You are on page 1of 9

 

LA ALEGRÍA DE DIOS SERÁ SIEMPRE VUESTRA DEFENSA   NEHEMÍAS 8,10 
  CVX‐Galilea (Madrid, España)  cvxgalilea@gmail.com  http://www.panyrosas.es/   

1. INTRODUCCIÓN 
  Nuestro  mundo  está  cruzado  de  murallas  que  tienden  divisiones entre los hombres. Nuestro mundo está cruzado  de  murallas  que  levantan  cegueras  entre  unos  y  otros.  Nuestro  mundo  se  empareda  con  duros  ladrillos  y  se  encierra  en  sí  mismo  en  la  creencia  que  se  basta  a  sí  mismo.     A  la  vez  la  gente  está  cada  vez  más  arrojada  al  mundo,  sin  defensas,  a  merced  de  cien  amenazas  que  recorren  en  banda  nuestro  tiempo.  Debemos  reparar  las  murallas  de  las  comunidades,  cuidar  las  murallas  derruidas,  restaurar  las  murallas  caídas  del  templo  y  la  ciudad.    La muralla es un símbolo ambiguo: debemos demoler la murallas de la división y la ignorancia  y  debemos  cuidar  las  murallas  que  defienden  la  dignidad  y  razón  de  lo  humano  frente  a  la  barbarie y el olvido.    Medita esta adaptación1 de  la historia de Nehemías (lee  también  el  texto  original)  y  busca  qué  preguntas  te  inspira  para  ti  y  los  demás.  Dediquemos  una  reunión  a  compartir  las  preguntas,  a  explorar  qué  preguntas  surgen  del  texto  para  nosotros,  para  nuestro  entorno  y  para  el  mundo.  Es  bueno  que  tengamos  este  texto  antes,  pero  también  podemos  leerlo  juntos y buscar juntos los interrogantes. Que alguien tome nota de todos para pasar la lista de  preguntas a todos los miembros por correo. Dediquemos otra reunión posterior a compartirlas  tras  haber  meditado  las  respuestas  durante  la  semana  y  orado  de  nuevo  la  historia  de  Nehemías.  
1

                                                               Vamos a leer una versión narrada de la primera parte del libro de Nehemías (caps. 1-8) en la
que incorporamos detalles interpretativos y damos suficiente cuerpo literario al relato como para hacerlo más comprensible. Partimos de la traducción realizada por Luis Alonso Schökel, José Luis Sicre y Manuel Iglesias (1976: Crónicas, Esdras, Nehemías. Ediciones Cristiandad, Madrid). Recomendamos leer el texto bíblico original.

   1:4 Las calzadas de Sion tienen luto. porque no hay quien venga a las fiestas solemnes.   La miraron los enemigos.   1:7 Jerusalén. estoy atribulada.   1:6 Desapareció de la hija  de Sion toda su  hermosura.    2. mis ojos fluyen aguas.   Y anduvieron sin fuerzas  delante del perseguidor. y de sus  rebeliones. y mi corazón está adolorido. mis ojos.   Muchos son mis suspiros.   Y de todas las cosas  agradables que tuvo desde los tiempos antiguos. oh Jehová.   . y se burlaron de su caída. y ved si hay dolor como mi dolor que me ha venido. porque me rebelé en gran manera. se le volvieron enemigos. ORACIÓN PARA COMENZAR    Tristezas de Sion la cautiva   (Primera Lamentación de Jeremías)  (selección de versos)  1:1 ¡Cómo ha quedado sola la ciudad populosa!   La grande entre las naciones se ha vuelto como viuda. cuando  cayó su pueblo en mano  del enemigo y no hubo  quien la ayudase.   Mi corazón se trastorna dentro de mí.   Todos sus amigos le faltaron. y sus lágrimas están en sus mejillas.   1:17 Sion extendió sus manos.   Porque se alejó de mí la consolación que dé reposo a mi alma.   1:12 ¿No os conmueve a cuantos pasáis por el camino?   Mirad.   Echó por tierra las fortalezas de la hija de Judá.    2:1 ¡Cómo oscureció el Señor en su furor a la hija de Sion!   Derribó del cielo a la tierra la hermosura de Israel.   Sus príncipes fueron como  ciervos que no hallan  pasto.   2:2 Destruyó el Señor. no tiene quien la consuele. mis entrañas hierven. sus aborrecedores fueron prosperados.   1:16 Por esta causa lloro.   1:20 Mira.   Porque Jehová la afligió  por la multitud de sus  rebeliones.   1:5 Sus enemigos han sido hechos príncipes.   Se acordó de los días de su  aflicción.   Y no se acordó del estrado de sus pies en el día de su furor.   1:2 Amargamente llora en la noche.   Destruyó en su furor todas las tiendas de Jacob.   No tiene quien la consuele de todos sus amantes.  Humilló al reino y a sus príncipes. y no perdonó.

   Y no descubrieron tu pecado para impedir tu cautiverio.   2:19 Levántate. que se lamentara el antemuro y el muro. en las plazas de la ciudad.   Su rey y sus príncipes están entre las naciones donde no hay ley.  Desde  entonces  Israel  no  cesó  de  lamentarse  y  llorar  por  esa  herida  (Lam  2.8). como en un día de solemnidad. ¿quién te sanará?   2:14 Tus profetas vieron para ti vanidad y locura.   2:11 Mis ojos desfallecieron de lágrimas. da voces en la noche. Noticias de la ciudad destruida    Ésta es  mi autobiografía. no retrajo su mano de la destrucción.   Y en el ardor de su ira ha desechado al rey y al sacerdote. Yo trabajaba en la corte del rey y por  eso  vivía  en  Susa  (Neh  1.    .   2:13 ¿Qué testigo te traeré.   2:8 Jehová determinó destruir el muro de la hija de Sion.1).     3.   Derrama como agua tu corazón ante la presencia del Señor. hijo de Jacalías (Neh 1.   Que desfallecen de hambre en las entradas de todas las calles. mi enemigo los acabó.  de  donde  había  salido  Abraham  para  fundar  el  pueblo  de  Dios  en  la  Tierra  Prometida.  2:6 Quitó su tienda como enramada de huerto. al comenzar las vigilias. oh virgen hija de Sion?   Porque grande como el mar es tu quebrantamiento.  Destruyó el lugar en donde se congregaban.   Jehová ha hecho olvidar las fiestas solemnes y los días de reposo en Sion.   Alza tus manos a él implorando la vida de tus pequeñitos.   Los que crié y mantuve. destruyó y quebrantó sus cerrojos. hija de Jerusalén?   ¿A quién te compararé para consolarte. pues.10)  dejando  a  la  vista  las  ruinas  y  puertas  destrozadas  para  que  todo  el  mundo  se  riera  de  su  vulnerabilidad  y  el  pueblo  de  Judá  fue  dispersado  por  todo  el  imperio.1).  al  este  de  Ur.   Cuando desfallecía el niño y el que mamaba.  capital  del  imperio  persa.   2:9 Sus puertas fueron echadas por tierra.   2:12 Decían a sus madres: ¿Dónde está el trigo y el vino?   Desfallecían como heridos en las calles de la ciudad.   Hizo. fueron desolados juntamente.  Pero  ahora  la  mayoría  de  todo  el  pueblo  de  Israel  vivíamos en todos los exilios de un lado a otro. se conmovieron mis entrañas.   Sino que te predicaron vanas profecías y extravíos.   Extendió el cordel. Hacía setenta  años ya que  las  murallas  de  Jerusalén  habían  sido  destruidas  por  los  persas  (2  Re  25.   Mi hígado se derramó por tierra a causa del quebrantamiento de la hija de mi pueblo. o a quién te haré semejante.   Derramando sus almas en el regazo de sus madres. MATERIAS PRIMAS    NEHEMÍAS Y LAS MURALLAS DE JERUSALÉN    a.   2:22 Has convocado de todas partes mis temores. Nehemías.

    Era  marzo  del  año  445  y. Me bajé de la corte  y fui a verles.2). pero me repuse y le contesté: “Majestad. Con él estaba un grupo de judíos desterrados que me presentó.5‐10).  Mis  relaciones  con  mi  Rey  eran  muy  estrechas. Pensé que nuestro Rey podría obrar a favor de mi  pueblo y le pedí a Dios: “Señor. mi Rey mí ponía una enorme confianza ya que en parte de mí dependía su vida y la mía  de  él.  pero  era  tal  la  tristeza  que  sentía  que  ésta  transparentó mi rostro.  como  siempre. Estando con ellos.     Al oír los sufrimientos del pueblo de Jerusalén lloré e hice duelo durante unos días.  tenía  que  ir  a  servir  al  Rey  el  vino. Te fuimos infieles y sufrimos la desolación y el destierro.2). fiel a la alianza y misericordioso. me interesé y les pregunté por la situación de aquellos judíos  que  no  se  habían  ido  de  Jerusalén  (Neh  1. El protocolo exigía  que  mostráramos  nuestro  mejor  aspecto.  Pero  vi  cómo  fue  avanzando  poco a poco  hasta  que  finalmente  en  el  año  448  (antes  de  Cristo)  venció  en  el  frente  interno  y  alcanzó  un  acuerdo  de  paz  con  Grecia.  .     Me llevé un gran susto. como el Faraón en  José. Pero tú mismo  dijiste que cuando volviéramos a ti y pusiéramos en práctica tu palabra.  Artajerjes  tuvo  muchos  enemigos  muy  hostiles.  Un día mi hermano Jananí llegó a la ciudad acompañado  por un grupo de judíos y me llamó  (Neh 1. haz que acierte y logre conmover al Rey”. nos reunirías de nuevo  en el lugar que nos elegiste” (Neh 1. ayunando y  orando al Dios del cielo con estas palabras: “Señor Dios. que me presenté al banquete como no debía.  Pero  era  tal  mi  desconsuelo por mi pueblo. El Rey se dio cuenta  y me preguntó: “¿Qué te pasa que tienes tan mala cara? Tú no estás enfermo sino que estás  triste” (Neh 2. No era un cargo cualquiera sino que.     Yo trabajaba en la corte de copero del rey Artajerjes: cataba todas sus bebidas por si querían  atentar contra su vida y se las servía. ten  piedad de tu pueblo.  Se  entristecieron  y  me  respondieron:  “Pasan  grandes privaciones y humillaciones. ¿cómo no he de estar triste  cuando la ciudad donde yacen enterrados mis padres está en ruinas y sus puertas consumidas  por el fuego?”. La muralla de Jerusalén está desmantelada y sus puertas  consumidas por el fuego”.  egipcios  y  enemigos  internos. Quizás por esas experiencias de guerra y paz de  mi Rey. Tomé el vino y tras probarlo se lo serví en su copa.2). comprendió tanto mi tristeza ante la vulnerabilidad que sufría mi pueblo.  Heredó  un  imperio  debilitado  por  las  luchas  con  griegos.  De  eso  hacía  tres  años  cuando  comenzó esta historia que os estoy contando.

 pero las autoridades y la mayoría de la gente y  sacerdotes protestaron.  a su sentido de dignidad y a la alegría: “Ya veis la  situación en que nos encontramos: Jerusalén está en ruinas y sus puertas incendiadas.19).  Finalmente. Se burlaron de mi propuesta  e incluso me acusaron de urdir una traición contra el Rey (Neh 2. El rey y la Reina se vieron y accedieron a dejarme ir un tiempo (Neh 1.  Estaban  tan  divididos  y  desanimados  que  tenía que ser alguien de fuera quien se lo propusiera. Se habían acostumbrado a ver las ruinas (Neh 2. Pero yo  necesitaba  más  ayuda  suya  y  le  supliqué  que  me  prestara  medios  y  autoridad  para  poder  cumplir  mi  misión  (Neh  1.  Gracias  a  Dios.  Recordaba  un  salmo  que  decía  “Dad  la  vuelta  en  torno  a  Sión  contando  sus  torreones y fijaos en  las  murallas”  (Sal  48. Vamos  a  reconstruir  la  muralla  de  Jerusalén  y  cese  nuestra  vergüenza.4). Reconstruir las ruinas    Así  llegué  a  Jerusalén  y  entré  por  una  de  sus  puertas  rotas. No empleé ni el poder de mi Rey ni les negué ningún temor  sino que apelé a su memoria de la ciudad.13).  vamos a trabajar juntos (Neh 2.  me  dirigí  a  las  autoridades  y  al  pueblo  exhortándoles  a  reconstruirlas.  así  que  salí  en  medio  de  la  noche a dar la vuelta  a  toda  la  ciudad  en  silencio siguiendo las  ruinas  de  sus  antiguas  murallas.    El  Rey  me  dijo:  “¿Y  qué  es  lo  que  quieres?”  (Neh  1.6).16) y muchos tenían  miedo de que levantando de nuevo la muralla disgustaran al Rey.16).11).  el  Rey  me  lo  concedió  todo  y  me  dio  autoridad  legal  para  intentar  reunir  a  quien  quisiera  del  pueblo  de  Jerusalén  reparar  sus  murallas  y  puertas rotas.    b.8).  Era un gran desastre  (Neh 1.  déjeme  ir  a  reconstruir  la  ciudad”  (Neh 1.18). Pero les animé: Venga.    Algunos enseguida se sumaron a la iniciativa. Volví a la  ciudad  y  estuve  meditando  sin  decir  nada  a  nadie  (Neh  1.  Me  llené  de  valor  y  le  pedí:  “Si  a  su  majestad  le  parece  bien  y  si  está  satisfecho  de  su  siervo.5).  El  Dios  del  cielo  hará  que  .

  acordaos  del  Señor  y  luchad  por  vuestros  hermanos”  (Neh  4.16) y también había mucha suspicacias y recelos y hubo gente que se  negó a tomar parte  (Neh  3.     Asigné a cada clan una parte del trabajo (Neh 3.  dentro  de  la  nave  y  cerremos  la  puerta  porque  van  a  venir  a  matarte”  (Neh  6.2‐3).  así  detendremos  las obras” (Neh 4.6‐8).37).10).17  y  19).  Pero  yo  les  dije:  “Un  hombre  .8).  Continuamente  venían  a  molestarme  con  insidias y malas intenciones y les contestaba:  “Tengo muchísimo trabajo y no puedo bajar.  Había  muchos  escépticos  a  los  que  les  parecía  imposible  levantar las ruinas (Neh 2.  Yo  rezaba  a  Dios:  “Escucha.1) y con gran rapidez nos empleamos a fondo.  aprovecharon  la  dificultad  del  desafío  y  comenzaron  a  sembrar  cizaña  y  confusión  entre  los  que  estábamos  trabajando  en  reconstruir  la  muralla.  cómo  se  burlan  de  nosotros.5). pero quedaba lo más difícil: la parte alta.  logré que la mayor parte de la ciudad se pusiera manos a la obra.  Algunos  trataban  maliciosamente  de  meterme  miedo:  “Vamos  a  meternos  en  el  templo.  No  voy  a  dejar  la  obra  parada  para  bajar  a  veros” (Neh 6.  hubo  quien. Pero con habilidad y entusiasmo. creando  confianza y alegría.  Nuestros  enemigos  conspiraban:  “Que  la  gente  no  sepa  ni  vea  nada.6).  Dios  nuestro.     Yo  no  cesaba  de  animar  a  la  gente  informándoles de todo y diciéndoles: “No les  tengáis  miedo.  como  Sanbalat.  Por ejemplo.34).  por  envidia  o  por  miedo  a  que  volviésemos  a  hacernos  fuertes. la Puerta de los Peces la repararon los hijos de Hasnaá.  Nosotros continuamos a lo nuestro trabajando y conseguimos elevar la antigua muralla hasta  media altura.  Lograron  desanimar  a  muchos  que  comenzaron  a  decir:  “Nosotros  solos  no  podemos  construir  la  muralla”  (Neh  4.  Hicieron  correr  la  voz  de  que  yo  quería  ser  rey  de  Israel.4).  tengamos  éxito”  (Neh  2.1‐32).  me  hicieron  llegar  la  amenaza  de  que  iban  a  asesinarme.  Al  vernos  trabajar.  nos  dijo:  “¿Qué  hacen  esos  desgraciados  judíos?  ¿Os  creéis  que  vais a terminar hoy y a resucitar de montones de  escombros  unas  piedras  calcinadas?”  (Neh  3. la Puerta de la Fuente la  rehizo  el  clan  de  Salún  o  la  Puerta  del  Barrio  Nuevo  las  comunidades  de  Yoyadá  y  Mesulán  (Neh  3.  pero  la  gente  no  les  creyó  porque  yo  trabajaba todos los días junto a ellos y me conocían (Neh 6.  La oposición de muchos era enorme y no dejaban  de  reírse  e  insultarnos.    Entonces  la  oposición  se  redobló. Al ver que eso tampoco les  funcionaba. Ninguno de ellos quería  que  Israel  volviera  a  cobrar  fuerza  y  soliviantaron  a  los  pueblos  vecinos  con  mentiras  diciéndoles  que  íbamos  a  atacarles  para  que  deshicieran  nuestros  trabajos. No borres de tu vista sus pecados pues  han  ofendido  a  los  constructores”  (Neh  3.

  sobre  todo  las  mujeres.  conquistados por los babilonios y explotando unos a otros. Dios desbarató sus planes y pudimos  volver  a  la  muralla.16).    Cuando  inauguramos  la  muralla  todo  el  pueblo  se  reunió  como  un  solo  hombre  en  la  plaza  ante la Puerta del Agua (Neh 8.  Dios  mío.  por  respeto  al  Señor  (Neh  5.  sin  respuesta.  Pero  durante  todo  el  tiempo  que  estuve  en  esa  misión  siguieron enviándome cartas para intimidarme (6.  éramos  pocos  pobladores.  La  muralla  significaba  mucho  más  que  sus  meros  muros.    En el fondo.7‐8  y  11).    Todas  las  brechas  y  ruinas  de  las  murallas  fueron finalmente restauradas (Neh 7.12).9).  Se  quedaron  cortados.  Yo  no  obré  así.  cobré  nuevos  ánimos  (Neh  6. les ahogaban con impuestos. Al contrario. sin poder contenerme.19).  Cuando me enteré de sus protestas y de lo que sucedía me indigné y.19).14).  comenzaron  a  protestar  acusando  a  los  propios  nobles  y  autoridades  de  su  ciudad  de  la  pobreza  y  violencia  que  sufrían  ya  que  les  explotaban.  como yo no huye ni se mete en el templo para salvar la vida. Entonces  me  quité  mi  manto  y  lo  regalé  a  los  pobres  y  dije:  “Así  despoje  Dios  al  que  no  cumpla  su  palabra”. Id a comer todos juntos. bebed vino y enviad comida a los que  . El triunfo de la alegría    Al ver nuestros enemigos que sabíamos lo que hacíamos.  porque  respondieron: “Se lo devolveremos sin exigir nada. Haremos lo que dices” (Neh 5.  olivares  y  casas”  (Neh  5.3‐5).15). Y  nos dimos cuenta de que esto podía hacer  bien  a  más  gente.  expropiaban sus bienes. El  pueblo  lloró  por  sus  antiguos  pecados  de  tantos  años  de  infidelidad  y  olvido  de  Dios. Y toda la asamblea respondió: “Amén” (Neh 5.  La  gente  sencilla.13).    c. Convoqué contra ellos una asamblea general y  les  dije:  “Os  estáis  portando  con  vuestros  hermanos  como  explotadores.  personalmente  me  puse  a  trabajar  en  la  muralla  (Neh  5.    En  los  doce  años  que  estuve  en  Jerusalén  ni yo ni los míos cobramos nada del pueblo  ni  vivimos  de  ellos  (Neh  5.6).  así  que  llamamos a todos los pueblos dispersos de  Israel  y  acudieron  numerosas  familias  de  nuevo a Jerusalén (Neh 11).  acuérdate para mi bien de todo lo que hice  por esta gente” (Neh 5.  Para  lo  espaciosa  que  era la ciudad y ahora estaba protegida por  las murallas que elevamos con la ayuda de  Dios. Pero me dirigí a ellos y les dije: “No  os entristezcáis ni lloréis más. lo que no querían es que el pueblo cobrara demasiada confianza porque acabarían  organizándose  y  así  fue. pensando que abandonaríamos la obra dejándola a medio acabar.  viñas. Y denuncié de qué modo  trataban de sembrar el miedo mediante amenazas (Neh 6. sus hijas eran violentadas y tenían que  entregar a sus hijos como esclavos cuya libertad luego les obligaban a recomprar (Neh 5.1) y el sacerdote Esdrás leyó el libro de Moisés desde el alba  hasta el mediodía y los oídos de todo el pueblo estaban atentos al libro de la Ley (Neh 8.  Quizás  sintieron  temor  y  también  vergüenza  y  arrepentimiento.1).  Querían  intimidarnos.2).9). No voy”.  me encaré a los nobles y autoridades (Neh 5.12‐13).  Devolvedles  hoy  mismo  sus  campos.  Además.  pero  permanecíamos  vigilantes  en  todo  momento  (Neh  4.

  —¡Cierra la muralla!    Al corazón del amigo.  respondió amén y después se inclinaron y adoraron al Señor.6).. Ni la tristeza nos justificaría ya de nada ni las murallas nos salvarían.12)..10).  —¡Abre la muralla!  —¡Tun.  —¡Cierra la muralla!  —¡Tun.  abre la muralla.  los blancos. ORACIÓN FINAL    Si te ayuda a dar profundidad a la historia anterior. Todo el  pueblo organizó una gran fiesta porque habían comprendido todo lo que le habían explicado  (Neh 8.  al veneno y al puñal. su manos negras.     El  sacerdote  Esdrás  bendijo  al  Señor.  Dios  grande..  . sus blancas manos.  cierra la muralla. tun!  —¿Quién es?  —Una rosa y un clavel.    4. tun!  —¿Quién es?  —El alacrán y el ciempiés. rostro en tierra (Neh 8.  desde el monte hasta la playa.   bien allá sobre el horizonte.    —¡Tun.  abre la muralla. tun!  —¿Quién es?  —El sable del coronel...  no  tengan”  (Neh  8.  Habíamos  reconstruido  con  muchos  años  y  trabajos  las  ruinas  de  las  murallas pero sabíamos que de nada nos defenderían sino que Dios mismo era nuestra única  muralla ante el Enemigo.  al mirto y la yerbabuena.8).. tun!  —¿Quién es?  —La paloma y el laurel. lee este conocido poema de Nicolás  Guillén...  y  todo  el  pueblo  levantó  las  manos.  Así que vi para todos y antes de marcharme quise que siempre recordaran esta conclusión: “La  alegría de Dios será siempre vuestra defensa” (Neh 8.   —¡Abre la muralla!  —¡Tun. una muralla que vaya  desde la playa hasta el monte.  Ay. que fue musicalizado por el grupo Quilapayún:    LA MURALLA    Nicolás Guillén    Para hacer esta muralla  tráiganme todas las manos:  Los negros.

  los negros.    Alcemos una muralla  juntando todas las manos..  cierra la muralla.  al diente de la serpiente.  al ruiseñor en la flor..  Una muralla que vaya  desde la playa hasta el monte.   bien allá sobre el horizonte..  desde el monte hasta la playa.      .  los blancos..  abre la muralla. sus manos negras. sus blancas manos.