Es indudable que π ha fascinado a la humanidad desde tiempos inmemoriales.

En todas las épocas, los matemáticos más capaces han dedicado parte de su tiempo en la búsqueda de un algoritmo que permita calcular mejor o más rápidamente su valor. Concretamente, π expresa la relación que existe entre la longitud de una circunferencia y su diámetro dentro del marco de la llamada Geometría euclidiana(esta relación no es constante en geometrías no euclídeas). A pesar que para prácticamente cualquier propósito práctico imaginable basta con conocer una decena de decimales, la humanidad ha dedicado millones de horas hombre a calcular el mayor número posible de ellos, quizás buscando la tan esquiva periodicidad que permita expresarlo como el cociente entre dos enteros. Tal trabajo es, por supuesto, absolutamente inútil: desde 1761 sabemos que se trata de un número irracional, lo que significa que no puede expresarse como fracción de dos números enteros, tLa elección de la letra griega π para denominar a esta constante matemática proviene de la inicial de las palabras de origen griego "περιφέρεια" (periferia) y "περίμετρον" (perímetro), y fue usada por primera vez alrededor del año 1700. Fue el matemáticoLeonhard Euler quien popularizó definitivamente el uso de esta letra en su obra “Introducción al cálculo infinitesimal” en 1748. A lo largo de la historia el valor que adoptamos para π ha ido cambiando. A medida que los métodos para trabajar con números se han ido haciendo mas precisos, la cantidad de decimales correctos que se conocen de PI han ido aumentando. Y la invención del ordenador, como es lógico, ha hecho que su valor se conozca con millones de millones de decimales. Obviamente, es un trabajo simplemente inútil y que a menudo se utiliza como prueba de lascapacidades de un superordenador (“veámos cuántos millones de decimales de π puede calcular este trasto en una hora”), ya que cualquier obra de ingeniería puede realizarse conociendo solo unos pocos decimales. Para tener una idea, con cincuenta decimales se podría describirse la curvatura de un objeto del tamaño del Universo con un error más pequeño que el tamaño de un protón. El valor de π se ha obtenido con diversas aproximaciones a lo largo de la historia, siendo una de las constantes matemáticas que más aparece en las ecuaciones de la física. El récord actual es de 2.576.980.370.000 de decimales, y lo calculó Daisuke Takahashi en un superordenador T2K Tsukuba System. El valor más antiguo que se conoce es 3,1605 y aparece escrito en el “Papiro de Ahmes”, encontrado en Egipto y datado en el año 1900 antes de Cristo. A pesar del “retroceso” en la precisión de π que significó la adopción de “3” (por motivos religiosos) en el comienzo de la era cristiana, a lo largo de los siglos este número se ha ido calculando cada vez con mayor numero de decimales correctos. En el año 263 de nuestra era, el chino Liu Hui calculó su valor

en un apéndice al trabajo de Napier sobre logaritmos. En 1668. hacia 1661 Huygens comprendió la relación entre la hipérbola rectangular y el logaritmo. a partir de esto sale el logaritmo base 10 de e. El número e otra vez no aparece explícitamente y continúa escondido en las cercanías. Ésta es la propiedad que hace que e sea la base de los logaritmos naturales pero los matemáticos de la época no lo entendían. aún si lo hubiera hecho. el número e es tal que el área bajo la hipérbola rectangular entre 1 y e es igual a 1. aunque no tiene el nombre del autor. Nicolás Mercator publicó Logarithmotechnia que contiene la expansión en serie de log (1+ x ). no había realmente razón para que se encontrara explícitamente con el número e. apareció una tabla dando el logaritmo natural de varios números. aunque se estaban acercando lentamente a ello.14159 (un error de menos de 1 en un millón). En este trabajo. La siguiente posible aparición de e es de nuevo dudosa. con la forma y = ka . es casi seguro que fue escrita por Oughtred. Saint-Vincent calculó el área bajo una hipérbola rectangular. Hay trabajos posteriores sobre los logaritmos en los que todavía no aparece el número e como tal pero que contribuyen al desarrollo de los logaritmos. En 1647. Regresaremos después a este punto. Nuevamente. no se reconoció que estos fueran logaritmos en base e. Si reconoció o no la conexión con los logaritmos es debatible y.como 3. Sin embargo. en 1624. . Mercator usa el término \'logaritmo natural\' por primera vez para los logaritmos en base e. Unos años después. En ese año.085 partes por millón de error) El número e llega por primera vez a las matemáticas de forma muy discreta. Por supuesto. Sucedió en 1618 cuando. esta es una forma moderna de pensar. en su trabajo aparece como el cálculo de una constante y no es reconocida como el logaritmo de un número (cerca otra vez pero esigue sin ser reconocido). Dicha tabla en el apéndice. e estuvo a punto de volver a la literatura matemática pero no lo logró. Sin lugar a dudas. Aunque hoy consideramos a los logaritmos como los exponentes a los que se debe elevar una base para obtener el número deseado. En el año 1400.14159265359 (0. Examinó explícitamente la relación entre el área bajo la hipérbola rectangular yx = 1 y el logaritmo. que Huygens calculó a 17 decimales. el matemático indio Madhava calculó 3. Huygens hizo otro avance en 1661. Briggs dio una aproximación numérica al logaritmo base diez de e sin mencionar a eespecíficamente en su trabajo. ya que la base sobre la que se calculan los logaritmos no surgió en la manera en la que se pensaba en los logaritmos en aquel entonces. Sin embargo. Definió una curva a la que llamó \'logarítmica\' pero no en los x términos en los que nosotros nos referimos a una curva exponencial.