You are on page 1of 2

El intercambio de puntos de vista de forma clara, respetuos y afectiva entre padres e hijos ejerce un efecto protector en el adolescente

El ambiente familiar negativo, caracterizado por problemas de comunicación entre padres e hijos adolescentes, constituye uno de los factores de riesgo más vinculados al desarrollo de alteraciones en la salud mental en los hijos, como síntomas depresivos, ansiedad y estrés. En contraste, la comunicación familiar fluida y empática ejerce un fuerte efecto protector ante los problemas de salud mental e influye de forma positiva en el bienestar psicológico del adolescente. Un estudio publicado por el Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz”, de la Secretaría de Salud, destaca que en el contexto escolar, el fracaso, las expectativas negativas de éxito académico o los problemas interpersonales con los compañeros en términos de victimización o aislamiento social, ejercen una influencia negativa en la salud mental del estudiante al presentar más síntomas de estrés psicológico y depresión. La investigación destaca que los problemas de comunicación en el contexto familiar pueden convertirse en problemas de ajuste en la escuela, los cuales influyen de forma negativa en la salud mental del adolescente. La relación negativa entre padres e hijos propicia que el joven adopte un papel de víctima debido a la concepción que tienen de los padres como figuras amenazantes y la de él como débil, lo cual genera que invite a ser victimizado por sus iguales. Aunque las relaciones observadas no varían entre hombres y mujeres, ellos conceden menos importancia a los patrones

ansiedad y estrés en comparación con quienes se encuentran integrados y son aceptados por sus iguales. por lo general tienen más problemas de salud mental. Al mismo tiempo que creará ciertos problemas de integración en el grupo por sus dificultades de comunicarse adecuadamente. introversión. La falta de comunicación en el ambito familiar. la relación con los padres es menor en los hombres que en las mujeres. el documento señala que a pesar de que la falta de comunicación familiar se convierte en malestar psicológico en el hijo y es un mecanismo que influye de forma negativa en el clima familiar y provoca mayores problemas. derivada de esa alta de comunicación provoca en dicho sujeto una dependencia exagerada del grupo.ofensivos con el padre. Finalmente. Y es que los adolescentes con problemas de victimización o integración social en la escuela. inseguridad e incluso ansiedad. mientras que para ellas la existencia de una mala comunicación con la figura paterna puede alterar su salud mental. depresión. influye en la relación del individuo consigo mismo en la medida que le provoca. La influencia en la relación con sus hijos y el grupo. consiste en la dificultad para escuchar o responder adecuadamente a nuestros hijos. Esta escasez comunicativa. Esto le conllevará una exesiva subordinación al grupo . ya que es en éste donde intentará cubrir sus necesidades de comunicación no satisfechas en su familia. Por otro lado.