You are on page 1of 1

CYAN MAGENTA YELLOW BLACK

A2 - 20
Buenaventura Pereira
CALI
COLOMBIA
ECUADOR
BRASIL
PERÚ
OCÉANO
PACÍFICO
BOLIVIA
CHILE
ARGENTINA
Antofagasta
Colchane
Coihaique
RUTAS EN
SURAMÉRICA
Ruta por tierra
Ruta por avión
ÁREA
DETALLADA
99%
de las víctimas de
trata de personas
son mujeres.
85%
de ellas son explotadas
sexualmente.
15%
sufren explotación laboral.
A2 .U oe |ayo oe| .U1.
,1/
Informe Exclusivo
El País • ¯an¹|a¸o oe Ca||, Co|ono|a
Trata de blancas,
“Un conocido me conló que es-
laban buscando personas para
via|ar a Sin¿apur como empleada
de un reslauranle, que pa¿aban
bien, y que además los emplea-
dores pa¿aban los liqueles y los
documenlos para via|ar.
La verdad, a mi me pareció bien la
idea, no sospeché al¿o malo, pues
no era como que me iban a re¿alar
nada sino que me eslaban pres-
lando la plala para poder via|ar y
lle¿ar hasla el lu¿ar donde me
oírecian el lraba|o.
Además me di|o que la ¿enle en
ese pais no hacia esos lraba|os y
que por eso requerian personas
como nosolros, de por acá de La-
linoamérica, porque necesilaban
cubrir el lraba|o.
Lo que ellos me preslaron para
via|ar íue realmenle poco dinero y
me di|eron que lo pa¿aria, por
mucho, en lres meses. Yo me ilu-
sioné con eso, de|é a mi hi|o con su
papá y lue¿o inicié el via|e.
Cuando lle¿ué, me llevaron a un
lu¿ar que era como un holel, alli
vivian olras mu|eres, al¿unas que
eslaban en la misma siluación que
yo, es decir, conlra su volunlad y
olras que no lenian deuda y pa-
¿aban alli alo|amienlo.
Lllas íueron las que se encar¿aron
de decirme la verdad, que iba a
e|ercer la proslilución.
Alas personas encar¿adas del ne-
¿ocio les ¿usla que uno se dé
cuenla en el inslanle, como para
que uno reaccione, es muy duro,
uno se eno|a, pero alli lo amenazan
por la canlidad de dinero que uno
les debe, le dicen que lo van a
malar a uno o a su íamilia.
Lnlonces uno se resi¿na pero si-
¿ue siendo muy duro, al¿unas mu-
|eres son ¿olpeadas por no obe-
decer, por no querer salir con los
hombres o por no de|arse hacer
cierlas cosas...
Después de Sin¿apur me llevaron
lue¿o a Hon¿ Kon¿ y alli lo¿ré
buscar ayuda en el consulado, lue-
¿o con apoyo de varias enlidades
lo¿ré re¿resar a mi casa”.
Relalo de 1uanila, una |oven de
ßuenavenlura.
¦e acJe|oo
con |a O¦|,
en Co|ono|a
nay Jn ¹o¹a|
oe .o casos
oe v|c¹|nas
oe cone|c|o
sexJa| ¦os
oeoa|¹anen¹os
nas
a'ec¹aoos
son Va||e oe|
CaJca,
An¹|ooJ|a,
¦|sa|a|oa y
CJno|nana|ca
Calvarioen Singapur
l uño pusudo, Milenu y Cululinu re-
cibieron unu propueslu que les cum-
biuríu lu vidu: viu|ur desde Buenuven-
luru Vulle u Buenos Aires Argenlinu
puru lrubu|ur como meserus en un res-
luurunle que olrecíu muy buen sulurio.
Lus mu|eres, de ¡, y zz uños, ucep-
luron lu propueslu y en ubril de ese uño
emprendieron el viu|e. Sulieron del
Puerlo luciu Culi y de ulí lueron u
Pereiru donde uborduron el uvión que
lus llevuríu ul puís guuclo. Sin em-
burgo, ulerrizuron en Clile.
Unu vez ullá, quien lus recibió les
explicó que en lugur de lomur pedidos
en un resluurunle, como les lubíun
promelido, lendríun que ulender
clienles en un proslíbulo. Eso no eru lo
que ellus buscubun. Sus vidus em-
pezuron u lomur un giro inesperudo.
Milenu y Cululinu lueron obligudus
u preslur servicios sexuules en un es-
lublecimienlo ul sur de Clile. No po-
díunsulir, ni muclomenos llumur u sus
lumiliures puru ulerlurlos sobre su si-
luución. No podíun pedir uyudu.
Sin emburgo, lu suerle esluvo de su
ludo. Unu semunu después de su lle-
gudu, sus compuñerus de cuuliverio,
quince mu|eres colombiunus que lu-
bíun cuído en lu mismu lrumpu, les
uyuduron u escupur, con lu condición
de buscur uuxilio lumbién puru ellus.
Lo primero que licieron lus dos mu-
|eres lue llumur u sus lumiliures en
Colombiu puru que ucudierun u lus uu-
loridudes y lus repulriurun.
“Lu líu de unu de ellus lizo lu de-
nunciu unle el Comilé Inlerinslilu-
cionul de Trulu de Personus. De in-
mediulo el cuso pusó u lu Personeríu de
Buenuvenluru y u los pocos díus lus
lru|eron”, cuenlu Vulenlinu Corlés,
prolesionul de upoyo en lu olicinu de
Mu|er y Género de lu Secreluríu de
Convivenciu de Buenuvenluru, quien
puru lu épocu en que ocurrieron eslos
leclos eru purle de lu enlidud que
recibió lu denunciu.
Lu suerle de lus ¡, compuñerus que se
queduron en un proslíbulo de Clile se
ignoru, pues el cuso lue remilido u lu
Fisculíu z¡ del Puerlo y loduvíu se en-
cuenlru enlu elupu de invesligución.
“Lo úllimo que supe es que lu lru-
lunle, es decir, lu personu encurgudu de
coordinur eslu red de lrálico desde
Buenuvenluru luciu Clile, lue cup-
lurudu por lus uuloridudes; eru unu
mu|er u lu que le decíun ‘Lu Monu’”,
cuenlu Vulenlinu.
Pese u los relulivos resulludos lo-
grudos por lus uuloridudes puru de-
leclur rulus e idenlilicur responsubles,
los lrulunles de bluncus siguen len-
diendo sus redes.
Curolinu López, oliciul del progru-
mu de luclu conlru lu lrulu de personus
de lu Orgunizución Inlernucionul puru
lus Migruciones, OIM, dice que enlre
los uños zooo y zo¡z eslu enlidud
regislró ,6cusos de víclimus de lrálico
sexuul en el Vulle del Cuucu. Pero pu-
dieron ser cienlos o miles. Los mu-
nicipios más ulecludos por esle delilo
son Culi z¡, Buenuvenluru ¡6, Bugu
p y Curlugo 6.
En manos de la Yakuza
V
unessu solo se du el nombre
puru proleger su idenlidud,
eru unu |uiciosu umu de cusu
culeñu unles de lerminur en lus gurrus
de lu muliu |uponesu.
“Unu umigu me conlucló por In-
lernel -relulu-y me conló que eslubu
viviendo bien en Mudrid Espuñu, que
viu|ópor recomenduciónde unu señoru
puru lrubu|ur cuidundo unciunos y que
en solo cinco meses lubíu logrudo pu-
gur lus deudus que udquirió.
Debido u lu ineslubilidud luborul,
con mi esposo lomumos lu decisión de
buscur ullernulivus en olro puís. En
eslu circunslunciu lu lumiliu de mi es-
poso decidió upoyurlo puru que yo pu-
dieru viu|ur u Espuñu.
Mi umigu me puso en conluclo con
lu señoru y ellu me di|o que debíu viu|ur
u Espuñu, pero que el lrubu|o seríu en
Jupón, pues leníu unu ugenciu de lru-
bu|o inlernucionul y que por mi perlil
yo cuiduríu los niños de unu señoru de
un diplomálico.
Cuundo llegué u Jupón los primeros
díus cuidé u lu li|u de lu señoru que me
llevó, dormíu en el piso y lu señoru se
enlurecíu por lodo; lu segundu semunu
me quiló mi ropu y mis documenlos y
me di|o que yo no servíu puru ese
lrubu|o, pero que iguul ellu me ibu u
decir cómo le ibu u pugur su dinero.
Enlonces me dio un veslido corlo,
unos zupulos de lucón y me llevó u lu
culle, ullí lublóconunos señores yellos
me llevuron u un upurlumenlo donde
eslubun olrus colombiunus. Yo no en-
lendíu nudu de lo que eslubu pusundo,
pedí que por luvor me de|urun llumur u
Colombiu, pero me di|eron que no po-
díu lublur con nudie y que si inlenlubu
escupur me ibun u llevur u lu policíu por
ludronu.
Yome puse u llorur... Los que cuidun
lus culles son de lu muliu lu Yukuzu,
lus mu|eres lienen muclo miedo pues
son muy violenlos y si ulguien quiere
luir opedir uyudu logolpeuncusi luslu
lu muerle. Undíu llegó mi umigu y yo le
pedí que me uyuduru u sulir de eslo, que
noimporlubu, que yobuscubu el dinero
puru pugur, pero ellu me di|o que lu
lormu puru sulir eru llevundo olrus mu-
|eres, que usí lue como ellu sulió.
Finulmenle esluve vurios uños, pu-
gué mi deudu, ulorré ulgún dinero y
cuundo regresé sin uyudu de nudie, me
di cuenlu que mi esposo leníu olru
compuñeru y mi suegru se lubíu que-
dudo con los niños”.
-
Selección
■ De acuerdo
con Carolina
López, O'|c|a| oe|
o|o¸|ana oe
¦Jcna con¹|a |a
¹|a¹a oe
oe|sonas oe |a
O¦|, |as v|c¹|nas
oe ¹|a¹a oe
oe|sonas son
¸ene|a|nen¹e
nJ}e|es en¹|e |os
1 y .o anos,
caoeza oe
'an|||a y con
oa}o n|ve| oe
esco|a||oao
■ Para
seleccionar a su
víctimas , |os
¹|a¹an¹es v|s|¹an
sec¹o|es
oooJ|a|es oe |as
c|Joaoes e
|oen¹|'|can a |as
nJ}e|es oJe
o|esen¹en
nayo|es
neces|oaoes
econonon|cas y
oJe se a}Js¹en a
|as so||c|¹Joes oe
sJs c||en¹es
■ Los tratantes
se relacionan
con 'an|||a|es y
an|¸os oe |a
v|c¹|na oa|a
oos¹e||o|nen¹e
anenaza||a con
nace||es oano s|
se n|e¸a a
o|os¹|¹J||se o
|n¹en¹a escaoa|
■ A veces a las
v|c¹|nas |es
oe|n|¹en nao|a|
oo| ¹e|e'ono con
sJs 'an|||a|es
oJ|an¹e oos
n|nJ¹os
un drama que
Pasa a la pág. A4
destroza vidas
Cientos de mujeres son sacadas del país a ejercer la
prostitución en el exterior, ilusionadas con promesas de
trabajo y atadas a una deuda impagable. Dramas y rutas
de un mercado negro de 32.000 millones de dólares.
P O R D I A N A I S A B E L L A S Á N C H E Z Y L U I Y I T H M E L O G A R C Í A - E L PA Í S
F
O
T
O
:
T
H
I
N
K
S
T
O
C
K
/
E
L
P
A
Í
S