You are on page 1of 8

Hidrobiológica 2003, 13 (2): 151-158

Efecto de la frecuencia alimenticia en el crecimiento y sobrevivencia de juveniles de langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus (von Martens, 1868) (Decapoda: Parastacidae) Effect of feeding frequency on growth and survival of juvenile crayfish Cherax quadricarinatus (von Martens, 1868) (Decapoda: Parastacidae)
Edilmar Cortés-Jacinto, Humberto Villarreal-Colmenares y Marisela Rendón-Rumualdo

Programa de Acuacultura. Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C. Mar Bermejo 195, Col. Playa Palo de Santa Rita, La Paz, B.C.S. 23090, México. E-mail: humberto@cibnor.mx

Cortés-Jacinto, E., H. Villarreal-Colmenares y M. Rendón-Rumualdo, 2003. Efecto de la frecuencia alimenticia en el crecimiento y sobrevivencia de juveniles de langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus (von Martens, 1868) (Decapoda: Parastacidae). Hidrobiológica 13 (2): 151-158.

RESUMEN El efecto de la frecuencia alimenticia en el crecimiento y sobrevivencia de juveniles de langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus, fue evaluado en 60 días de cultivo. Grupos de juveniles de acociles (crayfish) con peso inicial de 0.89 ± 0.06 g fueron alimentados con cuatro diferentes frecuencias de alimentación por día: cada 24 h (C1), 12 h (C2), 6 h (C3) y cuatro veces al día (C4) con una dieta con 35% de proteína cruda. Las tasas de crecimiento específico (TCE) de 3.02 y 2.79%/día, muestran que las frecuencias alimenticias C3 y C4 maximizan el desarrollo de juveniles de C. quadricarinatus, obteniendo pesos finales de 4.7 y 5.4 g, biomasas de 253.2 y 311.8 g/m2, con Factores de Conversión Alimenticia (FCA) de 1.8 y 1.2, respectivamente. Los tratamientos C1 y C2 mostraron un FCA significativamente más alto. El intervalo de sobrevivencia fue de 86.7 a 98.3%, siendo estadísticamente menor para los tratamientos experimentales C1 y C2. Los resultados de incremento en peso de los juveniles de C. quadricarinatus, indican que la frecuencia de alimentación óptima es de al menos tres veces al día. Sin embargo, en términos de biomasa final el tratamiento C4 fue significativamente diferente con respecto a los demás tratamientos. La información obtenida contribuirá a mejorar la comprensión de la dinámica de distribución del alimento y correlacionarla con la condición nutricional y rendimiento en la producción de juveniles de C. quadricarinatus. Palabras clave: Alimentación, frecuencia alimenticia, crecimiento, Cherax. ABSTRACT The effect of feeding frequency on the growth and survival of juvenile freshwater crayfish Cherax quadricarinatus with initial mean weight of 0.89 ± 0.06 g was evaluated in a 60-day study. Juveniles were fed with four different feeding frequencies: every 24 h (C1), 12 h (C2), 6 h (C3) and 4 h (C4), with a 35% crude protein diet. Specific Growth Rates (SGR) of 3.02 and 2.79%/day showed that feeding frequency treatments C3 and C4 maximize growth of juvenile C. quadricarinatus, reaching final mean weights of 4.7 and 5.4 g, biomasses of 253.2 and 311.8/m2, and Feed Conversion Ratios (FCR's) of 1.8 and 1.2, respectively. Treatments, C1 and C2 showed significantly higher FCR’s. Survival ranged

quadricarinatus utilizando sistemas de cultivo semi-intensivo. también conocido como langosta de agua dulce. 1996. 1999). se conoce que dietas desarrolladas para camarón y bagre con 35% de proteína cruda pueden sostener niveles adecuados de crecimiento. 1997.. 1988). A la fecha. Tacon (1996). 2002). con 39. Con base a lo propuesto por Villarreal y Peláez (1999) y Jones y Ruscoe (2000). El cultivo del acocil (crayfish) del género Cherax. quadricarinatus ha sido la falta de desarrollo de un mercado local. 1995. Ictalurus) (Villarreal. quadricarinatus. y Lawrence y Jones (2002). 1995. Hernández et al. Chamberlain. Sin embargo. 1998). y en lo encontrado por Meade y Watts (1995) y Anson y Rouse (1994).. acorde a los volúmenes actuales de producción. INTRODUCCIÓN La acuacultura ha resultado ser por más de una década la actividad de producción alimenticia con mayor tasa de crecimiento en el mundo. posibilitando el uso de dietas comerciales de otras especies para el cultivo de ésta. Meade y Watts. 1996). 2000). Villarreal. Aunque el avance es evidente. (2002) indican que el requerimiento óptimo de proteína para juveniles de C. alto potencial reproductivo y es menos agresiva que otras especies del mismo género (Webster et al. frecuencia de alimentación) (Jones y Ruscoe. growth... However.4 millones de toneladas en 1998 (Tacon y Forster. Penaeus monodon) (Robertson et al. Meade y Watts. Por otro lado. E. 2001). una de las limitaciones importantes para el éxito del cultivo comercial de C. Smith et al. Velasco et al. 1994. Jussila y Evans. densidad y estabilidad en el agua) y el manejo en la granja (almacenamiento. 1990).. obteniéndose un promedio anual de 15 toneladas en 2000 (Zertuche. se basa entre otros. from 86. Penaeus.. et al. (2000) y Cortés et al. particularmente por la falta de una dieta formulada específicamente para las especies con potencial de cultivo (Cortés et al. con un óptimo de 27°C (Jones. quadricarinatus. ya que alrededor de 50% de los nutrientes se obtienen del alimento peletizado (Jussila. los cuales dan los lineamientos generales de niveles de proteína recomendados para cultivo comercial de C. 1994). 1998). except for organisms fed with C1 and C2. Cherax. Las dietas formuladas son incluso más importantes en cultivos con alta densidad para asegurar altos niveles de producción comercialmente rentables (D’Abramo y Sheen. 2002) y las prácticas alimenticias de la especie (vgr. La investigación referente a la frecuencia de alimentación ha sido desarrollada preferentemente en camarones peneidos (Litopenaeus vannamei. Key Words: Feeding. señalan que la experiencia en la industria muestra que dietas formuladas de 20 a 30% de proteína y de 5 a 10% de lípidos son adecuados para la producción comercial de C. posee alta tasa de crecimiento. 1996. Final weights of juvenile C. Cortés et al.. 1995.. and was statistically different among the experimental treatments. fácil manejo. in terms of biomass. que evaluaron la respuesta de juveniles de C. 1998. El éxito de una industria acuícola. 2002). ha recibido atención considerable entre los productores acuícolas y agrícolas en México. para los acuicultores es necesario obtener un balance entre un rápido crecimiento y el uso óptimo del alimento (Hossain et al. Fue introducida a México en los 90 y se cultiva principalmente en el noroeste utilizando alimentos peletizados diseñados para otras especies (vgr. El desarrollo de un régimen de alimentación para una especie cultivada requiere primero del entendimiento básico de la nutrición y los requerimientos de nutrientes en la dieta del animal (Tacon.7 to 98. niveles superiores al 50% del total (Shiau. El alimento es generalmente uno de los componentes principales en los costos de operación de una granja acuícola (Reigh y Ellis. quadricarinatus showed that a feeding frequency of at least three times a day (C3) was significantly better. 2000). Villarreal y Pelaéz. en la selección de la especie con características apropiadas para utilización comercial. En AsHidrobiológica . frecuencia y aplicación del alimento). El uso de dietas comerciales para el cultivo de acociles es limitado en México. El acocil Cherax quadricarinatus es una especie omnívora oportunista de origen australiano que ha evolucionado como un organismo resistente que tolera un amplio intervalo de temperatura (23 a 31°C) (King. textura. Lawrence y Jones.. forma. menciona que la función y éxito de una dieta peletizada no depende de su contenido nutricional. ciclo de vida simple (Jones y Ruscoe. feeding frequency..152 Cortés-Jacinto. En el cultivo semi-intensivo la producción es dependiente de las dietas comerciales. muchos crustáceos muestran requerimientos nutricionales similares. en muchos casos. quadricarinatus es de 31% de proteína en la dieta. 2002). 1996. 1993. 1996). sino también de sus características físicas (color. 1999. 1992. alcanzando. por su parte. Cortés. la falta de información apropiada en los aspectos nutricionales (Reigh et al. Macrobrachium. treatment C4 was better. Cruz-Suárez et al. Asimismo. entre otros factores.3%. 2002). The information obtained will contribute to improve the understanding of the dynamics of distribution of feeds and to correlate it with the nutritional condition of juvenile C. quadricarinatus a diversas fuentes nutricionales. la producción en México ha sido limitada debido a su reciente explotación a nivel comercial. ración alimenticia. talla. 1994. D’Abramo y Sheen. 2000).

Niveles de 6 ± 0. La Paz. Análisis y colecta de muestras El rendimiento de los organismos se evaluó en función del incremento en peso y mediante el cálculo de los siguientes índices de producción: Tasa de crecimiento absoluta (TCA): TCA (Pf t Pi) MATERIAL Y MÉTODOS Procedimiento del cultivo Las evaluaciones se realizaron en el Laboratorio de Nutrición del Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste. (1999). 2000). Loveland. El nitrato. La alimentación inicial fue definida en función de la biomasa de cada unidad experimental. quadricarinatus) por un periodo de 60 días. 2000. Cortés (1998). Se utilizó una malla sintética de 0. Inc. evaluaron estrategias alimenticias y la suplementación del alimento de origen natural con raciones peletizadas en L.06 g) por unidad experimental. CO. quadricarinatus es incipiente. Los juveniles de C. indican que la alimentación debe ser de forma frecuente. Apopka. France).C. Eversole y McClain. vannamei. quadricarinatus. con un volumen de 40 l c/u. En el presente estudio el objetivo fue evaluar la frecuencia óptima de suministro de la ración alimenticia diaria para maximizar el crecimiento y la sobrevivencia de juveniles de C. proporcionando el 8% de la biomasa total... determinaron el efecto de la frecuencia alimenticia y el porcentaje de la ración alimenticia en el crecimiento de juveniles de camarón blanco L. México) peletizado de 2 mm. han reportado que la ración y distribución alimenticia afecta el crecimiento y sobrevivencia de C.7 ± 0. Clifford (1994). La frecuencia alimenticia que promueva satisfactoriamente la producción de la especie contribuirá al desarrollo de una industria económicamente estable y exitosa. nitrito y amonio fueron medidos cada semana mediante un espectrofotómetro Hach Modelo DREL2010 (The Hach Company. Velasco et al. quadricarinatus en cautiverio. Paris. Tacon (1990). El fotoperíodo fue natural. aproximadamente 14h Luz: 10h Oscuridad.26 m2 (0. USA) y piedras difusoras. Tratamientos experimentales El protocolo de alimentación fue diseñado de acuerdo a trabajos previos realizados para otros crustáceos (Cortés.. utilizando termostatos de 100 Watts (Aquarium Pharmaceuticals. Por otro lado. 1999. 2002). indican que la frecuencia de alimentación y cantidad de alimento por ración alimenticia es una parte integral del buen manejo de alimentación en un sistema acuícola. Aproximadamente 50% del agua de cada unidad experimental fue reemplazada diariamente. tacidos existen trabajos en diferentes especies destacando lo realizado con Procambarus clarkii (Reigh et al.69 m). Barki et al. Martínez-Córdova et al. Horario y frecuencia alimenticia evaluada en cultivo de juveniles de la langosta de agua dulce (C. Posteriormente se ajustó la ración alimenticia de acuerdo al consumo del alimento. preferiblemente más de una vez al día.C..1°C durante los 60 días de cultivo. La composición proximal de la dieta fue analizada de acuerdo a las técnicas descritas en AOAC (1995). Tasa de crecimiento especifica (TCE) que denota el crecimiento promedio por día: . 1994. Pf peso final. calidad de agua y alimentación adecuada es crucial para mantener las condiciones óptimas del cultivo de astacidos y peneidos (Jussila. (1994) y Villarreal y Peláez. La ración total diaria fue dividida basándose en él número de veces que se alimentaba cada unidad experimental. procesamiento y manejo de la alimentación (Smith et al. vannamei. La optimización de la estrategia alimenticia es la principal consideración en un sistema de cultivo intensivo que involucre la nutrición.11 mg O2/l. Annecy.. 1993. Pi peso inicial y t es el período de tiempo del cultivo experimental. (1999). Cada tratamiento fue evaluado por cuadruplicado. 2 • 2003 Donde. Cortés (1998).C.. 2002). 1998) y se describe en la Tabla 1. realizó evaluaciones de la frecuencia alimenticia en el camarón blanco L. Eversole y McClain. (1999). Jover et al. La dieta seleccionada fue alimento comercial (PIASA®.89 ± 0. en función a lo sugerido para la especie por Anson y Rouse.Frecuencia alimenticia de Cherax quadricarinatus 153 Tabla 1.S. Tratamiento Horario de Alimentación Número de veces que se alimentó al día.. (1997). vannamei cultivado en estanquería rústica. B. Se utilizó un sistema de 16 unidades experimentales (UE) con un área de cultivo de 0. quadricarinatus fueron obtenidos de un estanque de reproducción del CIBNOR y se sembraron al azar 15 organismos (peso promedio de 0. Martínez-Córdova et al. La temperatura se mantuvo en 27.20 m2 como refugio y protección para evitar pérdidas potenciales por canibalismo. Velasco et al. Vol. Huner. B.38 x 0. S. y Lawrence y Jones (2002) entre otros. FL. 1998. 1997. USA). 08:00 C1 C2 C3 C4 * * * 14:00 20:00 * * 24:00 1 2 3 * 4 * * * * se mantuvieron utilizando un soplador de 5 HP (Sweetwater®. México. un control de la salud. (CIBNOR) en La Paz.S. (1998). 13 No. El conocimiento de estrategias y frecuencia de alimentación para el cultivo de C. Reigh y Ellis.

cuando la frecuencia alimenticia Figura 2. NJ.01 g. OK).2% de fibra cruda. las heces y se registró el número de mudas. C4 4 veces/ día (promedio ± error estándar). siendo 1. lnPt es el logaritmo natural del peso a un tiempo t y lnPi es el logaritmo natural del peso inicial. ganancia en peso. C2 2 veces/ día. sobrevivencia. Crecimiento (promedio ± error estándar) de juveniles de C. Tulsa. quadricarinatus a los 60 días de cultivo.05. La sobrevivencia más baja se presentó en organismos alimentados con menor frecuencia (C1 y C2). siendo equivalente a 87%. Por otro lado. El FCA fue significativamente mas alto en los tratamientos C1 y C2. El peso final de los juveniles fue significativamente mayor (p 0.7% de proteína cruda. Todos los análisis estadísticos fueron realizados utilizando el paquete estadístico Statistica (1998) (StatSoft. Hidrobiológica . fue menor. 1995). La Tabla 2 presenta los resultados de la respuesta productiva de los juveniles en términos de crecimiento. durante 60 días de cultivo. RESULTADOS Los resultados de los análisis proximales realizados a la dieta experimental indican que la dieta contenía 36. quadricarinatus alimentados con diferente frecuencia de alimentación: C1 1 vez/ día. 12.05) en el incremento de peso a partir de los 15 días de cultivo. 1.154 TCE Cortés-Jacinto. USA) para evaluar el desarrollo de los organismos. Se consideró que las diferencias entre los pesos finales eran significativas cuando la probabilidad presentó valores menores a 0.6% de lípidos.05). C1 1 vez/ día. Análisis estadísticos Las diferencias entre los tratamientos se determinaron al 95% por medio de análisis de varianza de una vía (ANOVA) y la prueba de rangos múltiples de Tukey (Sokal y Rohlf.. Inc. 45 y 60 días de cultivo se realizó una biometría registrándose el peso mediante una balanza digital (OHAUS® con precisión de 0. C4 4 veces/ día. C2 2 veces/ día. biomasa. se registró una menor tasa de crecimiento específica. E. Asimismo. 30. FCA. La Figura 1 presenta el incremento en peso a través del tiempo. Diariamente se retiró el alimento no consumido. TCE y peso final de C. et al. Pine Brook..3 de ceniza y 41. C3 3 veces/ día.8 g/m2 (p 0. Se observaron diferencias significativas (p 0. la frecuencia de alimentación C4 produjo el mejor rendimiento en términos de biomasa con 311. TCA. Figura 1. Incremento en peso (g) Sobrevivencia (Número final de organismos/número inicial de organismos) 100.25 para el tratamiento de mayor frecuencia alimenticia (C4). Las diferencias en biomasa (g/m2). 1995). Factor de conversión aparente del alimento (FCA) Alimento suministrado (g) . A los 15. lnPt t lnPi 100 Donde. quadricarinatus después de 60 días.2 de extracto libre de nitrógeno. La sobrevivencia fue transformada por la raíz cuadrada del arcoseno antes del análisis estadístico (Sokal y Rohlf. FCA y sobreviencia se establecieron al final del experimento. Número promedio aparente de mudas de juveniles de C. C3 3 veces/ día.05) en los tratamientos C3 y C4 (Tabla 2). 8.

005 b 0.71a 5.. La conservación de las propiedades organolépticas. C3 3 veces/ día. indicando que los restos de alimento de dietas inestables son ignorados por el acocil en cultivo intensivo y semi-intensivo.82 a FCA T. se ha evidenciado que las formulaciones de alimento artificial de buena calidad pueden dar pobres resultados. 1996). japonicus.06 ± 0.3 ± 0. tenuimanus.31 ± 0.1 ± 0. Por otro lado. El número de mudas fue significativamente más alto para los tratamiento C3 y C4.07 b 93. Kanazawa. DISCUSIÓN Las condiciones generales de la evaluación experimental en el presente estudio fueron satisfactorias y cumplen con los estándares definidos para evaluaciones nutricionales en crustáceos (Tacon.20 ± 12. minimizando la perdida de nutrientes y mejorando la tasa de crecimiento de la especie. originando formación de nuevo tejido muscular en un mayor número de los organismos alimentado con el tratamiento C3 y C4. Lo que indica una mayor frecuencia de muda.80 ± 11. se incrementan las posibilidades de adquirir los nutrientes indispensables para el desarrollo óptimo.18 b 1. (g/día) 0.04 ± 0. Por otro lado. 1991.2 c 253.2 ± 0. 2002.C. 2).57 ± 1.7 ± 0. frecuencia y método de alimentación empleado (Bárbaro et al. 1990.03 a 3. como resultado de un mejor aprovechamiento de los nutrientes. 13 No. (1982). han estudiado el comportamiento alimenticio de C.36 g/semana) (Naranjo et al. causando crecimiento lento comparado con dietas estables. un menor desperdicio de alimento no consumido. quadricarinatus.8 ± 0. C2 2 veces/ día. Jussila y Evans (1998). Frecuencia Alimenticia* C1 C2 C3 C4 Peso final (g) 3. reportan que el tiempo de alimentación fue muy importante para garantizar un rápido consumo del alimento de P. En el presente experimento. El alimento comercial utilizado en el cultivo experimental ha sido empleado con éxito en la engorda de juveniles de C. el nivel protéico de la dieta cubre los requerimientos nutricionales para C. el registro de mudas aparentes por unidad de cultivo. de acuerdo a lo establecido por Villarreal y Peláez (1999). con un promedio total de 29. Smith et al. en donde se ha encontrado un marcado efecto de la frecuencia de alimentación en el .. C4 4 veces/ día.07 ± 0. 1992). y la reducción de desechos orgánicos que impactan la calidad del agua.24 b 311.91 ± 10.09a Biomasa (g/m2) 176. N-nitratos y N-nitritos no rebasaron los valores mínimos de detección del equipo Hach. quadricarinatus.9 c 190. menciona que los astacidos son en general organismos altamente eficientes para el consumo de alimento ya que tienen una flora intestinal variada. coinciden con trabajos previos realizados en otras especies cultivadas.005 b 0.11 a Sobrevivencia (%) 86.5 mudas en promedio (Fig.05). indican que el número de alimentaciones diarias pudiera ser basado en la estabilidad del alimento. 2000). (1986). 2 • 2003 insolubles que impactan el costo de la dieta y a través del incremento en la frecuencia alimenticia (Robertson et al.19 a Valores promedio para cada renglón con la misma letra no son significativamente diferentes (P>0.Frecuencia alimenticia de Cherax quadricarinatus 155 Tabla 2. permite inferir que alimentando con mayor frecuencia (C4).2 ± 0. sí el manejo de las mismas es inadecuado. Hernández et al.74± 0.84± 1. El efecto diferencial entre los tratamientos se relaciona con el hecho de que. aunque las propiedades nutritivas de éste hayan disminuido por lixiviación producto de la permanencia prolongada bajo el agua.04 d 2. mientras que el menor número de mudas se registró en el tratamiento de alimentación de una vez al día (C1). La lixiviación puede ser minimizada mediante el uso de vitaminas estables e Vol.3 y 30.05).001 a TCE (%/día) 2.3 ± 0.80 ± 14. Una dieta estable favorece el crecimiento ya que hay menor perdida de nutrientes. Cuzon et al.005 a 0.45± 1.15 c 1. teniendo en cuenta la cantidad.05 b 86. los niveles de amonio.80 ± 0.05 ± 0. Los resultados obtenidos en el cultivo experimental de juveniles de C. a mayor frecuencia de alimentación. Bardach et al. 2002). Jussila (1997). los juveniles de C.7 ± 0. Es decir pueden aprovechar el alimento. Akiyama et al.07 a 3.04 b 2. proponiéndose un número mínimo de tres a cuatro alimentaciones diarias (Aragón-Noriega y Calderón. ya que las pérdidas por lixiviación reducen la aportación vitamínica y la palatabilidad se mantiene (Guillaume. D’Abramo y Castell.. Clifford (1994) y Cortés (1998).. se reflejaron en un FCA estadísticamente más bajo para el tratamiento C4. 1997).05 ab 98. Parámetros de producción y la respuesta del crecimiento de C.44 ± 0. quadricarinatus en estanques con recubrimiento plástico. A pesar de ello. con excelente sobrevivencia (80%) y tasa de crecimiento (2. Lawrence y Jones.06 b 2. 1992. con 25. (2000) y Cortés et al.A. 1997).. quadricarinatus tienden a mudar más en esta clase-talla. 1994.8 mudas respectivamente (p 0.02 ± 0. *C1 1 vez/ día.17b 4. quadricarinatus a los 60 días de alimentación con diferentes frecuencias alimenticias (promedio ± desviación estándar). ya que diariamente se realizó un recambio de agua del 50% y se mantuvo aireación constante. (2002).14b 3.

Sin embargo. Aquaculture 148(2-3): 169-177. M. J. D. FRAGA I.. y I. Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas. E. E. ANSON. Robertson et al. El manejo de estanques camaroneros. Naranjo et al. pp 1-39 CORTÉS. 1985. o en actividad proteolítica (Gaxiola et al. 1997. M. El presente estudio aporta información relevante conducente a mejorar el entendimiento de la frecuencia de alimentación de C. larvas de insectos. M. 1989. Singapore. 2000. SALINAS-MILLER. zooplancton (vgr. ya que con el alimento natural se ha evidenciado que se reduce la tasa de alimentación. I.. García-Galano et al. 1994. mentación de los acociles. C. Mexico. 2001). ROUSE. 1995. La tasa de mortalidad que se presentó en las unidades de cultivo fue menor al 13%. 2000). diatomeas). financiado parcialmente por los proyectos CONACyT número 2888-1 y CIBNOR. y W. copépodos). 1991. 1994. DOMINY. W.. E. ADDISON. PELEGRÍN. C. TAPIA-SALAZAR. 1998. E. AGT Editor.. y A. Production of juveni- AGRADECIMIENTOS Agradecemos a Sonia Rocha y Dolores Rondero por la ayuda en los análisis químicos proximales. Optimización de la tabla de alimentación para el engorde de Penaeus schmitti. J. American Soybean Association. H. L. ARAGÓN-NORIEGA. B. K. E. así como analizar la composición proximal de los organismos que constituyen esta fuente nutrimental. G. LEVI. PAC-23 "Optimización de la producción de langosta de agua dulce Cherax quadricarinatus" otorgados al Dr. y estuvo relacionada principalmente a factores como estrés ambiental durante el manejo de los organismos en cada una de las biometrías realizadas. J. GALINDO J. A. López et al. En la presente investigación. D. y E. 1991. Tidwell et al. y D. In: H. 741 pp. 2002). ZENDEJAS (Ed. Humberto Villarreal. Hossain et al.. Inc. SHREM.C. E. MARTÍN-SALDIVAR.. CALDERÓN. CRUZ-SUÁREZ. Crianza y cultivo de organismos marinos y de agua dulce. J. H. 2002) Por otro lado. (15): 165-169. 2000. A.. Penaeid shrimp nutrition for the commercial feed industry. CIVERA. 1994. y A. reared in the laboratory. BARDACH. NIETO-LÓPEZ. Tesis de Maestría en Ciencias. Effects of salinity on hatching and post-hatch survival of the Australian red claw crayfish Cherax quadricarinatus. In: AKIYAMA D. Feasibility of intensive shrimp culture in Sinaloa. indican que el alimento peletizado puede ser sustituido parcialmente por la productividad natural en un sistema de cultivo comercial. Este estudio es parte del trabajo doctoral de Edilmar Cortés. Así como definir el impacto económico en la producción en estanques comerciales del incremento en la frecuencia de alimentación. S. Un profundo agradecimiento a la valiosa revisión y sugerencias de dos revisores anónimos.. RYTHER. Washington. Acuacultura.... (1995). macroalgas y bentos. D’Abramo y Sheen. Official Methods of Analysis. Estudios posteriores deberán determinar el impacto de la productividad natural en la demanda alimenticia de la especie.. Wyban y Sweeney. Revista Investigaciones Marinas. el FCA en producción comercial puede ser menor a lo reportado en el presente estudio. México.. ÁLVAREZ S. 2002. 1234 pp. M. T. BÁRBARO. CLIFFORD.47 g/semana es significativamente inferior al esperado comercialmente (vgr. pp 80-98. CORTÉS. 2002. et al. quadricarinatus de 0. La productividad natural. e I.. en la que los acociles se mantuvieron solo con la ración alimenticia proporcionada. y por periodos relativamente cortos de tiempo.. growth and competition in juvenile red claw crayfish. Sandra de La Paz y Francisco Encarnación técnicos de apoyo en el manejo y ali- le redclaw in Mexico: effect of different protein levels. Teniendo como base éstos factores se recomienda alimentar a C. Proceedings of the aquaculture feed processing and nutrition workshop. B. Camarón ‘94 Ralston-Purina. KURPLUS. September 19-25. World Aquaculture 28(1): 64-65. el cultivo se desarrolla en agua clara (sin productividad natural).. 96 pp. y R. quadricarinatus con una frecuencia de cuatro veces al día (C4). AOAC (ASSOCIATION OF OFFICIAL ANALYTICAL CHEMIST). Journal of the World Aquaculture Society 25(2): 277280. el crecimiento semanal para C. RICQUE-MARIE. J. Lawrence y Jones..A. REFERENCIAS AKIYAMA. 1996). Otros estudios con crustáceos decápodos de agua dulce han demostrado que el acceso a alimentos variados (vgr. VILLARREAL y R. HERNÁNDEZ I. PÉREZ M.. becario del CONACyT (87195) y fue desarrollado dentro del Programa de Acuacultura del CIBNOR. Historia y estatus actual de la digestibilidad y algunas caracHidrobiológica . 1998). TAN (Eds. Cortés-Jacinto. oligoquetos) incide positivamente en las tasas de crecimiento (Villarreal. Sin. MCLARNEY. México. contribuyen de manera significativa a la nutrición de los organismos (Martínez-Córdova. Instituto Politécnico Nacional.. La sobrevivencia es otro índice comúnmente utilizado para evaluar la respuesta nutricional de crustáceos (D’Abramo y Castell.. C. Mazatlán. 1996. AOAC. y al debilitamiento que se puede presentar posterior al proceso de muda.. 1982. Ration and spatial distribution of feed affect survival. D. O. constituida por especies del fitoplancton (vgr. 1989. M. los resultados muestran un beneficio en términos de sobrevivencia en función de la frecuencia alimenticia. H. México.156 crecimiento (Noeske et al. 1992. J.. E. GUAJARDO. quadricarinatus. BARKI.) Memorias del Seminario Internacional de Camaronicul- tura en México. K. F. A. Por lo que. Cherax quadricarinatus. Frecuencia y distribución alimenticia en el cultivo intensivo de juveniles del camarón blanco Penaeus vannamei. Global Aquaculture Advocate 5 (2): 22-23.).. 1997.

y A. RUSCOE. Cherax. Investigación de frontera en nutrición acuícola. San Diego. Comportamiento y manejo ecológico de estanques de cultivo de camarón con bajo recambio de agua. 13 No. In: Programa y Resúmenes del V Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. M. S. Effect of feeding time and frequency on the growth and fed utilization of African catfish Clarais gariepinus (Burchell 1822) fingerlings. Crawfish culture. N. J. Memorias del segundo Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. ción en juveniles del róbalo Centropomus undecimalis. 7-9 Noviembre. 73-78. with comments on the relative suitability of Cherax quadricarinatus and Cherax destructor for culture in Queensland. Baton Rouge. Aquaculture America 2002. N. P. 1982. y D. R. NSW Fisheries. Biology of freshwater crayfish.). M. 1994. Monterrey.A. 136 p. y prácticas alimenticias para el cultivo intensivo del langostino de agua dulce Macrobrachium rosenbergii.). Aquaculture potential of Cherax quadricarinatus: Research objectives and preliminary results. AKIYAMA (Eds. y H.C. USA. 54. y M. T y A. GAXIOLA. México. ROUSE. United Kingdom. EVERSOLE. pp 26-41. Proceedings Aquaculture Nutrition Workshop. Vol. 1994. 1996. GÓMEZ. John Wiley & Sons. formulación de dietas. Effect of different ingredients on the digestive enzyme activity in juvenile of the Australian freshwater crayfish Cherax quadricarinatus (Decapoda: Parastacidae). SHEEN. E. Australia. Avances en nutrición acuícola VI Memorias del VI Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. L. GARCÍA-GALANO. Biology of freshwater crayfish.. World Aquaculture Society.. C. México. HART (Eds. USA. R. G. HOLDICH (Ed. In: ALLAN. Perth. GARCÍA-GALANO. containing different levels of protein. JUSSILA. 1996. SÁNCHEZ. México. N.). Aquaculture Research 32(4): 999-1004. JONES.L. R. M. M. Efecto de la frecuencia de alimentación en la evaluación gástrica y crecimiento. D. 19-22 de Noviembre. Cancún. GUILLAUME J. O’SULLIVAN (Eds. R. FERNÁNDEZ-CARMONA. y B.S.. D. Monterrey. In: Programa y Resúmenes del V Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. D’ABRAMO. y I. Proceedings First Australian Shellfish Aquaculture Conference. GAXIOLA-CORTÉS y G.. STICKNEY (Ed).. N. RICQUE-MARIE. OLVERA. RUSCOE. cultured under earthen pond conditions. CUZON. 2002..).. CONKLINAND y D. pp. Cherax quadricarinatus (von Martens) (Decapoda: Parastacidae)... E. Penaeus japonicus Bate. Aquaculture. 90. Blackwell Science. EVANS.). R. 7-9 Noviembre. G y W.. SIMOES (Eds. In: MENDOZA. M. CRUZ y D. CRUZ y D.. y W. 2 • 2003 MARTÍNEZ-CÓRDOVA. California. Physiological responses of Astacid and Parastacid crayfishes (Crustacea: Decapoda) to conditions of intensive culture. D. R. CHAMBERLAIN. 1-22. 185-198. 1998. D. Production technology for redclaw crayfish (Cherax quadricarinatus). V. G. Q. HERNÁNDEZ. . DALL (Eds. E. 64-71 GAXIOLA. CRUZ y D.). A. Aquaculture. G. KANAZAWA. Yucatán. LAWRENCE. 1996. Book of abstracts. L. In: CRUZ-SUÁREZ.). p 91. Kuopio University Publications C. EVANS y D.R. A. In: MENDOZA. Monterrey. JONES. MCCLAIN. Curtin University of Technology. Procambarus. S. Encyclopedia of Aquaculture. Adaptación enzimática a tres frecuencias de alimenta- KING. 19-22 de Noviembre. C.. HEW. PÉREZ.. G. E. Effect of feeding cooked-extruded diets. JOVER. The World Aquaculture Society.. 2002. (29): 33-44. 2002. Crustacean nutrition. C. 1998. In: Programa y Resúmenes del V Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. C. M. Walkamin. DEL RÍO. Memorias del segundo Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. H. SOLETCHNIK. C. 15-17 April 1991. y P. Perth. Metodología para la investigación nutricional. J. In: D’ABRAMO. C. 1992. JONES. M. M. y C. 1994. J. J. México. E.Frecuencia alimenticia de Cherax quadricarinatus 157 JONES. R. C. M. Brackish Water Fish Culture Research Station. CASTELL. Protein and amino acids. S. 19-22 de Noviembre. United Kingdom. Growth and survival of redclaw crayfish hatchlings (Cherax quadricarinatus von Martens) in relation to temperature. RICQUE (Eds. Monterrey. pp. Vol. BEVERIDGE. London. 2000. USA. V. T. D.. RICQUE (Eds. Requerimientos nutricionales. M. In: M. COGNIE. London.. Yucatán. New York. N. Australia. M. (122): 75-80. L. J.. 27-30. H. 7-9 Noviembre. In: ENGLE. L. 2001. Aquaculture (189) 63-71. SOLER. Aquaculture Nutrition 4(3):143-149. January. D’ABRAMO. Memorias del Segundo Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. Recent advances in penaeid nutrition in Japan.L. G. Effect of lipid levels variation in diets for growth of juveniles crayfish Cherax quadricarinatus. Salamander Bay. SÁNCHEZ. NOLASCO. R. Louisiana. Advances in World Aquaculture Society. terísticas fisicoquímicas de los alimentos comerciales para camarón usados en México. pp 81-101. HOSSAIN. J. 6. y I. HUNER.). P. Growth and condition of marron Cherax tenuimanus fed pelleted diets of different stability. Natural and Environmental Sciences. 155 p. H. pp 635-669 LÓPEZ. 1994. D. Mérida. Australia. 1988. pp 541-584.B. pp. HOLDICH (Ed. HAYLOR y M. Western Australia. y A.. Yucatán. 2000. R. 2002. Tesis . In: R. Mérida. G. 2000. G. JUSSILA J. pp 27-43. Mérida. pp. VILLARREAL. 2000. A. L. 1997. RICQUE (Eds. 1997. S. DAVIS. México. pp. p 190. En: MENDOZA. México. M. Time lag effect of feeding on growth of juvenile shrimp. p.). L. TAPIA-SALAZAR. y S. y C. L. lipid and carbohydrate on growth of red swamp crayfish (Procambarus clarkii). In: M. Blackwell Science. México. 1999. W. Freshwater Fisheries & Aquaculture Centre. 2000. Assessment of stocking size density in the production of redclaw crayfish. 103121. L. S. Salamander Bay. 3-6 Septiembre. GARCÍA.).L. Aquaculture (178) 127-137. 1996. D. en juveniles de róbalo blanco Centropomus undecimalis (Bloch).. J. In: L. T.

ADDISON. CIBNOR. México. C. 3. WEBSTER. Thesis. Aquaculture (179):142-148. Evaluation of three feeding strategies on the culture of white shrimp Penaeus vannamei Boone 1931 in low water exchange ponds. J. in zero-water exchange culture tanks. A. y M. 1985. M. 1995. Weight gain and survival of juvenile Australian crayfish Cherax quadricarinatus fed formulated feeds. CIVERA-CERECEDO (Eds.. (Boone). Yucatán. 2000. NARANJO (Eds.. C.. La langostilla: biología. J. Sinaloa. T. B. C. 5-7 de Octubre. Culiacán. N. NARANJO-PÁRAMO. M.. C.J. Aquaculture and Fisheries Management (24): 1-6. G. L. ROUSE. TACON. Memorias III Simposium Internacional de Acuacultura.). Substitution of soybean protein for fish protein in formulated diets for red swamp Procambarus clarkii. P. Utilization of animal-protein and plantprotein supplements by red swamp crayfish Procambarus clarkii fed formulated diets. México.. J. WYBAN A.. CIBNOR. In: AURIOLES-GAMBOA y E. S. 1994. 5-7 de Octubre. FULLER. SMITH. 2002. México. Australia. Evaluation of practical feed formulations with different protein levels for juvenile red claw crayfish (Cherax quadricarinatus). Freeman & Co. In: CRUZ-SUÁREZ.. VILLARREAL y J. y Acuacultivos Santo Domingo. 3rd ed. J. CORTÉS E. L. Washington. Aquaculture (164): 77-93. A. NOESKE. E. G.C. 1990. J.C. R. C. MEADE. The principles and practice of statistics in biological research. Cherax quadricarinatus. VILLARREAL. S. BURCIAGA (Eds. Aquaculture Engineering (17): 21-28. KINIGHT. 78 pp. 2000. pp 146-158.158 de Doctorado en Ciencias. A. R. pp 110-135. GOODGAME-TIU. 2000. Ph. Feeding time differentially affects fatting and growth of channel catfish. Journal of the World Aquaculture Society 26(3): 329-338. S.. 1996. México. La Paz. Effect of variation in daily feeding frequency and ration size on growth of shrimp. y F. Transactions of the Kentucky Academy of Sciences (55): 108-112. A. S . M. 19-22 de Noviembre. Aquaculture (138): 169-180. San Francisco. Programa de Posgrado. El cultivo de la langosta de agua dulce.. W. pp. D’ABRAMO. Biometry. J. 1995. WARD. J. D.). Journal of the World Aquaculture Society 25(4): 541-552. PELÁEZ. S. LABRENTY. 188 pp. Feeding methods.. Department of Zoology. C. 179-191. B. et al. Cortés-Jacinto.S. y L. F. L. Memorias del V Simposium Internacional de Nutrición Acuícola. en estanques recubiertos con plásticos. R. Z. Avances en Nutrición Acuícola V. 1989. TIDWEL. Visión y retos de Tamaulipas. A. Informe parcial. S. Culiacán. Plan Estatal de Desarrollo 1999-2004. J. WESTON. Aquaculture (76): 215-225. y D. Journal of the World Aquaculture Society 26 (4): 469-474. Journal of Nutrition (115): 1228-1232. REIGH. H. México. TIDWELL. y I. NARANJO. TAPIA-SALAZAR. IRVIN.. Effects of complete and supplemental diets and organic pond fertilization on production of Macrobrachium rosenbergii and associated benthic macroinvertebrate populations. D. Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste S. y S. VILLARREAL. ROHLF. W. L.. Redmond. Una oportunidad para la diversificación acuícola. A. Trends and challenges to aquaculture and aquafeed development in the new millennium. SOKAL. J. y S. BALART (Eds.). Standard methods for the nutrition and feeding of farmed fish and shrimp. Aceptado: 1 de febrero de 2003. H. A. PARKER y M. WEBSTER. J. y J. SWEENEY. TABRETT.). CASTILLE. pp. Nutrient requirements of penaeid shrimps. 249 p. LAWRENCE. . J. 208 pp. Utilización de la langostilla en la acuacultura.. ZERTUCHE.. pp.. P. L. BRADEN. C. Sinaloa. T. R. Recibido: 6 de julio de 2002. Effect of feeding frequency and feeding time on growth of Penaeus vannamei (Boone). R. Intensive shrimp growth trials in a round pond. 1993. 1994. Memorias III Simposium Internacional de Acuacultura.). La Paz. y J. H. Nutritional studies in crustaceans and the problems of applying research findings to practical farming systems. Y. DANIELS. 2000. Mérida. VILLARREAL. L. México. J. JR. TACON. Manual de Producción. A. 2000. ELLIS. y R. CORTÉS. M. Feeding. University of Queensland. ecología y aprovechamiento. 887 pp. R.. A. 2000. S. 1989.S. BURCIAGA (Eds. 1998. J. WATTS. SUTTLE. 114-130. La Paz. D. Efecto del nivel de aireación en el desarrollo de Cherax quadricarinatus. y N. H. PORCHAS-CORNEJO.C. H.. In: BONILLA. 1995. J.. fase 1: optimización del cultivo intensivo de la langosta de agua dulce Australiana Cherax quadricarinatus. L. A.. E. J. y I. SELACEK. D. 1999. TACON. FORSTER.. H. 1999. L. SHIAU S. BURFORD. Aquaculture Nutrition 2(1): 165-174. In: BONILLA. ROBERTSON. USA. In: VILLARREAL. C. M. J. MARTÍNEZ-CÓRDOVA. A. VILLARREAL. LAPRARIE. 2000. G. L. E. y F. Litopenaeus vannamei. 1-12.S. L. E. growth and energetics of the freshwater crayfish Cherax tenuimanus (Smith) with special emphasis on its potential for commercial culture. VELASCO. Argent Laboratories Press.. 1992. VILLARREAL-COLMENARES.C.HILL. Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste. Biología y cultivo de langosta de agua dulce. CASTILLE. H. Vol. W. B.D. 1995. CALDERÓN-PÉREZ y J.. Evaluación del potencial de bi-cultivo agrícola/acuícola como una estrategia de eficiencia productiva. L. RICQUE-MARIE. H.C. 1998. OLVERA-NOVOA y R. L.. L. The effect of feeding frequency on water quality and growth of the black tiger shrimp (Penaeus monodon) Aquaculture (207): 125-136. y F. Z. Red Mexicana de Acuacultura. México. REIGH. SPIELER. D. E. H. M.C. y I. B. M.