Universidad Nacional del Comahue Facultad de Humanidades Departamento de Letras Cátedra: Teoría y Práctica de la Lectura y la Escritura I Título: CÓMO

ESCRIBIR MONOGRAFÍAS EN LA UNIVERSIDAD Género: monografía Autora: ROCÍO FIT

Índice

Introducción……………………………………………………………1 La monografía como género académico……………………………… 3 Tipos de monografía …………………………………………………..4 La elección del tema …………………………………………………..4 La búsqueda de la bibliografía ………………………………………...5 La lectura comprensiva ………………………………………………..6 El proceso de redacción ……………………………………………….7 La conciencia de los lectores ………………………………………….8 La coherencia…………………………………………………………..9 Las huellas de la enunciación ………………………………………..10 El léxico y las construcciones sintácticas ……………………………11 Polifonía ……………………………………………………………..12 Aspectos estructurales y paratextuales ……………………………....14 Conclusión …………………………………………………………...16 Bibliografía …………………………………………………………..17

1

Esto se nos presenta como un problema. dando por sentado que sabemos cómo hacerlo. Muchas veces. Me baso en el presupuesto de que el dominio de este género académico es imprescindible para cualquier estudiante. la confección de esquemas y resúmenes. los docentes nos exigen que hagamos una monografía sin proporcionarnos el instrumental que necesitamos para enfrentar dicha tarea. como que es un trabajo larguísimo y sumamente difícil. de los distintos tipos de monografía.Introducción En el transcurso de nuestra carrera universitaria. según los aportes teóricos de diversos autores. de las herramientas de composición. Incluso antes de comenzar a escribir. Daré cuenta. entre otros temas. todos tenemos que pasar en algún momento por una etapa evaluativa que requiere la elaboración de una monografía. intentaré elaborar una guía y una herramienta para aquellos estudiantes universitarios que intentan escribir por primera vez… una monografía. y de los aspectos estructurales y paratextuales. En esta monografía. por ejemplo. de las etapas previas a la elaboración. la búsqueda y lectura de la bibliografía. nos invade la duda y la inseguridad. especialmente cuando nos enfrentamos a ella por primera vez. 2 . como la elección del tema. de los rasgos generales del género monográfico. de la etapa de redacción y de sus procedimientos y elementos lingüísticos fundamentales. no siempre es así. Lamentablemente. A esta situación se le suman los prejuicios fundados en lo que alguna vez escuchamos que era una monografía.

Nos entrenamos también. cuerpo. La organización del texto sigue regulaciones precisas (introducción. afirma que al realizar este tipo de trabajos adquirimos una serie de “ganancias” en lo que se refiere al conocimiento y al discurso. capacidad de síntesis y nuevo vocabulario. el uso de un registro y un léxico determinados. claridad y precisión. según esta autora. Destacamos algunos rasgos generales de la monografía. La monografía se caracteriza por un campo de discurso centrado en el saber disciplinario y en una intención fundamentalmente expositiva-interpretativa. Asimismo. lo que constituye otra de las características de este género. a resumir y a comunicar todo esto por escrito. María P. un desarrollo del tema. Como todos los géneros. en un principio. imprecisiones ni redundancias. Massi. es para nosotros un entrenamiento. por lo que no debemos tomarla como un mero trabajo agobiante. Un buen ejercicio para superar esta parálisis inicial es partir de la base de que la monografía. Graciela Reyes. claridad de exposición. En cuanto al conocimiento. una construcción específica del enunciador y del enunciatario. Alicia S. Cervini de Boggio. Estas formalidades pueden. Sosa. Bosani y María C. El medio de producción es escrito y la retórica. El tomar conciencia de la importancia de este aprendizaje nos ayudará a dar el primer paso hacia nuestra monografía: predisponernos a escribir con entusiasmo. contenido) y su elaboración lingüística se caracteriza por la búsqueda de univocidad. comprensión y nuevos intereses intelectuales. a descubrir y reunir información adecuada. la monografía requiere simplicidad en las construcciones sintácticas y el predominio de un léxico sin ambigüedades. integrado por Nélida B. 3 . al igual que todas las demás instancias evaluativas de la academia. entre otros. enriquecimiento. específica y pautada. logramos corroboración. lingüista y docente. aprendemos a delimitar un tema entre muchos posibles. parecernos demasiado estrictas y hacernos sentir inseguros y turbados a la hora de tener que escribir una monografía. Son muchas las habilidades y destrezas que adquirimos con la práctica de escribir monografías. En lo que respecta al discurso.La monografía como género académico La monografía es el género discursivo más representativo del ámbito universitario. ganamos capacidad de manejar otros textos. Al escribir monografías. está sujeta a convenciones que establecen una organización textual. habilidad para persuadir. analizados por el Grupo de Estudios del Discurso del Comahue (GEDIC). en el hecho de mantener diálogos con otros textos y establecer relaciones nuevas y creativas entre ellos.

legitimado como un saber teórico. requiere revelar las fuentes disponibles que abordan el objeto de estudio. Puede incluir una opinión personal sobre el material leído. Gracias a un tema predilecto nacen y crecen sus páginas alrededor de él” (GEDiC. un documento donde se hace explícito qué se va a investigar. Sino sentir verdadero entusiasmo por un tema y preferirlo entre otros posibles. 4 . no requiere el empleo de fuentes bibliográficas. La naturaleza del tema de la monografía determinará la combinación de secuencias textuales (narrativa. es importante que seamos nosotros los que elijamos desde qué punto de vista queremos tratarlo. La monografía informe. Si bien los temas serán. En este trabajo caracterizaremos la monografía compilativa por ser la más frecuentemente requerida en los primeros años de la universidad. se presenta como un saber construido en otro lado. La realización de este tipo de monografías implica una serie de actividades como son la elección del tema. La elección del tema En cuanto a la elección del tema. tenemos que elegir un tema con el cual estemos conformes y es importante que se trate de un tema único y claramente delimitado. también. Requiere. su organización del contenido y el estilo que adopta su formulación lingüística. la monografía informe y la monografía investigativa. después de un proceso de observación o de actuación. La monografía investigativa. Se tienden a borrar las huellas del sujeto enunciador y a instaurar una distancia que genera objetividad. diferencian tres tipos de monografía de acuerdo a la intención comunicativa.Tipos de monografías Las autoras del GEDiC. A continuación daremos cuenta de los rasgos más importantes de cada una de ellas. Es decir. El contenido de este tipo de monografías. 2005: 24). en la gran mayoría de los casos. cómo y cuándo. descriptiva. La monografía compilativa consiste en una investigación bibliográfica. la lectura comprensiva de la misma y la etapa redaccional. por su parte. las autoras del GEDiC señalan que El punto de partida de una monografía no es la necesidad de cumplir con una exigencia impuesta por las normas universitarias. es decir. Debe ser presentada como un sistema sólido de pruebas y conclusiones. distinguen la monografía compilativa. en cambio. El sujeto de la enunciación también tiende a borrar sus huellas para producir un efecto de veracidad y objetividad. asignados por el profesor en función de los contendidos de la materia. dónde. aborda un tema nuevo o poco explorado y transmite los resultados de una investigación original de manera que siempre se aporte algo novedoso a lo ya dicho. la elaboración previa de un proyecto de investigación. argumentativa). Así. que tienen una estructura fija. para lo cual la delimitación entre el discurso citante y el citado debe ser clara. Se realiza generalmente en ámbitos laborales. la búsqueda de bibliografía.

No obstante. ya que “son fuentes inmediatas de indudable fiabilidad e importancia porque ayudan a ubicarnos en el contexto del tema que trabajemos. antes de comenzar a buscar la bibliografía. o bien. es decir. a la comprensión de los lectores. planifiquemos algunos aspectos fundamentales del escrito. Precisamente para no desviarnos de nuestro objetivo. La búsqueda de bibliografía En esta segunda etapa. nos ayudará a nosotros mismos a hacer un uso correcto del léxico y a no desviarnos de los aspectos centrales del tema elegido. al ofrecer una visión general y bastante completa” (Instituto Cervantes. el tema se encontrará leyendo. Para ello. podremos buscar con más facilidad toda la bibliografía que necesitemos para llevarlo a cabo. cuál es su tema y qué conocimientos tengo sobre el mismo. Entre ellos señala los buscadores que conducen a páginas Web con información sobre bases de datos. Una vez resueltos estos interrogantes. Puede que nos cueste definir un solo aspecto de un tema muy amplio. esto constituye un gran obstáculo para comenzar a escribir. de esta manera. a la que llama “toma de conciencia”. Las publicaciones electrónicas también son importantes. 2006: 452). El Instituto Cervantes indica que uno de los causes principales para la búsqueda de la bibliografía adecuada es el acceso a la información a través de buscadores y bases de datos informáticos. las revistas académicas y los artículos específicos. de los libros. y por el otro. como no todas las páginas en Internet son confiables en cuanto a su contenido. Tanto Nogueira como el Instituto Cervantes plantean la importancia de delimitar también el contexto en el que se ubicará nuestro tema. fiable y reconocido. S. la lectura más relevante proviene de la lectura crítica. Según este autor. cómo debo distribuir la información y qué registro debo usar. a través de las siguientes preguntas: qué es lo que voy a escribir y cuál es su función. listados bibliográficos o los mismos documentos. 5 . Sin embargo. es importante que. Puede sernos útil recurrir a diccionarios. Nogueira propone ser paciente si no se encuentra el tema inmediatamente. porque aportan información actualizada. es aconsejable comenzar por acudir a las bibliotecas públicas y privadas. Tenemos que leer el material básico de la materia para lograr definir bien nuestro tema y.Muchas veces. podemos ir en busca de las fuentes bibliográficas. Hacer explícito este aspecto ayudará. es necesario explorar las fuentes de información para conocer la bibliografía más elemental e importante acerca del tema elegido. siempre es importante verificar que visitemos un sitio oficial. por un lado. catálogos de las biblioteca. En este sentido. cuánta información debo dar. Graciela Reyes da cuenta de esta planificación inicial. Algunas revistas especializadas permiten el acceso a sus artículos mediante este medio. puede que no encontremos ningún tema con el que nos sintamos completamente a gusto. a quiénes está dirigido mi escrito. manuales y enciclopedias.

Hay textos que son más relevantes y distinguidos que otros en relación a nuestro tema. y debemos saber identificarlos. Una de ellas es el resumen. Para Cassany. La lectura comprensiva El paso siguiente para la preparación de una monografía es la lectura comprensiva y la organización del material seleccionado. pero sólo lea lo bueno” (Reyes. En este sentido. (Nogueira. Estos medios nos permiten acceder a la información de una manera práctica. a la capacidad de comprender el significado de un texto. construir un significado. elaborar inferencias para comprender lo que sólo se sugiere. no debemos incluir todo el material que encontramos por el simple hecho de disponer de él. 1999:228). Aquí entra en juego nuestra visión crítica. En efecto. hacer hipótesis y verificarlas. Una vez recopilada toda la bibliografía que nos parece estar relacionada con nuestro tema. Llamamos alfabetización funcional a este conjunto de destrezas. fundamental la lectura comprensiva. aportar nuestros conocimientos previos.1 (Cassany. lo critican. debe ser completada con la concepción sociocultural. debemos pasar ese material por un segundo proceso de selección. lo comentan. 2) Los de segunda mano: son los que tienen con los de primera mano una relación similar a la del enunciador de la monografía. leer no implica únicamente oralizar lo que está escrito sino que requiere desarrollar ciertos procesos cognitivos y adquirir los conocimientos socioculturales particulares de cada discurso. (…) leer es comprender. Según Daniel Cassany. 2006:21) En esta etapa es. 1.bases de datos bibliográficas y las bases de datos de textos completos que son aquellas en las que accedemos directamente al texto o a la fuente principal. etc. entonces. En palabras del autor. lo explican. si bien es importante. 6 . Reyes es muy concisa cuando dice: “Mire todo. 2004:140) El instituto Cervantes también diferencia las fuentes primarias de las fuentes secundarias y afirma que siempre debemos trabajar con las fuentes de primera mano y que conviene no citar fuentes de segunda mano como si se hubiese recurrido al original. Es importante aproximarnos al texto con una primera lectura y luego hacer una segunda y una tercera lectura para poder comenzar a preparar las prácticas de planificación previas al escrito final. Para poder comprender un texto. tomaremos en cuenta la distinción que hace Nogueira entre fuentes de primera y segunda mano: 1) Los de primera mano: son los que corresponden a ediciones originales o ediciones críticas del texto – o textos – que ocupa centralmente al autor de la monografía. ésta es una concepción lingüística de la lectura que. necesitamos convertirnos en “alfabetos funcionales”. aunque pueda oralizarla en voz alta. Para comprender es necesario desarrollar varias destrezas mentales o procesos cognitivos: anticipar lo que dirá un escrito. Y denominamos analfabeto funcional a quien no puede comprender la prosa. etcétera.

la cadena argumental. La autora explica que para resumir bien. (Cassany. Destaca las siguientes habilidades requeridas para hacer esquemas y resumir textos: o Para hacer esquemas el autor analiza primero los marcadores estructurales del texto y después representa jerárquicamente y no linealmente su estructura. Si se trata de citas textuales. 1989: 117) Antes de realizar resúmenes y esquemas. las reflexiones o ideas nuevas que se nos ocurran y las citas que nos parezcan más significativas. ganaremos mucho tiempo si las anotamos cuidadosamente y con todos sus datos bibliográficos. Es una práctica esencial para organizar de manera lógica los aspectos que vamos a incluir en la monografía. también podemos tomar notas a medida que leemos los textos. estamos casi preparados para comenzar a escribir nuestra monografía. Como el resumen es un texto nuevo. El proceso de redacción Una vez realizados los procedimientos de planificación. no es necesario respetar rigurosamente la estructura original del texto. hacemos una representación abreviada de la información básica de un texto. El esquema es el último paso de la preescritura. debemos aprender a hablar con nuestra voz. 7 . o Para resumir textos el autor identifica primero la información relevante del original y posteriormente la transforma en frases abstractas. El orden de las ideas escritas en el esquema se repetirá en el texto. Podemos anotar los datos más significativos. sintéticas económicas. las dudas que surjan. sino como una guía que puede modificarse a medida que avanza el proceso de redacción. cuyo uso diferencia los escritores competentes de los incompetentes. creado por nosotros. es importante que no contemplemos el esquema como algo inamovible. El GEDiC propone otras técnicas de trabajo intelectual.Al resumir. la síntesis crítica y el informe de lectura. Reyes indica que es imprescindible hacer resúmenes que respeten los contenidos del original. En el esquema se expresan sólo los datos más importantes generalmente mediante frases nominales que establecen algún tipo de jerarquía entre sí. Para Cassany. es importante tener en cuenta las estrategias de composición que propone Cassany. Sin embargo. María Teresa Serafini explica que el uso de los niveles jerárquicos garantiza la posterior organización de las ideas en función de su importancia y generalidad. estos dos procedimientos están estrechamente relacionados con la comprensión lectora. a crear textos nuevos con oraciones que concentren la información esencial de un texto dejando a un lado las opiniones personales sobre el mismo. En este punto. como la síntesis neutra. Cassany demuestra que ese es un error muy frecuente en los escritores sin experiencia.

En este sentido. que es la conexión de los significados textuales con una serie de datos extratextuales. en el que primero se planifique la estructura del texto. a pensar en las cosas que pueden interesar al lector o en las informaciones que éste necesita saber. Cassany explica que los buenos escritores hacen uso de la recursividad. En cuanto a la siguiente estrategia. también debemos hacer uso de la cuarta estrategia de composición: las correcciones. en la etapa redaccional es importante “la claridad. La segunda estrategia se refiere a la planificación de la estructura del texto. debe cumplirse el proceso de contextualización. nos vemos obligados a resaltar la primera estrategia de composición de Cassany: la conciencia de los lectores. 2006: 454). la precisión o la originalidad a la hora de exponer las ideas” (Instituto Cervantes. Los escritores competentes releen los fragmentos escritos para evaluar si corresponden a la imagen mental que tienen del texto. en conjuntos de creencias. Estas características contribuyen a que la monografía logre el fin básico de todo texto: establecer una comunicación. Para entablar una comunicación es imprescindible compartir los marcos de referencia con el lector. recurren a un proceso recursivo y cíclico en el que la estructura inicial puede ser interrumpida en cualquier momento por las ideas que vayan surgiendo. estos datos que forman el contexto de la comunicación deben ser por lo menos parcialmente compartidos por autores y lectores. La conciencia de los lectores En lo que se refiere a la expresión. a escoger la forma adecuada de presentarse. al plan que habían trazado antes y también para enlazar las frases que escribirán después con las anteriores. Es decir. el orden. Reyes explica que todo texto real se inserta en un conjunto de otros textos previos. luego se revise y se termine por hacer la versión final del escrito. Por último. de la cual nos ocuparemos más adelante.La primera de las estrategias de composición consiste en tener conciencia de los lectores. Es muy importante que revisemos el texto no sólo en lo que afecta a la gramática o a la ortografía sino también en lo que se refiere al contenido del texto y a la ordenación. Por el contrario. Para escribir un buen texto. después se escriba el borrador. En otras palabras. no siempre usan un proceso de redacción lineal y ordenado. Cassany expone que los escritores competentes son más conscientes de la audiencia durante la composición: dedican más tiempo a pensar en las impresiones que desean provocar. Esto les ayuda a mantener la coherencia global del texto. mencionada anteriormente. Cassany afirma que los buenos escritores se detienen mientras escriben y releen lo que redactaron. la sencillez. sea coherente. 8 . De esta relación entre texto y contexto da cuenta la coherencia pragmática. conocimientos y suposiciones que atribuimos a nuestros interlocutores Para que un texto tenga sentido.

Por el contrario. (de Beaugrande y Dressler. el contexto no es necesario para comprenderlo. a diferencia de la segunda que manifiesta un lenguaje compartido con le lector y en la que el texto es autónomo. En relación a la primera. la cual se compone. Conjuntamente con la coherencia pragmática que desarrollamos más arriba. la coherencia es un principio fundamental para que el texto se constituya como tal y debemos tenerla siempre presente en el momento de escribir. si no la encuentra. la de la expresión. Según de Beaugrande y Dressler. los resúmenes y los esquemas previos a la monografía 9 . mientras la estructura de la prosa del escritor refleja el pensamiento del autor y proceso de descubrimiento del tema. quien entiende el texto como una unidad global compuesta de una macroestructura y una superestructura. estas autoras identifican la coherencia de contenido. El lector. cuando formulamos el contexto de lo que queremos decir y no lo dejamos implícito. Si escribimos para nosotros mismos. El lingüista desarrolla el modelo de Linda Flower (1979) que diferencia la prosa del escritor. toman el modelo de análisis de Van Dijk. es decir. en nuestra monografía) y. mientras que la superestructura es la forma en que la macroestructura se organiza en un esquema. podemos usar la prosa del escritor. La macroestructura es la proposición subyacente que representa el tema o tópico de un texto. Podemos decir que. en este sentido. 1989:130) Así. Todos los individuos alfabetizados utilizamos la prosa de escritor de vez en cuando. de la prosa del lector. la primera utiliza palabras con significados personales para el autor y el texto depende del contexto que no está explícito. En lo que se refiere al estilo. la prosa del lector tiene una estructura retórica. pero solo los buenos escritores saben usar la prosa del lector. es la síntesis del contenido. Para Calsamiglia y Tusón. para comunicarnos. Cassany expresa que: Cuando escribimos para que alguien nos entienda. Dicho en términos de Cassany. “los textos que no sean comunicativos no pueden analizarse como si fueran textos genuinos. la de la comunicación. a su vez. la coherencia incluye tanto las relaciones pragmáticas como las relaciones semánticas intertextuales (cohesión). es decir. La coherencia Dijimos que esta relación entre el texto y el contexto concierne a la coherencia pragmática. usamos la prosa del lector. buscará siempre la coherencia en el texto (en este caso. basada en el propósito del autor. por naturaleza. En muchos casos saber escribir quiere decir saber transformar la prosa de escritor en la de lector. 1997: 35) Por lo tanto. tenemos que usar la “prosa del lector”. corremos el riesgo de que la comunicación se interrumpa. (Cassany. podemos escribir palabras y expresiones que nadie más que nosotros entenderá.Es fundamental que pensemos en qué contexto estamos escribiendo nuestra monografía y si nuestros lectores comparten los datos de ese contexto con nosotros. de la relación de la coherencia global y la coherencia local.

2004: 138) La monografía es un género que se encuentra entre el polo explicativo y polo argumentativo. seleccionan y ordenan determinados materiales y. en un contexto universitario. no podemos dejar de tener en cuenta que nuestra monografía es un enunciado. se enuncia. cualquiera sea el grado de presencia que le atribuya a ese otro en su discurso. Tusón Valls. que ayudan a construir un enunciador no agentivo. A. el mantenimiento del referente a través de procedimientos léxicos y gramaticales y la progresión temática. además. Las cosas del decir. En ésta. producto de una situación de enunciación particular que se produce. Ésta funciona en es interior del texto. debemos construirnos discursivamente como enunciadores que exponen. Barcelona. en los textos explicativos se tiende a borrar las huellas del sujeto enunciador para generar un efecto de objetividad. 2. Manual de análisis del discurso. Por esta razón. Cap. que puede manifestarse en mayor o menor grado. Las principales huellas que el acto de enunciación deja en el enunciado son los deícticos. Sin embargo. la monografía compilativa se haya más cerca del primero. pero que siempre está presente. en la monografía predominan las marcas deícticas de la tercera persona y las formas impersonales. Entendemos por enunciación al proceso de apropiación de la lengua por parte de un locutor o enunciador que implanta a otro frente a él (el alocutario o enunciatario). de los cuales toma distancia. La textura discursiva 10 . Por lo tanto. Véase Calsamiglia Blancafort. el autor presenta y explica contenidos ya legitimados como un saber teórico. Como autores de una monografía compilativa. para constituirse como unidad de significación. por la misma razón. y A. a partir de la relación lógica de la información esencial de todo el material bibliográfico. en cada enunciado podemos encontrar huellas que revelan la actitud del locutor frene a ese mundo creado discursivamente y frente a la situación en la que se produce la enunciación. (1999). los subjetivemas y las modalidades. Ariel. establece los enlaces intratextuales para establecer las relaciones semánticas que un texto necesita para tener sentido. no lo sabe todo”. La coherencia local. según Nogueira. Los principales mecanismos de la cohesión son el uso de los conectores. Como estudiantes universitarios. H. Marafioti sostiene que cada vez que alguien enuncia un discurso crea un “mundo discursivo” con una voluntad comunicativa y una intencionalidad explícita. proponen una interpretación de su discurso.2 Las huellas de la enunciación Por otro lado. “es conveniente que los rasgo de estilo estén de acuerdo con la humanidad que corresponde a alguien que en la medida en que investiga sabe algo acerca de cómo hacerlo pero. Según Arnoux. por su parte. se manifiesta a través de la cohesión. (Nogueira.constituirán la garantía de que nuestro texto sea globalmente coherente. es decir.

Los tiempos verbales realizan deixis intratextual. En cuanto a los de lugar y tiempo. En lo que se refiere al uso de subjetivemas. Ya hicimos alusión a los deícticos personales predominantes en la monografía. lo cual se lo logra a través del uso de la tercera persona y las formas impersonales. Éste puede manifestarse a través opiniones y evaluaciones. Aparece principalmente en los tiempos del presente genérico. Entre éstos. El GEDiC lo explica de este modo: Los rasgos que caracterizan el estilo de las monografías se vinculan con la elección de la modalidad aseverativa en la construcción de la realidad. reconocer o comprender. es decir. Los deícticos son definidos por Reyes como “las categorías que sirven para hacer referencias al hablante. es decir. que el lector podrá registrar. propiedades y relaciones. como cuando decimos “ahora vamos a analizar…”. de una forma a-temporal (que no se opone al pasado ni al futuro) y que permite construir un universo de definiciones. 11 . es decir. puede decirse que éste no es apropiado en el cuerpo de la monografía. se apela al uso de enunciados en subjuntivo o condicional. que no es la representación de una verdad exterior. El enunciador se presenta como el responsable de sus aserciones. y al lugar y al tiempo de la enunciación. esta autora indica que mientras en la lengua oral orientan en el contexto situacional.En este sentido. pero sí en la conclusión. medidos desde el aquí y ahora del que habla o escribe”. pero éstas siempre implican un posicionamiento en cuanto a la verdad y la certidumbre de lo que se anuncia. la intención comunicativa de la monografía es proporcionar un conocimiento. en la escrita se refieren a lugares del texto o al tiempo de encuentro del autor y el lector. lo cual se corresponde con la preeminencia del modo indicativo. (GEDiC. el GEDiC destaca la elección del léxico y las construcciones sintácticas. sino una construcción cuya factura se reconoce en la enunciación. de las valoraciones subjetivas de objetos del mundo. su interlocutor u otras personas. que es predominantemente aseverativa. 2005: 111) En este sentido. El léxico y las construcciones sintácticas La presencia de la modalidad aseverativa en la monografía supone también el predominio de ciertos rasgos discursivos. en la que el autor puede exponer su punto de vista. Dijimos que en la monografía predominan los enunciados aseverativos. organizan el tiempo de la lectura. La modalidad aseverativa expresa una relación interpersonal a partir de a cual el emisor se compromete con el lector en cuanto a que se enunciado es verdadero. En menor medida. señalando un antes y un después en la relación autor-lector. que son indicadores de posibilidad y que sirven para hacer referencia a hipótesis no confirmadas.Estos rasgos determinan también la modalidad de la monografía.

La propiedad en la expresión se alcanza cuando utilizamos palabras que no expresan una idea distinta de la que queremos comunicar. imprecisiones o redundancias. el tenor del discurso. a evitar incoherencias. El vocabulario utilizado tiene que ser claro y apropiado. como podemos darnos cuenta. a su grado de formalidad y carga emotiva y al modo del discurso que se refiere al canal de comunicación adoptado. de las técnicas y cultas. que se refiere al estilo de la relación entre participantes.La elección de un léxico adecuado contribuye a expresar clara y precisamente las ideas. El registro que utilizamos para escribir monografías se enmarca. Las autoras del GEDiC explican que la claridad en la expresión se alcanza si. No obstante. de que podamos hacer progresar el tema en forma coherente y cohesiva. por los índices de las voces de otros en el enunciador.A. En cuanto al tenor. de las palabras comunes. Los principios generales que rigen esa variación son: el campo del discurso. siempre es preciso incluir los términos específicos básicos de la disciplina en la que se incluya nuestro tema. 2005:113). Las oraciones se inclinan siempre hacia la brevedad para contribuir a la claridad de la comunicación. La situación de diálogo que toda producción verbal supone. usamos las más inteligibles. ambigüedades. “Todo depende de la habilidad para conseguir que no se pierda el hilo discursivo” (GEDiC. es decir. I Si tenemos claro el registro que debemos utilizar nos será más fácil elegir el léxico pertinente para nuestra monografía. en la monografía se tienden a evitar la identificación de los agentes y a introducir un gran número de nominalizaciones (transformaciones del verbo en sustantivo) para otorgar un efecto de objetividad al discurso. que se refiere a marco institucional en el que se produce el lenguaje. De todos modos. Para ello. En lo que respecta a las construcciones sintácticas. independientemente de la relación que mantengamos con nuestros interlocutores. Marafioti se refiere a ésta del siguiente modo: El término polifonía recubre las variadas formas que adopta la interacción de voces dentro de una secuencia discursiva o de un enunciado. valorativas y modales. Polifonía La enunciación también se caracteriza. una oración larga no es necesariamente errónea. utilizamos las más sencillas y breves y si.K Halliday indica que la noción de registro se refiere al hecho de que la lengua que hablamos o escribimos varía de acuerdo con el tipo de situación. en un modo escrito y en un marco académico. su 12 . además de las huellas deícticas. Este empleo de la palabra del otro en el discurso propio se conoce con el nombre de polifonía. es imprescindible el uso de un registro conforme a las exigencias del género monográfico. y hacerlos inteligibles a través de procedimientos explicativos. M. el género monográfico nos impone un estilo formal y cortés. cuando evitamos los términos genéricos y procuramos que el léxico no presente las ideas de forma más compleja de lo que son en realidad.

las referencias se citan entre paréntesis después de la cita con el apellido del autor. y de múltiples maneras. la neutralización de los giros expresivos que remiten directamente al locutor del discurso citado. sin alterar el contenido. esto se manifiesta en particular por los cambios de embragues y tiempos verbales. En el primer caso la frontera entre el discurso citado y el citante es nítida. os otros textos. en la monografía ésta tiene una importancia particular. En el segundo caso. aparece siempre con mayor o menor grado de explicitación en el tejido textual. La polifonía se refiere al sistema de reproducción de otros discursos que comprende la cita textual.1998:152) Así. Es que la monografía compilativa se construye. 1998:149) Si bien. la referencia incluye todos los bibliográficos. la polifonía está presente en todos los textos. con un número de letra menor que éste y dejando sangría. En cambio. La referencia puede hacerse con envío a nota o con el sistema autor-fecha (el que utilizamos aquí). Las citas textuales cortas no sobrepasan las 40 palabras o las cuatro líneas. la normalización de las oraciones. existen diferentes procedimientos de citación. Se lleva a cabo a través de citas textuales. En el primer caso. se subordina sintácticamente al discurso citante y éste borra sistemáticamente las huellas de la otra enunciación. el relleno de la elipsis y la unificación de las repeticiones. Para referir un discurso ajeno. Marafioti los caracteriza de esta manera: Las gramáticas reconocen dos modelos morfosintácticos de inclusión de un discurso en otro directo e indirecto. Debemos diferenciar las citas cortas de las largas. así como las diversas voces sociales con sus peculiares registros. el año de publicación del texto y el número de página. precisamente.(Marafioti. Pero también en éste. a partir del discurso de otros. y en los enunciados orales o por rasgos suprasegmentales como juntura a tono. que requiere modificar la forma la forma del discurso pronunciado a partir del cambio de algunas marcas de enunciación. Asimismo. constituye la fuente principal para su elaboración. se cita la referencia con un superíndice que es retomado a pie de página. las comillas no son necesarias. la alusión a otros textos y las citas ideológicas. está presente lo ya dicho. se pueden utilizar dos modalidades: el estilo directo. en los textos escritos está marcada a menudo por los dos puntos. las citas que superan las 40 palabras deben escribirse separadas del texto base. el discurso directo produce un efecto de fidelidad al original. por lo tanto se indican entre comillas y continúan en el mismo renglón. (Marafioti. que son aquellas que reproducen la idea del autor tal como aparece en el texto de donde proviene. el discurso citado pierde su autonomía. como sostiene Marafioti. que implica repetir las mismas palabras empleadas en el discurso de origen. comillas o guiones. En cambio.orientación hacia el otro. En el segundo caso. el discurso citado conserva además las marcas de enunciación. ya que las formas de citación para cada una no son las mismas. o el estilo indirecto. Este es el sistema más conveniente para usar en la monografía por su carácter práctico y eficaz. Para escribir monografías. el sistema de envío a nota es demasiado exhaustivo para ser usado en un texto en el que se introducen citas 13 . es importante tener un buen dominio de ambos estilos.

puntuales. subrayar. De este modo. la conclusión y la bibliografía.). Ahora. En este sentido. el índice. asegurar. demostrar. la introducción. las palabras o ideas de otros se funden o integran a las propias en una suerte de diálogo creativo. La monografía se compone de los siguientes bloques: la portada. el discurso indirecto se manifiesta mediante citas parafraseadas. Verbos enfatizadotes de aserciones: remarcar. cómo. dónde. se deben realizar los ajustes y transformaciones correspondientes para hacerlo funcionar en un nuevo sistema de significación. También pueden aparecer precedidas de algún verbo introductorio. preguntar. cuándo. deben introducirse en un contexto adecuado y utilizarse con el fin de ser después interpretadas o de apoyar una interpretación dada. manifestar.constantemente. que son aquellas en las que se explica con palabras propias lo que un autor dice. entre otros. sugerir. mantener. probar. Por su parte. explicar. 2005:117) Las citas son fundamentales porque retoman la voz de un discurso legitimado por la comunidad y. Al extraer un material que ya tiene su significado en un discurso. argumentar. (GEDiC. Pueden ser introducidas por conjunciones (que si) o por algún pronombre o adverbio interrogativo (qué. deben organizarse equilibradamente dentro de nuestro discurso. recalcar. que nos son muy útiles a la hora introducir tanto citas parafraseadas como textuales: Verbos de modos de decir: referir. verificables y apropiadas. comentar. Verbos que especifican una operación lógica: definir. Estas citas continúan siempre en el renglón y no llevan comillas. sostener. proponer. 2005: 117) Aspectos estructurales y paratextuales Hemos desarrollado los procedimientos principales que deben tenerse en cuenta tanto en la redacción de la monografía como en las etapas previas a ésta. solo nos queda definir los aspectos estructurales y paratextuales del género monográfico. puntualizar. Daremos cuenta de ellos según el desarrollo que hacen de los mismos Nogueira y el Instituto Cervantes. contribuyen a la valoración de nuestra monografía. Verbos de opinión: opinar. por lo tanto. quién. con una síntesis de la posición alcanzada en base al razonamiento previo. recordar repetir. considerar. son significativas las palabras del Grupo de Estudios del Discurso del Comahue: La inclusión de citas requiere la creación de un contexto propicio a los efectos de lograr si integración con el nuevo texto. La extensión habitual de la monografía abarca entre tres quince páginas. contestar. las citas tienen que ser exactas. El producto resultante constituye una simbiosis de argumentos propios y ajenos. Es conveniente que el interlineado sea a doble espacio para facilitar la in inserción de correcciones del docente. etc. Para que esto sea así. (GEDiC. El tamaño y tipo de letra deben convenirse con el profesor. 14 . apuntar postular. responder. afirmar. El CEDiC propone algunos ejemplos de estos verbos. el cuerpo.

3 3. los objetivos y lo que justifica la realización del mismo. generalmente se resume el sentido de la monografía. Como norma general. La forman todos los elementos citados y los materiales en que nos hemos apoyado para elaborar la monografía. de forma clara y espaciada y respetarse las normas de referencia establecidas.La portada nos permite identificar el trabajo. a la vez. de la comisión de prácticos o taller Datos del estudiante: Nombre y apellido del estudiante y el número de identificación en el ámbito institucional. una vez que la monografía está terminada y paginada.. como autores. En ella deben aparecer: Datos de la monografía: El título y la fecha de entrega Datos de la institución: El nombre de la universidad y la denominación del ciclo introductoria o facultad Datos de la materia: La denominación de la materia y la identificación del espacio específico de la materia mediante el nombre del profesor a cargo de las clases teóricas. En la conclusión. Bs. Conviene aludir brevemente a la evolución del trabajo. As. Cap. ampliación. Estos temas deben reflejar cierto grado de independencia pero. El cuerpo de la monografía es el desarrollo del tema en sí. (coord. Prácticas de taller. S. Podemos. En ella presentamos la tesis que vamos a defender o el tema que tratamos. limitación y explicación de las ideas expresadas en aquellos. Manual de lectura y escritura universitarias.). Si la extensión del trabajo es considerable. la bibliografía es una sección imprescindible en la monografía y en todo trabajo académico. deben tener relación y coordinación con los demás. Véase Nogueira. Los tipos más habituales de conclusión son los que resumen brevemente las ideas principales del escrito. En el índice se presenta la organización lógica del trabajo y la división. presentar aquí nuestra reflexión u opinión sobre el tema tratado. Normalmente es lo último que se realiza. En él también se incluye la bibliografía. Biblos. 2 15 . debe establecerse por orden alfabético. En ella debe entenderse claramente el contenido de la monografía. los que plantean afirmaciones o citas que profundizan y avalan el tema tratado y los que plantean interrogantes al lector para producir un efecto reflexivo sobre el trabajo. para que no sea necesario leerla por completo para saber de qué se trata. 2004. puede estructurarse en títulos y subtítulos. efectuada por capítulos y subcapítulos. si la hay. Los títulos principales determinarán la materia de más importancia. Los subtítulos están subordinados a los principales y entre sus funciones se encuentran la elaboración. La introducción puede considerarse como un comentario analítico del índice. Por último. Debemos definir brevemente nuestro propósito.

a través de las funciones que realizan los discursos dentro de las instituciones. nos permite también profundizar el conocimiento sobre una disciplina determinada. Por último. podemos entender que el dominio del género monográfico no es únicamente útil para aprobar una instancia evaluativa. el estatus y el reconocimiento como estudiantes. somos lo que leemos y escribimos en este ámbito. través de la elaboración apropiada de la monografía. (Cassany.Conclusión El género contribuye a construir el conocimiento de cada disciplina. Además. reseñas). construimos una identidad como miembros de la comunidad académica. y más aún. 2006:48) A través de esta cita de Cassany. lo adquirimos y lo ejercemos sólo mediante el dominio de los géneros académicos. 16 . de los cuales la monografía es un exponente fundamental. nos permite construirnos como autores capaces de establecer enunciados coherentes y creativos. así como de los otros géneros de la universidad (exámenes parciales. apropiarnos de ese conocimiento para poder manifestarlo. Por el contrario. relacionarlo con nuestro conocimiento previo y con otros discursos. sostenerlo. informes de lectura. Parafraseando a Cassany. a definir la identidad del autor y a ejercer el poder que se le otorga.

2001. Cómo se aprende a escribir.. “El código escrito” --------------. Taurus. Beaugrande. Río Negro. Leer. M. de. Grupo de Estudios del Discurso del Comahue. Eudeba. Bs. Tras las líneas. Di Stefano y C.Bibliografía • • • • • • • • • • • • • ARNOUX. enunciación y argumentación. Las cosas del decir. Barcelona. 1994 17 . R. Manual de redacción. Manual de lectura y escritura universitarias. Describir el escribir. Signos. 2006 -------------. y A. Saber escribir. Prácticas de taller. Serafini. Buenos Aires. Instituto Cervantes.. Introducción a la lingüística del texto. 1989. Tusón Valls. escribir y comentar en el aula. Dressler. La interpretación social del lenguaje y del significado.). (coord. As. U. 2006. (1999). Marafioti. A. Primera edición: 1982. 2006.. E. 1999. Barcelona. tipología y retórica de su producción textual.As. Barcelona. Bs. N. de.). Barcelona.. Pereira (2003). 2005 Halliday. Cómo se escribe. Eudeba. R. Taller de textos. Biblos. El lenguaje como semiótica social..A. H. La lectura y la escritura en la universidad. Calsamiglia Blancafort. Bs. As. La monografía. Recorridos semiológicos. 2004 Reyes.. PubliFadecs. y M. Sobre la lectura contemporánea. S. y W. Cómo escribir bien en español. D. (comp. Barcelona. G.K. Paidós. Cassany. FCE. María Teresa. 1998 Nogueira. Manual de análisis del discurso. 1997. Paidós. Barcelona. Ariel. Paidós. Arco/Libros. Buenos Aires. Ariel. Anagrama. Madrid.