You are on page 1of 4

YEMAYÁ Es la orisha madre de todos los orishas puesto que reina en el mar, donde nacen los caracoles que

se usan en el diloggún. Es la más respetada del panteón yoruba. Es orgullosa y arrogante especialmente cuando se enfada. Orisha de las profundidades del océano; según Bolivar opolowo 9, fue la primera orisha en surgir en el proceso de creación del mundo. En algunas versiones es ella quien decide crear. A ella se acude para atraer la fertilidad y para proteger la femeneidad. Tiene las cualidades de la luna. Hija de Obatalá y esposa de Okó, solo se la puede ver en sueños. Patrona de la Bahía de la Habana. Color de las cuentas: Transparentes y azul. Objetos de plata y del mar. En Africa se adoraba a Yemayá en Egbá. Orisha mayor, madre de la vida y madre de algunos dioses. Dueña del mar y de la luna. Diosa de la maternidad universal y de las aguas salobres. Es la reina de las aguas y al representar al mar como fuente fundamental de la vida se considera madre universal. No solo es dueña de los mares sino de todo lo que hay en ellos. fue mujer de Babalú-ayé, de Agayú y de Oggún. Su hijo predilecto es Changó. es astuta e indomable, le gusta cazar, chapear y manejar el machete. Es justa, pero energicamente rigurosa. Aunque el mar es su casa, vive y come en cualquier lugar, lo mismo en la loma que en las cuatro esquinas, en el cementerio o en el monte. Se sienta o monta en Otón, o en caracol y tabla por su diloggún, todo lo cual se guarda en sopera, en el interior del canastillero dedicado a los santos. Su nombre no debe ser pronunciado por quien la tenga asentada, sin antes tocar con las yemas de los dedos la tierra y besar en ellos la huella de polvo. Representa la intelectualidad, la sapiencia y los caracteres cambiantes como el mar. Yemayá cuando castiga es inflexible, es adivina por excelencia. Su nombre significa madre de los peces. Se dice que todos somos hijos de ella. Es la orisha de la maternidad. Ella es la guardadora de todas las riquezas. Nuestros desperdicios son su tesoro. lo que se pierde puede ser reobtenido con la ayuda de Yemayá. Cuando buscamos a Yemayá en la naturaleza tenemos que buscarla en el mar. Las crestas de las olas contra las costas y rocas. Es en esta forma como Yemayá toma los sacrificios y Ofrecimientos. En esta misma forma ella construye o destruye, ofreciendo bendiciones o quitándolas. Lo que es tomado de ríos y arroyos es dado a Yemayá. Todos los desechos y desperdicios incluyendo los ofrecimientos son tomados y llevados al mar. Este es el porqué los yoruba dicen "nadie conoce lo que hay en el fondo del mar". La forma destructiva de Yemayá viene en forma de olas. Este poder no va ni viene solo. La luna y los vientos juegan en una parte mayoritaria

de esta energía destructiva. Madre de Changó. Si no es la madre carnal lo adora como una madre, hay quien sostiene que Obatalá parió a Changó y tuvo que abandonarlo porque era fruto del pecado. Yemayá parió a los 16 orishas. Es la dueña de las aguas y representa al mar. Fué mujer de Babalú Ayé, de Agayú, de Orula y de Oggún. Le gusta cazar, chapear, manejar el machete. Es indomable y astuta. Sus castigos son duros y su cólera es terrible, pero justiciera. Según algunos procede de Oyó, otros dicen que es de Mina. Es más temible y de mayor jerarquía que Oyá, la dueña del cementerio, de la centella y del vendaval, concubina de Changó. No hay más que una Yemayá, una sola con siete caminos o avatares. En Diloggún Habla en Oddi (7), su día es el sábado. CAMINOS DE YEMAYÁ Awoyó- La mayor de las Yemayá, la de los más ricos vestidos, la que se ciñe 7 faldas para guerrear y defender a sus hijos. Cuando sale a pasear, se pone los adornos de Olokum y se corona con el arcoiris (ochumare). Akuara- De dos aguas. En la confluencia de un rio, allí se encuentra con su hermana Ochún. Vive en el agua dulce, es bailadora, alegre, pero poco recta, no hace maleficios. Cuida a los enfermos, prepara remedios, amarra abikús. Okute o Okutí- La de azul pálido, está en los arrecifes de la costa, Portera de Olokum. Lo mismo se encuentra en el mar, en el rio, en la laguna que en el monte, es en este camino mujer del Dios de la guerra y de los hierros, Oggún, come en su compañía y acepta las ofrendas tanto en el mar como en la manigua. Cuando guerrea lleva colgados de la cintura el cuchillos y las demás herramientas de Oggún. Trabaja mucho, es una amazona temible. El ratón le pertenece. Con el envía mensajes a sus omó, o suele transformarse en ratón para visitarlos y le teme al perro. Es de genio violento, retador, muy severa y rencorosa. Vive internada en el monte virgen o en parajes desolados. Es hechicera, experta en preparar afoche. Le gusta bailar con un majá enroscado en los brazos. Detesta el pato y le encanta el carnero. Son suyos los corales y las madreperlas. Konla: La de la espuma. Está en la resaca, enredada en una manta de lino. Naviera vive en las hélices de los barcos. Achabá- Peligrosísima, sabia y voluntariosa, la que lleva en el tobillo una cadena de plata. Su mirada es irresistible, su aire es altanero. Fue mujer de Orula y su palabra la acata siempre Ifá. Para oir a sus fieles se vuelve de espalda. Sus amarres no se desatan nunca. Asesú- Mensajera de Olokún, la de agua turbia, sucia. Muy seria va al caño, a las letrinas y cloacas. Come pato. Recibe las ofrendas en compañía de los muertos. Es muy lenta en complacer a sus fieles. Mayaleo o Mayalewo: Vive en los bosques en una poceta o en el manantial. En este camino se asemeja a su hermana Ochún Ikole,

porque es bruja. Tiene estrechas relaciones con Oggún. ATRIBUTOS-El sol, luna llena, ancla, salvavidas, bote, siete remos, siete aros de plata, acero, lata o plomo. Ikuke (rabo de caballo con mango) adornado con cuentas azules y blancas. Usa manto de burato ricamente adornado. Agogó (Campanita) que se utiliza para saludar y para que preste atención cuando se habla con ella. Abanico con varillaje de nácar y oro adornado con cuentas y caracoles. Agbebé ( abanicos redondos hechos con pencas de guano, adornados con plumas de pavo real, caracoles y cascabeles). Todos estos atributos son adornados con patos, peces, redes, estrellas, caballitos de mar, conchas y en miniatura, todo lo relativo al mar, siempre llevan cuentas azules y blancas alternas. COLLARES-Siete cuentas de cristal transparente y azules, en Yemayá Ocutí son de agua ultramarino. En Yemayá Ayabá o Achabó, azul pálido y agua. Yemayá Asesú: Azul oscuro y perlas opalinas o cuentas de jabón. VESTIDOS- Bata con serpentinas azules y blancas, símbolo del mar y la espuma, especie de cinto ancho de tela y un peto de forma romboidal sobre el ombligo FLORES- Flor de agua y violeta PERFUME- Verbena ANIMALES- Gallo, paloma, guineo, jicotea, pato, gallina, loro, ganso, codorniz. Para Yemayá Asesú, el cerdo con una ceremonia muy cuidadosa. Yemayá Ocute no come pato. Yemayá lama sus chicharrones a las cucarachas. YERBAS ESENCIALES DEL ASIENTO- Lechuguilla, Yerba añil, Verbena, prodigiosa, paraguitas, flor de agua, helecho, berro, lechuga, yerba buena, albahaca morada, guamá, guásima, botón de oro, yerba de la niña, coaté o colonia, marilope, panetela, huevo de gallo, helecho de rio, guacamaya, yerba mora, corazón de paloma, cucaracha, diez del día, orozú, palo de canela. PATAKKI DE YEMAYÁ Olofi, el todopoderoso, para que el mundo existiera, convirtió el vapor de las llamas en nubes, para que de ellas cayera agua para extinguir el fuego que cubría la tierra impidiendo que surgiera la vida. De tanta agua que cayó, se llenaron los huecos enormes que había entre las rocas, formándose así Olokún (El océano, terrible y temido por todos). Pero el mar tiene también un lado bueno, al permitir que surgiera la vida ( el caracol primero habló antes de existir el hombre) y este mar es Yemayá, quien existía antes que nada existiera, tendida cuan larga era. Un día, sintió dolor en el vientre y de él salieron los ríos, los

orishas y todo lo que alienta y vive sobre la tierra. SINCRETISMO Yemayá se sincretiza con la Virgen de Regla. Patrona de la Bahía, cuentan que tiene su origen cuando un obispo llamado san Agustín que vivió y murió en Africa, talló en madera la imagen de una virgen negra cumpliendo las órdenes de un ángel que se le apareció cuando era joven. Años después la figura viajó a España resistiendo marejadas y tormentas, quedando como patrona de marinos y pescadores. En 1660 llegó la imagen a Cuba. COLOR: Azul, preferiblemente el índigo y el blanco. NÚMERO: 7 Dia: 7 de septiembre. SALUDO: Omío Yemayá Omoloddé, Yemayá ataramawá. OFRENDAS: Ochinchín de Yemayá hecho a base de camarones, alcaparras, lechuga, huevos duros, tomate y acelga, azucar negra, pescado entero, sandía, piña, papaya, uva, manzana, naranja, . Se le inmolan gallinas, patos, palomas, codornices, gansos. Sus ewes son lechuga, antiponlá, mejorana, mora, berro, verbena, helecho, albahaca, hierbabuena, verdolaga, aguacate, ciruela, etc... HIJOS: Mujeres voluntariosas, fuertes y rigurosas, aunque maternales y serias, en ocasiones son impetuosas y arrogantes. Son resentidas y muy leales, aman el lujo y la magnificencia. Son muy justas. De caracter cambiante. OTROS: Yemayá protege a los mortales de aflicciones relativas al vientre de las personas, así como a todas las enfermedades o accidentes relacionadas con agua, dulce o salada, lluvia o humedad. REZO A YEMAYÁ: Lya mío atará maguá mío jojoo acheré Oggún ayába jiguán odún; omio Yemayá asayabí Olokún, aboyó aboyó yogn euó aya balo euó mi emí bache iyá olomí okará biaye Yemayá eguére ekún. Asayobió Olokún ya bi eledé omo arikú alálajara de yuama Kamarikú komón amón; kamari eyó, kamari ofó, kamari yen bipene. Agó.