You are on page 1of 17

5/20/2007

LECTORES, RATONES E HIPERTEXTOS∗ El procesamiento electrónico de texto representa el cambio más importante en la tecnología de la infomación desde el desarrollo del libro impreso. Landow En este ensayo se exploran algunos de los desafíos que las nuevas tecnologías digitales le plantean a la cultura escrita. Su autor no es un experto en informática sino, esencialmente, un hombre de libros, que ha realizado prácticamente todos los trabajos propios del oficio: corrector de estilo, lector, escritor, librero, editor, traductor, coleccionista, estudioso de su historia y ratón de biblioteca; a lo largo de su vida ha seducido a muchos para que escriban libros y los ha acompañado en su aventura: algunos se lo agradecen; otros no se lo perdonan. Digo esto para que quede muy claro que es desde esta vocación por los libros desde donde podré hablar, no sin cierta timidez, sobre un tema que parece estar reservado a los especialistas en computadores; pero también para que el lector sepa desde ahora qué puede esperar y qué no de un ensayo sobre las nuevas tecnologías de la lectura escrito por un habitante de la Galaxia Gutenberg que se asoma inquisidor y curioso al hiperespacio de las nuevas galaxias. Esta condición de advenedizo tiene, por otro lado, una gran ventaja y es que, por necesidad, tendré mucho más que decir sobre la lectura que sobre las tecnologías mismas. Es posible que algunos lectores, perplejos como el autor ante la revolución digital, estén buscando precisamente este enfoque. En las lecturas preparatorias que hice para este trabajo encontré exactamente lo contrario, es decir, que la mayoría de los textos consultados contenían una gran cantidad de información especializada sobre los nuevos artefactos tecnológicos, pero eran muy débiles en el análisis de sus efectos. Afortunadamente mi encuentro con el libro de George Landow, titulado Hipertexto: la convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología 1 me abrió una perspectiva completamente diferente que, estoy seguro, no pasará desapercibida para el lector avisado. Existen dos posiciones extremas frente al tema de las nuevas tecnologías: por un lado, los optimistas que pronostican una vez más la desaparición del libro (ahora más fanáticos después del triunfo de “Deep Blue” sobre Kasparov); otros más escépticos, invocando la defensa de los valores propios de la cultura escrita, asumen una postura cerrada frente a las nuevas tecnologías, a las que consideran enemigas del libro y todo lo que él representa. Nuestra posición no es ninguna de éstas: el ser esencialmente hombre de libros no significa prohibirnos la curiosidad intelectual frente a otras formas de existencia de lo escrito que han servido como

Este artículo fue publicado originalmente en Lectura y Nuevas Tecnologías, Memorias del Tercer Congreso Nacional de Lectura, Bogotá, Fundalectura, abril, 1997. Puede reproducirse con la autorización escrita del autor y citando los respectivos créditos. 1 Landow, George P., Hipertexto: la convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología, Barcelona, Paidós, 1995.

1

las agendas digitales o el computador amplifican la memoria. R. 3 Roger Chartier se ha propuesto desarrollar una historia de la circulación de lo impreso y de las prácticas de lectura. transmisión y recepción de los textos transforma no sólo las formas de presentación. Por un lado." En: Infancia y Aprendizaje. produciendo modificaciones en el trabajo que se ejecuta con ellas y en quien las utiliza. Gedisa. más aún. 1992.3 Del oido al ojo 2 Salomon. 2 . Gavriel. 1994. El automóvil no sólo aligeró el transporte. el libro. como parte de un proyecto más amplio que tiene por objeto una historia de las representaciones colectivas del mundo social. lo que verdaderamente está en juego es el futuro del lenguaje escrito. Barcelona. Barcelona. LA HISTORIA DE LA ESCRITURA Y DE LA LECTURA ESTA INTIMAMENTE LIGADA AL SURGIMIENTO DE NUEVAS TECNOLOGIAS Toda la historia de las transformaciones en los modos de leer y de escribir está íntimamente vinculada a la de la aparición de tecnologías que en su momento también fueron nuevas. potenciándolas.. Los soportes pueden cambiar. aunque más sutil de percibir. 58. el teléfono o el fax nos permiten comunicarnos sin necesidad de movernos. Pero las tecnologías son transformadoras también en un sentido mucho más profundo. lo organiza de otra manera (los españoles lo llaman “ordenador”). 143-159. pero su uso inteligente reestructura el trabajo. ni será la última en la historia de cultura escrita. sino que cambió el concepto mismo de viajar.5/20/2007 soporte material a la palabra mucho antes y después de la aparición del libro. el computador puede emplearse para hacer las mismas tareas que hacemos sin él. y permitiéndonos realizar las tareas de una manera más fácil y eficiente. El automóvil y otros medios de transporte acortan las distancias. sino también los modos y las prácticas de la lectura. sino que modificaron la estructura de la conversación. las tecnologías amplifican las capacidades humanas. ni la única. al igual que en otros campos de la acción humana. cómo lo hacemos y cuándo lo hacemos. Las tecnologías no sólo sirven para amplificar la acción del hombre sobre su entorno.2 ¿Pero podemos atribuirle esta acción transformadora de la tecnología también al terreno de la lectura? Como ha intentado demostrarlo en toda su obra Roger Chartier. todo cambio en las tecnologías de producción. Ver Chartier. sino que la transforman. en cuanto producen una re-organización de la acción humana. El potencial de la tecnología radica en su capacidad de redefinir y reestructurar en forma fundamental lo que hacemos. El orden de los libros. "Las diversas influencias de la tecnología en el desarrollo de la mente. El mundo como representación. el teléfono y el fax no sólo permitieron la comunicación a distancia. Gedisa. La revolución que están produciendo las que hoy llamamos “nuevas tecnologías” no es ni la primera. no puede entenderse sin ellas. 1992. representa tan sólo un nuevo capítulo en este desarrollo. Un breve recorrido por tres momentos de la historia social de los modos de producción y recepción de los textos escritos puede ayudarnos a responder a este interrogante.

5 Seguimos en este apartado el análisis que hace R. Miles de años antes de la invención de la escritura fonética existieron sistemas de escritura muy ricos. sino los mismos sonidos del habla. A partir de esta invención. ya no sería posible pensar en las palabras sino como registros que ocupaban un lugar en el espacio. Chartier en su artículo “Del códice a la pantalla: trayectorias de lo escrito” en revista Quimera. no sólo por el oido. 1987. y que tuvo unas dimensiones y unos efectos difíciles de comparar. y se convirtió en objeto tangible. La palabra. La conquista de la escritura fonética consistió en inventar una manera de representar visualmente. p. 43-49. 21. de una manera análoga a como hoy hacemos pasar el texto por la pantalla del computador (las teclas con flechas ← y → serían en cierta forma los sustitutos de los rodillos). la tecnología del alfabeto consiguió atraparlas en el espacio y en el tiempo. Las palabras son sonidos o acontecimientos que se desvanecen en el tiempo.5/20/2007 El paso de la oralidad a la escritura constituye la primera gran revolución en la historia de las tecnologías de la palabra. Walter. mediante caracteres gráficos. que hasta entonces sólo había existido como evento sonoro en el tiempo. que tenía en promedio 6 a 7 metros y que guardado formaba un 4 "Ong.” La lengua se manifestaba ahora también como un objeto permanente ante los ojos del lector: podía percibirse por los ojos. En la escritura alfabética. ya no figuras o ideas. Fondo de Cultura Económica. "Aunque las palabras están fundadas en el habla oral. Del volumen al códice El paso del volumen al códice. cuando apenas han acabado de pronunciarse. a un nuevo habitat: el espacio. La escritura alfabética permitió representar gráficamente la palabra. basados en la utilización de signos visuales que representaban esquemáticamente la realidad. Un texto corto podía guardarse en un solo rollo. o expresaban ideas mediante un complicado código de convenciones. es otro capítulo muy interesante de la historia del libro que puede ayudar a entender cuán estrecha es la relación entre los dispositivos tecnológicos que hacen posible la producción y circulación del libro y las prácticas de lectura. Estaba compuesto de dos cilindros o rodillos hechos de madera o de hueso. que servían para que el lector fuera desenrollando el papiro frente a sus ojos. p.4 La palabra se desplazó desde el mundo del sonido. J. no. que hasta ese momento había existido sólo en el mundo del sonido. a cada unidad sonora o fonema del lenguaje hablado le corresponde un signo o grafema que representa el sonido del lenguaje.5 El volumen designa a esa forma del libro en forma de rollo. su habitat natural. 150. la escritura las encierra tiránicamente para siempre en un campo visual.. sept. 1996. que remataban en unas protuberancias con forma de perilla llamadas cuernos. Oralidad y escritura: tecnologías de la palabra. que tuvo vigencia hasta bien entrada la Edad Media. tomó una forma espacial. 3 . México. que podía guardarse para ser leida en otros momentos o en otros lugares diferentes de aquellos en los que se había producido originalmente.

establecer comparaciones entre ellos pero. Aparece la paginación. necesariamente. antes ocupadas en operar el rollo.5/20/2007 cilindro de 5 a 6 centímetros de diámetro. Esta evolución tecnológica. que luego se cosían entre sí. que facilitan la comparación de un un pasaje con otro. los índices. La misma constitución de los rollos obligaba a los autores a publicar sus trabajos por secciones más cortas. ya no en el código como lo fue la escritura alfabética sino en el soporte de la escritura. El lector podía colocar varios libros sobre el pupitre. y las concordancias. práctica que lo forzaba. a tomar una mayor distancia del texto y con la que empezarían a desdibujarse los límites entre lectura y escritura. Los libros se pueden guardar más fácilmente y aparecen los formatos asociados con los distintos géneros textuales. Se llama códice al libro formado por cuadernillos que resultaban de doblar las hojas. Para desenrollar el volumen. las dos manos del lector estaban ocupadas en sostener y manipular los rodillos. suficientemente cómodo para sostenerlo en la mano. sobre todo. característica de los principales autores latinos. la página puede utilizarse por los dos lados y la cantidad de información que contiene el soporte es mucho mayor. y que empezó a competir con los rollos en el siglo primero después de Cristo. traería consigo una serie de transformaciones importantes en los modos de leer y de escribir. Bajo esta nueva forma. tomar notas al tiempo que leía. 4 . con lo que quedaba inhabilitado para escribir mientras leía. de allí la división en varios “libros”. La principal de ellas es que liberó las manos del lector. consultarlos simultáneamente.

op. como en los debates universitarios medievales.. más fáciles de adquirir.) a un grupo de lectores (. desafiando y reduciendo el control de la autoridad sobre los escritos 6 Ong. McLuhan ha mostrado cómo los manuscritos permanecieron por mucho tiempo ligados a la oralidad. la impresión la incrustó más categóricamente en el espacio. La imprenta también hizo que la literatura resultara.. Los libros y la lectura empezaron a ser también más personales. Los libros eran ahora más portátiles. originalmente oral. el énfasis que se le ha dado al efecto que tuvo en la multiplicación del libro ha ocultado los cambios más profundos que trajo consigo en las formas y hábitos de leer.”6 Esta mayor espacialización de la palabra contribuyó. La nueva tecnología no sólo hizo que hubiera más libros. y los nuevos dispositivos editoriales fueron utilizados por hábiles editores para introducir en los libros variaciones que hicieron que obras consideradas antes para una élite lectora únicamente. en grandes bibliotecas de libros impresos que contenían grande colecciones de escritos mundiales. atrajeran la atención de un público mucho más amplio.. un rincón de la vida privada que estaba dedicado únicamente a la lectura.) que compraban libros para leer en la intimidad de su casa. a silenciar los residuos de oralidad que habían quedado todavía en la cultura del manuscrito. instauró nuevos espacios de lectura y escritura. tan característica de la era del manuscrito. por ejemplo.). objetivamente real y. W. Sin embargo. retirado de los diarios afanes.. subjetivamente concebible como hecho universal. 5 . 120-121.. Pero mucho más importantes resultaron los efectos sociales de la imprenta. Con la imprenta la palabra ingresa definitivamente a la dimensión del espacio. La escritura sólo servía para recircular el conocimiento al mundo oral. p. que va a tener consecuencias profundas en las prácticas de lo escrito y en la vida intelectual de Occidente. Si “la escritura reconstituyó la palabra hablada. liberando al escritor de la necesidad de un patrocinador y la consiguiente servidumbre a la riqueza. La imprenta también reordenó la relación de las letras con otros agentes sociales.5/20/2007 Del manuscrito al libro impreso La imprenta de tipos móviles es otra tecnología que produjo una nueva y radical revolución en la lectura. En La galaxia Gutenberg. sólo que de una manera más inexorable de lo que jamás lo consiguiera la escritura. sino que amplió el universo de los lectores y también el de los escritores. es decir. o para leer en voz alta.. por lo tanto. cit. Y estas nuevas condiciones empezaron a producir transformaciones en los hábitos y modos de leer: la lectura colectiva en voz alta.. de manera lenta pero definitiva. La tecnología de la imprenta creó también un nuevo público lector que pasó de ser “un pequeño grupo de oyentes o lectores de manuscritos (. empieza a dar paso a la práctica de la lectura solitaria y silenciosa.. por primera vez. La posibilidad de tener más libros contribuyó a institucionalizar la biblioteca como un lugar especial de la casa.. aun cuando las personas se encontraran leyendo a solas. en el espacio visual (.

mientras que bajo la forma de códice empezaron a aparecer textos escolares. Editions Albin Michel. De este breve recorrido por la historia de los modos de circulación de lo escrito se derivan. 46. más que modificándolas.. obras que no pertenecían a los cánones literarios aceptados. cit..”8 Por último. 1958.9 LAS NUEVAS TECNOLOGIAS DIGITALES Kernan. o una fusión de la cultura propia de ambas. la cual permanecía aferrada a los autores clásicos. que resultó definitiva para que el Renacimiento italiano se extendiera por toda Europa. 7 6 . y esto es muy interesante. XV. y modificó por completo la estructura de la vida social e intelectual. sólo hasta el siglo XVIII puede decirse que la tecnología de la imprenta “hizo pasar a los países más adelantados de Europa de una cultura oral a otra impresa. 9 Para estudiar con mayor profundidad estas transformaciones remitimos al lector a la obra clásica de Lucien Febvre y Henri-Jean Martin. que se siguieron publicando en la forma tradicional. algunas reflexiones que pueden arrojar luz para comprender mejor el impacto que pueden llegar a tener las nuevas tecnologías en las formas de leer y escribir. Princeton University Press. es decir. En tercer lugar. George P. En segundo lugar. cómo los cambios ocurridos en las tecnologías del texto. tratados técnicos o relatos.”7 En su monumental obra. cit. Las posibilidades que ofrecía el códice frente al volúmen sólo se aceptaron muy lentamente entre la élite letrada. Según estudiosos como Alvin Kernan. letters and Samuel Johnson. a mi modo de ver. hasta tal punto que un lector común tenía que examinar el libro con mucho cuidado para saber si era impreso o escrito a mano. Elizabeth Einsenstein ha intentado demostrar cómo la imprenta trajo consigo toda una revolución de la comunicación en el s. 8 Kernan. En primer lugar. sirvió como catalizador de la reforma protestante. Tenía razón Francis Bacon al afirmar que la imprenta había cambiado la apariencia y el modo de ser de todo el mundo. p. Printing technology. ya sea en el código. Alvin. en ninguno de los casos analizados la antigua tecnología fue sustituida completamente por la nueva de manera inmediata. Alvin. Princeton. Princeton.5/20/2007 mediante la censura estatal y promoviendo una ley sobre propiedad intelectual que entregaba al autor la propiedad de sus propios escritos. citado por Landow. 48. Printing technology. desencadenan sus correspondientes transformaciones en los modos del leer y el escribir. por regla general eran los lectores no convencionales los más dispuestos a adoptar las tecnologías innovadoras. en el soporte o en su reproducción y circulación.. L’Apparition du livre. p. reordenando toda la sociedad y reestructurando las letras. Princeton University Press. letters and Samuel Johnson. de manera convincente. op. lo más usual resulta ser más bien una convivencia de las dos. hubo que esperar a que pasara un tiempo relativamente largo para que empezaran a sentirse los efectos de estas transformaciones culturales: los libros que se hicieron por lo menos durante los cincuenta años que siguieron a la invención de la imprenta intentan ser una copia fiel de los manuscritos que reproducen. op. hizo posible el surgimiento de la ciencia moderna. los tres momentos de la historia de la lectura analizados muestran. 1987 (citado por Landow.

en forma de impulso eléctrico. sino que reside intangible en el corazón de un microprocesador en forma digital. como lo hacía el célebre cartero de la película. lo sonoro. Ahora se “digitan” las palabras en un computador. son impulsos eléctricos o bits. es también una noción demasiado amplia. La mayor parte de la información que leemos hoy día nos llega todavía impresa en forma de átomos que vienen encapsulados en periódicos. El mercado del libro es todavía un negocio basado en átomos. que tuvo la suerte de llevarle el correo al mismísimo Neruda. o a lomo de mula. desde la composición del texto hasta la pre-prensa. Lo paradójico es que prácticamente todo el proceso editorial por el que se ha hecho este libro. Atlántida. La diferencia entre enviar cartas por correo aéreo y por correo electrónico puede ayudarnos a entender mejor esta cuestión de átomos y bits. casi al mismo tiempo que las transmitimos. En algunas regiones de nuestra geografía las cartas se entregan todavía en lancha. atómos sobre átomos. En este trabajo vamos a referirnos a las tecnologías llamadas digitales. luego de las consabidas inspecciones. revistas o libros (como éste que usted está leyendo). 10 Negroponte. ponerla en un sobre con la dirección del destinatario. pero en el momento de hacerlo llegar a sus lectores.5/20/2007 A pesar de que el término “nuevas tecnologías” resulta sugestivo para designar un espectro muy amplio de códigos y soportes utilizados hoy día como mediaciones del lenguaje verbal o no verbal. ni tamaño. Pero lo que “sale” y lo que “llega” por un correo electrónico no son las palabras que vemos transitoriamente impresas en la pantalla. Para hacer llegar una carta. las palabras toman la forma de entidades físicas: manchas de tinta sobre el papel. el papel en el caso del libro. reconvertir los bits a átomos. se escapan por un modem hasta un “servidor” que las pone a viajar por el espacio para que llegen a otra terminal. llevarla al correo y después esperar días para que. La mezcla de audio. se realiza digitalmente. El correo áereo es básicamente un servicio de transporte de átomos. Buenos Aires. que necesita precisarse. Los bits —explica Negroponte— son el elemento más pequeño en la cadena de DNA de la información. Lo primero que caracteriza a las tecnologías digitales es su forma de guardar la información. Lo digital es otra cosa. es decir. 1995. video y datos que conocemos como multimedia no es más que un resultado de esta posibilidad de combinar bits entre sí. 7 . llegue hasta su destino final. ha sido necesario imprimirlo sobre papel. En los libros. o en bicicleta. es necesario escribirla sobre papel. no tienen color. ni peso.10 Esta no está impresa sobre un soporte físico. pueden desplazarse a la velocidad de la luz y reconvertirse o mezclarse fácilmente con otros bits para conformar distintas formas de mediación: lo visual. lo verbal y lo no verbal. Para explicar esta particular condición de “ser digital” Negroponte establece una diferencia entre átomos y bits. Nicholas. Ser digital. la animación. en particular a la forma conocida como hipertexto.

que ya vienen incluidas en cualquier oferta de computador o cuando “navegamos” por Internet. permitiéndole al usuario moverse entre los distintos bloques de información. sonido. en el que he trabajado ya por muchos años. En este tipo de hipertexto. video. Otra relación que posiblemente ya hemos tenido con el hipertexto es cuando “dialogamos” con un cajero automático. es porque de todas las nuevas tecnologías. lo único que puede hacer el lector es seleccionar una ruta de entre las múltiples opciones que le ofrece el programa.en los modos de leer y de escribir.5/20/2007 Para poder manejar información digital tenemos que utilizar dispositivos digitales. Uno explora los distintos menús con el cursor y hace “click” con el ratón sobre un ícono o una palabra que lo lleva a un nuevo menú. consultamos una de las típicas enciclopedias en CD-ROM. o animación. que hoy nos separan de nuestros hijos y de nuestros jóvenes alumnos. a través de los cuales se pueden explorar las distintas posibilidades que ofrece un programa.o está produciendo ya . Los nodos son los distintos fragmentos o bloques que constituyen las unidades básicas de información. por ejemplo. porque para aprovechar al máximo su potencial se necesita perderle el miedo al computador. Lo hago por dos razones básicas: la primera. Haré primero una breve explicación lo menos técnica posible de la estructura del hipertexto y de su funcionamiento como dispositivo informático. Sus dos componentes básicos son los nodos y los nexos. fotografía. Esa es la razón por la que las nuevas tecnologías requieren del computador. y así sucesivamente. aunque mi mayor interés está en la reflexión sobre las transformaciones que esta nueva tecnología del texto va a producir . La segunda razón. El sistema de nodos y sus nexos forma una red de conexiones. 8 . El hipertexto nació como un dispositivo de la tecnología informática. una condición nada despreciable por cierto para los que no crecimos en una cultura digital. un procesador de texto. música. Los nexos son los elementos conectores que relacionan los nodos entre sí. los nodos y sus nexos están ya predefinidos por quien diseñó el programa. porque está muy cercana al oficio editorial. Esta es otra condición importante del fenómeno que conocemos como nuevas tecnologías. Una forma de hipertexto con la cual estamos familiarizados todos los que usamos el computador son los menús que aparecen en la parte superior o en los márgenes de la pantalla. la del hipertexto es la que a mi modo de ver plantea los desafíos más interesantes a la lectura y a la escritura. Pero hay otras formas de hipertexto mucho más dinámicas. Podemos imaginarnos los nodos como las fichas típicas de un fichero. la que se conoce como hipertexto. EL HIPERTEXTO: DEL DISPOSITIVO INFORMATICO A UNA NUEVA FORMA DE TECNOLOGIA TEXTUAL En este trabajo me centraré en una de estas nuevas tecnologías. Aquí radica una de las diferencias generacionales más importante quizás. sólo que pueden contener desde unos cuantos párrafos hasta un libro completo o incluir información no verbal: ilustración.

Y también. de cola muy larga. a la exploración. sus preguntas y su estilo personal de lectura. Pero el hipertexto puede considerarse también y es lo que más nos interesa en este trabajo como un tipo de texto electrónico compuesto por fragmentos o bloques de información verbal y no verbal. Hipertexto: la convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología. se trata de una serie de bloques de texto conectados entre sí por nexos. una cita más extensa que la que se incluye en el texto principal o incluso el texto completo del libro Oralidad y escritura. comentarios críticos a su obra. golpear suavemente la cabeza del ratón en el momento en el que el cursor titilara sobre el nombre de Walter Ong y encontrar allí datos biográficos sobre el autor. La más diciente de todas es la metáfora de “navegar” para referirse a esta posibilidad de escoger entre infinitos recorridos a través del largo curso de “archipiélagos textuales”. los mapas y las guías de navegación. en la feliz expresión de Chartier. por supuesto. las rutas. 15. Otro “click” sobre la palabra “hipertexto” le explicaría su etimología (hiper = por encima. que permite que el lector elija y que se lea mejor en una pantalla interactiva. fotografías de una pantalla en la que se mostrara el funcionamiento real de distintos tipos de hipertexto que. George P. de acuerdo con sus intereses. Otros nodos de mi texto podrían contener información en forma de imágenes fijas o en movimiento. De acuerdo con la noción popular. a la pérdida del rumbo y a los naufragios. que no tienen por qué coincidir con la estructura lógica que yo le he dado a mi texto 11 Citado por Landow. Podría. los títulos de otros de sus libros. El lugar de lectura se asemeja al tablero de instrumentos de una nave luminosa que conducimos como pilotos. que forman diferentes itinerarios para el usuario. exceso) o lo llevaría a una explicación mucho más completa de este concepto. 1995. interconectados por nexos que permite una lectura no secuencial e interactiva. el hipertexto ofrece múltiples trayectos de lectura entre los cuales el lector decide el suyo propio. el hipertexto está escrito pensando en la participación activa del lector. sin duda alguna. harían mucho más clara esta difícil y pesada explicación verbal. por ejemplo..5/20/2007 en las que el lector puede incluir sus anotaciones o agregar nuevos nodos y nexos que modifican el texto original. Nelson la expresión hipertexto que él mismo acuñara en 1960: "Con "hipertexto" me refiero a una escritura no secuencial. el lector debe seguir la estructura fija propuesta (o impuesta) por el autor. Con el hipertexto han hecho su aparición nuevas metáforas y palabras en el léxico de la lectura. Así definió Th."11 Más que cualquier otro tipo de texto. por ejemplo. más allá. el lector podría detenerse en determinadas palabras que lo conducirían por distintas trayectorias de lectura. Paidós. La navegación está ligada. Un cursor o puntero nos sirve de brújula para señalar el rumbo y un gris ratón rodante. p. hace las veces de timonel y de compañero de viaje. 9 . a un texto que se bifurca. Mientras en la escritura convencional. Barcelona. Todavía imagino otras posibilidades fascinantes: mis lectores podrían leer el texto de maneras diferentes. Si yo escribiera este texto en hipertexto.

sept. el lector puede intervenir para modificar el hilo de la trama.5/20/2007 y podrían ir a un menú especial para introducir glosas y apostillas a mi texto. 10 . En el caso anterior. incluso escribir un texto paralelo. La representación electrónica de los textos modifica totalmente su condición: sustituye la materialidad del libro con la inmaterialidad de textos sin lugar propio. el texto electrónico es una tecnología digital que. cambiar el narrador. nuevas relaciones con lo escrito. la tensión entre lo alfabético y lo visual. “Del códice a la pantalla: trayectorias de lo escrito”. opone a las relaciones de contigüidad. nuevas técnicas intelectuales. Por un lado. el lugar del texto y del lector en la construcción del sentido. pp. armar su propia historia. ahora sí. incide en la cultura escrita. tales como la función del autor y del lector. Roger. Pero hoy día ya tenemos autores que escriben obras originales de poesía hipertextual o de hiperficción. la muerte del libro que viene pronosticándose desde McLuhan? ¿Desde nuestro punto de vista de educadores qué repercusiones tienen estos cambios en la pedagogía del lenguaje escrito? La tesis que quisiera defender es ésta: las nuevas tecnologías del texto replantean de una manera radical nuestra concepción acerca de la lectura y la escritura y ponen nuevamente en primer plano las cuestiones claves en torno a las cuales ha girado desde hace tiempos la reflexión sobre el lenguaje escrito. 12 Chartier. “La revolución del texto electrónico es y será también una revolución de la lectura. como ya lo hacen algunos autores en la tecnología del libro convencional. En estas últimas. la libre composición de fragmentos manipulables indefinidamente. La pregunta es de qué manera la tecnología del hipertexto. se trataría de darle una estructura hipertextual a un escrito convencional. en revista Quimera.”12 LA NUEVA DINÁMICA DE LA LECTURA Y LA ESCRITURA EN EL HIPERTEXTO Al iniciar esta reflexión postulábamos que cualquier cambio en los modos de producción y circulación de los textos desencadena también transformaciones en las prácticas de la lectura y la escritura. En síntesis. ¿Constituye en realidad una amenaza a la lectura como piensan muchas personas? Ha llegado. 150. hace que le suceda la navegación en el largo curso de archipiélagos textuales en ríos movientes. Leer sobre una pantalla no es leer un códice. no. 43-49. agregar sus comentarios o preguntas. el espacio o el final del relato. nuevas maneras de leer. establecidas en el objeto impreso. hecha visible por el objeto que la contiene. inevitablemente. como ya sucedió antes con otras tecnologías del texto. que es una de las formas de utilizar el hipertexto. 1996. imperativamente. a la aprehensión inmediata de la totalidad de la obra. Estas mutaciones ordenan. cuyas propiedades venimos de bosquejar. está empezando a transformar los modos de escribir y de leer.

El paradigma del hipertexto es el de la red. sólo que en hipertexto esta es la regla. más que verse como una desobediencia a la lógica escritural. Pero resulta que la ruta mental de este lector en particular no es la misma del autor. Es el escritor quien. De hecho. varias de estas propuestas habían sido hechas desde la literatura.5/20/2007 las nuevas tecnologías reconfiguran sustancialmente las nociones sobre las que se ha construido el lenguaje escrito. Tampoco tiene un centro fijo. no la excepción. La lectura puede comenzarse por cualquiera de sus nodos y el centro es el que cada lector selecciona. En el nuevo espacio de escritura creado por el hipertexto el lector puede desplazarse siguiendo distintos ejes y tiene una mayor libertad para decidir su propio itinerario entre las múltiples trayectorias que se le abren en el mapa del texto. no hay arriba ni abajo. Más que a la agonía del lenguaje escrito. La estructura jerárquica y lineal de la escritura convencional es sustituida por una lógica más libre. Claro que el lector siempre puede escaparse de esta red tejida por el autor. Y puesto que las asociaciones de cada lector son muy personales. que si bien han sido movilizadas por la aparición de las nuevas tecnologías. pero en este caso se lo tiene por un lector desobediente. que luego se perdieron con la invención de la escritura alfabética. El hipertexto reconfigura la lógica lineal de la escritura Imaginemos a un lector que está leyendo un texto convencional y en algún momento llega a un determinado punto del texto que le genera algún interrogante o le remueve algún interés. estamos asistiendo al surgimiento de nuevas formas de escribir y de leer. impone el control sobre la trayectoria que debe seguir el lector. Desde la literatura. Roland Barthes ya se había anticipado a delinear el perfil de un texto compuesto de unidades discretas de lectura: 11 . que imita los procesos asociativos de la mente. más que a los principios de la lógica proposicional. mucho antes de que empezaran a hacerse realidad en el hipertexto. no obedecen únicamente a ellas. y esta decisión depende enteramente del proceso intelectual seguido por el autor. Para encontrar una respuesta a estos intereses lectores. por otro. cuyo funcionamiento interno parece obedecer a un modelo de asociación libre de ideas. ni la de ningún otro lector. Una estructura reticular no tiene principio ni final. por la forma misma como ha compuesto su texto. todo centro es provisional. como veremos. En cualquier momento puede desviarse o saltar de un punto a otro del texto. deberá esperar a que el autor los haga aparecer en algún punto de la trayectoria textual. le devuelven algunas de las características originarias. es lo que se espera que el lector haga. o la necesidad de profundizar en un tema. por eso mismo los recorridos de un texto van a ser siempre distintos. no hay ideas más o menos importantes. y moverse libremente por el texto. A continuación quisiera mostrar algunas de las líneas a las que apunta esta transformación de la escritura y la lectura.

se proponen como piezas permutables. Lectores lineales. Segunda asociación: la trama hipertextual se acomoda mucho mejor a los modos de leer de los lectores jóvenes. sin que ninguna de ellas pueda calificarse de principal. influenciados por la sintaxis fragmentaria del cine y la televisión. Paidós. 12 . George P. que ahora se ha hecho más evidente con las tecnologías digitales. el hipertexto le estaría devolviendo al lenguaje escrito de alguna manera la lógica propia de la oralidad.. Las investigaciones recientes nos muestran que nadie lee o escribe tan canónicamente como imaginamos. pero sobre todo en el nivel del sentido donde la apertura a una combinatoria es más insistente e imperiosa. Barcelona. Termino con una última asociación: toda lectura y toda escritura verdaderas tienen mucho de esta lógica hipertextual.. separadas por blancos. abundan las redes que actúan entre sí sin que ninguna pueda imponerse a las demás. este texto es una galaxia de significantes y no una estructura de significados. No puedo evitar yo aquí algunas asociaciones libres como las que están permitidas en el hipertexto. la simultaneidad de acciones y de ideas encontradas y el “zapping” son la norma discursiva. La trama característica de la conversación es hipertextual. Nosotros somos lectores de otra galaxia: de la galaxia Gutenberg. En la conversación nos movemos de un tema a otro sin más lógica que la conexión que una determinada palabra nuestra o de nuestro interlocutor suscita en nuestra estructura mental. 1995. y que nos distancia de ellos como lectores.. siguiendo obedientemente las líneas del texto. Hipertexto: la convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología. Pero esta ya no es la única ni la mejor forma de leer. los códigos que moviliza se extienden hasta donde alcance la vista. Al comenzar el libro.” (cursivas nuestras). p. Este es el modo característico de percibir y de leer el mundo de las nuevas generaciones.). las rupturas espacio . Este sistema abierto de relaciones es el modelo dominante en el discurso oral.5/20/2007 “En este texto ideal. La opción del lector. el armado a que se alude es de otra naturaleza. los sistemas de significados pueden imponerse a este texto absolutamente plural.temporales. son indeterminables (. pero su número nunca está limitado. sensible ya en el nivel de la escritura donde recurrencias y desplazamientos buscan liberar de toda fijeza causal. muy en particular la narrativa. abunda en experimentos que buscan deliberadamente transgredir los cánones de las formas convencionales de escritura. En este sentido.”13 La literatura contemporánea. su montaje personal de los elementos del relato. Los protocolos utilizados para 13 Citado por Landow. ya que está basado en la infinidad del lenguaje. el autor hace la siguiente anotación: El subtítulo “Modelo para armar” podría llevar a creer que las diferentes partes del relato. donde la discontinuidad. serán en cada caso el libro que ha elegido leer. 15. como lo ha hecho Julio Cortázar en Rayuela y 62: Modelo para armar. Lectores marcados por la lógica de la imprenta. no tiene principios pero sí diversas vías de acceso. Si algunas lo son.

interrumpen el orden riguroso de la imprenta para saltar a otros puntos del libro o a otros libros. “él no es el primer hablante. La capacidad relacional del hipertexto permite conectar la voz de un autor con una infinidad de voces. 1993. en una estructura polifónica abierta a una gama prácticamente infinita de relaciones. p. una serpiente representaba la 14 15 Pennac. Después de todo. Los buenos lectores “escanean” (si se me permite por un instante este anglicismo) el libro. entendida como la necesidad de relacionar un determinado texto con un sistema más amplio de prácticas textuales y culturales. El hipertexto integra nuevamente la imagen a la escritura Antes de inventarse el sistema alfabético. recorra estos caminos periféricos por los que ha incursionado el autor. La tecnología del hipertexto. Bakhtin. como un contexto significativo en el que el texto en cuestión puede y debe ser comentado e interpretado. Speech genres and other late essays. M. 1994. Editorial Norma. 69. Las citas entre comillas o a pie de página tan usuales en los escritos de tipo académico son una constatación de esta relación potencial que existe entre un texto y todos aquellos a los que éste puede aludir. En Como una novela. unas pistas o señales para que él mismo. seleccionan. el derecho a no terminar un libro.5/20/2007 investigar cómo trabajan los escritores expertos nos han dejado ver todo lo caótico que es el proceso de composición. University of Texas Press. El problema con las citas es que éstas se limitan a darle unas indicaciones muy esquemáticas al lector. picotean aquí y allá. Las citas son marcas que el autor pone sobre el el texto. nos acerca mucho más al ideal de la intertextualidad..15 También Derrida ha llamado la atención sobre la apertura esencial de todo texto y lo engañosa que resulta la distinción entre la estructura interna y externa de un texto. Como una novela. la escritura. si quiere. escritura sobre su escritura. Daniel Pennac develó abiertamente estas prácticas desordenadas en sus derechos imprescriptibles del lector: el derecho a no leer. las acoge o las discute o simplemente asume que ya son conocidas por sus lectores. 13 . como en el diálogo.14 Hipertexto e intertextualidad Bakhtín nos ayudó a entender que una obra no es más que un eslabón en la larga cadena de la comunicación discursiva y que. el derecho a releer.. el derecho a saltarse las páginas.” Ya él presupone no sólo la existencia del sistema de lenguaje que está utilizando. abierta por definición a crear múltiples conexiones entre unidades discretas de lectura. Daniel.. Austin. Primero las cosas se representaron dibujándolas directamente mediante pictogramas: el dibujo de un águila quería decir águila. o bien fue pura imagen. y que responden a la necesidad de conectarlo con un universo textual mucho más amplio. pero imposible de abarcar en un escrito. cuando un autor crea su obra. M. el derecho a picotear. Santafé de Bogotá. o estuvo profundamente asociada con ella. toda obra está relacionada con otras a las que responde o que en algún momento le van a responder. el primero en perturbar el eterno silencio del universo. sino también la presencia de enunciaciones anteriores —las suyas y las de otros— con las cuales sus palabras entran en uno u otro tipo de relación: construye sobre ellas.

de la edición digital y la tecnología de la impresión. los dibujos pasaron a representar ideas o conceptos. En otros casos. Luego. está demostrando la necesidad de que la palabra y la imagen se integren cada vez más en la comunicación humana. la tecnología del libro siempre ha estado asociada con la imagen. aunque no por iconismo puro. los egipcios empezaron a utilizar las mismas imágenes como signos fonéticos o fonogramas. estos ideogramas se referían a la cosa representada. p. los anuncios y la publicidad. También hoy día el libro contiene mucha más información visual de la que pensamos. el dibujo de un ojo estaba en lugar de un ojo. Hoy día es cada vez más raro leer palabras solas. Barcelona. He asistido a algunas de estas presentaciones. un hombre con una copa en la mano significaba “beber”. estos dibujos empezaron a estilizarse y así. dos piernas en actitud de marcha significaban movimento. por ejemplo. los diversos tipos y tamaños de letras. esquemas o gráficos. dilapidando el poder de este lenguaje en el que los niños y los jóvenes de hoy son unos verdaderos expertos. para representar una cosa cuyo nombre empezaba por cierto sonido. Cualquiera que escriba en computador puede fácilmente insertar gráficas e ilustraciones a su texto de palabras. los textos escolares. en los que las bellas formas caligráficas son en sí mismas objeto visual y la iluminación hace parte constitutiva del texto. música. hablan más en imágenes que en palabras. una línea dentada representó el agua. la división en párrafos. Esta no se limita a las ilustraciones. Gracias a los adelantos de la fotografía.5/20/2007 serpiente. la vela hinchada de una embarcación podía representar el viento. Umberto. encontramos en lo impreso una presencia cada vez mayor de información visual. Lo visual está presente también en el espaciado entre palabras. la diagramación diferente para indicar citas de otras obras y la asignación de espacios específicos (pie de página o final de capítulo) para los materiales de referencia. ya no la cosa dibujada.16 Pero como no todo podía ser representado ideográficamente. como dan fe los manuscritos medievales. La palabra ha ido cediéndole el primer plano a las imágenes también en las anteriormente austeras conferencias académicas y presentaciones corporativas. La búsqueda de la lengua perfecta. particularmente los de la primaria. Pero todo esto. escribían la imagen de un objeto cuyo nombre tuviera la misma inicial. en virtud de un complejo código de convenciones. Cualquiera que se atreva a aparecer en uno de estos eventos armado únicamente del poder de la palabra está en clara desventaja. aunque todavía hay que lamentar que algunas editoriales lo hagan de manera muy rudimentaria. Casi siempre. Crítica. Desde sus orígenes mismos. El comic es el mejor ejemplo de esta coexistencia de la imagen y la palabra en el mundo de la imprenta. Por ejemplo. Desde Comenio. Así. Más adelante. sino por medio de mecanismos de sustitución retórica. 1994. 16 Eco. 128. gústenos o no. videos y letreros animados en colores hechos con la magia del “Power Point”. el lector moderno encuentra los signos fonéticos inscritos en contextos altamente icónicos en las revistas. y esta es la razón por la que se les ha llamado ideogramas: el dibujo de un águila pasó a ser un símbolo del alma. en las que el expositor queda totalmente aplastado por la parafernalia de dispositivos audiovisuales en los que se mezclan voces. 14 .

que pone una parte muy importante en el juego de la lectura. como lo concebía Eco en “El lector modelo”. Por otro lado.5/20/2007 Gracias a su tecnología digital.escritor. cit. 15 . Yo digo que siempre lo ha hecho. y hacer posible de esta manera el ideal de “leer como escritor”. aunque subrepticiamente. El objetivo de la obra literaria “consiste en hacer del lector. una proporción mucho mayor de información no verbal en el hipertexto que en el caso de la imprenta. incluso a escribir un texto paralelo. lo cual le da a Landow bases para pensar que estaríamos ahora más cerca que nunca de hacer realidad la propuesta de Derrida de una nueva nueva forma de escritura jeroglífica. Esta posibilidad implica. no un consumidor sino un productor del texto. pero que ahora se redimensiona con las nuevas tecnologías del texto. 61. El lector se encuentra sumergido en una 17 Landow. Ahora el lector puede moverse con mayor libertad por la urdimbre del texto: es él quien elabora sus propios mapas y traza sus rutas (no hay sólo una) de navegación y está autorizado para salirse de la órbita original trazada por el autor. Esta escritura de lector no tiene el carácter de notas “marginales” sino que entra a formar parte del sistema hipertextual. en lectoescritor. Un lector cooperador. el hipertexto puede incorporar nodos compuestos por imágenes. la tecnología del hipertexto vendría a hacer realidad el viejo sueño de Barthes: romper finalmente las fronteras que separan la lectura y la escritura. entre el propietario y el cliente. Nuestra literatura se caracteriza por el despiadado divorcio que la institución literaria mantiene entre el productor del texto y su usuario. por fuerza. En este sentido. y que el hipertexto viene a legitimar todas estas prácticas sospechosas de lectura.. que se convierte en productor del texto. que debe ejercer su libertad para elegir los trayectos textuales. George P. De nuevo nos encontramos con un problema que se ha venido discutiendo en la teoría literaria y de la lectura desde hace mucho tiempo.. El hipertexto ya lo habíamos mostrado antes no sólo permite. La propuesta de lectura abierta que ofrece el hipertexto supone un lector mucho más participante. pero también un lector. eminentemente logocéntricos. p. sino que invita al lector a glosar el interperlar el texto mucho más que el libro. mediante la cual pudieran superarse algunos de los problemas implícitos en los sistemas de escritura occidentales. el lector tendrá que convertirse en un lector que escribe. nos remiten una vez más a uno de los temas en los que se ha centrado buena parte del debate reciente en torno a la lectura: la función que le corresponde al lector en la construcción del sentido. op. a escribir en los márgenes del texto.17 El hipertexto diluye las fronteras entre lectura y escritura Las nuevas libertades que el hipertexto le concede al lector para seleccionar sus trayectorias de lectura y para intervenir en la producción misma del texto. con la misma facilidad con la que se maneja la información alfabética.

en términos de la lectura. que dichas tecnologías vuelven a poner en primer plano. citado por Landow. En esto la historia es elocuente. su homólogo negativo y reactivo: lo que puede ser leído pero no escrito: el texto de lector. es intransitivo. resulta un factor determinante en las distintas transformaciones que a través del tiempo han sufrido las prácticas de lectura. e incluso serio: en vez de funcionar por sí mismo. Me parece muy discutible la posición de quienes pretenden ver en las nuevas formas de leer mediadas por el hipertexto y otras tecnologías un sustituto de las que trajo consigo la cultura impresa. la revolución producida por las nuevas tecnologías no es ni la primera.5/20/2007 especie de ociosidad. El surgimiento de una nueva tecnología de la escritura no significa necesariamente la sustitución de las anteriores. hasta llegar a lo que hoy entendemos por leer y escribir. Como lo decíamos al comienzo. sino cerrar las posibilidades de una muy rica y profunda reflexión sobre los temas centrales y sobre el futuro de la cultura escrita. en algunos casos. en lugar de estrecharse. la imprenta no hizo otra 18 Barthes. y su estudio puede arrojar luz para ayudarnos a entender el verdadero alcance que. 16 .”18 Después de esta incursión por los terrenos de las nuevas tecnologías del texto quisiéramos dejar planteadas algunas ideas centrales en relación con la incidencia que tienen sobre nuestra manera de concebir la lectura. y durante los primeros años después de su invención. lejos de ser un problema puramente técnico. Más aún. op. cambiaron por completo los modos de leer y de escribir de la gente. también nuevas en su momento. el volumen y el códice convivieron durante siglos. La escritura alfabética no consiguió nunca desplazar ni a la oralidad ni a la imagen. puesto que ya tenían sus antecedentes en la tradición literaria. se lo deja sólo con la pobre libertad de aceptar o de rechazar el texto: leer no es más que un referendum. No puede haber una auténtica historia de la cultura escrita que no incluya en su ámbito la historia de los diversos modos de producción.. deberíamos mirarlas como formas diferentes. circulación y recepción de los textos escritos. La discusión sobre el impacto de las nuevas tecnologías es una manera de enriquecer la reflexión sobre la lectura y la escritura. el ámbito de lo que hasta ahora hemos entendido por lectura. En lugar de contraponerlas. Rechazar esta discusión con el pretexto de que sólo constituyen una amenaza para la supervivencia del libro significaría no sólo eludir el problema. Roland. las promesas que se invocan a nombre de las nuevas tecnologías no son todas tan nuevas. otras tecnologías. Ya desde antes. 17 (subrayado nuestro). George P. cit. le están devolviendo a la escritura algunas de sus características originarias: sus vínculos inseparables con la oralidad y con la imagen. Frente al texto de escritor. en lugar de acceder a la magia del significante. ni la única. van a tener las tecnologías digitales. se encuentra su contrario. La evolución de los dispositivos textuales. cada una con sus únicas y propias potencialidades. ni será la última en la historia de la cultura escrita.. p. S/Z. a los placeres de la escritura. Como espero haberlo dejado claro en el curso de mi exposición. De esta manera se enriquecería.

de autor en autor. sino por los anaqueles de las librerías en búsqueda del libro perdido.5/20/2007 cosa que reproducir fielmente la cultura del manuscrito. Algunos nos refugiaremos todavía en los libros. Nos bastarán las imágenes. y en lugar de viajar a través de los intrincados archipiélagos textuales subidos sobre el lomo de un ratón. aunque reconozcamos que el hipertexto constituye para algunos un nuevo y fascinante espacio de lectura. Por último. Navegaremos. Las tecnologías del próximo milenio van a ser todavía mucho más integradoras y más fieles a la vocación simbólica plural del ser humano. La comprensión de estas nuevas formas de leer resulta crucial para quienes trabajamos en la formación de lectores. los ritmos y movimientos que encontramos en las solas palabras. saltando impacientemente de libro en libro. Dejaremos voluntariamente de ejercer nuestra libertad para hacer aquello que todo buen lector debe hacer muchas veces: dejarse llevar por la magia del relato de un Chéjov o por la fuerza de la argumentación de Rusell o por el ritmo de la prosa de Salinas. los colores. de verso en verso. Preferiremos su lentitud y nos someteremos gozosos a su propia lógica. haremos nuestra modesta versión de la hipertextualidad. 17 . no tiene por qué ser el único posible ni el mejor para todos. preferiremos seguir siendo ratones de biblioteca. no por nodos ni por nexos. La incorporación de una nueva tecnología de la escritura al tejido de la cultura es algo que toma mucho más tiempo del que imaginamos y los primeros en asimilarla son siempre los más jóvenes.