You are on page 1of 38

EL SOLSTICIO DE INVIERNO

Boris de Zirkoff (Charla dada en 1974 e impresa en Theosophy World N° 11)

En todo el mundo, hasta la noche de los tiempos ha habido celebraciones, festividades y ritos, conectados con el Solsticio de Invierno. Por todo el mundo, y entre las razas de los pueblos, tanto el Solsticio de Invierno como el de Verano y los dos Equinoccios de Primavera y de Otoño, han sido muy reverenciados como puntos sagrados en la brújula del año y se les ha relacionado con un profundo simbolismo en numerosos ritos y ceremonias.

Y están todos ellos basados en tradiciones muy antiguas. Especialmente el Solsticio de Invierno, considerado, desde tiempo inmemorial, como el período de nacimiento de los seres divinos, el nacimiento de dioses, la aparición de los Iniciados, los Maestros de la Vida, realmente la aparición de seres divinos. Las tradiciones y el simbolismo conectados con esa aparición, se han centrado siempre alrededor del Solsticio de Invierno.

Y a lo largo y a lo ancho de la humanidad hemos tenido estos ritos celebrados en el centro del invierno, relacionados con acontecimientos espirituales, cuyas tradiciones nos han hablado de los verdaderos fenómenos de la naturaleza sobre los cuales están basados. El Solsticio de Invierno como tal, es solamente una parte de un cuadro más amplio. Para poder tener el cuadro más completo tenéis que pensar en las cuatro Estaciones Sagradas del año: el Solsticio de Invierno, el Equinoccio de Primavera, el Solsticio de Verano y el Equinoccio de Otoño. Esto es un ciclo anual y cada parte tiene su propio significado específico. Cada una es diferente de las demás pero las cuatro están profundamente interrelacionadas. El simbolismo de las cuatro Estaciones Sagradas del año está basado principalmente en fenómenos astronómicos. Astronómicos y astrológicos en cierto modo; pero no hay que leer en el término ASTROLOGICO nada de lo que hoy en día se denomina con ese nombre. Es algo mucho más profundo. Y el simple fenómeno astronómico es, naturalmente, que el movimiento de la tierra en su órbita alrededor del sol, la sitúa en estas cuatro posiciones, en estas cuatro principales posiciones, y en esos momentos los días tienen una cierta longitud, y a veces son iguales que las noches, por lo que el paso del Solsticio de Invierno al Equinoccio de la Primavera, y el del Solsticio de Verano hasta el Equinoccio de

Otoño, es algo familiar para la mayoría de nosotros. Este símbolo astronómico que podría llamarse una Cruz, una Cruz Cósmica, es la línea de intersección de los Solsticios y los Equinoccios. Ese simbolismo queda reflejado en nuestra vida diaria, en la vida de veinticuatro horas si queréis, y en la vida del individuo a través de su encarnación. Cualquiera de nosotros pasa por cuatro etapas principales o esenciales de su desarrollo. El primero es nuestro nacimiento, nuestro nacimiento físico. El segundo es la adolescencia. El tercero es la adultez completa y total del hombre y la mujer con toda su preponderancia. El individuo está en plena posesión de todo lo que él será, en esta vida en concreto, ya sea grande o pequeño. Ha alcanzado el punto álgido de su desarrollo personal y, después de cierto tiempo, empezará gradualmente a declinar hasta llegar a la ancianidad y a la cuarta etapa, final para esta encarnación, su defunción. A ésta le seguirán, por supuesto y según lo explica la filosofía teosófica de la Vida, muchas otras vidas basadas en el mismo esquema general. Y ese esquema general se puede aplicar a otros reinos también, por debajo del humano. El hecho de que vayamos pasando por estas cuatro etapas y el hecho de que estas etapas estén simbolizadas por las cuatro Estaciones Sagradas del año, tiene algo que ver con otra extensión del

mismo simbolismo. Está relacionado con lo que se conoce generalmente como las Iniciaciones. Hay muchas interpretaciones erróneas del significado de ese término. No son malas interpretaciones de los estudiantes de Teosofía, pero sí en general. La palabra se ha utilizado mal y bien. Pero esencialmente lo que quieren decir los estudiantes de Teosofía con el término INICIACIÓN es algo así, para resumirlo: Un individuo que aspira a la Vida Espiritual y que gradualmente va descubriendo y haciendo salir de sí mismo sus grandes potenciales de crecimiento, que va siendo cada vez más consciente de la gran distinción que hay entre la vida material y la vida espiritual y que va creciendo en amor y en devoción por los ideales espirituales, pudiendo seguir así, con esta actitud, durante muchas encarnaciones. Y, poco a poco, se va preparando para llegar a un conocimiento más profundo, para la posesión de ese conocimiento más amplio, para el desarrollo de mayores poderes espirituales, y un día, en una encarnación u otra, llegará el punto en el que haga un contacto permanente y definitivo entre su conciencia personal y la divinidad que hay en su interior. No será sólo una aspiración hacia ella, no será un sentimiento vago de su presencia, sino un lazo personal, fuerte, positivo y permanente, forjado entre su yo inferior, el yo humano, por más avanzado que pueda estar, y el Dios Interno. Los Místicos Cristianos lo llamaron, durante muchos siglos, el Espíritu Crístico dentro del

hombre. La Escuela Oriental o Buddhista lo llamaría el Budha Interno. Es lo que los griegos antiguos conocían como Apolo. Es lo que querían decir los Egipcios con el nombre de Osiris. Y se le dan muchos otros términos y nombres. O, de modo descriptivo, el Dios interno, el Yo Superior. Una Entidad espiritual divina, de la cual vosotros y yo, como seres humanos, somos sólo un rayo, una emanación, una manifestación, en mi opinión. La Iniciación es un rito, de naturaleza espiritual, relacionado con el establecimiento de esa conexión interna en el neófito preparado. Y se hace a través o, mejor dicho, bajo la tutela y guía de Maestros muy inspirados y elevados en el conocimiento espiritual. En toda la antigüedad, han existido siempre estos individuos de conocimiento espiritual superior entre los hombres; y en todas las épocas ha habido neófitos, individuos con aspiraciones, discípulos dispuestos a experimentar su primera Iniciación. Esa Iniciación se suele tomar en el Solsticio de Invierno. Así pues, las Festividades del Solsticio de Invierno, las Ceremonias, las Formas Externas, el Simbolismo que nos son tan familiares y lo son también, con otras formas, en otras naciones, son simplemente un eco, podríamos decir, un aspecto de algo espiritual, que está teniendo lugar en esas estaciones. Es lo que estoy tratando de señalar.

El simbolismo de las Escuelas religiosofilosóficas existentes respecto a esto, se ha basado y se ha originado en los días de la antigüedad, anteriores al olvido de las ideas concernientes a las cuatro Estaciones Sagradas; olvido para la civilización occidental claro. Estos Ritos Iniciatorios del Solsticio de Invierno y las otras Estaciones Sagradas existen hoy en día. Están teniendo lugar. Ciertamente no se realizan en las bulliciosas plazas públicas, sino en lugares apartados, tanto en Oriente como en Occidente. Y están relacionados con el progresivo desarrollo del discípulo hacia grados superiores del conocimiento espiritual. Si quisierais ahora hacer la pregunta, o preguntaros en vuestra mente, qué quiere decir exactamente con la Iniciación un estudiante de Teosofía, la respuesta sería algo así, para decirlo sin detalles superfluos: Es la capacidad que el discípulo preparado, preparado durante muchas vidas, la cualidad, o mejor dicho la habilidad, que él desarrolla, para retirar conscientemente de su cuerpo físico y de las más sutiles envolturas del hombre interno, la pránica, la kármica, la mental inferior y las vainas astrales, por llamarlas de algún modo y emerger como un Ego espiritual, como la entidad encarnada que él es, y que somos todos nosotros, sin perder la auto-conciencia. La iniciación es un proceso auto consciente. Es algo que parece suficientemente simple, pero que sería totalmente imposible de alcanzar sin

varias vidas de preparación. Ya veis lo que nos ocurre. Nos acostamos; perdemos la conciencia, la auto- conciencia, durante un cierto tiempo. Soñamos; y eso no está bajo nuestro control. Morimos; hemos perdido la auto-conciencia. Podemos perder la auto-conciencia en vida de distintas maneras. Podéis perderla por la anestesia; podéis perderla si os dan un golpe. De muy distintas maneras nos es muy fácil cortar el lazo de la auto-conciencia, y quedar temporalmente. por así decirlo, en trance, eso es lo que sería. Pero el individuo que puede retirarse de sus instrumentos o aparato humano, en los cuales está integrado y encarnado debidamente y armoniosamente, sin perder la auto-conciencia, y ser capaz de investigar o aprender de forma experimental en los mundos internos, la estructura de la naturaleza y el funcionamiento de la ley natural, ese individuo es algo más que simplemente humano. Es un ser humano que ha llegado a la etapa universitaria del desarrollo espiritual. Está a punto de graduarse en la escuela humana de la vida. ¡Oh!, no deja de ser humano por ello ahora, pero está mucho más allá en el conocimiento, en el auto-control y en sus posibilidades, como lo está un gran catedrático de química, física o astronomía, si se le compara con un bebé recién nacido o con el individuo que llega a la escuela secundaria. Es humano, sigue siendo humano; pero ha aprendido, transfiriendo su auto-conciencia a los mundos internos, lo que es la verdadera

estructura de esos mundos, independientemente de las opiniones ajenas, de otras teorías o hipótesis. Lo conoce de primera mano y de manera experimental, igual que un catedrático de química conoce lo que va a ocurrirles a sus productos químicos en un laboratorio de química. Después de un tiempo, que puede variar entre unos días o unas semanas, ese individuo vuelve a su cuerpo físico. Su cuerpo físico, entretanto ha permanecido en trance. Obviamente no está funcionando pero está muy vivo. Y está protegido por la custodia de algún Maestro o Adepto muy preparado, esperando a su ocupante cuando regrese de su viaje por los mundos internos. Cuando éste regresa, esperamos que con éxito, ya no es un neófito corriente, ya no es simplemente un estudiante con aspiraciones, un ocultista de corazón noble, un discípulo; ya no es nada de eso. Se ha convertido, a través de lo que ha visto y por lo que ha pasado, que incluye varias pruebas muy duras, tremendas pruebas y juicios en los mundos internos, en un Iniciado auto-consciente, y ha regresado como tal. Es un Maestro de la Vida, en ese grado. Claro que es un principiante, un principiante en una escuela de evolución superior a la escuela humana corriente. Pero sin embargo, por más principiante que pueda ser, en comparación con lo que era hace poco tiempo, es un Iniciado, porque ha experimentado y conoce, y puede Enseñar. No de una manera intelectual, no del

modo en que solemos tratar las cosas, sino que puede Enseñar a los demás de una manera suprema, en la que sólo los seres humanos muy avanzados pueden hacerlo. Estas Iniciaciones tienen lugar en las cuatro Estaciones Sagradas del año. No son todas iguales; no se trata del mismo tipo de personas. No conozco los detalles de cómo difieren los Ritos Iniciatorios del Solsticio de Invierno de los otros, pero el esquema general que he esbozado suele ser similar. El neófito en el Solsticio de Invierno experimenta su nacimiento. Ese es su nuevo nacimiento. Es el nacimiento del Dios Interno en plena manifestación a través de ese individuo. Cuando vuelve a su cuerpo físico que se le estuvo custodiando para él, es como si hubiera vuelto a nacer. Por eso en Oriente a estos individuos, simbólicamente, se les ha llamado DVIJAS, dos veces nacidos. La primera vez que nacieron, nacieron físicamente de su madre. La segunda vez es su nuevo nacimiento en el mismo cuerpo, pero en un estado más amplio de conciencia. Nacen dos veces, una forma simbólica de describirlo. El período de tiempo puede ser largo, un período de trabajo dedicación y actividades propias de esa categoría de hombres, aunque algunos son mujeres, pero al final, tal vez en la vida siguiente, en la siguiente encarnación, quizás después de algunas otras encarnaciones, ese

individuo estará preparado para experimentar unas pruebas más duras, para alcanzar un conocimiento todavía mayor, para aprender mucho más de lo que no ha sido capaz todavía de dominar. Y entonces pasa otro Rito Iniciatorio, que sería el correspondiente al Equinoccio de Primavera, porque ha llegado a la adolescencia, simbólicamente hablando, Es un adolescente como Iniciado. Finalmente, tal vez después de varias vidas, ocupará su lugar entre los seres semi-divinos, no como un ser humano en su totalidad, sino como un Iniciado en su totalidad o Maestro de la vida, un ser igual a los grandes seres. Eso lo conseguirá en el Solsticio de Verano, algún día, pasando por los Ritos Iniciatorios conectados con el Solsticio de Verano, el período de la total adultez. Finalmente, ese individuo alcanzará las más altas condiciones posibles para el ser humano en este planeta. No hay nada más que él pueda aprender en esta escuela de experiencia. En el curso natural de los acontecimientos, en un Rito Iniciatorio del Equinoccio de Otoño llegará el final, el final permanente, de esta asociación con la humanidad. No porque renuncie a ella, sino porque su progreso requiere lo que los antiguos llamaban el Gran Paso; sale de nuestra esfera hacia esferas mucho más elevadas que la nuestra. Es en ese momento cuando el Iniciado, elevado, inmensamente elevado, puede renunciar a su

progreso posterior, y en lugar de desaparecer de nuestra nebulosa, se compromete para quedarse con nosotros durante siglos incalculables, para ayudar a la humanidad en su camino de ascenso. Ese sacrificio tiene que ser algo tremendo. No somos capaces de apreciarlo del todo; pero podemos pensar en él como en algo que alguien está anhelando conseguir, pero a lo cual renuncia para poder quedarse con nosotros. Es lo que los buddhistas llaman un Bodhisatva, un ser cuya naturaleza misma es la sabiduría. Un Bodhisatva (es) un ser cuya naturaleza misma es la sabiduría. Y los buddhistas reverencian profundamente mucho más, a un individuo que ha renunciado al Nirvana o al Buddhado para quedarse con nosotros, que a uno que ha seguido avanzando en el curso natural de los acontecimientos. Tenemos, pues, esa secuencia de acontecimientos basada en hechos astronómicos, espiritualmente astrológicos si queréis llamarlos así, basados en el inmenso conocimiento que los más altos exponentes de la raza humana han tenido durante los siglos. Y nosotros que aspiramos en nuestro trabajo teosófico a la dedicación, la meditación y el pensamiento, nosotros que aspiramos a estos nobles ideales, estamos, de una manera u otra, encaminados hacia ellos, junto a cientos de otras personas que aspiran a lo mismo que nosotros, tanto si conocen la Teosofía como si no. Estamos

dirigiendo la flecha de nuestra vida, podría decirse, en esa dirección general. He dicho que esos Ritos Iniciáticos están relacionados con hechos astronómicos y la conexión astronómica es algo así, para resumirlo: Los Ritos Iniciáticos son, o mejor dicho están, en una relación muy estrecha con la Luna, y con el Sol. La condición ideal para algunas Iniciaciones es el momento de la Luna Nueva. En otras palabras, la alineación del Sol, la Luna y la Tierra (la alineación de la luna nueva) al parecer, si lo entiendo bien, ayuda al neófito en su viaje a través de los mundos internos. Como todas los viajes, desde aquí y para volver aquí, está relacionado con la Luna, que se ha llamado en el simbolismo antiguo, el dador y el tomador de vida; está profundamente conectada con los estados posteriores a la muerte y también con las etapas de la reencarnación, y por esto está relacionada con las Iniciaciones porque, estrictamente hablando, las Experiencias de la Iniciación son experiencias de muerte consciente y de regreso. En mi opinión, otros Ritos Iniciáticos, de una naturaleza muy superior, están también relacionados con la posición de Venus y de Mercurio, y su interrelación con la Luna y el Sol. En otras palabras, las conjunciones y oposiciones de estos cuerpos están relacionados con los Ritos Iniciáticos.

O, para ponerlo en un lenguaje distinto, los Ritos y las Experiencias Iniciáticas, no ocurren indiscriminadamente, sino que están dirigidos por ciertos mecanismos espirituales, podríamos decir, que tienen algo que ver con los movimientos de algunos cuerpos planetarios alrededor del Sol. Gran parte del simbolismo de la Navidad que tenemos con nosotros hoy en día, y que hemos tenido durante mucho tiempo, no sólo en Occidente sino también en el Oriente Medio y en la India, Egipto y en todo tipo de lugares, una gran parte de ese simbolismo fue preparado principalmente para el público en general. No para los místicos, no para los ocultistas, sino para la gente que gustan de pensamientos delicados, de realidades puestas de forma simbólica, y de esos hay miles. Y así vemos que las religiones organizadas utilizan un determinado lenguaje, un lenguaje para las realidades espirituales, pero la clave de la comprensión de ese lenguaje sólo puede obtenerse a través del estudio de la Sabiduría Antigua. Podríais coger La Doctrina Secreta de Blavatsky, pero también podéis coger media docena de otras obras. Mencionaré un pequeño libro que escribió Geoffrey Barborka, La Historia de la Navidad. Este libro nos da un esquema, una explicación del simbolismo de la Época de la Navidad entre otras cosas. Vale la pena leerlo.

Hay muchos hechos distintos. Pero sólo para mencionar algunos: resulta obvio, desde el punto de vista más profundo, que cada Iniciado, de la nación que sea, nace siempre inmaculadamente de una virgen, porque esto significa que el terreno virginal de su naturaleza espiritual, produce de forma inmaculada, in-material y sin relación alguna con el mundo de la materia, el nacimiento del hombre interno. Es una frase simbólica, alrededor de la cual se ha tejido una gran parte del simbolismo de la iglesia, pero han perdido la clave. También resulta obvio que cada Iniciado nace, y siempre ha nacido, en un establo, o en una cripta, y está rodeado de animales. Mirad, el verdadero tú y el verdadero yo están viviendo en una personalidad que está principalmente activada por el instinto animal todavía no controlado. La naturaleza animal del hombre es mucho más fuerte que la naturaleza espiritual en la época actual, y lo ha sido durante mucho tiempo. Vivimos en un establo. Es de ese establo, rodeado de animales, de donde finalmente el individuo se levanta y acaba por controlar del todo al animal, o vamos a decir a los animales, de los que estamos hechos, en el plano inferior de la yoidad personal. Otra frase simbólica, es la de que el Iniciado nace como un bebé, rodeado de animales en un establo. Parece ser que el Iniciado está siempre precedido por una estrella. Es sólo una manera simbólica de decir que la aparición de los Iniciados no es algo casual. Los estudiantes serios de astrología

que son Iniciados —no están paseando por la calle, no están escribiendo libros, no— y serían capaces de decir, simplemente mirando la posición de ciertas órbitas planetarias del sistema solar, cuál es el momento adecuado para que algún otro individuo extraordinario, haga su aparición entre los hombres como Iniciado, con la consigna de realizar un determinado trabajo entre los hombres. Siempre está precedido por una estrella. Ese es otro símbolo. Un Iniciado, por regla general es obviamente recibido por los tres reyes magos. No vamos a hablar de esto, pero esa historia tiene que ver con las posiciones y la naturaleza y las cualidades de los planetas Mercurio, Venus y la Luna. Estos son los tres reyes magos de la historia. Y puede demostrarse con el análisis de los nombres que se les ha dado simbólicamente. Veis, pues, que esa historia, aplicada a uno u otro Iniciado, en el simbolismo occidental, oriental, del antiguo Egipto o del Oriente Medio, o en cualquier otra cosa, es prácticamente la misma, con una ligera modificación de expresiones, y no tiene que ser interpretada literalmente. Tiene que interpretarse mediante el significado interno de ciertos términos, que nos han llegado procedentes de las escuelas de misterio de las antiguas naciones. Todo esto es cierto, pero no es literalmente cierto; es un hecho pero no es materialmente un hecho.

Y después tenemos el árbol de Navidad, que es simplemente otra forma, —una forma bastante reciente, por cierto— de la gran reverencia que se ha dado a los árboles en relación con los Ritos Iniciáticos. En los países escandinavos antiguos se llamaba Yggdrasil. Entre los Druidas era el Roble de los Druidas. Se llamaba larmanzull entre la Pirámide que señala las Estrellas. Tenemos el árbol Ishwatta en la India antigua. Árboles que no son necesariamente pinos ni abetos, sino simbólicamente, unos árboles que representan la fortaleza del tronco que es un Iniciado. El inmenso poder de su savia de fuerza vital espiritual, y la idea de ir extendiendo su conocimiento en beneficio de la humanidad, como un árbol que extiende sus ramas. Ahora el verde, el siempre-verde que utilizamos, probablemente no tiene más que dos o trescientos años de antigüedad y es una costumbre europea. Y el árbol original, — simbólicamente, no físicamente— el árbol oriental del simbolismo relacionado con esta época, el árbol Ishwatta por ejemplo, es un árbol que tiene sus raíces en los reinos espirituales y crece hacia abajo extendiendo sus ramas, y esas ramas son los mundos y los planos y los sub planos de la estructura del universo. Y sostiene en sus ramas extendidas a los planetas, los soles, las galaxias, los grupos de estrellas, que hoy en día están simbolizados por nuestras luces del Árbol de Navidad. Todo es simbólico, pero unos hechos reales simbólicos de la naturaleza.

Y estas son algunas de las razones por las que los estudiantes de Teosofía reverencian las cuatro Estaciones Sagradas del año. No pertenecen a ninguna religión en particular. Tienen un aspecto religioso; tienen también un aspecto filosófico y místico, pero esencialmente son un hecho científico. Son un simple hecho científico, un hecho que la ciencia moderna no ha descubierto todavía. La ciencia lo conoce todo respecto a los solsticios y los equinoccios, astronómicamente hablando, pero no entiende todavía, ni parece próxima a entenderlo, el significado de las correlaciones ocultas, basadas en datos astronómicos. Algún día lo descubrirán. Es realmente un libro abierto; no está oculto para ellos. Pero quieren pruebas técnicas para todo, y tan sólo algunos de ellos, aunque sean muy pocos, son místicos por inclinación y están empezando a descubrir ciertas cosas ante las cuales habían estado muy ciegos durante mucho tiempo. Las cuatro Estaciones Sagradas del año son un ritmo para nosotros. Es un ritmo repetitivo que podéis encontrar en toda la naturaleza. El crecimiento de las plantas, la manifestación de la vida en la primavera, la eflorescencia más plena del verano, la recolección de los frutos de la tierra y de las cosechas, y la retirada de todo en el cenit o el silencio del invierno, son hechos conocidos por todos. Pero junto a estos hechos, y volviendo a ellos, hay otros hechos ocultos que están

profundamente inter-relacionados con ellos, y que son la clave de una historia mucho más profunda, que irá pasando de una era a otra, mientras la humanidad siga siendo tal como la conocemos actualmente y eso significa durante mucho tiempo. También significa, si es que significa algo, que entre nosotros y cuando digo ENTRE quiero decir entre estos millones que hay por todas partes, entre nosotros hay algunos individuos, uno aquí y otro allí, otro más allá... que han alcanzado estas condiciones elevadas a las que aspiramos, y con cuya ayuda nosotros las alcanzaremos también un día; y entonces tal vez ellos sigan adelante... (Editor: hay aquí un corte en el registro de la charla original, pero estas palabras se ofrecían como una sugerencia de línea de pensamiento, consecuente con el resto del texto) ...y nosotros estaremos allí. Hay miles de otros detrás de nosotros que están relacionados con nosotros por lazos de aspiraciones similares, y que finalmente llegarán a un estadio superior también. Eso es realmente lo que importa. La cosa se mueve. E independientemente de todas las personas que lo dejan todo de lado y olvidan sus cosas y tal vez incluso se vuelven contra ellas durante un tiempo, a pesar de eso, la peregrinación continúa. Y nosotros formamos parte integral de ella. Y estrictamente hablando, ninguno de nosotros podría decir cuantos cientos de miles y miles de

personas de todo el mundo se están moviendo en el mismo peregrinaje. No miréis este mundo como si fuera algo que se está rompiendo a pedazos. No es verdad. El simple hecho de ver actualmente tantos horrores en el mundo, tanto desespero tanta ignorancia y estupidez, se debe exclusivamente o principalmente al hecho de que, se está introduciendo una gran luz en medio de la humanidad, desde las esferas superiores. Y algunos de nosotros somos agentes en esta obra, todos nosotros somos agentes en ella, y si introducís una luz muy fuerte o una fuerza muy poderosa en algún sitio se formará una espuma en la superficie, es lo malo, la espuma. ¿Qué le ocurre a una tetera cuando está hirviendo? Pues que echará una espuma en la superficie que puede sacarse. Eso es lo que ocurre en la mayoría de los países hoy en día, un tremendo impulso espiritual está detrás de la escena, y a medida que se va manifestando, va surgiendo ese desecho de todo cuanto tiene que superarse, antes de que esa gran fuerza que opera desde dentro pueda manifestarse en un nuevo tipo de civilización. No se trata de un paraíso, ¡oh no!, sino de un nuevo tipo, de un tipo más grande y más noble de civilización. Podemos agradecerle a nuestro propio yo interno el poder contribuir a ese proceso.

Y después me gustaría también dejaros con este pensamiento. Obviamente no podemos compararnos con los Grandes Seres. No podemos ser tan orgullosos o tan egocéntricos como para imaginar que podemos estar en contacto con los Grandes Seres. Se hallan tan lejos que podríamos decir que están más allá del horizonte llamándonos, sí, si queréis decirlo de esa manera simbólicamente, pero están en el borde de tantas cosas tan nobles y espirituales, sobre las que ni siquiera hemos soñado, que no podemos identificarnos con ellas. Y sin embargo no hay un corte en la continuidad entre ellos y nosotros o entre nosotros y otros que vienen detrás. Por esto, de una manera o de otra, y de un modo muy tangible también, los que están pasando por estas Experiencias Iniciáticas y alcanzan el estado de la Iniciación y conocimiento, vamos a decir en el Solsticio de Invierno, emanan desde dentro de su naturaleza interna el poder, fuerza, fortaleza e inspiración suficientes para llegar a cualquiera de nosotros, si somos receptivos. No pueden quedárselo para sí mismos, igual que el sol no puede guardarse la luz para sí. Tiene que desparramarse. ¿Dónde va a desparramarse en forma de vibraciones? Por toda la humanidad; por toda ella. La humanidad cuenta con la posibilidad de alcanzar grandes cosas en la conciencia interna, por parte de cualquier ser humano, como un todo y de manera instantánea. Pero naturalmente sólo

quedarán afectados los que estén preparados para recibirlo. Por esto una actitud de meditación tranquila sobre estos temas por nuestra parte, una actitud de escucha interna, y estoy hablando ahora metafóricamente, una disposición para recibir, un sentimiento o un deseo de convertirse en uno con esa vida superior, nos hace mucho más receptivos para captar las fuerzas que emanan de las criptas de la Iniciación, de los centros de la Iniciación, mientras ésta tiene lugar. Obviamente lo que estoy diciendo ahora es válido para cada momento del año. Pero es especialmente potente en estas cuatro Estaciones Sagradas del año debido a las razones que he intentado explicar. Por consiguiente, en una Estación Sagrada como ésta, nuestro propio progreso dependerá en gran medida del estado de nuestra propia mente. Podemos revitalizar nuestra naturaleza espiritual: podemos sintonizar nuestra conciencia con lo más elevado que conozcamos en nuestro interior; podemos hacer un esfuerzo determinado para crecer o más bien para elevarnos por encima de algunas trivialidades nuestras. Podemos exigirnos ser más nobles, más grandes y más universales para convertimos en una fuerza irradiante de genuina fraternidad. ¿Hacia quién? Hacia todos. Hacia todos los que lo necesiten. Hacia todos los que quieren ser ayudados. Cuando decidimos hacerlo, siempre hay alguien que aparece y que necesita

precisamente eso. Sólo tenéis que estar atentos. Cuando existe un deseo por vuestra parte de hacer algo por alguien y no sabéis a QUIEN, alguien aparecerá en busca de aquello precisamente que tenéis para darle. En otras palabras, el Solsticio de Invierno es un período en el que podemos crecer más rápidamente, más definitivamente, de forma más potente, porque tenemos con nosotros unas fuerzas espirituales muy poderosas que están actuando, y podemos sintonizamos con ellas. Y cualquier cosa que se sintonice con un ritmo superior empieza a vibrar al unísono con ese ritmo. Tal vez no dure mucho tiempo. Tal vez volvamos a caer al cabo de un tiempo. Tal vez no seamos capaces de mantenerlo durante demasiado tiempo, debido a las asociaciones mundanas y a nuestras propias debilidades internas que volverán a establecer su dominio. Pero vamos a intentarlo. Puede conseguirse. Puede hacerse con éxito. Y sus resultados nunca se valorarán lo suficiente. No sabemos cuánto bien podemos hacer. Puede ser algo crucial en la vida de otra persona. Puede ser crucial en nuestra propia vida en algún punto desconocido para todos los demás. Y otro pensamiento amigos míos. Obviamente, bajo la luz de estas Enseñanzas, no estamos solos. Nunca nos pueden abandonar. La única manera de que nos abandonen es construyendo

un muro de egoísmo humano que nos impida ser humanos. Entonces estaremos solos, porque estaremos dentro de una fortaleza construida por nuestra propia ignorancia y estupidez. Algunas personas lo hacen y no lo saben. Pero, estrictamente hablando, no estamos solos. Formamos parte de ese peregrinaje. Siempre hay unos individuos dispuestos a mostrarnos el siguiente paso dentro de la evolución. Cada uno de nosotros, en un momento u otro, si lo deseamos, podríamos abrirle una ventana a otro hermano, a otra persona. Tal vez esto conlleve problemas, metafóricamente hablando, pero de forma muy realista, y podéis decirle a esa persona "Acércate a esta ventana. ¿Has visto esta vista?" Y le dais algunas de las Enseñanzas con palabras sencillas. Y de repente, es incapaz de volver atrás a sus problemas otra vez. Ha divisado una visión más amplia. Sabe que hay una vida más grande. Cualquiera de nosotros puede hacerlo, si buscamos la oportunidad. Y si buscamos una oportunidad, la oportunidad surge invariablemente. Porque esto está basado en la Ley, no en la casualidad. Y por esto nunca estamos solos. Los Grandes Seres están dedicados a ayudar a la humanidad. Pero sólo pueden ayudar a los que están dispuestos a ayudarse a sí mismos. No pueden detener el mal en el mundo, porque el karma tiene que trabajarse desde dentro. Pero pueden ayudar mucho, y lo hacen, para aliviar el

sufrimiento, para mejorar las condiciones y para abrir puertas nuevas a los que pueden ver.

“La Tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la Tierra. Todas las cosas están conectadas como la sangre que une a una familia. Todas las cosas están conectadas. Lo que le ocurre a la Tierra les ocurre a los hijos de la Tierra. El hombre no tejió la trama de la vida: él no es más que un hilo de ella. Lo que le haga a la trama, se lo hace a sí mismo.”

JEFE SEATTLE

I NTERP RE TACI ÓN DE ESCRI TURAS POR MEDI O DE LA CÁBALA NUMÉ RI CA

Las tres Madres
Tres madre s: al ef, m em, shin, s o n l o s f u ndam e nt os . Re- pr e s en t a n e l p la t i l l o d e l mér it o, el d e l a c ul p a y el f ie l d e l a l ey O C H (he c of ) q ue est á en e l m ed i o . Las t res madres repres entan el juego de los opuestos y el medio equilibrador. El bien y el m al , l o f emeni no y lo m asc ul i no, l a osc uri dad y l a l uz, el v erano y el i nv i erno, etc . P orque es p or e l j ue go de l os o pu es t os q ue t o d as l as c os as s on c re ad as . T r es m a d re s: al ef, m em, shin. Gran s ec ret o, admi rabl e y oc ult o, m arc ado por s ei s ani ll os de l os que part en e l f ue g o y el a i re, q u e s e d i v i d e n e n m ac ho y hem br a . Tres madre s: al ef, m em, shin, y de el l as t res padres . Con el las t odas las cos as s on cread as . No debem os olv i dar que l a c ábala, apart e de s u v al or c om o i nst rum ent o para i nt erpret ar y d es ent raña r l o q u e e s t á o c ult o det r á s d el v e l o d e l as pal a b r a s , es u na r el i gi ó n por s í m i s m a, y g ua r d a en e l l a t o dos l o s s ec ret o s n ec es ar i os par a q ue e l hom br e alc anc e s u c om p l et a ev ol ución. Tres madre s: al ef, m em, shin en el mundo. E l ai r e el ag u a y el fu eg o. E n el p rinci pio l o s ci el o s fu er on cr eados d el fu ego, l a ti err a d el agu a, y el air e, del esp í r i tu qu e está en m edio. Tres madre s: al ef, m em, shin, en el año. E l c al or, el f rí o y l a medi a est ac ión. E l c al or nac e d el f u e go , e l f rí o del a gu a, y l a t e m p l an z a del es pí r i t u que est á en m e d i o d e e l l os . Tres madre s: al ef, m em, shin en el hombre: l a c abez a, el v i ent re, y el pec ho. La c abeza est á c rea d a p or e l fu ego, e l v ie ntr e por e l a gu a, y e l pec ho, e n m ed i o d e am b os , del es pí r i t u. Tres madre s: al ef, m em, shin. E l l as esc ul pe, l as grab a, l as c ompone, y c on el l as f ueron c rea d as t res m a dres en e l m u n do , t r es e n e l a ño , y t r es e n el h om b r e m ac ho s y hem b r as . A q u í s e v e el c ar ác t er v iv i e nte d e l a c ábal a. D on de q ui e ra h ay a u na m an if es t ac ió n d e la V i da, allí est án las tres madres : el princ ipio c rist al i z ant e, el pri ncipi o sost enedor, y el ai re, ani m ador. E l est udi ant e aprende rá m uc hí simo s i t rat a de l oc alizar es os t res pri ncipi os en todo, porque s e hará una idea ac abada de qué repres entan las tres Madres, y, al mismo tiempo, empez ará a pens ar en forma abst racta. E l hac e reinar Al ef s obre el es pí ri t u. E l l os at a c on un l az o, y l os c om pone el uno c on la ot ra, y c on ell as s el l a el ai re en el m undo, l a medi a est ac i ón en el año y el pec ho en el hombre, mac hos y hem bras .

M ac hos en A l ef, M em, S hi n, es dec i r, en el ai re, el agua y el f uego. Hembras en A l ef, S hin M em, es dec i r, en el Ai re, el F uego y el A gua. E l hac e reinar Mem sobre el agua; E l la enc adenó de t al manera y l as c om bina una c on l a o t r a, de t a l s uert e, q ue s el l a c on e l l os l a t i erra e n e l m un d o, el f rí o e n el a ño y e l f r ut o del v i ent re en el hom bre, m ac hos y hem bras . El hac e reinar a Shin s obre el f uego; y los enc adena y c ombina una c on la ot ra de tal s uert e, que s ell a con el l os l os c i elos en el m undo, el c al or en el año y l a c abez a en el hom bre: m ac h o s y hem b ra s . ¿ De qué maner a los ha E l m ez clado? A l ef, mem, s hin; alef, s hin, mem; mem, s hin, alef, mem, alef, s hin; s hin, alef, mem; s hin mem, alef. E l c i e l o es d el f ue go , l a at m ós f e r a d e l ai r e, l a t i erra del agua. La c abez a del hom bre es del f uego, su c oraz ón es del ai re: s u v i ent re del a gu a. E l t ex t o hac e b i en c l aro d ón de d eb em o s c ol o c ar est a s t r es l et r as e n el á r bol de l a V i d a. S i r ec or da m o s q ue l os s e nd e r os s on a nt e r i ores a l os s ephi r ot h o bj e t i v os , en l a m is m a m an e ra c óm o l as l í n ea s d e c ri s t a l i z ac i ó n s o n ant e ri o r es a l a apari c i ón d el c ri s t a l , l a s t r es l et r a s madres deben oc upar los t res primeros s enderos : la Aleph repres ent ando el Aire, y la Shin. y M em repre s ent ando el l ado dere c ho e iz quierdo del j erogl í fic o. As imism o, sigui end o l a m is ma t eorí a, podemos c ol ocar l as let r as c as t el l anas en s us res pect iv os l ugar es .

Las Siete Dobles
S i et e dobles: Tau, r esh, p é, caf, d al et, gui mm el, bet, l a v i da, l a p az , l a c i e nc i a, l a r iq u ez a , la grac ia, la fec undación y la dominac i ón. Dobl es porque s on reduc i das en s us opues t os por perm ut ac i ón. E n el l ugar de l a vi da est á l a m ue r t e, e n e l d e l a paz, l a g ue r ra, e n l a c i enc i a, l a i gn or a nc i a , e n l a r i quez a, l a p ob re z a , e n l a grac ia l a abom i nac ión, en l a fec undi dad l a est eril i dad. La V i da, l a P az, l a Cienc i a, l a Ri quez a, l a G rac i a, l a F ec undi dad, y l a Dom i nac i ón son p al a br as que e x p re s a n s i nt é t i c am e nt e l a s c ua l i da de s d e l a s s i e t e f or m a s de m ov im i e nt o, o s ean l os s iet e p l anet as, S at ur n o, M ar t e, M erc u r i o , J ú p it er, V en u s , L un a y S o l res pect iv am ent e. V e r em o s ahora d ón de c ol oc ar est as l et r as en l os s en de r os d e l árb ol . Las s iet e dobles s on opues t as a l os s i et e térm inos : el O ri ent e al O cc i dent e, la A lt ura a la prof undi da d, el Nort e al m edi odía, y el pal ac i o S ant o est á en el Cent ro y l o sost i ene t odo.

E l esc ul pe , g ra b a y c om b i n a est as s iet e d ob les, y c rea c on ell as los A s t r os en e l m un do los dí as en el año, y l as abert uras en el hombre, y c on ell as esc ul pe s i et e c iel os , s i et e el em ent os y s i et e ani m al i da de s . H e a qu í p or q ué E l ha e l e g i d o el s ept enari o baj o e l c iel o . S i et e l et ra s d ob l es: bet, guimmel, dal et, caf. pé, resh, tau; él las ha t raz ado, t all ado: m ez c lado, equi l i br ad o y p er m ut ado. El h a c re ad o c on e ll a s l os pla ne t a s , l os dí as y l as abert uras . E l ha hec ho rei nar la B et h y le ha dado una c orona, y las ha c ombi nado una c on ot ra, y c on e l l a s h a c re ad o a S at ur n o e n el m u ndo, el s ába d o e n el a ño , y l a b o c a e n l a p er s o na . E l ha hec ho r e i na r l a g ui m m el , él l e ha c ol oc ado u na c o ro n a , y l as h a m ez c l a do u na c on o t r a; c on ellas ha c reado a J úpiter en el mundo, el domingo en el año, y el ojo derec ho en la p er s o na . E l ha hec ho rei nar la dal et h, y l e ha puest o una c orona . E l l as ha m ezc l ado una c on l a ot ra, y c on ell as creó a M arte en el año, el l unes en l a s emana, y el oj o iz qui erdo en el hom bre. E l ha hec ho rei nar la K af , y l e ha puest o una c orona: l as ha mezc l ado fi na c on la ot ra, y c on ell as ha c reado el S ol en el m undo, el m art es en el año, y l a narina derec ha en el hombre. El ha hec ho reinar la P e, y le ha dado una c orona, él las ha unido una a la otra, c reando c on ell as a V enus en el mundo, el m iérc ol es en el año, y l a nari na iz quierda en el hom bre. E l hiz o r ei n ar l a res h, y l e h a p ue s t o u na c o ro n a , y l as h a m ul t i pl i c a do u na c on l a ot r a, c rea n do c on e l l a M e rcu r i o e n el m u ndo, el j u ev e s e n el a ño y e l oí do d er ec ho en l a per s ona.

E l hiz o reinar l a T au y l e pus o una c orona. E l l os mult ipl i c ó una con l a ot ra, c reando c on el l a l a Luna en el m undo, el v i ernes en el año: y l a oreja iz qui erda en el hombre. E l s eparó l os t est im oni os y pus o cada uno en s u l ugar, el m undo apart e, el año apart e, y la pers ona apart e. Dos pi edra s c onstruyen dos c asas, t res c onst ruyen seis, c uatro v eint ic uatro, c i nc o ciento v einte, s eis s etecientas v einte, y de allí, el número progres a en lo inenarra bl e, en lo i nc o n c ebi bl e. L os astro s en e l m un do s on el S o l , V en us , M er c u r i o , l a L un a, S at ur n o, J úp ite r y M art e. Los dí as del año s on l os si et e dí as de l a c reac ión y l as 7 v ent anas del hom bre s on l os ojos, las orej as , las narinas y la boc a. Si las siete dobl es c orres ponden res pectiv ament e a S aturno, J úpi ter, Mart e, Sol, Venus, M er c u ri o y L u na , e s f ác i l c ol o c ar l as en e l árb ol . L o s s iet e s end e ro s d ob l es s on l os c ol o c ad os a l O r i en t e, a l Occ i de n t e, a l o A l t o, e n l o profu nd o, en e l N ort e y e n el M e di o dí a , y en e l Cent ro.

E n c uant o a l as let ras c as t el l anas, l as hemos c ol oc ado de ac uerdo c on s u pronunc i aci ón. La pronunc iac i ón gutural de la K, la J y la G, nos hac e c l as ific arlas en los t res s enderos c ent ral es; m ient ras que l a pronunc i ac ión l ingual de l as rest ant es nos hac en c ol oc arl as en l os s enderos coloc ados en las c olumnas. D y T Ch y S han sido c l as ific adas de es a manera, y c oloc adas en s us r espec tiv os l ugar es . E l est u d i a nt e s e e nc on t r ar á qui z á p er p l ej o por q u e e n el t e xt o l o s dí as de l a s em a na no aparec en en el orden c onoc i do, ni los pl anetas c orrespond en c on los nombres en la forma c orri e nt e. E s q ue l os ant i gu o s ord en a b an l os pl a ne t as d e l a s i gui en t e m an er a: L un a, M erc uri o, V enus, S ol, M art e, J úpi t er y S aturno, c ont ando al S ol c om o pl anet a para l os propós itos exot éric os. Este orden es el c orres pondien t e al s ist em a geoc éntric o de Ptolom eo, q ue r ep r es e nta e l uni v ers o c on e l c ent r o oc upado p o r n u es t r o p l a ne t a , y el s ol , c om o pl an e ta, g i r a nd o en c ua r t o l ug ar , d e ac u e rd o c on e l s i gui e n t e dia gr am a :

Las 12 simples
S u f un da m ent o es el s i g ui en t e: l a vi s ta , e l oí do, e l ol f a to , l a pal ab r a, l a n u tr i ci ó n, l a r e pr od ucci ó n, l a acci ó n, l a locom o ción, l a cól era, l a ri sa, l a m edi tación y el sueño. S u m e di d a e s t á c onst i t ui da p or l o s 1 2 t ér m i no s del m un d o: Nor es t e, s ur e s t e, est e alt u ra, est e p ro f u nd i da d; nor oe s t e, s uroes t e, oes t e a lt ur a y o es t e p r of u n di d a d ; s ur alt u ra, s ur p r ofu nd i da d, nort e alt ura, nort e prof undi dad. Los lí m it es s e extienden y av anzan por los s i glos de los s i gl os. El esc ulpe, graba, arma, pes a, y t ransmuta est os doc e s ignos s imples, y con ellos c rea los 12 s i gn o s c el es t es, a s aber : e l c ar n ero , e l t or o , etc . , l os 12 m es es del a ñ o. Estas letras s on las doc e direcc iones en el hombre: mano derec ha: mano izquierd a, pies, r i ñones , h í g ad o, hi e l , b az o, c ol on , v ej i ga y a r t er i as .

E l hac e r e i na r l a H e y l e p on e u na c or on a; E l l a s m ez c l a u na c on o t r a y c on el l as c re ó el Carner o en el m undo, Ni -s an (m arz o) en el año, y el hígado en el hom bre. El hac e reinar la V au, y le pone una c orona . El las mezc la una con ot ra, y c on ellas creó el T o ro e n e l m un d o, I y ar (A bri l ) en el a ñ o y l a b i l is en e l hom br e. Sigue el texto dando las c orres ponde nc i as del res t o de las letras en forma suc esiv a, por lo q ue a br ev i a re m os l a t ar ea . B ás t enos s ab er q ue l as c orre s pond e n c i as s on l as s i gui en t es : H e -Ar i es; V a u -T or o ; Tz ain - G em e l o s; J e t- C án c e r ; Tet - L eo ; I od -V i rg o ; Lam ed - Lib ra ; N u n -S c or pio ; S am e ch -S a gi t a ri o ; A yi n -Ca p ri c or ni o ; T s ad é - Acu a r i u s; Co f - Pi s ci s. E n pos es i ón de est os dat os nos es f áci l t erm i nar l a c ol oc ac i ón de las l et ras en el árbol , de a c uer do c on e l di b uj o de l a pági n a s ig u ie nt e.

F UE N TE : ISI DRO ROD R ÍG UE Z CONTI NUARÁ

MELQUISEDECK Y EL MISTERIO DEL FUEGO de MANLI P. HALL 2ª Parte
El Fuego Deidad Universal
Des de los t iem pos prim it iv os el hombre ha v enerado e l el ement o del F uego s obre t odos l os dem ás . Hast a el s alv aj e más i nc ult o l l ega a re-c onocer en l a l lam a al go que est rec ham ent e s e parec e al fuego s uti l y v ol át il que arde en su propia asm a. No podí a analiz ar l a energí a del F ue go , m i s t e r i o s a, v i bra nt e, ra d i a nt e, por qu e e s t a ba m á s al l á de s u c apac i dad, per o, s in em b ar go , s en t í a s u po d er . E l hec h o d e que, dur a n t e l as t or m ent as , e l F ue g o d es c e n dí a en rayos poderos os del Ci el o, abat iendo l os árbol es y c aus ando dest rucc i ón de t oda c l ase, hiz o que los hombres primitiv os rec onoc i eran en s u furia, la ira de los dios es. Más t arde, c uando el hombre per s onific ó los el ement os y c reó el multitudinal P ant eón ( P ant h eons) q u e e x i s t e ah o ra , c ol oc ó e n m anos d e l a S up r em a D ei da d l a a nt or c h a, el ray o o l a es p ad a f l a m í g era, y s obre s u c a bez a p u s o u na c or on a d e oro c u y as p u nt as s im bo l i z aban l os f l am a nt e s rayos del Sol .

Los m í s t ic os h an p od i do e s t ab l ec e r qu e l a a d or ac i ó n S ol a r c om e nz ó e n l a p ri m i t i v a Lem ur i a y l a a do r ac i ó n d e l F ue go f u e s im u l t án e a c o n el o rigen de la raz a humana. Y, en realidad , el el e m e n t o del F ue go c o nt rol a h a s t a c i ert o pu n t o el R e in o V e get a l y e l A n im a l , y es e l úni c o el ement o que puede s ubyug ar l os m et al es . Cons ci ent em ent e o inst i nt iv am ent e, t odos los s eres v ivi ent es honran al A st ro del Dí a. El mi ras ol, s iem pre s e pone de f rent e al disco s ol ar. Los Atlántic os eran adoradores del S ol, mient r a s q ue l os i n d i os a m eri c anos— re s t os de l os pri m it iv os puebl os atlánt ic os—t odav í a c onsi deran al Sol c omo repres ent ante del S uprem o Dador de Luz. Muc hos de los pueblos primitiv os c reí an que el S ol era más bien el reflect or y no l a f ue n t e m i s m a de l a Luz , c om o l o p r ueba e l hec ho d e q u e f re c u en t eme nt e s e r ep re s ent a ba g rá fi c a m e nt e al Di os -S ol c on un esc ud o de m et a l e n e l b ra z o m uy b r uñido , e n e l c ual s e v eía la f az s olar . Est e esc u do t o m ab a y ref l e ja b a la l uz del I nf i nit o, y de a ll í era r ef le j ada s ob re t o do e l Univ ers o. Durante el año, el S ol pas a por las doc e c as as de los c ielos, donde, c omo Hérc ul es , realiz a doce labores . La muerte y la res urrecc ión anual del Sol ha sido un tema f av ori to de t odas l as rel i gi ones . Los nombres de c as i t odos l os grand es di os es y s alv adores , han est ado s i em pre asoc i ados c on el elem ent o del F uego, l a Luz S ol ar o s u c ont rapart e, la Luz Míst ic a y E s p i rit u a l inv is i bl e. J úpiter, Apol o, Herm es, Mithras, Bac o, Doinys ios, O d i n , B ud a, K ri s h na , Z o ro a s t r o. F o- H i , I á o, V is hnú, S iva, A gni, B alder, Hirán, A biff, Mois és , S ans ón, Y as on, V ulc ano. Urano, AI -A lah, Os iris, Ra, B el, Baal, Nebo, S erapi s y el Rey S alomón, s on s ólo al gunas de las numeros as di v i nidades y s uperho mbres c uyos atributos s imbólic os s e deriv an de las manifestac iones del pode r s ol ar y c uyos nom br es i ndi c an s u r elac i ón c on la l uz y el f uego. De ac uerdo c on los misterios griegos , los dios es, c ontem plando el mundo des de las alt uras del M ont e O l im po, s e arrepi nt i eron de habe r hec ho al hom bre y no habi éndo l e nunc a dado a es e s er pri m i t i v o u n es pí r i t u i nm o rt al , d ec idi ero n q u e n ad a s e perderí a s i eso s i ng r at o s y pel ea d o r es h um a nos f ue ra n c om p l e t a m en t e des t r ui d os, dej an do e nt o n c es e l l u gar que o c u pa han di s ponible para una raz a mejor. P ero al desc ubrir los pl anes de los dioses, P rom et eo, que enc er r ab a en s u c oraz ón u n gran a m or p or l a l uc hadora hum an i dad, det e rm i n ó t ra er a l h om br e el f uego div i no, que harí a a l os hom bres i nmort al es, de t al manera que ni l os di os es podrí an des t r ui r l os . Y f ue así com o P rom et eo v oló hac i a el hogar del Di os -S ol y enc endi end o una c añi t a en el f uego s ol ar, la t raj o a l os hi j os de l a t i erra prev i ni énd ol es que el f uego debía s i em pre s er em pleado para glorific ac ión de los di os es y el s erv ic io desint eresado de los demás . P e ro l o s hom bre s era n unos a t o l ondr a do s y e go í s t as. T om a ron el f u e go div in o q u e l e s h ab í a t raí do P romet eo y l o em pl earon para des t rui rs e l os unos a los ot ros . I nc endiaron l as c as as de s us enem i go s y c on e l c al o r apr en di e ro n a t em pl a r el a c e ro , h ac ie nd o así esp a da s y o t ras

armas. Y se hic i eron más y más egoístas y arrog antes, des afiando a los di os es pero ahora no podí an s er des t rui dos porq ue pos eí an el f uego s agrado. Y por s u des obedie nc ia, P romet eo ( i g ua l q ue Luc if e r), f ue e nc ade n ad o, pero a l hér oe g ri e go s e l e pus o e n l a c um br e del M on t e C áu c as o, d o nd e d e bí a p er m anece r c on u n bui t r e q ue l e c om í a e l h í gado, h as t a que un s er hum an o l o gra ra d om i nar e l fue go s agra do y s e h i c ie r a perf ect o. Est a p r of ecí a l a c umpl ió H é rc u les, qu e asc e ndi ó al Cáuc a s o, r om p ió l os gri l l et e s d e Prom e t e o y li bert ó al am igo del hom bre qu e habí a estado s omet ido t ant os años al t orment o. Hércul es r ep re s ent a a l i n i c i ad o, qui en , c om o s u nombr e l o i nd i c a, p ar t i c i pa d e l a g l o r i a d e l a l uz . P rom et eo es el v ehícul o de l a energí a s ol ar. E l f uego Di vi no que t raj o a los hombres es una es enc i a míst ic a en s u propia naturalez a, que deben regenerar y redimir si quieren s ac rific ar s us pro pi a s al m as c ruc i fi c a da s d e l a r oc a d e s u b a ja n at u r ale z a f í s ic a. D e a c u er do c on l a f i l o s of í a oc u l t a, e l S o l es, en r ea l i da d, un a s t ro t r i p l e, s i endo d os d e es a s part es de su nat ural eza c om pl et am ent e i nvis ibl es. E l gl obo que vem os es meram ent e la f as e m ás baja de l a nat ural ez a s ol ar y es el c uerpo del Dem i urgos, o, c om o l a denomi nan l os judíos Iodjev á (J ehovah) y los brajmanes , "S iv a" . Como el Sol está simb oli z ado por un tr i án gul o eq uil áter o, s e dic e que los tres poderes del disc o s olar s on iguales. Las tres f as es del S ol s on l a Vol un ta d, l a S abi du rí a y l a Acc i ó n. La V ol unt ad est á rel ac i onada c on el pri nc i pi o de Vi da, La S abi durí a c on el de l a Luz, y l a Acc i ón o Fricc i ón, c on el princ i pio del Calor. P or la v olunt ad fueron c reados los Cielos, y la v i da eterna c ontinúa en s uprem a ex ist encia; por la Acción, la fricción y la lucha, s e formó la tierra, y el univ ers o fís ic o modelado por los s eñores del Fuego fue pas ando grad ualment e de s u est a d o d e f us ió n a s u c o n di c i ón a c t u al. A s í s e f o rm a ro n l o s c i e l os y l a t ie r r a, pero e nt r e a m bos habí a un gra n v ac í o , p o rq ue Dios no c om p re n dí a a l a N at ur al ez a y l a N a t u ral ez a no c om pr e ndí a a D i os. L a f al t a d e i nt e rc am b i o ent re est as dos esf eras de c onc ienc i a era si m i lar al est ado de parál i s is en que l a c onc ienc i a realiz a la condic ión del c uerpo, pero debi d o a la falt a de c onexión nerv iosa es inc apaz dé gobe rnar o dirigir las activ i dades c orporal es . P or lo tant o, entre la v i da y la acc i ón v i no un m ed i a d or , q ue fu e l l am ado Luz o In t el ig en c ia. La L uz p a rt ic i p a t an t o d e la v i da c or no de la acc i ó n: es l a esf e r a d e la u ni ó n. La i nt eli ge n c ia e st á ent r e l a t i er r a y el c i e l o, y p or s u i nt e r m e d i o e l hom br e s up o de l a exi s t e nc i a de Dios, y Dios c omenz ó a minis t rar a las nec es i dades del Hom bre. M ient ras l a v i da y la acc i ón eran s impl es s ubst anc i as, l a l uz era un c ompuest o, porque l a part e inv is ibl e de l a l uz era de l a Nat ural ez a del Ci el o y l a v isi ble de la Natural ez a de l a T i er r a. D ur an t e ed a de s y e da de s est a l uz est uv o t om an do c uerpo s . A un q ue est os c ue rp o s t est im onian es a l uz, la gran v erdad es pi ritual t ras este sí m bol o de l a l uz corpori z ada, es que en el alm a de t oda c riat ura dent ro de c uya m ent e nace l a i nt eli genc i a, m ora un es pí rit u que as um e la nat ural ez a de est a i nt eli genc i a. T odo hom bre v erdaderam ent e i nt eli gent e que est é

t rabaj ando para di f undi r l a l uz en el m undo est á Crist i anado o Il um i nado por l a l abor mism a que está t ratando de realiz ar. El hec ho de que la luz participe a la v ez de las Nat uralez as de Dios y de la Tierra lo prueba n l os h o m b r es d a do s a l as p e rs oni fi c ac i ones de e s t a luz , por q u e u n a s v ec es s on l la m a dos los "H i j os del H om b re" y o tr as l os " H i j o s d e D i o s " . Al inic iado en los Misterios s e le ens eñaba s i em pre l a exi st enci a de t res s oles, el pri mero de los c uales—el v ehíc ulo de Di os -P adre—iluminaba y calentaba su es pí ritu; el s egundo—el v ehíc ul o l o de Di os -Hij o— des envolví a y desarroll aba su m ent e; y el t erc ero— el v ehí c ul o de Dios E s pí rit u S ant o—al i m ent aba y f ort al ecía s u c uerpo. La Luz no es s ol ament e un el ement o f í s i c o, s i n o t am b i én m en t a l y es pi r i t ua l , y s e ens eñ ab a al d i s c í p ul o en e l T em p l o a r ev e r en c i ar al S ol i nv is i bl e , m uc ho m ás q u e a l v is i bl e , p or q ue t o da c os a v is i b l e e s s ól o el ef e c t o de l o i nv isi bl e o c aus al, y así c om o Dios es l a Caus a de t odas l as Caus as, E l m ora en el mundo i nv isi bl e de l a Caus ac ión. A p ul e y o, c ua n d o f u e i n i c i a d o e n l os M i s t e r i os , v i o e l S o l b ri l l an do a m ed i anoc h e, y l a s c ám a ras del T e m pl o e s t ab an b r i l l a nt e m ent e i luminadas, aunque no había en ellas lámpara al guna. E l S ol i nv isible no est á l im it ado por l as paredes ni s i quiera por la s uperficie misma de la Tierra, porque siendo s us rayos de intens idad vibratoria muc ho más elevada que la s ust anc i a fís ic a, s u l uz pas a s i n obs t ác ul os a t rav és de t odos los pl anos de l a s ust anc ia m at e r i a l . P ar a aq u el l o s c ap ac es d e v er l a l uz d e est os ast r o s es pir i t ua l es, no h ay osc ur i dad, porque están en presenc i a de la luz infinita, y a medianoc he pueden v er el Sol brillando bajo s us pi es. M ed i a n t e una d e l as p e rd i das a rt es d e l a a nt ig ü ed ad , l o s s ac er d ot es d el T em pl o podí an fabric ar lámparas que ardían s iglos y s i glos s i n que s e nec es itara rellena rlas. Es as lámparas s e parec í an a l as l l am adas " lám paras V i rgi nal es " , eran aquel l as que s olí an ll ev ar l as V í rgenes V es t a l e s . E r an a l g o m ás p e qu e ñ as que l a m an o hum an a, y, s egú n l os d oc um e nt o s que s e c ons erv an, s us m ec has eran de am i ant o. S e h a s os t e ni d o s er i am e nt e q ue e s t as l ám pa r as ardí an dur an t e m ás de m i l años. U na d e e l l as s e enc ont ró en l a t umba de Chri st i am Ros enc reutz, l a que habí a est ado encendi da 120 años s i n que s u prov i si ón de c om bust ibl e parec i era haber di sm i nui do. S e s upone que est as l ám paras (que, i nc i dent al m ent e ardí an en urnas herm ét ic am ent e s ell adas, s in ayuda del oxigeno), estaban c onstruidas en tal forma que el c al or de l a llama ext raí a de l a atm ósfera al guna s ust ancia que reem pl az aba al c ombust i bl e ori ginal c on t ant a rapi dez c om o s e cons umí a es e ac eit e mist eri os o. H ar g rav e J en ni n gs h a c ol ec c i on ad o num er o s as r e f er e nc i as r es pect o a l o s t i e m pos y l u gares en que s e han enc ontrado es as lámparas . En la mayoría de los c as os, s i n em bargo, s e apag aro n t an pront o c om o f ueron s ac adas de s us urnas o s i no se rom pí an en al guna form a m is t eri os a, d e m an er a que nunc a s e p ud o d e s c ub ri r s u s ec ret o. M r . J en ni n gs esc ri be q ue " L os

romanos pres erv aban estas luc es en s us s epulc ros durante edade s enteras grac ias a la deos i dad del oro (y aquí ent ra el art e de l os Ros ac ruces ), que s e c onv ertí a m edi ant e ci ert os proc edi mi ent os herm ét ic os en una s ust anc ia lí quida; y s e c uent a que al s er di s uelt o uno de los monasterios , en el t iempo de E nrique VI II, f ue enc ont rada una lámpara que habí a est ado ard i e n d o en u na tu m ba des de e l S i g lo I I I , des pu é s de J es uc ri s t o, o s ea c erca d e m i l dos ci en t os a ño s . D os de es t as l á m pa r as s ub t er r án e as p ue d en v er s e e n e l M us e o de R a rez as de L ey d en, e n Holanda. Una de estas lámparas fue enc ontrada dura nt e el papad o de Pabl o III, en la tumba de T ull i a, la hi j a de Ci c erón, que habí a est ado c errada durant e 1550 años . Madame Blav ats k y, en s u obra "Is is sin Velo" da c i e rt o n ú m e r o d e f ór m u l a s p ar a c on s t ru i r es as l ámparas perenn es, y dic e en una nota que el l a m is m a v i o una, hec ha por un di scí pul o hermétic o, que había est ado ardi endo s i n nec esitar c ombustible dura nt e s eis años antes de que apar ec iera l a cit ada obra. La L ám p ar a perenn e , era , n at ur al m e nt e , e l m ás apr op i a d o s í m b o lo d el F u ego E t e r no d el U ni v e rs o, y s i b i e n l a q u ím i c a m o der n a ni e ga la p os ibilid a d d e que pued a n c onst r u irs e, e l hec ho de que s e han c onst ruido y v ist o muchís imas en los últimos miles de años , ac ons eja no pone rs e a dogmat iz ar demasiado. E n el Tibet, los magos Lamas han desc ubi ert o un sistema para i l umi nar l as habit ac i ones m edi ant e una bol a o esf era l umi nosa y f osf ores c ent e, de c ol or bl a nc o- v erdos o, q ue aum en t a de l u m i n os id ad c uando a s í s e l e ord e n a p o r l os s ac er d ot e s , y que, des pués de l a s ali da de l os que est aban en l a c ám ara, grad ual m ent e se v a des v an e c i e n do has t a n o q u ed a r m ás que una t en ue c h i s pit a q ue a rd e c on t i nu am e nt e. Est e mi l agro no es más difíc il de expl ic ar que ot ros real iz ados por l os t i bet anos. Hay en el T i bet u n á r bol s agrad o que e c h a c ort e z a n u ev a t o dos l o s añ o s y c onf orm e c ae l a c ort e z a v ie j a s e enc ue nt ra n i ns c r i pc i o nes e n c ar ac t ere s t i bet a na s e n l a n ue v a c ort e z a que est á d eb aj o . Est os s ec ret os de l os puebl os l lamados s alv aj es o prim it iv os refut an i nc esant em ent e el ridíc ul o que l a nec i a pres unc ión de l os c auc ás ic os pret ende i nvari ablem en t e arroj ar sobre l a c ult ura de las demás raz as. Los Druí das, s ac erdot es en B retaña, rec onoc i endo al S ol c omo el del egado de l a S uprem a D ei d ad, e mp l eaba n un r ay o d e l a l uz s ola r par a e n c en d e r lo s f ue go s d e s us a l t a res . Hac ía n est o c onc ent rando un rayo de Luz s ol ar s obre un c ristal o aguam ari na es pec i alm ent e c ort ada y t a l l ad a, y e ng ar z a da en f o r m a d e broc he m ág i c o e n el c i nt u ró n del A r q ui - D ru í d a. A est e broc he s e le denominaba el " Liath Meis icith", y s e s uponía que tení a el poder de at raer el f u ego d i v i no d e l os d io s e s des d e e l c i el o, y de c onc e nt ra r s us en e rg í a s par a pone rl a s a l s ervic i o del hom bre. Es t e broc he era nat ural m ent e un c rist al biconv exo. Muc has de las nac i ones de l a ant i güedad rev erenc i aban en t al f orm a al F uego y a l a Luz , que no perm i tí an j am ás que s e enc endi era el f uego de s us alt ares, si no c onc ent rando l os rayos s ol ares por m ed i o d e un l en t e. E n a l gunos d e l os t em pl o s a nt i g uo s , h a bí a l ent e s d eb i dam en t e c ol o c ad os

en e l t ec ho , e n d i v erso s á ng ul o s , d e m a n er a que c ad a a ñ o, en el e q ui no c c io v er n al , el S ol d e M ediodí a env i aba s us rayos por di c hos lent es y enc endí a l os f uegos del altar, que ya est aba debi dam e nt e preparado para esta oc as i ón. Los s ac erdot es c ons idera ban es te proc es o equi v alente al que los di os es mismos hubieran enc endido los f uegos. E n honor de Hu, la suprem a deidad de los Druídas, los pueblos de B r et aña y d e G al es c e l e bra ba n un enc endi m ie nt o d e f ue go s e n lo q ue e llos llam a ba n el Dí a del P l e no V e r an o, o S o ls t i c i o E s t i v al. Una de l as raz ones para que el m uérdag o f uera s agrado para los drui das, era que muchos de s us s ac er do t e s c reí a n que est a pl ant a par as i t a r i a c aí a a l a t ie r ra e n f or m a de r ay o s , y d e q ue s i em pre q ue c a í a un ray o e n u n árb ol , l a s em i l l a del m ué r d a go qu e da b a de p o s i t a da d en t r o d e s u c ortez a. Y también el largo tiempo en que el muérdago perm anec ía v ivo, des pués de s er c ort a do d el á r bol en que c recí a, t e ní a m u c ho qu e v er en l a v e n er a c i ó n que l e m os t ra b an l os druí das . E l h ec h o de q ue e s ta pl a nta e ra u n m e di o poder o s o p ar a c apt a r el m i s t e r i os o f u ego c ós mic o que c irc ul aba por el ét er, f ue uno de los primeros desc ubri m i entos hec hos por di c hos s ac er do t e s , q ue a pr ec ia ba n el m u érd a g o p o r s u e s t r ec ha r el ac ió n c on l a m i s t eri os a l uz as t r al , que en r ea l i d a d n o es m á s q ue e l c ue r po as t r al d e l a T i er r a . A est e res pec t o esc ribe E l iphas Lev i en s u " Hist oria de la M agi a": " Los druí das eran s ac erdotes y médi c os que c uraban c on el magnetismo, c argando am ulet os c on s us influencias f l uí dic as . S us rem ed i os u ni v e r s al e s era n el M ué r da g o y los h ue v os de s erpi en t e , p or q ue est as s ubst anc i as at raí an la l uz ast ral de una manera muy es peci al. La s olem ni dad c on que s e c ort a ba e l m ué rd a g o at raí a s obre est a p l ant a l a c o n f i an z a popul ar y l a v ol v í a ext ra or d i na ri a m e n t e ma g né t i c a. E l p r ogres o del m ag ne t i s m o rev elar á a l gún dí a l as pro pi e d a d e s abs orbent es d el m u érda go. Entonc es comprender em os el s ec ret o de esos c rec im ient os es ponjos os que at raen las no empleadas virt ude s de las plantas y s e c argan c on s us tint uras y s abore s. Hongos, truf as, nuec es de agalla, etc., en los árboles de diferent es clas es y las di v ers as variedades del m uérdag o, s erán em pleados i nt eli gent em ente por l a c i enc i a m édica. Algunas plantas, minerales y animales han s i do c ons idera dos s agrados entre todas las nac i ones de l a t i erra, debi do a su pec ul iar s ensi bil i dad hac i a l a luz o f uego ast ral. El gat o, ani mal s agrado de l a c i udad de B ubast is, en E gi pt o, es un ej em plo de un ani m al es pec i almente magnétic o. Cual qui era que s e ponga a ac ari c i ar l a piel de un gato dom ést ico en una habi t aci ón obsc ura podr á v er l a s e m a n ac io ne s el éct r i c as que s e e s c apan, c om o u na l uz f os f ore s c en t e, d e c ol or v erdos o. En los t emplos de Bas t, c ons agrados a la Dios a de los gat os, s e v eneraba ext raordina riamente a t res gat os de c olor, y lo mis m o s e rev erenc iaba a los gat os u ot ros

m ie m bro s de l a f a mi l ia f el i n a c uy o s ojos fueran de diferent e c olor. E l pedernal y el radio en el r ei no m i ner al , así c om o v ar i a s pla nt as p a rá s i t as en e l r ei n o v eget a l , s on e xt ra ña m ent e s ensi bl es para el f uego c ósmic o. Los m agos de l a E dad M edi a s e rodeaba n de cienos anim al es, tales c om o m urc iél agos, gat os, s er p i e n t es y m on os , p or qu e t enía n el p od er d e ext ra er l a l uz ast ra l d e es os s er e s y apropiárs el os para s us propi os f ines . P o r est a m i s m a raz ón l os e gi p c io s y t a m b ién a lg un o s gri eg o s m an t e ní a n gat o s en los te mplos y l as s erpi ent es est uv i eron s iem pre pres ent es en el O rác ul o de Delf os. E l c uerpo áuri c o de una s erpient e es la cos a más not able que puede c ontempl ar un c l ariv idente, y los s ec ret os enc errados dent ro de s u aura dem uest ran bi en c l arament e por qué l a s erpient e s uel e s er el sím bol o de l a s abi durí a en m uc hos puebl os . E l h ec h o de q ue e l Cri s t i a ni s m o ha p re s e rv a do, e n part e por l o m e nos , l a p ri m i t i v a adora c i ó n ; del f uego de l a ant i güedad, s e ve evi dent em ent e en m uc hos de s us sí m bol os y rit uales. E l i nc ens a r i o e m pl ea d o c on ta nt a fr e c uenc ia e n l a s I g l es i as c ri s t ian a s es un s í m b ol o paga n o referente a la regenerac ión humana. El incens ario repres enta el c uerpo humano. E l inc i ens o, hec ho c on los extractos y es enc ias de v ari as pl ant as, repres enta las fuerz as v itales del c ue r po d el h om b re. La l l am a qu e quem a el i nc i ens o es el e m blem a d el g er m en e s pi r i t ua l e nc erra do e n e l c o raz ón del organi s mo m at eri al del hom bre. Est a c his pa es p i r i t u al e s u na p ar t e i nf in i t es im a l de la Ll ama Div ina. E l gran F uego del Univ ers o, de c uyo í gneo Coraz ón brot an todos l os f uegos de l os a l t a res . Y así c om o l a l l am a d e l a v i da c ons u m e grad u a l m en t e el i nc i ens o, así t am bi é n l a nat ural ez a es pi rit ual del hom bre, m edi ant e el proc es o de l a regene rac i ón c ons um e gradualmente todos los el ementos gros eros del c uerpo, t rans mutándol os en poder anímic o, s imboliz ado por el humo. A unque el hum o es en real i dad una s us t anc i a fís ic a y dens a, no obs t ant e, es l o bast ant e l igera para el ev ars e en f orma de nubes, y, as í t am bi én, aunque el al m a s ea un el em ent o fís ic o, medi ante la purif ic ac ión y el f uego de la as pi rac i ón, adquiere la naturalez a de la at mósf era int angibl e: aunq ue f orm ada por la s ust anc ia de l a t i erra, s e c onvi ert e en bast ant e ligera c omo para el evars e c omo fragant e perfume hasta el t rono del Altís imo. A u nque a l g u na s aut o r id ad e s han s os t eni do q ue l a f or m a de l a c ru z d er i v ab a del ant i g uo i nst rumento egi pc i o llam ado " Ni lóm et ro" , que s e em pleaba par a medi r l as inund ac i ones del Nilo, ot ros s os t ienen que es e símbolo tuv o s u origen en los dos palos c ruzados que los puebl os pri m i t iv os e m pl e ab a n p ar a hac er f ue go , m e di ant e l a f ri c c ión. E l us o de los c am panari os y t orres en la c onst rucc i ón de las c at edrales del c rist i anismo mediev al, así c omo los más c onv encionale s y modernos c ampanarios y agujas, s on los

s uc es ores d e l o s o be l i s c os del fu ego e g i p c i o, que s e c oloc ab an a l f r ent e de l os t e m p l os c ons agrados a las deidades s uperiores . Todas las pirámides s on sí mbol os del f uego. El árbol de m ay o t uv o s u ori gen en una ant i güedad s imi l ar, en l a que t enía a l a v ez un si gni ficado f álic o y era un em bl em a del f uego c ós mic o. La c ost umbre de ori ent ar las i gles i as hac i a el E st e es, por s upues t o, ot ra prueba de l a s uperv iv enc i a de la adorac ión al c ulto s olar. E n la práctic a la únic a rama de la raz a humana que no o bs e rv a est a r eg l a e s l a ára b e . L os m a h om et an os ori en t an s i e m pre s us m ez qui t as hac i a la Mec a, pero, s in em bargo, s us horas de oraci ón es t án determ inadas por el S ol. Las v entanas de ros as y las paredes y muros cubiertos de yedra s on s uperv iv enc i as del paga ni s m o, porque l a y edra o hiedra es t aba c ons agrada a B ac o a c aus a de l a f orma de s us hoj as , y s e p er m it í a s iem p re q ue e s t a pl ant a c ubri er a l os m u r os de l os t em p l os c o n s agra d os a l a D e i da d S ol a r gri eg a . Los ornament os dorados que s e enc uentran s obre los altares de las igles i as c ris tianas, debe rían s iempre rec ordar al observ ador filós ofo que el oro es el s agrado metal del S ol, porque, s egún l os al qui m ist as, el rayo s olar s e c rist al iz ó en l a t i erra, f ormándos e así es e prec ios o metal, el que, dic ho s ea de pas o, se s i gue formando t odavía. Los cirios que adornan es os mismos altares, y que muchas v ec es apar ec en en número impar, nos rec uerdan que los núm er o s i m p ar e s s on S ol a r m e nt e s ag ra do s. Cu a nd o s e e m pl ea n t r es c iri o s , e nt onc es s imboliz an los t res aspec t os del S ol: aurora, meridi ano y puesta, que a s u vez s on emblem a de l a T ri n ida d. C ua nd o s e em pl e a s ie t e, e nt on c es repre s ent a n a l os án g el es pl a ne t a ri o s , l l am a do s p or l o s j ud í os l os " E l o him " , c uy o v al or c ab al í s t ic o y num ér i c o era t am b i é n s i et e. C ua nd o a p ar ec en l os núm eros 12 o 24, repres ent an l os s i gnos del Z odí ac o y l os es pí rit us de l as horas del dí a, llamadas también por los pers as "Izz ids". Cuando s e enc i ende s ólo una luz, es el em blema del P a dre S u pre m o I nv is ibl e , q ue e s úni c o, y l a pe q ue ña l am p ari t a roj a que s iem pre ard e s o b re e l al t ar es una of renda al Demi urgos -J ehov ah (I ej ov a-Iodj ev a), el S eñor Const ruct or de l as F or m as. L o q u e es e l a ce i t e a l as l l am as, es l a s an gr e p a r a el e spí ri tu d el h om b re. P or co n s i g ui en t e s e em pl ea el a ce i t e en l as u n ci on es , p or que e s u n flui do s a g r ad o par a el Poder Solar. Y c omo el ac eite cont iene la v i da s olar, s e emplea en grandes c ant idade s en las t i er r as polar es , d on de e s nec e s ari o g e ne r a r un a gra n a bu n da nc i a de c al or c orp o ra l. De ahí la gran inc l inac ión de los es quimales por el sebo y el acei te de ballena. La m i s m a p a l a br a " C r i s t o" es p r ueba s uf i c ient e de q ue e l F ue go y l a a do ra c i ón d el F u ego s on l os dos el em ent os m ás es enc i ales de la F e Cri st i ana. Los rayos lum inos os prov eni ent es del S ol eran para l os antiguos c om o l a s angre del Corder o Cel esti al, que en el E qui nocc io V ernal m orí a por los pec ados del m undo y redi mí a a t oda l a humanidad c on s u s angre (rayos ).

Las Esc uelas de Misterios del Antiguo Egipto ens eñaban que l a san g r e er a el veh í cul o d e l a co n c i en ci a . E l es pí r i t u d el h om b re s e m ov í a c on l a c or r i e n t e s an gu í n ea y p or l o t a nt o n o s e enc ontraba en ningún punto part ic ul ar del organis m o. S e movía en el c uerpo c on la rapidez del pe n s am i en t o, d e m a ner a q u e l a c on c i en c i a del y o, e l c on oc im i ent o de l o ex t er n o y l a per c epc i ón s ens o ri a l po d ía s er l o c al iz ad a en c ual q ui er p a rt e d el c ue rp o, m ed i ant e el e jerc ic i o de l a v ol u nt a d . Los i nic i ados c ons i deraba n l a s angre c om o un lí qui do m ist eri os o, al go gas eos o por nat u ral ez a, q ue s erí a c om o m ed i o d e m an i f es t aci ón del f uego de la naturalez a es piritual del hom br e. E s t e f ue go , c ir c u l ando p or e l s i s t ema, animaba y vit alizaba t odas las part es de la f orm a, m ant eni endo así a la nat ural ez a es piri t ual en c ont act o c on t odas s us ext rem idades fís ic as. Los místic os c onsideraban el hí gado c omo la fuente del calor y del poder de la s angr e. D e a h í q ue s ea s i g ni f i c at i v o que l a l a nz a d el c ent uri ón h i ri e ra e l hí gado d el c u erp o d e Cri s t o y que el b ui t r e f u era c ol o c ad o s ob r e e l hí gado d e P r ome t eo, p a ra a t orm en t a r l o d ur an t e l as edad es . E l O c ultism o nos. ens eña que es prec is ament e la pres enci a del hí gado l o que di st ingue al ani m a l d e l a p l a n t a y d e q ue e s m í s t i c a m ent e c i ert o que l os pequeños s er e s qu e t i enen e l pode r de mov ers e, pero que c arec en de hí gado, s on real ment e plant as des de el punt o de vist a de l a c onc i en c i a es p i ri t u al. E l híg ad o es t á regi do p or e l pl a ne t a M ar t e , q ue es e l dí n a m o d el s is t e m a S ol a r, el q ue e nv í a u n ray o r oj o ani m ador a t odos l o s s eres e v ol uc i on an t e s de d i c ho s ist ema s olar . Los f i l ós of os n os ens eñ a b a n q u e e l pl a ne t a M art e , baj o l a di r ec c i ó n de s u r eg e n t e S am a e l , era el t ra ns mu ta do " C u er p o de P ec ad o " d el L og o s S o l ar, q u e o r i g ina l m en t e habí a s i d o el " Morador del Um bral" del Div i no S er c uyas energí as s on dist ribuidas ahora por el F uego del S ol. S a m a e l, i nc i d en t a lm e nt e, f ue e l pa d r e d e Caí n , p or i nt er m edi o del c ua l u na par t e de l a humanida d rec ibió la llama de la as pi rac i ón, est ando así s eparad os de los hijos de Seth, c uyo padr e era J ehov ah (Iejov á-Iodjev á). Los egi pc ios c ons ideraba n que el j ugo o zum o de l a uv a era el lí qui do m ás parec i do que exi st í a a l a s angre hum ana. Y en real i dad creí an que la v i d ext raía s u vi da de l a s angre de los m ue rt os q ue h ab í a n s ido i nh um a dos en l a t i e rr a . R es pe c t o a est e as unt o e s c ri b i ó P l ut arc o l o s i gui en t e: " L o s , s ac er d ot e s d el S ol e n H elióp o l is n u nc a l lev an v ino a s us t em p los y s i h ac í a n us o de él en c ualquier tiem po en s us libac iones a los Di os es, no, era porque lo c onsideraran en f orma alguna de nat ural ez a acept able para el l os, s i no que l o echaba n en sus alt ares, c om o la s angre de aquellos enem igos que antes habían luchado c ont ra ellos. Porque dichos s ac erdot es c ons idera ban qu e la v i d habí a brot ado de la t ierra des pués de habe r sido ésta engordada c on los c adáv eres de aquellos que habían guerreado c ontra los

di os es. Y esta, dic en ellos, es la raz ón del por qué beber grand es c antidades del z umo de la v i d v uelv e l oc os a l os hom bres, ll enánd ol os c on l a s angre de s us ant ec es ores". (Is is y Os i r is ). Los m agos de l a E dad M edi a c onoc í an el hec ho de que podí an, con s us poderes oc ult os, dom inar a c ual qui er pers ona, si lograban ob t ener un poc o de s u s angre. Si s e dej a un v as o de agua d ur a n t e l a noc he e n l a h ab i t ac i ó n de alg un o que e n el l a du e r m a , a l a m a ña n a s i g ui e nt e el a gu a est ar á t an i m pre gn ad a c on l as ra d i a c i on es psí qu i c as d e di c ha pers ona, que c ua l qui e r a que c onozca el proc edi mi ent o, puede des c ubrir en el agua t oda l a hist oria de l a v i da y el c aráct er del que oc upó l a habi t ac i ón. Est as im pres i ones s on t rans mit idas y ret eni das por una s uti lís ima s us t anc ia que l os trasc endentalistas mediev ales llamaban la luz astral , una es enc ia s i em pre pres ente y om n i p e ne t r an t e de n at u r al e z a í gn ea , q ue p res e rv a i nt ac t as l as i m p re s i on es de c uant o hay a s uc e d i d o en c ual q ui er p ar t e d e la N a t ur a l e z a. E l t o r r en t e de r ay o s que e m a n a d e l a f az del S o l f ue l a c aus a de q ue s e l e as o c i ar a c on e l León, porq ue s e parecí a a l a m el ena del rey de l os ani mal es. T odos l os rubi os dios es s alv adores de diferentes nac i ones s i mbolizan s utilment e por s u abundante c abellera y s us riz os dorados las radiac iones s olares . El S ol era el rey de los cielos , y los rayos t errenos, des eo s o s de p r oc l am ar s u poder m un da n o , s e c om pl a c í an e n c on s i de ra r s e pequ e ñ os s ol e s , s i endo así s us v as allos c omo planet as que s e bañaban en la gl oria de la luz c ent ral. Lo m ás el ev ado de c ada uno de los Rei nos de l a Nat ural ez a f ue tambi én c ons i derado c om o el símbolo del Sol. De ahí que el carabeus , ent re los insectos , el águila, c omo el av e de más el ev ado v uel o, y el león c om o l a m ás f uert e de t odas las best ias, f ueron c ons i derados c om o s í m bo l os apr op i a do s d el d i s c o S o l ar . Y así l o s M og ul s e l i gi e ron al l e ón c omo e ns eña, m i e nt r as que Cés ar y Napoleón us aron el águila para s imbol iz ar s u dignidad. Las c oronas de los reyes f u eron o ri g i na l m e nt e b a nd as d e oro c on p un t a s r ad i ant es que s i gni f i c aban que p ar t i c i pa ba n del div i n o pode r del S o l . Y c onfo r m e f u e pas an d o é l t i e m p o s e f ue c onv e nc io na l i z ando l a c orona. S u s uperf ic i e f ue i nc rustada de pi edras preci os as , s e c ambi aron s us punt as, y poc o a poc o f ue perdi en do su s em ejanza s ol ar. El halo que s e v e a menudo alrededo r de las deidades c ristianas y paganas , así c omo los s ant os, es t am bi én un sím bol o del poder s olar. D e a c u er do c on l a d oc t ri n a d e l os M i s t eri os , l l e g a u n t i em p o e n el d es env olv im i ent o es pi ri t u al del hom bre, c uando el ól eo m ist eri os o que ha est ado as c endi endo l ent ís im am ent e por la c ol u m n a esp i nal , e nt ra f i n al m ent e e n e l t e r c er v ent rí c ul o del c erebro , d on d e t o m a u n hermos ísim o c ol or dorad o, irradi ando en todas di recc i ones. Est a radi ación es tan gran de que no puede s er limitada por el c ráneo, y entonc es s ale de la c ab ez a, esp ec i a l m e nt e p o r l a p ar t e p os t e r i or , e n el p un t o en q ue l a v ér t e br a s uperi o r s e art ic ul a c on l os c óndi l os del hues o occi pit al . Y est a l uz que brot a en f orm a de abani c o de l a

part e post eri or de l a cabez a, es la que ha dado ori gen al hal o o nim bo, t an us ado en el art e r el i gi o s o. Est a luz s ignific a la regenerac ión del s er humano y forma parte de los c uerpos áuric os del hom bre. E s t as a u ra s h an i nf luenc i ad o gra nd em e nt e e l c ol o r y l a f o rm a de l as v es t i du r as e m pl eadas en los c eremoni ales religios os. La túnic a az ul y dorada, de que nos habl a Albert Pik e, y las v est i duras de los dif erent es grados de t odas l as j erarquí as y órdenes rel igi os as, han s ido s i em pre sím bol o de est as i nv is i bl es em anaci ones que rodea n al hom bre, c uyos c ol ores c am bian c on c ada pens am i ent o, em oc i ón o s ent i mi ent o. Y m erc ed a est as áureas es c om o los f i l ós of os a nti g uo s e l egían a s us di sc í pul os , a a q ue llo s q ue p od í an r e c ib i r s us ens eñ a nz a s . La " T únic a de G l ori a" del S um o S ac erdot e de Is rael, era s im plem ent e s i mból ic a, c om o bi en l o hi z o notar J os ephus con s u educac ión oriental. La t únic a de lino bl anc o repres enta la purif ic ada naturalez a fís ic a. La túni c a de variados c olores s imboliz a el c uerpo as tral, en tant o que la v esti dura az ul lo es de l a nat uralez a es pi rit ual y el v i ol et a de l a ment e, porque ést e es un c olor c ompues t o por ot ros dos: uno es piri t ual y ot ro m at eri al. En los Mist erios Egipcios no era raro que se most raran los rayos del Sol t erminando en manos hum an as . U na d e l as s il l as que s e e nc o n t rar on r ec ie nt em ent e e n l a t u m ba d e T ut -A nk -A m on, t i ene un S ol c uyos rayos t ermi nan en m anos hum ana s. E nt re los ant iguos, la m ano era el sím bol o de l a s abidurí a, porque s e empl eaba para l evant ar al c aído, y nadie está tan c aí do como el hombre ignorante. Las fís ic as tendenc i as del Sol y s u pode r para ext raer el agua, f ueron em pl eadas para s imbol i z ar un proc es o es pi rit ual por el c ual s e lev ant aba l a nat ural ez a divi na del hom bre, est o es, il um i nada y el ev ada por el c al or del S ol, c uyos rayos dif undí an el t ri pl e poder espiri t ual del am or, de l a s abi durí a y de l a v erdad. C o n ti nu ará

I.N.R.I.
L a a l qui m i a m ed i ev a l est uv o Í nt i m a m e nt e a soc i a d a a " l os R os ac ru c es" , c uyo p ri n c ip a l e m b l em a , l a C ru z R os ad a, está a s u v ez l igada a l a f igur a del C ri s t o c ru c if ic ado; y l a leye nd a que s egún l os E v angel ios f ue c oloc ada s obre la Cruz - y que l os cri st ianos i nt erpret an com o I es u N az are n us R e x I ed or um , es l eí d a dif e ren t em e nt e p or g nó s t i c o s , c abal i s t as , y a l q u i m i s t as. A l g un os l ee n I gn e Nat u r a R e nov a t ur I nt e gra : e l F ue go d e l a n at ur al e z a t od o l o r e nuev a , l o que c onstit uye una v erdad era f órm ula o af ori sm o al quím ic o. Q ue es t e F uego ha de i nt erpret ars e c om o el de l a Conc i enc i a, y no en el s ent i do del I gnis I nf ernal es, s urge de ot ra v ersi ón de l a mis m a leyend a: I gne-Nit rurn- Roxi s -I nv eni t ur: E n el f uego del NI T RO s e enc uent ra la Ros a, y com o s e s abe, NI T RO (s al-pet re) es ot ro de l os nom bres del M ercurio c o mo M at er i a P r im a. L a C r u z ha d e i n te rpr eta r s e c om o l a d e los el em e nt os ; y e n es e s e nt i d o t am b ié n pued e l e e rs e n ue s t r a i n s c r i pc i ó n: I am , N ur , R ua j , l ab ej a d - v oc es he b re as que s ig n if ic an, r es p e c t i v am e nt e, A g u a, F ue go , A i re y T i e r ra, q ue s on l o s e l em e nt o s s e ns o r i al es que s e c or r es ponden, e n s u o rd e n , a l Gus t o , V i s t a, T a c t o, y O lf at o. P e ro h ay un qui nt o elemento y s entido: el S onido, que s i bi en es c i ert o, a niv el est rict am ent e f ís ico no es ot ra c os a que mov im iento de A i re, a niv el i nt el ect ual , es el de l as LE T RAS (A -K a-Ks ha, B ohaz, Az ot h, y NI T RO ) en 1as que s e i nc orpora el Es pí rit u para mani f est ars e c omo P al abra. A l "m undo" l o v em os , t oc am os, ol em os, gust am os, y oím os (s us rui dos ); el Es pí rit u est á m ás all á de t odo el l o, s i endo La P al abra s u manif est ac i ón, y l a " l et ra" s u s ust anc ia. Y por P al abra d eb e ent en de r s e l a t o t a l i d ad (M ent e -P ens am i e nt o - Lenguaj e) d el a pa r at o s ut i l d e S u expres ión. C i ert a m en t e l e d am o s u na f o r m a a ud i bl e en l a l oc uc i ón; o v i s i bl e en e l es c ri t o; o p al p abl e c uando un artes ano da form a fís ic a a una idea, c omo por ejem pl o al hac er una mes a de m ad e ra . P er o l o q ue v al e e n t o do el l o es el e l em e nt o i d eal . S i n d ud a, y e n l a a m p l i a ac e pc i ón s e ñ al ad a , l a P a l a bra e s el " M aes t r o B u eno" d e l a h um a ni da d , y e l i ns t rum en t o c iv i li z ador qu e l a s ac ó " d el des i er t o, a l l ug ar d e s u h a bi t aci ón "

c om o d i c e un t e xt o. Y t a m b i én s u " d e m o ni o m al o" . E n s u f i gur a s e r e c on c i l ia n l os e xt re m o s d e l a m ás e l ev a da es pi r i t u al i da d y l a m a l da d m á s d i aból i c a, q ue s in em bar go , n o es s uya p ro pi a , s i no l a es cori a ac umul ada en s u peregrinar; porque en v erdad de v erdad, El es qui en carga l os pec ad o s del m un do . E l es qui en p ro v e e, prem i a y c a s t i ga (K a rm a s e g ra b a e n A k as ha) , enjuic iando y retribuyéndos e a sí mis m o. P orque, en definitiv a, E l es la última realidad de t odo, el Conoc edor y lo Conoc i do, el agent e y el rec i pient e de l a acc i ón y el c onoc im i ent o. E l es e l I gn e N i t r u n e n el q ue s e e nc uent r a la Ros a, em blem a de l a aurora o " des pertar de l a L uz " ; l a c aus a de l a " C a í d a" y e l i ns t rum en t o de l a P e rf ecc i ó n. S u N o m b r e es E M MA N UE L, que s i gnific a "Dios EN nos otros". E s E l Q ui en, a s u m o m en to, as c en de rá - c ru z a c uest a s - h as t a l a c i m a del G ó l g o t a; y Q uien " desc enderá al m undo i nf eri or" para lev ant ars e de s u "t um ba" (ot ro em blem a de l a c uat erni dad de l os elem ent os ) "al t erc er día" , para as c ender, en l a hora de l a aurora (l a Ros a) a l a c el est e regi ón que l e es propi a. M i ent r as t an t o r ec or re e l m un do l l ev ando y t r a y en do i de a s y . . . m e rc a nc í as (M e rc ur i o es TA MB IEN una di v i ni dad "c om erci al" ) S u f i gura em bl em át ic a no apar ec e únic am ent e ent re los c rist i anos ; l a enc ont ram os, por ejem pl o, ent re l os P oc htec as, s egui dores de Q uetz ac oatl que en A m éric a c um pli eron un rol parec i do al que los f enic i os des empeña ron en t re O ri ent e y E u r op a. E s t os P oc ht ec as e s t ab an o r gani z ados en u na c onf rat e rni da d mí s t i c a , c uy o o b je t i v o v isibl e era el tráf ic o de merc ader ías entre país es distant es, pero c uyo propós it o t ras humante e ra l a bús qu e da de l a T i er r a d el S ol . A ést os pert enec e l a f i gura de Yac at ec uht li que il ust ram os al c omi enz o del artí c ul o, en la que n o e s n ec es ari o es f orz a rs e p ar a v er al “P e regri n o de l a C r u z “. Quiera El, florec er en ros as en la Cruz de la Humani dad.

MANCO CAP AC

C o n ti nu ar á

LA BÚSQUEDA DEL SANTO GRIAL C. del Tilo

Ninguna leyenda conoció jamás éxito comparable al Romance de la Mesa Redonda, a juzgar por el número de cuentos y poemas que tratan de la Búsqueda del Santo Grial y del Mito de Arturo que se manifestaron a partir de finales del siglo XII. Hacia 1.180 apareció el primero de los tres principales y más hermosos romances de esta leyenda: Perceval el Galés o Cuento del Grial de Chrétien de Troyes; unos años más tarde: La Historia del Grial de Roberto de Borón y, finalmente, hacia 1205 el Parzifal de Wolfram Von Eschenbach, en lengua alemana. En el primero, Chrétien de Troyes no dice nada sobre los orígenes del Grial; por el contrario, Roberto de Borón, relata que el Grial no es sino el vaso o copa que utilizó Jesucristo en la Última Cena y en el cual recogió José de Arimatea la sangre del Salvador sobre la cruz. En este caso el origen es puramente cristiano. Wolfram, por su parte, dice lo siguiente (1): «Kyot, el conocidísimo maestro, encontró en Toledo y entre unos manuscritos abandonados, la materia de esta aventura anotada en escritura árabe...donde se cuenta que un pagano (árabe) llamado Flegetanis adquirió un gran renombre por su saber. Este gran físico (sabio en ciencias cosmológicas) era del linaje de Salomón: sus padres pertenecían a una familia de Israel, en tiempos remotos...

Él es quien escribió la aventura del Grial. Flegetanis había nacido de padre árabe... Examinando constelaciones descubrió profundos misterios de los que sólo hablaba temblando. Decía que existía un objeto llamado Grial. Leyó claramente su nombre en las estrellas. Un coro de ángeles lo había depositado sobre la tierra y, luego, voló más allá de los astros... Desde entonces, su cuidado correspondía a unos hombres convertidos en cristianos por el bautismo y tan puros como ángeles. Los llamados a custodiar el Grial siempre eran hombres de gran mérito. Así se expresó Flegetanis. Entonces, Kyot, el sabio maestro, buscó en los libros latinos dónde podía haber vivido un pueblo lo bastante puro y tendido hacia una vida de renuncia como para convertirse en el Guardián del Grial. Leyó las crónicas de los reinos de Bretaña, Francia, Irlanda y muchos otros más hasta encontrar lo que buscaba en Anjou...». Aquí tenemos claramente afirmado por Wolfram, por una parte el origen islámico del Grial y por otra, y al mismo tiempo, su filiación israelita, ya que Flegetanis pertenecía al linaje de Salomón, filiación de sabiduría profética. Además, la tradición esotérica de la Edad Media, o sea, las Hermandades de Constructores y la Orden del Temple, está vinculada con Salomón, el Constructor del Templo. También conviene añadir que ni Wolfram ni Chretién de Troyes ni Roberto de Borón pretenden que su relato sea original, afirman no haber inventado nada sino haber transcrito fielmente lo que se encontraba en "un Libro"; así, entendemos que no se refieren a una autoridad particular sino más bien a una enseñanza única y transmitida por todas las Tradiciones reveladas, especialmente el judaísmo, el Cristianismo y el Islam, las tres herederas de la gran tradición abrahámica. "El Grial es el signo de este Misterio transmitido en secreto desde la profundidad de las edades" (2), conocido y poseído también por los antiguos celtas que poblaban Bretaña, Francia e Irlanda. Sabemos que los personajes de Merlín el Encantador y del Rey Arturo andan por todas las leyendas célticas y los poemas de los bardos bretones. La mayoría de estos cuentos tratan de una búsqueda, al menos de forma implícita, y hablan de un vaso maravilloso y dotado de propiedades extraordinarias (3). Así, a partir de un vaso santo, conocido por la tradición druídica bajo la forma de un "caldero" maravilloso, cuando el cristianismo se implantó en el país, el misterio pasó a tomar la denominación de Santo Grial (4), receptáculo de la verdadera sangre de Cristo. En la versión alemana de Wolfram Von Eschenbach, el autor no menciona un vaso sino una piedra de esmeralda que alimenta a quienes la poseen. Wolfram describe los efectos de dicha piedra cuando habla de los Templarios que, según él, la guardan: «...unos valientes caballeros moran en el castillo de Montsalvage donde se guarda el Grial. Estos son los templarios quienes, a menudo, cabalgan lejos en busca de aventuras... En este castillo reside una tropa de altivos guerreros. Quiero deciros con qué se sustentan: todo lo que les sirve de alimento les viene de una piedra preciosa que, en su esencia, es toda pureza. Si no la conocéis, os diré su nombre: se le llama lapsit exillis (5).

Por la virtud de esta piedra, el Fénix se consume y convierte en cenizas; pero de estas cenizas renace la vida; gracias a esta piedra el Fénix realiza su muda para reaparecer luego en todo su esplendor y más hermoso que nunca. Cualquier hombre, por enfermo que esté, puesto en presencia de dicha piedra, con seguridad seguirá escapando de la muerte durante toda la semana que sigue al día en que la ha visto. Quien la ve deja de envejecer. Desde el día en que esta piedra se les aparece, todos los hombres y todas las mujeres recuperan el aspecto que tenían en la época de la plenitud de sus fuerzas. Si permaneciesen en presencia de la piedra a lo largo de doscientos años no cambiarían, sólo sus cabellos se volverían blancos. Dicha piedra da al hombre tal vigor que sus huesos y su carne, recuperan enseguida su juventud. También lleva el nombre de Grial» (6). Esto nos lleva a pensar enseguida en aquella que los Alquimistas llaman su Piedra Filosofal, también dotada de inestimables virtudes y remedio de todos los males. Y, posiblemente, el Lapsit Exillis de Wolfram no es sino el Lapis el-iksir de los Alquimistas, o sea, su Elixir de vida. Al final de su poema, Wolfram declara lo siguiente: «Maestre Chrétien de Troyes ha contado esta historia pero alterándola y Kyot, quien nos transmitió el verdadero cuento, se irrita por ello con razón». Por lo tanto, según él, Kyot es el auténtico revelador de la historia del Grial que procede de una tradición árabe recogida en España. Kyot era catalán y el cuento llegó a Alemania desde Cataluña. Esta es, según Wolfram, la verdad que Chrétien de Troyes no dijo. Ahora bien, contrastando visiblemente con las demás obras contemporáneas y dejando de lado tal o cual toma de postura de orden puramente teológico y evidentemente de cumplido, no hay ningún rasgo de hostilidad para con el Islam sino, al contrario, muchos y muy aparentes indicios de admiración y respeto hacia su espíritu y civilización. Pero, por sorprendente que pueda parecer tal actitud, si pensamos que la obra fue escrita en la época de la Cuarta Cruzada, el interés podría parecer originado sólo por la curiosidad si el autor no hubiese dado algunas precisiones de un alcance totalmente distinto sobre su verdadero pensamiento; en el Libro I leemos que Gamuret, padre de Parzifal y hermano menor del rey de Anjou, rechaza el infantazgo (7) que este le ofrece y Wolfram nos indica sus motivos (8): «Sin embargo, este héroe, tan bien instruido en toda clase de conveniencias, no pensaba que hubiese en el mundo ningún soberano coronado, rey, emperador o emperatriz de quien debiera ser el servidor. Quería servir sólo a "Aquel que ejerce el poder supremo sobre todos los reinos de la tierra". Tal era la intención que llevaba dentro de su corazón. Ahora bien, se enteró que en Bagdad reinaba un califa tan poderoso que su autoridad se extendía a los dos tercios de la tierra o todavía más allá los paganos le veneraban tanto que, en su idioma, le llamaban el Baruk. Se había adueñado de tantos pueblos que entre sus vasallos se encontraban numerosos reyes... Este poder y esta dignidad de Califa siguen existiendo hoy día. Tal como en Roma se está atento a la observancia de los principios cristianos enseñados por la religión de nuestro bautismo, en dicho país se observa una ley pagana. En Bagdad, los habitantes reciben de su papa los beneficios que, con derecho, esperan de él;... el Baruk es quien les concede la remisión de sus pecados... En aquel tiempo llegó el joven príncipe de Anjou. El Califa le demostró un gran afecto y Gamuret, el noble caballero, le ofreció sus servicios y se convirtió en su soldado» (9).

Así, Gamuret (10), para cumplir con su voto de caballería celeste se pone al servicio de la mayor autoridad espiritual conocida y esta autoridad es islámica. Wolfram la identifica con el Califa de Bagdad, pero su título de Baruk, el bendito en hebreo; en árabe el-Mubarak o Mabruk, y la naturaleza de sus poderes dejan ver en él una autoridad de un orden más profundo...La palabra Califa puede entenderse a la vez en el sentido de "Sucesor del Profeta" y de "Teniente de Allah"... Otro nombre de Bagdad es Dar-es-Salam, la "Casa de la Paz" (11) que también es una forma de designar el centro espiritual supremo. Veamos lo que de esto dice Mohyiddin Ibn Arabi: «El país de Allah que más quiero después de Taybah, (Medina), la Mecca y Jerusalén es la ciudad de Bughdan (Bagdad: don de Dios). ¿Cómo podría dejar de desear la "Paz" cuando allí está el Imam que dirige mi religión, mi inteligencia y mi fe?» (Tarjuman el Achwaq. Cap. XXXVIII). Esta última frase podría ser atribuida sin cambios al padre de Parzifal. Entonces podríamos comprender cómo Gamuret, aún siendo cristiano y manteniéndose en su fe, pudo ponerse al servicio de la autoridad islámica suprema para realizar su vocación espiritual; es porque ésta, a pesar de ser normalmente ejercida en el marco y a través del Islam, se situaba por su grado y cierto aspecto de su función más allá de la distinción de las formas tradicionales. En nombre de dicha autoridad lucha victoriosamente en Marruecos, Persia, Siria, Arabia. Libera al reino moro de Zazamán, pone término a todo un sistema de conflictos donde están implicados particularmente unos príncipes cristianos y se une en matrimonio con la reina Belacane, "negra como la noche" de quien engendra Feirefiz, el caballero negro y blanco. Después, en secreto, deja a Belacane y el Oriente y vuelve a Gales donde también trae la paz al casarse con la reina Herzeloida, "clara como la luz del sol", hermana del rey "Mehaigne" del Grial; de ella nacerá Parzifal. Pero pronto debe atender una llamada del Califa, prueba de que en todos sus trabajos sigue siendo su soldado, y muere combatiendo por él en Oriente. La tarea del "héroe puro" habrá sido pacificar Oriente y Occidente, pero, sobre todo, preparar una obra más elevada simbolizada por la semilla plantada en cada una de las dos regiones, tradicionales rivales, en la persona de dos hermanastros, de un principio de restauración y reconciliación aparentemente doble, pero que se dará a conocer como siendo "uno" en el último acto de la Aventura, justo antes del desenlace... En el Libro XV, penúltimo del poema, Parzifal vuelve a escena sólo para encontrarse, sin conocerle, con su hermano Feirefiz. Entonces hay un combate "espantoso y prodigioso" en el que no consiguen vencerse y donde, por otra parte, Feirefiz parece ser superior en sabiduría y generosidad. Dicho combate sólo acaba cuando se reconocen como hijos de un mismo padre y, es más, como miembros de una tríada espiritual consciente de ella misma: «Mi padre y tú y yo mismo, dice Feirefiz, éramos sólo uno en tres personas»... Además, Wolfram se empeña en no dejar ningún equívoco respecto a su verdadero pensamiento en cuanto al lazo que une ambos héroes y, por lo tanto, en cuanto al significado de su combate y sus consecuencias: «Estos dos, dice, hacen sólo uno. Mi hermano y yo somos un único ser». Más adelante, en el relato, no sólo los une sino que no hace distinción alguna entre ellos en una invocación a Dios: «Pues, os lo digo, estos dos son sólo uno», así «este deseo (Dios socorre al hijo de Gamuret) lo formulo para ambos, tanto para el pagano como para el cristiano».

Sabemos la continuación: enseguida después del combate, Cundria se dirige al bando de Arturo para anunciar que la Piedra ha designado a Parzifal como rey del Grial. Parzifal, que tiene derecho a llevarse sólo a un compañero a Montsalvage, escoge a su hermano de entre todos los caballeros presentes incluyendo a los iniciados de la Mesa Redonda. Únicamente en el interior mismo de Montsalvage, en el mismo Centro, Feirefiz se someterá al bautismo para casarse con Repanza de Alegría, esto le permitirá ver con sus propios ojos la Piedra Santa. Al cabo de doce días vuelve a su reino de las Indias, cerca del Paraíso Terrestre, donde Repanza de Alegría dará a luz un hijo que será llamado el sacerdote Juan. Más tarde, según el Titurel, de Albrecht, seguidor de Wolfram, Parzifal, junto con los templarios de Montsalvage, dejará Europa, entregada cada día más al pecado, para reunirse con Feirefiz en la India y obtendrá de Dios que Montsalvage y el Grial sean trasladados allí. El lector interesado por este tema podrá recurrir provechosamente a la obra completa de P. Ponsoye cuya lectura recomendamos encarecidamente. La leyenda del Grial no es un invento poético, es la expresión de la gran corriente viva de la Tradición universal y primordial que se refiere al Misterio de la Revelación, Misterio del conocimiento de Dios y de la Regeneración del hombre. En este caso y por un momento, las enseñanzas del Celtismo, del Cristianismo, del Judaísmo y del Islam se han reunido. Aquí aparece claramente la unidad fundamental entre las diversas formas con las que la Tradición se reviste a lo largo de los tiempos y según los lugares. En la leyenda hay dos corrientes distintas: una específicamente cristiana y occidental y otra marcada por la influencia oriental del Islam. Podemos pensar que la Orden del Temple debió desempeñar un importante papel en la fusión de estas dos corrientes, Wolfram así nos lo ha dado a entender. Tanto el misterio del Grial como el de la Revelación son universales. Citamos nuevamente a P. Ponsoye en su conclusión: «Dicho misterio es el de Melki-Tsedeq, eterno prototipo del Sacerdocio y fundamento del orden tradicional, universal e imperecedero. El Grial está escondido en él con "la Palabra igualmente válida". Nunca dejará de ser buscado entre la Gente del Libro y entre la Gente de la Unidad» (12). «Con esta Palabra lo reencuentran, pues Aquel a quien todos los "hijos de Abraham" esperan, el Sacerdos in aeternum prometido por juramento a Israel, el Mesías del Segundo Advenimiento, Seyidna Aïssa (Jesús), Sello de la Santidad Universal, les ha enviado de antemano la misma convocatoria» (13). El Corán nos invita a reencontrar esta unidad fundamental de las tres grandes tradiciones como Parzifal y Feirefiz surgidos de un mismo padre: «Dí: ¡Oh, Gente del Libro! Elevaos hasta "una Palabra que sea tan válida para nosotros como para vosotros": que adoremos sólo a Dios, que no le asociemos nada, que no tomemos a algunos de entre nosotros como "Señores" fuera de Dios» (Corán, Sura III, 64).

Ciertamente, no nos engañemos, los verdaderos "hijos de Abraham", ya sean judíos, cristianos o musulmanes, siempre se vuelven a encontrar unidos en la contemplación de la Epifanía del Santo Grial, más allá de las incomprensiones, de las rivalidades y de las luchas confesionales, literales o temporales. Este debió ser, quizás, el papel que procuró desempeñar la Orden del Temple (14) a lo largo de casi dos siglos, pero que, finalmente, el Occidente cristiano no aceptó. *** (1) Wolfram Von Eschenbach, Parzifal Vol.II, Aubier Montaigne, París 1977. Traducción e introducción de Ernest Tonnelat, pag. 23-24-25 (2) Pierre Ponsoye, L`Islam et le Graal, Arché, Milán, 1976, pag.18. (3) J. Vendryes, Le Graal dans le cycle breton en «Lumière du Graal». Cahiers du Sud, 1951. (4) La palabra Grial viene del Sur de Francia y Cataluña: antiguo francés: graalz; provenzal: grazal; antiguo catalán: gresal; castellano antiguo: greal, garral; latín vulgar: gradalis, gradalus, especie de vaso. Cf.P. Ponsoye, op.cit. pag.211. (5) Este nombre podría ser la contracción de Lapis lapsus ex coelis: la Piedra caída del cielo. (6) Parzifal Vol.II, pag. 36-37. (7) En francés apanage, "porción de domino que los soberanos asignaban a veces a sus hermanos o hijo primogénito". (8) op.cit.,Vol.II, pag. 50-51. (9) op.cit. Vol.I, pag. 13-14. En el sentido primitivo de "a sueldo de..." (10) Cf. P.Ponsoye, pag. 51-55. (11) Jerusalén significa en hebreo "Fundación de Paz" y, por lo tanto, puede ser simbólicamente identificada con Bagdad. (12) "La Gente del Libro": los judíos y los cristianos. "La Gente de la Unidad": los musulmanes. (13) Cf. P.Ponsoye, pag. 197. (14) La Orden del Temple fue fundada en 1118 por Hugo de Payns y otros ocho caballeros franceses. Diez años más tarde, San Bernardo, Abad de Clairevaux, redactó su Regla. Así, la Orden del Temple fue fundada bajo los auspicios de la Orden de Citeaux (Cistercienses) a los que pertenecía San Bernardo. Ambas órdenes mantuvieron

relaciones fraternales muy estrechas. Cfr. A.Pauphilet, Etudes sur la Queste du Saint Graal, Librairie anc. H. Champion, París 1921; pag. 69). En 1312, el Papa Clemente V abolió "provisionalmente" la Orden de los Templarios (pues no se atrevió a condenarla); estos fueron quemados o dispersados después de un juicio inicuo organizado por el rey de Francia, Felipe el Hermoso. Por lo tanto, el primer romance del Grial apareció 62 años después de la fundación de la Orden del Temple. (15) Les Romans de la Table Ronde - Texte nouvellement rédigé par M. Jacques Boulanger, comprénant: Merlin l´Enchanteur; Lancelot du Lac; le Saint Graal; la Mort d´Artus, Plon, París, 1948.