You are on page 1of 2

LA MUSICA COMO ELMENTO GENRADOR DE IDENTIDAD CULTURAL.

Al hablar de cultura y de música parto de dos definiciones muy claras de ambos conceptos. Para la primera me sirvo de la definición dada por E.B. Taylor, que dice así: “la cultura es el total resumido que abarca conocimientos creencias, arte, moral, ley, uso u otras cualidades adquiridas por el hombre como miembro de la sociedad”. En cambio para la segunda me baso en la de J. Blacking, que dice: “la música es un sonido humano organizado”. Al mismo tiempo, para poder hablar de la función identitaria de la música para la humanidad es preciso partir del principio etnomusicológico de que toda cultura tiene música. Para J. Martí (2000) “siempre ha habido música, entendida como cualquier manifestación sonora hecha por el hombre, y no conocemos a ninguna sociedad que no desarrolle ninguna actividad que impida ser calificada de actividad musical”, es un claro ejemplo de este principio. La música como producto socio-cultural tiene una función identitaria, que puede ser étnica, social, al ser el reflejo de una cultura concreta y un instrumento identificador válido para los seres humanos, que se caracteriza por ser permeable y flexible ante las diferentes actitudes existentes en un mundo cada día más globalizado. Al mismo tiempo que es una manifestación artística y un medio de comunicación que contribuye a la construcción social de la realidad. La música es un arte, pero las manifestaciones musicales van unidas a las condiciones culturales, económicas, sociales e históricas de cada sociedad. Para poder comprender un tipo de música concreto es necesario situarlo dentro del contexto cultural en el que ha sido creado, ya que la música no está constituida por un agregado de elementos, sino por procesos comunicativos que emergen de la propia cultura. La música tiene como finalidad la expresión y creación de sentimientos, también la transmisión de ideas y de una cierta concepción del mundo. La música es un arte, pero las manifestaciones musicales van unidas a las condiciones culturales, económicas, sociales e históricas de cada sociedad. Para poder comprender un tipo de música concreto es necesario situarlo dentro del contexto cultural en el que ha sido creado, ya que la música no está constituida por un agregado de elementos, sino por procesos comunicativos que emergen de la propia cultura. La música tiene como finalidad la expresión y creación de sentimientos, también la transmisión de ideas y de una cierta concepción del mundo. El mundo musical está formado también por procesos, estructuras, actitudes, valoraciones, transformaciones, funciones, comportamientos rituales, significaciones, etc. El fenómeno musical no nos debe interesar sólo como cultura, en el sentido más restringido de patrimonio, sino también como elemento dinámico que participa en la vida social de la persona, y al mismo tiempo la configura. (Martí, 2000: 50). En su relación con la cultura podemos decir que la música constituye un hecho social innegable ya que: (a) se ha ido creando a lo largo de la historia, de acuerdo con unos fines muy precisos que cumplir en la esfera pública; (b) como fenómeno cultural se

San Cugat del Vallès. 2000 FUBINI. y (d) la música se destina a un determinado público al cual se concibe como grupo social con unos gustos determinados que difieren en función de los rasgos culturales de la sociedad donde nos encontremos. los músicos. (c) en todas las ejecuciones musicales. 149-162. BIBLIOGRAFIA Blacking J. se inserta profundamente en la colectividad humana. (2001). México Martí. el compositor. Revista Desacatos (2003). Alianza. cultural y económico en un momento histórico determinado. recibe múltiples estímulos ambientales y crea. E.crea por y para grupos de personas que asumen distintos papeles sociales en su relación con la música. Así la música se constituye en un elemento de construcción de identidad cultural. podemos decir que la música se revela como un arte eminentemente social.: Más allá del arte. pero este proceso se desarrolla en un contexto social. nuevas relaciones entre los hombres» (Fubini. ¿Qué tan musical es el hombre?. Por tanto. provisto de una dimensión colectiva enmarcada dentro del ámbito cultural. los cantantes y los oyentes interactúan mutuamente. Madrid. «La música presenta mil engranajes de carácter social. Deriva ditorial. 2001: 164). La música como generadora de realidades sociales. a su vez. J. . Música y lenguaje en la estética contemporánea.