HERRAMIENTAS DE DERECHOS HUMANOS PARA DOCENTES.

CONSOLIDANDO LA VIDA DEMOCRATICA EN LAS AULAS CURSO 3: MIGRACIONES, PUEBLOS ORIGINARIOS Y SALUD MENTAL. LA INCLUSIÓN DE NUEVOS ACTORES EN CLAVE DE DDHH
b) Lugar de realización: * Salta Capital: Sede de la Asociación Dr. Miguel Ragone; Gral. Güemes Nº561. * Ciudad de Cafayate: 12 de Octubre 285 * Metán: 25 de Mayo Nº 219 * Rosario de Lerma: 9 de Julio Nº 14 c) Duración. Fecha de Inicio: 26 de Agosto de 2013 • • • • • 1º Jornada: 31 de Agosto de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Salta Capital. 2º Jornada: 28 de Septiembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Salta Capital. 3 º Jornada: 26 de Octubre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Salta Capital. Evaluación Final: 18 de Noviembre de 2013 de 19 a 22 Hs. Salta Capital. Fecha de Finalización: 26 de Noviembre de 2013 . Salta Capital.

1

En cada jornada, se iniciara con una ponencia del capacitador, un trabajo práctico grupal, en el encuentro y un trabajo práctico individual, el cual será entregado en los próximos 7 días. • • • • • 1º Jornada: 21 de Septiembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Ciudad de Cafayate. 2º Jornada: 19 de Octubre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Ciudad de Cafayate. 3 º Jornada: 16 de Noviembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Ciudad de Cafayatel. Evaluación Final: 20 de Noviembre de 2013 de 19 a 22 Hs. Ciudad de Cafayate. Fecha de Finalización: 26 de Noviembre de 2013 . Ciudad de Cafayate. En cada jornada, se iniciara con una ponencia del capacitador, un trabajo práctico grupal, en el encuentro y un trabajo práctico individual, el cual será entregado en los próximos 7 días. • 1º Jornada: 14 de Septiembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • 2º Jornada: 12 de Octubre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • 3 º Jornada: 09 de Noviembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • Evaluación Final: 14 de Noviembre de 2013 de 19 a 22 Hs. Rosario de Lerma. • Fecha de Finalización: 26 de Noviembre de 2013. Rosario de Lerma. En cada jornada, se iniciara con una ponencia del capacitador, un trabajo práctico grupal, en el encuentro y un trabajo práctico individual, el cual será entregado en los próximos 7 días. En cada jornada, se iniciara con una ponencia del capacitador, un trabajo práctico grupal, en el encuentro y un trabajo práctico individual, el cual será entregado en los próximos 7 días. • 1º Jornada: 07 de Septiembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • 2º Jornada: 05 de Octubre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • 3 º Jornada: 02 de Noviembre de 2013 de 09 a 13,30 Hs. Rosario de Lerma. • Evaluación Final: 13 de Noviembre de 2013 de 19 a 22 Hs. Rosario de Lerma. • Fecha de Finalización: 26 de Noviembre de 2013. Rosario de Lerma. En cada jornada, se iniciara con una ponencia del capacitador, un trabajo práctico grupal, en el encuentro y un trabajo práctico individual, el cual será entregado en los próximos 7 días. 2

d) Destinatarios. • • Docentes de todos los niveles educativos. Docentes de Áreas Especiales

e) Justificación y encuadre Argentina se ha consolidado como uno de los pocos países que están a la vanguardia de la protección de los derechos de los colectivos de la diversidad sexual. Sin embargo, existen múltiples diversidades y sobre las cuales nuestro país también ha avanzado en materia de DDHH. Una de ellas está referida a las personas migrantes y sus familias, que a partir de la sanción de una nueva Ley de Migraciones, no solo se considera a la migración como un DDHH mas, sino que garantiza a las personas que deciden migrar el acceso a la salud, la justicia y la educación en igualdad de condiciones que cualquier habitante de este suelo. Por su parte, y con una historia de más de 500 años de exclusión, los pueblos originarios se debaten entre luchar pos sus identidades o devenir en sujetos que son absorbidos por el proceso de globalización cultural o de mundialización económica, generada por la ampliación de las fronteras agropecuarias impulsadas por el cultivo intensivo de la soja. Para esta diversidad particular, los DDHH han constituido una lucha que no ceja frente a los intentos de acallarlos de cualquier forma, inclusive violentamente. Finalmente, la salud mental es otra instancia que puede ser entendida en términos de diversidad, un diversidad nominativa que asigna a los sujetos etiquetas de salud o enfermedad, las que determinaran el tratamiento y miradas que la sociedad tendrá sobre ellos. En este sentido, nuestro país, apelando a la ampliación y protección de los derechos de todos y todas los /as ciudadanos/as sea cual fuere su condición de salud, ha sancionado una nueva ley que ofrece un marco normativo sobre los tratamientos que el estado debe ofrecer para aquellos que lo necesitaren. Estas diversidades no están dispersas o circunscriptas a determinados contextos, por el contrario, diariamente las comunidades educativas a lo largo de la geografía salteña, en cada territorio social, se encuentra cara a cara con ellas, planteando incertidumbres, miedos, originados por un desconocimiento comprensible por la rapidez en que estos fenómenos se multiplican y por la 3

multiplicidad de miradas analíticas que se elaboran para su entendimiento. Es entonces urgente poseer herramientas cognitivas y metodológicas que permitan a los y las docentes abordar estas diversidades de manera adecuada, inclusiva y respetuosa de las singularidades de cada sujeto f) Fundamentación Las escuelas argentinas poseen una fuerte tradición en la inclusión normativa de las diversidades. La Argentina de principios de siglo XX, la del Centenario, procuró homogeneizar a la población, consolidando la nación como una comunidad donde no hubiere ninguna diferencia, lo que llevó a la invisibilización de los pueblos originarios como parte de nuestra historia, a la asimilación de las poblaciones migrantes y la exclusión de los que no eran considerados “normales”. A lo largo de ese siglo, y sumado al impacto de las políticas neoliberales sobre lo social y cultural, esta idea de nación homogénea no solo se consolidó sino que trocó la condición de ciudadano/a por consumidor/a como forma identitaria por excelencia. Quien no era consumidor quedaba fuera de todo goce de derechos. En esta primera década del nuevo siglo, se gesta una profunda transformación estructural de la sociedad argentina. El bicentenario introdujo por primera vez, como parte de nuestra herencia a todos aquellos y aquellas que contribuyeron a la construcción de nuestro país: los pueblos originarios, los y las migrantes (no solamente los europeos bajados de los barcos, sino también a los hermanos y hermanas latinoamericanos). Si tenemos en cuenta la condición de Salta como provincia fronteriza y con un alto porcentaje de población originaria, es imprescindible brindar a los y las educadores/as herramientas para comprender esta realidad, desde una mirada integral y que valide los DDHH. Por su parte, la escuela ha sido revalorizada como el espacio de la inclusión, por lo que se plantean inquietudes al respecto de los jóvenes o niños/as con problemáticas de adicciones, ¿qué hacer con ellos/as en la escuela? ¿Cuáles son las posibilidades de ayuda para estos jóvenes o niños/as? ¿Cómo involucrara a las familias y a la comunidad? Informar y capacitar con respecto a las implicancias de la nueva Ley de Salud mental se hace imperioso para poder actuar ante el avance de las adicciones entre la juventud y el deterioro de las autoridades familiares y sociales.

4

g) Objetivos de la acción Objetivo general: • Acercar herramientas, conceptuales y estratégicas, a los y las docentes para la implementación áulica de las temáticas de Derechos Humanos, contextualizadas en los campos de lo social, la economía, la salud y la seguridad. Objetivos específicos • Visualizar a la educación en Derechos Humanos como un componente central del proceso de democratización de la sociedad en su conjunto. • Incentivar y desarrollar en los y las docentes una visión de las personas y sus interacciones sociales basada en la percepción que los DDHH ofrecen sobre dichos temas. • Integrar teorías y reflexiones para identificar, describir, analizar situaciones concretas, tanto en el contexto áulico como en la comunidad educativa, en claves de Derechos Humanos. • Posibilitar que los y las docentes, en conjunto con la comunidad educativa, elaboren e implementen acciones que puedan incidir en sus territorios socioculturales a favor de la promoción y fortalecimiento de los DDHH en las áreas que consideren más vulnerables. h) Contenidos/temáticas a desarrollar

1. La migración como un Derecho Humano. Nuevas perspectivas. A cargo de la Lic. Julieta Rivera 2. Derechos humanos y pueblos originarios. A cargo de la Dra. Verónica Molina

3. Salud Mental y Derechos Humanos. A cargo de la Lic. María Gabriela Vuistaz.

5

i) Programa Módulo 1: La Migración como un Derecho Humano. Nuevas perspectivas a) Consideraciones sobre las migraciones y los /as migrantes desde la perspectiva de los DDHH. b) Las dimensiones sociales y culturales de las migraciones en Argentina: mitos y realidades c) Migración y discriminación. Impactos profundos en las representaciones de las comunidades. d) La Nueva ley Nacional de migraciones, un gran salto cualitativo desde la dictadura e) Educación y migraciones: nuevos sentires, nuevas inclusiones. El rol de los y las docentes como promotores de derechos. Modulo 2. Derechos humanos y pueblos originarios a) Los Derechos de los Pueblos Indígenas ante los desafíos del siglo XXI. Objetivo: Conocer las diferencias socioculturales que se derivan de una nación multicultural como es Salta, reconociendo la existencia de diversas formas de entendimiento que se reflejan en los usos y costumbres. b) Los Pueblos Indígenas en el marco del Derecho Internacional Objetivo: Capacitar y reforzar, de forma clara y concisa, los conocimientos de los funcionarios en el tema de los Derechos de los Pueblos Originarios, esto con el fin de promover su respeto y protección a través de herramientas jurídicas internacionales Modulo 3. Salud Mental y derechos humanos a) La relación de los derechos humanos y Salud Mental b) Análisis y comentario de la ley Nª 26.657 de Salud Mental

6

c) Cuando las violencias circulan en las aulas. Escuela y jóvenes desde la perspectiva de los Derechos Humanos. d) Juventudes amenazadas. Crisis de la autoridad y adicciones. j) Modalidad Semipresencial k) Metodología de trabajo El curso de capacitación está organizado mediante el dictado de tres módulos, uno en cada mes de la duración establecida, con el fin de poder brindar a los y las asistentes las posibilidades de incorporar y apropiarse de los conocimientos de una forma progresiva y productiva, asumiendo la responsabilidad de su propio aprendizaje. Cada tema se conforma como una posibilidad de dialogar y reflexionar sobre el lugar que les asignamos en nuestras vidas, personales y profesionales, a los derechos humanos. En este sentido la metodología de enseñanza-aprendizaje de cada módulo tenderá a promover la interacción entre los y las asistentes y los y las capacitadores/as, una interacción que buscará construir estrategias que favorezcan la apropiación progresiva de los contenidos y la exploración de situaciones concretas, cercanas a los ámbitos de desempeño de los y las asistentes, que permitan la aplicación de los contenidos impartidos. Los encuentros presenciales constarán de la siguiente planificación 1. Exposición teórica por parte de los y las capacitadores/as 2. Lectura de textos, escritos o audiovisuales, que favorezcan el debate en relación a los contenidos explicitados en la disertación inicial 3. Intercambio de opiniones y reflexiones 4. Elaboración de un trabajo práctico individual en base a lecturas sugeridas Actividades

7

Exposición temática con material de apoyo en formato digital (power point), que genere la reflexión y participación de los y las asistentes, en base a los conocimientos previos que cada uno posea en relación a los Derechos Humanos. Trabajos prácticos al final de cada clase, que fortalezcan el aprendizaje estratégico, planteando una situación problemática cercana a los contextos de los y las asistentes, donde se los y las invite a involucrarse en la resolución de una parte de la misma desde la perspectiva de los Derechos Humanos. Elaboración de ensayos al final de cada módulo, los cuales posibilitarán la conexión creativa de los saberes adquiridos en cada módulo anterior y permitirá, al finalizar el curso, la presentación del trabajo final que acreditará el curso. Evaluación La evaluación que se propone es coherente con los objetivos, contenidos y actividades que se trabajaron en cada clase y en cada módulo, lo que nos habla también sobre una ética (relacionada en sí con los derechos humanos) de la evaluación, en el sentido que cada asistente tiene el derecho a saber sobre qué se lo va a evaluar, de qué manera, para qué realizar la evaluación, cómo se va a calificar su desempeño , en qué momento se va hacer, cuánto tiempo va a tener para hacerlo y qué recursos podrá usar .

En por ello que las evaluaciones van a ser permanentes para así favorecer el proceso de apropiación de los conocimientos impartidos y el desarrollo de competencias válidas para el desempeño profesional de los y las asistentes. Las formas de evaluación comprenderán la elaboración de textos y la participación activa en cada clase que está en relación directa con la asistencia a las mismas, exigida en una proporción del 80%. La evaluación final del curso se concretará con la presentación de un trabajo integrador que de cuenta del proceso metacognitivo de los y las asistentes, como así también de la posibilidad de aplicar los saberes apropiados a situaciones que son cercanas a la vida profesional de los y las participantes, relacionadas a algunos de los temas propuestos en el programa. l) Bibliografía La bibliografía que se cita a continuación forma parte de las lecturas complementarias y/o ampliatorias de cada módulo. Cabe expresar que cada uno de los módulos contará con un 8

material de apoyo, textos escritos especialmente por los y las capacitadores/as especialistas para cada unidad de los módulos, donde estarán explicitados la bibliografía obligatoria y todos los recursos complementario disponibles en la web.

Módulo 1: La Migración como un Derecho Humano. Nuevas perspectivas LEY DE MIGRACIONES Argentina - LEY 25.871 Guía de capacitación en derechos humanos de las mujeres. Tejiendo cambios (2009).INSTITUTO INTERAMERICANO DE DERERCHOS HUMANOS. CERIANI CERNADAS, Pablo Y FAVA, Ricardo (2010) ESTUDIO SOBRE LOS DERECHOS DE NIÑOS Y NIÑAS MIGRANTESA 5 AÑOS DE LA NUEVA LEY DE MIGRACIONES, CENTRO DE DERECHOS HUMANOS. UNIVERSIDAD NACIONAL DE LANÚS, Argentina. Ghosh, Bimal(2004) LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS INMIGRANTES, Revista del Sur – Red del Tercer Mundo – Third World Network. No. 151/152 Grimsom, Alejandro (2011) DOCE EQUÍVOCOS SOBRE LAS MIGRACIONES, Revista Nueva Sociedad No233 Perfil migratorio de Argentina 2008, Organización Internacional para las migraciones Módulo 2: Derechos humanos y pueblos originarios • Documentos básicos (mecanismos de difusión y defensa de los derechos de los pueblos Originarios). • • Harent, Ana (2009) Derechos Humanos Leyes Nacionales y Constitución Nacional (derechos de los pueblos Originarios).

• Mndrini, Raúl (2008) Los pueblos Originarios de la Argentina, Biblioteca (documentos de difusión y defensa de los derechos de los pueblos indígenas).

9

Módulo 3: Salud mental y derechos humanos Goldenberg, Mario (2011) Violencia en las escuelas, Edit. Gramma, Buenos Aires. Ley 26 657, ley nacional de salud mental Naparstek, Fabián (2010) Introducción a la clínica con toxicomanías y alcoholismo. Volúmen 1, 2, 3, Grama Editorial, Buenos Aires. http://violenciaestudioslacanianos.blogspot.com.ar/2012/11/la-violencia-en-las-instituciones.html m) CV de los y las capacitadores/as Dra. Verónica Molina Lic. Gabriela Vuistaz Lic. Julieta Rivera

10

HERRAMIENTAS DE DERECHOS HUMANOS PARA DOCENTES. CONSOLIDANDO LA VIDA DEMOCRATICA EN LAS AULAS CURSO 3: MIGRACIONES, PUEBLOS ORIGINARIOS Y SALUD MENTAL. LA INCLUSIÓN DE NUEVOS ACTORES EN CLAVE DE DDHH

Material de lectura

11

Módulo 1 La Migración como un Derecho Humano. Nuevas perspectivas

12

Introducción Argentina se ha consolidado como uno de los pocos países que están a la vanguardia de la protección de los derechos de los colectivos de la diversidad sexual. Sin embargo, existen múltiples diversidades y sobre las cuales nuestro país también ha avanzado en materia de DDHH. Una de ellas está referida a las personas migrantes y sus familias, que a partir de la sanción de una nueva Ley de Migraciones, no solo se considera a la migración como un DDHH mas, sino que garantiza a las personas que deciden migrar el acceso a la salud, la justicia y la educación en igualdad de condiciones que cualquier habitante de este suelo. Estas diversidades no están dispersas o circunscriptas a determinados contextos, por el contrario, diariamente las comunidades educativas a lo largo de la geografía salteña, en cada territorio social, se encuentra cara a cara con ellas, planteando incertidumbres, miedos, originados por un desconocimiento comprensible por la rapidez en que estos fenómenos se multiplican y por la multiplicidad de miradas analíticas que se elaboran para su entendimiento. Es entonces urgente poseer herramientas cognitivas y metodológicas que permitan a los y las docentes abordar estas diversidades de manera adecuada, inclusiva y respetuosa de las singularidades de cada sujeto Las escuelas argentinas poseen una fuerte tradición en la inclusión normativa de las diversidades. La Argentina de principios de siglo XX, la del Centenario, procuró homogeneizar a la población, consolidando la nación como una comunidad donde no
13

hubiere ninguna diferencia, lo que llevó a la invisibilización y la asimilación de las poblaciones migrantes, cuando no a la selección “de que migración” se tendría memoria, lo que fue en detrimento de los derechos de muchos hombres y mujeres que aportaron al crecimiento de esta nación. Por el contrario, el bicentenario introdujo por primera vez, como parte de nuestra herencia a todos aquellos y aquellas que contribuyeron a la construcción de nuestro país como lo fueron (y son ) los y las migrantes (no solamente los europeos bajados de los barcos, sino también a los hermanos y hermanas latinoamericanos). Si tenemos en cuenta la condición de Salta como provincia fronteriza, con un alto flujo de migración internacional e interna, es imprescindible brindar a los y las educadores/as herramientas para comprender esta realidad, desde una mirada integral y que valide los DDHH. Consideraciones sobre las migraciones y los /as migrantes desde la perspectiva de los DDHH. Argentina es uno de los pocos países que ha cambiado su paradigma frente al fenómeno de las migraciones. La sanción de una nueva Ley marcó el rumbo que este país ha mantenido en relación a los ddhh, lo que significó una postura diferente al corpus legal heredado de la última dictadura y que posicionaba al tema de la migración externa como un fenómeno ligado a la seguridad nacional. Para la dictadura, el migrante, la migrante y sus familias eran amenazas serias para la seguridad, por ser considerados elementos disruptivos al orden que se pretendía imponer a toda costa. Sin embargo los bienes y servicios producidos por estos sujetos no eran puestos en discusión, al contrario esta fuerza de trabajo extraída de manera ilegal no era registrada de ninguna manera y generaba plusvalía de la cual se beneficiaban unos pocos. Esta realidad se repite aún hoy, pero podemos estar convencidos que las reformas sociales introducidas por el estado en la última década abogan por la trasformación de la misma, y es allí en donde cobran mayor fuerza la ampliación de derechos para los hermanos y hermanas que colaboran al crecimiento de este país.

14

Los textos que compartimos a continuación amplían al respecto y nos introducen en esta nueva perspectiva que se materializa en políticas públicas “MIGRACIÓN EN ARGENTINA: RECORRIDO HISTÓRICO Y PERSPECTIVAS A FUTURO”. POR MARTÍN ARIAS DUVAL -Director Nacional de Migraciones. Ministerio del Interior de la República Argentina. La República Argentina es un país que privilegia la internación regional, entonces establece determinadas condiciones más favorables a la radicación dentro de su territorio, o el acceso a la residencia legal dentro de su territorio de migrantes que provienen de países de la región. También la política migratoria argentina ha sido de vanguardia a nivel internacional, y esto está reconocido por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y por la Organización de Estados Americanos (OEA) también, en el sentido de que en su propia ley ha consagrado el derecho a migrar como un derecho humano más. La ley migratoria argentina dice expresamente que el derecho a migra es inalienable de la persona humana. Creo que esto es importante y significa toda una definición. Algunas cuestiones que la ley ha marcado claramente: la ley migratoria ha consagrado el respeto de ciertos derechos elementales, independientemente de la situación migratoria de la persona, si es irregular o regular. Por ejemplo: garantiza el derecho al acceso a la educación en los tres niveles, primaria, secundaria y universitaria. Esto significa que la situación de irregularidad migratoria no puede resultar un obstáculo para que las/os migrantes se inserten en el sistema educativo y sean admitidas/os en un colegio primario, en un colegio secundario o en la universidad. De la misma manera que el derecho de acceso a la salud, la situación de irregularidad migratoria no puede ser obstáculo para que esa persona sea admitida en un establecimiento sanitario. De la misma manera que el derecho al trabajo, la irregularidad migratoria tampoco es obstáculo para que el o la migrante tenga la protección de las leyes laborales. Se reemplaza la obligación de denuncia de la irregularidad migratoria que estaba en cabeza de las autoridades de la institución educativa o de los institutos sanitarios, o sea,
15

el/la directora/a del Hospital o el/la Director/a de la Escuela tenían la obligación de denunciar a un/a migrante irregular. Esa obligación de denuncia o delación se reemplaza por la obligatoriedad de asesorar a él o la migrante de modo que obtenga su residencia legal en Argentina y su documento nacional de identidad. Para esto también nos tiene que ayudar la persona migrante: si es asesorada, se le brindan las posibilidades y oportunidades y no regulariza su situación migratoria, en algún momento el Estado tomará cartas en el asunto y se verá sometido a un proceso de expulsión con control judicial. Lo que buscamos es que las personas sean incluidas en el sistema educativo, sean incluidos en el sistema sanitario, sean incluidas en el mercado laboral. Los controles de permanencia que la Dirección Nacional de Migraciones hace en los lugares de trabajo no están orientados a la “caza” (como ocurría en el pasado) de migrantes para devolverlas/os a su país de origen. Están orientados a la sanción de las/os empleadoras/es de los migrantes regulares, porque toda/o empleador/a tiene la obligación de emplear gente en situación regular, entonces, si yo quiero emplear a una persona extranjera lo que debo hacer es asesorarla para que tenga su residencia legal en Argentina y ahí emplearla, y no someterla a situaciones de explotación como de hecho se ven. Buscamos la detección y el contacto con las personas migrantes irregulares para asesorarlas y que puedan acceder a su regularidad migratoria.

“MIGRACIONES Y GLOBALIZACIÓN: IMPLICANCIAS SOCIALES, CULTURALES Y ECONÓMICAS, DESDE UNA PERSPECTIVA DE DERECHOS HUMANOS” POR NORMA SANCHÍS- Presidenta de la Asociación civil “Lola Mora”. Argentina ha sido históricamente un país receptor de migrantes. Las migraciones fueron promovidas por las élites gobernantes del siglo XIX y, hasta iniciadas las primeras décadas del siglo XX, llegaron importantes contingentes de migrantes a nuestro país. Pero no era cualquier clase de migrantes. La migración que se promovía era de aquellos que se consideraban países más desarrollados, como los países europeos.

16

A partir de la crisis de 1930, con el proceso de sustitución de importaciones y con el proceso de urbanización que se da hacia mediados del siglo pasado, comienza a cambiar radicalmente la composición del flujo migratorio; empiezan a llegar básicamente migrantes de países limítrofes. Inicialmente arribaron principalmente uruguayos/as, chilenas/os, bolivianas/os, pero más recientemente, en las últimas décadas, se acentuó también la migración paraguaya -que también era histórica- y la migración peruana. En las últimas décadas, entre los años ´80 y ´90, desde que se afianza el proceso de globalización neoliberal, empieza a haber cambios bastante importantes en la composición y modalidad de las migraciones en la Argentina. Quisiera enfatizar una idea: la globalización neoliberal plantea una diferenciación muy fuerte, cada vez mayor, entre países ricos y países pobres, y también cambios muy importantes en el sistema productivo que hacen que el capital de las empresas transnacionales empiece a buscar mano de obra más barata. Estas condiciones generales producen corrientes migratorias muy aceleradas, con una dinámica que era impredecible años atrás. Las migraciones que en Argentina habían sido básicamente de países limítrofes a zonas fronterizas -para actividades básicamente rurales-, a partir de los años ´90 empiezan a cambiar en migraciones que van directo a los grandes centros urbanos, especialmente al Gran Buenos Aires. Se acentúa la corriente migratoria paraguaya, que pasa a ser el principal afluente de la corriente migratoria, y comienza un fenómeno desconocido al momento, que es que las migraciones se comienzan a feminizar: empiezan a llegar más mujeres que varones. ¿Por qué ocurre esto? Aquí también tiene que ver la corriente y el flujo que genera la globalización en esta etapa actual del capitalismo. El origen del movimiento migratorio está en lo que se llama la crisis de reproducción en los países más pobres: personas y familias o comunidades que ya no pueden sostenerse con los recursos que obtienen dentro del país, empiezan a buscar nuevos horizontes para generar recursos de auto sustentabilidad, para sí mismos y para sus familias. Por otro lado, esta crisis de reproducción de las economías más pobres, se conecta con lo que se llama la “crisis del cuidado”, en sociedades y economías más desarrolladas. ¿Qué es la crisis del cuidado? Los cambios demográficos, que hacen que haya más población envejecida, y la notable afluencia de las mujeres en el mercado de trabajo, hacen y convocan necesidades que hasta ese momento, con familias más extensas y en otras etapas, no se tenían. ¿Quién va a cuidar a las personas que dependen de la familia? Las mujeres están participando muy activamente y de manera más creciente en el mercado de trabajo. ¿Quién se ocupa de las/os más chicas/os?, ¿Quién se ocupa de las/os enfermas/os de la familia?, ¿Quién se ocupa de las/os más ancianas/os, quienes son cada vez más en la pirámide demográfica?.

17

Aquí aparecen ciertas posibilidades de solución: por un lado, se pueden comprar servicios en instituciones infantiles (guarderías, jardines de infantes): por otro lado, se supone que el Estado debería cubrir estas necesidades. En general, la variable que se adecua a las necesidades de las familias, es la de contratar personal del servicio doméstico para que desarrollen la tarea de cuidado dentro del ámbito de la propia casa mientras ambos padres trabajan. En general, las migraciones se estudian y se focalizan pensando en qué impacto tiene la migración en los países emisores, a los que los que migraron envían remesas a sus familias; se estudia cuál es el impacto social y económico del fenómeno en los países emisores de migrantes. Poco se estudia y se ha estudiado hasta ahora, cuál es el impacto socio-económico que tiene la migración en los países de destino. Tenemos que pensar que el aporte que hacen las migrantes que van a trabajar en el servicio doméstico, en el cuidado de las personas dependiente de las familias, es una palanca muy importante para este crecimiento socioeconómico ( de los países receptores) porque es lo que permite generar divisas que las mujeres salgan a trabajar, –porque son las que históricamente se han hecho cargo de estas tareas de cuidado en las familias –, y por lo tanto, salir a trabajar les permite traer otro ingreso a la familia y aumentar el patrimonio y el ingreso familiar total. Entonces es importante tener en cuenta este aporte fundamental de las migrantes. Y ¿por qué decimos de las migrantes? Porque no todo el servicio doméstico son mujeres migrantes, también hay locales. Resulta que precisamente son las mujeres migrantes las que ocupan esos nichos de cuidado más intensivos. Allí donde hay mayores necesidades de cuidado (donde hay chicas/os muy chiquitas/os, ancianas/os que necesiten compañía permanente), donde hay necesidad de contratación con cama o sin retiro, esos son los nichos que en general, ocupan las mujeres migrantes.3 Ellas que, a su vez, tienen normalmente cargas de cuidado en su país de origen, vienen a cuidar a otras persona y delegan sus propias responsabilidades de cuidado en otras personas de sus familias, generalmente mujeres: la propia madre o una hermana, que se hace cargo del cuidado de sus niñas/os o de la madre o padre anciana/o. Así se generan cadenas transnacionales de cuidado, hogares que se van encadenando como eslabones desde el hogar emisor de la migrante, el hogar que forma la migrante en el país de residencia y el hogar donde está trabajando. Esta situación de los migrantes en general y particularmente de las mujeres migrantes (que son mayoritarias dentro de la corriente migratoria actual) es una situación de mucha vulnerabilidad, porque generalmente las que migran son las personas más pobres; en general tienen bajo nivel educativo, desconocen profundamente sus derechos –que ya no los tenían en el país de origen-, y cuando llegan, no tienen conciencia y no saben hacer respetar sus derechos.

18

Estamos en un país donde precisamente hay derechos, hay una normativa muy clara que protege y garantiza derechos básicos de las personas migrantes, sobre todo el acceso a la salud, a la educación, etc. Muchas veces, las leyes están y no se cumplen, ya sea por desconocimiento, por prejuicios, por alguna actitud de xenofobia, de racismo, que persiste, porque son engranajes que se mueven con una inercia que no permiten que la ley se cumpla cabalmente. Sería importante poder pensar qué es lo que le pasa interiormente a un/a migrante cuando toma esta decisión de migrar. A veces se ven caras y no se ven las historias que están por atrás. La decisión de migrar es una decisión extrema, es una decisión muy difícil, muy complicada, que tiene que ver muchas veces con estrategias familiares que se instrumentan cuando peligra la sobrevivencia; cuando se han agotado los recursos en el país de origen como para salir adelante, se toma la decisión de migrar. En general, en la gran mayoría de los casos hay raíces económicas que impulsan este movimiento. Pero también en el caso de algunas mujeres se agregan, además de las raíces económicas, otras situaciones, como por ejemplo situaciones de mucha subordinación, de violencia familiar, de malos tratos, de menosprecio, que impulsan también la salida de un grupo familiar muy asfixiante. En este movimiento, en esta decisión de migrar, participan en general otros miembros de la familia que apoyan o ayudan o se comprometen a quedar al cuidado de las/os hijas/os u otras/os familiares dependientes que quedan en el país de origen, y se establecen una serie de redes y de contactos que son las que facilitan este proceso migratorio. Cuanto más cantidad de personas migrantes de una misma nacionalidad hay en un lugar de destino, más facilidades hay para insertarse en ese lugar. Por ejemplo, cuando un migrante o una migrante paraguaya llega a la Argentina, no llega solo o desconociendo a todo el mundo, sino que con toda seguridad ya tiene conocidos, tiene familiares, tiene parientes, tiene amigas/os, tiene vecinas/os que ya están viviendo en Buenos Aires y que le prestan apoyo y solidaridad en el primer momento (vivienda, contactos para trabajo) cuando llegan a instalarse. A medida que se van afirmando, hombres y mujeres migrantes pueden ir convocando y llamando a otras/os migrantes, de modo que la migración es un proceso que se dinamiza y se acentúa cuando mayor es el flujo, es una corriente que tiende a no parar y sólo lo hace cuando mejoran sustancialmente las condiciones en el país de origen, o en algunos otros casos. Por ejemplo: mientras en Argentina hubo una paridad cambiaria uno a uno con el dólar, realmente trabajar en la Argentina y cobrar en peso-dólar era muy redituable, porque enviar 100 o 200 o 300 dólares al país de origen no es lo mismo que enviar 300 pesos. A partir de la crisis en Argentina tiende a frenarse por algún momento el flujo migratorio y sobre todo se frena el flujo de las mujeres. Siguen siendo mayoritarias las mujeres que migran respecto de los hombres, pero las mujeres migrantes empiezan a buscar otros destinos, por ejemplo, España u algún otro país europeo (básicamente España por la afinidad de lenguas). Entonces, mujeres peruanas y paraguayas, empiezan a usar el paso por Buenos Aires como una vía que les facilita el acceso para dirigirse a algún país europeo.

19

La actual crisis en Europa seguramente va a revertir esa tendencia que se venía dando. Es importante pensar que algunas de las características que se vieron en el proceso de migración actual, a raíz del proceso de globalización en curso, facilitan notablemente este dinamismo de los flujos migratorios en todo el mundo. Pensemos que no se trata solo de un fenómeno de Argentina con los países limítrofes sino que hay corrientes migratorias muy importantes, muy fuertes, alrededor del mundo entero. Por un lado los avances y adelantos en lo que son los medios de comunicación, básicamente los transportes. Pero también están jugando un papel muy importante lo que son las tecnologías de la comunicación. ¿Cómo se comunica un migrante para buscar oportunidades laborales en otro país? ¿Cómo se relaciona y mantiene ciertos contactos con su familia que es la que queda en el país de origen? En otras épocas eran cartas que demoraban en llegar muchísimo tiempo y un distanciamiento enorme de él o la migrante con su familia que quedaba en el país de origen. Hoy por hoy, y sobre todo en nuestro caso con proximidad geográfica muy importante respecto de los países emisores, las tecnologías de la comunicación juegan un papel fundamental. La posibilidad de llamadas telefónicas a bajo costo, incluso los mensajes de texto, el correo electrónico, todas las tecnologías de la información y la comunicación están jugando un papel muy importante para mantener lazos a través de las fronteras y también para garantizar que este proceso de desprendimiento familiar sea menos doloroso y más sufrible por parte de quienes migran y por parte de su familia. Hemos visto que sobre todo las madres que dejan sus hijas/os en Paraguay o en Perú o en Bolivia, pueden tener comunicaciones casi cotidianas con ellas/os, telefónicamente, a través de mensajes de texto, a través de correo electrónico; tienen comunicaciones permanentes y hacen una especie de seguimiento constante de cómo les va a sus hijas/os en el colegio, cómo está su salud, etc. Esto no impide que ellas muchas veces sientan enormes desgarros emocionales, culpas y nostalgias. Así como también desde el país emisor y desde la familia de origen, suele haber reproches y demandas muy 5fuertes que de alguna manera se ven paliados por las remesas y el dinero que es lo que justifica esta separación familiar. Por último quiero remarcar lo importante que es que la comunidad receptora respete los derechos de las personas migrantes, sus derechos y Derechos Humanos, los cuales que están garantizados por la Constitución y por la Ley de Migraciones en la Argentina. Promover desde la comunidad el control social para que estos derechos se cumplan, poder conocer un poco más cuál es la problemática, los dolores, nostalgias y desprendimientos que sienten los y las migrantes, como así también valorizar el tipo de aporte que ellos están haciendo, y la contribución que ofrecen a la actividad y el aparato socio-productivo y socioeconómico de nuestro país

20

Las dimensiones sociales y culturales de las migraciones en Argentina: mitos y realidades Son muchas las narraciones que circula a diario respecto a las personas migrantes y sus familias, narraciones nacidas de la discriminación con fuertes raíces racistas. Para la comunidad educativa, como espacio por excelencia en el fortalecimiento de la ciudadanía y en concebir a los ddhh como un estilo de vida, estas narraciones deben ser insumos para introducir discusiones sobre nuestras ideas de nación, la mirada sobre el otro y la construcción de una vida en sociedad libre de discriminación. El siguiente artículo presentan en cierta medida estas discusiones que son útiles para motivar una prolífica discusión sobre nuestros contextos inmediatos. DOCE EQUÍVOCOS SOBRE LAS MIGRACIONES Alejandro Grimson, en Revista Nueva Sociedad No233. Mayo- junio de 2011, ISSN: 02513552n Las migraciones se encuentran en el centro del debate sobre la globalización y sobre las tendencias políticas en diversos países. Sin embargo, puede constatarse que en una parte de la producción académica, pero sobre todo en las noticias periodísticas y las políticas públicas, se reitera un conjunto de equívocos hasta el punto de naturalizarlos. Cuando las creencias equivocadas gobiernan los sistemas de información y de gestión, avanzamos en la construcción de imaginarios sociales que afectan de modo muy real la vida de las personas y los grupos. Por eso, este breve artículo busca señalar algunos de esos equívocos 1. CONFUNDIR MIGRACIONES CON MIGRACIONES INTERNACIONALES Es frecuente que el periodismo, pero también a veces los académicos, hablen de «migraciones» o «migrantes» exclusivamente en referencia a la migración entre Estados nacionales. Es necesario saber qué se pretende decir con la palabra «migración», ya que en términos cuantitativos y cualitativos hay contextos históricos en los cuales los desplazamientos territoriales internos de los
21

Estados nacionales son más importantes que los internacionales. Los procesos de urbanización son el caso paradigmático: mientras que en América Latina estos se desarrollaron en distintos momentos del siglo xx y continúan hoy con otras características, diversas zonas de Asia se encuentran atravesando un crecimiento vertiginoso de las ciudades que es mayor que la inmigración extranjera a muchos países europeos. Por otra parte, la categoría de «refugiado» ha tendido a reservarse para casos internacionales, pero hay fenómenos de desplazamiento territorial masivo, como por ejemplo los provocados por la guerra en Colombia, que involucran a millones de personas dentro de un Estado-nación. Las clasificaciones de los movimientos territoriales tienen consecuencias profundas en las políticas públicas y en las decisiones de las agencias internacionales y, por ello mismo, deben atender las particularidades de contextos sumamente diversos. 2. CONFUNDIR MIGRACIONES INTERNACIONALES CON MIGRACIONES SURNORTE Desde los países centrales existe la tendencia a observar y analizar las migraciones internacionales como un fenómeno poblacional relacionado con el arribo a esos mismos países, dejando en un plano secundario las dinámicas regionales que se producen en el Cono Sur, en Centroamérica (Nicaragua/Costa Rica) y en diferentes zonas de Asia y África. Las migraciones hacia Europa desde las ex-colonias son un fenómeno tan peculiar como cualquier otro. Aproximadamente uno de cada tres migrantes actuales se desplaza entre regiones y países «del Sur». 3. SUPONER QUE ESTAMOS EN LA ÉPOCA DE LAS MIGRACIONES «Provincializar Europa», tal como propone Dipesh Chakrabarty, implica comprender que las categorías sociológicas y teóricas que los investigadores europeos construyen se encuentran imbricadas con los contextos sociales e históricos en los cuales trabajan y viven. Considerar que la multiplicación de inmigrantes del Sur al Norte implica que estamos en una época de migraciones sin parangón en la historia humana es equiparar la novedad que implica esa recepción para los europeos con una novedad que debería ser asumida por el mundo entero. Pensar y volver a analizar los fenómenos de la migración
22

transatlántica de fines del siglo xix y principios del xx, que tuvo un impacto decisivo en la formación de las sociedades australiana, canadiense, estadounidense, argentina y tantas otras, así como volver sobre los diferentes procesos de urbanización, o incluso ir más atrás en la historia de los procesos migratorios y diaspóricos, permitiría comprender que las migraciones estuvieron presentes en muchas épocas de la historia humana, en lugar de buscar delimitar una «época de migraciones». En términos más generales, el cronocentrismo atribuye a una época un carácter único, que marca un antes y un después. Esa creencia, además de no tener sustento –ya que solo podremos apreciar en el futuro la importancia de los cambios actuales– impide una comprensión histórica. Es decir, ha habido varios momentos decisivos en la extensa historia de la humanidad, y ya sabremos en el futuro si el actual es uno de ellos o no. 4. SUPONER QUE «MUCHA GENTE» IMPLICA «PROBLEMAS MÁS GRANDES» En la historia humana ha habido procesos migratorios de enormes proporciones para las sociedades receptoras. En casos como esos –por ejemplo, una sociedad como la de Buenos Aires en 1914, donde 80% de los trabajadores eran extranjeros– se generaron diversos problemas sociales, como en todos los procesos de urbanización e industrialización. Pero de acuerdo con las políticas públicas y los modelos de desarrollo, no solo en muchas ocasiones esos problemas encontraron soluciones, sino que el mismo proceso de poblamiento fue el hecho decisivo para generar tendencias de crecimiento económico, integración social y ampliación de los derechos sociales y políticos. Asimismo, en casos de prejuicios extremos y políticas públicas de segregación, procesos migratorios comparativamente pequeños han originados problemas graves y situaciones de exclusión y violencia social. 5. CONFUNDIR MIGRACIONES CON POBREZA Si bien en muchas sociedades la mayor parte de los nuevos inmigrantes ocupa los escalones menos favorecidos en la distribución del ingreso, la identificación de migración con pobreza pasa por alto varios elementos. El primero es que las personas más pobres de cada sociedad no suelen conformar los grupos más dinámicos en la búsqueda de nuevos horizontes, por el simple motivo de que migrar es una empresa y requiere generalmente
23

de ciertos ahorros y redes sociales. Los sectores más empobrecidos muchas veces están condenados a no poder ni siquiera migrar. Por otra parte, es incorrecto evaluar la situación de los inmigrantes considerando solo a los recién llegados. Dependiendo de diversos factores, es posible que a lo largo del tiempo los inmigrantes asciendan socialmente (como sucedió con amplios sectores de la migración transatlántica de fines del siglo XIX) o que asciendan económicamente. En el caso de los bolivianos que migraron hacia Argentina 4en las últimas décadas, por ejemplo, se ha constatado que algunos grupos inician emprendimientos propios y logran mejorar su situación económica. Sin embargo, esto no modifica las poderosas estigmatizaciones que sufren esos inmigrantes, que son discriminados usualmente en la vía pública, en el trabajo, en la escuela y en otras esferas sociales. En ese sentido, no siempre los más estigmatizados son los más pobres en términos estrictamente económicos. Por otro lado, cuando en efecto los inmigrantes son los más pobres en una sociedad no lo son porque acarreen o trasladen consigo la pobreza. Son los más pobres porque sufren discriminaciones muy concretas que afectan su situación económica. La principal de ellas puede ser la situación legal –por ejemplo, la falta de documentación–, que los coacciona a aceptar salarios más bajos que los de los «nativos», peores condiciones de trabajo, etc. 6. CREER QUE LA GENTE «SE MUEVE CON SU CULTURA» Las dimensiones culturales de los procesos migratorios han sido estudiadas solo en las últimas décadas. Ante la ausencia de cualquier preocupación por la cultura en muchos estudios clásicos, se pretendió introducir el tema desde una visión de sentido común que afirma que cuando las personas viajan llevan consigo un «equipaje cultural» Ciertamente, la lengua primera es un hecho decisivo en la constitución del ser humano. Pero actualmente se reconoce el riesgo de creer que las personas se mueven con su cultura. Como la cultura no se porta en la sangre, como la cultura estávinculada a contextos sociales específicos y a desigualdades de poder históricas, cualquier definición que utilicemos de «cultura» debe implicar necesariamente sus procesos de cambio. Cuando cambian los contextos, las culturas no pueden permanecer inmunes. Entonces, constatar
24

que los inmigrantes de una región, provincia o país determinados viven en casas, por ejemplo, repletas de plantas, lleva a la afirmación simplista de que «reproducen» su medio ambiente de origen. También se emplean las mismas metáforas de la reproducción en relación con las vírgenes, los rituales, las vestimentas. Es imperioso convertir ese supuesto en un interrogante de toda investigación: ¿qué aspectos de la cultura persisten y cuáles cambian? ¿En qué grupos, en qué sociedades y en qué condiciones se producen esas continuidades y rupturas? Como la cultura no se porta en la sangre, como la cultura está vinculada a contextos sociales específicos y a desigualdades de poder históricas, cualquier definición que utilicemos de «cultura» debe implicar necesariamente sus procesos de cambio5 7. IDENTIFICAR MIGRACIÓN CON DIÁSPORA Expresiones en boga como «mundo nomádico» o todos los usos del término «diáspora» tienen el mismo inconveniente que el caso anterior, aunque con un lenguaje más a la moda. Son simplificaciones. Más allá de otras connotaciones del último término, al menos debería constatarse que entre todos los miembros de la supuesta diáspora hay una identificación colectiva, un sentimiento de pertenencia. Los migrantes de un mismo país y grupo social que no mantienen relaciones entre sí ni comparten un fuerte sentimiento de pertenencia no son parte de una diáspora. Hay migraciones sin identificación. Y la adjudicación de una identidad diaspórica a todos los migrantes implica una esencialización. Algo similar sucede con términos como «comunidad» u otros que pueden adjetivarse con el gentilicio de cualquier región, grupo étnico, provincia o país. Se supone que ese origen implica una pertenencia y una «colectividad». Conviene no presuponer tanto y consultar más a los involucrados. Seguramente, usted o yo, si hoy o mañana fuéramos migrantes, querríamos que nos consultaran. 8. CREER QUE EXISTEN LOS INMIGRANTES DE SEGUNDA GENERACIÓN Sí existen, pero en la imaginación de las sociedades que extranjerizan a los hijos de extranjeros. Al existir en la imaginación son una realidad, porque son tratados realmente como tales. Esta idea es muy poderosa para bloquear accesos a ciudadanías y derechos de
25

descendientes de inmigrantes en determinados países. La idea de que los hijos de los inmigrantes son inmigrantes es tan cierta como la de que existen razas superiores. Como sabemos, esa idea permitió durante mucho tiempo que unas personas fueran dueñas de otras, con todo lo que eso implicaba. O sea, las razas existían aunque fueran inexistentes. Sociológicamente, inmigrante es aquel que se desplaza de una zona a otra, no el hijo del que se desplazó. Si no, todos los seres humanos perteneceríamos a distintas generaciones de inmigrantes. En la larga duración, nadie ha permanecido en «su lugar». La idea de segunda o tercera generación tiende a presuponer una continuidad identitaria entre padres, hijos y nietos. La identidad se portaría en la sangre. De ese modo, se postula la reproducción del estigma entre generaciones. 9. CREER QUE MAYOR TIEMPO DE RESIDENCIA IMPLICA MAYOR INTEGRACIÓN SOCIAL Cuando las políticas asimilacionistas regían todas las orientaciones educativas, militares y de otras áreas hacia los inmigrantes, las teorías presuponían que los distintos grupos podían demorar más o menos, incluso una o dos generaciones, en «integrarse» plenamente a la sociedad hasta disolver sus identidades. Nada demuestra en la experiencia histórica que eso deba ser inexorablemente así. ¿Cómo se explicarían las ciudades multiculturales que existen en distintas regiones del mundo, algunas hace unos pocos siglos y otras desde más tiempo? Esa era la expresión de deseos de las elites estatales elevada a teoría sociológica (lo cual es muy frecuente). No existen leyes que indiquen si habrá mayor o menor asimilación e integración. Lo que sí existe son estudios que muestran que cierto tipo de políticas públicas contribuyen a subrayar las fronteras identitarias, los estigmas y la exclusión, mientras que otras contribuyen a generar mejores condiciones para la porosidad y el diálogo intercultural. Ese diálogo no tiene por qué tener como horizonte la utopía mestiza, núcleo hegemónico de homogeneización de diversos Estados nacionales. Conversación e intercambio en tensiones no implica reponer ilusiones de fusión ya suficientemente cuestionadas por amplios movimientos sociales y culturales. 10. LA CONFUSIÓN ENTRE TRANSNACIONALISMO Y TRANSLOCALISMO
26

En contra de la idea de que todos los procesos migratorios analizados a lo largo del tiempo, intergeneracionalmente, se dirigían a una creciente integración, varios autores han propuesto el término «transnacionalismo» en alusión a diversos fenómenos y prácticas a través de los cuales las personas y los grupos desarrollan su vida entre dos países. Porque han dejado una parte de la familia a la cual le envían remesas, porque trabajan alternativamente en ambos lugares, porque comercian bienes étnicos que compran en su zona de origen y venden en la de destino. En fin, porque la circulación de información y las redes políticas, comerciales y de parentesco que entablan constituyen campos transfronterizos. Una de las formas más características de esencialización es creer que todos los inmigrantes pertenecen a los grupos tal como son definidos por los Estados nacionales. Los Estados preguntan por nacionalidades y documentaciones. Pero las personas de ciertas zonas de Bolivia o México pueden sentirse integrantes de una ciudad, de una región o de un grupo étnico más que de una nación. O no. Se trata de una pregunta para responder en las investigaciones. Cuando el campo de relaciones sociales transfronterizas se produce entre una zona específica del país de origen y una ciudad o barrio del país de destino, cuando eso genera formas no nacionales de identificación, corresponde aludir más a fenómenos translocales que transnacionales.7 11.CREER QUE TODA SITUACIÓN MIGRATORIA PLANTEA UN «ENCUENTRO ENTRE DOS CULTURAS» Si los migrantes no viajan con «su cultura» definida de un modo esencial, la zona de contacto en los lugares donde se asientan los inmigrantes propone situaciones diversas que requieren ser estudiadas cuidadosamente. Plantearlo como una oposición entre dos situaciones posibles: a) los inmigrantes conservan su cultura originaria, o b) se asimilan a la cultura de recepción, obtura el análisis de la heterogeneidad cultural tanto de la zona de origen como de la sociedad a la cual llegan. En la zona de destino también es difícil que solo exista «una cultura». Por lo general, en el mundo contemporáneo se plantean situaciones de interculturalidad que difícilmente puedan reducirse a dos culturas. Por otra parte, como en la interculturalidad hay poder y desigualdad, la palabra «encuentro» parece demasiado optimista para explicar lo que sucede.
27

12.ASUMIR EL DISCURSO DE QUE SOLO LOS NATIVOS TIENEN DERECHO En la medida en que la xenofobia se ha expandido en diversos países del mundo, se torna crecientemente difícil para muchos investigadores y políticos asumir el carácter global de los procesos migratorios y reducir su explicación en la mayoría de los casos a desigualdades históricas entre regiones y países. Cuando se retoma la perspectiva de relacionar las proporciones de la desigualdad con las de la inmigración, se comprende que las intervenciones políticas destinadas a cercenar los derechos de los inmigrantes cumplen funciones específicas en la estabilización de desigualdades históricas. Las políticas destinadas a detener las inmigraciones con muros y represión han tenido efectos desastrosos en cualquier perspectiva de derechos humanos. También han tenido consecuencias paradójicas respecto de sus intenciones declaradas. A veces produjeron que migrantes que entraban y salían dejaran de salir, para no ver amenazada su posibilidad de volver a ingresar. En ningún caso la represión ha detenido realmente los flujos migratorios históricos. Pero en todos los casos ha colocado a las personas que migran en una situación de vulnerabilidad extrema, por la maximización de prejuicios y por la aceptación de condiciones laborales peores dada su situación legal. Cuando se condena a un extranjero a no acceder a la salud pública, se vulneran sus derechos como ser humano y se pone en riesgo sanitario a toda la población que, en verdad, comparte la vida cotidiana con los excluidos de los hospitales. Cuando se condena a los niños sin documentos a la exclusión de la educación pública, se vulneran tratados internacionales y derechos, a la vez que se proyecta una sociedad futura con problemas sociales de extrema gravedad.8 Las ciencias sociales han constatado que no existen los «inmigrantes ilegales», sino personas y grupos sociales que son ilegalizados por los Estados ante condiciones objetivas ajenas a su voluntad. Frente a esto, se responde que la migración es una decisión individual y que quien migra sin papeles debe hacerse responsable de las consecuencias de su decisión. Lo cierto es que si no hubieran migrado quizás deberían hacerse responsables del aislamiento, la desnutrición o incluso la muerte de sus hijos. ¿Qué harían los acusadores ante esa situación? No cabe duda de que se comportarían igual que aquellos a quienes acusan. Primero, porque muchos de sus antepasados o parientes se
28

han comportado de ese mismo modo, huyendo de persecuciones, xenofobias, represiones políticas o hambrunas. Segundo, porque desplazarse ante esas condiciones obedece a causas sociales, a la desigualdad existente entre regiones o países. Si esas desigualdades no se revierten, cada vez más personas adoptarán «individualmente» esa decisión. CONCLUSIÓN: PROMOVER EL DEBATE ACERCA DE MIGRACIÓN Y DEMOCRACIA Es conocida la implicación tradicional entre nacionalidad y ciudadanía. También son conocidos los criterios basados en la descendencia y el lugar de nacimiento para establecer la nacionalidad y, consecuentemente, los derechos de las personas. Sin embargo, tanto los procesos de construcción de bloques regionales como las realidades de ciudades interculturales colocan en cuestión esa implicación simple. Si la nacionalidad se asocia a la pertenencia, la ciudadanía se asocia a los derechos y obligaciones. En ese sentido, el horizonte de una sociedad realmente democrática e igualitaria exige retomar uno de los criterios menos utilizados por los Estados: el lugar de residencia. El lugar de residencia ha otorgado –y en diversas legislaciones otorga– derechos, pero muy lejos estamos de una noción de la democracia como el gobierno de aquellos que viven juntos. La noción de extranjería como amputadora de derechos ha llevado a algunos países, en especial a pequeños Estados petroleros, a otorgar derechos políticos, en el mejor de los casos, a menos de la mitad de la población. Los «sin papeles» se han convertido en una tipificación de las personas que, al igual que lo que hace menos de dos siglos sucedía con la esclavitud, legitima acciones y omisiones que posiblemente serán consideradas aberraciones en el futuro. Si «taxation without representation is tirany», como afirmaba el ideario liberal, permitámonos constatar que una gran parte de los inmigrantes está sometida a esa tiranía. Los inmigrantes pagan los impuestos al consumo y otros que alimentan los presupuestos públicos que deberían atender la salud, la educación y el bienestar social en general. En los niveles locales y nacionales, esos presupuestos son definidos por gobiernos que todos quisiéramos que fueran elegidos democráticamente. La persistencia de la exclusión de los derechos políticos de los extranjeros será sin duda analizada con rechazo en un futuro más inclusivo, del mismo modo en que observamos hoy el momento en el cual solo los varones podían votar. Un futuro más democrático requiere un mundo menos desigual y territorios en los cuales tengan derechos políticos quienes trabajan, viven y cumplen sus obligaciones en ellos.
29

Migración y discriminación. Impactos profundos en las representaciones de las comunidades. Como dijimos anteriormente, las personas migrantes son en su gran mayoría víctimas de la discriminación y la exclusión. De qué manera como comunidad se pueden sortear estas barreras invisibles pero trágicas, para una mejor convivencia, que debe tener siempre presente que todos somos productos de las migraciones o que en algún momento seremos migrantes. El siguiente artículo forma parte de un manual de capacitación, lo que nos posibilita comenzar a aprehender algunas herramientas para comprender y entender con mayor amplitud el fenómeno de la migración INTRODUCCIÓN A LOS DERECHOS HUMANOS Y LOS PRINCIPIOS DE IGUALDAD Y NO DISCRIMINACIÓN. MATERIAL DE CAPACITACIÓN ELABORADO POR EL EQUIPO DE CAPACITACIÓN DE LA DIRECCIÓN NACIONAL DE FORMACIÓN, SUBSECRETARÍA DE PROMOCIÓN DE DERECHOS HUMANOS El 10 de diciembre de 1948, en estrecha vinculación con el desarrollo de procesos políticos y sociales que acarrearon actos aberrantes y violatorios de la dignidad humana, los Estados reunidos en el marco de las Naciones Unidas encontraron una formulación jurídica consensuada para el documento que conocemos como Declaración Universal de los Derechos Humanos. En su artículo 1°, la Declaración establece que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Tres años más tarde, en 1951, se publica Los orígenes del totalitarismo, uno de los libros de mayor importancia de la filósofa Hannah Arendt. En este texto la autora sostiene que “no nacemos iguales; llegamos a ser iguales como miembros de un grupo por la fuerza de nuestra decisión de concedernos mutuamente derechos iguales”1.

30

Aunque a primera vista estas formulaciones puedan parecer contradictorias, uno de los objetivos de este curso será poder comprender que el diálogo que establecen nos permite ahondar en aquello que entendemos por derechos humanos, igualdad y lucha contra la discriminación. En esta línea de trabajo, nuestro punto de partida es considerar que el paradigma de los derechos humanos nos brinda un horizonte de referencia desde el cual abordar, analizar y modificar prácticas sociales estructuradas sobre creencias que establecen valencias diferenciales para las personas. Este tipo de prácticas –basadas en conjuntos cambiantes de atributos, socio-históricamente delimitados–tienen como presupuesto la consideración de que todos los seres humanos no son igualmente dignos. Desde nuestra perspectiva, entendemos a los derechos humanos como un repertorio de libertades y derechos inherentes a cada uno de los seres humanos sobre la base de su igualdad y dignidad personal y social. Este conjunto de libertades y derechos apunta a garantizar y satisfacer condiciones indispensables para el desarrollo de una vida digna, “sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”. 1. PRINCIPIOS GENERALES: COMUNIDAD, IGUALDAD Y BIEN COMÚN Como sabemos, los Estados modernos han articulado sus sistemas normativos y organizado su funcionamiento interno sobre la base de dos nociones: libertad e igualdad. A lo largo de la historia, estas nociones han adquirido diversos y variables contenidos; esto es, que los sentidos atribuidos a estas nociones no han sido fijos inmutables. En nuestro país, la fórmula adoptada respecto de la igualdad quedó plasmada en el artículo 16 de la Constitución: “La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley (…)”. Sin embargo, ante la evidencia de profunda desigualdad social, resulta pertinente repensar los alcances y contenidos de la noción de “igualdad ante la ley”. En este sentido, debemos tener presente que la tradición jurídica inspirada en el ideario liberal nos ha llevado a enfatizar el valor asignado a la dimensión individual, con el consecuente opacamiento de otras reflexiones.

31

Con el objeto de recuperar otras perspectivas nos parece interesante comenzar reflexionando sobre la noción de comunidad. Esta noción servirá de punto de anclaje para el despliegue de los contenidos propios del paradigma de los derechos humanos. Una primera aproximación a la noción de comunidad podría remitirnos al vínculo que establecemos con otros/as. Sin embargo, es importante considerar que la noción de comunidad no involucra simplemente instancias de intersubjetividad (es decir, los intercambios discursivos, simbólicos, económicos concretos y situados) sino que su análisis requiere reponer aquella trama más densa que hace posible la inscripción social de dichas situaciones de intersubjetividad. En el mismo sentido, debemos estar atentos a las limitaciones propias de pensar la comunidad meramente como conjunto de personas que pueden ser caracterizas a partir de determinados rasgos dados en común (entre otros, como señala Nancy sangre, sustancia, filiación, esencia, origen, naturaleza, consagración, elección, identidad orgánica o mística3): en estos casos, nos encontramos ante la puesta en escena de los presupuestos de teorías que plantean una homogeneidad intrínseca para cada comunidad. En todo caso, resulta de importancia tener presente que al reflexionar sobre la comunidad no hacemos referencia a ella como un ‘valor’ sino como la condición y el carácter propio de la existencia humana. Desde el paradigma de los derechos humanos, pensar la comunidad implica reflexionar sobre el lazo social que hace posible la vida-en-común de todas y todos; esto es, el desarrollo sobre bases equitativas de las expectativas de vida buena y plena, libre de condicionamientos y desigualdades. Es en este sentido que podemos dar cuerpo a la afirmación de Lechner de que “proclamar los derechos humanos significa fundamentalmente crear aquel ‘horizonte de sentido’ mediante el cual los individuos aislados pueden concebirse y afirmarse a sí mismos como una comunidad de hombres libres e iguales” Sobre esta base, al abordar la cuestión de los derechos humanos debemos tener presente las dificultades propias de la preponderancia de visiones centradas en el individuo. Siguiendo el planteo de Negri podemos decir que cuando la persona es definida como individuo, nos encontramos ante una representación de ella en soledad. Sin embargo, agrega, no hay posibilidad real para esa soledad5. Toda proyección futura, examen presente o recuperación del pasado implica necesariamente a personas inscriptas en
32

relaciones con otras/os, en el marco de comunidades en las que cada persona se hace presente con todas sus dimensiones y determinaciones vitales y existenciales. Tematizar la comunidad requiere, también, hacer presente el hecho de que en nuestras sociedades encontramos una pluralidad de comunidades morales y de grupos de interés que, más allá de que sus aspiraciones, intereses y expectativas tiendan a superponerse y/o contraponerse, se vinculan sobre la base de un lazo que hace posible la expectativa de desarrollo de una vida buena, socialmente entendida. La idea de bien común o de vida buena, que es lo que desde el paradigma de los derechos humanos sustenta la idea de comunidad, no puede desconocer las desigualdades sociales y mucho menos desatender el hecho de que esas desigualdades tienen consecuencias diferenciales para distintas personas y grupos de personas. Como veremos más adelante, tanto las situaciones socioeconómicas de pobreza y exclusión social como el género operan como variables amplificadoras de las desigualdades. Dentro de este marco, las violaciones y vulneraciones de derechos se intensifican para aquellas personas que, en determinado momento, presentan determinaciones existenciales marcadas por estas variables: este sería el caso de mujeres pobres que resultan más afectadas por diversas formas de violencia, encontraposición a mujeres que no se hallan en situación socioeconómica desventajosa. Es así que podemos decir que “no es lo mismo ser mujer que mujer-pobre, migrante que migrante-pobre, indígena que indígena-pobre, negro que negro-pobre”6. Las prácticas sociales discriminatorias, lejos de ser un problema de ‘minorías’ (noción que desde el paradigma de los derechos humanos resulta problemática en tanto hace pensar en la variable numérica como criterio para el acceso y garantía a derechos), aparecen ligadas inseparablemente a las condiciones sociales de existencia. En el contexto latinoamericano, estas condiciones están claramente marcadas por fuertes desigualdades e inequidades sociales. Sobre la base de estas consideraciones, vemos que resulta necesario profundizar el análisis y reconceptualizar la noción de igualdad en tanto neutralidad estatal ante las diferencias sociales. Resulta de interés, entonces, introducir la idea de equidad, entendida como perspectiva que se orienta a lograr un tratamiento justo y equitativo para todas las personas según sus necesidades respectivas, libre de sesgos, actitudes y prácticas discriminatorias. La equidad no promueve un trato igual –lo que implicaría una solución
33

simplista para problemas complejos– sino un trato igualitario, es decir, atento a las diferentes necesidades. La idea central es considerar a todas las personas equivalentes en términos de libertades, derechos, garantías, obligaciones y oportunidades. En este sentido, abordar la diversidad como un ‘elemento extraño’ (explorándola, categorizándola, administrándola) parte de y sostiene un presupuesto de negación de una pluralidad siempre presente en toda comunidad. Tematizar la diversidad en esta clave es, incluso, una forma de negación de la diaria experiencia de la pluralidad constitutiva de lo humano en tanto que tal. En esta línea, podemos decir que la noción de igualdad configurada desde el liberalismo se ha instalado como sentido común pero también como estructura de autopercepción sesgada y como narrativa limitante de nuestras interacciones diarias. A diferencia de esta perspectiva, el principio de igualdad anclado en el paradigma de los derechos humanos no se orienta a suprimir y/o desconocer las diferencias que existen entre las personas sino a sentar las bases para que ellas –se trate de diferencias de sexos, culturas, colores de piel, de lenguas, orientaciones sexuales, religiosas, entre otras– dejen de ser el presupuesto sobre las que se fundan y legitiman formas de dominación, jerarquías sociales, prácticas sociales discriminatorias y otras formas de desigualdad social. En este contexto, resulta de suma importancia comenzar a abordar toda cuestión social y política desde un horizonte nuevo que permita dar cuenta del trasfondo de lasprácticas sociales discriminatorias. Es así prioritario enfatizar una concepción de comunidad no homogénea, donde las diferencias no sean presentadas como ‘elementos extraños’ que requieren ser ‘segregados’, ‘expulsados’, ‘valorados’ y/o ‘preservados’ sino como la estructura constitutiva de lo comunitario. Podría, entonces, resultar de importancia incorporar una perspectiva de igualdad compleja, según la cual en tanto las personas no son iguales deben ser tratadas equitativamente.

2. CONSTRUCCIÓN Y DESARROLLO DEL PARADIGMA DE LOS DERECHOS HUMANOS La historia de los derechos humanos coincide con la historia de las luchas por la emancipación, la igualdad y la autonomía. A su vez, esta historia es también la de las luchas contra las diversas formas de opresión, desigualdad y jerarquías. Muchas de estas luchas se desarrollaron contra el avance de las autoridades y sus abusos de poder sobre quienes se hallaban bajo su dominación, mientras que otras se desplegaron con el
34

objetivo de lograr avances y conquistas en la calidad y condición de vida de las personas, desde el acceso a alimentos hasta la posibilidad de profesar el propio credo libremente. La narración de estas historias suele destacar entre sus puntos más salientes los momentos en que las aspiraciones que orientan estas prácticas emancipatorias quedan plasmadas en documentos escritos, generalmente bajo la forma de declaraciones y normas jurídicas. En este sentido, y a costa de dejar por fuera numerosísimos capítulos que se inscriben en estas líneas, resulta de importancia mencionar las formulaciones que encontramos en la ‘Declaración de Derechos de Virginia’ (1776) y en la ‘Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano’(1789). Ambos documentos fueron producto de cambios revolucionarios en las estructuras sociales de las naciones en que se desarrollaron, a la vez que sirvieron de base para la reconfiguración de las articulaciones sociales y políticas en estas sociedades. Resulta importante tener presente que la plasmación jurídica de estas aspiraciones es siempre una de entre muchas respuestas posibles ante determinados contextos. Esto significa que la escritura misma de estos documentos responde a consensos históricamente situados, a opciones discursivas que dan cuenta de las condiciones de producción de esos discursos. Aun así, estos documentos no se agotan en constituirse en respuestas puntuales a problemas y aspiraciones puntuales sino que, a su vez, resignifican esos contextos. En este sentido, podemos decir que tanto las declaraciones de derechos de los siglos XVIII y XIX como la Declaración de 1948 constituyen productos culturales que no están al margen del sistema de relaciones sociales imperantes al momento de su redacción. Una lectura de este tipo de estos documentos nos permite tomar conciencia tanto de sus limitaciones como de sus potencialidades. Como veremos más adelante, uno de los caracteres que atribuimos a los derechos humanos es su progresividad: esta noción hace referencia al hecho de que el paradigma de los derechos humanos no constituye un sistema cerrado sino que, al decir de Rita Segato, se trata de un “eficaz sistema de nombres en permanente Expansión”7. La experiencia del horror y la posibilidad misma de la puesta en práctica de “actos de barbarie ultrajantes a la conciencia de la humanidad” –esto es, la experiencia del horror a escala mundial– marca un hito fundamental en la historia en la medida en que hace necesaria la primera declaración de derechos humanos que se postula con carácter
35

universal. La singularidad de la Declaración de 1948 radica en que, por primera vez y más allá de las particularidades nacionales, un conjunto amplio de Estados reconoce la necesidad de consensuar un “una concepción común de estos derechos y libertades” a fin de asegurar a todas las personas el respeto y garantía para el ejercicio de un repertorio de derechos y libertades, independientemente de sus determinaciones existenciales. Como señala Herrera Flores, “desde 1948 hasta la actualidad, nos hemos ido acostumbrando a denominar como derechos humanos a los diferentes procesos sociales, políticos y culturales que han tendido a positivar institucionalmente las exigencias de protección ciudadana contra la hegemonía del Estado sobre nuestras vidas cotidianas”. Sin embargo, como hemos visto, los derechos humanos no se agotan en el conjunto de normas nacionales e internacionales instituidas para la protección de las personas. En este sentido, es importante notar que el derecho no es una propiedad (en sentido de un objeto material que tenemos en nuestro poder) sino que es algo que podemos reivindicar y que es el acto de su reivindicación el que le otorga a los derechos su significación moral específica. Retomando el texto de Segato podemos decir que el derecho tiene una doble dimensión: la función instrumental y la función simbólica. La función instrumental nos remite a la operatividad de los derechos reconocidos; es decir, a los aspectos prácticos de la puesta en marcha de undeterminado derecho. Por su parte, la función simbólica hace referencia a la capacidad de las normas de “recrear” la forma en que interpretamos el mundo. Es en este sentido que decimos que el paradigma de los derechos humanos se inscribe en la historia de las luchas por la emancipación: de una parte, recoge reivindicaciones anteriores (tanto de aquellas que llegaron a ser codificadas como de otras tantas que no siguieron ese curso) mientras que, por otra, hace suyas estas aspiraciones y pasa a ser el motor de estos reclamos. El paradigma de los derechos humanos puede ser pensado, entonces, como el horizonte de inscripción de estasluchas, aspiraciones y reflexiones desde mediados del siglo XX. 3. CARACTERÍSTICAS DE LOS DERECHOS HUMANOS 3.1. ASPECTOS GENERALES, INSCRIPCIÓN NORMATIVA Y DERECHOS PROTEGIDOS
36

Hasta aquí hemos dado cuenta de los caracteres más generales del paradigma de los derechos humanos. Es por ello que resulta de interés avanzar en ciertos aspectos que precisan nuestras reflexiones y que servirán de marco en adelante. De acuerdo a lo establecido en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos, desarrollada en Viena en 1993, “todos los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes y están relacionados entre sí. La comunidad internacional debe tratar los derechos humanos en forma global y de manera justa y equitativa, en pie de igualdad y dándoles a todos el mismo peso. Debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales9”. Este fragmento nos permite caracterizar a los derechos humanos de acuerdo a los siguientes aspectos: - Inherentes a los seres humanos: cada persona es titular de estos derechos, sin depender de ningún tipo de reconocimiento por parte de Estados, gobiernos, autoridades o personas en general. - Universales: en la medida en que corresponden a todo el género humano en todo tiempo y lugar, no pueden invocarse diferencias culturales, sociales o políticas como excusa para su desconocimiento, violación o aplicación parcial. - Intransferibles, irrenunciables e inalienables: nadie puede renunciar a estos derechos ni transferirlos o negociarlos. En el mismo sentido, tampoco los Estados pueden disponer de los derechos de las personas, aunque en situaciones excepcionales el disfrute de ciertos derechos puede ser limitado temporalmente (aunque nunca negado, revocado o anulado). - Incondicionales y obligatorios: los derechos humanos no requieren de ninguna condición para su goce y, tanto las personas como los Estados, tienen la obligación concreta de respetarlos.

37

- Inviolables: ninguna persona o autoridad puede legítimamente atentar, lesionar o destruir los derechos humanos. Las personas y los Estados deben regirse por el respeto a los mismos. - Imprescriptibles, acumulativos y progresivos: no prescriben, no caducan y no se pueden perder. Por el contrario, como señala Rita Segato, "los derechos humanos son un sistema de nombres en expansión" y es probable que en el futuro se extienda la categoría de derecho humano a otros aspectos de la vida que en el pasado no se reconocían como tales. - Integrales, interdependientes, indivisibles, y complementarios: la vigencia de unos es condición para la plena realización de los otros, de forma tal que la violación o desconocimiento de alguno de ellos implica poner en riesgo el ejercicio de otros derechos. Como veremos en el módulo siguiente, desde 1948 podemos observar avances en la codificación de instrumentos de derechos humanos, su incorporación en diverso grado al derecho interno de distintos países y el reconocimiento de un número creciente de derechos que hasta el momento no se hallaban comprendidos en el plexo normativo que conocemos como Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Un aspecto de importancia a destacar, como señala Cançado Trindade, es que “la emergencia de ‘nuevos derechos’ no puede haber tenido el propósito de comprometer o minar los avances y conquistas del pasado, sino el de consolidarlos, enriquecerlos y desarrollarlos”10. En la actualidad, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos incluye los siguientes grupos de derechos: - Derechos Civiles y Políticos. Este grupo de derechos corresponden a las libertades que se consagran a las personas frente al Estado y/o autoridades públicas. Incluyen los derechos a la vida, libertad, igualdad, seguridad jurídica, propiedad, entre otros. - Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Son derechos de contenido predominantemente social tendiente a procurar mejores condiciones para el desarrollo de una vida plena. Incluyen, entre otros, el derecho al salario justo, la libertad de asociación, a tomar parte en la vida cultural, el derecho a la seguridad social, al bienestar, la educación y la salud.
38

- Derechos de Solidaridad. Estos derechos tienen a un mismo tiempo una dimensión individual y colectiva; conciernen tanto a la persona humana así como a colectividades humanas, ya que su resolución afecta a conjuntos específicos de la sociedad (o en algunos casos, a la humanidad en su conjunto), por lo cual llevan intrínsecamente el valor de la coresponsabilidad. En este grupo incluimos el derecho al medio ambiente sano, a la independencia económica y política, a la paz,al desarrollo. - Derechos de Grupos Específicos. Este grupo de derechos se orientan a garantizar la igualdad para personas que, por su pertenencia a determinados colectivos sociales, están más expuestas a formas de discriminación específicas o abusos de parte de sectores dominantes. En este grupo se incluyen, entre otros, los derechos de niños, niñas y adolescentes; los derechos humanos de las mujeres; los derechos de las personas con discapacidad; los derechos de los/as trabajadores/as migrantes y los derechos de los pueblos y comunidades indígenas. 3.2. NO TODOS LOS DELITOS CONSTITUYEN VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS Uno de los aspectos centrales a tener en consideración respecto de los derechos humanos se refiere a la tipificación de determinadas conductas como violaciones a los derechos humanos. Como sabemos, los Estados modernos desarrollan sus funciones a través de un amplio conjunto de instituciones conformadas por personas. Estas personas, los/as agentes, funcionarios/as y autoridades públicos/as, son quienes tienen la responsabilidad concreta de respetar, garantizar, proteger y velar por el real cumplimiento de los derechos y libertades Cuando una persona resulta víctima de cualquier tipo de agresión, abuso o violencia puede recurrir a las autoridades, quienes determinarán si se trata de un delito y cuál es el castigo que corresponde a ese tipo de acción. Para estos casos (delitos cometidos por particulares), los Estados han desarrollado diversas medidas para prevenirlos y sancionarlos: cada país dispone de legislación donde se especifican las acciones consideradas delictivas y, a su vez, cuenta con normativa relativa a la investigación, juzgamiento y sanción de dichos actos. Mientras que los delitos cometidos por
39

particulares reciben este tipo de tipificación, las acciones u omisiones delos/as funcionarios/as públicos/as que vulneran un derecho consagrado en un instrumento internacional de derechos humanos reciben el tratamiento de “violación de derechos humanos”. Esto significa que, en los casos en que el agresor es la propia autoridad estatal, hablamos de violación a los derechos humanos. Sin embargo, debemos tener presente que existen casos en los que un particular también puede cometer una violación a los derechos humanos: esto ocurre cuando esta persona o grupo de personas actúan en complicidad, en conexión o bajo órdenes de agentes estatales. Un punto importante a considerar es que la noción de "violación de derechos humanos" no se aplica a una determinada clase de actos (como la tortura, la desaparición forzada o el asesinato, entre otros) sino a la comisión de estos actos por el Estado o sus agentes. El hecho de que esta acción u omisión comprometa la responsabilidad del Estado a nivel internacional es lo que habilita el funcionamiento de los mecanismos internacionales de protección de derechos humanos, constituyendo un control externo de la conducta y actuación de los/as funcionarios/as estatales. El motivo por el cual existen estas instancias de control supranacional es que los Estados han considerado necesario que exista una garantía para que, en caso de verse afectadosderechos fundamentales, el/la damnificado/a pueda contar con una instancia de protección supranacional con capacidad de verificar el respeto a estos derechos. Retomemos, en este sentido, algunos aspectos señalados por Nikken: Los derechos humanos implican obligaciones a cargo del gobierno. El es el responsable de respetarlos, garantizarlos o satisfacerlos y, por otro lado, en sentido estricto, solo él puede violarlos. Las ofensas a la dignidad de la persona pueden tener diversas fuentes, pero no todas configuran, técnicamente, violaciones a los derechos humanos. Este es un punto conceptualmente capital para comprender a cabalidad el tema de los derechos humanos. (…) La nota característica de las violaciones a los derechos humanos es que ellas se cometen desde el poder público o gracias a los medios que este pone a disposición de quienes lo ejercen.
40

No todo abuso contra una persona ni toda forma de violencia social son técnicamente atentados contra los derechos humanos. Pueden ser crímenes, incluso gravísimos, pero si es la mera obra de particulares no será una violación de los derechos humanos. (…) La responsabilidad por la efectiva vigencia de los derechos humanos incumbe exclusivamente al Estado, entre cuyas funciones primordiales está la prevención y la punición de toda clase de delitos. El Estado no está en condiciones de igualdad con personas o grupos que se encuentren 8fuera de la ley, cualquiera sea su propósito al así obrar. El Estado existe para el bien común y su autoridad debe ejercerse con apego a la dignidad humana, de conformidad con la ley12. Vale la pena destacar que esta calificación (“violación a los derechos humanos”) se utiliza en todos los países que han incorporado a su legislación interna el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. El Derecho Internacional de los Derechos Humanos comprende a los distintos instrumentos internacionales (tratados, convenios y declaraciones) establecidos para proteger los derechos humanos. Cuando hablamos de tratados internacionales hacemos referencia a pactos entre gobiernos. Es en este sentido que destacamos que los sujetos obligados por los pactos internacionales de derechos humanos son los Estados, no las personas ni organizaciones privadas. Si bien abordaremos este aspecto en el siguiente módulo, resulta pertinente avanzar en este punto respecto de los aspectos centrales de los marcos e instrumentos jurídicos internacionales. El Derecho Internacional de los Derechos Humanos establece obligaciones y deberes que los Estados deben respetar. Al firmar y ratificar los distintos instrumentos internacionales, los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar (abstenerse de interferir o limitar el disfrute de los derechos humanos, sea por acción u omisión), proteger (impedir todo tipo de abusos y violaciones de los derechos humanos) y garantizar (adoptar medidas de todo tipo tendientes a promover y asegurar el disfrute de los derechos humanos) los derechos humanos. En este contexto, cuando por conductas imputables al Estado –es decir relativas a la acción u omisión de sus agentes, realizadas al amparo de su carácter oficial, aún si actúan fuera de los límites de su competencia– se violan derechos fundamentales y no se
41

garantizan las medidas adecuadas de protección (por ineficacia, imposibilidad o retardo), las personas pueden interponer acciones ante órganos internacionales. Este tipo de recurso, que analizaremos más adelante, supone que, en el caso de que el sistema jurídico nacional no brinde recursosjudiciales efectivos a las víctimas, puedan ponerse en funcionamiento los mecanismos de protección internacional. 4. EL PRINCIPIO DE IGUALDAD Y LAS LUCHAS CONTRA TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN Cuando hablamos de discriminación hacemos referencia a un amplio conjunto de prácticas sociales, acciones y procedimientos que, sobre la base de la asignación de atributos estereotipados, tienen como resultado menoscabar, restringir o anular la capacidad de las personas para poner en práctica y gozar plenamente de sus derechos. Estas prácticas incluyen desde la difusión de estereotipos hasta el hostigamiento y maltrato de personas, incluyendo el establecimiento de distinciones jurídicas. Entre los presupuestos sobre los que se asientan las prácticas sociales discriminatorias podemos dar cuenta de la vigencia de nociones que postulan la valencia diferencial de las personas (basadas en conjuntos cambiantes de atributos, socio-históricamente delimitados) y que tienen como presupuesto la consideración de que todos los seres humanos no son igualmente dignos. Asimismo, encontramos creencias que presuponen la existencia de una correspondencia entre una determinada sociedad humana y un conjunto poblacional definido por un cierto conjunto de características, sean estas simbólicas, aspectuales o de otro tipo. Desde esta perspectiva, la encarnación, portación y/o exhibición de estas características resultaría un criterio básico para delimitar la pertenencia a esa determinada sociedad, estableciendo un 'nosotros' en contraposición a unos 'otros' que resultan caracterizados de acuerdo a otros aspectos, generalmente negativos. Esta idea de comunidad se construye sobre un presupuesto y una pretensión de homogeneidad (biológica y/o social) que no responde (ni podría responder) a la realidad y diversidad del género humano. En la mayoría de los casos, lo que encontramos son sociedades que, sobre a base de esta pretendida homogeneidad, segmentan a su población distribuyendo prerrogativas a quienes ostentan caracteres considerados positivos y negandoderechos a quienes no lo hacen.
42

En este sentido, como hemos visto, el paradigma de los derechos humanos nos habilita la reflexión respecto del carácter constitutivamente no homogéneo de cualquier sociedad y comunidad humana. Desde una perspectiva de este tipo las diferencias entre las personas no son vistas como rasgos salientes de una pretendida homogeneidad de base sino como elementos constitutivos de lo humano. Por tanto, sobre la base del abandono de las representaciones binarias en relación a la pertenencia comunitaria (‘nosotros - los otros’), el paradigma de los derechos humanos sienta las bases para desarmar matrices discriminatorias basadas en estereotipos identitarios esencialistas. Debemos tener presente que una perspectiva de este tipo no implica minimizar la vigencia de las prácticas sociales discriminatorias: por el contrario, se orienta a poner en relieve el impacto diferenciado que para diversos grupos de personas tienen (y han tenido a lo largo de los siglos) las distintas segmentaciones al interior de las sociedades. Como vimos, el principio de igualdad no se orienta a suprimir las diferencias sino a sentar las bases para que ellas –se trate de diferencias de sexos, culturas, colores de piel, de lenguas, orientaciones sexuales, religiosas, entre otras– dejen de ser la base sobre las que se fundan y legitiman formas de dominación,jerarquías sociales, prácticas sociales discriminatorias y otras formas de desigualdad social. Al analizar las prácticas sociales discriminatorias resulta central poder dar cuenta de la existencia de matrices que, para cada momento socio-histórico, regulan los intercambios e interacciones entre las personas. Estas matrices operan sobre la base de la reproducción de estereotipos, a la vez que habilitan construcciones de sentido respecto de los roles socialmente asignados y las expectativas vitales de las personas. Los estereotipos son imágenes, ideas o referencias de contenido reduccionista que resultan comúnmente aceptadas en el seno de las sociedades sobre la base de la naturalización de los contenidos transmitidos. Estas referencias proponen pautas de identificación y caracterización para distintos grupos de personas (generalmente sobre la base de caracteres atribuidos y asociados a valoraciones negativas), reduciendo la complejidad social a un aspecto saliente vinculado a prejuicios y “lugares comunes”. Los estereotipos son el resultado de una selección de predicados posibles que, por fuerza de la costumbre y de las representaciones dominantes de la cultura, termina instalándose
43

como la forma natural de pensar. En este contexto debemos tener presente que tanto las costumbres (hábitos, tradiciones, rituales, etc.) como las instituciones sociales (familias, organizaciones sociales, órganos estatales) vehiculizan y reproducen estos patrones de interacción social. Asimismo, sobre estas bases se sustenta la reproducción de las relaciones de dominación vigentes para una sociedad. En este sentido, podemos decir que estas instituciones pueden contribuir a afirmar o a contrarrestar los procesos discriminatorios que se dan en cada sociedad. Desde el siglo XVIII, con la conformación de los Estados-nacionales, podemos dar cuenta de un despliegue de la idea de homogeneidad que ha sido en gran medida responsable de la configuración de las matrices discriminatorias actualmente vigentes. En este contexto, hablamos de construcciones ideológicas13 para hacer referencia a estas formas sutiles de construcción de relatos y representaciones que hacen que las personas interpreten su propia realidad de manera fragmentaria. Esta construcción (elaboración o reelaboración) de representaciones fragmentarias se vincula de forma directa con las prácticas discriminatorias. Estas construcciones tienen una larga vigencia y es a través de ciertas instituciones que estas representaciones – puestas en funcionamiento a través de un conjunto de discursos y tópicos discursivos dominantes– permean, se naturalizan y se perpetúan en el seno de una sociedad. La internalización progresiva de conductas, significados y representaciones respecto de los roles socialmente asignados tiene como resultado la reproducción de diferencias de trato entre las personas, ya sea entre varones y mujeres, entre ciudadanos y no ciudadanos o entre las muchas dicotomías discriminatorias posibles. Estas prácticas se asientan en pautas sutiles, micro prácticas, que analizadas desde una perspectiva macro pueden adquirir sentidos que los propios actores y actoras desconocen o no alcanzan a valorar en su justa medida. Desde el paradigma de los derechos humanos, una de las premisas para pensar la vigencia actual del principio de igualdad y la lucha contra todas las formas de discriminación se asienta en poner en cuestión el reduccionismo implicado en discursos de este tipo: pensar los derechos humanos implica tener presente que toda identidad se estructura sobre la base de una multiplicidad de variables. Las pautas discursivas y los patrones de interacción social permeados por las diversas formas de racismos y discriminaciones restringen la
44

posibilidad de pensar en términos de identidades múltiples, donde la conformación identitaria de las personas se vincula a diversos campos de experiencia, sean políticas, culturales, sociales u otras. Volviendo sobre las citas con las que comenzamos el módulo, vemos que pensar la igualdad requiere siempre pensarla en el marco de la comunidad, ya que es la comunidad la que nos permite dar sentido, contenido y alcance a aquello que entendemos por igualdad. El desafío es, entonces, pensar y desarrollar el principio de igualdad ante las condiciones actuales de cada comunidad. Asimismo, resulta de importancia notar que es sobre esta base que el “derecho a tener derechos” – planteado por Arendt y retomado por Lechner, entre otros– deviene tanto una máxima para orientar la intersubjetividad (esto es, que toda instancia de interacción plena requiere del reconocimiento de nuestro/a interlocutor/a como par) como un requisito de configuración de lo social, en la medida en que la pertenencia comunitaria e s la que hace posible la protección de todas las personas o grupo de personas frente a la posibilidad de ser colocado/as en condición de inferioridad y/o discriminación.

La Nueva ley Nacional de migraciones, un gran salto cualitativo desde la dictadura. Un análisis de Ley de Migraciones 25.871 Previo al análisis de la ley debemos definir quién es migrante y luego realizar su clasificación, ya que reciben distintos tratamiento. • Migrante – Ante la ausencia de una definición de aceptación internacional,

los migrantes se pueden definir como personas que se encuentran fuera del territorio del estado del cual son ciudadanos o nacionales, y que no disfrutan de la condición de refugiado, de residente permanente ni de otra condición similar, ni tampoco de la protección legal que otorgan los acuerdos diplomáticos. Esta definición se aplica a los individuos que cumplen con los criterios anteriormente señalados sin importar la forma en que cruzaron la frontera o si su estadía en un país de tránsito o de destino es legal.
45

Migrante irregular – Es la persona que carece de condición legal en un país

anfitrión o de tránsito. Es aquella persona que ingresa a un estado sin autorización o que entra a un país legalmente pero después pierde la autorización para permanecer en él. Se le denomina también migrante indocumentado. • Refugiado – Es la persona que, en virtud de lo dispuesto por la Convención

sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, se encuentra fuera de su país de nacionalidad y no puede buscar protección. Las personas que huyen de conflictos son por lo general considerados refugiados, aunque a veces se les considera como tal en virtud de otros mecanismos jurídicos distintos a la Convención de 1951. • Solicitante de asilo – Es la persona que busca protección internacional y

cuya solicitud no ha sido determinada por el país correspondiente. Todos los refugiados son inicialmente solicitantes de asilo. • • Víctima de la trata – Es la persona que es forzada a viajar a otro país con

propósitos de explotación. Víctima del tráfico – Es la persona que viaja voluntaria pero ilegalmente a

otro país con la ayuda de terceras partes. La ley 25.871 reconoce que todos los inmigrantes, cualquiera sea su situación, tienen pleno derecho a la salud y la educación. También garantiza la igualdad de los extranjeros, siempre que satisfagan las condiciones establecidas para su ingreso y permanencia, de acuerdo a las leyes vigentes. Esta ley, fue sancionada en el año 2004, es un avance en materia de Derechos Humanos, y ha sido dictada en concordancia con el espíritu que está plasmado en la Constitución, que ya en el preámbulo dice “constituir la unión nacional, afianzar la justicia, consolidar la paz interior, proveer a la defensa común, promover el bienestar general, y asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad,
46

y para todos los hombres del mundo que quieran habitar en el suelo argentino: invocando la protección de Dios…” Si bien los derechos que regula la ley ya se encontraban estipulados en tratados internacionales ratificados por Argentina, su regulación en el plano interno permite estructurar los principios que, a partir de su sanción, regirán la política general del Estado nacional en materia migratoria. Asimismo, permite ordenar los procedimientos internos para el logro de los compromisos asumidos en sede internacional. (art.3) La ley regula el ingreso, la admisión, la permanencia y el egreso de personas al territorio nacional. Lo hace con una visión tuitiva, considerando las distintas situaciones en las que se encuentra el migrante, estableciendo una clara política de estado estructurada sobre la base de los principios de acceso a la regularización, reunificación familiar, igualdad y universalidad, reconociendo y garantizando el derecho a la migración como esencial e inalienable para la persona1 (art.4 -17).

El compromiso del Estado nacional en esta materia ha sido reafirmado ante la Asamblea General de la ONU en el marco del “Dialogo de Alto Nivel sobre Migración Internacional y Desarrollo” por el Embajador Leonardo Franco. Allí manifestó que el Gobierno otorga muy alta prioridad a la temática migratoria, en un contexto de integración regional que aborda el tema desde una perspectiva de derechos humanos y con la decisión de promover el tratamiento multilateral de las migraciones superando así la visión basada exclusivamente en el Estado y su soberanía. Expuso que prueba de ello son los significativos avances logrados mediante acuerdos vinculantes dentro del bloque de MERCOSUR y países asociados, que hacen realidad para los migrantes de nuestra región esta nueva visión. Agregó que dicha voluntad se ha plasmado en la ley 25.871, que refleja el compromiso asumido por nuestro país de garantizar el pleno respeto de los derechos humanos de los migrantes y de sus familias, al tiempo que establece mecanismos de fácil acceso a la regularización migratoria, contribuyendo así a eliminar cualquier forma de discriminación, xenofobia o racismo. Indicó que como consecuencia del establecimiento del Acuerdo de Residencia del bloque MERCOSUR y Estados Asociados, suscripto en San Salvador de Bahía en 2002, la Argentina puso en ejecución el “Programa Nacional de Normalización Documentaria Migratoria” (denominado “Patria Grande”) el cual refleja una perspectiva humana y social en la materia, beneficiando a todos los extranjeros nativos de los estados de dicho bloque. Destacó que los únicos requisitos exigidos para la regularización son la nacionalidad y la carencia de antecedentes policiales. Por último, aclaró que dicho programa no es una amnistía sino una política de estado que rige, de ahora en más, para los nacionales de los estados parte y asociados de MERCOSUR que se encuentran en la Argentina y los que ingresen en el futuro. Sus declaraciones pueden ser consultadas en http://www.un.int/argentina/espanol/discursos/miscelaneos/plenario2006.htm.

1

47

Si bien la nueva legislación argentina es uniforme con las normas internacionales y con la interpretación que de ellas hacen los organismos de ese carácter, es contraria a la situación mundial actual de desprotección de los inmigrantes en situación irregular, ya que busca fomentar su regulación a través de diversos programas como el “Programa Patria Grande”. En lo que se refiere a la situación de estos migrantes, la ley 25.871 de migraciones otorga plena capacidad –limitada sólo por el objeto–. Tienen plena capacidad para su admisión en los establecimientos educativos, para el acceso al derecho a la salud, la asistencia social o atención sanitaria, incluyendo el derecho a recibir orientación y asesoramiento respecto de los trámites correspondientes a los efectos de subsanar la irregularidad migratoria. También tienen derecho a ser asistidos por empleadores, sindicatos u otros órganos o instituciones y por ende la administración pública, respecto a los requisitos establecidos para su admisión, permanencia y egreso y “Cualquier otra cuestión que le permita o facilite cumplir formalidades administrativas o de otra índole en la República Argentina.” Salud Si bien en la Ley 25871 se garantiza el ejercicio del derecho a la salud de forma amplia, en los hechos corresponde precisar algunas cuestiones que constituyen problemáticas y temas pendientes en la agenda del Estado Argentino. En ese sentido, resulta relevante señalar:“… solo una baja proporción de los inmigrantes de países limítrofes cuentan adicionalmente con una obra social o un plan pago de salud. Esto se debe fundamentalmente a su situación socioeconómica y a su limitado acceso a empleos de carácter regular o protegido que cumplan con la legislación laboral vigente, por dicho motivo, el porcentaje que tiene acceso a este tipo de medicina es bastante más bajo que en el total de la población en Argentina, particularmente si se trata de inmigrantes
48

provenientes de Perú, Bolivia y Paraguay. Así, por ejemplo, solo alrededor de dos de cada diez inmigrantes bolivianos cuenta con obra social o plan de salud (…) La situación no es la misma en el caso de inmigrantes chilenos y uruguayos quienes tienen un mayor acceso a la medicina privada o de obra social, seguramente debido a su mayor participación en empleos regulares y su mejor condición socioeconómica”2. La Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares (13) en los arts. 29, 30 y 31refiere a los DERECHOS DE LOS HIJOS DE LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS A TENER UN NOMBRE, AL REGISTRO DE SU NACIMIENTO Y A TENER UNA NACIONALIDAD; ACCESO A LA EDUCACIÓN EN CONDICIONES DE IGUALDAD DE TRATO; RESPETO DE LA IDENTIDAD CULTURAL DE LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y DE SUS FAMILIARES Educación No obstante reconocer que la normativa contempla cabalmente el derecho a la educación de los niños hijos de migrantes y que estudios sobre el punto indican un alto grado de escolaridad primaria de niños migrantes, cabe poner de resalto que no ocurre lo mismo en los niveles secundario y superior3. Identidad La Ley de Migraciones no establece aspectos relativos al derecho a la identidad de niños, niñas y adolescentes migrantes en forma explícita, aunque sostiene que el Estado debe garantizar la reunificación familiar y favorecer las iniciativas tendientes a la integración de las y los migrantes, entre ellas las expresiones relativas a la vida cultural, religiosa, etc. Asimismo, como ya se señaló, la CTM establece que todos los hijos de los

2 3

Ídem Nota 9, p. 52/53. Ídem Nota 9, p. 55. Se destaca, allí, que los jóvenes inmigrantes de Chile y Bolivia entre los 14 y los 24 años de edad son quienes tienen las tasas de asistencia más elevadas (48,4 % y 47,3 %, respectivamente). Contrariamente, el grupo con tasas más bajas es el de inmigrantes paraguayos (34,4 %).

49

migrantes tienen el derecho a tener un nombre, al registro de nacimiento y a tener una nacionalidad4. Respecto de los DERECHOS LABORALES la ley contempla diferentes situaciones: “Trabajadores Extranjeros en Situación Irregular” El caso de los extranjeros en situación irregular se encuentra contemplado en los arts. 53, 55, 56, 59 y 60. Establece que aquellos extranjeros que residan irregularmente en el país no podrán trabajar o realizar tareas remuneradas o lucrativas, ya sea por cuenta propia o ajena, con o sin relación de dependencia, sin embargo, la contratación de ellos, de ninguna manera libera de su obligación al empleador de cumplir con la normativa laboral existente; de este modo, el trabajador extranjero nunca ve afectado los derechos laborales adquiridos por trabajos ya realizados, cualquiera sea su condición migratoria. Quienes contraten a extranjeros que se encuentren en situación irregular, serán sancionados solidariamente con una multa cuyo monto ascenderá a cincuenta (50) Salarios Mínimo Vital y Móvil por cada extranjero. El monto de la sanción a imponer será de cien (100) Salarios Mínimo Vital y Móvil cuando se proporcione trabajo u ocupación remunerada a extranjeros no emancipados o menores de catorce (14) años. La reincidencia se considerará agravante de la infracción y elevará el monto de la multa impuesta hasta en un cincuenta por ciento (50%). Facúltese al Ministerio del Interior a establecer mecanismos alternativos de sanciones a las infracciones previstas en el presente Título -De las responsabilidades de los

Universidad Nacional de Lanús: Estudio sobre los derechos de niños y niñas migrantes a 5 años de la nueva ley de migraciones, p. 32. En http://www.unla.edu.ar/rectorado/centros/cdh/index.php

4

50

empleadores, dadores de trabajo y alojamiento-, basadas en la protección del migrante, la asistencia y acción social. Las sanciones serán graduadas de acuerdo con la naturaleza de la infracción, la persona, antecedentes en la materia y en caso de reincidencia en las infracciones a la presente ley, las mismas serán acumulativas y progresivas. Por su parte la PARTE III DE LA CONVENCIÓN: DERECHOS HUMANOS DE TODOS LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y DE SUS FAMILIARES en su art.11 establece la PROHIBICIÓN DE LA ESCLAVITUD Y LA SERVIDUMBRE, mención en particular merece el tema sobre Trata y tráfico de Personas. Conforme surge del Informe de la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre Trata y Tráfico de Personas en su visita al país durante septiembre de 20105 Argentina se ha convertido en un país de origen, tránsito y destino de víctimas de trata y tráfico dada la “porosidad” de las fronteras con Paraguay y Brasil, zona conocida como la Triple Frontera, “que es una región de tránsito común utilizada por los tratantes”. Se expresa que la mayoría de las mujeres y niños trasladados a la Argentina para explotación sexual “provienen de Brasil, República Dominicana, Paraguay y Perú”, en tanto que las víctimas de explotación laboral “son de Bolivia, Colombia, Dominicana, Perú y Paraguay”. Indica a la República Argentina como país de origen y tránsito de mujeres y niñas destinadas a la explotación sexual en otros países latinoamericanos y europeos, mayoritariamente España e Italia. Las redes de trata varían desde organizaciones complejas hasta propietarios de burdeles. La participación de funcionarios públicos corruptos y de la policía “facilita el funcionamiento de estas redes”.

5

http://www2.ohchr.org/english/issues/trafficking/docs/PressStatementSRTIPArgentina.doc Informe completo: http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/G11/135/89/PDF/G1113589.pdf?OpenElement

51

Respecto a la trata con fines laborales y en lo que se refiere a talleres textiles, describe: “los talleres ofrecen sus servicios a las grandes marcas comerciales, tanto nacionales como internacionales. Los trabajadores son obligados a trabajar y vivir en las instalaciones, donde les retienen sus documentos y su libertad de movimiento está totalmente controlada”. Por su parte, también expresa que: “Los casos examinados por las ONG revelan que muchas víctimas son atraídas desde el extranjero, principalmente Bolivia, mediante falsas ofertas de empleo que a veces se encuentran escritas en la lengua materna de los reclutados. Los tratantes operan con la ayuda de las empresas de transporte que, a veces, tienen acuerdos con los guardias de fronteras para permitir que los migrantes ingresen al país sin los documentos apropiados. Una vez que los trabajadores arriban, sus documentos son retenidos, son endeudados, sometidos a duras condiciones de trabajo y encerrados en los talleres”. En un trabajo del Ministerio Público de la Defensa se informa: “Las mujeres objeto de trata constituyen uno de los grupos particularmente más susceptibles a la grave conculcación de los derechos humanos y al sometimiento a condiciones de trabajo similares a la esclavitud. Con frecuencia son obligadas a contrabandear sustancias estupefacientes, a prostituirse, a contraer matrimonio mediante arreglos comerciales, a realizar trabajos femeninos en condiciones de explotación en el servicio doméstico, en las tareas agrícolas, en los talleres y fábricas. Entre los factores causantes de la migración y la trata de mujeres, la pobreza, la inseguridad y la violencia aparecen como los más importantes. La gran mayoría de mujeres que migran y, muy particularmente, las víctimas de la trata, viven en condiciones de pobreza y falta de oportunidades laborales; han sido

52

violentadas o viven en territorios que tuvieron o tienen conflictos armados. La mayoría, también por las razones indicadas, ha tenido un acceso limitado a la educación formal”6. “Trabajadores Extranjero en Situación Regular” Al respecto la ley 25871, señala que los extranjeros admitidos o autorizados como "residentes permanentes" podrán desarrollar toda tarea o actividad remunerada o lucrativa, por cuenta propia o en relación de dependencia, gozando de la protección de las leyes que rigen la materia. La ley es clara, pues el hecho de la contratación de personal extranjero de ninguna forma libera de las obligaciones del empleador de cumplir con lo dispuesto por la Ley de Contrato de Trabajo, y mucho menos de violentar lo preceptuado por la Constitución Nacional respeto del principio de IGUAL REMUNERACIÓN POR IGUAL TAREA. Los ARTÍCULOS 25, 27 Y 28 DE LA CONVENCIÓN DERECHOS HUMANOS DE TODOS LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y DE SUS FAMILIARES refiere a los PRINCIPIO DE IGUALDAD DE TRATO RESPECTO DE LA REMUNERACIÓN Y OTRAS CONDICIONES DE TRABAJO Y EMPLEO, ASÍ COMO LA SEGURIDAD SOCIAL; DERECHO A RECIBIR ATENCIÓN MÉDICA DE URGENCIA. Sin embargo, “una alta proporción de los trabajadores inmigrantes de países limítrofes y del Perú se encuentra trabajando bajo situaciones laborales desventajosas. En efecto, como lo han ya mostrado numerosos trabajos en argentina (ver Cortés y Groisman (2004); Maguid (2005); Cerrutti y Maguid (2007); Cerrutti y Bruno (2007); Maguid y Arruñada (2005)), la probabilidad de que estos trabajadores se encuentren ocupados bajo

6 Revista del Ministerio Público de la Defensa: editorial, foro de opinión, nuestra doctrina, planteos defensistas, informaciones. Año V- Nº 6- Abril 2011. ISSN 1850-4027 (Ciudad de Buenos Aires, Argentina), pág. 174.

53

condiciones precarias es significativamente más alta que la del conjunto de los trabajadores”7. En el mismo documento se señala que los migrantes provenientes de Chile y Uruguay se encuentran en una situación más favorable en comparación con los que provienen de Bolivia, Perú y Paraguay. Respecto de estos últimos se informa que “a algo más de la mitad (…) no les descuentan ni aportan para su jubilación” y en el caso de las trabajadoras migrantes, independientemente de su origen nacional, presentan porcentajes de trabajo significativamente más elevados que sus pares varones8. “Trabajadores golondrinas o Migrantes Estacionales” La ley establece que aquellos extranjeros que se encuentran como "residentes transitorios" no podrán realizar tareas remuneradas o lucrativas, ya sea por cuenta propia o en relación de dependencia, salvo que se encontraren incluidos en la subcategoría de "trabajadores migrantes estacionales". También podrán realizar tareas remuneradas o lucrativas aquellos extranjeros que fueran expresamente autorizados por la Dirección Nacional de Migraciones de conformidad con lo dispuesto por la presente ley o en Convenios de Migraciones suscriptos por la República Argentina. Los extranjeros a los que se le hubiera autorizado una residencia precaria podrán ser habilitados para trabajar por el plazo y con las modalidades que establezca la Dirección Nacional de Migraciones. Representa una cuestión de considerable interés la que tiene por eje la problemática del “trabajador golondrina”. Según datos del Ministerio de Agricultura de un
Cerrutti, Marcela, Diagnósticos de las poblaciones inmigrantes en la Argentina (serie de documentos de la Dirección Nacional de Población), Dirección Nacional de Población de la Secretaría del Interior del Ministerio del Interior de la Nación, Marzo 2009. ISSN Impreso: 1852-2610. ISSN Electrónico: 1852-2629 (Ciudad de Buenos Aires, Argentina), p. 48. 8 Ídem Nota 9, p. 49.
7

54

universo de aproximadamente un millón de trabajadores rurales, la mitad queda comprendida en la categoría de trabajadores temporales o golondrinas. Las migraciones suelen provenir de las provincias del Noroeste Argentino y del Noreste del país, y de países limítrofes como Bolivia y Paraguay “caracterizando al movimiento en un sentido generalmente de Norte a Sur del país”9. “Uno de los principales aspectos negativos que presenta el trabajo golondrina es del elevado incumplimiento de las leyes que fijan la relación contractual laboral como los aportes jubilatorios, la utilización de trabajo infantil, la falta de seguro de accidentes de trabajo y de cobertura de salud (…) El informe describe además los problemas que sufren este tipo de trabajadores y que excede lo que tiene que ver con lo estrictamente laboral. En el aspecto educativo, señala la falta de escolaridad en las zonas receptoras para los hijos de los migrantes, que conlleva a que ‘a los mayores se los haga trabajar y que los más pequeños queden sin cuidado durante las horas de trabajo de sus padres’. En lo que tiene que ver con la salud, indica que existe una insuficiente infraestructura de salud y falta de atención médica en las zonas receptoras, ‘lo cual muchas veces determina colapsos en los hospitales zonales’. También indica que muchos de los trabajadores migrantes no tienen documentos de identidad personales y, por lo tanto, impide su registración y favorece el pago de salarios menores. Sostiene que en el caos de los trabajadores extranjeros se da una situación similar con aquellos que presentan irregularidad en su documentación”10. Sindicalización Los arts. 40, 41 Y 42 DE LA CONVENCIÓN: DERECHO A ESTABLECER ASOCIACIONES Y SINDICATOS; DERECHO A PARTICIPAR EN LOS ASUNTOS PÚBLICOS DEL ESTADO DE

9

10

http://sur.elargentino.com/notas/penurias-de-los-trabajadores-golondrinas Ídem Nota 9.

55

ORIGEN Y A VOTAR Y SER ELEGIDOS EN ELECCIONES CELEBRADAS EN ESE ESTADO; PROCEDIMIENTOS E INSTITUCIONES QUE PERMITEN TENER EN CUENTA EN EL ESTADO DE EMPLEO LAS NECESIDADES DE LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y DEL POSIBLE DISFRUTE DE SUS DERECHOS POLÍTICOS No obstante lo señalado por el Estado en su informe, constituye una tarea pendiente el reconocimiento de los derechos políticos a aquellos extranjeros en situación regular que no hayan optado por nacionalizarse y adquirir la ciudadanía argentina. Si bien algunas provincias y municipios reconocen derechos políticos a personas extranjeras, ello no ocurre en todos los casos y tampoco a nivel nacional11. De ese modo, el sector de la población compuesto por personas migrantes carece del tipo de dispositivitos institucionales que garantizan el ejercicio de los derechos políticos a fin de que canalicen sus necesidades y pretensiones. Cabe destacar que la Ley 346 y sus modificatorias que regulan la obtención de la Carta de Ciudadanía y la jurisprudencia imperante al respecto presentan aspectos negativos. El que aquí corresponde señalar es el correspondiente al momento de la jura ante el juez federal competente por la Constitución Nacional (en particular: el juramento prestado). En innumerables situaciones este momento representa un momento crítico para el migrante que se siente despojado y negado de su identidad cultural, el amor a su patria de origen, etc. Incluso se ha dicho que ha habido gran cantidad de casos en que los migrantes “se largan a llorar frente al juez y se retiran sin jurar”12.
11 12

El Código Electoral Nacional se refiere de forma exclusiva y excluyente a “ciudadano”. Conforme ponencia de Pablo Ceriani, “Encuentro de Defensa de los Derechos Humanos de las Personas Migrantes y Refugiados, Homenaje al Profesor Gabriela Chausovsky”, Panel 3: “Ciudadanía y Derechos Políticos”, Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, 23 de Junio de 2011 . 13 - CONTRAINFORME DE LA APDH AL INFORME DEL ESTADO ARGENTINO AL COMITÉ PARA LA PROTECCIÓN DE TODOS LOS TRABAJADORES MIGRATORIOS Y DE SUS FAMILIARES- Agosto 2012

56

Conclusión La ley busca cumplir con los compromisos internacionalmente asumidos y con ello también dar cumplimiento a lo preceptuado por nuestra Constitución Nacional. Si bien la ley tiene ciertas falencias en lo referido a los trámites administrativos, pues mantiene un sistema burocratizado, significa un gran avance en materia de Derechos Humanos, pues lo que hace es permitir que personas de otros países puedan ingresar al nuestro sin que ello implique perder derechos, reconociéndoselos siempre como PERSONAS independientemente de su nacionalidad, conservando su dignidad.

Lecturas complementarias 1-http://ningunserhumanoesilegal.blogspot.com.ar/2009/09/irregulares-e-ilegalesprimera-parte.html http://ningunserhumanoesilegal.blogspot.com.ar/2009/09/irregulares-e-ilegalessegunda-parte.html

2- http://www.ichrp.org/files/summaries/40/122_pb_es.pdf

3- http://www.mininterior.gov.ar/provincias/archivos_prv25/6%20Perfil_Migratorio_de_la_Argentina.pdf

4- http://www.migraciones.gov.ar/pdf_varios/campana_grafica/OIM-CuadernosMigratorios-Nro2-El-impacto-de-las-Migraciones-en-Argentina.pdf

5- http://www.crmsv.org/documentos/IOM_EMM_Es/index.html

57

Educación y migraciones: nuevos sentires, nuevas inclusiones. El rol de los y las docentes como promotores de derechos. Finalmente, cuál es la actitud de la comunidad educativa al respecto de los niños y niñas migrantes. Si como dijimos al inicio de este módulo, la escuela ha funcionado como dispositivo homogeneizador, frente a la nueva visión sobre las migraciones, cuáles son las estrategias con las que cuenta la comunidad educativa para adecuarse a los nuevos requerimientos. El artículo que hemos seleccionado brinda una breve introducción a este escenario desde la reflexión positiva.

ESTUDIO SOBRE LOS DERECHOS DE NIÑOS Y NIÑAS MIGRANTES A 5 AÑOS DE LA NUEVA LEY DE MIGRACIONES POR PABLO CERIANI CERNADAS Y RICARDO FAVA (Texto extraído de: CERIANI CERNADAS, Pablo y FAVA, Ricardo. IV. DERECHOS DE NIÑOS/AS MIGRANTES EN LA LEGISLACIÓN Y LAS POLÍTICAS PÚBLICAS: AVANCES Y TEMAS PENDIENTES. En: CENTRO DE DERECHOS HUMANOS. UNIVERSIDAD NACIONAL DE LANÚS. Estudio sobre los derechos de niños y niñas migrantes a 5 años de la nueva ley de migraciones. 2010. p. 178-184) SEGUNDA PARTE IV. EL ACCESO A LA EDUCACIÓN Y LOS NIÑOS MIGRANTES EN LA VIDAESCOLAR IV.1. LA ESCUELA EN CONTEXTO A partir de la sanción en 2003 de la nueva Ley de Migraciones 25.871, los ciudadanos de países miembros del MERCOSUR o de Estados asociados pueden adquirir su residencia legal solamente con la acreditación de su nacionalidad y carencia de antecedentes penales. En lo que a nuestra materia importa, el Estado argentino tiene la obligación de garantizar el acceso a la educación a todas las niñas y niños que viven en Argentina, ya sean nacidos en el país o extranjero. La condición de migrante de estas niñas y niños –en condición de “legales” o como “indocumentados”– no es, en teoría una condición que restrinja el acceso al sistema educativo. El 58

Estado, a través de las escuelas, debe garantizar el derecho a la educación de los niños y niñas migrantes. Como se ha mencionado anteriormente, la misma ley establece en su artículo 7 que, en caso de irregularidad migratoria, los establecimientos educativos así como sus empleados y funcionarios (consideración que también vale para los centros de salud) deberán brindar orientación y asesoramiento a la persona a fin de que regularice su situación migratoria. Según el relato de algunos/as funcionarios/as entrevistados, así como en los diversos estudios realizados al respecto, puede pensarse que el Estado argentino garantiza el acceso al sistema educativo, especialmente a nivel primario, y la no concurrencia a la escuela por parte de niñas y niños migrantes está relacionada, entre otros motivos, con la situación de pobreza que sufre gran parte de los habitantes del país que por su condición de niños/as migrantes o hijos de migrantes. La discriminación por nacionalidad ciertamente se refuerza con la condición socioeconómica de las familias. En esos casos, los estereotipos negativos sobre los niños bolivianos o paraguayos suelen flotar sobre las situaciones, quedando como recurso o forma de cualquier práctica discriminatoria. En ocasiones, niños y niñas argentinos sufren estas calificaciones por su condición de pobres. Para una Secretaria de una Escuela Media del partido de Lanús “no se puede identificar una situación de discriminación por parte de los compañeros respecto a su nacionalidad. Los chicos son crueles y pueden decirle boliviano de mierda a un compañero, así como le pueden decirle villero de forma peyorativa a un argentino”. El peso de la condición socioeconómica se evidencia fuertemente en el acceso y permanencia en la escuela secundaria, la que es abandonada por gran parte del alumnado, que debe muchas veces salir a trabajar para colaborar económicamente en el hogar, o quedarse a cargo de los hermanos durante la jornada laboral de los adultos. Una de las personas entrevistadas, directiva de una escuela secundaria, plantea que ésta es la problemática más habitual de deserción en el nivel secundario: “los alumnos dejan la escuela porque tienen que salir a trabajar, o trabajan de noche y van cansados al colegio, o porque tienen que cuidar a sus hermanos mientras los padres trabajan”. No obstante, para otro de nuestros entrevistados, un profesional de la salud que trabaja para el programa de Dirección General de Escuelas en el partido de Lanús, las niñas y los niños bolivianos y paraguayos “van todos a la escuela, [ya que] estas comunidades dan un valor muy importante a la educación”. Los niños y niñas se inscriben sin inconvenientes en las instituciones educativas, y en general continúan dentro de ellas debido a la importancia que sus familias le dan a la 59

educación. Para este entrevistado “los bolivianos que viven en la villa es porque buscan algo mejor, el argentino que vive en la villa es porque no le queda otra, porque lo mandaron ahí”. Según su opinión la estructura del sistema educativo es relativamente accesible, y la inscripción de las niñas y los niños a las escuelas puede realizarse con la presentación del documento provisorio, y la constancia de que se está siguiendo el calendario de vacunación. Sin embargo, algunos otros entrevistados plantearon la existencia de una “barrera cultural de accesibilidad”. Hay escuelas que son más abiertas y receptivas a la inscripción de alumnas y alumnos bolivianos y paraguayos, y otras que no lo son. Esta variabilidad es fuertemente subsidiaria del comportamiento de los directivos a cargo de dichas instituciones educativas. Esta variable cultural, aunque no siempre como barrera, es frecuentemente aludida por los trabajadores y profesionales de la educación al momento de describir la situación de los niños migrantes en las escuelas y ha sido analizado en profundidad por la literatura antropológica y sociológica sobre discriminación en el sistema educativo. A pesar de ello, el rol de la diferencia cultural en la negación de acceso o a la permanencia de los niños migrantes en las escuelas no siempre queda claro. Para entender mejor el proceso descripto debemos dejar de considerar a la escuela como un espacio homogéneo y libre de asimetrías, para ser entendido como un espacio social donde se disputan relaciones de poder y dominación. Frente a estas disputas los actores involucrados desarrollan mecanismos de homogeneización cultural que favorecen al mantenimiento de la cultura dominante y la preservación de la cultura nacional, mediante la formación de sujetos colectivos nacionales (Domenech 2004). Las niñas y niños migrantes o hijos de migrantes bolivianos y paraguayos que asisten a las escuelas argentinas son generalmente “etiquetados”, por los mismos docentes, directivos y compañeros, bajo conceptos tales como “vagos”, “lentos”, “sucios”, “callados”, entre otros. Los estereotipos circulantes dentro del espacio escolar se corresponden fuertemente con la operación de unificar bajo las características de la cultura dominante a todo el alumnado. En esta dinámica, las voces de las niñas y los niños migrantes no son escuchadas, ya que lo que debe predominar es la cultura nacional. Frecuentemente, los mismos docentes están interesados en escuchar estas “otras voces”, dando lugar a que las niñas y los niños para contar sus experiencias y conocimientos dentro del aula. Esta

60

apertura a la voz del otro no constituye una política educativa generalizada sino que responde a voluntades particulares de los docentes a cargo. En este sentido, se destaca la ausencia de programas de capacitación de docentes y funcionarios destinados específicamente a la niñez migrante, tanto a nivel municipal como provincial. Estos programas, inscriptos en políticas de capacitación sobre los derechos de niñosy niñas migrantes, así como de las obligaciones especiales del Estado argentino ante ellos, resultarían de particular importancia para dotar a la preocupación por la diferencia cultural que crecientemente ha adoptado el plantel docente, de una espesura analítica que permita comprender y dar cuenta de las complejas situaciones de discriminación y exclusión que se generan en el espacio social del aula. IV.2. ESTEREOTIPOS E IMÁGENES EN LAS AULAS Como expresamos, frente a una imagen idílica del espacio escolar, tanto la escuela pública como institución, como el aula como espacio concreto de interacción entre docentes, alumnos y alumnas, están atravesadas por estereotipos y prejuicios hacia los migrantes. Funcionarios, directivos y docentes no son ajenos al conocimiento y práctica de estas situaciones, y no pocos de ellos se esfuerzan por comprenderlas y cambiarlas (Novaro y Diez 2008). Si bien los niños y niñas migrantes son las principales víctimas, la problemática afecta también a las familias –que no siempre pueden elegir otra escuela para sus hijos– y a los docentes –que ven desvalorizado su trabajo y menguados los recursos institucionales. La participación de los padres en el sistema educativo resulta de fundamental importancia para construir una relación entre la escuela y el territorio social en el que se inserta. Estudios etnográficos anteriores han registrado un complejo panorama en aquellas escuelas de la Ciudad de Buenos Aires que cuentan con un número significativo de niños nacidos en otros países (Neufeld y Thisted 1999, Montesinos y Pallma 1999; Sinisi 1999; Beheran 2007, Domenech 2004). En ocasiones, los mismos docentes estigmatizan a los niños bolivianos: “los bolivianos son muy lentos, atrasados; no se puede esperar otra cosa de una cultura milenaria, atrasada (...) es natural que sean así... Vienen con una pobreza cultural.”; o: “todavía están bajando del cerro, cuando están en 5º grado recién llegan” (Sinisi 1999). Los mismos estereotipos pueden cumplir una función positiva, como cuando se dice que los niños bolivianos, por ejemplo, suelen ser más aceptados que otros grupos (tales como los gitanos)

61

porque “no molestan, son callados, se respeta la figura del docente. La familia es unida y apoya la tarea escolar” (Sinisi 1999). Estos estereotipos culturales ocasionan que la capacidad intelectual y, consecuentemente, la esperable conducta escolar del grupo, sea estigmatizada atribuyendo a las niñas y a los niños migrantes una marca “natural”, que se “hereda” de padres a hijos y que difícilmente el grupo pueda revertir. En los hechos, algunos maestros se “asombran” cuando un niño boliviano supera la marca del estigma convirtiéndose en una excepción a la regla que incorpora 5rápidamente la lecto-escritura, el cálculo matemático, etc. Este proceso de herencia de supuestos caracteres que se entienden “naturales” constituye uno de los mecanismos más importantes de reproducción de los estereotipos nacionales que deben enfrentar cotidianamente los niños y niñas migrantes, pero también los hijos e hijas argentinos de migrantes. Por su importancia en el proceso de construcción de la identidad será retomado al final de este capítulo. El peso que tiene en la niñez el hecho de ser migrante o hijo de migrantes es variable, pero siempre significativo (Novaro 2008). El país de origen aparece siempre como un referente importante, produciendo fuertes tensiones y luchas en torno a la identidad, las cuales se hacen visibles dentro del espacio escolar a través del planteo de temáticas y discusiones ajenas a su identidad presente y propias en cambio del nuevo lugar de residencia. Si estos niños llevan en las clases (frecuentemente a iniciativa del maestro o profesor) experiencias de su país de origen, generalmente son desestimadas por considerarse conocimientos locales e incompletos. Así, los aportes, perspectivas y dilemas de las niñas y los niños migrantes son invisibilizadas dentro del espacio escolar, visibilizándose en cambio solo los aspectos negativos de estos niños, tal como el hecho de ser “niños silenciosos, demasiado tranquilos y lentos”. A pesar de que la escuela no reproduce de manera mecánica los procesos de discriminación y desigualdad que se encuentran en la base de la sociedad, sí enmascara y naturaliza estos mismos procesos (Sinisi 1999). La sucesiva construcción de estereotipos y estigmas en torno a los niños y las familias de diferente procedencia étnica y social, naturaliza estas imágenes, reificando los estereotipos en el imaginario cotidiano. En la actualidad, la escuela queda inserta en el vaivén entre las representaciones estereotipadas y estigmatizantes y prácticas contradictorias de inclusión/exclusión. Junto a la producción de sentido común por parte de algunos medios de comunicación y sectores neoconservadores, este imaginario escolar tiende a reforzar el etnocentrismo, el prejuicio y las concepciones del mundo estereotipadas existentes en la sociedad. 62

No obstante, las identificaciones comunes entre padres e hijos en relación a prácticas y creencias vinculadas a Bolivia y Paraguay los unen en relaciones comunitarias que operan como red de contención, ayuda e interacción cotidiana. Los niños y adolescentes son vistos como la “continuidad” del grupo étnico o en este caso comunidad migrante. Dicho proceso de “marcación étnica” se ve fortalecido cuando la comunidad en la que nacen estos hijos se 6caracteriza por la solidaridad comunitaria y la existencia de redes sociales que fomentan la preservación de la identidad nacional. Los ideales de comunidad promovidos por la “primera generación”, sin embargo, pueden entrar en contradicción con la experiencia cotidiana de los niños, por ejemplo, en las escuelas. La valorización del grupo incide en las relaciones que se establecen con el “afuera” de la comunidad, si las representaciones del grupo son valorizadas socialmente como positivas, entonces los sujetos de referencia serán “reconocidos” y “legítimos”. Sin embargo, cuando las culturas de los migrantes son imaginadas mediante estereotipos negativos el efecto que provocan es la estigmatización. Tal como relata un hijo de madre boliviana y padre paraguayo: “Yo, en la escuela, tuve la suerte de tener amigos con otros valores, y a otros chicos también les tocaron tener compañeros que no los tenían y les decían ‘bolivianos’, cuestiones así. Y yo lo veía como dañino para ellos. A mi prima le pasó. Y como muy agresivo, entonces, creo que este momento también sirve para la reflexión para muchos de aquellos, que por ahí esconden su identidad por temor a esto”. Los principales afectados por las situaciones de discriminación en las escuelas son en primer lugar los propios niños, pero también alcanza a sus padres y familias, particularmente las mujeres, quienes generalmente quedan a cargo de las relaciones con maestros y directivos. La discriminación social y económica opera a través de la experiencia escolar influyendo fuertemente en la construcción de la identidad social de los niños que concurren a estas escuelas estigmatizadas; pero igualmente estos procesos discriminatorios los sufren los padres que no pueden elegir otra escuela para sus hijos y los docentes que sienten que trabajan en escuelas desvalorizadas socialmente (Montesinos y Pallma 1999). Tal como relata una mujer peruana, su hijo tuvo una situación de discriminación con una maestra de matemática en la escuela primaria. Según su relato la maestra “era racista con todos los chicos, al retar a una nena boliviana que se estaba copiando de un nene argentino, le dijo: bastante hicieron en venir a Argentina para que te copies” 63

IV.3. OBSTÁCULOS AL ACCESO AL SISTEMA EDUCATIVO En términos de acceso, los docentes entrevistados destacaron como principal obstáculo la falta de documentación, tanto de niños migrantes, como de argentinos. La falta de DNI o de la partida de nacimiento no obstruye la inscripción a la escuela, pero posee efectos negativos que se acumulan con el tiempo “el alumno se puede inscribir y estar cursando, pero no se le puede otorgar el título sin DNI, por eso es una problemática que hay que abordar al ingreso y no cuando se recibió. Si estamos hablando de inclusión total en las escuelas, si viene un papá que llega con un chico que viene de un país limítrofe o que tiene un problema de documentación, obviamente la obligación de la institución es allanar los obstáculos, porque lo que tenemos que lograr es que esté adentro y no afuera por un tema burocrático” Este diagnóstico, sobre la falta de cualquier tipo de documentación como obstáculo mayor al acceso a la educación, coincide en gran parte con el expuesto por la Clínica Jurídica CELSCAREF en el capítulo 2 de este Informe, a partir de las denuncias y casos más comunes llevados ahí por padres migrantes ante la negación por parte de un establecimiento educativo de una inscripción o tipo de certificación escolar. La falta de documentación es una situación general que afecta tanto a niños argentinos como a niños migrantes, es la situación de numerosos niños que no poseen ningún tipo de documentación porque no fueron inscriptos sus nacimientos. Pero las diferentes actitudes que se generan cuando se está en presencia de hijos e hijas de migrantes que no poseen ningún tipo de documentación, informa al pasar sobre la compleja trama cultural que está en la base de la discriminación. Como se describe en el capítulo 2, del análisis y relato de los casos surge que los niños que poseen un familiar o padre migrante, son enfrentados a un mayor celo y exigencias respecto de su condición migratoria –algo así como una presunción de extranjería–que aquellos niños que no lo poseen, quienes gozan en cambio de una cierta presunción de argentinos. Esta situación, que estaría indicando una problemática específica de vulneración de los derechos de hijos e hijas de migrantes respecto de los niños migrantes y de los niños argentinos de padres argentinos, extrae su fuente de un contexto mayor de discriminación basado en estereotipos culturales racializados, sobre el cual volveremos. Si bien no se constata una situación de vulneración generalizada en el acceso a la educación primaria, la situación debe complejizarse con un análisis en términos del desarrollo educativo a lo largo de toda la niñez incluyendo la adolescencia. La falta de documentación parece no impedir hoy en la mayoría de los establecimientos educativos el acceso al nivel primario, pero la ausencia del DNI puede llegar a tener efectos acumulativos al momento de recibir un título o certificado 64

escolar. En este sentido, es durante la adolescencia dónde va a ir confluyendo una serie de procesos –la falta de documentación, la presión por entrar al mercado laboral, el vaivén entre el país de origen de sus padres y la Argentina como referentes en la construcción de la identidad–, que en conjunto pueden llegar a constituirse en una fuerza que empuja a los adolescentes migrantes e hijos de migrantes fuera del espacio de la escuela secundaria. Se da forma así a una progresiva barrera educativa, principalmente al nivel de la educación secundaria, difícil de prever. No obstante, si bien esta barrera no resulta de un trato desigual manifiesto por parte del Estado, un Estado celoso de sus deberes de protección especial, como debería ser el caso respecto de la adolescencia migrante, debería poner todos sus esfuerzos en pos de su diagnóstico e identificación.

BIBLIOGRAFÍA LEY DE MIGRACIONES Argentina - LEY 25.871 Guía de capacitación en derechos humanos de las mujeres. Tejiendo cambios (2009).INSTITUTO INTERAMERICANO DE DERERCHOS HUMANOS. CERIANI CERNADAS, Pablo Y FAVA, Ricardo (2010) ESTUDIO SOBRE LOS DERECHOS DE NIÑOS Y NIÑAS MIGRANTESA 5 AÑOS DE LA NUEVA LEY DE MIGRACIONES, CENTRO DE DERECHOS HUMANOS. UNIVERSIDAD NACIONAL DE LANÚS, Argentina. Ghosh, Bimal(2004) LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS INMIGRANTES, Revista del Sur – Red del Tercer Mundo – Third World Network. No. 151/152 Grimsom, Alejandro (2011) DOCE EQUÍVOCOS SOBRE LAS MIGRACIONES, Revista Nueva Sociedad No233 Perfil migratorio de Argentina 2008, Organización Internacional para las migraciones

ACTIVIDAD FIN DE MÓDULO Como actividad proponemos que vean la película Bolivia, del director argentino Adrián Caetano y realizada en el año 2001 (se la puede ver on line en http://www.moviezet.tv/movies/bolivia/?linkdownload=http%3A%2F%2Fs8.baycdn.com%
65

2Fdl%2Face46a3f%2F50ee5a0e%2F250%2Fbee56b%2F6%2F5206549%2FWIBlkb%2F4287f d2845454f1d99f08f6737f304a4fc887eae%2FBolivia.2001.DVDRip.mp4&count=1&play) A partir de la lectura del texto audiovisual, rescatar las representaciones que sobre los migrantes, los “locales”, la vida del migrante aparecen en el mismo, teneindo en cuenta que la historia transcurre en forma previa a la sanción de la nueva ley de migraciones. Acompañado por la lectura que se ha realizado, escribir un breve ensayo, no mayor a tres páginas, sobre los que la película le sugiere y si puede establecer alguna conexión con situaciones que se desarrollen en su contexto inmediato. BOLIVIA Reparto: Freddy Flores, Rosa Sánchez, Óscar Bertea, Enrique Liporace, Marcelo Videla, Alberto Mercado, Héctor Anglada Director: Adrián Caetano Año: 2001 Género: Drama Lenguaje: Español

Sinopsis: Freddy emigra a Buenos Aires en busca de una vida más próspera. En su país natal, Bolivia, deja a su familia. Sin embargo, la capital argentina no es el paraíso que Freddy soñó, y mucho menos para los emigrantes ilegales como él. Pese a ello, consigue trabajo como cocinero en un restaurante. Un aclamado filme de bajo presupuesto premiado en varios festivales.

66

MÓDULO 2:
67

DERECHOS HUMANOS ORIGINARIOS

Y

PUEBLOS

Introducción A pesar de los Tratados y Convenios Internacionales de Promoción y defensa de los Pueblos Originarios y de los lineamientos que han sido incorporados en nuestro marco jurídico, los casos de abusos son todavía abundantes por el desconocimiento de su lengua, costumbres y tradiciones.
68

Los Pueblos Originarios son víctimas de una profunda discriminación social, que no obedece únicamente a la desigualdad económica sino también a la discriminación por sus usos y costumbres tales como: su lengua, la forma de vestir, su pensar, etc. Esta discriminación arraigada ha llegado a permear al sistema de Educación. Si bien es cierto que se han elaborado programas de atención específica, estos han sido aislados y aplicados de tal forma que estos esfuerzos aún no son suficientes si se toma en cuenta que se requiere de la creación de nuevas formas de trabajo en las instituciones, con pleno conocimiento y conciencia de dos temas fundamentales: los Derechos Humanos y los Derechos de los Pueblos Originarios. Es por ello que este Curso-Taller Derechos de los Pueblos Originarios tiene como Objetivo General “Promover el respeto, la protección y el conocimiento de los derechos de los pueblos Originarios en las entidades educacionales, así como de brindar las herramientas para favorecer su ejercicio efectivo”. El Curso-Taller posee el siguiente esquema: • • • • Bienvenida y Presentación del Ponente Exposición de temas Sesión de preguntas y respuestas Dinámicas de reforzamiento

Durante el Curso se desarrollarían tres temas. A la vez de propiciar la participación e intercambio de ideas entre los asistentes y el ponente a fin de potenciar en ellos las capacidades y competencias básicas para convertirlos en promotores y defensores de los Derechos de los Pueblos Originarios en sus diferentes escenarios. La parte teórico-práctica se verá reforzada por diferentes dinámicas y actividades estrechamente vinculadas con los temas que se trataron y que, permitieron a su vez, consolidar lo expuesto y sensibilizar a los educadores de la gran responsabilidad que
69

tienen en sus manos: la importancia de ser verdaderos promotores y defensores de los Derechos de los Pueblos Originarios. TEMAS: Unidad I: “Los Pueblos Indígenas en el marco del Derecho Internacional”. El objetivo del Módulo será capacitar y reforzar, de forma clara y concisa, los conocimientos de los educadores en el tema de los Derechos de los Pueblos Originarios, esto con el fin de promover su respeto y protección a través de herramientas Históricas y Jurídicas Internacionales.

Unidad II: “Los Derechos de los Pueblos Indígenas ante los desafíos del siglo XXI” Cuyo objetivo será conocer las diferencias socioculturales que se derivan de una Provincia multicultural como es Salta, reconociendo la existencia de diversas formas de entendimiento que se reflejan en los usos y costumbres.

Unidad III: “Los Pueblos Indígenas en el Marco Jurídico Nacional”. Con el objetivo de reforzar en los participantes del curso el conocimiento de las leyes que existen en nuestro país en materia indígena, tanto a nivel federal como local.

TALLER - EVALUACION: Módulo del Curso Taller “El sistema de Educación para los Pueblos Originarios” El objetivo será fortalecer la capacidad crítica y reflexiva en materia de Educación para los Pueblos Originarios, utilizando los instrumentos internacionales y las leyes de nuestro país.
70

Metodología de la Educación en Derechos Humanos. Principios básicos. El perfil del educador. Evaluación y conclusiones, cuyo objetivo consistirá en realizar una evaluación del curso, revisando y confirmando que los objetivos y expectativas planteadas en cada módulo se cumplieran.

Preguntas disparadores: 1. ¿QUÉ ELEMENTOS DEBERÍA CONTENER UN PROGRAMA EDUCATIVO EN EL ÁMBITO DE LOS DERECHOS HUMANOS PARA INDÍGENAS?, ¿Y UNO DIRIGIDO A LOS MESTIZOS? 2. ¿SI EL CONOCIMIENTO DE LA LEY NO ES SUFICIENTE PARA CAMBIAR LAS ACTITUDES DISCRIMINATORIAS ANTE LOS INDÍGENAS, QUÉ ES LO QUE SE DEBE HACER PARA IR MODIFICANDO PAULATINAMENTE ESTAS ACTITUDES? 3. ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LAS PALABRAS “USOS Y COSTUMBRES” EN EL SENTIDO ESTRICTO PARA LOS ESTUDIOSOS EN LA MATERIA, O ENTRE ELLOS MISMOS HAY UNA DISCREPANCIA PARA NO CONTAR CON UN CONCEPTO DEFINIDO? 4. ¿A NIVEL DE INTERACCIÓN DENTRO DE LA COMUNIDAD CON BASE EN SUS USOS Y COSTUMBRES, QUÉ RETOS TIENEN QUE AFRONTAR LAS PERSONAS QUE PERTENECEN A GRUPOS MINORITARIOS O VULNERABLES COMO TENER UNA DISCAPACIDAD O TENER UNA PREFERENCIA SEXUAL DIFERENTE? 5. LOS USOS Y COSTUMBRES GENERALMENTE TIENEN UN VÍNCULO CON LA CREENCIA RELIGIOSA DE LAS COMUNIDADES ¿ESTA SITUACIÓN CONSTITUYE UN FACTOR QUE INCIDE EN CUESTIONES DISCRIMINATORIAS? 6. ¿CÓMO SE CASTIGA LA DISCRIMINACIÓN? DE SER EL CASO BAJO LOS USOS Y COSTUMBRES.

71

DESARROLLO DE LAS UNIDADES UNIDAD 1: “Los Pueblos Indígenas en el marco del Derecho Internacional” En la escuela primaria nos enseñaron que Cristóbal Colon fue quien descubrió América. Sin embargo otros conocimientos han demostrado que en realidad Colon no descubrió América, sino que simplemente llego a un continente que ya había sido descubierto por otra gente, que vivían allí miles de años, y que habían desarrollado una civilización floreciente como fueron los pueblos Mayas en México, los Chibchas en Colombia y los Incas en Perú. Durante 500 años se pensó que la historia de América comenzó en 1492, precisamente con la llegada de Colon a la isla de Santo Domingo. Hoy día sabemos que esa creencia no es más que un mito. La llegada de los españoles a América, creo una situación nueva para el mundo europeo, y entre otras cosas, el desarrollo de un Derecho Internacional, toda vez que los “conquistadores” estaban frente a gente desconocida para los europeos de la época. La Corona de España debió elaborar la jurisprudencia internacional que permitiera legalizar sus conquistas frente a otras potencias europeas que estaban en el mismo negocio. Por otro lado, debió establecer las normas jurídicas con la iglesia y el Vaticano como órganos de poder y sancionador de la legalidad de la época. El derecho internacional del siglo XV determino el carácter de las tierras del nuevo continente, las posesiones de los pueblos indígenas en América y la legalidad de la colonización europea en tierras del nuevo continente. Las normas euro centristas del siglo XV, conocidas como la Doctrina del Descubrimiento, negaba absolutamente a los indígenas su calidad de personas, de sujetos, e incluso de seres humanos. Por lo tanto no eran sujetos de derecho, de contrataciones, de actos jurídicos, y toda la gama del derecho que tenían los europeos de la época. Esta situación de los pueblos indígenas de América se prolongó durante todo el siglo XV al XIX incluso parte del siglo XX. (1) Fuentes del Derecho Internacional de los Pueblos Indígenas:

72

1. La Doctrina Euro céntrica del Descubrimiento. Durante 400 años los indígenas fueron tratados como objetos en el derecho internacional. Tal vez sea necesario examinar mucho más la historia de las relaciones jurídico-sociales entre los pueblos indígenas y los Estados que invadieron y colonizaron los territorios indígenas. Vale el caso de la llamada “Pacificación de la Araucanía “en Chile entre 1860 y 1883. La “Conquista del Oeste en los EE.UU” o la “Conquista del Desierto en la República Argentina”. Hoy día podemos afirmar que las leyes del sistema europeo que regulaban las interacciones “civilizados-barbaros” o civilizados- indígenas” no eran más que instrumentos de discriminación racial contra los derechos de los pueblos indígenas de América. 2.Las Bulas Papales: El Papa Alejandro VI dictamino dos leyes o bulas durante los días 3 y 4 de mayo de 1493, en favor de los reyes católicos Fernando V e Isabel, Reyes de Castilla, Aragón y Granada. El Papa dice en su decreto “Nos hemos enterado en efecto que desde hace algún tiempo os habíais propuesto buscar y encontrar tierras e islas remotas y desconocidas y hasta ahora no descubiertas por otros, a fin de reducir a sus pobladores a la acción de nuestro Redentor y a la profesión de la fe católica, pero, grandemente ocupados como estabais en la recuperación mismo del reino de Granada, no habíais podido llevar a cabo tan santo y laudable propósito; pero como quiera que sea recuperado dicho reino por voluntad divina y queriendo cumplir vuestro deseo, habéis enviado al amado hijo Cristóbal con navíos y con hombres convenientemente preparados, y no sin grandes trabajos, peligros y gastos, para que un mar hasta ahora no navegado buscasen diligentemente unas tierras remotas y desconocidas. Estos navegando el mar océano con extrema diligencia y con auxilio divino hacia occidente, o hacia los indios, como se sabe encontraron ciertas islas lejanísimas y también tierras firmes que hasta ahora no habían sido encontradas por otros en las cuales vive una inmensa cantidad de gente se según se afirma van desnudos y no comen carne.” La resolución continua: “ haciendo uso de la plenitud de la potestad apostólica y con la autoridad de Dios omnipotente os donamos concedemos y asignamos perpetuamente, a vosotros y a vuestros herederos y sucesores en los reinos de Castilla y León, todas y cada una de las islas y tierras predichas y desconocidas que hasta el momento han sido encontradas por vuestros enviados, y las que se encontrasen en el futuro y que en la actualidad no se encuentran bajo el protectorado de ningún otro señor cristiano, junto a todos sus
73

dominios, ciudades fortalezas, lugares y villas con todas sus jurisdicciones correspondientes y con todas sus pertenencias, y a vosotros y a vuestros herederos”. Finalmente viene la sanción para quienes pretendan oponerse a esta resolución: “ Nadie pues se atreva en modo alguno a infringir o contrariar con ánimo esta deputacion, mandato, inhibición, indulto, extensión, ampliación, voluntad y decreto. Si alguien pues se atreviese que sepa que incurre en la ira de Dios omnipotente y de los bienaventurados Apóstoles Pedro y Pablo. Dado en Roma. San Pedro, en el año de la encarnación del señor, mil cuatrocientos noventa y tres, el día quinto de las nonas de mayo, primero de nuestro pontificado.”(2) Los colonizadores europeos invadieron América indígena y mas tarde los Estados nacionales hicieron lo mismo. En el siglo XV la Iglesia Católica y el Vaticano no hacían más que sancionar y legalizar la negación de los derechos de los pueblos indígenas en América. 3. Los escritos de Francisco de Vitoria: Fray Francisco de Vitoria fue uno de los primeros pensadores europeos en concebir la idea de una sociedad de naciones. Vale decir la idea que se hizo realidad 400 años más tarde con la creación de la organización de las Naciones Unidas. Fue precisamente Vitoria quien concibió la idea de una comunidad universal de todos los pueblos organizados políticamente y fundada en el derecho natural de cada hombre y de cada pueblo. Fue el primero en definir el llamado Derecho de Gente, argumentando que: “El derecho de gentes no solo tiene fuerza por el pacto y convenio de los hombres, sino que tiene por si mismo fuerza de ley, y es que el orbe todo, que en cierta manera forma una República, tiene poder de dar leyes justas y a todos convenientes, como son las del derecho de gentes. De donde se desprenden que pecan mortalmente los que violan los derechos de gentes, sea de paz, sea tocante a la Guerra. Y en los asuntos graves, como en la inviolabilidad de los legados, ninguna nación puede darse por no obligada por el derecho de gentes, pues este viene conferido por la autoridad de todo el orbe”. (3) La llegada de Colon a América según Vitoria genero una serie de problemas, relacionados con la tierra, la riqueza, el poder y el trato a los indígenas. En 1536 fustigo duramente los abusos de los conquistadores. En sus escritos relacionados a la conquista del Perú, declara que los indígenas no son seres inferiores, para ser explotados o

74

esclavizados, sino seres libres con iguales derechos que los españoles y dueños de sus tierras y bienes. Las tesis de Vitoria fueron escuchadas en las Cortes españolas de la época, pues en 1542 se promulgaron las leyes de India que ponían a los indígenas de América bajo la protección de la Corona. 4. Los escritos de Bartolomé de las Casas. Presentan un ser indígena, humano racional y libre de proyectar su propia vida. De manera entonces que las primeras ideas de la libre determinación de los hombres es una idea proveniente de Las Casas. Estas ideas fueron tomadas de las antiguas formulas medievales que daban protección a los señores y defendían los derechos de las oligarquías dueñas de la tierra en la Europa feudal. De las Casas logro desarrollar la doctrina de la libre determinación en el libro llamado De Regia Potestatate, escrito en 1560 y editado por primera vez en España en 1969. Bartolomé de las Casas escribió el libro como respuesta al problema de las Encomiendas en el Perú, mediante el cual trataba de convencer a la Corona y al Consejo de Indias que el proyecto de Encomiendas a perpetuidad era ilegal y traería para la comunidad indígena consecuencias desastrosas.(4) 5. El Consejo de Indias de España. Llego a ser la más alta autoridad legislativa y administrativa para el nuevo continente después del Rey. Tenía tres departamentos. Dos de ellos se dedicaban a los asuntos de gobiernos en América y uno a las cuestiones legales o de justicia. A comienzos del siglo XVII el Consejo tenía cuatro secretarias, y las más importantes eran las que atendían los asuntos de los Virreynatos de Nueva España (Mexico) y la del Perú, del cual dependía Chile. Esta ultima creo muchos dolores de cabeza a los miembros del Consejo, toda vez que la guerra de Arauco fue la única que los españoles perdieron en América, y finalmente optaron por reconocer la soberanía de los Mapuche sobre sus tierras desde el Bio-Bio al Tolten. El Consejo de Indias de España dejo de existir en 1812 y sus funciones pasaron a ser desempeñadas por la Secretaria del Despacho Universal de Indias, hasta su desaparición total con la creación de las nuevas repúblicas en el continente americano. (5)

75

El Consejo de Indias de España es también una fuente del Derecho Internacional Indiano, toda vez que aquí existieron un conjunto de normas jurídicas que fueron aplicadas o no durante la dominación española en América. El estudio de la documentación sobre las leyes de India revela una actitud protectora por parte de los reyes de España hacia los indígenas de la época, como las que veremos a continuación: • Los indígenas eran seres humanos libres • Los indígenas eran vasallos del Rey y, al igual que los españoles, debían pagar un tributo a la Corona con el fruto de su propio trabajo • Nadie puede tomar a los indígenas como esclavos • Los Encomenderos deben amparar, evangelizar y defender a los indígenas. • Los Indígenas no deben servir a los Encomenderos para su servicio personal (6) 6. Las Costumbres, Leyes y Tradiciones de los pueblos Indígenas. Otra fuente del derecho internacional es sin lugar a dudas, las costumbres, leyes y tradiciones de los pueblos indígenas. Nuestro pueblo mapuche como muchos otros pueblos indígenas del continente se liga estrechamente a la tierra, a la naturaleza, y al cosmos en su concepción del mundo, la identidad cultural como pueblo y el conjunto de todas las otras identidades contenidas en el Ad-mapu. Las costumbres y tradiciones del pueblo mapuche que han perseverado por años, a pesar de las influencias aculturadoras del mundo occidental, mantienen aun los principios de unidad entre la naturaleza del hombre y su cosmos, buscando en todo momento el equilibrio del ser mapuche en su dimensión individual y colectiva. Los pueblos indígenas han mantenido sus costumbres por los últimos 500 años Han mantenido sus propias leyes internas y sus tradiciones que hacen la diferencia con las costumbres de los estados nacionales en América. Las costumbres de los pueblos indígenas, aceptadas como práctica normal, por la opinión pública de la comunidad son en realidad una expresión de la soberanía cultural de un pueblo y por lo tanto al final de cuentas se trasforman en leyes orales de nuestro pueblo, que para nuestro caso son también recursos en la formulación de una legislación nacional e internacional de los pueblos indígenas. LAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES:
76

El Derecho Internacional podría ser definido como el sistema legal que gobierna las relaciones entre las naciones – estados. Originariamente el derecho internacional fue establecido por consentimientos tácitos de relaciones entre las distintas naciones. Sin embargo más adelante en 1935, con la creación de la Liga de las Naciones y posteriormente con la creación de las Naciones Unidas en 1945, ingresamos a lo que pudiéramos llamar al moderno derecho internacional, basado en las nuevas ideas sobre soberanía, territorialidad, nacionalidad, pueblo, nación, reconocimiento por la igualdad de las naciones, tratados y convenios de paz. Por otro lado las bases del moderno derecho internacional también hay que buscarlas en los escritos de Vitoria, en las antiguas leyes del Imperio Romano, en las leyes canonícas de la Iglesia Católica y en el Consejo de Indias de España. La Liga de las Naciones no hizo nada en favor de los pueblos indígenas. La organización de las Naciones Unidas se planteo el desarrollo de relaciones amistosas y de respeto a los principios de igualdad de derechos, y a la libre determinación de los pueblos. Sin mencionar en ninguna parte los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, podemos decir que a partir de la creación de las Naciones Unidas, ha venido evolucionando también los principios de un derecho internacional de los pueblos indígenas, toda vez que representantes de nuestros pueblos participan en la Comisión Derechos Humanos, Sub Comisión para la Prevención de Discriminación y protección a las Minorías, Grupos de Trabajo sobre Pueblos Indígenas y otras comisiones creadas últimamente por las Naciones Unidas, como es el Foro Permanente para las cuestiones Indígenas. El movimiento indígena internacional logro en 1989 que la Conferencia General de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) aprobara el Convenio 169 sobre el trato a las poblaciones Indígenas y que entro en vigor durante el año 1991. Ha sido ratificado por la mayoría de los países de América. El valor de este convenio radica en que además de ser el primero en su género, descarta abiertamente la política de asimilación o integración que los gobiernos han sustentado hacia los indígenas durante siglos. Por otro lado el Convenio explicita los derechos fundamentales que los indígenas deben tener: tierra, salud, educación, participación, consultas. Además le da la connotación de pueblos. El Convenio se centra básicamente en el reconocimiento de los derechos culturales, sociales y económicos. El Convenio no reivindica los derechos políticos de las naciones

77

indígenas relacionados con la libre determinación y por ende el derecho a su autonomía, territorialidad y autogobierno. Sin embargo el derecho por la libre determinación de los pueblos indígenas, es un tema que está muy presente en las discusiones actuales en el plano Internacional. Es verdad que vale bien poco el reconocimiento de derechos sociales, culturales y económicos sino se disponen de los instrumentos e instituciones políticas para hacerlos efectivos en la práctica. (7) El 21 de diciembre de 1965 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el documento de Convención Internacional sobre la eliminación de todas las formas de Discriminación Racial. El documento de esta Convención entro en vigor el 4 de enero de 1969 y ha sido muy importante en la lucha contra la discriminación, que han venido librando los pueblos indígenas de América. El 18 de diciembre de 1990 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales étnicas, religiosas y lingüísticas. Veamos sus dos primeros artículos: Art.1.- “Los Estados protegerán la existencia y la identidad nacional o étnica, cultural, religiosa y lingüística de las minorías dentro de sus territorios respectivos y fomentaran las condiciones para la promoción de esa identidad.” Art. 2.-“Las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas, tendrán derecho a disfrutar de su propia cultura, a profesar y practicar su propia religión, y a utilizar su propio idioma, en privado y en público, libremente y sin injerencia ni discriminación de ningún tipo”. LA ORGANIZACIION DE LOS ESTADOS AMERICANOS (OEA) La Organización de los Estados Americanos (OEA) fue creada el 30 de abril de 1948 por la Carta de Bogotá en Colombia. Su objetivo fundamental era “llegar a un orden de paz y justicia, mantener la solidaridad entre sus miembros, reforzar su colaboración y defender la soberanía, la integridad territorial y la independencia de los Estados”. (8) Durante los últimos 10 años la OEA también ha sido una tribuna para el desarrollo del derecho de los pueblos indígenas de América. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aprobó el 26 de febrero de 1997, en su sesión 1333a, en su 95 Periodo

78

Ordinario de Sesiones,” el Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.” El Preámbulo numero 7 de la mencionada declaración acerca de los instrumentos de derechos humanos y otros avances en el derecho internacional, dice: “ Reconociendo la preeminencia y aplicabilidad a los Estados y pueblos de las Américas de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y demás instrumentos sobre derechos humanos del derecho interamericano e internacional; y recordando que los pueblos indígenas son sujetos del derecho internacional, y teniendo presente los avances logrados por los Estados y los pueblos indígenas, especialmente en el ámbito de las Naciones Unidas y de la Organización Internacional del Trabajo, en distintos instrumentos internacionales, particularmente en la Convención 169 de la OIT; afirmando el principio de la universalidad de los derechos humanos, y la aplicación a todos los individuos de los derechos humanos reconocidos internacionalmente.” El Articulo V de esta declaración rechaza terminantemente la política de asimilación, por cuanto “los pueblos indígenas tendrán derecho a preservar, expresar y desarrollar libremente su identidad cultural en todos sus aspectos, libre de todo intento de asimilación.” El articulo XV de la declaración de la Comisión Interamericana de Derechos humanos aboga abiertamente por el derecho de libre determinación de los pueblo indígenas “Los pueblos indígenas tienen derecho a determinar libremente su status político y promover libremente su desarrollo económico, social, espiritual y cultural, y consecuentemente tienen derecho a la autonomía o autogobierno en lo relativo a, inter alía, cultura, religión, educación, información, medios de comunicación, salud, habitación, empleo, bienestar social, actividades económicas, administración de tierras y recursos y medios para financiar estas funciones autónomas.” También como un órgano Judicial existe la Corte Interamericana de Derechos humanos en la cual se han ventilado casos relacionados con los derechos de los indígenas en América. Incluso, existe el precedente de la indemnización que el Estado de Chile debió hacer en Agosto del año 2000 a 144 comuneros mapuche que fueron sentenciados en Chile por asociación ilegal y usurpación de tierras en 1996.

79

LA CONCEPCION DEL DERECHO INDIGENA: En esencia los hombres somos un conjunto de ideas, creencias, e intuiciones que nos permiten concebir un orden en los comportamientos individuales y las relaciones colectivas. El derecho de los pueblos indígenas es en realidad ese mismo conjunto de ideas, creencias e intuiciones. Las fuentes del derecho indígena deben buscarse en la cosmología indígena y en los principios colectivos de la comunidad, en el derecho consuetudinario, y en la oralidad del pueblo indígena. El derecho indígena parte de la creencia que las normas jurídicas no solo son parte de la razón humana, sino también de razones cosmológicas. El hombre no está solo en la madre naturaleza, por tanto no puede ser el omnipotente legislador, en tanto existen otras energías, fuerzas y razones en la naturaleza, como son la misma tierra, los ríos, las montañas, los arboles, las piedras, la luna, el mar, el sol, etc. quienes también manifiestan o sugieren las reglas de la convivencia humana. El pensamiento holístico de los pueblos indígenas concibe la vida como parte de un todo, integrado, equilibrado y armónico. Hombre y naturaleza no son dos cosas separadas. Los principios jurídicos traídos de Europa a nuestra América, se basaban en la separación del hombre y la naturaleza. Solo el hombre como individuo era capaz de razonar. Por tanto solo el individuo puede ser sujeto de derecho. Sin embargo los indígenas abogaban por un derecho comunitario, colectivo. Los derechos individuales para los indígenas, derivan de los derechos y obligaciones que tienen por ser miembros de una colectividad, en la cual se incluyen no solamente los miembros de la comunidad indígena sino que también los distintos elementos que son propios de la madre naturaleza. UNIDAD 2: “Los Derechos de los Pueblos Indígenas ante los desafíos del siglo XXI” En la actualidad, en América Latina existen 671 pueblos indígenas. Las grandes mayorías demográficas se concentran en los países de la región andina y países mesoamericanos. Según información recogida de los censos, al año 2000 existían más de 30 millones de indígenas, lo que representa el casi 10% de la población total, Guatemala, Bolivia, Ecuador y Perú alcanza la mitad o más de la población total. El común denominador de estos pueblos es la discriminación estructural, la cual se expresa en marginalidad, exclusión y pobreza. El empobrecimiento de los pueblos
80

indígenas está relacionado con la negación de sus derechos y la pérdida de sus territorios. Erradicar la pobreza y la desigualdad y lograr el desarrollo es la meta perseguida por numerosos programas de desarrollo puestos en práctica tanto a nivel nacional como internacional y relacionado con los OBJETIVOS DE EL MILENIO. En las últimas décadas se han desarrollado diferentes reformas constitucionales, legislativas e institucionales que han permitido la puesta en práctica de políticas públicas tanto a nivel nacional como internacional, relativos a los derechos; sin embargo persiste una “brecha de implementación” entre las normas y la práctica, entre el reconocimiento formal y la situación real, ya que siguen siendo víctimas de graves violaciones a los Derechos Humanos individuales y colectivos. En muchos países se puede identificar retrocesos en la situación de los Derechos Humanos de estos pueblos. Una situación de violación a sus derechos es la pérdida de sus territorios y el control de sus recursos naturales, por procesos de una economía globalizada y en particular por la explotación de recursos energéticos e hídricos. El impacto ambiental de las industrias extractivas, la destrucción de bosques debido a la tala ilegal, son procesos que golpean a los pueblos indígenas y que dan lugar a violaciones masivas de sus derechos humanos, sin que encuentren una adecuada voluntad política de los estados para revertir estas condiciones. Una mención especial es la situación de desventaja que ocupan las mujeres, niñas y niños indígenas, que sufren discriminación y violencia, sin que tengan una igualdad de oportunidades en relación a otros sectores. Por medio de sus organizaciones y acciones, los pueblos indígenas han logrado poner en el centro del debate público, con distinta intensidad, sus reclamos de reconocimiento como colectivos diferenciados –pueblos– y han exigido nuevos estatutos que garanticen su existencia y sus derechos. Se trata de reclamos de nuevos pactos sociales y una ampliación de la ciudadanía. Uno de los resultados más notables son los cambios ocurridos en el campo del orden jurídico internacional sobre derechos humanos, obligatorio para los Estados, que se han plasmado en el desarrollo de un régimen especial de derechos de los pueblos indígenas, por el cual se reconoce su derecho al igual disfrute de los derechos humanos y, al mismo tiempo, a ser colectivos diferentes. Hoy existe un estándar de derechos humanos de los pueblos indígenas que, partiendo del principio de libre determinación, reconoce un conjunto de derechos colectivos específicos.
81

Según avanza el siglo XXI, los pueblos indígenas hacen frente a muchos y graves problemas políticos, sociales, económicos y culturales. Uno de los mayores desafíos que afrontan es el desarrollo de modelos prácticos para retener, mantener y legar sus sistemas tradicionales de conocimientos y sus valores a las generaciones futuras. Nada puede reemplazar el sentido de continuidad que se desprende de una comprensión a fondo de los conocimientos tradicionales de una tribu. No cabe duda de que en algunas comunidades indígenas, su lengua original, sus ceremonias y sus sistemas de conocimientos han sido irremediablemente perdidos, pero en muchas otras los valores se mantienen vivos, se habla su lengua vernácula y se celebran cientos de ceremonias para conmemorar el cambio de estaciones en el mundo natural y en la vida de los seres humanos. Cada año, los pueblos indígenas desarrollan más proyectos para conservar aspectos particulares de su cultura como son el idioma y las plantas medicinales. Para imaginar el futuro de los pueblos indígenas, hay que mirar su pasado. Si fueron suficientemente tenaces para sobreponerse a una extraordinaria pérdida de vidas, tierras, derechos y recursos, luego los pueblos indígenas están suficientemente bien equipados para superar cualquier desafío que se les presente. En muchas partes del mundo, los pueblos indígenas no sólo sobreviven, sino que prosperan. En América del Sur, donde viven unos 40 millones de indígenas, líderes de visión del futuro como Evo Morales, presidente de Bolivia, y Rigoberta Menchú, laureada con el premio Nobel, están a la cabeza de un renacimiento cultural y político. Ser indígena en el siglo XXI significa ser parte de una comunidad que ha afrontado pobreza y opresión devastadoras, pero aún así encuentran muchos momentos de consuelo y sosiego espirituales en sus historias, idioma, ceremonias y cultura tradicionales. Ser indígena en el siglo XXI significa ser parte de un grupo que es poseedor de los conocimientos más valiosos y antiguos del planeta, de un pueblo que todavía mantiene una relación directa con la tierra y se siente responsable por ella. Ser indígena en el siglo XXI significa volver a confiar en su propio criterio, no meramente para articular una visión del futuro, sino para dotar a sus comunidades del conjunto de destrezas y la capacidad de liderazgo que hagan que esa visión del futuro se convierta en una realidad.

82

Ser indígena significa que, a pesar de todo, se pueda ser capaz de soñar con un futuro en el que toda la gente respete los derechos humanos y la libre determinación de los pueblos indígenas. Se podrán colonizar la tierra y los recursos, pero no los sueños. Ser indígena en el siglo XXI significa establecer redes para el intercambio de conocimientos tradicionales y las mejores prácticas entre las comunidades indígenas de todo el planeta, a través del uso de iPhone, BlackBerry, Facebook, MySpace, YouTube y las demás herramientas tecnológicas disponibles. Ser indígena en el siglo XXI significa ser un empresario, físico, científico o hasta un astronauta que imprime sus huellas en la luna para luego regresar a su hogar y tomar parte en ceremonias que su pueblo ha celebrado desde el principio de los tiempos. Ser indígena en el siglo XXI significa honrar a nuestros antepasados porque mantuvieron fija su mirada en el futuro, sin importarles su presente. Ser indígena en el siglo XXI significa reconocer pasadas injusticias pero sin permitir nunca que nos paralice el sentimiento de ira por el pasado o por la totalidad de los desafíos del presente. UNIDAD 3: “Los Pueblos Indígenas en el Marco Jurídico Nacional” En la República Argentina existe un cuerpo normativo que protege y garantiza la identidad y los derechos colectivos de los pueblos indígenas, tanto en la Constitución Nacional como a través de Leyes Nacionales, Provinciales y Convenios Internacionales suscriptos por el Gobierno. La reforma de la Constitución Nacional del año 1994, con la sanción del artículo 75, inciso 17, que incorpora los derechos de los pueblos indígenas, constituyo un significativo avance en la política de reconocimiento de la diversidad étnica y cultural de la Argentina. A partir del reconocimiento constitucional se ha configurado para los pueblos indígenas una situación de derecho específico y particular que consagra nuevos derechos de contenido esencial que, como mínimo, deben darse por aplicable siempre. Aún a falta de un desarrollo legislativo conlleva la obligación de readecuar el marco del Estado y sus instituciones en función del reconocimiento de su pluralidad étnica y cultural. Las principales disposiciones legales a nivel nacional sobre derechos de pueblos indígenas son las que siguen:
83

• Ley Nº 23.302 sobre Política Indígena y Apoyo a las Comunidades Aborígenes. • Decreto Nº 155/89 Reglamentario de la Ley Nº 23.302 • Ley Nº 24.071 ratificatoria del Convenio Nº 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. Este Convenio promueve el respeto por las culturas, las formas de vida, las tradiciones y el derecho consuetudinario de los pueblos indígenas y tribales. • Ley Nº 24.375 Convenio de diversidad Biológica • Resolución Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) Nº 4811/96 que establece los requisitos para la inscripción de las Comunidades Indígenas en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas (RENACI). Los pueblos originarios se denominan a los que habitan ancestralmente en un territorio, en el caso de América antes de su descubrimiento y colonización por los países occidentales europeos y fueron desbastados por enteros fenómenos despojándoles de sus habitad territorial, llegando al exterminio de los grupos indígenas que habitaban para someterlos a trabajos y conquistas que casi lograron su desaparición. Les impusieron costumbres, lengua, religión ajenas a su idiosincrasia. Paradójicamente algunos grupos lograron sobrevivir y paulatinamente algunas etnias se han ido adaptando a una legislación nacional. En donde se registra un sistema de propiedad privada, muy diferente al sistema comunitario de estos pueblos originarios. El interés por el tema, suscita de una anterior investigación sobre el patrimonio cultural inmaterial, donde se analiza las tradiciones, costumbres y técnicas que han sido declaradas patrimonio cultural inmaterial, en aquella investigación hemos observado que la UNESCO no ha declarado ninguna tradición indígena del territorio argentino como patrimonio inmaterial, como tampoco ha propuesto el Estado Argentino. Antes de proponer alguna costumbre indígena argentina como el culto a la pacha mama, encontramos necesario estudiar la legislación argentina sobre los pueblos comunitarios y saber si existe algún tipo de política federal para integrar y socializar a estas comunidades, como conocer el papel que juegan las tradiciones indígenas en nuestra legislación. Siguiendo un análisis jurídico analizaremos la normativa internacional: convenios y tratados vigentes para conocer el trato que existe hacia estos pueblos.
84

La Constitución Nacional Argentina, en su Art 75 inc. 17, reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. De esta manera garantiza los derechos de los pueblos originarios del territorio nacional. Se entiende por pueblo originario al conjunto de familias que se reconocen como comunidades indígenas por el hecho de descender de poblaciones que habitaban el territorio nacional en la época de la conquista o colonización e indígenas o indios a los miembros de dicha comunidad. El mismo artículo se centra en varios temas principales: la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas la identidad, la educación, la personería jurídica de las comunidades, el uso de las tierras comunales y la participación administrativa de los pueblos originarios en la gestión de recursos indígenas. La constitución garantiza el respeto de Identidad de los mismos, como el derecho a educación bilingüe. La enseñanza en comunidades indígenas, no solo tiene que seguir el programa curricular federal, sino también preservar las tradiciones, técnicas ancestrales de la comunidad indígena, enseñando estas a través de la lengua materna y el castellano. Asimismo la Constitución Nacional reconoce la personería jurídica de estas comunidades, y con la ley 23.302 se amplían los requisitos para ser poseedor de personería. En cuanto a las tierras que ocupan, estas en principio les pertenecen, hasta la extinción de la comunidad .Son enajenables por el significado como patrimonio cultural valioso en la comunidad. Tampoco pueden ser transferirse, ni ser embargadas por lo que representan para el pueblo originario. Por último, este artículo asegura la participación de estas comunidades a la gestión de recursos e intereses que los afecten. El Art. 75 inc17 al reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos acepta los derechos y obligaciones de los pueblos originarios argentinos. Asimismo, admite la herencia de estas comunidades en nuestra sociedad como el respeto y participación de las minorías. La ley 25517, sancionada en el 2001, contribuye a la identidad de las comunidades indígenas, ya que otorga el derecho de preservar los restos mortales de aborígenes. Hasta ese momento, los pueblos indígenas no tenían el derecho a solicitar los restos de indígenas ancestrales, ya que eran dominio de museos, y / o colecciones.
85

Realidad que cambia a partir de esta ley, que en su art.1 establece que los restos mortales deben ser puestos a disposición de los pueblos indígenas que lo reclamen. No obstante, el Art 2 formula que los restos deben ser reclamados por la comunidad, sino continúan a disposición de la institución que lo alberga. La preservación de los restos mortales, para los indígenas, significa respeto a sus antepasados y a su cultura. Principalmente, si estos fueron de jerarquía para la comunidad, es un derecho de todo ciudadano, ya que el Estado no puede injerir sobre los cuerpos de nuestros familiares. Esta ley tiene como fin se preserva a los restos como parte de patrimonio cultural de las comunidades. Por otra parte, la ley 18248 3 establece la inscripción de nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas, con el fin de preservar la tradición de los pueblos. Asimismo, la ley 23.3024 (Actualizada según la ley 25799) declara interés nacional la atención a los aborígenes y comunidades indígenas, para cumplir con este fin, implementa planes que permitan acceso a la propiedad y explotación por parte de la comunidad de las tierras; reconoce la personería jurídica de las comunidades, y crea un organismo para velar con el cumplimiento de los derechos indígenas como la identidad de su pueblo. El derecho al libre desenvolvimiento cultural y el derecho a una educación de acuerdo a su idiosincrasia, son puntos claves para la identidad de las comunidades. De esta manera, nuestra ley fundamental garantiza el derecho a una educación bilingüe e intercultural. Respaldado esta premisa constitucional la ley 23.302 trata el tema educativo en su capítulo V (art 14 a 17).La misma propone la intensificación de los servicios de educación a través de la creación de planes que resguarden y revaloricen la identidad de cada comunidad. El art.15 promueve la enseñanza de las técnicas para la comercialización de los productos elaborados por las colectividades y la creación de talleres que enseñen las técnicas ancestrales de la comunidad. Estos planes deben estar acompañados de contenidos curriculares previstos por el Estado y por la comunidad, impartiéndose en la lengua originaria de la comunidad y el idioma nacional adoptado. Esta ley plantea las acciones para concretar el plan: a) Campañas intensivas de alfabetización y postalfabetización; b) Programas de compensación educacional;
86

c) Creación de establecimientos de doble escolaridad con o sin albergue, con sistemas de alternancias u otras modalidades educativas, que contribuyan a evitar la deserción y a fortalecer la relación de los centros educativos con los grupos comunitarios: y d) Otros servicios educativos y culturales sistemáticos o asistemáticos que concreten una auténtica educación permanente. La Ley Federal de Educación señala el derecho de las comunidades aborígenes a preservar sus pautas culturales, el aprendizaje y enseñanza de su lengua, dando lugar a la participación de sus mayores en el proceso de enseñanza. No obstante, el Consejo Federal de Educación, por resolución 107/99, define a la Argentina como un país multicultural, pluriétnico y multilingüe, reconoce que la escuela tuvo "una tendencia a la homogeneización sin tener en cuenta la presencia de población aborigen o inmigrantes hablantes de lenguas y culturas distintos” De forma general enumeramos algunas de las dificultades para implementar políticas educativas en comunidades indígenas: 1. Los grandes avances tecnológicos, hace que los programas educativos prioricen los programas que demandan los centros económicos. Dejando de lado, enseñanzas ancestrales. 2. Las comunidades no siempre se encuentran todas asentadas en un mismo espacio, por consiguiente escuelas urbanas o rurales tienen gran cantidad de estudiantes aborígenes, no pudiendo diferenciar los programas. 3. Desinterés por los pobladores de aprender enseñanzas extrañas a las de la comunidad. 4. Generalmente, son comunidades ligadas a economías de subsistencia, las cuales presentan alto nivel de hambre. 5. La creación de escuelas privadas, de enseñanza privada, aumenta la brecha entre miembros de comunidades indígenas y ciudadanos rurales, urbanos. 6. Comportamientos de discriminación hacia niños aborígenes. El art 75 inc. 17 afirma “reconocer la personería jurídica”, como también lo hace la ley 23.302 que estipula los requisitos de inscripción en el Registro de Comunidades Indígenas. Para su inscripción es principal acreditar la preexistencia de la comunidad a través de antecedentes y datos de la comunidad. Según la Resolución Interna No.4811.
87

Con la reforma de la ley 23.302 se reconoce a los pueblos originarios las tierras de ocupación ancestral. .Se crea el INAI como encargado de gestionar la habilitación de planes especiales para la construcción de viviendas rurales y urbanas para los titulares de las tierras adjudicadas. En el Art. 7 de la ley establece la adjudicación de tierras ocupadas ancestralmente por el pueblo, siempre y cuando estén situadas en el lugar donde habitaba la comunidad. En este artículo también se les da prioridad a las comunidades que carezcan de tierras o las tengan insuficientes. El Estado, de esta manera se encuentra en obligación de otorgar la adjudicación de estas tierras, y la entrega de títulos definitivos a quienes los tengan precarios o provisorios. En el caso que el Estado no poseyese tierras fiscales de propiedad de la Nación, aptas o disponibles, deberá gestionar la transferencia de tierras fiscales de propiedad provincial y comunal. La constitución asegura la participación en la gestión referida a sus recursos naturales, e intereses que los afecten. El derecho de participación es característica propia de una democracia, donde las minorías pueden participar y expresar libremente su postura. Esta premisa constitucional, está relacionada al artículo 14 de la C.N.A al establecer el derecho de asociarse y profesar libremente su culto. De esta manera, el articulo 75 inc 17 solo ratifica el Art. 14. A través la Ley nacional número 24.071 se aprobó el Convenio de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes (N° 169), este fue ratificado internacionalmente por nuestro país en julio de 2000. De acuerdo al art. 38, inc.2 dicho convenio entró en vigor en julio de 2001, el cual obliga únicamente a los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General y establece la entrada en vigor 12 meses después de ser registrada la ratificación por el Director General. Política de educación intercultural bilingue. El sistema educativo para las comunidades difiere del sistema federal debido a que estas comunidades preservan tradiciones y valores disímiles a los generales. Es así que desde el 2003 se pretende implementar acciones concretas como la realización de Convenios y/o Programas que se centren en la Educación Intercultural Bilingüe.

88

La Alfabetización Intercultural Bilingüe (AIB) y la Educación Intercultural Bilingüe (EIB) son los dos lineamientos a implementar por el INAI en las provincias. El primero, tiene como objetivo general alfabetizar y fortalecer la lengua materna en comunidades indígenas. Por otra parte, el segundo lineamiento a implementar es la educación intercultural bilingüe, la cual tiene como finalidad consensuar las bases educativas que fundamenten una futura implementación del EIB en la República Argentina. Esta política tiene como objetivos específicos capacitar en los componentes de la EIB; formar docente, evaluación, gestión, participación social y financiamiento; evitar la deserción escolar de estudiantes indígenas fortalecer los valores culturales; formular e implementar de talleres participativos a nivel provincial de la EIB; tener un programa de tutores, y reconocer la pertenencia a un espacio multicultural. En el 1994 al establecerse el inciso 17 del art 75, comenzaron a delinearse políticas de desarrollo, las cuales tienen como fin mejorar la calidad de vida de estos pueblos, darles prestaciones sociales de tipo asistenciales, brindarles herramientas para que puedan realizar micro emprendimientos y autogestionarlos. Es así que se iniciaron proyectos integrales para generar fuentes de trabajo, un plan de viviendas para mejorar su calidad de vida, un plan para mejorar la alimentación, ayudarlos para que generen un excedente productivo, siempre promoviendo la asociación entre comunidades para la elaboración y ejecución de proyectos de desarrollo . Esta política la realiza a través de distintos Proyectos como de productivos, de mejoramiento habitacional y ambiental, proyectos desarrollo comunitario orientados al autoconsumo y/o comercialización, de la creación de un sistemas de comunicaciones, y el fortalecimiento institucional. BIBLIOGRAFIA UNIDAD 1 1. Sharon Helen Venee. Our Elders Understand Our Right. Evolving International Law Regarding Indigenous Rights. Theytus Books Lta. Penticton. British Columbia. Canadá. 1998 2. Cristóbal Colon. Colección de Documentos. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. España. Internet. 2000.

89

3. Bibliografía de Francisco de Vitoria. Canalsocial.com/bibliografía/derecho 4. Benjamin Keen. The Legacy of Bartolome de las Casas. University of Nebraska. USA. 1974 5. El Real Consejo de Indias. www.puc.cl/sw_edu/historia/ 6. Las Leyes de India. Citycall.com.ar/historia/paso 1/ 7. Héctor Díaz Polanco. Revista mensual de Política y Cultura. Numero 117. México. Noviembre de 1998 8. Organización de los Estados Americanos. Página Digital

BIBLIOGRAFIA UNIDAD 2 1- DESAFÍOS DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN EL CONTEXTO INTERNACIONAL- Dra. Adda Chuecas Cabrera, Directora del Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica (CAAAP) 2- LA EDUCACION EN DERECHOS HUMANOS DESDE LOS PUEBLOS INDIGENAS EN EL SIGLO XXI, ENTRE LA EXCLUSION Y LA RESISTENCIA- Gloria Ramírez- Publicación Electrónica núm. 4, 2011. BIBLIOGRAFIA UNIDAD 3 1- La Constitución Nacional Argentina. 2- Convenio 169. Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. 3- Convenio 107. Convenio sobre Poblaciones Indígenas y Tribales 4- Ley 14.932. Ratificación del Convenio 107 de la Organización Internacional del Trabajo.(OIT) 5- Ley Nº 24.071 - Ratificación del Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países independientes
90

6- Ley Nº 25.517 - Restos Mortales Indígenas 7-Ley Nº 23.302 - Atención y Apoyo a los Aborígenes y a las Comunidades Indígenas 8- Ley Nº 18.248 - Nombres Aborígenes de la Personas 9- Ley Nº 25.607 - Promoción y DIfusión de los Derechos Indígenas 10- Ley Nº 13.115 - Adhesión a la Ley Nacional 25.607 11- Decreto Nº 01859/2004 - Determinación como Autoridad de Aplicación de la 12- Ley Nº 13.115 a la SDH. Ley N° 12.917 - Adhesión a la Ley Nacional 25.517. Ley Nº 11.331 - Adhesión a la Ley Nacional 23.302. 13- Decreto Nº 03225/2004 - Creación del Registro Provincial de Comunidades Indígenas en el ámbito de la Secretaría de Derecho Humanos. 14- Bidart Campos, Germán J. “Los derechos de los pueblos indígenas argentinos”, pag.1205. 15- Bidart campos, German J. “La descentralización política de las comunidades indígenas: ¿que nos aporta la ciencia política para el derecho Constitucional”, LL2001C, pág.1417. 16- Irigoyen Fajardo, Raquel Z Reconocimiento Constitucional del Derecho Indígena y la Jurisdicción Especial en lo Países Andinos (Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador) Publicado en: Revista Pena y Estado # 4. Buenos Aires: INECIP y Editorial el Puerto, 2000. 17- Rosatti, Horacio Daniel, "Status Constitucional de los Pueblos Indígenas argentinos" en La Reforma de la Constitución, Rubinzal-Culzoni, Santa Fe, 1994. 18- Mires Fernando, “El Derecho de los Pueblos”, en Revista ALAI Nro. 326 de Enero de 2001. Material audiovisual Video documental sobre pueblos originarios, producido para el Ministerio de Educación de la Nación http://www.educ.ar/sitios/educar/recursos/detalle/ver/visualizarRecurso?rec_id=50508

91

MÓDULO 3: SALUD MENTAL Y DERECHOS HUMANOS

92

INTRODUCCION La vida en sociedad no es posible sin la estructuración de ideales comunes como elementos simbólicos que posibilitan la identificación de los sujetos en torno a ciertos valores. En materia de DDHH existen normativas propuestas como universales, inherentes a la condición humana, que regulan las relaciones entre los ciudadanos con fundamento en la libertad y la protección para el desarrollo de una vida digna. En materias de DDHH estos ideales han sido plasmados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos proclamada por la ONU en 1948, que luego ha sido seguida por otras iniciativas: la Convención de los Derechos del Niño (UNICEF),La Convención para la Erradicación de todas las formas de Discriminación hacia la Mujer (UNIFEM), etc. La ONU es un organismo internacional creado luego de la II Guerra Mundial en 1945, con el fin trabajar en pos de la

93

paz mundial. Los Derechos Humanos orientan el orden jurídico, ejercen una crítica al orden existente y destacan condiciones socio-históricas necesarias para que su cumplimiento se haga efectivo. Es necesario sin embargo que cada sociedad manifieste su voluntad de adhesión a estos principios bajo la creación de leyes que tomarán forma en las instituciones y en las prácticas y modificarán las relaciones entre los sujetos. Efecto ordenador de la palabra inscripta que pacifica las agresividades propias de lo imaginario dando lugar a espacios de consenso posibilitadores de la vida social. En un artículo Freud desarrolla un trazado que va desde la violencia al derecho. La comunidad en el ser humano surge a partir de la unión contra la violencia del único. Este planteo se entiende mejor si retomamos lo trabajado por Freud en Tótem y Tabú : la violencia del único es la del padre de la horda, quien con violencia expulsa a sus hijos y les impide gozar de las mujeres de la tribu . En la unión de los expulsados, el padre es asesinado y devorado y en su lugar se erige el tótem que va a ser venerado a partir de ese momento. Freud demuestra que la comunidad sólo es posible en tanto ningún miembro de la tribu ocupa el lugar del padre. Lo sagrado entonces es aquello que representa tanto al padre como al asesinato, representa la violencia de la cual fue posible la instalación de una ley alrededor de la cual se conformó una organización de iguales. El derecho entonces es el poder de la comunidad, pero que la violencia continúa existiendo en el seno de la misma en la forma de un poder central. Capaz de dominar las apetencias agresivas de sus miembros. Vemos que la convivencia es posible por un forzamiento que pretende domeñar los efectos destructivos de la pulsión de muerte presente desde los albores de la civilización y es justamente el modo de permitir la inclusión de los sujetos en un universal, en la común medida, sin negar las diferencias, estableciendo ligazones duraderas y
94

protectoras. Pero esto no hace desaparecer la pulsión: sus efectos continúan produciéndose en la comunidad, inclusive como desborde pulsional. La pulsión de muerte se hace presente en la destrucción de otros, en la aniquilación de la diferencia, en la conquista despiadada de los recursos ajenos como lo atestiguan tantos hechos de la historia nacional e internacional. Si bien las leyes o normativas escritas constituyen un piso fundamental para la existencia de los derechos, esto no es suficiente, ya que puede convertirse en letra muerta o por el contrario detenerse en una interpretación unívoca que satisfaga las necesidades de poder de un grupo. En algunos casos inclusive los DDHH pueden ser utilizados como bandera para captar la atención de los sujetos desprevenidos. Por otro lado, si nos descuidamos, el destino de la ley puede ser el de convertirse en regla y entonces dejar de funcionar como ley , provocando un efecto contrario al del derecho humano. La ley, nos dice Miller retomando a Lacan, es aquella que contempla el caso particular. Nos acercamos así a una ley viva a partir de la interpretación de Otro, que al ejercer su función, permite la inclusión del sujeto. Es la ley que posibilita al sujeto a partir de la inscripción de la castración, de la incompletud, que dará lugar al surgimiento del deseo y a la localización del goce y permitirá, en definitiva, que el sujeto pueda incluirse, no sin dificultades, en la vida con otros. Cuando se trata de la legislación estamos acostumbrados a pensar en la figura del Juez, como aquel que ejerce la función de aplicar la ley en casos particulares. Si ampliamos el horizonte podemos avizorar también otros espacios en los que la ley se va transformando a partir de los reclamos de los ciudadanos, no ya cuando se trata del caso particular, sino cuando aparece la situación de muchos. La noción de ciudadanía incluye
95

aspectos como la inclusión, la participación, la protección y el reconocimiento de derechos y libertades. Una ciudadanía activa es aquella que no solo usa los mecanismos cívicos básicos (ir a votar por ejemplo) sino la que logra involucrarse en las decisiones que rigen el destino de su entorno inmediato, de manera permanente o esporádica. Las redes, en su definición son justamente la forma actual de la participación ciudadana, ya que no necesariamente generan un compromiso permanente y a largo plazo, sino que permiten una inclusión activa alrededor de un tema o una preocupación de la comunidad y una movilidad y flexibilidad de composición. Sin el ejercicio de los derechos por parte de la ciudadanía, estos quedan detenidos en un conjunto de supuestos que regulan las prácticas y las instituciones. Se transforman en una ética universal estática, sin contenido ni reflexión, que puede desembocar, si se enreda a la burocracia estatal, en la exclusión del sujeto particular. Podemos entonces afirmar que los DDHH son producto de la lucha histórica de los grupos sociales para establecerlos y defenderlos. Por lo tanto son derechos que están en constante cambio, avance y evolución. Los hombres y mujeres, desde las diversas culturas, plantean ideales y aspiraciones que responden a la variedad de sus condiciones materiales de existencia, de su desarrollo cultural, de sus circunstancias políticas. Badiou postula que existen dos concepciones de los DDHH y que ahí la cuestión es bastante compleja. La pregunta esencial es quien tiene derechos hoy. Aparece por un lado la respuesta de la ideología del capitalismo globalizado, que sólo concibe la salida por la doble sumisión del ser humano: a la democracia representativa y al poder del mercado.

96

Menciona también a las víctimas que serían aquellos que se encuentran al límite de la supervivencia social y económica y que de esta amanera adquieren el derecho a ser socorridos por los poderosos. Es así que se instala en nuestras sociedades la idea de que el cambio no es posible, que no existe más salida que atenerse a las reglas del juego de esta ideología, a riesgo de quedar afuera y perecer. Los efectos son, en los sujetos, el adormecimiento, el cansancio y la apatía. Badiou propone la salida de la oposición democracia-totalitarismo desarticulando la noción de política y poder. Acepta que, a pesar de que el poder se encuentra del lado del adversario (el guardián el mundo tal como es), la política se encuentra como la posibilidad de los sujetos de resistir a partir de la creación de una nueva forma de democracia, dando verdadero valor a la cuestión de los Derechos Humanos. “La “humanidad” es producir igualdad, es la única digna del hombre, es la única que crea verdaderos derechos humanos y entonces diremos que los derechos humanos son una especie de derecho infinito”. Más adelante aclara de que igualdad se trata, citando a Sartre: “Sartre dijo, al final de su vida, que tenía la idea de lo que sería un comunismo de singularidades. (…) Quería hablar también de un universo o un mundo en el que cada uno es igual y al mismo tiempo diferente de cada otro, y decía –y esta es una frase que a mi me tocó mucho–: o habrá un camino de comunismo de singularidades o la humanidad no será algo muy diferente de las hormigas.” Nos aventuramos a decir que en este artículo Badiou muestra la siniestra efectividad del discurso capitalista en un doble movimiento: tomar los significantes que históricamente han representado las luchas sociales para vaciarlos de significado,
97

provocando un “vacío de sentido”, pero no para promover la invención sino para obturar este vacío por los objetos del mercado. Es así como el sujeto se encuentra adormecido en su deseo y atrapado en la vorágine de un gozar de esos objetos, cada vez más pequeños, más portátiles y más imprescindibles, pero que de ninguna manera lo rescatan de esa suerte de “depresión generalizada” de la que habla Badiou. ¿Qué salida se vislumbra frente a las trampas sociales de nuestro tiempo que no parecen permitir una resolución posible? Luis Tudanca plantea la noción de lo impolítico y la opone a la concepción de LA política. Mientras que esta última tendería a la absolutización, “Con lo impolítico se designa una “radicalización de la política o también “una generalización de la política”(…) se vehiculiza en ideas y prácticas descentralizadas que antes bien buscan resistir, fragmentariamente, en secreto, a la total despolitización de lo público” Caracteriza al acto político en tanto que es el que permite cuestionar las ficciones que soportan la idea de lo social como un todo, las deja en suspenso. Es un atravesamiento del código, de la ley del Otro que provoca una subversión que resignifica los supuestos anteriores. Y sus efectos, aunque no son previsibles, implican un lugar de responsabilidad: hay que asumir las consecuencias. Entonces, el psicoanálisis en la cultura. Los derechos humanos son significantes que en su uso y elaboración permanente se constituyen en un instrumento para poner freno al horror de la intolerancia, la violencia desmedida, el sometimiento, y otros retoños de la pulsión de muerte. Es un logro de la cultura en la medida que aporta sentidos para la

98

convivencia, la pluralidad y la creación en un estar-juntos, sin perder lo que nos hace singulares. “Entretanto tenemos derecho a decirnos: todo lo que promueva el desarrollo de la cultura trabaja también contra la guerra” Pero los avances de la civilización trae consigo también nuevas formas de satisfacer la pulsión, nuevas tecnologías, nuevas formas de ejercer el poder y el control con los estragos consecuentes. Los marginados, los excluidos, los invisibilizados son las formas en que han sido llamados los que quedan fuera del “sistema”, al mismo tiempo que son definidos por este a partir de las categorías que mejor le conviene. Si nos detenemos a pensar en nuestro alrededor ¿Alcanza hoy el significante “excluido” para nombrar a un niño que consume paco desde su temprana infancia? Nos enfrentamos a un más allá de la exclusión no definible por categorías económicas o sociales, ya que el excluido era antes un sujeto que en algún momento podía estar del otro lado, si el Estado y sus instituciones hacían su trabajo. No es el caso del ejemplo mencionado, ya que las prácticas sociales han quedado abatidas frente a estas historias de muerte anunciada. Difícil hablar de ciudadanos, sujetos de derechos, cuando lo que encontramos es un generalizado sometimiento a los imperativos del mercado: consumidores de paco, de espectáculos, de tecnología. Si la democracia está tomada por la economía, el que puede entrar de alguna manera en la lógica del consumo cree ingenuamente que tiene una protección garantizada; el horror aparece entonces cuando lo que retorna es, para algunos, un destino de caída, de desecho.

99

El sujeto ciudadano es aquel que ha podido escapar del discurso capitalista, que puede aportar a lo social desde una diferencia, el que puede “resistir” usando un término de Badiou. Es un tema que abre la cuestión de la subjetivación de los derechos. Para cada sujeto, la verdad de los derechos humanos es algo a responder. El derecho a la vida, a la salud y otros se encuentran en lo social pero pueden no operar en el sujeto. si estos derechos se encuentran suspendidos en un goce no sabido. La dificultad o la respuesta se encontrarán en la singularidad de cada sujeto. Psicoanálisis – Salud Mental – Derechos Humanos Categoría: Artículos Escrito por Osvaldo L. Delgado .

Desde la orientación con la que abordo la cuestión del dispositivo Hospital de Día y que se refleja, a mi entender, en los sucesivos capítulos de este libro, es la articulación: Psicoanálisis – Salud Mental – Derechos Humanos. I) El modo actual que tengo de pensar el par Psicoanálisis-Salud Mental, es agregando como tercero: Los Derechos Humanos. Ubicando en el encastre de los tres: El Deseo del Analista. Javier Aramburu dice: “El Psicoanálisis, su operación, su acto, responde a la misma lógica (la de los Derechos Humanos): El respeto por la diferencia limitada, lo que llamamos síntoma. Nombre también de esa barra sobre el Otro, son, pues, aliados y cuando se los transgrede estamos de luto”

100

Considerar el par Psicoanálisis - Salud Mental en términos abstractos, sin encarnadura, abordarlos en general, es en el mejor de los casos infecundo. Se trata de ubicar primero ¿qué psicoanálisis?, y segundo que se entiende en cada época por Salud Mental, no se puede hablar de la Salud Mental a-históricamente y decir: es el orden médico, es la paz social, es el orden público, está guiada por el P de Placer a partir de la creencia que el sujeto busca el bien, etc., cuando en verdad, se asienta en los modos en que una sociedad ordena y distribuye el goce, incluidas las representaciones ideológicas de qué es la salud. La Salud Mental como derecho, es efecto primeramente de los ideales de la Revolución Francesa y adquiere valor de normativa universal a partir de la Segunda Guerra Mundial.

El clivaje interno con el que nace, esto es, la salud como mercancía, ha adquirido en la etapa actual neoliberal, tanto en los países centrales, como más acentuadamente en los periféricos, predominio absoluto. El recorte de los presupuestos para el área de salud, la devastación del Estado, la exclusión social, son contemporáneo con lo que llamamos inexistencia del Otro y sus efectos. El derecho al sentido, al que se refiere Miller se ubica desde la perspectiva psicoanalítica como una respuesta a esos efectos. ¿Y cuál es la perspectiva de este derecho al sentido en la actualidad?

101

Hacemos nuestras las palabras de Eric Laurent: “Lo que corresponde

al

psicoanálisis en la salud mental es recordar que ante esa presencia inquietante, el sujeto del Inc. Freudiano nos plantea una pregunta laica: ¿Cómo definir de que qué se está permitido gozar? Solo el debate democrático puede responder. Por esta razón Lacan definió el Inc. Freudiano, en última instancia, no a partir de la conciencia, sino en función de la ética” Se trata de la referencia ética del derecho al sentido en la subjetividad de nuestra época. Por eso el cuarto, el que anuda a los tres: Psicoanálisis – Salud Mental – Derechos Humanos es precisamente el derecho al sentido. II) Hemos ubicados en el lugar del encastre el Deseo del Analista siguiendo la orientación que ubica Aramburu en una conferencia dictada en Córdoba y publicada junto a otras, con el título “El psicoanálisis de orientación lacaniana en la ciudad”, ubicando el límite de Freud respecto a la cuestión: Neurosis transferencia – posibilidad del Psicoanálisis. La respuesta por parte de Lacan, es que en los casos en que el SsS, es decir el Otro, no cuenta para el paciente, el Deseo del Analista, debe intentar producirlo. “Las impulsiones, los débiles, las psicosis, el autismo, las anorexias – bulimias, las adicciones, todos los que se sitúan en el borde del discurso del Otro, son interrogados por Lacan en el dispositivo analítico, no son dejado fuera de la transferencia. La transferencia es confiada al Deseo del Analista, al acto que la intuye” Dice Aramburu en la conferencia mencionada: “Ahí en estos casos se ve muy claro que es el Deseo del Analista el que interviene para producir la apertura del Inc. , casi el espacio mismo de su constitución”
102

Por eso ante los efectos de segregación, en tanto sujetos por fuera de todo lazo social, se trata de producir a un mismo tiempo tanto la neurosis vulgar como la artificial. La creación de la “zona intermedia”, en términos freudianos es ya un tratamiento de los efectos de los impasses de la civilización actual, en tanto pone en juego un condescender del goce. Tratamiento del efecto no-incauto, que la existencia del Otro en la cultura produce y precisamente como rechazo del Inc. , permitiendo para la neurosis, la operación que va de los efectos de esa inexistencia en la cultura, al encuentro vía el desvanecimiento del SsS, de una inexistencia que responsabiliza al sujeto. Aquí se ubica la diferencia del Psicoanálisis con la metafísica y el pragmatismo. “Que el pragmatismo no crea en el Otro como garante de la verdad y el metafísico sí; en vista de la creencia en el Inc., no los hace diferentes, en tanto para nosotros es la unidad del sujeto lo que está en cuestión”. (Aramburu. Pragmatismo y Metafísica).

III) Jorge Alemán, en una conferencia dictada en la APA de Buenos Aires, llamada Introducción a la Antifilosofía, luego de analizar los impasses de los deconstructivas, sitúa que para nosotros, analistas, “el elemento indeconstruible es la pulsión”. Sí, existen diferentes modos de tramitarla y administrarla con referencia en lo epocal. Es este punto, donde se refiere a los “estudios culturales norteamericanos”. Estos estudios se ocupan de los modos como cambiamos los objetos. “Porque si es verdad que el capitalismo ha extendido el campo de los objetos pulsionales, que el ordenador ocupa
103

quizás el lugar del seno, no es menos cierto que es tan artificial el objeto técnico como el seno”. “El goce es ya un problema fronterizo entre el sentido y lo real, por lo tanto, tributario del artificio”. Porque puede interesarnos el trabajo sobre estos “Lacanianos sin clínica” ¿qué es lo que queda escamoteado? Tomemos a uno de ellos (de entre los más lúcidos y sólidos teóricamente: Iain Chambers). Respecto al problema de las migraciones en la etapa actual posmoderna afirma en la pag.43 del texto “Migración, cultura, identidad: “Aquello que antes era periférico y marginal hace su aparición en el centro, porque la figura metropolitana moderna es el migrante: él o ella son los que formulan de manera activa la estética y la vida metropolitana, su estilo, reinventando los lenguajes y apropiándose de las calles del amo”. Otro referente de la misma línea es William Connolly, en su texto Política, teoría y modernidad; criticando a Hegel y a Marx dice: “Cada uno (Hegel y Marx) propone una teoría de la libertad que apoya a la represión y el sometimiento en nombre de la realización del yo y de la comunidad, y como cada ideal proyecta la posibilidad de arrastrar a toda otredad que persista será interpretada como irracionalidad, irresponsabilidad, incapacidad o perversión. Nunca puede ser reconocida como aquello que ha surgido del orden al que desestibiliza”. Estos dos párrafos no fueron elegidos azarosamente ni están desconceptualizados. Tenemos dos cuestiones: El migrante determina la “vida metropolitana apropiándose de las calles del amo”.

104

Hegel y Marx rechazan el verdadero estatuto de la otredad con un estatuto segregacionista. Pasemos ahora al texto: Estudios culturales. Reflexiones sobre el multiculturalismo, (Autores: Frederic Jameson y Slavoj Zizek). La introducción a cargo del argentino Eduardo Gruner es de una precisión estricta. 2 párrafos: pág. 38 y 49. “Es cierto que esa totalización es por definición incompleta, lo cual distinguiría al todo social marxista de la totalidad expresiva hegeliana. La paradoja es que aquel mismo resto inasimilable que permite a la totalidad capitalista funcionar y aparecer en su completud (la plusvalía y la explotación del proletariado) es lo que de un modo sintomático denuncia su carácter de “no todo” y desmonta desde adentro la consistencia de la ideología dominante. Pero ello no es un argumento para el abandono de la categoría lucha de clases a favor de la de multiculturalismo, sino precisamente todo lo contrario, porque es la lucha de clases lo que muestra la fractura constitutiva de la sociedad (que no tiene porque, desde ya, coincidir con las fracturas de la cultura, aunque sin duda en una sociedad histórica particular tienden a intersectarse)”. “La operación tendría por la cual Marx interpela al proletariado no es del orden de lo imaginario, sino de lo simbólico, lo que Marx está diciendo: es que hay “algo en la realidad del capitalismo que es absolutamente vital para su funcionamiento pero que al mismo tiempo no permite un completo cierre de su sentido, ya que revela que el sistema de equivalencias universales construido por su ideología tiene una falla, un resto inarticulable, ese algo es la plusvalía.
105

Y Lacan la asimila al plus de goce. Cuestión que le ha persistido recordar a Zizek la formulación lacaniana de que Marx es el descubridor de la teoría psicoanalítica del síntoma” Nuevamente dos cuestiones 1) El resto inasibilable denuncia el carácter de no todo de la supuesta totalidad capitalista en tanto síntoma. El multiculturalismo, trabajando con categorías blandas (como genero, moda, etc.) vela la fractura en el campo social. Tercera referencia: J. A. Miller. “El aparato de psicoanalizar” Después de mencionar a Taylor y a Raven, en la crítica que le hace a la filosofía actual (Inglesa y Norteamericana): “Esta embriaguez de la filosofía contemporánea es en verdad que el universo es el reino del semblante”. “A partir del momento en que no se pueden fundar (los valores) en lo real, hay que fundarlo en una práctica de la discusión. Lo real está como abordado por un aparato de discutir”. “Hay que integrar a la discusión la diferencia de las formas de vida y así pues el multiculturalismo”. “Tengo la hipótesis de que es debido al hecho de que los mismos éxitos de la operación científica han minado la credibilidad de lo real”. 2 cuestiones: El reino del semblante escamotea el estatuto de lo real.
106

El multiculturalismo tiene por referencia la actual filosofía anglo-sajona. Volvamos ahora al texto de Alemán. Pág.12. Situando a Kant, refiere a lo que no se puede analizar, interpretar “Para dar el nombre de la justicia tal como la concibió Kant, no utilizar al otro como un medio, que el otro sea un fin en sí mismo, esto es algo que no se puede reconstruir”. Esta cuestión no lleva directamente al escrito de Javier Aramburu: “Derechos Humanos” (pág.6 Dispar) Aramburu articula la cuestión de los Derechos Humanos con la ley, y se pregunta en que se justifica la suposición de justicia: Hay 3 justificaciones: Religiosa. Todos somos hijos del mismo padre. Kant. Lo más racional es lo más humano. Política. Se funda la legitimidad en la decisión de los hombres en proponerlas y sostenerlas como legales. Aunque cualquiera de las tres puede llevar a lo peor, la Kantiana se especifica por ser una razón neutral e indiferente a toda diferencia. En tanto universal en la uniformidad puede dar lugar a cualquier totalitarismo de la ley. 2 cuestiones: ¿Cómo resolver la tensión de estas dos formulaciones de Kant en relación a la justicia?
107

¿Cuál es la presencia actual de Kant en el debate crítico? IV) El término “bioética” se introduce por primera vez en el título del libro de Van Rensselaen Potter llamado Bioethics. Bridge to the future (1971). El segundo empleo pertenece a la institución llamada The Josehp and Rose Kennedy Institute. Una reciente investigación ubica el nacimiento bilocal del término en Madison, Universidad de Winsconsincon el ya cita Potter, y en Washington DC en la Georgetown University con André Hellegens. Si literalmente bioética dice ética de la vida, etimológicamente bios es en griego vida humana y no vida orgánica que se dice ZOE. Y al igual que el latín vita significa biografía, historia o relato. Ethiké, procede de éthos, del cual hay dos términos griegos casi homónimos y sinónimos. Éthos: carácter, disposición moral y éthos: costumbre, hábito. Pero al mismo tiempo en el griego clásico éthos significa lugar, vivienda y morada. A su vez el latino mos, moris es un calco morfológico y semántico del griego éthos, lo moral como ánimo, costumbre y morada, según la investigación realizada por José Alberto Mainetti. Para Mario Heler, investigador argentino contemporáneo, la dimensión ética de la tecnociencia debe asentarse en un lugar diverso al que Enrique Marí formula como “el modelo de la ciencia martillo”. Para Heler, si a diferencia de su antecesora, la ciencia moderna tiene esta disposición de trasmutar la teoría en praxis de dominio y control, es porque en la índole misma del moderno saber científico se encuentra la razón de tal

108

capacidad, pese a que todavía se califique a la ciencia de “saber por el saber mismo” como en la antigüedad. En la actualidad, a partir de que la interacción entre el capitalismo y la ciencia termina en la compenetración de ambos al servicio de la productividad y la eficiencia en el mercado, la separación entre ciencia pura, aplicada y tecnología está al servicio de negar la interacción y retroalimentación entre ellas sustrayendo la responsabilidad de los científicos con el modelo “ciencia martillo”. (La responsabilidad solo estanca en los que disponen política y económicamente del instrumento) ya que en verdad el aspecto práctico en la actualidad siempre está presente y por lo tanto todas esas actividades quedan comprometidas por los efectos: “implicancias para la vida social que acarrean directa o indirectamente sus productos”. La tensión entre la libre investigación y la prohibición de ésta, no solo se resuelve para este investigador en el “llenado” de los vacíos jurídicos sino que en sus palabras “la mejor situación se da cuando la dimensión ética no está resguardada sólo por alguna disposición legal (que además no puede prever todos los conflictos posibles) sino una práctica cotidiana preocupada y ocupada en la búsqueda de la moralidad. Testimonio, de acuerdo a nuestros términos de la inexistencia del Otro, lo que Heler, a quien respeto, no dice es como se realiza esa práctica y en donde debe asentarse la búsqueda de la moralidad. Leemos en “El Otro que no existe y sus comités de ética” (Miller – Laurent): “El callejón sin salida (de la cultura actual) se ve claramente a nivel de la ética. La solución

109

victoriana, que todavía prevalecía en los tiempos de Freud, desapareció, y si reapareciera hoy sería bajo formas irrisorias e inconsistentes. Se busca una nueva ética, pero no se la encuentra. Se la busca en el camino que E. Laurent subrayó, el de los comités. Es una práctica de palabrería y como tal, ensordecedora, pero a diferencia de la charlatanería analítica no tiene posibilidades de producir una relación con lo real que no flote”. V) Conclusión: Los estudios culturales norteamericanos al velar el valor que nosotros nombramos como goce pueden realizar discursivamente la advertencia de Aramburu en el escrito citado: “El solamente reconocer las diferencias no impide que lleve al exterminio o al menos al apartheid”. Existe solidaridad de la filosofía contemporánea norteamericana, los estudios culturales y cierto Psicoanálisis como variedad de relatos posibles. Esta filosofía, también es soporte de una determinada concepción en Salud Mental, en tanto está escamoteado el estatuto del plus de goce en el ordenamiento social, y entra en alianza con un psicoanálisis de multiplicidad interpretativa sin orientación por lo real. Tanto los estudios culturales en el campo de la sociología, como la concepción sobre la personalidad múltiple” en la llamada Salud Mental articulada a las neurociencias, velan el verdadero lugar de la fractura a partir de categorías blandas el primero, y de una descripción fenoménica prefreudiana, el segundo.

110

En esta perspectiva, la dimensión segregativa, quedando velada, se expresa con mayor intensidad. El dispositivo Hospital de Día es un tratamiento no segregativo de la economía de goce de los sujetos, y da cuenta de un colectivo asentado en una hiancia central.

BIBLIOGRAFIA: Modulo Salud Mental y Derechos Humanos. Mario Carlos Zerbino1 EL “NIÑO GENERALIZADO” Y LA AUTORIDAD FRENTE AL “MINORITY REPORT” pedagógico Revista Pilquen • Sección Psicopedagogía • Año XII • Nº 6, 2009/2010.

Autores Varios (2011) “Violencia en las Escuelas.” Ed. Grama, Buenos Aires.

Ley 26 657, ley nacional de salud mental.

Naparstek, Fabián (2010) Introducción a la clínica con toxicomanías y alcoholismo. Volúmen 1, 2, 3, Grama Editorial, Buenos Aires.

Clotilde Pascual Barcelona, 27 de Febrero del 2008.

Hernando Alberto Bernal Revista «Poiésis». FUNLAM. Nº 22 – Diciembre de 2011. http://www.funlam.edu.co/revistas/index.php/poiesis/index.

111

Osvaldo L. Delgado .Psicoanálisis – Salud Mental – Derechos Humanos Blog de la Asociación Mundial de Psicoanálisis.

Autores Varios (2011) “Violencia en la Escuelas.” Ed. Grama, Buenos Aires.

TEMA3: SALUD MENTAL Y DERECHOS HUMANOS TRABAJO PRÁCTICO Señale la importancia e incidencia que Ud. Cree sobre estos temas en el aula hoy, e indique que aportes realizaría Ud.

112

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful