BFT - Biofiltro para Tratamiento de Olores

INFORMACIÓN TOMADA:http://www.sereco.it/prodotti.php?language=spagnolo&vedi=20120210 El biofiltro para tratamiento de olores, del tipo BFT, fue diseñado para el abatimiento de los olores fuertes que se propagan desde las instalaciones de depuración de aguas, de compostaje, instalaciones industriales, etc. degradando las sustancias malolientes (hidrógeno sulfurado, mercaptanos, dimetil sulfuros, amoniaco de origen natural o de síntesis inorgánica, compuestos aromáticos o alifáticos) en compuestos inodoros. Dicho equipo está constituido, esencialmente, por: - una pila de soporte y contención del lecho filtrante compuesta por módulos estándar de acero curvado, sustentación enrejado y con tejido vetroresina semipermeable completo de con contención estructura del de lecho;

- un lecho filtrante compuesto por una mezcla calibrada de maderas provenientes de los trituradores de alta calidad caracterizado por un alto grado de porosidad, elevada retención de humedad y con características idóneas para el crecimiento y el arraigo de una flora bacteriana capaz de metabolizar los compuestos olorígenos; - un ventilador centrífugo para la aspiración del aire exhausto de las secciones de la instalación mayormente sujetas a la liberación de sustancias olorígenas y la consecuente entrada de estas en boquillas exposición secado nebulizadoras directa del lecho y a el electroválvula los rayos solares, de que biofiltro; accionamiento; causaría su - un sistema automático de humidificación del lecho filtrante constituido por tubos en PVC, - una protección integral del biofiltro que, dejando libre la salida del aire tratado, evita la incontrolado;

- un sistema de control de los parámetros de funcionamiento del biofiltro constituido por un sensor de temperatura y de humedad relativa del lecho filtrante y lector de presión del aire, conectados ventilador se directamente distribuye al de cuadro forma local uniforme de dentro control; del - cuadro eléctrico local de mando y potencia, instalado en la máquina. El aire aspirado por el biofiltro y poco a poco atraviesa el lecho desde abajo hacia arriba. La flora bacteriana anidada sobre el lecho flotante depura el aire de los compuestos olorígenos y el aire depurado sale del punto más alto del biofiltro. El crecimiento bacteriano se aleja automáticamente del excedente de agua y drenaje. En condiciones operativas la naturaleza del lecho filtrante contrasta con la tendencia natural de la acidificación debida al aire a tratar, por lo tanto, el control del pH del lecho debe efectuarse solamente de vez en cuando mediante simples exámenes de laboratorio o utilizando simplemente instrumentación de campo. El biofiltro está diseñado para respetar las normativas más restrictivas en vigor sobre el tratamiento de olores. La simplicidad constructiva del equipo y la calidad de todos los componentes garantizan bajos costes de gestión y una elevada fiabilidad con el paso del tiempo. Ventajas

  

DEPURACIÓN DEL AIRE DE FORMA NATURAL. ELEVADA EFICIENCIA DE TRATAMIENTO. FUNCIONAMIENTO COMPLETAMENTE AUTOMÁTICO.

  

ESTRUCTURA MODULAR PARA SIMPLIFICAR EL TRANSPORTE Y EL MONTAJE. BAJOS COSTES DE GESTIÓN. ELEVADA FIABILIDAD Y FUNCIONAMIENTO DURADERO.

BIOFILTRO PARA EL TRATAMIENTO DE OLORES 1

BIOFILTRO PARA EL TRATAMIENTO DE OLORES 2

TIPOS DE BIOFILTROS PARA EL TRATAMIENTO DE GASES DE DESECHOS
TOMADO DE http://www.estrucplan.com.ar/Articulos/imprimirss.asp?IDArticulo=732&CC=1
Tipos de biofiltros Los equipos empleados para la purificación biológica de gases pueden subdividirse en tres tipos: biofiltro de lecho fijo (BLF), biofiltro de lecho escurrido (BLE) y biolavadores. Esta clasificación se basa en las condiciones en las que se encuentran los microorganismos en el sistema y del patrón de flujo de la fase líquida, tal y como se muestra en el cuadro 4. Clasificación de los biofiltros en función de la fase líquida y biológica Fase líquida En movimiento Fase biológica Dispersa Inmovilizada Biolavador Biofiltro de lecho escurrido Biofiltro de lecho fijo Estacionaria

Las características de cada uno de estos equipos aparecen a continuación. ¡Error! Marcador no definido Biofiltro de lecho fijo

Los biofiltros de lecho fijo (BLF) constan de un lecho empacado que se conoce como material filtrante y que puede ser sintético u orgánico, que sirve como soporte para los microorganismos y en el caso de los orgánicos como fuente de nutrientes para el crecimiento microbiano. Ejemplos de materiales filtrantes utilizados en este tipo de filtros son rocas porosas, tierra de diatomeas, perlita, tierra, trozos de maderas, diferentes tipos de compostas, residuos orgánicos tales como cáscaras de cacahuate, de arroz o de coco, fibra de caña de azúcar, entre otros. El principio de los biofiltros de lecho fijo consiste en hacer pasar la corriente gaseosa saturada de humedad que contiene al contaminante a través del lecho en donde los contaminantes son degradados por los microorganismos. En la figura 3 se muestra un esquema de un biofiltro de lecho fijo. Una característica importante de los BLF es la ausencia de la fase acuosa móvil que los hace convenientes para tratar contaminantes muy poco solubles en agua. Es importante mencionar que la huella física de los BLF es mayor con respecto a los otros tipos de biofiltros.

Biofiltro de lecho escurrido

El biofiltro de lecho escurrido (BLE) consiste de una columna empacada con un soporte inerte (usualmente de material cerámico o plástico) donde se desarrolla la biopelícula. A través del lecho se alimenta una corriente gaseosa que contiene al sustrato por biodegradar y una corriente líquida que es comúnmente reciclada a través del lecho y que tiene la función de aportar nutrientes esenciales a la biopelícula, así como de remover los productos de degradación de los microorganismos. Estos sistemas se recomiendan para compuestos solubles en agua. El diagrama de operación de este sistema se muestra en la figura 4. Los BLE tienen similares ventajas que los biolavadores, ya que la recirculación del líquido facilita la eliminación de los productos de reacción así como un mayor control sobre el proceso biológico a través del control del pH y la composición del medio líquido. La operación de absorción y biodegradación del contaminante en los BLE se lleva a cabo en un solo reactor, lo cual los pone en ventaja sobre los biolavadores respecto a la huella física y la operación del mismo. Se ha reportado que en ambos sistemas el principal problema de operación es la solubilización del gas en la fase acuosa, aunque es menos crítico en los BLE. En la figura 5 se observa un biofiltro de lecho escurrido, Biocyd-3, uno de los más grandes del mundo para la remoción de azufre, CS2 y H2S en Monterrey, México. Biolavador A diferencia de los biofiltros, en los biolavadores el compuesto a degradar primero es absorbido en la fase líquida localizada en una torre de absorción llena de líquido. La operación consiste en hacer fluir el gas a contracorriente a través del líquido, donde los contaminantes y el O2 son absorbidos. Posteriormente el líquido es alimentado a un reactor empacado de un material inerte cubierto de la película biológica encargada de degradar al contaminante (figura 6). Los BL son los sistemas más adecuados para el tratamiento de compuestos muy solubles en agua. Las principales ventajas de los biolavadores son: a) la recirculación del líquido que favorece la no acumulación de productos que pudieran tener efectos nocivos para los microorganismos y b) la facilidad de control del proceso biológico a través de la composición del medio líquido. Sin embargo, el requerimiento de dos equipos, uno para la absorción y otro para la biodegradación del contaminante, los hace poco convenientes con respecto a los biofiltros de lecho escurrido. En el cuadro siguiente se resumen las ventajas y desventajas de los tres tipos de biofiltros antes mencionados. La selección del sistema adecuado deberá hacerse considerando las características de la corriente gaseosa a tratar, la eficiencia de remoción esperada y los costos involucrados.

Ventajas y desventajas de los sistemas de biofiltración Tipo de biofiltro Ventajas Altas superficies de contacto gas-líquido Fácil arranque y operación. Bajos costos de inversión Soporta periodos sin alimentación Conveniente para operación intermitente No produce agua de desecho Mejor control de la reacción. Posibilidad de evitar acumulación de subproductos. Equipos compactos Baja caída e presión Desventajas Poco control sobre fenómenos de reacción Baja adaptación a altas fluctuaciones de flujo de gas Grandes volúmenes de reactor No conveniente para tratamiento de contaminantes cuyos subproductos son compuestos ácidos. Baja superficie de contacto gas-líquido No soporta periodos sin alimentación Genera lodo residual Arranque completo Necesidad de aireación extra Altos costos de inversión, operación y mantenimiento Necesidad de suministrar nutrientes Baja superficie de contacto gas-líquido Generación de lodos No resiste periodos sin alimentación Necesidad de suministrar nutrientes Arranque complejo Altos costos de inversión, operación y mantenimiento Taponamiento por biomasa Producción de agua de desecho No conveniente para tratamiento de contaminantes cuyos subproductos son compuestos ácidos.

Biofiltro de Lecho Fijo

Biolavador

Biofiltro de Lecho Escurrido

Control de concentración de sustratos Posibilidad de evitar acumulación de subproductos Equipos compactos Baja caída de presión Alta transferencia de oxígeno y del contaminante

Parámetros de diseño de un sistema de biofiltración

Los principales parámetros de diseño de un sistema de biofiltración son los siguientes:

   

Características del gas contaminante (concentración, flujo, presencia de partículas, temperatura). Selección del material filtrante. .Contenido de humedad del material filtrante. Microorganismos.

Características del gas contaminante Las características del gas a tratar son muy importantes en la determinación de la eficiencia de remoción de un sistema de biofiltración. Con base en la concentración del gas contaminante se puede seleccionar el tipo de biofiltro. Generalmente para los sistemas de biofiltración se ha considerado que el rango de concentración óptimo de 0 a 5 g/m3, sin embargo, en los últimos años se han reportado sistemas de biofiltración capaces de degradar concentraciones mayores. Respecto a la temperatura del gas contaminante, si es mayor a 40 ºC será necesario un proceso de pretratamiento para reducirla, pues puede verse afectado el proceso metabólico de los microorganismos responsables del proceso de descontaminación. Los sistemas humidificadores tienen en estos casos la doble función de aumentar la humedad relativa y de reducir la temperatura del gas a tratar. Finalmente, es necesario evaluar la presencia de partículas con el fin de evitar el taponamiento del lecho filtrante a su paso por éste. En presencia de la obstrucción, las partículas pueden ser removidas en un proceso previo ya sea por sedimentación (ciclón) o por absorción en una columna empacada. Lecho filtrante Para los biofiltros de lecho fijo (BLF) y de lecho escurrido (BLE), el lecho filtrante es el hábitat de la población microbiana. Considerando el volumen de estos sistemas es recomendable considerar materiales de gran disponibilidad en el sitio de operación del sistema así como un bajo costo. En general, se prefiere que los materiales filtrantes contengan los nutrientes necesarios para el metabolismo microbiano, sin embargo en ausencia o baja concentración de estos pueden adicionarse mediante solución de nutrientes. Para los BLF esta solución se agrega periódicamente por aspersión. Para los BLE, las soluciones minerales se agregan al líquido en movimiento. El tamaño de partícula, es decir su distribución y geometría del poro, debe proporcionar una mayor área superficial para la rápida transferencia del contaminante a la fase acuosa y una fracción considerable de espacios huecos para limitar las caídas de presión. El material filtrante debe tener una buena capacidad de retención de agua, ya que los microorganismos requieren de una importante cantidad de agua para crecer. El rango óptimo de humedad del material filtrante en sistemas de biofiltración se considera entre 40 y 60%. Un bajo contenido en el lecho filtrante reduce el espesor de la biopelícula y merma la actividad microbiológica y, por consiguiente, la actividad del biofiltro. Por otro lado, un elevado contenido de humedad puede crear una saturación, provocando zonas anaerobias o incrementar la caída de presión. Finalmente, el pH de estos sistemas debe ser regulado ya que numerosos procesos de oxidación generan productos ácidos, básicos o inhibitorios, como los compuestos clorados, azufrados y amonio entre otros. En general la capacidad amortiguadora se logra mediante la adición de compuestos tales como carbonatos de calcio o como conchas de ostión para los BLF o mediante la adición de soluciones amorti-guadoras líquidas en el caso de los BLE. Aspectos microbiológicos de la biofiltración La capacidad de degradación de los microorganismos involucrados en estos procesos depende de las características de los contaminantes. Para compuestos o mezclas biogénicas es fácil encontrar, por su ubicuidad, microorganismos que degraden los contaminantes a partir de suelos contaminados, lodos activados y compostas. Para la biodegradación de compuestos más recalcitrantes es necesario realizar un proceso de selección para encontrar microorganismos eficientes para la oxidación de los contaminantes. Para compuestos altamente recalcitrantes, como algunos aromáticos y ciertos clorados de alto peso molecular, se requiere la presencia de otros compuestos orgánicos para poder realizar la oxidación, proceso que se conoce como co-metabolismo. Las fuentes más comunes para encontrar los microorganismos necesarios para el proceso son generalmente las plantas de tratamiento de agua que reciben las descargas de las industrias en donde se generan estos contaminantes.

En los procesos biológicos para el control de aire contaminado no es posible considerar la esterilización del gas por motivos económicos. Por lo tanto, las poblaciones dentro de los equipos deben ser capaces de oxidar los contaminantes en condiciones altamente competitivas de no esterilidad. La reacción bioquímica que describe el proceso de biofiltración se presenta a continuación, en donde el contaminante presente en fase gas sería el sustrato. Biomasa + X + S = dX + CO2 + H2O sustrato = biomasa + CO2 + H2O

La lista de especies presentes en sistemas de biofiltración es larga y depende de diversos aspectos, tales como el inóculo inicial, el material filtrante, los contaminantes a tratar y el tiempo de aclimatación. En el cuadro 6 se presenta una lista de microorganismos comúnmente utilizados para el tratamiento biológico de gases, mientras que la figura 7 muestra una fotografía de un material filtrante. Aplicaciones de la biofiltración Actualmente, existen numerosas empresas dedicadas al diseño, construcción y operación de sistemas de biofiltración a escala industrial. Los reportes de finales de la década de 1990 indicaban que tan solo en Alemania y en los Países Bajos se encontraban más de 500 biofiltros instalados a nivel industrial. Desde entonces la lista ha aumentado considerando los biofiltros en operación para diversas aplicaciones en países tales como los Estados Unidos de América, Inglaterra, Italia, México, Colombia, Finlandia, Australia, entre otros (ver cuadro 7, páginas 53-54). Los biofiltros instalados abarcan áreas que van desde 10 a 2,000 m2; tratando volúmenes de contaminantes en el rango de de 17 a 2,500 m3/min (Deshusses 2001). Cuadro.Microorganismos más comunes usados para el tratamiento biológico de gases Bacterias Actinomicetes Micrococcus Cephalosporium sp. Micromonospora vulgaris Bacillus cereus Streptomicetes sp. Pseudomonas putida Pseudomonas fluorescens Hongos Actinomycetes Penicillium Circinella Cephalotecium Ovularia Stemphilium Scedosporium apiospermun sp sp. sp. sp.

Biofiltro de Corteza de Pino: Facilita la Absorción de las Moléculas Odiríferas y otros contaminantes
INFORMACION TOMADA DE : http://www.interempresas.net/Agricola/FeriaVirtual/ProductoBiofiltro-de-corteza-de-pino-Biot-54121.html
La corteza de pino tiene una gran porosidad interna, llegando al 43% del volumen total de la partícula. Esto proporciona una elevada superficie de contacto entre la corriente de gases a depurar y los microorganismos, lo que redunda en una mayor eficiencia del proceso y una necesidad menor de tiempo de retención. El tamaño de poro de la corteza de pino, es idóneo para facilitar la absorción de las moléculas odiríferas y otros contaminantes. Este producto puede utilizarse como material único para constituir el lecho o como componente individual en sistemas de biofiltración multicapa.

La biofiltración es una técnica muy versátil, capaz de tratar olores. la eficiencia del tratamiento de estos elementos se encuentra por encima del 90-95% para bajas concentraciones de contaminantes, típicamente menores de 1.000 ppm.