You are on page 1of 2

Respiración Esencial Es un flujo consciente que principia en nuestra profundidad y se disuelve sin esfuerzo de regreso hacia nuestro núcleo

. Principia desde un fondo quieto y silencioso y se disuelve a la misma quietud y silencio. Para llegar a ella necesitamos aprender a observar nuestra respiración y darnos cuenta donde se anuda, donde interferimos en el proceso natural, donde enmascaramos el proceso con tensión emocional que se traduce en tensión física. Percepción de la respiración (no editar ni analizar).- ¿Dónde la siento?, ¿Dónde se origina?, ¿en que parte de mi cuerpo está más presente?. La respiración y el movimiento: Ejercicio de la medusa: la respiración se mueve en respuesta al movimiento. Si este crece y se expande así sucede con la respiración. Empequeñece el movimiento hasta que tu cuerpo está quieto y en silencio. ¿Puedes sentir el eco del movimiento en tu cuerpo?. ¿Ha habido cambio en la respiración?. ¿Quién causa a quien?. ¿El movimiento a la respiración o la respiración al movimiento?. Están inseparablemente entrelazados. Postura del no esfuerzo: Observaremos la respiración con la mínima cantidad de obstáculos. De espaldas, acerque los talones hacia los glúteos. Equilibre las piernas y pies (hacia delante o atrás, más o menos abiertos) hasta encontrar el menor esfuerzo. ¿Como respíro?: Investigue ubicación, origen (epicentro), frecuencia (rápida, lenta, intermedia - 12 a 14 respiraciones por minuto), fase (proporción entre inhalación, retención y exhalación), textura (pareja, rugosa, movida, dispareja) profundidad (superficial o profunda), cualidad (describe la respiración en imágenes y palabras que surjan espontáneamente (sin editar o analizar) como espesa, flotante, ángel, cárcel, etc. Movimientos del cuerpo durante la respiración: Todo el cuerpo pulsa con la respiración. Si no distingue la diferencia entre tensión y relajación en cada área que investiga, apriete y suelte varias veces durante 7 segundos hasta que la diferencia se le aclare. Abdomen: Al inhalar se expande y al exhalar se retrae pero no se contrae o colapsa. La retracción tiene tono y firmeza sin ser rígida y dura. Pelvis: Al inhalar hacia abajo adelante y hacia arriba atrás. Al exhalar hacia arriba adelante y hacia abajo atrás. Para permitir un movimiento fluido, no apriete los glúteos ni los esfínteres. Caderas: Se abren al inhalar y se cierran al exhalar. Hombros y brazos: Al inhalar se amplia la articulación y giran hacia fuera, al exhalar giran hacia adentro. Diafragma: (observe). Músculos intercostales: (observe). Pecho superior: (observe). Ho9mbros (observe). Cráneo: (observe). Sacro: (observe). Al contraer los músculos inferiores del cuerpo, la respiración es empujada hacia arriba, los músculos respiratorios secundarios trabajan más (ellos deben usarse solamente en situaciones de gran esfuerzo) y la mandíbula, el cuello y los hombros se tensan. La respiración se distorsiona. Si se entra el abdomen, el pecho superior sube y se produce la respiración superior (de pecho). En vez de exagerar su respiración hacia el pecho, relájela y permita que todos los músculos en el abdomen y el suelo pélvico oscilen, lo que estimula los músculos respiratorios primarios a su máxima capacidad.

1

Sea consciente de la respiración en cada postura: de pie, en cuclillas, sentado o al ejecutar un Asana. Asegúrese que las posturas están siendo permitidas por la respiración, que la respiración lleva a cabo la postura. Cuando no hay equilibrio en una postura, está amarrándose inconscientemente de algo para sostenerse y con ello tensa alguna área del cuerpo y reprime la expansión de la respiración. Los movimientos sutiles que crea la respiración aportan muchos beneficios. Al girar la pelvis en el eje de las caderas, se lubrican las articulaciones y los músculos allí anclados se flexibilizan y fortalecen. El movimiento en la columna bombea el fluido cerebro - espinal, abre la circulación, tonifica y relaja alternadamente los músculos de la espalda.Al tornarse cóncava, la columna inferior será sostenida en menor grado por los músculos abdominales. Al tornarse convexa, necesitará más sostén desde el abdomen. Estas fluctuaciones dan masaje a todos los órganos internos. En la postura de pie, permita que el esfínter anal se relaje, suelte los glúteos hacia los talones, permita que su exhalación baje hasta el cóccix. Mantenga el vientre lleno y suave. Suelte y baje la tensión de los hombros, el cuello y la cabeza a medida que respira hacia el cuerpo inferior. Así estará más conectado con la tierra y menos con la cabeza en las nubes, al permitir que el peso de su pelvis se suelte hacia sus piernas. Características de una respiración libre: Oscilación de todo el cuerpo en un movimiento leve y sutil desde el centro a la periferia. Diafragmática.: predomina la acción del diafragma central y los músculos respiratorios primarios. Los otros dos diafragmas se amplían o contraen con el flujo respiratorio. Origen interno: más que se empujada hacia adentro mecánicamente por músculos externos, la respiración debe nacer en el interior, al expandirse el diafragma. En vez de respirar, ser respirado. Multi - direccional: la respiración se expande en todas direcciones radiando hacia a fuera. Existen tres centros de irradiación: el vientre, el pecho y el entrecejo. Calma y regular-. su ritmo crea entonces calma en el cuerpo y en la mente. Ritmo normal: la inhalación es de dos segundos, la exhalación es de tres segundos, seguidos de una pausa. Naturalmente exhalas un poco más de lo que inhalas. Flexible: la respiración tiene infinitas variaciones y adaptaciones. Cambia al cambiar los pensamientos, los sentimientos y el movimiento del cuerpo. Sin esfuerzo: no hay una forma correcta de respirar, hay formas más efectivas de hacerlo. No hay forma sin respiración. En consecuencia, respiración y forma deben ser logradas simultáneamente. El diafragma es el horizonte entre el cielo y la tierra El movimiento libre en el cuerpo interior permite la comunicación entre lo racional y lo instintivo. La caja torácica: En la inhalación las costillas suben y se expanden hacia fuera y arriba. En la exhalación se dirigen hacia adentro y abajo. El grado de expansión depende de la flexibilidad de los músculos intercostales y la apertura de la columna vertebral y la caja torácica. Por eso para respirar bien, no solo hay que despertar los músculos respiratorios sino que todos los músculos del cuerpo.

2