Este  jueves  7  de  marzo  alrededor  de  las  10:30  de  la  mañana  se  presentaron  dos  policías

 estatales   en  nuestro  domicilio  particular,  uno  de  ellos  se  identificó  como  el  comandante  Enrique  Aguilar   Pérez,  e  informaron  que  tenían  que  llevarnos  a  Mely  Arellano  Ayala  y  a  quien  esto  escribe,  Ernesto   Aroche  Aguilar,  al  juzgado  5to  de  lo  Penal  como  parte  del  proceso  278/2011,  correspondiente  a  la   denuncia  de  robo  a  mano  armada  del  que  fuimos  objeto  en  diciembre  de  2011,  en  las  oficinas  que   entonces  ocupaba  Lado  B.     El  policía  Enrique  Aguilar  Pérez  en  primera  instancia  sólo  informó  que  a  ellos  les  habían  ordenado   que  nos  presentaran  en  el  juzgado  y  que  teníamos  que  estar  allá  a  más  tardar  en  una  hora,  pues   nos  esperaban  a  las  11:30  horas.  Mostró  brevemente  la  orden  a  quien  esto  escribe  y  dijo  que  nos   esperaría  fuera  de  casa  para  el  traslado.   Tras  el  aviso  policial  hablamos  con  un  abogado  y  con  algunos  colegas  periodistas  para  informarles   lo  que  estaba  pasando.  El  abogado  explicó  que  era  irregular  el  uso  de  policías  estatales  sin  que   acompañaran  a  funcionario  alguno  del  juzgado  el  proceso  de  notificación  y  traslado,  y  recomendó   no  salir  de  casa.   Pasadas  las  11  horas  el  agente  de  la  policía  estatal  volvió  a  tocar  la  puerta  preguntando  si   atenderíamos  o  no  al  citatorio,  explicando  ahora  que  la  decisión  de  ir  o  no  era  ya  un  asunto   personal,  a  pesar  de  que  unos  minutos  antes  había  señalado  que  había  una  orden  de  llevarnos   ante  la  juez.   Explicó  también  que  debería  entregar  el  citatorio  correspondiente,  se  le  pidió  que  lo  dejara  por   debajo  de  la  puerta  pero  no  quiso  hacerlo,  y  advirtió  con  insistencia  que  él  le  diría  a  la  juez  que  no   quisimos  ir  y  que  ya  ella  resolvería  lo  conducente  ante  tal  negativa.   Genera  suspicacia  la  forma  en  que  agentes  de  la  policía  estatal  se  presentaron  sin  compañía  de   funcionarios  del  juzgado  o  un  diligenciario,  con  la  orden  de  llevarnos  al  juzgado  y,  además,  sin  que   hubiera  citatorios  previos.   De  acuerdo  con  el  artículo  108  del  Código  de  Procedimientos  Penales  para  el  Estado  Libre  y   Soberano  de  Puebla  la  autoridad  judicial  está  facultada  para  que  “en  caso  de  que  en  algún  acto   procesal,  sea  necesaria  la  presencia  de  una  persona,  la  autoridad  judicial  que  conoce  del  asunto   deberá  ordenar  su  citación  mediante  oficio,  correo  certificado,  telegrama  con  aviso  de  entrega,   teléfono  o  cualquier  medio  que  garantice  la  autenticidad  de  la  comunicación”.   Y  no  hubo,  como  ya  se  señaló  citatorio  previo.   No  pasamos  por  alto  que  el  trabajo  que  hacemos  en  Lado  B  puede  resultar  incómodo  para  ciertos   círculos  de  poder,  pero  tampoco  señalamos  a  nadie  en  particular  al  no  contar  con  elementos  más   allá  de  lo  intimidatorio  de  las  acciones  ya  descritas.   El  juzgado  5º  de  lo  penal  está  a  cargo  de  la  juez  Olga  Margot  Cortés  León.  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful