You are on page 1of 13

Duhau,  Emilio  (2009)  Vida  y  muerte  del  espacio  público.  En:  Manuel  Rodríguez  y  Jorge  Roze  (comp.

)  Ciudades  Latinoamericanas  IV:  Políticas,  acciones,  memoria  y  reconfiguración  del  espacio  urbano.  México:  Universidad  Autónoma de Guerrero – ALAS. Pp. 213‐238 

Vida y muerte del espacio público1 
Emilio Duhau    1. Espacio público y orden urbano    a llamada crisis del espacio público moderno es un tema que desde los años noventa se ha convertido en una  preocupación  generalizada  para  los  estudiosos  de  las  grandes  ciudades2.  La  evolución  experimentada  por  los  espacios públicos urbanos durante las últimas décadas del Siglo XX y lo que va del presente, constituye uno de  los grandes ejes del debate actual en torno a la ciudad contemporánea. Se trata de un eje que tiende a condensar,  por medio de la invocación de lo público y su crisis, la convicción generalizada, entre los estudiosos de la ciudad, de  que  las  transformaciones  experimentadas  por  ésta  durante  las  últimas  décadas  del  Siglo  XX  habrían  implicado  un  franco retroceso en la vida urbana. Predomina en estas lecturas la idea de pérdida de calidad de los espacios públicos  por efecto de procesos de abandono, deterioro, privatización, segregación. La preocupación es grande en la medida  en que la crisis de los espacios públicos es vista entrelíneas como una amenaza para la existencia misma de la ciudad  como sinónimo de civitas; es decir, de lugar asociado históricamente al surgimiento de la democracia como forma de  gobierno (Weber, 1944‐Mumford 1961). Al hablar de crisis del espacio público, es oportuno decirlo desde ahora, se  está evocando ‐en formas no siempre explícitas‐ el fantasma de la desintegración urbana, la imposibilidad de "vivir  juntos"  en  las  grandes  ciudades  y  la  disolución  de  lo  urbano  como  lugar  de  encuentro  y  de  intercambio.  En  las  páginas  que  siguen  expondremos  nuestra  visión3  en  torno  a  la  crisis  del  espacio  público,  y  propondremos  una  perspectiva [213] pretende matizar el escenario catastrófico delineado por quienes anuncian la muerte del espacio  público  urbano,  para  esbozar  una  lectura  de  la  condición  actual  de  los  espacios  públicos  ‐y  su  crisis‐  que  tome  en  cuenta algunas de las transformaciones de amplio  alcance que  han afectado en las últimas décadas las metrópolis  contemporáneas.  Un conocido texto de Jurgen Habermas (1961) inaugura hacia fines de los años sesenta la reflexión contemporánea  sobre la esfera pública entendida como el ámbito en el cual la sociedad civil, constituida precisamente en público, se  informa, debate, se constituye en opinión pública y arriba eventualmente a consensos en torno a asuntos de interés  general. El propósito de Habermas fue dar cuenta del proceso y las circunstancias en las que, durante los Siglos XVII y  XVIII en Europa, se constituye una esfera no estatal en la que los ciudadanos participan, vía la opinión y el debate  abiertos, en asuntos previamente considerados como de interés exclusivo del Estado y por consiguiente reservados a  la  autoridad  estatal.  En  este  recuento,  la  referencia  a  lugares  concretos,  por  ejemplo  los  cafés,  que  adquirieron  entonces  popularidad  precisamente  como  lugares  de  encuentro  en  los  cuales  se  ventilaban  estos  asuntos,  no  está  asociada a ningún interés específico en relación con los espacios públicos entendidos en un sentido físico y espacial y  su papel en la formación de una esfera pública civil en la sociedad moderna4.  Lo  significativo  en  cuanto  a  la  relación  entre  esfera  pública  y  espacios  públicos  es  que  tanto  la  reflexión  como  los  atributos atribuidos a la primera en la filosofía política y la teoría social contemporáneas, resultaron trasladados a los  segundos, bajo la forma de la construcción de una suerte de tipo ideal que remite a un conjunto de atributos propios  de los espacios públicos de la ciudad moderna, a saber: espacios asignados al uso del público, es decir no reservados  a  nadie  en  particular  (esto  es  a  individuos  específicos  o  pertenecientes  a  una  determinada  categoría,  estamento  o  clase  social);  de  libre  acceso  ‐sea  irrestricto  como  en  el  caso  de  los  parques  y  las  calles  públicas,  sea  sujeto  a  la  satisfacción de ciertas condiciones, como el pago de una cuota de entrada (estadios, teatros, cines)‐; donde se admite  y además se presenta como rasgo dominante, la copresencia de extraños y por consiguiente todos y cada uno de los  copresentes  gozan  legítimamente  del  anonimato,  es  decir  del  hecho  de  ser  uno  más  entre  un  conglomerado  de 

  El  título  de  esta  ponencia  parafrasea  el  de  un  famoso  libro  de  Jane  Jacobs  (1961)  a  quien  debemos  un  análisis  agudo  y  en  muchos  aspectos  precursor de los procesos que afectan hoy en día la evolución de las grandes ciudades.  2   Una reseña exhaustiva de lo que se ha escrito en las últimas décadas en torno a la crisis y las transformaciones de los espacios públicos en las  ciudades  contemporáneas,  no  es  el  objetivo  de  este  texto.  Aquí  mencionaremos,  en  orden  cronológico,  sólo  algunos  autores  entre  los  más  importantes que han tratado estos temas y que hemos tomado en cuenta en la elaboración de nuestro texto: Jacobs 1961, Sennett 1974, 1990;  Harvey, 1989, 2000; Augé, 1992; Sorkin, 1992, Davis, 1992; Mc Kenzie, 1994; Ascher, 1995; Joseph, 1998; García Canclini, 1999; Caldeira, 2000,  Soja, 2000; Amándola, 2000; Ghorra‐Gobin, 2001; Bourdin, 2005.  3   El texto en el que se basa esta ponencia será capítulo de un libro en proceso de revisión, de los cuales son coautores Emilio Duhau y Angela  Giglia de allí el uso del plural.  4   Tras el camino abierto por Habermas, otros estudiosos continuaron reflexionando y construyendo evidencias en torno a la constitución de tal esfera  en general. Entre otras obras deben mencionarse Cohen y Arato (1992) y para el contexto de América Latina Guerra (1998) y Rabotnikof (2005). 

1

individuos  que  permanecen  juntos  en  un  lugar  o  transitan  al  mismo  tiempo  por  él  por  razones  circunstanciales,  razones que sólo atañen a cada quien; donde impera la condición de iguales en la diferencia, es decir donde todos  tienen  derecho  a  estar  presentes  y  a  ser  respetados  en  su  integridad,  intimidad  y  anonimato  independientemente  [214] de sus características individuales, incluidas edad, sexo, pertenencia étnica, apariencia, etc.; y que, por todo lo  anterior,  funcionan  como  lugares  donde  el  citadino‐ciudadano  hace  la  experiencia  de  convivir  pacífica  e  igualitariamente con los otros diferentes, e incluso está en la predisposición de disfrutar el eventual encuentro con  un extraño o la ocurrencia de lo inesperado5.  Desde luego, más allá de los cuestionamientos que, como veremos un poco más adelante, pueden hacerse a este tipo  ideal, es claro que la posibilidad siquiera de imaginarlo, depende de un conjunto de condiciones y circunstancias que,  efectivamente,  sólo  se  hicieron  presentes  con  el  advenimiento  de  la  sociedad  y  la  ciudad  modernas.  Entre  estas  condiciones cabe recordar la de la igualdad, si no de derechos políticos, sí de derechos civiles básicos, garantizados  por un poder público que detenta el monopolio de la violencia física en nombre de todos; la eliminación de derechos  atribuidos en forma exclusiva a determinados grupos (derechos estamentarios, por ejemplo); la constitución de un  conjunto  de  bienes  y  espacios  urbanos  asignados  estatutariamente  al  uso  de  todos  (mobiliario  urbano,  calles,  parques,  plazas,  paseos,  medios  de  transporte)  (Sabatier  2002);  y  la  difusión  de  establecimientos  y  locales,  destinados  a  servir  a  un  público  anónimo  (tiendas,  restaurantes,  cafés,  teatros,  salas  cinematográficas,  estadios,  etcétera).  Todas  estas  condiciones  fueron  dándose  progresivamente  y  con  ritmos  diferenciados,  pero  se  puede  afirmar que alcanzaron su madurez en las principales ciudades europeas y de los Estados Unidos, entre la segunda  mitad del Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX.  Un interesante recuento  histórico realizado para el caso de Hartford,  capital  del  estado de New Haven, EUA, entre  1850  y  1930  (Baldwin,  1999),  registra  tanto  las  ideas  y  las  concepciones  morales  y  técnico‐funcionales,  como  los  dispositivos  progresivamente  desarrollados  que  condujeron  a  lo  que  el  autor  llama  (y  es  título  de  su  libro)  la  domesticación de la calle: creación y reglamentación del uso de parques públicos, reglamentación de los horarios y  las  condiciones  para  el  desarrollo  de  ciertos  trabajos  que  tienen  como  escenario  la  calle  ‐como  la  venta  de  periódicos‐  por  parte  de  niños  y  niñas;  regulación  de  la  prostitución  y  creación  de  una  zona  de  tolerancia;  ordenamiento de los coches de alquiler y del comercio en la vía pública; ordenamiento y creación de un sistema de  tráfico vehicular, entre otras cosas. El uso del término domesticación no es casual, sino que remite a que los valores  que atraviesan las diversas propuestas de reforma y, en gran medida, la moralización de la vida urbana fueron, en el  caso  estudiado,  los  valores  domésticos,  [215]  correspondientes  a  los  individuos  "ilustrados"  pertenecientes  a  una  clase  media  profesional  y  empresarial,  y  en  particular  al  universo  privado  en  el  que  reinaban  las  mujeres  pertenecientes  a  dichas  clases.  Es  decir,  se  trata  según  este  autor  de  la  proyección  a  la  esfera  del  espacio  público  urbano, de valores morales y, con ello, de la organización de la calle y el disciplinamiento de sus usuarios, en parti‐ cular los pertenecientes a las clases populares, de acuerdo con dichos valores.  Un  planteamiento  semejante  es  el  que  formula  L.  Lofland  (1973),  apuntando  a  la  cuestión  de  la  emergencia  en  el  contexto de la ciudad preindustrial tardía y los inicios de la ciudad industrial, de una pequeña burguesía y unas clases  medias que se vieron en la necesidad de coexistir en el espacio público con las entonces llamadas "clases peligrosas",  conformadas no por los que podemos considerar como "pobres trabajadores" de la época, sino con aquellos que no  estaban todavía afiliados en organizaciones. Una población flotante numerosa, que posteriormente sería absorbida y  gestionada mediante la inserción laboral y diversos dispositivos de encuadramiento y control. En tanto que las elites  ‐los verdaderamente ricos y poderosos‐ podían  evitarse las molestias, vejámenes y peligros derivados del  contacto  con  esta  población,  por  medio  de  recursos  privados  (guardias,  carruajes  y  en  última  instancia  evitación  de  determinados lugares), este no era el caso de las clases medias. Por ello, de acuerdo con esta autora, más bien debe  atribuirse al crecimiento numérico y en poder de estas clases medias, el surgimiento de un orden espacial a través de  dispositivos como la segregación de actividades, la zonificación, la policía, las organizaciones humanitarias (Lofland,  1973: 65). De este modo, el surgimiento de un cierto orden espacial o, de modo más general, un orden urbano que  supusiera la domesticación de la calle, ya sea por la influencia de las nuevas clases medias, sea como producto de  reformas urbanas decididas desde arriba6, no fue el resultado de la voluntad de crear un espacio público democrático,  sino del propósito de producir un cierto orden que suponía lograr disciplinar a las clases subalternas y en particular a  las entonces llamadas "clases peligrosas".  Sin  embargo,  en  los  países  industrializados,  la  propia  democratización  de  las  sociedades  modernas  en  tanto  sociedades capitalistas, al posibilitar la afiliación laboral e institucional de virtualmente toda la población, mejorar la 
5

  La enumeración de este conjunto de rasgos constituye una síntesis propia de una perspectiva sobre los espacios públicos de la ciudad moderna  que es compartida por gran número de autores. Entre otros véase Jacobs, 1961; Sennet, 1974; Young, 1990; Caldeira, 1999; Ghorra‐Gobin, 2001a;  Sabatier, 2002.  6   Es el caso de la famosa renovación haussmaniana de París durante la segunda mitad del Siglo XIX, orientada entre otras cosas a facilitar la circulación y  el control de las calles por la fuerzas policíacas y el ejército y abrir el camino para la inversión inmobiliaria y nuevas residencias para las elites y las clases  medias en las áreas "clareadas" por la apertura de los famosos bulevares. 

condición económico‐social de la clase obrera y generar una tendencia a que la gran mayoría de la población contara  con  ingresos  situados  en  el  centro  del  espectro  socioeconómico,  y  a  que  las  posibilidades  y  hábitos  de  consumo  fueran semejantes para la gran mayoría de la población, democratizó los espacios públicos. Fueron [216] la relativa  homogeneización  de  la  sociedad,  la  afiliación  laboral  e  institucional  generalizada  de  la  población  (pleno  empleo,  escolarización,  seguridad  social)  y  el  que  la  pertenencia  a  la  clase  obrera  ya  no  equivaliera  a  vivir  en  condición  de  pobreza, los procesos que hicieron posible que, en buena medida, las características del tipo ideal espacio público de  la  ciudad  moderna  se  hicieran  realidad.  Pero  en  condiciones  en  que  la  copresencia  del  otro,  la  aceptación  de  la  diversidad  y  la  diferencia  y  de  la  situación  de  mutuo  anonimato,  supusieron  una  diversidad  y  unas  diferencias  limitadas a los muy semejantes entre sí. Tal como lo señala Donzelot (2004: 16), entre los años cincuenta y setenta  del  Siglo  XX  la  partida  parece  ganada.  La  ciudad  del  mundo  industrializado  al  mismo  tiempo  que  creaba  espacios  separados  (para  el  caso  francés:  ciudad  central,  grandes  conjuntos  de  vivienda  social,  periferia  de  vivienda  unifamiliar)  creó  también  espacios  comunes.  De  modo  que,  si  bien  ciertas  ideas  y  dispositivos  asociados  centralmente  a  la  ciudad  moderna  y  sus  espacios  públicos  tuvieron  su  origen  en  la  búsqueda  de  racionalización  y  control  del  espacio  urbano  y  de  disciplinamiento  y  regulación  de  los  usos  de  la  ciudad  por  parte  de  las  clases  subalternas (Salcedo Hansen, 2002), esto no es contradictorio con el hecho de que lo que ahora podemos considerar  como ciudad moderna tardía, es decir la ciudad europea de la etapa de la industria fordista y el Estado Benefactor, en  particular  entre  la  segunda  postguerra  e  inicios  de  los  años  setenta  del  Siglo  XX,  se  convirtiera  en  un  complejo  dispositivo  de  inclusión  con  base  en  la  conformación  de  una  esfera  socializada  de  consumo  ‐vivienda  pública  o  "social", sistemas públicos de salud y educación, sistemas públicos de transporte colectivo, sistemas de pensiones y  de subsidios aplicados de acuerdo con diversas condiciones y circunstancias, equipamientos recreativos localmente  gestionados‐ y la expansión y extensión del consumo privado.  Más allá de las dificultades para establecer una vinculación unívoca entre la constitución y evolución de una esfera  pública  y  los  espacios  públicos,  es  indudable  que  éstos  últimos,  en  tanto  lugares  de  libre  acceso  y  cuyo  uso  es  compartido  por  todos  bajo  condiciones  genéricamente  igualitarias,  han  formado  parte  en  la  historia  de  la  ciudad  moderna,  del  proceso  de  constitución  de  dicha  esfera.  Y  esto  en  varios  sentidos.  En  primer  término  en  cuanto  conjunto de espacios y artefactos urbanos bajo dominio del poder público y asignado al uso de todos. En segundo  lugar, en cuanto parte o componente del conjunto de bienes y servicios públicos cuya expansión a partir del Siglo XIX,  pero  sobre  todo  durante  gran  parte  del  Siglo  XX,  se  desarrollaron  en  asociación  con  las  funciones  económicas  y  sociales  del  Estado,  dando  lugar  en  ciertos  casos  al  conjunto  de  instituciones  y  programas  conocidos  como  Estado  Benefactor,  Estado  del  Bienestar  o  Estado  Social.  En  tercer  término,  en  cuanto  ámbito,  junto  con  diversas  instituciones como la escuela pública, de socialización en valores y hábitos mayoritariamente compartidos y [217] de  contacto,  copresencia  e  interacción  pacífica,  civilizada  y,  hasta  cierto  punto  igualitaria,  entre  diferentes  grupos  y  clases sociales. Es por ello que los espacios públicos pueden ser considerados al mismo tiempo expresión y vehículo  de la democratización de la vida social. Simétricamente, la pérdida, en diversos grados, de accesibilidad e inclusión  de  los  espacios  públicos,  indica  una  evolución  en  sentido  contrario.  Cuando  se  asiste  a  su  creciente  segmentación  social,  a  una  restricción  creciente  de  sus  grados  de  apertura  (tanto  material  como  simbólica)  y  resultan  sujetos  a  diversas formas de interdicción y exclusión y cuando la jurisdicción pública democráticamente regulada y acotada es  sustituida por corporaciones privadas o grupos de ciudadanos en tanto propietarios privados, sin duda la publicidad  de los espacios de uso colectivo retrocede en la misma medida.  En  todo  caso,  cabe  señalar  que  en  el  mundo  industrializado,  los  EUA  y  sus  zonas  metropolitanas  se  presentan,  durante  la  etapa  de  la  metrópoli  industrial,  como  un  modelo  alternativo  al  europeo,  apoyado  en  mucha  mayor  medida  en  el  consumo  privado,  la  suburbanización  extensiva  basada  en  la  vivienda  propia  adquirida  con  crédito  hipotecario subsidiado y a largo plazo, el automóvil privado, programas federales de vialidades rápidas y confinadas  (highways)  que  permitieron  vincular  los  suburbios  con  las  ciudades  centrales  y  los  correspondientes  centros  de  trabajo  (Hayden,  2006).  Se  trató  de  un  modelo  en  que  los  espacios  públicos  cercanos  al  tipo  ideal  espacio  público  moderno correspondieron fundamentalmente a ciertas áreas de las ciudades centrales, pero severamente limitados  en su carácter inclusivo e igualitario por los mecanismos de segregación racial y la conformación de guetos, es decir  enclaves de las ciudades centrales habitados por minorías raciales excluidas de los derechos propios de los blancos.  Por lo demás, tanto en el imaginario como en la realidad estadounidenses, la ciudad moderna es desde muy pronto  en  el  Siglo  XX,  una  ciudad  concebida  como  y  caracterizada  por  la  generalización  de  la  circulación  en  automóvil,  el  mall y modalidades de zonificación orientadas a segregar el uso residencial de cualesquiera otros usos. Las siguientes  reflexiones en torno a "caminar", expresadas a comienzos de los años setenta, por la socióloga estadounidense antes  citada,  en  el  contexto  de  un  análisis  especializado  y  por  lo  demás,  de  indudable  calidad,  acerca  de  la  cuestión  del  orden y la interacción en los espacios públicos urbanos, resulta sumamente ilustrativa de esta temprana evolución:  Finalmente,  alguna  observación  debe  hacerse  acerca  de  la  reducida  necesidad  de  caminar  en  la  ciudad  moderna.  Esta particular actividad continúa siendo legal (sic), pero el grado en que es aprobada es cuestionable. Como otras  necesidades  históricas  (por  ejemplo,  cocinar  sobre  una  fogata)  se  ha  convertido  en  el  mundo  moderno  en  una 

actividad  fundamentalmente  recreativa,  en  la  cual  se  complacen  ciertos  masoquistas  que  la  cultivan.  Aquellas  personas que todavía la realizan [218] para ganarse la vida, como carteros, policías de a pie y serenos nocturnos, fre‐ cuentemente son castigados con un bajo estatus, paga reducida y la continua amenaza de ser atacados por perros y  gente inamistosos (Lofland, 1973: 73, traducción nuestra).  Resulta obvio que un párrafo como el anterior sólo pudo haber sido escrito por un individuo cuya socialización como  citadino se produjo en contextos donde por ejemplo, la combinación de uso de transporte público/desplazamientos a  pie (para llegar al trabajo, hacer alguna compra, ir a un restaurante) o en el espacio de proximidad de la vivienda, se  ha  convertido  en  algo  totalmente  inusual,  a  pesar  de  que  incluso  en  ciertas  ciudades  centrales  de  los  EUA,  como  Manhattan en Nueva York, continúa siendo algo común todavía hoy.  Ahora  bien,  fuera  del  mundo  industrializado  y  limitándonos  sólo  a  la  ciudad  latinoamericana,  el  tipo  ideal  sólo  se  realizó en alguna medida en unos pocos casos en los cuales llegaron a constituirse, hasta cierto punto, las condiciones  propias de la ciudad industrial. Buenos Aires se presenta a este respecto probablemente como el caso paradigmático  de  conformación  de  una  metrópoli  en  la  cual,  hacia  mediados  del  Siglo  XX,  las  clases  medias  y  una  clase  obrera  sindicalizada y con salarios relativamente elevados, pasaron a ocupar el centro de la escena social y urbana (Mongin,  2004: 190‐192). En una medida probablemente menor, también otras metrópolis latinoamericanas, como San Pablo y  ciudad de México, llegaron a conocer la emergencia de unas clases medias en ascenso numérico y social, así como la  conformación de una clase obrera industrial socioeconómicamente integrada vía el proceso de industrialización. Pero  en muchos otros casos, probablemente la mayoría, las condiciones de metrópoli/ciudad moderna y conformación de  un  espacio  público  urbano  democratizado,  probablemente  nunca  llegaron  a  cristalizar.  A  comienzos  de  los  años  setenta, la misma Lofland (1973) señalaba refiriéndose al paralelo entre Ciudad de Guatemala ‐capital de un país que  nunca llegó a experimentar un proceso de industrialización vía la sustitución de importaciones, ni la conformación de  un auténtico sistema público de bienestar social‐ y la temprana ciudad industrial europea:    Un  visitante  reciente  de  Ciudad  de  Guatemala  (donde  ‐como  en  la  históricamente  ciudad  industrial  temprana‐  un  número masivo de inmigrantes rurales está engrosando el rango de los desempleados) reporta que era imposible ca‐ minar por las calles sin estar sujeto a un flujo continuo de ofertas para lavar su auto, bolear sus zapatos, cuidar su  auto, y así sucesivamente; e igualmente de un continuo flujo de solicitudes de dinero. Agrega que pronto se encontró  sintiéndose  irritado  por  todo  este  "asalto"  a  su  persona  y  deseando  simplemente  tener  el  derecho  a  ser  dejado  tranquilo  (comunicación  personal).  La  orgullosa  [219]  pero  indefensa  clase  media  de  un  período  anterior  (la  temprana  ciudad  industrial  europea)  debe  haber  sentido  en  gran  medida  algo  semejante  (Lofland,  1973:  64,  traducción nuestra).    En  suma,  se  puede  afirmar  que  la  aproximación  al  tipo  ideal  "espacio  público  moderno",  ha  dependido  históricamente  de  la  convergencia  de  un  conjunto  de  condiciones  y  no  ha  sido  en  sus  orígenes  el  producto  de  un  proyecto de espacio público inclusivo y democrático (Salcedo Hansen, 2002, Harvey, 2006). En lo que respecta a las  dimensiones  específicamente  urbanas,  debe  destacarse  la  cuestión  estatutaria,  o  del  estatuto  jurídico‐formal  del  espacio  público.  Nos  referimos  a  la  constitución  gradual  de  una  esfera  o  dominio  de  lo  público  urbano  (Sabatier,  2002)  y  ‐junto  con  ella‐  la  conformación  de  lo  que  podemos  denominar  un  orden  reglamentario  urbano  (Duhau  y  Giglia, 2004), como conjunto de reglamentos formales, que supuso codificar y reglamentar los usos legítimos de los  espacios públicos, lo que implicó establecer horarios, separar usos y en muchos casos simplemente prohibir ciertas  actividades en determinados lugares, ya sea confinándolas a otras o simplemente eliminándolas.  En el origen del espacio público urbano encontramos una cuestión que sigue siendo central: la cuestión del orden; es  decir, de las formas de reglamentación de los usos de la ciudad. El espacio público, aunque nos guste pensarlo como  un espacio abierto y libre, en efecto está marcado en su esencia no sólo por la cuestión de la convivencia de sujetos  heterogéneos,  sino  en  particular  por  la  cuestión  de  las  normas  comunes  y  de  la  común  aceptación  de  las  normas,  sean  estas  explícitas  o  implícitas,  formales  o  informales,  rígidas  o  flexibles.  Ahora  bien,  las  preocupaciones  contemporáneas en torno a la privatización, segregación, deterioro e incluso la desaparición de los espacios públicos  sin  duda  está  marcada  por  el  contraste  que  se  observa,  en  gran  medida  de  modo  implícito,  entre  los  rasgos  atribuidos,  como  hemos  dicho,  a  partir  de  un  tipo  ideal,  al  espacio  público  de  la  ciudad  moderna  y  la  evolución  contemporánea de los espacios públicos. Pero esta evolución no puede ser estudiada sin enfocar la mirada sobre los  significados y los usos de dichos espacios y sobre las normas ‐explícitas o implícitas, formales o convencionales ‐que  hacen posibles o prohíben dichos usos y que legitiman y respaldan o no dichos significados. Comprender la crisis del  espacio público implica al mismo tiempo tomar en cuenta el plano de las transformaciones normativas (estatutarias e  informales), el de las transformaciones funcionales y el de las representaciones simbólicas7. Asimismo, los cambios en  los espacios públicos pueden ser leídos como el [220] resultado de los procesos que afectan al orden urbano. Este 
7

  Como veremos mejor más adelante, a lo largo de nuestro análisis hemos tratado de tomar en cuenta estos tres niveles y sus imbricaciones. 

concepto indica para nosotros el conjunto de normas y reglas tanto formales (pertenecientes a algún nivel del orden  jurídico) como convencionales, a los que los habitantes de la ciudad recurren, explícita o tácitamente, en el desarrollo  de  las  prácticas  relacionadas  con  los  usos  y  las  formas  de  apropiación  de  los  espacios  y  bienes  públicos  o  de  uso  colectivo que, más allá de la vivienda, son los elementos constitutivos de la ciudad. Este orden está siendo afectado  por  transformaciones  importantes  tanto  en  el  nivel  formal  (el  del  orden  reglamentario  urbano)  como  en  el  plano  general de los distintos órdenes urbanos que componen la metrópoli contemporánea.    2. Los espacios públicos antes y después de la crisis    Desde  1951,  el  VIII  Congreso  Internacional  de  Arquitectura  Moderna,  reunido  en  la  ciudad  inglesa  de  Hoddesdon,  dedicado  precisamente  al  espacio  público,  entonces  denominado  en  Europa  como  espacio  cívico  o  colectivo,  anunciaba ya su crisis. Desde entonces ha transcurrido medio siglo durante el cual no se ha cesado de recordarnos  que el espacio público está amenazado o incluso está muerto (Tomas, 2001). Desde comienzos de los años sesenta,  aún sin plantear una reflexión general sobre los espacios públicos, el libro de Jane Jacobs (1961), Vida y Muerte de  las Grandes Ciudades Americanas (Death and Life ofGreat American Cities), representa un grito de alarma y al mismo  tiempo  un  ataque  frontal  contra  los  proyectos  de  renovación  funcionalista  que  entonces  se  presentaban,  en  las  ciudades  estadounidenses,  como  la  principal  amenaza  sobre  los  usos  y  la  vitalidad  de  los  espacios  públicos  tradicionales  como  calles,  plazas  y  parques.  Y,  precisamente,  el  interés  y  la  preocupación  contemporáneos  por  los  espacios públicos, se presenta asociado a un conjunto de circunstancias y procesos que han venido transformando el  orden socioespacial en cuyo marco dichos espacios evolucionaron en un sentido inclusivo y se democratizaron.  La literatura contemporánea sobre los espacios públicos se presenta atravesada por el contraste entre un antes, en el  cual  los  espacios  públicos  habrían  adquirido  unos  usos  y  significados  correspondientes  al  tipo  ideal  al  que  hemos  hecho referencia, y un ahora en el cual se observarían diversos procesos que implicarían precisamente la reducción  de su publicidad; es decir, de su carácter de lugares no sólo asignados al uso de todos sino socialmente inclusivos y  efectivamente  utilizados  y  frecuentados  por  un  público  socialmente  heterogéneo  y  expresivo  del  conjunto  de  las  clases  y  grupos  sociales  que  componen  la  población  urbana.  El  antes  puede  ser  presentado  por  ejemplo  como  sigue:[221]    Aunque  existen  diversos  y  a  veces  contradictorios  recuentos  de  la  modernidad  en  las  ciudades  occidentales,  es  ampliamente  reconocido  que  la  experiencia  moderna  de  la  vida  pública  urbana  incluye  la  primacía  y  el  carácter  abierto  de  las  calles;  la  libre  circulación;  los  encuentros  impersonales  y  anónimos  de  peatones;  el  disfrute  y  la  congregación  espontáneos  en  calles  y  plazas;  y  la  presencia  de  personas  de  extracción  social  diversa,  paseando,  observando a los demás, mirando vitrinas, comprando, sentadas en los cafés, sumándose a manifestaciones políticas,  apropiándose de las calles para sus festividades y celebraciones, y utilizando los espacios especialmente diseñados  para la recreación  de las  masas  (paseos, parques, estadios, lugares  de exhibición). (Caldeira, 2000: 299, traducción  propia)    Caldeira, quien se apoya a su vez fundamentalmente en Jacobs (1961) y Young (1990), se preocupa en aclarar que se  trata  de  una  imagen  que  no se  corresponde  totalmente  con ninguna ciudad y que las  ciudades  modernas siempre  han  estado  marcadas  por  las  desigualdades  sociales  y  la  segregación  espacial  al  mismo  tiempo  que  han  sido  escenario de conflictos sociales y políticos muchas veces violentos. A pesar de lo cual, siempre de acuerdo con esta  autora,  las  ciudades  occidentales  inspiradas  por  este  modelo  han  mantenido  siempre  signos  de  apertura  de  la  circulación y el consumo, signos que dan sustento al valor positivo atribuido a un espacio público moderno en el cual  apertura,  indeterminación,  fluidez  y  no  eliminación  de  las  diferencias  se  presentan  como  una  de  las  mejores  expresiones de los ideales de la vida política democrática (Caldeira, 2000: 300‐302).  Pese  a  los  gritos  de  alarma  y  a  las  indudables  señales  de  crisis,  el  espacio  público  no  ha  dejado  en  Europa  de  preocupar y ocupar, de ser renovado y desarrollado, dando lugar incluso a experiencias que, como la de Barcelona en  los años ochenta, han devenido emblemáticas a nivel mundial (Borja y Mutxi, 2003; Tomas, 2001). Si algo salta a la  vista  para  un  observador  externo  proveniente  de  la  ciudad  de  México,  es  el  extremo  cuidado  y  la  multitud  de  innovaciones de que son objeto, en las ciudades europeas, los espacios públicos, así como de su variedad. Por otro  lado,  también  resulta  indudable  la  intensidad  de  su  uso;  una  intensidad,  que  también  desde  la  perspectiva  de  un  observador  externo,  hace  muy  difícil  llegar  a  la  conclusión  de  que  ya  no  albergan  la  condición  de  anonimato  y  de  aprendizaje de la alteridad que los caracterizó en otro tiempo. ¿Cómo llegar a tal conclusión cuando en metrópolis  como Londres, París o Amsterdam, resulta evidente que en ellos convergen, se cruzan y se establecen interacciones  circunstanciales bajo el signo evidente del anonimato, entre individuos con diferentes orígenes, nacionales, étnicos,  raciales y sociales; y ello no sólo debido a la generalmente [222] abundante presencia de turistas, sino también a la 

variada composición de los transeúntes y usuarios locales?8  Es evidente que el diagnóstico sobre el estado actual del espacio público en las ciudades contemporáneas resultará  diferente según el punto de partida o de referencia desde el cual se mide la supuesta crisis, o se constata su relativa  buena salud. Si es así, nos parece útil, más allá del tipo ideal y más allá de los reclamos en torno a la crisis actual y las  bondades  de  lo  que  se  perdió,  detenernos  un  momento  sobre  las  características  de  los  espacios  públicos  en  las  grandes  ciudades  del  Siglo  XX  antes  de  que  se  manifestaran  de  modo  ostensible  las  transformaciones  que  en  la  actualidad  son  invocadas  de  modo  generalizado  como  manifestación  de  la  crisis,  la  privatización  o  incluso  la  desaparición del espacio público; es decir, hacia los años sesenta y setenta del siglo pasado.  El tipo ideal del espacio público moderno está asociado a ciertas formas de organización del espacio urbano propias  de  las  ciudades  occidentales  hasta  aproximadamente  mediados  del  Siglo  XX.  Estas  formas  son  fundamentalmente  cinco. La primera corresponde a los centros antiguos, históricos o tradicionales, los cuales hasta mediados del siglo  pasado  concentraban  y  en  muchos  casos  concentran  todavía,  incluso  en  las  grandes  metrópolis,  un  conjunto  de  actividades,  locales  y  lugares  que  hacía  de  ellos  punto  de  convergencia  de  actividades  laborales,  recreativas,  de  consumo y de acceso a servicios especializados para prácticamente el conjunto de los habitantes de una metrópoli.  La segunda modalidad es la de las centralidades secundarias, distribuidas en diversos puntos de la ciudad‐metrópoli y  que  concentraban  en  una  escala  menor  que  el  "centro"  y  con  grados  menores  de  especialización,  comercios  y  servicios  de  proximidad;  es  decir,  aquellos  que  responden  a  la  satisfacción  de  necesidades  y  a  la  realización  de  actividades  cuya  relativa  cotidianeidad  hacía  inadecuados  el  desplazarse  al  "centro"  para  satisfacerlas  o  llevarlas  a  cabo. Estas últimas adoptaban y adoptan todavía en muchos casos la característica de concentraciones lineales a lo  largo de una avenida o calle comercial9. La tercera modalidad correspondía, en el caso de las grandes ciudades que se  desarrollaron siguiendo lo que podríamos llamar el modelo continental europeo, en particular el [223] de la Europa  latina, a los barrios o unidades equivalentes, los cuales al mismo tiempo que constituían una unidad de residencia,  proporcionaban en muchos casos, y proporcionan todavía en las ciudades centrales, una oferta comercial y recreativa  básica  (abarrotes,  café,  panadería,  lavandería  o  tintorería,  ferretería,  papelería,  etc.)  y  conformaban  un  espacio  de  sociabilidad circunscrita a las relaciones con los vecinos espacialmente próximos y a las interacciones circunstanciales  resultantes de encuentros a lo largo del itinerario seguido, por ejemplo, para realizar alguna compra o para acceder a  los medios de transporte público. La cuarta modalidad es la de los grandes equipamientos públicos destinados a la  recreación, particularmente los grandes parques urbanos, concurridos sobre todo durante los fines de semana y que  permitían (y permiten todavía), combinar el paseo con la realización de diversas actividades recreativas. Finalmente,  la quinta modalidad, consiste en los nodos de circulación y transporte, como las estaciones ferroviarias, de metro y  de autobuses, que combinan y hacen posible los flujos y desplazamientos de poblaciones a diferentes escalas, desde  los movimientos cotidianos de ida y venida del trabajo, de la periferia al centro, hasta el tránsito internacional de los  viajeros de paso.  Más  allá  de  estas  cinco  grandes  modalidades  de  espacios  públicos,  hasta  mediados  del  Siglo  XX  el  espacio  estatutariamente público es prácticamente todo el espacio urbano con excepción de la vivienda y otros edificaciones  destinados  a  usos  privados  (oficinas,  fábricas).  El  uso  de  la  interacción  social  en  estos  diferentes  tipos  de  espacios  públicos ha estado organizada siempre, al igual que los de las modalidades actuales de espacios de uso público bajo  control privado, como los centros comerciales, por un conjunto básico de actividades o funciones urbanas: consumo  (o dicho de otro modo, compra de bienes y servicios); recreación, a su vez en gran medida ‐aunque no totalmente‐  vinculada  al  consumo;  trabajo,  movilidad,  educación  y  las  correspondientes  modalidades  de  movilidad  cotidiana  asociadas a todas y cada una de estas actividades. Tal como lo mostró hace ya casi cinco décadas Jane Jacobs (1961)  el uso de los espacios estatutariamente públicos depende en gran medida de la presencia y mezcla de locales que los  circundan  y  las  correspondientes  actividades  (incluidas  la  de  residir)  asociadas  a  tales  locales  (oficinas,  tiendas,  talleres,  restaurantes,  bares,  cafés,  oficinas  públicas,  servicios,  mercados).  En  la  medida  que  buena  parte  de  estos  locales y las actividades que en ellos se desarrollan, conforman espacios estatutariamente de dominio privado, pero  de uso público, y que el propio uso de los espacios públicos depende entonces en grados diversos de locales privados  pero de uso público o al menos de concurrencia de un cierto público, como sería el caso de consultorios médicos y  despachos de notarios y abogados, la animación y lo que ocurre en los espacios estatutariamente públicos siempre ha  dependido en gran medida de lo que ocurre con los locales y espacios privados que lo circundan. [224]  A este respecto, la importancia del café, o de sus equivalentes en distintos países y ciudades, deriva precisamente del 
  Esto es algo que la perspectiva escandalizada de muchos investigadores críticos estadounidenses, frente al carácter excluyente en los EUA de los  procesos de renovación de áreas urbanas en decadencia y su conversión en espacios de uso públicos especializados, segregados y consagrados al  consumo, parece ignorar. Véase entre muchos otros: Defilippis, 1997; Flusty, 2001; Lloyd, 2002; MacLeod y Ward, 2002; Mitchell y Staeheli (2006).  9   Son perfectamente observables todavía en una metrópoli como Londres, donde con la excepción precisamente del área definida como "Londres  Central", cada una de las localidades de las que está compuesta, cuenta con un área, generalmente una o dos calles, que concentra uno o más templos  de  culto,  varios  restaurantes,  uno  o  más  pubs,  una  tienda  de  autoservicio,  lavandería,  tienda  de  periódicos  y  revistas,  una  o  más  agencias  inmobiliarias, lavandería, gimnasio, etc. 
8

hecho de que se trata de un tipo de local que permite a un costo que puede reducirse precisamente al precio de "un  café",  una  multiplicidad  de  actividades  y  facilita  lo  que  podríamos  denominar  como  la  realización  de  "escalas"  o  "paradas" entre diversas actividades y travesías urbanas. En un café o alguno de sus equivalentes, es posible realizar  encuentros y concertar citas, observar lo que acontece en derredor, leer el periódico o una revista o incluso un libro,  descansar  un  rato,  "hacer  un  alto  en  el  camino",  "hacer  tiempo"  e  incluso,  cuando  se  trata  de  uno  del  cual  se  es  habitué o parroquiano, o a veces sin necesidad de serlo, enfrascarse en distintas conversaciones con otros habitués,  el  propietario  del  local  y  el  personal  que  trabaja  en  el  mismo.  Es  decir,  el  café  en  cuanto  local,  establecimiento,  servicio y lugar, no sólo implica en sí mismo el desarrollo de ciertas actividades típicamente urbanas, sino que facilita  la  realización  de  otras  y  el  tránsito  por  y  el  uso  de  la  ciudad  en  cuanto  conjunto  de  espacios  públicos.  Se  podría  afirmar incluso sin temor a exagerar, que la vitalidad de los espacios estatutariamente públicos, es expresada en una  medida considerable por la mayor o menor presencia del café o sus equivalentes. No porque los cafés por sí mismos  garanticen  o  determinen  tal  vitalidad,  sino  porque  su  difusión  resulta  un  claro  testimonio  de  la  vigencia  de  los  espacios públicos circundantes en cuanto, precisamente, espacios públicos.  Podríamos extendernos mucho más sobre el análisis de un lugar como el café, sus significados y sus usos, pero lo que  importa destacar aquí es que se trata de un tipo de local‐institución que ilustra en alto grado la profunda imbricación  que ha existido y existe todavía en muchas ciudades, o al menos en muchas ciudades centrales, entre los espacios  estatutariamente públicos, sus significados y usos, y la mezcla de locales y actividades que no sólo los circundan sino  que  lo  constituyen  como  tal  incluso  tratándose  de  áreas  destinadas  a  un  uso  fundamentalmente  recreativo  como  jardines  y  plazas  e  incluso  parques10.  El  personaje  emblemático  de  esta  experiencia  moderna  de  la  vida  pública  urbana, es el bien conocido flâneur, figura social del París de mediados del Siglo XIX, invocada por el poeta francés  Charles  Baudelaire  y  recuperada  por  el  filósofo  Walter  Benjamin  en  su  crítica  de  la  ilustración  y  la  modernidad  (Benjamín,  1983)  y  a  partir  de  él,  imaginada  como  personaje  paradigmático  de  la  ciudad  moderna,  sus  pasajes  comerciales y [225] sus espacios públicos. En efecto, si adoptamos una definición de flâneur como un caminante que  ostenta la figura de un caballero elegantemente vestido, un dandy, que a falta de otros compromisos y actividades,  vaga ocioso por las calles de la gran ciudad, observando en tesitura distante el escenario urbano y a los otros tran‐ seúntes  con  los  que  se  cruza,  a  quienes  no  conoce  y  seguramente  jamás  volverá  a  ver,  "abandonándose  a  la  impresión y el espectáculo del momento" (Le Robert Micro, flâner; 1998: 562), podríamos arribar fácilmente a dos  conclusiones. En primer término, que en cuanto tipo social, es decir en cuanto dandy, burgués elegante que "mata"  el tiempo paseando por las calles de la gran ciudad, el flâneur ya no existe. Y, en segundo término, que junto con él  ha desaparecido el medio, es  decir el  contexto urbano mediante  el cual y en  el cual presentaba y representaba su  figura. Un contexto que además de ser ilustrado por los pasajes comerciales del Siglo XIX, tiene sin duda en las aceras  y su uso intensivo su lugar por excelencia. Tanto el café como el flâneur sirven como metáforas del modo en que se  relaciona lo público y lo privado en términos de los usos y significados del espacio público de la ciudad moderna en  cuanto  tipo  ideal.  Ahora  bien,  es  muy  importante  tener  en  cuenta,  que  en  la  realidad  la  vitalidad  de  los  espacios  estatutariamente  públicos  no  necesariamente  ha  supuesto  ni  supone  actualmente  la  copresencia  y  la  interacción  habitual en un pie de igualdad de los diferentes, sea como sea que se definan las diferencias (por género, edad, clase  social, etnia, raza, etc.).  Desde luego, es posible además afirmar, como lo hace por ejemplo un geógrafo neomarxista como David Harvey, que  el París en el que emergió la figura del flâneur, el de los grandes boulevares del Segundo Imperio, implicó poner en  marcha un proceso de aburguesamiento del centro de la ciudad, que supuso dar forma a un tipo de espacio público  que reflejara esplendor imperial, seguridad y prosperidad burguesa. Un espacio del cual el pobre debía ser excluido y  en el cual el café, espacio comercial excluyente, y el boulevard, espacio público, formaron un todo simbiótico (Harvey,  2006:  21).  Es  decir,  si  el  flâneur,  o  para  el  caso  en  general  el  público  burgués  usuario  de  los  cafés,  podía  eventualmente  estar  expuesto  a  la  mirada  del  pobre,  tal  como  ocurre,  a  través  de  los  cristales  de  un  café,  en  el  poema  en  prosa  de  Baudelaire  "Les  yeux  des  pauvres"  traído  a  colación  por  el  autor  de  referencia,  esto  no  quería  decir que el encuentro estuviera exento de problemas. Una situación que es puesta de manifiesto en este poema por  medio del desencuentro de perspectivas en una pareja, en la cual el hombre manifiesta haberse sentido conmovido  por las miradas de un trío conformado por un hombre y dos niños, vestidos en harapos, y un poco avergonzado por  los vasos y botellas desplegados sobre la mesa, "más grandes que nuestra sed", en tanto que la mujer le dice: "¡Esas  gentes que están allí me resultan insoportables con sus ojos abiertos como portones! ¿No podría pedirle al maître  que los aleje de aquí? (Baudelaire, 2003: 135‐137, traducción propia). [226]  El aburguesamiento del París de los bou levares, es contrapuesto por Harvey y por Richard Sennet (1974) a quien el 
  Jardines,  plazas  y  en  cierta  medida  parques  urbanos,  como  puede  constatarlo  cualquiera  que  se  tome  el  trabajo  de  realizar  una  mínima  observación intencionada y como también lo mostró hace décadas Jane Jacobs (1961), pueden en ciertos casos no convocar a nadie, cuando están  rodeados  exclusivamente  por  residencias  unifamiliares  en  un  contexto  suburbano,  o  sólo  para  usos  muy  específicos  (por  ejemplo  "hacer  ejercicio"), o pueden ser objeto de un uso intensivo por parte de un público más o menos heterogéneo, a lo largo de muchas horas, cuando están  rodeados de, o incorporan, diferentes locales y actividades que convocan un público. 
10

primero cita, al París anterior donde en los diferentes niveles de un mismo edificio era común que habitaran familias  de diferentes condiciones sociales y en el cual no sólo eran esperables los encuentros entre gentes pertenecientes a  diferentes  condiciones  sociales  sino  que  tales  encuentros  eran  valorados  como  parte  de  la  experiencia  urbana  (Harvey,  2006:  22).  De  acuerdo  con  Sennet  esta  mezcla  habitual  y  esperada  de  gentes  de  distintas  condiciones  sociales,  que  habría  sido  propia  del  París  prehaussmaniano,  fue  reducida  mediante  diseño  precisamente  por  la  renovación haussmaniana de esta ciudad durante las décadas de 1850 y 1860. Se trató según este autor de estable‐ cer  una  ecología  de  los  barrios  concebida  como  una  ecología  de  las  clases  sociales,  erigiendo  de  este  modo,  metafóricamente hablando, un muro tanto entre los ciudadanos como en la  ciudad misma (Sennet, 1974:145‐148,  citado por Harvey, 2006: 22). Pero si el extinguido flâneur, en realidad es una figura que representa bajo un modo  burgués al paseante anónimo, que no es en absoluto representativo del citadino común y corriente, y además tuvo  como escena una modernidad urbana que de acuerdo con autores como Harvey y Sennet generó un espacio público  excluyente, cabe preguntarse cuándo y dónde  ha  existido un espacio público  urbano efectivamente inclusivo de las  diferencias y desigualdades sociales.  Paradójicamente,  la  segregación  socioespacial  que  Harvey  observa  como  un  resultado  del  moderno  urbanismo  haussmaniano,  es  invocada,  nostálgicamente  por  quienes  podríamos  considerar  sus  seguidores  californianos  como  algo digno de ser rescatado en la medida en que hacía "legible el orden social en el espacio urbano" (Sorkin, 1992a).  En  efecto,  en  contraste  con  los  rasgos  atribuidos  al  espacio  público  moderno,  el  diagnóstico  más  extremo  de  la  evolución  contemporánea  de  los  espacios  estatutariamente  públicos  anuncia  su  desaparición  y  se  vincula  a  la  evolución experimentada por los espacios metropolitanos o megalopolitanos en los EUA. El argumento es doble.  Por  una  parte,  Sorkin  retoma  en  cierta  forma  la  perspectiva  difundida  en  décadas  previas  de  la  sustitución  de  la  esfera pública por los medios de  comunicación, en el sentido de que las  computadoras,  las tarjetas de  crédito, los  teléfonos  y  faxes  (a  la  lista  desde  luego  agregaríamos  hoy  la  internet)  como  instrumentos  de  una  instantánea  y  artificial adyacencia, están eliminando la proximidad real que constituye el cemento histórico de la ciudad. Por otra,  esta  evanescencia  del  espacio,  se  expresa  en  el  surgimiento  de  una  ciudad  sin  geografía,  o  postmetrópolis,  lo  que  equivale a una no  ciudad, o peor a  una anticiudad. Esta anticiudad se manifiesta en el  conjunto de artefactos  que  diversos autores consideran actualmente como expresión de la globalización: rascacielos cableados (hoy se les llama  "inteligentes") implantados al pie de una supercarretera; enormes centros comerciales [227] anclados por las grandes  cadenas departamentales y rodeados por enjambres de automóviles; hoteles aislados en sus plataformas e iguales en  todas  partes;  áreas  históricas  y  mercados‐festival  revitalizados  bajo  un  mismo  modelo;  dispersos  e  interminables  suburbios  sin  ciudades;  antenas  parabólicas  (Sorkin,  1992:  xi).  Todo  esto,  continúa  el  razonamiento,  al  igual  que  la  televisión, elimina cualquier particularidad y signo de identidad, conforma territorios indiferenciados que constituyen  un  reino  de  no  lugares.  En  contraposición  con  la  ciudad  histórica  moderna,  que  hacía  legible  el  orden  social  por  medio  de  la  forma  urbana,  esta  ciudad  sin  geografía,  en  la  que  cual  cualquier  cosa  va  junto  con  cualquier  otra,  manipula  y  oculta  este  orden,  liberándolo  de  las  relaciones  espaciales  por  medio  de  las  comunicaciones  y  la  movilidad.  Esta ciudad sin geografía presenta según Sorkin tres características principales. La primera es la dilución de cualquier  relación  estable  con  la  geografía  física  y  cultural  local;  los  elementos  que  la  componen  pueden  estar  en  cualquier  parte, tanto en medio del campo como en el centro de una localidad. La segunda, es la obsesión con la seguridad, lo  que  implica  la  multiplicación  de  formas  de  control  y  vigilancia  por  medios  electrónicos  y  un  conjunto  variado  de  dispositivos físicos que definen nuevas formas de segregación ‐ciudades suburbanas de clase media (edgecities según  la  terminología  que  popularizó  Garreau  (1992)  que  emergen  al  margen  de  los  antiguos  centros  urbanos;  enclaves  para los ricos; áreas gentrificadas; el capullo protector que circunda el globo, envolviendo al viajero de negocios al  tiempo que arriba al mismo aeropuerto, hotel y edificio de oficinas; la red de sistemas de circulación subterránea y  aérea que en ciertas ciudades de los EUA y Canadá permite a los consumidores y empleados de oficina circular de  modo seguro y climatizado atravesando sin entrar en contacto con ella, la ciudad que está allá "afuera". La tercera es  el hecho de que la ciudad sin geografía es un simulacro, basado en la evocación por distintos medios de lo que no es,  es decir, la ciudad histórica.    3. De la crisis del espacio público a la lectura del orden metropolitano    Llegados a este punto, el lector se habrá percatado de que las visiones del espacio público se prestan fácilmente para  afirmar todo y lo contrario de todo11. Es por eso que quisiéramos aquí proponer una lectura que, en lugar de añorar  o,  peor  aún,  mitificar  un  pasado  perdido  que  en  realidad  nunca  existió,  intenta  más  bien  leer  la  llamada  crisis  del  espacio público como el resultado de una disociación [228] entre el espacio estatutariamente público y las actividades 
  Esto es así porque quienes escriben tienden a generalizar, y a exagerar, a partir de la observación ‐no siempre en profundidad‐ del tipo de ciudad  que tienen más cerca, o que mejor conocen. El lector puede fácilmente adivinar que detrás del epíteto de postmetrópolis se esconde Los Ángeles, y  que cuando se piensa en la ciudad moderna, ésta tiende a asemejarse mucho a París, etc. 
11

de la vida cotidiana, en el sentido de que estas últimas cada vez menos se realizan en el espacio público. Nos parece  que esta definición tiene la ventaja de poner al centro del razonamiento los cambios que ocurren en la experiencia  de  la  metrópolis  (y  los  usos  del  espacio  urbano)  y  al  mismo  tiempo  permite  incluir  una  casuística  muy  amplia  de  fenómenos en los cuales se combinan de diferentes formas espacios y actores privados y públicos.  La disociación entre espacios públicos y prácticas urbanas ha sido un proceso paulatino y de largo alcance, del cual  hoy  en  día  podemos  observar  en  las  grandes  metrópolis  todas  sus  consecuencias  plenamente  desplegadas.  Desde  nuestro  punto  de  vista  esta  disociación  es  un  fenómeno  típicamente  metropolitano,  y  no  puede  ser  entendida  sin  tomar en cuenta en su conjunto el orden metropolitano. De hecho, esta disociación es una de las manifestaciones de  la crisis del orden reglamentario urbano y una de las principales transformaciones del orden metropolitano actual.  Para concluir este texto propondremos en sus términos generales el tema de la disociación entre espacios públicos y  practicas urbanas.  ¿A  qué  nos  referimos  cuando  hablamos  de  disociación  entre  el  espacio  estatutariamente  público  y  las  prácticas  cotidianas? Estamos aludiendo a la imposibilidad de realizar ese conjunto de prácticas heterogéneas que combinan  de diferente manera la dimensión privada con la pública mediante el tránsito a pie por un espacio estatutariamente  público.  La  muerte  del  flâneur  es  un  resultado  de  esta  imposibilidad.  La  realización  de  esas  prácticas  en  las  condiciones  actuales  de  muchas  metrópolis  se  ha  vuelto  más  compleja  o  imposible  para  una  buena  parte  de  las  poblaciones  metropolitanas.  Pero  hay  algo  más.  Para  muchos  habitantes  de  enormes  aglomeraciones  metropolitanas,  como  es  el  caso  de  la  ciudad  de  México,  esta  posibilidad  constituye  una  experiencia  o  bien  desconocida, o bien no deseable y por lo tanto no buscada y deliberadamente evitada. Lo que era antes el espacio  estatutariamente  público,  como  elemento  organizador  de  la  ciudad  y  de  la  experiencia  urbana,  es  hoy  en  gran  medida o bien un conjunto de espacios de circulación entre dos puntos (vivienda‐lugar de trabajo, vivienda‐centro  comercial,  por  ejemplo),  o  bien  un  acervo  de  espacios  especializados  a  los  cuales  hay  que  "ir",  porque  ya  no  constituyen el tejido conectivo y omnipresente de la ciudad. Al contrario, estos espacios se han convertido en lugares  donde  se  pone  en  escena  la  condición  de  anonimato  y,  habría  que  ver  en  qué  medida,  la  copresencia  de  los  (socialmente)  diferentes.  Hoy,  en  muchas  ciudades,  ambas  cosas,  para  un  peatón  transeúnte,  son  posibles  casi  exclusivamente en dos tipos de lugares, los espacios privados de uso público, como los centros comerciales y lo que  queda de la ciudad moderna que sin embargo, es importante recordarlo, en ciertos casos puede abarcar el conjunto  de  la  ciudad  central  de  una  aglomeración  metropolitana,  [229]  como  sería  París  y  otras  ciudades  europeas.  Cabe  señalar  que  esta  disociación  se  inició  tempranamente  en  el  Siglo  XX,  para  porciones  significativas  de  la  población  urbana,  en  las  ciudades  estadounidenses,  con  la  suburbanización  masiva  de  viviendas  apoyada  en  el  automóvil  privado y en las autopistas, y la concentración de las actividades de consumo y recreación en los centros comerciales,  los cuales sustituyeron en los suburbios como lugares de concentración del comercio y los servicios a la calle principal  (main street) de las localidades intraurbanas o vecindarios tradicionales (Fishman, 1987; Zukin, 1995; Hayden, 2006).  Para  comprender  la  disociación  entre  espacios  público  y  prácticas  urbanas  hay  que  tomar  en  cuenta  que  el  orden  metropolitano (la forma de producir y organizar espacialmente la metrópoli) ha evolucionado en las últimas décadas  con base en dos lógicas paralelas y en muchos casos complementarias: privatización y especialización. Se trata de la  privatización  de  los  espacios  de  uso  público  y  de  la  segmentación  social  del  público  o  más  bien  de  los  públicos  congregados en diferentes lugares, que resulta de que, por una parte los lugares frecuentados por las clases medias y  acomodadas, serían ahora sobre todo lugares de propiedad y gestión privadas o, al menos, aquellos donde el público  asistente es (socialmente) filtrado tanto por mecanismos de autoexclusión, derivados del hecho de sentirse fuera de  lugar debido al modo de vestir, la apariencia física y los hábitos y niveles de consumo, o lisa y llanamente mediante la  aplicación de dispositivos explícitos de exclusión aplicados a ciertas categorías sociales ‐mendigos, homeless, vende‐ dores ambulantes‐ (Defilippis, 1997; Flusty, 2001; Ghorra‐Gobin, 2001; Mitchell y Staeheli, 2006). Y, por la otra, que  gran parte de los espacios estatutariamente públicos, o bien resultarían en la práctica en lugares sólo frecuentados  por  los  pobres  o  más  en  general  ‐las  clases  trabajadoras  o  "populares"‐  o  en  el  límite,  grupos  marginales;  o  bien  adquirirían  las  características  de  enclaves  de  minorías  étnicas  y  frecuentados  entonces,  como  sería  el  caso  en  ciudades como Los Ángeles, casi exclusivamente por población perteneciente a alguna de estas minorías (Cruz, 2001;  Da Costa Gomes, 2001; Murray 2004).  Una  primera  acepción  de  la  idea  de  privatización  de  los  espacios  públicos  hace  referencia  a  la  proliferación  de  equipamientos destinados al uso público pero estatutariamente de propiedad privada y por consiguiente sujetos en  principio a fines, usos y reglas de comportamiento definidos y asignados por sus propietarios. El ejemplo más claro  de este tipo de equipamientos son los centros comerciales y los llamados parques recreativos o temáticos. La idea de  privatización en estos casos hace referencia al hecho de que concentran en un área bajo control privado, actividades  ‐comprar, pasear, tomar un café, asistir a un espectáculo, ir al cine, comer en un restaurante‐ que tradicionalmente, o  más bien en la ciudad moderna, están vinculadas al uso de espacios estatutariamente públicos.[230]  Piénsese por ejemplo, en cómo se realiza habitualmente una o varias de estas actividades al transitar por una calle o  avenida  en  las  que  se  encuentran  alineadas  tiendas,  restaurantes,  cines,  cafés,  viviendas,  oficinas,  despachos, 

consultorios (en los pisos superiores), etc. Al igual que en un centro comercial, los propósitos que animan a cada uno  de los transeúntes pueden ser muy diversos, pero la diferencia fundamental radica en que mientras se transita o se  ingresa a un edificio o local situado en una calle, un centro comercial no es un lugar por el cual se pueda transitar en  el sentido de atravesarlo para ir a otro lugar, se trata más bien por definición de un lugar al que hay que ir, al que se  tiene que entrar y del que se tiene que salir, y donde las entrada y salidas son concebidas como barreras en las que  se realiza un control del público‐clientela. En un centro comercial, si bien la diversidad de locales que alberga hace  posibles  distintas  actividades,  incluida  la  de  simplemente  pasear  sin  comprar  o  consumir  nada,  de  todos  modos  implica la segregación de ciertas funciones y actividades. No se transita por un centro comercial para ir a otra parte,  para ingresar a la propia vivienda o para acudir a una cita con el dentista, ni se hace un alto para tomar un café como  escala entre la salida del trabajo y el regreso al domicilio.  Una segunda acepción de la idea de privatización de espacios públicos es la de cierre, clausura, vigilancia y control  privados de espacios estatutariamente públicos. En muchas ciudades latinoamericanas (Cfr. Cabrales Barajas, 2002),  incluida desde luego la ciudad de México, se ha vuelto un hecho bastante común el cierre y control del acceso por  parte de organizaciones vecinales de calles en áreas en las que domina el uso habitacional y en las que el tránsito  vehicular "de paso" es derivado hacia alguna vialidad principal. En estos casos el argumento comúnmente esgrimido  es la "seguridad", pero como veremos más adelante, en realidad la invocación de este término encierra significados  complejos.  Dentro  de  esta  misma  acepción  pueden  incluirse  la  difusión  en  las  ciudades  estadounidenses  de  una  multiplicidad  de  prácticas  y  dispositivos  que  implican  desde  las  restricciones  al  uso  público  de  playas,  estanques  y  lagos impuestas por residentes acomodados en diversas ciudades ‐Los Angeles y Long Island, por ejemplo (Law, 2006:  82)‐;  el  cierre,  rediseño  y  vigilancia  de  parques  y  plazas  públicas  por  entidades  privadas  (Turner,  2002;  Low,  2006;  Mitchell y Staeheli, 2006). Así, desde la lógica de la gestión privada, los espacios estatutariamente públicos han sido  progresivamente convertidos sea en lugares especializados o temáticos, en gran medida renovados o reconstruidos y  gestionados  por  el  capital  privado.  En  los  EUA,  desde  los  años  setenta  múltiples  procesos  de  renovación  de  áreas  centrales,  antiguas  calles  comerciales,  áreas  portuarias  o  ribereñas  (waterfronts)  y  antiguos  mercados  bajo  la  modalidad de "desarrollos de interés comercial" (Bussiness Inter est Developments conocidos bajo la sigla BID), han  convertido  a  gran  número  [231]  de  estos  lugares  en  espacios  especializados  de  consumo  y  recreación  (Mitchell  y  Staeheli,  2006).  Se  trata  de  un  modelo  común  en  que  la  historia  y  el  carácter  típico  de  estos  lugares,  que  invocan  modos  de  vida  urbana  ya  desaparecidos  y  los  orígenes  y  actividades  fundadores  de  las  respectivas  ciudades,  son  escenificados  mediante  la  restauración  arquitectónica,  los  elementos  que  integran  la  decoración  y  la  presencia  de  tiendas  temáticas.  De  acuerdo  con  la  generalidad  de  los  analistas,  que  además  normalmente  los  consideran  simulacros, es decir sustitutos que evocan  el  carácter y las formas de vida  que  estos lugares alguna vez tuvieron y  albergaron, se trata de espacios que han sido destinados a un público específico, constituido fundamentalmente de  individuos  blancos  de  clase  media  acomodada,  y  una  sociabilidad  y  animación  basadas  en  formas  de  consumo  y  recreación  sofisticadas.  Lo  que  ha  ido  de  la  mano  con  su  depuración  social,  vía  tanto  los  propios  mecanismos  del  mercado como la aplicación de dispositivos de control y vigilancia privados destinados a filtrar el público asistente, en  particular el tipo de personajes invocados mediante calificativos tales como loiters (vagabundos o vagos) y homeless  (individuos sin domicilio fijo). Planteado en nuestros propios términos, se trata de espacios de uso público que han  sido sujetos a diferentes grados de privatización y que han sido despojados de la diversidad de usos y de asistentes  que sería propia, de acuerdo con estos analistas, de los espacios realmente públicos (ver nota 7).  Una tercera acepción hace referencia a la apropiación o control ejercido por grupos específicos sobre lugares que  pueden o no permanecer físicamente abiertos y formalmente como estatutariamente públicos, pero en los cuales  los grados de apertura, libertad de circulación, congregación de un público socialmente heterogéneo y diversidad de  usos, son limitados al ser apropiados en función de distintas formas de aprovechamiento privado (da Costa Gomes:  2001), por una parte como consistentes tanto en formas de apropiación de los espacios públicos para el desarrollo de  las  actividades  y  la  economía  informal  ‐vendedores  ambulantes,  cuidadores  de  automóviles,  prestadores  de  pequeños  servicios  en  la  vía  pública‐;  como  por  propietarios  de  inmuebles  y  grupos  vecinales  con  apoyo  en  el  discurso  de  la  seguridad  (dispositivos  que  ocupan  parte  de  la  acera  para  cercar  la  entrada  a  edificios  de  departamentos, barreras que impiden el libre tránsito en calles destinadas a la circulación local, entre otros); y otras  múltiples  formas  de  invasión  y  apropiación  de  espacios  públicos.  Por  otra,  como  la  afirmación  de  identidades  territoriales basadas en un discurso de la diferencia y traducidas en el control de un territorio que es definido como  propio  y  excluyente.  Da  Costa  Gómez  menciona  entre  otros,  los  casos  de  las  bandas  de  jóvenes  que  disputan  determinados territorios; de los traficantes que imponen su control y su ley sobre las favelas; los grupos religiosos  que se apropian de determinadas plazas. [232]  La  cuarta  acepción  corresponde  a  la  producción  y  organización  del  hábitat,  a  diferentes  escalas,  como  hábitat  privado, cuyo uso es restringido a los residentes.  Amplios  sectores  de  las  clases  medias  y  altas  se  autosegregan  por  medio  de  enclaves  residenciales  cerrados,  incorporando en ellos equipamientos de consumo y recreativos de uso exclusivo de los residentes en dichos enclaves; 

o aun sin recurrir a la clausura física a través de muros y barreras, al desarrollo de dispositivos de vigilancia y control  destinados a mantener alejados a quienes son ajenos al lugar y no "tienen nada que hacer allí"12. El primero y más  evidente  efecto  del  hábitat  cerrado  en  relación  con  el  espacio  público  consiste  en  la  eliminación  del  espacio  de  proximidad  como  espacio  público  y  del  conjunto  de  los  bienes  de  uso  colectivo  como  bienes  públicos.  Este  hecho  primordial se relaciona con un conjunto de efectos en cascada. En primer término, y tanto más cuanto mayor sea su  escala,  el  hábitat  cerrado,  dado  su  carácter  introspectivo,  se  separa  del  medio  circundante.  En  segundo  lugar,  esta  separación  implica  que  la  conectividad  y  la  accesibilidad  se  convierten  en  cuestiones  centrales  que  desplazan  el  interés  por  lo  que  se  encuentra  en  las  inmediaciones  de  la  vivienda;  en  la  medida  que  el  condominio,  conjunto  o  desarrollo cerrado autoproduce su propio ambiente, puede prescindir del exterior inmediato. Para sus habitantes la  relación con el exterior en general, pasa a ser definida por los itinerarios y tiempos requeridos para acceder ‐normal‐ mente en automóvil‐ a los lugares que interesan. En tercer lugar, la gestión del hábitat se independiza de la gestión  local y urbana, salvo por lo que se refiere a la vinculación con la infraestructura general. Por último, por definición el  hábitat  cerrado  rompe  la  continuidad  del  tejido  urbano  y  por  consiguiente  de  las  vías  de  circulación  o  bien  simplemente  carece  de  vinculación  espacial  con  dicho  tejido.  Desde  luego  este  efecto  es  tanto  más  importante  cuanto mayor el tamaño de la urbanización o conjunto de que se trate.  En conjunto, según muchos autores, estaríamos frente a una tendencia generalizada a la homogeneización social de  los  lugares  y equipamientos  de  uso  público.  Pero,  por  mucho  que  el  hábitat  cerrado  interiorice  áreas  recreativas  y  equipamientos,  nunca  podrá  suministrar  el  conjunto  de  los  elementos  que  constituyen  la  ciudad  o  para  el  caso,  el  espacio metropolitano, y puede existir en la medida que éstos existen y que su vinculación con ellos está resuelta de  una u otra forma. Por ello, en el límite es un tipo de hábitat no sustentable, para utilizar un término en [233] boga. Y  podemos suponer que su  auge y difusión encontrará seguramente  un punto  de inflexión  derivado de  sus límites  y  contradicciones  intrínsecas.  Pero  entre  tanto,  ¿cuáles  son  los  factores  que  determinan  su  atractivo  y,  por  el  momento,  su  difusión  creciente,  particularmente  en  ciertas  metrópolis  y  regiones  metropolitanas?  Esta  misma  pregunta puede hacerse para el caso de los centros comerciales, de los parques temáticos y de los centros históricos  depurados.  El  problema  de  la  creciente  privatización  y  especialización  de  los  espacios  urbanos  es  sintetizado  eficazmente  por  Jerome  Monnet  a  propósito  de  los  enclaves  residenciales:  "¿Cómo  se  maneja  la  tensión  contradictoria entre los procesos de encerramiento que tenderían a fragmentar la ciudad en espacios con intereses  diferentes y las lógicas de la interdependencia, que obligan a mantener relaciones entre estos espacios?" (Monnet  2006: 5).  En general, los lugares que resultan de la disociación de los espacios públicos y las prácticas urbanas se constituyen  cada día más como micromundos regidos por reglas propias. Por lo tanto no son fáciles de usar sin adiestramiento  previo.  En  el  mejor  de  los  casos  cada  vez  más  se  asemejan  a  sistemas  expertos  cuyo  funcionamiento  hay  que  aprender,  desde  los  procedimientos  de  entrada  y  salida  (tickets,  plumas,  registros,  controles,  etc.)  hasta  el  conocimiento de lo que se puede o no se puede hacer en su interior. En este sentido estos nuevos espacios, juntos  con nuevas reglas, generan también nuevas prácticas urbanas que es preciso investigar. En el peor de los casos corren  el riesgo de explotar (o de la implosión) por efecto de su propia lógica. Ejemplos de estos riesgos de son los costos  crecientes de los sistemas de seguridad interna, cuya eficacia deja mucho que desear, y los crecientes problemas de  movilidad que se generan a nivel metropolitano.  Que  se  quiera  o  no,  son  estos  lugares  los  que  están  sustituyendo  el  espacio  público  moderno.  La  cuestión  de  su  funcionamiento  y  de  su  viabilidad  implica  entender  cuáles  reglas  formales  o  informales  los  hacen  existir  y  reproducirse,  en  cuáles  criterios  se  basan  quienes  los  construyen  y  quienes  los  usan,  cuáles  practicas  urbanas  hospedan. Cabe decir, en principio, que se trata de espacios distintos y que sus lógicas tienen que ser estudiadas en sí  mismas,  pero  también  en  relación  con  las  otras.  Además  si  pensamos  en  conjunto  en  estas  distintas  formas  de  privatización,  podemos  constatar  que  con  algunas  excepciones,  ni  presentan  una  difusión  universal  ni  necesariamente poseen el mismo significado en distintos contextos urbanos. [234]    Referencias bibliográficas   
Amendola, Giandomenico (1997). La citá postmoderna, Laterza, Bari.  Amendola, Giandomenico (ed. 2000). Scenari della cittá nel futuro prossimo venturo, Laterza, Bari.  Atkinson,  Rowland  (2003).  "Domestication  by  Cappuccino  or  a  Revenge  on  Urban  Space?  Control  and  Empowerment  in  the  Management of Public Spaces", Urban Studies, v. 40, N. 9, p. 1829‐1843. 
  La difusión del hábitat cerrado no constituye un fenómeno que se difunde en todas las metrópolis ni se corresponde con las metrópolis globales. Es  importante y creciente en metrópolis que como México, San Pablo y Buenos Aires, revistan según diversas clasificaciones en el segundo o tercer  rango de las ciudades "globales" y prácticamente inexistente en metrópolis como Tokio o París que son invariablemente ubicadas en la cima de tales  clasificaciones (Janoschka y Glasze, 2003). Para una panorámica sobre los enclaves cerrados en América Latina véase los volúmenes coordinados por  Giglia (2001), Cabrales Barajas (2002), Capron (2006); para los EUA, McKenzie, 1994. 
12

Ascher, François (1995), Meta polis ou l’a venir des villes, Paris, Odile Jacob.  Augé, Marc (1992). Non lieux. Introduction a une anthropologie de la surmodernité, Editions du Seuil, París, 149 p.  Baldwin, Peter (1999). Domesticating the Street. The Reform of Public Space in Hartford, 1850‐1930, Ohio State University Press,  Columbus, 360 p.  Baudelaire, Charles (2003). Le Spleen deParis. Petits poèmes en prose, Le Livre de Po‐che, Librairie Générale Française, París, 253  p.  Benjamin, Walter (1967) "Der Flaneur", Neue Rundscha u, Fischer Verlag, Berlin, p. 549‐574.  Benjamin, Walter (1983) [1955]. Charles Baudelaire: A Lyric Poet in the Era of High Capitalism, New Left Books (Verso) Londres,  trad. por H. Zohn.  Blackmar, Elizabeth (2006). "Appropriating 'the Commons': The Tragedy of Property Rights Discourse, en S. Low y N. Smith, (eds.)  The Politics of Public Space, Routledge, Nueva York y Londres, p. 49‐79.  Borja, Jordi y Muxi, Zaida (2003). El espacio público: ciudad y ciudadanía, Electa/ Diputación Barcelona, Barcelona, 415 p.  Bourdin, Alan (2005). Lá métropole des individus, Édition de l'aube, Le Château du Molin, LaTour des Aiguës, 250 p.  Cabrales Barajas, Luis F, coord. (2002). Latinoamérica: países abiertos, ciudades cerrada s, Universidad de Guadalajara/ Unesco,  Guadalajara, 621 p.  Caldeira, Teresa P.R. (2000). City ofWalls. Crime, Segregation, and Citizenship in Sao Paulo, University of California Press, Berkeley,  Los Angeles, Londres, 487 p.  Caprón, Guenola (2006), Quand la ville se ferme. Quartiers résidentiels sécurisés, Bréal, París.  Cohen, Jean y Arato, Andrew (1994) [1992]. Civil Societe and Political Theory. Studies in Contemporary German Socia l Thought,  MIT Press, Mass., 755 p.  Cruz, Marcelo (2001). "L’espace public entre commodité et identite : L'exemple de deux rues a Los Angeles », en C. Ghorra‐Gobin  (dir.). Réinventer le Sens de la Ville. Les espaces publics à l'heure global, L'Harmattan, Paris, p. 103‐112.  Da  Costa  Gomes,  Paulo  C.  (2001).  "L'espace  public  métropolitain  et  le  recul  de  la  cultura civique:  L'exemple  du  Brésil  »,  en  C.  Ghorra‐Gobin (dir.),). Réinventer le Sens de la Ville. Les espaces publics à l'heure global, L'Harmattan, Paris, p. 233‐244.  Davis, Mike (1992) [1990]. City of Quartz, Vi ntage Books, Random House, New York, 462 p.  Defilippis,  James  (1997).  "From  a  Public  Re‐creation  to  Private  Recreation:  theTrans‐formation  of  Public  Space  in  South  Street  Seaport", Journal of Urban Afairs, v‐ 19, N. 4, p. 405‐417.  Didier,  Sophie  (2001).  «Parcs  de  loisirs  et  nouveaux  espaces  publics:  Le  ¿Disneyland  Resort?  d'Anaheim,  en  C.  Ghorra‐Gobin  Réinventer le Sens de la Ville. Les espaces publics a l'heure global, L'Harmattan, Paris, p. 149‐266.  Donzelot,  Jacques  (2004).  "La  ville  à  trois  vitesses:  relégation,  périurbanisation,  gentri‐fication,  Esprit,  n.  303,  marzo‐abril,  p.  14‐39.  Duhau, Emilio y Giglia, Angela (2004). "Conflictos por el espacio y orden urbano", Estudios Demográficos y Ur ba nos, v. 19, n. 2  (56), p. 257‐288.  Fishman, Robert (1987). Bougeois Utopias. The rise and Fall of Suburbia, Basic Books , Inc., Publishers, Nueva York, 241 p.  Flusty,  Steven  (2001).  "The  Banality  of  Interdiction:  Surveillance,  Control  and  the  Dis‐placement  of  Diversity",  IJURR,  v.  25‐3,  septiembre, p. 658‐664.  García Canclini, Néstor (1999). La Globalización Imaginada, Paidós, Buenos Aires,    Garreau, Joel (1992). Edge City. Life on the New Frontier, Anchor Books, Randon House, Nueva York, 547 p.  Ghorra‐Gobin,  Cynthia  (2001).  "Réinvestir  la  dimension  symbolique  des  espaces  publics",  introducción  de  )C.  Ghorra‐Gobin  Réinventer le Sens de la Ville. Les espaces publics à l'heur e global, L'Harmattan, Paris, p. 5‐15.  Ghorra‐Gobin, Cynthia, dir. (2001). Réinventer le Sens de la Ville. Les espaces publics a l'heur e globa l, L'Harmattan, Paris, 266 p.  Giglia, Angela, ed. (2001), Per files latinoamericanos "La nueva segregación urbana", año 10, N. 9.  Gravary‐Barbas, María (2001). «Les enclaves ludiques: Le cas du Navy Pier à Chicago», en C. Ghorra‐Gobin Réinventer le Sens de  la Ville. Les espaces publics à l'heure global, L'Harmattan, Paris, p. 159‐168.  Guerra,  François  Xavier  (1998).  Los  espacios  públicos en  Iberoamérica.  Ambigüedades y  problema  s. Siglos XVIII‐XIX,  Fondo de  Cultura Económica, México.  Habermas, Jurgen (1986) [1961 ]. Historia y crítica de la opinión pública, Gustavo Gili, Barcelona, tercera edición en español, 351  p.  Harvey, David (2006). "The Political Economy of Public Space", en S. Low y N. Smith, (eds.) The Politics of Public Space, Routledge,  Nueva York y Londres, p. 17‐33.  Harvey, David (2000). Spaces of Hope, University of California Press, Berkeley y Los Angeles, 293 p.  Harvey, David (1989). The Condition of Postmodernity, Basil Blackwell, Cambridge, Mass., 378 p.  Hayden, Dolores (2006). «Building the American Way: Public Subsidy, Private Space», en S. Low y N. Smith, (eds.) The Politics of  Public Space, Routledge, Nueva York y Londres, p. 35‐47.  Jacobs, Jane (1992) [1961 ]). The Death and Life ofGreat American Cities, Vintage Books, Nueva York, 458 p.  Joseph, Isaac (1998). La ville sans qualités, LaTour d'Aigues: Ed. de l'Aube, coll. So‐ciété, 209 p.  Lloyd, Richard (2002). «Neo‐bohemia: Art and Neighborhood Redevelopment in Chicago», Journal of Urban Afairs, v. 24, N. 5, p.  517‐532.  Lofland, Lyn H., (1973). A Worldof Strangers. Order andAction in Urban PublicSpace, Waveland Press, Prospect Heights, Illinois,  223 p.  Low, Setha y Smith, Neil, eds. (2006). The Politics of Public Space, Routledge, Nueva York y Londres, 185 p.  Low, Setha (2006). "How Private InterestsTake Over Public Space: Zoning, Taxes, and Incorporation of gated Communities", en S.  Law y N. Smith (eds.), The Politics of Public Space, Routledge, Nueva York y Londres, p. 81‐103. 

McKenzie,  Evan  (1994).  Privatopia:  Home  Owner  Asociations  and  the  Rise  of  Residen‐tial  Private  Government,  Yale  University  Press, New Haven, 231 p.  MacLeod,  Gordon  y  Ward,  Kevin  (2002).  "Spaces  of  Utopia  and  Dystopia:  Landsca‐ping  the  Contemporary  City",  Geografiska  Annaler, 84 B, 3‐4, p. 153‐170.  Mitchell, Don y Staeheli, Lynn (2006). "Clean and Safe? Property Redevelopment, Public Space, and Homelessness in Downtown  San Diego, en S. Low y N. Smith, (eds.) The Politics of Public Space, Routledge, Nueva York y Londres, p. 143‐175.  Mongin, Olivier (2004). "L'expérience de la ville démocratique", Esprit, N. 303, marzo‐abril, p. 201‐214.  Mongin,  Olivier  (2004a).  «La  mondialisation  et  les  métamorphoses  de  l'urbain.  Méga‐cités,  «villes  globales»  et  métropoles»,  Esprit, N. 303, marzo‐abril, p. 175‐200.  Mumford, Lewis (1961). The City in History. Its Origins, Its Transformations, and Its Prosp ects, Harcourt Inc., San Diego, Nueva  York, Londres, 657 p.  Murray, Martin J. (2004). "The Spatial dynamics of Postmodern Urbanism: Social Po‐larisation and Fragmentation in Sao Paulo  and Johannesburg", Journal of Contemporary African Studies, v. 22, N. 2, p. 139‐164.  Peillon, Pierre (2001). Utopie et désordre urbains. Essai sur les grands ensambles d'habitation, Édition de l'Aube, Paris, 282 p.  Rabotnikof, Nora (2005). En busca de un lugar común. Es espacio público en la teoría política contemporánea, UNAM‐Instituto de  Investigaciones Filosóficas, México, 331 p.  Sabatier, Bruno (2002). "Aportaciones del derecho al análisis geográfico de las sucesivas realidades del espacio público", Trace, N.  42, diciembre, p. 79‐88.  Salcedo Hansen, Rodrigo (2002). "El espacio público en el debate actual: Una reflexión crítica sobre el urbanismo post‐moderno",  EURE (Santiago), v. 28, N. 84, p. 5‐19.  Sennet,  Richard  (1990).  The  Conscience  ofthe  Eye.  The  Design  and  Social  Life  ofCities,  W.W.  Norton  &  Company,  Nueva  York  y  Londres, 252 p.  Sennet, Richard (1976) [1974]. The Fallof Public Man, W.W. Norton & Company, Nueva York‐Londres, 373 p.  Soja, Edward W. (2000), Postmetropolis. Critical studies of Cities and Regions, Blac‐kwell Publishing, Malden, Mass, 331 p.  Sorkin, Michael (1992). Variations on a Theme Park. The New american City and the End of Public space, Hill and Wang, Nueva  York, 252 p.  Tomas, François (2001). «L'espace public, un concepto moribond ou en expansion?», Géocarrefour, n. 1  Turner, Robyne S. (2002). "The Politics of Design and Development in the Postmodern Downtown", Journal of Urban Afairs, v. 24,  n. 5, p. 533‐548.  Weber, Max (1944) [1922]. "La dominación no legítima (tipología de las ciudades", capítulo IX‐VIII de Economía y Sociedad, Fondo  de Cultura Económica, México, p. 938‐1046.  Young, Iris M. (1990). Justice and the Politics of Diference, Princeton University Press, Princeton.  Zukin, Sharon (1995). The Cultures of Cities, Blackwell Publishers, Malden, Mass, 322 p.