Barack Obama y los cambios geopoliticos y culturales del siglo XXI Estamos ante un nuevo mundo.

Carlos Fuentes para LA NACION Martes 19 de octubre de 2010 | Publicado en edición impresa EL orden mundial ha cambiado y el presidente Barack Obama lo sabe. Se acabó la Guerra Fría, la oposición nuclear entre Estados Unidos y la URSS. Se acabó la época unipolar, en la que Estados Unidos aparecía como la única potencia global. Y se inició la era "multipolar", en la que, siendo siempre una gran potencia, debe compartir el escenario del poder mundial con los BRIC: Brasil, Rusia, la India y China. Diferentes potencias. Brasil se afirma con toda la audacia y sabor de su presidente, Lula. Pasa por encima de las prohibiciones de la Guerra Fría, se asocia con Irán y Turquía y trata con benevolencia a la Venezuela de Hugo Chávez. Compensa su heterodoxia internacional con ortodoxia interna. Mantiene la propiedad pública pero da entrada a la propiedad privada en la industria petrolera (ojo Pemex) y no depende del "oro negro", porque Brasil, antes de tener petróleo, desarrolló otras fuentes de energía. Lula ha continuado las reformas iniciadas por su antecesor, Fernando Henrique Cardoso. Casi un cuarto de siglo de desarrollo y estabilidad. Un descenso de la pobreza del 60 al 30% de la población. Pero continuidad del crimen, las zonas de miseria, el territorio inexplorado. Rusia se ha extraviado entre la tradición autoritaria de su pasado y la novedad de su capitalismo inédito. La corrupción ha sido el puente entre ambas. La famosa profecía de Tocqueville se ha cumplido: el futuro les pertenecerá a los imperios continentales, uno democrático (Estados Unidos), el otro autoritario (Rusia). La India es un contraste entre sus logros en alta tecnología, clases dirigentes educadas y creación de riqueza, por una parte, y diferencias sociales y culturales abismales, por la otra. Sólo China juega con póquer de ases, invadiendo sin hacer ruido áreas del comercio internacional y la financiación europea y norteamericana, aunque su régimen sea dictatorial -autoritarismo capitalista- y vastas regiones de su territorio vivan en el subdesarrollo. El presidente Obama sabe todo esto, pero le cuesta decirlo. Un número grande de estadounidenses no se ha enterado de los cambios. Viven la ilusión de la potencia única, del destino manifiesto, de la superioridad incontestable de su nación. ¿Cómo decirles la verdad a estos ciudadanos del pasado estadounidense? ¿Cómo restarle enemigos a un país que siempre los ha necesitado para justificarse? El caso del febril pastor en Gainesville, Florida, sirve como ejemplo: el islam es hoy el enemigo, tan total como hasta ayer lo fue el comunismo. La falacia del Tea Party, alentada por la singular analfabeta Sarah Palin, evoca una épica fundadora de la nación (el asalto en Boston a los buques surtos en su puerto en 1773), para darle título a un movimiento anárquico que se opone a todo, no tiene ideas propias y considera que Obama es un comunista nacido en Africa (¿o Indonesia?). No es menor, por todo ello, el esfuerzo del presidente estadounidense para hacerle entender a su país que estamos en una nueva era, con nuevos derechos y obligaciones. Lo insinuó en un reciente discurso, cuando indicó que el trabajador migratorio es el portador de una nueva cultura global que enriquece a las culturas locales y nos prepara para un siglo XXI de interdependencias. Mal entendido por el ala izquierda de los demócratas, que lo quisieran más radical, y por el centro independiente, que hubiese querido más atención a los problemas de la reforma hipotecaria, Obama es detestado por la derecha republicana y enfrenta, el mes que viene, una elección a la que llega con menos del 50% de la aprobación pública. Hecho extraordinario, si consideramos que el presidente Obama ha logrado una ley de salud pública aplazada desde siempre, una ley de estímulos para salvar a la industria automovilística, una reforma bancaria para restarles a los bancos privilegios indebidos, una

etc. © LA NACION . Veremos qué dice y qué hace para reforzar su base. Todos. crear un sistema impositivo más justo. divididas a la mitad. iPod. ¿Ironía? Quizá. "Amigo" se convierte en verbo: "amigar" y en consecuencia "des-amigar".que está creando otros códigos de conocimiento: Facebook. divididas en cuatro. a costa de su propia hija. Más novedosa es La red social. ni siquiera prestigio o dinero. La fama instantánea para quien quiera presentarse como lo que no es pero quisiera ser. Ahora llega a una prueba electoral difícil. se quieren y soplan burbujas de jabón al firmamento. La película de Stone es una maravilla de estructuración técnica. ¿El precio? El aislamiento en nombre de la comunicación. Lo que quiere es darle paso a la nueva revolución post-Gutenberg. Stone nos lleva a una fiesta de familia celebrando el primer cumpleaños de un bebe.reducción de la pérdida de empleos y una reducción del 4% del PBI en vez del 12% previsto por Bush. aparecen novedades que atañen a la llamada "era de la información" y al hecho de que los espacios de la misma están siendo llenados por una multitud de medios que nos están llevando de la era de la palabra impresa (la era de Gutenberg) a una novedad aún no bautizada -¿la edad de la información?. Más dramática -e increíble. donde el director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin han ido a la raíz del asunto: el mundo juvenil de la Universidad de Harvard. La intimidad a la distancia. Stone continúa la historia del tiburón de las finanzas Gordon Gekko (Michael Douglas) cuando sale de la cárcel donde pasó ocho años por crímenes financieros y se dispone.ser reelegido en 2010. la condescendencia.. cuya posible paradoja consiste en que un usuario se comunica con millones de usuarios pero en realidad queda más aislado que nunca. detener la caída al vacío de los mercados. del director David Fincher. que al cabo trabajan en Hollywood. no lo que realmente eres. Y el presidente de Estados Unidos es y se llama Barack Obama y tiene el enorme problema de traducir un mundo nuevo a conciencias y hábitos antiguos. The Social Network (La red social). En Wall Street los protagonistas son la ambición y la avaricia. Este es el tema explorado por dos notables películas de la "era Obama". Ya no puede emplear la retórica del opositor al poder. También ha subsanado los del gobierno anterior. Mark Zuckerberg. Pagar deudas heredadas. El joven Zuckerberg piensa arealidad cotidiana. ahora. Zuckerberg es un joven multimillonario filántropo y Gordon Gekko es Michael Douglas. Obama es el poder. de nuevo. a rehacer su fortuna a costa de sus enemigos. porque lo que Mark quiere no es amor. el aislamiento y la hostilidad. El espectador queda sujeto a un despliegue de pantallas simultáneas. La amenaza implícita del engaño: eres lo que dices ser. Internet. grandes acercamientos a rostros y objetos seguidos de panorámicas de ciudades y naturaleza. y Wall Street 2. continuar las reformas y -preocupación central. social. La explotación del resentimiento de cada individuo. de Oliver Stone. en un mundo más salvaje que el de ayer. más tiburón que nunca. La era de la información. ni amistad. ¿Qué clase de país gobierna Obama? Aquí. donde un joven genio matemático. Ambos realizadores. En La red social. hacen concesiones finales. humana. ahora. La comunicación indiscriminada conduce a la desinformación.es la escena final de La red social. inventa Facebook por encima de toda consideración ética. Obama ha cometido errores.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful