You are on page 1of 10

Bernd Jochen Helberath

LA IGLESIA COMO "COMMUNIO": ¿FÓRMULA MÁGICA O PROGRAMA DE ACCIÓN?
La expresión "Iglesia como communio" o "Iglesia-comunidad" ha pasado a ser una especie de eslogan sobre el que, desde un tiempo a esta parte, se celebra la ceremonia de la confusión. "Todos hablan de "communio" y cada cual se refiere a algo diferente" apostilla a propósito de dicha expresión el autor del presente artículo. Justamente por esto, en el discurso inaugural del curso académico 1993-94 de la Facultad de Teología católica de la Universidad de Tubinga B.J. Hilberath se propuso cumplir el cometido de la teología dogmática respecto a esa expresión: "clarificar la estructura interna del concepto "communio" y someter a examen su utilidad en una eclesiología que esté fundamentada bíblicamente y sea, al mismo tiempo, contemporánea". Y lo realiza con rigor y claridad. Y sin olvidar que "la dogmática no puede prescindir de la formulación de sus consecuencias, aunque vayan contra los hechos y deban expresarse en un lenguaje directo". Kirche als communio. Beschwórungsformel oder Projektbeschreibung?, Theologische Quartalschrift 174 (1994) 45-65

I. SITUACIÓN A: APELACIÓN A LA COMMUNIO
Todos hablan de communio Resulta asombrosa la fortuna que ha tenido la palabra communio en la eclesiología del postconcilio, a pesar de no tratarse del concepto clave del Vaticano II (=V.II). Éste, más bien sería el de Pueblo de Dios, o la designación de la Iglesia como mysterium/ sacramentum. Sin embargo, se afirma que en la palabra communio queda reflejada la intención fundamental de la Lumen Gentium (=LG). Sería bueno que pudiera decirse: "Todos hablan de communio; nosotros, no: la practicamos". No parece, por desgracia, que éste sea el caso normal. Y es que no se trata solamente de un problema de praxis. Previamente se da una falta de claridad teórica. Todos hablan de communio y cada cual se refiere a algo diferente. Communio no parece ser una palabra programática de un proyecto común, sino una fórmula mágica que puede significar muchas cosas diferentes, e incluso opuestas.

Opciones de los teólogos Leonardo Boff aborda el tema de la comunidad social y eclesial en nombre de la Trinidad. En el contexto de la teología trinitaria le interesa saber "qué tipo de sociedad quiere Dios para sus hijos e hijas" y descubre las implicaciones liberadoras de la imagen trinitaria de Dios. Metódicamente, cabe decir que aquí experiencia social y tradición eclesial de fe se compenetran mutuamente. "La sociedad humana apunta al misterio trinitario y éste es el arquetipo de la vida social". Teniendo en cuenta el paso de la Iglesia-sociedad a una Iglesia-comunidad se dice: "Hemos de convertirnos a la Trinidad".

En este sentido pueden interpretarse las siguientes advertencias: la pluralidad no puede confundirse con un "mero pluralismo". y el papa junto con los obispos". considerado en sí mismo. los impedimentos para llevar a cabo la communio de las Iglesias como comunidad de comunidades han de desaparecer. afirma Medard Kehl: "Tan legítimo es el hecho de que Roma defienda la tradición y la unidad como el hecho de que las Iglesias particulares se hagan conscientes de su propio peso teológico. como historia de los dogmas. ¿Cuál es el cometido de la teología dogmática en esta situación? Como reflexión sobre la fe de la Iglesia en sus múltiples formas de expresión no puede convertirse en una "justificación ideológica a cualquier precio". Por su parte. "no puede distinguirse entre el papa y el conjunto de los obispos. o las comunidades de base latinoamericanas. Por ello.Bernd Jochen Helberath Jürgen Moltmann ha esbozado una doctrina social de la Trinidad. los textos del sínodo reflejan la preocupación. en los llamamientos de la jerarquía católica predomina la preocupación por la unidad que. o las nuevas formulaciones de la moral sexual. presenta la Trinidad como modelo fundamental de una sociedad sin clases. Le asusta. más bien. Sin embargo. El sínodo extraordinario. Para ello hace falta que los obispos y las conferencias episcopales tengan una cierta valentía. sin que nada haya cambiado". convocado a los 20 años de la clausura del VII. Le incumbe aclarar la credibilidad. en su obra Teología de una sociedad sin clases. considera la eclesiología de la communio como la idea central de los documentos del Concilio. Llamamientos de la jerarquía católica En cambio. se hará inevitable la impresión de que el VII ha colocado el simpático manto de la teología de la communio sobre el hueso duro de los dogmas papales del Vaticano I. Si el VII ha integrado el ministerio petrino en la estructura de communio de la Iglesia. sino entre el papa. no por el cultivo de la relación entre unidad y pluralidad. la plausibilidad y el valor vital del discurso cristiano sobre la fe. ello debe tener consecuencias prácticas y jurídicas en la vida de la Iglesia. lejos de implicaciones eclesiológicas. lo que está teniendo luga r. a menudo. teológica y litúrgicamente. Procurando la unidad de la Iglesia universal. en la India. "la falsa y unívoca visión jerárquica de la Iglesia no puede sustituirse por una nueva e igualmente unívoca concepción sociológica". Desde el punto de vista del contenido. construye puentes . sino por su recta relación. Es de agradecer que la communio se fundamente teológicamente y que se diga: "La eclesiología de la communio constituye el criterio fundamental para la ordenación de la Iglesia y especialmente para la correcta relación entre unidad y multiplicidad". De lo contrario. se interesa por la huma nidad en el conjunto de la creación. esconde el miedo ante una excesiva autonomía. frena el pluralismo y apela a la "comunidad". el teólogo ortodoxo indio Mar Ostathios. sin más. Todo ello plantea problemas desconocidos. Se ocupa de la coherencia y la consistencia de los contenidos. entendida como subordinación a lo que viene de Roma". Finalmente. Afirma Jon Sobrino: "Los pequeños cambios que pueden controlarse no asustan a la institución conservadora.

Se refiere. . vigente hasta entonces.se disuelve la idea de la Iglesia como sacramento. ¿Cómo puede una Iglesia. La clave hermenéutica se encuentra en la communio y no en la jerarquía. la comunión trinitaria? Si el signo externo no es apto para designar la gracia interna -aunque sólo sea de manera fragmentaria y provisional. ser signo externo de su interno principio vital. en principio estructurada jerárquicamente y cuyo fundamento de unidad es el papa (quien no puede actuar sin contar con los demás. No pueden. que se sustrae a la consideración externa sociológica o psicológica. El VII no puede interpretarse a partir del VI. de un desarrollo posterior del concilio precedente que quedó inconcluso. diluirse los conceptos del Concilio en un espiritualismo vaporoso. ambas concepciones no gozan de la misma consideración. Mi punto de vista sobre la estructura interna de la communio lo voy a desarrollar en tres pasos. y viceversa). a) Al hablar de la Iglesia como mysterium/sacramentum.Bernd Jochen Helberath hacia las situaciones anteriores de la fe que puedan ser relevantes para la autocomprensión actual de la fe. El misterio de la Iglesia no consiste en una interioridad escondida. Se trata. a la dimensión profunda que se expresa y aparece en la dimensión visible. II. La conexión interna de communio como mysterium y communio como estructura Importa determinar la relación entre mysterium (la Iglesia como communio es un misterio de fe y de salvación) y estructura (la Iglesia como communio es una magnitud visible). es decir. inspirado en la Biblia y en la primitiva Iglesia. por tanto. Las ideas eclesiológicas directrices del VII despertaron expectativas de consecuencias estructurales.II En el VII se contrapusieron dos modelos de Iglesia: el modelo communio. contemporánea. y el modelo jurídico. A pesar de encontrarse en los textos del Concilio. mientras que la otra exige consecuencias estructurales. sino en que el Espíritu Santo escoge la comunidad de los hombres y mujeres como instrumento de su acción salvifica. al mismo tiempo. de una societas perfecta estructurada jerárquicamente. 1. Contra la atenuación de las ideas directrices del V. más bien. más bien. LG no se refiere al ámbito interior y misterioso de la Iglesia. al carácter sacramental de la communio. TAREA A: LA DOGMÁTICA COMO INTENTO DE CONCEPTUALIZACIÓN Se trata de clarificar la estructura interna del concepto communio y de someter a examen su utilidad en una eclesiología que esté fundamentada bíblicamente y sea. Esto es justamente un sacramento: un signo externo que conjuga tan bien con una gracia interna que el signo designa la realidad interna de la gracia. Hay dos posturas: una recela de la fijación en cuestiones estructurales y remite a los misterios.

En el sínodo extraordinario de 1985 algunos participantes expresaron una especial desconfianza ante el concepto de "Pueblo de Dios". somos constituidos como communio. en segundo lugar. a través de la acción salvífica del Dios trino. el gran peligro. Esto. El fundamento de la unidad no es el papa. que W. Y por esto insistían en el carácter de misterio de la Iglesia y se exponían a la sospecha de querer obviar el debate sobre la estructura apelando a la palabra "misterio". parte del triple esquema: Pueblo de Dios/Cuerpo de Cristo/Templo del Espíritu Santo. de los ministerios y servicios específicos (incluyendo los del papa y del colegio de obispos). La Iglesia del Dios trinitario debe concebirse como Iglesia de la vocación y misión de todos. Si el exterior y el interior se implican mutuamente. Deben crearse estructuras que posibiliten la salvaguarda de la responsabilidad común. c) La palabra communio expresa que en la eclesiología se habla. cast. La jerarquía y la comunión no pueden ser a la vez principios de construcción de la eclesiología. en primer lugar. 3°. 9. No por ello se despreocupa de la estructura concreta de la Iglesia. sino el Espíritu del Padre y del Hijo. art. y. de la acción de Dios que otorga su comunión. La fórmula communio hierarchica esconde la preocupación por subrayar la propia vocación del ministerio. somos el Pueblo de Dios escogido/llamado. para otros. En una eclesiología "desde abajo" no se trata de que todo el poder proceda del pueblo. que visibiliza sacramentalmente. nunca para referirse a toda la Iglesia. no sólo no es necesaria. conversión interior y cambio exterior deben ir de la mano. 687). sino profundamente desorientadora. Pero además. párrafo 4 (n° 874-945) habla de ella en el siguiente orden: la constitución jerárquica -los fieles laicos. En el índice temático no consta communio entre las entradas del término "Iglesia" (ed. a pesar de que no pueda aducirse la expresión "Pueblo de Yahweh" para legitimar estructuras democráticas. Sin embargo. Por ello. de la vocación y misión comunes a todos. El nuevo Catecismo resulta un ejemplo típico de esa atenuación de las ideas conciliares. el concilio habla de una "comunión jerárquica" para referirse a la estructuración del ministerio eclesial. En el cap. Las alusiones a la "Iglesia como comunidad" no se refieren a la estructura de la Iglesia. Kasper dijo ocasionalmente en el debate sobre la democratización de la Iglesia constituía. No es cierto que se excluyan la comprensión bíblica de Pueblo de Dios y una concepción democrática de pueblo. no deducible desde abajo. 2. pero tampoco es una mera consecuencia de la conversión. con la fuerza del Espíritu.Bernd Jochen Helberath b) Tampoco puede espiritualizarse la idea conciliar de la Iglesia como Pueblo de Dios. la voluntad salvífica universal de Dios. tampoco en una comunión puede proceder todo el poder de la jerarquía. El secretario del sínodo Walter Kasper comentó: "La designación de la Iglesia como "Pueblo de Dios" ha sido a menudo mal entendida: se la sustrajo del contexto histórico-salvífico y se la interpretó en el sentido natural o político de la palabra "pueblo"". p. . Contra la inmunización del debate de las estructuras. En Jesucristo. Al tratar del mysterium de la Iglesia. El cambio de estructuras no sustituye la necesaria conversión de los corazones. en tercer lugar.la vida consagrada (religiosos).

Es decir.05. Pero me interesa también todo esto. opino sencillamente que la alternativa esbozada por Ratzinger es falsa. se ha puesto de moda la palabra communio. Y añade: "La eclesiología "desde abajo" supone una concepción de la Iglesia como magnitud puramente sociológica y deja de lado a Cristo como sujeto actuante". entendido en el sentido de la soberanía del pueblo. entendida como Pueblo de Dios. La idoneidad del concepto de "communio" 1. Respecto a 1985 se da un cambio de acento: el discurso sobre la Iglesia como sacramento no pretende subrayar el mysterium/sacramentum de la Iglesia. . Significativamente. Afirma el cardenal Ratzinger: "Hace veinte años. sino que ahora pretende convertir una determinada forma de visibilidad de la Iglesia en un criterio de la eclesiología de comunión. Las reivindicaciones en nombre de la teología del Pueblo de Dios parecían oscurecer esto. como concepto esencialmente horizontal que expresa el momento de la semejanza igualitaria de todos y subraya como idea fundamental una eclesiología fundada sobre la Iglesia local". en aquellas afirmaciones eclesiológicas con directa repercusión en la vida de la Iglesia". tampoco se dice cómo aparecería la integración con el concepto de Pueblo de Dios. Mientras tanto. Contra el monopolio de la determinación de las estructuras. No sólo desde perspectivas conservadoras se desconfía del concepto communio. La idea de la communio. pues también en los textos conciliares pueden encontrarse conceptos como societas y potestas. ¿Cómo puede esperarse una configuración jurídica inequívoca en el derecho canónico actual? Al concepto communio le aguarda peor suerte.1992). En los documentos conciliares aparecen dos concepciones eclesiológicas. En el sínodo de 1985 dominó la idea de que la Iglesia es sobre todo mysterium. Según Knut Walf. en cambio. Si en el sínodo de 1985 el concepto de misterio bloqueaba debates no deseados sobre la estructura. como derecho a la determinación democrática de todos sobre lo que es la Iglesia y sobre lo que debería hacer. más en consonancia con el derecho canónico. Objecciones. es decir. También adoptan actitudes de reserva quienes aceptan plenamente la eclesiología de la communio. su realidad interior.Bernd Jochen Helberath 3. la teología progresista del postconcilio no había descubierto todavía la palabra communio. No es éste el caso del documento sobre "la Iglesia como communio" de la Congregación para la doctrina de la fe (28. las dificultades de interpretación se dan "allí donde en el lenguaje y en la formulación hace falta más precisión. Todo se concentraba en el concepto de Pueblo de Dios. no despertaba ningún tipo de sospecha. ¿Por qué? El documento critica concepciones "cuya comprensión de la Iglesia como misterio de comunión es deficiente por no procurar una correcta integración del concepto de communio con los de Pueblo de Dios y Cuerpo de Cristo y por no atribuir el peso debido a la relación entre Iglesia como comunión e Iglesia como sacramento". Ni me interesa una "eclesiología desde abajo" ni una visión "puramente sociológica" de la Iglesia. ahora se espiritualiza el concepto de communio. que se sustrae a todo debate sobre las estructuras.

pero sólo libremente se puede pertenecer a ella. pero lamentamos que estos nuevos conceptos no puedan traducirse en formulaciones jurídicas. pues. etc. El Concilio habla de otros dos niveles: la communio de las Iglesias y la de los fieles. mientras que en la idea de la autoparticipación se expresa el otorgamiento de participación en los bienes divinos (verdad. con otros conceptos? 2. deberemos demostrar que el concepto communio debe ser normativo para el derecho canónico. "la concepción de la Iglesia como fenómeno social independiente" alcanzó el concepto de . Esta entiende la revelación como autorrevelación de Dios que "no consiste sólo en una autoapertura (de cara al conocimiento). A base de decir que somos hermanos y hermanas podemos escamotear relaciones no fraternas o podemos refugiarnos bajo el techo de la institución hablando del "nido familiar" de la communio. A través de expresiones como communitas perfecta y corpus perfectissimum. el concepto communio designa la dimensión social de la Iglesia y tiene un componente jurídico. por una parte. con el auge de la disciplina canónica clásica. en esta concepción de revelación la "idea de la participación/comunión" tiene un papel central. Junto a su dimensión sacramental. La communio es al mismo tiempo una realidad personal y social. sin convertirse por ello en estructuras ordenadas jerárquicamente. de manera que podemos designar el concepto de revelación del Concilio como participativo en el sentido de la teoría de la comunicación. justicia. Esto responde exactamente al nexo entre communio y participación que se deduce de los textos del Concilio. ¿Deberíamos operar. La comunión entre los que tienen a su cargo ministerios constituye sólo un nivel. Además. el aspecto institucional de la Iglesia se convierte en fin en sí mismo y el aspecto de la communio se refiere exclusivamente a los sacramentos". Y aclara Seckler: "El concepto de communio apunta a las relaciones personales posibilitadas por la autorrevelación de Dios. Según Seckler. communio no sólo es un concepto eclesiológico. siendo criterio para la pertenencia o exclusión de la Iglesia". sino una categoría teológica. También los canonistas intentan desarrollar los componentes jurídicos de la communio. implica que la comunidad es don de Dios: no se es miembro de ella por derecho propio. parece que el concepto de communio es demasiado inocuo. Refiriéndose a la Iglesia primitiva.) y con ello el componente social y objetivo". Ventajas. afirma: "el concepto communio mantiene su carácter dinámico en el sentido de un activo acontecer salvífico y tiende también a una designación corporativa de la que pueden extraerse consecuencias canónicas.Bernd Jochen Helberath Celebramos que el Concilio haya superado una visión de la Iglesia predominantemente jurídica con ayuda de categorías bíblico-teológicas. el concepto de communio. Sólo más tarde la jurisdicción se desprende de su contexto sacramental fundamental y en el siglo XIII. Ilona Riedel Spannenberger afirma: "El término neotestamentario koinonia (el equivalente al término latino communio) contiene un momento institucional. No hace falta añadir hierarchica a communio. sino en una autodonación que otorga una real participación en la realidad salvífica de Dios mismo" (Seckler). De hecho. Y. la LG debería leerse en el contexto de la Dei Verbum (=DV). que incluyen el servicio ministerial. por otra. uno asociativo y uno solidario". Si la eclesiología es la constante y el derecho canónico la variable. Además. Con esto. contiene como elemento esencial la participación.

No se quedó en la delimitación hacia afuera. es mejor el concepto de communio. Un retorno al concepto de societas iría unido a una gran "carga hereditaria". debe darse una congruencia reconocible. En el primer rango. A pesar de la yuxtaposición de las dos eclesiologías -en el Vaticano II y en el código de derecho canónico de 1983. A pesar de la diferencia entre signo y significado. El fiel se convierte en soldado raso".no debe abandonarse el concepto de communio. que debe mostrar su validez sobre todo en la práctica. etc. que sólo muestran aspectos determinados de la convivencia eclesial. nuevamente otorgada en la comunión eucarística. en todo caso. Una sociedad de dos o tres clases. Puza caracteriza lapidariamente así: "La Iglesia se presenta como una societas inaequalis.los clérigos-. "signo e instrumento de la unión íntima con Dios y de la unidad de todo el género humano". 3.. Por otra.Bernd Jochen Helberath societas perfecta. no son aplicables en la Iglesia en puntos determinados". amistad. puede decirse que no se trata de una trasposición a una manera de ver puramente sociológica. Mediante la comunicación se crea comunidad y la comunidad se constituye y perfecciona también mediante la comunicación". El discurso de la Iglesia como Pueblo de Dios no está exento de malentendidos. sino que del concepto de emergencia surgió un concepto de esencia que R. "todos los principios sociales son también válidos en la Iglesia". Communio designa fundamentalmente la participación en la vida abierta por la autocomunicación de Dios. como dice LG 1. Y comenta el especialista en ética social. Aspectos teológicos. pero no la multiplicidad de aspectos y su subordinación. Reinhard Marx: "El desarrollo concreto del principio de subsidiariedad y de todos los otros principios de la vida social no se encuentra determinado de una vez por todas. Según Walter Kasper. Pero no está exento de consecuencias jurídicas. ordenados jerárquicamente.signo de la communio otorgada por Dios o. Por una parte. los que tienen a su cargo m inisterios . El concepto communio es específicamente teológico. se plantea el problema de la relación Iglesia/Israel. sino que debe corresponderse con ella. Sin deducirse del concepto de communio un determinado modelo de Iglesia. el concepto Pueblo de Dios despierta temores por su posible relación con las modernas democracias. debe justificar teológicamente por qué los principios de la convivencia social. que dominó hasta el último concilio. Designar la Iglesia como sacramento implica una conjunción necesaria de signo externo y gracia interna. Por motivos de influjo histórico y teológico el concepto de communio merece la preferencia. no puede ser -en todo caso. Así que. Y esto tiene consecuencias. En formulación de Bernard Lonergan: "La Iglesia cristiana es aquella comunidad que surge de la comunicación externa del mensaje de Jesucristo y del don interior del amor de Dios. ordenada jerárquicamente de arriba hacia abajo. sino sometido al cambio histórico y limitado por la autocomprensión dogmática de la Iglesia que. Communio tiene. Más que otros conceptos como familia. . La forma externa no constituye la realidad interna de la gracia. por motivos de estrategia intraeclesial. hoy en día. establecidos también por la Iglesia. la ventaja de expresar el significado de la comunicación para la convivencia de las personas. además.

desde posturas diversas y con intereses contrapuestos. o sea. La vuelta a los orígenes ofrece un repertorio de argumentos para todo movimiento eclesial de renovación. en cambio.Norte de África / Roma? Y ¿qué papel juegan las estructuras administrativas romanas en la formación de estructuras eclesiásticas? . ¿Qué características tiene esta manera de hablar (exhortativa. en el obispo individual o en el episcopado. ¿Se refieren las manifestaciones del obispo a las circunstancias eclesiales de Cartago y/o a las de Roma? Dejemos estas cuestiones y preguntémonos: ¿qué aporta el pensamiento eclesial de Cipriano a la eclesiología de la communio? Precisemos las preguntas: a) Muestras al azar indican que en De unitate ecclesiae no aparece la palabra communio y sí. ¿Puede comprenderse la eclesiología actual bajo el prisma conceptual de la communio? ¿Qué estructuras teológicas y sociológicas determina dicha communio? Esbozo de ejemplo (Cipriano de Cartago) He escogido a Cipriano de Cartago no porque sea un caso fácil. ¿Es Cipriano testigo privilegiado de la conciencia episcopal frente a Roma o más bien del desarrollo del primado romano? Precisamente el texto del capítulo IV del De unitate ecclesiae de Cipriano ha sido transmitido en dos versiones. o en la unidad trinitaria? d) ¿Qué papel juega el carácter. ¿Provienen las dos de Cipriano? ¿cuándo han sido concebidas. así como las cartas escritas paralelamente.)? c) La máxima preocupación de Cipriano es la unidad de la Iglesia. del obispo de Roma. en el sacramentum unitatis que engloba todo esto. o son las dos "verdaderas" en su contexto? Ayudaría mucho conocer cuándo surgió el escrito. La apelación a la communio del siglo I Ya hace años que. Veámoslo brevemente. TAREA B: LA HISTORIA DE LOS DOGMAS COMO CONTRIBUCIÓN AL "AGGIORNAMIENTO" La teología dogmática puede ofrecer una contribución específica a la eclesiología de la communio. societas. formación y procedencia de Cipriano en su autocomprensión como obispo? ¿Qué papel juega la relación política Cartago . sino porque la historia de la investigación sobre Cipriano ofrece un ejemplo de cómo el interés influye en el conocimiento: entre episcopado y primado se abre un amplio espectro interpretativo. se apela a la eclesiología de la communio de los primeros siglos. precisadas o corregidas? ¿suprime la una a la otra. concordia.Bernd Jochen Helberath III. ¿Qué relación hay entre unitas y communio? ¿En qué se funda la unidad: en el primado de Pedro. Caso de que el contenido exista. ¿cómo se expresa? b) En las cartas se habla más de communio. descriptiva. etc. las palabras unitas.

2) debemos estar en condiciones de hablar unos con otros en apertura plena y sin miedo.). IV. sino privilegiar el hecho de oírse los unos a los otros y no tratar de engañarse los unos a los otros. que tiene lugar adecuado en la jerarquía de verdades y en nuestra propia vida cristiana". sino ayudar a que la Iglesia y sus miembros se dejen llevar más por el Espíritu Santo que por el miedo. SITUACIÓN B: LLAMADA A LA COMUNICACIÓN La teología parte de la actuación de la fe. No se trata de compilar pruebas de autoridad o de aprovecharse dogmáticamente de los datos históricos. 3) así podremos saber qué mueve la unidad eclesial y qué la debilita.Bernd Jochen Helberath El planteamiento de estas preguntas hace ver claro que el proyecto de una eclesiología de la communio de los primeros siglos debe realizarse a través de una colaboración interdisciplinar. en 1987). En una Iglesia que se entiende como "communio" y como tal intenta vivir compete al ministerio ordenado el servicio a la comunicación. Cuatro son las condiciones de una praxis eclesial de la communio: 1. Las personas se mueven por miedo y entre ellos se dan relaciones de dependencia. Joseph Bernardin. que reconoce las estructuras jerárquicas y las responsabilidades y se enriquece mediante un intercambio fructífero entre ambos polos? Para ello: l) puede ayudar una confianza mayor en la promesa de Cristo resucitado de estar presente en la Iglesia y en la actuación viva del Espíritu Santo. Esto resulta válido para todos los niveles eclesiales. No correspondería a una eclesiología de communio dejar sólo para casos excepcionales que los demás se expresen en materia de fe. 2. Arzobispo de Chicago: "¿Cómo puede sacar provecho la Iglesia de la communio. aunque vayan contra los hechos y deban expresarse en un lenguaje directo. con el Papa. sociología. El papado es un contenido vinculante de nuestra fe. La eclesiología de la communio exige una estructura de comunicación liberada del miedo y del poder. . hay que afirmar que formamos la Iglesia católicoromana. cuyo conocimiento sólo puede ser fructífero cuando se ha obtenido sin violentar los textos y las concepciones. teniendo en cuenta el ministerio de Pedro como servicio a la unidad. etc. 4) debemos afirmar y apreciar la idea del Concilio sobre la colegialidad como principio y estilo de dirección de la Iglesia. de ahí que deba volver continuamente a la praxis de la fe. Las Iglesias locales deben asumir actualmente su responsabilidad en orden a la Iglesia como "communio" teniendo en cuenta que en su propia autonomía relativa está presente la Iglesia. (Diálogo de Los Ángeles. El interés específico de la teología se orienta más bien a posibles analogías estructurales. La dogmática no puede prescindir de la formulación de sus consecuencias. Finalmente. dentro y fuera de los límites de la teología (historia. 3. Vale la pena subrayarlo. No se ajustaría a una eclesiología de communio fomentar lo s miedos de los demás o instrumentalizarlos en orden a cumplir objetivos propios. A este respecto declaró el Card.

sino para él.). sin miedo. siempre necesitará muletas para asegurarse de su identidad (hábitos profesionales. papa. apelación a la autoridad. rija la Iglesia se demostrará si nosotros tomamos en serio la plegaria eucarística cuarta: "Y porque no vivamos ya para nosotros mismos. que por nosotros murió y resucitó.ej. Que el Espíritu Santo. sino que la personalidad propia puede subsistir a base de renunciar a apoyos meramente exteriores. y no el miedo. Me parece una equivocación que las Iglesias locales piensen que sirven a la Iglesia universal porque en aspectos decisivos sólo son activas cuando siguen el ejemplo de la Iglesia universal. llevando a la plenitud su obra en el mundo". 4.Bernd Jochen Helberath La reciprocidad en la realización de la eclesiología de la communio significa que no basta plantear exigencias a los demás (Vaticano. Quien no ha experimentado nunca que puede confiar en los demás. especialmente los responsables. congregación para la doctrina de la fe. puedan experimentar que entablar relaciones no ha de conducir necesariamente a un suicidio moral. p. a fin de santificar todas las cosas. Realizar la Iglesia como "communio" depende esencialmente de que todos. uso del lenguaje complicado y presuntamente científico). envió al Espíritu Santo como primicia para los creyentes. Tradujo y condensó: Josep Jiménez .