You are on page 1of 3

Los cinco mandamientos del estudiante virtual

Por Verónica Valdiri
Las nuevas tecnologías están presentes en la mayoría de nuestras actividades diarias. La usamos para realizar nuestras actividades laborales, para evitar ir al banco y para interactuar con nuestros amigos y familiares. Entonces, ¿por qué no considerar la opción de emplearla para capacitarnos? La educación en línea se ha ido posicionado en el mercado académico y ha ido ampliando su oferta cubriendo más intereses y un mayor público. En la actualidad es posible encontrar desde cursos online gratuitos dictados por prestigiosas universidades (MOOC), pasando por cursos Imágen tomada de www.technology-sos.co.u 1 cortos de actualización profesional, hasta maestrías y doctorados bien posicionados. Incluso, las empresas han adoptado estrategias online de capacitación para sus empleados. Esta modalidad de estudio nos permite acomodar nuestras actividades académicas a nuestra rutina, estudiar en universidades nacionales o internacionales sin salir de casa, e incluso, ahorrar en los costos de desplazamiento y libros de texto. Antes de tomar cursos en línea es importante entender que al cambiar de modalidad, de lo presencial a lo virtual, es necesario desarrollar nuevas estrategias y habilidades que te permitan, como estudiante, culminar con éxito tus actividades académicas. A continuación te contamos cuáles son los cinco mandamientos del estudiante virtual. Cinco consejos que te darán una luz para iniciar con el pie derecho este nuevo camino.

1. Descubre qué tipo de aprendiz eres. No todos aprendemos igual y no a
todos nos sirven las mismas estrategias de estudio. Es importante que aprendas a identificar el estilo de aprendizaje con el que mejor retienes, procesas, analizas y

pones en práctica la información y trabajes en estrategias que te permitan sacar el máximo provecho de tus tiempos de estudio y te conviertan en un estudiante autónomo. Para descubrir cuál es tu estilo de aprendizaje haz click aquí.

2. Aprende a organizar tu tiempo y a priorizar tus
actividades. Aprender a manejar y organizar efectivamente el tiempo es una
de las habilidades más valiosas de un aprendiz online. Aunque muchas veces pensamos que fácilmente podemos acomodar nuestros pocos tiempos libres a las actividades académicas, la realidad es que si no tenemos una rutina de estudio independiente, fácilmente podemos dejar que otras actividades se interpongan entre nosotros y nuestro estudio. Es por eso que es importante establecer un horario de estudio y trabajo y por sobre todo ¡cumplirlo! Parte de aprender a manejar nuestro tiempo también depende de saber evitar las distracciones: juegos, mensajes instantáneos o incluso algo sencillo como escuchar música se puede interponer entre nuestros deberes y nosotros. Evita estas distracciones.

3. Establece un buen contacto con tu tutor y con tus
compañeros, tanto dentro como fuera de los lineamientos del curso. Al no
tener una interacción presencial y continua con el tutor y los compañeros de clase, muchos aprendices se sienten solos y desamparados en su proceso de aprendizaje a tal punto que muchos desertan. Para evitar estos sentimientos de soledad y encontrar algo de apoyo, identifica cuáles son los canales de comunicación que el tutor ha establecido para el curso, participa activamente en actividades como foros, video-conferencias y chats. Esto te ayudará a conocer un poco más a tu tutor y a tus compañeros. Busca formas de comunicación con ellos por fuera del curso. Las redes sociales son una excelente forma para mantenerse en contacto, conocerse mejor y formar comunidades de aprendizaje.

4. Familiarizate

con

los

diferentes

recursos

online

disponibles dentro del curso y fuera de éste. Identifica y conoce las
herramientas que ofrece la plataforma y aprende sobre las diferentes herramientas que te serán útiles a la hora de realizar las actividades académicas y te ayudarán a minimizar el tiempo de trabajo. La idea no es emplear cuanta herramienta nueva conozcas sino identificar aquellas que sean versátiles y aprender a usarlas con habilidad. Si no sabes por dónde empezar te invitamos a

que conozcas los diferentes productos y servicios que ofrece Google, varios de ellos pueden ser adaptados a tus necesidades académicas. Haz click aquí.

5. Mantente motivado. El estudio en línea requiere de motivación constante
y evitar darse por vencido a causa de los inconvenientes que se puedan presentar. Así como en el resto de nuestras actividades tenemos buenos y malos días y constantemente enfrentamos dificultades, debemos aprender a reconocer aquello que nos desmotiva o nos hace infelices y pone en riesgo el futuro de nuestros estudios y atacarlo. Mantener presente los objetivos que queremos alcanzar con nuestros estudios es una buena estrategia para lidiar con la desmotivación.

Pon en práctica algunos o todos estos consejos para que cumplas con satisfacción esta nueva meta personal y académica. Te deseamos la mejor de las suertes.