You are on page 1of 56

PATAGONIA CHILENA

¿Crónica de una muerte anunciada?

SANTIAGO, ENERO DEL 2008

1
PRESENTACIÓN

La Patagonia Chilena es un rico y biodiverso territorio donde desde antiguo ha sido el hábitat de diversas culturas que aprendieron a
vivir bajo condiciones ambientales adversas. Los elementos que se conjugan en la Patagonia Chilena son el resultado de procesos
tanto biológicos como físicos, que conforman un territorio con una geografía muy diversa, la cual tiene asociada tanto flora como
fauna endémica.

Esta parte del territorio nacional no ha sido suficientemente estudiada, ni adecuadamente protegida. A pesar que casi un 50% del
territorio está incorporado en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, SNASPE, existen importantes áreas
ecosistémicamente representativas que no cumplen los requisitos y criterios relacionados con los conceptos de conservación y
protección. Es más, se podría decir que la Patagonia es un mosaico de problemas ambientales interrelacionados donde también
predominan extensas áreas únicas e inaccesibles de un valor ambiental incalculabe

Greenpeace ha estado involucrado en la Protección de la Patagonia desde el año 2002, cuando se opuso al Proyecto Alumysa
que pretendía instalar tres mega represas para inundar cerca de 10.000 hectáreas, más una planta industrial para elaborar aluminio
generadora de fuertes emanaciones tóxicos que afectarían los claros y limpios cielos de la Patagonia. La oposición nacional a este
proyecto provocó que la Multinacional Canadiense Noranda echara atrás la nefasta idea. No obstante, ahora resucitan dichas
pretensiones cuando las empresas Endesa y Colbún pretenden instalar cinco megarepresas presentándose como un proyecto país
para alimentar con electricidad al sector industrial a través de una línea de transmisión eléctrica de 2.000 kilometros que cruzará 8
regiones y 4.600.000 millones de hectáreas de paisaje impactados.

Las amenazas que hoy se ciernen sobre la Patagonia Chilena permiten avizorar un futuro no sustentable. Las actividades mineras,
industriales, acuícolas, la introducción de especies exóticas y las Mega Represas en Aysén están poniendo una nota de incertidumbre
sobre la capacidad de los recursos naturales de renovarse en el largo plazo, de igual forma, los incendios forestales y la erosión,
inciden en la pérdida y degradación de los mismos.

Chile posee en la Patagonia un invaluable capital natural. La naturaleza que se prodiga en la zona austral de nuestro país, puede, y
debe, constituir la base de un futuro sustentable. La ignorancia, las visiones corto placistas de liquidar los recursos para rentabilizar
inversiones en el menor tiempo posible, son también amenazas a las que se debe hacer frente. Gran parte de los recursos
patagónicos, no tienen uso alternativo, las condiciones climáticas dejan pocas opciones productivas, lo sensato desde un punto de
vista social, y de largo plazo, es la conservación.

Este documento, cuyo título hemos pedido prestado de la novela del renombrado Premio Nóbel colombiano Gabriel García Márquez,
que narra la historia de una muerte que se presagia desde el primer capítulo, pero que no moviliza a los actores para que la
detengan, ha sido elaborado por Sebastián Tramón, investigador de Greenpeace, bajo la estrecha supervisión de Rodrigo Herrera,
actual Director Ejecutivo de Greenpeace Chile. La labor de seleccionar fotos y diseño le ha correspondido a Samuel Leiva,
Coordinador de Campaña El texto definitivo que el lector tiene en sus manos, debe su forma a los valiosos comentarios de Peter
Hartmann, Director Filial CODEFF XI Región, y Fernando Ramírez, Director de Bosque Antiguo; quienes han querido participar
generosamente en esta iniciativa, compartiendo sus conocimientos, visiones y experiencias, las que hemos intentado recoger
fielmente en este trabajo.

El documento, que compila antecedentes de diversos estudios e investigaciones, se ha estructurado en tres capítulos, además de un
conjunto de recomendaciones. En el primero de ellos, se resumen los principales aspectos históricos y socio culturales de la
Patagonia Chilena, como así también, se describe el valor de sus ecosistemas, y su riqueza florística y faunística. El segundo
capítulo, analiza las principales amenazas que, a juicio de Greenpeace Chile atentan contra la permanencia de los recursos naturales
en el tiempo. En el capítulo tres, se revisa el estado actual de protección y conservación de la Patagonia Chilena, sea a través de la
superficie en el SNASPE, sitios prioritarios, o bien de iniciativas privadas. Finalmente, se presenta un conjunto de recomendaciones
formuladas sin mayores pretensiones que las de incitar a un diálogo fecundo entre todos los actores interesados en proteger esta
parte del territorio nacional.

El mayor mérito de este trabajo, es presentar de manera resumida y coherente, información desperdigada en diversas fuentes y
levantar, sobre el diagnóstico ya precisado por diversas organizaciones, un conjunto de recomendaciones tendientes a aventar las
amenazas y revertir el proceso de degradación de la Patagonia.

2
Confiamos que este documento será un aporte a la necesaria discusión sobre el futuro de esta porción de nuestro territorio,
físicamente tan distante, para quienes viven al norte de ella, pero tan cerca de nuestras preocupaciones.

Rodrigo Herrera
Director Ejecutivo
Greenpeace Chile

3
INDICE

INDICE................................................................................................................................................................ 4

CAPITULO PRIMERO: PATAGONIA CHILENA, UNO DE LOS LUGARES MÁS BELLOS DEL PLANETA..................... 6

1. ANTECEDENTES GENERALES .............................................................................................................................6


1.1. Ubicación geográfica de la Patagonia Chilena ....................................................................................................6
1.2. Breve descripción Geográfica y Climática...........................................................................................................7
1.3. Pueblos originarios de la Patagonia Chilena y su posterior colonización .................................................................8
2. EL VALOR AMBIENTAL DE LA PATAGONIA CHILENA .............................................................................................8
2.1. Ecosistemas ..................................................................................................................................................8
2.2. Bosques y Flora. ............................................................................................................................................9
2.3. Fauna......................................................................................................................................................... 10
2.5. Recurso agua .............................................................................................................................................. 11

CAPITULO SEGUNDO: PRINCIPALES AMENAZAS EN LA PATAGONIA CHILENA................................................ 14

1. La Amenaza sobre los Bosques Templados ........................................................................................................ 14


1.1. Explotación Forestal Insustentable ................................................................................................................. 14
1.2. Concesiones de Terrenos Fiscales bajo convenios entre Privados y organismos de Gobierno ............... 16
1.3. Uso de Leña ............................................................................................................................................ 16
1.4. Establecimiento de Plantaciones Exóticas ........................................................................................................ 17
1.5. Ganadería y Ramoneo por Guanacos .............................................................................................................. 17
2. Los Incendios Forestales, una Amenaza Histórica y Latente.................................................................................. 18
3. Erosión y Desertificación.................................................................................................................................. 18
4. Minería en la Patagonia ................................................................................................................................... 19
5. Salmonicultura en la Patagonia................................................................................................................. 23
6. La Amenaza de las Especies Introducidas ................................................................................................. 27
7. El Impacto de la Industria Pesquera y Hotelera .................................................................................................. 28
8. Los Caminos que fragmentan los bosques.......................................................................................................... 30
9. Los Mega Proyectos Hidroeléctricos .......................................................................................................... 30
10. El Cambio Climático y su efecto en la Patagonia ..................................................................................... 33
11. La reducción de la Capa de Ozono .................................................................................................................. 34

CAPITULO TERCERO: ESTADO DE CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN EN LA PATAGONIA .................................. 37

1.Superficie y Tipos de Áreas de Protección Pública ..................................................................................... 37


2. Las Áreas Silvestres Protegidas Privadas. ................................................................................................. 38
3. Los Sitios Prioritarios dentro de la Estrategias de Biodiversidad Regional................................................................ 39
4. Proyectos Internacionales de Conservación y Protección en la Patagonia Chilena .................................................... 40

RECOMENDACIONES......................................................................................................................................... 42

Sobre la protección de la Patagonia: ..................................................................................................................... 42


Sobre las amenazas que acechan a la Patagonia: ................................................................................................... 42

4
ANEXOS............................................................................................................................................................. 43

Anexo 1: Climas de la Patagonia Chilena ............................................................................................................... 43


Anexo 2: Uso de la superficie en la Patagonia Chilena............................................................................................. 44
Anexo 3: Fauna de la Patagonia Chilena................................................................................................................ 44
Anexo 4: Recursos Hídricos de la Patagonia Chilena................................................................................................ 45
Anexo 5: Propiedad de los Derechos de Agua ........................................................................................................ 46
Anexo 6: Producción de Madera Aserrada.............................................................................................................. 46
Anexo 7: Empresas de Aserrío de la Patagonia Chilena............................................................................................ 46
Anexo 8: Estrategias de Desarrollo Regional Existentes en la Patagonia Chilena ......................................................... 48
Anexo 9: Sectores en la Región de Aysén donde se detectaron explotaciones forestales bajo incumplimiento de planes de
manejo ............................................................................................................................................................. 48
Anexo 10: Incendios en la Patagonia Chilena durante el período 1978 - 1990 ............................................................ 49
Anexo 11: SNASPE en la Patagonia Chilena ........................................................................................................... 49
Anexo 12: Elementos Protegidos por el Consejo de Monumentos Nacionales.............................................................. 50
Anexo 13: Requisitos para declarar una zona como Reservas de la Biosfera............................................................... 51
Anexo 14: Requisitos para declarar una zona como Patrimonio de la Humanidad........................................................ 51

REFERENCIAS ................................................................................................................................................... 53

INDICE RECUADROS

 ESTRUCTURA DE PROPIEDAD DE LA TIERRA Y LOS DERECHOS DE AGUA EN LA PATAGONIA CHILENA 11

 TRILLIUM, EL PROYECTO QUE QUERÍA TERMINAR CON LOS BOSQUES DE LENGA EN TIERRA DEL FUEGO. 14

 DERRAMES DE PETRÓLEO EN LA PATAGONIA CHILENA: ¿ACCIDENTES O DESASTRES? 19


 CONFLICTOS MINEROS ACTUALES EN LA PATAGONIA. 20
 EL INSUSTENTABLE MEGAPROYECTO ALUMYSA. 29
 POLÍTICAS DE FOMENTO EN LA PATAGONIA CHILENA
 ¿PODRÍA LA PATAGONIA CHILENA ASPIRAR A SER UNA RESERVA MUNDIAL DE LA BIOSFERA O PATRIMONIO NATURAL DE
LA HUMANIDAD? 32

5
CAPITULO PRIMERO: PATAGONIA CHILENA, UNO DE LOS LUGARES MÁS BELLOS DEL PLANETA

1. ANTECEDENTES GENERALES

1.1. Ubicación geográfica de la Patagonia Chilena

Para efectos del presente documento, se entenderá como Patagonia Chilena a aquella región geográfica que se extiende desde los
43º 38' hasta los 56° de latitud Sur1 (ver imagen 1), y que incluye a la Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo
(Región de Aysén) y la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena (Región de Magallanes). Sin duda, y en concordancia con
diferentes autores, la pluralidad de ecosistemas presentes en la Patagonia Chilena supera las actuales divisiones geopolítico
administrativas; pero al mismo tiempo hay que reconocer que no existe un acuerdo nacional sobre qué se debería entender por
Patagonia Chilena.

Imagen 1. Ubicación de la Patagonia Chilena.

Sumando la superficie de la región de Aysén y Magallanes, la Patagonia Chilena abarca 240.791,6 km2 (ver figura 1); es decir, un
tercio de la superficie continental de Chile (756.096,3 km2). Por su parte, las Regiones de Aysén y Magallanes poseen 108.494,4
km2 y 132.297,2 km2, respectivamente2. Según la literatura referida a la división geopolítica y administrativa del país, la Patagonia
Chilena no incluye el territorio Antártico, por lo que sólo se considera como parte de ella la superficie continental de la Región de
Magallanes.

Porcentaje del Territorio Nacional

32%

68%
Resto del País Patagonia

Figura 1: Porcentaje territorial de la Patagonia respecto al territorio nacional.


Fuente: Censo 2002, INE.

6
1.2. Breve descripción Geográfica y Climática
La Patagonia Chilena posee una geografía especial conformada por un sector muy fragmentado de islas, canales, golfos, penínsulas,
archipiélagos, estuarios y fiordos, los cuales son el resultado de procesos tectónicos de hundimiento, de la acción de los glaciares y
de la penetración del mar por los valles occidentales3. En un segundo sector, se encuentra la Cordillera de los Andes Patagónicos; y,
finalmente, un tercer sector más oriental, conocido como Patagonia Oriental, donde resalta la Estepa Patagónica, una zona de
planicies, y valles de origen glaciar. Su zona costera, dada la intrincada geografía de fiordos y canales se convierte en la mayor
superficie costera del cono sur4. También se destaca la Isla de Tierra del Fuego, la de mayor superficie en América, ubicada en la
Región de Magallanes cubierta por extensas pampas producto de la erosión glaciar, y que en algunas áreas fue extremadamente
fuerte llegando a formar incluso el Estrecho de Magallanes5, siendo utilizado en el pasado como la principal vía de comunicación
marítima entre los Océanos Pacífico y Atlántico.

La Patagonia Chilena difiere del resto del territorio nacional en su composición geográfica, pues de los cuatro componentes
(Cordillera de los Andes, Valle Central, Cordillera de la Costa, y Planicie Litoral) característicos del resto del país, sólo es posible
evidenciar claramente la Cordillera de los Andes Patagónicos; ya que en la zona norte de la Patagonia, la Cordillera de la Costa
conforma los archipiélagos litorales y el valle central corresponde al Canal de Moraleda, mientras que en la zona sur se encuentran
los Andes Patagónicos y la estepa6.

En los Andes Patagónicos Chilenos resaltan majestuosas montañas, cerros y montes de grandes alturas, tales como el cerro San
Valentín (4.058 m.s.n.m.), Hyades (3.078 m.s.n.m), Fitz-Roy (3.340 m.s.n.m.), y Torres del Paine (3.000 m.s.n.m.).

Dadas las condiciones geográficas existentes y la gran extensión de la Patagonia Chilena, es posible encontrar una gran variedad de
climas: Clima de Estepa Frío Semiárido, Clima Frío de Altura, Clima Templado Frío y Húmedo de Tundra y Clima Frío Oceánico7.
(Anexo 1). Climáticamente, la Patagonia es una zona impactada fuertemente por los vientos del Oeste (“westerlies”) provenientes
del Océano Pacífico, y que son los responsables de las altas precipitaciones en la zona costera, las que llegan a su máximo nivel en
la zona alta de la Cordillera de Los Andes8 , como resultado de la interacción entre ésta y los vientos del Oeste. En la vertiente
oriental de la cordillera se observan valores mucho menores de precipitación, produciendo una gran diferencia pluviométrica entre
ambos lados de la cordillera. Por ejemplo, en la zona sur occidental de la Patagonia Chilena las precipitaciones llegan a los 8.000
mm9 en los campos de hielo, y en la Patagonia Oriental los valores promedian 300 mm, como en Punta Dungeness. De ahí que,
existe una división climática importante entre la vertiente oriental y occidental de la Cordillera, siendo la primera una zona de gran
amplitud en las temperaturas y de bajas precipitaciones, y la segunda una zona de altas precipitaciones y rangos menores de
variación de temperaturas. Lo anterior se presenta como una gradiente de Oeste a Este, donde disminuyen las precipitaciones y la
humedad, y que es responsable de los cambios vegetacionales que se observan en la Patagonia; es decir, mientras en la zona
occidental existen bosques de Lenga (Nothofagus pumilio) y Coigüe de Magallanes (Nothofagus betuloides), en la zona oriental se
encuentra la Estepa Patagónica, donde se desarrollan hierbas y gramíneasa. Sin duda, los recursos hídricos y los campos de hielo sur
y norte son parte del clima y la geografía de la Patagonia Chilena, pero a su vez son un tema de preocupación por las predicciones
de escasez mundial de agua que vaticinan los científicos10 (ver sección 2.5.).

La heterogeneidad de climas produce diferencias de temperaturas que oscilan entre los valores extremos de 31,4°C en verano hasta
los –27,7 °C en invierno11. De ahí que existen zonas en la Patagonia Chilena Occidental extremadamente inhóspitas para que habite
el hombre12, curiosamente poco estudiadas, pero con un alto nivel de protección mientras que en la zona oriental, donde existen
condiciones menos adversas para el establecimiento de asentamientos humanos, se visualiza un marcado deterioro producto de
actividades como la ganadería.

En la zona sur oriental de la Patagonia se presenta un fenómeno de mucha importancia en lo relacionado con las actividades
desarrolladas: el viento. En ciudades como Punta Arenas, Porvenir y Puerto Natales, es frecuente registrar rachas de viento por
sobre los 100 kms/h, convirtiéndose en un factor importante a considerar para la realización de ciertas actividades13.

Por último, y dada la alta latitud de la Patagonia Sur (48º LS), la duración de los días varía enormemente entre los meses de verano
y los de invierno. En invierno, por ejemplo, en promedio los días tienen 7,45 horas (el sol sale a las 8,54 horas y se oscurece a las
16,59 horas), y en verano el día dura 16,41 horas (el sol sale a las 4,28 horas y se pone a las 21,09 horas). La diferencia antes
señalada aumenta a mayor latitud14.

a
Gramíneas: Plantas Herbáceas, las especies más conocidas son el trigo, el arroz y el maíz.

7
1.3. Pueblos originarios de la Patagonia Chilena y su posterior colonización

La Patagonia se conoce como el territorio de los Patagones, primeras tribus indígenas en habitar la zona austral del territorio
americano, especialmente en la zona de las estepas. Fueron denominados Patagones por los españoles debido a la gran talla y las
grandes huellas que dejaban el calzado que envolvía sus pies15.

Las tribus indígenas que habitaron la Patagonia fueron: los “Qawashqar” o ”Alacalufes” en la zona de los archipiélagos; los “Chonos”
deambulaban al norte de la península del Taitao; los “Aonikenk”, “Patagones” o “Tehuelches” que habitaron especialmente en la
estepa; los “Selknam” en Tierra del Fuego; y más al sur de Tierra del Fuego se encontraban los “Yamana”. Los Chonos ubicados en
las islas Guaitecas, y los Alacalufes en las islas de más al sur, vivían de la pesca y recolección de mariscos en pequeñas
embarcaciones. En tanto los Patagones, que vivían en la meseta Patagónica y en los Andes Patagónicos, eran nómades dedicados
principalmente a la caza del guanaco 16,17.

El contacto establecido y la relación entre los pueblos originarios de la Patagonia Chilena y los colonizadores fue
escaso y en un corto período de tiempo, debido principalmente a que los indígenas tenían niveles de organización
correspondientes a clanes, a diferencia de los Incas o los Mayas. Además, sus poblaciones eran pequeñas y no fueron
capaces de soportar la llegada de otras culturas invasoras. Éstos últimos fueron responsables de la fuerte
disminución de los pueblos originarios, encontrándose en la actualidad sólo algunos pocos representantes de la
cultura Alacalufe en Puerto Edén18.

Las condiciones geográficas y climáticas de la Patagonia Chilena, se convirtieron en los principales obstáculos para su colonización.
Se estima que los primeros colonos llegaron a la zona norte de la Patagonia Chilena a fines del siglo XIX, ingresando e instalándose
en la zona cercana a Argentina, país con el cual realizaban intercambios comerciales19, mientras que en la zona occidental o de los
archipiélagos, los centros poblados son escasos y cuentan con muy poca población, debido principalmente a las condiciones
adversas para la vida humana. El primer centro poblado de la zona norte de la Patagonia fue Melinka, y comenzando el siglo XX se
fundaron las ciudades de Puerto Aysén (1904), Balmaceda (1917) y Coyhaique (1929). En la zona sur de la Patagonia, su
poblamiento comenzó por el Estrecho de Magallanes, navegado por Hernando de Magallanes en 1521. En 1843, cuando Chile ya
había logrado su independencia, se funda el Fuerte Bulnes, pero la población cinco años más tarde se traslada a Punta Arenas, zona
en la cual existían mejores condiciones para la ganadería y la agricultura. Punta Arenas fue en sus orígenes un emplazamiento
militar y una colonia penal, y a partir de 1852 se inicia el proceso de colonización y la explotación de los recursos de la zona,
instalándose las primeras estancias ganaderas. El crecimiento de la población en la zona austral de la Patagonia, se encuentra
fuertemente ligado al gran tránsito de barcos por el Estrecho de Magallanes. En una primera etapa el poblamiento se caracterizó por
la presencia de grandes superficies de terreno ganadero denominadas estancias. La colonización en esta zona provocó la fundación
de Porvenir (1894) y Puerto Natales (1911).

2. EL VALOR AMBIENTAL DE LA PATAGONIA CHILENA

2.1. Ecosistemas

En la Patagonia Chilena se encuentra un mosaico de ecoregiones con una rica diversidad ecosistémica, un número importante de
especies endémicas y paisajes que son de importancia mundial para la conservación20,21. De ahí que, aún cuando la Patagonia
Chilena ha sido fuertemente intervenida, internacionalmente se reconoce a esta importante área como uno de los pocos lugares
donde aún es posible el contacto del ser humano con la naturaleza intacta, y donde también es posible recorrer vastos territorios en
medio de un entorno natural sin la presencia de asentamientos humanos22.

Organizaciones como la World Wildlife Found (WWF) han manifestado su preocupación por el estado de conservación de los
ecosistemas en la Patagonia Chilena. Respecto de los ecosistemas terrestres, las praderas de la estepa dan soporte a una
comunidad regional distintiva de mamíferos y aves, incluyendo géneros y familias muy raros. Los pastizales de la Patagonia se
encuentran en estado vulnerable23; y los Bosques Templados Lluviosos, al igual que las praderas, también están
considerados a nivel regional en peligro y a nivel mundial en estado vulnerable24. En el siguiente capítulo se trata sobre
las amenazas a los bosques templados de la Patagonia Chilena.

En cuanto a los ecosistemas marinos, el archipiélago de Los Chonos es considerado como un ecosistema importante de conservar a
nivel regional; al igual que la zona de Magallanes y Última Esperanza25. Las características especiales de las aguas de los canales
interiores (temperatura, salinidad y sustrato) generan una gran diversificación de hábitat marino en la Patagonia en comparación
con las costas del centro y norte de Chile26. De hecho, en los fiordos del extremo norte de la Patagonia, una expedición realizada el
2003, descubrió una zona de alimentación y de crianza de ballenas azules, quizás la zona más importante con estas especies en el
hemisferio sur27. Rodrigo Hucke-Gaete, científico del Instituto Ballena Azul, indicó que se reportaron densidades significativamente

8
mayores a anteriores expediciones, debido probablemente a que dado que las aguas de los canales del sur de Chile se encuentran
abastecidas por aguas de deshielo de los glaciares y extensos ríos, se forma un complejo sistema el cual influencia el crecimiento de
fitoplancton28,

Estudios realizados por The Nature Conservancy (TNC) y la Agency for International Development (USAID)b destacan que desde la
Península de Taitao hasta el cabo de Hornos se produce una ecorregión única a nivel mundial, y que lamentablemente la región está
pobremente estudiada29.

2.2. Bosques y Flora.

Según el Catastro y Evaluación de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile30 (ver cuadro 1), los bosques cubren la mayor
superficie de la Patagonia Chilena con un 31,2% de la superficie total. Sólo para destacar, también son importantes las superficies
correspondientes a Nieves y Glaciares, y a Áreas desprovistas de Vegetación, que difícilmente pueden tener un tipo de uso
alternativo, y que adicionadas, corresponden al 27,9% de la superficie. Cabe señalar que en la Patagonia existen 317.896 hectáreas
sobre las cuales aún no se tiene conocimiento a ciencia cierta sobre cuales son los recursos presentes (Anexo 2).

Cuadro 1
Superficie por Tipo de Uso en la Patagonia
Superficie Porcentaje
Uso (ha) (%)
Áreas Urbanas e Industriales 5.188 0,02
Terrenos Agrícolas 3.444 0,01
Praderas y Matorrales 4.490.657 18,79
Bosques 7.449.061 31,17
Humedales 4.251.804 17,79
Áreas Desprovistas de Vegetación 2.878.863 12,05
Nieves y Glaciares 3.777.505 15,81
Cuerpos de Agua 720.214 3,01
Áreas No Reconocidas 317.896 1,33
Total 23.894.632 100

Fuente: Elaborado a partir de CONAF; CONAMA; BIRF y Universidad Austral. 1999.

Si bien en la Patagonia no existe una gran diversidad de especies como en los bosques tropicales, sí es posible encontrar una gran
cantidad de especies endémicas. A continuación se resaltan algunas características de la riqueza endémica de la Patagonia Chilena:

 Los líquenes se encuentran principalmente concentrados en la región de Magallanes con 35 géneros y 132 especies; mientras
que en la región de Aysén existen 16 géneros y 72 especies31.

 Las algas marinas de la Patagonia austral (región de Magallanes) tienen un 50% de endemismo32.

 El 30% de las plantas vasculares (1.200 especies) son endémicas, incluyendo bajo esta categoría muchos géneros33
 Las plantas no vasculares (hepáticas) en la región de Magallanes, ocupan el primer lugar a nivel nacional con 207 especies34, y
la región de Aysén ocupa el tercer lugar en número de especies, con un total de 85.

 Las principales gimnoespermasc (coníferas) presentes en la Patagonia son: Ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendrun uviferun,
CITES Apéndice I), Mañio macho (Saxegothea conspicua), Mañio Hembra (Podocarpus nubigena) y Ciprés enano
(Lepidothamnus fonckii).

 Las plantas vasculares que componen la flora de Magallanes son 776 especies nativas (85%), de las cuales un 30,9% son
d
monocotiledóneas35, . El 15% restantes son especies introducidas; es decir, 132 especies.

Existen seis especies con problemas de conservación en la Patagonia Chilena, dos en la región de Aysén y 4 en la región de
Magallanes36 (ver cuadro 2).

b
USAID= U.S. Agency for International Development (Agencia Norteamericana para el desarrollo Internacional).
c Gimnosperma: Plantas con la semilla desprotegida (Coníferas)
d Monocotiledónea: Plantas en su mayoría herbáceas, cuya semilla solo posee un cotiledón

9
Cuadro 2
Flora con Problemas de Conservación
Nombre científico Nombre Común Categoría Región

Hebe salicifolia Hebe Rara Aysén

Schinus marchandii Laura Rara Aysén

Adesmia campestris Paramela de Rara Magallanes


Puangue
Hebe salicifolia Hebe Rara Magallanes

Mulinum valentinii Mulino Rara Magallanes

Benthamiella spp. Benthamiella Rara Magallanes

Fuente: Benoit, 1989. CONAF.

2.3. Fauna

Las especies de vertebrados terrestres de la Región de Aysén son 261, de los cuales 190 son aves, 50 mamíferos, 14 anfibios y 7
reptiles. En la región de Magallanes son 3 los anfibios existentes, 6 los reptiles, 197 aves y 41 mamíferos, sumando un total de 247
especies. En la región de Aysén existen 4 especies endémicas, y 3 en la de Magallanes37 (Anexo3).

De las especies de la región de Aysén, un 29,8% (78 especies) se encuentran con problemas de conservación: 8 en peligro de
extincióne, 21 vulnerablesf, 15 rarasg, 18 inadecuadamente conocidash, 2 fuera de peligroi y 6 no definidas38. En la región de
Magallanes existe un total de 61 especies con problemas, desglosadas en 26 mamíferos, 24 aves, 4 reptiles, 1 anfibio y 6 peces39
(ver cuadro 3).

Algunas de las especies en peligro de extinción son: el huemul (Hippocamelus bisulcus), el tuco-tuco de Aysén
(Ctenpmys colburni), el huillín (Lutra provocax), el gato colo-colo (Lynchailurus colocolo), el canquén colorado
(Chloëphaga rubidiceps) y el cisne coscoroba (Coscoroba coscoroba).

Cuadro 3
Especies por Región con Problemas de Conservación
Pece
Mamíferos Aves Reptiles Anfibios s Total
Aysén 25 28 3 14 8 78

Magallanes 26 24 4 1 6 61

Fuente: Informe País 2002 y SAG 1999.

Respecto a los mamíferos marinos, en la región de Magallanes se encuentran 35 especies, 18 de las cuales son de estatus
indefinido. De las restantes 17 especies, en su mayoría habituales en la Región y correspondiendo al 37% de las especies totales de
Chile, destaca la población de lobos marinos que alcanza los 13.600 individuos (6,3% de la población chilena); la población de lobos
finos australes que llega a los 103.000 individuos (aproximadamente 95% de la población chilena); y poblaciones prácticamente
inalteradas de chungungo y huillín. En sectores puntuales tales como el Fiordo Parry, destaca también la presencia permanente de la

e Aquellas especies de las que existe un escaso número de ejemplares en la naturaleza y cuya existencia está seriamente amenazada si los factores causales
continúan operando
f
Aquellas especies que podrían pasar a la categoría en peligro en el futuro próximo, si las causales de su disminución continúan operando.
g
Aquellas especies que aparentemente siempre han sido escasas, que están en los últimos estados de su extinción natural, o especies con distribución muy
restringida, con pocas defensas y escaso poder de adaptación.
h
Aquellas especies que se supone en alguna de las categorías anteriores, pero cuyo estatus se definirá de acuerdo a futuras investigaciones.
i
Aquellas especies que presentan un estado de conservación satisfactorio o que estuvieron en una de las categorías anteriores, pero que en la actualidad están
relativamente seguras debido a las efectivas medidas de conservación que se han tomado.

10
foca elefante, foca leopardo y cetáceos mayores40. También es importante la presencia de la ballena jorobada y de orcas. Lo
anterior representa una zona con alta prioridad para la conservación.

41
2.4. El Recurso Suelo

Por la diversidad de climas en la Patagonia Chilena y la gran extensión del territorio, es posible encontrar gran variedad de suelos,
los cuales dan sustento a distintos tipos de formaciones vegetacionales.

Los suelos en la zona de los archipiélagos son suelos pantanosos, con un alto contenido de materia orgánica y humedad. Estos
suelos son denominados turbas o turberas, y se encuentran, preferentemente, en las zonas de depresión del terreno. En las zonas
más expuestas se encuentran los suelos de tundra, que corresponden a suelos rocosos, y que han sido fuertemente erosionados
por la acción de los hielos y del clima, llegando a una situación en la cual la roca se encuentra en la superficie. Los dos suelos
mencionados anteriormente son agrícolamente estériles.

En la Patagonia Oriental Chilena y en Tierra del Fuego se encuentran los “suelos de praderas fras”, donde se ha desarrollado la
ganadería. Estos suelos son delgados y en ellos crecen pastos y gramíneas que sirven de alimento para el ganado. También, es
posible encontrar suelos de alta fertilidad, originados de cenizas volcánicas.

El mal uso de los suelos de la Patagonia Chilena, ha producido grandes procesos erosivos de origen antrópico. Los suelos
erosionados cubren una superficie de 9.512.300 hectáreas42; o sea, el 40% de toda la superficie de la Patagonia se encuentra bajo
algún nivel de erosión (ver cuadro 4).

Cuadro 4
Nivel de erosión en los suelos de la Patagonia

Superficie Regional Erosionada por Porcentaje de la Región


Región categorías (Miles de hectáreas) Erosionada
Grave Moderada Leve Grave Moderada Leve
Aysén 1.055,1 2.179,5 1.389,9 9,8 20,3 13,0
Magallanes 900,0 3.463,5 524,3 8,0 30,8 4,7
Total Patagonia 1.955,1 5.643,0 1.914,2 8,1 23,4 7,9

Fuente: IREN, 1979

2.5. Recurso agua

Los recursos hídricos de la Patagonia Chilena constituyen el segundo reservorio de agua dulce del planeta, y aquí se ubican los
campos de hielo más grandes del Hemisferio Sur43. (ver cuadro 5). Existen dos campos de hielo44, el más septentrional llamado
“Campos de Hielo Norte”, que cubre una superficie de 4.200 km2, y el más austral llamado “Campos de Hielo Sur”, con un área de
13.000 km2. Los glaciares en la Patagonia Chilena corresponden al 90% del total de los glaciares inventariados en Chile45.

Los ríos y lagos son también de gran importancia. Por ejemplo, el río más caudaloso del país es el Baker con 1.133 m3/seg46,
representando el 10,8% del caudal total de los ríos en la Región de Aysén; y los lagos O’Higgins y General Carrera que conectan
directamente con Argentina, son los de mayor superficie nacional47 (Anexo 4). Importante es destacar que el Lago General Carrera
es el segundo lago más grande de Sudamérica después del Lago Titicaca, y con 836 m de profundidad 48 ,el Lago O’Higgins es el
más profundo de América, de Chile y el quinto a nivel mundial..

Cuadro 5
Principales Recursos Hídricos de la Patagonia

Caudal Medio Superficie(Km


Región Nombre (m3/seg) 2
)
Aysén Río Aysén 628 11.674 (cuenca)
Aysén Río Baker 875 26.726(cuenca)
Aysén Río Pascua 574 14.760(cuenca)
Lago O'Higgins
Aysén (internacional) -------------- 1.059

11
Lago Cochrane
Aysén (internacional) -------------- 320
Lago General
Carrera
Aysén (internacional) -------------- 1.840
Campos de Hielo
Aysén Norte -------------- 4.200
Aysén- Campos de
Magallanes Hielos Sur -------------- 13.000
Fuente: INE y MIDEPLAN, 2001.

Especial mención se debe hacer al agua en la región de Aysén. Existen 122 lagos, cuyo origen es glaciar, y de los cuales un 88,6%
tienen una superficie de entre 3 y 20 Km2. Estos lagos constituyen el 30,4% de aquellos existentes en Chile. Lamentablemente,
sólo 8 lagos han sido estudiados, 4 de ellos con mayor detalle. Aparte del enorme volumen de agua que contienen los lagos de
Aysén, estos se mantienen en condiciones científicamente aceptables, su origen geológico es reciente, son oligotróficos, sin historia
de uso, y con sistemas naturales poco intervenidos y de alto valor estético. Se les consideran únicos en equilibrio químico y
biológico, de aguas frías (14º) y puras, de baja alcalinidad, conteniendo un bajo nivel de materia orgánica y de nutrientes, gracias a
la regulación del bosque circundante49.

Cuadro 6
Propietarios de los derechos de agua no
consuntiva permanente constituidos en
la Región de Aysén.
Caudal
Dueño (m3/seg) Porcentaje
Otros 145,635 4,09%
ENDESA 3.419,1 95,91%
Total regional 3.564,735 100,00%
Fuente: Dirección General de Aguas. 1997

En lo que respecta a la demanda del recurso hídrico en la Región de Aysén el principal usuario consuntivo es la minería con 2.527,3
l/s, seguido por el uso no consuntivo destinado a la hidroelectricidad, quealcanzaba los 13.000 l/s al año 2005. Se debe señalar que
la oferta de recursos hídricos en la Región de Aysén es enormemente mayor a las demandas actuales y a las proyectadas a 25 años
50,51
.

Estructura de Propiedad de la Tierra y los Derechos de Agua en la Patagonia

Gran parte del territorio que conforma la Patagonia se encuentre aún en manos del Estado. En la Región de Magallanes el
72% de la superficie regional; es decir 9.525.398,4 de hectáreas son estatales, y en la Región de Aysén la cifra es de un
82%; es decir, 8.896.540,8. Considerando las dos regiones, se concluye que la Patagonia posee un 76,5% (18.421.939,2
hectáreas) en propiedad del Estadoi. Esto explica, también, la política de concesiones a privados desarrollada por el
gobierno. Por otro lado, bajo este escenario pensar en la realización de actividades de conservación y protección son
objetivos alcanzables, pero dependería de las condiciones de las concesiones realizadas a futuro, de la tipificación de los
proyectos, y la forma en que se desarrollarían, cautelando que las actividades a emprender no tengan impacto negativo
sobre la Patagonia Chilena. (Ver Imagen 2).

Propiedad de la Patagonia

Estatal P rivado
77% 23%

12
Imagen 2
Fuente: Ministerio de Bienes Nacionales.

Respecto a los derechos de agua con fines no consuntivosj permanentes para hidroelectricidad, la Patagonia posee un
caudal total de 15.190,7m3/seg, de los cuales 12.3537m3/seg se ubican en la región de Aysén. El caudal que actualmente se
encuentra en ejercicio solamente alcanza los 17,7 m3/seg, mientras que el resto no son utilizados. De éstos últimos,
3.564,735 m3/seg se encuentran constituidos y el 95,9% corresponden a ENDESAii (ver cuadro 6) (Anexo 5). Lo anterior
indica que ENDESA ya cuenta con derechos suficientes para la generación, mediante centrales hidroeléctricas, de 4.800
megawatts, a su vez que las empresas Colbún y Gener contarían con derechos para la generación de 1.300 megawattsiii.
(Ver Imagen 3).

Propiedad Derec hos de Agua no Consuntivos,


Aysén. 1997

Otro s
4%

ENDESA
96%

Imagen 3 Fuente:DGA

j
Uso no consuntivo: aquel que permite emplear el agua sin consumirla y obliga a restituirla en la forma que lo determine el acto de adquisición o de constitución del
derecho. Dirección General de Aguas, DGA.

13
CAPITULO SEGUNDO: PRINCIPALES AMENAZAS EN LA PATAGONIA CHILENA

1. La Amenaza sobre los Bosques Templados

La Patagonia Chilena posee uno de los cinco bosques templados más importantes del mundo y el único en América del Sur55. Cerca
de un tercio del bosque templado poco alterado en todo el mundo se encuentra en la Patagonia56, y se considera como de alta
prioridad para su conservación57. Estos bosques tienen especiales características, como una alta productividad, gran capacidad para
almacenar carbono, alto endemismo, e importancia evolutiva debido al aislamiento respecto de otras formaciones boscosas.

Según el Catastro de Bosque Nativo, la superficie cubierta por bosques nativos en la Patagonia alcanza un total de 7.4 millones de
hectáreas58,59; representando el 31% de la superficie total de la Patagonia y el 55% de la superficie de bosques nativos del país60.
Los principales tipos forestales corresponden a Lenga, Siempreverde, Coigüe de Magallanes y Ciprés de las Guaitecas (ver cuadro 7).

Cuadro 7
Superficie de la Patagonia por tipo Forestal
Porcentaje del
Tipo Forestal Región de Aysén Región de Magallanes Patagonia
Total de Bosques
Ciprés de las
Guaitecas 514.105 418.318 932.423 13%
Lenga 1.440.702 1.124.562 2.565.264 34%
Coigüe de
Magallanes 578.943 1.031.962 1.610.905 22%
Siempreverde 2.281.782 50.636 2.332.418 31%
Fuente: INFOR 2002

En cuanto a la superficie de bosques intocados o levemente intervenidos, conocidos como Bosques Fronteras, se estima que en la
Patagonia existen alrededor de 2.7 millones de hectáreas bajo esta condición considerando una superficie mayor a 5.000
hectáreas61. Estos bosques son sumamente importantes desde el punto de vista de la regulación climática, y como componente
fundamental del paisaje natural. En la Región de Aysén existen 1.7 millones de hectáreas de bosques fronteras (y a su vez es la
mayor a nivel nacional); y en la Región de Magallanes la superficie es de 0.9 millones de hectáreas. El porcentaje de bosques
fronteras en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) y en la Red de Áreas Privadas Protegidas
(RAPP) en la región de Aysén es de un 31,4% a nivel regional y un 12,5% a nivel nacional; mientras que en la Región de Magallanes
el porcentaje es de un 13,9% y 2,9% a nivel regional y nacional, respectivamente62. Las cifras anteriores, muestran la importancia
que deben tener estos bosques en la planificación de áreas protegidas, como también en la participación de agentes privados con
interés de cubrir aquellos ecosistemas que aún no han sido protegidos por el Estado.

1.1. Explotación Forestal Insustentable

En Chile no se ha logrado considerar a los bosques desde un punto de vista ecosistémico. En la legislación vigente existe una
separación de los bosques, en bosques de producción, protección, y preservación, sin considerar aspectos relevantes como la
multifuncionalidad y el uso múltiple. De hecho, según la Fundación de Innovación Agraria, dependiente del Ministerio de Agricultura,
el 23% de los bosques nativos en la Patagonia; es decir, 1.7 millones de hectáreas son productivos, ya sea comerciales o
potencialmente comerciales63. Plantear una cifra como ésta tiene sus riesgos, considerando que los bosques nativos de Chile
carecen de instrumentos tan importantes como la una ley de fomento y protección, como también el hecho de que no exista una
claridad sobre los objetivos de los proyectos forestales, una real investigación sobre la dinámica de los bosques nativos, y sobre la
intensidad de cosecha o los métodos silviculturales de corta dependiendo de cada sitio. Los bosques de Protección en la Patagonia
corresponden a 2.5 millones de hectáreas64, y se ubican junto a zonas de protección en cursos de agua y áreas frágiles. Estos son
protegidos desde décadas por leyes generales como la Ley de Bosquesde 1931.

Los bosques en la Patagonia se ubican en su mayoría sobre suelos clase VIII de capacidad de uso; es decir, tierras
adaptadas solamente para la vida silvestre, recreación o protección de hoyas hidrográficas65, confirmando así la
necesidad de desarrollar proyectos forestales que estén lejos de un uso insustentable de los bosques.

En relación a la explotación forestal propiamente tal, se considera que el rendimiento promedio de los bosques es de 178 m3ssck
/ha. De estos un 33% corresponde a madera aserrable, un 12% a madera para pulpa, y un 53% es destinada a leña. En la

k
ssc: sólido sin corteza

14
Patagonia chilena el total de madera aserrable aprovechable corresponde a un volumen total de 104.465.379 m3ssc66, situación que Comentario [s1]: Se puede
hace que las empresas forestales consideren a los bosques de la Patagonia como una fuente de recursos inagotable. Las maderas actualizar al año 2004, pero hay
que comprar las publicaciones
trabajadas son consideradas nobles y de alta calidad, con precios de exportación desde los US$503 el m3 de madera de Lenga
del INFOR.
aserrada, hasta un mueble de la misma especie evaluado en US$4.975. En el mercado interno los precios alcanzan los US$42067.

En la Patagonia Chilena la madera aserrada que se elabora corresponde principalmente a madera de bosque nativo y se concentra
mayoritariamente en una especie: Lenga. Su producción en el año 2002 fue de 61.379 m3 (Anexo 6) utilizando 145.370 m3 ssc, y Comentario [s2]: Lo mismo
convirtiéndose en la segunda zona de mayor producción de madera nativa aserrada después de la Región de los Lagos. En la que lo anterior
Patagonia se está desarrollando un sector forestal de importancia a nivel nacional, el cual en caso de no contarse con las medidas
de control y fiscalización efectivas, puede convertirse en una seria amenaza para el bosque nativo por el nivel de sus ecosistemas y
su fragilidad.

Hay que considerar que en la Patagonia Chilena se encuentran 40 empresas (20 en Aysén y 20 en Magallanes) de aserrío que
procesan un volumen importante de madera (Anexo 7); y sólo una no trabaja con especies nativas68. En la Patagonia Chilena no hay
empresas certificadas bajo el sello FSCl, el cual garantiza que exista un verdadero manejo sustentable en los bosques.

TRILLIUM, EL PROYECTO QUE QUERÍA TERMINAR CON LOS BOSQUES DE LENGA EN TIERRA DEL FUEGO
En 1994, en Tierra del Fuego se instaló la empresa estadounidense Forestal Trillium, con el polémico Proyecto Río Cóndor cuya
inversión era de US$100 millones. El proyecto, cuya área de influencia era de 270.000 hectáreas, contemplaba la explotación en
primera instancia de 103.000 hectáreas de bosque nativo, considerados como los únicos bosques subantárticos de lengaiv. Las tierras
pertenecieron a Trillium hasta diciembre del año 2003, siendo traspasadas a uno de los mayores bancos de inversiones en el mundo,
Goldman Sachs, debido a que Trilium no pudo solventar pagarés morosos por US$ 30 millones. También hubo una fuerte campaña
nacional e internacional de diversos sectores, científicos y ambientalistas, que cuestionaron la sustentabilidad del proyecto.
Finalmente, el 10 de Septiembre del 2004 los derechos de las tierras fueron donadas a la organización Wildlife Conservation Society
(WCS), y de esta forma el polémico proyecto se selló bajo el criterio de la conservación y protección.
A raíz de Trillium y otros proyectos de extracción de bosque nativo, surgió el cuestionamiento sobre la sustentabilidad de la
explotación de Lenga. La Office National de Forèts de Francia realizó un estudio el año 1995, donde señalaba que la lenga en
Magallanes se acabaría en 25 años, si continúan las actuales tasas de explotación, y que sólo 500.000 hectáreas podrían ser
explotadas industrialmentev. De ser esto efectivo, y para que la destrucción del bosque no sea el resultado de la explotación forestal
inadecuada en la Patagonia se han desarrollado técnicas que permiten trabajar los bosques de manera de asegurar su sostenibilidad.
Estas técnicas no son aplicadas en todas las explotaciones forestales, y de acuerdo a estudios, la corta de protección o cortas
selectivas aplicadas adecuadamente debieran evitar la degradación de los bosques de Lenga en la Patagonia.

Una de las especies de mayor valor forestal en la Patagonia es el Ciprés de las Guaitecas (Pilgerodendrum uviferum), que domina
principalmente la composición vegetal de los archipiélagos. Esta especie fue incorporada a CITES en el año 1975, debido a su
explotación irracional motivada por la altísima calidad de su madera que es prácticamente imputrescible71, y que ha sido destinada
principalmente para la construcción de postes, tanto para las estancias ganaderas de la Patagonia Sur como para las viñas en la
zona centro de Chile. Su declaración en CITES bajo el Apéndice I implica que es una especie que puede ser afectada por el
comercio, llegando a su extinción, lo cual implica que deberá estar sujeta a una reglamentación particularmente estricta a fin de no
poner en peligro su supervivencia. Además, se señala que su comercialización se autorizará solamente bajo circunstancias
excepcionales72, y no se encuentra prohibida su utilización nacional.

Greenpeace identificó zonas en las cuales aún se trabaja el Ciprés de las Guaitecas, entre ellas, se destacan Lago
Vargas, Lago Quetro-Río Pascua y Caleta Tortel. En esta última, se encuentra un aserradero de Ciprés de las
Guaitecas, y en sus inicios, la gente del lugar reconoce que fue un campamento maderero en medio de turberas de
cipresales desde donde se trasladaban los postes de ciprés hasta el lugar de embarque y se cargaban en barcazas de
la Armada73 hacia Punta Arenas.
Existen zonas en la Patagonia de difícil acceso donde no es trivial ejercer controles efectivos, como por ejemplo en la
Reserva Nacional Alacalufes. Se tiene conocimiento que en dicho lugar se estaría favoreciendo la explotación ilegal de
madera, principalmente de Cipres de las Guaitecas, como también la caza indiscriminada de especies de animales como
lobos y nutrias74. Como en la mayoría de los casos, las cortas son producidas por gente pobre y que vive en la zona;
dejando libre de toda culpa a la red de comercialización ilegal que opera en estos casos, y de la cual no se tienen
mayores antecedentes.

l
El Consejo de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council - FSC) es una organización internacional, no gubernamental, independiente y sin fines de lucro. La
certificación forestal respaldada por FSC, garantiza un manejo de los bosques y plantaciones cuyos procesos consideran de manera equilibrada aspectos sociales,
ambientales y económicos.

15
1.2. Concesiones de Terrenos Fiscales bajo convenios entre Privados y organismos de Gobierno

Las concesiones de terrenos fiscales debieran ser estudiadas cuidadosamente por las autoridades. A continuación se presentan dos
ejemplos claros de cómo se está desarrollando la política actual de concesiones en la Región de Aysén, y que podría transformarse en
una amenaza para los bosques, tomando en consideración la baja capacidad de fiscalización de los organismos públicos y el nivel de
exigencias a las actividades productivas que no son concordantes con el objetivo de mantener la calidad ambiental en la Patagonia
Chilena.

En la región de Aysén se llevó a cabo el Programa Patagonia Azul, resultado de la firma de un convenio entre CORFO y el Ministerio de
Bienes Nacionales. El programa ofreció predios a inversionistas del sector turismo, a través de un sistema de venta-concesión75. Uno
de los casos más emblemáticos corresponde a las 30.000 hectáreas entregadas a la empresa Nalcayec S.A., que contempla la
construcción de un hotel en la Isla Nalcayec en los archipiélagos de la región, con una inversión de US$10.000.000. Actualmente, la
oferta es a través del Convenio Todo Chile-Corfo. Actualmente CORFO promociona la oferta de predios turísticos para la venta o la
venta-concesión memediante el Convenio Programa TodoChile - Bienes Nacionales76.

En el año 2007, se realizó por primera vez la entrega de tierras para el desarrollo de actividades de conservación a una ONG, como es
el caso de las lagunas Caiquenes y Los Patos (8.160 ha) de la comuna de Tortel, provincia de Capitán Prat, en la Región de Aysén,
entregadas a la Fundación Aumen, para la conservación del Huemul77.

Por otro lado, el Ministerio de Bienes Nacionales se encuentra en una posición de entrega de terrenos fiscales para el desarrollo de
actividades productivas, ya sean ganaderas, forestales o cualquier otra Esta situación está avalada por la Estrategia de Desarrollo
Regional, donde señala como uno de los elementos importantes “la incorporación definitiva de los terrenos fiscales al proceso de
generación de producción, sea por la vía de transferencia al sector privado o de otros sistemas”78 (Anexo 8). Como ejemplo se
menciona el convenio realizado entre el Ministerio de Bienes Nacionales, CONAF, y la empresa forestal Maderas Aysén S.A. Los suelos,
desde clase V a VIII de capacidad de uso, que se entregaron en concesión, corresponden a 27.190 hectáreas en la comuna de Río
Ibáñez79. Para la explotación se esperaba una concesión de US$7.000.000 por un período de 30 años, convirtiéndose en un proyecto
“emblemático” para la región y “prioritario” en la agenda de desarrollo regional. La concesión está por empezar a producir, pero ya no
con Maderas Aysén sino que con Ignis Terra S.A.

En opinión del Secretario Regional Ministerial De Bienes Nacionales, Sr. Julio Stuardo, la política de concesiones “es una oportunidad
estratégica de vinculación público privada en lo que concierne a un mejor futuro de los bosques de Aysén”80 . No obstante, ¿Qué pasa
con los problemas para fiscalizar los planes de manejo?, ¿Cuáles son las regulaciones al sector privado en la Patagonia?, ¿Cuáles son
los límites en la Patagonia para asumir alternativas de inversión que afecten el valor ambiental de este valioso patrimonio?, ¿Cuál es la
capacidad de carga productiva que podría soportar la Patagonia?. Estas preguntas todavía esperan una respuesta.

Por su parte, es sabido que la capacidad de la Corporación Forestal (CONAF) para fiscalizar los planes de manejo que entrega a las
empresas forestales es baja e insuficiente, así como también la fiscalización de la extracción ilegal de madera del bosque nativo. Lo
anterior no sólo es la opinión de organizaciones ambientales como Greenpeace, sino también de Diputados de la República tales como
el diputado Carlos Recondo (miembro de la comisión investigadora Alerce) quién afirmo que “la capacidad de fiscalización de la CONAF
es insuficiente”81, y la del ex-diputado Mario Varela82 quién sostuvo “que es evidente la necesidad de contar con una estructura para
mejorar la actividad fiscalizadora de la CONAF”. Greenpeace documentó parte de la Patagonia durante el 2004, detectando
zonas en las cuales los planes de manejo no se han cumplido para la extracción de Lenga, específicamente en la zona
de Valle Lagunas y Río Cajón en la Región de Aysén (Anexo 9).

1.3. Uso de Leña

La leña es una de las fuentes energéticas más importantes de los países en vías de desarrollo. Lamentablemente, el tema ha sido
escasamente estudiado, no forma parte de las estadísticas nacionales, se utiliza bajo una economía informal, no cuenta con
instrumentos legales claros y adecuados, y por lo general, está ausente de las políticas de inversión y desarrollo83. En la Patagonia
Chilena, el consumo de leña se concentra preferentemente en la región de Aysén, ya que en Magallanes se utiliza principalmente el
gas natural. Según antecedentes de CONAF XI Región, se estima que el consumo medio de leña por hogar en la ciudad de
Coyhaique es de 18 a 21 m3/año, e involucra al 99% de los hogares. Para las ciudades de Coyhaique, Chacabuco, y Puerto Aysén, el
consumo de leña residencial es entre 296.347 m3/año y 345.738 m3/año. Estas cifras son mayores a lo que estimaba la Comisión
Nacional de Energía (CNE) para el año 1992, con un consumo de leña y sus derivados de 270.000 m3. Un reciente estudio realizado

16
por el Instituto Forestal (INFOR) y la CNE señalan que en las ciudades de Coyhaique y Puerto Aysén el consumo de leña es de
373.594 m3 sólidos de madera84, siendo equivalente a 277.219 toneladas. En estas estimaciones se incluye el consumo de madera
de los sectores industriales, residenciales, comerciales e institucionales; concluyendo que el sector residencial es el que lejos
consume más leña como combustible alcanzando el 95,7% del total utilizado85. La utilización de la leña no corresponde solamente a
uso para calefacción (64%), sino también para cocinar y calentar agua mediante calderas.

El estudio INFOR – CNE, entrega interesantes resultados sobre los motivos que llevan a los habitantes de la región a utilizar leña. Su
uso se debe a que esta calienta más, existe una “cultura leñera” por costumbre o hábito, y también porque es más económica. Los
grandes consumidores (industria, comercio e instituciones) consumen leña debido a su mayor poder calorífico, requisitos de los
equipos, y porque es fácil de obtener. El estudio detectó que el consumo medio anual es de 18,3 m3 en Puerto Aysén, y que en
Coyhaique se utilizan 9,34m3 de desechos industriales como complementarios a la leña; en tanto que el consumo de leña para los
grandes consumidores es de 118,8m3 sólidos por año, y para desechos industriales de 468 m3 anuales86. En ausencia de estudios
de capacidad de carga, estas cifras resultan inquietantes.

La principal especie utilizada para leña es la lenga (Nothofagus pumilio), cubriendo el 70% de la demanda del sector residencial y el
95% del sector de grandes consumidores87. Lo anterior corresponde a 207.477 m3 sólidos. La especie que le sigue en términos de
consumo es el ñirre (Nothofagus antarctica) con 54.510 m3 sólidos, el coigue (Nothofagus betuloides) con 13.533 m3 sólidos, y
otras especies con 13.485 m3 sólidos88.
La forma en la cual los ciudadanos adquieren leña no corresponde a negocios establecidos, sino a través de
camioneros y camionetas de la zona. Esta forma es utilizada en un 62%, el 23% es adquirida a comerciantes, y el
restante 15% a productores de manera directa89. Los desechos industriales madereros son adquiridos en porcentajes
similares90. Por lo anterior, el rubro de la leña es extremadamente informal, quedando de manifiesto que el 97% y el 75% de los
consumidores de Coyhaique y Aysén, respectivamente, nunca han recibido un documento legal (factura o boleta)91. Otro estudio
realizado en la región determinó que solamente 103.063 m3 sólidos, vienen de productores regulados por planes de manejo, por lo
que 270.532 m3 sólidos, vendrían de explotaciones ilegales. Los productores que no cuentan con planes de manejo, producen 245
m3 sólidos de leña y 1.758 m3 sólidos de desechos forestales92. En este estudio se señala que el 92% (256.550 m3 sólidos) de la
demanda, es satisfecha por productores no sujetos a regulaciones.

Al realizar una proyección del consumo de leña en la Patagonia Chilena, se parte de la hipótesis que el crecimiento de la población
implica el aumento del consumo de leña, debiendo tomar las medidas correspondientes para no alterar la sostenibilidad del bosque
nativo y asegurar que los habitantes de la Patagonia cuenten con un recurso que les permita satisfacer sus necesidades. Durante el
año 2007, inició sus actividades el Sistema Nacional de Certificación de Leña, siendo la ciudad de Coyhaique beneficiada por éste,
cuyo objetivo es lograr mediante un sistema voluntario la certificación que permita regular en forma paulatina el mercado de la leña
y que garantice al consumidor un producto de alta calidad, que provenga de bosques manejados y que además asegure una venta
transparente permitiendo además mejorar la calidad del aire en la ciudad de Coyhaique93.

1.4. Establecimiento de Plantaciones Exóticas

Si bien en la Patagonia Chilena las plantaciones forestales exóticas de rápido crecimiento no alcanzan los mismos niveles que al
Norte del paralelo 44º, la historia forestal de los últimos 30 años y la mentalidad de corto plazo, son fundadas razones para decir
que la Patagonia no se encuentra libre de esta amenaza.
Gran parte de las plantaciones establecidas, han sido con fines de recuperación de suelos erosionados, pero no hay claridad en la
proyección de las plantaciones, tomando en cuenta que importantes empresas como Mininco tendrían en mente desarrollar
proyectos industriales en la Patagonia, lo cual podría generar un fuerte impacto desde el punto de vista de la fragmentación de los
ecosistemas, modificando sus flujos y también su biodiversidad.

Al año 2005 en la Patagonia se registraron 42.567 ha, 9.439 ha más que el año 200294 de plantaciones forestales exóticas, siendo la
especie más utilizada el pino ponderosa. El 99% se concentra en la región de Aysén. Lo importante de las cifras es que la superficie
forestada anual ha ido en aumento, ya que en el año 1993 la superficie plantada fue de 1.706 hectáreas y el año 2002 dicha
superficie alcanzó las 2.611 hectáreas; es decir, un incremento del 53% en tan solo 9 años.

1.5. Ganadería y Ramoneo por Guanacos

17
La ganadería está produciendo el desplazamiento de poblaciones de Guanaco (Lama guanicoe) hacia los interiores de los bosques de
lenga en la Patagonia. La utilización de pastizales y praderas por parte del ganado ovino en la Patagonia, trae como resultado una
introducción del guanaco al bosque, generando un fuerte impacto negativo, producto del ramoneo, deteriorando así la calidad del
bosque. La pérdida de hábitat de especies silvestres como resultado de la introducción de la ganadería es un problema también
reconocido por las autoridades de la Patagonia95.

2. Los Incendios Forestales, una Amenaza Histórica y Latente

En Chile el 99% de los incendios forestales son producidos por el hombre. En la Patagonia Chilena, diversos autores destacan los
incendios forestales como uno de los mayores desastres ambientales ocurridos durante el período 1900 - 1950, donde se realizaron
quemas para la habilitación de suelos que al descontrolarse, terminaron con una superficie destruida, estimada por dichos autores
en 3,0 millones de hectáreas en la Región de Aysén 96,97. Después de los incendios, los pobladores incorporaron ganado, que
mediante ramoneo, dificultaron aún más la regeneración del bosque. A lo anterior, se sumó una gran degradación del suelo,
situación que es posible constatar en gran parte de la Patagonia.

Registros más actuales de grandes incendios son los ocurridos durante la temporada de verano 1997-1998, en la
Isla Gran Guaitecas e Isla Level, donde se perdieron cerca de 18.000 hectáreas de bosque nativo con importante
presencia de Ciprés de las Guaitecas98. Cabe señalar que durante el incendio ocurrido en la Isla Level no se realizó ninguna
tarea de combate del fuego, aunque el área era parte de una de la Reserva Las Guaitecas, unidad del SNASPE y supuestamente
protegida por CONAF.

Tomando en cuenta el período entre 1998 y 2002, el total de hectáreas incendiadas en la Patagonia fue de 41.447
hectáreas99,100(Anexo 10). La falta de capacidad y recursos para prevenir y combatir los incendios en la Patagonia, es una situación
discutida en diversos seminarios y reuniones con el gobierno, pero lamentablemente, aún sin una solución concreta en términos de
una política efectiva para la prevención y combate de incendios forestales.

Los incendios forestales se presentan como una amenaza en la Patagonia, ya que además de la falta de recursos y capacidad, existe
un problema con las grandes distancias entre los equipos de combate y el lugar de los incendios. De hecho, en las islas mencionadas
anteriormente, la lluvia fue un factor importante para detener el fuego. Pero, ¿Qué pasa cuando existen períodos secos como la
temporada estival del 2004?Los focos de incendio aún son posibles de prevenir sobre todo en aquellos lugares donde aún se utiliza
fuego para habilitar terrenos para la ganadería (situación permitida por CONAF), la construcción de nuevos caminos, y el aumento
de actividades turísticas, por ejemplo.

3. Erosión y Desertificación

El 40% de la superficie de la Patagonia Chilena se encuentra bajo alguna categoría de erosión (ver cap. 1, punto 2.4)101. Esta cifra
no significa que el 60% restante se encuentre libre de este problema, pues hay que descontar la superficie equivalente a los Hielos y
Glaciares, y las altas cumbres en las cuales no existe vegetación.

Dos factores principales han incidido en la erosión de los suelos: Los Incendios (principalmente en la Región de
Aysén), eliminando la cubierta vegetal que protegía el suelo de las crudas condiciones climáticas de la zona; y la
Incorporación de ganado en la región de Magallanes (especialmente ganado ovino, en la zona de la estepa
patagónica). De hecho, la WWF (World Wildlife Foundation) establece como amenaza para la estepa patagónica el sobrepastoreo y
la erosión asociada, desertificación, e incendios102.

La erosión de la Patagonia está dando paso a la desertificación, considerada actualmente como uno de los principales problemas que
enfrenta la humanidad103, entendiendo ésta como “la degradación de las tierras en áreas áridas, semiáridas y subhúmedas secas
resultante del impacto humano negativo”104. La desertificación también es señalada como resultado de la introducción masiva de
ganado ovino y bovino a partir de fines del siglo XIX105.

El deterioro de las praderas patagónicas se debe no sólo a un problema de sobrecarga de ganado, sino también al mal manejo e
inadecuada distribución del ganado en el territorio106. Dado el alto impacto de la ganadería sobre la vegetación, los terrenos que son
explotados con estos fines se convierten rápidamente en focos de erosión, la deforestación con fines madereros, incendios o
habilitaciones para la ganadería, permiten que la lluvia arrastre los materiales finos de la superficie del suelo, perdiendo un alto nivel
de fertilidad107. En la Patagonia Chilena el ganado ovino alcanza las 649.868 cabezas y representa el 88% del total nacional,
concentrándose mayoritariamente en la región de Magallanes con un 85%108.

18
Al disminuir la fertilidad del suelo, éste pierde aptitudes para la ganadería; entonces, se debe proceder a habilitar nuevos terrenos
que tengan alimento suficiente para el ganado, con la consecuente eliminación del bosque nativo. Es así como quedan zonas en las
cuales la calidad del suelo aún no es degradada, creciendo alimento para el ganado, pero que a futuro perderá su fertilidad y
producirá pobreza, teniendo que habilitarse otras zonas.

Por otro lado, entre 1996 y 2003 la superficie bonificada por el Programa para la Recuperación de Suelos Degradados fue de 39.929
hectáreas109. Esta cifra corresponde al 0.004% del total de hectáreas en la Patagonia Chilena, siendo la superficie recuperada
extremadamente baja. Sumado a lo anterior, no existe una Política de Conservación y Recuperación de Suelos, y menos una Ley
Integral de Suelos, que obligue a su protección, recuperación, y fomento, evitando que un propietario destruya hasta un punto
irreversible los recursos que se encuentran en su terreno.

4. Minería en la Patagonia

Si bien la gran minería de Chile se concentra en la Zona Norte de Chile, la Patagonia no está libre de faenas de extracción en base a
minería metálica y no metálica. A continuación se muestran los principales materiales extraidos en la Patagonia:

Cuadro 8

Material Cantidad Región

Calizas 720.867 (ton) Magallanes

Oro 2.510 (kg) Aysén

Plata 146.364 (kg) Aysén

Plomo 205 (tmf) Aysén

Zinc 32.241(tmf) Aysén

Fuente: Sernageomin, 2007.

En lo que corresponde a las Regiones de Aysén y Magallanes, las concesiones de exploración en el año 2006 fueron 1.276, con una
superficie total de 267.800 ha.

En la Patagonia se pueden encontrar actualmente, las siguientes faenas productivas:

Sociedad Contractual Minera El Toqui: Se encuentra ubicada a unos 125 Km al norte de Coyhaique. Pertenece a la corporación
canadiense productora de zinc llamada Breakwater Resources Ltda110. Se desarrolla minería subterránea de acuerdo a faenas que
explotan 1.200 tons/día, con una producción anual aproximada de 65.000 toneladas de concentrados de zinc, con una ley promedio
de 49% de zinc, sumándose una producción anual de alrededor de 2.000 toneladas de concentrados de oro con una ley que bordea
los 50 grs. de oro por tonelada111. Es muy importante destacar que el zinc obtenido en la región representa aproximadamente el
96% de la producción nacional. La influencia de la Minera El Toqui en el desarrollo económico de la región es muy importante,
particularmente en las provincias de Aysén y de Coyhaique. Sus instalaciones tienen una planta concentradora con capacidad para
procesar hasta 1.200 toneladas diarias de mineral. En la actualidad la empresa se encuentra trabajando para comenzar a operar el
nuevo depósito de Zinc Estatuas (ubicado a 1,5 kilómetros al oeste de la mina Doña Rosa, donde se realiza la explotación actual) y
recientemente una veta del mineral, que se denomina Aserradero, localizado a un kilómetro al sur de Doña Rosa112. En octubre del
año 2003, la compañía ingresó un proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, mediante una Declaración de Impacto
Ambiental, para aumentar desde 632 a 638 m.s.n.m. la cota de coronamiento del Tranque de Relaves Confluencia, siendo aprobado
en mayo del año 2004113, mediante resolución de calificación ambiental (R.E. N°0331).

La amenaza que presenta esta explotación minera sobre la Patagonia Chilena se refiere a los problemas generados
por los tranques de relaves y la emisión de material desde estos centros de acopio de residuos, los cuales
corresponden a material altamente contaminante que llega a los ríos cercanos, especialmente al río Mañihuales; y
que también altera los ecosistemas que se encuentren aguas abajo del tranque de relave.

Minera C.D.E. Fachinal Ltda.: En Octubre de 1995 entró en producción la filial de Coeur D’ Alene, empresa norteamericana que
después de varios años de exploraciones inició la explotación de oro y plata de su yacimiento de Laguna Verde. Este proyecto está

19
ubicado a unos 20 Km al sur oeste de Chile Chico en el camino que une a esta localidad con Puerto Guadal y Cochrane. Fachinal es
un proyecto que combina minería subterránea y cielo abierto. Se estimó una vida útil de aproximadamente 7 años a un ritmo de
producción de 1.500 ton días. La producción promedio anual de finos estimada fue de 60.000 onzas de oro y 2.000.000 de onzasm
de plata114. Se ha registrado un hallazgo de vetas muy promisorias con altos contenidos de oro y de plata, con lo cual la Casa Matriz
tomó la decisión de reiniciar sus actividades en Chile Chico, ahora con el nombre de Compañía Minera Cerro Bayo Ltda., y de
acuerdo a escritura pública del 24 de Octubre de 2001, que modificó la razón social de la Compañía Minera Fachinal Ltda. En las
fiscalizaciones realizadas se pudo constatar que no se había construido el canal de cintura que tiene por objeto evitar el vertimiento
de aguas ajenas al proceso minero. Además, el titular había solicitado descargar las aguas claras del tranque de relave a unos 500
metros de la Laguna Verde, autorizándose previo cumplimiento de la Norma de emisión correspondiente (DS 90 del MINSEGPRES).
Por último, se constató en varias ocasiones que el talud del tranque de relave se encontraba sin humectación y que por acción del
viento se levantaban grandes cantidades de material particulado115. Al igual que la Minera El Toqui, la amenaza corresponde a la
liberación de material desde el tranque de relave, ya sea en forma líquida o en forma de material suspendido, que recae
directamente a la Laguna Verde

Empresa Nacional del Petróleo- ENAP: La primera perforación en suelo magallánico para exploración se realizó en 1907. Desde
1945, se extrae petróleo, desde el pozo de Springhill, en Tierra del Fuego116.

En 1999 el Gerente General de turnode ENAP, Sr. Alvaro García, advirtió públicamente que las reservas de la empresa en la región
se agotarían en seis años117. Esto ha hecho que el negocio esté actualmente buscando un cambio hacia la explotación de gas
natural. El año 2004 se contrata a la empresa experta internacional Veritas, para explorar las reservas de gas en el Lago Mercedes
en Tierra del Fuego118, las cuales actualmente están en curso.

DERRAMES DE PETRÓLEOS EN LA PATAGONIA CHILENA: ¿ACCIDENTES O DESASTRES?

La Patagonia Chilena posee un considerable registro de accidentes por derrame de petróleo. El 12 de mayo del año 2004 en el litoral
de la Patagonia sur ocurrió un derrame de petróleo al colisionar el remolcador de alta mar Seacor-Laredo y el buque tanque francés
Berge Nice. Se encontraron más de 350 cormoranes muertos o en estado crítico en sólo dos mil metros del litoral en la zona de
Primera Angostura, acceso oriental del Estrecho de Magallanes. La extensión de costa contaminada se estimó en 10 kilómetros del
litoral de Tierra del Fuego119.

Otro lamentable hecho, corresponde al caso Metula, que si bien no contó con la difusión que tuvo el derrame del buque tanque
pretrolero EXXON VALDEZ en Alaska, tuvo similares características. El barco Metula pertenecía a la empresa de petróleos
Curaçaosche Sheepvaart Matas, y se encontraba cumpliendo un contrato de la empresa ENAP. La carga del Metula era de 193.472
toneladas de petróleo (unos 276.388 m³ o 1.738.293 barriles)120.

En agosto de 1974 el Metula ingresó al Estrecho de Magallanes. Existían dos puntos del recorrido del estrecho (la Primera y la
Segunda Angostura), donde debía haber una mayor precaución. Tras una maniobra mal realizada la embarcación encalló,
derramando 53.500 toneladas de petróleo al ambiente marino. La extensión de la mancha de petróleo superó los 2.560 km2,
llegando a las costas del Estrecho de Magallanes. La deposición cubrió una línea en la costa de 60 a 80 kms. de largo, de unos 15 a
60 mts. de ancho y con un espesor de aproximadamente 10 centímetros promedio121. Las labores de recuperación fueron
extremadamente lentas debido a las condiciones climáticas del área.

La información de la época, señalaba que hasta el 6 de septiembre de 1974, no existía intención de contener el petróleo que salía
del Metula, aplicar dispersantes u otros químicos al petróleo en el agua, por último quitar o estabilizar el petróleo de las playas.
Tampoco el gobierno de la época, se preocupó de la aparición de pingüinos en la zona, especialmente en el Cabo Vírgenes,
Argentina, donde se reúnen anualmente una colonia de 200.000 ejemplares para aparearse, y que permanecen en el lugar desde
Septiembre a Marzo, todos los años.

Independiente del amplio historial de desastres ambientales con petróleo ocurridos en la región, la amenaza de este tipo de
explotación no corresponde solamente a los derrames que puedan ocurrir desde los buques tanque, sino que además se presentan
los derrames ocurridos a partir de los oleoductos o poliductos que se utilizan para el transporte de petróleo u otro material, ductos
que presentan un alto riesgo especialmente a los ecosistemas marinos. Dentro de los pasivos ambientales que es posible encontrar

m
1 Onza= 28,7 gramos.

20
en la región de Magallanes se encuentran precisamente los suelos contaminados en las zonas aledañas a los tanques de
almacenamiento de petróleo.

Compañía Minera del Pacífico: Extrae calizas de la Isla Guarello (región de Magallanes) en el archipiélago Madre de Dios. La isla
se explota en rajo abierto y produce 650.000 toneladas anuales122. Estas explotaciones también remueven una gran cantidad de
material el cual debe ser recolocado en otras zonas. La amenaza se debe a que, si los sitios de acopio de material no han sido
evaluados adecuadamente, pueden corresponder a sitios de importancia ya sea tanto ecosistémica como paisajística, lo cual pueda ir
en perjuicio de los objetivos establecidos por las Estrategias de Desarrollo Regional de las Región de Aysén y de la de Magallanes, es
decir la protección y mantención de la Calidad Ambiental de la Patagonia.

Peckett: Empresa de extracción de carbón que empezó sus operaciones en 1987, utilizando la explotación a rajo móvil. Logró la
mayor capacidad productiva del país con 1,1 MMtonn/año. Actualmente la mina es propiedad de la empresa INGESUR, ligada al
grupo Catamutún123.

Las principales reservas carboníferas en la región de Magallanes corresponden a 4 regiones de interés para la industria carbonífera
en un futuro cercano. Estas son:
Península de Brunswick: Zona en la cual se encuentra la actual faena de extracción Peckett. Se han identificado 13
mantos distintos y cubicado más de 100 MMton de carbón, pero solamente 2 de ellos son económicamente explotables124.
Isla Riesco: corresponde a la zona de mayores reservas de carbón de Magallanes y del país, identificándose varias zonas
de interés y con innumerables afloramientos conocidos. Las reservas inferidas en Isla Riesco se han estimado en 3.200 MMton125.
Norte Seno Skyring: aquí se tiene conocimiento de afloramientos en la orilla Norte del Seno Skyring, frente al sector de
“Ensenada de Ponsomby” de Isla Riesco126. La CORFO arrendó a la sociedad Inmobiliaria, Agrícola, Industrial y Comercial Vicente
S.A. durante el año 2003, la concesión minera en Isla Riesco. En el lugar, que abarca 4.030 hectáreas, se cubicaron reservas por un
total de 670 millones de toneladas de carbón127.
Rubens – Natales: en esta zona se tiene un área de interés de 340 Km2, ubicado entre río Rubens y Puerto Natales.
Estos carbones tienen mayor poder calorífico que los ubicados en las zonas de interés situadas más al sur; y se estima que tienen
características similares a los carbones de Río Turbio en Argentina. Las reservas inferidas de este sector se han estimado en 600
MMton128.

CONFLICTOS MINEROS EN LA PATAGONIA

CASO MINA PECKET

Se refiere a ilegalidades llevadas a cabo por la explotación minera de carbón en la zona cercana a Punta Arenas, específicamente en
la Península Brunswick.Los conflictos han sido generados por la Empresa INGESUR S.A., que realiza las operaciones en la mina
Pecket, y que en su primera etapa correspondió a una faena a tajo abierto. En el año 1997 se presenta al Sistema de Evaluación de
Impacto Ambiental S.E.I.A. el proyecto por el cual se cambiaba la modalidad de explotación abierta a subterránea; pero ya en el año
1999 la COREMA de la Región de Magallanes detecta irregularidades en las faenas, cambiando a tajo abierto sin presentar ningún
nuevo tipo de proyecto al S.E.I.A.
En el año 2002 la empresa arrendó un terreno de 400 hectáreas ubicado a 6 kilómetros de la antigua faena, en la cual dio inicio a
nuevas operaciones, las cuales fueron abandonadas en el año 2003129, al encontrarse con una napa subterránea que comenzó a
inundar la faena. La explotación mencionada se ubica en la zona oriental del Seno Otway, y se encuentra al Sur Este de la antigua
faena. Esta explotación se encuentra ubicada en una zona caracterizada por la presencia de suaves lomajes, la presencia de diversas
formaciones vegetacionales de uso agropecuario, presencia de zonas de vegas, y el Río Los Patos.
En cuanto a los impactos generados por la explotación minera, estos han sido de gran magnitud, sobresaliendo: los enormes hoyos
de la explotación que se dejaron sin cubrir, poniendo en riesgo la vida de los animales y de las personas; no se recuperó la cubierta
vegetal de la zona, dejando de esta manera un foco de erosión; construcción de caminos que no respetaron los cursos de agua
existentes, temporales o permanentes, represándolos y afectando el abastecimiento de las vegas. También se ha generado una
degradación y destrucción de las praderas aledañas a las faenas por la depositación de material estéril; se contaminó el Río Los
Patos, al bombear el agua de la faena inundada y liberarla en el cauce, con lo cual también se está afectando el borde costero,
especialmente, la costa del Seno Otway, lugar de nidificación de los pingüinos de Magallanes y de gran actividad turística de la
Patagonia Chilena. Todos los impactos anteriores tienen fuertes repercusiones sobre la flora y la fauna nativa, dentro de la cual se
destaca la presencia de ñandúes, gansos y patos silvestres.
La magnitud de los daños ambientales cometidos en la zona se constatan en el Informe Salida a Terreno Comisión Medio Ambiente
del año 2003, donde se señala “Los daños ambientales resultan evidentes desde el primer momento en que se ingresa al predio en
cuestión”, además se señala que “todo el material de desecho, escorias y otros (miles de metros cúbicos) se encuentra acumulado
en el área periférica de la mina, formando una multiplicidad de elevaciones que no cumplen con el más elemental principio de
reparación ambiental al que deben sujetarse las empresas que realizan este tipo de actividades (restauración de la capa vegetal y
suavizado de pendiente)”130.
Finalmente, la empresa no cumplió con las exigencias establecidas por las autoridades regionales, según el informe de la Inspección
N°127/99, realizada por el Servicio Nacional de Geología y Minería (SERNAGEOMIN), en la cual se establece que la empresa debe
comunicar cualquier modificación del proyecto, cosa que no realizó al iniciar las faenas del nuevo sector. Como estas últimas no se
presentaron al SEIA, no se cuenta con Planes de Restauración, Compensación, ni de Mitigación. La anterior pugna ambiental ha

21
tenido una amplia cobertura de los medios regionales, lo que señala la preocupación de la ciudadanía por la protección de la calidad
ambiental en la Patagonia Chilena.

CONFLICTO MINA A CIELO ABIERTO DE CARBÓN SUB-BITUMINOSO

El Proyecto “Mina a Cielo Abierto de Carbón Sub-Bituminoso”, aprobado mediante Declaración de Impacto Ambiental en febrero del
2004, y cuyo proponente es la empresa Minera Otway S.A., ha generado un conflicto ambiental principalmente debido a la ubicación
de la faena de explotación y las vías de tránsito que esta utilizará, además de las dudas que quedan respecto a la responsabilidad
ambiental de la empresa, cuyo representante es el mismo que el de INGESUR. Hay que destacar que en el proceso de Declaración
de Impacto Ambiental, se recibieron observaciones de diversos servicios públicos, entre los que se cuentan: Sernageomin, I.
Municipalidad de Punta Arenas y Consejo de Monumentos Nacionales, entre otros. Además de los impactos señalados para el caso
de la mina Pecket, que en esta explotación también pueden surgir, se suma el alto flujo de camiones con carbón (2.280 viajes
mensuales) por zonas donde se encuentran establecidas poblaciones humanas, específicamente en la Villa Santa Elena. Frente a lo
anterior, las organizaciones ciudadanas se reunieron para presentar un recurso de protección debido a que el proyecto debería haber
sido ingresado como Estudio de Impacto Ambiental E.I.A. y no como Declaración de Impacto Ambiental (D.I.A.). Dicho recurso ha
sido acogido de manera favorable por la Corte Suprema, anulándose la aprobación por parte de la COREMA de la región de
Magallanes a la DIA para dicho proyecto.

En la Patagonia se están desarrollando actualmente una gran cantidad de exploraciones en busca de zonas en las cuales se puedan
realizar faenas extractivas de minerales. Dentro de las faenas exploratorias se destacan las del Proyecto Patagonia Southern Rio
Resources y las realizadas por el Departamento de Geología de la Universidad de Chile131 (ver cuadro 8).

Cuadro 8
Empresa Exploración Lugar

Proyecto
Patagonia Lago Pólux y
Southern Rio Oro y plata
Lago Castor
Resources

Proyecto
Fondef, Depto. Lago Azul –
Oro y plata
De Geología U. Cochrane
De Chile.
Proyecto
Fondef, Depto. El Faldeo –
Polimetálico zinc
De Geología U. Cochrane
De Chile.
Proyecto
Laguna
Fondef, Depto.
Polimetálico varios Chacabuco-
De Geología U.
Cochrane
De Chile.
Afloramientos
de granito, Pto. Aysén- Pto.
Granito
Mármoles San Chacabuco
Marino España

Fuente: Ministerio de Minería. 1999.

Además de las exploraciones señaladas, se debe hacer referencia a la turba donde es posible encontrar al género de musgos
Sphagnum. En la Región de Magallanes, el Ministerio de Minería junto al de Agricultura están realizando el Catastro y Caracterización
de los Turbales con el objeto de promover su uso, encontrándose con una superficie de 2.270.126 há de turbales en la región y
volúmenes de alrededor de los 13.204.381 m3, siendo la principal especie el sphagnum magellanicum. Si bien se presenta como un
nuevo recurso a ser explotado, el desconocimiento del funcionamiento del ecosistema y su muy lenta generación, las autoridades
deben destinar un colocar especial cuidado respecto a la explotación sustentable de este recurso132.

En la región de Magallanes se han realizado estudios que revelan la existencia de zonas para la potencial extracción de minerales no
metálicos de gran interés133, dentro de los cuales se señalan:
 Arcillas en río Pescado, para fabricar cerámicas.
 Puzolanas en San José de Palomares, para fabricar abrasivos y paneles aislantes.
 Monte Aymond, obtención de rocas basálticas para losas, baldosas de pavimentación.

22
Si se tiene en consideración que sólo el 2% del material extraido corresponde al material deseado, y que el resto corresponde a un
50% de material estéril, 44% de relaves y 4% a escorias134, se infiere que la minería genera una gran cantidad de desechos
altamente tóxicos y que son almacenados en los tranques de relave. Chile no se encuentra libre de accidentes siendo el caso más
emblemático, el ocurrido en el año 1965 en el Tranque el Cobre, donde murieron 200 personas135. Es más, se deben tomar
resguardos serios en un país con alto riesgo sísmico e hidrogeológico. Adicionalmente, están los problemas de generación de polvo,
contaminación del suelo, consumo de agua y fallas en el sistema de disposición136. De ahí que, la población cercana a la minería y
los recursos naturales que se encuentran al alcance de sus impactos, presentan un riesgo considerable, y por lo mismo, la
realización de proyectos de este tipo debe ser debidamente estudiado tomando en cuenta todas las medidas del caso que permitan
evitar el impacto de las explotaciones mineras y de las faenas asociadas.

Uno de los elementos que puede caracterizar a los proyectos mineros en la Patagonia, es el hecho que pueden desarrollar faenas de
explotaciones en zonas aisladas, a las cuales el acceso de agentes externos a las faenas productivas es difícil, pero el hecho de que
las actividades mineras se desarrollen en zonas alejadas de centros urbanos, no implica que dichas actividades no puedan generar
impactos. Estos pueden afectar directa e indirectamente a la población, especies vegetales y animales, e incluso ecosistemas
completos.

5. Salmonicultura en la Patagonia

Chile posee 4.200 Kms de litoral expuesto y cerca de 30.000 Km de costa protegida ubicada principalmente en los archipiélagos y
fiordos de Chiloé, Aysén y Magallanes137, correspondiente al 95% de la línea de costa del país.

La salmonicultura es uno de los rubros productivos del país que ha alcanzado mayor desarrollo y crecimiento en los últimos años.
Los volúmenes de producción anual alcanzan las 614.435 toneladas138, el segundo después de Noruega, y el año 2006 generó
exportaciones por un monto de US$2.207 millones FOB139.. La producción de las regiones de Aysén y Magallanes corresponden al
22% de la producción del país (129.139 ton y 5.685 ton, respectivamente).. La restante producción de salmones se concentra en la
región de Los Lagos. (Ver Imagen 4).

Región de Aysén y Producción de Salmones


Magallanes 22% (134.824
ton)

Resto del País


78% (479.611 ton)

Imagen 4 Fuente: SERNAPESCA 2005

Sólo en la región de Aysén, entre los años 1994 y 2000, ingresaron a trámite un total de 1.758 solicitudes de concesión y
autorización de acuicultura, orientadas en su mayoría al cultivo de salmones y truchas. En el año 2007, para la región de Aysén se
encontraban en trámite 2.077 solicitudes y 224 centros operando en el litoral. En el 2003 se estaban estudiando alrededor de 60
Declaraciones de Impacto Ambiental para la región de Magallanes, en el Canal Beagle o Cabo de Hornos, en el extremo sur de
Chile135; y en paralelo, en SERNAPESCA se tramitaban otras 220 solicitudes de concesiones. En la Región de Aysén, la industria
acuícola explica en aproximadamente un 70% el empleo industrial137. El proceso de traslado de los centros desde la Región de Los
Lagos hacia el sur y los nuevos centros se verá acelerado por el impacto que tiene el virus ISA en la salmonicultura del norte de la
Patagonia.

El impulso a esta empresa se da no solamente desde el sector privado, sino que también desde el sector público ya que ambos
Gobiernos Regionales declaran en sus estrategias de desarrollo local , la intención de que la salmonicultura se instale y se consolide
en las economías de la zona140. Por otro lado, desde la entrada en vigencia en Chile del Sistema de Evaluación de Impacto
Ambiental en el año 1997, en la región de Aysén un 83% de las Declaraciones presentadas están vinculadas con la acuicultura,
mientras que el porcentaje en la región de Magallanes es de un 29%141.

23
La industria salmonera está fuertemente concentrada, pues solamente cinco empresas concentran el 52,3% de los retornos
de las exportaciones del año 2006. El año 2005 fue de un 42,9%142.

Cabe señalar la existencia de incentivos que existen en la Región para las exportaciones no tradicionales, beneficio que permite el
reintegro de impuestos mediante la devolución del 10% o 5% del valor FOB exportado (Ley Nº 18.480 que rige desde 1985),
además de otros subsidios como el Decreto Ley 889 y la Ley Austral143.

Impacto de la Acuicultura sobre el litoral y los lagos


En el cuadro 9 se resumen los principales impactos causados por la actividad acuícola en la zona costera austral de
Chile, algunos de ellos identificados específicamente en la región de los Lagos:

Cuadro 9
Impacto de la acuicultura sobre los sistemas marinos costeros
El cobre en los sedimentos incrementa significativamente en sitios usados para la salmonicultura.
El depósito de materia orgánica es significativo cuando existe una presencia de sistemas de cultivo.
El amonio intersticial aumenta significativamente en la zona de Chiloé con respecto al Seno de Reloncaví, sin embargo, en el
Seno de Reloncaví se observa un aumento significativo de fosfato asociado a sistemas de cultivo.
Se detectaron efectos, poco significativos, sobre la concentración de nutrientes y metales asociados a sistemas de cultivo.
El cadmio y mercurio aumentan tanto en sitios con o sin actividades de acuicultura en las isla de Chiloé respecto al Seno de
Reloncaví.
La macroinfauna bentónica no presentó cambios significativos en su biodiversidad, sin embargo, se observó tanto en el Seno
de Reloncaví como en la costa de Chiloé, un cambio en la composición relativa de especies.
La presencia de sistemas de cultivo de salmones produce en promedio una mortalidad de un lobo marino cada dos meses.
La presencia de aves omnívoras, buceadoras y carroñeras aumenta significativamente en sitios con actividades de acuicultura.

Fuente: Fundación Terram. 2002.

Muchas industrias salmonideas se han instalado en lagos produciendo un impacto grave al ecosistema natural144. El efecto
es diferente a la acuicultura ubicada en zonas costeras, pues en éstas existe una acción de las corrientes marinas que hace
“atenuar” los efectos negativos de este sector. En el cuadro 10, se listan los efectos ambientales asociados a la acuicultura
en los lagos.

Cuadro 10
Impacto de la Acuicultura sobre los sistemas de aguas continentales
Se ha podido constatar un aumento significativo del nitrógeno en la columna de agua asociado a balsa-jaula, especialmente en los
lagos insulares de Chiloé.
El cobre en cuerpos de agua continentales ha incrementado significativamente como consecuencia de actividades de
acuicultura.
La abundancia de fitoplancton (especialmente diatomeas) disminuye significativamente en sitios asociados a balsa-jaula y la
abundancia de fitoplancton es mayor en los lagos continentales.
La biodiversidad de la riqueza de especies de fitoplancton disminuye significativamente asociada a balsas-jaula.
El cobre en los sedimentos aumenta significativamente en sitios utilizados por la salmonicultura, siendo este efecto mayor en
los lagos continentales que aquellos localizados en la isla de Chiloé
La macroinfauna bentónica también presentó disminuciones significativas en su biodiversidad siendo este efecto dramático
en los lagos insulares de Chiloé.
La presencia de aves omnívoras, buceadoras y carroñeras, aumenta significativamente en sitios con actividades de
acuicultura

Fuente: Fundación Terram. 2002.

Uso de Antibióticos y Pinturas Antifouling

En la acuicultura se utiliza una gran cantidad de agentes químicos, ya sea para el control de enfermedades, algas. Su utilización no
está libre de problemas, por cuanto generan una serie de impactos sobre el medio ambiente y la salud humana. En el cuadro 11, se
detallan los agentes utilizados en la acuicultura y sus principales riesgos:

Cuadro 11
Agentes Químicos usados en la Acuicultura y sus Riesgos
Agente Químico Riesgos

24
Antibióticos Selección de bacterias resistente, residuos en alimentos
Parasiticidas Tóxico para animales marinos e irritantes
Fertilizantes Eutrofización
Anestésicos Cancirnógenos
Hormonas ovulantes Mínimos
Oxidantes Explosivos, irritantes y tóxicos
Alguicidas y Herbicidas Tóxicos para toda la vida acuática, irritantes, cancirnógenos
Fuente: Fundación Terram. 2003

En Chile el problema de resistencia a los antibióticos es un problema serio de salud pública, como resultado del uso indiscriminado
de antibióticos tanto en medicina humana como en veterinaria y agricultura145.

La acuicultura y la ganadería son actividades que utilizan una gran cantidad de antibióticos. Generalmente, el uso de estos productos
146
es indiscriminado y sin una racionalidad científica ni económica clara . Es precisamente esta irracionalidad, la que conlleva fuertes
impactos sobre la salud humana, animal y en el medio ambiente. Algunos de los antibióticos utilizados para el cultivo de salmones
no son biodegradables y su permanencia en el agua es por largos períodos de tiempo, incluso años.

Por su parte, importantes alteraciones se producen en las relaciones ecológicas entre los humanos, los animales, las bacterias y el
medio ambiente, como resultado de la contaminación del medio ambiente con antibióticos residuales, los cuales mantienen su
capacidad antibiótica.

El impacto específico sobre otras bacterias corresponde a fenómenos genéticos de mutación y de transmisión de material genético
entre bacterias, identificándose ciertas resistencias en la flora bacteriana de estanques, jaulas y en el agua; además de la flora
normal de varios peces utilizados en acuicultura y en distintos patógenos bacterianos, los que producen enfermedades en los peces
147.

El paso de los antibióticos al medio ambiente ocurre a través de los alimentos, a los cuales se le incorporan antibióticos. Los
alimentos no son consumidos totalmente, quedando parte de los antibióticos liberados en el ambiente acuático. Estos residuos
148
ayudan a la propagación de bacterias resistentes, afectando la fauna y flora nativa .

Recientes estudios han dado cuenta de la presencia de bacterias con un alto potencial patógeno, que además tienen resistencia
múltiple a antibióticos y que en los ambientes acuáticos que rodean a las zonas donde se desarrolla la acuicultura en Chile, existe
una fuerte relación entre liberación de antibióticos con la aparición y permanencia de estas bacterias149.

A diferencia de otros países como Noruega, Canadá y Estados Unidos, en Chile no se cuenta con regulación sobre el uso de
productos antibióticos y antibacterianos en la acuicultura150. En Chile las cantidades de antibióticos que se utilizan han crecido junto
con el crecimiento de esta industria en el país, alcanzando el año 2000 a aproximadamente 500 toneladas de antibióticos al año151.
El aumento en el uso de antibióticos en la acuicultura se contradice con la tendencia mundial de la restricción del uso de antibióticos
en la salud humana. La utilización de los antibióticos en la acuicultura chilena es probablemente de tipo preventivo más que
terapéutico. Preventivo desde el punto de vista de las enfermedades que se generan por las deficiencias higiénicas y tecnológicas
utilizadas en la salmonicultura chilena, pues en comparación con la salmonicultura desarrollada en Noruega, en Chile se utilizan 75
veces más antibióticos que en dicho país. La concentración de bacterias por centímetro cúbico de agua de mar en la zona pelágica
eufóticao es de 1 x 106/ml (1 millon / ml), y de 1 x 108 (100 millones) por gramo de sedimento marino152. Si se considera la
liberación de toneladas de antibióticos, los impactos producirán, además de la selección de bacterias resistentes a los antibióticos,
cambios drásticos cualitativos y cuantitativos, en los componentes y en el número del plancton bacteriano de los lagos y del mar.
Estos cambios pueden generar otros tipos de fito y zooplancton.

En la salmonicultura también se utilizan sustancias tóxicas, el elemento utilizado para esta actividad corresponde a las pinturas
antifouling, cuya función es la de evitar que a las estructuras sumergidas, como redes, se le adhieran musgos o algas. “Las
sustancias tóxicas de los antifouling se traspasan al organismo si son inhaladas, ingeridas, o si tienen contacto con la piel y los ojos.
El óxido cuproso tiene características de metal pesado bioacumulable en los organismos vivos. El benceno y sus derivados como el
xileno, tienen acción cancerígena principalmente produciendo leucemias y linfomas, daño al hígado (acción hepatóxica), y generan
Aplasia Medular que afecta al sistema inmunológico”153.

El verde de malaquita es un funguicida prohibido a nivel mundial por su efecto cancerígeno. Este producto fue encontrado en
Holanda el 25 de junio de 2003, ordenándose la confiscación de 180 toneladas de salmón chileno en Rotterdam154. También se ha
encontrado el verde de malaquita en el Reino Unido, en Noviembre de 2002, dando alerta ambiental mundial por la presencia de
este peligroso agente en una carga chilena155. Similar al verde malaquita, el cristal violeta es utilizado con fines similares e

25
igualmente es cancerígeno, fue encontrado en salmón contaminado de origen chileno, en Gran Bretaña en diciembre del año
2006156.

Los impactos sobre el medio ambiente de la utilización de antibióticos, pueden llevar a la alteración de los equilibrios ecológicos
entre las poblaciones de microorganismos, produciendo una disminución en la diversidad bacteriana y la proliferación acelerada de
algunos grupos de bacterias, algas y protozoos. En Chile, ya se ha detectado una disminución de la biodiversidad alrededor de los
recintos de salmonicultura, disminución que se manifiesta en modificaciones cualitativas y cuantitativas en las especies planctónicas.
Estos impactos son importantes por cuanto las bacterias cumplen importantes roles en los ciclos ambientales de nutrientes, los
cuales al ser modificados pueden impactar a todos los seres vivientes de esos ambientes. Pero los cambios no solamente se pueden
producir a nivel macro, sino también la modificación de la flora y fauna macroscópica (peces, aves y mamíferos marinos). Estas
modificaciones surgen principalmente de las modificaciones en los ambientes acuáticos, como resultado de la eutroficación generada
por la liberación de desechos orgánicos (alimentos y fecas), fenómeno que puede tener como resultado la afloración de bacterias,
como las cianobacterias157. En lugares donde la concentración de jaulas es alta se puede detectar un aumento en el nitrógeno en el
agua, el cual puede generar floraciones marinas de dinoflagelados, pudiendo ser algunos causantes de la marea roja158.

Un reciente estudio desarrollado por la Fundación Oceana159 , confirmó que los peces silvestres que viven alrededor de las jaulas
ingieren alimento que esta medicinado con antibióticos u otros fármacos, es decir son contaminados por elementos externos a su
ecosistema. Este estudio declara que la “ingestión de carne de pez contaminada con antibióticos tiene el potencial de alterar la flora
normal del tracto digestivo humano, favoreciendo la infección por patógenos como salmonella, puede seleccionar a bacterias
resistentes a los antibióticos en esta flora normal, e implica el riesgo de provocar fenómenos tóxicos y alérgicos difíciles de
diagnosticar por la falta del antecedente de la ingestión de antibióticos” (Cabello, 2003 y 2006).

Los Residuos Generados por la Salmonicultura


Se estima que los desechos liberados por la industria acuícola chilena alcanzan un valor equivalente a los generados por una
población humana superior a los 3 millones de habitantes160. Es decir; 2,25 veces más que la población de la X, XI, y XII regiones,
donde se desarrolla actualmente la acuicultura.

La salmonicultura produce efectos en la columna de agua. Esto se debe a que entre un 70% a 80 % del nitrógeno liberado por los
peces queda disuelto en ella. La presencia de nutrientes genera un proceso de eutrofización, produciendo un aumento en la
fotosíntesis en el ambiente acuático, como resultado de la mayor disponibilidad de alimento para otros organismos. Esto conlleva a
disminuciones estacionales de los niveles de oxígeno y de la biodiversidad del lugar161. Las amenazas a la biodiversidad por la
eutroficación generada por las salmoneras en los canales interiores, se presenta como un impacto que recae, finalmente, sobre las
poblaciones de cetáceos en la zona162.

Estudios realizados el año 2002 mostraron que pese a que es difícil determinar un aumento significativo de nutrientes disueltos en la
columna de agua, en experimentos llevados a cabo con algas en las proximidades de jaulas de cultivo de salmones se encontraron
que los contenidos de nitrógeno aumentaban significativamente, concluyendo que las instalaciones de salmones son efectivamente
una fuente de nutrientes para los medios acuáticos. En el mismo estudio se determinó un aumento significativo del cobre,
encontrándose valores promedios de 110 µg/g, en zonas donde se desarrolla la salmonicultura163. Las concentraciones encontradas
bajo las jaulas, sugieren el desarrollo de efectos de tipo ecológico sobre los ecosistemas que se desarrollan en las cercanías. Estos
fenómenos se pueden ver disminuidos, puesto que al existir material orgánico, el cobre se acopla y es menos biodisponible. Las altas
concentraciones de cobre se deben principalmente al uso de pinturas "antifouling".

Respecto a los efectos en la biodiversidad bentónica se han encontrados disminuciones de varias especies de invertebrados marinos,
así como un aumento significativo del invertebrado Capitella164.

Otros impactos que se generan a partir de la acuicultura en la zona austral de Chile corresponden al aumento de aves carroñeras,
omnívoras y buceadoras en las áreas de cultivos costeras y en las lacustres, este aumento puede tener importantes impactos
ecológicos al aumentar de manera significativa las poblaciones de estos tipos de aves en las zonas.
Por último, se tiene conocimiento sobre la muerte de mamíferos marinos, especialmente de los lobos marinos. Estudios señalan que
sólo por asfixia muere un lobo marino cada dos meses en zonas cercanas a los centros de cultivos, y considerando el alto número de
estos es posible inferir que la estimación de lobos marinos muertos es de miles de individuos.
Escape de Salmones
El último caso conocido de escape de salmones en la Patagonia se registró el 21 de abril del 2007, y tuvo lugar en el Fiordo Aysén,
en la Región de Aysén, donde debido a un fuerte sismo, 14 centros de cultivos fueron destruidos y dañados, los cuales cobijaban a
12 millones de salmones que quedaron libres 165. Este no es un hecho aislado sino más bien bastante frecuente166 generando un

26
impacto muy fuerte sobre las especies nativas de la zona como los pejerreyes, róbalos, y sardinas, al ser el salmón una especie
exótica depredadora. Estudios realizados en Canadá, señalan que el escape de salmones ocurre debido a las siguientes causas:
problemas climáticos (49%), accidentes industriales (32%), acciones de terceros (16%) y por predadores (5%)167. Lo anterior
muestra que esta actividad no se encuentra exenta de riesgos, siendo la causa climática incontrolable por la actividad humana.

En Chile a julio del año 2002, estaban autorizados 693 centros de engorda que ocupaban 7.866 hectáreas168. De ahí
que la cantidad de salmones disponibles que pueden escapar es muy alta.

Respecto a la cuantificación de los escapes de salmónidos en Chile, los estudios varían en función de los antecedentes utilizados
para las estimaciones. Independiente de esto, no hay discusión sobre la gran cantidad de especies exóticas depredadoras
introducidas en los ecosistemas chilenos. Según las investigaciones los escapes de la industria acuícola alcanzan el 1,5% de la
biomasa total de individuos cultivados169. Esto significa que para el período 1985-2001 se produjo el escape de 574.256 salmones
por año. Otro estudio realizó estimaciones para el período 1993-1996, concluyendo un promedio anual de 1.688.989 individuos
escapados desde los centros de cultivos170. Por último, otras cifras indican que aproximadamente un 5% del total de salmónidos
cultivados se escaparía anualmente, es decir, los individuos escapados durante el período 1985–2001 sería de 23.816.516 (de 5
Kg.)171. Se cree que en la Región de Aysén la población de salmones se incrementará fuertemente, como resultado de los escapes y
de las condiciones de los ecosistemas acuáticos de la región. Por ejemplo, en el río Simpson los salmones se ven a simple vista172.

En Chile no se han realizado muchos estudios sobre el efecto de la liberación de los salmones, a diferencia de países en el
Hemisferio Norte173. Estudios en otros países indican que el escape de salmones de cultivo es 300 a 400 veces más que los
salmones silvestres. También se ha estudiado el efecto de los salmones de cultivo en los salmones silvestres, produciendo entre
otros problemas hibridación, transmisión de enfermedades, competición y depredación sobre especies nativas.

Impacto de las Instalaciones de Cultivos

Existen problemas asociados a las instalaciones donde se cultivan los salmones, principalmente porque al aumentar la actividad
humana en zonas donde antes no existía, se incrementan los niveles de ruido y su impacto sobre las zonas costeras aledañas, según
señala el actual Presidente de la Cámara de Turismo de Coyhaique Sr. Julio Meier Trujillo: “La Isla Magdalena está en grave
riesgo, nadie que la ve puede creer que es un Parque Nacional. ¿Qué hace CONAF con el control del Parque?; allí hay
árboles cortados y quemados, redes viejas, jaulas metálicas y redes rotas abandonadas, campamentos y aserraderos
en desuso abandonados, plásticos derretidos en sus playas, bolsas plásticas vacías de alimento flotando por todos
lados, lobos y aves muertas a tiro para defender las jaulas, peces escapados de las jaulas enfermos, etc.”174. La gran
cantidad de balsas-jaula para el cultivo de salmones instaladas en la Patagonia está afectando seriamente el paisaje de los canales.
El Sr. Meier afirma: “Mi trabajo en el Turismo y Pesca Deportiva me permite recorrer gran parte de la región llevando turistas
nacionales y extranjeros lo que me ha permitido ser un triste testigo de la veloz y avasallante destrucción del medio paisajístico y del
valor turístico causado por el sector salmonero”175. También el Presidente de la Cámara de Turismo de Coyhaique, Sr. Patricio Silva
Armanet, se ha manifestado respecto al impacto causado por las empresas salmoneras en la región, en este caso específicamente
en las cercanías a Parques Nacionales, como las jaulas instaladas en el Fiordo Queulat, a escasos metros del Parque Nacional
Queulat y de la carretera austral176.

En resumen, la salmonicultura representa una actividad en la Patagonia que pretende convertirse en el motor del crecimiento
económico de la zona. No obstante, está seriamente cuestionada por su efecto en el medio ambiente. Es precisamente el hecho de
que al ser ésta una actividad tan rentable, las autoridades y las empresas salmonicultoras deben buscar los mecanismos y
herramientas que permitan hacer de la acuicultura una actividad sustentable en el tiempo y que no lleve a la contaminación y
destrucción de los ecosistemas en los cuales se desarrolla. La salmonicultura intensiva explota y degrada importantes zonas que
trunca el desarrollo de otras actividades productivas que dan trabajo a otros sectores de la población. La armonización de las
actividades productivas de la Patagonia debe ser un tema de discusión por parte de la sociedad civil, el sector privado y las
autoridades, de manera que se eviten los impactos que se están generando.

6. La Amenaza de las Especies Introducidas

La Patagonia Chilena, al igual que el resto del país, no está libre de especies exóticas que amenazan las especies nativas y que
generan fuertes impactos sobre el medio ambiente. Actualmente se considera que las especies exóticas constituyen una de las
amenazas más serias a la sobrevivencia de miles de especies. Comúnmente, las especies exóticas provocan lo que se denomina
exclusión competitiva; es decir, compiten con especies nativas por los mismos recursos, y en algunos casos las especies nativas
en competencia resultan extintas generando fuertes reacciones en cadena que alteran significativamente los ecosistemas, mediante
hibridación entres distintas especies o generando eliminación genética. También es importante destacar que las especies invasoras
de nuevos ambientes generalmente no cuentan con depredadores naturales o patógenos que puedan controlar sus poblaciones177.

27
En la Patagonia Chilena las principales especies terrestres introducidas son: la oveja (Ovis ammon), la rata almizclera (Ondatra
sibeticus), la liebre (Lepus capensis), el conejo (Oryctolagus cuniculus), el castor (Castor canadensis) y el visón (Mustela vison).

A continuación se menciona el origen y efecto de sólo tres especies introducidas:

El castor se introdujo primeramente en Argentina en 1946. Ya en 1963 era posible encontrarlos en los ríos que drenan el Lago
Fagnano, y en 1993 la distribución alcanzaba un rango de 20.000 km2, principalmente en Tierra del Fuego. En Chile el primer
registro de castor data del año 1964, en la zona oeste del Lago Fagnano. La distribución del castor involucra zonas boscosas y
estepáricas, donde realizan sus represas utilizando arbustos. El castor ha sido visto en Tierra del Fuego, en Isla Navarino, en Bahía
Lomas y en la Isla Hoste (península de Dumas). Se estima que en la parte Chilena de Tierra del Fuego existen cerca de 41.000
individuos de castor y cerca de 20.000 en Isla Navarino, dañando seriamente más de 5.400 hectáreas de bosque178, transformadas
en praderas abiertas debido a la utilización de troncos y ramas de lengas para hacer sus tranques y castoreras179. Recientes
estudios señalan que la velocidad con la que avanza la plaga es de 6 km por año, sin embargo el Servicio Agrícola Ganadero (SAG)
estima que la población se ha reducido al año 2006 a 22.000 individuos, sin embargo otros científicos hablan de 100.000
individuosEntre el 2004 y el 2007 se han cazado 11.700 animales180.

El visón fue introducido entre los años 1934 y 1936 con fines de crianza cerca de Punta Arenas y en zonas cercanas a Coyhaique.
Tras fallar los intentos de crianza los individuos fueron liberados. Actualmente su distribución es desconocida en Sudamérica, pero
en Chile se ha llegado a encontrar desde la Región del Bío Bío a Tierra del Fuego. Se considera el responsable de la disminución en
los ríos del Huillín o Nutria de Río (Lontra provocax), y del coipo en Argentina; y también se le atribuye la capacidad de matar aves
acuáticas, mamíferos, peces, así como también aves de corral y corderos recién nacidos181. El Servicio Agrícola Ganadero tiene
autorizada la caza de esta plagapara intentar disminuir los efectos ecológicos que está generando en las otras especies de los
ecosistemas patagónicos y de más al norte de Chile

La rata almizclera fue introducida en la década de los 40182 en la parte Argentina de Tierra del Fuego, encontrándose en la
actualidad dispersa por toda Tierra del Fuego, en la Isla Ambarino y en la Isla Hoste. Esta especie también es considerada dañina
para la vegetación, pues al construir sus túneles, genera problemas de irrigación y de diques, causando inundaciones y pérdida de
hábitat183.

Lamentablemente, la amenaza de estas especies sobre especies nativas no se ha estudiado en profundidad; y por lo mismo, se
desconoce una cuantificación de sus reales impactos. En lo que si existe consenso, es que cuando una especie exótica se ha
establecido en un lugar, su erradicación puede llegar a ser prácticamente imposible184.

Respecto a flora introducida en la Patagonia, a nivel de malezas se ha detectado que en la región de Aysén y Magallanes existen 63
y 100 tipos de estas especies vegetales, respectivamente185.; y que han producido impactos principalmente en el ecosistema más
frágil y menos protegido de la Patagonia: la Estepa. Lo anterior se suma a la amenaza que hay sobre estas especies producto de la
erosión generada por la ganadería intensiva. En conclusión, y debido a que muchas de las especies introducidas en la Patagonia
fueron llevadas a cabo con fines productivos, los cuales tras fracasar procedieron a la liberación de los individuos en zonas habitadas
por especies nativas o en ecosistemas que no estaban preparados para la inclusión de especies introducidas, existe hoy en la
Patagonia Chilena una alteración de ecosistemas y paisajes que podrían perjudicar importantes actividades como el ecoturismo.

7. El Impacto de la Industria Pesquera y Hotelera

Industria Pesquera: Se produce sobreexplotación de los recursos del mar cuando la extracción de ellos es superior a la reposición
de los mismos en forma natural. Al extraer gran parte de los individuos que están en su período reproductivo, no hay descendientes
que puedan continuar con la presencia de la especie en ese lugar. Por lo tanto para que una especie se mantenga, deben
equilibrarse el número de muertes -ya sea por muerte natural o por pesca- con el número de nacimientos de nuevos individuos. Si
las muertes sobrepasan a los nacimientos, la especie diminuye o puede desaparecer186.

Pese a que en la región de Aysén el desembarque de recursos marinos es mayor que en Magallanes, en esta última es donde tiene
una mayor importancia la industria pesquera, especialmente asociada al procesamiento de los recursos extraídos del mar. El
desembarque de todo el sector asociado a los recursos marinos en la región de Aysén alcanzó en el año 2002 las 121.067 toneladas,
mientras que en la región de Magallanes la cifra alcanzó las 43.561187. En lo que respecta a las exportaciones, las especies de
mayor importancia corresponden a los salmones, truchas, erizos, merluza, centollón y centolla. En la región de Magallanes, al año
2002, existen 41 plantas contra 13 presentes en la región de Aysén188.

En la región de Aysén las principales especies no cultivadas y explotadas, son la Merluza de cola, con un desembarque en el año
2002 de 10.495 toneladas. La merluza austral posee un desembarque de 6.282 toneladas. En la región de Magallanes el principal

28
recurso explotado fue el erizo, con un desembarque de 25.210 toneladas el año 2002, le siguen el centollón y la centolla, con un
desembarque de 4.630 y 2.451 toneladas, respectivamente. También se explota en esta región la merluza189.

El erizo (Loxechinus albus), es posible encontrarlo desde la costa peruana hasta el Cabo de Hornos. En la actualidad se mantiene
un régimen de libre acceso y ya se han observado fuertes declinaciones de los desembarques en la Región de Magallanes,
concluyendo que la especie está fuertemente amenazada. Cabe señalar que en el país no se cuenta con información fiable respecto
a los stocks de este recurso, por lo tanto, tomar medidas para su manejo es una difícil tarea.

La Merluza Austral (Merluccius australis) en Chile es posible encontrarla desde Chiloé hasta el Cabo de Hornos. La pesca de la
Merluza Austral ha llevado a la disminución del 24% de las tallas de los adultos (mayores a 8 años) y un 19% de la fracción juvenil
(menor a 2 años). Los desembarques han disminuido de 70 mil toneladas en el año 1988 hasta las 30 mil toneladas, siendo
realizada entre un 40% y 48% por el sector artesanal y el resto extraido por el sector industrial. Evaluaciones realizadas sobre el
stock de merluza austral, muestran una caída pronunciada, desde casi 450 mil toneladas en el año 1989, hasta sólo 100 mil
toneladas en el año 2000. El stock de Merluza Austral se encuentra en un estado de sobreexplotación, como resultado de la alta
mortalidad por pesca de individuos juveniles, especialmente realizada por la pesca artesanal en aguas interiores. También se debe
tener en consideración el impacto generado por la pesca en las aguas exteriores del sur de Chile durante la década del 80 y a
principios de los 90, por lo que el stock no se recuperará y continuará disminuyendo. Es por lo anterior que se ha llevado al
establecimiento de vedas durante la época reproductiva a partir del año 1991190.

En cuanto a la merluza de cola (Macroronus magellanicus), dado que se encuentra sometida a una fuerte captura, se requiere
mejorar las regulaciones que existen sobre la explotación de este recurso191. La merluza es extraída mediante redes de arrastre lo
cual no sólo extrae este recurso sino que además genera daño físico y biológico en el fondo marino, afectando muchas otras
especies bentónicas que son esenciales para el equilibrio de los ecosistemas marinos. La centolla (Lithodes antarctica) y el
centollón (Paralomis granulosa) son crustáceos sobre los cuales no se han realizado estudios para determinar su stock. Durante el
2004 se contempla un estudio por parte del IFOPn para determinar el estado de los recursos; sin embargo, se cree que éste se
encuentra al borde de la sobre explotación, por lo que existen distintos períodos de veda para la extracción. A pesar que estos
recursos cuentan con vedas temporales, la presunción de que son sobreexplotados se basa en los decomisos de extracciones
ilegales que se han generado, siendo el último el día 4 de agosto del año 2004, donde se decomisaron 360 kg de centolla bajo la
talla permitida, en la ciudad de Porvenir192. Respecto al centollón, esta pesquería se inició en la década del 70, en la zona oriental
del Estrecho de Magallanes, desplazándose más tarde a la zona más austral de la región de Magallanes, desde el Canal Beagle al
Cabo de Hornos193.

El bacalao de Profundidad (Dissostichus eleginoides) es una especie explotada industrialmente en la región de Magallanes y
es administrada por un régimen de cuotas licitadas que determina la Subsecretaría de Pesca previa evaluación de los stocks.
Corresponde a la especie demersalo más explotada en la región194, tanto a nivel artesanal como industrial. Sin embargo la normativa
se ha visto sobrepasada por una importante pesca ilegal. El máximo desembarque fue en 1992 con cerca de 30 mil toneladas, valor
que ha disminuido bajo las 10 mil toneladas en el 2001. La biomasa de este recurso disminuyó desde 230 mil toneladas en 1991
hasta 150 mil en el año 2000, concluyendo que este recurso está en una condición de sobreexplotación195.

Los problemas asociados a la industria pesquera corresponden a la generación de residuos, además de la extracción misma. En
cuanto a la generación de desechos, a principios del año 2004, en la región de Aysén, CODEFF denuncia un vertedero ilegal utilizado
por las industrias pesqueras de Puerto Aysén y Puerto Chacabuco. El vertedero se encuentra en el camino ente Puerto Aysén y
Puerto Chacabuco a unos 150 metros del camino196, y no es el primer vertedero encontrado en la región. En Mayo del 2004, el
Gerente Zonal (Aysén) de Pesca Chile, Emilio Rodríguez, señalaba en una entrevista que “El futuro de los residuos industriales
lo veo pésimo. Yo creo que aquí va haber un tremendo problema en Aysén”197. En definitiva, el problema de los desechos
industriales de las empresas pesqueras y salmoneras sigue sin solución. Es un tema preocupante si se considera que la Comisión
Regional de Medio Ambiente (COREMA) evalúa 110 proyectos de concesiones, de los cuales el 90 % corresponden a estos sectores
productivos. Por lo tanto, la población de Aysén ha sufrido una década de intentos fallidos por solucionar el problema, proyectos
rechazados por las autoridades sanitarias, uso de vertederos ilegales y sumarios sanitarios, lo cual genera una absoluta desconfianza
del real interés de los industriales en dar una solución, mientras éstos se defienden argumentando que su tarea es generar empleo y
su rubro no es el de la basura198.

Industria Hotelera: Otra actividad que está tomando grandes dimensiones es la Industria Hotelera, la cual para hacer provecho
de las bondades paisajísticas de la Patagonia, busca lugares con altos niveles de naturalidad y calidad ambiental, asegurando a los
turistas que efectivamente podrán gozar de los elementos que vienen a buscar a la Patagonia. Lo anterior ha llevado a la

n
IFOP: Instituto de Fomento Pesquero
o
Demersal: Aguas próximas al fondo marino

29
construcción de alojamientos turísticos, incluso hoteles dentro de Parques Nacionales, fenómeno que de no ser bien encausado
puede llevar a la destrucción de los elementos que fundamentan su construcción. Si se destruyen dichos ecosistemas la actividad
turística se convierte en una amenaza, y por lo mismo se debe asegurar la promoción del turismo sustentable, utilizando
mecanismos efectivos y realizando los controles necesarios.

8. Los Caminos que fragmentan los bosques

La construcción de caminos o carreteras trazadas sobre o cercanos a valiosos ecosistemas forestales en Chile, siempre ha sido
siempre un tema de fuerte debate entre organizaciones de la sociedad civil y el gobierno. Quizás, el problema no es la obra vial,
pues es claro que mucha gente necesita mejorar su conectividad y calidad de vida. No obstante, cuando estos son diseñados sin
tomar en cuenta criterios regionales, e incluso nacionales, como la protección del medio ambiente, o simplemente no respetan la
legislación ambiental vigente, constituyen una fuerte amenaza sobre la biodiversidad y sus ecosistemas. Por ejemplo, se señala que
los recursos forestales de la región de Aysén no se han explotado por falta de caminos que permitan llegar a las reservas199, y dado
que existe una menor accesibilidad a sus bosques y a su vez cuentan con más bosques que las regiones de más al norte de Chile, se
concluye que la protección de los bosques debe ser un elemento de alta prioridad al momento de elaborar e implementar las
políticas viales de la Patagonia200.

Greenpeace está preocupado de la construcción de algunos tramos en la Patagonia Chilena, cuyos proyectos originales
afectarían valiosos ecosistemas de bosques, incluso algunos trazados sobre áreas protegidas. Tal es el caso de la obra Río Bravo -
Ventisquero Jorge Montt, donde el cuerpo militar del trabajo se encuentra actualmente trabajando. Hasta donde pudimos
recolectar información, este camino no fue sometido en sus inicios al S.E.I.A; como tampoco el proyecto para la realización de
trabajos y construcción de un aeródromo en el Parque Nacional Laguna San Rafael. Otro tramo, es el que se está llevando a cabo en
la región de Aysén, y que llega a Bahía Exploradores, bordeando el límite del parque antes mencionado. El Reglamento del
Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, señala que deben ingresar al sistema cualquier proyecto de “Aeropuertos, terminales
de buses, camiones y ferrocarriles, vías férreas, estaciones de servicio, autopistas y los caminos públicos que puedan afectar áreas
protegidas”, pero existe la discusión si solamente una obra que se encuentre dentro de un área protegida la afecta o también
proyectos que se lleven a cabo en las cercanías a las áreas protegidas. Por su parte, el Reglamento señala que deberán ingresar al
sistema aquellos proyectos “que pueden afectar elementos o componentes del medio ambiente que motivan que dicha(s) área(s) se
encuentre(n) protegida(s)”201. Otra obra que se ha identificado es la denominada Entrada Mayer que representará una alternativa
para los habitantes de Villa O'Higgins, pero que por otro lado está la discusión que podría ser beneficioso para la explotación
maderera202.

En la región de Magallanes se está construyendo el tramo Puerto Natales-Fiordo Staines, el cual según el proyecto original,
para llegar al fiordo, debe ingresar al Parque Nacional Bernardo O´Higgins. Por último, se menciona la conexión Estancia Vicuña
– Yendegaia en Tierra del Fuego, donde la Fundación Yendegaia ha presentado una alternativa de trazado con menor impacto
ambiental en terrenos de su propiedad Santuario de la Naturaleza, pero sobre el cual no existe aún una determinación definitiva
desde el gobierno regional203.

9. Los Mega Proyectos Hidroeléctricos

No sólo en Chile existen problemas energéticos. Son varios los países que presentan dificultades debido a que carecen de
hidrocarburos, principal elemento en su matriz energética. Esta situación provoca una alta dependencia hacia la adquisición de
hidrocarburos proveniente de los pocos países productores y comercializadores

Los efectos del cambio climático que provocaron que el pasado invierno se dieran inusitadas nevazones en la zona central de Chile
a muy bajas temperaturas, también derivan en un alza en la demanda energética para poder paliar estas consecuencias, en este
caso particular: aumento en la calefacción.

La posición que muestran los políticos es clara: hay un aumento en la demanda de energía asociada al crecimiento y al cambio
climático versus una escasez y altos precios en los hidrocarburos, como fuente energética. La situación se agrava cuando se generan
las crisis por los anuncios sobre cortes del gas proveniente de Argentina, realidad que se ha hecho permanente en los últimos años.
Ante este escenarioel gobierno y el sector eléctrico han planteado varias soluciones como la idea de instalar centrales nucleares,
fomentar energías renovables no convencionales y convencionales, en esta última es donde se insertan las centrales
hidroeléctricas.

Para el caso de la Patagonia Chilena y en particular en la Región de Aysén, que si bien tiene solamente 91.492 habitantes y consume
20 MW, la situación de las centrales hidroeléctricas con sus más de 2.750 MW y los 2.200 km de líneas de transmisión eléctricas es

30
en extremo preocupante. Tenemos que considerar quese tienen proyectadas 7 Mega Centrales Hidroleléctricas (o Mega Represas)
que en su total tendrían una potencia de 3.764 MW, las cuales inundarían 12.014 ha y se necesitarían más 2.200 km de líneas de
transmisión, esto, debido a que entre la cuenca del Palena y la del Pascua se estima un potencial hidroeléctrico de 8.040 MW. A
continuación se detalla cada uno de los proyectos y se indican cuales son los principales impactos que generarían estas mega
hidroeléctricas y la línea de transmisión, en caso de construirse..

XSTRATA: Empresa de capitales Suizos, dedicada también a la minería, maneja ahora los derechos de agua que en alguna ocasión
pertenecieron al Proyecto Alumysa, lo que ante el escenario de crisis energética y el anuncio de la construcción de las centrales por
parte de HIDROAYSÉN (ENDESA y Colbún S.A.), se sumó y presentó el proyecto Central Hidroeléctrica Río Cuervo.Este proyecto se
desarrollaría en la Comuna de Aysén, la central tendría una capacidad instalada de 600 MW y una generación media anual superior a
los 3.900 GWH, el proyecto contemplaría la construcción de dos represas, lo que haría que se generé un embalse de 13.166 ha,
pues se uniría de forma artificial, dado el aumento del nivel de las aguas de los lagos Yultón y Meullín. Este proyecto tiene asociado
una inversión aproximada de US$600 millones y con fecha proyectada de inicio de operación el 2012, demandando una mano de
obra de 1.000 personas. Pero éstas no son las únicas centrales proyectadas por esta empresa, hay dos proyectos más en carpeta: la
Central Río Blanco y Lago Cóndor, las que tendrían una potencia de 360 MW y 54 MW respectivamente, previendose su operación
para el año 2013 205. Sin embargo lo anterior, estos mega proyectos tuvieron su primer revés, pues tras la presentación al Sistema
de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), solicitado por la legislación chilena, y la evaluación de 29 servicios públicos, el Estudio
fue rechazado por no contar con el contenido mínimo de información exigido, por lo que el proyecto no se puede iniciar hasta que la
empresa presente y se apruebe un EIA que aborde de manera completa y responsable toda la información sobre los componentes
existentes y el impacto que se generará sobre ellos, además de las correspondiente medidas de mitigación, reparación y
compensación. No obstante, esto representa solamente una piedra en el camino a superar, pues según propias declaraciones
señalan que la empresa: "comprometida con los más altos estándares medioambientales y que analizará cuidadosamente las
observaciones realizadas por la Corema al Estudio de Impacto Ambiental y buscará trabajar de cerca con las autoridades y
con las comunidades relevantes con la intención de reenviar el EIA modificado al más breve plazo posible", por lo que la
situación actual es la de espera a la presentación de los nuevos estudios que den cuenta de estos tres proyectos206.

HIDROAYSÉN (Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A): Empresa creada recientemente y que pertenece a ENDESA
(Española) y Colbún S.A. (Chilena), bajo la figura de Sociedad Anónima cerrada y cuya distribución de propiedad es de 51%
ENDESA y 49% Colbún. Actualmente ENDESA maneja el 49% de la generación eléctrica del país, mientras que la segunda el
27,61%, sumando en total el 76,1% del mercado. ENDESA ha desarrollado en Chile al menos un proyecto de gran envergadura y de
grande conflictos, como lo fue la Central RALCO en Alto Bío-Bío, ex territorio de Mapuches. Respecto al proyecto en Aysén ya en el
año 2004, su presidente de turno, Sr. Pablo Yrarrázabal señalaba: “Necesitamos las señales adecuadas para ya estar pensando en
las centrales que podemos construir entre Río Pascua, Baker, en el sur de Chile, donde están esas grandes reservas de agua”197.
Las señales llegaron y como la empresa cuenta con el derecho a utilizar más del 90% de los derechos de agua de la región (49% del
país), la situación es clara: adelante con las represas. Esta empresa construiría 5 centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker
(comuna de Cochrane), el más caudaloso de Chile, y 3 en el río Pascua (comuna de O’Higgins), las que en total suman una
superficie inundada de 5.910 ha, y generando una producción media anual de 18.430 (Giga-vatios hora, GWH), lo que correspondería
entre un 13% y 15% (al año 2018) de la capacidad total del Sistema Interconectado Central (SIC). La empresa señala que
“suponen” generaría los siguientes beneficios asociados a la construcción y operación de estas mega estructuras: energía más barata
para la zona, modernizar la infraestructura vial entre Cochrane y Villa O’higgins, enriquecer la infraestructura comunicacional de la
región. Con esto también indican que propondrán: generar planes de capacitación laboral y para el desarrollo social de las
comunidades, realizar l estudios técnicos, ambientales y sociales; y, por último, el mejoramiento de la infraestructura,
mediante el “estudio” para y habilitar pistas de aterrizaje existentes en el entorno del proyecto, así como la
eventualconstrucción de infraestructura portuaria Para la presentación al SEIA, la empresa ha contratado al consorcio
internacional SWECO, POCH Ambiental y EPS. La empresa considera que los proyectos estarían en operación el año 2018 y la
estimación de los costos supera los US$ 4 mil millones. Dada la alta concentración de derechos de agua en manos de ENDESA, la
Dirección General de Aguas aconseja se obligue a la empresa a devolver 180 m3/s y a desistir de la solicitud de 326 m3/s, además
de prohibírsele la participación en compras o remates, además de no solicitar nuevos derechos (estas últimas, acciones que la
Fiscalía Nacional Económica también recomendó), también se advierte que en un plazo de 6 meses se obligue a ENDESA a enajenar
los derechos de aprovechamiento y solicitudes de los ríos Futaleufú, Figueroa e Ibáñez. Lo anterior fue presentado ante el Tribunal
de Defensa de la Libre Competencia, quien reconoce la existencia de riesgo por la unión de estas dos grandes empresas en este
mega proyecto en la Patagonia. Respecto a los derechos de agua, el Tribunal resolvió la siguiente condición para que se apruebe la
operación (ENDESA y Colbún S.A.): “deberán, con a lo menos dos meses de antelación al vencimiento del periíodo señalado en la

31
condición 1.1., precedente, haber enajenado o renunciado a los derechos de aprovechamiento de aguas de que sean titulares
directos o a través de sus filiales, relacionadas o coligadas, así como a las solicitudes pendientes de éstos, en las cuencas de los ríos
Palena y Aysén, y en la subcuenca del río Ibáñez”

TRANSELEC: Empresa controlada por el fondo canadiense Brookfield, sería la responsable de la línea de transmisión continúa más
grande del mundo con aproximadamente 2.000 km de longitud, 5.000 torres de alta tensión y capacidad de 2.400 MW, esto con un
costo asociado de US$1.500 millones. Esta línea atravesaría por 8 regiones y por Parques y Reservas Nacionales, áreas destinadas a
la protección del patrimonio ecológico. Si bien la atención se ha focalizado en las represas, el proyecto debe ser visto de manera
integral y reconocer el gran impacto que puede generar el tendido eléctrico, sin el cual las centrales hidroeléctricas no podrían
transportar su energía para venderla. El estudio de impacto ambiental de esta mega estructura se licitó a la australiana GHD, la que
está integrada por profesionales de Damos & Moore, empresa responsable del EIA del proyecto Alumysa. La fecha de presentación
al SEIA estimada en un inicio era para mayo del 2008, sin embargo debido a la complejidad del proyecto se espera que la fecha se
postergue 207.

Impactos: A continuación se señalan los principales impactos negativos de las grandes represas:
 La pérdida de bosques y de hábitats naturales, de poblaciones de especies, y la degradación de las cuencas río arriba debido a
la inundación de la zona de los embalses.
 La pérdida de la biodiversidad acuática, de las pesquerías río arriba y abajo, y de los servicios brindados por las planicies de
inundación río abajo, por los humedales, y por los ecosistemas de las riberas, y estuarios adyacentes.
 Impactos acumulativos en la calidad del agua, en las inundaciones naturales y en la composición de las especies, cuando en el
mismo río se construyen varias represas.

De manera puntual en la región de Aysén se observa que el proyecto liderado por ENDESA generaría los siguientes impactos:
 Destruiría dos cuencas de alto valor ecológico, siendo la del Río Pascua considerada como cuenca prístina debido a la
inexistencia de intervenciones humanas.
 Destrucción y alteración de hábitats de especies con problemas de conservación, incluido el Huemul, especie en peligro de
extinción, además del Huillín, el Carpintero, el Gato Colo Colo, el Chingue patagónico, el Peludo y el Zorro Culpeo.
 Destrucción de humedales en el río Baker.
 Inundación de aproximadamente 6.000 ha de bosque nativo.
 Alteración del hábitat asociado a las distintas etapas de construcción.
 Modificaría los microclimas de alterando los ciclos naturales con impactos desconocidos para los ecosistemas existentes.
 Fragmentación del hábitat en las dos cuencas.
 Cambio en los caudales y sus variaciones naturales, pues serían regulados dependiendo de la necesidad de ENDESA y Colbún
S.A., impactando las formas de vida en las especies asociadas y la estructura del ecosistema. Esto tiene especial gravedad
cuando la empresa abre las compuertas de las represas para liberar grandes cantidades de agua, generando inundaciones y
destruyendo hábitats e impactando los ecosistemas aguas debajo de las represas.
 Cambio en la temperatura del agua y su composición físico-química, con efectos sobre la biodiversidad asociada.
 Afectaría el 70% de la producción agropecuaria regional
 Afectación de Parques y Reservas Nacionales debido a las líneas de alta transmisión.
 Gran Impacto visual y deterioro de la calidad paisajística, afectando al sector turismo, eje del desarrollo de la Patagonia, en
una longitud de más de 2.000 km.
 Impacto socioculturales al demandar de 4.000 empleados, principalmente hombres, para la construcción en comunas que en
su suma, tienen una población inferior a esa cantidad.
 Impacto social debido a la expropiación de terrenos a pobladores colonos de la zona.

La presidenta Bachelet señaló en su plan de gobierno que los proyectos hidráulicos de gran escala, se condicionarían a los
resultados de la Estrategia Nacional de Cuencas, sin embargo a la fecha tal estrategia no existe. Hay que destacar que, al menos en
sus inicios, este tipo de proyecto contaba con el apoyo de parlamentarios de la zona, como el diputado Sr. Pablo Galilea, pero
también con detractores como el ex diputado Sr. Leopoldo Sánchez, que señalaba que una obra así perjudicaría una zona
importante de desarrollo turístico, llegando incluso “a la inundación de la ciudad de Cochrane y de Valle Chacabuco”208. Por esto, es
imprescindible realizar los estudios adecuados para no impactar fuertemente una zona que tiene suelos agrícolas (escasos en la
región), además de la inundación del Valle Chacabuco209.

Este tipo de iniciativas coloca en en juicio el actual sistema e institucionalidad ambiental, pues el patrimonio del país y los intereses
de éste se ven supeditados a los intereses de dos empresas, una de ellas extranjera (ENDESA), dado que al SEIA la empresa sóll

32
propone la alternativa económicamente más rentable y la que le genera mayor beneficiosin presentar alternativas para que sea el
país el que decide cuáles son los beneficios que desea obtener y a qué costo, por lo que la decisión se supedita a evaluar una
alternativa de proyecto en una instancia política, la que puede obviar las implicancias socio-ecológicas del proyecto. Por otro lado se
observa que los principales impactos del proyecto son sobre el medio ambiente y sin embargo, en las mejorar supuestas a la región
no se señala ninguna iniciativa que permita mejorar la actual condición del patrimonio ecológico o de su gestión.

EL INSUSTENTABLE MEGAPROYECTO ALUMYSA


El Proyecto Alumysa de la Multinacional Canadiense Noranda Inc. era considerado una de las amenazas más grandes al corazón de
la Patagonia. El proyecto, con una inversión de US$ 2.750 millones, pretendería instalar una planta refinadora de aluminio, tres
centrales hidroeléctricas, seis represas, un puerto, un embarcadero, construcción de nuevos caminos y líneas de transmisión
eléctricas en la región de Aysén.
El proyecto estaba bajo Evaluación de Impacto Ambiental desde Septiembre del 2001, y debía entregar en Noviembre del 2003 su 2º
Addendum en respuesta a los diversos cuestionamientos que los servicios públicos y organizaciones de la sociedad civil hicieron al
E.I.A. El proyecto era apoyado fuertemente por el Ministro de Economía de turno, Sr. Jorge Rodríguez Grossi quién en función de
aumentar la inversión extranjera estaba dispuesto a destruir y contaminar el corazón de la Patagonia. No obstante, Noranda retiró su
proyecto del sistema de evaluación el 19 de Agosto del 2003, después que el Presidente Ricardo Lagos señalara que la Bahía de
Chacabuco no era el “lugar más adecuado” para instalar la planta de aluminio, abriendo la posibilidad a una nueva relocalización que
dependería del establecimiento de normas para el ordenamiento territorial y zonificación del borde costero. Actualmente, el proyecto
Alumysa continúa siendo un “fantasma”, y según las propias palabras del Presidente de Noranda, Sr. Derek Panel, en la última
reunión de accionistas de Noranda celebrada en Canadá (Abril del 2004), “Noranda no está dispuesto a renunciar a la posibilidad de
desarrollarlo”. Probablemente, los ejecutivos de Noranda están esperando un nuevo gobierno que abra sus puertas a la insustentable
iniciativa; que mejore la situación del mercado del aluminio a nivel mundial, o quizás, se abra un espacio dentro de la
microzonificación del borde costero para volver a reingresar el proyecto al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

¿POR QUÉ EL PROYECTO ALUMYSA FUERA DE CHILE?

Porque los estudios realizados por los servicios públicos, organizaciones ciudadanas, y prestigiosas entidades como el Colegio
Médico, la Cámara de Turismo de Aysén, y otros sectores productivos de Chile, señalan que el proyecto provocaría graves impactos
ambientales, sociales y económicos en la Patagonia y el país. Porque en cualquier parte de Chile, el proyecto generaría serios
impactos negativos al medio ambiente pues produciría anualmente 660.000 toneladas de desechos y emisiones tóxicas y 980.000
toneladas de co2, por un período de 50 años; la inundación de casi 10.000 há. de bosques nativos; generaría graves impactos
sociales en la Patagonia; y porque Noranda Inc. posee un pésimo prontuario ambiental con al menos 87 violaciones ambientales en
Canadá y multas que exceden los US$ 1.2 millones.

¿QUE HIZÓ GREENPEACE?

 Dio a conocer los impactos negativos del Proyecto Alumysa en la Patagonia y el pésimo prontuario ambiental de Noranda
Inc en el mundo;

 Denunció cualquier intento de Noranda por tratar de instalar la planta de aluminio en Chile;

 Estableció contacto con actores relevantes asociados a la problemática de Alumysa;

 Manifestó su oposición mediante acciones o manifestaciones pacíficas no violentas;

 Trabajó en conjunto con otras ONG’s que se oponen al proyecto;

 Desarrolló lazos con las comunidades campesinas que se encuentran dentro del área de influencia de Alumysa.
 Adquirió una hectárea dentro del área de influencia de la Central Hidroeléctrica Río Blanco, para hacer frente a una
posible y futura materialización del proyecto

10. El Cambio Climático y su efecto en la Patagonia

Frente al cuestionamiento sobre si la temperatura promedio en la tierra está aumentando, los científicos a nivel mundial han
respondido que efectivamente aquello está ocurriendo y de manera rápida. Los cambios detectados han sido:

 El aumento de la temperatura media anual de la superficie en 0,6 ± 2 °C, desde finales del siglo XIX.
 El aumento de las precipitaciones anuales en latitudes medias y altas del hemisferio norte.
 Probable aumento de la capa de nubes en las altitudes medias y altas del hemisferio norte.
 Reducción en la extensión de la capa de nieve y del hielo terrestre.

33
 Cambios en el nivel del mar, en las pautas de circulación atmosférica y oceánica, en la variabilidad climática y en los episodios
climáticos extremos210.

Los agentes más notables a los cuales se les pueden atribuir estos cambios corresponden a los aumentos en las concentraciones
atmosféricas de gases de efecto invernadero (GEI) y de aerosoles (partículas o gotitas microscópicas en suspensión en el aire) y las
variaciones en la actividad solar, que pueden ambas alterar el balance de radiación de la Tierra y por lo tanto el clima. En cuanto a
los gases de efecto invernadero los principales son: dióxido de carbono, metano, óxido nitroso, clorofluoro-carbono-11, hidrofluoro-
cabono-23 y el perfluoro-metano. Tal vez el más importante de los GEI es el dióxido de carbono, gas que es emitido principalmente
de la combustión de los hidrocarburos. La actual concentración de dióxido de carbono no ha sido superada en los últimos 420.000
años y probablemente tampoco en los últimos 20 millones de años. Tres cuartas partes de las emisiones de dióxido de carbono
originadas por el hombre durante los últimos 20 años se deben a la quema de combustibles fósiles, el resto se debe principalmente
a cambios en el uso de la tierra, especialmente la deforestación211 y se estima que las emisiones aumentarán si países como
Estados Unidos no firman el Protocolo de Kioto y se compromete a reducir sus emisiones.
Durante Enero del año 2004, Greenpeace documentó el retroceso de los glaciares en la Patagonia Chilena. “En los
últimos 7 años se han perdido anualmente 42 kilómetros cúbicos de hielo, lo que equivale al volumen de 17 millones
de piscinas olímpicas. Durante esta expedición científica se documentó fotográficamente el impacto del cambio
climático en los glaciares de la Patagonia, comparándolas con fotos tomadas de estos glaciares en el año 1928.
Desde 1995 hasta el 2000 la velocidad de pérdida de hielo se ha más que doblado, lo que equivale a un aumento del
nivel del mar de 0,1 mm por año, y aumentando el riesgo de inundaciones en muchas de las zonas costeras del
planeta”212.
En estudios realizados en Lenga, se ha detectado un incremento en las temperaturas a partir de mediados del siglo
pasado213.También diferentes científicos han señalado el retroceso rápido que está ocurriendo en los glaciares de la Patagonia214,
señalando, además, que estos deshielos serían los responsables de un 6% del aumento global del nivel del mar215.

El retroceso y adelgazamiento de los glaciares en la Patagonia, no tienen precedentes. La velocidad se ha duplicado en las
últimas décadas, contribuyendo de manera significativa al aumento del nivel del mar globalmente. Estudios recientes216
señalan que los campos de hielo norte y sur, aportan el 9% de la parte del aumento del nivel del mar generada por los
glaciares del planeta, siendo una cifra alarmante al compararla con su masa, pues corresponde al 3% de los glaciares del
mundo 217. Recientemente se ha señalado que en total se han perdido 129 kilómetros cúbicos de hielo, siendo este valor
equivalente a 13 millones de hectáreas cubiertas con un metro de agua dulce. De manera particular la British Broadcasting
Corporation ha señalado que el Glaciar San Rafael ha experimentado uno de los retrocesos más rápidos a nivel global con
una estimación de 17 metros diarios218.

11. La reducción de la Capa de Ozono

La capa de ozono, que se encuentra en la estratósfera, a unos 30 km de altitud, actúa como un potente filtro que solamente deja
pasar una pequeña parte de la radiación ultravioleta que genera el Sol, denominada UVB. Esta radiación, si su intensidad y el tiempo
de exposición es elevado, puede producir eritemas, conjuntivitis y el deterioro del sistema de defensas en los seres humanos, limitar
el crecimiento de las plantas y dañar el fitoplancton, con las consecuencias que de ello se derivan para el normal desarrollo de la
fauna marina219. Es por medio del ciclo de ozono-oxígeno que la peligrosa radiación ultravioleta es filtrada en la estratósfera.

El grave deterioro de la capa de ozono, se presenta en la actualidad como uno de los problemas más serios que enfrenta la
humanidad. El cambio en los niveles de ozono no solamente se debe a factores antrópicos, sino que también se debe a procesos y
fenómenos naturales como los cambios de estaciones, los vientos y las variaciones solares de largo plazo220. Pero el equilibrio
regulado por estos procesos naturales se ha visto afectado por las actividades realizadas por el hombre, siendo este desequilibrio
evidenciado a partir de los años sesenta del siglo pasado. La producción por parte del hombre de compuestos químicos con
elementos como el cloro y el flúor, clorofluorocarbonos, CFCs, han creado un mecanismo adicional de destrucción del ozono. Los
CFCs corresponden a moléculas de alta estabilidad y de larga vida, y es la radiación ultravioleta una de las pocas fuerzas que son
capaces de destruirlas, liberando los átomos de cloro que son los principales responsables de la destrucción de las moléculas de
ozono.

La disminución del ozono estratosférico, significa que se está destruyendo más ozono del que se produce. En las regiones Ártica y
Antártica, en la cual se encuentra parte de la Patagonia Chilena, se ha detectado que existen mecanismos que destruyen de manera
más rápida la capa de ozono. Es durante el invierno, donde se alcanzan temperaturas muy bajas y donde se forman las Nubes
Estratosféricas Polares, donde se produce la mayor destrucción del ozono, proceso facilitado por los fenómenos mencionados y cuyo
resultado se ve en el “agujero Antártico de la capa de ozono” que se produce en primavera en el hemisferio sur221.

34
En 1987 se firma el Protocolo de Montreal, en el cual los países se comprometen a limitar la producción de los CFCs, el cual fue
fortalecido en 1992 por la Cumbre de la Tierra, y en 1996 se buscó la eliminación total de la producción de CFCs en los países en
desarrollo. Por lo anterior las concentraciones de CFCs a nivel mundial están disminuyendo lentamente.
El aumento de la radiación UVB, generado por el deterioro de la capa de ozono ha sido evidenciado hasta en la ciudad de
Antofagasta (23° L.S)222. En la Patagonia austral la disminución de la capa de ozono puede llegar en la primavera austral a un 50%
durante varios días223. Estudios han demostrado que el nivel de adelgazamiento de la capa de ozono en la Patagonia ha ido en
aumento con los años (ver imagen 5). Los efectos de la radiación son negativos sobre la vida humana y también sobre otros
sistemas biológicos224.

Imagen 5. Promedios mensuales de la columna de ozono medido en Punta Arenas con el


Espectrofotómetro Brewer para período 1992-2000.Fuente: Cassasa, Gino.

POLÍTICAS DE FOMENTO EN LA PATAGONIA CHILENA

La política de fomento en la Patagonia Chilena claramente beneficia el desarrollo de las industrias y la inversión, las cuales a costa de
los recursos naturales, son parte de un modelo económico que ha respondido al corto plazo. Argumentos como el aislamiento
extremo y de lejanía con el resto del país, también han sido utilizados para respaldar la lista de instrumentos especiales para
incentivar las inversiones que a continuación se describen brevemente:

a. CORFO225: Para la Patagonia (Regiones de Aysén y Magallanes)


— Subsidio para Estudios de Preinversión-Austral (Austral-1): Apoya el financiamiento de estudios de preinversión
que efectúen empresas interesadas en desarrollar proyectos en la zona Austral de Chile.
— Pago al Gestor de la Inversión-Austral (Austral-2): Estimula a quienes promueven y concretan la instalación de
empresas en la zona Austral en Chile.
— Subsidio para Facilitar el Financiamiento de Inversiones-Austral (Austral-3): Facilita el acceso a fuentes de
financiamiento crediticio por parte de empresarios que no disponen del monto de garantías exigidas por las instituciones financieras
y que desean desarrollar proyectos de inversión en la zona austral de Chile.
— Subsidio a las Primas de Seguros de Crédito-Austral (Austral-4): Reduce el costo del seguro contratado con el fin
de asegurar el pago de créditos que se otorguen a empresarios para el desarrollo de proyectos de inversión en la Zona Austral de
Chile.
— Subsidio a la Mano de Obra Contratada-Austral (Austral-5): Para reducir el costo de la contratación de
trabajadores residentes en la Zona Austral, en Chile, estimulando con ello la instalación de empresas en el lugar, la absorción de
mano de obra y la calificación de ésta.
— Incentivo a la Compra de Terrenos Industriales-Austral (Austral-6): Reduce el costo de la instalación de
empresas privadas que ejecuten proyectos en zonas industriales de la zona Austral de Chile.
b. Bonificación a la Inversión (DFL N°15): Es un aporte del Ministerio de Hacienda, administrado por CORFO, que permite
recuperar el 20% de las inversiones o reinversiones hechas en bienes de capital (infraestructura y equipamiento), que aumenten la
productividad, calidad y eficiencia del negocio, para las regiones de la Patagonia226.
c. Ministerio de Economía DL N°889: Bonificación de mano de obra que se paga a los empleadores a través del Servicio de
Tesorería227.
d. Ley Austral (N°19.606): Operativa hasta el 31 de Diciembre del año 2008, establece un crédito tributario para las inversiones que
se efectúen en la Patagonia (Regiones de Aysén y Magallanes), destinadas a la producción de bienes o prestación de servicios228.
e. Ley Navarino (N°18.392): Establece un régimen preferencial aduanero y tributario para el territorio de la Región de Magallanes
y de la Antártica Chilena, por un plazo de 50 años a partir del año 1985229.
f. Ley Tierra del Fuego (Ley 19.149): Franquicia aplicable a empresas que desarrollen actividades industriales, mineras, de
explotación de riquezas del mar, de transporte, turismo, agroindustriales, agrícolas y ganaderas y que se instalen dentro de las
comunas de Porvenir y Primavera230.

35
Greenpeace ha incorporado estas Políticas de Fomento en el capítulo de amenazas, pues ellas, al estar orientadas básicamente al
desarrollo económico, propician la destrucción de la Patagonia Chilena.

36
CAPITULO TERCERO: ESTADO DE CONSERVACIÓN Y PROTECCIÓN EN LA PATAGONIA

1. Superficie y Tipos de Áreas de Protección Pública

Atendiendo a las cifras oficiales, en la Patagonia Chilena hay 28 unidades bajo protección dentro del Sistema Nacional de Áreas
Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE); es decir, 9 Parques Nacionales, 14 Reservas Nacionales y 5 Monumentos Naturales. En la
Patagonia existen 11.870.408 hectáreas protegidas (ver cuadro 12), representando así el 49% de la superficie total de la Patagonia
Chilena231. (Anexo 11). A su vez, la superficie actualmente protegida por el SNASPE en la Patagonia corresponde al 84% del total de
la superficie nacional protegida por el SNASPE (13.490.926,66 hectáreas).

Cuadro 12
Superficie Protegida por SNASPE
Parque Reservas Monumentos
Nacionales Nacionales Naturales Sup.
Región Sup.(Ha.) Sup. (Ha.) (Ha.)
Aysén 2.064.334 2.223.913 409
Magallanes 5.235.253 2.346.189 311
Patagonia 7.299.587 4.570.102 720
Total SNASPE 11.870.409 (hectáreas)
Patagonia
Fuente: CONAF 2004.

Si analizamos superficialmente las cifras anteriores se concluye que una gran porción de la Patagonia Chilena está protegida. No
obstante, a nivel nacional es reconocido que el SNASPE representa de manera parcial las especies, los ecosistemas y las formaciones
vegetacionales que se encuentran con problemas de conservación232. Apoyando lo anterior, pese a que la Patagonia Chilena cuenta
con la mayor superficie de bosques fronteras del país, los diferentes tipos que componen dichos bosques fronteras, no se
encuentran adecuadamente representados233. En cuanto a los ecosistemas escasamente protegidos en la Patagonia, la investigación
realizada por los científicos de la Universidad de Chile Federico Luebert y Pablo Becerra234, señala que las sub-regiones de la
Patagonia que se encuentran con baja representación en el SNASPE son: el Bosque Patagónico de coníferas (0,00%)r, el Bosque
caducifolio de Magallanes (8,1%), y el Bosque Siempreverde Montano (5,2%). También se destaca la bajísima representatividad de
la Región del Matorral y la Estepa Patagónica en el SNASPE, de la cual solamente se encuentra protegida un 2,1% de su superficie
total (2.944.586,69 hectáreas). Lo anterior da señales de que la protección en la Patagonia no está asegurada para todos sus
ecosistemas, por lo que se deben seguir realizando acciones tanto por parte del Estado como por parte de los privados para que la
superficie protegida de los ecosistemas asegure su representatividad. Otro estudio realizado para la región de Aysén señala que en
la superficie protegida por el SNASPE, no se encuentran representadas 6 especies de anfibios, 56 especies de aves y 15
mamíferos235.

Otro aspecto de importancia para la protección de la Patagonia Chilena corresponde a la manera en que se encuentra protegida, es
decir, con qué recursos se cuenta y con cuánto personal se dispone. En la Patagonia se encuentran las superficies protegidas más
grandes del país: el Parque Nacional Bernardo O’Higgins (3.525.901 hà), el Parque Nacional Laguna San Rafael (1.742.000 hà) y el
Parque Nacional Alberto De Agostini (1.460.000 hà). No obstante, la dotación de personal con la que cuentan para su administración
es de solamente 9 personas en total, y el Parque Nacional Alberto De Agostini no cuenta con ninguna. Curiosamente, CONAF en una
encuesta realizada para un estudio del PNUMAs, señala que no existen insuficiencias en personal, en el equipo dedicado a la
fiscalización de las áreas, ni tampoco es escaso el personal para el control de incendios, siendo así, el único país sudamericano que
se encuentra en esta situación236. Lo anterior sólo se explica debido a la falta de capacidad de operación por parte de la entidad
administradora, puesto que con la dotación de personal con la que se cuenta en las unidades, es muy poco lo que se puede llegar a
realizar, sobre todo si se tiene en cuenta el desconocimiento de los elementos que componen cada una de las unidades que
conforman el SNASPE. En el estudio realizado para el PNUMA, se señala que uno de los problemas que existen en Chile, se refiere a
las ocupaciones ilegales del territorio dentro de las áreas naturales protegidas237.

Otra forma de protección en el país se encuentra a cargo del Consejo de Monumentos Nacionales, bajo alguna de las categorías de
protección (Zona Típica, Santuario de la Naturaleza, Monumento Arqueológico, Monumento Público y Monumento Histórico). En la
Patagonia existen 38 bajo esta protección, encontrándose principalmente en la región de Magallanes (Anexo 12).

Además de lo señalado, se debe incluir el Área Marina Costera Protegida Francisco Coloane, que cuenta con una superficie superior
a las 67.000 ha, ubicada 180 km al suroeste de Punta Arenas, que contiene además el primer Parque Marino del País, Carlos III.

37
Esta área protege la diversidad biológica de ecosistemas marinos y costeros de gran relevancia a nivel mundial, caracterizados por la
presencia de especies simbólicas de flora y fauna, insertas en ambientes de gran belleza escénica. Ésta fue declarada para su
protección el año 2003.

Respecto al cumplimiento de los objetivos de las áreas protegidas en Chile, no es posible responder puesto que no existen los
elementos para realizar tal evaluación, dado que no existen programas de seguimiento ni de monitoreo238.

2. Las Áreas Silvestres Protegidas Privadas.

Existe un creciente interés por la creación de áreas silvestres protegidas privadas (ASPP). En la Zona Sur Austral de Chile, el impulso
a la creación de la ASPP, la dio Douglas Tompkins en el año 1997, con la creación del Parque Pumalín de 317.000 hectáreas que se
ubica en Región de Los Lagos.

En Junio del año 2003 se concluyó el Reglamento de las Áreas Silvestres Protegidas Privadas, el cual ante la dictación de la Ley de
Bosque Nativo, aprobada después de 15 años en el Congreso, debiera entrar prontamente en vigencia.

Según lo estipulado en el Reglamento, podrán ser declaras ASPP los terrenos que cumplan una o más de las siguientes
características, requisitos o condiciones: “Que contengan formaciones geomorfológicas o ecosistemas únicos, escasos o
representativos del país; Que cumplan funciones de corredor biológico o de zona de amortiguación; Que resulten relevantes para la
conservación de fauna silvestre o de especies migratorias, en particular aquellas amenazadas, de conformidad con la clasificación en
estados de conservación a que se refiere la Ley Nº 19.300 sobre Bases Generales del Medio Ambiente; Que alberguen especies de
flora amenazada de conformidad con la clasificación en estados de conservación a que se refiere la Ley Nº 19.300 sobre Bases
Generales del Medio Ambiente; Que cumplan alguno de los criterios para la designación como humedales de importancia
internacional, en el marco de la Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional, especialmente como Hábitat de
Aves Acuáticas, promulgada por el Decreto Supremo Nº 771 de 1981 del Ministerio de Relaciones Exteriores; Que hayan sido
definidas como prioritarias para efectos de su conservación por estrategias, planes o programas nacionales o regionales para la
conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica. Que hayan sido definidas como Áreas de Conservación de Recursos
Naturales en alguno de los instrumentos de planificación territorial señalados en la Ley General de Urbanismo y Construcción; y, en
general, aquellas que, en opinión del Organismo Supervisor, contribuyan significativamente a la conservación de la diversidad
biológica, a tutelar la preservación de la naturaleza y la conservación del patrimonio ambiental.”239. La afectación de estas áreas
sería voluntaria y podrían estar involucrados uno o más predios, o también parte de una propiedad. La solicitud de afectación deberá
expresar la voluntad de mantener esa condición por al menos 25 años. A su vez, el Reglamento plantea cuatro categorías de
manejo, las que se basan en las categorías propuestas por la Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas
Escénicas Naturales de América (Convención de Washington), las que establecen distintas restricciones:

Área Privada de Preservación Estricta: el objetivo de manejo de esta área es la preservación estricta, por lo que se debe
mantener inviolable, en tanto sea factible, excepto para la investigación científica autorizada.

Parque Natural Privado: el objetivo de manejo de esta área es la preservación de muestras de ambientes naturales y la
continuidad de los procesos evolutivos, por lo que se excluye cualquier tipo de uso consuntivo incompatible con la preservación del
patrimonio natural presente en ella.

Monumento Natural Privado: el objetivo de manejo es la preservación del área y, en la medida que sea compatible con esto, la
realización de actividades de uso no consuntivo, tales como educación, investigación no experimental, recreación o ecoturismo.

Reserva Natural Privada: el objetivo de esta área es la conservación, por lo que se pueden realizar actividades que proporcionen
un flujo sostenible de productos naturales y servicios que garanticen su conservación en el largo plazo.

Actualmente, y a excepción de las áreas de la ex Forestal Trillium en Tierra del Fuego, en la Patagonia Chilena no existen grandes
ASPP como existen más al norte, tales como Parque Pumalín (317.000 hectáreas) o el Fundo Chauín-Venecia (60.000 hectáreas);
pero si existen terrenos que son propiedades de Fundaciones dedicadas a la conservación, terrenos que en un futuro cercano se
espera se conviertan en ASPP o sean entregados al Estado para que formen parte del SNASPE. A continuación se señalan cuales son
las ASPP que están proyectadas en la Patagonia.

Valle Chacabuco: La Fundación Conservación Patagónica, presidida por Kristine McDivitt, es dueña de la estancia Chacabuco. Esta
estancia fue declarada por CONAF, el año 1996, como un sitio de Prioridad muy importante para la conservación. La estancia
de 70.000 hectáreas ha sido adquirida, bajo grandes controversias y polémicas, por parte del Estado y de privados. La idea es la
futura creación de un Parque Nacional el cual será entregado a CONAF, a la vez que ayudará en el apoyo para la mantención del
Parque. Respecto a este punto existió una gran polémica por cuanto el Estado quiere que el traspaso sea para crear una Reserva y

38
no un Parque Nacional, lo que permitiría que la Estancia pueda ser explotada económicamente, aparte del turismo. Una diferencia
importante entre Parque y Reserva corresponde a su facilidad para ser desafectada, pues la Reserva solamente necesita un Decreto,
mientras que el Parque necesita de un proyecto de ley del Congreso240. Una de los aspectos más relevantes de este proyecto son la
protección de una zona de estepas, la cual se encuentra débilmente representada en el SNASPE, y la posibilidad de protección del
huemul, especie que se encuentra en peligro de extinción.

Yendegaia: con una superficie de 68.000 hectáreas, la Fundación Yendegaia, cuenta con dos predios, el primero es Cabo León
(27.000 hectáreas), en la cual es posible encontrar fauna en peligro de extinción como el huemul y el cóndor y bosques de Coigüe y
Lenga. Este predio se encuentra ubicado en la Isla Riesco y es vecino de la Reserva Nacional Alacalufes. El otro predio se encuentra
en el extremo sur de Tierra del Fuego (39.000 hectáreas), siendo Santuario de Bosques y Aves, en el cual es posible encontrar
bosques subantárticos. Se encuentra ubicado entre el Parque Nacional Alberto de Agostini y el Parque Nacional Argentino Tierra del
Fuego, por lo que constituye una importante área de conexión entre ambos parques241.

Reserva Karukinka, Tierra del Fuego: Dos terrenos separados, en algún momento pertenecientes a la Forestal norteamericana
Trillium, y cuya superficie era de 272.000 hectáreas, en las cuales es posible encontrar gran cantidad de bosques de lenga,
pretendían ser explotados por la empresa forestal. Posteriormente, fueron adquiridos por el banco norteamericano Goldman Sachs
242.
, el el10 de septiembre de 2004, el banco donó dichos terrenos para que sean administrados por la Wildlife Conservation Society.
Después de mucho trabajo se logró unir los dos terrenos, previa compra de 40.636 ha, generando una sola gran área de 312.636
ha, destinadas a la conservación en Tierra del Fuego. Esta área protegida es la segunda APP de mayor extensión del país después
del parque Pumalín. Estos terrenos son considerados de importancia para la conservación en la Estrategia de Biodiversidad.

Proyecto Ballena Azul: El centro Ballena Azul, se encuentra trabajando junto a otros actores, en la declaración de Área Marina
Costera Protegida, para la zona al sur del Golfo Corcovado, zona donde se encuentran agregaciones de ballena azul, principalmente
en los meses de diciembre a abril y dado que es una zona ecológicamente única de la costa chilena, cuyo patrimonio natural reviste
de especial importancia y cuya protección nacional es urgente. El gobierno ha recibido un conjunto de observaciones y condiciones
desde organizaciones ambientales para obtener un decreto que realmente cumpla el objetivo de proteger las ballenas e insertar a las
comunidades de pesca artesanal en el marco del proyecto. No obstante hasta el momento el gobierno no ha dado ninguna garantía
a las consideraciones de las ONGs.

3. Los Sitios Prioritarios dentro de la Estrategias de Biodiversidad Regional

Independiente a las áreas protegidas por el Estado, existen zonas de características especiales que son de interés nacional para
proteger. A nivel del Estado se han desarrollado dos propuestas de sitios prioritarios para la conservación. El primero corresponde a
un esfuerzo realizado por CONAF en 1996 y el segundo corresponde a una propuesta de la CONAMA, con el objetivo de ayudar al
cumplimiento de la protección de al menos el 10% de la superficie de los ecosistemas más relevantes, antes del año 2006, según el
compromiso de Chile ante la Convención de la Diversidad Biológica.

Como prioridad urgente se señala la protección de Bahía Lomas en Tierra del Fuego, y con prioridad de muy importante se señalan 4
sitios más en la Patagonia243, los que se detallan en el cuadro 13.

Cuadro 13
Prioridad Urgente
Nombre Región Provincia Propiedad Coordenadas
Bahía Lomas, Tierra
Magallanes Tierra del Fuego Privada 52°40' S y 69°10' O
del Fuego
Prioridad Muy Importante
Valle Chacabuco Aysén General Carrera Privada y Fiscal 47°07' S y 72°30' O
Kampenaiquén - Tres
Magallanes Magallanes Privada 52°45' S y 71°00' O
Chorillos
Centro-sur Isla Tierra
Magallanes Tierra del Fuego Privada 54°00' S y 69°00' O
del Fuego
Islas Idenfonso (1) y (1) 55°40' S y 69°25' O
Magallanes Antártica Chilena Fiscal
Diego Ramírez (2) (2) 56°32' s y 69°43' O

Fuente: CONAF.

39
De los 68 sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad definidos por la CONAMA244, seis fueron identificados para la
región de Aysén y 5 en la región de Magallanes. La lista se detalla a continuación, junto con las características que determinaron su
nombramiento:

En la Región de Aysén:

1. Islas Oceánicas Guamblin – Ipun: Biodiversidad exclusiva, alta diversidad de fauna bentónica.
2. Isla Kent – Quitralco: Área de reproducción de aves, peces, mamíferos. Presencia de pato vapor, puye, mamíferos marinos y
praderas de macroalgas.
3. Bahía Anna Pink – Estero Walker: Ambiente marino. Zona de reproducción y reclutamiento de peces e invertebrados marinos.
Gran diversidad de avifauna, mamíferos marinos y fauna bentónica.
4. Sector Hudson: Ambiente terrestre. Corredor biológico. Presencia de especies en categoría de conservación (coipo, huemul).
5. Estepa Jeinimeni – Lagunas Bahía Jara: Ambiente terrestre y aguas continentales. Ecosistema frágil con poca representación
en sistema de protección. Presencia importante de especies en categoría de conservación.
6. Entrada Baker: Ambiente terrestre. Presencia de especies amenazadas, como huemul y guanaco.

En la región de Magallanes:

1. Bahía Lomas: Humedales costeros. De alta importancia global. Hábitat de descanso y alimentación de alta diversidad de
especies migratoria.
2. Isla Carlos III e Islote Rupper: Costero marino. Hábitat de alimentación y descanso de una alta biodiversidad de grandes
mamíferos marinos, muchos de ellos amenazados.
3. Lago Blanco – Kami: Bosque de Lenga, de coigüe de Magallanes, mixtos de Lenga - coigüe de Magallanes, y mixtos de Lenga-
ñirre. Bosques con alta biodiversidad.
4. Estancia Yendegaia: Montañas, glaciares, bosques, humedales, fiordos. Diversidad de hábitats y paisajista, con presencia de
especies en categoría de conservación.
5. Isla Navarino: Costero-marino. Hábitat de alta importancia global. Alta biodiversidad de musgos y líquenes.

La Estrategia a utilizar por la CONAMA de manera de poder cumplir con los objetivos establecidos para la conservación son poniendo
a los sitios prioritarios bajo alguna figura de protección legal en el corto plazo, además de la realización de acciones, como el
levantamiento de información sobre los valores ecosistémicos de los sitios, generación de estrategias o de planes de conservación de
los sitios, la búsqueda de administradores para los sitios (municipios, privados, indígenas, CONAF, comunidades, ONG’s, u otro),
generación de incentivos económicos para la conservación de los sitios a través de la futura Ley de Bosque Nativo, Fondos de la
CONAMA, CORFO, u otro. Para el 2006 se plantea implementar un Plan de Acción para la estrategia antes mencionada.
Independiente de lo anterior, existe la duda sobre: ¿Cómo se integrarán las áreas protegidas del SNASPE bajo supervisión de la
CONAF y las áreas definidas en la estrategia de la CONAMA?.
De todos los sitios mencionados anteriormente ya se encuentra bajo protección la Isla Carlos III e Islote Rupper, dentro del Parque
Marino Francisco Coloane de 67.197 hectáreas, que rodean a la Isla Carlos III, en la zona del Estrecho de Magallanes. Esta zona es
de importancia por cuanto constituye un área de alimentación y corredor biológico de la población de ballena jorobada y
ocasionalmente ballena minke en el Pacífico suroriental de la Región de Magallanes.

FALTA MAPA

4. Proyectos Internacionales de Conservación y Protección en la Patagonia Chilena

Como se ha señalado con anterioridad, la importancia de la Patagonia Chilena es reconocida a nivel internacional. Es así como
importantes instituciones internacionales se encuentran realizando actividades de investigación y desarrollo en la Patagonia Chilena.

Raleigh – Comisión Europea- CONAF

La primera institución corresponde a Raleigh Internacional, la cual en conjunto con la Comisión Europea y su programa “El Medio
Ambiente en Países en Vías de Desarrollo”, en conjunto con CONAF desarrollaron el proyecto "Biodiversidad de Aysén Manejo
Sustentable de las Áreas Silvestres Protegidas”, el que comenzó en agosto del año 2000. El proyecto tenía como principales
objetivos el mejorar la capacidad de CONAF para administrar de manera sostenible las Áreas pertenecientes al SNASPE de la Región
de Aysén, aumentando la información disponible, fortaleciendo la capacidad técnico institucional y generando un acercamiento con
las comunidades vecinas a las áreas245. Para el cumplimiento de los objetivos anteriormente señalados se realizaron investigaciones

40
científicas en las siguientes áreas: Ecosistemas terrestres, ecosistemas de agua dulce, ecosistemas marinos y manejo de Áreas
Silvestres Protegidas. Este proyecto finalizó en febrero del año 2004.

Proyecto Área de Conservación de Cultura y el Ambiente de la Patagonia (ACCA)


Este proyecto fue financiado en conjunto por el Fondo Francés para el Medio Ambiente Mundial, la Comisión Nacional de Medio
Ambiente y el Gobierno Regional de Aysén. El área de trabajo incluía solamente las Provincias General Carrera y Capitán Prat de la
Región de Aysén. Los objetivos establecidos para el proyecto eran: el Fortalecimiento de la Identidad del Territorio; Integración del
Territorio; Fomento Productivo; Proteger y valorizar el patrimonio natural y el paisaje asociado; Proteger y valorizar la cultura, las
costumbres, tradiciones, y todos los aspectos de la identidad del territorio y de su modo de vida; Asegurarse que los habitantes del
ACCA se transformen progresivamente en los principales actores del desarrollo sustentable de su territorio; y, sensibilizar a los
habitantes del territorio ACCA, principalmente los menores de edad, y los visitantes de la necesidad de proteger el medio ambiente.
En Abril del 2007, y a dos años de implementarse el Proyecto, se estaban ultimando los detalles en la edición de un documental
acerca del territorio del sector sur y de una ecoguía, instrumentos que permitirán la difusión de las características culturales
y naturales del sector.

¿PODRÍA LA PATAGONIA CHILENA ASPIRAR A SER UNA RESERVA MUNDIAL DE LA BIOSFERA O PATRIMONIO
NATURAL DE LA HUMANIDAD?

En la Patagonia Chilena, los Parques Nacionales Laguna San Rafael y Torres del Paine fueron declarados Reservas de la Biósfera en
el año 1977 y 1978, respectivamente. No obstante, desde su nombramiento, ninguno de los dos cumple actualmente con los
requerimientos establecidos por el Programa MABp. En Chile la administración de las Reservas está bajo la responsabilidad de la
CONAF, institución que recién para el año 2004 pretende obtener una política como organismo sobre las Reservas de la Biosfera.
Conforme a lo anterior, las Reservas de la Biosfera en Chile no cuentan con planes de gestión especiales ni con la zonificación
exigida por la UNESCO.
Por el momento, Greenpeace desearía abrir la discusión sobre la conveniencia y factibilidad de optar a estas alternativas, sin lugar a
dudas que como parte inicial de este proceso es necesario entender cual es el significado de dichas categorías.

Reserva Mundial de la biosferavi


Esta categoría para la conservación señala que “Las Reservas de la Biosfera son zonas de ecosistemas terrestres o costeros/marinos,
o una combinación de los mismos, reconocidas en el plano internacional como tales en el marco del Programa sobre el Hombre y la
Biosfera (MAB) de la UNESCO”. Las Reservas de la Biosfera son propuestas por los Estados y una vez declaradas se mantienen bajo
la soberanía de los Estados en los cuales se encuentra ubicada la Reserva (Anexo 13).
Las Reservas de Biosfera deberían procurar ser lugares de excelencia para el ensayo y la demostración de métodos de conservación
y desarrollo sostenible en escala regional, para lo anterior estas Reservas deberían cumplir con las siguientes funciones básicas:
 Conservación: contribuir a la conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la variación genética.
 Desarrollo: fomentar un desarrollo económico y humano sostenible desde los puntos de vista sociocultural y ecológico.
 Apoyo logístico: prestar apoyo a proyectos de demostración, de educación y capacitación sobre el medio ambiente y de
investigación y observación permanente en relación con cuestiones locales, regionales, nacionales y mundiales de
conservación y desarrollo sostenible.

Cabe señalar, que las Reservas de la Biosfera no son reconocidas por la ley chilena, puesto que no forman parte de una Convención
Internacional, sino que corresponden a un programa de la UNESCO, por lo que podrían ser fácilmente desafectadas por proyectos
mineros u otros. De ahí que, es necesario trabajar en la dictación de una referente a las Reservas de la Biosfera y el desarrollo de
mecanismos que permitan cumplir con los requerimientos establecidos por la UNESCO.

Patrimonio de la Humanidadvii
Dependiente de la UNESCO se encuentra la Convención del Patrimonio Mundial, la cual tiene por objetivo la conservación de la
naturaleza y el de preservación de sitios culturales de importancia para la Humanidad, señalando que la naturaleza y la cultura se
complementan y la identidad cultural tiene estrecha relación con el medio natural en que se desarrolla.
Los países al firmar la Convención se comprometen a conservar no sólo los bienes del Patrimonio Mundial localizados en su territorio
sino, también, a proteger el propio patrimonio nacional.
Como la declaración de Patrimonio Mundial depende de la Convención del Patrimonio Mundial, la cual al haber sido ratificada por el
Estado de Chile, confiere un estatus jurídico de carácter legal, lo que lo diferencia de las Reservas de la Biosfera. La ratificación es
señalada en el Decreto N°257 del 27 de marzo de 1980.
La conservación del Patrimonio Mundial es un proceso continuo, por lo que la inclusión de un sitio en la Lista sirve de poco si
posteriormente el sitio es degradado o si algún proyecto de desarrollo destruye las cualidades que inicialmente lo hicieron apto para
su inclusión dentro de los bienes del Patrimonio Mundial.
Para respaldar las actividades que se realizan en el Patrimonio Mundial se deben presentar periódicamente informes sobre el estado
de los sitios, las medidas adoptadas para preservarlos y los esfuerzos realizados para suscitar el interés público respecto al
patrimonio cultural y natural.
Si un país no cumple sus obligaciones derivadas de la Convención, corre el riesgo de que sus sitios sean retirados de la Lista del
Patrimonio Mundial.
Chile cuenta con una lista de 18 Bienes Culturales tentativos a ser postulados a Patrimonio de la Humanidad, y no cuenta con
ninguno para ser declarado como Bien Natural (Anexo 14). Dentro de los Bienes Culturales que se encuentran en la lista, dos están
ubicados en la Patagonia Chilena: las Pinturas Rupestres y las Cuevas de Fell y Pali Ake. Ambos cumplen con los requisitos
establecidos por la Convención para ser declarados Patrimonio de la Humanidad.

p
MAB (man and biosphere), hombre y biosfera.

41
En el año 2003 la Comisión de Medio Ambiente del Senado y de la Cámara de Diputados, decidió impulsar la declaración de la
Patagonia como Patrimonio de la Humanidad. Para lo anterior se mandó a elaborar a la Unidad de Apoyo al Proceso Legislativo de la
Biblioteca del Congreso Nacional, un estudio del procedimiento a llevar a cabo dicha postulación. El resultado se plasmó en el
documento “Procedimiento para la propuesta de declaración de la Patagonia Chilena como Patrimonio de la
Humanidad”.

RECOMENDACIONES

Greenpeace se ha propuesto como desafío realizar una Campaña por la Protección de la Patagonia Chilena, para evitar a futuro que
esta biodiversa y única ecoregión replique la lamentable condición en la que se encuentran otras zonas como el Centro – Sur de
Chile, y otras a nivel mundial.

Sobre la base de los antecedentes recopilados en el presente documento, Greenpeace recomienda:

Sobre la protección de la Patagonia:


 Solicitar al gobierno que asuma y aplique totalmente los acuerdos establecidos en todas las convenciones internacionales sobre
la protección y conservación de ecosistemas y de especies de fauna y flora autóctonas, a fin de asegurar que no disminuya el
actual nivel de endemismo y estado de los ecosistemas en la Patagonia Chilena. En especial, los acuerdos alcanzados en la
última Conferencia de las Partes de la Convención sobre la Diversidad Biológica del año 2004;
 Congregar un equipo de alto nivel, conformado por representantes de la sociedad civil de la zona, de gobierno, de ONG´s,
académicos e investigadores, tendiente a presentar, en un plazo razonablemente breve, un Plan de Protección y Conservación
Integral para la Patagonia Chilena, que implique un real resguardo de su biodiversidad y ecosistemas;
 Desarrollar un proceso de discusión sobre la posibilidad de postular la Patagonia como Patrimonio Natural de la Humanidad;
 Desarrollar las acciones necesarias para que la calidad de las Reservas de la Biosfera se conviertan en una posibilidad real de
protección de la Patagonia, pero evitando que sólo se restringa a los Parques Nacionales, sino que se realice la zonificación
correspondiente que permita la protección y desarrollo sustentable de los territorios aledaños a dichos parques;
 Encomendar a universidades o centros de investigación especializados, estudios pertinentes para obtener las líneas bases de
las áreas pertenecientes al SNASPE (que aún no cuentan con ellas), a fin de realizar planes de manejo que se conviertan en
una efectiva herramienta de gestión de los sitios protegidos;
 Finiquitar las investigaciones referentes a las tipologías de los ecosistemas presentes en la Patagonia Chilena;
 Revisar los instrumentos de fomento productivo que existen en la Patagonia, para que estos sean orientados a proyectos que
beneficien el desarrollo sustentable de la región de Aysén y Magallanes;
 Eliminar la entrega de terrenos fiscales a privados que pretendan desarrollar proyectos insustentables, mediante la realización
de estudios detallados sobre los terrenos a entregar en concesión y los proyectos a llevar a cabo;
 Promover soluciones a las necesidades básicas de las comunidades más pobres de la Patagonia Chilena, especialmente las que
se encuentran ubicadas en las zonas costeras, para evitar de esta manera, que sigan impactando de manera negativa sobre los
recursos naturales, los que son actualmente su fuente de sustento, generando alternativas de desarrollo para estas
comunidades.

Sobre las amenazas que acechan a la Patagonia:


 Impulsar un proceso de Ordenamiento Territorial de manera de contar con herramientas de gestión del territorio en pro de la
mantención y mejoramiento de la calidad ambiental y que apoye el desarrollo de las regiones, especialmente de los sectores
que se encuentran en situaciones de pobreza en la Patagonia. El ordenamiento territorial debe asegurar el bienestar de la
comunidad, la rentabilidad de las inversiones y la competitividad como elemento base en la estrategia de un desarrollo
sustentable. Esta medida ha sido reconocida por la comunidad científica nacional, como indispensables para a la protección del
bosque nativo en Chile248;
 Apoyar el proceso de certificación para la leña en la región de Aysén bajo el sello FSC, para asegurar su origen, promoviendo,
de esta forma, la protección de los bosques y evitando la degradación de los recursos que se encuentren cercanos a los
asentamientos humanos;
 Apoyar la implementación de la Ley de Bosque Nativo en la región, considerando la importancia de las implicancias que puede
tener para la conservación de la biodiversidad y de las funciones ambientales de estas formaciones vegetacionales.
 Regular la actividad minera de forma tal que se minimicen los impactos sobre los recursos naturales de la Patagonia, evitando
que se repitan casos como lo ocurrido en Pecket. Esta obvia recomendación parte de las distintas realidades entre la minería
del sur y norte de Chile. Mientras el desarrollo de la minería en la Patagonia Chilena se realiza en ambientes de gran
biodiversidad, la minería en el norte se desarrolla en un territorio desértico. Los esfuerzos y los recursos deben ser orientados a

42
proteger el patrimonio natural de la Patagonia Chilena, puesto que serán los recursos naturales renovables el sustento de las
futuras generaciones que habiten en la Patagonia, y no los recursos mineros, que en algún momento se agotarán;
 Promulgar una ley de suelos que permita proteger este recurso natural del país, de manera que no se agote hasta el punto de
llegar a transformarse en desierto, impactando en las posibilidades de desarrollo de las regiones patagónicas;
 No desarrollar Mega Represas en la Patagonia y realizar los estudios que permitan modificar el sistema nacional de eficiencia
energética, en vez de pensar en la nueva construcción de gigantescas centrales hidroeléctricas, de manera que con la actual
capacidad productora de energía sea suficiente para el desarrollo del país. Para el desarrollo de la Patagonia, es necesario
considerar energías limpias y alternativas, como la geotérmica, eólica y las mareas. La utilización de pequeñas centrales de
paso es una opción siempre y cuando se estudien todas las alternativas posibles de ubicación y de políticas de ordenamiento
territorial y cuencas para así seleccionar aquella que genere el menor impacto a las otras actividades que se están
desarrollando o que en un futuro se tiene considerado desarrollar..
 Construir caminos promoviendo la conectividad de los centros poblados y no para facilitar la faenas de explotación de los
recursos naturales, teniendo en cuenta la fragilidad de los ecosistemas a los cuales se va a impactar, sobre todo si se considera
que cerca del 50% de la Patagonia corresponde a áreas protegidas;
 Mejorar los instrumentos de fiscalización y de protección de los recursos naturales, teniendo como elemento base al considerar
el presupuesto destinado a este fin, la gran cantidad de recursos y la importancia de estos a nivel mundial, permitiendo así la
conservación de la calidad ambiental de la Patagonia y asegurando la sostenibilidad de los ecosistemas.
 Impedir que se establezcan megaproyectos industriales que propongan destruir o degradar la Patagonia, tales como el
proyecto Alumysa, que promueven beneficios económicos en el corto plazo, sin considerar la esencia de la sustentabilidad;
 Regular adecuadamente la actividad acuícola, en particular en lo referido al número de concesiones otorgadas, las cuales,
hasta la fecha, carecen de estudios de capacidad de carga y uso de antibióticos. En cuanto a los impactos sobre tierra firme,
principalmente islas, debieran establecerse fuertes sanciones por conceptos de destrucción del paisaje, ya sea mediante la
liberación de desechos, la destrucción de jaulas o cualquier efecto que impacte sobre el potencial turístico de la Patagonia. La
zona de lagos interiores debe protegerse del devastador impacto evidenciado en los lagos de las regiones de más al norte.
 Valorizar los recursos hídricos no solo como un factor productivo, sino como un bien de uso público, propiciando su
sustentabilidad y considerando su importancia ecológica. A su vez, quienes son poseedores de derechos de agua los utilicen
con un compromiso de desarrollo local y regional sustentable.
 Estudiar los recursos marinos que están siendo actualmente explotados, con el objetivo de conocer cual su estado actual, de
manera de poder conocer, científicamente, si los actuales niveles de explotación son o no sustentables, es decir están o no
poniendo en riesgo las poblaciones de las especies explotadas. Debe trabajarse de manera fuerte con el sector de la pesca
artesanal, el cual juega un importante rol en la pesquería patagónica, de manera que cumplan efectivamente con las
disposiciones normativas que permiten asegurar la sustentabilidad de los recursos y no se vean empujados por no contar con
otras alternativas a caer en la ilegalidad, que afecta su propio futuro.
 Realizar estudios asociados a los impactos generados por las especies exóticas que se encuentran en la Patagonia, a su vez se
deben estudiar las acciones que ayuden a la mitigación y reparación de los daños generados por estas especies.
Adicionalmente, se deben establecer lineamientos normativos, que regulen el ingreso y liberación de especies exóticas en la
Patagonia..
ANEXOS

Anexo 1: Climas de la Patagonia Chilena


Basado en la clasificación climática de Köppen, es posible encontrar los siguientes tipos de clima:

1. Clima frío oceánico, en el sector de archipiélagos y vertiente occidental de la Cordillera Patagónica. Se


presentan características de abundantes precipitaciones, fuertes vientos del oeste y altísima humedad, debido a la
inexistencia de una barrera orográfica que impida el paso directo de los vientos del oeste y detenga su acción. Los
promedios anuales de agua caída fluctúan entre los 3000 y 4000 mm. Un par de casos a citar son Puerto Aysén con una
precipitación de 3000 mm anuales y la isla de San Pedro con una precipitación anual de 4300 mm. Las temperaturas son
muy bajas, con una media anual de 8 a 9° C, donde los valores máximos se producen en enero.
2. Clima de estepa fría, en la vertiente oriental de los Andes Patagónicos o transandinos. Esta zona se diferencia
de la anterior porque esta protegida por el cordón montañoso de la Cordillera de los Andes, la que permite una
disminución notable de las precipitaciones en comparación con el sector de archipiélagos que se encuentran en la misma
latitud. En el lado oriental, los valores de las precipitaciones disminuyen desde los 1400 mm anuales en la ciudad de
Coyhaique hasta 620 mm anuales en Balmaceda. Las temperaturas son generalmente bajas, siendo enero el mes de
temperaturas más altas y julio el de las más bajas.
3. Clima frío lluvioso y húmedo, se presenta en la zona occidental archipiélica, con precipitaciones de 3500 mm
anuales. Sus temperaturas son bajas y los vientos fuertes se producen durante todo el año. En general las
precipitaciones disminuyen de occidente a oriente y las temperaturas aumentan en la misma dirección.
4. Clima frío de altura, se registra en la zona Cordillerana de los Andes Patagónicos, presentando temperaturas
bajo 0º C todo el año, con precipitaciones preferentemente sólidas, con promedios de alrededor de 2000 mm anuales.

43
5. Clima de estepa fría semiárido, en la vertiente oriental más abrigada de los vientos, las precipitaciones son
mucho menores, porque prácticamente toda la humedad es captada por las laderas cordilleranas. En la zona
transandina el clima se presenta con bajas temperaturas y escasas precipitaciones. La Patagonia oriental se
caracteriza por vientos secos locales de la pampa provenientes del oriente y por temperaturas más altas,
permitiendo de esta manera el asentamiento humano.

Anexo 2: Uso de la superficie en la Patagonia Chilena

Superficie por tipo de uso en las regiones de la Patagonia


Región de Aysén Región de Magallanes Patagonia
Superficie Porcentaje Superficie Porcentaje Superficie Porcentaje
Uso (ha) (%) (ha) (%) (ha) (%)
Áreas Urbanas e
Industriales 2222,1 0,02 2965,4 0,02 5187,5 0,02
Terrenos
Agrícolas 3378,5 0,03 65,7 0,00 3444,2 0,01
Praderas y
Matorrales 1299881,2 12,15 3190775,4 24,18 4490656,6 18,79
Bosques 4823555,2 45,09 2625506,2 19,90 7449061,4 31,17
Humedales 1146666,7 10,72 3105136,9 23,53 4251803,6 17,79
Áreas
Desprovistas de
Vegetación 1182172,4 11,05 1696690,8 12,86 2878863,2 12,05
Nieves y
Glaciares 1811682,2 16,93 1965823,2 14,90 3777505,4 15,81
Cuerpos de
Agua 392025,5 3,66 328188,9 2,49 720214,4 3,01
Áreas No
Reconocidas 36599 0,34 281296,8 2,13 317895,8 1,33
Total 10698182,8 100 13196449,3 100 23894632,1 100
Fuente: Elaboración propia a partir de CONAF; CONAMA; BIRF y Universidad Austral.

Anexo 3: Fauna de la Patagonia Chilena

Clase Vertebrados Aysén Magallanes


Total Anfibios 14 3
Anfibios Endémicos 1 1
Total Reptiles 7 6
Reptiles Endémicos 1 0
Total Aves 190 197
Aves Endémicos 1 0
Total Mamíferos 50 41
Mamíferos Endémicos 1 2
Fuente: Informe País 2002 y SAG Aysén.

Especies endémicas presentes en la Región de


Aysén
Anfibios
Bufo variegatus Sapo de rayas

44
Batrachyla taenita Sapo café
Batrachyla antartandica Sapo
Batrachyla leptopus Sapo
Eupsophus roseus Sapo rosado
Alsodes monticola Sapo montano
Caudiverbera caudiverbera Rana grande chilena
Hylorina sylvatica Rana arbórea
Rhinoderma darwini ranita de Darwin
Reptiles
Liolaemus fitzingeri Lagartija de fitzinger
Aves
Enicognathus leptorhynchus Choroy
Mamíferos
Chelemyx megalonyx Ratón topo
Geoxus valdivianus Ratón topo valdiviano
Phyllotis darwini Lauchón orejudo
Ctenomys coyhaiquensis Tuco-tuco de coyhaique
Ctenomis magellanicus Tuco-tuco de magallanes
Fuente: SAG Aysén

Anexo 4: Recursos Hídricos de la Patagonia Chilena

Principales Ríos de la Patagonia y sus características.

Superficie de
Nombre del Caudal Medio la Cuenca
Región Río Longitud (Km) (m3/seg) (Km2)
Aysén Aysén 26 628 11.674
Aysén Baker 170 875 26.726
Aysén Bravo 91 30 1.920
Aysén Cisne 160 240 5.196
Aysén Pascua 62 574 14.760
Aysén Simpson 88 116 3.712
Magallanes Gallegos 172 ---- 10.120
Magallanes Serrano 38 61 7.347
Fuente: INE y MIDEPLAN

Principales Lagos de la Patagonia y sus


Áreas

Nombre del Superficie


Región Lago (Km2)
O'Higgins
Aysén (internacional) 1.059
Cochrane
Aysén (internacional) 320
General Carrera
Aysén (internacional) 1.840
Aysén Presidente Ríos 313
Aysén San Rafael 122
Aysén Bertrand 68
Fagnano
Magallanes (internacional) 639

45
Magallanes Del Toro 191
Magallanes Blanco 144
Magallanes Laguna Blanca 136
Magallanes Muñoz Gamero 105
Magallanes Sarmiento 87
Magallanes Aníbal Pinto 79
Magallanes Balmaceda 70
Fuente: INE y MIDEPLAN

Anexo 5: Propiedad de los Derechos de Agua

Derechos de Aprovechamiento de Agua no


consuntivo permanente, constituido no
utilizados. Región de Aysén (1997)
Nombre Cauce Caudal
Ramón H. Vidal Mancilla Arn. Cóndor 0,035
Proyectos Aysén S.A. Lago Cóndor 24,5
ENDESA Laguna Monreal 2,1
ENDESA R. Baker 1.075
ENDESA R. Ibáñez 220
ENDESA R. Pascua 680
ENDESA R. Pascua 680
ENDESA R. Baker 717
EDELAYSEN S.A. Lago Atravesado 25,1
Proyectos Aysén S.A. R. Cuervo 89
ENDESA R. Del Salto 30
CHILGENER R. Chacabuco 22
Total 3.564,735
Fuente DGA1999.

Anexo 6: Producción de Madera Aserrada

3
Producción de Madera Aserrada (m )
Región de Región de
Año Aysén Magallanes Patagonia
1990 28.867 26.330 55.197
1991 13.202 23.382 36.584
1992 21.506 27.684 49.190
1993 24.711 28.515 53.226
1994 23.792 39.468 63.260
1995 28.235 31.936 60.171
1996 30.176 52.814 82.990
1997 31.602 42.897 74.499
1998 29.716 43.305 73.021
1999 31.907 52.818 84.725
2000 35.508 70.552 106.060
2001 22.797 53.999 76.796
2002 22.031 39.348 61.379
Fuente: INFOR 2002

Anexo 7: Empresas de Aserrío de la Patagonia Chilena

46
Empresas de Aserrío de la Patagonia y su Capacidad de Producción
RAZÓN SOCIAL REGIÓN CAPACIDAD MÁXIMA DE
PRODUCCIÓN (m3)
Maderas de Aysén S. A. Aysén 7.800

Inversiones Último Paraíso S. A. Aysén 1.812

Carlos Cortés Peña Aysén 1.275

Maderera San Cristóbal Ltda. Aysén 1.770

Soc. Agr. Y Mad. Río Mogote Aysén 2.829

Eduardo Casanova Aysén 2.122

Luis Castilla Vera Aysén 1.886

Jaime Salas Bohórquez Aysén 1.416

Luis Saldías Aysén 1.770

Elviro Vera Rebolledo Aysén 1.416

Laminadora Austral Ltda.. Aysén 2.475

Saul Gallardo Altamirano Aysén 566

Abelardo Rivera Aysén 4.245

Aserradero Santa Margarita Aysén 2.124

Soc. Com. Arafer Ltda. Aysén 1.416

Ruby Ruiz Cárcamo Aysén 1.416

Daniel Gómez Lavoz Aysén 2.829

Robinson Casanova F. Aysén 708

Sinecio Faúndez Ranquehua Aysén 1.359

Nelson Cuevas Jara Aysén 4.245

Forestal Russfin Ltda. Magallanes 18.000

For. Y Gan. Monte Alto Ltda.. Magallanes 12.000

Maderas San Vicente Ltda.. Magallanes 4.953

Sucesión Vicente Vásquez Magallanes 4.245

Constructora Salfa S.A. Magallanes 5.661

Oscar Raddatz Magallanes 1.869

Francisco Anibalovic Pupacic Magallanes 1.650

José Gallegos y Cía. Ltda. Magallanes 4.245

Erika Pérez Conuecar Magallanes 2.829

Alfonso Simunovic Ojeda Magallanes 2.829

Marcos Seguich Barrientos Magallanes 4.245

Forestal Sur Ltda. Magallanes 3.183

47
Suc. José Kusanovich Radic Magallanes 2.829

Enrique Poduje Ruiz Magallanes 2.829

Jorge Toledo G. Magallanes 2.475

Ana Gallardo Cabezas Magallanes 2.124

José Vergara Sánchez Magallanes 849

Suc. Arturo Díaz Trujillo Magallanes 1.416

Estancia Violeta Magallanes 566

Carlos Gallardo Forte Magallanes 1.416

Fuente: INFOR 2002.

Anexo 8: Estrategias de Desarrollo Regional Existentes en la Patagonia Chilena

EN LA REGION DE AYSEN

La Estrategia de Desarrollo 2000 – 2006 en la Región de Aysén, tiene como imagen objetivo: “... aspirar a ser una región
descentralizada y a obtener una alta calidad de vida, sustentada en un crecimiento económico alto y equitativo, que se
fundamentara en la conservación de la calidad medio ambiental y en la integración del territorio”viii.
Para el cumplimiento de lo anterior, la región ha establecido seis objetivos estratégicos:
1. Diseño y aplicación de un marco normativo para preservar y mejorar la calidad medioambiental de la región de Aysén, en
función de una zonificación del uso de los recursos naturales de la región.
2. Ampliar la capacidad de producción de bienes y servicios en la región, propiciando la ampliación permanente de la base
productiva y fomentando el desarrollo de la producción acuícola- pesquera; el turismo y la producción silvoagropecuaria.
3. Mejorar la calidad de vida satisfaciendo las necesidades sociales de la población.
4. Integración de los grupos vulnerables al desarrollo regional.
5. Afianzar el arraigo en las localidades y áreas de influencia aisladas o potenciadoras de soberanía y evitar la migración no
productiva.
6. Propender a una valorización efectiva de las oportunidades regionales de generación de empleo e ingresos, mediante el
fomento a la producción local y/o regional de bienes o insumos.
La Estrategia posee varios elementos donde se destaca la importancia dada a la calidad ambiental. No obstante, sectores como el
acuícola que también tiene una importancia alta en la estrategia están desarrollando graves daños sobre los recursos naturales
marinos.
Un aspecto de gran importancia para el desarrollo de la región de Aysén es el Ordenamiento Territorial. Dentro de su estrategia se
señala como un lineamiento para el cumplimiento de su imagen objetivo. La región ya cuenta con una zonificación del borde costero
la cual fue firmada por el Presidente Ricardo Lagos, mediante Decreto Supremo N°153 el 14 de Junio del año 2004, el que permite a
Aysén contar con un cuerpo legal que ordena el desarrollo productivo del litoralix.

EN LA REGION DE MAGALLANES
En cuanto a la región de Magallanes el objetivo establecido en su Estrategia de Desarrollo Regional es: “Lograr el crecimiento de la
Región de Magallanes y Antártica Chilena, mediante la utilización integral y sustentable de sus recursos naturales, desarrollando su
territorio, mejorando la calidad de vida de sus habitantes, mediante la incorporación de ciencia y tecnología, velando por la
preservación del medio ambiente y fortaleciendo su identidad regional con el necesario apoyo de un Estado moderno y
descentralizado”x. Para el cumplimiento de este objetivo se han fijado lineamientos estratégicos, dentro de los cuales se destacan:
1. Utilizar plenamente los recursos forestales de carácter productivo, generando productos diversos de alto valor.
2. Propiciar el adecuado fomento y diversificación de la actividad acuícola fortaleciendo el acceso a aquellas áreas potencialmente
explotables.
3. Alcanzar una mayor extensión en las reservas de gas natural.
En Magallanes también se da una importancia gravitante al desarrollo de la acuicultura, haciendo uso de las aguas con alto potencial
para el desarrollo de este sector. El desarrollo forestal en la región se presenta como una actividad plenamente productiva,
pensando en la extracción de bosque nativo, específicamente de la especie forestal Lenga. En vista del agotamiento de los recursos
petroleros en la región se está en busca de un sustituto. Este podría ser el gas natural, elemento para el cual ya se están realizando
exploraciones.

Anexo 9: Sectores en la Región de Aysén donde se detectaron explotaciones forestales bajo


incumplimiento de planes de manejo

Sector Coordenadas (Lat/Long)

48
Valle Lagunas 45º38’44,1” S y 72º31’20,5” O
Río Cajón 46º07’24.6” S y 72º34’24.6” O
46º08’11.3” S y 72º35’26.3” O
46º09’20.8” S y 72º37’20” O
46º10’48.7” S y 72º41’54” O
46º12’11.5” S y 72º45’20.7” O
46º12’13.8” S y 72º46’27.7” O
46º11’55.2” S y 72º47’15.2” O
Fuente: CODEFF y Greenpeace

Anexo 10: Incendios en la Patagonia Chilena durante el período 1978 - 1990

Incendios en la Patagonia Superficie y Personal

Temporada Superficie (ha) Personal Temporada Superficie (ha) Personal


1978 – 1979 4.608 ----- 1990 – 1991 307 134
1979 – 1980 326 ----- 1991 – 1992 40 146
1980 – 1981 6.621 ----- 1992 – 1993 1.929 143
1981 – 1982 3.056 ----- 1993 – 1994 1.793 136
1982 – 1983 908 ----- 1994 – 1995 260 152
1983 – 1984 15.876 ----- 1995 – 1996 1.647 145
1984 – 1985 17.816 ----- 1996 – 1997 231 126
1985 – 1986 5.046 ----- 1997 – 1998 30.217,86 128
1986 – 1987 1.551 ----- 1998 – 1999 499,39 134
1987 – 1988 5.642 ----- 1999 – 2000 596 125
1988 – 1989 1.720 ----- 2000-2001 122 122
1989 – 1990 3.126 ----- 2001-2002 167 167
Total 104.105,25
Fuente: INFOR y CONAF 2002.

Anexo 11: SNASPE en la Patagonia Chilena

Parque Nacional Región Hectáreas


Cabo de Hornos Magallanes 63.093
Alberto de Agostini Magallanes 1.460.000
Pali Aike Magallanes 5.030
Torres del Paine Magallanes 181.229
Bernardo O'Higgins Aysén –Magallanes 3.525.901
Queulat Aysén 154.093
Laguna San Rafael Aysén 1.742.000
Isla Guamblin Aysén 10.625
Isla Magdalena Aysén 157.616
Fuente: CONAF 2004.

Reserva Nacional Región Hectáreas


Lago Rosselot Aysén 12.725
Las Guaitecas Aysén 1.097.975
Cerro Castillo Aysén 179.550
Coyhaique Aysén 2676
Trapananda Aysén 2.305

49
Lago Carlota Aysén 27.110
Lago Las Torres Aysén 16.516
Katalalixar Aysén 674.500
Lago Cochrane Aysén 6.925
Lago General Carrera Aysén 178.400
Lago Jeinemeni Aysén 161.100
Alacalufes Magallanes 2.313.875
Laguna Parrillar Magallanes 18.814
Magallanes Magallanes 13.500

Fuente: CONAF 2004.

Monumento Natural Región Hectáreas


Dos Lagunas Aysén 181
Cinco Hermanas Aysén 228
Cueva del Milodón Magallanes 189
Los Pingüinos Magallanes 97
Laguna de Los Cisnes Magallanes 25

Fuente: CONAF 2004.

Anexo 12: Elementos Protegidos por el Consejo de Monumentos Nacionales

Unidades Bajo la Protección del Consejo de Monumentos Nacionales


Nombre Categoría Región Nombre Categoría Región Nombre Categoría Región
Cementerio
Monumento Monumento
Caleta Tortel Zona Típica Aysén de KON- Magallanes Fuerte Bulnes Magallanes
Histórico Histórico
AIKÉN
Capilla de Santuario de la Cementerio Monumento Hito Monumento
Aysén Magallanes Magallanes
Mármol Naturaleza de Mejillones Histórico Geográfico Público
Cementerio
Cueva Río Monumento Monumento Monumento
Aysén de Oazy Magallanes Morro Chico Magallanes
Pedregoso Arqueológico Histórico Histórico
Harbour
Estero Santuario de la Cementerio Monumento Palacio Sara Monumento
Aysén Magallanes Magallanes
Quitralco Naturaleza de Onaisin Histórico Braun Histórico

Isla de los Monumento Cementerio Monumento Plaza Muñoz


Aysén Magallanes Zona Típica Magallanes
Muertos Histórico de Posesión Histórico Gamero
Puente Cementerio
Monumento Monumento Pontón Monumento
Presidente Aysén de Puerto Magallanes Magallanes
Histórico Histórico Andalucía Histórico
Ibañez Harris
Cementerio
Faro Monumento Monumento Pozo de Monumento
Magallanes de San Magallanes Magallanes
Posesión Histórico Histórico Petróleo N°1 Histórico
Sebastián
A Hernando Proa de
Monumento Monumento Monumento
de Magallanes Cueva de Fell Magallanes Escampavía Magallanes
Público Arqueológico Histórico
Magallanes Yelcho
Proa y restos
del casco del
Monumento Cueva de la Monumento veleros Monumento
Al Ovejero Magallanes Magallanes Magallanes
Público Leona Arqueológico "Lonsdale" ex Histórico
"Villedu
Havre"
Restos de la
Bahía Buena
Monumento Cueva de Monumento barca Monumento
y Punta Magallanes Magallanes Magallanes
Arqueológico PALI-AIKE Histórico "Ambassador Histórico
Santa Ana
"
Casa de Monumento Draga Monumento Ruinas de la Monumento
Magallanes Magallanes Magallanes
Mauricio Histórico Aurífera Histórico Ciudad del Arqueológico

50
Braun existente en Rey Don
Russfin Felipe

Monumento Faro Monumento Valle del Río Monumento


Casa Stirling Magallanes Magallanes Magallanes
Histórico Magdalena Histórico Chico Histórico
Cementerio
Monumento Frigorífico Monumento
Cerro Magallanes Magallanes
Histórico Bories Histórico
Castillo

Fuente: Consejo de Monumentos Nacionales

Anexo 13: Requisitos para declarar una zona como Reservas de la Biosfera

Las Reservas de la Biosfera, para ser denominadas como tales deben cumplir con requisitos, los cuales hacen referencia a la
importancia del lugar a ser declarado como Reserva de la Biosfera. A continuación se señalan los criterios de selección establecidos
por el Programa MAB, para que una zona sea designada como Reserva de la Biosfera:
1. Contener un mosaico de sistemas ecológicos representativo de regiones biogeográficas importantes, que comprenda una
serie progresiva de formas de intervención humana.
2. Tener importancia para la conservación de la diversidad biológica.
3. Ofrecer posibilidades de ensayar y demostrar métodos de desarrollo sostenible en escala regional.
4. Tener dimensiones suficientes para cumplir las tres funciones de las Reservas de Biosfera señaladas anteriormente.
5. Cumplir las tres funciones mencionadas mediante el siguiente sistema de zonación:

a) una o varias zonas núcleo jurídicamente constituidas, dedicadas a la protección a largo plazo conforme a los
objetivos de conservación de la reserva de biosfera, de dimensiones suficientes para cumplir tales objetivos;
b) una o varias zonas tampón claramente definidas, circundantes o limítrofes de la(s) zona(s) núcleo, donde sólo
puedan tener lugar actividades compatibles con los objetivos de conservación;
c) (c) una zona exterior de transición donde se fomenten y practiquen formas de explotación sostenible de los
recursos.
6. Aplicar disposiciones organizativas que faciliten la integración y participación de una gama adecuada de sectores, entre otras
autoridades públicas, comunidades locales e intereses privados, en la concepción y ejecución de las funciones de la reserva
de biosfera. Haber tomado, además, medidas para dotarse de:

a) mecanismos de gestión de la utilización de los recursos y de las actividades humanas en la(s) zona(s) tampón;
b) una política o un plan de gestión de la zona en su calidad de reserva de biosfera;
c) una autoridad o un dispositivo institucional encargado de aplicar esa política o ese plan;
d) programas de investigación, observación permanente, educación y capacitación.

Las Reservas de la Biosfera son constituidas como tales porque son necesarias para satisfacer ciertas necesidades de la humanidad
en su conjunto, a continuación se señalan cuales son fundamentos que señalan porqué son necesarias las Reservas de la Biosfera:
 Para conservar la diversidad biológica
 Para mantener ecosistemas sanos
 Para aprender sobre sistemas naturales y cómo están cambiando
 Para aprender modos tradicionales del uso de la tierra
 Para compartir conocimientos sobre cómo manejar los recursos naturales de un modo sostenible.
 Para cooperar en la resolución de problemas relacionados con el uso de los recursos naturales.
Lo anterior corresponde al porqué de declarar los lugares como Reservas de la Biosfera, pero surge la siguiente pregunta ¿quiénes
se ven beneficiados con esta declaración?, la respuesta es la siguiente:
 La comunidad local
 Los campesinos, guardabosques, pescadores.
 Los científicos
 Las autoridades y organismos gubernamentales.
 La comunidad mundial.

Anexo 14: Requisitos para declarar una zona como Patrimonio de la Humanidad

Al igual que para la postulación de una zona para ser declarada Reserva de la Biosfera, para la declaración de Patrimonio es el
Estado quien debe elevar la solicitud y en dicha solicitud se tiene que incluir un plan que detalle cómo se administra y se protege el
sitio a postular y se considera de suma importancia la participación por parte de la comunidad en el proceso de solicitud de
declaración, puesto que es importante que la comunidad tome conciencia de la responsabilidad del mantenimiento, actividades que
debe realizar en conjunto con el Estado.xi
La postulación puede corresponder a que la zona sea declarada como Patrimonio Mundial por ser un bien cultural o por ser un bien
natural, a continuación se señalan cuales son los elementos que caracterizan a cada tipo de bienxii.
Patrimonio Cultural:
 Los monumentos: obras arquitectónicas, de escultura o de pintura monumentales, elementos o estructuras de
carácter arqueológico, inscripciones, cavernas y grupos de elementos, que tengan un valor universal excepcional
desde el punto de vista de la historia, arte o ciencia
 Los conjuntos: grupos de construcciones, aisladas o reunidas, cuya arquitectura, unidad e integración en el
paisaje les dé un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, la ciencia o el arte

51
Los lugares: obras del hombre u obras conjuntas del hombre y la naturaleza así como las zonas incluidos
lugares arqueológicos que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista histórico, estético,
etnológico o antropológico.
Patrimonio Natural:
 Los monumentos naturales constituidos por formaciones físicas y biológicas o por grupos de esas formaciones que
tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético o científico
 Las formaciones geológicas y fisiográficas y las zonas estrictamente delimitadas que constituyen el hábitat de
especies animal y vegetal amenazadas, que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista estético
o científico
 Los lugares naturales o las zonas naturales estrictamente delimitadas, que tengan un valor universal excepcional
desde el punto de vista de la ciencia, de la conservación o de la belleza natural.
Para ser incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial, los sitios deben satisfacer los criterios de selección, los cuales son los
siguientes:
Los bienes culturales deben:
i. representar una obra maestra del genio creativo humano, o
ii. ser la manifestación de un intercambio considerable de valores humanos durante un determinado periodo o en un área
cultural específica, en el desarrollo de la arquitectura, las artes monumentales, la planificación urbana o el diseño
paisajístico, o
iii. aportar un testimonio único o por lo menos excepcional de una tradición cultural o de una civilización que sigue viva o
que desapareció, o
iv. ser un ejemplo sobresaliente de un tipo de edificio o de conjunto arquitectónico o tecnológico, o de paisaje que ilustre
una etapa significativa o etapas significativas de la historia de la humanidad, o
v. constituir un ejemplo sobresaliente de hábitat o establecimiento humano tradicional o del uso de la tierra, que sea
representativo de una cultura o de culturas, especialmente si se han vuelto vulnerable por efectos de cambios
irreversibles, o
vi. estar asociados directamente o tangiblemente con acontecimientos o tradiciones vivas, con ideas o creencias, o con obras
artísticas o literarias de significado universal excepcional (El Comité considera que este criterio no debería justificar la
inscripción en la Lista, salvo en circunstancias excepcionales y en aplicación conjunta con otros criterios culturales o
naturales)
Es igualmente importante el criterio de la autenticidad del sitio y la forma en que esté protegido y administrado
Los bienes naturales deben:
i. ser ejemplos sobresalientes que representativos de los diferentes períodos de la historia de la Tierra, incluyendo el
registro de la evolución, de los procesos geológicos significativos en curso, del desarrollo de las formas terrestres, o de
elementos geomórficos o fisiográficos significativos, o
ii. ser ejemplos sobresalientes representativos de los diferentes períodos de la historia de la tierra, incluyendo el registro de
la evolución, de los procesos geológicos significativos en curso, del desarrollo de las formas terrestres, o de elementos
geomórficos o fisiográficos significativos, o
iii. contener fenómenos naturales extraordinarios o áreas de una belleza natural y una importancia estética excepcionales, o
iv. contener los hábitats naturales más importantes y más representativos para la conservación in situ de la diversidad
biológica, incluyendo aquellos que alberguen especies amenazadas que posean un valor universal excepcional desde el
punto de vista de la ciencia o la conservación.
También son criterios importantes la protección, la administración y la integridad del sitio.
También puede existir la postulación a sitios mixtos, los cuales tienen al mismo tiempo sobresaliente valor natural y cultural.

52
REFERENCIAS
1.- Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. 2003. Procedimiento para la Propuesta de Declaración de la Patagonia Chilena como Patrimonio de la Humanidad.
2.- Instituto Nacional de Estadísticas. 2003. Estadísticas del Medio Ambiente 1998-2002.
3.- Instituto Geográfico Militar. 1987. XII Región.
4.- Política Ambiental de la Región de Magallanes y la Antártica Chilena.
5.- Ibid.
6.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
7.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
8.- Lara, A. et al.Climate fluctuations derived from tree-rings and other proxy-records in the Chilean Andes: state of the art and future prospects.
9.- Ibid.
10.- http://www.terram.cl/index2.php?option=content&do_pdf=1&id=389
11.- Instituto Nacional de Estadísticas. 2003. Estadísticas del Medio Ambiente 1998-2002.
12.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
13.- Instituto Geográfico Militar. 1987. XII Región.
14.- Instituto Geográfico Militar. 1987. XII Región.
15.- Instituto Geográfico Militar. 1987. XII Región.
16.- Instituto Geográfico Militar. 1987. XII Región.
17.- Francisco Frías Valenzuela. 1995. Manual de Historia de Chile.
18.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
19.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
20.- World Bank, WWF . 1995. A Conservation Assessment of the Terrestrial Ecoregions of Latin America and the Caribbean.
21.- WRI, CODEFF y AUCH . 2002. Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar.
22.- Rafel Elizalde Mac-Clure.1970. La sobrevivencia de Chile.
23.- WWF- World Bank.Dinerstein, E. et al. 1995. A Conservation Assesment of the Terrestrial Ecoregions of Latin America and the Caribbean.
24.- WWF- World Bank.Dinerstein, E. et al. 1995. A Conservation Assesment of the Terrestrial Ecoregions of Latin America and the Caribbean.
25.- WWF, Supported by: Biodiversity Support Program. 1995. Freshwater Biodiversity of Latin America and The Caribbean. A Conservation Assesment.
26.- Biodiversity Support Program, The Nature Conservancy y USAID. 1999. Setting Geographic Priorities for Marine Conservation in Latin America and The Caribbeans. Kathleen Sullivan and Georgina Bustamante.
27.- Rodrigo Hucke-Gaete et al. 2003. Discovery of a blue whale feeding and nursing ground in southern Chile. Publicado en The Royal Society, Biology Letters.
28.- Ibid.
29.- Biodiversity Support Program, The Nature Conservancy y USAID. 1999. Setting Geographic Priorities for Marine Conservation in Latin America and The Caribbeans. Kathleen Sullivan and Georgina Bustamante.
30.- CONAF; CONAMA; BIRF; Universidad Austral de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad Católica de Temuco. 1999. Catastro y Evaluación de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile.
31.- Javier Simonnetti. 1995. Diversidad Biológica de Chile.
32.- Ibid.
33.- WWF. Ecorregión 95. www.panda.org
34.- Ibid.
35.- Juan Marcos Henríquez et al. 1995. Catalogo de la Flora Vascular de Magallanes (XII Región), Chile.
36.- Ivan Benoit, 1989. Libro Rojo de la Flora Terrestre de Chile.
37.- Universidad de Chile. 2002. Informe País, Estado del Medio Ambiente en Chile 2002.
38.- Servicio Agrícola y Ganadero, Mella, J. 1999. Revisión Bibliográfica Vertebrados Terrestres posibles de encontrar en la XI Región de Aysén.
39.- Universidad de Chile. 2002. Informe País, Estado del Medio Ambiente en Chile 2002.
40.- Walter Siefeld. 1997. Las áreas protegidas de la XII Región de Chile en la Perspectiva de los mamíferos marinos. Estudios Oceanológicos.
41.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
42.- IREN 1979, Citado en Informe País 2002 Universidad de Chile.
43.- Warren, C. et al. 1993. Citado por Rignot, E. et al. 2003. Contribution of The Patagonia Icefields of South America to Sea Level Rise.
44.- Aniya, M. et al. 1996. Citada por Rignot, E. et al. 2003. Contribution of The Patagonia Icefields of South America to Sea Level Rise.
45.- Aniya et al. 1996 y Aniya 1998 Citado por Andrés Rivera. www.glaciologia.cl
46.- INE y MIDEPLAN 2001. Panorama Económico y Social. Las Regiones de Chile 1990-1999.
47.- INE y MIDEPLAN 2001. Panorama Económico y Social. Las Regiones de Chile 1990-1999.
48.- Ecosistemas 2005. Situación de los Recursos hídricos en la región de Aysén
49.- Peter Hartmann, CODEFF XI Región. 1999. El agua principal recurso ¿de Aysén?.
50.- Ecosistemas 2005. Situación de los Recursos hídricos en la región de Aysén
51.- Brown, E & Valdivia, J. 2000. Informe Nacional sobre la Gestión del Agua en Chile.
52.- Ministerio de Bienes Nacionales, Catastro Nacional. www.bienes.cl.
53.- Ministerio de Obras Públicas, Dirección General de Aguas. S.D.T. N°90, Mayo 1999. Derechos de Aguas Otorgados y en trámite en el país para fines Hidroeléctricos.
54.- EL Periodista. El Apetito de Endesa. .
55.- WWF, http://www.panda.org/about_wwf/where_we_work/ecoregions/global200/pages/regions/region076.htm
56.- Bryant et al., 1997. Citado por WRI, CODEFF y AUCH en Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar. 2002.
57.- WRI, CODEFF y AUCH . 2002. Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar.
58.- INFOR. 2003. Estadísticas Forestales XI Región 2002.
59.- INFOR. 2003. Estadísticas Forestales XII Región 2002.
60.- CONAF; CONAMA; BIRF; Universidad Austral de Chile, Pontificia Universidad Católica de Chile y Universidad Católica de Temuco. 1999. Catastro y Evaluación de los Recursos Vegetacionales Nativos de Chile.
61.- Ibid.
62.- Ibid.
63.- Fundación para la Innovación Agraria. 2001. Bosque Nativo en Chile: Situación Actual y Perspectivas.
64.- Ibid.
65.- Mario Peralta, 1976, Uso, Clasificación y Conservación de Suelos.
66.- Ibid.
67.- INFOR, Estadísticas Forestales XI Región 2002 y Estadísticas Forestales XII Región 2002.
68.- Ibid.
69.- Hajek, Historia Ambiental de Chile, http://www.hajek.cl/ecolyma/doc03i.htm
70.- Vanniere y Maurette, 1995. Office National des Forèts Francia. International trade and sustainability Of the chilean forestry sector. Raúl O’Ryan y Gabriel Fierro.
71.- Adriana Hoffman, 2001. Enciclopedia de los Bosques Chilenos

53
72.- Página Web CITES. www.cites.org
73.- Caleta Tortel, Zona Típica, Consejo de Monumentos Nacionales, http://www.monumentos.cl/cgi-bin/monumentos.cgi?id=10719.
74.- CONAMA. 2002. Diagnóstico y Propuesta para la Conservación de la Biodiversidad de la XII Región.
75.- Corporación Nacional de Fomento, 7 de Julio de 2004.
76.- Página Web Invierta en Aysén. www.inviertaenaysen.cl
77.- Página Web Ministerio de Bienes Nacionales. www.bienes.cl
78.- MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional, Región Aysén. 2000-2006.
79.- INFOR, www.infor.cl/webinfor/investigacion/ apoyo_proyectos/Bol-orden2.PDF
80.- Ministerio de Agricultura,
81.- El Llanquihue, http://www.chilesustentable.cl/html/modules.php?name=News&file=article&sid=1113
82.- Página Web El Bosque Chileno. http://www.elbosquechileno.cl/36alerce.html
83.- FAO. 2002. Guía para Encuestas de Demanda, Oferta y Abastecimiento de Combustibles de Madera. Programa de Asociación Comunidad Europea - FAO (2000-2002)
84.- INFOR y CNE. 2004. Propuesta de una Metodología para el Estudio de la Demanda de Leña en Coyhaique y Puerto Aysén.
85.- Ibid.
86.- Ibid.
87.- Ibid.
88.- Ibid.
89.- Ibid.
90.- Ibid.
91.- Ibid.
92.- Ibid
93.- Página Web Sistema Nacional de Certificación de leña. www.lena.cl
94.- Página Web Oficina de Estudios y Políticas Agrarias. www.odepa.cl
95.- CONAMA. 2002. Diagnóstico y Propuesta para la Conservación de la Biodiversidad de la XII Región.
96.- Rima Givot. 1996. The “Incendios Forestales” of Aisén.
97.- Donoso C. y Lara A. 1999. Silvicultura de los Bosques Nativos de Chile. Editorial Universitaria. 421 páginas.
98.- Documentado por Greenpeace, 2004.
99.- INFOR. 2003. Estadísticas Forestales XI Región 2002.
100.- INFOR. 2003. Estadísticas Forestales XII Región 2002.
101.- IREN 1979, Citado en Informe País 2002 Universidad de Chile.
102.- WWF. Ecorregión 95. www.panda.org
103.- Cloudsley Thompson citado por Rodolfo Golluscio y Jorge Mercau, Cambios en la Biodiversidad ante distintos grados de desertificación provocados por el pastoreo. 1994. Actas del Taller internacional sobre Recursos
Fitogenéticos, Desertificación y Uso Sustentable. PATAGONIA.
104.- Dregne citado por Rodolfo Golluscio y Jorge Mercau, Cambios en la Biodiversidad ante distintos grados de desertificación provocados por el pastoreo. 1994. Actas del Taller internacional sobre Recursos
Fitogenéticos, Desertificación y Uso Sustentable. PATAGONIA.
105.- Varios autores citados por Rodolfo Golluscio y Jorge Mercau, Cambios en la Biodiversidad ante distintos grados de desertificación provocados por el pastoreo. 1994. Actas del Taller internacional sobre Recursos
Fitogenéticos, Desertificación y Uso Sustentable. PATAGONIA.
106.- INIA. 1987. Evaluación del Potencial de Pastoreo del Área de Uso Agropecuario de la XII Región, Magallanes y de la Antártica Chilena.
107.- INIA. 1987. Evaluación de la Erosión del Área de Uso Agropecuario de la XII Región, Magallanes y de la Antártica Chilena.
108.- Instituto Nacional de Estadísticas. Estadísticas Agropecuarias. 2002.
109.- Servicio Agrícola Ganadero. 2004. El Sistema de incentivos para la Recuperación de Suelos Degradados (en los concursos administrados por el SAG).
110.- Ministerio de Minería. Minería en la Región de Aysén. 1999
111.- Ibid.
112.- www.editec.cl Noviembre 2003.
113.- Declaración de Impacto Ambiental Crecimiento del Tranque de Relaves Confluencia.
114.- Ministerio de Minería. Minería en la Región de Aysén.
115.- Fiscalización y Seguimiento al Proyecto Modificación Plan de Explotación Minera Fachinal Ltda. 2002. www.seia.cl
116.- Página Web ENAP. Historia de ENAP. www.enap.cl
117.- Revista Que Pasa 1449 18 al 25 de enero 1999
118.- Diario La Tercera, 13 de julio de 2004
119.- Página Web Ecoceanos. 26 de mayo de 2004.
120.- Instituto de Ecología Política, Grandes Desastres Ambientales Mundiales. http://www.iepe.org/ecoclubes/pages/13092002grandesdesastres.htm
121.- Ibid.
122.- Página Web CAP. www.cap.cl
123.- Página Web Catamutun. www.carbonifera.cl
124.- Ibid.
125.- Ibid.
126.- Ibid.
127.- Página Web Asociación de Exportadores de Manufactureras.
128.- Página Web Catamutun. www.carbonifera.cl
129.- Rosenfeld, J. 2003. Informe Ambiental “Extracción de Carbón en terrenos de Propiedad de la Estancia Estrecho de Magallanes”.
130.- Consejo Regional Magallanes y Antártica Chilena. 2003. Informe Salida a Terreno Comisión “Medio Ambiente”. Martes 14 de Octubre del 2003.
131.- Ministerio de Minería. Minería en la Región de Aysén. 1999
132.- Página Web Servicio Nacional de Geología y Minas. www.sernageomin.cl
133.- CORFO. 1995. Oportunidades de Negocios de los Recursos Mineros no Metálicos en Chile.
134.- Fundación Terram. 2003. La Minería y su Pasivo Ambiental.
135.- Fundación Terram. 2003. La Minería y su Pasivo Ambiental. 130.- Lagos, 1997, citado por Fundación Terram. 2003. La Minería y su Pasivo Ambiental.
136.- El Mostrador. 15 de Mayo del 2004.
137.- SERNAPESCA, Anuario Estadístico 2005.
138.- Estadísticas www.salmonchile.cl
139.- SERNAPESCA, Anuario Estadístico 2005.
140.- MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional Aysén 2000-2006.

54
141.- Página Web Aqua. 30 de enero de 2003.
142.- Diario Estrategia. 18 de enero de 2007
143.- Página Web Aqua. 17 de enero de 2003.
144.- Fundación Terram. 2002. De la Harina de Pescado al "Salmón Valley".
145.- MIDEPLAN.. Estrategia de Desarrollo Regional Aysén 2000-2006.
146.- Elaboración Propia a Partir de información de 21/07/04.
147.- Fundación Terram. 2002. De la Harina de Pescado al "Salmón Valley".
148.- Fundación Terram. 2002. Impacto Ambiental de la Salmonicultura en Chile: La situación en la Xa Región de los Lagos.
149.- Fundación Terram. 2003. Antibióticos y Acuicultura. Un Análisis de sus potenciales impactos para el Medio ambiente, la salud humana y animal en Chile.
150.- Ibid.
151.- Ibid.
152.- Ibid.
153.- Ibid.
154.- Ibid.
155.- Ibid.
156.- Diario La Nación. 17 de febrero de 2007
157.- Fundación Terram. 2003. Antibióticos y Acuicultura. Un Análisis de sus potenciales impactos para el Medio ambiente, la salud humana y animal en Chile.
158.- Página Web Ecoceanos. 7 de Noviembre de 2003.
159.- Uso y abuso de los antibióticos en la Salmonicultura, 2007. Ecoceanos
160.- EL Periodista . 9 de Noviembre de 2003.
161.- Ibid.
162.- Fundación Terram. 2003. Antibióticos y Acuicultura. Un Análisis de sus potenciales impactos para el Medio ambiente, la salud humana y animal en Chile.
163.- Doctor Alejandro Buschmann de la Universidad de los Lagos en entrevista de Ecoceanos News. 2003.
164.- Ibid.
165.- Página Web Mundo Acuícola. http://www.mundoacuicola.cl/pma/modules.php?name=News&file=article&sid=2379
166.- Fundación Terram. 2002. Impacto Ambiental de la Salmonicultura en Chile: La situación en la Xa Región de los Lagos.
167.- Biodiversity Support Program, The Nature Conservancy y USAID. 1999. Setting Geographic Priorities for Marine Conservation in Latin America and The Caribbeans. Kathleen Sullivan and Georgina Bustamante.
168.- Fundación Terram. 2002. Impacto Ambiental de la Salmonicultura en Chile: La situación en la Xa Región de los Lagos.
169.- Ibid.
170.- La Tercera. 9 de Julio de 2004. Nelson Matisini, presidente de la Federación de Pescadores Artesanales Cofradía de Aysén.
171.- Fundación Terram. 2003. Impactos Ambientales del Escape de Salmónidos.
172.- Ibid.
173.- Ibid.
174.- Ibid.
175.- Ibid.
176.- Conversación con Peter Hartmann. Octubre 26 del 2004. Director Regional, CODEFF XI Región.
177.- Estades, C. Especie Non Grata: Efectos Ecológicos de las Especies Exóticas,. Ciencias Biológicas, Ciencia al Día. Http://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen1/numero2/articulos/articulo6.html
178.- Jaksic, et al. 2002. Invaders without frontiers: cross-border invasions of exotic mammals. Biological Invasion 4.
179.- El Mercurio. 26 de junio de 2003. Animales exóticos: El castor se expande por islas magallánicas, entrevista a los Científicos Jaksic y Jones.
180.- El Mercurio 26 de agosto de 2007
181.- Jaksic, et al. 2002. Invaders without frontiers: cross-border invasions of exotic mammals. Biological Invasion 4.
182.- Ibid
183.- Ibid
184.- Estades, C. Especie Non Grata: Efectos Ecológicos de las Especies Exóticas,. Ciencias Biológicas, Ciencia al Día. Http://www.ciencia.cl/CienciaAlDia/volumen1/numero2/articulos/articulo6.html
185.- Matthei, O. 1995. Manual de la Malezas que crecen en Chile.
186.- Fundación Mar de Chile. Sobreexplotación.. www.mardechile.cl
187.- SERNAPESCA. Anuario Estadístico 2002.
188.- SERNAPESCA. Anuario Estadístico 2002.
189.- SERNAPESCA. Anuario Estadístico 2002.
190.- Buschmann, A. H y A. A. Pérez Matus. 2003. Sustentabilidad e Incertidumbre de las Principales Pesquerías Chilenas. Publicaciones Oceana, Santiago de Chile.
191.- Ibid.
192.- La Tercera. 04 de Agosto de 2004. Incautan 360 kilos de centolla.
193.- CONAMA. 2002. Diagnóstico y Propuesta para la Conservación de la Biodiversidad de la XII Región.
194.- CONAMA. 2002. Diagnóstico y Propuesta para la Conservación de la Biodiversidad de la XII Región.
195.- Buschmann, A. H y A. A. Pérez Matus. 2003. Sustentabilidad e Incertidumbre de las Principales Pesquerías Chilenas. Publicaciones Oceana, Santiago de Chile.
196.- Boletín ECOSCODEFF N°5. XI Región. Acción por Daño Ambiental. Peter Hartmann
197.- Página Web Ecoceanos. 6 de mayo de 2004.
198.- Boletín Ecoceanos. 14 de Octubre de 2004.
199.- Alfredo Sánchez y Roberto Morales. 1990. Las Regiones de Chile Espacio Físico y Humano-económico.
200.- WRI, CODEFF y AUCH . 2002. Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar.
201.- Ministerio Secretaria General de la Presidencia. 2002. Reglamento del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
202.- Página Web CMT. Obras del CMT. www.cmt-chile.cl
203.- Conversación con Adriana Hofmann. Octubre 24 del 2004. Coordinadora Nacional de Defensores del Bosque Chileno
204.- Página Web Endesa. E HidroAysén. www.endesa.cl www.hidroaysen.cl
205.- Revista Área Minera, 3 de diciembre de 2007
206.- Fundación Terram, Abril 2007
207.- La Nación, 19 de agosto de 2007
208.- El Periodista. El Apetito de Endesa. .
209.- El Periodista. El Apetito de Endesa. .
210.- IPCC. 2001.Tercer Informe de Evaluación, Cambio Climático 2001.
211.- Ibid.
212.- Página Web Greenpeace España: http://www.greenpeace.org/espana_es/press/release?press_id=405267. Los glaciares se deshielan a causa del cambio climático. 10 febrero 2004.

55
213.- Lara, A. et al. Climate fluctuations derived from tree-rings and other proxy-records in the Chilean Andes: state of the art and future prospects.
214.- Naruse and Aniya 1992, Cassasa et al. 2002 y Rivera et al. 2000 citado por Lara, A. et al. En Climate fluctuations derived from tree-rings and other proxy-records in the Chilean Andes: state of the art and future
prospects.
215.- Rivera et al. 2002, citado por Lara, A. et al. En Climate fluctuations derived from tree-rings and other proxy-records in the Chilean Andes: state of the art and future prospects.
216.- Rignot, E., Rivera,A. y Casassa, G. 2003 Contribution of the Patagonia Icefields of South America to Sea Level Rise
217.- Investigación y Ciencia, octubre 2005
218.- http://www.ecosistemas.cl/1776/article-71941.html
219.- Tocho, J. et al. 1996. Penetración del Agujero de Ozono en Sudamérica, publicada en Investigación y Ciencia. Febrero 1996.
220.- NASA. 2001. Ozono. NASA Facts. The Earth Science Enterprise Series.
221.- Ibid
222.- Tocho, J. et al. 1996. Penetración del Agujero de Ozono en Sudamérica, publicada en Investigación y Ciencia. Febrero 1996.
223.- Claudio Casiccia S. Andrés Hernández S. 2003. Disminución del ozono estratosférico sobre Punta Arenas (Lat.53S; long. 70.9W), Chile.
224.- Diffey, B. L. 1991. Solar ultraviolet radiation effects on biological systems. Review in Physics in Medicine and Biology 36.
225.- MIPYME y Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo de Chile. Manual Para Empresas, 7 de Julio de 2004.
226.- Corporación Nacional de Fomento, 7 de Julio de 2004.
227.- Corporación Nacional de Fomento, 7 de Julio de 2004.
228.- Ley N°19.606, MINISTERIO DEL INTERIOR, Biblioteca del Congreso Nacional, 7 de Julio de 2004.
229.- Ley N°19.392, MINISTERIO DE HACIENDA, Biblioteca del Congreso Nacional, 7 de Julio de 2004.
230.- Ley N°19.149, MINISTERIO DE HACIENDA, Biblioteca del Congreso Nacional, 7 de Julio de 2004.
231.- Corporación Nacional Forestal, 7 de Julio de 2004..
232.- Simonetti, 2000. Citado por WRI, CODEFF y AUCH en Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar. 2002.
233.- WRI, CODEFF y AUCH . 2002. Bosques Frontera de Chile: Un Patrimonio Natural a Conservar.
234.- Luebert, F. Y P. Becerra. 1998. Representatividad vegetacional del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) en Chile. Revista Ambiente y Desarrollo.
235.- Servicio Agrícola y Ganadero, Mella, J. 1999. Revisión Bibliográfica Vertebrados Terrestres posibles de encontrar en la XI Región de Aysén.
236.- PNUMA. 2003. Estado Actual de las Áreas Naturales Protegidas de América Latina y el Caribe (Versión Preliminar).
237.- PNUMA. 2003. Estado Actual de las Áreas Naturales Protegidas de América Latina y el Caribe (Versión Preliminar).
238.- PNUMA. 2003. Estado Actual de las Áreas Naturales Protegidas de América Latina y el Caribe (Versión Preliminar).
239.- Ministerio Secretaria General de la Presidencia de la República. Reglamento Áreas Silvestres Protegidas de Propiedad Privadas. 2003.
240.- La Tercera. 4 de Agosto de 2004.
241.- Voces del Bosque.2004 N° 38. 2003: el año de Gondwana.
242.- La Tercera. 13 de Diciembre de 2003.
243.- CONAF. 1996. Libro Rojo de los Sitios Prioritarios para la Conservación de la Diversidad Biológica en Chile.
244.- Comisión Nacional de Medio Ambiente , www.conama.cl
245.- Taller Final Proyecto Biodiversidad en Aysén, Manejo de Áreas Silvestres Protegidas,26-29 noviembre del año 2003. Coyhaique.
246.- Programa Hombre y Biosfera (MAB), UNESCO. , 7 de Julio de 2004
247.- Comité del Patrimonio de la Humanidad, , 9 de Julio de 2004.
248.- Núcleo Científico Forecos. 2003. Componentes Científicos Clave para una Política Nacional Sobre Usos, Servicios y Conservación de los Bosques Nativos Chilenos.
249.- MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional, Región Aysén. 2000-2006.
250.- Diario Financiero. 15 de Junio 2004.
251.- MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional, Región de Magallanes y la Antártica Chilena.
252.- Biblioteca del Congreso Nacional. 2003. Procedimiento para al propuesta de declaración de la Patagonia Chilena como Patrimonio de la Humanidad.
253.- Ibid.

i
Ministerio de Bienes Nacionales, Catastro Nacional. www.bienes.cl.
ii
Ministerio de Obras Públicas, Dirección General de Aguas. S.D.T. N°90, Mayo 1999. Derechos de Aguas Otorgados y en trámite en el país para fines Hidroeléctricos.
iii
EL Periodista. El Apetito de Endesa. Año 3, N°65, Viernes 2 de Julio de 2004.
iv
Hajek, Historia Ambiental de Chile, http://www.hajek.cl/ecolyma/doc03i.htm
v
Vanniere y Maurette, 1995. Office National des Forèts Francia. International trade and sustainability Of the chilean forestry sector. Raúl O’Ryan y Gabriel Fierro.
vi
Programa Hombre y Biosfera (MAB), UNESCO. www.unesco.org , 7 de Julio de 2004
vii
Comité del Patrimonio de la Humanidad, http://whc.unesco.org/4conves.htm , 9 de Julio de 2004.
viii
MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional, Región Aysén. 2000-2006.
ix
Diario Financiero. 15 de Junio 2004.
x
MIDEPLAN. Estrategia de Desarrollo Regional, Región de Magallanes y la Antártica Chilena.
xi
Biblioteca del Congreso Nacional. 2003. Procedimiento para al propuesta de declaración de la Patagonia Chilena como Patrimonio de la Humanidad.
xii
Ibid.

56