You are on page 1of 14

EVANGELIO E INICIACION "Lázaro, sal fuera" “Había un enfermo, Lázaro, de Betania, pueblo de Marta y de María”.

Así comienza en el Evangelio de Juan la historia del milagro de la resurrección de Lázaro.

El nombre Lázaro es la forma Helenizada del nombre Hebreo Eleazar, “Dios ha ayudado”. El nombre Lázaro aparece solamente dos veces en el Nuevo Testamento; una vez en Lucas 16, 19-31, en la parábola del hombre pobre y su destino tras la muerte (es la única vez en que en una de las parábolas de Jesús se menciona el nombre de alguien), y después en Juan 11, en el relato de la resurrección de Lázaro. Después de su resurrección, Lázaro es mencionado como participando en la comida festiva en la casa de Simón el leproso, que fue preparado por Jesús en Betania (Juan 12, 1-2 y Mateo 26, 6), donde muchos fueron no sólo por Jesús sino también para ver a Lázaro, que había despertado de entre los muertos (Juan 12, 9). Además, se informa en el Evangelio de Juan que los sumos sacerdotes decidieron, debido a la gran señal de la resurrección de Lázaro, que Jesús debía morir (Juan 11, 46-53); y quisieron matar a Lázaro también (Juan 12, 10). Sobre el posterior destino de Lázaro, el Evangelio es mudo, mientras tanto la tradición como las visiones de Catherine Emmerich coinciden en señalar que huyó, junto con sus hermanas, de las primeras persecuciones de Cristianos en Palestina hacia Gaul (Marsella).

San Epifanio dice que según la tradición, Lázaro tenía 30 años cuando resucitó de la muerte. Después vivió otros treinta años. En lo relativo a su muerte hay dos tradiciones en conflicto: la versión griega según la cual Lázaro murió en Chipre, y la tradición folclórica general de Provenza de que después de haber proclamado su Evangelio en aquella tierra (junto con sus hermanas, José de Arimatea y otros discípulos de Cristo), murió como un mártir a una edad avanzada en Marsella. Debería añadirse que Anne Catherine Emmerich, cuyas visiones dan un informe muy detallado sobre la vida y hechos de Lázaro, tanto antes como después de su resurrección, le menciona como el “primer obispo de Marsella”, pero no dice nada sobre su muerte.

Lázaro, a quien incluso los modestos relatos de Anne Catherine Emmerich describen como una “personalidad muy misteriosa”, ni perteneció al círculo de los doce discípulos que acompañaron a Jesús, ni al círculo más amplio de los setenta discípulos; pero ocupó una posición especial en relación con el Maestro y los apóstoles. Esta posición especial fue similar a la de Nicodemo, José de Arimatea y Natanael, que aunque estaban en intimidad espiritual con el Maestro, permanecían distanciados de sus seguidores. Aunque no se quedaron aparte como

que tiene la misma raíz que la palabra philos (amigo). Señor. y José de Arimatea). Es característico de todos ellos que eran en cierto sentido “conocedores”. le recibió en Betania con las palabras: “Señor. La confesión de Pedro. Marta no dice que ahora le ha reconocido y cree que Jesús es Cristo. estar bien dispuesto hacia”. significa “gustar. había sido llevada como una convicción por Marta durante un período más largo: “Había creído”. Por tanto. ellos esperaban conscientemente la venida del Mesías y reconocieron conscientemente a Aquel que había venido. por encima de todo con las escuelas tradicionales de Palestina (por ejemplo Natanael. 21-27) muestran que Marta había reconocido a Aquel que había venido. . Así agapao significa un sentimiento más profundo e intenso que el que indica la palabra phileo. Pero también las conversaciones entre Jesús y Marta justo antes de que Jesús entrara en Betania (Juan 11. Lázaro y sus dos hermanas en Betania eran por tanto personas que estaban en relación especialmente amistosa con Jesús. “que había ungido al Señor con aceite y secado sus pies con su cabello”. En el caso de Juan el Bautista esto es obvio. la otra hermana. amar. el Hijo de Dios. El Evangelio mismo dice respecto a la relación de Jesús con Lázaro y sus hermanas: “Jesús amaba a Marta. reverenciar. en cuyas palabras hablan la certeza y seguridad del conocimiento. Sanador y Redentor. El verbo griego phileo. yendo más allá de una mera suposición. ya fuera como “precursores” (por ejemplo Juan el Bautista) o como “guardianes adoptivos” (por ejemplo José el padre adoptivo).observadores. es decir. mostrar placer. mostrar amor por. si hubieras estado aquí. mi hermano no habría muerto”. el que iba a venir al mundo”. 11) El mensaje que las hermanas Marta y María enviaron al Maestro sobre la enfermedad de Lázaro fue: “¡Mira Señor! Aquel a quien tú amas yace enfermo”. estar satisfecho. 5). Nicodemo. dijo ella. o como “vínculos conectores” con las diversas corrientes espirituales del momento. sino que dice que ella “ha creído” que lo es. Pues ella dice: “Sí. Jesús dijo a sus discípulos: “Nuestro amigo Lázaro duerme” (Juan 12. a su hermana y a Lázaro” (Juan 12. La palabra agapao significa “amar. María. Pertenecían al círculo de “amigos” o “colaboradores” que existía junto al círculo de los apóstoles y el de los discípulos. mientras que la primera significa por encima de la última una apreciación amorosa. La última implica una disposición amistosa. que le vino como una revelación repentina. La gente que pertenecía a este especial círculo era de las que participaban ayudando y apoyando la labor de Jesucristo como Maestro. honrar” y también “perdonar a alguien”. sino como amigos. yo creo que tú eres el Cristo.

si Marta era una amiga y colaboradora de Jesús en la esfera de sus actividades exteriores. y María aportaba calor anímico al frío momento de su Pasión. aquella hospitalidad que se le negó en Belén en el momento de su nacimiento. y secarle los pies con su cabello fueron. Jesús dijo: “Y al derramar ella este ungüento sobre mi cuerpo. 7) Y según el Evangelio de Mateo. 12-13) Ahora bien. ella le rodeó de calor anímico. a Aquel que Provenía de los cielos. que lo guarde para el día de mi sepultura” (Juan 12. en el nombre de la humanidad terrenal. le hizo humanamente más fácil aceptar su tarea –la muerte en la Cruz. fue María quien hizo lo que en sentido externo era “innecesario”. pero en sentido interno fue inmensamente valioso. Ella se ocupó de recibir y acomodar al Señor y a sus a menudo numerosos discípulos. pudo dedicarse por entero a su obra y estar liberado de las preocupaciones cotidianas. al preparar casas de huéspedes y posadas para los caminantes y asumiendo ella misma el coste de su alojamiento. Este calor. se hablará también de lo que ella ha hecho para memoria suya. Yo os aseguro: dondequiera que se proclame esta Buena Nueva. en vista de mi sepultura lo ha hecho.Las dos hermanas pertenecían al círculo de “amigos” o “colaboradores” no sólo porque eran personas que comprendían. sino porque ellas mismas se habían puesto al servicio del Señor. El servicio que le rindió María era de una clase completamente distinto y a un nivel diferente. del que Él ya se había visto privado en el momento de su nacimiento en Belén.” (Mateo 26. Si Marta se ocupó de lo necesario en un sentido externo. Por tanto. ¿en qué consistía el servicio de Lázaro? ¿Cómo se distinguió Lázaro como amigo y colaborador? . Ella organizaba con anticipación los viajes del Maestro y sus discípulos. Jesús respondió a Judas cuando se quejó del desperdicio sin propósito: “Déjala. Esto posibilitó a Jesús moverse por el país sin depender de la buena o mala voluntad de la gente de cada lugar. no sólo en su casa de Betania. por supuesto. El valioso ungüento aromático con el que le ungió. Gracias a la bondadosa ayuda de Marta. sino también en varios lugares que Jesús visitó con sus discípulos en su deambular. Marta (su nombre significa “señora” en el sentido de la “señora de la casa”) asumió la tarea de ofrecer hospitalidad. en el mundo entero.y le fortaleció en Su misión. completamente innecesarios –cosa que Judas señalópero eran cosas que ofrendaron calor humano a Aquel que había venido a morir en la Cruz.

Pues cuando los futuros apóstoles se quedaron perplejos ante el enigma de las palabras de Cristo: “Dentro de poco ya no me veréis. Y el servicio que Lázaro rindió a Jesús fue de naturaleza espiritual. Así no solo la verdad. me volveréis a ver. el fundador de la Antroposofía. La participación de Lázaro en el trabajo y el camino de Jesucristo fue más allá de la mera aceptación creyente y comprensiva. de Hegel. “La luz brilló en la oscuridad”. únicamente del aspecto verdad. Más bien es una cuestión del método –del sendero de desarrollo espiritual y anímico del ser humano completo. la Verdad y la Vida. idéntica. del mismo modo que María fue una amiga en la esfera del alma y Marta en la esfera de los sucesos externos y la vida diaria. la Verdad y la Vida que se reveló a través de Jesucristo. Aquí no se trata de crear simplemente un sistema de pensamiento omniabarcante y absoluto (como en Hegel). Otro intento mucho más fructífero para permitir que la lógica del Logos se reflejara en la consciencia humana fue el del trabajo espiritual de Rudolf Steiner.Lázaro fue el amigo espiritual de Jesús. . Aunque Hegel estaba luchando exclusivamente por la verdad. por el aspecto de la indivisible unidad del Camino. La intención era permitir que la lógica del Logos dominara en la razón humana. en el actuar del Verbo cósmico del que el Evangelio de Juan habla en el prólogo. de tal forma que pudiera comprenderse. y dentro de poco. Esto es decir que tomó parte en el núcleo más esencial del trabajo de Cristo: su muerte y resurrección. 17). Esta luz no se revela en la racionalización (en hacer plausibles a la razón los misterios de la fe). no logró reflejar intacta en la consciencia humana la verdadera lógica del Logos. sino análoga a la experiencia de la muerte. es decir. el corazón y la voluntad. en la oscuridad también de los misterios de la fe. me voy al Padre” (Juan 16.. fueron los asuntos de los que se ocupó Rudolf Steiner. llegó tan lejos como para realmente atravesar una experiencia que no fue. que abarca el pensamiento. Como él se ocupaba del pensamiento solo -es decir.para que pudiera crecer y ser capaz de reflejar la lógica del Logos en su consciencia de una manera pura y completa. la Verdad y la Vida. hubo uno que sabía por propia experiencia el ir y volver. por supuesto. sino también el camino. En Lázaro la humanidad terrestre poseía una especie de “órgano” para el misterio del Cristianismo. sino en el siempre profundo conocimiento del entretejerse moral de los sucesos universales. y por tanto estaba en posición de comprender el misterio del Camino. y no permanecer por siempre como un milagro desconocido e incognoscible.y lo separaba de la trinidad del Camino. por ejemplo. un mero aspecto de la lógica del Logos.. el enterramiento y la resurrección que Cristo sobrellevó. Lo que experimentó fue meramente parcial.

Por tanto la enfermedad de Lázaro. Sin . como es el caso de toda enfermedad natural.no recibió la atención debida. La enfermedad de Lázaro no fue simplemente un morir. De ese modo el tercer aspecto de la trinidad indivisible del Camino. para la Vida. no-místico y no-mágico. Ahora es justo este acto de morir –para el mundo para poder vivir y actuar en el mundo a partir de las fuerzas y los motivos de la acción. que es Señor sobre la vida y la muerte. sin embargo. En otras palabras. Pues la forma científica en que la lógica del Logos había de ser proyectada. Estos se hallan también esperando a “buscadores”. llama y se te abrirá”. de conocer y de vivir el Camino. Por tanto indicó con una cierta esperanza la necesaria aparición de un sucesor (el Bodhisattva). la Vida. es un hecho inherente a la historia espiritual de la humanidad –y no sólo en los siglos XIX y XX. la Verdad y la Vida a su plena fructificación. que está rodeado de un bosque de simbolismo. Así hay en la Antroposofía un magnífico logro del pensamiento y la voluntad. pide y se te dará. Esto es exactamente lo que se ha considerado siempre como la esencia de la iniciación. o de la resurrección. es decir. sino una enfermedad “para la Gloria de Dios”. el amigo especial de Jesucristo. la enfermedad de Lázaro no era para atestiguar la fugacidad de la naturaleza. sin embargo. la Verdad y la Vida –es decir. dejaba poco espacio para el puro misticismo y la magia espiritual. no era una enfermedad ordinaria que condujera a la muerte. convertida ahora en leyenda –junto con el Rosacrucianismo.atestiguan que siempre ha existido un esfuerzo por una participación consciente en la lógica del Logos. sucedió que Rudolf Steiner dio a su trabajo la forma de una ciencia. sino para atestiguar la realidad del Verbo divino hecho carne. y por la que estaba limitada.Desgraciadamente. La búsqueda del Grial. quien fue llamado a ser el primer iniciado Cristiano. Un iniciado era siempre admirado como alguien que ha “nacido dos veces”. darles y abrirles el conocimiento. por razones en las que no necesitamos entrar aquí. Y fue Lázaro. estableciendo de ese modo los cimientos y formando el punto de partida de la historia completa de la iniciación Cristiana. que está en búsqueda de la vida.que siempre ha existido (y aún existe) un esfuerzo de seguir. es decir. una búsqueda de la iniciación Cristiana.el que no es de este mundo. que remediaría esta carencia y traería la trinidad del Camino. llamada “ciencia espiritual”. la Verdad y la Vida en el sentido de la invocación del Maestro de Maestros: “Busca y encontrarás. El mismo Rudolf Steiner fue consciente de esta carencia esencial. “pedidores” y “llamadores” para encontrarles. sino un irse para después regresar. que es. de la que sus hermanas enviaron noticias al Maestro. Esta invitación es válida también para los misterios de la fe. fue una muerte para después renacer. Sea como sea.

embargo. Ambas fuerzas de atracción alcanzan la vida interior del hombre. lo que se experimentaba en los misterios pre-Cristianos como un proceso cultural de consciencia fué. alma y cuerpo. Ya hemos hablado de lo concerniente a la enfermedad de Lázaro como fenómeno. Fue destino humano en la medida en que significó la victoria de la muerte sobre la vida. fue la experiencia de comienzo (initium) o iniciación. que se sitúa en equilibrio entre los campos gravitacionales celestial y terrenal. Ahora es cuestión de comprender su esencia con mayor profundidad. mediante órganos tenaces. Una de ellas pugna por separarse de la otra. Consistió en tres partes: la enfermedad de Lázaro que “no es de muerte. en la enfermedad. Goethe señala este hecho al dejar que Fausto diga a Wagner: Tú no tienes idea sino de una sola aspiración. sino para la Gloria de Dios”. y fue una gracia divina en la medida en que fué el comienzo de una nueva vida. un suceso real y completo que abarcaba espíritu. El suceso de la muerte y resurrección de Lázaro fue una iniciación llevada a cabo por Jesucristo como hierofante. La ley de gravitación formulada en física por Isaac Newton también tiene su contraparte anímico-espiritual en la vida interior del hombre. . y su retorno a la vida terrenal. se aferra al mundo en un rudo deleite amoroso. una vida más fuerte que la muerte. donde actúan como impulsos o anhelos. el recomienzo). su resurrección. un suceso que fue simultáneamente destino humano y gracia divina. la del “rudo deleite amoroso”. la otra se eleva violenta del polvo hacia las regiones de sublimes antepasados. ¡Ah! ¡No aprendas jamás a conocer la otra! Dos almas residen ¡ay! en mi pecho. que se aferra al mundo “mediante órganos tenaces”. así como el comienzo de la vida del hombre Lázaro después de haber muerto (es decir. la una. La profundidad del psicoanálisis de Sigmund Freud condujo al descubrimiento de la primera aspiración. la muerte de Lázaro y su estancia durante cuatro días más allá del umbral de la muerte. el comienzo (initium) del mundo el primer Día de la Creación. Ahora bien. muerte y resurrección de Lázaro.

otros por el contrario las abandonaron y se retiraron a la soledad del desierto.como el “anhelo por la vida” (tanha). lo que le sucedió a Lázaro fue una conversión radical del campo gravitacional terrestre al celeste. porque estaban situados en “campos de gravitación” contrarios. Los anacoretas del desierto egipcio (por ejemplo San Antonio y San Pablo el Ermitaño) no fueron hombres que huyeran del mundo.que era adecuada a su nivel de actuación por el campo de gravitación celeste. Sucumbió. Gautama Buda. la auto-disciplina y la renuncia. fue así abrumado por la medida de espiritualidad a la que se tenía que convertir. el fundador histórico del Budismo. No se oponían al mundo. Ni los primeros ni los segundos actuaron según un programa planificado. en su profundo análisis de la existencia humana. Pues si la corriente que vive en los hombres como el . hacia las regiones de sublimes antepasados”. pero deseaban tanto el Cielo que buscaron una forma de vida –y la encontraron. Cuando este último –a través de la meditación.y el psicoanálisis profundo y la experiencia psicoterapéutica de Carl Gustav Jung lo complementó al descubrir el segundo anhelo que “se eleva violento del polvo. Así sucedió que Lázaro murió. es opuesta a la de la atracción terrestre. Pues ha entrado en un reino en que las fuerzas celestiales de atracción predominan y la gravedad terrestre actúa en el cada vez con mayor debilidad. sino que más bien vivían para el Cielo. de sí mismo. y conduce a la liberación en el estado de nirvana. Ahora bien. Alguien que haya obtenido el autocontrol es llamado strotapatti (“aquel que ha entrado en la corriente”). Freud llamó libido al anhelo fundamental que descubrió e investigó. Para él ya no hay vuelta atrás. La realidad de la existencia de “las fuerzas celestiales de atracción” se revela no sólo en el Budismo e Hinduismo. El proceso de conversión fue así consecuentemente intenso. Su enfermedad residía en el hecho de que el largo proceso de conversión que lleva décadas. sino también en el Cristianismo. Ahora bien. Así nos enfrentamos con el extraordinario fenómeno de que mientras algunos hombres fundaron y construyeron ciudades. como si dijéramos. se convierte en una corriente que fluye. La intensidad fue tan grande que el cuerpo no pudo aguantarlo. que experimentaron los padres del desierto. el anhelo por la liberación. describió el anhelo básico que encadena a los hombres al mundo de apariencias –y que mantiene así a los seres humanos vivos. se acortó en su caso a unas pocas semanas y días.obtiene un día preponderancia. no podían hacer otra cosa. mientras Jung describió el poder de atracción de los “sublimes antepasados” como “arquetipos”. la dirección de la corriente provocada por la atracción de la gravitación celeste. la corriente le lleva irresistiblemente en una dirección. estableciendo por encima y contra este.

del mismo modo el ser anímicoespiritual de los seres humanos después de la muerte entra en la corriente vital orientada al . y ninguna puede pasar por síntomas “naturales” de la juventud o de la senectud. La gente anciana se vuelve gradualmente más y más a apreciar y contemplar el pasado. entonces la corriente que vive en los hombres que “se eleva violenta del polvo hacia las regiones de sublimes antepasados” es dirigida hacia el pasado. La “corriente de muerte”. el niño aún tiene sus ojos llenos de la luz celestial. Igual que el niño. el pasado es visto más bajo una luz celestial que bajo la luz de los hechos terrenales. en la gradual conversión que sucede casi naturalmente en el curso del envejecimiento de la vida humana. pero su intensidad aumenta con el tiempo. El alma humana liberada del cuerpo. mientras que la persona anciana ya los tiene llenos de la misma luz. hacia las alturas y los ancestros. De ese modo tiene lugar también una cierta transformación del pasado. Aparece transfigurado. Comienza al principio de una manera delicada e íntima. mientras que el presente y el futuro pierden gradualmente color e importancia. esto es. entra en la corriente vital orientada hacia el futuro de la vida terrenal plena de expectación. como si se hicieran cada vez más abstractos. ni a los del desarrollo disminuido del niño (tales como el Mongolismo). Ya no aparece simplemente como una memoria factual. más profundos y más significativos del destino de la vida y de la bondad y sabiduría humanas. que fluye en dirección contraria a la corriente de vida orientada hacia el futuro. de un interés en el futuro se pasa a la preocupación sobre el pasado. merece el mismo destino aquel que se atreve a explicar a un anciano lo absurdo de su mundo lleno de luz. de tal modo que lo que fue caprichoso. en la dirección de los hijos y los nietos. superficial e insignificante es enormemente eclipsado por los aspectos esenciales. sino que en la medida en que se transforma aparece en cierta medida idealizada y transfigurada. después del nacimiento. En otras palabras. que en la ancianidad se ha apartado del futuro para dirigirse al pasado. Esto se muestra.anhelo de aferrarse a este mundo “en un rudo deleite amoroso” es dirigida hacia el futuro. ¡Y pobre de aquel que molesta a una persona anciana dedicada a reevaluar devotamente el pasado a la luz de la iluminación celestial. también. es decir. comienza a ser ya perceptible en la segunda mitad de la vida humana ordinaria. pues ambas son enfermedades anormales. aparece en el mundo espiritual del mismo modo impregnada con un impulso dinámico hacia el pasado distante. Huelga decir que aquí no nos referimos ni a los síntomas de la esclerosis de los ancianos. No es por tanto difícil comprender que la dirección tomada en la ancianidad (que se hace cada vez más definida a medida que el curso de la vida se acerca cada vez más a la muerte) predomina también después de la muerte. mientras el alma de un niño recién nacido aparece en la Tierra impregnada de un impulso hacia el futuro. al tratar de despertarla a la “realidad de los hechos desnudos”! Pues igual que alguien que despoja a un niño de su mundo lleno de luz merece que se le cuelgue una rueda de molino al cuello y ser arrojado al mar. En ambos casos es cuestión de preservar y admitir la validez de la misma luz.

Por eso todo ese anhelo de las almas Israelitas dirigido hacia Abraham. del impulso a elevarse a “las regiones de los sublimes antepasados”. y en la parábola de “Lázaro el pobre” narrada por el mismo Jesucristo. 58). el agua. Esta actitud hacia Abraham explica también. en la vida y la muerte de la humanidad: “Antes de que Abraham existiera. El “seno de Abraham” era para el alma “el lugar de frescor. el obediente. Abraham era parecido a una luna. pues fue Adán la causa del origen del alejamiento de Dios y la historia de la Caída en el pecado de la humanidad. que provenían de Abraham. Significaba para ellos el estado de alma en que –a través de Abraham y junto con él. Pues el alma Israelita no era Adán. y así el sendero que tomaban tras la muerte conducía a Abraham. El “seno de Abraham” fue para los israelitas el “origen” correspondiente a “las regiones de los sublimes antepasados”. el “Yo Soy”. Yo Soy” (Juan 8. Fue Abraham. cuando pronunció las palabras que significaban un punto de inflexión en el destino de la humanidad. el verdadero representante de la verdadera creación como era antes de la Caída. Se puede encontrar el conocimiento de esto en la Biblia. No es la tierra. “Lázaro el pobre” se encuentra en un lugar.se obtiene la misma relación con Dios que obtuvo Abraham. el desobediente. el obediente que fue el origen real de la verdadera vida que se reveló. al “seno de Abraham”. que es descrito como “el seno de Abraham” (Lucas 16. cómo surgió la ira de los espectadores Judíos que lanzaron piedras a Jesucristo. Y vivir en esta luz reflejada era la esencia del éxtasis de descansar en el “seno de Abraham”. Estas palabras significan un punto de inflexión en el destino de la humanidad –tanto sobre la Tierra como después de la muerte. es decir. o en un estado. el aire y el fuego.pasado llena de anhelos por su origen. El estado de existencia “en el seno de Abraham” se describe allí como el feliz cumplimiento de los anhelos más profundos del alma. la luna y las estrellas las que enseñan y revelan al pueblo Israelita la verdadera vida. 19-31). De . donde se dice expresamente que las almas de los fallecidos hacen su camino hacia los Patriarcas. de luz y de paz” (locus refrigerii. A través del “Padre Abraham” el alma lograba la experiencia del Padre de todos los seres y mundos.en que ya no era Abraham. quien fue el origen –y así el verdadero ancestro. el que se estableció como el comienzo y el final. que reflejaba la luz de la Paternidad divina. no en el mundo. lucis et pacis). sino el “nuevo Adán”. el Alfa y el Omega (o Aleph y Tau). ni el sol. Fue el primero. como lo llamó Goethe. sino Moisés y los profetas. sino únicamente en la misión de Israel.de la historia del trabajo de redención que obtendría su cumplimiento en la venida del Mesías. sino Abraham. Así pues no fue Adán y su paradisíaco estado el que el alma del pueblo Israelita anhelaba. Es atraída del mismo modo hacia este origen como los seres humanos son atraídos hacia su meta.

esta transmutación tuvo lugar por medio de la “interiorización”. Conduce al origen intemporal en la eternidad. el amigo espiritual de Jesucristo. es el eterno primer Día de la Creación. Allí. la eterna venida a la existencia de la consciencia como la transmutación interna de la oscuridad en la luz de la comprensión. desde que Cristo se hizo hombre. de la afirmación. del eterno initium. sino al “Antes de que Abraham existiera. no al reflejo de la Paternidad divina. sin embargo. fue la iniciación de Lázaro. Y como la historia de “Lázaro el mendigo” que fue conducido por ángeles al “seno de Abraham” significó para la humanidad pre-Cristiana el punto culminante del sendero de destino tras la muerte. fue conducido Lázaro por el camino que había emprendido sobre la tierra por medio de su “enfermedad”. Lázaro experimentó el milagro de la transmutación a través de la interiorización del misterio primordial de la oscuridad primigenia en el conocimiento primordial de la Luz primigenia. sino al divino Padre mismo a través del Hijo que es uno con el Padre. Pues la iniciación es la experiencia y el conocimiento de primera mano de la transformación de la oscuridad primigenia en luz.resuena eternamente. Su nuevo camino se dirigía. Así el camino de aquellos que mueren en Cristo conduce no al “seno de Abraham” sino al “seno del Padre eterno”. más atrás en el pasado que el punto indicado por Abraham. y experimentó la eterna transformación de la oscuridad en luz. a aquella oscuridad primigenia y a la eterna iluminación de la Luz primordial. Sólo con voz entrecortada podemos hablar (y todo lo que hemos dicho aquí no es sino un balbuceo) de lo que tuvo lugar además. Yo Soy”. del mismo modo el relato del séptimo milagro en el Evangelio de Juan relativo a la enfermedad. Y esta experiencia del primer Comienzo en la eternidad del primer Día de la Creación. Significa ser testigo del nacimiento de la consciencia en la eternidad. a las alturas y profundidades del primer Día de la Creación. Pues el camino tomado por Lázaro tras su muerte en Betania fue determinado por el poder de atracción –o el anhelo. con el que el Hijo es uno. donde el Hijo es eternamente engendrado. Se sumergió en la oscuridad original primigenia del primer Día de la Creación. el nacimiento del mundo. Después de la encarnación de Cristo.ese modo Abraham ya no era válido como ideal para los seres humanos encarnados. Su anhelo y su camino a “las regiones de sublimes antepasados” ya no conducía a Abraham (o en el caso de las almas no-Israelitas a algún ancestro equivalente del pasado) como el origen. Y ya no es Abraham a cuyo “seno” regresan los seres humanos desencarnados. El comienzo primordial en la eternidad. La transmutación a través de la interiorización del misterio primigenio –pues la oscuridad primigenia es el misterio primigenioen la cognición primigenia (la Luz primigenia siendo conocimiento primigenio del misterio primordial) fue lo que experimentó Lázaro. donde “origen” significa una condición en la que la relación arquetípica posible más cercana con Dios Padre podía encontrarse y renovarse. sino más bien el Hijo del Hombre. Él experimentó el . cuando el Verbo divino –que Moisés expresó en las palabras: “Haya luz”.el origen intemporal. donde el Verbo divino nace eternamente del Padre. el destino de las almas humanas tras la muerte sufrió un profundo cambio. Así el camino de las almas desencarnadas conduce. muerte y resurrección de Lázaro. del seno del Padre. haciéndose cada vez más y más profunda. es decir. en el seno del Padre celestial. es el punto culminante del sendero de destino tras la muerte para la humanidad Cristiana. del conocimiento. y como resultado de la misma.

¿Qué sucedió por debajo de este lado del umbral de la muerte? Para decirlo brevemente: allí tuvo lugar un “preludio” de la resurrección. Marta le dijo: “Ya sé que resucitará en la resurrección. no habría muerto mi hermano”. cuando se apareció.se había creado de nuevo. Regresó a un cuerpo renovado. un proceso parcial de resurrección que tuvo lugar y cobijo dentro del cuerpo existente. Fue un preludio a la resurrección en la medida en que ocurrió allí una manifestación parcial del mismo proceso fundamental que tuvo lugar en el caso del Resucitado. o la incapacidad de su cuerpo de tratar con la intensidad de la espiritualidad que le sobrecogía. El cuerpo nuevo. al que el eterno Verbo creador de Dios –ahora vestido para él con una amada voz humana. significó al mismo tiempo la curación de la enfermedad de Lázaro. con un sistema nervioso que se había vuelto inútil. Estas palabras portaban en su interior. cuya organización interna –necesaria para reflejar la vida del alma y del espíritu. que tuvo lugar antes de la llegada de Jesús al sepulcro de Lázaro. Pues el alma de Lázaro no regresó al antiguo cuerpo. comió. Esto es lo que tuvo lugar por encima y más allá del umbral de la muerte. Aquello. Lázaro obedeció a este Verbo y partió de la eternidad del primer día de la creación por el bien del “mundo temporal” terrenal. si hubieras estado aquí. que mientras tanto se había convertido en un cadáver. que se manifestó principalmente por medio de un sistema nervioso renovado y de una sangre revitalizada. Lázaro no sólo había resucitado. habló. El último. Así fue como Lázaro regresó. que en la organización interna del cuerpo había sido parcial o totalmente destruido. El Evangelio aporta una clara indicación de que tuvo lugar tanto una revivificación así como una resurrección. renovado. es decir. Sólo en el Resucitado se transformó el cuerpo entero en la voluntad y la vida.le ordenó regresar. en la resurrección de Lázaro. Puede verse en la conversación entre Jesucristo y Marta. también se había curado. Así. tocó y fue tocado. Pues ahora la organización interna de su cuerpo renovado era el reflejo condensado de esta espiritualidad misma. se formó de nuevo en materia orgánica a través de una “densificación” de la voluntad. Jesús la dijo: “Tu hermano resucitará”. Jesús le respondió: “Yo . con un poder director primordial. mientras que en Lázaro esta transformación se limitó al alma y a la organización corporal interna relacionada con el espíritu. todas las consecuencias de lo que se había experimentado y conocido en el seno del Padre en el eterno primer Día de la Creación. de Lázaro era por tanto una unión del antiguo cuerpo heredado con el nuevo cuerpo de resurrección actuando en él. Se eliminó así el cisma entre la espiritualidad y su reflejo corporal. Marta dijo: “Señor.Verbo de una forma tal que en aquel momento el “Hágase la luz” del Verbo creador de mundos se condensó en las palabras: “Lázaro sal fuera” del Hijo del Hombre. el último día”.

de sufrimiento. mágico. El ojo del orgullo está siempre seco. De nuevo sólo podemos hablar entrecortadamente. se ha de tratar de contemplar el milagro mismo de la resurrección de Lázaro en un nivel que sea merecedor de ello. Entonces Jesús se conmovió de nuevo en su interior y fue al sepulcro. aunque muera.. No se ha encontrado aún un estilo adecuado para poder expresar tales cosas. lágrimas y palabra. aquel que cree en mí. de compasión. Entonces se cumplió el milagro. “Viéndola llorar Jesús y que también lloraban los judíos que la acompañaban. Sea como sea. 33-38). de admiración. Era una cueva. lágrimas de gratitud. pues lo que sucedió es demasiado excelso como para ser descrito de una manera suave y fluida. ven y lo verás’. y tenía puesta encima una piedra.se movía sobre la faz de las aguas) y la respiración de una humanidad humildemente doliente (es decir. y todo el que vive. Goethe indica esto dejando que Fausto diga: “¡Mis lágrimas fluyen. Y aquel que se arrodilla llora interiormente. Jesús derramó lágrimas. 21-26).. la Tierra me toma de nuevo!” Allí existe ciertamente un arco iris completo de lágrimas. y que reveló el misterio del Amor como respiración. Y arrodillarse significa un . vivirá. Los judíos entonces decían: ‘Mirad cómo lo quería’. y cree en mí. no morirá jamás. de gozo y de pena. se conmovió interiormente. pero su característica es siempre (ya expresen un exceso de penurias o un exceso de gracia) que son las portadoras de una humildad capaz de reflejar la luz. que fue el reflejo en el mundo temporal del eterno primer Día de la Creación. Las lágrimas tienen un poder y significado espiritual.. Tuvo lugar entre la eterna respiración del primer día de la creación (cuando el aliento divino –ruach elohim.soy la resurrección y la vida. y dijo: ‘¿Dónde lo habéis puesto?’ Le respondieron: ‘Señor. La resurrección de Lázaro fue el resultado de la cooperación de la humanidad más pura y profunda con la más elevada y omniabarcante divinidad. que lloraba)..” (Juan 11. ¿Crees esto?” (Juan 11. Aquel que llora también se arrodilla. se turbó.

rejuvenecedora y portadora de luz. del Padre había nacido. “¡Mis lágrimas fluyen. que el alma de Lázaro. y a menudo rogaban por este don. Allí estaba el arco iris del Espíritu Santo sobre la oscura grieta de la tumba. los ermitaños.acercamiento interno a la Tierra. monjes. en la presencia de la sublimidad del Cielo. A su orden quitaron la piedra. atado de pies y manos con vendas. esto lo conocían los Maestros de la vida espiritual. la Tierra me toma de nuevo!” Esas lágrimas tienen un poder y una capacidad purificadora. que condensó el arco iris del Espíritu en relámpago. llamada desde el Seno del Padre por el Verbo del Hijo.toman su poder y su substancia del Misterio de la Resurrección de Lázaro. portando dentro de sí el trueno del Padre: “¡Lázaro. La multitud le siguió. cuando la luz nació en la oscuridad de las aguas que se movían a través del Aliento divino. sobre la que se había puesto una piedra. sal fuera!”. se acercó a la tumba. Entonces el arco iris del Espíritu Santo surgió por encima de la multitud en llanto. Las tres líneas del verso Rosacruz –Ex Deo nascimur. In Christo morimur. Ellos estimaban enormemente el “don de lágrimas”. Jesús lloró. volvió a través del portal del arco iris del Espíritu Santo al reino de la vida terrenal. una participación en la humildad de la Tierra. Y así sucedió. Per Spiritum Sanctum reviviscimur. y los miembros de órdenes espirituales en el pasado. que abrió los ojos del ciego. . Entonces gritó con una fuerte voz. En Cristo había muerto. y a través del Espíritu Santo fue llevado a la nueva vida. cómo le quería!” Entonces Jesús. del mismo modo el llanto precede al arco iris de la luz iluminadora en el alma. Acto seguido el Hijo-hecho-carne levantó sus ojos al Padre celestial y le dio las gracias por haberle escuchado. E igual que las móviles aguas preceden a la aparición del arco iris en la luz primigenia. Para ellos significaba la respiración del espíritu móvil y la movilidad del alma como una imagen del reflejo del primer Día de la Creación. ¿no podía haber hecho que este no muriera?” Sin embargo otros dijeron: “¡Mirad. y envuelto el rostro en un sudario. Y algunos de ellos dijeron: “Este. y aquel que estaba muerto salió. Jesús les dijo: Desatadlo y dejadlo andar. profundamente conmovido de nuevo.

Valentin Tomberg Traducido por Luis Javier Jiménez .