You are on page 1of 4

He aquí el ciclo del Origen Condicionado del sufrimiento o insatisfacción y de la perpetuación del miedo.

Extracto del blog del libro EL AURUM De ANTONIO LUNA MANCERA

CONTACTO: Condicionado por las bases de los sentidos surge el contacto. El contacto es cuando el órgano del sentido entra en contacto con un objeto sensorial y produce una “conciencia sensorial”. Éste es el momento cuando un estimulo sensorial activa una experiencia sensorial. Hace referencia al momento inicial de una experiencia., cuando los órganos sensoriales y sus percepciones asociadas entran en contacto con un objeto en particular. El momento de contacto es de gran intensidad. El contacto está simbolizado en la Rueda de la Insatisfactoriedad por un abrazo o por un beso.

SENSACIÓN:

Condicionado por el contacto surge la sensación. El séptimo eslabón es la sensación. La activación sensorial ya ha ocurrido, pero se ha movido hacia una respuesta, a una sensación de placentero, doloroso o neutral. Es una interpretación básica de la experiencia. Es la reacción resultante de la experiencia inicial que se produce cuando los sentidos y el objeto entran en contacto. Al experimentar algo, en un primer instante tan sólo existe la mera experiencia. Por ejemplo, si nos quemamos un dedo, somos conscientes de ello un segundo o dos antes de que la sensación de dolor se manifieste. Toda experiencia da lugar a uno de los tres tipos de sensaciones posibles; agradables, desagradables o neutras. Las sensaciones agradables pueden 1

ANSÍA O VEHEMENTE DESEO: Condicionado por la sensación surge el vehemente deseo. La esencia del vehemente deseo es un ansia compulsiva por acelerar la velocidad para tener más contacto con lo que nos agrada. el ansía nunca será satisfecha. . – miedo a perder el sentido de territorio del “yo”. el deseo. por dejarlo atrás por un miedo a perder el sentido de existencia. aunque sea con una simple infusión. 2 . Una vez que la sensación se ha manifestado. deseo fuerte. tal y como muestra la ilustración. ansía.extendiendo el sentido del territorio del “yo”. El ansia actúa como el apetito o la sed: genera un intenso deseo de satisfacción. O bien una urgencia por deshacerse de algo. mientras exista una entidad con miedo.oscilar entre el más leve indicio de gusto hasta el placer más intenso. de repeler o de ignorar. La sed despierta una necesidad imperiosa de saciarla. O una urgencia de desaparición. Y aún más. En un segundo nivel de ansiedad. Lamentablemente al intentar satisfacer ese deseo o ansía con algo externo la sensación de sed lejos de desaparecer. Las neutras desde una leve indiferencia o no desear darse cuenta. el ansia. ya que el deseo o el ansía están basados en la ilusión de separación entre un “yo” permanente. aumenta la fuerza y se convierte en un ansia compulsiva de atraer. una glotonería de tener más de lo mismo. fantasear hasta el letargo y sopor. suele intensificarse. El octavo eslabón es el anhelo. sólido. surge una actitud energética o reacción energética frente al objeto o situación que ha producido la sensación agradable. la repulsión a una desagradable y la indiferencia a una neutral. El impacto de la sensación está perfectamente ejemplificado por un hombre con una flecha clavada en un ojo y el intenso dolor que la imagen sugiere. En un primer nivel de intensidad surge la atracción a una sensación agradable. Y las desagradables desde la más leve irritación o molestia hasta el dolor más agudo. desagradable o neutra. – indiferencia o deseo de no confrontar la realidad.

por lo que te aferras al objeto que te reporta tal sentimiento. En otras deseas liberarte a toda costa de un objeto que te resulta desagradable. Siendo el fuego esa dolorosa tensión que sientes cuando estas bajo su dominio.A no tener. una especie de ilusión. monotonía. 3. 1. El vehemente deseo incluye las tres líneas o inflexiones distintas de la actitud o reacción a la sensación: la atracción. (Indiferencia.. letargo. permanente. O tú mismo cambias.. como nubes espesas que nublan la mente y que es una clase de inconsciencia. La felicidad es la cesación de la actividad de estos tres venenos y superar o vencer la fuerza de los hábitos.. ignorancia inconsciente) Estos son los tres venenos básicos de la mente que causan el sufrimiento y oscurecen la mente natural iluminada. Otra manera de ver el ansia o vehemente deseo es que la energía de la mente sale y fluye de la mente hacia el objeto que ansias. 3 . con el fuego de la negatividad y con el fuego de la ignorancia.También puede ser un deseo neutral de aburrimiento. sólido y aislado que puede dar satisfacción duradera De esta manera te comportas como el mono tratando de alcanzar el reflejo de la luna en el agua. la repulsión o la indiferencia. El aferramiento a los objetos sólo puede terminar en dos resultados: o el objeto al que te aferras cambia o desaparece. Es sólo cuestión de tiempo cuál de las dos ocurre primero.Puede ser un impulso a tener o a engancharnos (atracción) En ocasiones quieres prolongar el placer. a resistirte (repulsión). tedio. 2. Los maestros hablan de que los humanos se queman con el fuego del deseo.independiente y aislado y el engaño de creer que existe un objeto independiente. engaño.

como si vertieras. O como si fueran tentáculos que se extienden hacia afuera intentando conectarse o alcanzar a los objetos o personas que están afuera. como si derramaras tus ojos sobre el objeto deseado. Y este flujo hacia afuera drena tu energía y te agota.Ese flujo de energía intenta atrapar algo. de fundirse con ese objeto. de engancharse a algo. Y no es una simple atracción pasiva. (Una manera de evitar perderla y así alimentarte de esta energía. Es como si escanciaras. dejándote exhausto. es colocar las manos sobre los ojos después de meditar) 4 .