asintió. Me lleva mucho tiempo preparar el plato principal del alienígena. «Una forma bastante grosera de sembrar el pánico. yo mismo. Mientras tanto. Me eché hacia delante y apoyé los codos sobre la mesa redonda. «¡Eso es el Profesor Angélico!». Quizein?» «Unos treinta minutos más. «¿Cuánto falta.«Sí. por ejemplo. sí. ¿verdad. dijo Manies con énfasis.» Manies volvió a manipular su brazalete.. nos vemos forzados a salir juntos. me temo. «Sí. Nosotros dos estábamos escondidos en nuestras habitaciones privadas cuando Muerte Instantánea arrestó a nuestro pobre difunto hermano. a pesar de los vídeos. dijo el nuevo Money Manies. «Habéis visto la ejecución de nuestro hermano. «Sí». «¡Ese alienígena mío! Sus componentes bioquímicos requieren una dieta especial. dijo el nuevo Money Manies con una sonrisa. asintió el primer Money Manies. dijo Ana. momento de máximo impacto en la audiencia ¿eh? Me habían arrestado por ''colaboracionista''. querida?» «Su no nombrado onceavo invitado. Necesito que me comentes su técnica. sonriendo ante nuestra sorpresa manifiesta. Te gustará. «Muy efectivo. soy capaz de ver doce platos. señor. Es una mujer joven. el hombre que fue atrapado y ejecutado era mi doble más joven. Supongo que es una suerte.» Manies torció el gesto. Apareció una pantalla de vídeo. aunque él lo consideraba como una especie de igualdad de clases. mirad lo que hace con el rifle.

Todo el mundo lo sabe ya. ya sabes. sangriento nacimiento de una nueva era. ese estuvo cerca. ¿verdad? ¡Pum! Ahí va el primero. Los trozos que faltaron debían haber sido cogidos como recuerdo por algún encolerizado ciudadano. aquí viene lo mejor. respondí. ¡hay por lo menos treinta! ¡Pero ya es demasiado tarde! ¡Todo el poder de la venganza ha caído sobre ellos!» El otro Manies siguió la narración. vigor y audacia de la juventud. Uno de los modelos antiguos». «pero ella es una niña buena que sabía cómo guardar sus propios secretos. y Cewaynie Wetlock. «Has cambiado. ¡Pum! ¡Pum! Mira cómo explota. dije.» «Y tuvo su recompensa.» «Ya veo». No soy capaz de expresar cuánto me gustan esos mechones de hierba tuyos. un anillo en órbita. justo sobre el horizonte.» «Claro. «Ese es el meollo de la cuestión. Hicimos todo lo posible para que no se descubriese. el Viejo Cabal. Nos fiamos de tu palabra. y el otro. «Vaya. Ya sabes.» «Espera». Tanglin. quiero conocer tu opinión profesional. «No creo que ninguno de nosotros dos quiera verla. Es un vídeo que muestra la persecución y despedazamiento de Angélico a manos de la multitud. podría ser un símbolo espléndido del Nuevo Cabal. Una muchacha espléndida. Presta atención.» Un navío espacial. dijo el segundo Manies. hermano. «Ha sido el siniestro. Habrás podido distinguir la insignia. vigorosos y fuertes. Ella es tu mayor admiradora. he cambiado».» «Sí. Tuve que desvelar el secreto cuando di el golpe de estado.» «No estés tan alicaído. donde se está llevando a cabo una reunión secreta! Le daremos sonido. inquirí. amarillo y redondeado. Recogimos la mayor parte de su cuerpo después. pasa la primera cinta. por supuesto. «Bien. hemos dado en el blanco! Lo están abandonando.«Desde ahora estaremos juntos». puedes estar seguro de que el desagradable Profesor encontró lo que se había buscado.» «De hecho. Hubo un tiempo en el que habrías estado deseando ver y paladear esa magnífica venganza. «Esos son los buenos: los nuestros. «Esos primeros planos son maravillosos. «Me casé con ella porque tenía la capacidad de satisfacernos a los tres al mismo tiempo.» El vídeo comenzó con una vista espacial del horizonte reveriano. no les damos a la primera. hasta tu voz ha cambiado. dijo el segundo Manies con un gesto burlón. ¡Mira esa insignia en forma de arco iris! ¡Es el anillo de Cabal. «¡Mira la atmósfera llena de explosiones! ¡Observa cómo salen volando miles de partículas! ¡Pero aún no sea ha terminado! ¡El anillo se defiende! ¡Los láseres rasgan el vacío! Guau. se agarraron a los brazos de sus sillas. ahora viene. el Viejo Cabal». mira lo que le pasa al anillo. dije. desde luego. entró en escena. Oh. especialmente en la simulación por computadora. Angélico no era más que un peón. ¡mira! ¿Puedes creer que es una simple simulación?» «Es un anillo. Chico. soy incapaz de expresar cuánto admiro su talento. La muerte de doscientas personas trae consigo una estela de odio.» «Sí. Esperábamos narrártelo en persona. Para que sea más verosímil. ¡Pum! ¡Pum! . mi querida esposa ya lo sabía». Arti? Lo copió de los comienzos de tus cintas de combate. Era Rojo. excitados. intervino el primer Manies.» Parpadearon. dijo el más viejo de los Manies. Voy a poner otra cinta. ¿Te importaría que nos apropiásemos de ellos?» «Dime antes qué ocurrió con el Viejo Cabal». Tuvo lugar dos horas después de que yo permitiese la retransmisión de la versión que Cewaynie Wetlock había hecho de tus cintas. dije. ¿verdad? ¡Pero disparamos de nuevo! ¡El anillo estalla.» Ambos Money Manies arrugaron la barbilla con un gesto idéntico. «Sí. Estoy seguro de que te gustará. Bien. «Muy efectivo. claro. nos dedicamos a ello. Ahora. Cewaynie los conoce bien. Arti. «Yo era el invitado sorpresa a este desayuno. Chico». Arthur.» «Tanglin. ¿Puedes creer que sólo tiene dieciocho años? Tiene el genio. ¡Bang! ¡Boom!» Money Manies. Portaba una insignia formada por bolitas unidas entre sí. nosotros dos. asintiendo. Arti. «No había ninguna manera de que lo hubieses adivinado. ¿verdad. parecen tan verdes. Sí.» Hizo un guiño. Era una sorpresa para ti y para Ana. Fíjate cuántas naves salvavidas. «Bueno.

Una expresión de relajo apareció en sus rostros. y por una mujer que jamás se ha sumergido en el agua. Boom. «Pero ¿qué ocurre cuando un flotante y un habitante de la superficie comentan su propia versión del vídeo?» «Oh. Estás de acuerdo. «¿La verdad? Bueno. ¡Está hecha bajo el agua! A base de técnicas de estudio. Es una situación bastante delicada.» Manies iba perdiendo el interés poco a poco. mirando en silencio a sus maridos. pon la cinta. pero. Vamos. ¿No? ¿No lo crees? Bueno. sabía que lo dirías. Después de todo. ¡Boom! ¡Blam! Le pondremos sonido más adelante. . a lo mejor dejamos una sola versión. cada uno pensará que lo que él ha visto es lo verdadero. La Corporación no tiene mucho interés porque se divulgue. ¿Cuál creéis que es mejor?» «¿Y por qué no decir la verdad?». veo que es un tópico el tener que esperar hasta el desayuno. Pero siguen tras sus pasos. Boom. Arti. Como sabes. Vaya un problema. aunque el gobierno de Revería acepte las teorías anti-Deterministas de Crossbow. insistí. dos de un sólo disparo! Tienen una técnica increíble. De percepción. Esos grandes rifles que llevan son lanzatorpedos. es la realización del sonido. dijo Ana. Pero. Maravilloso. etcétera. esos fueron los últimos. ¿verdad?» «Muy excitante». Fíjate en su insignia. Aquí están nuestros invitados.» «Eso no detuvo a Rominuald Tanglin». El diseño es auténtico. La ayudaron a tomar asiento. excepto con zumbadores. Sí.» «Mira. Pero pensamos que rayaría en la estupidez. Bueno. hermano. «Sí. Toda esa nube de burbujas es muy dramática ¿verdad? Excitante y visual. también.» «Bien. «Una buena actuación. Un problema de definiciones. Mira esto.» «Bueno. Intentan elevarse. dije. ya que no la de Cewaynie Wetlock. Se sentó entre los dos Manies. Estamos en un momento muy delicado políticamente hablando. ellos creían que la guarida de Cabal se encontraba en la superficie.. aquí están.» Se produjo un sonido metálico en los brazaletes que los dos Manies llevaban en las muñecas. claro. La Academia ha desposeído a Angélico. La verdadera.» La esposa de Manies apareció por la puerta.¡PumPumPum. etcétera. ahí va el último. Aunque esa era la versión para los ciudadanos de la superficie. escapando en sus navíos submarinos. claro. ¡Mira! ¡La guarida secreta de Cabal! ¿Asombrado de que nunca la hayamos encontrado? ¡Pero está muy bien oculta y resulta aterradora! ¿Verdad? Habíamos pensado rodar un combate cuerpo a cuerpo con algún malvado hombre rana de la fortaleza. Mira cómo disparan sus torpedos. dije fríamente. «Bien. lo copié de los archivos de la Confederación. Naranja se aparta de la trayectoria del torpedo pero golpea a Verde sin quererlo. Una pizca de humor no viene mal. Cewaynie estará muy complacida. aún así habrá problemas. Boom. Vestía un elegante traje hecho a base de bolitas entrelazadas. asentí fríamente. Fíjate cómo se incendian al tocar la capa atmosférica. aseveró Ana. Bien. y ya ves lo que ha sido de él. Fíjate en los brazaletes de cuentas engarzadas que portan esos valientes hombres ranas. El agua es buena conductora del sonido. Sí.» «Por supuesto».» «Muy inteligente». en privado». ahí va el siguiente y el otro. etcétera. Muy bien. mientras que la otra es una versión no oficial. claro está. ¡Paf! ¡Ya no tienen salvación! Bien. De interpretación subjetiva.. Aquí llega el primero. Tenemos otra para el consumo de los anillos. La verdad. «Déjanos escuchar la historia real. pero fue el tocado de hiedra que llevaba en su cabeza lo que me llamó la atención.» «Ah. Están decididos a acabar con Crossbow y sus teorías de una vez para siempre. con tu perdón. Revena es tan sólo un planeta. «Bueno. Pero ya es demasiado tarde para escapar a nuestra venganza y. ¿verdad? ¡Nunca he visto nada igual! Mira cómo los persiguen hasta los límites de la atmósfera. «Lo sabía. La Teoría de Análisis Químico de la Clase Política. justo tras aquel risco sumergido en las profundidades del mar. La Teoría de Gestalt y todo eso. y la Academia un poderoso enemigo. Mi especialidad.

Chico. llevando consigo una bandeja con una pesada tapa metálica. Factor Escalofrío. ¿Quién hubiese dicho que un no-combatiente era capaz de hacer esto? Yo te lo digo. Caminaba insinuante. «Quizein. Escalofrío se había quitado su máscara azul hielo. «Hemos cuidado bien de Quade». nuestro salvador!». Ambos llevaban una corona de flores sobre la cabeza.» Sacudió la cabeza tristemente. quitó rápidamente la tapa. «nunca nos hemos visto antes. pero debo agradecerte. «Gracias. cuando podemos. Las sillas comenzaron a correrse. exclamó tras su fino velo blancuzco. Jack musitó una especie de saludo cuando se sentó en la mesa. nuestro pupilo. comenzó a colocar los platos. es verdad». dijo Dama Hielo. recogido en un broche de bolitas. Le hemos hablado de ti.» Era el cumplido más grande que podía ofrecer. Spinney le seguía.» dijo expresivamente. llevaba en el pelo un tocado de hiedra. Nuestros mejores enemigos. finalmente.Luego entró Rufián Jack. tenía miedo de que Angélico me descubriese explorando la Masa. también. la Revolución ha hecho que hierva la sangre de la gente. cucharas. «Yo soy Cewaynie Wetlock. «Tú eres el Chico. Parte del traje que me había dado Rufián Jack se pegó a sus helados hombros. «¡Comamos!». con el pelo liso y suave que le caía sobre la frente. Era muy joven. sonriendo abiertamente. nuestro pequeño ángel. Nos encontramos para luchar en la playa. y en su cabeza se veía una especie de rasgadura. con su mantis sujeta al hombro por una delgada correa. vestidos elegantemente. Está muy bien. inclinándose ante Ana y acariciando su mejilla suavemente con su látigo. Como todos los demás.» . Mira esta línea en mi frente. deseando verte. Un sonido de poderosas mandíbulas masticando nos llegó a través de su velo. poniendo cuidado de no helar mi piel desprotegida. Me di cuenta que ambos tenían cámaras nuevas. casi pequeños zumbadores. ¡Y mucho menos a ti. suspiró Factor Escalofrío. Vestía el típico mono azul de los flotantes. Quizein. A su izquierda estaba el viejo Manies. dijo Ana. por favor. luego Cewaynie Wetlock. La mayoría de nosotros nos hemos comprometido con Detalle Cívico. Bienvenida a nuestro grupo. Ana. el más joven de los Manies a la derecha de Annabella. que es algo más que un hijo para nosotros. «¡Arti. pálida y delgada. sirve el primer plato. «Era lo menos que podíamos hacer por ti. introdujo una de las pinzas y cogió un gran pedazo fofo de una comida inidentificable. respondí. El alienígena tenía su propio plato con una tapadera. «¡Debemos organizar este encuentro informal del Nuevo Cabal!» dijo el más viejo de los Manies con una sonrisa. cuchillos y tenedores a todos los humanos presentes. Para el alienígena trajo un plato redondo de bordes escalonados y dos aparatos que parecían una especie de pinzas. desde lo más profundo de mi corazón. y que el alienígena agarró con dos dedos entrecruzados. la silla vacía de Crossbow. caminando cuidadosamente y agarrándose a mis brazos en busca de equilibrio. deja que este corazón se llene de alegría y regocijo!» Me abrazó con precaución. El humo emanaba de sus bordes. con el andar dubitativo y corto de un orbitante recién llegado a la gravedad. visiblemente borracho. Ana pareció darse cuenta. el alienígena. Después entraron Factor Escalofrío y la Dama Hielo. «Muerte Instantánea se ha desmantelado. «Todo parece haber cambiado». Rufián Jack. un hermoso bruto vicioso y un maravilloso actor de infernal categoría. la Dama hielo. querida». me aclaró Dama Hielo. ¿Me perdonarás por haber cogido tus cámaras? Fue un gesto impulsivo. Ignorando cualquier etiqueta. Alruddin Spinney. Annabella Manies se hallaba de espaldas a la pantalla de vídeo. croó Escalofrío. ¡Si mi zumbador hubiese tenido micrófonos de salida! Pero no esperaba encontrarme a nadie en la Masa. Entró el alienígena. muy grandes. ¿Es cierto que has cambiado de nombre?» «Sí. los cuidados que has procurado a nuestro pequeño Arti. «¡Deja que te abrace. «La Zona ha sido borrada. con un barroquismo cercano al mal gusto. Dama Hielo». con sus dos piernas sanas. arañando la mesa de madera con la base de su cuchara. Chico!» «Tanglin». contestó. «Ana. yo y. Mi teleobjetivo te filmó más de una vez.» Entonces entró Cewaynie Wetlock.

tocadas. nuestro problema es éste. Rufián Jack tosió y sacó del bolsillo de su traje una especie de recipiente de plástico. «Gracias a la maravillosa ayuda de la Mesa Reformada y al trabajo de ciertos técnicos en ordenadores que cooperaron en el proyecto. que tomamos caliente. «Como ya sabéis.» El viejo Manies miró a su alrededor. en vez de. Manies sonrió. dijo la compañía. «os propongo el tópico de hoy: ¡La Verdad!» «¡Atención. hecha de millones de cuentas de distintos colores. Manies!». «Es. Ambos Manies aguardaron pacientemente hasta que el alienígena se cansó y se sirvió el segundo plato. «Gracias a tu excelente trabajo de filmación. «debemos enfrentarnos con el problema de la existencia del Viejo Cabal. Ahora se —y no tratéis de negarlo—. de la misma forma que el Cuerpo de Crossbow se ha encargado de la evolución de la vida en el planeta! ¡Había llegado a esta conclusión hace tiempo. dijo Manies. «Ah. «Sólo he escuchado la verdad una sola vez». un suicidio llevado a cabo por un gobierno débil. esa maravillosa. «Ahora».» «¡Claro. replicó Manies. pero la . aquí está. como decían. presionando sus mandíbulas con el mismo gesto de determinación. detrás de los dos Money Manies y su esposa. sentenció el más viejo de los Manies. los Richer Money Manies. nosotros. Quizá era una conspiración. Era muy compleja. respondió Jack. «¿No podemos posponer eso para el segundo plato. hemos estado preparando esta presentación desde hace algún tiempo. Pero las conspiraciones no perduran. Con sencillez. entonces? ¿Quién ha sido el encargado de que las cosas marchasen durante todo este tiempo?». Conspiración. dijo el más joven de los Manies. Podía haber sido una especie de Cabal. sé que algunos de vosotros sienten cierto escepticismo acerca de mi Teoría de Análisis Químico de la Clase Política. especialmente el alienígena. o entidades. Hace trescientos años. podremos tenerlas entretenidas con algo de comida. olidas o sentidas?» «Sólo hay una única entidad».» Hubo un abucheo generalizado por parte de los invitados. Queda claro que. Manies acabó de un trago con su sopa. ¡hemos fabricado el Análisis Químico de toda la población de Reveria! Lo cual incluye todos los factores personales. ¿Quién fue el responsable de las bombas del Día del Zorro? Un misterio sin desvelar. Ah. Pero ¿existía entonces? No tenemos ninguna evidencia. pasa el diagrama. si haces el favor. ésta información no debe salir de esta habitación..» Un diagrama totalmente idéntico —podría jurarlo— apareció en la pantalla.» Una inmensa red de eslabones entrelazados apareció en la pantalla de vídeo. «Primero». «Tranquilo Jack. Chalwhistle. Se sugirieron muchas posibilidades. gritó Jack. ¿Cómo enfrentarse a una entidad. Jack! Esos arranques deben ser contenidos o el Nuevo Cabal te impondrá una multa sobre tu parte.. por supuesto.Quizein trajo unas finas tazas llenas de una especiada sopa. pasa el segundo diagrama. sociales y económicos. que había empezado suavemente pero que siguió abucheando mucho después de que todos los demás hubiesen parado.» Los dos Manies miraron a su alrededor. por todos los Cielos. «Creo que debemos basarnos en consideraciones teológicas por el momento. sí. «Chalkwhistle. por favor. oídas. por favor? Si mantenemos nuestras bocas cerradas.» «¡Vaya. Una acción reseñable. ¡Creo que debemos desechar esta idea por completo!» «Pero ¿quién gobernaba Revería. el Cuerpo de Crossbow. pero que no pueden ser vistas. he ahí el meollo de la cuestión». ¿verdad? ¡Y los resultados no dejan lugar a dudas! ¡Reveria ha seguido su curso por sí misma! ¡Reveria ha llevado a cabo su propia evolución histórica. Simplemente por esa evidencia —ocurrida hace trescientos años — se desarrolló la vasta mitología sobre Cabal. que son universalmente conocidas. «Muy bien. Arthur. pregunté. hipando. Hay una evidencia sólida: la destrucción del Edificio del Presidente y el intento de asesinato de Moses Moses. debido a las rígidas normas de la Academia. mística escultura que desafía a las leyes del determinismo. Manipuló su brazalete. Se disuelven una vez logrados sus propósitos. fuimos capaces de reconstruir esto y evitar una trágica pérdida para la ciencia». atención!». dijo Ana.

Ya veo que te disgusta el sonido del título. Debemos dejar que los hombres. «Maravilloso». Ah.» Manies me miró fijamente. Somos guiados por las más profundas fuerzas inherentes a la vida. Esta es nuestra fuerza secreta. El había descubierto la verdad sobre Cabal. «Mierda. Es vital que lo crean así. Su principal logro fue el hecho de aniquilar para la ciencia a la Masa y todo rastro del Cuerpo de Crossbow. que hemos acabado con el viejo grupo e instituido otro igualmente despótico. dije. una alianza de personas viejas. y vosotros. ni mucho menos. por favor. después da al primer rival la suficiente cuerda como para que se ahorque él mismo. los Money Manies. «Puedes examinar por ti mismo las figuras. demandé. y usaba nuestros propios mitos en contra nuestra. no exactamente un Cabalista. Chalkwhistle. muy poderoso y muy listo. «Chico». Tus mejores amigos. Cuando apareció Moses Moses. que antes tendrás que estar al menos ciento ocho años aprendiendo matemáticas. Simplemente está tan aburrido y es tan listo que su mayor disfrute es jugar al juego de la dominación. De pronto. con gran experiencia en los sentimientos y costumbres de las gentes. Debo advertirte. no un poder aplastante.» «Muy interesante». sino un poder disimulado. A mí me llevó doscientos años de arduo estudio.creencia de que Cabal existía era una especie de muro a mis cálculos! Por favor. es algo más que una coincidencia. dijo el más viejo. No es que el ansia de poder y la consiguiente fama le importen. pero no somos nada. pero siempre arreglas las cosas a tu conveniencia. amigos míos. sin nadie que los gobierne. Absurdo. ¿en qué parte del rompecabezas encaja Angélico?» «Angélico». de candilejas. qué poco tacto por mi parte el no haberlo mencionado antes. Creen que nosotros. Sabía que ningún reveriano estaría de acuerdo con una aniquilación masiva de nuestro ecosistema planetario. No debemos permitirnos urdir nuestro propio destino. Imaginaros a este hombre en una situación de poder. de eso estoy seguro.» «Entonces. y ya veis que nuestra estructura social ahora tiene veintitrés huecos. puede tener lugar otro retroceso como el causado por el Profesor Angélico. Es un golpe de mano increíblemente inteligente. dije. sin embargo. una acción que pronto escapó de sus manos.. Todos ellos. «Imaginaros un hombre muy viejo. visible. Los Cabalistas siempre lo hacen. Hace que el primer rival neutralice al segundo. la existencia del Nuevo Cabal. debéis prometerme que no os reiréis. Pretendía freír la Masa con láseres orbitales. y eso que tuve muy buenos maestros. Es el secreto más profundo y vital de todos ellos. Si la gente comienza a tramar planes para gobernarse a sí mismos —para resistir al alma del cuerpo—. Quería que el gran triunfo de la tecnología reveriana se volviera en nuestra contra. No sé cómo lo haces. pasa esa sarta de mentiras y fallos que fue mi primera reconstrucción. El Cuerpo de Crossbow lo hace por nosotros. Aquí está. suspiraron profundamente. «Escuchémosla. Arti. llena de una fuerza poderosa que trasciende a la inteligencia. «Ya veo que realmente supones esas cosas. ya veo qué es lo que te molesta —un luchador de la libertad como tú—. estas personas son los miembros de Cabal. somos miembros de Cabal. ¿Recuerdas esos huecos helicoidales en la estructura? Estarían llenos si un verdadero Cabal existiese. ¡que corresponden exactamente a los veintitrés huecos de almacenamiento del Cuerpo de Crossbow! Amigos. Es todo. Bueno. «Pero tengo una teoría alternativa. «era un simple y poco escrupuloso manipulador. miembro de una organización.» Me levanté de la silla. Desde luego que no es lo que hemos dicho en público.» Ambos Manies parecían anonadados. No pueden entrever tus razonamientos. Es como en los últimos días de Rominuald Tanglin.» . dijo al fin. dijo Manies. aparecen dos rivales. Son jóvenes. que se expresen con total libertad. Nadie desea algo semejante. pensó que sería un serio rival e hizo todo lo posible por eliminarle. sólo necesita un pequeño cambio en los nombres y en los símbolos para protegerse a sí mismo. retoma su antigua posición y su antiguo poder.» «¿Piensas que vamos a creer semejante cosa?».. pero sí de algo muy parecido. mujeres o neutros sigan su camino en paz. No. Manies.» «Muy bien». Cuando pasa la tormenta. así que decidió que lo mejor para obligarnos a ello era tomar el poder. con lo cual las teorías deterministas seguirían vigentes. somos la tapadera de un nuevo grupo de conspiradores. Una nueva era llama a nuestras puertas. ¿verdad? ¡Una simple estructura circular a base de bolitas! Pero remueve la asunción de Cabal.

» Manies resopló. Tu popularidad contra la mía.» «No me subestimes». No tienes salida. dije. Muerte Instantánea podía haber seguido luchando contra nosotros. invitados. listo y estuviese tan desesperado como tú. Sentía cómo resbalaba en mis manos sudorosas. Os pido. Sin preguntar.» «En el escritorio». Se trataba de la cabeza del Profesor Angélico. . Incluso Factor Escalofrío y la Dama Hielo pusieron mala cara. Si se produce un enfrentamiento. Supongo. No me gustaría tomar medidas drásticas. Se levantó y salió rápidamente de la habitación. Sólo hay una cosa que quiero saber. No soy tu enemigo. Ana. provocarás tu propia destrucción. Poseemos un poder arrollador.Manies se sentó y habló con dignidad: «Mis amigos son jóvenes. Se dieron la vuelta. Ana se levantó y se colocó a mi lado. Gobierna Revería si es lo que deseas.» «No te atreverás». todos buenos amigos míos. «Tengo mis propias ventajas. sin ninguna duda. ¿podrías venir un momento? Trae el arma. si no te importa. Chalkwhistle me miró sombríamente. ignorando los esfuerzos de su silla por que no se moviera. «Puedo hacer una batalla social. apuntó Manies. «Odiaría tener que hacer semejante demostración. totalmente preparaba para disparar.» El más viejo de los Manies se levantó. me veo obligado a llevar a cabo una acción de poco gusto y crueldad que preferiría que no vieseis. dijo Manies. Lo hicieron todos. Le hemos otorgado una amnistía. llevando una pistola cargada. dejándonos solos a los dos Manies. Tanglin. pero si te resistes a la voluntad del Cuerpo Político. que tus analogías químicas han cambiado. podéis retornar a la mesa. Arthur. «Huyó de Telset».» Transcurrieron unos cuantos segundos. mientras no se crucen en mi camino. haría lo mismo.» Era una prueba del verdadero poder que Manies tenía sobre ellos. pero abandonó a Angélico tan pronto como vio tus cintas y supo la verdad. ¿Dónde está Muerte Instantánea?» Manies parecía bastante molesto. Había olvidado la vez que le golpeé sin previo aviso unos meses antes. yo y al alienígena. «Piensas que carezco de la suficiente voluntad». Money Manies es el amigo de todos los jóvenes. pero tendrás que contentarte con eso. mi viejo patrón. que seguía sentado frente a la mesa. dije. Os aseguro que nada malo le va a pasar a Arti. «No hagas que me enfade. replicó Ana. «Sí.» «Yo me voy». Tengo un cierto poder. dijo el más joven de los Manies. «Amigos.» «¿Llegarían realmente tan lejos tus ansias de venganza?». Chico. dije. suspiró. en el escritorio». Ya veo que hemos quedado reducidos a una simple lucha de voluntades. tenemos el suficiente poder para vencer. Juega tus juegos. Se le permitió que tomase sus propias decisiones. controlamos la totalidad de la munición de Telset. a pesar de que había sido limpiado. dijo Manies con una sonrisa gélida. El alienígena bajó la tapa de nuevo. ¿Hay algo malo en eso?» «No pretendas confundirme. «No me lo esperaba. «Y ahora. masticando aún.» Manipuló su brazalete. Si yo fuera tan viejo. «Amigos.» Arrojé el nunchako. Sé los rituales de la afrenta de sangre. También tenemos munición.» Agarré mi nunchako. «Aquí puedes ver un arma mortal. cocinado y medio comido. «Te quiero como a un hijo. algo que necesito dejar claro. Annabella. como un favor personal. Los dos Manies señalaron la pistola. Manies hizo un gesto al alienígena. «Su banda se ha disuelto. No podemos dejar que le mates. «Te deshiciste de Angélico con facilidad. Reconocí lo que había dentro. Mantén tu pie en la vida tanto tiempo como puedas. asintió su doble. que cayó en la mesa con estruendo. «Supongo que ahora entenderás la profundidad de mis convicciones». Haré que te maten. limpia y reluciente sobre un cojín rojo. Tus intereses no me conciernen. queridos Manies. Manies». «Esto debería convencerte. No necesito la violencia. a través de la Mesa Reformada. pero he visto esa multitudinaria bienvenida en los muelles. Pronto llegó Chalkwhistle.» El alienígena cogió la bandeja y levantó la tapa. «Chalkwhistle. que volváis vuestras sillas y cerréis los ojos. No nos busquemos problemas y dime dónde está. Por favor. No es necesario decir que. y he aprendido del Viejo Papá cómo utilizarlo.

dije «salgo de Telset y quiero ir a la vieja casa de Crossbow. dijo Cewaynie Wetlock con las manos en las caderas. . Recuerda que he estado con vosotros todas las horas que habéis permanecido juntos. También de Armitrage. Después de cincuenta y dos años de celibato. dijo Ana sofocada. «Ana. la primera vez que me ocurre en treinta años.. no haremos nada. Sé de tu amor hacia Armitrage. Si abriese tu cabeza de un golpe. como las he editado. Por favor. Quade es ahora nuestra hija. si Ana puede. «Me voy de Telset inmediatamente. se quejó temblorosa. «Era horrible». si no vienes conmigo. en el continente. Si dices no. ¿recuerdas? ¡Ya son leyenda! No quiero seguir en un banquete tan soso. «te quiero como a una hermana. «¡Envíame todo lo que hagas! ¡Siempre será bienvenido!» Di un portazo y me reuní con Ana en el recibidor. Arti. Recogimos a Quade y salimos de Telset.» «Ana». y. Tengo una enorme biblioteca repleta de cintas. «Pero antes. «No puedo seguir viviendo más tiempo de esa manera. me gustaría preguntarte algo.» Miró directamente a los ojos a Ana. «No puedo creer que quieras luchar contra él. añadió Manies. acerca del Chico.» De pronto. «Te quiero más que a nada en el mundo. Maldita sea. «La he golpeado.» «¡Oh.. añadió. Pero te conozco y sé hasta dónde llega tu rígido código moral.» «Iré contigo». he visto los vídeos. Cewaynie Wetlock apareció en la puerta con mi nunchako en la mano. dije. Quiero cambiar mi vida y te juro que. Había sucedido lo increíble.. Podría ser maravilloso. Después podemos intentar algo por nuestra cuenta.» Como si me estuvieran escuchando. ¿no estaría hueca y unida simplemente con delgada fibra negra?» El alienígena parpadeó mientras seguía masticando. te admiro de muy diversas maneras. con lágrimas en los ojos. añadió malhumorada. Escucha. dijo insinuante. Te juro que he visto todos los vídeos que has hecho. lo que he hecho con ellas.. No tenía derecho a hacerlo. La casa de Crossbow estaba casi en ruinas. dije.. musité. me mataré. jadeando.. Ana». estaba tan ofuscado que he olvidado mi nunchako al salir. hasta que Angélico se deshizo de él. creo que te ha tratado con excesiva crueldad..» «Lo siento». alienígena.. como aseguran los doctores a pesar de su escepticismo por un nacimiento natural. no creo que seáis cortos meses en una playa deshabitada hayan significado mucho. Por venganza no. Con que digas que sí. eres maravillosa. La que prefieras. y entre ella y Ana me han dado más cariño y amor de lo que jamás podrá recibir ningún ciudadano de Revería. Salí de la habitación. ¿Qué es lo que sabemos realmente el uno del otro? Nuestro pequeño mundo se está derrumbando. «Chalkwhistle te proporcionará cámaras nuevas y cintas vírgenes». y eres una heroína que vuelve loco a todo Telset. «Te lo has dejado». bueno. intervino Ana pacientemente. Jamás he creído en la venganza. La miré asombrado. «¡No ha ocurrido nada!» «Ya veo que tienes una gran confianza en ti misma». Queremos tener otro hijo. Ana había golpeado en el plexo solar a Cewaynie Wetlock con todas las fuerzas de su puño.«Yo también». Cewaynie Wetlock se desplomó en el suelo. ¡pero tuviste una oportunidad con Tanglin y la desperdiciaste! ¡El es un hombre ahora! ¡No es ningún muñeco! Puedo darle cosas que tú ni tan siquiera soñarías. tú ya no eres un chiquillo ¿verdad? Me encantaría enseñarte todas las cintas. Robamos el hidroala de Rufián Jack. «No digas nada». Incluso las más fuertes. Excepto cuando estabais en la playa. No lucharé. pero eso es horrible! ¿No puedes retrasar tu partida unas horas? ¡Es de noche!» «Señorita Wetlock». «¿no cree que puede estar metiendo la pata?» «Oh. aún más. pero hay algo que no sabes acerca de los hombres. especialmente de los reverianos y.» Dejamos la siniestra y sofocante mansión de Manies. Los realicé de la misma forma que tú. pero la arreglamos entre los tres.» «Reniego de la afrenta de sangre». Quiero mostrarte todas tus cintas. ¿No quieres venir a mi casa? Es un bonito lugar que antes pertenecía a uno de los miembros de la Mesa. «Chico — Tanglin — lamento mucho tu discusión con Manies. podríamos emular todas las maravillosas perversiones que aparecen en esos vídeos. Pero ven conmigo.

cuando me uní a ella. Es la única manera de ser niño. Podía contar mis admiradores por millones. como Moses Moses. Los ojos se me llenaron de lágrimas y dije: «Sí. El cuerpo de Moses Crossbow jamás fue encontrado. Sylvain y Eros. Hace unos cuantos días. No me importa que el pelo me haya crecido y esté lleno de rizos. Hay mucha paz aquí. es precioso. Jucklet. Money Manies es muy poderoso y el dinero de sus negocios crece como la espuma. yo sea un héroe nacional retirado en su pedestal. y tenían una gran acogida. tampoco me importa llevar las batas y vestidos de Tanglin en lugar de cuero. Esperando.Aquí soy feliz. «Es bonito. Mi posición es ideal para él y su Cabal mientras que. a que el Chico crezca. simplemente. mirándome a los ojos mientras permanecía de rodillas. . A lo mejor está esperando. estaba jugando en la playa y. Quade está mucho mejor con su dieta de supresivos del crecimiento. querida. Hago todo lo posible para que Ana sea feliz.» Hice un vídeo que fue un gran éxito en Telset. papi?» dijo. vi que había hecho una especie de mosaico de conchas en la arena húmeda. ¿verdad. como yo. Mis nuevas cintas estaban dedicadas a mi nueva vida.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful