Lucas 15:17-24 (17) Y cuando volvió en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!

(18) Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; (19) Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como uno de tus jornaleros. (20) Y levantándose, vino a su padre. Pero cuando aún estaba fuera de gran manera, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó (21) Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. (22) Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y lo puso sobre él, y poned un anillo en su mano y unas sandalias en los pies; (23) Y traed el ternero cebado y matadlo, y comamos y ser feliz (24) Porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; estaba perdido y ha sido hallado. Y comenzaron a regocijarse. Tema: Introducción: El capítulo 15 de Lucas, nos habla de tres parábolas y cada una de ellas va encaminada al interés que Dios tiene por la humanidad que se encuentra perdida. Los primeros versos hacen mención que Jesús era rodeado por los publicanos y los pecadores con la intención de escuchar de él la enseñanza que venía dando y que estaba siendo de impacto para la humanidad. Aunque también se le acercaban a él los fariseos y los escribas, pero no con la intención de escuchar y aprender, sino para buscarle un lado por el cual acusarle, estos hombres se dieron cuenta que a diferencia de ellos, Jesús se juntaba con gente despreciable y que no valía la pena invertir su tiempo en ellos, pues perdería su espiritualidad y su santidad. Dentro de las parábolas, Jesús hace referencia a la que hoy conocemos como “La Parábola de Hijo Pródigo”, en la cual se menciona que un padre de familia tenía dos hijos y el menor de ellos vino a su padre para pedirle que le repartiera la parte de la herencia que le correspondía, petición a la que accede el padre. Al pasar los días el hijo menor reúne la herencia que le correspondía y partió para una provincia apartada en donde desperdició los bienes que tenía. Cuando este joven hubo acabado con sus bienes, vino una gran hambre sobre aquella provincia y comenzó a faltarle. Cuando ocurren estas cosas, él se encontraba sin dinero, el hambre apretaba sobre la provincia y el muchacho empezó a sentir hambre, no le quedó de otra más que ir en busca de trabajo y la única vacante que encontró era la de apacentar cerdos, la aceptó y llegó al extremo de desear saciarse con la comida que los cerdos tenían, anheló “las

II. dijo:” Introspección: Observación y examen que una persona hace de sus propias ideas. no solamente tenían el sustento de ese día. sino como uno más de tus trabajadores. pero como había escases. pensamientos y sentimientos. RECAPACITACIÓN “Y volviendo en sí. pues considero que ya perdí mis derechos. en las que le ha ido bien y en las que ha sido un fracaso. . ya no como siervo. A continuación veremos tres acontecimientos que se narran en esta parábola: I. hace una inspección hacia dentro analizando su vida. y eso que los jornaleros solo eran personas que trabajaban por día. por esa razón el hijo se da cuenta que ellos viven mejor. quiero que me des la oportunidad de estar en tu casa. por lo tanto. al parecer eran más importantes los cerdos que él. en este punto de su vida. El hijo prodigo toma una decisión y dice. sino que se hace mención que les abundaba el pan. Llega un momento en la vida del hijo pródigo en donde empieza a recapacitar sobre las cosas que ha hecho. ya no soy digno de ser tu hijo. me levantaré e iré a mi padre y le diré.algarrobas” para saciar su hambre. padre he pecado contra el cielo (Dios) y contra ti. y yo aquí perezco de hambre! Se da cuenta que aun los jornaleros en casa de su padre tienen una vida digna. pues ellos aunque no tenían nada asegurado. Surgen preguntas como las siguientes: ¿Quién es el culpable de mi desgracia? ¿Qué hago yo aquí en esta situación? ¿Por qué sufrir el hambre? ¿Cómo es que llegue aquí? RECONOCIMIENTO ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan.

y si alguno hubiere pecado. se nos ha olvidado que separados de Él. la Biblia dice que este personaje. por si todo esto fuera poco pide que se mate al becerro más gordo y hagan una fiesta en su honor. pero el padre le dice. Pero esto no ocurrió. aquel hijo que un día había decidido irse de casa con los bienes suyos. el padre movido a misericordia corre hacia su hijo. Bien podría el padre echarlo de casa. ningún motivo o razón que lo sujetara. Conclusión: 1 Juan 2:1 Hijitos míos. lo besa. viniendo humillado delante de Él. Cuántos de nosotros hemos actuado tan precipitadamente y nos hemos alejado del padre. por lo tanto. creyendo que lejos de él estaremos mejor. que volver al padre y decirle que hemos fallado. diciéndole las cosas que había pensado hacer.III. lo abraza. no te puedo bajar a la posición de sirvo. Intervención del hijo. Llega el momento en que a lo lejos se ve la figura de un hombre. no nos queda una mejor opción. el padre lo observa y se dice: esa forma de caminar la conozco. Él va meditando en las palabras que le dirá a su padre. a Jesucristo el justo. pedirle perdón. nada podemos hacer. sino restaurarte en tu lugar. abogado tenemos para con el Padre. y se le ponga un anillo en el dedo. pues seguramente será movido a misericordia y perdonará nuestro pecado. RECONCILIACIÓN No todo había quedado en la mente o solo había sido un pensamiento. manda que se le de un vestido. tú eres mi hijo. calzado. y se da cuenta que la persona que venía era su hijo. estas cosas os escribo para que no pequéis. se levanta y va a su padre. . correrlo y cerrarle las puertas pues ya no tenía nada en casa.