You are on page 1of 2

Antes de entrar a analizar el texto escogido (que más adelante expondré), deberíamos

dar un repaso por lo que fue y lo que llegó a ser el teatro griego, así como por el
contexto general y personal de Aristófanes. Dicho esto, comencemos con el origen del
teatro en Grecia.

El origen del teatro se remonta a las primitivas fiestas dionisíacas en las que un coro de
sátiros hacían unas interpretaciones lírico-corales, y fue Tespis quién añadió un prólogo
y unas conversaciones más coloquiales. En torno al 534 a.C., la representación de
tragedias se había convertido en parte indispensable de las fiestas que se celebraban en
Atenas en honor a Dioniso. El teatro fue mejorando con el tiempo, hasta que fueron
varios los personajes, y la temática se fue desligando de alabanzas hacia las deidades del
panteón griego. Fue Esquilo el que introdujo a los dos actores, que podían representar
más de un papel. Más tarde, Sófocles introdujo a un tercer actor en la escena, hacia el
año 460 a.C.

Para hablar de las características, debemos dividir al teatro griego en dos géneros:
tragedia y comedia.

En la tragedia los personajes que aparecen son legendarios, y tienen actuaciones


modélicas. Se pretende provocar en el público compasión y dolor, y cunplen también
una función catárquica. El final es trágico, un personaje muere; o purificador, un
personaje que ha experimentado el dolor es perdonado y renace.

Estructuralmente se divide en tres grandes partes: prólogo, episodios y éxodo. Entre el


prólogo y los episodios, y entre los episodios y el éxodo, se alternan el párodos y el
estásimos, interpretados por el coro.

Al principio, las tragedias estaban conformadas por una trilogía, aunque finalmente
acabarían siendo de una sola parte.

El coro marca la acción, la explica y sitúa en ella al expectador. Habla de cuestiones


religiosas. A veces es la voz del autor, y a veces la conciencia del pueblo.

Los temas de las tragedias pueden ser mitológicos, políticos, sociales, educativos,
problemas de la humanidad, la guerra...

Las comedias suelen tratar de temas cotidianos, escritos en tono satírico y basados en la
actualidad. Los personajes son cotidianos y de los grupos sociales más bajos. Existe una
constante alusión sexual, se crean situaciones grotescas, se mezclan los dialectos
griegos, se crean nuevas palabras y el final siempre es feliz.

Arsitófanes vivió desde la mitad del siglo VI a.C. hasta la segunda mitad del siglo V
a.C., desde la época de esplendor de Atenas hasta la época en la que Macedonia
comienza a someter a todas las poleis griegas. Vio cómo Fidias esculpía sus obras en el
Partenón, símbolo del esplendor ateniense, y fue testigo de la corrupción de Pericles,
acusado de financiar la renovación urbanística de Atenas con fondos destinados a la
Liga de Delfos. Contempló también la decadencia de su ciudad, dominada por Esparta,
y cómo finalmente cayó bajo el dominio del macedonio Filipo II.
En lo personal, estuvo íntimamente relacionado con el mundo político y literario de su
época. Fue un acérrimo defensor de los antiguos ideales y un continuo opositor de las
nuevas tendencias sofistas. Aunque no era contrario a la democracia, sacó a la luz las
debilidades del sistema político mediante sus sátiras.

Texto escogido

Filocleón.-Pues bien, demostraré inmediatamente, desde la misma línea de salida, que


nuestro poder no es inferior a ninguna realeza. ¿Qué hay hoy en día más feliz y
venturoso que un juez? ¿Qué oficio más placentero? ¿Qué ser hay más temible, y eso
aun siendo uno viejo? Yo, a quien tan pronto como me deslizo de la cama, aguardan en
la balustrada del tribunal hombres importantes, de cuatro codos de alto. Y luego, en
cuanto me acerco, me pone uno en la mano su mano blanda, ladrona de dinero público,
y me suplican haciendo reverencias y con una voz que es un puro lamento: "Apiádate de
mí padrecito, te lo ruego, si alguna vez tú también robaste durante el ejercicio de algún
cargo público o vendiendo alimento en alguna campaña a tus compañeros". Ese
individuo jamás habría sabido de mi existencia, si no hubiera habido una primera
absolución.

Tema: Aristófanes critica el afán de los atenienses por servir de jurado para condenar a
alguien

Resumen: Filocleón quiere acudir al juzgado y lo justifica apelando a la grandeza del


oficio de juez en la Atenas de Pericles. En su monólogo, para explicarse, utiliza
preguntas retóricas y afirma que hombres más importantes que él le suplican para ser
absueltos de sus delitos.

Estructura: Aristófenes hace una sátira sobre los temas cotidianos de la sociedad
ateniense. Tucídides decía que los autores e historiadores no debían ocuparse del pasado
más remoto, sino de la actualidad, de los hechos recientes. Aristófenes escribe sobre
temas de actualidad, y, además, se ocupa de personajes igualmente cotidianos,
representantes de los grupos sociales más bajos: Filocleón y su hijo no son más que
unos simples ciudadanos de Atenas. Por otra parte, las situaciones grotescas recuerdan
el tono de comedia que impera en toda la obra: que Bdelicleón haga lo posible para que
su padre no salga de casa frente a su ferviente deseo de asistir a los tribunales es una
situación que roza lo absurdo.

Valoración personal: el texto, así como toda la obra, me ha parecido interesante por la
irónica vestimenta de los tribunales (coro de avispas), que son los que trabajan por los
políticos y jueces que se llevan las recompensas, mientras que a los ciudadanos no les
queda casi nada por sus servicios de jurado.

Me gusta cómo Aristófanes retrata a Filocleón: un anciano orgulloso de creer servir


fielmente a su ciudad, que se vanagloria por juzgar a hombres poderosos, alzándose así
por encima de los reyes, sin pensar que está siendo manipulado por los gobernantes.

En mi opinión, Aristófanes sabe cómo criticar el sistema judicial y a la vez hacer reír al
público con las situaciones que los personajes experimentan. En conclusión, es un texto
muy conseguido y divertido a la par que aleccionador.