ESTA PÁGINA SE DEJA EN BLANCO A PROPÓSITO

Protocolo para la
determinación del
carbono en el suelo y
en la biomasa aérea
vegetal de la CCAH

Versión 1.0

Amazónicos por la Amazonía
Moyobamba
2010




Este documento ha sido formateado de manera que pueda ser
impreso por ambas caras de una hoja A4













Protocolo para la Determinación del Carbono en el Suelo y en la
Biomasa Vegetal Aérea de los Bosques de la Concesión para
Conservación Alto Huayabamba: Versión 1.0

Luis Alberto Cruzado Blanco, César F. Flores Negrón









AMAZÓNICOS POR LA AMAZONÍA - AMPA

Moyobamba, San Martín

2010

















Protocolo para la Determinación del Carbono en el Suelo y en la Biomasa Vegetal Aérea de los
Bosques de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba: Versión 1.0


Autores
Luis Alberto Cruzado Blanco, Ing. Recursos Naturales
César Francisco Flores Negrón, Ing. Forestal, MFSc.

Diseño y diagramación:
Lourdes Arangüena Proaño

Edición:
Asociación Amazónicos por la Amazonía - AMPA


Cita Sugerida
Cruzado-Blanco, L. A.; Flores-Negrón, C. F. 2010. Protocolo para la determinación de carbono en el suelo
y en la biomasa vegetal aérea de los bosques de la concesión para conservación Alto Huayabamba:
Versión 1.0. Asociación Amazónicos por la Amazonía -AMPA. Moyobamba, Perú. 55 p.
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 2.5 Perú








Agradecimientos
Este protocolo se basa en el trabajo de tesis de grado realizado por Luis Cruzado Blanco (Universidad
Nacional Agraria de la Selva – Facultad de Recursos Naturales Renovables) en la Concesión para
Conservación Alto Huayabamba - CCAH. De este modo deseamos expresar nuestro eterno agradecimiento
al Ing. Jhon Panduro Cometivos, Jefe de la CCAH, por su asistencia y aliento durante el trabajo de
investigación y la formulación del presente protocolo. A los promotores y los usuarios de la CCAH que nos
brindaron asistencia y concejo en el trabajo de campo. Asimismo, deseamos expresar nuestro
agradecimiento a Conservación Internacional quienes nos prestaron apoyo para el procesamiento de la
información espacial y uso de su laboratorio SIG. Especial mención merece la valiosa contribución de
Álvaro Vallejo (Carbon Decisions International) por revisar versiones preliminares de este protocolo y sus
valiosos comentarios que han servido para su mejora.
Este trabajo ha recibido el apoyo financiero de Blue Moon Fund a quienes expresamos nuestro profundo
agradecimiento

| i

Tabla de contenido
I. Introducción ........................................................................................................................ 1
II. Área de estudio ................................................................................................................... 3
III. Estratificación de la CCAH ................................................................................................ 5
IV. Componentes de la biomasa y carbono a ser evaluados ................................................... 7
V. Redacción e impresión de protocolos y guías de campo ....................................................... 9
VI. Determinación del tamaño y afijación de la muestra ...................................................... 11
VII. Fase de campo ............................................................................................................... 13
7.1. Ubicación de las parcelas en el campo ....................................................................... 13
7.2. Diseño y delimitación de las parcelas ......................................................................... 13
7.3. Plaqueo y codificación de los árboles ......................................................................... 14
7.4. Evaluación de los componentes de biomasa aérea total ............................................. 14
7.4.1. Biomasa aérea viva ............................................................................................. 14
7.4.2. Biomasa de las hojas del dosel............................................................................ 14
7.4.3. Necromasa ......................................................................................................... 15
7.5. Carbono en el suelo ................................................................................................... 16
7.6. Variables a evaluar ..................................................................................................... 17
7.6.1. Diámetro del árbol ............................................................................................. 17
7.6.2. Altura del árbol .................................................................................................. 17
7.6.3. Determinación de la densidad básica del fuste ................................................... 18
7.6.4. Densidad de las clases de descomposición (ρ
d
) ................................................... 18
7.6.5. Densidad del suelo ............................................................................................. 18
VIII. Fase de gabinete ............................................................................................................ 19
8.1. Determinación de la densidad básica del fuste ........................................................... 19
8.2. Análisis de biomasa .................................................................................................... 19
8.2.1. Cálculo de la biomasa aérea viva (BAV) ............................................................... 19
8.2.2. Cálculo de la biomasa de la Necromasa (BN) ...................................................... 21
8.2.3. Cálculo de la biomasa aérea total (BAT) .............................................................. 24
8.3. Cálculo del peso del suelo por hectárea ..................................................................... 24
8.3.1. Cálculo de la densidad aparente del suelo .......................................................... 24
8.3.2. Cálculo del peso del suelo por horizonte de muestreo ........................................ 24
8.4. Determinación de la cantidad de carbono total .......................................................... 25
8.4.1. Cálculo del carbono en la biomasa aérea total .................................................... 25

ii |

8.4.2. Cálculo del carbono en el suelo .......................................................................... 25
8.4.3. Cálculo del carbono total .................................................................................... 25
IX. Referencias .................................................................................................................... 27
ANEXOS ..................................................................................................................................... 31
Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles ....................................................... 33
Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro ......................................................... 39
Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste ......................................... 45
Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea ....................................................... 49
Anexo 5: Guía para la elaboración de placas de aluminio ........................................................... 55





Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Introducción 1

I. Introducción
En nuestro país la información existente en cuanto a estudios sobre contenido de carbono en
bosques altoandinos y montanos es un poco limitada; sin embargo, existe mucha experiencia y
metodologías desarrolladas para la cuantificación de carbono en los bosques tropicales en la
Amazonia Peruana baja. Todas, se basan en el inventario del bosque para obtener datos de
diámetro, altura total, densidad de la madera; con los cuales, haciendo el uso de ecuaciones
alométricas se puede estimar la biomasa del árbol.
En tal sentido, cuantificar la cantidad de carbono almacenado en la biomasa aérea de manera
precisa y eficiente para obtener datos confiables es de interés para todos los que apostamos por
la conservación de dichos ecosistemas. Esto debido a que estos datos, servirán como línea base
para la puesta en marcha de proyectos que involucren pagos por servicios ambientales, con lo
cual se estaría garantizando la conservación y manejo sostenible del área.
La metodología presentada en este documento, se basa en el uso de parcelas rectangulares de
0.5 ha con sub-parcelas anidadas para el inventario del bosque. Este tamaño de parcela permite
una caracterización eficiente y detallada de la composición florística, dispersión de las especies y
de los parámetros volumétricos y biomasa (CEDISA, 2009). El siguiente paso para la estimación
de biomasa es el uso de ecuaciones alométricas apropiadas, ya que existen muchas ecuaciones
desarrolladas para diferentes tipos de bosques. En este protocolo, se eligió utilizar las
ecuaciones desarrolladas por Chave et al., (2005), específicamente la ecuación para bosques
húmedos (Wet forest) ya que ésta, incluye datos de bosques montanos.
Finalmente, es importante agregar que esta versión de protocolo se construyó en el marco de un
trabajo de investigación, el cual toma a los bosques de la CCAH como área de estudio (marco
muestral). Debido a la limitación de recursos, dicho proyecto se limitó a una evaluación de
reconocimiento para poner a prueba la metodología aquí presentada y contar una primera idea
de la variabilidad en los stocks de carbono. Esta tarea se encuentra aún en su fase de colección
de datos de campo.
De este modo los objetivos del largo plazo del presente protocolo son:
- Generar información sobre el almacenamiento de carbono en la biomasa aérea de los
bosques de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba (CCAH), como insumo para la
línea base del proyecto REDD de la CCAH.
- Establecer parcelas permanentes, para la evaluación del stock de carbono y posteriormente
puedan servir de punto de partida para el monitoreo de los flujos de biomasa en los bosques
de la CCAH.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
2 Introducción |






Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Área de estudio 3

II. Área de estudio
Este protocolo se aplica a la cubierta boscosa de la Concesión para Conservación Alto
Huayabamba (CCAH), la cual tiene una extensión de 143.928,09 ha. La cubierta boscosa de la
CCAH cubre alrededor del 44% de la CCAH, es decir una superficie de 63.647,91 ha. La CCAH, se
encuentra ubicada en la región San Martín, provincia Mariscal Cáceres, distrito Huicungo.
Abarca cuatro microcuencas que representan el 12% de la superficie total de la cuenca del río
Huayabamba, el cual es uno de los principales tributarios del río Huallaga.
La CCAH (Figura 1) se divide en dos grandes unidades de paisaje: i) La Jalca y ii) la Yunga. La Jalca
(3.200 – 4.600 m de altitud), también conocida como la Ecoregión Paramos de la Cordillera
Central (según Dinerstein et al., 1995), es una zona con una presencia dominante de pastizales
altoandinos. Sin embargo, a lo largo de los ríos, lagunas y sitios húmedos se encuentran
fragmentos de bosques altoandinos. La Yunga o Ecoregión Yungas Peruanas (1.800 hasta 3.500
msnm) es eminentemente una región boscosa, también conocida como bosques montanos, los
cuales incluyen a los bosque de nubes (AMPA, 2008).
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
4 Área de estudio |




F
i
g
u
r
a

1
.
-

U
b
i
c
a
c
i
ó
n

d
e

l
a

C
o
n
c
e
s
i
ó
n

p
a
r
a

C
o
n
s
e
r
v
a
c
i
ó
n

A
l
t
o

H
u
a
y
a
b
a
m
b
a

-

C
C
A
H


Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Estratificación de la CCAH 5

III. Estratificación de la CCAH
Para el cumplimiento de la presente evaluación se ha procedido a la estratificación de la cubierta
boscosa
1
de la CCAH, con el propósito de lograr mayor eficiencia en la estimación de la biomasa
y carbono. Considerando la variación en el gran rango altitudinal y relieve de los bosques

en la
CCAH, asumimos que la división de dicha cubierta en estratos más homogéneos nos ayudará a
mejorar la eficiencia en la determinación del tamaño de la muestra y la precisión del estimado.
Este trabajo de estratificación fue liderado por la Unidad de SIG y Monitoreo de Amazónicos por
la Amazonía.
El proceso de estratificación se muestra de manera esquemática en la Figura 2. Este se inicia
con: a) la elaboración de un mapa de cobertura vegetal-uso actual de la tierra para el año 2006
(Mercado, 2010) y b) un mapa de unidades de forma del paisaje basado en el Índice de Posición
Topográfica (Jenness, 2006). Luego de ello se ejecutó una función de análisis espacial, la cual
combinó las capas raster de modo que un único valor de salida se asigna a cada combinación
única de valores de entrada de ambas variables geográficas (Vegetación y Fisiografía) para
obtener los estratos con cobertura boscosa presentes en la CCAH.
Se utilizó IDRISI Andes (Clark Labs, Massachusetts), para la interpretación y análisis de la imagen
Landsat 5 ETM+ del año 2006 para generar el mapa “Tipos de cobertura y uso actual de la tierra
(2006) de la CCAH” usando el clasificador de máxima probabilidad. Para efectos de los
siguientes análisis sólo se incluyó la cobertura boscosa de dicho mapa.
La fisiografía y posición topográfica son importantes para el diseño del muestreo de parcelas de
carbono. Muchos de los procesos físicos y biológicos que actúan en el paisaje están altamente
correlacionados con la posición topográfica: una colina, fondo de un valle, exposición de la
cresta o cumbre, las planicies, zonas de alta o baja pendiente, otros. Como ejemplos de estos
procesos podríamos indicar a la erosión y depósito de los suelos, balance y respuesta hídrica,
etc. Por tal motivo se generó el mapa de las unidades de forma paisaje, utilizando el Modelo de
Elevación Digital (DEM) del SRTM (Shuttle Radar Topography Misión) de 90 metros resolución
pixel, que está alojado en el servidor del Grupo Consultivo de Investigación Agrícola (CGIAR:
http://srtm.csi.cgiar.org/). Con estos insumos se determinó las categorías de paisaje de acuerdo
a las formas del terreno, usando como base el Índice de Posición Topográfica (Extensión
Topographic Position Index Version 1.3a para ArcView 3.2). Dicho índice se utiliza para clasificar
el paisaje utilizando la posición de la pendiente y las geoformas de relieve (cañones estrechos y
paredes empinadas, valles de pendientes suaves, llanuras, etc) mediante la diferencia de
elevación de una celda o pixel y la elevación media de las celdas o pixeles circundantes. Es decir,
valores positivos indican celdas mayores que el valor medio y valores negativos celdas menores
que la media (Jenness, 2006).

1
Para AMPA, la definición operativa de bosque es un parche con vegetación arbórea dominante que tiene
un área mayor a 0.36 ha (cuatro píxeles en una imagen Lansat con resolución de pixel de 30 x 30 metros),
con una cobertura de copas mayor a 30% y cuya altura de los árboles supera los 5 metros. Sin embargo,
para efecto del presente protocolo orientado a proyectos REDD hemos aplicado un filtro para que el
tamaño mínimo de parche incluido en el análisis sea mayor a 0.5 ha. Así, parches menores a 0.5 ha se
consideran relictos o fragmentos de bosque los cuales no se incluyen en la estratificación.
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
6 Estratificación de la CCAH |

En un siguiente paso, se realizó la intersección espacial de los dos mapas generados en los pasos
anteriores. En este último paso, aquellos estratos con una superficie muy pequeña fueron
integrados al estrato mayor que por lo general los rodeaba (función Combinación Múltiple de
ArcGIS 9.2). Como resultado se obtuvo siete estratos (Cuadro 1)









Figura 2.- Diagrama de flujo para determinar estratos de muestreo de biomasa en la CCAH


Cuadro N
o
1: Estratos boscosos identificados en la CCAH


Estratificación Areas (ha) %
Cobertura Boscosa - Zonas de Pendiente Media 30692.3 47.8
Cobertura Boscosa - Valles en forma de U 7508.5 11.7
Cobertura Boscosa - Cañones, depresiones incisas de los rios 7370.7 11.5
Cobertura Boscosa - Crestas o Riscos de pendiente media, colinas pequeñas en zonas planas o llanos 5138.4 8.0
Cobertura Boscosa - Zonas Montañosas Altas 4723.5 7.4
Cobertura Boscosa - Zonas de Pendiente Alta, planicies o cima planas en zonas elevadas 4636.6 7.2
Cobertura Boscosa - Zonas de drenaje de pendiente media, valles pocos profundos 4147.3 6.5
64217.3 100.0
Imagen
Landsat 5
TM 2006
SRTM
DEM
Corrección
Atmosférica

Corrección
Geométrica
Clasificación
Supervisada
Cobertura de
Vegetación/Us
o Actual de la
Tierra
Combinación
Múltiple
Estratos de
la Cubierta
Arbórea
Cobertura de
Unidades del
Paisaje
Filtro que remueve
parches < 0.5 ha
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Componentes de la biomasa y carbono a ser evaluados 7

IV. Componentes de la biomasa y carbono a ser evaluados
La estimación de las existencias de biomasa total y carbono en la CCAH, se realiza en los
siguientes componentes de la vegetación
2
y carbono en el suelo:
1. Biomasa aérea viva
a. Componente arbóreo: individuos leñosos con dap ≥10 cm
b. Componente del sotobosque: individuos en el siguiente rango 2.5 ≤ dap <10 cm
c. Componente herbáceo: individuos con dap < 2.5 cm
2. Necromasa
a. Necromasa mayor:
i. Árboles muertos en pié
ii. Árboles muertos en el suelo
b. Necromasa menor (hojarasca).
3. Carbono del suelo


2
Para la estimación del carbono, el presente protocolo sólo incluye la biomasa aérea vegetal; nuestras
limitaciones logísticas no han permitido incluir la biomasa de la fauna terrestre
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
8 Componentes de la biomasa y carbono a ser evaluados |



Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Redacción e impresión de protocolos y guías de campo 9

V. Redacción e impresión de protocolos y guías de campo
Las guías y formatos de campo impresos son importantes para asegurar el empleo de
procedimientos consistentes y que puedan ser repetidos. Estas guías son de utilidad para el
entrenamiento de las brigadas de campo y como material de referencia cuando existan dudas
durante el levantamiento de las parcelas y medición en el campo y laboratorio. Así mismo, la
documentación impresa facilita la transparencia y control de calidad de los resultados.
Las guías y formatos utilizados son:
1. Guía para la medición del diámetro de los árboles (Anexo 1)
2. Guía para la medición de altura de los árboles con clinómetro (Anexo 2)
3. Guía para la determinación de la densidad básica del fuste (Anexo 3)
4. Formatos para evaluación de biomasa aérea viva (Anexo 4)
5. Guía para la elaboración de placas de aluminio (Anexo 5)

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
10 Redacción e impresión de protocolos y guías de campo |



Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Determinación del tamaño y afijación de la muestra 11

VI. Determinación del tamaño y afijación de la muestra
El error deseado para el presente trabajo es de 10% con un coeficiente de confianza de 95%, a
partir del cual se determinará el tamaño de muestra siguiendo el procedimientos estadísticos de
muestreo mostrado en la Ecuación (1). La asignación de las parcelas por cada estrato se realizará
por afijación proporcional al área de cada estrato.

2
2 2
E
CV t
n =
Ecuación (1)

Donde:
t Valor de confianza al 95% de probabilidad.
CV Coeficiente de variación.
E Error requerido de muestreo.
n Tamaño de la muestra.

Estrictamente hablando, la Ecuación (1) corresponde al diseño de un muestreo simple (sin
estratificación) y no el de un muestreo estatificado donde el tamaño de la muestra requiere
conocer con anticipación la variabilidad en cada estrato. Ante la falta de información sobre la
variabilidad en la distribución de biomasa/ha en cada estrato encontrado en la CCAH, decidimos
abordar el muestreo en dos etapas. En la primera etapa estimamos el tamaño de muestra de
manera global (sin estratificar) y luego se distribuye la muestra así hallada de manera
proporcional al tamaño en cada uno de los estratos. Con este resultado, se levantan las parcelas
con un número probablemente menor al sugerido por la Ecuación (1). Luego de conocer los
resultados de la primera etapa, en la segunda etapa, se estima nuevamente el tamaño de la
muestra con los datos preliminares de la primera etapa y con dicho tamaño final así estimado se
regresa al campo para completar el muestreo de ser necesario
3
.






3
El lector debe tomar en cuenta que los fondos disponibles para poner en práctica este protocolo hacían
imposible muestrear más de siete hectáreas. Con esta restricción era insuficiente cubrir todos los estratos
en la primera etapa y concentramos nuestro esfuerzo en los bosques por encima de los 3000 metros.
Creemos que en el futuro las técnicas de estimación de biomasa basadas en percepción remota serán más
económicas, y estas dependerán de las parcelas en el campo sólo como control o validación,
requiriéndose un tamaño de muestra menor al sugerido por las técnicas de muestreo probabilístico.
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
12 Determinación del tamaño y afijación de la muestra |














Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de campo 13

VII. Fase de campo
7.1. Ubicación de las parcelas en el campo
Teniendo como base la estratificación y siendo el área de la CCAH una zona poco
explorada y con pocas vías de acceso, la selección de los sitios para el
establecimiento de las parcelas se realizó teniendo en cuenta la accesibilidad,
conocimiento del área y zonas sin conflictos con los usuarios. Para ello se utilizó un
mapa con los estratos identificados en la fase de gabinete y un receptor GPS, para
ubicar en el campo el tipo de paisaje seleccionado para el estudio. Luego de ello, se
realizó un recorrido de reconocimiento con la finalidad de identificar los sitios con
bosques continuos, poco alterados y relativamente accesibles. Sobre la base de este
reconocimiento, se seleccionará al azar un sitio para el establecimiento de la
parcela.
7.2. Diseño y delimitación de las parcelas
El tamaño de la unidad de muestreo se estableció en 0,5 hectáreas, lo cual
representa el tamaño mínimo para una caracterización eficiente y detallada de la
composición florística, dispersión de las especies y de los parámetros volumétricos y
biomasa de la vegetación (CEDISA, 2009; Honorio et al., 2008).
En cuanto al diseño de la unidad de muestreo, en estudios realizados (Chave et al.,
2003, citado por Honorio et al., 2010), se ha demostrado que la forma de unidad de
muestro rectangular tipo faja es más eficiente para la evaluación de bosques
tropicales de alta variabilidad como es el caso de los bosques de la CCAH, por
considerar la variación en la estructura del bosque, como la presencia de árboles
pequeños, árboles grandes y claros naturales. Para nuestro estudio las parcelas
serán de forma rectangular, de 50m de ancho por 100m de largo y estará dividida en
4 subparcelas o unidades de registro de 25 x 50m. En el centro se trazará un
cuadrante de 20 x 20 m en el cual se incluirá otro cuadrado de 4 x 4 m. La
orientación de las parcelas será de preferencia de Este – Oeste o Norte – Sur,
dependiendo de la dirección de la ladera; es decir, el eje mayor de la parcela se
ubica de preferencia perpendicular a la dirección de la pendiente del terreno (Fig.
2).

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
14 Fase de campo |


Figura 3.- Diseño de la parcela para evaluación de biomasa
7.3. Plaqueo y codificación de los árboles
Se deben colocar placas en todos los árboles mayores de 10 cm de diámetro a la
altura del pecho – dap (1.30 m), para ello se utilizarán clavos de acero de 1.5” a fin
de sujetar las placas a 30 cm por encima de la altura de medición. Los árboles con
múltiples tallos se paquearán por separado y se incluirá con letra mayúscula el
número de rama evaluada.
En cada placa se registrará de manera secuencial el número de la parcela, número
de subparcela y número de árbol. En los casos de árboles bifurcados se incluirá con
letras mayúsculas el número de rama evaluada (Apéndice 5).
7.4. Evaluación de los componentes de biomasa aérea total
7.4.1. Biomasa aérea viva
Es toda la biomasa (tronco, ramas, hojas) de los árboles y arbustos con diámetros ≥
de 1 cm arriba del suelo. Para estimar el carbono secuestrado en la biomasa aérea
viva, se evaluará todos los árboles mayores de 10 cm de dap en la parcela de 50 m x
100 m (componente arbóreo). En la subparcela de 20 m x 20 m se evaluará el
sotobosque (componente del sotobosque), que comprende los individuos entre 2.5
y 10 cm de dap. Los individuos con diámetros menores a 2.5 se evaluarán en el
cuadrante de 4 m x 4 m (componente herbáceo).
Para todos los individuos leñosos, de ser posible se debe anotar los nombres
comunes locales. Además, se debe anotar si es ramificado (R) o no (NR) y si es
palmera (P) o liana (L).
7.4.2. Biomasa de las hojas del dosel
Dado que las ecuaciones utilizadas para estimar biomasa, no incluyen la biomasa de
las hojas, ésta se estimará utilizando un método indirecto (Patiño, 2005). El cual
consiste en realizar un muestreo de los arboles más representativos de las parcelas
según el IVI (índice de valor de importancia), de los cuales se colectan hojas de todas
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de campo 15

las edades, las mismas que son escaneadas para calcular su área foliar mediante la
aplicación ImageJ 2.1, y luego deben secarse en la estufa para determinar su peso
seco, con esto se determina el área específica de las hojas (SLA: gm
-2
).
Otro dato importante, es el índice de área foliar (LAI por sus siglas en inglés, lo cual
es el área total de todas las hojas (sólo el haz) de la vegetación que crecen sobre un
metro
2
de piso), el cual corresponde al valor promedio encontrado en la bibliografía,
a partir de resultados hallados en investigaciones sobre bosques alto andinos, dicho
valor promedio utilizado es 4.725. (Motzer et al., 2005; Ortega et al., 2000; Ritter et
al., 2005).
7.4.3. Necromasa
Se refiere a la materia orgánica que reposa sobre la superficie del suelo,
generalmente en estado fresco y con bajo grado de descomposición, también
incluye material cosechado por animales (MacDiken, 1997). Se subdivide en dos
grupos:
7.4.3.1. Necromasa mayor
También conocida como detritos de madera gruesa. Es toda la masa vegetal
muerta compuesta por pedazos de madera, leños, troncos y árboles
muertos en pie (AMP) o caídos (Saldarriaga 1994; citado por Herrera et al.,
2001).
a. Biomasa de árboles muertos en pie
Se evaluará de manera similar a la de biomasa arbórea viva. Es decir se
medirá el diámetro y la altura del árbol en la parcela que le corresponda. Se
debe anotar si el árbol aún presenta ramas (CR) o es sólo un fuste (SR).
b. Biomasa de árboles muertos en el suelo
Para la evaluación de los árboles muertos en el suelo, la parcela se
subdivide en cuatro cuadrantes de 25x50 m y la subparcela de 20 x 20 m se
subdivide en cuatro de 10x10 m, según se muestra en la Figura 2. De los
cuales, se escoge al azar dos cuadrantes para cada tamaño, donde se evalúa
la madera muerta que está en el suelo (fustes, ramas, troncos). En los
cuadrantes de 25x50m se evalúa todos los troncos y ramas mayores de 10
cm de diámetro, registrándose el diámetro o circunferencia según el caso,
en varios sectores del fuste y la longitud total dentro del cuadrante
correspondiente; en los casos que el fuste atraviese la parcela, solo se
registra la longitud de la parte comprendida dentro de ella.
En los cuadrantes de 10x10m, se evalúa los troncos y ramas comprendidos
entre 2 ≥ diámetro < 10 cm. En este caso, se toma el peso total de madera
por cada clase de descomposición y se saca una sub muestra (10%), para
llevar al laboratorio para determinar su peso seco y hacer la inferencia al
total encontrado en cada cuadrante.
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
16 Fase de campo |


En ambos casos se tendrá en cuenta el grado de descomposición de la
madera, clasificándolo para ello en tres categorías de descomposición
basadas en simples características de la madera muerta:
Cuadro N
o
2. Clases de descomposición de la madera muerta
Categoría Descripción
1
Árbol que recién acaba de morir, presenta más del 75% de madera
sólida o dura. La corteza está intacta y presenta todavía ramas finas y
el fuste está entero y sin ningún signo de descomposición.
2
El árbol ha experimentado algún signo de decadencia; la madera es
aún sólida pero sin ramas finas y la corteza empieza a desprenderse.
3
Fuste con más del 75% de la madera blanda y descompuesta, se
puede penetrar un clavo con la mano sin mayor esfuerzo y la madera
se derrumba si se pisa.
Fuente: Manual para mediciones de detritus de madera gruesa en parcela RAINFOR (Baker y
Chao, 2009)
7.4.3.2. Necromasa menor (hojarasca - Bh)
Se cuantificará en base a las hojas, flores, frutos, semillas y fragmentos de
estos, ramitas y material leñoso menores a 2 cm de diámetro. Las muestras
se tomarán de 10 parcelas, de 0.25m
2
(0,5 x 0,5m), distribuidas al azar
dentro la parcela de 50 m x 100 m. Se colectará toda la hojarasca, de donde
se registrará el peso fresco
4
total por 0,25 m
2
. Si el peso de la muestra es
elevado, se sacará una submuestra (100gr); está se colocará en una bolsa
plástica debidamente codificada y se secará en estufa a 75 °C hasta obtener
peso seco constante.
7.5. Carbono en el suelo
En los cuadrantes señalados para el muestreo de biomasa herbácea, se abren
calicatas o huecos de 1 m de profundidad. De manera general, se debe definir
horizontes o capas que por lo general están en los siguientes rangos: 0 – 0,1 m; 0,1 –
0,2 m; 0,2 – 0,4 m y 0,4 – 1,0 m. Si el evaluador no puede distinguir los horizontes
mostrados en el perfil, podrá usar como referencia los valores antes indicados
haciendo la anotación de esta situación en la libreta y formulario de campo.
En cada uno de estos horizontes (o capas definidas en los rangos antes señalados),
usando un cilindro rígido de volumen conocido se debe estimar la densidad
aparente del suelo. Este valor es el peso seco de un volumen determinado de suelo

4
Para obtener el peso fresco, antes de realizar el pesado, se dejará escurrir el agua superficial contenida
en la muestra.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de campo 17

expresado en gramos por centímetro cúbico (g/cm3). Por cada horizonte se debe
tomar una muestra de suelo de 500 gr. en promedio. Las muestras deben ser
correctamente identificadas y enviadas al laboratorio para la cuantificación de
carbono total, también es necesario realizar análisis complementarios de textura y
pH en KCl, lo cual permitirá hacer las correcciones respectivas por cambios
texturales y acidez del suelo, principalmente en suelos de los trópicos húmedos
(Arévalo et al., 2003)
7.6. Variables a evaluar
7.6.1. Diámetro del árbol
Se medirá la circunferencia a la altura del pecho (1.30m), a todos los individuos con
un diámetro mayor o igual a 10 cm medidos a 1.30 m. La cinta métrica utilizada las
mediciones tiene las divisiones menores graduada a 1 mm. Para los individuos
menores a 10 cm da dap, se tomará el diámetro con pie de rey o calibre, en dos
direcciones opuestas (E-W y N-S). Se utilizará un protocolo para medir diámetros en
diferentes casos (Apéndice 1). Para asegurar la precisión en las mediciones, se
realizará una medición control al 20% de los árboles evaluados escogidos al azar.
7.6.2. Altura del árbol
Para obtener la altura total de los árboles en la parcela, se realizará la estimación
usando una vara de 5m de longitud, la cual se sujetará paralela al fuste del árbol. De
una distancia aproximadamente equivalente a la altura del árbol se realizará la
estimación de la altura total usando el tamaño de la vara como elemento de
referencia y ayuda. Cabe resaltar que cuando se estima la altura, no se alcanza
mucha exactitud y la precisión puede ser desconocida si no se toman medidas
adicionales. Por esta razón se efectuará una evaluación de control midiendo con la
ayuda de un clinómetro y cinta métrica las alturas de una muestra aleatoria
equivalente al 20% de los árboles de la parcela (Apéndice 2). Si la discrepancia entre
las alturas medidas y estimadas de la muestra de control es ± 1m, y con un
coeficiente de variación menor a 20%, la estimación de las alturas de la parcelas es
considerada aceptable. Caso contrario, se procederá a elegir aleatoriamente una
segunda muestra del 20% (sin repetición) y comparar la discrepancia entre los
valores medidos y estimados de esta segunda muestra. Nuevamente, el criterio de
aceptación de la calidad de las estimaciones es que la discrepancia entre las alturas
medidas y estimadas de la segunda muestra de control es ± 1m, y con un coeficiente
de variación menor a 20%. Si ello no ocurre, se seguirá midiendo sucesivamente
nuevas muestras de control hasta obtener una discrepancia aceptable o terminar
midiendo todos los individuos de la parcela.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
18 Fase de campo |

7.6.3. Determinación de la densidad básica del fuste
Para determinar la densidad básica, se empleara un barreno de incremento de 16”
de longitud con el cual se extraerá una muestra del fuste del árbol y a partir de esta,
se determinará su densidad básica. Las muestras serán extraídas de 30 árboles más
representativos del bosque, de acuerdo al índice de valor de importancia – IVI. Los
árboles deben tener entre 10 y 50 centímetros de dap y preferentemente deberán
estar fuera de las parcelas de evaluación, debiendo ser plaqueados y
georeferenciados. Cada muestra obtenida se debe codificar teniendo en cuenta el
número de muestra, especie (o código del árbol dentro de la parcela) y lugar o zona
de donde se extrajo (Chave, 2006). Es importante anotar todos estos detalles en una
libreta de campo (Anexo 4, Formato 6).
Para las mediciones del volumen húmedo, la muestra debe mantenerse a humedad
constante, para ello, se colocará todas las muestras dentro de un recipiente con
agua, durante media hora, para asegurar distribución homogénea del agua.
Por tratase de muestras pequeñas y delicadas, que al momento de medir el
diámetro y longitud se pueden romper o generar un error en la estimación de
volumen, es recomendable utilizar el método por inmersión en agua (Método de
Arquímedes), para determinar el volumen húmedo ya que es un método confiable y
a la vez sencillo de realizar. Antes de llevar las muestras a la estufa para secar y
obtener el peso seco, están deben pesarse para conocer el peso fresco. (Apéndice
3).
7.6.4. Densidad de las clases de descomposición (ρd)
Para determinar esta variable, se debe colectar muestras de 10 cm de longitud por
cada clase de descomposición. Luego se debe medir con pie de rey o calibre, el
diámetro en ambos lados y la longitud. Luego serán llevadas a la estufa para secarse
hasta obtener peso constante. Por cada clase de descomposición se debe colectar 10
muestras de madera de cada parcela.
7.6.5. Densidad del suelo
Como se menciona anteriormente, para determinar la densidad aparente del suelo
se debe colectar dos muestras de suelo por cada horizonte, utilizando un cilindro de
aluminio de volumen conocido, el cual se pesa y se lleva a al laboratorio para
determinar el peso seco. La densidad se expresa en gr/cm
3
.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de gabinete 19

VIII. Fase de gabinete
8.1. Determinación de la densidad básica del fuste
Para la determinar la densidad básica del fuste de las especies muestreadas, se
utilizara la siguiente ecuación matemática:
Vhm
Ps
= µ
Ecuación (2)

Donde:
ρ Densidad básica (gr/cm
3
)
Vhm Volumen húmedo de la muestra – Método de Arquímedes (cm
3
)
Ps Peso seco de la muestra (gr)

8.2. Análisis de biomasa
8.2.1. Cálculo de la biomasa aérea viva (BAV)
8.2.1.1. Biomasa del componente arbóreo (BAb)
Para los individuos con diámetros mayores o igual a 10 cm, la biomasa se
estimará utilizando la ecuación propuesta por Chave et al., (2005); la cual
incorpora datos provenientes de bosques montanos y utiliza las variables
dap, altura total y densidad de la especie según se muestra en la Ecuación
(3).
∑ [(( (

)]

Ecua. (3)
Donde:
BAb Biomasa del componente arbóreo (Mg ha
-1
)
D
i
Diámetro del árbol- dap (cm)
ρ
i
Densidad de la madera (gr/cm
3
)
H
i
Altura total del árbol (m)
n Número de árboles en la parcela con dap > a 10 cm
0.002 Factor de conversión (parcela 50x100 m)
En este componente, también se incluye la biomasa de los helechos
arbóreos del genero Cyathea sp (evaluados en las parcelas de 50 x 100 m),
la cual se estima mediante una ecuación desarrollada a partir de un método
destructivo de 22 individuos del mismo género en Brasil (Tiepolo et. al.,
2002), la cual está en función de la altura total como se muestra en la
Ecuación (4).
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
20 Fase de gabinete |

∑ [

((

))
]

Ecuación (4)
Donde:
BHel Biomasa de helechos arbóreos (Mg ha
-1
)
H
i
Altura total del helecho (m)
n Número de helechos arbóreos en la parcela
0.002 Factor de conversión (parcela 50x100 m)
8.2.1.2. Biomasa del sotobosque (BSt
2.5 – 10
)
Los individuos del sotobosque tienen un dap ≤ 10 cm. La biomasa de los
individuos con diámetro a 30 cm encima del nivel del suelo mayor o igual a
5 cm se determinó con la misma ecuación de Chave et al., (2005) usada para
los árboles del componente arbóreo según la Ecuación (5).

()
∑ [(( (

)]

Ecuación (5)
Donde:
BSt
(5-10)
Biomasa del sotobosque fracción > 5cm a 30 cm del suelo (Mg ha
-1
)
D
i
Diámetro del arbolito o arbusto (cm)
ρ
i
Densidad de la madera (gr/cm
3
)
H
i
Altura total del arbolito o arbusto (m)
n Número de árboles en la parcela con dap > a 10 cm
0.025 Factor de conversión (parcela 20x20 m)
Y para los individuos con diámetros menores a 5 cm, se utilizará la ecuación
6 propuesta por Nascimiento y Laurance (2002), que fue desarrollada
específicamente para estimar la biomasa de plantas pequeñas (1 – 5 cm de
diámetro).
( )
| | 025 . 0 * )) ln( * 3770 . 2 7689 . 1 exp(
1
5 5 . 2 ¿
=
÷
+ ÷ =
n
i
i
D BSt … Ecuación (6)
Donde:
BSt
(2.5-5)
Biomasa del sotobosque fracción < 5cm a 30 cm del suelo (Mg ha
-1
)
D
i
Diámetro del arbolito arbusto (cm)
n Número de arbolitos o arbustos en la parcela
0.025 Factor de conversión (parcela 20x20 m)

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de gabinete 21

8.2.1.3. Biomasa herbácea (BHb)
La biomasa de este componente se calcula también con la ecuación de
Nascimiento y Laurance (2002), que fue desarrollada específicamente para
estimar la biomasa de plantas pequeñas (1 – 5 cm de diámetro) según lo
mostrado en la Ecuación (7).
| | 625 . 0 * )) ln( * 3770 . 2 7689 . 1 exp(
1
¿
=
+ ÷ =
n
i
i
D BHb Ecuación (7)
Donde:
BHb Biomasa herbácea (Mg ha
-1
)
D
i
Diámetro de la hierba (cm)
n Número de arbolitos o arbustos en la parcela
0.625 Factor de conversión (parcela 4x4 m)
8.2.1.4. Biomasa del dosel (BDs)
La biomasa de las hojas de dosel, se determinará usando la Ecuación (8).
01 . 0 * *LAI SLA BDs =
Ecuación (8)
Donde:
BDs Biomasa del dosel (Mgha
-1
)
SLA Área específica de las hojas (Kg m-2 de hojas)
LAI Índice de área foliar = 4.725 (área de hojas en m
2
, contenidas en una
superficie de 1 m
2
(en el plano horizontal)
0.01 Factor de conversión
Finalmente, la biomasa vegetal viva total (BAV) se determinará mediante la suma de
la biomasa obtenida en cada componente anteriormente descrito siguiendo la
Ecuación (9).
(

) Ecuación (9)
Donde:
BAV Biomasa vegetal viva total (Mg ha
-1
)
BAb Biomasa del componente arbóreo (incluido helechos arbóreos) (Mg ha
-1
)
BSt
2.5-10
Biomasa del sotobosque incluyendo tanto BSt
5-10
como BSt
2.5-5
(Mg ha
-1
)
BHb Biomasa del componente herbáceo (Mg ha
-1
)
BDs Biomasa del dosel (Mg ha
-1
)
8.2.2. Cálculo de la biomasa de la Necromasa (BN)
8.2.2.1. Densidad de las clases de descomposición (ρ
d
)
La densidad para cada clase descomposición se determina utilizando la
Ecuación (10):
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
22 Fase de gabinete |

Vm
Ps
d
= µ Ecuación (10)

Donde:
ρ
d
Densidad por clase de descomposición (gr cm
-3
)
Ps Peso seco de la muestra (gr)
Vm Volumen de la muestra (cm
3
)
8.2.2.2. Necromasa mayor (BNm)
a. Biomasa de árboles muertos en pie (BMMP)
La biomasa de los árboles muertos en pie, que presentan sólo un fuste (SR),
se estimará con la Ecuación (11).
| ( ) | fc H D BMMP
d
n
i
* 65 . 0 * * * * 07854 . 0
2
1
µ
¿
=
= Ecuación (11)
Donde:
BMMP Biomasa de árboles muertos en pie (Mg ha
-1
)
ρ
d
Densidad por clase de descomposición (gr/cm
3
).
D Diámetro del fuste (cm)
H Altura total del fuste (m)
0.65 Factor de corrección de volumen
fc Factor de conversión (parcela 50 x 100 m = 0.002; parcela 20 x 20 m =
0.025)
Los árboles muertos en pie, que aún presentan ramas (CR), la biomasa se
calculará utilizando las ecuaciones descritas para la biomasa arbórea viva,
según su diámetro
b. Biomasa de los árboles muertos en el suelo (BMMS)
Para estimar esta biomasa, se utilizará las siguientes ecuaciones que
dependen del diámetro promedio de los fustes.
En el caso los fustes con diámetro promedio mayor o igual a 10 cm, la
biomasa se calculará mediante la Ecuación (12).
| ( ) | fc L D BMMS
d
n
i
* 65 . 0 * * * * 07854 . 0
2
1
10
µ
¿
=
>
= Ecuación (12)
El diámetro promedio utilizado en la ecuación (12), se determinará
mediante el promedio geométrico:
n
n
D D D D ) * .. * (
2 1
= Ecuación (13)

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de gabinete 23

Donde:
BMMS
≥10
Biomasa de madera muerta en el suelo con diámetro ≥ 10 cm (Mg ha
-1
)
D Diámetro promedio (cm)
L Longitud del fuste (m)
ρ
d
Densidad por clase de descomposición (gr/cm3)
0.65 Factor de corrección de volumen
fc Factor de conversión (parcela 25 x 50 m = 0.008)
En el caso de la madera muerta con diámetro menor a 10 cm, la biomasa se
calculará mediante la siguiente ecuación:
| | fc Pft
Pfm
Psm
BMMS * *
10
=
<
Ecuación (14)
Donde:
BMMS
<10
Biomasa madera muerta en el suelo con diámetro < 10 cm (Mg ha
-1
)
fc Factor de conversión (parcela 10 x 10 m = 0.1)
Psm Peso seco de la muestra colectada (Kg)
Pfm Peso fresco de la muestra colectada (Kg)
Pft Peso fresco total por parcela (Kg)
Los árboles muertos en el suelo que presentan ramas, la biomasa se
calculará mediante las ecuaciones utilizadas para la biomasa del
componente arbóreo vivo.
Luego, para calcular la biomasa en la necromasa mayor (BNm), se realizará
la suma de cada componente visto anteriormente según la Ecuación (15).
(

) Ecuación (15)
Donde:
BNm Biomasa de la necromasa mayor (Mg ha
-1
)
BMMP Biomasa de la madera muerta en pie (Mg ha
-1
)
BMMS
≥10
Biomasa de la madera en el suelo con diámetro ≥ 10 cm (Mg ha
-1
)
BMMS
<10
Biomasa de la madera en el suelo < 10 cm (Mg ha
-1
)
8.2.2.3. Necromasa menor (hojarasca - Bh)
Para estimar la biomasa de la hojarasca se empleará la siguiente ecuación:
Pft
Pfm
Psm
Bh * = *40 Ecuación (16)
Donde:
Bh Biomasa de la hojarasca Mg ha
-1

Psm Peso seco de la muestra colectada (Kg)
Pfm Peso fresco de la muestra colectada (Kg)
Pft Peso fresco total por metro cuadrado (Kg)
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
24 Fase de gabinete |

Finalmente, la biomasa total de la necromasa se obtendrá utilizando la siguiente
ecuación matemática:
Ecuación (17)
Donde:
BN Biomasa total de la necromasa (Mg ha
-1
)
BNm Biomasa de la necromasa mayor (Mg ha
-1
)
Bh Biomasa de la necromasa menor, hojarasca (Mg ha
-1
)
8.2.3. Cálculo de la biomasa aérea total (BAT)
Para determinar la biomasa aérea total, se debe efectuar una sumatoria de los
valores de la biomasa arbórea viva y la necromasa (Ecuación 18):
Ecuación (18)
Donde:
BAT Biomasa aérea total (Mgha-1)
BAV Biomasa aérea viva (Mg ha
-1
)
BN Biomasa de la necromasa (Mg ha
-1
)
8.3. Cálculo del peso del suelo por hectárea
Para calcular el peso seco del suelo por hectárea a partir de los datos de la parcela
de evaluación, es necesario determinar primero la densidad aparente del suelo por
cada uno de los horizontes evaluados. Con el valor de la densidad aparente por
horizonte se puede calcular el peso seco del suelo por horizonte y por hectárea.
Finalmente el peso seco del suelo nos servirá para el cálculo del carbono en el suelo
como se verá en la Sección 8.4.
8.3.1. Cálculo de la densidad aparente del suelo
La densidad aparente del suelo se determinará mediante la siguiente fórmula:
vc
psc
Da = Ecuación (19)
Donde:
Da Densidad aparente (gr/cm
3
)
psc Peso seco del suelo dentro del cilindro (gr)
vc Volumen cilindro (cm
3
)
8.3.2. Cálculo del peso del suelo por horizonte de muestreo
El peso del volumen se calculará mediante la siguiente ecuación:

Ecuación (20)
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Fase de gabinete 25

Donde:
Pvs
i
Peso seco del suelo para el horizonte i (Mg ha
-1
)
Da Densidad aparente para el horizonte i (gr/cm
3
)
Eh Espesor del horizonte i del perfil de suelo evaluado (cm)
10,000 = Constante
8.4. Determinación de la cantidad de carbono total
El valor de carbono, se obtendrá asumiendo que en promedio la biomasa contiene
un 50% de carbono, luego de haberse eliminado la humedad (MACDICKEN, 1997).
8.4.1. Cálculo del carbono en la biomasa aérea total
Ecuación (21)
Donde:
CBA Carbono en la biomasa aérea total (Mg C ha
-1
)
BAT Biomasa Aérea total (Mg ha
-1
)
8.4.2. Cálculo del carbono en el suelo

Ecuación (21)
Donde:
CS Carbono en el suelo (Mg C ha
-1
)
Pvs
i
Peso seco del suelo para el horizonte i (Mg ha
-1
)
%C
LAB
Resultado del % de C de las muestras analizadas en el laboratorio
n Número de horizontes en el perfil
8.4.3. Cálculo del carbono total
Ecuación (22)
Donde:
CT Carbono total (Mg C ha
-1
)
CBA Carbono en la biomasa aérea total (Mg C ha
-1
)
CS Carbono en el suelo (Mg C ha
-1
)

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
26 Fase de gabinete |




Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Referencias 27

IX. Referencias
AMPA. 2008. Plan de manejo de la concesión para conservación Alto Huayabamba "Más que
una Concesión, Nuestro Proyecto de Vida". Amazónicos por la Amazonia.
Moyobamba, Perú. 108 pp.
AREVALO, L., ALEGRE J., PALM, CH. 2003 Manual de las reservas totales de carbono en los
diferentes sistemas de uso de la tierra en Perú. Publicación de STC _ CGIAR
Ministerio de agricultura. Edición grafica Miguel Alvares A. Pucallpa, Perú. 24 pp.
BAKER, T.; CHAO, K. 2009. Manual para mediciones de detritus de madera gruesa en parcelas
RAINFOR. Pan Amazonía: Universidad de Leeds. [EN LÍNEA]: RAINFOR
(http://www.geog.leeds.ac.uk/projects/rainfor/manuals/CWD_protocol_RAINFOR_2
009_ESP.pdff, documento 27, Agosto 2009).
CDC-UNALM; TNC. 2006. Informe Final: Planificación para la Conservación Ecoregional de las
Yungas Peruanas. Conservando la Diversidad Natural de la Selva Alta del Perú. Lima.
Perú. 207 pp.
CEDISA. 2009. Potencial de almacenamiento de carbono en bosques naturales de áreas
naturales protegidas, territorios comunales y concesiones forestales maderables
para REDD en San Martin, Perú. CEDISA/WWF, Tarapoto, 100 pp.
CHAO, K.; PHILLIPS, O. 2005. Manual de campo para censos sobre tipo de mortandad de
árboles. Proyecto Pan Amazonia. Pan Amazonía: Universidad de Leeds [EN LÍNEA]:
RAINFOR (http://www.geog.leeds.ac.uk/projects/rainfor/manuals/RAINFOR manual
de campo version Junio 2009 ESP.pdf, documento 27, Agosto 2009).
CHAVE, J.; ANDALO, C.; BROWN, S.; CAIRNS, M.; CHAMBERS, J.; EAMUS, D.; FOLSTER, H.;
FROMARD, F.; HIGUCHI, N.; KIRA, T.; LESCURE, J.; NELSON, B.; OGAWA, H.; PUIG, H.;
RIÉRA, B.; YAMAKURA, T. 2005. Tree allometry and improved estimation of carbon
stocks and balance in tropical forests. [EN LÍNEA]: WINROCK
(http://www.winrock.org/ecosystems/files/Chave_et_al-2005.pdf, documento 3
Agosto 2009)
CHAVE, J. 2006. Medición de densidad de madera en árboles tropicales. Proyectos Pan
Amazonía - RAINFOR. 7 pp.
DINERSTEIN, E.; OLSON, D.; GRAHAM, D.; WEBSTER, A.; PRIMM, S.; BOOKBINDER, M.; LEDEC, G.
1995. Una evaluación del estado de conservación de las ecorregiones terrestres de
América Latina y el Caribe. WWF – Banco Mundial. Washington, DC. 135 pp + mapas.
HERRERA M.; DEL VALLE, J.; ORREGO, S. 2001. Biomasa de la vegetación herbácea y leñosa
pequeña y necromasa en bosques tropicales y secundarios de Colombia. Universidad
Nacional de Colombia. [EN LÍNEA]:
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
28 Referencias |

http://www.uach.cl/procarbono/pdf/simposio_carbono/28_Herrera.PDF, documento
3 Agosto del 2009)
HONORIO, E.; BAKER, T.; ROMAN, R.; QUESADA, C. 2010. Manual para el monitoreo del ciclo del
carbono en bosques Amazónicos. Instituto de Investigaciones de la Amazonía
Peruana / Universidad de Leeds, Lima, Perú. 41 pp.
JENNESS, J. 2006. Topography Position Index (TPI), Landform Slope Classification
Standardization Neighborhood Statistics [EN LÍNEA]: JENNES
(http://srtm.datamirror.csdb.cn/resource/doc/TPI_Documentation.pdf, documento
19 Julio 2010).
MACDICKEN, K. 1997. A Guiede to Monitoring Carbon Storage in Foresttry Projects. Arlingtin,
VA: Winrock International Institute for Agricultural Development. [EN LÍNEA]:
WINROCK (http://www.winrock.org/fnrm/files/carbon.pdf, documento, 20 Agosto
2009).
MERCADO-TORRES, A. 2010. Informe técnico y memoria explicativa sobre la deforestación en la
CCAH en el año base 2006. Manuscrito. Amazónicos por la Amazonía. Moyobamba,
Perú. 32 pp.
MOTZER, T.; MUNZ, N.; KUPPERS, M.; SCHMITT, D.; ANHUF, D. 2005. Stomatal conductance,
transpiration and sap flow of tropical montane rain forest trees in the southern
Ecuadorian Andes: Oxford Journals [EN LÍNEA]: TREE PHYSIOLOGY
(http://treephys.oxfordjournals.org/cgi/reprint/25/10/1283.pdf, documento, Enero
2010).
NASCIMIENTO, E; LAURANCE, W. 2001. Total aboveground biomasa in central Amazonia
rainforests: a lasdscape - scale study. Forest Ecology and management 5793 (2001) 1
- 11. Manaus, Brasil. 11 pp.
ORTEGA, L.; MULLIGAN, M.; GONZÁLEZ, J.; JARVIS, A. 2000. Monitoreo Ambiental en los
Bosques de Niebla: Cuantificación de la Precipitación oculta en Bosques Subandinos
y Andinos: Biblioteca Luis Ángel Arango [EN LÍNEA]: LABLAA
(http://www.lablaa.org/blaavirtual/geografia/congresoparamo/monitoreo.pdf,
documento, Enero 2010).
PATIÑO, S. 2005. Manual de campo para el estudio de hojas y madera editado para establecer
efectos de sequia. Pan Amazonía: Universidad de Leeds [EN LÍNEA]: RAINFOR
(http://www.geog.leeds.ac.uk/projects/rainfor/manuals/leaves_spanish%5B1%5D.pd
f, documento 27, Agosto 2009).
RITTER, A.; REGALADO, C.; ASCHAN, G.; GOMES, L. 2005. Contribución hídrica de la captación de
niebla al balance de un bosque de laurisilva en el parque nacional de garajonay:
Universidad de Florida: Hydrology and Water Quality Program [EN LÍNEA]:
UFL(http://abe.ufl.edu/carpena/files/pdf/zona_no_saturada/estudios_de_la_zona_v
7/c351-358.pdf, documento, Enero 2010).
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Referencias 29

TIEPOLO, G.; CALMON, M.; ROCHA, A. 2002. Measuring and Monitoring Carbon Stocks at the
Guaraqueçaba Climate Action Project, Paraná, Brazil. Taiwan Forestry Research
Institute; International Symposium on Forest Carbon Sequestration and Monitoring.
Extension serie Nº 153. 98 – 115 pp.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
30 Referencias |









Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| 31








ANEXOS


Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
32 ANEXOS |


Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles 33

Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles

El diámetro del árbol se mide con la corteza, a la altura del pecho (dap); es decir a 1,3 metros
sobre el terreno con la excepción de los casos particulares que se mencionan más adelante. La
medición puede realizarse con la ayuda de una forcípula (±0.5 cm de diámetro); una cinta
métrica (± 1 cm circunferencia) o cinta diamétrica (±0.5 cm diámetro).
Debe tenerse en cuenta algunas medidas preventivas:
Los instrumentos de medición se deben mantener en una posición que corte
perpendicularmente el eje del árbol a 1,3 m.
En el caso de cinta métrica y cinta diamétrica, hay que asegurarse de que la cinta no esté
torcida y que esté bien ajustada alrededor del árbol en una posición perpendicular al tronco.
Nada debe evitar el contacto directo entre la cinta y la corteza del árbol a medir.
Medición de diámetro en diferentes casos
1. Diámetro normal
Figura 1. Posición para la medición del diámetro normal (a la altura del pecho) en
terreno llano.

Fuente: FAO 2004.
2. Diámetro en terreno inclinado
Figura 2. Posición para la medición del dap de un árbol en terreno inclinado.

Fuente: FAO 2004.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
34 Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles |

3. Diámetro de árboles bifurcados
Existen varios casos, dependiendo del punto en donde se inicia la bifurcación que divide
al árbol:
1. Si la bifurcación comienza por debajo de 1,3 m de altura, teniendo cada tronco el
diámetro requerido (dependiendo de la subparcela en la que se encuentre), cada
rama será considerado como un árbol independiente y se medirá. La medición del
diámetro de cada tronco se tomará a 1,3 m. de altura (Fig. 3b).
2. Si la horquilla comienza a 1,3 m. o un poco más arriba, el árbol se contará como uno
solo. La medición del diámetro se realiza por debajo del punto de intersección de la
horquilla, justo debajo de la protuberancia que podría influir en el dap (Fig. 3a).
Figura 3. Posición para la medición del dap en árboles bifurcados.

Fuente: FAO 2004.
4. Árboles con tallos múltiples
Todos los tallos múltiples, dependiendo del diámetro, son medidos y registrados en la
parcela correspondiente. Esto puede ser luego convertido al equivalente de una sola
área basal.
4.1. Rebrotes
Los brotes de monte bajo se originan entre el nivel del suelo y 1,3 m sobre el tronco
de un árbol muerto o cortado. Éstos se consideran de la misma forma que los
árboles bifurcados, excepto que los brotes de monte bajo no necesariamente
alcanzan 1/3 del diámetro del árbol muerto. Los brotes de monte bajo que se
originan por debajo de 30 cm se miden a 1,3 m sobre el terreno; los que se originan
entre 30 cm y 1, 3 m se miden a 1 metro por encima del punto en que se originan.
4.2. Árboles con aletas
La medición del diámetro se realiza a 30 cm por encima del ensanche o anchura
principal de los contrafuertes, si el contrafuerte/ensanche llega más arriba de 90 cm
de altura sobre el terreno. Se debe indicar la altura de medición.

a
b
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles 35

Figura 4. Posición para la medición del dap de un árbol con aletas

Fuente: FAO 2004.
5. Árboles con raíces aéreas
La medición del diámetro se realiza a 1,3 m a partir del límite entre el tronco y las raíces y se debe
indicar la altura de medición.
Figura 5. Posición para la medición del dap de un árbol con raíces aéreas

Fuente: FAO 2004.
6. Árboles con tronco irregular situado a 1,3 m
Los árboles con protuberancias, heridas, huecos y ramas, etc. a la altura de 1,3 m, deben medirse
justo por encima del punto irregular, allí donde la forma irregular no afecte al tronco, y se debe
indicar la altura donde se toma la medida.
Figura 6. Posición para la medición del dap de un árbol con ensanche de ramas a 1,3 m

Fuente: FAO 2004.

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
36 Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles |

7. Árboles inclinados
La medición del diámetro se realiza a 1,3 m, la altura del tronco se mide donde se encuentran la
base del tronco y el terreno formando un ángulo.
Figura 7. Posición para la medición del Dap de un árbol inclinado.

Fuente: FAO 2004.
8. Árbol caído
La medición del diámetro se realiza a 1,3 m desde el punto de transición entre el tronco y la raíz
(Fig. 8).
Figura 8. Posición para la medición del dap de un árbol caído.

Fuente: FAO 2004.
9. Árbol vivo apoyado en el terreno con ramas en forma de un árbol vertical
Cuando un árbol vivo está tumbado en el terreno y sus ramas verticales (con una posición <45°
con la vertical) crecen desde el tronco principal, se recomienda determinar en primer lugar, si el
tronco principal está elevado sobre la hojarasca. Si éste es el caso, se utilizan las mismas normas
aplicadas a un árbol bifurcado (Fig. 9a).
Si el duramen del tronco principal está por debajo de la hojarasca, no tener en cuenta el tronco
principal y tratar cada una de las ramas, como un árbol independiente. El dap se puede medir (y
también su altura) a 1,3 m. desde el suelo, pero no desde la copa del tronco caído. Si la copa del
tronco caído forma una curva vertical, en comparación con el terreno, se debe tratar esta porción
del árbol como si fuera un árbol individual, comenzando por el punto en que el duramen sale de la
hojarasca (Fig. 9b).
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles 37

Figura 9. Posición para la medición del dap de un árbol vivo apoyado en el terreno con ramas




Fuente: FAO 2004.


Bibliografía consultada
FAO, 2004. National forest inventory. Field manual. Template. Forest Resources Asesment WP
94. Rome, 83 pp. [EN LÍNEA]: FAO (
http://www.fao.org/docrep/008/ae578e/AE578E00.htm#TopOfPage documento
descargado el 12 julio del 2010)

a b
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
38 Anexo 1: Guía para la medición de diámetro de los árboles |






Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro 39

Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro
La medición de la altura de los árboles se realiza por medio de varios instrumentos, como: la
tabla dendrométrica, hipsómetro, relascopio, eclímetro, clinómetro, etc.
La medición de la altura mediante el clinómetro se realiza en varias etapas:
Paso 1. Tomar una distancia suficiente del árbol a
ser medida (de 15 a 40 metros, dependiendo
de la escala del instrumento y de la visibilidad
total que se tiene del árbol). Realizar la
medición de la distancia (Fig. 1). Para reducir
errores de medición, la distancia debe ser
aproximada a la altura del propio árbol. El
responsable en registrar los datos deberá
posicionarse en la base del árbol a ser
medida. El otro miembro del equipo debe
posicionarse a una distancia definida para
realizar los próximos pasos.

Figura 2. Ilustración sobre corrección de inclinación.

Fuente: Rügnitz, M. T.; Chacón, M. L.; Porro R (2008)

Fuente: Rügnitz, M. T.; Chacón, M. L.; Porro R
(2008)

Paso 2. Corrección de la inclinación del terreno (Fig. 2, puntos
a, b). Se debe obtener la distancia horizontal del árbol
seleccionado a pesar del grado de inclinación del
terreno (ej. 20 m). Cuando el terreno es plano, las
distancias pueden ser medidas directamente. Entre
tanto, si el terreno es inclinado (≥ 15 %), se
recomienda aplicar un factor de corrección.
La distancia entre dos puntos, medida en un terreno inclinado (d1) siempre será mayor que la
distancia horizontal equivalente (h1). De esta forma, para obtener la distancia correcta, la
distancia horizontal debe ser multiplicada por un factor correspondiente a la inclinación Θ es el
ángulo entre la horizontal y la recta A-B: d1 = h1/coseno (Θ). Para agilizar las mediciones en
campo se puede utilizar el cuadro de corrección de inclinación (Cuadro 1).

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
40 Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro |

Paso 3. Observación y medición de la base del árbol
(Fig.3).
Figura 3. Observación y medición del ángulo a la referencia del
árbol utilizando el clinómetro
Paso 4. Observación y medición del ápice (o de la
altura comercial) del árbol (Fig. 4).
Figura 4. Observación y medición del ángulo al ápice del árbol
utilizando clinómetro.

. Fuente: Rügnitz, M. T.; Chacón, M. L.; Porro R (2008)

Fuente: Rügnitz, M. T.; Chacón, M. L.; Porro R (2008)


Paso 5. Cálculo de las mediciones (Fig. 5): Suma (Fig. 5a) o resta (Fig. 5b) de los resultados de medición y corrección
de la inclinación de árboles (Figura 5 d). Donde, H = Raíz (11
2
+5
2
)

Fuente: FAO 2004
H = tang.(X) * distancia

Figura 5. Calculo de altura

Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro 41

Bibliografía consultada
FAO, 2004. National forest inventory. Field manual. Template. Forest Resources Asesment WP
94. Rome, 83 pp. [EN LÍNEA]: FAO (
http://www.fao.org/docrep/008/ae578e/AE578E00.htm#TopOfPage documento
descargado el 12 julio del 2010)
Rügnitz, M. T.; Chacón, M. L.; Porro R. 2008. Guía para la Determinación de Carbono en
Pequeñas Propiedades Rurales -- 1. ed. -- Belém, Brasil.: Consorcio Iniciativa
Amazónica (IA) y Centro Mundial Agroforestal (ICRAF).


Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
42 Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro |

Cuadro 1. Tabla de corrección de pendientes.
Pendiente Grados Factor Distancias horizontales
%
o
fs 5 10 15 20 25 30 40 50 125 245
15 9 1,0112 5,1 10,1 15,2 20,2 25,3 30,3 40,4 50,6 126,4 247,7
20 11 1,0198 5,1 10,2 15,3 20,4 25,5 30,6 40,8 51,0 127,5 249,9
25 14 1,0308 5,2 10,3 15,5 20,6 25,8 30,9 41,2 51,5 128,8 252,5
30 17 1,0440 5,2 10,4 15,7 20,9 26,1 31,3 41,8 52,2 130,5 255,8
35 19 1,0595 5,3 10,6 15,9 21,2 26,5 31,8 42,4 53,0 132,4 259,6
40 22 1,0770 5,4 10,8 16,2 21,5 26,9 32,3 43,1 53,9 134,6 263,9
45 24 1,0966 5,5 11,0 16,4 21,9 27,4 32,9 43,9 54,8 137,1 268,7
50 27 1,1180 5,6 11,2 16,8 22,4 28,0 33,5 44,7 55,9 139,8 273,9
60 31 1,1662 5,8 11,7 17,5 23,3 29,2 35,0 46,6 58,3 145,8 285,7
70 35 1,2207 6,1 12,2 18,3 24,4 30,5 36,6 48,8 61,0 152,6 299,1
80 39 1,2806 6,4 12,8 19,2 25,6 32,0 38,4 51,2 64,0 160,1 313,8
90 42 1,3454 6,7 13,5 20,2 26,9 33,6 40,4 53,8 67,3 168,2 329,6
100 45 1,4142 7,1 14,1 21,2 28,3 35,4 42,4 56,6 70,7 176,8 346,5
110 48 1,4866 7,4 14,9 22,3 29,7 37,2 44,6 59,5 74,3 185,8 364,2
120 50 1,5620 7,8 15,6 23,4 31,2 39,1 46,9 62,5 78,1 195,3 382,7
130 52 1,6401 8,2 16,4 24,6 32,8 41,0 49,2 65,6 82,0 205,0 401,8
140 54 1,7205 8,6 17,2 25,8 34,4 43,0 51,6 68,8 86,0 215,1 421,5
150 56 1,8028 9,0 18,0 27,0 36,1 45,1 54,1 72,1 90,1 225,3 441,7
Fuente: FAO 2004

Nota:
La tabla proporciona las distancias corregidas para algunas distancias horizontales, en
función de la pendiente. Por ejemplo, la corrección de distancia, para una distancia
horizontal de 20 metros, con una pendiente del 30% es de 20,9 m.
Para otras distancias horizontales, no incluidas en el cuadro, es posible obtener una
distancia corregida mediante la multiplicación de la distancia horizontal por el factor de
corrección de la pendiente que es fcp. Por ejemplo, en un terreno con una pendiente del
25%, se trata de determinar la distancia horizontal de 7,5 metros; para ello es necesario
realizar la siguiente operación: 7,5 x 1,0308 = 7,73 metros.
Cuando el operario no puede ver la posición del próximo punto o cuando la pendiente no es
constante, se hacen necesarias una o varias mediciones intermedias. La distancia horizontal
se corrige por segmentos.


Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro 43

FORMATO 8. Registro de datos de altura con clinómetro
Responsable: ___________________________ Sector____________________________ Parcela __________
Fecha: ___________________ Anotador _____________________________ Instrumento: ________________
Código
Árbol
CAP (cm)
Altura
Ángulo
Copa
Ángulo
Base.
Pendiente Distancia























Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
44 Anexo 2: Guía para la medición de alturas con clinómetro |




Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste 45

Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste

Fuente: Medición de la densidad de madera en árboles tropicales (Chave 2006)
Colección de muestras con el barreno

El barreno es un instrumento que está conformado por tres piezas (Fig.1), una
manivela (a), un incisor de madera (b) y el extractor (c). Este instrumento es
utilizado para extraer una pequeña muestra cilíndrica de madera del fuste del
árbol de aproximadamente 5.2 mm. La manivela es perpendicular a la barra de
incisión y extracción. La barra extractora es de forma cóncava que se encarga
de retirar la muestra. El incisor se encarga de perforar el fuste del árbol y formar
la muestra la cual es retirada por el extractor.

Figura 1. Piezas del barreno
Pasos para la extracción de las muestras:
1. Identificar y ubicar el árbol del cual se desea extraer la muestra.
2. Limpiar la región de donde se va a extraer la muestra, retirar con una navaja cualquier elemento
adherido a la corteza, así como la propia parte exterior de la corteza.
3. La extracción de la muestra debe realizarse a una altura del fuste en la que el usuario del barreno
tenga estabilidad y pueda optimizar su fuerza.
4. La extracción debe ser realizada por una sola persona, para mantener la homogeneidad de la
extracción. Otra persona puede ayudar con el material para guardar la muestra en unos sorbetes
debidamente codificados.
5. Desenroscar la tuerca al final de la manivela. Es el extractor que mantiene la pieza dentro de la
manivela o manija. El paso siguiente es insertar la barra de incisión dentro de la manivela. Coloca el
lado cuadrangular dentro del orificio de la manivela y ajusta el final de la pieza con el seguro, para
mantener la barra de incisión dentro de la manivela. La barra de incisión está lista para ser empleada.
6. Para iniciar el proceso de extracción, se debe sostener la manivela justo detrás de las dos piezas,
como muestra la figura 2a. Reclinarse sobre la barra para proporcionar la mayor presión posible.
Pausadamente, comenzar a girar la manivela hasta que las dos piezas de cuerda se hayan enroscado
completamente y contribuyan al proceso de extracción. No se debe emplear NUNCA fuerza bruta para
iniciar el proceso de barrenado en el árbol. El responsable del barrano NO tiene que ser el más fuerte
sino el que tenga una mayor estabilidad. Si después de tres intentos no puedes conseguir introducir el
final de la barra de extracción en el tronco, la madera es demasiado dura.
7. Una vez que las dos partes de la manivela participan en el avance de la barra de incisión, retirarse un
poco del barreno de incremento y comenzar a girar la manivela (Fig. 2b).
8. La pieza de extracción comenzará a penetrar el tronco. Las maderas duras requieren una cantidad
considerable de energía y fuerza. Es recomendable penetrar el árbol hasta pasar la médula del tronco.
9. Una vez alcanzado la profundidad de extracción adecuada, se retira la pieza de incisión girándola
completamente, luego introducir la barra extractora en el espacio hueco del barreno de incremento.
Elevar ligeramente el final de la barra de extracción al introducirlo en el barreno de incremento, para
asegurar que la parte inicial se coloque debajo de la muestra. Introduce la barra extractora en toda su
longitud.
a
b
c
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
46 Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste |

10. Retira lentamente la barra de extracción de la manivela o manija de incremento. Deberías retirar una
muestra intacta. Retira el barreno de incremento del árbol tan rápido como sea posible, para evitar que
se quede “congelada” en el árbol (Fig. 2c).
Si experimentas retorcimiento en el material o ruptura de la muestra, limpia y engrasa con aceite el
barreno de incremento (dentro y fuera).
11. La creencia actual considera que la herida hecha al extraer la muestra cicatrizará rápidamente, y no es
aconsejable tratar o taponar el agujero con ninguna substancia u objeto. Taponar el orificio de
extracción puede facilitar el desarrollo de hongos.
12. Coloca la muestra inmediatamente en una cañita de plástico (sorbete), y taponar los extremos y marcar
la muestra con un número identificador ID (este número debe repetir el marcado en la hoja de campo,
que contiene información adicional sobre el árbol y el lugar) (Fig. 2d). Si se rompe la muestra, puedes
decidir quedarte sólo con las dos o tres partes más largas (el objetivo no es leer los anillos de
crecimiento).Guardar las cañitas de plástico en un contenedor mientras se está en el campo.
13. Los barrenos de incremento deben limpiarse después de cada colecta y antes de guardarlas. Como
cualquier otro equipo para perforar, el barreno de incremento debe estar bien afilado para funcionar
adecuadamente. Una barra bien afilada, extraerá numerosos muestras antes de necesitar ser afilada
de nuevo. La madera de alta densidad desafilará la barra antes que la madera de baja densidad.
Asegúrate que todas las partes del material están secas antes de guardarlo. Para guardar la barra, gira
el seguro en dirección opuesta y extrae la pieza interna. Coloca la barra extractora dentro de esta pieza
y ambas dentro de la manivela o manija. Enrosca la manivela fuertemente. Guarda el material en un
lugar seco.




Figura 2. Proceso de extracción de muestras
a
b
c d
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste 47


Método de desplazamiento en agua (Método de Arquímedes)
Colocar las muestras en un recipiente en un recipiente con agua
por un periodo de media hora, hasta su saturación (peso
constante). Para obtener el volumen por desplazamiento en agua
se colocará un recipiente con agua sobre una balanza analítica
(precisión 0.0001 gr); enseguida se introducen cada muestra de
madera sin que toque las paredes ni el fondo del recipiente (Fig.
3). de modo que se obtuvo el peso del agua desplazada, la misma
que corresponde al volumen de la muestra (Vv) considerando la
densidad del agua como 1 gr/cm
3
.


Bibliografía consultada
CHAVE, J. 2006. Medición de densidad de madera en árboles tropicales. Proyectos Pan Amazonía -
RAINFOR. 7 pp.

Figura 3. Cálculo del volumen por Inmersión
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
48 Anexo 3: Guía para la determinación de la densidad básica del fuste |



Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea 49

Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea

FORMATO 1. Registro de individuos en la parcela
Número parcela: Componente Evaluado:
Tamaño parcela: Responsable
5
:
Sector: Fisiografía: Cumbre( ) Ladera( ) Terraza( ) Barranco( )
Modelo GPS: Drenaje: Bueno( ) Moderado( ) Pobre( )
Este: Norte: Tipo de cobertura:
Altitud: Tipo de paisaje:
Anotador
6
: Fecha:

Sub
Parcela
Id Código Nombre Común Cap (cm)
CapC
7

(cm)
Alt Med
(m)
Alt Tot
(m)
Observaciones













































































5
Persona encargada de liderar el trabajo de campo para la recolección de datos.
6
Persona encargada de registrar los datos en la libreta de campo
7
CapC: Circunferencia a la altura del pecho control
Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
50 Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea |

FORMATO 2. Evaluación de necromasa mayor – Muertos en pie
Número parcela: Componente Evaluado:
Tamaño parcela: Responsable:
Sector: Fisiografía: Cumbre( ) Ladera( ) Terraza( ) Barranco( )
Modelo GPS: Drenaje: Bueno( ) Moderado( ) Pobre( )
Este: Norte: Tipo de cobertura:
Altitud: Tipo de paisaje:
Anotador: Fecha:

Sub Parcela Nº Cap (cm)
Clase de
descomp.
Alt Med (m) Alt Tot (m) Observaciones



















































































Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea 51

FORMATO 3. Evaluación de necromasa mayor – Muertos en el suelo >10cm
Número parcela: Componente Evaluado:
Tamaño parcela: Responsable:
Sector: Fisiografía: Cumbre( ) Ladera( ) Terraza( ) Barranco( )
Modelo GPS: Drenaje: Bueno( ) Moderado( ) Pobre( )
Este: Norte: Tipo de cobertura:
Altitud: Tipo de paisaje:
Anotador: Fecha:

Sub
Parcela

Circunferencia (cm)
Clase de
descomp.
Longitud
(m)
Observaciones
C1 C2 C3 C4































































































































































































Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
52 Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea |

FORMATO 4. Evaluación de necromasa mayor – Muertos en el suelo < 10cm
Número parcela: Componente Evaluado:
Tamaño parcela: Responsable:
Sector: Anotador:
Modelo balanza:

Sub
Parcela
Peso freso
total (kg)
Peso fresco
muestra (10%)
Clase
descomp.
Peso seco
total (kg)

































FORMATO 5. Evaluación de necromasa menor – Hojarasca
Número parcela: Componente Evaluado:
Tamaño parcela: Responsable:
Sector: Anotador:
Modelo balanza:

Sub
Parcela
Peso freso
total (kg)
Peso fresco
muestra (10%)
Peso seco
muestra
Peso seco
total (kg)

































Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea 53

FORMATO 6. Colección de muestras para densidad básica
Número parcela: Componente Evaluado:
Sector: Responsable:
Anotador: Fecha:


Código
árbol
Especie dap (cm) Altura (m)
Muestra
Diam1 (mm) Diam2 (mm) Long (cm)





























































































Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
54 Anexo 4: Formatos para la evaluación de la biomasa aérea |

FORMATO 7. Colección de muestras para densidad por clase de descomposición
(Necromasa mayor)
Numero parcela: Componente Evaluado:
Sector: Responsable:
Anotador: Fecha:


Clase
descomp.
Diámetro superior Diámetro inferior
Long.
Diam1 (cm) Diam2 (cm) Diam1 (cm) Diam2 (cm)
























Protocolo para la determinación del carbono en el suelo y en la biomasa aérea vegetal de la CCAH
| Anexo 5: Guía para la elaboración de placas de aluminio 55

Anexo 5: Guía para la elaboración de placas de aluminio









Placa offset
de imprentas
Apéndice 5. Guía para la elaboración de placas de aluminio.
Fuente:
CRUZADO, L. 2008. Evaluación de los bosques
de Polylepis spp., en la concesión para
Conservación Alto Huayabamba – Sector Llihui,
departamento San Martín. II Práctica pre-
profesional. Facultad de Recursos Naturales
Renovables, Universidad Nacional Agraria de la
Selva. Tingo María, Perú. 42 p.
Fig. 1.- Obtener placas “offset”
desechadas por las imprentas.
Fig. 2.- Con una regla y lápiz
marcar rectángulos de 1.5 x 3.5
pulgadas.
Fig. 4.-Realizar dobleces por los
surcos marcados en el paso
anterior y eso ayuda a desprender
las placas.
Fig. 3.- Con una cuchilla y una
escuadra marcar con fuerza en las
líneas previamente dibujadas con
el lápiz.
Fig. 5.-Las placas estarán listas
para ser empleadas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful