You are on page 1of 519

Carlos Ivorra Castillo

PRUEBAS DE CONSISTENCIA

C’est du myst`re seul que l’on a peur. Il faut qu’il e n’y a plus de myst`re. Il faut que des hommes soient e descendus dans ce puits sombre, et en remontent, et disent qu’ils n’ont rien rencontr´. e ´ Antoine de Saint-Exupery

´ Indice General
Introducci´n o ix

1

Teor´ b´sica y aplicaciones ıa a
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

1
3 4 13 19 24 36 39 39 41 47 57 61 62 66 73 76

Cap´ ıtulo I: Modelos de la teor´ de conjuntos ıa 1.1 Elementos de la teor´ de modelos . . . . . ıa 1.2 Modelos de ZFC . . . . . . . . . . . . . . . 1.3 El teorema de reflexi´n . . . . . . . . . . . . o 1.4 Modelos transitivos . . . . . . . . . . . . . . 1.5 Los n´meros reales . . . . . . . . . . . . . . u Cap´ ıtulo II: El axioma de regularidad 2.1 La consistencia del axioma de regularidad . 2.2 La independencia del axioma de regularidad 2.3 Modelos sim´tricos . . . . . . . . . . . . . . e 2.4 Modelos internos en ZFC . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo III: Conjuntos constructibles 3.1 Definibilidad . . . . . . . . . . . . 3.2 La jerarqu´ constructible . . . . . ıa 3.3 Cardinales y constructibilidad . . . 3.4 Constructibilidad relativa . . . . . Cap´ ıtulo IV: Extensiones gen´ricas e 4.1 Conjuntos preordenados . . . . . 4.2 El modelo gen´rico . . . . . . . . e 4.3 El teorema fundamental . . . . . 4.4 El teorema del modelo gen´rico . e 4.5 Aplicaciones y hechos adicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

81 . 81 . 87 . 91 . 102 . 106

Cap´ ıtulo V: Cardinales en extensiones 5.1 Conservaci´n de cardinales . . . . o 5.2 Familias cuasidisjuntas . . . . . . . 5.3 Extensiones con funciones parciales v

gen´ricas e 111 . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

vi 5.4

´ INDICE GENERAL Colapso de cardinales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127

Cap´ ıtulo VI: Inmersiones 131 6.1 Aplicaciones entre c.p.o.s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 6.2 Extensiones sim´tricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 e 6.3 Productos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156 ´ Cap´ ıtulo VII: Algebras de Boole 7.1 Definici´n, ejemplos y propiedades b´sicas o a ´ 7.2 Algebras de Boole como c.p.o.s . . . . . . 7.3 Extensiones con ´lgebras de Boole . . . . a ´ 7.4 Algebras cociente . . . . . . . . . . . . . . 7.5 Espacios de Stone . . . . . . . . . . . . . . Cap´ ıtulo VIII: El problema 8.1 La hip´tesis de Suslin o ´ 8.2 Arboles . . . . . . . . 8.3 El diamante de Jensen de . . . . . . 167 167 174 180 191 194

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

. . . . .

Suslin 199 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 203 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212 219 219 227 231 239

Cap´ ıtulo IX: Extensiones iteradas 9.1 Productos generalizados . . . . . . 9.2 Iteraciones de pre´rdenes . . . . . o 9.3 El axioma de Martin . . . . . . . . 9.4 La condici´n de cadena numerable o

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

Cap´ ıtulo X: La medida de Lebesgue 247 10.1 Medidas en ´lgebras de Boole . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247 a 10.2 La aditividad de la medida de Lebesgue . . . . . . . . . . . . . . 256 10.3 Extensiones de la medida de Lebesgue . . . . . . . . . . . . . . . 262

2

Cardinales grandes
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

267
269 269 272 276 283 291 291 297 309 312

Cap´ ıtulo XI: Cardinales medibles 11.1 Definiciones b´sicas . . . . . . . . . . . a 11.2 El teorema de los ultraproductos . . . 11.3 Ultrapotencias de V . . . . . . . . . . 11.4 Ultrapotencias con cardinales medibles Cap´ ıtulo XII: Cardinales d´bilmente e 12.1 El c´lculo de particiones . . . . . a 12.2 Cardinales d´bilmente compactos e 12.3 Cardinales indescriptibles . . . . 12.4 Cardinales de Ramsey . . . . . .

compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

. . . .

´ INDICE GENERAL Cap´ ıtulo XIII: Constructibilidad relativa 13.1 Hechos b´sicos . . . . . . . . . . . . . . . . a 13.2 Codificaci´n por ordinales . . . . . . . . . . o 13.3 Argumentos de condensaci´n . . . . . . . . o 13.4 La constructibilidad y la jerarqu´ de L´vy ıa e 13.5 Consecuencias . . . . . . . . . . . . . . . . . 13.6 El teorema de L´vy-Shoenfield . . . . . . . e Cap´ ıtulo XIV: Indiscernibles de Silver 14.1 Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski 14.2 Los indiscernibles de Silver . . . . . 14.3 Los sostenidos y la jerarqu´ de L´vy ıa e 14.4 El lema del cubrimiento . . . . . . . 14.5 Inmersiones elementales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

vii 319 320 322 325 330 337 339 345 345 356 360 364 367 375 375 380 391 401 409

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . .

Cap´ ıtulo XV: M´s sobre cardinales medibles a 15.1 Producto de medidas . . . . . . . . . . . . 15.2 Ultrapotencias iteradas . . . . . . . . . . . 15.3 El modelo L[U] . . . . . . . . . . . . . . . 15.4 Cardinales d´bilmente medibles . . . . . . e 15.5 M´s sobre cardinales R-medibles . . . . . a

Cap´ ıtulo XVI: Otros cardinales grandes 419 16.1 Cardinales compactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419 16.2 Cardinales supercompactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426 16.3 Cardinales enormes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435 Cap´ ıtulo XVII: Cardinales grandes y extensiones ´ 17.1 Arboles de Aronszajn . . . . . . . . . . . . . . 17.2 Extensiones iteradas . . . . . . . . . . . . . . . 17.3 Conservaci´n de cardinales grandes . . . . . . . o 17.4 La HCG con cardinales supercompactos . . . . 17.5 La independencia de la HCS . . . . . . . . . . . Bibliograf´ ıa ´ Indice de Materias gen´ricas e . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443 443 457 467 476 480 501 503

Introducci´n o
Todos los matem´ticos saben, hoy en d´ que hay afirmaciones matem´ticas a ıa, a que no pueden ser demostradas ni refutadas. Un l´gico precisar´ no pueden o ıa: ser demostradas ni refutadas en ZFC, la teor´ axiom´tica com´nmente acepıa a u tada por los matem´ticos; pero, por esto mismo, esta precisi´n se vuelve sua o perflua: para la mayor´ de los matem´ticos, —tanto si est´n familiarizados ıa a a con la axiom´tica de ZFC como si no— “demostrable” significa “demostrable a en ZFC”. Algunos incluso son m´s restrictivos y ponen objeciones al uso del a axioma de elecci´n. o El hecho de que una afirmaci´n no sea demostrable en una teor´ axiom´tica o ıa a equivale a que su negaci´n sea consistente con los axiomas de la misma. Por o ejemplo, decir que la hip´tesis del continuo, 2ℵ0 = ℵ1 no es demostrable en o ZFC es equivalente a decir que su negaci´n, 2ℵ0 > ℵ1 es consistente con los o axiomas de ZFC, en el sentido de que si a˜adimos 2ℵ0 > ℵ1 como axioma n seguimos teniendo una teor´ consistente. En la pr´ctica es m´s c´modo hablar ıa a a o de consistencia que de “no demostrabilidad”. Cuando una afirmaci´n no puede o ser demostrada ni refutada a partir de unos axiomas —es decir, cuando tanto ella como su negaci´n son consistentes con los mismos— se dice que es independiente o de dichos axiomas. En estos t´rminos, el prop´sito de este libro es explicar las t´cnicas b´sicas e o e a para obtener pruebas de consistencia. As´ entre otras muchas aplicaciones, ı, demostraremos que la hip´tesis del continuo es independiente de los axiomas o de ZFC, M´s a´n, no s´lo demostraremos la consistencia de 2ℵ0 = ℵ1 y de a u o 2ℵ0 > ℵ1 , sino que —de hecho— probaremos que casi cualquier variante del estilo de 2ℵ0 = ℵ7 o 2ℵ0 = ℵω1 +5 es consistente con los axiomas de ZFC. En realidad probaremos resultados mucho m´s generales sobre las posibilidades de a la funci´n del continuo. o Ahora bien, mucho m´s importante que la mera an´cdota de que algo no a e puede ser demostrado en ZFC es comprender c´mo y por qu´ es esto posible. o e Un matem´tico puede no conocer la demostraci´n del ultimo teorema de Fermat, a o ´ pero no ve nada de extra˜o en que, de un modo u otro, sea posible encontrar n un argumento que lo demuestre; sin embargo la existencia de afirmaciones indemostrables desconcierta a muchos matem´ticos, cuando —en el fondo— se a trata de un fen´meno que en otros contextos similares se ve como algo obvio y o natural: por lo general, unos axiomas no determinan un´ ıvocamente un modelo. Pensemos, por ejemplo, en los axiomas de espacio vectorial. En la definici´n o ix

x

Introducci´n o

de espacio vectorial se exige que haya unos objetos llamados “vectores”, sobre cuya naturaleza no se dice nada, y que sobre ellos haya definidas dos operaciones, igualmente indeterminadas, y a estos elementos se les impone que cumplan unos axiomas. A nadie le sorprende que una definici´n tan vaga —en el sentido de que no o precisa qu´ debemos entender por, “vector”, “suma” y “producto escalar”— sea e satisfecha por objetos muy diversos que, a pesar de coincidir en ser todos ellos espacios vectoriales, difieran en propiedades definibles a partir de la estructura vectorial y puedan tener, por ejemplo, distinto n´mero de dimensiones. u A otro nivel, con la teor´ de conjuntos sucede lo mismo. Los axiomas de ıa ZFC son tan vagos como los de espacio vectorial: postulan unos objetos indeterminados a los que llamar conjuntos, sobre los que ha de haber una relaci´n de o pertenencia, y se exige que satisfagan unos axiomas. Del mismo modo que no existen “los vectores”, en un sentido absoluto, sino que hay distintas colecciones de objetos a los que podemos llamar vectores en la medida en que satisfagan los axiomas de espacio vectorial, tampoco existen “los conjuntos” en sentido absoluto, sino distintas colecciones de objetos a las que podemos llamar conjuntos en la medida en que satisfagan los axiomas de la teor´ de conjuntos. ıa Del mismo modo que todos los espacios vectoriales satisfacen unas propiedades comunes (las que pueden demostrarse estrictamente a partir de la definici´n de o espacio vectorial), tambi´n todos los modelos de la teor´ de conjuntos tienen e ıa muchas propiedades en com´n, todas las que pueden demostrarse a partir de u los axiomas de ZFC. Un matem´tico que s´lo d´ valor a los teoremas de ZFC y a o e reh´ya los que requieren hip´tesis adicionales puede equipararse a un algebrista u o que s´lo aceptara los teoremas v´lidos para todos los espacios vectoriales, sin o a admitir ninguna hip´tesis restrictiva (y se negara, en particular, a trabajar con o un espacio vectorial concreto, pues ´sta es la forma m´s dr´stica de excluir a e a a los dem´s espacios). Un caso m´s similar ser´ el de un ge´metra que no acepa a ıa o tara ni los teoremas espec´ ıficos de la geometr´ eucl´ ıa ıdea ni los de las geometr´ ıas no eucl´ ıdeas, sino s´lo aquellos que son comunes a todas (los teoremas de la o geometr´ absoluta). ıa Se puede objetar que las propiedades comunes a todos los espacios vectoriales o a todas las geometr´ dan lugar a teor´ demasiado pobres para tener ıas ıas inter´s, mientras que las propiedades comunes a todos los modelos de ZFC conse tituyen una teor´ muy rica (ZFC), por lo que no hay necesidad de extenderla. ıa En esto hay mucho de cierto. En efecto, muchas ramas de la matem´tica puea den desarrollarse completamente en el seno de ZFC (para eso precisamente fue creada la axiom´tica), pero decir que no hay raz´n para estudiar extensiones a o de ZFC porque en su lugar podemos estudiar teor´ de n´meros o ecuaciones ıa u diferenciales, para lo cual nos basta ZFC, es como decir que no hay raz´n para o estudiar ecuaciones diferenciales porque en su lugar podemos estudiar teor´ de ıa n´meros, o viceversa. Desde un punto de vista matem´tico, el estudio de los disu a tintos modelos de la teor´ de conjuntos —atendiendo a las particularidades que ıa diferencian a unos de otros— es una investigaci´n de la misma naturaleza que el o estudio de las distintas clases de ecuaciones diferenciales y su comportamiento, o los disitintos tipos de variedades diferenciales, o de anillos, etc.

xi En cualquier caso, al margen de las pol´micas que podr´ suscitarse sobre si e ıan es razonable o no estudiar modelos de ZFC, ecuaciones diferenciales, geometr´ ıas no eucl´ ıdeas, grupos finitos, espacios vectoriales topol´gicos, etc., lo verdadeo ramente importante es comprender que ´ste es el planteamiento correcto de la e cuesti´n: es ingenuo pensar que la axiom´tica de la teor´ de conjuntos describe o a ıa una realidad unica y sentirse inc´modo porque sus distintas extensiones ponen ´ o en cuesti´n ese planteamiento: no lo ponen en cuesti´n, simplemente lo refutan, o o igual que el teorema de Pit´goras refuta la concepci´n tradicional griega del a o sistema num´rico, al probar la existencia de n´meros irracionales. Recelar de la e u √ hip´tesis del continuo es como recelar de 2: si un matem´tico trabaja en un o a campo en el que no se requieren para nada los n´meros irracionales har´ bien u a en no utilizarlos, lo patol´gico ser´ si arrugara la nariz si en un momento dado o ıa se le cruzaran en su camino. As´ pues, una concepci´n madura de la matem´tica moderna (salvo que alı o a guien defienda una postura muy radical dentro del formalismo o del platonismo, o un exotismo como el intuicionismo) exige comprender que “los conjuntos” son esencialmente una estructura algebraica, una estructura mucho m´s compleja a y rica que los cuerpos o los espacios vectoriales, pero una estructura y no un objeto concreto, como pueda ser el cuerpo R o el espacio vectorial R8 . Una vez se asimila esto, las pruebas de consistencia dejan de ser misteriosas. La consistencia de la hip´tesis del continuo se demuestra probando que existe o un modelo de ZFC en el que, entre las peculiaridades que lo distinguen de otros modelos posibles, est´ la de contener exactamente ℵ1 n´meros reales y no m´s. a u a Preguntarse si la hip´tesis del continuo es verdadera o falsa es como preguntarse o si los espacios vectoriales tienen dimensi´n 5 o distinta de 5. Simplemente, hay o espacios vectoriales de dimensi´n 5 y otros de dimensi´n distinta de 5, al igual o o que hay modelos de ZFC con ℵ1 n´meros reales y modelos con ℵω1 . u En realidad la situaci´n no es exactamente la que acabamos de describir deo bido a una limitaci´n fundamental: La existencia de modelos de ZFC implica, o en particular, la consistencia de ZFC, y el segundo teorema de incompletitud de G¨del afirma que dicha consistencia es indemostrable (al menos con una o demostraci´n formalizable en el propio ZFC, en particular mediante t´cnicas o e finitistas). Por ello unicamente podemos obtener pruebas de consistencia relati´ vas, es decir, no podemos probar que ZFC+2ℵ0 = ℵ1 es consistente, sino que si ZFC es consistente, entonces ZFC+2ℵ0 = ℵ1 tambi´n lo es. En t´rminos de moe e delos ser´ si existe un modelo de ZFC entonces existe uno en el que 2ℵ0 = ℵ1 . ıa: M´s en general, podemos demostrar que existen infinitos modelos distintos de a la teor´ de conjuntos, pero siempre bajo el supuesto —indemostrable— de que ıa exista al menos uno. Tampoco debemos magnificar esta restricci´n, los teoremas o de G¨del muestran que se debe simplemente a que ZFC es una teor´ muy poo ıa tente, m´s potente incluso que nuestra capacidad de razonamiento matem´tico a a informal. Por otra parte, las pruebas de consistencia que veremos son completamente finitistas, en el sentido de que proporcionan algoritmos expl´ ıcitos (o explicitables) para transformar mec´nicamente, por ejemplo, una demostraci´n a o de que 0 6= 0 en ZFC + 2ℵ0 = ℵ1 en una demostraci´n de 0 6= 0 en ZFC. o Sucede adem´s que hay afirmaciones cuya consistencia no puede demostrarse a

xii

Introducci´n o

ni siquiera a partir del supuesto de que ZFC sea consistente, sino que se requieren hip´tesis m´s fuertes. Por ejemplo, la existencia de un cardinal inaccesible o a implica la consistencia de ZFC, por lo que dicha existencia no puede demostrarse en ZFC. M´s a´n, la consistencia de que exista un cardinal inaccesible no a u puede demostrarse ni siquiera suponiendo la consistencia de ZFC. En efecto, si pudi´ramos probar (finitistamente, o sea, convincentemente) e Consis ZFC → Consis ZFC + I, donde I es la existencia de un cardinal inaccesible, entonces dicha prueba podr´ ıa formalizarse en ZFC, con lo que, en particular tendr´ ıamos
ZFC+I

`

Consis ZFC → Consis ZFC + I. ` Consis ZFC, concluir´ ıamos que Consis ZFC + I

Como, por otra parte,

ZFC+I

ZFC+I

`

y, por el teorema de incompletitud, tanto ZFC como ZFC + I ser´ contradicıan torias. As´ pues, si queremos probar, por ejemplo, la consistencia de que 2ℵ0 sea un ı cardinal inaccesible, no podemos partir de la mera consistencia de ZFC, ya que en particular estar´ ıamos demostrando la consistencia de ZFC + I. Lo que puede probarse es que si ZFC + I es consistente, entonces tambi´n lo es ZFC + 2ℵ0 es e inaccesible. Otras pruebas de consistencia requieren como hip´tesis la consistencia de o que existan cardinales “m´s grandes” que los cardinales inaccesibles, como puea den ser los cardinales de Mahlo (que son inaccesibles y supremo de cardinales inaccesibles) o muchas otras clases de cardinales conocidos en general como “cardinales grandes”. La segunda parte del libro est´ dedicada a ellos. As´ a ı, por ejemplo, para demostrar la consistencia de que exista una extensi´n de la o medida de Lebesgue a todos los subconjuntos de R, no basta suponer la consistencia de ZFC, sino que hay que suponer adem´s la consistencia de que exista a lo que se conoce como un cardinal medible, consistencia que no puede ser demostrada a su vez a partir de la mera consistencia de ZFC, o ni siquiera de ZFC m´s la existencia de infinitos cardinales inaccesibles, o de Mahlo, etc. La a consistencia de la negaci´n de la hip´tesis de los cardinales singulares requiere o o una hip´tesis todav´ mayor: aunque podr´ debilitarse un poco, la prueba que o ıa ıa nosotros veremos exige la consistencia de que exista un cardinal supercompacto, la cual no puede probarse ni siquiera suponiendo la consistencia de que existan infinitos cardinales medibles. Ser´ dif´ explicar aqu´ qu´ son concretamente los cardinales grandes, pero ıa ıcil ı e diremos unicamente que se comportan como una escala de “pesos” con lo que ´ nivelar en una balanza afirmaciones arbitrarias. En principio, no hay razones que hagan plausible la consistencia de que la medida de Lebesgue pueda extenderse a todos los subconjuntos de R, pero al probar que ´sta es equivalente a e la consistencia de que exista un cardinal medible la situaci´n es muy distinta, o

xiii pues los cardinales medibles determinan una teor´ muy profunda, natural y ıa bien conocida, por lo que el descubrimiento de una hipot´tica contradicci´n en e o la misma ser´ como m´ ıa, ınimo, sorprendente. Es cierto que, en ultimo extremo, ´ la consistencia de que existan cardinales grandes no puede ser probada, pero tambi´n es cierto que los teoremas de incompletitud muestran que as´ tiene que e ı ser y explican el porqu´. e Los requisitos para seguir este libro son un conocimiento b´sico de la l´gica a o matem´tica (de primer orden), de la axiom´tica de la teor´ de conjuntos, de a a ıa la teor´ de ordinales y cardinales y, en especial, de la exponenciaci´n cardinal. ıa o As´ mismo se requiere estar familiarizado con las relaciones bien fundadas, los ı teoremas generales de inducci´n y recursi´n y hechos relacionados, como el o o teorema del colapso transitivo. Todo lo necesario se encuentra en mi libro de l´gica y teor´ de conjuntos, al cual remiten todas las referencias entre corchetes. o ıa As´ los dos libros considerados conjuntamente resultan autocontenidos. ı,

Primera parte

Teor´ b´sica y aplicaciones ıa a

1

Cap´ ıtulo I

Modelos de la teor´ de ıa conjuntos
Todas las pruebas de consistencia que vamos a ver se basan en la noci´n o de modelo. La idea es que muchas de las afirmaciones indecidibles en teor´ de ıa conjuntos lo son porque los axiomas no precisan qu´ debemos entender exactae mente por “conjunto”. Por ejemplo, si prescindimos del axioma de regularidad no podemos responder a la pregunta de si existen conjuntos de la forma x = {x}, porque los otros axiomas dicen que existe el conjunto vac´ que existe la uni´n ıo, o de conjuntos, que existe el conjunto de partes, etc., pero no dicen si la noci´n de o conjunto de la que hablan incluye cosas como un x = {x}. Es imposible precisar completamente qu´ es un conjunto, pero s´ podemos incluir m´s y m´s matices. e ı a a As´ el axioma de regularidad precisa enormemente la noci´n de conjunto, pues ı, o nos dice que todo conjunto puede generarse a partir de ∅ mediante sucesivas aplicaciones del operador P. Desgraciadamente P es lo suficientemente ambiguo como para que esto deje a´n muchas preguntas sin respuesta, pero por lo pronto u zanja la cuesti´n sobre los conjuntos x = {x}. o La demostraci´n de la consistencia del axioma de regularidad puede cono siderarse un prototipo. Imaginemos un matem´tico capaz de “ver” todos los a conjuntos y reconocer inmediatamente sus propiedades. Imaginemos que, de alg´n modo, le impedimos ver los conjuntos finitos. Entonces el matem´tico se u a dar´ cuenta de que no est´ viendo todos los conjuntos, pues ´l sabe, por ejemıa a e plo, que hay un axioma que afirma la existencia del conjunto vac´ mientras ıo, que ´l no ver´ ning´n conjunto vac´ Sin embargo, supongamos ahora que e ıa u ıo. s´lo le permitimos ver los conjuntos regulares. No est´ claro si hay conjuntos no o a regulares pero la pregunta es, en el supuesto de que los hubiera, ¿se dar´ cuenta ıa el matem´tico de que le estamos ocultando algo? La respuesta es que, si el maa tem´tico s´lo sabe de los conjuntos lo que dicen los axiomas, no notar´ nada. a o ıa Por ejemplo, un axioma afirma que existe el conjunto vac´ pero como el vac´ ıo, ıo es regular, ´l lo estar´ viendo, luego no notar´ “nada raro” en lo tocante a este e ıa ıa axioma. Otro axioma afirma que dados dos conjuntos x e y, ha de haber otro conjunto {x, y} que los tenga s´lo a ellos por elementos. Ahora bien, si ´l ve dos o e 3

4

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

conjuntos x, y, es porque ambos son regulares, pero entonces {x, y} tambi´n es e regular, por lo que tambi´n lo puede ver y, por consiguiente, no echar´ en falta e a ning´n par de conjuntos. Similarmente podr´ u ıamos repasar todos los axiomas. La clase R de los conjuntos regulares tiene la propiedad de que si quitamos los conjuntos no regulares no por ello deja de cumplirse ninguno de los axiomas de la teor´ de conjuntos. Esto es lo que significa que R es un modelo de la teor´ ıa ıa de conjuntos: no podemos demostrar que los conjuntos regulares sean todos los conjuntos, pero s´ que “podr´ serlo”, en el sentido de que bastan ellos para ı ıan asegurar que se cumplen todos los axiomas. Al desarrollar debidamente esta idea se llega a una demostraci´n de la consistencia de que V = R. o En este cap´ ıtulo estudiaremos la noci´n de modelo y demostraremos lo neo cesario para convertir las ideas precedentes en demostraciones rigurosas y concluyentes de la consistencia de diversas afirmaciones. La idea principal que debemos tener in mente es que nos proponemos estudiar las clases o conjuntos M con la propiedad de que si a un matem´tico le ocultamos los conjuntos que a no est´n en M ser´ incapaz de notar el “fraude” debido a que todos los axiomas a a de la teor´ en que ´l trabaja se siguen cumpliendo. ıa e

1.1

Elementos de la teor´ de modelos ıa

En esta primera secci´n estudiaremos la noci´n de “modelo” desde el punto o o de vista de la teor´ de modelos propiamente dicha, que no es el punto de ıa vista que adoptaremos en nuestros argumentos principales. Podr´ ıamos haber esquivado muchos de los conceptos y resultados que vamos a exponer, pero as´ ı introduciremos las ideas m´s importantes que vamos a manejar en ausencia a de elementos metamatem´ticos. Trabajamos en NBG o, equivalentemente, en a ZFC. Empezaremos recordando la noci´n de lenguaje formal. En realidad la o definici´n que damos aqu´ difiere ligeramente de la dada en el [cap´ o ı ıtulo X]: Definici´n V Un lenguaje formal (de primer orden) es una ´ctupla ordenada o 1.1 o L = (¬, →, , =, V, C, R, F ), donde V y C son conjuntos, a cuyos elementos llamaremos, respectivamente, variables y constantes de L, y R y F son funciones cuyo dominio es el conjunto de los n´meros naturales no nulos. A los elementos u de Rn y F n los llamaremos, respectivamente, relatores y funtores n-´dicos de a L. Exigimos adem´s que los conjuntos V , C, Rn y F n sean disjuntos dos a dos, a V que ninguno contenga a ¬, → ni a , que V sea infinito y que =∈ R2 . Si L es un lenguaje formal, llamaremos Var L al conjunto de las variables de L, llamaremos Const L al conjunto de las constantes de L y, para cada natural no nulo n, llamaremos Reln L y Funn L a los conjuntos de relatores y funtores n-´dicos de L. Se definen los signos de L como los elementos del conjunto a
∞ ∞ V S S Sig L = {¬, →, } ∪ Var L ∪ Const L ∪ Reln L ∪ Funn L. n=1 n=1

Cuando hablemos del cardinal de L nos referiremos a |L| = |Sig L|.

1.1. Elementos de la teor´ de modelos ıa

5

Las diferencias respecto a la definici´n que conoc´ o ıamos son que ahora hemos eliminado el descriptor y que no exigimos que los signos de L formen un conjunto numerable. El descriptor es muy util a la hora de manejar lenguajes en la ´ pr´ctica, pero para el estudio te´rico que haremos de los lenguajes formales a o ser´ unicamente un estorbo. La numerabilidad la exig´ ıa ´ ıamos en su momento porque est´bamos interesados en relacionar los lenguajes formales as´ definidos a ı con los lenguajes metamatem´ticos finitistas, y metamatem´ticamente no tiene a a sentido la no numerabilidad. Del mismo modo que un espacio topol´gico es un conjunto (a cuyos elementos o llamamos puntos) junto con una selecci´n arbitraria de una familia de subcono juntos (a cuyos elementos llamamos abiertos), igualmente hemos de pensar que un lenguaje formal es un conjunto (a cuyos elementos llamamos signos) dividido arbitrariamente en categor´ (negador, implicador, relatores mon´dicos, ıas a di´dicos, etc.). a Si L es un lenguaje formal, se define el conjunto de las cadenas de signos de L como Cad L = (Sig L)<ω \ {∅},

es decir, las cadenas de signos son las sucesiones finitas de signos de L. Excluimos por conveniencia la cadena vac´ Llamaremos longitud de una cadena a su ıa. dominio, que es un n´mero natural. u El conjunto de los t´rminos de L se define recurrentemente como sigue: e Term0 L = V ∪ C, ∞ S Termk+1 L = Termk L ∪ {f t0 · · · tn−1 | f ∈ Funn L ∧ {ti }i<n ∈ (Termk L)n },
n=1

Term L =

k=0

Similarmente, el conjunto de las f´rmulas de L se define como o ∞ S Form0 L = {Rt0 · · · tn−1 | R ∈ Reln L ∧ {ti }i<n ∈ (Term L)n },
n=1

∞ S

Termk L.

Formk+1 L = Formk L ∪ {¬α | α ∈ Formk L} ∪ {→αβ | α, β ∈ Formk L} V ∪ { xα | x ∈ Var L ∧ α ∈ Formk L}, ∞ S Form L = Formk L.
k=0

Usaremos los convenios usuales de notaci´n (cf. [cap´ o ıtulo I]), de modo que (x = y) representar´ a la f´rmula =xy, es decir, la aplicaci´n φ : 3 −→ Sig L a o o determinada por φ(0) = =, φ(1) = x, φ(2) = y, donde se sobrentiende que x, y ∈ Var L. Observemos en particular que en φ(0) = = hay que entender que el igualador central es el igualador metamatem´tico de la teor´ de conjuntos, a ıa mientras que el de la derecha es un conjunto = ∈ Sig L. ı ∧, W As´ mismo suponemos definidos los conectoresW ∨, ↔ y el particularizador . No son signos de L sino que, por ejemplo, x(x = x) es otra forma de

6

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

V nombrar la f´rmula ¬ x¬=xx, es decir, se trata de la aplicaci´n φ : 6 −→ Sig L o o determinada por φ(0) = ¬, etc. Tambi´n damos por conocidas las definiciones de variable libre y ligada. Las e f´rmulas sin variables libres se llaman sentencias y los t´rminos sin variables o e libres se llaman designadores. Definici´n 1.2 Un modelo de un lenguaje formal L es un par (M, I), donde M o es un conjunto no vac´ e I es una aplicaci´n que asigna a cada constante c de ıo o L un objeto I(c) ∈ M , a cada relator n-´dico R de L una relaci´n I(R) ⊂ M n y a o a cada funtor n-´dico f de L una funci´n I(f ) : M n −→ M . Exigimos adem´s a o a que I(=) sea la relaci´n de igualdad. o En la pr´ctica escribiremos M en lugar de (M, I) y escribiremos M (c), M (R), a M (f ) en lugar de I(c), I(R), I(f ). Una valoraci´n de un lenguaje L en un modelo M se define como una aplio caci´n v : Var L −→ M . El objeto denotado por un t´rmino t de L en un modelo o e M respecto a una valoraci´n v se define inductivamente como o M (x)[v] = v(x), M (c)[v] = M (c),

M (f t0 · · · tn−1 )[v] = M (f )(M (t0 )[v], . . . , M (tn−1 )[v]). La satisfacci´n de una f´rmula α de L en un modelo M respecto de una o o valoraci´n v se define inductivamente como o M ≤ Rt0 · · · tn−1 [v] M ≤ ¬α[v] M ≤ (α → β)[v] V M ≤ xα[v] ↔ ↔ ↔ ↔ M (R)(M (t0 )[v], . . . , M (tn−1 )[v]), ¬M ≤ α[v], ¬M ≤ α[v] ∨ M ≤ β[v], V a a ∈ M M ≤ α[vx ],

a donde, en la ultima cl´usula, vx es la valoraci´n que coincide con v salvo por ´ a o a que vx (x) = a. Se comprueba f´cilmente que a

M ≤ α ∨ β[v] ↔ M ≤ α[v] ∨ M ≤ β[v], al igual que las propiedades an´logas para el conjuntor, el particularizador, etc. a Una comprobaci´n rutinaria muestra que M (t)[v] y M ≤ α[v] s´lo dependen o o de los valores que toma v sobre las variables libres en t o α respectivamente. (cf. [3.3]). Si las variables libres en una f´rmula α son x1 , . . . , xn (con lo que estao mos presuponiendo un orden en ellas) usaremos la notaci´n M ≤ α[a1 , . . . , an ] o para indicar que α es satisfecha en M respecto a cualquier valoraci´n v que o cumpla v(xi ) = ai . Similarmente para t´rminos. e Diremos que una f´rmula α es verdadera en el modelo M , y lo representareo mos por M ≤ α si M ≤ α[v] para toda valoraci´n v. o Si Γ ⊂ V Form L diremos que M es un modelo de Γ, y lo representaremos por M ≤ Γ, si α ∈ Γ M ≤ α.

1.1. Elementos de la teor´ de modelos ıa

7

No hay que confundir el hecho de que M sea un modelo de un lenguaje L con que sea un modelo de un conjunto de f´rmulas Γ de L. Ser un modelo de o L significa que todo signo de L tiene una interpretaci´n en M , mientras que lo o segundo supone adem´s que las f´rmulas de Γ son verdaderas de acuerdo con a o dicha interpretaci´n. o Ejemplo Consideremos un lenguaje formal L cuyos signos eventuales sean dos constantes 0 y 1 y dos funtores di´dicos + y ·. Entonces un modelo de L es a cualquier conjunto M 6= ∅ en el que haya definidas dos leyes de composici´n o internas M (+) y M (·) y en el que hayamos prefijado dos elementos cualesquiera M (0), M (1) ∈ M . Un anillo unitario puede caracterizarse como un modelo de un cierto conjunto bien conocido Γ de sentencias de L, entre las cuales estar´n a V xy(x + y = y + x), V x(x + 0 = x), V W x y(x + y = 0), V x(x · 1 = x), etc. Debemos incidir en las diferencias t´cnicas entre esta caracterizaci´n de los e o anillos y la definici´n usual. Cuando en un libro de ´lgebra se exige que todo o a V anillo M cumpla xy ∈ M (x + y = y + x), hemos de entender que la expresi´n o V “ xy ∈ M (x + y = y + x)” es una f´rmula metamatem´tica del lenguaje de o a la teor´ de conjuntos. Matem´ticamente + representa una ley de composici´n ıa a o interna, etc. Por el contrario, en la caracterizaci´n que acabamos de dar, esta o exigencia se expresa mediante la condici´n o V M ≤ xy(x + y = y + x), V donde ahora xy(x + y = y + x) ∈ Form L es un conjunto, no una f´rmula o metamatem´tica. El signo + no representa una ley de composici´n interna en a o M , sino un signo de L. Lo que pedimos es que la ley de composici´n interna o M (+) sea conmutativa. M´s concretamente, en las afirmaciones a V V Q ≤ xy(x + y = y + x), R ≤ xy(x + y = y + x),

el signo + representa siempre al mismo objeto (un funtor de L). Lo que cambia es que para comprobar la primera afirmaci´n hemos de interpretar + como la o suma de n´meros racionales y para comprobar la segunda hemos de interpretarlo u como la suma de n´meros reales. u V W Si a˜adimos a Γ la f´rmula x(x 6= 0 → y(xy = 1)) tenemos un conjunto n o de f´rmulas cuyos modelos son exactamente los cuerpos. Si a˜adimos un relator o n di´dico ≤ a L y consideramos los axiomas oportunos, podemos caracterizar en a t´rminos de la teor´ de modelos a los cuerpos ordenados y, similarmente, poe ıa demos caracterizar como modelos de ciertos conjuntos de f´rmulas a la mayor´ o ıa de las estructuras algebraicas. Estudiamos ahora las aplicaciones que relacionan dos modelos de un mismo lenguaje formal.

8

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Definici´n 1.3 Una inmersi´n i : N −→ M entre dos modelos de un mismo o o lenguaje formal L es una aplicaci´n que verifica las propiedades siguientes: o a) Para toda constante c de L se cumple que i(N (c)) = M (c). b) Para todo relator n-´dico R de L se cumple que a V a1 . . . an ∈ N (N (R)(a1 , . . . , an ) ↔ M (R)(i(a1 ), . . . , i(an ))).

Observemos que la propiedad b) aplicada al igualador implica que toda inmersi´n es inyectiva. Una inmersi´n biyectiva es un isomorfismo de modelos. o o Por ejemplo, una inmersi´n entre dos anillos unitarios (vistos como modelos o del lenguaje de la teor´ de anillos) no es m´s que un monomorfismo de anillos ıa a unitarios en el sentido algebraico usual. Diremos que un modelo N es un submodelo de un modelo M del mismo lenguaje formal si N ⊂ M y la inclusi´n es una inmersi´n. o o Supongamos que M es un modelo de un lenguaje L y que N ⊂ M es un subconjunto de M con las propiedades siguientes: a) M (c) ∈ N para toda constante c de L. b) M (f )|N n : N n −→ N , para todo funtor n-´dico f de L. a Entonces N admite una unica estructura de submodelo de M . De hecho, ´ ´sta es una definici´n alternativa de submodelo. e o Por ejemplo, los submodelos de un anillo unitario (visto como modelo del lenguaje de la teor´ de anillos) son simplemente los subanillos unitarios (es ıa decir, con la misma unidad) en el sentido algebraico usual. De las definiciones se sigue inmediatamente que la imagen de una inmersi´n o es un submodelo y que, equivalentemente, una inmersi´n entre dos modelos es o un isomorfismo de uno en un submodelo del otro. Teorema 1.4 Si i : N −→ M es una inmersi´n entre dos modelos de un mismo o lenguaje formal L, t(x1 , . . . , xn ) es un t´rmino de L y a1 , . . . an ∈ N , entonces e i(N (t)[a1 , . . . , an ]) = M (t)[i(a1 ), . . . , i(an )]. ´ Demostracion: Por inducci´n sobre la longitud de t. Si t = xi es una o variable tenemos simplemente que i(N (xi )[a1 , . . . , an ]) = i(ai ) = M (xi )[i(a1 ), . . . , i(an )]. Si t = c es una constante queda i(N (c)[a1 , . . . , an ]) = i(N (c)) = M (c) = M (c)[i(a1 ), . . . , i(an )].

c) Para todo funtor n-´dico f de L se cumple que a V a1 . . . an ∈ N (i(N (f )(a1 , . . . , an )) = M (f )(i(a1 ), . . . , i(an ))).

1.1. Elementos de la teor´ de modelos ıa Si t = f t1 · · · tm y el teorema es cierto para t1 , . . . , tm entonces i(N (t)[a1 , . . . , an ]) = i(N (f )(N (t1 )[a1 , . . . , an ], . . . , N (tm )[a1 , . . . , an ])) = M (f )(i(N (t1 )[a1 , . . . , an ]), . . . , i(N (tm )[a1 , . . . , an ]) = M (f )(M (t1 )[i(a1 ), . . . , i(an )], . . . , M (tm )[i(a1 ), . . . , i(an )]) = M (t)[i(a1 ), . . . , i(an )].

9

La propiedad an´loga al teorema anterior para f´rmulas en lugar de t´rminos a o e no es cierta para una inmersi´n arbitraria, sino que nos lleva al concepto de o inmersi´n elemental: o Definici´n 1.5 Una inmersi´n elemental i : N −→ M entre dos modelos o o de un mismo lenguaje formal L es una inmersi´n tal que para toda f´rmula o o φ(x1 , . . . , xn ) de L se cumple V a1 · · · an ∈ N (N ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ φ[i(a1 ), . . . , i(an )]).

Diremos que N es un submodelo elemental de un modelo M (y lo representaremos por N ≺ M ) si N es un submodelo de M tal que la inclusi´n o es una inmersi´n elemental. A su vez esto equivale a que para toda f´rmula o o φ(x1 , . . . , xn ) de L se cumple V a1 · · · an ∈ N (N ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ φ[a1 , . . . , an ]). Ejemplo Consideremos a R como modelo del lenguaje de la teor´ de cuerpos. ıa Entonces Q es un W submodelo de R, pero no es un submodelo elemental. Por ejemplo, si φ(x) = y x = y · y entonces R ≤ φ[2] pero Q ≤ ¬φ[2].

Observemos que toda aplicaci´n i que conserve f´rmulas en el sentido de la o o definici´n de inmersi´n elemental es necesariamente una inmersi´n. En efecto, o o o para demostrar que conserva a una constante c basta considerar la f´rmula o x = c, para probar que conserva un relator n-´dico R basta considerar la f´rmula a o Rx1 · · · xn y para probar que conserva un funtor n-´dico f basta considerar la a f´rmula x = f x1 · · · xn . o Definici´n 1.6 Diremos que dos modelos M y N de un mismo lenguaje formal o L son elementalmente equivalentes si satisfacen las mismas sentencias, es decir, si para toda sentencia φ de L se cumple que Usaremos la notaci´n M ∼ N para indicar que M y N son isomorfos, y la o = notaci´n M ≡ N para indicar que son elementalmente equivalentes. Es claro o que si N ≺ M o si N ∼ M entonces N ≡ M . Pronto veremos ejemplos de que = el rec´ ıproco no es cierto. El teorema siguiente proporciona una caracterizaci´n muy importante de los o submodelos elementales. Su inter´s radica en que s´lo involucra la noci´n de e o o satisfacci´n en un modelo en vez de en dos. o M ≤ φ ↔ N ≤ φ.

10

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Teorema 1.7 Un subconjunto N ⊂ M de un modelo M de un lenguaje formal L es un submodelo elemental si y s´lo si para toda f´rmula φ(x, x1 , . . . , xn ) de o o L se cumple V W W a1 · · · an ∈ N ( a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ] → a ∈ N M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ]). ´ Demostracion: Veamos enW primer lugar que N es un submodelo. Si c es una constante de L entonces a ∈ M M ≤ (x = c)[a], luego por hip´tesis o W a ∈ N M ≤ (x = c)[a], lo que equivale a que M (c) ∈ N . Similarmente, si f es un funtor n-´dico de L y a1 , . . . , an ∈ N , entonces a W es claro que a ∈ W M ≤ x = f x1 · · · xn [a, a1 , . . . , an ], luego por hip´tesis M o tambi´n se cumple a ∈ N M ≤ x = f x1 · · · xn [a, a1 , . . . , an ], lo cual equivale a e que M (f )(a1 , . . . , an ) ∈ N . Esto prueba que N es ciertamente un submodelo de M . Por el teorema 1.4 tenemos que si t(x1 , . . . , xn ) es un t´rmino de L y a1 , . . . , an ∈ N , entonces e N (t)[a1 , . . . , an ] = M (t)[a1 , . . . , an ]. Ahora probamos que para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) de L y todos los o a1 , . . . , an ∈ N se cumple N ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ φ[a1 , . . . , an ]. Lo demostramos por inducci´n sobre φ. o Si φ = Rt1 · · · tm , entonces N ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ N (R)(N (t1 )[a1 , . . . , an ], . . . , N (tm )[a1 , . . . , an ]) Es inmediato comprobar que si el teorema vale para φ = α y para φ = β entonces vale para φ = ¬α y para φ = α → β. Supongamos finalmente que V φ = xα y que el teorema es v´lido para α. Seg´n acabamos de comentar, a u tambi´n vale para ¬α. Por consiguiente, e V V N ≤ xα[a1 , . . . , an ] ↔ a ∈ N N ≤ α[a, a1 , . . . , an ] W W ↔ ¬ a ∈ N N ≤ ¬α[a, a1 , . . . , an ] ↔ ¬ a ∈ N M ≤ ¬α[a, a1 , . . . , an ] W V ↔ ¬ a ∈ M M ≤ ¬α[a, a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ xα[a1 , . . . , an ]. El rec´ ıproco se demuestra por una inducci´n similar a la que acabamos de o realizar. Este teorema nos proporciona una t´cnica para construir submodelos elee mentales. Para ello necesitamos algunas definiciones: Definici´n 1.8 Sea M un modelo de un lenguaje formal L. Para cada f´rmula o o φ(x0 , . . . , xn ) con n + 1 variables libres (y cada ordenaci´n de las mismas) direo mos que una funci´n hφ : M n −→ M es una funci´n de Skolem para φ si cuando o o W a1 , . . . , an ∈ M y a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ] entonces M ≤ φ[hφ (a1 , . . . , an ), a1 , . . . , an ]. ↔ M (R)(M (t1 )[a1 , . . . , an ], . . . , M (tm )[a1 , . . . , an ]) ↔ M ≤ φ[a1 , . . . , an ].

1.1. Elementos de la teor´ de modelos ıa

11

Claramente toda f´rmula φ con al menos dos variables libres tiene una o funci´n de Skolem, que en general no ser´ unica. Seleccionamos una funci´n o a ´ o de Skolem hφ para cada f´rmula de L con al menos dos variables y para cada o ordenaci´n posible de las mismas. o S Si X ⊂ M definimos N0 (X) = X y Nk+1 (X) = Nk (X) ∪ hφ [Nk (X)],
φ

donde hay que entender que si la f´rmula φ tiene n + 1 variables libres entonces o hφ [Nk (X)] es en realidad hφ [Nk (X)n ]. El n´cleo de Skolem de X en M (respecto u a las funciones de Skolem escogidas) es S N (X) = Nk (X).
k∈ω

Teorema 1.9 Si M es un modelo de un lenguaje formal L y X ⊂ M es un conjunto no vac´ entonces X ⊂ N (X) ≺ M y |N (X)| = |X| · |L|. ıo,

´ Demostracion: Es claro que el cardinal del conjunto de f´rmulas de L o (con al menos dos variables libres) es exactamente |L|. Al multiplicarlas por el n´mero de ordenaciones posibles de sus variables (que es finito) seguimos u teniendo el mismo cardinal. Por lo tanto hay |L| funciones de Skolem. De aqu´ ı se sigue f´cilmente que |N (X)| = |X| · |L|. S´lo queda probar que N (X) ≺ M . a o Usaremos el teorema anterior. Para ello tomamos una f´rmula φ(x, x1 , . . . , xn ) o junto con a1 , . . . , an ∈ N (X) y suponemos que W a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ]. No perdemos generalidad si suponemos que n ≥ 1, pues en caso contrario cambiamos φ(x) por φ(x) ∧ x1 = x1 , y tomamos cualquier a1 ∈ N (X). Existir´ a un k ∈ ω tal que a1 , . . . , an ∈ Nk (X). Por lo tanto a = hφ (a1 , . . . , an ) ∈ N (X) cumple a ∈ N (X) ∧ M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ]. En particular tenemos: Teorema 1.10 (Teorema de L¨wenheim-Skolem) Si M es un modelo de o un lenguaje formal L entonces M tiene un submodelo elemental de cardinal menor o igual que |L|. El lenguaje de la teor´ de conjuntos es numerable, luego del teorema anterior ıa se sigue que a partir de un modelo de la teor´ de conjuntos podemos extraer otro ıa modelo numerable. Hacen falta pocos medios para “enga˜ar” a un matem´tico: n a con una cantidad numerable de objetos y una relaci´n de pertenencia definida o adecuadamente podemos hacer creer a cualquier matem´tico que est´ viendo a a todos los conjuntos. M´s adelante volveremos sobre esto. a Ejemplo Si consideramos a R como modelo de los axiomas de cuerpo ordenado (que pertenecen a un lenguaje formal numerable), el teorema anterior demuestra que R tiene un submodelo elemental numerable M . En particular M ≡ R pero M ∼ R. Se cumple que M es un subcuerpo numerable de R. Es f´cil ver que ha 6= a

12

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

de contener a todos los n´meros algebraicos. Por otra parte, ning´n subcuerpo u u de R es completo para el orden, por lo que M ha de tener subconjuntos acotados que no tienen supremo. Esto muestra que la completitud no es expresable mediante una f´rmula del o lenguaje de los cuerpos ordenados. La raz´n es que involucra una cuantificaci´n o o de tipo “para todo subconjunto de M ”, mientras que las f´rmulas s´lo pueden o o admiten cuantificaciones del tipo “para todo elemento de M ”. Lo m´ximo que a podemos decir de M en lo tocante a la completitud es que todo subconjunto de M no vac´ definible mediante una f´rmula y acotado superiormente tiene ıo, o supremo. La definici´n del n´cleo de Skolem no es constructiva por la elecci´n arbitrao u o ria de las funciones de Skolem. El teorema siguiente nos da una representaci´n o de los elementos de un n´cleo de Skolem que compensa en parte este inconveu niente. Primero necesitamos una definici´n. o Definici´n 1.11 Sea M un modelo de un lenguaje formal L. Supongamos o escogidas unas funciones de Skolem para M . Sea L el lenguaje formal que resulta de a˜adirle a L un funtor Fφ por cada funci´n de Skolem hφ . Es claro n o que M se convierte en un modelo de L sin m´s que establecer M (Fφ ) = hφ . a Los t´rminos de L construidos unicamente con variables y funtores Fφ se llaman e ´ t´rminos de Skolem. e Teorema 1.12 Sea M un modelo de un lenguaje formal L y X un subconjunto no vac´ Entonces ıo. N (X) = {M (t)[a1 , . . . , an ] | t es un t´rmino de Skolem ∧ a1 , . . . , an ∈ X}. e ´ Demostracion: Veamos que M (t)[a1 , . . . , an ] ∈ N (X) por inducci´n sobre o la longitud de t. Si t = xi es una variable entonces M (t)[a1 , . . . , an ] = ai ∈ X. Si t = Fφ t1 · · · tm , donde cada ti es un t´rmino de Skolem, entonces e M (t)[a1 , . . . , an ] = hφ (M (t1 )[a1 , . . . , an ], . . . , M (tm )[a1 , . . . , an ]). Por hip´tesis de inducci´n cada M (ti )[a1 , . . . , an ] est´ en N (X), luego too o a dos ellos est´n en un cierto Nk (X), para un n´mero natural k suficientemente a u grande, y entonces es claro que M (t)[a1 , . . . , an ] ∈ Nk+1 (X).

Rec´ ıprocamente, vamos a probar por inducci´n sobre k que cada Nk (X) est´ o a contenido en el conjunto del enunciado. Para k = 0 es trivial. Si vale para k, tomamos a ∈ Nk+1 (X) y distinguimos dos casos: si a ∈ Nk (X) concluimos por hip´tesis de inducci´n; en caso contrario a ∈ hφ [Nk (X)], para cierta funci´n de o o o Skolem hφ , es decir, existen b1 , . . . , bm ∈ Nk (X) tales que a = hφ (b1 , . . . , bm ). Por hip´tesis de inducci´n bi = M (ti )[a1 , . . . , an ], para ciertos a1 , . . . , an ∈ X y o o ciertos t´rminos de Skolem ti . Por consiguiente e a = M (Fφ )(M (t1 )[a1 , . . . , an ], . . . , M (tm )[a1 , . . . , an ]) luego se cumple la conclusi´n con el t´rmino de Skolem t = Fφ t1 · · · tm . o e Como aplicaci´n demostramos lo siguiente: o = M (Fφ t1 · · · tm )[a1 , . . . , an ],

1.2. Modelos de ZFC

13

Teorema 1.13 Sea M un modelo de un lenguaje formal L y X un subconjunto no vac´ Sea N = N (X). Entonces las restricciones a N de las funciones de ıo. Skolem de M son funciones de Skolem para N y el n´cleo de Skolem de X en u N respecto a estas restricciones es N . ´ Demostracion: Si φ(x0 , x1 , . . . , xn ) es una f´rmula de L (con una ordeo naci´n de sus variables), es claro que hφ |N n : N n −→ N . Como N ≺ M , si o a1 , . . . , an ∈ N y W a ∈ N N ≤ φ[a, a1 , . . . , an ], tambi´n e luego W a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ],

M ≤ φ[hφ (a1 , . . . , an ), a1 , . . . , an ], N ≤ φ[hφ (a1 , . . . , an ), a1 , . . . , an ].

y de nuevo porque N ≺ N concluimos que Esto prueba que hφ es una funci´n de Skolem para φ en N . Por el teorema o anterior, si a ∈ N entonces a = M (t)[a1 , . . . , an ], donde t es un t´rmino de e Skolem y a1 , . . . , an ∈ X. Ahora bien, es claro que N es un submodelo de M (no necesariamente elemental) cuando consideramos a ambos como modelos de L, luego por el teorema 1.4 tenemos que a = N (t)[a1 , . . . , an ], luego el teorema anterior nos da que a est´ en el n´cleo de Skolem de X en N . a u

1.2

Modelos de ZFC

Nos ocupamos ahora del lenguaje formal que m´s nos va a interesar, el de la a teor´ de conjuntos. Hemos de trabajar con ´l tanto a nivel metamatem´tico, ıa e a es decir, con el lenguaje real con el que escribimos los teoremas que demostramos, como a nivel matem´tico, o sea, en el sentido de la secci´n anterior. Para a o evitar confusiones llamaremos Lm al lenguaje metamatem´tico y L0 al lenguaje a en el sentido de la secci´n anterior. As´ metamatem´ticamente Lm es un leno ı, a guaje formal y matem´ticamente no existe. Metamatem´ticamente L0 es un a a designador de Lm y matem´ticamente L0 es una ´ctupla ordenada. a o Aunque, seg´n hemos convenido en la secci´n anterior, L0 no tiene desu o criptor, el lenguaje metamatem´tico Lm s´ lo tiene, pues de lo contrario no a ı podr´ ıamos definir conceptos tan elementales como V {x, y} ≡ z | u(u ∈ z ↔ u = x ∨ u = y).

Tomaremos como axioma que (x|x = x) = ∅. Aunque esto es formalmente un axioma, en realidad es una definici´n: estamos conviniendo en que todo lo o que est´ mal definido es por definici´n el conjunto vac´ As´ toda formula es e o ıo. ı, equivalente a otra con las mismas variables libres y sin descriptores. Aunque esto est´ probado en [8.15], puesto que vamos a usarlo con cierta frecuencia a daremos aqu´ una prueba sencilla: ı

14

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Teorema 1.14 Para cada f´rmula α de Lm existe otra f´rmula α0 con las miso o mas variables libres y sin descriptores de modo que a partir del axioma de exV tensionalidad y de u u ∈ x|(x = x), se demuestra que α ↔ α0 . /

´ Demostracion: Sean x1 |φ1 , . . . , xr |φr las descripciones que aparecen en α. Sea α la f´rmula que resulta de cambiar cada una de ellas por una variable ˜ o nueva yi . Entonces es claro que W α ↔ y1 · · · yr (y1 = x1 |φ1 ∧ · · · ∧ yr = xr |φr ∧ α). ˜

Esta equivalencia es puramente l´gica, no requiere ning´n axioma conjuno u tista. Basta tomar como α0 la f´rmula que resulta de sustituir cada yi = xi |φi o por 1 V W V xi (φi ↔ xi = yi ) ∨ (¬ xi φi ∧ u u ∈ yi ). / Cada f´rmula sin descriptores α de Lm tiene asociado un designador pαq o tal que, en ZFC, se demuestra que pαq es una f´rmula de L0 . Por ejemplo, si o α ≡ x = y, entonces φ = px = yq es la sucesi´n de dominio 3 tal que φ(0) = p=q, o φ(1) = pxq y φ(2) = pyq. Un modelo de L0 est´ completamente determinado por un par (M, R), donde a M es un conjunto no vac´ y R ⊂ M × M . Concretamente, este par determina ıo el modelo en el que M (p∈q) = R. Un modelo natural es un modelo M de L0 en el que la relaci´n R es simo plemente {(x, y) ∈ M × M | x ∈ y}. De este modo, cada conjunto no vac´ ıo determina un unico modelo natural. ´ Un modeloV transitivo es un modelo natural M que adem´s es transitivo, es a decir, cumple x ∈ M x ⊂ M . Por el axioma de regularidad, la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada o a en todo conjunto M , luego el teorema del colapso de Mostowski [12.19] implica que todo modelo natural es isomorfo a un unico modelo transitivo. ´

Eligiendo equivalentes sin descriptores de los axiomas de ZFC podemos definir el conjunto pZF Cq ⊂ Form L0 , pero el segundo teorema de incompletitud implica que no es posible demostrar en ZFC la existencia de un modelo M que cumpla M ≤ pZF Cq. La pr´ctica totalidad de las pruebas de consistencia que vamos a obtener se a basan en la posibilidad de “burlar” parcialmente al segundo teorema de incompletitud mediante la t´cnica que vamos a desarrollar a continuaci´n. Puesto que e o en ocasiones tendremos que trabajar con modelos en los que no se cumplan algunos de los axiomas de ZFC, conviene saber qu´ axiomas necesitamos en cada e contexto. Mientras no digamos lo contrario trabajaremos en NBG∗ , es decir, en NBG sin los axiomas de infinitud, partes, regularidad y elecci´n, pero m´s o a adelante necesitaremos comprender que toda la teor´ tiene sentido igualmente ıa en ZF∗ . Aunque l´gicamente este cap´ o ıtulo ser´ el indicado para discutir c´mo ıa o

1.2. Modelos de ZFC

15

y hasta qu´ punto es posible eliminar toda alusi´n a clases propias, por razones e o did´cticas pospondremos el problema hasta el cap´ a ıtulo siguiente (secci´n 2.4) o para contar con ejemplos concretos. La idea b´sica de la teor´ es que “casi” podemos afirmar que la clase unia ıa versal cumple V ≤ pZF Cq. El problema es que la definici´n de satisfacci´n en o o un modelo exige que el universo sea un conjunto, pues en caso contrario no es l´ ıcito aplicar el teorema de recursi´n mediante el cual definimos ≤. Sin embargo, o s´ que podemos definir qu´ significa que una clase propia satisfaga una f´rmula ı e o metamatem´tica. a Definici´n 1.15 Fijadas tres variables M , R y d de Lm , para cada expresi´n o o θ de Lm que no contenga a estas variables definimos como sigue una expresi´n o θM Rd —llamada la relativizaci´n de θ a (M, R, d)— con las mismas variables o libres que θ m´s tal vez M , R y d: a a) xM Rd ≡ x, b) (t1 = t2 )M Rd ≡ tM Rd = tM Rd , 1 2 c) (t1 ∈ t2 )M Rd ≡ tM Rd R tM Rd ≡ (tM Rd , tM Rd ) ∈ R, 1 2 1 2 d) (¬α)M Rd ≡ ¬αM Rd , (α → β)M Rd ≡ αM Rd → β M Rd , V V e) ( xα)M Rd ≡ x ∈ M αM Rd ,
1 W f) (x|α)M Rd ≡ x|(x ∈ M ∧ ( x ∈ M αM Rd ∧ αM Rd ) ∨ 1 W (¬ x ∈ M αM Rd ∧ x = d)).

De este modo, si θ es una f´rmula (metamatem´tica) entonces θM Rd es la o a f´rmula que significa que θ es verdadera en el modelo de universo M , donde el o relator ∈ se interpreta como la relaci´n R y donde la descripci´n impropia es o o d. Por ejemplo, t1 ∈ t2 es verdadera respecto a (M, R, d) si el objeto denotado por t1 (o sea, tM Rd ) est´ relacionado con el objeto denotado por t2 . El objeto a 1 denotado por x|α es el unico elemento de M que hace verdadera a α si es que ´ existe o d si no existe. etc. La diferencia respecto a la definici´n de satisfacci´n que ten´ o o ıamos es que ahora M puede ser una clase propia. El precio que hemos pagado es que ahora θ ha de ser un objeto metamatem´tico, es decir, algo que no existe como conjunto, a V por lo que no tendr´ ning´n sentido escribir, por ejemplo, θ(· · ·). ıa u Notemos ante todo de que de la definici´n anterior se siguen inmediatamente o las identidades (α ∨ β)M Rd ≡ αM Rd ∨ β M Rd , (α ∧ β)M Rd ≡ αM Rd ∧ β M Rd ,

(α ↔ β)M Rd ≡ αM Rd ↔ β M Rd ,

16

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

as´ como las equivalencias l´gicas ı o W W ( xα)M Rd ↔ x ∈ M αM Rd ,
1 1 W W ( xα)M Rd ↔ x ∈ M αM Rd .

Tambi´n es clara la relaci´n entre la relativizaci´n y la sustituci´n: e o o o (St θ)M Rd ≡ St x x
M Rd

θM Rd .

Definici´n 1.16 Si α(x1 , . . . , xn ) es una f´rmula de Lm , definimos o o V (M, R, d) ≤ α ≡ R ⊂ M × M ∧ d ∈ M ∧ x1 · · · xn ∈ M αM Rd .

M´s en general, si Γ es una colecci´n finita de f´rmulas de Lm y α es la a o o conjunci´n de todas ellas, definimos (M, R, d) ≤ Γ ≡ (M, R, d) ≤ α. o As´ tenemos dos definiciones de “verdad”: una valida para f´rmulas maı o tem´ticas sin descriptores (aunque podr´ a ıamos haber incluido los descriptores si hubi´ramos querido) y otra v´lida para f´rmulas metamatem´ticas con descripe a o a tores. La primera s´lo tiene sentido para modelos que sean conjuntos mientras o que la segunda vale para clases arbitrarias, la primera tiene sentido para conjuntos arbitrarios de f´rmulas y la segunda s´lo para colecciones (metamatem´ticas) o o a finitas de f´rmulas. o El teorema siguiente muestra que donde ambas definiciones tienen sentido son equivalentes. Notemos que requiere el axioma de infinitud pues ´ste es e necesario para definir L0 . Teorema 1.17 Sea α(x1 , . . . , xn ) una f´rmula de Lm sin descriptores. Entono ces en NBG∗ + AI se demuestra: Si (M, R) es un modelo de L0 , d ∈ M y a1 , . . . , an ∈ M , entonces (M, R) ≤ pαq[a1 , . . . , an ] ↔ αM Rd (a1 , . . . , an ). En particular (M, R) ≤ pαq ↔ (M, R, d) ≤ α. ´ Demostracion: Por inducci´n sobre la longitud de α. Si α ≡ xi ∈ xj o o α ≡ xi = xj entonces ambos miembros equivalen a ai ∈ aj o ai = aj . Es inmediato comprobar que si elV teorema vale para α y β tambi´n vale para ¬α y e α → β. Supongamos que α ≡ xβ y que el teorema vale para β. Entonces V V (M, R) ≤ p xβq[a1 , . . . , an ] ↔ a ∈ M (M, R) ≤ pβq[a, a1 , . . . , an ] ↔ V V a ∈ M β M Rd (a, a1 , . . . , an ) ↔ ( xβ)M Rd (a1 , . . . , an ).

Ahora hemos de analizar con detalle el funcionamiento del nuevo concepto de satisfacci´n que hemos introducido. o

1.2. Modelos de ZFC

17

Teorema 1.18 Sea t(x1 , . . . , xn ) un t´rmino de Lm . Entonces en NBG∗ se e demuestra: V V M Rd x1 · · · xn ∈ M (R ⊂ M × M ∧ d ∈ M → tM Rd ∈ M ).

´ Demostracion: Es evidente: si t = xi es una variable tM Rd = xi ∈ M por hip´tesis, si t ≡ x|α, entonces tM Rd est´ definido como el unico x ∈ M o a ´ que cumple αM Rd si existe tal x o como d ∈ M si no existe. En cualquier caso tM Rd ∈ M . Los tres teoremas siguientes son la base de todas las demostraciones de consistencia que vamos a dar. Lo fundamental en ellos es el car´cter constructivo a de las pruebas. Teorema 1.19 Sea γ(x1 , . . . , xn ) un teorema l´gico. Entonces en NBG∗ se o demuestra: V M Rd(R ⊂ M × M ∧ d ∈ M → (M, R, d) ≤ γ).

´ Demostracion: En primer lugar hemos de probarlo para los axiomas l´gicos (en el sentido de la [secci´n 2.1]). La prueba es rutinaria, as´ que veremos o o ı s´lo algunos casos: o Si γ ≡ α → (β → α), entonces γ M Rd ≡ αM Rd → (β M Rd → αM Rd ) es tambi´n un axioma l´gico del mismo tipo, luego es un teorema de NBG∗ , y e o V tambi´n lo es x1 · · · xn ∈ M γ M Rd , que es lo que hab´ e ıamos de probar. V V Si γ ≡ x(α → β) → (α → xβ), donde la variable x no est´ libre en α, la a relativizaci´n es o V V γ M Rd ≡ x ∈ M (αM Rd → β M Rd ) → (αM Rd → x ∈ M β M Rd ). teorema: para demostrarlo suponemos V Ahora bien, es claro que esto es un M Rd x ∈ M (αM Rd → β M Rd ), suponemos α y suponemos x ∈ M . Entonces las hip´tesis nos dan β M Rd , como hab´ que probar. o ıa V Si γ ≡ x(x = t → α) ↔ St α, donde x no est´ libre en t, entonces a x V M Rd γ M Rd ≡ x ∈ M (x = tM Rd → αM Rd ) ↔ St αM Rd . x V Hemos de probar que x1 · · · xn ∈ M γ M Rd . Ahora bien, bajo la hip´tesis o x1 , . . . xn ∈ M , el teorema anterior nos da que tM Rd ∈ M , y entonces es claro que ambos miembros afirman que tM Rd cumple αM Rd . 1 W Si γ ≡ ¬ xα → (x|α) = (y|y = y), entonces Ahora bien, esto se cumple por la definici´n de (x|α)M Rd . o
1 W γ M Rd ↔ (¬ x ∈ M αM Rd → (x|α)M Rd = d).

Una vez comprobados los ocho tipos de axiomas demostramos el teorema por inducci´n sobre la longitud de una demostraci´n de γ. Si γ se demuestra o o

18

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

en una l´ ınea entonces es un axioma, luego el teorema ya est´ probado para a γ. Si se demuestra en m´s de una l´ a ınea (y no es un axioma), se deducir´ por a modus ponens o por generalizaci´n a partir de l´ o ıneas previas que, por hip´tesis o de inducci´n, cumplen el teorema. o Si γ se deduce de α y α → γ, entonces tenemos V V x1 · · · xn ∈ M αM Rd ∧ x1 · · · xn ∈ M (αM Rd → γ M Rd ), de donde se sigue obviamente la conclusi´n. o V V Si γ ≡ xα y V tenemos x1 · · · xn x ∈ M αM Rd por hip´tesis de inducci´n, o o esto es, de hecho, x1 · · · xn ∈ M γ M Rd .

En definitiva, la demostraci´n del teorema anterior nos proporciona una o demostraci´n expl´ o ıcita de (M, R, d) ≤ γ a partir de una demostraci´n l´gica de o o γ. Ahora un leve refinamiento nos da el teorema principal: Teorema 1.20 Sea Γ una colecci´n finita de sentencias de Lm y α una f´rmula o o de Lm tal que Γ ` α. Entonces en NBG∗ se demuestra: V M Rd((M, R, d) ≤ Γ → (M, R, d) ≤ α).

´ Demostracion: Sea γ la conjunci´n de todas las sentencias V Γ y sean o de y1 , . . . , ym las variables libres en α. Entonces por generalizaci´n γ ` y1 · · · ym α, o V y por el teorema de deducci´n ` γ → y1 · · · ym α. Por el teorema anterior en o NBG∗ se demuestra V γ M Rd → y1 · · · ym ∈ M αM Rd . V El antecedente es (M, R, d) ≤ Γ, luego concluimos y1 · · · ym ∈ M αM Rd , que es precisamente (M, R, d) ≤ α. Insistimos en que la prueba es completamente constructiva: a partir de una demostraci´n de α a partir de Γ y de una demostraci´n de (M, R, d) ≤ Γ en o o NBG∗ sabemos construir expl´ ıcitamente una demostraci´n de (M, R, d) ≤ α en o NBG∗ . Como consecuencia obtenemos el esquema general de una prueba de consistencia: Teorema 1.21 Sea T una extensi´n de NBG∗ y Γ una colecci´n finita de o o W f´rmulas de Lm . Si T es consistente y ` M Rd((M, R, d) ≤ Γ), entonces Γ o T es consistente. ´ Demostracion: Si Γ fuera contradictorio se cumplir´ por ejemplo, que ıa, Γ ` ∅ 6= ∅. El teorema anterior nos da una prueba en T de (M, R, d) ≤ ∅ 6= ∅, es decir ` ∅M Rd 6= ∅M Rd , lo cual es una contradicci´n en T . o
T

As´ pues, ¿c´mo se demuestra que si ZFC es consistente tambi´n lo es ı o e ZFC+2ℵ0 = ℵ1 ? Basta probar que para cualquier conjunto finito Γ de axiomas de ZFC, en NBG se demuestra W M Rd (M, R, d) ≤ Γ ∪ {2ℵ0 = ℵ1 }.

1.3. El teorema de reflexi´n o

19

Con esto podemos asegurar que si ZFC+2ℵ0 = ℵ1 fuera contradictorio, entones NBG y, por consiguiente, ZFC tambi´n lo ser´ ya que la prueba de una e ıa, contradicci´n usar´ unicamente una cantidad finita Γ de axiomas de ZFC y o ıa ´ podr´ ıamos usar el teorema anterior para encontrar una contradicci´n en NBG. o En la pr´ctica, para no hablar constantemente de “colecciones finitas arbia trarias de axiomas de ZFC”, adoptaremos el siguiente convenio: Cuando en la tesis de un teorema digamos que (M, R, d) ≤ ZFC, habr´ que entender que para cada colecci´n finita Γ de axiomas de a o ZFC podemos probar que (M, R, d) ≤ Γ; cuando esta misma afirmaci´n aparezca en las hip´tesis de un teorema habr´ que entender o o a que si Γ es una colecci´n finita suficientemente grande de axiomas o de ZFC y (M, R, d) ≤ Γ, entonces se cumple la tesis del teorema. Finalmente, si un teorema es de la forma: “si (M, R, d) ≤ ZFC entonces (M 0 , R0 , d0 ) ≤ ZFC” habr´ que entender que para cada coa lecci´n finita Γ de axiomas de ZFC existe otra colecci´n ∆ tal que o o si (M, R, d) ≤ ∆ entonces (M 0 , R0 , d0 ) ≤ Γ.

1.3

El teorema de reflexi´n o

En esta secci´n trabajaremos unicamente con modelos naturales, es decir, o ´ con clases M en las que la relaci´n R ser´ la relaci´n de pertenencia usual: o a o R = {(u, v) ∈ M × M | u ∈ v}. Convendremos tambi´n que d = ∅ (lo cual e presupone que ∅ ∈ M ). V De este modo, una relativizaci´n θM se calcula simplemente cambiando “ x” o V W por “ x ∈ M ” y “x|” por “x|(x ∈ M ∧ · · ·)” (y por consiguiente “ x” por W “ x ∈ M ”). El relator ∈ no hay que modificarlo.

En efecto, en lo tocante al descriptor, notemos que ciertamente se cumple (x|α)M = x|(x ∈ M ∧ αM ), pues si no existe un unico x ∈ M que cumple αM ´ esta expresi´n es x|(x = x), o sea, ∅, o sea, d. o En particular, relativizar a la clase universal V es simplemente exigir que cada variable ligada recorra unicamente conjuntos, por lo que si α es una sen´ tencia que s´lo hace referencia a conjuntos, es claro que α ↔ αV . o Ahora bien, los axiomas de ZFC s´lo hacen referencia a conjuntos, por lo o que claramente se cumplen en V. Por ejemplo, el axioma de infinitud es AI ≡ W f x(f : x −→ x inyectiva y no suprayectiva),

W su relativizaci´n ser´ AIV ≡ f x ∈ V(· · ·), y es claro que al acotar por V o a todas las variables ligadas que aparecen en la definici´n de aplicaci´n inyectiva o o y aplicaci´n suprayectiva no estamos introduciendo restricci´n alguna, de modo o o que AIV afirma simplemente que existe un conjunto infinito, lo cual es verdad. Lo mismo sucede con los dem´s axiomas de ZFC. a

20

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

As´ pues, se cumple que V es un modelo de ZFC, entendiendo esto seg´n ı u hemos explicado en la secci´n anterior: podemos demostrar1 que V cumple cada o axioma de ZFC, pero lo m´ximo que podemos hacer es juntar un n´mero finito a u de pruebas en una sola, con lo que tenemos teoremas que dicen que V cumple cualquier colecci´n finita de axiomas de ZFC, pero no disponemos de un teorema o que afirme simult´neamente que los cumple todos. a Aparentemente de esto no sacamos nada importante. A fin de cuentas, lo unico que estamos diciendo es que la totalidad de los conjuntos cumple los ´ axiomas de la teor´ de conjuntos. No obstante, el hecho de que hayamos podido ıa dar sentido al hecho de que V es un modelo es importante, pues, como veremos enseguida, de aqu´ vamos a deducir la existencia de modelos de ZFC que son ı conjuntos transitivos. Para ello demostraremos una versi´n metamatem´tica o a del teorema de L¨wenheim-Skolem. En primer lugar necesitamos la versi´n o o metamatem´tica del teorema 1.7. El enunciado se complica ligeramente porque, a por una parte, hemos de considerar una cantidad finita de f´rmulas y, por otra, o nuestro lenguaje tiene ahora descriptor. Trabajamos en NBG∗ m´s el axioma a de infinitud. Definici´n 1.22 Diremos que una expresi´n θ(x1 , . . . , xn ) de Lm es absoluta o o para M − N si V x1 · · · xn ∈ M (θM (x1 , . . . , xn ) = θN (x1 , . . . , xn )) si θ es un t´rmino o e V x1 · · · xn ∈ M (θM (x1 , . . . , xn ) ↔ θN (x1 , . . . , xn )) si θ es una f´rmula. o

Diremos que una sucesi´n θ1 , . . . , θk de expresiones de Lm es adecuada si o toda subexpresi´n de cada θi es de la forma θj , con j < i y si θi ≡ x|α, entonces o 1 W existe un j < i tal que θj ≡ xα. Es claro que toda sucesi´n finita de f´rmulas de Lm se puede extender hasta o o una sucesi´n adecuada de expresiones de Lm . o Teorema 1.23 Sea θ1 , . . . , θk una sucesi´n adecuada de f´rmulas de Lm . Eno o tonces, en NBG∗ se demuestra: Si M ⊂ N son dos clases cualesquiera tales que ∅ ∈ M y para toda f´rmula o V θi que sea de la forma xα(x, x1 , . . . , xn ) se cumple V W W x1 · · · xn ∈ M ( x ∈ N ¬αN (x, x1 , . . . , xn ) → x ∈ M ¬αN (x, x1 , . . . , xn )), entonces todas las expresiones de la sucesi´n son absolutas para M − N . o
1 M´s a

precisamente, usando el axioma de infinitud de NBG probamos que V cumple el axioma de infinitud de ZFC, usando el axioma de partes de NBG probamos que V cumple el axioma de partes de ZFC, etc. En particular en NBG−AE podemos demostrar que V≤ ZF.

1.3. El teorema de reflexi´n o

21

´ Demostracion: Un poco m´s en general, en lugar de suponer ∅ ∈ M basta a tomar un mismo d ∈ M como descripci´n impropia tanto de M como de N . o Vamos a demostrar por inducci´n sobre i que cada θi es absoluta para M − N . o De hecho, todas las posibilidades para θi se tratan de forma evidente salvo los V casos θi ≡ Vxα y θi ≡ x|α. Veamos, pues, estos dos. Si θi ≡ xα, por hip´tesis de inducci´n tenemos que o o V xx1 · · · xn ∈ M (αM ↔ αN ). V V V Obviamente entonces, x1 · · · xn ∈ M (( xα)N → ( xα)M ). Por otra parte, al combinar la hip´tesis del teorema con la hip´tesis de inducci´n teo o o nemos la implicaci´n contraria. o Supongamos ahora que θi ≡ x|α. El hecho de que la sucesi´n dada sea o 1 W adecuada nos da entonces la hip´tesis de inducci´n para xα, es decir, o o Fijados x1 , . . . , xn ∈ M , o bien no se da ninguna de las dos equivalenM N cias, en cuyo caso θi = d = θi , o bien se dan ambas. Sea x ∈ M el unico ´ M que cumple α (x, x1 , . . . , xn ). Por la hip´tesis de inducci´n sobre α tambi´n o o e αN (x, x1 , . . . , xn ), es decir, el unico elemento de M que cumple αM es el unico ´ ´ elemento de N que cumple αN , luego (x|α)M = (x|α)N . El teorema de reflexi´n es un caso particular del teorema siguiente: o Teorema 1.24 Sean φ1 , . . . , φr f´rmulas de Vm . Sea {Zα }α∈Ω una sucesi´n de o L o V S S conjuntos tal que αβ(α ≤ β → Zα ⊂ Zβ ) y λ Zλ = Zδ . Sea Z = Zα .
δ<λ α∈Ω
1 1 V W W x1 · · · xn ∈ M ( x ∈ M αM ↔ x ∈ N αN ).

Entonces para cada ordinal α existe un ordinal l´ ımite λ > α tal que φ1 , . . . , φr son absolutas para Zλ − Z.

´ Demostracion: Se entiende que tomamos como descripci´n impropia para o todas las relativizaciones un mismo d ∈ Zα . La idea de la prueba es la misma que la del teorema de L¨wenheim-Skolem, s´lo que no necesitamos el axioma de o o elecci´n porque vamos a elegir ordinales. Extendemos la sucesi´n de f´rmulas o o o dada a una sucesi´n adecuada de expresiones θ1 , . . . , θk . o V Para cada ´ ındice i tal que θi ≡ xψ(x, x1 , . . . , xn ), con n ≥ 1, definimos la funci´n Gi : Z n −→ Ω tal que Gi (x1 , . . . , xn ) es el m´ ınimo ordinal η tal W o que x ∈ Zη ¬ψ Z (x, x1 , . . . , xn ) si existe tal η y Gi (x1 , . . . , xn ) = 0 en caso contrario. Definimos Fi : Ω −→ Ω mediante S Fi (ξ) = Gi (y).
n y∈Zξ

V Si θi ≡ xψ(x), sin variables libres, definimos Fi : Ω −→ Ω de modo que W Fi (ξ) es el m´ ınimo ordinal η tal que x ∈ Zη ¬ψ Z (x) o bien Fi (ξ) = 0 si no existe tal η.

22

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Para los ´ ındices i tales que θi no es una generalizaci´n definimos Fi como la o funci´n nula. Dado α ∈ Ω, definimos una sucesi´n {βp }p∈ω mediante o o βp+1 = (βp + 1) ∪ F1 (βp ) ∪ · · · ∪ Fk (βp ). S Como la sucesi´n es estrictamente creciente, λ = o βp es un ordinal l´ ımite,
p∈ω

β0 = α,

obviamente λ > α. Vamos a probar que cumple lo pedido. De la construcci´n o se sigue que si δ ≤ ≤ entonces Fi (δ) ≤ Fi (≤). A su vez esto implica que si δ < λ entonces Fi (δ) < λ. En efecto, existe un p ∈ ω tal que δ < βp , con lo que Fi (δ) ≤ Fi (βp ) ≤ βp+1 < λ. Para probar que las expresiones θi son absolutas para Zλ − Z aplicamos el V teorema anterior. Suponemos que θi ≡ xψ(x, x1 , . . . , xn ) (tal vez n = 0) y hemos de probar que V W W x1 · · · xn ∈ Zλ ( x ∈ Z¬ψ Z (x, x1 , . . . , xn ) → x ∈ Zλ ¬ψ Z (x, x1 , . . . , xn )).

Fijamos x1 , . . . , xn ∈ Zλ (en el caso en que n 6= 0). Entonces existe un ordinal δ < λ tal que x1 , . . . , xn ∈ Zδ . Sea η < λ el m´ ınimo ordinal tal que W x ∈ Zη ¬ψ Z (x, x1 , . . . , xn ). Si n > 0 entonces η = Gi (x1 , . . . , xn ) ≤ Fi (δ) < λ y si n = 0 entonces η = Fi (0) < λ. En cualquier caso tenemos que Zη ⊂ Zλ , luego concluimos que W x ∈ Zλ ¬ψ Z (x, x1 , . . . , xn ), como ten´ ıamos que probar.

Si suponemos el axioma de regularidad y el axioma de partes, el teorema anterior se aplica a la sucesi´n o S V= Vα .
α∈Ω

As´ tenemos el teorema de reflexi´n propiamente dicho: ı o

Teorema 1.25 (Teorema de reflexi´n) Si φ1 , . . . , φr son f´rmulas de Lm , o o entonces en NBG-AE se demuestra que para todo ordinal α existe un ordinal l´ ımite λ > α tal que las f´rmulas dadas son absolutas para Vλ −V. o En particular, puesto que V es un modelo de ZFC, vemos que existen conjuntos transitivos que son modelos de (cualquier porci´n finita de) ZFC. Esto o tiene una consecuencia interesante: Sabemos que NBG es finitamente axiomatizable, mientras que la unica axiom´tica que conocemos para ZF tiene infinitos ´ a axiomas (a causa del esquema de reemplazo). Ahora podemos probar que esto es as´ necesariamente. ı Teorema 1.26 Ninguna extensi´n consistente de ZF es finitamente axiomatio zable. ´ Demostracion: M´s exactamente, lo que vamos a demostrar es que si a Γ = {γ1 , . . . , γn } es una colecci´n finita de f´rmulas de Lm entre cuyas conseo o cuencias est´n todos los axiomas (y, por consiguiente, todos los teoremas) de a

1.3. El teorema de reflexi´n o

23

ZF, entonces Γ es contradictoria. Podemos suponer que Γ contiene los axiomas de extensionalidad y del conjunto vac´ y entonces podemos sustituir cada ıo, f´rmula de Γ por otra equivalente sin descriptores (sin perder la consistencia). o Por el teorema anterior (que es consecuencia de Γ) existe un modelo transitivo M = Vλ tal que M ≤ Γ. Por el teorema 1.17 concluimos que M ≤ pΓq, donde pΓq = {pγ1q, . . . , pγnq}. W En definitiva, Γ ` M (M ≤ pΓq), pero de aqu´ se sigue Γ ` Consis pΓq, ı y el segundo teorema de incompletitud de G¨del implica entonces que Γ es o contradictoria. Combinando el teorema de reflexi´n con el teorema de L¨wenheim-Skolem o o y con el teorema del colapso de Mostowski obtenemos la versi´n numerable del o teorema de reflexi´n: o Teorema 1.27 Si Γ es una colecci´n finita de sentencias de Lm , en ZFC se o demuestra que existe un modelo transitivo numerable M de ZFC tal que las sentencias de Γ son absolutas para M − V. ´ Demostracion: A˜adimos a Γ cualquier colecci´n finita de axiomas de n o ZFC que queramos que cumpla el modelo M que buscamos. En particular podemos suponer que Γ contiene al axioma de extensionalidad y al axioma del conjunto vac´ Para cada sentencia γ de Γ sea γ 0 una sentencia sin descriptores ıo. equivalente a γ bajo los axiomas de extensionalidad y x|(x = x) = ∅. Como ambos axiomas son verdaderos en V tenemos que γ V ↔ γ 0V . Sea Γ0 la colecci´n o de todas las sentencias γ 0 . Por el teorema de reflexi´n existe un modelo N = Vλ tal que las sentencias o de Γ0 son absolutas para N − V. Por el teorema de L¨wenheim-Skolem existe o S ≺ N numerable. El modelo S no es necesariamente transitivo, pero S(p∈q) es la relaci´n de pertenencia, que est´ bien fundada en S (lo est´ en cualquier o a a conjunto, por el axioma de regularidad). Sea M el colapso transitivo de S (teorema [12.19]). Claramente M (con la relaci´n de pertenencia) es un modelo o isomorfo a S. En particular es numerable y elementalmente equivalente a S. As´ M cumple el axioma de extensionalidad y el del conjunto vac´ pues ambos ı, ıo, se cumplen en V, luego en N , luego en S, luego en M . ıo significa V concretamente que W Que M cumpla el axioma del conjunto vac´ W V x ∈ M y ∈ M y ∈ x y, como M es transitivo, x ∈ M y y ∈ x, es decir, / / ∅ ∈ M , luego podemos considerar a M como modelo con d = ∅. Esto hace que γ M ↔ γ 0M , para cada sentencia γ de Γ. De hecho: γ V ↔ γ 0V ↔ γ 0N ↔ N ≤ pγ 0q ↔ S ≤ pγ 0q ↔ M ≤ pγ 0q ↔ γ 0M ↔ γ M .

Esto prueba que las sentencias de Γ son absolutas para M − V. Los axiomas de ZFC que hemos incluido en Γ son verdaderos en V, luego tambi´n en M . As´ e ı pues, M ≤ ZFC. Ahora ya tenemos probado que es posible “enga˜ar” a un matem´tico haci´nn a e dole creer que est´ viendo todos los conjuntos cuando en realidad s´lo est´ viendo a o a

24

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

un conjunto numerable (digamos un modelo que cumpla los suficientes axiomas de ZFC para demostrar todos los teoremas que el matem´tico conoce). a Incidentalmente, este teorema nos proporciona un m´todo indirecto de dee mostrar teoremas: supongamos que queremos demostrar una sentencia γ que s´lo involucra conjuntos, es decir, tal que γ ↔ γ V . Una forma de hacerlo es deo mostrar que γ es verdadera en todo modelo transitivo numerable de ZFC, pues el teorema anterior nos da un tal modelo M que verifica adem´s γ M ↔ γ V ↔ γ. a Si hemos probado que γ ha de ser verdadera en todo modelo, aplicado a este caso concluimos γ.

1.4

Modelos transitivos

En esta secci´n estudiaremos con m´s detalle los modelos transitivos, que o a son casi los unicos con los que vamos a tratar. Usaremos las abreviaturas ´ V V xα ≡ x ∈ M α, ¯ W W xα ≡ x ∈ M α, ¯
1 1 W W xα ≡ x ∈ M α, ¯

x|α ≡ x|(x ∈ M ∧ α). ¯

De este modo, θM se obtiene de θ sin m´s que poner una barra encima de a cada variable ligada. Cuando “enga˜amos” a un matem´tico y le hacemos creer que los unicos n a ´ conjuntos que existen son los de un modelo M de ZFC, ´l no notar´ la diferencia e a y podr´ razonar sobre los conjuntos que ve exactamente igual como razonar´ a ıa sobre la totalidad de los conjuntos, pero “visto desde fuera” el matem´tico a cometer´ muchos errores. Por ejemplo, si el matem´tico est´ en un modelo a a a numerable M , admitiendo que ω ∈ M y que el matem´tico sabe identificarlo a como al conjunto de todos los n´meros naturales, lo cierto es que se equivocar´ u a cuando crea ver a Pω. M´s precisamente, ´l llamar´ Pω a lo que en realidad es a e a (Pω)M , que no puede ser el aut´ntico Pω porque est´ contenido en M y, por e a consiguiente, es un conjunto numerable. El objetivo de esta secci´n es estudiar en qu´ medida acierta y en qu´ medida o e e se equivoca un matem´tico en estas condiciones, es decir, vamos a estudiar la a relaci´n entre lo que ve un matem´tico “encerrado” en un modelo y lo que cree o a estar viendo. Veremos que si el modelo es transitivo el matem´tico acertar´ en a a lo tocante a la mayor´ de los conceptos conjuntistas b´sicos, de modo que no ıa a nos ser´ excesivamente dif´ “ponernos en su lugar” y ver las cosas como ´l las a ıcil e ve. Por ejemplo, supongamos que M es un modelo transitivo de ZF∗ (es decir, del suficiente ZF∗ ). Dados x, y ∈ M , podemos preguntarnos qui´n es {x, y}M , e o sea, qu´ entiende por {x, y} alguien que “viva” en M . Para responder esta e pregunta nos apoyamos en que en ZF∗ se demuestra V V xy u(u ∈ {x, y} ↔ u = x ∨ u = y),

1.4. Modelos transitivos

25

y como estamos suponiendo que M es un modelo de ZF∗ , se ha de cumplir la relativizaci´n de esta sentencia (de hecho, cuando decimos que M ha de cumplir o los suficientes axiomas de ZF∗ , queremos decir que ha de cumplir los necesarios para demostrar esta sentencia). As´ pues, tenemos que ı V V xy u(¯ ∈ {¯, y }M ↔ u = x ∨ u = y ). ¯¯ ¯ u x ¯ ¯ ¯ ¯ ¯ Ahora bien, la transitividad de M nos permite cambiar u por u, pues como ¯ {¯, y } ∈ M , del hecho de que u ∈ {¯, y }M ya se sigue que u ∈ M , y lo mismo x ¯ x ¯ sucede si u = x ∨ u = y . Por lo tanto tenemos: ¯ ¯ V V xy u(u ∈ {¯, y }M ↔ u = x ∨ u = y ). ¯¯ x ¯ ¯ ¯

V Pero esto implica obviamente que xy {¯, y }M = {¯, y }, lo cual responde a ¯¯ x ¯ x ¯ nuestra pregunta. As´ pues, alguien que “viva” en M llamar´ par desordenado ı a formado por x e y exactamente al par desordenado formado por x e y. Este “acierto” se debe a la transitividad de M . Vamos a introducir las nociones necesarias para sistematizar los razonamientos de este tipo. Definici´n 1.28 Sea θ(x1 , . . . , xn ) una expresi´n de Lm . Diremos que θ es o o absoluta para M si se cumple V x1 · · · xn (θM (¯1 , . . . , xn ) ↔ θ(¯1 , . . . , xn )) ¯ ¯ x ¯ x ¯ en el caso en que θ sea una f´rmula o o V x1 · · · xn (θM (¯1 , . . . , xn ) = θ(¯1 , . . . , xn )) ¯ ¯ x ¯ x ¯ si θ es un t´rmino. e

Lo que hemos probado antes es que el t´rmino {x, y} es absoluto para moe delos transitivos de ZF∗ . Conviene observar que un t´rmino t(x1 , . . . , xn ) es absoluto para M si y s´lo e o si lo V la f´rmula x = t(x1 , . . . , xn ). En efecto, si la f´rmula es absoluta tenemos es o o que x1 · · · xn x(¯ = tM ↔ x = t), y haciendo x = tM (notemos que tM ∈ M ) ¯ ¯ ¯x ¯ ¯ concluimos que tM = t. El rec´ ıproco es similar. Teniendo en cuenta que la relativizaci´n conmuta con la sustituci´n de o o t´rminos en expresiones, es claro que al sustituir t´rminos absolutos en expresioe e nes absolutas obtenemos expresiones absolutas. Tambi´n es claro que al conece tar f´rmulas absolutas con el negador, el implicador, etc. obtenemos expresiones o absolutas. El car´cter absoluto s´lo puede perderse con los cuantificadores, y a o aqu´ es donde interviene la transitividad de los modelos: ı Teorema 1.29 Si α es una f´rmula absoluta para un modelo transitivo M , o 1 V W W tambi´n son absolutas x ∈ y α, x ∈ y α y x ∈ y α. e

26

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

´ Demostracion: Si las variables libres de α son x, x1 , . . . , xn (entre las que puede estar y) y fijamos x1 , . . . , xn , y ∈ M , tenemos que ¯ ¯ ¯ V V V V ( x ∈ y α)M ↔ x ∈ y αM ↔ x ∈ y α ↔ x ∈ y α, ¯ ¯ ¯ ¯ ¯ ¯ Conviene explotar este hecho mediante el concepto siguiente:

donde en el ultimo paso hemos usado la transitividad de M y en el pen´ltimo ´ u la hip´tesis sobre α. Los otros casos se siguen de ´ste. o e

Definici´n 1.30 Una f´rmula de Lm sin descriptores es ∆0 si todos sus cuano o V W tificadores aparecen en la forma x ∈ y o x ∈ y. M´s en general, si T es una teor´ axiom´tica sobre Lm , diremos que una a ıa a f´rmula α de Lm (con o sin descriptores) es ∆T si es equivalente en T a una o 0 f´rmula ∆0 . o Teorema 1.31 Si T es una teor´ sobre Lm y M es un modelo transitivo de T , ıa entonces en T se demuestra que todas las f´rmulas ∆T son absolutas para M . o 0 ´ Demostracion: Sea α una f´rmula ∆T . Esto significa `(α ↔ β), donde β o 0
T

es una f´rmula ∆0 . Si (en T se demuestra que) M es un modelo de T , entonces o V ` x1 · · · xn (αM ↔ β M ). ¯ ¯
T

V As´ pues, basta probar que x1 · · · xn (β M ↔ β), es decir, que β es absoluta ı ¯ ¯ para M , pero esto es consecuencia inmediata del teorema anterior. Teorema 1.32 Las expresiones vos de ZF∗ : x ∈ y, x = y x\y x es una n-tupla desordenada x es una n-tupla ordenada R es una relaci´n, x R y o R es refl., sim., antisim., trans. f : x −→ y iny., sup.,biy. siguientes son absolutas para modelos transitix⊂y ∅ x0 ≡ x ∪ {x} x1 × · · · × xn x∪y {x1 , . . . , xn } 0, 1, 2, . . . x transitivo x∩y (x1 , . . . T n ) ,x S u, u
u∈x u∈x

x ∈-conexo R−1 f [x] f ◦g

dominio de R f es una funci´n o f |x

rango de R f (x) f −1

´ Demostracion: Vamos a probar que todas las f´rmulas indicadas y todas o ∗ las f´rmulas x = t, donde t es un t´rmino de la lista son ∆ZF . o e 0 Para x ∈ y, x = y, x ⊂ y es inmediato. Para z = x ∪ y tenemos V z = x ∪ y ↔ x ⊂ z ∧ y ⊂ z ∧ u ∈ z(u ∈ x ∨ u ∈ y). Similarmente z =x∩y ↔z ⊂x∧z ⊂y ∧ V u ∈ x(u ∈ y → u ∈ z).

1.4. Modelos transitivos z =x\y ↔

27

V V u ∈ z(u ∈ x ∧ u ∈ y) ∧ u ∈ x(u ∈ y → u ∈ z). / / V x = ∅ ↔ u ∈ x u 6= u. V x = {x1 , . . . , xn } ↔ x1 ∈ x ∧ · · · ∧ xn ∈ x ∧ u ∈ x(u = x1 ∨ · · · ∨ u = xn ). Recordemos que (x, y) = {{x}, {x, y}}. Por lo tanto: W z = (x, y) ↔ uv ∈ z(u = {x} ∧ v = {x, y} ∧ z = {u, v}). Ahora razonamos por inducci´n: si z = (x1 , . . . , xn−1 ) es ∆ZF , o 0

Por inducci´n: o

z = (x1 , . . . , xn ) ↔ z = ((x1 , . . . , xn−1 ), xn ) W W ↔ u ∈ z p ∈ u(z = (p, xn ) ∧ p = (x1 , . . . , xn−1 )). W z es una n-tupla desordenada ↔ x1 · · · xn ∈ z z = {x1 , . . . , xn }. W W z es un par ordenado ↔ u ∈ z xy ∈ u z = (x, y). z es una n-tupla ordenada ↔ W W u ∈ z xy ∈ u(z = (x, y)

Para probar que x = 0, 1, 2, etc. son f´rmulas ∆ZF razonamos por ino 0 ducci´n. Para 0 ya est´ probado y si vale para n entonces o a W x = n + 1 ↔ u ∈ x(x = n ∧ y = x0 ). A partir de aqu´ omitiremos las pruebas que no requieran ninguna aclaraci´n ı o particular. V R es una relaci´n equivale a u ∈ R u es un par ordenado. La expresi´n o Wo x R y equivale a u ∈ R u = (x, y). Ahora conviene definir W W (x)1 = y | z(x = (y, z)), (x)2 = y | z(x = (z, y)).

∧ x es una n − 1-tupla ordenada). V y = x0 ↔ x ⊂ y ∧ x ∈ y ∧ u ∈ y(u ∈ x ∨ u = x).

Vamos a probar que ambas expresiones son ∆ZF . Ambas son an´logas, as´ a ı 0 que consideramos la primera: W W W W y = (x)1 ↔ u ∈ x z ∈ u x = (y, z) ∨ (¬ u ∈ x zw ∈ u x = (w, z) ∧ y = ∅). Si llamamos dom R al dominio de un conjunto R, entonces V W x = dom R ↔ u ∈ x v ∈ R (v es un par ordenado ∧ u = (v)1 ) V W ∧ u ∈ R(u es un par ordenado → v ∈ x(v = (u)1 )). f es una funci´n ↔ f es una relaci´n o o V W W ∧ uv ∈ f ( p ∈ u q ∈ p(q = (u)1 ∧ q = (v1 )) → u = v).

28 y = f (x) ↔

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa
1 W u ∈ f (u es un par ordenado ∧ x = (u)1 ∧ y = (u)2 )

1 W ∨ (¬ u ∈ f (u es un par ordenado ∧ x = (u)1 ) ∧ y = ∅).

Una consecuencia importante del car´cter absoluto de todas estas exprea siones es que los modelos transitivos de ZF∗ son cerrados para las operaciones conjuntistas b´sicas, es decir, si M es un modelo transitivo y x, y ∈ M , entonces a x ∪ y ∈ M , pues x ∪ y = (x ∪ y)M ∈ M . Lo mismo vale para la intersecci´n, el o producto cartesiano, etc. Una simple inducci´n demuestra ahora que ω ⊂ M , o pues ∅ ∈ M y si n ∈ M entonces n + 1 = n ∪ {n} ∈ M . Usando que si u, v ∈ M entonces u ∪ {v} ∈ M y razonando por inducci´n sobre el cardinal de o x probamos el teorema siguiente: Teorema 1.33 Si M es un modelo transitivo de ZF∗ entonces V x(x ⊂ M ∧ x finito → x ∈ M ).

As´ pues, si hablamos con un matem´tico que viva sin saberlo en un modelo ı a M , podemos tomar al pie de la letra todo lo que diga sobre uniones, productos cartesianos, relaciones, etc. (donde el etc´tera se restringe, de momento, a la e lista del teorema 1.32). Antes hemos puesto como ejemplo de “posible error” de un matem´tico en estas circunstancias el concepto de Px. Con m´s detalle, a a es un teorema de ZFC que V V x u(u ∈ Px ↔ u ⊂ x). As´ si M es un modelo transitivo de ZFC se ha de cumplir ı, V V x u(¯ ∈ (P¯)M ↔ u ⊂ x). ¯ ¯u x ¯ ¯

Ahora la transitividad no nos permite sustituir u por u en el miembro dere¯ cho, y lo m´ximo que podemos hacer es a V V x u(u ∈ (P¯)M ↔ u ∈ M ∧ u ⊂ x). ¯ x ¯ V De aqu´ se sigue claramente que x(P¯)M = P¯ ∩ M . Si el modelo M es ı ¯ x x numerable y x ∈ M es infinito, necesariamente (P¯)M 6= P¯. As´ pues, Px ¯ x x ı no es, en general, absoluto para modelos transitivos de ZFC. Desde un punto de vista sem´ntico, alguien que “viva” en un modelo transitivo de ZFC y que a vea un conjunto infinito x ∈ M ver´ otro conjunto al que reconocer´ como Px, a a pero ´ste no tiene por qu´ ser Px, sino que en general ser´ Px ∩ M , es decir, e e a el conjunto de todos los subconjuntos de x que ´l ve, que no tienen por qu´ ser e e todos los subconjuntos de x. Hay muchos conceptos de inter´s que son absolutos para modelos transitie vos pero que no son ∆0 . Para entender correctamente la situaci´n conviene o introducir algunos conceptos adicionales:

1.4. Modelos transitivos Definici´n 1.34 Una f´rmula de Lm es Σn si es de la forma o o W V W x1 x2 x3 · · · xn α,

29

donde α es una f´rmula ∆0 . Una f´rmula de Lm es Πn si es de la forma o o V W V x1 x2 x3 · · · xn α, donde α es de nuevo una f´rmula ∆0 . o M´s en general, si T es una teor´ axiom´tica sobre Lm , diremos que una a ıa a f´rmula es ΣT o ΠT si es equivalente en T a una f´rmula del tipo correspondiente. o o n n Diremos que una f´rmula es de tipo ∆T si es a la vez ΣT y ΠT . o n n n Esta clasificaci´n de las f´rmulas se conoce como jerarqu´ de L´vy. El o o ıa e teorema siguiente muestra, entre otras cosas, que toda f´rmula ocupa un lugar o en ella. Teorema 1.35 Sea T una teor´ sobre Lm que contenga al menos el axioma ıa de extensionalidad y el axioma del par. Entonces W a) Si α y β son f´rmulas ΣT entonces tambi´n lo son xα, α ∧ β, y α ∨ β. o e n V b) Si α y β son f´rmulas ΠT entonces tambi´n lo son xα, α ∧ β, y α ∨ β. o e n c) Si α es ΣT entonces ¬α es ΠT y viceversa. n n d) Si α es ΣT y β es ΠT entonces α → β es Πn y an´logamente intercama n n biando Σ y Π. e) Si α y β son f´rmulas ∆T tambi´n lo son o e n ¬α, α ∧ β, α ∨ β, α → β, α ↔ β.

´ Demostracion: a) Por simplicidad supondremos n = 3. El caso general es W V W formalmente id´ntico. Tenemos que α ↔ x1 x2 x3 φ, donde φ es ∆0 . As´ e ı W W V W W W W V W xα ↔ xx1 x2 x3 φ ↔ w z ∈ w xx1 ∈ z(w = (x, x1 ) ∧ x2 x3 φ) W V W W W ↔ w x2 x3 z ∈ w xx1 ∈ z(w = (x, x1 ) ∧ φ). W V W Si β ↔ y1 y2 y3 ψ, donde ψ es ∆0 y las variables y1 , y2 , y3 son distintas de x1 , x2 , x3 , entonces W V W α ∧ β ↔ x1 y1 x2 y2 x3 y3 (φ ∧ ψ).

Ahora basta aplicar tres veces el caso ya probado y el correspondiente de b), que se sigue del que hemos probado aplicando c). Notemos que c) es inmediato. El caso de α ∨ β es id´ntico. e Como ya hemos comentado, c) es inmediato y b) se sigue de a) por c). d) se sigue de los apartados anteriores porque (α → β) ↔ (¬α ∨ β). e) es evidente.

30

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa V

Ejercicio: Demostrar que si α esW ZFC entonces x ∈ y α tambi´n lo es. Por Σn e consiguiente W α es ΠZFC entonces x ∈ y α tambi´n lo es y si W es ∆ZFC entonces si e W α V n W n V V x ∈ y α y x ∈ y α tambi´n lo son. Ayuda: x ∈ y z φ ↔ a x ∈ y z ∈ a φ. e

Por ejemplo, la f´rmula y = Px es Π1 respecto a ZF∗ +AP. Basta observar o que V y = Px ↔ u(u ∈ y ↔ u ⊂ x), pero la variable u no puede acotarse. (Si se pudiera acotar, la f´rmula ser´ ∆0 o ıa y Px ser´ absoluto.) ıa

Vemos, pues, que hay f´rmulas Π1 que no son absolutas para modelos trano sitivos, y por consiguiente tambi´n hay f´rmulas Σ1 no absolutas. Sin embargo e o las f´rmulas ∆1 s´ que son absolutas: o ı Teorema 1.36 Si T es una teor´ sobre Lm y α es una f´rmula ∆T , entonces ıa o 1 en T se demuestra que α es absoluta para modelos transitivos de T . W V ´ Demostracion: Tenemos que α ↔ xβ ↔ xγ, donde β y γ son f´rmulas o ∆0 , en particular absolutas para modelos transitivos. Sean x1 , . . . , xn las variables libres de α. Sea M un modelo transitivo de T y fijemos x1 , . . . , xn ∈ M . ¯ ¯ Entonces, W W W αM → x β M → x β → x β → α, ¯ ¯ V V V α → x γ → x γ → x γ M → αM . ¯ ¯ M´s detalladamente, vemos que las f´rmulas Σ1 son absolutas “hacia arriba” a o en el sentido de que si se cumplen en un modelo se cumplen fuera de ´l, mientras e que las f´rmulas Π1 son absolutas “hacia abajo” en el sentido de que si se o cumplen fuera del modelo (pero con las variables libres tomando valores en ´l) e entonces se cumplen en el modelo. La combinaci´n de estos dos hechos da el o car´cter absoluto de las f´rmulas ∆1 . a o Sigamos clasificando f´rmulas concretas. Consideremos ahora “x es un ordio nal”. En principio V V x es un ordinal ↔ y ∈ x y ⊂ x ∧ uv ∈ x(u ∈ v ∨ v ∈ u ∨ u = v) V W V ∧ y(y ⊂ x ∧ y 6= ∅ → u ∈ y v ∈ u v ∈ y). /

Es decir, un ordinal es un conjunto transitivo, conexo y bien fundado. Las dos primeras propiedades son ∆0 , pero la buena fundaci´n es Π1 . En general no o se puede decir m´s y la noci´n de ordinal no es absoluta, pero si suponemos el a o axioma de regularidad V = R, entonces todo conjunto est´ bien fundado, luego a los ordinales se caracterizan como los conjuntos transitivos y bien fundados, con lo que “ser un ordinal” pasa a ser ∆0 . Se dice que una clase A es ΣT , ΠT o ∆T si la f´rmula x ∈ A es del tipo o n n n correspondiente. As´ lo que acabamos de observar es que la clase Ω de todos ı, los ordinales es una clase Π1 pero que bajo el axioma de regularidad pasa a ser ∆0 . A su vez esto tiene otras consecuencias:

1.4. Modelos transitivos

31

Teorema 1.37 Sea T una extensi´n de ZF∗ en la que Ω sea ∆T (por ejemplo o 0 ZF∗ + V = R). Entonces a) “x es un ordinal sucesor”, “x es un ordinal l´ ımite”, “x es un n´mero u natural” son ∆T . 0 b) R es un buen orden en A, y = ord(A, R) son ∆T , 1 c) Si T contiene el axioma de infinitud, x = ω es ∆T , mientras que “R es 0 una relaci´n bien fundada en A”, y = ct x (la clausura transitiva), “x es o regular”, y = rang x son ∆T . 1 ´ Demostracion: Claramente x es un ordinal sucesor ↔ x es un ordinal W ∧ y ∈ x x = y 0 , luego es ∆T . Ser un l´ ımite es no ser 0 y no ser un sucesor, 0 luego tambi´n es ∆T . e 0 V x es un n´mero natural ↔ x es un sucesor ∧ u ∈ x(u no es un l´ u ımite). En principio ser un buen orden es Π1 : R es un buen orden enA ↔ R es un orden parcial en A V W V ∧ X(X ⊂ A ∧ X 6= ∅ → u ∈ X v ∈ X(u R v)). R es un buen orden enA ↔ R es un orden parcial en A W ∧ f α(α es un ordinal ∧ f : α −→ (A, R) semejanza).

Pero, por otra parte,

Similarmente

W y = ord (A, R) ↔ y es un ordinal ∧ f (f : y −→ (A, R) semejanza), V y = ord (A, R) ↔ f α(α ordinal ∧ f : α −→ (A, R) semejanza → α = y). Por otra parte, x = ω es ∆T , pues 0 x = ω ↔ x es un ordinal l´ ımite ∧ V u ∈ x(u no es un ordinal l´ ımite).

El argumento para las relaciones bien fundadas es similar al de los buenos o ´rdenes, s´lo que requiere el axioma de infinitud porque la la equivalencia Σ1 o se basa en la existencia de la aplicaci´n rango (es la f que aparece mas abajo): o R es una relaci´n bien fundada en A ↔ R es una relaci´n en A o o V W V ∧ X(X ⊂ A ∧ X 6= ∅ → u ∈ X v ∈ X¬v R u) W ↔ R es una relaci´n en A ∧ f α(α es un ordinal ∧ f : A −→ α o V W ∧ uv ∈ A(u R v → pq ∈ α(p = f (u) ∧ q = f (v) ∧ p ∈ q))).

32

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Es claro que φ(f, A, B, x) equivale a que f sea la aplicaci´n de dominio ω o S dada por f (0) = x y f (n + 1) = r. As´ ı
r∈f (n)

Para estudiar la clausura transitiva conviene definir la f´rmula ∆T : o 0 W φ(f, A, B, x) ≡ f : A −→ B suprayectiva ∧ A = ω ∧ u ∈ A(u = 0 ∧ f (u) = x) V W W S ∧ u ∈ A v ∈ A wz ∈ B(v = u0 ∧ w = f (u) ∧ z = f (v) ∧ z = r).
r∈w

y = ct x ↔

Similarmente, definimos la f´rmula o

V S ↔ f AB(φ(f, A, B, x) → y = r).
r∈B

W S f AB(φ(f, A, B, x) ∧ y = r)
r∈B

∆T : 0

ψ(R, x, y) ≡ y = ct x ∧ R es una relaci´n en y ∧ o

de modo que ψ(R, x, y) significa que R es la relaci´n de pertenencia en ct x. o Un conjunto es regular si la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada en su o a clausura transitiva, luego W x es regular ↔ Ry(ψ(R, x, y) ∧ R est´ bien fundada en y) a V ↔ Ry(ψ(R, x, y) → R est´ bien fundada en y), a luego la regularidad es ∆T . 1 El car´cter absoluto de las f´rmulas ∆1 puede enga˜ar al principiante. Por a o n ejemplo, ¿podemos fiarnos de un matem´tico que vive en un modelo M cuando a dice que un conjunto X ∈ M que ´l ve est´ bien ordenado? No hay duda de que e a si X est´ bien ordenado ´l se dar´ cuenta de que as´ es, pues si A ∈ M es un a e a ı subconjunto no vac´ de X, entonces A tendr´ un m´ ıo a ınimo elemento m ∈ A ⊂ M , luego el matem´tico lo ver´; pero no es ´sta la cuesti´n. Si el matem´tico dice a a e o a que X est´ bien ordenado, eso significa que todos los subconjuntos no vac´ de a ıos X que ´l ve tienen m´ e ınimo, pero ¿no podr´ haber un A ⊂ X no vac´ y sin ıa ıo m´ ınimo elemento que se le haya escapado al matem´tico porque A ∈ M ? La a / duda es razonable, aunque la respuesta es negativa porque acabamos de probar que ser un buen orden es ∆1 y, por consiguiente, absoluto. Como aplicaci´n podemos decir algo sobre los ordinales en un modelo transio tivo. Razonamos en NBG sin el axioma de elecci´n (pero necesitamos el axioma o de partes y el axioma de infinitud para tener definido el rango de un conjunto y que las clases Vα sean conjuntos). Teorema 1.38 [NBG−AE] Sea M un modelo transitivo de ZF y llamemos ΩM = Ω ∩ M . Entonces ΩM = Ω si M es una clase propia y ΩM es un ordinal l´ ımite si M es un conjunto.

V uv ∈ y(u R v ↔ u ∈ v),

1.4. Modelos transitivos

33

´ Demostracion: Observemos que ΩM es lo que “confundir´ con la clase ıa” de todos los ordinales alguien que “viviera” en M . Tenemos que ΩM es una clase de ordinales y, como Ω y M son ambos transitivos, ΩM tambi´n lo es. e Esto implica que ΩM es un ordinal. Como el t´rmino α + 1 es absoluto para e M , tenemos que si α ∈ ΩM entonces α + 1 ∈ ΩM . As´ pues, o bien ΩM = Ω o ı bien ΩM es un ordinal l´ ımite. En el primer caso es claro que M ha de ser una clase propia. Basta probar que si ΩM = λ es un ordinal l´ ımite entonces M es un conjunto. Esto significa que todo conjunto de M es regularM , pero la regularidad es absoluta, luego todo conjunto de M es regular. El rango tambi´n es absoluto, e luego si x ∈ M , entonces rang x = rangM x ∈ M , luego rang x ∈ λ. Esto significa que M ⊂ Vλ , luego M es un conjunto. Hay algunos conceptos cuyo car´cter absoluto no se sigue de su posici´n en a o la jerarqu´ de L´vy. Es el caso de la finitud, que en principio es Σ1 : ıa e W x es finito ↔ f n(n es un n´mero natural ∧ f : n −→ x biyectiva). u Si suponemos el axioma de elecci´n tambi´n es Π1 y, por tanto, ∆1 : o e V x es finito ↔ f α(α ∈ Ω ∧ f : α −→ x biyectiva → α ∈ ω).

Ahora bien, el teorema siguiente muestra que no hace falta suponer el axioma de elecci´n para que la finitud sea absoluta. Por otra parte, la suma, el producto o y la exponenciaci´n de ordinales son ∆1 (supuesto que Ω sea ∆0 ), pero la o definici´n recursiva de estas operaciones vuelve farragosa la prueba, y en la o pr´ctica nos bastar´ comprobar directamente su car´cter absoluto. a a a Teorema 1.39 Sea T una extensi´n de ZF∗ para la que Ω sea ∆0 (por ejemplo o ZF∗ + V = R). Entonces en T se demuestra que “x es finito” y “x es infinito” son absolutos para modelos transitivos de T , as´ como la aritm´tica ordinal. ı e ´ Demostracion: Seg´n hemos visto, la finitud es Σ1 , luego si M es un u modelo transitivo de T , tenemos que x finitoM → x finito. Rec´ ıprocamente, si x ∈ M es finito, entonces existe f : n −→ x biyectiva, donde n es un n´mero u natural. Ahora bien, n ∈ M (sabemos que ω ⊂ M ). As´ mismo n × x ∈ M ı porque el producto cartesiano es absoluto y f ⊂ n × x es un subconjunto finito de M , luego por el teorema 1.33 concluimos que f ∈ M . As´ pues, ı W ¯¯ f n(n es un n´mero natural ∧ f : n −→ x biyectiva), u lo que prueba que x es finitoM . Ser infinito es absoluto porque es la negaci´n o de ser finito. Respecto de la aritm´tica ordinal, supongamos probado que la suma es abe soluta y veamos que lo es el producto. Igualmente se razona con la suma y la exponenciaci´n. En ZF∗ se demuestra que o V V V S α(α · 0 = 0 ∧ β α · (β + 1) = αβ + α ∧ λ α · λ = α · δ).
δ<λ

34

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

Todos los conceptos que aparecen son absolutos salvo quiz´ el producto, a luego al relativizar a un modelo M tenemos que V V V S M ¯ ¯ ¯ α(¯ · 0 = 0 ∧ β α ·M (β + 1) = α ·M β + α ∧ λ α ·M λ = ¯ α α · δ).
δ<λ

luego el producto es absoluto.

De estos dos hechos se sigue por inducci´n sobre β ∈ M que o V ¯ ¯ ¯ αβ(¯ ·M β = α · β), ¯¯ α

Tambi´n conviene observar que los conceptos de la teor´ de modelos son e ıa absolutos. Omitimos la prueba del teorema siguiente porque no es m´s que una a serie de comprobaciones rutinarias: Teorema 1.40 Las expresiones “L es un lenguaje formal”, “t es un t´rmino e de L”, “φ es una f´rmula de L”, “M es un modelo de L”, “M ≤ φ[s]” son o absolutas para modelos transitivos de ZF−AP. (Una prueba detallada exige probar uno por uno el car´cter absoluto de a todos los conceptos involucrados: signos, constantes, relatores, variables libres y ligadas, etc.) Terminamos explicitando lo que ha de cumplir una clase transitiva M para ser un modelo de ZFC. Razonamos en NBG∗ salvo que indiquemos lo contrario. Extensionalidad El axioma de extensionalidad es V V xy( u(u ∈ x ↔ u ∈ y) → x = y). Claramente, la relativizaci´n a M es o V V xy ( u(u ∈ x ↔ u ∈ y ) → x = y ). ¯¯ ¯ ¯ ¯ ¯

Notemos que no es necesario poner u por la transitividad de M . Esta relati¯ vizaci´n se cumple siempre, luego concluimos que el axioma de extensionalidad o es verdadero en cualquier clase transitiva M . Par El axioma del par es V W V xy z u(u ∈ z ↔ u = x ∨ u = y). La relativizaci´n es o V W V xy z u(u ∈ z ↔ u = x ∨ u = y ). ¯¯ ¯ ¯ ¯ ¯ Claramente esto equivale a V xy {¯, y } ∈ M. ¯¯ x ¯

Esto es lo que ha de cumplir M para verificar el axioma del par.

1.4. Modelos transitivos Uni´n El axioma de la uni´n es o o V W V W x y u(u ∈ y ↔ z ∈ x u ∈ z). Su relativizaci´n es o V W V W x y u(u ∈ y ↔ z ∈ x u ∈ z), ¯ ¯ ¯ ¯ V S x ¯ z ∈ M.
z∈¯ x

35

que claramente equivale a

Vac´ El axioma del conjunto vac´ es ıo ıo W V x y y ∈ x, que claramente equivale a ¯ /¯

W V x y y ∈ x, y su relativizaci´n es / o

∅ ∈ M.

Reemplazo Para cada f´rmula φ(x, y, x1 , . . . , xn ) de Lm , el axioma de reemo plazo para φ es V V x1 · · · xn ( xyz(φ(x, y) ∧ φ(x, z) → y = z) V W V W → a b y(y ∈ b ↔ x ∈ a φ(x, y))) Su relativizaci´n es o V V x1 · · · xn ( xy z (φM (¯, y ) ∧ φM (¯, z ) → y = z ) ¯ ¯ ¯ ¯¯ x ¯ x ¯ ¯ ¯ V W V W → a ¯ y (¯ ∈ ¯ ↔ x ∈ a φM (x, y ))) ¯ b ¯y b ¯ ¯

En otros t´rminos, esto significa que si F : A ⊂ M −→ M es una funci´n e o definida por una f´rmula, es decir, F (x) = y ↔ φM (x, y), entonces para todo o a ∈ M se cumple que F [a] ∈ M . Infinitud El axioma de infinitud es W f x(f : x −→ x inyectiva no suprayectiva). W La f´rmula tras f x es ∆0 , luego la relativizaci´n es o o W ¯¯ ¯ ¯ f x(f : x −→ x inyectiva no suprayectiva). ¯

En la pr´ctica, si M es un modelo de una teor´ T para la que Ω es ∆0 (por a ıa ejemplo ZF∗ + V = R), entonces en T se prueba que M cumple el axioma de infinitud si y s´lo si o ω ∈ M. En efecto, si M cumple el axioma de infinitud ω es absoluto para M , luego W ω ∈ M y, rec´ ıprocamente, si ω ∈ M entonces ( x x es un ordinal l´ ımite)M , pues ser un ordinal l´ ımite es absoluto para M , y la existencia de un ordinal l´ ımite equivale al axioma de infinitud.

36

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa

V W V Partes V axioma de partes es x y u(u ∈ y ↔ u ⊂ x). Su relativizaci´n o V W El es x y u(u ∈ y ↔ u ⊂ x ∧ u ∈ M ). Suponiendo el axioma de partes, esto ¯ ¯ ¯ ¯ equivale a V x P¯ ∩ M ∈ M. ¯ x Regularidad El axioma de regularidad es V W W V x( y y ∈ x → y ∈ x u ∈ y u ∈ x). / Su relativizaci´n es o V W W V x( y y ∈ x → y ∈ x u ∈ y u ∈ x). ¯ ¯ ¯ /¯

Esto significa que la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada en todo eleo a mento de M . Teniendo en cuenta que M es transitivo, esto equivale a que la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada en la clausura transitiva de todo eleo a mento de M (aqu´ suponemos el axioma de infinitud), luego equivale a que todo ı elemento de M sea regular. En definitiva, M cumple el axioma de regularidad si y s´lo si M ⊂ R, donde R es la clase de todos los conjuntos regulares. En o particular, si V = R entonces el axioma de regularidad se cumple en cualquier clase transitiva. Elecci´n El axioma de elecci´n es o o V W V x f (f es una funci´n de dominio x ∧ u ∈ x(u 6= ∅ → f (u) ∈ u)). o V W Su relativizaci´n se obtiene sin m´s que poner x f , es decir, para demoso a ¯ ¯ ∗ trar que un modelo transitivo M de ZF cumple el axioma de elecci´n basta ver o que todo conjunto x ∈ M tiene una funci´n de elecci´n f ∈ M . o o Si suponemos V = R entonces tambi´n son absolutas otras nociones como e “ser una biyecci´n de x en un ordinal α”, o “ser un buen orden en x”, de o modo que tambi´n podemos comprobar el axioma de elecci´n demostrando que e o todo conjunto x ∈ M puede biyectarse con un ordinal α ∈ M mediante una biyecci´n f ∈ M , o demostrando que todo x ∈ M puede ser bien ordenado por o una relaci´n R ∈ M , etc. o

1.5

Los n´ meros reales u

Vamos a ver c´mo son y c´mo se comportan los n´meros reales de un moo o u delo transitivo M de ZF. Para ello hemos de estudiar previamente los n´meros u enteros y los racionales. La forma usual de definir los n´meros enteros es considerar la relaci´n en u o ω × ω dada por V mnm0 n0 ∈ ω((m, n) R (m0 , n0 ) ↔ m + n0 = m0 + n), y definir Z como el conjunto cociente.

1.5. Los n´meros reales u

37

Vamos a probar que Z es absoluto para M . En general, la forma de probar que algo es absoluto es relativizar su definici´n. Si ´sta involucra otros concepo e tos, primero hemos de probar que ´stos son tambi´n absolutos. En nuestro caso e e empezamos probando que R es absoluta. Para ello relativizamos su definici´n: o V mnm0 n0 ∈ ω((m, n) RM (m0 , n0 ) ↔ m + n0 = m0 + n). Aqu´ hemos usado que ω M = ω, lo cual implica en particular que no hace ı falta poner m, n, etc., ya que m ∈ ω ya implica que m ∈ M . Tambi´n hemos ¯ ¯ e usado que (x, y) es absoluto y que la suma de n´meros naturales es absoluta. u Ahora es claro que RM = R, como quer´ ıamos probar. La noci´n de cociente o involucra la de clase de equivalencia, por lo que ahora hemos de probar que las clases de equivalencia respecto a R son absolutas. Para ello escribimos la definici´n de clase de equivalencia: o V V x ∈ ω × ω( y(y ∈ [x] ↔ y ∈ ω × ω ∧ y R x)) y la relativizamos a M : V V x ∈ ω × ω( y(y ∈ [x]M ↔ y ∈ ω × ω ∧ y R x)).

De nuevo observamos que no hace falta poner x o y , debido a que ω ×ω ∈ M . ¯ ¯ V En definitiva, x ∈ ω×ω [x]M = [x]. Ahora ya podemos relativizar la definici´n o de Z, que es: V W r(r ∈ Z ↔ x ∈ ω × ω r = [x]). La relativizaci´n es simplemente o V W r(r ∈ ZM ↔ x ∈ ω × ω r = [x]).

De nuevo vemos que no hace falta poner r porque x ∈ ω × ω implica x ∈ M ¯ y r = [x] = [x]M ya implica r ∈ M . En definitiva tenemos que ZM = Z.

Relativizando la definici´n de suma [m, n] + [m0 , n0 ] = [m + n, m0 + n0 ] obteo nemos que la suma de enteros es absoluta, e igualmente ocurre con el producto y la relaci´n de orden. o La construcci´n de Q a partir de Z es formalmente id´ntica a la construcci´n o e o de Z a partir de ω, por lo que concluimos igualmente que QM = Q y que la suma, el producto y la relaci´n de orden en Q son absolutas para M . En particular o conviene tener presente que todo modelo transitivo de ZF contiene a todos los n´meros racionales. u Pasamos ya a considerar los n´meros reales. Hay varias construcciones de u R, y sucede que a los efectos que nos ocupan no son equivalentes. La f´rmula o “x es un n´mero real” es absoluta si por “n´mero real” entendemos una secci´n u u o de Dedekind de Q, pero no es absoluta si por “n´mero real” entendemos una u clase de sucesiones de Cauchy, en el sentido de Cantor. Adoptaremos, pues, la construcci´n de Dedekind. o Seg´n esta construcci´n un n´mero real se identifica con el conjunto de los u o u n´meros racionales menores que ´l. Concretamente, x es un n´mero real si u e u cumple:

38

Cap´ ıtulo 1. Modelos de la teor´ de conjuntos ıa a) x ⊂ Q ∧ x 6= ∅ ∧ x 6= Q, V V b) r ∈ x s ∈ Q(s < r → s ∈ x), V W c) r ∈ x s ∈ x(r < s).

Es inmediato que estas propiedades quedan inalteradas al relativizar a M , luego V x(¯ es un n´mero realM ↔ x es un n´mero real). ¯x u ¯ u

Notemos que ahora la barra sobre x es imprescindible, pues si x ∈ R, lo unico que sabemos es que x ⊂ Q ⊂ M , pero nada nos garantiza que x ∈ M . ´ Hemos probado que “ser un n´mero real” es absoluto, pero esto no significa que u R lo sea. Por el contrario, al relativizar V x(x ∈ R ↔ x es un n´mero real), u lo que obtenemos es V x(¯ ∈ RM ↔ x es un n´mero real), ¯x ¯ u

de donde, a lo sumo, obtenemos V x(x ∈ RM ↔ x ∈ M ∧ x ∈ R),

es decir, RM = R ∩ M . En general no tiene por qu´ darse la igualdad R = RM . e Pensemos que si M es numerable entonces RM tambi´n lo es, luego no puede e ser R.
Ejercicio: Demostrar que CM = C ∩ M . Ejercicio: Probar que si definimos los n´meros reales en el sentido de Cantor y x ∈ M u es un n´mero realM , entonces existe y ∈ R tal que x = y ∩ M (¡pero no necesariamente u x ∈ R!)

Cap´ ıtulo II

El axioma de regularidad
En este cap´ ıtulo demostraremos la independencia del axioma de regularidad, es decir, probaremos que no puede ser demostrado ni refutado a partir de los dem´s axiomas de ZFC (supuesto que ´stos sean consistentes). Como ya hemos a e comentado anteriormente, la prueba de consistencia del axioma de regularidad puede considerarse un prototipo de los argumentos que emplearemos a lo largo de todo el libro. Por el contrario, la prueba de que la negaci´n de este axioma o tambi´n es consistente es at´ e ıpica, pues es la unica prueba que vamos a dar basada ´ en un modelo no natural. Como contrapartida obtendremos la consistencia de la teor´ de conjuntos con ´tomos, y en esta teor´ obtendremos modelos donde ıa a ıa no se cumple el axioma de elecci´n. o

2.1

La consistencia del axioma de regularidad

La consistencia del axioma de regularidad es una consecuencia inmediata de este teorema: Teorema 2.1 [NBG−V = R] La clase R de los conjuntos regulares es un modelo de ZFC. ´ Demostracion: Tenemos que R es una clase transitiva, luego para comprobar que cumple los axiomas de ZFC podemos aplicar las equivalencias que obtuvimos al final de la secci´n 1.4. Nos basaremos en que R cumple PR = R o (teorema [12.24]). El axioma de extensionalidad se cumple en cualquier clase transitiva. Para comprobar el axioma del par tomamos x, y ∈ R y observamos que {x, y} ∈ PR = R. Para el axioma de la uni´n tomamos x ∈ R y observamos que, por transitiS S o vidad, u ⊂ R, luego u ∈ PR = R.
u∈x u∈x

Como ∅ ∈ R, ciertamente R cumple el axioma del conjunto vac´ ıo. 39

40

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

Para el axioma del reemplazo tomamos una funci´n F : A ⊂ R −→ R o definida mediante una f´rmula (aunque no vamos a necesitar este hecho) y un o conjunto a ∈ R. Hemos de probar que F [a] ∈ R, pero es que F [a] ∈ PR = R. Como ω ∈ R, tenemos el axioma de infinitud. Para el axioma de partes tomamos x ∈ R y hemos de probar que Px∩R ∈ R. Ahora bien, Px ∩ R ∈ PR = R. Para probar el axioma de elecci´n basta ver que todo conjunto regular x o tiene una funci´n de elecci´n f ∈ R. En efecto, sea f una funci´n de elecci´n o o o o V sobre x, es decir, una funci´n tal que u ∈ x(u 6= ∅ → f (u) ∈ u). Podemos o suponer que si ∅ ∈ x entonces f (∅) = ∅. Notemos que si u ∈ x, f (u) ∈ u ∈ x ∈ R, luego por transitividad f (u) ∈ R (si u = ∅ tenemos f (u) = ∅ ∈ R). Como ya hemos probado que R es un modelo de ZF∗ , tenemos que es cerrado para pares ordenados, luego (u, f (u)) ∈ R. Esto significa que f ⊂ R, es decir, f ∈ PR = R. Finalmente, como R ⊂ R, concluimos que R cumple el axioma de regularidad. El teorema 1.21 nos da ahora que si NBG− V = R es consistente entonces ZFC es consistente, lo cual equivale a que si ZFC− V = R es consistente entonces ZFC tambi´n lo es. Insistimos en que el argumento es constructivo: Supongamos e que ZFC es contradictorio. Entonces podr´ ıamos probar 0 6= 0 a partir de sus axiomas, m´s concretamente, a partir de una colecci´n finita Γ de axiomas de a o ZFC. Entonces el teorema 1.20 nos dice expl´ ıcitamente c´mo obtener de ella o una demostraci´n en NBG∗ de que o R ≤ Γ → (0 6= 0)R . Ahora bien, (0 6= 0)R equivale a 0 6= 0 y el teorema anterior afirma precisamente que en NBG − V = R se prueba R ≤ Γ. Uniendo estos hechos tenemos una demostraci´n expl´ o ıcita de 0 6= 0 en NBG − V = R. En resumen, sabemos convertir una prueba de una contradicci´n en ZFC o en la prueba de una contradicci´n en NBG − V = R. De hecho, el paso a o NBG es s´lo por comodidad en la exposici´n, pero podr´ o o ıamos haber trabajado exclusivamente en ZFC mostrando expl´ ıcitamente c´mo puede evitarse el uso o de clases propias —es f´cil hacerlo— y tendr´ a ıamos igualmente un argumento constructivo de la equiconsistencia entre ZFC − V = R y ZFC. Otro punto de vista es el siguiente: que V = R sea consistente con los dem´s axiomas de ZFC equivale a que a partir de estos axiomas no se pueda a demostrar la existencia de conjuntos no regulares. Supongamos que no fuera as´ es decir, que a partir de los axiomas de ZFC − V = R se pudiera demostrar ı, la existencia de un conjunto no regular. Entonces, como R cumple todos estos axiomas, el mismo argumento nos permitir´ probar (en NBG − V = R) que ıa W ( x x no regular)R , pero esto equivale a que R contiene un conjunto no regular, lo cual es una contradicci´n (en en NBG − V = R). o

2.2. La independencia del axioma de regularidad

41

Por ultimo, un punto de vista informal ser´ el siguiente: si existiera un ´ ıa argumento que asegurara la existencia de conjuntos no regulares a partir de los axiomas de ZFC − V = R, un matem´tico que s´lo “viera” los conjuntos de a o R podr´ aplicarlo a los conjuntos que ´l ve —puesto que cumplen los axiomas ıa e de ZFC − V = R— para concluir que tiene que tener a la vista un conjunto no regular, cuando no es as´ La conclusi´n ser´ que la teor´ que nos permite ı. o ıa ıa hablar de “un matem´tico encerrado en R”, esto es, NBG − V = R, ser´ a ıa contradictoria. En resumen: si suponer V = R produce una contradicci´n, o suponer “un matem´tico encerrado en R” tambi´n da lugar a una contradicci´n, a e o pero la diferencia es que para hablar de “un matem´tico encerrado en R” no a necesitamos suponer V = R, con lo que la contradicci´n permanece aunque o quitemos este axioma. Todas estas consideraciones se aplican igualmente a todas las pruebas de consistencia que veremos en adelante, as´ que no volveremos a insistir en ello. ı Basta tener claro que siempre que construimos un modelo de una teor´ T ıa tenemos un argumento expl´ ıcito que nos garantiza que si los axiomas que hemos necesitado para construir el modelo son consistentes, entonces T es consistente.

2.2

La independencia del axioma de regularidad

Nos ocupamos ahora de probar que el axioma de regularidad tampoco puede ser demostrado a partir de los axiomas restantes de ZFC (siempre suponiendo que ´stos sean consistentes). En primer lugar hemos de observar que no podemos e seguir el camino “t´ ıpico”, es decir, no podemos buscar un modelo transitivo M de ZFC − V = R en el que falle el axioma de regularidad. Con m´s precisi´n, a o queremos demostrar que si ZFC − V = R es consistente entonces tambi´n lo es e ZFC − V = R + V 6= R. Para ello “deber´ ıamos” construir en ZFC − V = R un modelo M transitivo en el que V 6= R, pero tal modelo habr´ de cumplir M 6⊂ R, ıa luego si pudi´ramos demostrar la existencia de M estar´ e ıamos demostrando que V 6= R, y acabamos de demostrar que esto no es posible. El unico problema en nuestras pretensiones es la exigencia de que el modelo ´ sea transitivo. De hecho no podemos buscar un modelo natural porque todo modelo natural se puede colapsar hasta un modelo transitivo. En resumen, hemos de buscar un modelo en el que la relaci´n de pertenencia no sea la natural. o El teorema siguiente nos dice c´mo hacerlo. o Teorema 2.2 [NBG] Sea F : V −→ V biyectiva y R = {(x, y) | x ∈ F (y)}. Entonces (V, R) ≤ ZFC − V = R. ´ Demostracion: Notemos que nada de lo que hemos visto para modelos transitivos nos ayuda ahora, de modo que hemos de calcular expl´ ıcitamente las relativizaciones de los axiomas y demostrarlas. Convenimos en que las letras min´sculas representan conjuntos. u V V Extensionalidad: xy( u(u R x ↔ u R y) → x = y).

42

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

V En efecto, la hip´tesis es u(u ∈ F (x) ↔ u ∈ F (y)), lo cual implica clarao mente F (x) = F (y), luego x = y. V W V Par: xy z u(u R z ↔ u = x ∨ u = y). Basta tomar z = F −1 ({x, y}). V W V W ´ Union: x y u(u R y ↔ v(u R v ∧ v R x)). ≥ S ¥ Basta tomar y = F −1 F (v) .
v∈F (x)

W V Vac´ ıo: x y¬x R y.

Basta tomar x = F −1 (∅). Reemplazo: Fijada una f´rmula φ(x, y) quiz´ con otros par´metros, hemos o a a de probar V V x1 · · · xn ( xyz(φVR (x, y) ∧ φVR (x, z) → y = z) V W V W → a b y(y R b ↔ x(x R a ∧ φVR (x, y))). Fijados x1 , . . . , xn ∈ V, definimos la funci´n G : A ⊂ V −→V mediante o G(x) = y ↔ φVR (x, y). Hemos de probar que V W V W a b y(y ∈ F (b) ↔ x ∈ F (a) y = G(x)). Basta tomar b = F −1 (G[F (a)]). V W V V Partes: x y u(u R y ↔ v(v R u → v R x)). Basta tomar y = F −1 (F −1 [PF (x)]).

Infinitud: Los axiomas de infinitud y elecci´n son los m´s dif´ o a ıciles de comprobar porque involucran conceptos menos elementales. Por eso hemos de buscar las equivalencias formalmente m´s simples. Con los axiomas ya probados a el axioma de infinitud equivale a W V x(∅ ∈ x ∧ y(y ∈ x → y ∪ {y} ∈ x)) o, m´s elementalmente a´n, a u W W V V x( y(y ∈ x ∧ z z ∈ y) ∧ y(y ∈ x → / W V z(z ∈ x ∧ u(u ∈ z ↔ u ∈ y ∨ u = y)))).

La relativizaci´n es o W W V V x( y(y ∈ F (x) ∧ z z ∈ F (y)) ∧ y(y ∈ F (x) → / W V z(z ∈ F (x) ∧ u(u ∈ F (z) ↔ u ∈ F (y) ∨ u = y)))).

A su vez esto equivale a W V x(F −1 (∅) ∈ F (x) ∧ y(y ∈ F (x) → F −1 (F (y) ∪ {y}) ∈ F (x))).

2.2. La independencia del axioma de regularidad

43

Como F es biyectiva, esto equivale a W V x(F −1 (∅) ∈ x ∧ y(y ∈ x → F −1 (F (y) ∪ {y}) ∈ x)). V Definimos y0 = F −1 (∅) y n ∈ ω yn+1 = F −1 (F (yn ) ∪ {yn }). Es claro que x = {yn | n ∈ ω} cumple lo pedido.

´ Eleccion: Con los axiomas ya probados el axioma de elecci´n equivale a o que para toda familia formada por conjuntos no vac´ disjuntos dos a dos existe ıos un conjunto que contiene exactamente un elemento en com´n con cada elemento u de la familia. Expl´ ıcitamente: V V W V x( u(u ∈ x → v v ∈ u) ∧ uv(u ∈ x ∧ v ∈ x ∧ u 6= v → La relativizaci´n es o V V W V x( u(u ∈ F (x) → v v ∈ F (u)) ∧ uv(u ∈ F (x) ∧ v ∈ F (x) ∧ u 6= v → Esto equivale a V V V x( u(u ∈ F (x) → F (u) 6= ∅) ∧ uv ∈ F (x)(u 6= v → F (u) ∩ F (v) = ∅) Usando que F es biyectiva esto equivale a V V V x( u(u ∈ x → F (u) 6= ∅) ∧ uv ∈ x(u 6= v → F (u) ∩ F (v) = ∅) lo cual se obtiene aplicando el axioma de elecci´n (en la forma que estamos o considerando) al conjunto F [x]. Considerando biyecciones adecuadas F podemos violar de mil maneras el axioma de regularidad. El ejemplo m´s simple es el siguiente: a Teorema 2.3 Si ZFC es consistente tambi´n lo es ZFC menos el axioma de e W regularidad y m´s el axioma a a = {a}. a ´ Demostracion: Basta tomar la biyecci´n F : V −→ V definida mediante o F (0) = {0}, F ({0}) = 0 y F (x) = x en otro caso. As´ tomando a = 0, el ı, modelo construido en el teorema anterior cumple V x(x R a ↔ x = a), es decir, (a = {a})VR . →
1 W V W y u ∈ x v ∈ y ∩ F (u)), 1 W W V W ¬ z(z ∈ u ∧ z ∈ v)) → y u(u ∈ x → v(v ∈ y ∧ v ∈ u))).

1 W W V W ¬ z(z ∈ F (u) ∧ z ∈ F (v))) → y u(u ∈ F (x) → v(v ∈ F (y) ∧ v ∈ F (u)))).

1 W V W y u ∈ F (x) v ∈ F (y) ∩ F (u)).

Ejercicio: Demostrar la consistencia de que existan dos conjuntos x, y tales que x = {y} ∧ y = {x}.

Los conjuntos de la forma a = {a} se llaman ´tomos. Vamos a probar que, a de hecho, es consistente la existencia de cualquier cantidad de ´tomos. a

44

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

Teorema 2.4 Si ZCF es consistente, tambi´n lo es ZFC sin el axioma de regue laridad y m´s el axioma que afirma la existencia de un conjunto de ℵ3 ´tomos. a a ´ Demostracion: Obviamente, podemos cambiar ℵ3 por cualquier otro cardinal. De hecho vamos a convertir a V en un modelo con una clase propia de ´tomos. Sea A la clase de todos los ordinales distintos de 0 y 1 y sea a A1 = {{α} | α ∈ A}. De este modo A ∩ A1 = ∅. Sea A2 = A ∪ A1 . Definimos F0 : A −→ A1 mediante F0 (α) = {α} y F1 : A1 −→ A mediante −1 F1 = F0 . As´ F2 = F0 ∪F1 : A2 −→ A2 biyectiva. Definimos F : V −→ V como ı la extensi´n de F2 que es la identidad fuera de A2 . Ciertamente es biyectiva, o luego podemos considerar a V como modelo con la relaci´n R inducida por F . o Sea κ un cardinalVR . Como A es una clase propia, existe una aplicaci´n o f : F (κ) −→ A inyectiva. Sea b = f [κ] ⊂ A y c = F −1 (b). Observemos que si a R c entonces a ∈ F (c) = b ⊂ A, luego F (a) = {a}, luego V x(x R a ↔ x = a). Con esto hemos probado que V ( a ∈ c a = {a})VR .

Ahora hemos de probar que (|c| = κ)VR . Llamemos [u, v] ≡ (u, v)VR , es decir, [u, v] es lo que confundir´ con el par ordenado (u, v) alguien que “viva” a en el modelo que estamos considerando. Definimos g = {[u, f (u)] | u ∈ F (κ)}, sea h = F −1 (g). As´ un conjunto x cumple x R h si y s´lo si x ∈ F (h) = g, si ı, o y s´lo si existe un u ∈ F (κ) tal que x = [u, f (u)]. Por lo tanto: o V W x(x R h ↔ u(u R κ ∧ x = [u, f (u)])) Tenemos que f (u) ∈ F (c), luego f (u) R c. Es claro entonces que V W x(x R h → uv(u R κ ∧ v R c ∧ x = (u, v)VR )). Esto significa que (h ⊂ κ × c)VR , pero tambi´n tenemos que e
1 V W u(u R κ → v(v R c ∧ [u, v] R h)).

En efecto, la hip´tesis es u ∈ F (κ) y entonces v = f (u) cumple lo pedido. o Esto significa que (h : κ −→ c)VR . Similarmente se prueba que h es biyectiva, luego (|c| = κ)VR . Si tomamos κ = ℵVR , hemos probado que 3 W V ( c(|c| = ℵ3 ∧ a ∈ c(a = {a})))VR , tal y como pide el enunciado, pero en realidad hemos probado que para todo cardinal κ existe un conjunto de ´tomos de cardinal κ, lo que implica que en a este modelo la clase de todos los ´tomos no es un conjunto. a

2.2. La independencia del axioma de regularidad

45

Ejercicio: Demostrar la consistencia de que exista una sucesi´n de conjuntos {xn }n∈ω o V tales que n ∈ ω xn = {xn+1 }.

Ahora demostraremos la consistencia de NBGA, es decir, la teor´ determiıa nada por los axiomas de NBG menos el axioma de regularidad m´s el axioma a que afirma que la clase A = {a | a = {a}} es un conjunto y V = R(A). (Ver [12.32]). De hecho veremos que es consistente exigir adem´s que A tenga cualquier cardinal prefijado. Recordemos que a V V S R0 (A) = A ∧ α Rα+1 (A) = PRα (A) ∧ λ Rλ (A) = Rδ (A),
δ<λ

de modo que R(A) =

α∈Ω

(Notemos que en principio deber´ ıamos poner R0 (A) = ct A, pero es que A es un conjunto transitivo.) La consistencia de NBGAV W equivale a la de ZFCA, donde V = R(A) ha de entenderse como la sentencia x α x ∈ Rα (A). Teorema 2.5 Si ZFC es consistente tambi´n lo es ZFCA+|A| = ℵ3 . e ´ Demostracion: Seg´n hemos demostrado, la consistencia de ZFC (o la u de NBG) implica la consistencia de NBG sin el axioma de regularidad y m´s a el axioma que afirma la existencia de un conjunto con ℵ3 ´tomos (sin excluir a que haya m´s ´tomos). Trabajamos en esta teor´ y en ella construiremos un a a ıa modelo de la teor´ del enunciado. Sea, pues X un conjunto con ℵ3 ´tomos ıa a (todo el argumento vale igual si cambiamos ℵ3 por cualquier otro cardinal finito o infinito). Vamos a probar que M = R(X) es el modelo buscado. M es una clase transitiva que cumple PM = M , por lo que los argumentos del teorema 2.1 se aplican literalmente para concluir que M es un modelo de ZFC menos el axioma de regularidad (pues ahora no se cumple M ⊂ R). Es inmediato comprobar que “x es un ´tomo” es absoluto para modelos a transitivos de ZF∗ . Vamos a probar que los unicos ´tomos en M son los de X, ´ a con lo que concluiremos que AM = X. En efecto, sea a ∈ M = R(X) un ´tomo. Sea α el m´ a ınimo ordinal tal que a ∈ Rα (X). Es claro que α no puede ser un ordinal l´ ımite, y si fuera α = β + 1 entonces a ∈ PRβ , luego a ∈ a ⊂ Rβ y llegar´ ıamos a que a ∈ Rβ , en contradicci´n con la elecci´n de α. As´ pues, α = 0 y a ∈ R0 (X) = X. o o ı Ahora hemos de probar que M cumple V = R(A). En la definici´n de R(A) o aparecen ordinales, luego primero necesitamos comprobar que “x es un ordinal” es absoluto para M . En realidad lo que sucede es que para un modelo que cumple PM = M pr´cticamente todo es absoluto. En efecto, ser un ordinal es a ser transitivo, conexo y bien fundado. Las dos primeras propiedades son ∆0 , luego absolutas. Respecto a la ultima, ´ V V W x(x est´ bien fundado ↔ y(y ⊂ x ∧ y 6= ∅ → u ∈ y(u ∩ y = ∅))). a

S

Rα (A).

46

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad Al relativizar a M queda V V W x(¯ est´ bien fundadoM ↔ y(y ⊂ x ∧ y 6= ∅ → u ∈ y(u ∩ y = ∅))). ¯x a ¯

Notemos que no hace falta poner y porque si y ⊂ x, entonces y ∈ PM = M . ¯ ¯ En definitiva tenemos que V x(¯ est´ bien fundadoM ↔ x est´ bien fundado). ¯x a ¯ a

As´ pues, ser un ordinal es absoluto para M , y claramente entonces tambi´n ı e es absoluto ser un ordinal sucesor o un ordinal l´ ımite. Por otra parte, si x ∈ M , entonces Px ⊂ PM = M , luego (Px)M = Px ∩ M = Px, es decir, Px tambi´n e es absoluto para M . Ahora demostramos que V α ∈ Ω Rα (A)M = Rα (X).
M

En efecto, para α = 0, relativizando R0V = A tenemos que R0 (A)M = (A) A = X. Si se cumple para α, relativizando αRα+1 (A) = PRα (A) concluimos que Rα+1 (A)M = PRα (A)M = PRα (X) = Rα+1 (X). Finalmente, si se cumple para todo δ < λ, relativizando que V V W λ x(x ∈ Rλ (A) ↔ δ < λ x ∈ Rδ (A)) V W x(x ∈ Rλ (A)M ↔ δ < λ x ∈ Rδ (A)M ).

concluimos que

V W α V De este modo, como trivialmente x ∈ M M x ∈ Rα (X), concluimos que W ( x α x ∈ Rα (A))M , pero esto es (V = R(A)) . As´ pues, M es un modelo ı de ZFCA.

Aplicando la hip´tesis de inducci´n llegamos a que o o S Rλ (A)M = Rδ (X) = Rλ (X).
δ<λ

Todav´ nos falta demostrar que (|A| = ℵ3 )M . En primer lugar hemos de ıa probar que ℵM = ℵ3 . La definici´n de ℵ3 involucra cardinales y la operaci´n α+ , o o 3 luego hemos de probar que ambos conceptos son absolutos para M . Tenemos que V V W x(x es un cardinal ↔ x es un ordinal ∧ y ∈ x¬ f (f : y −→ x biyectiva)). Observamos que si x ∈ M e y ∈ x (con lo que tambi´n y ∈ M ) y f : y −→ x, e entonces f ⊂ y × x ⊂ M , luego f ∈ PM = M . Esto hace que al relativizar la ¯ sentencia anterior no tengamos que poner f y quede simplemente V x(x es un cardinalM ↔ x es un cardinal).

2.3. Modelos sim´tricos e

47

Como los cardinalesM son los cardinales, es claro que el menor cardinalM mayor que un ordinal α es el menor cardinal mayor V α, es decir, (α+ )M = α+ . que Ahora, una simple inducci´n sobre α prueba que α ℵM = ℵα . En particular o α ℵM = ℵ3 . 3 Finalmente, si f : ℵ3 −→ X es biyectiva, seg´n hemos comentado ya, puesto u que ℵ3 , X ∈ M , se cumple tambi´n que f ∈ M , luego e W f ∈ M (f : ℵM −→ AM biyectiva), 3 que es lo mismo que W ( f f : ℵ3 −→ A biyectiva)M ,

es decir, (|A| = ℵ3 )M . En definitiva, M es un modelo de ZFCA+|A| = ℵ3 .

2.3

Modelos sim´tricos e

En esta secci´n construiremos modelos transitivos de ZFA en los que no se o cumple el axioma de elecci´n. La existencia de ´tomos ser´ esencial, ya que va o a a ser siempre el conjunto de ´tomos el que nos proporcionar´ los contraejemplos. a a Puede pensarse que esto es “hacer trampa”, pero lo cierto es que en el cap´ ıtulo VI veremos c´mo transformar los argumentos que daremos aqu´ en argumentos o ı m´s sofisticados que proporcionan modelos de ZF (sin ´tomos). Las pruebas a a con ´tomos son m´s claras y menos t´cnicas que las que veremos all´ por lo a a e ı, que constituyen una buena aproximaci´n al problema de violar el axioma de o elecci´n. o La idea fundamental consiste en probar que el axioma de elecci´n introo duce conjuntos “asim´tricos” en un cierto sentido, de modo que si definimos e esta noci´n de “simetr´ y nos quedamos con los conjuntos “suficientemente o ıa” sim´tricos”, tendremos un modelo de ZFA en el que no cabr´n ciertas funciones e a de elecci´n, ni ciertos buenos ´rdenes, etc. o o Una forma de medir la simetr´ de una figura geom´trica es determinar los ıa e movimientos que la dejan invariante. Por ejemplo, un cuadrado es m´s sim´trico a e que un rect´ngulo, pues hay cuatro giros que dejan invariante a un cuadrado y a s´lo dos que dejan invariante a un rect´ngulo. Un c´ o a ırculo, en cambio, es mucho m´s sim´trico, pues todos los giros lo dejan invariante. Vamos a aplicar estas a e ideas a nuestro contexto. Trabajaremos en NBGA (con el axioma de elecci´n). o Ya sabemos que esta teor´ es consistente si lo es ZFC. ıa Llamaremos ΣA al grupo de las permutaciones del conjunto de ´tomos A, a es decir, el conjunto de todas las aplicaciones biyectivas f : A −→ A, que tiene estructura de grupo con la composici´n de aplicaciones. o Por otra parte, si M es una V clase transitiva, un automorfismo de M es una biyecci´n F : M −→ M tal que uv ∈ M (u ∈ v ↔ F (u) ∈ F (v)). o

Es claro que si x ∈ M entonces F (x) = F [x] = {F (y) | y ∈ x}. As´ mismo ı es obvio que la identidad en M es un automorfismo de M , que la composici´n o

48

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

de automorfismos de M es un automorfismo de M y que el inverso de un automorfismo de M es un automorfismo de M . Estas propiedades nos permitir´ ıan concluir que la clase de todos los automorfismos de M es un grupo con la composici´n de aplicaciones si no fuera porque la clase de los automorfismos de M no o existe. En efecto, si M es una clase propia cada automorfismo de M es tambi´n e una clase propia, luego los automorfismos de M no pertenecen a ninguna clase. Sin embargo, vamos a ver que podemos representar este inexistente grupo de todos los automorfismos de una clase M a trav´s del grupo ΣA . e Teorema 2.6 Para toda permutaci´n de los ´tomos f ∈ ΣA , existe un unico o a ´ ¯ ¯ automorfismo f : V −→ V tal que f |A = f . Rec´ ıprocamente, si F : V −→ V es ¯ un automorfismo de V, entonces f = F |A ∈ ΣA y F = f . ´ Demostracion: Dada f ∈ ΣA , sea f0 = f , supuesto definida una aplicaci´n o fα : Rα (A) −→ Rα (A), definimos fα+1 : Rα+1 (A) −→ Rα+1 (A) mediante S fα+1 (x) = fα [x] y supuestos definidos {fδ }δ<λ , definimos fλ = fδ .
δ<λ

Una simple inducci´n demuestra que fα : Rα (A) −→ Rα (A) es un autoo morfismo y que cada fα extiende a los automorfismos anteriores. Definimos S ¯ entonces f = fα y claramente cumple lo pedido.
α∈Ω

Respecto a la unicidad, si F : V −→ V es otro automorfismo tal que F |A = f , ¯ entonces F y f coinciden en R0 (A). Si coinciden en Rα (A) y x ∈ Rα+1 (A) ¯ ¯ ¯ entonces x ⊂ Rα (A), luego F (x) = F [x] = f [x] = f (x), es decir, F y f coinciden tambi´n en Rα+1 (A). Obviamente si coinciden en Rδ (A) para todo e δ < λ tambi´n coinciden en Rλ (A). La conclusi´n es que coinciden en todo e o ¯ Rα (A) y, por consiguiente, F = f . Rec´ ıprocamente, si F : V −→ V es cualquier automorfismo y a ∈ A, entonces F (a) = F [a] = F [{a}] = {F (a)}, luego F (a) ∈ A, es decir, F |A : A −→ A ¯ inyectiva. Similarmente se prueba que f = F |A es biyectiva, luego F y f son dos automorfismos de V que coinciden en A. Por la unicidad que hemos probado ¯ f = F. ¯ Observemos que si I es la identidad en A entonces I es la identidad en V, ¯ ¯ ¯ que si f , g ∈ ΣA entonces f ◦ g = f ◦ g y que f −1 = f −1 . Todas estas igualdades se prueban restringi´ndolas a A. Por ejemplo, e ¯ ¯ ¯ f ◦ g|A = f ◦ g = f |A ◦ g |A = (f ◦ g )|A , ¯ ¯ ¯ y por la unicidad de la extensi´n ha de ser f ◦ g = f ◦ g . o ¯ Esto significa que f 7→ f ser´ un isomorfismo entre ΣA y el grupo de los ıa automorfismos de V si existiera ´ste ultimo. En la pr´ctica podemos trabajar e ´ a con el grupo de permutaciones ΣA y pensar que estamos trabajando con el grupo de los automorfismos de V.

2.3. Modelos sim´tricos e Ejemplo Un conjunto “t´ ıpico” de NBGA es x = {{a, {b, c}}, {{∅}, {a, ∅}}},

49

donde a, b y c son ´tomos, es decir, los conjuntos de NBGA est´n construidos a a a partir de ∅ y de los ´tomos. Si f ∈ ΣA , entonces a ¯ f (x) = {{f (a), {f (b), f (c)}}, {{∅}, {f (a), ∅}}}. Podemos decir que f (x) es un conjunto construido con los mismos “planos” que x pero con diferentes “ladrillos”. ¯ Una observaci´n t´cnica es que el t´rmino f es normal, es decir, que puede o e e ¯ usarse en NBG para definir clases. Concretamente, que f sea normal significa que puede definirse sin cuantificar sobre clases propias, y as´ es, pues ı W ¯ f (x) = y ↔ αg(x ∈ Rα (A) ∧ g : Rα (A) −→ Rα (A) automorfismo ¯ En lo sucesivo no distinguiremos entre f ∈ ΣA y f . En la pr´ctica tenemos a que tiene sentido hacer actuar un f ∈ ΣA sobre cualquier conjunto, aunque no sea un ´tomo. a Definici´n 2.7 Si G es un subgrupo de ΣA y x es un conjunto, definimos el o grupo de simetr´ de x en G como ıas SimG (x) = {f ∈ ΣA | f (x) = x}. Es claro que SimG (x) es un subgrupo de G. La idea es que un conjunto es m´s sim´trico cuanto mayor es su grupo de simetr´ a e ıas. Por ejemplo, dados dos a ´tomos a y b, el par desordenado {a, b} es m´s sim´trico que el par ordenado a e (a, b), pues SimG ({a, b}) est´ formado por todas las permutaciones de G que a fijan o intercambian a y b, mientras que SimG ((a, b)) est´ formado unicamente a ´ por las permutaciones de G que fijan a a y a b. Es evidente que SimG (A) = G, por lo que A es totalmente sim´trico. Lo e mismo les sucede a todos los conjuntos regulares: Teorema 2.8 Si G es un subgrupo de ΣA y x ∈ R, entonces SimG (x) = G. ´ Demostracion: Sea g ∈ G. Hemos de probar que g(x) = x para todo x ∈ R. Como la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada en R podemos o a probarlo por ≤-inducci´n. Suponemos que g(u) = u para todo u ∈ x y vemos o entonces que g(x) = {g(u) | u ∈ x} = {u | u ∈ x} = x. Ahora necesitamos resolver el problema siguiente: dado f ∈ ΣA y un conjunto x, el conjunto f (x) tiene la misma estructura que x, luego es de esperar ∧ g|A = f ∧ g(x) = y).

50

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

que x y f (x) tengan grupos de simetr´ similares. Concretamente, ¿cu´l es la ıas a relaci´n entre SimG (x) y SimG (f (x))? o Para responder a esta pregunta necesitamos recordar un concepto de la teor´ ıa de grupos: si H es un grupo y g, h ∈ H, entonces se define el conjugado de g por h como g h = h−1 gh. Es inmediato comprobar que la conjugaci´n H −→ H o dada por g 7→ g h es un isomorfismo de grupos. Si G es un subgrupo de H, la imagen de G por este isomorfismo se representa por Gh = {g h | g ∈ G}, y claramente es un subgrupo de H isomorfo a G. Teorema 2.9 Si G es un subgrupo de ΣA , f ∈ ΣA y x ∈ V, entonces SimG (f (x)) = SimG (x)f . ´ Demostracion: Sea g ∈ SimG (x)f . Entonces existe un u ∈ SimG (x) tal que g = uf . As´ pues, g(f (x)) = f (u(f −1 (f (x)) = f (u(x)) = f (x). Esto prueba ı que g ∈ SimG (x). Rec´ ıprocamente, si g ∈ SimG (x) tenemos que g(f (x)) = f (x), de donde se sigue que f −1 (g(f (x))) = x, lo cual quiere decir que u = f gf −1 ∈ SimG (x) y, por consiguiente g = f −1 uf = uf ∈ SimG (x)f . Ahora marcamos la frontera entre los conjuntos “suficientemente sim´tricos” e y los que no lo son. Para ello introducimos el concepto siguiente: Definici´n 2.10 Sea G un subgrupo de ΣA . Un filtro de subgrupos de G es o una familia F de subgrupos de G tal que a) G ∈ F, b) Si H ∈ F y K es un subgrupo de G tal que H ⊂ K ⊂ G, entonces K ∈ F, c) Si H, K ∈ F, entonces H ∩ K ∈ F. Diremos que F es un filtro normal si adem´s verifica que si H ∈ F y g ∈ G, a entonces H g ∈ F. La idea es que F determina una familia de subgrupos de G a los que podemos llamar “grandes” (G es grande, todo subgrupo que contenga un subgrupo grande es grande, etc.) Ahora definimos los conjuntos sim´tricos como los que tienen e un grupo de simetr´ grande: ıas Definici´n 2.11 Si G es un subgrupo de ΣA y F es un filtro normal de subo grupos de G, definimos la clase de los conjuntos sim´tricos (respecto de G y F) e como S = {x | SimG (x) ∈ F}.

2.3. Modelos sim´tricos e

51

Ejemplo Supongamos que A = {a, b, c}, que G = ΣA y que F = {G}. Entonces {{a, b}, {a, c}, {b, c}} ∈ S, pero {a, b} ∈ S. Esto muestra que la clase S no tiene por qu´ ser transitiva. / e En vista de este ejemplo, definimos los conjuntos hereditariamente sim´trie cos: Definici´n 2.12 Sea G un subgrupo de ΣA y F un filtro normal de subgrupos o de G. Definimos la clase de los conjuntos hereditariamente sim´tricos (respecto e de G y F) como HS = {x ∈ S | ct x ⊂ S}. Recordemos que la clausura transitiva de un conjunto x est´ formada por a sus elementos, y los elementos de sus elementos, etc. As´ los conjuntos heı, reditariamente sim´tricos son los conjuntos sim´tricos tales que sus elementos e e son sim´tricos y los elementos de sus elementos son sim´tricos, etc. El teorema e e siguiente contiene las propiedades b´sicas de los conjuntos hereditariamente a sim´tricos: e Teorema 2.13 Sea G un subgrupo de ΣA y F un filtro normal de subgrupos de G. Entonces a) La clase HS es transitiva. V b) x(x ∈ HS ↔ x ∈ S ∧ x ⊂ HS), c) R ⊂ HS, d) Si g ∈ G, entonces g|HS : HS −→ HS es un automorfismo. ´ Demostracion: a) Si u ∈ x ∈ HS, entonces ct u ⊂ ct x ⊂ S y u ∈ ct x ⊂ S, luego u ∈ HS. b) Si x ∈ S ∧ x ⊂ HS, como HS es una clase transitiva, ct x ⊂ HS ⊂ S, luego x ∈ HS. El rec´ ıproco es obvio. c) Para probar que R ⊂ HS razonamos por ∈-inducci´n, suponemos que o x ∈ R cumple x ⊂ HS y hemos de probar que x ∈ HS. Por el apartado anterior basta ver que x ∈ S, pero sabemos que SimG (x) = G ∈ F. d) En primer lugar observamos que si x ∈ S entonces g(x) ∈ S, pues si x ∈ S entonces SimG (x) ∈ F, luego SimG (g(x)) = SimG (x)g ∈ F por la condici´n de o normalidad. Supongamos ahora que existe un conjunto x ∈ HS tal que g(x) ∈ HS. / Podemos tomar el m´ ınimo ordinal α tal que existe un conjunto x ∈ Rα (A) en estas condiciones. Obviamente α no puede ser un l´ ımite. Si α = 0 entonces x es un ´tomo, luego g(x) tambi´n lo es. Hemos visto que g(x) ∈ S, y al ser un a e a ´tomo ct g(x) = g(x) ⊂ S, luego g(x) ∈ HS, contradicci´n. o

52

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

Si α = β + 1 entonces x ⊂ Rβ (A) y por la minimalidad de α ha de ser g(x) = g[x] ⊂ HS. Como g(x) ∈ S, de hecho g(x) ∈ HS, contradicci´n. o Con esto hemos probado que g|HS : HS −→ HS. Lo mismo vale para g −1 , y (g −1 )|HS resulta ser la inversa de g|HS . As´ pues, g|HS : HS −→ HS biyectiva. ı Evidentemente es un automorfismo. Es evidente que los automorfismos de una clase transitiva conservan las f´rmulas. Concretamente: o Teorema 2.14 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula de Lm . Entonces en NBGA se o demuestra que si G es un subgrupo de ΣA , F es un filtro normal de subgrupos de G y g ∈ G, entonces V x1 · · · xn (φHS (¯1 , . . . , xn ) ↔ φHS (g(¯1 ), . . . , g(¯n ))). ¯ ¯ x ¯ x x

Esto se prueba por inducci´n sobre la longitud de φ probando simult´neao a mente la versi´n correspondiente para t´rminos, es decir, o e V x1 · · · xn (g(tHS (¯1 , . . . , xn )) = tHS (g(¯1 ), . . . , g(¯n ))). ¯ ¯ x ¯ x x Ahora estamos en condiciones de probar el resultado b´sico: a Teorema 2.15 Si G es un subgrupo de ΣA y F es un filtro normal de subgrupos de G entonces HS es un modelo transitivo de ZFA. ´ Demostracion: Como HS es transitivo, cumple el axioma de extensionalidad. Para comprobar el axioma del par tomamos x, y ∈ HS. Consideremos una permutaci´n g ∈ SimG (x) ∩ SimG (x). Claramente o g({x, y}) = {g(x), g(y)} = {x, y}. Con esto hemos probado que SimG (x) ∩ SimG (y) ⊂ SimG ({x, y}), luego SimG ({x, y}) ∈ F y {x, y} ∈ S. Puesto que obviamente {x, y} ⊂ HS, tenemos, de hecho, que {x, y} ∈ HS. Para el axioma de la uni´n tomamos x ∈ HS y vamos a probar que o ≥[ ¥ SimG (x) ⊂ SimG u .
u∈x

porque, como g[x] = x, resulta que g permuta los conjuntos u ∈ x. Esto prueba S que la uni´n es sim´trica, pero por transitividad o e u ⊂ HS, luego la uni´n es o u∈x hereditariamente sim´trica. e

En efecto, si g ∈ SimG (x), entonces ≥S ¥ hS i S S S g u =g u = g[u] = g(u) = u
u∈x u∈x u∈x u∈x u∈x

2.3. Modelos sim´tricos e

53

Para el axioma del reemplazo tomamos una funci´n F : B ⊂ HS −→ HS o definida por una f´rmula, es decir, F (x) = y ↔ φHS (x, y, x1 , . . . , xn ), donde o x1 , . . . xn ∈ HS. Tomamos a ∈ HS y hemos de probar que F [a] ∈ HS. Ciertamente F [a] ⊂ HS, luego s´lo hay que probar que F [a] ∈ S. Para ello probaremos o que SimG (a) ∩ SimG (x1 ) ∩ · · · ∩ SimG (xn ) ⊂ SimG (F [a]). Tomamos una permutaci´n g en la intersecci´n de los grupos de simetr´ Si o o ıas. y ∈ F [a] entonces existe x ∈ a tal que y = F (x), es decir, φHS (x, y, x1 , . . . , xn ). Por el teorema anterior φHS (g(x), g(y), x1 , . . . , xn ) y g(x) ∈ g(a) = a, luego g(y) = F (g(x)) ∈ F [a]. Esto prueba que g(F [a]) ⊂ F [a] y razonando con g −1 obtenemos la otra inclusi´n. As´ pues, g(F [a]) = F [a] y por consiguiente o ı g ∈ SimG (F [a]). Como Ω ⊂ R ⊂ HS tenemos que HS cumple los axiomas del conjunto vac´ ıo e infinitud. Para probar el axioma de partes tomamos x ∈ HS y hemos de ver que Px ∩ HS ∈ HS. Como Px ∩ HS ⊂ HS, s´lo hay que probar que Px ∩ HS ∈ S. o Para ello basta ver que SimG (x) ≤ SimG (Px ∩ HS). Si g ∈ SimG (x) y u ∈ Px ∩ HS, entonces u ⊂ x, luego g(u) = g[u] ⊂ g[x] = g(x) = x, luego g(u) ∈ Px ∩ HS. Con esto hemos probado que g[Px ∩ HS] ⊂ PX ∩ HS. Razonando con g −1 tenemos la otra inclusi´n, luego g(Px ∩ HS) = PX ∩ HS. o Con esto tenemos probado que HS es un modelo de ZF. Para probar que es un modelo de ZFA observamos primero que “x es un ordinal” es absoluto para HS. Para ello observamos que en ZF se demuestra x es un ordinal → x es transitivo ∧ x es conexo ∧ xno contiene ´tomos, a y en ZFA (o NBGA) se demuestra tambi´n la implicaci´n contraria (en general, e o un conjunto transitivo y sin ´tomos est´ bien fundado). En particular ser un a a ordinal es ∆0 en ZFA. No obstante esto no nos vale porque todav´ no sabemos ıa que HS sea un modelo de ZFA. Ahora bien, si α es un ordinal, entonces α es un ordinalHS , porque ser un ordinal es Π1 en cualquier caso, y si α es un ordinalHS , entonces α es (transitivo, conexo y sin ´tomos)HS , luego cumple todo esto sin relativizar (porque todo es a ∆0 ) y, como estamos trabajando en NBGA, esto implica que α es un ordinal. Ahora es claro que ser un ordinal l´ ımite o un ordinal sucesor tambi´n es e absoluto para HS. Seguidamente demostramos por inducci´n sobre α que o V α Rα (A)HS = Rα (A) ∩ HS. V En efecto, para α = 0 relativizamos x(x ∈ R0 (A) ↔ x es un ´tomo) y as´ a ı V obtenemos x(x ∈ R0 (A)HS ↔ x ∈ A ∩ HS), luego R0 (A)HS = A ∩ HS = R0 (A) ∩ HS.

54

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad Supuesto cierto para α, relativizamos Rα+1 (A) = PRα (A), con lo que

= PHS Rα (A)HS = PRα (A)HS ∩ HS = P(Rα (A) ∩ HS) ∩ HS = PRα (A) ∩ HS = Rα+1 (A) ∩ HS. V W Para el caso l´ ımite relativizamos x(x ∈ Rλ (A) ↔ δ < λ x ∈ Rδ (A)). El resultado es V W x(x ∈ Rλ (A)HS ↔ δ < λ x ∈ Rδ (A)HS ). Si suponemos que Rδ (A)HS = Rδ (A) ∩ HS la conclusi´n es que o S Rλ (A)HS = Rδ (A) ∩ HS = Rλ (A) ∩ HS.
δ<λ

Rα+1 (A)HS

Para terminar, si x ∈ HS entonces existe un α tal que x ∈ Rα (A) ∩ HS, V W luego x ∈ HS α ∈ HS x ∈ Rα (A)HS , lo cual equivale a V W ( x α x ∈ Rα (A))HS , y esto es (V = R(A))HS . En principio los ´tomos no tienen por qu´ ser sim´tricos, por lo que puede a e e ocurrir que AHS = ∅ y HS cumpla el axioma de regularidad (y entonces cumple autom´ticamente el axioma de elecci´n). A continuaci´n veremos c´mo definir a o o o un filtro normal de subgrupos que asegure la simetr´ de los ´tomos. ıa a Definici´n 2.16 Sea G un subgrupo de ΣA . Para cada B ⊂ A definimos el o estabilizador de B en G como V EstG (B) = {g ∈ G | x ∈ B g(x) = x}. Definimos el filtro de soportes finitos de G como el filtro dado por W FG = {H | H es subgrupo de G ∧ B(B ⊂ A ∧ B finito ∧ EstG (B) ⊂ H)}.

Se comprueba inmediatamente que EstG (B) es un subgrupo de G, as´ como ı que si g ∈ G entonces EstG (g[B]) = EstG (B)g .

Es f´cil ver que FG es ciertamente un filtro normal de subgrupos de G. Para a la propiedad de la intersecci´n se usa que, claramente, o EstG (B ∪ C) ⊂ EstG (B) ∩ EstG (C). Respecto a este filtro, un conjunto x es sim´trico si existe un conjunto finito e de ´tomos B tal que EstG (B) ⊂ SimG (x), es decir, si para que un automorfismo a fije a x es suficiente que fije a un cierto conjunto finito B de ´tomos. Se dice a entonces que B es un soporte de x. En particular, si x es un ´tomo tenemos que EstG ({x}) ⊂ SimG (x), luego a x ∈ S, que es tanto como decir x ∈ HS. Por consiguiente se cumple que A ⊂ HS, y como SimG (A) = G, tenemos que A ∈ S y por tanto A ∈ HS.

2.3. Modelos sim´tricos e

55

Veamos finalmente el comportamiento de HS respecto al axioma de elecci´n. o Recordemos que, tal y como se explica en el [cap´ ıtulo XIII], en ZFA es posible definir el cardinal (generalizado) de un conjunto x como el conjunto de todos los conjuntos de rango m´ ınimo equipotentes a x. Representamos por C la clase de todos los cardinales generalizados. Teorema 2.17 Supongamos que A es (infinito) numerable, sea G = ΣA y sea HS el modelo sim´trico construido con el filtro de soportes finitos. Sea p el e cardinal (generalizado) de A en HS. Entonces en HS se cumple: a) A es infinito, pero todos sus subconjuntos son finitos o cofinitos (es decir, de complementario finito). b) A no tiene subconjuntos (infinitos) numerables. c) A no puede ser totalmente ordenado. d) Los cardinales menores que p son exactamente: 0 < 1 < 2 < 3 < 4··· e) Se cumple p < p + 1 < p + 2 < · · · < p + p < p2 < p3 < · · · f ) No se cumple p2 ≤ 2p (comparar con [13.37]) ´ Demostracion: a) Se cumple que A es infinitoHS porque ser infinito es absoluto. Sea x ⊂ A, x ∈ HS y supongamos que no es finitoHS ni cofinitoHS , es decir, que no es finito ni cofinito. Sea B ⊂ A un soporte finito de x. Como x y A \ x son infinitos, existen ´tomos u, v tales que u ∈ x \ B y v ∈ (A \ x) \ B. a Sea g ∈ ΣA la permutaci´n que cumple g(u) = v, g(v) = u y deja fijos a los o dem´s ´tomos. Entonces g ∈ EstG (B) ⊂ SimG (x), luego g(x) = x, pero como a a u ∈ x se cumple que v = g(u) ∈ g(x) = x, lo cual es una contradicci´n. As´ o ı pues, x ha de ser finito o cofinito. b) es consecuencia de a): un conjunto cuyos subconjuntos sean todos finitos o cofinitos no puede tener subconjuntos infinitos numerables, pues un conjunto infinito numerable se puede descomponer en uni´n de dos conjuntos infinitos o numerables disjuntos, y ambos ser´ subconjuntos infinitos no cofinitos del ıan conjunto de partida. c) tambi´n se sigue de a): Si A pudiera ser totalmente ordenado por una e relaci´n ≤, definimos B = {x ∈ A | {u ∈ A | u < x} es finito}. O bien B o o bien A \ B es finito. Podemos suponer que lo es A \ B, pues si lo fuera B cambiar´ ıamos la relaci´n de orden por su inversa. o Entonces ≤ es un buen orden en B, pues si X ⊂ B es no vac´ y x ∈ X, ıo entonces {u ∈ A | u < x} es finito, luego {u ∈ X | u ≤ x} tambi´n lo es, luego e tiene un m´ ınimo elemento m, que tambi´n es m´ e ınimo de X. · · · < p − 4 < p − 3 < p − 2 < p − 1,

con lo que la clase C no est´ ni totalmente ordenada ni bien fundada. a

56

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

As´ pues B tiene un buen orden y A \ B tambi´n porque es finito, luego A ı e admite un buen orden. Ahora bien, un conjunto infinito que admite un buen orden puede biyectarse con un ordinal infinito, y la restricci´n a ω de dicha o biyecci´n nos da un subconjunto infinito numerable en A, contradicci´n. o o d) Todo conjunto finito de ´tomos est´ en HS, por lo que A tiene (en HS) a a subconjuntos de todos los cardinales finitos. Si x ⊂ A tiene cardinal n, llamemos p − n al cardinal (en HS) de A \ x. Es f´cil probar en ZF que este cardinal no a depende de la elecci´n de x. A su vez, la notaci´n p − n est´ justificada porque, o o a seg´n la definici´n usual de suma de cardinales, se cumple (p − n) + n = p. u o En particular esto prueba que p − n es infinito. Por a) sabemos que los unicos ´ cardinales (en HS) menores que p son los de la forma n o p − n. Falta probar que son todos distintos y que est´n ordenados. a Sean n ≤ m cardinales finitos. Tomemos x ⊂ y ⊂ A de cardinales m − n y n respectivamente. As´ (A \ y) ∪ (y \ x) = A \ x, luego (p − m) + n = p − (m − n). ı En particular p − m ≤ p − (m − n). Con esto tenemos las desigualdades 0 < 1 < 2 < 3 < 4··· · · · ≤ p − 4 ≤ p − 3 ≤ p − 2 ≤ p − 1.

Basta probar que p − 1 6= p, pues entonces p − n 6= p − (n − 1), ya que sumando n − 1 contradir´ ıamos la primera desigualdad. Ahora bien, esto es una consecuencia de que A no tiene subconjuntos infinitos numerables. M´s a concretamente, en ZF se demuestra que si A no tiene subconjuntos numerables entonces su cardinal p ha de cumplir p 6= p − 1, pues en caso contrario tenemos un a ∈ A y una biyecci´n f : A −→ A \ {a}, que nos permite definir la sucesi´n o o a0 = a, an+1 = f (an ), y es f´cil probar que {an | n ∈ ω} es un subconjunto a infinito numerable de A. En particular la clase C no est´ totalmente ordenada porque p no es compaa rable con ℵ0 . e) Las desigualdades p < p + 1 < p + 2 < · · · se deben a que si x es un conjunto de cardinal n disjunto con A, entonces A ∪ x no puede tener subconjuntos infinitos numerables, luego, seg´n hemos visto en el apartado anterior, u su cardinal p + n cumple que p + n − 1 < p + n. La desigualdad p + p ≤ p2 es general. Si se diera la igualdad existir´ ıa f : 2 × A −→ A × A biyectiva f ∈ HS. Sea B un soporte finito de f y sean v, w ∈ A \ B dos ´tomos distintos. Sea f (i, u) = (v, w) y supongamos que u 6= v a (si no ser´ u 6= w y razonar´ ıa ıamos igual. Sea z ∈ A \ B distinto de u, v, w y sea g ∈ ΣA la permutaci´n que intercambia v y z. Entonces g(f ) = f y haciendo o actuar g sobre f (i, u) = (v, w) obtenemos que f (i, u) = (z, g(w)), luego v = z, contradicci´n. o Las desigualdades p2 < p3 < · · · se demuestran mediante un argumento similar. f) Supongamos que existe una aplicaci´n f : A × A −→ PA ∩ HS inyectiva o tal que f ∈ HS. Sea B un soporte finito para f y sean u, v ∈ A \ B dos ´tomos a distintos. Tomemos x = f (u, v) o x = A \ f (u, v) de modo que x sea finito.

2.4. Modelos internos en ZFC

57

Si u y v est´n ambos en x o ninguno lo est´, permut´ndolos obtenemos que a a a f (u, v) = f (v, u), contradicci´n (porque en este caso el automorfismo que los o permuta fija a x). Si u ∈ x y v ∈ x (o viceversa) tomamos w ∈ A \ x que no / est´ en B (esto es posible porque A \ x es infinito). Al permutar v y w resulta e f (u, v) = f (u, w), contradicci´n. o En el modelo siguiente el axioma de elecci´n es violado de la forma m´s o a dr´stica posible: a Teorema 2.18 Supongamos que A es infinito numerable y descompong´moslo a S en una uni´n disjunta A = o Pn , de pares Pn = {an , bn } con an 6= bn . n∈ω V Consideremos el grupo G = {g ∈ ΣA | n ∈ ω g(Pn ) = Pn } y sea HS el modelo sim´trico formado con el correspondiente filtro de soportes finitos. Entonces e en HS se cumple que P = {Pn | n ∈ ω} es una familia numerable de pares desordenados que no tiene funci´n de elecci´n. En particular A es una uni´n o o o numerable de conjuntos de cardinal 2 pero no es numerable. ´ Demostracion: Todos los pares Pn son sim´tricos por la definici´n de G. e o Como Pn ⊂ A ⊂ HS, de hecho Pn ∈ HS. Sea f : ω −→ P dada por f (n) = Pn . La aplicaci´n f no es sino el conjunto f = {(n, Pn ) | n ∈ ω}, y si g ∈ G se o cumple que g(f ) = {(g(n), g(Pn )) | n ∈ ω} = f , pues g fija tanto a los n´meros u naturales como a los pares Pn . As´ pues f ∈ S y como HS es un modelo de ı ZF es cerrado para pares ordenados, de modo que f ⊂ HS y concluimos que f ∈ HS. As´ mismo, como el rango es un concepto absoluto, P , que es el rango ı de f , est´ en HS. Con esto no s´lo hemos probado que P ∈ HS sino que, de a o hecho, P es numerableHS . Supongamos que P tuviera una funci´n de elecci´n h ∈ HS, es decir, suo o ponemos que h : P −→ A cumple que h(Pn ) ∈ Pn . Sea B un soporte finito para h y tomemos un n ∈ ω tal que an , bn ∈ B. Sea g la permutaci´n que / o intercambia an con bn . Es claro que g ∈ G y g(h) = h. Ahora bien, si, por ejemplo, h(Pn ) = an , al aplicar g obtenemos que g(h)(g(Pn )) = g(an ), es decir, h(Pn ) = bn , contradicci´n, e igualmente si h(Pn ) = bn . En consecuencia no o existe tal h. Notemos que si A fuera numerable tendr´ un buen orden que determinar´ ıa ıa una funci´n de elecci´n sobre P . o o No damos m´s ejemplos porque en el cap´ a ıtulo VI podremos darlos sin negar el axioma de regularidad.

2.4

Modelos internos en ZFC

T´cnicamente, esta secci´n deber´ estar incluida en el cap´ e o ıa ıtulo anterior, pues aqu´ vamos a ocuparnos de mostrar c´mo es posible formalizar las pruebas de ı o consistencia de ZFC en lugar de en NBG, pese a que muchas de ellas involucran clases propias. No obstante, la hemos retrasado hasta este punto para contar con los ejemplos que hemos visto en este cap´ ıtulo.

58

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

La diferencia fundamental entre NBG y ZFC es que en la primera teor´ tiene ıa sentido hablar de clases propias, de modo que, por ejemplo, V ≡ {x | x = x} es V un designador de Lm y en NBG∗ podemos demostrar que x(cto x → x ∈ V ). Por el contrario, en ZFC no tiene sentido el concepto de clase propia, de modo que, aunque V sigue siendo un designador de su lenguaje formal (que es el W V mismo Lm ), lo cierto es que en ZF∗ se prueba que ¬ y x x ∈ y, con lo que, estrictamente y con el convenio de que la descripci´n impropia es el conjunto o vac´ en ZF∗ se prueba que V = ∅. ıo, Por lo dem´s, cualquier teorema de NBG que unicamente involucre conjuntos a ´ puede demostrarse igualmente en ZFC (ver [9.7]). De este modo, si particularizamos todos los teoremas vistos en el cap´ ıtulo anterior al caso en que los modelos involucrados sean conjuntos, toda la teor´ puede considerarse formalizada en ıa ZFC (o en ZF∗ , etc., seg´n las indicaciones que hemos hecho en cada momento). u El problema es que hay muchos modelos interesantes que son clases propias. En este cap´ ıtulo hemos visto algunos ejemplos: la clase R de los conjuntos regulares y la clase HS de los conjuntos hereditariamente sim´tricos. e Los modelos transitivos que son clases propias se suelen llamar modelos internos, de modo que nuestro problema es explicar c´mo es posible hablar en o ZF de modelos internos de ZF. En realidad podr´ ıamos ocuparnos igualmente de modelos no naturales, pero, como no vamos a tratar con ning´n otro ejemu plo aparte del que hemos usado para probar la independencia del axioma de regularidad, no merece la pena que compliquemos la discusi´n generaliz´ndola o a innecesariamente. La idea b´sica es que los teoremas de NBG1 que involucran clases propias a concretas —es decir, definidas por f´rmulas concretas— pueden considerarse o teoremas de ZFC. Por ejemplo, la clase de los conjuntos regulares es R = {x | x es regular}, donde “x es regular” es una f´rmula que no involucra clases propias, pues equio vale a que la relaci´n de pertenencia est´ bien fundada en la clausura transitiva o a de x. Por consiguiente, la f´rmula x ∈ R tiene sentido en ZFC a condici´n de o o que no la interpretemos literalmente (pues literalmente R = ∅ en ZFC), sino como una abreviatura de la f´rmula “x es regular”. A partir de aqu´ otras o ı, f´rmulas como V ⊂ R tambi´n adquieren sentido. En este caso hemos de intero x e pretarla como y(y ∈ x → y ∈ R). Similarmente es f´cil eliminar R de otros a teoremas como PR = R. En general, cualquier f´rmula en la que aparezcan clases propias como R, o es decir, clases que tienen asociada una f´rmula de Lm que las define, puede o convertirse en una f´rmula equivalente en la que no aparezcan dichas clases. o Para ello s´lo hay que desarrollar la f´rmula hasta que las clases aparezcan s´lo o o o en subf´rmulas x ∈ M y despu´s sustituir estas subf´rmulas por la f´rmula que o e o o define a M .
1 Por simplicidad hablaremos de NBG y ZFC, si bien todo vale igualmente para pares de teor´ m´s fuertes o m´s d´biles, como NBG∗ y ZF∗ , etc. ıas a a e

2.4. Modelos internos en ZFC

59

Observemos que si al desarrollar la f´rmula lleg´ramos a una subf´rmula de o a o tipo M ∈ x, no podr´ ıamos eliminar M , pero ninguna f´rmula “razonable” de o NBG puede contener una subf´rmula en la que una clase propia deba pertenecer o a otra clase. Ello dar´ lugar a casos triviales que podr´ reformularse sin ıa ıan dicha patolog´ El lector puede objetar que las “f´rmulas razonables” no est´n ıa. o a definidas, pero no es necesario contar con una teor´ general. Cada vez que nos ıa encontremos con un teorema que involucra clases propias, es f´cil comprobar si a tiene sentido en ZFC y, con los matices que se˜alaremos m´s abajo, siempre lo n a tendr´. a En particular, si θ es una expresi´n de Lm , una relativizaci´n θM para una o o clase propia arbitraria M no tiene sentido en ZFC, pero la relativizaci´n θR s´ o ı V V tiene sentido. Es la expresi´n que resulta de sustituir cada x por x ∈ R oV o, m´s detalladamente, por x(x es regular → · · ·), y similarmente con los a descriptores. Ahora es claro que la afirmaci´n R ≤ ZF C tiene sentido en ZFC. Como en o el caso de NBG, no es un teorema, sino un esquema teorem´tico que afirma que, a para cualquier colecci´n finita Γ de axiomas de ZFC, se cumple ` R ≤ Γ. o
ZF C

No es ning´n inconveniente que las clases est´n definidas con par´metros, u e a como es el caso de las clases HS. En principio HS V HS(G, Γ), pero esto s´lo es o significa que al relativizar a HS hemos de sustituir x por “para todo conjunto x hereditariamente sim´trico respecto de G y Γ”, donde esta propiedad puede e ser definida sin hacer referencia a clases propias.2 Los teoremas de NBG que hacen referencia a clases propias arbitrarias (por ejemplo, a modelos arbitrarios) tienen sentido en ZFC como esquemas teorem´ticos que se convierten en teoremas concretos cuando todas las clases a arbitrarias se particularizan a clases definidas por f´rmulas metamatem´ticas o a concretas. Por ejemplo, es el caso de la afirmaci´n o Si M es un modelo transitivo de ZF∗ , entonces el t´rmino {x, y} es e absoluto para M . Esto es un teorema de NBG∗ y un esquema teorem´tico de ZF∗ . En ZF∗ a hay que entenderlo del modo siguiente: Existe una colecci´n finita Γ de axiomas de ZF∗ tal que para toda o f´rmula φ(x, x1 , . . . , xn ) de Lm , en ZF∗ se demuestra: o Para todos los conjuntos x1 , . . . , xn , si M = {x | φ(x, x1 , . . . , xn )} y V M ≤ Γ, entonces xy ∈ M {x, y}M = {x, y}.

Con estas observaciones deber´ quedar claro que toda la teor´ del cap´ ıa ıa ıtulo anterior y todas las aplicaciones que hemos visto en ´ste (con la posible exe cepci´n —que no es tal— de la consistencia de V 6= R) pueden desarrollarse o
2 En ZFA se prueba que cada automorfismo de A se extiende de forma unica a cada conjunto ´ Vα , para cada ordinal α, lo que permite definir SimG (x) como el conjunto de g ∈ G cuya extensi´n a Vα , para un ordinal α tal que x ∈ Vα , fija a x. Esto nos da la definici´n de los o o conjuntos sim´tricos. Los conjuntos hereditariamente sim´tricos se definen de forma similar, e e aplicando el teorema de recursi´n a los conjuntos Vα . o

60

Cap´ ıtulo 2. El axioma de regularidad

´ ıntegramente en ZFC, es decir, sin apoyarnos en ning´n momento en NBG. Lo u mismo es v´lido para los resultados de los cap´ a ıtulos posteriores.

Cap´ ıtulo III

Conjuntos constructibles
De todos los axiomas de ZFC (o NBG) el que m´s dice sobre la naturaleza a de los conjuntos es el axioma de regularidad. Seg´n este axioma, los conjuntos u se construyen a partir del vac´ a trav´s de la jerarqu´ regular: ıo e ıa V V S S V0 = ∅, α Vα+1 = PVα , λ Vλ = Vδ , V = Vα .
δ<λ α∈Ω

El axioma de regularidad V = R puede verse casi como una definici´n: o “cuando decimos conjunto, queremos decir conjunto regular, por definici´n”, de o modo que suponer el axioma de regularidad no es sino matizar el concepto de conjunto. Ahora bien, esta “matizaci´n” no puede tenerse por una “definici´n” o o en sentido categ´rico debido a que la jerarqu´ regular tiene dos “grietas”. Por o ıa una parte no sabemos realmente qu´ es PX y por otra parte no sabemos reale mente qu´ es la clase Ω de todos los ordinales. Notemos que los axiomas de e la teor´ de conjuntos postulan, ciertamente, que existe un conjunto PX que ıa contiene a todos los subconjuntos de X, pero no nos dice c´mo se generan esos o subconjuntos. Sabemos determinar algunos conjuntos que necesariamente han de estar en PX, pero no tenemos ninguna descripci´n de qu´ hemos de enteno e der por “la totalidad” de los subconjuntos de X. Similarmente, sabemos que cada ordinal es esencialmente una forma de ordenar bien un conjunto, pero no tenemos ninguna representaci´n de cu´ntas formas hay de ordenar un conjunto, o a ni siquiera un conjunto numerable. En este cap´ ıtulo introduciremos una “matizaci´n” m´s fina de la noci´n de o a o conjunto. Concretamente, definiremos la clase L de los conjuntos constructibles mediante una jerarqu´ similar a la jerarqu´ regular: ıa ıa V V S S L0 = ∅, α Lα+1 = DLα , λ Lλ = Lδ , L= Lα .
δ<λ α∈Ω

La diferencia es que ahora usamos el operador DX, que nos da lo que llamaremos el conjunto de partes definibles de X, que contiene unicamente a los ´ subconjuntos de X definibles por una f´rmula. Naturalmente esto ha de ser o precisado debidamente, pero lo importante es que DX est´ perfectamente desa crito, de modo que podemos decir que si conocemos X tambi´n conocemos DX. e 61

62

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

De este modo, la jerarqu´ constructible s´lo tiene la fisura correspondiente al ıa o uso de los ordinales. El axioma de constructibilidad V = L no llega a ser una determinaci´n categ´rica de la noci´n de conjunto, pero s´ una precisi´n mucho o o o ı o m´s sutil. Al igual que el axioma de regularidad permite responder a cuesa tiones que quedan abiertas sin ´l, como si existen o no conjuntos de la forma e a = {a}, el axioma de constructibilidad permite responder a cuestiones mucho m´s interesantes. Por ejemplo, implica la hip´tesis del continuo generalizada. a o M´s a´n, veremos que la clase L puede construirse en ZF sin el axioma a u de elecci´n, pero resulta ser un modelo de ZFC m´s la hip´tesis del continuo o a o generalizada, luego nos permitir´ probar la consistencia de ´sta m´s el axioma a e a de elecci´n supuesta la consistencia de ZF. La clase L, junto con estos hechos, o fue descubierta por G¨del. o

3.1

Definibilidad

En esta secci´n definiremos el conjunto DX de las partes definibles de un o conjunto X. Trabajamos en ZF−AP, es decir, sin el axioma de partes y sin el axioma de elecci´n. Ninguno de estos dos axiomas es necesario para definir L. o En primer lugar definimos el conjunto de las relaciones n-´dicas definibles sobre a un conjunto X. Definici´n 3.1 Sea X un conjunto, n un n´mero natural, i, j ∈ n y R ⊂ X n+1 . o u W a) Proy (X, R, n) = {s ∈ X n | t ∈ R t|n = s}, b) Diag∈ (X, n, i, j) = {s ∈ X n | s(i) ∈ s(j)}, d) Por recursi´n sobre k ∈ ω definimos o c) Diag= (X, n, i, j) = {s ∈ X n | s(i) = s(j)}, Df 0 (X, n) = {Diag∈ (X, n, i, j) | i, j < n} ∪ {Diag= (X, n, i, j) | i, j < n}, Df k+1 (X, n) = Df k (X, n) ∪ {X n \ R | R ∈ Df k (X, n)}

Esta definici´n puede resultar un poco desconcertante, pero enseguida veo remos que encierra una idea muy simple. Para ello necesitamos dos hechos t´cnicos: e Teorema 3.2 Si X es un conjunto y n es un n´mero natural, entonces u Df(X, n) ∈ PPX n . ´ Demostracion: Hemos de probar que Df(X, n) es un conjunto de relaciones n-´dicas en X. La inclusi´n Df(X, n) ⊂ PX n es inmediata. La unica a o ´

∪ {R ∩ S | R, S ∈ Df k (X, n)} ∪ {Proy(X, R, n) | R ∈ Df k (X, n + 1)}. S e) Df(X, n) = Df k (X, n).
k∈ω

3.1. Definibilidad

63

dificultad es demostrar que es un conjunto sin contar con el axioma de partes, es decir, sin saber que PX n lo es. Ahora bien, Df 0 (A, n) es un conjunto porque es la uni´n de dos im´genes de o a n × n por las aplicaciones (i, j) 7→ Diag∈ (X, n, i, j) y (i, j) 7→ Diag= (X, n, i, j). Si para todo natural n se cumple que Df k (X, n) es un conjunto, entonces Df k+1 (X, n) es tambi´n un conjunto porque es la uni´n de Df k (X, n), que es un e o conjunto, con una imagen de Df k (X, n), una imagen de Df k (X, n) × Df k (X, n) y una imagen de Df k (X, n + 1). Finalmente, Df(X, n) es un conjunto porque es una uni´n numerable de o conjuntos. En realidad la definici´n de Df(X, n) no es tan complicada. Simplemente o es la necesaria para que Df(X, n) sea el menor conjunto que cumple el teorema siguiente. La prueba es inmediata. Teorema 3.3 Sea X un conjunto y n un n´mero natural. Entonces u a) Si i, j < n entonces Diag∈ (X, n, i, j) ∈ Df(X, n) y Diag= (X, n, i, j) ∈ Df(X, n).

b) Si R ∈ Df(X, n) entonces X n \ R ∈ Df(X, n). c) Si R, S ∈ Df(X, n), entonces R ∩ S, R ∪ S ∈ Df(X, n). d) Si R ∈ Df(X, n + 1) entonces Proy(X, R, n) ∈ Df(X, n). Y ahora ya podemos mostrar qu´ es exactamente Df(X, n). Recordemos que e L0 es el lenguaje de la teor´ de conjuntos. ıa Teorema 3.4 Si X es un conjunto y n un n´mero natural, entonces Df(X, n) u es el conjunto de las relaciones n-´dicas definibles en X, es decir, el conjunto de a las relaciones R ⊂ X n tales que existe una f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L0 ) o tal que V s ∈ X n (s ∈ R ↔ X ≤ φ[s(0), . . . , s(n − 1)]).

´ Demostracion: Veamos que la relaci´n R definida por una f´rmula φ o o seg´n el enunciado est´ en Df(X, n). Hay que entender que φ tiene libres a lo u a sumo las variables x1 , . . . , xn , pero no todas necesariamente. Lo probamos por inducci´n sobre la longitud de φ. Si φ = (xi ∈ xj ) o φ = (xi = xj ) entonces o R es simplemente Diag∈ (X, n, i − 1, j − 1) o Diag= (X, n, i − 1, j − 1), luego ciertamente est´ en Df(X, n). a Si φ = ¬ψ y ψ define la relaci´n S, entonces φ define R = X n \ S. Si o S ∈ Df(X, n) por hip´tesis de inducci´n, entonces R ∈ Df(X, n) por el teorema o o anterior.

64

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

Si φ = ψ → χ y las relaciones definidas por ψ y χ son S y T , respectivamente, entonces R = (X n \ S) ∪ T . Si S, T ∈ Df(X, n) por hip´tesis de inducci´n, o o entonces R ∈ Df(X, n) por el teorema anterior. V Supongamos ahora que φ = xψ(x1 , . . . , xn , x) y que la relaci´n definida o por ψ est´ en Df(X, n + 1). Entonces a W s ∈ R ↔ ¬X ≤ x¬ψ[s(0), . . . , s(n − 1)]. Sea S la relaci´n definida por ¬ψ, que cumple S ∈ Df(X, n + 1). As´ o ı W s ∈ R ↔ ¬ x ∈ XX ≤ ¬ψ[s(0), . . . , s(n − 1), x] W W ↔ ¬ x ∈ X(s(0), . . . , s(n − 1), x) ∈ S ↔ ¬ t ∈ S t|n = s ↔ ¬t ∈ Proy(X, S, n) ↔ t ∈ X n \ Proy(X, S, n).

Por el teorema anterior tenemos que Proy(X, S, n) est´ en Df(X, n) y R = a X n \ Proy(X, S, n) tambi´n. e

Ahora veamos que todas las relaciones de Df(X, n) est´n definidas por una a f´rmula. Concretamente, probaremos por inducci´n sobre k que todas las relao o ciones de Df k (X, n) est´n definidas por una f´rmula. Las relaciones de Df 0 (X, n) a o son las definidas por f´rmulas de tipo xi ∈ xj o xi = xj . o Supuesto que las relaciones de Df k (X, n) est´n definidas por una f´rmula a o (para todo n) consideramos una relaci´n de Df k+1 (X, n). Si est´ en Df k (X, n) o a no hay nada que probar, si es el complementario de una relaci´n de Df k (X, n) o entonces est´ definida por la negaci´n de la f´rmula que define a ´sta, si es la a o o e intersecci´n de dos relaciones de Df k (X, n) entonces est´ definida por la cono a junci´n de las dos f´rmulas que definen a ´stas y si es la proyecci´n de una o o e o relaci´n de Df k (X, n + 1) definida por una f´rmula φ(x1 , . . . , xn+1 ), entonces o o W est´ definida por la f´rmula xn+1 φ. a o Definici´n 3.5 Llamaremos conjunto de las partes definibles de un conjunto o X al conjunto W DX = {x | nsR(n ∈ ω ∧ s ∈ X n ∧ R ∈ Df(X, n + 1) ∧ x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R})}.

Notemos que DX ⊂ PX, pero DX es un conjunto sin necesidad de suponer que PX lo es. En efecto, es una imagen del conjunto S (X n × Df(X, n + 1)).
n∈ω

El teorema siguiente es una consecuencia inmediata del anterior, y nos muestra que DX es justo lo que quer´ ıamos definir:

Teorema 3.6 Sea X un conjunto. Entonces DX est´ formado por los cona juntos x ⊂ X tales que existe una f´rmula φ(x0 , . . . , xn ) ∈ Form(L0 ) y existen o a1 , . . . , an ∈ X de modo que x = {u ∈ X | X ≤ φ[u, a1 , . . . , an ]}.

3.1. Definibilidad

65

En otras palabras, DX contiene a los subconjuntos de X que pueden definirse mediante una f´rmula con par´metros en X. En la pr´ctica nos ser´ util la o a a a ´ siguiente versi´n metamatem´tica de este teorema: o a Teorema 3.7 Sea φ(x, x1 , . . . , xn ) una f´rmula de Lm con a lo sumo las variao bles libres indicadas. Entonces en ZF−AP se demuestra que si X es un conjunto transitivo y ∅ ∈ X entonces V x1 · · · xn ∈ X {x ∈ X | φX (x, x1 , . . . , xn )} ∈ DX. ´ Demostracion: Podemos cambiar φ por una f´rmula equivalente sin deso criptores con las mismas variables libres (porque X verifica los axiomas de extensionalidad y del conjunto vac´ Equivalentemente, podemos suponer que φ ıo). no tiene descriptores, con lo que podemos considerar la f´rmula pφq ∈ L0 . Por o el teorema 1.17, dados x1 , . . . , xn ∈ X tenemos que {x ∈ X | φX (x, x1 , . . . , xn )} = {x ∈ X | X ≤ pφq[x, x1 , . . . , xn ]},

y basta aplicar el teorema anterior.
Ejercicio: Adaptar el argumento del teorema [9.6] para probar que si M es un modelo transitivo de todo ZFC entonces DM es un modelo transitivo de todo NBG.

´ Estas son las propiedades b´sicas del conjunto de partes definibles. a Teorema 3.8 Sea X un conjunto. Entonces a) DX ⊂ PX, b) X ∈ DX, c) Si X es transitivo entonces X ⊂ DX, d) Si x ⊂ X y x es finito entonces x ∈ DX, e) Si X es finito entonces DX = PX, f ) [AE] Si X es infinito entonces |DX| = |X|. ´ Demostracion: a) es evidente. b) X = {x ∈ X | (x = x)X } ∈ DX. c) Si u ∈ X, entonces u = {x ∈ X | (x ∈ u)X } ∈ DX. d) Sea x = {a1 , . . . , an } Consideremos la f´rmula o φ = x0 = x1 ∨ · · · ∨ x0 = xn ∈ L0 . Es claro que x = {u ∈ X | X ≤ φ[u, a1 , . . . , an ]} ∈ DX. e) es consecuencia de d).

66

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

f) Se sigue f´cilmente de 3.6, pues cada elemento de DX est´ determinado a a por una f´rmula de L0 y una sucesi´n finita de elementos de X. El conjunto de o o las f´rmulas de L0 es numerable y el cardinal del conjunto de sucesiones finitas o de X es el mismo que el de X. Terminamos demostrando que los conceptos que acabamos de introducir son absolutos: Teorema 3.9 Los t´rminos Df(X, n) y DX son absolutos para modelos transie tivos de ZF−AP. ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo de ZF−AP. Es inmediato comprobar que si X, R, n, i, j ∈ M , entonces Proy (X, R, n)M = Proy (X, R, n), Diag∈ (X, n, i, j)M = Diag∈ (X, n, i, j) y Diag= (X, n, i, j)M = Diag= (X, n, i, j). De aqu´ seV ı sigue que Df 0 (X, n)M = Df 0 (X, n) y por inducci´n sobre k se o concluye que k ∈ ω Df k (X, n)M = Df k (X, n). A su vez, esto implica que Df(X, n)M = Df(X, n), es decir, que Df(X, n) es absoluto para M . Es un teorema de ZF−AP que V W Xx(x ∈ DX ↔ nsR(n ∈ ω ∧ s ∈ X n ∧ R ∈ Df(X, n + 1) ∧ x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R})). Por lo tanto, M cumple la relativizaci´n de este teorema: o V V W X ∈ M x(x ∈ DM X ↔ nsR(n ∈ ω ∧ s ∈ X n ∧ R ∈ Df(X, n + 1) ∧ x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R}M )) Notemos que no hace falta exigir n, s, R ∈ M porque esto ya se sigue de n ∈ ω, s ∈ X n = (X n )M , R ∈ Df(X, n + 1) = Df(X, n + 1)M . Igualmente, tanto x ∈ DM X como x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R}M implican ya que x ∈ M . Relativizando el teorema V snRu(u ∈ {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R} ↔ u ∈ X ∧ s ∪ {(n, u)} ∈ R)

concluimos que {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R}M = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R}, con lo que, en definitiva, tenemos que V V X ∈ M x(x ∈ DM X ↔ x ∈ DX), V es decir, X ∈ M DM X = DX, luego DX es absoluto para M .

3.2

La jerarqu´ constructible ıa

Ahora ya podemos definir L exactamente como hab´ ıamos anticipado en la introducci´n al cap´ o ıtulo:

3.2. La jerarqu´ constructible ıa

67

Definici´n 3.10 La clase L de los conjuntos constructibles se define mediante o la siguiente recursi´n transfinita: o V V S S L0 = ∅, α Lα+1 = DLα , λ Lλ = Lδ , L= Lα .
δ<λ α∈Ω

La jerarqu´ constructible, as´ definida, comparte sus propiedades b´sicas ıa ı a con la jerarqu´ regular: ıa Teorema 3.11 Se cumple: a) Cada Lα es un conjunto transitivo. b) L es una clase transitiva. c) Si α ≤ β entonces Lα ⊂ Lβ . d) Lα ⊂ Vα . V e) n ∈ ω Ln = Vn . f ) Lω = Vω . g) Si x ⊂ Lα es finito, entonces x ∈ Lα+1 . h) Lα ∈ Lα+1 . i) Lα ∩ Ω = α. j) Ω ⊂ L. ´ Demostracion: a) Se prueba por inducci´n. Si Lα es transitivo y x ∈ Lα+1 o entonces x ∈ DLα , luego x ⊂ Lα ⊂ Lα+1 por 3.8 c). b) Es obvio. c) es consecuencia de que, como hemos visto en a), Lα ⊂ Lα+1 . d) Se demuestra por inducci´n: Si Lα ⊂ Vα entonces o Lα+1 = DLα ⊂ PLα ⊂ PVα = Vα+1 . e) Se prueba inmediatamente por inducci´n teniendo en cuenta 3.8 e). o f) es consecuencia inmediata de e). g) y h) se siguen claramente de 3.8. i) Se prueba por inducci´n: si Lα ∩ Ω = α, entonces todo β ∈ Lα+1 ∩ Ω ha o de cumplir β ⊂ Lα ∩ Ω = α, es decir, β ≤ α y, por consiguiente, β ∈ α + 1. Para probar la otra inclusi´n basta ver que α ∈ Lα+1 . Ahora bien: o α = {x ∈ Lα | (x es un ordinal)Lα }, pues ser un ordinal es una propiedad ∆0 y Lα es transitivo. j) Se sigue de i).

68

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

Conviene tambi´n destacar las diferencias entre las jerarqu´ regular y conse ıas tructible. Seg´n acabamos de ver, ambas coinciden hasta Lω = Vω . Sin emu bargo, a partir de aqu´ se comportan de forma diferente: mientras Vω+1 contiene ı todos los subconjuntos de Vω , en Lω+1 s´lo est´n los definibles. Si suponemos el o a axioma de elecci´n la diferencia es clara: |Vω+1 | = 2ℵ0 y |Lω+1 | = ℵ0 . Esto no o significa que Lω s´lo tenga ℵ0 subconjuntos constructibles, pues en pasos posteo riores de la jerarqu´ aparecer´n m´s subconjuntos de Lω . En Lω+2 aparecer´n ıa a a a los subconjuntos de Lω definibles en Lω+1 , en Lω+3 aparecer´n los subconjuna tos de Lω definibles en Lω+2 y as´ sucesivamente. En general, los subconjuntos ı constructibles de un conjunto constructible dado no entran todos en un paso de la jerarqu´ constructible, sino que entran gradualmente, a medida que los m´s ıa a complejos pueden ser definidos a partir de conjuntos m´s sencillos. En cualquier a caso no podemos garantizar que todos los subconjuntos de un conjunto constructible dado sean constructibles, por lo que no todos tienen por qu´ entrar en e la jerarqu´ ıa. Teorema 3.12 La clase L es un modelo transitivo de ZF menos el axioma de partes, o de todo ZF si suponemos el axioma de partes. ´ Demostracion: Como L es transitiva cumple el axioma de extensionalidad. El axioma de regularidad se cumple en cualquier clase. El axioma del par se cumple porque si x, y ∈ Lα entonces {x, y} ⊂ Lα y, como es un conjunto finito, {x, y} ∈ Lα+1 . Para probar S axioma de la uni´n tomamos x ∈ Lα y el o observamos que, por transitividad, y ⊂ Lα y
y∈x y∈x

Para probar el axioma del reemplazo tomamos F : A ⊂ L −→ L definida mediante una f´rmula F (x) = y ↔ φL (x, y, x1 , . . . , xn ), donde x1 , . . . , xn ∈ L. o Tomamos a ∈ L y hemos de ver que F [a] ∈ L. Sea α un ordinal suficientemente grande como para que x1 , . . . , xn , a ∈ Lα y F [a] ⊂ Lα . De este modo W F [a] = {y ∈ Lα | x ∈ a φL (x, y)}.

S

W y = {u ∈ Lα | ( y ∈ x u ∈ y)Lα } ∈ Lα+1 .

Si en vez de φL tuvi´ramos φLα tendr´ e ıamos que F [a] ∈ Lα+1 . Aplicamos el teorema 1.24, seg´n el cual existe un ordinal l´ u ımite λ > α tal que φ es absoluta para Lλ − L. As´ ı W W F [a] = {y ∈ Lλ | x ∈ a φL (x, y)} = {y ∈ Lλ | x ∈ a φLλ (x, y)} W = {y ∈ Lλ | ( x ∈ a φ(x, y))Lλ } ∈ Lλ+1 . Como Ω ⊂ L es claro que L cumple el axioma del conjunto vac´ y el axioma ıo de infinitud. Supongamos ahora el axioma de partes y veamos que tambi´n se e cumple en L. Dado x ∈ L, tenemos que Px ∩ L es un subconjunto de L, luego existe un ordinal α tal que x ∈ Lα y Px ∩ L ⊂ Lα . Entonces Px ∩ L = {u ∈ Lα | (u ⊂ x)Lα } ∈ Lα+1 .

3.2. La jerarqu´ constructible ıa

69

Ahora demostraremos L verifica tambi´n el axioma de constructibilidad, es e decir, V = L, y luego veremos que ´ste implica el axioma de elecci´n, con lo que e o de hecho L ser´ un modelo de todo ZFC (supuesto el axioma de partes, pero no a el axioma de elecci´n). En definitiva, hemos de probar que en L todo conjunto es o constructible, y hemos de comprender que esto no es evidente. Con m´s detalle, a V el axioma de constructibilidad es x x es constructible, luego lo que hemos de V V probar es ( x x es constructible)L , es decir, x ∈ L x es constructibleL . Lo V que es evidente es que x ∈ L x es constructible, pero no es evidente que “x es constructible” equivalga a “x es constructibleL ”, o sea, que la constructibilidad sea absoluta para L. De hecho, la constructibilidad no es absoluta para modelos transitivos de ZFC en general. Teorema 3.13 El t´rmino Lα es absoluto para modelos transitivos de ZF−AP. e ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo de ZF−AP. Se demuestra por V inducci´n sobre α que α ∈ ΩM LM = Lα . o α En efecto, para α = 0 tenemos que LM = ∅M = ∅ = L0 . Supuesto cierto 0 para α, tenemos que LM = (DLα )M = DM LM = DLα = Lα+1 , donde hemos α α+1 usado que DX es absoluto y la hip´tesis de inducci´n. Finalmente, si λ < ΩM o o V y δ < λ LM = Lδ , al relativizar la definici´n de Lλ tenemos que o δ V W x(x ∈ LM ↔ δ < λ x ∈ LM ), λ δ y como podemos cambiar LM por Lδ , concluimos que LM = Lλ . δ λ Sin embargo, de este teorema no se deduce que la constructibilidad sea absoluta para modelos transitivos cualesquiera. La situaci´n es la siguiente: o Teorema 3.14 Sea M un modelo transitivo de ZF−AP. Entonces a) Si M es una clase propia entonces L ⊂ M y V x ∈ M (x es constructibleM ↔ x ∈ L).

b) Si M es un conjunto y λ = ΩM , entonces Lλ ⊂ M y V x ∈ M (x es constructibleM ↔ x ∈ Lλ ). ´ Demostracion: Relativizamos a M la sentencia V W x(x es constructible ↔ α x ∈ Lα )

teniendo en cuenta que Lα es absoluto. El resultado es V W x ∈ M (x es constructibleM ↔ α ∈ ΩM x ∈ Lα ).

Por el teorema 1.38, si M es una clase propia entonces ΩM = Ω, luego queda la equivalencia del enunciado. Si M es un conjunto tambi´n llegamos a e la equivalencia correspondiente.

70

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

De este modo, la constructibilidad es absoluta para clases propias, pero no necesariamente para conjuntos. Puede darse el caso de que Lλ √ M ⊂ L, de modo que todos los conjuntos de M sean constructibles pero s´lo los de Lλ sean o constructiblesM . La idea es que para construir un conjunto x ∈ M \ Lλ hacen falta m´s ordinales de los que hay en M , por lo que alguien que “viva” en M a “ve” el resultado de la construcci´n, pero no puede “ver” la construcci´n misma. o o Por otra parte, conviene resaltar que el teorema anterior afirma que L es la menor clase propia que es un modelo de ZF (o de ZFC, seg´n veremos enu seguida). Esto puede interpretarse como que al quedarnos con los conjuntos constructibles nos quedamos con los conjuntos imprescindibles para tener un modelo de la teor´ de conjuntos. M´s exactamente, habr´ que decir “los imıa a ıa prescindibles para tener un modelo con unos ordinales dados”. Tenemos modelos menores si nos quedamos con menos ordinales: Teorema 3.15 Si M es un modelo transitivo de ZF−AP+V = L, entonces M = L si M es una clase propia o bien M = Lλ con λ = ΩM si M es un conjunto. Ha de quedar claro que L es ciertamente un modelo de ZF(−AP) + V = L, mientras que no todo conjunto Lλ tiene por qu´ serlo. De hecho ning´n Lλ e u tiene por qu´ cumplir todos los axiomas de ZF. Lo que tenemos (por el teorema e de reflexi´n) es que hay conjuntos Lλ que cumplen cualquier conjunto finito de o axiomas de ZF(−AP) + V = L prefijado. Para probar que el axioma de constructibilidad implica el axioma de elecci´n o demostraremos de hecho que existe una f´rmula expl´ o ıcita x E y con x e y como unicas variables libres que determina un buen orden sobre L. ´ En efecto, observemos que, para todo conjunto X, podemos definir expl´ ıcitamente un buen orden en cada conjunto Df(X, n). Por ejemplo, ordenamos Df 0 (X, n) estableciendo que las relaciones Diag∈ (X, n, i, j) son todas menores que las relaciones Diag= (X, n, i, j) y, para comparar dos del mismo tipo, comparamos primero i y, en caso de coincidencia, comparamos j. Llamemos a este orden ≤X,n,0 . Ciertamente es un buen orden. Supuesto definido un buen orden ≤X,n,k en Df k (X, n), definimos ≤X,n,k+1 estableciendo que si R, S ∈ Df k (X, n) entonces R ≤X,n,k+1 S si y s´lo si R ≤X,n,k S; que toda relaci´n en Df k (X, n) o o es menor que toda relaci´n en Df k+1 (X, n) \ Df k (X, n); que si tenemos dos reo laciones en Df k+1 (X, n) \ Df k (X, n), ser´ menor la que se pueda expresar como a complemento de una relaci´n de Df k (X, n), si las dos pueden expresarse as´ o ı, ser´ menor la que pueda expresarse como complemento de una relaci´n menor a o respecto a ≤X,n,k ; si ninguna puede expresarse como complemento, ser´ menor a la que pueda expresarse como intersecci´n de dos relaciones de Df k (X, n), si las o dos pueden expresarse as´ buscamos las m´ ı, ınimas relaciones respecto a ≤X,n,k que nos dan cada una de ellas como intersecci´n y comparamos la menor para o una con la menor para la otra, si son iguales comparamos las segundas; en caso de que ninguna de las relaciones dadas se pueda expresar como intersecci´n, o es que ambas son proyecciones de sendas relaciones en Df k (X, n + 1), y en tal

3.2. La jerarqu´ constructible ıa

71

caso buscamos la m´ ınima posible para cada una y las comparamos con el orden ≤X,n+1,k . Es claro que as´ tenemos un buen orden ≤X,n,k+1 en Df k+1 (X, n) ı respecto al cual Df k (X, n) es un segmento inicial. Uniendo todos estos buenos o ´rdenes formamos un buen orden ≤X,n en Df(X, n). De este modo, R ≤X,n S es una f´rmula con tan s´lo las cuatro variables o o libres indicadas. Por otra parte, un buen orden ≤ en un conjunto X induce un buen orden ≤ω en el conjunto X <ω de todas las sucesiones finitas en X. Basta considerar que una sucesi´n es menor que otra si su longitud es menor y, en caso de tener o la misma longitud, comparamos con ≤ el primer elemento en el que difieran. Ahora, si ≤ es un buen orden en un conjunto transitivo X, definimos un buen orden ≤∗ en DX del modo siguiente: dos conjuntos en X cumplen la relaci´n o X ≤∗ si y s´lo si cumplen la relaci´n dada ≤; todo conjunto de X es ≤∗ que todo o o X X conjunto de DX \X; si dos conjuntos est´n en DX \X, uno es menor que el otro a si puede definirse con menos par´metros; si el m´ a ınimo n´mero de par´metros es u a n para ambos, ser´ menor el conjunto que pueda definirse con la menor relaci´n a o de Df(X, n) respecto al orden ≤X,n ; si ambos se definen con la misma m´ ınima relaci´n, ser´ menor el que requiera la menor sucesi´n de par´metros respecto o a o a al orden ≤ω en X <ω . De este modo, x ≤∗ y es una f´rmula con tan s´lo las cuatro variables libres o o X indicadas (x, y, X y ≤), y es claro que si ≤ es un buen orden en un conjunto transitivo X entonces ≤∗ es un buen orden en DX respecto al cual X es un X segmento inicial. Finalmente, definimos por recursi´n transfinita la sucesi´n Eα mediante o o V V S E0 = ∅ ∧ α Eα+1 = E∗ α ∧ λ Eλ = Eδ . αL
δ<λ

E=

α∈Ω

Una simple inducci´n muestra que cada Eα es un buen orden en Lα de o modo que cada Eα+1 extiende a Eα y Lα es un segmento inicial de Lα+1 . Por consiguiente la clase E es un buen orden de L y la f´rmula x E y es una f´rmula o o con x e y como unicas variables libres que determina un buen orden en L. ´ Si suponemos que V = L tenemos un buen orden sobre la clase universal, que a su vez se restringe a un buen orden sobre cada conjunto. En definitiva, hemos probado: Teorema 3.16 La clase L es un modelo de ZFC−AP, o de todo ZFC si suponemos AP. Por consiguiente, si ZF es consistente, tambi´n lo es ZFC. En NBG podemos e decir algo m´s fino: si NBG sin el axioma de elecci´n es consistente, entonces a o tambi´n lo es NBG m´s el axioma de elecci´n de G¨del, es decir, la existencia e a o o de una funci´n de elecci´n F : V −→ V . En efecto, si NBG sin el axioma de o o

S

Eα .

72

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

elecci´n es consistente, tambi´n lo es NBG+V = L, y entonces E permite definir o e la funci´n F . El axioma de elecci´n de G¨del no puede formularse en ZF. o o o A menudo se critica al axioma de elecci´n porque postula la existencia de cono juntos que no sabemos definir expl´ ıcitamente. En ello hay gran parte de verdad, pero no es toda la verdad. Es cierto que no sabemos construir expl´ ıcitamente, digamos, una base de R como espacio vectorial sobre Q, por lo que alguien podr´ sospechar que no existe tal cosa y que el axioma de elecci´n nos lleva ıa o a creer en fantasmas. Ahora bien, un hipot´tico n´mero real no constructible e u es algo no menos extra˜o que una hipot´tica base de R sobre Q, de modo que, n e puestos a descartar objetos extra˜os, podemos hacer dos cosas: o renunciamos al n axioma de elecci´n, con lo que no tenemos bases extra˜as, pero indirectamente o n estamos postulando la existencia de extra˜os n´meros reales no constructibles, n u o bien negamos la existencia de n´meros reales no constructibles, en cuyo caso, u no es que aceptemos indirectamente la existencia de bases extra˜as, sino que n podemos definir expl´ ıcitamente una base, a trav´s del orden constructible E. e La definici´n ser´ complicada porque el orden constructible es complicado, pero o a no por ello deja de ser expl´ ıcita. En cualquier caso, es verdad que no podr´ ıa calificarse de “constructiva” en el sentido usual porque involucra una recursi´n o transfinita. En resumen podr´ ıamos decir que, para alguien que “viva” en L no hay conjuntos “grises” indistinguibles entre s´ sino que cada conjunto tiene alguna ı, propiedad peculiar que lo distingue del resto, una o varias definiciones que nos proporcionan siempre criterios para escoger unos conjuntos frente a otros. Aunque a partir de aqu´ trabajaremos ya en ZFC o NBG, lo cierto es que ı el teorema siguiente puede probarse sin el axioma de partes ni el axioma de elecci´n: o Teorema 3.17 Para todo ordinal infinito α, se cumple que |Lα | = |α|. ´ Demostracion: Lo probamos primero suponiendo V = L. En particular tenemos el axioma de elecci´n. Ciertamente |Lω | = |ω|, pues Lω es uni´n o o numerable de conjuntos finitos. Una simple inducci´n basada en 3.8 f) nos da o el resultado. Sin suponer V = L lo que tenemos es que el teorema se cumple relativizado a L, es decir, V W ( α f f : α −→ Lα biyectiva)L , pero esto equivale a V W α f ∈ L f : α −→ Lα biyectiva,

lo cual implica, en particular, que |Lα | = |α|.

Otro resultado notable que puede demostrarse sin necesidad del axioma de elecci´n es la existencia de modelos transitivos numerables de ZFC. En efecto: o

3.3. Cardinales y constructibilidad

73

Teorema 3.18 Si Γ es una colecci´n finita de teoremas de ZFC+V = L, en ZF o se demuestra que existe un conjunto transitivo numerable M (de hecho M = Lλ , para un ordinal numerable λ) tal que M ≤ Γ. ´ Demostracion: Seg´n 1.27, en ZFC+V = L se demuestra que u W M (M transitivo ∧ |M | = ℵ0 ∧ M ≤ Γ).

Por otra parte, en ZF se demuestra que L cumple ZFC+V = L, luego tambi´n se demuestra la relativizaci´n a L de esta sentencia, es decir, e o W M ∈ L(M transitivo ∧ (|M | = ℵ0 )L ∧ (M ≤ Γ)L ). W La f´rmula (|M | = ℵ0 )L significa que f ∈ L f : ω −→ M biyectiva, luego o en particular M es numerable. Por otra parte, (M ≤ Γ)L significa que para cada una de las sentencias γ de Γ se cumple (γ M )L , pero esta sentencia se obtiene acotando cada variable por x ∈ M primero y por x ∈ L despu´s, y e como M ∈ L, resulta que x ∈ M ya implica x ∈ L, por lo que la relativizaci´n a o L es redundante. En definitiva, (γ M )L es equivalente a γ M , por lo que tenemos que M ≤ γ. El teorema anterior junto con 3.15 muestra que ha de ser M = Lλ , donde λ es un ordinal l´ ımite numerable.

3.3

Cardinales y constructibilidad

En esta secci´n trabajamos en NBG con el axioma de elecci´n (o en ZFC) y o o vamos a estudiar las repercusiones del axioma de constructibilidad en el comportamiento de los cardinales. El resultado m´s importante ser´ que V = L implica a a V la hip´tesis del continuo generalizada, es decir, α 2ℵα = ℵα+1 . Esto est´ de o a acuerdo con el car´cter “minimal” del modelo constructible: si reducimos los a conjuntos a los m´ ınimos necesarios, PX tiene el m´ ınimo cardinal posible. Seg´n ya hemos comentado, los subconjuntos constructibles de Lα no apau recen todos en Lα+1 , sino que ´ste s´lo contiene los subconjuntos definibles con e o par´metros en Lα , mientras que en pasos posteriores pueden aparecer m´s suba a conjuntos definibles con par´metros m´s complejos. El teorema siguiente pone a a cota al n´mero de pasos necesarios para obtener todos los subconjuntos de Lα . u Recordemos que α+ es el menor cardinal mayor que α. V Teorema 3.19 [V=L] α PLα ⊂ Lα+ .

´ Demostracion: Si α < ω es trivial, pues PLα = Lα+1 . Supongamos, pues, que α es infinito. Tomemos c ∈ PLα y veamos que c ∈ Lα+ . Llamemos x = Lα ∪ {c}. Observemos que x es transitivo. Vamos a refinar la prueba del teorema 1.27. Aplicando el teorema 1.24 a la jerarqu´ constructible obtenemos ıa un ordinal l´ ımite λ tal que x ⊂ Lλ y Lλ es un modelo de (cualquier colecci´n o finita prefijada de axiomas de) ZFC+V = L. Ahora sea S el n´cleo de Skolem u

74

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

de x en Lλ , que es un modelo no necesariamente transitivo de ZFC+V = L y seg´n 1.9 y 3.17 cumple |S| = |x| = |Lα | = |α| (pues L0 es numerable). u Siguiendo el argumento de 1.27, consideramos el colapso transitivo M de S. Sea G : S −→ M la funci´n colapsante. o Una simple ∈-inducci´n en x muestra que G es la identidad en x. En efecto, o si v ∈ x y se cumple G(u) = u para todo u ∈ v, entonces, como v ⊂ x ⊂ S, G(v) = {G(u) | u ∈ v ∩ S} = {G(u) | u ∈ v} = v. Por consiguiente x ⊂ M , y el particular c ∈ M . Por otra parte, M es un modelo isomorfo a S, luego M es un modelo transitivo de ZFC+V = L. Por el teorema 3.15 concluimos que M = Lλ0 , para cierto ordinal l´ ımite λ0 , pero 0 0 + |λ | = |Lλ0 | = |M | = |S| = |α|, luego λ < α . As´ pues, hemos probado que ı c ∈ Lλ0 ⊂ Lα+ . Como consecuencia: Teorema 3.20 V = L → V ℵ α 2 α = ℵα+1 .

´ Demostracion: Por 3.17 sabemos que |Lℵα | = ℵα , luego por el teorema anterior 2ℵα = |PLℵα | ≤ |Lℵ+ | = ℵα+1 . α Una interpretaci´n que ayudar´ mucho a entender este hecho si no fuera o ıa err´nea es la siguiente: en principio no sabemos cu´ntos n´meros reales hay, eso o a u depende de lo “generosa” que sea nuestra interpretaci´n del t´rmino “conjunto”. o e Ahora bien, existen unicamente ℵ1 n´meros reales constructibles, de modo que ´ u si suponemos V = L entonces el cardinal de R resulta ser ℵ1 . En este razonamiento hay una falacia. Hemos demostrado que si V = L entonces |R| = ℵ1 , pero esto no equivale a que (sin V = L) el cardinal de RL = R ∩ L sea ℵ1 . Lo que sabemos sin V = L es que la sentencia |R| = ℵ1 es W verdadera en L, es decir, ( f f : ℵ1 −→ R biyectiva)L , pero esto se traduce en que W f ∈ L f : ℵL −→ R ∩ L biyectiva, 1

luego |R ∩ L| = |ℵL |. Ahora bien, ¿qu´ es ℵL ? Por definici´n ℵ1 es el menor e o 1 1 ordinal no numerable, luego ℵL es el menor ordinal no numerableL , es decir, el 1 menor ordinal no biyectable con ω mediante una biyecci´n f ∈ L. Ciertamente, o ℵ1 no es biyectable con ω con ninguna biyecci´n constructible o no, pero esto o s´lo prueba que ℵL ≤ ℵ1 . M´s adelante (teorema 4.35) demostraremos que es o a 1 consistente que ℵL < ℵ1 , es decir, que el menor ordinal no numerableL sea en 1 realidad un ordinal numerable (s´lo que todas las biyecciones de ´ste con ω son o e no constructibles, luego no las ve nadie que “viva” en L). En particular, hay a lo sumo ℵ1 n´meros reales constructibles, pero tambi´n es consistente que s´lo u e o haya ℵ0 . En cualquier caso, alguien que “viva” en L ver´ ℵ1 porque si se da a este ultimo caso, las biyecciones de RL con ω quedan fuera de su alcance. ´

3.3. Cardinales y constructibilidad

75

Vamos a mostrar ahora que el axioma de constructibilidad es compatible con la existencia de cardinales inaccesibles. Recordemos ante todo que en [14.28] probamos que si κ es un cardinal fuertemente inaccesible entonces Vκ ≤ pZF Cq. De hecho la prueba se simplifica enormemente con los resultados que conocemos ahora sobre modelos transitivos. Observemos ahora la estructura l´gica de los o conceptos relacionados con los cardinales: Teorema 3.21 Las f´rmulas siguientes son ΠZFC : o 1 a) “κ es un cardinal”, b) “κ es regular”, c) “κ es no numerable”, d) “κ es un cardinal l´ ımite”, e) “κ es un cardinal inaccesible”. ´ Demostracion: Claramente: W κ es un cardinal ↔ κ ∈ Ω ∧ ¬ f α(α ∈ κ ∧ f : α −→ κ biyectiva), V κ es regular ↔ κ ∈ K ∧ xαf (x ⊂ κ ∧ α ∈ κ ∧ f : α −→ κ biyectiva W V → β ∈ κ γ ∈ x γ < β), W κ es no numerable ↔ κ ∈ K ∧ ¬ f α(α = ω ∧ f : κ −→ α inyectiva), W κ es un cardinal l´ ımite ↔ κ ∈ K ∧ ¬ F µ(µ < κ ∧ V W α ∈ κ f ∈ F f : α −→ µ inyectiva).

Ser un cardinal inaccesible es la conjunci´n de las f´rmulas anteriores, luego o o tambi´n es Π1 . e Seg´n la observaci´n tras el teorema 1.36, si κ es un cardinal, entonces es un u o cardinalL , si κ es regular, entonces es regularL , etc., si bien los rec´ ıprocos no son necesariamente ciertos (aunque ahora no estamos en condiciones de probarlo). Ahora es evidente el teorema siguiente: Teorema 3.22 Si es consistente que exista un cardinal d´bilmente inaccesible, e entonces es consistente V = L m´s la existencia de un cardinal d´bilmente a e inaccesible, luego tambi´n es consistente la existencia de un cardinal fuertemente e inaccesible. ´ Demostracion: Si suponemos que existe un cardinal d´bilmente inaccee sible κ, entonces κ es inaccesibleL , por las observaciones precedentes, luego L W es un modelo de ZFC+V = L+ κ κ inaccesible, luego tenemos la prueba de consistencia del enunciado. La segunda parte se debe a que bajo el axioma de constructibilidad tenemos la hip´tesis del continuo generalizada, luego los o cardinales d´bilmente inaccesibles son tambi´n fuertemente inaccesibles. e e

76

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles

El hecho de que si κ es fuertemente inaccesible entonces Vκ ≤ pZF Cq implica, junto con el segundo teorema de incompletitud de G¨del, que no es posible proo bar la existencia de cardinales fuertemente inaccesibles en ZFC (supuesto, naturalmente, que ZFC sea consistente). M´s a´n, tampoco es posible demostrar a u la consistencia de que existan tales cardinales, pues si pudi´ramos demostrar e Consis pZF Cq → Consis(pZF Cq + FI), donde FI es la existencia de un cardinal fuertemente inaccesible, entonces, dado que en ZFC+FI se demuestra Consis pZF Cq, en ZFC+FI podr´ ıamos demostrar Consis(pZF Cq + FI) y el segundo teorema de incompletitud nos dar´ que ıa ZFC+FI ser´ contradictorio (luego tambi´n ZFC). ıa e El teorema anterior nos da una prueba indirecta de que tampoco podemos demostrar la consistencia de que existan cardinales d´bilmente inaccesibles a e partir de la consistencia de ZFC, no obstante, podemos obtener argumentos directos. Teorema 3.23 Si V = L y κ es un cardinal inaccesible, entonces Vκ = Lκ . ´ Demostracion: Sabemos en general que Lκ ⊂ Vκ . Si no se diera la inclusi´n contraria, podr´ o ıamos tomar un ∈-minimal de Vκ \Lκ , es decir, x ∈ Vκ \Lκ pero x ∩ (Vκ \ Lκ ) = ∅. Como x ⊂ Vκ , de hecho x ⊂ Lκ . Por [14.27] tenemos que |x| < κ, luego la aplicaci´n que a cada u ∈ x le o asigna el m´ ınimo α < κ tal que u ∈ Lα est´ acotada en κ, es decir, existe a un δ < κ tal que x ⊂ Lδ . Pero entonces 3.19 nos da que x ∈ Lδ+ ⊂ Lκ , contradicci´n. o As´ pues, razonando en ZFC, si κ es un cardinal d´bilmente inaccesible, ı e se cumple que κ es fuertemente inaccesibleL , luego (Vκ ≤ pZF Cq)L , y por el teorema anterior esto es lo mismo que (Lκ ≤ pZF Cq)L . Podemos suponer que L0 ∈ L, con lo que el car´cter absoluto de la relaci´n ≤ (y el de pZF Cq) nos da a o el teorema siguiente: Teorema 3.24 [ZFC] Si κ es un cardinal d´bilmente inaccesible entonces e Lκ ≤ pZF Cq. Esto permite adaptar todos los razonamientos anteriores sobre cardinales fuertemente inaccesibles al caso de los cardinales d´bilmente inaccesibles sin e m´s que sustituir Vκ por Lκ . a

3.4

Constructibilidad relativa

En [12.31] definimos la jerarqu´ regular relativa a un conjunto arbitrario ıa X y en el cap´ ıtulo anterior hemos usado los modelos R(A), donde A es el conjunto de todos los ´tomos para mostrar la independencia del axioma de elecci´n a o (supuesta la existencia de ´tomos). Ahora definiremos la noci´n de constructia o bilidad relativa a un conjunto arbitrario X, y en el cap´ ıtulo VI la usaremos para

3.4. Constructibilidad relativa

77

construir un modelo de ZF (sin ´tomos) en el que no se cumplir´ el axioma de a a elecci´n. La definici´n es completamente an´loga a la de la regularidad relativa. o o a Definici´n 3.25 Dado un conjunto X, definimos la clase L(X) de los conjuntos o constructibles sobre X mediante la siguiente recursi´n transfinita: o V V S L0 (X) = ct X ∪ {X}, α Lα+1 (X) = DLα (X), λ Lλ (X) = Lδ (X),
δ<λ

L(X) =

α∈Ω

Es importante no confundir la clase L(X) as´ definida con la clase L[X] que ı introduciremos en el cap´ ıtulo XIII. Los teoremas b´sicos sobre la constructia bilidad relativa se demuestran exactamente igual que los correspondientes a la constructibilidad absoluta, as´ que no repetiremos las pruebas. Por ejemplo, el ı teorema siguiente se prueba (en ZF−AP) exactamente igual que 3.11: Teorema 3.26 Sea X un conjunto. Entonces: a) Cada Lα (X) es un conjunto transitivo. b) L(X) es una clase transitiva. c) Si α ≤ β entonces Lα (X) ⊂ Lβ (X). d) Lα ⊂ Lα (X) ⊂ Vα (X). e) L ⊂ L(X). f ) Si x ⊂ Lα (X) es finito, entonces x ∈ Lα+1 (X). g) Lα (X) ∈ Lα+1 (X). h) X ∈ L(X). No es cierto en general que Lα (X) ∩ Ω = α, pues si X contiene ordinales ´stos aparecer´n “antes de tiempo” en la jerarqu´ (est´n desde el principio), e a ıa a pero en cualquier caso Ω ⊂ L ⊂ L(X). El teorema siguiente se prueba exactamente igual que 3.12: Teorema 3.27 Si X es un conjunto, la clase L(X) es un modelo transitivo de ZF−AP, o de todo ZF si suponemos AP. Igualmente se prueba que el t´rmino Lα (X) es absoluto para modelos trane sitivos de ZF−AP. El teorema 3.14 queda ahora as´ ı: Teorema 3.28 Sea X un conjunto y M un modelo transitivo de ZF−AP tal que X ∈ M . Entonces a) Si M es una clase propia entonces L(X) ⊂ M y V x ∈ M (x ∈ L(X)M ↔ x ∈ L(X)).

S

Lα (X).

78

Cap´ ıtulo 3. Conjuntos constructibles b) Si M es un conjunto y λ = ΩM , entonces Lλ (X) ⊂ M y V x ∈ M (x ∈ L(X)M ↔ x ∈ Lλ (X)).

En particular, L(X) es la menor clase propia que contiene a X y es un modelo de ZF−AP. Del teorema se sigue tambi´n que (V = L(X))L(X) . Supongamos e ahora el axioma de partes y observemos que (V = L(Pω))L(Pω) , si bien esto no es consecuencia inmediata de la observaci´n precedente. En o efecto, si llamamos φ(X) ≡ V = L(X) y X = Pω, lo que sabemos es que (V = L(X))L(Pω) , es decir, φL(Pω) (Pω), mientras que lo que queremos probar es φ(Pω)L(Pω) ≡ φL(Pω) ((Pω)L(Pω) ). Por consiguiente, nos falta demostrar que Pω = (Pω)L(Pω) . Ahora bien, esto es f´cil: a (Pω)L(Pω) = Pω ∩ L(Pω) = Pω. Si el lector todav´ no ve por qu´ era necesaria esta comprobaci´n tal vez ıa e o le ayude pensarlo as´ sab´ ı: ıamos que alguien que “viva” en L(Pω) “creer´” que a V = L(X), pero faltaba comprobar que al ver el conjunto X = Pω “sabe” que est´ viendo el conjunto Pω. Con esto hemos probado: a Teorema 3.29 [ZF] L(Pω) es un modelo transitivo de ZF+V = L(Pω).
Ejercicio: Probar que L = L(X) si y s´lo si X ∈ L. o

En general no puede probarse que L(X) cumpla el axioma de elecci´n ni o siquiera suponiendo este axioma. Esto lo demostraremos en 6.13, pero ahora vamos a entender cu´l es el problema. a Teorema 3.30 Si X es un conjunto, entonces la clase L(X) cumple el axioma de elecci´n si y s´lo si ct X tiene un buen ≤ tal que ≤ ∈ L(X). o o ´ Demostracion: Puesto que L(X) es un modelo de ZF−AP+V = L(X), podemos trabajar en esta teor´ y demostrar que el axioma de elecci´n equivale ıa o a que ct X pueda ser bien ordenada. Con m´s detalle, si suponiendo V = L(X) a demostramos que W AE ↔ R R es un buen orden en ct X, en ZF−AP podremos demostrar la relativizaci´n de este teorema a L(X), es o decir, W AE L(X) ↔ R ∈ L(X) R es un buen orden en ct X, donde hemos usado que “ser un buen orden” y ct X son absolutos.

3.4. Constructibilidad relativa

79

Una implicaci´n es obvia. Supongamos ahora que ct X admite un buen o orden ≤ (que podemos extender obviamente a ct X ∪ {X}), y veamos que todo conjunto puede ser bien ordenado. Para ello basta definir V V S E0 = ≤ ∧ α Eα+1 = E∗ α (X) ∧ λ Eλ = Eδ . αL
δ<λ

E=

α∈Ω

Una simple inducci´n transfinita muestra que E es un buen orden sobre V , o que se restringe a un buen orden sobre cada conjunto. Vemos, pues, que si suponemos el axioma de elecci´n, lo m´ximo que poo a demos probar es que ct X puede ser bien ordenada, pero eso no garantiza que L(X) cumpla el axioma de elecci´n, pues para ello hace falta que alg´n buen o u orden de ct X est´ en L(X) (si no, alguien que “viva” en L(X) se creer´ que X e a no puede ser bien ordenado, porque ´l no ver´ ninguno de sus buenos ´rdenes, e a o por m´s que ´stos existan fuera de L(X)). a e
Ejercicio: Probar que en L(Pω) todo conjunto puede ser totalmente ordenado. Partir de un orden total en Pω obtenido a partir de una inyecci´n de Pω en R. o

S

Eα .

Hay un caso de especial inter´s en el que podemos garantizar que L(X) e cumple el axioma de elecci´n, y es cuando X es un conjunto de ordinales: o Teorema 3.31 Si X es un conjunto de ordinales entonces L(X) es un modelo transitivo de ZF−AP (o de todo ZF si suponemos AP). ´ Demostracion: Razonamos en ZF−AP+V = L(X) y observamos que si X ⊂ Ω entonces ct X ⊂ Ω, y el buen orden de Ω se restringe a un buen orden en X.

Cap´ ıtulo IV

Extensiones gen´ricas e
Seg´n sabemos, la hip´tesis del continuo es indecidible a partir de los axiou o mas de la teor´ de conjuntos, si bien hasta ahora s´lo hemos demostrado la ıa o mitad de esta afirmaci´n. Hemos probado que es irrefutable, y nos falta proo bar que es indemostrable. Puesto que el axioma de constructibilidad implica la hip´tesis generalizada del continuo, un modelo en el que se cumpla algo como o 2ℵ0 = ℵ2 cumplir´ necesariamente V 6= L. Esto ya nos impone ciertas restriccioa nes a priori sobre el modo en que podremos construir tal modelo. Es imposible demostrar en NBG la existencia de una clase propia M que sea un modelo transitivo de ZFC y tal que 2ℵ0 = ℵ2 , pues seg´n las observaciones previas y el u teorema 3.14 concluir´ ıamos entonces que L √ M ⊂ V . En definitiva, habr´ ıamos demostrado que V 6= L, y esto es imposible (salvo que NBG sea contradictoria, claro). Por otro lado, nada de esto indica que no podamos encontrar un modelo transitivo N de ZFC+2ℵ0 = ℵ2 que sea un conjunto. En tal caso, lo unico que ´ suceder´ es que LΩN √ N , lo cual no contradice que N pueda estar contenido ıa en L y, en particular, la posibilidad de que V = L. En este cap´ ıtulo nos centraremos en la construcci´n de un modelo N en estas o condiciones, si bien, como veremos en los cap´ ıtulos posteriores, la t´cnica que e emplearemos es muy potente, y nos permitir´, de hecho, construir modelos “a a medida” que satisfagan las propiedades m´s variadas. Se trata de la t´cnica de a e las extensiones gen´ricas (m´s conocida por “forcing”) descubierta por P. Cohen. e a

4.1

Conjuntos preordenados

Profundizando un poco m´s en la l´ a ınea que acabamos de esbozar, la teor´ ıa de extensiones gen´ricas nos permite partir de un modelo transitivo M de ZFC e (preferentemente numerable) y construir otro modelo N tal que M √ N pero ΩM = ΩN . Si llamamos λ a este ordinal, lo que tendremos entonces es que Lλ ⊂ M √ N , con lo que N ser´ un modelo donde V 6= L. M´s a´n, todos los a a u conjuntos que habremos a˜adido a M para pasar a N ser´n no constructibles n a en N . La enorme potencia de esta teor´ reside en que las propiedades de la ıa 81

82

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

extensi´n N estar´n completamente determinadas por M en el sentido de que o a alguien que “viva” en M estar´ en condiciones de determinar qu´ pasa en N a e aunque no “vea” buena parte de los conjuntos de N . Para motivar las definiciones b´sicas desarrollaremos un ejemplo concreto a a la par de la teor´ general. Supongamos que M es un modelo transitivo ıa numerable de ZFC y vamos a construir un modelo N con los mismos ordinales y que contenga un conjunto A ⊂ ω que no est´ en M . En lugar de trabajar con e A conviene considerar su funci´n caracter´ o ıstica χA : ω −→ 2. Nota Observemos que si N es un modelo transitivo de ZF, entonces A ∈ N si y s´lo si χA ∈ N . Destacamos esto porque el razonamiento que lo prueba es o completamente est´ndar y en lo sucesivo lo emplearemos sin m´s aclaraci´n: a a o Formalmente, para una implicaci´n basta observar que el t´rmino χA es o e absoluto para modelos transitivos de ZF. En efecto, relativizamos la sentencia V V A(A ⊂ ω → χA : ω −→ 2 ∧ n ∈ ω(χA(n) = 1 ↔ n ∈ A)), lo que nos da V V A ∈ N (A ⊂ ω → χN : ω −→ 2 ∧ n ∈ ω(χN (n) = 1 ↔ n ∈ A)), A A

de donde se sigue que si A ∈ N y A ⊂ ω entonces χA = χN ∈ N . A El rec´ ıproco se prueba igualmente usando ahora que A = χ−1 [{1}] y que el A t´rmino f −1 [{0}] es absoluto para modelos transitivos de ZF. e En general, cuando queremos probar que si unos conjuntos x1 , . . . , xn est´n a en un modelo N otro conjunto x construido a partir de ellos tambi´n lo est´, e a lo que hemos de hacer es escribir expl´ ıcitamente la f´rmula que determina x a o partir de los conjuntos dados, relativizarla a M y comprobar que la relativizaci´n o determina el mismo conjunto x. En la pr´ctica, si uno est´ suficientemente familiarizado con los modelos a a transitivos piensa simplemente que alguien que en un modelo N pueda ver un conjunto A, tiene que ver necesariamente χA, porque tiene suficientes datos como para “no equivocarse” al calcular χA. Esto puede parecer ambiguo, pero la clave est´ en que “suficientes datos” siempre significa lo mismo: no hay —en a principio— suficientes datos para calcular algo exactamente cuando el c´lculo a involucra conjuntos externos al modelo M , lo cual sucede habitualmente porque involucra subconjuntos arbitrarios de alg´n elemento de M , pues alguien que u “viva” en un modelo tiene a su alcance todos los elementos de cualquiera de ellos, pero no todos sus subconjuntos. M´s adelante comentaremos otros ejemplos. a As´ pues, nuestro problema es construir un modelo N que contenga una ı funci´n f : ω −→ 2 que no est´ en M , con lo cual habremos a˜adido el conjunto o e n A = f −1 [{1}]. La ventaja de este planteamiento es que va a ser crucial que desde M se pueda hablar de lo que sucede en N , en particular del conjunto A y de qu´ n´meros naturales est´n y cu´les no est´n en A. Para ello es m´s util la e u a a a a ´

4.1. Conjuntos preordenados

83

funci´n caracter´ o ıstica f porque nos permite considerar aproximaciones finitas. Definimos P = {p | p ⊂ ω × 2 ∧ p es una funci´n ∧ p es finito}. o Se cumple1 que P ∈ M . A sus elementos los llamaremos condiciones. La idea b´sica es que si nosotros vivimos en M pero sabemos de la existencia del modelo a N que a´n no hemos construido, no podremos ver la funci´n f , pero podremos u o especular sobre las consecuencias que tendr´ que una condici´n dada p estuviera ıa o contenida en f . Si llamamos “verdaderas” a las condiciones contenidas en f , podremos decir, por ejemplo, que si la condici´n p = {(3, 0), (8, 1)} es verdadera o entonces f (3) = 0 y f (8) = 1 (o, equivalentemente, que 3 ∈ A y 8 ∈ A). Esto / es informal. En la pr´ctica habremos de definir de alg´n modo la noci´n de a u o “condici´n verdadera” y a partir de ´sta definir f . o e Conviene pensar en t´rminos probabil´ e ısticos: si estamos en M y, por consiguiente, no tenemos ning´n criterio para determinar qu´ condiciones son veru e daderas o falsas (porque no podemos ver f ) ser´ razonable afirmar que cuanta a m´s informaci´n proporcione una condici´n menos probable ser´. Por ello cona o o a viene escribir p ≤ q para indicar que q ⊂ p. La inversi´n del orden se debe, o seg´n esto, a que p ≤ q no significa “p es m´s peque˜o que q”, sino “p es menos u a n probable que q”. El conjunto vac´ es trivialmente una condici´n, y es la unica ıo o ´ de la que podemos asegurar que es verdadera con probabilidad 1. Por ello la representaremos por 1 Ya tenemos suficientes ideas para motivar las primeras l. definiciones: Definici´n 4.1 Un conjunto preordenado con m´ximo es una terna (P, ≤, 1 tal o a l) que V es una relaci´n reflexiva y transitiva en el conjunto P y 1 ∈ P cumple ≤ o l que p ∈ P p ≤ 1 A los elementos de P los llamaremos condiciones. Cuando l. dos condiciones p, q ∈ P cumplen p ≤ q se dice que la condici´n p extiende a la o condici´n q. o No exigimos que la relaci´n sea antisim´trica porque en ning´n momento o e u nos ayudar´ en nada esta exigencia y en algunas construcciones m´s avanzadas ıa a es util t´cnicamente no tener que garantizarla. En lo sucesivo, cuando hablemos ´ e de un conjunto preordenado P (abreviadamente, c.p.o.) se sobrentender´ que a es un conjunto preordenado con m´ximo en el sentido de la definici´n anterior. a o Si P es un c.p.o., diremos que dos condiciones p, q ∈ P son compatibles si tienen una extensi´n com´n, es decir, si existe r ∈ P tal que r ≤ p y r ≤ q. En o u caso contrario diremos que son incompatibles y lo representaremos por p ⊥ q.

En nuestro ejemplo, en el que P es el conjunto de funciones parciales finitas de ω en 2, vemos que dos condiciones p y q son compatibles si y s´lo si coinciden en o su dominio com´n, en cuyo caso p ∪ q es una extensi´n com´n. Por el contrario, u o u son incompatibles si asignan im´genes distintas a un mismo n´mero. De este a u modo, dos condiciones incompatibles no pueden ser ambas verdaderas.
1 Porque el t´rmino P es absoluto para modelos transitivos de ZF, como se comprueba e V relativizando la f´rmula p(p ∈ P ↔ · · ·) o

84

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e Un filtro en un c.p.o. P es un conjunto G ⊂ P tal que a) 1 ∈ G, l V V b) p ∈ G q ∈ P(p ≤ q → q ∈ G), V W c) pq ∈ G r ∈ G(r ≤ p ∧ r ≤ q). En nuestro ejemplo, el conjunto G = {p ∈ P | p ⊂ f }

de todas las condiciones verdaderas es un filtro de P, de modo que las propiedades que definen los filtros pueden pensarse as´ “la condici´n 1 es verdadera, ı: o l toda condici´n que tiene una extensi´n verdadera es verdadera y dos condiciones o o verdaderas tienen una extensi´n verdadera”. En la pr´ctica usaremos un filtro o a G para definir la funci´n f como o S f= p.
p∈G

Ahora bien, no todo filtro en P define de este modo una funci´n f : ω −→ 2. o Basta pensar en G = {1 Para garantizar que un filtro define una funci´n le l}. o exigiremos una propiedad muy fuerte que, de hecho, nos permitir´ construir el a modelo de ZFC que estamos buscando.

Definici´n 4.2 Si P es un c.p.o., un conjunto D ⊂V es denso en P si toda o P W condici´n de P tiene una extensi´n en D, es decir, si p ∈ P q ∈ D q ≤ p. o o En nuestro ejemplo, el conjunto A = {p ∈ P | (3, 0) ∈ p} no es denso en P, pues la condici´n q = {(3, 1), (2, 0)} no tiene una extensi´n o o en A, mientras que el conjunto W D = {p ∈ P | n ∈ ω (n, 0) ∈ p}

Un filtro G en P es P-gen´rico sobre un conjunto M si G corta a todo e conjunto denso en P que pertenezca a M .

s´ que es denso en P. Otros ejemplos de conjuntos densos son el conjunto de ı condiciones con un n dado en su dominio, o el conjunto de condiciones que toman los valores 0, 1, 1 sobre tres naturales consecutivos, o el conjunto de las condiciones que coinciden en un intervalo de n´meros naturales con una u codificaci´n binaria del “Quijote”. o La definici´n de filtro gen´rico est´ relativizada a un conjunto M porque en o e a general no existen filtros gen´ricos absolutos (es decir, filtros que corten a todo e conjunto denso), pero el teorema siguiente bastar´ para nuestros fines: a Teorema 4.3 Si P es un c.p.o., p ∈ P y M es un conjunto numerable, entonces existe un filtro G P-gen´rico sobre M tal que p ∈ G. e

4.1. Conjuntos preordenados

85

´ Demostracion: El conjunto M contiene a lo sumo una cantidad numerable de subconjuntos densos en P. Digamos que son {Dn }n∈ω . (Si no hubiera ninguno o hubiera un n´mero finito completamos la sucesi´n con otros cualesquiera, u o admitiendo repeticiones.) Definimos p0 = p y, supuesto definido pn , tomamos pn+1 ∈ Dn tal que pn+1 ≤ pn . Ahora basta definir W G = {q ∈ P | n ∈ ω pn ≤ q}. Es inmediato comprobar que G es un filtro en P que contiene a p y, como pn ∈ G ∩ Dn , es claramente P-gen´rico sobre M . e Ahora ya podemos plantear nuestro ejemplo en un orden l´gico: Partimos o de un modelo transitivo numerable M de ZFC, consideramos el c.p.o. P ∈ M de las funciones finitas parciales de ω en 2 y tomamos un filtro G P-gen´rico sobre e M . Definimos S f= p.
p∈G

Ahora es f´cil probar que f : ω −→ 2. El hecho de que las condiciones de G a sean compatibles dos a dos prueba que f es una funci´n. Para cada n ∈ ω, el o conjunto W Dn = {p ∈ P | i ∈ 2 (n, i) ∈ p} ∈ M

y es denso en P. En efecto, la densidad es clara y Dn est´ en M porque la a definici´n es absoluta: o V W np(n ∈ ω ∧ p ∈ P → (p ∈ Dn ↔ i ∈ 2 (n, i) ∈ p)). Al relativizar queda: V W M np(n ∈ ω ∧ p ∈ P → (p ∈ Dn ↔ i ∈ 2 (n, i) ∈ p)),

M luego Dn = Dn ∈ M . Por consiguiente, existe p ∈ G ∩ Dn , de donde se sigue que n est´ en el dominio de f . a En general, los objetos construidos a partir de filtros gen´ricos como acabae mos de hacer con f a partir de G se llaman tambi´n “gen´ricos”. As´ f es una e e ı, funci´n gen´rica de ω en 2 y A = f −1 [{1}] es un subconjunto gen´rico de ω. La o e e idea b´sica es que la funci´n gen´rica f cumple cualquier propiedad que no se a o e pueda refutar con una condici´n particular. Por ejemplo, no podemos asegurar o que f (5) = 1, pues la condici´n p = {(5, 0)} lo refuta, en el sentido de que si o p ∈ G necesariamente f (5) = 0 (y siempre podemos tomar un filtro G que contenga a p). Por el contrario, s´ que podemos asegurar que f toma el valor 1 en ı alg´n n´mero natural, pues ninguna condici´n puede refutar esto (lo cual es otra u u o W forma de decir que el conjunto de las condiciones p que fuerzan n ∈ ω f (n) = 1 —en el sentido de que p ∈ G implica esto— es denso en P). Del mismo modo puede probarse que la funci´n f toma el valor 1 siete veces seguidas y que, en o un cierto intervalo, contiene una codificaci´n binaria del “Quijote”. Nuestro o objetivo es demostrar que existe un modelo transitivo numerable N de ZFC tal que M ⊂ N y G ∈ N , de modo que tambi´n f ∈ N y A = f −1 [{1}] ∈ N . En e primer lugar probaremos que esto garantiza que N 6= M .

86

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Definici´n 4.4 Si P es un c.p.o. y p ∈ P, diremos que p es un ´tomo si o a W ¬ qr ∈ P(q ≤ p ∧ r ≤ p ∧ q ⊥ r).

Diremos que P es no at´mico si no tiene ´tomos, es decir, si toda condici´n tiene o a o extensiones incompatibles. El claro que el preorden del ejemplo que estamos considerando es no at´mico. o Teorema 4.5 Si M es un modelo transitivo de ZFC, P ∈ M es un c.p.o. no at´mico y G es un filtro P-gen´rico sobre M entonces G ∈ M . o e / ´ Demostracion: Si P ∈ M , entonces D = P\G ∈ M y es un conjunto denso en P. En efecto, dada p ∈ P, existen dos extensiones incompatibles q y r, de las cuales una al menos no puede estar en G, digamos q, con lo que q ≤ p ∧ q ∈ D. Por definici´n de filtro gen´rico deber´ ser G ∩ D 6= ∅, lo cual es absurdo. o e ıa La versi´n absoluta de este teorema afirma simplemente que no existen filtros o gen´ricos sobre un c.p.o. no at´mico. En el caso de nuestro ejemplo, si existiera e o un filtro G que cortara a todos los subconjuntos densos de P, ´ste generar´ una e ıa funci´n gen´rica f : ω −→ 2 que deber´ ser distinta de todas las funciones de o e ıa ω en 2. En efecto, si g : ω −→ 2 es arbitraria el conjunto W D = {p ∈ P | n ∈ Dominio de p p(n) 6= f (n)} W es denso en P, luego existe p ∈ G ∩ D, luego n ∈ ωf (n) 6= g(n), luego f 6= g. Si particularizamos este razonamiento a un modelo M obtenemos un argumento directo en virtud del cual una funci´n gen´rica sobre M ha de ser o e diferente de todas las funciones de M . Terminamos la secci´n con algunos resultados utiles sobre los conceptos que o ´ hemos introducido. En primer lugar vemos que la definici´n de filtro gen´rico o e puede debilitarse: Teorema 4.6 Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o. y G ⊂ P. Entonces G es un filtro P-gen´rico sobre M si y s´lo si cumple e o V a) pq ∈ G ¬p ⊥ q, V V b) p ∈ G q ∈ P(p ≤ q → q ∈ G), V c) D ∈ M (D es denso en P → G ∩ D 6= ∅).

´ Demostracion: Como P ∈ M es denso en P, la condici´n c) implica que o G es no vac´ y entonces b) implica que 1 ∈ G. S´lo falta probar que ıo, l o V W pq ∈ G r ∈ G(r ≤ p ∧ r ≤ q). V W Lo que sabemos por a) es pq ∈ G r ∈ P(r ≤ p ∧ r ≤ q). Tomemos dos condiciones p, q ∈ G y sea D = {r ∈ P | r ⊥ p ∨ r ⊥ q ∨ (r ≤ p ∧ r ≤ q)}. Es f´cil ver que D = DM ∈ M y es denso en P, pues si t ∈ P, o bien t ⊥ p, en a

4.2. El modelo gen´rico e

87

cuyo caso t ∈ D, o bien existe una condici´n s ≤ t ∧ s ≤ p. En este caso, o bien o s ⊥ q, con lo que s ∈ D ∧ s ≤ t, o bien existe una condici´n u ≤ s ∧ u ≤ q, con o lo que u ≤ t ∧ u ∈ D. En cualquier caso concluimos que t tiene una extensi´n o en D. Por c) concluimos que G ∩ D 6= ∅, pero un r ∈ G ∩ D no puede cumplir ni r ⊥ p ni r ⊥ q, por la condici´n a), luego r ≤ p ∧ r ≤ q. o Por otra parte, vamos a ver que un filtro gen´rico cumple un poco m´s de e a lo que indica la definici´n: o Definici´n 4.7 Si W es un c.p.o., p ∈ P y E ⊂ P, diremos que E es denso bajo p o P V si q ∈ P(q ≤ p → r ∈ E r ≤ q).

Teorema 4.8 Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sea E ∈ M un subconjunto de P y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces e W V a) O bien G ∩ E 6= ∅, o bien q ∈ G r ∈ E r ⊥ q. b) Si p ∈ G y E es denso bajo p, entonces G ∩ E 6= ∅. ´ Demostracion: a) Consideremos el conjunto W V D = {q ∈ P | ( r ∈ E q ≤ r) ∨ ( r ∈ E r ⊥ q)} ∈ M. W Ciertamente D es denso en P, pues si q ∈ P y q ∈ D, entonces W ∈ E¬r ⊥ q, / r W luego p ∈ P(p ≤ r ∧ p ≤ q) y, como r ∈ E ∧ W ≤ r, tenemos que p ∈ D p ≤ q. p W V Por consiguiente W ∩ D 6= ∅, luego q ∈ V G G(( r ∈ E q ≤ r) ∨ ( r ∈ E r ⊥ q)). W De aqu´ se sigue r r ∈ G ∩ E ∨ q ∈ G r ∈ E r ⊥ q. ı V b) Si G ∩ E = ∅, por a) tenemos que existe q ∈ G tal que r ∈ E r ⊥ q. Sea q 0 ∈ G tal que q 0 ≤ p ∧ q 0 ≤ q. Como E es denso bajo p, existe una condici´n o r ∈ E tal que r ≤ q 0 ≤ q, luego ¬r ⊥ q, contradicci´n. o Como consecuencia obtenemos que los filtros gen´ricos cumplen una cone dici´n de maximalidad: o Teorema 4.9 Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sea G1 un filtro P-gen´rico sobre M y sea G2 un filtro en P tal que G1 ⊂ G2 . Entonces e G1 = G2 . ´ Demostracion: Si existiera una condici´n p ∈ G2 \G1 , como G1 ∩{p} = ∅, o el teorema anterior nos da que existe q ∈ G1 tal que p ⊥ q, pero p y q est´n a ambos en G2 , luego no pueden ser incompatibles.

4.2

El modelo gen´rico e

Ahora estamos en condiciones de extender un modelo transitivo M (en principio numerable) a un modelo N que contenga a un filtro gen´rico prefijado. Lo e que no ser´ f´cil es demostrar que N es ciertamente un modelo. Parte de la a a

88

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

prueba tendr´ que esperar a la secci´n siguiente. La construcci´n se basa en el a o o concepto siguiente. Recordemos que una relaci´n no es m´s que un conjunto de o a pares ordenados. Definici´n 4.10 Si P es un c.p.o., diremos que un conjunto σ es un P-nombre o si σ es una relaci´n y o (τ, p) ∈ σ → p ∈ P ∧ τ es un P-nombre. Esta definici´n est´ justificada por el principio de ∈-recursi´n [12.26]: defio a o nimos la funci´n caracter´ o ıstica H : V −→ 2 de la clase de los P-nombres sobre un conjunto σ supuesto que H ya est´ definida sobre la clausura transitiva de a σ, de modo que V W H(σ) = 1 ↔ x ∈ σ τ p(p ∈ P ∧ τ ∈ ct σ ∧ x = (τ, p) ∧ H(τ ) = 1).

As´ pues, un P-nombre es un conjunto de pares ordenados cuyas primeras ı componentes son otros P-nombres y sus segundas componentes son condiciones. Por ejemplo, es inmediato que σ = ∅ es un P-nombre. Si p y q son condiciones, entonces τ = {(∅, p), (∅, q)} es otro P-nombre, como tambi´n lo es e {(∅, 1 (τ, p), (τ, q)}, etc. l), Llamaremos V P a la clase de todos los P-nombres. No es dif´ ver que es ıcil una clase propia. De todos modos pronto ser´ evidente. Una simple ∈-inducci´n a o demuestra que la f´rmula “σ es un P-nombre” es absoluta para modelos transio tivos de ZF. Si M es un modelo transitivo de ZF, llamaremos M P = V P ∩ M , es decir, a la clase de los P-nombres que “ve” alguien que “viva” en M .

La idea subyacente a todo esto es que un P-nombre (en un modelo M ) es una descripci´n parcial de un conjunto de la extensi´n N que pretendemos o o construir. Es parcial porque el precio que hemos de pagar por que sea accesible desde M es sustituir el conocimiento exacto de los elementos del conjunto por un conocimiento probabil´ ıstico. Esto se entender´ mejor tras la definici´n siguiente: a o Definici´n 4.11 Sea P un c.p.o. y G un filtro en P. Definimos el valor de un o P-nombre σ respecto de G como W val(σ, G) = σG = {τG | p ∈ G (τ, p) ∈ σ}. Por ejemplo, es inmediato que ∅G = ∅. Si σ = {(∅, p)}, entonces Ω ∅ si p ∈ G, / σG = {∅} si p ∈ G. En general, cuando un par (τ, p) est´ en un nombre σ, podemos pensar que a la condici´n p indica la “probabilidad” de que el valor de τ pertenezca al valor o de σ. Alguien que no conozca G, no podr´ saber si τG ∈ σG , pero sabr´ que a a

De nuevo esta definici´n ha de entenderse por ∈-recursi´n. Tambi´n es f´cil o o e a ver que σG es absoluto para modelos transitivos de ZF.

4.2. El modelo gen´rico e

89

esto sucede si p ∈ G. Notemos que no podemos decir “si y s´lo si”, pues en o principio σ podr´ contener otro par (τ, q), con lo que para que τG ∈ σG no es ıa necesario que p ∈ G. Bastar´ tambi´n con que q ∈ G. M´s a´n, puede ocurrir ıa e a u que σ contenga otro par (ρ, r) de modo que ρG = σG , con lo que decidir en la pr´ctica cu´les son los elementos del valor de un nombre puede ser complicado. a a En cualquier caso la idea fundamental es que cada elemento (τ, p) ∈ σ da una informaci´n parcial sobre un posible elemento de σG . o Definici´n 4.12 Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o. y o sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Definimos la extensi´n gen´rica de M por e o e G como el conjunto M [G] = {σG | σ ∈ M P }. Demostraremos que M [G] es el modelo que estamos buscando. Claramente M [G] es numerable si M lo es. La transitividad es f´cil de probar: a Teorema 4.13 Si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M es un c.p.o. y G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces M [G] es un conjunto transitivo. e ´ Demostracion: Tomamos x ∈ y ∈ M [G] y hemos de probar que x ∈ M [G]. Tenemos que y = σG , para un σ ∈ M P , y entonces existen p ∈ G y τ ∈ V P de modo que (τ, p) nσ y x = τG . Por la transitividad de M ha de ser τ ∈ M P , luego x = τG ∈ M [G]. Ahora hemos de probar que M ⊂ M [G]. Para ello hemos de asignar un nombre a cada conjunto de M . Definici´n 4.14 Si P es un c.p.o., definimos el P-nombre can´nico de un cono o junto x como x = {(ˇ, 1 | y ∈ x}. ˇ y l) De nuevo se trata de una definici´n por ∈-recursi´n. Relativizando a un o o modelo transitivo la f´rmula o V W u(u ∈ x ↔ y ∈ x u = (ˇ, 1 ˇ y l))

y razonando por ∈-inducci´n se concluye inmediatamente que x es absoluto para o ˇ modelos transitivos de ZF. En particular, si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M y x ∈ M , entonces x ∈ M P . Una simple inducci´n demuestra as´ mismo ˇ o ı V que si G es un filtro sobre P entonces x xG = x. Incidentalmente, esto muestra ˇ que la aplicaci´n V −→ V P dada por x 7→ x es inyectiva, por lo que V P es una o ˇ clase propia. Teorema 4.15 Si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M es un c.p.o. y G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces M ⊂ M [G]. e ´ Demostracion: Si x ∈ M , entonces x ∈ M P , luego x = xG ∈ M [G]. ˇ ˇ Para probar que G ∈ M [G] hemos de encontrar un nombre para G:

90

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Definici´n 4.16 Si P es un c.p.o., definimos el nombre can´nico de un filtro o o gen´rico para P como e Γ = {(ˇ, p) | p ∈ P} ∈ V P . p Es inmediato comprobar que Γ es absoluto para modelos transitivos de ZF, as´ como que si G es un filtro en P entonces ΓG = G. Como consecuencia: ı Teorema 4.17 Si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M es un c.p.o. y G es un filtro P-gen´rico sobre M entonces M [G] es un conjunto transitivo, e M ⊂ M [G], G ∈ M [G] y si N es un modelo transitivo de ZF tal que M ⊂ N y G ∈ N entonces M [G] ⊂ N . ´ Demostracion: Claramente Γ = ΓM ∈ M P , luego G = ΓG ∈ M [G]. S´lo o falta probar la afirmaci´n sobre N . Ahora bien, si x ∈ M [G] entonces x = σG , o para cierto σ ∈ M P . Como σ, G ∈ N , concluimos que x = σG = (σG )N ∈ N . As´ pues, cuando hayamos probado que M [G] es un modelo de ZF tendremos ı de hecho que es el menor modelo de ZF que contiene a M como subconjunto y a G como elemento. De acuerdo con las observaciones que hemos hecho al comienzo del cap´ ıtulo, el hecho siguiente ser´ fundamental: a Teorema 4.18 Si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M es un c.p.o. y G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces ΩM = ΩM [G] , es decir, M y M [G] e contienen los mismos ordinales. ´ Demostracion: En primer lugar observamos que si P es un c.p.o. arbitrario, σ ∈ V P y G es un filtro en P, entonces rang σG ≤ rang σ. En efecto, razonamos por ∈-inducci´n. Si es cierto para los nombres de la o W clausura transitiva de σ, llamamos A = {τ ∈ V P | p ∈ G (τ, p) ∈ σ}. As´ ı S S S rang σG = (rang x + 1) = (rang τG + 1) ≤ (rang τ + 1).
x∈σG τ ∈A τ ∈A

Ahora bien, si τ ∈ A entonces hay un p ∈ G tal que (τ, p) ∈ σ, luego rang τ < rang (τ, p) < rang σ. Concluimos, pues, que rang σG ≤ rang σ.

Teniendo esto en cuenta, si tomamos un ordinal α ∈ ΩM [G] , entonces α = σG , para un cierto σ ∈ M P . Seg´n hemos probado, α = rang σG ≤ rang σ ∈ ΩM , u luego tambi´n α ∈ ΩM . La inclusi´n ΩM ⊂ ΩM [G] es consecuencia inmediata e o de la inclusi´n M ⊂ M [G]. o No estamos en condiciones de demostrar que M [G] es un modelo de ZF, pero s´ podemos probar que cumple la mayor´ de los axiomas: ı ıa Teorema 4.19 Si M es un modelo transitivo de ZF, P ∈ M es un c.p.o. y G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces M [G] cumple los axiomas de extene sionalidad, par, uni´n regularidad, vac´ e infinitud. o ıo

4.3. El teorema fundamental

91

´ Demostracion: El axioma de extensionalidad se cumple porque M [G] es transitivo. Suponiendo el axioma de regularidad, ´ste se cumple en cualquier e clase. Vac´ e infinitud se cumplen en M [G] porque ∅, ω ∈ M ⊂ M [G]. ıo Para probar el axioma del par observamos que si x, y ∈ M [G], digamos x = σG , y = τG , con σ, τ ∈ M P , entonces ρ = {(σ, 1 (τ, 1 ∈ M P cumple l), l)} ρG = {x, y} ∈ M [G]. Para el axioma de la uni´n tomamos un conjunto x = σG ∈ M [G] y definimos o W π = {(ρ, p) | p ∈ P ∧ τ qr((τ, q) ∈ σ ∧ (ρ, r) ∈ τ ∧ p ≤ r ∧ p ≤ q)} ∈ M P . S Basta probar que πG = y. y∈x S Tomemos z ∈ y, de modo que existe un y ∈ x tal que z ∈ y. Como
y∈x

y ∈ σG , ha de ser y = τG , de modo que τ ∈ M P y existe un q ∈ G tal que (τ, q) ∈ σ. Como z ∈ τG ha de ser z = ρG , donde ρ ∈ M P y existe r ∈ G tal que (ρ, r) ∈ τ . Puesto que G es un filtro existe un p ∈ G tal que p ≤ q ∧ p ≤ r. Claramente, (ρ, p) ∈ π, luego z = ρG ∈ πG . Rec´ ıprocamente, si z ∈ πG entonces z = ρG , para cierto ρ ∈ M P , y existe un p ∈ G tal que (ρ, p) ∈ π. Sean τ , q, r seg´n la definici´n de π. Como G es un u o S filtro se cumple que q, r ∈ G, luego z = ρG ∈ τG ∈ σG = x, con lo que z ∈ y.
y∈x

Queda pendiente demostrar que M [G] cumple los axiomas de reemplazo y partes, as´ como el axioma de elecci´n supuesto que lo cumpla M . De ello nos ı o ocuparemos en la secci´n siguiente. Terminamos ´sta extrayendo y generalio e zando la idea que hemos empleado para probar que M [G] cumple el axioma del par: Definici´n 4.20 Si P es un c.p.o. y σ, τ ∈ V P , definimos los nombres o pd(σ, τ ) = {(σ, 1 (τ, 1 l), l)}, po(σ, τ ) = pd(pd(σ, σ), pd(σ, τ )).

Es inmediato comprobar que estas definiciones son absolutas para modelos transitivos de ZF, as´ como que si G es un filtro en P entonces ı pd(σ, τ )G = {σG , τG }, po(σ, τ )G = (σG , τG ).

4.3

El teorema fundamental

Para probar que una extensi´n gen´rica M [G] de un modelo transitivo M o e de ZF es un modelo de ZF necesitamos demostrar primero un resultado central en la teor´ de extensiones, en virtud del cual alguien que s´lo vea los conjuntos ıa o de M tiene mucha m´s informaci´n sobre lo que sucede en M [G] de lo que en a o principio podr´ pensarse. Para precisar esto conviene introducir el concepto ıa siguiente:

92

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Definici´n 4.21 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula (metamatem´tica) con a lo o o a sumo las variables libres indicadas. Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sean σ1 , . . . , σn ∈ M P y sea p ∈ P. Diremos que p fuerza φ(σ1 , . . . , σn ) si V p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) ≡ G(G es P-gen´rico sobre M ∧ p ∈ G e → φM [G] (σ1G , . . . , σnG )). Es decir, p fuerza φ(σ1 , . . . , σn ) si el mero hecho de que p est´ en un file tro gen´rico G implica que φ es cierta en M [G] cuando sus variables libres se e interpretan con los valores de los nombres σ1 , . . . , σn . Por ejemplo, si σ = {(∅, p)}, entonces p ∞ σ = 1. En estos t´rminos, el teorema fundamental de la teor´ de extensiones gen´e ıa e ricas afirma dos cosas: en primer lugar, cualquier afirmaci´n verdadera en una o extensi´n gen´rica es forzada por una cierta condici´n p, es decir, cualquier o e o problema sobre M [G] puede reducirse a la cuesti´n de si una cierta condici´n o o est´ o no en el filtro G; en segundo lugar, para decidir si una condici´n fuerza o a o no una afirmaci´n es suficiente conocer M . Esto es especialmente sorprendente, o pues en principio la definici´n de ∞ involucra la totalidad de los filtros gen´ricos o e sobre el c.p.o. considerado, ninguno de los cuales est´ en M . M´s precisamente, a a esta ultima afirmaci´n significa que la f´rmula p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) es equivalente ´ o o a una f´rmula relativizada a M . Nuestro objetivo inmediato ser´ construir esa o a f´rmula. o
∗ Teorema 4.22 Existe una f´rmula (metamatem´tica) p ∞ σ1 = σ2 con las o a variables libres p, P, ≤, 1 σ1 , σ2 que es absoluta para modelos transitivos de l, ZF y que verifica: ∗ Si P es un c.p.o., p ∈ P y σ1 , σ2 ∈ V P , entonces p ∞ σ1 = σ2 si y s´lo si o

a) Para todo (π1 , s1 ) ∈ σ1 , el conjunto W ∗ {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s1 → π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ≤ s2 ∧ q ∞ π1 = π2 ))} es denso bajo p. b) Para todo (π2 , s2 ) ∈ σ2 , el conjunto W ∗ {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s2 → π1 s1 ((π1 , s1 ) ∈ σ1 ∧ q ≤ s1 ∧ q ∞ π1 = π2 ))} es denso bajo p. ´ Demostracion: Definimos H : V P × V P −→ PP de modo que H(σ1 , σ2 ) es el conjunto de todas las condiciones p ∈ P tales que a) Para todo (π1 , s1 ) ∈ σ1 , el conjunto W {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s1 → π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ≤ s2 ∧ q ∈ H(π1 , π2 )))} es denso bajo p.

4.3. El teorema fundamental

93

b) Para todo (π2 , s2 ) ∈ σ2 , el conjunto W {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s2 → π1 s1 ((π1 , s1 ) ∈ σ1 ∧ q ≤ s1 ∧ q ∈ H(π1 , π2 )))} es denso bajo p. Se trata de una definici´n por recursi´n sobre la relaci´n bien fundada o o o (π1 , π2 ) R (σ1 , σ2 ) ↔ π1 ∈ ct σ1 ∧ π2 ∈ ct σ2 .
∗ Basta definir p ∞ σ1 = σ2 ≡ p ∈ H(σ1 , σ2 ). El car´cter absoluto de esta a f´rmula se demuestra f´cilmente por inducci´n sobre la misma relaci´n bien o a o o fundada.

Hemos de probar que, fijado un modelo transitivo numerable M de ZF, un ∗ c.p.o. en M y dos nombres σ1 , σ2 ∈ M P , la f´rmula p ∞ σ1 = σ2 es equivalente o a p ∞ σ1 = σ2 , con la diferencia de que la primera es absoluta para M , luego s´lo depende de lo que sucede en M y no de los filtros gen´ricos sobre M . Antes o e ∗ de ello definiremos ∞ para f´rmulas arbitrarias. o Definici´n 4.23 Si P es un c.p.o. y σ1 , σ2 ∈ V P , definimos o W ∗ ∗ p ∞ σ1 ∈ σ2 ≡ {q ∈ P | πs((π, s) ∈ σ2 ∧ q ≤ s ∧ q ∞ π = σ1 )} es denso bajo p. Para cada f´rmula metamatem´tica φ(x1 , . . . , xn ) sin descriptores definimos o a ∗ la f´rmula p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) como la construida seg´n las reglas siguientes: o u
∗ ∗ a) p ∞ σi = σj y p ∞ σi ∈ σj son las ya definidas, W ∗ ∗ b) p ∞ ¬φ ≡ ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ),

∗ ∗ ∗ c) p ∞ φ → ψ ≡ {q ∈ P | q ∞ φ → q ∞ ψ} es denso bajo p, V ∗ V ∗ d) p ∞ xφ(x) ≡ {r ∈ P | σ(σ es un P-nombre → r ∞ φ(σ))} es denso bajo p. ∗ Los teoremas siguientes van encaminados a probar que ∞ es equivalente a ∞. Ponemos entre par´ntesis la hip´tesis “sin descriptores” porque despu´s e o e veremos que todos los resultados son igualmente v´lidos para f´rmulas con desa o criptores. M

Teorema 4.24 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula (sin descriptores). Sea P un o c.p.o., sea p ∈ P y san σ1 , . . . , σn ∈ V P . Las afirmaciones siguientes son equivalentes:
∗ a) p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ), V ∗ b) r ∈ P(r ≤ p → r ∞ φ(σ1 , . . . , σn )),

∗ c) {r ∈ P | r ∞ φ(σ1 , . . . , σn )} es denso bajo p.

94

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

´ Demostracion: Es inmediato que b) → a) y que b) → c). Probaremos las implicaciones a) → b) y c) → a) por inducci´n sobre la longitud de φ. o Supongamos que φ ≡ σ1 = σ2 . a) → b). Sea r ≤ p. Por a) y el teorema 4.22, si (π1 , s1 ) ∈ σ1 el conjunto W ∗ Dp = {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s1 → π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ≤ s2 ∧ q ∞ π1 = π2 ))} es denso bajo p. Sea s ≤ r. Entonces existe q ∈ Dp tal que q ≤ s ≤ r y, claramente, q ∈ Dr , luego tenemos que Dr es denso bajo r. Esto prueba la parte a) de 4.22 para ∗ la f´rmula r ∞ σ1 = σ2 . Igualmente se comprueba la parte b), con lo que o ∗ concluimos que r ∞ σ1 = σ2 .

∗ c) → a). Supongamos que {r ∈ P | r ∞ σ1 = σ2 } es denso bajo p. Sea ∗ (π1 , s1 ) ∈ σ1 y t ≤ p. Entonces existe r ≤ t tal que r ∞ σ1 = σ2 . Por 4.22, el conjunto Dr es denso bajo r, luego existe un q ∈ Dr tal que q ≤ r ≤ t ≤ p. Entonces q ∈ Dp , lo que prueba que Dp es denso bajo p. Esto es la parte a) de ∗ 4.22, e igualmente se prueba la parte b), con lo que concluimos que p ∞ σ1 = σ2 .

Supongamos ahora que φ ≡ σ1 ∈ σ2 . a) → b). Sea r ≤ p. Por a) tenemos que el conjunto W ∗ D = {q ∈ P | πs((π, s) ∈ σ2 ∧ q ≤ s ∧ q ∞ π = σ1 )}

∗ es denso bajo p, luego tambi´n es denso bajo r, lo que prueba que r ∞ σ1 ∈ σ2 . e

∗ c) → a). Supongamos que {r ∈ P | r ∞ σ1 ∈ σ2 } es denso bajo p. Si t ≤ p, ∗ entonces existe un r ≤ t tal que r ∞ σ1 ∈ σ2 , luego el conjunto D es denso bajo r, luego existe un q ∈ D tal que q ≤ r ≤ s ≤ p. Esto prueba que D es ∗ denso bajo p, luego p ∞ σ1 ∈ σ2 .

Supongamos el teorema para φ y ve´moslo para ¬φ. a W ∗ ∗ a) → b). Suponemos que p ∞ W Entonces ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ) luego, ¬φ. ∗ ∗ dado r ≤ p, tambi´n se cumple ¬ q ∈ P(q ≤ r ∧ q ∞ φ), de donde r ∞ ¬φ. e
∗ c) → a). W Suponemos que {r ∈ P | r ∞ ¬φ} es denso bajo p. Hemos de ∗ probar que ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ). Si existiera tal q, podr´ ıamos tomar r ≤ q ∗ tal que r ∞ ¬φ. Por hip´tesis de inducci´n se cumple a) → b) para φ, luego o o ∗ ∗ r ∞ φ, pero esto contradice la definici´n de r ∞ ¬φ. o

∗ ∗ a) → b). Suponemos que p ∞ φ → ψ. Esto significa que {q ∈ P | q ∞ ∗ φ → q ∞ ψ} es denso bajo p, luego es denso bajo q para todo q ≤ p y, por ∗ consiguiente, todo q ≤ p cumple q ∞ φ → ψ. ∗ c) → a). Supongamos que el conjunto {r ∈ P | r ∞ φ → ψ} es denso bajo p. ∗ ∗ Hemos de probar que el conjunto D = {q ∈ P | q ∞ φ → q ∞ ψ} es denso bajo ∗ p y, en efecto, dado q ≤ p, existe un r ≤ q tal que r ∞ φ → ψ, de donde D es denso bajo r. Por consiguiente, existe un s ≤ r ≤ q tal que s ∈ D.

Supongamos el teorema para φ y ψ y ve´moslo para φ → ψ. a

4.3. El teorema fundamental V Supongamos el teorema para φ y ve´moslo para x φ(x). a ∗V a) → b). Supongamos que p ∞ x φ(x). Esto significa que el conjunto V ∗ D = {r ∈ P | σ ∈ V P r ∞ φ(σ)}

95

es denso bajo p, luego es denso bajo r para todo r ≤ p, luego todo r ≤ p cumple ∗V r ∞ x φ(x). ∗V c) → a). Supongamos que {r ∈ P | r ∞ x φ(x)} es denso bajo p. Si s ≤ p, V ∗ existe un r ≤ s tal que r ∞ x φ(x), luego el conjunto D anterior es denso bajo r, luego existe un q ≤ s ≤ p tal que q ∈ D. Esto para todo s ≤ p, luego D ∗V es denso bajo p, y esto significa que p ∞ x φ(x). El paso crucial es el siguiente: Teorema 4.25 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula (sin descriptores) con la lo sumo o x1 , . . . , xn como variables libres. Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sean σ1 , . . . , σn ∈ M P y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces e
∗ a) Si p ∈ G y (p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M , entonces φM [G] (σ1G , . . . , σnG ). W ∗ b) Si φM [G] (σ1G , . . . , σnG ), entonces p ∈ G(p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M .

´ Demostracion: Por inducci´n sobre la longitud de φ. Supongamos prio mero que φ ≡ σ1 = σ2 . ∗ ∗ a) Si (p ∞ σ1 = σ2 )M , de hecho tenemos que p ∞ σ1 = σ2 , pues la f´rmula o es absoluta. Suponemos adem´s que p ∈ G y hemos de probar que se cumple a (σ1G = σ2G )M [G] , es decir, que σ1G = σ2G . Consideramos en M P × M P la relaci´n dada por (π1 , π2 ) R (σ1 , σ2 ) si y s´lo o o si cada πi est´ en el dominio del correspondiente σi . Obviamente est´ bien a a fundada. Demostraremos el teorema por inducci´n sobre R. Tomamos σ1 y o σ2 ∈ M P y suponemos como hip´tesis de inducci´n que si πi est´ en el dominio o o a ∗ de σi , q ∈ G y q ∞ π1 = π2 entonces π1G = π2G . Suponemos as´ mismo que ı ∗ p ∈ G cumple p ∞ σ1 = σ2 y hemos de probar que σ1G = σ2G . Por simetr´ ıa basta probar una inclusi´n. o Tomamos x ∈ σ1G , con lo que existe (π1 , s1 ) ∈ σ1 de modo que x = π1G y ∗ s1 ∈ G. Sea r ∈ G tal que r ≤ p ∧ r ≤ s1 . Por el teorema anterior r ∞ σ1 = σ2 , lo que significa que el conjunto W ∗ E = {q ∈ P | q ≤ r ∧ (q ≤ s1 → π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ≤ s2 ∧ q ∞ π1 = π2 ))} es denso bajo r. Claramente E = E M ∈ M , y el teorema 4.8 nos da que existe un q ∈ G ∩ E. Entonces q ≤ r ≤ s1 , luego existe (π2 , s2 ) ∈ σ2 seg´n la u ∗ definici´n de E. En particular q ∞ π1 = π2 , luego por hip´tesis de inducci´n o o o x = π1G = π2G . Por otra parte, q ≤ s2 , luego s2 ∈ G, lo que implica que x = π2G ∈ σ2G , como quer´ ıamos probar. b) Supongamos ahora como hip´tesis de inducci´n que si πi est´ en el doo o a ∗ minio de σi y π1G = π2G entonces existe un q ∈ G tal que q ∞ π1 = π2 .

96

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Suponemos tambi´n que σ1G = σ2G . Sea D el conjunto de las condiciones r ∈ P e ∗ tales que r ∞ σ1 = σ2 o bien cumplen una de las dos afirmaciones siguientes: W V a’) π1 s1 ((π1 , s1 ) ∈ σ1 ∧ r ≤ s1 ∧ π2 s2 q((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ∈ P ∧ q ≤ s2 ∧ ∗ q ∞ π1 = π2 → q ⊥ r)), W V b’) π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ r ≤ s2 ∧ π1 s1 q((π1 , s1 ) ∈ σ1 ∧ q ∈ P ∧ q ≤ s1 ∧ ∗ q ∞ π1 = π2 → q ⊥ r)), Se tiene que D ∈ M porque la f´rmula que lo define es absoluta. Veamos que o ∗ es denso en P. Para ello tomamos p ∈ P y observamos que, o bien p ∞ σ1 = σ2 , en cuyo caso p ∈ D, o bien no se cumple una de las dos propiedades a) o b) del teorema 4.22. Supongamos, por ejemplo, que no se cumple a). Esto significa que existe un par (π1 , s1 ) ∈ σ1 tal que el conjunto W ∗ {q ∈ P | q ≤ p ∧ (q ≤ s1 → π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 ∧ q ≤ s2 ∧ q ∞ π1 = π2 ))} no es denso bajo p. Por consiguiente existe un r ≤ p tal que V V ∗ q ∈ P(q ≤ r → (q ≤ s1 ∧ π2 s2 ((π2 , s2 ) ∈ σ2 → ¬(q ≤ s2 ∧ q ∞ π1 = π2 )))).

Vamos a probar que r cumple a’), con lo que r ∈ D ∧ r ≤ p. La propiedad anterior aplicada a q = r nos da que r ≤ s1 . Si (π2 , s2 ) ∈ σ2 , q ∈ P, q ≤ s2 y ∗ q ∞ π1 = π2 , entonces q ⊥ r, pues si existiera una extensi´n com´n q 0 ≤ q ∧ o u ∗ 0 q ≤ r entonces tendr´ ıamos q 0 ≤ r ∧ q 0 ≤ s1 ∧ q 0 ≤ s2 ∧ q 0 ∞ π1 = π2 . As´ pues, D es denso en P, luego existe r ∈ D ∩ G. Ahora bien, r no puede ı cumplir a’) ni b’), pues si, por ejemplo, existiera un par (π1 , s1 ) ∈ σ1 seg´n a’) u tendr´ ıamos que r ≤ s1 , luego s1 ∈ G, luego π1G ∈ σ1G = σ2G , luego π1G = π2G con (π2 , s2 ) ∈ σ2 y s2 ∈ G. Por hip´tesis de inducci´n existe q0 ∈ G tal que o o ∗ q0 ∞ π1 = π2 . Sea q ∈ G tal que q ≤ q0 ∧ q ≤ s2 . Por el teorema anterior ∗ q ∞ π1 = π2 y entonces, por a’), q ⊥ r, lo cual es absurdo porque ambos est´n a en G.

∗ Supongamos ahora que φ ≡ σ1 ∈ σ2 . Como p ∞ σ1 ∈ σ2 es absoluta para modelos transitivos, podemos olvidar las relativizaciones que aparecen en el enunciado. ∗ a) Sea p ∈ G tal que p ∞ σ1 ∈ σ2 . Entonces el conjunto W ∗ D = {q ∈ P | πs((π, s) ∈ σ2 ∧ q ≤ s ∧ q ∞ π = σ1 )}

es denso bajo p y claramente D ∈ M . Sea q ∈ G ∩ D. Sea (π, s) ∈ σ2 tal que ∗ q ≤ s ∧ q ∞ π = σ1 . Como q ≤ s se cumple que s ∈ G, luego πG ∈ σ2G . Como ∗ q ∈ G y q ∞ π = σ1 , por a) para la f´rmula π = σ1 se cumple que πG = σ1G , y o as´ σ1G ∈ σ2G . ı b) Suponemos ahora que σ1G ∈ σ2G . Entonces σ1G = πG , con (π, s) ∈ σ2 y ∗ s ∈ G. Por b) para la f´rmula π = σ1 existe un r ∈ G tal que r ∞ π = σ1 . Sea o p ∈ G tal que p ≤ s y p ≤ r. Veamos que el conjunto D anterior es denso bajo ∗ p, y as´ tendremos que p ∞ σ1 ∈ σ2 . ı

4.3. El teorema fundamental

97

Si q ≤ p existe (π, s) ∈ σ2 (el par que ha hab´ ıamos elegido) de modo que ∗ ∗ q ≤ p ≤ s ∧ q ∞ π = σ1 (pues q ≤ p ≤ r ∧ r ∞ π = σ1 ), luego q ∈ D. Supongamos el teorema para φ y ve´moslo para ¬φ. a W ∗ ∗ M a) Sea p ∈ G tal que (p ∞ ¬φ) , es decir, ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ (q ∞ φ)M ). M [G] M [G] Hemos de probar ¬φ . Si se cumpliera φ , por a) existe un r ∈ G ∗ tal que (r ∞ φ)M . Sea q ∈ G tal que q ≤ p ∧ q ≤ r. Entonces tenemos ∗ (q ≤ r ∧ r ∞ φ)M . Por el teorema anterior relativizado a M concluimos que ∗ M (q ∞ φ) , contradicci´n. o
∗ ∗ b) Supongamos ¬φM [G] y sea D = {p ∈ P | (p ∞ φ)M ∨ (p ∞ ¬φ)M }. ∗ Entonces D ∈ M y es denso por definici´n de p ∞ ¬φ. Sea p ∈ D ∩ G. No o ∗ puede ser (p ∞ φ)M ya que entonces por a) tendr´ ıamos φM [G] . Por consiguiente ∗ M (p ∞ ¬φ) . ∗ a) Si p ∈ G cumple (p ∞ φ → ψ)M , hemos de probar que φM [G] → ψ M [G] , ∗ M [G] luego suponemos φ . Por b) existe q ∈ G tal que (q ∞ φ)M . Sea r ∈ G tal ∗ ∗ que r ≤ p ∧ r ≤ q. Tenemos que el conjunto {s ∈ P | (s ∞ φ)M → (s ∞ ψ)M } ∗ ∗ M es denso bajo p, luego el conjunto {s ∈ P | s ≤ r ∧ (s ∞ φ) → (s ∞ ψ)M } es denso bajo r y est´ en M , por lo que podemos tomar s ∈ G tal que s ≤ a ∗ ∗ ∗ r ∧ (s ∞ φ)M → (s ∞ ψ)M . Como s ≤ r ≤ q, se cumple que (s ∞ φ)M y as´ ı ∗ M M [G] tambi´n (s ∞ ψ) . Como s ∈ G, por a) concluimos ψ e .

Supongamos el teorema para φ y ψ y demostr´moslo para φ → ψ. e

b) Supongamos φM [G] → ψ M [G] , es decir, ¬φM [G] ∨ ψ M [G] . Distinguimos los dos casos. Si ¬φM [G] , por el caso de ¬φ ya demostrado, contamos con a) y b) para ¬φ. ∗ ∗ As´ pues, existe un p ∈ G tal que (p ∞ ¬φ)M . Veamos que (p ∞ φ → ψ)M , para ı ∗ ∗ M lo cual hemos de probar que el conjunto D = {q ∈ P | (q ∞ φ) → (q ∞ ψ)M } ∗ ∗ M es denso bajo p. Ahora bien, si q ≤ p entonces (q ∞ ¬φ) , luego ¬(q ∞ φ)M y ∗ ∗ trivialmente (q ∞ φ)M → (q ∞ ψ)M . As´ pues, q ∈ D. ı
∗ Si ψ M [G] existe un p ∈ G tal que (p ∞ ψ)M . Como antes, D es denso bajo ∗ ∗ ∗ M p, pues si q ≤ p entonces (q ∞ ψ) y tambi´n (q ∞ φ)M → (q ∞ ψ)M . e V Supongamos el teorema para φ(x) y prob´moslo para x φ(x). e ∗V a) Sea p ∈ G tal que (p ∞ x φ(x))M . Entonces el conjunto V ∗ D = {r ∈ P | σ ∈ M P (r ∞ φ(σ))M }

es denso bajo p. Como D ∈ M existe un r ∈ D ∩ G. Para todo σ ∈ M P tenemos ∗ que (r ∞ φ(σ))M , luego por a) se cumple φM [G] (σG ). As´ pues, concluimos que ı V x ∈ M [G] φM [G] (x). V b) Si x ∈ M [G] φM [G] (x), hemos de encontrar una condici´n p nG tal que o el conjunto V ∗ D = {q ∈ P | σ ∈ M P (q ∞ φ(σ))M } sea denso bajo p. De hecho basta probar que existe un p ∈ D ∩ G, pues en tal caso todo q ≤ p est´ en D. Supongamos, por reducci´n al absurdo, que a o

98

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

D ∩ G = ∅. Por el teorema 4.8, si D ∩ E = ∅, existe un p ∈ G incompatible con W ∗ todas las condiciones de D. Sea E = {q ∈ P | σ ∈ M P (q ∞ ¬φ(σ))M } ∈ M y veamos que es denso bajo p. En efecto, si q ≤ p se cumple que q es incompatible con todos los elementos ∗ de D y, en particular, q ∈ D. Por lo tanto existe un σ ∈ M P tal que ¬(q ∞ / ∗ M M φ(σ)) . Ha de existir un r ≤ q tal que (r ∞ ¬φ(σ)) o, de lo contrario, por ∗ ∗ definici´n de r ∞ ¬φ, para todo r ≤ q existir´ un s ≤ r tal que (s ∞ φ(σ))M . o ıa ∗ M Esto significar´ que el conjunto {r ∈ P | (r ∞ φ(σ)) } ser´ denso bajo q, y ıa ıa ∗ tendr´ ıamos as´ que (q ∞ φ(σ))M , contradicci´n. ı o ∗ Sea, pues, r ≤ q tal que (r ∞ ¬φ(σ))M . As´ r ≤ q ∧ r ∈ E. ı
∗ Como G es gen´rico y p ∈ G, existe un q ∈ E ∩ G, luego (q ∞ ¬φ(σ))M e para un cierto σ ∈ M P . Por a) aplicado a ¬φ (usamos el paso ya probado de la inducci´n correspondiente a ¬φ) obtenemos ¬φ(σG )M [G] , en contradicci´n con o o la hip´tesis. o

∗ Antes de sacar consecuencias vamos a extender la definici´n de ∞ a f´rmulas o o con descriptores.

Definici´n 4.26 Sea φ una f´rmula metamatem´tica y sea ψ una f´rmula sin o o a o descriptores que sea equivalente a φ bajo los axiomas de extensionalidad y del conjunto vac´ (podemos dar un procedimiento expl´ ıo ıcito para fijar una en concreto). Definimos ∗ ∗ p ∞ φ ≡ p ∞ ψ. Del teorema siguiente se desprende en particular que la elecci´n de ψ es o irrelevante. La hip´tesis entre par´ntesis que excluye a los axiomas de reemo e plazo y partes es provisional. La podremos eliminar en cuanto sepamos que las extensiones gen´ricas satisfacen todo ZFC. e Teorema 4.27 Sean φ(x1 , . . . , xn ) y ψ(x1 , . . . , xn ) f´rmulas equivalentes en ZF o (sin los axiomas de reemplazo y partes). Si P es un c.p.o. p ∈ P y σ1 , . . . , σn son P-nombres se cumple
∗ ∗ p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) ↔ p ∞ ψ(σ1 , . . . , σn ).

´ Demostracion: Supongamos en primer lugar que φ y ψ no tienen descrip∗ ∗ tores. Si se cumpliera p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) pero ¬p ∞ ψ(σ1 , . . . , σn ), entonces ∗ existe q ≤ p tal que q ∞ ¬ψ(σ1 , . . . , σn ). En efecto, en caso contrario para ∗ todo q ≤ p se tendr´ ¬q ∞ ¬ψ(σ1 , . . . , σn ), luego existir´ un r ≤ q tal que ıa ıa ∗ ∗ r ∞ ψ(σ1 , . . . , σn ). Esto significa que el conjunto {r ∈ P | r ∞ ψ(σ1 , . . . , σn )} ∗ ser´ denso bajo p y, por lo tanto, se cumplir´ p ∞ ψ(σ1 , . . . , σn ). ıa ıa As´ pues, se cumple la sentencia ı W P σ1 · · · σn pq(P es un c.p.o. ∧ σ1 , . . . σn ∈ V P ∧ p ∈ P ∧ q ∈ P ∧ q ≤ p ∧
∗ ∗ p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) ∧ q ∞ ¬ψ(σ1 , . . . , σn )).

Por el teorema 1.27 existe un modelo transitivo numerable M de ZFC tal que esta sentencia es absoluta para M y, por lo tanto, es verdadera en M . Entonces

4.3. El teorema fundamental

99

tenemos un c.p.o. P ∈ M , nombres σ1 , . . . , σn ∈ M P y condiciones q ≤ p tales que ∗ ∗ (p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M ∧ (q ∞ ¬ψ(σ1 , . . . , σn ))M .

Sea G un filtro P-gen´rico sobre M tal que q ∈ G (y por lo tanto p ∈ G). Por e el teorema anterior deber´ cumplirse φM [G] ∧ ¬ψ M [G] , pero M [G] es un modelo ıa de ZF (menos los axiomas de partes y reemplazo), luego φM [G] es equivalente a ψ M [G] , contradicci´n. o Ahora es claro que la definici´n anterior no depende de la elecci´n de ψ, es o o decir, si φ es una f´rmula con descriptores y ψ y ψ 0 son f´rmulas sin descriptores o o equivalentes a φ bajo los axiomas de extensionalidad y vac´ entonces ψ y ψ 0 ıo, son equivalentes entre s´ bajo estos axiomas, luego acabamos de probar que ı ∗ ∗ p ∞ ψ es equivalente a p ∞ ψ 0 . Similarmente se llega ahora al caso general del teorema.
∗ Es f´cil ver que todas las propiedades de ∞ que ten´ a ıamos para f´rmulas sin o descriptores (incluyendo las que hemos usado como definici´n) valen ahora para o f´rmulas arbitrarias. Consideremos, por ejemplo, la afirmaci´n o o W ∗ ∗ p ∞ ¬φ ↔ ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ), ∗ con la que hemos definido p ∞ ¬φ. Si φ tiene descriptores y ψ es una f´rmula o ∗ equivalente sin descriptores, tenemos que ¬ψ es equivalente a ¬φ, luego p ∞ ¬φ ∗ es equivalente a p ∞ ¬ψ por el teorema anterior. Por definici´n ´sta f´rmula o e o W ∗ equivale a ¬W q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ ψ) y, de nuevo por el teorema anterior, ´sta e ∗ equivale a ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ). Igualmente se razona con todas las dem´s. a

Finalmente podemos probar el resultado que persegu´ ıamos:

Teorema 4.28 (Teorema fundamental de la teor´ de extensiones) Sea ıa φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula con a lo sumo las variables libres indicadas. Sea M o un modelo transitivo de ZF, P ∈ M un c.p.o. y σ1 , . . . , σn ∈ M P . a) Si M es numerable, entonces para todo p ∈ P se cumple
∗ p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) ↔ (p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M .

b) Si G es un filtro P-gen´rico sobre M entonces e W φM [G] (σ1G , . . . , σnG ) ↔ p ∈ G p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ).
∗ D = {r ∈ P | (r ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M } ∈ M.

´ Demostracion: a) Si p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ), consideremos el conjunto

ıa WVeamos que D es denso bajo p.WEn caso contrario existir´ un q ≤ p tal que ∗ ¬ r ∈ P(r ≤ q ∧ r ∈ D), o sea, ¬ r ∈ P(r ≤ q ∧ r ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M , y esto ∗ implica que (q ∞ ¬φ(σ1 , . . . , σn ))M . Sea G un filtro P-gen´rico sobre M tal que e q ∈ G (aqu´ usamos que M es numerable). Como q ≤ p, tambi´n p ∈ G, pero ı e entonces el teorema 4.25 nos da que φM [G] ∧ ¬φM [G] , contradicci´n. o

100

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Por consiguiente (D es denso bajo p)M y el teorema 4.24 nos permite concluir ∗ que (p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M .
∗ Supongamos ahora que (p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M . Si G es un filtro P-gen´rico e sobre M y p ∈ G, entonces el teorema 4.25 nos da φM [G] (σ1G , . . . , σnG ), luego ciertamente p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ). (Esta implicaci´n no requiere la numerabilidad o de M .)

b) Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y supongamos φM [G] (σ1G , . . . , σnG ). We ∗ Entonces 4.25 nos da que p ∈ G(p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ))M y la parte a) ya demosW trada implica que p ∈ G p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ). El rec´ ıproco es inmediato por la definici´n de ∞. o

La primera parte del teorema fundamental afirma que la relaci´n ∞ es equio ∗M valente a ∞ . La primera tiene una interpretaci´n natural, mientras que la o segunda es en principio compleja y artificial, pero tiene la sorprendente cualidad de que no depende de nada externo a M . Esto quiere decir que para comprobar una afirmaci´n del tipo p ∞ φ basta analizar la estructura de los nombres o ∗ involucrados en φ tal y como se indica en la definici´n de ∞. En la pr´ctica lo o a ∗ unico que necesitaremos saber de ∞ es que existe. Podemos olvidarnos de su ´ compleja definici´n. o La segunda parte del teorema fundamental afirma que cualquier cuesti´n o sobre M [G] puede reducirse a determinar si una cierta condici´n est´ en el filtro o a gen´rico G. Pronto podremos comprobar que estos dos hechos conjuntamente e determinan una estrecha relaci´n entre un modelo M y sus extensiones gen´ricas. o e De momento vamos a probar los hechos b´sicos sobre la relaci´n ∞. a o Teorema 4.29 Sean φ y ψ f´rmulas cuyas variables libres est´n a lo sumo o e entre σ1 , . . . , σn salvo que se indique alguna m´s. Sea M un modelo transitivo a numerable de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sean p, q ∈ P y sean σ1 , . . . , σn ∈ M P . Entonces: a) ¬(p ∞ φ ∧ p ∞ ¬φ), b) p ∞ φ ∧ q ≤ p → q ∞ φ, W c) ¬p ∞ φ ↔ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ ¬φ), W d) p ∞ ¬φ ↔ ¬ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ),

e) p ∞ φ ∧ ψ ↔ p ∞ φ ∧ p ∞ ψ, V W f ) p ∞ φ ∨ ψ ↔ q ∈ P(q ≤ p → r ∈ P(r ≤ q ∧ (r ∞ φ ∨ r ∞ ψ))), V g) p ∞ (φ → ψ) ↔ q ∈ P(q ≤ p ∧ q ∞ φ → q ∞ ψ), V V h) p ∞ x φ(x) ↔ σ ∈ M P p ∞ φ(σ), W V W W i) p ∞ x φ(x) ↔ q ∈ P(q ≤ p → r ∈ P σ ∈ M P (r ≤ q ∧ r ∞ φ(σ))), j) {p ∈ P | p ∞ φ ∨ p ∞ ¬φ} es denso en P,

4.3. El teorema fundamental k) p ∞ W W W x ∈ σ φ(x) → q ∈ P π ∈ Dominio(σ)(q ≤ p ∧ q ∞ φ(π)).

101

´ Demostracion: a) Si p ∞ φ ∧ p ∞ ¬φ, tomando un filtro gen´rico G e llegar´ ıamos a que φM [G] ∧ ¬φM [G] , contradicci´n. o

b) Si p ∞ φ ∧ q ≤ p, tomamos un filtro gen´rico G que contenga a q, con lo e que tambi´n p ∈ G, luego φM [G] . Esto prueba que q ∞ φ. e

c) Si ¬p ∞ φ entonces existe un filtro gen´rico G tal que p ∈ G pero ¬φM [G] . e Por el teorema fundamental existe r ∈ G tal que r ∞ ¬φ. Sea q ∈ G tal que q ≤ p ∧ q ≤ r. De este modo q ≤ p ∧ q ∞ ¬φ. El rec´ ıproco es trivial por a) y b). d) Si p ∞ ¬φ y existiera un q ≤ p tal que q ∞ φ entonces p ∞ φ ∧ p ∞ ¬φ, contradicci´n. o Si ¬p ∞ ¬φ entonces existe un q ≤ p tal que q ∞ ¬¬φ, lo que claramente implica q ∞ φ, contradicci´n. o e) Si p ∞ φ ∧ ψ y G es un filtro gen´rico que contenga a p, entonces tenemos e φM [G] ∧ ψ M [G] . Esto prueba que p ∞ φ ∧ p ∞ ψ. El rec´ ıproco es id´ntico. e f) Si p ∞ φ ∨ ψ y q ∈ P extiende a p, tomemos un filtro gen´rico G que e contenga a q. Entonces p ∈ G, luego φM [G] ∨ ψ M [G] . Sea s ∈ G tal que s ∞ φ ∨ s ∞ ψ seg´n cu´l sea el caso. Sea r ∈ G tal que r ≤ q ∧ r ≤ s. De este u a modo r ≤ q ∧ (r ∞ φ ∨ r ∞ ψ). Rec´ ıprocamente, el t´rmino derecho de f) afirma que el conjunto de condie ciones que fuerzan φ o que fuerzan ψ es denso bajo p, luego si G es un filtro gen´rico que contenga a p existe una condici´n r ∈ G tal que r ∞ φ ∨ r ∞ ψ, y e o en cualquier caso se cumple (φ ∨ ψ)M [G] .

g) Si p ∞ φ → ψ y q ≤ p cumple q ∞ φ, tomamos un filtro gen´rico G que e contenga a q, con lo que tambi´n p ∈ G, de modo que φM [G] y φM [G] → ψ M [G] . e As´ pues, ψ M [G] y esto prueba que q ∞ ψ. ı Rec´ ıprocamente, por c), si ¬p ∞ φ → ψ, existe una condici´n q ≤ p de modo o que q ∞ φ ∧ ¬ψ. En particular q ∞ φ y q ∞ ¬ψ. Por hip´tesis tambi´n q ∞ ψ, o e contradicci´n. o V h) Si p ∞ x φ(x) y σ ∈ M P , sea G un filtro gen´rico que contenga a p. e Entonces φM [G] (σG ), luego p ∞ φ(σ). Rec´ ıprocamente, si G es un filtro gen´rico que contenga a G, para todo e x ∈ M [G] tenemos que x = σG , para cierto σ ∈ M P . Por hip´tesis p ∞ φ(σ), o V V luego φM [G] (σG ). Esto prueba ( x φ(x))M [G] , luego p ∞ x φ(x). W i) Si p ∞ x φ(x) y q ∈ P cumple q ≤ p, tomemos un filtro gen´rico G que e contenga a q. Entonces p ∈ G, luego existe un x ∈ M [G] tal que φM [G] (x). Digamos que x = σG , con σ ∈ M P . Existe un s ∈ G tal que s ∞ φ(σ) y tomando r ∈ G tal que r ≤ q ∧ r ≤ s tenemos r ≤ q ∧ r ∞ φ(σ). W Rec´ V ıprocamente, si se cumple ¬p ∞ x φ(x), existe una condici´n q ≤ p tal o que q ∞ x¬φ(x). Por hip´tesis existe r ≤ q y existe σ ∈ M P de modo que o r ∞ φ(σ).V G es un filtro gen´rico que contenga a r, tambi´n q ∈ R con lo que Si e e tenemos x ∈ M [G] ¬φM [G] (x) y tambi´n φM [G] (σG ), contradicci´n. e o

102

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

j) es inmediato por c). W k) Si p ∞ x ∈ σ φ(x), sea G un filtro gen´rico que contenga a p. Entonces e existe x ∈ σG tal que φ(x). Concretamente, x = πG , donde (π, r) ∈ σ, r ∈ G. Existe q ∈ G, (y lo podemos tomar q ≤ p) tal que q ∞ φ(π). El teorema de reflexi´n junto con el teorema fundamental permite traducir o ∗ el teorema anterior a propiedades sobre la relaci´n ∞. Por ejemplo, en correso pondencia con la propiedad e) tenemos el teorema siguiente: Sean φ y ψ f´rmulas cuyas variables libres est´n a lo sumo entre o e σ1 , . . . , σn . Si P es un c.p.o., p ∈ P y σ1 , . . . , σn ∈ V P , entonces
∗ ∗ ∗ p ∞ φ ∧ ψ ↔ p ∞ φ ∧ p ∞ ψ.

En efecto, si llamamos χ a esta sentencia (es decir a la sentencia “para todo P, p, σ1 , . . . , σn , si P es un c.p.o., etc”) el teorema de reflexi´n 1.27 nos da o un modelo transitivo numerable M de ZFC tal que χ ↔ χM (observemos que χ s´lo habla de conjuntos, por lo que χ ↔ χV ). Ahora bien, por el teorema o fundamental resulta que χM es precisamente el apartado e) del teorema anterior, luego se cumple χ.

4.4

El teorema del modelo gen´rico e

Finalmente estamos en condiciones de probar que las extensiones gen´ricas e son modelos de ZFC. Recordemos que s´lo nos falta demostrar los axiomas de o reemplazo, partes y elecci´n. o Teorema 4.30 Sea M un modelo transitivo numerable de ZF (ZFC), P ∈ M un c.p.o. y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces M [G] es un modelo transitivo e de ZF (ZFC). ´ Demostracion: Vamos a probar que M [G] satisface el caso particular de reemplazo correspondiente a la f´rmula φ(x, y, x1 , . . . , xn ), donde las variables o libres son exactamente las indicadas. Hemos de ver que V V x1 · · · xn ( xy z (φM [G] (¯, y ) ∧ φM [G] (¯, z ) → y = z ) → ¯ ¯ ¯ ¯¯ x ¯ x ¯ ¯ ¯ V W V W a ¯ y (¯ ∈ ¯ ↔ x ∈ a φM [G] (¯, y ))). ¯ b ¯y b ¯ ¯ x ¯ Fijamos σ1G , . . . , σnG ∈ M [G]. Supongamos V xy z (φM [G] (¯, y ) ∧ φM [G] (¯, z ) → y = z ) ¯ ¯¯ x ¯ x ¯ ¯ ¯ b = {¯ ∈ M [G] | y W x ∈ a φM [G] (¯, y )}. ¯ ¯ x ¯

y sea a = σG ∈ M [G]. Definimos ¯

Basta probar que b ∈ M [G], para lo cual hemos de encontrarle un nombre en M P .

4.4. El teorema del modelo gen´rico e

103

Observemos que si y ∈ b, entonces y = τG , para un τ ∈ M P . Sea x ∈ a ¯ ¯ ¯ tal que φM [G] (¯, y ). Entonces x=πG , con (π, s) ∈ σ y s ∈ G. De este modo x ¯ ¯ tenemos πG ∈ σG ∧ φM [G] (πG , τG ), luego existe una condici´n p ∈ G tal que o p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )). Rec´ ıprocamente, si p ∈ G cumple p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )), entonces τG ∈ b. En vista de esto parece razonable definir W ρ = {(τ, p) | τ ∈ M P ∧ p ∈ P ∧ π ∈ Dominio(σ) p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ ))}

y demostrar que b = ρG . No es dif´ probar que b = ρG , pero el problema es ıcil que ρ ∈ M . M´s concretamente, el conjunto ρ resulta ser “una clase propia en / a M ”, en el mismo sentido en que lo son, por ejemplo, ΩM o el propio M . Ello se debe esencialmente a que existe una clase propia de nombres τ que nombran a un mismo conjunto: para cada y ∈ b existen “demasiados” τ tales que ¯ (τ, p) ∈ ρ para cierto p. Observemos que no se nos plantea el mismo problema con π porque podemos tomarlo en el dominio de σ, el cual es un conjunto en M . Vamos a hacer algo similar con τ , es decir, vamos a probar que los nombres para los y ∈ b los podemos tomar en un cierto conjunto de nombres en M . Para ¯ ello observamos que la sentencia siguiente es un teorema de ZF: V P ≤ 1 1 · · · σn ((P, ≤, 1 es un c.p.o. ∧ σ, σ1 , . . . , σn ∈ V P → lσσ l) W V V S( x ∈ S x ∈ V P ∧ πpτ (π ∈ Dominio(σ) ∧ p ∈ P ∧ τ ∈ V P ∧ W ∗ ∗ p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )) → µ ∈ S p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ)))). En efecto, para cada π ∈ Dominio(σ) y cada p ∈ P sea α(π, p) el m´ ınimo ∗ ordinal α tal que existe un τ ∈ Vα ∩V P de modo que p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )) o bien α(π, p) = 0 si no existe ning´n τ . Entonces {α(π, p) | π ∈ Dominio(σ) ∧ p ∈ P} u es un conjunto (por ser imagen de Dominio(σ) × P), luego tiene supremo α ∈ Ω. Basta tomar S = V P ∩ Vα . La relativizaci´n a M de la sentencia anterior nos da que existe un conjunto o S ∈ M tal que S ⊂ M P y V πpτ (π ∈ Dominio(σ) ∧ p ∈ P ∧ τ ∈ M P ∧ W p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )) → µ ∈ S p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ))). Ahora podemos definir ρ = {(µ, p) | µ ∈ S ∧ p ∈ P ∧ W π ∈ Dominio(σ) p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ))}.

y se comprueba sin dificultad que ρ = xM ∈ M P . Aqu´ es crucial que ∞ ı ∗M es equivalente a ∞ . En general, el teorema fundamental garantiza que los conjuntos definidos como ρ —en t´rminos de ∞— son definibles en M y, por e consiguiente, pertenecen a M . Veamos que b = ρG ∈ M [G].

Veamos que ahora s´ que se cumple ρ ∈ M P . Para ello se define ı W ∗ x ≡ {(µ, p) | µ ∈ S ∧ p ∈ P ∧ π ∈ Dominio(σ) p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ))}

104

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

Si y = τG ∈ b, como antes obtenemos un π ∈ Dominio(σ) y un p ∈ G ¯ de modo que p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, τ )). Por la construcci´n del conjunto S o existe un µ ∈ S tal que p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ)), de donde (µ, p) ∈ ρ, y por lo tanto µG ∈ ρG . Como p ∈ G se cumple πG ∈ σG ∧ φM [G] (πG , µG ), pero tambi´n tenemos φM [G] (πG , τG ), con lo que la hip´tesis de unicidad nos da que e o y = τG = µG ∈ ρG . ¯ Rec´ ıprocamente, si y ∈ ρG tenemos que y = µG con (µ, p) ∈ ρ ∧ p ∈ G. ¯ ¯ Entonces p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ)), con lo que πG ∈ σG ∧ φM [G] (πG , µG ), es decir, πG ∈ a ∧ φM [G] (πG , y ), lo que prueba que y ∈ b. ¯ ¯ ¯ V W V La relativizaci´n del axioma de partes es x y u(¯ ∈ y ↔ u ⊂ x), pero en o ¯ ¯ ¯u ¯ ¯ ¯ V W V realidad basta probar que x y u(¯ ⊂ y → u ∈ x), pues de aqu´ se deduce el ¯ ¯ ¯u ¯ ¯ ¯ ı axioma de partes mediante el teorema de especificaci´n, que ya sabemos que se o cumple en M [G] (se deduce del axioma de reemplazo sin necesidad del axioma de partes). Sea x = σG ∈ M [G]. Definimos ¯ S = {µ ∈ M P | Dominio(µ) ⊂ Dominio(σ)} = (P(Dominio(σ) × P))M ∈ M. El conjunto S va a desempe˜ar la misma funci´n que el correspondiente n o conjunto en la prueba del axioma de reemplazo, s´lo que esta vez ha sido m´s o a f´cil obtenerlo. Sea ρ = S × {1 ∈ M P y llamemos y = ρG ∈ M [G]. Vamos a a l} ¯ ver que y cumple lo pedido. Para ello tomamos u ∈ M [G] tal que u ⊂ x. Sea ¯ ¯ ¯ ¯ u = τG ⊂ σG . No podemos asegurar que τ ∈ S, pero vamos a ver que τG = µG ¯ con µ ∈ S. Sea µ = {(π, p) | π ∈ Dominio(σ) ∧ p ∞ π ∈ τ } ∈ S. Notemos que efectivamente µ ∈ M , pues es un subconjunto de Dominio(σ) × P ∈ M definible en M (por el teorema fundamental). S´lo falta probar que u = τG = µG . o ¯ Si a ∈ τG entonces a = πG , con (π, s) ∈ τ y s ∈ G. Como πG ∈ τG existe un p ∈ G tal que p ∞ π ∈ τ , de donde (π, p) ∈ µ y as´ a = πG ∈ µG . ı Si a ∈ µG , entonces a = πG con (π, p) ∈ τ y p ∈ G, luego p ∞ π ∈ τ y, en consecuencia, a = πG ∈ τG . As´ pues, τG = µG . ı Supongamos finalmente que M cumple el axioma de elecci´n y veamos que o lo mismo le sucede a M [G]. Basta demostrar que en M [G] se cumple V W W x α ∈ Ω f (f es una funci´n ∧ Dominio(f ) = α ∧ x ⊂ Rango(f )), o

pues esto implica que todo conjunto puede ser bien ordenado. Sea x = σG ∈ M . Sean α, g ∈ M tales que g : α −→ Dominio(σ) biyectiva (existen en virtud del axioma de elecci´n relativizado a M ). Ahora definimos o ˇ τ = {p.o.(β, g(β)) | β < α} × 1 ∈ M P . Claramente l f = τG = {(β, g(β)G ) | β < α} cumple lo pedido. Ahora sabemos que en el teorema 4.27 no es necesario exceptuar los axiomas de reemplazo y partes (ni elecci´n si lo suponemos en M ). As´ mismo tenemos: o ı

4.4. El teorema del modelo gen´rico e

105

Teorema 4.31 Sea φ un teorema de ZFC (sin variables libres) y sea P un c.p.o. Entonces 1 ∞ φ. l ∗ ´ Demostracion: Si M es un modelo transitivo numerable de ZFC y P es un c.p.o. en M se cumple 1 ∞ φ por el teorema anterior y por la definici´n de l o ∞. Ahora basta aplicar el teorema de reflexi´n exactamente igual que al final o de la secci´n anterior. o El teorema siguiente recoge todo lo que hemos obtenido sobre las extensiones gen´ricas: e Teorema 4.32 (Teorema del modelo gen´rico) Sea M un modelo transie tivo de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y G un filtro P-gen´rico sobre M . e a) M [G] es un modelo transitivo de ZFC. b) M ⊂ M [G] y G ∈ M [G]. c) ΩM = ΩM [G] . d) Si N es un modelo transitivo de ZF tal que M ⊂ N y G ∈ N entonces M [G] ⊂ N . S´lo hay que probar a) (pues no estamos suponiendo que M sea numerable). o El resto es el teorema 4.17. Ahora bien, si φ es un axioma de ZFC (podemos suponerlo sin variables libres), por el teorema anterior tenemos que (1 ∞ φ)M , l ∗ M [G] luego por 4.25 se cumple φ . Si nos fijamos en la prueba del teorema anterior y en la de los teoremas en que se basa, observaremos que en ning´n momento hemos exigido que M sea u un conjunto. Tiene perfecto sentido hablar de extensiones gen´ricas de clases e propias transitivas, si bien la existencia de filtros gen´ricos s´lo est´ garantizada e o a para modelos numerables. Si P es un c.p.o. no at´mico, el teorema 4.5 afirma que no puede existir un o ∗ filtro P-gen´rico sobre V . Sin embargo, la relaci´n ∞ nos permite hablar en e o cierto sentido de una extensi´n gen´rica de la clase universal. En efecto, si Γ es o e el nombre definido en 4.16, aplicando el teorema de reflexi´n concluimos que o ˇ 1 ∞ Γ es un filtro en P l ∗ y si D es un subconjunto denso en P entonces ˇ 1 ∞ Γ ∩ D 6= ∅. l ∗ Es posible desarrollar toda la teor´ de extensiones gen´ricas sin hablar en ıa e ∗ ning´n momento de modelos, tratando exclusivamente con la relaci´n ∞. No u o obstante, es m´s intuitivo y c´modo trabajar como lo estamos haciendo. De a o todos modos tiene inter´s saber que existe esta posibilidad, sobre todo porque e as´ es como se ven las cosas desde nuestro modelo base M , y nos conviene tener ı una idea lo m´s clara posible de c´mo piensa alguien que viva en M . a o
∗ De aqu´ en adelante ya no distinguiremos entre las relaciones ∞ y ∞, sino ı que el contexto siempre dejar´ claro cu´ndo debemos sobrentender una estrella. a a

106

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

4.5

Aplicaciones y hechos adicionales

Los resultados que hemos probado hasta aqu´ nos permiten formalizar f´cilı a mente nuestro proyecto de probar la independencia del axioma de constructibilidad. Seg´n apunt´bamos, la clave est´ en que las extensiones gen´ricas tienen u a a e los mismos ordinales que los modelos base. Esto se traduce en lo siguiente: Teorema 4.33 Sea M un modelo transitivo de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y G un filtro gen´rico sobre M . Entonces e V x ∈ M [G](x es constructibleM [G] ↔ x ∈ M ∧ x es constructibleM ). En particular, si M cumple V = L entonces V x ∈ M [G](x es constructibleM [G] ↔ x ∈ M ).

´ Demostracion: Sea LM = L si M es una clase propia y LM = LΩM si M es un conjunto. Seg´n el teorema 3.14 tenemos que LM ⊂ M ⊂ M [G] y u V x ∈ M (x es constructibleM ↔ x ∈ LM ), V x ∈ M [G](x es constructibleM [G] ↔ x ∈ LM ). A partir de aqu´ el teorema es obvio. ı El teorema anterior puede abreviarse en la igualdad LM = LM [G] . Ahora es evidente que cualquier extensi´n gen´rica M [G] respecto a un c.p.o. no at´mico o e o de un modelo M de ZFC+V = L es un modelo de ZFC+V 6= L, luego el axioma de constructibilidad no puede probarse en ZFC (salvo que ´ste sea contradictoe rio, claro). Ejemplo Un ejemplo de c.p.o. no at´mico es el c.p.o. P que consider´bamos o a al principio del cap´ ıtulo. Seg´n hemos visto, a S u partir de un filtro gen´rico G e pod´ ıamos construir una funci´n gen´rica f = o e p : ω −→ 2 y a partir de
p∈G

´sta un conjunto A = f −1 [{1}] ⊂ ω. Es claro que A ∈ M [G] \ M , pues si A e estuviera en M tambi´n estar´ f y por lo tanto G. La conclusi´n es que no s´lo e ıa o o es consistente que V 6= L, sino, m´s concretamente, que exista un subconjunto a de ω no constructible. De aqu´ se sigue f´cilmente la existencia de un n´mero ı a u real no constructible.

Si M es un modelo de ZFC+V = L y M [G] es cualquier extensi´n gen´rica, o e es claro que (V es una extensi´n gen´rica de L)M [G] , en el sentido de que existe o e un filtro G sobre P que corta a todos los conjuntos constructibles densos en P y de modo que todo conjunto es el valor respecto a G de un nombre constructible. En resumen, si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZFC m´s e a W G(G es un filtro P-gen´rico sobre L ∧ V = L[G]), e donde P es cualquier c.p.o. constructible prefijado. As´ mismo ser´ consistente ı a NBG m´s la hip´tesis de que V es una extensi´n gen´rica de L, pero esta a o o e

4.5. Aplicaciones y hechos adicionales

107

hip´tesis implica el axioma de elecci´n de G¨del, es decir, la existencia de un o o o buen orden (o una funci´n de elecci´n) sobre la clase universal. En efecto, basta o o observar que tenemos una aplicaci´n inyectiva V −→ L que a cada conjunto le o asigna su m´ ınimo nombre constructible. En el cap´ ıtulo anterior vimos que el axioma de elecci´n de G¨del era conseo o cuencia de V = L y ahora hemos probado que el rec´ ıproco no es cierto: Teorema 4.34 Si NBG es consistente, tambi´n lo es NBG (con el axioma de e elecci´n de G¨del) m´s V 6= L. o o a Notemos que no podemos demostrar que existan filtros gen´ricos sobre L e (por ejemplo, no existen si V = L), pero ahora sabemos que es consistente suponer que existen. Ahora podemos demostrar un resultado hab´ ıamos anticipado tras la prueba del teorema 3.20: Teorema 4.35 Si ZFC es consistente tambi´n lo es ZFC+ℵL < ℵ1 . e 1 ´ Demostracion: Sea P = {p ⊂ ω × ω1 | p es una funci´n ∧ |p| < ℵ0 }. o Consideramos el conjunto PL , cuyos elementos son las funciones de un subL conjunto finito de ω en ω1 . Es claro que PL es un c.p.o. con la relaci´n inversa de o la inclusi´n y con m´ximo 1 = ∅. Sabemos que si ZFC es consistente, tambi´n o a l e lo es suponer que V = L[G], donde G es un filtro PL -gen´rico sobre L. (M´s e a detalladamente, si M es un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L y G es un filtro PM -gen´rico sobre M , entonces en M [G] se cumple que G es un filtro e PL -gen´rico sobre L y V = L[G], pues (PL )M [G] = PM .) e S Sea f = p. Si n < ω, es claro que el conjunto de las condiciones que
p∈G

tienen a n en su dominio es constructible y denso en P, luego corta a G. Esto L L se traduce en que f : ω −→ ω1 . Similarmente, si α < ω1 , el conjunto de las condiciones que tienen a α en su rango es constructible y denso en P, lo cual se L L traduce en que f : ω −→ ω1 suprayectiva. Por consiguiente ω1 es un ordinal numerable. En particular es consistente que existan s´lo ℵ0 subconjuntos de ω o n´meros o u reales constructibles. Terminamos el cap´ ıtulo con un par de resultados t´cnicos sobre extensiones e gen´ricas que a menudo resultan utiles. e ´ Teorema 4.36 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y G un filtro P-gen´rico sobre M . Sea f : A −→ M tal que f ∈ M [G]. e Entonces existe un B ∈ M tal que f : A −→ B.

108

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

´ Demostracion: Claramente existe un ordinal α ∈ M [G] tal que
M M f : A −→ Vα [G] ∩ M = Vα = B.

Si comparamos los apartados h) e i) del teorema 4.29 observamos una clara asimetr´ De acuerdo con h), cabr´ esperar que i) fuera ıa. ıa W W p ∞ x φ(x) ↔ σ ∈ M P p ∞ φ(σ).

La conjetura es cierta, pero no es evidente. Adem´s para probarla hay que a exigir que el modelo base M cumpla el axioma de elecci´n. Antes necesitamos o el resultado siguiente: Teorema 4.37 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC tal que en M se cumpla: P es un c.p.o., A es una anticadena2 en P y {σq }q∈A es una familia de P-nombres. Entonces existe un π ∈ M P tal que q ∞ π = σq para todo q ∈ A. ´ Demostracion: Cuando decimos que en M se cumple “P es un c.p.o., etc.” queremos decir que se cumple la relativizaci´n a M de esta f´rmula. Notemos o o que {σq }q∈A representa una funci´n f : A −→ M P , de modo que σq = f (q). o No hay que confundir la funci´n f con su rango, es decir, con el conjunto o {σq | q ∈ A}. La hip´tesis es que f ∈ M , no s´lo que {σq | q ∈ A} ⊂ M o que o o {σq | q ∈ A} ∈ M . Definimos π=
q∈A

Sea q ∈ A y veamos que q ∞ π = σq . Tomamos un filtro gen´rico G tal que e q ∈ G y hemos de ver que πG = σqG . Si a ∈ πG , entonces a = τG , con (τ, r) ∈ π ∧ r ∈ G. Por definici´n de o π existe q 0 ∈ A tal que r ≤ q 0 ∧ τ ∈ Dominio(σq0 ) ∧ r ∞ τ ∈ σq0 . Como r ∈ G, tambi´n q 0 ∈ G. Tenemos que q y q 0 est´n en A y en G, pero A es una e a anticadena, luego ha de ser q = q 0 . Por lo tanto r ∞ τ ∈ σq y as´ a = τG ∈ σqG . ı Rec´ ıprocamente, si a ∈ σqG entonces a = τG con τ ∈ Dominio(σq ). Tenemos τG ∈ σqG , luego existe un p ∈ G tal que p ∞ τ ∈ σG . Sea r ∈ G tal que r ≤ p ∧ r ≤ q. Entonces r ∞ τ ∈ σq , luego (τ, r) ∈ π y a = τG ∈ πG . Esto nos da la otra inclusi´n. o Teorema 4.38 Sea φ(σ, σ1 , . . . , σn ) una f´rmula cuyas variables libres est´n o e entre las indicadas. Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., p ∈ P y σ1 , . . . , σn ∈ M P . Entonces W W p ∞ x φ(x) ↔ σ ∈ M P p ∞ φ(σ).
2 Una

S

{(τ, r) | τ ∈ Dominio(σq ) ∧ r ∈ P ∧ r ≤ q ∧ r ∞ τ ∈ σq } ∈ M P .

anticadena en un c.p.o. es un conjunto de condiciones incompatibles dos a dos.

4.5. Aplicaciones y hechos adicionales

109

W ´ Demostracion: Si σ ∈ M P pW φ(σ), dado un filtro gen´ricoW tal que ∞ e G p ∈ M , se cumple φM [G] (σG ), luego x ∈ M [G] φ(x). As´ pues, p ∞ x φ(x). ı W Supongamos ahora que p ∞ x φ(x). Por el lema de Zorn en M existe un conjunto A ∈ M tal que: a) A es una anticadena en P, V W b) q ∈ A(q ≤ p ∧ σ ∈ M P q ∞ φ(σ)),

c) A es maximal respecto a a) y b), es decir, no existe ning´n B (en M ) que u cumpla a) y b) y que contenga estrictamente a A.

Por el axioma de elecci´n en M podemos construir una familia {σq }q∈A ∈ M o V tal que Vq ∈ A(σq ∈ M P ∧ q ∞ φ(σq )). Por el teorema anterior existe σ ∈ M P tal que q ∈ A q ∞ σ = σq . As´ si q ∈ A tenemos que q ∞ φ(σq ) ∧ σ = σq , ı, luego q ∞ φ(σ). Veamos que p ∞ φ(σ). En caso contrario existe un r ≤ p tal que r ∞ ¬φ(σ). W Como estamos suponiendo que p ∞ x φ(x), por 4.29 existen q 0 ≤ r y π ∈ M P tales que q 0 ∞ φ(π). Si q ∈ A tenemos que q ∞ φ(σ) y q 0 ∞ ¬φ(σ) (pues q 0 ≤ r), de donde q ⊥ q 0 (una extensi´n com´n forzar´ a la vez φ(σ) y ¬φ(σ)). Por lo tanto q 0 ∈ A y el o u ıa / conjunto A ∪ {q 0 } contiene estrictamente a A y cumple las condiciones a) y b), contradicci´n. o Para terminar observamos que es posible aludir a M en la relaci´n p ∞ φ: o Definici´n 4.39 Sea P un c.p.o. y σ ∈ V P . Definimos o V W W ∗ ∗ ˇ p ∞ σ ∈ V ≡ q ∈ P(q ≤ p → r ∈ P x(r ≤ q ∧ r ∞ σ = x)). ˇ

ˇ Notemos que no estamos dando una definici´n de V , sino que unicamente o ´ ∗ ˇ definimos una f´rmula que representamos por p ∞ σ ∈ V . o Teorema 4.40 Sea M un modelo transitivo de ZF, sea P ∈ M un c.p.o., sea σ ∈ M P y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces: e ∗ ˇ )M , entonces σG ∈ M . a) Si p ∈ G y (p ∞ σ ∈ V W ∗ ˇ b) Si σG ∈ M , entonces p ∈ G(p ∞ σ ∈ V )M . ´ Demostracion: a) Tenemos que el conjunto W ∗ D = {r ∈ P | x (r ∞ σ = x)}M ˇ

es denso bajo p, luego por 4.8 existe un r ∈ D ∩ G, luego existe un x ∈ M tal que r ∞ σ = x, luego σG = x ∈ M . ˇ

b) Sea x = σG ∈ M . Por el teorema fundamental existe un p ∈ G tal que ∗ (p ∞ σ = x)M . Por 4.24 el conjunto ˇ
∗ E = {r ∈ P | r ∞ σ = x}M ˇ

es denso bajo p, luego tambi´n lo es el conjunto D considerado en el apartado e ∗ ˇ anterior, y eso equivale a que (p ∞ σ ∈ V )M .

110

Cap´ ıtulo 4. Extensiones gen´ricas e

∗ ˇ De aqu´ se sigue inmediatamente que p ∞ σ ∈ V cumple tambi´n el teoı e rema 4.24, y entonces el teorema anterior puede verse como un paso adicional del argumento inductivo del teorema 4.25, de modo que ´ste (y a su vez el teorema e fundamental) resulta ser v´lido para f´rmulas φ que contengan subf´rmulas de a o o ˇ tipo x ∈ V . ∗ Cuando escribamos p ∞ φ en lugar de (p ∞ φ)M para una f´rmula expl´ o ıˇ ˇ cita φ, escribiremos σ ∈ M en lugar de σ ∈ V . En definitiva, la conclusi´n es o que podemos mencionar a M en la relaci´n p ∞ φ en las mismas condiciones en o que podemos mencionar clases propias definibles (como Ω, L, etc.) en f´rmulas o de ZFC.

ˇ ˇ Aunque t´cnicamente no hemos definido ning´n objeto llamado V o M , e u ˇ como el “nombre can´nico” del modelo base M . podemos referirnos a M o

Cap´ ıtulo V

Cardinales en extensiones gen´ricas e
En este cap´ ıtulo demostraremos la independencia de la hip´tesis del cono tinuo, para lo cual construiremos extensiones gen´ricas en las que 2ℵ0 tome e cualquier valor razonable prefijado. A la hora de calcular el valor de 2ℵ0 en una extensi´n gen´rica se nos plantea el problema de que los cardinales de la o e extensi´n no tienen por qu´ ser los mismos que los del modelo base. En efecto, o e en la prueba del teorema 4.35 construimos una extensi´n gen´rica en la que el o e cardinal ℵ1 del modelo base pasaba a ser un ordinal numerable. Esto no tiene nada de extra˜o: si M es un modelo numerable, debemos tener presente que n ℵM no es m´s que un ordinal numerable, un ordinal que parece no numerable a a 1 alguien que viva en M porque ninguna de las biyecciones entre ´l y ω pertenece e a M . Ahora bien, puede ocurrir que una extensi´n gen´rica M [G] s´ contenga o e ı una de estas biyecciones, con lo que ℵM ya no pasar´ por cardinal en M [G]. No a 1 obstante, es posible dar condiciones sobre un c.p.o. para que esto no suceda, de modo que los cardinales de una extensi´n gen´rica sean los mismos que los del o e modelo base. Nos ocupamos de ello en la primera secci´n. o

5.1

Conservaci´n de cardinales o

Observemos que si M [G] es una extensi´n gen´rica de un modelo M de o e ZFC, entonces todo cardinalM [G] es un cardinalM . En efecto, κ ∈ M es un cardinalM [G] si es un ordinal y no existen biyecciones en M [G] entre κ y un ordinal anterior. Si esto sucede, tampoco hay tales biyecciones en M , luego κ es un cardinalM . El problema es garantizar el rec´ ıproco. Cuando un cardinalM contin´a siendo un cardinal en M [G] se dice que se u conserva, mientras que si deja de serlo se dice que se colapsa. En estos t´rminos, e lo que buscamos son condiciones sobre un c.p.o. que garanticen la conservaci´n o de los cardinales en extensiones gen´ricas. Conviene introducir algunos concepe tos m´s precisos: a 111

112

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

Definici´n 5.1 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un o c.p.o. y κ un cardinalM . Diremos que P conserva cardinales ≥ κ (≤ κ) si para todo filtro gen´rico G y todo ordinal α ∈ M tal que α ≥ κ (α ≤ κ) se cumple e que α es un cardinalM ↔ α es un cardinalM [G] . Seg´n acabamos de comentar, la implicaci´n ← se da siempre, luego la u o conservaci´n de cardinales equivale a que se d´ la implicaci´n →. As´ mismo o e o ı es suficiente comprobarla para ordinales α > ω, pues ω y los n´meros naturales u son cardinales en todo modelo transitivo. Diremos que P conserva cardinales si esta implicaci´n se cumple para todo o ordinal α ∈ M , es decir, si “ser un cardinal” es absoluto para M − M [G].

Diremos que P conserva cofinalidades ≥ κ (≤ κ) si para todo filtro gen´rico e G y todo ordinal l´ ımite λ ∈ M tal que cf M λ ≥ κ (cf M λ ≤ κ) se cumple cf M λ = cf M [G] λ. Diremos que P conserva cofinalidades si esto se cumple para todo ordinal l´ ımite λ ∈ M , es decir, si cf λ es absoluto para M − M [G]. La conservaci´n de cofinalidades y la conservaci´n de cardinales est´n estreo o a chamente relacionadas: Teorema 5.2 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y κ un cardinalM . Entonces: a) Si P conserva cofinalidades ≥ κ y κ es regularM , entonces P conserva cardinales ≥ κ. b) Si P conserva cofinalidades ≤ κ entonces P conserva cardinales ≤ κ. c) Si P conserva cofinalidades entonces P conserva cardinales. ´ Demostracion: Sea α un cardinalM , α ≥ κ, α > ω. Si α es regularM , entonces cf M α = α ≥ κ, luego cf M [G] α = cf M α = α y por lo tanto α es un cardinal regularM [G] . Si α es singularM , como κ es regularM haW ser α > κ. Tenemos que α es de V un cardinal l´ ımiteM , luego β(κ < β < α → µ(β < µ < α ∧ µ es regularM )), pero κ < β < µ < α ∧ µ es regularM implica que κ ≤ µ = cf M µ, luego por hip´tesis V M [G] µ = cf M µ = µ, luego µ es regularM [G] . Por consiguiente o cf W tenemos que β(κ < β < α → µ(β < µ < α ∧ µ es un cardinalM [G] )). Esto implica que α es un cardinalM [G] . La prueba de b) es an´loga. a c) Es consecuencia de a), pues conservar cofinalidades o cardinales es conservar cofinalidades o cardinales ≥ ℵM . 1 En realidad para que un c.p.o. conserve cofinalidades basta con que cumpla lo siguiente:

5.1. Conservaci´n de cardinales o

113

Teorema 5.3 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un c.p.o. y κ un cardinalM . Entonces P conserva cofinalidades ≥ κ (≤ κ) si y s´lo si para o todo filtro gen´rico G y todo ordinal α ∈ M tal que α ≥ κ (α ≤ κ) se cumple e α regularM → α regularM [G] . ´ Demostracion: Sea λ ∈ M tal que cf M λ ≥ κ (≤ κ). Sea f ∈ M tal que f : cf M λ −→ λ cofinal creciente. Entonces f ∈ M [G] y por [13.56] concluimos que cf M [G] cf M λ = cf M [G] λ. Pero cf M λ es regularM , luego por hip´tesis es o regularM [G] , es decir, cf M [G] cf M λ = cf M λ, de donde cf M [G] λ = cf M λ. Resulta natural preguntarse si es posible que un c.p.o. conserve cardinales pero no conserve cofinalidades. Seg´n el teorema anterior, para que esto ocurra u es necesario que un cardinal regularM pase a ser singularM [G] . En particular ser´ l´ a ımiteM [G] y, si el c.p.o. conserva cardinales, tambi´n ser´ l´ e a ımiteM . En M resumen, ha de haber un cardinal l´ ımite regular que pase a ser singular en M [G]. Obviamente este cardinal no puede ser ℵ0 , luego llegamos a que M ha de contener un cardinal inaccesible. En otras palabras, en ausencia de cardinales inaccesibles, conservar cardinales equivale a conservar cofinalidades. Ahora ya podemos dar condiciones para que un c.p.o. conserve cardinales y cofinalidades. Definici´n 5.4 Una anticadena en un c.p.o. P es un conjunto de condiciones o incompatibles dos a dos. Si κ es un cardinal, se dice que P cumple la condici´n o de cadena κ (c.c.κ) si toda anticadena en P tiene cardinal menor que κ. La c.c.ℵ1 se llama tambi´n condici´n de cadena numerable, pues equivale a e o que toda anticadena sea numerable. Vamos a probar que todo c.p.o. con la condici´n de cadena κ conserva coo finalidades ≥ κ. Para ello nos basaremos en el siguiente resultado t´cnico, que e tiene inter´s y gran utilidad por s´ mismo: e ı Teorema 5.5 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., A, B ∈ M y κ un cardinalM tal que (P cumple la c.c.κ)M . Sea G un filtro gen´rico y f ∈ M [G] tal que f : A −→ B. Entonces existe una e V aplicaci´n F : A −→ (PB)M de modo que F ∈ M , a ∈ A |F (a)|M < κ y o V a ∈ A f (a) ∈ F (a). ´ Demostracion: Sea τ ∈ M P tal que f = τG y sea F : A −→ (PB)M la aplicaci´n dada por o W ˇ ˇ F (a) = {b ∈ B | p ∈ P p ∞ (τ : A −→ B ∧ τ (ˇ) = ˇ a b)}. Claramente F ∈ M . Sea a ∈ A y b = f (a). As´ τG : A −→ B ∧ τG (a) = b, ı ˇ ˇ luego existe un p ∈ G tal que p ∞ (τ : A −→ B ∧ τ (ˇ) = ˇ con lo que b ∈ F (a). a b), Por el axioma de elecci´nM existe una funci´n Q ∈ M tal que Q : F (a) −→ P o o ˇ ˇ y para todo b ∈ F (a) se cumple Q(b) ∞ (τ : A −→ B ∧ τ (ˇ) = ˇ a b).

114

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

Si b, b0 ∈ F (a), b 6= b0 , entonces Q(b) ⊥ Q(b0 ), pues si existiera una extensi´n o com´n r ∈ P, existir´ un filtro gen´rico H con r ∈ H, y en M [H] se cumplir´ u ıa e ıa que τH : A −→ B y b = τH (a) = b0 , contradicci´n. o En particular Q es inyectiva y Q[F (a)] es una anticadena en P (en M ). Por lo tanto |F (a)|M = |Q[F (a)]|M < κ. En definitiva, el teorema anterior afirma que una aplicaci´n f en una exo tensi´n gen´rica (con dominio en el modelo base M ) no puede, por regla geo e neral, ser conocida desde M , pero s´ puede ser “aproximada” por una funci´n ı o multivaluada. La aproximaci´n ser´ mejor cuanto menor sea la condici´n de o a o cadena que cumple el c.p.o. Teorema 5.6 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un c.p.o. y κ un cardinal regularM tal que (P cumple la c.c.κ)M . Entonces P conserva cofinalidades y cardinales ≥ κ. En particular, si (P cumple la c.c.n.)M entonces P conserva cofinalidades y cardinales. ´ Demostracion: Basta probar que P conserva cofinalidades ≥ κ. En caso contrario existe un filtro gen´rico G y un cardinalM µ ≥ κ tal que µ es regularM e y singularM [G] . Sean entonces ω ≤ α < µ y f ∈ M [G] de modo que f : α −→ µ cofinal. Por el teorema anterior existe F ∈ M de modo que F : α −→ (Pµ)M y V V β < α |F (β)|M < κ ∧ β < α f (β) ∈ F (β). S Sea S = F (β). En M , el conjunto S es una uni´n de menos de κ o
β<α

conjuntos de cardinal menor que κ. Por la regularidad de κ ha de ser |S|M < κ. Ahora bien, para todo β < α tenemos que f (β) ∈ S, lo que implica que S no est´ acotado en κ. Esto es una contradicci´n, pues un cardinal regular no puede a o tener subconjuntos no acotados de cardinal menor que ´l mismo. e No todos los c.p.o.s que vamos a considerar cumplir´n la condici´n de cadena a o numerable, as´ que vamos a dar otro criterio que nos garantice que un c.p.o. ı conserva cardinales y cofinalidades por debajo de un cardinal dado. Definici´n 5.7 Sea κ un cardinal. Diremos que un c.p.o. P es κ-cerrado si para o todo ordinal α < κ y toda sucesi´n {pW β<α decreciente en P (es decir, tal que o β} V β < γ < α → pγ ≤ pβ ) se cumple que q ∈ P β < α q ≤ pβ .

Vamos a probar que los c.p.o.s κ-cerrados conservan cofinalidades y cardinales ≤ κ. Al igual que en el caso de la condici´n de cadena κ, demostraremos o primero un resultado t´cnico de inter´s en s´ mismo. e e ı Teorema 5.8 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un c.p.o. y κ un cardinalM tal que (P es κ-cerrado)M . Sea G un filtro gen´rico y supone gamos que B ∈ M [G] cumple B ⊂ M y |B|M [G] < κ. Entonces B ∈ M . ´ Demostracion: Sea α = |B|M [G] < κ, sea f ∈ M [G] tal que f : α −→ B biyectiva. Por el teorema 4.36 existe un A ∈ M tal que f : α −→ A. Es

5.1. Conservaci´n de cardinales o

115

suficiente probar que f ∈ M , pues entonces tambi´n estar´ en M su rango B. e a Llamemos K = (Aα )M = Aα ∩ M . Hemos de probar que f ∈ K. En caso ˇ contrario, si f = τG , existe p ∈ G tal que p ∞ (τ : α −→ A ∧ τ ∈ K). ˇ / ˇ Vamos a ver que existen sucesiones {pη }η≤α y {zη }η<α en M tales que a) pη ∈ P ∧ zη ∈ A, b) p0 = p, c) V ≤η(≤ ≤ η ≤ α → pη ≤ p≤ ),

d) pη+1 ∞ τ (ˇ) = zη . η ˇ

En efecto, por recurrencia y usando el axioma de elecci´nM podemos conso truirlas como sigue: Tomamos p0 = p y supuestos definidos {pη }η≤β y {zη }η<β para un β < α de modo que se cumplan las condiciones anteriores, entonces pβ ≤ p0 = p, luego W ˇ ˇ ˇ pβ ∞ τ : α −→ A, luego pβ ∞ x ∈ A τ (β) = x. Por 4.29 k) existen una ˇ ˇ condici´n pβ+1 ≤ pβ y un zβ ∈ A tales que pβ+1 ∞ τ (β) = zβ . o ˇ Supuestos definidos {pη }η<λ y {zη }η<λ para un ordinal l´ ımite λ < α, como P es κ-cerradoM existe una condici´n pλ ∈ P tal que pλ ≤ pη para todo η < λ, o y entonces {pη }η≤λ y {zη }η<λ cumplen todas las condiciones. Sea g = {zη }η<α V M . Tenemos que g ∈ K. Sea H un filtro gen´rico tal que ∈ e V pα ∈ H (con lo que η ≤ α pη ∈ H). Por la propiedad c), η < α τH (η) = zη , luego τH = g ∈ K, cuando por otra parte p0 ∞ τ ∈ K, contradicci´n. / ˇ o De este modo, en una extensi´n por un c.p.o. κ-cerrado no aparecen nuevos o subconjuntos de un conjunto dado con cardinal menor que κ. Con esto es f´cil a probar que ning´n cardinal menor que κ puede colapsarse: u Teorema 5.9 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un c.p.o. y κ un cardinalM tal que (P es κ-cerrado)M . Entonces P conserva cofinalidades y cardinales ≤ κ. ´ Demostracion: Basta probar que P conserva cofinalidades ≤ κ. Si no fuera as´ por 5.3 existir´ un filtro gen´rico G y un ordinal µ ≤ κ de modo que ı, ıa e µ es regularM pero es singularM [G] . Sea α < µ y f ∈ M [G] tal que f : α −→ µ cofinal. Claramente |f |M [G] = |α|M [G] ≤ α < κ, luego por el teorema anterior f ∈ M , en contradicci´n con que µ es regularM . o Terminamos la secci´n con el siguiente teorema, cuya prueba es inmediata: o Teorema 5.10 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M un c.p.o. que conserve cardinales y G un filtro gen´rico. Entonces, los t´rminos e e α+ y ℵα son absolutos para M − M [G], es decir, para todo ordinal α < ΩM se M [G] cumple (α+ )M = (α+ )M [G] y ℵM = ℵα . α

116

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

5.2

Familias cuasidisjuntas

Intercalamos aqu´ la demostraci´n de un principio combinatorio que nos har´ ı o a falta en la secci´n siguiente: o Definici´n V o 5.11 Un conjunto A es una familia cuasidisjunta o un sistema ∆ de ra´ r si xy ∈ A(x 6= y → x ∩ y = r). Se admite que r sea vac´ en cuyo ız ıo, caso los elementos de A son disjuntos dos a dos. Teorema 5.12 (Lema de los sistemas ∆) Sea κ un cardinal infinito, µ > κ V un cardinal regular tal que α < µ |α<κ | < µ y sea A un conjunto tal que V |A| ≥ µ y x ∈ A |x| < κ. Entonces existe una familia cuasidisjunta B ⊂ A tal que |B| = µ. En particular, toda familia no numerable de conjuntos finitos posee una subfamilia cuasidisjunta no numerable. ´ Demostracion: Tomando un subconjunto si es necesario, podemos suponer que |A| = µ. Se cumple que ØS Ø P P Ø Ø xØ ≤ |x| ≤ κ = µ · κ = µ. Ø
x∈A x∈A x∈A x∈A

Como obviamente no importa cu´les sean los elementos de los elementos de a A, no perdemos generalidad si suponemos que son ordinales. M´s a´n, podemos a u S suponer que x ⊂ µ. Si x ∈ A, tenemos que |x| < κ, luego ord x < κ. Podemos descomponer S A= {x ∈ A | ord x = α}.
α<κ

Como |A| = µ es regular y κ < µ, es necesario que uno de los conjuntos que aparecen en la uni´n tenga cardinal µ, es decir, existe un ordinal ρ < κ tal o que el conjunto {x ∈ A | ord x = ρ} tiene cardinal µ. Qued´ndonos con este a V subconjunto podemos suponer que x ∈ A ord x = ρ. Para cada α < µ consideremos el conjunto {x ∈ A | x ⊂ α}. A cada uno de sus elementos x le podemos asignar una biyecci´n g : |x| −→ x, que ser´ un o a elemento de α<κ . Esto nos da una aplicaci´n inyectiva, de modo que o |{x ∈ A | x ⊂ α}| ≤ |α<κ | < µ. As´ pues, existe al S ı menos un x ∈ A que no est´ contenido en α. Equivalena temente, el conjunto x no est´ acotado en µ, luego tiene cardinal µ. a
x∈A

Para cada x ∈ A sea fx : ρ −→ x la semejanza. Escribiremos x(ξ) = fx (ξ), de modo que x = {x(ξ) | ξ < ρ}. Como la uni´n o S S x= {x(ξ) | x ∈ A}
x∈A ξ<ρ

tiene cardinal µ, alguno de los conjuntos de la derecha tiene que tener tambi´n e cardinal µ. Llamemos ξ0 al menor ordinal (quiz´ igual a 0) tal que a |{x(ξ0 ) | x ∈ A}| = µ.

5.2. Familias cuasidisjuntas La situaci´n es la siguiente: o . . . x(ξ0 ) . . . x(1) x(0) . . . y(ξ0 ) . . . y(1) y(0) A . . . z(ξ0 ) . . . z(1) z(0)

117

ρ

Cada elemento de A es un conjunto x = {x(0), x(1), . . . , x(ξ0 ), . . .}, donde los x(ξ) son ordinales distintos dos a dos (de hecho, si η < ξ entonces x(η) < x(ξ)), pero dos conjuntos x e y pueden tener elementos en com´n. Por ejemplo, podr´ u ıa darse el caso de que x(0) fuera el mismo ordinal para todo x ∈ A. La fila ξ0 del esquema anterior es la primera fila en la que aparecen µ ordinales distintos. Sea S α0 = x(η) + 1.
x∈A η<ξ0

Notemos que si η < ξ0 entonces el conjunto {x(η) | x(η) + 1 | x ∈ A} est´ a S acotado en µ, luego {x(η) + 1 | x ∈ A} ∈ µ. Por consiguiente α0 es el
x∈A

supremo de un conjunto de ξ0 ordinales menores que µ. Como µ es regular ha de ser α0 < µ. De este modo, si η < ξ0 y x ∈ A, entonces x(η) < α0 , es decir, todos los ordinales que aparecen antes de la fila ξ0 son menores que α0 . Para cada x ∈ A, llamemos x ∈ µ a su supremo. Podemos definir recurren¯ temente una sucesi´n {xα }α<µ de elementos de A de modo que o V S α < µ xα (ξ0 ) > α0 ∪ xβ . ¯
β<α

En particular, cada xα es distinto de los anteriores, luego tenemos µ elementos distintos. Eliminando los restantes, podemos suponer que A = {xα | α < µ}. . . . . . . . . . x0 (ξ0 ) x1 (ξ0 ) · · · xα (ξ0 ) · · · . . . . . . ρ . . . x0 (1) x1 (1) · · · xα (1) · · · x0 (0) x1 (0) · · · xα (0) · · · A Ahora, si x, y ∈ A son distintos, se cumple que x ∩ y ⊂ α0 , pues si x = xα , y = yβ , para α < β < µ, entonces y(ξ0 ) > α0 ∪ x, luego los elementos comunes ¯ a x e y han de ser de la forma y(δ), con δ < ξ0 , luego son todos menores que α0 . Para cada x ∈ [α0 ]<κ (representamos as´ el conjunto de los subconjuntos de ı α0 de cardinal menor que κ) escogemos una biyecci´n g : |x| −→ x, de modo que o

118

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

<κ <κ tenemos una aplicaci´n inyectiva de [α0 ]<κ en α0 . As´ |[α0 ]<κ | < |α0 | < µ o ı, (por hip´tesis). En resumen, α0 tiene menos de µ subconjuntos de cardinal o menor que κ. Descomponemos S A= {x ∈ A | x ∩ α0 = r}. r∈[α0 ]<κ

Aplicando una vez m´s la regularidad de µ concluimos que existe un r ⊂ α0 a tal que el conjunto B = {x ∈ A | x ∩ α0 = r} tiene cardinal µ. Ciertamente B es la familia cuasidisjunta que busc´bamos, pues si x, y ∈ B, x 6= y, sabemos a que x ∩ y ⊂ α0 , luego x ∩ y = x ∩ y ∩ α0 = (x ∩ α0 ) ∩ (y ∩ α0 ) = r ∩ r = r.

5.3

Extensiones con funciones parciales

Hasta ahora hemos visto unicamente dos ejemplos concretos de c.p.o.s, y ´ ambos eran conjuntos de funciones parciales de un conjunto en otro. En esta secci´n estudiaremos con detalle este tipo de c.p.o.s y veremos que son suficientes o para probar la consistencia de una gran variedad de afirmaciones. Definici´n 5.13 Sea κ un cardinal infinito y sean I, J conjuntos tales que o κ ≤ |I| y 2 ≤ |J|. Definimos Fn(I, J, κ) = {p | p ⊂ I × J ∧ p es una funci´n ∧ |p| < κ}. o Consideramos en Fn(I, J, κ) el orden parcial dado por p ≤ q ↔ q ⊂ p. De este modo Fn(I, J, κ) es un c.p.o. con m´ximo 1 = ∅. Claramente es no at´mico. a l o Teorema 5.14 Sea κ un cardinal infinito y sean I, J conjuntos tales que κ ≤ |I| y 2 ≤ |J|. Entonces Fn(I, J, κ) cumple la c.c.(|J|<κ )+ . ´ Demostracion: Sea µ = (|J|<κ )+ y supongamos que {pα }α<µ es una anticadena en Fn(I, J, κ). Supongamos primero que κ es regular. Entonces si α < µ se cumple que |α| ≤ |J|<κ , luego |α<κ | = |α|<κ ≤ (|J|<κ )<κ = |J|<κ < µ (donde hemos usado [14.11]). V Tenemos, por tanto, que α < µ |α<κ | < µ, por lo que κ y µ cumplen las hip´tesis del lema de los sistemas ∆. Sea Dα = Dominio(pα ). La familia o S x A = {Dα }α<µ tiene cardinal µ, pues {pα |α < µ} ⊂ J , luego la uni´n o
x∈A

tiene cardinal µ, mientras que para todo x ∈ A se cumple que |x| < κ, luego |J x | ≤ |J <κ | < µ. Esto obliga a que |A| = µ. Por el lema de los sistemas ∆ existe un x ⊂ µ tal que {Dα }α∈x tiene cardinal µ y es una familia cuasidisjunta de ra´ r. Sea B = {pα }α∈x . ız S Se cumple que B ⊂ {x ∈ B | x|r = u}. Como |J r | ≤ |J|<κ < µ y µ es
u∈J r

regular, ha de existir un u ∈ J r tal que |{x ∈ B | x|r = u}| = µ. En particular

5.3. Extensiones con funciones parciales

119

existen al menos dos elementos distintos x, y ∈ B tales que x|r = y|r = u. Ahora bien, r es precisamente la intersecci´n de los dominios de x e y, pues o ambos est´n en B, y como x e y coinciden en su dominio com´n admiten como a u extensi´n la condici´n x ∪ y, en contradicci´n con que ambos pertenecen a la o o o anticadena de partida, luego deber´ ser incompatibles. ıan Supongamos ahora que κ es singular. Entonces S {pα |α < µ} ⊂ {pα | α < µ ∧ |pα | < ν + }.
ν<κ

Como µ es regular, existe un ν < κ tal que {pα | α < µ ∧ |pα | < ν + } tiene + cardinal µ, y es una anticadena de cardinal mayor o igual que (|J|<ν )+ en Fn(I, J, ν + ), en contradicci´n con el caso ya probado. o No es dif´ probar que Fn(I, J, κ) tiene anticadenas de cardinal |J|<κ , por ıcil lo que el teorema anterior no puede mejorarse. Por otra parte tenemos: Teorema 5.15 Sean I, J conjuntos y κ un cardinal regular tal que κ ≤ |I| y 2 ≤ |J|. Entonces Fn(I, J, κ) es κ-cerrado. ´ Demostracion: Sea α < κ y {pβ }una sucesi´n decreciente en Fn(I, J, κ). o S Sea q = bβ . Claramente q es una funci´n y q ⊂ I × J. Como κ es regular o β<α V |q| < κ. Por lo tanto q ∈ Fn(I, J, κ) y claramente β < α q ≤ qβ . Ahora podemos aplicar los resultados que conocemos sobre conservaci´n de o cardinales: Teorema 5.16 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sean I, J ∈ M y κ un cardinal regularM de modo que 2 ≤ |J| y κ ≤ |I|M . Sea P = Fn(I, J, κ)M . a) P conserva cardinales y cofinalidades ≤ κ, b) Si se cumple (|J| ≤ 2<κ )M , entonces P conserva cardinales y cofinalidades ≥ ((2<κ )+ )M , c) Si se cumple (|J| ≤ κ ∧ 2<κ = κ)M , entonces P conserva cardinales y cofinalidades. ´ Demostracion: a) y b) son aplicaciones inmediatas de 5.6 y 5.9 y los dos teoremas anteriores. Para el apartado b) observamos que (en M ) se cumple que |J|<κ ≤ (2<κ )<κ = 2<κ ≤ |J|<κ , luego |J|<κ = 2<κ y tenemos que P cumple la condici´n de cadena (2<κ )+ . o En el caso c) tenemos por a) y b) que P conserva cardinales y cofinalidades ≤ κ y ≥ (κ+ )M , luego conserva cardinales y cofinalidades. En resumen, las condiciones que han de darse para que el c.p.o. Fn(I, J, κ)M conserve cardinales y cofinalidades son que en M : 2 ≤ |J| ≤ κ = 2<κ ≤ |I|.

120

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

La condici´n κ = 2<κ se da, por ejemplo, si se cumple la hip´tesis del o o continuo generalizada bajo κ, es decir, si 2µ = µ+ para todo cardinal infinito µ < κ. Ahora estamos en condiciones de estudiar la funci´n del continuo en una o extensi´n gen´rica respecto a un preorden de funciones parciales. El hecho o e b´sico es que si M es un modelo transitivo numerable de ZFC, P = Fn(I, J, κ)M a y G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces e S fG = p ∈ M [G]
p∈G

cumple que fG : I −→ J, pues para cada i ∈ I el conjunto W Di = {p ∈ P | j ∈ J (i, j) ∈ p} ∈ M

es denso en P, luego G ∩ Di 6= ∅ y esto se traduce en que fG est´ definida en i. a Ya hemos usado esto en varias ocasiones, pero el argumento se puede refinar. En efecto, supongamos ahora que P = Fn(α × κ, 2, κ)M , donde α ∈ M es un ordinal y κ es un cardinalM infinito. En principio tenemos una funci´n o fG : α × κ −→ 2, a partir de la cual podemos definir, para cada β < α, la funci´n fβ : κ −→ 2 dada por fβ (δ) = fG (β, δ). Sucede que las funciones fβ o est´n obviamente en M [G] y son distintas dos a dos, pues si β < γ < α, entonces a el conjunto W Dβγ = {p ∈ P | δ ∈ κ((β, δ), (γ, δ) ∈ Dominio(p) ∧ p(β, δ) 6= p(γ, δ))} ∈ M es denso en P, luego corta a G y eso se traduce en que existe un δ < κ tal que fβ (δ) 6= fγ (δ). As´ pues, la aplicaci´n F : α −→ (κ 2)M [G] dada por F (β) = fβ es inyectiva ı o y claramente F ∈ M [G]. Esto prueba que (|α| ≤ 2κ )M [G] .

A partir de aqu´ es f´cil construir modelos de ZFC en los que, por ejemplo, ı a 2ℵ0 ≥ ℵ5 , con lo que tenemos probada la independencia de la hip´tesis del o continuo. No damos los detalles ahora porque dentro de poco estaremos en condiciones de calcular exactamente la funci´n del continuo en una extensi´n o o como la que acabamos de considerar. De momento a˜adamos tan s´lo que si n o llamamos Q = Fn(κ, 2, κ)M , entonces las funciones fβ anteriores son Q-gen´ricas e sobre M , en el sentido de queS β = {q ∈ Q | q ⊂ fβ } es un filtro Q-gen´rico G e sobre M y obviamente fβ = q.
q∈Gβ −1 Por consiguiente, podemos decir que los conjuntos aβ = fβ [{1}] son subconjuntos gen´ricos de κ, y por ello es habitual referirse a Fn(α × κ, 2, κ) como e “el c.p.o. que a˜ade α subconjuntos gen´ricos de κ”. La extensi´n M [G] es “la n e o extensi´n de M que resulta de a˜adir α subconjuntos gen´ricos de κ”. o n e

Ahora necesitamos cotas superiores para el n´mero de subconjuntos de un u cardinal dado en una extensi´n gen´rica. Para ello hemos de hacer ciertas o e cuentas, la primera y m´s elemental de las cuales es la siguiente: a

5.3. Extensiones con funciones parciales

121

Teorema 5.17 Sea I un conjunto y κ un cardinal, de modo que ℵ0 ≤ κ ≤ |I|. Sea P = Fn(I, 2, κ). Entonces |P| = |I|<κ ≤ |I|κ . ´ Demostracion: Para cada cardinal µ < κ, el n´mero de subconjuntos de u I de cardinal µ es |I|µ y, para cada uno de estos subconjuntos, el n´mero de u aplicaciones de ´l en 2 es 2µ , luego en total hay |I|µ 2µ = |I|µ condiciones con e dominio de cardinal µ. El n´mero total de condiciones ser´ u a P µ P κ |P| = |I| = |I|<κ ≤ |I| = κ · |I|κ = |I|κ .
µ<κ µ<κ

La idea b´sica es que para contar conjuntos hemos de contar nombres posia bles, y para contar nombres hemos de contar las condiciones. De hecho bastar´ a contar nombres de cierto tipo especial: Definici´n 5.18 Sea P un c.p.o. y sean σ, τ dos P-nombres. Diremos que τ es o un buen nombre para un subconjunto de σ si para cada π ∈ Dominio(σ) existe una anticadena Aπ de P tal que S τ = {π} × Aπ ,
π

es decir, si Dominio(τ ) ⊂ Dominio(σ) y cada π ∈ Dominio(τ ) aparece acompanado de condiciones incompatibles dos a dos. ˜ Claramente, si P cumple la c.c.κ entonces tiene a lo sumo |P|<κ anticadenas, y habr´ tantos buenos nombres para subconjuntos de σ como asignaciones poa sibles π 7→ Aπ , es decir, el n´mero de buenos nombres para subconjuntos de σ u es a lo sumo (|P|<κ )|Dominio(σ)| . (5.1) En particular los buenos nombres para subconjuntos de σ forman un conjunto (mientras que los nombres posibles en general para un subconjunto de σ forman una clase propia). Seguidamente demostramos que todo subconjunto de σG en una extensi´n o gen´rica arbitraria puede nombrarse con un buen nombre para un subconjunto e de σ. As´ pues, el conjunto de los buenos nombres para subconjuntos de σ ı ejerce la misma funci´n que el conjunto de nombres S que consider´bamos en la o a demostraci´n de que M [G] cumple el axioma de partes, con la diferencia de que o es un conjunto mucho m´s reducido, con lo que su cardinal nos proporcionar´ a a cotas finas de la funci´n del continuo. o Teorema 5.19 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y σ, µ ∈ M P . Entonces existe un buen nombreM τ ∈ M P para un subconjunto de σ tal que 1 ∞ (µ ⊂ σ → µ = τ ). l

122

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

´ Demostracion: Sea D = Dominio(σ). Usando el lema de Zorn y el axioma de elecci´n en M definimos una sucesi´n {Aπ }π∈D ∈ M tal que para cada π ∈ D o o el conjunto Aπ cumpla: a) Aπ es una anticadena en P. V b) p ∈ Aπ p ∞ π ∈ µ. Definimos τ=

c) Aπ es maximal para a) y b) (respecto a la inclusi´n). o S

π∈D

{π} × Aπ ∈ M,

que claramente es un buen nombre para un subconjunto de σ. Hemos de probar que cumple lo pedido. Sea G un filtro gen´rico y supongamos que µG ⊂ σG . Sea a ∈ µG . Entonces e a = πG , con π ∈ D. No puede ser Aπ ∩ G = ∅, pues entonces, por 4.8 existir´ ıa un q ∈ G incompatible con todos los elementos de Aπ . Pasando a una extensi´n, o podemos tomarlo de modo que q ∞ π ∈ µ, con lo que Aπ ∪ {q} contradice la maximalidad de Aπ . As´ pues, existe p ∈ Aπ ∩ G, y entonces (π, p) ∈ τ , luego ı a = πG ∈ τG . Rec´ ıprocamente, si a = τG , entonces a = πG , con (π, p) ∈ τ y p ∈ G. Entonces p ∈ Aπ , luego p ∞ π ∈ µ, luego a = πG ∈ µG . Hemos probado que µG = τG , luego µG ⊂ σG → µG = τG . En particular, este teorema nos da la siguiente estimaci´n de la funci´n del o o continuo: Teorema 5.20 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., σ ∈ M P y κ un cardinalM tal que, en M , el conjunto de buenos nombres para subconjuntos de σ tenga cardinal ≤ κ. Sea G un filtro P-gen´rico sobre M . e Entonces en M [G] se cumple que 2|σG | ≤ |κ|. ´ Demostracion: Sea {τα }α<κ ∈ M una enumeraci´n de los buenos nombres o para subconjuntos de σ en M . Sea π = {(p.o.(ˇ , τα ), 1 | α < κ} ∈ M P y sea α l) f = πG ∈ M [G]. V Claramente f es una aplicaci´n de dominio κ y α < κ f (α) = ταG . Si o x ∈ (PσG )M [G] , entonces x = µG , para cierto µ ∈ M P . Por el teorema anterior existe α < κ tal que 1 ∞ (µ ⊂ σ → µ = τα ). l Puesto que µG ⊂ σG , de hecho x = µG = ταG = f (α). As´ pues, (PσG )M [G] ı est´ contenido en el rango de f y as´ en M [G], se cumple 2|σG | = |PσG | ≤ |κ|. a ı, Ahora ya podemos probar:

5.3. Extensiones con funciones parciales

123

Teorema 5.21 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y, en M , sean κ, µ y ν cardinales que cumplan κ < µ, κ regular, 2<κ = κ, µκ = µ. Sea P = Fn(µ × κ, 2, κ)M y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Alternativamente, e sea µ un cardinal infinito arbitrario, κ = ω y P = Fn(µ × ω, 2, ω). Entonces M y M [G] tienen los mismos cardinales y cofinalidades, y adem´s a   (2ν )M si ν < κ, ν M [G] (2 ) = (µν )M si κ ≤ ν,  ν M (2 ) si µ ≤ ν. ´ Demostracion: Por 5.16 tenemos que P conserva cardinales y cofinalidades (bajo las dos hip´tesis alternativas). Como P es κ-cerradoM , el teorema 5.8 nos o da que si ν < κ entonces (Pν)M = (Pν)M [G] , de donde (2ν )M = (2ν )M [G] (una biyecci´n en M de (Pν)M con un cardinal es tambi´n una biyecci´n en M [G] o e o de (Pν)M [G] con un cardinal). Supongamos ahora que κ ≤ ν. Seg´n hemos visto tras 5.16, se cumple u (µ ≤ 2κ )M [G] . Por consiguiente, (µν )M [G] ≤ ((2κ )ν )M [G] = (2ν )M [G] . Por otra parte, (ν µ)M = ν µ ∩ M ⊂ ν µ ∩ M [G] = (ν µ)M [G] , luego (µν )M ≤ (µν )M [G] ≤ (2ν )M [G] . Para probar la otra desigualdad vamos a contar los buenos nombres para subconjuntos de ν en M . Seg´n 5.17 tenemos que |P|M = (µ<κ )M ≤ (µκ )M = µ, ˇ u por hip´tesis (y en el caso κ = ω tambi´n es claro que (µ<κ )M = µ). Por 5.14 o e sabemos que P cumple la condici´n de cadena κ+ en M , luego el n´mero de o u buenos nombres para subconjuntos de ν en M es a lo sumo ˇ
ν ((|P|<κ )|Dominio(ˇ)| )M ≤ ((µκ )ν )M = (µν )M .
+

Seg´n el teorema anterior, (2ν )M [G] ≤ (µν )M , luego tenemos la igualdad u (2 ) = (µν )M . En particular, si µ ≤ ν queda (2ν )M [G] ≤ (2ν )M .
ν M [G]

As´ en las hip´tesis del teorema anterior, el c.p.o. P altera unicamente la ı, o ´ funci´n del continuo de M en el intervalo κ–µ. Concretamente convierte en 2ν o a lo que en M era µν . En particular (2κ )M [G] = (µκ )M = µ. Veamos algunos casos particulares. Teorema 5.22 Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZFC m´s la hip´tesis del e a o continuo generalizada m´s V 6= L (concretamente, es consistente que existan a subconjuntos no constructibles de ω). ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L y sea P = Fn(ω × ω, 2, ω). Sea G un filtro gen´rico. Por el teorema anterior M y e

124

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

M [G] tienen los mismos cardinales y cofinalidades y como M cumple la HCG, si ν es un cardinal infinitoM [G], tenemos que (2ν )M [G] = (ω ν )M = (2ν )M = (ν + )M = (ν + )M [G] , luego M [G] cumple tambi´n la HCG. La funci´n gen´rica fG : ω × ω −→ 2 e o e determina un subconjunto gen´rico de ω × ω (que en particular no est´ en M ). e a A partir de una biyecci´n (en M ) entre ω y ω × ω obtenemos f´cilmente un o a subconjunto de ω en M [G] que no est´ en M , con lo que no es constructible en a M [G]. Equivalentemente, hemos probado que el axioma de constructibilidad no puede demostrarse ni siquiera suponiendo la hip´tesis del continuo generalizada. o Teorema 5.23 Si ZFC es consistente tambi´n lo es la teor´ que resulta de e ıa a˜adir como axioma 2ℵ0 = ℵ2 , o bien 2ℵ0 = ℵ5 , o bien 2ℵ0 = ℵω+1 , o 2ℵ0 = ℵω1 n o, en general, cualquier axioma que identifique a 2ℵ0 con cualquier cardinal de cofinalidad no numerable. ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L. Sea κ un cardinalM de cofinalidad no numerable (en M ). Para los ejemplos del enunciado tomar´ ıamos κ = ℵM , o bien κ = ℵM , etc. Sea P = Fn(κ × ω, 2, ω) y 2 5 sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Ciertamente (2<ℵ0 = ℵ0 )M y por la HCGM e se cumple (κℵ0 = κ)M (aqu´ usamos que κ tiene cofinalidad no numerable). El ı teorema 5.21 nos da entonces que (2ℵ0 )M [G] = (κℵ0 )M = κ. Ejemplo Si usamos P = Fn(ω2 × ω, 2, ℵ0 )M a partir de un modelo M que cumpla la HCG obtenemos un modelo en el que V 2ℵ0 = 2ℵ1 = ℵ2 ∧ α > 1 2ℵα = ℵα+1 . Las comprobaciones son todas rutinarias: La hip´tesis 2<κ = κ de 5.21 se o cumple siempre que partamos de un modelo con la HCG. La hip´tesis µκ = µ o es en nuestro caso ℵℵ0 = ℵ2 , que se cumple (en M ) tambi´n por la HCG. Por e 2 5.21 tenemos, pues, que (2ℵ1 )M [G] = (ℵℵ1 )M = ℵM = ℵ2 2 2 Similarmente (2ℵ0 )M [G] = ℵ2
M [G] M [G]

.

y si α > 1 es un ordinal en M , entonces
M [G]

(2ℵα )M [G] = (ℵℵα )M = (2ℵα )M = ℵM = ℵα+1 . α+1 2

Ejemplo Si usamos Fn(ωω+1 × ω, 2, ℵ0 )M obtenemos la consistencia de V V n < ω 2ℵn = ℵω+1 ∧ α ≥ ω 2ℵα = ℵα+1 .

5.3. Extensiones con funciones parciales Ejemplo Si usamos Fn(ωω8 × ω3 , 2, ℵ3 ) obtenemos la consistencia de 2ℵ0 = ℵ1 ∧ 2ℵ1 =ℵ2 ∧ 2ℵ2 = ℵ3 ∧ 2ℵ3 = ℵ8 ∧ · · · ∧ 2ℵ7 = ℵ8 ∧ V V α(8 ≤ α ≤ ω8 → 2ℵα = ℵω8 +1 ) ∧ α(ω8 ≤ α → 2ℵα = ℵα+1 ).

125

El caso totalmente general (tomando P = Fn(µ × κ, 2, κ) con κ < cf µ) es: HCG µ+ µ

HCG

ω κ cf µ µ Si es consistente que exista un cardinal inaccesible, tambi´n lo es que sea e precisamente 2ℵ0 . En particular es consistente que exista un cardinal d´bilmente e inaccesible que no sea fuertemente inaccesible. Teorema 5.24 Las teor´ siguientes son equiconsistentes: ıas W a) ZFC+ κ κ es inaccesible. W b) ZFC+HCG+ κ κ es inaccesible. c) ZFC+2ℵ0 es inaccesible. W d) ZFC+ κ < 2ℵ0 κ inaccesible.

´ Demostracion: Es claro que la consistencia de b), c) o d) implica la de a). La consistencia de a) implica la de b) porque en a) se prueba que L es un modelo de b) (ver la demostraci´n de 3.22). Falta ver que la consistencia de o b) implica la de c) y la de d). Trabajando en b), el teorema de reflexi´n nos o da un modelo transitivo numerable M de b). Sea κ un cardinal (fuertemente) inaccesibleM y sea µ = κ para probar la consistencia de c) o µ = (κ+ )M para d). Tomamos P = Fn(µ × ω, 1, ℵ0 ) y un filtro gen´rico G, con el que construimos e la extensi´n gen´rica M [G]. Por 5.16 tenemos que P conserva cardinales y o e cofinalidades. Como los cardinales en M siguen siendo cardinales en M [G], tenemos que κ sigue siendo un cardinal l´ ımite en M [G] y, como las cofinalidades son las mismas, sigue siendo regular. As´ pues κ es (d´bilmente) inaccesibleM [G] . ı e Por 5.21 tenemos que en M [G] se cumple adem´s 2ℵ0 = µ, luego M [G] es un a modelo de c) o d). Ahora vamos a dar el mejor resultado que podemos probar acerca de la funci´n del continuo mediante las t´cnicas con las que contamos de momento. o e

126

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

Teorema 5.25 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L. Sea n ∈ ω y sean κ1 < · · · < κn cardinales regularesM y µ1 ≤ · · · ≤ µn cardinalesM de manera que κi < cf M µi para cada i = 1, . . . , n. Entonces existe un modelo transitivo numerable N de ZFC tal que M ⊂ N , los cardinales de N son los mismos que los de N y (2κi = µi )N para todo i = 1, . . . , n. ´ Demostracion: En M se cumple 2<κn = κn y µκn = µn por la HCG n (ver [14.14], aqu´ usamos la hip´tesis sobre las cofinalidades). As´ si tomamos ı o ı, P1 = Fn(µn × κn , 2, κn )M y formamos una extensi´n gen´rica N1 = M [G1 ], el o e teorema 5.21 nos da que N1 tiene los mismos cardinales y cofinalidades que M , as´ como que (2κn = µn )N1 y para todo cardinal infinitoM ν < κn se cumple ı (2ν = ν + )N1 . Similarmente definimos P2 = Fn(µn−1 ×κn−1 , 2, κn−1 )N1 y formamos una extensi´n gen´rica N2 = N1 [G2 ], luego tomamos P3 = Fn(µn−2 × κn−2 , 2, κn−2 )N2 o e y formamos una extensi´n gen´rica N3 = N2 [G3 ], etc. o e Supongamos que la extensi´n Ni cumple o a) Los cardinales y las cofinalidades de Ni son iguales que en M . b) 2κj = µj para j = n − i + 1, . . . , n, c) 2ν = ν + para todo cardinal infinitoM ν < κn−i+1 (y as´ 2<κn−i = κn−i ). ı
n−i n−i Entonces (µn−i )Ni = (µn−i )M = µn−i . La primera igualdad se debe a que cada Pj es κn−j+1 -cerradoNj−1 y κn−i < κn−j+1 , para j = 1, . . . , i. En la segunda igualdad usamos que M cumple la HCG. Adem´s κn−i es regular en a Ni (porque lo es en M ), luego podemos aplicar el teorema 5.21 para concluir que Ni+1 cumple a) y c), as´ como que 2κn−i = µn−i . Falta probar que si ı j = n − i + 1, . . . , n entonces tambi´n (2κj = µj )Ni+1 . e Claramente (2κj )Ni+1 ≥ (2κj )Ni = µj . Por 5.21 tenemos tambi´n que e j (2κj )Ni+1 = (µn−i )Ni ≤ (µj j )Ni = ((2κj )κj )Ni = (2κj )Ni = µi ,

κ

κ

κ

κ

luego, efectivamente, Ni+1 cumple b). La extensi´n N = Nn cumple el teorema. o

Ejemplo Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZFC m´s el axioma e a 2ℵ0 = ℵ1 ∧ 2ℵ1 = 2ℵ2 = ℵ7 ∧ 2ℵ3 = ℵω+15 . En general, es consistente cualquier axioma que determine la funci´n del o continuo sobre un n´mero finito de cardinales regulares sin m´s restricci´n que u a o la monoton´ (no estricta) y el teorema de K¨nig [14.6]. ıa o Ahora es natural preguntarse si es posible obtener un resultado similar al teorema anterior pero que sea v´lido para infinitos cardinales no necesariamente a regulares. El argumento que hemos empleado no funciona con infinitos cardinales porque es necesario empezar modificando la funci´n del continuo sobre o

5.4. Colapso de cardinales

127

el mayor de ellos κn e ir descendiendo. S´lo as´ conservamos la HCG bajo el o ı siguiente cardinal a modificar en cada paso, lo cual a su vez es necesario para poder aplicar 5.21. No obstante en el cap´ ıtulo siguiente dispondremos de un nuevo argumento que nos permitir´ tratar con infinitos cardinales regulares. La a cuesti´n sobre la hip´tesis de regularidad es mucho m´s compleja. Volveremos o o a sobre ella m´s adelante. a

5.4

Colapso de cardinales

En todos los ejemplos de la secci´n anterior ha sido fundamental garantizar o la conservaci´n de todos los cardinales del modelo de partida. Sin embargo, o tambi´n puede obtenerse resultados interesantes colapsando cardinales. El teoe rema siguiente es especialmente notable porque no requiere ninguna hip´tesis o sobre la aritm´tica del modelo base. e Teorema 5.26 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea κ un cardinal no numerableM y P = Fn(κ, 2, ℵ1 )M . Si G es un filtro gen´rico, entonces e M [G] cumple 2ℵ0 = ℵ1 . ´ Demostracion: Como P es ℵ1 -cerradoM , el teorema 5.9 nos da que P M [G] conserva cardinales ≤ ℵM , con lo que ℵ1 = ℵM . Por otra parte 5.8 implica 1 1 ω M [G] ω M que ( 2) = ( 2) . Basta construir una aplicaci´n F : ℵM −→ (ω 2)M o 1 suprayectiva que est´ en M [G], pues entonces (|ω 2| ≤ ℵ1 )M [G] . e Sea fG : κ −→ 2 la funci´n gen´rica. Definimos F (α)(n) = fG (α + n). Para o e probar la suprayectividad tomamos h ∈ (ω 2)M . El conjunto W V Dh = {p ∈ P | α < ℵM n ∈ ω(α + n ∈ Dominio(p) ∧ p(α + n) = h(n))} 1 es denso en P y est´V M , por lo que corta a G. Esto se traduce en que existe a en un α < ℵM tal que n ∈ ω fG (α + n) = h(n), es decir, F (α) = h. 1 Otro ejemplo t´ ıpico de c.p.o. colapsante es el siguiente: Teorema 5.27 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y en M sean κ y µ dos cardinales tales que κ < µ y κ sea regular. Sea P = Fn(κ, µ, κ) y sea G un filtro gen´rico. Entonces e a) P conserva cardinales ≤ κ. b) Si (µ<κ = µ)M entonces P conserva cardinales ≥ (µ+ )M . c) Si ν es un cardinalM tal que κ ≤ ν ≤ µ, entonces (|ν| = κ)M [G] , es decir, todos los cardinales entre κ y µ se colapsan. ´ Demostracion: a) es inmediato, pues P es κ-cerradoM , luego conserva cardinales ≤ κ. Similarmente, bajo la hip´tesis de b), el teorema 5.14 nos da que P cumple o la condici´n de cadena (µ+ )M , luego conserva cardinales ≥ (µ+ )M . o

128

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

La aplicaci´n gen´rica fG : µ −→ κ es suprayectiva, luego (|µ| = κ)M [G] , y o e esto implica c). Notemos que una condici´n suficiente para que se cumpla µ<κ = µ es que o se cumpla la HCG y que κ ≤ cf µ.
Ejercicio: Probar que si ZFC es consistente tambi´n lo es a˜adir como axioma la e n sentencia |ℵL | = |ℵL | = ℵ0 ∧ |ℵL | = |ℵL | = |ℵL | = ℵ1 ∧ |ℵL | = |ℵL | = ℵ2 . 1 2 3 4 5 6 7 Sugerencia: Imitar la prueba de 5.25 pero con c.p.o.s colapsantes: primero se colapsa ℵ2 haci´ndolo numerable, luego ℵ5 (que ser´ ℵ3 en la extensi´n previa) volvi´ndolo de e a o e cardinal ℵ1 (o sea, ℵ3 en la extensi´n original), y luego ℵ7 (que ser´ ℵ3 en la extensi´n o a o anterior). Antes hay que probar que si se parte de un modelo que cumple la HCG y se construye una extensi´n en las condiciones del teorema anterior, ´sta sigue cumpliendo o e la HCG.

Los c.p.o.s considerados en el teorema anterior colapsan un segmento de cardinales hasta uno dado incluyendo a ´ste. Ahora veremos que es posible e colapsar todos los cardinales en un segmento κ–µ conservando a µ (esto no es trivial si µ es un cardinal l´ ımite). Como aplicaci´n veremos que ℵ1 puede ser o inaccesible en L. Definici´n 5.28 Sean κ y µ dos cardinales. El orden colapsante de L´vy es el o e conjunto Lv(κ, µ) = {p ⊂ κ × µ × κ | p es una funci´n ∧ |p| < µ ∧ o V αβ((α, β) ∈ Dominio(p) → p(α, β) < α)}.

Consideramos en Lv(κ, µ) el orden dado por p ≤ q ↔ q ⊂ p. As´ resulta ser ı un c.p.o. con m´ximo 1 = ∅. a l Teorema 5.29 Sean µ < κ cardinales regulares tales que o bien µ = ω o bien κ es fuertemente inaccesible. Entonces el c.p.o. Lv(κ, µ) cumple la condici´n o de cadena κ. ´ Demostracion: Si α < κ entonces P ν P µ |α<µ | = |α|<µ = |α| ≤ |α| ≤ µ 2|α|µ < κ,
ν<µ ν<µ

en el caso en que κ sea fuertemente inaccesible (y si µ = ω la desigualdad es trivial). Por consiguiente κ y µ est´n en las hip´tesis del lema de los sistemas ∆ a o (teorema 5.12). Si {pα }α<κ es una anticadena en Lv(κ, µ), sea A = {Dominio(pα ) | α < κ}. Si |A| < κ ha de existir un x ⊂ κ con |x| = κ y de modo que todas las condiciones {pα }α∈x tienen el mismo dominio r. Si, por el contrario, |A| = κ, el lema de los sistemas ∆ nos da un x ⊂ κ con |x| = κ tal que los dominios de las condiciones {pα }α∈x son una familia cuasidisjunta de ra´ r. ız

5.4. Colapso de cardinales

129

En ambos casos tenemos que la intersecci´n de los dominios de dos condio ciones distintas cualesquiera de {pα }α∈x es un conjunto fijo r ⊂ κ × µ tal que W |r| < µ < κ. Sea σ = sup{α ∈ κ | β ∈ µ (α, β) ∈ r}. Claramente σ < κ y en consecuencia |r σ| < κ si κ es fuertemente inaccesible (y tambi´n si µ = ω, pues e entonces r es finito). Descomponemos S {pα | α ∈ x} = {pα | α ∈ x ∧ pα |r = u}.
u∈r σ

Como κ es un cardinal regular ha de existir un u ∈ r σ tal que el conjunto {pα | α ∈ x ∧ pα |r = u} tenga cardinal κ. En particular existir´n dos ora dinales α, β ∈ x tales que α 6= β. As´ tenemos que pα 6= pβ , pα |r = pβ |r y ı, Dominio(pα )∩ Dominio(pβ ) = r. Es claro entonces que pα y pβ son compatibles, en contradicci´n con el supuesto de que forman parte de una anticadena. o Hemos probado que en Lv(κ, µ) no hay anticadenas de cardinal κ, luego cumple la condici´n de cadena κ. o La prueba del teorema siguiente es id´ntica a la de 5.15: e Teorema 5.30 Si µ es un cardinal regular, entonces Lv(κ, µ) es µ-cerrado. Con esto ya podemos determinar el comportamiento de los cardinales en las extensiones del orden de L´vy: e Teorema 5.31 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y sean µ < κ cardinales regularesM tales que µ = ω o bien κ es fuertemente inaccesibleM . Sea P = Lv(κ, µ)M y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces e a) P conserva cardinales y cofinalidades ≤ µ y ≥ κ. b) Si ν es un cardinalM tal que µ < ν < κ entonces |ν|M [G] = µ, luego (κ = µ+ )M [G] ´ Demostracion: El apartado a) es consecuencia de los teoremas anteriores junto con 5.6 y 5.9. S b) Sea fG = p ∈ M [G]. El argumento usual nos da que fG : κ × µ −→ κ, pero la definici´n de P implica adem´s que si α < κ entonces fG determina una o a aplicaci´n fα : µ −→ α mediante fα (β) = fG (α, β). Las aplicaciones fα son o suprayectivas, pues el conjunto W Dαγ = {p ∈ P | β ∈ µ (α, β, γ) ∈ p} ∈ M es denso en P para todo γ < α, de donde se sigue que γ tiene una antiimagen β por fα . As´ pues, |α|M [G] ≤ µ y si µ ≤ α < κ entonces |α|M [G] = µ. ı
p∈G

Ahora es muy f´cil probar la consistencia de que ℵ1 sea inaccesibleL (sua puesta la consistencia de que existan cardinales inaccesibles). Es decir, vamos a probar que es consistente que, para alguien que viva en L, el cardinal que nosotros llamamos ℵ1 no sea el primer cardinal no numerable, sino que haya

130

Cap´ ıtulo 5. Cardinales en extensiones gen´ricas e

muchos otros cardinales anteriores a ´l (cardinalesL , naturalmente, es decir, ore dinales numerables que no pueden biyectarse con ordinales anteriores mediante una biyecci´n constructible). En particular tendremos que ℵL , ℵL , ℵL , ℵL5 , o ω ω 1 2 son todos ordinales numerables, pues ℵ1 , ℵ2 , etc. son menores que cualquier cardinal inaccesible. M´s a´n, si nos fijamos en la prueba del teorema 3.24 a u veremos que no usa que κ sea una cardinal inaccesible, sino unicamente que κ ´ es inaccesibleL . Por consiguiente otra consecuencia de que ℵ1 sea inaccesibleL es que Lℵ1 ≤ pZFC + V = Lq. W Teorema 5.32 Si ZFC+( κ κ es inaccesible) es consistente, tambi´n lo es e ZFC + ℵ1 es inaccesibleL . De hecho esta teor´ es equiconsistente con las conıa sideradas en 5.24. W ´ Demostracion: Si W ZFC+( κ κ es inaccesible) es consistente, tambi´n e lo es ZFC +V = L + ( κ κ es inaccesible) por 3.22. Trabajando en esta teor´ el teorema 1.27 nos da un modelo transitivo numerable de la misma, ıa llam´moslo M . Notemos que κ es fuertemente inaccesibleM por la HCG. Sea e P = Lv(κ, ℵ0 )M y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Por el teorema anterior e M [G] κ = ℵ1 . M [G] De este modo tenemos que ℵ1 es inaccesibleM o, lo que es lo mismo, M [G] ℵ1 es (inaccesibleL )M [G] . A su vez esto equivale a (ℵ1 es inaccesibleL )M [G] . La prueba del teorema siguiente es similar a la del teorema 5.21. Lo dejamos a cargo del lector: Teorema 5.33 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y µ < κ cardinales regularesM tales que κ es fuertemente inaccesibleM . Sea P = Lv(κ, µ)M , sea G un filtro P-gen´rico sobre M y ν un cardinalM [G] . Entonces e  ın{µ, (2ν )M } si ν < µ,  m´ ν M [G] (2 ) = κ si ν = µ,  ν M (2 ) si ν ≥ κ.

Cap´ ıtulo VI

Inmersiones
En los dos ultimos cap´ ´ ıtulos hemos expuesto los hechos b´sicos sobre extena siones gen´ricas junto con sus primeras aplicaciones. Ahora profundizaremos e m´s en la teor´ estudiando las relaciones entre extensiones obtenidas con dia ıa ferentes c.p.o.s, lo que nos llevar´ a una mejor comprensi´n de la misma as´ a o ı como a aplicaciones m´s refinadas. Por ejemplo, demostraremos la independena cia del axioma de elecci´n mediante una t´cnica formalmente an´loga a la de o e a los modelos sim´tricos en ZFA. e

6.1

Aplicaciones entre c.p.o.s

En primer lugar definimos varias clases de aplicaciones que conectan adecuadamente dos conjuntos preordenados: Definici´n 6.1 Sean P y Q dos c.p.o.s. Diremos que una aplicaci´n i : P −→ Q o o es una inmersi´n si cumple o V a) pp0 ∈ P(p ≤ p0 → i(p) ≤ i(p0 )), V b) pp0 ∈ P(p ⊥ p0 → i(p) ⊥ i(p0 )). Diremos que i es una inmersi´n completa si adem´s cumple o a V W V 0 c) q ∈ Q p ∈ P p ∈ P(p0 ≤ p → ¬i(p0 ) ⊥ q). En tal caso diremos que p es una reducci´n de q a P. o Una inmersi´n i : P −→ Q es densa si i[P] es denso en Q. o Diremos que i : P −→ Q es una semejanza si es biyectiva y V 0 pp ∈ P(p ≤ p0 ↔ i(p) ≤ i(p0 )).

En definitiva, una inmersi´n es una aplicaci´n que conserva las dos relaciones o o b´sicas que tenemos definidas entre c.p.o.s, y una semejanza es una aplicaci´n a o que identifica completamente dos c.p.o.s. Entre ambos extremos tenemos las inmersiones completas y las inmersiones densas. 131

132

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Un caso de especial inter´s se da cuando la aplicaci´n i es la inclusi´n, es e o o decir, cuando tenemos un c.p.o. Q y P ⊂ Q es un c.p.o. con la restricci´n del o preorden de Q. Se dice que P est´ inmerso en Q si la inclusi´n i es una inmersi´n. a o o Se dice que P est´ completamente contenido en Q si i es una inmersi´n completa. a o Obviamente, que i sea una inmersi´n densa equivale a que P sea denso en Q. o Conviene introducir un ultimo concepto: ´ Diremos que un c.p.o. P es separativo si V W pq ∈ P(p 6≤ q → r ∈ P(r ≤ p ∧ r ⊥ q)).

Es f´cil ver que los conjuntos de funciones parciales Fn(I, J, κ) (as´ como a ı Lv(κ, µ)) son c.p.o.s separativos. Tambi´n es mera rutina comprobar que todos e los conceptos que acabamos de definir son absolutos para modelos transitivos de ZFC. Ahora demostramos los hechos b´sicos: a Teorema 6.2 Se cumple: a) Toda semejanza entre c.p.o.s es una inmersi´n densa. o b) Toda inmersi´n densa entre c.p.o.s es una inmersi´n completa. o o c) La composici´n de semejanzas, inmersiones densas, inmersiones compleo tas e inmersiones entre c.p.o.s es, respectivamente, una semejanza, inmersi´n densa, inmersi´n completa o inmersi´n. o o o d) Si i : P −→ Q es una inmersi´n entre conjuntos parcialmente ordenados o V separativos, entonces i es inyectiva y pp0 ∈ P(p ≤ p0 ↔ i(p) ≤ i(p0 )). Si adem´s i es completa entonces i(1 = 1 a l) l. ´ Demostracion: a) es evidente. Si i : P −→ Q es una inmersi´n densa y o q ∈ Q, como i[P] es denso en Q existe un p ∈ P tal que i(p) ≤ q. Claramente p es una reducci´n de q a P. Esto prueba b). El apartado c) es una comprobaci´n o o rutinaria. Veamos d). Sean p, p0 ∈ P tales que i(p) ≤ i(p0 ). Hemos de probar que p ≤ p0 . En caso contrario, como P es separativo existir´ r ≤ p tal que r ⊥ p0 . Entonces ıa i(r) ≤ i(p) ∧ i(r) ⊥ i(p0 ), contradicci´n. De este modo tenemos que o V 0 pp ∈ P(p ≤ p0 ↔ i(p) ≤ i(p0 )). Teniendo en cuenta que, por hip´tesis, la relaci´n en P es antisim´trica (no o o e es s´lo un preorden), de aqu´ se sigue que i es inyectiva. o ı Supongamos ahora que i es completa pero que i(1 6= 1 En cualquier caso l) l. i(1 ≤ 1 luego ha de ser 1 6≤ i(1 Como Q es separativo existe q ∈ Q tal que l) l, l l). q ⊥ i(1 Sea p una reducci´n de q a P. Entonces i(p) es compatible con q, l). o es decir, existe r ∈ Q tal que r ≤ i(p) ∧ r ≤ q, pero entonces tenemos que r ≤ i(p) ≤ i(1 y r ≤ q, cuando por otra parte q ⊥ i(1 l) l). A continuaci´n mostramos la primera relaci´n entre las inmersiones y las o o extensiones gen´ricas: e

6.1. Aplicaciones entre c.p.o.s

133

Teorema 6.3 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sean P, Q ∈ M dos c.p.o.s e i : P −→ Q una inmersi´n completa, i ∈ M . Sea H un filtro o Q-gen´rico sobre M . Entonces G = i−1 [H] es un filtro P-gen´rico sobre M y e e M [G] ⊂ M [H]. En particular, si P est´ completamente contenido en Q e i es a la inclusi´n, tenemos que G = H ∩ P. o ´ Demostracion: Probaremos que G es P-gen´rico sobre M mediante el e teorema 4.6. Si p, q ∈ G, entonces i(p), i(q) ∈ H, luego ¬i(p) ⊥ i(q), luego ¬p ⊥ q. Si p ∈ G y q ∈ P cumple p ≤ q entonces i(p) ∈ H ∧ i(p) ≤ i(q), luego i(q) ∈ H, luego q ∈ G. Si D ∈ M es denso en P pero G ∩ D = ∅, entonces H ∩ i[D] = ∅. Por el teorema 4.8 existe un q ∈ H incompatible con todos los elementos de i[D]. Sea p una reducci´n de q a P y sea p0 ≤ p tal que p0 ∈ D. Entonces i(p0 ) ∈ i[D], o pero es compatible con q, contradicci´n. o As´ pues, G es un filtro P-gen´rico sobre M . Como i ∈ M ⊂ M [H] y ı e H ∈ M [H], tambi´n G = i−1 [H] ∈ M [H], luego M [G] ⊂ M [H] por el teorema e del modelo gen´rico. e Veamos ahora el caso de las inmersiones densas: Teorema 6.4 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sean P, Q ∈ M dos c.p.o.s e i : P −→ Q una inmersi´n densa, i ∈ M . Para cada G ⊂ P sea o W ˆ(G) = {q ∈ Q | p ∈ G i(p) ≤ q}. ı

a) Si H es un filtro Q-gen´rico sobre M entonces G = i−1 [H] es un filtro e P-gen´rico sobre M y H = ˆ(G). e ı b) Si G es un filtro P-gen´rico sobre M entonces H = ˆ(G) es un filtro Qe ı gen´rico sobre M y G = i−1 [H]. e c) Si G y H son como en a) o en b), entonces M [G] = M [H].

´ Demostracion: a) El teorema anterior nos da que G es un filtro P-gen´rico e sobre M . Demostraremos que H = ˆ(G) despu´s de probar b). ı e b) Veamos que H es un filtro. Claramente 1 ∈ H. l Si p, q ∈ H, existen r, s ∈ G tales que i(r) ≤ p ∧ i(s) ≤ q, luego existe un t ∈ G tal que t ≤ r ∧ t ≤ s. Entonces i(t) ∈ H ∧ i(t) ≤ p ∧ i(t) ≤ q. Si p ∈ H y q ∈ Q cumple p ≤ q, entonces hay un r ∈ G tal que i(r) ≤ p ≤ q, luego q ∈ H. Sea ahora D ∈ M un conjunto denso en Q. Sea W D∗ = {p ∈ P | q ∈ D i(p) ≤ q} ∈ M.

Se cumple que D∗ es denso en P, pues si p ∈ P, existe q ∈ D tal que q ≤ i(p). Como i es densa, existe un p0 ∈ P tal que i(p0 ) ≤ q ≤ i(p). Entonces

134

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

¬i(p) ⊥ i(p0 ), luego ¬p ⊥ p0 . Sea p00 ∈ P tal que p00 ≤ p ∧ p00 ≤ p0 . As´ p00 ∈ D∗ , ı, pues i(p00 ) ≤ i(p0 ) ≤ q ∈ D, y por otra parte p00 ≤ p. Por consiguiente D∗ ∩ G 6= ∅, lo que significa que existen p ∈ G y q ∈ D tales que i(p) ≤ q, de donde q ∈ D ∩ H 6= ∅. Tenemos as´ que H es un filtro Q-gen´rico sobre M . ı e Por la parte probada de a) se cumple que i−1 [H] es un filtro P-gen´rico sobre e M y claramente G ⊂ i−1 [H]. Seg´n el teorema 4.9 ha de ser G = i−1 [H]. u Volviendo a a), es inmediato comprobar que ˆ(G) ⊂ H y por b) tenemos que ı ˆ(G) es un filtro Q-gen´rico sobre M . Por 4.9 concluimos que H = ˆ(G). ı e ı c) Por el teorema anterior tenemos que M [G] ⊂ M [H] y como M ⊂ M [G] y H = ˆ(G) = (ˆ(G))M [G] ∈ M [G], el teorema del modelo gen´rico nos da la otra ı ı e inclusi´n: M [H] ⊂ M [G]. As´ pues, M [G] = M [H]. o ı

En particular, dos c.p.o.s semejantesM dan lugar a las mismas extensiones gen´ricas. Por ejemplo, es obvio que si |I| = |I 0 | y |J| = |J 0 | entonces los e c.p.o.s Fn(I, J, κ) y Fn(I 0 , J 0 , κ0 ) son semejantes. As´ los resultados que en el ı, cap´ ıtulo anterior hemos probado para c.p.o.s de la forma Fn(µ × κ, 2, κ), con µ ≤ κ, valen igualmente para Fn(µ, 2, κ), si bien son formalmente m´s f´ciles a a de probar con µ × κ. Veamos ahora que, desde un punto de vista te´rico, o no perdemos generalidad si trabajamos unicamente con conjuntos parcialmente ´ ordenados separativos: Teorema 6.5 Sea P un c.p.o. Entonces existe un conjunto parcialmente ordenado separativo Q y una inmersi´n suprayectiva (luego densa) i : P −→ Q. o Adem´s Q es unico salvo semejanza. a ´ ´ Demostracion: Sea R la relaci´n de equivalencia en P dada por o V p R q ↔ r ∈ P(r ⊥ p ↔ r ⊥ q).

Est´ bien definido, pues si [p] = [p0 ] y [q] = [q 0 ] y [p] ≤ [q], entonces [p0 ] ≤ [q 0 ]. a En efecto, si r ∈ P cumple r ≤ p0 , entonces ¬r ⊥ p0 , luego ¬r ⊥ p. Existe s ∈ P tal que s ≤ r ∧ s ≤ p. Como [p] ≤ [q], ha de ser ¬s ⊥ q, luego existe t ∈ P tal que t ≤ s ∧ t ≤ q. As´ t ≤ r ∧ t ≤ q, es decir, ¬r ⊥ q, luego tambi´n ¬r ⊥ q 0 . ı e Esto prueba que [p0 ] ≤ [q 0 ].

Sea Q = P/R el conjunto cociente y en ´l consideramos el orden dado por e V [p] ≤ [q] ↔ r ∈ P(r ≤ p → ¬r ⊥ q).

La relaci´n en Q es claramente reflexiva. Veamos que es sim´trica, para o e lo cual suponemos que [p] ≤ [q] ∧ [q] ≤ [p]. Si ¬r ⊥ p, existe s ∈ P tal que s ≤ r ∧ s ≤ p, luego s ≤ r ∧ ¬s ⊥ q. Existe t ∈ P tal que t ≤ s ≤ r ∧ t ≤ q. Por consiguiente ¬r ⊥ q. Igualmente se prueba el rec´ ıproco, luego [p] = [q]. Para probar la transitividad suponemos [p] ≤ [q] ∧ [q] ≤ [r]. Si u ≤ p entonces ¬u ⊥ q (porque [p] ≤ [q]). Existe v ∈ P tal que v ≤ u ∧ v ≤ q.

6.1. Aplicaciones entre c.p.o.s

135

Entonces ¬v ⊥ r (porque [q] ≤ [r]). Existe w ∈ P tal que w ≤ v ≤ u ∧ w ≤ r. As´ pues, ¬u ⊥ r, lo que prueba que [p] ≤ [r]. ı

Tenemos, por lo tanto, que Q es un conjunto parcialmente ordenado (con m´ximo [1 a l]). Sea V : P −→ Q la aplicaci´n dada por i(p) = [p]. Obviamente i o es suprayectiva y pp0 ∈ P(p ≤ p0 → i(p) ≤ i(p0 )). Para probar que es una inmersi´n suponemos que ¬i(p) ⊥ i(p0 ) y hemos de probar que ¬p ⊥ p0 . Existe o r ∈ P tal que [r] ≤ [p] ∧ [r] ≤ [p0 ]. De [r] ≤ [p] se sigue en particular que ¬r ⊥ p, luego existe s ∈ P tal que s ≤ r ∧ s ≤ p. Entonces [r] ≤ [p0 ] implica que ¬s ⊥ p0 . Existe t ∈ P tal que t ≤ s ≤ p ∧ t ≤ p0 . As´ ciertamente, ¬p ⊥ p0 . ı, Veamos ahora que Q es separativo. Si [p] 6≤ [q] esto significa que existe r ∈ P tal que r ≤ p ∧ r ⊥ q. Como i es una inmersi´n [r] ≤ [p] ∧ [r] ⊥ [q], luego o W tenemos que r ∈ Q(r ≤ [p] ∧ r ⊥ [q]). Falta probar la unicidad de Q. Para ello supongamos que Q0 es otro conjunto parcialmente ordenado separativo tal que exista j : P −→ Q0 inmersi´n o suprayectiva. V Veamos que si r, s ∈ Q0 se cumple r ≤ s ↔ t ∈ Q0 (¬t ⊥ r → ¬t ⊥ s). Si r ≤ s ∧ ¬t ⊥ r, entonces existe u ∈ Q0 tal que u ≤ t ∧ u ≤ r ≤ s, luego ¬t ⊥ s. Rec´ ıprocamente, si r 6≤ s, existe un t ∈ Q0 tal que t ≤ r ∧ t ⊥ s (porque 0 Q es separativo), luego ¬t ⊥ r pero t ⊥ s. Como esto vale para todo conjunto parcialmente ordenado separativo, en particular vale para Q. Dados p, q ∈ P, se cumple i(p) ⊥ i(q) ↔ p ⊥ q ↔ j(p) ⊥ j(q). En consecuencia V i(p) ≤ i(q) ↔ r ∈ P(¬i(r) ⊥ i(p) → ¬i(r) ⊥ i(q)) V ↔ r ∈ P(¬j(r) ⊥ j(p) → ¬j(r) ⊥ j(q)) ↔ j(p) ≤ j(q). i(p) = i(q) ↔ j(p) = j(q). De aqu´ se sigue que la aplicaci´n f : Q −→ Q0 dada por f (i(p)) = j(p) est´ ı o a bien definida y es una semejanza. Veamos ahora que las inmersiones completas entre c.p.o.s inducen aplicaciones entre las clases de nombres. Definici´n 6.6 Sean P y Q dos c.p.o.s e i : P −→ Q una aplicaci´n. Definimos o o ¯ : V P −→ V Q mediante ı ¯(σ) = {(¯(τ ), i(p)) | (τ, p) ∈ σ}. ı ı Claramente se trata de una definici´n por ∈-recursi´n. Una simple inducci´n o o o prueba que si i : P −→ Q y j : Q −→ R, entonces i ◦ j = ¯ ◦ . Tambi´n es claro ı ¯ e

Como las relaciones en Q y Q0 son antisim´tricas, esto implica que e

136

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

que la identidad induce la aplicaci´n identidad, de donde a su vez se sigue que o ¯ es inyectiva, suprayectiva o biyectiva si lo es i. i Se prueba sin dificultad que el t´rmino ¯ es absoluto para modelos transitivos e ı de ZFC. Esto se traduce en que si M es un modelo transitivo de ZFC, P, Q ∈ M son dos c.p.o.s e i : P −→ Q cumple i ∈ M , entonces ¯ se restringe a una ı aplicaci´n ¯ : M P −→ M Q . o ı En lo sucesivo escribiremos i en lugar de ¯ salvo que haya posibilidad de ı confusi´n. o Teorema 6.7 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sean P, Q ∈ M dos c.p.o.s e i : P −→ Q una inmersi´n completa i ∈ M . o

a) Si H es un filtro Q-gen´rico sobre M , G = i−1 [H] y τ ∈ M P , entonces e τG = i(τ )H . b) Si φ(x1 , . . . , xn ) es una f´rmula absoluta para modelos transitivos de ZFC, o τ1 , . . . , τn ∈ M P y p ∈ P, entonces p ∞ φ(τ1 , . . . , τn ) ↔ i(p) ∞ φ(i(τ1 ), . . . , i(τn )). c) Si i es una inmersi´n densa, el apartado b) vale para f´rmulas cualeso o quiera.

´ Demostracion: Probamos a) por inducci´n sobre el rango de τ : Si se o cumple x ∈ i(τ )H , entonces x = i(π)H , con (π, p) ∈ τ , i(p) ∈ H. Por tanto, p ∈ G y por hip´tesis de inducci´n x = πG . Esto implica que x ∈ τG . El o o rec´ ıproco es an´logo. a Probamos b) y c) simult´neamente. Supongamos que p ∞ φ(τ1 , . . . , τn ). a Sea H un filtro Q-gen´rico sobre M tal que i(p) ∈ H. Entonces p ∈ G = e i−1 [H], luego se cumple φM [G] (τ1G , . . . , τnG ), lo cual, por a), es lo mismo que φM [G] (i(τ1 )H , . . . , i(τn )H ). Esto equivale a φM [H] (i(τ1 )H , . . . , i(τn )H ), ya sea porque M [G] ⊂ M [H] y φ es absoluta (en el caso b) o bien porque M [G] = M [H] (en el caso c). Esto prueba que i(p) ∞ φ(i(τ1 ), . . . , i(τn )). El rec´ ıproco se obtiene al aplicar esta implicaci´n a ¬φ. o Estos resultados se aplican especialmente al caso de los automorfismos de un c.p.o.: Definici´n 6.8 Un automorfismo de un c.p.o. P es una semejanza f : P −→ P o tal que f (1 = 1 (la ultima condici´n es redundante si P est´ parcialmente l) l ´ o a ordenado). Llamaremos Aut P al conjunto de todos los automorfismos de P, que claramente es un grupo con la composici´n de aplicaciones. Los hechos siguientes o son casos particulares o consecuencias inmediatas de los que acabamos de ver: Si f ∈ Aut P tenemos definida la biyecci´n f : V P −→ V P . Si M es un modelo o ¯ transitivo numerable de ZFC y P ∈ M , entonces AutM P = Aut P ∩ M es un

6.1. Aplicaciones entre c.p.o.s

137

¯ subgrupo de Aut P y cada f ∈ AutM P determina f : M P −→ M P biyectiva. Para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ), todos los τ1 , . . . , τn ∈ M P y todo p ∈ P se o cumple ¯ ¯ p ∞ φ(τ1 , . . . , τn ) ↔ f (p) ∞ φ(f (τ1 ), . . . , f (τn )). Si 1 es la identidad en P se cumple que ¯ es la identidad en M P . Adem´s 1 a ¯ ¯ ¯ f ◦ g = f ◦ g , de donde a su vez se sigue que f −1 = f −1 . V V ¯x Una simple inducci´n prueba que f ∈ Aut P x ∈ V f (ˇ) = x. o ˇ

En lo sucesivo omitiremos las barras sobre las aplicaciones inducidas por automorfismos. Veamos algunas aplicaciones. Quiz´ el lector se haya dado cuenta de que en ninguna prueba de consistencia a mediante extensiones gen´ricas hemos tenido que especificar qu´ filtro gen´rico e e e consider´bamos: siempre hemos tomado uno arbitrario y la extensi´n gen´rica a o e ha cumplido lo que quer´ ıamos. El pr´ximo teorema explica este hecho, pero o antes necesitamos un nuevo concepto. Definici´n 6.9 Diremos que un c.p.o. P es casi homog´neo si o e V W pq ∈ P f ∈ Aut P ¬f (p) ⊥ q.

Teorema 6.10 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. casi homog´neoM , sea p ∈ P, sean x1 , . . . , xn ∈ M y sea φ(x1 , . . . , xn ) e una f´rmula (metamatem´tica). Entonces o a p ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ) ↔ 1 ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ). x ˇ l x ˇ En particular 1 ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ) o bien 1 ∞ ¬φ(ˇ1 , . . . , xn ) y, por consil x ˇ l x ˇ guiente, todas las extensiones gen´ricas M [G] cumplen las mismas sentencias, e indistintamente del filtro G con que se construyan. ´ Demostracion: Supongamos que p ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ) pero que ¬1 ∞ φ. x ˇ l Entonces existe q ∈ P tal que q ∞ ¬φ. Sea f ∈ AutM P tal que ¬f (p) ⊥ q. Sea r ∈ P tal que r ≤ f (p) ∧ r ≤ q. Como f (p) ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ), tambi´n x ˇ e r ∞ φ(ˇ1 , . . . , xn ), pero como r ≤ q, tambi´n r ∞ ¬φ(ˇ1 , . . . , xn ), contradicci´n. x ˇ e x ˇ o Esto se aplica a todos los c.p.o.s que hemos manejado hasta ahora, pues todos son casi homog´neos: e Teorema 6.11 Sean I, J dos conjuntos con |J| ≥ 2 y sea κ un cardinal infinito tal que κ ≤ |I|. Entonces P = Fn(I, J, κ) es un c.p.o. casi homog´neo. e ´ Demostracion: Sean p, q ∈ P. Entonces sus dominios son subconjuntos de I de cardinal menor que κ. Podemos tomar A ⊂ I cuyo cardinal sea igual al del dominio de p y que sea disjunto del dominio de q. Existe g : I −→ I biyectiva tal que g[A] = Dominio(p). Definimos f : P −→ P mediante f (r) = g ◦ r. Es f´cil ver que g ∈ Aut P y Dominiof (p) = A, luego los dominios de f (p) y q son a disjuntos, por lo que ¬f (p) ⊥ q.

138

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

La siguiente aplicaci´n es una prueba muy interesante de la independencia o del axioma de elecci´n. Para ello construiremos un modelo de ZF en el que o Pω no puede ser bien ordenado. M´s a´n, este modelo cumplir´ V = L(Pω), a u a con lo que probaremos que V = L(Pω) no implica el axioma de elecci´n. De o hecho, construiremos un modelo de ZFC en el que L(Pω) no cumple el axioma de elecci´n, con lo que probaremos que AE L(Pω) no puede demostrarse en ZFC, o tal y como coment´bamos en el cap´ a ıtulo III. La prueba se basa en el siguiente resultado t´cnico: e Teorema 6.12 Sea φ(x) una f´rmula con x como unica variable libre. Sea o ´ M un modelo transitivo numerable de ZFC y consideremos dos conjuntos no numerablesM I, J. Sea P = Fn(I, 2, ℵ0 ) y Q = Fn(J, 2, ℵ0 ). Entonces, para todo ordinal α ∈ M se cumple 1 P ∞ φ(ˇ )L(Pω) ↔ 1 Q ∞ φ(ˇ )L(Pω) . l α l α ´ Demostracion: Supongamos, por ejemplo, que (|I| ≤ |J|)M . Consideremos R = Fn(I, J, ℵ1 )M y sea H un filtro R-gen´rico sobre M . Entonces e (|I| = |J|)M [H] , pues la aplicaci´n gen´rica fH : I −→ J es suprayectiva. o e Sea G un filtro P-gen´rico sobre M [H] (luego P-gen´rico sobre M ). Veamos e e que Pω ∩ M [H][G] = Pω ∩ M [G]. Una inclusi´n es obvia. Para probar la o otra tomamos x ∈ Pω ∩ M [H][G]. Por el teorema 5.19, existe un buen nombre σ ∈ M [H]P para un subconjunto de ω tal que x = σG . Esto significa que ˇ S σ= {ˇ } × An , n
n∈ω

donde An es una anticadena en P. Ahora bien, P cumple la condici´n de cadena o numerableM [H] (teorema 5.14), luego cada An ⊂ P ⊂ M es numerableM [H] . Por consiguiente, tambi´n σ ⊂ M es numerableM [H] . Como (R es ℵ1 -cerrado)M , el e teorema 5.8 nos da que, de hecho, σ ∈ M P . Por consiguiente, x = σG ∈ M [G].

Tenemos, pues, que (Pω)M [G] = (Pω)M [H][G] . Como el t´rmino Lα (a) es e absoluto para modelos transitivos de ZF, concluimos que para todo ordinal α ∈ M se cumple Lα (Pω)M [G] = Lα (Pω)M [H][G] . A su vez esto implica que los conjuntos x ∈ M [H][G] que cumplen (x ∈ L(Pω))M [H][G] son exactamente los conjuntos x ∈ M [G] que cumplen (x ∈ L(Pω))M [G] . Es claro entonces que si α ∈ M , se cumple (φ(α)L(Pω) )M [H][G] ↔ (φ(α)L(Pω) )M [G] , pues, al relativizar, las variables ligadas quedan restringidas por condiciones equivalentes. De aqu´ a su vez obtenemos que ı W W p ∈ P p ∞M φ(ˇ )L(Pω) ↔ p ∈ P p ∞M [H] φ(ˇ )L(Pω) . α α Ahora bien, por 6.11 tenemos que P es casi homog´neo en M y en M [H], e luego el teorema 6.10 nos da que 1 P ∞M φ(ˇ )L(Pω) ↔ 1 P ∞M [H] φ(ˇ )L(Pω) . l α l α

6.1. Aplicaciones entre c.p.o.s

139

Todo el razonamiento vale para Q igual que para P, luego tambi´n tenemos e 1 Q ∞M φ(ˇ )L(Pω) ↔ 1 Q ∞M [H] φ(ˇ )L(Pω) . l α l α Por ultimo, como (|I| = |J|)M [H] , tenemos que P y Q son semejantes en ´ M [H], con lo que el teorema 6.7 nos da que 1 P ∞M [H] φ(ˇ )L(Pω) ↔ 1 Q ∞M [H] φ(ˇ )L(Pω) . l α l α En definitiva, 1 P ∞M φ(ˇ )L(Pω) ↔ 1 Q ∞M φ(ˇ )L(Pω) . l α l α

Teorema 6.13 Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZF + V = L(Pω) + Pω e no puede ser bien ordenado. ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC + V = L. Sea I ∈ M un conjunto no numerableM y consideremos el c.p.o. P = Fn(I, 2, ℵ0 ). Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y sea N = L(Pω)M [G] . Por el teorema 3.29 e sabemos que N es un modelo transitivo (numerable) de ZF + V = L(Pω). Si suponemos que (Pω puede ser bien ordenado)N , podemos considerar κ = |Pω|N = (|Pω|L(Pω) )M [G] , es decir, el menor ordinal biyectable con (Pω)N mediante una biyecci´n perteo neciente a N . Como P es casi homog´neoM , se cumple que e 1 P ∞ (ˇ = |Pω|)L(Pω) . l κ Sea µ un cardinal regularM tal que µ > κ y sea Q = Fn(µ, 2, ℵ0 )M . Por el teorema anterior tambi´n 1Q ∞ (ˇ = |Pω|)L(Pω) . Sea G0 un filtro Q-gen´rico e l κ e 0 0 0 sobre M . As´ κ = (|Pω|L(Pω) )M [G ] , luego |Pω|M [G ] = |κ|M [G ] ≤ κ, es decir, ı 0 (2ℵ0 )M [G ] ≤ κ. 0 Ahora bien, seg´n 5.21 se cumple que (2ℵ0 )M [G ] = µ > κ, en contra de la u elecci´n de µ. o En la secci´n siguiente usaremos las permutaciones de nombres inducidas por o los automorfismos de un c.p.o. para adaptar a extensiones gen´ricas las pruebas e de independencia del axioma de elecci´n en ZFA que vimos en el cap´ o ıtulo II. La idea b´sica es sustituir los ´tomos por conjuntos gen´ricos. El pr´ximo teorema a a e o anticipa algunos aspectos de esta t´cnica. e Sabemos que si V = L entonces x E y es una f´rmula con x e y como unicas o ´ variables libres que ordena bien a la clase universal, en particular a Pω, es decir, tenemos un criterio expl´ ıcito (que no es lo mismo que verificable en casos concretos) que establece cu´ndo un subconjunto de ω es menor que otro, de a modo que el orden as´ definido es, de hecho, un buen orden. Ahora probaremos ı

140

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

que es consistente con ZFC que ninguna f´rmula φ(x, y) con x e y como unicas o ´ variable libres determine un buen orden en Pω. Esto no contradice al axioma de elecci´n: ´ste implica que existe una relaci´n R que ordena bien Pω, pero la o e o f´rmula x R y tiene tres variables libres, que es tanto como decir que no tenemos o ninguna definici´n expl´ o ıcita de R. Teorema 6.14 Si ZFC es consistente tambi´n lo es ZFC +Pω no puede ser e bien ordenado por una f´rmula. o ´ Demostracion: Queremos probar que es consistente a˜adir a ZFC los n infinitos axiomas de la forma {(x, y) ∈ Pω × Pω | φ(x, y)} no es un buen orden en Pω. Por compacidad basta probar la consistencia de una cantidad finita de estos axiomas. De hecho veremos que cualquiera de ellos se cumple en una cierta extensi´n gen´rica. o e Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L y consideremos el c.p.o. P = Fn(ω × ω, 2, ℵ0 ). Sea G un filtro gen´rico y supongamos que una e f´rmula φ(x, y) ordena bien Pω en M [G]. S o Consideremos la funci´n gen´rica fG = o e p : ω × ω −→ 2. Para cada i ∈ ω
p∈G

definimos

ai = {n ∈ ω | fG (i, n) = 1} ∈ (Pω)M [G] .

Sea A = {ai | i ∈ ω} ∈ M [G]. El conjunto A va a desempe˜ar el papel que n en el cap´ ıtulo II desempe˜aba el conjunto de ´tomos. As´ hemos sustituido los n a ı, a ´tomos por conjuntos gen´ricos. e Sean σi = {(ˇ , p) | p ∈ P ∧ (i, n, 1) ∈ p} ∈ M P , σ = {(σi , 1 | i ∈ ω} ∈ M P . n l) Claramente ai = σiG y A = σG . Veamos que si i, j ∈ ω, i 6= j, entonces 1 ∞ σi 6= σj . l En efecto, dado cualquier filtro gen´rico H, el conjunto e W Dij = {p ∈ P | n ∈ ω ((i, n), (j, n) ∈ Dominio(p) ∧ p(i, n) 6= p(j, n))} ∈ M

es denso en P, luego H ∩ Dij 6= ∅ y esto se traduce en que σiH y σjH se diferencian en el elemento n (que est´ en uno y no en otro). a Volviendo a M [G], estamos suponiendo que R = {(x, y) ∈ Pω ×Pω | φ(x, y)} es un buen orden en Pω (en M [G]), luego el conjunto A ∈ M [G] debe tener un m´ ınimo, digamos ai . Existe una condici´n p ∈ P tal que o W V p ∞ R(R = {(x, y) ∈ Pω ×Pω | φ(x, y)} ∧ R bien ordena Pω ∧ z ∈ σ σi Rz).

Como Dominio(p) ⊂ ω × ω es finito, podemos encontrar un j 6= i que no aparezca como primera componente en ninguno de sus pares. Sea g : ω −→ ω la permutaci´n que intercambia i con j y fija a los dem´s n´meros. Sea o a u f : P −→ P la aplicaci´n dada por f (r) = {(g(u), v, w) | (u, v, w) ∈ r}, es o

6.2. Extensiones sim´tricas e

141

decir, f intercambia i por j en las primeras componentes de los dominios de las condiciones. Es claro que f : P −→ P es una semejanza. Adem´s ¬p ⊥ f (p), a pues los unicos pares en los que f (p) se diferencia de p empiezan por j, luego ´ no est´n en el dominio de p. a Tambi´n es inmediato que f (σi ) = σj , f (σj ) = σi y f (σk ) = σk cuando e i 6= k 6= j. Esto implica a su vez que f (σ) = σ. As´ pues, el teorema 6.7 nos da ı que W f (p) ∞ R(R = {(x, y) ∈ Pω × Pω | φ(x, y)} V ∧ R bien ordena Pω ∧ z ∈ σ σj R z). Sea q ≤ p ∧ q ≤ f (p) y sea H un filtro gen´rico con q ∈ H. Tenemos que en e M [H] la relaci´n R = {(x, y) ∈ Pω × Pω | φ(x, y)} es un buen orden en Pω tal o que σiG R σjG ∧ σjG R σiG , pero esto implica que σiG = σjG , cuando por otra parte 1 ∞ σi 6= σj , contradicci´n. l o

6.2

Extensiones sim´tricas e

Seg´n anunci´bamos en la secci´n anterior, vamos a traducir a extensiones u a o gen´ricos los argumentos que vimos en el cap´ e ıtulo II sobre modelos sim´tricos e de ZFA. Sea P un c.p.o., σ ∈ V P y H un subgrupo de Aut P. Llamaremos grupo de simetr´ de σ en H al conjunto ıas SimH (σ) = {h ∈ H | h(σ) = σ}. Claramente SimH (σ) es un subgrupo de H y para todo conjunto x se cumple que SimH (ˇ) = H. Un argumento formalmente id´ntico a la prueba del x e teorema 2.9 nos da que si f ∈ Aut P entonces SimH (f (σ)) = SimH (σ)f . Si Γ es un filtro normal de subgrupos de H, diremos que σ es sim´trico e (respecto a H y Γ) si SimH (σ) ∈ Γ. Diremos que σ es hereditariamente sim´trico e (respecto de H y Γ) si σ es sim´trico y todo π ∈ Dominio(σ) es hereditariamente e sim´trico. e Si M es un modelo transitivo de ZF, llamaremos SM P a la clase de todos los P-nombres σ ∈ M P hereditariamente sim´tricosM . Una simple inducci´n e o prueba que V x ∈ M x ∈ SM P . ˇ Si G es un filtro P-gen´rico sobre M definimos la extensi´n sim´trica e o e SM [G] = {τG | τ ∈ SM P }. A los elementos de SM [G], es decir, los elementos de M [G] que admiten un nombre sim´trico, los llamaremos conjuntos sim´tricos. e e Hemos de probar que las extensiones sim´tricas son modelos transitivos de e ZF. Empezamos con un hecho t´cnico: e

142

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Teorema 6.15 Sea M un modelo transitivo de ZFC y en M sea P un c.p.o., H un subgrupo de Aut P, Γ un filtro normal de subgrupos de H y g ∈ H. Entonces g|SM P : SM P −→ SM P biyectiva. V ´ Demostracion: Veamos que σ ∈ SM P g(σ) ∈ SM P por ∈-inducci´n. Lo o suponemos cierto para los nombres en la clausura transitiva de σ, con lo que Dominio(g(σ)) ⊂ SM P . Por otra parte, SimH (g(σ)) = SimH (σ)g ∈ Γ, luego g(σ) es sim´trico y, por consiguiente, hereditariamente sim´trico. e e Esto prueba que g|SM P : SM P −→ SM P . Ciertamente la restricci´n es ino yectiva porque g lo es. Adem´s es suprayectiva, pues si σ ∈ SM P , su antiimagen a por g es g −1 (σ), que est´ en SM P por la parte ya probada. a Teorema 6.16 Sea M un modelo transitivo de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea H ∈ M un subgrupo de AutM P y Γ ∈ M un filtro normalM de subgrupos de H. Sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces M ⊂ SM [G] ⊂ M [G] y e SM [G] es un modelo transitivo de los axiomas de extensionalidad, regularidad, par, uni´n, vac´ e infinitud. o ıo ´ Demostracion: Si x ∈ M entonces x ∈ SM P , luego x = xG ∈ SM [G]. la ˇ ˇ inclusi´n SM [G] ⊂ M [G] es obvia. o Si u ∈ v ∈ SM [G], entonces v = τG con τ ∈ SM P . Por consiguiente u = σG , con σ en el dominio de τ , luego σ ∈ SM P . As´ pues, u = σG ∈ SM [G]. ı Esto prueba que SM [G] es transitivo, con lo que cumple el axioma de extensionalidad. El axioma de regularidad se cumple en cualquier clase. Veamos el axioma del par. Sean x, y ∈ SM [G]. Entonces x = σG , y = τG , con σ, τ ∈ SM P . Sea ρ = pd(σ, τ ) = {(σ, 1 (τ, 1 l), l)}. Tenemos que SimH (σ), SimH (τ ) ∈ Γ y claramente SimH (σ) ∩ SimH (τ ) ≤ SimH (ρ). Por lo tanto ρ es sim´trico. Como su dominio est´ formado por los nombres e a hereditariamente sim´tricos σ y τ , de hecho ρ ∈ SM P , luego concluimos que e {x, y} = ρG ∈ SM [G]. Ahora comprobamos el axioma de la uni´n. Tomemos x ∈ SM [G], de modo o que x = σG con σ ∈ SM P . En la prueba de 4.19 vimos que W π = {(ρ, p) | p ∈ P ∧ τ qr((τ, q) ∈ σ ∧ (ρ, r) ∈ τ ∧ p ≤ r ∧ p ≤ q)} ∈ M P . S cumple πG = y. Basta probar que π ∈ SM P .
y∈x

Si ρ ∈ Dominio(π), existe τ ∈ Dominio(σ) tal que ρ ∈ Dominio(τ ). Entonces τ ∈ SM P , porque σ es hereditariamente sim´trico, luego tambi´n ρ ∈ SM P . e e Falta probar que π es sim´trico, para lo cual basta a su vez comprobar que e SimH (σ) ≤ SimH (π). Si g ∈ SimH (σ), sea (ρ, p) ∈ π y sean τ , q, r tales que (τ, q) ∈ σ ∧ (ρ, r) ∈ τ ∧ p ≤ r ∧ p ≤ q.

6.2. Extensiones sim´tricas e Entonces (g(τ ), g(q)) ∈ g(σ) ∧ (g(ρ), g(r)) ∈ g(τ ) ∧ g(p) ≤ g(r) ∧ g(p) ≤ g(q),

143

de donde se sigue que (g(ρ), g(p)) ∈ π, es decir, g(π) ⊂ π. Aplicando esto a g −1 concluimos que g −1 (π) ⊂ π, luego π ⊂ g(π) y tenemos la igualdad. Esto prueba que g ∈ SimH (π). Los axiomas del vac´ e infinitud se siguen de que ∅, ω ∈ M ⊂ SM [G]. ıo Demostrar los axiomas de reemplazo y partes presenta la misma dificultad que en el caso de M [G], pero afortunadamente el trabajo que hay que hacer es completamente an´logo al que ya hemos hecho: a Definici´n 6.17 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula metamatem´tica. Sea M un o o a modelo transitivo de ZFC, P ∈ M un c.p.o., H ∈ M un subgrupo de AutM P, Γ ∈ M un filtro normalM de subgrupos de H, p ∈ P y σ1 , . . . , σn ∈ SM P . Definimos p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) como S V G(G es P-gen´rico sobre M ∧ p ∈ G → φSM [G] (σ1G , . . . , σnG )). e

Si P es un c.p.o., H es un subgrupo de Aut P, Γ es un filtro normal de subgrupos de H y σ1 , . . . , σn ∈ SV P , definimos la f´rmula o
∗ p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) S ∗ exactamente igual que hicimos en la secci´n 4.3 con ∞ pero exigiendo que todos o los nombres considerados sean hereditariamente sim´tricos. Todos los teoremas e de dicha secci´n son v´lidos con este cambio para extensiones sim´tricas. o a e

Para probar que las extensiones sim´tricas son modelos de ZF necesitamos e la versi´n sim´trica de los resultados de la secci´n anterior. Resumimos todo lo o e o que nos hace falta en un unico teorema: ´ Teorema 6.18 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea H ∈ M un subgrupo de AutM P, sea Γ ∈ M un filtro normalM de subgrupos de H, sea g ∈ H y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces g[G] e es un filtro P-gen´rico sobre M , SM [G] = SM [g[G]] y si φ(x1 , . . . , xn ) es una e f´rmula metamatem´tica y σ1 , . . . , σn ∈ SM P , entonces o a p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) ↔ g(p) ∞ φ(g(σ1 ), . . . , g(σn )). S S ´ Demostracion: Claramente g[G] = (g −1 )−1 [G], luego por 6.3 es un filtro P-gen´rico sobre M . Como g −1 : SM P −→ SM P es biyectiva, usando 6.7 vemos e que SM [G] = {τG | τ ∈ SM P } = {g −1 (τ )G | τ ∈ SM P } = {τg[G] | τ ∈ SM P } = SM [g[G]].

144

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

∗ Si p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ), sea G un filtro gen´rico sobre M tal que g(p) ∈ G. e Entonces g −1[G] es un filtro gen´rico con p ∈ g −1 [G], luego e

φSM [g

−1[G]

]

(σ1g−1 [G] , . . . , σng−1 [G] ).

Por 6.7 y la parte ya probada esto es lo mismo que φSM [G] (g(σ1 )G , . . . , g(σn )G ). Por lo tanto g(p) ∞ φ(g(σ1 ), . . . , g(σn )). La implicaci´n contraria sale de o aplicar la que hemos probado a g −1 . Teorema 6.19 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea H ∈ M un subgrupo de AutM P, sea Γ ∈ M un filtro normalM de subgrupos de H y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces SM [G] es un e modelo transitivo numerable de ZF. ´ Demostracion: La prueba es an´loga a la de 4.30. S´lo hay que comproa o bar en a˜adidura que ciertos P-nombres son hereditariamente sim´tricos. Para n e probar el axioma de reemplazo partimos de una f´rmula φ(x, y, x1 , . . . , xn ) y o de conjuntos σ1G , . . . , σnG , σG ∈ SM [G] como en 4.30. Construimos S ⊂ SM P igual que all´ pero ahora completamos la construcci´n como sigue: definimos ı o V S S 0 0 0 0 S0 = S ∧ n ∈ ω Sn+1 = g[Sn ] ∧ S 0 = Sn .
g∈H n∈ω 0 a V De este modo S ∈ M cumple lo mismo que S (porque lo contiene) y adem´s 0 0 g ∈ H g[S ] = S . Definimos W ρ = {(µ, p) | µ ∈ S 0 ∧ p ∈ P ∧ π ∈ Dominio(σ) p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ))}. S

Basta comprobar que ρ ∈ SM P . El resto de la prueba es id´ntico a 4.30. e Como S 0 ⊂ SM P , tenemos que el dominio de ρ est´ contenido en SM P , luego a s´lo hemos de ver que ρ es sim´trico. Para ello bastar´ probar que o e a SimH (σ1 ) ∩ · · · ∩ SimH (σn ) ∩ SimH (σ) ⊂ SimH (ρ). Tomamos g en el grupo de la izquierda. Si (µ, p) ∈ ρ, sea π ∈ Dominio(σ) tal que p ∞ (π ∈ σ ∧ φ(π, µ, σ1 , . . . , σn )). S Entonces g(π) ∈ Dominio(g(σ)) = Dominio(σ), g(µ) ∈ g[S 0 ] = S 0 y por el teorema anterior g(p) ∞ (g(π) ∈ σ ∧ φ(g(π), g(µ), σ1 , . . . , σn )). S Esto prueba que (g(µ), g(p)) ∈ ρ. Por consiguiente g(ρ) ⊂ ρ y razonando con g −1 obtenemos la igualdad. Para probar el axioma de partes tomamos σG ∈ SM [G] y definimos S = {µ ∈ SM P | Dominio(µ) ⊂ Dominio(σ)} ∈ M, ρ = S × {1 ∈ M P . l}

6.2. Extensiones sim´tricas e

145

Es f´cil ver que SimH (σ) ⊂ SimH (ρ), de donde se sigue que ρ ∈ SM P . a Siguiendo el argumento de 4.30, tomamos τG ⊂ σG y definimos µ = {(π, p) | π ∈ Dominio(σ) ∧ p ∞ π ∈ τ }. S Se cumple que µ ∈ SM P porque SimH (σ) ∩ SimH (τ ) ⊂ SimH (µ). Por lo tanto µ ∈ S y el argumento de 4.30 vale igualmente. En el cap´ ıtulo II defin´ ıamos el filtro de subgrupos mediante el concepto de soporte. Vamos a ver que aqu´ es posible hacer algo an´logo. ı a Definici´n 6.20 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, X ∈ M y o P = Fn(X × ω, 2, ℵ0 ). Sea H ∈ M un subgrupo del grupo de permutaciones ΣM . Para cada g ∈ H definimos g ∗ : P −→ P mediante X g ∗ (p) = {(g(x), m, r) | (x, m, r) ∈ p}. Es f´cil ver que g ∗ ∈ AutM P, as´ como que a ı V V gh ∈ H (g ◦ h)∗ = g ∗ ◦ h∗ ∧ g ∈ H (g −1 )∗ = (g ∗ )−1 .

Adem´s la identidad en X induce la identidad en P. Esto se traduce en que a H ∗ = {g ∗ | g ∈ H} es un subgrupo de AutM P y la aplicaci´n g 7→ g ∗ es un o isomorfismo de grupos (en M ) entre H y H ∗ . Por consiguiente podemos identificar cada permutaci´n g con g ∗ (en otras o palabras, suprimir las estrellas) sin caer en ambig¨edades. De este modo consiu deraremos H ⊂ AutM P y haremos actuar indistintamente sus elementos sobre elementos de X, condiciones o P-nombres. Si B ⊂ X, B ∈ M , llamaremos EstH (B) = {h ∈ H | V n ∈ B h(n) = n} ∈ M.

Claramente EstH (B) es un subgrupo de H. Definimos el filtro de los soportes finitos en H como W Γ = {K ∈ M | K es subgrupo de H ∧ B ∈ PX(B finito ∧ EstH (B) ⊂ K)}.

Ciertamente Γ ∈ M es un subgrupo normalM de subgrupos de H (se prueba con el mismo argumento que el hecho an´logo en el cap´ a ıtulo II). Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y consideremos la extensi´n sim´trica e o e SM [G] determinada por H y Γ. Sea fG : X × ω −→ 2 la funci´n gen´rica. Para o e cada x ∈ X sean sx = {n ∈ ω | fG (x, n) = 1} ∈ M [G], σx = {(ˇ , p) | p ∈ P ∧ (x, n, 1) ∈ p} ∈ M P . n Claramente σxG = sx y si g ∈ H entonces g(σx ) = σg(x) . En consecuencia EstH ({x}) ⊂ SimH (σx ), por lo que cada σx es sim´trico, y como los nombres n e ˇ son hereditariamente sim´tricos, concluimos que σx ∈ SM P y sx ∈ SM [G]. e

146

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

A los conjuntos sx los llamaremos conjuntos gen´ricos sim´tricos y los nome e bres σx ser´n los nombres can´nicos de los conjuntos gen´ricos sim´tricos. a o e e Es f´cil probar que si x, y ∈ A cumplen a 6= b, entonces el conjunto a W Dxy = {p ∈ P | n((x, n), (y, n) ∈ Dominio(p) ∧ p(x, n) 6= p(y, n))} ∈ M

es denso en P, de donde se sigue que todo filtro gen´rico G ha de cortarlo, y e esto a su vez implica que sx 6= sy . As´ pues, 1 ∞ σx 6= σy . ı l S El teorema siguiente se corresponde con los primeros apartados de 2.17. Teorema 6.21 Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZF m´s la existencia de un e a conjunto infinito A ⊂ Pω sin subconjuntos infinitos numerables. En particular A no puede ser bien ordenado y, por consiguiente, Pω tampoco. ´ Demostracion: Partimos de un modelo transitivo numerable M de ZFC, consideramos P = Fn(ω × ω, 2, ℵ0 ), H = ΣM , G un filtro P-gen´rico sobre M y e ω N = SM [G] la extensi´n sim´trica determinada por el filtro de soportes finitos. o e Sea A = {sn | n ∈ ω} el conjunto de los conjuntos gen´ricos sim´tricos e e definido en las consideraciones previas a este teorema. Se cumple que A ∈ N porque tiene por nombre a σ = {(σn , 1 | n ∈ ω} y SimH (σ) = H (ya que los l) automorfismos de H permutan los nombres can´nicos σn ). o Veamos que A cumple lo pedido en el modelo N . Ciertamente A ⊂ Pω y es infinitoN porque ser infinito es absoluto. Ahora hemos de probar que no existe f : ω −→ A inyectiva tal que f ∈ N . Si existiera ser´ f = τG , para un cierto ıa τ ∈ SM P . Sea B ⊂ ω finito tal que EstH (B) ⊂ SimH (τ ). Tomamos i ∈ ω \ B tal que si ∈ f [ω] y n ∈ ω tal que f (n) = si . Sea p ∈ G tal que p ∞ (τ : ω −→ σ inyectiva ∧ τ (ˇ ) = σi ). n S Sea j ∈ ω tal que j ∈ B, j 6= i y que no figure como primera componente / de un par en el dominio de p. Sea g ∈ H la permutaci´n que intercambia i con o j y deja fijos a los dem´s n´meros. Entonces g ∈ EstH (B) ⊂ SimH (τ ), luego a u g(τ ) = τ y tambi´n g(σ) = σ, g(ˇ ) = n y, seg´n las observaciones previas al e n ˇ u teorema, g(σi ) = σj . Por consiguiente g(p) ∞ (τ : ω −→ σ inyectiva ∧ τ (ˇ ) = σj ). n S Adem´s p y g(p) son compatibles, ya que los unicos pares en los que discrepan a ´ empiezan por i o j, pero en el dominio de p no hay pares que empieces por j y el el dominio de g(p) no hay pares que empiecen por i. Sea r ∈ P tal que r ≤ p ∧ r ≤ g(p). As´ ı r ∞ (τ : ω −→ σ inyectiva ∧ τ (ˇ ) = σi ∧ τ (ˇ ) = σj ). n n S Por consiguiente r ∞ σi = σj , en contradicci´n con que 1 ∞ σi 6= σj . o l S S Conviene reflexionar sobre la prueba que acabamos de ver. Bajo el supuesto de que A tiene un subconjunto numerable determinamos un σi mediante una

6.2. Extensiones sim´tricas e

147

propiedad que lo caracteriza en t´rminos de nombres τ y n; fijamos una condici´n e ˇ o p que fuerce esta propiedad y construimos un automorfismo g que mantenga los par´metros n y τ , pero transforme σi en un σj . El punto m´s delicado es que p a ˇ a y g(p) han de resultar compatibles, pues entonces una extensi´n com´n fuerza o u que σi y σj cumplan una misma propiedad que supuestamente caracteriza a un unico conjunto gen´rico, y as´ tenemos la contradicci´n. Garantizar la compa´ e ı o tibilidad de p y g(p) nos ha obligado a elegir j despu´s de haber fijado p. Si el e lector intenta demostrar los apartados siguientes del teorema 2.17 se encontrar´ a con que necesitar´ permutar dos nombres σi y σj elegidos antes de determiıa nar la condici´n p, y no despu´s, pero entonces ya no es posible garantizar la o e compatibilidad de p y g(p), y el argumento se viene abajo. Esto no es casual. De hecho Pω (y en particular A), s´ que puede ser totalmente ordenado en N ı (puede biyectarse con el conjunto de los n´meros reales sin necesidad del axioma u de elecci´n, y el orden total de R se traslada as´ a Pω). o ı La conclusi´n es que para adaptar las pruebas de consistencia en ZFA no o podemos en general sustituir los ´tomos por subconjuntos de ω. A continuaci´n a o veremos que todo funciona bien si usamos subconjuntos de subconjuntos de ω. Como el resto de 2.17 es un poco m´s complejo, veremos primero la versi´n del a o teorema 2.18. Teorema 6.22 Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZF m´s la existencia de e a una familia numerable de pares desordenados que no tiene funciones de elecci´n. o ´ Demostracion: Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y sea P = Fn(2 × ω × ω × ω, 2, ℵ0 ). Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y consideremos e la funci´n gen´rica fG : 2 × ω × ω × ω −→ 2. Sean o e anm bnm an bn Pn P σnm τnm σn τn ρn ρ = = = = = = = = = = = = {i ∈ ω | fG (0, n, m, i) = 1} ∈ M [G], {i ∈ ω | fG (1, n, m, i) = 1} ∈ M [G], {anm | m ∈ ω} ∈ M [G], {bnm | m ∈ ω} ∈ M [G], {an , bn } ∈ M [G], {Pn | n ∈ ω} ∈ M [G], {(ˇ, p) | i ∈ ω ∧ p ∈ P ∧ (0, n, m, i, 1) ∈ p} ∈ M P , ı {(ˇ, p) | i ∈ ω ∧ p ∈ P ∧ (1, n, m, i, 1) ∈ p} ∈ M P , ı {(σnm , 1 | m ∈ ω} ∈ M P , l) {(τnm , 1 | m ∈ ω} ∈ M P , l) {(σn , 1 (τn , 1 ∈ M P , l), l)} {(ρn , 1 | n ∈ ω} ∈ M P . l)

Notemos que los conjuntos anm y bnm son los conjuntos gen´ricos sim´tricos e e (con la notaci´n de la definici´n general, estamos tomando X = 2 × ω × ω) y o o σnm , τnm son sus nombres can´nicos. As´ pues, σnmG = anm , τnmG = bnm . As´ o ı ı mismo es claro que σnG = an , τnG = bn , ρnG = Pn y ρG = P .

148

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Definimos ahora H como el conjunto de todas las permutaciones g ∈ ΣM 2×ω×ω tales que existen g1 : 2 × ω −→ 2 y g3 : 2 × ω × ω −→ ω de modo que g(a, n, m) = (g1 (a, n), n, g3 (a, n, m)). Se comprueba f´cilmente que H ∈ M y que es un subgrupo de ΣM a 2×ω×ω . La definici´n de H puede parecer compleja a primera vista, pero responde a una o idea muy concreta que entenderemos tan pronto como pensemos en la forma en que act´a sobre los conjuntos que hemos definido. u Sea g ∈ H con g(0, n, m) = (r0 , n, m0 ), g(1, n, m) = (r1 , n, m1 ). Notemos que r0 6= r1 , o si no g no ser´ suprayectiva. Es f´cil ver que ıa a Ω Ω σnm0 si r0 = 0, τnm1 si r1 = 1, g(σnm ) = g(τnm ) = τnm0 si r0 = 1, σnm1 si r1 = 0, Ω Ω σn si r0 = 0, τn si r1 = 1, g(σn ) = g(τn ) = τn si r0 = 1, σn si r1 = 0, Por consiguiente g(ρn ) = ρn y g(ρ) = ρ. Si el lector comprueba estos hechos entender´ la definici´n de H: al exigir a o que n permanezca inalterada estamos exigiendo que cada σnm se transforme en un σnm0 o en un τnm0 , y al exigir que la primera componente de la imagen dependa s´lo de a y de n estamos exigiendo que si un σnm0 se transforma en un o σnm0 , entonces lo mismo valga para todos los σnm , de modo que g permuta los elementos de σn , mientras que si un σnm0 se transforma en un τnm0 , entonces g transforma σn en τn . Llamemos N = SM [G] a la extensi´n sim´trica determinada por el filtro de o e soportes finitos. Todos los nombres que hemos definido son hereditariamente sim´tricos, lo cual se deduce inmediatamente de los hechos siguientes: e EstH ({(0, n, m)}) ⊂ SimH (σnm ), EstH ({(0, n, 0)}) ⊂ SimH (σn ), EstH ({(1, n, m)}) ⊂ SimH (τnm ), EstH ({(1, n, 0)}) ⊂ SimH (τn ),

SimH (ρn ) = SimH (ρ) = H. Como consecuencia, P ∈ N . Para ver que P es numerableN basta tener en cuenta que µ = {(po(ˇ, ρn ), 1 | n ∈ ω} ∈ SMP n l) y as´ µG = {Pn }n∈ω ∈ N . Vamos a ver que P no tiene una funci´n de elecci´n ı o o en N o, equivalentemente, que no existe una funci´n f ∈ N tal que f sea una o V funci´n de dominio ω y n ∈ ω f (n) ∈ Pn . o Si existiera tal f , ser´ f = πG , con π ∈ SM P . Sea B ⊂ 2 × ω × ω tal ıa que EstH (B) ⊂ SimH (π). Tomemos un n ∈ ω que no figure entre las segundas componentes de las ternas de B. Supongamos por ejemplo que f (n) = an . Sea p ∈ G tal que p ∞ (π es una funci´n de dominio ω ∧ π(ˇ ) = σn ). o n S

6.2. Extensiones sim´tricas e

149

Ahora vamos a permutar σn con τn para llegar a una contradicci´n. Sea o r ∈ ω tal que si m ≥ r entonces r no est´ entre las terceras componentes de las e ternas del dominio de p. Definimos g : 2 × ω × ω −→ 2 × ω × ω la aplicaci´n o dada por g(a, n0 , m) = (a, n0 , m)   (1, n, m + r) g(0, n, m) = (1, n, m − r)  (1, n, m)   (0, n, m + r) g(1, n, m) = (0, n, m − r)  (0, n, m) si n0 6= n, si m < r, si r ≤ m < 2r, si 2r ≤ m, si m < r, si r ≤ m < 2r, si 2r ≤ m.

La idea es la siguiente: queremos transformar las ternas que empiezan por (0, n) en las que empiezan por (1, n) y viceversa. Si s´lo tocamos este tipo de o ternas dejamos fijos los elementos de B, pues ninguna de ellas est´ en B por la a elecci´n de n. Pero tambi´n queremos que al permutar las ternas mediante g, o e las condiciones p y g(p) resulten compatibles. Para ello establecemos que todas las ternas de la forma (0, n, m) con m ≤ r (entre las cuales se encuentran todas las del dominio de p) sean enviadas a ternas (1, n, m0 ) con m0 ≥ r (ninguna de las cuales est´ en el dominio de p). As´ ninguna terna del dominio de g(p) con a ı segunda componente n aparece en el domino de p, con lo que p y g(p) no pueden contradecirse. Es f´cil ver que g ∈ H y que de hecho g ∈ EstH (B) ⊂ SimH (π), de donde a g(π) = π, y por otra parte g(σn ) = τn . Por consiguiente g(p) ∞ (π es una funci´n de dominio ω ∧ π(ˇ ) = τn ), o n S luego una extensi´n com´n de p y g(p) fuerza que σn = τn , lo cual es imposible. o u Dedekind definici´n los conjuntos finitos como aquellos que no pueden bio yectarse con subconjuntos propios, es decir: Definici´n 6.23 Se dice que un conjunto A es Dedekind-finito o, simplemente, o D-finito si no existe B √ A equipotente a A. Es f´cil probar que A es D-finito si y s´lo si no tiene subconjuntos numerables. a o En efecto, un conjunto A es D-infinito si existe f : A −→ A inyectiva y no suprayectiva, en cuyo caso podemos tomar a ∈ A\f [A] y considerar la aplicaci´n o inyectiva g : ω −→ A dada por V g(0) = a ∧ n ∈ ω g(n + 1) = f (g(n)). La otra implicaci´n es evidente. o Evidentemente, la D-finitud equivale a la finitud en el sentido usual (es decir, a la equipotencia con un n´mero natural) en presencia del axioma de elecci´n, u o pero sin ´l lo m´ximo que podemos decir es que todo conjunto finito es D-finito. e a El rec´ ıproco no es necesariamente cierto, tal y como muestra el teorema 2.17 o su traducci´n a extensiones sim´tricas, que mostramos seguidamente: o e

150

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Teorema 6.24 Si ZFC es consistente tambi´n lo es ZF m´s la existencia de e a un conjunto A ⊂ PPω de cardinal p tal que a) A es infinito, pero todos sus subconjuntos son finitos o cofinitos (es decir, de complementario finito). b) A no tiene subconjuntos (infinitos) numerables (o sea, es D-finito). c) A no puede ser totalmente ordenado. d) Los cardinales menores que p son exactamente: 0 < 1 < 2 < 3 < 4··· e) Se cumple p < p + 1 < p + 2 < · · · < p + p < p2 < p3 < · · · f ) No se cumple p2 ≤ 2p . ´ Demostracion: partimos de un modelo transitivo numerable M de ZFC y consideramos el c.p.o. P = Fn(ω × ω × ω, 2, ℵ0 ). Sea G un filtro P-gen´rico sobre e M y sean snm , sn , A, σnm . σn y σ como en el teorema anterior (omitiendo las primeras componentes 0/1). Tomamos como H el grupo de las permutaciones g : ω × ω −→ ω × ω tales que existen h1 : ω −→ ω biyectiva y h2 : ω × ω −→ ω de modo que g(n, m) = (h1 (n), h2 (n, m)). Esta construcci´n nos garantiza que si g ∈ H y g(n, m) = (r, s), entonces o g(σnm ) = σrs , g(σn ) = σr y g(σ) = σ. Consideramos la extensi´n sim´trica N = SM [G] determinada por H y el o e filtro de soportes finitos. Las observaciones anteriores nos dan que todos los nombres que hemos construido son hereditariamente sim´tricos y por lo tanto e A ∈ N. Si existiera x ∈ N , x ⊂ A que no fuera finito ni cofinito, entonces x = τG para cierto τ ∈ SM P . Sea B ⊂ ω × ω finito tal que EstH (B) ⊂ SimH (τ ). Tomemos i, j ∈ ω \ B tales que si ∈ x ∧ sj ∈ x. Sea p ∈ G tal que p ∞ σi ∈ τ ∧ σj ∈ τ . / / S Sea r ∈ ω tal que si m ≥ r entonces m no aparece como segunda componente de ninguna terna del dominio de p. Como en el teorema anterior definimos g ∈ H tal que g(n, m) = (n, m) para i 6= n 6= j, g(σi ) = σj y ¬g(p) ⊥ p. De este modo g(p) ∞ σj ∈ τ ∧ σi ∈ τ , y una extensi´n com´n de p y g(p) / o u S fuerza una contradicci´n. o Esto prueba a). Los apartados b) y c) son consecuencias de a) (ver 2.17). d) La prueba del apartado correspondiente en 2.17 se basa unicamente en ´ los apartados anteriores, luego es v´lida igualmente en nuestro contexto. a e) Dejamos al lector la adaptaci´n del apartado correspondiente de 2.17. o f) Supongamos que existe una aplicaci´n f : A × A −→ PA ∩ N inyectiva o tal que f ∈ N . Entonces f = τG con τ ∈ SM P . Sea B ⊂ ω × ω tal que · · · < p − 4 < p − 3 < p − 2 < p − 1,

con lo que la clase C no est´ ni totalmente ordenada ni bien fundada. a

6.2. Extensiones sim´tricas e

151

EstH (B) ⊂ SimH (τ ). Sean i, j ∈ ω dos n´meros naturales distintos que no u figuren como primera componente de ning´n par de B. Tomemos x = f (si , sj ) u o bien x = A \ f (si , sj ) de modo que x sea finito (por a). Digamos que x = {si1 , . . . , sin } y sea ρ = {(σi1 , 1 . . . , (σin , 1 l), l)}. Es inmediato comprobar que ρ ∈ SM P y x = ρG . Sea p ∈ G tal que p ∞ τ : σ × σ −→ Pσ inyectiva ∧ τ (σi , σj ) = ρ, S (o bien σ \ τ (σi , σj ) = ρ) seg´n hayamos elegido x). u Si si y sj est´n ambos o ninguno en x permutaremos i con j, mientras que a si, por ejemplo, si ∈ x ∧ sj ∈ x, tomaremos k ∈ ω que no est´ entre las primeras / e componentes de los pares de B y que sea distinto de i, j, i1 , . . . , in . En este caso permutaremos j y k. Jugando con las segundas componentes podemos construir g ∈ EstH (B) que deje invariantes a todos los σr excepto a los dos que queremos permutar y de modo que ¬p ⊥ g(p). Como es habitual, una extensi´n com´n de ambas o u condiciones fuerza una contradicci´n. o Los conjuntos D-finitos son una rica fuente de anomal´ Notemos ante todo ıas. que la existencia de un subconjunto infinito D-finito de Pω implica f´cilmente la a existencia de un subconjunto an´logo del conjunto de los n´meros reales (porque a u Pω puede biyectarse con R en ZF).
Ejercicio: Probar que es consistente con ZF la existencia de un subconjunto acotado del conjunto R de los n´meros reales (no vac´ que no contenga ninguna sucesi´n u ıo) o convergente a su supremo. (Ayuda: considerar un subconjunto infinito D-finito del intervalo ]0, 1[. Puede tomarse sin m´ximo elemento.) a

Teorema 6.25 Sea A un conjunto infinito D-finito. a) El conjunto S = {s ∈ A<ω | s es inyectiva} es infinito y D-finito. b) El conjunto T = S \ {∅} tiene cardinal menor estrictamente que S pero existe f : T −→ S suprayectiva. ´ Demostracion: a) Si existiera un subconjunto numerable {sn }n∈ω ⊂ S, podemos tomarlo con s0 6= ∅. Definimos a0 = s0 (0) y, definido an ∈ A, sea k el m´ ınimo natural tal que sk toma un valor distinto de a0 , . . . , an (existe porque hay un n´mero finito de elementos de A<ω que toman valores en {a0 , . . . , an }). u Sea l el m´ ınimo natural tal que sk (l) ∈ {a0 , . . . , an }. Definimos an+1 = sk (l). / De este modo obtenemos un subconjunto numerable de A, contradicci´n. o b) Por definici´n de D-finitud, T no puede ser equipotente a S, luego su o cardinal es estrictamente menor. Sin embargo, a cada sucesi´n s ∈ T , digamos o s : n −→ A, podemos signarle f (s) = s|n−1 ∈ S y claramente f es suprayectiva.
Ejercicio: Probar que si existe un conjunto infinito D-finito entonces existe un conjunto de cardinales R semejante en orden al conjunto de los n´meros reales. (Ayuda: u

152

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Considerar una biyecci´n entre ω y el conjunto Q de los n´meros racionales. Para cada o u n´mero real r sea Dr el conjunto de los n´meros naturales cuya imagen es menor que u u r. As´ r ≤ s ↔ Dr ⊂ Ds . Sea S seg´n el teorema anterior y Sr = {s ∈ S | |s| ∈ Dr }, ı u claramente D-finito. El conjunto R de los cardinales de los conjuntos Sr cumple lo pedido.)

Probamos ahora un teorema muy general sobre las posibilidades de ordenaci´n de los cardinales en ausencia del axioma de elecci´n: o o Teorema 6.26 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y consideremos un conjunto parcialmente ordenado (D, ≤) ∈ M . Existe una extensi´n sim´trica o e N de M en la cual existe un conjunto {pd }d∈D de cardinalesN de modo que V de ∈ D(d ≤ e ↔ pd ≤ pe ). ´ Demostracion: Tomamos P = Fn(D × ω × ω × ω, 2, ℵ0 ) y como H el conjunto de las biyecciones g : D × ω × ω −→ D × ω × ω, g ∈ M , de la forma g(d, n, m) = (d, g2 (d, n), g3 (d, n, m)). Claramente H ∈ M es un subgrupo de ΣM D×ω×ω que podemos identificar de la forma usual con un grupo de automorfismos de P. Sea G un filtro P-gen´rico e sobre M y N = SM [G] la extensi´n sim´trica determinada por el filtro de o e soportes finitos. Consideramos los conjuntos sim´tricos sdnm y a partir de ellos e formamos los conjuntos sdn = {sdnm | m ∈ ω} ∈ M [G]. Sea J = (PD)M . Para cada j ∈ J definimos sj = {sdn | d ∈ j ∧ n ∈ ω} ∈ M [G]. Finalmente tomamos S = {sj | j ∈ J} ∈ M [G]. De forma natural se definen los nombres σdmn , σdn , σj y σ que nombran respectivamente a sdnm , sdn , sj y S. Es claro que si g ∈ H cumple g(d, n, m) = (d, n0 , m0 ), entonces tenemos que g(σdnm ) = σdn0 m0 , g(σdn ) = σdn0 , g(σj ) = σj y g(σ) = σ. De aqu´ se sigue que ı todos los nombres considerados son hereditariamente sim´tricos y que todos los e conjuntos que hemos construido est´n en N . Tambi´n es f´cil comprobar que a e a 1 fuerza que todos son distintos entre s´ M´s a´n, ρ = {(po(ˇ, σj ), 1 | j ∈ J} l ı. a u  l) tambi´n es hereditariamente sim´trico, de donde {sj }j∈J ∈ N . e e Para cada d ∈ D sea jd = {e ∈ D | e ≤ d} y sea pd el cardinal (en N ) de sjd . Claramente {pd }d∈D ∈ N . Si d ≤ e entonces jd ⊂ je , luego sjd ⊂ sje , luego (pd ≤ pe )N . Rec´ ıprocamente, si d 6≤ e, entonces jd 6⊂ je . Si demostramos que (pd 6≤ pe )N el teorema estar´ probado. En caso contrario existe f ∈ N tal a que f : sjd −→ sje inyectiva. Digamos f = µG , para un cierto µ ∈ SM P . Sea B ⊂ D × ω × ω finito tal que EstH (B) ⊂ SimH (µ). Sean n1 , n2 ∈ ω tales que no aparezcan como segundas componentes de ninguna terna de B. Tenemos que sdn1 ∈ sjd , luego f (sdn1 ) ∈ sje ser´ de la forma f (sdn1 ) = sd0 k , con d0 ≤ e, luego a en particular d0 6= d. Sea p ∈ P tal que p ∞ (µ : σjd −→ σje inyectiva ∧ σdn1 ∈ σjd ∧ µ(σdn1 ) = σd0 k ). S Sea r ∈ ω mayor que todas las terceras componentes de las ternas del dominio de p. Definimos g : D × ω × ω −→ D × ω × ω mediante

6.2. Extensiones sim´tricas e g(a, n, m) = (a, n, m) si (n 6= n1 ∧ n 6= n2 ) ∨ a 6= d, g(d, n1 , m) = (d, n2 , s), g(d, n2 , m) = d(n1 , s), donde ( m + r si m < r, s = m − r si r ≤ m < 2r, m si 2r ≤ m.

153

As´ g(µ) = µ, g(σjd = σjd , g(σje = σje , g(σdn1 ) = σdn2 , g(σdn2 ) = σdn1 , ı g(σd0 k ) = σd0 k y las condiciones p y g(p) son compatibles. As´ una extensi´n ı, o com´n a ambas fuerza que u µ : σjd −→ σje inyectiva ∧ σdn1 , σdn2 ∈ σjd ∧ µ(σdn1 ) = σd0 k = µ(σdn2 ), en particular, que σdn1 = σdn2 , cuando 1 fuerza lo contrario. l Para acabar demostraremos que sin el axioma de elecci´n la uni´n de una o o familia numerable de conjuntos numerables no tiene por qu´ ser numerable. e Teorema 6.27 Si ZFC es consistente, tambi´n lo es ZF+ ℵ1 es singular + Pω e es uni´n numerable de conjuntos numerables. o ´ Demostracion: La idea de esta prueba es muy diferente a la de las anteriores. Vamos a colapsar todos los cardinales no numerables menores que ℵω de modo que ℵω se convierta en ℵ1 . Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+V = L. Tomamos P = {p | p ⊂ ω × ω × ωω ∧ pes una funci´n ∧ p es finito o V ∧ ni ∈ ω((n, i) ∈ Dominio(p) → p(n, i) ∈ ωn )}M ,
p∈G

ordenado por la inversa de la inclusi´n. o S Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y sea fG = e p ∈ M [G] la funci´n o

gen´rica. Considerando los conjuntos densos oportunos se comprueba sin difie M M cultad que fG : ω×ω −→ ωω as´ como que las aplicaciones fn : ω −→ ωω dadas ı M por fn (i) = f (n, i) son en realidad aplicaciones fn : ω −→ ωn suprayectivas, y obviamente fn ∈ M [G]. Es claro que fG colapsa a ℵM en M [G], pero vamos a construir una extensi´n o ω sim´trica en la que esto no sucede. Tomamos como H el conjunto de las aplicae ciones g : ω × ω −→ ω × ω biyectivas, g ∈ M , de la forma g(n, i) = (n, g2 (n, i)). As´ H ∈ M es un grupo de permutaciones de ω × ω. Para cada g ∈ H sea ı g ∗ : P −→ P dada por g ∗ (p) = {(g(n, i), α) | (n, i, α) ∈ p}. Aunque no estamos exactamente en la misma situaci´n que en los teoremas anteriores, es f´cil o a ver que la correspondencia g 7→ g ∗ permite identificar a H con un grupo de automorfismos de P. V Para cada n ∈ ω sea Hn = {g ∈ H | ki ∈ ω(k ≤ n → g(k, i) = (k, i))}. Es f´cil ver que {Hn }n∈ω ∈ M y es una familia de subgrupos de H, por lo que a W Γ = {L ∈ M | L es subgrupo de H ∧ n ∈ ω Hn ⊂ L} ∈ M,

154

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

y se comprueba as´ mismo que Γ es un filtro normalM de subgrupos de H. Sea ı N = SM [G] la extensi´n sim´trica determinada por H y Γ. o e Definimos
M σn = {(po(ˇ, α), p) | i ∈ ω ∧ α ∈ ωn ∧ p ∈ P ∧ (n, i, α) ∈ p}. ı ˇ

As´ Hn ⊂ SimH (σn ), luego σn ∈ SM P y fn = σnG ∈ N . Por consiguiente ı M es numerableN (notemos que la existencia en N de fn : ω −→ ωn supraM yectiva implica —sin el axioma de elecci´n— que ωn es numerable porque ω o est´ bien ordenado). a De este modo, los cardinales ℵM se siguen colapsando en N . Ahora pron baremos que ℵM no se colapsa. Si p ∈ P y n ∈ ω, llamaremos p|n = p|n×ω . ω Necesitaremos el resultado siguiente: (∗) Si φ(x1 , . . . , xn ) es una f´rmula, σ1 , . . . , σm ∈ SM P cumplen que o
M ωn

Hn ⊂ SimH (σ1 ) ∩ · · · ∩ SimH (σm ) y p ∈ P cumple p ∞ φ(σ1 , . . . , σm ), entonces p|n+1 ∞ φ(σ1 , . . . , σm ). S S En efecto, en caso contrario existir´ una condici´n q ≤ p|n+1 tal que ıa o q ∞ ¬φ(σ1 , . . . , σm ). S Sea r ∈ ω mayor que todas las segundas componentes de los pares del dominio de q. Definimos g : ω × ω −→ ω × ω mediante  si m ≤ n ∨ 2r ≤ i,  (m, i) g(m, i) = (m, i + r) si n < m ∧ i < r,  (m, i − r) si n < m ∧ r ≤ i < 2r. As´ g ∈ Hn y g(p) es compatible con q. Por hip´tesis g(σi ) = σi para ı o i = 1, . . . , m y, por lo tanto g(p) ∞ φ(σ1 , . . . , σn ). Pero entonces una extensi´n o S com´n de q y g(p) fuerza φ ∧ ¬φ, contradicci´n. u o
M f ∈ N tal que f : ω −→ ωω suprayectiva, ser´ f = τG , con τ ∈ SM P . Sea ıa p0 ∈ G tal que p0 ∞ τ : ω −→ ωω suprayectiva. Sea n ∈ ω suficientemente ˇM S grande como para que Hn ⊂ SimH (τ ) y p0 |n+1 = p0 . M Si α ∈ ωω , existe un m ∈ ω tal que f (m) = α, luego existe un p ∈ G, p ≤ p0 tal que p ∞ τ (m) = α. Por lo tanto ˇ ˇ S M ωω =

m∈ω

La familia de conjuntos de la derecha est´ en M , luego ha de existir un Wa M m ∈ ω tal que el conjunto A = {α ∈ ωω | p ∈ P(p ≤ p0 ∧ p ∞ τ (m) = α)} ˇ ˇ S M M cumpla |A| > ℵn+1 . Usando el axioma de elecci´n M , obtenemos una familia de condiciones o {pα }α∈A ∈ M tal que para todo α ∈ A se cumpla pα ≤ p0 ∧ pα ∞ τ (m) = α. ˇ ˇ S

S

M {α ∈ ωω |

W p ∈ P(p ≤ p0 ∧ p ∞ τ (m) = α)}. ˇ ˇ S

6.2. Extensiones sim´tricas e

155

Por (∗) se cumple, de hecho, que pα |n+1 ∞ τ (m) = α. Equivalentemente, ˇ ˇ S M podemos suponer que pα ⊂ (n + 1) × ω × ωω . Se cumple que si α, β ∈ A son distintos, entonces pα ⊥ pβ , pues fuerzan f´rmulas contradictorias. Por lo tanto, el conjunto W = {pα | α ∈ A} ∈ M o cumple |W |M > ℵM , cuando por otra parte sus elementos son aplicaciones n+1 de ω × ω en ωn , y por consiguiente |W |M ≤ (ℵℵ0 )M = ℵM , ya que estamos n n+1 suponiendo que M cumple la HCG. Esta contradicci´n prueba que ℵM no es numerable en N , luego ℵM = ℵN . o ω ω 1 Cualquier aplicaci´n cofinal f : ω −→ ℵM tal que f ∈ M est´ tambi´n en N o a e ω y sigue siendo cofinal, pues esto es absoluto. Esto prueba que (cf ℵ1 = ℵ0 )N . Nos ocupamos ahora de Pω. Dado n ∈ ω, llamamos ρn al conjunto de todos los pares (σ, 1 donde σ ∈ SM P contiene unicamente pares de la forma (ˇ, p), l), ´ ı con i ∈ ω y p ∈ P y las primeras componentes de los pares del dominio de p son menores o iguales que n. Obviamente ρn es un P-nombre y cada g ∈ H permuta a sus elementos, luego SimH (ρn ) = H. Por consiguiente ρn ∈ SM P . Sea An = ρnG ∈ N . Es claro que An ⊂ Pω. Sea ρ = {(ρn , 1 | n ∈ ω} ∈ M P . l) Tambi´n SimH (ρ) = H, con lo que ρ ∈ SM P y A = {An | n ∈ ω} = ρG ∈ N . e M´s a´n, se cumple que µ = {(po(ˇ , ρn ), 1 | n ∈ ω} ∈ SM P , por lo que a u n l) {An }n∈ω = µG ∈ N . En particular A es numerableN . Si llamamos B al conjunto de las condiciones de P en cuyo dominio s´lo haya o pares con primera componente ≤ n, tenemos que |B|M ≤ (ℵℵ0 )M = ℵM y, en n n+1 consecuencia, Ø© ™ØM |ρn |M = Ø σ ∈ SV P | σ ⊂ {ˇ | i ∈ ω} × B Ø ≤ (2ℵ0 ·ℵn+1 )M = ℵM . ı n+2
M Sea f ∈ M tal que f : ωn+1 −→ ρn suprayectiva y llamemos ©° ¢ ™ M τ = po(ˇ , f (α)), 1 | α ∈ ωn+1 ∈ M P . α l

M Si g ∈ Hn y α ∈ ωn+1 , entonces g(f (α)) = f (α), por lo que Hn ⊂ SimH (τ ). M Por consiguiente τ ∈ SM P y τG ∈ N es una aplicaci´n de dominio ωn+1 y cuyo o M rango contiene a An . Teniendo en cuenta que ωn+1 es bien ordenable en N , de M aqu´ se sigue que |An |N ≤ |ωn+1 |N = ℵ0 . ı En definitiva, {An }n∈ω es una familia numerableN de subconjuntos numerablesN de (Pω)N . Para concluir la prueba basta ver que S (Pω)N = An . n∈ω

Si x ∈ (Pω)N , entonces x = πG , para cierto π ∈ SM P . Tomemos un n ∈ ω tal que Hn ⊂ SimH (π). Sea
M σ = {(ˇ, p) | i ∈ ω ∧ p ∈ P ∧ p ⊂ (n + 1) × ω × ωn+1 ∧ p ∞ ˇ ∈ π}. ı ı S

Es claro que Hn ⊂ SimH (σ), por lo que σ ∈ SM P , (σ, 1 ∈ ρn y σG ∈ An . l) Basta probar que x = πG = σG . Si i ∈ σG , entonces existe p ∈ G tal que (ˇ, p) ∈ σ. En particular p ∞ ˇ ∈ π, ı ı S luego i ∈ πG .

156

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Rec´ ıprocamente, si i ∈ πG existe un p ∈ G tal que p ∞ ˇ ∈ π. Por (∗) ı S tenemos que p|n+1 ∞ ˇ ∈ π, y como p ≤ p|n+1 tambi´n p|n+1 ∈ G. Claramente ı e S (ˇ, p|n+1 ) ∈ σ, luego i ∈ σG . ı En particular vemos que sin el axioma de elecci´n no puede definirse cono sistentemente la suma infinita de cardinales, pues ciertamente ω puede descomponerse en uni´n numerable de conjuntos numerables, de modo que podemos o tener dos familias numerables {An }n∈ω y {Bn }n∈ω de conjuntos numerables cuyas uniones tengan cardinales distintos.

6.3

Productos

En el cap´ ıtulo anterior hemos visto que, a trav´s de una sucesi´n finita de e o extensiones gen´ricas, podemos modificar la funci´n del continuo de cualquier e o forma razonable sobre un conjunto finito de cardinales regulares, y quedaba pendiente el problema de generalizar el resultado a infinitos cardinales. En principio tenemos que resolver dos dificultades: la primera es que el argumento empleado nos obliga a modificar primero la funci´n del continuo sobre el mayor o de los cardinales sobre los que queremos alterarla, lo que obliga ya a trabajar con un conjunto finito de cardinales; pero aunque nos las arregl´ramos para a empezar con el cardinal menor, todav´ nos queda el segundo problema, y es ıa que no sabemos continuar una sucesi´n de extensiones o M ⊂ M [G1 ] ⊂ M [G1 ][G2 ] ⊂ M [G1 ][G2 ][G3 ] ⊂ · · · Resolveremos simult´neamente ambos problemas mostrando que una sua cesi´n finita de extensiones gen´ricas puede reducirse a una unica extensi´n. o e ´ o Entonces quedar´ claro c´mo generalizar el proceso al caso infinito. a o Definici´n 6.28 Sean P y Q dos c.p.o.s. Definimos en P × Q el preorden dado o por (p, q) ≤ (p0 , q 0 ) ↔ p ≤ p0 ∧ q ≤ q 0 . Claramente esto convierte a P × Q en un c.p.o. con m´ximo (1 1 a l, l). Las aplicaciones iP : P −→ P × Q e iQ : Q −→ P × Q dadas por iP (p) = (p, 1 l), iQ (q) = (1 q) son claramente inmersiones completas. De hecho, una reducci´n l, o de un par (p, q) a P es p. Los resultados que conocemos sobre inmersiones nos dicen que una extensi´n o gen´rica respecto a P × Q contiene una extensi´n gen´rica respecto a P y otra e o e respecto a Q, pero vamos a probar m´s que esto: vamos a ver que una extensi´n a o respecto a P × Q equivale a una extensi´n respecto a P seguida de una extensi´n o o respecto a Q. En primer lugar estudiamos los filtros gen´ricos en productos. e Teorema 6.29 Consideremos un modelo transitivo numerable M de ZFC y sean P, Q ∈ M dos c.p.o.s. Si G es un filtro P × Q-gen´rico sobre M , entonces e G1 = i−1 [G] es un filtro P-gen´rico sobre M , G2 = i−1 [G] es un filtro Q-gen´rico e e P Q sobre M y G = G1 × G2 .

6.3. Productos

157

´ Demostracion: G1 y G2 son filtros gen´ricos por 6.3. Si (p, q) ∈ G, e entonces (p, 1 (1 q) ∈ G por ser un filtro, luego (p, q) ∈ G1 × G2 . l), l, Si (p, q) ∈ G1 × G2 entonces (p, 1 (1 q) ∈ G, luego existe una condici´n l), l, o (p0 , q 0 ) ∈ G tal que (p0 , q 0 ) ≤ (p, 1 (p0 , q 0 ) ≤ (1 q). Esto quiere decir que l), l, p0 ≤ p ∧ q 0 ≤ q, luego (p0 , q 0 ) ≤ (p, q) y por consiguiente (p, q) ∈ G. No es cierto que el producto de filtros gen´ricos sea siempre un filtro gen´rico. e e La situaci´n exacta viene dada por el teorema siguiente: o Teorema 6.30 (Teorema del producto) Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sean P, Q ∈ M dos c.p.o.s y G1 ⊂ P, G2 ⊂ Q. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) G1 × G2 es un filtro P × Q-gen´rico sobre M . e b) G1 es un filtro P-gen´rico sobre M y G2 es un filtro Q-gen´rico sobre e e M [G1 ]. c) G2 es un filtro Q-gen´rico sobre M y G1 es un filtro P-gen´rico sobre e e M [G2 ]. Si se cumplen estas condiciones, M [G1 × G2 ] = M [G1 ][G2 ] = M [G2 ][G1 ]. ´ Demostracion: Veamos que a) es equivalente a b). La equivalencia con c) se tiene por simetr´ ıa. Supongamos que G1 ×G2 es P×Q-gen´rico sobre M . Por el teorema anterior e G1 = i−1 [G1 × G2 ] es un filtro P-gen´rico sobre M . Tambi´n sabemos que GQ e e P es un filtro Q-gen´rico sobre M , pero queremos ver que lo es sobre M [G1 ]. Sea e D ∈ M [G1 ] un subconjunto denso de Q. Entonces D = τG1 , para cierto τ ∈ M P . ˇ Sea p ∈ P tal que p ∞ τ es denso en Q. Definimos D0 = {(u, v) ∈ P × Q | u ≤ p ∧ u ∞ v ∈ τ } ∈ M. ˇ Veamos que D0 es denso bajo (p, 1 l). Para ello tomamos (r, s) ≤ (p, 1 l). ˇ Entonces r ≤ p, luego r ∞ τ es denso en Q. Por consiguiente W ˇ r ∞ x ∈ Q(x ∈ τ ∧ x ≤ s). ˇ

Seg´n 4.29, existen un v ∈ Q y un u ≤ r tales que u ∞ (ˇ ∈ τ ∧ v ≤ s). u v ˇ ˇ Necesariamente v ≤ s. As´ (u, v) ≤ (r, s) y (u, v) ∈ D0 . Esto prueba que D0 es ı denso bajo (p, 1 l). Como (p, 1 ∈ G1 × G2 , existe un par (u, v) ∈ D0 ∩ (G1 × G2 ). Entonces l) u ∞ v ∈ τ , luego v ∈ τG1 = D, es decir, v ∈ G2 ∩ D. Esto prueba que G2 es ˇ Q-gen´rico sobre M [G1 ]. e Supongamos ahora que G1 es P-gen´rico sobre M y que G2 es Q-gen´rico e e sobre M [G1 ]. Es inmediato comprobar que G1 × G2 es un filtro en P × Q. Para probar que es gen´rico tomamos un conjunto D ∈ M denso en P × Q. Sea e W D∗ = {q ∈ Q | p ∈ G1 (p, q) ∈ D} ∈ M [G1 ].

158

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

Se cumple que D0 es denso en P, pues si s ∈ P, entonces (s, t) ∈ P × Q, luego existe (p, q) ∈ D tal que (p, q) ≤ (s, t). As´ p ≤ s ∧ p ∈ D0 . ı, Sea p ∈ D0 ∩ G1 , sea q ≤ t tal que (p, q) ∈ D. Entonces q ≤ t ∧ q ∈ D∗ , lo que prueba que D∗ es denso en Q. Como G2 es gen´rico sobre M [G1 ], existe e un q ∈ D∗ ∩ G2 y por definici´n de D∗ existe un p ∈ G1 tal que (p, q) ∈ D, es o decir, (p, q) ∈ D ∩ (G1 × G2 ) 6= ∅.

Veamos que D∗ es denso en Q. Para ello tomamos t ∈ Q y definimos W D0 = {p ∈ P | q ∈ Q(q ≤ t ∧ (p, q) ∈ D)} ∈ M.

Si se cumplen las condiciones del teorema, tenemos que M ⊂ M [G1 ][G2 ] y G1 × G2 ∈ M [G1 ][G2 ], luego M [G1 × G2 ] ⊂ M [G1 ][G2 ]. Por otra parte M ⊂ M [G1 × G2 ] y G1 ∈ M [G1 × G2 ], luego M [G1 ] ⊂ M [G1 × G2 ]. As´ mismo ı G2 ∈ M [G1 × G2 ], luego M [G1 ][G2 ] ⊂ M [G1 × G2 ]. De este modo sabemos c´mo reducir dos extensiones gen´ricas consecutivas a o e una sola. Ahora es f´cil ver que el teorema 5.25 podr´ haberse probado con una a ıa unica extensi´n gen´rica respecto al producto de todos los c.p.o.s utilizados. As´ ´ o e ı desaparece el problema del orden en que hay que realizar las extensiones. Hay que tener presente que el c.p.o. P2 de la prueba de 5.25, aunque en principio se define en M [G1 ], de hecho est´ en el modelo base M porque P1 es κn -cerradoM . a Similarmente se concluye que todos los c.p.o.s utilizados est´n de hecho en M , a pues en caso contrario no podr´ ıamos formar su producto. Ahora, para obtener un resultado an´logo que valga para infinitos cardinales s´lo hemos de tomar a o un producto infinito. Definici´n 6.31 Una funci´n de Easton es una funci´n E cuyo dominio sea o o o un conjunto A de cardinales regulares y su rango un conjunto de cardinales infinitos, de modo que cumpla las condiciones siguientes: V a) κµ ∈ A(κ ≤ µ → E(κ) ≤ E(µ)), V b) κ ∈ A κ < cf E(κ). Informalmente, una funci´n de Easton es una candidata a funci´n del contio o nuo sobre un conjunto de cardinales regulares. Las condiciones a) y b) recogen dos restricciones que ha de cumplir necesariamente la funci´n del continuo: la o monoton´ y el teorema de K¨nig. ıa o Si E es una funci´n de Easton de dominio A, definimos el producto de Easton o Q asociado P(E) como el conjunto de todos los p ∈ Fn(E(κ), 2, κ) tales que κ∈A para todo cardinal regular µ |{κ ∈ µ ∩ A | p(κ) 6= 1 < µ. l}| Esta restricci´n se impone por una cuesti´n t´cnica que despu´s se ver´ en o o e e a relaci´n con la posible existencia de cardinales inaccesibles. En efecto, notemos o que si µ = ν + es un cardinal sucesor entonces la condici´n se verifica trivialo mente, pues a lo sumo hay ν cardinales menores que µ.

6.3. Productos

159

V En P(E) definimos el orden dado por p ≤ q ↔ κ ∈ A p(κ) ≤ q(κ). As´ P(E) resulta ser un c.p.o. con m´ximo 1 igual a la condici´n dada por a l o Vı κ∈A1 l(κ) = 1 l.

> ≤ Si E es una funci´n de Easton y µ es un cardinal, llamaremos Eµ y Eµ a las o restricciones de E a los cardinales de su dominio > µ o ≤ µ, respectivamente. Es > ≤ muy f´cil comprobar que P(E) ∼ P(Eµ )×P(Eµ ). La semejanza es simplemente a = la que a cada condici´n le asigna el par formado por su restricci´n a los cardinales o o > µ y su restricci´n a los cardinales ≤ µ. o

A continuaci´n los teoremas obligados: o Teorema 6.32 Sea E una funci´n de Easton de dominio A y µ un cardinal o regular tal que A ⊂ µ+ y 2<µ = µ. Entonces P(E) cumple la c.c.µ+ . S ´ Demostracion: Si p ∈ P(E), sea d(p) = {κ} × Dominio(p(κ)). Sea B = {κ < µ ∩ A | p(κ) 6= 1 Por definici´n de P(E) sabemos que |B| < µ. l}. o Veamos que |d(p)| < µ. En efecto: P P |d(p)| = |Dominio(p(κ))| ≤ |Dominio(p(κ))| + |Dominio(p(µ))|.
κ∈A κ∈B κ∈A

El ultimo sumando s´lo hace falta si µ ∈ A, pues por definici´n µ ∈ B. De ´ o o / este modo P |d(p)| ≤ κ + |Dominio(p(µ))| < µ,
κ∈B

donde hemos usado la regularidad de µ.

Observemos, por otra parte, que los cardinales µ y µ+ est´n en las hip´tesis a o del lema de los sistemas ∆, pues si α < µ+ se cumple |α<µ | = |α|<µ ≤ µ<µ = (2<µ )<µ = 2<µ = µ, donde hemos usado [14.11]. Consideremos ahora una familia {pα }α<µ+ de condiciones distintas dos a dos, y veamos que no puede ser una anticadena. Si {d(pα ) | α <V + } tiene cardinal µ ≤ µ entonces ha de existir un x ⊂ µ+ tal que |x| = µ+ y α ∈ x d(pα ) = r, para un r fijo. Si, por el contrario, {d(pα ) | α < µ+ } tiene cardinal µ+ , podemos aplicar el lema de los sistemas ∆, que nos da un x ⊂ µ+ tal que |x| = µ+ y la familia {d(pα )}α∈x es cuasidisjunta de ra´ r. ız En cualquier caso podemos descomponer V S x= {α ∈ x | κi((κ, i) ∈ r → pα (κ)(i) = f (κ, i))}.
f ∈2r

Como |2r | ≤ 2<µ = µ < µ+ , ha de existir f ∈ 2r tal que el conjunto V {α ∈ x | κi((κ, i) ∈ r → pα (κ)(i) = f (κ, i))}

160

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

tenga cardinal µ+ . En particular, si α y β est´n en este conjunto, para todo κ ∈ A y todo a i ∈ Dominio(pα (κ)) ∩ Dominio(pβ (κ)) se cumple que (κ, i) ∈ d(pα ) ∩ d(pβ ) = r, luego pα (κ)(i) = pβ (κ)(i). Esto implica que pα (κ) y pβ (κ) son compatibles en Fn(E(κ), 2, κ), de donde a su vez se sigue que pα y pβ son compatibles. Teorema 6.33 Si E es una funci´n de Easton de dominio A y µ es un cardinal o infinito tal que A ∩ µ+ = ∅, entonces P(E) es µ+ -cerrado. ´ Demostracion: Sea {pα }α<β con β < µ+ una sucesi´n decreciente de o condiciones en P(E). Para cada κ ∈ A se cumple que {pα (κ)}α<β es una sucesi´n decreciente de condiciones en Fn(E(κ), 2, κ), que es κ-cerrado, y por o otra parte β < µ+ ≤ κ. Por lo tanto existe una condici´n pκ ∈ Fn(E(κ), 2, κ) o V de manera que α < β pκ ≤ pα (κ). Podemos exigir que pκ = 1 siempre que l V α < β pα (κ) = 1 l. V Sea p ∈ P(E) la condici´n dada por κ ∈ A p(κ) = pκ . Se cumple que p es o realmente una condici´n, pues para todo cardinal regular ν se cumple que o ØS Ø Ø Ø |{κ ∈ ν ∩ A | p(κ) 6= 1 = Ø l}| {κ ∈ ν ∩ A | pα (κ) 6= 1 Ø < ν, l}
α<β

pues cada uno de los conjuntos de la uni´n tiene cardinal < ν por definici´n de o o P(E) y si de hecho existe un κ ∈ ν ∩ A es porque ν > µ ≥ |β|. V Es claro que α < β p ≤ pα , lo que prueba que P(E) es µ+ -cerrado. Teorema 6.34 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+HCG, E ∈ M > una funci´n de EastonM , P = P(E)M , µ un cardinal regularM , P1 = P(Eµ ), o ≤ P2 = P(Eµ ) y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces existe un filtro G1 P1 e gen´rico sobre M y un filtro G2 P2 -gen´rico sobre M [G1 ] de modo que M [G] = e e M [G1 ][G2 ]. Adem´s P1 es µ+ -cerradoM y P2 cumple la (c.c.µ+ )M [G1 ] . a

El teorema siguiente es fundamental para trabajar con productos de Easton:

´ Demostracion: Sabemos que P es semejanteM a P1 × P2 , luego por 6.4 existe un filtro G0 que es P1 × P2 -gen´rico sobre M y tal que M [G] = M [G0 ]. e Por el teorema del producto (y el teorema previo) existen filtros G1 y G2 que cumplen lo pedido. Por el teorema anterior, P1 es µ+ -cerradoM , luego conserva cardinales y cofinalidades ≤ µ+ . Adem´s, teniendo en cuenta la HCGM , a (2<µ )M [G1 ] = (2<µ )M = µ. Esto nos permite aplicar el teorema 6.32 en el modelo M [G1 ] (notemos que ≤ P2 = P(Eµ )M [G1 ] ) y concluir que P2 cumple la (c.c.µ+ )M [G1 ] . Teorema 6.35 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+HCG, E ∈ M una funci´n de EastonM y P = P(E)M . Entonces P conserva cardinales y o cofinalidades.

6.3. Productos

161

´ Demostracion: En otro caso, por 5.3 existe un filtro gen´rico G y un e cardinalM ν tal que ν es regularM y singularM [G] . Sea µ = cf M [G] ν < ν. Entonces µ es regularM [G] , luego tambi´n es regularM . e > ≤ Sean P1 = P(Eµ )M y P2 = P(Eµ )M . Sean G1 y G2 filtros gen´ricos en las e condiciones del teorema anterior. Sea f : µ −→ ν cofinal, f ∈ M [G]. Como P2 cumple la c.c.µ+ en M [G1 ], el teorema 5.5 nos da una aplicaci´n F : µ −→ Pν, F ∈ M [G1 ] de modo que o V V α < µ |F (α)|M [G1 ] ≤ µ y α < µ f (α) ∈ F (α). Para cada α < µ, puesto que F (α) ⊂ ν ⊂ M y |F (α)|M [G1 ] ≤ µ, el teorema 5.8 nos da que F (α) ∈ M , luego F ⊂ M y |F |M [G1 ] = µ, por lo que de nuevo por 5.8 llegamos a que F ∈ M . Consideremos entonces el conjunto X=
α<µ

V Se cumple que |X|M ≤ µ, pues α < µ |F (α)|M ≤ µ (en efecto, una biyecci´n entre F (α) y su cardinal en M [G1 ] est´ en M por 5.8). En particular o a |X|M < ν, pero por otra parte X contiene al rango de f , luego no est´ acotado a en ν, y esto contradice la regularidadM de ν. El resultado principal que vamos a probar es que en una extensi´n gen´rica o e a trav´s de un producto de Easton la funci´n del continuo coincide con la coe o rrespondiente funci´n de Easton en el dominio de ´sta. No obstante vamos a o e calcular la funci´n del continuo completa de la extensi´n. Concretamente, ser´ o o a la dada por la definici´n siguiente: o Definici´n 6.36 Sea E una funci´n de Easton de dominio A. Para cada caro o dinal infinito κ sea S E 0 (κ) = κ+ ∪ E(µ).
µ∈A∩κ+

S

F (α) ∈ M.

Por las propiedades de E, es claro que si κ ∈ A entonces E 0 (κ) = E(κ). Es claro que E 0 es la menor funci´n mon´tona que extiende a E a todos los o o cardinales infinitos (menor en el sentido de que toma el menor valor posible sobre cada cardinal). Definimos E ∗ (κ) = Ω E 0 (κ) E 0 (κ)+ si cf E 0 (κ) > κ, en otro caso.

Tambi´n es claro que si κ ∈ A entonces E ∗ (κ) = E(κ). As´ E ∗ es la menor e ı extensi´n de E que respeta la monoton´ y el teorema de K¨nig. o ıa o Teorema 6.37 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+HCG, E ∈ M una funci´n de EastonM de dominio A, P = P(E) y G un filtro P -gen´rico o e V sobre M . V Entonces en M [G] se cumple que κ(ℵ0 ≤ κ → 2κ = E ∗ (κ)). En particular κ ∈ A 2κ = E(κ). Adem´s en M [G] se cumple la hip´tesis de los a o cardinales singulares.

162

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

´ Demostracion: Puesto que P conserva cardinales y cofinalidades, es claro que E 0M = E 0M [G] y E ∗M = E ∗M [G] . Por simplicidad escribiremos simplemente E 0 y E ∗ . As´ mismo escribiremos µ+ en lugar de µ+M o µ+M [G] . ı Tomemos µ ∈ A y sea j : Fn(E(µ), 2, µ)M −→ P la inmersi´n completa dada o por Ω p si ν = µ, j(p)(ν) = 1 si ν 6= µ. l Componi´ndola con una semejanza entre los c.p.o.s Fn(E(µ) × µ, 2, µ)M y e Fn(E(µ), 2, µ)M obtenemos una inmersi´n completa o i : Fn(E(µ) × µ, 2, µ)M −→ P, i ∈ M.

Entonces G0 = i−1 [G] es un filtro Fn(E(µ) × µ, 2, µ)M -gen´rico sobre M e y M [G0 ] ⊂ M [G]. Ahora bien, este ultimo c.p.o. a˜ade E(µ) subconjuntos ´ n gen´ricos a µ, luego E(µ) ≤ (2µ )M [G0 ] ≤ (2µ )M [G] . e Ahora, si κ es un cardinalM infinito y µ ∈ A ∩ κ+ , entonces tenemos que E(µ) ≤ (2µ )M [G] ≤ (2κ )M [G] . Por consiguiente E 0 (κ) ≤ (2κ )M [G] . Si cf M [G] E 0 (κ) = κ no puede darse la igualdad E 0 (κ) = (2κ )M [G] , pues contradir´ ıa al teorema de K¨nig, luego E 0 (κ)+ ≤ (2κ )M [G] . En cualquier caso, concluimos o que E ∗ (κ) ≤ (2κ )M [G] . Sea µ = cf M κ = cf M [G] κ. Sean P1 , P2 , G1 y G2 como en el teorema 6.34. Supongamos primeramente que µ = κ, es decir, que κ es regularM . Sea ν ∈ A tal que ν ≤ µ. Entonces, por 5.17, | Fn(E(ν), 2, ν)|M ≤ | Fn(E(µ), 2, µ)|M ≤ (E(µ)µ )M ≤ (E ∗ (µ)µ )M . Por consiguiente |P2 |M ≤ ((E ∗ (µ)µ )µ )M = (E ∗ (µ)µ )M = E ∗ (µ), puesto que cf E ∗ (µ) > µ y M cumple la HCG. De aqu´ se sigue que |P2 |M [G1 ] ≤ E ∗ (µ) ı (pues una biyecci´n entre P2 y su cardinalM tambi´n est´ en M [G1 ]). o e a
M

Por otra parte, seg´n 6.34, P2 cumple la c.c.µ+ en M [G1 ] luego, seg´n (5.1), u u el n´mero de buenos nombres para subconjuntos de µ en M [G1 ] es a lo sumo u ˇ (((E ∗ (µ)µ )µ )M [G1 ] = (E ∗ (µ)µ )M [G1 ] = (E ∗ (µ)µ )M = E ∗ (µ). (Al pasar de M [G1 ] a M hemos usado que P1 es µ+ -cerradoM .) Ahora usamos 5.20 para concluir que en M [G1 ][G2 ] = M [G] se verifica la desigualdad 2µ ≤ E ∗ (κ) y, por lo probado anteriormente, la igualdad.

En resumen, tenemos que (2κ = E ∗ (κ))M [G] para todo cardinal regularM κ. Supongamos ahora que κ es singularM , es decir, que µ < κ. En primer lugar probaremos que (E ∗ (κ)µ )M [G] = E ∗ (κ). Tomemos f ∈ (µ E ∗ (κ))M [G] . Como P2 cumple la c.c.µ+ en M [G1 ], por una variante (consecuencia inmediata) de 5.5 existe F ∈ (µ×µ E ∗ (κ))M [G1 ] tal que V W α < µ β < µ f (α) = F (α, β). (6.1) Como P1 es µ+ -cerradoM , en realidad F ∈ M . Por la HCGM existen a lo sumo E ∗ (κ) funciones como F en M (aqu´ usamos que cf M E ∗ (κ) > µ). Para cada ı

6.3. Productos

163

F ∈ (µ×µ E ∗ (κ))M , el n´mero de aplicaciones f ∈ (µ E ∗ (κ))M [G] que cumplen u (6.1) es a lo sumo (µµ )M [G] = (2µ )M [G] = E ∗ (µ) ≤ E ∗ (κ), donde hemos usado la parte ya probada para cardinales regulares (µ es regularM ). En resumen, hay a lo sumo E ∗ (κ) posibilidades para F y, para cada una de ellas, hay a lo sumo E ∗ (κ) posibilidades para f , luego |µ E ∗ (κ)|M [G] ≤ (E ∗ (κ) · E ∗ (κ))M [G] = E ∗ (κ). As´ pues, (E ∗ (κ)µ )M [G] = E ∗ (κ), como quer´ ı ıamos probar. Sea B el conjunto de todos los subconjuntos acotados de κ en M [G] y sea R el conjunto de todos los cardinales regularesM menores que κ. Entonces ØS ØM [G] ≥ P ¥M [G] Ø Ø |B|M [G] ≤ Ø Pν Ø ≤ E ∗ (ν) ≤ (κ · E ∗ (κ))M [G] = E ∗ (κ).
ν∈R ν∈R α<µ

Sea f : (B µ )M [G] −→ (Pκ)M [G] dada por f (g) = f ∈ M [G] y es suprayectiva, luego

S

g(α). Es claro que

(2κ )M [G] = |Pκ|M [G] ≤ |B µ |M [G] ≤ (E ∗ (κ)µ )M [G] = E ∗ (κ). La otra desigualdad ya estaba probada, con lo que tenemos (2κ )M [G] = E ∗ (κ) para todo cardinalM infinito κ. Nos falta probar que en M [G] se cumple la hip´tesis de los cardinales sino M [G] gulares. Para ello tomamos un cardinal singular κ, llamamos µ = cf M [G] κ µ M [G] y suponemos que (2 ) < κ. Hemos de probar que (κµ = κ+ )M [G] . Consideramos P1 , P2 , G1 y G2 como antes. Tomamos f ∈ (µ κ)M [G] . Sea F ∈ (µ×µ κ)M [G1 ] que cumpla (6.1). Igual que antes, concluimos que F ∈ M , y que el n´mero de aplicaciones F posibles es a lo sumo (µµ )M = µ+ . Para cada u una de ellas, las posibilidades para f son (µµ )M [G] = (2µ )M [G] < κ, luego en definitiva (κµ )M [G] = |µ κ|M [G] ≤ (κ+ · κ)M [G] = κ+ . La desigualdad contraria es el teorema de K¨nig. o De aqu´ se sigue el teorema siguiente: ı Teorema 6.38 (Teorema de Easton) Si ZFC es consistente tambi´n lo es e ZFC m´s cualquier sentencia que determine la funci´n del continuo y que respete a o las condiciones siguientes: a) Monoton´ Si κ ≤ µ entonces 2κ ≤ 2µ , ıa: ¨ b) Teorema de Konig: κ < 2κ , c) HCS: Si κ es singular, entonces 2 =
κ

Ω

2<κ (2<κ )+

si κ < cf 2<κ , si κ = cf 2<κ .

164

Cap´ ıtulo 6. Inmersiones

La propiedad c) es la consecuencia que tiene la HCS sobre la funci´n del o continuo, de modo que la extensi´n gen´rica del teorema 6.37 cumple c) porque o e cumple la HCS. En realidad el enunciado del teorema de Easton no es exacto, pues hay que exigir que la sentencia en cuesti´n cumpla algunas condiciones. Por ejemplo, o ser´ absurdo pretender que 2ℵ0 fuera el m´ ıa ınimo cardinal fuertemente inaccesible. Lo que sucede es que si partimos de un modelo M que tenga un (m´ ınimo) cardinal fuertemente inaccesible κ, podemos construir una funci´n de EastonM o tal que E(ℵ0 ) = κ, y en la extensi´n gen´rica correspondiente se cumplir´ que o e a 2ℵ0 = κ, s´lo que κ ya no ser´ fuertemente inaccesible. En definitiva, hay que o a exigir que si en un modelo M definimos una funci´n de Easton E de acuerdo con o la sentencia cuya consistencia queremos probar, la funci´n E en una extensi´n o o gen´rica ha de cumplir lo mismo que le hemos pedido en M . Es m´s f´cil come a a probarlo en cada caso concreto que no tratar de dar condiciones generales sobre sentencias v´lidas. Esto s´lo descarta sentencias obviamente contradictorias. a o Por otra parte, el teorema 6.37 no permite probar exactamente el teorema de Easton tal y como lo hemos enunciado. Ello se debe a que hemos exigido que el dominio de una funci´n de Easton sea un conjunto, lo que s´lo nos capacita o o para modificar la funci´n del continuo en un conjunto de cardinales regulares, o y no en todos ellos. Esto puede resolverse de dos formas. Una de ellas (tal y como hizo Easton) es eliminar la restricci´n y trabajar con funciones de Easton o definidas sobre todos los cardinales regulares. Esto hace que el producto de Easton sea una clase propia en M , es decir, no tenemos un P(E) ∈ M , sino una f´rmula relativizada a M que determina las condiciones de P(E). La teor´ o ıa general sobre extensiones gen´ricas no es v´lida para pre´rdenes que sean clases e a o propias. As´ no es posible probar en general que una extensi´n gen´rica de este ı, o e tipo satisfaga el axioma de reemplazo o el axioma de partes. Sin embargo, las caracter´ ısticas concretas de los productos de Easton, en particular la posibilidad de factorizar seg´n el teorema 6.34, permiten probar lo necesario en este caso u concreto. Hay otra posibilidad mucho m´s sencilla que exige tan s´lo una hip´tesis a o o ligeramente m´s fuerte. Por ejemplo, supongamos que queremos probar la cona sistencia de que para todo cardinal regular κ se cumpla 2κ = κ++ . Partiendo de la HCG, esto exige modificar la funci´n del continuo en todos los cardinales reguo lares. Para ello partimos de un modelo transitivo numerable M de ZFC+HGC que contenga un cardinal inaccesible µ. En M , definimos la funci´n de Easton o cuyo dominio es el conjunto de todos los cardinales regularesM menores que µ y que venga dada por E(κ) = κ++ . Formamos el producto de Easton P(E)M y la extensi´n correspondiente M [G], de modo que en M [G] se cumple 2κ = κ++ o para todo cardinal regular κ < µ. Ahora bien, como P(E)M conserva cardinales y cofinalidades, resulta que µ es fuertemente inaccesibleM [G] . Por consiguiente N = Vµ ∩ M [G] es un modelo transitivo numerable de ZFC donde 2κ = κ++ para todo cardinal regular κ, tal y como quer´ ıamos. En resumen, para probar la consistencia de una sentencia que difiera de la HCG sobre una clase propia de cardinales basta suponer que existe un cardinal

6.3. Productos

165

inaccesible µ, modificar la funci´n del continuo bajo µ seg´n el teorema 6.37 o u y luego quedarse con los conjuntos de rango menor que µ de la extensi´n. De o todos modos, insistimos en que la hip´tesis sobre el cardinal inaccesible puede o eliminarse, y por ello no la hemos incluido en el enunciado del teorema de Easton. Con esto queda probada la consistencia de cualquier determinaci´n de la o funci´n del continuo sobre cardinales regulares que sea compatible con la moo noton´ y el teorema de K¨nig. Sin embargo, la funci´n del continuo sobre los ıa o o cardinales singulares en una extensi´n de Easton queda determinada por los o valores que toma sobre los cardinales regulares a trav´s de la propiedad c). Esto e no significa que no haya otras posibilidades consistentes, sino unicamente que ´ las t´cnicas que hemos desarrollado no bastan para justificar la consistencia de e otras alternativas. Se conocen algunas alternativas consistentes, pero no un resultado general similar al teorema de Easton que diga cu´les son las restricciones a necesarias y suficientes que ha de cumplir una determinaci´n de la funci´n del o o continuo sobre los cardinales singulares para que sea consistente.

Cap´ ıtulo VII

´ Algebras de Boole
La teor´ de extensiones gen´ricas resulta mucho m´s clara conceptualmente ıa e a cuando el conjunto preordenado con que se trabaja es un ´lgebra de Boole a completa. En este cap´ ıtulo estudiaremos las ´lgebras de Boole y su relaci´n con a o la teor´ de extensiones gen´ricas. ıa e

7.1

Definici´n, ejemplos y propiedades b´sicas o a

El ejemplo t´ ıpico de ´lgebra de Boole es PX, donde X es un conjunto arbitraa rio. En PX est´n definidas las operaciones de uni´n, intersecci´n y complemento a o o respecto de X. Si axiomatizamos las propiedades b´sicas de estas operaciones a llegamos a la noci´n general de ´lgebra de Boole: o a Definici´n 7.1 Un ´lgebra de Boole es una cu´drupla (B, ∧, ∨,0 ), donde B es o a a un conjunto no vac´ ∧ : B × B −→ B, ∨ : B × B −→ B y 0 : B −→ B de modo ıo, que se cumplen las propiedades siguientes: 1) 2) 3) 4) p00 = p, p ∧ q = q ∧ p, (p ∧ q) ∧ r = p ∧ (q ∧ r), p ∧ p = p, 5) 6) 7) 8) p ∨ (q ∧ r) = (p ∨ q) ∧ (p ∨ r), p ∨ (p ∧ q) = p, (p ∧ q)0 = p0 ∨ q 0 , p ∨ p0 = q ∨ q 0 .

A partir de las propiedades 1) y 7) se demuestra que en realidad un ´lgebra a de Boole cumple tambi´n las propiedades que resultan de intercambiar ∧ por ∨ e en los axiomas anteriores. En total, en un ´lgebra de Boole se cumple: a 1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8) p00 = p, p ∧ q = q ∧ p, (p ∧ q) ∧ r = p ∧ (q ∧ r), p ∧ p = p, p ∨ (q ∧ r) = (p ∨ q) ∧ (p ∨ r), p ∨ (p ∧ q) = p, (p ∧ q)0 = p0 ∨ q 0 , p ∨ p0 = q ∨ q 0 , 167 p ∨ q = q ∨ p, (p ∨ q) ∨ r = p ∨ (q ∨ r), p ∨ p = p, p ∧ (q ∨ r) = (p ∧ q) ∨ (p ∧ r), p ∧ (p ∨ q) = p, (p ∨ q)0 = p0 ∧ q 0 , p ∧ p0 = q ∧ q 0 .

168 Por ejemplo,

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

p ∨ q = p00 ∨ q 00 = (p0 ∧ q 0 )0 = q 0 ∧ p0 )0 = q 00 ∨ p00 = q ∨ p. Igualmente se razonan las dem´s. Veamos dos ejemplos naturales de ´lgebras a a de Boole: ´ Algebras de conjuntos Diremos que un conjunto B 6= ∅ es un ´lgebra de a conjuntos sobre un conjunto X si B ⊂ PX y para todo x, y ∈ B se cumple que x ∪ y, x ∩ y, X \ x ∈ B. En tal caso es inmediato comprobar que B es un ´lgebra de Boole con las a operaciones dada por x ∧ y = x ∩ y, x ∨ y = x ∪ y, x0 = X \ x.

Por ejemplo, PX es un ´lgebra de conjuntos sobre X. Si X es un espacio a topol´gico, el conjunto de los subconjuntos de X que son a la vez abiertos y o cerrados es un ´lgebra de subconjuntos de X. a ´ Algebras de Lindenbaum Sea L un lenguaje formal de primer orden y T una teor´ axiom´tica sobre L. Sea S el conjunto de las sentencias de L. ıa a Claramente la relaci´n en S dada por o α R β syss α ↔ β es un teorema de T es una relaci´n de equivalencia. Se llama ´lgebra de Lindenbaum de T al cono a junto cociente B(T ) = S/R con las operaciones dadas por [α] ∧ [β] = [α ∧ β], [α] ∨ [β] = [α ∨ β], [α]0 = [¬α].

Es inmediato comprobar que estas operaciones est´n bien definidas as´ como a ı que satisfacen los axiomas de ´lgebra. a En vista de este ultimo ejemplo resulta natural definir, para un ´lgebra de ´ a Boole arbitraria, las operaciones p → q = p0 ∨ q, p ↔ q = (p → q) ∧ (q → p). [α ↔ β] = [α] ↔ [β].

De este modo, si B es un ´lgebra de Lindenbaum, se cumple que a [α → β] = [α] → [β],

Si B es un ´lgebra de Boole, la propiedad 8) de la definici´n (junto con su a o dual) establece que existen unos unicos elementos O, 1 ∈ B tales que para todo ´ l p ∈ B se cumple p ∧ p0 = O, p ∨ p0 = 1 Las propiedades siguientes se l. demuestran sin dificultad: O0 = 1 l, p ∧ p0 = O, p ∨ O = p, p∨1=1 l l, 10 = O, l p ∨ p0 = 1 l, p ∧ 1 = p, l p ∧ O = O.

7.1. Definici´n, ejemplos y propiedades b´sicas o a

169

Por ejemplo, p ∨ O = p ∨ (p ∧ p0 ) = p, por la propiedad 6). As´ mismo, ı p ∨ 1 = p ∨ (p ∨ p0 ) = (p ∨ p) ∨ p0 = p ∨ p0 = 1 l l.

Si B es un ´lgebra de conjuntos sobre un conjunto X, es claro que O = ∅ y a 1 = X. Si B es el ´lgebra de Lindenbaum de una teor´ T , entonces 1 es la clase l a ıa l de las sentencias demostrables en T y O es la clase de las sentencias refutables en T . Teorema 7.2 Sea B un ´lgebra de Boole. Entonces la relaci´n en B dada por a o p≤q↔p∧q=p↔p∨q=q es una relaci´n de orden parcial. En lo sucesivo consideraremos a toda ´lgebra o a de Boole como conjunto parcialmente ordenado con esta relaci´n. Adem´s se o a cumplen los hechos siguientes: a) p ∧ q es el ´ ınfimo del conjunto {p, q}, b) p ∨ q es el supremo del conjunto {p, q}, c) p ≤ q ↔ q 0 ≤ p0 . d) O y 1 son el m´ l ınimo y el m´ximo de B respectivamente. a e) p ≤ q syss p → q = 1 y (p ↔ q) = 1 syss p = q. l, l ´ Demostracion: Si p ∧ q = p, entonces p ∨ q = (p ∧ q) ∨ q = q, por la propiedad 6). Igualmente se tiene la otra implicaci´n. o La relaci´n ≤ es reflexiva por la propiedad 4. La antisimetr´ es trivial. En o ıa cuanto a la transitividad, si p ≤ q y q ≤ r entonces p ∧ r = (p ∧ q) ∧ r = p ∧ (q ∧ r) = p ∧ q = p, luego p ≤ r. a) Se cumple que p ∧ q ∧ p = p ∧ p ∧ q = p ∧ q, luego p ∧ q ≤ p. Igualmente p ∧ q ≤ q. Por otra parte, si r ≤ p y r ≤ q entonces p ∧ q ∧ r = p ∧ r = r, luego r ≤ p ∧ q. Esto prueba que p ∧ q es el ´ ınfimo de {p, q}. b) es an´logo a a). a c) Si p ≤ q entonces p ∧ q = p, luego p0 ∨ q 0 = p0 , luego q 0 ≤ p0 . d) es trivial. e) Si p ≤ q entonces (p → p0 ) = p0 ∨ q = p0 ∨ p ∨ q = 1 ∨ q = 1 l l. Si (p → q) = 1 entonces p0 ∨ q = 1 luego l, l, p = p ∧ 1 = p ∧ (p0 ∨ q) = (p ∧ p0 ) ∨ (p ∧ q) = O ∨ (p ∧ q) = p ∧ q. l As´ pues, p ≤ q. ı

170

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Por ultimo, (p ↔ q) = 1 syss (p → q) = (q → p) = 1 syss p ≤ q ∧ q ≤ p, ´ l l, syss p = q. Si B es un ´lgebra de conjuntos, la relaci´n de orden es claramente la ina o clusi´n. Si B es el ´lgebra de Lindenbaum de una teor´ T , entonces [α] ≤ [β] o a ıa syss [α → β] = 1 syss α → β es un teorema de T . l, Definici´n 7.3 Diremos que un ´lgebra de Boole B es degenerada si O = 1 o a l. Teniendo en cuenta que O y 1 son el m´ l ınimo y el m´ximo de B es claro que a B es degenerada si y s´lo si B = {O} = {1 o l}. Un ´lgebra de conjuntos sobre un conjunto X es degenerada si y s´lo si a o X = ∅. El ´lgebra de Lindenbaum de una teor´ T es degenerada si y s´lo si T a ıa o es contradictoria (si y s´lo si todas las sentencias son teoremas). o Vamos a trabajar unicamente con ´lgebras no degeneradas, es decir, en lo ´ a sucesivo entenderemos que “´lgebra de Boole” significa “´lgebra de Boole no a a degenerada”. Definici´n 7.4 Si B es un ´lgebra de Boole, diremos que un conjunto C ⊂ B o a es una sub´lgebra de B si C 6= ∅ y para todo p, q ∈ C se cumple que p ∧ q, a p ∨ q, p0 ∈ C. Entonces C es un ´lgebra con las restricciones de las operaciones a de B. Es claro que O y 1 son los mismos en B y en C. l Obviamente B es una sub´lgebra de B, las sub´lgebras de B distintas de la a a propia B se llaman sub´lgebras propias. As´ mismo, {O, 1 es una sub´lgebra a ı l} a de B, a la que llamaremos sub´lgebra trivial. Un ´lgebra B es trivial si coincide a a con su sub´lgebra trivial, es decir, si B = {O, 1 a l}. Un ´lgebra PX es trivial si y s´lo si |X| = 1, el ´lgebra de abiertos-cerrados a o a de un espacio topol´gico X es trivial si y s´lo si X es conexo. El ´lgebra de o o a Lindenbaum de una teor´ T es trivial si y s´lo si T es completa. ıa o Se comprueba inmediatamente que la intersecci´n de una familia de sub´lgeo a bras de un ´lgebra dada B es de nuevo una sub´lgebra. Por consiguiente, si a a X ⊂ B, podemos definir la sub´lgebra generada por X en B como la intersecci´n a o de todas las sub´lgebras de B que contienen a X. La representaremos por hXi. a Es claro que si X ⊂ C ⊂ B, donde C es una sub´lgebra de B, entonces la a sub´lgebra generada por X en C coincide con la sub´lgebra generada por X en a a B. Si B = hXi diremos que X es un generador de B. Definici´n 7.5 Diremos que una aplicaci´n h : B −→ C entre ´lgebras de o o a Boole es un homomorfismo de ´lgebras si para todo p, q ∈ B se cumple a h(p0 ) = h(p)0 , h(p ∧ q) = h(p) ∧ h(q), h(p ∨ q) = h(p) ∨ h(q). Es claro que si se da la primera condici´n las otras dos son equivalentes, o por lo que es suficiente comprobar una de las dos. Tambi´n es claro que un e homomorfismo de ´lgebras cumple h(O) = O, h(1 = 1 y si p ≤ q entonces a l) l h(p) ≤ h(q). As´ mismo es claro que h[B] es una sub´lgebra de C. ı a

7.1. Definici´n, ejemplos y propiedades b´sicas o a

171

Un monomorfismo, epimorfismo, isomorfismo de ´lgebras es un homomora fismo inyectivo, suprayectivo o biyectivo, respectivamente. Un automorfismo de a ´lgebras es un isomorfismo de un ´lgebra en s´ misma. a ı La composici´n de homomorfismos es un homomorfismo, la inversa de un o isomorfismo es un isomorfismo. Todo isomorfismo de ´lgebras es una semejanza a de conjuntos parcialmente ordenados y el rec´ ıproco tambi´n es cierto, pues las e semejanzas conservan supremos e ´ ınfimos y si p es un elemento de un ´lgebra, p0 a est´ caracterizado como el unico elemento q que cumple p ∧ q = O, p ∨ q = 1 a ´ l. W Definici´n 7.6 Sea B un ´lgebra de Boole y X ⊂ B. Representaremos por X o a V y X al supremo y al ´ ınfimo de X W B (supuesto que existan). Ciertamente en V existen si X es finito. En particular ∅ = O, ∅ = 1 l. Tambi´n usaremos la notaci´n e o W W pi = {pi | i ∈ I},
i∈I

i∈I

Diremos que B es completa si todo subconjunto de B tiene supremo. Si X ⊂ B, llamaremos conjunto dual de X al conjunto X 0 = {p0 | p ∈ X}. Es f´cil comprobar las propiedades siguientes, donde ha de entenderse que a el miembro izquierdo existe si existe el derecho: W 0 V V 0 W X = ( X)0 , X = ( X)0 , W W V V (p ∧ q) = p ∧ q, (p ∨ q) = p ∨ q.
q∈X q∈X q∈X q∈X

V

pi =

V {pi | i ∈ I}.

Veamos como ejemplo la prueba de la tercera: supongamos que existe el supremo de la derecha. Entonces, si q ∈ X se cumple claramente W p∧q≤p∧ q,
q∈X

y si r es una cota superior de A = {p ∧ q | q ∈ X}, entonces, para cada q ∈ X tenemos p ∧ q ≤ r, luego p ∧ q = p ∧ q ∧ r, luego W W W p∧q≤p∧ q ∧ r, luego p ∧ q≤p∧ q ∧ r.
q∈X q∈X q∈X

As´ pues, p ∧ ı

q∈X

W

q ≤ r. Esto prueba que p ∧

q∈X

W

q es el supremo de A.

Como consecuencia de las dos primeras propiedades resulta que en la definici´n de completitud es equivalente considerar supremos o ´ o ınfimos. En un a ´lgebra completa todo subconjunto tiene supremo e ´ ınfimo.

172

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Definici´n 7.7 Un homomorfismo h : B −→ C entre ´lgebras de Boole como a pletas es completo si para todo X ⊂ B se cumple ≥ W ¥ W h q = h(q)
q∈X q∈X

(o la igualdad an´loga con ´ a ınfimos). Si B es un ´lgebra de Boole completa y C es una sub´lgebra de B,W a a diremos que C es una sub´lgebra completa si para todo X ⊂ C se cumple que X ∈ C a V (o, equivalentemente, X ∈ C). En tal caso C es completa con la estructura de sub´lgebra y si X ⊂ C, el a supremo de X en C es el mismo que el supremo en B. Equivalentemente, C es una sub´lgebra completa de B si es completa como a a ´lgebra y la inclusi´n i : C −→ B es un monomorfismo completo. o

Es importante tener presente que una sub´lgebra C de un ´lgebra completa a a B puede ser completa como ´lgebra pero no ser una sub´lgebra completa. Esto a a sucede si el supremo en C de un subconjunto X ⊂ C no coincide con el supremo en B. Si B es un ´lgebra de Boole completa, es inmediato comprobar que la intera secci´n de una familia de sub´lgebras completas de B es de nuevo una sub´lgebra o a a completa. Por consiguiente, si X ⊂ B, podemos definir la sub´lgebra completa a generada por X como la intersecci´n de todas las sub´lgebras completas de B o a que contienen a X. La representaremos por hXic . Si B = hXic diremos que B est´ completamente generada por X o que X es un generador completo de B. a Terminamos la secci´n construyendo las ´lgebras de Boole completas que o a manejaremos en la teor´ de extensiones. ıa Definici´n 7.8 Sea X un espacio topol´gico, no necesariamente de Hausdorff. o o Si A ⊂ X representaremos por intA al interior de A y por clA la clausura de A. Diremos que A es un abierto regular si A = int clA. Definimos A⊥ = X \ clA. Observemos que A⊥⊥ = X \clA⊥ = int(X \A⊥ ) = int clA. As´ pues, A es un ı abierto regular si y s´lo si A = A⊥⊥ . Necesitamos algunos hechos adicionales o sobre estos conceptos: Teorema 7.9 Sean U y V subconjuntos de un espacio topol´gico X y supongao mos que U es abierto. Entonces: a) U ⊥⊥⊥ = U ⊥ , b) V ⊥⊥⊥⊥ = V ⊥⊥ , c) (U ∩ V )⊥⊥ = U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ . Es claro que si A ⊂ B ⊂ X entonces B ⊥ ⊂ A⊥ y A⊥⊥ ⊂ B ⊥⊥ .

7.1. Definici´n, ejemplos y propiedades b´sicas o a ´ Demostracion: a) Como U ⊂ cl U y U es abierto, de hecho U ⊂ int cl U = U ⊥⊥ , de donde U ⊥⊥⊥ ⊂ U ⊥ . Como U ⊥ ⊂ cl U ⊥ y U ⊥ es abierto, de hecho U ⊥ ⊂ int cl U ⊥ = U ⊥⊥⊥ . Por consiguiente tenemos la igualdad. b) Es consecuencia de a) aplicado al abierto U = V ⊥ .

173

Para tener la otra inclusi´n basta ver que U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ ⊂ cl (U ∩ V ), pues o como el conjunto de la izquierda es abierto, de hecho est´ contenido en el interior a del de la derecha, es decir, en (U ∩ V )⊥⊥ . Sea, pues x ∈ U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ y veamos que todo abierto G tal que x ∈ G corta a U ∩ V . Tenemos que x ∈ G ∩ U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ , y este conjunto es abierto. Como x ∈ U ⊥⊥ = int cl U ⊂ cl U , ha de ser G ∩ U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ ∩ U 6= ∅. Sea, pues, t ∈ G ∩ U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ ∩ U ⊂ V ⊥⊥ = int cl V ⊂ cl V . Como G ∩ U es un abierto que contiene a t, ha de ser G ∩ U ∩ V 6= ∅, como ten´ ıamos que probar. Teorema 7.10 Si X es un espacio topol´gico, el conjunto R(X) de los abiertos o regulares de X es un ´lgebra de Boole completa con las operaciones dadas por a p ∧ q = p ∩ q, p ∨ q = (p ∪ q)⊥⊥ , p0 = p⊥ .

c) Como U ∩ V ⊂ U y U ∩ V ⊂ V , se cumple (U ∩ V )⊥⊥ ⊂ U ⊥⊥ ∩ V ⊥⊥ .

Adem´s O = ∅, 1 = X, la relaci´n de orden es la inclusi´n y para todo a l o o A ⊂ R(X) se cumple ≥ S ¥⊥⊥ W A= p ,
p∈A

´ Demostracion: Notemos que del teorema anterior apartado c) se sigue que si p, q ∈ R(X) entonces p ∩ q ∈ R(X), lo cual justifica la definici´n de p ∧ q. o Del apartado b) se sigue que si p ⊂ X entonces p⊥⊥ ∈ R(X), lo que justifica la definici´n de p ∨ q. La definici´n de p0 es correcta por el apartado a). o o Comprobamos las propiedades no obvias de la definici´n de ´lgebra: o a 1) p00 = p⊥⊥ = p porque p es regular. 5) p ∨ (q ∧ r) = (p ∪ (q ∩ r))⊥⊥ = ((p ∪ q) ∩ (p ∪ r))⊥⊥ = (p ∪ q)⊥⊥ ∩ (p ∪ r)⊥⊥ = (p ∨ q) ∧ (p ∨ r). 6) p ∨ (p ∧ q) = (p ∪ (p ∩ q))⊥⊥ = p⊥⊥ = p. 7) p0 ∨ q 0 = (p⊥ ∪ q ⊥ )⊥⊥ = (X \ cl (p⊥ ∪ q ⊥ ))⊥ = (X \ (cl p⊥ ∪ cl q ⊥ ))⊥ = ((X \ cl p⊥ ) ∩ (X \ cl q ⊥ ))⊥ = (p⊥⊥ ∩ q ⊥⊥ )⊥ = (p ∩ q)⊥ = (p ∧ q)0 .

≥ T ¥⊥⊥ V A= p .
p∈A

174

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

8) p ∨ p0 = p00 ∨ p0 = (p0 ∧ p)0 = ((X \ cl p) ∩ p)⊥ = ∅⊥ = X, para todo p. As´ pues R(X) es un ´lgebra de Boole. Teniendo en cuenta que ∧ es la ı a intersecci´n, es claro que la relaci´n de orden es la inclusi´n. Tambi´n es claro o o o e que O = ∅ y 1 = X. l ° S ¢⊥⊥ Si A ⊂ R(X), sea s = p ∈ R(X). Como la uni´n es un abierto, o p∈A S S se cumple que p ⊂ int cl p = s, luego s es una cota superior de A. Si p∈A p∈A S r ∈ R(X) es una cota superior de A, entonces p ⊂ r, luego s ⊂ r⊥⊥ = r, es
p∈A

decir, s ≤ r. Esto prueba que s es el supremo de A. Igualmente se razona con el ´ ınfimo.

7.2

´ Algebras de Boole como c.p.o.s

Un ´lgebra de Boole no nos sirve como conjunto preordenado para la teor´ a ıa de extensiones porque, por ejemplo, todos sus elementos son compatibles (una extensi´n com´n es O). Los conceptos que tenemos definidos para c.p.o.s se o u ajustan adecuadamente a las ´lgebras de Boole a condici´n de que prescindamos a o del O. M´s precisamente, a cada ´lgebra de Boole B le asociamos el c.p.o. a a B \ {O}. Convendremos que cuando apliquemos a B cualquier concepto de la teor´ de conjuntos preordenados en realidad se lo estamos aplicando a B \ {O}. ıa Por ejemplo, cuando digamos que dos elementos p, q ∈ B (no nulos) son incompatibles habr´ que entender que son incompatibles como elementos de a B \ {O}, es decir, que no tienen extensiones comunes en B aparte de O. Puesto que, obviamente, p ∧ q es una extensi´n com´n, concluimos que o u p ⊥ q ↔ p ∧ q = O. Recogemos este hecho y otros similares en el teorema siguiente: Teorema 7.11 Sea B un ´lgebra de Boole. Entonces a V a) pq ∈ B(p ⊥ q ↔ p ∧ q = O).

b) B es un c.p.o. separativo, es decir, si p, q ∈ B \ {O} cumplen p 6≤ q, entonces existe r ∈ B \ {O} tal que r ≤ p y r ∧ q = O. c) Una condici´n p ∈ B \ {O} es un ´tomo si y s´lo si no existe ninguna o a o condici´n q ∈ B tal que O < q < p. o

´ Demostracion: a) Est´ probado en el p´rrafo previo al teorema, al menos a a si p, q ∈ B \ {O}. En el caso en que p = O o q = O tomaremos la equivalencia como una definici´n, es decir, extendemos la noci´n de condiciones incompatio o bles de B \ {O} a B estableciendo que O es incompatible con toda condici´n. o

´ 7.2. Algebras de Boole como c.p.o.s

175

b) Cuando decimos que B es separativo, hay que entender que B \ {O} lo es. Basta tomar r = p ∧ q 0 . Se cumple que r 6= O, pues si p ∧ q 0 = O, entonces p → q = p0 ∨ q = 1 luego p ≤ q. Claramente r cumple lo pedido. l, c) Si existe un q ∈ B tal que O < q < p, entonces por a) existe un r ∈ B\{O} tal que r ≤ p y r ⊥ q, luego p no es un ´tomo. El rec´ a ıproco es obvio.

Ahora caracterizamos las inmersiones completas entre c.p.o.s para el caso de a ´lgebras de Boole completas: Teorema 7.12 Sean B y C dos ´lgebras de Boole completas. Entonces, una a aplicaci´n h : B −→ C es un monomorfismo completo (en el sentido de conservar o supremos) si y s´lo si h(O) = O y su restricci´n a B \ {O} es una inmersi´n o o o completa B \ {O} −→ C \ {O} en el sentido de c.p.o.s. ´ Demostracion: Si h es un monomorfismo completo, claramente es una V inmersi´n y si q ∈ C \ {O} entonces p = {r ∈ B | q ≤ h(r)} es una reducci´n o o V de q a B. En efecto, h(p) = {h(r) | r ∈ B ∧ q ≤ h(r)} ≥ q > O, luego p > O. Si t ≤ p es no nulo pero h(t) ∧ q = O, entonces q ≤ h(t0 ), luego p ≤ t0 (por definici´n de p), y as´ t ≤ p ∧ p0 = O, contradicci´n. o ı o Supongamos ahora que h es una inmersi´n completa en el sentido de c.p.o.s. o Como B es un c.p.o. separativo, el teorema 6.2 nos da que h es inyectiva, h(1 = 1 l) l y para todo p, q ∈ B \ {O} p ≤ q ↔ h(p) ≤ h(q), p ∧ q = O ↔ h(p) ∧ h(q) = O.

Sea p ∈ B \ {O} y veamos que h(p0 ) = h(p)0 . Como p ∧ p0 = O, sabemos que h(p) ∧ h(p0 ) = O, luego h(p0 ) ≤ h(p)0 . Si no se da la igualdad, tendr´ que a ser q = h(p)0 ∧ h(p0 )0 6= O. Sea r una reducci´n de q a B. Necesariamente o r ∧ p 6= O o r ∧ p0 6= O. Veamos que ambos casos llevan a contradicci´n. o Si r ∧ p 6= O, entonces h(r ∧ p) ≤ h(p), luego h(r ∧ p) ∧ q = O, en contra de que r sea una reducci´n de q. o Si r ∧ p0 6= O entonces h(r ∧ p0 ) ≤ h(p0 ) y tambi´n h(r ∧ p0 ) ∧ q = O. e As´ pues, h conserva complementos. Si probamos que h conserva ´ ı ınfimos de conjuntos arbitrarios tendremos en particular que conserva ´ ınfimos de pares, luego h ser´ un monomorfismo completo. Sea, pues, X ⊂ B. Para cada p ∈ X a tenemos que ≥ V ¥ ≥ V ¥ V V p ≤ p, luego h p ≤ h(p), luego h p ≤ h(p).
p∈X p∈X p∈X p∈X

Sea t una reducci´n de s a B. Si p ∈ X ha de ser t ≤ p, pues en caso contrario o t ∧ p0 6= O y h(t ∧ p0 ) ∧ s ≤ h(p0 ) ∧ h(p) = h(p)0 ∧ h(p) = O, en contradicci´n o

Si se diera la desigualdad estricta existir´ un s ∈ C \ {O} tal que ıa ≥ V ¥ V s≤ h(p) y s ∧ h p = O.
p∈X p∈X

176 con que t es una reducci´n de s. As´ pues, t ≤ o ı

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole V p, pero entonces

p∈X

contradicci´n. o

≥ V ¥ s ∧ h(t) ≤ s ∧ h p = O,
p∈X

Las inmersiones densas entre ´lgebras de Boole completas resultan ser de a hecho isomorfismos. Esto es consecuencia del teorema siguiente: Teorema 7.13 Sean B y C dos ´lgebras de Boole completas, sean D1 ⊂ B, a D2 ⊂ C subconjuntos densos y sea j : D1 −→ D2 una semejanza. Entonces j se extiende a un unico isomorfismo de ´lgebras j ∗ : B −→ C. ´ a ´ Demostracion: Al decir que D1 es denso en B hay que entender que D1 ⊂ B \ {O} es denso en B \ {O}, e igualmente con D2 . W Definimos j ∗ (p) = {j(q) | q ∈ D1 ∧ q ≤ p}. Claramente j ∗ (O) = O. Si p ∈ D1 entonces W j(p) ≤ {j(q) | q ∈ D1 ∧ q ≤ p} ≤ j(p), luego j ∗ (p) = j(p), es decir, j ∗ extiende a j. Si p ∈ B \ {O}, entonces existe q ∈ D1 con lo que q ≤ p y por consiguiente O < j(q) ≤ j ∗ (p). As´ pues, j ∗ se restringe a una aplicaci´n B\{O} −→ C\{O}. ı o Veamos que es una inmersi´n. o Si p1 , p2 ∈ B cumplen p1 ≤ p2 , entonces {j(q) | q ∈ D1 ∧ q ≤ p1 } ⊂ {j(q) | q ∈ D1 ∧ q ≤ p2 }, luego j ∗ (p1 ) ≤ j ∗ (p2 ). Si, por el contrario, p1 ∧ p2 = O, entonces, para cada q ∗ ∈ D1 , q ≤ p1 tenemos que W j(q) ∧ j ∗ (p2 ) = {j(q) ∧ j(r) | r ∈ D1 ∧ r ≤ p2 } = O,

pues q y r son incompatibles en D1 , luego j(q) y j(r) son incompatibles en D2 y, al ser ´ste denso, tambi´n lo son en C. Por consiguiente e e W j ∗ (p1 ) ∧ j ∗ (p2 ) = {j(q) ∧ j ∗ (p2 ) | q ∈ D1 ∧ q ≤ p1 } = O.

As´ pues, j ∗ es una inmersi´n de c.p.o.s, obviamente densa, luego en parı o ticular es una inmersi´n completa. Por el teorema anterior es un monomorfismo o completo de ´lgebras de Boole. S´lo falta probar que es suprayectivo. a o W Sea r ∈ C. Definimos s = {p ∈ D1 | j(p) ≤ r}. Entonces W j ∗ (s) = {j(p) | p ∈ D1 ∧ j(p) ≤ r} ≤ r.

´ 7.2. Algebras de Boole como c.p.o.s

177

Si no se diera la igualdad existir´ un q ∈ C no nulo de manera que q ≤ r ıa y q ∧ j ∗ (s) = O. Podemos tomar q ∈ D2 , de modo que q = j(p), para cierto p ∈ D1 . Entonces p ≤ s, luego q = j(p) = j ∗ (p) ≤ j ∗ (s), contradicci´n. o Veamos finalmente que j ∗ es unico. Sea f : B −→ C otro isomorfismo que ´ extienda a j. Si p ∈ B y q ∈ D1 cumple q ≤ p, entonces j(q) = f (q) ≤ f (p), luego j ∗ (p) ≤ f (p). Si no se diera la igualdad existir´ un r ∈ C no nulo ıa tal que r ≤ f (p) y r ∧ j ∗ (p) = O. Podemos tomarlo en D2 , de modo que r = j(q), para cierto q ∈ D1 . Entonces f (q) ≤ f (p), luego q ≤ p, luego r = j(q) = j ∗ (q) ≤ j ∗ (p), contradicci´n. As´ pues, j ∗ (p) = f (p). o ı

En particular, si j : B −→ C es una inmersi´n densa entre ´lgebras de Boole o a completas, entonces j : B −→ j[B] es una semejanza, y el teorema anterior nos dice que debe extenderse a un isomorfismo j ∗ : B −→ C, lo cual s´lo es posible o si j es ya un isomorfismo. El pr´ximo teorema implica que cualquier extensi´n gen´rica puede obteo o e nerse en teor´ con un ´lgebra de Boole completa, pues todo c.p.o. se puede ıa a sumergir densamente en un ´lgebra tal. a Definici´n 7.14 Sea P un c.p.o. Para cada p ∈ P sea Bp = {q ∈ P | q ≤ p}. o Es inmediato comprobar que estos conjuntos son la base de una topolog´ en ıa P (no de Hausdorff). En particular podemos considerar el ´lgebra R(P) de los a abiertos regulares de P, que es un ´lgebra de Boole completa. a
Ejercicio: Comprobar que los subconjuntos densos en un c.p.o. P coinciden con los subconjuntos densos para la topolog´ que acabamos de definir. ıa

Teorema 7.15 Sea P un c.p.o.
⊥⊥ a) La aplicaci´n iP : P −→ R(P) dada por i(p) = Bp es una inmersi´n o o densa.

b) Si j : P −→ B es una inmersi´n densa de P en un ´lgebra de Boole o a completa, entonces existe un unico isomorfismo j ∗ : R(P) −→ B tal que ´ iP ◦ j ∗ = j. En particular R(P) es salvo isomorfismo la unica ´lgebra de Boole completa en ´ a la que P puede sumergirse densamente. La llamaremos compleci´n de P. o ´ Demostracion: a) Notemos que si p ∈ P, entonces
⊥⊥ p ∈ Bp ⊂ Bp 6= ∅ = O,

luego iP : P −→ R(P) \ {O}.

⊥⊥ ⊥⊥ Sean p, q ∈ P. Si p ≤ q entonces Bp ⊂ Bq , luego Bp ⊂ Bq , es decir, i(p) ≤ i(q). ⊥⊥ ⊥⊥ Si p ⊥ q, entonces Bp ∩ Bq = ∅, luego Bp ∩ Bq = (Bp ∩ Bq )⊥⊥ = ∅, luego i(p) ∧ i(q) = O.

178

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Esto prueba que i es una inmersi´n. Veamos que es densa. Si A ∈ R(P)\{O}, o entonces A es un abierto no vac´ luego es uni´n de abiertos b´sicos. En ıo, o a ⊥⊥ particular existe un p ∈ P tal que Bp ⊂ A. Entonces Bp ⊂ A⊥⊥ = A, es decir, i(p) ≤ A. b) Sea j : P −→ B una inmersi´n densa en un ´lgebra completa. Entonces o a i[P] y j[P] son c.p.o.s separativos, pues todo subconjunto denso de un c.p.o. separativo es separativo. Las aplicaciones i : P −→ i[P] y j : P −→ j[P] son inmersiones suprayectivas. El teorema 6.5 implica que i[P] es semejante a j[P]. M´s a´n, si nos fijamos en la prueba de la unicidad veremos que nos da la a u existencia de una semejanza j 0 : i[P] −→ j[P] tal que i ◦ j 0 = j. Por el teorema anterior j 0 se extiende a un isomorfismo de ´lgebras j ∗ : R(P) −→ B, de modo a que i ◦ j ∗ = j. Adem´s j ∗ es unico, pues cualquier otro isomorfismo en estas a ´ condiciones ser´ tambi´n una extensi´n de j 0 . ıa e o En particular toda ´lgebra de Boole se puede completar, es decir, se puede sua mergir como sub´lgebra densa en una unica ´lgebra de Boole completa. Tambi´n a ´ a e es claro ahora que todo c.p.o. separativo es semejante a un subconjunto denso de un ´lgebra de Boole completa. (Si no es separativo existe una inmersi´n a o densa, pero no es inyectiva, luego no es una semejanza en la imagen.) Pasamos a estudiar ahora los filtros de un ´lgebra de Boole: a Teorema 7.16 Sea B un ´lgebra de Boole. Un subconjunto F ⊂ B es un filtro a en B si y s´lo si cumple las propiedades siguientes: o a) 1 ∈ F , O ∈ F , l / V b) pq ∈ F p ∧ q ∈ F , V V c) p ∈ F q ∈ B(p ≤ q → q ∈ F ).

´ Demostracion: Es obvio que un conjunto que cumpla las propiedades indicadas es un filtro (en B \ {O}). Rec´ ıprocamente, todo filtro cumple estas propiedades. Quiz´ la menos obvia es la 2), pero si p, q ∈ F , entonces existe a r ∈ F tal que r ≤ p y r ≤ q, luego r ≤ p ∧ q, luego p ∧ q ∈ F . En las ´lgebras de Boole, el concepto de filtro tiene asociado un concepto a dual que no tiene un equivalente en c.p.o.s arbitrarios: Definici´n 7.17 Sea B un ´lgebra de Boole. Diremos que un subconjunto o a I ⊂ B es un ideal de B si cumple las propiedades siguientes: a) O ∈ I, 1 ∈ I, l/ V b) pq ∈ I p ∨ q ∈ I, V V c) p ∈ I q ∈ B(q ≤ p → q ∈ I).

´ 7.2. Algebras de Boole como c.p.o.s

179

Es inmediato comprobar que I es un ideal si y s´lo si su conjunto dual I 0 es o un filtro y viceversa. De hecho la correspondencia X 7→ X 0 biyecta los ideales con los filtros.
Ejercicio: Comprobar que toda ´lgebra de Boole B tiene estructura de anillo conmua tativo y unitario de caracter´ ıstica 2 con las operaciones dadas por p + q = (p ∧ q 0 ) ∨ (q ∧ p0 ) = (p ∨ q) ∧ (p ∧ q)0 , p · q = p ∧ q.

(Caracter´ ıstica 2 quiere decir que p + p = 0 para todo p). Comprobar que un subconjunto I de B es un ideal de B en el sentido de la teor´ de anillos si y s´lo si lo es en ıa o el sentido de la definici´n anterior. En ´lgebras de conjuntos, la suma se corresponde o a con la operaci´n conjuntista conocida como diferencia sim´trica: o e X ∆ Y = (X \ Y ) ∪ (Y \ X) = (X ∪ Y ) \ (X ∩ Y ).

Diremos que un subconjunto X de un ´lgebra de Boole B tiene la proa piedad de la intersecci´n finita si para cualquier conjunto finito de elementos o x1 , . . . , xn ∈ X se cumple x1 ∧ · · · ∧ xn 6= O.

Diremos que un conjunto x1 , . . . , xn de elementos de B es un cubrimiento finito si x1 ∨ · · · ∨ xn = 1 l. El teorema siguiente se demuestra sin dificultad: Teorema 7.18 Sea B un ´lgebra de Boole. a a) La intersecci´n de una familia de ideales/filtros de B es un ideal/filtro. o b) Si X ⊂ B tiene la propiedad de la intersecci´n finita, entonces el conjunto o (X)f = {p ∈ B | existen n ∈ ω y x1 , . . . , xn ∈ X tales que x1 ∧ · · · ∧ xn ≤ p} es un filtro de B que contiene a X y est´ contenido en cualquier otro filtro a de B que contenga a X. Se le llama filtro generado por X. c) Si X ⊂ B no contiene cubrimientos finitos, entonces el conjunto (X)i = {p ∈ B | existen n ∈ ω y x1 , . . . , xn ∈ X tales que p ≤ x1 ∨ · · · ∨ xn } es un ideal de B que contiene a X y est´ contenido en cualquier otro ideal a de B que contenga a X. Se le llama ideal generado por X. d) Si f : B −→ C es un homomorfismo de ´lgebras y F e I son un filtro y un a ideal duales en C, entonces f −1 [F ] y f −1 [I] son un filtro y un ideal duales en B. Un filtro gen´rico en un c.p.o. divide a las condiciones en “verdaderas” y e “falsas”. En un ´lgebra de Boole, esto nos lleva a la noci´n de ultrafiltro, que a o introducimos seguidamente junto a su concepto dual. Definici´n 7.19 Sea B un ´lgebra de Boole, I un ideal y F un filtro en B. o a

180

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Es evidente que los ideales primos son los duales de los ultrafiltros y viceversa. Si I y F son un ideal primo y un ultrafiltro duales entre s´ entonces B = I ∪ F , ı, I ∩ F = ∅. En la secci´n siguiente demostraremos que los filtros gen´ricos son ciertao e mente ultrafiltros. Esto nos proporciona una especie de tertiun non datur: o bien una condici´n o bien su complementaria ha de ser “verdadera” respecto a o un filtro gen´rico. La existencia de ultrafiltros e ideales primos es consecuencia e inmediata del lema de Zorn y de la caracterizaci´n siguiente: o Teorema 7.20 Sea B un ´lgebra de Boole, I un ideal y F un filtro en B. Ena tonces I es un ideal primo (resp. F es un ultrafiltro) si y s´lo si es maximal o respecto de la inclusi´n en el conjunto de ideales (resp. filtros) de B. o ´ Demostracion: Si I es primo pero existe un ideal J tal que I √ J √ B, sea q ∈ J \ I. Como q ∈ I, ha de ser q 0 ∈ I, pero entonces q, q 0 ∈ J, contradicci´n. / o Rec´ ıprocamente, si I es maximal, dado p ∈ B tal que p ∈ I, entonces I ∪ {p} / ha de contener un cubrimiento finito de B, o de lo contrario generar´ un ideal ıa mayor que I. As´ pues, existe i ∈ I tal que 1 = p ∨ i, de donde p0 ≤ i, con lo ı l que p0 ∈ I. Esto prueba que I es primo. Similarmente se razona con ultrafiltros (o, alternativamente, empleamos la dualidad).
Ejercicio: Probar que en un ´lgebra de Boole, vista como anillo, los ideales maximales a coinciden con los primos (en el sentido algebraico usual) y son precisamente los que hemos definido arriba como ideales primos.

V a) Se dice que I es un ideal primo en B si p ∈ B (p ∈ I ∨ p0 ∈ I). V b) Se dice que F es un ultrafiltro en B si p ∈ B (p ∈ F ∨ p0 ∈ F ).

Seg´n coment´bamos, el lema de Zorn implica trivialmente el teorema siu a guiente, que es hasta ahora la unica aplicaci´n de axioma de elecci´n en este ´ o o cap´ ıtulo: Teorema 7.21 (Teorema del ultrafiltro/del ideal primo) Todo filtro de un ´lgebra de Boole est´ contenido en un ultrafiltro y todo ideal est´ contenido a a a en un ideal primo.

7.3

Extensiones con ´lgebras de Boole a

En virtud del teorema 7.15, cualquier extensi´n gen´rica puede obtenerse con o e un ´lgebra de Boole. En esta secci´n veremos que al trabajar con extensiones a o gen´ricas la teor´ se simplifica y clarifica notablemente. e ıa Comencemos observando que, al contrario de lo que sucede con la f´rmula o “ser un c.p.o.”, la f´rmula “ser un ´lgebra de Boole completa” no es absoluto o a para modelos transitivos de ZFC. S´ lo es “ser un ´lgebra de Boole”, pero no la ı a completitud. M´s concretamente, si M es un modelo transitivo de ZFC y B ∈ M a

7.3. Extensiones con ´lgebras de Boole a

181

es un ´lgebra de Boole, entonces B es completaM si todo X ∈ M , X ⊂ B tiene a supremo. Pasemos ahora a caracterizar los filtros gen´ricos de un ´lgebra de Boole: e a Teorema 7.22 Sea M un modelo transitivo de ZFC y sea B ∈ M un ´lgebra a de Boole completaM . Entonces G es un filtro B-gen´rico sobre M si y s´lo si G e o V V es un ultrafiltro en B tal que X ∈ M (X ⊂ G → X ∈ G).

´ Demostracion: Supongamos que G es un filtro B-gen´rico sobre M . Ene tonces G es un ultrafiltro por el teorema 4.9. Sea X ∈ M tal que X ⊂ G y consideremos el conjunto V W D = {p ∈ B \ {O} | p ≤ X ∨ x ∈ X p ∧ x = O} ∈ M. V Veamos que D es denso en B. Si q ∈ B \ {O}, o bien q ≤ X, en cuyo caso q ∈ D, o bien existe un x ∈ X tal que q 6≤ x. Entonces existe r ≤ q, r 6= O, r ∧ x = O y, por consiguiente, r ∈ D, r ≤ q. Concluimos entonces que existeV ∈ G ∩ D,V p pero como X ⊂ G, tal condici´n o ha de cumplir necesariamente p ≤ X, luego X ∈ G.

Supongamos ahora que G cumple las condiciones del enunciado y sea D ∈ M un subconjunto denso de B. Sea X = D0 ∈ M . Si fuera G ∩ D = ∅, como G V es un ultrafiltro tendr´ ıamos X ⊂ G, luego por hip´tesis X ∈ G, luego en o V particular X 6= O. Como D es denso, existe p ∈ D (en particular p 6= O) tal V que p ≤ X, pero entonces p ≤ p0 , lo cual es absurdo. Debido a este teorema, y a pesar de que precisamente por ´l es redundante, e es costumbre hablar de “ultrafiltros gen´ricos” en lugar de “filtros gen´ricos” en e e un ´lgebra de Boole completa. a

Aunque, en principio, el c.p.o. que utilizamos al hablar de un ´lgebra B es a B \ {O}, es conveniente admitir que O pueda aparecer en los B-nombres, es decir, considerar B-nombres propiamente dichos en lugar de B \ {O}-nombres. Esto no altera ning´n resultado pues, como O no pertenece a ning´n filtro, la u u presencia de un par (σ, O) en un B-nombre no tiene ninguna repercusi´n. As´ o ı mismo resulta conveniente definir la f´rmula O ∞ φ como siempre verdadera. o En realidad, al trabajar con ´lgebras de Boole completas podemos sustituir a la relaci´n ∞ por el concepto de valor de una f´rmula, que introducimos a o o continuaci´n: o Definici´n 7.23 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula con a lo sumo las variables o o libres indicadas. Sea B un ´lgebra de Boole completa y sean σ1 , . . . , σn ∈ V B . a Definimos el valor de φ(σ1 , . . . , σn ) en B como la condici´n o W kφ(σ1 , . . . , σn )k = {p ∈ B | p ∞ φ(σ1 , . . . , σn )}. En principio, el valor de φ es el supremo de las condiciones que fuerzan φ. Seguidamente probamos que kφk fuerza φ, con lo que de hecho es la mayor condici´n que fuerza φ. o

182

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Teorema 7.24 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula con a lo sumo las variables libres o indicadas. Sea B un ´lgebra de Boole completa, sean σ1 , . . . , σn ∈ V B y sea a p ∈ B. Entonces p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) syss p ≤ kφ(σ1 , . . . , σn )k.

´ Demostracion: Una implicaci´n es evidente. Para la otra basta probar o que kφk ∞ φ. A su vez, para ello basta probar que el conjunto de las condiciones que fuerzan φ es denso bajo kφk (teorema 4.24). En efecto, si q ≤ kφk y q 6= O, entonces W O < q = q ∧ kφk = {q ∧ p | p ∈ B ∧ p ∞ φ}, luego existe p ∈ B tal que p ∞ φ y q ∧ p 6= O, luego hemos encontrado una condici´n r = q ∧ p tal que r ≤ q y r ∞ φ. o As´ pues, al trabajar con ´lgebras de Boole completas no necesitamos elegir ı a condiciones que fuercen determinadas f´rmulas, sino que podemos usar siemo pre la mejor condici´n posible en cada caso, el valor de la f´rmula. En estos o o t´rminos, el teorema fundamental de la teor´ de extensiones puede reescribirse e ıa como sigue: Teorema 7.25 (Teorema fundamental de la teor´ de extensiones) Sea ıa φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula con a lo sumo las variables libres indicadas. Sea M o un modelo transitivo de ZF, sea B ∈ M un ´lgebra de Boole completaM , sean a σ1 , . . . , σn ∈ M B y sea G un ultrafiltro B-gen´rico sobre M . Entonces e φM [G] (σ1G , . . . , σnG ) syss kφ(σ1 , . . . , σn )kM ∈ G.

En lo sucesivo siempre que trabajemos en un modelo M con un ´lgebra de a Boole completaM escribiremos kφk en lugar de kφkM sin que ello pueda llevar a confusi´n. o
Ejercicio: Probar que si φ(x1 , . . . , xn ) es una f´rmula con a lo sumo las variables o libres indicadas y B es un ´lgebra de Boole completa casi homog´nea, entonces para a e todos los conjuntos x1 , . . . , xn ∈ V se cumple kφ(ˇ1 , . . . , xn )k ∈ {O, 1 x ˇ l}.
∗ La compleja definici´n de la relaci´n ∞ (la que en su momento llamamos ∞) o o de deb´ a la falta de medios con que nos encontramos al trabajar con un c.p.o. ıa arbitrario. Con las posibilidades de un ´lgebra de Boole completa las cosas a cambian notablemente. la funci´n k k (que contiene la misma informaci´n que o o la relaci´n ∞) tiene una definici´n natural. o o

Teorema 7.26 Sean φ y ψ dos f´rmulas. Si B es un ´lgebra de Boole completa, o a entonces: a) k¬φk = kφk0 , b) kφ ∧ ψk = kφk ∧ kψk, c) kφ ∨ ψk = kφk ∨ kψk,

7.3. Extensiones con ´lgebras de Boole a d) kφ → ψk = kφk → kψk, e) kφ ↔ ψk = kφk ↔ kψk, V V f ) k x φ(x)k = kφ(σ)k,
σ∈V B σ∈V B

183

V h) k x ∈ τ φ(x)k = W i) k x ∈ τ φ(x)k =

W W g) k x φ(x)k = kφ(σ)k, V W

σ∈Dom(τ )

(kσ ∈ τ k → kφ(σ)k), (kσ ∈ τ k ∧ kφ(σ)k).

σ∈Dom(τ )

´ Demostracion: En virtud del teorema de reflexi´n 1.27, para demostrar o que k¬φk = kφk0 basta probar que se cumple en todo modelo transitivo numerable M de ZF. Fijamos, pues un ´lgebra de Boole completaM B ∈ M y nombres a en M B correspondientes a las variables libres de φ. Sea G un ultrafiltro B-gen´rico sobre M tal que kφk0 ∈ G. Entonces kφk ∈ G, e / luego ¬φM [G] . Esto prueba que kφk0 ∞ ¬φ, luego kφk0 ≤ k¬φk. Por otra parte, como kφk ∞ φ y k¬φk ∞ ¬φ, ha de ser kφk ∧ k¬φk = O, luego k¬φk ≤ kφk0 y tenemos la igualdad. Como kφ ∧ ψk ∞ φ ∧ ψ, tambi´n kφ ∧ ψk ∞ φ y kφ ∧ ψk ∞ ψ. Por lo tanto e kφ ∧ ψk ≤ kφk y kφ ∧ ψk ≤ kψk y as´ kφ ∧ ψk ≤ kφk ∧ kψk. Por otro lado ı es claro que kφk ∧ kψk ∞ φ ∧ ψ, luego kφk ∧ kψk ≤ kφ ∧ ψk y tenemos la igualdad. Las igualdades c), d) y e) se deducen formalmente de a) y b). S´lo hay o que tener presente que si dos f´rmulas son equivalentes en ZF entonces tienen o claramente el mismo valor en B. V V Es claro que k xφ(x)k ∞ φ(σ) para todo σ ∈ V P , luego k xφ(x)k ≤ kφ(σ)k V V y, por lo tanto, k x φ(x)k ≤ kφ(σ)k. σ∈V B V Si la desigualdad fuera estricta existir´ una condici´n p ≤ ıa o kφ(σ)k no σ∈V B V V W nula y tal que p ∧ k x φ(x)k = O, pero entonces p ≤ k x φ(x)k0 = k x ¬φ(x)k. B Por 4.29 i) existen q ≤ p (q 6= O) y σ ∈ V V de manera que q ∞ ¬φ(σ), o sea, 0 q ≤ k¬φ(σ)k = kφ(σ)k . Por lo tanto p ≤ kφ(σ)k ≤ kφ(σ)k ≤ q 0 , de donde 0 σ∈V B q ≤ p ∧ p , contradicci´n. o ≥ V ¥0 W V W k x φ(x)k = k x ¬φ(x)k0 = kφ(σ)k0 = kφ(σ)k.
σ∈V B σ∈V B

Las propiedades h) e i) se prueban como f) y g) pero usando 4.29 k) en lugar de 4.29 i).

De este modo, supuestos definidos los t´rminos kσ ∈ τ k y kσ = τ k, el e teorema anterior puede usarse como definici´n de kφk para f´rmulas arbitrarias o o y la definici´n es la m´s natural posible. Respecto al valor de las f´rmulas o a o at´micas, de momento podemos decir lo siguiente: o

184

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Teorema 7.27 Sea B un ´lgebra de Boole completa y σ, τ ∈ V B . Entonces a V V kσ = τ k = (kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k) ∧ (kπ ∈ τ k → kπ ∈ σk),
π∈Dom(σ) π∈Dom(τ )

kσ ∈ τ k =

π∈Dom(τ )

´ Demostracion: Tenemos que V V kσ = τ ↔ x ∈ σ x ∈ τ ∧ x ∈ τ x ∈ σk = 1 l, V V luego kσ = τ k = k x ∈ σ x ∈ τ ∧ x ∈ τ x ∈ σk. Ahora basta aplicar el teorema anterior. Para la segunda igualdad partimos de que W kσ ∈ τ ↔ x ∈ τ x = σk = 1 l y razonamos del mismo modo. A partir de aqu´ podr´ ı ıamos dar una definici´n recurrente alternativa de o kσ = τ k y kσ ∈ τ k, pero ´sta se simplificar´ considerablemente si primero nos e a restringimos a una clase de nombres m´s estructurada que V B . a Definici´n 7.28 Sea B un ´lgebra de Boole completa y σ ∈ V B . Diremos que σ o a es hereditariamente un´ ıvoco si es una funci´n y todos los nombres de su dominio o son hereditariamente un´ ıvocos. Naturalmente, esta definici´n est´ justificada por el principio de ∈-recursi´n. o a o A cada B-nombre σ podemos asociarle un B-nombre hereditariamente un´ ıvoco σ ∗ tal que kσ = σ ∗ k = 1 En efecto, supuesto definido τ ∗ para los nombres l. τ ∈ Dominio(σ), definimos Dσ = {τ ∗ | τ ∈ Dominio(σ)} y entonces σ ∗ : Dσ −→ B es la aplicaci´n dada por o W W σ ∗ (π) = {p ∈ P | τ ∈ V B (π = τ ∗ ∧ (τ, p) ∈ σ)}.

W

(kπ ∈ τ k ∧ kφ(τ )k).

Equivalentemente, para construir σ ∗ empezamos reemplazando cada τ en el dominio de σ por τ ∗ y despu´s sustituimos todos los pares (π, p) con la e misma primera componente π por un unico par cuya segunda componente sea ´ el supremo de todas las condiciones p que aparec´ en dichos pares. ıan No es dif´ probar que, tal y como hemos dicho, kσ = σ ∗ k = 1 pero no ıcil l, vamos a hacerlo porque refinando la construcci´n podemos conseguir un nombre o con una propiedad adicional. Si σ es un nombre hereditariamente un´ ıvoco y τ es un nombre en su dominio, resulta que s´lo hay un par en σ con primera o componente τ , y su segunda componente es σ(τ ). Podr´ pensarse entonces ıa que kτ ∈ σk = σ(τ ), pero esto no es necesariamente cierto ya que, por ejemplo, podr´ haber otro nombre π en en dominio de σ tal que π 6= τ pero kπ = τ k = 1 ıa l, y en tal caso kτ ∈ σk depender´ tambi´n del valor de σ(π). Esto nos lleva a ıa e definir los nombres extensionales:

7.3. Extensiones con ´lgebras de Boole a

185

Definici´n 7.29 Sea B un ´lgebra de Boole completa y σ ∈ V B un nombre o a hereditariamente un´ ıvoco. Diremos que σ es extensional si V ° ¢ πτ ∈ Dominio(σ) σ(π) ∧ kπ = τ k ≤ σ(τ ) . Diremos que σ es hereditariamente extensional si es extensional y todos los nombres de su dominio son hereditariamente extensionales.

Para nombres extensionales s´ se cumple la relaci´n sobre la que est´bamos ı o a especulando y nos da la interpretaci´n m´s natural de la noci´n de “nombre”: o a o un B-nombre (hereditariamente extensional) es una funci´n σ que a cada nombre o τ de su dominio le asigna la “probabilidad” de que el objeto nombrado por τ pertenezca al objeto nombrado por σ. Teorema 7.30 Sea B un ´lgebra de Boole completa, σ un B-nombre extensional a y τ ∈ Dominio(σ). Entonces kτ ∈ σk = σ(τ ). ´ Demostracion: Basta probar la relativizaci´n del teorema a un modelo o transitivo numerable M de ZF. Obviamente σ(τ ) ≤ kτ ∈ σk. La desigualdad contraria equivale a σ(τ )0 ≤ kτ ∈ σk. Para probarla tomamos un ultrafiltro / gen´rico G tal que σ(τ )0 ∈ G y hemos de ver que τG ∈ σG . En caso contrario e / existir´ un π ∈ Dominio(σ) tal que πG = τG y σ(π) ∈ G. Ahora bien, la ıa extensionalidadM de σ nos da que σ(π) ∧ kπ = τ k ≤ σ(τ ). El miembro izquierdo est´ en G, luego tambi´n σ(τ ) ∈ G, contradicci´n. a e o Ahora modificamos la definici´n anterior de σ ∗ para conseguir un nombre que o no s´lo sea hereditariamente un´ o ıvoco sino tambi´n hereditariamente extensional. e Supuesto definido τ ∗ para todo τ de su dominio, consideramos Aσ = {τ ∗ | τ ∈ Dominio(σ)}. Definimos σ ∗ : Aσ −→ B mediante _© Ø ™ σ ∗ (ρ) = kπ = τ k ∧ p Ø π, τ ∈ Dominio(σ) ∧ π ∗ = ρ ∧ (τ, p) ∈ σ .

Teorema Sea B un ´lgebra de Boole completa y σ ∈ V B . Entonces σ ∗ es a hereditariamente extensional y kσ = σ ∗ k = 1 l. ´ Demostracion Lo probamos por ∈-inducci´n sobre σ. Para ello lo suponeo mos cierto para los nombres de su dominio. Ciertamente, σ ∗ es hereditariamente un´ ıvoco. Hemos de ver que es extensional. Tomamos ρ1 , ρ2 ∈ Dominio(σ ∗ ), de ∗ modo que ρi = πi , con πi ∈ Dominio(σ). Por hip´tesis de inducci´n kπi = ρi k = 1 Consideremos un par (τ, p) ∈ σ o o l. y un π ∈ Dominio(σ) tal que ρ1 = π ∗ . Tambi´n por hip´tesis de inducci´n e o o kπ = ρ1 k = 1 As´ l. ı: kρ1 = ρ2 k ∧ kπ = τ k ∧ p ≤ kπ2 = τ k ∧ p ≤ σ ∗ (ρ2 ).

186

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Tomando el supremo a la izquierda sobre todas las ternas (π, τ, p) obtenemos que kρ1 = ρ2 k ∧ σ ∗ (ρ1 ) ≤ σ ∗ (ρ2 ). Esto prueba que σ ∗ es extensional y as´ por hip´tesis de inducci´n, es hereı, o o ditariamente extensional.

Para probar que kσ ∗ = σk basta probar la relativizaci´n del teorema a un o modelo transitivo numerable M de ZF, es decir, podemos suponer que B es un a ´lgebra de Boole completaM y σ ∈ M B . Sea G un ultrafiltro B-gen´rico sobre e ∗ M . Basta probar que σG = σG . Si x ∈ σG , entonces x = πG , con (π, p) ∈ σ, p ∈ G. Por hip´tesis de inducci´n o o ∗ kπ = π ∗ k = 1 ∈ G, luego x = πG . Adem´s p = kπ = πk ∧ p ≤ σ ∗ (π ∗ ), luego l a ∗ ∗ σ ∗ (π ∗ ) ∈ G. Por consiguiente x = πG ∈ σG .
∗ ∗ Supongamos ahora que x ∈ σG . Entonces x = πG , con π ∈ Dominio(σ) y ∗ σ (π ) ∈ G. Por hip´tesis de inducci´n x = πG . Basta probar que kπ ∈ σk ∈ G. o o Por reducci´n al absurdo, supongamos que kπ ∈ σk ∈ G. Como G es un o / ultrafiltro, esto implica que kπ ∈ σk0 ∈ G. Entonces kπ ∈ σk0 ∧ σ ∗ (π ∗ ) ∈ G, luego kπ ∈ σk0 ∧ σ ∗ (π ∗ ) 6= O. Por la definici´n de σ ∗ (π ∗ ), existen π 0 , τ , p tales que o ∗

kπ ∈ σk0 ∧ kπ 0 = τ k ∧ p 6= O,

π ∈ Dominio(σ),

π 0∗ = π ∗ ,

(τ, p) ∈ σ.

Pero la ultima condici´n implica que p ≤ kτ ∈ σk y por hip´tesis de in´ o o ducci´n kπ 0∗ = π 0 k = 1 kπ ∗ = πk = 1 luego kπ = π 0 k = 1 Por consiguiente, o l, l, l. O 6= kπ ∈ σk0 ∧ kπ 0 = τ k ∧ p ≤ kπ ∈ σk0 ∧ kπ ∈ σk = O, contradicci´n. o Todav´ podemos conseguir nombres mejores. La igualdad kτ ∈ σk = σ(τ ) ıa s´lo tiene sentido para nombres en el dominio de σ, mientras que, para otros o nombres, el valor kτ ∈ σk tiene que calcularse comparando τ con los nombres del dominio de σ (ver el teorema 7.27). Lo ideal ser´ que el dominio de un ıa nombre fuese la clase de todos los B-nombres, pero eso es imposible porque no es un conjunto. Recordemos que hemos convenido en admitir que un nombre tome el valor O. Esto nos permite extender trivialmente el dominio de un nombre (asignando ceros a los nombres a˜adidos). Con ello podemos restringirnos n a nombres cuyos dominios formen una sucesi´n transfinita definida de forma o natural: Definici´n 7.31 Sea B un ´lgebra de Boole completa. Definimos o a V0B
B Vα+1 B Vλ

= ∅, = {σ ∈ B(Vα ) | σ es un nombre extensional }, S B = Vδ ,
δ<λ
B

VB

=

α∈Ω

S

B Vα .

7.3. Extensiones con ´lgebras de Boole a

187

La clase V B que acabamos de definir no es, ciertamente, la clase de todos los B-nombres, pero la llamamos as´ porque trabajando con un ´lgebra de Boole ı a completa no es necesario considerar m´s nombres que los de (esta) V B . En a efecto, para cada B-nombre hereditariamente extensional σ podemos definir un σ 0 ∈ V B tal que kσ = σ 0 k = 1 En efecto, supuesto definido τ 0 para los nombres l. τ en el dominio de σ, consideramos el m´ ınimo ordinal α tal que V B τ ∈ Dominio(σ) τ 0 ∈ Vα
B y definimos σ 0 : Vα −→ B mediante σ 0 (τ ) = kτ ∈ σk. B Notemos que σ 0 es extensional, pues si π, τ ∈ Vα , se cumple que

Por consiguiente σ 0 ∈ V B .

kπ = τ k ∧ σ 0 (π) = kπ = τ k ∧ kπ ∈ σk ≤ kτ ∈ σk = σ 0 (τ ).

Teorema 7.32 Sea B un ´lgebra de Boole completa y σ un B-nombre hereditaa riamente extensional. Entonces kσ = σ 0 k = 1 l. ´ Demostracion: Probaremos la relativizaci´n del teorema a un modelo o transitivo numerable de ZF. Lo suponemos cierto para nombres en el dominio de σ. Sea G un ultrafiltro gen´rico. Si x ∈ σG , entonces x = πG , para cierto e nombre π ∈ Dominio(σ). Por hip´tesis de inducci´n kπ = π 0 k. Por definici´n o o o π 0 ∈ Dominio(σ 0 ) y σ 0 (π 0 ) = kπ 0 ∈ σk = kπ ∈ σk ∈ G, lo que significa que 0 0 x = πG ∈ σG . 0 Si x ∈ σG entonces x = πG para cierto π ∈ Dominio(σ 0 ) tal que σ 0 (π) ∈ G, pero por definici´n σ 0 (π) = kπ ∈ σk, luego x = πG ∈ σG . o 0 Esto prueba que σG = σG , luego kσ = σ 0 k = 1 l.

Observemos que si P es un c.p.o., B = R(P) es su compleci´n, e i : P −→ B es o 0 la inmersi´n densa, la aplicaci´n i0 : V P −→ V B dada por1 i0 (σ) = i(σ)∗ transo o forma P-nombres en B-nombres de modo que si GP y GB son filtros relacionados seg´n el teorema 6.4, entonces σGP = i0 (σ)GB . u En lo sucesivo escribiremos i en lugar de i0 . Es claro que si p ∈ P y σ1 , . . . , σn ∈ V P , entonces, para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ), o p ∞ φ(σ1 , . . . , σn ) syss p ≤ kφ(i(σ1 ), . . . , i(σn ))k. En suma, al pasar de un c.p.o. P a su compleci´n B podemos considerar o unicamente B-nombres seg´n la definici´n 7.31. Notemos que si x es un conjunto ´ u o entonces x ∈ V B , pero podemos redefinir x como x∗0 . ˇ/ ˇ ˇ
Ejercicio: Dar una construcci´n expl´ o ıcita de x como elemento de V B . ˇ Ejercicio: Probar que si B es un ´lgebra de Boole completa y f ∈ Aut B entonces a f induce una biyecci´n f : V B −→ V B , y si σ1 , . . . , σn ∈ V B , para toda f´rmula o o φ(x1 , . . . , xn ) se cumple f (kφ(σ1 , . . . , σn )k) = kφ(f (σ1 ), . . . , f (σn ))k.
1 Aqu´ ı

hay que entender V P en el sentido general para c.p.o.s y V B en el sentido de 7.31.

188

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Hemos definido el valor kφk de una f´rmula a partir de la relaci´n ∞. Veamos o o ahora una definici´n alternativa que no requiere la compleja definici´n de ∞. o o En la definici´n siguiente supondremos conocida unicamente la definici´n de o ´ o B-nombre. Definici´n 7.33 Sea B un ´lgebra de Boole completa. Vamos a definir una o a B sucesi´n transfinita creciente Vα de conjuntos de B-nombres junto con dos aplio B B caciones kσ = τ k y kσ ∈ τ k definidas sobre Vα × Vα con valores en B (tales que cada una extienda a las anteriores). Partimos de V0B = ∅. Supuestos definidos {VδB }δ<λ junto con sus funciones booleanas correspondientes, definimos [ B Vλ = VδB .
δ<λ B Las funciones booleanas de Vλ son las extensiones de las correspondientes a los VδB . B Supuesto definido Vα con sus funciones correspondientes, definimos B B B Vα+1 = Vα ∪ {σ | σ es un B-nombre extensional2 y Dominio(σ) = Vα }, B Para definir las funciones booleanas en Vα+1 distinguimos cinco casos: B a) σ ∈ Vα , τ ∈ Vα . / B

1. kσ ∈ τ k = τ (σ), V V 2. kσ = τ k = (kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k) ∧ (kπ ∈ τ k → kπ ∈ σk),
π∈Dom(σ)

3. kτ ∈ σk =

π∈Dom(σ)

b) σ ∈ Vα , τ ∈ Vα , / B / B 1. kσ = τ k = 2. kσ ∈ τ k =

W

B π∈Vα

(kπ = τ k ∧ kπ ∈ σk),

B π∈Vα

B π∈Vα

W

V

(kπ ∈ σk ↔ kπ ∈ τ k),

(kσ = πk ∧ kπ ∈ τ k).

En el caso a), definimos adem´s kτ = σk = kσ = τ k. a Es claro que las definiciones de kσ = τ k y kσ ∈ τ k son absolutas para modelos transitivos de ZF. En el teorema siguiente tomamos como definici´n o de ultrafiltro gen´rico la caracterizaci´n dada en el teorema 7.22 y suponemos e o conocida la definici´n de σG . o
2 Esto es correcto porque la definici´n de “extensional” unicamente requiere tener definido o ´ B kσ = τ k sobre elementos de Vα .

7.3. Extensiones con ´lgebras de Boole a

189

Teorema 7.34 Sea M un modelo transitivo numerable de ZF, sea B un ´lgebra a de Boole completaM y sean σ, τ ∈ M B = (V B )M . Sea G un ultrafiltro B-gen´rico e sobre M . Entonces kσ = τ k ∈ G syss σG = τG , kσ ∈ τ k ∈ G syss σG ∈ τG .

´ Demostracion: Por inducci´n sobre el m´ o ınimo ordinal β para el que se B cumpla que σ, τ ∈ Mβ . Necesariamente β = α + 1. Distinguimos los cinco casos que hemos considerado en la definici´n anterior. o a 1) Si kσ ∈ τ k ∈ G, entonces τ (σ) ∈ G, luego claramente σG ∈ τG . Si σG ∈ τG , entonces σG = πG , con π ∈ Dominio(τ ) y τ (π) ∈ G. Por hip´tesis de inducci´n kσ = πk ∈ G y por extensionalidad, o o kσ = πk ∧ τ (π) ≤ τ (σ) = kσ ∈ τ k ∈ G, a 2) Si kσ = τ k ∈ G y x ∈ σG , entonces x = πG , para un π ∈ Dominio(σ) y σ(π) ∈ G. Claramente entonces, kπ ∈ σk ∈ G. Por definici´n de kσ = τ k, o tenemos que kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k ∈ G, luego kπ ∈ τ k ∈ G. Por el caso anterior, esto implica que x = πG ∈ τG , luego σG ⊂ τG . Igualmente se prueba la otra inclusi´n, con lo que σG = τG . o Rec´ ıprocamente, si σG = τG , vamos a probar que, para todo π ∈ Dominio(σ), se cumple kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k ∈ G, para lo cual suponemos que kπ ∈ σk ∈ G y hemos de probar que kπ ∈ τ k ∈ G. Por el caso anterior πG ∈ σG = τG , luego, de nuevo por el caso anterior, kπ ∈ τ k ∈ G. Como G es un ultrafiltro gen´rico y el conjunto de las condiciones de la forma e kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k, con π ∈ Dominio(σ) est´ contenido en G, concluimos que a
π∈Dom(σ)

^

(kπ ∈ σk → kπ ∈ τ k) ∈ G.

Similarmente se prueba que ^ (kπ ∈ τ k → kπ ∈ σk) ∈ G,
B π∈Vα

con lo que kσ = τ k ∈ G. a 3) Del hecho de que G es un ultrafiltro gen´rico se sigue f´cilmente que e a kτ ∈ σk ∈ G si y s´lo si existe π ∈ Dominio(σ) tal que kπ = τ k ∧ kπ ∈ σk ∈ G. o Por el caso anterior y por hip´tesis de inducci´n, esto equivale τG = πG ∈ σG . o o Los casos b 1) y b 2) se razonan an´logamente. a A partir de aqu´ podemos tomar como definici´n kφk el teorema 7.26 y ı o es muy f´cil dar una prueba natural del teorema fundamental de la teor´ de a ıa extensiones en su versi´n 7.25. o

190

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Quiz´ el lector se pregunte si no hubiera sido mejor olvidarse de los c.p.o.s a arbitrarios y haber desarrollado toda la teor´ de extensiones en t´rminos unicaıa e ´ mente de ´lgebras de Boole completas. La realidad es que, si bien algunos a conceptos de la teor´ de extensiones s´lo se entienden adecuadamente cuando ıa o se conoce la versi´n en t´rminos de ´lgebras de Boole (como es el caso de la o e a relaci´n ∞), tambi´n hay otros que se entienden mejor en t´rminos de c.p.o.s o e e arbitrarios. Por ejemplo, el producto cartesiano B1 × B2 de ´lgebras de Boole a completas tiene estructura natural de ´lgebra de Boole, pero no es completa en a general, por lo que se suele definir B1 × B2 como la compleci´n del producto o cartesiano. As´ el tratamiento de las extensiones gen´ricas con productos de ı, e a ´lgebras completas se entiende mejor si se comprende que en realidad todo depende del producto cartesiano (conjuntista) de las ´lgebras, que es un c.p.o. a denso en el producto cartesiano algebraico. En resumen, hay muchas razones por las cuales es conveniente conocer el aspecto de la teor´ en t´rminos de ´lgebras de Boole, pero tambi´n la posibiıa e a e lidad de trabajar con c.p.o.s arbitrarios. Naturalmente un enfoque alternativo es iniciar la teor´ en t´rminos de ´lgebras de Boole para despu´s generalizar a ıa e a e c.p.o.s arbitrarios (definiendo ∞ en t´rminos de k k). e Terminamos la secci´n probando un teorema importante sobre la teor´ geneo ıa ral de extensiones en el que el uso de ´lgebras de Boole simplifica notablemente a la demostraci´n. o Teorema 7.35 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea G un filtro P-gen´rico sobre M y A ∈ M [G] tal que A ⊂ M . Entonces e existe un modelo transitivo numerable de ZFC al que llamaremos M [A] tal que M ⊂ M [A] ⊂ M [G], ΩM = ΩM [A] y que est´ caracterizado por que si N es un a modelo transitivo de ZF tal que M ⊂ N y A ∈ N entonces M [A] ⊂ N . ´ Demostracion: No perdemos generalidad si suponemos que P es un ´lgebra a de Boole completaM B. Sea A = σG , con σ ∈ M B . Sea C ∈ M tal que A ⊂ C (basta tomar C = Vα ∩ M , donde α = rang A). Sea X = {kˇ ∈ σk | c ∈ C} ∈ M c y llamemos C ∈ M a la sub´lgebra completa generadaM por X en B. Entonces a C est´ completamente contenidaM en B, luego H = G ∩ C es un ultrafiltro a C-gen´rico sobre M (teorema 6.3). Se cumple que e G ∩ X = G ∩ C ∩ X = H ∩ X ∈ M [H], luego Vamos a comprobar que definiendo M [A] = M [H] se cumple lo pedido. Sea, pues, N un modelo transitivo de ZF tal que M ⊂ N y A ∈ N . S´lo tenemos o que probar que H ∈ N , pues entonces M [H] ⊂ N . En principio tenemos que H ∩ X = G ∩ X = {kˇ ∈ σk | c ∈ A} ∈ N. c Llamemos κ = (|C|+ )M . Definimos una sucesi´n {Xα }α≤κ ∈ M mediante o V W V S 0 M X0 = X ∧ α < κ Xα+1 = { Z | Z ⊂ Xα ∪ Xα } ∧ λ ≤ κ Xλ = Xδ .
δ<λ

A = {c ∈ C | kˇ ∈ σk ∈ G ∩ X} ∈ M [H]. c

´ 7.4. Algebras cociente

191

0 0 Notemos que si α < κ entonces W α ∪ Xα ⊂ Xα+1 , pues si a ∈ Xα ∪ Xα basta X tomar Z = {a} ∈ M , de modo que Z = a. Si Z ∈ M cumple Z ⊂ Xκ entonces W |Z|M < κ, luego existe un α < κ tal que Z ⊂ Xα , con lo que Z ∈ Xα+1 ⊂ Xκ . Tambi´n es obvio que si a ∈ Xκ entonces a0 ∈ Xκ , luego Xκ ∈ M es una e sub´lgebra completaM de C y contiene a X, por lo que Xκ = C. a

Definimos ahora una sucesi´n {Hα }α≤κ ∈ N . Partimos de H0 = H ∩ X, que o ya hemos visto que est´ en N . Si α < κ definimos a W 0 Hα+1 = { Z | Z ∈ M ∧ Z ⊂ Xα ∪ Xα ∧ Z ∩ (Hα ∪ (Xα \ Hα )0 ) 6= ∅}.

Notemos que Z ∈ M puede sustituirse por Z ∈ (PC)M ∈ M ⊂ N . As´ es ı f´cil ver que Hα+1 ∈ N . a S Finalmente, si λ ≤ κ definimos Hλ = Hδ . Es claro que toda la consδ<λ

trucci´n es la relativizaci´n a N de una definici´n recurrente, luego la sucesi´n o o o o {Hα }α≤κ est´ en N , como hab´ a ıamos afirmado. Vamos a probar por inducci´n o que Hα = H ∩ Xα , con lo que H = Hκ ∈ N y el teorema quedar´ probado. a

Ciertamente se cumple para α = 0 y si vale para todo δ < λ tambi´n vale e para λ. Supongamos que Hα = H ∩ Xα y ve´moslo para α + 1. Como H es un a 0 ultrafiltro, se cumple que Hα ∪ (Xα \ Hα )0 = H ∩ (Xα ∪ Xα ). En consecuencia todo elemento de Hα+1 est´ por encima de un elemento de H, luego est´ en H. a a Claramente entonces Hα+1 ⊂ H ∩ Xα+1 . W 0 Todo elemento de H ∩Xα+1 es de la forma Z, donde Z ∈ M , Z ⊂ Xα ∪Xα . Basta probar que Z ∩ (Hα ∪ (Xα \ Hα )0 ) 6= ∅, pero es que si se diera el caso contrarioV entonces Z ∩ H W ∅, luego Z 0 ⊂ H y como H es C-gen´rico sobre M = e tambi´n Z 0 ∈ H, luego Z ∈ H, contradicci´n. e / o En general, si M es un modelo transitivo de ZFC y A ⊂ M , no tiene por qu´ existir un m´ e ınimo modelo N de ZFC tal que M ⊂ N y A ∈ N . El teorema anterior nos dice que una condici´n suficiente para que esto ocurra es que A o pertenezca a una extensi´n gen´rica de M . Conviene observar que entonces o e M [A] es tambi´n una extensi´n gen´rica. Otro hecho elemental es que si A = G, e o e entonces M [A] en el sentido del teorema anterior es M [G], por lo que la notaci´n o es consistente.

7.4

´ Algebras cociente

Dedicamos las dos ultimas secciones de este cap´ ´ ıtulo a exponer algunos resultados adicionales que no nos han hecho falta, pero que son poco menos que imprescindibles para trabajar con ´lgebras de Boole. En esta secci´n definiremos a o y estudiaremos el cociente de un ´lgebra de Boole respecto a un filtro. a Tras la definici´n 7.17 hemos dejado como ejercicio comprobar que un ´lgebra o a de Boole B es un anillo conmutativo y unitario con la suma definida por p + q = (p ∧ q 0 ) ∨ (q ∧ p0 ) = (p ∨ q) ∧ (p ∧ q)0 (7.1)

192

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

y el producto ∧. Los elementos neutros son O y 1 y adem´s se cumple que l a p + p = O para todo p ∈ B. Equivalentemente, p = −p. Adem´s I es un ideal a de B en el sentido de la teor´ de anillos. Esto nos permite hablar del anillo ıa cociente de un ´lgebra respecto de un ideal (o, por conveniencia, respecto de un a filtro): Definici´n 7.36 Sea B un ´lgebra de Boole y sean I, F un ideal y un filtro en o a B duales entre s´ Definimos el B la congruencia m´dulo I (o m´dulo F ) en B ı. o o como la relaci´n de equivalencia dada por o pRq syss p + q ∈ I syss (p ↔ q) ∈ F.

(notemos que p + q ∈ I equivale en este contexto a p − q ∈ I, que es la definici´n o usual de congruencia en teor´ de anillos.) ıa Llamaremos B/I = B/F al conjunto cociente respecto a esta relaci´n. El o pr´ximo teorema, cuya prueba es inmediata, muestra que tiene una estructura o natural de ´lgebra de Boole, y se le llama ´lgebra cociente de B determinada a a por I o por F . Teorema 7.37 Sea B un ´lgebra de Boole y sean I, F un ideal y un filtro en a B duales entre s´ Entonces: ı. a) Si p ∈ B, entonces la clase de congruencia de p es [p] = {p + i | i ∈ I}. b) B/I = B/F es un ´lgebra de Boole con las operaciones dadas por a [p] ∧ [q] = [p ∧ q], [p] ∨ [q] = [p ∨ q], [p]0 = [p0 ].

c) La aplicaci´n f : B −→ B/I dada por f (p) = [p] es un epimorfismo de o a ´lgebras al que llamaremos epimorfismo can´nico del cociente. o
Ejercicio: Probar que si f : B −→ C es un epimorfismo de ´lgebras de Boole entonces a I = f −1 [{O} y F = f −1 [{1 son un ideal y un filtro de B duales entre s´ (I es el n´cleo l}] ı u ¯ de f ). Probar que la aplicaci´n f : B/I −→ C dada por f ([p]) = f (p) es un isomorfismo o ¯ de ´lgebras (teorema de isomorf´ a ıa). Ejercicio: Sea B(ZF) el ´lgebra de Lindenbaum de ZF y ([AE]) el ideal generado por a la clase del axioma de elecci´n. Probar que B(ZF)/([AE])∼ B(ZFC). o = Ejercicio: Sea κ un cardinal de cofinalidad µ > ℵ0 . Sean cna(κ) el filtro de Pκ generado por los conjuntos cerrados no acotados en κ y cna(µ) el correspondiente filtro en Pµ. Probar que Pκ/cna(κ) ∼ Pµ/cna(µ). =

Vamos a dar un criterio util para establecer la completitud de un ´lgebra ´ a cociente. Nos basaremos en un criterio general para ´lgebras cualesquiera: a Definici´n 7.38 Si κ es un cardinal infinito, diremos que un ´lgebra de Boole o a B es κ-completa si todo subconjunto de B de cardinal menor que κ tiene supremo (o, equivalentemente, ´ ınfimo).

´ 7.4. Algebras cociente

193

Teorema 7.39 Si B es un ´lgebra de Boole κ-completa y cumple la condici´n a o de cadena κ entonces B es completa. Demostracion: Tomemos X ⊂ B y veamos que X tiene supremo. Sea W ´ Y = {p ∈ B | q ∈ X p ≤ q}. Sea A una anticadena maximal en Y . Claramente W tambi´n es una anticadena en B, luego por hip´tesis |A| < κ y existe A. e o Veamos que este supremo es tambi´n el supremo de X. W W e Si p ∈ X ⊂ Y pero p 6≤ A, entonces O 6= p ∧ ( A)0 ≤ p, de donde W concluimos que p ∧ ( A)0 ∈ Y y es incompatible con todos los elementos de A. Esto permite extender A a una anticadena mayor, en contradicci´n con su o W maximalidad. As´ pues, A es una cota superior de X. ı W Si t es una cota superior de X, tambi´n lo es de Y , luego de A, luego A ≤ t. e W Esto prueba que A es la menor cota superior de X. Ahora daremos condiciones para que un cociente satisfaga las hip´tesis de o este teorema. En primer lugar nos ocupamos de la completitud:

Definici´n 7.40 Sea B un ´lgebra de Boole, sean I, F un ideal y un filtro en o a B, respectivamente, y sea κ un cardinal infinito. I es κ-completo si todo subconjunto de I de cardinal menor que κ tiene supremo y ´ste pertenece a I. e F es κ-completo si todo subconjunto de F de cardinal menor que κ tiene ´ ınfimo y ´ste pertenece a F . e Obviamente un ideal es κ-completo si y s´lo si lo es su filtro dual, y viceversa. o Teorema 7.41 Sea κ un cardinal infinito, B un ´lgebra de Boole κ-completa a e I un ideal κ-completo de B. Entonces el ´lgebra cociente B/I es κ-completa. a Adem´s, para todo X ⊂ B tal que |X| < κ se cumple a ∑ ∏ W W [p] = p .
p∈X p∈X

´ Demostracion: Todo subconjunto de B/I de cardinal menor que∏κ es de ∑ W la forma Y = {[p] | p ∈ X}, donde X ⊂ B, |X| < κ. Claramente p es una
p∈X

cota superior de Y . Si [q] es otra cota superior, entonces [p] ≤ [q] para todo p ∈ X, es decir, p ∧ q 0 ∈ I. Por la completitud de I concluimos que ≥ W ¥ W p ∧ q0 = (p ∧ q 0 ) ∈ I,
p∈X p∈X

luego

p∈X

Consideramos ahora la condici´n de cadena κ: o

W

∏ ∑ ∏ W p ≤ [q]. Esto prueba que p es el supremo de Y .
p∈X

194

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Definici´n 7.42 Sea B un ´lgebra de Boole, I un ideal de B y κ un cardinal o a infinito. Diremos que I cumple la condici´n de cadena κ o que es κ-saturado si o toda anticadena en B \ I tiene cardinal menor que κ. Teorema 7.43 Sea κ un cardinal infinito, sea B un ´lgebra de Boole κ completa a e I un ideal κ-completo de B. Entonces I cumple la c.c.κ si y s´lo si el ´lgebra o a B/I cumple la c.c.κ. ´ Demostracion: Supongamos que I cumple la c.c.κ y sea {[pα ]}α<κ una anticadena en B/I, donde las clases son distintas dos a dos. Podemos suponer V adem´s que α < κ pα ∈ I. As´ si α < β < κ entonces pα ∧ pβ ∈ I. Definimos a / ı, V 0 qβ = pβ ∧ pα .
α<β

As´ si α < β < κ tenemos que qα ∧ qβ ≤ pα ∧ p0 = O, luego {qβ }β<κ es ı, α una anticadena en B. Hemos de probar que est´, de hecho, en B \ I. a Notemos que si α < β entonces pβ ∧ pα ∈ I, luego por la completitud de I W resulta que pβ ∧ pα ∈ I. α<β V 0 W Si qβ ∈ I entonces pβ = (pβ ∧ pα ) ∨ (pβ ∧ pα ) ∈ I, contradicci´n, o
α<β α<β

luego ciertamente tenemos una anticadena en B \ I, lo que a su vez contradice la saturaci´n de I. El rec´ o ıproco es evidente.
Ejercicio: Sea κ un cardinal regular no numerable y sea cna(κ) el filtro en Pκ generado por los subconjuntos cerrados no acotados. Probar que cna(κ) no es κ+ completo, pero que el ´lgebra Pκ/cna(κ) s´ lo es. De hecho es completa. a ı Ejercicio: Sea B el ´lgebra de los subconjuntos de Borel de la recta real y sea I a el ideal de los conjuntos nulos para la medida de Lebesgue. Probar que el ´lgebra a cociente B/I es completa.

7.5

Espacios de Stone

Vamos a probar que toda ´lgebra de Boole es isomorfa a un ´lgebra de a a conjuntos. La prueba nos llevar´ a estudiar una importante relaci´n entre las a o a ´lgebras de Boole y los espacios topol´gicos compactos cero-dimensionales.3 o Definici´n 7.44 Sea B un ´lgebra de Boole. Llamaremos S(B) al conjunto de o a todos los ultrafiltros de B. Para cada p ∈ B definimos Cp = {x ∈ S(B) | p ∈ x}, ˜ B = {Cp | p ∈ B}. Teorema 7.45 (Teorema de representaci´n de Stone) Si B es un ´lgebra o a ˜ de Boole, entonces B es un ´lgebra de conjuntos sobre S(B) y la aplicaci´n a o ˜ h : B −→ B dada por h(p) = Cp es un isomorfismo de ´lgebras. a
3 Recordemos que un espacio topol´gico compacto es cero-dimensional si tiene una base o formada por abiertos-cerrados.

7.5. Espacios de Stone ´ Demostracion: Dados p, q ∈ B, se cumple que x ∈ Cp ∩ Cq syss p ∈ x ∧ q ∈ x syss p ∧ q ∈ x syss x ∈ Cp∧q . As´ pues, Cp∧q = Cp ∩ Cq . Por otra parte, ı x ∈ S(B) \ Cp syss p ∈ x syss p0 ∈ x syss x ∈ Cp0 , / luego Cp0 = S(B) \ Cp .

195

˜ ˜ Esto prueba que B es un ´lgebra de conjuntos y que h : B −→ B es un a epimorfismo de ´lgebras. Para probar que es inyectivo basta ver que su n´cleo a u es trivial. Si p ∈ B cumple h(p) = O, entonces Cp = ∅, con lo que p no pertenece a ning´n ultrafiltro de B, pero todo elemento no nulo de un ´lgebra genera un u a filtro que, a su vez, est´ contenido en un ultrafiltro. Por consiguiente p = O. a En virtud de este teorema, para probar un resultado algebraico (es decir, que se conserve por isomorfismos) sobre ´lgebras de Boole es suficiente probarlo a para ´lgebras de conjuntos. Esto simplifica a menudo las demostraciones. a Veamos ahora que el teorema de Stone se puede refinar notablemente: Definici´n 7.46 Sea B un ´lgebra de Boole. Entonces, por ser un ´lgebra de o a a ˜ conjuntos, B es la base de una topolog´ sobre S(B). Llamaremos espacio de ıa ˜ Stone del ´lgebra B al espacio S(B) con la topolog´ generada por B. a ıa Teorema 7.47 Sea B un ´lgebra de Boole. Entonces S(B) es un espacio coma ˜ pacto cero-dimensional y B es su ´lgebra de abiertos-cerrados. Por consiguiente, a el teorema de representaci´n de Stone afirma que toda ´lgebra de Boole es isoo a morfa al ´lgebra de abiertos-cerrados de su espacio de Stone. a ´ Demostracion: Sean x, y ∈ S(B), x 6= y. Entonces existe un p ∈ x tal que p ∈ y, luego p ∈ x, p0 ∈ y, luego x ∈ Cp ∧ y ∈ Cp0 , y ciertamente Cp ∩ Cp0 = ∅, / luego Cp y Cp0 son entornos disjuntos de x e y. Esto prueba que S(B) es un espacio de Hausdorff. Sea {Gj }j∈J un cubrimiento abierto de S(B). Para cada x ∈ S(B), tomemos jx ∈ J y px ∈ B tales que x ∈ Cpx ⊂ Gjx . Si {Gj }j∈J no admitiera subcubrimientos finitos, tampoco los admitir´ el cubrimiento {Cpx }. Por consiguiente, ıa dados x1 , . . . , xn ∈ S(B), se cumplir´ que Cpx1 ∪ · · · ∪ Cpxn 6= S(B) = C1 , es ıa l decir, px1 ∨ · · · ∨ pxn 6= 1 y as´ p0 1 ∧ · · · ∧ p0 n 6= O. l ı x x Esto significa que la familia {p0 } genera un filtro en B, que a su vez est´ a x contenido en un ultrafiltro y ∈ S(B). Para todo x ∈ S(B) tenemos que p0 ∈ y, luego y ∈ Cp0 y as´ y ∈ Cpx . Esto ı / x x contradice que {Cpx } sea un cubrimiento. ˜ Hemos probado que S(B) es compacto. Claramente los elementos de B son abiertos-cerrados en S(B). De hecho son todos los abiertos-cerrados, pues cualquiera de ellos entonces es uni´n de abiertos de S(B), pero por compacidad o ˜ es uni´n de un n´mero finito de ellos, luego est´ en B. o u a

196

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

Los teoremas siguientes demuestran que hay una correspondencia natural entre las ´lgebras de Boole y los espacios compactos cero-dimensionales. a Teorema 7.48 Sea K un espacio compacto cero-dimensional y sea B su ´lgebra a de abiertos-cerrados. Entonces K es homeomorfo a S(B). ´ Demostracion: Sea f : K −→ S(B) dada por f (x) = {C ∈ B | x ∈ C}. Claramente f (x) es un ultrafiltro en B y f es suprayectiva, pues si p ∈ S(B) entonces p es una familia de cerrados en K con la propiedad de la intersecci´n o finita, luego existe un x ∈ K que pertenece a todos los elementos de p, es decir, tal que p ⊂ f (x). Por la maximalidad de p ha de ser f (x) = p. Si x, y son puntos distintos en K, entonces existe un C ∈ B tal que x ∈ C, y ∈ C, luego C ∈ f (x) \ f (y), lo que prueba que f es inyectiva. / Es f´cil ver que para todo A ∈ B se cumple f −1 [A] = A, lo que prueba que a f es continua y, por compacidad, un homeomorfismo. Teorema 7.49 Sea f : B −→ C un homomorfismo de ´lgebras de Boole. Ena tonces la aplicaci´n f ∗ : S(C) −→ S(B) dada por f ∗ (x) = {p ∈ B | f (p) ∈ x} es o continua. Adem´s f es inyectiva si y s´lo si f ∗ es suprayectiva y f es supraa o yectiva si y s´lo si f ∗ es inyectiva. o ´ Demostracion: Es inmediato comprobar que f ∗ (x) ∈ S(B). Adem´s a (f ) [Cp ] = Cf (p) , luego f ∗ es continua. Si f es inyectiva e y ∈ S(B), es f´cil ver que {f (p) | p ∈ y} tiene la propiedad a de la intersecci´n finita en C, luego est´ contenido en un ultrafiltro x ∈ S(C). o a Es f´cil comprobar as´ mismo que f ∗ (x) = y. a ı
∗ −1

Si f ∗ es suprayectiva y p ∈ B es no nulo, entonces p est´ contenido en un a ultrafiltro y ∈ S(B), que tendr´ una antiimagen x ∈ S(C). As´ p ∈ y = f ∗ (x), a ı luego f (p) ∈ x, luego f (p) 6= O. As´ pues, f es inyectiva. ı

Si f es suprayectiva y f ∗ (x) = f ∗ (y), para ciertos x, y ∈ S(C), entonces para todo p ∈ B se cumple f (p) ∈ x syss f (p) ∈ y, pero esto significa que x = y, luego f ∗ es inyectiva. Si f ∗ es suprayectiva entonces es un homeomorfismo en la imagen, luego, dado q ∈ C, se cumple que f ∗ [Cq ] es abierto en f ∗ [S(C)], con lo que f ∗ [Cq ] = f ∗ [S(C)] ∩ A, donde A es un abierto en S(B). Tenemos que A es uni´n de o abiertos b´sicos de B, los cuales forman un cubrimiento abierto del compacto a f ∗ [Cq ], luego podemos extraer un subcubrimiento finito cuya uni´n es un abierto o b´sico Cp tal que f ∗ [Cq ] ⊂ Cp ⊂ A. Por consiguiente f ∗ [Cq ] = f ∗ [S(C)] ∩ Cp . a Esto implica que Cq = (f ∗ )−1 [Cp ], luego V x ∈ S(C)(x ∈ Cq ↔ f ∗ (x) ∈ Cp ), luego luego V x ∈ S(C)(x ∈ Cq ↔ p ∈ f ∗ (x)), V x ∈ S(C)(x ∈ Cq ↔ f (p) ∈ x),

7.5. Espacios de Stone luego V x ∈ S(C)(x ∈ Cq ↔ c ∈ Cf (p) ),

197

y esto significa que Cq = Cf (p) , por lo que f (p) = q. As´ pues, f es suprayectiva. ı

Teorema 7.50 Sean B y C dos ´lgebras de Boole y sea f : S(B) −→ S(C) una a aplicaci´n continua. Entonces la aplicaci´n f ∗ : C −→ B que a cada q ∈ C le o o asigna el unico p ∈ B tal que f −1 [Cq ] = Cp es un homomorfismo de ´lgebras. ´ a Adem´s f ∗∗ = f . Si g : B −→ C es un homomorfismo de ´lgebras, tambi´n se a a e cumple que g ∗∗ = g. ´ Demostracion: No tiene ninguna dificultad probar que f ∗ es un homomorfismo. Si x ∈ S(B), entonces f ∗∗ (x) = {q ∈ C | f ∗ (q) ∈ x} = {q ∈ C | x ∈ Cf ∗ (q) } = {q ∈ C | x ∈ f −1 [Cq ]} Si g : B −→ C es un homomorfismo de ´lgebras y p ∈ B, entonces g ∗∗ (p) = q a es equivalente a las f´rmulas siguientes: o (g ∗ )−1 [Cp ] = Cq V x ∈ S(C)(p ∈ g ∗ (x) ↔ q ∈ x) V x ∈ S(C)(g(p) ∈ x ↔ q ∈ x) V x ∈ S(C)(x ∈ Cg(p) ↔ x ∈ Cq ), Cg(p) = Cq , luego g ∗∗ (p) = q syss g(p) = q, es decir, g ∗∗ = g. En definitiva, tenemos que a cada ´lgebra de Boole le corresponde un espacio a compacto cero-dimensional (su espacio de Stone) y a cada espacio compacto cero-dimensional le corresponde un ´lgebra de Boole (su ´lgebra de abiertosa a cerrados). Adem´s los homomorfismos de ´lgebras se corresponden con las a a aplicaciones continuas, de modo que los isomorfismos se corresponden con los homeomorfismos. De este modo ´lgebras isomorfas tienen espacios de Stone a homeomorfos y viceversa. Existe una correspondencia biun´ ıvoca entre los filtros de un ´lgebra de Boole a B y los cerrados de su espacio de Stone. Concretamente, para cada filtro F , el epimorfismo can´nico p : B −→ B/F se corresponde con una aplicaci´n inyectiva o o y continua p∗ : S(B/F ) −→ S(B) que determina el cerrado CF = p∗ [S(B/F )]. Rec´ ıprocamente, si C ⊂ S(B) es un cerrado, la inclusi´n i : C −→ S(B) se o corresponde con un epimorfismo i∗ : B −→ C, donde C es el ´lgebra de abiertosa cerrados de C. Entonces FC = (i∗ )−1 [{1 es un filtro en B y es f´cil ver que l}] a estas dos correspondencias que hemos definido son mutuamente inversas. Si B es un ´lgebra de Boole y p ∈ B, entonces p es un ´tomo si y s´lo si no a a o tiene extensiones no nulas, si y s´lo si Cp no contiene estrictamente abiertos no o = {q ∈ C | f (x) ∈ Cq } = {q ∈ C | q ∈ f (x)} = f (x).

198

´ Cap´ ıtulo 7. Algebras de Boole

vac´ si y s´lo si Cp = {x} para cierto x ∈ S(B), que ser´ un punto aislado. ıos, o a Rec´ ıprocamente, todo punto aislado determina un abierto b´sico de S(B) que a a su vez determina un ´tomo de B. Es f´cil ver que estas correspondencias son a a mutuamente inversas, de modo que existe una biyecci´n entre los ´tomos de un o a a ´lgebra de Boole y los puntos aislados de su espacio de Stone. Un ´lgebra de Boole es at´mica si y s´lo si el conjunto de sus ´tomos es a o o a denso, lo cual equivale a que los puntos aislados en S(B) sean un conjunto denso.
Ejercicio: Sea B un ´lgebra de Boole at´mica y A el conjunto de sus ´tomos. Probar a o a que la aplicaci´n f : B −→ PA dada por f (p) = {q ∈ A | q ≤ p} es un monomorfismo o denso. En particular si B es completa es un isomorfismo, luego las unicas ´lgebras ´ a completas at´micas son, salvo isomorfismo, las ´lgebras PX. o a Ejercicio: Probar que toda ´lgebra de Boole finita es isomorfa a Pn, para cierto a n ∈ ω.

Teorema 7.51 Un ´lgebra de Boole B es completa si y s´lo si su espacio de a o Stone es extremadamente disconexo, es decir, las clausuras de sus abiertos son abiertas. ´ Demostracion: Supongamos que B es completa y sea A un abierto en S(B). Entonces A es uni´n de una familia X de abiertos-cerrados. Sea S el supremo de o X en el ´lgebra de abiertos cerrados. Claramente A ⊂ S y, como S es cerrado, a cl A ⊂ S. El abierto S \ cl A ha de ser vac´ o de lo contrario contendr´ un ıo, ıa abierto-cerrado no vac´ B, y entonces S \B ser´ una cota superior de X menor ıo ıa que S, lo cual es imposible. Por consiguiente cl A = S es abierto. Rec´ ıprocamente, si S(B) es extremadamente disconexo y X es una familia S de abiertos-cerrados en S(B), es f´cil ver que cl a A es el supremo de X.
A∈X

Cap´ ıtulo VIII

El problema de Suslin
En 1920 apareci´ la revista Fundamenta Mathematicae, en cuyo primer o n´mero M. Suslin formul´ la conjetura que hoy se conoce como la hip´tesis u o o de Suslin (HS). Esta hip´tesis result´ ser independiente de los axiomas de la o o teor´ de conjuntos. Concretamente, en 1968 S. Tennenbaum y T.J. Jech enıa contraron modelos donde falla la hip´tesis de Suslin. Poco despu´s R.B. Jensen o e demostr´ que ¬HS se deduce del axioma de constructibilidad. Finalmente, en o 1971 R.M. Solovay y S. Tennenbaum demostraron con una extensi´n gen´rica o e la consistencia de la hip´tesis de Suslin. o La soluci´n del problema de Suslin fue el siguiente gran ´xito de la teor´ o e ıa de conjuntos despu´s de zanjar el problema del continuo de Cantor y de la e consistencia del axioma de elecci´n. Cabe se˜alar que la respuesta al problema o n de Suslin no se obtuvo como mera aplicaci´n de las t´cnicas desarrolladas para o e el problema de la hip´tesis del continuo, sino que requiri´ nuevos resultados o o y dio lugar a nuevas ideas, que a su vez han sido utiles para abordar muchos ´ otros problemas. De hecho, el planteamiento general de la teor´ de extensiones ıa gen´ricas que hemos expuesto en los cap´ e ıtulos anteriores dista mucho del enfoque original de Cohen y debe bastante al trabajo de Tennenbaum y muchos m´s. a Todo esto hace que si queremos alcanzar un buen conocimiento de las t´ce nicas b´sicas de pruebas de consistencia conviene que conozcamos tambi´n el a e tratamiento del problema de Suslin.

8.1

La hip´tesis de Suslin o

Cantor hab´ dado gran importancia a caracterizar los tipos de orden m´s ıa a importantes. As´ por ejemplo, es claro que un conjunto est´ ordenado como el ı, a conjunto de los n´meros naturales si est´ bien ordenado y todos sus elementos u a distintos del m´ ınimo tienen un inmediato anterior. La caracterizaci´n del orden o de los n´meros racionales viene dada por el teorema siguiente: u Teorema 8.1 Un conjunto totalmente ordenado D es semejante al conjunto Q de los n´meros racionales si y s´lo si cumple las propiedades siguientes: u o 199

200 a) D es numerable. b) D no tiene m´ximo ni m´ a ınimo.

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

c) D es denso en s´ mismo, es decir, entre cada par de sus elementos hay un ı tercero. ´ Demostracion: Sea Q = {qn | n ∈ ω} y sea D = {dn | n ∈ ω}. Definimos f : Q −→ D mediante el siguiente proceso recurrente: Hacemos f (q0 ) = d0 y si ya est´n definidos f (q0 ), . . . , f (qn ), definimos f (qn+1 ) = dm , donde m es el a m´ ınimo natural tal que qm est´ respecto a f (q0 ), . . . , f (qn ) en la misma posici´n a o en que qn+1 est´ respecto a q0 , . . . , qn . Las hip´tesis b) y c) garantizan la a o existencia de m. Claramente f as´ definida es inyectiva y conserva el orden. S´lo hay que ı o probar que es suprayectiva. Supongamos que d0 , . . . , dn tienen antiimagen f (qik ) = dk . Sea r el m´ximo de i1 , . . . , ik y sea s el m´ a ınimo natural tal que qs est´ respecto a q0 , . . . , qr en la misma posici´n que dn+1 respecto a a o f (q0 ), . . . , f (qr ). Entonces f (qs ) = dt , donde t es el m´ ınimo n´mero natural tal u que dt est´ respecto a f (q0 ), . . . , f (qs−1 ) en la misma posici´n que qs respecto a o a q0 , . . . , qs−1 , y ´se es claramente n + 1, luego f (qs ) = qn+1 . e A partir de aqu´ Cantor caracteriz´ el tipo de orden de los n´meros reales: ı, o u Teorema 8.2 Un conjunto totalmente ordenado X es semejante al conjunto R de los n´meros reales si y s´lo si cumple las propiedades siguientes: u o a) X es denso en s´ mismo y no tiene m´ximo ni m´ ı a ınimo. b) X es completo, es decir, todo subconjunto no vac´ y acotado superiorıo mente tiene supremo. c) X es separable, es decir, tiene un subconjunto denso numerable (un subconjunto D tal que todo intervalo abierto no vac´ de X corta a D). ıo ´ Demostracion: De a) y b) se sigue que el conjunto denso D ha de ser denso en s´ mismo y no puede tener m´ximo ni m´ ı a ınimo. Por consiguiente el ¯ teorema anterior nos da una semejanza f : Q −→ D. Definimos f : R −→ X mediante ¯ f (r) = sup{f (q) | q < r}.
X

¯ a Es inmediato comprobar que f est´ bien definida y extiende a f . Igualmente −1 : X −→ R y entonces f ◦ f −1 conserva el orden y es la ¯ podemos definir f identidad en Q, de donde se sigue inmediatamente que es la identidad en R. ¯ ¯ Similarmente f −1 ◦ f es la identidad en X, y por consiguiente f es biyectiva. La conjetura de Suslin era que en el teorema anterior es posible sustituir la condici´n c) por una condici´n claramente m´s d´bil, a saber: o o a e c0 ) X cumple la condici´n de cadena numerable, es decir, toda familia de o intervalos en X disjuntos dos a dos es a lo sumo numerable. Es obvio que c) implica c0 ).

8.1. La hip´tesis de Suslin o

201

Definici´n 8.3 Un conjunto totalmente ordenado X que cumpla a), b) y c0 ) o pero que no cumpla c) es una recta de Suslin. La hip´tesis de Suslin es la o sentencia HS: No existen rectas de Suslin. En realidad las propiedades a) y b) resultan ser irrelevantes: Teorema 8.4 Son equivalentes: a) Existe un conjunto totalmente ordenado con la condici´n de cadena nuo merable no separable. b) Existe un conjunto ordenado denso en s´ mismo, sin extremos, con la ı condici´n de cadena numerable y en la que ning´n intervalo es separable. o u c) Existe una recta de Suslin en la que ning´n intervalo es separable. u d) Existe una recta de Suslin. ´ Demostracion: S´lo hay que probar que a) implica b) y que b) implica c). o Sea Y un conjunto totalmente ordenado que cumpla b) y consideremos la relaci´n en Y dada por x ∼ y si y s´lo si el intervalo comprendido entre ellos, o o ]x, y[ o ]y, x[, es separable. (Consideramos que un intervalo finito o incluso vac´ es separable.) Es inmediato comprobar que se trata de una relaci´n de ıo o equivalencia. Llamamos X al conjunto cociente. Veamos que si [x] = [y] ∈ X y x < z < y, entonces [x] = [z] = [y]. En efecto, tenemos que ]x, y[ es separable, luego ]x, z[ tambi´n lo es. e De aqu´ se sigue f´cilmente que si [x1 ] = [x2 ], [y1 ] = [y2 ], entonces ı a x1 < y1 ↔ x2 < y2 . Por consiguiente podemos definir la relaci´n de orden total en X dada por o [x] ≤ [y] ↔ x ≤ y. Vamos a probar que X cumple b). En primer lugar probamos que si I ∈ X entonces I es un subconjunto separable de Y . En efecto, sea M una familia maximal de intervalos abiertos no vac´ disıos juntos dos a dos con extremos en I. Como Y cumple la condici´n de cadena o numerable, tenemos que M es numerable. Digamos que M = {]xn , yn [ | n ∈ ω}. Como xn , yn ∈ I, tenemos que xn ∼ yn , luego ]xn , yn [ S separable. Sea Dn es un subconjunto denso numerable de ]xn , yn [. Sea D = Dn ⊂ I numerable. n∈ω Veamos que es denso en I. Sea ]x, y[ un intervalo abierto no vac´ con x, y ∈ I. La maximalidad de ıo M implica que existe un n ∈ ω tal que ]xn , yn [ ∩ ]x, y[ 6= ∅. Esta intersecci´n o contiene un intervalo no vac´ luego corta a Dn , luego a D, luego ]x, y[∩D 6= ∅. ıo,

202

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

En particular concluimos que X tiene al menos dos puntos, pues en otro caso X = {Y } y tendr´ ıamos que Y ser´ separable. ıa Veamos que X es denso en s´ mismo (en particular es infinito). ı Sean [x] < [y] dos elementos de X y supongamos que no hay ning´n otro u elemento entre ambos. Supongamos que x < z < y. Entonces [x] ≤ [z] ≤ [y], luego [x] = [z] o [z] = [y], luego z ∈ [x] ∪ [y]. As´ pues, ]x, y[ ⊂ [x] ∪ [y]. Como ı [x] e [y] son subconjuntos separables de Y , tambi´n lo es su uni´n y tambi´n lo e o e es ]x, y[, luego [x] = [y], contradicci´n. o Veamos que X cumple la condici´n de cadena numerable. o ©§ £™ Supongamos que [xα ], [yα ] α<ω1 es una familia de intervalos de X disjuntos dos a dos. Tomando intervalos estrictamente contenidos en los dados, podemos exigir que [xα ] 6= [yβ ] para todo α, β < ω1 . Como los intervalos de X son no vac´ ıos, es claro que ]xα , yα [ 6= ∅. M´s a a´n, son disjuntos dos a dos, pues si existe z ∈ ]xα , yα [ ∩ ]xβ , yβ [, entonces [z] = u [xα ] ∨ [z] = [yα ] y, por otra parte, [z] = [xβ ] ∨ [z] = [yβ ], luego [z] = [xα ] = [xβ ] o bien [z] = [yα ] = [yβ ], pero esto s´lo es posible si α = β. o As´ pues, la familia {]xα , yα [}α<ω1 contradice la condici´n de cadena numeı o rable de Y . Veamos que ning´n intervalo abierto de X es separable. u § £ Supongamos que un intervalo [x], [y] en X tiene un subconjunto denso numerable {dn | S ∈ ω}. n Sea H = L ⊂ Y . Es claro que ]x, y[ ⊂ H, luego si probamos que
[x]≤L≤[y]

H es separable tendremos que ]x, y[ tambi´n lo ser´, luego [x] = [y], lo cual es e a absurdo, pues hemos tomado [x] < [y]. Observemos que el conjunto de las clases [x] ≤ L ≤ [y] con m´s de dos puntos a ha de ser numerable, pues de cada una de ellas obtenemos un intervalo en Y no vac´ con los cuales se forma una anticadena en Y . Sea {Ln }n<ω el conjunto ıo de estas clases. Sabemos que Ln contiene un conjunto denso numerable Dn . Sea D la uni´n de todos los conjuntos Dn m´s un elemento de cada clase dn . o a Entonces D es denso en H, pues si u < v son elementos de H y ]u, v[ 6= ∅, o bien [u] = [v] = Ln y entonces ]u, v[ ∩ Dn 6= ∅, o bien [u] < [v], en cuyo caso existe n tal que [u] < dn < [v], con lo que tambi´n ]u, v[ ∩ D 6= ∅. e

As´ X cumple b) salvo por el hecho de que puede tener m´ximo o m´ ı a ınimo elemento. Ahora bien, como X es denso en s´ mismo, si eliminamos los posibles ı m´ximo y m´ a ınimo, obtenemos un nuevo conjunto ordenado ya no tiene m´ximo a ni m´ ınimo y sigue cumpliendo las otras propiedades. Ahora veamos que b) implica c). Sea X un conjunto totalmente ordenado en las condiciones de b) y vamos a construir otro W que cumpla c). El proceso es el mismo por el que se construye R a partir de Q. Llamamos W al conjunto de todos los subconjuntos S de X que cumplen:

´ 8.2. Arboles a) S 6= ∅ ∧ S 6= X, V V b) x ∈ X y ∈ S(x < y → x ∈ S), V W c) x ∈ S y ∈ S x < y.

203

Se cumple que W est´ totalmente ordenado por la inclusi´n, pues si tomamos a o S1 , S2 ∈ W y existe x ∈ S2 \ S1 , entonces todo y ∈ S1 cumple y < x por b) y por consiguiente y ∈ S2 por b) otra vez. As´ pues, S1 ⊂ S2 . ı La aplicaci´n i : X −→ W dada por i(x) = {y ∈ X | y < x} es inyectiva, o conserva el orden y su imagen es densa en W . En efecto, si x1 < x2 , existe z ∈ X tal que x1 < z < x2 , luego i(x1 ) < i(x2 ) (ya que z ∈ i(x2 )\i(x1 )). Si S1 < S2 son dos elementos de W , entonces existe x ∈ X tal que x ∈ S2 \S1 y por la propiedad c) existen y, z ∈ S2 tales que x < y < z. As´ pues, S1 ≤ i(x) < i(y) < i(z) ≤ S2 . ı De aqu´ se sigue que W es denso en s´ mismo. Tambi´n es f´cil ver que W no ı ı e a tiene m´ximo ni m´ a ınimo. Si existiera una familia no numerable de intervalos no vac´ disjuntos dos a dos en W , dentro de cada uno de ellos podr´ ıos ıamos tomar un intervalo no vac´ con extremos en i[X], y as´ obtendr´ ıo ı ıamos una familia igual en X. Por lo tanto W cumple la condici´n de cadena numerable. o Si un intervalo ]S1 , S2 [ en W tuviera un subconjunto denso numerable, tomamos x, y ∈ X tales que S1 ≤ i(x) < i(y) ≤ S2 . Sea D un subconjunto denso numerable en ]i(x), i(y)[. Para cada intervalo ]D1 , D2 [ con extremos en D tomamos un punto u ∈ ]x, y[ tal que i(u) ∈ ]D1 , D2 [. As´ obtenemos un subconjunto numerable de ]x, y[ que ı claramente es denso, contradicci´n. o Veamos finalmente que W es completo. Sea A ⊂ W un conjunto no vac´ y ıo S acotado superiormente. Sea T = S. Es inmediato comprobar que T ∈ W y S∈A que es el supremo de A. Por consiguiente la hip´tesis de Suslin equivale a que un conjunto totalmente o ordenado es separable si y s´lo si cumple la condici´n de cadena numerable. o o El primer paso en la soluci´n del problema de Suslin lo dio G. Kurepa en o 1935 al demostrar que la hip´tesis de Suslin admite un enunciado equivalente o en t´rminos de ´rboles. Dedicamos la secci´n siguiente a estudiar el concepto e a o de ´rbol y su relaci´n con el problema de Suslin. a o

8.2

´ Arboles

Definici´n 8.5 Un ´rbol es un conjunto parcialmente ordenado (A, ≤) tal que, o a para todo x ∈ A, el segmento A< = {a ∈ A | a < x} est´ bien ordenado. a x Si x ∈ A, se llama altura de x a altA x = ordA< . x Si α ∈ Ω, se llama nivel α-´simo de A al conjunto e Nivα A = {x ∈ A | altA x = α}.

204

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

Se llama altura de A al m´ ınimo ordinal altA = α tal que Nivα A = ∅. Es f´cil ver que a S altA = (altA x + 1).
x∈A

Dos elementos x, y ∈ A son compatibles si x ≤ y ∨ y ≤ x. En caso contrario se dice que son incompatibles y se representa por x ⊥ y. Un subconjunto C ⊂ A es una cadena si sus elementos son compatibles dos a dos, es decir, si est´ totalmente ordenado y, por consiguiente, bien ordenado. a Un subconjunto R ⊂ A es una rama si es una cadena maximal respecto a la inclusi´n. Por el lema de Zorn, toda cadena se extiende hasta una rama. o Llamaremos altura de R a S altA R = ordR = (altA x + 1).
x∈R

Un subconjunto C ⊂ A es un camino si es una rama tal que altA C = altA, es decir, si es una rama que corta a todos los niveles no vac´ de A. ıos

Un subconjunto C ⊂ A es una anticadena si sus elementos son incompatibles dos a dos. Claramente los niveles son anticadenas. Un subconjunto A0 ⊂ A es un sub´rbol de A si a V V x ∈ A y ∈ A0 (x < y → x ∈ A0 ). He aqu´ un ejemplo de ´rbol de altura 6: ı a Camino

Claramente esto implica que si x ∈ A0 entonces altA x = altA0 x.

Nivel 3 Rama

Nivel 0 Los conceptos que hemos definido en los cap´ ıtulos anteriores para c.p.o.s se ajustan a los que acabamos de definir para ´rboles a condici´n de que los a o pongamos “copa abajo”. M´s concretamente, si definimos en A la relaci´n a o a ≤∗ b ↔ b ≤ a, entonces (A, ≤∗ ) es un c.p.o. tal que dos elementos de A son incompatibles en (A, ≤∗ ) como c.p.o. si y s´lo si lo son en (A, ≤) como o a ´rbol. Igualmente coinciden los conceptos de cadena o anticadena. A tendr´ a un m´ximo como c.p.o. si y s´lo si |Niv0 A| = 1, es decir, si el ´rbol tiene un a o a

´ 8.2. Arboles

205

solo tallo. El teorema siguiente muestra, entre otras cosas, que normalmente podemos exigir que sea as´ ı. Si κ es un cardinal, un κ-´rbol es un ´rbol de altura κ cuyos niveles tienen a a todos cardinal menor que κ. Diremos que un κ-´rbol A est´ bien podado si |Niv0 A| = 1 y a a V V W x ∈ A α < κ(altA x < α → y ∈ Nivα A x < y).

En otras palabras, un ´rbol est´ bien podado si tiene un unico tallo y desde a a ´ cualquiera de sus puntos se puede ascender hasta cualquier altura. Casi siempre se puede podar bien un ´rbol: a Teorema 8.6 Si κ es un cardinal regular y A es un κ-´rbol, entonces A tiene a un κ-sub´rbol bien podado. a ´ Demostracion: Sea A0 = {x ∈ A | |{z ∈ A | x < z}| = κ}. Claramente A0 es un sub´rbol de A. Ciertamente no es vac´ pues a ıo, S A= {y ∈ A | x ≤ y},
x∈Niv0 A

y como |Niv0 A| < κ, ha de haber un x ∈ Niv0 A tal que |{y ∈ A | x ≤ y}| = κ, es decir, tal que x ∈ A0 . Sea x ∈ A0 y α < κ tal que altA x < α. Sea Y = {y ∈ Nivα A | x < y}. Entonces {z ∈ A | x < z} = {z ∈ A | x < z ∧ altA z ≤ α} ∪ {z ∈ A | x < z ∧ altA z > α}. Por definici´n de A0 , el primer conjunto de la l´ o ınea anterior tiene cardinal κ, S el segundo tiene cardinal menor que κ, pues est´ contenido en a Nivβ A, κ es β≤α regular y los niveles tienen cardinal menor que κ. Por consiguiente, el tercer conjunto ha de tener cardinal κ, pero S {z ∈ A | x < z ∧ altA z > α} = {z ∈ A | y < z ∧ altA z > α},
y∈Y

y |Y | ≤ |Nivα A| < κ, por lo que ha de existir un y ∈ Y tal que1 |{z ∈ A | y < z ∧ altA z > α}| = κ.

En particular |{z ∈ A | x < z}| = κ, con lo que y ∈ A0 . As´ hemos probado ı que V V W x ∈ A0 α < κ(altA x < α → y ∈ Nivα A0 x < y).

En particular esto implica que A0 es un κ-´rbol. Para estar bien podado s´lo a o le falta tener un unico tallo. Ahora bien, si x ∈ Niv0 A0 , es inmediato comprobar ´ que B = {y ∈ A0 | x ≤ y} es un κ-sub´rbol bien podado de A0 , luego de A. a
1 Notemos

que la condici´n altA z > α es redundante, pues se sigue de la definici´n de Y . o o

206

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

Kurepa demostr´ que la existencia de una recta de Suslin equivale a la exiso tencia de un ℵ1 -´rbol con ciertas peculiaridades. Antes de introducir este tipo a de ´rboles vamos a probar un par de resultados que nos familiaricen con el a comportamiento de los ´rboles respecto al tipo de cuestiones que nos van a a interesar. Teorema 8.7 (K¨nig) Todo ℵ0 -´rbol tiene un camino. o a

´ Demostracion: Sea A un ℵ0 -´rbol y sea A0 un sub´rbol bien podado. a a Entonces hay un x0 ∈ Niv0 A0 , hay un x1 ∈ Niv1 A0 tal que x0 < x1 , hay un x2 ∈ Niv2 A0 tal que x1 < x2 , y por recurrencia construimos un conjunto C = {xn | n ∈ ω} que claramente es un camino en A.

As´ pues, si un ´rbol llega hasta cualquier altura finita, podemos encontrar ı a un camino que nos lleve tan arriba como queramos, sin que se corte inesperadamente. Esto, que parece obvio, no es necesariamente cierto si consideramos ℵ1 -´rboles: a Definici´n 8.8 Un ´rbol de Aronszajn es un ℵ1 -´rbol cuyas cadenas son todas o a a numerables, es decir, que no tiene caminos. Claramente, si A es un ´rbol de Aronszajn y A0 es un sub´rbol bien podado, a a entonces A0 es un ´rbol de Aronszajn bien podado. a La situaci´n es curiosa: Imaginemos que estamos en el tallo x0 de un ´rbol o a de Aronszajn bien podado y nos disponemos a trepar por ´l lo m´s alto que e a podamos. Tenemos varias opciones para pasar al nivel 1, pero no importa cu´l tomemos, pues desde cualquier punto x1 del nivel 1 podemos llegar hasta a cualquier otro nivel. Igualmente no importa a qu´ punto x2 del nivel 2 saltemos, e pues desde ´l se podr´ llegar seguro a cualquier altura. Pero cuando hayamos e a dado ω pasos por la ruta x0 < x1 < x2 < · · · podemos encontrarnos con que la rama se acaba aqu´ que no hay ning´n punto en el ´rbol mayor que todos ı, u a estos. Podemos rectificar la ruta desde cualquier paso previo para garantizar que llegamos al nivel ω. Por ejemplo, si estamos dispuestos a cambiar a partir del nivel 2 tomamos un xω > x1 y seguimos el camino x0 < x1 < x0 < x0 < · · · < xω 2 2 formado por los nudos anteriores a xω . A partir de aqu´ podemos pasar a un ı xω+1 en el nivel ω + 1, etc., hasta determinar una cadena x0 < x1 < x2 < x2 < · · · < xω < xω+1 < xω+2 < · · · pero de nuevo podemos encontrarnos con que esta rama se acaba aqu´ y que ı, para llegar m´s arriba hubiera sido necesario desviarse en cualquiera de los paa sos previos. El hecho de que A sea un ´rbol de Aronszajn significa precisamente a que, tarde o temprano, hagamos lo que hagamos, terminaremos en una rama numerable que no puede prolongarse m´s. Podemos subir tan alto como queraa mos, pero siempre llegar´ un momento en que para seguir subiendo tendremos a que bajar un poco y cambiar de direcci´n. Esta es la caracter´ o ´ ıstica de los ´rboles a de Aronszajn. La existencia de ´rboles tan peculiares es dudosa, pero vamos a disipar la a duda construyendo uno.

´ 8.2. Arboles

207

Definici´n 8.9 Si I es un conjunto no vac´ y α un ordinal, llamaremos ´rbol o ıo a completo I-´dico de altura α al conjunto I <α con el orden dado por la inclusi´n. a o Es claro que I <α es un ´rbol de altura α cuyo nivel β (para β < α) es I β . a Teorema 8.10 (Aronszajn) Existe un ´rbol de Aronszajn. a ´ Demostracion: Partiremos de A = {s ∈ ω <ω1 | s es inyectiva}, que es un sub´rbol de ω <ω1 . Es claro que para cada α < ω1 se cumple que a Nivα A = {s ∈ α ω | s es inyectiva} 6= ∅, luego altA = ℵ1 . Si C fuera una cadena no numerable en A entonces f = S

a

a∈C

es una funci´n, porque los elementos de C son compatibles, y habr´ de ser o ıa f : ω1 −→ ω inyectiva, lo cual es absurdo. Por lo tanto las cadenas de A son numerables. Sin embargo, A no es un ´rbol de Aronszajn porque sus niveles a son no numerables. Definimos en cada conjunto α ω la relaci´n de equivalencia dada por o s ≈ t ↔ {β < α | s(β) 6= t(β)} es finito. Veamos por inducci´n que existe una sucesi´n {sα }α<ω1 tal que o o a) sα ∈ α ω es inyectiva, b) Si α < β < ω1 , entonces sα ≈ sβ |α , c) ω \ sα [α] es infinito. Tomamos s0 = ∅. Definido sα , tomamos cualquier n ∈ ω \ sα [α] y es f´cil a ver que sα+1 = sα ∪ {(α, n)} cumple lo pedido. Supongamos definidos {sδ }δ<λ , para un l´ ımite λ < ω1 . Sea {αn }n<ω una sucesi´n cofinal creciente en λ. Vamos a definir una suo cesi´n de aplicaciones inyectivas tn : αn −→ ω tales que t0 = sα0 y para todo o n ∈ ω se cumpla tn ≈ sαn ∧ tn+1 |αn = tn . Supuesto que est´n definidas t0 , . . . , tn , definimos tn+1 : αn+1 −→ ω mee diante  si β < αn ,  tn (β) si αn ≤ β y sαn+1 (β) ∈ tn [αn ], / tn+1 (β) = sαn+1 (β)  m´ ın(ω \ (tn [αn ] ∪ sαn+1 [αn+1 ])) si αn ≤ β y sαn+1 (β) ∈ tn [αn ].

Como sαn coincide con tn salvo en un n´mero finito de casos, s´lo puede u o ocurrir sαn+1 (β) ∈ tn [αn ] en un n´mero finito de casos. Por lo tanto se cumple u sαn+1 ≈ tn+1 . S Sea t = tn . Claramente t : λ −→ ω inyectiva. Definimos sλ : λ −→ ω mediante n∈ω Ω t(α2n ) si β = αn , sλ (β) = t(β) en otro caso.

208

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

De este modo, si α < λ ser´ α < αn para cierto n < ω, y entonces sλ |α ≈ tn |α a (pues se diferencian a lo sumo en α0 , . . . , αn−1 ), luego sλ |α ≈ sαn |α ≈ sα . Adem´s {t(α2n+1 ) | n ∈ ω} ⊂ ω \ sλ [λ], con lo que este ultimo conjunto es a ´ infinito y se cumple todo lo pedido. S Definimos A∗ = {t ∈ Nivα A | t ≈ sα }. As´ A∗ es un sub´rbol de A, ı a
α<ω1

pues si x ∈ A∗ , y ∈ A, y < x, digamos que altA x = α, altA y = β, entonces x ≈ sα , luego y = x|β ≈ sα |β ≈ sβ y por consiguiente y ∈ A∗ . Para cada α < ω1 se cumple que sα ∈ Nivα A∗ , luego altA∗ = ℵ1 . Como en A no hay cadenas numerables, tampoco las hay en A∗ . Finalmente, S Nivα A∗ = {t ∈ α ω | t ≈ sα ∧ t inyectiva} = {t ∈ α ω | t|α\x = sα |α\x },
finito
x⊂α

y el miembro derecho es una uni´n numerable de conjuntos numerables. Cono cluimos que A∗ es un ´rbol de Aronszajn. a Definici´n 8.11 Un ´rbol de Suslin es un ´rbol A tal que |A| = ℵ1 cuyas o a a cadenas y anticadenas son todas numerables. Notemos que un ´rbol de Suslin es un ℵ1 -´rbol, pues un elemento de altura a a mayor o igual que ℵ1 determinar´ una cadena no numerable bajo s´ y, por otro ıa ı lado, como los niveles son anticadenas, son numerables, y ha de haber al menos ℵ1 niveles no vac´ para que el cardinal del ´rbol pueda ser ℵ1 . ıos a As´ pues, un ´rbol de Suslin puede definirse como un ´rbol de Aronszajn ı a a cuyas anticadenas son numerables. Todo ℵ1 -sub´rbol bien podado de un ´rbol de Suslin es un ´rbol de Suslin a a a bien podado, por lo que si existe un ´rbol de Suslin, existe uno bien podado. a M´s a´n: a u Diremos que un ´rbol A est´ ramificado si todo x ∈ A tiene extensiones a a incompatibles, es decir, si el conjunto {y ∈ A | x < y} no est´ totalmente a ordenado (equivalentemente, si el c.p.o. que resulta de poner A “copa abajo” es no at´mico). o Teorema 8.12 Todo ´rbol de Suslin bien podado est´ ramificado. a a ´ Demostracion: Sea A un ´rbol de Suslin bien podado. Sea y ∈ A. Sea C a una cadena maximal que contenga a y. Entonces C es numerable, luego existe un ordinal α < ω1 tal que alt C < α. Como A est´ bien podado existe un x ∈ A a de altura α tal que y < x. No puede ocurrir que todos los elementos de C est´n e bajo x, luego tomando un x0 ∈ C con y < x0 que no est´ bajo x, tenemos que x e y x0 son extensiones incompatibles de y. Por lo tanto A est´ ramificado. a Esto tiene inter´s porque la condici´n de Suslin se simplifica un tanto sobre e o los ´rboles ramificados. a

´ 8.2. Arboles

209

Teorema 8.13 Si A es un ℵ1 -´rbol ramificado en el que toda anticadena maa ximal es numerable, entonces A es un ´rbol de Suslin. a ´ Demostracion: Toda anticadena est´ contenida en una anticadena maxia mal, luego todas las anticadenas de A son numerables. Si A tuviera una cadena no numerable, podr´ ıamos tomarla maximal, llam´mosla B. Entonces B corta e a todos los niveles no vac´ de A. Para cada x ∈ A, sea f (x) > x tal que ıos f (x) ∈ B (existe porque A est´ ramificado). / a Definimos por recurrencia una sucesi´n {xα }α<ω1 de modo que xα ∈ B y o S altA xα ≥ f (xα ).
β<α

As´ {f (xα )}α<ω1 es una anticadena no numerable en A, contradicci´n. ı o

Terminamos la secci´n con la caracterizaci´n de Kurepa de la hip´tesis de o o o Suslin: Teorema 8.14 Existe un ´rbol de Suslin si y s´lo si existe una recta de Suslin. a o ´ Demostracion: Supongamos que A es un ´rbol de Suslin. Podemos sua poner que est´ bien podado. Sea L el conjunto de todas las ramas de A. Si a C ∈ L, del hecho de que A est´ bien podado se sigue que alt C es un ordinal a l´ ımite. Si α < alt C, llamaremos C(α) al unico elemento en C de altura α. Si C, ´ D ∈ L, C 6= D, llamaremos d(C, D) al m´ ınimo ordinal α tal que C(α) 6= D(α). Claramente d(C, D) < alt C ∩ alt D. Fijemos un orden total π en A y definamos en L el orden ≤ dado por C ≤ D ↔ C = D ∨ (C 6= D ∧ C(d(C, D)) ≺ D(d(C, D))). Es claro que la relaci´n ≤ es reflexiva y antisim´trica. Veamos que es trano e sitiva: Si C ≤ D ≤ E y se da alguna igualdad es claro que C ≤ E. Supongamos que C < D < E. Tenemos las posibilidades siguientes: C D E C D E C D E C E D

d(D, E) = d(C, E) d(D, E) = d(C, E) d(C, E) = d(C, D) = d(C, D) < d(C, D) < d(D, E)

d(C, D) = d(D, E) < d(C, E)

Sabemos que C(d(C, D)) ≺ D(d(C, D)), D(d(D, E)) ≺ E(d(D, E)) y hemos de probar que C(d(C, E)) ≺ E(d(C, E)), lo cual es cierto en los tres primeros casos, mientras que el cuarto contradice las hip´tesis. o Es claro que dos ramas cualesquiera son comparables, es decir, L es un conjunto totalmente ordenado. Veamos que cumple la condici´n de cadena o

210

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

numerable. Supongamos que {]Cα , Dα [}α<ω1 es una familia de intervalos no vac´ disjuntos dos a dos. Sea Cα < Eα < Dα y sea βα tal que ıos d(Cα , Eα ) ∪ d(Eα , Dα ) < βα < alt Eα . Vamos a probar que {Eα (βα )}α<ω1 es una anticadena en A, en contradicci´n o con la definici´n de ´rbol de Suslin. o a En caso contrario Eα (βα ) ≤ Eα0 (βα0 ), para ciertos α, α0 < ω1 . Claramente entonces, Eα (βα ) = Eα0 (βα ) y as´ ı d(Eα , Eα0 ) > βα > d(Cα , Eα ) ∪ d(Eα , Dα ), luego d(Cα , Eα0 ) = d(Cα , Eα ) y d(Eα , Dα ) = d(Eα0 , Dα ). Pero entonces las desigualdades Cα < Eα < Dα implican Cα < Eα0 < Dα , con lo que Eα0 ∈ ]Cα , Dα [ ∩ ]Cα0 , Dα0 [ = ∅, contradicci´n. o Veamos, por ultimo, que L no es separable. Supongamos que D es un sub´ conjunto denso numerable en L. Las alturas de las ramas de D son ordinales numerables. Sea δ < ω1 mayor que cualquiera de ellas y sea x ∈ Nivδ A. Como A est´ ramificado, existe un ordinal δ < α < ω tal que existen r, s, t ∈ Nivα A por a encima de x. Tomemos E, F , G ∈ L tales que r ∈ E, s ∈ F , t ∈ G. Podemos suponer E < F < G. As´ ]E, G[ es un intervalo no vac´ luego deber´ existir ı, ıo, ıa C ∈ ]E, G[∩D. Ahora bien, como x ∈ E ∩G, tenemos que δ = altA x < d(E, G), y como d(C, E) < alt C < δ (porque C ∈ D y por la definici´n de δ), resulta o que d(C, E) = d(C, G), de donde se sigue que C es menor que E y G o mayor que ambos, contradicci´n. o Por consiguiente, L cumple 8.4 a), lo que implica que existe una recta de Suslin. Supongamos ahora que existe una recta de Suslin L. Por 8.4 podemos suponer que no tiene intervalos separables. Llamemos B al conjunto de los intervalos abiertos no vac´ de L. Vamos a construir una sucesi´n {Bα }α<ω1 que cumpla ıos o lo siguiente: a) Bα ⊂ B y est´ formado por intervalos disjuntos dos a dos, a S b) x es denso en L,
x∈Bα

c) Si α < β < ω1 , I ∈ Bα , J ∈ Bβ , entonces o bien I ∩ J = ∅ o bien J √ I.

Para empezar tomamos como B0 una familia maximal de intervalos disjuntos S dos a dos. Por ser maximal x es denso en L.
x∈B0 I∈Bα

Supongamos definido Bα . Para cada I ∈ Bα , sea HI una familiaS maximal de elementos disjuntos del conjunto {K ∈ B | K √ I}. Sea Bα+1 = HI .

´ 8.2. Arboles

211

Es claro que Bα+1 cumple a) y c). Veamos b). Para ello tomamos un intervalo abierto no vac´ J ∈ B y hemos de probar que corta a alg´n intervalo ıo u de Bα+1 . Sabemos que corta a un I ∈ Bα . Como L es denso en s´ mismo, dentro ı de J ∩ I podemos tomar un intervalo no vac´ estrictamente contenido en I. De ıo hecho, podemos suponer que J √ I. Entonces J ha de cortar a alg´n intervalo u de HI ⊂ Bα+1 , o si no podr´ ıamos a˜adirlo a HI contradiciendo la maximalidad n de ´ste. e Supongamos definidos {Bα }α<λ , para un l´ ımite λ < ω1 . Sea V V H = {K ∈ B | δ < λ I ∈ Bδ (I ∩ K = ∅ ∨ H √ I)}.

Tomamos como Bλ una familia maximal de intervalos disjuntos en H. En realidad hemos de probar que H 6= ∅, pero esto est´ impl´ a ıcito en la prueba de que Bλ cumple b). Sea J ∈ B y veamos que corta a un intervalo de Bλ . Como L cumple la condici´n de cadena numerable, cada Bα es numerable, o S luego Bδ tambi´n lo es. Sea E el conjunto de los extremos de los intervalos e
δ<λ

de esta uni´n, numerable tambi´n. Como J no es separable E ∩ J no es denso o e en J, luego existe un intervalo K1 ∈ B, K1 ⊂ J, K1 ∩ E = ∅. Como L es denso en s´ mismo, podemos tomar K2 ∈ B, K2 √ K1 . Entonces ı K2 ∈ H, pues si δ < λ e I ∈ Bδ , los extremos de I est´n en E, luego no est´n a a en K1 , luego K1 ∩ I = ∅ o bien K1 ⊂ I. Consecuentemente, K2 ∩ I = ∅ o bien K2 √ I. Por la maximalidad de Bλ , el intervalo K2 ha de cortar a alguno de sus intervalos, luego J tambi´n. e Obviamente Bλ cumple a) y c). S Llamemos A = Bα con el orden dado por la inversa de la inclusi´n. o
α<ω1

Vamos a probar que es un ´rbol. Tomamos x ∈ A y hemos de ver que A< a x est´ bien ordenado. En primer lugar probaremos que est´ totalmente ordenado. a a Tomemos u, v ∈ A< . Esto significa que x ⊂ u ∩ v 6= ∅. Es claro entonces que x u ⊂ v o v ⊂ u. Tomemos ahora C ⊂ A< no vac´ y veamos que tiene m´ ıo ınimo. Sea α el x m´ ınimo ordinal tal que C ∩ Bα 6= ∅. Sea u ∈ C ∩ Bα . Veamos que u es el m´ ınimo de C. En caso contrario (puesto que C est´ totalmente ordenado) a existir´ v ∈ C tal que v < u, o sea, u √ v. Digamos que v ∈ Bβ , donde β ≥ α ıa por la minimalidad de α. Ahora bien, si β = α entonces u y v tendr´ que ser ıan disjuntos, luego β > α, pero entonces tendr´ que ser v √ u, contradicci´n. ıa o Tenemos, pues, que A es un ´rbol. Una anticadena en A est´ formada por a a intervalos de L disjuntos dos a dos, luego ha de ser numerable. Si {Iα }α<ω1 fuera una cadena en A, para α < ω1 se cumplir´ que Iα+1 √ Iα , ıa y como L es denso en s´ mismo Iα \Iα+1 contendr´ un intervalo abierto no vac´ ı ıa ıo Jα . Entonces {Jα }α<ω1 ser´ una familia de intervalos en L disjuntos dos a dos, ıa contradicci´n. o Es claro que |A| = ℵ1 , luego A es un ´rbol de Suslin. a (HS): No existen ´rboles de Suslin. a

As´ pues, ahora tenemos una expresi´n alternativa para la hip´tesis de Suslin: ı o o

212

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

8.3

El diamante de Jensen

Jensen demostr´ que el axioma de constructibilidad implica la existencia o de un ´rbol de Suslin. Pero en realidad se dio cuenta de que la construcci´n a o depend´ de una consecuencia concreta del axioma de constructibilidad, lo suıa ficientemente sencilla como para tener inter´s por s´ misma, ya que puede ser e ı usada en otras pruebas de consistencia y es m´s f´cil de manejar que el axioma a a de constructibilidad. Se trata del primero de una larga lista de los llamados “principios combinatorios”. Definici´n 8.15 Se llama diamante de Jensen a la sentencia o V ♦ Existe una sucesi´n {Aα }α<ω1 tal que α < ω1 Aα ⊂ α que verifica o V A ⊂ ω1 {α < ω1 | A ∩ α = Aα } es estacionario en ω1 . A las sucesiones {Aα }α<ω1 que cumplen ♦ se las llama sucesiones ♦. El teorema siguiente muestra que ♦ no es un teorema de ZFC: Teorema 8.16 ♦ → 2ℵ0 = ℵ1 . ´ Demostracion: Sea {Aα }α<ω1 una sucesi´n ♦. Si A ⊂ ω, puesto que o {α < ω1 | A ∩ α = Aα } es estacionario, en particular no est´ acotado, luego a podemos tomar ω < α < ω1 tal que A = A ∩ α = Aα . As´ pues, todos los ı subconjuntos de ω aparecen en una sucesi´n ♦, luego s´lo hay ℵ1 . o o

Puede probarse que ♦ no es equivalente a la hip´tesis del continuo. Seguidao mente probaremos las implicaciones V = L → ♦ → ¬HS. Con ello tendremos garantizada la consistencia de ¬HS. La consistencia de HS requiere ideas muy diferentes y la abordaremos en el pr´ximo cap´ o ıtulo. La prueba de ♦ a partir del axioma de constructibilidad es un refinamiento de la prueba de la hip´tesis del continuo. o Teorema 8.17 V = L → ♦. ´ Demostracion: Supongamos que V = L y sea E el buen orden constructible. De este modo, x E y es una f´rmula con s´lo dos variables libres absoluta o o para modelos transitivos de ZF. Definimos como sigue dos sucesiones {Aα }α<ω1 y {Cα }α<ω1 . Tomamos A0 = C0 = ∅, Aα+1 = Cα+1 = α + 1 y para cada ordinal l´ ımite λ < ω1 definimos (Aλ , Cλ ) V igual al m´ ınimo par (respecto E) (A, C) tal que A, C ⊂ λ, C es c.n.a. en λ y α ∈ C A ∩ α 6= Aα si existe tal par, o A = C = λ en caso contrario. Vamos a probar que {Aα }α<ω1 es una sucesi´n ♦. Es importante destacar o que gracias al uso de E en la definici´n, tenemos que “Aα ” y “Cα ” son t´rminos o e del lenguaje de la teor´ de conjuntos con α como unica variable libre. En ıa ´ particular “{Aα }α<ω1 ” no tiene variables libres. Si la sucesi´n que hemos construido no cumple ♦, entonces existe un X ⊂ ω1 o tal que el conjunto {α < ω1 | X ∩ α = Aα } no es estacionario en ω1 , luego existe

8.3. El diamante de Jensen

213

V un conjunto c.n.a. C ⊂ ω1 tal que α ∈ C X ∩ α 6= Aα . Sea (X, C) el m´ ınimo par respecto a E que cumple estos hechos. Aplicamos el teorema 1.24 a la jerarqu´ constructible, con lo que obteneıa mos un ordinal l´ ımite η tal que Lη es un modelo transitivo de (el suficiente) ZFC +V = L y adem´s X, C, ω ω1 , {Aα }α<ω1 ∈ Lη . Tambi´n podemos exigir a e que el t´rmino Aα sea absoluto para Lη . e Sea N el n´cleo de Skolem en Lη del conjunto (ω +1)∪{ω1 , X, C}. As´ N es u ı, un submodelo elemental numerable de Lη tal que ω + 1 ⊂ N , ω1 ∈ N , X ∈ N , C ∈ N . (Notemos que N no puede ser transitivo). Seg´n el teorema 1.17, esto u significa que para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) se cumple o V x1 · · · xn ∈ N (φN (x1 , . . . , xn ) ↔ φLη (x1 , . . . , xn )). VamosW probar que λ = ω1 ∩ N es un ordinal l´ a ımite. Sea α ∈ ω1 ∩ N . Entonces f ∈ Lη f : ω −→ α biyectivaW (porque ω ω1 ∈ Lη ). Esto equivale a W ( f f : ω −→ α biyectiva)Lη , con lo que ( f f : ω −→ α biyectiva)N , de donde W W f ∈ N (f : ω −→ α biyectiva)N y as´ f ∈ N (f : ω −→ α biyectiva)Lη , pero ı esto significa simplemente que existe f ∈ N tal que f : ω −→ α biyectiva. W Fijado n ∈ ω ⊂ N , el mismo razonamiento aplicado a β β = f (n) nos lleva W a que β ∈ N β = f (n), con lo que α ⊂ N . En definitiva hemos visto que si α ∈ λ entonces α ⊂ λ, luego λ es un conjunto transitivo de ordinales, luego es un ordinal. Para probar que es un ordinal l´ ımite tomamos α ∈ λ y aplicamos el razonamiento precedente a la W W f´rmula β β = α + 1, con lo que concluimos que β ∈ N β = α + 1, es decir, o α + 1 ∈ λ. Tenemos, pues, que λ < ω1 es un ordinal l´ ımite. La relaci´n de pertenencia o es extensional en N (porque N cumple el axioma de extensionalidad) y obviamente est´ bien fundada, luego podemos considerar la funci´n colapsante a o G : N −→ Lδ . Notemos que el colapso transitivo es un Lδ , donde δ es un ordinal l´ ımite (numerable), porque es elementalmente equivalente a N , que a su vez es elementalmente equivalente a Lη , luego es un modelo de (el suficiente) ZFC+V = L (teorema 3.15). Recordemos que G(y) = {G(x) | x ∈ N ∧ x ∈ y}. Teniendo esto en cuenta, V una simple inducci´n prueba que α < λ G(α) = α, de donde G(ω1 ) = λ, o G(X) = X ∩ λ, G(C) = C ∩ λ. W Por otra parte, si α < λ tenemos W ( x x = Aα )Lη (porque Aα es absoluto que para Lη ), y de aqu´ se llega a que x ∈ N x = Aα , o sea, Aα ∈ N , y como ı Aα ⊂ α, resulta que G(Aα ) = Aα ∈ Lδ . M´s a´n, si llamamos φ(x, α) ≡ x = Aα , tenemos φLη (Aα , α), luego tambi´n a u e N φ (Aα , α) y, aplicando G, φLδ (Aα , α), pero esto significa que Aα = ALδ . α Consideremos finalmente la f´rmula φ(X, C, A) V (X, C) es el m´ o ≡ ınimo par respecto a E tal que X, C ⊂ A, C es c.n.a. en A y α ∈ C X ∩ α 6= Aα .

214

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

Podemos exigir que φ sea absoluta para Lη , de modo que φLη (X, C, ω1 ), luego φN (X, C, ω1 ) y, aplicando G, φLδ (X ∩ λ, C ∩ λ, λ), es decir, tenemos que (C ∩ λ, X ∩ λ) es el m´ ınimo par respecto a E tal que X ∩ λ, C ∩ λ ⊂ λ, C ∩ λ es V c.n.a. en λ y α ∈ C ∩ λ X ∩ α 6= Aα , donde hemos usado que Aα es absoluto para Lδ y que Lδ es una secci´n inicial de E, lo que justifica que “m´ o ınimo respecto a E” sea absoluto. Por definici´n, esto significa que (X ∩ λ, C ∩ λ) = (Aλ , Cλ ), y en particular o X ∩ λ = Aλ . Por otra parte, como C ∩ λ no est´ acotado en λ y C es c.n.a. a en ω1 , resulta que λ ∈ C, y por la definici´n de (X, C) ha de ser X ∩ λ 6= Aλ , o contradicci´n. o Con la ayuda del ♦ construiremos un ´rbol de Suslin definiendo un orden a adecuado sobre el propio ω1 . Primeramente demostramos un hecho t´cnico. e Teorema 8.18 Sea B = (ω1 , ≤∗ ) un ℵ1 -´rbol, sea Bα = {x ∈ ω1 | altB x < α} a y sea A una anticadena maximal de B. Entonces el conjunto {λ < ω1 | Bλ = λ ∧ Bλ ∩ A es una anticadena maximal en Bλ } es c.n.a. en ω1 . ´ Demostracion: Sea C el conjunto del enunciado. Supongamos que λ < ω1 es un ordinal l´ ımite tal que C ∩ λ no est´ acotado en λ. Entonces para todo a x ∈ B se cumple que W x ∈ Bλ ↔ altB x < λ ↔ δ ∈ C ∩ λ altB x < δ W ↔ δ ∈ C ∩ λ x ∈ Bδ = δ ↔ x ∈ λ,

luego Bλ = λ. Claramente Bλ ∩ A es una anticadena en Bλ . Si no es maximal existe un x ∈ Bλ \A incompatible con todos los elementos de Bλ ∩A. Entonces altB x < λ, luego existe δ ∈ C ∩ λ tal que altB x < δ. As´ x ∈ Bδ \ A y es incompatible ı con todos los elementos de Bδ , y esto contradice que Bδ ∩ A es una anticadena maximal de Bδ . As´ pues, λ ∈ C y C es cerrado. ı S Llamemos f (α) = altB α, g(α) = β y sea h(α) un elemento de A
β∈Nivα B

compatible con α. De este modo f , g, h : ω1 −→ ω1 , el conjunto D = {λ < ω1 | f [λ] ⊂ λ ∧ g[λ] ⊂ λ ∧ h[λ] ⊂ λ} es c.n.a. y es f´cil ver que D ⊂ C, luego C no est´ acotado. a a Teorema 8.19 ♦ → ¬HS.

´ Demostracion: Sea {Aα }α<ω1 una sucesi´n ♦. Vamos a definir una reo laci´n de orden ≤∗ en ω1 de modo que B = (ω1 , ≤∗ ) sea un ´rbol de Suslin. o a Llamaremos Nα = {ω · α + n | n ∈ ω}.

8.3. El diamante de Jensen

215

Por las propiedades de la aritm´tica ordinal, los conjuntos {Nα }α<ω1 forman e una partici´n de ω1 en ℵ1 subconjuntos numerables disjuntos dos a dos. Definio remos ≤∗ de modo que Nα sea el nivel α-´simo de B. De este modo tendremos e garantizado que B ser´ un ℵ1 -´rbol. M´s concretamente, vamos construir un a a a a ´rbol B que cumpla las propiedades siguientes: V a) α < ω1 Nivα B = Nα , b) Para cada α < ω1 y cada n < ω se cumple ω · α + n ≤∗ ω(α + 1) + 2n y ω · α + n ≤∗ ω(α + 1) + 2n + 1 y los miembros derechos son los unicos elementos de Nα+1 que extienden ´ al miembro izquierdo. W c) Si β < α < ω1 y x ∈ Nβ , entonces y ∈ Nα x ≤∗ y.

La propiedad b) afirma que el elemento n-simo del nivel α-´simo tiene exace tamente dos extensiones en el nivel α + 1-´simo, a saber, los elementos 2n-simo e y 2n + 1-´simo. La propiedad c) afirma que desde cualquier punto se puede ase cender hasta cualquier altura. La propiedad d) es la que nos dar´ la propiedad a de Suslin. Razonamos por recurrencia. Definiremos una sucesi´n de ´rboles o a S Bα = Nβ
β<α

d) Si λ < ω1 , Bλ = λ (donde Bλ = {α < ω1 | altB α < λ}) y Aλ es una anticadena maximal en Bλ , entonces V W x ∈ Nλ y ∈ Aλ y ≤∗ x.

de modo que cada cual sea un sub´rbol de los siguientes y cumpla las propiedades a anteriores. En B1 = N0 la relaci´n ≤∗ se restringe a ser reflexiva, pues los niveles son o anticadenas. Si λ < ω1 es un ordinal l´ ımite y ≤∗ est´ definida en Bδ , para cada a δ < λ, entonces, como S Bλ = Bδ ,
δ<λ

la relaci´n en Bλ est´ completamente determinada (y cumple trivialmente todas o a las propiedades requeridas). M´s a´n, si suponemos que ≤∗ est´ definida sobre Bα+1 (es decir, hasta el a u a nivel α), la propiedad b) determina completamente su extensi´n a Bα+2 . As´ o ı pues, el unico paso no trivial consiste en suponer definida ≤∗ sobre Bλ = ω · λ ´ y extenderla a Bλ+1 , es decir, determinar qu´ elementos de Bλ son anteriores a e cada ω · λ + n ∈ Nλ . Numeremos los elementos de ω · λ = {xn | n ∈ ω}. Vamos a probar que para cada n ∈ ω existe una cadena B(n) en Bλ tal que xn ∈ Bn y B(n) corta a todos los niveles Nδ para todo δ < λ.

216

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

Sea {βm (n)}m∈ω una sucesi´n cofinal creciente en λ tal que alt xn < β0 (n). o Sean {ym (n)}m∈ω tales que ym (n) ∈ Nβm (n) yW n <∗ y0 (n) <∗ y1 (n) <∗ · · · x (existen por c). Basta tomar B(n) = {z ∈ Bλ | m ∈ ω z <∗ ym (n)}.

Supongamos moment´neamente que Bλ = λ y que Aλ (de la sucesi´n ♦) a o sea una anticadena maximal en Bλ . Entonces cada xn es compatible en Bλ con alg´n elemento de Aλ , es decir, existe un a(n) ∈ Aλ anterior o posterior a xn . u En cualquier caso existe un y ∈ Bλ tal que xn <∗ y ∧ a(n) <∗ y. Podemos escoger la sucesi´n {ym (n)}m∈ω de modo que y0 (n) = y, con lo que a(n) ∈ B(n). o

Volviendo al caso general, extendemos ≤∗ a Bλ+1 estableciendo que los elementos anteriores a ω·λ+n son exactamente los de B(n), con lo que ciertamente ω · λ + n tiene exactamente λ anteriores en Bλ+1 , luego Nλ es el nivel λ-´simo e de Bλ+1 . Obviamente Bλ+1 cumple las propiedades a), b) y c). La propiedad d) tambi´n se cumple, pues si Bλ = λ y Aλ es una anticadena maximal en Bλ y e x ∈ Nλ , entonces x = ω · λ + n para cierto n ∈ ω y por construcci´n a(n) ∈ Aλ o cumple a(n) ∈ Bn , es decir, a(n) <∗ x.

As´ pues, tenemos definido un ´rbol B = (ω1 , ≤∗ ) que cumple las propiedades ı a a), b), c) y d). Por a) es un ℵ1 -´rbol. Por b) es ramificado, luego para probar a que es un ´rbol de Suslin basta ver que todas sus anticadenas maximales son a numerables (teorema 8.13). Sea, pues, A una anticadena maximal en B. Por el teorema anterior, el conjunto es c.n.a. en ω1 . Por ♦, el conjunto {α < ω1 | A ∩ α = Aα } es estacionario en ω1 , luego existe un λ ∈ C tal que A∩λ = Aλ . Tenemos entonces que Aλ ⊂ A es una anticadena maximal en Bλ . Ahora bien, por construcci´n, todos los elementos o de Nλ tienen por debajo un elemento de Aλ , pero de hecho todo elemento de B de altura ≥ λ tiene bajo s´ un elemento de Nλ , luego un elemento de A. ı Esto significa que A ⊂ Bλ (m´s concretamente, A = Aλ ), y en particular es a numerable. Si meditamos sobre la construcci´n anterior veremos que esencialmente cono siste en garantizar que una cierta anticadena Aλ no puede extenderse m´s all´ a a del nivel λ, haciendo que todos los elementos del nivel λ sean compatibles con ella. El diamante hace falta para garantizar que una anticadena maximal arbitraria del ´rbol que resulte de la construcci´n coincidir´ hasta un cierto nivel λ a o a con Aλ . Terminamos con una prueba alternativa de la consistencia del diamante, esta vez mediante una extensi´n gen´rica. El teorema 5.26 prueba que el c.p.o. o e Fn(ω1 , 2, ℵ1 ) fuerza la hip´tesis del continuo. A continuaci´n veremos que de o o hecho fuerza el diamante. Con ello obtenemos que el diamante es consistente con cualquier determinaci´n de la funci´n del continuo con tal de que 2ℵ0 = ℵ1 . o o Teorema 8.20 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, consideremos P = Fn(ω1 , 2, ℵ1 )M y sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces se cumple e ♦M [G] . Si (2ℵ0 = ℵ1 )M , entonces P conserva cardinales y cofinalidades y la funci´n del continuo es la misma en M y en M [G]. o C = {λ < ω1 | Bλ = λ ∧ Bλ ∩ A es una anticadena maximal en Bλ }

8.3. El diamante de Jensen

217

M ´ Demostracion: Sea X = {(α, β) | β < α < ω1 } y sea Q = Fn(X, 2, ℵ1 )M . M Como (|X| = ℵ1 ) , resulta que P y Q son semejantesM , luego M [G] puede obtenerse tambi´n a partir de Q. As´ pues, supondremos que G es un filtro e ı Q-gen´rico sobre M . e M [G] M Como Q es ℵ1 -cerrado en M es f´cil ver (usando 5.8) que ω1 = ω1 a . Por simplificar la notaci´n escribiremos ω1 para referirnos a este ordinal numerable o (en ning´n momento necesitaremos nombrar al ω1 real). As´ mismo es claro que u ı Pω ∩ M = Pω ∩ M [G].

Sea fG : ω1 × ω1 −→ 2 la aplicaci´n gen´rica construida a partir de G o e (es decir, la uni´n de las condiciones en G). Por la definici´n de Q es claro o o α α que si definimos fG (β) = f (α, β) entonces fG : α −→ 2 (aqu´ usamos de forma ı α est´ndar que G es gen´rico). Definimos los conjuntos Aα = {β < α | fG (β) = 1}. a e Puesto que G ∈ M [G] es claro que {Aα }α<ω1 ∈ M [G]. Vamos a probar que es una sucesi´n ♦ en M [G]. o En caso contrario existen B, C ∈ M [G] tales que B ⊂ ω1 , C es c.n.a. en ω1 y el conjunto {α < ω1 | B ∩ α = Aα } no corta a C. Sea τG : ω1 −→ 2 la funci´n o caracter´ ıstica de B y sea C = σG , con σ, τ ∈ M Q . Sea Γ el nombre can´nico de o G definido en 4.16. Sea p ∈ Q tal que V α p ∞ (τ : ω1 −→ 2 ∧ σ es c.n.a. en ω1 ∧ α ∈ σ τ |α 6= fΓ ). ˇ Si q ∈ Q, llamaremos soporte de q (abreviado sop q) al m´ ınimo ordinal β < ω1 tal que Dominio(q) ⊂ {(α, δ) | δ < α < β}. Construimos en M sucesiones {pn }, {βn }, {δn } y {bn }, con n ∈ ω, de modo que a) p0 = p, b) βn = sop pn , c) βn < δn < βn+1 , d) pn+1 ≤ pn , e) pn+1 ∞ δn ∈ σ,

f) bn : βn −→ 2 y pn+1 ∞ τ |βn = ˇn . b ˇ

Esto es posible, pues si tenemos pn , βn , δn−1 y bn−1 que cumplan estas propiedades, como pn ≤ p, tenemos que p ∞ σ es c.n.a. en ω1 , y por consiguiente ˇ W pn ∞ x ∈ ω1 (βn < x ∧ x ∈ σ). Por 4.29 k) existen q ≤ pn y δn ∈ ω1 tales que ˇ ˇ ˇ ˇ ˇ q ∞ (βn < δn ∧ δn ∈ σ). Sea r una extensi´n de q con sop r > δn . Sea F = (βn 2)M . Como Q es o ˇ ℵ1 -cerrado en M , se cumple que r ∞ τ |βn ∈ F o, expresado en otros t´rminos, e ˇ W ˇ τ | ˇ = x. Aplicando de nuevo 4.29 k) tenemos que existen bn ∈ F r ∞ x ∈ F βn y pn+1 ≤ r ≤ pn de modo que pn+1 ≤ τ |βn = ˇn . Tomando βn+1 = sop pn+1 es b ˇ claro que pn+1 , βn+1 , δn y bn cumplen las propiedades anteriores. Como β0 < δ0 < β1 < δ1 < · · ·, se cumple que las sucesiones {βn } y {δn } S tienen el mismo supremo γ. Sea p0 = pn ∈ Q. Claramente sop p0 = γ y,
n∈ω

218

Cap´ ıtulo 8. El problema de Suslin

como p0 extiende a todas las condiciones pn , resulta que p0 ∞ τ |βn = ˇn para todo b ˇ n ∈ ω. Considerando una extensi´n porS filtro que contenga a p0 concluimos o un que cada bn+1 extiende a bn , que b0 = bn cumple b0 : γ −→ 2 y adem´s que a 0 0 n∈ω p ∞ τ |γ 0 = ˇ . b Como sop p0 = γ, en p0 no hay pares de la forma (γ, ≤), luego podemos extender p0 a una condici´n s tal que s(γ, ≤) = b0 (≤) para todo ≤ < γ. De este o γ ˇ modo s ∞ τ |γ = fΓ . Adem´s s ≤ p0 , luego s ∞ σ es c.n.a. en ω1 y para todo a ˇ ˇ ˇ n ∈ ω, se cumple que s ∞ δn ∈ σ. De aqu´ se sigue que s ∞ γ ∈ σ. ı ˇ W γ En definitiva, s ∞ γ ∈ σ τ |γ = fΓ , cuando por otra parte s ≤ p y p fuerza lo contrario. Con esta contradicci´n queda probado ♦M [G] . o

Si M cumple la hip´tesis del continuo entonces P cumple la c.c. ℵ2 en M o y, por consiguiente, conserva cardinales y cofinalidades (por 5.16). Adem´s, a (|P| = ℵ1 )M , el n´meroM de anticadenas en P es a lo sumo (2ℵ1 )M y si κ es un u cardinal no numerableM , seg´n (5.1), el n´meroM de buenos nombresM para u u subconjuntos de κ es a lo sumo ((2ℵ1 )κ )M = (2κ )M . Seg´n 5.20, esto implica ˇ u que (2κ )M [G] ≤ (2κ )M , y la otra desigualdad es obvia. Por lo tanto la funci´n o del continuo en M es la misma que en M [G].

Cap´ ıtulo IX

Extensiones iteradas
En 1971, R.M. Solovay y S. Tennenbaum probaron mediante una extensi´n o gen´rica la consistencia de la hip´tesis de Suslin. El argumento se basaba en e o las ideas siguientes. Partimos de un modelo transitivo numerable M de ZFC y queremos conseguir una extensi´n gen´rica en la que no haya ´rboles de Suslin. o e a De hecho basta con garantizar que no haya ´rboles de Suslin bien podados. Si a (A, ≤) ∈ M es un ´rbol de Suslin bien podado en M , entonces P = (A, ≤∗ ), a donde p ≤∗ q ↔ q ≤ p, es un c.p.o. (con m´ximo) en el que los conjuntos a Dα = {p ∈ A | altA p ≥ α} son densos. Adem´s P cumple la condici´n de a o cadena numerable. Si G es un filtro P-gen´rico sobre M , entonces A sigue e siendo un ℵ1 -´rbol en M [G], pero ya no es un ´rbol de Suslin, pues el conjunto a a W C = {p ∈ A | q ∈ G p ≤ q} es un camino en A. Vemos as´ que para destruir un ´rbol de Suslin basta con ponerlo “copa ı a abajo” y pasar a una extensi´n gen´rica. Ahora bien, con esto no garantizamos o e la hip´tesis de Suslin, pues en M puede haber m´s ´rboles de Suslin o, lo que es o a a peor, pueden aparecer nuevos ´rboles de Suslin en M [G] que no estuvieran en a M . Solovay y Tennenbaum resolvieron esto mediante una sucesi´n transfinita o de extensiones gen´ricas en cada una de las cuales se destru´ un ´rbol de Suslin e ıa a mediante el procedimiento anterior. Esto requiere resultados sobre extensiones iteradas m´s potentes que los que empleamos para demostrar el teorema de a Easton, pues ahora hemos de reducir a una unica extensi´n gen´rica una sucesi´n ´ o e o de extensiones respecto a c.p.o.s que no est´n necesariamente en el modelo a base, sino que aparecen gradualmente en los pasos intermedios. Dedicamos las primeras secciones a desarrollar esta teor´ general de extensiones iteradas. ıa

9.1

Productos generalizados

Sabemos que si M es un modelo transitivo numerable de ZFC y P, Q son dos c.p.o.s en M , entonces una extensi´n respecto a P seguida de una extensi´n o o respecto a Q es equivalente a una unica extensi´n respecto al producto P × Q. ´ o El problema que abordamos ahora consiste b´sicamente en partir de un c.p.o. a P ∈ M , de un filtro G P-gen´rico sobre M y de un c.p.o. Q ∈ M [G]. Hemos e 219

220

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

de reducir una extensi´n por Q de M [G] a una unica extensi´n de M . Para o ´ o ello expresaremos Q = πG y definiremos un c.p.o. P ∗ π ∈ M que har´ las veces a de P × Q. En realidad estas ideas han de ser precisadas en varios puntos. En primer lugar probamos un par de resultados t´cnicos que nos evitar´n trabajar e a con clases propias de nombres. Teorema 9.1 Sea P un c.p.o. y π un P-nombre. Entonces existe un ordinal α tal que si σ es un P-nombre y 1 ∞ σ ∈ π, entonces existe un P-nombre σ 0 ∈ Vα l tal que 1 ∞ σ = σ 0 . l ´ Demostracion: Sea A = {σ ∈ V P | 1 ∞ σ ∈ π}. No es dif´ probar que, l ıcil salvo en casos triviales, A es una clase propia, aunque no vamos a necesitar este hecho (en realidad es el inconveniente que hace que el teorema no sea trivial). Para cada par de nombres σ, τ ∈ V P , sea Dστ = {p ∈ P | p ∞ σ = τ }. Definimos f : A −→ P(Dominio(π) × PP) mediante f (σ) = {(τ, Dστ ) | τ ∈ Dominio(π)}. Vamos a ver que si σ, σ 0 ∈ A, entonces 1 ∞ σ = σ 0 si y s´lo si f (σ) = f (σ 0 ). l o Una implicaci´n es obvia. Respecto a la otra, si ¬1 ∞ σ = σ 0 pero f (σ) = f (σ 0 ), o l entonces existe una condici´n p ∈ P tal que p ∞ σ 6= σ 0 . Como 1 ∞ σ ∈ π, o l existen un q ≤ p y un τ ∈ Dominio(π) tales que q ∞ σ = τ , es decir, q ∈ Dστ = f (σ)(τ ) = f (σ 0 )(τ ) = Dσ0 τ , con lo que tambi´n q ∞ σ 0 = τ y as´ q ∞ σ = σ 0 , mientras que p fuerza lo e ı contrario. Si escogemos una antiimagen para cada elemento del rango de f , obtenemos un subconjunto B de A tal que para todo σ ∈ A existe un σ 0 ∈ B tal que ∞ 1 ∞ σ = σ 0 . Basta tomar un α tal que B ∈ Vα . l Definici´n 9.2 Sea P un c.p.o. y π un P-nombre. Sea α el m´ o ınimo ordinal que cumple el teorema anterior. Llamaremos π = {σ ∈ Vα | σ ∈ V P ∧ 1 ∞ σ ∈ π}. ˆ l Teorema 9.3 Sea P un c.p.o. y π un P-nombre. a) π es un conjunto de P-nombres tal que si σ ∈ π entonces 1 ∞ σ ∈ π. ˆ ˆ l b) Si π 6= ∅, σ es un P-nombre y p ∞ σ ∈ π, entonces existe un σ 0 ∈ π de ˆ ˆ manera que p ∞ σ = σ 0 . c) En particular si φ(x) es una f´rmula quiz´ con m´s variables libres, π 6= ∅ o a a ˆ W y p ∞ x ∈ π φ(x) (donde las dem´s variables de φ se interpretan como a P-nombres cualesquiera), existe un σ ∈ π tal que p ∞ φ(σ). ˆ ´ Demostracion: a) es inmediato por la definici´n de π . o ˆ W b) Notemos que 1 ∞ W ∈ π(σ ∈ π → σ = x). Aqu´ usamos que, como l x ı π 6= ∅, se cumple que 1 ∞ x x ∈ π. ˆ l

9.1. Productos generalizados

221

Por el teorema 4.38 existe ρ ∈ V P tal que 1 ∞ ρ ∈ π ∧ (σ ∈ π → σ = ρ). l En particular 1 ∞ ρ ∈ π, luego por el teorema anterior existe un σ 0 ∈ π tal que l ˆ 1 ∞ σ = σ 0 , de donde tambi´n 1 ∞ (σ ∈ π → σ = σ 0 ). Claramente entonces l e l p ∞ σ = σ0 . W c) Si p ∞ x ∈ π φ(x), por 4.38 existe un σ ∈ π tal que p ∞ σ 0 ∈ π ∧ φ(σ 0 ). ˆ Por b) existe un σ ∈ π tal que p ∞ σ 0 = σ, luego p ∞ φ(σ). ˆ En definitiva, π es un conjunto con nombres suficientes para nombrar a ˆ cualquier posible elemento de π en una extensi´n gen´rica. Ahora ya podemos o e definir un producto generalizado entre un c.p.o. y el nombre de otro c.p.o. que no est´ necesariamente en el modelo base. e Definici´n 9.4 Sea P un c.p.o. Un P-nombre para un c.p.o. es una terna o (π, π 0 , π 00 ) de P-nombres tales que π 00 ∈ π y 1 ∞ (π, π 0 , π 00 ) es un c.p.o. ˆ l En la pr´ctica escribiremos ≤π o simplemente ≤ en lugar de π 0 y 1π o a l simplemente 1 en lugar de π 00 . Si no hay confusi´n escribiremos π en lugar de l o (π, ≤π , 1π ). l Sea P un c.p.o. y π un P-nombre para un c.p.o. Definimos P ∗ π como el producto cartesiano P × π con el preorden dado por ˆ (p, σ) ≤ (q, τ ) ↔ p ≤ q ∧ p ∞ σ ≤π τ.

Es f´cil ver que el producto generalizado P ∗ π es ciertamente un c.p.o. con a m´ximo 1 = (1 1π ). Notemos que el preorden no es antisim´trico. a l l, l e Si M es un modelo transitivo numerable de ZFC, P ∈ M es un c.p.o. y π ∈ M es un P-nombre para un c.p.o.M , por simplicidad escribiremos π en lugar de π M ˆ ˆ y P ∗ π en lugar de (P ∗ π)M = P × π M , pero hemos de tener presente que estos ˆ conceptos no son absolutos. A´n no es evidente que estos conceptos recojan realmente la situaci´n que u o quer´ ıamos estudiar. Los teoremas siguientes lo ponen de manifiesto. Teorema 9.5 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o. y sea π un nombre para un c.p.o.M . Sea G un filtro P-gen´rico sobre M e y Q = πG . Entonces (Q, ≤πG , 1πG ) es un c.p.o. tal que todo q ∈ Q es de la l forma q = σG , donde σ ∈ π . ˆ ´ Demostracion: Notemos que π 6= ∅ porque por definici´n 1π ∈ π , luego ˆ o l ˆ siempre podemos aplicar el teorema 9.3. Sea q = ρG , para cierto ρ ∈ M P . W Obviamente 1 ∞ x ∈ π(ρ ∈ π → x = ρ). Por 9.3 c) existe σ ∈ π tal que l ˆ 1 ∞ (ρ ∈ π → σ = ρ). l En particular esto es cierto en M [G], es decir, q ∈ Q → σG = q y por consiguiente q = σG . Todav´ falta probar que la definici´n que hemos dado de nombre para un ıa o c.p.o. no es restrictiva, en el sentido de que todo c.p.o. en una extensi´n gen´rica o e admite un nombre en esas condiciones.

222

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Teorema 9.6 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea G un filtro P-gen´rico sobre M y sea (Q, ≤Q , 1Q ) ∈ M [G] un c.p.o. e l Entonces existe un buen nombre para un c.p.o. (π, ≤π , 1π ) ∈ M tal que Q = πG , l ≤Q = ≤πG y 1Q = 1πG . l l
1∞ l

luego por 4.38 existen π, π 0 , π 00 ∈ M P tales que

´ Demostracion: Sean Q = ρG , ≤Q = ρ0 , 1Q = ρ00 . Entonces G l G W 0 00 0 00

xyz((x, y, z) es un c.p.o. ∧ ((ρ, ρ , ρ ) es un c.p.o. → (ρ, ρ , ρ ) = (x, y, z))),

1 ∞ (π, π 0 , π 00 ) es un c.p.o. ∧ ((ρ, ρ0 , ρ00 ) es un c.p.o. → (ρ, ρ0 , ρ00 ) = (π, π 0 , π 00 )). l En particular 1 ∞ π 00 ∈ π, luego por 9.3 existe 1π ∈ π tal que 1 ∞ π 00 = 1π . l l ˆ l l Esto nos permite sustituir π 00 por 1π en la f´rmula anterior. Llamando ≤π = π 0 l o tenemos que (π, ≤π , 1π ) es un P-nombre para un c.p.o. y l 1 ∞ ((ρ, ρ0 , ρ00 ) es un c.p.o. → (ρ, ρ0 , ρ00 ) = (π, ≤π , 1 π )). l l Obviamente entonces (Q, ≤Q , 1Q ) = (πG , ≤πG , 1πG ). l l Nuestra intenci´n es probar que si, en las condiciones del teorema anteo rior, tenemos tambi´n un filtro H Q-gen´rico sobre M [G], entonces la extensi´n e e o M [G][H] puede reducirse a una unica extensi´n gen´rica de M respecto al pro´ o e ducto P ∗ π. Demostramos un resultado previo: Teorema 9.7 Sea P un c.p.o. y π un P-nombre para un c.p.o. Entonces la aplicaci´n i : P −→ P ∗ π dada por i(p) = (p, 1π ) es una inmersi´n completa y o l o cumple i(1 = 1 l) l. ´ Demostracion: Es obvio que i es una inmersi´n que cumple i(1 = 1 o l) l. Dado (p, σ) ∈ P ∗ π, se cumple que p es una reducci´n de (p, σ) a P, pues si o p0 ≤ p, entonces (p0 , σ) ≤ (p, σ) ∧ (p0 , σ) ≤ (p0 , 1 luego i(p0 ) es compatible con l), (p, σ). Ahora demostramos los dos teoremas fundamentales sobre productos generalizados. Necesitamos la siguiente definici´n, que generaliza la noci´n de o o producto cartesiano de filtros gen´ricos. e Definici´n 9.8 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un o c.p.o. y π un P-nombre para un c.p.o.M . Sea G un filtro P-gen´rico sobre M y e H ⊂ πG . Definimos G ∗ H = {(p, σ) ∈ P ∗ π | p ∈ G ∧ σG ∈ H}. Teorema 9.9 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea P ∈ M un c.p.o., sea π un P-nombre para un c.p.o.M e i ∈ M la inmersi´n completa o natural de P en P ∗ π. Sea K W filtro P ∗ π-gen´rico sobre M , sea G = i−1 [K] un e y sea H = {σG | σ ∈ π ∧ p ∈ P (p, σ) ∈ K}. Entonces G es un filtro ˆ P-gen´rico sobre M , H es un filtro πG -gen´rico sobre M [G], K = G ∗ H y e e M [K] = M [G][H].

9.1. Productos generalizados

223

´ Demostracion: Como i es una inmersi´n completa, por 6.3 sabemos que o G es un filtro P-gen´rico sobre M . Sea Q = πG . Tambi´n sabemos que Q es un e e c.p.o. en M [G]. Veamos que H es un filtro en Q. Como (1P , 1π ) ∈ K, se cumple l l que 1Q = 1πG ∈ H. l l Sean σG ∈ H, τG ∈ Q tales que σG ≤ τG (podemos suponer que σ, τ ∈ π ). ˆ Por definici´n de H existe q ∈ P tal que (q, σ) ∈ K. Sea p ∈ G tal que p ∞ σ ≤ τ . o Entonces i(p) = (p, 1 ∈ K. Sea (r, ρ) ∈ K tal que (r, ρ) ≤ (p, 1 y (r, ρ) ≤ (q, σ). l) l) Como r ≤ p se cumple que r ∞ σ ≤ τ y como (r, ρ) ≤ (q, σ) tambi´n e r ∞ ρ ≤ σ, luego r ∞ ρ ≤ τ , de donde (r, ρ) ≤ (r, τ ). Por consiguiente (r, τ ) ∈ K y τG ∈ H. Sean ahora σG , τG ∈ H, es decir, σ, τ ∈ π y existen q, q 0 ∈ P tales que ˆ (q, σ), (q 0 , τ ) ∈ K. Sea (r, ρ) ∈ K tal que (r, ρ) ≤ (q, σ) y (r, ρ) ≤ (q 0 , τ ). Entonces (r, ρ) ≤ (r, 1 luego i(r) = (r, 1 ∈ K y por consiguiente r ∈ G. Como l), l) (r, ρ) ≤ (q, σ), se cumple que r ∞ ρ ≤ σ, de donde ρG ≤ σG , e igualmente ρG ≤ τG . Como (r, ρ) ∈ K se cumple que ρG ∈ H. Seguidamente probamos que H es Q-gen´rico sobre M [G]. Para ello tomae mos D ∈ M [G] denso en Q. Sea δ ∈ M P tal que D = δG . Sea p ∈ G tal que p ∞ δ es denso en π. Sea D0 = {(q, τ ) ∈ P ∗ π | q ∞ τ ∈ δ} ∈ M. Veamos que D0 es denso bajo (p, 1 Si (q, σ) ≤ (p,W entonces q ≤ p, luego l). 1 l), q ∞ δ es denso en π. Tambi´n q ∞ σ ∈ π, luego q ∞ x ∈ π(x ∈ δ ∧ x ≤ σ). e Por 9.3 existe un ρ ∈ π tal que q ∞ ρ ∈ δ ∧ ρ ≤ σ. Es claro entonces que ˆ (q, ρ) ∈ P ∗ π, (q, ρ) ≤ (q, σ) y (q, ρ) ∈ D0 . Como (p, 1 = i(p) ∈ K, existe un (q, τ ) ∈ K ∩ D0 , y as´ τH ∈ H ∩ D 6= ∅. l) ı Veamos ahora que K = G ∗ H. Si (p, σ) ∈ K, entonces σG ∈ H y, como (p, σ) ≤ (p, 1 tambi´n (p, 1 ∈ K, luego p ∈ G. En consecuencia (p, σ) ∈ G ∗ H. l) e l) Rec´ ıprocamente, si (p, σ) ∈ G ∗ H, entonces p ∈ G, σ ∈ π y σG ∈ H. Esto ˆ 0 ultimo implica que existen σ 0 ∈ π y q ∈ P de modo que σG = σG y (q, σ 0 ) ∈ K. ´ ˆ 0 0 0 0 0 Sea q ∈ G tal que q ∞ σ = σ . Entonces i(q ) = (q , 1 ∈ K. Sea (r, τ ) ∈ K l) tal que (r, τ ) ≤ (q, σ 0 ) y (r, τ ) ≤ (q 0 , 1 Tenemos que r ∞ τ ≤ σ 0 y r ∞ σ = σ 0 , l). luego r ` τ ≤ σ, (r, τ ) ≤ (q, σ) y (q, σ) ∈ K. Ahora (p, 1 ∈ K y (q, σ) ∈ K, l) luego existe un (s, ρ) ∈ K tal que (s, ρ) ≤ (p, 1 (s, ρ) ≤ (q, σ), con lo que s ≤ p l), y s ∞ ρ ≤ σ. Por consiguiente (s, ρ) ≤ (p, σ) y concluimos que (p, σ) ∈ K. Es claro que G, H ∈ M [K], luego M [G][H] ⊂ M [K]. As´ mismo es claro ı que K = G ∗ H ∈ M [G][H], luego M [K] ⊂ M [G][H]. Esto nos da la igualdad. Teorema 9.10 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC Y π un Pnombre para un c.p.o.M . Sea G un filtro P-gen´rico sobre M , sea Q = πG e y sea H un filtro Q-gen´rico sobre M [G]. Entonces K = G ∗ H es un filtro e P ∗ π-gen´rico sobre M y los filtros G y H construidos en en teorema anterior e a partir de K son los dados. Por lo tanto M [K] = M [G][H].

224

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

´ Demostracion: Obviamente (1 1 ∈ K. l, l) 0 Tomemos pares (p, σ), (p0 , σ 0 ) ∈ K. Entonces p, p0 ∈ G y σG , σG ∈ H. Por 0 0 lo tanto existen q ∈ G y h ∈ H tales que q ≤ p, q ≤ p , h ≤ σG , h ≤ σG . Por 0 9.3 se cumple que h = τG , con τ ∈ π . Sea q ∈∈ P tal que q ∞ τ ≤ σ ∧ τ ≤ σ 0 . ˆ Podemos tomar q 0 ≤ q. Entonces (q 0 , τ ) ∈ K, (q 0 , τ ) ≤ (p, σ) y (q 0 , τ ) ≤ (p0 , σ 0 ). Ahora suponemos que (p, σ) ∈ K, (p0 , σ 0 ) ∈ P∗π y (p, σ) ≤ (p0 , σ 0 ). Entonces 0 p ∈ G y p ≤ p0 , luego p0 ∈ G. Por otra parte p ∞ σ ≤ σ 0 , luego σG ≤ σG y, 0 0 0 como σG ∈ H, tambi´n σG ∈ H, de donde (p , σ ) ∈ K. e Para probar que K es gen´rico tomamos un conjunto D ∈ M denso en P ∗ π. e Sea W D∗ = {σG | σ ∈ π ∧ p ∈ G (p, σ) ∈ D} ∈ M [G]. ˆ Vamos a probar que D∗ es denso en Q. Para ello tomamos q = τG ∈ Q. Podemos suponer que τ ∈ π . Definimos ˆ W D0 = {p ∈ P | σ ∈ π (p ∞ σ ≤ τ ∧ (p, σ) ∈ D)} ∈ M. ˆ Tomemos, pues, p ∈ D0 ∩ G. Sea σ ∈ π tal que p ∞ σ ≤ τ ∧ (p, σ) ∈ D. ˆ Entonces σG ≤ τG = q y σG ∈ D∗ . Esto prueba la densidad de D∗ .

Se cumple que D0 es denso en P, pues si t ∈ P, entonces (t, τ ) ∈ P ∗ π, luego existe un (p, σ) ∈ D tal que (p, σ) ≤ (t, τ ), luego p ≤ t y p ∈ D0 .

Por consiguiente podemos tomar un σG ∈ D∗ ∩ H. As´ existe un p ∈ G tal ı, que (p, σ) ∈ D y, en consecuencia, (p, σ) ∈ D ∩ K.

As´ queda probado que K es P ∗ π-gen´rico sobre M . Se comprueba inmeı e diatamente que G y H son los filtros construidos en el teorema anterior a partir de K. Estos teoremas generalizan claramente al teorema del producto que vimos en el cap´ ıtulo VI.
Ejercicio: Sean P y Q dos c.p.o.s. Probar que existe una inmersi´n densa de P × Q o ˇ en P ∗ Q.

Para probar la consistencia de la hip´tesis de Suslin hemos de aplicar estos o resultados a c.p.o.s que no son sino posibles ´rboles de Suslin puestos del rev´s. a e En realidad los aplicaremos en un contexto ligeramente distinto, pero siempre a c.p.o.s que cumplen la condici´n de cadena numerable. Por ello demostramos o ahora que las condiciones de cadena se conservan bajo hip´tesis naturales al o formar productos generalizados. Para ello necesitamos un hecho t´cnico. e Teorema 9.11 Sea κ un cardinal regular y P un c.p.o. que cumpla la c.c.κ. Sea σ ∈ V P tal que 1 ∞ (σ ⊂ κ ∧ |σ| < κ). Entonces existe un β < κ tal que l ˇ ˇ ˇ 1 ∞ σ ⊂ β. l ´ Demostracion: Por el teorema de reflexi´n 1.27, basta probar la relativio zaci´n del teorema a un modelo transitivo numerable M de ZFC. Sea o W E = {α < κ | p ∈ P p ∞ α es el supremo de σ} ∈ M. ˇ

9.1. Productos generalizados

225

Por el axioma de elecci´nM existe {pα }α∈E ∈ M tal que, para cada α ∈ E o se cumple que pα ∞ α es el supremo de σ. Es claro que si α 6= β entonces ˇ pα ⊥ pβ , pues ambas condiciones fuerzan f´rmulas contradictorias. As´ la o ı, aplicaci´n α 7→ pα es inyectiva y su imagen es una anticadena en P. Por hip´tesis o o |E|M < κ. Como κ es regularM , existe un β < κ tal que E ⊂ β. Si G es un filtro P-gen´rico sobre M , como P cumple la c.c.κ en M , tenemos e que P conserva cardinales y cofinalidades ≥ κ, luego κ es un cardinal regularM [G] . Por hip´tesis σG ⊂ κ y |σG |M [G] < κ. Por consiguiente, el supremo α de σG o cumple α < κ. Existe un p ∈ G tal que p ∞ α es el supremo de σ, luego α ∈ E ˇ y por tanto α < β, es decir, σG ⊂ β. Teorema 9.12 Sea κ un cardinal regular, sea P un c.p.o. que cumpla la c.c.κ y sea π un P-nombre para un c.p.o. tal que 1 ∞ π cumple la c.c.ˇ . Entonces l κ P ∗ π cumple la c.c.κ. ´ Demostracion: Como en el teorema anterior, basta probar la relativizaci´n de este teorema a un modelo transitivo numerable M de ZFC. Supongao mos que existe una anticadena en P ∗ π con κ elementos: {(pα , τα )}α<κ ∈ M . Sea σ = {(ˇ , pα ) | α < κ} ∈ M P . Claramente 1 ∞ σ ⊂ κ. α l ˇ Sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces e σG = {α < κ | pα ∈ G} ∈ M [G]. Sea W = {ταG | α ∈ σG } ∈ M [G]. Veamos que si α, β ∈ σG , α 6= β, entonces ταG ⊥ τβG . En efecto, supongamos que existe ρG ∈ πG (con ρ ∈ π ) tal que ˆ ρG ≤ ταG y ρG ≤ τβG . Tomemos entonces q ∈ G tal que q ∞ ρ ≤ τα ∧ ρ ≤ τβ . Como α, β ∈ σG , ha de ser pα , pβ ∈ G, luego podemos tomar q ≤ pα ∧ q ≤ pβ . As´ (q, ρ) ≤ (pα , τα ) ∧ (q, ρ) ≤ (pβ , τβ ), en contradicci´n con que estos pares ı o forman parte de una anticadena. Por hip´tesis |σG |M [G] = |W |M [G] < κ, pues W es una anticadena en πG y o ´ste cumple la c.c.κ en M [G]. e Con esto hemos probado que 1 ∞ (σ ⊂ κ ∧ |σ| < κ) y por el teorema l ˇ ˇ ˇ anterior existe un β < κ tal que 1 ∞ σ ⊂ β, pero por definici´n de σ tenemos l o ˇ que pβ ∞ β ∈ σ, contradicci´n. o
Ejercicio: Probar que si P y Q son dos c.p.o.s y κ es un cardinal regular, entonces ˇ P × Q cumple la c.c.κ si y s´lo si P cumple la c.c.κ y 1P ∞ Q cumple la c.c.ˇ . o l κ

Podr´ ıamos probar un resultado similar para la propiedad de ser κ-cerrado, pero como vamos a trabajar con c.p.o.s con la condici´n de cadena numerable o no nos va a ser necesario. Terminamos esta secci´n con unos resultados que no necesitaremos m´s adeo a lante, pero que tienen inter´s en s´ mismos. Esencialmente se trata de probar e ı que toda inmersi´n completa i : P −→ Q permite ver a P como factor de Q o respecto de un producto generalizado.

226

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Definici´n 9.13 Sea i : P −→ Q una inmersi´n completaM de c.p.o.s. Para o o cada conjunto G ⊂ P, definimos el c.p.o. V Q/G = {q ∈ Q | p ∈ G ¬i(p) ⊥ q}, en el que consideramos la restricci´n del preorden de Q y el mismo m´ximo 1 o a l. Observemos que si M es un m.t.n. de ZFC y la inmersi´n i est´ en M , o a entonces p ∞ q ∈ Q/Γ si y s´lo si p es una reducci´n de q a P. ˇ ˇ o o
0

En efecto, si p ∞ q ∈ Q/Γ y p0 ≤ p, tomamos un filtro gen´rico G tal que ˇ ˇ e p ∈ G. Entonces q ∈ Q/G, luego ¬i(p0 ) ⊥ q. Rec´ ıprocamente, si p es una reducci´n de q a P y G es un filtro gen´rico tal que p ∈ G, se cumple que o e q ∈ Q/G pues, dado p0 ∈ G, existe p00 ∈ G tal que p00 ≤ p0 , p00 ≤ p, luego ¬i(p00 ) ⊥ q, luego tambi´n ¬i(p0 ) ⊥ q. e Teorema 9.14 Sea M un m.t.n. de ZFC y sea i : P −→ Q una inmersi´n o completaM de c.p.o.s en M . Si H es un filtro Q-gen´rico sobre M y G = i−1 [H], e entonces H es Q/G-gen´rico sobre M [G] y M [H]Q = M [G][H]Q/G . e ´ Demostracion: Sea D ∈ M [G] un subconjunto denso de Q/G. Entonces ˇ D = τG , para cierto τ ∈ M P , y existe p0 ∈ G tal que p0 ∞ τ es denso en Q/Γ. Entonces el conjunto W W E = {q ∈ Q | p ∈ P q1 ∈ Q((p ∞ q1 ∈ τ ) ∧ q ≤ i(p) ∧ q ≤ q1 )} ˇ

es denso bajo i(p0 ) ∈ H. En efecto, dado q0 ∈ Q tal que q0 ≤ i(p0 ), como i es una inmersi´n completa o ˇ existe una reducci´n p1 de q0 a P. Por consiguiente, p1 ∞ q0 ∈ Q/Γ. Por otra o ˇ parte, ¬i(p1 ) ⊥ q0 , luego ¬i(p1 ) ⊥ i(p0 ), luego ¬p1 ⊥ p0 . Sea p2 ∈ P tal que p2 ≤ p1 , p2 ≤ p0 y sea G un filtro P-gen´rico sobre M tal que p2 ∈ G. Entonces e q0 ∈ Q/G y D es denso en Q/G, luego existe un q1 ∈ D tal que q1 ≤ q0 . Sea ˇ p ∈ G tal que p ∞ q1 ∈ τ . Podemos tomarlo p ≤ p0 , luego p ∞ q1 ∈ Q/Γ, luego p ˇ ˇ es una reducci´n de q1 a P, luego ¬i(p) ⊥ q1 . Por consiguiente, existe un q ∈ Q o tal que q ≤ i(p) y q ≤ q1 , lo que nos da que q ∈ E y q ≤ q0 . As´ pues, existe un q ∈ E ∩ H. Sean p y q1 seg´n la definici´n de E. Como ı u o q ≤ i(p), se cumple que i(p) ∈ H, luego p ∈ G, luego q1 ∈ τG = D, y tambi´n e q1 ∈ H, luego H ∩ D 6= ∅. La igualdad entre las extensiones gen´ricas es inmediata, teniendo en cuenta e que M [G] ⊂ M [H]Q . Teorema 9.15 Sea M un m.t.n. de ZFC y sea i : P −→ Q una inmersi´n o completaM de c.p.o.s en M . Si G es un filtro P-gen´rico sobre M y H es un e filtro Q/G-gen´rico sobre M [G], entonces H es Q-gen´rico sobre M , G = i−1 [H] e e y se da la igualdad M [H]Q = M [G][H]Q/G .

9.2. Iteraciones de pre´rdenes o

227

´ Demostracion: Sea D ∈ M denso en Q y vamos a probar que D ∩ (Q/G) es denso en Q/G. Para ello tomamos q0 ∈ Q/G, con lo que podemos tomar ˇ p0 ∈ G tal que p0 ∞ q0 ∈ Q/Γ. El conjunto ˇ W E = {p ∈ P | q ∈ Q(q ≤ q0 ∧ q ∈ D ∧ p ∞ q ∈ Q/Γ)} ˇ ˇ es denso bajo p0 . En efecto, dado p1 ≤ p0 , puesto que p0 es una reducci´n de o q0 a P, tenemos que ¬i(p1 ) ⊥ q0 . Sea q1 ∈ Q tal que q1 ≤ i(p1 ), q1 ≤ q0 y sea q ∈ D tal que q ≤ q1 . Sea p2 una reducci´n de q a P. As´ p2 ∞ q ∈ Q/Γ. o ı ˇ Adem´s ¬i(p2 ) ⊥ q, luego ¬i(p2 ) ⊥ i(p1 ), luego ¬p2 ⊥ p1 y podemos tomar a p ≤ p2 , p ≤ p1 . Claramente p ∈ E. Por consiguiente, existe p ∈ E ∩ G, luego, si q ∈ Q cumple la definici´n de o E, sucede que q ∈ D ∩ (Q/G) y q ≤ q0 . Como H es Q/G-gen´rico, existe un q ∈ H ∩ D ∩ (Q/G). En particular e H ∩ D 6= ∅. Finalmente observamos que si p ∈ G, entonces i(p) ∈ H, pues en caso contrario existir´ un q ∈ H tal que i(p) ⊥ q, pero q ∈ Q/G, luego esto es ıa imposible. Por consiguiente, G ⊂ i−1 [H] y, como G es P-gen´rico sobre M , se e ha de dar la igualdad. Teniendo esto en cuenta, la igualdad entre las extensiones gen´ricas es inmediata. e

9.2

Iteraciones de pre´rdenes o

Los resultados de la secci´n anterior nos permiten reducir un n´mero finito o u de extensiones gen´ricas sucesivas a una unica extensi´n (aunque los c.p.o.s e ´ o utilizados no est´n todos en el modelo de partida). Por conveniencia podemos e suponer en primer lugar la extensi´n trivial producida con el c.p.o. P0 = {∅} o (es trivial porque todos los P-nombres son can´nicos). Un P0 -nombre para un o ˇ c.p.o. es de la forma π0 = Q, donde Q es un cierto c.p.o. en el modelo base. El producto P1 = P0 ∗π0 es equivalente a Q, en el sentido de que hay una inmersi´n o densa natural de Q en P1 . Ahora tomamos un P1 -nombre π1 para un c.p.o. y formamos el producto P2 = P1 ∗ π1 = (P0 ∗ π0 ) ∗ π1 . Tomamos un P2 -nombre π2 para un c.p.o. y formamos el producto P3 = P2 ∗ π2 = ((P0 ∗ π0 ) ∗ π1 ) ∗ π2 , y as´ sucesivamente. ı Notemos que un elemento de P3 es de la forma (∅, σ0 , σ1 , σ2 ). A la hora de generalizar esta construcci´n a un producto infinito conviene sustituir las o n-tuplas que se obtienen de este modo por sucesiones, de modo que podemos identificar a la cu´drupla (∅, σ0 , σ1 , σ2 ) con la sucesi´n {(0, σ0 ), (1, σ1 ), (2, σ2 )}. a o Esto no supone m´s que pasar de un c.p.o. a otro semejante. De este modo, a la generalizaci´n al caso infinito consiste esencialmente en considerar sucesiones o transfinitas en lugar de sucesiones finitas. En realidad en los t´rminos correse pondientes a ordinales l´ ımite tenemos cierta libertad de decisi´n, tal y como se o refleja en la definici´n siguiente: o

228

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Definici´n 9.16 Sea α un ordinal. Una iteraci´n de pre´rdenes de longitud α o o o es un par ({(Pδ , ≤Pδ , 1Pδ )}δ≤α , {(πδ , ≤πδ , 1πδ )}δ<α ) que cumpla las condiciones l l siguientes: a) Cada (Pδ , ≤Pδ , 1Pδ ) es un c.p.o. cuyos elementos son funciones de dominio l δ, de modo que si δ < ≤ ≤ α y p ∈ P≤ , entonces p|δ ∈ Pδ . En particular P0 = {∅}. b) Cada (πδ , ≤πδ , 1πδ ) es un Pδ -nombre para un c.p.o. Si p ∈ Pδ , se cumple l V V ≤ < δ p(≤) ∈ π≤ y ˆ ≤ < δ 1 Pδ (≤) = 1 π≤ . l l c) Si p es una funci´n de dominio δ + 1, o p ∈ Pδ+1 ↔ p|δ ∈ Pδ ∧ p(δ) ∈ πδ . ˆ Si p, p0 ∈ Pδ+1 , entonces p ≤ p0 ↔ p|δ ≤ p0 ∧ p|δ ∞ p(δ) ≤πδ p0 (δ). δ d) Si λ ≤ α es un ordinal l´ ımite se da una de las posibilidades siguientes, donde, en general, si p es una funci´n de dominio δ llamaremos soporte de o p al conjunto sop p = {≤ < δ | p(≤) 6= 1π≤ }. l 1. Para toda funci´n p de dominio λ o V W p ∈ Pλ ↔ δ < λ p|δ ∈ Pδ ∧ δ < λ sop p ⊂ δ. 2. Para toda funci´n p de dominio λ o V p ∈ Pλ ↔ δ < λ p|δ ∈ Pδ .

En tal caso diremos que Pλ es el l´ ımite directo del sistema {Pδ }δ<λ .

En tal caso diremos que Pλ es el l´ ımite inverso del sistema {Pδ }δ<λ .

Notemos que la condici´n c) afirma que la aplicaci´n p 7→ (p|δ , p(δ)) es una o o semejanza entre Pδ+1 y Pδ ∗ πδ . En la pr´ctica, para definir una iteraci´n de a o pre´rdenes s´lo hemos de determinar πδ supuestos definidos {P≤ }≤≤δ y {π≤ }≤<δ o o y especificar qu´ tipo de l´ e ımite se toma en cada ordinal l´ ımite. Las iteraciones con l´ ımites directos (es decir, las iteraciones en las que todos los Pλ son el l´ ımite directo de los c.p.o.s anteriores) se llaman tambi´n iteraciones e con soportes finitos, pues es f´cil ver que el apartado d) equivale en tal caso a a V p ∈ Pλ ↔ δ < λ p|δ ∈ Pδ ∧ sop p es finito.

En cualquiera de los dos casos, si p, p0 ∈ Pλ , entonces V p ≤ p0 ↔ δ < λ p|δ ≤ p0 |δ .

9.2. Iteraciones de pre´rdenes o

229

En las condiciones de la definici´n anterior, si ≤ ≤ δ ≤ α, definimos la o aplicaci´n i≤δ : P≤ −→ Pδ de modo que si p ∈ P≤ entonces o V i≤δ (p)|≤ = p ∧ γ(≤ ≤ γ < δ → i≤δ (p)(γ) = 1 πγ ). l|

Una simple inducci´n sobre δ prueba que, en efecto, i≤δ (p) ∈ Pδ . Notemos o que iδδ es la identidad y que iδ δ+1 se corresponde a trav´s de la semejanza e Pδ+1 ∼ Pδ ∗ πδ con la inmersi´n completa natural p 7→ (p, 1 o l). = Veamos ahora algunas propiedades elementales de las iteraciones de pre´ro denes.

Teorema 9.17 Sea ({Pδ }δ≤α , {πδ }δ<α ) una iteraci´n de pre´rdenes y consideo o remos ordinales ≤ ≤ δ ≤ γ ≤ α. a) i≤γ = i≤δ ◦ iδγ . b) i≤δ (1 P≤ ) = 1Pδ . l| l V 0 c) pp ∈ Pδ (p ≤ p0 → p|≤ ≤ p0 |≤ ). V d) pp0 ∈ P≤ (p ≤ p0 ↔ i≤δ (p) ≤ i≤δ (p0 )). V e) pp0 ∈ Pδ (p|≤ ⊥ p0 |≤ → p ⊥ p0 ). V f ) pp0 ∈ Pδ (sop p ∩ sop p0 ⊂ ≤ → (p|≤ ⊥ p0 |≤ ↔ p ⊥ p0 )). V g) pp0 ∈ P≤ (p ⊥ p0 ↔ i≤δ (p) ⊥ i≤δ (p0 )). h) i≤δ : P≤ −→ Pδ es una inmersi´n completa. o ´ Demostracion: a) y b) son inmediatas, c) y d) se prueban f´cilmente por a inducci´n sobre δ, e) es consecuencia de c). o Una implicaci´n de f) se da por e), luego s´lo hemos de probar que si p ⊥ p0 o o entonces p|≤ ⊥ p0 |≤ . Supongamos que existe p00 ∈ P≤ tal que p00 ≤ p|≤ y p00 ≤ p0 |≤ . Sea p∗ la funci´n de dominio δ dada por p∗ |≤ = p00 y, para todo ordinal γ tal o que ≤ ≤ γ < δ   p(γ) si γ ∈ sop p, p∗ (γ) = p0 (γ) si γ ∈ sop p0 , 1 lπγ en otro caso. p∗ |γ ∈ Pγ ∧ p∗ |γ ≤ p|γ ∧ p∗ |γ ≤ p0 |γ .

La hip´tesis sobre los soportes hace que p∗ est´ bien definida y una simple o e inducci´n sobre γ demuestra que si ≤ ≤ γ ≤ δ entonces o En particular p∗ ∈ Pδ ∧ p∗ ≤ p ∧ p∗ ≤ p0 , luego p y p0 son compatibles. h) Por d) y g) tenemos que i≤δ es una inmersi´n. Si p ∈ Pδ entonces p|≤ es una o reducci´n de p a P≤ , pues si q ≤ p|≤ entonces i≤δ (q)|≤ = q, luego ¬i≤δ (q)|≤ ⊥ p|≤ o y, por f), ¬i≤δ (q) ⊥ p. Es inmediato comprobar que las iteraciones de pre´rdenes dan lugar a suceo siones transfinitas de extensiones gen´ricas: e g) es un caso particular de f), pues sop i≤δ (p) = sop p ⊂ ≤.

230

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Teorema 9.18 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, y consideremos una iteraci´n de pre´rdenesM ({Pδ }δ≤α , {πδ }δ<α ). Sea G un filtro Pα -gen´rico o o e sobre M . Para cada δ ≤ α sea Gδ = i−1 [G]. Entonces Gδ es un filtro Pδ δα gen´rico sobre M y si δ ≤ ≤ ≤ α entonces M [Gδ ] W M [G≤ ]. Adem´s si llamamos e ⊂ a Qδ = πδGδ ∈ M [Gδ ] y Hδ = {ρGδ | ρ ∈ πδ ∧ p ∈ Pδ p ∪ {(δ, ρ)} ∈ Gδ+1 }, ˆ entonces tenemos que Qδ es un c.p.o., Hδ es un filtro Qδ -gen´rico sobre M [Gδ ] e y M [Gδ+1 ] = M [Gδ ][Hδ ]. ´ Demostracion: Como iδα ∈ M es una inmersi´n completa, el teorema 6.3 o nos da que Gδ es Pδ -gen´rico sobre M . Evidentemente, Gδ = i−1 [G≤ ], luego e δ≤ este mismo teorema nos da la inclusi´n M [Gδ ] ⊂ M [G≤ ]. o Se cumple que Qδ es un c.p.o. por la definici´n de buen nombre para un o c.p.o. Claramente Hδ se corresponde a trav´s de la semejanza Pδ+1 ∼ Pδ ∗ πδ e = con el filtro considerado en el teorema 9.9, luego Hδ es un filtro Qδ -gen´rico e sobre M [Gδ ] y M [Gδ+1 ] = M [Gδ ][Hδ ]. As´ pues, en las condiciones del teorema anterior tenemos una sucesi´n de ı o extensiones gen´ricas e M = M [G0 ] ⊂ M [G1 ] ⊂ M [G2 ] ⊂ · · · ⊂ M [Gω ] ⊂ M [Gω+1 ] ⊂ · · · de modo que cada M [Gδ+1 ] es una extensi´n gen´rica de M [Gδ ]. o e Notemos que si Pλ es l´ ımite directo de los c.p.o.s anteriores, entonces S S Pλ = iδλ [Pδ ] y Gλ = iδλ [Gδ ].
δ<λ

Podr´ conjeturarse que M [Gλ ] = ıa

δ<λ

los casos m´s simples. Lo m´ximo que tenemos a este respecto es el teorema a a siguiente: Teorema 9.19 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea λ ∈ M un ordinal l´ ımite y ({Pδ }δ≤λ , {πδ }δ<λ ) una iteraci´n de pre´rdenes en M tal que o o Pλ sea l´ ımite directo. Sea G un filtro Pλ -gen´rico sobre M . Supongamos que e S ∈ M , X ∈ M [G], X ⊂ S y (|S| < cf λ)M [G] . Entonces existe un δ < λ tal que X ∈ M [Gδ ]. ´ Demostracion: Sea σ ∈ M Pλ tal que X = σG . Claramente, si s ∈ S, se cumple W s ∈ X ↔ p ∈ G p ∞ s ∈ σ. ˇ

S

δ<λ

M [Gδ ], pero esto es falso incluso en

Como Pλ es l´ ımite directo, W podemos formar {δs }s∈X ∈ M [G] de modo que si s ∈ X, entonces δs < λ y p ∈ Gδs iδs λ (p) ∞ s ∈ σ. (Aqu´ usamos que ˇ ı p ∞ σ ∈ τ es absoluta para modelos transitivos de ZF.) S Sea δ = δs ∈ M [G]. Por la hip´tesis sobre S tenemos que δ < λ. o s∈X Entonces W X = {s ∈ S | p ∈ Gδ iδλ (p) ∞ s ∈ σ} ∈ M [Gδ ]. ˇ Terminamos la secci´n generalizando el teorema 9.12 sobre condiciones de o cadena a iteraciones de pre´rdenes. o

9.3. El axioma de Martin

231

Teorema 9.20 Sea κ un cardinal regular no numerable y ({Pδ }δ≤α , {πδ }δ<α ) una iteraci´n de pre´rdenes con soportes finitos tal que para todo δ < α se o o cumpla que 1Pδ ∞ πδ cumple la c.c.ˇ . Entonces para todo δ ≤ α tenemos que l κ Pδ cumple la c.c.κ. ´ Demostracion: Lo probamos por inducci´n sobre δ. Es obvio que P0 = {1 o l} cumple la c.c.κ. Si la cumple Pδ tambi´n la cumple Pδ+1 por 9.12. Supongamos e que λ ≤ α es un ordinal l´ ımite tal que todos los Pδ con δ < λ cumplen la c.c.κ. Si {pα }α<κ es una anticadena en Pλ , o bien la familia de los soportes tiene cardinal menor que κ, en cuyo caso existe A ⊂ κ tal que |A| = κ y todas las condiciones {pα }α∈A tienen el mismo soporte r ⊂ λ; o bien la familia de los soportes tiene cardinal κ, en cuyo caso podemos aplicarle el lema de los sistemas ∆ (es una familia no numerable de conjuntos finitos) de modo que existe A ⊂ κ, con |A| = κ, y la familia {sop pα }α∈A es cuasidisjunta de ra´ r ⊂ λ. ız En cualquiera de los dos casos tenemos una familia {pα }α∈A de condiciones de Pλ tal que si α, β ∈ A, α 6= β, entonces sop pα ∩ sop pβ = r. Sea δ < λ tal que r ⊂ δ. Entonces por 9.17 f) tenemos que {pα |δ }α∈A es una anticadena en Pδ de cardinal κ, en contra de la hip´tesis de inducci´n. o o

9.3

El axioma de Martin

Seg´n coment´bamos al principio del cap´ u a ıtulo —concretando ahora un poco m´s— Solovay y Tennenbaum demostraron la consistencia de la hip´tesis de a o Suslin construyendo una iteraci´n de pre´rdenes ({Pδ }δ≤α , {πδ }δ<α ) en un moo o delo M , de modo que cualquier ´rbol bien podado con la condici´n de cadena a o numerable A en el modelo final M [G], puesto “copa abajo”, coincidiera con uno de los c.p.o.s Qδ = πδGδ ∈ M [Gδ ]. De este modo M [Gδ+1 ] = M [Gδ ][Hδ ] para un cierto filtro Qδ -gen´rico Hδ y, por consiguiente, Hδ ∈ M [G] resulta ser un e camino en A, lo que garantiza que A no es un ´rbol de Suslin en M [G]. Sin a embargo, D.A. Martin se dio cuenta de que en realidad no era necesario tratar unicamente con posibles ´rboles de Suslin, sino que bastaba exigir la condici´n ´ a o de cadena numerable. Modificando as´ la prueba, se obtiene la consistencia de ı una sentencia que permite eliminar la teor´ de extensiones de muchas prueıa bas de consistencia. Esta sentencia se conoce actualmente como el axioma de Martin. Definici´n 9.21 Para cada cardinal κ, llamaremos axioma de Martin para κ o a la f´rmula: o AM(κ) Si P es un c.p.o. que cumple la condici´n de cadena numerable y D o es una familia de conjuntos densos en P tal que |D| ≤ κ, entonces existe un filtro G en P que corta a todos los elementos de D. V El axioma de Martin (AM) es la sentencia κ < 2ℵ0 AM(κ), es decir:

Si P es un c.p.o. que cumple la condici´n de cadena numerable y D es una o familia de conjuntos densos en P tal que |D| < 2ℵ0 , entonces existe un filtro G en P que corta a todos los elementos de D.

232

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Ejercicio: Probar que AM es equivalente a la sentencia an´loga en la que no se exige a que los c.p.o.s tengan m´ximo. (En la definici´n de filtro para un c.p.o. sin m´ximo a o a hemos de cambiar 1 ∈ G por G 6= ∅.) l

As´ el axioma de Martin postula la existencia de filtros “suficientemente ı, gen´ricos”, en el sentido de que corten a familias relativamente grandes de e conjuntos densos. Aquellas pruebas de consistencia basadas en extensiones gen´ricas donde en realidad s´lo se necesite la existencia de un filtro que corte e o a suficientes conjuntos densos (en un c.p.o. con la condici´n de cadena numerao ble) pueden obtenerse a partir del axioma de Martin, evitando as´ la teor´ de ı ıa ´ extensiones. Este es el caso de la hip´tesis de Suslin: o Teorema 9.22 AM(ℵ1 ) → HS. ´ Demostracion: Supongamos AM(ℵ1 ) y que existe un ´rbol de Suslin. a Entonces existe uno bien podado A. Sea P = A con el orden inverso. Entonces P es un c.p.o. con la condici´n de cadena numerable y para cada α < ω1 el o conjunto Dα = {a ∈ A | altA a ≥ α} es denso en P. Por AM(ℵ1 ) tenemos un filtro G que corta a todos los conjuntos Aα , lo que se traduce en que G es un camino (no numerable) en A, contradicci´n. o As´ pues, para probar la consistencia de la hip´tesis de Suslin basta probar ı o la consistencia de AM + 2ℵ0 > ℵ1 .

La presencia de 2ℵ0 en el enunciado del axioma de Martin no es arbitraria, como prueba el teorema siguiente: Teorema 9.23 Se cumple AM(ℵ0 ) ∧ ¬AM(2ℵ0 ). As´ pues, 2ℵ0 = ℵ1 →AM. ı ´ Demostracion: AM(ℵ0 ) es el teorema 4.3, mientras que ¬AM(2ℵ0 ) es esencialmente la observaci´n tras el teorema 4.5. En efecto, P = Fn(ω, 2, ℵ0 ) o cumple la condici´n de cadena numerable. Para cada n ∈ ω, sea Dn el conjunto o de las condiciones que tienen a n en su dominio y, para cada g ∈ ω 2, sea Dg el conjunto de las condiciones que difieren de f en alg´n n´mero natural de su u u dominio. Si suponemos AM(2ℵ0 ) tenemos que existe un filtroS que corta a todos G estos conjuntos densos, lo que se traduce en que fG = p : ω −→ 2 es una p∈G funci´n distinta de toda g ∈ ω 2, contradicci´n. o o

As´ pues, AM(κ) no puede ser consistente m´s que para cardinales menores ı a que 2ℵ0 .
Ejercicio: Probar que MA(ℵ1 ) ser´ falso sin la hip´tesis sobre la condici´n de cadena ıa o o numerable. (Ayuda: considerar Fn(ω, ω1 , ℵ0 ).)

Vamos a probar que AM es consistente con cualquier determinaci´n de 2ℵ0 o que sea un cardinal regular. Primeramente demostraremos que esta restricci´n o es necesaria, es decir, que AM implica la regularidad de 2ℵ0 . En general, AM implica que 2ℵ0 verifica muchas propiedades en principio s´lo pueden probarse o para ℵ1 . La regularidad es una de ellas. Necesitamos dos hechos t´cnicos. El e primero es muy sencillo y no depende de AM.

9.3. El axioma de Martin Teorema 9.24 Existe un conjunto A ⊂ Pω tal que |A| = 2ℵ0 , y V xy ∈ A(x 6= y → |x ∩ y| < ℵ0 ).

233 V x ∈ A |x| = ℵ0

´ Demostracion: Sea S = <ω 2. Puesto que S es numerable, basta encontrar A ⊂ PS que cumpla el enunciado. Para cada f ∈ ω 2, sea Af = {s ∈ A | s ⊂ f }. Tomamos A = {Af | f ∈ ω 2}. Teorema 9.25 Sea κ < 2ℵ0 un cardinal infinito y supongamos AM(κ). Consideremos una familia {Aα }α<κ en las condiciones del teorema anterior. Entonces, para todo X ⊂ κ existe un A ⊂ ω tal que V α < κ(α ∈ X ↔ Aα ∩ A es infinito). ´ Demostracion: Sea P el conjunto de las funciones p ⊂ ω × 2 tales que V a) α ∈ X Dominio(p) ∩ Aα es finito,

b) El conjunto {n ∈ ω | p(n) = 1} es finito.

Consideramos a P como c.p.o. con la relaci´n inversa de la inclusi´n. Hemos o o de pensar en las condiciones de P como aproximaciones a la funci´n caraco ter´ ıstica del conjunto A que estamos buscando. Una condici´n p s´lo puede o o forzar que una cantidad finita de n´meros naturales est´n en A, pero puede u e forzar que infinitos naturales no est´n, a condici´n de que est´n casi todos fuera e o e de cualquier Aα con α ∈ X. Claramente P cumple la condici´n de cadena numerable, pues si dos condio ciones p y q son incompatibles, entonces {n ∈ Dominio(p) | p(n) = 1} 6= {n ∈ Dominio(q) | q(n) = 1}, y s´lo hay una cantidad numerable de subconjuntos finitos de ω. o Si β ∈ κ \ X, sea Dβ = {p ∈ P | Aβ ⊂ Dominio(p)}. Si una condici´n o p ∈ Dβ , como s´lo puede tomar un n´mero finito de veces el valor 1, ha de o u tomar el valor 0 sobre casi todos los elementos de Aβ . Por lo tanto Dβ es el conjunto de condiciones que fuerzan que Aβ ∩A es finito (notemos que A todav´ ıa no est´ definido). a Se cumple que Dβ es denso en P, pues dada q ∈ P, podemos extenderla a una condici´n que tome el valor 0 sobre todos los elementos de Aβ sobre o los que q no est´ ya definida. Ciertamente p es una condici´n pues, cumple e o obviamente la propiedad a) y para todo α ∈ X se cumple que Aα ∩ Aβ es finito, luego Dominio(p) ∩ Aα s´lo contiene los n´meros que ya estuvieran en o u Dominio(q) ∩ Aα (una cantidad finita) m´s los elementos de Aα ∩ Aβ , de donde a se sigue la propiedad b). Obviamente entonces p ∈ Dβ y p ≤ q. Si α ∈ X y m ∈ ω, sea Ø © ™ Eαm = p ∈ P Ø {n ∈ Aα ∩ Dominio(p) | p(n) = 1}| ≥ m .

234

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Es claro que Eαm es el conjunto de condiciones que fuerzan que Aα ∩ A tenga al menos m elementos. No hay dificultad en probar que Eαm es denso en P. Por AM(κ) existe un filtro G que corta a todos los conjuntos densos que W hemos definido. Sea A = {n ∈ ω | p ∈ G (n, 1) ∈ p}. Si α ∈ X entonces A ∩ Aα es infinito porque G corta a todos los conjuntos Eαm , con m ∈ ω. Si β ∈ κ \ X entonces A ∩ Aβ es finito porque G corta a Dβ . Teorema 9.26 Si κ < 2ℵ0 es un cardinal infinito, AM(κ) implica que 2κ = 2ℵ0 . As´ mismo, AM implica que 2ℵ0 es un cardinal regular. ı ´ Demostracion: La aplicaci´n f : Pκ −→ Pω que a cada X ⊂ κ le asigna o el conjunto A construido en el teorema anterior es claramente inyectiva, luego 2κ = 2ℵ0 . Por el teorema de K¨nig, κ < cf 2κ = cf 2ℵ0 , luego AM implica que 2ℵ0 es o regular. Hay un ultimo problema que hemos de resolver antes de probar la consisten´ cia de AM. Se trata de que hay una clase propia de c.p.o.s con la condici´n de o cadena numerable no semejantes entre s´ No podemos realizar una iteraci´n de ı. o extensiones que pase por todos ellos, pues necesitar´ ıamos que el ultimo c.p.o. ´ fuera una clase propia. Afortunadamente AM equivale a su restricci´n a un o cierto conjunto de c.p.o.s. La idea central de la prueba es el argumento del teorema de L¨wenheim-Skolem. o Teorema 9.27 Sea κ un cardinal infinito. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) AM(κ), b) AM(κ) para c.p.o.s P con la hip´tesis adicional de que |P| ≤ κ, o c) AM(κ) para c.p.o.s P de la forma (κ, ≤, ∅) (donde ≤ es un preorden arbitrario en κ). ´ Demostracion: Obviamente a) → b) → c). Es obvio que b) equivale a AM(κ) para c.p.o.s de la forma (P, ≤, ∅) con P ⊂ κ (pues todo c.p.o. P tal que |P| ≤ κ es semejante a un c.p.o. en estas condiciones). As´ para demostrar que ı, c) → b) podemos partir de un c.p.o. P ⊂ κ con m´ximo ∅ (y, por supuesto, con a la condici´n de cadena numerable). o Extendamos el preorden de P a κ estableciendo que todos los elementos de κ \ P son m´ximos. As´ κ se convierte en un c.p.o. con la condici´n de cadena a ı o numerable en el cual P es denso. Es claro que si D es una familia de a lo sumo κ subconjuntos densos de P, ´stos siguen siendo densos en κ, luego por c) existe e un filtro G en κ que corta a todos los elementos de D. Es inmediato comprobar que G ∩ P es un filtro en P que cumple lo mismo.

9.3. El axioma de Martin

235

Veamos por ultimo que b) → a). Sea P un c.p.o. arbitrario con la condici´n ´ o de cadena numerable y sea D una familia de a lo sumo κ subconjuntos densos de P. Veamos que existe Q ⊂ P tal que 1. |Q| ≤ κ, 2. Para todo D ∈ D, se cumple que D ∩ Q es denso en Q, 3. Dos condiciones de Q son compatibles en Q si y s´lo si lo son en P. o Si D ∈ D, sea fD : P −→ D tal que V p ∈ P (fD (p) ∈ D ∧ fD (p) ≤ p)).

Por 3) tenemos que Q cumple la condici´n de cadena numerable, por 1), o 2) y la hip´tesis b) tenemos que existe un filtro H sobre Q que corta a todos o conjuntos D ∩ Q, con D ∈ D. Definimos W G = {p ∈ P | q ∈ H q ≤ p}.

Sea g : P × P −→ P tal que V pq ∈ P(¬p ⊥ q → g(p, q) ≤ p ∧ g(p, q) ≤ q). V S Definimos Q0 = {1 ∧ n ∈ ω Qn+1 = Qn ∪ g[Qn × Qn ] ∪ l} fD [Qn ]. D∈D S Es claro que Q = Qn cumple lo pedido.
n∈ω

Es f´cil comprobar que G es un filtro en P y obviamente contiene a H, luego a corta a todos los elementos de D. Finalmente estamos en condiciones de demostrar la consistencia del axioma de Martin. La idea b´sica de la prueba es una de las paradojas del infinito: a imaginemos que metemos en un saco bolas numeradas del 0 al 9, luego sacamos la bola 0, luego metemos bolas numeradas del 10 al 19 y sacamos la bola 2, etc. De este modo, aunque cada vez tenemos m´s bolas en el saco, al cabo de a infinitos pasos no nos quedar´n bolas, porque la n´mero 0 la hemos sacado en a u el primer paso, la n´mero 1 en el segundo, etc. u En nuestro caso, partimos de un modelo M con infinitos c.p.o.s que pueden incumplir el axioma de Martin, extendiendo con uno de ellos conseguimos un filtro que corta a todos los sus conjuntos densos en M , pero en la extensi´n o puede haber nuevos conjuntos densos que necesiten otro filtro y pueden aparecer infinitos c.p.o.s nuevos que no cumplan el axioma de Martin. As´ en cada paso ı, resolvemos parcialmente un caso y nos aparecen infinitos contraejemplos m´s, a pero, si lo organizamos bien, al cabo de κ pasos podemos haber eliminado todos los contraejemplos. Teorema 9.28 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC y en M sea κ un cardinal regular no numerable tal que 2<κ = κ. Existe una extensi´n gen´rica N o e de M que cumple AM, tiene los mismos cardinales y cofinalidades, (2ℵ0 = κ)N y la funci´n del continuo sobre κ es la misma en M y en N . o

236

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

´ Demostracion: Sea g ∈ M tal que g : κ −→ κ × κ × κ biyectiva. Sea f : κ −→ κ × κ definida como sigue: si g(α) = (β, γ, δ), entonces Ω (β, γ) si β ≤ α, f (α) = (0, 0) si α < β. De este modo, f ∈ M , f : κ −→ κ × κ suprayectiva y V αβγ(f (α) = (β, γ) → β ≤ α). En efecto, si (β, γ) ∈ κ × κ, entonces el conjunto W {α < κ | δ < κ g(α) = (β, γ, δ)}

tiene cardinalM κ, luego no est´ acotado en κ, luego existe un α ≥ β tal que a g(α) = (β, γ, δ), y entonces f (α) = (β, γ). Vamos a usar la funci´n f para determinar en qu´ orden usamos cada c.p.o. o e que pueda incumplir AM para formar una extensi´n que le a˜ada un filtro o n gen´rico. M´s concretamente, f (α) = (β, γ) significar´ que para formar la e a a extensi´n α-´sima usaremos el γ-´simo c.p.o. de entre los disponibles en la iteo e e raci´n β-´sima. Naturalmente, para que esto tuviera sentido hemos tenido que o e garantizar que β ≤ α. Definiremos una iteraci´n de pre´rdenesM con soportes finitos de la forma o o ˇ ({Pδ }δ≤κ , {(ˇδ , ≤δ , ∅)}δ<κ ), ν V donde δ < κ νδ < κ. Adem´s se cumplir´ que a a V ˇ δ < κ 1 Pδ ∞ (ˇδ , ≤δ , ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. l ν

Por 9.20, tendremos que cada Pδ cumplir´ la condici´n de cadena numea o rable en M . Veamos que estas condiciones implican que cada Pδ tendr´ un a V subconjunto denso Pδ tal que δ < κ |Pδ |M < κ y |Pκ |M ≤ κ.

Lo probamos por inducci´n sobre δ. Para P0 = {∅} es trivial. Supongamos o que Pδ es denso en Pδ y |Pδ |M < κ. Definimos © ™ Pδ+1 = p ∪ {(δ, α)} | p ∈ Pδ ∧ α < νδ . ˇ Podemos suponer que los nombres α est´n en πδ , o tambi´n podemos susˇ a ˆ e tituirlos por nombres equivalentes que s´ lo est´n. Claramente Pδ+1 ⊂ Pδ+1 y ı e |Pδ+1 |M < κ. Veamos que es denso. Dado p ∈ Pδ+1 , sea G un filtro Pδ -gen´rico sobre M tal que p|δ ∈ G. Como e 1Pδ ∞ p(δ) ∈ νδ , se cumple que p(δ)G = α, para un cierto α < νδ , luego existe l ˇ un q ∈ Pδ , q ≤ p|δ tal que q ∞ p(δ) = α. Entonces q ∪ {(δ, α)} ∈ Pδ+1 es una ˇ ˇ extensi´n de p. o S Dados {Pδ }δ<λ , para λ ≤ κ definimos Pλ = iδλ [Pδ ]. Como κ es regularM
δ<λ

es claro que |Pλ |M < κ si λ < κ y |Pκ |M ≤ κ. Del hecho de que los l´ ımites son directos se sigue inmediatamente que Pλ es denso en Pλ .

9.3. El axioma de Martin

237

La raz´n por la que acotamos el cardinal de conjuntos densos es porque el o preorden no es antisim´trico, por lo que hay muchas condiciones que contienen e la misma informaci´n, lo que hace que el cardinal de los c.p.o.s completos no o sea significativo. Si δ, ≤ < κ, seg´n (5.1), el n´mero de buenos Pδ -nombres para subconjuntos u u ˇ de ≤×≤ en M es a lo sumo (κℵ0 )|≤×≤| ≤ κ<κ = (2<κ )<κ = 2<κ = κ (aqu´ usamos ı que Pδ cumple la condici´n de cadena numerable por ser denso en Pδ ). o Vamos a construir la iteraci´n por recurrencia en M . Tomamos P0 = {∅}. o ˇ Supongamos construidos ({Pβ }β≤α , {(ˇβ , ≤β , ∅)}β<α ), para α < κ, de modo ν que cumplan las propiedades indicadas y, por consiguiente, las consecuencias que acabamos de probar. En particular tenemos definidos los conjuntos {Pβ }β≤α . α Sea {(νγ , ≤α )}γ<κ ∈ M una enumeraci´n de todos los pares (ν, ≤) tales que o γ M ν < κ es un cardinal y ≤ es un buen Pα -nombreM para un subconjunto de ˇ ν ×ν. Informalmente, entre ellos est´n todos los c.p.o.s que nos han aparecido a en el ultimo paso construido hasta ahora, a los cuales tendremos que a˜adir ´ n filtros gen´ricos tarde o temprano. Nuestro razonamiento recurrente nos permite e suponer definidos los pares correspondientes a pasos anteriores, es decir, tenemos β definidos (νγ , ≤β ) para β ≤ α y γ < κ. γ Sea f (α) = (β, γ). Por construcci´n de f tenemos que β ≤ α, luego el o β par (νγ , ≤β ) est´ definido y ≤β es un buen Pβ -nombre para un subconjunto de a γ γ βˇ β β νγ ×νγ . Definimos να = νγ y sea σ = iβα (≤β ) ∈ M Pα . Claramente γ 1 Pα ∞ l W ˇ R((ˇα , R, ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. ∧ ν

Por 4.38 existe un ≤α ∈ M Pα tal que

ˇ ((ˇα , σ, ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. → R = σ)). ν ˇ 1 Pα ∞ ((ˇα , ≤α , ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. ∧ l ν

ˇ ((ˇα , iβα (≤β ), ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. → ≤α = iβα (≤β ))). ν γ γ Definimos Pα+1 tal y como exige la definici´n de iteraci´n de pre´rdenes. o o o Esta definici´n tambi´n determina el caso l´ o e ımite (teniendo en cuenta que exigimos siempre l´ ımites directos). Con esto tenemos definido el c.p.o. P = Pκ ∈ M . Adem´s hemos probado que a Pκ cumple la condici´n de cadena numerableM y contiene un subconjunto denso o Pκ tal que |Pκ |M ≤ κ. Sea G un filtro P-gen´rico sobre M . Por la condici´n e o de cadena numerable, los cardinales y las cofinalidades en M son los mismos que en M [G]. Vamos a calcular la funci´n del continuo en M [G]. Puesto que o M [G] puede obtenerse tambi´n como extensi´n gen´rica sobre P = Pκ , podemos e o e trabajar con ´ste ultimo. e ´ Si µ ≥ κ es un cardinalM , aplicando la f´rmula (5.1), el n´mero de buenos o u P-nombresM para subconjuntos de µ es a lo sumo κµ = 2µ , de donde se sigue ˇ que (2µ )M = (2µ )M [G] para cardinales mayores o iguales que κ.

238

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

El n´mero de buenos P-nombresM para subconjuntos de ω es a lo sumo u ˇ κ = κ, luego, en M [G], 2ℵ0 ≤ κ.
ℵ0

El resto de la funci´n del continuo en M [G] quedar´ completamente deo a terminado en cuanto probemos que M [G] cumple AM(ν) para todo cardinal infinito ν < κ, pues entonces ν < (2ℵ0 )M [G] , de donde (2ℵ0 )M [G] = κ. A su vez esto implica que M [G] cumple AM. Finalmente, el teorema 9.26 nos da que (2ν )M [G] = κ para todo cardinal infinito ν ≤ κ. Seg´n el teorema anterior, para probar AM(ν)M [G] , donde ν < κ es un u cardinalM [G] , basta considerar un c.p.o. de la forma (ν, R, ∅) ∈ M [G] con la condici´n de cadena numerableM [G] y una familia D ∈ M [G] de conjuntos densos o en (ν, R, ∅) tal que |D|M [G] ≤ ν. Por 9.19, como R ⊂ ν × ν ∈ M y (|ν × ν| < κ = cf κ)M [G] , existe un β < κ tal que R ∈ M [Gβ ]. Fijemos una enumeraci´n {Dα }α<ν ∈ M [G] de la familia D. Consideremos o el conjunto A = {(α, δ) ∈ ν × ν | δ ∈ Dα } ⊂ ν × ν. De nuevo por 9.19 podemos afirmar que existe un β < κ tal que A ∈ M [Gβ ], con lo que D ∈ M [Gβ ]. Tom´ndolo suficientemente grande podemos suponer que R, D ∈ M [Gβ ]. a
β De este modo, R = (≤β )Gβ para cierto γ < κ y ν = νγ . Sea α ≥ β tal que γ β f (α) = (β, γ). Sea σ = iβα (≤γ ). Como iβα es una inmersi´n completa, sabemos o por 6.7 que R = (≤β )Gβ = (≤β )i−1 [Gα ] = iβα (≤β )Gα = σGα . γ γ γ
βα

As´ pues, (ν, R, ∅) ∈ M [Gα ] y es un c.p.o. con la condici´n de cadena ı o numerableM [Gα ] , pues si tuviera una anticadena no numerableM [Gα ] ´sta ser´ e ıa tambi´n no numerableM [G] , porque los cardinales son los mismos. Por conse β trucci´n tenemos que να = νγ = ν y o ˇ 1 Pα ∞ ((ˇα , ≤α , ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. ∧ l ν ˇ ((ˇα , iβα (≤β ), ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. → ≤α = iβα (≤β ))), ν γ γ luego ˇ 1 Pα ∞ ((ˇ, σ, ∅) es un c.p.o. con la c.c.n. → ≤α = σ). l ν Por consiguiente ≤αGα = σGα = R. Seg´n el teorema 9.18, tenemos que u M [Gα+1 ] = M [Gα ][H], donde H es un filtro (ν, R, ∅)-gen´rico sobre M [Gα ], e con lo que en particular corta a todos los conjuntos densos de la familia D. Esto demuestra AM(ν)M [G] . Con esto queda probado que el axioma de Martin es consistente con cualquier determinaci´n consistente de la funci´n del continuo que satisfaga el teoo o rema 9.26. En particular es consistente AM + 2ℵ0 > ℵ1 y con ello la hip´tesis de o Suslin. Puede probarse que la hip´tesis de Suslin es consistente con la hip´tesis o o del continuo, aunque esto es mucho m´s complicado y requiere muchas ideas a nuevas. Incidentalmente, esto prueba que 2ℵ0 = ℵ1 6→ ♦.

9.4. La condici´n de cadena numerable o

239

9.4

La condici´n de cadena numerable o

Terminaremos el cap´ ıtulo estudiando un problema de cuya soluci´n tenemos o ya todas las claves, por lo que constituye una buena ilustraci´n de las posibilio dades de la teor´ Recordemos que un espacio topol´gico cumple la condici´n ıa. o o de cadena numerable si toda familia de abiertos disjuntos dos a dos es a lo sumo numerable. El problema es si el producto de espacios con la condici´n de cao dena numerable cumple la condici´n de cadena numerable. El teorema siguiente o muestra que, curiosamente, el n´mero de factores es irrelevante: u Teorema 9.29 Sea {Xi }i∈I una familia de espacios topol´gicos tal que, para o Q todo J ⊂ I finito, el producto Xi cumple la condici´n de cadena numerable. o i∈J Q Entonces el producto Xi cumple la condici´n de cadena numerable. o
i∈I

´ Demostracion: Supongamos que {Gα }α<ω1 es una familia de abiertos en el producto disjuntos dos a dos. Podemos suponerlos abiertos b´sicos, es decir, a Gα =
i∈I

Q

Giα ,

donde cada Giα es abierto en Xi y el conjunto Iα = {i ∈ I | Giα 6= Xi } es finito. Por el lema de los sistemas ∆ existe r ⊂ I finito y K ⊂ ω1 no numerable tal que {Iα }α∈K es una familia cuasidisjunta de ra´ r. Aqu´ suponemos que el ız ı conjunto {Iα | α < ω1 } es no numerable. En caso contrario tomar´ ıamos K de modo que todos los Iα con α ∈ K fueran iguales a un mismo conjunto r. Q Q Sea Gα = Giα , abierto en Xi . Si α1 , α2 ∈ K, α1 6= α2 , entonces
i∈r i∈r

Gα1 Q Gα2 = ∅, pues si x ∈ Gα1 ∩ Gα2 , como Iα1 ∩ Iα2 = r, podemos definir ∩ y∈ Xi tal que yi ∈ Giα1 si i ∈ Iα1 e yi ∈ Giα2 si i ∈ Iα2 , (pues si i ∈ Iα1 ∩Iα2 podemos tomar yi = xi ). As´ y ∈ Gα1 ∩ Gα2 = ∅, contradicci´n. ı o Q As´ pues, {Gα }α∈K es una anticadena no numerable en ı Xi , contradicci´n. o
i∈r i∈I

As´ pues, si se cumple que el producto de dos espacios topol´gicos con la ı o condici´n de cadena numerable tiene tambi´n la condici´n de cadena numerable, o e o entonces se cumple, de hecho, que el producto de cualquier familia de espacios topol´gicos con la condici´n de cadena numerable tiene tambi´n la condici´n o o e o de cadena numerable. Por consiguiente basta estudiar el problema para dos espacios. Vamos a reformular el problema en t´rminos de c.p.o.s. De hecho, cuesta e lo mismo hacerlo para la condici´n de cadena κ, con κ arbitrario. (Un espacio o topol´gico cumple la condici´n de cadena κ si toda familia de abiertos disjuntos o o dos a dos tiene cardinal menor que κ, as´ la condici´n de cadena numerable es ı, o la condici´n de cadena ℵ1 .) o

240

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Teorema 9.30 Si κ es un cardinal infinito, las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) Existen espacios topol´gicos con la condici´n de cadena κ cuyo producto o o no cumple la condici´n de cadena κ. o b) Existen dos c.p.o.s con la condici´n de cadena κ cuyo producto no cumple o la condici´n de cadena κ. o c) Existen dos espacios compactos (de Hausdorff) con la condici´n de cadena o κ cuyo producto no cumple la condici´n de cadena κ. o ´ Demostracion: Si X e Y son espacios topol´gicos que cumplen a), tomao mos como P y Q los conjuntos de abiertos no vac´ de X e Y respectivamente, ıos ordenados con la inclusi´n. As´ dos condiciones son incompatibles si y s´lo si o ı o son disjuntas, por lo que P y Q son c.p.o.s con la condici´n de cadena κ. Como o X × Y no cumple la condici´n de cadena κ, existe una anticadena de cardio nal κ, que podemos tomar formada por abiertos b´sicos, es decir, de la forma a {pα × qα }α<κ . Entonces {(pα , qα )}α<κ es una anticadena en P × Q.

Supongamos ahora existen c.p.o.s P y Q que cumplen b). Sean B1 y B2 sus respectivas compleciones, que son dos ´lgebras de Boole completas con la a condici´n de cadena κ. El producto B1 × B2 es un c.p.o. que no cumple la o condici´n de cadena κ, pues si {(pα , qα )}α<κ es una anticadena en P×Q, es claro o que {(i(pα ), i(qα ))}α<κ es una anticadena en B1 ×B2 (donde i representa en cada componente a la inmersi´n densa del correspondiente c.p.o. en su compleci´n). o o As´ pues, podemos partir de dos ´lgebras de Boole completas. M´s a´n, ı a a u considerando los correspondientes espacios de Stone, tenemos dos espacios compactos cero-dimensionales X1 y X2 cuyas ´lgebras de abiertos cerrados B1 y B2 a cumplen la condici´n de cadena κ, mientras que B1 × B2 no la cumple. o Es obvio que X1 y X2 cumplen la condici´n de cadena κ como espacios o topol´gicos, mientras que X1 × X2 no la cumple, pues si {(Uα , Vα )}α<κ es una o anticadena en B1 ×B2 entonces {Uα ×Vα }α<κ es una familia de abiertos disjuntos en X1 × X2 . Vamos a probar que el axioma de Martin implica que la condici´n de cadena o numerable se conserva por productos. Para ello introducimos un concepto m´s a fuerte: Definici´n 9.31 Diremos que un c.p.o. P cumple la condici´n de cadena nuo o merable fuerte si todo conjunto W ⊂ P no numerable contiene un subconjunto Z no numerable con todos sus elementos compatibles dos a dos. Obviamente, la condici´n de cadena numerable fuerte implica la condici´n o o de cadena numerable. Teorema 9.32 Si P y Q son c.p.o.s de modo que P cumple la condici´n de o cadena numerable fuerte y Q cumple la condici´n de cadena numerable, entonces o P × Q cumple la condici´n de cadena numerable. o

9.4. La condici´n de cadena numerable o

241

´ Demostracion: Sea W ⊂ P × Q un conjunto no numerable. Consideremos W el conjunto W0 = {p ∈ P | q ∈ Q (p, q) ∈ W }. Si W0 es numerable existe un p ∈ P tal que Wp = {q ∈ Q | (p, q) ∈ W } es no numerable. Como Q cumple la condici´n de cadena numerable existen dos condiciones compatibles en Wp , o digamos q1 y q2 . As´ (p, q1 ) y (p, q2 ) son condiciones compatibles en W . ı Si, por el contrario, W0 es no numerable, existe Z ⊂ W0 cuyos elementos son compatibles dos a dos. Para cada p ∈ Z, sea qp ∈ Q tal que (p, qp ) ∈ W . Si qp1 = qp2 para ciertos p1 , p2 ∈ Z distintos, entonces (p1 , qp1 ) y (p2 , qp2 ) son condiciones compatibles en W , mientras que si la aplicaci´n p 7→ qp es inyectiva o entonces el conjunto {qp | p ∈ Z} es no numerable, luego existen p1 , p2 ∈ Z distintos tales que qp1 y qp2 son compatibles. De nuevo (p1 , qp1 ) y (p2 , qp2 ) son condiciones compatibles en W . En cualquier caso tenemos que W no puede ser una anticadena, luego P × Q cumple la condici´n de cadena numerable. o Teorema 9.33 Suponiendo AM(ℵ1 ) se cumple: a) Todo c.p.o. con la condici´n de cadena numerable cumple la condici´n de o o cadena numerable fuerte. b) El producto de c.p.o.s con la condici´n de cadena numerable cumple la o condici´n de cadena numerable. o c) El producto de espacios topol´gicos con la condici´n de cadena numerable o o cumple la condici´n de cadena numerable. o ´ Demostracion: b) y c) son consecuencias directas de a) y los teoremas anteriores. Sea P un c.p.o. con la condici´n de cadena numerable y W = {qα }α<ω1 o un subconjunto de P. Veamos que existe p0 ∈ W tal que todo p ≤ p0 es compatible con una cantidad no numerable de elementos de W . En caso contrario, para cada α < ω1 existe α < β < ω1 y rα ≤ qα de modo que rα ⊥ qγ si β < γ < ω1 , y esto nos permite construir por recurrencia una anticadena {rα }α<ω1 , contradicci´n. o Fijado, pues, p0 , para cada α < ω1 definimos W Dα = {p ∈ P | p ≤ p0 ∧ γ < ω1 (α ≤ γ ∧ p ≤ qγ )}.

Se cumple que Dα es denso bajo p0 , pues si t ≤ p0 entonces t es compatible con alg´n qγ , para γ ≥ α, luego existe un p ∈ P tal que p ≤ t y p ≤ qγ , es decir, u p ∈ Dα y p ≤ t. El conjunto P0 = {p ∈ P | p ≤ p0 } es un c.p.o. en el que los conjuntos Dα son densos, y obviamente cumple la condici´n de cadena numerable. Por o AM(ℵ1 ) existe un filtro G0 en P0 que corta a todos los conjuntos Dα . Sea W G = {p ∈ G | p0 ∈ G0 p0 ≤ p}.

242

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

Claramente G es un filtro en P que contiene a p0 y corta a todos los conjuntos Dα . Adem´s Z = G ∩ W es un subconjunto de W formado por condiciones a compatibles dos a dos, luego basta probar que es no numerable. En efecto, si α < ω1 existe p ∈ G ∩ Dα , luego existe α ≤ γ < ω1 tal que p ≤ qγ , luego qγ ∈ G. As´ pues, el conjunto {γ < ω1 | qγ ∈ G} no est´ acotado, luego no es numerable. ı a As´ pues, tenemos probada la consistencia de que el producto de c.p.o.s o de ı espacios topol´gicos con la condici´n de cadena numerable cumpla tambi´n la o o e condici´n de cadena numerable. Sin embargo, tambi´n es consistente lo contrao e rio. Existen diversos medios para probarlo. El m´s sencillo es el siguiente: a Teorema 9.34 Si A es un ´rbol de Suslin, entonces A × A no cumple la cona dici´n de cadena numerable. o ´ Demostracion: Diremos que a ∈ A es un punto de ramificaci´n si se o cumple que altA a = α y existen b, c ∈ Nivα+1 A tales que a ≤ b ∧ a ≤ c. El conjunto B de los puntos de ramificaci´n de A ha de tener cardinal ℵ1 , o pues si fuera numerable existir´ un α < ω1 tal que B ⊂ Nivα A. Entonces, si ıa a ∈ Nivα A, el conjunto {b ∈ A | a ≤ b} est´ totalmente ordenado y es, por a consiguiente, numerable. A su vez, esto nos lleva a que A = Nivα A ∪
a∈Nivα A

S

{b ∈ A | a ≤ b}

es numerable, contradicci´n. o Si b ∈ B, sean pb , qb tales que altA pb = altA qb = altA b + 1, b ≤ pb , b ≤ qb . Entonces {(pb , qb )}b∈B es una anticadena en A × A. En efecto, si se cumpliera1 (pb , qb ) ≤ (s, t) ∧ (pc , qc ) ≤ (s, t), para ciertos b, c ∈ B y (s, t) ∈ A × A, entonces ser´ pb , pc ≤ s y qb , qc ≤ t. Esto obliga a que pb y pc sean compatibles, digamos ıa pb ≤ pc . Entonces tambi´n qb ≤ qc , porque est´n a la misma altura. Por tanto e a b ≤ pc ∧ b ≤ qc , lo que nos da necesariamente que b ≤ c, luego pb ≤ c (pues ambos est´n bajo pc y la altura del primero es menor o igual), luego pb ≤ pc , y a as´ pc contradice que pb y qb sean incompatibles. ı As´ pues, un ´rbol de Suslin (copa abajo) es un ejemplo de c.p.o. con la conı a dici´n de cadena numerable cuyo producto por s´ mismo no cumple la condici´n o ı o de cadena numerable. La existencia de ´rboles de Suslin y, por lo tanto, tambi´n a e ♦ o V = L, implican la existencia de espacios topol´gicos con la condici´n de o o cadena numerable cuyo producto no cumple la condici´n de cadena numerable. o Ahora veremos otra prueba de la consistencia de este hecho mediante una extensi´n gen´rica, que nos aporta la informaci´n adicional de que el producto o e o de dos c.p.o.s (y es f´cil ver que tambi´n de dos espacios topol´gicos) con la a e o condici´n de cadena numerable puede tener una anticadena de cardinal 2ℵ0 , a o la vez que ´ste puede tomar cualquier valor razonable. e
1 Recordemos que al considerar a A como c.p.o. la relaci´n de orden es la inversa de la o relaci´n de A como ´rbol. o a

9.4. La condici´n de cadena numerable o

243

Teorema 9.35 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC+HCG. Sea κ un cardinalM tal que cf M κ > ℵ0 . Existe una extensi´n gen´rica de M con o e los mismos cardinales, donde 2ℵ0 = κ y donde hay dos c.p.o.s que cumplen la condici´n de cadena numerable cuyo producto tiene una anticadena con κ o elementos. ´ Demostracion: En general, si A es un conjunto, se representa por [A]2 al conjunto de todos los subconjuntos de A con dos elementos. Pf A es el conjunto de todos los subconjuntos finitos de A. Sea R = Fn([κ]2 , 2, ℵ0 )M y sea G un filtro R-gen´rico sobre M . Es claro que e R es semejanteM a Fn(ν, 2, ℵ0 )M , por lo que 5.21 nos da que los cardinales y las cofinalidades en M son iguales que en M [G] y (2ℵ0 )M [G] = κ. Sea W C0 = {{α, β} ∈ [κ]2 | p ∈ G p({α, β}) = 0} ∈ M [G]

y tomemos P = {s ∈ Pf A | [s]2 ⊂ C0 } ∈ M [G]. Notemos que P est´ definido a a partir de κ y G, es decir, desde un punto de vista metamatem´tico P es en a realidad un t´rmino P(κ, G) con dos variables libres. e Consideramos a P como c.p.o. con el orden s ≤ t ↔ t ⊂ s. Podemos pensar que C es el conjunto de las aristas de un grafo con v´rtices en κ (un grafo e “gen´rico”) y que P est´ formado por los subgrafos de C totalmente conectados. e a Vamos a probar que P cumple la condici´n de cadena numerable en M [G]. o M [G] Para ello, supongamos que f : ω1 −→ P enumera una anticadena (naturalM [G] M mente, con f ∈ M [G]). Sea f = τG , con τ ∈ M P . Llamemos λ = ω1 = ω1 y sea p ∈ G tal que V ˇ ˇ p ∞ τ : λ −→ P(ˇ , Γ) ∧ αβ ∈ λ τ (α) ⊥ τ (β), κ donde Γ es el nombre can´nico de G. o
M Para cada α < ω1 , sea f (α) = sα . Entonces sα ⊂ κ ⊂ M finito, luego sα ∈ M . Sea pα ∈ G tal que pα ≤ p ∧ pα ∞ τ (ˇ ) = sα . Extendiendo pα si es α ˇ necesario, podemos suponer que su dominio es de la forma [tα ]2 , donde sα ⊂ tα . As´ mismo podemos suponer que {tα }α<λ ∈ M [G]. ı

Por el lema de los sistemas ∆ en M [G], existe I ⊂ λ, (|I| = ℵ1 )M [G] y un V r ⊂ λ finito de modo que αβ ∈ I(α 6= β → tα ∩ tβ = r). Como es habitual, si la familia {tα }α<λ fuera numerableM [G] , bastar´ tomar I de modo que todos ıa los tα con α ∈ I fueran iguales a un mismo r.

Como {sα ∩ r}α<λ s´lo puede tomar un n´mero finito V valores, restrino u de giendo I podemos suponer que existe s ⊂ κ finito tal que α ∈ I sα ∩ r = s. Fijemos α, β ∈ I, α 6= β. Las condiciones pα y pβ son compatibles porque ambas est´n en G. Una a est´ definida sobre [tα ]2 y la otra sobre [tβ ]2 , luego podemos extenderlas a una a condici´n q ∈ R definida sobre [tα ∪tβ ]2 que tome el valor 0 en los pares donde pα o y pβ no est´n definidas. En particular q({u, v}) = 0 para todo {u, v} ∈ [sα ∪sβ ]2 , a

244

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

pues en caso contrario una de las dos condiciones, digamos pα , estar´ definida ıa en {u, v} con el valor 1. En particular u, v ∈ tα . Si u ∈ sβ ⊂ tβ entonces u ∈ tα ∩ tβ = r, luego u ∈ sβ ∩ r = s = sα ∩ r. En definitiva tenemos que u ∈ sα e igualmente v ∈ sα . As´ {u, v} ∈ [sα ]2 ⊂ C0 y, como pα ∈ G, la definici´n de ı, o C0 nos da que pα ({u, v}) = 0, contradicci´n. o Sea H un filtro R-gen´rico sobre M tal que q ∈ H. Como q extiende a pα y e a pβ (en particular a p) tenemos que V ˇ ˇ ˇ q ∞ τ : λ −→ P(ˇ , Γ) ∧ ( αβ ∈ λ τ (α) ⊥ τ (β)) ∧ τ (ˇ ) = sα ∧ τ (β) = sβ . κ α ˇ ˇ

Por consiguiente, sα , sβ ∈ P(κ, H), sα ⊥ sβ , mientras que por construcci´n o [sα ∪ sβ ]2 ⊂ C0 (κ, H) (pues q ∈ H toma el valor 0 sobre [sα ∪ sβ ]2 ), luego sα ∪ sβ ∈ P(κ, H) es una extensi´n com´n de sα y sβ , contradicci´n. o u o Con esto tenemos que P cumple la condici´n de cadena numerableM [G] . Sio milarmente, definimos W C1 = {{α, β} ∈ [κ]2 | p ∈ G p({α, β}) = 1} ∈ M [G]

y Q = {s ∈ Pf A | [s]2 ⊂ C1 } ∈ M [G], considerado como c.p.o. con la relaci´n o definida igual que en P. Obviamente tambi´n cumple la condici´n de cadena e o numerableM [G] , pero el producto P × Q no la cumple, ya que {({α}, {α})}α<κ es una anticadena de cardinal κ en M [G]. El teorema 12.7 muestra que el teorema anterior no puede mejorarse, en el sentido de que el producto de c.p.o.s con la condici´n de cadena numerable no o puede tener anticadenas de cardinal mayor que 2ℵ0 . Terminamos con la construcci´n m´s complicada, pero es la que tiene la o a hip´tesis m´s d´bil. En realidad basta la hip´tesis del continuo para construir o a e o un par de c.p.o.s con la condici´n de cadena numerable cuyo producto no la o tenga. El argumento es el mismo que el del teorema anterior, salvo que ahora hemos de obtener conjuntos C0 y C1 adecuados a partir de la hip´tesis del o continuo, lo cual resulta mucho m´s complejo. Nos ocupamos de ello en un a teorema previo. Teorema 9.36 Si 2ℵ0 = ℵ1 , existen conjuntos disjuntos C0 , C1 ⊂ [ω1 ]2 de manera que si S es una familia no numerable de subconjuntos disjuntos en ω1 e i < 2, existen s, t ∈ S tales que {{x, y} | x ∈ s ∧ y ∈ t} ⊂ Ci . ´ Demostracion: Usaremos la notaci´n A ⊗ B = {{a, b} | a ∈ A ∧ b ∈ B}. o Recordemos que Pf A representa al conjunto de los subconjuntos finitos de A. Sea {sα }α<ω1 el conjunto de las sucesiones de subconjuntos finitos de ω1 disjuntos dos a dos (hay ℵℵ0 = 2ℵ0 ·ℵ0 = ℵ1 ). Sea sα = {sn }n∈ω . α 1 Definimos por recurrencia dos sucesiones {Ci (α)}α<ω1 , i < 2 de modo que Ci (α) ⊂ α y C0 (α) ∩ C1 (α) = ∅. Supuestos definidos {Ci (β)}β<α , sea {(im , βm , xm )}m∈ω una enumeraci´n o de todas las ternas (i, β, x) tales que:

9.4. La condici´n de cadena numerable o a) i < 2, b) β < α ∧ V n ∈ ω sn ⊂ α, β
β<α

245

c) x ∈ Pf α,

d) El conjunto {n ∈ ω | sn ⊗ x ⊂ β

Hay una cantidad numerable de tales ternas, pues 2, α y Pf α son numerables. Si hay una cantidad finita las repetimos en la enumeraci´n, si no existiera o ninguna, definimos C1 (α) = C2 (α) = ∅. S Para cada m ∈ ω sea Im = {n ∈ ω | snm ⊗xm ⊂ Cim (β)⊗{β}} (infinito). β Sea Γ : ω × ω −→ ω la semejanza can´nica (la determinada por el orden de o G¨del en ω × ω) y sean u, v : ω −→ ω sus inversas, es decir, Γ(u(n), v(n)) = n. o
β<α

S

Ci (β) ⊗ {β}} es infinito.

Definimos por recurrencia dos sucesiones crecientes Rn , Vn de subconjuntos finitos de α de modo que Rn ∩ Vn = ∅. Partimos de R0 = sm , V0 = st 0 , para β0 β ciertos m, t ∈ I0 , m 6= t. m(n) Sea Rn = Rn−1 ∪ sβu(n) , donde m(n) es el menor natural m ∈ Iu(n) tal que m m Vn−1 ∩ sβu(n) = ∅ ∧ sβu(n) 6⊂ Rn−1 . As´ mismo, sea Vn = Vn−1 ∪ sβu(n) , donde t(n) es el menor natural t ∈ Iu(n) ı tal que Rn ∩ st u(n) = ∅ ∧ st u(n) 6⊂ Vn−1 . β β Sean C0 (α) = [ Rn ⊂ α, C1 (α) = [ Vn ⊂ α.
t(n)

n∈ω

n∈ω

Por construcci´n C0 (α) ∩ C1 (α) = ∅ y si u(n) = n0 entonces o sβn
m(n)
0

⊂ C0 (α),

sβn ⊂ C1 (α).
0

t(n)

De este modo el conjunto {n ∈ Im | ⊂ Ci (α)} es infinito, para todo i < 2 y m ∈ ω. Finalmente definimos S Ci = Ci (α) ⊗ {α}.
α<ω1

snm β

Con esta construcci´n, los Ci cumplen la propiedad siguiente: o Si la cu´drupla (i, β, x, α) cumple: a • i ∈ 2, • β<α∧ V n ∈ ω sn ⊂ α, β

• x ∈ Pf α,

• el conjunto {n ∈ ω | sn ⊗ x ⊂ Ci } es infinito, β entonces {n ∈ ω | sn ⊗ (x ∪ {α}) ⊂ Ci } es infinito. β

246

Cap´ ıtulo 9. Extensiones iteradas

En efecto, en estas condiciones (i, β, x) = (im , βm , xm ) para alg´n m ∈ ω en u la construcci´n de Ci (α), ya que, en realidad, tenemos que el conjunto o S {n ∈ ω | sn ⊗ x ⊂ Ci (β) ⊗ {β}} ( = Im ) β
β<α

es infinito. Por consiguiente, el conjunto {n ∈ Im | snm ⊂ Cim (α)} es infinito, β luego el conjunto S {n ∈ Im | snm ⊗ (x ∪ {α}) ⊂ Cim (β) ⊗ {β}} β
β≤α

es infinito, con lo que

{n ∈ ω | snm ⊗ (x ∪ {α}) ⊂ Ci } β es infinito, como quer´ ıamos. Veamos que estos conjuntos Ci cumplen el teorema. Para ello tomamos una familia no numerable S de subconjuntos finitos de ω1 disjuntos dos a dos y fijamos i < 2. V S n Sea β < ω1 tal que n ∈ ω sn ∈ S. Sea β < δ < ω1 tal que sβ < δ y sea β
n∈ω

t ∈ S tal que t ∩ δ = ∅. Digamos que t = {α1 , . . . , αn }, con δ ≤ α1 < · · · < αn . Tomando x = ∅ y α = α1 , la cu´drupla (i, β, x, α) cumple las propiedades a anteriores, pues {n ∈ ω | sn ⊗ x ⊂ Ci } = ω. Por consiguiente el conjunto β {n ∈ ω | sn ⊗ {α1 } ⊂ Ci } es infinito. Ahora tomamos x = {α1 } y α = α2 , con β lo que llegamos a que el conjunto {n ∈ ω | sn ⊗ {α1 , α2 } ⊂ Ci } es infinito. Tras β n pasos concluimos que el conjunto {n ∈ ω | sn ⊗ t ⊂ Ci } es infinito, y basta β tomar n0 en este conjunto y s = sn0 ∈ S para que se cumpla s ⊗ t ⊂ Ci . β Ahora ya es f´cil probar: a Teorema 9.37 Si 2ℵ0 = ℵ1 entonces existen dos c.p.o.s (o dos espacios topol´gicos compactos) que cumplen la condici´n de cadena numerable y cuyo o o producto no la cumple. ´ Demostracion: Sean C0 y C1 seg´n el teorema anterior. Definimos u con el orden dado por p ≤ q ↔ q ⊂ p. Como [{α}]2 = ∅, es claro que {α} ∈ Pi para i = 1, 2. As´ mismo es claro que {({α}, {α})}α<ω1 es una anticadena en ı P1 ×P2 . S´lo hemos de probar que Pi cumple la condici´n de cadena numerable. o o Sea {tα }α<ω1 un subconjunto no numerable de Pi . Por el lema de los sistemas ∆ podemos suponer que es cuasidisjunta de ra´ r. Sea sα = tα \ r. ız Entonces [sα ]2 ⊂ [tα ]2 ⊂ Ci , luego sα ∈ Pi y {sα }α<ω1 es una familia no numerable de subconjuntos finitos de ω1 disjuntos dos a dos. Por el teorema anterior existen α < β < ω1 tales que sα ⊗ sβ ⊂ Ci , pero entonces con lo que tα ∪ tβ ∈ Pi es una extensi´n com´n de tα y tβ . Por consiguiente la o u familia de partida no era una anticadena. [tα ∪ tβ ]2 = [tα ]2 ∪ [tβ ]2 ∪ (sα ⊗ sβ ) ⊂ Ci , Pi = {s ∈ Pf ω1 | [s]2 ⊂ Ci },

Cap´ ıtulo X

La medida de Lebesgue
En este cap´ ıtulo mostraremos algunas aplicaciones al an´lisis matem´tico de a a la teor´ que hemos desarrollado. Concretamente, probaremos la indecidibilidad ıa de algunas cuestiones relacionadas con la medida de Lebesgue en R. Resumimos en la primera secci´n los resultados de teor´ de la medida que vamos a necesitar. o ıa

10.1

Medidas en ´lgebras de Boole a

Definici´n 10.1 Sea B un ´lgebra de Boole. Una medida finitamente aditiva o a en B es una aplicaci´n µ : B −→ [0, +∞] tal que o a) µ(O) = 0, µ(1 > 0, l) V b) pq ∈ B(p ∧ q = O → µ(p ∨ q) = µ(p) + µ(q)).

Si B es ℵ1 -completa (es decir, si los conjuntos numerables tienen supremo e ´ ınfimo) diremos que µ es una medida en B si para toda anticadena {pn }n∈ω en B se cumple que °W ¢ P µ pn = µ(pn ).
n∈ω n∈ω

Se dice que µ es unitaria si µ(1 = 1, se dice que µ es finita si µ(1 < +∞, se l) l) W dice que µ es σ-finita si existen condiciones {pn }n∈ω en B tales que 1 = l pn V n∈ω y n ∈ ω µ(pn ) < +∞.

Esta condici´n1 contiene ya la propiedad b) de la definici´n de medida finio o tamente aditiva. Un ´lgebra medida es un par ordenado (B, µ), donde B es un ´lgebra de Boole a a ℵ1 -completa y µ es una medida en B.

Si B es un ´lgebra medida, el ideal de los elementos nulos de B se define a como Iµ = {p ∈ B | µ(p) = 0}.
1 Convenimos

en que una suma con un sumando igual a +∞ toma el valor +∞.

247

248

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

El teorema siguiente recoge las propiedades elementales de los conceptos que acabamos de introducir. Teorema 10.2 Sea B un ´lgebra medida. a a) Si p, q ∈ B, p ≤ q, entonces µ(p) ≤ µ(q). b) Si {pn }n∈ω es una familia de elementos de B, no necesariamente incompatibles entre s´ entonces ı, °W ¢ P µ pn ≤ µ(pn ).
n∈ω n∈ω

c) Si p, q ∈ B, entonces µ(p ∨ q) ≤ µ(p) + µ(q). d) Si {pn }n∈ω es una sucesi´n creciente en B, entonces o °W ¢ µ pn = sup µ(pn ).
n∈ω n∈ω

e) Si {pn }n∈ω es una sucesi´n decreciente en B y µ(p0 ) < +∞, entonces o °V ¢ µ pn = ´ µ(pn ). ınf
n∈ω n∈ω

f ) Iµ es un ideal ℵ1 -completo de B y si µ es σ-finita entonces Iµ cumple la condici´n de cadena numerable. o

´ Demostracion: a) Es f´cil ver que q = p ∨ (q ∧ p0 ) y p ∧ (q ∧ p0 ) = O, a luego µ(q) = µ(p) + µ(q ∧ p0 ) ≥ µ(p). c) µ(p ∨ q) = µ(p ∨ (q ∧ p0 )) = µ(p) ∧ µ(q ∧ p0 ) ≤ µ(p) + µ(q). W W ° W ¢0 b) Sea qn = pn ∧ pm . Claramente qn ≤ pn , pero qn = pn , m<n n∈ω n∈ω pues W W pn ≤ qm ≤ qn .
m≤n n∈ω

La primera desigualdad se prueba por inducci´n: o ≥ ¥ ≥ ¥ W ° W ¢0 ° W ¢ ° W ¢ pn = pn ∧ pm ∨ pn ∧ pm ≤ qn ∨ qm = qm .
m<n m<n m<n m≤n

Adem´s {qn }n∈ω es una anticadena, luego a °W ¢ °W ¢ P P µ pn = µ qn = µ(qn ) ≤ µ(pn ).
n∈ω n∈ω n∈ω n∈ω

d) De W forma similar a como hemos hecho en el apartado anterior, podemos W expresar pn = p0 ∨ (pn+1 ∧ p0 ), de modo que n
n∈ω n∈ω

°W ¢ P µ pn = µ(p0 ) + µ(pn+1 ∧ p0 ). n
n∈ω n∈ω

10.1. Medidas en ´lgebras de Boole a

249

Si µ(p0 ) = +∞ o alg´n µ(pn+1 ∧ p0 ) = +∞, es claro que los dos miembros u n de la igualdad que hemos de probar son infinitos. En caso contrario tenemos que µ(pn+1 ) = µ(pn ) + µ(pn+1 ∧ p0 ), luego por inducci´n todos los pn tienen o n medida finita y °W ¢ P µ pn = µ(p0 ) + (µ(pn+1 ) − µ(pn )) = sup µ(pn ).
n∈ω n∈ω n<ω

e) La sucesi´n {p0 ∧ p0 }n<ω est´ en las condiciones del apartado anterior, o a n luego W 0¢ ° µ p0 ∧ pn = sup µ(p0 ∧ p0 ), n
n∈ω n<ω

lo cual equivale a

o tambi´n a e

° °V ¢0 ¢ µ p0 ∧ pn = sup (µ(p0 ) − µ(pn )),
n∈ω n<ω

°V ¢ µ(p0 ) − µ pn = µ(p0 ) − ´ µ(pn ). ınf
n∈ω n∈ω

f) Que Iµ es un ideal ℵ1 -completo se sigue inmediatamente de las propiedades anteriores. Para probar que cumple la condici´n de cadena numerable hemos o de ver que no existe ninguna anticadena {pα }α<ω1 en B \ Iµ . Estamos suponiendo que µ es σ-finita, con lo que podemos descomponer W 1= l rn , donde µ(rn ) < +∞. Razonando como en b) podemos suponer que
n∈ω

las condiciones rn son incompatibles dos a dos. W P Entonces pα = pα ∧ rn , luego 0 < µ(pα ) = µ(pα ∧ rn ). Por
n∈ω n∈ω

consiguiente existe un n ∈ ω tal que µ(pα ∧ rn ) > 0. M´s a´n, ha de haber una a u cantidad no numerable de α’s para las que sirva el mismo n. Restringiendo la anticadena de partida podemos suponer que el mismo n vale para todo α. As´ ı, V si llamamos r = rn , tenemos que µ(rn ) < +∞ y α < ω1 µ(pα ∧ r) > 0. S Entonces ω1 = {α < ω1 | µ(pα ∧ r) > 1/m}. Alguno de estos conjuntos
m∈ω

ha de ser no numerable, luego restringiendo de nuevo la anticadena inicial poV demos suponer que α < ω1 µ(pα ∧ r) > 1/m, pero esto es absurdo, pues para todo k ∈ ω tenemos que °W ¢ P k < µ(pn ∧ r) = µ pn ∧ r ≤ µ(r), m n<k n<k

y esto obliga a que µ(r) = +∞.

As´ el cociente de un ´lgebra de Boole respecto al ideal de elementos nulos ı, a de una medida σ-finita nos da un ´lgebra de Boole completa que podemos usar a para formar extensiones gen´ricas: e

250

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

Teorema 10.3 Sea B un ´lgebra medida y consideremos el ´lgebra cociente a a Bµ = B/Iµ . a) Bµ es ℵ1 -completa y es un ´lgebra medida con µ : Bµ −→ R dada por a µ([p]) = µ(p). Adem´s Iµ es trivial. Si µ es finita, σ-finita o unitaria, a entonces µ tambi´n lo es. e b) Si {pn }n∈ω es una familia de elementos de B, entonces W V £W § £V § [pn ] = pn , [pn ] = pn .
n∈ω n∈ω n∈ω n∈ω

c) Si µ es σ-finita entonces Bµ es completa y cumple la condici´n de cadena o numerable. ´ n: Demostracio£ W El hecho de que Bµ sea ℵ1 -completa es el apartado b): § claramente [pn ] ≤ pn , y si [r] es una cota superior de todos los [pn ] entonces n∈ω W [pn ∧ r0 ] = O, luego pn ∧ r0 ∈ Iµ y como ´ste es ℵ1 -completo, e pn ∧ r0 ∈ Iµ , n∈ω £W § £W § luego pn ∧ [r]0 = O y, por consiguiente pn ≤ [r]. Esto prueba la
n∈ω n∈ω

primera parte de b), y la segunda se sigue inmediatamente.

Tenemos, pues, que Bµ es ℵ1 -completa. La medida µ est´ bien definida, pues a si [p] = [q] entonces (p ∧ q 0 ) ∨ (p0 ∧ q) ∈ Iµ , luego µ(p ∧ q 0 ) = µ(p0 ∧ q) = 0. Consecuentemente µ(p) = µ(p ∧ q) + µ(p ∧ q 0 ) = µ(p ∧ q), e igualmente µ(q) = µ(p ∧ q), luego µ(p) = µ(q). Ahora es obvio que µ es una medida en Bµ , as´ como que es unitaria, finita o σ-finita si µ lo es. Su ideal es ı trivial, pues si µ([p]) = 0 es que µ(p) = 0, luego p ∈ Iµ y [p] = O. c) es consecuencia inmediata del apartado f) del teorema anterior combinado con los teoremas de la secci´n 7.4. o Definici´nV o 10.4 Sea B un ´lgebra medida. Se dice que p ∈ B es un ´tomo si a a µ(p) > 0 y q ∈ B(q ≤ p → µ(q) = 0 ∨ µ(q) = µ(p)). La medida µ es at´mica o o no at´mica seg´n si tiene o no tiene ´tomos. o u a Es f´cil comprobar que p ∈ B es un ´tomo si y s´lo si [p] es un ´tomo en Bµ , a a o a por lo que µ es at´mica si y s´lo si lo es µ. Necesitaremos el teorema siguiente: o o Teorema 10.5 Sea µ una medida no at´mica en un ´lgebra B, sea p ∈ B y sea o a k un n´mero real tal que 0 < k < µ(p) < +∞. Entonces existe q ∈ B tal que u q ≤ p y µ(q) = k. ´ Demostracion: Supongamos que ning´n q ≤ p tiene medida k. Veamos u en primer lugar que para todo q ∈ B con µ(q) > 0 y para todo natural n > 1 W V existe una anticadena {si }i<n en B tal que q = si y i < n µ(si ) > 0.
i<n

10.1. Medidas en ´lgebras de Boole a

251

Razonamos por inducci´n sobre n. Para n = 2, como q no es un ´tomo, o a existe s0 ≤ q tal que 0 < µ(s0 ) < µ(q). Basta tomar s1 = q ∧ s0 . Claramente 0 q = s0 ∨ s1 , s0 ∧ s1 = O y µ(q) = µ(s0 ) + µ(s1 ), luego ambos sumandos son positivos. Si vale para n, por el caso 2 podemos descomponer q = q 0 ∨ sn , de modo que q ∧ sn = O y µ(q 0 ) > 0, µ(sn ) > 0. Basta aplicar a q 0 la hip´tesis de inducci´n. o o
0

Veamos ahora que si q ∈ B cumple k < µ(q) < +∞, entonces existe r ≤ q tal que k < µ(r) < µ(q).

1 Sea nW natural tal que n µ(q) < µ(q) − k. Sea {si }i<n una anticadena tal un V que q = si y i < n µ(si ) > 0. Como i<n

µ(q) =

i<n 1 alg´n i < n ha de cumplir que µ(si ) ≤ n µ(q) < µ(q) − k. Sea r = q ∧ s0 ≤ q. u i As´ µ(q) = µ(si ) + µ(r), luego µ(r) = µ(q) − µ(si ) > k. ı

P

µ(si ),

Partimos de s0 = p. Definido sα tal que k < µ(sα ), acabamos de probar que existe sα+1 tal que sα+1 ≤ sα y k < µ(sα+1 ) < µ(sα ). Definidos {sδ }δ<λ , para V un ordinal l´ ımite λ < ω1 , sea sλ = sδ . Sea {δn }n<ω una sucesi´n cofinal o Vδ<λ creciente en λ. Es claro que sλ = sδn = ´ µ(sδn ) ≥ k, pero por hip´tesis ınf o n<ω n<ω ha de ser µ(sλ ) > k. La sucesi´n de n´meros reales {µ(sα )}α<ω1 es estrictamente decreciente, y o u est´ acotada inferiormente por k, luego existe a = ´ µ(sα ) y k ≤ a. a ınf
α<ω1

Vamos a construir una sucesi´n {sα }α<ω1 tal que o V αβ(α < β < ω1 → sβ ≤ sα ∧ k < µ(sβ ) < µ(sα )).

V 1 Si 0 < n < ω, tomemos αn < ω1 tal que α ≥ αn a + n > µ(sα ). Sea α = sup αn < ω1 . Entonces µ(sα ) − a < 1/n para todo natural n > 0, luego ha
n<ω

de ser µ(sα ) = a, pero entonces tambi´n µ(sα+1 ) = a, contradicci´n, pues por e o construcci´n µ(sα+1 ) < µ(sα ). o Para terminar describiremos las medidas concretas con las que vamos a trabajar. Omitimos las construcciones porque requieren comprobaciones laboriosas t´ ıpicas de la teor´ de la medida y ninguna de las ideas y conceptos que ´stas ıa e requieren nos van a aparecer despu´s. e Definici´n 10.6 Una σ-´lgebra en un conjunto X es un ´lgebra ℵ1 -completa de o a a subconjuntos de X en la que el supremo de una familia numerable de conjuntos es su uni´n (o, equivalentemente, su ´ o ınfimo es su intersecci´n). o Es inmediato que la intersecci´n de una familia de σ-´lgebras en un conjunto o a X vuelve a ser una σ-´lgebra, por lo que podemos definir la σ-´lgebra generada a a

252

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

por un subconjunto Y como la intersecci´n de todas las σ-´lgebras de X que o a contienen a Y . Si X es un espacio topol´gico, la σ-´lgebra de Borel de X es la σ-´lgebra o a a generada por los abiertos de X. Una medida de Borel en X es una medida definida sobre la σ-´lgebra de Borel de X. a Una medida µ en una σ-´lgebra M de un espacio topol´gico X es regular si a o para todo A ∈ M se cumple que µ(A) = ´ ınf{µ(U ) | U ∈ M ∧ A ⊂ U ∧ U es abierto en X} = sup{µ(K) | K ∈ M ∧ K ⊂ A ∧ K es compacto} Diremos que (X, B, µ) es un espacio medida si X es un conjunto no vac´ B ıo, es una σ-´lgebra de subconjuntos de X y µ es una medida en B. Diremos que a (X, B, µ) es un espacio medida regular si adem´s X es un espacio topol´gico (de a o Hausdorff) que puede expresarse como uni´n numerable de subespacios como pactos y µ es una medida regular. La medida de Lebesgue La medida de Lebesgue en R queda caracterizada esencialmente por el teorema siguiente, que presentamos sin prueba: Teorema 10.7 Existe una unica medida de Borel µ en R tal que si a < b son ´ n´meros reales entonces µ(]a, b[) = b − a. Adem´s µ es regular.2 u a La medida de Lebesgue en R no es exactamente la determinada por el teorema anterior, pues es posible extenderla ligeramente. Un subconjunto A de R es medible Lebesgue si es de la forma A = B ∪ N , donde B es un conjunto de Borel y N es un subconjunto de un conjunto de Borel nulo (respecto a la medida del teorema anterior). La medida de Lebesgue de A se define como µ(A) = µ(B). Se demuestra que el conjunto M de todos los conjuntos medibles Lebesgue es una σ-´lgebra y que la medida de Lebesgue as´ definida es ciertamente una medida a ı regular que extiende a la dada por el teorema anterior. Esta extensi´n tiene la o propiedad adicional de que todo subconjunto de un conjunto nulo es (medible y) nulo, es decir, que el ideal Iµ es de hecho un ideal del ´lgebra PR. a No obstante, los resultados que nos van a interesar valen indistintamente para la medida de Lebesgue completa o para su restricci´n a la σ-´lgebra de o a Borel. Por ello, salvo que precisemos expl´ ıcitamente, cuando hablemos de la medida de Lebesgue entenderemos que nos referimos indistintamente a una u otra. Por ejemplo, del teorema anterior se sigue inmediatamente que la medida de Lebesgue (completa o no) es σ-finita, los puntos tienen medida nula y es invariante por traslaciones.
Ejercicio: Probar que el ´lgebra de todos los subconjuntos de R medibles Lebesgue a m´dulo los conjuntos nulos es isomorfa al ´lgebra de Borel de R m´dulo los conjuntos o a o de Borel nulos.
2 V´ase el cap´ e ıtulo II de mi libro sobre Teor´ descriptiva de conjuntos, especialmente el ıa ap´ndice. e

10.1. Medidas en ´lgebras de Boole a

253

Producto de medidas Supondremos conocidos3 los resultados elementales sobre producto de medidas que resumimos a continuaci´n: o Definici´n 10.8 Si B es una σ-´lgebra en un conjunto X y C es una σ-´lgebra o a a en un conjunto Y , llamaremos B × C a la σ-´lgebra en X × Y generada por los a conjuntos B × C tales que B ∈ B y C ∈ C. Teorema 10.9 Si (Xi , Bi , µi ) para i = 1, 2 son dos espacios medida regulares, entonces existe una unica medida regular µ1 × µ2 definida en B1 × B2 tal que si ´ Bi ∈ Bi entonces4 (µ1 × µ2 )(B1 × B2 ) = µ1 (B1 )µ2 (B2 ). La medida µ1 × µ2 descrita en el teorema anterior se conoce como medida producto de las medidas dadas. En dichas condiciones, si x ∈ X1 , y ∈ X2 y E ⊂ X1 × X2 , definimos Ex = {z ∈ X2 | (x, z) ∈ E}, E y = {z ∈ X1 | (z, y) ∈ E}.

Se cumple que si E ∈ B1 × B2 entonces Ex ∈ B2 y E y ∈ B1 . En efecto, es f´cil ver que a B = {E ∈ B1 × B2 | Ex ∈ B2 ∧ E y ∈ B1 }

es una σ-sub´lgebra de B1 × B2 que contiene a los generadores B1 × B2 . El teoa rema siguiente es un caso particular del teorema de Fubini y su prueba requiere el uso del c´lculo integral: a Teorema 10.10 (Teorema de Fubini) Sean (Xi , Bi , µi ) dos espacios medida regulares. Entonces un conjunto E ∈ B1 × B2 es nulo para la medida producto si y s´lo si Ex es nulo para casi todo5 x ∈ X1 , si y s´lo si E y es nulo para casi o o todo y ∈ X2 . La medida de los cubos de Cantor Vamos a necesitar un ultimo ejemplo ´ de medida. Como no es tan habitual como los anteriores detallaremos m´s su a construcci´n. Consideremos un conjunto arbitrario I 6= ∅. Se define el cubo o de Cantor generalizado asociado a I como X = 2I . Consideraremos a X como espacio topol´gico compacto con el producto de la topolog´ discreta en 2. o ıa Para cada J ⊂ I finito y cada Y ⊂ 2J , definimos el cilindro de base Y como el conjunto CJ (Y ) = {f ∈ X | f |J ∈ Y }. Es claro que los cilindros forman una base de la topolog´ de X. Llamaremos ıa C al conjunto de todos los cilindros. Es f´cil ver que se trata de un ´lgebra de a a
la secci´n 8.1 de mi libro de An´lisis. o a que 0 · (+∞) = (+∞) · 0 = 0. 5 Naturalmente “para casi todo x” significa para todo x salvo para los puntos de un conjunto de medida nula.
4 Convenimos 3 V´ase e

254

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

subconjuntos de X. En efecto, observemos que si J ⊂ J 0 son dos subconjuntos 0 0 0 finitos de I, Y ⊂ 2J e Y J = {f ∈ 2J | f |J ∈ Y }, entonces CJ (Y ) = CJ 0 (Y J ). Esto implica que para operar dos cilindros podemos suponer que tienen el mismo soporte J. Ahora basta tener en cuenta las relaciones siguientes: ∅ = CJ (∅) ∈ C, X = CJ (2J ) ∈ C, X \ CJ (Y ) = CJ (2J \ Y ) ∈ C, CJ (Y ) ∪ CJ (Y 0 ) = CJ (Y ∪ Y 0 ) ∈ C.

CJ (Y ) ∩ CJ (Y 0 ) = CJ (Y ∩ Y 0 ) ∈ C,

Teorema 10.11 Existe una unica medida finitamente aditiva λ : C −→ [0, 1] ´ tal que para todo J ⊂ I finito y todo Y ⊂ 2J se cumple λ(CJ (Y )) = |Y | . 2|I|

´ Demostracion: La igualdad del enunciado sirve como definici´n de λ. o Para ello hemos de comprobar que no depende de la expresi´n del cilindro, o 0 0 es decir, si CJ (Y ) = CJ 0 (Y 0 ), entonces CJ∪J 0 (Y J∪J ) = CJ∪J 0 (Y 0J∪J ), luego J∪J 0 0J∪J 0 Y =Y . Por consiguiente |Y | |Y |2|J \J| |Y J∪J | |Y 0 |2|J\J = = |J∪J 0 | = |J| |J∪J 0 | 2 2 2 2|J∪J 0 |
0 0 0

|

=

|Y 0 | . 2|J 0 |

Veamos ahora que λ es una medida finitamente aditiva. Evidentemente se cumple λ(∅) = 0 y λ(X) = 1. Si CJ (Y ) ∩ CJ (Y 0 ) = ∅, entonces Y ∩ Y 0 = ∅, luego |Y ∪ Y 0 | λ(CJ (Y ) ∪ CJ (Y 0 )) = λ(CJ (Y ∪ Y 0 )) = 2|J| 0 |Y | |Y | = |J| + |J| = λ(CJ (Y )) + λ(CJ (Y 0 )). 2 2 Llamaremos AI a la σ-´lgebra en X generada por C. a Teorema 10.12 Si I es un conjunto no vac´ existe una unica medida m en ıo, ´ AI tal que para todo J ⊂ I finito y todo Y ⊂ 2J se cumple m(CJ (Y )) = |Y | . 2|I|

´ Demostracion: En otras palabras, hemos de probar que λ admite una extensi´n unica a AI . Esto es consecuencia del teorema de extensi´n de Carao ´ o theodory.6 La unica hip´tesis que hemos de comprobar es que λ es una medida ´ o en C, en el sentido de que si la uni´n de una familia numerable de cubos disjuntos o dos a dos pertenece a C, entonces su medida es la suma de las medidas de los cubos. Ahora bien, veremos que esto se cumple trivialmente, puesto que una uni´n numerable de cubos disjuntos dos a dos no est´ nunca en C salvo que o a todos salvo una cantidad finita de ellos sean vac´ ıos.
6 V´ase e

el ap´ndice al cap´ e ıtulo II de mi libro de Teor´ descriptiva de conjuntos. ıa

10.1. Medidas en ´lgebras de Boole a

255

En efecto, sean {Cn }n<ω cubos disjuntos dos a dos. Notemos que los cubos son abiertos y cerrados en X. En particular son compactos. Si la uni´n es un o cubo C, entonces {Cn }n<ω es un cubrimiento abierto del compacto C, luego admite un subcubrimiento finito, pero como son disjuntos dos a dos, esto s´lo o puede ser si los cubos que no forman parte del subcubrimiento son vac´ ıos. Teorema 10.13 Si I es un conjunto no vac´ (2I , AI , m) es un espacio medida ıo, regular. Si I es infinito la medida m es no at´mica. o ´ Demostracion: La regularidad superior se sigue inmediatamente de la demostraci´n del teorema de Caratheodory. Para construir la medida m del o teorema anterior a partir de la medida λ construida en 10.11, se construye una medida exterior λ∗ : PX −→ R dada por P S λ∗ (V ) = ´ ınf{ λ(Ci ) | {Ci }i<ω ⊂ C ∧ V ⊂ Ci },
n<ω n<ω

y se demuestra que la restricci´n de λ∗ a AI es una medida que extiende a λ. o As´ pues, m = λ∗ |AI . En nuestro caso, sucede que los cubos Ci son abiertos, ı S por lo que si V ∈ AI , {Ci }i<ω ⊂ C y V ⊂ Ci , entonces
n<ω

luego

° S ¢ P m(V ) ≤ m Ci ≤ λ(Ci ),
n<ω n<ω

Dado ≤ > 0, aplicando la parte ya probada a X \V , existe un abierto U en X tal que X \ V ⊂ U y m(U ) − m(X \ V ) < ≤, pero esto equivale a que X \ U ⊂ V y m(V ) − m(X \ U ) < ≤. Como K = X \ U es compacto, tenemos que m(V ) − ≤ ≤ sup{m(K) | K ⊂ V es compacto} ≤ m(V ), para todo ≤ > 0, luego m(V ) coincide con el supremo y m es regular. Supongamos que I es infinito y veamos que m es no at´mica. Sea U ∈ AI o tal que m(U ) > 0 y sea n ∈ ω tal que 21 < m(U ). Sea J ⊂ I tal que |J| = n. n Es claro que podemos partir X en 2n cubos disjuntos de medida 1/2n . Por consiguiente podemos partir U en 2n conjuntos disjuntos de medida menor o igual que 1/2n . Si U fuera un ´tomo todos ellos deber´ ser nulos, pero entonces a ıan U ser´ nulo, contradicci´n. ıa o Definici´n 10.14 Sea I un conjunto no vac´ Llamaremos ´lgebra de Cantor o ıo. a asociada a I al ´lgebra cociente BI = AI /Im , que es un ´lgebra de Boole coma a pleta con la condici´n de cadena numerable, sobre la que tenemos definida la o medida m (medida de Cantor).

m(V ) ≤ ´ ınf{m(U ) | V ⊂ U ∧ U es abierto en X} P S ≤´ ınf{ λ(Ci ) | {Ci }i<ω ⊂ C ∧ V ⊂ Ci } = λ∗ (V ) = m(V ).
n<ω n<ω

256

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

Si I es infinito entonces m es no at´mica, luego BI tambi´n es no at´mica o e o como ´lgebra (un ´tomo tendr´ que tener medida nula, pero en BI s´lo O tiene a a ıa o medida nula). Es claro que si |I| = |J| entonces BI y BJ son isomorfas. Teorema 10.15 Si I es un conjunto tal que |I|ℵ0 = |I|, entonces |BI | = |I|. ´ Demostracion: Es claro que |C| = |I|. Definamos V S A0 = C, α < ω1 Aα+1 = Aα ∪ {2I \ U | U ∈ Aα } ∪ { f (n) | f ∈ Aω }, α
n<ω

Se comprueba inmediatamente que Aω1 es cerrado para complementos y uniones numerables, por lo que es una σ-´lgebra en 2I que contiene a C. As´ a ı pues, AI ⊂ Aω1 (de hecho se da la igualdad). Por otra parte, una simple inducci´n prueba que si α < ω1 entonces |Aα | ≤ |Aω1 | ≤ ℵ1 |I| = |I|, luego o |AI | ≤ |I| (notemos que, por la hip´tesis, |I| ≥ ℵ1 ). o Obviamente entonces |BI | ≤ |I|. Para cada i ∈ I, sea Ci = C{i} ({(i, 0)}) = {f ∈ 2I | f (i) = 0} ∈ C. Es claro que si i 6= j entonces m((Ci \Cj )∪(Cj \Ci )) = 1/2, luego [Ci ] 6= [Cj ] y por consiguiente |BI | = |I|.

V S λ ≤ ω1 Aλ = Aδ .
n<ω

10.2

La aditividad de la medida de Lebesgue

Estudiamos aqu´ varios problemas sobre la medida de Lebesgue relacionados ı entre s´ Para enunciarlos conviene introducir un concepto: ı. Definici´n 10.16 Sea (X, B, µ) un espacio medida y κ un cardinal infinito. o Se dice que µ es κ-aditivaS cuando {Uα }α<β , con β < κ, es una familia de si conjuntos de B, entonces Uα ∈ B, y si son disjuntos dos a dos entonces
α<β

donde una suma no numerable de n´meros no negativos se define como el suu premo del conjunto de todas las sumas parciales finitas. Toda medida es, por definici´n, ℵ1 -aditiva. La cuesti´n es si la medida de o o Lebesgue es κ-aditiva para alg´n cardinal mayor. Obviamente no puede ser u (2ℵ0 )+ -aditiva, pues descomponiendo R en uni´n de puntos concluir´ o ıamos que µ(R) = 0. As´ pues, a lo sumo, la medida de Lebesgue puede ser 2ℵ0 -aditiva. ı, Si 2ℵ0 = ℵ1 entonces la soluci´n es trivialmente afirmativa, luego el problema o de la aditividad s´lo tiene sentido si suponemos que 2ℵ0 > ℵ1 . En tal caso o podemos plantearnos si la uni´n de ℵ1 conjuntos medibles es medible. A su vez o

°S ¢ P µ Uα = µ(Uα ),
α<β α<β

10.2. La aditividad de la medida de Lebesgue

257

esto est´ relacionado con el cardinal de los conjuntos no medibles Lebesgue: si a existe un conjunto no medible de cardinal ℵ1 entonces la medida de Lebesgue no puede ser ℵ2 -aditiva, pues entonces todos los conjuntos de cardinal ℵ1 ser´ ıan nulos. Veamos en primer lugar que la definici´n de aditividad se puede simplificar o notablemente: Teorema 10.17 Sea (X, B, µ) un espacio medida tal que µ sea σ-finita y sea κ un cardinal infinito. Entonces µ es κ-aditiva si y s´lo si la uni´n de menos de o o κ subconjuntos nulos de X es nula. ´ Demostracion: Supongamos que µ es κ-aditiva y sea {Aα }α<β , con β < κ una familia de conjuntos nulos en X. Sea S Bα = Aα \ Aδ .
δ<α

Por la κ-aditividad, la uni´n es medible, luego Bα tambi´n lo es, luego es o e nulo. Adem´s los conjuntos Bα son disjuntos dos a dos y su uni´n coincide con a o la de los Aα . Por la κ-aditividad es nula. Supongamos ahora que la uni´n de menos de κ conjuntos nulos es nula y sea o {Aα }α<β , con β < κ, una familia de conjuntos medibles tal que su uni´n no sea o medible. Podemos suponer que β es el menor cardinal para el que esto sucede. As´ si definimos los conjuntos Bα igual que antes, tenemos que todos ellos son ı, medibles, por la minimalidad de β, y disjuntos dos a dos, pero su uni´n no es o medible. S Estamos suponiendo que µ es σ-finita, por lo que X = Yn , donde los
n conjuntos Yn son medibles de medida finita. Sea Bα = Bα ∩ Yn . As´ ı, P n µ(Bα ) ≤ µ(Yn ) < +∞. α<β n<ω

Ahora bien, si una suma de una cantidad no numerable de n´meros reales no u negativos es finita, todos sus sumandos salvo a lo sumo una cantidad numerable han de ser nulos, pues en caso contrario habr´ una cantidad no numerable de ıa sumandos mayores o iguales que 1/n para cierto natural n, y entonces las sumas parciales finitas no estar´ acotadas. ıan As´ pues, en {Bα }α<β hay una cantidad numerable de t´rminos con medida ı e positiva, cuya uni´n es medible porque B es una σ-´lgebra, y el resto son conjuno a tos nulos, cuya uni´n es medible por hip´tesis, luego la uni´n total es medible, o o o contradicci´n. o Con esto tenemos probado que la uni´n de menos de κ conjuntos medibles o es medible. Supongamos ahora que {Bα }α<β son medibles y disjuntos dos a n dos. Definimos Bα como antes, de modo que entre ellos (para un n fijo) hay una cantidad numerable de conjuntos no nulos y el resto son nulos. Descomponemos la uni´n de todos en la uni´n de los nulos, que por hip´tesis es nula, y la uni´n de o o o o los restantes, cuya medida es la suma de las medidas. Concluimos obviamente que la medida de toda la uni´n es la suma de las medidas. o

258

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

Teorema 10.18 AM implica que la medida de Lebesgue es 2ℵ0 -aditiva. ´ Demostracion: Sea {Aα }α<κ , con κ < 2ℵ0 una familia de subconjuntos nulos de R. Basta probar que su uni´n es nula. Fijemos ≤ > 0 y sea P el o conjunto de los abiertos de R de medida menor que ≤, dotado del orden inverso de la inclusi´n. Veamos que P cumple la condici´n de cadena numerable. o o Sea W ⊂ P un conjunto no numerable. Sea S el conjunto de uniones finitas de intervalos abiertos con extremos racionales. Claramente S W = {p ∈ W | µ(p) < ≤ − 1/n}.
0<n<ω

Por consiguiente existe un n tal que el conjunto Z = {p ∈ W | µ(p) < ≤−1/n} es no numerable. Para cada p ∈ Z, es claro que podemos tomar p∗ ∈ S tal que p∗ ⊂ p y µ(p \ p∗ ) < 1/n. Como S es numerable, existen p, q ∈ Z tales que p∗ = q ∗ . As´ q ∗ ⊂ p ∩ q y ı µ(p ∪ q) = µ(p) + µ(q \ (p ∩ q)) ≤ µ(p) + µ(q \ q ∗ ) < ≤ − 1 1 + = ≤, n n

Por consiguiente p ∪ q ∈ P es una extensi´n com´n de p y q, luego W no es o u una anticadena. Para cada α < κ sea Dα = {p ∈ P | Aα ⊂ p}. Este conjunto es denso en P, pues si p ∈ P, como Aα es nulo, existe q ∈ P tal que Aα ⊂ q y µ(q) < ≤ − µ(p). Entonces µ(p ∪ q) < ≤, luego p ∪ q ∈ Dα es una extensi´n de p. o Por AM(κ), existe un filtro G que corta a todos los conjuntos Dα . ConsideS remos U = p. Obviamente U es un abierto y
p∈G α<κ

Basta ver que µ(U ) ≤ ≤. Ahora bien, si la uni´n tuviera medida mayor o que ≤, por regularidad contendr´ un compacto K de medida mayor que ≤. Por ıa compacidad K estar´ cubierto por un n´mero finito de abiertos de G, pero ıa u ´stos tendr´ una extensi´n com´n en G, es decir, tendr´ e ıan o u ıamos que K ⊂ p con p ∈ G, pero esto es absurdo porque entonces µ(K) > ≤ > µ(p). En particular, el axioma de Martin implica que cualquier subconjunto de R de cardinal menor que 2ℵ0 es medible Lebesgue y, de hecho, nulo. Ahora vamos a probar, por otra parte, que es consistente que exista un subconjunto no medible Lebesgue de cardinal ℵ1 . La pista nos la da el teorema siguiente: Teorema 10.19 El conjunto RL = R ∩ L est´ necesariamente en uno de estos a tres casos: a) RL = R, b) RL es nulo,

S

Aα ⊂ U.

10.2. La aditividad de la medida de Lebesgue c) RL no es medible Lebesgue y |RL | = ℵ1 .

259

´ Demostracion: Supongamos que no se cumple a) ni c) y veamos que se da b). Notemos que |RL | = |ℵL | s´lo puede ser ℵ0 o ℵ1 , luego si RL no es o 1 medible Lebesgue necesariamente tiene cardinal ℵ1 , luego la negaci´n de c) es o simplemente que RL es medible Lebesgue. Tomemos a ∈ R\L. Podemos suponer a > 0, pues en caso contrario podemos tomar −a. Sea S = [0, 1] ∩ L y, para cada natural n > 0, sea Sn = (a/n) + S. Los conjuntos Sn son disjuntos dos a dos, pues si (a/n) + s1 = (a/m) + s2 , despejando obtenemos que a ∈ L (notemos que RL es un subcuerpo de R). Si RL es medible, S tambi´n lo es y, como la medida de Lebesgue es invariante e por traslaciones, Sn es medible y µ(Sn ) = µ(S). Puesto que S Sn ⊂ [0, 1 + a],
0<n<ω

° S tenemos que µ

P µ(Sn ) = µ(S) < +∞, lo cual s´lo es o 0<n<ω 0<n<ω S 0<n<ω posible si µ(S) = 0. Claramente, RL ⊂ m + S, y todos los trasladados de Sn =
m∈Z

¢

P

S son nulos, luego µ(RL ) = 0.

Si V = L se da el caso a) del teorema anterior. El teorema 4.35 muestra que RL puede ser numerable y, por consiguiente, nulo. Seguidamente probaremos que el caso c) tambi´n puede darse, lo que implica en particular que la medida e de Lebesgue no es ℵ2 -aditiva.
Ejercicio: Probar la consistencia de RL = R + V 6= L.

Teorema 10.20 Sea M un modelo transitivo de ZFC+V=L. Sea κ un cardinal de cofinalidad no numerableM . Sea B = (Bκ×ω )M el ´lgebra de Cantor definida a en 10.14 y sea G un ultrafiltro B-gen´rico sobre M . Entonces en M [G] los e cardinales son los mismos que en M , 2ℵ0 = κ y R ∩ L no es medible Lebesgue. ´ Demostracion: Como B cumple la condici´n de cadena numerableM , cono serva cardinales y cofinalidades. Por la HCG tenemos que (κℵ0 = κ)M , luego el teorema 10.15 nos da que |B|M = κ. Como B cumple la condici´n de cadena o numerableM , la f´rmula (5.1) nos da que el n´mero de buenos nombresM para o u subconjuntos de ω es a lo sumo |B|ℵ0 = κℵ0 = κ (aqu´ hemos usado la HCGM ). ˇ ı El teorema 5.20 nos da entonces que (2ℵ0 )M [G] ≤ κ. Para cada (α, n) ∈ κ × ω, sea Uαn = {t ∈ 2κ×ω | t(α, n) = 1}M ∈ Aκ×ω . Sea uαn = [Uαn ] ∈ B. Para cada α < κ sea τα = {(ˇ , uαn ) | n ∈ ω} ∈ M B . n Claramente, kˇ ∈ τα k = uαn . Sea xα = ταG ∈ M [G]. Claramente xα ⊂ ω. n

Veamos que si α 6= β, entonces kτα = τβ k = O. As´ los xα ser´n distintos ı a dos a dos. Si k < ω, se cumple que V V ˇ ˇ ˇ kτα ∩ k = τβ ∩ kk = k n ∈ k(n ∈ τα ↔ n ∈ τβ )k = (kˇ ∈ τα k ↔ kˇ ∈ τβ k) n n
n<k

260 = donde V (unα ↔ unβ ) = £T

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue § 0 0 (Unα ∩ Unβ ) ∪ (Unα ∩ Unβ ) = [Nαβk ], V n ∈ k t(α, n) = t(β, n)}.
k∈ω

n<k

n<k

Nαβk = {t ∈ 2κ×ω | Por lo tanto, kτα = τβ k ≤
k∈ω

Ahora bien, Nαβk = CJ (Y ), donde J = {(α, n) | n ∈ k} ∪ {(β, n) | n ∈ k} e V Y = {t ∈ 2J | n ∈ k t(α, n) = t(β, n)}. Por consiguiente m(Nαβk ) = |Y | 2k 1 = 2k = k . |J| 2 2 2 As´ para todo k < ω, tenemos que m(kτα = τβ k) ≤ m(Nαβk ) = 1/2k , luego ı, m(kτα = τβ k) = 0, de donde kτα = τβ k = O.

V

ˇ ˇ kτα ∩ k = τβ ∩ kk =

V

[Nαβk ].

Ahora s´lo tenemos que definir τ = {p.o.(ˇ , τα ) | α < κ} ∈ M B , de manera o α que τG : κ −→ (Pω)M [G] inyectiva, luego (2ℵ0 = κ)M [G] . Veamos ahora que los conjuntos xα no pertenecen a M , con lo que ser´n no a constructiblesM [G] . Para ello tomamos a ∈ (Pω)M . Un c´lculo an´logo al que a a hemos hecho antes nos da que V kτα = ak ≤ ˇ [Dαk ],
k∈ω

V donde Dαk = {t ∈ 2κ×ω | n ∈ k(t(α, n) = 1 ↔ n ∈ a)}, y un simple c´lculo a nos da que m(Dα k) = 1/2k , luego podemos concluir que kτα = ak = O. ˇ La funci´n caracter´ o ıstica de xα nos da una sucesi´n de ceros y unos que a su o vez determina la expresi´n decimal de un n´mero real r ∈ M [G] que no puede o u estar en M , pues en tal caso nos permitir´ reconstruir xα en M . As´ pues, r ıa ı es un n´mero real no constructibleM [G] , de modo que (RL 6= R)M [G] . Por el u teorema anterior, para probar que RL no es medible Lebesgue en M [G] basta ver que no es nulo. Supongamos que lo es. Sean t1k y t2k dos t´rminos absolutos para modelos transitivos de ZFC tales e que {(t1k , t2k )}k<ω sea una enumeraci´n de todos los pares de n´meros racioo u nales (r, s) con r < s (existe porque podemos definirlo expl´ ıcitamente, es decir, podemos dar un criterio sencillo que a cada n´mero natural k le asigne un par u de n´meros racionales en las condiciones indicadas). Sea Ik ≡ ]t1k , t2k [. u Para todo n´mero racional ≤ > 0, existe x ∈ (Pω)M [G] tal que, en M [G], u °S ¢ S RL ⊂ Ik y µ Ik ≤ ≤.
k∈x k∈x

Sea x = τG con τ ∈ M B . Sea ∞ ∞ °S ¢ S [T ] = ∞RL ⊂ Ik ∧ µ Ik ≤ ≤∞ ∈ G. ˇ
k∈τ k∈τ

10.2. La aditividad de la medida de Lebesgue

261

Todo cuanto sigue se ha de entender relativizado a M : ˇ Si k ∈ ω, sea Ak ∈ Aκ×ω tal que [Ak ] = [T ] ∧ kk ∈ τ k. Cambiando el representante de la clase podemos suponer que Ak ⊂ T . Sea λ = µ × m, es decir, el producto de la medida de Lebesgue por la medida de Cantor. Sea S E= Ik × Ak .
k∈ω

Vamos a probar que λ(E) ≤ ≤. Para ello basta probar que, para todo k0 ∈ ω, ° S ¢ λ Ik × Ak ≤ ≤.
k<k0

En efecto, basta tomar un ultrafiltro gen´rico H tal que a ∈ H, Y = τH ∩ k0 e y c ∈ H que fuerce esto. Como [T ] ∈ H se cumple ≥ °S ¢ ¥M [H] µ Ik ≤ ≤
k∈Y

Si a = [A] ≤ [T ], entonces existen c = [C] ≤ a e Y ⊂ k0 tales que °S ¢ ˇ ˇ c ∞ τ ∩ k0 = Y y µ Ik ≤ ≤.
k∈Y

y, por consiguiente,

ya que la medida de una uni´n finita de intervalos con extremos racionales o depende s´lo de dichos extremos y es la misma en M o en M [H]. o Con esto hemos probado que el conjunto W °S ¢ ˇ ˇ D = {c ∈ B | Y ⊂ k0 (c ∞ τ ∩ k0 = Y ∧ µ Ik ≤ ≤.)}
k∈Y

≥ °S ¢ ¥M µ Ik ≤ ≤ ,
k∈Y

es denso bajo [T ].

M´s a´n, si c ∈ D (c ≤ [T ]) e Y cumple la definici´n de D, o bien k ∈ Y , a u o en cuyo caso [C] ≤ [T ] ∧ kˇ ∈ τ k = [Ak ], o bien k ∈ k0 \ Y , en cuyo caso κ [Ak ] ∧ [C] = O. Por lo tanto ° S ° ¢¢ °S ° ¢¢ °S ¢ λ Ik × Ak ∩ C = λ Ik × Ak ∩ C = λ Ik × C
k<k0 k∈Y k∈Y

o de lo contrario su clase en B ser´ no nula y ≤ [T ], luego tendr´ una extensi´n ıa ıa o en D que permitir´ extender la anticadena. As´ pues, ıa ı ° S ¢ ° S ° ¢¢ °S S ° ¢¢ S λ Ik × Ak = λ Ik × Ak ∩ Cr = λ Ik × Ak ∩ Cr
k<k0 k<k0 r<ω r<ω k<k0

Sea {[Cr ]}r<ω una anticadena maximal en D. Entonces Ak \

°S ¢ =µ Ik m(C) ≤ ≤ m(C).
k∈Y

r<ω

S

Cr es nulo,

262 ≤

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

r<ω

° ¢¢ P ° S P P S λ Ik × Ak ∩ Cr ≤ ≤ m(Cr ) = ≤ m([Cr ]) = ≤ m( [Cr ]) ≤ ≤.
k<k0 r<ω r<ω r<ω

Tenemos, pues, que λ(E) ≤ ≤. Como λ(R×T ) = +∞ (ya que T tiene medida positiva, porque [T ] ∈ G) ha de ser λ(R × T \ E) > 0. Por el teorema de Fubini existe un r ∈ R tal que la secci´n A = {t ∈ T | (r, t) ∈ E} cumple m(A) > 0. o / Notemos que r ∈ RM = (RL )M [H] , para cualquier ultrafiltro gen´rico H, S e luego kˇ ∈ RL k = 1 Como [A] ≤ [T ], tenemos que [A] ∞ RL ⊂ r l. Ik , luego k∈τ S [A] ∞ r ∈ ˇ Ik .
k∈τ

Sea H un ultrafiltro gen´rico tal que [A] ∈ H, sea k ∈ τH tal que r ∈ Ik , sea e ˇ [C] ∈ H tal que [C] ∞ k ∈ τ . Podemos exigir que C ⊂ A ∩ T , pero entonces ˇ [C] ≤ [T ] ∧ kk ∈ τ k = [Ak ], luego existe t ∈ C ∩ Ak y entonces (r, t) ∈ E, en contradicci´n con que t ∈ A. o As´ pues, es consistente que el cardinal de R sea arbitrariamente grande pero ı que exista un subconjunto de R no medible Lebesgue de cardinal ℵ1 .

10.3

Extensiones de la medida de Lebesgue

Vitali demostr´ que no todo subconjunto de R es medible Lebesgue, aunque o su argumento prueba de hecho algo m´s general: no existe ninguna extensi´n de a o la medida de Lebesgue a una medida en PR que sea invariante por traslaciones. No obstante, queda abierta la cuesti´n de si es posible extender la medida de o Lebesgue a PR aunque sea perdiendo esta propiedad. La definici´n siguiente o nos ayuda a precisar c´mo ser´ tal extensi´n: o ıa o Definici´n 10.21 Diremos que µ es una medida en unV o conjunto S si es una medida en el ´lgebra PS. Diremos que µ es no trivial si a ∈ S µ({a}) = 0. a

Una extensi´n µ de la medida de Lebesgue ser´ una medida σ-finita, no o ıa trivial y no at´mica en R. En efecto, ser´ no at´mica porque, si A ⊂ R fuera o ıa o un ´tomo, podr´ a ıamos dividir R en una uni´n numerable de intervalos disjuntos o de medida menor que µ(A), con lo que la intersecci´n de A con estos intervalos o tendr´ que ser una partici´n de A en conjuntos nulos, lo cual es absurdo. ıa o M´s a´n, la restricci´n de esta medida a [0, 1] ser´ una medida unitaria, no a u o ıa trivial y no at´mica en [0, 1]. o La prueba del teorema siguiente es trivial: Teorema 10.22 Sea µ una medida finita en un conjunto S y sea f : S −→ T . Entonces la aplicaci´n σ : PT −→ [0, 1] dada por o σ(Z) = µ(f −1 [Z]) µ(S)

es una medida unitaria en T . Adem´s, si κ es un cardinal infinito, σ es κ-aditiva a si y s´lo si lo es µ. o

10.3. Extensiones de la medida de Lebesgue

263

El teorema siguiente nos permite reformular el problema de la existencia de una extensi´n de la medida de Lebesgue en t´rminos puramente conjuntistas. o e Teorema 10.23 Si existe una medida unitaria, no at´mica y no trivial en un o conjunto S, entonces existe una medida en R que extiende a la medida de Lebesgue. Si κ es un cardinal infinito, esta medida ser´ κ-aditiva si lo es la dada. a ´ Demostracion: Sea µ : PS −→ [0, 1] una medida en las condiciones del enunciado. Definimos x : 2<ω −→ PS de modo que x∅ = S y si u ∈ 2<ω , entonces {xu,0 , xu,1 } es una partici´n de xu en dos conjuntos de igual medida (lo o cual es posible por el teorema 10.5). As´ si u ∈ n 2, tenemos que µ(xu ) = 1/2n . ı, T Para cada u ∈ 2ω sea xu = xu|n . Es claro que {xu }u∈2ω es una partici´n o n<ω de S en conjuntos nulos. °S ¢ Sea λ : P2ω −→ [0, 1] la funci´n dada por λ(Z) = µ o xu . Es inmediato comprobar que λ es una medida unitaria no trivial κ-aditiva en 2ω . Sea F : 2ω −→ [0, 1] la aplicaci´n dada por o F (u) = X u(n) , 2n+1 n<ω
u∈Z

es decir, la aplicaci´n que a cada sucesi´n de ceros y unos le hace corresponder o o el n´mero real con dicho desarrollo binario. u Seg´n el teorema anterior, la aplicaci´n σ0 : P[0, 1] −→ [0, 1] dada por u o σ0 (X) = λ(F −1 [X]) es una medida unitaria y κ-aditiva. Adem´s σ0 es no trivial, pues, como es bien sabido, un n´mero real en [0, 1] a u tiene a lo sumo dos antiim´genes por F , lo cual sucede cuando su desarrollo a binario es finalmente igual a 0 o finalmente igual a 1, pues entonces admite un desarrollo de cada tipo. °§ £¢ °£ §¢ Veamos que si 0 ≤ k < 2n entonces σ0 2k , k+1 = σ0 2k , k+1 = 21 . n n n 2n 2n P i Sea k = ai 2 el desarrollo binario de k. Entonces
i<n

Sea T = {w ∈ 2ω | w|n = u|n = v|n }. Es claro que µ∏ ∑∂ µ∑ ∏∂ k k+1 k k+1 −1 −1 F , ⊂T ⊂F , , 2n 2n 2n 2n

k + 1 X v(r) = , 2n 2r+1 r<ω

X u(r) k = , n 2 2r+1 r<ω

donde

V r ≥ n u(r) = 0,

donde v|n = u|n ∧

V r ≥ n v(r) = 1.

por lo que los tres conjuntos tienen la misma medida λ, luego µ∏ ∑∂ µ∑ ∏∂ ° S ¢ k k+1 k k+1 1 σ0 , = σ0 , = λ(T ) = µ xw = µ(xu|n ) = n . 2n 2n 2n 2n 2 w∈T

264

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

Para cada m ∈ Z, sea σm : P[m, m + 1] −→ [0, 1] la aplicaci´n dada por o σm (X) = σ0 (X − m). Por el teorema anterior σm es una medida unitaria no trivial κ-aditiva en [m, m + 1]. Sea σ : PR −→ [0, +∞] la aplicaci´n dada por o P σ(X) = σm (X ∩ [m, m + 1]).
m∈Z

Una simple comprobaci´n rutinaria muestra que σ es una medida σ-finita o no trivial κ-aditiva en R. Adem´s, si m ∈ Z y 0 ≤ k < 2n , se cumple que a µ∏ ∑∂ µ∏ ∑∂ k k+1 k k+1 σ m + n,m + n = σm m + n , m + n 2 2 2 2 µ∏ ∑∂ k k+1 1 = σ0 , n = n, n 2 2 2 de donde se sigue a su vez que si k, l ∈ Z, k < l entonces µ∏ ∑∂ k l l−k σ , = n . 2n 2n 2

Vemos as´ que σ coincide con la medida de Lebesgue en los intervalos de ı extremos k/2n . Todo intervalo abierto en R se puede expresar como uni´n o creciente de intervalos de este tipo, luego σ coincide con la medida de Lebesgue sobre todos los intervalos abiertos. Seg´n 10.7, σ coincide con la medida de u Lebesgue sobre la σ-´lgebra de Borel, y es f´cil ver entonces que σ extiende a a a la medida de Lebesgue. De este modo, la existencia de una extensi´n (κ-aditiva) a PR de la medida o de Lebesgue equivale a que exista una medida unitaria no trivial y no at´mica o (κ-aditiva) en un conjunto S cualquiera. Es obvio que la existencia de tal medida en un conjunto S s´lo depende de su cardinal, por lo que podemos limitarnos a o estudiar medidas sobre cardinales. Ahora conviene observar lo siguiente: Teorema 10.24 Si ν es el menor cardinal sobre el que existe una medida unitaria no trivial κ-aditiva, entonces dicha medida es ν-aditiva. ´ Demostracion: Sea µ la medida del enunciado. Si no fuera ν-aditiva, por el teorema 10.17 existen conjuntos nulos {Xδ }δ<α , con α < ν cuya uni´n X o tiene medida positiva. Podemos suponerlos disjuntos dos a dos. Sea f : X −→ α dada por f (x) = δ ↔ x ∈ Xδ . Es claro que la restricci´n o de µ a PX es una medida finita κ-aditiva no trivial en X. Por 10.22 tenemos que existe una medida unitaria κ-aditiva σ : Pα −→ [0, 1], que claramente es no trivial, pues si δ ∈ α entonces σ({δ}) = µ(f −1 [{δ}]) = µ(Xδ ) = 0. Esto contradice la minimalidad de ν. Las definiciones siguientes constituyen el marco m´s adecuado para continuar a nuestro an´lisis. Fueron introducidas por Banach en 1930. a Definici´n 10.25 Una medida fuerte en un cardinal κ es una medida unitaria o κ-aditiva no trivial sobre κ. Un cardinal κ es R-medible si existe una medida fuerte sobre κ.

10.3. Extensiones de la medida de Lebesgue

265

Notemos que en la definici´n de medida fuerte no hemos exigido que ´sta o e sea no at´mica. El teorema siguiente muestra por qu´. o e Teorema 10.26 (Ulam) Si κ es un cardinal R-medible, entonces se da uno de los dos casos siguientes: a) κ > 2ℵ0 , es fuertemente inaccesible y todas las medidas fuertes en κ son at´micas. o b) κ ≤ 2ℵ0 , es d´bilmente inaccesible y todas las medidas fuertes en κ son no e at´micas. o ´ Demostracion: Notemos en primer lugar que todo cardinal R-medible es regular. En efecto, fijada una medida fuerte en κ, si ´ste se descompusiera en e menos de κ conjuntos de cardinal menor que κ, cada uno de ellos ser´ nulo ıa (pues se expresa como uni´n de menos de κ conjuntos puntuales, todos ellos o nulos), luego κ tendr´ medida cero, de nuevo por la κ-aditividad. ıa Si κ tiene una medida fuerte no at´mica, la prueba del teorema 10.23 muestra o que κ se descompone en 2ℵ0 conjuntos nulos, luego la medida no puede ser (2ℵ0 )+ -aditiva. Como s´ que es κ-aditiva, ha de ser κ ≤ 2ℵ0 . ı Supongamos ahora que κ tiene una medida fuerte at´mica µ. Sea A ⊂ κ un o a ´tomo. Definimos σ : Pκ −→ {0, 1} mediante Ω 1 si µ(A ∩ X) = µ(A), σ(X) = 0 si µ(A ∩ X) = 0. Es claro que σ es tambi´n una medida fuerte en κ, una medida bivaluada. e Tenemos que κ es regular no numerable (no existen medidas en ω). Veamos ahora que es un l´ ımite fuerte, con lo que ser´ fuertemente inaccesible. Por a reducci´n al absurdo, supongamos que existe un cardinal ν < κ tal que 2ν ≥ κ. o Sea S ⊂ ν 2 tal que |S| = κ. Sea σ una medida fuerte bivaluada en S (si hay una en κ, hay una en S). Para cada α < ν, sea ≤α ∈ 2 tal que el conjunto Xα = {f ∈ S | f (α) = ≤α } tenga medida 1. Como σ es κ-aditiva y ν < κ, la uni´n de los complementarios o tiene medida 0, es decir, °T ¢ σ Xδ = 1.
δ<ν

Sin embargo, esta intersecci´n contiene s´lo una funci´n, a saber, la dada o o o por f (α) = ≤α , contradicci´n. o

En particular κ > 2ℵ0 . Con esto tenemos probado todo el teorema excepto el hecho de que los cardinales R-medibles ≤ 2ℵ0 son d´bilmente inaccesibles. De e hecho s´lo nos falta probar que son cardinales l´ o ımite. Supongamos, pues que κ = ν + y sea µ una medida fuerte en κ. Para cada α < κ sea fα : ν −→ α suprayectiva y, para β < κ, γ < ν, sea Aβγ = {α < κ | fα (γ) = β}.

266

Cap´ ıtulo 10. La medida de Lebesgue

Si β < κ, entonces para cada α ≥ β existe un γ < ν tal que fα (γ) = β, luego α ∈ Aβγ , con lo que S κ\ Aβγ ⊂ β.
γ<ν

Concluimos que para cada β < κ existe un γβ < ν tal que µ(Aβγβ ) > 0. Ha de existir un conjunto W ⊂ κ de cardinal κ y un γ < ν de modo que V β ∈ W γβ = γ. De este modo, {Aβγ | β ∈ W } es una familia no numerable de subconjuntos de κ disjuntos dos a dos y con medida positiva, pero esto es imposible, pues el ideal de los conjuntos nulos cumple la condici´n de cadena o numerable (teorema 10.2 f). Ahora es inmediato el teorema siguiente: Teorema 10.27 Existe una extensi´n de la medida de Lebesgue a PR si y s´lo o o si existe un cardinal R-medible κ ≤ 2ℵ0 . Un caso muy particular de este teorema es que si, por ejemplo, 2ℵ0 = ℵ1 , entonces no existen medidas no triviales en R. Esto lo probaron Banach y Kuratowski en 1929. Como en ZFC no es posible demostrar la existencia de cardinales inaccesibles, concluimos que es consistente que no existan cardinales R-medibles ni extensiones de la medida de Lebesgue. Por otra parte, es imposible demostrar la consistencia de la existencia de cardinales R-medibles aun suponiendo la consistencia de ZFC. A lo sumo cabr´ esperar un teorema de la forma “si es ıa consistente que exista un cardinal inaccesible, entonces tambi´n lo es la existene cia de un cardinal R-medible”, pero ni siquiera esto es posible. La raz´n es que o la existencia de cardinales R-medibles implica la consistencia de que existan infinitos cardinales inaccesibles, infinitos cardinales de Mahlo e infinitos cardinales mucho mayores que ´stos. Con todo, la consistencia de que existan cardinales e R-medibles es una “conjetura razonable”, pero esto s´lo puede arg¨irse desde o u la profunda teor´ que se ocupa de ellos: la teor´ de cardinales grandes. ıa ıa

Ø Ø ≥ ¥ ≥S ¥ S S Ø Ø As´ Øκ \ ı, Aβγ Ø ≤ ν, luego µ κ \ Aβγ = 0, luego µ Aβγ > 0.
γ<ν γ<ν γ<ν

Segunda parte

Cardinales grandes

267

Cap´ ıtulo XI

Cardinales medibles
En el cap´ ıtulo anterior hemos visto que la existencia de una medida no trivial en un conjunto implica la existencia de cardinales R-medibles, que en particular son cardinales inaccesibles. La situaci´n es distinta seg´n si la medida es o u at´mica o no at´mica. El menor cardinal con una medida at´mica es fuerteo o o mente inaccesible, mientras que el menor cardinal con una medida no at´mica o es d´bilmente inaccesible. La posibilidad de extender la medida de Lebesgue e est´ relacionada con la existencia de medidas no triviales no at´micas, pero las a o medidas at´micas dan lugar a una teor´ mucho m´s espectacular y con un imo ıa a pacto mucho mayor en la teor´ de conjuntos. Adem´s, veremos que en ultima ıa a ´ instancia los dos tipos de medidas son dos caras de una misma moneda. En este cap´ ıtulo estudiaremos los cardinales dotados de una medida fuerte at´mica. En realidad en este caso el lenguaje de teor´ de la medida resulta o ıa superfluo, por lo que empezaremos elimin´ndolo. a

11.1

Definiciones b´sicas a

Comencemos observando que una medida µ en un cardinal κ para la que exista un ´tomo A da lugar a una medida bivaluada λ : Pκ −→ {0, 1} dada por a Ω 1 si µ(X ∩ A) = µ(A), λ(X) = 0 si µ(X ∩ A) = 0. Esta medida conserva la misma aditividad que µ y es no trivial si µ lo es. Por ello podemos restringirnos a considerar medidas bivaluadas. El hecho de que todo subconjunto de κ tenga medida 0 o 1 se traduce en que el ideal I de los conjuntos nulos sea un ideal primo o, equivalentemente, en que el filtro dual U de los conjuntos de medida 1 sea un ultrafiltro. Es obvio que la medida est´ completamente determinada por cualquiera de los dos. La aditividad de la a medida se refleja en la completitud del ideal primo o del ultrafiltro asociado. La definici´n siguiente es la particularizaci´n a un ´lgebra PX de la definici´n 7.40. o o a o

269

270

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

Definici´n 11.1 Sea κ un cardinal infinito. Un filtro F en un conjunto X es o κ-completo si la intersecci´n de menos de κ elementos de F est´ en F . Un ideal o a I en X es κ-completo si la uni´n de menos de κ elementos de I est´ en I. Los o a ideales y filtros ℵ1 -completos se llaman tambi´n σ-completos. e As´ el teorema 10.17 implica que una medida en X es κ-aditiva si y s´lo si ı, o su ideal de conjuntos nulos es κ-completo. En particular el ideal de conjuntos nulos de una medida es siempre σ-completo,luego las medidas bivaluadas en un cardinal κ determinan ultrafiltros (o ideales primos) σ-completos en κ, pero ahora podemos decir que tambi´n se da el rec´ e ıproco: cada ultrafiltro (o cada ideal primo) σ-completo en κ determina una medida bivaluada en κ de forma natural. Las medidas ν-aditivas se corresponden con los ultrafiltros ν-completos. A menudo es util esta caracterizaci´n de la completitud: ´ o Teorema 11.2 Sea κ un cardinal infinito. Un ultrafiltro U en un conjunto X es κ-completo si y s´lo si no existen particiones de X en menos de κ conjuntos o no pertenecientes a U . ´ Demostracion: Si {Xα }α<β , con β < κ es una partici´n de X tal que o Xα ∈ U , para todo α < β, entonces X \ Xα ∈ U , luego, si U es κ-completo, / T (X \ Xα ) = ∅ ∈ U , contradicci´n. o
α<β

Rec´ ıprocamente, si U no es κ completo existen conjuntos {Xα }α<β en U , con β < κ, cuya T intersecci´n no est´ en U . Para cada α < β sea Yα = X \ Xα ∈ U , o a / y sea Yβ = Xα ∈ U . Es claro que /
α<β α≤β

Definimos Zα = Yα \

δ<α

su uni´n sigue siendo X y siguen sin estar en U (porque Zα ⊂ Yα ). o Una medida (bivaluada) es no trivial si los puntos tienen medida 0, es decir, si no est´n en su ultrafiltro asociado. As´ pues, las medidas no triviales se a ı corresponden con los ultrafiltros no principales en el sentido de la definici´n o siguiente: Definici´n 11.3 Un ultrafiltro U en un conjunto X es principal si existe x0 ∈ X o tal que {x0 } ∈ U , lo cual equivale a que U = {A ⊂ X | x0 ∈ A}. As´ pues, U es no principal si no contiene a conjuntos de cardinal 1, si y s´lo ı o si todos los conjuntos de cardinal 1 est´n en su ideal primo dual I, si y s´lo a o si todos los conjuntos finitos est´n en I, si y s´lo si U no contiene conjuntos a o finitos. Los conjuntos cofinitos en un conjunto infinito X forman un filtro F , de modo que un ultrafiltro es no principal si y s´lo si extiende a F . o

S

Yδ . As´ los conjuntos Zα son disjuntos dos a dos, ı

S

Yα = X.

11.1. Definiciones b´sicas a

271

Definici´n 11.4 Una medida de Ulam en un conjunto X es un ultrafiltro σo completo no principal en X. Un cardinal κ es medible Ulam si tiene una medida de Ulam. Una medida en un conjunto cardinal κ es un ultrafiltro κ-completo no principal en κ. Un cardinal κ es medible si tiene una medida. En t´rminos de medidas (en el sentido usual de la teor´ de la medida) un e ıa cardinal κ es medible Ulam si existe una medida bivaluada no trivial sobre κ, lo cual equivale a su vez a que exista una medida at´mica no trivial sobre κ. As´ o ı mismo, κ es medible si existe una medida fuerte at´mica sobre κ, es decir, si es o R-medible y κ > 2ℵ0 . No obstante nunca necesitaremos este punto de vista. Al contrario, lo que haremos ser´ adaptar el lenguaje de la teor´ de la medida a a ıa los ultrafiltros: Si hemos fijado una medida U (o una medida de Ulam) en un cardinal κ, llamaremos subconjuntos nulos de κ a los subconjuntos que no est´n en U . a Diremos que un hecho se cumple para casi todo elemento de κ si el conjunto de elementos que lo cumplen est´ en U . Notemos que si U es una medida en κ, a todos los subconjuntos de κ de cardinal menor que κ son nulos (pues son uni´n o de menos de κ conjuntos puntuales). El teorema siguiente es una parte de 10.26. No hay ninguna dificultad en aislar la prueba de los dem´s hechos demostrados all´ sobre cardinales R-medibles, a ı ni en reformularla exclusivamente en t´rminos de ultrafiltros. e Teorema 11.5 Todo cardinal medible es fuertemente inaccesible. Los teoremas siguientes son versiones de 10.22 y de 10.24. La demostraci´n o del primero es trivial. Teorema 11.6 Sea f : X −→ X 0 y F un filtro κ-completo en X. Entonces el conjunto f [F ] = {A ⊂ X 0 | f −1 [A] ∈ F } es un filtro κ-completo en X 0 . Si F es un ultrafiltro, f [F ] tambi´n lo es. Si F es una medida de Ulam en X y f es e inyectiva, entonces f [F ] es una medida de Ulam en X 0 . De aqu´ se sigue que si un cardinal κ es medible Ulam, tambi´n lo son todos ı e los cardinales posteriores. As´ pues, o bien no hay cardinales medibles Ulam, ı o bien la clase de los cardinales se divide en dos partes: primero est´n los a cardinales no medibles Ulam y por encima de ellos vienen todos los cardinales medibles Ulam. Teorema 11.7 Existen cardinales medibles Ulam si y s´lo si existen cardinales o medibles. En tal caso el m´ ınimo cardinal medible Ulam es medible. ´ Demostracion: Obviamente todo cardinal medible es medible Ulam, luego basta probar la ultima afirmaci´n. Sea κ el m´ ´ o ınimo cardinal medible Ulam y sea U una medida de Ulam en κ. Vamos a probar que de hecho es una medida, es decir, que es κ-completa. En caso contrario, por el teorema 11.2, existe una partici´n de κ de la forma {Xα }α<µ , con µ < κ, formada por conjuntos nulos. o

272

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

Sea f : κ −→ µ la funci´n dada por f (α) = β ↔ α ∈ Xβ . Por el teorema o anterior f [U ] es un ultrafiltro σ-completo en U . Adem´s no es principal, pues si a existe un α < µ tal que {α} ∈ f [U ], entonces Xα = f −1 [{α}] ∈ U , contradicci´n. o Por lo tanto µ es un cardinal medible Ulam, lo que contradice la minimalidad de κ.

11.2

El teorema de los ultraproductos

Una de las t´cnicas m´s fruct´ e a ıferas en el estudio de los cardinales medibles proviene de la teor´ de modelos y consiste en la construcci´n de ultrapotencias ıa o de la clase universal. En esta secci´n mostraremos los resultados de la teor´ o ıa de modelos que motivan esta t´cnica y en la secci´n siguiente la adaptaremos e o al estudio de los cardinales medibles. Definici´n 11.8 Sea {Mi }i∈I una familiaQ modelos de un lenguaje formal L o de y sea U un ultrafiltro en I. Definimos en Mi la relaci´n dada por o
i∈I

f =U g ↔ {i ∈ I | f (i) = g(i)} ∈ U.

Se comprueba sin dificultad que =U es una relaci´n de equivalencia, por lo o que podemos definir el conjunto cociente, al que llamaremos ultraproducto de la Q familia dada, y lo representaremos por U Mi .
i∈I

Definimos en el ultraproducto M la siguiente estructura de modelo de L: Q • Si c es una constante de L, definimos M (c) = [¯], donde c ∈ c ¯ Mi es la i∈I funci´n dada por c(i) = Mi (c). o ¯ • Si R es un relator n-´dico de L, entonces a M (R)([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {i ∈ I | Mi (R)(f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U.

• Si F es un funtor n-´dico de L, entonces M (F )([f1 ], . . . , [fn ]) = [f ], donde a f (i) = Mi (F )(f1 (i), . . . , fn (i)). Se comprueba sin dificultad que estas relaciones y funciones est´n bien defia nidas, as´ como que el igualador se interpreta como la igualdad. ı Teorema 11.9 (Teorema fundamental de los ultraproductos) Sea {Mi }i∈I una familia de modelos de un lenguaje formal L y sea U un ultrafiltro Q en I. Si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L) y f1 , . . . , fn ∈ Mi , entonces
i∈I i∈I

En particular, si φ es una sentencia, QU Mi ≤ φ ↔ {i ∈ I | Mi ≤ φ} ∈ U.
i∈I

QU

Mi ≤ φ[[f1 ], . . . , [fn ]] ↔ {i ∈ I | Mi ≤ φ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U.

11.2. El teorema de los ultraproductos ´ Demostracion: Sea t(x1 , . . . , xn ) un t´rmino de L y f1 , . . . , fn ∈ e Veamos que ≥Q ¥ U Mi (t)[[f1 ], . . . , [fn ]] = [g],
i∈I

273 Q Mi .

i∈I

donde g(i) = Mi (t)[f1 (i), . . . , fn (i)].

Lo probamos por inducci´n sobre la longitud de t. Si t(x1 , . . . , xn ) = xi , o entonces el miembro izquierdo es [fi ], y g = fi , luego se cumple la igualdad. Si t(x1 , . . . , xn ) = c, donde c es una constante de L, entonces el miembro izquierdo es [¯] y g = c, luego se cumple la igualdad. c ¯ Si t(x1 , . . . , xn ) = F t1 (x1 , . . . , xn ) · · · tr (x1 , . . . , xn ), donde F es un funtor r-´dico de L, entonces a ≥Q ¥ U Mi (t)[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

=

≥Q

i∈I

¥ ≥≥ Q ¥ ≥Q ¥ ¥ U U U Mi (F ) Mi (t1 )[[f1 ], . . . , [fn ]], . . . , Mi (tr )[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

=

donde gj (i) = Mi (tj )[f1 (i), . . . , fn (i)] (por hip´tesis de inducci´n) y o o g(i) = Mi (F )(g1 (i), . . . , gr (i)) = Mi (t)[f1 (i), . . . , fn (i)]. Veamos ahora el teorema por inducci´n sobre la longitud de φ. o Si φ(x1 , . . . , xn ) = Rt1 (x1 , . . . , xn ) · · · tr (x1 , . . . , xn ), donde R es un relator r-´dico de L, entonces a QU Mi ≤ φ[[f1 ], . . . , [fn ]] ↔ ≥Q
i∈I

≥Q

i∈I

¥ U Mi (F )([g1 ], . . . , [gr ]) = [g],

i∈I

¥ ≥≥ Q ¥ ≥Q ¥ ¥ U U U Mi (R) Mi (t1 )[[f1 ], . . . , [fn ]], . . . , Mi (tr )[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

i∈I

donde, seg´n hemos probado, gj (i) = Mi (tj )[f1 (i), . . . , fn (i)]. Esto equivale a u {i ∈ I | Mi (R)[g1 (i), . . . , gr (i)]} ∈ U ↔ {i ∈ I | Mi ≤ φ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U. Si φ(x1 , . . . , xn ) = ¬ψ(x1 , . . . , xn ) y el teorema vale para ψ, entonces QU Q Mi ≤ φ[[f1 ], . . . , [fn ]] ↔ ¬ U Mi ≤ ψ[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I i∈I

≥Q

i∈I

¥ U Mi (R)([g1 ], . . . , [gr ]),

i∈I

↔ {i ∈ I | Mi ≤ φ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U.

↔ {i ∈ I | Mi ≤ ψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U /

274

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

Si φ(x1 , . . . , xn ) = ψ(x1 , . . . , xn ) → χ(x1 , . . . , xn ) y el teorema vale para ψ y χ, probaremos la coimplicaci´n de las negaciones, es decir, que o Q ¬ U Mi ≤ (ψ → χ)[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

↔ {i ∈ I | Mi ≤ (ψ → χ)[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U / ¬
i∈I

En efecto, QU

i∈I

Mi ≤ ψ[[f1 ], . . . , [fn ]] ∧ ¬

QU

Mi ≤ (ψ → χ)[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

↔ {i ∈ I | Mi ≤ ψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∩ {i ∈ I | Mi ≤ ¬χ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U ↔ {i ∈ I | ¬Mi ≤ (ψ → χ)[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U ↔ {i ∈ I | Mi ≤ (ψ → χ)[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U. /

∧ {i ∈ I | Mi ≤ ¬χ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U

↔ {i ∈ I | Mi ≤ ψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U

QU

Mi ≤ χ[[f1 ], . . . , [fn ]]

V Si φ(x1 , . . . , xn ) = xψ(x, x1 , . . . , xn ) y el teorema vale para ψ, probaremos tambi´n la coimplicaci´n de las negaciones: e o V Q ¬ U Mi ≤ x ψ[[f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I

↔ {i ∈ I | Mi ≤

En efecto: V W Q Q Q ¬ U Mi ≤ x ψ[[f1 ], . . . , [fn ]] ↔ f ∈ Mi ¬ U Mi ≤ ψ[[f ], [f1 ], . . . , [fn ]]
i∈I i∈I i∈I

V x ψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U. /

Basta probar que esto equivale a W {i ∈ I | Mi ≤ x¬ψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U, (11.2) V pues claramente esto equivale a {i ∈ I | Mi ≤ xψ[f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U . / Si f cumple (11.1), es claro que el conjunto de (11.1) est´ contenido en el a conjunto de (11.2). Como el primero est´ en U el segundo tambi´n. Rec´ a e ıprocamente, si se cumple (11.2), para cada i en el conjunto de (11.2) sea f (i) ∈ Mi tal que Mi ≤ ¬ψ[f (i), f1 (i), . . . , fn (i)] y para los dem´s i ∈ I tomamos f (i) ∈ Mi a arbitrario. Es claro que f cumple (11.1).

W Q ↔ f ∈ Mi {i ∈ I | Mi ≤ ¬ψ[f (i), f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U.
i∈I

W Q ↔ f ∈ Mi {i ∈ I | Mi ≤ ψ[f (i), f1 (i), . . . , fn (i)]} ∈ U /
i∈I

(11.1)

11.2. El teorema de los ultraproductos

275

Definici´n 11.10 Si M es un modelo de un lenguaje formal L, I es un cono junto y U es un ultrafiltro en I, se define la ultrapotencia UltU (M ) como el Q ultraproducto U M , que es tambi´n un modelo de L. e
i∈I

Definimos adem´s jU : M −→ UltU (M ) mediante jU (a) = [ca ], donde ca es a V la funci´n constante dada por i ∈ I ca (i) = a. o Del teorema anterior se sigue inmediatamente: Teorema 11.11 Sea M un modelo de un lenguaje formal L y U un ultrafiltro en un conjunto I. Entonces jU : M −→ UltU (M ) es una inmersi´n elemental. o ´ Demostracion: Si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L) y a1 , . . . , an ∈ M , entonces M ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ {i ∈ I | M ≤ φ[ca1 (i), . . . , can (i)]} ∈ U ↔ UltU (M ) ≤ φ[jU (a1 ), . . . , jU (an )]. Como aplicaci´n del teorema de los ultraproductos demostramos el teorema o de compacidad: Teorema 11.12 (Teorema de compacidad) Sea Γ un conjunto de sentencias de un lenguaje formal L. Si todo subconjunto finito de Γ tiene un modelo, entonces Γ tiene un modelo. ´ Demostracion: Sea I el conjunto de todos los subconjuntos finitos de Γ. Para cada ∆ ∈ I sea M∆ un modelo de L tal que M∆ ≤ ∆ y sea I∆ = {E ∈ I | ME ≤ ∆}. Sea S = {I∆ | ∆ ∈ I}. Claramente S cumple la propiedad de la intersecci´n o finita, pues si ∆1 , . . . , ∆n ∈ I y ∆ = ∆1 ∪ · · · ∪ ∆n , entonces I∆ ⊂ I∆1 ∩ · · · ∩ I∆n , y adem´s ∆ ∈ I∆ 6= ∅. Por consiguiente S genera un filtro en I, que a su vez a est´ contenido en un ultrafiltro U . Si φ ∈ Γ, entonces a {∆ ∈ I | M∆ ≤ φ} = I{φ} ∈ S ⊂ U, luego por el teorema fundamental
∆∈I

QU

M∆ ≤ φ, es decir,

∆∈I

QU

M∆ ≤ Γ.

Ejercicio: Probar que si un conjunto Γ de sentencias de un lenguaje formal L admite un modelo infinito, entonces admite un modelo de cualquier cardinal prefijado ≥ |L|.

276

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

11.3

Ultrapotencias de V

Seg´n hemos visto en la secci´n anterior, una ultrapotencia UltU (M ) de u o un modelo M es un modelo mayor, en el sentido de que existe una inmersi´n o elemental jU : M −→ UltU (M ). Apurando al l´ ımite las posibilidades de formalizaci´n de ZFC, aqu´ vamos a construir ultrapotencias de la propia clase o ı universal V . Naturalmente, ello supone sustituir las t´cnicas y conceptos de la e teor´ de modelos propiamente dicha por las t´cnicas de la teor´ de modelos ıa e ıa transitivos. Veamos los detalles. Definici´n 11.13 Sea I un conjunto y U un ultrafiltro en I. Sea V I la clase o de todas las funciones f : I −→ V . Definimos en V I la relaci´n de equivalencia o dada por f =U g ↔ {i ∈ I | f (i) = g(i)} ∈ U. Para cada f ∈ V I llamaremos [f ]∗ al conjunto de todas las funciones g ∈ V I tales que g =U f de rango m´ ınimo. As´ si α es el m´ ı, ınimo ordinal para el que existe una funci´n de rango α relacionada con f , tenemos que [f ]∗ ⊂ Vα+1 , o luego [f ]∗ es un conjunto. No se cumple necesariamente que f ∈ [f ]∗ , pero lo que s´ es cierto es que, si f , g ∈ V I , entonces [f ]∗ = [g]∗ ↔ f =U g. ı Definimos Ult∗ (V ) = {[f ]∗ | f ∈ V I }. Sobre esta clase definimos la relaci´n o U R dada por [f ]∗ R [g]∗ ↔ {i ∈ I | f (i) ∈ g(i)} ∈ U. Se comprueba inmediatamente que R est´ bien definida, en el sentido de a que si f =U f 0 y g =U g 0 , entonces {i ∈ I | f (i) ∈ g(i)} ∈ U si y s´lo si o {i ∈ I | f 0 (i) ∈ g 0 (i)} ∈ U . Para cada conjunto a ∈ V , sea ca : I −→ V la funci´n constante ca (i) = a. o ∗ ∗ Definimos jU : V −→ Ult∗ (V ) mediante jU (a) = [ca ]∗ . U

∗ Tomamos d = jU (∅) y consideramos a (Ult∗ (V ), R, d) como modelo del U lenguaje de la teor´ de conjuntos. Ahora probamos el teorema fundamental. La ıa prueba es esencialmente la de 11.9 particularizada a ultrapotencias y al lenguaje de la teor´ de conjuntos Lm . No obstante, hay una diferencia sustancial que ıa hemos de tener en cuenta, y es que Lm tiene descriptor.

Teorema 11.14 Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula del lenguaje de la teor´ de cono ıa juntos, sea U un ultrafiltro en un conjunto I y sean f1 , . . . , fn ∈ V I . Entonces φUltU (V ) R d ([f1 ]∗ , . . . , [fn ]∗ ) ↔ {i ∈ I | φV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U. As´ mismo, si a1 , . . . , an ∈ V , se cumple ı
∗ ∗ φV (a1 , . . . , an ) ↔ φUltU (V ) R d (jU (a1 ), . . . , jU (an )).
∗ ∗ ∗

En particular, si φ es una sentencia se cumple φV ↔ φUltU (V ) R d , por lo que (Ult∗ (V ), R, d) es un modelo de ZFC. U

11.3. Ultrapotencias de V

277

´ Demostracion: Sea θ1 , . . . , θr una sucesi´n adecuada de expresiones (deo finici´n 1.22) tal que θr ≡ φ. Probaremos por inducci´n sobre k que si θk es o o una f´rmula entonces cumple el enunciado y si es un t´rmino y f1 , . . . , fn ∈ V I o e entonces Ult∗ (V ) R,d θk U ([f1 ], . . . , [fn ]) = [g],
V donde g : I −→ V viene dada por g(i) = θk (f1 (i), . . . , fn (i)).

Por simplicidad abreviaremos θUltU (V ) R,d a θM . Si θk ≡ t1 ∈ t2 y f1 , . . . , fn ∈ V I , tenemos que tM ([f1 ], . . . , [fn ]) = [g1 ], 1

Si θk ≡ x1 tenemos que g = f1 , luego el resultado es trivial. tM ([f1 ], . . . , [fn ]) = [g2 ], 2

donde g1 y g2 est´n determinados por la hip´tesis de inducci´n. As´ a o o ı,
M θk ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ [g1 ] R [g2 ] ↔ {i ∈ I | g1 (i) ∈ g2 (i)} ∈ U

↔ {i ∈ I | tV (f1 (i), . . . , fn (i)) ∈ tV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U 1 2
V ↔ {i ∈ I | θk (f1 (i), . . . , fn (i)))} ∈ U.

El caso θk ≡ t1 = t2 es similar, usando la definici´n de =U . o Si θk ≡ ¬α, por hip´tesis de inducci´n tenemos que o o αM ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {i ∈ I | αV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U y, como U es un ultrafiltro, ¬αM ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ V I \ {i ∈ I | αV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U, pero esto equivale a ¬αM ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {i ∈ I | ¬αV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U, que es lo que hab´ que probar. ıa Si θk ≡ α → β probaremos la coimplicaci´n de las negaciones: o ¬(α → β)M ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ αM ([f1 ], . . . , [fn ]) ∧ ¬β M ([f1 ], . . . , [fn ]). Usando la hip´tesis de inducci´n y el caso anterior esto equivale a o o {i ∈ I | αV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U ∧ {i ∈ I | ¬β V (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U ↔ {i ∈ I | (αV ∧ ¬β V )(f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U Usando que U es un ultrafiltro esto equivale a que
V {i ∈ I | θk (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U, /

↔ {i ∈ I | ¬(α → β)V (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U.

278

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

que es lo que ten´ ıamos que probar. V Si θk ≡ xα probaremos tambi´n la coimplicaci´n de las negaciones: e o W M ¬θk ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ f ∈ V I ¬αM ([f ], [f1 ], . . . , [fn ]).

Usando la hip´tesis de inducci´n y el caso ¬α ya probado, esto equivale a o o W f ∈ V I {i ∈ I | ¬αV (f (i), f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U. (11.3) Falta probar que esto equivale a W {i ∈ I | x ∈ V ¬αV (x, f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U. (11.4)

En efecto, si existe f seg´n (11.3) es claro que el conjunto que est´ en U seg´n u a u (11.3) est´ contenido en el conjunto que ha de estar en U seg´n (11.4), luego se a u cumple (11.4). Rec´ ıprocamente, si se cumple (11.4), para cada i en el conjunto indicado tomamos f (i) ∈ V de modo que se cumpla αV (f (i), f1 (i), . . . , fn (i)), y si i no est´ en el conjunto dado por (11.4) tomamos como f (i) cualquier a elemento de V . Es claro que f cumple (11.3).
V Si θk ≡ x|α, sea g(i) = θk (f1 (i), . . . , fn (i)). Por hip´tesis de inducci´n o o
1 1 W W x ∈ M αM (x, [f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {i ∈ I | x ∈ V αV (x, f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U.

Llamemos X al conjunto de la derecha. Si se da la unicidad, entonces X ∈ U y hemos de probar que [g] es el unico elemento de M que cumple αM . Ahora ´ bien, por la unicidad basta ver que αM ([g], [f1 ], . . . , [fn ]) y por hip´tesis de o inducci´n esto sucede si y s´lo si o o {i ∈ I | αV (g(i), f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U, y X est´ contenido en este conjunto. a Si no se da la unicidad, entonces I \ X ∈ U y para cada i ∈ I \ X tenemos ∗ M que g(i) = ∅ = c∅ (i), luego [g] = jU (∅) = d = θk ([f1 ], . . . , [fn ]). El resto del teorema es consecuencia inmediata de la primera parte. Tenemos que Ult∗ (V ) es un modelo de ZFC, pero no es un modelo natural. U Vamos a probar que si U es σ-completo entonces Ult∗ (V ) se colapsa a un modelo U transitivo. Ante todo, como se trata de una clase propia, hemos de comprobar que la relaci´n R es conjuntista, es decir, que la clase de todos los x ∈ Ult∗ (V ) o U tales que x R y para un y fijo es un conjunto. Teorema 11.15 Sea U un ultrafiltro en un conjunto I. Entonces la relaci´n R o es conjuntista en UltU (V ). ´ Demostracion: Sea f ∈ V I . Hemos de comprobar que la clase A = {[g]∗ ∈ Ult∗ (V ) | [g]∗ R [f ]∗ } U

11.3. Ultrapotencias de V

279

es un conjunto. Si [g]∗ ∈ A, entonces {i ∈ I | g(i) ∈ f (i)} ∈ U . Sea g 0 ∈ V I la funci´n dada por o Ω g(i) si g(i) ∈ f (i), 0 g (i) = 0 si g(i) ∈ f (i). / V As´ [g]∗ = [g 0 ]∗ , y como i ∈ I rang g 0 (i) ≤ rang f (i), tambi´n se cumple ı e rang g 0 ≤ rang f . Como [g]∗ s´lo contiene las funciones relacionadas con g de o rango m´ ınimo, podemos concluir que [g]∗ ⊂ Vα+1 , donde α = rang f . Tenemos, pues, que A ⊂ Vα+2 , luego ciertamente es un conjunto. Teorema 11.16 Sea U un ultrafiltro en un conjunto I. Entonces la relaci´n R o est´ bien fundada en Ult∗ (V ) si y s´lo si U es σ-completo. a o U ´ Demostracion: Supongamos que U es σ-completo. Si R no estuviera bien V fundada existir´ una sucesi´n {fn }n∈ω en V I tal que n ∈ ω [fn+1 ]∗ R [fn ]∗ . ıa o T Sea Xn = {i ∈ I | fn+1 (i) ∈ fn (i)} ∈ U . Entonces X = Xn ∈ U , luego n∈ω V X 6= ∅. Ahora bien, si i ∈ X tenemos que n ∈ ω fn+1 (i) ∈ fn (i), lo cual es absurdo. Supongamos ahora que U no es σ-completo. Entonces el teorema 11.2 nos da una partici´n {Xn }n∈ω de I en conjuntos nulos. Para cada n ∈ ω definimos o fn ∈ V I mediante n k − n si i ∈ Xk y k ≥ n, fn (i) = 0 en otro caso. S T Entonces {i ∈ I | fn+1 (i) ∈ fn (i)} = Xk = (I \ Xk ) ∈ U , luego se k>n n≤k V cumple que n ∈ ω [fn+1 ]∗ R [fn ]∗ y R no est´ bien fundada en Ult∗ (V ). a U

De este modo, si U es un ultrafiltro σ-completo en un conjunto U , la relaci´n o R es conjuntista, extensional y bien fundada en la clase Ult∗ (V ) (es extensional U por el teorema 11.14 aplicado al axioma de extensionalidad). Esto implica que Ult∗ (V ) es isomorfa a su colapso transitivo. U Definici´n 11.17 Sea U un ultrafiltro σ-completo en un conjunto I. Llamao remos UltU (V ) al colapso transitivo de Ult∗ (V ). Si π : Ult∗ (V ) −→ UltU (V ) U U es la funci´n colapsante y f ∈ V I , llamaremos [f ] = π([f ]∗ ). Nos referiremos a o UltU (V ) como la ultrapotencia de la clase universal V determinada por U . Como π es biyectiva tenemos que V f g ∈ V I ([f ] = [g] ↔ {i ∈ I | f (i) = g(i)} ∈ U ),

y como π transforma la relaci´n R en la relaci´n de pertenencia, o o V f g ∈ V I ([f ] ∈ [g] ↔ {i ∈ I | f (i) ∈ g(i)} ∈ U ).

∗ Definimos jU : V −→ UltU (V ) mediante jU (a) = π(jU (a)) = [ca ]. A trav´s e de π, el teorema 11.14 nos da el teorema siguiente:

280

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

Teorema 11.18 Si U es un ultrafiltro σ-completo en un conjunto I, entonces la ultrapotencia UltU (V ) es un modelo transitivo de ZFC. Adem´s, si φ(x1 , . . . , xn ) a es una f´rmula cuyas variables libres est´n entre las indicadas y f1 , . . . , fn ∈ V I , o a φUltU (V ) ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {i ∈ I | φV (f1 (i), . . . , fn (i))} ∈ U. As´ mismo, si a1 , . . . , an ∈ V , se cumple ı φV (a1 , . . . , an ) ↔ φUltU (V ) (jU (a1 ), . . . , jU (an )). En particular, si φ es una sentencia se cumple φV ↔ φUltU (V ) . Cuando no haya posibilidad de confusi´n escribiremos simplemente Ult y o j en lugar de UltU (V ) y jU . Tenemos entre manos un concepto delicado que debemos precisar: Definici´n 11.19 Sean M y N modelos transitivos de ZFC. Diremos que una o aplicaci´n j : M −→ N es una inmersi´n elemental si para toda f´rmula o o o φ(x1 , . . . , xn ) se cumple V x1 · · · xn ∈ M (φM (x1 , . . . , xn ) ↔ φN (x1 , . . . , xn )).

Aqu´ es crucial entender que “j : M −→ N es una inmersi´n elemental” no ı o se corresponde con ninguna f´rmula de ZFC, al igual que sucede con “M es un o modelo de ZFC”. Los teoremas que contienen estas palabras han de entenderse como esquemas teorem´ticos. As´ si “j : M −→ N es una inmersi´n elemental” a ı, o aparece en la hip´tesis de un teorema habr´ que entender que la tesis se cumple o a siempre que la definici´n anterior se cumpla para una cantidad finita suficieno temente grande de f´rmulas; por el contrario, si “j : M −→ N es una inmersi´n o o elemental” aparece en la tesis de un teorema, habr´ que entender que es posible a demostrar la relaci´n de la definici´n anterior para cualquier f´rmula prefijada; o o o un teorema de tipo “si j : M −→ N es una inmersi´n elemental. . . entonces o j 0 : M 0 −→ N 0 es una inmersi´n elemental” tendr´ que entenderse como que o a para toda colecci´n finita E de f´rmulas, existe una colecci´n finita ∆ de modo o o o que si j cumple la definici´n de inmersi´n elemental para las f´rmulas de ∆ o o o entonces j 0 la cumple para las f´rmulas de E. Similarmente habr´ que entender o a los enunciados donde se mezclen afirmaciones de tipo “j : M −→ N es una inmersi´n elemental” con afirmaciones de tipo “M 0 es un modelo de ZFC”. o M´s a´n, si el dominio M de una inmersi´n j es una clase propia, entonces a u o j tambi´n lo ser´, luego las afirmaciones sobre inmersiones elementales entre e a clases propias s´lo tendr´n sentido en ZFC en la medida en que se refieran a o a aplicaciones definidas por f´rmulas concretas de Lm . o Por ejemplo, el teorema anterior afirma que Ult es un modelo de ZFC y que j : V −→ Ult es una inmersi´n elemental, lo cual ha de entenderse como o que, para cualquier axioma prefijado φ de ZFC, podemos probar φUlt , y para cualquier f´rmula prefijada φ podemos probar que j cumple la definici´n de o o inmersi´n elemental. Esto tiene sentido en ZFC porque tanto x ∈ UltU (V ) o

11.3. Ultrapotencias de V

281

como j(x) = y pueden expresarse mediante f´rmulas φ(x, I, U ) y ψ(x, y, I, U ) o que no hacen referencia a clases propias.1 Nos referiremos a j : V −→ Ult como la inmersi´n natural de V en Ult. o Obviamente, si M es un modelo transitivo de ZFC, la identidad en M es una inmersi´n elemental. Diremos que una inmersi´n elemental es no trivial si o o es distinta de la identidad. Veamos algunas propiedades b´sicas. Supongamos que j : M −→ N es una a inmersi´n elemental entre modelos transitivos de ZFC y que Ω ⊂ M . o En primer lugar j es inyectiva, pues esto se sigue de la definici´n de inmersi´n o o V aplicada a la f´rmula φ(x, y) ≡ x = y, es decir, xy ∈ M (x = y ↔ j(x) = j(y)). o As´ mismo j conserva todas las operaciones conjuntistas que son absolutas ı para modelos transitivos de ZFC. Por ejemplo, z = x ∩ y ↔ (z = x ∩ y)M ↔ (j(z) = j(x) ∩ j(y))N ↔ j(z) = j(x) ∩ j(y), luego j(x∩y) = j(x)∩j(y). Del mismo modo j({x, y}) = {j(x), j(y)}, etc. Igualmente j transforma conjuntos finitos en conjuntos finitos, ordinales en ordinales, conjuntos constructibles en conjuntos constructibles (porque la constructibilidad es absoluta para clases propias), etc. En particular se cumple que j|Ω : Ω −→ Ω y conserva el orden. Por consiV guiente α ∈ Ω α ≤ j(α). Una propiedad m´s sutil es que si j : M −→ N y j : M −→ N 0 son inmera siones elementales (donde N y N 0 son modelos transitivos de ZFC) entonces N = N 0 . Es decir, una inmersi´n no es suprayectiva (salvo en el caso trivial en o que sea la identidad), pero determina el modelo de llegada. Esto se debe a que S N= j(Vα ∩ M ).
α∈Ω

M En efecto, si α ∈ Ω, entonces Vα ∩M = Vα ∈ M , luego j(Vα ∩M ) ∈ N , luego j(Vα ∩M ) ⊂ N . Rec´ ıprocamente, si x ∈ N existe un α ∈ Ω tal que rang x < j(α) (pues j|Ω no puede estar acotada), luego x ∈ Vj(α) ∩ N = j(Vα ∩ M ). Aqu´ ı hemos usado que a = Vα ∩ M cumple (a = Vα )M , luego (j(a) = Vj(α) )N , es decir, j(a) = Vj(α) ∩ N .

En particular, si j : M −→ N es una inmersi´n elemental trivial, es decir, es o la identidad en M , necesariamente N = M . Seguidamente probamos que para que esto suceda es necesario y suficiente que j fije a todos los ordinales:

Teorema 11.20 Sea j : M −→ N una inmersi´n elemental entre modelos o transitivos de ZFC tales que Ω ⊂ M . Entonces a) Para todo α ∈ Ω se cumple que V V ( β < α j(β) = β) ↔ ( x ∈ Vα ∩ M j(x) = x). V b) j es trivial si y s´lo si β ∈ Ω j(β) = β. o

1 El teorema del colapso transitivo para clases propias (definidas mediante f´rmulas o expl´ ıcitas) es demostrable en ZFC. En el caso de las ultrapotencias, la clase colapsada [f ] puede definirse como el colapso transitivo de la clausura de la clase [f ]∗ respecto a la relaci´n o R (que es un conjunto porque R es conjuntista).

282

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

´ Demostracion: a) Una implicaci´n es obvia. Supongamos que j fija a o todos los ordinales menores que α. Entonces, si x ∈ Vα ∩ M , tenemos que rang x = β < α, luego rang j(x) = j(β) = β, es decir, rang j(x) = rang x. Veamos que j fija a todos los conjuntos de rango menor que α por inducci´n o sobre el rango, es decir, tomamos x ∈ Vα ∩ M y suponemos que j(y) = y para todo y ∈ M de rango menor que x. Si y ∈ x, entonces rang y < rang x, luego por hip´tesis de inducci´n tenemos o o que y = j(y) ∈ j(x). Esto prueba que x ⊂ j(x). Igualmente, si y ∈ j(x), entonces rang y < rang j(x) = rang x, luego tambi´n y = j(y) ∈ j(x), y esto e implica que y ∈ x. As´ pues, j(x) = x. ı b) es consecuencia inmediata de a). Los resultados que hemos probado sobre ultrapotencias son v´lidos para a cualquier ultrafiltro σ-completo. En ning´n momento hemos necesitado exigir u que no sea principal. No obstante, si el ultrafiltro es principal toda la teor´ se ıa vuelve trivial: Teorema 11.21 Sea I un conjunto y U el ultrafiltro principal generado por V i0 ∈ I. Entonces UltU (V ) = V , f ∈ V I [f ] = f (i0 ) y la inmersi´n natural es o trivial. ´ Demostracion: Si f , g ∈ V I , tenemos que [f ] = [g] ↔ {i ∈ I | f (i) = g(i)} ∈ U ↔ f (i0 ) = g(i0 ). Por consiguiente podemos definir C : Ult −→ V mediante C([f ]) = f (i0 ). As´ C es inyectiva, y de hecho es biyectiva porque C(j(a)) = a. Se comprueba ı sin dificultad que V f g ∈ V I ([f ] ∈ [g] ↔ C([f ]) ∈ C([g])), luego C es un isomorfismo entre clases transitivas, pero la unicidad del colapso transitivo implica que Ult = V y que C es la identidad. Ahora el teorema es obvio. Lo importante es que una inmersi´n elemental en una ultrapotencia s´lo o o es trivial si lo es el ultrafiltro con el que se construye, tal y como muestra el teorema siguiente: Teorema 11.22 Sea U una medida de Ulam V un conjunto I y sea κ el mayor en cardinal tal que U es κ-completo. Entonces α < κ j(α) = α, pero κ < j(κ). As´ pues, j no es trivial. ı ´ o V Demostracion: Razonamos por inducci´n. Sea α < κ y supongamos que β < α j(β) = β. Si [f ] ∈ j(α) = [cα ], entonces {i ∈ I | f (i) < α} ∈ U . Si V β < α se cumpliera que {i ∈ I | f (i) = β} ∈ U , entonces por completitud / T {i ∈ I | f (i) ≥ α} = {i ∈ I | f (i) 6= β} ∈ U,
β<α

11.4. Ultrapotencias con cardinales medibles

283

contradicci´n. As´ pues, ha de existir un β < α tal que {i ∈ I | f (i) = β} ∈ U . o ı Esto implica que [f ] = [cβ ] = j(β) = β < α. Con esto hemos probado que j(α) ≤ α. La desigualdad contraria la cumple toda inmersi´n elemental. o

Como U no es κ+ -completo, seg´n el teorema 11.2 existe una partici´n u o {Xδ }δ<κ de I en conjuntos nulos. Sea f ∈ V I dada por f (i) = δ ↔ i ∈ Xδ . As´ ı {i ∈ I | f (i) ∈ cκ (i)} = I ∈ U, luego [f ] ∈ [cκ ] = j(κ), es decir, [f ] < j(κ). Por otro lado, si α < κ entonces {i ∈ I | α ∈ f (i)} = I \
δ≤α

luego α = j(α) = [cα ] ∈ [f ]. As´ pues, κ ≤ [f ] < j(κ). ı

S

Xδ =

δ≤α

T

(I \ Xα ) ∈ U,

11.4

Ultrapotencias con cardinales medibles

En esta secci´n usaremos las ultrapotencias para obtener propiedades de o los cardinales medibles. En primer lugar probamos una serie de propiedades adicionales que presentan las ultrapotencias construidas con estos cardinales. Teorema 11.23 Sea κ un cardinal medible y U una medida en κ. Llamemos M = UltU (V ) y sea j : V −→ M la inmersi´n natural. Entonces o V a) x ∈ Vκ j(x) = x. b) κ < j(κ). c) M κ ⊂ M . V d) x ⊂ M (|x| ≤ κ → x ∈ M ). V e) x ∈ M (|x| ≤ κ → PM x = Px). V f ) α < κ(α es un cardinalM ↔ α es un cardinal). V g) µ < κ (2µ )M = 2µ . h) 2κ ≤ (2κ )M < j(κ) < (2κ )+ . j) Sea λ un ordinal l´ ımite. Si cf λ = κ entonces j(λ) > Si cf λ 6= κ entonces j(λ) = i) U ∈ M . En particular M 6= V . / S S j(δ). j(δ).

δ<λ δ<λ

k) Si µ > κ es un cardinal l´ ımite fuerte con cf µ 6= κ, entonces j(µ) = µ.

284

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

´ Demostracion: a) y b) se cumplen por el teorema anterior. Notemos que U no puede ser κ+ completo porque κ es uni´n de κ conjuntos nulos (de la o forma {α}). c) Sea f : κ −→ M . Para cada α < κ, sea f (α) = [gα ], con gα ∈ V κ . Sea κ = [h], con h ∈ V κ . Como κ es un ordinal, {α ∈ κ | h(α) es un ordinal} ∈ U , luego, modificando h fuera de este conjunto, podemos exigir que h ∈ Ωκ . Para cada α < κ, sea G(α) : h(α) −→ V la aplicaci´n dada por o Ω gβ (α) si β < κ, G(α)(β) = 0 si β ≥ κ. De este modo, {α ∈ κ | G(α) es una funci´n y Dominio G(α) = h(α)} = κ ∈ U, o luego [G] : [h] −→ V , es decir, [G] : κ −→ V . Sea β < κ. Por el apartado a) tenemos que β = j(β) = [cβ ] ∈ [h], luego {α ∈ κ | β < h(α)} ∈ U y, por consiguiente, {α ∈ κ | G(α)(cβ (α)) = gβ (α)} ∈ U (pues este conjunto contiene al anterior), y de aqu´ se sigue que [G](j(β)) = [gβ ], es decir, [G](β) = f (β). ı Esto prueba que f = [G] ∈ M . d) es consecuencia inmediata de c). e) y f) son consecuencias inmediatas de d) g) Si µ < κ, tenemos que (2µ )M es biyectableM con PM µ = Pµ. Como κ es fuertemente inaccesible deducimos que (2µ )M < κ, luego por f) resulta que (2µ )M es un cardinal, luego es el cardinal de Pµ. As´ pues, (2µ )M = 2µ . ı h) Como en el apartado anterior, tenemos que (2κ )M es biyectableM con Pκ, luego 2κ ≤ (2κ )M . Por otra parte, como κ es fuertemente inaccesible, tenemos que j(κ) es fuertemente inaccesibleM y κ < j(κ), luego (2κ )M < j(κ). Notemos ahora que si f ∈ κ κ, entonces {α < κ | f (α) ∈ κ} = κ ∈ U , luego [f ] ∈ [cκ ] = j(κ). Sea, pues, G : κ κ −→ j(κ) dada por G(f ) = [f ]. Resulta que G es suprayectiva, pues si [f ] ∈ j(κ) entonces {α < κ | f (α) ∈ κ} ∈ U , luego, modificando f fuera de este conjunto, podemos exigir que f ∈ κ κ, y entonces G(f ) = [f ]. Concluimos que |j(κ)| ≤ 2κ , luego j(κ) < (2κ )+ . i) Supongamos que U ∈ M . Por c) tenemos que (κ κ)M = κ κ. Definimos en este conjunto la relaci´n o f =U g ↔ {α < κ | f (α) = g(α)} ∈ U, obviamente absoluta para M , por lo que el cociente Ult∗ (κ) tambi´n es absoluto e U para M . Similarmente, definimos la relaci´n o [f ]∗ R [g]∗ ↔ {α ∈ κ | f (α) ∈ g(α)}, tambi´n absoluta. e

11.4. Ultrapotencias con cardinales medibles

285

Sea π : Ult∗ (κ) −→ M la aplicaci´n dada por π([f ]∗ ) = [f ], donde la primera o U clase es en Ult∗ (κ) y la segunda en UltU (V ). Es claro que π est´ bien definida, a U es inyectiva y transforma R en la relaci´n de pertenencia. De aqu´ se sigue que o ı R est´ bien fundada en Ult∗ (κ) y que π es su colapso transitivo. Esto implica a U que R est´ bien fundadaM (teorema 1.37) y una simple inducci´n prueba que a o el colapso transitivoM de R coincide con π, luego en particular π ∈ M . La funci´n f 7→ [f ]∗ est´ ciertamente en M , y la composici´n de ´sta con π es o a o e precisamente la funci´n G del apartado anterior. As´ pues, G ∈ M , lo cual o ı prueba que (|j(κ)| ≤ 2κ )M , pero κ < j(κ) yj(κ) es fuertemente inaccesibleM , contradicci´n. o j) Sea cf λ = κ y tomemos una funci´n f : κ −→ λ cofinal creciente. Clao ramente {β < κ | f (β) < λ} = κ ∈ U , luego [f ] < j(λ). Por otra parte, para cada α < λ, se cumple que {β < κ | f (α) ∈ f (β)} = κ \ (α + 1) ∈ U , luego j(f (α)) ∈ [f ]. Por consiguiente
α<λ

S

j(α) ≤ [f ] < j(λ).

Supongamos que cf λ > κ. Si [f ] ∈ j(λ), podemos suponer que f : κ −→ λ, y entonces existe un α < λ tal que f : κ −→ α, luego [f ] < j(α), luego j(λ) ≤
α<λ

La otra desigualdad es obvia. Finalmente, supongamos que cf λ = µ < κ. Sea h : µ −→ λ cofinal creciente. Si [f ] ∈ j(λ) podemos suponer que f : κ −→ λ. Si para todo β < µ se cumpliera que {α < κ | h(β) ≤ f (α)} ∈ U , entonces V T ∅ = {α < κ | β < µ h(β) ≤ f (α)} = {α < κ | h(β) ≤ h(α)} ∈ U,
β<µ

S

j(α).

lo cual es absurdo, luego existe un β < µ tal que {α < κ | f (α) < h(β)} ∈ U , lo cual equivale a que [f ] ∈ j(h(β)), luego tambi´n e j(λ) ≤
α<λ

S

j(α).

k) Para todo α < µ y todo β < j(α) se cumple que β = [f ], con f : κ −→ α, luego |j(α)| ≤ |κ α| < µ. Por el apartado anterior, j(µ) =
α<µ

S

j(α) ≤ µ ≤ j(µ).

Del apartado i) de este teorema deducimos una primera aplicaci´n: o Teorema 11.24 (Scott) Si V = L no existen cardinales medibles.

286

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

´ Demostracion: Si existe un cardinal medible, podemos construir una ultrapotencia no trivial de la clase universal, que es un modelo transitivo de ZFC que contiene a todos los ordinales. Por consiguiente L ⊂ Ult √ V . Como segunda aplicaci´n probamos que todo cardinal medible tiene una o medida con propiedades adicionales: Definici´n 11.25 Recordemos (def. [15.18]) que si {Xα }α<κ es una familia de o subconjuntos de un cardinal κ, su intersecci´n diagonal es el conjunto o T 4 Xα = {γ < κ | γ ∈ Xα }.
α<κ α<γ α<κ

Un filtro F en κ es normal si cuando {Xα }α<κ es una familia de elementos de F , entonces 4 Xα ∈ F . Vamos a probar que todo cardinal medible tiene una medida normal. En primer lugar daremos varias caracterizaciones de estas medidas: Teorema 11.26 Sea D una medida en un cardinal κ. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) D es normal. b) Si f : κ −→ κ cumple que {α < κ | f (α) < α} ∈ D, entonces existe un γ < κ tal que {α < κ | f (α) = γ} ∈ D. c) Si d : κ −→ κ es la identidad, entonces κ = [d]. d) Para todo X ⊂ κ se cumple que X ∈ D ↔ κ ∈ jD (X). ´ Demostracion: a) → b). Supongamos que Y = {α < κ | f (α) < α} ∈ D pero que para todo γ < κ se cumple que Xγ = {α < κ | f (α) 6= γ} ∈ D. Entonces X = 4 Xα ∈ D. α<κ T Si α ∈ X, entonces α ∈ Xα , luego f (α) ≥ γ, luego α ∈ Y . As´ pues, / ı
γ<α

X ⊂ κ \ Y , luego κ \ Y ∈ D, contradicci´n. o

b) → c) Si γ < κ entonces {α < γ | d(α) > γ} ∈ D, luego [d] > j(γ) = γ. Por lo tanto [d] ≥ κ. Si κ = [f ] < [d], entonces {α < κ | f (α) < α} ∈ D, luego por b) existe un γ < κ tal que {α < κ | f (α) = γ} ∈ D, o sea, κ = [f ] = j(γ) = γ < κ, contradicci´n. As´ pues, κ = [d]. o ı c) → d). Claramente X ∈ D ↔ {α < κ | d(α) ∈ X} ∈ D ↔ κ = [d] ∈ j(X). d) → V Sea {Xα }α<κ una familia de subconjuntos de κ de medida 1. a). Entonces α < κ κ ∈ j(Xα ). Sea X = 4 Xα . Sea j({Xα }α<κ ) = {Yα }α<j(κ) .
α<κ

Como (α, Xα ) ∈ {Xα }α<κ , se cumple que (j(α), j(Xα )) ∈ {Yα }α<j(κ) , es V decir, α < κ Yα = j(Xα ).

11.4. Ultrapotencias con cardinales medibles Por otra parte, j(X) = que κ ∈ j(X), luego X ∈ D. 4 Yα , y como κ ∈ T j(Xα ) = T

287 Yα , tenemos

α<j(κ)

α<κ

α<κ

Teorema 11.27 Todo cardinal medible tiene una medida normal. ´ Demostracion: Fijemos una medida cualquiera U en κ, consideremos la ultrapotencia correspondiente y sea κ = [f ]. Como [f ] < j(κ), se cumple que {α < κ | f (α) < κ} ∈ U , luego podemos suponer que f : κ −→ κ. Sea D = f [U ]. Por el teorema 11.6 tenemos que D es un ultrafiltro κ-completo en κ. Si γ < κ, entonces γ 6= [f ], luego {α < κ | f (α) 6= γ} ∈ U , luego f −1 [{γ}] ∈ U , luego / {γ} ∈ D. Esto prueba que D no es principal y, por consiguiente, es una medida / en κ. Veamos que es normal probando la propiedad b) del teorema anterior. Sea h : κ −→ κ tal que X = {α < κ | h(α) < α} ∈ D, es decir, f −1 [X] ∈ U . Sea g = f ◦ h : κ −→ κ. Claramente f −1 [X] ⊂ {α < κ | g(α) < f (α)}, luego este ultimo conjunto est´ en U , lo que se traduce en que [g] < [f ], es ´ a decir, [g] = γ = j(γ) < κ. Por lo tanto Y = {α < κ | g(α) = γ} ∈ U , luego f [Y ] ⊂ {α < κ | h(α) = γ} ∈ D, como hab´ que probar. ıa Una de las propiedades m´s importantes de las medidas normales es que a contienen a los cerrados no acotados. Para demostrarlo probamos primero el teorema siguiente: Teorema 11.28 Sea j : V −→ M una inmersi´n elemental no trivial, sea κ el o menor ordinal no fijado y sea C un conjunto cerrado no acotado en κ. Entonces κ ∈ j(C). ´ Demostracion: Si α ∈ C, entonces α = j(α) ∈ j(C) ∩ κ y, rec´ ıprocamente, si α ∈ j(C)∩κ, entonces α = j(α) ∈ j(C), luego α ∈ C. As´ pues, j(C)∩κ = C, ı luego j(C) ∩ κ no est´ acotado en κ. a Por definici´n de cerrado tenemos que o V λ(λ es un ordinal l´ ımite ∧ λ < κ ∧ C ∩ λ no est´ acotado en λ → λ ∈ C), a

luego aplicando j tenemos que V λ(λ es un ordinal l´ ımite ∧ λ < j(κ)

∧ j(C) ∩ λ no est´ acotado en λ → λ ∈ j(C)). a

Ahora bien, esta ultima f´rmula se cumple para λ = κ, luego, en efecto, ´ o κ ∈ j(C). Teorema 11.29 Si D es una medida normal en un cardinal κ, entonces todo subconjunto cerrado no acotado de κ est´ en D. Por lo tanto, todos los elementos a de D son estacionarios en κ.

288

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

´ Demostracion: Si C es cerrado no acotado en κ, por el teorema anterior κ ∈ j(C) y por 11.26 d), C ∈ D. Recordemos la definici´n de los cardinales de Mahlo ([15.26]). Los cardinales o (fuertemente) 0-Mahlo son simplemente los cardinales fuertemente inaccesibles. As´ pues, el teorema 11.5 afirma que si κ es un cardinal medible, entonces es ı un cardinal 0-Mahlo. Sea α < κ y supongamos probado que κ es α-Mahlo. Una inducci´n rutinaria prueba que si κ es un cardinal α-Mahlo, entonces κ es o α-MahloM para todo modelo transitivo de ZFC (que contenga a α y a κ).2 As´ fijada una medida normal D en κ, tenemos que κ es α-MahloUlt , luego, si ı, d es la identidad en κ, se cumple que [d] es [cα ]-MahloUlt , (pues α = j(α) = [cα ]). Por tanto el conjunto {µ < κ | µ es α-Mahlo} ∈ D, luego es estacionario y, por definici´n, κ es α + 1-Mahlo. o Si λ ≤ κ cumple que κ es δ-Mahlo para todo δ < λ, entonces κ es λ-Mahlo por definici´n. Con esto hemos probado: o Teorema 11.30 Todo cardinal medible κ es fuertemente κ-Mahlo. Adem´s, si a D es una medida normal en κ y α < κ, entonces {µ < κ | µ es fuertemente α-Mahlo} ∈ D.
Ejercicio: Probar que si κ es un cardinal medible y D es una medida normal en κ, entonces {µ < κ | µ es fuertemente µ-Mahlo} ∈ D.

As´ pues, la consistencia de que existan cardinales medibles es mucho m´s ı a fuerte que la consistencia de que existan cardinales fuertemente inaccesibles. Veremos que, de hecho, es m´s fuerte que la existencia de cualquier cantidad de a cardinales de Mahlo de cualquier grado. La existencia de cardinales medibles impone ciertas restricciones a la funci´n o del continuo. Algunas son obvias, como que han de ser l´ ımites fuertes, pero otras no lo son en absoluto. Sucede que los cardinales medibles satisfacen restricciones similares a las conocidas para cardinales singulares. Por ejemplo, comparemos el teorema siguiente con el teorema de Silver [15.18]: Teorema 11.31 Sea κ un cardinal medible y D una medida normal en κ. Si {µ < κ | 2µ = µ+ } ∈ D, entonces 2κ = κ+ . ´ Demostracion: Si d es la identidad en κ, tenemos que {µ < κ | 2d(µ) = d(µ)+ } ∈ D,
2 Notemos que “ser un cardinal” es Π , “ser cerrado no acotado en κ” es ∆ , “ser esta1 0 cionario en κ” es Π1 , luego todas estas propiedades se conservan al pasar a un modelo M . Adem´s “κ es α + 1-Mahlo” equivale a a

Dado X ∈ M que cumpla la hip´tesisM , por hip´tesis de inducci´n X contiene al cono o o junto (estacionario) de los cardinales α-Mahlo menores que κ, luego es estacionario, luego es estacionarioM .

V

X ⊂ κ(

V

β ∈ κ(β ∈ X ↔ β ∈ κ ∧ β es α-Mahlo) → X es estacionario en κ).

11.4. Ultrapotencias con cardinales medibles

289

luego (2[d] = [d]+ )Ult , es decir, (2κ = κ+ )Ult , pero por el teorema 11.23 tenemos que 2κ ≤ (2κ )Ult = (κ+ )Ult ≤ κ+ . M´s en general: a Teorema 11.32 Sea κ un cardinal medible y D una medida normal en κ. Sea β < κ y supongamos que {ℵα < κ | 2ℵα ≤ ℵα+β } ∈ D. Entonces 2ℵκ ≤ ℵκ+β . (Notemos que, por ser inaccesible, κ = ℵκ .) ´ Demostracion: Sea f : κ −→ Ω una funci´n que cumpla f (ℵα ) = ℵα+β , o sea d la identidad en κ. Entonces {µ < κ | 2d(µ) ≤ f (µ)} ∈ D, luego tenemos que (2κ ≤ [f ])Ult , luego 2κ ≤ (2κ )Ult ≤ [f ]. Por otra parte, {α < κ | f (α) = ℵd(α)+cβ (α) } ∈ D, pues contiene, por ejemplo, a todos los cardinales inaccesibles µ = ℵµ menores que κ. Por consiguiente [f ] = ℵUlt ≤ ℵκ+β . κ+β Notemos que no tenemos ning´n resultado sobre las determinaciones de la u funci´n del continuo que son consistentes con la existencia de un cardinal medio ble. Debido al teorema 11.24, ni siquiera sabemos si la HCG es consistente con la existencia de un cardinal medible. Terminamos demostrando que la existencia de cardinales medibles es, de hecho, equivalente a la existencia de inmersiones elementales no triviales de V en un modelo.3 Teorema 11.33 Si j : V −→ M es una inmersi´n elemental no trivial de V o en un modelo transitivo de ZFC y κ es el m´ ınimo ordinal tal que j(κ) 6= κ, entonces κ es un cardinal medible y D = {X ⊂ κ | κ ∈ j(X)} es una medida normal en κ. Adem´s, existe una inmersi´n elemental k : UltD (V ) −→ M tal a o que jD ◦ k = j. ´ Demostracion: Notemos primeramente que, por el teorema 11.20, existe un ordinal κ tal que j(κ) 6= κ. Como j conserva el orden de Ω ha de ser κ < j(κ). Si κ no es un cardinal, sea µ = |κ| y sea f : µ −→ κ biyectiva. As´ ı j(f ) : µ −→ j(κ) biyectiva, pero si f (α) = β, entonces j(f )(j(α)) = j(β), es decir, j(f )(α) = β, luego j(f ) = f y, por lo tanto, κ = j(κ), contradicci´n. o Obviamente κ ∈ D y ∅ ∈ D. Si se cumple que X ∈ D y X ⊂ Y ⊂ κ, / entonces κ ∈ j(X) ⊂ j(Y ), luego Y ∈ D. Sea {Xα }α<β , con β < κ una familia de elementos de D y veamos que su intersecci´n tambi´n est´ en D. Con ello tendremos probado que D es un filtro o e a κ-completo. Como {Xα }α<β es una sucesi´n de dominio β, su imagen por j ser´ o a una sucesi´n de dominio j(β) = β. Adem´s, si (α, Xα ) ∈ {Xα }α<β , se cumple o a que (α, j(Xα )) ∈ j({Xα }α<β ), luego j({Xα }α<β ) = {j(Xα )}α<β .
en ZFC la afirmaci´n “existe una inmersi´n elemental no trivial j : V −→ M ” o o s´lo tiene sentido si se interpreta como que existe una f´rmula (metamatem´tica) que define o o a una inmersi´n elemental no trivial (y otra que define al modelo imagen). o
3 Notemos que

290 Si llamamos X = T Xα , tenemos que

Cap´ ıtulo 11. Cardinales medibles

α<β

luego

V V δ(δ ∈ j(X) ↔ α < β δ ∈ j(Xα )). T Esto significa que j(X) = j(Xα ) y, como cada Xα ∈ D, se cumple que α<β κ ∈ j(X), luego X ∈ D. Dado X ⊂ κ, o bien κ ∈ j(X) o bien κ ∈ j(κ) \ j(X) = j(κ \ X), luego X ∈ D o bien κ \ X ∈ D. Con esto tenemos que D es un ultrafiltro κ completo en κ. Falta probar que no es principal. Ahora bien, para cada α < κ, tenemos que j({α}) = {j(α)} = {α}, luego κ ∈ j({α}), luego {α} ∈ D. / / Veamos ahora que D es normal mediante el teorema 11.26. Si f : κ −→ κ cumple {α < κ | f (α) < α} ∈ D, entonces κ est´ en la imagen por j de este a conjunto, que es {α < j(κ) | j(f )(α) < α}. As´ pues, γ = j(f )(κ) < κ. Entonces ı κ ∈ {α < j(κ) | j(f )(α) = γ}, y este conjunto no es sino j({α < κ | f (α) = γ}), luego {α < κ | f (α) = γ} ∈ D. As´ queda probado que D es una medida normal en κ. Para cada [f ] ∈ Ult, ı definimos k([f ]) = j(f )(κ). Esta aplicaci´n est´ bien definida, pues si [f ] = [g] o a entonces X = {α < κ | f (α) = g(α)} ∈ D, luego por definici´n de D se cumple o que κ ∈ j(X) = {α < j(κ) | j(f )(α) = j(g)(α)}, de modo que j(f )(κ) = j(g)(κ). Claramente, k(jD (a)) = k([ca ]) = j(ca )(κ) = j(a). S´lo queda probar que o k : Ult −→ M es una inmersi´n elemental. Sea φ(x1 , . . . , xn ) una f´rmula y o o tomemos [f1 ], . . . , [fn ] ∈ Ult. Entonces φUlt ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ X = {α < κ | φV (f1 (α), . . . , fn (α))} ∈ D ↔ φM (j(f1 )(κ), . . . , j(fn )(κ)) ↔ φM (k([f1 ], . . . , k([fn ])). ↔ κ ∈ j(X) = {α < j(κ) | φM (j(f1 )(α), . . . , j(fn )(α))}

V V δ(δ ∈ X ↔ α < β δ ∈ Xα ),

Cap´ ıtulo XII

Cardinales d´bilmente e compactos
Se conocen fundamentalmente dos clases de t´cnicas para estudiar los care dinales medibles. Una es la de las ultrapotencias, introducida en el cap´ ıtulo anterior; la otra se cataloga en lo que se conoce como “combinatoria infinita”. En general, se llaman argumentos combinatorios a los argumentos que, independientemente de su sofisticaci´n, involucran esencialmente conceptos conjuntistas o sencillos, como ´rboles, familias cuasidisjuntas, conjuntos estacionarios, etc., por a oposici´n a los argumentos que emplean conceptos y resultados m´s profundos, o a como los de la teor´ de modelos. Vamos a probar que los cardinales medibles ıa satisfacen ciertas propiedades combinatorias de las que se deducen muchas consecuencias interesantes. En realidad conviene dar nombre a los cardinales que verifican estas propiedades, lo que nos lleva a varias clases de cardinales grandes, la m´s importante de las cuales es la de los cardinales d´bilmente compactos. a e

12.1

El c´lculo de particiones a

Las ideas b´sicas de este cap´ a ıtulo provienen de la llamada teor´ de Ramsey. ıa En su formulaci´n m´s abstracta afirma que en muchos casos podemos garantio a zar que una muestra satisface ciertas peculiaridades sin m´s que exigir que sea a lo suficientemente grande. Por ejemplo, para garantizar la “coincidencia” de encontrar dos personas que celebren su cumplea˜os el mismo d´ basta tomar una n ıa, muestra de al menos 367 personas. Un ejemplo m´s sofisticado es el siguiente: a en toda muestra de al menos 6 personas, siempre hay tres que se conocen dos a dos o bien tres que no se conocen dos a dos. Esto es un caso particular del teorema siguiente: Teorema de Ramsey Para cada natural m existe un n´mero natural n de u modo que todo grafo con al menos n v´rtices posee m v´rtices conectados dos a e e dos, o bien m v´rtices desconectados dos a dos. e 291

292

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

El m´ ınimo n posible se conoce como el n´mero de Ramsey de m. El n´mero u u de Ramsey de 3 es 6, pero en general los n´meros de Ramsey no son f´ciles de u a calcular. Vamos a introducir una notaci´n conveniente para formular este tipo o de resultados. Definici´n 12.1 Una partici´n de un conjunto X es S o o una familia {Xi }i∈I de subconjuntos de X disjuntos dos a dos tales que X = Xi .
i∈I

Por conveniencia, y en contra de lo habitual, no exigimos que los conjuntos Xi sean no vac´ ıos. A cada partici´n {Xi }i∈I podemos asociarle una aplicaci´n F : X −→ I o o dada por F (x) = i ↔ x ∈ Xi . Rec´ ıprocamente, cada aplicaci´n F : X −→ I o determina una partici´n {F −1 [{i}]}i∈I , de modo que podemos identificar las o particiones de X con las aplicaciones de dominio X. Si A es un conjunto y n es un cardinal, llamaremos [A]n = {x ⊂ A | |x| = n}. En el caso en que A sea un conjunto de ordinales y n < ω identificaremos [A]n con el conjunto {(α1 , . . . , αn ) ∈ An | α1 < · · · < αn } ⊂ An . Aunque formalmente no necesitaremos este concepto, podemos definir un grafo con v´rtices en un conjunto A a un subconjunto F de [A]2 . Los elementos e de F son las aristas del grafo. Dos v´rtices distintos est´n conectados por F e a si forman una arista. Equivalentemente, podemos definir un grafo como una partici´n F : [A]2 −→ 2, de modo que las aristas de F son los pares {a, b} tales o que F ({a, b}) = 1. As´ una partici´n F : [A]2 −→ n puede verse como un grafo ı, o coloreado, es decir, un grafo con aristas de color 0, 1, 2, etc. Si {Xi }i∈I es una partici´n de [A]n , diremos que un subconjunto H ⊂ A es o homog´neo para la partici´n si existe un i ∈ I tal que [H]n ⊂ Xi . Si pensamos en e o la partici´n como una aplicaci´n F , entonces H es homog´neo si F es constante o o e en [H]n . En t´rminos de grafos (cuando n = 2) un conjunto de v´rtices H es hoe e mog´neo para un grafo (coloreado) si todos sus puntos est´n conectados dos a e a dos o bien todos est´n desconectados dos a dos (resp. todos est´n conectados a a por aristas del mismo color). Por ultimo, si µ, κ, m y n son cardinales, llamaremos ´ µ −→ (κ)n m a la f´rmula siguiente: o Para toda partici´n de [µ]n en m partes existe un subconjunto hoo mog´neo H de µ con cardinal κ. e La notaci´n sugiere que µ elementos son suficientes para garantizar un o conjunto homog´neo con los requisitos (κ)n . Por ejemplo, en estos t´rminos e e m 6 −→ (3)2 (bastan 6 v´rtices para que un grafo tenga un subconjunto homog´neo e e 2 de 3 v´rtices.) e

12.1. El c´lculo de particiones a

293

Para evitar casos triviales podemos suponer n ≤ µ (o si no [µ]n = ∅), κ ≤ µ (pues en caso contrario no puede existir H) y n ≤ κ (o si no [H]n = ∅). As´ ı mismo podemos limitarnos al caso en que m < µ:
Ejercicio: Probar que si m ≥ µ entonces µ −→ (κ)n equivale a n = κ < ℵ0 . Ayuda: m considerar la partici´n {{x}}x∈[µ]n . o

Si m = 1 la relaci´n µ −→ (κ)n se cumple trivialmente, luego supondremos o m siempre que m ≥ 2. De hecho, para m = 2 escribiremos simplemente µ −→ (κ)n . En resumen, supondremos siempre que n ≤ κ ≤ µ y 2 ≤ m < µ. En estos t´rminos, el teorema de Ramsey afirma que si 2 ≤ κ < ω existe un e µ < ω tal que µ −→ (κ)2 . No vamos a probar este teorema porque pertenece a la teor´ de Ramsey finita, cuando nosotros estamos interesados en la teor´ ıa ıa infinita, es decir, vamos a estudiar unicamente el caso en que µ y κ son cardinales ´ infinitos. Por el contrario, el teorema siguiente muestra que el caso en que n es infinito es trivial: Teorema 12.2 Consideremos cardinales 2 ≤ m < µ y ℵ0 ≤ n ≤ κ ≤ µ. Entonces µ −→ (κ)n . 6 m ´ Demostracion: Podemos identificar [µ]n con el conjunto de las funciones crecientes f : n −→ µ. Definimos en [µ]n la relaci´n de equivalencia dada por o f R g ↔ {i ∈ n | f (i) 6= g(i)} es finito. Sea S ⊂ [µ]n un conjunto formado por un elemento de cada clase de equivalencia. Para cada f ∈ [µ]n llamemos r(f ) al unico elemento de S relacionado ´ con f . Definimos F : [µ]n −→ m mediante Ω 0 si {i ∈ n | f (i) 6= r(f )(i)} tiene cardinal par, F (f ) = 1 si {i ∈ n | f (i) 6= r(f )(i)} tiene cardinal impar. Si se cumpliera µ −→ (κ)n existir´ H ⊂ µ W ıa V homog´neo para F . Es claro e m que podemos construir f ∈ [H]n tal que i ∈ n h ∈ H f (i) < h < f (i + 1). Digamos que el conjunto {i ∈ n | f (i) 6= r(f )(i)} tiene cardinal par. Tomemos i ∈ n fuera de este conjunto y h ∈ H tal que f (i) < h < f (i + 1). Definimos g ∈ [H]n que coincida con f salvo en que g(i) = h. Entonces r(g) = r(f ), pero el conjunto {i ∈ n | g(i) 6= r(g)(i)} tiene cardinal impar, luego F (f ) 6= F (g), lo cual contradice la homogeneidad de H. El caso n = 1 no es tan obvio, pero tambi´n podemos descartarlo: e
Ejercicio: Probar que si κ ≤ µ y 2 ≤ m < µ, entonces µ −→ (κ)1 si y s´lo si κ < µ o m o bien κ = µ ∧ m < cf µ.

Con esto, las restricciones que impondremos t´citamente en definitiva a las a f´rmulas µ −→ (κ)n son: 2 ≤ m < µ y 2 ≤ n < ℵ0 ≤ κ ≤ µ. o m Veamos un ultimo teorema elemental: ´

294

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Teorema 12.3 Si µ ≤ µ0 , κ0 ≤ κ, m0 ≤ m y n0 ≤ n y µ −→ (κ)n , entonces m 0 tambi´n µ0 −→ (κ0 )n 0 . e m En otras palabras, las relaciones de partici´n se conservan si se aumenta el o cardinal de la izquierda o se reduce cualquiera de los de la derecha. ´ Demostracion: Sea {Xi }i<m0 una partici´n de [µ0 ]n . Definimos o Yi = {(α1 , . . . , αn ) ∈ [µ]n | (α1 , . . . , αn0 ) ∈ Xi }, para i < m0 y sea Yi = ∅ si m0 ≤ i < m. Es claro que {Yi }i<m0 es una partici´n de [µ]n . o Por hip´tesis existe un conjunto homog´neo H ⊂ µ de cardinal κ. Sea H 0 ⊂ H o e un subconjunto de cardinal κ0 (que sigue siendo homog´neo). Quitando a H 0 un e n´mero finito de elementos podemos exigir que no tenga m´ximo. Sea i < m0 u a tal que [H 0 ]n ⊂ Yi . Necesariamente i < m0 . Dado (α1 , . . . , αn0 ) ∈ [H 0 ]n , tomemos ordinales αn0 < αn0 +1 < · · · < αn en H 0 (existen porque H 0 no tiene m´ximo). As´ (α1 , . . . , αn ) ∈ [H 0 ]n ⊂ Yi , a ı 0 luego (α1 , . . . , αn0 ) ∈ Xi . As´ pues, [H 0 ]n ⊂ Xi , luego H 0 es homog´neo para la ı e partici´n dada. o
0 0

El primer resultado no trivial sobre particiones se conoce tambi´n como e teorema de Ramsey (aunque no hay que confundirlo con el que hemos citado m´s arriba): a Teorema 12.4 (Teorema de Ramsey) Si m, n < ω, entonces ℵ0 −→ (ℵ0 )n . m ´ Demostracion: Por inducci´n sobre n. Para n = 1 es trivial. Supongamos o ℵ0 −→ (ℵ0 )n y veamos ℵ0 −→ (ℵ0 )n+1 . Para ello consideramos una partici´n o m m F : [ω]n+1 −→ m. Definimos H0 = ω, a0 = 0 y F0 : [H0 \ {a0 }]n −→ m dada por F0 (x) = F ({a0 } ∪ x). Por hip´tesis de inducci´n existe un conjunto infinito o o H1 ⊂ H0 \ {a0 } tal que F0 es constante en [H1 ]n . Supongamos definidos a0 < a1 < · · · < aj ∈ ω y H0 ⊃ H1 ⊃ · · · ⊃ Hj+1 infinitos de manera que ai ∈ Hi y las particiones Fi : [Hi \ {ai }]n −→ m dadas por Fi (x) = F ({ai } ∪ x) sean constantes en sus respectivos conjuntos [Hi+1 ]n . Entonces tomamos aj+1 ∈ Hj+1 mayor que aj y aplicamos la hip´tesis o de inducci´n a la partici´n Fj+1 , con lo que obtenemos un conjunto infinito o o Hj+2 ⊂ Hj+1 homog´neo para Fj+1 . e De este modo obtenemos un conjunto infinito A = {aj | j ∈ ω}. Dado i ∈ ω, tenemos que aj ∈ Hi para todo j > i, luego Fi es constante en [{aj | j > i}]n . Sea G(ai ) ∈ m el valor que toma Fi en dicho conjunto. Como G toma un n´mero finito de valores, ha de existir H ⊂ A infinito donde G sea constante u igual a un cierto k < m. As´ si x1 < · · · < xn+1 ∈ H resulta que ı, F ({x1 , . . . , xn+1 }) = Fx1 ({x2 , . . . , xn+1 }) = G(x1 ) = k. As´ pues, H es homog´neo para F . ı e

12.1. El c´lculo de particiones a

295

Ante esto, podr´ ıamos conjeturar que el c´lculo de particiones infinito es a trivial, en el sentido de que se vaya a cumplir algo as´ como κ −→ (κ)2 , para ı todo cardinal infinito κ. El teorema siguiente muestra que no es as´ ı: Teorema 12.5 Sea κ un cardinal infinito. Entonces 2κ −→ (κ+ )2 . 6 ´ Demostracion: Para probar este teorema conviene demostrar antes un resultado general: si µ −→ (κ)2 entonces todo conjunto totalmente ordenado L de cardinal µ tiene una sucesi´n {xα }α<κ estrictamente creciente o decreciente. o En efecto, basta considerar una enumeraci´n {yα }α<µ de L y la partici´n o o F : [µ]2 −→ 2 dada por F (α, β) = 1 ↔ yα < yβ (donde se entiende que α < β). Si H ⊂ µ es un subconjunto homog´neo de cardinal κ, tomando un subconjunto e podemos suponer que tiene ordinal κ, digamos H = {αβ }β<κ , de modo que β < γ → αβ < αγ . Entonces la sucesi´n xβ = yαβ es mon´tona creciente si F o o vale 1 sobre [H]2 o mon´tona decreciente si vale 0. o Seg´n esto, para probar el teorema basta ver que κ 2 con el orden lexicogr´fico u a no admite κ+ -sucesiones mon´tonas. El orden lexicogr´fico es el dado por o a f < g ↔ f (α) < g(α), donde α = m´ ın{β < κ | f (β) 6= g(β)}. Supongamos que {fα }α<κ+ es una sucesi´n mon´tona creciente (el caso o o decreciente es an´logo). Sea γ ≤ κ el menor ordinal tal que el conjunto a {fα |γ | α < κ+ } tiene cardinal κ+ . Eliminando de la sucesi´n original aqueo llas funciones que al restringirlas a γ coinciden con la restricci´n de funciones o precedentes (y renumerando) podemos suponer que si α < β < κ+ entonces fα |γ 6= fβ |γ . Para cada α < κ+ , sea δα < γ tal que fα |δα = fα+1 |δα , fα (δα ) = 0, fα+1 (δα ) = 1.

Considerando la aplicaci´n κ+ −→ κ dada por α 7→ δα concluimos que ha o de existir un δ < γ tal que el conjunto {α < κ+ | δ = δα } tenga cardinal κ+ . Ahora bien, si δα = δβ = δ y fα |δ = fβ |δ , entonces fα < fβ+1 y fβ < fα+1 , luego fα = fβ . Por consiguiente, el conjunto {fα |δ | α < κ+ } tiene cardinal κ+ , pero δ < γ, lo que contradice la elecci´n de γ. o En particular vemos que κ+ −→ (κ+ )2 para todo cardinal infinito κ. No 6 obstante, un refinamiento de la prueba del teorema de Ramsey 12.4 muestra que el teorema de Ramsey finito es v´lido tambi´n para cardinales infinitos, es a e decir, que dados cardinales κ, m y n tales que 2 ≤ m y 2 ≤ n < ℵ0 ≤ κ, se cumple µ −→ (κ)n para todo µ suficientemente grande. m Para enunciar adecuadamente este resultado necesitamos la exponencial iterada: V exp0 (κ) = κ ∧ n ∈ ω expn+1 (κ) = 2expn (κ) . Teorema 12.6 (Erd¨s-Rado) Si κ es un cardinal infinito y n < ω, entonces o expn (κ)+ −→ (κ+ )n+1 . κ

En particular i+ −→ (ℵ1 )n+1 , y tambi´n (2κ )+ −→ (κ+ )2 . e n κ ℵ0

296

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

´ Demostracion: Razonamos por inducci´n sobre n. Para n = 0 es uno de o los casos triviales que ya hemos discutido. Supongamos expn (κ)+ −→ (κ+ )n+1 . κ Sea µ = expn+1 (κ)+ y consideremos una partici´n f : [µ]n+2 −→ κ. Para cada o a ∈ µ sea Fa : [µ \ {a}]n+1 −→ κ dada por Fa (x) = F (x ∪ {a}). Veamos que existe un conjunto A ⊂ µ tal que |A| = expn+1 (κ) y para todo C ⊂ A con |C| ≤ expn (κ) y todo u ∈ µ \ C existe un v ∈ A \ C tal que Fv y Fu coinciden en [C]n+1 . S Definimos A0 = expn+1 (κ), Aλ = Aδ y, dado Aα ⊂ µ con cardinal
δ<λ

expn+1 (κ), construimos Aα+1 tal que Aα ⊂ Aα+1 , |Aα+1 | = expn+1 (κ) y para todo subconjunto C ⊂ Aα con |C| ≤ expn (κ) y todo u ∈ µ \ C, existe un v ∈ Aα+1 \ C tal que Fv y Fu coinciden en [C]n+1 . Existe tal conjunto porque hay expn+1 (κ)expn (κ) = expn+1 (κ) conjuntos C posibles y para cada uno de ellos hay a lo sumo κexpn (κ) = 2expn (κ) = expn+1 (κ) funciones Fu |[C]n+1 posibles. Por lo tanto basta a˜adir expn+1 (κ) elementos a n Aα para recorrerlas todas. S El conjunto A = Aα cumple lo pedido. Notemos que, por el
α<expn+1 (κ)

teorema de K¨nig, cf expn+1 (κ) > expn (κ), luego todo C ⊂ A con |C| ≤ expn (κ) o cumple C ⊂ Aα para cierto α < expn+1 (κ).

Dado a ∈ µ \ A, definimos inductivamente X = {xα | α < expn (κ)+ } ⊂ A de manera que para todo α < expn (κ)+ , la funci´n Fxα coincide con Fa en o [{xβ | β < α}]n+1 . Sea G : [X]n+1 −→ κ dada por G(x) = Fa (x). Por hip´tesis o de inducci´n existe H ⊂ X tal que |H| = κ+ y G es constante en [H]n+1 . o Si α1 < · · · < αn+2 < expn (κ)+ , entonces F ({xα1 , . . . , xαn+2 }) = Fxαn+2 ({xα1 , . . . , xαn+1 }) Por lo tanto F es constante en [H]n+2 . Las otras afirmaciones del enunciado son los casos particulares κ = ℵ0 y n = 1. En particular, si m < κ se cumple expn (κ)+ −→ (κ)n+1 , luego ciertamente m podemos conseguir conjuntos homog´neos de cualquier cardinal prefijado si el e conjunto que partimos tiene suficientes elementos. = Fa ({xα1 , . . . , xαn+1 }) = G({xα1 , . . . , xαn+1 }).

El teorema 12.5 muestra que la relaci´n (2κ )+ −→ (κ+ )2 que proporciona o κ el teorema de Erd¨s-Rado tiene a la izquierda el menor cardinal posible. Puede o probarse que esto es cierto en general, es decir, que para un cardinal sucesor κ+ , el menor cardinal µ que cumple µ −→ (κ+ )n es precisamente µ = expn (κ)+ . m Vemos as´ que el an´logo infinito a los n´meros de Ramsey es f´cil de calcular ı a u a para cardinales sucesores. No sucede lo mismo con los cardinales, como se ver´ en la secci´n siguiente. Acabamos ´sta con una aplicaci´n del teorema de a o e o Erd¨s-Rado (comparar con el teorema 9.35): o Teorema 12.7 Si κ es un cardinal infinito y P y Q son dos c.p.o.s con la condici´n de cadena numerable, entonces P × Q cumple la condici´n de cadena o o (2ℵ0 )+ .

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e ´ Demostracion: Sea µ en P × Q, sea F : [µ]2 −→ 2 Ω 0 F (α, β) = 1

297

= (2ℵ0 )+ . Si {(xα , yα )}α<µ fuera una anticadena dada por si xα ⊥ xβ , en caso contrario (en part. yα ⊥ yβ ).

Por el teorema de Erd¨s-Rado µ −→ (ℵ1 )2 , luego F tiene un conjunto hoo mog´neo H ⊂ µ tal que |H| = ℵ1 . Entonces, si F es constante igual a 0 en [H]2 e tenemos que {xα }α∈H es una anticadena no numerable en P, mientras que si F es constante igual a 1 entonces {yα }α∈H es una anticadena no numerable en Q.

12.2

Cardinales d´bilmente compactos e

Hemos visto que la “conjetura” κ −→ (κ)2 es falsa en general. M´s cona cretamente, sabemos que es falsa para todo cardinal sucesor, mientras que el teorema de Ramsey afirma que es cierta para ℵ0 . Es natural preguntarse si la cumple alg´n otro cardinal l´ u ımite, pero sucede que esto nos lleva a cardinales grandes: Definici´n 12.8 Un cardinal no numerable κ es d´bilmente compacto si cumple o e la relaci´n κ −→ (κ)2 . o El nombre de “d´bilmente compacto” proviene de la teor´ de modelos, y lo e ıa explicaremos dentro de poco. Los cardinales d´bilmente compactos son grandes. e El teorema siguiente es s´lo una primera muestra: o Teorema 12.9 Todo cardinal d´bilmente compacto es fuertemente inaccesible. e ´ Demostracion: Sea κ un cardinal d´bilmente compacto. Del teorema 12.5 e se sigue que κ es un cardinal l´ ımite. M´s a´n, ha de ser un l´ a u ımite fuerte, pues si existe µ < κ tal que κ ≤ 2µ , entonces 2µ −→ (µ+ )2 , luego tambi´n κ −→ (κ)2 . 6 e 6 Falta probar que κ es regular. En caso contrario sea µ = cf κ < κ. Sea S κ= Aα una partici´n de κ en conjuntos disjuntos de cardinal menor que κ. o α<µ W Definimos F : [κ]2 −→ 2 dada por F ({α, β}) = 0 ↔ γ < µ {α, β} ⊂ Aγ . Por hip´tesis existe un conjunto H ⊂ κ homog´neo para F de cardinal κ. o e Ahora bien, si F toma el valor 0 sobre [H]2 entonces alg´n Aγ tiene cardinal κ, u mientras que si F toma el valor 1 ha de ser κ = µ. A continuaci´n probamos una caracterizaci´n muy util de la compacidad o o ´ d´bil en t´rminos de ´rboles. En primer lugar definimos un κ-´rbol de Aronszajn e e a a como un κ-´rbol sin caminos. De este modo, los ´rboles de Aronszajn seg´n la a a u definici´n 8.8 son ahora ℵ1 -´rboles de Aronszajn. o a
Ejercicio: Probar que si κ es un cardinal singular entonces existe un κ-´rbol de a Aronszajn.

298

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

La prueba del teorema 8.10 admite la siguiente generalizaci´n: o
Ejercicio: Probar que si κ = µ+ , donde µ es regular y 2<µ = µ, entonces existe un κ-´rbol de Aronszajn (en particular, si 2ℵ0 = ℵ1 existe un ℵ2 -´rbol de Aronszajn). a a Ayuda: en la prueba de 8.10, cambiar ω por µ y en la construcci´n de los sα exigir o que su rango no sea estacionario en µ.

De este modo, bajo la HCG existen κ-´rboles de Aronszajn para todo cara dinal κ > ℵ0 salvo a lo sumo si κ es fuertemente inaccesible o el sucesor de un cardinal singular. Puede probarse, aunque es muy complicado, que si suponemos V = L tambi´n los hay en este ultimo caso. (Por el contrario, si 2ℵ0 = ℵ2 es cone ´ sistente tanto que haya como que no haya ℵ2 -´rboles de Aronszajn). Finalmente, a la existencia de κ ´rboles de Aronszajn cuando κ es fuertemente inaccesible no a depende de la funci´n del continuo o del axioma de constructibilidad, sino de la o compacidad d´bil: e Teorema 12.10 Sea κ un cardinal fuertemente inaccesible. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) κ es d´bilmente compacto. e b) No existen κ-´rboles de Aronszajn. a c) κ cumple κ −→ (κ)n para todo n ∈ ω y todo cardinal m < κ. m ´ Demostracion: a) → b). Supongamos que κ es d´bilmente compacto y e sea (A, ≤A ) un κ-´rbol. Como A es la uni´n de κ niveles de cardinal menor que a o κ, tenemos que |A| = κ, luego podemos suponer que A = κ. Definimos sobre A el orden total R dado por α R β si y s´lo si α ≤A β o bien o α ⊥ β y, si δ es el m´ ınimo nivel en que los predecesores de α y β (digamos α0 y β 0 ) son distintos, se cumple α0 < β 0 (como ordinales). Sea F : [κ]2 −→ 2 dada por F (α, β) = 1 si y s´lo si α R β (donde se entiende o que α < β). Por la compacidad d´bil existe un conjunto H ⊂ κ de cardinal κ e homog´neo para F . e Sea C el conjunto de todos los α < κ tales que el conjunto {β ∈ H | α <A β} tiene cardinal κ. Para cada δ < κ tenemos que S S H= {β ∈ H | β ≤A α} ∪ {β ∈ H | α <A β}.
α∈Nivδ A α∈Nivδ A

Como κ es regular, la primera uni´n tiene cardinal menor que κ, luego la o segunda tiene que tener cardinal κ y, m´s concretamente, uno de sus conjuntos a ha de tener cardinal κ. Esto significa que C corta a todos los niveles de A. Si probamos que C est´ totalmente ordenado por <A concluiremos que C es un a camino en A, luego A no ser´ un κ-´rbol de Aronszajn. a a Supongamos que α, β ∈ C no son comparables por <A . Digamos, por ejemplo, que α R β. Como ambos tienen κ sucesores en H, existen γ < δ < ≤ en H tales que α <A γ, β <A δ, α <A ≤. Por definici´n de R tenemos que γ R δ y o

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e

299

≤ R δ (pues el primer nivel en que difieren los anteriores de γ y δ es el mismo en que difieren los anteriores de α y β). Por lo tanto F (γ, δ) = 1 y F (δ, ≤) = 0, en contra de la homogeneidad de H. b) → c). Veamos κ −→ (κ)n por inducci´n sobre n. Para n = 1 la propiedad o m se se sigue de la regularidad de κ. Supongamos κ −→ (κ)n y consideremos una m partici´n S : [κ]n+1 −→ m. Para cada α < κ sea Sα = {s | s : [α]n −→ m} y o F sea S = Sα . Claramente S es un ´rbol con el orden dado por la inclusi´n. a o
α<κ

Adem´s el nivel α-´simo es Sα , de cardinal m|α| < κ, luego S es un κ-´rbol. a e a a) A(∅) = κ, Para cada s ∈ S definimos h(s) ∈ κ y A(s) ⊂ κ de modo que:

b) h(s) = m´ A(s) (salvo si A(s) = ∅, en cuyo caso h(s) = 0), ın T c) si s ∈ Sλ , entonces A(s) = A(s|[δ]n ),
δ<λ

d) Si s ∈ Sα , t ∈ Sα+1 , s ≤ t, entonces V A(t) = A(s) ∩ {γ > h(s) | B ∈ [α + 1]n t(B) = F (h(B) ∪ {γ})},

Como A(s) es decreciente, es claro que T = {s ∈ S | A(s) 6= ∅} es un sub´rbol de S. Veamos que T tiene altura κ, y as´ ser´ un κ-´rbol. Sea α < κ. a ı a a Podemos tomar γ < κ mayor que todos los elementos de h[Sβ ] para β ≤ α. Sea s0 = ∅ ∈ T . Obviamente γ ∈ A(s0 ). Si sβ ∈ T tiene altura β < α y γ ∈ A(sβ ), podemos extender sβ a sβ+1 ∈ Sβ+1 de acuerdo con la condici´n d) para que o γ ∈ A(sβ+1 ) y por lo tanto sβ+1 ∈ T . Definidos {sδ }δ<λ en T tales que cada sδ tenga altura δ y γ ∈ A(sδ ) (y que cada uno extienda a los anteriores), es claro que su uni´n sλ cumple γ ∈ A(sλ ), luego sλ ∈ T y tiene altura λ. De este modo o llegamos a un sα ∈ T de altura α. Por hip´tesis T tiene un camino C, la uni´n de cuyos elementos es una o o V aplicaci´n f : [κ]n −→ m tal que α < κ f |[α]n ∈ T , luego o V α < κ h(f |[α]n ) ∈ A(f |[α]n ). Sea α1 < · · · < αn+1 < κ. Sea B = {α1 + 1, . . . , αn + 1} ∈ [αn+1 + 1]n . Como h(f |[αn+1 +1]n ) ∈ A(f |[αn+1 +1]n ), por la condici´n d) se cumple que o f ({α1 + 1, . . . , αn + 1}) = F ({h(f |[α1 +1]n ), . . . , h(f |[αn +1]n ), h(f |[αn+1 +1]n )}). En otros t´rminos, si llamamos X = {h(f |[α+1]n ) | α < κ}, acabamos de e probar que si tomamos α1 < · · · < αn+1 en X, entonces F ({α1 , . . . , αn+1 }) no depende de αn+1 , luego podemos definir una partici´n G : [X]n −→ m meo diante G({α1 , . . . , αn }) = F ({α1 , . . . , αn+1 }), donde αn+1 es cualquier elemento de X mayor que α1 , . . . , αn . Por hip´tesis de inducci´n G tiene un conjunto o o homog´neo H de cardinal κ (notemos que |X| = κ), el cual es obviamente e homog´neo para F . e c) → a) es trivial.

donde h(B) significa {h(s|[β1 ]n ), . . . , h(s|[βn ]n )}, con B = {β1 , . . . , βn }.

300

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Por lo tanto, los cardinales d´bilmente compactos son los cardinales no nue merables que cumplen ´ ıntegramente el teorema de Ramsey, y no s´lo el caso o particular que hemos tomado como definici´n. o Como primera aplicaci´n de la caracterizaci´n por ´rboles probamos que los o o a cardinales medibles son d´bilmente compactos. e Teorema 12.11 Sea κ un cardinal medible y sea D una medida normal en κ. Entonces κ es d´bilmente compacto y {µ < κ | µ es d´bilmente compacto} ∈ D. e e ´ Demostracion: Veamos que no hay κ-´rboles de Aronszajn. Sea (A, ≤A ) a un κ-´rbol. Podemos suponer que A = κ. Sea a C = {α < κ | {β < κ | α ≤A β} ∈ D}. Claramente C es una cadena en A, pues la intersecci´n de elementos de D o es no vac´ Adem´s, si γ < κ ıa. a S κ = {β < κ | altA β < γ} ∪ {β < κ | α ≤A β},
α∈Nivγ (A)

luego alg´n α ∈ Nivγ (A) ha de estar en C, pues de lo contrario κ ser´ nulo. u ıa Esto prueba que C es un camino en A, luego A no es un κ-´rbol de Aronszajn a y κ es d´bilmente compacto. e Sea j : V −→ Ult la inmersi´n natural. Se cumple que κ es d´bilmente o e compactoUlt , pues todo κ-´rbolUlt es un κ-´rbol, luego tiene un camino, el a a cual estar´ en Ult porque Ultκ ⊂ Ult (teorema 11.23). Si d es la identidad a en κ, tenemos que [d] es d´bilmente compactoUlt (por 11.26). Por el teorema e fundamental 11.18 concluimos que {µ < κ | µ es d´bilmente compacto} ∈ D. e En particular vemos que si existen cardinales d´bilmente compactos, el mee nor de ellos no puede ser medible, luego la compacidad d´bil no implica la e medibilidad. Los resultados siguientes explican el nombre de “cardinales d´bilmente come pactos”. Para ello hemos de definir f´rmulas de longitud infinita en un lenguaje o formal. Definici´n 12.12 Sea L un lenguaje formal (en el sentido de la definici´n 1.1) o o y sean κ, µ dos cardinales infinitos. Definimos como sigue las f´rmulas de L de o tipo (κ, µ): F (0) = {Rt0 · · · tn−1 | 0 < n < ω ∧ R ∈ Reln L ∧ {ti }i<n ∈ (Term L)n }, F (α + 1) = F (α) ∪ {(¬, φ) | φ ∈ F (α)} ∪ {(φ, →, ψ) | φ, ψ ∈ F (α)} V ∪ {( , {φδ }δ<β ) | β < κ ∧ {φδ }δ<β ∈ F (α)β } V ∪ {( , {xδ }δ<β , φ) | β < µ ∧ {xδ }δ<β ∈ (Var L)β ∧ φ ∈ F (α)}, S F (λ) = F (δ),
δ<λ

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e Formκµ (L) = S F (α).

301

α<κ+ ∪µ+

En la pr´ctica usaremos la siguiente notaci´n: a o Escribiremos ” ” ” ” ” ¬φ φ→ψ V φδ
δ<β δ<β δ<β δ<β

en lugar de ” ” ” ” ”

(¬, φ), (φ, →, ψ), V ( , {φδ }δ<β ), ¬ V ( , {xδ }δ<β , φ), ¬
δ<β δ<β

W V W

φδ

xδ φ xδ φ

V W

¬φδ ,

xδ ¬φ,

y as´ mismo usaremos las abreviaturas habituales que definen las f´rmulas φ ∧ ψ, ı o φ ∨ ψ y φ ↔ ψ. En definitiva, las f´rmulas de tipo (κ, µ) de L son formalmente como las o f´rmulas usuales salvo por que admitimos conjunciones (y, por consiguiente, o disyunciones) infinitas sobre menos de κ f´rmulas y cuantificaciones infinitas o sobre menos de µ variables. Notemos que t´cnicamente estamos usando el mismo e signo como conjuntor infinito y como cuantificador infinito, pero la estructura de cada f´rmula determina cu´ndo hay que considerarlo como conjuntor y cu´ndo o a a como cuantificador. De la definici´n se sigue que toda f´rmula de tipo (κ, µ) es elemental (o o o sea, un relator y t´rminos) o bien es una negaci´n, o una implicaci´n, o una e o o conjunci´n o una generalizaci´n. o o Los conceptos de “variable libre”, “variable ligada”, sentencia, etc. se definen de forma obvia para f´rmulas de tipo (κ, µ). Por razones t´cnicas no hemos o e definido las f´rmulas como sucesiones de signos, sino como pares o ternas, por o lo que no tiene sentido hablar de la longitud de una f´rmula (podr´ definirse, o ıa en cualquier caso, pero no lo vamos a necesitar). No obstante, la inducci´n o o recursi´n sobre la longitud de una f´rmula se sustituye por inducci´n o recursi´n o o o o sobre el rango, y el resultado es formalmente el mismo. Por ejemplo, si M es un modelo de L, v : Var(L) −→ M y φ es una f´rmula de o tipo (κ, µ), podemos definir M ≤ φ[v] de forma natural. Las unicas condiciones ´ que difieren respecto a la definici´n usual (ver 1.2) son: o M≤ M≤ V φδ [v] ↔ V δ < β M ≤ φδ [v],

δ<β

V

δ<β

xδ φ[v] ↔ para toda w : Var(L) −→ M que coincida con v sobre las variables de L distintas de las xδ se cumple M ≤ φ[w].

302

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

A su vez, de aqu´ se deducen propiedades an´logas para las disyunciones y ı a las particularizaciones infinitas. Concretamente: W W M≤ φδ [v] ↔ δ < β M ≤ φδ [v], δ<β W M≤ xδ φ[v] ↔ existe w : Var(L) −→ M que coincide con v sobre las δ<β variables de L distintas de las xδ y M ≤ φ[w]. Podemos identificar las f´rmulas usuales (finitas) de L con las f´rmulas de o o tipo (ℵ0 , ℵ0 ). No hay una biyecci´n natural entre ellas, pero a cualquier f´rmula o o finita le podemos asociar de forma natural una f´rmula de tipo (ℵ0 , ℵ0 ) con el o mismo significado y V viceversa. La correspondencia no es biyectiva porque, por ejemplo, α1 ∧ α2 y αδ son dos f´rmulas de tipo (ℵ0 , ℵ0 ) que se corresponden o
δ<2

con la misma f´rmula finita. o

Admitiremos expresiones de la forma

i∈I

finici´n hemos exigido que las conjunciones est´n subindicadas con ordinales. o e Para ello identificaremos esta f´rmula con la construida a partir de una biyecci´n o o V i : |I| −→ I, es decir, con φiδ . Esta f´rmula depende de la biyecci´n escoo o
δ<|I|

V

φi , con |I| < κ, aunque en la de-

gida, pero su interpretaci´n en un modelo es la misma en cualquier caso. (En la o definici´n no pod´ o ıamos admitir conjuntos de ´ ındices arbitrarios porque entonces la clase de las f´rmulas no ser´ un conjunto). Similarmente admitiremos o ıa generalizaciones con conjuntos de ´ ındices arbitrarios (de cardinal menor que µ). En la pr´ctica es m´s c´modo hablar de lenguajes de tipo (κ, µ) que de a a o f´rmulas de tipo (κ, µ). Cuando digamos que L es un lenguaje formal de tipo o (κ, µ) querremos decir que es un lenguaje formal en el sentido usual, pero que al hablar de f´rmulas de L habr´ que entender que son f´rmulas de tipo (κ, µ). o a o Recordemos que el teorema de compacidad 11.12 (para la l´gica usual, finita) o afirma que si Σ es un conjunto de sentencias tal que todo subconjunto finito tiene un modelo, entonces Σ tiene un modelo. Diremos que un lenguaje L de tipo (κ, µ) cumple el teorema de compacidad (d´bil) si para todo conjunto de sentencias Σ (con |Σ| ≤ κ) tal que todo S ⊂ Σ e con |S| < κ tiene un modelo, se cumple que Σ tiene un modelo. A pesar de los t´rminos que estamos empleando, debemos tener presente que e el “teorema de compacidad (d´bil)” es una propiedad que puede satisfacer o no e un lenguaje formal, es decir, no es realmente un teorema.

Teorema 12.13 Sea κ un cardinal fuertemente inaccesible. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) κ es d´bilmente compacto. e b) Todo lenguaje formal de tipo (κ, κ) cumple el teorema de compacidad d´bil. e c) Todo lenguaje formal de tipo (κ, ℵ0 ) cumple el teorema de compacidad d´bil. e

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e

303

´ Demostracion: a) → b). Sea Σ un conjunto de sentencias de un lenguaje L de tipo (κ, κ) tal que |Σ| ≤ κ y todo S ⊂ Σ con |S| < κ tiene un modelo. Podemos suponer que |L| ≤ κ, pues s´lo importan los signos que de hecho aparecen o en las sentencias de Σ. Si encontramos un modelo de Σ para el lenguaje formado por dichos signos, los dem´s signos de L pueden interpretarse arbitrariamente. a Sea L1 el lenguaje formal que resulta de a˜adir a L una sucesi´n de constann o tes {cφ }α<β para cada f´rmula φ de L con variables libres {xα }α<β . Con estas o α nuevas constantes se pueden construir nuevas f´rmulas de L1 , lo que nos permite o definir del mismo modo un lenguaje L2 , y as´ sucesivamente. Llamamos L∞ al ı lenguaje formado por todos los signos de todos los lenguajes Ln , con n < ω. De este modo, cada f´rmula φ de L∞ tiene asociada una sucesi´n de constantes o o {cφ }α<β en correspondencia con sus variables libres y que no aparecen en φ. α ˜ Llamaremos φ a la sentencia que resulta de sustituir cada variable libre de φ por su constante asociada. Por otra parte, llamaremos φ0 a la sentencia W ˜ xδ φ → φ.
δ<β

Es inmediato que |L | ≤ κ y como κ es fuertemente inaccesible se cumple tambi´n que |Form(L∞ )| ≤ κ. Llamemos Σ0 = Σ ∪ {φ0 | φ ∈ Form(L∞ )}. Si e S ⊂ Σ0 cumple |S| < κ, entonces S tiene un modelo, pues un modelo de S ∩ Σ para L se extiende a un modelo de S sin m´s que interpretar adecuadamente a las constantes a˜adidas. n Sea {σα }α<κ una enumeraci´n de las sentencias de L∞ . Sea A el conjunto o formado por todas las aplicaciones s : γ −→ 2 tales que γ < κ y existe un modelo M de Σ0 ∩ {σα | α < γ} de modo que V α < γ(s(α) = 1 ↔ M ≤ σα ). (12.1)

Claramente A es un ´rbol con la inclusi´n. La altura de un elemento de A a o es su dominio, y por la propiedad de Σ0 resulta que A tiene altura κ. Al ser κ fuertemente inaccesible, los niveles tienen cardinal menor que κ, luego A es un κ-´rbol. a Como estamos suponiendo que κ es d´bilmente compacto, A tiene un camino, e cuyos elementos determinan una aplicaci´n s : κ −→ 2 con la propiedad de que o V γ < κ s|γ ∈ A. Sea ∆ = {σα | α < κ ∧ s(α) = 1}. Por construcci´n Σ0 ⊂ ∆, luego basta o encontrar un modelo para ∆. Sea U el conjunto de todos los designadores de L∞ . Definimos en U la relaci´n dada por t1 R t2 si y s´lo si (t1 = t2 ) ∈ ∆. o o Veamos que R es una relaci´n de equivalencia. Probaremos la simetr´ pues o ıa, la reflexividad y la transitividad se demuestran an´logamente. a Dados t1 , t2 ∈ U , sea γ < κ suficientemente grande como para que las sentencias t1 = t2 y t2 = t1 est´n en {σα | α < γ}. Supongamos que t1 R t2 , es e decir, que (t1 = t2 ) ∈ ∆. Como s|γ ∈ A, existe un modelo M que cumple (12.1). Por definici´n de ∆ tenemos que M ≤ t1 = t2 , luego M ≤ t2 = t1 , luego o (t2 = t1 ) ∈ ∆, es decir, t2 R t1 .

304

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Sea N el modelo de L∞ cuyo universo es el cociente U/R y donde los signos de L∞ se interpretan como sigue: N (c) = [c], para toda constante c de L∞ , N (f )([t1 ], . . . , [tn ]) = [f t1 · · · tn ], para todo funtor n-´dico f de L∞ , a N (R)([t1 ], . . . , [tn ]) ↔ Rt1 · · · tn ∈ ∆, para todo relator n-´dico R de L∞ . a Veamos que N est´ bien definido. Por ejemplo, probemos que las interprea taciones de los funtores son funciones bien definidas (el caso de los relatores es an´logo). a Sea f un funtor n-´dico de L∞ y sean t1 , . . . , tn , t0 , . . . , t0 ∈ U tales que a n 1 [ti ] = [t0 ] para i = 1, . . . , n. Sea γ < κ suficientemente grande como para que i las sentencias ti = t0 y f t1 · · · tn = f t0 · · · t0 est´n en {σα | α < γ}. e n 1 i Como s|γ ∈ A, existe un modelo M de L∞ que cumple (12.1). Por definici´n o de ∆ tenemos que M ≤ ti = t0 , para i = 1, . . . , n, luego tambi´n se cumple que e i M ≤ f t1 · · · tn = f t0 · · · t0 , con lo que esta sentencia est´ en ∆ y por consiguiente a n 1 [f t1 · · · tn ] = [f t0 · · · t0 ]. n 1 Para que N est´ bien definido tambi´n hemos de comprobar que la interpree e taci´n del igualador es la igualdad, pero esto es inmediato. o Una simple inducci´n sobre la longitud de t (los t´rminos son sucesiones o e finitas de signos, y tienen definida su longitud) prueba que si t es un designador de L∞ entonces N (t) = [t]. Ahora basta probar que para toda sentencia σ de L∞ se cumple N ≤ σ ↔ σ ∈ ∆. Lo probamos por inducci´n sobre el m´ o ınimo α tal que σ ∈ F (α) en la definici´n 12.12. Para las sentencias de la forma Rt1 · · · tn es inmediato, por la o definici´n de N (R). o Supong´moslo para σ y ve´moslo para ¬σ. Sea γ < κ suficientemente grande a a como para que σ y ¬σ est´n en {σα | α < γ}. Sea M un modelo de L∞ que e cumpla (12.1). Entonces N ≤ ¬σ ↔ ¬N ≤ σ ↔ σ ∈ ∆ ↔ ¬M ≤ σ ↔ M ≤ ¬σ ↔ ¬σ ∈ ∆. / Supongamos ahora que σ =
δ<β

para que σ y todas las sentencias φδ est´n en {σα | α < γ}. Sea M un modelo e de L∞ que cumpla (12.1). As´ por la hip´tesis de inducci´n para las φδ , ı, o o V V N ≤ σ ↔ δ < β N ≤ φδ ↔ δ < β φδ ∈ ∆ V ↔ β < δ M ≤ φδ ↔ M ≤ σ ↔ σ ∈ ∆. V Supongamos ahora que σ = xδ φ. Si ¬N ≤ σ, teniendo en cuenta qui´n e es el universo de N , esto significa que existen designadores de L∞ tales que ¬N ≤ φ∗ , donde φ∗ es la sentencia que resulta de sustituir las variables xδ en φ
δ<β

V

φδ . Sea γ < κ suficientemente grande como

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e

305

por tales designadores. La sentencia φ∗ se construye en los mismos pasos que φ, luego en menos pasos que σ, luego podemos aplicarle la hip´tesis de inducci´n o o y concluir que φ∗ ∈ ∆. / Sea γ < κ suficientemente grande como para que las sentencias φ∗ y σ est´n e en {σα | α < γ}. Sea M un modelo de L∞ que cumpla (12.1). Entonces ¬M ≤ φ∗ , luego ¬M ≤ σ, luego σ ∈ ∆. / Supongamos ahora σ ∈ ∆ y W γ < κ suficientemente grande como para / sea ˜ ˜ que las sentencias σ, φ y φ0 = xδ φ → φ est´n en {σα | α < γ}. Sea M e δ<β W un modelo de L∞ que cumpla (12.1). Entonces ¬M ≤ σ, luego M ≤ xδ φ.
δ<β

Por otra parte, como φ0 ∈ Σ0 ∩ {σα | α < γ}, tenemos que M ≤ φ0 , de donde ˜ ˜ llegamos a que M ≤ φ, y en consecuencia φ ∈ ∆. ˜ Ahora bien, φ se construye en los mismos pasos que φ, luego en uno menos ˜ que σ, luego podemos aplicarle la hip´tesis de inducci´n y concluir que N ≤ φ, o o de donde claramente ¬N ≤ σ. b) → c) es evidente. c) → a). Veamos que no hay κ-´rboles de Aronszajn. Sea A un κ-´rbol y a a sea L un lenguaje formal con un relator di´dico R, un relator mon´dico T y κ a a constantes {ca }a∈A . Sea Σ el siguiente conjunto de sentencias (κ, ℵ0 ) de L: cx R cy ¬cx R cy ¬(T cx ∧ T cy ) W T cx
x∈Nivα (A)

para para para para

cada x, y ∈ A tales que x ≤ y, cada x, y ∈ A tales que x 6≤ y, cada x, y ∈ A tales que x ⊥ y, todo α < κ.

Es claro que |Σ| = κ y si S ⊂ Σ cumple |S| < κ, entonces S tiene como modelo a M = A con M (cx ) = x, M (R) = ≤A y tomando como M (T ) la pertenencia a una cadena de altura suficientemente grande como para que cumpla todas las f´rmulas del cuarto tipo que haya en S. o Por hip´tesis Σ tiene un modelo M , del cual obtenemos un camino en A, a o saber, C = {x ∈ A | M ≤ T cx }. Ahora queda claro por qu´ los cardinales d´bilmente compactos se llaman e e as´ En el cap´ ı. ıtulo XVI estudiaremos los cardinales (fuertemente) compactos, que son los que cumplen el teorema anterior cambiando compacidad d´bil por e compacidad. De la prueba del teorema anterior se desprende que un cardinal fuertemente inaccesible κ es d´bilmente compacto si y s´lo si el ´rbol 2<κ no contiene κe o a sub´rboles de Aronszajn, pues en la prueba de a) → b) s´lo se ha usado que un a o cierto sub´rbol de 2<κ ten´ un camino. a ıa Como aplicaci´n del teorema que acabamos de probar demostraremos una o propiedad esencial de los cardinales d´bilmente compactos, de la cual deducie remos, por ejemplo, que son fuertemente κ-Mahlo. Sabemos que un cardinal d´bilmente compacto κ no tiene por qu´ ser medible, luego a partir de ´l no poe e e demos probar la existencia de una inmersi´n elemental no trivial V −→ M . Sin o

306

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

embargo, podemos probar una aproximaci´n a esto, a saber, la existencia de una o inmersi´n elemental Vκ −→ M en un modelo transitivo M estrictamente mayor o que Vκ . Como esto es m´s d´bil que la existencia de una inmersi´n elemental a e o sobre toda la clase universal, nos conviene hilar un poco m´s fino. a Llamaremos LR al lenguaje formal de la teor´ de conjuntos L0 al que hemos ıa a˜adido un relator mon´dico R. Un modelo (natural) de LR est´ determinado n a a por un par (M, A), donde M es un conjunto transitivo y A ⊂ M . Concretamente, nos referimos al modelo en que el relator de pertenencia se interpreta como la pertenencia y el relator R se interpreta como la pertenencia a A. Teorema 12.14 Sea κ un cardinal d´bilmente compacto. Para todo A ⊂ Vκ e existe un modelo transitivo M de ZFC y un conjunto A0 ⊂ M de modo que κ ∈ M y (Vκ , A) ≺ (M, A0 ). ´ Demostracion: Sea L0 el lenguaje LR m´s un conjunto de constantes a {cx }x∈Vκ y sea L00 el lenguaje L0 m´s una constante c. Como κ es fuertemente a inaccesible el lenguaje L00 tiene cardinal κ. Consideramos a (Vκ , A) como modelo de L0 interpretando cada constante cx por x. Sea Σ el conjunto de todas las sentencias (finitas) de L0 verdaderas en (Vκ , A) m´s las siguientes sentencias de L00 : a V a) u u ∈ c∅ , / V W b) u(u ∈ cx ↔ (u = cy )), para cada x ∈ Vκ no vac´ ıo,
y∈x

c) ¬

n∈ω

d) c es un ordinal, e) cα ∈ c, para cada α < κ. Claramente |Σ| = κ y todas las sentencias de Σ que no contienen la constante c son verdaderas en (Vκ , A). Adem´s todo S ⊂ Σ con |S| < κ tiene como modelo a a (Vκ , A) sin m´s que interpretar la constante c como un ordinal suficientemente a grande. Por el teorema anterior Σ tiene un modelo M . Como M cumple la sentencia c), la relaci´n M (∈) est´ bien fundada en M , o a adem´s M cumple el axioma de extensionalidad porque est´ en Σ, luego M (∈) a a es extensional. Pasando al colapso transitivo, podemos suponer que M es un modelo transitivo. Como M cumple las sentencias a) y b) ha de ser M (cx ) = x para todo x ∈ Vκ , luego Vκ ⊂ M . Definimos A0 = {x ∈ M | M (R)(x)}. Se cumple que (Vκ , A) ≺ (M, A0 ), pues si (Vκ , A) ≤ φ[x1 , . . . , xn ] entonces (Vκ , A) ≤ φ(cx1 , . . . , cxn ), luego la sentencia φ(cx1 , . . . , cxn ) est´ en Σ, luego a (M, A0 ) ≤ φ(cx1 , . . . , cxn ) y tambi´n (M, A0 ) ≤ φ[x1 , . . . , xn ]. e En particular, esto implica que M es un modelo transitivo de ZFC (pues, al ser κ fuertemente inaccesible, Vκ lo es). Por otra parte, M cumple las sentencias d) y e), lo que implica que contiene un ordinal mayor o igual que κ. Por transitividad κ ∈ M .

W

xn

m∈ω

V

(xn+1 ∈ xn ),

12.2. Cardinales d´bilmente compactos e

307

Con este teorema podemos adaptar (con un poco m´s de trabajo) el ara gumento de reflexi´n que nos permiti´ probar que los cardinales medibles son o o cardinales de Mahlo. Teorema 12.15 Si κ es un cardinal d´bilmente compacto entonces es fuertee mente κ-Mahlo. ´ Demostracion: Sabemos que κ es fuertemente inaccesible, luego es fuertemente 0-Mahlo. Supongamos que κ es fuertemente α-Mahlo, para α < κ, y veamos que es fuertemente α + 1-Mahlo. Para ello hemos de probar que todo conjunto c.n.a. C en κ contiene un cardinal fuertemente α-Mahlo. Sea (M, C 0 ) seg´n el teorema anterior, es decir, M es un modelo transitivo de ZFC, u (Vκ , C) ≺ (M, C 0 ) y κ ∈ M . Claramente V W (Vκ , C) ≤ α β(α < β ∧ Rβ) V V W ∧ α( β(β < α → δ(β < δ ∧ δ < α ∧ Rδ)) → Rα),

luego lo mismo es v´lido para (M, C 0 ), lo que significa que C 0 es c.n.a. en el a ordinal ΩM . Por otro lado, el hecho de que (Vκ , C) sea un submodelo elemental V de (M, C 0 ) implica que α < κ(α ∈ C ↔ α ∈ C 0 ), es decir, C = C 0 ∩ κ, no acotado en κ, luego κ ∈ C 0 . En las observaciones precedentes al teorema 11.30 (ver la nota al pie) vimos que si κ es fuertemente α-Mahlo, entonces es fuertemente α-MahloM , para cualquier modelo transitivo M de ZFC (que contenga a κ), en particular para el modelo M que estamos considerando aqu´ As´ pues, ı. ı W (M, C 0 ) ≤ µ(µ es fuertemente [α]-Mahlo ∧ Rµ), donde [α] indica que en esa posici´n debe ir una variable interpretada por α. o Teniendo en cuenta que (Vκ , C) es un submodelo elemental (y que α ∈ Vκ ), de aqu´ se sigue que lo mismo vale para (Vκ , C), con lo que ı W µ ∈ C(µ es fuertemente α-Mahlo)Vκ ,

pero esto es absoluto para Vκ . As´ queda probado que el conjunto de cardinales α-Mahlo bajo κ es estacioı nario, luego κ es α + 1-Mahlo. El caso l´ ımite es trivial.
Ejercicio: Probar que si κ es d´bilmente compacto, entonces el conjunto e {µ < κ | µ es fuertemente µ-mahlo} es estacionario en κ.

Ahora probaremos una diferencia notable entre los cardinales medibles y los cardinales d´bilmente compactos. Hemos visto que los primeros contradicen al e axioma de constructibilidad, mientras que ahora veremos que los segundos no. Necesitamos un resultado t´cnico: e

308

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Teorema 12.16 Si κ es un cardinal d´bilmente compacto y A ⊂ κ cumple e V α < κ A ∩ α ∈ L, entonces A ∈ L. ´ Demostracion: Sea (M, A0 ) seg´n el teorema 12.14. Claramente u V W V (Vκ , A) ≤ α x(x ∈ L ∧ u(u ∈ x ↔ u ∈ α ∧ Ru)),

luego lo mismo vale para (M, A0 ), y entonces podemos particularizar a α = κ, lo que nos da que A = A0 ∩ κ ∈ L. Teorema 12.17 Todo cardinal d´bilmente compacto es d´bilmente compactoL . e e ´ Demostracion: Sea κ un cardinal d´bilmente compacto. Entonces κ e es fuertemente inaccesibleL , luego basta probar que no existen κ-´rboles de a AronszajnL . Sea (A, ≤A ) un κ-´rbolL . Podemos suponer que A = κ, as´ como a ı V que αβ ∈ κ (α <A β → α < S En efecto (razonando en L), basta definir una β). sucesi´n de biyecciones fα : o Nivβ (A) −→ γα , con γα < κ, cada una de las
β<α

cuales extienda a las anteriores. La regularidad de κ asegura que esto es posible y al final tenemos una biyecci´n entre A y κ que nos permite pasar a un ´rbol o a en las condiciones requeridas. Es claro que A es un κ-´rbol, por lo que tiene un camino C. Si α < κ, sea a γ = m´ C \ α. Entonces α ≤ γ y C ∩ α = {β ∈ κ | β <A γ} ∈ L, luego C ∈ L ın por el teorema anterior. Claramente C es un caminoL en A, luego A no es un κ-´rbol de AronszajnL . a Puede probarse que ser d´bilmente compacto no implica ser d´bilmente come e pacto en cualquier modelo de ZFC (ni siquiera en cualquier modelo que sea una clase propia). Terminamos la secci´n con un resultado que necesitaremos m´s adelante: o a Teorema 12.18 Si j : M −→ M es una inmersi´n elemental no trivial de o un modelo transitivo de ZFC en s´ mismo y κ es el menor ordinal no fijado, ı entonces κ es d´bilmente compactoM . e ´ Demostracion: Si κ no es un cardinalM , sea ν = |κ|M < κ. Sea f : ν −→ κ biyectiva, f ∈ M . Entonces j(f ) : ν −→ j(κ) biyectiva, pero si α < ν y f (α) = β, entonces tambi´n j(f )(α) = β, luego llegamos a que j(f ) = f y e κ = j(κ), contradicci´n. o Llegamos a la misma contradicci´n si suponemos que ν < κ y que f es o cofinal, por lo que, de hecho, κ es regularM . As´ pues, κ es un cardinalM . Sea F : [κ]2 −→ 2 una partici´n F ∈ M . ı o Sea Aα = {β < α | F ({α, β}) = 1} ⊂ α. Claramente {Aα }α<κ ∈ M y j(Aα ) = Aα . Por lo tanto j({Aα }α<κ ) = {Aα }α<j(κ) (para ciertos conjuntos Aα , con κ ≤ α < j(κ)). Sea A = Aκ ⊂ κ. Sea E = {α < κ | A ∩ α = Aα }. Como j(E) = {α < j(κ) | j(A) ∩ α = Aα }, seW sigue f´cilmente que κ ∈ j(E). a En consecuencia, para todo α < κ se cumple ( β > j(α) β ∈ j(E))M , luego

12.3. Cardinales indescriptibles

309

W ( β > α β ∈ E)M , es decir, E no est´ acotado en κ. De aqu´ que al menos uno a ı de los dos conjuntos A ∩ E o bien (κ \ A) ∩ E ha de ser no acotado en κ. Sea H uno de ellos (no acotado), Por ejemplo, H = (κ \ A) ∩ E. Ciertamente H ∈ M y |H|M = κ (por la regularidad). Si α < β est´n en H, entonces β ∈ E, luego A ∩ β = Aβ y as´ α ∈ Aβ , de a ı / donde resulta que F ({α, β}) = 0. As´ pues, H es homog´neo para F . ı e

12.3

Cardinales indescriptibles

En esta secci´n estudiamos otro tipo de propiedades interesantes de los caro dinales grandes, ´stas relacionadas con la l´gica de ´rdenes superiores. El resule o o tado principal ser´ una caracterizaci´n util de los cardinales d´bilmente coma o ´ e pactos. Veamos las definiciones b´sicas. a Definici´n 12.19 Sea L el lenguaje formal que resulta de a˜adir al lenguaje L0 o n de la teor´ de conjuntos un n´mero finito de relatores mon´dicos R0 , . . . , Rk . ıa u a Un caso particular es el lenguaje LR que consta de un unico relator R. Un ´ modelo natural de L est´ formado por un conjunto M junto con n subconjuna tos A0 , . . . , Ak (de forma que M (Ri ) es la pertenencia a Ai ). El relator ∈ se interpreta como la pertenencia usual en M . Llamaremos Lm al lenguaje que resulta de a˜adir a L m conjuntos (numen rables, disjuntos) de variables Var1 (Lm ), . . . , Varm (Lm ). Convenimos en que Var0 (Lm ) es el conjunto de las variables originales de L. En particular L0 = L. Diremos que Lm es el lenguaje de orden m + 1 asociado a L. Los elementos de Vari (Lm ) se llaman variables de orden i + 1 de Lm . Los t´rminos y f´rmulas de Lm se definen como en el caso de los lenguajes e o de primer orden, s´lo que ahora pueden aparecer en ellos variables de distino tos ´rdenes. La diferencia aparece en la interpretaci´n. En general, si M es o o un conjunto, llamaremos P0 M = M , P1 M = PM , P2 M = PPM , etc. Si (M, A1 , . . . , Ak ) es un modelo de L, definimos S i M= P M.
i≤m

Consideramos a (M , A1 , . . . , Ak ) como modelo de L, de modo que el relator ∈ se sigue interpretando como la pertenencia en M y los relatores Ri se siguen interpretando como la pertenencia a Ai . Una valoraci´n de L en M es una o aplicaci´n v que a cada x ∈ Vari (Lm ) le asigna un conjunto v(x) ∈ Pi M . Si o φ es una f´rmula de Lm , la definici´n de M ≤ φ[v] es la misma que para los o o lenguajes de primer orden, salvo que las valoraciones son las que acabamos de definir. Informalmente, la diferencia es que ahora las variables de primer orden recorren elementos de M , mientras que las variables de segundo orden recorren subconjuntos de M , las de tercer orden subconjuntos de subconjuntos de M , y as´ sucesivamente. En la pr´ctica escribiremos M en lugar de M . ı a

310

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Una f´rmula Πn es una f´rmula de Ln que conste de una sucesi´n de m o o o m V W V variables de orden n + 1 cuantificadas en la forma x1 x2 x3 · · · seguidas de una f´rmula cuyas variables cuantificadas sean a lo sumo de orden n. Una o f´rmula Σn se define igualmente, salvo que el primer cuantificador ha de ser o m existencial. Vamos a considerar unicamente modelos de la forma (Vα , A1 , . . . , Ak ). En ´ la pr´ctica, cuando digamos que una sentencia φ es Πn o Σn querremos decir a m m que es equivalente a una sentencia φ0 de este tipo, en el sentido de que cualquier modelo Vα cumple φ si y s´lo si cumple φ0 . o Un cardinal κ es Πn -indescriptible si cuando φ es una sentencia Πn de LR m m y A ⊂ Vκ cumple (Vκ , A) ≤ φ, existe un α < κ tal que (Vα , A ∩ Vα ) ≤ φ. Similarmente se definen los cardinales Σn -indescriptibles. m Notemos que si m ≤ m0 y n ≤ n0 , entonces toda f´rmula Πn es tambi´n una o e m 0 0 f´rmula Πn 0 . M´s a´n, si n < n0 toda f´rmula Πn es, de hecho, Πn . Por lo o a u o m 0 m 0 tanto, todo cardinal Πn 0 -indescriptible es Πn -indescriptible. m m Otro hecho elemental es que si κ es Πn -indescriptible (n ≥ 1) entonces cumm ple tambi´n la definici´n para lenguajes con k relatores mon´dicos R1 , . . . , Rk , e o a pues si (Vκ , A1 , . . . , Ak ) ≤ φ, consideramos A = A1 × {0} ∪ · · · ∪ Ak × {k − 1} y la sentencia W φ0 = x1 · · · xk (x1 = ∅ ∧ x2 = x1 ∪ {x1 } ∧ · · · ∧ xk = xk−1 ∪ {xk−1 } ∧ φ00 ),

donde φ00 es la f´rmula que resulta de reemplazar cada Ri x por R(x, xi ). Es claro o V W que (Vκ , A) ≤ (φ0 ∧ α β α < β) y la f´rmula es Πn porque los cuantificadores o m de orden n + 1 de φ0 se pueden extraer. Si (Vα , A ∩ Vα ) cumple esto mismo con α < κ, entonces α es un ordinal l´ ımite y A ∩ Vα = (A1 ∩ Vα ) × {0} ∪ · · · ∪ (Ak × Vα ) × {k − 1}, con lo que (Vα , A1 ∩ Vα , . . . , Ak ∩ Vα ) ≤ φ. En realidad aqu´ hemos usado que κ es infinito, pero esto es consecuencia ı del teorema siguiente, que prueba que los cardinales indescriptibles son grandes: Teorema 12.20 Un cardinal κ es fuertemente inaccesible si y s´lo si es Π1 o 0 indescriptible (es decir, si es Π0 -indescriptible para todo m < ω). m ´ Demostracion: Si κ es singular, sea µ = cf κ y sea f : µ −→ κ cofinal. Sea A = f × {µ} ⊂ Vκ . Entonces W V W (Vκ , A) ≤ µ > 0 δ < µ β R(δ, β, µ), donde la sentencia es claramente de tipo Π0 para alg´n m (simplemente, es de u m primer orden). Sin embargo, no existe un α < κ tal que W V W (Vα , A ∩ Vα ) ≤ x 6= ∅ y ∈ x z R(y, z, x).

12.3. Cardinales indescriptibles

311

En efecto, tendr´ que ser µ < α para que existiera x en Vα , y entonces ıa el x cuya existencia afirma la sentencia ha de ser µ. Pero entonces cualquier δ < µ tal que f (δ) > α incumple la sentencia. Esto prueba que todo cardinal Π1 -indescriptible es regular. 0 Si µ < κ pero 2µ ≥ κ, sea f : Pµ −→ κ suprayectiva. Tomamos ahora A = f ×{Pµ} ⊂ Vκ . La misma sentencia de antes describe a κ. Por consiguiente κ es un l´ ımite fuerte. V W No puede ser κ = ω, pues la sentencia x y x ∈ y describe a ω. As´ pues, ı los cardinales Π1 -indescriptibles son fuertemente inaccesibles. 0 Supongamos ahora que κ es fuertemente inaccesible y que A ⊂ Vκ cumple (Vκ , A) ≤ φ, donde φ es una sentencia Π1 , es decir, una sentencia de primer orden. Sea 0 M0 ≺ (Vκ , A) un submodelo elemental numerable. Sea α0 < κ tal que M0 ⊂ Vα0 . Sea M1 ≺ (Vκ , A) tal que Vα0 ⊂ M1 y |M1 | = |Vα0 | < κ, sea α1 < κ tal que M1 ⊂ Vα1 , etc. S Sea α = αn < κ. El teorema 1.7 implica que (Vα , A ∩ Vα ) ≺ (Vκ , A). En particular (Vα , A ∩ Vα ) ≤ φ, luego κ es Π1 -indescriptible. 0
n

En realidad los cardinales indescriptibles cumplen m´s de lo que dice la a definici´n: o Teorema 12.21 Si κ es un cardinal Πn -indescriptible (con n, m ≥ 1) y φ es m una sentencia Πn tal que (Vκ , A) ≤ φ, existe un conjunto estacionario E ⊂ κ m formado por cardinales fuertemente inaccesibles tal que para todo cardinal µ ∈ E se cumple (Vµ , A ∩ Vµ ) ≤ φ. En particular κ es un cardinal de Mahlo. ´ Demostracion: Basta probar que si C es c.n.a. en κ entonces existe un cardinal fuertemente inaccesible µ ∈ C tal que (Vµ , A ∩ Vµ ) ≤ φ. Como κ es fuertemente inaccesible, no perdemos generalidad si suponemos que C est´ a formado por cardinales l´ ımite fuerte (pues el conjunto de cardinales l´ ımite fuerte menores que κ es c.n.a. en κ). As´ pues, basta encontrar un µ regular. Tenemos ı que V W (Vκ , A, C) ≤ φ ∧ α β(α < β ∧ Rβ) ∧ V W W f (( α f : α −→ Ω) → ( β f : α −→ β)), donde R se interpreta con C. (La variable f es de segundo orden.) Es claro que la sentencia es Πn , pues todo lo que hemos a˜adido es Π1 . Sea µ < κ un n m 1 ordinal tal que (Vµ , A ∩ Vµ , C ∩ Vµ ) satisfaga esta sentencia. Entonces C ∩ µ no est´ acotado en µ, luego µ ∈ C. La ultima parte de la sentencia implica que µ a ´ es regular, luego cumple todo lo pedido. El resultado principal de esta secci´n es el siguiente: o Teorema 12.22 Un cardinal es Π1 -indescriptible si y s´lo si es d´bilmente o e 1 compacto.

312

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

´ Demostracion: Si κ es Π1 -indescriptible, entonces es fuertemente inac1 cesible por el teorema 12.20. Seg´n las observaciones tras el teorema 12.13 u basta probar que <κ 2 no tiene κ-sub´rboles de Aronszajn. Sea A ⊂ <κ 2 un a κ-sub´rbol. Es claro que, para todo α < κ, el modelo (Vα , A ∩ Vα ) satisface la a sentencia Σ1 1 W C C es un camino en R. Por consiguiente, tambi´n la satisface (Vκ , A), lo cual se traduce en que A e tiene un camino. Supongamos ahora que κ es d´bilmente compacto y sea A ⊂ Vκ tal que e V (Vκ , A) ≤ X φ(X),

donde la variable X es de segundo orden y φ tiene s´lo cuantificadores de primer o orden. Por el teorema 12.14 existe un modelo transitivo M de ZFC y un conjunto A0 ⊂ M de modo que κ ∈ M y (Vκ , A) ≺ (M, A0 ). Teniendo en cuenta que M Vκ = Vκ , es f´cil ver que a V (M, A0 ) ≤ ( X ⊂ Vκ (Vκ , A0 ∩ κ) ≤ φ(X)), donde lo que hay tras el primer ≤ ha de verse como una f´rmula (de primer o orden) de LR . En particular W V (M, A0 ) ≤ α X ⊂ Vα (Vα , A0 ∩ α) ≤ φ(X). Como (Vκ , A) es un submodelo elemental, concluimos que W V (Vκ , A) ≤ α X ⊂ Vα (Vα , A ∩ α) ≤ φ(X), V de donde se sigue que existe un α < κ tal que (Vα , A ∩ α) ≤ Xφ(X).

Puede probarse que los cardinales medibles son Π2 -indescriptibles, pero no 1 vamos a entrar en ello.

12.4

Cardinales de Ramsey

En esta secci´n investigaremos el trecho que separa a los cardinales medibles o de los cardinales d´bilmente compactos, para lo cual estudiaremos una nueva e clase de cardinales intermedios. Los cardinales d´bilmente compactos son los e que cumplen κ −→ (κ)n , para todo m < κ y todo n < ω. Por otra parte m sabemos que κ −→ (κ)ω , pero cabe la posibilidad de reforzar la propiedad de 6 compacidad d´bil sin caer en la contradicci´n de hacer n = ω. e o Definici´n 12.23 Sean κ y µ cardinales infinitos y m un cardinal 2 ≤ m < µ. o Llamaremos µ −→ (κ)<ω m a la f´rmula: o

12.4. Cardinales de Ramsey Para toda partici´n F : [µ]<ω −→ m existe un conjunto H ⊂ µ con o cardinal κ tal que F es constante en cada conjunto [H]n , para n ∈ ω.

313

Aqu´ [κ]<ω es el conjunto de todos los subconjuntos finitos de κ. Si un conı junto H cumple la f´rmula anterior diremos que es homog´neo para F . Notemos o e que no exigimos que F sea constante en [H]<ω , sino que permitimos que el valor que F toma sobre cada [H]n dependa de n. En caso contrario la propiedad ser´ falsa salvo en casos triviales. Como de costumbre omitiremos m cuando ıa sea m = 2. Diremos que κ es un cardinal de Ramsey si κ −→ (κ)<ω . Al igual que sucede con los cardinales d´bilmente compactos, la definici´n e o de los cardinales de Ramsey con m = 2 implica el caso general: Teorema 12.24 Si κ es un cardinal de Ramsey y m < κ es un cardinal arbitrario, entonces κ −→ (κ)<ω . m ´ Demostracion: Sea F : [κ]<ω −→ m y sea G : [κ]<ω −→ 2 definida como sigue: Si α1 < · · · < αk < αk+1 < · · · < α2k < κ y F ({α1 , . . . , αk }) = F ({αk+1 , . . . , α2k }) entonces G({α1 , . . . , α2k }) = 1, y en cualquier otro caso G toma el valor 0. Sea H homog´neo para G con |H| = κ. Notemos que si x ∈ [H]2k se ha e de cumplir G(x) = 1. En efecto, como |H| = κ > m, podemos dividir H en κ sucesiones crecientes de longitud k y tomar dos de ellas en las que F coincide, es decir, existen ordinales α1 < · · · < αk < αk+1 < · · · < α2k en H tales que F ({α1 , . . . , αk }) = F ({αk+1 , . . . , α2k }), luego G({α1 , . . . , α2k }) = 1 y, por homogeneidad, lo mismo vale para todo [H]2k . Veamos que H es homog´neo para F . Si α1 < · · · < αk , β1 < · · · < βk est´n e a en H, tomamos γ1 < · · · < γk en H tales que αk , βk < γ1 (notemos que H no puede tener m´ximo). a Entonces G({α1 , . . . , αk , γ1 , . . . , γk }) = G({β1 , . . . , βk , γ1 , . . . , γk }) = 1, lo que significa que F ({α1 , . . . , αk }) = F ({γ1 , . . . , γk }) = F ({β1 , . . . , βk }). Casi es obvio que los cardinales de Ramsey son d´bilmente compactos. Lo e unico que no es inmediato es que no son numerables. La propiedad de Ramsey ´ no es, al contrario de lo que sucede con la compacidad d´bil, una generalizaci´n e o de una propiedad de ℵ0 : Teorema 12.25 ℵ0 no es un cardinal de Ramsey. ´ Demostracion: Sea F : [ω]<ω −→ 2 dada por F (x) = 1 ↔ |x| ∈ x. Si H ⊂ ω es infinito, podemos tomar n ∈ H y dos conjuntos x, y ∈ [H]n de manera que |x| = |y| = n, n ∈ x y n ∈ y. As´ F (x) = 1 y F (y) = 0, luego F no es / ı constante en [H]n y H no es homog´neo para F . e Ahora es inmediato:

314

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Teorema 12.26 Todo cardinal de Ramsey es d´bilmente compacto. e ´ Demostracion: Si κ es un cardinal de Ramsey, entonces κ es no numerable por el teorema anterior. Si F : [κ]2 −→ 2 es una partici´n, es claro que podemos o extender F de cualquier forma a una partici´n G : [κ]<ω −→ 2, y un conjunto o homog´neo para G lo es tambi´n para F . e e Pronto demostraremos que, en realidad, bajo un cardinal de Ramsey κ hay κ cardinales d´bilmente compactos, pero de momento nos ocupamos de la relaci´n e o entre los cardinales medibles y los cardinales de Ramsey, que es m´s sencilla: a Teorema 12.27 Sea κ un cardinal medible y sea D una medida normal sobre κ. Sea m < κ un cardinal. a) Si F : [κ]<ω −→ m existe un H ∈ D homog´neo para F . En particular κ e es un cardinal de Ramsey. b) {µ < κ | µ es un cardinal de Ramsey} ∈ D. ´ Demostracion: a) Basta probar que existe Hn ∈ D homog´neo para e T F |[κ]n , pues entonces sirve H = Hn . En otras palabras, podemos suponer n∈ω que F : [κ]n −→ m. Razonamos por inducci´n sobre n. Para n = 1 es trivial. Supongamos que o vale para n y sea F : [κ]n+1 −→ m. Para cada α < κ sea Fα : [κ]n −→ m dada por n / Fα (x) = F (x ∪ {α}) + 1 si α ∈ x, 0 si α ∈ x. Por hip´tesis de inducci´n existe Xα ∈ D homog´neo para Fα . Es obvio que o o e el valor que Fα toma en [Xα ]n no puede ser 0, pues siempre podemos tomar un subconjunto de n elementos en Xα que no contenga a α. Por tanto α ∈ Xα y / V existe un iα < m tal que x ∈ [Xα ]n F (x ∪ {α}) = iα . Sea X = 4 Xα ∈ D. Como X =
i<m

S

α<κ

{α ∈ X | iα = i} ∈ D, ha de existir un i < m tal que H = {α ∈ X | iα = i} ∈ D.

As´ si γ < α1 < · · · < αn est´n en H ⊂ X, se cumple {α1 , . . . , αn } ∈ [Xγ ]n , ı, a por lo que F ({γ, α1 , . . . , αn }) = iγ = i. Esto demuestra que H es homog´neo e para F . b) Sea M = UltD (V ) y sea j : V −→ M la inmersi´n natural. Se cumple que o κ es un cardinal de RamseyM , pues si (F : [κ]<ω −→ 2)M , esto es lo mismo que F : [κ]<ω −→ 2, luego existe un conjunto H homog´neo para F con |H| = κ. e Pero por 11.23 se cumple que H ∈ M y as´ (H es homog´neo para F )M . Adem´s ı e a |H|M = κ, por ejemplo porque H no est´ acotado en κ y κ es regularM . a Si d es la identidad en κ, tenemos que [d] es un cardinal de RamseyM , luego {µ < κ | µ es un cardinal de Ramsey} ∈ D. Veamos ahora la informaci´n adicional que nos aportan los cardinales de o Ramsey. Para ello introducimos un nuevo concepto de la teor´ de modelos: ıa

12.4. Cardinales de Ramsey

315

Definici´n 12.28 Sea L un lenguaje formal, sea M un modelo de L y sea o κ un cardinal infinito. Diremos que un conjunto I ⊂ κ es un conjunto de indiscernibles para M si I ⊂ M y para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) de L y todos o los ordinales α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βn en I se cumple M ≤ φ[α1 , . . . , αn ] ↔ M ≤ φ[β1 , . . . , βn ]. En otras palabras, un conjunto de indiscernibles es un conjunto de ordinales que en M no se diferencian en nada salvo en el orden. El resultado fundamental sobre cardinales de Ramsey e indiscernibles resulta ser muy simple, pero tambi´n e muy fruct´ ıfero: Teorema 12.29 Sea κ un cardinal de Ramsey, L un lenguaje formal tal que |L| < κ y M un modelo de L con κ ⊂ M . Entonces M tiene un conjunto de indiscernibles de cardinal κ. ´ Demostracion: Como κ es fuertemente inaccesible tenemos |Form(L)| < κ y |PForm(L)| < κ. Sea F : [κ]<ω −→ PForm(L) la aplicaci´n que asigna a cada o α1 < · · · < αn < κ el conjunto F ({α1 , . . . , αn }) = {φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L) | M ≤ φ[α1 , . . . , αn ]}. Es claro que un conjunto homog´neo para F es un conjunto de indiscernibles e para M . De aqu´ podemos extraer numerosas consecuencias a trav´s de una misma ı e t´cnica que conviene desarrollar en general: e Teorema 12.30 Sea κ un cardinal de Ramsey y µ < κ un cardinal infinito, sea L un lenguaje formal tal que |L| ≤ µ y M un modelo de L con κ ⊂ M . Sean P , X ⊂ M tales que |P | < κ y |X| ≤ µ. Entonces a) Existe un submodelo elemental N ≺ M tal que |N | = κ, X⊂N y |P ∩ N | ≤ µ.

b) N tiene un conjunto I ⊂ κ de indiscernibles de cardinal κ y toda aplicaci´n o creciente π : I −→ I se extiende a una inmersi´n elemental π : N −→ N . o ¯ c) Si κ es un cardinal medible y D es una medida normal en κ podemos exigir que I ∈ D y, por lo tanto N ∩ κ ∈ D. ´ Demostracion: A˜adamos a L un relator mon´dico cuya interpretaci´n n a o en M sea la pertenencia a P , as´ como un conjunto de constantes que nombren ı a cada elemento de X. Se sigue cumpliendo que |L| ≤ µ. Sea ahora L la extensi´n de L que resulta de a˜adirle funtores de Skolem seg´n la definici´n o n u o 1.11. Se sigue cumpliendo |L| ≤ µ. Podemos considerar a M como modelo de L sin m´s que interpretar los funtores de Skolem con unas funciones de Skolem a prefijadas.

316

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Por el teorema anterior M tiene un conjunto I de indiscernibles de cardinal κ. Teniendo en cuenta el teorema 12.27 es claro que si κ es medible y D es una medida normal en κ podemos tomar I ∈ D, por lo que se cumple c). Sea N = N (I) ≺ M . Teniendo en cuenta la descripci´n del n´cleo de Skolem o u dada en 1.12, es claro que |N | = κ, as´ como que X ⊂ N , pues N ha de contener ı a las interpretaciones de las constantes. El conjunto I es tambi´n un conjunto de indiscernibles para N , pues si e α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βn ∈ I y φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L), entonces N ≤ φ[α1 , . . . , αn ] ↔ M ≤ φ[α1 , . . . , αn ] ↔ M ≤ φ[β1 , . . . , βn ] ↔ N ≤ φ[β1 , . . . , βn ]. M´s a´n, si t(x1 , . . . , xn ) es un t´rmino de Skolem, tomamos γ1 < · · · < γn a u e tales que αn , βn < γ1 y observamos que, por la indiscernibilidad, M ≤ t[α1 , . . . , αn ] = t[γ1 , . . . , γn ] ↔ M ≤ t[β1 , . . . , βn ] = t[γ1 , . . . , γn ]. Esto hace que el conjunto {M (t)[α1 , . . . , αn ] | α1 < · · · < αn ∈ I} tenga cardinal 1 o κ. Si x ∈ P ∩ N , entonces x = M (t)[α1 , . . . , αn ], para cierto t´rmino de Skolem e t y ciertos α1 < · · · < αn ∈ I. En este caso el conjunto anterior ha de tener cardinal 1 pues, en caso contrario, aplicando la indiscernibilidad al relator de pertenencia a P , concluir´ ıamos que P tiene κ elementos distintos. As´ pues, en ı P ∩ N hay a lo sumo un elemento para cada t´rmino de Skolem de L, luego e |P ∩ N | ≤ µ. Sea ahora π : I −→ I una aplicaci´n estrictamente creciente. Todo a ∈ N es o de la forma a = M (t)[α1 , . . . , αn ], donde α1 < · · · < αn ∈ I y t es un t´rmino e de Skolem. Definimos π (a) = M (t)[π(α1 ), . . . , π(αn )]. ¯ Esto no depende de la elecci´n de t ni de la de los indiscernibles, pues si o se cumple M (t1 )[α1 , . . . , αn ] = M (t2 )[β1 , . . . , βm ], donde t1 y t2 son t´rminos e de Skolem y α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βm ∈ I, llamamos γ1 < · · · < γr a los mismos α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βm ordenados y φ(z1 , . . . , zr ) a la f´rmula t1 (x1 , . . . , xn ) = t2 (y1 , . . . , ym ) con la ordenaci´n correspondiente de o o las variables para que M ≤ φ[γ1 , . . . , γr ] sea equivalente a M ≤ t1 [α1 , . . . , αn ] = t2 [β1 , . . . , βm ]. Puesto que, ciertamente, M ≤ φ[γ1 , . . . , γr ] y π es creciente, tambi´n se e cumple M ≤ φ[π(γ1 ), . . . , π(γr )], pero esto equivale a M (t1 )[π(α1 ), . . . , π(αn )] = M (t2 )(π(β1 ), . . . , π(βm )).

12.4. Cardinales de Ramsey

317

As´ tenemos π : N −→ N que claramente extiende a π, pues t(x) = x es un ı ¯ t´rmino de Skolem y as´ si α ∈ I, se cumple que e ı, π (α) = π (M (x)[α]) = M (x)[π(α)] = π(α). ¯ ¯ Se cumple que π es una inmersi´n elemental, pues si a1 , . . . , an ∈ N y ¯ o φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L), entonces existen α1 < · · · < αm ∈ I de manera que ai = M (ti )[α1 , . . . , αm ], para ciertos t´rminos de Skolem ti . Por lo tanto, e N ≤ φ[a1 , . . . , an ] → M ≤ φ[a1 , . . . , an ] → M ≤ φ(t1 , . . . , tn )[α1 , . . . , αm ] → M ≤ φ(t1 , . . . , tn )[π(α1 ), . . . , π(αm )] → M ≤ φ[¯ (a1 ), . . . , π (an )] π ¯ → N ≤ φ[¯ (a1 ), . . . , π (an )]. π ¯

Veamos un par de aplicaciones: Teorema 12.31 Si κ es un cardinal de Ramsey, entonces hay κ cardinales d´bilmente compactos menores que κ. e ´ Demostracion: Sea µ < κ un cardinal arbitrario. Sea L el lenguaje de la teor´ de conjuntos extendido con una familia de constantes {cα }α≤µ . Consideıa remos a Vκ como modelo de L interpretando cada constante cα como α. Sea N ≺ Vκ seg´n el teorema anterior, de modo que µ + 1 ⊂ N y tomemos u π : N −→ N una inmersi´n elemental distinta de la identidad (obtenida exten¯ o diendo cualquier aplicaci´n creciente del conjunto de indiscernibles I que no sea o la identidad). La relaci´n de pertenencia en N es la relaci´n de pertenencia, luego est´ bien o o a fundada, y como N cumple el axioma de extensionalidad, tambi´n es extensioe nal. Esto significa que podemos formar el colapso transitivo M de N , que es un modelo transitivo de ZFC isomorfo a N . Teniendo en cuenta que µ + 1 ⊂ N , una simple inducci´n muestra que la funci´n colapsante fija a todos los ordinales o o ≤ µ. La inmersi´n π se corresponde a trav´s del colapso transitivo con una ino ¯ e mersi´n elemental no trivial j : M −→ M que fija todos los ordinales ≤ µ o (notemos que π los fija porque conserva las constantes cα ). Sea ν ∈ M el menor ¯ ordinal no fijado por j. El teorema 12.18 nos da que ν es d´bilmente compactoM e y ciertamente µ < ν. As´ pues, ı W M ≤ ν([µ] < ν ∧ ν es d´bilmente compacto), e luego N≤ Vκ ≤ y tambi´n e W ν([µ] < ν ∧ ν es d´bilmente compacto), e

W es decir, ν < κ(µ < ν ∧ ν es d´bilmente compacto), pues ser d´bilmente e e compacto es absoluto para Vκ .

W ν([µ] < ν ∧ ν es d´bilmente compacto), e

318

Cap´ ıtulo 12. Cardinales d´bilmente compactos e

Con esto hemos probado que el conjunto de los cardinales d´bilmente come pactos menores que κ no est´ acotado en κ, luego hay κ de ellos. a Terminamos probando que los cardinales de Ramsey, al igual que los cardinales medibles y al contrario que los d´bilmente compactos, no son compatibles e con el axioma de constructibilidad. De hecho probaremos algo mucho m´s fino: a Teorema 12.32 (Rowbottom) Si κ es un cardinal de Ramsey y µ < κ es un cardinal, entonces |PL µ| = µ. En particular V 6= L. ´ Demostracion: El teorema 3.19 nos da que P = PL µ ⊂ Lκ . Aplicamos el teorema 12.30 a M = Lκ . As´ obtenemos un submodelo N ≺ Lκ de cardinal κ y ı tal que µ + 1 ⊂ N y |P ∩ N | ≤ µ. Tenemos que Lκ es un modelo de ZFC+V=L, luego lo mismo vale para N , luego tambi´n para su colapso transitivo, que por el e teorema 3.15 tiene que ser Lκ (notemos que todo ordinal en el colapso transitivo es un ordinal en N , luego en Lκ ). As´ pues, el colapso transitivo es un isomorfismo π : N −→ Lκ . Del hecho ı de que µ ⊂ N se sigue que π fija a todos los ordinales ≤ µ y, por consiguiente, a todos los elementos de P ∩ N . As´ si x ∈ P ∩ π[N ], tenemos que x = π(y), ı, para un cierto y ∈ N , pero π(y) ⊂ µ = π(µ), luego y ⊂ µ, es decir, y ∈ P ∩ N , con lo que x = π(y) = y y por tanto x ∈ N . Con esto concluimos que P ∩ N = P ∩ π[N ] = P ∩ Lκ = P, luego |P | = |P ∩ N | ≤ µ, y la otra desigualdad es obvia. En particular, vemos que si existe un cardinal de Ramsey entonces ℵL es 1 un ordinal numerable (pues |ℵL | = |PL ω| = |ω| = ℵ0 ). En el cap´ ıtulo XIV 1 probaremos mucho m´s. a
Ejercicio: Probar que si κ es un cardinal de Ramsey entonces Lκ tiene un conjunto de indiscernibles I de cardinal κ tal que toda aplicaci´n creciente π : I −→ I se extiende o a una inmersi´n elemental π : Lκ −→ Lκ . o ¯

Cap´ ıtulo XIII

Constructibilidad relativa
En los cap´ ıtulos anteriores hemos visto que los cardinales medibles y los cardinales de Ramsey contradicen al axioma de constructibilidad, lo que hace que, por ejemplo, no tengamos ninguna informaci´n sobre qu´ determinaciones o e de la funci´n del continuo son consistentes con la existencia de estos cardinales. o En este cap´ ıtulo introduciremos una noci´n de constructibilidad relativa que o s´ es consistente con todos los cardinales grandes que hemos estudiado hasta ı ahora. No se trata de la definida en 3.25, pues en general no es posible demostrar que la clase L(A) cumpla el axioma de elecci´n. Lo que vamos a ver es que si o en vez de introducir un conjunto arbitrario A en la jerarqu´ constructible nos ıa limitamos a usarlo como auxiliar en la definici´n de conjuntos, obtenemos una o clase L[A] que no siempre contiene a A, pero siempre cumple el axioma de elecci´n. Mientras no se indique lo contrario trabajamos en ZF−AP. o La idea b´sica es trabajar con el lenguaje formal LR resultante de a˜adir al a n lenguaje L0 de la teor´ de conjuntos un relator mon´dico R. As´ un modelo ıa a ı, de LR viene determinado por una terna (M, E, A), donde M es un conjunto (el universo del modelo), E es una relaci´n en M (la interpretaci´n de la relaci´n de o o o pertenencia) y A ⊂ M es la interpretaci´n del relator R (m´s exactamente, R se o a interpreta como la pertenencia a A). En realidad vamos a trabajar unicamente ´ con modelos naturales de LR , es decir, modelos en los que la relaci´n E es la reo laci´n de pertenencia. Claramente, un modelo natural de LR viene determinado o por un par (M, A). A la hora de relacionar el lenguaje metamatem´tico Lm de la teor´ de a ıa conjuntos con el lenguaje LR , conviene observar que si φ(x1 , . . . , xn , A) es una f´rmula de Lm sin descriptores en la que la variable A s´lo aparece en o o subf´rmulas de tipo x ∈ A, podemos asociarle pφq(px1q, . . . , pxnq) ∈ Form(LR ) o de modo que para todo par (M, A) y todos los x1 , . . . , xn ∈ M , se cumple (M, A) ≤ pφq[x1 , . . . , xn ] ↔ φM (x1 , . . . , xn , A).

319

320

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

13.1

Hechos b´sicos a

Incluimos en esta secci´n las definiciones y resultados que no requieren sino o modificaciones insignificantes de lo visto en el cap´ ıtulo III. En primer lugar hemos de definir el conjunto de relaciones n-´dicas definibles mediante f´rmulas a o de LR , lo cual supone unicamente a˜adir en la definici´n recurrente 3.1 las ´ n o relaciones definibles por una f´rmula elemental Rxi : o Definici´n 13.1 Sean X y A dos conjuntos, n un n´mero natural, i ∈ n y o u R ⊂ X n+1 . Definimos Rel(X, A, n, i) = {s ∈ X n | s(i) ∈ A}. Llamaremos Df A (X, n) al conjunto definido como en 3.1 salvo la modificaci´n o siguiente: Df A0 (X, n) = {Diag∈ (X, n, i, j) | i, j < n} ∪ {Diag= (X, n, i, j) | i, j < n} ∪ {Rel(X, A, n, i) | i < n}. De este modo, se cumple que Df A (X, n) ∈ PPX n y su interpretaci´n es la o siguiente: Teorema 13.2 Si X y A son conjuntos y n un n´mero natural, entonces u Df A (X, n) es el conjunto de las relaciones n-´dicas definibles en el modelo (X, A) a del lenguaje LR . Es decir, Df A (X, n) es el conjunto de las relaciones S ⊂ X n tales que existe una f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) tal que o V s ∈ X n (s ∈ S ↔ (X, A) ≤ φ[s(0), . . . , s(n − 1)]).

La prueba es la misma que la del teorema 3.4, s´lo que ahora hay que o contemplar la posibilidad adicional de que φ sea de la forma Rxi , en cuyo caso define el conjunto Rel(X, A, n, i) ∈ Df A (X, n). Claramente Df(X, n) = Df ∅ (X, n). Definici´n 13.3 Llamaremos conjunto de las partes definibles de un conjunto o X respecto a un conjunto A al conjunto W DA X = {x | nsS(n ∈ ω ∧ s ∈ X n ∧ S ∈ Df A (X, n + 1) ∧ x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ S})}. Ciertamente DA X es un subconjunto de PX (aunque PX pueda no ser un conjunto) y su interpretaci´n es la siguiente: o Teorema 13.4 Sean X y A dos conjuntos. Entonces DA X est´ formado por a los conjuntos x ⊂ X tales que existe una f´rmula φ(x0 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) y o existen a1 , . . . , an ∈ X de modo que x = {u ∈ X | (X, A) ≤ φ[u, a1 , . . . , an ]}.

13.1. Hechos b´sicos a La versi´n metamatem´tica de este teorema es como sigue: o a

321

Teorema 13.5 Sea φ(x, x1 , . . . , xn , A) una f´rmula (metamatem´tica) con a o a lo sumo las variables libres indicadas y de manera que A s´lo aparezca en o subf´rmulas de tipo x ∈ A. Entonces en ZF−AP se demuestra que si X es o un conjunto transitivo, A un conjunto cualquiera y ∅ ∈ X entonces V x1 · · · xn ∈ X {x ∈ X | φX (x, x1 , . . . , xn , A)} ∈ DA X.

El teorema 3.8 es v´lido para DA con la misma prueba. Adem´s podemos a a a˜adir que DX = D∅ X (obvio), DA X = DA∩X X (porque (X, A) y (X, A ∩ X) n son el mismo modelo), as´ como que X ∩ A ∈ DA X, pues ı X ∩ A = {x ∈ X | (X, A) ≤ R[x]}. Es f´cil ver que un buen orden ≤ en un conjunto transitivo X se extiende a expl´ ıcitamente a un buen orden ≤∗ en DA (X) respecto al cual X es un segXA mento inicial. El unico cambio respecto a la definici´n esbozada en el cap´ ´ o ıtulo III es que ahora hemos de tener en cuenta las relaciones Rel(X, A, n, i) en la ordenaci´n de Df A0 (X, n). o Definici´n 13.6 Si A es un conjunto, la clase L[A] de los conjuntos construco tibles respecto de A se define mediante la siguiente recursi´n transfinita: o V V S L0 [A] = ∅, α Lα+1 [A] = DA Lα [A], λ Lλ [A] = Lδ [A],
δ<λ

L[A] =

α∈Ω

S

Lα [A].

As´ mismo definimos ı V V S A EA = ∅ ∧ α EA = E∗ α [A] A ∧ λ EA = Eδ , 0 α+1 λ αL
δ<λ

EA =

α∈Ω

S

EA . α

El teorema 3.11 se adapta de forma obvia a la jerarqu´ relativa. As´ mismo ıa ı es claro que EA es un buen orden en Lα [A] de modo que cada EA extiende a α α+1 EA y Lα [A] es un segmento inicial de Lα+1 [A]. Por consiguiente la clase EA es α un buen orden de la clase L[A], luego V = L[A] implica el axioma de elecci´n. o Conviene a˜adir tres propiedades sencillas: n Teorema 13.7 Se cumple: a) Lα [A] = Lα [A ∩ L[A]]. b) L[A] = L[A ∩ L[A]]. c) A ∩ L[A] ∈ L[A].

322

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

´ Demostracion: a) se sigue inmediatamente por inducci´n sobre α usando o que DA X = DA∩X X. La propiedad b) es inmediata a partir de a). Para probar c) llamemos A = A ∩ L[A]. Como es un conjunto, existe un ordinal α tal que A ⊂ Lα [A]. As´ ı A = {x ∈ Lα [A] | (Lα [A], A) ≤ R[x]} ∈ DA (Lα [A]) = Lα+1 [A] ⊂ L[A]. En general no podemos garantizar que A ∈ L[A]. No obstante, esto se cumple si A ⊂ L[A], pues entonces A = A ∩ L[A] ∈ L[A]. En particular, si A ⊂ Ω o si A ⊂ Vω podemos asegurar que A ∈ L[A]. Un ultimo hecho obvio es ´ que L = L[∅]. La prueba del teorema 3.12 se generaliza sin cambio alguno, de modo que L[A] es un modelo de ZF−AP (o de todo ZF si suponemos el axioma de partes). As´ mismo es f´cil ver que Lα [A] es absoluto para modelos transitivos de ZF−AP ı a (en la secci´n 13.4 daremos otra prueba de este hecho). Como consecuencia o tenemos la generalizaci´n obvia del teorema 3.14: o Teorema 13.8 Sea M un modelo transitivo de ZF−AP y A ∈ M . a) Si M es una clase propia entonces L[A] ⊂ M y V x ∈ M (x ∈ L[A]M ↔ x ∈ L[A]).

b) Si M es un conjunto y λ = ΩM , entonces Lλ [A] ⊂ M y V x ∈ M (x ∈ L[A]M ↔ x ∈ Lλ [A]).

es decir, que (V = L[A])L[A] . As´ pues, L[A] es un modelo transitivo de ı ZFC−AP (o de todo ZFC si suponemos AP). M´s en general, si M es un modelo transitivo de ZF−AP y existe un A ∈ M a tal que (V = L[A])M , entonces ha de ser M = Lλ [A] con λ = ΩM si M es un conjunto o bien M = L[A] si M es una clase propia. El hecho de que L[A] cumpla el axioma de elecci´n nos permite probar (en o ZF−AP) la generalizaci´n de 3.17: o Teorema 13.9 Para todo conjunto A y todo ordinal infinito α, |Lα [A]| = |α|.

En particular, si A = A ∩ L[A] y tomamos M = L[A] = L[A], tenemos que V x ∈ L[A] x ∈ L[A]M ,

13.2

Codificaci´n por ordinales o

En esta secci´n mostraremos una primera aplicaci´n de la constructibilidad o o relativa. Un conjunto de ordinales puede codificar mucha informaci´n. Un o ejemplo de lo que queremos decir lo proporciona el teorema siguiente:

13.2. Codificaci´n por ordinales o

323

Teorema 13.10 Para todo conjunto A existe un conjunto A0 ⊂ Ω tal que L[A] = L[A0 ]. ´ Demostracion: Cambiando A por A ∩ L[A] si es necesario, podemos suponer que A ∈ L[A]. Sea B = ctA ∪ {A} ∈ L[A]. Sea κ = |B|L[A] . Si B es finito entonces A ∈ Vω ⊂ L, luego A = L = L[∅] (es decir, sirve A0 = ∅). Supongamos, pues, que B es infinito. Sea f ∈ L[A] tal que f : κ −→ B biyectiva. Sea E ⊂ κ × κ la relaci´n dada por α E β ↔ f (α) ∈ f (β). Obviamente o E ∈ L[A], est´ bien fundada, es extensional y, por unicidad, B es el colapso a transitivo de (κ, E) (y f es la funci´n colapsante). o Sea g ∈ L tal que g : κ × κ −→ κ biyectiva y sea A0 = g[E] ∈ L[A]. Por consiguiente L[A0 ] ⊂ L[A]. Por otra parte, como A0 es un conjunto de ordinales, se cumple que A0 ∈ L[A0 ] y g ∈ L ⊂ L[A0 ], luego E ∈ L[A0 ], luego B, que es el colapso de (κ, E), tambi´n est´ en L[A0 ], y por transitividad A ∈ L[A0 ] y e a tambi´n L[A] ⊂ L[A0 ]. e As´ pues, desde un punto de vista te´rico es suficiente estudiar las clases ı o L[A] con A ⊂ Ω. Observemos que en este caso L[A] = L(A), donde L(A) es la clase definida en 3.25, pues A ∈ L[A] y tanto L[A] como L[A] son el menor modelo transitivo de ZF−AP que contiene a A y a todos los ordinales. Por consiguiente, los modelos L[A] son un caso particular de los modelos L(A). El rec´ ıproco no es cierto en general, pues los modelos L(A) no siempre cumplen el axioma de elecci´n. o Veamos otros ejemplos de codificaci´n. Sabemos que un ordinal numerao ble no tiene por qu´ ser numerableL . Ahora probamos que siempre podemos e conservarlo numerable en un modelo L[A]. Teorema 13.11 Si α es un ordinal infinito numerable, entonces existe A ⊂ ω tal que α es numerableL[A] . ´ Demostracion: Sea R ⊂ ω × ω un buen orden de ω de ordinal α. Sea g ∈ L tal que g : ω × ω −→ ω biyectiva y sea A = g[R] ⊂ ω. Entonces A ∈ L[A] y g ∈ L ⊂ L[A], luego R ∈ L[A] y, por consiguiente, la semejanza entre (ω, R) y α ha de estar en L[A]. En particular α es numerableL[A] . Hasta el final de la secci´n suponemos el axioma de partes. o Teorema 13.12 Si ℵ1 no es inaccesibleL , entonces existe A ⊂ ω de manera L[A] que ℵ1 = ℵ1 .

´ Demostracion: Notemos que ℵ1 es un cardinal regular no numerableL , luego decir que no es inaccesibleL equivale a decir que es un cardinal sucesorL . Sea, pues, ℵ1 = (α+ )L , donde α es un ordinal numerable. Por el teorema anterior existe A ⊂ ω tal que α es numerableL[A] . Hemos de probar que todo ordinal numerable β es numerableL[A] . En efecto, puesto que β < (α+ )L , existe f ∈ L tal que f : α −→ β suprayectiva. Como α es numerableL[A] , al componer f con una biyecci´n de α con ω en L[A], obtenemos g ∈ L[A] tal que g : ω −→ β o suprayectiva.

324

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa
L[A]

Teorema 13.13 Existe A ⊂ ω1 tal que ℵ1
α<ω1

= ℵ1 .

´ Demostracion: Para cada α < ω1 , sea Aα ⊂ ω tal que α es numerableL[Aα ] . S Sea B = {α} × Aα ⊂ ω1 × ω. Sea f ∈ L tal que f : ω1 × ω −→ ω1 biyectiva. El conjunto A = f [B] ⊂ ω1 cumple lo pedido, pues A ∈ L[A], con lo que B ∈ L[A], luego, para cada α < ω1 , se cumple que Aα ∈ L[A], luego tenemos la inclusi´n L[Aα ] ⊂ L[A], luego α es numerableL[A] . Esto prueba que ω1 es el o menor ordinal no numerableL[A] . Finalmente obtenemos: Teorema 13.14 Si ℵ2 no es inaccesibleL , entonces existe A ⊂ ω1 tal que L[A] L[A] ℵ1 = ℵ1 y ℵ2 = ℵ2 . ´ Demostracion: La hip´tesis significa que ℵ2 = (α+ )L . Claramente ha de o ser |α| = ℵ1 . Sea R ⊂ ω1 × ω1 un buen orden en ω1 de ordinal α. Sea f ∈ L tal que f : ω1 × ω1 −→ ω1 biyectiva y sea A0 = f [R] ⊂ ω1 . Sea A1 ⊂ ω1 L[A ] tal que ℵ1 1 = ℵ1 . Sea A2 = ({0} × A0 ) ∪ ({1} × A1 ). Sea g ∈ L tal que g : 2 × ω1 −→ ω1 biyectiva y sea A = g[A2 ] ⊂ ω1 . Claramente, A0 y A1 est´n en L[A], luego tambi´n R ∈ L[A]. Del hecho de a e L[A] que A1 ∈ L[A] se sigue que L[A1 ] ⊂ L[A], y de aqu´ que ℵ1 ı = ℵ1 .

Por otra parte, del hecho de que R ∈ L[A] se sigue que |α|L[A] = ℵ1 . Si β < ω2 , entonces β < (α+ )L , luego existe h ∈ L tal que h : α −→ β suprayectiva, la cual nos permite construir j ∈ L[A] tal que j : ω1 −→ β suprayectiva. Esto L[A] implica que no hay cardinalesL[A] entre ℵ1 y ℵ2 , luego ℵ2 = ℵ2 . La aplicaci´n a la que quer´ o ıamos llegar es la siguiente: Teorema 13.15 Si no existen ℵ2 -´rboles de Aronszajn, entonces ℵ2 es un cara dinal inaccesibleL . ´ Demostracion: Si ℵ2 no es inaccesibleL , por el teorema anterior existe L[A] L[A] A ⊂ ω1 tal que ℵ1 = ℵ1 y ℵ2 = ℵ2 . En la secci´n siguiente probaremos o (teorema 13.20) que en L[A] se cumple la hip´tesis del continuo generalizada, o pero esto implica que existe un (ℵ2 -´rbol de Aronszajn)L[A] (X, ≤). M´s a´n, a a u (ver las observaciones previas a 12.10) podemos suponer que (en L[A]) X est´ a formado por aplicaciones inyectivas de ω2 en ω1 y si p, q ∈ X, p ≤ q, entonces p ⊂ q. L[A] L[A] Del hecho de que ℵ1 = ℵ1 y ℵ2 = ℵ2 se sigue inmediatamente que (X, ≤) es un ℵ2 -´rbol, y no puede tener caminos, pues un camino dar´ lugar a a ıa una aplicaci´n inyectiva de ω2 en ω1 . o De este modo, para probar la consistencia de que no existan ℵ2 -´rboles de a Aronszajn hay que partir de un modelo que contenga un cardinal inaccesible. En la secci´n siguiente probaremos que de hecho se necesita un cardinal d´bilmente o e compacto.
Ejercicio: Probar que 2ℵ0 = ℵ2 (o cualquier otra posibilidad razonable) es consistente con que exista un ℵ2 -´rbol de Aronszajn. a

13.3. Argumentos de condensaci´n o

325

13.3

Argumentos de condensaci´n o

La t´cnica de condensaci´n consiste a grandes rasgos en tomar submodelos e o elementales de modelos Lλ [A], colapsarlos y usar que el colapso tiene que ser un Lλ0 [A0 ] por el teorema 13.8. Es el argumento con el que hemos demostrado que el axioma de constructibilidad implica la HCG o el diamante de Jensen. En esta secci´n refinaremos la t´cnica y extraeremos nuevas consecuencias. Empezamos o e probando que en muchos casos podemos tomar submodelos elementales que ya son de la forma Lλ [A], sin necesidad de colapsarlos. Teorema 13.16 Sea A un conjunto y κ un cardinal regular no numerableL[A] . Entonces el conjunto {λ < κ | Lλ [A] ≺ Lκ [A]} es cerrado no acotado en κ. ´ Demostracion: Teniendo en cuenta que la f´rmula M ≤ φ[s] es absoo luta para modelos transitivos de ZF−AP, se comprueba sin dificultad que la f´rmula Lλ [A] ≺ Lκ [A] es absoluta para L[A]. Ser cerrado no acotado es as´ o ı mismo absoluto, luego basta demostrar la relativizaci´n del teorema a L[A] o, o equivalentemente, podemos suponer que V = L[A]. Para cada α < κ tenemos que |N (Lα [A])| ≤ ℵ0 |Lα [A]| ≤ ℵ0 |α| < κ, luego existe un m´ ınimo ordinal α < h(α) < κ tal que N (Lα [A]) ⊂ Lh(α) [A]. Para cada ordinal δ < λ, consideremos λ = hω (δ), es decir, el supremo de la sucesi´n o δ < h(δ) < h(h(δ)) < · · · Es inmediato que Lλ [A] es cerrado para las funciones de Skolem, luego Lλ [A] = N (Lλ [A]) ≺ Lκ [A] y δ < λ, luego el conjunto del enunciado no est´ acotado en κ. a Si λ < κ y {δ < λ | Lδ [A] ≺ Lκ [A]} no est´ acotado en λ, de nuevo es claro a que Lλ [A] es cerrado para las funciones de Skolem, luego Lλ [A] ≺ Lκ [A] y el conjunto es cerrado. La raz´n por la que hemos insistido en desarrollar la teor´ de la conso ıa tructibilidad relativa en ZF−AP es que, sin la ayuda de cardinales grandes, no es posible demostrar la existencia de modelos de ZF, mientras que existen much´ ısimos modelos naturales de ZF−AP: Teorema 13.17 Sea A un conjunto y κ un cardinal regular no numerableL[A] . Entonces Lκ [A] ≤ ZFC−AP. ´ Demostracion: La tesis del teorema es una f´rmula absoluta para L[A], o luego podemos suponer que V = L[A]. La prueba del teorema 3.12 es v´lida para Lκ [A] (formalizando de forma a obvia los razonamientos metamatem´ticos) salvo la parte correspondiente al a axioma de partes (que no tiene por qu´ cumplirse en Lκ [A]) y la del axioma de e reemplazo, que se basa en el teorema de reflexi´n. As´ pues, basta probar que o ı Lκ [A] cumple el axioma de reemplazo, para lo cual sustituiremos el teorema de reflexi´n por el teorema anterior. o Tomamos una f´rmula φ(u, v, x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L0 ) con a lo sumo las o variables libres indicadas. Hemos de probar:

326

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa V V Lκ [A] ≤ x1 · · · xn ( xyz(φ(x, y) ∧ φ(x, z) → y = z) V W V W → a b y(y ∈ b ↔ x(x ∈ a ∧ φ(x, y)))).

Tomamos a1 , . . . , an ∈ Lκ [A] y suponemos que V Lκ [A] ≤ xyz(φ(x, y) ∧ φ(x, z) → y = z)[a1 , . . . , an ]. Tomemos a ∈ Lκ [A] y sea b = {y ∈ Lκ [A] | W x(x ∈ a ∧ Lκ [A] ≤ φ[x, y])}.

Claramente b es una imagen de a, luego es un conjunto de cardinal menor que κ y adem´s b ⊂ Lκ [A]. Basta probar que b ∈ Lκ [A]. a Sea α < κ un ordinal tal que a, a1 , . . . , an ∈ Lα [A] y b ⊂ Lα [A]. Claramente W b = {y ∈ Lα [A] | x(x ∈ a ∧ Lκ [A] ≤ φ[x, y])}. Por el teorema anterior existe λ tal que α < λ < κ y Lλ [A] ≺ Lκ [A]. De este modo V x1 · · · xn x y ∈ Lλ [A](Lλ [A] ≤ φ[x, y] ↔ Lκ [A] ≤ φ[x, y]), luego W b = {y ∈ Lλ [A] | x(x ∈ a ∧ Lλ [A] ≤ φ[x, y])} W = {y ∈ Lλ [A] | Lλ [A] ≤ x(x ∈ z ∧ φ)[y, a]} ∈ DA Lλ [A] = Lλ+1 [A] ⊂ Lκ [A].

El axioma de elecci´nLκ [A] se deduce de que si α < κ entonces EA ∈ Lκ [A], o α luego todo conjunto en Lκ [A] puede ser bien ordenado en Lκ [A]. Notemos que si A ∈ Lκ [A] entonces Lκ [A] cumple V = L[A], pero si no es as´ esto no tiene sentido. Tambi´n conviene destacar que, por el teorema 13.16, ı e para que Lλ [A] sea un modelo de ZFC−AP no hace falta que λ sea un cardinal regular no numerableL[A] , sino que por debajo de cada uno de estos cardinales hay un conjunto cerrado no acotado de ordinales λ que cumplen lo mismo. Hasta el final de la secci´n supondremos el axioma de partes. El argumento o de condensaci´n m´s elemental es el siguiente: o a Teorema 13.18 Sea A un conjunto y supongamos que V = L[A]. Si se cumple A ∈ Lα [A], entonces PLα [A] ⊂ Lα+ [A]. ´ Demostracion: Podemos suponer que α es infinito, pues en caso contrario el teorema es obvio. Sea a ∈ PLα [A]. Sea N = N (Lα [A] ∪ {a}), donde el n´cleo u de Skolem se toma respecto al modelo Lα+ [A], modelo de ZFC−AP+V=L[A], luego N tambi´n es un modelo de estos axiomas (notemos que A ∈ N ). Adem´s e a |N | = |Lα [A]| + 1 = |α|. Como N cumple el axioma de extensionalidad, la relaci´n de pertenencia en N es extensional y bien fundada, luego podemos o considerar el colapso transitivo M , que es un modelo transitivo isomorfo a N . Como el conjunto Lα [A]∪{a} es transitivo, es f´cil ver que la funci´n colapsante a o

13.3. Argumentos de condensaci´n o

327

fija a todos sus elementos, luego Lα [A] ⊂ M , a ∈ M y M es un modelo transitivo de ZFC−AP+V=L[A]. Por el teorema 13.8 ha de ser M = Lλ [A], para un cierto ordinal l´ ımite λ < α+ (pues |λ| = |M | = |N | = |α| < α+ ). As´ pues, concluimos ı que a ∈ Lλ [A] ⊂ Lα+ [A]. De aqu´ se sigue inmediatamente: ı Teorema 13.19 Sea A un conjunto y supongamos V = L[A]. Sea α el m´ ınimo ordinal tal que A ∈ Lα+ [A]. Entonces para todo cardinal infinito κ ≥ α se cumple 2κ = κ+ . En particular, si A ⊂ Vω se cumple la HCG. ´ Demostracion: Sea δ < α+ tal que A ∈ Lδ [A]. Entonces |δ| ≤ |α| ≤ κ y as´ |Lδ+κ [A]| = |δ + κ| = κ y A ∈ Lδ+κ [A]. Ahora podemos aplicar el teorema ı anterior: 2κ = |PLδ+κ [A]| ≤ |L(δ+κ)+ [A]| = (δ + κ)+ = κ+ . Notemos que si A ⊂ Vω = Lω [A], entonces A ∈ Lω+1 [A] y sirve α = ω. Mediante un argumento de condensaci´n m´s fino podemos probar un poco o a m´s: a Teorema 13.20 Si V = L[A] para un cierto A ⊂ ω1 , se cumple la HCG. ´ Demostracion: Tenemos que A ⊂ Lω1 [A], luego A ∈ Lω1 +1 [A] y el teorema anterior nos da que 2κ = κ+ siempre que κ ≥ ℵ1 . As´ pues, basta probar ı que 2ℵ0 = ℵ1 . A su vez, para ello basta probar que Pω ⊂ Lω1 [A]. Tomemos a ∈ Pω. El teorema 13.18 nos da que a ∈ Lω2 [A]. Consideremos N = N (ω ∪ {a, ω, ω1 , A}) ≺ Lω2 [A]. Claramente |N | = ℵ0 . Observemos que si α es un ordinal numerable, entonces α es numerableLω2 [A] . En efecto, si f : ω −→ α biyectiva, entonces f ⊂ ω × α ⊂ Lω1 [A], luego por 13.18 tenemos que f ∈ Lω2 [A].

Por consiguiente, si α ∈ N cumple α < ω1 , entonces Lω2 [A] ≤ [α] es numerable, luego lo mismo vale en N , luego existe f ∈ N tal que N ≤ [f ] : ω −→ α biyectiva, luego lo mismo vale en Lω2 [A], luego f : ω −→ α biyectiva. Para cada n ∈ ω se cumple Lω2 [A] ≤ [n] ∈ ω, luego N cumple lo mismo, luego existe un y ∈ N tal que N ≤ ([n], [y]) ∈ [f ], luego Lω2 [A] cumple lo mismo, luego (n, y) ∈ f , es decir, f (n) ∈ N , luego α ∈ N . Con esto hemos probado que ω1 ∩N es un conjunto transitivo, luego es un ordinal. Usando que en Lω2 [A] el siguiente de un ordinal numerable es numerable concluimos que λ = ω1 ∩ N es, de hecho, un ordinal l´ ımite (numerable). Sea π : N −→ M la funci´n colapsante. Se comprueba inmediatamente que o π(a) = a, π(ω1 ) = λ, π(A) = A ∩ λ, por lo que M es un modelo transitivo numerable de ZFC−AP+V = L[A ∩ λ]. Necesariamente M = Lδ [A ∩ λ], donde δ < ω1 . As´ pues, tenemos que a ∈ Lω1 [A ∩ λ], con λ < ω1 . Ahora bien, es claro que ı A ∩ λ ∈ Lλ+1 [A] ⊂ Lω1 [A] y ´ste es un modelo transitivo de ZFC−AP, luego e por 13.8 concluimos que Lω1 [A ∩ λ] ⊂ Lω1 [A]. As´ pues, a ∈ Lω1 [A]. ı

328

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

Ejercicio: Probar (en ZFC) que si V = L[A] con A ⊂ ω1 entonces se cumple ♦. Ejercicio: Probar que V = L[A] (para un A adecuado) es consistente con 2ℵ0 = ℵ5 . Ayuda: Cualquier extensi´n gen´rica de un modelo de ZFC+V = L cumple V = L[G]. o e

Como siguiente aplicaci´n demostraremos que los cardinales d´bilmente como e pactos implican la existencia de inmersiones elementales entre los escalones de la jerarqu´ constructible: ıa Teorema 13.21 Sea κ un cardinal regular fuertemente inaccesibleL y tal que no existan κ-´rboles de Aronszajn. Entonces, si κ < α < κ+ , existe una inmersi´n a o elemental j : Lα −→ Lβ (para cierto β) tal que j(κ) > κ y κ es el m´ ınimo ordinal no fijado. ´ Demostracion: En primer lugar observamos que es suficiente probar el teorema para α un conjunto no acotado de α’s, m´s concretamente para los a ordinales l´ ımite λ tales que Lλ ≤ ZFC−AP. En efecto, si α < λ y existe una inmersi´n elemental j : Lλ −→ Lλ0 , entonces j|Lα : Lα −→ Lj(α) tambi´n o e cumple el enunciado. En efecto, observemos que la sucesi´n {Lδ }δ<λ es definible en Lλ , porque es o definible en ZF−AP, es decir, existe una f´rmula y = Lδ ∈ Form(L0 ) de modo o que un y ∈ Lλ cumple y = Lδ si y s´lo si Lλ ≤ [y] = L[δ] . o Por lo tanto, si x ∈ Lα , se cumple que Lλ ≤ [x] ∈ L[α] , luego, al ser j elemental, Lλ0 ≤ [j(x)] ∈ L[j(α)] , luego j(x) ∈ Lj(α) . Esto prueba que en efecto j[Lα ] ⊂ Lj(α) . Ahora, si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(L0 ) y a1 , . . . , an ∈ Lα , tenemos Lα ≤ φ[a1 , . . . , an ] → Lλ ≤ (L[α] ≤ [φ][[a1 ], . . . , [an ]]) → Lλ0 ≤ (L[j(α)] ≤ [j(φ)][[j(a1 )], . . . , [j(an )]]) → Lj(α) ≤ φ[j(a1 ), . . . , j(an )], donde hemos usado que j(φ) = φ porque (podemos suponer que) φ ∈ Vω . As´ pues, tomamos κ < λ < κ+ de modo que Lλ ≤ ZFC−AP. Tomemos una ı enumeraci´n {Xδ }δ<κ de Pκ ∩ Lλ . Para cada t : γ −→ 2 con γ < κ sea o Ω Xδ si t(δ) = 1, Yδ = κ \ Xδ si t(δ) = ∅ T y sea Xt = Yδ . δ<γ W Sea A = {t ∈ L | γ < κ(t ∈ γ 2 ∧ |Xt | = κ)}. Claramente A es un ´rbol a con la inclusi´n. Como para cada γ < κ se cumple que |γ 2|L < κ, es f´cil ver o a que A es un κ-´rbol (notemos que {Xt }t∈γ 2 es una partici´n de κ en menos de a o κ conjuntos, luego alg´n t ∈ A tiene altura γ). Por hip´tesis A tiene un camino, u o el cual determina una funci´n F : κ −→ 2. Sea U el filtro en Pκ ∩ Lλ generado o por los conjuntos {Xδ | δ < κ ∧ F (δ) = 1} ∪ {κ \ Xδ | δ < κ ∧ F (δ) = 0}. El filtro U es casi un ultrafiltroLλ salvo por el hecho de que no pertenece a Lλ . Concretamente cumple: a) κ ∈ U , ∅ ∈ U , /

13.3. Argumentos de condensaci´n o V XY ∈ U X ∩ Y ∈ U , V V c) X ∈ U Y ∈ Lλ (X ⊂ Y → Y ∈ U ), V d) X ∈ Lλ (X ⊂ κ → X ∈ U ∨ κ \ X ∈ U ). b)

329

(La ultima propiedad se cumple porque X es un Xδ .) M´s a´n, la inter´ a u secci´n de menos de κ elementos de U es no vac´ (no tiene por qu´ estar en U o ıa e porque puede no estar en Lλ ). Estas propiedades son suficientes para definir una ultrapotencia UltU (Lλ ). En efecto, definimos en Lκ ∩ Lλ la relaci´n usual o λ f =U g ↔ {δ ∈ κ | f (δ) = g(δ)} ∈ U, y en el cociente Ult∗ (Lλ ) U definimos la relaci´n o [f ]∗ R [g]∗ ↔ {δ ∈ κ | f (δ) ∈ g(δ)} ∈ U. La demostraci´n del teorema 11.9 se adapta trivialmente sin m´s que partio a cularizarla a una ultrapotencia en lugar de un ultraproducto y al lenguaje L0 de la teor´ de conjuntos, comprobando que los conjuntos y funciones involucrados ıa est´n en Lλ (aqu´ se usa que Lλ ≤ ZFC−AP). a ı No hemos de comprobar que R sea conjuntista porque ahora la ultrapotencia es un conjunto, la prueba de que R est´ bien fundada sirve igual, con a lo que podemos formar el colapso transitivo UltU (Lλ ), as´ como la inmersi´n ı o elemental j : Lλ −→ UltU (Lλ ). La ultrapotencia es un modelo transitivo de ZFC−AP+V = L, luego ha de ser un Lλ0 , para cierto ordinal λ0 . Tenemos, pues, j : Lλ −→ Lλ0 . La prueba de que κ es el menor ordinal no fijado (teorema 11.22) se adapta sin dificultad teniendo en cuenta que U es no principal (sus elementos tienen todos cardinal κ) y que si {Cδ }δ<γ ∈ Lλ es una familia de menos de κ elementos de U , su intersecci´n tambi´n est´ en U . Notemos que si d es la identidad en κ o e a entonces κ ≤ [d] < j(κ). Notemos que un cardinal d´bilmente compacto cumple las hip´tesis de este e o teorema, pero por 13.15 tambi´n las cumple ℵ2 si es que no hay ℵ2 -´rboles de e a Aronszajn. Lo interesante es que la tesis implica que κ es d´bilmente compactoL : e Teorema 13.22 Si κ es un cardinal inaccesibleL y para cada κ < α < κ+ existe una inmersi´n elemental j : Lα −→ Lβ tal que κ es el menor ordinal no fijado, o entonces κ es d´bilmente compactoL . e ´ Demostracion: Por la observaci´n tras el teorema 12.13 basta probar o que, en L, todo κ-sub´rbol A de <κ 2 tiene un camino. Como κ es fuertemente a inaccesibleL , se cumple que A ⊂ <κ 2 ⊂ Lκ (aplicando 13.18). As´ mismo existe ı λ < κ+ tal que A ∈ Lλ . Podemos exigir que Lλ ≤ ZFC−AP. Sea j : Lλ −→ Lλ0 una inmersi´n elemental tal que κ sea el m´ o ınimo ordinal no fijado. Claramente (A es un ´rbol de altura κ)Lλ , luego (j(A) es un ´rbol a a de altura mayor que κ)Lλ0 , por lo que podemos tomar f ∈ j(A) de altura κ en j(A).

330

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

Ahora bien, si δ < κ, entonces f |γ ∈ Lκ , luego j(f |γ ) = f |γ (porque κ es el menor ordinal no fijado), y como j(f |γ ) ∈ j(A), tambi´n f |γ ∈ A, lo que e significa que {f |γ }γ<κ es un camino en A (obviamente constructible). Con esto hemos probado: Teorema 13.23 Si no existen ℵ2 -´rboles de Aronszajn, entonces ℵ2 es d´bila e mente compactoL . As´ pues, no es posible demostrar la consistencia de que no existan ℵ2 -´rboles ı a de Aronszajn sin suponer al menos la consistencia de que exista un cardinal d´bilmente compacto. En el cap´ e ıtulo XVII probaremos que esta hip´tesis es o suficiente.

13.4

La constructibilidad y la jerarqu´ de L´vy ıa e

Las aplicaciones m´s delicadas de la constructibilidad relativa requieren un a an´lisis m´s profundo de la definici´n de la jerarqu´ constructible Lα [A]. En a a o ıa esta secci´n probaremos que las f´rmulas y = Lα [A] y x EA y son ∆ZF−AP y, o o α 1 m´s a´n, que tanto Lα [A] como x EA y pueden definirse en cualquier modelo a u α Lλ [A], donde λ > α es un ordinal l´ ımite. Trabajamos en ZF−AP. Teorema 13.24 Existe una f´rmula φ(f, Y, α, A), en la que la variable A s´lo o o aparece en subf´rmulas x ∈ A, que es ∆0 y cumple: o W a) Y = Lα [A] ↔ f φ(f, Y, α, A). b) Si λ > ω es un ordinal l´ ımite, α < λ e Y , A son conjuntos cualquiera, W Y = Lα [A] ↔ f ∈ Lλ [A] φ(f, Y, α, A).

´ Demostracion: La f´rmula φ que hemos de construir es enormemente o compleja, as´ que dejaremos a cargo del lector los ultimos detalles sobre el ı ´ car´cter ∆0 de las f´rmulas que consideremos. Por ejemplo, un cuantificador de a o V la forma x ∈ Dom y puede acotarse como V V V W u ∈ y v ∈ u x ∈ v z ∈ v(u = (x, z) → · · · Similarmente, una igualdad f (x) = f (y) puede expresarse como W W W uv ∈ f w ∈ u z ∈ w(u = (x, z) ∧ v = (y, z)).

La t´cnica que vamos a seguir es ir construyendo f´rmulas acotando las vae o riables que podamos con otras variables y las que no podamos las acotaremos por otros objetos de los que ya veremos c´mo deshacernos al final. Concretao mente, las variables “mal acotadas” se resumir´n al final en la variable f del a enunciado. Para empezar: V Y = Diag= (X, n, i, j) ↔ u ∈ Y (u : n −→ X ∧ i ∈ n ∧ j ∈ n ∧ u(i) = u(j)) V ∧ u ∈ X <ω (Dom u = n ∧ i ∈ n ∧ j ∈ n ∧ u(i) = u(j) → u ∈ Y ).

13.4. La constructibilidad y la jerarqu´ de L´vy ıa e

331

As´ hemos expresado Y = Diag= (X, n, i, j) ↔ α(Y, X, n, i, j, X <ω ), donde ı la f´rmula α es ∆0 , pero tenemos una variable “mal acotada” por X <ω . Es o claro que podemos expresar igualmente la f´rmula Y = Diag∈ (X, n, i, j) y sio milarmente se llega a una expresi´n an´loga para Y = Proy(X, R, n). Para o a Rel(X, A, n, i) obtenemos una f´rmula en la que aparece la variable A en las o condiciones del enunciado. Llamemos gXA : ω × ω −→ PX <ω a la aplicaci´n gXA (n, k) = Def Ak (X, n). o Claramente V V g = gXA ↔ g es una funci´n ∧ Dom g = ω × ω ∧ n ∈ ω( Y ∈ g(n, 0) o W ij ∈ n(Y = Diag= (X, n, i, j) ∨ Y = Diag∈ (X, n, i, j) ∨ Y = Rel(X, A, n, i)) V W ∧ ij ∈ n( Y ∈ g(n, 0) Y = Diag= (X, n, i, j) W W ∧ Y ∈ g(n, 0) Y = Diag∈ (X, n, i, j) ∧ Y ∈ g(n, 0) Y = Rel(X, A, n, i))) V V V W ∧ n ∈ ω k ∈ ω( Y ∈ g(n, k + 1)( W Z ∈ g(n, k)(Y = W ∨ Y = X n \ W W ∨ Y = W ∩ Z) ∨ Z ∈ g(n + 1, k) Y = Proy(X, Z, n)) ∧ V W Z ∈ g(n, k)(W ∈ g(n, k + 1) ∧ X n \ W ∈ g(n, k + 1) ∧ V W W ∩ Z ∈ g(n, k + 1)) ∧ Z ∈ g(n + 1, k) Y ∈ g(n, k + 1) Y = Proy(X, Z, n)). Las apariciones de X n en esta f´rmula se pueden cambiar por X <ω . Por o ejemplo, Y = X n \ W equivale a V u ∈ Y (u ∈ X <ω ∧ Dom u = n ∧ u ∈ W ) ∧ / V u ∈ X <ω (Dom u = n ∧ u ∈ W → u ∈ Y ). / De este modo queda g = gXA ↔ φ(g, X, A, X <ω , ω), donde φ es una f´rmula ∆0 en la que A s´lo aparece en la forma x ∈ A. o o Observemos ahora que si R ∈ Def A (X, n + 1) y s ∈ X n , entonces β(x, X, s, n) ≡ x = {u ∈ X | s ∪ {(n, u)} ∈ R}) equivale a V W V u ∈ x t ∈ R(t(n) = u ∧ i ∈ n t(i) = s(i)) ∧ V V V t ∈ R u ∈ X((t(n) = u ∧ i ∈ n t(i) = s(i)) → u ∈ x),

luego β es ∆0 .

W V W W Y = DA X ↔ g(φ(g, X, A, X <ω , ω) ∧ x ∈ Y nk ∈ ω R ∈ g(n + 1, k) W V V s ∈ X <ω (Dom s = n ∧ β(x, X, s, n)) ∧ nk ∈ ω R ∈ g(n + 1, k) V W s ∈ X <ω (Dom s = n → x ∈ Y β(x, X, s, n))).

332

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

W As´ pues, Y = DA X ↔ g ψ(g, Y, X, A, X <ω , ω), donde ψ es ∆0 y cuando ı esta f´rmula se cumple entonces g = gXA . o Ahora: W Y = Lα [A] ↔ h(h es una funci´n ∧ α ∈ Ω ∧ Dom h = α + 1 ∧ h(0) = ∅ ∧ o V V W S λ ∈ α + 1 h(λ) = h(δ) ∧ β ∈ α g ψ(g, h(β + 1), h(β), A, h(β)<ω , ω)
δ<α

∧ Y = h(α)).

La estructura de esta f´rmula es la siguiente: o W V W W Y = Lα [A] ↔ hu(u = ω ∧ [f´rmula ∆0 ] ∧ β ∈ α gv x ∈ Rang h o (x = h(β) ∧ v = x<ω ∧ ψ(g, h(β + 1), h(β), A, v, u))). W p(p es una funci´n ∧ Dom h = ω ∧ v = o A su vez, v = x<ω ↔
x∈Rang p

donde la funci´n p es la sucesi´n {xn }n∈ω . Esto reduce nuestra f´rmula a o o o W V W Y = Lα [A] ↔ hu([f´rmula ∆0 ] ∧ β ∈ α gvp([f´rmula ∆0 ]), o o v = Lβ [A]<ω ,

V V W W ∧ p(0) = ∅ ∧ n ∈ ω s ∈ p(n + 1) z ∈ p(n) a ∈ x(s = z ∪ {(n, a)}) V V V W ∧ n ∈ ω z ∈ h(n) a ∈ x s ∈ h(n + 1)(s = z ∪ {(n, a)})),

S

x

de modo que si esta f´rmula se cumple entonces las variables no acotadas son o necesariamente h = {Lβ [A]}β≤α , u = ω, g = gLβ [A] A , p = {Lβ [A]n }n∈ω .

Todav´ podemos simplificar un poco m´s si observamos que v (es decir, ıa a V Lβ [A]<ω ) aparece (o se puede hacer que aparezca) siempre en la forma x ∈ v W V V W W o x ∈ v, y esto puede sustituirse por n ∈ ω x ∈ p(n) o n ∈ ω x ∈ p(n), por lo que podemos suprimir la variable v y resulta W V W Y = Lα [A] ↔ hu([f´rmula ∆0 ] ∧ β ∈ α gp([f´rmula ∆0 ]). o o V Ahora nos molesta el cuantificador β ∈ α, que nos impide extraer las variables g y p. Aplicamos un truco: W Y = Lα [A] ↔ huF ([f´rmula ∆0 ] ∧ F es una funci´n ∧ Dom F = α ∧ o o V W W β < α w ∈ F (β) gp ∈ w(F (β) = (f, h) ∧ [f´rmula ∆0 ])). o W As´ Y = Lα [A] ↔ hyF ([f´rmula ∆0 ]), de modo que si se cumple esta ı o f´rmula las variables no acotadas son necesariamente o h = {Lβ [A]}β≤α , u = ω, F = {(gLβ [A] A , {Lβ [A]n }n∈ω )}β<α .

13.4. La constructibilidad y la jerarqu´ de L´vy ıa e Una simple manipulaci´n reduce esta expresi´n a o o W Y = Lα [A] ↔ f φ(f, Y, α, A),

333

donde φ es ∆0 y cuando esta f´rmula se cumple la variable f es necesariamente o f = fα = (ω, {Lβ [A]}β≤α , {gLβ [A] A }β<α , {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ). Para demostrar b) hemos de comprobar que si α < λ entonces fα ∈ Lλ [A]. En primer lugar observamos que si x, y ∈ Lλ [A] entonces x, y ∈ Lδ [A], para un δ < λ. A su vez {x}, {x, y} ∈ Lδ+1 [A] y (x, y) ∈ Lδ+2 [A] ⊂ Lλ [A]. Esto implica que basta comprobar que las componentes de fα est´n en Lλ [A]. Ciertamente a ω lo est´. a Ahora veamos que si {Lβ [A]}β≤α ∈ Lλ [A] tambi´n {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ∈ Lλ . e En efecto, sea α ≤ ≤ < λ tal que {Lβ [A]}β≤α ∈ L≤ [A]. Entonces, para cada β < λ tenemos que Lβ [A] ∈ L≤ [A] por transitividad, para cada n ∈ ω tenemos que n × Lβ [A] ⊂ L≤+2 [A] y entonces Lβ [A]n ⊂ L≤+3 [A], pues cada s ∈ Ln [A] es β un subconjunto finito de L≤+2 [A]. Ahora bien, Lβ [A]n = {s ∈ L≤+3 [A] | (s : n −→ Lβ [A])L≤+3 [A] }. Notemos que podemos relativizar a L≤+3 [A] porque “ser una aplicaci´n” o es ∆0 y L≤+3 [A] es transitivo. Esto prueba que Lβ [A]n ∈ L≤+4 [A]. As´ ı, (n, Lβ [A]n ) ∈ L≤+6 [A] y por lo tanto {Lβ [A]n }n∈ω ⊂ L≤+6 [A]. Ahora observamos que {Lβ [A]n }n∈ω = {x ∈ L≤+6 [A] | φL≤+6 [A] (x, ω, Lβ [A])}, W donde φ ≡ ns(n ∈ y ∧ s : n −→ z). En consecuencia {Lβ [A]n }n∈ω ∈ L≤+7 [A]. Ahora, (β, {Lβ [A]n }n∈ω ) ∈ L≤+9 , luego {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ⊂ L≤+9 [A] y se comprueba que es definible, de modo que {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ∈ L≤+10 [A] ⊂ Lλ [A]. (La definici´n ser´ informalmente, “{{Lβ [A]n }n∈ω }β<α es el conjunto de los o ıa, x ∈ L≤+9 [A] tales que existen β, y ∈ L≤+9 [A] de modo que β es un ordinal e y es una aplicaci´n de dominio ω tal que para cada n ∈ ω se cumple que y(n) es o una aplicaci´n de n en el β-´simo t´rmino de {Lβ }β≤α ”. Aqu´ es donde usamos o e e ı que {Lβ [A]}β≤α ∈ L≤ [A].) Probamos ahora que {Lβ [A]}β<α , {gLβ [A] A }β<α ∈ Lλ [A] para todo α < λ por inducci´n sobre λ. Lo suponemos cierto para todo ordinal l´ o ımite distinto de ω menor que λ y ahora razonamos a su vez por inducci´n sobre α < λ. o Para α = 0 es trivial. Supongamos que {Lβ [A]}β<α , {gLβ [A] A }β<α ∈ Lλ [A]. Sabemos que Lα [A] ∈ Lλ [A], luego tambi´n {(α, Lα [A])} ∈ Lλ [A]. Se come prueba inmediatamente que si x, y ∈ Lδ [A] entonces x ∪ y ∈ Lδ+1 [A], con lo que {Lβ [A]}β<α ∪ {(α, Lα [A])} ∈ Lλ [A], es decir, {Lβ [A]}β<α+1 ∈ Lλ [A].

334

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

Por el mismo argumento, basta probar que gLα [A] A ∈ Lλ [A]. Tomemos ω ≤ ≤ < λ tal que Lα [A] ∈ L≤ [A]. Igual que hemos razonado m´s arriba, a concluimos que Lα [A]n ∈ L≤+4 [A]. Por inducci´n sobre k probamos ahora que o Def Ak (Lα [A], n) ⊂ L≤+5 [A]. Para k = 0 es f´cil. Si R ∈ Def Ak (Lα , n) cumple a R ∈ L≤+5 [A], entonces Lα [A]n \ R = Lα [A]n ∩ (L≤+4 [A] \ R) ∈ DA L≤+4 [A] = L≤+5 [A], pues el complementario de una parte definible es definible y la intersecci´n o de dos partes definibles es definible. Similarmente se razona con las dem´s a posibilidades. En consecuencia gLα [A] A ⊂ L≤+7 [A] (necesitamos dos pasos para formar pares ordenados). Los subconjuntos finitos de gLα [A] A est´n en L≤+8 [A]. a Ahora observamos que para definir Def A k+1 (X, n) hace falta tener definidos los conjuntos Def A k (X, n + 1), para definir los cuales hacen falta los conjuntos Def A k−1 (X, n + 2), etc., luego para definir Def A k (X, n) se necesitan los conjuntos Def A i (X, j) con i ∈ k, j ∈ n + k + 1, pero ninguno m´s. Esto significa que a no necesitamos toda la funci´n gXA , sino unicamente su restricci´n al conjunto o ´ o finito (n + k + 1) × (k + 1). Llamemos gX,A,n,k a esta restricci´n. Del mismo o modo que hemos construido una f´rmula ∆0 que caracteriza a gXA , podemos o construir una f´rmula ∆0 tal que o g = gX,A,n,k ↔ φ(n, k, g, X, A, X <ω , ω). Simplemente hay que modificar la descripci´n del dominio de g, lo cual no o plantea ning´n problema t´cnico. u e Tenemos que todas las funciones gLα [A],A,n,k est´n en L≤+8 [A]. Por otra a parte, Lα [A]<ω ∈ L≤+4 [A], luego podemos definir gLα [A] A como el conjunto de todas las ternas (n, k, x) ∈ L≤+8 [A] tales que existe una funci´n g ∈ L≤+8 [A] que o cumple φ(n, k, g, Lα [A], A, L<ω , ω). α Esto prueba que gLα [A] A ∈ L≤+9 [A] ⊂ Lλ [A]. Nos falta el caso l´ ımite de la inducci´n: suponemos que α es un ordinal o l´ ımite y que para todo δ < α se cumple {Lβ [A]}β<δ , {gLβ [A] A }β<δ ∈ Lλ [A]. Si α > ω, la hip´tesis de inducci´n sobre λ nos da de hecho que o o {Lβ [A]}β<δ , {gLβ [A] A }β<δ ∈ Lα [A]. El caso α = ω hay que tratarlo aparte: claramente {Lβ [A]}β<δ ∈ Lα [A] y, por otra parte, para β < ω, Lβ [A]n ⊂ Lβ+2 [A] y Def A (Lβ [A], n) ⊂ Lβ+3 [A] (notemos que todos los conjuntos son finitos). Por tanto gLβ[A] A ⊂ Lω [A] y es definible mediante la f´rmula φ(g, Lβ [A], A, Lβ [A]<ω , ω). Todos los par´metros o a est´n en Lω+1 [A], luego gLβ [A] A ∈ Lω+2 [A] (En realidad A no tiene por qu´ a e estar en Lω+1 [A], pero no importa, porque podemos usarlo en la definici´n a o trav´s del relator R de LR ). De aqu´ se sigue que {gLβ [A] A }β<δ ∈ Lω+5 [A] por e ı argumentos de finitud.

13.4. La constructibilidad y la jerarqu´ de L´vy ıa e

335

En cualquier caso, tanto si α = ω como si no, tenemos que existe un ≤ < λ tal que {Lβ [A]}β<δ , {gLβ [A] A }β<δ ∈ L≤ [A] para todo δ < α. Hemos probado antes que {{Lβ [A]n }n∈ω }β<δ ∈ L≤+10 [A], luego fδ ∈ L≤+16 [A] para todo δ < α. Ahora es f´cil ver que {Lβ [A]}β<α y {gLβ [A] A }β<α son definibles en L≤+16 [A]. Para la a primera sucesi´n tenemos, informalmente, que “{Lβ [A]}β<α es el conjunto de o todos los x ∈ L≤+16 [A] tales que existen β, y ∈ L≤+16 [A] de modo que x = (β, y) y existe un f ∈ L≤+16 [A] tal que φL≤+16 [A] (f, y, β, A)”. Para la segunda tenemos una descripci´n similar usando la f´rmula φ(g, Lβ [A], A, Lβ [A]<ω , ω). o o En particular hemos probado que y = Lα [A] es ΣZF−AP . El car´cter ∆1 es a 1 ahora inmediato: Teorema 13.25 La f´rmula y = Lα [A] es ∆ZF−AP . o 1 ´ Demostracion: Basta observar que V y = Lα [A] ↔ α ∈ Ω ∧ z(z = Lα [A] → z = y),

y esta f´rmula es Π1 . o

A su vez, de aqu´ deducimos que la clase L[A] es ΣZF−AP y que el axioma 1 V ı V = L[A] (o sea, x x ∈ L[A]) es ΠZF−AP . 2 Veamos ahora que el buen orden constructible es tambi´n Σ1 : e Teorema 13.26 Existe una f´rmula ψ(f, Y, α, A) en la que la variable A s´lo o o aparece en subf´rmulas x ∈ A, que es ∆0 y cumple: o W a) Y = EA ↔ f ψ(f, Y, α, A). α b) Si λ > ω es un ordinal l´ ımite, α < λ e Y , A son conjuntos cualquiera, W Y = EA ↔ f ∈ Lλ [A] ψ(f, Y, α, A). α

´ Demostracion: La prueba de este teorema sigue la misma l´ ınea que la de 13.24, pero los detalles t´cnicos son m´s complicados porque la definici´n del e a o orden constructible es formalmente m´s compleja. Por ello omitiremos algunos a detalles. Conservamos la notaci´n de 13.24. o 0 0 Llamemos gXA a la aplicaci´n de dominio ω × ω dada por gXA (n, k) = o ≤X,A,n,k , donde ≤X,A,n,k es el buen orden en Def Ak (X, n) definido en la discusi´n previa al teorema 3.16 (modificada de forma obvia para Def Ak (X, n) en o lugar de Def k (X, n)). Se demuestra que W 0 g 0 = gXA ↔ g(φ(g, X, A, X <ω , ω) ∧ φ0 (g 0 , g, X, A, X <ω , ω)), donde φ0 es una f´rmula ∆0 . Llamando φ0 a φ ∧ φ0 tenemos o W 0 g 0 = gXA ↔ g φ0 (g 0 , g, X, A, X <ω , ω),

336

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

de modo que si se cumple esta f´rmula entonces g = gXA . Seguidamente se o prueba que si ≤ es un buen orden en un conjunto transitivo X y ≤∗ es su XA extensi´n a DA X, entonces o Y = ≤∗ ↔ XA W 0 0 gg ψ (g, g 0 , Y, X, A, X <ω , ≤, ω),

0 donde ψ 0 es ∆0 y si se cumple esta f´rmula entonces g = gXA y g 0 = gXA . Por o consiguiente,

Y = EA ↔ α

∧ d = {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ∧ h es una funci´n ∧ α ∈ Ω ∧ Dom h = α + 1 o ∧ h(0) = ∅ ∧ V S λ ∈ α + 1 h(λ) = h(δ) ∧
δ<α

W abcdh(a = ω ∧ b = {Lβ [A]}β≤α ∧ c = {gLβ [A] A }β<α

Las apariciones de b(β)<ω pueden sustituirse por d, con lo que llegamos a una f´rmula con la estructura siguiente: o Y = EA ↔ α W abcdh(a = ω ∧ b = {Lβ [A]}β≤α ∧ c = {gLβ [A] A }β<α

V W β ∈ α gg 0 ψ(g, g 0 , h(β + 1), b(β), A, b(β)<ω h(β), a) ∧ Y = h(α)).

∧ d = {{Lβ [A]n }n∈ω }β<α ∧ [f´rmula ∆0 ] ∧ o A su vez esto equivale a Y = EA ↔ α

V W β ∈ α gg 0 [f´rmula ∆0 ]). o

En definitiva: Y = EA ↔ α

V W W β ∈ α gg 0 abcd [acotadas por f ](f = (a, b, c, d) ∧ [f´rmula ∆0 ]). o W 0 V W f Y h(φ(f, Y 0 , α, A) ∧ [f´rmula ∆0 ] ∧ β ∈ α gg 0 [f´rmula ∆0 ]). o o

W 0 f Y h(φ(f, Y 0 , α, A) ∧ [f´rmula ∆0 ] ∧ o

Ahora basta aplicar el mismo truco que en 13.24 para extraer todos los cuantificadores no acotados y resumirlos en uno solo. No entraremos en los detalles del apartado b), que se prueba exactamente igual que el apartado correspondiente de 13.24. El mismo argumento empleado en 13.25 muestra ahora que y = EA es en α realidad ∆ZF−AP . Lo mismo puede decirse de la f´rmula u EA v, pues o α 1 u EA v ↔ α W V y(y = EA ∧ (u, v) ∈ y) ↔ y(y = EA → (u, v) ∈ y). α α

13.5. Consecuencias

337

13.5

Consecuencias

En esta secci´n extraeremos algunas consecuencias de los resultados de la o secci´n anterior. En general, cuando consideremos a un conjunto Lλ [A] como o modelo del lenguaje LR , entenderemos que nos referimos al modelo (Lλ [A], A), es decir, que interpretamos el relator R como la pertenencia a A. Observemos ahora que si x ⊂ Vω = Lω [x], resulta que x ∈ Lω+1 [x], pues x = {u ∈ Lω+1 [x] | Lω [x] ≤ R[u]} ∈ DA (Lω [x]) = Lω+1 [x]. Por consiguiente, si λ > ω, tenemos que x ∈ Lλ [x], y el teorema 13.24 nos dice que L[x] es definible en Lλ [x], de manera que1 Lλ [x] ≤ V = L[[x]]. Si no queremos dejar variables libres, lo m´ximo que podemos decir es que a W Lλ [x] ≤ z V = L[z].

As´ si (M, a) es un modelo transitivo de LR elementalmente equivalente ı, a Lλ [x] (recordemos que esto significa que satisface las mismas sentencias, y se representa por (M, a) ≡ Lλ [x]), tambi´n cumplir´ esta sentencia, es decir, e a existe x0 ∈ M tal que (V = L[x0 ])M , y el teorema 13.8 nos permite concluir que M = Lλ0 [x0 ], para cierto λ0 . Vemos pues que, en principio, al pasar de Lλ [x] a un modelo transitivo elementalmente equivalente cambiamos de λ y cambiamos de x. Sin embargo, el teorema siguiente nos dice que en realidad no cambiamos de x, sino que x est´ determinado por las sentencias de LR verdaderas en Lλ [x]: a Teorema 13.27 Sea λ > ω un ordinal l´ ımite, sea x ⊂ Vω , sea M un conjunto transitivo y a un conjunto arbitrario. Supongamos que (M, a) ≡ Lλ [x]. Entonces a = x y M = Lλ0 [x], donde λ0 = ΩM . ´ Demostracion: Sea φ(f, Y, α) la f´rmula del teorema 13.24 (hemos elimio nado la ultima variable porque la consideramos como f´rmula de LR ). Como ´ o W V Lλ [A] ≤ f Y α(α = ω ∧ φ(f, Y, α) ∧ y(Ry → y ∈ Y )), el modelo (M, a) cumple lo mismo, lo que se traduce en que Vω = Lω [a] ⊂ M y a ⊂ Vω . La clave de la prueba es que para cada u ∈ Vω existe αu (z) ∈ Form(L0 ) con z como unica variable libre tal que si N es un conjunto transitivo y v ∈ N , ´ V entonces N ≤ αu [v] ↔ v = u. En efecto, si u = ∅ sirve α∅ (z) = u y ∈ z. En / caso contrario, si el resultado es cierto para los elementos de u = {a1 , . . . , an }, entonces sirve W αu (z) = y1 · · · yn (αa1 (y1 ) ∧ · · · ∧ αan (yn ) ∧ y1 ∈ z ∧ · · · ∧ yn ∈ z V ∧ w(w ∈ z → w = y1 ∨ · · · ∨ w = yn )).
1 Notemos los dobles corchetes: L [x] satisface la f´rmula V = L[z] cuando la variable z se o λ interpreta como x, lo cual solemos representar poniendo [x] en el lugar de z.

338

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

W As´ si u ∈ x entonces Lλ [x] ≤ y(αu (y) ∧ Ry), luego (M, a) cumple lo ı, mismo, lo que implica que u ∈ a. La inclusi´n contraria se prueba igualmente, o con lo que a = x. Por el teorema 13.24, tenemos que V W V W Lλ [x] ≤ α f Y φ(f, Y, α) ∧ u f Y α(φ(f, Y, α) ∧ u ∈ Y ).

El hecho de que (M, x) cumpla esto mismo se traduce en que para todo ordinal α < λ0 se cumple Lα [x] ∈ M y para todo u ∈ M existe un α < λ0 tal que u ∈ Lα [x], pero esto quiere decir que M = Lλ0 [x].
Ejercicio: Probar que si existe un cardinal de Ramsey entonces ℵ1 es inaccesibleL . Ayuda: Generalizar 12.32 (para ℵ1 ) y usar 13.12.

Ahora pasamos a ocuparnos de otra caracter´ ıstica de los modelos Lλ [A]. Se trata de la existencia de funciones de Skolem definibles. Sea ψ(f, Y, α, A) la f´rmula del teorema 13.26 y sea λ > ω un ordinal l´ o ımite. Sea W χ(x, y, A) ≡ f Y α(ψ(f, Y, α, A) ∧ (x, y) ∈ Y ). De este modo, si x, y ∈ L[A], se cumple x EA y ↔ χ(x, y, A). M´s a´n, si a u x, y ∈ Lλ [A] se cumple x EA y ↔ χLλ [A] (x, y, A). La f´rmula metamatem´tica χ nos permite definir una f´rmula (matem´tica) o a o a χ(x, y) ∈ Form(LR ) (donde la variable A ha sido sustituida por el relator R) de modo que si x, y ∈ Lλ [A] entonces x EA y ↔ Lλ [A] ≤ χ(x, y). Notemos que ahora χ es un designador (un t´rmino sin variables libres) del e lenguaje formal (metamatem´tico) Lm de la teor´ de conjuntos que representa a ıa a una f´rmula de LR con dos variables libres. Es importante destacar que χ no o depende de λ. Sea M un modelo de LR elementalmente equivalente a Lλ [A]. Consideremos una f´rmula φ(x0 , . . . , xn ) de LR cuyas variables libres sean exactamente las o indicadas y sean a1 , . . . , an ∈ M . W Si a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ], entonces existe un unico a ∈ M tal que ´ V M ≤ (φ(x0 , . . . , xn ) ∧ y(φ(y, x1 , . . . , xn ) → χ(x0 , y)))[a, a1 , . . . , an ]. Esto se debe a que 1 V W W Lλ [A] ≤ x1 · · · xn ( x0 φ(x0 , . . . , xn ) → x0 (φ(x0 , . . . , xn ) ∧ V y(φ(y, x1 , . . . , xn ) → χ(x0 , y)))),

y por consiguiente esta sentencia se cumple tambi´n en M . e

13.6. El teorema de L´vy-Shoenfield e

339

Definamos hφ : M n −→ M como la funci´n dada por o V hφ (a1 , . . . , an ) = a ↔ M ≤ (φ(x0 , . . . , xn ) ∧ y(φ(y, x1 , . . . , xn ) → χ(x0 , y)) W V ∨ (¬ y φ(y, x1 , . . . , xn ) ∧ y y ∈ x0 ))[a, a1 , . . . , an ]. / W As´ si a ∈ M M ≤ φ[a, a1 , . . . , an ], tambi´n ı, e M ≤ φ[hφ (a1 , . . . , an ), a1 , . . . , an ], es decir, las funciones hφ son funciones de Skolem para M con la propiedad adicional de que existe una f´rmula ψφ (x0 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) tal que o hφ (a1 , . . . , an ) = a ↔ M ≤ ψφ [a, a1 , . . . , an ]. M´s a´n, la f´rmula ψφ no depende de M ni de λ ni de A. Esta propiedad a u o se expresa diciendo que las funciones hφ son uniformemente definibles en M . Se comprueba inmediatamente por inducci´n que para todo t´rmino de Skolem o e t(x1 , . . . , xn ) de LR existe una f´rmula ψt (x0 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) tal que o M (t)[a1 , . . . , an ] = a ↔ M ≤ ψt [a, a1 , . . . , an ]. De aqu´ se sigue a su vez que para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) ı o (recordemos que LR es el lenguaje LR extendido con los t´rminos de Skolem) e existe una f´rmula ψφ ∈ Form(LR ) tal que o M ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ ψφ [a1 , . . . , an ], de modo que ψφ s´lo depende de φ (no de M , λ o A). o Una consecuencia es que si M y N son modelos de LR elementalmente equivalentes a Lλ [A] y Lλ0 [A0 ] respectivamente, y j : M −→ N es una inmersi´n o elemental (de modelos de LR ), entonces j tambi´n es una inmersi´n elemental e o de modelos de LR . En particular, si t(x1 , . . . , xn ) es un t´rmino de Skolem y e a1 , . . . , an ∈ M , j(M (t)[a1 , . . . , an ]) = N (t)[j(a1 ), . . . , j(an )]. A su vez esto implica que si X ⊂ M , entonces j[N (X)] = N (j[X]).

13.6

El teorema de L´vy-Shoenfield e

Vamos a probar un resultado t´cnico que necesitaremos en el cap´ e ıtulo siguiente. Se trata de que las f´rmulas Σ1 son absolutas para los modelos L[a], o con a ⊂ Vω . Necesitamos algunos resultados previos. Definici´n 13.28 Sea L un lenguaje formal. Una sentencia de L es una seno VW tencia si es de la forma V W x1 · · · xm y1 · · · yn φ(x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ), donde φ es una f´rmula de L sin cuantificadores. o

340

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

Teorema 13.29 Sea M0 ⊂ M1 ⊂ M2 ⊂ · · · una cadena de modelos de un lenguaje L de modo que cada Mi sea un submodelo de Mi+1 . Sea V W θ = x1 · · · xm y1 · · · yn φ(x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ) VW una sentencia de L. Supongamos que para todos los x1 , . . . , xm ∈ Mk existen y1 , . . . , yn ∈ Mk+1 tales que Mk+1 ≤ φ[x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ] (en realidad basta con que esto se cumpla para todo k suficientemente grande). Sea S M = Mk (es decir, M es el modelo de L cuyo universo es la uni´n de los o
k∈ω

universos de los modelos Mk y en el que los relatores funtores y constantes se interpretan extendiendo las interpretaciones en cada Mk ). Entonces M ≤ θ.

´ Demostracion: Si tomamos x1 , . . . , xm ∈ M , existe un k ∈ ω tal que x1 , . . . , xm ∈ Mk , luego por hip´tesis existen y1 , . . . , yn ∈ Mk+1 tales que o Mk+1 ≤ φ[x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ]. Como φ no tiene cuantificadores, una simple inducci´n sobre su longitud prueba que M ≤ φ[x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ]. Es o claro entonces que M ≤ θ. Teorema 13.30 (de la forma normal de Skolem) Sea φ una sentencia de VW ¯ un lenguaje forma L. Entonces existe una sentencia φ de un lenguaje formal L que consta de los mismos signos de L m´s ciertos relatores adicionales a R1 , . . . , Rk de manera que ¯ ¯ a) Si U es un modelo de L y U ≤ φ, existen relaciones R1 , . . . , Rk en U tales que si U es el modelo de L que extiende a U interpretando los relatores ¯ ¯ Ri como Ri , entonces U ≤ φ. ¯ b) Si U es un modelo de L tal que U ≤ φ y U es el modelo de L que resulta de olvidar los relatores R1 , . . . , Rk , entonces U ≤ φ. ´ Demostracion: Podemos suponer que φ est´ en forma prenexa, es dea cir, que consta de una sucesi´n de cuantificadores seguida de una f´rmula sin o o cuantificadores (toda f´rmula es equivalente a otra f´rmula en forma prenexa). o o Por claridad vamos a suponer que W V W V W φ = u v w xy z ψ(u, v, w, x, y, z),

donde ψ no tiene cuantificadores, aunque el argumento es completamente general. La idea es sustituir W por P (u, v, w, x, y), Vz ψ(u, v, w, x, y, z) W xy z ψ(u, v, w, x, y, z) por Q(u, v, w), W V W wW xy z W v, w, x, y, z) ψ(u, por R(u, v), V V v w xy z ψ(u, v, w, x, y, z) por S(u) y adjuntar las “definiciones” de los relatores introducidos. Concretamente, definimos L como el lenguaje que tiene los relatores adicionales P , Q, R y S y consideramos la sentencia

13.6. El teorema de L´vy-Shoenfield e

341

V W uvwxy(P (u, v, w, x, y) ↔ z ψ(u, v, w, x, y, z)) ∧ V V V W uvw(Q(u, v, w) ↔ xy P (u, v, w, x, y)) ∧ uv (R(u, v) ↔ w Q(u, v, w)) V V W ∧ u(S(u) ↔ v R(u, v)) ∧ u S(u). Claramente, esta sentencia es equivalente a V W uvwxy z (P (u, v, w, x, y) ↔ ψ(u, v, w, x, y, z)) ∧

Cambiando las variables ligadas obtenemos otra sentencia equivalente: V W uvwxy p (P (u, v, w, x, y) ↔ ψ(u, v, w, x, y, p)) ∧

V V W uvwxy(Q(u, v, w) ↔ P (u, v, w, x, y)) ∧ uv w (R(u, v) ↔ Q(u, v, w)) V W ∧ uv(S(u) ↔ R(u, v)) ∧ u S(u).

que a su vez equivale a V W uvwxy( p (P (u, v, w, x, y) ↔ ψ(u, v, w, x, y, p)) ∧ (Q(u, v, w) ↔ P (u, v, w, x, y)) ∧

V V W uvwxy(Q(u, v, w) ↔ P (u, v, w, x, y)) ∧ uv q (R(u, v) ↔ Q(u, v, q)) V W ∧ uv(S(u) ↔ R(u, v)) ∧ r S(r),

y ahora podemos extraer los particularizadores: V W uvwxy pqr((P (u, v, w, x, y) ↔ ψ(u, v, w, x, y, p)) ∧ ∧ (S(u) ↔ R(u, v)) ∧ S(r)),

W q (R(u, v) ↔ Q(u, v, q)) W ∧ (S(u) ↔ R(u, v)) ∧ r S(r)),

(Q(u, v, w) ↔ P (u, v, w, x, y)) ∧ (R(u, v) ↔ Q(u, v, q))

¯ con lo que hemos llegado a una sentencia φ del tipo requerido. Por la cons¯ es verdadera en un modelo de L si y s´lo si lo es φ. trucci´n es claro que φ o o Ahora es f´cil probar el teorema. a Teorema 13.31 Sea M un modelo de un lenguaje formal L ∈ L que conste ¯ ¯ de relatores ∈, R1 , . . . , Rk y constantes {cn }n∈ω . Sean E, R1 , . . . , Rk las interpretaciones en M de los relatores y supongamos que E es una relaci´n bien o VW fundada. Sea S un conjunto de sentencias de L tal que M ≤ S. Entonces existe un modelo bien fundado N de L tal que N ≤ S y N ∈ L[S].

342

Cap´ ıtulo 13. Constructibilidad relativa

´ Demostracion: Sea S = {φn }n∈ω . Repitiendo sentencias o a˜adiendo n alguna, podemos suponer que φn contiene a lo sumo las constantes {ck }k<n . Si S admite un modelo finito, ´ste ser´ isomorfo a uno constructible y se cumplir´ e a a el teorema. Podemos suponer, pues, que S no admite modelos finitos. Sea P el conjunto de las ternas (N, f, k) tales que k ∈ ω, N es un modelo finito del lenguaje Lk cuyos signos son los de L excepto las constantes {cn }n≥k , N ⊂ ω y f : N −→ ω es una aplicaci´n tal que si x, y ∈ N cumplen N (∈)(x, y), o entonces f (u) < f (v). Consideramos en P el orden parcial dado por (N, f, k) < (N 0 , f 0 , k0 ) si N 0 es un submodelo de N , f 0 ⊂ f , k0 < k y para cada r < k, si V W φr = x1 · · · xm y1 · · · yn ψr (x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ) entonces para todos los x1 , . . . , xm ∈ N 0 existen y1 , . . . , yn ∈ M tales que N ≤ ψr [x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ]. La definici´n de (P, ≤) es absoluta para modelos transitivos de ZFC−AP, o por lo que (P, ≤) ∈ L[S]. Veamos que (P, ≤) no est´ bien fundado. a Sea X el conjunto de todos los (N, f, k) ∈ P tales que existe un submodelo M 0 de M (como modelo de Lk ) y un isomorfismo h : N −→ M 0 tal que para todo b ∈ N se cumpla f (b) = rangE h(b). Claramente X 6= ∅, pues basta tomar k ∈ ω, M 0 igual al conjunto de las interpretaciones en M de las constantes de Lk , N un modelo isomorfo con N ⊂ ω, h : N −→ M 0 el isomorfismo y f : N −→ ω dada por f (b) = rangE h(b). Entonces (N, f, k) ∈ X. El conjunto X no tiene minimal, pues si (N, f, k) ∈ X y h : N −→ M 0 es el isomorfismo dado por la definici´n de X, como M ≤ S, para todo r ≤ k tenemos o que si V W φr = x1 · · · xm y1 · · · yn ψr (x1 , . . . , xm , y1 , . . . , yn ) y a1 , . . . , am ∈ M 0 , existen b1 , . . . , bm ∈ M tales que M ≤ ψr [a1 , . . . , am , b1 , . . . bn ]. Recorriendo todos los r ≤ k y todos los a1 , . . . , am ∈ M 0 posibles, encontramos un n´mero finito de elementos bi ∈ M que, junto con M 0 y M (ck ) forman u un submodelo M 00 de M (como modelo de Lk+1 ) tal que M 0 ⊂ M 00 . Tomamos N 0 ⊂ ω tal que N ⊂ N 0 , lo dotamos de estructura de modelo isomorfo a M 00 a trav´s de una biyecci´n (que se convierte en isomorfismo) h0 : N 0 −→ M 00 que e o extienda a h y definimos f 0 : N 0 −→ ω mediante h0 (b) = rangE h0 (b). Claramente (N 0 , f 0 , k + 1) ∈ X y (N 0 , f 0 , k + 1) < (N, f, k). Estar bien fundado es absoluto para modelos transitivos, luego (P, ≤) no est´ a bien fundadoL[S] . Por consiguiente existe una sucesi´n {(Nk , fk , nk )}k∈ω ∈ L[S] o tal que (N0 , f0 , k0 ) > (N1 , f1 , k1 ) > · · ·

13.6. El teorema de L´vy-Shoenfield e Sea N = S Nk y f = S

343

k∈ω

k∈ω

fk . Por el teorema 13.29 se cumple que N ≤ S

y f : N −→ ω cumple que si N (∈)(u, v) entonces f (u) < f (v), luego N (∈) est´ a bien fundada. Obviamente N ∈ L[S]. Teorema 13.32 (L´vy-Shoenfield) Sea φ(x, a) una f´rmula ∆0 del lenguaje e o de la teor´ de conjuntos (metamatem´tico) cuyas variables libres sean a lo sumo ıa a las indicadas. Si a ⊂ Vω , entonces W W x φ(x, a) ↔ x ∈ L[a] φ(x, a). ´ Demostracion: Sea L el lenguaje formal que consta de un relator ∈ y de ¯ ¯ las constantes X, a y {¯}x∈Lω . Podemos tomarlo L ∈ L. x A˜adimos a L los relatores R1 , . . . , Rk necesarios para que existe una senn VW tencia φ0 que cumpla el teorema 13.30 para la sentencia W V V V ¯ x φ(x, a) ∧ xy( u(u ∈ x ↔ u ∈ y) → x = y) ∧ x(x ∈ X → x ∈ Lω ). ¯

Hay que entender que x ∈ Lω representa la versi´n matem´tica de un equio a valente sin descriptores de la correspondiente f´rmula metamatem´tica. o a Sea S el conjunto formado por las siguientes sentencias de L (todas ellas de VW tipo ): a) φ0 , ¯ b) x ∈ X, para todo x ∈ Lω , ¯ V c) x(x ∈ y ↔ x = y1 ∨ · · · ∨ x = yn ), donde y = {y1 , . . . , yn } ∈ Lω , ¯ ¯ ¯ d) x ∈ a, para todo x ∈ a, ¯ ¯ e) x ∈ a, para todo x ∈ Lω \ a, ¯/¯ V ¯ f) x(x ∈ a → x ∈ X). ¯

Como a puede reconstruirse a partir de S y viceversa, es f´cil ver que a ∈ L[S] ¯ a y S ∈ L[A], luego L[S] = L[a]. W Supongamos que x φ(x, a). Sea λ un ordinal l´ ımite tal que x, a ∈ Vλ , con W lo que Vλ ≤ ( xφ)[a]. Interpretando las constantes de L de forma natural y los relatores seg´n el teorema 13.30 resulta que Vλ ≤ S. Por el teorema anterior u existe un modelo N de L tal que N ∈ L[S] = L[a], N est´ bien fundado y a N ≤ S. En particular N cumple el axioma de extensionalidad, luego la relaci´n o N (∈) es extensional y bien fundada. Podemos considerar el colapso transitivo N 0 ∈ L[a], que es un modelo isomorfo a N , luego N 0 ≤ S. La transitividad ¯ y las W sentencias de S fuerzan que N 0 (X) = Lω y N 0 (¯) = a. Como adem´s a a W 0 0 N ≤ x φ(x, a), vemos que x ∈ N φ(x, a) (aqu´ usamos que φ es absoluta), ı W ¯ de donde x ∈ L[a] φ(x, a).

Cap´ ıtulo XIV

Indiscernibles de Silver
En este cap´ ıtulo mostraremos el gran impacto que tiene la existencia de un cardinal de Ramsey sobre la clase L de los conjuntos constructibles y, m´s en gea neral, sobre las clases L[x] con x ⊂ Vω . Ya hemos visto algunos hechos aislados. Por ejemplo, si existe un cardinal de Ramsey entonces ℵL es numerable y ℵ1 1 es inaccesibleL . Estos hechos son casos particulares de los profundos resultados que veremos aqu´ ı. La idea b´sica es la siguiente: si κ es un cardinal de Ramsey, entonces el a teorema 12.29 nos da que el modelo Lκ [x] tiene un conjunto de indiscernibles. A partir de este modelo, el teorema de compacidad 11.12 nos dar´ modelos a elementalmente equivalentes cuyo conjunto indiscernibles tenga tipo de orden igual a cualquier ordinal prefijado. En principio esto nos llevar´ a modelos no a naturales, pero podremos colapsarlos, y las propiedades de los modelos Lλ [x] que hemos visto en el cap´ ıtulo anterior justificar´n que los colapsos vuelven a a ser modelos Lλ [x], lo que nos dar´ una clase propia de ordinales λ tales que a los modelos Lλ [x] ser´n todos elementalmente equivalentes entre s´ Adem´s, a ı. a podremos combinar los respectivos conjuntos de indiscernibles para formar una clase de indiscernibles en L[x] (los indiscernibles de Silver que dan t´ ıtulo a este cap´ ıtulo). De aqu´ se deducir´n numerosas consecuencias. ı a

14.1

Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski

Puesto que parte del trabajo que hemos de realizar tendr´ que hacerse en moa delos arbitrarios, no necesariamente naturales, conviene que trabajemos desde el principio en este contexto, aunque, seg´n hemos explicado, el punto de paru tida natural ser´ los modelos Lλ [x]. M´s precisamente, trabajaremos con ıan a modelos de LR elementalmente equivalentes a un modelo Lλ [x]. Empezamos generalizando la noci´n de indiscernibles a estos modelos. o Definici´n 14.1 Sea x ⊂ Lω y λ > ω un ordinal l´ o ımite. Sea M un modelo de LR elementalmente equivalente a Lλ [x]. Llamaremos ΩM ≤ {a ∈ M | M ≤ [a] es un ordinal}. 345

346

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Es f´cil ver que ΩM est´ totalmente ordenado (aunque no necesariamente a a bien ordenado) por la relaci´n M (∈). Escribiremos simplemente a < b en lugar o de M (∈)(a, b) para los elementos a, b ∈ ΩM .

Diremos que I ⊂ ΩM es un conjunto de indiscernibles para M si es infinito y para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) y todos los a1 < · · · < an , o b1 < · · · < bn ∈ ΩM se cumple M ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ M ≤ φ[b1 , . . . , bn ]. Si M es un modelo transitivo, esta definici´n coincide con la dada en 12.28. o Si I es un conjunto de indiscernibles para M , llamaremos Σ(M, I) al conjunto de todas las f´rmulas φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) tales que M ≤ φ[a1 , . . . , an ] o para ciertos (o, equivalentemente, para cualesquiera) a1 < · · · < an ∈ I. Se entiende que, en particular, Σ(M, I) contiene todas las sentencias de LR verdaderas en M . Un conjunto Σ ⊂ Form(LR ) es un conjunto de Ehrenfeucht-Mostowski para x ⊂ Vω (m´s brevemente, de E.M.) si existe un modelo M de LR elementala mente equivalente a Lλ [x], para cierto ordinal l´ ımite λ > ω, con un conjunto de indiscernibles I tal que Σ = Σ(M, I). El teorema 12.29 aplicado a Lκ [x] prueba que si κ es un cardinal de Ramsey entonces existe un conjunto de E.M. para todo x ⊂ Vω . El pr´ximo teorema es esencialmente un caso particular de un teorema de o la teor´ de modelos conocido como teorema de Ehrenfeucht-Mostowski. ıa Teorema 14.2 Sea x ⊂ Vω , sea Σ un conjunto de E.M. para x y α ≥ ω. Entonces existen un modelo M de LR y un conjunto I de indiscernibles para M tales que a) Σ = Σ(M, I), b) ord(I, ≤) = α, c) M = N (I). Adem´s (M, I) es unico salvo isomorfismo. a ´ ´ Demostracion: Notemos ante todo que la propiedad a) implica que M es elementalmente equivalente a un modelo Lλ [x], pues Σ contiene todas las sentencias verdaderas en uno de estos modelos. En particular, M tiene funciones de Skolem definibles y el n´cleo de Skolem que aparece en c) ha de entenderse u calculado respecto a estas funciones. Veamos primero la unicidad. Supongamos que (M, I) y (N, J) cumplen las propiedades a) y c), aunque no necesariamente b), y que existe una aplicaci´n o π : I −→ J estrictamente creciente. Todo a ∈ M es de la forma a = M (t)[a1 , . . . , an ], donde t es un t´rmino de e Skolem y a1 < · · · < an ∈ I. Definimos π (a) = N (t)[π(a1 ), . . . , π(an )]. ¯

14.1. Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski

347

Esto no depende de la elecci´n de t ni de la de los indiscernibles, pues si se o cumple a = M (t1 )[a1 , . . . , an ] = M (t2 )[b1 , . . . , bm ], donde t1 y t2 son t´rminos e de Skolem y a1 < · · · < an , b1 < · · · < bm ∈ I, consideramos las f´rmulas de LR o ψt1 y ψt2 que definen a los t´rminos de Skolem, es decir, tales que las igualdades e anteriores equivalen a M ≤ ψt1 [a, a1 , . . . , an ] y M ≤ ψt2 [a, b1 , . . . , bm ]. Llamamos c1 < · · · < cr a los mismos a1 < · · · < an , b1 < · · · < bm ordenados y φ(z1 , . . . , zr ) a la f´rmula o W x (ψt1 (x, x1 , . . . , xn ) ∧ ψt2 (x, y1 , . . . , ym ))

con la ordenaci´n correspondiente de las variables para que M ≤ φ[c1 , . . . , cr ] o sea equivalente a M ≤ t1 [a1 , . . . , an ] = t2 [b1 , . . . , bm ]. Puesto que, M ≤ φ[c1 , . . . , cr ], tenemos que φ ∈ Σ(M, I) = Σ = Σ(N, J). Como π es creciente, π(c1 ) < · · · < π(cr ), luego N ≤ φ[π(c1 ), . . . , π(cr )], pero, por la uniformidad de la definici´n de los t´rminos de Skolem, esto equivale a o e N (t1 )[π(a1 ), . . . , π(an )] = N (t2 )(π(b1 ), . . . , π(bm )). As´ tenemos π : M −→ N que claramente extiende a π, pues t(x) = x es un ı ¯ t´rmino de Skolem y as´ si a ∈ I, se cumple que e ı, π (a) = π (M (x)[a]) = N (x)[π(a)] = π(a). ¯ ¯ Se cumple que π es una inmersi´n elemental, pues si u1 , . . . , un ∈ M y ¯ o φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ), entonces existen a1 < · · · < am ∈ I de manera que ui = M (ti )[a1 , . . . , am ], para ciertos t´rminos de Skolem ti . Por lo tanto, e M ≤ φ[u1 , . . . , un ] → M ≤ φ(t1 , . . . , tn )[a1 , . . . , am ]. La f´rmula φ(t1 (x1 , . . . , xm ), . . . , tn (x1 , . . . , xm )) es uniformemente equivao lente a una f´rmula ψ(x1 , . . . , xm ) ∈ Form(LR ) (donde uniformemente equivao lente quiere decir que, tanto M como N , cumplen una si y s´lo si cumplen la o otra, con una misma interpretaci´n de las variables). o Tenemos, pues que M ≤ ψ[a1 , . . . , am ], luego ψ ∈ Σ(M, I) = Σ = Σ(N, J), luego N ≤ ψ[π(a1 ), . . . , π(am )] → N ≤ φ(t1 , . . . , tn )[π(a1 ), . . . , π(am )] → N ≤ φ[¯ (u1 ), . . . , π (un )]. π ¯ Si suponemos que (M, I) y (N, J) cumplen b), entonces existe una semejanza π : I −→ J y se comprueba inmediatamente que π es biyectiva, luego es un ¯ isomorfismo entre M y N que se restringe a una semejanza entre I y J. Esto es la unicidad que afirma el enunciado.

348

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Veamos ahora la existencia. Como Σ es un conjunto de E.M., existe un modelo (M0 , I0 ) tal que Σ = Σ(M0 , I0 ). Sea L0 el lenguaje formal que resulta de a˜adir a LR una familia de constantes {cβ }β<α . Sea Γ el conjunto formado n por las siguientes sentencias de L0 : “cβ es un ordinal” “cβ < cγ ” φ(cβ1 , . . . , cβn ) para todo β < α, para β < γ < α, para φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Σ y β1 < · · · < βn < α.

Veamos que Γ es finitamente consistente. Tomamos ∆ ⊂ Γ finito y sean β1 < · · · < βn < α tales que cβ1 , . . . , cβn sean las unicas constantes que aparecen ´ en las f´rmulas de ∆ y sea σ(cβ1 , . . . , cβn ) la conjunci´n de todas las sentencias o o de ∆. Como I0 es infinito existen a1 < · · · < an ∈ I0 . Podemos convertir a M0 en un modelo de L0 haciendo M0 (cβi ) = ai e interpretando las dem´s constantes a arbitrariamente. Es claro que as´ M0 ≤ ∆. ı Por el teorema de compacidad 11.12, sabemos que Γ tiene un modelo M . Para cada β < α sea iβ = M (cβ ) y sea I = {iβ | β < α}. Claramente I ⊂ ΩM y ord(I, ≤) = α. Veamos que para toda f´rmula φ(x1 , . . . , xn ) y todos los β1 < · · · < βn < α o se cumple M ≤ φ[iβ1 , . . . , iβn ] ↔ φ ∈ Σ. Si φ ∈ Σ, entonces M ≤ φ(cβ1 , . . . , cβn ), o sea, M ≤ φ[iβ1 , . . . , iβn ]. Si φ ∈ Σ, entonces ¬M ≤ φ[a1 , . . . , an ], para ciertos a1 < · · · < an ∈ I0 , luego / se cumple M0 ≤ ¬φ[a1 , . . . , an ], luego ¬φ ∈ Σ, luego M ≤ ¬φ(cβ1 , . . . , cβn ), luego M ≤ ¬φ[iβ1 , . . . , iβn ], por lo que no M ≤ φ[iβ1 , . . . , iβn ].

Consecuentemente I es un conjunto de indiscernibles para M y Σ = Σ(M, I). Sea M ∗ = N (I). Es claro que M ∗ sigue cumpliendo a) y b) y por el teorema 1.13, tambi´n cumple c) (notemos que las restricciones a M ∗ de las funciones e de Skolem que hemos definido en M son las que hemos definido en M ∗ ). Definici´n 14.3 Sea x ⊂ Vω , Σ un conjunto de E.M. para x y α ≥ ω. Llamao remos modelo (Σ, α, x) a cualquier par (M, I) que cumpla las condiciones del teorema anterior (el cual nos dice que dos cualesquiera de ellos son isomorfos). En la prueba de la unicidad en el teorema anterior hemos demostrado de hecho el teorema siguiente: Teorema 14.4 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Sean ω ≤ α ≤ β y sean (M, I) y (N, J) un modelo (Σ, α, x) y un modelo (Σ, β, x) respectivamente. Entonces toda aplicaci´n estrictamente creciente π : I −→ J se extiende a o una inmersi´n elemental π : M −→ N . Si π es biyectiva entonces π es un o ¯ ¯ isomorfismo. Ahora estudiamos si los modelos (Σ, α, x) est´n bien fundados. a Teorema 14.5 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Las afirmaciones siguientes son equivalentes:

14.1. Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski a) Para todo α ≥ ω el modelo (Σ, α, x) est´ bien fundado. a b) Para cierto α ≥ ω1 el modelo (Σ, α, x) est´ bien fundado. a

349

c) Para todo α tal que ω ≤ α < ω1 el modelo (Σ, α, x) est´ bien fundado. a ´ Demostracion: a) → b) es obvio. b) → c). Sea α ≥ ω1 tal que el modelo (Σ, α, x) est´ bien fundado y sea e ω ≤ β < ω1 . Por el teorema anterior existe una inmersi´n elemental del modelo o (Σ, β, x) en el modelo (Σ, α, x), luego el primer est´ bien fundado. a c) → a) Por el mismo argumento que en la implicaci´n anterior basta ver o que para todo ordinal l´ ımite λ el modelo (Σ, λ, x) est´ bien fundado. En caso a contrario sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x) que no est´ bien fundado. Esto significa e que existe una sucesi´n {an }n∈ω de elementos de M tal que o V n ∈ ω M (∈)(an+1 , an ).

Cada an es de la forma an = M (t)[x1 , . . . , xn ], para ciertos elementos V x1 , . . . , xn ∈ I, luego existe un I0 ⊂ I numerable tal que n ∈ ω an ∈ N (I0 ). Sea β = ord(I0 , ≤) < ω1 . Es inmediato que (N (I0 ), I0 ) cumple las condiciones del teorema 14.2, luego es un modelo (Σ, β, x) y no est´ bien fundado, contraa dicci´n. o Definici´n 14.6 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Diremos que Σ o est´ bien fundado si los modelos (Σ, α, x) lo est´n. a a Si κ es un cardinal de Ramsey, entonces Lκ [x] tiene un conjunto de indiscernibles no numerable I, y su n´cleo de Skolem N est´ bien fundado, por lo u a que Σ = Σ(N, I) resulta ser un conjunto de E.M. bien fundado para x. Ahora podr´ ıamos colapsar los modelos (Σ, α, x), pero antes a˜adiremos restricciones n que nos garanticen que el conjunto de indiscernibles del colapso transitivo es cerrado no acotado. Empezamos estudiando la no acotaci´n. o Sea λ un ordinal l´ ımite. Diremos que el modelo (Σ, λ, x) es no acotado si su conjunto de indiscernibles no est´ acotado en ΩM . a Teorema 14.7 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) Para todo λ ≥ ω el modelo (Σ, λ, x) no est´ acotado. a b) Para cierto λ ≥ ω el modelo (Σ, λ, x) no est´ acotado. a c) Para todo t´rmino de Skolem t(v1 , . . . , vn ), el conjunto Σ contiene a la e f´rmula φt (v1 , . . . , vn , vn+1 ) de LR que en cualquier modelo equivale a o t(v1 , . . . , vn ) es un ordinal → t(v1 , . . . , vn ) < vn+1 .

350 ´ Demostracion: a) → b) es obvio.

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

b) → c). Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x) no acotado y sea t(v1 , . . . , vn ) un t´rmino de Skolem. Sean a1 < · · · < an ∈ I y sea x = M (t)[a1 , . . . , an ]. e Si x ∈ ΩM , se cumple trivialmente M ≤ φt [a1 , . . . , an , an+1 ] para cualquier / an+1 ∈ I tal que an < an+1 . Si, por el contrario, x ∈ ΩM , entonces existe an+1 ∈ I tal que an+1 > an y an+1 > x (por la no acotaci´n), e igualmente se o cumple M ≤ φt [a1 , . . . , an , an+1 ]. En cualquier caso φt ∈ Σ(M, I) = Σ. c) → a). Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x) y sea x ∈ ΩM . Existe un t´rmino e de Skolem t junto con unos indiscernibles a1 < · · · < an ∈ I de modo que x = M (t)[a1 , . . . , an ]. Sea an+1 > an (aqu´ usamos que λ es un l´ ı ımite). Por hip´tesis M ≤ φt [a1 , . . . , an+1 ], luego an+1 > x, lo que prueba que I no est´ o a acotado en ΩM . Definici´n 14.8 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Diremos que Σ o es no acotado si cumple cualquiera de las condiciones del teorema anterior. No es evidente que la existencia de un cardinal de Ramsey implique la existencia de conjuntos de E.M. no acotados, pero como todav´ hemos de imponer ıa otra restricci´n, pospondremos la prueba para ocuparnos al mismo tiempo de o todas las condiciones que vamos a exigir. Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x). Llamaremos i : λ −→ I a la semejanza, de manera que I = {iδ | δ < λ}. Si λ > ω, diremos que el modelo (M, I) es notable si es no acotado y para todo y ∈ ΩM tal que y < iω se cumple que y ∈ N ({in | n < ω}). Pronto veremos que esta condici´n t´cnica implica que el conjunto de indiso e cernibles es cerrado en ΩM . De momento probamos un teorema an´logo a los a anteriores: Teorema 14.9 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Las afirmaciones siguientes son equivalentes: a) Para todo λ > ω el modelo (Σ, λ, x) es notable. b) Para cierto λ > ω el modelo (Σ, λ, x) es notable. c) Para cada t´rmino de Skolem t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ), el conjunto Σ cone tiene la f´rmula ψt (v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn , x1 , . . . , xn ) de LR que equivale o en todo modelo a t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ) es un ordinal ∧ t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ) < w1 → t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ) = t(v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ). Adem´s, en tal caso, si (M, I) es un modelo (Σ, λ, x), λ0 < λ y x ∈ ΩM a cumple x < iλ0 , entonces x ∈ N ({iδ | δ < λ0 }).

14.1. Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski ´ Demostracion: a) → b) es obvio.

351

b) → c). Sea λ > ω tal que el modelo (Σ, λ, x) sea notable —llam´moslo e (M, I)— y consideremos un t´rmino de Skolem t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ). Sean e v1 < · · · < vm < w1 < · · · < wn < x1 < · · · < xn tales que v1 , . . . , vn sean los primeros elementos de I (es decir, i0 , . . . , im−1 ) y w1 = iω . Si a = M (t)[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] es un ordinal en M y es menor que w1 = iω , por hip´tesis a ∈ N ({in | n < ω}), luego existe un t´rmino de Skolem o e s y un k < ω de manera que a = M (s)[i0 , . . . , ik ]. Podemos suponer m ≤ k. Tenemos que M ≤ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] = s[i0 , . . . , ik ] y, por indiscernibilidad, M ≤ t[v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ] = s[i0 , . . . , ik ], luego M ≤ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] = t[v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ]. Esto prueba que M ≤ ψt , luego ψt ∈ Σ. c) → a). Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x) con λ > ω. Sea ω ≤ λ0 < λ (as´ para λ0 = ω probamos el apartado a) y en general probamos la ultima ı, ´ afirmaci´n del enunciado). Sea x ∈ ΩM tal que x < iλ0 . Sea t un t´rmino o e de Skolem y v1 < · · · < vm < w1 < · · · < wn ∈ I tales que w1 = iλ0 y x = M (t)[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ]. Tomamos indiscernibles x1 , . . . , xn , z1 , . . . , zn tales que v1 < · · · < vm < x1 < · · · < xn < w1 < · · · < wn < z1 < · · · < zn . Como x < w1 y M ≤ ψt [v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn , z1 , . . . , zn ], tenemos que M ≤ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] = t[v1 , . . . , vm , z1 , . . . , zn ]. Por indiscernibilidad, esto implica M ≤ t[v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ] = t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ], y esto significa que x = M (t)[v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ] ∈ N ({iδ | δ < λ0 }). Definici´n 14.10 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. para x. Diremos que o Σ es notable si cumple cualquiera de las condiciones del teorema anterior. Los teoremas siguientes explican el inter´s de esta propiedad: e Teorema 14.11 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. notable para x. Consideremos ordinales ω < λ0 < λ. Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x), tomemos J = {iδ | δ < λ0 } y sea N = N (J). Entonces (N, J) es un modelo (Σ, λ0 , x) y ΩN es una secci´n inicial de ΩM , es decir, todo elemento de ΩM por bajo de o uno de ΩN est´ en ΩN . a

352

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

´ Demostracion: Es claro que N cumple las propiedades del teorema 14.2, luego es un modelo (Σ, λ0 , x). Si x ∈ ΩN existe un δ < λ0 tal que x < iδ < iλ0 (pues (N, J) no est´ acotado). Por consiguiente, si y ∈ ΩM cumple y < x, a entonces y < iλ0 , luego por el teorema 14.9 y ∈ N ({iδ | δ < λ0 }) = N . As´ pues, ı y ∈ ΩN . Teorema 14.12 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. notable para x. Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x). Entonces I es cerrado en ΩM , es decir, si λ0 < λ, entonces iλ0 es el supremo en ΩM del conjunto {iδ | δ < λ0 }. ´ Demostracion: Si x ∈ ΩM cumple x < iλ0 , entonces por el teorema anterior x ∈ N ({iδ | δ < λ0 }), que es un modelo (Σ, λ0 , x). Como Σ no est´ a acotado, el modelo N tampoco lo est´, luego existe un δ < λ0 tal que x < iδ . a Esto significa que x no es una cota superior del conjunto {iδ | δ < λ0 }, luego la menor cota superior es exactamente iλ0 . Finalmente estamos en condiciones de colapsar los modelos: Teorema 14.13 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x. Entonces, para todo ordinal l´ ımite λ existe un λ0 tal que Lλ0 [x] es un modelo (Σ, λ, x) (con un cierto conjunto de indiscernibles). Si κ es un cardinal no numerable entonces Lκ [x] es un modelo (Σ, κ, x) con un unico posible ´ x conjunto de indiscernibles Iκ . Adem´s Iκ es cerrado y no acotado en κ. a x ´ Demostracion: Sea (M, I) un modelo (Σ, λ, x). Entonces M cumple el axioma de extensionalidad, pues es elementalmente equivalente a un modelo Lλ0 [x], y est´ bien fundado por hip´tesis. Por consiguiente podemos considerar a o su colapso transitivo M 0 . Sea π : M −→ M 0 la funci´n colapsante. o Definimos a = {u ∈ M 0 | M (R)(π −1 (u))}, con lo que π : M −→ (M 0 , a) es un isomorfismo de modelos de LR . Definimos I 0 = π[I], con lo que ((M 0 , a), I 0 ) es un modelo (Σ, λ, x). En particular (M 0 , a) es elementalmente equivalente a un cierto Lλ0 [x], luego por el teorema 13.27 tenemos que (M 0 , a) = Lλ0 [x], para cierto λ0 . As´ pues, ı Lλ0 [x] es un modelo (Σ, λ, x). Supongamos ahora que κ es un cardinal no numerable. Sea (Lλ [x], I) un modelo (Σ, κ, x). Puesto que |I| = κ, ha de ser κ ≤ λ. Supongamos que κ < λ. Como I no est´ acotado en ΩLλ [x] = λ, existe un λ0 < κ tal que a κ < iλ0 , y por ser notable κ ⊂ N = N ({iδ | δ < λ0 }), pero por otro lado |N | = |{iδ | δ < λ0 }| = |λ0 | < κ, contradicci´n. As´ pues, κ = λ y Lκ [x] es un o ı modelo (Σ, κ, x). Supongamos ahora que (Lκ [x], I) y (Lκ [x], I 0 ) son ambos modelos (Σ, κ, x). Sea π : I −→ I 0 una semejanza. Por el teorema 14.4 sabemos que π se extiende a un isomorfismo π : Lκ [x] −→ Lκ [x], pero el unico isomorfismo de un conjunto ¯ ´ transitivo en s´ mismo es la identidad (por la unicidad de colapso transitivo), ı luego I 0 = π[I] = I.

14.1. Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski

353

x Llamemos Iκ al unico posible conjunto de indiscernibles en Lκ [x]. Sabemos ´ que no est´ acotado y el teorema 14.12 implica que es cerrado (por ejemplo, a porque la aplicaci´n que numera los indiscernibles es normal). o

El teorema siguiente completa las propiedades b´sicas de los conjuntos de a x indiscernibles Iκ : Teorema 14.14 Sea x ⊂ Vω y Σ un conjunto de E.M. notable y bien fundado x x para x. Si κ < µ son dos cardinales no numerables, entonces Iµ ∩ κ = Iκ y x Lκ [x] = N (Iκ ) ≺ Lµ [x]. ´ Demostracion: En el modelo Lµ [x], definimos J = {iδ | δ < κ} y N = N (J). Por el teorema 14.11 tenemos que N es un modelo (Σ, κ, x) y los ordinales de N son una secci´n inicial de µ, es decir, ΩN = λ ≤ µ. Como Lκ [x] tambi´n o e es un modelo (Σ, κ, x), ha se ser isomorfo a N . En particular ΩLκ [x] = κ ha de ser semejante a λ, pero esto es tanto como decir que λ = κ. x M´s a´n, el isomorfismo entre Lκ [x] y N ha de transformar Iκ en J, pero a u x por otra parte ha de ser la identidad en κ, luego J = Iκ . x x Si iδ ∈ Iµ ∩ κ, entonces δ ≤ iδ < κ, luego iδ ∈ J = Iκ . Por lo tanto x x Iµ ∩ κ = Iκ . Para probar que N = Lκ [x] basta ver que N es transitivo, pues dos modelos transitivos isomorfos han de ser iguales. Tomemos u ∈ N y sea α = |u| < µ. Sea f : α −→ u biyectiva. Por 13.18 concluimos que f ∈ Lµ [x]. Por consiguiente W Lµ [x] ≤ f α f : α −→ [u] biyectiva, luego N cumple lo mismo, luego existen f , α ∈ N tales que N ≤ [f ] : [α] −→ [u] biyectiva, luego Lµ [x] cumple lo mismo, y al ser transitivo concluimos que f : α −→ u biyectiva. Ahora, si β < α, se cumple Lµ [x] ≤ [β] < [α], luego lo mismo sucede en N , luego existe un v ∈ N tal que N ≤ [v] = [f ]([β]), luego lo mismo sucede en Lµ [x], luego f (β) = v ∈ N . Con esto hemos probado que u ⊂ N , luego N es transitivo. Tenemos pendiente justificar que la existencia de un cardinal de Ramsey implica la existencia de conjuntos de E.M. notables y bien fundados, pero antes probaremos el teorema siguiente que concreta el problema: Teorema 14.15 Sea x ⊂ Vω . Si existe un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x, entonces ´ste es unico. e ´ ´ Demostracion: Sea Σ un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x. x x Si n ∈ ω, n 6= 0, por el teorema anterior Iωω ∩ ωn = Iωn es c.n.a. en ωn y, como x x Iωω es c.n.a. en ωω , concluimos que ωn ∈ Iωω .
x Como (Lωω [x], Iωω ) es un modelo (Σ, ωω , x), si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ), se cumple que φ ∈ Σ ↔ Lωω [x] ≤ φ[ω1 , . . . , ωn ],

y el miembro derecho no depende de Σ, luego Σ es unico. ´ Definici´n 14.16 Sea x ⊂ Lω . Llamaremos x] (x sostenido) al unico conjunto o ´ de E.M. notable y bien fundado para x, si es que existe tal conjunto.

354

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

En lugar de “existe un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x”, diremos simplemente “existe x] ”. Es costumbre escribir 0] en lugar de ∅] . Aunque la definici´n de los sostenidos puede parecer aparatosa, en realidad o la existencia de x] equivale a una condici´n relativamente simple: o Teorema 14.17 Sea x ⊂ Vω . La existencia de x] equivale a que exista un ordinal l´ ımite λ tal que Lλ [x] tenga un conjunto de indiscernibles no numerable.
x ´ Demostracion: Ciertamente, si existe x] entonces Iω1 es un conjunto no numerable de indiscernibles en Lω1 [x]. Supongamos que Lλ [x] tiene un conjunto no numerable de indiscernibles J. Pasando a una secci´n inicial podemos suponer que el ordinal de J es ω1 . o Tambi´n podemos suponer que λ es el m´ e ınimo ordinal tal que Lλ [x] tiene un conjunto de indiscernibles de ordinal ω1 . Sea N = N (J) ≺ Lλ [x] y sea M el colapso transitivo de N . Transportando a M la relaci´n N (R), obtenemos o un conjunto a ⊂ M tal que (M, a) es un modelo de LR isomorfo a N . Por el teorema 13.27 resulta que a = x y M = Lλ0 [x]. Como los ordinales de N son todos menores que λ y la funci´n colapsante env´ ordinales a ordinales, o ıa es claro que λ0 ≤ λ. Por otra parte, si I es la imagen de J por el colapso transitivo, tenemos que I es un conjunto de indiscernibles en L0 [x] de ordinal λ ω1 y Lλ0 [x] = N (I). Por la minimalidad de λ ha de ser λ = λ0 . As´ pues, ı Lλ [x] = N (I).

Veamos ahora que I no est´ acotado en λ. En otro caso existe λ0 < λ tal a que I ⊂ λ0 . Sea t un t´rmino de Skolem y sean α1 < · · · < αn ∈ I tales que e λ0 = Lλ [x](t)[α1 , . . . , αn ]. Sea I 0 = {i ∈ I | i > αn }. Vamos a probar que I 0 es un conjunto de indiscernibles para Lλ0 [x] (claramente de ordinal ω1 ). Consideremos una f´rmula φ(x1 , . . . , xm ) ∈ Form(L). Teniendo en cuenta o que y = Lα [x] es definible en Lλ [x], es f´cil definir por inducci´n sobre la a o longitud de φ una f´rmula ψ(α, x1 , . . . , xm ) tal que, para α < λ, o Lα [x] ≤ φ[x1 , . . . , xm ] ↔ Lλ [x] ≤ ψ[α, x1 , . . . , xm ]. V El unico caso no trivial es φ = uφ0 (u, x1 , . . . , xm ), en cuyo caso tomamos ´ W V ψ = y(y = Lα [x] ∧ y ∈ Y ψ 0 (α, u, x1 , . . . , xm )). Ahora, para todos los i1 < · · · < im ∈ I 0 se cumple Lλ0 [x] ≤ φ[i1 , . . . , im ] ↔ Lλ [x] ≤ ψ[λ0 , i1 , . . . , im ] ↔ Lλ [x] ≤ χ[α1 , . . . , αn , i1 , . . . , im ], donde χ es la f´rmula que resulta de sustituir en ψ la variable interpretada por o λ0 por el t´rmino t y pasar a una f´rmula equivalente en LR . Por indiscernibie o lidad esto no depende de i1 , . . . , im (siempre y cuando sean mayores que αn ),

14.1. Conjuntos de Ehrenfeucht-Mostowski

355

luego ciertamente I 0 es un conjunto de indiscernibles para Lλ0 [x] y contradice la minimalidad de λ. De entre todos los conjuntos de indiscernibles para Lλ [x] de ordinal ω1 , no acotados y tales que Lλ [x] = N (I), elijamos uno que tenga el menor iω posible. El conjunto Σ = Σ(Lλ [x], I) es ciertamente un conjunto de E.M. bien fundado y no acotado. Vamos a probar que (Lλ [x], I) es notable, con lo que Σ ser´ x] . a En caso contrario, por el teorema 14.9, existe un t´rmino de Skolem e t(v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ) tal que para todos los indiscernibles v1 < · · · < vm < w1 < · · · < wn < x1 < · · · < xn se cumple Lλ [x] ≤ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] ∈ Ω ∧ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] < [w1 ] De hecho, la desigualdad ser´ siempre < o siempre >. a Tomemos v1 < · · · < vm < iω . Sea u0 la sucesi´n de los n primeros ino discernibles mayores que vm . Para cada α < ω1 sea uα la sucesi´n de los n o primeros indiscernibles mayores que todos los indiscernibles que aparecen en las sucesiones uβ con β < α (que son una cantidad numerable). Sea tα = Lλ [x](t)[v1 , . . . , vm , uα (0), . . . , uα (n − 1)]. Si la desigualdad (14.1) es >, entonces para todos los α < β < ω1 se cumple que v1 < · · · < vm < uα (0) < · · · < uα (n − 1) < uβ (0) < · · · < uβ (n − 1), luego tα > tβ . Tenemos, pues, una sucesi´n decreciente de ordinales, lo cual es o absurdo. Por consiguiente la desigualdad ha de ser <, y la sucesi´n {tα }α<ω1 o es creciente. Es inmediato comprobar que J = {tα | α < ω1 } es un conjunto de indiscernibles para Lλ [x] de ordinal ω1 . Por construcci´n iω es el primer elemento de o uω , luego tω = Lλ [x](t)[v1 , . . . , vm , uω (0), . . . , uω (n − 1)] < iω . Sea N = N (J). Estamos justo como al principio de la prueba. Repitiendo todo el argumento llegamos a que el colapso transitivo de N ha de ser el propio Lλ [x], que tiene como conjunto de indiscernibles a la imagen I 0 de J por la funci´n colapsante π, de modo que I 0 no est´ acotado en λ y Lλ [x] = N (I 0 ). o a Adem´s, el ω-´simo elemento de I 0 ser´ π(tω ) ≤ tω < iω , lo que contradice la a e a elecci´n de I. o Teniendo en cuenta el teorema 12.29, ahora es inmediato el teorema siguiente: Teorema 14.18 Si existe un cardinal de Ramsey, entonces existe x] para todo x ⊂ Vω . ∧ t[v1 , . . . , vm , w1 , . . . , wn ] 6= t[v1 , . . . , vm , x1 , . . . , xn ]. (14.1)

356

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

14.2

Los indiscernibles de Silver

En esta secci´n reformularemos los resultados que acabamos de obtener para o los modelos Lλ [x] en t´rminos de las clases L[x]. e Definici´n 14.19 Sea x ⊂ Vω tal que exista x] . Llamaremos indiscernibles de o Silver para x a los elementos de la clase S x Ix = Iκ ⊂ Ω,
κ

donde κ recorre los cardinales no numerables.

El teorema siguiente recoge las propiedades b´sicas de estos indiscernibles. a Teorema 14.20 Sea x ⊂ Vω tal que exista x] . Entonces Ix es la unica clase ´ que cumple las propiedades siguientes: a) Ix ⊂ Ω contiene a todos los cardinales no numerables. b) Si κ es un cardinal no numerable, entonces Ix ∩ κ es c.n.a. en κ y tiene ordinal κ. c) Si κ es un cardinal no numerable, entonces Ix ∩ κ es un conjunto de indiscernibles para Lκ [x] y todo a ∈ Lκ [x] es definible en Lκ [x] a partir de Ix ∩ κ, es decir, existe una f´rmula φ(x, x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) y unos o a1 , . . . , an ∈ Ix ∩κ de modo que a es el unico elemento de Lκ [x] que cumple ´ Lκ [x] ≤ φ[a, a1 , . . . , an ].
x ´ Demostracion: Por el teorema 14.14 tenemos que Ix ∩κ = Iκ , que es c.n.a. en κ, tiene ordinal κ y es un conjunto de indiscernibles para Lκ [x]. Adem´s, si a x x κ < µ son cardinales no numerables, tenemos que Iµ ∩ κ = Iκ es c.n.a. en κ, x x y como Iµ es c.n.a. en µ concluimos que κ ∈ Iµ , luego Ix contiene a todos los cardinales no numerables. x Si a ∈ Lκ [x], como Lκ [x] = N (Iκ ), existe un t´rmino de Skolem t tal que e x a = Lκ [x](t)[a1 , . . . , an ], para ciertos a1 , . . . , an ∈ Iκ . Como las funciones de Skolem son definibles, la f´rmula y = t(x1 , . . . , xn ) es equivalente a una f´rmula o o φ(x, x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) que cumple el enunciado.

0 Veamos ahora la unicidad. Supongamos que Ix es otra clase que cumple 0 el teorema. Sea Σκ = Σ(Lκ [x], Ix ∩ κ). Claramente Σκ es un conjunto de E.M. bien fundado y no acotado, pues la propiedad c) implica que Lκ [x] es el 0 n´cleo de Skolem de Ix ∩ κ. Veamos que Σκ es notable. Sea a < i0 (el ωu ω 0 0 ´simo elemento de Ix ∩ κ). Como Ix ∩ κ es c.n.a. en κ, existe un n ∈ ω tal e que a < i0 . Sea t un t´rmino de Skolem tal que a = Lκ [x](t)[a1 , . . . , am ], para e n 0 ciertos a1 < · · · < am ∈ Ix ∩ κ. Tomemos nuevos indiscernibles tales que

a1 < · · · < ar ≤ a < br+1 < · · · < bm < i0 . ω As´ ı a = Lκ [x](t)[a1 , . . . , ar , br+1 , . . . bm ] ∈ N ({i0 | n < ω}). n

14.2. Los indiscernibles de Silver

357

0 Con esto podemos concluir que Σκ = x] , luego (Lκ [x], Ix ∩ κ) es un modelo 0 (x , κ, x). Por la unicidad de 14.13 concluimos que Ix ∩ κ = Ix ∩ κ, para todo 0 cardinal no numerable κ, luego Iκ = Iκ . ]

Observemos que, por el teorema 14.14, si existe x] y κ < µ son cardinales infinitos, entonces Lκ [x] ≺ Lµ [x]. Esto nos permite dotar a la clase L[x] de estructura de modelo de LR : Definici´n 14.21 Sea x ⊂ Vω tal que exista x] . Si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) o y a1 , . . . , an ∈ L[x], definimos W L[x] ≤ φ[a1 , . . . , an ] ↔ κ(κ es un cardinal no numerable ∧ a1 , . . . , an ∈ Lκ [x] ∧ Lκ [x] ≤ φ[a1 , . . . , an ]). Por la observaci´n precedente a la definici´n, la relaci´n Lκ [x] ≤ φ[a1 , . . . , an ] o o o no depende de κ: si es cierta para un cardinal no numerable (suficientemente grande como para que Lκ [x] contenga a los par´metros) es cierta para todo κ. a De aqu´ se sigue que esta relaci´n ≤ cumple todas las propiedades usuales. Por ı o ejemplo, veamos que V V L[x] ≤ zφ[a1 , . . . , an ] ↔ a ∈ L[x] L[x] ≤ φ[a, a1 , . . . , an ]. V Si L[x] ≤ zφ[a1 , . . . , an ] y a ∈ L[x], existe un cardinal no numerable κ V tal que a, a1 , . . . , an ∈ Lκ [x]. Por definici´n Lκ [x] ≤ zφ[a1 , . . . , an ], luego o Lκ [x] ≤ φ[a, a1 , . . . , an ], luego L[x] ≤ φ[a, a1 , . . . , an ]. V Rec´ ıprocamente, si a ∈ L[x] L[x] ≤ φ[a,V1 , . . . , an ], sea κ un cardinal regua lar tal que a1 , . . . , an ∈ Lκ [x]. En particular V a ∈ Lκ [x] Lκ [x] ≤ φ[a, a1 , . . . , an ], V luego Lκ [x] ≤ zφ[a1 , . . . , an ], luego L[x] ≤ zφ[a1 , . . . , an ]. Similarmente, L[x] ≤ (φ ∧ ψ)[a1 , . . . , an ] ↔ L[x] ≤ φ[a1 , . . . , an ] ∧ L[x] ≤ ψ[a1 , . . . , an ], etc. Una simple inducci´n muestra que si φ(x1 , . . . , xn ) es una f´rmula metamao o tem´tica sin descriptores (y pφq es su versi´n formalizada), entonces a o V a1 · · · an ∈ L[x] (L[x] ≤ pφq[a1 , . . . , an ] ↔ φL[x] (a1 , . . . , an )).

A partir de aqu´ todos los conceptos de la teor´ de modelos son aplicables ı, ıa a L[x], a pesar de ser una clase propia. Por ejemplo, la propia definici´n de o L[x] ≤ φ implica que si κ es un cardinal no numerable, entonces Lκ [x] ≺ L[x]. Sabemos que si κ es regular Lκ [x] ≤ ZFC−AP, luego L[x] ≤ ZFC−AP. Por otra parte, sabemos que se cumple APL[x] , luego en definitiva L[x] ≤ ZFC. El teorema 14.20 admite este enunciado alternativo:

358

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Teorema 14.22 Sea x ⊂ Vω tal que exista x] . Entonces existe una unica ´ funci´n normal i : Ω −→ Ω tal que si Ix = {iα | α ∈ Ω}, entonces o a) Si κ es un cardinal no numerable, se cumple iκ = κ. b) Ix es una clase de indiscernibles para L[x]. c) Todo a ∈ L[x] es definible en L[x] a partir de Ix . ´ Demostracion: Sea Ix la clase de los indiscernibles de Silver para x. Sea x i : Ω −→ Ix la semejanza. Como Iκ ∩ κ tiene ordinal κ, la restricci´n de i−1 a o x este conjunto tiene imagen κ, luego iκ = κ. Adem´s, el hecho de que Iκ ∩ κ sea a c.n.a. en κ equivale a que i|κ : κ −→ κ es normal y, como esto vale para todo κ, concluimos que i es normal. Si φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) y α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βn ∈ Ix , tomamos un cardinal no numerable κ mayor que αn y βn , de modo que L[x] ≤ φ[α1 , . . . , αn ] ↔ Lκ [x] ≤ φ[α1 , . . . , αn ] ↔ Lκ [x] ≤ φ[β1 , . . . , βn ] ↔ L[x] ≤ φ[β1 , . . . , βn ]. Por consiguiente Ix es una clase de indiscernibles para L[x]. Dado a ∈ L[x], sea κ un cardinal no numerable tal que a ∈ Lκ [x]. Por el teorema 14.20 existe una f´rmula φ(u, u1 , . . . , un ) ∈ Form(LR ) e indiscernibles o α1 < . . . < αn ∈ Ix ∩ κ de modo que a es el unico elemento de Lκ [x] que ´ cumple Lκ [x] ≤ φ[a, α1 , . . . , αn ]. Entonces L[x] ≤ φ[a, α1 , . . . , αn ] y a es el unico ´ 1 W elemento de L[x] que cumple esto, pues L[x] ≤ u φ[α1 , . . . , αn ]. Veamos la unicidad. Basta probar que si i0 cumple las condiciones del enun0 ciado, entonces Ix es la clase de los indiscernibles de Silver, pues entonces i0 0 ser´ necesariamente la unica semejanza i entre ´sta y Ω. Es f´cil ver que Ix a ´ e a cumple las propiedades a) y b) del teorema 14.20, pero no es evidente que haya de cumplir la propiedad c). Para cada a ∈ L[x], sea F (a) el m´ ınimo cardinal no numerable κ tal que Lκ [x] contenga indiscernibles α1 < · · · < αn de modo que a sea el unico elemento de ´ L[x] que cumpla L[x] ≤ φ[a, α1 , . . . , αn ] (para una cierta f´rmula φ). o Para cada cardinal no numerable κ definimos S G(κ) = κ+ ∪ F (a),
a∈Lκ [x]

que es de nuevo un cardinal no numerable. Sea κ0 un cardinal arbitrario y V S n ∈ ω κn+1 = G(κn ), µ= κn .
n∈ω

De este modo µ > κ0 es un cardinal no numerable con la propiedad de que 0 todo elemento de Lµ [x] es definible en L[x] (luego en Lµ [x]) a partir de Ix ∩ µ. 0 Es claro que Ix ∩ µ es un conjunto de indiscernibles para Lµ [x] y adem´s es a

14.2. Los indiscernibles de Silver

359

0 c.n.a. en µ. Igual que en 14.20 podemos concluir que Σ(Lµ [x], Ix ∩ µ) = x] , 0 0 luego Ix ∩ µ = Ix ∩ µ, para cardinales µ arbitrariamente grandes, luego Ix = Ix .

Es f´cil probar que si existe x] , entonces todo indiscernible de Silver para a x es un cardinal inaccesibleL[x] . En efecto, como ℵ1 es un cardinal regular, es un cardinal regularL[x] , y lo mismo vale para todos los indiscernibles. Por otra parte, como ℵω es un cardinal l´ ımite, tambi´n es un cardinal l´ e ımiteL[x] , y lo mismo vale para todos los indiscernibles, luego todos ellos son cardinales l´ ımite regularesL[x] , es decir, inaccesiblesL[x] . En realidad los indiscernibles de Silver resultan ser cardinales d´bilmente e compactosL[x] . Esto se sigue de la versi´n para L[x] del teorema 14.4: o Teorema 14.23 Sea x ⊂ Vω tal que exista x] . Entonces toda aplicaci´n estrico tamente creciente π : Ix −→ Ix se extiende a una unica inmersi´n elemental ´ o π : L[x] −→ L[x]. ¯ ´ Demostracion: Sean κ < µ cardinales no numerables de manera que π|Ix ∩κ : Ix ∩ κ −→ Ix ∩ µ. Por el teorema 14.4 esta aplicaci´n se extiende a o una unica inmersi´n elemental π |Lκ [x] : Lκ [x] −→ Lµ [x]. M´s concretamente, π ´ o ¯ a ¯ act´a como sigue: si a ∈ Lκ [x], entonces a = Lκ [x](t)[α1 , . . . , αn ], para ciertos u α1 < · · · < αn ∈ Ix ∩ κ y un cierto t´rmino de Skolem t. Entonces, e π (a) = Lµ [x](t)[π(α1 ), . . . , π(αn )]. ¯ Ahora bien, esto puede reformularse as´ ı: π (L[x](t)[α1 , . . . , αn ]) = L[x](t)[π(α1 ), . . . , π(αn )], ¯ (14.2)

pero esto no depende de κ o µ, luego tenemos definida π : L[x] −→ L[x] que ¯ extiende a π y se restringe a inmersiones elementales entre los modelos Lκ [x]. Es f´cil ver entonces que π es una inmersi´n elemental. La unicidad es clara, a ¯ o pues una inmersi´n elemental ha de cumplir (14.2). o Como consecuencia: Teorema 14.24 Si x ⊂ Vω y existe x] , los indiscernibles de Silver para x son cardinales d´bilmente compactosL[x] . e ´ Demostracion: Sea π : Ix −→ Ix creciente tal que ω1 sea el menor ordinal no fijado. Sea π : L[x] −→ L[x] la inmersi´n elemental que extiende a π. ¯ o Se cumple que ω1 es el menor ordinal no fijado por π , pues si α < ω1 , ¯ entonces α es definible en Lω1 [x] a partir de Ix ∩ ω1 , es decir, existe una f´rmula φ(u, u1 , . . . , un ) y un conjunto de indiscernibles α1 < · · · < αn < ω1 o de modo que α es el unico elemento de Lω1 [x] (luego de L[x]) que cumple ´ L[x] ≤ φ[α, α1 , . . . , αn ]. Como L[x] ≤ φ[¯ (α), α1 , . . . , αn ], ha de ser π (α) = α. π ¯ As´ pues, el teorema 12.18 nos da que ω1 es d´bilmente compactoL[x] , pero ı e entonces todos los indiscernibles cumplen lo mismo.

360

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Si M es un modelo de un lenguaje formal L, se dice que a ∈ M es definible en M si existe φ(x) ∈ Form(L) tal que a es el unico elemento de M para el que ´ M ≤ φ[a]. Por ejemplo, si M es un modelo transitivo de ZFC, entonces 0, 1, ℵ0 , ℵM , 1 M R , el m´ ınimo cardinal inaccesibleM (si existe) son ejemplos de conjuntos definibles en M . La f´rmula que define a RM es (cualquier equivalente sin descriptores o de) x = R. Teorema 14.25 Si x ⊂ Vω y existe x] , entonces todo conjunto definible en L[x] es numerable. En particular V 6= L[x]. ´ Demostracion: Es consecuencia de queW ω1 [x] ≺ L[x]. Si a ∈ L[x] es L W definible por la f´rmula φ(u), entonces L[x] ≤ u φ(u), luego Lω1 [x] ≤ u φ(u), o luego existe un b ∈ Lω1 [x] tal que Lω1 [x] ≤ φ[b], luego L[x] ≤ φ[b], luego ha de ser a = b ∈ Lω1 [x] y, por consiguiente, a es numerable. As´ por ejemplo, si existe 0 , se cumple que Pω L es numerable, luego s´lo ı, o hay una cantidad numerable de subconjuntos constructibles de ω, as´ mismo, ı ℵL es un ordinal numerable y, en general, alguien que “viva” en L se equivocar´ a 27 al identificar cualquier objeto que deba ser no numerable, pues el objeto que ´l e reconozca como ℵ27 o como R o como el menor cardinal d´bilmente compacto e (que lo hay) ser´ en realidad un elemento de Lω1 . Todos los conjuntos que a quedan fuera de Lω1 ser´n conjuntos que ve, pero que no puede definir. Por a ejemplo, ver´ al aut´ntico ℵ1 , pero no lo reconocer´ como tal (ya hemos dicho a e a que su ℵ1 ser´ en realidad un ordinal numerable), ver´ que ℵ1 es un cierto a a cardinal d´bilmente compacto, pero no ser´ ni “el menor cardinal d´bilmente e a e compacto”, ni “el ℵ1 -´simo cardinal d´bilmente compacto” ni, en general, “el e e unico conjunto tal que . . . ” ´ Del teorema anterior se sigue, en particular, que si existe un cardinal de Ramsey entonces V 6= L[x] para todo x ⊂ Vω . En particular ℵ1
L[x]

es numerable, luego ℵ1
]

L[x]

6= ℵ1 , luego L[x] 6= V .

14.3

Los sostenidos y la jerarqu´ de L´vy ıa e

Nos ocupamos ahora de la estructura l´gica de los conceptos que hemos o ´ definido. Esta viene dada por el teorema siguiente: Teorema 14.26 La f´rmula “Σ es un conjunto de E.M. notable y bien fundado o para x” es Π1 , luego “Existe x] ” es Σ2 . ´ Demostracion: En la definici´n de conjunto de E.M. hemos exigido que o Σ = Σ(M, I), donde M es un modelo de LR elementalmente equivalente a un modelo Lλ [x]. Observemos que esta hip´tesis nos ha hecho falta por tres o motivos: • Para garantizar que los modelos que satisfacen Σ tienen funciones de Skolem definibles,

14.3. Los sostenidos y la jerarqu´ de L´vy ıa e

361

• para definir ΩM y probar que esta totalmente ordenado por la pertenencia en todo modelo que satisfaga Σ, • para garantizar que todo modelo transitivo que satisfaga Σ es de la forma Lλ [x], para cierto λ. Ahora bien, para garantizar estos hechos no hace falta exigir que los modelos satisfagan todas las sentencias verdaderas en un Lλ [x], sino unicamente un ´ conjunto de ellas Σx definible expl´ ıcitamente en t´rminos de x. e 0 Por ejemplo, para garantizar la existencia de funciones definibles en un modelo M basta con que satisfaga las sentencias
1 V W W x1 · · · xn ( x0 φ(x0 , . . . , xn ) → x0 (φ(x0 , . . . , xn ) V ∧ y(φ(y, x1 , . . . , xn ) → χ(x0 , y)))),

W V para toda φ ∈ Form(LR ). (En realidad, tambi´n se usa que M ≤ y x x ∈ y.) e / El teorema 13.27 requiere en su prueba que M satisfaga varias sentencias, entre ellas W V f Y α(α = ω ∧ φ(f, Y, α) ∧ y(Ry → y ∈ Y )), W las sentencias y(αu (y) ∧ Ry), para u ∈ Vω , y otras m´s. a Cuando decimos que Σx puede definirse expl´ ıcitamente queremos decir, m´s a 0 concretamente, que y = Σx ↔ φ0 (y, x, Vω ), 0

donde φ0 es una f´rmula ∆0 del lenguaje Lm de la teor´ de conjuntos. El o ıa par´metro Vω aparece para acotar todas las variables que hagan referencia a a f´rmulas, sucesiones finitas de f´rmulas, n´meros naturales, etc.). Una conso o u trucci´n detallada de φ0 requiere definir sistem´ticamente los conceptos l´gicos: o a o podemos suponer que los signos de LR son los n´meros naturales (p.ej. R = 0, u ∈= 1, == 2, x0 = 3, x1 = 4, . . . As´ las sucesiones de signos son los elementos ı, de ω <ω ⊂ Vω , para definir una f´rmula hace falta referirse a una sucesi´n de o o cadenas de signos (elementos de (ω <ω )<ω ⊂ Vω ) que enumere las subf´rmulas o necesarias para construir la f´rmula paso a paso, etc. Lo importante es que o todas las definiciones necesarias para llegar a Σx involucran unicamente objetos ´ 0 de Vω , por lo que pueden formalizarse acotando todas las variables por Vω . Si modificamos la definici´n de conjunto de E.M. sustituyendo “M es eleo mentalmente equivalente a un modelo Lλ [x]” por “M ≤ Σx ”, todos los teoremas 0 que hemos probado siguen siendo v´lidos. Como al final terminamos teniendo a la unicidad de los conjuntos de E.M. notables y bien fundados para x y uno de estos conjuntos respecto a la definici´n original lo es tambi´n respecto a la que o e acabamos de dar, concluimos que ambas definiciones son equivalentes. Por otra parte, debemos recordar que todo modelo Lλ [x] satisface las sentencias de Σx . 0 La f´rmula “Σ es un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x” o equivale a

362 a) Σ es un conjunto de E.M. para x, b) Σ es notable,

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

c) Para todo ordinal l´ ımite λ, el modelo (Σ, α, x) est´ bien fundado. a donde a) lo entendemos en el sentido d´bil que acabamos de comentar. e Sea L0 el lenguaje formal que consta de los signos de LR m´s un conjunto de a constantes {cn }n∈ω . Para cada f´rmula φ de LR sea φ0 la sentencia de L0 que o resulta de sustituir la variable xi por la constante ci . Para cada conjunto Σ de f´rmulas de LR sea Σ0 el conjunto formado por las siguientes sentencias de L0 : o Todas las sentencias de Σx 0 φ0 ci ∈ Ω ci < cj φ(ci1 , . . . , cin ) ↔ φ(cj1 , . . . , cjn ) Sea a0 ) la f´rmula o Σ0 es consistente ∧ V φ ∈ Form(LR )(φ ∈ Σ ∨ ¬φ ∈ Σ), para cada φ ∈ Σ, para cada i ∈ ω, para i < j < ω, para cada φ ∈ Form(LR ), i1 < · · · < in , j1 < · · · < jn .

donde la consistencia hay que entenderla en el sentido sint´ctico de que no a puede probarse una contradicci´n a partir de las sentencias de Σ0 . As´ mismo o ı hay que entender que a0 ) es una f´rmula con las variables libres Σ y x, es decir, o la construcci´n de Σ0 a partir de Σ forma parte de a0 ). o Veamos que a) ∧ b) ∧ c) es equivalente a a0 ) ∧ b) ∧ c). En efecto, si se cumple a) ∧ b) ∧ c) entonces existe x] y Lω1 [x] es un modelo de Σ0 , interpretando las constantes {cn }n∈ω con indiscernibles. Por lo tanto Σ0 es consistente. Por otra parte, si φ ∈ Form(LR ), se cumplir´ φ ∈ Σ o ¬φ ∈ Σ a seg´n si Lω1 [x] cumple o no φ al interpretar sus variables por indiscernibles. u Rec´ ıprocamente, si suponemos a0 ) ∧ b) ∧ c) entonces, por el teorema de completitud, Σ0 tiene un modelo M con funciones de Skolem definibles en el cual I = {M (ci ) | i ∈ ω} es un conjunto numerable de indiscernibles. Adem´s a se cumple que Σ = Σ(M, I), pues ciertamente todas las f´rmulas de Σ (con o las variables interpretadas en I) son verdaderas en M y, rec´ ıprocamente, si M ≤ φ[a1 , . . . , an ], con a1 < · · · < an ∈ I, ha de ser φ ∈ Σ o, de lo contrario ¬φ ∈ Σ y se cumplir´ M ≤ ¬φ[a1 , . . . , an ]. Por consiguiente Σ es un conjunto ıa de E.M., es decir, se cumple a). Una comprobaci´n rutinaria muestra que a0 ) es equivalente a una f´rmula o o φ1 (Σ, x, Vω ), donde φ1 es ∆0 . (La consistencia de Σ0 significa que no existe ninguna sucesi´n finita de f´rmulas de L0 que demuestre x 6= x, y esto puede o o formularse acotando todas las variables en Vω , tal y como hemos comentado antes.)

14.3. Los sostenidos y la jerarqu´ de L´vy ıa e

363

Los teoremas 14.7 y 14.9 caracterizan la propiedad b) en t´rminos puramente e sint´cticos, luego b) tambi´n es equivalente a una formula φ2 (Σ, x, Vω ) con φ2 a e de tipo ∆0 . Finalmente, la propiedad c) tiene esta estructura: V M EaIλ((M, E, a) ≤ Σx ∧ I ⊂ M es un conjunto de indiscernibles de 0 ordinal λ ∧ M = N (I) ∧ Σ = Σ(M, I)) → E est´ bien fundada en M ). a Queremos probar que esto es Π1 . Por 1.37 sabemos que “estar bien fundada” es ∆1 , luego basta probar que (M, E, a) ≤ Σx ∧ I ⊂ M es un conjunto de indiscernibles de 0 ordinal λ ∧ M = N (I) ∧ Σ = Σ(M, I)) es Σ1 . Para definir la relaci´n (M, E, a) ≤ φ[s], para s ∈ M <ω (bajo el convenido de o que los signos de LR son n´meros naturales) necesitamos construir una funci´n u o f : Vω × M <ω −→ 2 (s´lo hemos de especificarla, no demostrar su existeno cia) de modo que f (φ, s) = 1 si y s´lo si el dominio de s incluye a todas las o variables libres en φ y se cumple M ≤ φ[s]. Todas las variables involucradas pueden acotarse por Vω y M <ω . Para exigir que I tenga ordinal λ necesitamos una semejanza g : (λ, ∈) −→ (I, E). El punto m´s delicado es formalizar que a M = N (I), pero, una vez contamos con que M ≤ Σx , esto equivale a que todo 0 elemento de M sea definible a partir de I, lo cual se formaliza sin dificultad. En resumen, podemos escribir nuestra f´rmula como o W f gY (Y = M <ω ∧ f : Vω × Y −→ 2 ∧ g : (λ, ∈) −→ (I, E) semejanza ∧ · · ·). En definitiva, tenemos que la f´rmula “Σ es un conjunto de V o E.M. notable y bien fundado para x” puede expresarse mediante una f´rmula Xψ(Σ, x, Vω ), o con ψ de tipo ∆0 . Ahora bien, Vω = Lω y sabemos que y = Lα es de tipo ∆1 . Una simple manipulaci´n nos da o V Xyz(z = ω ∧ y = Lz → ψ(Σ, x, y)), y esto es una f´rmula φ(Σ, x) de tipo Π1 . o

Como consecuencia de este teorema y del teorema de L´vy-Shoenfield obtee nemos que los sostenidos son absolutos para modelos transitivos que sean clases propias: Teorema 14.27 Sea M un modelo transitivo de ZFC tal que Ω ⊂ M y sea x ∈ M tal que x ⊂ Vω . Entonces (existe x] )M ↔ existe x] ∧ x] ∈ M. Adem´s, en tal caso (x] )M = x] . a

364

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

V ´ Demostracion: Sea ψ(y, Σ, x) una f´rmula ∆0 tal que y ψ(y, Σ, x) equio valga a que Σ es un conjunto de E.M. V notable y bien fundado para x. Si existe x] y x] ∈ M , entonces y φ(y, x] , x), luego tambi´n se cumple e V y ∈ M ψ(y, x] , x), lo que significa que (x] es un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x)M , es decir, (existe x] )M y (x] )M = x] . Supongamos ahoraV que (existe x] )M y (x] )M = x] . Sea Σ = (x] )M ⊂ Vω . Hemos de probar que y ψ(y, Σ, x).

Consideremos A = x × {0} ∪ Σ × {1} ⊂ Vω . Claramente A ∈ M , luego L[A] ⊂ M . Adem´s A es una funci´n tal que x = A−1 [{0}] y Σ = A−1 [{1}]. Sea a o V φ(y, z) ≡ ψ(y, z −1 [{1}], z −1 [{0}]). Claramente φ es ∆0 y Wy ψ(y, Σ, x) equivale V a y φ(y, A). Si esto no se cumpliera, tendr´ ıamos que W y¬φ(y, A) y, por el W teoremaV 13.32, tambi´n y ∈ L[A]¬φ(y, A). En particular y ∈ M ¬φ(y, A), es e decir, ¬ y ∈ M ψ(y, Σ, x), por lo que (Σ 6= x] )M , contradicci´n. o As´ por ejemplo, L[0] ] es un modelo de ZFC en el que existe 0] pero no existe ı, 0 (por el teorema 14.25). Vemos, pues, que la existencia de un sostenido no implica la existencia de los dem´s. a
]]

Ejercicio: Demostrar que la existencia de 0] no implica la existencia de un cardinal inaccesible (ni, por consiguiente, de ning´n otro cardinal grande). u

En general, x] no es absoluto para modelos transitivos de ZFC que no sean clases propias, pero s´ lo es para extensiones gen´ricas: ı e Teorema 14.28 Sea M un modelo transitivo numerable de ZFC, sea x ⊂ Vω tal que x ∈ M , sea P ∈ M un c.p.o. y G un filtro P-gen´rico sobre M . Entonces e (existe x] )M [G] → (existe x] )M . ´ Demostracion: Sea κ = (|P|+ )M . Entonces P conserva los cardinales ≥ κ. Sean {κn }n∈ω cardinalesM tales que κ ≤ κ0 < κ1 < · · · y sea κω el supremo de los anteriores. Todos ellos son cardinalesM [G] . Si (existe x] )M [G] entonces (x] )M [G] = {φ ∈ Form(LR ) | Lκω [x] ≤ φ[κ1 , . . . , κn ]}, pero esto es absoluto para M −M [G], luego (x] )M [G] ∈ M y por 14.26 concluimos que ((x] )M [G] es un conjunto de E.M. notable y bien fundado para x)M , luego (existe x] )M y, de hecho, (x] )M = (x] )M [G] . As´ pues, no es posible fabricar sostenidos mediante extensiones gen´ricas. ı e En particular, si un modelo transitivo numerable M cumple V = L entonces en ninguna extensi´n gen´rica de M existen sostenidos. En la secci´n siguiente o e o entenderemos la importancia de este hecho.

14.4

El lema del cubrimiento

En esta secci´n mostraremos las consecuencias de un profundo teorema que o enunciamos sin demostraci´n, pues la prueba es muy compleja y exige un an´lisis o a minucioso de la estructura de la clase L de los conjuntos constructibles (ver [5]):

14.4. El lema del cubrimiento

365

Teorema 14.29 (Lema del cubrimiento de Jensen) Si no existe 0] entonces para todo conjunto X ⊂ Ω no numerable existe un conjunto Y ∈ L tal que X ⊂ Y y |X| = |Y |. Es decir, si no existe 0] , entonces todo conjunto no numerable de ordinales puede cubrirse por un conjunto constructible del mismo cardinal. El teorema siguiente muestra que la no existencia de 0] implica que el universo V es muy parecido a L.
Ejercicio: Demostrar el rec´ ıproco del lema de Jensen. Ayuda: Considerar X = {ωα | α < ω1 }. Si existe 0 entonces ℵω1 es regularL .
]

Teorema 14.30 Supongamos que no existe 0] . Entonces: a) (HCS) Para todo cardinal singular κ tal que 2cf κ < κ se cumple κcf κ = κ+ . b) Si κ es un cardinal regularL , entonces |κ| ≤ ℵ1 ∨ cf κ = |κ|. En particular κ no es un cardinal singular. c) Si κ es un cardinal singular entonces (κ+ )L = κ+ . ´ Demostracion: a) Sea κ un cardinal tal que 2cf κ < κ y sea A = [κ]cf κ , el conjunto de los subconjuntos de κ de cardinal cf κ. Por el lema de Jensen, para cada x ∈ A existe un y ∈ L tal que x ⊂ y ⊂ κ y |y| = ℵ1 cf κ. Como hay a lo sumo |PL κ| = |(κ+ )L | ≤ κ+ subconjuntos constructibles y de κ y cada uno de ellos puede cubrir a lo sumo a (ℵ1 cf κ)cf κ = 2cf κ < κ subconjuntos x de cardinal cf κ, concluimos que |A| ≤ κ+ , o sea, κcf κ ≤ κ+ . La otra desigualdad se cumple siempre. b) Si κ es un cardinal regularL y ℵ2 ≤ κ, sea X ⊂ κ no acotado tal que |X| = cf κ. Por el lema de Jensen existe un conjunto Y ∈ L tal que X ⊂ Y ⊂ κ y |Y | = ℵ1 |X|. Como κ es regularL ha de ser |Y | = |κ|, y por consiguiente |κ| = ℵ1 cf κ = cf κ (la alternativa es |κ| = ℵ1 , en contra de la hip´tesis). o c) Sea κ un cardinal singular y µ = (κ+ )L . Si fuera µ 6= κ+ , entonces |µ| = κ y, como κ es singular, cf µ ≤ cf κ < κ, es decir, cf µ < µ, luego por b) habr´ de ıa ser µ ≤ ℵ1 , lo cual es absurdo. Hemos visto que si ZFC es consistente, tambi´n lo es e V ZFC + α < ω 2ℵα = ℵα+2 .

Sin embargo, ahora sabemos que no es posible probar que si ZFC es consistente tambi´n lo es e V ZFC + α ≤ ω 2ℵα = ℵα+2 , pues esto contradice la hip´tesis de los cardinales singulares, de modo que tal o prueba nos dar´ ıa
ZFC

` Consis ZFC → Consis ZFC + existe 0] ,

366 de donde
ZFC+existe 0]

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

`

Consis ZFC + existe 0] .

Por el teorema de incompletitud, esto implica que la existencia de 0] es contradictoria y por consiguiente —dado nuestro argumento— tambi´n ZFC e ser´ contradictorio. ıa En general, vemos que para demostrar la consistencia de ¬HCS necesitamos suponer al menos la consistencia de que exista 0] . De hecho, puede probarse que se necesita una hip´tesis algo m´s fuerte que la existencia de un cardinal o a medible. Otra consecuencia es que la HCS se cumple necesariamente en toda extensi´n o gen´rica construida a partir de un modelo de ZFC + V=L (pues en caso contrario e 0] existir´ en la extensi´n y, por el teorema 14.28, tambi´n en el modelo de ıa o e partida. El apartado b) del teorema anterior nos previene de la dificultad de encontrar una extensi´n gen´rica que conserve los cardinales pero no las cofinalidades. o e Para que ello sea posible en el modelo base M debe existir 0] , pues si no existe en M tampoco existir´ en la extensi´n M [G], luego todo cardinal regular en M a o es regular en LM = LM [G] y por b) es regular en M [G]. Veamos ahora una consecuencia de la propiedad c). En 6.27 hemos demostrado que si ZFC es consistente tambi´n lo es ZF + ℵ1 es singular. Ahora e veremos que no es posible demostrar que si ZFC es consistente tambi´n lo es e ZF + ℵ1 y ℵ2 son singulares. De hecho, por el mismo argumento que hemos empleado con la HCS, basta probar el teorema siguiente: Teorema 14.31 (ZF) Si ℵ1 y ℵ2 son singulares, entonces existe un modelo transitivo M de ZFC en el que existe 0] . ´ Demostracion: Observemos que ha de ser cf ℵ1 = cf ℵ2 = ℵ0 , ya que la cofinalidad es siempre un cardinal regular. Sea κ = ℵ1 y µ = (κ+ )L ≤ ℵ2 , luego cf µ = ℵ0 . Sean A ⊂ κ y B ⊂ µ subconjuntos no acotados en κ y µ, respectivamente, de ordinal ω. Sea C = A × {0} ∪ B × {1}. Sea M = L[C]. Es claro que C ⊂ L, luego C ∈ M , de donde se sigue a su vez que A, B ∈ M . Como κ es un cardinal, tambi´n es un cardinalM y, como A ∈ M , se cumple e M cf κ = ℵ0 . Igualmente cf M µ = ℵ0 . Ahora bien, si κ < α < µ, entonces |α|L = κ, luego |α|M = κ. Por consiguiente, si µ fuera un cardinalM , ser´ ıa µ = (κ+ )M , pero esto es imposible, pues M cumple ZFC y un cardinal sucesor no puede ser singular. As´ pues, µ no es un cardinalM y en particular µ < (κ+ )M . ı As´ pues ((κ+ )L < κ+ )M , luego por el apartado c) del teorema anterior ı (relativizado a M ) concluimos que (existe 0] )M .

14.5. Inmersiones elementales

367

14.5

Inmersiones elementales

Terminamos el cap´ ıtulo demostrando que la existencia de x] equivale a la existencia de una inmersi´n elemental no trivial j : L[x] −→ L[x]. Una implio caci´n la tenemos probada ya (teorema 14.23). La implicaci´n contraria tiene o o inter´s —entre otros motivos— porque es el ultimo paso de la prueba del lema e ´ de Jensen. Para empezar, observemos en general que si j : M −→ N es una inmersi´n o elemental no trivial entre modelos transitivos de ZFC y κ es el m´ ınimo ordinal no fijado, entonces κ es un cardinalM . Esto se prueba con el mismo argumento empleado en 11.33. Al igual que all´ podemos definir ı, U = {X ∈ PM κ | κ ∈ j(X)}, y con los mismos argumentos podemos probar lo siguiente: a) ∅ ∈ U , κ ∈ U , / V b) XY ∈ U X ∩ Y ∈ U , V V c) X ∈ U Y ∈ M (X ⊂ Y ⊂ κ → Y ∈ U ), V d) X ∈ PM κ (X ∈ U ∨ κ \ X ∈ U ),

El conjunto U no es exactamente un ultrafiltro en κ, pero podemos definir la ultrapotencia Ult∗ (M ) como el conjunto de clases de equivalencia reducidas1 U de la clase {f ∈ M | f : κ −→ M } respecto de la relaci´n o f =U g ↔ {α ∈ κ | f (α) = g(α)} ∈ U. Definimos la relaci´n de pertenencia R en Ult∗ (M ) de la forma usual y o U probamos el teorema 11.14 sin m´s cambio que la comprobaci´n (siempre trivial) a o de que los conjuntos involucrados est´n en M . a Tenemos as´ que Ult∗ (M ) es un modelo de ZFC, pero el argumento de 11.16 ı U paraV probar que est´ bien fundado no vale ahora, pues si {fn } ∈ M κ ∩M cumple a que n ∈ ω [fn+1 ]∗ R [fn ], podemos asegurar que Xn = {α ∈ κ | fn+1 (α) ∈ fn (α)} ∈ U, pero no tenemos la garant´ de que {Xn }n∈ω ∈ M , por lo que no podemos ıa T concluir que Xn ∈ U y, en particular, que la intersecci´n sea no vac´ o ıa.
n∈ω

No obstante tenemos otro argumento basado en la prueba del teorema 11.33. Definimos k∗ : Ult∗ (M ) −→ N mediante k∗ ([f ]∗ ) = j(f )(κ). Se comprueba U ∗ como en este teorema que k∗ es una inmersi´n elemental2 y que jU ◦ k∗ = j, o ∗ donde jU : M −→ Ult∗ (M ) es la inmersi´n natural. o U
1 Todo esto vale tanto si M es un conjunto como una clase propia, pero nos va a interesar el segundo caso, as´ que hemos de tomar clases reducidas como en la definici´n 11.13. ı o 2 Hasta ahora nunca hemos trabajado con una inmersi´n natural de un modelo no transitivo o que es una clase propia en otro modelo, pero la definici´n es la obvia. o

368

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Ahora es claro que la relaci´n R en Ult∗ (M ) es conjuntista y bien fundada. o U Es conjuntista porque si [f ]∗ ∈ Ult∗ (M ), la restricci´n de k∗ a o U {x ∈ Ult∗ (M )} | x R [f ]∗ } −→ k∗ ([f ]∗ ) U es inyectiva, luego la clase de la izquierda es un conjunto.
∗ o V Similarmente, si existiera una sucesi´n {xn }n∈ω ∈ ∗UltU (M ) de manera que V n ∈ ω xn+1 R xn , tambi´n tendr´ e ıamos que n ∈ ω k (xn+1 ) ∈ k∗ (xn ), lo cual es imposible.

Por consiguiente podemos colapsar la ultrapotencia, lo que nos da una clase transitiva UltU (M ) con la propiedad fundamental φUltU (M ) ([f1 ], . . . , [fn ]) ↔ {α < κ | φM (f1 (α), . . . , fn (α))} ∈ U, una inmersi´n elemental natural jU : M −→ UltU (M ), y una inmersi´n elemeno o tal k : UltU (M ) −→ N dada por k([f ]) = j(f )(κ) tal que jU ◦ k = j. V El mismo argumento del teorema 11.22 prueba que α < κ jU (α) = α. Por otra parte, si d es la identidad en κ, se comprueban inmediatamente las desigualdades κ ≤ [d] < jU (κ). Por consiguiente, κ es tambi´n el menor ordinal e fijado por jU . Con estas herramientas podemos probar lo siguiente: Teorema 14.32 Sea x ⊂ Vω y supongamos que existe una inmersi´n elemental o no trivial j : L[x] −→ L[x]. Entonces existe otra con la propiedad adicional de que el m´ ınimo ordinal no fijado κ es el mismo y si µ es un cardinal l´ ımite tal que cf µ > κ entonces j(µ) = µ. ´ Demostracion: Sea U seg´n la discusi´n anterior y consideremos la inu o mersi´n natural jU : L[x] −→ UltU (L[x]). Toda inmersi´n elemental j fija a los o o n´meros naturales y a ω. Como el rango de x es a lo sumo ω, el teorema 11.20 u nos da que j(x) = x. Como L[x] cumple V = L[x], la ultrapotencia UltU (L[x]) ha de cumplir V = L[j(x)] = L[x], luego ha de ser UltU (L[x]) = L[x]. As´ pues, ı jU : L[x] −→ L[x]. Vamos a probar que jU cumple el teorema. Ya hemos visto que κ es el menor ordinal no fijado por jU . El mismo argumento del teorema 11.23 j) nos da que S jU (µ) = jU (α),
α<µ

pero si α < µ y a ∈ jU (α), entonces a = [f ] para cierta f que podemos suponer f : κ −→ α (y adem´s f ∈ L[x]). Por lo tanto ha de ser a |jU (α)| ≤ |(κ α)L[x] | < µ, pues L[x] cumple la HCG. De aqu´ se sigue que jU (α) < µ, luego jU (µ) ≤ µ, y ı la otra desigualdad es obvia.

14.5. Inmersiones elementales

369

Teorema 14.33 (Kunen) Si x ⊂ Vω , la existencia de x] equivale a la existencia de una inmersi´n elemental no trivial j : L[x] −→ L[x]. o ´ Demostracion: Seg´n coment´bamos al principio de la secci´n, una imu a o plicaci´n es clara por el teorema 14.23. Para probar la contraria, en virtud del o teorema anterior podemos partir de una inmersi´n elemental j : L[x] −→ L[x] o con la propiedad adicional de que si κ es el menor ordinal no fijado y µ es un cardinal l´ ımite tal que cf µ > κ, entonces j(µ) = µ. Para cada ordinal β, definimos inductivamente los conjuntos siguientes: K0 (β) = {µ < β | µ es un cardinal l´ ımite con cf µ > κ}, Kα+1 (β) = {µ ∈ Kα (β) | |Kα (β) ∩ µ| = µ}, T Kλ (β) = Kδ (β).
δ<λ

La cota β la hemos introducido unicamente para que en la recursi´n no ´ S o aparezcan clases propias, pero la podemos suprimir definiendo Kα = Kα (β). β∈Ω Se comprueba inmediatamente que K0 Kα+1 Kλ = {µ <∈ Ω | µ es un cardinal l´ ımite con cf µ > κ}, = {µ ∈ Kα | |Kα ∩ µ| = µ}, T = Kδ .
δ<λ

Probamos ahora por inducci´n que cada Kα es una clase propia y que si λ o es un ordinal l´ ımite con cf λ > κ y {µδ }δ<λ es una sucesi´n creciente en Kα o S entonces µδ ∈ Kα .
δ<λ δ<λ

Ciertamente K0 es una clase propia, pues para todo ordinal δ es claro que ℵδ+κ+ ∈ K0 y es mayor que δ. S Si cf λ > κ y {µδ }δ<λ es una sucesi´n creciente en K0 entonces µ = o µδ es claramente un cardinal l´ ımite y, como {µδ }δ<λ es una sucesi´n cofinal creciente o en µ, ha de ser κ ≤ cf λ ≤ cf µ, luego µ ∈ K0 . Si Kα cumple estas propiedades, sea β un ordinal y sea µ0 ∈ Kα tal que µ0 ≥ β. Definidos {µδ }δ<γ tomamos µγ ∈ Kα mayor que todos los anteriores S y de modo que |Kα ∩ µγ | > µδ para todo δ < γ. Sea µ = µδ ∈ Kα . As´ ı µ ≥ |Kα ∩µ| ≥ |Kα ∩µδ+1 | > µδ , para todo δ < κ+ , luego ha de ser |Kα ∩µ| = µ y por lo tanto µ ∈ Kα+1 . Esto prueba que Kα+1 no est´ acotado en Ω, luego a es una clase propia. Supongamos que {µδ }δ<λ es una sucesi´n creciente en Kα+1 con cf λ > κ o S y sea µ = µδ . Por la hip´tesis de inducci´n µ ∈ Kα . Adem´s se cumple o o a
δ<λ δ<κ+

que |Kα ∩ µ| ≥ |Kα ∩ µδ | = µδ , para todo δ < λ, luego |Kα ∩ µ| = µ y por consiguiente µ ∈ Kα+1 .

Supongamos ahora la hip´tesis de inducci´n para todo δ < λ. Sea ν ∈ K0 o o tal que ν > λ y sea α un ordinal arbitrario. La aplicaci´n ν × λ −→ ν dada por o

370

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

(β, δ) 7→ λ · β + δ es biyectiva. Es f´cil construir una sucesi´n creciente {µδ }δ<ν a o S tal que α < µ0 y µλ·β+δ ∈ Kδ . Sea µ = µδ . δ<νS Para cada δ < λ se cumple que µ = µλ·β+δ y, como cf µ ≥ cf ν > κ,
β<ν

tenemos por hip´tesis de inducci´n que µ ∈ Kδ para todo δ < λ, luego µ ∈ Kλ o o y µ ≥ α. As´ pues, Kλ es una clase propia. La segunda propiedad es obvia. ı

En lo sucesivo µ ser´ un elemento fijo de Kω1 . Notemos que, como µ ∈ K0 , a se cumple j(µ) = µ. Veamos que j|Lµ [x] : Lµ [x] −→ Lµ [x] es una inmersi´n o elemental. Ante todo, si a ∈ Lµ [x], tenemos que (a ∈ Lµ [x])L[x] y, como j es elemental, (j(a) ∈ Lj(µ) [j(x)])L[x] , es decir, j(a) ∈ Lµ [x], luego ciertamente se cumple que j|Lµ [x] : Lµ [x] −→ Lµ [x]. Sea φ ∈ Form(LR ) y s ∈ Lµ [x]n . Si Lµ [x] ≤ φ[s], entonces (Lµ [x] ≤ φ[s])L[x] , luego (Lj(µ) [j(x)] ≤ j(φ)[j(s)])L[x] , luego Lj(µ) [j(x)] ≤ j(φ)[j(s)]. Sabemos que j(x) = x, j(µ) = µ y, suponiendo que los signos de LR tienen rango finito, tambi´n j(φ) = φ. Adem´s, si s = (a1 , . . . , an ), entonces e a j(s) = (j(a1 ), . . . , j(an )). En definitiva, hemos probado que si a1 , . . . , an ∈ Lµ [x] entonces Lµ [x] ≤ φ[a1 , . . . , an ] → Lµ [x] ≤ φ[j(a1 ), . . . , j(an )]. Llamaremos i = j|Lµ [x] . Acabamos de probar que i : Lµ [x] −→ Lµ [x] es una inmersi´n elemental. o Para cada α < ω1 sea Xα = Kα ∩µ. Como µ ∈ Kα+1 se cumple que |Xα | = µ. Sea Mα = N (κ ∪ Xα ) ≺ Lµ [x] y sea πα : Mα −→ Nα la funci´n colapsante. o Transportando a trav´s de πα la interpretaci´n del relator R, tenemos que Nα e o es un modelo transitivo de LR elementalmente equivalente a Lµ [x], luego por el teorema 13.27 ha de ser Nα = Lλ [x], para un cierto ordinal λ. Una simple inducci´n prueba que para todo δ ∈ Mα se cumple πα (δ) ≤ δ, luego ha de ser o λ ≤ µ (todo ordinal en Lλ [x] ha de ser menor que µ), pero por otra parte µ = |Xα | ≤ |Mα | = |Nα | = |Lλ [x]| = |λ|,
−1 de modo que λ = µ. As´ pues, Nα = Lµ [x] y llamando iα = πα tenemos una ı inmersi´n elemental iα : Lµ [x] −→ Lµ [x]. Como κ ⊂ Mα , se cumple que πα |κ o es la identidad, luego iα |κ tambi´n es la identidad. Definimos κα = iα (κ). e

Hemos de probar que {κα | α < ω1 } es un conjunto de indiscernibles para Lµ [x]. De momento demostramos lo siguiente: a) Si α < ω1 , entonces κα es el menor ordinal mayor que κ en Mα . b) Si α < β < ω1 y a ∈ Mβ , entonces iα (a) = a. En particular iα (κβ ) = κβ . c) Si α < β < ω1 , entonces κα < κβ . En efecto: a) κ ≤ iα (κ) = κα ∈ Mα . Veamos que κ ∈ Mα y as´ κ < κα . / ı

14.5. Inmersiones elementales

371

Si a ∈ Mα , entonces a = Lµ [x](t)[β1 , . . . , βn ], para cierto t´rmino de Skolem e t y ciertos ordinales β1 , . . . , βn ∈ κ ∪ Xα . Ahora bien, j fija a todos los ordinales menores que κ y a todos los de X0 , luego a los de Xα , de modo que j(βi ) = βi , para todo i, con lo que j(a) = a. Como j(κ) 6= κ, no puede ser κ ∈ Mα . Si existiera un β ∈ Mα tal que κ < β < κα = iα (κ), entonces πα (β) < κ, de donde β = iα (πα (β)) = πα (β) < κ, contradicci´n. (Hemos usado que iα |κ es la o identidad). b) Si a ∈ Mβ , entonces a = Lµ [x](t)[β1 , . . . , βn ], para cierto t´rmino de e Skolem t y ciertos ordinales β1 , . . . , βn ∈ κ ∪ Xβ . Si βi ∈ Xβ ⊂ Kβ ⊂ Kα+1 , entonces |Kα ∩ βi | = βi , luego |Xα ∩ βi | = βi y, como πα |Xα ∩βi : Xα ∩ βi −→ πα (βi ) es inyectiva, tenemos que |πα (βi )| ≥ βi . Por otra parte es claro que πα (βi ) ≤ βi , luego πα (βi ) = βi , y tambi´n iα (βi ) = βi . Si βi ∈ κ sabemos que tambi´n e e i(βi ) = βi . Por consiguiente iα (a) = a. c) Tenemos que Kβ ⊂ Kα , luego µ ∩ Kβ ⊂ µ ∩ Kα , luego κ ∪ Xβ ⊂ κ ∪ Xα , luego Mβ ⊂ Mα y, por a), κα ≤ κβ . Como κ < κα , tambi´n κα = iα (κ) < iα (κα ), mientras que por b) se cumple e que iα (κβ ) = κβ . As´ pues, κα 6= κβ . ı Definimos ahora, para α < β < ω1 , los modelos Mαβ = N (κα ∪Xβ ) ≺ Lµ [x]. Igual que con los Mα , probamos que el colapso de Mαβ es Lµ [x]. Sea παβ la funci´n colapsante y sea iαβ su inversa, de modo que iαβ : Lµ [x] −→ Lµ [x] es o una inmersi´n elemental. Tambi´n es claro que παβ |κα = iαβ |κα es la identidad o e en κα . Probemos: d) Si α < β < ω1 y γ < α o β < γ < ω1 , entonces iαβ (κγ ) = κγ . e) Si α < β < ω1 , entonces iαβ (κα ) = κβ . En efecto: d) Si γ < α entonces κγ < κα , luego sabemos que iαβ (κγ ) = κγ . Si a ∈ Mβ+1 , entonces a = Lµ [x](t)[δ1 , . . . , δn ], para un cierto t´rmino de e Skolem t y ciertos ordinales δ1 , . . . , δn ∈ κ ∪ Xβ+1 . Si δi ∈ Xβ+1 ⊂ Kβ+1 , entonces |Kβ ∩ δi | = |Xβ ∩ δi | = δi y παβ |Xβ ∩δi : Xβ ∩ δi −→ παβ (δi ) es inyectiva, luego |παβ (δi )| ≥ δi . Por lo tanto παβ (δi ) = δi e iαβ (δi ) = δi . Lo mismo ocurre si δi ∈ κ < κα , luego iαβ (a) = a. Por consiguiente, si β < γ < ω1 , tenemos que κγ ∈ Mγ ⊂ Mβ+1 , luego iαβ (κγ ) = κγ . e) Claramente κα ≤ iαβ (κα ). Si κβ < iαβ (κα ), entonces παβ (κβ ) < κα (esto es correcto, pues κβ ∈ Mβ ⊂ Mαβ ). As´ κβ = iαβ (παβ (κβ )) = παβ (κβ ) < κα , ı, contradicci´n. Por consiguiente κα ≤ iαβ (κα ) ≤ κβ . Sea δ = iαβ (κα ) ∈ Mαβ . o Si fuera κα ≤ δ < κβ , tendr´ ıamos δ = Lµ [x](t)[≤1 , . . . , ≤m , η1 , . . . , ηn ], donde t es un t´rmino de Skolem, ≤1 , . . . , ≤m < κα y η1 , . . . , ηn ∈ Xβ . Entonces e W Lµ [x] ≤ x1 · · · xm ∈ [κα ] [κα ] ≤ t(x1 , . . . , xm , [η1 ], . . . , [ηn ]) < [κβ ].

372

Cap´ ıtulo 14. Indiscernibles de Silver

Puesto que κα = iα (κ), κβ = iα (κβ ) y ηi = iα (ηi ) para todo i, tenemos tambi´n que e W Lµ [x] ≤ x1 · · · xm ∈ [κ] [κ] ≤ t(x1 , . . . , xm , [η1 ], . . . , [ηn ]) < [κβ ]. Tomemos ≤1 , . . . , ≤m < κ tales que γ = Lµ [x](t)[≤1 , . . . , ≤m , η1 , . . . , ηn ] cumpla κ ≤ γ < κβ . Entonces γ ∈ Mβ , y en la prueba de a) hemos visto que κ ∈ Mβ , / luego de hecho κ < γ < κβ , en contradicci´n con a). o

Ahora ya es f´cil probar que {κα | α < ω1 } es un conjunto (no numerable) a de indiscernibles para Lµ [x]. Sea φ(x1 , . . . , xn ) ∈ Form(LR ) y α1 < · · · < αn , β1 < · · · < βn ordinales en ω1 . Tomemos γ1 < · · · < γn < ω1 de manera que αn , βn < ω1 . Aplicando la inmersi´n iαn γn obtenemos: o Lµ [x] ≤ φ[κα1 , . . . , καn−1 , καn ] ↔ Lµ [x] ≤ φ[κα1 , . . . , καn−1 , κγn ]. Aplicando sucesivamente iαn−1 γn−1 , etc. llegamos a Lµ [x] ≤ φ[κα1 , . . . , καn ] ↔ Lµ [x] ≤ φ[κγ1 , . . . , κγn ]. Similarmente, Lµ [x] ≤ φ[κβ1 , . . . , κβn ] ↔ Lµ [x] ≤ φ[κγ1 , . . . , κγn ], luego Lµ [x] ≤ φ[κα1 , . . . , καn ] ↔ Lµ [x] ≤ φ[κβ1 , . . . , κβn ].

Por el teorema 14.17 existe x] .

Seg´n 13.21, si κ es un cardinal d´bilmente compacto y κ < α < κ+ existe u e una inmersi´n elemental no trivial j : Lα −→ Lβ para cierto β. Es f´cil ver o a que la prueba vale igualmente para Lα [x], con x ⊂ Vω . Como los cardinales d´bilmente compactos son consistentes con el axioma de constructibilidad y e los sostenidos no, concluimos que la existencia de una inmersi´n elemental no o trivial j : Lα [x] −→ Lβ [x] no implica la existencia de x] . No ocurre lo mismo si a˜adimos una condici´n: n o Teorema 14.34 Sea x ⊂ Vω y sea j : Lα [x] −→ Lβ [x] una inmersi´n elemental o no trivial. Supongamos que el m´ ınimo ordinal no fijado κ cumple κ < |α|. Entonces existe x] . ´ Demostracion: Notemos que si X ∈ PL[x] κ, entonces X ∈ PL[x] Lκ [x] ⊂ Lκ+ [x] ⊂ Lα [x] por 13.18. En particular est´ definido j(X), luego podemos definir a U = {X ∈ PL[x] κ | κ ∈ j(X)}. Este conjunto U cumple (para M = L[x]) las propiedades a) – d) enumeradas en la p´gina 367, las cuales bastan para construir la ultrapotencia Ult∗ (L[x]) y a U ∗ la inmersi´n elemental (no trivial) jU : L[x] −→ Ult∗ (L[x]). o U

14.5. Inmersiones elementales

373

El teorema quedar´ probado si demostramos que la relaci´n de pertenena o cia R en la ultrapotencia es conjuntista y bien fundada, pues entonces podremos colapsarla a una clase transitiva UltU (L[x]) que necesariamente ha de ser UltU (L[x]) = L[x], por lo que tendremos la inmersi´n natural no trivial o jU : L[x] −→ L[x] y podremos aplicar el teorema anterior. La prueba de 11.15 vale igualmente en el contexto actual, por lo que la relaci´n de pertenencia en Ult∗ (L[x]) es conjuntista. Supongamos ahora que o U V existe una sucesi´n {fn }n∈ω tal que n ∈ ω [fn+1 ]∗ R [fn ]∗ . Esto significa que o

{δ < κ | fn+1 (δ) ∈ fn (δ)} ∈ U V para todo n ∈ ω. Sea λ un ordinal l´ ımite tal que n ∈ ω fn ∈ Lλ [x]. Sea M = N (κ + 1 ∪ {fn | n ∈ ω}) ≺ Lλ [x]. El colapso transitivo de M ha de ser de la forma Lη [x]. Sea π : M −→ Lη [x] la funci´n colapsante. Observemos que o |η| = |Lη [x]| = |M | = |κ| ≤ κ < |α|, luego η < α. V Sea gn = π(fn ). Claramente δ ≤ κ π(δ) = δ. Como fn es una funci´n de o dominio κ, lo mismo se cumple en Lλ [x] y en M , luego gn : κ −→ V . (Aqu´ ı usamos que π(κ) = κ.) Si α < κ, se cumple que fn+1 (δ) ∈ fn (δ) si y s´lo si esto se cumple en Lλ [x], o si y s´lo si se cumple en M , si y s´lo si gn+1 (δ) ∈ gn (δ) se cumple en Lη [x] si y o o s´lo si esto se cumple (en V ). Por consiguiente o Xn = {δ < κ | gn+1 (δ) ∈ gn (δ)} ∈ U para todo n ∈ ω. La diferencia es que ahora sabemos que gn ∈ Lη [x] ⊂ Lα [x], luego est´ definido j(gn ). El hecho de que Xn ∈ U se traduce en que a V n ∈ ω j(gn+1 )(κ) ∈ j(gn )(κ), lo cual es absurdo. κ ∈ j(Xn ) = {δ < j(κ) | j(gn+1 )(δ) ∈ j(gn )(δ)},

de modo que

Ejercicio: Probar el rec´ ıproco del teorema anterior.

Cap´ ıtulo XV

M´s sobre cardinales a medibles
En los ultimos cap´ ´ ıtulos hemos estudiado indirectamente los cardinales medibles a trav´s del estudio de cardinales m´s d´biles. Ahora volvemos a ocuparnos e a e directamente de estos cardinales. En las dos primeras secciones desarrollamos una teor´ de ultrapotencias m´s potente que la que hemos manejado hasta ıa a ahora. Con ella probaremos que si κ es un cardinal medible y U es una medida en κ, entonces κ sigue siendo un cardinal medible en L[U ]. En otras palabras, demostraremos que la existencia de un cardinal medible es consistente con un axioma de constructibilidad relativa V = L[U ]. Este modelo L[U ] satisface, por una parte, ciertas propiedades de unicidad que pueden tenerse por indicios de la consistencia de los cardinales medibles y, por otra parte, veremos que cumplen la hip´tesis del continuo generalizada, con lo que tendremos la consistencia de la o existencia de cardinales medibles con la determinaci´n m´s simple de la funci´n o a o del continuo. Esto es el punto de partida para explorar —mediante extensiones gen´ricas— otras posibilidades. En las dos ultimas secciones estudiaremos m´s e ´ a a fondo la relaci´n entre los cardinales medibles y los cardinales R-medibles que o introdujimos en el cap´ ıtulo X.

15.1

Producto de medidas

En esta secci´n estudiamos un producto de medidas que nos har´ falta en o a la secci´n siguiente para desarrollar la teor´ de ultrapotencias iteradas. El o ıa producto que vamos a definir no es m´s que el usual en teor´ de la medida a ıa reformulado en t´rminos de ultrafiltros. e Recordemos que si κ es un cardinal medible y hemos fijado una medida U en κ, diremos que una propiedad φ(α) se cumple “para casi todo α” si {α < κ | φ(α)} ∈ U. V∗ Lo abreviaremos por α φ(α). 375

376

Cap´ ıtulo 15. M´s sobre cardinales medibles a

Definici´n 15.1 Sea κ un cardinal medible y U una medida en κ. Sea n ∈ ω, o n > 0. Si X ⊂ n κ y α < κ, llamamos Xα = {(α1 , . . . , αn−1 ) ∈ n−1 κ | (α, α1 , . . . , αn−1 ) ∈ X}. Para cada n ≥ 1 definimos los conjuntos Un ⊂ P(n κ) mediante V∗ U1 = U, Un+1 = {X ∈ P(n+1 κ) | α Xα ∈ Un }.

Teorema 15.2 Sea κ un cardinal medible y U una medida en κ.

a) Para cada n ≥ 1, se cumple que Un es un ultrafiltro κ-completo no principal en n κ. b) Si Z1 , . . . , Zn ∈ U , entonces Z1 × · · · × Zn ∈ Un . c) Un conjunto C ∈ Un+1 si y s´lo si o Ø © ™ (α0 , . . . , αn−1 ) ∈ n κ Ø {β < κ | (α0 , . . . , αn−1 , β) ∈ C} ∈ U ∈ Un .

´ Demostracion: a) Para n = 1 es obvio. Supong´moslo cierto para n. Si a V α < κ, entonces (n+1 κ)α = n κ ∈ Un , luego α (n+1 κ)α ∈ Un , lo que implica que n+1 κ ∈ Un+1 . Similarmente, ∅α = ∅, de donde se sigue que V ∈ Un+1 . ∅/ V∗ Si V ∈ Un+1 y X ⊂ Y ⊂ n+1 κ, entonces X α Xα ∈ Un y α Xα ⊂ Yα , ∗ luego α Yα ∈ Un , lo que implica que Y ∈ Un+1 . Sea {Xα }α<µ una familia de µ < κ elementos de Un+1 . Entonces tenemos V V∗ que α < µ β (Xα )β ∈ Un y, como la intersecci´n de los µ elementos de o V∗ V U donde esto ocurre sigue estando en U , de hecho ≥β α < ¥ (Xα )β ∈ Un , µ V∗ T V∗ T luego β (Xα )β ∈ Un , pero esto equivale a β Xα ∈ Un , luego β α<µ α<µ T Xα ∈ Un+1 .
α<µ

Con esto tenemos que Un+1 es un ultrafiltro κ-completo en n+1 κ. V∗ V∗ V∗ SI X ⊂ n+1 κ, o bien α Xα ∈ Un o bien α Xα ∈ Un , luego α Xα ∈ Un / V∗ n o bien α κ \ Xα ∈ Un , lo cual equivale a que X ∈ Un+1 o n+1 κ \ X ∈ Un+1 . As´ pues, Un+1 es un ultrafiltro. ı V∗ Si {(α0 , . . . , αn )} ∈ Un+1 , entonces α {(α0 , . . . , αn )}α ∈ Un , pero claramente {(α0 , . . . , αn )}α ⊂ {α0 }, luego tendr´ ıamos que {α0 } ∈ Un y as´ Un ser´ ı ıa principal. Por consiguiente Un+1 no es principal. b) Observemos que (Z1 × · · · × Zn+1 )α = Ω Z2 × · · · × Zn+1 ∅ si α ∈ Z1 , si α ∈ Z1 . /

As´ si suponemos —por hip´tesis de inducci´n— que Z2 × · · · × Zn+1 ∈ Un , ı, o o entonces {α < κ | (Z1 × · · · × Zn+1 )α ∈ Un } = Z1 ∈ U,

15.1. Producto de medidas luego

377

Ø V∗ © ™ ↔ α0 (α1 , . . . , αn ) ∈ n κ Ø {β < κ | (α0 , α1 , . . . , αn , β) ∈ C} ∈ U ∈ Un ↔ Ø V∗ © ™ α0 (α0 , α1 , . . . , αn ) ∈ n κ Ø {β < κ | (α0 , α1 , . . . , αn , β) ∈ C} ∈ U α0 ∈ Un Ø © ™ ↔ (α0 , α1 , . . . , αn ) ∈ n κ Ø {β < κ | (α0 , α1 , . . . , αn , β) ∈ C} ∈ U ∈ Un+1 . De este modo tenemos que una medida U en un cardinal κ define de forma natural medidas Un en los productos n κ sin m´s que establecer que un conjunto a tiene medida 1 si y s´lo si casi todas sus secciones tienen medida 1. Ahora o hemos de trasladar estas medidas producto al caso en que el conjunto de ´ ındices es un conjunto arbitrario de ordinales, no necesariamente un n´mero natural. u Definici´n 15.3 Sea κ un cardinal medible y U una medida en κ. Sea E un o conjunto finito (no vac´ de ordinales. Sea n = |E| y sea π : E −→ n la ıo) semejanza. Sea π : n κ −→ κE la biyecci´n natural inducida por π mediante ¯ o π (f ) = π ◦ f . Sea ¯ UE = {¯ [X] | X ∈ Un }. π En definitiva, UE es la medida correspondiente a Un en κE a trav´s de la e identificaci´n entre κE y n κ resultante de hacer corresponder los ´ o ındices de E y n en orden creciente. Si |E| > 1 y α es su m´ ınimo elemento, definimos E 0 = E \ {α} y para cada E X ⊂ κ y cada β < κ definimos Xβ = {t|E 0 | t ∈ X ∧ t(α) = β}. El teorema siguiente es la traducci´n obvia del teorema anterior a conjuntos o de ´ ındices arbitrarios: Teorema 15.4 Sea κ un cardinal medible y U una medida en κ. Sea E un conjunto de ordinales finito no vac´ Entonces ıo. a) UE es un ultrafiltro κ-completo no principal en κE . b) Si |E| = 1 entonces UE se corresponde con U a trav´s de la identificaci´n e o obvia entre κE y κ.

c) Por inducci´n. Si n = 1 tenemos que o V∗ V∗ V∗ C ∈ U2 ↔ α Cα ∈ U ↔ αβ β ∈ Cα ↔ αβ (α, β) ∈ C Ø V∗ © ™ ↔ α {β < κ | (α, β) ∈ C} ∈ U ↔ α < κ Ø {β < κ | (α, β) ∈ C} ∈ U ∈ U. V∗ Si vale para n, tenemos que C ∈ Un+2 ↔ α0 Cα0 ∈ Un+1 ↔ Ø V∗ © ™ α0 (α1 , . . . , αn ) ∈ n κ Ø {β < κ | (α1 , . . . , αn , β) ∈ Cα0 } ∈ U ∈ Un

V∗ α (Z1 × · · · × Zn+1 )α ∈ Un y, por lo tanto, Z1 × · · · × Zn+1 ∈ Un+1 .

378

Cap´ ıtulo 15. M´s sobre cardinales medibles a

d) Si |E| > 1, β es el m´ximo de E y E 0 = E \ {β}, entonces a © ™ 0 Ø C ∈ UE ↔ t ∈ κE Ø {α < κ | t_ ∈ C} ∈ U ∈ UE 0 , α

c) Si |E| > 1, β es el m´ ınimo de E y E 0 = E \ {β}, entonces V∗ X ∈ UE ↔ α Xα ∈ UE 0 .

donde t_α representa la aplicaci´n que resulta de extender t asign´ndole o a a β el valor α.

Existe una relaci´n sencilla entre las medidas que acabamos de definir: o Definici´n 15.5 Sean E ⊂ F conjuntos de ordinales no vac´ y sea κ un o ıos cardinal. Definimos iEF : P(κE ) −→ P(κF ) mediante iEF (X) = {t ∈ κF | t|E ∈ X}. Teorema 15.6 Sea κ un cardinal medible, U una medida en κ y E ⊂ F conjuntos de ordinales finitos no vac´ ıos. Sea X ⊂ κE . Entonces X ∈ UE ↔ iEF (X) ∈ UF . ´ Demostracion: Veamos primero el caso en que E = {a}, donde a es el m´ ınimo de F . Sea F 0 = F \ {a}. Podemos suponer que F 0 6= ∅, pues en otro ¯ caso E = F y el resultado es trivial. Sea X = {f (a) | f ∈ X} ⊂ κ (es el conjunto que se corresponde con X en la identificaci´n entre κE y κ). Por el V∗ o teorema anterior tenemos que iEF (X) ∈ UF ↔ α iEF (X)α ∈ UF 0 . Ahora bien, ¯ iEF (X)α = {t|F 0 | t ∈ iEF (X) ∧ t(a) = α} = {t|F 0 | t(a) ∈ X ∧ t(a) = α} Ω 0 F ¯ si α ∈ X, ¯ = {t|F 0 | α ∈ X} = κ ∅ si α ∈ X. / ¯ ¯ Por lo tanto iEF (X) ∈ UF ↔ X ∈ U ↔ X ∈ UE . Ahora veamos el teorema por inducci´n sobre |F |. Si E = F el resultado o es obvio. Supongamos |E| < |F |. Sea a el m´ ınimo de F y sea F 0 = F \ {a}. Supongamos que a ∈ E. Si E = {a} estamos en el caso anterior. En caso contrario E 0 = E \ {a} 6= ∅. Es f´cil ver que iEF (X)α = iE 0 F 0 (Xα ). Por consiguiente a V∗ V∗ iEF (X) ∈ UF ↔ α iEF (X)α ∈ UF 0 ↔ α iE 0 F 0 (Xα ) ∈ UF 0 ↔ V∗ [por hip. de ind.] α Xα ∈ UE 0 ↔ X ∈ UE . Finalmente, supongamos que a ∈ E. Entonces iEF (X)α = iEF 0 (X) y / V∗ V∗ iEF (X) ∈ UF ↔ α iEF (X)α ∈ UF 0 ↔ α iEF 0 (X) ∈ UF 0 ↔ V∗ [por hip. de ind.] α X ∈ UE ↔ X ∈ UE .

15.1. Producto de medidas

379

Queremos definir productos infinitos de la medida U , es decir, medidas sobre subconjuntos de α κ, pero no es posible definirlas sobre todos los subconjuntos de α κ, sino unicamente sobre un ´lgebra que definimos a continuaci´n: ´ a o Definici´n 15.7 Sea κ un cardinal y α un ordinal. Un conjunto Z ⊂ α κ tiene o soporte finito si existe un E ⊂ α finito y un X ⊂ κE de modo que Z = iEα . En tal caso diremos que E es un soporte de Z. Claramente, si Z = iEα (X) y E ⊂ F son finitos, entonces Z = iF α (iEα (X)), con lo que F tambi´n es un soporte de Z. e Se cumple adem´s que si iEα (X) = iEα (Y ) entonces X = Y . a Llamaremos Bα al conjunto de todos los subconjuntos de finito.
α

κ con soporte

La prueba del teorema siguiente no presenta ninguna dificultad: Teorema 15.8 Sea κ un cardinal y α un ordinal. Entonces: a) Si E ⊂ α entonces ∅ = iEα (∅) y α κ = IEα (κE ), luego ∅, α κ ∈ Bα . b) Si X, Y ∈ Bα existen E ⊂ α finito y A, B ⊂ κE tales que X = iEα (A), Y = iEα (B). c) iEα (X) ∩ iEα (Y ) = iEα (X ∩ Y ), iEα (X) ∪ iEα (Y ) = iEα (X ∪ Y ),

iEα (X) \ iEα (Y ) = iEα (X \ Y ). d) Bα es un ´lgebra de subconjuntos de α κ. a Definici´n 15.9 Sea κ un cardinal medible, U una medida en κ y α un ordinal. o Definimos Uα ⊂ Bα como sigue: Si Z ∈ Bα , Z = iEα (X), con E ⊂ α finito y X ⊂ κE , entonces Z ∈ Uα ↔ X ∈ UE . Para que esta definici´n sea aceptable hemos de probar que no depende de la o elecci´n del soporte E, es decir, suponemos que Z = iEα (X) = iF α (Y ) y hemos o de comprobar que X ∈ UE ↔ Y ∈ UF . Ahora bien: X ∈ UE ↔ iE E∪F (X) ∈ UE∪F , Y ∈ UF ↔ iF E∪F (Y ) ∈ UE∪F , luego basta probar que iE E∪F (X) = iF E∪F (Y ). En efecto, si f ∈ κE∪F y g ∈ α κ es cualquier extensi´n de f , se cumple o f ∈ iE E∪F (X) ↔ f |E ∈ X ↔ g ∈ Z ↔ g|F ∈ Y ↔ f |F ∈ Y ↔ f ∈ iF E∪F (Y ). Esta “medida” en α κ no es realmente una medida en el sentido que estamos d´ndole nosotros al t´rmino. No ya s´lo porque no est´ definida en toda a e o a el ´lgebra Pα κ, sino porque no es ni siquiera σ-aditiva. No obstante, es un a ultrafiltro, y esto bastar´ para nuestros fines: a

380

Cap´ ıtulo 15. M´s sobre cardinales medibles a

Teorema 15.10 Si κ es un cardinal medible, U es una medida en κ y α es un ordinal, entonces Uα es un ultrafiltro en Bα . ´ Demostracion: α κ = iEα (κE ) y κE ∈ UE , luego α κ ∈ Uα . Igualmente, ∅ = iEα (∅) y ∅ ∈ UE , luego ∅ ∈ Uα . / / Si iEα (X), iEα (Y ) ∈ Uα , entonces X, Y ∈ UE , luego X ∩ Y ∈ UE , luego iEα (X) ∩ iEα (Y ) = iEα (X ∩ Y ) ∈ Uα . Si iEα (X) ∈ Uα , iEα (X) ⊂ iEα (Y ), entonces X ∈ UE y X ⊂ Y , luego Y ∈ UE y tambi´n iEα (Y ) ∈ Uα . e Dado iEα (X) ∈ Bα , o bien X ∈ UE o bien κE \ X ∈ UE , luego iEα (X) ∈ Uα o bien α κ \ iEα (X) = iEα (κE \ X) ∈ Uα .

15.2

Ultrapotencias iteradas

Queremos definir ultrapotencias de V respecto de los filtros Uα que acabamos de definir, pero, como no son σ-completos, para garantizar que las ultrapotencias est´n bien fundadas necesitamos introducir una condici´n de finitud en sus e o elementos acorde con la condici´n de finitud que cumplen los elementos de Uα . o Definici´n 15.11 Sea κ un cardinal medible y α un ordinal. Diremos que una o α E funci´n f ∈ V κ tiene soporte finito E ⊂ α si existe una funci´n g ∈ V κ tal o o V α que t ∈ κ f (t) = g(t|E ). Sea Pα la clase de las funciones de V κ con soporte finito. Es claro que si f , g ∈ Pα tienen soporte E (y notemos que dos funciones siempre tienen un soporte com´n) entonces los conjuntos u {t ∈ α κ | f (t) = g(t)} y {t ∈ α κ | f (t) ∈ g(t)} tambi´n tienen soporte E, luego est´n en el ´lgebra Bα . Definimos en Pα la e a a relaci´n de equivalencia o f =α g ↔ {t ∈ α κ | f (t) = g(t)} ∈ Uα , y definimos Ult∗ α (V ) como la clase formada por las clases de equivalencia U restringidas (formadas por elementos de rango m´ ınimo), como es usual. En Ult∗ α (V ) definimos la relaci´n o U [f ]∗ Rα [g]∗ ↔ {t ∈ α κ | f (t) ∈ g(t)} ∈ Uα . α α
∗ ∗ As´ mismo definimos jα : V −→ Ult∗ α (V ) mediante jα (a) = [ca ]∗ . Es claro ı U α que la funci´n constante ca tiene soporte finito. o
α

Es f´cil ver que si E es un soporte de f y E ⊂ F ⊂ α (con F finito) entonces a F es tambi´n un soporte de f . e

15.2. Ultrapotencias iteradas

381

´ La prueba del teorema 11.14 se adapta f´cilmente a este contexto. Unicamena te hay que a˜adir la comprobaci´n de que los conjuntos y funciones que aparecen n o tienen soporte finito. Por ejemplo, si φ es una f´rmula y t es un t´rmino, es o e claro que un soporte finito com´n de f1 , . . . , fn es tambi´n un soporte finito del u e conjunto {t ∈ α κ | φV (f1 (t), . . . , fn (t))} y de la funci´n o g(t) = tV (f1 (t), . . . , fn (t)). El unico punto de la prueba que requiere una comprobaci´n adicional es la ´ o equivalencia entre (11.3) y (11.4). En nuestro contexto ser´ ıan W f ∈ Pα {t ∈ α κ | αV (f (t), f1 (t), . . . , fn (t))} ∈ Uα . (15.1) y {t ∈ α κ | W x ∈ V αV (x, f1 (t), . . . , fn (t))} ∈ Uα . (15.2)

Por las observaciones anteriores ya sabemos que todos los conjuntos involucrados tienen soporte finito. La unica cuesti´n es que en la prueba de que ´ o (11.4) implica (11.3) se construye una funci´n f , y ahora hemos de comproo bar que tiene soporte finito. Ahora bien, si E es un soporte finito com´n de u f1 , . . . , fn y del conjunto de (15.2), entonces existen funciones gi ∈ κE de modo que fi (t) = gi (t|E ), as´ como un conjunto A ∈ UE tal que ı W x ∈ V αV (x, g1 (t|E ), . . . , gn (t|E )) ↔ t|E ∈ A. Para cada t ∈ A definimos g(t) de modo que αV (g(t), g1 (t), . . . , gn (t)) y α tomamos g(t) = ∅ si t ∈ A. As´ si f ∈ V κ viene dada por f (t) = g(t|E ), / ı, resulta que f tiene soporte E y el conjunto {t ∈ α κ | αV (f (t), f1 (t), . . . , fn (t))} contiene a iEα (A), luego est´ en Uα . a As´ pues, el teorema fundamental es v´lido p